Memoria 2020 - Más que nunca, acompañando a quien más lo necesita (CAST)

Page 1

MEMORIA 2020

Más que nunca, acompañando a quien más lo necesita


MEMORIA 2020

Edición: Fundación de la Esperanza Redacción de contenidos: LaChincheta Comunicación Diseño gráfico: TOUCHÉ Comunicación Fotografías: Alberto Van Stokkum (portada, p. 13, 15, 20, 22, 23.2, 26.1, 28, 29.1, 31, 32.2, 34, 37.3, 41, 43.2 y 45) TOUCHÉ Comunicación (p. 4, 8, 27, 47 y 48) Josep Casanova (p. 6) Guillem Trius (p. 11.1, 11.2, 11.4, 11.5, 14, 17, 21, 25.1, 25,2, 29.2, 30.1, 30.2, 43.1, 43.3, 43.4, 43.5 y 43.6) Blanca Serrano (p. 11.3 y 37.1) Òscar Gelis (p. 23.1) Joan Reig (p. 24) Laia Sabaté (p. 32.1 y 41) Marta Fàbregas (p. 36) Fundación de la Esperanza (p. 37.2 y 39) Sílvia Rodríguez (p. 40) Impresión: Open Print Depósito legal: B 8824-2021

Más que nunca, acompañando a quien más lo necesita


MEMORIA 2020

Índice 1. Carta del presidente 2. La Fundación de la Esperanza 3. 2020, un año marcado por la pandemia 4. Atención Social: una atención integral centrada en las personas 5. Inserción Laboral: ayudando a las personas a encontrar un trabajo digno 6. Servicios Educativos: favoreciendo la igualdad PATRONATO DE LA FUNDACIÓN DE LA ESPERANZA Presidente:

Isidro Fainé Casas

Secretario:

Jaime Lanaspa Gatnau

Vocales:

Xavier Campà i de Ferrer

Llum Delàs Ugarte

Ramón Gatell Colell

Eugeni Gay Montalvo

Jordi Portabella Calvete

Director general y vocal:

Antoni Vila Bertrán

Subdirector general y vocal: Marc Simón Martínez DIRECCIÓN DEL CENTRO DE LA FUNDACIÓN DE LA ESPERANZA Directora:

Núria Danés Jofre

6 9 10 14 20 27

de oportunidades de niños y jóvenes 7. Casa de Recés: acompañando a mujeres en

35

su camino a la emancipación 8. Una entidad al servicio de las personas

42


MEMORIA 2020

Carta del presidente

E

l 2020 pasará a la historia como el año de la pandemia de la COVID-19, marcado por una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes. Una crisis que ha hecho emerger y ha agravado las desigualdades ya existentes, acentuando la brecha digital y la educativa, y añadiendo nuevas situaciones de pobreza.

Con vocación de servicio y de acogida, se ha escuchado y acompañado a cada persona con nombres y apellidos, con historias de vida únicas. Personas que ya se encontraban en situación de pobreza antes de la pandemia y que han visto como empeoraba aún más su situación, pero también muchas otras que por primera vez han tenido que pedir ayuda.

En este contexto de dificultad, la Fundación de la Esperanza, junto con otras fundaciones, mantiene el firme compromiso de luchar contra las desigualdades, desde la acción social directa y de proximidad, dando su apoyo a las personas más vulnerables.

La atención social se ha llevado a cabo trabajando en red y sumando esfuerzos con los otros agentes del territorio —entidades sociales, administraciones y empresas— para dar las respuestas adecuadas a la realidad de cada persona y complementar la acción directa.

A lo largo de 2020, la Esperanza ha estado en primera línea de actuación, abriendo la puerta a más de 2.500 personas para paliar los efectos de la pandemia mediante una atención integral: cubriendo necesidades básicas y ofreciendo acompañamiento emocional a las familias; fomentando la ocupación con la ayuda del programa Incorpora de la Fundación ”la Caixa”; atendiendo las necesidades educativas de niños y adolescentes, en el marco de CaixaProinfancia; y acogiendo a 54 mujeres jóvenes en situación de vulnerabilidad en la Casa de Recés, para darles un hogar y un proyecto de futuro.

Desde estas líneas quiero alentar al equipo humano que hace posible la Fundación de la Esperanza. Gracias por el esfuerzo y el trabajo conjunto de trabajadores y trabajadoras, y también de las 84 personas voluntarias que han ofrecido su tiempo con generosidad y compromiso. Lamentablemente, el impacto de la pandemia se prolongará en el tiempo. Desde la Fundación seguiremos trabajando con determinación, optimismo y esperanza para paliar este impacto y garantizar que todas las personas atendidas tengan un futuro mejor. Isidro Fainé Presidente de la Fundación de la Esperanza

6

7


MEMORIA 2020

La Fundación de la Esperanza La Fundación de la Esperanza es la entidad de acción social directa de la Fundación ”la Caixa” creada en 2013 con el objetivo de promover la autonomía y facilitar la inclusión social de personas y familias en situación de pobreza y vulnerabilidad. La Fundación de la Esperanza se encuentra en el barrio Gótico de Barcelona. Trabaja en red y en colaboración con varios agentes del territorio para ofrecer una atención integral adecuada a las realidades y necesidades de las familias atendidas.

MISIÓN

VALORES

Ofrecer una atención integral y transformadora a personas y familias en riesgo o en situación de pobreza y exclusión, acompañándolas en su proceso de desarrollo de competencias y capacidades con el fin de mejorar su autonomía e inclusión social, promover la igualdad de oportunidades y favorecer la inclusión social.

Los valores que inspiran la actividad de la Fundación de la Esperanza son:

VISIÓN

Confianza, entendida como el pilar sobre el que se construye el vínculo entre las personas atendidas. Creemos y ponemos en valor el potencial de todos y todas como base de superación y de transformación social.

Ser un referente innovador en el ámbito de la acción social y comunitaria para contribuir a la lucha contra la pobreza, generando oportunidades e impulsando la transformación social.

8

Dignidad de la persona, entendida como un derecho inherente a todas las personas, que son el centro de atención, y las reconocemos y acompañamos para que puedan desarrollar sus proyectos vitales.

Compromiso social, entendido como nuestra firme voluntad de construir una sociedad mejor, más equitativa y menos desigual. Ponemos el foco en las personas más vulnerables y con menos oportunidades. Calidad, entendida como nuestro deber de garantizar que las acciones e intervenciones de la Fundación de la Esperanza se lleven a cabo según los criterios de excelencia en la gestión y eficacia en los resultados.

9


MEMORIA 2020

2020 , un año marcado por la pandemia La situación de las familias atendidas por la Fundación de la Esperanza se ha visto más agravada, si cabe, por la fuerte crisis sanitaria, social y económica derivada de la COVID-19. La brecha de la desigualdad se ha ampliado, ya que las familias en situación de pobreza y vulnerabilidad disponen de menos recursos y menos red social, y han sufrido con mayor intensidad el impacto socioeconómico derivado de la crisis. La llegada repentina de la pandemia, cuyos efectos no tuvimos la oportunidad de prever, ha dejado a muchas de las personas y familias que atendemos sin trabajo y sin ningún tipo de ingreso, especialmente aquellas que no tienen la capacidad de ahorrar debido a la precariedad laboral o la realización de su actividad en la economía informal. La situación de emergencia social ha impedido que puedan cubrir necesidades básicas de alimentación e higiene, de vivienda y de suministros, así como las derivadas de la escolarización en el domicilio en el caso de los niños. Asimismo, el proceso de digitalización se ha acelerado y ha colocado en el punto de mira la brecha digital a causa de la falta de equipamiento informático, de conectividad y de competencias digitales de muchas personas en situación de vulnerabilidad. En un contexto en el que la mayor parte de las ayudas, trámites y comunicaciones se realizan digitalmente, muchas familias han perdido

10

oportunidades y han visto cómo empeoraba su situación. Esta brecha digital también ha acentuado la desigualdad entre niños, adolescentes y jóvenes. En este contexto, la Fundación de la Esperanza no se ha detenido y, desde el primer día de confinamiento, se centró en seguir atendiendo a las familias y en adaptar todos los servicios a la nueva realidad desde la proximidad que las nuevas tecnologías permiten. A pesar de que sus puertas estuvieran cerradas al público, se atendió presencialmente de urgencia a familias que concertaban cita para entregarles tarjetas de alimentación, ordenadores y material escolar. Con el inicio del desconfinamiento, la Fundación abrió de nuevo sus puertas y retomó la atención presencial, que ha continuado desde entonces con las actividades que pueden ofrecer como respuesta a las necesidades de las personas que más han sufrido las consecuencias de la crisis. En este contexto, la principal prioridad ha sido la salud de todas las personas —usuarias, profesionales y voluntarias—, hecho que nos ha llevado a obtener el Certificado de Empresa Segura COVID-19 por parte de APPLUS. Este certificado garantiza que cumplimos con todas las medidas establecidas en la legislación, así como todas las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud respecto a la prevención de la COVID-19.

11


MEMORIA 2020

El año 2020 en datos 2.315

192

Personas atendidas

Niños y jóvenes en Servicios Educativos

688

57

Familias atendidas

Mujeres acogidas en la Casa de Recés

368

84

Inserciones laborales

Personas voluntarias

107

30

Empresas de autoocupación creadas

Trabajadores/as

Personas usuarias en los distintos servicios 1.612 (70%)

Atención Social

988 (43%)

Inserción Laboral Servicios Educativos Casa de Recés Servicios externos

192 (8%) 57 (3%) 275 (12%)

(1) Porcentaje respecto al total de personas usuarias atendidas. Se puede recibir más de un servicio. 12

13


MEMORIA 2020

Atención Social

Una atención integral centrada en las personas El servicio de Atención Social es el primer espacio de acogida que encuentran las personas que se dirigen a la Fundación de la Esperanza. Aquí presentan su situación de dificultad, ya sea en el ámbito económico, laboral, de formación, de crianza y educación. El equipo de profesionales atiende y estudia las demandas y necesidades que se le plantean, realiza una valoración y propone un plan de actuación social que contribuya a la mejora de la situación. Este plan parte siempre de la realidad personal y familiar en su contexto, así como de la participación de los usuarios implicados, y se desarrolla con acompañamiento profesional continuado, empoderando a la persona y potenciando sus capacidades. Toda la atención y el seguimiento de las familias se realiza desde una mirada integral y cercana, manteniendo el trabajo en red y la coordinación con los profesionales de los servicios sociales y de las entidades del territorio, y eso permite valorar y atender las emergencias a la vez que se complementan las intervenciones.

14

Una emergencia social sin precedentes En un contexto de crisis social y económica sin precedentes, durante el 2020 el servicio de Atención Social de la Fundación de la Esperanza ha sido fundamental para atender y tratar las dificultades de un total de 688 familias, un 27 % más que el año anterior. El incremento de personas que se han visto abocadas a una situación de precariedad, la saturación de los recursos existentes y la dificultad para acceder de forma presencial a muchos servicios han sido las principales causas de este incremento. Durante el periodo de confinamiento se contactó con cada familia que ya había sido atendida por la Fundación de la Esperanza para evaluar su

situación y sus necesidades en los diferentes ámbitos (necesidades básicas, personales, de salud, económicas, laborales, escolares y de vivienda), analizar los recursos disponibles (ayudas, bancos de alimentos, etc.) y gestionar diferentes respuestas y ayudas. Las personas que ya sufrían carencias graves han visto empeorar su situación, sobre todo las que trabajaban en la economía informal, las que se encontraban fuera de la red de protección social, las inmigrantes sin documentación o que, debido a la pandemia, se han encontrado en situación de irregularidad sobrevenida, y las familias monoparentales, que son un colectivo empobrecido y uno de los que ha sufrido con mayor intensidad el impacto de esta nueva crisis.

15


MEMORIA 2020

Cobertura de necesidades básicas Ante esta emergencia, se ha contado con recursos extraordinarios que han permitido dar una respuesta inmediata a necesidades básicas de alimentación: desde el programa CaixaProinfancia se tramitaron ayudas de alimentación a las familias con niños a cargo y se incrementaron las derivaciones al Rebost Solidari de la Fundación Roure y el Banco de Alimentos de la Hora de Déu, entre otras acciones de emergencia. El paro de muchos servicios presenciales ha supuesto un obstáculo más para las personas que atendemos, las cuales no saben moverse en entornos digitales, así que no podían acceder a los trámites. Les hemos ofrecido información, asesoramiento y apoyo directo a la hora de tramitar ayudas a

través de canales telemáticos (ayudas de emergencia, ayudas para pagar el alquiler, becas de comedor escolar...). Mientras no empiece la recuperación económica y no se active el mercado laboral, seguiremos asesorando y acompañando a los usuarios en la tramitación del ingreso mínimo vital y otras prestaciones o ayudas que puedan surgir.

viviendas precarias. Un 30 % de las familias atendidas han vivido el confinamiento en espacios ocupados, realquilados o de acogida temporal, sin las condiciones mínimas de habitabilidad, sin intimidad y con las dificultades añadidas que todo esto supone.

Acompañamiento emocional

221 familias han recibido ayudas extraordinarias de alimentación de CaixaProinfancia con un importe medio de 225 €.

Paralelamente, ha sido necesario ofrecer apoyo y contención emocional a las personas y familias que se han sentido especialmente vulnerables a causa del miedo, la incertidumbre y la angustia que ha generado el hecho de no poder hacer frente a los pagos, la acumulación de deudas, la falta de perspectivas de obtener ingresos y, en muchos casos, la tensión derivada de la convivencia en

Ayudas para la alimentación

55 familias han sido derivadas al Rebost Solidari de la Fundación Roure y a la Hora de Déu. 33 familias monoparentales han recibido una caja de alimentos a la semana en colaboración con la Fundación Roure, Health Warriors y la Fundació Albert Espelt.

Desde el primer minuto del confinamiento he sabido que no estaba sola, porque me he sentido acompañada y he recibido apoyo en momentos de bajón emocional. Mery Soto Usuaria de Atención Social

16

17


MEMORIA 2020

Perfil de las personas atendidas GÉNERO Fomentamos hábitos saludables entre los usuarios La COVID-19 ha generado, entre otras muchas cosas, miedo a múltiples situaciones, miedo a contagiarnos y a contagiar, miedo a la incertidumbre, miedo a acercarnos a otras personas y a salir de casa... Desde la reanudación, se han realizado sesiones informativas en las que se ha hablado de la COVID-19, de las medidas de prevención y detección de contagio, y de la gestión emocional del duelo. Estas sesiones fueron realizadas por estudiantes de enfermería en prácticas. Además, se enmarcan en el Proyecto AIDIR Ciutat Vella (Atenció i Infermeria, Docència i Recerca [atención y enfermería, docencia e investigación]), que se lleva a cabo en colaboración con la UIC (Universidad Internacional de Cataluña) y tiene como objetivo ayudar a personas en situación de pobreza y riesgo

de exclusión social a tomar conciencia del autocuidado y fomentar los hábitos saludables. Durante el año 2020 se realizaron 67 sesiones informativas con 309 personas usuarias y, además de la COVID-19, también se habló de la alimentación saludable y el ejercicio físico, así como de la prevención de conductas de riesgo, entre otros temas. En estas sesiones participaron también otras entidades del territorio. La mentoría como herramienta de apoyo A principios de año se puso en marcha un proyecto piloto de mentoría social dirigido a mujeres con hijos, que contó con la participación de un grupo de voluntarias que habían recibido formación específica de forma previa. Esta mentoría ofrece

acompañamiento individualizado para la inclusión de mujeres, en su mayoría inmigrantes, que tienen poca o una nula red de apoyo. Se generaron espacios de relación personal y cercana, con encuentros semanales, y se realizaron actividades para conocer la ciudad y mejorar el idioma, además de proporcionar apoyo para realizar determinadas gestiones, entre otras. Un total de 10 mentoras voluntarias de entre 40 y 60 años, así como de 10 mujeres han participado en el proyecto y han contado con el apoyo y la supervisión de profesionales. El confinamiento y la restricción de contactos por la situación de pandemia han provocado que se hayan combinado los encuentros presenciales con los encuentros on-line, tratando de mantener los vínculos y la conexión como herramientas de apoyo ante la incertidumbre y la vulnerabilidad de las familias.

EDAD Menores 18 (13%)

18-29 40%

Hombres Mujeres

60%

(29%)

América del Sur

(25%)

África del Norte

(23%)

4%

(2%)

7% Monoparental 38%

16%

(11%)

Resto de África

(4%)

Unión Europea

(4%)

Resto de Europa

(8%)

TIPOLOGÍA DE FAMILIA

España

Asia

(16%)

41-50 Mayores 60

PAÍS DE ORIGEN

(23%)

30-40 51-60

América Central

18

(38%)

(3%)

Nuclear Numerosa Extendida Persona sola

35%

(1%)

19


MEMORIA 2020

Inserción Laboral

Ayudando a las personas a encontrar un trabajo digno Tener un trabajo digno es un punto de partida para la inclusión social de personas en situación de pobreza y exclusión, a la vez que les permite desarrollarse a nivel personal y mejorar su autoconfianza. Desde Inserción Laboral trabajamos para que las personas con serias dificultades para encontrar trabajo puedan acceder al mundo laboral, y lo hacemos con la colaboración de empresas comprometidas con el mismo objetivo. Acompañamos a las personas, las orientamos y les diseñamos itinerarios personalizados con el objetivo de dotarlas de las herramientas y los recursos necesarios para potenciar sus habilidades y competencias con el fin de que puedan encontrar un trabajo. Formamos parte de la red de entidades sociales del programa de inserción laboral Incorpora de la Fundación ”la Caixa”, que promueve la integración sociolaboral de las personas en riesgo de exclusión. Este trabajo en red permite dar respuesta a las necesidades de las empresas y de las personas a través del acceso a numerosas oportunidades de trabajo.

20

21


MEMORIA 2020

El emprendimiento, una salida laboral en tiempos de crisis Orientación e inserción laboral en tiempos de crisis El paro repentino de la actividad económica a causa del estado de alarma provocado por la pandemia afectó plenamente a este servicio, el cual, durante el confinamiento, se adaptó para mantener el contacto con todos sus usuarios y asesorarlos en el ámbito laboral. La mayor parte de los usuarios contactados que habían empezado a trabajar se encontraban en ERTE, algunos habían sido despedidos, y los procesos de selección y contratos que estaban a punto de formalizarse se detuvieron. Una de las principales tareas del servicio durante este periodo fue la búsqueda de ofertas, así como la orientación y el asesoramiento en derechos laborales: resolver dudas contractuales, tramitar ayudas, realizar trámites con la

22

Seguridad Social, etc. Para poder dar una respuesta adecuada a los usuarios se cuenta con el apoyo externo de un servicio jurídico especializado, que ofrece información actualizada de las nuevas medidas legales en el ámbito laboral. A pesar de este contexto difícil, en 2020 se atendió y orientó a un millar de personas, a la vez que se realizaban 368 inserciones, prácticamente las mismas que el año anterior, la mayoría en los sectores de limpieza, sociosanitario y logístico. Pero la precariedad laboral ha aumentado debido a contratos menos estables y de menor duración —la media de los contratos temporales ha sido de 85 días—, y solo un 6 % de los contratos fueron indefinidos. Esto provoca que las personas se mantengan como usuarias del servicio hasta

que encuentren un puesto de trabajo más estable. El contacto permanente con la red territorial de entidades Incorpora (compartiendo ofertas, información, etc.) y con la Xarxa Laboral del Gòtic también ha resultado fundamental para lograr este objetivo de inserciones.

SECTORES DE INSERCIÓN DE LOS USUARIOS 16%

24%

16% 10% 6%

7% 21%

Limpieza Logística Construcción Sociosanitario Comercio Administración y contabilidad Otros

A pesar de la crisis económica, el Punto de Autoempleo Incorpora ha seguido apoyando a todas aquellas personas que querían emprender un negocio y las ha acompañado en todo el proceso de creación, así como en la solicitud de financiación mediante microcréditos sociales de MicroBank. Durante el año 2020 se contribuyó a crear 107 negocios, que han generado 122 puestos de trabajo. Desde este servicio también se ofreció asesoramiento continuado a emprendedores a los que ya se había acompañado en años anteriores sobre la situación de sus negocios y se facilitó apoyo en la gestión de ayudas públicas y de financiación de las líneas ICO a través de las oficinas de CaixaBank. También debemos poner en valor que el 78 % de las empresas creadas en 2019 siguen abiertas a finales de año, a pesar de ver el futuro con poco optimismo.

23


MEMORIA 2020

Estaba muy perdida, no sabía por dónde empezar y sentía que si eres joven y emprendedora te faltan muchas herramientas y recursos sobre los que apoyarte. Maria Reig Roig Emprendedora y fundadora de “Sa Granola”

La formación como motor En 2020 empezamos con tres formaciones con muy buenas perspectivas en cuanto a la inserción laboral de las personas usuarias. Los alumnos de la Formación de administrativas contables recibían las primeras ofertas de trabajo, los de la Formación de limpieza de aeronaves realizaban prácticas y se inició la Formación de camareras de hotel. Pero la parada repentina de la actividad económica por el estado de alarma provocado por la pandemia afectó plenamente a las formaciones, que debieron adaptarse, en pocos días, al formato en línea, incluyendo contenidos específicos de limpieza y desinfección para prevenir el contagio de la COVID-19. A partir de septiembre se reanudó la formación presencial con dos formaciones adaptadas a la nueva demanda del mercado laboral, como la Formación

24

técnica en confección industrial, en colaboración con la Fundación Roure, o la Formación en Atención Domiciliaria, en colaboración con la Fundación de Atención a la Dependencia Sant Joan de Déu (FADSJD). En 2020 se realizaron 5 formaciones internas, en las que participaron 84 personas, de las cuales 35 han accedido a un puesto de trabajo, a pesar de la grave situación del mercado laboral. Además de las formaciones internas, desde Inserción Laboral se orienta a los usuarios en la mejora de sus competencias y formaciones como vía de acceso al mercado laboral. En este sentido, orientamos y derivamos a las personas usuarias a las formaciones más adecuadas a cada perfil (certificados de profesionalidad, ciclos...) y les facilitamos apoyo individualizado para que puedan obtener las titulaciones gracias a la colaboración del voluntariado.

25


MEMORIA 2020

Servicios Educativos

Favoreciendo la igualdad de oportunidades de niños y jóvenes

que, en un contexto normalizado, se podían realizar de manera presencial (gestión de ayudas, empadronamientos, trámites de la Seguridad Social, renovaciones de documentos oficiales, etc.). Este hecho ha afectado mucho más a las personas con menos herramientas y recursos.

Mejorando las competencias digitales La pandemia de la COVID-19 ha acelerado la digitalización de la sociedad. La utilización y el dominio de las herramientas digitales han pasado a ser vitales para el desarrollo de las gestiones básicas del día a día

26

Con el fin de mejorar las competencias digitales de las personas atendidas, se han puesto en marcha, con la colaboración del voluntariado, formaciones en competencias digitales básicas. En estas formaciones, entre otros temas, se tratan contenidos básicos sobre los principales programas de gestión de correo electrónico, el conocimiento de herramientas de comunicación, así como la tramitación del certificado digital IdCAT.

Incorpora Joven: promoviendo la integración sociolaboral de los jóvenes Este año se ha puesto en marcha el programa Incorpora Joven, que ofrece orientación formativa y laboral para jóvenes extutelados de entre 18 y 29 años y otros jóvenes en riesgo, con el objetivo de que puedan definir y consolidar su proyecto profesional. El programa incluye sesiones de atención individual, el diseño de itinerarios personalizados y sesiones formativas grupales. En 2020 se atendió a un total de 125 jóvenes, y, de estos, 35 eran residentes o exresidentes de la Casa de Recés.

Uno de los pilares de la atención integral a las familias es el acompañamiento en la educación de los niños. Desde Servicios Educativos atendemos a niños y jóvenes de entre 6 y 18 años que se encuentran en pleno desarrollo socioeducativo, con el fin de reforzar los procesos de aprendizaje y mejorar el rendimiento escolar, fortalecer las relaciones familiares positivas y favorecer la igualdad de oportunidades. Las actividades de Servicios Educativos se enmarcan en el programa CaixaProinfancia de la Fundación ”la Caixa”, que tiene como objetivo romper el círculo de la pobreza que se transmite de padres a hijos y promover nuevas formas de atención enfocadas al desarrollo social y educativo de los niños, los jóvenes y sus familias. En el servicio de Centre Obert acogemos cada día a niños y jóvenes a la salida de la escuela o el instituto, les ofrecemos una merienda saludable y trabajamos actividades de refuerzo educativo, gestión emocional y descubrimiento de talentos. Todo ello en un espacio amable, seguro y protector que garantiza el bienestar de niños y jóvenes a la

27


MEMORIA 2020

vez que promueve el diálogo y la participación. Durante el año 2020, 107 niños y jóvenes asistieron al Centre Obert. También en el marco del programa CaixaProinfancia, los niños y jóvenes que presentan dificultades emocionales o relacionales pueden recibir atención psicoterapéutica, y aquellos que tienen necesidades específicas de apoyo y mejora en el proceso de aprendizaje y hábitos de estudio disponen de espacios de refuerzo individualizado o estudio asistido. Para ofrecer estos servicios, la Fundación ha contado con la Associació Formació i Desenvolupament. Durante el 2020, 32 niños recibieron atención psicoterapéutica y 12, apoyo escolar especializado. En el espacio Maternoinfantil trabajamos con las familias ofreciéndoles formación y acompañamiento en el proceso

28

de crianza de los hijos durante el primer año de vida. La finalidad del espacio es realizar una tarea preventiva, formativa y de apoyo con los niños y sus madres, facilitando que estas incrementen y mejoren las competencias parentales y, de este modo, optimicen la atención y la relación con sus hijos/as. Durante el año 2020 se llevaron a cabo 5 cursos —3 de crianza y 2 de seguimiento—, en los que participaron 41 madres con sus bebés. Atención a las necesidades de los niños durante el confinamiento Las actividades del curso 20192020 comenzaron en el nuevo centro de la plaza de Sant Just, con nuevos espacios y más equipamiento didáctico y tecnológico para acompañar a los niños y jóvenes del servicio, pero la pandemia supuso una adaptación del servicio a la nueva realidad.

29


MEMORIA 2020

30

Durante el confinamiento, los Servicios Educativos de la Fundación contactaron con las 84 familias de los niños y adolescentes que asisten al centro y se adaptó el servicio para ofrecer apoyo socioeducativo de manera virtual y/o telefónica. Este contacto permitió detectar necesidades y puso en evidencia que los niños y jóvenes atendidos no disponen de las mismas oportunidades en el ámbito educativo que el resto de los niños para hacer frente a la situación.

se añaden las dificultades de ofrecer apoyo educativo a los niños por parte de las familias, principalmente por falta de competencias lingüísticas y digitales.

El cierre de las escuelas puso aún más en evidencia la brecha digital —al inicio del confinamiento un 40 % de las familias atendidas no tenía ni ordenador ni tableta, y un 15 % de las familias no disponía de conexión a internet—. También se detectó la falta de recursos básicos para realizar las actividades escolares (libretas, bolígrafos o lápices), así como la falta de espacio en las viviendas para poder llevar a cabo estas actividades. A estas carencias

Para conseguirlo, se puso en marcha un servicio de préstamo de 32 ordenadores y 50 tabletas, donadas por la Fundación ProFuturo. Además de un espacio virtual para la resolución de dudas en torno a los deberes y las tareas escolares. Y, en algunos casos, el servicio sirvió de mediador entre las familias y las escuelas, y se orientó y ayudó a las familias que tenían que realizar inscripciones escolares para el curso siguiente.

Por este motivo, durante el confinamiento se trabajó con el doble objetivo de reforzar los procesos de aprendizaje ante la nueva situación y mantener el vínculo existente con los niños, los jóvenes y sus familias, ofreciéndoles acompañamiento y apoyo emocional y educativo.

31


MEMORIA 2020

Un casal de verano basado en la pedagogía de emergencia La Fundación de la Esperanza apostó por la pedagogía de emergencia como forma de intervención educativa durante el Casal de Verano, promoviendo que la mayor parte de actividades se realizaran en contacto con la naturaleza, principalmente en el Parc de Collserola. Una fórmula muy útil para afrontar situaciones de choque emocional como las que se vivieron durante el confinamiento y que busca la recuperación emocional de los niños. A través de dinámicas y juegos, se aprovechó el casal para trabajar competencias básicas y facilitar el regreso escolar en septiembre. En el casal se ofrecieron 90 plazas durante 10 semanas y se amplió el horario para garantizar dos comidas saludables al día —desayuno y almuerzo— en un contexto de dificultad

32

económica de muchas familias. Adicionalmente, 21 niños pudieron disfrutar de colonias en colaboración con la Fundación Pere Tarrés y la Casa de l’Aire. Y también 50 niños participaron en el casal Culturnautes, organizado por el CCCB.

El barrio Gótico y, por extensión, el distrito de Ciutat Vella, cuentan con una fuerte y consolidada red local en la que se trabaja para construir oportunidades que lleguen a toda la población. Los Servicios Educativos forman parte de esta red local, ya que colaboran y participan en los siguientes espacios de trabajo:

Trabajo en red Desde Servicios Educativos se trabaja con una amplia red de entidades y recursos que complementan la acción directa dirigida a los niños y sus familias, garantizando la atención global de sus necesidades. Se establecen prioridades y se comparten criterios de actuación, metodología y responsabilidades en el proceso de trabajo conjunto con las familias. La Fundación mantiene un fuerte vínculo con el entorno en el que desarrolla su acción y una estrecha relación con la realidad física y social que los rodea.

• Xarxa d’infància i adolescència del barri gòtic (XIG). • Taula d’entitats d’infància del Gòtic. • Taula d’entitats de joves del Gòtic. • Comissió de reforç escolar de Ciutat Vella. En el marco de las actividades que promueve la Taula d’entitats d’infància del Gòtic, en 2020 los niños de la Fundación ganaron el concurso de disfraces del Petit Carnavalassu del Gòtic 2020, en el que participaron otras entidades del barrio con la motivación de pasar a la acción

ante la emergencia climática. Este nuevo curso hemos retomado los proyectos de colaboración con la Fundació la Casa de l’Aire Roger Torné, que promueve hábitos saludables al aire libre para mejorar la salud en la infancia a la vez que se amplía el conocimiento del medio natural a partir de salidas los fines de semana en el entorno natural del Montseny, o el Projecte Vincles, iniciativa que tiene como objetivo que los niños aprendan y disfruten de la música mientras acercan un espacio tan emblemático como el Palau de la Música a las entidades y las personas del distrito de Ciutat Vella. Durante las vacaciones de Navidad, los niños también participaron en el Casal de Navidad, y gracias a L’Arbre dels Somnis, una iniciativa de CaixaBank, 48 niños recibieron el regalo de Reyes que habían pedido por carta.

33


MEMORIA 2020

Casa de Recés

Acompañando mujeres en su camino hacia la emancipación La Casa de Recés es un centro residencial con atención socioeducativa que acoge a mujeres de 18 a 35 años que están en situación de vulnerabilidad con el objetivo de facilitar su proceso de autonomía personal y potenciar su proyecto de emancipación. El origen de la Casa data de 1744, año de su creación por parte la Congregación de la Esperanza. En 1923, la Casa de Recés se vincula a la Fundación ”la Caixa” fruto de la fusión entre la Congregación y ”la Caixa”, y, desde 2013, la Casa de Recés forma parte de la Fundación de la Esperanza. Durante más de dos siglos, la Casa ha dado respuesta a la necesidad de acoger a mujeres mayores de edad en situación de vulnerabilidad y con dificultades personales, sociales y económicas. La Casa de Recés ofrece un acompañamiento integral y personalizado en un entorno favorable,

28%

26%

estable y seguro que contribuya a la recuperación emocional de las residentes, el fortalecimiento de sus capacidades y la promoción de su empoderamiento, incidiendo en su proceso de autonomía. La intervención socioeducativa se centra en varios ámbitos de actuación para dar respuesta a las necesidades de las residentes: vida cotidiana, relacional, salud y bienestar, formativo y laboral, y jurídico-administrativo. La estancia en la Casa de Recés es temporal y depende del itinerario de cada residente; en 2020, la estancia media fue de 22 meses. La Casa cuenta con 41 habitaciones y en 2020 llegó a su máxima capacidad, acogiendo a 57 mujeres con una media de edad de 22 años y procedentes de 16 países distintos.

ORIGEN DE DERIVACIÓN DE LAS RESIDENTES Área de Atención a Jóvenes Tutelados y Extutelados

13% 33%

34

Servicios Sociales de Barcelona Servicios Sociales resto de Cataluña Entidades sociales

35


MEMORIA 2020

Vivir el confinamiento en la Casa de Recés Las mujeres que viven en la Casa también se han visto plenamente afectadas por la crisis sanitaria, social y económica derivada de la pandemia. Desde el inicio, el primer objetivo ha sido velar por la salud de las residentes. En este sentido, se ha elaborado y aplicado el Protocolo para la prevención, detección y actuación de la COVID-19, basado en las indicaciones y recomendaciones de las autoridades competentes. Un protocolo que contemplaba cambios en el funcionamiento y en todas las actividades programadas para adecuarlas a las medidas de prevención, así como la ampliación de horarios de limpieza y desinfección, entre otros. Con el objetivo de prevenir el contagio y mejorar el bienestar emocional de las residentes, se realizaron sesiones informativas

36

por parte de enfermeras de la Universitat Internacional de Catalunya (UIC) y del equipo educativo, además de contar con el asesoramiento de profesionales del ámbito de la salud mental para ayudar a gestionar el miedo y mitigar los efectos psicológicos derivados del confinamiento. Durante todo el confinamiento se incrementó la presencia de profesionales y la atención educativa, y se trabajó junto con las residentes un programa de actividades —deportivas, educativas y lúdicas— que hiciera más llevadera una estancia de confinamiento en la Casa de Recés. El confinamiento también ha creado en la casa numerosos espacios de convivencia, diálogo y oportunidades educativas, que han servido para reforzar valores, así como las habilidades emocionales y relacionales de las jóvenes.

Nuevas oportunidades formativas, laborales y de voluntariado A pesar del contexto económico, se ha seguido promoviendo el acceso de las residentes al mercado laboral. En colaboración con el servicio de Inserción Laboral de la Fundación de la Esperanza y del programa Incorpora Joven, se acompañó a 35 residentes y exresidentes en sus itinerarios formativos y laborales. A finales de 2020, 10 residentes estaban activas y 39 seguían con sus estudios. Desde la Casa se ha impulsado el programa de voluntariado con el objetivo de que las residentes participen en proyectos sociales y comunitarios. Durante el 2020, 10 jóvenes realizaron tareas de voluntariado, tanto en los Servicios Educativos de la Fundación de la Esperanza como en otras entidades sociales.

37


MEMORIA 2020

En la Casa de Recés me acogieron con los brazos abiertos y nunca me los han cerrado, todo lo contrario. Para mí son mi familia y esta es mi casa, un lugar en el que he crecido mucho, rodeada de paz y amor. Alba Bascuñana Exresidente de la Casa de Recés

38

La naturaleza y la cultura como antídotos

día caminando alrededor de Barcelona.

En verano, y fruto de la colaboración con la entidad Transpirenaica Social Solidaria, 14 mujeres y 2 educadoras participaron en el proyecto Stage Natura, cuyo objetivo es ofrecer a jóvenes en situación de vulnerabilidad un espacio de ocio en la naturaleza donde poder trabajar valores como el esfuerzo, el espíritu de superación y el trabajo en equipo. Del 6 al 14 de julio se realizaron salidas diarias a la montaña por el valle de Àssua y el Parque Natural de Aigüestortes, así como varias actividades y talleres que buscan la reflexión en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). En este proyecto también participaron jóvenes de otras entidades sociales y personas voluntarias. Adicionalmente, el equipo educativo de la Casa ha dado continuidad a esta actividad, organizando excursiones de un

Durante octubre y noviembre se llevó a cabo el proyecto Imaginado(r)nes, en colaboración con la Fundació Setba y la artista Marta Fàbregas, con el objetivo de trabajar el empoderamiento femenino a través del arte. Durante cuatro sesiones, las residentes trabajaron la capacidad de imaginar y visualizar su futuro a través de la técnica del collage y de la transferencia de imágenes. Las obras resultantes estarán expuestas durante todo el año en el salón de la Casa de Recés. En diciembre tuvo lugar el espectáculo de danza contemporánea Técnicas para un abrazo perfecto, que reproduce una escena de violencia machista, al cual le siguió un debate entre las residentes para reflexionar sobre las relaciones tóxicas y la violencia en las relaciones de pareja y en la familia.

39


MEMORIA 2020

Promoviendo encuentros y coloquios Durante todo el año se organizaron charlas con residentes, entre las que destaca el encuentro con la exresidente Hannan Serroukh, que contó sus experiencias vividas en la Casa de Recés y su itinerario personal. Su experiencia emocionó a muchas de las mujeres asistentes, ya que se identificaron mucho con su historia. La charla Alimentación saludable, a cargo de una enfermera de la Universitat Internacional de Catalunya (UIC), también despertó mucho interés entre las residentes y se trataron aspectos como la pirámide de alimentación, el efecto de las dietas... Asimismo, se organizaron cinefórums con coloquios posteriores entre las residentes, dinamizados por el equipo educativo con el fin de estimular el pensamiento crítico.

La felicidad solo llega cuando tú te sientes cómoda y aceptas toda tu historia. De este modo, perdonar te ayuda a sentirte más libre y a ser tú misma, que es, en esencia, el secreto del éxito. Hannan Serroukh Exresidente de la Casa de Recés

40

41


MEMORIA 2020

Organización

Una entidad al servicio de las personas Desde el Patronato hasta el equipo de profesionales, las personas en prácticas y el equipo de voluntariado, la Fundación de la Esperanza es una entidad que trabaja al servicio de las personas. Las personas que conforman la Fundación de la Esperanza son el alma de la Fundación, y su implicación y profesionalidad permite que todo el mundo reciba la mejor atención a través de su acogida, escucha y acompañamiento.

114 personas, entre profesionales y voluntarias, han formado parte del equipo humano de la Fundación de la Esperanza durante el año 2020.

42

El equipo humano, en primera línea en la gestión de la pandemia El equipo profesional está formado por 30 trabajadores y trabajadoras, y, de estos, 26 ofrecen atención directa a las personas usuarias. La fuerza del equipo ha sido clave para poder afrontar la complejidad de una crisis sin precedentes que ha disparado la incertidumbre sobre el futuro y en la que las demandas de las familias no han hecho más que crecer. Esta crisis está suponiendo un verdadero proceso de aprendizaje colectivo y está demostrando que las acciones individuales no son suficientes y que hay que buscar alternativas eficaces que ayuden a activar la resiliencia individual y grupal de las personas que atendemos. El compromiso y la implicación de cada profesional, junto con el trabajo en equipo y el aprendizaje conjunto, han permitido dar una respuesta coordinada, ágil y efectiva a las familias.

43


MEMORIA 2020

Poder ayudar a los niños y ver cómo mejoran su rendimiento escolar me da más a mí de lo que yo les ofrezco. Maria Magdalena Sroka Voluntaria

Canalizando la solidaridad a través del voluntariado Ante la emergencia social, hemos seguido contando con el compromiso y la fuerza del voluntariado, que se ha adaptado para asumir nuevas y creativas formas de apoyo y acompañamiento a las personas en situación de vulnerabilidad. Durante el año 2020, 84 personas se ofrecieron como voluntarias y participaron en los diferentes proyectos de la Fundación de la Esperanza. El voluntariado ha constituido y constituye un capital vital de la Fundación de la Esperanza, que,

44

sin duda, seguirá fortaleciendo el trabajo que desarrollamos para mejorar la calidad de vida de las personas atendidas. La diversidad de perfiles, formaciones, edades y experiencias profesionales y vitales convierte el voluntariado en un eje de trabajo clave, y refuerza las diferentes miradas que se requieren para abordar una problemática compleja como la pobreza. Las personas mayores de 60 años, que representaban el grueso del voluntariado al empezar el año, no han podido realizar su labor presencialmente

porque se trata de un colectivo de riesgo, pero han seguido llevando a cabo su actividad de apoyo y acompañamiento por teléfono o videollamada. Cabe destacar, sin embargo, el crecimiento de la demanda de voluntariado, especialmente de las franjas de edad más jóvenes, que, ante una situación tan adversa, han querido canalizar su solidaridad y ayudar a las personas que más lo necesitan. Actividades como el refuerzo escolar, los casales, el acompañamiento en la gestión de documentación o la mentoría social no hubieran sido posibles sin su compromiso y dedicación.

45


Datos económicos GASTO1 Presupuesto total: 2.500.446 €

14% 36% 19%

Casa de Recés Inserción Laboral Administración Atención Social

14%

Servicios Educativos

17%

ORIGEN DE LOS INGRESOS 1% 5% Aportaciones de Fundación ”la Caixa” 94%

Ingresos por actividades Donativos

(1) Presupuesto de los gastos ordinarios derivados de la actividad. 46

47


Plaza del Àngel Calle de Jaume I

Jaume I

Plaza de Sant Just

Plaza de Sant Just, 5 08002 Barcelona fundacioesperanca.org Tel. 932 703 973 informacio@fundaciodelesperanca.org

Vía Laietana

Plaza de Sant Jaume