Issuu on Google+

Toque final Toque final

Fernando-Alonso Ramírez En Twitter: @fernalonso

A

Profesionales, humanistas

muchos profesionales jóvenes que llegan hoy a nuestros municipios de Caldas parece que les cuesta integrarse con los ciudadanos. Algunos van a cumplir un requisito de grado y no ven las horas de salir de esos lugares a los que se ven obligados a ir. Otros, simplemente ven la posibilidad de recoger unos ahorros y regresar a sus ciudades. Seguramente, no todos, pero sí muchos más que antes. No sé cuál era exactamente la razón para que hace años los profesionales jóvenes que llegaban a los pueblos, escasos en esa época, notarios, jueces, médicos, veterinarios se vincularan a la vida de los municipios. Seguro, algo tenía que ver la formación humanística que imperaba en esos tiempos, o tal vez las malas conexiones viales lo que los hacía viajar solo esporádicamente a sus ciudades. En fin, la que sea, hizo que muchos de ellos echaran raíces en los pueblos y ayudaran a hacer comunidad. No son pocas las historias de muchos de ellos que jalonaron grandes obras o actividades, que se volvieron verdaderos líderes. Su formación y su don de gentes los llevaron a ser admirados por las comunidades, seguramente con excepciones, pues ningún bien hace generalizar, pero era la regla. Eso, todo indica, se ha ido perdiendo. Ni programas tan loables como Paz y competitividad

22

Abril, 2012

de la Universidad Autónoma han logrado ese compromiso que se busca de los profesionales con las comunidades, esa responsabilidad social que se debe asumir, y creo que mucho tiene que ver con que hoy no necesariamente esos profesionales que nos estamos formando por cantidades somos líderes. No es raro saber de noticias de cómo, por ejemplo, en los juzgados o en los hospitales no se atiende los viernes en la tarde o los lunes en la mañana, porque algunos de esos profesionales necesitan salir corriendo para sus centros poblados, es como "si les quemaran cacho", como decían las señoras. Seguramente muchos lo van a negar, pero no sobraría que hubiera veedurías en los municipios que dieran cuenta de qué tanto se cumplen los horarios. Los municipios de Caldas tienen hoy más profesionales que nunca en sus oficinas, trabajando en diferentes temas, aportando conocimiento, pero a veces esto no es suficiente. Necesita de su compromiso, de sus ganas por hacer las cosas bien, de su espíritu de liderazgo para que como hace años suenen y truenen y salga al final beneficiada la comunidad. Amigos profesionales, es un simple consejo, un pequeño jalón de orejas. Ojalá se aportara esa cuota de humanismo a los municipios


Profesionales, humanistas