__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1


3 sumario 388 COlor:sumario234 - 18/6/20 12:54 Página 3

sumario

4

Viaje al corazón de la Derecha POR

12

58

POR MANOLO MONEREO PÉREZ

El independentismo como populismo 68

POR JULIO ANGUITA

Ética y política en tiempos adversos

28

Julio Anguita en los combates de

70

40

Entrevista a Ángel Viñas

POR VÍCTOR RÍOS

POR SALVADOR LÓPEZ ARNAL

Las Córdoba de Julio Julio Anguita y la pinza

78

POR XULIO RÍOS 84

Yemen ¿Puede crear la guerra un nuevo estado en el Sur de Arabia?

Forjar contrapoder Julio Anguita y

POR MARK AGUIRRE

POR MANOLO CAÑADA

92

Viviendo sobre arenas movedizas POR HIGINIO POLO

El maestro incombustible POR YAYO HERRERO

52

El nuevo enemigo chino

POR JUAN FRANCISCO MARTÍN SECO los movimientos sociales 46

Al encuentro de la República

nuestro tiempo

POR JUAN RIVERA 34

El hoy y el mañana: razones para nuestro compromiso

POR SALVADOR LÓPEZ ARNAL

22

El miedo a España. La Europa de Maastricht como alternativa

ANTONIO SANTAMARÍA

Entrevista a Josep Burgaya

21

390-391

106

Libros

Julio Anguita: antes y después POR PEPE GUTIÉRREZ

EL VIEJO TOPO, revista mensual. FUNDADORES: Primera época, Claudi Montañá (†), Miguel Riera, Josep Sarret. Segunda época, Elisa Nuria Cabot, Jordi Dauder (†), Ernesto Fontecilla, Enrique Helguera, Esther Mañé, Santiago Palacios, Miguel Riera, José Sanchis Sinisterra. DIRECTOR: Miguel Riera. DISEÑO: Miguel R. Cabot, Elisa Nuria C. Edita: Ediciones de Intervención Cultural, S.L. (Barcelona). Imprime: Gráficas Gómez Boj. ISSN 0210-2706, Depósito Legal B-40.616-76. Impreso en España. El Viejo Topo no retribuye las colaboraciones. La redacción no devuelve los originales no solicitados, ni mantiene correspondencia sobre los mismos. Los colaboradores aceptan que sus aportaciones aparezcan tanto en soporte impreso como en digital. La revista no comparte necesariamente las opiniones firmadas de sus colaboradores. Esta revista ha recibido una ayuda a la edición del Ministerio de Cultura y Deporte. El VIEJO TOPO, c/Juan de la Cierva, 6, 08339 Vilassar de Dalt (Barcelona). Tel. Administración, redacción, publicidad y suscripciones (93)755-08-32 e-mail: info@elviejotopo.com.

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020/ 3


Santamaria 4-11OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 12:57 Página 4

españas

La famosa foto de Colón. ¿Ahí empezó todo?

4 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020


Santamaria 4-11OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 12:57 Página 5

españas

Viaje al corazón de la Derecha por Antonio Santamaría

L

a extrema polarización provocada por la estrategia de oposición frontal de PP y Vox al gobierno progresista de coalición en plena crisis del Covid-19 obliga a plantear una reflexión de fondo sobre el comportamiento de la derecha española. Aquí se ofrece un breve resumen.

En plena crisis del coronavirus se ha desplegado el poco edificante espectáculo de una derecha y una extrema derecha coaligadas en una operación de acoso y derribo contra el gobierno progresista de coalición. Mientras en otros países occidentales gobierno y oposición, como en la vecina Portugal, han suscrito una especie de pacto de no agresión para afrontar la pandemia, aquí las derechas han actuado en sentido contrario impulsando una ofensiva en toda regla contra el ejecutivo. La derecha española, sin duda, es una de las más duras de Europa. A fin de analizar su comportamiento debemos remitirnos a factores de orden endógeno y exógeno. Se trata de una distinción meramente analítica, pues unos factores inciden sobre los otros. Así las representaciones estereotipadas que los demás países tienen de España, refuerzan la tendencia a amoldarse a estas imágenes arquetípicas del carácter nacional y viceversa. La monarquía hispánica en los siglos XVI y XVII se afirmó como la espada de Trento, la potencia mundial cuyo máximo objetivo era erradicar en España la herejía protestante y combatirla en el exterior. A partir de aquí se construyeron los relatos sobre la Inquisición española y la llamada Leyenda Negra. Por otro lado, la unión dinástica entre las coronas de Castilla y Aragón se fundamentó en la homogeneidad religiosa mediante la expulsión de judíos y moriscos, cuyos protagonistas ha pasado a la historia como los Reyes Católicos. Esta estructura del Antiguo Régimen entró en descomposi-

ción tras la Revolución francesa y la invasión napoleónica que condujeron a las Cortes de Cádiz (1812), la primera Constitución liberal del sur de Europa. Se inauguró el largo ciclo de la revolución liberal y democrática que acabó en 1939 con la instauración del franquismo. Desde las Cortes de Cádiz a la Guerra Civil se asistió a una implacable pugna entre la España liberal, progresista y laica frente a la España carlista, reaccionaria y católica, una de cuyas expresiones intelectuales más brillantes fue Donoso Cortés, como apuntó Georg Luckács en El asalto a la razón, y que desencadenó tres guerras civiles bajo la bandera del carlismo, una suerte de precursor del nacionalcatolicismo. Ciertamente, en un país donde monarquía absoluta y catolicismo formaban una unidad inextricable la tarea de la revolución burguesa había de superar enormes dificultades. En este escenario histórico se trazó esa potente imagen de las dos Españas prestas a exterminarse retratada por Goya y descrita por Larra y Machado. En este punto, convendría una reflexión en profundidad sobre la reformulación de la idea de España por la generación del 98 y sus angustias que por falta de espacio no podemos desarrollar. Solo apuntar al potente vector determinado por la consideración de Castilla y su lengua como el “alma” de España, la constructora de la nación española frente a sus múltiples reinos de taifas. El desarrollo de las relaciones sociales de producción capitalista primero en Catalunya y luego en el País Vasco vino añadir

El Viejo Topo 390-391 / jlio/agosto 2020 / 5


Santamaria 4-11OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 12:57 Página 6

españas

complejidad al llamado Ruedo Ibérico. No solo por motivos de desarrollo económico desigual, sino también porque la industrialización se produjo en dos antiguas naciones no castellanas donde la revolución industrial iba acompañada por la consolidación de potentes movimientos culturales y políticos nacionalistas que aspiraban no solo a recuperar su lengua y cultura, sino a autogobernarse y, si las circunstancias lo permitían, independizarse. Además, el desarrollo del capitalismo en estas regiones industrializadas, especialmente en Catalunya generó un potente movimiento obrero revolucionario, de matriz anarcosindicalista, que constituía una notable singularidad en el contexto europeo dominado por la socialdemocracia. Este cúmulo de contradicciones en la construcción del Estado-nación español en el siglo XIX y primer tercio del XX se reflejó en la imposibilidad de articular unos símbolos comunes de la identidad nacional como la bandera, el himno (sin letra) o la fiesta nacional, donde cada una de las Españas tenía los suyos. La Guerra Civil expuso ante los ojos del mundo entero la crudeza de las contradicciones largamente contenidas en el país en un contexto internacional determinado por el ascenso del fascismo. De hecho, la España —En el contexto republicana devino uno de los del fallido golpe primeros referentes internaciode Estado de 1981 nales del antifascismo, en clave se gestó la operación democrática y de progreso social. conocida como la La II República española, que había ensayado una serie de “voladura controlada moderadas reformas democrátidel centro”. cas, económicas y sociales, fue sangrientamente derrocada por una coalición reaccionaria y oligárquica, entre clerical y fascista, apoyada por Hitler y Mussolini. Con el triunfo del franquismo el gran drama histórico inaugurado por las Cortes de Cádiz conocía su trágico desenlace: una de las Españas había exterminado a la otra media y se imponía con mano de hierro, como en los peores tiempos de la Inquisición. El Movimiento Nacional fue una especie de crisol donde se intentaron fundir todos los vectores, matices y sensibilidades de las derechas españolas donde coincidían tradicionalistas, carlistas, católicos, monárquicos, falangistas o simplemente gentes de orden espantadas por la profundidad de la revolución social que estalló tras el golpe militar. El Ejército operó como el vector organizativo de ese heterogéneo conglomerado de fuerzas, el único que podía garantizar el éxito de la empresa, el cual conocía a la perfección la técnica del pronuncia-

6 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020

miento y del golpe de Estado para derribar gobiernos incómodos. La base de masas del Movimiento Nacional se sostenía sobre la Falange, la formación más puramente fascista del conglomerado reaccionario, pero también sobre la estructura capilar de la Iglesia católica. Así en sus primeras fases el régimen basculó entre el nacionalsindicalismo y el nacionalcatolicismo. En esta agrupación de fuerzas existía una suerte de mínimo común denominador, definido en negativo por la implacable persecución contra los masones (es decir, demócratas y liberales), rojos (movimiento obrero) y separatistas (nacionalistas catalanes o vascos). El franquismo se empleó a fondo para instaurar en el imaginario colectivo esa España reaccionaria, en una operación de gran envergadura histórica a través de lo que Imman Fox ha calificado de “reinvención de España” en clave nacionalcatólica, donde las ideas democráticas y socialistas era calificadas de antiEspaña por proceder de Francia o Rusia. Derecha y centroderecha Las derechas españolas habían vivido cómodamente durante cuatro décadas sobre la munificencia franquista en las estructuras del Estado, siempre abiertas a la gente de orden. El fin del régimen del partido único les pilló políticamente sin ninguna organización partidista democrática digna de tal nombre. A la muerte de Franco, la derecha española se articuló en torno a dos grandes formaciones: Alianza Popular (AP) y Unión de Centro Democrático (UCD), lideradas por Manuel Fraga y Adolfo Suárez, los dos ex ministros de Franco. AP de Fraga estuvo liderada por siete veteranos ministros del dictador, los “siete magníficos”, que aspiraban a recoger al franquismo sociológico de la fase desarrollista de la dictadura. En UCD también se incorporaron numerosos cuadros de la última hornada del franquismo, como el propio Suárez o Rodolfo Martín Villa, pero también figuras de la oposición democrática moderada a la dictadura: demócratacristianos, liberales o socialdemócratas como Francisco Fernández Ordóñez. En los primeros comicios democráticos UCD se impuso ampliamente sobre AP, dando la impresión de que la derecha española adoptaría la correlación de fuerzas típica de las derechas democráticas occidentales: una derecha pura y dura y un centroderecha liberal, en el que este último asumía un papel hegemónico frente al franquismo residual de AP. Aquí debemos apuntar que si en el franquismo el Ejército operó como el vector vertebrador del bloque de derechas, en la Transición ejercieron esa función los aparatos del Estado de donde procedían la mayor parte de los cuadros tanto de AP como de UCD.


Santamaria 4-11OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 12:57 Página 7

españas

Las derechas se han apropiado de los símbolos nacionales.

La voladura del centro En el contexto del fallido golpe de Estado de 1981 se gestó la operación conocida como la “voladura controlada del centro”. Las fuerzas vivas de la derecha española apostaron por una derecha unificada bajo la égida postfranquista de Manuel Fraga en defensa de los valores tradicionales frente a las veleidades reformistas de Suárez. Ni Adolfo Suárez, a través del Centro Democrático Social (CDS), ni Miquel Roca con el Partido Reformista consiguieron aposentar una opción de centro que compitiese con la derecha postfranquista de Fraga, que acogió a numerosos dirigentes de la extinta UCD, agrupados en torno a los democristianos y liberales nominalmente coaligados con AP. La destrucción del centro de Suárez tuvo, pues, consecuencias de largo recorrido que aún son operativas. Ciertamente, la derecha española no tuvo grandes dificultades para resolver su recomposición política en el nuevo escenario político. Mediante los pactos de la Transición, se hizo tabula rasa del pasado franquista de muchos de sus dirigentes y sobre la dictadura en general. Tampoco se procedió a una depuración de los cuerpos civiles, militares y policiales de la dictadura, ni del aparato judicial del Estado casi absolutamente copados por franquistas. Así, se restauró la monarquía, no se modificaron salvo en pequeños detalles los símbolos de la identidad nacional contaminados por el franquismo. En muchos lugares se mantuvo el nomenclátor y los monumentos de exaltación del franquismo, cuya máxima expresión es el Valle de los Caídos. También permanecieron en el ominoso olvido las víctimas de la represión sepultados en anónimas fosas comunes. Esta ley de amnesia histórica impidió restablecer los hilos de

continuidad con las ricas tradiciones democráticas y socialistas del país y, lo que es más grave, perpetuó la apropiación derechista de la idea de España en la que la izquierda tenía un difícil encaje y que favorecía el auge de los nacionalismos periféricos. No sería hasta el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero cuando se reabrió tímidamente la cuestión de la memoria histórica democrática desatando las iras de la derecha al considerar que se rompía unilateralmente uno de los pactos profundos de la Transición. Sin duda, la pátina franquista de Fraga facilitó extraordinariamente las mayorías del PSOE de Felipe González, quien asumió la tarea de “consolidar la democracia” y pilotar la integración de España en los bloques militar (OTAN) y económico (CEE) del —La singularidad mundo Occidental, tras tanto del rearme ideológico tiempo aislada por la dictadura del PP de Aznar se centró de los foros internacionales. en el eje nacional, en el Hasta su retiro a su Galicia natal, combate contra los esa Baviera del Atlántico, fue imposible para Fraga disputarle nacionalismos al PSOE el gobierno de la navascos y catalán. ción. Tras la fallida apuesta por el andaluz dicharachero Antonio Hernández Mancha, el partido adoptó un nuevo rumbo con el ascenso del adusto castellano José María Aznar, quien lideró la unificación orgánica de las derechas en un solo partido y, esto es lo más importante, presentándose como el paladín de una derecha plenamente constitucional y democrática la cual, silenciosamente y sin grandes aspavientos, había pasado página del franquismo como dejaban entrever sus elogios a Manuel Azaña. Un refundado partido, de centroderecha y liberal, que no tenía problemas con pactar con sus homólogos catalanes y vascos. Paralelamente, Aznar impulsó el rearme ideológico de la derecha a través de la FAES en un doble registro: por un lado, en clave nacionalista española; por otro, adaptándose a los dogmas del neoliberalismo imperante frente al paternalismo social del nacionalcatolicismo. La singularidad del rearme ideológico del PP de Aznar se

El Viejo Topo 390-391 / jlio/agosto 2020 / 7


Santamaria 4-11OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 12:57 Pรกgina 8


Santamaria 4-11OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 12:57 Página 9

españas

centró en el eje nacional, en el combate contra los nacionalismos vascos y catalán. La ausencia de enemigos exteriores, como no fuese Gran Bretaña por el contencioso de Gibraltar o Marruecos por su reivindicación de las plazas africanas de Ceuta y Melilla, determinó que el nacionalismo español concentrase esa función esencial de su configuración ideológica contra los nacionalismos vasco y catalán, los cuales a su vez operaban de modo semejante contra el nacionalismo español generando una dinámica de máquinas nacionalitarias que se necesitaban mutuamente, retroalimentándose. Durante el primer mandato de Aznar, cuando precisó del apoyo de PNV y CiU para acceder a la presidencia del gobierno, se dio la engañosa impresión de que se rompía esa dialéctica infernal y las derechas peninsulares enterraban el hacha de guerra. Sin embargo, primero el rechazo al Plan Ibarretxe y posteriormente la oposición a la reforma del Estatut d’Autonomia catalán mostraron el carácter es-tructural de esa dialéctica nacionalitaria en los nacionalismos ibéricos. Operaciones de acoso y derribo El PP de Aznar llegó al poder tras una larga campaña de acoso y derribo contra Felipe González, acorralado por los escándalos de corrupción y la ominosa sombra del GAL. El PP de Mariano Rajoy introdujo un nuevo elemento en las tácticas políticas opositoras de la derecha pues Aznar, a pesar de la dureza de sus críticas contra González, nunca llegó a cuestionar su legitimidad democrática. Los atentados islamistas del 11 de marzo de 2004, que provocaron el vuelco electoral que catapultaron a Zapatero a La Moncloa, inauguraron la estrategia de negarle legitimidad democrática al gobierno socialista. En esta línea se construyó la teoría conspirativa según la cual los atentados habían sido urdidos por el PSOE y los terroristas vascos para liquidar las expectativas electorales del PP. Asimismo se organizaron una serie de brutales campañas contra las principales medidas del ejecutivo: desde las manifestaciones apoyadas por la Iglesia católica contra el matrimonio homosexual, a la movilización de las asociaciones de víctimas del terrorismo contra las negociaciones para el fin de ETA o la recogida de fir-

El ascenso meteórico de VOX está ligado al crecimiento del independentismo catalán.

mas contra el Estatut catalán. No obstante, la debacle electoral del PSOE, que otorgó la mayoría absoluta a Rajoy, no fue el resultado de esas campañas, sino de la enorme torpeza de Zapatero para encarar los efectos demoledores de la crisis financiera. Así el término crisis llegó a ser calificado de “antipatriótico”, asegurando que el país gozaba de uno de los sistemas financieros más sólidos del mundo y solo había de afrontar una ligera —El PP de Pablo Casado “desaceleración”. ha reeditado con mayor Desde la exitosa moción de cenvirulencia si cabe esas sura de Pedro Sánchez contra Rajoy, el PP de Pablo Casado ha reetácticas al negar ditado con mayor virulencia si cabe legitimidad democrática esas tácticas al negar legitimidad a los gobiernos democrática a los gobiernos presipresididos por didos por Pedro Sánchez, primero Pedro Sánchez. en solitario y luego en coalición con Unidas Podemos. La crisis del coronavirus ha propiciado que de la mano de Vox protagonice otra operación de características similares, ahora con la novedad de utilizar a sectores de la judicatura y de la Guardia Civil en la operación de acoso y derribo al gobierno progresista de coalición. Nuevas y viejas derechas La unificación orgánica de la derecha española en el PP se fracturó con la aparición de dos formaciones: Ciudadanos y Vox, ubicadas en su flanco izquierdo y derecho respectivamen-

El Viejo Topo 390-391 / jlio/agosto 2020 / 9


Santamaria 4-11OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 12:57 Página 10

españas

te. Una fragmentación que responde a causas endógenas y merosos ayuntamientos, y por la fuga de miembros prominenexógenas. En el primer ámbito, la corrupción estructural del PP tes del partido como Francesc de Carreras o Antonio Roldán, y la inoperancia para encarar la crisis generada por el proceso disconformes con la deriva derechista de Rivera. La lista de independentista catalán facilitaron extraordinariamente la errores cometidos por Rivera sería excesivamente larga de enuproyección de Cs en la escena polímerar: desde la negativa a apoyar a Manuel Valls en el Ayuntica estatal. Una formación surgida amiento de Barcelona para impedir que los independentistas en Catalunya en oposición a la se hicieran con la alcaldía, provocando la ruptura del grupo —Los disturbios política lingüística de la Generalitat municipal, o el anuncio en la campaña electoral de que formaen Catalunya tras y la hegemonía ideológica y polítiría gobierno con el PP y jamás apoyaría a la “banda de Sánconocerse la sentencia ca del catalanismo. El malestar chez”. Un grave error estratégico, cuando el PP, bajo la direcdel procés fueron un social provocado por el impacto de ción de Casado, giraba hacia la extrema derecha y el PSOE, factor clave para la crisis financiera y la aparición de desde la moción de censura, viraba a la izquierda. Podemos como alternativa al desInés Arrimadas, nueva dirigente de la formación, parece explicar el crecimiento gastado bipartidismo condujeron a haber percibido la orfandad de ese espacio en el centro del de Vox. un sector de las elites económicas a tablero político español. De modo que, mientras sostiene sus apostar por Cs, en la feliz expresión pactos con PP y Vox en ayuntamientos y comunidades autónodel presidente del Banc Sabadell, mas y ha cerrado un acuerdo de coalición para presentarse Josep Oliu, quien manifestó la necesidad de disponer de un junto con el PP en el País Vasco, como el que funciona en “Podemos de derechas”. Se trataba de impedir que la formaNavarra, ha apoyado al gobierno de PSOE-UP en las sucesivas ción liderada por Pablo Iglesias capitalizara todo el malestar prórrogas en los estados de alarma y se ofrece para pactar con derivado de los efectos de la crisis, de las prácticas oligárquicas el gobierno de coalición progresista los Presupuestos Genede los partidos del régimen y de la corrupción estructural que rales del Estado. Así espera recuperar el perfil de centroderecha corroía, en mayor o menor medida, a todos los partidos e insliberal originario de Cs y orillar el peligro de inminente destituciones del Estado, desde la Corona al último ayuntamiento. aparición de proseguir en la línea de Rivera. Generosamente financiado y con notables apoyos mediátiEl ascenso de Vox responde a otras motivaciones. España cos, Cs emprendió una carrera y Portugal constituían las únicas ascendente donde, bajo el liderazgo excepciones en Europa del crecide Albert Rivera, fue abandonando miento de formaciones de extrema sus posiciones “centristas” y “socioderecha nacionalista y xenófoba. liberales” para emprender un viaje al La prolongada duración de las diccorazón de la derecha con el objetitaduras fascistas en ambos países vo estratégico de sustituir al PP parecía inmunizarlos; aunque exiscomo formación hegemónica de la te una diferencia sustancial. En derecha española. Rivera estuvo a Portugal, la Revolución de los Clapunto de conseguirlo en las generaveles permitió la depuración del les del 28 de abril de 2019, cuando pasado fascista, mientras que en con 4.136.600 votos (15.86%) y 57 diEspaña no ocurrió nada semejante. putados, quedó a solo 220 mil votos De este modo, España se sumaba a de superar al PP. Ahora bien, en la nueva configuración de las derepocos meses, en las legislativas rechas europeas donde junto a los petidas del 10 de noviembre de 2019, tradicionales partidos conservadoexperimentó un hundimiento especres crecen las extremas derechas tacular cediendo 2,5 millones de populistas de corte neofascista. votos y 47 diputados. La debacle esCon la enorme diferencia de que tuvo precedida por los pactos con el mientras en Francia o Alemania las PP con el apoyo de Vox en comuniderechas tradicionales han levandades autónomas tan importantes tado un cordón sanitario contra la ¿Humor negro? como Madrid y Andalucía y en nuextrema derecha, aquí el PP no

10 / El Viejo Topo 261/octubre 2009


Santamaria 4-11OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 12:57 Página 11

españas

duda con aliarse y colaborar estrechamente con Vox. Una de las claves del éxito del PP como formación unificada de la derecha radicó justamente en acoger en su seno al franquismo sociológico. Como es sabido, el máximo dirigente de Vox, Santiago Abascal, procede del PP vasco y estuvo protegido por Esperanza Aguirre, ocupando un cargo de libre designación sin actividad conocida en la Comunidad Autónoma de Madrid entre 2010 y 2013. Vox irrumpió con fuerza en las autonómicas andaluzas del 2 de diciembre de 2018 y en las municipales y autonómicas en las comunidades no históricas del 26 de mayo de 2019, configurándose como la fuerza decisiva para constituir y sostener a gobiernos de coalición de derechas, PP/Cs. En las generales de 28 de abril, Vox obtuvo 2,5 millones de votos (10,26%) y 24 diputados, convirtiéndose en la quinta fuerza parlamentaria. En las legislativas repetidas del 10 de noviembre experimentó un notable ascenso al sumar 3,6 millones de votos (15%) y 52 escaños y devenir la tercera fuerza de la Cámara. Sin duda, las imágenes de los disturbios en Catalunya en plena campaña electoral tras conocerse la sentencia del procés fueron un factor clave para explicar el crecimiento de Vox, a lo cual debe añadirse el malestar del electorado conservador por la configuración de una inestable mayoría de izquierdas, desde la moción de censura, del PSOE junto con Podemos y los nacionalistas/independentistas de izquierda. Así, pues, Vox combina los residuos del franquismo sociológico con los postulados y modernos métodos de las extremas derechas occidentales. Perspectivas inciertas El giro a la derecha de la nueva hornada de líderes del PP, encarnada en figuras como Pablo Casado, Cayetana Álvarez de Toledo o Isabel Díaz Ayuso, que han crecido bajo el pupilaje ideológico de Aznar, está generando discrepancias entre

los dirigentes del partido que opinan, al estilo de Alberto Núñez Feijoo o José Luis Martínez-Almeida, que solo desde posiciones de centroderecha moderada es posible alcanzar el gobierno de España. El resultado de las elecciones en Galicia y en el País Vasco, donde el moderado Alfonso Alonso fue sustituido por el duro Carlos Iturgaiz, —Se trataba de proporcionarán algún indicio al impedir que la respecto. formación liderada Ciertamente, los éxitos de Dopor Pablo Iglesias nald Trump, Boris Johnson, Jair Bolsonaro, Mateo Salvini o el procapitalizara todo el pio Abascal han espoleado a ese malestar derivado sector radical del PP. No obstante, de los efectos de la crisis. su pésima gestión de la crisis de la pandemia, que puede hacerse extensiva a la Comunidad Autónoma de Madrid, podrían marcar un punto de inflexión en el ascenso de las extremas derechas populistas a ambos lados del Atlántico. Asimismo, el acceso al poder y a los secretos de Estado de una fuerza considerada “antisistema” como Podemos ha servido de acicate al giro hacia la extrema derecha del partido orgánico de la derecha española y a su alianza con Vox. Más allá de circunstancias puntuales persiste la cuestión de fondo derivada del hecho de que la derecha española no ha realizado un ajuste de cuentas con su pasado franquista y se mantiene su patrimonialización de la idea de España, al punto que solo consideran legítimos a los gobiernos cuando están en sus manos. Un problema de fondo de difícil solución. En el corto plazo únicamente una debacle electoral podría descabalgarlos y dar paso a líderes del sector moderado. En el largo plazo –hoy lejano– solo un cambio de régimen de signo republicano se configuraría como la solución de fondo a las atávicas prácticas cainitas de la derecha española n

+ 0 3 % *  4 0 ­  5 6 3 "

/ " $ * 0 / " * % " % & 4  :  / " $ * 0 / " * 4 .0 4 " 6 5 0 / 0 .± " 4  ' & % & 3 " * 4 .0  " 6 5 0 % & 5 & 3 .* / " $ * ¶ /

El Viejo Topo 261/octubre 2009 / 11


burgaya 12-20OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:36 PĂĄgina 12

espaĂąas

12 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020


burgaya 12-20OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:36 Página 13

españas

El independentismo como populismo Entrevista a

Josep Burgaya

por Salvador López Arnal

E

ntre las toneladas de papel impreso dedicadas al análisis del Procés, no hay duda de que, por su originalidad y contundencia, destaca el último libro de Burgaya, Populismo y relato independentista en Cataluña. Un análisis lúcido –y polémico, si se quiere– de un conflicto que rebrotará con fuerza tras la pandemia.

Josep Burgaya es doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Autónoma de Barcelona. Profesor titular de la Universidad de Vic (Uvic-UCC) y adscrito a la Facultad de Empresa y Comunicación, de donde fue decano entre 1995 y 2002, y vuelve a serlo desde hace unos pocos meses. Actual-mente imparte docencia en el grado de Periodismo. Son numerosas sus publicaciones en revistas especializada. Premio Joan Fuster por su ensayo Cuando comprar más barato, contribuye a perder el trabajo, sus dos últimos libros publicados son La política malgrat tot. De consumidors a ciutadans y Populismo y relato independentista en Cataluña. ¿Un peronismo de clases medias? En este último centramos nuestra conversación * * * —Sobre el título de su último libro: ¿Cómo debemos entender aquí el término “populismo”? ¿No es populismo uno de esos “significantes vacíos”, por decirlo a la Lacan, que cada uno rellena a su gusto según su cosmovisión y sus intereses? ¿No es demasiado polisémico? —Populismo resulta muy polisémico, pero a la vez es un concepto muy identificable. No es una ideología política, sino una lógica de acción política. Es un estilo de acción política que, en Europa, va muy vinculada a los nacionalismos identitarios y a esta nueva derecha “desacomplejada” que tiene como caracte-

rística la demagogia, la simplificación extrema del lenguaje político, una teatralización casi ridícula y un uso muy “descafeinado” de las nociones de ciudadanía y de democracia. Se trata de conquistar la hegemonía a partir de priorizar la emotividad frente a la razón, la práctica de la performance política –algo en el que el independentismo catalán ha resultado muy bueno– y, sobre todo, la construcción de un “enemigo” a partir del cual crear grupo, identificarse y cohesionarse. Esto es algo que ha desarrollado muy bien el populismo de izquierdas a partir de las tesis de Ernesto Laclau y de Chantal Mouffe, pero cuyo origen es el politólogo alemán –vinculado al nazismo– Carl Schmitt, que es quién entronca con la nueva derecha extrema occidental. Los efectos de la crisis económica de 2008 junto con el descrédito de la política crearon, a los ojos de los estrategas de el Procés, una ventana de oportunidad para crear un sujeto político totalizador, fuera del cuál solo queda la exclusión social, y plantear un asalto no al poder que ya ostentaban, sino darle una mayor dimensión al poder que ya se poseía. Todo ello basado en un gran plan de comunicación, que de hecho es lo que se hizo, con un uso y abuso de un lenguaje que se pretendía estimulador de la transgresión. Un salto adelante que, como siempre, era poco más que un gran salto al vacío. Todo populismo, y el catalán también, siempre acaba por resultar un gran engaño. —¿Un sujeto político totalizador? ¿Por qué totalizador? ¿Y qué

El Viejo Topo 390-391 / jlio/agosto 2020 / 13


burgaya 12-20OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:36 Página 14

españas

sujeto político totalizador es ése en el caso del secesionismo catalán? —El nacionalpopulismo, que de hecho es lo que es el Procés, no se plantea a sí mismo como “una” propuesta política, sino como un país en movimiento. Más allá del movimiento solo hay subyugados o traidores. Es totalizador en el sentido que se pretende único. Se niega la pluralidad, la aceptación de la diferencia, las renuncias mutuas para llegar a acuerdos. Por esto reducen la democracia a un plebiscito, obviando que la cultura democrática antes que elecciones resulta una actitud de diálogo, de transacción, de aceptación e integración de las minorías… Este concepto de democracia manteniendo únicamente el aspecto electoral de obtener la victoria a cualquier precio, pero liquidando la división de poderes o la prensa libre resulta común a Putin, Orban, Trump, Bolsonaro… Arrogarse la representación exclusiva de un país, situando a los que no lo comparten fuera de él o en el ostracismo tiene muy poco de democrático. Y deja de lado algo sumamente relevante, como es que los conflictos en realidad no son entre territorios, sino entre grupos sociales con intereses contrapuestos.

quier posibilidad de pluralismo y de tolerancia al diferente, contando con que se ocupa el poder se construye un brutal sistema de propaganda, se configura una “espiral del silencio”, se practica la disonancia cognitiva negando los hechos cuando estos no acompañan, se dibuja un futuro quimérico, se ignoran los condicionantes geopolíticos, se convierte lo que es parte en totalidad… —¿Y cómo se consigue ser tan efectivo en la propaganda? No es tan fácil conseguir que una comunidad tan diversa se sienta tan próxima y, al mismo tiempo, tan alejada de gentes que conviven con ellos, hasta el punto de considerarles no catalanes o catalanes de segunda. —Si en algo ha destacado el movimiento independentista catalán actual es en el uso de los recursos narrativos y en desplegar un gran sistema de propaganda. En este sentido hemos asistido, especialmente en la época de Rajoy, a una confrontación entre una estrategia digital del independentismo con una respuesta analógica del Estado. El uso de las redes sociales, los grupos de whatsapp como elemento activador, las estrategias de viralización, la creación de imágenes potentes para sostener un relato… Frente al uso de las posibilidades de la Red, el Estado contestaba con ruedas de prensa. La consulta del 1 de Octubre resultó una trampa de propaganda en la que el gobierno de entonces se echó de bruces, hizo un espantoso ridículo. Se trataba de dar la imagen de un Estado represivo a toda Europa y también para consumo interno, y el gobierno español se la dio. A partir de ahí, la exageración, las verdades a medias y todo tipo de acciones truculentas hicieron el resto. Se sirvió en bandeja de plata la posibilidad de construir un victimario.

—Si tuviera que resumir en unas líneas el “relato independentista en Cataluña” al que alude el título de su libro, ¿qué resumen podría ofrecernos? ¿Cuáles serían los ejes esenciales de ese relato? —Identidad y agravio son las bases fundamentales de la construcción de un relato que tiene que servir para justificar las políticas tan disfuncionales practicadas por el nacionalismo en Cataluña en los últimos 40 años, en la mayoría de los cuáles ha ostentado el poder, y a la vez promover el asalto a un poder ampliado. Una identidad pretendidamente homogénea y supuestamente auténtica e incorruptible, que el politólogo Paul Taggart define como la construcción del heartland, y que —Usted se pregunta si estamos ante un peronismo de clases no deja de poseer los atributos del nacionalismo romántico medias. ¿Lo estamos? ¿Quién sería en ese caso el Perón (y la que en su día estableció Herder para definir el “grupo” y su perEvita) del movimiento nacional-secesionista catalán? tenencia. Para él, ser miembro de un grupo significa pensar y —Es evidente que hablar de “peronismo” en el caso catalán actuar de una manera concreta, a la luz de metas, valores y solamente se puede hacer en un sentido figurado. Ciertamente representaciones particulares del munhay paralelismos, pero es evidente que la do. Lo explicó muy gráficamente el Cataluña actual y la Argentina de hace Los conflictos en realidad no son historiador británico Hobsbawn al más de 50 años difieren en casi todo. Reentre territorios, sino entre grupos decir que la “nación” no deja de ser curro a la imagen del peronismo en el una construcción, un invento del sentido de creación de un discurso nasociales con intereses nacionalismo. A partir de aquí se estacional que suple cualquier proyecto contrapuestos. blece una afirmación por exclusión, político mínimamente sólido. También para lo cuál construir un “enemigo” por la desfachatez en el uso de la demaresulta fundamental. Para reforzar esta dialéctica separadora y gogia, el desarrollo de movimientos sociales que actúan como de conflicto, se establece un memorial de agravios, se recrea correa de transmisión y de subyugación al poder, el uso de una melancolía de la “derrota”, se simplifica la realidad, se afirobjetivos colectivos para tapar los intereses de clase y la capama el ca-rácter supremacista del propio pueblo, se niega cualcidad de seducción de las masas que se expresa en sus colori-

14 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020


burgaya 12-20OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:36 Página 15

españas

das grandes concentraciones. Es evidente que el peronismo se ha traspasado la barrera simbólica de la mitad de los catalanes, sustentaba y se sustenta aún en su versión kirchnerista en las por más que se retransmitan de manera épica, grandilocuente clases populares y en los “descamisados”. En el caso catalán, y altisonante los diversos “aplecs” que se han ido gestando. esta es una revuelta de clases medias a las que se incorporan ERC no es un partido obrerista, aunque reúna voto de sectores también sectores populares y clases mepopulares de la Catalunya interior. El voto Seamos claros y dias-bajas de la Cataluña metropolitana. a la CUP se concentra en jóvenes de famiLa más clara vocación peronista la tenía lias acomodadas. Las siglas que ha ido no confundamos. El derecho Jordi Pujol. Marta Ferrusola intentó jugar adoptando lo que había sido Convergencia a la autodeterminación el papel de Evita. Al final, por su altivez y acogen voto básicamente de clase media, no existe. afición al dinero quedó más bien como aunque sea en un sentido amplio. Lo que una versión de María Estela Martínez de me parece destacable es que la mayor Perón, la “isabelita” que precedió al golpe militar. parte de este movimiento lo conforman sectores catalanistas que hasta el Procés estaban poco o nada politizados. La crisis —¿Qué deberíamos entender por ‘clases medias’? ¿Es tan evide 2008 situó a los sectores intermedios en peligro de perder su dente que el movimiento secesionista es un movimiento mesoestatus social y económico, además de estar desencantados crático? Yo he sido profesor durante años de ciclos formativos en con la política. Se ha conducido su malestar hacia el activismo un Instituto de Santa independentista. EsColoma de Gramenet ta era una utopía dis(Barcelona), situado ponible. Y se ha utilien un barrio trabajazado. dor, Singuerlín, y algunos de mis alumnos, —Apunta en la pretodos ellos de origen sentación del libro que obrero, no le hablo de la cosa no va de un una minoría ínfima, se conflicto o de un litimostraban, hace apegio de soberanías ennas 3 o 4 años, en clatre Cataluña y Espases de “Economía e iniña, sin embargo, apaciativa emprendedorentemente si quiere, ra”, muy o bastante todos o muchos indipartidarios de la avencios parecen falsar su tura secesionista. Le consideración. Para puedo asegurar que yo muchos nacionalistas no les alentaba en ab(e incluso para gensoluto. tes que dicen no ser —Aunque en algunos nacionalistas) la cosa aspectos el Procés tiene connotaciones de transversalidad, y el sí que va de soberanía. De hecho, si me permite, ‘soberanía’ es una movimiento se ha afanado en transmitir esta idea, en realidad palabra casi sagrada-intocable-axiomática en el diccionario indeel protagonismo corresponde a un amplio sector de las clases pendentista. medias. Cuando un movimiento se puede presentar como —El independentismo sí que plantea un relato de soberanías. hegemónico y casi monopolizar el espacio público y el mediáCuando usa los conceptos inventados de “soberanismo” o de tico, es evidente que resulta un gran reclamo para otros secto“derecho a decidir” lógicamente reclama una Cataluña como res de la sociedad, sean sectores acomodados o clases populaespacio de soberanía política exclusiva. Es una simplificación, res urbanas. Cuando se tiene la capacidad de “fuego mediátila realidad resulta más compleja. Trocear la unidad de soberaco” que se ha tenido, usando con toda desvergüenza medios nía política no es algo que se pueda hacer a la carta y como públicos y las subvenciones a los medios privados, la tendenantojo particular. ¿Quién y cómo se decide que Cataluña es cia a crear “unanimismo” es grande. Es humano querer formar una unidad de soberanía alternativa al Estado español? Diparte del caballo ganador. La realidad nos indica que nunca se namitar estados constituidos no es algo sencillo y tampoco

El Viejo Topo 390-391 / jlio/agosto 2020 / 15


burgaya 12-20OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:36 Página 16

españas

muy deseable. En todo caso no se puede plantear de manera frívola, y aún menos como algo fácil en el contexto europeo en el que nos encontramos. Solamente se ha hecho después de guerras o después de un fenómeno tan brutal como fue la implosión del sistema soviético. El sistema político y constitucional español es manifiestamente mejorable y mecanismos hay para llevarlo a cabo. El federalismo puede ser un buen punto de encuentro entre visiones territoriales no exactamente coincidentes. No tiene sentido derribar la vivienda cuando lo que requiere son obras de acondicionamiento. Lo que yo afirmo, es que lo que se ha planteado los últimos años no es un conflicto entre Cataluña y España, sino un conflicto dentro de Cataluña. Las visiones internas son muy diversas y, hoy en día, muy dispares. La mayoría de los catalanes no tienen la visión maniquea que plantea el independentismo más rancio, el cual pretende reducir la realidad a la contraposición independentismo-unionismo, que no es real y resulta para muchos, simplista e insultante. —¿Y qué tipo de federalismo podría ser un punto de encuentro? Aún más, ¿es posible una España federal cuando hay fuerzas nacionalistas, hegemónicas en sus territorios, que no quieren ni oír hablar del tal federalismo, que les suena a cooperación, lealtad, igualdad y a fraternidad entre ciudadanos de diferentes comunidades? —España, de hecho, ya es cuasi un estado federal. Lo es de manera imperfecta y sin el uso de un concepto que a la derecha más rancia todavía les suena a lo de la “España rota”. Para serlo de manera clara y efectiva, es preciso el cambio de algunos aspectos constitucionales, entre los que convertir el Senado en cámara territorial no es un tema menor. Falta delimitar de manera precisa funciones y atribuciones de los “estados miembros” y cerrar la estrategia de la negociación continua de transferencias y de financiación. También hay muchos aspectos simbólicos y emocionales que habría que articular. Uno de los problemas para avanzar hacia una configuración federal es la fragmentación territorial exagerada que se hizo al establecer el Estado de las Autonomías, creando comunidades que ni aspiraban ni tan solo querían ser una autonomía. Desandar este camino y plantear una estructuración más racional en forma de Estado Federal va a resultar complejo. Los argu-

16 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020

mentos territoriales los acostumbra a cargar el diablo. En cualquier caso, no es necesario militar en el federalismo para acabar aceptando que podría ser una solución relativamente viable para dar estabilidad al Estado y para poner al día sus estructuras. —Lo señala usted en el libro en numerosas ocasiones: ¿por qué el movimiento secesionista es tan marcadamente hispanofóbico? ¿Siempre lo ha sido o es una característica singular del movimiento procesista de estos últimos años? —En parte lo es por una estrategia de delimitar bien los campos amigo-enemigo, para justificar salir de una España que tildan de rancia, atrasada, franquista, no democrática, premo-

derna… A partir de aquí, se fomenta una convicción y una actitud supremacista que les convierte en enormemente antipáticos a ojos de los ciudadanos españoles y de todos aquellos catalanes que no compartimos una noción trascendentalista de la política ni una concepción mística de la identidad. Esto ha sido así siempre, todo nacionalismo se reafirma por oposición. Ya decía Freud que era poco más que “el narcisismo de las pequeñas diferencias”. Pero esto se ha acentuado y mucho en los últimos años. Para ser justos, es una pulsión que difiere entre los múltiples sectores que conforman un movimiento cada vez más fragmentado en su discurso y en su estrategia. ERC es quien, en general, ha tenido una posición más respetuosa con lo que significa España. En cambio, el mundo de hiperventilados que se mueve en el entorno de Puigdemont y


burgaya 12-20OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:36 Página 17

españas

de Torra valoran más la bravuconada y el insulto, sin reparar en los efectos que esto tiene. Tiene que ver con una estrategia de quemar los barcos y evitar cualquier posibilidad de salida política razonable a esta deriva quimérica.

ten el mismo idioma, hay un sentimiento bastante generalizado contra las pretensiones de unidad territorial y política. Hay actitudes que acaban por crear rechazo.

—Por lo tanto, perdone la insistencia (el tema está muy metido —Hay una arista que a muchos analistas y ciudadanos puede en el ADN de la izquierda). En su opinión, ¿Cataluña no es una sorprender (y sorprende de hecho): la defensa de muchas orgacomunidad que pueda vindicar el derecho de autodeterminanizaciones de izquierda (y no todas ellas estrictamente catalación como pueda vindicarlo el Sahara por ejemplo o Mozamnas; pienso en Podemos, en el PCE, en Izquierda Unida, en bique o Angola hace muchos años? Anticapitalistas), del derecho de autodeterminación de Cataluña —Le contesto con otra pregunta, ¿quién define los contornos de y, en ocasiones, del mismo derecho aplicado a los Países los territorios que se pueden autodeterminar? ¿Quién establece Catalanes. ¿Por qué asumen esa vindicación que tanto les aproel sujeto? Quienes lo plantean, previamente ya han determinaxima a un ámbito político que en principio no es el suyo? En su do la existencia de una “nación” hecha de personas que tienen opinión, ¿Cataluña tiene derecho a la autodeterminación? unas mismas características y les han otorgado una identidad y —Seamos claros y no confundamos. El derecho a la autodeterun sentido de pertenencia. Esto resulta irreal. Quienes plantean minación no existe. No está establecido en ninguna constituel derecho a la autodeterminación no defienden la libertad, la ción del mundo ni forma parte de los principios de ningún de las personas, sino que establecen un muy romántico e irreal organismo internacional. Se estableció en relación con el proconcepto de “pueblo”, el cual sería poseedor de un alma propia, ceso de descolonización, y no más allá de una volkgeist en términos de Herder, al ello. Por eso mismo el independentismo cual se le atribuirían una especie de Hemos asistido, especialmente en los últimos años inventó el “derecho a “derechos naturales”. Esto no va de liberdecidir” como eufemismo bajado de tono. tad, sino de nacionalismo. La de Cataluen la época de Rajoy, a una Claro, genéricamente, quién va a estar en confrontación entre una estrategia ña dista mucho de ser una situación cocontra del derecho a “decidir”. Se apela a la lonial. En el mundo donde imperan digital del independentismo libertad individual. La trampa es que acto Estados de derecho y sistemas de libertacon una respuesta analógica seguido alguien ha “decidido” que es un des, lo que queda establecida es la nodel Estado. derecho a decidir por parte de un territorio ción de ciudadanía. A partir de ahí cada predefinido y no por los individuos. Ciertacual es libre de dotarse o inventarse la mente, en España y en el mundo, hay una identidad que quiera y puede establecer cierta izquierda que tiende a defender tolas afinidades electivas que les parezca. do lo que le suene a subversión de la realidad sin hacer un Considerar, aún hoy en día, que el territorio nos determina balance de lo que podría significar. Pero creo que Podemos ha como individuos, resulta un sinsentido. hecho un buen trecho hacia la realpolitik en muchos aspectos, y también en este. Otra cosa es que cuando una parte de la ciu—Decía usted hace un momento que había que buscar una salidadanía que vive en Cataluña está insatisfecha con el funcioda política a ello. ¿Y qué salida política podía ser? ¿El federalisnamiento del entramado institucional y lo expresa, hay que mo al que hacía referencia hace un momento? buscar una salida política a ello. Los malestares sociales sean —El federalismo no es una ideología política, es más bien una más o menos justificados, tengan más o menos base o sean actitud según la cuál se debe articular la convivencia desde el fomentados, hay que afrontarlos y darles salida, una cierta respeto a la diversidad. Es una cultura, un estado de ánimo, satisfacción. Lo que no vale es el “marianismo”, consistente en desde el que construir redes que posibiliten al máximo la negar, mirar hacia otro lado y esperar que escampe. Política expresión de la diversidad. Es evidente que el sistema político tendría que ser siempre, diálogo e intentos de llegar a acuerdo. español en 1978 es manifiestamente mejorable, como de Lo de los Países Catalanes me parece un sinsentido, por lo hecho lo son todos en el mundo. Tiene algunas disfunciones menos en este momento. Que haya una lengua y cultura comque tienen que ver con el pacto de la Transición. El indepenpartidas por una parte de la población de estas comunidades dentismo catalán no es el primero que plantea la necesidad de no implica que haya un sentimiento compartido de comunimejoras. Modificar la Constitución es algo que desde la izdad política. Muy al contrario, resulta evidente que en la Coquierda hace muchos años que se plantea. No se trata de dinamunidad Valenciana o en Baleares, aún entre los que comparmitar un sistema que nos ha llevado a tener un buen sistema

El Viejo Topo 390-391 / jlio/agosto 2020 / 17


burgaya 12-20OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:36 Página 18

españas

democrático y que ha promovido el desarrollo del Estado de bienestar a un país que carecía de él hasta los años ochenta. Se trataría de acomodar y actualizar los problemas territoriales y de establecer una administración moderna y eficaz. Justamente en la Cataluña autónoma el pujolismo no hizo sino replicar lo peor de la administración española. También resulta evidente que el tema de la Monarquía, el cual puede ser muy arduo de gestionar, resulta ya insostenible. Por lo menos a medio plazo. Las reformas constitucionales deben abordarse en momentos en los cuales haya una predisposición mayoritaria a llevarlos a cabo y requieren de una cierta noción de lealtad institucional. Justamente, me temo que el unilateralismo independentista no facilita mucho las cosas. Su estrategia es la del todo o nada. Sabe que una parte de su base social, como bien indican los sondeos, apoyaría reformas en la línea del que en su momento se llamó el “pacto fiscal”.

quismo, con el cual hicieron estraperlo y buenos negocios. En Cataluña hubo tantos franquistas, o más, que en el resto de España. Deberíamos no olvidar, por lo menos desde la izquierda que a veces lo ignora, que el nacionalismo siempre resulta un instrumento de dominación de clase, que jamás tuvo que ver, ni tiene, con ideas progresistas ni de verdadera emancipación. Nunca les importó la lengua, sino su hegemonía y sus negocios.

—Habla usted en algunas ocasiones del nacionalismo como patología política. Pero si fuera una patología, muchos ciudadanos la sufrirían. No solo catalane, por supuesto. Si pensamos en el conjunto de España, las patologías nacionalistas serían varias y muy numerosas. ¿Tan mal estamos? —Es un concepto útil para definir un hecho fundamental y es que el nacionalismo no plantea un proyecto de cómo gobernar un país, que es lo consustancial a las ideologías políticas, sino —En muchos pasajes del libro hace referencia a la importancia que establece, o lo pretende, cuál es el sujeto que debe ser político-cultural de lo que suele llamarse “inmersión lingüístigobernado. A partir de aquí, su diferencia fundamental es que ca” ¿Por qué esta estrategia educativa es tan importante para el apela y opera en el campo de las emociones y no en el de la secesionismo? Yo he sido profesor de Aula, donde estudiaron el razón, lo cual hace muy difícil llevar a cabo reflexiones o debaseñor Artur Mas y sus hijos, y en esta escuela privada de élite no tes sobre ello, induciendo a una adhesión y a una movilización se practica la inmersión. Nunca se ha pracde carácter redentor. Se considera lo políticado, que yo sepa. tico como algo que opera en el terreno de No se puede pretender —Una cierta protección del catalán tiene la sentimentalidad. Así mismo la pertesu lógica, especialmente después de una nencia “nacional” es algo que viene deterpasar de un país bilingüe dictadura en la que se había combatido el minado y la asunción de lo cuál va ligada al a un país uso de esta lengua. También se entiende concepto tan peligroso y origen y justificamonolingüe por decreto. su fomento y protección atendiendo al ción de tantos desmanes y muertes como hecho de ser una lengua minoritaria y con es el del “patriotismo”. Si hay algo que peligro de quedar desplazada, socialmendebiéramos mantener alejado de lo emote minorizada y en peligro de tornarse residual. Es un patrimocional y operar en el campo de lo racional es justamente la nio colectivo de gran importancia que merece ser respetado, política. Las emociones resultan cruciales, pero para otros impulsado y fomentado. Pero esto debe hacerse de manera ámbitos de la vida. ponderada y proporcionada, respetando los usos y apuestas culturales y lingüísticas de la ciudadanía que, como es eviden—En muchas páginas de su libro presenta el procesismo como si te, son diversas. No se puede pretender pasar de un país bilinfuera un movimiento religioso. Creo que habla incluso de fieles. güe a un país monolingüe por decreto. Creo que en Cataluña ¿Por qué? Por lo demás, si fuera así, la razón jugaría un papel gran parte de la ciudadanía entiende que al acabar la escolabastante reducido en el debate y los argumentos críticos que rización resulta inteligente que los chicos conozcan y domiusted mismo esgrime en el libro tendría poco recorrido en esos nen el catalán y el castellano. Lo que no es aceptable es precolectivos. No podría convencer a nadie. Sólo podría ayudar a tender, bajo mano, forzar la inmersión lingüística para llevar los críticos, a los que no “están convencidos”. a cabo un proceso de descastellanización. —Este es un tema generalmente muy dado a la adscripción y a Para las élites sociales catalanas, el nacionalismo y la tan la fe. Y además los que la poseen a los que discrepamos nos cacareada identidad cultural y lingüística solo ha sido un insadjudican otras creencias religiosas. No entienden que en relatrumento para mantener su hegemonía. La burguesía catalana ción con el nacionalismo y a pretendidos “conflictos nacionay los sectores sociales acomodados siempre han estado muy les” se pueda ser ateo o, como mínimo, descreído. Es un pro“castellanizados”, al igual que se sintieron cómodos con el franblema general que afecta a todos los movimientos nacionalpo-

18 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020


burgaya 12-20OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:36 Página 19

españas

pulistas. La dinámica amigo-enemigo acaba por ser muy poderosa. Funciona casi siempre el sesgo de confirmación que consiste en que todo refuerza nuestras creencias previas, aunque los hechos demuestren lo contrario. Ha habido en Cataluña cosas bastante curiosas, como las llamadas a la movilización por parte de organizaciones opacas y desconocidas, y que han funcionado. Esto requiere mucha fe. En todo caso, hay zonas grises que es en las que creo que tiene sentido intentar razonar, debatir y encontrar salidas. Especialmente en los últimos tiempos entiendo que algunos sectores que han dado soporte al “procesismo” no entienden la deriva tan irracional de alguno de sus dirigentes y comprenden que una estrategia cómo la que se planteó solamente podía llevar al fracaso y llevar al país a un callejón sin salida. Entiendo que debe ser compatible hacer un análisis de lo que ha sucedido, tan crítico y realista como deba ser, con establecer mecanismos y caminos de reencuentro. Ha habido grandes dosis de buena fe por parte de mucha gente y, en último término, todo el mundo tiene derecho a equivocarse. Habría que tornar a una cierta normalidad y que las discrepancias se pudieran abordar de manera razonable. —Más allá de las declaraciones para agitar a sus partidarios, ¿cuál sería la verdadera finalidad del movimiento separatista? ¿Ampliar la autonomía? ¿Tocar más poder? ¿Colocar más a los suyos? ¿Fundar un nuevo Estado? —Como creo que ha quedado en evidencia, en el movimiento independentista han confluido razones e intereses no exactamente coincidentes. También resulta bastante claro que, más allá del sistema de propaganda, ha primado mucho la improvisación. Detrás de las performances no había un proyecto político y de acción definido. La consejera Clara Ponsatí lo definió meridianamente: “Íbamos de farol”. La dinámica política que impusieron fue la de ir retando al Estado sin una finalidad del todo clara. Para muchos se trataba de crear las condiciones para negociar más autogobierno, mientras que otros estaban en proceso de proclamar la República catalana. Creo que “frivolidad” define bastante bien la actitud de una buena parte de los dirigentes políticos, los cuales se vinieron arriba pensando que la movilización popular que justamente ellos habían creado y financiado, resultaba imparable y los llevaba a protagoni-

zar un proceso “histórico”. Algunos analistas han planteado la posibilidad de que el objetivo de el Procés no fuera otro que el de eternizarse, de dar vueltas como una noria imparable por el gusto de protagonizar “jornadas particulares” una detrás de otra, pero también porque el tema ha proporcionado a mucha gente un “modus vivendi”, no nos engañemos. Para el mundo ex convergente, se trataba de aprovechar la oportunidad de establecer a través de la configuración de un Estado una am-

pliación de los niveles de poder el cual ocupar y rentabilizar. —Comenta usted en el libro lo sucedido en septiembre y octubre de 2017. ¿Una jugada de póker donde iban de farol? ¿Movilizaciones para llamar la atención y tener más fuerza en negociaciones futuras? ¿Un golpe de estado postmoderno no consumado? —Fue la culminación de la desmesura y producto de la burbuja de irrealidad en la que estaban instalados. También resultado de un impulso popular que, paradójicamente, llevaban a cabo artilugios que se habían creado desde el poder y los partidos, como la ANC, Ómnium Cultural, AMI… Las razones que pudiera tener tal movimiento las perdieron del todo. Salió a relucir una profunda vena no democrática y autoritaria. Los ciudadanos difícilmente vamos a olvidar como se enfangó una institución como el Parlament y cómo la “non nata” constitución catalana haría las delicias de regímenes como el de Orban o de la Polonia de Jaroslaw Kaczynski. Una auténtica locura

El Viejo Topo 390-391 / jlio/agosto 2020 / 19


burgaya 12-20OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:36 Página 20

españas

que lógicamente iba a tener consecuencias penales. Un paso del Rubicón de un nacionalismo que se creyó su propio argumentario épico. Para los seguidores que esperaban con ansia este tan prometido y reiterado momentum, fue el mayor coitus interruptus de la historia.

práctica de la violencia, esto es cierto; pero si que ha habido episodios que ahora se reivindican –Fets de Prats de Molló, Els escamots d’Estat Català, Terra Lliure…–, y sobre todo sectores que fantasean con estructuras y formas paramilitares y con una cierta épica del uso de la fuerza. Todavía hay quién afirma que el Procés para imponerse “necesita muertos” o que fracasada la —El procesismo, y los hechos a los que acabamos de hacer refe“vía pacífica” hay que tomar otras opciones. Yo creo que la frusrencia, ¿han alimentando el nacionalismo español que puede tración puede inducir a algunos elementos a dar el paso. Ha representar hoy de forma extrema VOX? ¿Estaba en los cálculos habido conatos de ello. En todo movimiento como éste en el de los estrategas del nacionalismo catalán esa reacción? que se induce a la testosterona, hay elementos que acaban por —Sí, me parece evidente que entre los objetivos previstos por confundir la fantasía con la realidad. Lo preocupante es que el el procesismo estaba el de generar una reacción nacionalista conjunto del movimiento reivindicó a los detenidos como española rancia. Y es evidente que en “unos de los nuestros”. Hay reputados inteparte se ha producido, aunque probalectuales que gustan jugar a ser Garibaldi Evidentemente desde Cataluña blemente no tanto como esperaban y desde el salón de su casa en la Rambla de se ha ayudado y mucho a la eclosión Cataluña o en la terraza del ultimísimo bar deseaban. Ha habido episodios –bandede esta nueva derecha extrema ras en los balcones, boicot a productos y de copas. Aunque no tuviera nada que ver que es Vox. empresas catalanas–, pero no se ha gecon “lucha armada”, las reacciones a las senneralizado. Es la manida estrategia de tencias del juicio del 1-O fueron muy violenacción-reacción. Evidentemente desde tas. La voluntad de hegemonizar el espacio Cataluña se ha ayudado y mucho a la público con abuso de símbolos, banderas y eclosión de esta nueva derecha extrema que es Vox. Relatos y pancartas es también una forma de violencia. Se ha pretendido argumentarios contrapuestos que se necesitan y, en el fondo, atemorizar y subyugar al que no comparte esta “kermesse heroitan parecidos. Hay un independentismo muy reaccionario y ca”, impulsado en muchos casos desde los mismos ayuntamienextremo, para el cual vale todo. Poder identificar a España con tos, los cuáles deberían ser los garantes de la neutralidad del un nacionalismo de raíz franquista y cutre, resultaba del todo espacio público. imprescindible. Pero a pesar del supremacismo que pude inducir a reacciones airadas de tipo “anticatalán”, la realidad es —Una pregunta demasiado personal tal vez. Usted es profesor, que la mayoría de la ciudadanía española es tolerante, progredecano además, de la Universidad de Vic. ¡Nada menos! ¿No sista y vota a la izquierda. En la medida que la es-trategia puigteme usted que, por decirlo suavemente, le señalen con un dedo demonista, por decirlo de alguna manera, no ha generado un y le giren la espalda? nacionalismo español carca e irrespirable, practican el hostiga—Ja, ja… Tengo las espaldas anchas. He escrito y defendido miento en forma de desprecio y descalificación. La crisis del siempre, de manera razonada, lo que creo. Y ya es un poco coronavirus les está dando un contexto adecuado para decir tarde para dejar de hacerlo. Le diré más. Creo que las personas sandeces. Pero creo que, llegados a este punto, ya ni gran parte que nos hemos podido dedicar a la actividad intelectual tenede la población catalana les hace caso. Se configura un indemos una obligación moral –al menos yo lo siento así– de decirpendentismo, minoritario y residual, que no hace ascos a le a la sociedad aquello que creemos a partir de nuestro trabaactuar como una variante de extrema derecha. A partir de la jo y nuestra reflexión, aunque no sea lo más cómodo y signifiANC se han creado “grupos de acción” con estructuras y forque nadar a contracorriente. No estar con el pensamiento mas de clandestinidad que resultan muy preocupantes. dominante no resulta confortable, y algún precio se paga. Creo que es mi obligación intentar fomentar el razonamiento en un —Siempre se ha afirmado que el nacionalismo catalán es pacímomento tan dado a la sentimentalidad inducida. Y no se crea, fico, nada que ver con nacionalismos violentos. Sin embargo, las incluso en la Cataluña interior hay mucha gente que piensa reacciones tras la sentencia no fueron tan pacíficas y algunos cosas parecidas a las que yo defiendo. Otra cosa es que se les intelectuales y dirigentes políticos del secesionismo parecen aboescuche, o se les oiga. nar en ocasiones, no digo siempre, vías poco pacíficas. ¿Mis temores están injustificados? —Tomo nota de lo que señala. Muchas gracias y enhorabuena —No hay en el nacionalismo catalán una gran tradición de la por su libro n

20 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 21

Julio Anguita Ética y Política en tiempos adversos Ética y Política son palabras que no siempre se llevan bien. Por eso, Julio Anguita era diferente; en su persona no solo se llevaban bien, sino que formaban una sola sustancia, algo fácil de comprobar preguntando a cualquiera –estuviera ideológicamente situado donde estuviera– qué impresión le causaba el veterano político cordobés. Y la respuesta inmediata del interpelado aludía a su honradez. A su ética. Pero Anguita era mucho más que eso. Ahí estaba su voluntad de constante compromiso. Su permanente defensa de lo colectivo. Su capacidad para ir al fondo de los problemas, y no perderse en cuestiones bizantinas. Su amor a la

verdad, incluso cuando pudiera ser incómoda. Su capacidad para adaptar su visión a los nuevos retos y a las transformaciones que la sociedad ha ido experimentando. Su constante llamamiento, dirigido a la clase política, al diseño de una sociedad futura capaz de inspirar conciencias y aunar voluntades. Sus intentos de soldar fracturas en unas izquierdas tradicionalmente cainitas. Ética y Política perfectamente conjugadas. Ahora, cuando Julio se ha ido, nos queda su legado. Está por ver si sabremos estar a su altura en los tiempos venideros. Tiempos que se intuyen adversos. No será fácil, pero vale la pena intentarlo.

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 21


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 22

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

Julio Anguita en los combates de nuestro tiempo por Víctor Ríos

Julio Anguita: un hombre de bien, un luchador honesto y coherente a carta cabal, que ha muerto con las botas puestas. Así vivirá en nuestra memoria y en nuestras luchas quien se entregó sin descanso al combate por un mundo libre de la explotación económica, de la opresión social, racial y de género, de la dominación cultural, de las guerras y del expolio de la naturaleza. La vocación de Julio Anguita ha sido la enseñanza; y su pasión, la historia. Una historia que en vez de estar al servicio de legitimar un presente con descripciones interesadas de pasados míticos contribuya a conocer y explicar, a pensar históricamente el hoy como resultado de procesos cuya comprensión permita proyectar el mañana desde bases sólidas. Una historia estudiada y vivida a la luz de maestros como Lucien Febvre, Pierre Vilar o Josep Fontana, que influyeron de forma notable en la conformación de su pensamiento vivo, en constante ebullición, basado en principios y vinculado a la práctica. Su vocación pedagógica y su pasión por la historia han quedado patentes en su singular ejercicio de la actividad política, en su modo de entender y vivir el compromiso comunista. El comunismo de Julio Anguita, idea reguladora para un movimiento real Julio Anguita ha tenido siempre muy presente la dimensión práctica de la identidad comunista, en sintonía con la formulación de Marx y Engels en La ideología alemana: “para nosotros, el comunismo no es un estado que debe implantarse, un ideal al que haya de sujetarse la realidad. Nosotros llamamos comunismo al movimiento real que anula y supera al estado de cosas actual.” Desde esta visión, su compromiso militante se traduce en una actitud de tensión permanente entre la búsqueda incesante de fuentes para la actualización del proyecto de sociedad a erigir como alternativa civilizatoria a la actual barbarie y la propuesta de articular esta con las mediaciones políticas y organizativas necesarias para ir acumulando, mediante el impulso de las luchas sociales, la fuerza social, cultural y política capaz de avanzar en dicha dirección.

22 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020

Esta manera de entender y vivir la opción comunista se verá reflejada en su modo de concebir el trabajo emprendido en 2005 para la actualización del Manifiesto Programa del PCE de 1975, tal y como lo expuso durante la Fiesta del PCE en septiembre de 2005 invitando a toda la militancia a participar en su elaboración, como muestra de su concepción del partido como intelectual colectivo; en un artículo publicado en Mundo Obrero en junio de 2013, Decían Marx y Engels, en el que plantea las características que a su modo de ver dan sentido hoy a una organización comunista alejada del cultivo de una pureza de secta; en sus reflexiones sobre el tema expuestas en 2015 en el libro escrito con Juan Andrade Atraco a la memoria. Un recorrido histórico por la vida política de Julio Anguita, teniendo especial interés las referidas a la caída de la URSS y al debate sobre la disolución del PCE entre 1989 y 1991; o en su intervención en febrero de 2018 en la presentación en la Universidad Complutense del libro de Alberto Garzón Por qué soy comunista, por citar cuatro momentos y modos distintos de exponer tanto sus reflexiones sobre la vigencia de la identidad comunista como los rasgos de un compromiso cuya realización no puede ser individual, solo puede llevarse a cabo en común, como sujetos de una transformación colectiva que al mismo tiempo cambiará las propias vidas de quienes lo asuman. Si Julio Anguita ha sido el mejor secretario general que nunca haya tenido ni podrá tener el Partido Comunista de España, como ha afirmado Enrique Santiago, actual secretario general del PCE, en Julio Anguita, un comunista, –texto publicado en Mundo Obrero el mismo día de su fallecimiento–, lo ha sido, además de por su entrega y contribuciones a su partido, por otras que van más allá, como esta que Santiago destaca en su escrito: “su defensa del programa político y la elaboración colectiva como ejes de cualquier construcción de unidad popular es hoy un método unánimemente aceptado en la izquierda transformadora.” Las aportaciones de Julio Anguita a la actualización del combate por el comunismo merecerían tomar en cuenta otros aspectos aquí ni tan siquiera esbozados,


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 23

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

pues rebasan lo que me parece posible reseñar en este texto.

la plena realización ética de la persona está necesariamente vinculada al devenir de la historia colectiva. Este segundo La reivindicación de la política como ética de lo colectivo camino es el que enlaza con la consideración de la política El tema de la relación entre ética y política ha tenido especial como una ética de lo colectivo. Esta será la concepción de la relevancia en el decir y el hacer de Julio Anguita. Le dedicó política que, en la senda de la visión aristotélica y de una buena muchas horas de estudio, sumergiéndose en un denso recorrilectura de Maquiavelo, asumirá Gramsci desde sus escritos do a través de los razonamientos de pensadores como Sótempranos en L’Ordine Nuovo hasta su exposición madura en crates, Aristóteles, Kant, Kierkegaard, los Cuadernos de la Cárcel, siendo Heidegger, Max Weber o Jacques MoPlanteará cómo puede articularse defendida también por Paco Fernod, para engarzarlos con sus aprenández Buey con la incorporación hoy, en el contexto de la presente de ulteriores desarrollos. ciadas reflexiones de Marx, Gramsci y crisis de civilización, una relación Paco Fernández Buey. Así fue consCon este marco como punto de nueva y positiva entre ética y truyendo un discurso propio muy partida, Julio Anguita reflexionará política. elaborado que expuso en numerosas sobre las razones que han llevado conferencias a lo largo de la última en nuestros días a la extendida década en distintas universidades, en consideración de la ética y la polísedes de Izquierda Unida o en el Foro Social del Frente Cívico tica como dos conceptos antagónicos, basada sobre todo en Somos Mayoría celebrado en Rivas Vaciamadrid en julio de los modos dominantes de entender y ejercer la política. Y 2013. planteará cómo puede articularse hoy, en el contexto de la A partir del repaso de las distintas aproximaciones al mundo presente crisis de civilización, una relación nueva y positiva de la ética en la historia del pensamiento, Julio Anguita pondrá entre ética y política. Para ello rescatará y otorgará centraliel acento en la distinción entre dos caminos paralelos. Uno, el dad a un documento que mereció la aprobación y el respaldo que sitúa la ética en el ámbito de lo estrictamente personal, –siquiera formal– de toda la comunidad internacional: la Deque empieza y acaba en el individuo. El otro, el que estima que claración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Este

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 23


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 24

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

Con Santiago Carrillo en la manifestación del 1 de mayo de 1988.

En casa de Pasionaria, Madrid 1988.

texto, junto a la Carta de la Tierra aprobada el año 2000, constituirían los pilares fundamentales para la conexión de unos principios éticos y políticos universalmente aceptados con las propuestas concretas necesarias para llevar su cumplimiento a la práctica. Es este, a mi modo de ver, un planteamiento audaz capaz de romper viejos moldes y permitir la vertebración de movimientos con una amplia legitimación y apoyo social en torno a la exigencia de las medidas que deben tomarse para garantizar el pleno ejercicio y disfrute de todos los derechos reconocidos en ambos textos. Claro está que ello debería ir unido a la recuperación de una concepción de la política opuesta a la hoy dominante;

24 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020

tanto la alimentada desde el poder –cabe recordar el Informe a la Comisión Trilateral sobre la crisis de las democracias que señalaba, en 1975, que los problemas de gobernabilidad de los países occidentales se debían a un “exceso de democracia”– como la instalada en amplios sectores de la población, cuya desconfianza incluye la autodefinición ‘apolítica’ de muchos. Una concepción basada en los cálculos de corto plazo y el imperio de la táctica, reforzada por el ejercicio de la política como espectáculo y reducida a los procesos electorales y a la actividad institucional de una demediada democracia representativa. Frente a esta idea, y para llevar a la práctica la de la política como una ética de lo colectivo, me parece primordial restablecer la comprensión de esta como un proceso vinculado a la lucha social y a la lucha cultural, construyendo los puentes entre estas y la política. Ello supone definir puntos comunes de las distintas luchas en el marco de una perspectiva estratégica y conectarlos con el “momento institucional” de la política. E implica vincular además las prácticas de los diferentes movimientos sociales con una Alternativa Sistémica que dé respuesta a los grandes retos actuales, una alternativa hoy sin duda aún en incipiente construcción. A lo largo de su dilatada trayectoria política Julio Anguita demostró tener consciencia plena de la importancia de luchar por la transformación de la relación de la sociedad con las instituciones. Y que esto suponía redefinir el campo conceptual de “lo político” y el de “la política” como praxis. Por eso insistió siempre tanto en el valor de decir la verdad, predicar con el ejemplo de la honestidad y la austeridad personal como condición de credibilidad y mantener una coherencia entre los fines y los medios en el ejercicio de la actividad política, asentando moralmente la alteridad radical del propio proyecto en la voluntad de vivirlo hasta donde sea posible en la propia existencia. Sentido y valor del discurso profético Uno de los aspectos quizás menos comprendidos del enfoque de Julio Anguita de la cuestión de la verdad en el discurso político –y sin duda más frivolizado y ridiculizado por los adversarios políticos y los medios de comunicación a su servicio– es el referido a lo que él ha llamado el discurso profético.


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 25

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

Para Julio Anguita la función pedagógica de la actividad polítiuna travesía, una marcha. Y aquí quiero ser muy claro: no le ca debe contener como premisa la aportación de datos, infordice ¡votadme!, no, no. Le dice: vamos a iniciar un camino, el maciones y reflexiones sustentados en hechos. Pero hace falta camino de la liberación. Pero lo empezamos ya. No le promete enhebrar estos con una propuesta fruto del análisis de la realiel reino de los cielos, le promete la lucha y la dignidad de la dad que pueda entenderse y ser asumida como razonable y lucha. Eso significa que se dirige a su pueblo para decirle la verdeseable por mayorías. Lo que Gramsci llamaría la creación de dad, guste o no guste. Y si queréis entender ya lo que significa una fantasía concreta que actúa sobre un pueblo disperso y el discurso profético, leed el Manifiesto Comunista de Carlos pulverizado para suscitar y organizar su voluntad colectiva. Marx y Federico Engels: es el ejemplo perfecto del discurso En una entrevista concedida en octubre de 2013 a la revista profético.” cristiana 21 afirmó: “el político tiene que tener una posición Paco Fernández Buey, en su libro Utopías e ilusiones naturaprofética. Los profetas eran gente que pensaba, meditaba en el les, dedica un capítulo a introducir el tema del profetismo, el desierto y, claro, veían más allá, se lo decían a los demás y les otro cabo que lleva a la noción moderna de utopía. En él desapedreaban. Hoy la política tiene que ser, más que nunca, discribe minuciosamente el desdoblamiento profético-político curso profético”. En ocasiones ilustró dicha afirmación con la del discurso de Giacomo Savonarola, quien se convertiría en el alusión a un punto de un escrito de Marx de 1845 que Engels profeta del republicanismo en la Florencia de finales del siglo encontró en un viejo cuaderno y publicó en 1888 como apénXV. La comparación del valor concedido al discurso profético dice a su libro Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica por Savonarola y Julio Anguita puede aportar sugerencias de alemana. Se trata de la undécima Tesis sobre Feuerbach: “los sumo interés. filósofos no han hecho más que interpretar el mundo de diversos modos, pero de lo que se trata es de transformarlo.” El programa de acción de Julio Anguita para los próximos En dos momentos distintos de su conversación con Juan tiempos Andrade en el libro antes citado Atraco a la memoria, apoya su El programa de acción de Julio Anguita para los próximos explicación aludiendo a Baruch Spinoza, quien al referirse al tiempos ha quedado plasmado en sus dos últimas contribucioconocimiento profético en los primeros capítulos de su nes, presentadas en ambos casos de modo colectivo: una en Tratado teológico-político, venía a decir que este tipo de disagosto de 2019 con el nombre de La Disyuntiva, y la otra el curso creaba a su propio pueblo. En la presentación de dicho Manifiesto El hoy y el mañana: razones para nuestro comprolibro en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, el 11 de noviemmiso, lanzado el pasado 3 de mayo por los primeros firmantes bre de 2015, insertará su referencia a y suscrito en pocas semanas por Spinoza y al discurso profético en el varios miles de personas. Julio Anguita: “Hoy la política contexto de la coyuntura política La propuesta de La disyuntiva tiene que ser, más que nunca, española previa a las elecciones geparte de un diagnóstico de la situadiscurso profético” nerales del 20 de diciembre, en las ción crítica por la que atraviesa hoy que se presentaron dos candidaturas la humanidad en su conjunto, idendistintas por parte de Podemos y de tificando sus causas y analizando el Izquierda Unida. Y vaticinó que tras punto en que nos encontramos, con los resultados electorales se vería con mayor claridad la necesiel fin de trabajar en la elaboración de una propuesta concreta dad del discurso profético. a desplegarse en varios planos: En una intervención en la Fiesta del PCE de 2015 explicará su Compartir con personas y colectivos interesados análisis y concepción del discurso profético en una apretada síntesis de diagnósticos sobre los diversos aspectos de la crisis civilizatominuto y medio: “yo soy partidario de que la Unidad Popular se ria, sus causas y sus conexiones. constituya en el sujeto del discurso profético. Lo explico. ¿A qué Promover una reflexión sobre los pilares constituyentes de llamo yo discurso profético? El discurso profético es un menuna alternativa civilizatoria frente al colapso del modelo capisaje que en un momento de crisis grave, incertidumbre o catástalista dominante y sus consecuencias ecológicas, sociales y trofe aglutina a una colectividad en torno a la justicia. El disculturales. curso profético consigue que la ciudadanía comprenda su preAbrir una nueva perspectiva teórica, política y programática sente desde la memoria de lo que ha ocurrido y de lo que está con un propósito claro: que sea capaz de concretarse y preocurriendo. El discurso profético tiene la virtud de crear a su sentarse de modo que pueda convertirse en sentido común, es propio pueblo. El discurso profético invita a su pueblo a iniciar decir, en una creencia generalizada para una mayoría de la

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 25


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 26

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

población alternativa a la hoy dominante. Facilitar los espacios de encuentro para abordar estas tareas tanto en una dimensión inicial de debate y elaboración como en la de su posterior presentación y difusión públicas. Se trata por tanto de pensar estratégicamente, a partir de las cuestiones más relevantes a largo plazo y hacerlo no solo en modo programático, sino también en términos de grandes fines morales, El alcalde de Córdona con el músico Vini Reilly, integrante del grupo de Manchester The Durriti Column. pero con la vista puesta en su traducción a propuestas concretas implementables a corto plazo. Y, al mismo tiempo, abordar la reflexión sobre los sujetos históricos capaces de impulsar la propuesta, tanto en su dimensión social como política. Pues la definición de nuevos paradigmas que actualicen el horizonte emancipatorio y el establecimiento de los caminos para realizarlo deben avanzar en paralelo a la constitución del sujeto histórico de la transformación. Dicho de otro modo, se trata de sustentar teóricamente una praxis política a la altura de los retos planteados por la actual crisis de civilización y hacerlo de manera simultánea al impulso de una actividad concebida y practicada con los movimientos y desde los movimientos. Este enfoque es el que puede ir produciendo, conformando y articulando el sujeto político y social de la transformación, el nuevo bloque histórico capaz de Anguita y Adolfo Suárez en el Congreso, siendo presidente Felipe González (1990). protagonizarla. Por su parte, la intención del Manifiesto El hoy y el mañana: ten la preocupación por la situación en que nos encontramos y razones para nuestro compromiso, es la de hacer frente a las el contenido del llamamiento es el de desplegar en lo inmediadramáticas consecuencias ocasionadas por la grave pandemia to un conjunto de iniciativas movilizadoras capaces de concidel coronavirus en nuestro país. Ante el tamaño sin precedentar el respaldo de una amplia mayoría social. Quizás nunca tes de la recesión económica en la como ahora ha aparecido con tanta que ya estamos inmersos resulta Se trata de sustentar teóricamen- claridad ante los ojos de millones de necesario y urgente dilucidar las te una praxis política a la altura ciudadanos la importancia de la alternativas planteadas con la conde los retos planteados por la defensa de lo público en ámbitos ciencia clara de que las decisiones como la sanidad y el cuidado de los actual crisis de civilización. de hoy marcarán no solo los próximayores, tanto desde el punto de mos meses sino “el mañana en el vista de las prestaciones, de los servique van a vivir nuestros hijos, nuescios sanitarios y de las residencias tros nietos y las generaciones venideras”, como expresa el como del de las condiciones laborales y retributivas de los traManifiesto cuya lectura completa está a disposición de los lecbajadores de dichos sectores. Lo mismo podemos decir de la tores de este número de El Viejo Topo. educación y sus profesionales y de otros servicios esenciales. Y El reto que Julio Anguita y el Colectivo Prometeo, impulsores también de la urgencia de proteger a quienes están en riesgo del texto, han planteado al conjunto de la ciudadanía y en parde perder su empleo o lo perdieron ya antes o durante la panticular a las fuerzas sociales, políticas y culturales que compardemia y carecen de los mínimos recursos no ya para vivir con

26 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 27

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

En Santander, 1991.

Votando en las elecciones de 1978.

dignidad sino simplemente para sobrevivir. Por eso hoy más que nunca es preciso organizar y articular sin dilación la defensa y el fortalecimiento de lo público en todas sus dimensiones, y la protección de los bienes comunes y de todos los servicios esenciales para la comunidad. Para ello habrá que propiciar asambleas en los barrios y las empresas, impulsar campañas concretas con distintas formas de movilización a partir de la definición de objetivos precisos que conecten con las necesidades y demandas más sentidas y garantizar una información veraz a los ciudadanos que abran espacios de participación en procesos tales como los de la elaboración de los presupuestos generales del Estado, muni-

cipales y autonómicos. Hay que tener presente que, de no actuar con firmeza y prontitud, quienes han sufrido la derrota de sus valores en este contexto están ya trabajando para recomponer una salida favorable a sus intereses y desplegarían entonces, con mayor impunidad y sin un contrapeso enfrente, todo su potencial desestabilizador contra los trabajadores y contra el actual gobierno de coalición mediante la presión de los poderes económicos y mediáticos y de otras instituciones y aparatos del Estado, cloacas incluidas, para imponer una vez más lo sustancial de la receta del virus neoliberal. Esto es lo que está ocurriendo ya en el corazón de la Unión Europea, donde grandes grupos de presión financieros, tecnológicos, aeronáuticos… están invirtiendo muchos millones de euros para conseguir oleadas de desregulaciones y otras prebendas tomando la pandemia como excusa para forzarlas. Este asunto, así como la lucha por exigir la transferencia de fondos europeos que no aumenten la deuda de los países es otra de las cuestiones que requeriría una amplia movilización popular, cuya potencia aumentaría si se

Hoy más que nunca es preciso organizar y articular la defensa y el fortalecimiento de lo público en todas sus dimensiones.

desencadenara al unísono con los ciudadanos de Francia y de los demás países de la periferia de la U. E. Julio Anguita se ha ganado el respeto y el reconocimiento póstumo al que se hizo merecedor con creces por su destacado lugar en los combates de nuestro tiempo. Ese es el camino que eligió siempre y al que se entregó en cuerpo y alma. Honrar su memoria, mantener vivo su ejemplo y asumir y difundir su legado será el compromiso de quienes compartimos con él luchas, proyectos, sueños y esperanzas n

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 27


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 28

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

Las Córdobas de Julio por Juan Rivera

Cuando Víctor me propuso escribir un artículo con el tema “Julio Anguita y Córdoba” acepté sin pensar el encargo aunque pedí modificar el punto de vista: entendía que la absoluta simbiosis de Julio con su ciudad se podría analizar desde diferentes ángulos. “¿Por qué no escribimos sobre las ‘Córdobas’ de Julio?” fue mi respuesta. Me apetecía dibujar un breve recorrido de su relación con la ciudad en tres etapas: antes de su conversión en figura pública, el periodo que va desde la Alcaldía hasta el salto a la primera línea de la política nacional y su vuelta como ciudadano de a pie y docente a partir del 2000. He de decir con sinceridad que si el escrito no fuera para El Viejo Topo que como principios (esos que Julio defendía con pasión) proclama ser una “revista y editorial para la transformación social y espacio de reflexión en los ámbitos económico, social, político y cultural” hubiese resultado más sugerente trazar otro retrato: el del amigo que se extasía paseando por las callejuelas del casco histórico cordobés e inunda al visitante con datos para contextualizar cada paso, rincón o paisaje encontrado o deambula solitario y reflexivo por el dédalo medieval cordobés, el eterno adolescente que se para a oler la fragancia de azahar, el paseante inquieto al que asaltan mil y una veces para ser interpelado por las cuestiones más peregrinas y al que sus paisanos consideran un “hombre de respeto y palabra”, el que niega una y otra vez la foto al cazador de “selfies” capaz de interrumpir una conversación ajena pero a cambio le tiende la mano y ofrece algo más valioso, un pensamiento, el que señorea por los puestos del mercado de La Corredera y dialoga sobre las pequeñas cosas, el que en su círculo de íntimos se arranca con una copla a media voz y bien entonada, comparte un chiste y lanza una carcajada incontrolada cuando un comentario irónico o procaz del contertulio le agrada, el que cuando está a gusto y animado levanta la copa y guiña al tabernero con un “ insista”, el que besa y abraza a sus amigos... pero esa narración, más humana, menos política e igual de interesante merece por sí sola otra historia y aquí tiene difícil encaje.

28 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020

Por ello he optado, pese a las dudas, por un itinerario alrededor de su vida política, con cargo o sin él, centrado en su relación con Córdoba, desarrollando algunas pinceladas para facilitar la comprensión. La primera etapa, antes de emerger como figura, la dibujaré “de oídas” rescatando las conversaciones donde introducía pinceladas de su infancia, juventud y militancia clandestina. La segunda con las vivencias del compañero de fatigas políticas y después camarada que coincide en múltiples actos, simpatizan y siempre encuentra por su parte –tras su marcha a Madrid– un saludo afectuoso cuando los caminos se cruzan cada equis meses. La tercera la disfruté como amigo. En el codo a codo de los proyectos compartidos y centenares de charlas alrededor de una copa o un teléfono para apuntalar una idea. Prestos a enarbolar la bandera de lucha fueran cual fueran las circunstancias. De las dos primeras sale un Julio en tercera persona. En la última puedo utilizar el “¿Te acuerdas?” Como un guiño al nietzschiano retorno de lo idéntico, Julio terminó viviendo en las mismas calles de La Magdalena donde se crió. Y uno de nuestros cuarteles de invierno fue un bar que en su adolescencia conoció como zaguán de una casa vecina. En ese ambiente nos mostró al adolescente de familia conservadora pero con criterios de justicia y rectitud al que fascinaba la fauna humana (barrio obrero con pinceladas de marginalidad, negra España de los cincuenta, gente recia y peleadora, patios de monipodio, taberneros “gallegos” repartiendo “hostias como panes” a borrachos sobrepasados, coplas dolientes) de vencidos hermanados por la pobreza. El hijo “casi único” que termina convertido en “hermano mayor” y sufre la crisis de certezas religiosas e ideológicas que le abren los ojos a otra realidad. El joven maestro de escuela destinado por los pueblos de Andalucía que recala en pueblos campesinos de espíritu rebelde como Nueva Carteya y Montilla (al acto de presentación de la candidatura de IU-Cabra, nuestra primera intervención jun-


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 29

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

En la plaza de la Magdalena.

tos, enero de 1987, se dejó caer una nutrida representación de carteyanos en su mayoría ex-alumnos) y se impregna de la resistencia soterrada e influido por la visión que le aportan maestros de tradición republicana. Y luego en Córdoba contacto con movimientos cristianos avanzados, anarquistas –no podéis imaginar hasta que punto tenía un ramalazo de anarquismo andaluz– y círculo de familia política que irán macerando el siguiente paso: su ingreso en el PCE (1972). Pese a que la “bienvenida” en su primera reunión (barrio del Naranjo) fuera el cursillo de lo que debía hacerse en caso de detención. Combina militancia con estudios en la Facultad de Filosofía y Letras de Barcelona, donde realiza en 1973 la tesis de licenciatura “La Desamortización eclesiástica en la ciudad de Córdoba: 1836/1845”. Lo que le dejará el poso horaciano del “Beatus ille”, la contemplación hipotética de una vida paralela en la que su mundo era la investigación histórica, ajeno al ruido de palacios e instituciones. La Historia donde se mezcla el “me duele España” y la búsqueda apasionada de nuestras raíces.

Fotografía de Sáncho Moreno en el Diario de Córdoba

Y luego los años de agonía del dictador y el duro tardofranquismo. Sin caer en el recurso al silencio cómplice. Hasta que 10 días después de la legalización del PCE,18 de abril de 1977, en un pueblo cercano a Córdoba, Castro del Río, un maestro de escuela llamado Julio Anguita da su primer mitin acompañado por un obrero agrícola y un obrero de la construcción. Y el auditorio respalda al camarada que potencia el razonamiento frente al grito/consigna y no practica el sadismo del dirigente que se ensaña con los asistentes en un discurso plúmbeo e insufrible. En junio, con los resultados de las generales (iba de “relleno” en la lista), vino la desilusión que se cruzaría tantas veces en el camino y que combatiría con propuestas, trabajo y programa. Hasta que en las elecciones municipales del 79 se produjo el hecho que selló su destino: el PCE con el 28,04% y 8 concejales se convierte en la lista más votada frente a los 7 de UCD o los 7 del PSOE. Julio llegaba a la Alcaldía. Siempre pensó que a su favor se alineó la fortaleza del Partido en movimientos vecinales, sindicatos, industria, cultu-

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 29


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 30

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

ra... la campaña de cercanía barrio a barrio, puerta a puerta, persona a persona que anticipó una nueva forma de dirigirse a la ciudadanía y el error garrafal del PSOE al no poner (lo hizo en 1983, cuando ya era tarde) de cabeza de lista al abogado Martínez Bjorkman que, dada la corta diferencia de votos, podía haberle disputado al PCE un segmento de electores capaces de inclinar la balanza. Esta legislatura de la ilusión, donde todo era nuevo, sentó las bases de la Córdoba soñada con ejes estratégicos que no buscaban el rendimiento a corto plazo sino la ciudad del futuro. Es la apuesta por cerrar el costurón de las vías del ferrocarril y liberar los espacios al norte de la ciudad tal como se hizo al final en los 90 del siglo pasado e inicios del XXI. Es dotar a la ciudad de empresas públicas municipales, dignificando las condiciones de sus trabajadores con la creación de SADECO (Limpieza y Residuos), AUCORSA (transporte en manos privadas desde los años 20 y pésimo servicio) o EMACSA (ya municipal pero a la que se le hace dar un salto de calidad espectacular y detractores motejando la subida del recibo como “fino Anguita” –para no cordobeses, vino de MontillaMoriles– hasta que vieron cómo las depuradoras y la eficacia de las instalaciones permitían abrir el grifo y tener servicio de agua cuando la sequía los cerraba en otras ciudades del Guadalquivir. Es mirar a la periferia y barrios obreros (Alcolea, Sector Sur, Fuensanta...) para que se desarrollen calles y plazas dignas del nombre. Es esperar en el despacho, el 23-F de 1981, con la pistola sobre la mesa convencido de que la dignidad del cargo se defiende y sabiendo que el último alcalde republicano, Manuel Sánchez Badajoz, 19 concejales y 60 funcionarios municipales fueron fusilados tras el golpe del 36. Es empezar a notar que junto a la “potestas”, el poder que otorga el cargo, tus vecinos empiezan a darte “auctoritas”, que se traduce en influencia y respeto. Y que la devuelves ejerciéndola ante poderes reales o fácticos. Es parar al obispo Infantes Florido en 1981, cuando se pronunció públicamente contra la cesión del uso de dos edificios municipales a la comunidad islámica con un “las declaraciones del ciudadano José Antonio Infantes Florido merecen especial atención, porque, además de ciudadano cordobés, es la máxima autoridad sobre los cristianos católicos de esta ciudad... ni per-

30 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020

Presentación del Consistorio tras la victoria.

Celebrando el triunfo.

Foto Francisco González

sonal ni institucionalmente me siento sujeto a su autoridad, aunque respeto lo que representa... Tómelo como una corrección de quien siendo su alcalde no está bajo la autoridad de su ilustrísima”. Es invitar al pueblo cordobés a inaugurar el edificio del nuevo Ayuntamiento (28 de febrero de 1985), reconociendo el papel de la ciudadanía en las movilizaciones que posibilitaron una autonomía por el artículo 151, tras la polémica con el rey Juan Carlos I dispuesto a asistir al 1200 aniversario de la Mezquita, organizado por el Obispado, sin pasar por el Ayuntamiento. Y frenar la iniciativa. Y la mezcla de tejido social, participación ciudadana, objetivos y diálogo dio sus frutos en las elecciones municipales de mayo del 83, mayoría absoluta con 17 de 27 concejales y un res-


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 31

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

Recibiendo a Juan Carlos en el Ayuntamiento (1981).

paldo electoral que traspasaba barreras ideológicas y sociales. Tocaba levantarse de la enésima caída (generales de 1982) cuando la representación del PCE cabía en un taxi. Desde la conversión de la ciudad en “isla roja” (mayo de 1979, pleno del Comité Central cerrado con multitudinario acto al que acuden más de 8.000 personas en el hoy Teatro de la Axerquía) cuando la derrota dejaba exhausto el cuerpo militante, las miradas terminan convergiendo en su Alcalde. La Historia se acelera y nos sumerge en la vorágine: Manifiesto del Comité Central del PCA (1984) “Convocatoria por Andalucía” como nombre oficial, “De las Amapolas” por la foto en portada, puesta en marcha del proceso de elaboración colectiva y política de Convergencia abierta a “todos los que saben que el progreso y la historia la hacen los pueblos”, dimisión de alcalde en febrero del 86, primera asamblea de convocatoria por Andalucía, fundación de IU, autonómicas del 22 de junio (“ En junio, Julio”) con el 18% de los votos y 19 escaños, su elección como secretario general del PCE en el XII Congreso (febrero del 88) y coordinador general de IU en el 89... El inicio de su etapa pública en Madrid, más conocida pero menos vinculada a su ciudad. Al escucharle hablar de la época se percibía una sensación de desarraigo, como si dudase en su fuero interno si batallar contra la labor de zapa de teóricos compañeros era estéril o merecía la pena. Pero ese es otro relato que se escapa del nuestro. Y así llegamos a la tercera parte. Permitidme la licencia de empezar por el final, noche del viernes 8 de mayo de 2020 en la que en tu llamada telefónica (la cuarta o quinta del día) lamentabas no haber tratado el tema de la renta básica universal en la

que sería tu última aparición televisiva. Y prometías hacerlo el domingo 10. La crisis del COVID-19 te había pillado en forma y peleón. Orde nando pa peles y biblioteca y dejar casi ultimado el libro “Vivo como hablo” que iba –va– a publicar la editorial Utopía. Buena parte de los esfuerzos se los llevó el Manifiesto “El Hoy y el Mañana: Razones para nuestro compromiso” en cuyo resultado final mucho tenías que ver y que hoy, pa ra nuestra desgracia, se ha convertido en una suerte de testamento político. Mantenías intacta la extraordinaria lucidez intelectual y avisabas de los oscuros derroteros que la España “capaz de acercarse a un toro para salir corriendo cuando ve un libro” quería imponer. Habías felicitado a quienes desde la tribuna pública se enfrentaban a la Derecha extrema y franquista del PP y VOX, pero avisando al interlocutor que sin organización todo estaba perdido. Habías llamado por enésima vez a Prometeo para que trabajásemos la iniciativa. Sabiendo que el “sí” lo tenías de antemano. Como en todas las ocasiones desde hacía 20 años. Un sí reflexivo y con aportaciones que siempre reconocía en ti la capacidad de separar lo importante y lo accesorio. La primera vez fue en el 2000. Nos propusiste a un reducido grupo de militantes y amigos que te acompañásemos en un proyecto de reflexión conjunta al que estabas dándole vueltas, para huir de reuniones y debates estériles que nunca se alejaban del ombligo e intentar aplicar las ideas en la calle. Ya tuvo nombre antes: la elaboración colectiva de la primitiva IU. Pero dormía en el cajón de hallazgos olvidados. Para seguir la leyenda del virrey colonial que cuando llegaba una ley que no le gustaba se la ponía en la cabeza para pronunciar en voz alta el “¡Se acata! “y en voz baja “Pero no se cumple”. Tal como hacían dirigentes de la organización con los acuerdos unánimes en tu etapa de coordinador general. El nombre elegido –Prometeo– tuvo “su aquel”, pues alguna mente corta en miras y larga de mala leche lo asoció a algún tipo de hybris, desmesura o soberbia. Sin reparar que el titán elegido venía cargado de simbolismo pues afrontaba el castigo

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 31


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 32

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

de Zeus, cruel y eterno, por defender sus convicciones y defensanto y peana hasta las próximas elecciones. Cruzando dedos sa del ser humano. para que estuviese callado. Ahí estaba la clave, nos advertías –por tu experiencia– de lo Aún vinculados a IU trabajamos el “Proyecto de Constitución que nos esperaba: descalificaciones, ninguneo, insultos... y que Europea” (2004), las Jornadas Republicanas (2006) y encabezaa veces los ataques más virulentos vendrían de los teóricos mos la candidatura “Repensemos IU”, derrotada en la Asamcompañeros/ camaradas. Pese a la advertencia, recogimos el blea Provincial de 2007. guante y nos enfundamos el mono de faena. Luego la diáspora. El abandono de algunos de la militancia El “bautismo de fuego” y el primer encontronazo de enverorganizada y el paso a un línea discreta y de no implicación gadura llegó dos años después, diciembre de 2002.Y fue con la orgánica los que como tú y yo mantuvimos el carnet del Parentonces todopoderosa alcaldesa Aguilar. tido. Aunque el “A veces me pregunto qué hago yo aquí” de LaTuviste la osadía de invitar (y nosotros de organizar) una bordeta nos rondase. charla pública para que el “lehendakari” Ibarretxe explicara a En 2008 rompimos amarras con las Jornadas sobre Fisla ciudadanía cordobesa su propuesta de organización del calidad, Gasto Social, Estado del Bienestar y Política Territorial Estado español. En lugar de la Córdoba tolerante y de las tres (monográfico de 140 páginas publicado en el número 16 de la culturas tan publicitada, encontramos a decenas de cabestros revista “Almirez”, UNED de Córdoba). vestidos de estudiantes ultras (hoy El desenganche permitía paradójisin duda prohombres del consercamente ampliar el horizonte y travadurismo), amalgama de bandetar de construir la mayoría social alras monárquicas y franquistas en ternativa. feliz convivencia, dispuestos a emLo comprobamos al sumarnos a la bestir para reventar el acto, a una convocatoria del 15M de 2011. Tres policía haciendo mutis por el foro días después publicaste en nuestro mientras se concentraban los airablog “Son los nuestros”, reflexión de exdos y un Ayuntamiento de IU renetraordinario impacto. gando de la iniciativa y negando ¡a En Sabadell, junio 2012 (“Esta noche un presidente autonómico electo! yo he empezado la guerra. El que quiera, el pan y la sal. Ni el mínimo saludo que me siga”) lanzaste la idea de un protocolario. Frente Cívico que permitiera recuperar el Sentó las bases de la Córdoba Como recordábamos a veces, ese protagonismo político a las clases popusoñada con ejes estratégicos que día ganamos un “amigo para siemlares y crear contrapoder ciudadano. no buscaban el rendimiento a pre” (Juan José) que a su vuelta al A tu vuelta de Cataluña pediste que País Vasco nos envió un cariñoso asumiéramos la organización como corto plazo sino la ciudad del mensaje y tu reconocimiento: núcleo motor del proyecto al que se futuro. “Sabía en quien no podía confiar, añadía un reducido grupo de tu conahora sé también en quien quiero y fianza. puedo hacerlo”. Juntos e ilusionados pusimos en pie el entramado de lo que El conflicto nos abrió los ojos a la realidad: la incompatibilisería el FCSM. El blog del Colectivo Prometeo se convirtió en el dad absoluta entre nuestra forma de participar en política y la portavoz oficial de la iniciativa acogiendo las miles de adhesiocortoplacista, marrullera y carente de principios que encarnanes llegadas de toda España y los 7 artículos del “Somos Mayoba la señora Aguilar. Situemos el contexto histórico para no ría” (junio/diciembre de 2012). perder la perspectiva: en ese momento le sostenían el palio Estabas feliz (lo expresabas en público con besos y abrazos al haciendo de monaguillos muchos de los que renegaron de ella interlocutor, ese Julio cálido y entrañable al principio mencionadespués, cuando se acostó alcaldesa de IU y se levantó Condo) al ver andar tu idea del FCSM como lugar de encuentro alresejera del PSOE en la Junta de Andalucía sin avisar. El Colectivo dedor de unos puntos muy básicos (10). Como en la asamblea de sufrió en sus carnes el vacío y las críticas por la espalda. Eso sí, Rivas y primer foro social de julio de 2013. Repasad la lista de cuando llegaba alguna elección, los heraldos proclamaban una asistentes. Explican muchas cosas de los años siguientes. “tregua olímpica” y buscaban tu foto, la presencia del “santón”. Desde la periferia Córdoba se convirtió en lugar de peregriAbiertas las urnas se acababa la procesión y se guardaban nación de la Izquierda transformadora viviendo en primera

32 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 33

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

persona los acontecimientos que influyeron decisivamente en el cambio de paradigma político y social vivido por este país. Con sabor agridulce. En positivo las Marchas de la Dignidad –reunión en septiembre de 2013– que culminaron con la gran manifestación del 22M de 2014. En negativo, no poder llegar al acuerdo deseado pese a los esfuerzos y participantes en el segundo foro del FCSM (“¿Qué hacer?” En la actual situación política, económica y social” Córdoba, 7 y 8 de marzo de 2014). La falta de unidad afectó a los componentes de Prometeo. Pero nunca dejamos de remar juntos, anteponiendo el sentido plural a las opiniones individuales, lo que permitió sortear las distintas visiones sin que el enfrentamiento y la división se cruzaran en nuestro camino. Hubo tiempo hasta de implicarnos localmente en la ocupación del antiguo colegio Rey Heredia (4 octubre de 2013) al que el Ayuntamiento del PP tenía preparado un sacro destino. Tan intensamente que la mitad de los imputados en el juzgado pertenecían al Colectivo. Dos semanas después de la ocupación en él impartías la charla:”Ante la situación de sufrimiento de la población española, ¿qué hacemos?”. Y luego: Salir del Euro, de 2014, el nuevo foro (Monedero/Garzón) “a ver si esta vez somos capaces, a ver si...”, fracaso de las elecciones generales del 20D de 2015 al ir separados, tercer foro cordobés (2016) espacio de confluencia, que, esta vez sí ayudó. Al mes siguiente aparecía Unidos Podemos. Una de las metas se había logrado. Luego alentamos ciclos” [La U.E., cuestión nacional (2017)”, La Transición” (2018)] para que los acuerdos cupulares fraguasen por la base. Decidimos “hibernar” (no disolver) el FCSM en mayo de 2018 al considerar que (siempre odiaste la militancia como acto de fe religiosa) había cumplido su papel. Pero valoramos no deshacernos de una marca consolidada ante el riesgo de que “personal ajeno” intentara resucitarla. Y dimos la cara contra las injusticias judiciales solidarizándonos con Otegui, Alfon, Andrés Bódalo, Fran Molero, los chicos

de Altsasu, campamento Dignidad de Extremadura, sentencias del Procés, sindicalistas del SAT, siendo la última, 24 de abril de 2020, la injusta condena a Isa Serra por intentar parar un desahucio. Nos entristecía pero no nos sorprendía una justicia como la española acostumbrada desde hace siglos a mirar solo por el ojo derecho. Y mantuvimos la reflexión sobre “La Disyuntiva de la Izquierda” (2019) y los pros y contras de la presencia en el gobierno de coalición con el PSOE (2020). De lo último, tras ver cómo la pandemia sacaba lo mejor (solidaridad, ternura) de nuestra sociedad y lo peor franquismo/fascismo casposo), surgió el Manifiesto. Han sido veinte años, Julio. Lo he dejado escrito en un artículo para tu libro póstumo: “Veinte años juntos en los que nunca has caminado solo, demostrando que cuando nos hemos puesto el traje de faena y bajado a la calle, allí, codo a codo, siempre hemos sido más que dos. Tu labor es fecunda, por eso sabemos que la tierra te será leve, porque la has preñado de propuestas colectivas y viables que la hacen más justa. Por ello, con tristeza pero orgullosos y agradecidos por lo compartido, te decimos desde la pena de no volver a reencontrarnos y desde la alegría por todo lo que nos has dado: “¡Hasta Siempre Julio! “ Y recogiendo tu guante/guiño: “¡Nos vemos en la Lucha, querido amigo! ¡Nos vemos en las calles!”n

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 33


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 34

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

Julio Anguita y la pinza por Juan Francisco Martín Seco

Al menos desde Maquiavelo, la política, en gran medida, se ha convertido en pura apariencia. En la sociedad de la información lo que predomina son los titulares de prensa (ahora las frases cortas en las redes sociales), los estereotipos, los eslóganes. El PSOE ha sido siempre maestro en esta materia; le ha importado menos la solidez de los mensajes y de los discursos que las consignas que, hábilmente manejadas, sirven para fijar ideas en el subconsciente de la población. En la última etapa de la era felipista, y coincidiendo con la permanencia de Julio Anguita como coordinador de IU, los propagandistas del PSOE –incluyendo los poderes mediáticos afines, que no eran pocos–acuñaron la expresión “la pinza”, con la que pretendían expresar la alianza, que según ellos existía, y consideraban espuria, entre IU y el PP, entre Julio Anguita y Aznar. En realidad, esta metáfora lo que dejaba entrever era la concepción fundamentalista que el partido socialista, o al menos el felipismo, tenía de la política y su consciencia de papel hegemónico. Ellos eran la Izquierda y cualquier otra formación política que se situase en ese espacio debía estar subordinada a sus posiciones. Hay que reconocer que González supo dar la vuelta al tablero. Durante la dictadura, el Partido Comunista (PCE) casi monopolizaba la oposición. Es verdad que, sobre todo en la última etapa, proliferaron otras muchas formaciones contrarias al régimen, tanto pertenecientes al credo marxista como al socialdemócrata, pero siempre que en el ámbito de la disidencia se nombraba al “partido” todo el mundo entendía que se refería al PCE. La presencia del PSOE durante la dictadura fue escasa; de ahí que cuando en las primeras elecciones democráticas escogió como eslogan “cien años de honradez”, desde el PCE apostillasen en tono burlón “y cuarenta de vacaciones”. No obstante, el panorama cambió con la Transición. Según se iban celebrando elecciones quedaba claro que la sociedad española se inclinaba por la moderación y el centro. Desechaba todo radicalismo. No quería nada que pudiera significar inseguridad y riesgo, razón por la que los partidos más

34 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020

votados fuesen la UCD y el PSOE. Y el apoyo electoral se reducía a medida que la formación política respectiva se situaba más en el extremo. Tras la absorción de otras organizaciones como el PSP o Convergencia Socialista de Cataluña, el PSOE comenzó a considerarse el partido hegemónico de la izquierda, y esa percepción subjetiva se hizo realidad social cuando tras la crisis de UCD y el golpe de Estado del 23-F, y aprovechando el llamado voto útil, barrió en las elecciones de 1982. A partir de ese momento, el PSOE se convirtió en foco de atracción para todos los colectivos situados a su izquierda. Fueron muchos los miembros del PCE, y de otras formaciones políticas más radicales, que tendieron a refugiarse bajo el paraguas del PSOE. Incluso el Partido de los Trabajadores de España fundado por Santiago Carrillo tras su expulsión del PCE, terminó incorporándose en bloque, salvo su fundador (quizás por el qué dirán), quien, sin embargo, se mantuvo desde entonces en la órbita del partido socialista. Simultáneamente a esta fuerza centrípeta, el PSOE como partido inicia una emigración hacia posiciones liberales. Bien es cierto que esa conversión no fue privativa del socialismo español, sino que la afrontaron casi en su conjunto todas las formaciones socialdemócratas de Europa. Al mismo tiempo, el PSOE sufre otra transformación mayor. De partido democrático muta a movimiento autocrático, de partido socialista a felipista. Pretende monopolizar todos los engranajes de poder, medios de comunicación social, jueces, fiscales, sociedades como la Cruz Roja o la ONCE, Administración, entidades financieras, etc. La acumulación de poder conlleva el sentimiento de impunidad, y la multiplicación de los casos de corrupción. A su vez, y quizás como reacción, los restos del PCE y otras fuerzas y movimientos a la izquierda del PSOE se aúnan de cara a presentarse como alternativa en los distintos comicios, terminando por formar IU. No es el momento de extenderse en las distintas vicisitudes y cambios que sufrió desde su inicio esta formación. Quiero señalar tan solo la ambivalencia a la que desde el principio


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 35

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

estuvo sometida respecto al PSOE. Por un lado, pretendían ser pretendido siempre las fuerzas reaccionarias, distinción entre oposición y criticar su comportamiento, pero por otro, al izquierda y derecha. Todo lo contrario, tenía perfectamente menos una parte de ella, estaba presa de ese cierto complejo de claro que en negar esa diferencia, tal como afirmaba Aranatracción fatal. Se creía en obligación de apoyar al partido guren, consistía quizás la última trampa de la derecha, pero socialista en todas las circunstancias, una cosa eran las ideologías y otra disporque se estaba en el mismo bloque, Es más, el partido socialista siempre tinta las siglas y que ser de izquierdas la izquierda. Creencia que en buena prefirió pactar con los partidos o derechas no está en las marcas, ni en medida era casi una obligación imlas banderas, ni en los nombres, ni en nacionalistas antes que con IU. puesta desde el PSOE. Esa era la silas proclamas, sino en las políticas. tuación de equilibrios políticos cuanLos prohombres del partido sociado Julio Anguita fue elegido coordilista, apoyados por los medios de nador general de IU. comunicación social próximos al feliEsa división en bloques izquierda-derecha ha sido uno de los pismo, mantenían tesis muy diferentes. Tenían plena conciengrandes males de la política española, tal vez derivado de nuescia de su hegemonía, hasta el punto de suscribir que socialistro guerracivilismo y de los cuarenta años de dictadura, y conmo era lo que hacían los socialistas. No eran socialistas porque tra ella reaccionó desde el principio Julio Anguita. Por supuesdefendían doctrinas que fuesen socialistas, sino al revés, eran to, no se trata de que Julio creyese que no existía ya, como han ellos los que definían y determinaban qué era el socialismo y

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 35


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 36

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

en qué consistía ser de izquierdas a finales del siglo XX. En consecuencia, los que otorgaban el carnet y el calificativo de izquierdas. Ellos eran la izquierda y el PP era la derecha, cualquier otra fuerza que se llamase de izquierda les debería estar subordinada y, por supuesto, apoyarles electoralmente y sin condiciones; de lo contrario, estaría haciendo el juego a la derecha. Esta teoría, como una mala hierba se había ido traspasando también a IU, especialmente en su marca catalana, Iniciativa per Catalunya, considerando al PSOE como el hermano mayor, como la casa común. Coincidir con el PP, con la derecha, en cualquier asunto era algo vergonzante por lo que había que disculparse y justificarse. Frente a esta concepción, por una parte, maniquea y, por otra, nominalista, cuasi religiosa, de eclesia, de secta, la postura defendida por Julio era mucho más laica. Se hizo viral, como se dice ahora, una expresión repetida de forma constante, la de “Programa, programa, programa”. Los acuerdos, los pactos no se podían hacer ni por siglas, ni por historia, ni estaban preconcebidos entre formaciones de antemano. Los votos de IU pertenecían a IU y nadie podía contar con ellos de forma apriorística. Las negociaciones tenían que basarse en

Fueron estos presupuestos sobre los que Anguita construyó su discurso de las dos orillas. el contenido, en las políticas y en las medidas a tomar; en una palabra, en el programa o en una parte del programa. Desde esta óptica, no había posiciones prefijadas a la hora de votar en el Congreso. Ciertamente era casi imposible, excepto en ocasiones excepcionales, que IU pudiera coincidir

36 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020

Con José María Aznar.

Con Felipe González.

en materia social y económica con el PP. Más bien lo usual y habitual era que en esos contenidos la concurrencia en el voto se diese entre el PSOE y el PP, y, por supuesto, con Convergencia y el PNV, partidos que en temas económicos o sociales eran tanto o más de derechas que el PP. Es más, el partido socialista siempre prefirió pactar con los partidos nacionalistas antes que con IU. Otros asuntos suscitaban la preocupación del felipismo y para los que demandaba la adhesión incondicional de IU, en todos aquellos que afectaban al funcionamiento del sistema político y democrático. Ya hemos dicho que paralelamente a la hégira hacia el libe-


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 37

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

ralismo, el partido socialista había iniciado una marcha hacia la autocracia y hacia comportamientos poco democráticos. Después de muchos años de gobierno, los socialistas pensaban que las instituciones eran suyas, fueron olvidando las buenas prácticas políticas y democráticas y asumían de muy mala gana todos los mecanismos de control. Crearon el caldo de cultivo adecuado para que proliferasen múltiples casos de corrupción. Era lógico, por tanto, que a la hora de querer controlar al gobierno y censurar los posibles casos de corrupción, coincidiesen los partidos de la oposición –fuesen de derechas o de izquierdas– y que por lo tanto convergiesen en el voto IU y el PP. He ahí el fundamento de la llamada pinza, y de la operación mediática que el PSOE y sus acólitos de la prensa lanzaron contra IU y Anguita, operación en la que acabó participando también una quinta columna instalada dentro de la coalición. Múltiples fueron las pulsiones

Con Gerando Iglesias.

O se les tildaba de tontos útiles o de arcaicos. Solo había un camino: ser un apéndice del PSOE.

y motivos que se encontraban detrás de la operación. El primero, de orgullo y estupor mal contenido, ¿cómo era posible que una organización que se llamaba de izquierdas pudiera enfrentarse a ellos que eran la Izquierda? El segundo era más prosaico, encontraron en la citada metáfora un medio para desacreditar y marginar a IU. Eran unos tontos útiles, especialmente Anguita, que le hacían el juego al PP. El tercero era tal vez más sibilino, el de ocultar la verdadera pinza, la que PSOE y PP hacían sobre los españoles y, más concretamente, sobre la clase trabajadora, haciendo una política económica y social de derechas. En 1997 publiqué un libro en El Viejo Topo cuando estaba iniciando su andadura como editorial (incluso creo que fue el primero) titulado La pinza. Recogía en él una serie de artículos escritos en distintos medios, fundamentalmente en el diario El Mundo, en los que criticaba la política económica y social aplicada en los últimos cuatro años. En la introducción explicaba

Con Gaspar Llamazares.

la razon de haber titulado el libro La pinza. Argumentaba sobre la falacia que se escondía tras ese intento de aunar al PP con IU o a Anguita con Aznar, pero sobre todo pretendía demostrar la auténtica pinza que PP y PSOE habían hecho sobre la izquierda y sobre la sociedad española intentando convencerles de que solo había una política económica posible. Se podía pensar, afirmaba yo en la introducción que, dado que el periodo en que fueron escritos estos artículos se encontraba a caballo entre dos gobiernos, uno del PSOE y otro del PP, el libro se debería haber dividido en dos partes perfectamente limitadas. Nada más innecesario, puesto que en ambas etapas se habían aplicado políticas similares. Desde la política monetaria a la política fiscal, desde la desregulación del mercado

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 37


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 38

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

tica, puesto que el felipismo le había abierto ya el camino y le había hecho el trabajo sucio. Fueron estos presupuestos sobre los que Anguita construyó su discurso de las dos orillas. El convencimiento de que, a pesar de sus confrontaciones, el PP y el partido socialista se encontraban en la misma vereda. El PSOE había dejado la ribera de enfrente en la más angustiosa soledad, ocupada exclusivamente por IU. Pero, precisamente por eso, los felipistas precisaban desacreditarla. De ninguna manera estaban dispuestos a dejar a IU la bandera de la izquierda, y mucho menos los votos. La mayor superchería radicaba en que el PSOE logró, utilizando sus siglas, realizar con los apoyos de la izquierda una política conservadora. Se pasó a la otra orilla llevándose de rehén a la clase trabajadora, y gran parte del espaCon Paco Frutos. cio progresista. El descrédito de Julio Anguita y de IU (en cierta forma similar al que se intentó con UGT) tenía dos caras. Por un lado, se les censuraba cualquier confluencia que pudiera darse con el PP, enarbolando el fantasma de la pinza. Pero, por otro, se les criticaba que pudieran quedarse solos en la defensa de cualquier postura o en cualquier votación, calificando a IU de utópica y desfasada y a Julio de iluminado y dogmático. No había alternativa posible. O se les tildaba de tontos útiles o de arcaicos. Solo había un camino: ser un apéndice del PSOE. En contra de lo que querían hacer creer y al margen de las convicciones personales que Julio pudiese tener, y de su condiActo del PCE en Córdoba, en 1979, con Julio Anguita como alcalde. Sentados, Santiago Carrillo y Dolores Ibarruri, Pasionaria ción de comunista de la que nunca renegó, el discurso que mantenía públicamenlaboral a las privatizaciones, desde los recortes de las pensiote era muy moderado. Era consciente de que en esos momennes a la destrucción de la progresividad en el sistema tributatos en España no se podía ir mucho más allá. Defender el conrio y, sobre todo, en la política de servilismo frente a la Unión cepto de Estado social democrático y de derecho que presidía Europea, ambos gobiernos habían seguido líneas similares. el andamiaje constitucional ya era revolucionario. Solo había Bajo una apariencia bien urdida de enfrentamiento, el mejor que sacar de los tres conceptos que se complementaban, y que aliado del PP había sido el PSOE, ya que cuando Aznar llegó al no podían darse sino conjuntamente, todas sus virtualidades. gobierno no tuvo que esforzarse a la hora de implantar su políEn aquella época ocupaba sitio en la bancada socialista mi

38 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 39

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

amigo Antonio García Santesmases, catedrático de Filosofía Moral y Política, y creo que de lo poco que quedaba de socialdemocracia en el grupo socialista. En las ocasiones en las que nos encontrábamos siempre me comentaba su impresión de que, paradójicamente, en la tribuna del Congreso era en el

discurso de Julio Anguita donde reconocía la doctrina socialdemócrata. La prueba de que el PSOE y la mayoría de los partidos socialistas de Europa habían abandonado la orilla de la izquierda era su aplicación y aquiescencia al proyecto de la Unión Europea, tal como se estaba diseñando y, más concretamente, la aceptación de la Unión Monetaria. Una moneda única sin unión presupuestaria y fiscal que la completase incrementaba la desigualdad entre los países y además cegaba la posibilidad de cualquier política de izquierda, como se comprobó muy pronto en la crisis de 2008. Fue en este tema en el que IU se quedó en mayor soledad. Es más, ni siquiera toda la forma© Rafael Mellado ción se mantuvo en la orilla izquierda. Una buena parte de ella sintió el vértigo de ir contra corriente y la atracción que posee el poder y lo políticamente correcto. La llamada a integrarse en la doctrina oficial y en lo que todo el mundo tiene por cierto representaba una gran tentación a la que muchos sucumbieron, e incluso aceptaron el triste papel de ser una quinta columna. Julio Anguita, y con él la gran mayoría de IU, supo intuir que el proyecto de Moneda Única, tal como estaba configurado, sería una losa que haría imposible incluso esa política socialdemócrata que él defendía en el Congreso, y también que el PSOE se estaba definitivamente suicidando como partido de izquierdas.

El gran mérito de Julio Anguita consistió en ser un hombre de convicciones. El gran mérito de Julio Anguita –que a su muerte todo el mundo, sin importar la ideología, le ha reconocido– consistió en ser un hombre de convicciones. En un escenario político de apariencias en el que los protagonistas se envuelven en las banderas y se escudan en las trincheras de las siglas para ocultar la falta de contenidos, Julio perseguía la verdad allí donde estuviese sin importarle que fuera en Agamenón o en su porquero. No se sentía atraído por el poder. Pensaba que muchas veces en la oposición se puede ser más efectivo. No estaba dispuesto a pactar a cualquier precio, ni por el simple hecho de pertenecer en teoría a un mismo bloque ideológico. No creía en las familias, sino en las medidas y en los hechos. Su cantinela de programa, programa, programa, aunque ridiculizada por algunos, tendría que sonar hoy como una bofetada y un reproche a tanto político arribista n

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 39


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:16 Página 40

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

Forjar contrapoder Julio Anguita y los movimientos sociales por Manolo Cañada ¿Quién manda aquí?» pregunté Me dijeron: «El pueblo naturalmente» Dije yo: «Naturalmente el pueblo pero, ¿quién manda realmente?» En la capital, Erich Fried

“A un poder se le combate con otro poder, a un ejército se le combate con otro ejército”. Corrían los días del otoño en 2012 y el Frente Cívico Somos Mayoría comenzaba a tomar forma en muchas ciudades de España. Julio Anguita, a sus setenta años, se metía de lleno una vez más en el fango de la lucha social. Renegaba de hacer kilómetros, de ser traído y llevado a decenas de actos, “como el baúl de la Piquer”, pero al final acababa rindiéndose generoso a los requerimientos de los compañeros. Con la pasión razonada de siempre llamaba a los trabajadores, a los parados, a los jubilados, a los desahuciados, a las clases medias, a los pequeños empresarios, a construir un contrapoder en torno a un programa. A transformar la mayoría en sí en mayoría para sí, a recoger el testigo del 15M y levantar una gran alianza de los de abajo contra los de arriba. La huella que ha dejado Julio Anguita es muy honda y seguirá creciendo con los años. Su memoria está y estará ligada a la revisión crítica de la Transición, a la reivindicación de la República y de los valores republicanos, a la denuncia de la estafa de la Unión Europea, al desvelamiento del neoliberalismo o

40 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020

a la honradez y la dignidad en el ejercicio de la política. Pero además, y de forma indesligable, su legado está vinculado a una infrecuente concepción y práctica de la misma. A Julio le gustaba caracterizar la política como ética de lo colectivo, en los términos que lo hiciera Paco Fernández Buey. “La política, fundamentada en la ética, permite distinguir entre un partido político y una mafia o secta; entre la política (propiamente dicha) y el delito”, escribiría Julio en 2019 junto a Manolo Monereo. Para Fernández Buey, la política entendida como ética de lo colectivo suponía también saber discernir entre formas distintas en la praxis: “Hay un criterio, simple pero tal vez fecundo, para fundar esta distinción defendiendo al mismo tiempo tres cosas: el reforzamiento de la sociedad civil frente al Estado y la partitocracia, el carácter noble de la actividad política (de la participación ciudadana) y la necesidad de otra forma de hacer política”. Relieve de la sociedad civil, participación ciudadana y nuevas formas de hacer política: sin duda la trayectoria de Julio Anguita podría describirse conforme a esa triada que trazaba el filósofo catalán. En Atraco a la memoria, el magnífico libro de Juan Andrade, el autor subraya tres vectores fundamentales en el pensamiento de Julio Anguita, el del marxismo, el del republicanismo plebeyo y el del libertarismo o anarquismo humanista. La singular síntesis de estas tres influencias constituye el sustrato de la visión de Julio sobre los movimientos sociales y sobre la relación entre la sociedad civil y las instituciones. El comunismo entendido como el movimiento real que en cada momento mira al ideal y va superando las contradicciones –la cita de La Ideología alemana, el libro de Marx, que tanto le gustaba–. El republicanismo concebido más que como antimonarquismo


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 41

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

como radicalidad democrática que, en su opinión comportaba, por ejemplo, la reivindicación de “la Declaración de Derechos Humanos como corolario del movimiento que arranca con la Revolución Francesa”. Y, por último, el anarquismo. Julio acostumbraba a recordar que “el buen comunista tiene que tener siquiera litro y medio de anarquista”. Era uno de los contados dirigentes que se atrevían a recordar un propósito fundacional de Marx y de Lenin: el de la superación y disolución del Estado. “He sido alcalde y he relativizado. Todo poder merece ser destruido, pero cuando digo esto los facilones de pensamiento ya divulgan que voy a colocar una bomba, pero el medio para eliminarlo es la participación de la sociedad”, afirmaba Anguita en 1998. Cuestionar el orden propio y evitar ser fagocitado por el Palacio han sido dos obsesiones constantes en su vida política. En la intensa conversación con Juan Andrade, Julio recuerda unas palabras de Santiago Carrillo durante una reunión del Comité Ejecutivo del PCE, que retratan a la perfección el contraste entre la posición de uno y otro respecto al papel que debieran jugar los movimientos sociales: “Camaradas, los movimientos sociales a lo más que pueden aspirar es a que los

interpretemos”. Y añade Julio, escandalizado por la soberbia de Carrillo: “¡Todo un tratado! Nosotros interpretamos a los movimientos sociales. No solamente los representamos, sino que los interpretamos. Por contraposición, en mi opinión, los movimientos sociales constituyen la célula básica sobre la que la gente se organiza, cobra conciencia y quiere actuar”. Frente a la concepción desdeñosa y puramente instrumental de los movimientos sociales –que sigue siendo hegemónica en los partidos, a pesar de la retórica que glorifica la importancia de la sociedad civil y la participación– Anguita resalta la función política insustituible de los movimientos. Sin democracia plebeya la democracia es una mera ficción, una cáscara cuya misión es, antes que nada, garantizar el dominio de los poderes económicos. “Los partidos políticos no son los únicos intérpretes de la voluntad popular, en absoluto”, afirmará Julio en defensa del Frente Cívico. Los partidos se han convertido en maquinarias electorales, en organizaciones para ir a las elecciones y para repartirse los cargos. “El partido es una forma más de participación política, una más entre mil”, declara Anguita por esas fechas. Para él, la participación de los militantes comunistas en

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 41


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 42

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

los movimientos sociales no es la de “estar allí con los símbolos asociacionismo vecinal articularon la oposición al franquismo y las consignas, sino introducir elementos de reflexión y de anáy la pugna por la democracia. Julio estuvo vinculado al movilisis que ayuden a pensar. Tarea ingrata, pero no hay otra”. miento vecinal, representando como secretario a la Asociación Desde su época al frente del ayuntamiento de Córdoba de Cabezas de Familia del Parque Cruz Conde en Córdoba. Y defiende una heterodoxa visión de las instituciones y de su víntambién formó parte del movimiento sindical. culo con la sociedad. “La política es para nosotros la ciencia y el Quizás sea necesaria hacer una precisión semántica. arte de transformar la realidad. Cuando yo fui elegido alcalde, Cuando se habla de los movimientos sociales suele entenderse sabía que iba a un lugar de combate. Con llegar allí no habíaque nos referimos solo a aquellos que han nacido con postemos resuelto nada. Qué podíamos hacer desde allí, conjuntarioridad al movimiento obrero. Los nuevos movimientos que, mente con la organización. Y “al despegarse de las viejas lealtaentonces se planteaba esa doble Convocatoria por Andalucía, primero, y des de clase y configurar alianzas función, ese doble ejercicio: afirsociales de carácter transversal, después Izquierda Unida representaron mación y negación. Afirmación: han ido tomando posesión del dos proyectos de una insólita originalidad. espacio público” (Gloria García aquí venimos para gobernar, para usar esto cambiándolo y segundo, González). Juan Ramón Capella venimos para negarlo, porque esta nos advertía de la posible simplifiinstitución no es hija nuestra. Y cómo se niega una institución, cación que ello supone: “De eso que se ha dado en llamar pues haciendo políticas que poquito a poco la van haciendo permovimientos sociales nuevos –y que acaso conviniera llamar, fectamente prescindible. De ahí surge la participación ciudadamodestamente, nuevas iniciativas”. Y Tarrow recordaba que el na”. La conciencia de ser ajenos a poder de los movimientos es acuuna estructura que tiende a enNo se trata de “una cuestión de yuxtaposi- mulativo: “Los teóricos sociales gullirte, el sentimiento de exilio ción de rojo, verde y violeta, ahora es una descubren constantemente “nueen unas instituciones creadas vos movimientos sociales”, pero el cuestión de síntesis”. para reproducir las relaciones de calificativo “nuevo” pierde sentido dominación de clase existentes, cuando examinamos un cuadro la certeza de que solo con el aliento constante de la calle puehistórico más amplio. Los nuevos movimientos no solo retoden introducirse transformaciones significativas. La perspectiman muchos de los temas de sus predecesores, como la idenva de Julio está en cierto modo emparentada con la teoría de tidad, la autonomía y la justicia, sino que también se apoyan Francesco Alberoni, en Movimiento e institución. Existen dos sobre las prácticas e instituciones del pasado”. Para ilustrar el estados de lo social, el estado naciente, que se corresponde con esquematismo de la división canónica entre viejos y nuevos el momento creador, de efervescencia. Y luego el de la institumovimientos sociales quizás pueda ser útil reflexionar sobre la ción o de la solidaridad mecánica. “Es en el estado naciente irrupción en la última década de movimientos como el de la donde se constituye la historia”, afirma Alberoni. El movimienvivienda o el de la renta básica, colectivos con un fuerte comto popular como principal propulsor de transformación social, ponente de clase, aunque eso sí, con códigos e identidades que como única garantía frente al Leviatán del capital. no constituyen una simple prolongación de las del veterano movimiento obrero. Un hilo rojo, verde y violeta Convocatoria por Andalucía, primero, y después Izquierda Sidney Tarrow define los movimientos sociales como “desaUnida representaron dos proyectos de una insólita originalifíos colectivos planteados por personas que comparten objetivos dad. Mientras la izquierda transformadora se desplomaba o se comunes y solidaridad en una interacción mantenida con las desleía en toda Europa, en pleno desconcierto por la caída del élites, los oponentes y las autoridades”. En su larga militancia muro de Berlín, en España se levantaba un movimiento polítipolítica Julio participa activamente en la construcción de esas co y social que llegó a inquietar a los mandarines del neoliberedes de contrapoder y en su impulso desde las estructuras ralismo y obligó al poder a emplearse a fondo, desplegando partidarias o institucionales. todos los recursos económicos, culturales, mediáticos y polítiEn el tardofranquismo y en los primeros años de la transicos, alcantarillas incluidas, para neutralizar la anomalía. La ción la fábrica, la academia y los barrios fueron los tres frentes principal seña de identidad de aquella IU era la elaboración fundamentales donde cuajaron los movimientos populares colectiva de programas, un ámbito de participación política antagonistas. El sindicalismo obrero y estudiantil, así como el que diluía las fronteras entre afiliados y no afiliados, y entre

42 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 43

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

Acto central de la campaña de 2016 en Córdoba.

Marcha de la Dignidad.

expertos y legos. “Un mecanismo de elaboración y estudio que servía, además, como instrumento básico para forjar las alianzas sociales y adquirir la cultura de gobierno que combinándose con la de lucha y movilización permitiese la permanente construcción de la Alternativa”. Durante casi una década Izquierda Unida representó una nueva forma de hacer política, un cortocircuito en la política convencional, profesionalizada y dominada por los aparatos. Un meteorito ajeno al panorama general, que se resistía a la institucionalización y al electoralismo, que en definitiva cuestionaba por la vía de la práctica “el proceso de mercantilización y oligarquización de las democracias representativas” (Fernández Buey).

Aquel proyecto, que representaba una de las herramientas políticas más renovadoras de la izquierda en toda Europa, tuvo que enfrentarse también a la cultura de la derrota y al cambio de naturaleza en el movimiento sindical. Comisiones Obreras, que había sido un extraordinario movimiento de clase y la punta de lanza frente al régimen franquista, fue aclimatándose al paradigma neoliberal hasta renunciar a la perspectiva de transformación social con la que naciera. “En el momento en que los sindicatos eso de la sociedad alternativa dicen que para qué, porque lo que hay que resolver son los problemas inmediatos, en ese momento, sin darse cuenta, han entregado la cuchara al adversario”, afirma Julio en 1998, en Humano, demasiado humano, el libro de Miguel Ángel García Barbero. Anguita insistirá en la distinción entre movimiento obrero y movimiento sindical. “El Partido Comunista es parte del movimiento obrero con la misma legitimidad que Comisiones Obreras”. Y subraya también la independencia de IU respecto de los sindicatos: “Yo no tengo sindicato. Mi sindicato es, como dijo Machado, el que conmigo va en cada momento”. La campaña por la jornada de 35 horas o la introducción pionera de la Renta Básica señalan el anclaje de clase en Izquierda Unida. Pero los vientos del neoliberalismo soplan con mucha fuerza. IU es abatida y la dirección de los sindicatos asume el marco y las políticas de la Unión Europea. Izquierda Unida durante ese período se consolida como un proyecto de transformación social rojo, verde y violeta. Esto implica que “asume tanto en la elaboración programática como en la del discurso las nuevas elaboraciones, visiones y valores de otros proyectos de liberación que han ido apareciendo a lo largo de los tiempos”, escribe Julio, con motivo del 30 aniversario de IU. La estela de Manuel Sacristán y de la revista Mientras Tanto estará bien presente a partir de ahora. “El ecologismo como un punto de vista ineludible, indispensable de nuestra época” (Quim Sempere), como “la autocrítica de la ciencia moderna” (Sacristán) se asienta en la cultura de la izquierda real. El feminismo, la igualdad entre hombres y mujeres, la importancia de

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 43


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 44

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

la transformación de la vida cotidiana se trenza también en esa renovada alianza. Pero, como declara Julio Anguita en noviembre de 2019, no se trata de “una cuestión de yuxtaposición de rojo, verde y violeta, ahora es una cuestión de síntesis”. Comienza una síntesis teórica entre los principales movimientos de liberación: “el movimiento rojo –el marxismo–, el feminismo –que aparece con Simone de Beauvoir–, la lucha por una nueva cultura y el ecologismo. De las cuatro, para mí la que hoy está en la punta de lanza es la ecología política, porque está señalando un problema de inminente solución; si no, estamos perdidos”. Una nueva combinación política ha ido cuajando durante esos años, presidida por valores como la solidaridad, la igualdad y la austeridad. El Plan Energético, elaborado de acuerdo con Aedenat o la incorporación de Víctor Ríos a la dirección de IU, son algunas muestras de la orientación emprendida.

Del 15M al coronavirus. Julio, un faro para los tiempos que vienen Julio no ha dejado nunca de participar políticamente. Y de hacerlo con la ejemplaridad que le caracterizaba. Humildad, lealtad a los de abajo, estudio permanente y coraje. Tras su salida de la dirección de IU, Julio participa, entre otros proyectos, en el despliegue de Unidad Cívica Republicana, así como en la constitución del Colectivo Prometeo y del Frente Cívico Somos Mayoría. La crisis de 2008 supone un terremoto económico y político en todo el mundo. Y en España, el 15 de mayo de 2011 irrumpe el movimiento popular, señalando la ruptura con los consensos de la transición y su cultura política, y denunciando la política austericida de la Unión Europea. “Son los nuestros”, escribe Julio días después. “Se han lanzado a la calle y la siguen llenando sin complejos, poniendo en evidencia a quienes debían y debíamos haberlas llenado antes (…) Asamblea del Frente Civico. Gracias compañeros y compañeras

44 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020

por esa decencia y sabiduría que por desgracia solo está al alcance de vosotros y unos pocos más”. Julio, que ha seguido muy atentamente la crisis, no duda en apoyar el movimiento desde el primer momento, mientras una parte de la izquierda mira por encima del hombro o con paternalismo la aparición de los indignados. “En cada momento la coyuntura está del lado de quien mejor la define ante las personas y de quien señala el punto nodal donde se condensan las contradicciones”, ha señalado en algún momento. La crisis económica muta en crisis política. Julio, un referente para millones de personas en especial tras la crisis del


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 45

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

bolo de la pedagogía racionalista del primer tercio del siglo XX, escuela en que aprendieron las primeras letras muchos de los vecinos del popular barrio del Campo de la Verdad, fue transformado por los activistas en el Centro Social Rey Heredia. Acondicionado al detalle por sus ocupantes y bajo el acoso del gobierno local, pasó a convertirse en epicentro del activismo cordobés: encuentros socioculturales y políticos, comedor solidario, reuniones de colectivos y plataformas, “sede” de las Marchas por la Dignidad… haciendo suyo el discurso asambleario revitalizado en mayo de 2011” (José María Manjavacas). El desafío a los poderes está abierto en todos los frentes, incluida la desobediencia. Unos días antes de ser ingresado se hace público un Manifiesto escrito por Julio Anguita, titulado El hoy y el mañana: razones para nuestro compromiso. En él Julio analiza la crisis de la civilización régimen del 78 y las tropelías de la Troika, llama a poner en del crecimiento sostenido y depredador que ha originado la pie el Frente Cívico para que “la mayoría social vaya trabanpandemia del coronavirus. Apela a la necesidad de una do su unidad en torno a un programa”. Esta visión de Julio sociedad civil fuerte y llama a “organizar el combate polítiAnguita está engarzada con algunas de sus nociones más co-cultural y la entente programática”, a crear hegemonía queridas, de raíz gramsciana: hegemonía, bloque histórico y social y cultural para construir algo nuevo, que sea capaz de partido orgánico. Y también con su concepción socrática y hacer frente al mismo tiempo a “los dictados del neoliberapedagógica de la política. “Para mí el contrapoder lo constilismo” y a la inquieta emergencia de la España sempiterna, tuye la mayoría ciudadana cohesionada en torno a medidas de tintes neofranquistas. urgentes, necesarias y factibles que palíen las necesidades más Gregorio Morán cuenta en El inmediatas y perentorias”. Hay que construir un programa con Julio Anguita: “Yo no tengo sindicato. Mi cura y los mandarines que a Rala mayoría de la población, hay sindicato es, como dijo Machado, el que fael Sánchez Ferlosio –que no era precisamente un intelectual del que recorrer un camino de conmigo va en cada momento”. pesebre– le había pesado durante aprendizaje compartido, a parmucho tiempo haber respaldado tir de una experiencia común. en 1986 la carta colectiva en El programa como espacio de apoyo de la OTAN en 1986, que firmaron un nutrido grupo encuentro y compromiso, una divisa constante en su trayecde intelectuales. Años más tarde, Sánchez Ferlosio asegutoria. raba que “no se habría atrevido a hacerlo en caso de que Dos acontecimientos vienen a validar el gran acierto de la iniSacristán, fallecido medio año antes y por el que sentía un ciativa. En primer lugar las Marchas de la Dignidad. Junto a las profundo respeto, hubiera seguido con vida”. Mareas, la PAH, los Campamentos Dignidad, el sindicalismo Ojalá sean –seamos– muchos los que no nos atrevamos a alternativo y una pléyade de organizaciones, se alza un movirefrendar indignidades o iniquidades ahora que no está miento que reúne más de millón y medio de personas en Julio. Nos ha dejado tarea, la de continuar con su legado, la Madrid. El 22 de Marzo de 2014 es, en palabras de Julio, “una de pelear porque la honradez y la dignidad que él represenexplicitación de que el proceso constituyente es posible”. El nacitó como nadie se convierta en costumbre. La de luchar conmiento de Podemos y su éxito en las elecciones europeas acabatra “la encarnación de la barbarie: el capitalismo en todas y rán por abrir en canal la crisis del régimen. cada una de sus fases, manifestaciones y aspectos”. Julio El segundo acontecimiento será el nacimiento de la seguirá vivo entre quienes honren su memoria y sean conAcampada Dignidad de Córdoba, que ocupa y recupera el secuentes con su luchan Centro Social Rey Heredia. “El colegio Rey Heredia, un sím-

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 45


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 46

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

El maestro incombustible por Yayo Herrero

Me cuesta encontrar el tono para hablar de Julio. Aún está reciente su marcha y no tengo la sensación de haberla encajado. Sigo sintiendo que en cualquier momento sonará el teléfono y nos contará la última iniciativa en la que se ha embarcado. Fui de las que leía o seguía sus intervenciones, desde finales de los 80; de las que me enfadaba cada vez que veía en El País un nuevo artículo en el que se le desprestigiaba mezclando mentiras y verdades. Fui de las que sufrió con aquella campaña de acoso y derribo que tuvo efectos devastadores: entre otros el hacer ver que los derechos humanos, la justicia, la denuncia de la construcción europea como proyecto económico de las élites, la intolerancia ante la corrupción y el terrorismo de estado, eran cosas de un lunático. Mucho después supe, además, del sufrimiento que Julio sintió en aquellos momentos. Estoico y contenido en lo emocional, lo vivido se le clavó físicamente en el corazón. No hubiese imaginado entonces que le conocería, y menos, que él y Agustina, su compañera, iban a formar parte de mi círculo de cariño más cercano. En 2016 fui a Córdoba a participar en un evento organizado por el Colectivo Prometeo. Julio moderaba la mesa redonda. Al día siguiente me regaló un ejemplar de Atraco a la Memoria. Tenía una dedicatoria que aludía a la intervención que yo había hecho el día anterior. Terminaba diciendo: “nos volveremos a ver”. Un par de meses después volví a Córdoba y en ese viaje se vino conmigo mi compañero. Cenamos en su casa. La sobremesa se prolongó hasta tarde y hablamos de mil cosas: del gobierno municipal recién estrenado de Madrid, de la crisis ecológica, de las relaciones tóxicas que había dentro de los partidos de las izquierdas, de la famosa pinza de los 90, etc. La tercera vez que le vi, dormí en su casa y Julio, Agustina y yo desayunamos en pijama. Tenía fama de persona reservada pero yo no conocí a ese Julio. Conocí, más bien, al conversador incansable y cultísimo. Conocí al que te arrastraba literalmente a los rincones de Córdoba en los que se olía el azahar de forma más intensa, al que te pedía permiso para contarte un chiste verde, al que cantaba afinado las Habaneras de Cádiz de Carlos Cano, al que le

46 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020

echaba un piropo a Agustina si la veía especialmente guapa ese día. Como amigos, hemos coincidido en el mundo muy poco tiempo pero creo, sinceramente, que esta amistad nos hizo crecer políticamente, a los dos. Yo aprendí de un sabio y de toda su trayectoria de vida y creo que a Julio, las discusiones y experiencias que compartimos también le influyeron y enriquecieron. Podéis imaginar que la relación que mantuvimos no fue simétrica. Yo fui la gran beneficiada. Su experiencia y conocimiento sirvieron para poner un suelo más firme a muchas de mis intuiciones, para reforzar la obligación de pensar la política superando el marco estrecho de “lo posible”. Con él, me afirmé en la convicción de que explicar con claridad y sin tapujos dónde estamos no es catastrofismo sino un ejercicio de respeto y amor por las personas, que plantear con honestidad y radicalidad los cambios que hay que hacer no es una cuestión lunática, sino la única posibilidad de alcanzar una supervivencia digna para todas. Un análisis material completo Empezamos a compartir políticamente a partir de un pensamiento ecofeminista que hunde sus raíces en la plena consciencia de la materialidad de la existencia humana. Los seres humanos vivimos encarnados en un cuerpo que debe alimentarse y nutrirse y, a su vez, está inserto en un medio natural. El capitalismo heteropatriarcal se ha desarrollado como si las personas y sus sociedades pudiesen vivir ajenas a la corporeidad y a la inserción en la naturaleza. Esa ficción solo se puede sostener ocultando y subvalorando las aportaciones de la naturaleza y de las relaciones entre las personas. Al considerar la inserción de la especie humana en la naturaleza, es inevitable hablar sobre el problema de los límites físicos. Vivimos en un mundo que tiene límites ecológicos. Aquello que es no renovable tiene su límite marcado por la cantidad del bien –es el caso de los minerales o la energía fósil– y lo que consideramos renovable también presenta límites ligados a la velocidad de regeneración. Por otro lado, la invisi-


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 47

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

bilidad de la interdependencia, la desvalorización de la centralidad de los vínculos y las relaciones entre las personas son rasgos esenciales de las sociedades patriarcales. El que los seres humanos puedan vivir falsamente “emancipados” de la naturaleza, de su propio cuerpo o de las relaciones con el resto de las personas no es más que una fantasía. Son mayoritariamente mujeres, los bienes y ciclos naturales, otros territorios y otros pueblos quienes mantienen y soportan las consecuencias ecológicas, sociales y cotidianas de esta supuesta vida independiente. El mundo humano, en nuestras sociedades ha sido construido por encima y en contra de la naturaleza, las mujeres, los sujetos colonizados y otros seres vivos. Julio, como buen conocedor de la obra de Marx, inmediatamente fue consciente de hasta qué punto este planteamiento se apoyaba en la noción de metabolismo social, que éste había planteado. Compartimos reflexiones sobre cómo la mirada

ecofeminista matizaba y complementaba la idea del metabolismo social. La miradas ecofeministas recordaban algo que a muchos marxistas se les había olvidado: para que pueda existir la producción en términos capitalistas, hay una precondición, que es la producción de vida y esta no se sostiene a partir del trabajo asalariado, sino que involucra los bienes y ciclos de la naturaleza y toda una serie de trabajos, que no han sido denominados como tales, ni por el capital ni por muchos marxistas. La explotación de estas esferas invisibles de la economía ha conducido a la crisis ecosocial y de reproducción de la vida que están en el corazón de la crisis económica que afrontamos hoy. Sin resolverlas, no hay posibilidad emancipatoria; es más sin resolverlas, la supervivencia de la vida humana se compromete. Por supuesto, Julio era consciente de la importancia del análisis ecológico mucho antes de que nos conociésemos. Había leído a Sacristán y a Jorge Riechmann. Había seguido con inte-

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 47


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 48

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

rés el trabajo que se había hecho en las áreas de elaboración de están bien trazados y sobre ellos siempre pisas firme”. Izquierda Unida y valoraba las propuestas programáticas en Sus reflexiones se vieron parcialmente aterrizadas en una torno a las transiciones energéticas y la obsolescencia prograserie de artículos, escritos a seis manos con Manolo Monereo y mada que habían hecho personas a las que valoraba, como Héctor Illueca sobre el Decreto Dignidad en Italia. Trataron de Ladislao Martínez o Manuel Garí. Había compartido mucho provocar un debate que pretendía bucear en la complejidad con ecosocialistas como Pepe Larios, entre otros. del contexto en que se desenvuelve hoy la izquierda. Como muchos hombres de su tiempo, tenía muchas más Algunas de las formulaciones que hicieron no me convenlagunas en el feminismo. Su visión era algo estrecha. Había cían de partida y, creo que las forma de explicarlas no siempre leído a Engels y a Kollontai. Pero no conocía las visiones crítifueron afortunadas pero, sin duda, ponían encima de la mesa cas que iban más allá del “añada algunas de las contradicciones mujeres y revuelva”, que lo cuesesenciales a las que hoy debe haEstas miradas desvelan relaciones de tionaban todo y que ponían patas cer frente cualquier movimiento arriba mucho de lo que la izquierpoder, de sometimiento y de violencia que emancipador. da más ortodoxa sabía sobre la El debate, desgraciadamente no son fundantes y constituyentes del capitareproducción social. se abrió y las cuestiones necesalismo No es, como digo, que Julio no rias y discutibles que planteaban hubiese pensado sobre estas cuesse despejaron acusando simpletiones, pero creo, sinceramente mente de “rojipardos” a quienes que en estos últimos años comprendió y aprehendió que lo abrían el melón que nadie quería mirar. Quiero retomarlos es ecológico, el feminismo y la colonialidad no son cuestiones este texto porque son asuntos de los que hablé mucho con que cualquier persona de izquierdas añade a su mochila ideoJulio, que siguen sin resolverse y que en tiempos de emergenlógica, sino que estas miradas desvelan relaciones de poder, de cias y pandemias cobran aún con más urgencia. sometimiento y de violencia que son fundantes y constituyenEn los debates que compartíamos con Julio, constatábamos tes del capitalismo; que no se puede hacer un análisis material que parte de la izquierda política y sindical obvia o reduce la completo si no se consideran. dimensión de la crisis material. Se siguen planteando las saliSe entregó con la fuerza y la tenacidad que le caracterizaban das a la crisis confiando en un crecimiento económico sostenial estudio y a la lectura. Releyó a Sacristán, a Riechmann y a do que no se va a dar. Tanto por el lado de la extracción como Ramón Fernández Durán. Se dejó interpelar por las lecturas por el de los sumideros, nuestro planeta se encuentra en una que no había hecho: Cristina Carrasco, Amaia Pérez Orozco, situación de translimitación. Por ello, el crecimiento económiEmilio Santiago… Retomó la noción de clase de E. P. Thompco, hasta el momento directamente acoplado al uso de mateson en La Formación de la Clase Obrera y debatimos sobre córias primas y a la generación de residuos, se estanca y retrocemo esta perspectiva permitía ampliar de una forma notable la de inevitablemente. Tal y como hemos visto con la crisis de la cantidad de sujetos con experiencia de clase y, por tanto susCOVID-19, solo cuando la economía frena, la extracción y los ceptibles de tener conciencia de clase. residuos bajan coyunturalmente. Hablamos y hablamos. Discrepamos, la verdad, poco. ConQue las izquierdas no encaren este debate supone perder sensuamos palabras, conceptos y términos que nos permitietiempo y capacidades para diseñar políticas significativas que ran entendernos fuera de la ortodoxia terminológica que con protejan a las personas y deja huecos vacíos que están ocufrecuencia convierte el debate y deliberación pública en un pando deliberada y planificadamente, como bien advertían los diálogo de sordos. Él fue paciente con mis ignorancias y mis artículos que desencadenaron el debate, sectores xenófobos de descubrimientos tardíos y yo también con los suyos. Aprendí ultraderecha. de él, esa virtud que solo tienen los maestros de enmendarse a A partir de los ochenta y sobre todo en la década de los 90, el sí mismos, de dejarse cuestionar por gente que sabe menos y capitalismo mundializado ha intensificado los mecanismos de tiene menos recorrido. “Niña, qué rabia me da no haber llegaapropiación de tierra, agua, energía, animales, minerales, do a esto antes”, me dijo. Pero aprovechó en tiempo. Se empaurbanización masiva, privatizaciones y explotación de trabajo pó en el tema con pasión, sin miedo a descubrir y a rectificar. humano. Los instrumentos financieros, los seguros, los trata“Uno no se sitúa nunca en el lugar definitivo. Continúas camdos internacionales y acuerdos constituyen una arquitectura biando hasta que te mueres: reafirmando algunas cosas, elimijurídica y económica que permite que las corporaciones transnando otras, aunque llega un momento en el que algunos ejes nacionales despojen a los pueblos, destruyan los territorios y

48 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 49

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

que sienten miedo e incertidumbre. Los discursos xenófobos que dicen “aquí no cabemos todos”, aluden de una forma simplificadora a la imposibilidad de mantener los estilos de vida materiales, políticos y simbólicos que se habían alcanzado para “los nacionales” si llegan muchas personas de fuera. La realidad incómoda, que Julio no quiso dejar de mirar, y que le granjeó no pocas críticas, es que no es posible que quepamos todos si los estándares materiales deseados suponen vivir como si existiesen varios planetas Manifestación del Frente Cívico contra la corrupción. Foto de Jorge Martínez Diario de Córdoba en lugar de uno parcialmente agotado. El biendesmantelen la red de protección pública y comunitaria. estar desigual de los países enriquecidos no se sostiene sobre En este contexto, se produce una tremenda ofensiva de las los recursos de su territorio, sino que se satisface acaparando élites económicas aliadas con opciones políticas de corte xenóotros territorios, extrayendo recursos y personas, y expulsando fobo y ultraderechista. Con frecuencia, desarrollan un discurso irreversiblemente a quienes viven en ellos. antiglobalizador y crítico con el neoliberalismo de la Unión El debate que se quería lanzar y que sigue teniendo una Europea y llaman a cerrar filas alrededor de una alternativa enorme vigencia es que sin transformar radicalmente el mereplegada en el estado-nación que debe “defenderse” del capitabolismo económico, no son solo las personas forzosamente talismo globalizado y del riesgo de “invasión” que se deriva de desplazadas las que no caben, sino que según se profundiza los procesos migratorios potencialmente crecientes. la crisis material y el cambio climático, muchas personas Tal y como analizaban los artículos de Anguita, Illueca y Mo“autóctonas” también quedarán fuera. La izquierda no tiene nereo, algunas de sus propuestas están peligrosamente próxiun análisis y propuesta solvente que afronte esta complejimas a discursos y reivindicaciones dad. En una situación de precaque históricamente ha hecho la La izquierda no tiene un análisis y pro- riedad creciente, esta situación izquierda: poner freno a las deslopuesta solvente que afronte esta comple- es un polvorín en el que pueden calizaciones, trabas a los movisurgir tensiones de diferente najidad. mientos de empresas y capitales, turaleza que desencadenen guerechazar el techo de gasto impuesrras entre pobres. to por la UE y la supremacía de no En aquellos debates, Julio plansuperación del déficit, rechazo a la deuda, apuesta y protecteó que no quería tener que escoger entre el fascismo y la dicción a las economías locales, control nacional de la política tadura de los mercados y creo que aunque la crispación del monetaria, banca nacional, etc. debate desvió el tiro, apuntaba con acierto. Desde el punto de Estos discursos y prácticas tienen una pata social y crítica vista de las condiciones materiales de existencia para quienes con la globalización neoliberal y otra xenófoba y excluyente. son más pobres, escoger entre lo uno y lo otro no supone elegir Están calando en grupos cada vez más grandes de personas entre opciones diferentes.

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 49


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 50

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

Los neofascismos criminalizan, estigmatizan, abandonan y matan a personas “sobrantes” con un discurso que sitúa la migración como una amenaza y un problema de seguridad. La Unión Europea criminaliza, estigmatiza, abandona y mata a personas “sobrantes” dentro del discurso políticamente correcto de los derechos, a partir de la ingeniería social racional, limpia y tecnócrata, que considera que las vidas y los territorios importan solo en función del crecimiento económico que generen. Desde la consciencia de los límites físicos hay que poner encima de la mesa la necesaria relocalización de la economía, el ajuste a los límites físicos de los territorios y la producción y acceso, sobre todo de alimentos, energía y agua con base fundamentalmente local. Hablamos tammándose con un capitalismo verde, violeta y multicultural que bién de poner las vidas en el centro, de las asalariadas y las que no dispute la cuestión de clase, efectivamente esconde las tentrabajan sin salario. Paradójicamente, esta relocalización de la siones estructurales y le pone una alfombra roja a la ultradereeconomía, aprender a vivir con los recursos cercanos es fundacha. Pero no tener en cuenta que mental para frenar la expulsión de el capitalismo se construyó y se personas de sus territorios y garanEl ecologismo social, el feminismo radical sostiene materialmente, además tizar su derecho a permanecer en o la lucha de las personas racializadas de sobre la explotación en el emellos –teniendo en cuenta que una están en el centro del conflicto. pleo, sobre el racismo, la explotaparte de los desplazamientos forción sin límites de la naturaleza y zosos ya será inevitable y que tenedel trabajo no libre de las mujeres mos la obligación de organizarnos en los hogares, es realizar un anápara acoger a aquellos con los que lisis material incompleto que no permite entender la crisis civihemos contraído una deuda ecológica y no tienen dónde vollizatoria. Por ello, el ecologismo social, el feminismo radical o ver. Adoptar principios de suficiencia y el reparto de la riqueza la lucha de las personas racializadas no son cuestiones perifé–y de las obligaciones del cuidado– es fundamental para garanricas que despisten de lo importante, sino que están en el centizar los derechos dentro y fuera de nuestras fronteras. tro del conflicto. Esta realidad debe incorporarse también al debate sobre la Tenemos por delante un debate urgente y necesario que centralidad del conflicto de clase. Vestirse de progresía conforuna parte importante de la izquierda no quiere abordar. Julio era valiente, no obviaba el conflicto y planteó estas cuestiones sabiendo los riesgos que corría. No es difícil debatir y explicarse cuando uno se encierra en la atalaya de sus certezas, pero cuando se asumen las contradicciones del momento y se lanzan debates en los que no hay ya una solución

50 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 51

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

definida, y no se dispone de todas las piezas del puzzle, todo es mucho más complicado. Incombustible, no cejó en el empeño y embarcó a otros colectivos y personas en la tarea de pensar una nueva síntesis que permitiera analizar la realidad y repensar la práctica política. Los compañeros y compañeras del Colectivo Prometeo le acompañaron en este viaje. Pocos días antes de su muerte, La Disyuntiva, una iniciativa plural desde la que quería lanzar el debate de esta nueva síntesis, impulsaba un manifiesto que apelaba a la necesidad de abrir este debate social.

La pedagogía como política emancipadora No quiero terminar sin señalar brevemente que otra cosa que nos unió fue la vocación educativa. Julio contaba que la pasión política se le despertó cuando, siendo muy joven, llegó a Montilla a ejercer como maestro y fue testigo de las dificultades que vivían sus alumnos. “Vi el hambre que pasaban y sufrí una especie de crisis”. Seguía emocionándose al recordar. “Una de las satisfacciones mayores que yo he tenido, es la que he sentido cuando consigues que un niño aprenda a leer. No te puedes imaginar qué satisfacción es enseñar a leer a un niño.” Cuando renunció a la Coordinación general de IU volvió a su puesto de trabajo en el instituto de Córdoba. Pidió primero un mes de permiso sin sueldo porque era consciente de que la educación había cambiado mucho mientras estaba fuera y tenía que prepararse. Había corrido la voz entre los padres de que iba allí a esperar la jubilación. “Les reuní y les dije: yo vengo a trabajar y quiero que me exijan”. Añadió, muy a lo Anguita, “ahora yo también voy a exigir a sus hijos. Tienen la obligación de estudiar y yo, en nombre del Estado se lo voy a exigir.” Recuerdo una vez, mucho antes de conocerle, que fuimos a la fiesta del PCE en la Casa de Campo con un amigo de la izquierda abertzale. Le tenía un montón de manía a Julio a causa de algunas declaraciones que había hecho unas semanas antes. Comenzó su intervención. Ningún grito, ninguna consigna, ninguna estridencia. Muchas referencias a la filosofía, a la historia, a la poesía, a la ética y a los derechos, sencillas, comprensibles, sin florituras ni excesos eruditos. Silencios en los momentos oportunos, para dejar espacio al entendimiento, no para alentar el grito o la consigna. Pasión política, pero no espectáculo ni ocurrencias. A mí me emocionó aquel ejercicio pedagógico, que llegaba a la gente del partido y a quienes no lo éramos. Cuando acabó, mi amigo tenía un nudo en la garganta. La forma de intervención política de Julio fue pura pedagogía popular. Fue político sin dejar de ser maestro. “Nunca he

Asistiendo a una conferencia de la Facultad de Filosofía y Letras. Fotografía de Pepe Aguza

improvisado”, me dijo. El esfuerzo, el estudio, sus horas de reflexión y de soledad se devolvían a la sociedad en un discurso político que aspiraba a ser –y conseguía a mi juicio– profético. “Un discurso político debe transmitir información, propuesta y reflexión. Pero como lo hace desde una opción y desde una cosmovisión, debe añadir emoción y generar nostalgia y deseo de futuro.” Vivimos un tiempo en el que el debate político se ha convertido en un espectáculo chabacano y estridente. Julio detestaba que cuando subía a un estrado le dijeran “dales caña”. Creía que dirigirse a las masas para inflamarlas sin darles argumentos era una forma de despreciarlas. Entender la política como pedagogía es respetar a la gente, reconocer y confiar en su capacidad de intervención y apelar a la corresponsabilidad en la transformación y el cambio. Ese es un aprendizaje que le debo a Julio y me comprometo a conservar este legado lo mejor que pueda y sepa n

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 51


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 52

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

Julio Anguita: antes y después por Pepe Gutiérrez 1 Un comunista atípico A la hora de valorar el papel jugado en nuestros tiempos por Julio Anguita (1941-2019), vale la pena mantener un enfoque desde una cronología amplia. Quizás a esto nos ayude el enlace entre el tiempo de la República, y el ahora, tan desconcertante como prometedor. Republicano, Anguita era como todos nosotros deudor de aquella República que aunque duró tan poco, registró el encuentro entre la cultura y el pueblo, pero también una promesa de reformas no cumplida provocó una creciente frustración en un pueblo militante y radicalizado. Su fase final será protagonizada por la juventud republicana atraída por el imaginario de la URSS y el “comunismo”, contemplados como la parte más dura de la resistencia. Para mucha de la gente llana, Rusia aparecía como lo contrario de lo que había aquí. La derrota fue devastadora, y se abrió un largo periodo de reconstrucción de la izquierda que inician los maquis. En este periodo, la batalla por la hegemonía en la oposición clandestina recae sobre el PCE-PSUC, entre otras cosas, porque: a) el PCE capitalizó a los sectores antifascistas más jóvenes; b) emergen con fuerza las referencia míticas sobre la URSS, así como las de la resistencia antifascista europea; c) mientras que los demás se dividen, en el PCE-PSUC la disciplina ayudó a neutralizar las crisis internas; y d) los “comunistas”, que fueron los “culpables” para el régimen, supieron trabajar en nuevos sectores emergentes como los católicos de base radicalizados, contribuyendo decisivamente en la reconstrucción de los movimientos. Esto permitió que junto con los sectores más sectarios emergieran otros francamente abiertos, una corriente amplia de la que, por su carácter y su formación amplia y abierta, Anguita fue uno de sus principales representantes. Cuando a principios de los años setenta Anguita se integra en el PCE ya estaban comenzando a cambiar las expectativas,

52 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020

por más que el régimen se sienta plenamente seguro de sí mismo. Después de la marea del 68, llega la “revolución de los claveles” en Portugal, la misma que aparecía como un prólogo de lo que se nos avecinaba. Son tiempos en los que todo parecía posible, incluida por supuesto la “disolución de los cuerpos represivos”, algo integrado incluso en el programa del PSOE. Nadie hablaba de ninguna “reforma pactada”, y cualquier acusación al respecto se veía como una calumnia. Pero todo comienza a ajustarse con la jugada de la monarquía y su corte de intelectuales orgánicos asesorados desde Washington: el inicio de la estrategia del “consenso”. Para el poder se trataba de retroceder para mejor avanzar, adecuar el diseño inicial: una Segunda Restauración. Y evitar desbordamientos como los de la República; una dinámica que fue cortada por lo sano en las masacres de Vitoria y Atocha. En esta coyuntura será el PCE-PSUC el principal protagonista de la desmovilización en aras de un proyecto en el que el “eurocomunismo” querrá llegar hasta donde parecía haber llegado el PCI de Berlinguer, personaje al que Julio compara con grandes del “tercermundismo” (Lumumba, Ben Bella) o de algunos componentes de los “países no alineados” (Castro, Tito, Nehru), cuando el autor de La cuestión comunista en realidad había renunciado hasta a la vía parlamentaria al socialismo; no fue otra su lectura de la trágica experiencia de la Unidad Popular chilena de 1973. Después de Berlinguer solamente quedó Fausto Bertinotti, y después de una experiencia de coalición con la “sinistra” neoliberal, los extraparlamentarios. A finales de los años setenta el PCE-PSUC era “el Partido”, con la potencia y la autoridad suficiente como para hacer tragar a sus bases unos pactos como los de la Moncloa, que desde el aparato de Comisiones se impone con el calzador de la amenaza golpista. No se trató de un acuerdo táctico sino estratégico; el paso siguiente fue renunciar al partido militante para convertirse en partido electoral, un terreno en el que, como se


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 53

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

pudo ver en las elecciones generales de junio de 1977 o en las municipales, el PSOE tuvo todas las de ganar. A “el Partido” le queda entonces el consuelo del municipalismo, de alcaldías de numerosos pueblos, y de una capital, Córdoba, en la que Anguita emerge como un alcalde de sólidos valores republicanos que no besa la mano de Juan Carlos I, el mismo que desde el 23-F se aseguró su Corona más allá de toda palabrería sobre el “pueblo soberano”.

2 La inmensa levedad del ser… Resulta difícil negar la conveniencia de dar un paso atrás en un momento dado. Sin embargo, como remarcará el propio Anguita, una cosa era la prudencia y otra dejar de lado tu base social activa. Este “volta face” no resultó una tarea fácil, aunque el PCE-PSUC se empleó a fondo para imponer todos los pactos, incluidos los de la Moncloa, que significaron la renuncia de las iniciativas de mejora social y avance democrático que habían sido el motor de la clandestinidad. Una iniciativa que había hecho retroceder a los jerarcas del régimen, a una patronal que

no se atrevía a despedir a los trabajadores por miedo a desencadenar una huelga general en una época en la que gente proveniente de la derecha giraba hacia la izquierda; baste anotar que hasta Jordi Pujol se reclamaba del “suecialismo”. En este contexto, el proyecto del PSOE se definía afirmando que ellos no eran socialdemócratas, eran socialistas. Era la época que llevó a algunos a creer en la reconstrucción del “movimiento obrero clásico”, UGT y CNT incluidas. El punto culminante del PSOE rojo tuvo lugar en el curso de la olvidada moción de censura contra el gobierno de Suárez en 1980, y en la que actúa como fiscal acusador contra la derecha, llegando a cuestionar hasta el modelo productivo, denunciando una política económica que no podía ser buena si producía más paro. El PSOE promete puestos de trabajo y derechos sindicales, hasta que el “golpe de timón” monárquico del 23-F –situado en un momento de acenso neoliberal mundial– da lugar a la primera mayoría absoluta, en el curso de la cual el PSOE pasa de socialdemócrata a socioliberal. Es la época dorada del bipartidismo, que impone su historia oficial –la monarquía constitucional superaba todas las viejas heridas–, y se establecen unas normas jurídicas en consonancia con el “capi-

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 53


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 54

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

talismo de amiguetes”. Es una época en la que la gestión se moderniza, algo nada difícil después del caciquismo franquista. Pero, en lo que respecta al cambio social, el PSOE opera justamente al revés de lo que prometía: desde 1982 el capital aumenta escandalosamente sus beneficios en detrimento de una población trabajadora obligada a gestionar el “colchón” que había conseguido durante años de duro trabajo y luchas sociales. Se ha establecido una normalidad institucional “perfecta”, por encima de cualquier crítica y fuera de la cual solamente queda una marginalidad maltratada por los medios, tachada como enemigos de una democracia que, confundida por la glaciación neoliberal, se impone como final de nuestra historia.

La Habana, 1996.

3 Comenzar de nuevo No fue necesario mucho tiempo para comprobar que en España el proyecto eurocomunista no era viable. No solo por las ventajas que el régimen había otorgado al PSOE, también porque la socialdemocracia (Europa) aparecía más atrayente que la regresión o que la aventura de un PCEPSUC conectado con el creciente desprestigio del modelo mal llamado soviético (los soviets se perdieron en el curso de la guerra civil rusa impuesta por Inglaterra y Francia), sin olvidar la frescura juvenil y “moderna” que representaba el tándem Felipe-Guerra al lado de una gerentocracia carrillista sobre la que comenzaron a llover acusaciones relacionadas con un pasado repleto de crímenes contra la humanidad. Sin embargo, todavía quedan ascuas para encender un nuevo fuego. La crisis del PCE dará lugar a un dilema entre sus dos almas. Una, la que acaba integrada en los pesebres institucionales, y otra la que recupera las armas de la crítica, un territorio en el que el nombre de Anguita aparece con autoridad moral. Es el de alguien capaz de mostrar opiniones propias, críticas, hasta el punto de que permaneció expulsado del partido durante 24

54 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020

Madrid, 1998.

horas. La “regeneración” del comunismo y de la izquierda que plantea tiene lugar en una época en la que los referentes de la izquierda “realmente existente” comienzan a descomponerse ante la creciente restauración neoconservadora que ha ganado la batalla cultural y se impondrá sin oposición hasta el presente, un tiempo en el que todo está empezando a cambiar tal como evidencia la crisis chilena o las movilizaciones en los Estados Unidos. Una época histórica en la que la clase obrera clásica quemó sus últimos cartuchos, y la renovación generacional parecía detenida después de décadas de hegemonía reaccionaria. Fue en aquella primera fase en la que IU, con


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 55

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

Julio Anguita a la cabeza, aparece como la conciencia republihostilidad de los poderes establecidos. Su liderazgo desde IU cana antifranquista, con una puesta al día en la que converge fue clave en el ascenso electoral de esta formación en un periolo más cultivado de las izquierdas que se habían opuesto al do en el que coexistían presiones contradictorias: por un lado, régimen del 78. Es el caso de la obra conjunta de Francisco un ciclo de Huelgas Generales protagonizado por CCOO y UGT Fernández Buey y Jorge Riechmann: Ni tribunos. Ideas y matecontra el gobierno de Felipe González, pero, por otro, un creriales para un programa ecosocialista (Siglo XXI, Madrid, 1996). ciente desconcierto en la izquierda ante la caída del muro de Y lo hace con un valor primordial que el neoliberalismo Berlín y ante el Tratado de Maastricht. Julio supo comprender había logrado barrer de la vida política: la integridad moral, la coherentemente el cambio de época que estábamos viviendo, coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. Anguita se rechazando subordinarse a un PSOE con políticas de derechas, muestra como alguien capaz de al tiempo que también rechaza un integrar y cohesionar colectivos europeísmo acrítico frente a la que tratan de reconstruir desde los Su liderazgo desde IU fue clave en el puesta en marcha de la Unión Eucimientos el ideario. ascenso electoral de esta formación en un ropea. Intentó convertir IU en un Después de la campaña contra periodo en el que coexistían presiones nuevo “movimiento político-sola OTAN –ganada en el último micial”, dispuesto a superar viejas contradictorias. nuto por Felipe al “dejar caer” una identidades-refugio (no vi nunca advertencia golpista–, a la izquiera Julio practicar el patriotismo de da militante le asiste la sensación partido) y a abrirse a las propuesde que aquella era la última batalla perdida, en tanto que el tas procedentes de movimientos sociales como el ecologista, PSOE llega a creer que “morirá de éxito”. Se inicia un proceso de pero también al sindicalismo alternativo en torno a iniciativas recomposición en un tiempo en el que la restauración consercomo la reivindicación de la semana laboral de 35 horas, entre vadora consigue “congelar” procesos revolucionarios tan otras muchas propuestas que le llevaron a remover más sillas intensos como los de Nicaragua y Sudáfrica. Incluso consigue de las previstas. que los “enemigos del pueblo” no sean los de siempre, de maEn esos tiempos Julio se rodeó de colectivos náufragos de la nera que “el socialismo pasaba de ser la solución a ser el proizquierda crítica, empezando por la escuela de Manuel Sablema” (Vizcaíno Casas), convirtiendo en el “imperio del mal” cristán, con Francisco Fernández Buey y Víctor Ríos en primetoda la historia socialista. Toda una corte de arrepentidos, en especial los colocados en plataformas de opinión, desde Le Monde o El País y similares, hasta la última emisora de radio, coinciden en reiterar ad nauseaum que toda tentativa utópica declina hacia el “totalitarismo”, hacia Hitler o Stalin, detrás de los cuales los columnistas a sueldo solían alinear no importa a qué “tirano”, sobre todo a los adversarios del Imperio. Es por entonces cuando Anguita irrumpe con una apuesta más allá del PCE –Convocatoria por Andalucía–, con su nombramiento como Coordinador Federal de IU y, hasta el final de sus días, desde el Frente Cívico y las sucesivas iniciativas que fue promoviendo. Siempre demostrando una –insólita– coherencia incorruptible, con la verdad por delante, lo que le generó la Julio Anguita y Santiago Carrillo, 1982.

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 55


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 56

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

trar los elementos en común; se puede decir que bastante diferente de lo que haría después Pablo Iglesias desde Podemos, cada vez más encerrado con un solo juguete: la política institucional. El talante del “califa” tuvo algo de quijotesco en un contexto en que imperaban el maniobrerismo y la instrumentalización, con una tradición de “aparatos” acostumbrados a controlar las formaciones. En su opinión, con la caída de la URSS “no se había hundido el mundo”. Sin embargo, su descomposición y desprestigio fue tal que restauración conservadora pudo convencer a las mayorías de que “aquello era todavía mucho peor”, sin entrar en mayores detalles. En IU y el PCE Julio se encontró con sectores que, al menos en un principio, adoptaron su discurso en la confianza de que les aportaría votos, y por lo tanto, cargos. Cuando llegó el infarto, el retroceso electoral y la advertencia felipista, el “anguitismo” entró en crisis. En realidad, buena parte de los que le habían apoyado antes siguieron manteniendo las pautas del mando único y de apego al cargo, criterios inherentes al estalinismo que, por lo demás, siempre consideró que la tropa solamente debía de ser ilustrada para la aceptación de la narración oficial.

5 Sobra un hombre A Anguita le correspondió jugar un papel de portavoz de una corriente disidente con la “democracia realmente existente”, algo que nadie más estaba entonces en condiciones de asumir. Se contó entre los que entendieron lo que ocultaba la “moderCartel de la Campaña electoral de 1986. nización” que propugnó Felipe González, cuyas consecuencias resultan actualmente tan evidentes El debate de Maastricht fue ra línea; con una buena parte de los colaboradores habituales muy duro por esto, aunque parte de la dirección del PCE y de de la revista El Viejo Topo, toda clase de independientes sin IU le instó a rehuir la confrontación, pensando que la única vía olvidar por supuesto antiguos rockeros de la LCR, con Pedro era serle necesario al PSOE en las instituciones. Lo que cayó a Montes y Jesús Albarracín en el terreno económico, sindicaliscontinuación merece ser recordado, entre otras cosas porque tas como Diosdado Toledano y la declaración de guerra vino Antonio Gil, más Manolo Gari, Lutanto del altar felipista como de cía González, Jaime Pastor y Milos medios, principalmente El El talante del “califa” tuvo algo de quijotes- País, que contaba con una pléyaguel Romero, quienes aun exisco en un contexto en que imperaban el de de arrepentidos (espero que tiendo diferencias significativas, maniobrerismo y la instrumentalización. pero poniendo por delante la voalguien escriba algún día un ensaluntad de superar el modelo de yo sobre actuaciones como las de partido que había representado el Antonio Elorza), que daban por PCE-PSUC, con el afán de crear un nuevo tipo de formación supuesto el “fin de la historia”. Y que por lo tanto, los comunispolítica abierta, plural y enraizada en los movimientos que estas (y otros utópicos) solo merecerían la salvación cuando se taban diciendo no al cretinismo dominante. Esto fue posible arrepintieran. El capitalismo liberal estaba tan por encima de porque Julio era alguien que escuchaba, que mantenía una cualquier cuestionamiento, que ni siquiera se le citaba en el opinión propia siempre respetuosa con la de los demás que se Tribunal de la Historia. situaban en el mismo frente del rechazo. Que trataba de enconDe manera disciplinada emergió una brigada de los que

56 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 57

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

Sacristán definió como “letratenientes”. Todos ellos con licendevastadoras, sobre todo porque han ido abandonando los cia para matar (políticamente) al servicio de su Majestad. Fue ideales para instalarse en el hedonismo pueril de “a vivir que cuando exorcizar a Anguita se convirtió en un medio de ascenson cuatro días”. El nombre de Anguita está ligado a la única so social y profesional. Pero lo más grave –y lo decisivo a mi batalla realizada por la izquierda-izquierda –como el café, modesto entender– fue la división interna en IU, en EUiA, sin como gustaba también decir Sacristán, el mayor de nuestros olvidar el cambio de discurso de ICV. Todos los implicados, referentes, alguien que un nuevo Plutarco podría haber empaespecialmente los “renovadores” de IU, recibieron mucho más rejado con Julio en una de sus “vidas paralelas”. En sus últimas de treinta monedas, ya que el premio llevaba incluida la “restomas de posición, Julio se mostró obviamente radical sobre petabilidad social”. No era poco lo que habían logrado: demoslos desastres crecientes con los que el neoliberalismo está ametraron que no había vida fuera del nazando el planeta, y por supuesto sistema, y que los que se atrevían apoyando todas las conquistas a cuestionar este axioma solo Intentó convertir IU en un nuevo “movi- democráticas y sociales. Se le puemerecían la marginalización. miento político-social”, dispuesto a supe- de seguir con pasión e identificaLuego cuando la –precipitada y ción, por más que algunos veamos rar viejas identidades-refugio. mal medida– apuesta por el “sordiscordancias, mostrándose prupasso” fue derrotada, no hubo dente en relación a temas que ahoproblemas en restituir a Julio un ra nos ocupan. cierto reconocimiento. Fue entrevistado desde medios de todo O sea, se situó como una autoridad moral, asumiendo el tipo –no había más que ver como hasta los más abyectos no papel de alguien al que se le permite decir cosas que ya no se le dudaban en quitarse el sombrero, y a tal punto recuerdo una permiten al personal de Podemos, crucificado mediáticamenentrevista en La Sexta Noche con te siguiendo los criterios habituaun Eduardo Inda con la careta resles y añadiendo algunas acusaciopetuosa, precisamente cuando tranes nuevas. A su manera, Anguita Todos los implicados, especialmente los se mantuvo como un referente taba de verter todo su veneno con“renovadores” de IU, recibieron mucho brechtiano: con un pie dentro tra Pablo Iglesias, el cual siempre más de treinta monedas. ha reiterado su voluntad de contipero el otro fuera del escenario. nuidad con la trayectoria de Julio, Mostró su escepticismo en relaquien ahora estaba ya convertido ción al proyecto de las “dos orien alguien que conviene respetar llas” de Adelante Andalucía, hizo porque por más verdades que cuenta, ya no tiene instrumendeclaraciones a favor de un pacto a la portuguesa entre Potos organizativos con los que morder. demos y el PSOE de Sánchez –que no era ya el de Felipe pero ¿Qué queda de este hombre que fue en el sentido más pleno tampoco puede compararse con lo de Bernie Sanders en los de la palabra, camarada de todos nosotros? Nos queda un legaUSA o de Jerome Corbyn en el Labour Party, un partido sodo parte del cual ha sido recogido en obras en las que lo más bre el que alguien tan prudente como Ken Loach declaraimportante ha sido su difusión entre un público que normalba meses atrás que era parte del problema y no de la solumente no lee obras sesudas. Queda una línea de pensamiento, ción. Finalmente, Julio adoptó ante el gobierno de coaliel propio tanto de un modesto profesor como de un líder que ción una actitud matizada; sí en el caso de que se cumpla no pretendió serlo, que era uno más entre una corriente muy el programa… amplia a la que ayudó a marchar siempre juntos, por más que La muerte nos ha dejado un tanto huérfanos. El que escribe cada cual pusiera su acento en tal o cual apartado. No fue lo lo pudo comprobar la mañana siguiente en el curso del que se dice un teórico, pero nos llega como un “tribuno del encuentro campestre de un improvisado “club canino” de mi pueblo” cuyas aportaciones estamos obligados a releer y a dislocalidad. Un personal claramente “apolítico” mostró su enorcutir, y sigue constituyendo, ante todo, un capital moral y milime pesadumbre por la muerte de alguien al que reconocían tante. como de fiar entre tanto político desacreditado. Alguien que Otra cosa es su continuidad política en esta época de tantos tanto por la coherencia de su pensamiento y de su acción, cambios, después del 15-M, de la emergencia de nuevas genepodría afirmarse que fue como “los de antes”. Y como ellos raciones que han pasado por numerosas derrotas, “dulces” al figurará en el marco de una historia por la que apostó en malos lado de las de los muertos y los exilios, pero no por ello menos tiempos, y en mucha compañía en absoluto recomendable n

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 57


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 58

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

El miedo a España La Europa de Maastricht como alternativa por Manolo Monereo Pérez A la memoria de Julio Anguita. Construyó hipótesis, definió proyectos y luchó con pasión. Era mi amigo.

0. Propósito Visto en perspectiva, asombra la importancia del debate sobre Maastricht en Izquierda Unida y, más allá, en la izquierda española. Se daba en un giro de época y en el final de un ciclo histórico. Hoy los sabemos con precisión: el agotamiento del impulso del movimiento obrero organizado en torno a un proyecto alternativo de sociedad y Estado, comprometido con la emancipación social y con el socialismo. Como suele ocurrir, había muchos debates en el debate y se entrecruzaban problemas coyunturales con otros más de fondo. Para una parte de los intervinientes, se trataba de una huida, de alejarse del comunismo cuando este entraba en una crisis final. La consigna era simple: disolver el PCE, convertir a IU en partido político y solicitar nuestro ingreso como observadores en la Internacional Socialista. El PCI era el partido guía, marcaba el camino. En este contexto se dio el debate sobre Maastricht. La posición mayoritaria, defendida por Julio Anguita, aglutinaba a un grupo heterogéneo, en el que también se mezclaban muchos debates. El fiasco de Maastricht nos situó ante problemas difíciles de resolver, que exigían tiempo, análisis de fondo y decisiones meditadas. La política te impone escenarios, plazos; había que definirse. Sabíamos que la cuestión era estratégica, que había que empezar por lo más acuciante y continuar profundizando de cara a un futuro que obligaba a rupturas históricas inevitables. Desde el primer momento tuvimos consciencia de lo que estaba en juego: aceptar Maastricht significaba poner en peligro nuestro débil Estado social, hacer las políticas neoliberales obligatorias para nosotros y dificultar seria-

58 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020

mente el reformismo político en cualquiera de sus acepciones. Lo que vino después es conocido: Julio Anguita fue sometido a un ataque brutal, usando a fondo las “cloacas” del Estado y los medios cercanos al poder, encabezados por el grupo Prisa. Las descalificaciones se mezclaban con los insultos y los desprecios, las mentiras; se fueron convirtiendo en sentido común para mucha gente y los que mandan consiguieron frenar un proyecto en ascenso, dividirlo y derrotarlo. Maastricht no fue el único debate, pero fue el más importante. Estas reflexiones tienen que ver con el legado de Anguita. Nuestra obligación es ir con él y más allá. 1. Introducción: la venganza de la historia Estamos transitando de una “crisis de Régimen” a una “crisis en el Régimen”. Como se ha venido advirtiendo desde el principio, el dilema no era entre el Régimen del 78 y la ruptura democrática. El contrato social había sido roto por los poderes económicos dominantes con la colaboración del PSOE y, sobre todo, del PP. Si queríamos conservar las libertades y derechos conquistados, deberíamos ir hacia un nuevo proceso de cambio democrático activando el poder constituyente originario del pueblo. Que los procesos políticos se bloqueen y se impidan tiene consecuencias, se pudren e involucionan. En eso estamos. De nuevo se habla de “estrategias de tensión”, de operaciones “tipo Bolsonaro” y de escenarios que recuerdan el del 23F. La pandemia está actuando como acelerador de un proceso que, de una u otra forma, ya estaba ahí. No se trata aquí de hacer un análisis académico sobre lo que significa realmente una “crisis en el Régimen”. Lo decisivo, a mi juicio, es entender que ahora la iniciativa está en las fuerzas del sistema y en los poderes fácticos. Superada la etapa de movili-


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 59

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

zación popular y cuestionamiento de las políticas dominantes que había significado el 15M, pretenden ahora ir hacia un tipo de Régimen más autoritario, que minimice nuestro débil Estado social, que debilite los derechos sociales y que recorte sustancialmente las libertades. La señal inequívoca de esta crisis en el régimen está en la autonomización de los aparatos del Estado y el surgimiento en ellos de sectores que toman la iniciativa y se preparan para un combate frontal. Todo esto tiene una fecha de inicio: el discurso del Rey el 3 de octubre de 2017, que no era complementario, y así fue percibido, del que transmitía el gobierno de Mariano Rajoy, sino alternativo. El escenario político está mutando y aparecen los viejos fantasmas de una Transición que nunca termina y que en cada momento nos pone delante de los ojos los límites que no se pueden superar y la necesidad de aceptar las reglas de unos poderes que ya no ocultan sus pretensiones. La pregunta: ¿cómo es posible una oposición tan radical, tan extrema ante un gobierno tan moderado como este? No hablo de la propaganda ni las descalificaciones partidistas. Intento comprender cómo los grandes medios de comunicación, los poderes económicos y empresariales, los grandes grupos financieros ejercen una oposición de este tipo y usan, sin ningún tipo de precaución, a las tres derechas como instrumento de acoso y presión. La autonomía de lo político existe y tiene que ver con el

poder. Muchos argumentarán que los grandes intereses económicos no son cuestionados y que las medidas que se pretenden tomar se quieren hacer con el consenso más amplio posible, incluida la patronal y los grandes poderes económicos. Se podría añadir que, hoy por hoy, la movilización social es problemática y que solo la intenta Vox y sus amigos de la derecha extrema. Si esto es así, si el gobierno no va a realizar políticas que vayan más allá de lo que ha hecho la socialdemocracia en Portugal o en Grecia, la pregunta sigue siendo necesaria. Lo que se atisba son unos grupos de poder y élites políticas que consideran que ha llegado el momento, dada la debilidad de la izquierda social y política y el nuevo contexto internacional (específicamente el de la Unión Europea), de ir más allá de los consensos básicos de una transición que debe darse por terminada; eso sí, sin anular su discurso legitimador. Las tres derechas lo llevan practicando desde hace meses y hay que reconocer que les está saliendo razonablemente bien. Merece la pena subrayarlo: los poderes se preparan activamente para el enfrentamiento futuro, creando escenarios, anticipándose y sacando ventaja. El territorio lo fijará la Unión Europea. El objetivo: doblegar a Pedro Sánchez, obligarle a imponer políticas de ajuste pactadas con las instituciones europeas. El instrumento, la ruptura del gobierno y la salida de las y los ministros de Unidas Podemos. Se habla en estos días de las alternativas para la reconstruc-

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 59


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 60

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

ción económica y social del país. De hecho, hay abierta una paña como estrategia a la espera que la Unión Europea avancomisión parlamentaria dedicada a estos temas que se está zara hacia un Estado Federal. Los nacionalistas periféricos han convirtiendo –esto es inevitable– en un terreno de enfrentadefendido con coherencia este camino: la desintegración del miento entre el gobierno y la oposición. Parecería que hay dos Estado español en el marco de una unidad superior que nos proyectos –que se diferencian en el papel– que incluyen los llevaría a la Europa de regiones-pueblos. La reivindicación de servicios públicos esenciales, la ampliación del Estado social y la soberanía es siempre frente a España, nunca en contra de la el desarrollo de los derechos labode la Unión Europea. A más Eurales, sindicales y económicos de ropa menos España. los trabajadores. A mi juicio, esta El europeísmo de las derechas conclusión es un error estratégico. El discurso del Rey no era complementa- es singular. Nunca tuvieron difiLa cuestión principal sería el papel rio del que transmitía el gobierno de cultad para aceptar el papel deque debería cumplir España, su pendiente y subordinado de EsMariano Rajoy, sino alternativo. estructura económico-productiva paña en la Europa alemana. Lo y social, en la nueva división del vieron como algo inevitable y netrabajo que se está configurando cesario; porque su problema era en la UE y que ahora se encubre con el llamado Programa el mismo que el del PSOE: controlar el conflicto social, neutraEuropeo de Reconstrucción. Para decirlo con más precisión, si lizar el sindicalismo de clase, reducir el peso político del PCE e se va o no a un nuevo modelo de desarrollo económico, social IU. El tratado de Maastricht, la Unión Económica y Monetaria, y ecológicamente sostenible. Esto significa aplicación sistemáera la gran oportunidad para disciplinar a la economía, ponertica de las nuevas tecnologías, reindustrialización, derechos le una camisa de fuerza al movimiento obrero y que fuese la UE sociales, salarios dignos y pleno empleo. Volveremos a esta quien tomara las decisiones económicas fundamentales. cuestión. Ceder soberanía para tener más poder sobre las clases populares de su propio país. 2. La “fuga” de España: una estrategia recurrente La Unión Europea, digamos la verdad sin eufemismos, la Europa alemana, es el gran consenso del bloque de poder Antes me he referido a viejos fantasmas que retornan. dominante en España. Su sesgo de clase es clarísimo. Los tres Conviene detenerse en ello. La clase política que llegó al gograndes actores de la vida política española, las derechas, los bierno en 1982 (el PSOE, pero mucho más allá) incorporó una socialistas y los nacionalistas, están en lo que Miguel Herrero serie de claves que se han ido perpetuando a lo largo del tiemllamó el “síndrome de Vichy ”, es decir, transferir a un tercero po. Lo podríamos resumir como “líneas rojas” sabidas y nunca (la Alemania hitleriana) la capacidad de decidir un conflicto explicitadas del todo, que no se pueden traspasar. Hablo de la interno: “la esencia de Vichy no fue otra que la colaboración monarquía; las reformas sustanciales de la Constitución como con el ocupante para que este hiciera el trabajo sucio que la “cuestión territorial”; la OTAN y el papel de las Fuerzas Armucha derecha francesa (y también gran parte de la izquierda) madas; nuestra pertenencia indiscutida e indiscutible a la UE. deseaba haber hecho, pero no se atrevía acometer por sí Estas líneas invocan, hay que decirlo con claridad, una realidad misma”1. Los actores sociales, básicamente los sindicatos, siguen la histórico-social, una “constitución material” en sentido estricmisma o parecida estrategia que las fuerzas políticas dominanto, que de cuestionarse, se haría inviable la democracia espates. Eso sí, les queda la delicada tarea de “inventarse” periódiñola. Nuestras libertades, nuestros derechos conquistados camente una “Europa social” siempre emergente. La paradoja serían siempre provisionales, concesiones sujetas a un ejercies relevante: a más Europa, menos solidaridad de clase, menos cio “responsable” en el marco de lo tolerado por los poderes de convergencia social y menos peso del sindicalismo en todas hecho. La amenaza: la insurrección de las derechas económipartes. La gravedad del problema no es fácil de ocultar: el cas y políticas; estrategia de tensión y golpe de Estado. movimiento obrero organizado no ha sido capaz de organizar La estabilidad de nuestra joven democracia dependía de la una huelga general de los trabajadores de la UE en un momeninserción en las estructuras del poder de Occidente hegemonito tan dramático como la crisis del 2008. Hoy languidece entre zadas por la Administración Norteamericana. Dicho de otra comisión y comisión, grupos de trabajo y reuniones periódicas forma, el futuro del país exigía ser tutelados por potencias en las instituciones. En la realidad de los conflictos y de las extrajeras, ceder soberanía para huir de una España que daba luchas, el internacionalismo es menor que en la etapa del premiedo. A menos soberanía, más “democracia”. La “fuga” de Es-

60 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 61

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

dominio de los Estados-Nación. La ceguera voluntaria crece mucho en tiempos de derrota2. 3. De la crisis del covid-19 al “momento Hamilton”: las armas de la critica El europeísmo dominante en el país tiene un fervor, una constancia y una terquedad digna de admiración. Es cierto que va en favor de la corriente, que los que mandan están con ellos y que cuentan con un aparato de propaganda de grandes dimensiones; sin embargo, asombra su activismo, aun cuando los hechos no lo corroboren; su continua búsqueda de nuevas consignas y, hay que subrayarlo, de enemigos que hagan aceptable un proyecto que vive y sigue viviendo una crisis existencial. El “otro” populismo europeísta funciona a toda vela, desde la denuncia inmisericorde del “nacionalismo populista”, la crítica a la izquierda supuestamente nostálgica del Estado-Nación y la descalificación de aquellos que se atreven a cuestionar el tipo de integración, sus políticas y el modelo de toma de decisiones. No hay política sin retórica; después de los acuerdos de la Comisión sobre el programa de reconstrucción europea, lo que la tecnocracia europea llama Next Generation UE, la épica se

ha hecho carne y programa: Europa pasa a la ofensiva; Europa contraataca; Europa potencia; el eje Franco-alemán toma el mando. Esperaban una señal, una conjunción astral y esta llegó de la mano de Macron y de la señora Merkel: reconstrucción europea, 500 mil millones. Luego, (¡albricias!), la todopoderosa Presidenta de la Comisión, la también alemana Ursula von der Leyen, habló de 750 mil millones de euros. Este es el único camino, el de una UE que se pone de nuevo en marcha con ayudas directas, con solidaridad y sin “hombres de negro”. Lo que me llena de emoción es eso del “momento Hamilton”. No hay que ser especialista en la historia de los EEUU para saber que Alexander Hamilton, persona singular, fue el más centralista, proteccionista y militarista de todos los padres fundadores de una república, que nació, es bueno recordarlo, imperialista desde sus inicios, ungida de un destino manifiesto hegemónico y con vocación de gran potencia. Hamilton daba miedo a gentes tan significativas como Madison o Jefferson por su talante autoritario, por su desprecio del federalismo y su concepción plutocrática de la política. Hamilton, en muchos sentidos, puso los cimientos institucionales y políticos que llevarían a la Nación americana a ser una gran potencia, el que posibilitó el “golpe de timón” para pasar de confederación a una federación-Estado. Lo que se quiere decir es que la Next Generation UE es el inicio de este avance hacia unos Estados Unidos de Europa y que se hace con impulso hercúleo del eje franco-alemán. Una cosa a no olvidar, Hamilton fue el auténtico creador del moderno proteccionismo, el maestro de aquellos que se enfrentaron al libre comercio y que supieron que la condición para la industrialización es protegerse de las grandes potencias y dotarse de poderosos instrumentos para conseguir soberanía e independencia económica. Comparar el “momento Hamilton” con el “momento Merkel” es algo más que una injusticia histórica, es una manipulación que oculta la realidad de lo acordado. Como se verá más adelante, las propuestas de recuperación económica y social que vienen de la Comisión (aún no aprobadas) poco o nada tienen que ver con el legado histórico del que fue una figura única en unos EEUU que se ponían en marcha para realizar su destino. El problema tendría que plantearse de otra forma: ¿las medidas que está tomando la UE están a la altura de los desafíos excepcionales que impone una pandemia inédita que va a dejar profundas huellas sociales, económicas y psicológicas? Creo que no; no solo porque son tardías, sino porque están muy lejos de las aspiraciones y necesidades de unas poblaciones que están viviendo un auténtico drama. La primera cuestión tiene que ver con algo que se da por sabido, pero que hay que situar en el centro del debate. Japón, Gran Bretaña, EEUU no han tenido ningún problema en inyec-

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 61


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 62

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

tar una enorme cantidad de dinero en sus economías en muy poco tiempo. Eso lo podría haber hecho la UE y no ha sido así. Se dirá que los Tratados lo prohíben; es cierto, pero, de facto, hoy la UE vive un estado de excepción; las reglas básicas de los Tratados han sido suspendidas y las medidas que se están tomando bordean su legalidad, cuando no la infringen. Como analizó William Mitchell3, la negativa a monetizar la deuda es estrictamente política e ideológica, nada tiene que ver con la ciencia económica. Se trata de controlar el gasto público e impedir la interFelipe Gónzáleaz en la firma del Tratado de adhesión. vención del Estado. Obligar a las instituciones públicas a 4. Unión Europea: estado de excepción y desarrollo desigual. someterse al control de los mercados financieros sirve para Las armas de la crítica neutralizar el conflicto social, imponer políticas neoliberales y devaluar la democracia como autogobierno de las poTodavía sigue el debate sobre la polémica sentencia del blaciones. Tribunal Constitucional alemán en torno a la compra de deuda El factor tiempo es esencial. No es lo mismo la ayuda en el por parte del Banco Central Europeo. Los ataques han sido inicio de la pandemia que cuando esta comienza a ser controespecialmente duros, no es casualidad, por parte de los mislada. Para ser eficaz, es decir, para evitar la destrucción del tejimos que hoy apoyan con entusiasmo las iniciativas de las insdo productivo, la ruina de miles de pequeñas y medianas tituciones europeas. En el fondo hay un problema jurídicoempresas y de las economías familiares, la ayuda tendría que político que se elude sistemáticahaber sido inmediata. La estratemente. Se puede plantear así: la gia de las instituciones y de Aletransferencia de soberanía de los mania ha sido ganar tiempo y toA más Europa menos solidaridad de clase, estados hacia la Unión Europea es mar las decisiones, como ellos suelen decir, en frío, sin la presión menos convergencia social y menos peso de tal magnitud, de tal calado, las mutaciones que provoca en los de la necesidad. En muchos sentidel sindicalismo en todas partes. distintos ordenamientos jurídidos, el daño ya se ha hecho y es cos-constitucionales son tan sigirreparable. Su consecuencia es nificativas, que hay que pregunque la crisis se ha agravado, las tarse si no ha llegado el momento de convocar al que tiene el economías se han endeudado aún más y el margen de maniopoder constituyente originario, el pueblo alemán. El Tribunal bra para realizar políticas públicas se ha acortado mucho. El no se opone a que se plantee la posibilidad de construir un Banco Central Europeo está cumpliendo una labor positiva Estado supranacional, lo que rechaza es que se haga por la vía intentando controlar las primas de riesgo; eso sí, fortaleciendo de los hechos, al margen de los mecanismos formales prescriel papel de la banca y de los grandes fondos de inversión que tos en la Ley Fundamental de la República. Las instituciones de han podido ganar mucho dinero sin arriesgar nada. La econola UE, especialmente el Tribunal de Justicia, llevan años trabamía política del rentista sigue siendo la dominante en esta fase jando precisamente para eludir el “momento democráticodel capitalismo depredador.

62 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 63

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

constituyente” presuponiendo que el ordenamiento jurídico es Alemania sabe lo que se juega. No tiene problemas en ceder ya materialmente una constitución, singular, pero constituen lo secundario para defender, ante todo, sus intereses nacioción de facto. nales. Los tiene y nunca los olvida. En su centro: el ordoliberaMezclar democracia y proceso de integración es justamente lismo entendido como posición política, mucho más que ecolo que las élites europeístas quieren evitar a toda costa. La tarea nómica; que también. Alemania está definiendo su lugar en el es ardua pero exitosa: desmantelar el Estado social, limitar el mundo que viene. La UE es su reserva estratégica y, en parte, su control de los gobiernos democráticos sobre los grandes oligomercado cautivo. Ganar tiempo y hacer gestos para preparar su polios financieros-empresariales, estructura productiva económica desmontar la “constitución del tray militar para un futuro de guerras bajo” y –es la clave– devaluar la deeconómicas, conflictos geopolítiAlemania no tiene problemas en ceder en cos y de crisis de liderazgos. El Esmocracia como autogobierno de lo secundario para defender, ante todo, tado de excepción significa para las poblaciones y convertirla en un sus intereses nacionales. conjunto de procedimientos para Alemania intervenir a fondo y sin seleccionar gobierno y clase polítilímites en sus empresas, fortaleca; es decir, transitar a democracer su debilitado sistema financiecias (neo)liberales, porque a los ro e invertir en las nuevas tecnoloEstados Unidos de Europa nadie los espera y menos que nadie gías del mañana. El capitalismo de Estado lo descubrieron los Estados del núcleo hegemonizado por Alemania. ellos; las viejas relaciones entre monopolios, poder político y El gran problema de las propuestas del eje franco-alemán es sindicatos siempre han estado ahí. Ahora, de nuevo, tiene taque diseña un tipo recuperación desigual que profundiza las reas nacionales. Las famosas reglas del mercado único siempre asimetrías entre el centro y la periferia, viola legalidad de la UE le importaron poco y ahora menos que nunca. e instaura un verdadero Estado de excepción; es decir, suspenEl Estado alemán está interviniendo en la economía a lo de el derecho y asegura el dominio de los poderes de hecho. grande. De los 1,95 billones de euros de ayudas públicas de Pasó en el 2008 y vuelve a pasar ahora. No es este el lugar para emergencia aprobadas por la Comisión, el 52% van para la gran analizar los cambios sustanciales que se están operando en la potencia germánica. La cifra es impresionante, sobre todo economía-mundo capitalista y la apertura de nuevo de un concuando se las compara con Francia: 17,5%; Italia:15,5% o Esflicto geopolítico de dimensiones sistémicas. Alemania y Franpaña, 2,5%4. Según un estudio del conocido “think tank” europeo Bruegel las respuestas fiscales y financieras movilizadas cia viven dilemas estratégicos existenciales. Merkel quiere elupor los Estados europeos también reflejan esa enorme desigualdad de partida. La respuesta presupuestaria inmediata de Alemania equivaldría al 10,1% de su PIB (ajuste sanitario, laboral y social), Francia el 2,4%, España el 1,1%, Italia el 0,9. Se podría continuar. Si seguimos con el informe de Bruegel veríamos también que el país de la señora Merkel ha aportado en aplazamientos de impuestos y tasas equivalentes el 14,6 % del PIB; si le añadimos inyecciones de liquidez y garantía financieras, el 27,2% del PIB, nos daremos cuenta del enorme esfuerzo que está realizando ese país, solo comparable a EEUU, Gran Bretaña o Japón. La Unión Europea no está al nivel de las dir escoger campo y Macron apenas si acierta a identificar qué grandes potencias, Alemania sí. Este país entendió muy bien la es lo que está en juego en la partida. Nuestros timoneles dudan significación histórica de Hamilton, ayudó a explicarla un y Alemania, como Estado, no se lo puede permitir. No se lo conocido economista alemán que tuvo bastante que ver con la puede permitir.

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 63


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 64

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

unidad alemana y su industrialización, nos referimos a Friedrich List. Parto de los montes. La Next Generation UE es una propuesta que la Comisión lleva al Consejo del 19 de junio de un fondo excepcional y temporal –hay que subrayarlo– para la recuperación económico-social de la Unión que se añade al marco financiero plurianual 2021-20275. Se trata, se dice, de 750.000 millones euros, lejos de la propuesta española (1,5 billones) y más lejos de la del Parlamento europeo (2 billones). La novedad más relevante es que de esos millones 500.000 serían subvenciones y 250.000 préstamos. Se dice que a España podrían corresponderle en torno a 140.000 millones, 77.000 en forma de subsidios y 63.000 de préstamos. Italia, la más beneficiada, recibiría 80.000 en subsidios y 90.000 en forma de préstamos. El periodo de ejecución sería del 2021-2024. En cifras globales, 35.000 millones anuales. Dos novedades de importancia: se alcanza el 2% sobre el PIB de presupuesto y la financiación se hará emitiendo bonos con garantía del presupuesto de la Unión. Este fondo se añade al reforzado marco financiero plurianual 2021-2027 de 1,1 billones de euros. La cuestión de la condicionalidad no viene al caso. Son programas decididos y

No negaré que suponen cambios con respecto a criterios anteriores. Ahora bien, son claramente insuficientes y, antes ya se dijo, no atajan los graves problemas de los Estados y de las poblaciones a corto y a medio plazo. ¿Qué hubiese significado de verdad un “momento Hamilton” en circunstancias tan excepcionales como estas?: sumar todas las deudas de los Estados, crear un fondo con ellas y renegociar condiciones adecuadas para su futuro. Punto. Haría más, crearía un presupuesto de verdad (el 2% por ciento es ridículamente insuficiente) y emitiría deuda estatal en cantidades masivas (la deuda es un problema grave cuando es en moneda extranjera, como es el euro). No le temblaría el pulso en monetizar la deuda como han hecho los gobiernos de Japón, Gran Bretaña, EEUU y tantos otros. Neoliberales sí, pero no fanáticos. Resumiendo: 1) La propuesta debe ser aprobada por el Consejo Europeo, cosa no especialmente fácil. 2) La Comisión ha conseguido lo que quería, ganar tiempo para discutirla una vez que la pandemia empieza a ser controlada y obligar a los Estados a aceptar sus condiciones ante los graves problemas económico-sociales y, sobre todo, una deuda que ha crecido enormemente. 3) Hasta Enero los gobiernos no recibirán fondos de la Unión, agravando su situación financiera y presupuestaria. Las cifras de las instituciones de la UE hay que tomarlas con cuidado; con frecuencia se confunden las informaciones con simple propaganda. Si siempre hay que ir a la letra pequeña, en este caso es obligatorio. Una sana incredulidad ayuda mucho. Thomas Fazi, periodista y economista de nivel, ha llamado la atención sobre un dato significativo. Comentando las cantidades asignadas a Italia –172 mil millones de euros– comprobó que las cifras de la Comisión eran diferentes, 153.000 mil millones. Cuando se descuenta la contribución italiana al presupuesto, la cantidad es sensiblemente menor: 56,7 mil millones de euros. Igualmente pasa con las cantidades asignadas a España, que estarían en torno a 82,2 mil millones.

5. La Unión Europea y la OTAN: ¿garantes de nuestras libertades públicas y de nuestros derechos sociales? Las armas de la crítica

El rompecabezas de la UE está muy lejos de haberse solucionado.

ejecutados por la Comisión según criterios propios, ella decide y ella la ejecuta. Esta es la parte sustancial de la propuesta desarrollada en tres grandes pilares y por medio de iniciativas a ellos definidas.

64 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020

La crisis de la Unión Europea hay que situarla, insisto de nuevo, en los cambios que se están produciendo en la economía-mundo capitalista caracterizados por tres hechos, a mi juicio, fundamentales. En primer lugar, la gran transición geopolítica definida como el paso de un mundo unipolar a un mundo multipolar. En su centro, una enorme redistribución del poder y una lucha frontal por la hegemonía entre EEUU y China. Esto va a marcar toda una época histórica. En segundo


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 65

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

lugar, la crisis de la globalización capitalista en sentido estricto y, más allá, la de un capitalismo en decadencia. En tercer lugar, el agravamiento de la crisis ecológico-social del planeta, del metabolismo de la sociedad y la naturaleza que, como muestra el Covid-19, se rompe por su lado más complejo, la cadena alimentaria. Habría una cuarta, en mi opinión la más radical: Occidente y su modernidad está dejando de ser la geocultura dominante. 500 años en cuestión. Este mundo que camdimensiones. La política del “bloque de poder” en España ha bia sitúa a la UE ante dilemas que no es capaz de afrontar. La consistido en insertarse al precio que sea –es el consenso básicrisis que hoy vive lo expresa con toda claridad. La hipótesis co de la transición– en una Unión Europea en construcción. No que defiendo es que el “momento Merkel” no solo no significa importa que este tipo de integración nos convierta en una periuna salida de la crisis, sino que es expresión de su agravamienferia económica dependiente y políticamente subalterna. to. Solo desde un prejuicio arraigado se puede pensar que las Los cuatro grandes actores de la medidas tomadas por las institupolítica española están, de una u ciones europeas van en el camino otra forma, en este proyecto; es de unos Estados Unidos europeos Occidente y su modernidad está dejando decir, las derechas, el Partido Soo algo parecido. Alemania, que es de ser la geocultura dominante. cialista, los nacionalistas y los sinel hegemón de la UE, está defidicatos. Unidas Podemos sigue niendo su futuro geopolítico en un soñando que esta Europa neolibemundo cambiante. Sometida a ral puede ser transformada y conuna fuerte presión, ha cedido en vertida en un espacio de derechos sociales, de libertades y de cuestiones no fundamentales y ha apostado decididamente desarrollo económico integrador y justo. por sus intereses nacionales, que no son otra cosa que aproveA estas alturas, entiendo bien a aquellos que, muchas veces char la pandemia para una reestructuración radical del modedramáticamente, expresan una posición que viene a decir lo silo productivo y su (re)inserción en la economía internacional. guiente: solo Europa nos salvará de nosotros mismos, de nuesEl ciclo Merkel se está acabando y, con él, toda una época tras contradicciones sociales básicas, de nuestra oligarquía, del histórica. ¿Qué relaciones va a mantener Alemania con EEUU? golpismo. Después de Vox, esto se ha acentuado mucho. Gen¿Va a seguir siendo el aliado fiel y convertirse en un instrumentes respetables, críticas históricamente con la UE, la defienden to de EEUU en su pugna contra China? ¿Sus relaciones con como un mal menor. Esta Europa no les gusta; la idea de una Rusia van a seguir determinadas por su pertenencia a la OTAN España soberana e independiente la ven como algo problemáy su alianza con los países de Visegrado? Todo esto está abierto. tico y negativo en las condiciones actuales. Lo fundamental, ¿esta UE, con Alemania mandando, va a jugar Niego la mayor. Mi interpretación es diferente. Lo diré con un papel autónomo y diferenciado en esta transición geopolíclaridad: este tipo de integración europea (la UE) debilita tica que estamos viviendo? estructuralmente nuestras democracias, limita nuestro débil Estas preguntas son pertinentes y nos sitúan ante los proEstado social, desestabiliza las relaciones laborales, “la blemas existenciales de una UE sometida a desafíos de grandes

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 65


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 66

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

Bansky

Constitución del trabajo” y neutraliza el conflicto social que ha sido el verdadero motor de las libertades y los derechos. Se habla mucho de “democracias iliberales”, de “democracias autoritarias”, “democracias recitativas” y, evidentemente, de los peligros de los populismos de derechas. ¿Tiene algo que ver este tipo de construcción europea con la presencia, cada vez más fuerte, de derechas extremas y de extremas derechas? ¿Tiene algo que ver esta Europa con un tipo específico de relación entre política y sociedad, entre economía y Estado, que crea las condiciones objetivas y, en parte, subjetivas, para el renacimiento de neofascismos más o menos explícitos? Las respuestas a estos interrogantes suelen ser variantes de un contrafáctico: solos estaríamos peor y punto. A partir de aquí, se enhebra un discurso interminable que justifica cesiones, sacrificios y derechos. Se puede entender que aquellas personas o colectivos que creen en la economía capitalista, en el Estado mínimo, en la autorregulación de los mercados, en la necesidad de limitar soberanía popular y frenar la democracia social, en constitucionalizar las políticas neoliberales, etc. etc. apuesten decididamente por esta UE, la deifiquen y la conviertan en el horizonte insuperable de nuestra época. Lo que es difícil de entender es que socialdemócratas, gentes de izquierdas, socialistas y hasta comunistas sigan defendiéndola y, en momentos en los que vivimos, se conviertan en apologetas de la misma. No nos engañemos, lo que este tipo de integración europea impide es el reformismo en cualquiera de sus versiones, las políticas económicas democráticas y el constitucionalismo social. Si lo sabemos ¿por qué callar? ¿por qué engañar-

66 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020

nos y engañar? Esto solamente puede producir autoritarismo social e involución política. Imaginemos –hagamos el esfuerzo, por favor– que en los próximo 10 años no existen los Estados Unidos de Europa; imaginemos que las políticas neoliberales dominantes se perpetúan más allá del “momento Merkel”; imaginemos que los EstadosNación siguen existiendo; imaginemos que las sociedades se fracturan, crecen las desigualdades y la precariedad se profundiza; imaginemos que las nuevas generaciones pierden conexión con el futuro y son obligadas a convivir en condiciones sociales basadas en la explotación y la inseguridad; imaginemos la necesidad de un servicio público sanitario potente y justo. ¿Qué proyecto de país para un escenario como este? Las derechas españolas van a este desafío a la ofensiva y sin complejos. Han conseguido convertir esta constitución en su constitución; los símbolos patrios, incluida la bandera, es suya. La monarquía es también suya, junto con las fuerzas armadas y de seguridad. No tienen problemas, al contrario, con las políticas de austeridad y con los recortes sociales y laborales. Unir su futuro a una gran Alemania es un viejo sueño común con nacionalistas vascos y catalanes. La nación española es suya; seguirán defendiendo el “nacionalismo español” frente a la UE o los “otros” nacionalismos, nada les cuesta. Han optado por la OTAN y la supeditación completa al “amigo americano”. La contrarrevolución preventiva les parece una opción adecuada y la limitación de las libertades, una necesidad frente a un “comunismo” que retorna en cada manifestación, en cada revuelta social. Este tipo de integración intenta imponer, no lo ocultan, una norteamericanización de la vida pública europea; tiende a reforzar el poder judicial y reequilibrar a su favor las instituciones estatales; apuesta por una democracia procedimental que niegue los fundamentos del autogobierno del pueblo. La clave: desconectar democracia de soberanía. En definitiva, el modelo político que la UE impulsa, pretende romper con la democracia europea tal como la hemos conocido desde la II Guerra Mundial: un sistema político basado en el conflicto de clases, el Estado social, en derechos sindicales y laborales fuertes, en el gobierno democrático de la economía, empezando por las finanzas. “Más Europa” significa en este contexto transitar a sistemas políticos donde las plutocracias tengan todo el poder, los derechos sociales vayan desapareciendo; los partidos converti-


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 67

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

dos en “cárteles” y la oposición en la otra cara del poder; el proyecto nacional popular a la altura de los desafíos de la bipartidismo en la forma del poder y la política en el ejerciépoca. La construcción de un bloque político social alternacio subvencionado de los que viven de ella. “Poder de los juetivo no será fácil, nunca lo fue. La etapa que se abre sigue ces” y “autonomización” de determinadas instituciones del siendo de resistencia, acumulación de fuerzas y de insertarEstado empiezan a atisbarse en un mañana que ya está aquí. se activamente en el conflicto social. Esto significa también La pregunta es obligada: ¿Quién, hacer política, aprovechar la coqué fuerzas, está mejor situado yuntura histórica para mejorar las La idea de una España soberana e inde- condiciones de vida y de trabajo en la coyuntura histórica? ¿Quién pendiente la ven como algo problemático de las clases subalternas; defentiene una correlación política más favorable? Esta UE: ¿a quién der enérgicamente los derechos y y negativo en las condiciones actuales. fortalece? Dicho de otro modo: libertades y reforzar los servicios ¿El modelo económico y social públicos que hoy cobran una neoliberal a quién beneficia? ¿Qué importancia excepcional. Ahora, tipo de democracia, qué formacomo antes, lo definitorio es Estado les corresponde a los países periféricos en el orden tener un discurso veraz, un análisis realista de la correlación ordoliberal que se impone en la UE? de fuerzas y defender principios claros, posibles, solventes y por serlos, revolucionarios. Podemos darle todas las vueltas que queramos. Los pro6. Para no terminar: la centralidad del proyecto blemas no podrán ser ya eludidos: los Estados-Nación exisnacional-popular. ¿Critica de las armas? ten y saldrán más fuertes de esta crisis. La globalización capitalista retrocede en todas partes. El mundo que hemos Situar de nuevo el eje izquierda derecha como fundamenconocido está cambiando aceleradamente. La tendencia histal dice ya poco. Hasta cierto punto, confunde más que aclara. tórica va en dirección de guerras económicas especialmente El signo de los tiempos es que toda la terminología que ha duras, conflictos político-militares permanentes; crisis venido usando el movimiento obrero organizado se ha vuelto sociales prolongadas y mutaciones socio-ecológicas de magproblemática y obliga a un penoso esfuerzo de definición. Lo nitud desconocida. Los Estados tienen que ser transformaque intento decir desde hace mucho tiempo es que, o hay un dos en el largo y sinuoso proceso de construcción del sociareencuentro de las fuerzas democrático-socialistas con la realismo; siempre han sido necesarios pero insuficientes: hay lidad histórico social de España o seremos derrotados de que inventar nuevas formas de solidaridad y de internacionuevo. Una fuerza es grande cuando es capaz de impulsar un nalismo. No tenemos tiempo n

Notas 1. Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón. “Riesgos colaterales de la Constitución Europea” Publicaciones de la Universidad de Oviedo 2005. Tambien “El síndrome de Vichy”. El País. 10 de junio 1997. Para una visión profunda y de largo plazo sigue siendo aconsejable el libro 19142014 de Jean Pierre Chevènement, editado por El Viejo Topo en 2014. La Scomparsa della Sinistra in Europa de Barba/Pivetti ofrece un panorama sobre los avatares de las izquierdas desde un punto de vista no muy usual: la política económica. Editado por Imprimatur en 2016 en Reggio Emilia. Italia. 2. Sobre la Europa Social conviene leer el artículo de Cédric Durand. “¿Puede la clase obrera tener un proyecto europeo?”. Viento Sur. Número 159; agosto 2018. Wolfgang Streeck. “Regresión Progresiva”. New Left Review número 118. Sept/Oct 2019. 3. Sobre estas cuestiones el libro de William Mitchell La Distopía del Euro, Lola Books, Berlín 2016, ayuda mucho a entender cuestiones complejas y, veces, oscuras. La jaula del euro de Dominico Moro y La Moneda del Pueblo de Stuart Medina, editados por El Viejo Topo en 2018 y 2017 respectivamente, ofrecen instrumentos útiles para comprender cuestiones que están pensadas para que las entiendan solo unos pocos. 4. Eliseo Olivares. “El riesgo de una recuperación desigual”. El Periódico. Barcelona. Sobre centro y periferia en la UE es fundamental el libro La crisis de la Eurozona de un colectivo de autores italianos. Editorial RBA, Barcelona 2018. Al que habría que añadir el trabajo de Lapavitsas/ Flassbeck Contra la Troika, Akal 2015, Madrid. 5. Sobre estas cuestiones me he basado en artículos recientes de Juan Francisco Martín Seco y Juan Torres. Como se suele decir, la responsabilidad de los errores es solo mía.

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 67


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 68

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

El hoy y el mañana: razones para nuestro compromiso Este es el último texto redactado por Julio Anguita –enriquecido con las aportaciones de colaboradores y amigos, –siempre la primacía de lo colectivo–, unos días antes de su fallecimiento. Al ser un llamamiento, puede –y debe– leerse como su última voluntad. Nos enfrentamos a una de las situaciones más graves de nuestra Historia. Padecemos una pandemia enraizada en última instancia en el cambio climático que la civilización del crecimiento sostenido y depredador de la naturaleza ha originado. La epidemia ha acelerado y agravado aún más la crisis sistémica ya anunciada por científicos, economistas y analistas. España está ante una recesión económica sin precedentes. Y ello sitúa al Gobierno –a cualquier Gobierno– y a la sociedad en su conjunto, ante un problema de extrema complejidad. Se necesitan recursos cada vez más abundantes y perentorios para gastos sanitarios de urgencia y para atender las consecuencias del obligado parón productivo: cierre de empresas, incremento exponencial del paro, precariedad y la exclusión social existentes desde hace décadas. Sin obviar, sobre todo en estos momentos, las imprescindibles inversiones en investigación. Por exigencias derivadas de la Justicia, los Derechos Humanos y el mandato constitucional, ni los poderes públicos ni la sociedad pueden olvidar que en pleno siglo XXI, cada español y cada española tiene derecho a una vivienda digna, a un régimen público de Seguridad Social, a la Enseñanza, a la Sanidad, a pensiones suficientes, a la atención a la dependencia, al disfrute de un medio ambiente adecuado y a la percepción de un subsidio personal cuando ésta se haya visto afectada por la “pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad”, tal y como dice el artículo 25 de los DDHH y recoge también el artículo 41 de nuestra Constitución. El cumplimiento de estas obligaciones legales y morales por parte de los poderes públicos necesita, aparte del consenso y apoyo de la mayoría social, un acopio de recursos sin precedentes. Y estos recursos no tienen otra fuente y origen que el contribuyente, bien por ser asalariado, bien por ser autónomo o empresario, o bien por poseer rentas y recursos de toda índole. Pero es el caso que el cierre de empresas, los Ertes y el desplome del sector turístico, conducen a una bajada prevista del PIB del 9,2% Y a ello se le suma el aumento, también previsto, del déficit público

68 / El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020

desde el 2,8% a finales del 2019, al 10% del PIB para Diciembre del 2020. Es decir, más gastos ineludibles, menos ingresos y, además, más deuda pública. Y todo esto en el marco de una pandemia que sigue generando contagios, personas hospitalizadas y muertes, sin que todavía haya vacuna que la erradique. Este es el hoy de España. De cómo lo abordemos dependerá el mañana. Y en el mañana van a vivir nuestros hijos, nuestros nietos y las generaciones venideras de españoles y españolas. Es una cuestión de responsabilidad colectiva: optar entre un futuro para la inmensa mayoría o un desastre, también para la inmensa mayoría. Porque constituiría un inmenso error retornar –como si nada hubiese pasado– a la salida de la crisis del 2008, haciendo recaer, otra vez, sacrificios y penurias sobre trabajadores, asalariados y sectores populares en vez de buscar una nueva salida en la que prime la Solidaridad y el no dejar a nadie atrás. Tanto los Gobiernos de turno como la sociedad deberemos estar a la altura del reto, asumiendo que nos llevará tiempo. Construir el mañana supone priorizar objetivos, potenciar mecanismos e instrumentos de intervención en la realidad y sustentar todo el proceso en parámetros éticos y de conductas de moral pública consecuentes con ellos. A nuestro parecer, los objetivos a conseguir son tres: la concreción en la práctica de los Derechos y Deberes contemplados en el Título Primero de la Constitución, la creación de un tejido productivo que ligue la economía al territorio, a las necesidades materiales de la mayoría social y lo haga menos vulnerable a crisis como ésta y, en tercer lugar, políticas medioambientales que combatan el cambio climático y a las que toda la actividad productiva y de consumo superfluo se supediten. En resumen: pleno empleo, democracia económica y calidad ambiental. El hoy y el mañana necesitan, además, de un Estado fuerte y de una sociedad civil igualmente fuerte. Un Estado que en el caso español está formado por tres Administraciones: la central, la autonómica y la local. Y una sociedad civil que, de manera consciente y cohesionada, sea capaz de confrontar con el Gobierno de turno


Dossier ANGUITA 52 pp:Dossier PaulinoViota 18/6/20 13:09 Página 69

ÉTICA Y POLÍTICA EN TIEMPOS ...

si éste se aleja de los objetivos constitucionales de justicia social a los que se debe. Una sociedad civil que igualmente asuma su imprescindible parte de protagonismo en la salida de estos momentos críticos y en la construcción del porvenir. Que comprenda el ciudadano y la ciudadana que el recurso de mirar hacia otro lado, obviando su participación, afectará negativamente a su vida y a sus libertades. Corresponde a los poderes públicos arbitrar las políticas y los mecanismos eficaces para disponer de las infraestructuras pertinentes y acopiar los recursos económicos y financieros necesarios. Y desde luego, tres de ellos son inaplazables: una fiscalidad justa tal y como se desprende del artículo 31.1 de la Constitución, el acogerse al punto 4 del artículo 135 de la Carta Magna y por último, desarrollar consecuentemente los artículos 128, 129, 130, 131 y 132 del citado texto. Ética y Política no son, en absoluto, dos conceptos antitéticos o contrapuestos. Muy al contrario, una es la ciencia de la moral y la otra la ética de lo(s) colectivo(s). El Estado Social y Democrático de Derecho que la Constitución propugna, no es otra cosa que la institucionalización de los principios éticos de libertad, justicia, igualdad y pluralismo político. En la antigua Roma se decía que un político ético era el que actuaba con “decorum”, es decir con honestidad, honradez, discreción y justicia De la misma manera que la Ética y sus principios morales deben ser inherentes a la función pública, la ética cívica es el fundamento de una sociedad civil fuerte. La defensa de los derechos, la aceptación de los deberes, los hábitos democráticos en la cotidianeidad, la tolerancia como convivencia, la participación en los asuntos públicos y el ejercicio consecuente de la crítica y la movilización, hacen una ciudadanía inmune a la tiranía, la opresión, las presiones de los poderes fácticos y las atmósferas de odio fundamentadas en bulos, manipulaciones informáticas y el pillaje político. La salida a la crisis que propugnamos y de la cual hemos esbozado anteriormente objetivos, instrumentos y sujetos políticos y sociales, se fundamenta en tres pilares a nuestro parecer inobjetables: la aplicación, desarrollo y ampliación de los DDHH, poner freno al proceso de cambio climático y la regulación de una nueva relación entre el ser humano y la Naturaleza. Pero tal propuesta, a nuestro juicio la que responde a las necesidades y exigencias de momento, necesita del ejercicio de la austeridad. La austeridad no es recorte en bienes y servicios públicos necesarios. La austeridad significa Administraciones Públicas que eliminen gastos superfluos, innecesarios e inútiles (la lista sería extensa). La austeridad como valor público y como corresponsabilidad social con la defensa del medio ambiente, significa vivir bien, pero con otros parámetros de vida. Salir de esta situación, sin que la totalidad de la ciudadanía tenga que pagar el peaje de carencias en lo que la Constitución denomina Derechos y deberes fundamentales, va a significar un perío-

do de “apretarse el cinturón” generalizado. Entendemos que durante un período transitorio esto deba ser así; pero con dos condiciones: que no afecte a los que nada tienen y que los esfuerzos colectivos sean directamente proporcionales al estatus económico y social de cada uno y de cada una. Somos conscientes de que salir de la crisis en positivo, es decir cara a un mañana prometedor, más justo y más seguro, necesitará de procesos permanentes de reflexión, debate, crítica, lucha y acuerdo. Sin embargo, un proceso enmarcado en ámbitos de serenidad, seriedad y concreción temática, necesita erradicar la crispación. La pugna política –que nunca puede ni debe desaparecer– debe servir para comparar criterios, propuestas y valores. Y más aún en circunstancias como las actuales. Esta pandemia que el mundo sufre ha hecho florecer en nuestro país junto con la entrega, el altruismo y sentido de la responsabilidad de la mayoría social, una peculiaridad hispana en forma de enfermedad política oportunista: el discurso de odio guerracivilista generado por los responsables máximos de las organizaciones de Derechas. Para desgracia de nuestra Patria no es cosa nueva. Encarna el odio atávico a las clases populares, al movimiento obrero y al pensamiento libre. Y todo ello ha tenido como expresión la imposición de un patriarcado anulador de los derechos de la mujer, el clericalismo más rancio y el llamado “franquismo sociológico”, magma ideológico-social muy anterior al dictador, pero que se materializó en torno a su persona. La injuria zafia, la simpleza de sus propuestas y los bulos, en cuya difusión siguen a rajatabla las tesis del aparato de propaganda nazi. Sus objetivos son crear confusión, potenciar los prejuicios contra el “otro”, el “rojo”, “el homosexual”, “la mujer “ o “el inmigrante”. Pero sobre todo, el objetivo máximo es perpetuar los privilegios sociales y económicos del estatus que los dirige. Muchas y muchos de los abajo firmantes –en plena situación de confinamiento– estamos intentando desenmascarar y combatir esa superchería a la par que procuramos ayudar a reflexionar y generar actitudes de conciencia cívica en línea con lo que desarrollamos en este documento. Pero esta actividad de combatientes solitarios no es suficiente por mucho uso que individualmente hagamos de la red o enviemos artículos para la prensa escrita. Por ello consideramos imprescindible que desde el mundo político, social y cultural que aglutina a militantes y simpatizantes de fuerzas como Unidas Podemos, Mareas, Comunes, Confluencias, sindicatos, colectivos de defensa de los derechos sociales, feministas, ecologistas, ateneos, fundaciones, etc., debe darse un paso más y organizar colegiadamente el combate político-cultural y la entente programática. Y en tal sentido les hacemos un llamamiento. Si pretendemos crear hegemonía social y cultural para construir algo nuevo, dado el fiasco de lo existente y de lo vivido por seguir los dictados del neoliberalismo, debemos impedir que quienes se consideran dueños de un Poder sempiterno reconstruyan la realidad a su imagen y semejanza n

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 69


viñas 70 al 77OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:21 Página 70

españas

70 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020


viñas 70 al 77OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:21 Página 71

españas

Al encuentro de la República Entrevista a

Ángel Viñas

por Salvador López Arnal

E

conomista, diplomático, catedrático emérito de la Complutense. Pero por encima de todo, historiador. Viñas ha publicado numerosos textos en torno a la Guerra Civil, el franquismo y la República. En sus libros, rebatió mitos como el del oro de Moscú o puso al descubierto los entresijos de los pactos sobre las bases estadounidenses en España. —En su último libro (¿Quién quiso la guerra civil? Historia de una conspiración), hace usted referencia en la presentación a ¿Qué es la historia?, de E. H. Carr, y recuerda un consejo del gran historiador inglés: “antes de estudiar los hechos, estudien a quien los historie”. ¿Debe deducirse de ello que no es posible una historia objetiva, que el marco conceptual e ideológico del historiador siempre deja huella en su obra? —Creo, ante todo, que hay que diferenciar entre objetividad e imparcialidad. No son conceptos similares, sino muy diferentes. El historiador se hace, no nace. Tras un largo aprendizaje, se preocupa por comprender, analizar y describir una parte del pasado. Insisto: una parte, en general minúscula. El pasado, que ya no existe, es inmenso, inabarcable. Lo hace a través de ciertos instrumentos y ciertas metodologías. Unos y otras han cambiado en el curso del tiempo. En general, se trata de residuos: testimonios, descripciones, restos materiales (artísticos, literarios, documentales, monumentales, etc.). Todos ellos sometidos a un proceso de cambio. Dicho esto: todo historiador utiliza una parte más o menos amplia de ese inmenso abanico de instrumentos. Para mí es objetivo quien analiza crítica, escrupulosa y científicamente los instrumentos en que se basa. Estos no hablan por sí mismos. Como dijo Carr, hay que preguntarles. Las preguntas varían según los propósitos del historiador. La historia –un encuentro con el pasado– se hizo como “ciencia”, ciencia blanda ciertamente, en el siglo XIX. Un subproducto de las Luces. Desarrolló una metodología. Quien la aplica es objetivo y sus resultados, siempre provisionales, están sometidos a crítica intersubjetiva, a contrastaciones múltiples. Por eso, entre

otras razones, la historia no es una ocupación meramente literaria, artística, subjetiva. Vd. creo que, en la segunda parte de su pregunta, a lo que apunta es a la imparcialidad. El historiador, hombre o mujer, es un ser cultural. Nace en un medio determinado; está ex-puesto en su educación a influencias varias; crece como historiador; desarrolla una teoría de la historia (incluso del co-nocimiento) explícita o implícitamente; tiene creencias (religiosas, estéticas, éticas, políticas, etc.). No es un mejillón. Ve el mundo (y el pasado) a través de una retícula axiológica. Y, naturalmente, eso se refleja en su obra. Pero esta obra se sustenta no solo en su formación sino en los resultados a que llega y estos resultados deben ser objeto confrontación, confirmación y aprobación o rechazo. ¿Por quién? Por sus pares. Como los resultados en microbiología son criticables, aceptables o denunciables por ¿quién?: por otros microbiólogos. No hay historia definitiva. —Déjeme insistir un poco más. ¿Qué tipo de disciplina teórica es la historia? ¿A qué podemos aspirar sensatamente cuando hacemos historia? ¿A hipótesis o conjeturas bien establecidas? ¿Se puede hablar razonablemente de “ciencia de la historia”? —En parte, he contestado. La historia no es una disciplina exacta. Es una disciplina en progreso. En constante cambio. Este cambio se deriva, en primer lugar, del paso del tiempo; de las transformaciones del método que aplica; de la aparición de los objetos con los que lidia, a su vez sujetos a transformaciones. El carácter científico o no de la historia es un tema que ha dado lugar a controversias sin cuento. Las pretensiones de las Luces han ido revelándose un tanto ilusorias. Pero, para responder

El Viejo Topo 390-391 / jlio/agosto 2020 / 71


viñas 70 al 77OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:21 Página 72

españas

rápidamente, yo creo que tiene un lado científico en la medida en que aplica un método científico que reduce, en lo posible, la subjetividad, permite y estimula la crítica entre pares, se fundamenta en “pruebas”. En suma, no conduce a resultados caprichosos, sometidos al libre albur y sin restricciones, de sus practicantes. Lleva a conjeturas respaldadas, susceptibles de modificación. De todas maneras, historia es un concepto pluriforme. No es lo mismo investigar la civilización maya que la guerra civil española.

Sin embargo, mis maestros no fueron en general historiadores, sino economistas interesados por la historia: Enrique Fuentes Quintana, José Luis Sampedro, Manuel Varela Parache, Fabián Estapé. Un caso curioso, lo reconozco. Nunca he pretendido que aprendiese historia en la Universidad y mi recorrido por la española de la época fue un tanto accidentado, salpicado por largas estancias en el extranjero. Hoy eso no llama la atención. A principios de los años sesenta, no era así.

—Una pregunta cuya desmesura no se me oculta, discúlpeme por ello. ¿Qué opinión le merece la historiografía de orientación marxista? ¿Hay algo o mucho de interés, o se peca en general de un exceso de economicismo e ideologismo, y de cierta adoración acrítica por los grandes clásicos de la tradición y sus tesis más esenciales, nunca cuestionadas? —He leído mucho a historiadores marxistas, en particular a Pierre Vilar y a E. P. Thompson. También a Hobsbawn. Para el tipo de historia que escribo no se sitúan en el centro de mi interés, pero no dejo de reconocer su importancia en otros campos. Yo no escribo sobre grandes períodos históricos. No trato de comprender la emergencia, desarrollo y crisis de los sistemas económicos o políticos. Sí creo en la máxima del 18 de brumario de Marx de que los hombres (y mujeres) hacen la historia como pueden, pero siempre en condiciones dadas, condiciones que son superiores a ellos y que existen con independencia de su voluntad. Al estudiar esas condiciones creo que el análisis marxista aporta concepciones de interés. Se escribía historia antes de Marx. Se escribe historia después —¿Cuáles han sido sus grandes maestros? de Marx. El peligro que siempre acecha al historiador es el de —Un amplio repertorio, muy ecléctico. Por orden cronológico sobreimponer una determinada concepción del proceso histó–y teniendo en cuenta lo que llegaría a ser rico a los comportamientos que se manifiesmi campo de actividad como historiador– tan en el pasado que estudia. Digamos, más Azaña no fue el hombre que empezaría por Herbert R. Southworth y bien, que soy ecléctico, pero no hay que olvinecesitaba la República Manuel Tu-ñón de Lara (aunque lógicadar que cuando era joven fui uno de los mente leí en mis años mozos a Hugh pocos que viajaron por la RDA, por los paíen guerra. Thomas y Gabriel Jackson). Como me ses del Este, y que acumulé mucha literatudesperté a la escritura de la historia en ra sobre la economía y la historia de la Ale-mania, influyó sobre mí Andreas Hillgruber. Era un histoURSS. De hecho, mi ida a la universidad de Glasgow, al terminar riador muy conocido en los años sesenta y setenta sobre temas la licenciatura de Económicas en Madrid, se explica porque de política internacional y militar alemana, más bien conservaquería estudiar con Alec Nove, uno de los grandes expertos bridor. Me impresionó estar sentado a su lado en los archivos fedetánicos (de origen lituano) en la historia y economía soviéticas. rales de Coblenza, cuando él trabajaba en sus legajos, como si También debo decir una cosa que le ruego no considere cofuera lo mismo que el joven doctorando que yo era. De mo pretenciosa. Como no escribo grandes obras generales y me Southworth y de Hillgruber aprendí a hacer la exégesis crítica de centro en cuestiones concretas (sigo a Rosa Luxemburg en esdocumentos. Luego he leído a muchos otros, pero aquellos to), pero significativas para comprender rasgos esenciales de un estuvieron presentes, de una u otra manera, en mis años de forperíodo, a los 79 años de edad he ganado cierta experiencia mación. (mejorable sin duda, siempre mejorable) y ya no soy muy sus—Cuando se habla de hechos históricos, ¿de qué se está hablando? ¿Qué es un hecho histórico? —Toda ocurrencia, toda arruga, en la tela del pasado es susceptible de considerarse hecho histórico. Su mayor o menor entidad depende del objetivo o del propósito del investigador. Por ejemplo, en el siglo XVI un molinero escribió sus reflexiones sobre el cosmos en unos papeles que podrían haber desaparecido. Como millones y millones de otros. Pero este molinero fue sometido a juicio por la Inquisición por tener concepciones consideradas heréticas. Sus papeles los encontró, varios siglos después, un investigador. Aplicó a ellos conceptos científicos y escribió un libro maravilloso, muy conocido, titulado El queso y los gusanos. Si este historiador, Carlo Ginzburg, no lo hubiese encontrado, tratado y escrito su libro, aquella ocurrencia en el pasado (un mero micropunto en la inmensidad de este) hubiese permanecido, como millones, miles de millones, billones de micropuntos en la más absoluta oscuridad.

72 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020


viñas 70 al 77OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:21 Página 73

españas

ceptible de ningún tipo de adoración. Admiro, eso sí, a los grandes autores, pero ya no tengo tiempo de releerlos.

España, ya con la idea de hacer cátedra, me acogió en el Instituto de Estudios Fiscales y me pidió que estudiase el “oro de Moscú”. Por las mañanas iba a los archivos (que se me abrieron gracias a él) y por la tarde preparaba oposiciones a cátedra. Una vida idílica en su simplicidad. Trabajar y empollar. Ni más, ni menos. El libro sobre el oro se publicó y se embargó en 1976. Para entonces ya me había empapado en los problemas financieros de la República en guerra. He vuelto a ellos siempre que he podido y, como en 1971, seguí pensando que lo que había que estudiar era por qué hubo una guerra. Es en lo que estoy ahora y tengo mucho agrado en afirmar que sigo con el mismo método que descubrí hace más de cuarenta años.

—Una gran parte de su obra está centrada en la II República española. ¿Cuándo empezó a trabajar en este tema? ¿Qué le motivó a hacerlo? —Después de todo lo que le he dicho, me temo que se reirá Vd. En el fondo yo empecé a estudiar Germánicas. No sé por qué durante muchos años me sentí en Alemania (adonde llegué en 1959) como el pez en el agua. El idioma me encandilaba. También su literatura. Recuerdo que leía en voz alta los poemas de Bertolt Brecht. Gisela May, una cantante de la RDA en los años sesenta, me encantaba con sus interpretaciones. Cuando estoy deprimido la escucho en el móvil. Luego hice Económicas, por razones familiares. Mi padre pensaba que con Germánicas no iría a ninguna parte y él quería que me hiciese inspector de Hacienda. Reconozco que lo defraudé en parte porque terminé haciendo, por sugerencia de Fuentes Quintana, oposiciones en 1968 y, como técnico comercial del Estado, pedí destino en Bonn (el FMI no me gustó nada) adonde llegué en 1971. Fuentes me pidió que le hiciera un artículo sobre la financiación nazi de la guerra civil. Escribí un estado de la cuestión que todavía conservo. Con la típica soberbia del economista eché de menos muchos aspectos y le dije que había que estudiar el tema yendo a las fuentes, a los informes, a los telegramas, a los expedientes. Así empecé y me di cuenta que primero había que explicar por qué diablos Hitler decidió ayudar a Franco. Fuentes aceptó el cambio y que lo presentara como tesis doctoral. Lo hice en 1973. Cuando volví a

—Insisto en este punto. Salvo error por mi parte, usted fue el primer historiador que, alejándose de propaganda e ideologismos, investigó en archivos el asunto del oro de Moscú, el pago de la República a la URSS por los suministros recibidos. ¿Qué significó para usted ese estudio sobre un asunto tan espinoso? —Dos cosas. La primera es que me permitió descubrir a Negrín, que me pareció haber sido un político desfigurado y difamado por sus múltiples adversarios en la derecha y en la izquierda. Amén, valga la expresión, de haber sido demonizado por el franquismo. La segunda es que su destino corrió en paralelo al de la República en guerra. Los abordé sin preconcepciones. En aquella época algo muy raro, porque la literatura existente era de llorar. Hice el descubrimiento de que no podía fiarme de ninguno de los historiadores españoles, los sedicentes maestros de la gente de mi generación que habían estudiado la licenciatura de Historia en España. Así que me fié de lo único que podía fiarme: de mi instinto. Y, bien o mal, creo más bien lo primero, llegué a conclusiones muy diferentes de las hasta entonces sostenidas en general. Añadí una diferencia: las demostré documentalmente. En cuanto pude liberarme de la carga de mi profesión como economista y diplomático comunitario, volví a la guerra y a la Segunda República en ella. El oro fue, de nuevo, el eje central de mi investigación, simplemente porque fue el activo que permitió que la República mantuviera su resistencia contra la agresión, interior y exterior. Franco hizo su guerra a crédito gracias

El Viejo Topo 390-391 / jlio/agosto 2020 / 73


viñas 70 al 77OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:21 Página 74

españas

a las potencias fascistas y a la bolsa inagotable de Juan March. Nunca creí a la propaganda franquista, porque se caía a pedacitos viendo los papeles. Todavía algunos estúpidos siguen hoy propagándola por las redes sociales.

la República en la paz. No lo he estudiado salvo en un aspecto que considero en mi próximo libro. Me inclino ante él y también ante su gran biógrafo, Santos Juliá. Nunca he pretendido conocerlo mejor que este historiador. Pero también creo que Azaña no fue el hombre que necesitaba la República en guerra. —¿La II República, en su opinión, sería un momento de especial Santos y yo siempre hemos diferido en este aspecto. Azaña tuvo relevancia, un gran y singular aldabonazo en la historia española? la habilidad de dejar constancia de sus pensamientos y de su —Sí, pero yo llegué a ella como hacen los cangrejos, es decir, actuación en sus diarios y en sus discursos. Muy interesantes los yendo hacia atrás. Empecé con los comienzos de la guerra civil, primeros y bellísimos, por cierto, los se-gundos. El historiador seguí con la guerra, luego pasé a la posguerra, después al franno puede prescindir de tal bagaje documental y, naturalmente, quismo inicial, más tarde al franquismo maduro en la vertiente a unos les seducen más que a otros. económica y, sobre todo, de sus relaciones internacionales y Sin embargo, no me cuento entre los seducidos, simplemenpolítica exterior. No hay que olvidar que en 1979 se publicó el te por la razón de que mi educación y trayectoria profesionales primer estudio académico, empírica y analíticamente docuson completamente diferentes de las de Santos y de muchos mentado, sobre la política económica exterior de la dictadura, otros historiadores. No es que me crea mejor, Dios me libre. en el que trabajamos un grupo de economistas (todos ellos, Simplemente tengo otra percepción, que nunca fue apriorística menos uno, hoy viven tan felices en estos tiempos de pandesino que he ido labrando en el estudio de los procesos de decimia) bajo mi dirección. Que en 1982 publiqué Los pactos secresión, españoles y extranjeros, que enmarcaron la guerra civil. tos de Franco con Estados Unidos, abriendo una brecha en la Negrín me atrajo por varias razones: en primer lugar porque su que nadie había hasta entonces reparado. Así que, terminada formación fue completamente diferente de la de cualquier otro esta etapa, luego continué con mi marcha atrás. Hacia la Repolítico español de su época; porque estaba abierto al mundo y pública. había vivido en él durante la crítica etapa de su formación como Debo señalar que no soy un especialista en ella. La literatura hombre y como profesional médico; porque no pensaba como sobre la República cuenta hoy con más de cinco mil títulos, un político de su época; porque no se dejó llevar por el desánipero sí me he ido especializando en algunas facetas, absolutamo y la estulticia que caracterizaron a tantos de sus colegas; mente básicas, para comprender el estallido de la guerra. Lo he porque veía que la guerra española era el prólogo a un gran conhecho, como siempre, siguiendo el método inductivo y meflicto europeo y porque siempre supo identificar al adversario, tiéndome en primer lugar en quince o al enemigo, en casi todas las situaciones. veinte archivos en busca de material priHay innumerables políticos en la historia Ahora me dedico a tratar de dar mario. Pienso que ha sido una buena traque no lo logran o que lo hacen demasiado respuesta a la pregunta: yectoria, porque de haberme concentratarde. En los años treinta del pasado siglo la do en la República quizá no hubiese ido figura prototípica fue Neville Chamberlain, ¿Por qué la República no paró mucho más adelante. pero hubo muchos otros. el golpe? Y sí, he llegado a la conclusión, que A mí no me atrae demasiado el género apuntalaré en mi próximo libro, de que la biográfico como campo de cultivo. Ya sé República fue una gran ocasión, aunque que, en términos historiográficos, lo que perdida, para abordar un comienzo de solución, moderna, a digo suena mal, pero es que carezco de la necesaria empatía algunos de los problemas seculares de la sociedad española. En para escribir una buena biografía. Sin embargo, ahí tiene Vd. contra de resistencias encarnizadas. Por eso no sobrevivió. a Sir Paul Preston, íntimo amigo mío, a quien encanta el género biográfico. Y lo leo con mucho gusto. Como también —Hay una figura que suele sobresalir en sus libros sobre la Releo en el original a Stefan Zweig (mejor que en castellano). pública. Se ha referido a ella hace un momento. Le hablo de Juan Hay tres buenas biografías de Negrín: las han escrito Ricardo Negrín. ¿Ha sido el doctor Negrín el gran estadista republicanoMiralles, Enrique Moradiellos y Gabriel Jackson. Hay más, democrático español del siglo XX? ¿Por encima de Azaña? ¿Nos pero yo siempre señalo estas tres. Son complementarias. recomienda alguna biografía sobre este gran científico, político y Quizá la última, escrita cuando Gabriel ya tenía más de sepolíglota? tenta años, es la que más penetra, en mi opinión, en la si—Verá, me cuesta responder a alguna de estas preguntas, en cología del personaje. La que más empatía demuestra con particular la segunda. Azaña fue, desde luego, la gran figura de su biografiado.

74 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020


viñas 70 al 77OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:21 Página 75

españas

—De todos los libros que usted que ha escrito sobre la República, ¿hay alguno que sea su preferido? Uno del que piense “¡Aquí lo bordé! Aquí escribí mis Campos de Castilla, mi Desolación de quimera!” —Creo que sería La Conspiración del general Franco porque en él rompí varios tabúes que habían alcanzado, para algunos, la categoría de dogmas. Lo que hubo tras el vuelo del Dragon Rapide, el cambio de orientación de la visión oficial británica sobre la República, la actividad de los servicios de inteligencia, etc. Fue un libro estrictamente empírico, pero nada de lo que en él escribí ha impedido que sigan proliferando, de la pluma o del ordenador de eminentes historiadores, afirmaciones no contrastadas. Es también uno de los pocos libros en el que me permití abordar explícitamente el método y los objetivos que he seguido en mis investigaciones. También es el libro que me abrió las puertas a penetrar en un tema que me ocupó mucho tiempo, el asesinato del general Balmes, como puerta para comprender el comportamiento de Franco. —Le pido consejo: tengo una amiga joven, es biomédica informática, no historiadora, inmersa en mil tareas, que quiere adentrarse en el estudio de la República. ¿Qué tres libros le aconsejaría usted? —A riesgo de que mis colegas me tachen de imbécil y de desconocer su trabajo (cosa que no sería correcta) yo empezaría por el libro de Herbert R. Southworth, El mito de la cruzada de Franco; luego seguiría por el de Paul Preston, La destrucción de la democracia en España, y terminaría con el voluminosísimo tomo de Eduardo González Calleja, Francisco Romero Cobo, Ana Martínez Rus y Francisco Sánchez Pérez, La Segunda República española, que es una síntesis de una inmensa literatura consagrada a la Se-gunda República. —Estuvo usted en Barcelona a finales del mes de febrero, en un homenaje que el colectivo Juan de Mairena organizó en honor de Gabriel Jackson. ¿Cuáles fueron las principales aportaciones del historiador norteamericano respecto a la historia de la II República? ¿Se ha reconocido suficientemente su obra? —Gabriel publicó, creo que en 1965, su gran obra sobre la República y la guerra civil. La compré y leí cuando estudiaba en la Universidad de Glasgow, y me encantó. Para entonces había leído ya algo sobre el tema, pero esencialmente de autores españoles exiliados amén de uno de los libros fundamentales, en mi opinión, como fue el de Southworth, El mito de la cruzada de Franco, de consulta y meditación obligadas todavía hoy. También había leído la obra de Hugh Thomas, a quien le cabe el honor de ha-ber escrito la primera gran obra sobre la guerra

Manuel Azaña y Juan Negrín

civil que no seguía las horrendas prácticas franquistas. Creo, y esto no es ninguna crítica, porque fui muy amigo de Jackson, que como historiador no aprovechó suficientemente sus potencialidades. Es uno de los extranjeros que más tiempo vivió en España, que convivió con españoles y que no dependía de la necesidad de escribir para ganar dinero y sobrevivir. Se dedicó a otras cosas. Algo que en sí en modo alguno es objetable. Escribió algunos libros que se leen bien, una autobiografía, una o dos novelas, una biografía de Mozart, una reflexión sobre los años treinta… Todo muy aceptable, pero no sobresaliente, salvo por la biografía de Negrín. Personalmente creo que hubiera debido meterse en archivos y trabajar más sobre fuentes primarias. Su obra está reconocida. En cierto sentido, sigue siendo válida para una visión muy general. En cuanto se desciende al detalle, y en la actualidad estamos en ese nivel cuando escribimos sobre la República, ya no parece tan trascendental. Tiene el mérito indudable, inextinguible, de haber sido uno de los dos o tres precursores extranjeros. —Desde su punto de vista, ¿cuáles son las principales aportaciones de la historiografía española sobre la II República? ¿Se ha avanzado mucho en el conocimiento de esta etapa histórica desde las aportaciones de Jackson? ¿Se ha retrocedido en algunos asuntos? —Tengo que responder indirectamente. La historia de la República se hace hoy, fundamentalmente, en España y por historiadores españoles. Limitándonos al período de paz, escasamente cinco años, apenas si existe algún tema que no haya sido tratado de una manera u otra. Quedan siempre, obviamente, rendijas en temas de microhistoria, destinos individuales, etc.

El Viejo Topo 390-391 / jlio/agosto 2020 / 75


viĂąas 70 al 77OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:21 PĂĄgina 76

espaĂąas

En general, todo lo que sobre la República pueda decirse en tÊrminos generales ya se ha dicho por alguien, en algún lugar, en alguna ocasión. Lo que los historiadores debemos hacer es separar el trigo de la paja y afirmar la validez de aquellas afirmaciones o proposiciones que pueden ser corroboradas por evidencias primarias o no. Jackson fue un precursor. Los precursores no suelen durar mucho tiempo. Tampoco servidor. A lo mås que aspiro es durar algo mås que algunos historiadores extranjeros que no han puesto en su vida los pies en un archivo, que no se han manchado con el polvo de los legajos y que disertan como si sus sesgadas interpretaciones fuesen las únicas posibles. A mí me hacen reír como supuestos maestros de toda una nueva generación de historiadores de derechas. —No le pregunto nombres, pero tengo alguna conjetura sobre ello. ¿Por quÊ la derecha suele ser tan beligerante en asuntos republicanos? ¿Tienen reconocimiento científico las aportaciones de los historiadores que se mueven en ese åmbito político? —Con el paso del tiempo la República ha aparecido como lo

que pudo ser y no fue. Un cambio de direcciĂłn en la historia espaĂąola. Este cambio fue abortado. A la RepĂşblica le siguieron una cruenta guerra civil y una dictadura no menos cruenta. HabĂ­a que defender el nuevo rumbo y desde fecha temprana los insurgentes, y sus apoyos mediĂĄticos y propagandĂ­sticos se aplicaron a la tarea: la RepĂşblica solo podĂ­a ser un parĂŠntesis, ilegĂ­timo, en la historia de EspaĂąa. Para defender tal tesis se la deformĂł, difamĂł y escarneciĂł. HabĂ­a que justificar la sublevaciĂłn. Explicar la necesidad de una guerra civil. Presentarla como el resultado inevitable de la traiciĂłn que la RepĂşblica habĂ­a cometido para con la Patria inmortal y advertir del grave peligro que esta hubiese corrido de no haberla salvado los elementos mĂĄs comprometidos con sus esencias, cuando EspaĂąa se exponĂ­a al terrible panorama de quedar atenazada por las garras moscovitas. Quienes se sublevaron no solo rescataron a EspaĂąa de caer en el precipicio de la revoluciĂłn, sino que tambiĂŠn prestaron un servicio inestimable, inconmensurable a la civilizaciĂłn cristiana y occidental. Luego hubo que justificar la dictadura. Se creĂł un canon

&  4 0 $ * " * 4 .0  ) "  .6 & 3 5 0  7Ě€ * 7 "  &  4 0 $ * " * 4 .0 

$ " 3 0  ' 0 3 .& / 5 * i & M  T P D J B M J T NP  U B M  D P NP  M P  I F NP T  D P O P D J E P  I B  NV F S U P  E F G J O J U J W B NF O U F   & T  Q S F D J T P  D P O T U S V J S  V O  O V F W P  Q S P Z F D U P  R V F  Q B S U J F O E P  E F  M B  E F S S P U B  H F O F S F  V O  J NB H J O B S J P  Z  V O B  F T U S B U F H J B  D B Q B D F T  E F  D S F B S  I F H F NP O ĂŽ B  T P D J B M  F O  U P S O P  B  V O B  B M U F S O B U J W B  B  M B  T P D J F E B E  D B Q J U B M J T U B  S F B M NF O U F  F Y J T U F O U F     

 ) B Z  R V F  J S  NĂƒ T  B M M Ăƒ  Q S P Q J D J B O E P  Q S Ăƒ D U J D B T  T P D J B M F T  Q S P Q V F T U B T  Q P M ĂŽ U J D B T  W J B C M F T  R V F  D P O T U S V Z B O  V O  C M P R V F  T P D J B M  B M U F S O B U J W P      .B O P M P  .P O F S F P  F O  F M  Q S Ă“ M P H P  E F M  M J C S P 

76 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020


viñas 70 al 77OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:21 Página 77

españas

inconmovible que dejó profundas huellas en la sociedad espamente era de evitar que las izquierdas llegaran de nuevo al poñola. der, incluso aunque fuese por medios electorales. Un hoy ilustre Con algunas adaptaciones (hoy el peligro comunista se ha desconocido, Antonio Goicoechea, se lo dijo a Mussolini en ocsustituido por el “peligro” socialista), por el énfasis en las trifultubre de 1935. Al mismo tiempo, un no menos ilustre militar, el cas, algaradas, asesinatos, conmociones de la primavera de general Manuel Goded, se lo dijo en la cara del entonces presi1936 (todas responsabilidades del Frente dente del Consejo. Y ambos se quedaron Popular) y, como colofón, por los asesina- La República fue una gran ocasión, tan panchos, porque eran esencialmente tos sin cuento acaecidos en la zona “roja”, “patriotas”. aunque perdida, para abordar los españoles tendríamos que estar eterun comienzo de solución, a los namente agradecidos a quienes salvaron a —¿Cuáles son sus temas de investigación en problemas seculares de la las generaciones sucesivas de los autores estos momentos? de tales tropelías. —El año pasado publiqué un libro que sociedad española. A la vez se elevan a la cima del pensaresumía mi técnica de investigación para miento político occidental las estupideces responder a una de las dos preguntas, en de un supuesto y malogrado excelso pomi opinión esenciales, de la historia conlítico, bajo cuyo amparo Franco dio cobijo temporánea española (que para mí coinciEl régimen democrático se ha a lo que habría de ser el tercer pilar de su de con el período que se inicia tras la caída desentendido de un pasado dictadura: la Falange. Es imposible para un de la Monarquía alfonsina, no lo que se sector de la derecha renunciar a sus mitos, enseña como tal en España). Ahora me controvertido y la enseñanza porque son consustanciales a la misma. pública no ha seguido las pautas dedico a tratar de dar respuesta a la segunForman parte de su ADN. da pregunta, con la que terminé aquel lide otros países europeos. Añádase que el régimen democrático se bro: ¿Por qué la República no paró el golha desentendido en buena medida de un pe? No repito argumentos salvo de modo pasado controvertido (en un sentido cultucircunstancial. Es un enfoque muy diferal, la guerra civil no empezó a terminar rente. Tampoco pretendo haber agotado el sino después de 1975) y que la enseñanza pública en España no tema, aunque sí resituado el problema, pero tendré curiosidad ha seguido las pautas de otros países europeos occidentales. Así por ver quién tumba, con documentos, mi argumentación. se llega fácilmente a la conclusión de que España no ha sido En cuanto al libro anterior me han dirigido insultos e improcapaz de ajustar cuentas con su pasado, como lo han hecho perios múltiples. Normal, en una sociedad cainita como la esotros países en los que sí se han logrado avances conceptuales y pañola. Me atrevo a pensar si harán mucho más con el sicríticos respecto a períodos suyos que no son precisamente ediguiente. ficantes. Nuestra historia contemporánea no es como para sentirse orgulloso de ella, pero la alemana es, por ejemplo, mucho —Muchas, muchas gracias, doctor Viñas. ¿Quiere añadir algo más? peor. Y no digamos nada de la rusa. —Simplemente decir que antes de irme a Bruselas, en 1987, La historia o, mejor dicho, una cierta concepción del pasado creo recordar que era suscriptor (desde luego lector) de su histórico se ha convertido en España en un arma política arrorevista. En Bruselas me encontré con un ambiente en que los jadiza en las pugnas ideológicas y de poder del presente. La histemas españoles y teóricos no tenían demasiada cabida y dejé toria se pone al servicio de causas actuales. VOX y un sector del de leerla. Tuve que sumergirme en un tipo de prosa operativa PP son ejemplos rutilantes de lo que señalo. y tomar decisiones no menos operativas. Eso creó un síndrome del que me costó trabajo despegarme después de quince —¿Y cuál sería la principal idea-fuerza de estos historiadores? años de intenso trabajo. ¿Siguen afirmando que lo que llaman “alzamiento nacional” fue Fue un período en el que comprobé lo adecuado, al menos inevitable dada la senda revolucionaria y comunista-totalitaria para mí, del tipo de afirmación de Margaret Thatcher sobre que había emprendido los gobiernos republicanos? cuál autor era el que más admiraba para leerlo después de sus —El “Alzamiento” no fue tal. Fue una insurrección en toda regla, agotadoras horas de trabajo. La respuesta, que no repetiré, preparada desde los comienzos de la Segunda República, asistihizo que el mundillo intelectual británico se levantara en arda por la potencia fascista, anunciada dentro y fuera de los círmas en señal de protesta. Todo tiene su tiempo y cada tiempo culos políticos españoles porque de lo que se trataba esencialsu hora n

El Viejo Topo 390-391 / jlio/agosto 2020 / 77


Xulio RĂşios 78-83OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:22 PĂĄgina 78

lejanooriente

78 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020


Xulio Rúios 78-83OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:22 Página 79

lejanooriente

El nuevo enemigo chino por Xulio Ríos

E

stados Unidos parece decidido a abrir una nueva “guerra fría” cambiando de enemigo: esta vez sería China. Pero el país oriental sigue imperturbable –o eso parece– su camino. Un camino distinto al neoliberal vigente en Occidente, que parece conducir a un inevitable sorpasso.

En los últimos siglos, desde el emperador Qianlong en adelante, entrada la segunda mitad del siglo XVIII, las relaciones entre China y Occidente no han sido nada fáciles. Con las cañoneras en una mano y el comercio ilegal del opio en la otra, los daños infligidos a China por algunas potencias occidentales no fueron cosa menor. A su descuartizamiento se sumó Japón y en el siglo que va desde las Guerras del Opio hasta el triunfo de la Revolución maoísta, el desmoronamiento del imperio, la desmembración de su territorio a manos extranjeras y la interminable secuencia de guerras civiles dejaron un país exhausto. Siendo así, no es extraño que las autoridades chinas lo tengan bien presente. En el proceso histórico iniciado a partir de 1949, en el afán de superación de las inmensas taras legadas por tan complejo pasado ha estado siempre presente la idea no solo de modernizar el país y librarse del subdesarrollo sino también de recuperar la posición central ostentada durante siglos, es decir, igualar y hasta superar a Occidente en virtud de sus propias dimensiones. En buena medida, el dramático Gran Salto Adelante respondía parcialmente a ese doble propósito, en la seguridad de que se podían dar zancadas más largas, incluso mayores que las del otro Occidente “amigo” representado entonces por la URSS. En el proyecto político del PCCh siempre ha destacado una peculiar impronta nacionalista; incluso antes del triunfo de la Revolución, cuando Mao impuso finalmente su criterio en el curso de la Larga Marcha poniendo coto a la influencia del

dogma soviético, en buena medida predominante hasta la marginación de los “28 bolcheviques” liderados por Wang Ming. El maoísmo exploró caminos propios; el denguismo siguió la misma senda tratando de enmendar los errores y convirtiendo en rodeo el atajo que Mao intentó infructuosamente. Por fin, el xiísmo teoriza y fija etapas para completar tan largo proceso, lo que llama sueño chino, expresión última de la revitalización del país. En tiempos recientes, pese a incidentes graves como el bombardeo de la embajada china en Belgrado en mayo de 1999 –que fue cualquier cosa menos casual, como se dijo entonces–, Jiang Zemin (1989-2002) contemporizó cuanto pudo con EEUU y los países de Occidente con una premisa principal: lograr el ingreso en la Organización Mundial del Comercio, culminado en 2001 tras largas negociaciones. Este paso, de enormes consecuencias a escala global, abrió una importante incógnita en su proceso interno: ¿significaría el temido abrazo definitivo al capitalismo dominante dejando de persistir en la búsqueda de una evolución a su medida? Durante el mandato de Hu Jintao (2002-2012), el PCCh dejó claro que no tenía la voluntad de evolucionar hacia una convergencia con el modelo occidental, ya fuera en lo político (rechazo de los “valores universales”) o en lo económico (el suyo sería un mercado gobernado con irrenunciable presencia de un fuerte sector público); tampoco su disposición a embarcarse en las redes de dependencia lideradas por EEUU y bajo su auspicio, ni siquiera bajo la fórmula de un G2. Esa

El Viejo Topo 390-391 / jlio/agosto 2020 / 79


Xulio Rúios 78-83OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:45 Página 80

lejanooriente

reafirmación y la realidad de China convertida en segunda potencia económica mundial en 2010 cambiaron el tono en Occidente. Tras lustros de cooperación en numerosos campos, Washington abrió camino a la contención, transformándose en abierta confrontación bajo el mandato de Donald Trump.

o evitar la piratería sino de hacer descarrilar el avance tecnológico chino en áreas clave para el futuro. Se especuló con que las limitaciones derivadas del modelo político chino serían una traba insuperable para garantizar una innovación eficiente. Pero no resultó así. Desarrollando enormes inversiones y políticas ambiciosas durante muchos años, China está logrando eclipsar a las economías más avanzadas de Occidente, ¿Nacionalismo exacerbado? recuperando la también posición tradicional en este campo, La esencia de las acusaciones dirigidas a China apunta a ampliamente inventariada por Joseph Needham. descalificar un nacionalismo calificado El fondo del problema nos remite al de exacerbado que resultaría agravado derecho o no de China –o de cualquier internamente por una recidiva de signo otro país– a trazar sus ejes sistémicos El acercamiento a la experiencia socializante, que el PCCh califica de simcon plena capacidad de decisión, soviética no resultó exitoso ple “fidelidad a la misión fundacional”; y rechazando o aceptando total o parcialy el PCCh cambió el rumbo externamente, por el despliegue de una mente las experiencias ajenas. El acer“política agresiva” cuya evidencia más camiento a la experiencia soviética no antes incluso de plausible serían la actitud en las disputas resultó exitoso y el PCCh cambió el la perestroika. territoriales en el Mar de China meridiorumbo antes incluso de la perestroika. nal o el expansionismo a cuenta del proEl acercamiento a la experiencia liberal yecto de la revitalización de las rutas de siempre se llevó a cabo insistiendo en la seda. Habría, por tanto, un empoderasu adecuación a la realidad china y a El modelo chino actual ni miento beligerante, con un primer escesus intereses nacionales, apostando es universal nario en la recuperación del control por un modelo de desarrollo híbrido absoluto de territorios como Hong Kong, cuyo control descansaba no en el conni aspira a serlo. Macao y Taiwán, últimas expresiones de dicionalismo de las instancias internasu decadencia histórica, y su traslación cionales como el FMI o el BM (a quien global a través del socavamiento del se escuchaba pero no obedecía a cieorden internacional de posguerra. ¿Es gas) sino en el propio PCCh. Se aceptó La creciente presencia tanto así o es que esa emergencia que el mercado y se desarrolló la propiedad china en África o empequeñece a Occidente incomoda e privada pero al igual que en el pasado irrita? hicieron los mandarines como expreAmérica Latina es Es evidente que la guerra comercial sión de un alargado poder burocrático, descalificada y vista desatada por la Casa Blanca no es sino hoy representado por el PCCh, se arbicon desconfianza. una manifestación más de la Estrategia tran los medios necesarios para impeNacional de Seguridad adoptada a fidir la conformación de las nuevas clanales de 2017 que señala a China como ses empresariales como un poder desprincipal enemigo a batir por su capaciafiante y hostil, al tiempo que una dad para cuestionar la supremacía global estadounidense. Fue lucha activa contra la corrupción contribuye a evitar su ganun primer y serio aviso de las consecuencias que le podrían grena a merced de intereses privados. aguardar de persistir en su empeño. Obviamente, no se trata Muchas de las invectivas actuales contra China se esfumadel déficit comercial (que EEUU tiene con gran parte de las rían por arte de magia si el PCCh accediera a la homologación economías de todo el mundo) sino de presionar para quebrar reclamada por un Occidente que, tras el fin de la guerra fría, las vigas estructurales que aportan solidez –y soberanía– al alardea de un sistema político y económico modélico y el marco económico chino y que lo hacen distinto y no homoloúnico satisfactorio a pesar de sus retrocesos y contradicgable con el modelo liberal imperante. ciones. Para todas ellas habría sordina en las dosis precisas, Atención aparte merece la pugna tecnológica simbolizada como la sigue habiendo para tantos aliados “incómodos” cuen los ataques a Huawei en nombre de la seguridad nacional. yos sistemas sociales y políticos adolecen de severas taras que No se trata aquí tampoco de asegurar la propiedad intelectual se encaran con paciencia y ninguna presión.

80 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020


Xulio Rúios 78-83OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:22 Página 81

lejanooriente

La resistencia china, es decir, el empeño en establecer un modelo en todos los órdenes adaptado a sus singularidades nacionales y en base a las premisas que soberanamente decidan, incluyendo entre ellas la búsqueda de un determinado tipo de socialismo, sirve de argumento para ensayar la resurrección de una nueva guerra fría. La Administración Trump, a la que internamente le funcionó a las mil maravillas la polarización social como estrategia electoral, ambiciona trasladarla al ámbito global señalando a China como el gran enemigo, el socio desagradecido que puede poner en peligro el modo de vida americano, el America First. Y cualquier excusa vale para ello: desde la tradicional relacionada con la violación de los derechos humanos a la novedosa “trampa de deuda” supuestamente tejida con aquellos países que osan identificar a China como un socio cooperativo para impulsar un crecimiento que la ayuda occidental, a la postre y década tras década, parecía confirmar el subdesarrollo como una forma de dominio.

El intento de EEUU de armar una “guerra fría” contra China parece estar destinado al fracaso.

¿Es China antioccidental? En el transcurso del siglo XX, tanto el proyecto liberal como el de inspiración soviética incorporaron un claro compromiso ecuménico. El modelo chino actual ni es universal ni aspira a serlo. China quiere preservar su modelo porque le provee de la soberanía necesaria, pero el hecho de que plasme una alternativa diferenciada no significa necesariamente que ambicione expandirla por todo el mundo. Al contrario, reiteradamente, no deja de insistir en que cada país debe encontrar su propio camino de desarrollo. Indudablemente, otros países pueden encontrar en China algunas experiencias que les pueden servir de inspiración. No obstante, a diferencia de un Occidente que no duda incluso en recurrir a la guerra para imponer su modelo, China descarta cualquier pretensión en similar sentido. A tal efecto, debiéramos tener también presente que el chino es un proceso inacabado y su balance final no está escrito. Se trata de un modelo en construcción. Otra cosa es que China requiera expandir y estructurar su presencia en todo el mundo porque su economía se ha vuelto interdependiente, circunstancia que representa una ruptura histórica de gran alcance y que le obliga a prestar cada vez

más atención a lo exterior. Esto explica su apuesta por la globalización, de la que ha conseguido beneficiarse ampliamente, y también su proyecto de revitalización de las rutas de la seda, una forma de sortear la dependencia de los mercados euroestadounidenses. Sus inversiones en infraestructuras y en conectividad responden a esa necesidad, significando como esencia de su proyección la economía y no la defensa. El tan reiteradamente calificado como malévolo “collar de perlas” que China construye como una red logística de puertos en zonas estratégicas clave se contrapone a las casi 800 bases militares que EEUU tiene en todo el mundo. Si sus pretensiones a una justa y mayor representación en la gobernanza global se ven boicoteadas abiertamente, es natural que impulse mecanismos propios y se afane por consolidarlos. Probablemente, si la conducta occidental fuera otra que el rechazo, la negociación podría abrirle el hueco que se ha ganado a pulso. Pero hasta ahora, lo que ha demostrado Occidente es que no se aviene a ceder poder y menos cuando ello lleva aparejado el ejercicio de una responsabilidad con una visión diferente, a priori ni mejor ni peor, pero distinta. La pregonada democracia no alcanza a esos extremos. Así las cosas, no es un desafío que China cree

El Viejo Topo 390-391 / jlio/agosto 2020 / 81


Xulio Rúios 78-83OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:22 Página 82

lejanooriente

el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras o el Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS. Además de tener pleno derecho, es que se le ha empujado a ello. Pero China debe inspirar confianza. Y hay zonas ambiguas y oscuras. Sin duda, en su modelo político, los déficits en materia de libertades se han cronificado y no lo hacen atractivo ni siquiera para unas izquierdas que en Occidente no acaban de salir de su asombro y perplejidad. En la cultura política occidental, del signo que fuere, hoy día no hay mucha cabida para un modelo de orientación socialista que desprecie este factor o que institucionalice la vigilancia masiva de la población sin la más mínima cortapisa. Y en este contexto de agravamiento de las tensiones geopolíticas, las esperanzas de profundización democrática parecen remar en dirección contraria. Los pequeños estados ribereños con quien China tiene disputas de soberanía en los mares contiguos dan la espalda a la estrategia de simple ocupación por la vía de los hechos consumados y basada en el despliegue de unas fuerzas claramente asimétricas. China necesita asegurar sus rutas comerciales marítimas, las mismas por las que llegó la política de agresión siglos atrás. Pero su código de conducta, blandido como solución, no avanza y ello sirve de argumento a muchas capitales para demandar la presencia de la US Navy, a pesar de encontrarse a miles de kilómetros de las costas estadounidenses. Si a resultas de su experiencia y trayectoria histórica, China no estaría vocacionalmente comprometida con el ejercicio de una hegemonía de estilo occidental, su actual realidad interdependiente determina un nuevo contexto en el cual resulta de especial importancia inspirar garantía a terceros. La creciente presencia china en África o América Latina es descalificada y vista con desconfianza, expresión de una estra-

82 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020

tegia amenazante; sin embargo, el problema real es que su creciente influencia sí amenaza el señoreo de las viejas potencias coloniales y sus grandes empresas, que siguen saqueando a placer. Sin duda, China puede cometer errores en el trazado de sus proyectos internacionales, como los ha cometido internamente, pero aprende rápido. Que EEUU salga en defensa de los países en desarrollo para denunciar las “trampas de deuda” de China es sintomático de su desencajamiento y a la vista de los daños causados por la trampa neoliberal, esa sí bien conocida, un ejercicio de cinismo sin parangón. El proyecto político del PCCh apunta a emancipar a China de sus más recientes hipotecas históricas. La actual espiral de confrontación deja entrever que a algunos países occidentales, encabezados por EEUU, les preocupa que China tenga éxito, en primer lugar, porque dadas sus dimensiones e impactos, podría suponer la transformación de la hegemonía global que ha caracterizado el mundo en los dos últimos siglos; en segundo lugar, porque supone una recidiva en un discurso alternativo justamente cuando tan feliz se creía tras la caída del muro de Berlín, como si el liberalismo hubiera dado respuesta a todos los problemas de la humanidad. ¿Tiene China que organizarse como dice EEUU en torno a la democracia liberal y la libre empresa o puede establecer un modelo diferente y exigir que se respete su opción? Es a la sociedad china a quien corresponde decidir su futuro, resolviendo las contradicciones que pudieran existir. China tiene por delante una importante agenda interna. A pesar de lo exitoso de los números absolutos, recuérdese que su desarrollo humano, por ejemplo, está lejos de representar un valor presumible. Por fortuna, se están dando pasos en esa dirección. Valga de muestra en tal sentido el compromiso con la erradicación de la pobreza absoluta en el país o la construcción de una sociedad modestamente acomodada, objetivos persistentes incluso en el duro contexto de la gestión de los efectos de la epidemia del nuevo coronavirus. Las fuentes de inestabilidad, desde las profundas desigualdades a los desequilibrios territoriales, desde las carencias democráticas a las complejidades asociadas a la reunificación, ponen de manifiesto retos de grueso calibre. Ignoramos si el actual enfoque del liderazgo chino, que apuesta por la centralización o el resurgir de prácticas de liderazgo que creíamos


Xulio Rúios 78-83OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:22 Página 83

lejanooriente

descartadas para siempre, supondrá el mejor camino para resolver dichos déficits. En cualquier caso, su superación no será cosa de hoy para mañana. Mientras tanto, la presión externa irá en aumento y esto dificultará cualquier evolución liberalizadora interna; es más, servirá de justificación para endurecer el blindaje con el argumento de la estabilidad y la seguridad nacional.

ni siquiera la multipolaridad se antoja realista. La fragmentación y la reorganización regional y mundial que acompañará el proceso de revisión de la globalización tras la pandemia de la Covid-19 pueden cuajar en un formato multicéntrico e inestable, con un sistema multilateral en peligro. Por lo demás, si bien China no está en condiciones ni parece interesada en suplantar el modelo de hegemonía de EEUU, tampoco parece estar preparada para encarar el nuevo tipo de liderazgo que ¿Gobernar con China o contra China? exige el complicado momento que atraviesa la sociedad interLlegó el momento de trasladar el peso nacional. El mundo no precisa una verde lo económico a la gobernanza global. sión asiática del hegemonismo estaPero a China no le será fácil. Se aprecia dounidense, claramente fracasado ancon claridad en la situación de la OMC, te la irrupción de grandes desafíos vitaEl sorpasso se antoja inevitable, por cuyo ingreso tanto se esforzó en el les como el cambio climático. pasado. El anuncio de dimisión del direcEEUU aún dispone de mucho poder tal como pronostican tor general Roberto Azevedo da cuenta de e influencia. Sus capacidades en la lulos más importantes su colapso. Trump amenaza con abandocha ideológica contrastan con lo rudiorganismos nar la OMS porque “se ha rendido a la mentario del arsenal chino. No obstaninfluencia china”. Y abandonó la UNESte, el sustento material decrece a un internacionales. CO, se desvinculó del acuerdo con Irán o ritmo que en el próximo lustro podría del Acuerdo de París. También del Tratado acelerarse si China es capaz de lidiar de Cielos Abiertos. Pero es China quien con la red de amenazas y presiones que no respeta las reglas y quien desestabiliza le circundarán cada vez más con mayor el orden internacional… Era, no obstante, intensidad. La des-sinomundializaperfectamente válido cuando beneficiaba y estaba a su servición o las trabas al desarrollo tecnológico de las empresas chicio, cuando pensábamos que actuaría como atadura cuando nas difícilmente colapsarán su modelo. El sorpasso se antoja no como carcoma en el sistema chino. No funcionó. Si China inevitable, tal como pronostican los más importantes organisrevienta las costuras del viejo orden es por el escaso esfuerzo mos internacionales. La situación originada por la pandemia en hacerle un hueco. podría acelerarlo. El intento de llevar a China a una guerra fría bis es del máxiOccidente, al igual que China, tiene pleno derecho a defenmo interés para EEUU, que confía en repetir la jugada con der su modelo y a ambos incumbiría la responsabilidad de éxito. Pero es evidente que China no es la URSS, y menos la cooperar y competir de forma pacífica, interactuando ecléctiURSS del tiempo del estancamiento que intentó desencallar la camente en cuanto soberanamente cada país decidiera. Ni perestroika. No es una superpotencia militar pero si económipor el pasado ni por el presente estamos en condiciones de ca, con un nivel tecnológico creciente y, como señalé anteriorimpartir doctrina ni dar lecciones. Y la insistencia en este exmente, carente de vocación mesiánica. Por el contrario, la ecotremo no dejaría otro camino a China que prepararse para lo nomía de EEUU está en declive, su tejido industrial a la baja, peor. el poder tecnológico seguido de cerca y un imperio a la larga La China del emperador Qianlong murió de éxito. No es desinsostenible como ya se sugirió en la factura a pagar por los cartable que al Occidente liberal, exultante tras la caída del países de la OTAN o el compromiso de financiación de las muro de Berlín, le ocurra lo mismo. Dice Sun Tzi en el Arte de bases en determinados países. Las invocaciones al desacoplala Guerra que “un ejército victorioso gana primero y entabla la miento tienen dudoso recorrido a la vista de la competitividad batalla después; un ejército derrotado lucha primero e intenta de costes entre las economías desarrolladas de Occidente y obtener la victoria después”. A buenos entendedores, sobran China y habrá resistencia en sus propias empresas a las que palabras n debería subvencionar ampliamente. Es la trampa del beneficio que hace insostenible la ecuación. Xulio Ríos es director del Observatorio de la Política China. Por otra parte, no parece que la evolución internacional Su último título: “La globalización china. La Franja y la Ruta” (Editorial Popular). apunte al resurgir de una nueva bipolaridad. Por el contrario,

El Viejo Topo 390-391 / jlio/agosto 2020 / 83


yemen 84-91OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:24 Pรกgina 84

orientemedio

Bombas sobre Sanaa

84 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020


yemen 84-91OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:24 Página 85

orientemedio

Yemen ¿Puede crear la guerra un nuevo estado en el Sur de Arabia? por Mark Aguirre

L

a complejidad y volatilidad de la guerra del Yemen es conocida. En este artículo Mark Aguirre explica la aparición del Consejo de Transición del Sur (STC), los reclamos de independencia y por qué el STC está adquiriendo cada vez más importancia en el curso de una guerra que no acaba y ha provocado la peor catástrofe humanitaria de nuestros días.

I LOS SEPARATISTAS Hace un año, en agosto de 2019, cuando empezaba a estar claro que la guerra del Yemen era inganable para la coalición encabezada por Arabia Saudí, separatistas apoyados por Emiratos Árabes Unidos (EAU) tomaron el puerto de Adén anunciando que el sur se separaba de Yemen. La movida llamó la atención porque los separatistas organizados en el Consejo de Transición del Sur (STC) forman parte de una coalición que defiende la unidad del Yemen y su gobierno tiene la capital en Adén. Hay que recordar que la unión del Yemen había sido un objetivo compartido por el norte y el sur desde mucho antes que los dos estados se unificaran. Tanto los yemeníes del norte como los del sur sentían pertenecer a una misma entidad. Yemen era para ellos una identidad cultural, histórica y religiosa a la que pertenecían. Tanto los coroneles nacionalistas –influenciados por Gamel Abdel Nasser– que derribaron al Imam en Sanaa en 1962, como los líderes marxistas que tomaron el poder en el Sur tras la derrota armada del colonialismo inglés en 1967, compartían un mismo objetivo, aunque diferían en la organización social. Querían un Yemen unido, desarrollado y con un estado moder-

no, incluso si nunca antes hubiera existido un poder unificado en el territorio que reclamaban. Yemen del Sur siempre había estado dividido en sultanatos u otras formas de poder local. La idea de un poder único en todo Yemen había sido una idea del Imam, el rey yemení, que gobernaba bajo referencias coránicas unas tribus nunca colonizadas. En 1940 el Imam Yahya (19041948) demandó a los ingleses que devolvieran Adén. Más tarde, el movimiento nacionalista, que como en otros países árabes floreció en los años cincuenta, hizo suya esa demanda1. Las conversaciones para la unidad se iniciaron inmediatamente después de la independencia del sur pero fueron boicotedas por Arabia Saudí, que no quería un Yemen democrático, fuerte y moderno al sur de su frontera. Hubo que esperar hasta 1990 para la unificación. La guerra del 94, cuando la elite del sur decidió romper el acuerdo de unificación y separarse de nuevo, fue fácil de ganar para el Presidente Saleh, porque los yemeníes la vieron como una guerra entre élites por el petróleo recién descubierto en Mareb, Shabwa y Hadramout. Las milicias locales sureñas de Abyan, Shabwa y Yafii dejaron pasar a los norteños sin pelear, facilitando su victoria. La sensación era radicalmente distinta veinte años después. Antes de la guerra era fácil ver en Adén cómo crecía entre la gente la idea de que el régimen de Saleh había dejado los objetivos modernizadores y de desarrollo de la unión a un lado.

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 85


yemen 84-91OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:24 Página 86

orientemedio

Los separatistas reforzaron su Sanaa era cada vez más vista por el moviHabía optado por la corrupción, el nepotismo y la apropiación de la alianza con los Emiratos Árabes miento como una ocupación de corruptos, riqueza nacional por un puñado de Unidos, que habían declarado ladrones y saqueadores. familias. Para muchos sureños los El movimiento participó en la revolula guerra al islamismo político ción árabe del 2011, que también llegó a objetivos de la unificación habían sido en la región. traicionados por el norte, o en todo Yemen. Hubo manifestaciones en Adén. caso las tribus que se oponían a la Incluso una parte del movimiento particimodernización habían ganado. pó en el Diálogo Nacional posterior en Yemen del Sur tiene una extensión Sanaa, donde se discutió cómo repartir el bastante mayor (1,5 veces) que el norte, pero está despoblado. poder tras la caída del régimen de Saleh. Todavía se creía que Mucho de su territorio es desierto; solo el 1% del suelo es araera posible crear un equilibrio entre los que hasta entonces ble. Su población de 4 millones es solo un 13% del total del eran dueños del poder y los marginados del mismo. Se pensaYemen, pero tiene el puerto, petróleo, minerales y cientos de ba que Hadi, que en el 2012 sustituyó transicionalmente a kilómetros de costa donde pescar. El sur había creído que la Saleh, por ser del sur podía ser un puente en esta transición a unificación ayudaría a Adén a parecerse a Dubai, pero a sus una República Federal donde el poder y los recursos se reparojos Saleh y el jeque Al Ahmar (el mayor líder tribal en el norte) tiesen entre el norte y el sur. Pero pronto se empezó a dudar de se habían quedado con todo el dinero del petróleo del sur. No que esto fuera posible. Hadi estaba demasiado cerca de Arabia es de extrañar que un movimiento social contra la marginación Saudí y Estados Unidos y lejos de un territorio nacional que germinase con el tiempo. Es curioso que el surgimiento de este cada vez controlaba menos. Su propuesta de dividir el sur en nuevo movimiento coincidiera con la rebelión de los huzíes en dos provincias federales excluyendo a Adén del control de Sadaa, en el otro extremo del Yemen. También se quejaban de petróleo del sur acabó en una crisis militar que todavía no se la marginación y el abandono. ha resuelto. Algo similar pasó con los huzíes, que estaban de Al-Hiraak fue fundado en el 2007, cuando un grupo de miliacuerdo con una república federal pero no con la propuesta de tares del viejo ejército del sur empezaron a manifestarse exiHadi de seis provincias federales, que los debilitaba. giendo que el gobierno de Sanaa les pagase las pensiones. El En medio de la guerra, en mayo del 2017, separatistas aglutimovimiento expresó un malestar social que existía desde la nados en torno Al-Hiraak crearon el Consejo de Transición del derrota en la guerra del 94. Pronto ganaron el apoyo de campeSur (STC) adoptando la vieja bandera de la independencia. Su sinos que reclamaban su tierra robada, funcionarios y militares líder, el general Aidarus al-Zoubaidi, había sido nombrado por retirados que no cobraban sus pensiones, mujeres que añoraHadi gobernador de Adén en diciembre del 2015, pero había ban sus derechos, algunos líderes tribales modernizadores. roto con su gobierno. El STC describió su labor como “poner Muchos de ellos empobrecidos como consecuencia de la dislas ruedas del coche de la independecia”. Aidarus al Zoubaidi, criminación y explotación que asociaban con la “ocupación” apoyado por Emiratos Árabes Unidos, consiguió que los del norte. gobernadores de al-Dhale, Shabwah, Lahj, Hadramout, alAl-Hiraak nació desde abajo como un movimiento social, no Mahara y la isla de Socotra formaran parte del Consejo. El gocomo la plataforma política de algún partido. Sin liderazgo, bernador de Abian, de donde es Hadi y Al-Qaeda tiene su base, pronto aglutinó a diversas tendencias políticas que resistían la no se adhirió. “ocupación” del norte. Se convirtió en un frente donde el secesionismo solo era una fracción, pero sus defensores crecieron II cuando el movimiento atrajo a los viejos cuadros socialistas, EL GOBIERNO DE HADI EN ADÉN entre ellos Ali Salim al-Beiddh, quien había liderado la guerra de secesión de 1994. La toma del puerto de Adén por las milicias separatistas en el Los viejos socialistas hablaron menos de socialismo y más de verano del 2019 fue inmediatamente contestada por las tropas independencia, aunque reclamaban una vida decente para del gobierno de Hadi, que después de fieras batallas y decenas todos. Líderes anteriores a 1990 eran reconocidos por jóvenes de muertos recuperaron los símbolos del poder, aunque en la nacidos después del 90. El socialismo, aunque había fracasado práctica el STC siguió controlando la seguridad en la ciudad. no había dejado un mal recuerdo2. De cualquier manera el movimiento era más una ideología de revancha y resistencia Hadi no tenía otra opción, aunque su respuesta debilitase aún que una apuesta propositiva. La presencia del gobierno de más su alianza militar contra los huzíes que hacer la guerra

86 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020


yemen 84-91OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:24 Página 87

orientemedio

contra el STC. Sin el sur su gobierno entraría en la categoría más baja de todos los gobiernos: la de aquellos que no tienen territorio. Hadi, él mismo sureño, había buscado refugio en Adén cuando, depuesto por la coalición huzí-Saleh, se fugó de Sanaa semanas antes de que la guerra empezase en marzo del 2015. Había sido en su juventud un cuadro militar formado en Egipto y Rusia. En 1986 había escapado a Sanaa con su jefe Ali Nasser, el Presidente de entonces de Yemen del Sur, derrocado por camaradas del Partido Socialista en una guerra fratricida. En Sanaa se cobijó bajo el manto del Presidente Saleh, quien le nombró vicepresidente en 1994 como premio a su papel en la guerra contra los secesionistas. Fue el jefe del ejército que ocupó Adén. En el 2015 volvía a huir de nuevo desde Adén, esta vez a Riad, cuando el ejército de la coalición huzí-Saleh sitió la ciudad. No se debe sentir seguro en la capital de su gobierno porque después de cinco años sigue instalado en Riad. La alianza entre Hadi y los separatistas nació más de una necesidad que de un acuerdo estratégico. Al-Hiraak no confiaba en un Hadi asociado con los intereses de los ocupantes del norte. Los separatistas necesitaban a Hadi para detener el Estrecho de Bab-Mandele

avance de la alianza huzí-Saleh y Hadi necesitaba al sur para tener un territorio creíble que mostrar a la comunidad internacional. Esta alianza de compromiso dio al gobierno del norte –reconocido internacionalmente e instalado provisionalmente en Adén– la oportunidad de revertir la idea que los sureños tenían del norte, pero Hadi no la aprovechó. La vida del sur no mejoró. La corrupción siguió, como lo hizo el sentimiento de abandono. Adén es la ciudad en el mundo donde es más fácil morir de coronavirus en los hospitales dado el deterioro del sistema de salud. Además Hadi trajo con él a las milicias del Islah, el partido islámico del Yemen, que habían saqueado Adén durante la guerra del 1994 y que tanto odiaban en esa ciudad3. Los separatistas acabaron reforzando su alianza con los Emiratos Árabes Unidos, que apoyaban sus reclamaciones y habían declarado la guerra al islamismo político en la región. Abu Dhabi no quería que el Islah, que es parte de la coalición contra los huzíes, formara parte del gobierno de Hadi en el sur4. En ese ambiente conflictivo, en 2017 los separatistas y Hadi acabaron rompiendo en medio de la guerra. Hadi cesó a Aidarus alZoubaidi como gobernador de Adén, lo que llevo al nacimiento del Consejo Transicional del Sur (STC) y al comienzo de las hostilidades entre las milicias del Cinturón de Seguridad, controladas por el STC y entrenadas por Emiratos, y las tropas de Hadi. Los separatistas tienen miedo de que Hadi explote en su provecho las diferencias sociológicas existentes en el sur. La modernización del Sur de Arabia había acabado para los ingleses en las afueras de la ciudad de Adén, dejando el territorio circundante en manos de las tribus, sus jeques y sus sultanes. Los ingleses nunca crearon una elite local moderna fuera de la ciudad. La vieja cultura tribal de hacer política continuó fuera de Adén durante la colonia. De hecho uno de los objetivos

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 87


yemen 84-91OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:24 Página 88

orientemedio

del socialismo fue la abolición del tribalismo. Una práctica que paradójicamente ayudó a la unificación en 1990 y que dificulta ahora la expansión del independentismo. Los hombres tribales ven con recelo a unos separatistas de una ciudad que se sienten más sofisticados que ellos o al menos con una historia diferente después de 23 años de independencia.5 Las hostilidades entre separatistas y unionistas han seguido desde la proclamación del STC, pero Riad y Abu Dhabi han hecho lo posible para que el conflicto se contenga hasta que termine su principal tarea: derrotar a los huzíes; por otra parte un objetivo cada vez más difícil de realizar. Facilitaron en noviembre último un acuerdo entre Hadi y Aidarus al Zoubaidi a pesar de que Riad prohibió a este su entrada en Arabia Saudí durante las negociaciones. El acuerdo repartía el poder reconociendo el liderazgo de Hadi. Pero no pasaron seis meses y las hostilidades estaban de vuelta en Adén. En abril el Consejo de Transición aprovechó la indignación que causó la parálisis del gobierno de Hadi frente a las inundaciones que arrasaron la ciudad para volver a tomar Adén de las manos de Hadi y proclamar la autonomía del sur.

Abd Rabbuh Mansur al-Hadi

guerra, Zayed decidió retirar sus tropas reconociendo que la guerra no podía ganarse. Sus soldados no dejaban buen recuerdo. Amnistía Internacional les acusó de mantener cárceles secretas en las que se torturó, violó y desapareció sistemáticamente a prisioneros. “Él piensa que es Maquiavelo pero actúa más como Mussolini” ha dicho de Zayed Bruce Riedel, un antiguo agente de la CIA, al The New York Times. A pesar de su salida dejó una reducida presencia militar en Adén y se comprometió a seguir pagando los salarios de los 20-30 mil combatientes milicianos que coordinaban sus tropas. Hay informaciones de que esto no está ocurriendo. Emiratos había III enviado también cuerpos especiales para entrenar milicias que EMIRATOS ÁRABES UNIDOS (EAU) pudieran hacer frente a los islamistas de Hadi. Se sabe que Zayed está obsesionado con Irán y el islamismo político, espeEAU es uno de los responsables de la guerra de Yemen. Mocialmente con los Hermanos Musulmanes. Estas milicias fuehammed bin Zayed (el hombre fuerte en Emiratos) acompañó ron las que se enfrentaron a los soldados de Hadi y a las milia Mohammed bin Salman, el actual príncipe heredero de cias del Islah y se hicieron con el control de Adén en agosto del Arabia Saudí, a Washington para obtener permiso y ayuda mili2019, un mes después de la salida de las tropas emiratíes. tar del Presidente Obama antes de empezar la guerra. La intervención de Zayed en la guerra del Yemen es parte de En la división de tareas que acordaron EAU se hizo cargo del un proyecto geopolitico más ambicioso que en rasgos generasur mientras los saudíes lo hacían del norte. Zayed envió 5.000 les comparte con Salman. Abu Dhabi y Ryad necesitan conssoldados (oficialmente murieron 100) bien preparados y equitruir una economía no dependiente del petróleo aprovechanpados. Fueron ellos quienes al inicio do su inmensa riqueza generada por de la guerra lideraron la ofensiva por la el mismo (su tiempo se está acabancosta del Mar Rojo, tomando los puerdo) mientras expanden su poderío tos de Moja y Joja y después fueron la Riad y Abu Dhabi han hecho lo posible militar para asegurarlo. Su estrategia vanguardia de la ofensiva por tierra, para que el conflicto se contenga hasta es ocupar en nombre de Estados esta vez sin éxito, para tomar el puerto que termine su principal tarea: derrotar Unidos (comprándole armas y servide Hodeidah. cios militares) el vacío dejado por a los huzíes. En julio del 2019, tras cuatro años de este tras su derrota en Iraq y Af-

88 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020


yemen 84-91OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:24 Página 89

orientemedio

ganistán. EAU tiene soldados en Yemen, Libia, Somalia y Egipto (norte de Sinai). Zayed y Salman ne-cesitan asegurarse estrechos, corredores, recursos y mercados a ambos lados del Mar Rojo para su proyecto económico de “grandes naciones”. Su problema es que no son los únicos en ese tablero geopolítico. Turquía y Qatar (países en donde los Hermanos Musulma-nes tienen gran influencia) e Irán son parte del juego. Las grandes potencias participan moviendo tanto como pueden a estos jugadores como sus alfiles En este proyecto lo que necesitan de Yemen es el control del estrecho de Bab al Mandab y bases militares (tanto Zayed como Salman se están disputando violentamente la Isla de Socotra) para controlar el Golfo de Adén. Fundamental para asegurar el sur del corredor del mar rojo y los ricos recursos de Somalia, Etiopía (un gran mercado potencial), Eritrea y Sudán, donde Zayed tiene importantes intereses. El corredor norte del Mar Rojo y el acceso al Mediterráneo lo quieren asegurar con su alianza con Egipto e Israel. La salida de las tropas de EAU de la guerra de Yemen no hipoteca este gran proyecto siempre que Abu Dhabi mantenga el control del Golfo de Adén; por eso necesita controlar el Sur del Yemen. Aidarus al-Zoubaidi, el líder del Consejo de Transición del Sur, vive en Abu Dhabi como Hadi vive en Riad. EAU se puede sentir confortable con un Yemen del Sur independiente –real o de facto– como ocurre con Somaliland en Somalia. No ocurre lo mismo con Arabia Saudí, que tiene miles de kilómetros fronterizos con Yemen y no puede salir tan fácilmente del pantano en el que se ha metido con la guerra. Para Riad Yemen no es solo un peón en el juego de ajedrez regional; es un problema de Seguridad Nacional. Riad necesita un gobierno en Sanaa bajo su nómina, no un Yemen dividido que no haría más que crear inestabilidad en su frontera. De Alí Abdalá Saleh, asesinado el 4 de diciembre de 2017 en Sanaa.

cualquier manera EAU sabe que al final Riad prefirirá un Yemen dividido que un solo Yemen, si Riad no gana la guerra y Sanna acaba bajo control de los huzíes. La existencia de dos estados en el sur de Arabia debilitaría a un Yemen en manos de un aliado de Teherán. Es lo que hizo Riad antes de la unificación de 1990: debilitar a Yemen tanto como fuera posible, fomentado la confrontación entre el norte y el sur separados. Hasta llegó a armar a los dos países y organizar magnicidios de presidentes del norte que querían la unificación.

IV EL GOBIERNO HUZÍ DE FACTO DE SANAA En abril los separatistas volvieron a adueñarse de Adén. Tomaron el control del puerto, el aeropuerto y el Banco Central y proclamaron su autogobierno. Es difícil especular porque lo han hecho de nuevo y han roto el acuerdo de noviembre. Quiza el STC tema la llegada de milicias islamistas de Marib y Al Jauf, derrotadas por los huzíes, y quieren reforzar su control antes de que lleguen. A finales de mayo Aden Times informó que expertos estadounidenses ayudando a la coalición habían abandonado “en secreto” su sede en Marib con todos sus aparatos. La ciudad esta sitiada por los huzíes. La derrota de Hadi, en caso de producirse, desplazará el epicentro de la guerra hacia el sur, poniendo en peligro las alianzas políticas actuales. La idea de un Yemen unificado es del Imam Yayha, quien pidió en 1940 a Inglaterra que le devolvieran Adén. El movimiento político de los huzíes es republicano, pero comparte el mismo orgullo de pertenencia a un territorio: las montañas del norte del Yemen, que nunca ha sido colonizado. Los huzíes consideran a Yemen del Sur una parte de Yemen, de la misma manera que lo hacía el Presidente Saleh. En el Diálogo Nacional que siguió al hundimiento del régimen de Saleh los huzíes aceptaron una República Federal para Yemen, como lo hizo una fracción del movimiento de resistencia Al-Hiraak, no una separación. Abdel-Malek al-Houthi, el líder huzí, ha calificado la crisis en Adén como una crisis interna de la coalición, no como un problema de integridad territorial. Los huzíes ven al Consejo de Transición del Sur como un instrumento de Emiratos Árabes Unidos, como un producto de la política exterior de Estados Unidos, no como una genuina fuerza política

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 89


yemen 84-91OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:24 PĂĄgina 90

) * ( * / * 0  1 0 0

6 ( " 3 & 4  " % 0 / % &  / 0  2 6 * & 3 0  3 & ( 3 & 4 " 3 6 O  Q F S J P E J T U B  O P S U F B NF S J D B O P  R V F  I B C ĂŽ B  T J E P  T P M E B E P  F O  7 J F U O B N E V S B O U F  M B  H V F S S B  D P O G F T B C B  B G M J H J E P   i ) B Z  M V H B S F T  B E P O E F  O P  R V J F S P  S F H S F T B S u   ) J H J O J P  1 P M P  U B NQ P D P  R V J F S F  S F H S F T B S  O P  R V J F S F  W F S  M B  U S J T U F [ B  E F  4 B NB S S B  O J  M B  Q P C S F [ B  E F  # B T P S B   O P  R V J F S F  W F S  F O  R V ĂŠ  T F  I B  D P O W F S U J E P  # P T S B  O J  R V J F S F  W F S  M B T  S V J O B T  E F M  $ S B D  E F  M P T  $ B C B M M F S P T  O J  M B  E F T U S V D D J Ă“ O  E F M  4 V R  B M  .B E J O B  O J  M P T  D B T D P U F T  E F  M B  H S B O  NF [ R V J U B  E F  " M F Q P   O P  R V J F S F  W F S  M B T  S V J O B T  E F  1 B M NJ S B  O J  M B  NF M B O D P M ĂŽ B  E F  # F J S V U  O J  W P M W F S  B  # B C J M P O J B  O J  S F D P S S F S  E F  O V F W P  M B T  D B M M F T  E F  # B H E B E 


yemen 84-91OK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:25 Página 91

orientemedio

Lo que necesitan de Yemen es el control por Al-Qaeda. Abdel Karim alnacional. Está claro que no van a aceptar la separación del Yemen; otra cosa del estrecho de Bab al Mandab y bases Khaiwani se había distinguido por es su capacidad para tomarlo militarmilitares para controlar el Golfo de reportar todas las violaciones de los mente en caso de que acaben derroderechos humanos en las guerras de Adén. tando a las fuerzas de Hadi en el norte. Sadaa hasta convertirse en un símPero la política en Yemen es imprebolo de la resistencia de los huzíes. visible. A medida que la guerra se desAlgo similar estaba ocurriendo con El asesinato el dos de junio del periodisplace hacia el sur las actuales alianzas Nabil Hasan al-Quaety y el STC. ta Nabil Hasan al-Quaety, no augura serán puestas en tensión. Hermanos La situación es preocupante pornada bueno. Musulmanes es un miembro imporque cualquiera que conozca Yemen tante de la coalición que lidera Hadi. sabe la dificultad para controlar por Lo ha sido en Al Jauf y en Taiz, pero como hemos dicho Zayed procuración; incluso si Emiratos y Arabia Saudí llegaran a un no quiere que formen parte del gobierno en Adén. El asesinato acuerdo entre ellos sobre el sur del Yemen. La política en el dos de junio del periodista Nabil Hasan al-Quaety, no auguYemen es compleja y las alianzas cambian a veces de manera ra nada bueno. El periodista apoyaba la independencia y era inimaginable, como mostró la alianza entre los huzíes y Saleh frecuentemente acusado por el Islah de recibir dinero de después de librar a muerte seis guerras entre ellos. ¿Puede ocuEmiratos. En las redes sociales pocos dudan de que ha sido ejerrir lo mismo con los Hermanos Musulmanes si el CTS los cutado por los Hermanos Musulmanes o Al Qaeda. Hay que margina completamente echando más madera a una guerra recordar que antes que empezara la guerra en el año 2015 el que ha provocado la peor catástrofe humanitaria de nuestros periodista Abdel Karim al-Khaiwani fue asesinado en Sanaa días? n

Notas 1. Los republicanos del norte empezaron a negociar la unificación con el sur tan pronto éste recuperó la soberanía. El mismo sur, desde el primer día de independencia tenía la reunificación en la mira. Su hombre fuerte entonces, el marxista Abdul Fattah Ismail, era él mismo de la ciudad norteña de Taiz y abogaba por la unificación bajo un régimen socialista. 2. La República Socialista (1967-1990) se había ahogado en pugnas, purgas y guerras intestinas. Incapaz de dotarse de un modelo económico se mantuvo por las remesas que enviaban los emigrantes y la ayuda soviética. Acabo hundiéndose con el derrumbe de la URSS. Pero a pesar de ello no dejó un mal recuerdo porque la gente tenía lo suficiente para comer, había orden y seguridad, se construyeron escuelas y centros de salud, había tribunales en los que podías confiar y las mujeres tenían más libertad. El Islam permitido nunca desempeñó un papel político relevante y el poder tribal se redujo. 3. El Presidente Saleh usó a 3.000 guerrilleros islamistas que habían peleado en Afganistán contra los socialistas del sur en la guerra de 1994. Todavía en Adén recuerdan cómo wahabistas y Hermanos Musulmanes compartían entonces el mismo partido, el Islah, y saquearon la ciudad llevándose todo lo que pudieron al norte. Luego dos mil islamistas fueron a Iraq financiados por los saudíes y qataríes a luchar junto Al-Qaeda. A su regreso a Yemen fundaron en el año 2009 la organización Al-Qaeda en la Península Arábiga. Muchos de ellos están peleando en la guerra organizados en milicias junto a Hadi. Se sabe que en la región el terrorismo desaparece en tiempos de guerra para emerger de la mano de los estados cuando acaba si la diplomacia no consigue sus objetivos y la salida de la guerra está agotada. 4. Hadi intentó sacar ventaja de la presencia de Al-Qaeda. Al-Qaeda tenía su base en Abian, de donde es Hadi. The New York Times reportó que Al-Qaeda llegó a gestionar desde Mukalla (de donde fue expulsada militarmente por soldados de Emiratos) los ingresos del petróleo de Hadramout en nombre de Hadi durante más de un año. Los separatistas pensaron que Hadi seguía con la vieja estrategia del norte de usar el islamismo contra ellos, de hecho Al-Qaeda ha atentado varias veces contra las milicias controladas por el STC. 5. La burguesía inglesa, a diferencia de con Hong Kong, nunca vio la colonia como un mercado a penetrar, a pesar de que Adén era un bazar en el camino a La Meca para muchos musulmanes. Londres vio su colonia en el sur de Arabia como un puerto en la ruta de la India y una base militar. De hecho Adén fue conquistado ( “comprado” en 1835 al sultán de Lahej) desde Bombay. La apertura del canal de Suez en 1869 aumentó su valor. La conquista de los sultanatos y territorios alrededor de Adén fue hecha por razones de seguridad, no por razones económicas. Los sultanes y jeques siguieron haciendo política a su modo tradicional. Consideraban a Adén un implante colonial en su territorio y recelaban de las intenciones de Londres.

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 91


92-105 poloOK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:31 Pรกgina 92

orientemedio

92 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020


92-105 poloOK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:31 Página 93

orientemedio

Viviendo sobre arenas movedizas por Higinio Polo

L

a crisis mundial provocada por la pandemia de la Covid-19 ha añadido más dramatismo a un Oriente Medio que continúa marcado por las guerras, las intervenciones militares estadounidenses, la represión política, el fanatismo religioso y los mercenarios, las ciudades destruidas y los campamentos de refugiados.

La región sigue siendo un polvorín, y ninguno de los conflictos está en vías de solución definitiva: ni en Palestina, donde la feroz ocupación militar causa estragos; ni en Siria, donde no ha terminado la guerra; ni en Afganistán, pese al acuerdo de Washington con los talibán; tampoco en Iraq, convertido en un magma de milicias armadas, ni en el martirizado Yemen. Las protestas que se iniciaron en 2010 (la llamada primavera árabe) en Túnez, Egipto, Yemen, Iraq, Bahréin, incluso en Arabia, no estuvieron inspiradas por Estados Unidos, a diferencia de las operaciones de acoso en Siria y Libia, donde los servicios secretos norteamericanos combinaron el estímulo de protestas locales con el envío de mercenarios y armamento. Arabia intentó sostener a Mubarak, reforzó su propia policía y reprimió sin contemplaciones ejecutando a centenares de personas, y fue muy activa en la península arábiga para aplastar las protestas. Pese a la importancia de la religión, que moldea culturas, crea pautas de comportamiento y galvaniza identidades, en Oriente Medio las guerras no son religiosas: todas tienen un origen económico, y responden a enfrentamientos entre grupos de poder, aunque Estados Unidos y Arabia han utilizado a fondo el sectarismo religioso, creando divisiones artificiales para conseguir sus objetivos, a lo que se añade el interés por el dominio de los yacimientos de hidrocarburos, el tutelaje de las vías de comunicación, la venta de armamento y el control de las nuevas iniciativas económicas, además de la abierta lucha

por áreas de influencia. En ese complejo depósito de Oriente Medio donde se vierten las guerras y amenazas del viejo imperialismo y se debaten entre la vida y la muerte millones de personas, Washington sigue utilizando la retórica falsaria de la defensa de los derechos humanos, la libertad y la democracia, mientras bombardea poblaciones civiles, crea grupos terroristas que utiliza a conveniencia e incluso impone gobiernos sectarios islamistas que, en una singular paradoja, a veces escapan a su control. A la precaria situación en muchos países (solo hay que reparar en Gaza, en los millones de sirios que tuvieron que abandonar sus hogares a causa de la guerra; en la penuria de Afganistán, en las empobrecidas ciudades iraquíes donde ni siquiera tienen agua potable; en los centenares de miles de personas que huyeron al Líbano o a Turquía; en los dispersos campos de refugiados palestinos en toda la región), se añade el embate de la crisis económica, la inestabilidad política y, para acabar, el jinete apocalíptico de la pandemia. El recurso a los mercenarios es habitual tanto por Estados Unidos como por Arabia e Israel: el propio Jordan Goudreau (el antiguo militar norteamericano responsable ahora de la empresa mercenaria Silvercorp que protagonizó el intento de invasión de Venezuela en mayo de 2020 para derribar a Maduro) se pavonea públicamente de sus operaciones en Iraq y Afganistán, y la empresa de mercenarios de Erik Prince, Academi (antes, Blackwater), tra-

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 93


92-105 poloOK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:31 Página 94

orientemedio

baja en Oriente Medio con el Pentágono, la CIA y el Departamento de Estado. A los intereses y el protagonismo de los principales países de la región (Irán, Arabia, Israel y Turquía) debe añadirse la actividad de las grandes potencias, que desempeñan un relevante papel en los conflictos o en el diseño de los nuevos flujos económicos: Estados Unidos, China y Rusia. Queda lejos la ambición que llevó a Bush, Cheney, Rumsfeld y Wolfowitz a invadir Iraq en 2003, y antes Afganistán, en la búsqueda del que debía ser el nuevo siglo americano y la hegemonía incontestable. Hoy, Washington está más cerca de resignarse al multipartner world, aunque sus dirigentes prefieran ignorarlo y sigan prisioneros de la inercia imperial y del recurso a la guerra que ha marcado a fuego su historia. Si en algún momento Estados Unidos albergó la esperanza de modelar a su antojo Oriente Medio, hoy su influencia se ha reducido considerablemente: aunque mantiene tropas en Siria, y otras las ha trasladado a Arabia, ha perdido pie en esa guerra que inició, donde se resiente su anterior alianza con las fuerzas kurdas sirias y siguen abiertas las diferencias con Erdogan, aliado en la OTAN. En Iraq, durante años controlado desde los búnkers estadounidenses de la zona verde de Bagdad, el gobierno escapa a su control y el parlamento pidió la retirada de los militares norteamericanos del país, cuyo número se desconoce, aunque algunas fuentes calculan que dispone de entre seis y ocho mil, además de los numerosos grupos de mercenarios. Estados Unidos se niega a retirar sus tropas, lo que crea una peculiar situación, porque, increíblemente, Trump asegura que sus soldados no saldrán de Iraq hasta que el país pague por las bases militares que Estados Unidos ha construido allí. La marcada improvisación de Estados Unidos en Oriente Medio, que ya se inició con el Hoy, Estados Unidos gobierno de ocupación en Iraq de Jay Garner y más tarde Paul Bresuelta lastre, mer, ha sido fruto de la arrogancia, de una ridícula convicción de supero no abandona perioridad y de país omnipotente, Oriente Medio. y después de los reveses políticos y militares, de los problemas presupuestarios y de la necesidad de redirigir su fuerza hacia la gran región de Asia-Pacífico para contener a China. Esa falta de planificación lleva hoy a Trump a anunciar retiradas militares que no siempre se cumplen y, al mismo tiempo, como hizo en enero de 2020, a pedir a la OTAN, por medio de Stoltenberg,

94 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020

que intervenga más en Oriente Medio para “asegurar la estabilidad” (inexistente, por otra parte) y “luchar contra el terrorismo internacional”: el presidente norteamericano estaba, de

Tras Afganistán, la invasión de Iraq abrió un nuevo ciclo.

hecho, pidiendo a sus aliados que envíen tropas a la región para aliviar la carga norteamericana. Pero su influencia en la región declina y su presencia es cada día más discutida. Su relación con Teherán, que nunca fue buena, se ha deteriorado más tras el abandono del acuerdo nuclear 5+1, mantiene programas de acoso con grupos de intervención especial del Pentágono y sus servicios secretos utilizan a conveniencia grupos terroristas para actuar en el interior de Irán. En Afganistán, veinte años de ocupación militar se cierran con un acuerdo con los talibán que supone una derrota política para Washington, aunque simule una victoria. El propio Departamento de Defensa norteamericano calculaba a finales de 2019 que la guerra en Afganistán había costado hasta ese momento un total de 760.000 millones de dólares, aunque otras fuentes elevan la cifra a más de un billón: los costes de las aventuras imperiales empiezan a ser una pesada carga. Por eso, Trump se inclina por retirar tropas de Oriente Medio, poniendo fin a las guerras donde interviene, pero persisten diferencias con el Pentágono porque asumir el fracaso ante el mundo tiene consecuencias estratégicas, y cuesta escapar de las mentiras: en diciembre de 2019, The Washington Post revelaba documentos confidenciales del gobierno estadounidense según los cuales altos funcionarios mintieron sobre la evolución del conflicto, presentando supuestos éxitos pese a que creían que no podía ganarse la guerra: que Estados Unidos no haya podido derrotar


92-105 poloOK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:31 Página 95

orientemedio

a los talibán abre un escenario preocupante para su influencia en la región y para su crédito ante sus propios aliados. Esa situación tiene repercusiones: Moscú y Pekín ven con preocupación que grupos terroristas islamistas tomen Afganistán como plataforma para operaciones en Asia central y en el Xinjiang chino. Por su parte, China ha logrado mantener buenas relaciones con la mayoría de los países de Oriente Medio gracias a una prudente política exterior que se abstiene de intervenir en los asuntos internos de cada país, busca la cooperación económica con acuerdos ventajosos para las partes en el marco del gran proyecto de la nueva ruta de la seda y, a diferencia de Estados Unidos, no recurre nunca a imponer sanciones económicas ni busca la expansión militar, ni mucho menos desata guerras e invade países. Pekín desarrolla una activa diplomacia para acordar proyectos en Omán, Abu Dhabi y Arabia; en Kuwait construye el puerto de Bubiyán, junto al Shatt al-Arab, que podría ser utilizado también por Irán e Iraq, y planifica el desarrollo de infraestructuras y de los puntos de apoyo para la nueva ruta de la seda. Pero China debe soportar la presión norteamericana en muchos frentes, desde la guerra comercial hasta los patrullajes del Pentagóno en sus costas, que llevó a Trump a firmar la Taipei Act en marzo de 2020, en una deliberada violación del principio de “una sola China” que había aceptado anteriormente, actuando en esa zona gris entre la paz y la guerra que recuerda el general y estratega chino Qiao Liang, estimulando las tesis independentistas de Taiwán, algo inaceptable para Pekín, aunque el gobierno chino prefiere seguir el camino del fortalecimiento cauteloso de su país antes que forzar una reunificación que abriría una crisis de graves dimensiones. A su vez, Rusia recompone sus relaciones en la región tras haber conseguido evitar la caída de Siria; mantiene importantes lazos con Irán, intenta llegar a acuerdos sobre el mercado petrolero con Arabia, procura limitar la influencia turca marcando los límites de la acción de Ankara, y continúa apoyando la causa palestina sin dejar de lado a Tel-Aviv: un complejo rompecabezas, pero Rusia es, de nuevo, un actor relevante en Oriente Medio. La cotización del petróleo añade incertidumbre sobre la región: primero, en marzo, los precios cayeron por el aumento de la producción de Arabia, en una disputa con Rusia; después, por la falta de demanda a causa de la pandemia. Los precios han vuelto a subir parcialmente, sin recuperar su nivel anterior. Ello también crea problemas a Estados Unidos, que ha visto cómo su producción de petróleo de esquisto dejaba de ser rentable. Primero con Obama y después con Trump, Estados Unidos acarició la posibilidad de apoderarse de una buena parte del mercado petrolero (cuyos tres primeros pro-

ductores son Estados Unidos, Rusia y Arabia) y gasístico, éste en manos de Rusia y de Estados Unidos, que, en 2018, se convirtió en el principal productor; tras ellos, Irán y Qatar. El actual sabotaje norteamericano a los gasoductos rusos del Báltico, acompañado de sanciones, y la oferta, que ya hizo Obama, de La televisión siria abastecer a Europa para sustituir el gas ruso se añade a una estrategia presentó a tres global que tiene muy en cuenta miembros de Daesh Oriente Medio (también, Venezueque confesaron su la), además de Turquía, de quien Rusia es su principal suministrador relación con la base de gas. Sin embargo, la política nornorteamericana de teamericana adolece de frecuentes Al-Tanf. improvisaciones y evaluaciones precipitadas. Estados Unidos inició las guerras de Oriente Medio con el pretexto del 11-S, lanzando una operación de castigo en Afganistán para mostrar al mundo su determinación y su venganza, con el propósito de controlar la región, consolidar el poder de sus aliados preferentes, Israel y Arabia, asegurarse el flujo de petróleo, y aumentar su penetración en las antiguas repúblicas soviéticas de Asia central. Invadió Afganistán en octubre de 2001, pero, dos décadas después, otra fecha de ese mismo año cobra hoy relevancia: en junio, China y Rusia habían creado la Organización de Cooperación de Shanghái integrando a Kazajastán, Kirguizistán y Tayikistán, unos meses después a Uzbekistán, y en 2004 y 2005 a la India, Pakistán, Afganistán, Irán y Mongolia, que se incorporaron coEl agresivo mo observadores. Hoy, India y Panacionalismo kistán son miembros de pleno derecho. Es probable que, entonces, los de Erdogan se estrategas del Pentágono y la Casa inspira en la fe Blanca, envueltos en el humo de la islamista y en el guerra y la seguridad de su inigualable poder, no fueran conscientes de inconfesado que su hegemonía en el mundo emdeseo de recuperar pezaba a quebrarse. Washington pretendió crear un la influencia nuevo mapa político en Oriente Me- del pasado otomano. dio, como antes favoreció la partición de Yugoslavia y después la del Sudán, abriendo en ambos casos las puertas a la guerra y a duras crisis humanas. La invasión de Iraq en 2003 permitió la creación de un Kurdistán iraquí que tiene casi todos los atributos de un país independiente, y tuvo planes para la partición de Iraq, Siria e Irán, que no ha podido llevar a la práctica por la

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 95


92-105 poloOK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:31 Página 96

orientemedio

desfavorable evolución de los conflictos regionales para sus intereses. En ese marco, hoy, Estados Unidos suelta lastre, pero no abandona Oriente Medio: pretende reducir gastos y reorientar su fuerza militar hacia China, pero continúa presente en todos los conflictos de la región al tiempo que sabotea en ella la proyección de la nueva ruta El Acuerdo del siglo de la seda: Pekín había previsto la utilización de puertos yemeníes supone la anexión para el tránsito de sus mercaderías, quiere incorporar conexiones ecolos de Tel-Aviv por nómicas en el golfo Pérsico y en los asentamientos países ribereños y asegurar el flujo ilegales en de hidrocarburos, pero la presencia militar norteamericana en la región Cisjordania y el es apabullante: a las bases en Iraq, valle del Jordán. Arabia, Afganistán, Jordania y Turquía, además de los acuartelamientos ilegales en Siria, se añaden bases aéreas en Kuwait, Qatar, Barhéin, Emiratos Árabes Unidos y Omán. La base norteamericana en Incirlik, Turquía, es además una pieza clave para el dispositivo de espionaje sobre Crimea, el Cáucaso ruso y Asia central, y dispone en ella de armamento atómico. Todos los conflictos están relacionados a través de alianzas cruzadas y de la intervención y presencia de las grandes potencias; también, de los objetivos de los poderes regionales: Arabia, Turquía, Israel e Irán. Arabia y Turquía, por ejemplo, a quienes distancia el pasado otomano, son aliados tácitos en la guerra siria, pero adversarios en la guerra libia. Dentro del gran Oriente Medio, destacan tres grupos de países: por un lado, Siria, Líbano, Jordania, Israel y Palestina, con el añadido del gran vecino turco, antigua metrópoli; por otro, Arabia, Yemen, Omán y las monarquías del golfo Pérsico, algunas diminutas como Bahréin o que desempeñan un creciente protagonismo, como Emiratos Árabes Unidos; y finalmente un tercer grupo compuesto por Iraq, Irán y Afganistán. Junto a ellos, se encuentra la vecindad de Egipto y Libia, muy relevantes para las potencias regionales y que mantienen fuertes lazos con ellas.

Uno El gobierno de Damasco ha conseguido sobrevivir a la guerra gracias a la ayuda rusa, iraní y los destacamentos del Hezbolá libanés y grupos palestinos, aunque buena parte del país ha sido destruido. Aunque la operación lanzada por Estados Unidos y sus aliados (Arabia, Turquía e Israel) para derribar al gobierno de Damasco ha fracasado, el norte del país sigue en manos de destacamentos kurdos y de islamistas liga-

96 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020

dos a Turquía, país que también cuenta con tropas en esa franja. Turcos, islamistas y kurdos sirios son enemigos entre sí y rivales del gobierno de Damasco, y al mismo tiempo aliados de Estados Unidos, aunque la evolución de la guerra y la evidencia de que Turquía es el más feroz enemigo de los kurdos ha hecho que éstos se vuelvan hacia Damasco, congelando el error de la alianza que sellaron con Washington, que les dotó de armas e información. Pese a ello, ni Washington renuncia a seguir utilizando a los destacamentos kurdos sirios para sus propósitos en Siria y en Oriente Medio, ni éstos han abandonado sus lazos con los servicios secretos norteamericanos. La invasión turca no es bien vista ni por Egipto ni por los Emiratos Árabes Unidos, y Daesh conserva una limitada presencia, y es apoyado con frecuencia por las tropas norteamericanas: a mediados de mayo de 2020, la televisión siria presentó a tres miembros de Daesh que habían sido capturados y que confesaron su relación con la base norteamericana de Al-Tanf, situada a pocos kilómetros de la confluencia de las fronteras siria, jordana e iraquí. En otras zonas siguen los enfrentamientos con destacamentos islamistas, donde el ejército sirio es apoyado por combatientes palestinos, como en el este de Homs. La situación económica es muy grave, derivada de la destrucción de la guerra, y se ha abierto un enfrentamiento de Bachar alAsad con su primo hermano Rami Makhlouf, una de las principales fortunas del país y dueño de Syriatel, uno de los dos operadores de telefonía móvil en Siria. La guerra ha hecho que Siria pierda buena parte de su anterior influencia en la región, pero la ayuda rusa es un seguro decisivo. En el vecino Líbano, el tiempo de los Hariri ha pasado, y el nuevo papel del maronita Michel Aoun ha hecho posible la configuración de un gobierno donde Hezbolá tiene un papel determinante. Arabia, el patrón de los Hariri, llegó a secuestrar al primer ministro Saad Hariri en Riad, obligándole a anunciar su dimisión públicamente en la televisión saudí. Las protestas sociales de 2019 no consiguieron ninguno de sus objetivos pero configuraron un nuevo gobierno dirigido por Hassan Diab, con el apoyo de la Alianza del 8 de marzo, que integra a Hezbolá, Amal y al Partido Comunista Libanés. La crisis sigue abierta, aunque la pandemia limita las manifestaciones de protesta. La inflación, el cambio del dólar, la actuación del anterior “gobierno de la banca” (como denominaban al gabinete de Hariri los comunistas libaneses), incluso la confiscación de cuentas por parte de la banca, ha envenenado la crisis: el país ha dejado de pagar su deuda, y los bancos no devuelven los depósitos a sus clientes. El deterioro de las condiciones de vida, el reparto confesional del poder y de las instituciones del país, en un momento en que la mitad de la población vive en la pobreza y ha rebrotado la violencia, junto a nuevas manifesta-


92-105 poloOK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:31 Página 97

orientemedio

Misiles israelíes en Gaza.

ciones, pese a la cuarentena instaurada por el gobierno, y el acusado deterioro de la economía del país, que ha llevado a calificarlas como las protestas del hambre, han puesto al Líbano ante la quiebra. Hezbolá apoya el nuevo programa de reformas del gobierno, y combate a Daesh y Al-Qaeda, que protagonizan atentados terroristas contra sus seguidores, aunque desde la batalla de Arsal (una población del valle de la Bekaa cercana a Siria que estuvo controlada militarmente por Daesh y Al-Qaeda y que concentra a decenas de miles de refugiados sirios) donde sus milicianos y el ejército libanés derrotaron a los islamistas, éstos han perdido mucha fuerza. En la cuestión palestina, el gobierno Trump ha ido más lejos que los anteriores: reconoció a Jerusalén como capital de Israel y presentó en febrero de 2020, con Netanyahu, el llamado Acuerdo del siglo, que supone la anexión por Tel-Aviv de los asentamientos ilegales de colonos israelíes en Cisjordania y de todo el valle del Jordán, impide en la práctica la creación de un Estado palestino y niega el retorno de los más de cinco millones de refugiados palestinos. Ese acuerdo, que Mahmud Abás rechaza de plano, como también la Liga Árabe, fue negociado con Netanyahu y también con su rival electoral Benny Gantz, y ha llevado a la Autoridad Nacional Palestina y a la OLP a abandonar todos los convenios firmados con Estados Unidos e

Israel. De hecho, la decisión de Trump rompe con el derecho internacional, con las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y de la propia Asamblea General, e ignora la Iniciativa de paz árabe que fue aprobada en Beirut por la Liga Árabe (a instancias de Riad, con Abdalá) que, en esencia, proponía el reconocimiento de Israel por todos los países árabes a cambio de la retirada de los territorios ocupados, la creación del Estado palestino en las fronteras de 1967, y una “solución justa” para los refugiados que no se concretaba. La situación en Gaza es desesperada, y Cisjordania vive la segregación, padece el robo de tierras y agua, la destrucción de cultivos y la Neom es todavía más constante humillación de las tropas ocupantes y la violenambiciosa que Lusail, cia de los colonos. la ciudad creada junto El nuevo gobierno de Netanyahu y Gantz quiere acelea Doha por Qatar, que rar la anexión de territorio cispretende ser un jordano a Israel, junto a la amgran centro turístico pliación de las colonias existentes. La llegada de Pompeo y de ocio. a Israel, en mayo de 2020, ya configurado el nuevo gobier-

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 97


92-105 poloOK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:31 Página 98

orientemedio

no, tenía el objetivo de abordar los aspectos concretos de la incorporación de partes de Cisjordania a Israel a partir de julio. Aunque Pompeo negó ese extremo, el embajador norteamericano con Obama, Daniel Shapiro, declaró que el secretario de Estado mentía al afirmar que la anexión era un asunto de Israel, y que el gobierno Trump quiere que se lleve a cabo, aunque eso pueda llevar también a Jordania a retirarse de su acuerdo de paz con Israel. Por su parte, Rusia considera que el Acuerdo del siglo y la anexión de nuevos territorios palestinos pueden desembocar en una nueva ola de violencia y enfrentamientos. China mantiene buenas relaciones con TelAviv pero apoya siempre la causa palestina en el Consejo de Seguridad de la ONU y rechaza la anexión de tierras que pretende Netanyahu. Estados Unidos ha pedido a Israel que reduzca su comercio con China, que ya se ha convertido en el segundo socio comercial, mientras el embajador David Friedman advertía al gobierno israelí de que China “utiliza sus inversiones para infiltrarse en otros países”. Estados Unidos quiere consolidar el monopolio atómico israelí en Oriente Medio, y comparte su agresividad hacia Irán, aunque se resiste a lanzar un ataque militar contra Teherán, como postulan los sectores más duros de Tel-Aviv, incluido Netanyahu, sin que ello afecte a la común determinación para impedir que Irán consiga armamento atómico. El gran vecino del norte, Turquía, trata de impedir el surgimiento de una entidad kurda que pudiese poner en peligro su control sobre el Kurdistán turco, donde el mantiene Riad desde hace tres años PKK conserva una importante influencia. Esa es su principal preocuun bloqueo total a los pación. Ankara impuso el toque de qataríes, pese a que queda en la región, lanzando duras operaciones militares de castigo, Estados Unidos recibidas con entusiasmo por el presiona para acabar nacionalismo turco, aunque ello no ha impedido que Erdogan pierda la discordia. influencia en el país: en 2019 perdió la mayoría en Estambul (donde impuso la repetición de las elecciones) y Ankara, las dos mayores ciudades turcas, además de Esmirna. La organización de Erdogan (AKP, Partido de la Justicia y el Desarrollo) mantiene gran sintonía con la extrema derecha, los Hermanos Musulmanes, y la tuvo con el dictador sudanés,

98 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020

En las eternas guerras del Kurdistán las mujeres han intervenido con las armas en la mano.

Omar al-Bashir, hasta que fue derrocado en 2019. Su agresivo nacionalismo se inspira en la fe islamista y en el inconfesado deseo de recuperar la influencia del pasado otomano en los países de Oriente Medio y el norte de África, abandonando la tradición kemalista de la Turquía moderna. Esa ambición nacionalista ha llevado incluso a Erdogan a disponer que la televisión pública turca, TRT, emita un canal en ruso, con el objetivo no declarado de influir en las cinco antiguas repúblicas soviéticas de Asia central, bajo el paraguas del velado sueño irredentista del viejo Turquestán, la “tierra de los turcos”. Erdogan mantiene una difícil posición en la guerra siria. Aunque cuenta con tropas en el norte del país no ha conseguido eliminar la fuerza militar de los kurdos sirios, y su apoyo a los islamistas de Iblid se antoja difícil de mantener, debe respetar la línea roja trazada por Rusia, mientras el ejército turco combate a los kurdos de su país, bombardea a los kurdos sirios e incluso realiza operaciones especiales para atacar a grupos del PKK refugiados en el Kurdistán iraquí. Turquía mantiene una alianza con Qatar (cuyo monarca, Tamim Al Zani, mantuvo buenas relaciones con Arabia, pero hoy se ha distanciado), pero no dispone de otros aliados en Oriente Medio, e interviene en la guerra libia, apoyando al gobierno de Unidad Nacional que combate a Haftar, quien recibe el apoyo egipcio, de Arabia y de los Emiratos Árabes Unidos. El sostén de Erdogan a los Hermanos Musulmanes egipcios ha deteriorado su relación con El Cairo, que ha acompañado de insultos a Al-Sisi, el golpista que derribó a Morsi, hasta el punto de que el gobierno egipcio rompió las relaciones diplomáticas con Ankara. Su relación con Europa se ha centrado en el mercadeo sobre los inmigrantes que atraviesan Turquía


92-105 poloOK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:31 Página 99

orientemedio

para llegar a Grecia y otros países europeos, olvidado por el momento el proyecto de incorporación a la Unión Europea. También se ha distanciado de Estados Unidos desde el intento de golpe de Estado de julio de 2016, donde murieron doscientas cincuenta personas y cuyo fracaso culminó meses después con la detención de más de cien mil turcos, de las que más de la mitad fueron encarcelados, y con la expulsión y el procesamiento de más de veinte mil jueces, policías y militares, unido al despido de ciento treinta mil funcionarios. Entonces, las mezquitas desempeñaron un decisivo papel para movilizar a los partidarios de Erdogan. Tras el fracaso del golpe, Obama apoyó a Erdogan, pero éste mantiene la reserva con su aliado norteamericano por su apoyo a las milicias kurdas en Siria. Estados Unidos dispone de un contingente de varios miles de militares de la USAF en Incirlik (donde tiene armas atómicas), aunque el distanciamiento se mantiene, hasta el punto de que Erdogan criticó en Estambul el asesinato del general iraní Soleimani, la actuación norteamericana en el golfo Pérsico y calificó de ilegal el operativo militar que “busca desestabilizar la región”. Con Moscú, la relación se deterioró gravemente tras el derribo del avión ruso a finales de 2015, y se ha centrado en el acuerdo de alto el fuego de marzo de 2020, para delimitar zonas en Idlib y para evitar enfrentamientos entre tropas rusas y turcas.

Dos Arabia es otra de las potencias regionales, donde la aparición en escena del príncipe heredero Mohamed bin Salmán ha cambiado algunas de sus prioridades. Es un personaje siniestro, sin escrúpulos, que quiere consolidar su poder a toda costa: en 2017 ordenó la detención de cuatrocientos príncipes, empresarios y altos funcionarios en el hotel Ritz-Carlton de Riad, incluidos algunos hijos de Abdalá, el anterior monarca, con objeto de forzarles a ceder parte de su patrimonio a las arcas del reino: el fiscal calculó que la forzada recaudación ascendería a casi noventa mil millones de euros. Mohamed bin Salmán decretó también el descuartizamiento de Jamal Kashogui (que, más allá del cruel asesinato, fue un grave error político que le acarreó presiones de Turquía y de Estados Unidos), y en marzo de 2020 lanzó una nueva campaña para detener a más de veinte príncipes, algunos militares y miembros de los servicios secretos. Su padre, el rey Salmán, padece demencia senil y Mohamed bin Salmán procura eliminar a cualquier rival para llegar al trono. En Arabia, la represión política ha sido siempre feroz, y es frecuente que la policía acuse a los detenidos de espionaje para

Irán; centenares de personas son ejecutadas cada año. Durante las protestas de 2011, el régimen asesinó a centenares de árabes, e incluso llegó a condenar a un niño, Murtaja Quereiris, a ser crucificado por haber protestado cuando tenía diez años. Las protestas internacionales consiguieron evitar el asesinato, aunque fue condenado a doce años de prisión. En 2019, la monarquía decapitó a Abdulka-reem al Hawaj, un muchacho de dieciséis años a quien previamente la policía había torturado. Arabia necesita recursos para impulsar las reformas y los faraónicos proyectos de Mohamed bin Salmán, donde destaca el proyecto Vision 2030. Ese plan, sumado al del puente sobre el Mar Rojo para unir Arabia y la península del Sinaí, y el de la construcción de Neom (la supuesta ciudad futurista de rascacielos y coches voladores impulsada por él, situada en la costa del Mar Rojo cerca de Jordania y de Egipto, un proyecto de quinientos mil millones de dólares) están en peligro por la caída de los precios del petróleo, que asegura casi el setenta por ciento de los ingresos del país. Neom es todavía más ambiciosa que Lusail, la ciudad creada junto a Doha por Qatar, que pretende ser un gran centro turístico y de ocio. De hecho, Riad ya ha empezado a reducir las inversiones destinadas a Vision 2030 en ocho mil millones de dólares, y el ministro de Finanzas, Mohammed Al-Jadaan, ha anunciado recortes en subsidios y aumento de impuestos, sugiriendo que el país tendría que pedir

El peligroso príncipe heredero Bin Salmán.

un préstamo de 60.000 millones de dólares para cubrir el déficit presupuestario. Rusia y Arabia mantienen negociaciones para recortar la producción de petróleo y aumentar su precio: Riad es quien está más interesada en reducir la producción. Hasta la llegada de Mohamed bin Salmán, la principal preo-

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 99


92-105 poloOK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:31 Página 100

orientemedio

cupación de la monarquía saudita era preservar su relación con Estados Unidos (miles de militares árabes se forman en los cuarteles del Pentágono), fortalecer su papel regional gracias a los ingresos del petróleo, y contener la influencia de Irán, su gran rival en Oriente Medio, a quien acusa de una creciente intervención en la zona, sobre todo en Líbano, Siria, Iraq y Yemen, mientras consolidaba su influencia en la Liga Árabe y en la Conferencia Islámica, sin renunciar por ello a intervenciones militares en su periferia: así lo hizo en Bahréin en 2011, o con su apoyo a milicias islamistas en Siria. También, en el Consejo de Cooperación del Golfo, donde Riad desempeña una función protagonista. El fanatismo religioso del régimen saudita agudiza su rivalidad con Irán, la vieja disputa entre sunnitas y chiítas, y Mohamed bin Salmán ha impuesto un creciente intervencionismo militar en el exterior. Arabia se ha convertido en el principal comprador mundial de armamento, sobre todo norteamericano y británico, y ha tomado buena nota de la amenaza de Trump tras el asesinato de Jamal Kashoggi, cuando el presidente norteamericano sugirió que el rey Salmán “podría no estar en el trono en dos semanas”. El apoyo saudita a las reclamaciones palestinas ha dejado paso al distanciamiento, que ha ido de la mano de una aproximación a Israel, con quien ha colaborado en la guerra siria. El anterior rey, Abdalá, mantuvo un mayor apoyo a los palestinos. Más ambicioso, Mohamed bin Salmán ha impulsado algunas medidas modernizadoras que no cambian las características del régiAl-Kadhimi busca men, decidió intervenir en Yemen, y un equilibrio aspira a de-sempeñar una función internacional para central en Oriente Medio, en el Mar Rojo, en el Máshrek y en otros esceconsolidar a su narios africanos: pretende diversifigobierno, y ha car la economía y persigue el predominio en el mundo árabe y un mainvitado a Putin a yor protagonismo en la escena intervisitar Bagdad. nacional. Sin embargo, el impacto de la pandemia está siendo duro: el petróleo supone casi la mitad de su producto interior bruto, y el recorte de producción ha disminuido los ingresos, por lo que el régimen se ha visto obligado a activar créditos sin intereses, a promulgar una moratoria temporal de impuestos y el pago de salarios en algunos sectores económicos, y la guerra en Yemen también está pasando factu-

100 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020

Combatientes huzíes.

ra: Riad no ha conseguido sus objetivos, e incluso se está replanteando su apoyo al gobierno de Abd Rabbuh Mansur alHadi, a causa de las dificultades financieras. Esa es una de las claves que explican que el enviado especial de la ONU para Yemen, el diplomático británico Martin Griffiths, crea posible llegar a un acuerdo de alto el fuego en la guerra. Su enfrentamiento con Irán, político, religioso y estratégico, es una de las cuestiones clave de la región, y las disputas con Qatar, que se ha acercado a Teherán, han complicado su política exterior: Riad mantiene desde hace tres años un bloqueo total a los qataríes, pese a que Estados Unidos presiona para acabar la discordia. Al mismo tiempo, en un sorprendente giro, Mohamed bin Salmán no descarta llegar a acuerdos con Irán: ha pedido al primer ministro iraquí, Mustafá al-Kazemi, que inicie una mediación entre Riad y Teherán. De hecho, Arabia teme que Estados Unidos llegue a un nuevo acomodo con Irán tras la liquidación del acuerdo 5+1, y ello limite su hasta ahora incondicional apoyo a la monarquía saudita. La intervención militar extranjera en Yemen, dirigida por Arabia con la aprobación de Estados Unidos, de la mano de Mohamed bin Salmán, principal impulsor de la agresión, ha creado la mayor crisis humanitaria del planeta: no solo ha arrasado las infraestructuras del país, incluidas escuelas y hospitales, sino que ha abandonado a su suerte a los yemeníes afectados por la hambruna, agravada con un mortal brote de cólera. Cinco años de guerra en Yemen y cuatro de bloqueo, con un gobierno apoyado por Arabia enfrentado a los huzíes (que controlan el norte del país con la capital, Sanáa) respaldados por Irán, han destruido el país, que se enfrenta ahora al fantasma


92-105 poloOK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:31 Página 101

orientemedio

de la fragmentación. La agresión de Arabia no es la primera: Yemen ha sufrido reiterados ataques de Riad y sus aliados que se remontan a las intervenciones militares en los años sesenta y setenta del siglo pasado contra la República Democrática Popular del Yemen (o Yemen del sur), que se proclamó socialista, y soportó también los bombardeos británicos en esos años. Las diferencias en el bando gubernamental que apoya a Abd Rabbuh Mansur al-Hadi aumentan. Mohamed bin Salmán forzó un acuerdo en un encuentro en Riad en noviembre de 2019 que suponía en la práctica un reparto del poder de AlHadi con los separatistas del sur que forman parte de su facción. Pero los problemas para el gobierno de Al-Hadi (que mantiene la capitalidad provisional en Adén, y la efectiva en Riad) aumentan tras la reciente proclamación del Consejo de Transición del Sur, que se reclama gobierno de la parte meridional del país y anuncia la autonomía de Adén: las milicias del Consejo de apoderaron del puerto y aeropuerto de Adén y de todos los ministerios adscritos a Al-Hadi. A mediados de mayo, los combates se sucedían en Zinjibar, la capital de Abyan, mientras el gobierno respaldado por Arabia intentaba recuperar la ciudad. Tanto los atacantes co-mo los soldados del Consejo son aliados contra los huzíes, por lo que esos en-frentamientos abren una nueva guerra dentro de la guerra yemenita. Por su parte, los huzíes, dirigidos Adbel Malik al-Huti y por Mahdi al-Mashat, presidente del Consejo Político Supremo, forman parte de una rama del chiísmo que agrupa a la tercera parte de los yemenitas, y su principal organización, Ansa-rolá, es un movimiento de extrema derecha de inspiración religiosa, aunque se proclama antiimperialista y rechaza abiertamente al yihadismo islamista, el wahabismo de Arabia, así como a Israel y Estados Unidos, y mantiene lazos con Irán y el Hezbolá libanés. De hecho, los enfrentamientos religiosos actuales enmascaran las anteriores luchas contra la desmedida corrupción del régimen de Alí Abdullah Saleh, que dominó el país durante más de veinte años, hasta 2012, y ocultan las disputas entre la izquierda y los nacionalistas de inspiración nasserista con los partidarios de la monarquía y los clientes de Riad. Al tiempo, la coalición internacional que dirige Arabia en Yemen se resquebraja: Abu Dhabi optó en 2019 por desvincularse de la guerra (los huzíes consiguieron atacar su aeropuer-

to internacional), y los Emiratos Árabes Unidos fracturan de hecho la alianza porque se han convertido en los padrinos políticos del Consejo de Transición del Sur. Los Emiratos Árabes Unidos (dirigidos por Abu Dhabi con Jalifa bin Zayed, y por el príncipe heredero, su hermano Mohamed bin Zayed, otro inquietante personaje como Mohamed bin Salmán) tienen sus propios objetivos en Yemen. A su vez, Qatar, enfrentada a Arabia y también a los Emiratos, utiliza su cadena de televisión, Al Jazeera (la más sintonizada en el mundo árabe), para denunciar la devastación yemenita, no por sentimientos humanitarios sino para comprometer a Riad.

Tres En Iraq, la situación es desesperada, y los gobiernos dependen de las milicias de distintos partidos. La ocupación militar norteamericana (justificada desde 2014 para combatir a Daesh), la insatisfacción por las duras condiciones de vida, la corrupción, el reparto sectario del poder que ha dado lugar al

Manifestación contra EEUU en Bagdad.

enriquecimiento de los dirigentes del gobierno, una sanidad casi inexistente, la falta de trabajo, los deficientes servicios, la falta de agua potable en las casas, y el enorme retroceso de las mujeres que padecen con frecuencia asesinatos por islamistas por no llevar hijab, son la muestra de la práctica destrucción del país. Ese caos condujo a la rebelión de octubre de 2019, el hirak; aunque las protestas intermitentes se iniciaron con fuerza ya desde 2011, con la participación de los comunistas. Adel Abdul Mahdi dimitó en noviembre pero se mantuvo provisionalmente como primer ministro, sin que los candidatos a suce-

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 101


92-105 poloOK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:31 Página 102

orientemedio

Irán, permanente piedra en el zapato de EEUU.

derle pudieran lograr apoyo parlamentario. El 5 de febrero, partidarios de Muqtada al-Sadr, el clérigo chiíta que dirige el Movimiento Sadrista y las milicias del Ejército de al-Mahdi, quemaron un campamento de manifestantes asesinando a once personas, y la dura represión desde 2019 ha causado en las calles más de ochocientos muertos y treinta mil heridos. La pandemia limitó después las protestas callejeras, aunque en algunas ciudades existen campamentos de amotinados, como en la plaza Tahrir de Bagdad. La penuria es aprovechada por partidos islamistas que desempeñan en algunas regiones del país un papel asistencial, y la influencia iraní es rechazada por muchos iraquíes, como la norteamericana. El gobierno acusó a los manifestantes de actuar a las órdenes de Estados Unidos, y llegó a pedir, en enero, que el Consejo de Seguridad de la ONU condenase la actividad de Irán y de Estados Unidos en el país. En febrero, el régimen, controlado por partidos islamistas, se vio ante el golpe de Muqtada alSadr cuando éste, tras ordenar la En Irán la situación retirada de sus seguidores del movimiento de protesta, volvió a pedireconómica ha les que regresaran a las plazas para forzado al Majlis a controlar así el descontento, creando el espejismo de que su candidacambiar el rial to a primer ministro era el preferido por el tomán, por los manifestantes. Finalmente, suprimiendo cuatro en mayo, el antiguo colaborador de ceros en los billetes. la emisora de la CIA Radio Free Europe/Radio Liberty y después jefe de los servicios secretos iraquíes, Mustafa Al-Kadhimi se convirtió en primer ministro con las mismas limitaciones que había tenido Mahdi: las leyes de la ocupación por Estados Unidos en 2003,

102 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto 2020

que fuerzan a un reparto religioso y sectario del poder, el muhasasa. Y de nuevo se han iniciado las protestas, duramente reprimidas por la policía, aunque han forzado al primer ministro a poner en libertad a todos los detenidos en las protestas callejeras desde el mes de octubre de 2019, y a investigar la muerte de más de quinientos manifestantes por francotiradores de milicias y del ejército. Al-Kadhimi busca un equilibrio internacional para consolidar a su gobierno, y ha invitado a Putin a visitar Bagdad. Rusia apoya a Iraq con el objetivo de pacificar el país y la región, y está también interesada en abrir vías de explotación para sus empresas petroleras y gasistas y para limitar la influencia norteamericana. El nuevo gobierno examina incluso la posibilidad de comprar los sistemas S-400 rusos, en un momento en que Estados Unidos, junto con los militares aliados de Australia e Italia destinados allí, abandona la base aérea de Al-Taqaddum, en Habbaniyah, a ochenta kilómetros de Bagdad. Pero la tensión y el caos continúan ahogando al país: el norte kurdo está en manos del corrupto clan de los Barzani, presidida la región autónoma ahora por Nechirvan Barzani, sobrino del viejo Masud; muchas ciudades iraquíes están destruidas, en Basora fluyen aguas fecales en los grifos de las casas, y las milicias enfrentadas luchan por sus territorios y por su fe, prisioneras de la división sectaria que impulsó Estados Unidos: la sede en Bagdad de la cadena de televisión de Arabia, MBC, fue ocupada por milicianos proiraníes de Hashd Al-Shaabi, las Fuerzas de Movilización Popular, PMF, porque la emisora había calificado a Abu Mahdi Al-Muhandis (su líder, asesinado por Estados Unidos junto a Qasem Soleimani) de terrorista. Tras Egipto y Turquía, Irán es el país más poblado de la región, y se enfrenta a un angustioso futuro, amenazado por la guerra. La operación norteamericana para asesinar al general Qasem Soleimani, las nuevas sanciones económicas impuestas por Washington, la recurrente acusación a Teherán de que financia el terrorismo, y la exigencia de que el régimen de los ayatolás retire a sus tropas de Siria y renuncie a disponer de armamento nuclear, dibujan el acoso de Estados Unidos a Irán. El abandono unilateral por Washington (que Pekín, Moscú y Bruselas consideraron innecesario y perjudicial) del acuerdo nuclear 5+1, ha llevado al gobierno de Jatamí a dejar de cumplir algunas de las obligaciones comprometidas en él. Trump,


92-105 poloOK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:31 Página 103

orientemedio

espoleado por la presión israelí, consideró que el acuerdo de 2015 con Teherán, firmado con Obama, era insatisfactorio y no contempla el programa de misiles iraní, además de limitar las obligaciones de Teherán solo hasta 2025. Pese a que la OIEA y las propias agencias norteamericanas admitieron que Irán cumplía con las obligaciones del acuerdo, Trump decidió romperlo: busca el derrocamiento del régimen, de momento a través de la presión diplomática, de la asfixia económica y de operaciones terroristas encubiertas. Curiosamente, antes de que Trump rompiera el convenio nuclear el régimen iraní estaba dispuesto a un entendimiento con Washington que dejase atrás décadas de disputas. Las sanciones norteamericanas han creado una difícil situación, sobre todo en las entidades financieras, en el transporte y en la producción petrolera, agravadas por la caída de los precios del crudo. A finales de 2018, Trump decretó nuevas sanciones contra la industria petrolera iraní y contra su sistema bancario, impidiendo la relación con el sistema SWIFT, y persigue prorrogar el embargo de armas a Irán que acordó el Consejo de Seguridad de la ONU y que finaliza en octubre de 2020, pese a que Rusia y China se oponen a extender el embargo. Aunque Estados Unidos intenta desestabilizar a Irán, las grandes protestas en el país de finales de 2019 no fueron inspiradas por los norteamericanos, aunque intentasen después utilizarlas: la agudización de la crisis, el aumento del precio de la gasolina, los cupos para su adquisición y la precariedad fueron el detonante de las manifestaciones, duramente reprimidas por el régimen teocrático, cuyas fuerzas de seguridad causaron varios centenares de muertos y miles de heridos, en una de las más sanguinarias represiones de los últimos años. La gravísima situación económica ha forzado al Majlis a cambiar la moneda oficial, el rial, por una nueva divisa, el tomán, suprimiendo cuatro ceros en los billetes en un intento de contener la inflación. Irán ha aumentado su influencia en Iraq, y el nuevo gobierno de Bagdad se muestra receptivo: el ministro de defensa iraquí, Yuma Anad Saadoun, ya ha iniciado conversaciones para incrementar la cooperación militar con Teherán. En el tablero, la permanente amenaza norteamericana, el temor a una nueva guerra en la región, y la imprevisible actuación de Netanyahu y de Mohamed bin Sal-

mán, rivales regionales y enemigos poderosos: Israel dispone de armamento atómico y Arabia quintuplica el presupuesto militar iraní. En Afganistán, las elecciones de septiembre de 2019 se celebraron con la habitual compra de votos y procedimientos El propio Trump fraudulentos, que ha sido la habló con el tónica desde la invasión del país y el establecimiento del mulá Abdul Baradar primer gobierno impuesto por Akhund, el dirigente Estados Unidos, aunque ello no ha evitado las luchas de talibán que negoció banderías. En marzo de 2020, el acuerdo. tanto el presidente Ashraf Ghani como el vicepresidente Abdullah Abdullah tomaron posesión en Kabul, configurando una efímera dualidad de poder que se complicó por las ambiciones de otros grupos, como el del expresidente Hamid Karzai. Las presiones norteamericanas lograron después un acuerdo entre las dos partes con la formación de un gobierno de unidad, donde Ghani retiene los principales mecanismos de poder y Abdullah pasa a presidir el Alto Consejo de Reconciliación Nacional, decisiones que los talibán contestaron con nuevos atentados. Rusia, China, Irán y Pakistán apoyan negociaciones para terminar la guerra y para la retirada de tropas extranjeras del país, que son básicamente las norteamericanas y las de sus aliados de la OTAN. Estados Unidos, que llegó a tener en el país ciento diez mil Increíble pero cierto: mercado de esclavos en Libia en 2017.

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 103


92-105 poloOK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:31 Página 104

orientemedio

soldados en 2011, mantiene todavía trece mil, pero el acuerdo firmado en febrero con los talibán (en Qatar, con presencia de Pompeo) estipula su retirada en un plazo de catorce meses. Washington apuesta por un acuerdo negociado entre los distintos sectores políticos del país, incluidos los talibán, para asegurar que el país se mantenga dentro del área de influencia norteameEl endiablado ricana. El propio Donald Trump halaberinto libio lleva bló con el mulá Abdul Baradar Akhund, el dirigente talibán que nea que Turquía, goció el acuerdo. En una muestra Italia y Qatar más de una disparatada estrategia, Estados Unidos aceptó la exigencia apoyen a Fayez talibán de dejar fuera del acuerdo al al-Sarraj, mientras gobierno de Ghani mientras, en Francia, Egipto nombre de éste, aceptaba la exigencia talibán de que cinco mil de sus y Arabia apoyan miembros encarcelados fueran a Haftar. puestos en libertad. Ghani se oponía pero acabó cediendo, y ya ha empezado a liberar a centenares de presos talibán de la cárcel de Bagram. La base norteamericana de Lashkar Gah y otra en Herat están en proceso de desmantelamiento, aunque los enfrentamientos no se han detenido, incluso han aumentado en muchas regiones: los talibán siguen atacando a las fuerzas gubernamentales, aunque se abstienen de hostigar a los norteamericanos. La invasión norteamericana ha destruido el país y no ha conseguido ninguno de sus objetivos; la producción de opio ha aumentado, buena parte de la población se encuentra desnutrida, y existen centenares de miles de desplazados internos.

Cuatro Convertida Libia en un Estado fallido tras la intervención norteamericana, francesa y británica de 2011, el enfrentamiento entre el gobierno de Acuerdo Nacional de Trípoli y las tropas del mariscal Haftar, de Tobruk, añadido a la persistencia de áreas controladas por señores de la guerra y milicias, al tráfico de seres humanos y a la existencia de mercados de esclavos, ha creado un infierno a las puertas de Europa. Los enfrentamientos entre los dos bandos principales han llevado también a suspender las exportaciones de petróleo desde puertos como Marsa Brega, Zuwetina, Ras Lanuf, Al Hariga y Sidra, y la vida de los libios se ha reducido a la subsistencia extrema, prisioneros de los grupos armados que campan por todo el país. El endiablado laberinto libio lleva a que Turquía, Italia y Qatar apoyen al gobierno de Fayez al-Sarraj, mientras Francia, Egipto

104 / El Viejo Topo 390-391 /julio/agosto

y Arabia apoyan a Haftar, un hombre que colaboró con la CIA y fue utilizado por Washington en los años de su acoso a Gadafi. Hoy, Estados Unidos acusa a Rusia y Siria de ayudar a Haftar, e incluso de mandar cazas Mig y trasladar a combatientes desde Siria para apoyarlo, además de hacerles responsable de la supuesta presencia del grupo militar ruso Wagner, y su Departamento de Estado denuncia que Moscú busca conseguir “ventajas políticas” en Libia, extremos que Moscú niega. Las tropas de Haftar se encuentran cerca de Trípoli, pero el gobierno de Fayez al-Sarraj ha conseguido detenerlas gracias a la ayuda turca, que suministra drones de bombardeo y baterías antiaéreas. Por su parte, la Unión Europea, atada por las diferencias entre Francia, Italia y Alemania, apoya el llamado proceso de Berlín para una solución negociada entre las partes, como hacen Estados Unidos y la OTAN, pero al mismo tiempo financia a la corrupta y criminal guardia costera del gobierno de Al-Sarraj: Bruselas está más preocupada por la llegada incontrolada a Europa de inmigrantes desde las costas libias que por la desesperada situación de la población local, de los fugitivos que llegan de los países del Sahel, y de los mercados de esclavos. Egipto, que ya ha superado los cien millones de habitantes, dispone de tierras cultivables en apenas un cinco por ciento de su territorio, y el agua del Nilo es su principal riqueza; sufre una gravísima crisis económica, y la dictadura militar del general Al-Sisi gobierna, desde el golpe de Estado de 2013, recurriendo a la más dura represión de las protestas sociales y aplastando a las incursiones islamistas. El Cairo, que apoya a Haftar en Libia, mantiene un duro enfrentamiento con Etiopía por la presa Al Nahda que construye Addis Abeba y que apoya Sudán; las negociaciones que se celebraron en Washington no han dado ningún resultado hasta el momento, pero Estados Unidos intenta mantener las conversaciones bajo su paraguas diplomático. El gobierno de Al-Sisi afronta además la pandemia, la actividad de los grupos islamistas, y rechaza las pretensiones etíopes sobre el volumen de agua del Nilo que puede retener en Al Nahda. El Cairo espera el apoyo de Arabia y de los Emiratos Árabes Unidos, aunque también recela de sus inversiones en el proyecto, mientras Etiopía confía en la defensa militar israelí y en Estados Unidos. En 2016, el dictador Al-Sisi cedió a Arabia dos islas sobre el Mar Rojo, Tirán y Sanafir, que cierran el golfo de Aqaba, decisión que, aunque pertenecían históricamente a Arabia, suscitó críticas en Egipto. Riad quiere utilizar esas islas para construir un puente que comunique la futurista Neom con Sharm el-Sheij: Arabia con la península del Sinaí. * * * Estados Unidos y sus aliados occidentales (Gran Bretaña,


92-105 poloOK.qxp:memoria polo, 6pp copia 18/6/20 13:31 Página 105

orientemedio

Kabul. Un hombre pasa ante un mural donde aparece el emisario estadounidense Zalmay Khalilzad y el jefe políico de los talibanes, el mulá Abdul Ghani Baradar.

Francia) deberían abandonar Oriente Medio: es un requisito imprescindible para que la región deje de ser el escenario de la guerra, el caos y la destrucción en que la ha sumido el imperialismo en el último siglo, agravado en las dos últimas décadas por las guerras norteamericanas. Pero que esa salida norteamericana sea necesaria, vital, no quiere decir que vaya a producirse, aunque los países de Oriente Medio sigan viviendo sobre arenas movedizas. Con el mundo mirando cada vez más hacia la gran región del Asia-Pacífico, Oriente Medio ha perdido importancia estratégica, pero continúa siendo un nudo vital para la producción y distribución de energía y uno de los principales escenarios de confrontación de las grandes potencias, y aunque Estados Unidos está redirigiendo su atención y sus recursos hacia el Pacífico no va a abandonar la región: está reevaluando sus objetivos, adaptándose a la nueva realidad y trasladando la mayor parte de sus fuerzas militares hacia las áreas donde se está configurando el nuevo equilibrio mundial, que ya no es unipolar pese a la arrogancia norteamericana. Y Estados Unidos ha decidido apostar fuerte, con la mirada puesta en Pekín y

Moscú sin dejar por ello los torturados escenarios de Oriente Medio. El descubrimiento de una relativa debilidad y la disminución de su peso en el mundo no llevan a Washington a la prudencia, sino a la aventura, al incremento de la presión y, tal vez, conduzca al planeta al caos y la guerra. El inquietante anuncio de Georgette Mosbacher, embajadora norteamericana en Varsovia, sobre la posible instalación de armas nucleares en Polonia; el envío de portaaviones a los mares cercanos a China, el abandono estadounidense del Tratado INF, su anunciada salida del Tratado de Cielos Abiertos y las alusiones al fin del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares y del Tratado START III son malas señales para un mundo que renquea. Si Trump y otros gobernantes norteamericanos utilizan un lenguaje agresivo, bélico, y lanzan amenazas contra China y Rusia, si desenfundan revólveres y disparan sanciones, si diseñan ejercicios de guerra en el Pentágono para amedrentar al mundo, ello significa que los días de su dominio solitario del mundo han terminado: son ya un recuerdo del pasado, pero eso no asegura la paz n

El Viejo Topo 390-391 / julio/agosto 2020 / 105


reseñas 106-114 OK:libros junioOK copia 18/6/20 13:34 Página 106

Libros ¿TODOS FELICES? HAPPYCRACIA. CÓMO LA CIENCIA Y LA INDUSTRIA DE LA FELICIDAD CONTROLAN NUESTRAS VIDAS.

Edgard Cabanas y Eva Illouz Paidós. Barcelona, 2019. 224 pp.

Este libro no es algo menor, ciertamente. Es un ensayo que casi me atrevería a decir que es imprescindible para entender los tiempos que vivimos. Sorprendentemente (por la unidad de estilo y la coherencia en la elaboración) es un libro escrito entre dos personas. Por una parte, tenemos a una socióloga mundialmente reconocida, Eva Illouz, una de las iniciadoras de los estudios sobre “el capitalismo emocional”, de la que recuerdo especialmente su obra La salvación del alma moderna. Terapia emocional y cultura de la autoayuda. Por otra parte, el joven psicólogo Edgar Cabanas, que ha escrito muchos artículos analizando críticamente el uso contemporáneo de la noción de felicidad. El libro tiene como hilo conductor el imperativo actual que nos exige ser felices y su rentabilidad económica y política. Hay también un análisis crítico de la historia de la psicología, muy en la línea de lo que plantea Nikolas Rose de entenderla en función de las necesidades prácticas de los entramados del poder. De manera más precisa, cómo la psicología positiva está cumpliendo este papel en la ideología neoliberal, que como sabemos no es solamente una apuesta económica sino algo mucho más profundo. Se trata de un estilo de vida y una forma de subjetivación con unas consecuencias sociales y políticas muy precisas. La psicología positiva aparece y triunfa en el siglo XXI, muy financiada por los poderes financieros y empresariales y ampliamente acep-

106 / El Viejo Topo 390-400 / julio/agosto 2020

Edgard Cabanas

tada en el mundo académico, sobre todo en USA. Pero no deberíamos olvidarnos de lo que ya nos advirtió Georges Canguilhem hace medio siglo: que la psicología era una pseudociencia con pretensiones cognitivas que acaba siendo una tecnología de normalización. De esta forma la psicología positiva se presenta como científica, objetiva e imparcial cuando en realidad es todo lo contrario. La noción de felicidad, para empezar, es un término ambiguo y confuso que puede ser fecundo para un trabajo conceptual desde la filosofía, pero que no tendrá nunca la precisión que se le exige a un término científico. Para continuar, ha elaborado un vocabulario que es completamente ideológico y más que descriptivo o explicativo es prescriptivo (gestión emocional, autoestima, competencia, resilencia, mindfulnes) y responde a un ideal individualista, basado por cierto en unas simplificaciones escandalosas. Por ejemplo, la de considerar que hay una salud mental positiva y otra negativa, que es la de la persona que no

Eva Illouz

es capaz de ser feliz y eliminar sus emociones negativas. Como si la polaridad que establece las emociones positivas/negativas fuera tan fácil, como si no existiera la ambigüedad y la ambivalencia en los afectos, como si estos no tuvieran una dimensión histórico-cultural, como si la indignación y la ira no fuera necesarias para levantar una rebelión. Todo girando alrededor del mito que considera al individuo como una entidad aislada, más o menos competente, casi totalmente responsable de su vida. Considerando que las circunstancias son algo secundario, que lo que debemos es adaptarnos manteniendo siempre una actitud positiva. Sin, por supuesto, ni plantearnos un compromiso político para transformar una realidad social que no nos parece justa en algo mejor. De lo político pasamos a lo terapéutico, de lo social a lo personal. A nivel de empresa es evidente que, como nos decía Richard Sennett en su libro La corrosión del carácter, lo que se busca con esta ideología son trabajado-


reseñas 106-114 OK:libros junioOK copia 18/6/20 13:34 Página 107

Libros res que se adapten a la flexibilidad (es decir a la precariedad) y que pasen de entender su vida laboral no como un trayecto dentro de la empresa, sino como un proyecto personal en el que vas cambiando de trabajo en función de las exigencias y necesidades del mercado empresarial. De esta manera uno ha de entender la vida laboral no desde unas exigencias a nivel de derechos y de seguridad, sino como un reto más en la que uno ha de ser creativo y emprendedor y responsabilizarse absolutamente de su suerte. El uso político de “la ciencia de la felicidad” se muestra de forma muy clara, así como su uso económico en el “mercado de la felicidad”: revistas, libros, consultas, asesorías. Justamente los autores aclaran que este mercado no tiene límites por la misma paradoja de que la felicidad se presenta como algo posible y al mismo tiempo inalcanzable, ya que siempre florece y el crecimiento personal es tan ilimitado como la lógica del beneficio del capital: nunca tiene suficiente. Una cuestión que me parece interesante es hacer entrar el discurso crítico

del libro en diálogo con el horizonte abierto por Michel Foucault sobre la biopolítica, que muy bien ha continuado Nikolas Rose (ambos citados en el libro). En un sentido relacionarlo con la cuestión del poder pastoral, entendido como gobierno indirecto de las conductas en las sociedades liberales. Por otra parte, la de plantearnos si hemos de considerar que la propuesta de Michel Foucault de construir un sujeto ético como forma de resistencia a las formas de gobierno entraría dentro de la crítica que hacen los autores. Lo cual conduce a un problema más amplio y profundo, que es el de la relación de la ética y la política. ¿Las propuestas éticas de inventarse a uno mismo son trampas neoliberales para evitar el compromiso político? Personalmente pienso que hay que buscar un equilibrio entre la ética y la política y la propuesta de Foucault, que no utiliza nunca el término felicidad ni plantea una obsesión por las emociones, está en esta línea. Al contrario, pienso que, al igual que ocurre en la tradición estoica en la que se inspira, lo que propone son prácticas del cuidado de sí

centradas en los actos y el sentido de lo que hacemos. En todo caso también me parece que hay que apostar por un equilibrio entre lo individual y lo colectivo, no ir hacia formas de neocomunitarismo. Queda la cuestión de si el término felicidad puede ser salvado de esta debacle o si mejor lo enterramos con el mercado que ha generado. Porque aunque hay que reivindicar valores como la verdad y la justicia social, tal como formula la última frase del libro, pienso que queda algo que tiene que ver con el sentido que cada cual da a su vida, con la construcción de la propia subjetividad, incluso con las tecnologías del yo, que debe replantearse en unos términos radicalmente contrarios a lo que nos plantea la psicología positiva. Se trata, en definitiva, de un libro absolutamente recomendable. Nos ayuda mucho para hacer un lúcido diagnóstico de nuestra actualidad y al mismo tiempo nos abre muchos y muy interesantes interrogantes sobre los que reflexionar.

DESDE UNA PERSPECTIVA

acompañar a todo periodista que se precie, rastreando más allá de las Grandes Palabras y las Grandes Proclamaciones, escribiendo en un catalán envidiable, sin señoras ni señores poderosos a los que servir, capaz de ver lo que nos estamos jugando, ridiculizando a quien merece ser ridiculizado, alejado de todo provincianismo-regionalismo-nacionalismo, con humanismo auténtico, jugándosela, pensando, viviendo y escribiendo en territorio comanche, plantando cara. Estamos ante el libro de un gironí universal con cabeza limpia y, conviene repetirlo, con ganas de reírse, si la ocasión lo requiere, del mort i del qui el vetlla, de todo el mundo, también de sí mismo. Un

ejemplo: en la contraportada del libro se le presenta así: “Albert Soler (Girona, 1963) es periodista del Diari de Girona desde 2002 y antes había trabajado en El Punt, Nou Diari y La Vanguardia, pero de lo que más orgulloso está es de haber jugado 25 años al fútbol regional sin haber ganado ni una peseta (primero) ni un euro (después). Su formación futbolística, asegura, le ha servido para convertirse en totalmente inmune a cualquier insulto que le digan hoy a causa de su trabajo, ya que los oyó todos, elevados a la décima potencia, haciendo de defensa central por todos los campos de la provincia de Gerona...” Sigue por el mismo sendero. Lo leerán desternillándose.

INÉDITA Y LIBRE NOS CANSAMOS DE VIVIR BIEN Albert Soler Ed. Sagesse, Gerona, 2019, 297 pp.

Crítico, con inimitable sentido del humor, más que divertido, sarcástico en ocasiones, burlesco, jocoso, chistoso, sin principios inamovibles, sin axiomas indiscutibles, sin vacas sagradas ni postulados inalterables, con el escepticismo que de entrada (incluso de salida) debe

Luis Roca Jusmet

El Viejo Topo 390-400 / julio/agosto 2020/ 107


reseñas 106-114 OK:libros junioOK copia 18/6/20 13:34 Página 108

Libros

Albert Soler

Por eso, no les sorprenderá que si conocen al autor les recomiende (¡no se lo pierdan, se lo van a pasar en grande!) este libro que recoge más de 170 artículos (del 2016 al 2019, el grueso de 2018 y 2019, con un breve texto de presentación cada año) de este enorme periodista libre, muy libre, del Diari de Girona. Si no lo conocen, les estoy haciendo un favor-recomendación que seguro nunca olvidarán. ¡Léanlo, lean a Albert Soler! ¡No pierdan ocasión! Les descubro una mirada nueva, en absoluto usual, de acercarse al procesismo, a sus “conquistas” y a sus grandes personajes-protagonistas. Parece un libro de crítica y humor políticos pero es más, mucho más que eso. El CLAS, el Club de lectors Albert Soler (¿cómo se consigue ser miembro?) explica el origen del libro y del título en su texto de presentación (p. 5): “El título del libro se ha sacado de una conversación entre dos pescadores de 80 años, que reflexionaban sobre las causas per las que Cataluña se ha embarcado en esta deriva. La conclusión de los dos abuelos fue que los catalanes

108 / El Viejo Topo 390-400 / julio/agosto 2020

‘estábamos cansados de vivir bien’.” Para comprobar que no exagero, les doy algunos ejemplos del escribir desprejuiciado y directo del autor: 1. De “Que se joda la muerta!”: “Ayer, es evidente, Presidentorra se colocó en primera fila con un lazo amarillo en la solapa. El lazo amarillo es ya una emoticona que adopta diferentes significados según la ocasión en que se luce. El de Presidentorra en el funeral [de Montserrat Caballé], que en otros países, o sea en todos, habría sido un signo de mala educación, venía a decir ‘que se joda la muerta’. En cualquier lugar del mundo, ir a un funeral con un distintivo político, sea el que sea pero más si se sabe que el difunto no lo compartía, será impensable. En cambio, en Cataluña, solo hay una cosa impensable: que un día tengamos un presidente con las facultades mentales intactas”. 2. De “Vázquez Montalbán y el procés”: “MVM vivió cuando catalán era todo el mundo que vivía y trabajaba en Cataluña, incluso los xarnegos como él. Hoy es catalán quien vive y trabaja

enCataluña, habla el catalán, vota partidos independentistas, se abstiene de criticar el procés, lleva en la cartera una estampita de San Puigdemont mártir (y vaya usted a saber si virgen), defiende que TV3 es la mejor TV de todos las TV que se hacen y deshacen, lleva lacito amarillo, se compra anualmente la camiseta que engorda las arcas de la Asociación Nacional del Rifle (SLA: ¡la ANC!)…, sueña con una nueva especie que tenga el origen en el cruce entre Pilar Rahola y Ramón Cotarelo y no vaya a dormir el sábado sin haber recitado las oraciones, es decir, sin haber visto FAQS en TV3”. O sea, concluye, “los catalanes son cuatro gatos, lo cual es una buena estrategia: ya que es imposible ensanchar la base del soberanismo, reduzcamos el número de auténticos catalanes”. 3. De “Fascistas en Colliure”: “Ellos pasaron un día primaveral en un pueblo francés, el resto sobra. Que unos abuelos juegan a la petanca y beben pastís. Fascistas. Que una señora sale de la boulangerie con una baguette. Fascista. Que hijos de exiliados se acercan al cementerio. Fascistas con más razón, además si hablan español. Que Pedro Sánchez pretende honrar a los exiliados. Fascista. El único exiliado que jamás ha existido en el mundo vive en un palacete de Waterloo. No es fácil, no, ser luchador antifascista a la manera catalana...” Por si fuera poco, Soler es un excelente inventor de nombres. Al President Torra le llama Presidentorra, y a Carles Puigdemont, Marqués de Waterloo (en ocasiones, el Mesías, el Vivales o el De Gaulle de bolsillo) y a la ANC, la Asociación Nacional del Rifle (o lo que sea que signifique ANC, añade). Sus comentarios sobre Rahola, Cotarelo (a él le está dedicado el primer texto), Llach, Anna Gabriel, Elsa Artadi o Sanchis, el fanático director nacionalista de TV3, no tienen desperdicio. Molta rauxa, un poca-solta, pensarán


reseñas 106-114 OK:libros junioOK copia 18/6/20 13:34 Página 114

Libros

ustedes. No es eso. En uno de sus mejores textos (lo dedica a Mònica Terribas, la presentadora de Catalunya Ràdio, “Terribas la servil”), Soler cita un comentario de Julio Camba: “si uno puede enriquecerse con el periodismo, es únicamente a condición de que abandone el periodismo”. Soler nunca lo ha aban-

donado. Es un periodista –si se me permite la vieja expresión– de raza, de los que valen la pena, de los que no aspiran a enriquecerse. Como en las buenas series –“Seven seconds” por ejemplo”–, aquellas en las que uno mira capítulo tras capítulo, sin parar, sin poder detenerse, hay peligro

de leer así, atragantándose por momentos, Nos cansamos de vivir bien. Contrólense, saboreen lentamente. Cinco o seis escritos por día, no más. Un mes de goce, disfrutando. ¿Qué más podemos pedir… por el momento?

riesgo de limitar tanto el enfoque es que, al final, puede que también se reduzca el número de los lectores interesados en concluir el texto, pues lo cierto es que ni encontramos ninguna filosofía, como anunciaba el título, ni parece que haya dónde buscarla. El trabajo de Castro es interesante, pero más como pequeña enciclopedia del trap patrio que como otra cosa, independientemente de lo que le haya aclarado al propio autor acerca de las posibles razones de su afición. En efecto, puede que el trap constituya la banda sonora, o, al menos, una de las bandas sonoras de la crisis en España,

pero no parece sensato, como muestran los esfuerzos de Castro, intentar extraer ningún valor teórico o filosófico del más mínimo calado, de las canciones trap ni de las declaraciones de sus autores, enzarzados habitualmente en disputas entre ellos, como gallos en peleas no siempre verbales. Citar a Adorno, Wittgenstein o Celan, refiriéndose a algunos de los protagonistas del libro de Castro, puede indicarnos la formación del propio autor, incluso su devoción por esos cantantes, pero, me temo, carece de precisión y pertinencia. Claro que, también es verdad, resulta excesivo pretender que dichos

Salvador López Arnal

ES LO QUE HAY EL TRAP. FILOSOFÍA MILLENIAL PARA LA CRISIS EN ESPAÑA

Ernesto Castro Errata naturae, Madrid, 2019. 413 pp.

En los últimos años un tipo de música ha predominado entre los chavales. Un tipo de música acompañado de su indumentaria, su estética, sus guiños, sus comodines y sus vías de distribución y exhibición. Una música para jóvenes y adolescentes que, como es lógico, desagradaba en mayor o menor medida a los adultos. Es el trap. Ernesto Castro, un filósofo que llegaba a la treintena cuando lo escribió, ha dedicado un libro, un tanto engañoso en su título, a esa música que algunos consideran urbana, otros emparentan con el punk, y muchos abominan, si bien es consumida de forma masiva. Al comienzo del libro Castro advierte que el público de su trabajo no lo forman los que quieran orientarse en una aproximación a esa música, buscando ponerse al día; ni aquellos que solo buscan nombres para ver si son citados o para conformar una especie de diccionario de popularidad. Considera que su libro está destinado a sí mismo, para intentar explicarse su devoción a una música tan distinta de sí, alguien que, anuncia, folla poco, nunca se droga ni va a conciertos de esos. El

El Viejo Topo 390-400 / julio/agosto 2020/ 114


reseñas 106-114 OK:libros junioOK copia 18/6/20 13:34 Página 115

Libros

cantantes tengan un discurso claro, coherente y bien formado sobre feminismo, economía política o la lucha de clases. Es normal que no lo tengan: ni es su trabajo ni son famosos por ello. El error está en pretender buscarlo a toda costa, incurriendo en excesos un tanto cómicos. El poder del trap, como el del punk, está, probablemente, más relacionado con la biología que con la metafísica, con la edad que con la ética. A un chaval, que un tipo se tatúe en la jeta le puede fascinar. Le puede resultar incluso morboso que acabe de salir de

la cárcel o que se enorgullezca de trapichear, cogerse unos ciegos tremebundos, y pagarse todas las putas que quiera. A un chaval. Con el tiempo, normalmente, esas golosinas dejan de gustar. No es culpa del trap. Ni del punk. Pero lo cierto es que el punk, hoy día, con todo lo que sabemos, apesta a muerto. El capitalismo, que todo lo devora y eyecta en forma de mercancía, tal vez. El despiadado paso del tiempo, que mata la ilusión, que nos despoja de la ingenuidad, tal vez. Ernesto Castro ha escrito un libro muy interesante sobre

el trap español, sobre sus orígenes, su clasificación, sus tipos y voceros, que invita a no despreciarlo y a valorarlo con justicia. Un trabajo solvente, entusiasta, aunque, parece, demasiado lastrado por los propios gustos del autor, que leerán, al menos en parte, con provecho los aficionados a la música y a la cultura popular actuales. Pero, me temo, poca filosofía encontrará en este libro quien vaya a buscarla alentado por su título. Es lo que hay.

Preparación. 2. Desarrollar, cambiar. 3. Señalar. 4. Anticipar, sentirse, moverse. 5. Relacionar. 6. Decidir. No se necesita ninguna preparación especial en neurobiología o en disciplinas afines para seguir el grueso de las in-formaciones y argumentos expuestos en el libro. Uno de los artículos, el segundo, “La ciencia es un proceso en marcha, no un sistema de creencias”, es antes que nada un escrito de filosofía de la ciencia que muestra, sorprendentemente, la extensa y

dilatada influencia del falsacionismo de Karl Popper. El libro es resultado, nos cuenta el autor, de conversaciones informales (y desinhibidas: “tras ofrecerles una copa o un poco de marihuana”) con amigos neurocientíficos de todo el mundo, su “dream team de investigadores “excepcionalmente reflexivos, eruditos y lúcidos”. Linden les invitó a responder, en un lenguaje libre de tecnicismos, a preguntas como la siguiente: “De los aspectos de la función cerebral, ¿cuál es la idea más que te gusta-

Antonio García Vila

BIOLOGÍA SUBYACENTE A LA EXPERIENCIA COTIDIANA THINK TANK. CUARENTA NEUROCIENTÍFICOS EXPLORAN LAS RAÍCES BIOLÓGICAS DE LA EXPERIENCIA HUMANA

David J. Linden (ed.) Biblioteca Buridán, 2020. 371 pp.

La única condición para ser lector/a de este libro: estar interesado por asuntos cerebrales (aunque piense, como sostiene uno de los autores, que el “cerebro está sobrevalorado”). Una breve referencia al autor que tomo de la solapa interior del libro: David J. Linden es profesor de neurociencia en la Facultad de Medicina de la John Hopkins University en Baltimore, Mariland, y editor jefe de la revista Journal of Neurophysiology. Entre sus libros: La mente occidental; La brújula del placer y Touch. Componen Think Tank el prólogo, 37 artículos (distribuidos en seis apartados) de divulgación científica y un epílogo (más lista de colaboradores, agradecimientos e índice). Los seis apartados: 1.

110 / El Viejo Topo 390-400 / julio/agosto 2020


reseñas 106-114 OK:libros junioOK copia 18/6/20 13:34 Página 116

Libros

ría explicar?”. Los interpelados han elegido el tema o la historia científica que más desearon compartir. Naturalmente, señala el autor, si se hubiese hecho la misma pregunta a otro grupo de científicos el resultado hubiera dado pie a un libro diferente. Think tank no es, en cualquier caso, un manual de neurociencia informal y completo. Sí contiene información fiable y concluyente acerca de las bases biológicas de la experiencia humana (provisional y falible, como todos los avances científicos), y sí que se plantean en él temas fundamentales sobre la función del sistema nervioso. Una breve selección de las ideas destacada por Linden en el epílogo: 1. Los rasgos conductuales más complejos, como la timidez, la orientación sexual o la búsqueda de novedades, son el resultado de una combinación de factores genéticos y ambientales, y de la in-terrelación entre ambos. “Los factores medioambientales incluyen factores biológicos, como las hormonas a las que estamos expuestos en el útero y en los primeros años de vida, y nuestra experiencia en el mundo, incluidas las interrelaciones sociales”. 2. El cerebro humano es moldeado por la experiencia de diferentes modos durante el desarrollo a lo largo de su toda la vida, y en respuesta a las lesiones que sufre. 3. Nuestra experiencia del mundo (y de nuestros propios cuerpos) es activamente construida por el cerebro. El sistema nervioso no se construye para darnos la representación más exacta del mundo exterior. Nos da un punto de vista del mundo que, en el pasado, ha sido el más útil para sobrevivir y para pasar nuestros genes a la siguiente generación. 4. No hay sensaciones puras. Nuestros cerebros se construyen para seleccionar y después para mezclar estas sensaciones con las emociones y las expectativas. 5. Buena parte de lo que hace el cerebro

tiene lugar por debajo del nivel de la conciencia. Por ejemplo, “los receptores del gusto por la boca no solo contribuyen a nuestra sensación de sabor, sino que también preparan a nuestro sistema digestivo para lo que está a punto de llegar”. Una gran parte del cerebro “se ocupa de predecir qué sucederá en los próximos momentos, y estos cálculos subconscientes no requieren de nuestra atención”. 6. Nuestros ancestros homininos han vivido en grupos sociales durante mucho tiempo y esto nos ha llevado a ser exquisitamente sensibles a unas pistas interpersonales muy sutiles. Por ejemplo: la expresión facial, el tono de voz, la dirección de la mirada y otras formas de lenguaje corporal. 7. Nos sentimos seres autónomos y completamente racionales pero todos estamos sujetos a fuertes impulsos y motivaciones subconscientes, la mayoría de los cuales están relacionadas con la supervivencia y la reproducción. Estos impulsos influyen, señala Linden, “no solo en nuestros deseos sexuales y románticos, sino también en fenómenos de alto nivel culturalmente construidos como el arte y la publicidad.” Una sugerencia: el lector/a puede leer el libro con diferentes trayectorias: al azar, siguiendo el orden marcado en el índice, por apartados más próximos a sus intereses, por los autores de los escritos… También, desde mi punto de vista, por el debate (y las referencias que en él se nos da a muchos otros artículos del ensayo) que cierra el libro con sendos artículos de Miguel A. L. Nicoletis, que en la línea de Roger Penrose sostiene que “El cerebro humano, el verdadero creador de todo, no puede simularse con una máquina de Turing”, y de Michael D. Mauk quien, por contra, afirma que “No hay ningún principio que nos impida construir finalmente máquinas que piensen”. Una de las consideraciones de Nicoletis: “Otra cosa del cerebro humano que

me gustaría que todo el mundo supiera es que ni el sistema nervioso humano, ni sus más exquisitos productos –cosas como la inteligencia, la intuición, la creatividad y la empatía– pueden reducirse a un simple algoritmo matemático”. Este tipo de “protección de derechos de autor”, así le gusta describirlo, “lo garantizan una serie de restricciones evolutivas, neurobiológicas, matemáticas y computacionales que no puede trascender ni el software, como el propuesto por la moderna inteligencia artificial, ni el hardware, como sí creían los clásicos proponentes de la cibernética”. Como decía, en la línea del Penrose de La nueva mente del emperador. Una reflexión central de Mauk defendiendo la tesis opuesta: “si pudiésemos sustituir a cada neurona del cerebro por un dispositivo artificial que implemente las mismas reglas a la misma velocidad, no hay motivos para pensar que el comportamiento de la persona con dicho cerebro, o la conciencia de dicha persona, serían diferentes”. Cualquier dispositivo físico de computación que seamos capaces de construir, señala Mauk, puede, además, implementarse en un programa informático. Esto significa que tarde o temprano, desde su punto de vista, “podremos llevar a cabo el mayor experimento de todo: traducir lo que sabemos del cerebro en la producción de un programa de ordenador que implementa una mente”. Es fundamental sin embargo, nos recuerda Mauk, “tener en cuenta que necesitaríamos algo más que un cerebro. El ensayo de Asif A. Ghazanfar [“El cerebro está sobrevalorado”] en este volumen es un recordatorio importante de que los cerebros tienen que estar encarnados en un cuerpo para que tenga la enorme colección de imputs que nuestros cuerpos mandan a nuestros cerebros”. Lean, pues, apto para todos los públicos… interesados.

Salvador López Arnal

El Viejo Topo 390-400 / julio/agosto 2020/ 116


reseñas 106-114 OK:libros junioOK copia 18/6/20 13:34 Página 117

Libros

TOLDRÀ EN STANDBY : BIBLIOGRAFÍA CONFINADA Como la de Robert Gerhard (18961970), otra efeméride musical catalana que no parece tener un eco muy destacado en el ámbito cultural es el 125º aniversario del nacimiento de Eduard Toldrà (1895-1962). En uno de los pocos homenajes previstos, el pasado 4 de febrero el tenor David Alegret acompañado de Albert Guinovart al piano ofreció un recital de canción catalana dentro del ciclo Intèrprets Catalans del Palau de la Música Catalana. La selección era un muestrario de la innegable sensibilidad toldraniana a la hora de musicar poemas de grandes literatos catalanes como Carner, de quién este año también se celebra el medio siglo de su fallecimiento. El epistolario Toldrà-Clausells-Carner En relación con Clausells y Carner se prevé la publicación de Toldrà-ClausellsCarner: Giravoltant al maig, que principalmente reúne sus cartas durante la gestación de la ópera El giravolt de maig. Se trata de unos textos que Manuel Capdevila i Font ha compilado, estudiado y que evidencian la estrecha relación con uno de sus “dos Manuels” (el otro era Manuel Capdevila i Rovira, padre del autor de este volumen). En conjunto, son una fuente documental con un estimable nivel literario que amplía la idea del mundo cultural musical barcelonés entre 1926 y 1935, a partir de cincuenta y cuatro misivas de Clausells y sesenta y una de Toldrà. En ellas domina un profundo sentido del humor, matizado con una fina ironía o, en palabras del propio músico, “juguetón refinamiento”. Recuérdese que Manuel Clausells (1889-1936), “el hombre de los aciertos” según el compositor, fue el impulsor y gestor de distintas entidades musicales hasta su asesinato a

112 / El Viejo Topo 390-400 / julio/agosto 2020

Eduard Toldrà

manos de las tropas franquistas. Estas cartas, que ya estaban dipositadas en el Fons Toldrà de la Biblioteca Museu Víctor Balaguer de Vilanova i la Geltrú, sirvieron de base al espectáculo del cincuentenario de su muerte en 2012, Fragments de converses epistolari ToldràClausells, producido por el Ayuntamiento de Vilanova i la Geltrú a partir de la idea original de Maria Lluïsa Muntada que ejercía también, de comisaria de los actos de la efeméride. Lo protagonizaron los actores Rosa y Queco Novell –nietos de Clausells–, junto a la citada soprano Maria Lluïsa Muntada, la violinista Ariadna Padró y el pianista Josep Buforn. Este epistolario no ha de confundirse con las cartas que la misma biblioteca incorporó a su archivo en Octubre de 2018. Estas últimas se corresponden con las que el joven Eduard envió a su familia cuando estuvo de gira por Europa con el Quartet Renaixement. Y de momento, siguen inéditas. La reedición de un clásico: la biografía de Capdevila Otra novedad con participación de Manuel Capdevila i Font es la reedición de la clásica biografía publicada en 1964

por su padre, Manuel Capdevila i Rovira, asesor y amigo del biografiado. La sancugatense Editorial Arpegio preveía relanzarla al mercado a finales de año en una revisión actualizada equiparando en número a las dos ya realizadas en catalán. Entre los atractivos del proyecto destaca una cronología ampliada por Capdevila i Font, mayor riqueza de imágenes y algún apéndice nuevo. La misma editorial, por cierto, comercializó el año pasado la traducción al español de las Sonatas para piano de Beethoven publicado en 1970 por los insignes pianistas Paul Badura-Skoda (1927-2019) y Jörg Demus (1928-2019). Y es que, a sus 89 años, esta activa figura vinculada a Juventudes Musicales de España mantiene intactas la tenacidad y capacidad de trabajo. Por ejemplo, también tiene preparados varios volúmenes con todos los textos de lieder traducidos al catalán que durante décadas ha servido a los principales centros y festivales del territorio. Beethoven, Wolf, Schumann, Alma Mahler, Strauss y, particularmente, Schubert –en cuatro volúmenes y 2000 páginas– quedan a la espera de ser editados. Y es que los de Toldrà no son los únicos libros sin fecha de comercialización por la sesgada situa-


reseñas 106-114 OK:libros junioOK copia 18/6/20 13:34 Página 106

Libros

ción social, el crack económico y la caída libre del sector cultural en particular. Un sector que en el caso catalán con todos los pros y contras habidos y por haber, este año prevé destinar 301,8 millones de euros, en un incremento del 14,5% respecto al 2017 (263,5 millones de euros). Esta cifra supone el 1,1% del conjunto de las cuentas de la Generalitat y se acerca a las cantidades del año 2011 en un tímido arreglo a raíz de la crisis económica iniciada el 2008. Ante este panorama y las irrisorias cantidades económicas destinadas a la edición en catalán, los números no salen ni por azar y las pocas editoriales que se plantean incrementar el catálogo de novedades musicográficas en lengua catalana se lo piensan y repiensan ante la limitada cuota de mercado. Una miscelánea Un tercer proyecto es una miscelánea de variopintas informaciones que el sello

barcelonés Karousell quiere incorporar a su catálogo. Se trata de un libro muy específico que complementará la biografía paterna y que es fruto de una heterogénea colección de materiales que no incluye nada ya conocido y estudiado en anteriores monografías y artículos. Cada temática configura un capítulo que por separado no podía constituir la base de un libro; pero que, en conjunto, se agrupan como un compendio de curiosidades y datos. Por ejemplo: los dibujos hechos por Toldrà, los conciertos como director y la programación de sus obras en el extranjero hasta su muerte, autógrafos de múltiples personalidades, un índice con todas las partituras de bolsillo conservadas en su biblioteca, el catálogo más completo de sus obras o el detalle de las 61 representaciones de El giravolt de maig –audiciones en concierto incluidas–. En este sentido, se añadirá a artículos y trabajos anteriores de este veterano

divulgador musical como Cartas de Joaquín Turina a Eduardo Toldrà (Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, Sevilla, 2001), Eduard Toldrà, Juli Garreta i Sant Feliu de Guíxols (revista Ancora, Sant Feliu de Guíxols, 2008) o Eduard Toldrà i Cantallops (Ajuntament de Cantallops i Vinyes dels Aspres, Cantallops, 2012). Además, contará con la revisión del firmante de este artículo bajo la supervisión y prólogo del especialista César Calmell, musicólogo y profesor de la Universitat Autònoma de Barcelona. Por cierto, Calmell es el autor de una tesis doctoral fundamental sobre su música, pendiente de publicación. El binomio Toldrà-Capdevila El único volumen disponible de esta productiva remesa se presentó a finales del 2018 y recoge la correspondencia con Manuel Capdevila i Rovira (1901-1983). Con el subtítulo Els estius a Cantallops

El Viejo Topo 390-400 / julio/agosto 2020/ 113


reseñas 106-114 OK:libros junioOK copia 18/6/20 13:34 Página 107

Libros

agrupa las epístolas conservadas de cuatro décadas de amistad, muchas de ellas escritas desde esta población del Alt Empordà a la que en 1931 dedicó una sardana y que, desde 1923 convirtió en su lugar de veraneo tras casarse con María Sobrepera. Entonces ya contaba con 36 obras compuestas entre la cuales destacaban Vistes al mar, los Sis sonets, trece canciones y catorce sardanas. La compilación se llevó a cabo gracias a los documentos pertenecientes a los hijos de los dos protagonistas, Manuel Capdevila i Font y Narcisa Toldrà, que los investigadores Lluís Serrano y Joaquim Rabasseda sistematizaron en una excelente edición crítica basada en parámetros de unificación y normalización lingüística, al tiempo que en el discernimiento de topónimos, nombres y apellidos de las personas citadas a lo largo de las casi 500 páginas y 290 cartas. En los aspectos concretos destacan los incisos y datos sobre la música en Catalunya, la relación biográfica de algunas obras –las que se crearon y algunas que no–, así como las apreciaciones sobre otros compositores (el desprecio a Joan Lamote de Grignon), los contactos y las dificultades en la búsqueda de actuaciones por España durante la postguerra, o la vitalidad del mundo sardanístico antes de la Guerra Civil. El lector también hallará aspectos aparentemente marginales, pero historiográficamente suge-

rentes, como el turismo en la Costa Brava de los años 20, informaciones sobre líneas de barco y autobús, o la adquisición de coches. Entre las curiosidades se hace evidente un velado desinterés de Toldrà por dirigir en el extranjero, su faceta como compositor de verano, el uso del castellano en algunas cartas a partir de 1939 y del italiano en dos ocasiones (las nº 150 y 151); a su vez que correspondencias escritas en verso –la mayoría de Capdevila– con un estilo llano, ingenioso y, a veces, también naif. Son comunicaciones de carácter personal no pensadas para una difusión pública que evidencian una relación muy estrecha que nunca perdió el tono respetuoso, a veces distante y soporíferamente educado, tan alejado del trato actual, pero que canalizaba el simple gozo y placer de saber el uno del otro dentro de las convenciones de la época. En ellas, música y literatura son el nexo de unión de dos personalidades que se convirtieron en un Néstor literario para uno, Toldrà, y un Néstor musical para el otro, Capdevila Rovira. También se muestran puntualmente abiertos a algún chisme como el divorcio entre Pau Casals y Susan Mertcalfe (carta 74); a reflexionar sobre la habilidad para escribir cartas en una especie de ontología muy casera (carta 100); o preocuparse por la normalización y riqueza del léxico catalán (pide en algunas ocasio-

nes a Capdevila el termino catalán de algunas palabras españolas), que también era una cuestión planteada en una época de cambios sociales, culturales y políticos en Cataluña. En preparación Estos libros comentados no son los únicos proyectos de quien puede considerarse “el tercer Manuel” en torno a Toldrà. Por otro lado, está ultimando la relación epistolar con Antonio Fernández-Cid, que fue uno de los críticos españoles de referencia durante los decenios centrales del siglo XX, gran admirador suyo, con quien mantuvo una intensa correspondencia, que le preguntaba sobre algunos músicos y que siguió en todos los conciertos con la Orquesta Nacional de España fuera de la capital. Por último, también ha confeccionada recopilación de críticas y noticias sobre el compositor durante la primera etapa de la Revista Musical Catalana. En ella queda reflejada la enorme importancia del joven Toldrà en la Cataluña de la época gracias a este nuevo libro dotado de un estudio crítico vinculado al peso de la prensa musical del momento y la recepción de su obra de Toldrà en Cataluña. De momento, aplazado sine die.

Albert Ferrer Flamarich

TOPO EXPRESS

Cada día un artículo visítanos en elviejotopo.com

114 / El Viejo Topo 390-400 / julio/agosto 2020


Profile for elviejotopo

El Viejo Topo | Número 390-391 | Julio y Agosto de 2020  

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded