Page 1

Las Juntas de Acción Comunal son los organismos que propician la participación de la comunidad en la vida política del territorio. Habitante Siete visitó algunas JAC para constatar su trabajo comunitario, este fue el resultado Pág. 8

Edición

Especial

45

Noviembre - Diciembre 2013

¡Lo escribimos todos!

Gravedad

y descenso en Robledo

Pág. 13

Un embrujo liberador

Pág. 7

@Habitantesiete

La salud en la 7

Pág. 12

Las cocadas de Horacio

Pág. 14

Yo cuido mi comuna

Pág. 15

Distribución Gratuita

Periódico Habitante Siete

10.000 Ejemplares

www.habitante7.com


Editorial

2

¡Lo escribimos todos!

Dirección especial para la edición Fernando Castañeda Comité Editorial Escuela de Comunicaión Comunitaria Comunicaciones Natalí Chamorro Galeano Redacción Angy Lozano, Beatriz Duque, Clara Inés López, Fernando Casteñeda, Jesús Mosquera, Marcos Galeano, María Celeste Angulo, María Isabel Muñoz, Mariana Ospina, Melissa Angulo, Michelle Quiroga, Nicolás Corpus, Olga Gallón, Ruby Palacio, Sara Foronda y Walter Valoyes. Diseño y Diagramación Giovany Ramírez Organización Ejecutiva Mundo Urbano Comunicaciones Impresión La Patria. Los artículos firmados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y pueden ser reproducidos citando la fuente.

Robledo le apostó a la Comunicación

L

os medios de comunicación son un instrumento para la movilización ciudadana, eso está claro, y la comunidad de Robledo sentía la necesidad de movilizarse, fue por ello que en las reuniones del programa de Planeación Local y Presupuesto Participativo se llegó a una conclusión: era necesario que los habitantes del territorio estuviesen en la capacidad de contar sus propias historias, tuvieran su propia voz. Así se dio paso a la creación de una Escuela de Comunicación Comunitaria, un proyecto liderado por Mundo Urbano Comunicaciones en conjunto con la Alcaldía de Medellín y su Secretaría de Comunicaciones, que capacitaría a jóvenes y adultos de la Comuna 7 en cuatro campos del saber: Fotografía, Periodismo, Radio y Producción Audiovisual. En un principio, se convocó a casi centenar de personas y 66 de ellas empezaron el proceso de formación, sin embargo, por deserción, nuevos trabajos y múltiples responsabilidades, unos abandonaron la Escuela y 51 de ellos siguieron adelante hasta terminar el proceso, cuyos esfuerzos se ven reflejados en estas páginas, en imágenes, visuales y sonoras, y en historias que tienen movimiento. La importancia de esta alternativa, que se une a las ya presentes en Medellín, especialmente en las Comunas 8 (Villa Hermosa) y 2 (Santa Cruz), es que incide de primera mano las comunidades marginadas, brindándoles herramientas para el reconocimiento del territorio, la libre expresión y la decisión informada. El objetivo de final de este proceso, que a lo largo de 19 sesiones permitió que sus participantes se acercaran a la comunicación para el desarrollo, desde una perspectiva menos académica y más vivencial, es que ellos fortalezcan los medios ya existentes en el territorio o que formen unos nuevos. La idea sigue siendo movilizar a la ciudadanía a través de los medios de comunicación, para que sean eso: un medio y no un fin como han desvirtuado unos cuantos.

Cll 75 # 69-194 PBX: 441 66 46 periodico@habitante7.com Cel: 314.872.90.87

ISSN 2322-8628

Contenido Movilidad

4

Seguimiento a PP

5

El Bunde

6

Musulmanes

16


Así vamos

7

4

Todos somos Comuna

Fotos Elvis González Por Melissa y María Celeste Angulo

E

n las votaciones por los proyectos que serán financiados gracias al Programa de Planeación Local y Presupuesto Participativo, Camino a la educación superior fue el que obtuvo mayor votación en la Comuna 7. Durante las Asambleas Barriales, se eligieron en la ciudad los 262 proyectos que serán ejecutados en 2014 con recursos públicos priorizados por la ciudadanía.

Robledo fue la comuna con más asistentes en las votaciones del 6 de octubre del presente año, con más de seis mil 661 ciudadanos que hicieron su parte eligiendo los proyectos de su preferencia para cada barrio. Dicho programa, liderado por la Alcaldía de Medellín, aportará 151 mil millones de pesos para ejecutar los proyectos en las diferentes comunas de Medellín. Martha Lucia Espinosa, presidenta del barrio

Massavielle, mejor conocido como La Cuchilla, cuenta “los proyectos de 2012 apenas se están realizando, teniendo en cuenta que debían estar listos en agosto de este año”. Para la realización de estos proyectos, era necesario que cada delegado postulado obtuviera más de 25 votos para representar su comunidad en las diferentes comisiones: cultura, deporte, educación, salud y obras públicas.

Delegados comprometidos con el PP “Esto no es una labor fácil porque quienes se postulan para ser delegados deben tener compromiso, tiempo y asistir a todas las reuniones para que no se pierda el presupuesto en el barrio”, explica Sandra María Mona, delegada de deporte en la Urbanización Las Cometas. En este proceso, jóvenes desde los catorce años podían elegir y ser elegidos, esto se implementó para que la población juvenil se motivara e hiciera parte de las decisiones y los proyectos la comuna. Este año, las votaciones contaron con la vigilancia de la Misión de Observación Electoral (MOE) y la Registraduría Especial de Medellín, más la contratación del grupo interdisciplinario de profesionales de la Fundación Cooperen, sin embargo, según la MOE “el 52% de los puestos de votación no cumplían con las condiciones necesarias para votar adecuadamente”. En el barrio Villa Sofía, la comunidad renunció a la Asamblea al considerar que se cometían irregularidades; Clara Pérez, habitante de este barrio,

Seguimiento y transparencia Los proyectos de cada área tienen un seguimiento continuo, donde los delegados elegidos asisten para hablar de las ideas, de los proyectos, de la capacidad del presupuesto para cada actividad, entre otras. Lo importante es que ellos sean voceros ya que son los representantes de los intereses colectivos del barrio en estas reuniones para priorizar los proyectos de mayor necesidad, debido a esto los proyectos sí se realizan, pero con poca cobertura teniendo en cuenta que el presupuesto es poco y son muchos barrios. Durante el año se asiste a reuniones, donde se exponen las necesidades de la comuna, luego de este proceso, Veeduría se encarga de verificar el cumplimiento por medio de la Ley 1150, donde se introducen medidas para la eficiencia y transparencia teniendo en cuenta la participa-

ción ciudadana. Fernando Castañeda, delegado de la comisión de medio ambiente en el barrio Villa Flora, comenta “este año, el proceso se implementó con más transparencia en todos los procesos, debido a las irregularidades porque personas de otros barrios se estaban beneficiando con los recursos de otros”. El Presupuesto Participativo se encarga de la inversión de los dineros públicos que cada año se asignan a cada comuna y corregimiento, brindando, en este caso, becas educación técnica, tecnológica y profesional con el requisito de que la institución tenga convenio con Presupuesto Participativo y que la persona sea residente del barrio, con un mínimo de antigüedad de un año, además de ser admitido por la institución de educación superior.

añade “aquí participan los mismos y las obras no se ven, por eso es mejor no participar.” A lo anterior, Sandra Mona comenta que “para no caer en la rosca, lo importante es informar bien para que todos estén al tanto de lo que realizamos los delegados y lo que brinda el PP para todos”. Cada barrio es libre de escoger sus delegados en las distintas áreas, pero es importante que en cada sector se postule un delegado para cada tema y así no perder los beneficios del programa ya que cada delegado responde por el tema elegido al momento de postularse. Estefanía Grisales, habitante del barrio El Diamante, está comprometida con el Presupuesto Participativo ya que es beneficiaria de la beca estudiantil universitaria y el servicio social que presta es alfabetización a niños, jóvenes y adultos en el área de psicología, ella agrega que “es muy importante y satisfactorio compartir con la gente, además en mi futura profesión es el punto clave”.


Así vamos

5

Intercambio vial,

entre el progreso y el desalojo R Por Melissa y María Celeste Angulo

obledo Parque es una vía obligada para quienes viajan a los municipios del noroccidente de Antioquia: Sopetrán, Santa fe de Antioquia, San Jerónimo, entre otros. Y es aquí donde se congestiona el acceso a algunos barrios cercanos a esta zona como lo es Villa Flora, La Campiña, La Pola y Massavielle. Cada fin de semana, y más si es puente festivo, la carrera 80 a la altura de la Facultad de Minas y toda la calle 65, subiendo por el Parque de Robledo, se convierte en un caos, tardando hasta 45 minutos más en llegar al lugar de destino. Habitantes del barrio La Cuchilla afirman que para llegar a su casa tardan más de 30 minutos, sin contar que deben caminar

desde el lugar donde los deja el bus hasta su hogar porque ninguno cubre esa ruta. Para evitar estas congestiones, la carrera 80 fue ampliada: se realizó la primera etapa del intercambio vial con un puente que cruza la 80 y llega a Robledo Parque. Actualmente, se está construyendo la etapa dos del puente de la 80 que conecta el sector con la Vía al Mar y que hace parte del proyecto conexión Aburrá – río Cauca. Para la ejecución de la obra, 1510 familias se vieron obligadas a vender sus propiedades y así realizar un proyecto que aportaría una mejora en el sector, especialmente, la de disminuir el alto flujo vehicular, pues este sector está jugando un papel significativo en el desarrollo del territorio y

de su inserción en el proceso de ciudad. Con la vía se pretende potenciar el desarrollo económico, social y ambiental en el departamento. Las obras fueron pensadas desde entidades como el Instituto Nacional de Vías (Invías), el Departamento de Antioquia y el Municipio de Medellín, las cuales buscaron alternativas para rehabilitar la antigua Vía al Mar. El proyecto contempla dos retornos: el primero se ubicará en el empalme de la antigua Vía al Mar y esta nueva vía; el segundo será un kilómetro más adelante, en el sector La Primavera del corregimiento de San Cristóbal. Tendrá, también, cuatro puentes sobre las quebradas La Corcovada, La Puerta y La Iguaná.

Fotos Elvis González

Progreso e inconformidades Sin embargo, la otra cara de la moneda no es tan brillante o por lo menos así lo ve Marta Lucía Espinosa, más conocida como Doña Lucha, quien es la presidenta del barrio La Cuchilla desde hace siete años. “El barrio prácticamente va a desaparecer, al igual que la calma. La contaminación va a ser mayor ya que una vía de gran importancia pasará por medio barrio”, afirma Espinosa. 270 personas, que equivalen más o menos a los habitantes de 140 casas, tuvieron que dejar el que fue su hogar por tantos años, sus amigos y familiares, para irse a un edificio y acostumbrarse a su nueva vida. Los habitantes que tuvieron que desalojar se sintieron inconformes ya que tuvieron que vender sus casas a precios más bajos, lo cual les implicó mudarse a apartamentos de dos a tres habitaciones, reduciendo sus comodidades de-

bido a que la mayoría son familias numerosas. En junio de 2011, debía estar desalojado completamente por donde pasara la vía, pero aún se encuentran personas viviendo allí porque no han encontrado un buen lugar y con el precio adecuado por el cual abandonar sus viviendas. “Nosotros, como barrio siempre, estuvimos al tanto del proyecto porque viene planteado hace muchos años, pero con lo que no estuvimos de acuerdo y nos tocó hacer una asamblea extraordinaria en la calle, tipo manifestación fue porque en los planos aparecía un muro muy alto que nos dejaba a nosotros con un solo acceso y además nos quitaba la virgen que nos ha protegido de inundaciones”, explica Martha Lucía. La Virgen de Lourdes, que trajeron desde Francia en 1956, le dio al barrio el nombre Massavielle. Según cuentan algunos habitantes, es

por ella que nunca se ha desbordado la quebrada La Iguaná en este sector, pero, tristemente sí se ha desbordado hacia el barrio El Pesebre. Por otro lado, Jaider Alexander Zapata, obrero del intercambio vial 80 - segunda etapa comenta “actualmente, está construcción no cierra ninguna vía, trabajamos día y noche para avanzar rápidamente”. El tiempo estimado para terminar el puente es de ocho meses, de los cuales lleva tres y el avance ha sido notorio y satisfactorio. En la obra se invertirán 44 mil millones de pesos para los 4.1 kilómetros de vía para culminar la conexión Aburrá - río Cauca, se espera que para el 2015 el proyecto esté realizado y que el sector de Robledo tenga un crecimiento en infraestructura, calidad de vida y una significativa mejora en la movilidad.


6

El bunde, albor de alegría

Cultura Viva

Fotos Elvis González

Por Walter Ethiel Valoyes sucatus@hotmail.com y Jesús Mosquera chuchoscrape@gmail.com

U

no de los ritmos folclóricos más reconocidos entre la gente afro es el Bunde, ¿Qué es el Bunde? El Bunde o Revolú es un referente cultural tradicionalmente chocoano, que trata de una mezcla de danzas, en donde diferentes instrumentos vienen a jugar un rol importante en las coreografías. Esta tradición popular ancestral fue propia de los nativos de América y se extendió hacia las comunidades indígenas, ¿entonces como llegó a esta comunidad?, fue aprehendida por los afrocolombianos que, sin pereza alguna, la acogieron entre sus fiestas populares. Una parte de este símbolo inmaterial de gran tradición se trasladó a Medellín, donde el 6,5% de su población es afrodescendiente, lo que implica una representación significativa de este grupo étnico. Por la gran cantidad de población afrodescendiente que vive en la ciudad nace San Pachito, una versión de las fiestas del patrono de Quibdó, San Francisco de Asís, que se llevan a cabo en septiembre, con un recorrido desde el Centro Colombo Americano, pasando por el edificio Adida, la Oriental, Parque de las Luces y culmina con un gran albor de alegría en el parque San Antonio. La celebración es organizada desde hace más de 50 años en Quibdó y desde hace más de diez en Medellín; donde la chirimía, la champeta, la raggamuffin y las mujeres cantoras sobresalen junto con la estatua de San Francisco de Asís, quien escucha las plegarias de su pueblo, para que los proteja, y así poder “disfrutársela a toda máquina, un pueblo que peca y reza… para gozar.” “Allí se mezclan afros, mestizos, blancos, negros, palenques, raizales, entre otros, que hacen parte también de la mi-

gración de otros lugares como Aguachica, Cesar, San Andrés, Cali, Apartadó e incluso provenientes del San Pacho del Chocó, en donde el único peligro es el de quedarse sin aire. La comuna 7 es de un valioso aporte al bullerengue, pues son numerosas las personas que provienen de ella a esta fiesta”, comenta Jorge Rovira, cantante vallenato residente en Robledo desde hace 20 años y quien participa activamente de estos encuentros. “El bunde, sinónimo de alegría y goce del pueblo chocoano, a través de las comparsas y los concursos de los mejores disfraces a nivel barrial, representa el momento en donde el pueblo al unísono canta, salta, bebe, come y no cabe de contento entre sus zapatos. Aquí, se olvidan que han sido excluidos y abandonados por situaciones de toda índole. Este es uno de los eventos que reúne desde el más niño, hasta el más anciano”, afirma Fabio Espinosa, chef afrodescendiente y miembro de la comunidad LGTBI de la Comuna 7, quien nació en Vigía del Fuerte y lleva viviendo allí más de 30 años. Hay quienes dicen que el bunde también tuvo su origen en ritos fúnebres infantiles, que se fueron transformando hasta convertirse en una celebración alegre y multitudinaria. Jairo Bernal, reconocido líder comunitario en Villa Sofía que lleva aproximadamente más 13 años viviendo en este sector, afirma “que de tanta alegría los malos olores que segrega el calor no se sienten para nada”. Una respuesta que refleja el buen auge y desempeño de esta práctica en la ciudad. En este verso en prosa, Dadie Bernard, novelista y dramaturgo de Costa de Marfil, aduce que los negros no son sólo fiesta y desorden, sino mucho más que eso.

Te agradezco, Señor Te agradezco, Señor, que me hayas creado Negro, que hayas hecho de mí la suma de todos los dolores, y puesto sobre mi cabeza, el mundo. Visto la librea del Centauro y llevo el mundo desde la primera aurora. El blanco es un color de circunstancias, el negro, el color de todos los días, y llevo el Mundo desde el primer crepúsculo. Estoy contento con la forma de mi cabeza hecha para llevar el Mundo, Satisfecho de la forma de mi nariz que debe aspirar todo el viento del mundo, Feliz Con la forma de mis piernas proveas a correr todas las etapas del Mundo. Te agradezco, Señor, que me hayas creado Negro, que hayas hecho de mí, la suma de todos los dolores. Treinta y seis espadas han traspasado mi corazón. Treinta y seis braseros han quemado mi cuerpo. Y mi sangre sobre todos los calvarios ha enrojecido la nieve. Y mi sangre en todos los nacientes ha enrojecido el horizonte. Pero lo mismo estoy Contento con llevar el Mundo, Contento con mis brazos cortos, con mis brazos largos con el espesor de mis labios. Te agradezco, Señor, que me hayas creado Negro, Blanco es un color de circunstancias, el negro, el color de todos los días, y yo llevo el Mundo desde el alba de los tiempos. Y mi risa sobre el Mundo, en la noche, crea el Día. Te agradezco, Señor, que me hayas creado Negro.


Cultura Viva

La chirimía,

7

un embrujo liberador

Por Walter Ethiel Valoyes sucatus@hotmail.com y Jesús Mosquera chuchoscrape@gmail.com

E

n un encuentro de instrumentos, liderados por el clarinete, que apareció en el siglo XIII en Europa y fue llevado en el siglo XV a América por las colonias hispanas, se recuerda a la chirimía del Pacífico norte colombiano, hoy gran parte situada en la ciudad de Medellín y sobre todo en la Comuna 7. Allí se evidencia la raíz de la diáspora negra, viva, como una inmensa mayoría de población, en una zona urbana cosmopolita. Una de las reconocidas chirimías en la Comuna 7, Americafro, afirma orgullosamente que “hasta San Francisco de Asís, patrono de Quibdó, cobraría vida pa’ hecha pase y gozársela: ¡así que resuenen los timbales, qué tumban murales y qué chillen los platillos pa’ que saltemos como grillos!”, esboza Sergio Giraldo, integrante del grupo musical, que al ser preguntado por su herencia africana respondió “lo tengo todo, mi sangre, mi alma, mi cuerpo y negro es el color de toda mi vida”. El conjunto de chirimía está integrado por cuatro músicos, uno que toca la chirimía o clarinete (aerófono de doble lengüeta), José Polo apodado “Polo” que percute un tambor o bombo (membranófono de doble parche), el tercero Pedro Luis Borja, apodado “Jessy”, que toca la caja o tambor redoblante y el último, Sergio Giraldo, que suena los platillos. Juntos forman la mezcla de ritmos que le permiten a su gente seguir creyendo en su resistencia y libertad social y cultural. “A través de ella nosotros sentimos que nuestra madre patria es África, no España porque casi todas nuestras costumbres, casi todas las cosas que podemos ver, nos permiten apreciar y llegar a la conclusión de que venimos de una misma raíz, en donde no hay confusión, pues es África”, señala José Irne Benítez, habitante de la comuna 7 que vivió durante 47 años en el Chocó. En medio de la fiesta, Sergio Giraldo, integrante de la chirimía del colectivo Americafro, grita “¡Carajo, qué comience el Bunde porque estamos listos pal’ disfrute, qué suene el Clarinete porque vamos a pasar sabroso! ¡Esto es un goce que sólo lo vive el negro, ya que nuestra sangre es picante por herencia!” Esta es una fiesta popular, pero también se escucha en épocas religiosas. La chirimía es una forma de conmemorar la afroculturalidad, elevar las voces y confrontar las luchas esclavistas, porque las primeras luchas contra la esclavitud, no fueron con armas sino con cantos, entre familias, tribus, pueblos y regiones enteras. Atrás no se queda su gastronomía, desconocida hasta hoy, pero de gran variedad y sabor, que en encuentros y fiestas de gran tradición, a través del paladar, el olfato, el tacto, porque se come con la mano pelá’, y donde algunos ejercen funciones de gotereros, son una muestra de la gran hospitalidad negra, siempre dispuesta a darse por completo, agreaga Benítez. Viajando al pasado, los ancestros negros son recordados a través de la chirimía como unos dioses del sabor y por eso, es importante contarle a la gente que se tiene esa genética, que los distingue como afros, raizales y palanqueros.

Fotos Elvis González

Si bien, bailar de medio lado y empujados al revolú es sinónimo de rebelión, estos actos parten de los objetivos, de aquella libertad de los africanos inspirada dentro del sistema colonial y, en parte, en los castigos sufridos a lo largo de un sistema opresor. Cada baile representa la alegría y el despertar de la conciencia negra, sobre las condiciones de vida y la gran necesidad de un cambio. Aunque hoy son muy pocas las garantías institucionales como la Ley 70 del 1993 (ley de

las comunidades negras), que les permitan no sentirse dóciles por los grupos hegemónicos, aún parecen sentirse amenazados. Los afros son ignorados por los medios de comunicación, que representan las agendas de poderosos intereses económicos, reproduciendo contenidos racistas, pese a las diferentes infraestructuras legales que los prohíben, sepultando así en mito la igualdad racial que sólo los ritmos logran traspasar.


8

Mi Comuna

Las juntas de acción comunal aportando al desarrollo Por María Isabel Muñoz Sepúlveda susygonzalez2001@hotmail.com y Olga Gallón Monsalve olgagallon@yahoo.com

R

epasando la historia de las Juntas de Acción Comunal (JAC), estas organizaciones resolvían la mayoría de los problemas relacionados con los servicios y el acceso en sus comunidades. Gracias a su trabajo, se convirtieron en una instancia fundamental para promover la participación y aportar al desarrollo de los barrios, veredas y corregimientos. Hoy, quienes tienen mayor presencia en los espacios de planeación son los dirigentes comunales porque las JAC comienzan a recorrer los caminos de la gestión participativa. Por eso, Habitante Siete quiso indagar por el trabajo de las organizaciones comunales y cuál ha sido su actual papel en el desarrollo de las comunidades y entrevistó los presidentes de algunas organizaciones. Entre los entrevistados, está Mario Ochoa, el presidente de El Porvenir- Santa Margarita, quién ha permanecido en el cargo por tres períodos, es decir, diez años. Gloria Vidal, presidenta de Villa Flora y Gladys Pilar Carmona, docente y presidenta de La Iguaná, quienes han dirigido sus organizaciones durante el último año.

Liderando las JAC

L

Fotos Elvis González

a JAC de El Porvenir – Santa Margarita fue fundada el 7 de diciembre de 2000 por Walter Cano. Ochoa comenta que “otra persona y yo fundamos la junta y, por cuestiones que desconozco, mi nombre no aparece en la fundación, pero, eso a mí no me importa. Entonces, empecé a trabajar con el señor Cano, que a mí me pareció una excelente persona. Lo poquito que se, lo aprendí de él.” Ochoa agrega, “a mí me aterraba ir a La Alpujarra y él se metía por todo ese laberinto y aterrizaba en la oficina que era. Para mí, eso era tremendo, pues no conocía mucho […] Cuando Walter murió, me di cuenta de lo que es la gente o lo que somos después de que morimos. Según unos, él era el que ponía la electricidad y el agua de contrabando y les cobraba. Eso me sirvió para saber que en un futuro yo no debía hacer esas cosas. De los errores se aprende”.

¿Cómo recibieron la junta de acción comunal?

E

l presidente de El Porvenir – Santa Margarita comenta “a pesar de todo yo la recibí asustado porque eso de ser presidente es un potro muy poderoso. Yo la recibí en malas condiciones, porque inclusive nos habían dado una dotación, la cual no fue entregada en su totalidad, lo que es papelería y todo eso faltó mucho”. Seguidamente, Gloria Vidal, actual presidenta de la JAC de Villa Flora, afirma que recibió la organización en precarias condiciones ya que no se hizo un empalme con la presidencia anterior de la junta. Por otro lado, Gladys Pilar Carmona, actual presidenta de la JAC La Iguaná, cuenta que la distribución por comisiones ya estaba estructurada con sus respectivos delegados. Se hizo un empalme con la JAC saliente y con la entrante, no obstante “muchos de los proyectos debieron reestructurarse para ajustarse a nuevas condiciones de trabajo.”

¿Y el progreso de la organización ?

“E

ste barrio lo recibí en un pantanero tremendo, acá escalas, limpieza de la quebrada, muchas obritas hemos heno habían escalas, no había nada y lo poco que se cho en el barrio, porque para mi está muy cambiado, yo me conseguía era para la parte de abajo, por eso empezamos a siento satisfecho”, explica Ochoa. gestionar con el PP (Presupuesto Participativo) pasamanos,

Recursos públicos Vs. Necesidades de la comunidad

M

ario Ochoa explica que, a pesar de las muchas críticas, a la comunidad: “ustedes bajaron y vieron que el barriecito los dineros públicos sí se han visto y sí le han servido no está muy lindo, pero está organizado.”


Mi Comuna

9

¿Cuál es la importancia que tienen las JAC?

G

ladys Pilar Carmona explica que las acciones comunales son importantísimas, porque son las organizaciones sociales más grandes e importantes del país porque la acción comunal aporta al crecimiento del país. Carmona agrega, “además los procesos organizativos comunitarios son muy valiosos. Los aportes y la formación de los miembros de la JAC permiten gestionar recursos y desarrollar proyectos para la comunidad, más allá de los di-

neros públicos. Otro factor que le da peso a las juntas es, que al conocer y estar inmersos en el territorio, respaldan no sólo a los planes de desarrollo municipal, con más pertinencia.” Elizabeth Pérez, habitante de La Iguaná, comenta que “las juntas son importantísimas, un barrio sin junta no logra nada, la acción comunal es la que pelea los derechos de la comunidad.”

¿Cómo puede mejorarse el trabajo de las Juntas de Acción Comunal?

“P

ues, el trabajo se puede mejorar volviendo a la década de los 40, cuando todos trabajaban por un bien común y se realizaban obras en convites. Cuando se construían caminos, escuelas, iglesias, entre otros, sin apoyo del Go-

bierno. Además, nosotros no podemos permitir que se tejan intereses políticos dentro de los organismos comunales; siendo más consecuentes entre el decir y el hacer”, afirma Carmona.

¿Cómo ve la comunidad la gestión de las JAC?

S

egún Gloria Vidal, la gestión ha sido “buena y se evidencia mediante la respuesta de la comunidad, si nos guiamos por las estadísticas, expresadas a través del voto, podría decir que la comunidad considera las gestiones como satisfactorias, ya que nuestros enfoques han sido la educación, recreación, salud, convivencia, medio ambiente, entre otras” María Rosmira Escobar, habitante de El Porvenir, afirma “por las veces que he asistido a las reuniones, veo que los temas que han tratado son importantes y que tienen que ver mucho con el avance del barrio”. Elizabeth Pérez, del barrio La Iguaná, afirma “sinceramente la comunidad no es agradecida, no valora el trabajo de la junta, esa es la realidad. La junta puede trabajar mucho, pero si una sola persona pide ayuda a la acción comunal y no se le puede resolver el problema, entonces la junta ya no sirve y la junta no puede resolverle los problemas a toda la comunidad.” “No la ven por falta de participación de la misma comunidad, no se acercan a informarse y hacer parte los comités que están conformados en la Junta. Nos interesamos muy poquito y

debemos estar más pendientes de qué es lo que pasa en el barrio”, afirma María Rosmira Escobar. “El presidente del barrio vive para la parte de abajo y este sector alto no le hemos visto nada, todo se hace para la parte baja. El presidente nos ha invisibilizado porque no nos tiene en cuenta para las gestiones que realiza y cuenta con nosotros no más para reuniones para que lo apoyemos”, expone Víctor Barrera, residente de El Porvenir. Escobar también explica que “las obras que más nos han impactado están los pasamanos, las escalas y el puente que se está ejecutando para comunicar al barrio con Fuente Clara, para toda la comunidad es un logro grandísimo porque nos permite acortar distancias y ayuda la movilidad.” Según el documento Conpes 3661 del 10 de mayo de 2010, se elevó la acción comunal a política pública, orientada al fortalecimiento de los organismos comunales a través de estrategias, acciones y metas concretas que contribuyan a su reconocimiento, autonomía, independencia y sostenibilidad.

El futuro de las Juntas de Acción Comunal está en desarrollo, pues en el Concejo de Medellín se adelanta la implementación de una política pública comunal. Los presidentes expresan lo que esperan lograr con dicha política. “Esperamos más del apoyo del gobierno porque somos muy ignorantes en la contratación colectiva, no tenemos los medios, también esperamos convenios solidarios de menor cuantía con las JAC, ya que somos esenciales para el progreso de las comunidades”, afirma Mario Ochoa. “Que se tenga una visión integral y comprometida verdaderamente con la comunidad y no con el crecimiento de líderes egoístas. Volviendo a los valores de transparencia, logrando un trabajo en equipo, propiciando la autogestión”, comenta Gloria Vidal. “Esperamos que se determine una estructura para fortalecer las 476 JAC que hay en Medellín, de las cuales 46 son de la Comuna 7, y que se han destacado por su trabajo en el territorio”, explica Gladys Carmona.


Habitante 7

10

Naco de colores un artista lleno

Fotos Alirio Bedoya Por Fernando Castañeda - fernandocas007@hotmail.com

N

elson Alonso Calle Ortiz, más conocido como “naco”, es un maestro del lápiz y el papel, un artista que, cuando combina los colores, llena sus obras de una identidad que le permite al espectador comprenderlas, incluso relacionarse con ellas. Habitante Siete se reunió con Nelson Alonso, un visitante asiduo del Parque de los Pájaros Caídos, para hablar sobre su trabajo y su gusto por este ya emblemático lugar de la Comuna 7.

1 Habitante 7 Naco, ¿podemos hablar un poco de su vida artística?

1 Naco

Claro que sí, ¿por qué no?

2 Habitante 7 ¿Cuándo nace su interés por el arte?

2 Naco “Desde que estudiaba en la Escuela Jorge Robledo, los profesores me llamaban para dibujar mapas, próceres de la Independencia, plantas y paisajes, yo tenía unos nueve años. Luego, miré a la naturaleza y a mi entorno y plasmé, a mi manera, mis ideas sobre los diferentes escenarios que me rodeaban, abiertos y cerrados. Después, vino mi estudio en el Instituto de Bellas Artes y allí me formé como artista plástico”.

3 Habitante 7 ¿Cómo define su arte?

3 Naco “Como un sentir, un vivir mi vida, esa es mi filosofía”

4 Habitante 7 ¿Cuáles son las técnicas que más utiliza?

4 Naco

7 Habitante 7 ¿Qué lo inspira? ¿Qué nutre su imaginación?

7 Naco

Me gusta mucho el cubismo, uso óleos, acrílicos, “Mi entorno, mi familia, los pocos amigos, mi también, lápiz, carboncillos, que van acompaña- perro, mis reminiscencias, mi nostalgia…” dos de la música y a veces del silencio para exigirme más.

5 Habitante 7

¿Qué ocurre cuando termina una obra?

5 Naco

8 Habitante 7

Además de la pintura, ¿qué hace?

8 Naco

“Hago esculturas, cortes de lámina en hierro y bronce que fundo y fraguo en los talleres de los amigos.”

“La pintura me exige, sé que la obra deber tener calidad para quién la vea, disfrute y a la vez descanse. Yo también la miro, la disfruto, la contemplo y luego pienso que va a estar en buenas ¿Cuál es su visión del arte aquí, en la Comuna manos”. 7?

9 Habitante 7

6 Habitante 7

¿Qué artistas influyen en su trabajo?

6 Naco

Débora Arango, Fernando Botero, Omar Rayo, Negret, Salvador Dalí… Picasso, ¿sabe?, su Guernica (obra representativa del bombardeo de Guernica, en España) me gusta mucho, lo mismo me pasa con Sekeiro y su obra el Grito Desesperado, Influyen también, Frida Kahlo, Henry Clerk, con quién compartí parte de mi reclusión en el extranjero, él es un artista negro de ojos azules, su trabajo es pintar figuras desconocidas”.

9 Naco Los pocos artistas que hay aquí todavía están dedicados al costumbrismo, al paisajismo y al arte figurativo. El Gobierno debe fomentar el arte y la cultura, no a toda hora flores, plantas y montañas, ¿no somos innovadores, pues?” Nelson se describe como el pintor de la alegría y la nostalgia, de un pasado, un presente y de un futuro, porque se puede asegura que todos los días el reloj de su alma se refugia en los pequeños tubos de colores, para despertar al otro día, con más inspiración y combinarlos en sus figuras psicodélicas de una expresión máxima que hace temblar el alma de emociones.


Entre Todos

Antonio Torres, nuestro paisano

11 Por Ruby Palacio - jade.ybur@gmail.com y Sara Foronda - sarisnetx@hotmail.com

A

Antonio Torres, la mayoría de las personas le dicen “paisano”, él es un personaje proveniente de la tribu Katío, del municipio de Dabeiba, en el Urabá Antioqueño, que vive hace aproximadamente dos años en el sector Aures II. Don Antonio Solís Torres se considera auténtico, defensor de los derechos humanos, de los indígenas, disfruta estar involucrado en los procesos sociales de la comunidad, en la recreación de niños. Como conservador de sus raíces y cultura, tiene en claro quiénes somos, nuestro devenir, del desentendimiento de la sociedad respecto a sus raíces indígenas y afrodescendientes, pues la misma ha dejado atrás el conocimiento y la práctica de costumbres autóctonas. Don Antonio es un ejemplo de persistencia y de trabajo honesto. Él cuenta que “provenimos de la Pacha Mama, la verdadera mamá de todos los seres en la tierra, a donde debe regresar todo muñón umbilical. Esta práctica no es muy comprendida por la sociedad, porque nuestros predecesores, las poblaciones indígenas, son agrupados dentro de las minorías, casi que demeritando su influencia en toda nuestra cotidianidad y modo de vida”. Hablar con don Antonio invita a conocer, a escuchar más y más sobre lo que nuestros indígenas tienen por contar, incentiva a buscarlos, deja la consigna de acercarnos a nuestro devenir histórico, a conocer una historia más de cerca, ¿y por qué no? ser miembros activos en una sociedad que busca conocer sus predecesores Don Antonio hace un recuento histórico resaltando el conocimiento del pasado, partiendo de los paradigmas de quién soy yo, que son complejos, porque hay un desconocimiento global, pues la enseñanza de las ciencias sociales en nuestra cultura es referenciada en una guía que desconoce otros conocimientos de culturas inmersas que merecen ser transmitidos. Con la frase Dayi Drua, que del Katío traduce “nuestra tierra”, don Antonio persuado acerca de la pregunta de si nosotros somos de la tierra, o la tierra es de nosotros. Él, además de hacer parte de la junta acción comunal, intenta generar conciencia ambiental haciéndonos saber que la Pacha Mama (madre tierra para los indígenas) está en un proceso de cambios desfavorables, presentándose fenómenos tales como el derretimiento de los polos, el calentamiento global y el deterioro de la atmósfera, los cuales, según él, “no tienen vuelta atrás debido al hecho de que por donde el hombre blanco pasa, deja estelas de miseria, como ha venido sucediendo con nuestros hermanos de la Sierra Nevada de Santa Marta que cada día cuentan con menos territorio.” En todo caso, hablar con don Antonio es abrirse a un conocimiento que se siente como un brisa fresca que abre a nuevas acepciones, a generar hipótesis, a cuestionar lo que antes era incuestionable a cerca de nuestro devenir en la tierra. Foto Elvis González


12

Signos Vitales

¿Cómo va la salud

en Robledo?

Por Clara Inés López - klayma160313@gmail.com

L

a red de centros de atención en salud de la Comuna 7 es apoyada por Metro Salud y por los centros de salud de urgencias más cercanos, como los del corregimiento de San Cristóbal, los del Doce de Octubre y Castilla complementando así el servicio de salud que se presta en Robledo.

Los usuarios han manifestado que la prestación de los servicios ha sido muy regular en los diferentes centros de salud de la Comuna. Según la señora Masciarelly Martínez, usuaria del centro de salud de Pilarica, “la atención recibida es buena en cuanto a medicina general y odontología, pero estos centros no prestan servicios especiales. Por lo demás me he sentido bien atendida porque la entrega de medicamentos y las citas han sido muy oportunas”.

Fotos Mario Martínez

Otro centro de salud de la comuna 7 es el centro de salud de Civitón, ubicado en el barrio Aures, del cual sus usuarios comentan que el servicio que presta no es el adecuado ya que su atención está muy por debajo de lo que se había esperado como centro de salud de apoyo, son frecuentes los medicamentos incompletos y la demora en las citas médicas. Por otra parte, para mejorar la prestación de servicios de salud en la Comuna 7 el alcalde de la ciudad, Aníbal Gaviria Correa, inauguró el centro de salud San Camilo, ubicado en el barrio El Diamante, con el objetivo de beneficiar los residentes en los barrios Bello Horizonte, Villa Sofía I y II, Aures I y II y, por supuesto, El diamante. Además, los barrios Kennedy y Miramar, de la Comuna 6, también se verán beneficiados.

“Con la entrega de este nuevo centro de salud, y el construido recientemente en San Javier, se quiere sembrar un componente fundamental, que es la salud, un acceso más fácil, más adecuado, mejor calidad, mayor facilidad en el acceso de servicios de salud para estas dos comunidades de la ciudad”, agregó Gaviria Correa.

La construcción del centro de salud empleó Entre los servicios que prestan en el nuevo a aproximadamente 80 personas de los sectores centro de salud se destacan odontología, labora- aledaños en el transcurso del año de duración. torio clínico, vacunación, seguimiento al desa- El costo de la realización de este proyecto tuvo rrollo infantil, entre otros que representan un un valor superior a los dos mil 800 millones de gran impacto en el mejoramiento de la calidad pesos y, tanto líderes comunales, como veedores de vida de los residentes. estuvieron al acompañando el proceso. Por su parte el Secretario de Salud, Gabriel Jaime Guarín, expresó que “la idea es que la Con la ejecución de este tipo de proyectos comunidad que se beneficia con este centro de se busca el mejoramiento y la extensión de los salud, también se integre a la red de otro nivel servicios de salud que se prestan en la ciudad, de salud más complejo que será garantizada por aportando así al desarrollo y la accesibilidad de el Hospital General, la Secretaría de Salud y la las comunidades a una mejor y más amplia red Nueva EPS que tienen un conjunto de espacios de atención en salud generando así descongesmodernos para una mejor atención de las per- tión a la hora de obtener estos servicios. sonas en Medellín.”

Este medio es apoyado parcialmente con dineros públicos priorizados por habitantes de la Comuna 7 (Robledo) en el Programa de Planeación Local y Presupuesto Participativo de la Alcaldía de Medellín.

Infortunadamente, no ha sido lo que se había esperado como centro de salud, ya que su atención no ha sido la adecuada para un proyecto de esta categoría en la cual los únicos perjudicados son los usuarios, que esperaban que fuera un aporte para el mejoramiento de su salud y su comodidad. Los centros de urgencias como San Cristóbal, Doce de Octubre y Castilla que no hacen parte de la comuna 7 , pero que apoyan la red de salud de la misma, ofrecen atención de red hospitalaria y con ella prestando servicios de urgencias, laboratorio, citas médicas, entrega de medicamentos y especialistas entre otros. Sin embargo no han sido suficientes para cubrir las necesidades de los usuarios, ya que las urgencias se congestionan debido a que el sistema que usa Metrosalud para prestar sus servicios no funciona correctamente, tanto en los centros de salud como en los de urgencias, haciendo que la espera de la atención sea tediosa para pacientes y acompañantes.


Aprender y Jugar

13

Gravedad y descenso en Robledo

Por Michelle Quiroga sara-2697@hotmail.com y Marcos Galeano marcosg-5@hotmail.com

G

raviteros, bicicleteros o hasta gamines que se bajan a gran velocidad por las lomas de Robledo son algunos de los nombres con los que denominan quienes no conocen a este grupo de aproximadamente 150 jóvenes, entre ellos hombres y mujeres entre los 10 y 28 años. El Gravity Bike es un deporte mundial con una existencia de más de 30 años, y en otros países cuentan con pistas especiales. Sin embargo, en Colombia no se cuentan con las medidas reglamentarias ni los espacios adecuados para practicarlo; quienes lo hacen sin equipo de protección ponen en peligro sus vidas. Este deporte puede resultar desconocido para muchos, pero se extiende cada día en todo el mundo y por supuesto en Medellín. Se trata de una actividad existente desde hace aproximadamente diez años en la ciudad y consiste en descender en una especie de bicicleta modificada, que puede ser una BMX, con el sillín totalmente bajo, apoyos en el eje trasero, bielas paralelas sujetadas con unas abrazaderas resistentes para darle a los pedales la función de reposarrodillas; este accesorio es opcional ya que pueden ser usadas sin bielas y sin cadenas. Las bicicletas tienen un valor aproximado de 200 mil pesos y permiten un rápido descenso por un puerto de montaña sin más impulso

que el que proporciona la gravedad de la pendiente. El resultado es una velocidad de vértigo y mucha diversión. Mateo, un adolescente de catorce años, residente del barrio Fuente Clara y estudiante de séptimo grado, quien practica este deporte 4 horas al día, tres veces por semana, comenta: “el terreno tiene que ser una carretera bien pavimentada, que presente altibajos, que no tenga huecos y preferiblemente con ausencia de la policía”. Habitante Siete trató de contactar a las autoridades policiales, especialmente las que están presentes en el CAI de la 80 con la 80, para explicar qué pasa con esta práctica que no es permitida en zonas urbanas y cuál es el procedimiento con las bicicletas; sin embargo, la información no fue entregada debido a procedimientos internos de la Policía Nacional. Mateo tiene muy clara la razón por la cual está obstinado con esta experiencia: la descarga de adrenalina que siente en su cuerpo es el clímax de tan controversial práctica, que ha dejado en su cuerpo notorias cicatrices a causa de caídas en su bicicleta, que, según él, “le enseñan a ser un mejor gravitero”. Eddy, de 19 años, manifiesta estar consciente de los riesgos que se corre al practicar este deporte, pero que su terquedad y la falta de espacios y alternativas lúdico-deportivas lo

Fotos Elvis González

mantienen haciendo Gravity Bike. Antes de descolgarse por la pendiente, Eddy encomienda su vida a Dios y a su madre, que antes de salir de su casa le advierte de los peligros que corre y del cuidado que debe tener. Eddy coincide con sus demás compañeros afirmando los malos tratos dados por parte de las autoridades: ellos aseguran recibir agresión verbal y física cuando son sorprendidos. Además de golpearlos, emprenden contra sus bicicletas, apuñaleándoles las llantas. Según registros de otros medios locales, la Policía Nacional intenta controlar los espacios donde se realiza la práctica, dada su naturaleza ilegal. Estas bicicletas pueden alcanzar una velocidad de 100 kilómetros por hora. Hay quienes aseguran que esta competencia puede ser comparada con la Fórmula Uno o el Moto GP, pero, para ello, debe ser practicada con todos los implementos de protección necesarios para garantizar la seguridad de los deportistas. En la Comuna 7, esta actividad se practica descendiendo por la Vía al Mar, de manera ilegal. Esta es una zona de alto tráfico vehicular y con curvas cerradas, lo cual implica un mayor riesgo para los graviteros, quienes en su mayoría lo realizan sin ningún tipo de protección reglamentaria.


14

A Pulso

“No importa la manera en que lo planeas, si no en como logras que pase”

Fotos Elvis González

Las galletas de don

Horacio

Por Beatriz Yanet Duque Jaramillo duquetoscano@hotmail.com

D

on Horacio vive hace 46 años en el barrio Aures I y es uno de sus fundadores, pues en ese momento pertenecía a la JAC. Con ganas de salir adelante por sus propios medios y cansado del trabajo tan pasado y mal pago en la Mayorista, don Horacio decide abrirse camino por sus propios medios, y por cosas del destino o de Dios, conoce a un señor llamado Alberto, quien tenía una panadería llamada Propan en el centro de la ciudad. Este le enseña sus recetas, sus secretos y todo lo indispensable para empezar a realizar su negocio, en el cual predominaban las galletas. Con todas las pruebas y ensayos de esta receta sale a flote la idea original de una cocada. Comienza su capital con unas docenas de galletas hechas en el horno de su casa y sale a promocionarlas en los negocios del Centro, en las chazas, vendiéndolas de contado para poder comprar más materia prima. Al ver los resultados que le arrojaba esta pequeña muestra, un día sale en busca de algo más grande, entonces ofrece su producto en las agencias, quienes no le dan luz verde ya que no tenía licencia sanitaria. Al entrar al lugar donde se elaboran las cocadas de don Horacio, se encuentran grandes pailas, cucharones, hornos, latas para asar, trapos que hacen las veces de guantes y varios rollos de bolsas de polietileno de dos tamaños para el empaque. Y es aquí donde inicia nuestra historia. Como don Horacio era el fiscal de su Junta de Acción Comunal, ésta le ayudó para gestionar con gente que sabía de estos trámites y seguir con su proyecto. Luego, le proporcionaron un espacio más adecuado

para elaborar su producto, pues la manipulación de alimentos debía hacerse con más calidad. La autoridad sanitaria visitó sus instalaciones, le otorgaron la licencia y un nombre comercial. Cocadas El Progreso, donde Horacio explica que le dio este nombre porque “un día en el centro de la ciudad vi una flota de buses que tenía el nombre de El Progreso y yo pensé que lo que quería era progresar como ellos y de ahí el nombre”. Regresó nuevamente a las cigarrerías y le pidieron la muestra para probar su salida al comercio y el producto dio el resultado esperado, inundando no solo las cigarrerías sino también el supermercado Almacenes El Mar, por muchos años. En sus comienzos, solo trabajaban don Horacio, su esposa y sus tres hijos. Debido a la demanda, se vio obligado a contratar personal para la zona de empacado que eran estudiantes y amas de casa, luego contrató cuatro empleados más para el proceso. Con esta microempresa, logró el sustento, no sólo para su familia, sino también el de vecinos que se involucraron en el proceso. Don Horacio cuenta que “el secreto de las cocadas está en lo tostaditas, el color y el sabor debido a las esencias que le dan un excelente sabor”. Actualmente, la microempresa sigue no con tanto auge como al principio por la competencia desleal de otros comerciantes y a sus quebrantos de salud debido a su avanzada edad, pasó de producir veinte arrobas semanales a solo cuatro. Sin embargo, don Horacio sigue en pie, pues su deseo de progresar no ha muerto.


15

A Viva Voz

El medio ambiente es

responsabilidad

de todos Fotos Elvis González

Por Mariana Ospina Ramírez mary-rmz5@hotmail.com

E

n la última década, los proyectos civiles y urbanísticos han tomado mucha más fuerza en la ciudad de Medellín y una de las zonas en donde más se destaca la influencia de tales proyectos es la Comuna 7. De todos estos proyectos se han beneficiado muchas personas que tenían la ilusión de tener una casa propia y un lugar digno en donde vivir. Esto es algo muy positivo, cuando se dice que Colombia es un país en proceso de desarrollo y, más aún, cuando las obras se hacen a favor de la ciudadanía. Pero, por más desarrollo que haya en la ciudad y por más nuevos proyectos que se ejecuten, no podemos dejar de lado el medio ambiente, que ha sufrido las consecuencias de un “estilo de vida moderno” impuesto en nuestra sociedad. Es triste ver que de todo este desarrollo ha traído consecuencias nocivas para la flora y la fauna que hacen parte de Robledo. Estamos completamente invadidos, se presenta contaminación de varios tipos y orígenes, ya sea auditiva, por los procesos de excavación, la contaminación de las quebradas, por la sobrepoblación y la deforestación, producto de la necesidad de espacios para ejecutar los proyectos. Ya hasta se nota que el aire no es

el mismo de antes y por esto han empezado a desaparecer especies animales que no logran subsistir a estos cambios de estructura que les hemos impuesto. Sin dejar atrás el crecimiento estructural que ha aumentado de una forma desmesurada, la Comuna 7 se ha convertido en una comuna con problemáticas de sobrepoblación ya que las consecuencias medioambientales no sólo tienen que ver con los nuevos proyectos urbanos para la ciudad, sino que también el crecimiento demográfico suele jugar un papel importante, porque a más personas, mayor consumo de los recursos naturales. El problema es que no sólo han disminuido estos recursos, sino que también hay una mayor difusión de gases tóxicos, como el dióxido de carbono proveniente de automóviles y los metanos derivados de la basura mal dispuesta en nuestro territorio. Lo que se traduce en otro punto para la contaminación, pues no hay una cultura de reciclaje y la gente prefiere echar todo a un mismo recipiente, sin importar que haya materiales que se pueden rescatar como el papel, el plástico, el cartón y el vidrio. Si usted vive en Robledo, ayude a cuidar el medio ambiente. Comience por reciclar, por

ahorrar agua, camine o use una bicicleta, así usted cuida su planeta, contribuye a disminuir los índices de contaminación de la Comuna y ayuda a su cuerpo a que goce de una buena salud. No olvide que todos los que habitamos en Medellín ya hacemos parte de esta sobrepoblación que no sólo es una problemática que afecta su presente, si no también que las generaciones venideras también sufrirán sus efectos. Lo mejor es que cada uno de nosotros empiece a poner su granito de arena con el único fin de preservar el medio ambiente para que la poca fauna y flora que queda pueda sobrevivir y, de algún modo, también los habitantes que vivimos en la 7 podamos beneficiarnos y tener una mejor calidad de vida y estar en un completo equilibrio con la naturaleza. Por eso yo invito a la Comuna 7 para qué empiecen a crear una conciencia más sana y no requiere mayor esfuerzo, es solo cuestión de tener voluntad de hacer las cosas y de querer nuestra naturaleza, ya que cuando estamos en armonía con ella también lo estamos con nosotros mismos y con las personas que queremos.


16

Reverso

Por Angie Lozano - angy.lofra@hotmail.com y Nicolás Corpus - nicolascorpus@outlook.com

Ilustración por Giovany Ramirez

¿Q

uién imaginaría la presencia de personas tan particulares como los musulmanes en nuestra ciudad? Los fieles de Alá se reúnen en una masa próspera de casi 300 congregados en la Mezquita de Medellín, que se constituyó hace nueve años, cuando el señor Habdul Haaq comenzó a buscar a los árabes residentes en la ciudad. El Centro Cultural Islámico de Medellín es la entidad con personería jurídica que agrupa a la comunidad islámica. Alrededor de esta comunidad, se generaron una serie de cambios para la vida de muchas personas, pues encontraron un sitio para practicar sus creencias, empezar a posicionarse y así salir del anonimato de la ciudad. Pocos pensarían que aquí, donde la Iglesia Católica y las comunidades cristianas son los dogmas prevalecen, se encontraría una religión del medio oriente. Por eso, Habitante Siete decidió buscar estas historias en Robledo y encontró algunas personas que practican esta religión, pese al esfuerzo, decidieron pasar desapercibidas ante la opinión pública. Sin embargo, gracias a ellos, fue posible contactar a Marcela Cataño, una musulmana del barrio La Floresta. Esta es su historia. La mezquita es

lugar de reunión para los islámicos, el equivalente a una iglesia católica, y está ubicada en el barrio Belén. Allí, está Marcela, una joven de 19 años de edad, que decidió entregarse a Alá a sus tan solo 17. Ella cuenta cómo ha sido este proceso, que es muy riguroso y de mucho carácter: “dije esto tiene que ser negro o blanco, pero no gris. No puedo practicar la religión a medias, por eso decidí cubrirme”. Pese a la inconformidad que sentía con su pasado religioso como cristiana, en el cual, según Marcela, no encontraba a Dios en su totalidad y dudaba de los doctrinas de esa iglesia, un día, junto a su tía y sus primos, se hizo partícipe de la mezquita, donde halló y sembró su nueva fe. A partir de este momento, ella camb i ó por

completo su estilo de vida. Marcela cuenta también, que al igual que muchas mujeres residentes en Medellín, no le ha sido fácil compaginar en la sociedad con esta nueva identidad, ya que la vestimenta y el comportamiento son totalmente diferentes: “Por mi vestimenta, la gente me mira raro, ya que esta sociedad es esclava de la vanidad, aquí prima la mujer como un objeto de deseo y no como de respeto’’. El vestir de una musulmana consiste en un hábito que tiene el fin de guardar su belleza para el esposo, ya que son consideradas las joyas de Alá y no pueden exhibirse, porque sería considerado un irrespeto para la comunidad. Ella, también explica como el Islam es una de las religiones más antiguas y arraigadas a través de la historia, ya que el Corán en ningún momento ha sido modificado, en más 1400 años, a diferencia de otras creencias. Muchos deciden emigrar a exterior, para poder encontrar esa libertad que aquí no tienen, porque en Colombia se considera que el Islam es una religión de supresión a la mujer y muy radical. Marcela desmiente esta postura, “los medios se han encargado de despotricar sin tener un criterio profundo sobre el Islam, somos atractivas para nuestro esposo, no para la sociedad”. Por ahora, seguirá viviendo en el país, añade “quiero quedarme junto a mi esposo, aunque él sea de Londres, y formar una familia, y claro seguir estudiando Islam, necesito más saber sobre este camino que escogí”. *Assalamu alaikum es una palabra árabe que literalmente significa “la paz” y es más utilizada como un saludo general.

Habitante 7 Edición 45 escuela  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you