Page 1


DIAS DEL futuro

PASADO

Se acerca ya la navidad, y siempre hay amigos a los que regalar, familiares a los que corresponder y regalos que pedir, así que aquí van las segundas SUGERENCIAS COMIQUERAS NAVIDEÑAS

SUPERLÓPEZ

LAS MENINAS

Si hay un regalo que se agradece es aquel que te hace reír. Y si lees a Superlópez, te vas a reír seguro. Ediciones B, como hace con Mortadelo y Filemón, recopila en tomos grandes de tapa dura varios números del súper héroe español y cualquiera de ellos será un regalo que todos agredecerán. Sus luchas con el Súper Grupo, su mítico R-5 y sus compañeros de aventuras te harán sin duda soltar la carcajada. Un regalazo. ¡Y por menos de 20€ el ejemplar!

Un regalo mucho más serio, pero con el que quedarás genial si tienes amigos culturetas, artistas o historiadores es Las Meninas, un cómic en el que Santiago García y Javier Olivares nos cuentan la historia del cuadro más famosos de la pintura española. Cómo se hizo. Cómo era Velázquez. Quiénes son todos esos personajes que aparecen en él. Y mucho, mucho más en este cómic que tiene un dibujo tan singular, que es otra obra de arte.


LA MONTAÑA MÁGICA

VICTORIA OSCURA

Mucho hemos hablado en esta sección de Jiro Taniguchi. Autor de grandes obras como Barrio Lejano o El almanaque de mi padre, el autor japonés nos ofrece en La Montaña Mágica una nueva visión intimista de la vida. Dos hermanos que han perdido a su padre y cuya madre está en el hospital tienen que pasar unos días en la montaña. Allí entran en contacto con el mundo de los espíritus, dando un toque fantástico a la historia, que sin embargo no deja nunca de tener esa sensación realista que da la literatura de Taniguchi. Una nueva oportunidad para revisar las relaciones familiares y la importancia de las tradiciones en un regalo que dará que pensar a quién se lo hagas. Y sobre todo, una narración y un dibujo que harán repetir.

Y para el final un regalo que vale para todos: Victoria Oscura. Jeph Loeb y Tim Sale crearon una gran novela negra protagonizada por Batman con El Largo Halloween. Un asesino que mata a mafiosos en días señalados y la relación entre tres hombres que hacen un pacto para limpiar Gotham eran las bases de esa novela. En Victoria Oscura los mismos autores retoman la historia donde la dejaron y exploran las consecuencias de lo pasado. Un nuevo asesino, esta vez de policías, azota la ciudad. Y uno de esos tres hombres ya no está en el bando adecuado. Mientras, Batman, el héroe de la ciudad, está mortificado por sus recuerdos, sus obsesiones y por los remordimientos. Un regalo que nunca olvidará quien lo reciba. Nos vemos en la próxima... ¡australopitecos!


ÚLTIMA KEBRANENTREVISTA GSÚS BONILLA Para mi última entrevista elijo a una de los mejores Poetas y Personas que conozco. Gsús Bonilla es un Grande, en lo suyo y en todo. No para de escribirnos y sorprendernos con sus poemas . y elha sido el que más veces nos aciompañó en los POESÍAS EN LOS BARES. Es, pues, justo, este reconocimiento en nuestras páginas. Es, pues, justo, que me despida de todos ustedes con sus palabras. Fotografía: Santos P. ¿Que es para ti laPerandones Poesía? R. Ay, la eterna pregunta. Personalmente siempre la entendí, por tanto así es como la experimento y la expreso, como un espacio propio de libertad absoluta, donde el individuo obra o no, a su antojo o según su inteligencia. P. ¿Cuál ha sido para ti el POETA?... R. O "la", que haberlas las hay, y magníficas ¿Verdad? No obstante el ejercicio poético es un proceso de continuo aprendizaje, experimentación, y crecimiento personal, y en ese proceso son fundamentales las

lecturas y los descubrimientos; a veces sucede, y es una evolución constante, que dependiendo de los estados de ánimo o por momentos emocionales específicos, te llegan más o menos determinadas lecturas y sus correspondientes autores. Y lo cierto es, que a los autores que no voy a olvidar son aquellos que en una circunstancia concreta y personal me empujaron en la decisión de tomar una actitud de compromiso para con la poesía, alejada de la neutralidad y la moderación. Éstos, por orden cronológico y distintas razones, serían Ana Pérez Cañamares, David González y Vicente Muñoz Álvarez P. De tu extensa obra poética, elige el poema que más te defina, el que más te guste, del que te sientas más orgulloso. R. No hay para mí un poema que pueda definirme, ni si quiera uno del que me pueda sentir especialmente orgulloso, con lo cual sería difícil decir ahora cuál es mejor o peor, bueno o malo, y en ese sentido entiendo que esa labor de deleite les queda a otros, a quienes se emocionan, identifican o les importa un puta mierda mis poemas, cuando me leen o escuchan. Son siete libros de poemas los que tengo publicados hasta ahora, y son totalmente diferentes los unos de los otros, en los que he utilizado diferentes recursos de escritura, y en los que también he tocado distintas temáticas; para mí la satisfacción es el poder haberlos escrito con una idea clara de total libertad ante lo que podrían ser modas, estilos o corrientes poéticas. He hecho lo que me ha pedido el cuerpo, cuando he querido y en el momento que me ha dado la gana. Ahora bien, si tú lo que quieres


es que te ponga un poema mío para los lectores del Creatura, yo te lo pongo: LA TRISTEZA: Quisiera hablar de ella largamente: Lo triste es extender mucho más este poema. P. ¿Cuál es el camino que lleva la POESÍA en la actualidad? R. Se dice que en la antigüedad la poesía tenía mucho de ritual dentro de la comunidad, cuando se exponía había mucho de solemnidad y ceremonia en ella; afortunadamente con el paso del tiempo ya no es así. En la actualidad, y a mi modo de ver, la contemplo con algo de reserva y la percibo con un poco de celebración y un mucho de espectáculo, esto no es que sea bueno ni malo, simplemente es que es así. Ahora, qué camino lleva esto de la poesía o hacia dónde conduce, pues sinceramente, me la pela mucho hacia dónde lleve, me da igual. No entra dentro de mis preocupaciones. P. Existe para ti el poema perfecto R. El poema perfecto, para mí, no existe. Pero por el mero hecho de que lo que para ti sea excelente, para el de al lado, o para uno de más allá, le resultará un bodrio o al menos para él tendrá una tara o dos o tres; es decir, como en cualquier ámbito del arte, es una cuestión de gustos y de experimentación personal. Para mí, por lo que dice, cómo lo dice, y por lo que en él experimento, el poema que supongo perfecto sería 'Nanas de la cebolla' de Miguel Hernández. P. Tú, que has participado en casi todos los POESÍA EN LOS BARES, apórtanos tu opinión de aquellos saraos poéticos que montábamos... R. Bueno querido Kebran, no te puedes hacer a la idea

de lo que estos saraos han supuesto para mí. Lo que he aprendido en ellos no tiene precio. El mundo de la literatura, en especial el de la poesía, tiene mucho de farsa y circo y solo es el paso del tiempo quien o lo que determina lo que es auténtico o espurio, lo generoso o cicatero. A mí me consta que te has dejado los huevos, el alma y el dinero en la organización de esta propuesta, todos estos años, sé de los sin sabores que has experimentado, de las alegrías y satisfacciones que te ha dado. Y a mí lo que me queda es agradecerte el haber tenido el privilegio de participar de ellos y recordar siempre el tamaño y el material del que estás hecho, hermano. P. Eres el afortunado Poeta que cierra para siempre la sección del Kebran en CREATURA. Dedícale unas palabritas, un poema de esos de los tuyos, un abrazote... ¡Jodío, te he dedicado todo un libro! EL DEL MEDIO DE LOS PANERO [Las apariciones apócrifas de Leopoldo María Panero] está consagrado a ti, sé que es tú poeta de referencia, y yo lo descubrí gracias ti, de manera que por este motivo no tengo otra manera de agradecértelo. ¿Nos despedimos con él, con unos versos suyos? ¿Te parece?... venga va: Al amanecer los niños montaron en sus triciclos y nunca regresaron... Blog Personal: http://gsusbonilla.blogspot.com/ CREATUROS: HA SIDO TODO UN HONOR COMPARTIR ESTE ESPACIO CON USTEDES.CREATURA ME HA DADO MUCHO. AHORA ES EL MOMENTO. QUE BONITA ES LA VIDA. MUCHAS GRACIAS DE VERDAD A TODOS. KEBRAN.


MATTHEW María Izquierdo

Estaba paralizado, mirando indebidamente. Parecía que había sido hipnotizado por la imagen que tenía ante él, pero cuando salió del pequeño trance se dio cuenta de la imprudencia que había cometido. No había servido de nada esas horas paseando para que la gente le viera. Descubrió que había nacido para estar metido en problemas, pero no era culpa suya. El destino lo había querido así, para hacer

más interesante su vida. El corazón le iba a mil por hora, pero aún así salió airoso de aquel embolado. Al llegar la noche, la calle estaba silenciosa y no desprendía ninguna pista de lo que estaba a punto de ocurrir. Abrieron la puerta de súbito, y sin decir palabra arrestaron a Matthew a punta de pistola, registraron su casa y le sacaron fuera. Él no daba crédito a lo que sucedía, pero asombrosamente se sentía tranquilo, dado que esta vez tenía la certeza que todo saldría bien. Lo llevaron a rastras a quién sabe dónde, Matthew mantenía un cuaderno que le había regalado su padre, escribía todos los días a forma de diario. Solía preguntarse si apuntaba la perspectiva correcta en él, si su forma de mirar las cosas era acertada, pero no quería mostrárselo a nadie. Cuando revolvieron su casa, le encontraron con él en las manos, y se lo llevaron sin ningún tipo de compasión. Amanecía con el olor de un cirio, y el sonido de unos ladridos, Matthew tenía la sensación de que estaba siendo observado, desorientado se dirigía hacia el perro, encontró rocas y árboles en el camino, no había ningún sendero, cuanto más avanzaba más extraño se sentía. No recordaba haber llegado allí. Encontró una casa que era una delicia, tenía un gran porche


donde pudo ver el cirio casi consumido, había unas sillas con una gran mesa cobijadas en él, se asomó por la ventana y en algún lugar de aquella amplia sala, encontró una pequeña luz, el reflejo de algún tipo de metal que lo incitaba a entrar, la casa polvorienta no daba indicios de haber tenido visita en los últimos meses, sin dudarlo, giro el pomo de la puerta y tras un chirrido se permitió entrar. El comisario J.C. Puñal a última hora de la tarde habló con aquella mujer que apareció en las aguas más frías de España. Se llamaba Helena había dado su confesión de los hechos donde una de las partes no encajaba con la historia de los pescadores, y resultaba difícil saber con exactitud qué sucedía, era confuso. Nadie allí la conocía ni sabían de donde había salido. Para colmo ella no recordaba nada más allá de cuando despertó en el barco pesquero, su colaboración no servía de gran cosa para resolver aquel problema. Primero debían dejarla en una casa temporalmente hasta que pudieran solventar el problema, o encontrasen a alguien que la reconociera, pusieron carteles con una foto suya, pero nadie salía a buscarla, ni reclamaban el conocerla. Si era cierto que hubiera perdido la memoria, su reacción más normal sería

ser reacia con el resto de personas, tendría miedo, pero por el contrario ella era abierta, y hablaba amigablemente, sonreía y se comportaba como si los conociera a todos desde hacía algún tiempo. La mujer le bailaba el agua a cada vecino y conseguía el efecto contrario. El gentío se quejaba, las mujeres decían que no podían hacer nada por ella y que no querían tenerla allí, no sabía si podría ser perjudicial para sus hijos, pero no por ello Helena se marcho. No tenía donde ir, decía. El comisario había dado por hecho que era una turista, que se encaminó a una ruta de senderismo y sin darse cuenta se acercó demasiado al borde y resbaló, esa era su resolución del caso, pensaba en ello cuando sin previo aviso irrumpió en la comisaria Matthew, cubiero de polvo y hojas, con las ropas hechas girones. -Han intentado matarme- decía mientras llevaba consigo una gorra y un saco. Había entrado como un relámpago y su voz resonaba por toda la estancia. Tras él apareció Helena, con la cara cubierta de sangre y las manos temblorosas. Continuará


Pequeño Lemming Cena de navidad

Tiempo de rehacer memorias. Con tres noches sin dormir y un día sin comer. Se me revuelven los recuerdos como una revolución de atravesadas virtudes cardinales. Aún recuerdo las caídas en inmensas tardes de emoción y dudas. Recuerdo

como el director nos apremiaba a seguir con el esfuerzo. Sexo imaginado en garajes con media luz. Follow da leader! Búsquedas de hermosos senos cadenciosos. Ritmo de sensuales palabras que se amontonaban en castillos de reactivos. Omeprazol en cantidades industriales para apagar incendios. Una mujer se engancha en los hierros de ventanas oxidadas. Otra en las palabras enredadas de un señor dubitativo y con gafas. Y la más bella en el enhiesto miembro viril del tipo más asqueroso en manzanas cuadradas de calles asombrosas. Los departamentos se abrazan, en ocasiones se lamen con pasión el cuello y el alma. Otros se escupen y se emocionan en ardor guerrero.


La cabeza me zumba mientras subo las escaleras para mirar el reloj de las horas que se me pierden. Rubén está arriba y está serio. “¿Has visto esa tía?” Me dice. A esas horas todas son zumbonas mulatas de curvas peligrosas. Y la fuente de alcoholes y vahídos sigue manando cuan maná en el desierto de la primera evaluación sagreña. La sangre me baja. Y sube aún lenta. La tradición y el sonaje de electrónicas percusiones se asocia con el bermellón color de tangas asfixiados. Las alegres muchachas en flor llegan pronto. Vienen con sus cabellos rubios al viento y un aire dejado, casi hippie. Fantaseamos con la hirsuta ilusión de despegar sus labios en busca de brillantes perlas.

Se quedan sus cabellos en madeja intocables para siempre. Y Mario quiere coger el coche para subir a las estrellas. Y el director decide bajar en tobogán a los infiernos. Ya ha marcado nuestras vidas con su boli rojo de corregir informes. Ha sentenciado a sus compañeras con soeces juicios de cuatro palabras. Y, al natural, perjura mantenernos unidos sin confiar en referendum vacuo que cuartee nuestros cuerpos sudorosos. Mañana sortean un fin de ciclo con veinte nuevas primaveras. Y la música se queda al fondo esperando eternas fiestas. La culpa es del director que se quedó para siempre en su cueva.


13 x

21 Números Rubén Bravo

No quiero creer en los presagios. Cuatro pájaros planean en círculos sobre un mismo punto. Son pájaros grandes. No soy ornitólogo. No sé qué son exactamente ¿Halcones? ¿Cernícalos? Su planeo es majestuoso, no necesitan agitar las alas. A su lado mi caminar es terrible, maquinal, como el de un robot mal fabricado. Los miro sin querer creer en los presagios, sin querer buscar un significado en su presencia, en su vuelo plácido y magnífico sobre

mi cabeza. Ser supersticioso da mala suerte. Rondar los números, no. Ser matemático te hace ver dentro de los números, entenderlos, comprender la realidad que manifiestan. Pero tras el cañazo de las rejas no se ve la realidad. Hay cuatro pájaros. Eso no puede ser bueno. Un número par. Un número no primo. Un número divisible y mulitplicable. No es un buen número. No quiero creer en los presagios, en esos cuatro pájaros juntos sobre mi cabeza, como un futuro marcado y seguro para mí. César no quiso creer en los presagios justo el día de su muerte. Remo perdió su duelo de presagios justo el día de su muerte. Yo veo los pájaros como miro tu reja vacía, como miro a través del cañazo vacío que ya no enseña nada. Sigo caminando para olvidar. A lo lejos, más allá de los pájaros, el horizonte tiene un color oscuro. El aire está lleno de mierda. Eso también es un presagio. Muerte. Más muerte. Si lloviera, dicen, el aire se limpiaría. Podríamos dejar de respirar mierda. Pero esa misma porquería, esa misma mierda, iría a nuestra calle, iría a nuestras alcantarillas, llegaría a nuestros ríos, pasaría por nuestro grifos. Beberíamos lo que hubiéramos dejado de respirar. No sé si quiero que llueva. El


presagio del aire envenenado es sobre todo una promesa. Mucho más que el de los pájaros. Puedo entenderlo mucho mejor. Puedo creer en él porque es real y visible y consciente. Cuando estoy dentro de los números no tengo que usar palabras, no necesito explicar la realidad porque se hace visible y está ahí y sólo tengo que estirar el dedo y señalar: realidad. Fuera de los números no sé vivir. Hablo contigo. Arde el teléfono en mi mano. Arde mi vida. Arde mi cuerpo entero enderezado y estúpido ¿arde el tuyo? Hablo contigo y quiero escribir números y números. Una realidad que señalarte. Algo que no pueda complicar. Algo que no tengas que interpretar. Fuera de los números soy un imbécil. Caminamos del brazo en una calle que se vacía ¿ha pasado? ¿está pasando? ¿simplemente estoy ardiendo? Tengo cientos de números en la cabeza. Pero no sé cómo decírtelos con palabras. Suenan tus tacones en la noche. He perdido todas las palabras. Cuando me callo también soy un imbécil. Camino por la arena huyendo de los presagios, de los pájaros pares que planean en círculos. Intento descomponer la realidad en factores primos. Trazar un mínimo común múltiplo de comunicación. Los presagios son muy

claros, por eso no quiero creerlos. Por eso camino marcando la arena. Una prueba de que estoy vivo, de que tal vez un día caminaré por esa calle contigo del brazo, el sonido de tus tacones, el sonido de tus palabras, la ausencia de silencio. Pero soy un robot mal fabricado. Mi teléfono no se lleva bien contigo. Podría explicarte el logaritmo que lo hace funcionar. Podría darte el número exacto que convierte mis pulsaciones en palabras. Pero tú no quieres eso. Me acerco al horizonte negro. Me acerco a la vida muerta, al pulmón desfallecido. Debería estar agarrado a tu reja. Rozar tu mano por el hueco mínimo que en ella queda. Pero camino hacia la mierda, hacia la humanidad concentrada, hacia la ausencia de pájaros. Voy a tener que creer en los presagios. En mi vocación de imbécil. En la incapacidad de las palabras. Odio a todos los poetas. A todos los que manejan el lenguaje. A los que siempre saben qué decir. Odio el teléfono que arde. Odio las palabras. Odio la ortografía y la pragmática. Odio el lenguaje brutalmente claro de la inferencia. Odio no saber sumar palabras. Mi odio hace crecer la nube negra. Mi odio llama a los pájaros que me siguen y me persiguen. No quiero creer en los presagios. Sólo en los números primos.


Pi erPaol oPasol i ni . Poeta,ensayista,escritor,profesor,directordecineyvíctima

del a xenof obi af asci st a y conser vador a.Pasol i ninaci ó en Bol oni a,hi j odeunamaest r aydeun or gul l osot eni ent edel ej er ci t oi t al i anof asci st aqueal canz ór enombr eporsal vara Mussol i nien un at ent ado anar qui st a.Desde que t ení a7 años Pasol i niescr i bí a poesí a,apuest o que aún no sabí a t odasl ascosasquet ení aquemost r ar l ealmundoper osabí a quet ení aquemost r aral go,t r ast er mi narelbachi l l er at ose mat r i cul aen l af acul t addel et r asycomi enz aapubl i caren di ver sasr evi st asyper i ódi cosdondeacept an su poesí a,l a cualcont abaconeler ot i smocl ási ci st apr opi odesuaut or .

“ Scandal i z z ar esi aundi r i t t o, esser escandal i z z at iunpi acer e”

Fuel l amadoaf i l asenl asegundaguer r amundi al ,yali gual queSar t r e( Comoyaci t éenelnúmer odeFebr er o2015)f ue t ambi énpr esodel osnaz i s,porsuer t et odosequedóenun sust o.Alacabarl aguer r a,convenci doporl oquehabí avi st o, sei nscr i bi óenelpar t i docomuni st ai t al i ano( PCI ) ,sel i cenci ó en su car r er ayt r as t r abaj ar como pr of esor dur ant e un t i empo en l a ci udad de Fr i ul i ,se muda a Roma,donde comi enz a a escr i bi r sus pr i mer os escr i t os con i nf l uenci a mar xi st a y de l os cual es dest aca ell i br o“ Las ceni z as de Gr amsci ” ,per oant esdeest oelPCIl ehabí a expul sadode susf i l aspor ,según el l os,“ Dár sel asdepr ogr esi st acuando, en r eal i dad, adopt al os aspect os ( …) de l a gener aci ón bur guesa” ,yl ecompar an con Gi deySar t r e,per sonasque par a el l os er an i gualde bur gueses,pensami ent o,en mi opi ni ón,muydi scut i bl e.


Est os di ez años de Pasol i ni ( 194959) est án dedi cadosexcl usi vament eal aacci ón l i t er ar i a.Per o en 1960 Pasol i nir ueda su pr i mer a pel í cul a que acabaen 1961yesest r enadaelmi smoañobaj oel adj et i vo “ Neor r eal i smo” ,l a pel í cul a es “ Accat one” . Pasol i nicogecon ganaselmundodelci ne,puesen l ossi gui ent esdi ezañosest r ena nada másy nada menosque19pel í cul as,const i t uyendoasísudécada maspr ovechosadi r í ayo,ent r eest asdest acanvar i as como“ Teor ema” ,o“ ElEvangel i osegún San Mat eo” , l a cualelaño pasado f uebendeci da porelmi smo PapaFr anci scocuandol acal i f i códe« Lamej orobr a sobr eJesúsenl ahi st or i adelci ne» ,endef i ni t i vaest a épocadePasol i nisecar act er i z aporun ci necr í t i co con l a soci edad que l anz al a denunci a de l os despr ot egi dossi ndest i no. En t ér mi nosbi ogr áf i cos,en est adécadaPasol i nise decl ar a at eo y expr esa su homosexual i dad ya que comi enz aunar el aci ón con Fr ancoCi t t i ,unodesus act or es pr edi l ect os y post er i or ment e con Ni net t o Davol i ,ot r odesusact or esf et i che.Pasol i niconsi gue l af amaenI t al i aymást ar degr aci asa“ Teor ema”l a f amai nt er naci onal . Con elcomi enz odel os70' sPasol i nicomi enz auna t r adi ci ón queúni cament ehabí aexpuest oen “ Edi po Rey” ,adapt arl os gr andes cl ási cos,y asír ueda l a l l amadat r i l ogí adel avi da,con“ ElDecamer ón” ,“ Los Cuent osdeCant er bur y”y “ Lasmi ly una noches” que pasan porl os gr andes f est i val es eur opeos de ci nesi endoal abadasporl acr í t i cayquesupusi er on

l a consagr aci ón deldi r ect or .En est os años Pasol i ni r ecaudasuf i ci ent edi ner oycambi asu r esi denci aaun cast i l l oabandonadoen Vi t er boyqueelseencar gade r est aur ar . En1975l l egal oquepar amuchosesl aepi f aní adel a f i l mogr af i adeldi r ect orper opar aot r oseselpunt ode i nf l exi ón donde Pasol i nit r unca su pr opi a obr a.Se est r ena “ Sal òol os 120 dí as de Sodoma” pel i cul a basadaen elf amosot ext odelMar quésdeSadeyque escandal i z aat oda Eur opa porsu cr udez a,l i ber t ad y er ot i smobi z ar r oconelcualseganóelodi odemuchos. Pasol i nimuer easesi nadoel2 deNovi embr een 1975, mucha gent epoder osa en I t al i a quer í a ver l o muer t o, susescr i t osyf i l mspr ovocaban una cont r over si a que no i nt er esaba al poder . Mucho se ha habl ado y coment ado sobr el a muer t e de Pasol i ni , sobr e su apar i ci ónaquel l af at í di camañanaenl apl ayadeOst i a compl et ament edesf i gur adot r ashabersi doat r opel l ado vi ol ent aei nt enci onadament e.Seacomosea,seacul pa delf asci smoodeunoschaval esabur r i dos,l oci er t oes quel axenof obi ayelconser vadur i smof uer on l osque sepul t ar on l as i deas r evol uci onar i as de Pasol i ni ,un di r ect orquemur i ó,per oquer esuci t aennosot r oscada vezquevemosol eemossusobr as. Est e mes necesi t o despedi r me con una adver t enci a, qui z á por Pasol i ni qui z á por el f asci smo, est a adver t enci ar esi de en uno de l os ar t í cul os que el di r ect orpubl i có,asíquer ecor dar . . . Demasi adal i ber t ad sexualosconver t i r áent er r or i st as.


Combustión Espontánea

Cuando entró   en   la   estancia   todo   el   dispositivo   de Homicidios   ya   estaba   dispuesto.   Marcadores amarillos con numeritos colocados por todas partes, individuos con enormes cámaras fotografiando todo aquello   que   señalaban   los   marcadores,   el   forense examinando   los   restos   mortales   de   la   víctima,   un agente   raso   tomando   declaración   al   conserje   del edificio   y   todo   aquello   que   era   menester   en   estas situaciones.   Desde   luego,   los   vecinos   que   dieron   el aviso a los servicios de emergencias no exageraban con   el   intenso   olor   a   cochinillo   requemado   que emanaba  de aquel piso. Al llegar al portal le había llamado la atención, pero a medida que iba subiendo

las escaleras   de   madera   de   aquel   viejo   y   céntrico edificio, su nariz se iba peleando cada vez más con su cerebro. Pelea a la que se sumó su estómago al cruzar el umbral de la puerta de la escena, hasta el punto de tener que taparse la nariz y la boca con un pañuelo de   tela   que   guardaba   en   el   bolsillo   interior   de   su chaqueta. Que   si   era   un   tipo   muy   normal   y   querido,   que   si quién iba a querer hacerle algo así, que si no tenía enemigos.   Pensó   que   alguien   debería   decirle   al portero que estaba hablando con la policía y no con un reportero de sucesos. Nunca   fue   más   acertada   la   expresión   “restos mortales”,   pues  lo  que   allí   quedaban   eran   tan   sólo dos   piernas   y   dos   brazos   tendidos   en   el   suelo dispuestos   de   tal   manera   que   quedaba   entre   ellos justo   el   espacio   que   de   manera   natural   hubiera ocupado un torso con su cuello y su cabeza después. La   silueta   del   desaparecido   tronco   estaba perfectamente dibujada con el hollín propio de lo que parecía haber sido la causa de la muerte. Los muebles estaban cubiertos de una  especie de grasa pero sin embargo,   estaban   todos   totalmente   intactos   pese   a que   la   fuente   de   calor   que   debía   haber   estado presente   allí   dentro   tuvo   que   ser   enorme. Curiosamente,   las   extremidades   que   quedaron también estaban en perfecto estado, salvo porque sus


conexiones naturales con el resto del cuerpo estaban desiertas.   En   las   piernas   se   podían   intuir   lo   que parecían unas mallas de deporte y los  pies estaban calzados con zapatillas del tan moderno running.  Saludó   de   manera   discreta,   a   lo   que   el   forense   le respondió,   sin   que   hiciera   falta   pedírselo,   con   los datos   que   había   recabado:  “Varón,   edad   por determinar  cuando examinemos el tamaño del fémur en laboratorio. Por la pinta de las cenizas, parece que el fuego empezó hace unas siete horas. En lo que nos queda   aquí,   no   hemos   encontrado   nada   que   indique violencia… Joder, si no fuera porque no creo que en esas cosas, te diría que la causa de la muerte es una combustión espontánea…”.  Eran las tres de la tarde y no había comido, así que no   quería   entretenerse   mucho   en   la   escena   del crimen.   Se   dio   la   vuelta   y   se   dirigió   a   la   puerta pensando que continuaría cuando hubiese terminado de   comer.   Sin   embargo,   algo   le   paralizó   de inmediato. Un ruido. Algo insignificante, que pasaría desapercibido   para   cualquiera   que   no   fuera   tan bueno como él. Se podría decir que incluso sus orejas se   orientaron   levemente   hacia   el   lugar   del   que procedía   el   sonido,   como   buen   sabueso   que   era. Haciendo   alarde   de   sus   incuestionables   dotes detectivescas   se   dirigió   hacia   aquella   pista   recién descubierta. 

Se detuvo   frente   a   la   mano   de   la   víctima,   la   cual yacía   con   la   palma   hacia   arriba   y   muy   cerca   del lateral   de   la   cama.   Justo   de   ahí,   de   debajo   de   la cama,   parecía   venir   ese   ruido   tan   sutil   como   un susurro. Se agachó y levanto la parte del edredón que colgaba  para  poder  ver qué se escondía  debajo  del lecho.   Allí   había   un   teléfono   móvil   con   unos auriculares   conectados   en   el   agujerito   que   esos aparatos disponen para tal fin. Se apresuró a ponerse unos  guantes  para   poder   manipular  aquella   valiosa prueba.   Mirándolo   con   extrañeza,   aún   arrodillado, comprobó que estaba activada una aplicación de una emisora de radio. Con suavidad, se colocó uno de los auriculares  junto   al  oído  y   pudo  escuchar  mientras abría   ampliamente   los   ojos   con   una   mezcla   de sorpresa, preocupación y pánico: “Son las tres, las dos en   Canarias.   Titulares…”.  Con   urgencia   apartó   los auriculares y soltó el móvil dejándolo caer al suelo como si quemara. Levantó la cabeza y comprobó que todos se habían sobresaltado   con   su   reacción   y   lo   miraban preocupados. Con incipientes gotas de sudor frío en su frente y cierto tono de ansiedad dijo: ­Caso   resuelto   chicos…  Lo   mató   el   noticiero   de   las ocho. Daniel Wazne.


lo que el ojo no ve Me gusta Noemí Benito

Soy un ser evolucionado, me estoy olvidando de vivir en nuestra realidad antigua. La realidad sin filtros me sabe a poco, los colores sin chrom parecen tan tristes que me dan ganas de borrar el mundo y eliminarlo de la nube. En mi mundo todo la gente es guapa y sonriente, los niños son monísismos y graciosos, todas las mascotas hacen proezas y yo no puedo parar de compartir. En mi mundo la comida tiene siempre un aspecto esquisito y es facilísima de preparar. Cualquier compra está a un click y me la traen a la puerta. Soy una persona súper informada, me entero de cualquier acontecimiento casi en el momento en el que está pasando, soy solidario en el


instante. Me importan todas las causas y

así sea casi perfecta. Aunque a veces miro por

participo activamente. Opino, opino, opino

la ventana y veo a los niños jugando en la

todo el día, y odio, odio, odio a los haters, son

calle, riendo a carcajadas y corriendo libres,

lo peor de nuestra sociedad nueva.

sin la presión de que te respondan al

En mi mundo solo usamos dos sentidos, bueno

whassupp que sabes que alguien ya ha leído

uno, la vista, porque el tacto de la yema de dos

porque se ha puesto azul el doble click, o sin

dedos casi no cuenta. Es tan cómodo que

sentirte mal porque hoy no tienes tantas

apenas lo crees. Hemos evolucionado, lo

reacciones positivas a tu estado como te

tenemos todo.

gustaría . Por un momento pienso en bajar un

Me he comprado un sofá ergonómico especial

rato a la calle y sentir el aire fresco, pero siento

que me da microdescargas para que no pierda

miedo, auténtica angustia porque puede que

mis músculos, era totalmente necesario

me pierda el próximo video desternillante que

porque trabajo desde casa. Eso y que me

suban, así que me acomodo y sigo con mi vida

traigan la comida desde cualquier restaurante

a un click.

que me apetezca hace que mi calidad de vida


Toledo y en gran acierto se adelantó a reconstruirlas. Cuatro días de asedio y la villa aún resiste el implacable castigo, ¿cuánto más resistirán sus murallas? Paseamos nerviosos por el

adarve

protegidos,

en

sus

antepechos

almenados, a toda suerte de proyectiles. Las mujeres y niños al interior los recogen y temerariamente nos los entregan para responder a los embates más feroces. ¿Qué pasa en Toledo? ¿Por qué no acuden en nuestra ayuda? ¿También sufrirán la furia almorávide?

E

l sol, implacable, nos castiga más que

El ruido seco al desplomarse un lado de las

el acero infiel, Yusuf Ben Texefin asalta

murallas se impone al griterío. Niños, mujeres y

las recién reconstruidas murallas de

ancianos corren a ponerse a salvo, a refugiarse en

Illescas. Su majestad Alfonso VI

las cuevas. La ofensiva almorávide se centra en

barruntaba esta reacción a la toma de

el muro caído, allí acuden en masa. Los más


jóvenes reaccionamos hierro en mano prestos en

Resiste hermano, voy en tu ayuda. La sangre

apoyo del hermano acosado. El implacable sol

salpica por doquier, los cadáveres impiden mi

ahora acicala nuestro empuje, hierve nuestra

paso, se interponen en mi intento, mi hermano se

sangre, no así el salado sudor que se escurre entre

bate en un esfuerzo agónico. ¡Debo llegar pronto,

heridas produciendo un ardor incontenible, pero,

no resistirá mucho tiempo! Redoblo esfuerzos, la

mayor es la furia por la urgencia de socorrer al

sangre chorrea entre los gavilanes de mi

camarada, de contener al infiel. El escudo frena

espada…

una y otra vez el golpe de sus curvadas espadas, dejando libre la derecha para cortar brazos, cercenar cuellos, mutilar piernas. Paciencia hermano, voy en tu ayuda, ¡resiste! Mi acero se

—Pero, ¿qué coño pasa?… — ¡Cojones! ¡Haberte comprado un mando en condiciones! Así no se puede jugar a la Play.

abre camino, vende cara la osadía por la afrenta

— ¡Este mando es una puta mierda!

recibida. La torre repiquetea el bronce de sus

Wilfredo Mariñas

infatigables campanas, nuestra querida torre ¡jamás será nuevamente un minarete! ¡Jamás su cruz cederá el paso a la media luna sarracena!


CINE

Adivina, adivinanza

Aprovechando que este es un número aniversario de Creatura, concretamente el décimo, vamos presentar este mes una peli que también está de cumpleaños, pero en su caso son unos pocos más, cuarenta para ser exactos. Además por la misma razón del aniversario, vamos a cambiar un poco el formato de la crónica para hacerla aún más especial, y es que en esta ocasión, voy a ir hablando de cosas de la peli, como habitualmente pero sin desvelarla para que a lo largo de la crónica, tratéis de adivinarla. No dudo de que a la mayoría os resultará fácil con dos o tres pistas, pero eso sí, me gustaría que la adivinarais sin ayuda de Google. Otro motivo para elegir este formato, es que tiene mucho que ver con el filme que nos ocupa, ya que esta genialidad tiene la particularidad de que su personaje principal no aparece hasta prácticamente la primera hora de película (de las dos que dura) más que esbozado en alguna sombra de vez en cuando, pero a pesar de no aparecer, sí que consigue estar presente a lo

largo de todo el metraje. Este suspense solo puede ser logrado a través de dos genios del cine. Uno, el director, al que por ahí a veces se le conoce como el Rey Midas del cine y del cual esta era tan solo su segunda película para la gran pantalla. No os doy el nombre, porque aquí van muchas pistas, como para ponéroslo más fácil. El otro artífice del misterio es el encargado de la música, incansable compañero del director de la peli, con el que ha colaborado en multitud de trabajos y al que se le considerará posiblemente el mejor compositor de música cinematográfica de la historia. No puede ser otro que John Williams (al cual creo que algún día dedicaremos una sección monográfica, porque la merece). Con estas pistas debería ser suficiente, pero por si acaso, os facilitaré alguna más. Su actor protagonista es Roy Schneider, que interpreta al jefe de policía de un pequeño pueblecito costero de Nueva Inglaterra. Le acompañan en su aventura Richard Dreyfuss que es un


científico y Robert Shaw, que interpreta a un… Mejor el papel de este tampoco os lo digo, que destriparía la adivinanza. Como datos accesorios os diré que tiene tres Oscars (Montaje, Sonido y Música, cómo no) y que estuvo nominada a Mejor Película. También es un detalle a tener en cuenta que fue uno de los rodajes más complicados que ha habido, porque si bien en nuestros días se llevaría a cabo con mucha facilidad (y mucha artificialidad también), en 1975 no se tenían los mismos medios que hoy en día, lo que le da un mérito aún mayor por su profunda carga de realismo en algunas escenas. Además, esta película provocó un boom mundial de selacofobia, que para el que no sepa lo que es, le recomiendo que lo busque, porque es una pista definitiva. Y, en efecto, el clasicazo del cine de terror al que nos referimos hoy es… Tiburón, y su director no podía ser otro que el gran Steven Spielberg. Como ya os hemos contado casi todo acerca de la película, pues concluiremos con una pequeña sinopsis: Amity Islan es un pequeño pueblo costero que depende del turismo veraniego. Justo antes de comenzar la temporada de verano, un tiburón blanco ataca a una bañista,

generando cierto grado de inseguridad. Ante los riesgos que puede conllevar tal propaganda para la economía de la localidad, las autoridades, desoyendo los consejos del jefe de policía Brody (Roy Schneider), deciden habilitar las playas de todas maneras, teniendo como fatal consecuencia la muerte de más bañistas y el pánico de toda la población. Brody, con la ayuda del oceanógrafo Matt Hooper (Richard Dreyfuss) y de un viejo cazatiburones llamado Quint e interpretado por Robert Shaw (entenderéis que no os pudiera decir a quién interpretaba), decide adentrarse en el mar para dar caza al enorme escualo. Suspense y entretenimiento a raudales es lo que os vais a encontrar en esta recomendabilísima película. Pasadlo bien y espero que lo hayáis adivinado antes de que os lo haya desvelado. Daniel Wazne.


BECQUER EN VERDE La escultura

Roslac NOipade


Agenda cultural Diciembre 2015 Exposiciones Una mujer que fue capaz de rendir a César y a Marco Antonio. Una mujer que ha pasado a la historia como seductora

y

perversa,

como

hermosa

e

hipnótica.

Cleopatra y la fascinación de Egipto nos mostrará hasta el 8 de Mayo la vida no sólo de la última de los Ptolomeos, sino también de su época y de su país. En el Centro de Exposiciones Arte Canal. Clásicos

Hay ocasiones en las que se juntan dos clásicos y dan lugar a un gran acontecimiento. Eso sucedió casi siempre que Bernstein se puso al a batuta, pero se nota especialmente

en su unión con Jean Sibelius. La interpretación y grabación de la segunda sinfonía del compositor fnlandés es de las que no hay que perderse. Y se puede ver gratis en Youtube.

Eventos Exposiciones en el salón de Té Shiva o presentaciones de libros o juegos en Generación X de la calle Puebla o conciertos en el Casino. Pásate por nuestros locales y consulta su programación. Siempre tienen algo en mente.

Imagen del mes


Creatura invierno 2015  

Fanzine Creatura Invierno 2015

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you