Issuu on Google+


UxxÜÜxu° Scott… ¿Tú crees que esto va a colar como si lo hubiéramos hecho nosotros?

k

Xáxxá°

¡Por supuesto Bill! ¡Parece mentira que aun no conozcas a los lectores de creatura!


Días de un futuro mejor V de vendetta por Esta novela gráfica de Allan Moore y David Lloyd, retrata una sociedad opresora y asfixiante que, por momentos, nos recuerda la terrible atmosfera de 1984. Una sociedad que reinventa la historia y las noticias a su conveniencia y que condena, sobre todo, lo que considera diferente. En una Inglaterra futurista ultraconservadora y gris se desarrolla la trama. Una joven desesperanzada, sola, aspirante a prostituta, se dispone a abordar a su primer cliente de una forma patética y torpe. Tiene 17 años y una necesidad tan enorme que no se da cuenta de que ha elegido a un agente de la ley, al que acompañan varios compañeros al acecho. Unos controladores corruptos se disponen a castigar un delito aun no cometido con absoluta contundencia, para después aplicar la pena capital.

Anna Marie rogue

Pero de pronto aparece un estrambótico salvador con capa y máscara que recitando un pasaje de El Conde de Montecristo, rescata a la joven y da muerte a los agentes de la ley. Así arranca “V de Vendetta”, controvertida y criticada por hacer apología del terrorismo. Ríos de tinta corrieron en el estreno de la película por esta razón y porque Natalie Pottman se había rapado la cabeza en directo. La verdad es que a mí me gustaron las dos, aunque la película es bastante descafeinada y creo que no hace apología de nada, al contrario que la novela. El personaje de la joven, Aby, también es significativamente distinto, el de la novela es bastante menos inocente de lo


que nos pintan a Natalie en la película. Aun así me quedo con las dos porque el mensaje de la película me gusta más, pero el de la novela me remueve más cosas. Es un cómic que está más de moda que nunca porque usando la venganza como estandarte nos habla de política, de libertad y de ideales. David Lloyd nos transmite la oscuridad y la falta de aire en cada viñeta, acompañando a Allan Moore a la perfección en esta historia de contradicciones. Un antihéroe que nos va resultando cada vez más cercano y que nos hace plantearnos hasta dónde puede llegar un hombre al que le han arrebatado todo, y una heroína que sufre una catarsis extrema gracias a un enmascarado cargado de rabia e ideales. Cuando leí este libro me acordé una y otra vez de la película de Jodie Foster “La extraña que hay en ti” porque es cierto que a todos nos habita un yo paralelo que, con suerte, muchos no llegamos a conocer,

pero que puede alcanzarnos tras una tragedia injusta, invadiéndonos para siempre. El personaje de V te hace plantearte qué harías tú si te arrebatan todo lo que importa, y eso es lo interesante, que te descubres pensando en tus propias venganzas. A Jodie Foster, en la película le arrebatan al amor de su vida y a V su vida entera, un ser herido y deformado al que no le queda más que odio y amargura. Aun así es un personaje con cierta ternura que despierta la simpatía del lector. Aby, de la mano de V, pasa de ser una autómata de la sociedad en la que le ha tocado vivir, a una mujer sin miedo, capaz de pensar por si misma y ser activa y crítica. A mi modo de ver una historia imprescindible y diferente, políticamente incorrecta, que nos habla de la otra cara de la moneda, esa en la que evitamos pensar los que vivimos en el “hemisferio bueno” del mundo.


ENTREVISTA JOSEP CAMUÑAS También conocido como “El rimador del cinco” Josep Camuñas, riojano de nacimiento y madrileño de adopción (porque en su tierra ya no le aguantaban) acaba de publicar su primer libro de rimas después de llevar ya unos cuantos años rimando a su bola. Josep, ¿cuándo empezó tu afición por la rima? Ya desde muy pequeño; recuerdo que en el cole cuando recitaban la tabla del cinco (por el culo te la inco) me venía arriba. ¿Qué sucedió en la Noche Vieja del 2005? Por el culo te la inco. No todo el mundo sabe que fui yo el primero en proponer hacerle la rima, todos a coro en la Puerta del Sol, al Ramón García ese. Claro, eso se extendió como la

pólvora y el día de las campanadas el Ramón retransmitió con el culo apretao (risas) Está teniendo buena acogida tu libro? Ya lo creo, se están vendiendo bastantes ejemplares. Además, por la compra de dos libros regalamos un chorizo de Cantimpalos. A parte de tu pasión por la rima, ¿destacarías alguna otra afición? Sí, coleccionar servilletas usadas ¿Algún proyecto en mente? Ahora estoy con el ocho (por el culo te la embrocho) Un grupo de música Los Focomelos Un escritor Venancio el Tuerto Un director de cine Rodolfo el Manco Otra entrevista de la Kuka para Creatura


EL zorro... zorrero Lo recuerdo perfectamente: 1996, recreativos enfrente del instituto “Juan de Padilla” de Illescas. Sábado de lo más tranquilo (unTetris, un par de Street Fighters y si acaso, un billar con los colegas). Y en esas, Javi “El Rosco” me da un rato la chapa sobre música para terminar diciendo: “Tío, escucha esto”. Y así me llevé a casa una cinta de…

Foo Fighters …concretamente de su primer LP (titulado homónimamente). Debo reconocer que no me llamó en absoluto la atención y que me la guardé en el bolsillo más por compromiso que por otra cosa. Pero luego, una vez en casa, pensé que “El Rosco” debía tener mucho interés en que me gustará para haberme prestado la cinta original y no una copia, así que decidí darle una oportunidad. Así, la metí en una de las pletinas de la minicadena y me tumbé en la cama a leer las letras y ver las fotos mientras la escuchaba. Y mientras sonaba el primer tema (“This is a call”) empecé a sentirme cada vez más intrigado por aquella banda con ese nombre tan raro, “Luchadores Foo” (mi inglés era básico por aquel entonces), que habían tenido los huevos de elegir la foto de una pistola láser para ilustrar la portada (algo que no llamaba nada la atención); y que no incluían las letras de las canciones, tan solo fotos de sus miembros, y ninguna era nada espectacular (de hecho, la que salían los cuatro juntos era de lo más cutre que había visto). Pero lo importante, que es la música, ¡Joder, cómo sonaba! Si la primera canción fue buena, la segunda, “I’ll stick around”, era la caña. El tercer corte, “Big me”, fue el cambio de ritmo adecuado para pasar a “Alone + easy target”. En ese momento puedo decir que Foo Fighters se convirtió en parte de mi vida (¡El estribillo estuvo sonando en mi cabeza constantemente durante las siguientes semanas!). A partir de ahí, todo el pescado estaba vendido y el resto de cortes (“Floaty”, “Oh, George” o. “X-static”, entre otros) no hicieron más que confirmarme que lo que tenía entre manos era algo grande, muy grande. O al menos a mi me lo parecía y eso era suficiente. A los días, una vez grabada mi copia, se la devolví a su dueño y no pude, aparte de agradecerle el detalle enormemente, comentarle mi curiosidad por el grupo porque, salvo que sonaban de puta madre, poco más sabía de ellos (Internet no era lo que tenemos hoy, chicos). Y ahí me llevé la primera sorpresa: ¡El cantante era el batera dientudo de Nirvana, Dave Grohl!


De “Foo Fighters” a “Wasting Light” Y es que resulta que Nirvana nunca me han maravillado especialmente. Reconozco que tienen temazos y por eso siempre tendrán su lugar en el mundo del rock, pero no fue un grupo que me llenará. A eso le sumaba que si bien en Kurt Cobain o Krist Novoselic había reparado (uno por motivos obvios; y el otro porque toco el bajo y él era el bajista), el batería para mí era únicamente el tío que daba porrazos y movía las greñas en “Smell like teen spirit”. En la vida podría haber imaginado que el pavo era capaz de colgarse una guitarra, pillar un micro y componer temas tan cojonudos y a la vez diferentes de su anterior banda. En 1997 sacaron “The color and the shape”, todo un discazo con temas increíbles entre los que sobresale “Everlong” (nº 45 en la lista “Las 100 canciones de rock más grandes de todos los tiempos, de la revista “Kerrang”; y una de las mejores letras de amor que haya escuchado nunca). Continuaron con “There is nothing left to lose”, momento en que pude verlos gratis, junto a otras 20/30 personas más, en la inauguración de la tienda Tipo de la C/ Hortaleza (ahora es un Foot Locker ¡Sigh!). Este LP se considera mucho más melódico y “blandito” que los anteriores, pero a mi parecer tiene algunas de sus mejores canciones. Le siguieron “One by one” (quizás el más flojo de todos), el doble “In your Honor” (donde recuperan su esencia), el acústico “Skin and bones” (Dave canta con el alma “Best of you”) y “Echoes, silence, patience & grace”, que marca un regreso a los orígenes que se alcanzará definitivamente en “Wasting light”, de este mismo año (sin olvidar la pausa que supuso el “Greatest Hits” de 2009)

Si bien a la primera escucha los temas iniciales me dejaron un tanto indiferente (salvo “Rope”), fue llegar a “Arlandria”, “These days” o “Back & Forth” y el disco salir disparado como un cohete. Mención aparte merecen los videos, en los que FF son consumados especialistas y en este disco no podía cambiar la cosa. “Walk” es un homenaje a la peli “Un día de Furia”, de Michael Douglas; y “White Limo” es un trallazo que cuenta con la presencia como protagonista de Lemmy Kilmister, el alma de Motörhead ¡Venga a buscarlos en internet ya mismo! Un… (¿Qué sonido hacen los zorros?)… del Zorro Zorrero Dedicado al “Stoner”, al “Indian”, al “Callejón”, al “Kolorao”, a Irene, a Raulete, al Rosco y, por supuesto, al Lobo.


Suspiros de hardcore by little leming

El término hardcore puede recordarnos a tardes gloriosas frente a la pantalla del ordenador o a Jenna Jameson en imprescindibles escenas de nuestra videoteca particular. Pero más allá de esta confusión terminológica el hardcore es uno de los estilos más cambiantes del panorama musical electrónico. Nació a finales de la convulsa década de los ochenta. Al ritmo que martillos pilones echaban abajo el Muro de Berlín. El hardcore aparece en los Países Bajos y se comienza a desarrollar vertiginosamente en las ciudades de Rotterdam y Utrecht. Yo era un crío recién llegado al instituto pero en programas de la radio como el mítico “It's your time” de Onda 10 empezaban a hablar de un estilo electrónico salvaje que venía del norte y cuyos ritmos frenéticos dejaban exhausto al personal. El hardcore era una evolución natural de los ritmos electrónicos que habían surgido en los ochenta pero en su afán provocativo los seguidores del hardcore (conocidos entre ellos con el bonito apelativo de motherfuckers' jeje) despreciaban todo estilo electrónico distinto al suyo tildándolo de “pastel”. Fue en el año 1994 cuando llegó a mis manos el primer Thunderdome, la mítica y más conocida recopilación hardcore. Era el volumen 9 pero ya había escuchado algunos de los temas que eran himnos hardcore como los que producían dj's de la talla de Ramirez, Lenny Dee, Buzz Fuzz o 3 Steps Ahead. A mediados de los noventa el hardcore fue diversificándose apareciendo numerosos subestilos. El Darkcore y el Trancecore eran mis favoritos con temazos como el “The Puritan” de Public Domain. Pero también aparecieron el Speedcore,

el Acidcore, el Gabber (qué tardes con el recopilatorio Gabberbox y estudiando a Inmanuel Kant y la razón de estado hegeliana, oh my God!) o el Rotterdam que era el estilo más salvaje y superaba a veces los 200 BPM acercándose a la destrucción de cualquier tipo de melodía. Este hecho dota a los estilos derivados del hardcore de un especial interés para los estudiosos de la música, ya que se trata de uno de los pocos estilos musicales modernos con melodías disonantes. A lo que hay que sumarle su velocidad y su polifonía basada en unos bajos contundentes y rítmicos. Pero entre este conjunto de subestilos apareció el Happy Hardcore que supuso el inicio del declive del hardcore. Este subestilo lo comercializó y lo acercó a otros estilos (Eurodance, Techno) acabando con su originalidad y pureza. Muchos seguidores del hardcore evolucionamos hacia sonidos más puros como los que encontrábamos en el Trance o el Deep House y abandonamos los recopilatorios y productores hardcore. Todavía conservo el último Thunderdome original, que hacía el número 24 y que se intitulaba Past, Present and Future. En realidad, de future nada y la saga murió con él. Solo a mediados de los dos mil, antiguos productores comenzaron a desarrollar el new style hardcore, pero todavía sus frutos están por ver. Yo prefiero seguir con mis viejos Thunderdome y recordar aquellos días de granos en la cara, zapatillas dando saltos y pajas cada doce horas. Pero solo de vez en cuando.


EL HUMANOIDE (HISTORIAS DE LOS ANIMALES, por el Sr. Rossi) Desde luego que Tiburón nunca tuvo demasiada suerte. Para comenzar, su nombre, porque ya es bastante raro llamarse por la especie a la que se pertenece. Pero claro, qué se podía esperar de un escualo nacido casi en clandestinidad en “Fish Ahoy!”, uno de los peores burdeles de la Fosa de las Marianas, y estar destinado a ser la cena de las hermanas Michaels, dos morenas viciosas y de apetito desmesurado. Sin embargo el apoyo y cariño de su madre, Sonia Bocagrande, una ramera entrada en carnes que luchó por permanecer a su lado en todo momento permitió que Tiburón sobreviviera a su destino inicial (aunque no pudo evitar que recibiera unas cuantas dentelladas en la zona genital que lo dejaron mutilado, arruinando una futura vida paterna). Y así, nuestro protagonista hizo lo que todos los buenos eunucos saben hacer: cantar y cotillear. Y como suele decirse, los años pasan rápido cuando se es feliz, y casi sin darse cuenta, Tiburón estaba celebrando el decimoctavo aniversario de su rutinaria vida junto a la única familia que había conocido: prostitutas y chaperos. Tan solo faltaba su madre, quien estaba despachando al último cliente del día para acudir a la fiesta. Sin embargo la fatalidad se cruzó nuevamente en el camino de “Tib”, como le llamaban sus amigos, cuando apareció gritando Mrs. Nipples, la astuta tortuga marina que regentaba el club. Resulta que Sonia estaba practicando una felación a un tiburón ballena cuando éste tuvo un infarto y cayó

sobre la desafortunada zorra, asfixiándola con su descomunal verga. Nada ni nadie podía consolar a Tib, quien durante los siguientes días anduvo como ido, ajeno a todo lo que le rodeaba y plenamente abandonado de sí mismo, sin afeitarse, asearse o incluso comer. El día del funeral, durante la merienda en honor a la fallecida, Mrs. Nipples se acercó al aturdido Tib y le susurró al oído: “Niño, sé quien es tu padre”. En ese momento los ojos de Tiburón se encendieron como si hubiera olido sangre fresca y pareció recuperar toda su vitalidad y ánimo de golpe. Emocionado le dijo a Mrs. Nipples que lo único que sabía de su progenitor es que debía ser uno de los 27 perdedores que habían eyaculado sobre los huevos de Sonia hacía ya 18 años. Sin embargo la madame le explicó que esa noche Sonia no se encontraba en el burdel, sino en Amity Island, en los Estados Unidos, pasando unos días de relax con un tiburón blanco llamado Peter Benchley. De hecho, incluso se sacó del caparazón unas cuantas cartas dirigidas a su madre y que nunca se las había entregado por miedo a perder a su única especialista en el “triple doble” (anal, vaginal y bucal). Tib no esperó ni al entierro. Partió directamente hacia Amity Island con pedazos de la cabeza de Mrs. Nipples entre sus dientes y totalmente ilusionado por la nueva oportunidad que le daba la vida. Después de un viaje de 10 días sin apenas descansar, Tiburón

HOY: TIBURÓN llegó a su destino y comenzó a preguntar a todos los habitantes del arrecife por su padre. Sin embargo, nadie parecía conocerle. Incluso los rosados seres de la superficie no pudieron ayudarle, dado que se desmembraban fácilmente al tirar de ellos para llamar su atención. Pero cuando estaba a punto de tirar la toalla y regresar a su hogar, quiso pillar un gramo de speed para el camino y fue en busca de DannyDo, un pez globo que era el camello local. Mientras probaban la mercancía y Tib le contaba sus penas, un sorprendido DD le dijo que no solo conocía a Peter, sino que trabajaba para él. De hecho en ese momento estaba intentando recuperar 10000$ que le debía “Jefe” Brody, un traficante de segunda que utilizaba su barco “Orca” para pasar mandanga desde la costa a la isla Amity. Tib, aun con el turulo colgando, salió disparado en busca de su padre, con tan mala fortuna de llegar con el tiempo justo para verle reventar en pedazos gracias a una granada casera que “Jefe” Brody utilizó para evitar pagar su deuda. Tib, entre lágrimas, recogió los restos de su padre y juró venganza contra Brody y su estirpe, pero eso, ya es otra “¡¡¡Papaaaaaaaaaaá!!! historia.

Nuevamente, dedicado a Pinky, por ser el creador de las “Historias de la gente"; y a Rubén, porque volverá a decir que siempre escribo sobre lo mismo.


13 x

1=13 DELIRIO (POR SUPUESTO) Raúl Breva

Madre mía, mazacote de letras que tengo que escribir, ya que mi colega (que tan bien escribe esta sección todos los meses) está missing en este número bizarro. Lo primero que se me ocurre es poner una foto. Pienso, qué diablos, así le ponemos nota de color al tochaco. Así que empiezo

a navegar por internet y encuentro rápidamente el objeto necesario para perpetrar este delirio. Claramente tiene que ser una tía. Rubén siempre pone fotos de antiguas damiselas de películas clásicas, por lo que yo pongo una, pero eso sí, en bolas, para animar al personal a pararse en esta sección (evidentemente son los que jamás leen los artículos largos del Creatura y solamente leen los dibujos cuando están en el truño). La segunda clave es aumentar la letra, por que veo que si no de esta manera no lo lle-


no ni de coña. Así que me voy para el Word y paso la letra al 12, que así queda más bonita y más redonda. Por otro lado, y recordando mis tiempos de picaresca estudiantil universitaria, la letra Times Roman es también más grande, por lo que voilà, letra Times a partir de ahora. Joer, me empiezo a dar cuenta que se me están acabando los argumentos y ahora toca enfrentarse a un oponente terrible, la hoja en blanco. Pienso. Muerdo el lápiz. Vuelvo a pensar. Repienso. Me como el lápiz. Mascullo. Digo mierda. Y entonces, el vacío. Horror vacui. Remierda. Empieza a escribir algo, lo que sea, me digo, así pienso que la inspiración va a llegar. Nada, escribo solo tonterías, frases inconexas manidas, rehusadas, casi sodomizadas de tanto mal uso intencionado. Joder, que desnudo me siento, mierda, no sale nada.

Bien, musas venir a mí. Pero las musas son las de Pornohub. Por lo menos un alivio, corto. Vuelta al papel. Vuelta al vacío, vuelta al uso manido, vuelta a la nada, a querer ser escritor y saber que no lo eres, a escribir rápido y la primera mierda que se me pasa por la cabeza, mal pensada, peor escrita, humillantemente plasmada y encima con faltas de ortografía. Joder, al final va ser difícil esto de escribir. “No quiero ser un poeta. Con ella no.” Con ninguna. Con ninguno. Ni siquiera conmigo mismo. Con mi ego. Y al final sólo es eso. Ego. Por suerte el espacio se acaba. Con él, el sufrimiento. Otro artículo mierdero un mes más. Un mes más. A veces me dan ganas de dejar de escribir. Pues eso. Dedicado a Rubén y a la gente que escribe bien de verdad, nadie sabe lo difícil que es hasta que no lo intenta.


Siestási nteresadoencol aborar conCreatura,escrí benosa: cr eatur a_f anzi ne@ hotm ai l . com

Siestási nteresadoencol aborar conCreatura,escrí benosa: cr eatur a_f anzi ne@ hotm ai l . com

E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS•E ST E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS•E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS• E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS


Siestási nteresadoencol aborar conCreatura,escrí benosa: cr eatur a_f anzi ne@ hotm ai l . com

Siestási nteresadoencol aborar conCreatura,escrí benosa: cr eatur a_f anzi ne@ hotm ai l . com

Siestási nteresadoencol aborar conCreatura,escrí benosa: cr eatur a_f anzi ne@ hotm ai l . com

E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS•E ST E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS•E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS• E ST ABL E CI MI E NT OSRE COME NDADOS


Nostalgia Queridos amigos de Creatura, para este número me han encargado el Canalnostalgia que, como sabéis, es la sección que mira atrás en el tiempo. Normalmente se habla de lo malos que eran los viejos tiempos (porque es verdad que algunas cosas que se hacían eran muy malas), pero yo, modestamente, quiero hablaros de lo bien que me lo pasé en los viejos tiempos. En esos tiempos los juegos se hacían en la calle. Nada de estar en casa tirados jugando a la Play o la X-Box. Esas cosas eran mariconadas (igual que Espinete, nosotros no lo veíamos). Llegabas a casa del colegio, merendabas y te ibas a la calle a lo que tocara. Podía ser partido contra los del barrio de al lado, que siempre ganaban y siempre hacían trampas y claro, siempre acababas a hostias con ellos. Podía ser jugar a las peonzas. Lo de las peonzas era todo un rito. Nosotros jugábamos al círculo, que consistía en hacer un círculo en la tierra y tirar dentro la peonza, la que se quedara dentro la ligaba y los demás tiraban su peonza contra esa con intención de romperla. Eso era difícil así que teníamos la regla “rejo arriba canto encima” que significaba que si una peonza se quedaba boca arriba le tirábamos encima una piedra. Así conseguimos romper unas cuantas peonzas. Otro juego eran las chinas. Que consistía en tirar lejos tu piedra y que el otro la tirara contra la tuya, la distancia que las separaba contada

street

en dedos eran cromos a pagar por el perdedor. Aún debo algunos cromos. Esto lo hacíamos con piedras o con chinas de plomo que fundiamos en nuestra cocina. Claro, todos contaminados por plomo, debíamos estar muertos. Pero no, todos seguimos sanos, aunque un poco más gordos y calvos. Estábamos hechos al frío y a la calle, nada nos hacía daño. El juego estrella era, sin duda ninguna, el bote. Al bote se jugaba sobre todo en verano, cuantos más mejor y era uno de esos juegos que compartíamos con las chicas. La cuestión era esconderse y que el que la ligaba no te pillara. Si lo hacía corría hasta donde habíamos dejado el bote y decía el nombre y el lugar donde estaba. Este juego podía durar horas en las noches de verano. No llevábamos reloj, pero fácilmente podía darse que niños de diez años estuvieran en la calle jugando a la una de la ma drugada. El peor momento era cuando te quedaba solo uno por encontrar y te ibas lejos a por él con el miedo a que volviera y le diera una patada al bote (lo que salvaba a todos y hacía que el juego volviera a empezar). A veces lo que más temías pasaba y el tonto de siempre (el tonto del bote) le daba una patada al bote y tú te morías por darle una hostia, porque seguro que había estado en casa todo el rato y había bajado sólo para tocar los huevos y darle al bote. Pero te aguantabas y volvías a empezar. Porque un día podías ser tú el que diera la patada. Abuelo Cebolleta


SUBTERFUGIO

¿Quién pasará aquí maría?

IRÓNICamente CROMADO… en “Esta revolución es un Fake”

¡izquieeerda unidaaa yaaaaaaaa!

¿Y tengo que atravesar por aquí para ir a “H&M”? ¡Oighhhs!

Como dice paco viñares z.: “Es

cuando todo va bien que tenemos que comenzar a preocuparnos. Y no al revés”.

¡Democracia real ya!

Por Vanity Dust & Julio Vegas


Alta fidelidaD

El pasado 24 de mayo Robert Allen Zimmerman, mas conocido como Bob Dylan cumplió 70 años. Y no sé si se está planteando llamar a las puertas del cielo, si se lo ha planteado alguna vez, o si le importa un bledo lo que digamos sus fans, o vete tú a saber lo que se le pasará por la cabeza, cada vez que cumpla años. Supongo que le traerá sin cuidado.

“Knockin´on heaven´s door” es una canción mágica, creada para una película bellísima: “Pat Garret y Billy el niño” (1973) de Sam Peckinpah, donde el propio Dylan interpretaba un personaje, “Alias”. También creó el resto de la Banda Sonora. Esta es la letra de la canción: Mama, take this badge off of me I can't use it anymore. It's gettin' dark, too dark for me to see I feel like I'm knockin' on heaven's door. Knock, knock, knockin' on heaven's door

Knock, knock, knockin' on heaven's door Knock, knock, knockin' on heaven's door Knock, knock, knockin' on heaven's door Mama, put my guns in the ground I can't shoot them anymore. That long black cloud is comin' down I feel like I'm knockin' on heaven's door. Knock, knock, knockin' on heaven's door Knock, knock, knockin' on heaven's door Knock, knock, knockin' on heaven's door Knock, knock, knockin' on


heaven's door La traducción: Mamá quítame esta insignia No puedo usarla más, Anochece y está oscuro para ver es como si llamara a las puertas del cielo llamando a las puertas del cielo llamando a las puertas del cielo llamando a las puertas del cielo llamando a las puertas del cielo Mamá pon mis armas en el suelo No puedo dispararlas más, Ese frío, frío negro está bajando Me siento como llamando a las puertas del cielo llamando a las puertas del

cielo llamando a las puertas del cielo llamando a las puertas del cielo llamando a las puertas del cielo

Básicamente cuenta la historia de un pistolero (¿Billy el niño?), dirigiéndose hacia la muerte (está llamando a sus puertas). Es asesinado (¿por su amigo Pat Garret?); y así, por fin puede descansar.Es una canción sublime. Reinterpretada en la historia de la música infinidad

de veces. Quizás las versiones más famosas son las de Guns N´ Roses, Eric Clapton y Bryan ferry ; pero la ha “tocado” gente tan dispar como: Bob Dylan, Grateful Dead, Avril Lavigne… Y para finalizar, aunque Dylan posiblemente es el más grande músico vivo (con permiso de Neil Young). Siempre que la escucho, me recuerda al “whiskey woman” de los grandiosos Flamin´Groovies, compuesta en 1971; con anterioridad a la canción de Dylan. Y como tantas otras veces me entra una “rabia” terrible; que injusto es el mundo de la música Pop. Dylan es grande por meritos propios. Pero los Flamin´Groovies también fueron enormes y no consiguieron el reconocimiento que se merecian. Rompo una lanza a su favor. De Rob Fleming para Rubén Bravo


azulmetalizado System error Virus, me decían que tenía el sistema infectado de virus. Yo no daba crédito, un sistema tan pulcro, tan modélico para otros sistemas, todo un ejemplo a seguir, sólo cosas buenas se publican sobre él en los medios de comunicación, hasta le han otorgado varios premios en revistas especializadas y, cuatro niñatos me dicen que mi sistema tiene virus. No saben ni donde tienen la mano derecha - cosa que yo si - y me dicen que mi sistema no funciona, que está infectado. Que no es legal me dicen, que sólo los programas con un gran espacio en memoria pueden ejecutarse, que son los únicos con derechos y con impunidad. ¡Pero qué coño me estáis contando! Estos adolescentes se creen que saben, pero no tienen ni idea. Tengo un antivirus infalible, que según los detecta los elimina, hasta los virus se han buscado un sindicato para que los defienda de mi súper sistema, pero claro, lo que no saben estos pobres es que los propios virus los crea la gente que luego ficha por las empresas de antivirus. Bueno, ahí quizá tengan razón, los sindicatos, uy perdón, los antivirus quería decir, si que los controlo yo. De vez en cuando les suelto algo de dinero para que no me den mucha guerra y me dejen manejar esto a mi manera.

Otra cosa que me dicen es que mis programas son caros, que no los pueden instalar en sus equipos porque no les llega el dinero. ¿Cómo que no les llega el dinero?, que trabajen más, que es lo que tienen que hacer, trabajar, trabajar y trabajar. ¡Habrase visto! Pero que se cree esta gente, ¿Que aquí se regalan las cosas? Lo que tengo claro es que si me quieren comprar un programa y no lo pueden pagar, que me lo devuelvan y que lo sigan pagando a plazos, aunque les cueste tres vidas. Bueno, aquí quizá también me estoy pasando. Por lo que no paso es por lo de las protestas en la calle donde tengo la tienda, que coño, ¡Y en cualquier calle! Como me hagan una más, les voy a mandar a los sistemas de gestión internos a que les den lo que se merecen, ya verás como aprenden. Ataque va, ataque viene, con o sin razón, palo tras palo, eliminación tras eliminación. Que tiene poca memoria RAM, cargo. Que la pantalla viene estropeada de fábrica, cargo y, así con todo. Bueno, quizás aquí también tengan razón. Ahora que estoy pensando, son muchas las cosas que fallan en mi sistema y quizás algo de razón pueden tener. Quizás el sistema no tiene virús, es un virus en sí. Voy a consultarlo con la almohada y mañana os digo. A. A,


lAs Jander PORTADAS

by Vinilicious

Este mes, con motivo del Bizarro, nos vemos inmersos en una de nuestras secciones favoritas. Y con permiso del amiguete Scott Summers, vamos a desgranar alguna que otra portada freak del mundo vinilístico, dejando a un lado el mundo freak del cómic. Y no he podido resistirme a mostrar tres claros ejemplos de cómo no hace falta irse a una gasolinera de la A-3 para encontrarnos una joyita como la del crack Jose Angel, que aprovecha su single para hacer pública su salida del armario empotrado, con su: “Madre, soy

Cristiano Homosexual” (Fans del Barça, evitad el chiste fácil, por favor). Para la segunda, tenemos al ‘Nigga’ más funky de todo el Bronx New Yorkino, y es que no se nos hace difícil imaginar de dónde saca la inspiración funkeril el colega. Lo que nos despista, es ver a los muñecos con más cara de satisfacción que el propio beneficiado de tan suculentas artes mamatorias. Eso sí, que se note que la mamada es patriótica, con banderita en mano, ¡Estos yankees!

Para terminar no puedo dejar pasar otro gran aporte para la causa del mundo bizarro vinilístico. Los “Christian Crusaders”, junto a Al Davis. No se sí el tal ‘Al’ es la reencarnación del gordo cabrón de Austin Powers, pero esa planta es la envidia del mismísimo Falete ¡Y realmente doloroso no son las portadas, es ponerte a escuchar los temas, cosa que os recomendamos encarecidamente! Y con esto nos despedimos, dejando el listón por los suelos, como los autores de tan tremendas obras. ¡¡Nos leemos freaks!!


De ruta con Julio: Miami Ha pasado casi un año y todavía me vienen a la cabeza recuerdos de los casi 10 días que disfruté en la privilegiada ciudad de Miami (porque si tener una temperatura media de 24º al año no es un privilegio, decidme vosotros qué lo es entonces). Ahora bien, antes de comenzar, es necesaria cierta explicación de qué es Miami exactamente, porque la gente suele pensar que Miami es solo su zona más conocida, Miami Beach (la que se suele ver en las series de televisión o películas), cuando la realidad es que es tan solo una de las 20 ciudades que forman el condado MiamiDade (a su vez, son 67 condados los que conforman el estado de Florida). Haciendo honor al título de esta sección, os voy a contar una de las rutas que se pueden hacer en tan solo un día visitando prácticamente los lugares más conocidos y pintorescos de Miami. Para ello es fundamental disponer de un vehículo, y si bien nos vale cualquiera, yo os recomendaría uno similar al que tenía yo si de verdad queréis sentir el espíritu americano “on the road”: Un Ford Mustang descapotable de quinta generación con un motor V6 de 4 litros y 202 caballos (¡Eso ya solo la versión básica!). Con él partí desde el hotel Mondrian, en South Beach, (impresionante hotel que no puedo dejar de recomendar) hacia Coral

Gables, un vecindario de película en el que da la impresión de que todo es perfecto. Destacan, sobre todo, el Biltmore Hotel (coronado por una torre de 18 m. que imita a la Giralda), la Venetian Pool (una piscina de ensueño repleta de cascadas y grutas, imitando las calles de Venecia) y la Miracle Mile, una de las principales calles comerciales). Igualmente las enormes mansiones y construcciones que encontrarás a tu paso por sus amplísimas avenidas. De allí me dirigí al “Vizcaya Museums and Gardens”, un palacio renacentista italiano de 3 plantas y 34 salas, rodeado por inmensos jardines y con una salida al mar coronada por una gran barcaza de piedra que asemeja a una góndola veneciana. Cabe resaltar que este es uno de los sitios preferidos por las familias latinas de Miami para hacer las fotos de la “Fiesta de los 15 años” (una forma de celebrar el paso de la niñez a la juventud), tal y como pude comprobar in situ. A continuación fui a “Little Havana”, donde comenzaron su nueva vida los disidentes cubanos al régimen castrista y uno de los barrios más conocidos de todo Miami. Allí la vida gira en torno a la Calle Ocho, donde conviven artesanos fabricando cigarros puros, restaurantes y tiendas de todo tipo. Igualmente aquí se encuentra un Paseo de la Fama con las estrellas cubanas más conocidas y, a la altura de la avenida 15, el Parque Máximo Gómez, donde se reúnen los cubanos de avanzada edad para ju-


gar al dominó o al ajedrez. Aproveché para comer en “Versailles”, que pese a su afrancesado nombre, es el lugar donde suele ir la comunidad cubana para comer auténticos platos de su país natal (os puedo garantizar que una vez dentro, si te dicen que estás en Cuba, no dudas en creértelo). De “Little Havana” partí en dirección a Coconut Grove, al sur de la ciudad de Miami, bastante cerca de Coral Gables, y donde sobresale el CocoWalk, una especie de complejo comercial al aire libre, y sus alrededores: calles abarrotadas de vida y colorido, especialmente Grand Avenue (en aquel momento con una especie de “Cow Parade” pero con pavos reales de todos los colores engalanando sus aceras) o Brickwell Street. A mi parecer, Coconut Grove es uno de los barrios más especiales de Miami, sobre todo para pasar una velada agradable cenando y tomando unas copas en sus innumerables y fantásticas terrazas. Bayside Marketplace fue la siguiente parada. Éste es un centro comercial y de ocio situado en el paseo marítimo de la Bahía Vizcaína, donde se encuentran las islas artificiales Star, Hibiscus y Palm, lugar de residencia de muchos famosos y uno de los tours preferidos por los turistas. Bayside suele aparecer en numerosas series, como “Dexter” o “CSI Miami”, como punto

de encuentro de los protagonistas al ser uno de los sitios más conocidos de Miami. Además, justo al lado encontramos el American Airlines Arena, donde juegan los “Miami Heat”. Allí tenía la intención de comprar una camiseta del equipo a un amigo, pero como estaba cerrado, tuve que improvisar y me dirigí al Dolphin Mall, un enorme centro comercial de más de 130000 m2. Y la verdad que no me vino nada mal, porque ya aproveché para hacer unas compras, tanto personales como de recuerdos. De vuelta en South Beach, la siguiente parada era obvia: Ocean Drive. La calle es un hervidero de gente sea la hora y el día que sea, y por la noche, la zona más animada para salir de fiesta. La verdad que es donde se hacen realidad todos los tópicos sobre Miami: cuerpos esculturales, playas con casetas de vigilancia, cócteles, música a todo volumen, neones y edificios de estilo Art Decó. A continuación, para cenar, una magnífica opción: el “11th Street Diner”. Sin duda las mejores hamburguesas, platos combinados y batidos que se puedan encontrar en Miami Beach. Todo un auténtico diner de los 50 traído en 1994 desde Pennsylvania. Finalmente, para bajar la cena, un paseo (y unas cervezas, claro) por Lincoln Road y Española Way. Si tuviera más espacio os hablaría de los Everglades, el Nikki Beach, el Clevelander o el Wolfsonian Museum, pero eso, ¡Tendrá que ser otro día! Julio Vegas


AQUELLAS MARAVILLOSAS PAJAS por el Maestro Onanista Queridos niños, amigos todos: Se presenta ante ustedes, que supongo estarán bien, el Maestro Onanista, primo del Maestro Quiñones, quién no sabía leer y daba lecciones y amigo íntimo del maestro Liendre que de todo sabe y de nada entiende.

CREATURA me concede la oportunidad de ilustrarles sobre el noble arte de la masturbación, que a partir de ahora citaremos como paja, llamemos a las cosas por su nombre, al pan, pan, al vino, vino. Y a la paja, pues eso. Desde mi peculiar prisma procedo a contarles aquellas pajas que han marcado mi vida, aquellas pajas primigenias, ésas que nunca vuelven. Yo no soy de la generación de las tres uves dobles. Me solía tocar con imaginación, ese don del cual nos hemos olvidado. Las pajas ahora se os sirven en bandeja, tan sólo a golpe de ratón, a sólo un click, para luego hacer clack, clack. Recuerdo aquellas revistas con tres x en su portada, que entre los amigos hurtábamos de los kioscos. Y como iban, de mano en mano, de pene en pene, cual tesoro. Y admirábamos esos hirsutos sexos. Y aquellas pegajosas páginas. Posteriormente descubrimos el Cine de Medianoche. Siempre nos teníamos que quedar a estudiar hasta muy tarde esas noches de los viernes. Aquellas películas llenas de exhuberancias y de mujeres lascivas con esas turgentes formas. Noches no exentas de riesgos, para que los padres no te pillasen con las manos en “la masa”. Destaco de entre aquellas películas que marcaron mis pajas para siempre LOS BURDELES DE PAPRIKA, donde una espléndida Deborah Caproglio se nos mostraba en todo su esplendor. Deborah-Paprika me hechizó para

siempre. Y no me equivoco si afirmo que también lo hizo con una gran parte de mi generación. Después de esa época el uso del video doméstico se institucionalizó y las pajas dejaron de ser hábitos de una noche concreta para pasar a darle a la zambomba en cuanto los adultos dejaran la casa libre. Siempre había un videocasete, que así se llamaban, con alto contenido erótico, en la cual siempre había una escena que te ponía como si bebieras cincuenta litros de coca (cola) y que no dejabas de ver una, y otra, y otra vez, hasta que la escena se almacenaba en el disco duro de tu cabeza para luego “descargarlo” en las ocasiones que todos ya sabemos. (Y si no las sabes, tu reino no es de este mundo). Posteriormente, vino la época del visionado películas de los viernes en Canal+ (sin llave). Quién ose decir que nunca hizo esto arderá en el infierno eternamente. Hace relativamente poco tiempo, vino la avalancha del DVD, para felicitarnos la tarea y masturbarnos en formato digital (joder, joder que bien, que soy Superman Tres)*. Es imposible saber la cantidad de “manuelas” (canta saetas) ** que me he hecho a la largo de mi vida. Sólo sé que antes las pajas tenían memoria, tenían “alma”, y ahora acaban cuando el ordenador se apaga, ese maligno invento. Me despido de ustedes. Y no olviden masturbarse, a ser posible a diario (los festivos más veces), pero siempre con imaginación, con la bellísima DeborahPaprika en su mente, al igual que yo hace unos cuantos años… *Estribillo de un tema de THE REFRESCOS. ** Los Mareadictos lo entenderán. Dedicado a Bill Rayos Beta, Scott Summers, el Sr. Rossi, Jizzmaster Zero y a Julio Vegas. Y a todos los onanistas de pro. Y a los de contra, pues también.


Mis vidas favoritas Tom Pulp GENTE NORMAL

Sheffield, Agosto 1997. El sol achicharra sin piedad los grises edificios de la ciudad de Sheffield. Jóvenes con chándal adidas retan al calor pasándose cigarrillos a escondidas. Los pubs hierven entre pintas de Guinness y exabruptos beodos. Jarvis Cocker dormita sobre el teclado del ordenador incapaz de escribir nada decente. Antes todo era más fácil. Cuando el éxito era una posibilidad tan remota que ni siquiera era contemplada, las cosas resultaban mucho más sencillas. Bastaba bajar a la calle, coger el autobús y pegar la oreja. Siempre se escuchaban cosas interesantes en el autobús con las que escribir canciones pop. Y en el pub. Y en el parque. Y en la cola del paro. Porque sí, antes había que pasarse de vez en cuando por la cola del paro. Pero ahora todo eso parece tan lejano que apenas se ve. Desde los quince años deseando esto y ahora que lo había conseguido era incapaz de disfrutar. La habitación en la que escribe Jarvis es de decoración austera y con un toque kistch que va muy bien con su personalidad. Aunque desde un tiempo a esta parte ni siquiera él sabe quién es. De la noche a la mañana pasó de ser un completo desconocido a ser alguien a quien todo el mundo conoce. Por el Different Class y por el numerito de los Brit

Awards y por el His ’n’ hers. Siente que ya va a ser para siempre el tipo que intentó enseñar el culo mientras Michael Jackson cantaba vestido como el miembro de una secta que se ha pasado con los hongos. Estigmatizado para toda la vida por haberse pasado con el vodka de marca que daban gratis a los artistas participantes. Y ahora se siente seco, vacío, yermo. La hoja en blanco le parece un monstruo amenazante, uno de esos terribles seres que crean las mentes infantiles y guardan en armarios o debajo de las camas. Él siempre escribió sobre lo que escuchaba en la calle. Bajaba a comprar la leche y subía con tres canciones. Ahora eso es imposible. Bajar a comprar leche es una odisea a la cual no quiere enfrentarse. Fotos, autógrafos, insultos de fans de Michael Jackson, ánimos, conversaciones trascendentales con borrachos diurnos. El sol sigue apretando con fuerza y el asfalto parece derretirse por momentos. Y hay mucho asfalto en Sheffield, tanto que si realmente se derritiese media Inglaterra quedaría cubierta por un manto gris y caliente. Bien visto, piensa Jarvis, no parece una alternativa tan mala. Jarvis pasea nervioso por la habitación. Coge la guitarra, toca un par de acordes desafinados y la vuelve a dejar. Mira la calle. Se decide a encender la radio, para distraerse y para buscar la inspiración que no llega. La voz engolada de un tipo llena la toda la habitación. Habla con entusiasmo de eso que han llamado Brit Pop. Se emociona comedidamente por el nuevo resurgimiento del Pop británico. Empiezan las (odiosas) comparaciones con la década de los 60. Suelta nombres sin parar resaltando las similitudes de ambas escenas: The Rolling Stones, Pulp, The Beatles, John Lennon, T. Rex, Suede, The Kinks, Pulp. Para terminar la parrafada un tema, uno de los más representativos de este nuevo boom dice el locutor, un clásico instantáneo dice el locutor, una canción que va a trascender épocas y estilos para quedarse para siempre en la mente colectiva de toda una generación dice el locutor. Para todos vosotros “Commom people” de Pulp, dice el locutor. Suenan las primeras notas de la canción y Jarvis Cocker la odia con toda su alma. Escucha su


propia voz gangosa y desganada por los altavoces del equipo y desea tener un bate de beisbol a mano para poder destrozarlo todo. Y sin embargo, sin saber muy bien porque, se sienta y escucha la canción entera. She came from Greece she had a thirst for knowledge, she studied sculpture at Saint Martin's College, that's where I, caught her eye. She told me that her Dad was loaded, I said "In that case I'll have a rum and coca-cola." She said "Fine." and in thirty seconds time she said, "I want to live like common people, I want to do whatever common people do, I want to sleep with common people, I want to sleep with common people, like you." Siente que esa canción le ha robado tantas cosas que le gustaría poder hacer que desapareciera. Le gustaría volver a ser anónimo, poder bajar a la calle, hablar con la gente, escuchar a hurtadillas lo que se cuentan los tipos del pub entre pinta y pinta. Volver al hipódromo a apostar por los caballos perdedores, tocar en locales cutres para treinta tipos tan borrachos que no son capaces de mantener el equilibrio, volver a intentar ligar con chiquillas diez años menores a base de bailes epilépticos en el centro de la pista. Ser de nuevo solamente Jarvis, un inglés paliducho y mal peinado como hay miles por toda la isla. Pero nada de eso es ahora posible. Ahora es Jarvis Cocker, uno de los abanderados del nuevo Brit Pop, el líder de los Pulp, los nuevos Kinks, el heredero directo de una dinastía de músicos de linaje inmaculado que incluye a gente como John Lennon o Ray Davies. Suena el teléfono. Es su manager. Le informa que “Different Class” se sigue vendiendo muchísimo. Le halaga con

comentarios estúpidos. Casi puede sentir las babas calientes y pegajosas brotando por el auricular del teléfono. Le llama genio. Le informa de su apretadísima agenda para los próximos meses: conciertos enormes, comparecencias públicas, conciertos acústicos para unos pocos privilegiados, firmas de discos en centros comerciales de las afueras, encuentros privados con los fans, programas de radio y televisión y hasta la asistencia al palco de un club de fútbol. Todo al milímetro. Jarvis asiente cansado y derrotado. Su tiempo libre ya no le pertenece. Ahora es un símbolo nacional, una estrella del rock, un famoso. Sabe que cada palabra suya va a ser analizada, que cada gesto va a ser interpretado de mil maneras distintas. De pronto se siente como un mono encerrado en una jaula de cristal del zoo. Cuando su manager termina de decirle lo maravilloso que es y todas las cosas que tiene que hacer, comienza, con voz zalamera, a presionarle para el próximo disco. Tenéis que aprovechar esta ocasión le dice. Es vuestro momento le dice. Vais a ser más grandes que Blur y Oasis le dice. ¿Qué tal van las canciones? Le pregunta con una mezcla de deseo y de miedo. Bien, bien, contesta Jarvis con poca convicción, antes de fin de año estaremos preparados para grabar. Y mientras dice eso comprueba como la pantalla blanca del ordenador, en alianza con el sol inclemente, le manda guiños de complicidad. Últimamente tiene un sueño recurrente. Se ve a sí mismo viviendo en un pequeño pueblo francés. Está casado con una mujer preciosa y tiene un bebé entre sus brazos. Pulp ya no existe y el “Commom people” es una antigualla del pasado que solo interesa a cuatro freaks con mucho tiempo libre y poca vida social. Pase por las calles soleadas con su mujer de la mano. Comen queso, beben vino y por las tardes, cuando el sol da una tregua, se sienta en un barco del porche con la guitarra y vuelve a escribir canciones sencillas que hablan de la gente normal. Cuando despierta, el gris del cemento de Sheffield le vuelve a recordar que nada de eso es real, que él es una estrella del rock y como tal debe comportarse.


el ojo que todo lo ve La bestia devoradora de hombres ANA R.P

Aquella era una mañana tranquila, una de esas mañanas en las que apenas entra gente en la tienda. Fuera, en la calle, llovía a mares y las pocas personas que pasaban frente al acogedor comercio de antigüedades no se detenían a contemplar el singular

y abarrotado escaparate, como lo hubieran hecho en un día despejado. Y es que desde el momento en el que Santiago Montero abrió su tienda, allá por el año 79, esta había sido un punto de interés en el turístico pueblo de Moraira, y no era para menos, porque allí se podían encontrar los más curiosos objetos adquiridos por el comerciante en sus innumerables viajes a diferentes países. Una de sus últimas adquisiciones, de la cual se sentía especialmente orgulloso, era una pintura de autor desconocido de finales del XIX. Se trataba de un óleo sobre tabla de 80 x 60 cm. La escena representada era bastante siniestra y desasosegante, al menos es lo que pensó Santiago la primera vez que la vio. Aunque la fuerza de la imagen y la calidad del trabajo no le hicieron dudar un segundo cuando adquirió la obra. En el cuadro aparecía retratada con inusual realismo una bestia alada de difícil descrip-


ción. El anticuario había titulado la obra «La bestia devoradora de hombres» ya que a sus pies yacían innumerables cráneos y esqueletos humanos amontonados en macabra composición y sobre los que se erguía la criatura en actitud de reposo, como si acabase de saciar su apetito. Él nunca se cansaba de observar la escena, puesto que siempre descubría algún detalle nuevo. Aquella mañana de lluvia se encontraba sentado frente a la pintura, más absorto que de costumbre en su contemplación, cuando de repente le empezó a invadir una extraña somnolencia; la vista comenzó a nublársele y los párpados le pesaban de tal manera que no pudo evitar cerrar los ojos. Se despertó sobresaltado por una terrible pesadilla. En sus sueños, era perseguido por una monstruosa criatura semejante a la de su cuadro. El comerciante se secó las gruesas gotas de sudor que habían comenzado a perlar su frente mientras lanzaba una

mirada huidiza y temerosa al óleo. La bestia parecía aún más real. Se levantó y preparó un café, con la intención de despejarse. Tras esto, se acomodó de nuevo, con la taza en la mano, frente a la obra de arte. Era incapaz de apartar su vista de la terrible mirada de “La Bestia”. Esta ejercía sobre él un efecto hipnotizante. A los pocos minutos esa sensación de sopor comenzó a envolverle de nuevo. Santiago hacía verdaderos esfuerzos para no dormirse e intentaba desesperadamente salir de ese estado, pero aquella somnolencia se iba apoderando poco a poco de él. Lo primero que vio Carolina, habitual clienta de Santiago, nada más entrar en el comercio, fue la silla de este tirada en el suelo y una taza de café hecha añicos. Pero la imagen que nunca lograría apartar de su cabeza y que desde ese momento iba a presidir sus más horribles pesadillas, fue la espantosa visión de una pintura: una bestia devorando a un hombre.


Noticiario SEXUAL SWAPPING

POR jizzmaster zero LA FOTO DEL MES

¡COMPARTIENDO LECHE! El Movimiento 15-M ha vuelto a poner de moda la máxima comunista de compartir todos los bienes. Y en una vuelta de tuerca a dicha sentencia, los organizadores de la concentración en la Plaza de los Leones de Illescas, nos invitan todos los jueves a lefar a dos miembros de su Comisión Sexual. ¿Requisitos? Ser capaz de producir al menos dos cucharadas de esperma.

GAY ¡DONDE ESTÉ UN TÍO GRANDE CON UN BUEN RABO! Ese es el lema del Partido Oso de nuestra localidad. El día 22 de junio se cumplirán 5 años de su creación, y para celebrarlo han organizado un porno-mitin. Una vez terminada la arenga de su líder, D. Mariano Yogui, se procederá a realizarse una maratón de felaciones a la que todos estamos invitados. Eso sí, ¡Imprescindible tener buena verga!

SOLIDARIDAD ¡CON EL PEPINO PATRIO! ¿Nos van a venir ahora desde Alemania tocándonos los huevos con la acusación de que hemos contaminado a media Europa? En Illescas por lo menos no estamos dispuestos a permitirlo, por lo que celebraremos dignamente el I Día del Pepino Cachondo, el próximo sábado 18, en la Cámara Agraria ¡Y repartiremos un sabroso gazpacho a los participantes!

¡EL TÍO PACO NAKED! Como este año tampoco hemos podido convencer al amigo Kebran para que vuelva a posar enseñando el cimbel, hemos tenido que trabajar duro para conseguir a otro maromo que muestre el manubrio en señal de agradecimiento a todas las lectoras del Creatura. Y así hemos conseguido que Francisco Gómez, más conocido en Illescas como el “Tío Paco” pose para nuestro fanzine con la tranca en la mano. Después de comprometernos a ayudarlo en la próxima recogida de la aceituna, el Tío Paco nos invitó a pasar la tarde en su huerto cerca del Arroyo Vedao. Después de un abundante aperitivo y una interesante charla sobre burros, ovejas y gallinas, nuestro sexagenario anfitrión se sacó la polla prácticamente en nuestra cara, y nos animó a hacerle todas las fotos que precisáramos para este especial Bizarro. Una vez terminada la sesión, y aprovechando que tenía el miembro fuera, se cascó un buen pajote para terminar eyaculando sobre las matas de tomates, informándonos de que era el mejor abono natural que había conocido para aumentar el tamaño y mejorar el sabor de sus verduras y hortalizas. Mientras nuestro colaborador Rubén, que había ejercido de fotógrafo, vomitaba la ensalada, nos despedimos calurosamente del Tío Paco ¡Para que luego digan del mundo rural!


¡ES VERDAD! ¿Será por el MOVIMIENTO DE TRASLACIÓN DE LA TIERRA? ¡WOW! Así a lo tonto ya ha pasado un año, ¿Eh, tíos?

¡ME LA PELA! ¡LO QUE ME SIGO PREGUNTANDO ES QuÉ

YA, PERO NO ES LO MISMO, PORQUE AHORA TENEMOS DETRÁS UN PEPINO

cojones eS el puto WiFi Rabbit DE MI DERECHA!

EN RODAJAS.

Y e r d

Señores, he aquí lo que seguimos entendiendo por “Bizarro”. Esta vez, pueden vomitar.


Creatura junio 2011 Bizarro