Page 1

Una encuesta revela algunas falsas percepciones sobre el Estado laico que tenemos los mexicanos y las cuales debemos cambiar.

CONTACTO

(442) 215-01-46

PÁGINA 3

El Observador campanaprohonestidad@live.com.mx

DE

11 de marzo de 2012

AÑO 17

No. 870

elobservadorenlinea.com

LA

PÓRTICO

EL MONTE DE LA PASCUA MONSEÑOR MARIO DE GASPERÍN PÁGINA 13

Por Jaime Septién jaimeseptien@elobservadorenlinea.com

Ceguera

DE ESCÁNDALOS, CARDENALES Y SOLEDADES

H

JORGE TRASLOSHEROS PÁGINA 14

TEMA DE LA SEMANA

Para el mundo contemporáneo, hundido por completo en la exaltación y la búsqueda del placer, cualquier acto que implique renunciar a la comodidad no sólo resulta «oscurantista», pasado de moda, sino hasta patológico. PÁGINAS 4-6

«Hubiera venido por ver sólo esto»: Biden PÁGINA 7

JOSEPH BIDEN, VICEPRESIDENTE ESTADOUNIDENSE, visitó la basílica de la Virgen de Guadalupe. Allí depositó una ofrenda floral, compró dos rosarios y recordó la devoción que su madre sentía por la Virgen María: «Mi madre era muy devota de la Santísima

Madre; les inculcó a todos sus hijos, nietos y bisnietos que si buscan la intermediación de la Santa Madre van a estar cerca de Dios», dijo con voz entrecortada. Confesó que lo mejor de su día fue la visita a la Virgen, a la cual calificó de «gran tesoro».

POSIBLE MILAGRO DE CONCHITA CABRERA DE ARMIDA Conchita Armida, como se le conoce familiarmente, fue la inspiradora de la Espiritualidad la Cruz; es fundadora de dos obras para laicos, el Apostolado de la Cruz y la Alianza de amor, y ahora podría convertirse en beata. PÁGINA 14

Yuri Cortez/AFP

¿HACER PENITENCIA HOY?

LE CANTA A DIOS

$10.00

Fundado en 1995

EN OPINIÓN

CRISTO 3D

ACTUALIDAD

ombres y apodos como «el Chapo», «la Barbie», «el Coqueto», nos llenan de horror, porque sabemos que tras esos alias se esconde la más miserable de las condiciones del ser humano: la condición del asesino. ¿Cómo o por qué se ha llegado hasta este «grado cero» de amistad con el otro hombre? ¿Son –como a veces nos los quiere explicar el poder político- monstruos por generación espontánea, por elección, por capricho, amor al dinero, a la vida fácil, al placer? Mucho les viene del ambiente. Y más aún, de la «ceguera a los valores» de que hablaba el filósofo Dietrich von Hildebrand. Hoy pasamos por alto, como sociedad, como instituciones, como personas o como familias, lo que es valioso por sí mismo, lo que nos abre el camino al corazón del otro. Pienso, por ejemplo, en las películas de cine, en las telenovelas, en los programas de televisión, en las emisiones de radio: la mayor parte de estos productos comunicativos traen contenidos que denigran los derechos, los vuelven acomodaticios, inventan otros que no existen y se burlan, abiertamente, de la virtud. Estamos ciegos a los valores porque los valores significan elecciones y renuncias. Y los medios nos enseñan a elegir sin renunciar (lo cual es imposible). ¿Cómo se ve esto? Por citar un caso, el del matrimonio religioso. Se presenta en las teleseries como un mero requisito social, «para cumplir». Y se muestra a los espectadores que «se puede» estar casado y tener un segundo o hasta un tercer frente. Son cosas que reclama el cuerpo. Y al cuerpo –exclama la publicidad—hay que darle lo que pida. Un derecho humano fundamental, que deberíamos defender creyentes y no creyentes, es el de la libertad religiosa. Pero no lo apreciamos: nos parece un derecho de segunda o de tercera. Ejercible solamente en el templo. Si de él se burlan en la tele, ni modo. Si el padrecito siempre es visto como un violador en potencia, «por algo será»; en fin, si a los creyentes se nos considera unos disminuidos, cambiemos de canal y asunto arreglado. Qué poco aprecio tenemos por la verdad. Y por la trascendencia. Qué mal defendemos el valor y la virtud. Y luego preguntamos: ¿De qué se ríe «la Barbie»? Se ríe de nosotros. De nuestro miedo por el bien.


PÁGINA

2

AÑO 17, No. 870

El Observador

11 de marzo de 2012

EL RETO DE BENEDICTO XVI

Entrar por la puerta de la fe P. Prisciliano Hernández Chávez, CORC.

C

hesterton decía que la Iglesia no invitaba a quitarse la cabeza, sino a quitarse el sombrero para abordar los temas de la fe. Así es. Por influjo de la filosofía racionalista, desde Descartes, pasando por Kant hasta sus corifeos, se ha pretendido darle la autonomía absoluta a la razón respecto de la fe cristiana y católica, de modo que la razón se adueñe de todo, lo deduzca todo y finalmente lo desmitifique todo. Este proceso debilitó a la razón al grado de enmarcarla en el horizonte de lo científico y tecnológico: solo la evidencia de lo contable y constatable. Adiós al mundo de las certezas y de la fe. Se estancó la filosofía e incluso se le declaró muerta con Wittgenstein. Reconstruir la filosofía en crisis es reto de nuestro tiempo al igual que proponer que la fe es razonable y ambas, razón y fe, nos permiten liberarnos de las patologías propias de cada una por separado: de la fe el caer en el fanatismo y el fundamentalismo y el de la razón el caer en los excesos monstruosos de Auschwitz, Hiroshima o Chernobyl, sin olvidar la crisis noógena, como la llamaba Vilktor E. Franckl, a la ausencia del sentido de la vida. La fe y la razón unidas como las alas del espíritu humano para

remontar el vuelo de la trascendencia. Unir la fe bíblica con el logos griego ha sido tarea de la Iglesia de siempre: Jerusalén, Atenas y Roma pueden convivir y ofrecernos un modo de pensar, de ser y de estar en nuestro mundo según las dimensiones esenciales de la persona humana: orientación a la verdad, la bondad y la belleza. Nuestra inteligencia, memoria y voluntad anudadas por la fe y la sensibilidad, libres de la pseudociencia para entrar con nuestra integridad de personas por la puerta de la fe. En este contexto hemos de enmarcar todo el documento del Papa Benedicto XVI, Porta Fidei -La Puerta de la Fe-, y en particular de los números del 11 al 15.

FRUTOS DE LA FE

A través de sus páginas se constata que la fe no es una teoría o una opción ética, sino el encuentro con una Persona -Jesucristo-, que vive en la Iglesia, que está presente y actúa (n.11). Entre la fe y la verdadera ciencia no hay conflicto alguno porque ambas por caminos distintos tienden a la verdad (n.12).En Jesucristo se encuentran saciados en plenitud los anhelos del corazón humano: la alegría del amor, la respuesta al drama del sufrimiento y del dolor, la fuerza del perdón, la victoria de la vida ante el vacío de la muerte.

Bonafina, 10 cm de ancho X 12 cm de alto

Entre la fe y la verdadera ciencia no hay conflicto porque ambas por caminos distintos tienden a la verdad. La fe sin la caridad no da fruto.

En este año de la fe será decisivo recorrer la historia de la fe: la contribución de hombres y mujeres quienes, con el testimonio de su vida, han colaborado en el crecimiento y desarrollo de comunidades: los dos mil años últimos de la historia de la salvación. Es necesario valorar la importancia de la fe de María Santísima, de los Apóstoles, de la primera comunidad que perseveraba en su enseñanza, en la oración y en la celebración de la Eucaristía. La fe de los mártires, de los confesores, de los hombres y mujeres de toda condición y edad cuyos nombres están inscritos en el libro de la vida (n.13). Este Año de la Fe es una gran oportunidad para intensificar el testimonio de la caridad, pues la fe sin la caridad no da fruto. Los signos de los tiempos en la historia actual nos compromete a convertirnos en un signo vivo de la presencia de Cristo resucitado. Por eso la relación Con el «año de la fe» Benedicto XVI nos invita a crecer en la comunión, la esperanza y la caridad.

con Cristo tiene que ser más fuerte pues solo en Él tenemos la certeza de mirar al futuro y la garantía de un amor auténtico y duradero. No existe mayor lucha que la del bien y del mal: Cristo ha vencido al mal y a la muerte. Con esta confianza nos encomendamos a Él presente entre nosotros y en la Iglesia, comunidad visible de su misericordia y de la reconciliación con el Padre. Confiemos a la Madre de Dios este tiempo de gracia, a ella que fue proclamada dichosa por creer (n.15). Con este documento, Porta Fidei, el Papa Benedicto XV nos invita a entrar por la Puerta de la Fe. Viene a México a confirmarnos en la comunión de la misma fe, de la misma esperanza y del mismo amor. Entremos e invitemos a entrar a la comunión de esta fe profesada, celebrada, vivida y orada por nuestros padres y por los mártires de Cristo Rey y de Santa María de Guadalupe.


GRAN REPORTAJE

11 de marzo de 2012/ AÑO 17, No. 870

PÁGINA 3

Una encuesta revela las percepciones de los mexicanos

Así pensamos el estado laico

L

os datos sobre la percepción que de las características del estado laico tenemos los mexicanos, indican que aun tenemos confusión entre una laicidad positiva y los excesos que terminan matando los derechos ciudadanos. La discusión sobre las reformas al artículo 24 dividió a la nación en dos grupos: por un lado los que, escudados en un laicismo del siglo XIX, pretenden acotar en exceso la libertad religiosa; por otro, quienes miran hacia los países más avanzados en donde el estado ejerce una actitud en defensa de las distintas libertades, incluida la religiosa.

CIFRAS INTERESANTES

Según la Segunda Encuesta Nacional sobre Cultura Constitucional, 4 de cada 10 mexicanos consideran que en la escuela pública no debe darse religión, siendo que la ONU reconoce que la libertad religiosa incluye trasmitir la creencia personal a través de la enseñanza y que en muchos países se ofrecen clases de religión o ética según la preferencia de los padres. Por otro lado, 6 de cada 10 reprueban el que se hable de política en los cultos religiosos, siendo que este término no se agota en el tema de los partidos políticos y el voto. La «política» tiene que ver con los asuntos que nos interesan a todos, desde un bache hasta mejores servicios; implica la discusión de asuntos que afectan a nuestra colonia o comunidad. Estos dos datos muestran la falsa percepción que sobre el estado laico tenemos. Por lo que el reto es borrar estas concepcio-

Fuente: Segunda Encuesta Nacional de Cultura Constitucional

PERCEPCIONES SOBRE EL ESTADO LAICO Impartir cursos de religión en las escuelas

Hablar de «política» en servicios religiosos Acuerdo/Muy de acuerdo:

Le da igual:

17.5%

21.5%

Desacuerdo

43.4%

En desacuerdo

58%

Acuerdo/ Muy de acuerdo:

Le da igual:

19%

En decisiones de vida, ¿cuánta influencia ejercen ministros de culto?

18.2%

Que las decisiones de los gobernantes estén influenciadas por su religión

60%

Desacuerdo/ Muy en desacuerdo

15.1%

6.7 41.7 46.5 Mucho Poco Nada nes y construir unas más acordes con el siglo XXI.

EL MITO Desde el siglo antepasado viene la idea de que los creyentes no deben expresar sus visión en los asuntos públicos. En una sociedad democrática no se debe tener miedo a que sus miembros se expresen; los católicos, como una parte importante del país, tenemos derecho a opinar

sobre las leyes que nos rigen; es en el diálogo donde surgen las mejores propuestas. Un segundo mito es la idea de que vivimos en una nación «controlada» por la Iglesia. Esta percepción cae por su peso pues casi la mitad consideran que las enseñanzas de los ministros de culto no influyen para nada en sus vidas. Lejos estamos de la visión donde hay un pueblo que vive las exigencias del ser católico.

Le da igual

EL RETO Vivimos en una época donde las costumbres y visiones viajan a velocidades mayores que en el pasado. Nuestras leyes deben estar acordes con las realidades que vivimos; no hay que tener miedo a libertad religiosa, al contrario, promoverla construye sociedades democráticas, autónomas, solidarias y plurales, donde se plenifiquen los derechos humanos, entre ellos los

20%

Acuerdo/ Muy de acuerdo

del libre pensamiento y la objeción de conciencia., todo un reto como sociedad y pueblo católico. Estamos ante la ocasión de abandonar jacobinismos decimonónicos que surgieron en condiciones muy particulares de un México que ya no existe, y sentar las bases para que las generaciones futuras vivan en una sociedad más madura y democrática. Esperamos que los legisladores le den esta oportunidad a México.


tema de la semana

¿HACER PENITENCIA HOY? 11 de marzo de 2012/ AÑO 17, No. 870

¿Penitencia? ¡Pero si ya no estamos en la Edad Media!

un burro crucificado para insultar a los seguidores de Cristo. Para el mundo en general, particularmente el contemporáneo, donde lo que impera es la búsqueda del placer, la penitencia es masoquismo, oscurantismo, peligrosa patología que hay que combatir.

Para el mundo contemporáneo, hundido por completo en la exaltación y la búsqueda del placer, cualquier acto que implique renunciar a la comodidad no sólo resulta «oscurantista», pasado de moda, sino hasta patológico.

fundamento de la Penitencia Las prácticas de la mortificación o penitencia consideran la enseñanza de Jesús: «Mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en Mí no lleve fruto, lo cortará; y todo el que dé fruto, lo podará para que dé más fruto» (Jn 15, 1-2); y también: «Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame» (Mt 16, 24). Penitencia viene del latín poenitere, que significa «tener pena». El sacrificio voluntario sólo tiene sentido en unión con Cristo.

A

bsolutamente escandalizados se mostraron los medios de comunicación que a mediados de 2010 reprodujeron una nota del diario argentino MdZ que sacó a la luz las «prácticas retrógradas» que se practican en el seminario del Instituto del Verbo Encarnado, una de las comunidades religiosas que más vocaciones sacerdotales atrae en ese país. Todo empezó cuando un ex seminarista decidió hacer del conocimiento secular cómo viven los futuros sacerdotes; resulta que en el instituto los jóvenes hacen penitencia: «Más allá de las vocaciones y la proliferación de esta fe, las prácticas medievales persisten en esta institución y el día en el que más se aplican son los viernes», se lee en el periódico. Los sacrificios que ahí se hacen pueden desde incluir ayuno de una de las principales comidas hasta la autoflagelación con un látigo de tres cuerdas con nudos en el extremo, o el uso de un cinturón de piedras durante la Misa. Otras cosas vividas en esa institución dedicada a la solidaridad con los más necesitados y no a la propia comodidad, y que disgustaron al ex seminarista en cuestión, son éstas: «No hay radio ni televisión. Todos duermen en literas triples, no hay dónde poner las cosas personales ni roperos. Nos bañamos con agua fría, cocinamos a leña». Motivo de eSCARNio La verdad es que desde tiempos de la primitiva Iglesia los cristianos han sufrido la burla intolerante ante la mortificación cristiana. Basta recordar los dibujos que el paganismo romano hacía de

Se toLeRA Si No eStÁ CRiSto Pero si bien todo lo que implica renuncia por motivos cristianos suele causar asombro y oposición, hay otros casos en los que las mortificaciones son bien vistas y hasta aplaudidas. Así, se aclama a quienes más dietas hacen para estar delgados, e igual a quienes lo consiguen por medio de la anorexia. La belleza externa ha tomado tal importancia que varones y mujeres se someten a dolorosas cirugías estéticas a fin de verse más hermosos y más jóvenes. Lo mismo hay que decir de los vegetarianos y veganos, que se privan de determinados alimentos y productos, ya sea por motivos de salud física, apoyo a los supuestos «derechos» de los animales, o por influencias religiosas hinduistas o budistas, las cuales incluyen ayunos y otras mortificaciones. En todo esto está ausente Cristo, por eso no sólo es bien tolerado sino presentado como positivo e imitable.

eN eL AMoR eStÁ eL Motivo La diferencia de una mortificación para perder peso o para alcanzar el nirvana budista respecto de una mortificación cristiana radica en el amor; en las primeras el esfuerzo y las privaciones tienen su fuente en el «yo» —verse mejor o alcanzar la conciencia de ser «dios»—, en la última la motivación es el amor a Cristo: el creyente hace penitencia no porque le guste sufrir y hacerse daño, sino para unirse más estrechamente con Jesucristo sufriente. Si no hay suficiente amor, las privaciones serán motivo de desdicha, no de crecimiento. Es por eso que las penitencias han de practicarse de manera libre; por ejemplo, cuando un feligrés se acerca al sacramento de la Confesión lo hace voluntariamente tanto para recibir el perdón como para dar alguna satisfacción o reparación por sus faltas a través de la penitencia que el sacerdote le indica. Los santos siempre han sido asiduos practicantes de la penitencia, no sólo por sus propios pecados sino por los de los demás. Conforme se avanza en la relación con Dios, se puede ir entendiendo mejor el valor de la mortificación y su práctica de manera correcta. Y quien la ha llevado a cabo en algún grado y en alguna ocasión, seguramente ha podido entrever al menos algo de su grandeza; hasta el ex seminarista del Instituto del Verbo Encarnado confiesa que, tiempo después de marcharse, «quise volver»; aunque la institución no lo consideró conveniente. Diana R. García B.

página 4

De ascesis y de cruz... ¡ni idea! Por el P. Ernesto María Caro

Desafortunadamente el hombre de hoy tiene un concepto equivocado de lo que es la ascesis o penitencia, y en muy baja estima el valor de la cruz. La vida cómoda y materialista que vive le hace despreciar estos dos valores que son fundamentales (cfr. Mt 10,38), por no decir indispensables, no sólo para alcanzar la santidad sino para poder vivir una vida razonablemente alegre y estable. La ascesis en el fiel cristiano es animada y dirigida por el mismo Espíritu Santo, que no busca destruir sino construir. Por ello el padre Cantalamessa dice que la penitencia es el arte de quitar todo lo que estorba a fin de hacer visible esa santidad ya contenida en el hombre desde el Bautismo. La penitencia cristiana, correctamente entendida, no es estoicismo, ni platonismo, sino fuerza que ayuda a que los criterios y la vida evangélica pasen de la mente al corazón y del corazón a la vida diaria. Debemos, sin embargo, reconocer que la penitencia y la cruz, producto de ésta, pesan sobre nuestras espaldas, de lo contrario ya no sería cruz (cfr. Mt 5,29-30); la mortificación lastima, mas en el fondo del alma se enciende un fuego nuevo, desconocido y de orden superior que basta para fortificarla y hacerle abrazar voluntaria y animosamente los dolores y la renuncia que la llevarán a gozar de la más profunda y jamás imaginada paz. Este fuego es el que incendia a a los santos, quienes, ante la perspectiva de haber encontrado la perla preciosa (cfr. Mt 13,46) y el tesoro escondido (cfr. Mt 13,44), consideran en poco lo que tengan que hacer para permitir a la Gracia desarrollarse en plenitud, aunque a los ojos del mundo puede parecer una locura y una exageración. Por todo esto, la penitencia es la cruz benéfica que nos ayuda a renunciar a nosotros y que prepara el camino para que Dios actúe.


tema de la semana

Que Dios quiere misericordia, no sacrificios

L

os que ven con reticencia las prácticas penitenciales utilizan estos textos de la Biblia: «Porque Yo quiero amor, no sacrificio, conocimiento de Dios más que holocaustos» (Os 6, 6); «¿Quiere el Señor holocaustos y sacrificios o quiere que se obedezca su voz? La obediencia vale más que el sacrificio; la docilidad, más que la grasa de carneros» (I Sam 15, 22). El padre Raniero Cantalamessa, predicador de la Casa Pontificia, explica el verdadero significado de estas enseñanzas bíblicas: «Dios no quiere el sacrificio a toda costa, como si gozara viéndonos sufrir; no quiere tampoco el sacrificio hecho para alegar derechos y méritos ante Él, o por un mal entendido sentido del deber. Quiere en cambio el sacrificio que es requerido por su amor. No hay amor sin sacrificio. En este sentido, Pablo nos exhorta a hacer de toda nuestra vida ‘un sacrificio vivo, santo y agradable a Dios’ (Rm 12,1). «Sacrificio y misericordia son cosas buenas, pero pueden convertirse en malas si se distribuyen mal. Son cosas buenas si —como hizo Cristo— se elige el sacrificio para uno y la misericordia para los demás; se vuelven malas si se hace lo contrario y se elige la misericordia para uno y el sacrificio para los demás; si se es indulgente con uno mismo y riguroso con los demás, dispuestos siempre a excusarnos a nosotros y despiadados al juzgar a los otros». En otras palabras, las penitencias no tienen ningún sentido si no van dirigidas a propiciar un cambio interior en quien las realiza, es decir, una conversión. Las llamadas de Jesús a la conversión no miran en primer lugar a las obras exteriores sino a un cambio interno, porque sin esto último cualquier obra penitencial externa es estéril. Sin embargo, la verdadera conversión interior impulsa a la expresión de esta actitud por medio de signos visibles: gestos y obras externos.

¿HACER PENITENCIA HOY? 11 de marzo de 2012/ AÑO 17, No. 870

página 5

La obligación de hacer penitencia La Iglesia, en su calidad de Madre y Maestra, establece el ayuno y la abstinencia penitenciales a fin de ayudar al cristiano a fortalecer su espíritu

D

ice el canon 1249 del Código de Derecho Canónico que «todos los fieles, cada uno a su modo, están obligados por ley divina a hacer penitencia; sin embargo, para que todos se unan en alguna práctica común de penitencia, se han fijado unos días penitenciales». Sin embargo, la realización de estas pocas prácticas comunes establecidas por la Iglesia a fin de fortalecer el espíritu de sus hijos no dispensa de la obligación moral que tiene cada uno de hacer penitencias personales por su lado. Éstas son las prácticas de penitencia comunes que indica el derecho canónico: Canon 1251: «Todos los viernes, a no ser que coincidan con una solemnidad, debe guardarse la abstinencia de carne, o de otro alimento que haya determinado la Conferencia Episcopal; ayuno y abstinencia se guardarán el miércoles de Ceniza y el Viernes Santo». Canon 1252: «La ley de la abstinencia obliga a los que han cumplido catorce años; la del ayuno, a todos los mayores de edad, hasta que hayan cumplido cincuenta y nueve años. Cuiden sin embargo los pastores de almas y los padres de que también se formen en un auténtico espíritu de penitencia quienes, por no haber alcanzado la edad, no están obligados al ayuno o a la abstinencia».

«Sí, pero...» La Iglesia quiere ser fiel al mandato del Señor, que indicó que «vendrán días en que les será arrebatado el Esposo y entonces ayunarán» (Mt 9, 15). Sin embargo, hace notar el padre Raniero Cantalamessa, OFM, que hoy «el ayuno se ha convertido en una práctica ambigua. En la antigüedad no se conocía más que el ayuno religioso; hoy existe el ayuno político y social (huelgas de hambre), un ayuno saludable o ideológico (vegetarianos), un ayuno patológico (anorexia), un ayuno estético (para mantener la línea). Existe sobre

todo un ayuno impuesto por la necesidad: el de los millones de seres humanos que carecen de lo mínimo indispensable y mueren de hambre». Por lo mismo, «es importante intentar descubrir la genuina enseñanza bíblica sobre el ayuno. En la Biblia encontramos, respecto al ayuno, la actitud del ‘sí, pero’, de la aprobación y de la reserva crítica. El ayuno, por sí, es algo bueno y recomendable; traduce algunas actitudes religiosas fundamentales: reverencia ante Dios, reconocimiento de los propios pecados, resistencia a los deseos de la carne, solicitud y solidaridad hacia los pobres... Como todas las cosas humanas, sin embargo, puede decaer en ‘presunción de la carne’. Basta con pensar en la palabra del fariseo en el templo: ‘Ayuno dos veces por semana’ (Lc, 18, 12). «Somos muy sensibles actualmente a las razones del ‘pero’ y de la reserva crítica; tenemos justamente vergüenza de llamar al nuestro un ‘ayuno’ cuando lo que sería para nosotros el colmo de la austeridad —estar a pan y agua— para millones de personas sería ya un lujo extraordinario, sobre todo si se trata de pan fresco y agua limpia. Lo que debemos descubrir son las razones del ‘sí’».

«¿por QUÉ TUS DISCípULoS No AYUNAN?» Continúa el predicador de la Casa Pontificia: «La pregunta del Evangelio [de los discípulos de Juan Bautista a Cristo, cfr. Mt 9, 10, n. d. l. r.] podría resonar, en nuestros días, de otra manera: ‘¿Por qué los discípulos de Buda y de Mahoma ayunan y tus discípulos no ayunan?’. Vivimos en una cultura dominada por el materialismo y por un consumismo a ultranza. El ayuno nos ayuda a no dejarnos reducir a puros ‘consumidores’; nos ayuda a adquirir el precioso ‘fruto del Espíritu’, que es ‘el dominio de sí’, nos predispone al encuentro con Dios que es Espíritu, y nos hace más atentos a las necesidades de los pobres».

Externa e interna, pasiva y activa Los santos han vivido la mortificación cristiana interna —que consiste básicamente en sufrir con paciencia y humildad, por amor a Jesús, desprecios y humillaciones— y también la externa —ayunos y toda serie de prácticas de mortificación corporal—; pero siempre han estado conscientes de que la mortificación exterior es falsa si no va acompañada de la mortificación interior. La mortificación interior es el «martirio a alfilerazos» del que hablaba santa Teresa de Lisieux, y que ella entiende como el vencimiento de uno mismo a través de las pequeñas cosas de cada día, sufridas por amor a Dios. San Francisco de Sales daba más importancia a estas penitencias internas que a las externas: «Vale mas delante de Dios un menosprecio sufrido pacientemente por su amor, que mil ayunos y mil disciplinas». Otra forma de clasificar la penitencia es como activa y pasiva. Mientras que en la activa la propia persona va podando su rama de hojas secas, cooperando activamente con la obra purificadora de Dios, tanto a través de actos de humillación como con prácticas externas, en la penitencia pasiva es Dios mismo quien directamente purifica la rama, por ejemplo, a través de enfermedades, y a la persona simplemente le toca aceptar las humillaciones y sufrimientos con gozo, aceptación y sumisión total a la voluntad divina. La pasiva suele ser más difícil que la activa por ir acompañada de un sentimiento de impotencia.

Razones para practicar la mortificación «Completo en mi carne lo que falta a los padecimientos de Cristo, para bien de su Cuerpo, que es la Iglesia» (Col 1, 24) + Por satisfacción de los propios pecados. + Por satisfacción de los pecados del prójimo. +Para interceder por las almas del Purgatorio. + Para vencerse a sí mismo. + Para buscar y hallar alguna gracia o don de Dios. Por otra parte, la oración y la mortificación son como las dos ruedas del carro de

la santidad personal, es decir, ambas son necesarias para llegar a la perfección, y no puede minusvalorarse ninguna de las dos. La oración da fuerzas para practicar la mortificación, y la mortificación ayuda extraordinariamente a la oración. La penitencia debe ser juzgada más por lo que se gana que por aquello a lo que se renuncia. Así lo dice san Pedro: «Ya que Cristo padeció en la carne, armaos también

vosotros de este mismo pensamiento: quien padece en la carne ha roto con el pecado, para vivir ya el tiempo que le quede, no según las pasiones humanas, sino según la voluntad de Dios» (I Pe 4,1). La mortificación contribuye al mejoramiento de la vida espiritual. Ciertamente no es lo mismo mortificarse por co-redimir con Cristo que, por ejemplo, por hacer deporte.


tema de la semana

¿Qué sacrificio puedo ofrecer hoy a Dios?

¿HACER PENITENCIA HOY? 11 de marzo de 2012/ AÑO 17, No. 870

página 6

En busca de cireneos Así como Jesús fue ayudado por Simón de Cirene a cargar la cruz hasta el monte Calvario, igualmente el Señor, en pleno siglo XXI, está buscando cireneos

Por Diana R. García B.

C

Jesús nos invita: «Entrad por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y espaciosa ... ¡Qué estrecha es la puerta y qué angosta la senda que lleva a la vida, y qué pocos los que dan con ella!» (Mt 7, 13-14). Los sacrificios o mortificaciones son ideales para andar por la senda angosta, pero recomienda el Santo Cura de Ars: «Ofrécele a Dios sólo lo que puedes ofrecer con gozo». También, como dice Jesús en el Evangelio, la penitencia personal debe ser escondida «en lo secreto». Hay veces que el cristiano puede no estar muy seguro sobre qué sacrificios ofrecer a Dios y cuándo hacerlos. Primero que nada hay que recordar que, si bien la Cuaresma es un tiempo privilegiado de penitencia, ésta no tiene por qué limitarse a esos cuarenta días; también, que todos los días viernes del año deberían tener en la mente del cristiano un carácter penitencial, pero que, aun así, las penitencias pueden hacerse otro días que no sean viernes. Ahora bien, como escribe el presbítero Ernesto María Caro, de la arquidiócesis de Monterrey, «debemos ser conscientes de que la falta de prudencia puede también desordenar la misma penitencia, con lo cual se causan graves daños, sobre todo al alma, ya que la práctica de la mortificación debe ser siempre un acto de templanza. Santo Tomas, citando a san Jerónimo dice: ‘No hay diferencia entre matarse en largo o en corto tiempo. Se comete una rapiña, en vez de hacerse una ofrenda, cuando se extenúa inmoderadamente el cuerpo por la demasiada escasez de alimento o el poco sueño’». Una de las señales más claras de que aun en las penitencias está haciendo uno la voluntad de Dios es el estar dispuesto a dejarlas si así se lo indica el director espiritual; hay penitencias extremas que sólo éste puede autorizar en ciertos casos, como el uso de cilicios y las autoflagelaciones; pero el cristiano «de a pie» puede realizar otras penitenicas en las que no hay riesgo de daño; todo es cuestión de ingenio. Cuenta Marino Restrepo que él, por su arduo trabajo y constantes viajes en su oficio de predicador católico, no puede ayunar todo lo que desea; a cambio, un día a la semana come toda su comida sin nada de sal; así se mortifica sin atentar contra su salud. D. R. G. B.

uando dice san Pablo: «Completo en mi carne lo que falta a los padecimientos de Cristo para bien de su Cuerpo, que es la Iglesia» (Col 1, 24) no significa de ninguna manera que el sacrificio de Cristo en la Cruz haya sido insuficiente y que el hombre tenga que realizar obras penitenciales personales para salvarse a sí mismo. Sólo hay, ha habido y habrá un único Salvador: Jesucristo. El Señor, en el plano terreno, padeció verdaderamente tanto en su cabeza (bofetadas, corona de espinas, etc.) como en su cuerpo (azotes, clavos, etc.). Y el mismo Señor, en el plano místico, es verdaderamente la Cabeza, mientras que su Iglesia es verdaderamente el Cuerpo. Pero como la dimensión terrena no está separada de la dimensión mística, si la Cabeza mística, Jesucristo, se ofrece como ofrenda al Padre por medio de los padecimientos, su Cuerpo místico, la Iglesia, no puede pretender hacer algo distinto. A eso se refiere san Pablo cuando habla de «completar» lo que «falta» a los padecimientos de Cristo. ¿Pero cómo puede hablarse de que falta algo a los padecimientos de Cristo? ¿Acaso su sacrificio en la Cruz no es suficiente y perfecto? El beato Juan Pablo II contesta en el número 24 de su carta apostólica Salvifici doloris: «¿Esto quiere decir que la redención realizada por Cristo no es completa? No. Esto significa únicamente que... Cristo ha obrado la redención completamente y hasta el final; pero, al mismo tiempo, no la ha cerrado. En este sufrimiento redentor, a través del cual se ha obrado la redención del mundo, Cristo se ha abierto desde el comienzo, y constantemente se abre, a cada sufrimiento humano. Sí, parece que forma parte de la esencia misma del sufrimiento redentor de Cristo el hecho de que haya de ser completado sin cesar... Sólo en este marco y en esta dimensión de la Iglesia Cuerpo de Cristo, que se desarrolla continuamente en el espacio y en el tiempo, se puede pensar y hablar de ‘lo que falta a los padecimientos de Cristo’... El sufrimiento... por eso, tiene un valor especial... ante el cual la Iglesia se inclina con veneración». Pero la Iglesia está formada por individuos concretos, así que son ellos los que están llamados a «completar» en su propia carne «lo que falta». Se trata, pues, de una tarea netamente católica. El protestantismo y demás corrientes religiosas no alcanzan a comprender este profundo misterio divino, pero Dios se lo reveló hace pocos años al converso Marino Restrepo con palabras muy claras para el hombre del siglo XXI:

«Ofrézcanme sus sufrimientos; haciendo esto ustedes están aliviando el tormento que soporto cuando experimento el dolor de mi Pasión en la Cruz una y otra vez cada día mientras presencio el horror en el mundo de hoy». (De una revelación privada dada en 2010 y atribuida a Nuestro Señor Jesucristo)

«A mí, me dijo el Señor, me dio la responsabilidad más grande que se le puede dar a un ser humano en la Tierra: me hizo católico, me creó católico. Y me explicó que... nosotros [los católicos] somos instrumentos reparadores». En otras palabras, así como Simón de Cirene ayudó a cargar la Cruz hasta el monte Calvario (cfr. Lc 23, 26), Jesucristo hoy busca cireneos para ser verdaderos instrumentos de reparación en el día a día. Cristo sufre voluntaria e inocentemente. El hombre nunca llega a ser del todo inocente —siempre tiene algo que reparar—, pero sí está en la capacidad de abrazar el sufrimiento y los sacrificios por su libre voluntad. Y Jesús mendiga este tipo de entrega entre todos los miembros de su Iglesia; los invita a convertirse en «almas víctimas». Un «alma víctima» es aquella que se ofrece a sufrir en reparación por los pecados de otros y de sí misma; es decir, se ofrece en expiación ante Dios por tantas ofensas, sacrilegios y desprecios que el Señor recibe, y por la conversión de los pecadores. Hoy, como en el pasado, siempre ha habido «almas víctimas» (por lo general los santos conocidos lo fueron, pero también hay un número muy importante de estas almas que han logrado mantenerse en el más absoluto anonimato); pero no son suficientes, así Jesús se lo dijo, por ejemplo, a Trinidad Carreras, religiosa fundadora de las Esclavas de la Santísima Eucaristía y de la Madre

de Dios, que se encuentra en proceso de beatificación: «Quiero almas víctimas». A veces se llega a pensar que un «alma víctima» es la que sufre los dolores de Cristo en la Cruz porque tiene los estigmas —visibles o invisibles—; pero en realidad cualquiera puede ser verdadero reparador aunque Dios no le conceda la gracia sobrenatural de ser un estigmatizado. El señor le mostró en visiones a la beata Ana Catalina la situación de seis personas contemporáneas suyas que, igual que ella —un alma víctima— obraban «por la Iglesia». Eran tres mujeres y tres varones, entre los cuales no todos eran estigmatizados ni todos pertenecían a la vida consagrada. «El tercero —cuenta Ana Catalina de uno de ellos— era un hombre principal que tenía muchos hijos, una mujer muy mala y poseía mucha hacienda... Vive muy ordenadamente; es caritativo con los pobres y lleva muy bien la aflicción que le causa su mujer». Así, cualquier dificultad, privación o pena, buscada o impuesta, puede convertirse, si se vive en espíritu de humildad y aceptación y en unión con el sufrimiento de Cristo, en verdadera penitencia reparadora. Ser un buen cireneo es no desperdiciar ninguna de estas oportunidades. Aunque el mundo no lo entienda, hoy más que nunca debe ser tiempo de mortificación y sacrificio, tal como lo gritó el ángel que señalaba hacia la Tierra durante las apariciones de Fátima: «¡Penitencia, penitencia, penitencia!».


11 de marzo de 2012

PÁGINA 7

LO QUE SIEMPRE

¿Cómo se llega a ser prudente?

S

e llega a ser prudente aprendiendo a distinguir lo esencial de lo accidental, a ponerse las metas adecuadas y a elegir los mejores medios para alcanzarlas. La virtud de

QUISISTE SABER

la prudencia regula todas las demás. Porque la prudencia es la capacidad de reconocer lo justo. Quien quiera vivir bien debe saber qué es el «bien» y reconocer su valor. Como el comerciante en el Evangelio:

«al encontrar una perla de gran valor se va a vender todo lo que tiene y la compra» (Mt 13, 46). Sólo el hombre que es prudente puede aplicar la justicia, la fortaleza y la templanza para hacer el bien.

CRISTO 3D

Transmiten a un Cristo

vivo en su música

Llevan juntos casi seis años y decidieron llamarse Cristo 3D, ya que creen que Cristo está aquí, en tercera dimensión, que no es una historia o una leyenda

¿QUÉ SIGNIFICA CRISTO 3D?

CRISTO es el artista principal, el protagonista, a Él toda la gloria, y el 3 por la Santísima Trinidad, «3 personas en un solo Dios» y la tercera persona, que es el espíritu Santo es el que inspira su música y «D» que forma tercera dimensión, como se conoce: 3D, y es así como quieren mostrar a un CRISTO VIVO en tercera dimensión.

CONOCE

SU MÚSICA

cristo3d.com

3D

es un grupo poblano de música católica y está formado por cinco jóvenes que disfrutan cantarle a Dios. Boro (bajo), Héctor (guitarra y voz), Cesar (batería), Christian (teclado y voz) y Marisol (voz), todos recibieron el llamado. Se conocieron desde hace tiempo; el destino los fue reuniendo. Cesar y Christian tocaban en grupos de música, mientras que Héctor, Boro y Marisol ya habían participado de alguna manera para la Iglesia católica; comenzaron en el movimiento de la Renovación Carismática, en el ministerio de música. Hace unos seis años Boro invitó a Cesar a tocar en un retiro, después invitó a Christian, quien se encontraba fuera de la ciudad de Puebla. Más tarde invitaron a Héctor, que tocaba en un grupo de fiestas, y al final se incorporó Marisol. Así comenzó un nuevo ministerio de música apoyando a diferentes sacerdotes. Su vida cambió cuando Dios los tomó y los hizo sentir su verdadera vocación y es así como después de varias pruebas y obstáculos decidieron dar su música y su talento a Dios, solo tocar para Él; están orgullosos de ser parte de la obra de Dios, porque están realmente convencidos de que Dios actúa por medio de la música.

«Llevamos casi seis años juntos; decidimos llamarnos Cristo 3D, ya que Cristo está aquí, en tercera dimensión, no es una historia o una leyenda; Él está aquí realmente vivo, esto es lo que hemos descubierto a lo largo de estos años en misión, y es lo que queremos decirle al mundo. Nosotros queremos regresarle a Jesús lo mucho que nos ha dado por medio de la música aceptando su llamado y haciéndonos vivir nuestra verdadera vocación. «Nuestra propuesta musical no es complicada. Sencillamente de la mano de nuestra madre la Virgen

María adoramos a Jesús, ya que Dios es todo para nosotros». Hoy en día son músicos consagrados de tiempo completo al servicio de la evangelización por medio de la música. Pertenecen a la parroquia de San José Obrero Mayorazgo, en la ciudad de Puebla. Son asesorados por el padre Eduardo Zamora Rosano, vicario de esta parroquia. Trabajan en una productora 100% católica llamada MISION PRODUCCIONES, la cual apoya todo proyecto artístico dirigido a la evangelización desplegada por la Iglesia católica.

MISION Su principal misión como CRISTO 3D es adorar a Jesús, evangelizar a muchas personas por medio de la música, mostrar las maravillas que Dios tiene para cada uno de nosotros y así entender el plan que Dios tiene para cada quien. Ellos se enfocan a los jóvenes; quieren mostrarles que, como jóvenes, también se puede seguir a Dios, hablar un poco de su testimonio, cómo ha sido su experiencia, cómo sí se puede seguir a Dios aunque a veces es complicado por el mundo en el que vivimos lleno de modas, drogas, y muchas más distracciones que nos apartan del camino. Pero Dios todo lo puede, ¡Él nos rescata y transforma nuestra vida! ¡Dios quiere verdaderos adoradores en espíritu y verdad!!!!! Y confiamos en que Dios va a realizar su obra por medio de la música y tocar muchas vidas. Fuente: http://www.lolekmusic.com


PÁGINA 8

11 de marzo de 2012/ El Observador

Ser Joven

Invitados a ser «amigos

fuertes de Dios»

La vida espiritual es para todo mundo, que estamos llamados a la contemplación Leo García-Ayala /hgab90@hotmail.com

F

astidiado por el ajetreo de toda la semana, que había incluido exámenes, entrega de trabajos escritos y muchas horas de estudio, decidí buscar un lugar para «alejarme del mundanal ruido», como dicen los clásicos. Por desgracia no encontré un espacio adecuado en la ciudad; sin embargo, tuve un encuentro por demás provechoso con un sacerdote carmelita que me ayudó a entender esa necesidad que todos tenemos de experimentar el silencio y, gracias a él, encontrarnos con Dios.

A SOLAS CON QUIEN NOS AMA El padre René, así se llama este amable fraile carmelita, me dijo que si bien la Orden del Carmelo «está llamada a expresar en la Iglesia la intimidad con Dios, la vida contemplativa no es una exclusividad de la orden», y que todos los cristianos, no importa la edad, podemos experimentarla si de verdad queremos. Cuando vio mi cara de desconcierto ante la expresión «vida contemplativa», me explicó que se trata de un «grado de intimidad con Dios a partir de la oración, pero la oración cada vez más vacía de palabras y más llena de presencia silenciosa de parte del orante». Me platicó de tres grandes santos con los cuales se identifica la vida de los y las carmelitas: Santa Teresa de Ávila, San Juan de la Cruz y, con especial atención, otra Teresa, «la chica», dice, a la que conocemos comúnmente como Santa Teresita del Niño Jesús. De ellos me dijo que son grandes luminarias de la Iglesia y que «nos hablan de la intimidad con Dios». El itinerario espiritual que los va llevando es la convicción de que «la vida espiritual es para todo mundo, que estamos llamados a la contemplación; aunque eso no quiere decir que todos lleguemos hacia allá, hasta el culmen de una vida contemplativa, que, por cierto, no consiste en visiones, revelaciones u otras cosas así». «Teresa, la grande, al hablarnos de Cristo se fija en su sacratísima

DIRECTOR: Stephen Daldry REPARTO: Tom Hanks, Sandra Bullock, Thomas Horn y Max von Sydow. GÉNERO: Drama

La vida contemplativa es un grado de intimidad con Dios a partir de la oración, pero la oración cada vez más vacía de palabras y más llena de presencia silenciosa de parte del orante.

La vida moderna con sus ruidos, enajenación y el secularismo muy fuerte, además de la globalización han impedido el desarrollo de las potencialidades espirituales de los cristianos».

humanidad; ella es muy humana, por eso nos habla de la oración muy humanamente, la describe como: estar a solas muchas veces con quien sabemos nos ama». «Una premisa importante en la vida contemplativa que estos santos nos recuerdan es que debemos sabernos invadidos interiormente por la presencia divina, Dios Trino y Uno viviendo en nosotros, en cada uno», me dijo animadamente.

HACERNOS LAS PREGUNTAS FUNDAMENTALES Yo le expresé que para muchos jóvenes esto que me cuenta de la vida de oración contemplativa y la experiencia interior de Dios no resulta muy atractivo. A lo que me respondió que la mayor dificultad está en que a veces no nos hacemos las preguntas fundamentales: ¿cómo recuperarme para actuar frente a la problemática de mi familia, de mis relaciones, de mi estudio, de mi trabajo? «El que desee recuperarse de ese sinsentido, porque se siente arrastrado por la problemática que vive, necesita poner un poco de atención: ¿Por qué estoy vacío? ¿Por qué me siento así? ¿Realmente estoy vacío? ¿Dónde está Dios? Definitivamente lo vamos a encontrar en lo más íntimo de nuestro propio interior», me dijo

Tan fuerte y tan cerca SINOPSIS

Oskar Schell es un niño de nueve años que tiene que lidiar, junto con su madre, el duelo que viven al perder a su padre en los trágicos sucesos terroristas de septiembre 11 del 2001 en Estados Unidos. Un año después de la muerte de su padre, Oskar y su madre se encuentran muy separados. El peque-

ño encuentra una llave que él piensa que su padre le dejó para que buscara la cerradura y cree que con ello encontrará un mensaje de éste. En su búsqueda se topará con historias maravillosas de las cuales aprenderá. En la cinta se muestra cómo el apoyo familiar puede cambiar la historia de las personas.

CONTENIDOS ESPECÍFICOS CREATIVIDAD CONSTRUCTIVA

PERTINENCIA Y ADECUACIÓN

AFIRMACIÓN DE VALORES

ARMONÍA COMUNICATIVA

VIOLENCIA CONDUCTA SEXUAL VICIOS Y ADICCIONES LENGUAJE Y VULGARIDAD NOTA: LAS PELÍCULAS QUE AQUÍ APARECEN NO SON RECOMENDADAS POR EL OBSERVADOR. CON LA INFORMACIÓN QUE PROPORCIONAMOS, VERLAS QUEDA AL CRITERIO DEL LECTOR. Fuente: afavordelomejor.com


11 de marzo de 2012/ El Observador

Ser Joven

Ser Joven/página 9

página 9

Lo que todo catóLico debe saber (ii) Miguel Rivilla San Martín

15- La Iglesia en cosas esenciales no puede cambiar. Sí en cosas accidentales. Por constitución no es democrática, sino jerárquica. 16- La práctica de la homosexualidad, el aborto, el adulterio, el homicidio y pecados graves siempre los condenó la Iglesia. 17- No es la Iglesia la que tiene que adaptarse a los hombres, sino al revés. Por encima de Cristo y su evangelio, no puede estar nadie. 18- El Papa, sucesor de Pedro y vicario de Cristo, ejerce la máxima autoridad en la Iglesia y es infalible, cuando habla «ex átedra».

19- La misión fundamental de la Iglesia jerárquica es mantener integro el depósito de la fe confiado por Jesucristo. 20- Quien estando bautizado, libre y voluntariamente rechaza la fe de la Iglesia, él se coloca fuera de la misma. 21-Cristo murió y resucitó por los pecados de toda la humanidad sin exclusión ni distinción. 22-Creemos y esperamos la resurrección gloriosa de la carne. Ni la reencarnación, ni la resucitación ni la reanimación. 23-Creemos la existencia del purgatorio, la del infierno y de la vida eterna, la de Dios.

OtRO PuNtO DE vISta Miguel Ángel López

S

e encuentra en cartelera el filme norteamericano Con el diablo adentro (Devil inside). aborda temas paranormales, de exorcismo, del maligno y de una religión mal captada. Es común que nos llamen la atención las cosas con cierto morbo u ocultas, o aquellas que traten la posesión o el exorcismo. Las salas de cine se llenan con películas como éstas. La trama es acerca de una chica estadounidense que viaja a Roma para conocer más sobre el estado mental de su mamá, pues supuestamente cometió asesinatos mientras estaba exorcizada. Los diálogos atacan a la Iglesia por medio de personajes que actúan como sacerdotes. En una escena le preguntan a uno de ellos: ¿Por qué te hiciste sacerdote? –No sé por qué, contesta. Otro de los «sacerdotes» confiesa que no le gusta seguir ni reglas ni normas. Comienzan a hacer exorcismos de la forma que ellos consideran. Lo que preocupa es que cuando la audiencia, en su mayoría jóvenes, salga de la

24-Dogmas marianos: María es verdadera Madre de Dios y Madre nuestra. María fue concebida sin mancha de pecado original. María fue siempre virgen (antes, en y después del parto). María fue elevada al cielo en cuerpo y alma. 25-El tesoro mayor de la Iglesia es la Eucaristía o santo sacrificio de la Misa. Está Cristo presente con su cuerpo, sangre, alma y divinidad. Nada se puede comparar. 26-El Bautismo es el sacramento más necesario. Nos incorpora a Cristo, nos perdona todos los pecados y nos hace miembros de la Iglesia. Sin él ningún otro se puede recibir o celebrar.

27-El sacramento de la Confesión, del Perdón, de la Reconciliación o de la Penitencia es necesario para recuperar la gracia perdida por el pecado mortal o poder comulgar. 28-El peor mal espiritual es vivir habitualmente en pecado mortal, viviendo de espaldas a Dios, sin arrepentimiento o sin evitar las ocasiones próximas de pecar. 29-El matrimonio fue instituido por Dios creador; fue elevado a sacramento por Cristo y, según la Biblia, tiene que ser uno con una para siempre. 30-El aborto o supresión de una vida humana es un gravísimo pecado que separa de la Iglesia.

El plan maestro El mapa en el viaje hace vivir cada día los valores de nuestras vidas

H

Es común que nos llamen la atención películas como estas, pero hay que tener cuidado con el mensaje.

sala, se forme conceptos erróneos del catolicismo, y que de igual manera piense que estos temas se pueden tratar a la ligera y hasta jugar con ellos. La película no tiene ningún tipo de orientación de moral ni de enseñanza. El eslogan de la película dice lo siguiente: La película que el vaticano no quiere que veas. tengamos mucho cuidado con estas trampas visuales, y exijamos un cine de calidad, de enseñanza.

asta el momento hemos hecho un análisis de los valores en nuestra vida. analizamos nuestras debilidades, los valores que conocemos, los que vivimos y otros que queremos alcanzar. al planear un viaje o recorrido establecemos puntos por los que debemos pasar para saber si estamos en el camino correcto y así llegar con mayor seguridad a nuestro destino; del mismo modo el plan maestro será nuestra guía. Primero determinaremos lo que deseamos alcanzar en un año; además de los valores que queremos vivir, vamos a incluir los que ya vivimos y queremos reforzar. PodemoS concretar de la Siguiente manera: +Ser más responsable + Frecuentar a mis amigos + Mejorar la vida de familia + Mantener en orden mis cosas + Tener una rutina de deporte… ahora que hemos establecido el camino a seguir, vamos a ubicar «el cómo vamos a hacerlo de aquí en adelante.

Llevar un orden nos permitirá vivir y disfrutar mejor de nosotros mismos y de la familia.

Podemos comenzar por definir las actividades que podemos realizar en cada valor que nos hemos propuesto (para cada uno existe una gran cantidad de opciones). Por ejemPlo: - Escribir en una agenda las citas que voy a tener y llegar puntual; registrar las tareas que debo realizar; terminar lo que he iniciado; cumplir a tiempo y con cuidado los encargos que me hacen… (Responsabilidad). - Progamar llamadas, visitas o reuniones con los amigos; procurar ayudarles en algo (reparaciones domésticas, algún tramite); participar de las actividades a las que me invitan… (amistad). - Llegar un poco más temprano a casa para convivir en familia; buscar actividades en las que puedan

participar todos en casa (películas, juegos de mesa); visitar a los abuelos; salir de paseo o de viaje con todos… (vida de familia). - tener en orden mi escritorio, ropa y objetos personales; fijar una hora para dormir, comer y divertirse… (Orden) -asistir a un cub deportivo los fines de semana; inscribirme en alguna escuela para practicar algún deporte; por mi cuenta caminar o correr… (Deporte) Es claro que sería bastante complicado trabajar todas las actividades, todos los días y hasta terminar el año. Por esa razón programaremos cada mes lo que vamos a realizar, preferentemente aquello en que podemos avanzar más rápido (porque ya lo estamos viviendo y quereremos reforzarlo, o no lo hacíamos por descuido).


Ser Joven/página 10

PÁGINA 10

11 de marzo de 2012/ El Observador

Una futbolista al convento: «Me ha seleccionado Dios» Era zurda, como el Maradona de los Cárpatos, Gheorghe Hagi, y llegó a marcar 25 goles, pero su destino estaba en otro lado

Beatriz Lopez-Roberts

E

Se convirtió en la hermana Emilia Jitaru y entró en la Congregación de las Hermanas Pías.

milia Jitaru estuvo jugando durante diez años en la primera división (o serie A, como se dice en Italia) de futbol femenino. De hecho, la selección nacional rumana quiso ficharla por la excelente calidad de su juego. Pero al final el balón no fue suficiente para esta joven, que decidió apartar su pasión por el deporte y perseguir algo mucho más grande: su vocación. «A los 21 años sentí que el deporte me estaba dando sólo alegrías momentáneas y yo tenía un vacío interior continuo. Fue entonces cuando descubrí que había sido convocada por Dios para llevar a cabo una misión», ha explicado en Il Corriere Fiorentino.

Lanzan las ‘Saintly Sister’, monjas de juguete

U

na empresa de Estados Unidos ha creado esta curiosa versión de la Barbie. Sus diseñadores dicen que su objetivo es que las niñas no vean a las monjas como algo extraño. Ya tienen siete modelos. La que representa a la Hermana Dominica, a la Hija de María o a la Hermana Carmelita. Cada una de ellas, con su hábito hecho a mano y su rosario, vale 40 euros y se venden a través de Internet. Sus creadores esperan que dentro de unos años alguna monja les diga que su vocación comenzó jugando con alguna de sus creaciones. Romereports.com

FUTBOL PARA NIÑOS De esta forma el lateral izquierdo del Selena Bacau dejó de lado un futuro deportivo brillante y abrazó sus votos. Se convirtió en la hermana Emilia Jitaru y entró en la Congregación de las Maestras Pías Venerinas. Hoy, la hermana Emilia es una monja rumana de 42 años que vive en Livorno donde, además de echar una mano en la guardería del instituto, ha montado una pequeña academia de futbol para los niños que no pueden jugar en otros equipos. GOLEANDO A 32 METROS La primera vez que estuvo en el banquillo por lesión, Emilia tenía 18 años y llevaba siete jugando en la serie A. Nacida en el mismo país que la famosa gimnasta Nadia Comaneci, era una adolescente que, a una edad temprana, ya había alcanzado un alto lugar en el mundo del deporte. Era zurda, como el Maradona de los Cárpatos, Gheorghe Hagi, y llegó a marcar 25 goles. Una vez marcó desde 32 metros de distancia. «No me dí cuenta de que la pelota había entrado», dice, «y no lo comprendí hasta que vi que todos los compañeros gritaban que estaba dentro». Poco después de haber marcado ese gol, llegó una llamada muy importante, no del técnico de la selección rumana sino de Alguien más trascendente. «Me presenté en el instituto de las Maestras Pías Verinas, en Rumanía, un día lluvioso, llevando una coleta como la de Roberto Baggio, muy mojada». Y

fue ahí cuando comenzó el partido de su vida al entrar en este instituto religioso dedicado a la formación cristiana de los niños y los jóvenes.

SELECCIONAR A LOS RECHAZADOS «Cuando llegué me dí cuenta de que a la iglesia sólo venían los ancianos». Y decidió proponer al obispo Simone Giuste algo nuevo. Le dije: «¿Cree usted que podríamos hacer un equipo con los niños que hayan sido descartados para jugar al futbol?». Y así fue cómo llegó la autorización del superior y, con ella, el equipo: 14 jugadores de 7 a 18 años, entre los que se encontraban cuatro chicas y diez chicos. Para ella, su pequeña academia de futbol «es una herramienta para encontrarse con el Señor», explica, «y de eso se trata la Nueva Evangelización, ¿no?». EL FUTBOL: ESCUELA DE VALORES La hermana Emilia afirma que este deporte es una importante escuela para los chavales: «el futbol transmite muchos valores: el respeto por uno mismo y por los demás; la amistad; la alegría de pertenecer a un equipo y de conocerse». Pero sus aspiraciones no se quedan aquí, sino que le gustaría dar otro empujón más a sus chavales: «Después de esto me gustaría llevar a los chicos al mundo del voluntariado: el centro de San Egidio, o Cáritas».

«A los 21 años sentí que el deporte me estaba dando sólo alegrías momentáneas y yo tenía un vacío interior continuo. Entonces descubrí que había sido convocada por Dios para llevar a cabo una misión».


EL RINCÓN DEL PAPA

El desierto y la tentación

J

esús, después de haber recibido el bautismo en el río Jordán por Juan el Bautista, es tentado en el desierto. El de-

sierto del que se habla tiene diversos significados. Puede indicar el estado de abandono y de soledad, el «lugar» de la debilidad del hombre, donde no existe apoyo ni seguridad, donde la tentación se hace más fuerte. Pero también puede indicar un lugar de refugio y amparo, como lo fue para el pueblo de Israel, escapado de la esclavitud egipcia, donde se puede experimentar de una manera especial la presencia de Dios. Jesús «permaneció en el desierto cuarenta días, siendo tentado por Satanás» (Mc 1,13). San León Magno comenta que «el Señor ha querido sufrir el ataque del Tentador para defendernos con su ayuda y enseñarnos con su ejemplo». ¿Qué puede enseñarnos este episodio? Como leemos en el libro de la Imitación de Cristo, «el hombre nunca está totalmente libre de la tentación, mientras viva..., pero con la paciencia y con la verdadera humildad nos

haremos más fuertes que cualquier enemigo»; la paciencia y la humildad para seguir todos los días al Señor, aprendiendo a construir nuestra vida no fuera de Él o como si no existiera, sino en Él y con Él, porque es la fuente de la vida verdadera. La ten-

tación de quitar a Dios, de poner orden solos en sí mismos y en el mundo, contando sólo con las propias capacidades, ha estado siempre presente en la historia del hombre. El tiempo de Cuaresma es el momento preciso para renovar y mejorar nuestra relación con Dios mediante la oración diaria, los actos de penitencia, las obras de caridad fraterna. Roguemos fervientemente a la Santísima Virgen María, que acompañe nuestro camino cuaresmal con su protección y nos ayude a inculcar en nuestros corazones y en nuestra vida las palabras de Jesucristo, para convertirnos a Él.

11 de marzo de 2012

CONTEXTO ECLESIAL

AÑO 17, No. 870

PÁGINA

11

Por las diócesis de México El obispo de Celaya, víctima de un robo La pérdida del respeto por lo ajeno es tal que ya hasta monseñor Benjamín Castillo, obispo de Celaya, perdió su celular en un robo. Su chofer aguardaba solo al pastor diocesano en una camioneta cuando tres sujetos con navajas le quitaron tanto su propio teléfono como el del obispo, que suele dejar en el vehículo para que las llamadas no obstruyan sus actividades litúrgicas.

Los siete criterios del obispo Dominique Rey para saber si una parroquia o comunidad «funciona bien» Muchas parroquias y diócesis creen que no les va mal porque aún llenan el templo, pero este criterio es engañoso. ¿Cumple nuestra parroquia, grupo, movimiento o diócesis estos criterios? Por Pablo Ginés/Religión en Libertad

L

as diócesis españolas de Solsona y Vic invitaron al obispo de Toulon (Francia), Dominique Rey, a su reciente Congreso sobre Nueva Evangelización. Dominique Rey, desde el año 2000 pastor de una diócesis de un millón cien mil habitantes donde apenas un 5% de la población es practicante, pero que tiene un fuerte avivamiento en vocaciones, clero y comunidades, presentó su experiencia en tres extensas presentaciones. Una enseñanza especialmente interesante fue su lista de los siete criterios para discernir si una parroquia, diócesis o comunidad está creciendo, «le va bien», y que no pasa necesariamente por tener los templos medianamente llenos. Muchas diócesis españolas, por ejemplo, aún llenan sus parroquias, pero sólo con personas de edad avanzada que inexorablemente tienden a disminuir.

LOS SIETE CRITERIOS DE LA COMUNIDAD QUE «FUNCIONA BIEN»:

1) El pastor tiene capacidad de delegar: cuenta con colaboradores formados y recurre a ellos... No intenta ser un hombre-orquesta que lo realiza todo en persona. Eso significa

que dedica esfuerzo y recursos a formar a sus colaboradores. 2) El pastor discierne los dones de los demás y les hace dar fruto. En vez de buscar cómo rellenar tal o cual puesto, se pregunta «¿qué dones y carismas tiene mi gente?» y reorganiza la comunidad (grupo, parroquia, diócesis) de acuerdo con esos dones, es decir, de acuerdo con la gente y sus capacidades. 3) La comunidad es gozosa y se nota. El grupo mantiene el entusiasmo. Tiene capacidad de expresión alegre y huye de una estética moralizante. El gozo y la celebración van primero. 4) La comunidad cambia sus estructuras para adaptarlas al régimen de nueva evangelización. El régimen de cristiandad ya pasó y no tiene sentido mantener estructuras organizativas de esa época que no funcionan en la actual. 5) La comunidad cuida la belleza y dignidad de las celebraciones, sobre todo de la Eucarística. La Iglesia no puede ganar al mundo en el terreno del mero espectáculo o la diversión, pero puede ofrecer sacralidad, y mucha gente está buscando sacralidad, reverencia y misterio. «Estuve en Estados Unidos estudiando las mega-iglesias protestantes, enormes locales que reunen a 30 mil personas cada domingo, con grandes coros..., pero hace unos años que van a la baja, porque con el tiempo sus feligreses se aburren. La gente joven hoy busca más sacralidad. Por eso, la belleza y reverencia en la Eucaristía es importantísima». 6) La comunidad se organiza en grupos pequeños, células y grupos de «iglesia en

consumidores de servicios, sino como miembros con lazos afectivos.

LAS PEQUEÑAS COMUNIDADES EN LA REDEMPTORIS MISSIO

casas». «Son la clave del crecimiento», dijo. «A un recién convertido no le puedes invitar directamente a la Misa del domingo, donde será un número anónimo, no entenderá aún la liturgia y le aburrirá. Le has de invitar al grupo pequeño que se reúne en tu casa para rezar, empezar a recibir enseñanzas, charlar, y escuchar sus inquietudes». Alabó el sistema de células de evangelización parroquial iniciadas en la parroquia italiana de San Eustorgio, Milán, hoy extendidas por varios países. También Sentinelle del Mattino utiliza este sistema de células. 7) La comunidad irradia caridad hacia fuera y entre sus miembros. No basta con el servicio de Cáritas, anónimo. Debe ser una relación entre los miembros de la comunidad que se conocen y ayudan mutuamente, y eso se ve desde fuera. Los feligreses no van a la iglesia (o a su ropero, Cáritas o comedor social) como

Los últimos puntos y el tema de las células y grupos pequeños llevaron al obispo a un desarrollo más detallado. «La Redemptoris Missio, en su punto 51, habla de comunidades eclesiales de base, que son lo que hoy llamamos células, que sirven para la formación y la evangelización. Son grupos domésticos pequeños que acogen al nuevo creyente y lo van formando. No podemos llevarlo aún a la liturgia, que no entiende, ni mucho menos pervertir el rito para hacerlo más acogedor. La respuesta son estos grupos pequeños, que también pueden ser de estudio bíblico, de acogida y acompañamiento, de oración, encaminados a un público especializado... El rector de la parroquia ha de velar para que estas células se integren en la parroquia y forma a sus líderes y hace que sigan tratando con alejados de la fe. Cuando la célula crece con más miembros, se divide en dos grupos, y así las células se multiplican. La nueva evangelización consiste en salir a la calle, pero también en acoger al que viene atraído por la fraternidad que irradia el grupo, como sucede a menudo en los Cursos Alpha, que atraen porque son acogedores».


TRIPAS DE FRAILE TOMÁS DE HÍJAR ORNELAS, PBRO.

PÁGINA

12

¿Sálvese quien pueda?

EDITORIAL AÑO 17, No. 870

A LA ESPERA DEL PASTOR POR FERNANDO RIBERA BARROSO

Lo primero es el Amor

M

e dispensa su amistad un letrado que si no milita en la masonería, sí simpatiza con ella. Contrajo matrimonio con una dama de familia católica hasta la médula, hasta que a fuerza de insistir, mi amigo la convenció de no sentirse obligada a ir a la misa los domingos. Ahora, ambos cosechan los frutos: hace poco se unió en matrimonio el mayor de sus hijos, pero nada más por lo civil: creció sin fe y ahora las prácticas religiosas le son ajenas. A mi conocido eso no le causa conflicto: Dios y la religión son atavismos en declive ante la ciencia, la técnica y el progreso, piensa, devoto como es del credo liberal. El México escindido de sus raíces hace un siglo y medio, merced al ascenso brusco de los partidarios del Estado aconfesional, muestra desde hace mucho los efectos de una descomposición moral que hiede y, lo peor de todo, ya lo corrompió todo. Pero no se crea que la confesionalidad del Estado garantizaría nada, antes bien, serviría de mordaza. Es más, creo que en México la Iglesia y los bautizados ganaron con ese tijeretazo. La moralidad del pueblo y la democracia, no, debido a la instauración de una lucha sorda, la del Estado empecinado en desacreditar a la Iglesia, y la de los católicos atrincherados en sus tradiciones, pero ayunos de compromiso social. En efecto, después de los «arreglos» de 1929 –nunca serán otra cosa que una frase irónica, entrecomillada-, que pusieron fin a la guerra cristera, los obispos en México optaron por una estrategia de subsistencia precaria y negociaciones cupulares diplomáticas

11 de marzo de 2012

L

valiéndose de personeros, y el Estado, en fortalecer el corporativismo clientelar de los gremios, entre ellos el docente. Ese fue el panorama que conocimos todos los que no contamos con recursos para educarnos en una escuela particular. Cuando inicié los estudios universitarios, hace treinta años, desde luego, en una escuela pública, el aséptico cuidado de nunca hacer la menor referencia a lo trascendente, al más allá, a Dios y a la religión, se aderezaba con una crítica ácida a las instituciones eclesiales: se nos inducía al ateísmo militante o, al menos, al práctico. Era la moda. Ser de izquierda no lo era tanto; descreído, sí. Las cosas no han cambiado, pero la tuerca ha dado una vuelta. Se ha trasroscado: ya nadie, entre los adolescentes y los jóvenes, cree en nada, ni en sí mismos, o, si así sucede, su fe no va más allá de la inquietante esperanza en un más acá intenso y promisorio, siempre y cuando se tenga el dinero para comprarlo todo: el honor,

DIRECTORIO El Observador

®

DE LA ACTUALIDAD DE LA ACTUALIDAD

Dirección: Jaime Septién Crespo Dirección adjunta: Maité Urquiza de Septién Dirección de ediciones: Rogelio Hernández Murillo

la hombría de bien, la honestidad y la verdad. Y si no se tiene, hay que conseguirlo donde sea y como sea, toda vez que el fin justifica los medios. Todo en esta vida tiene un precio, piensan. Se cotiza y mide por tabuladores no escritos, pero sí grabados con el buril de la decadencia, de la falta de interés por lo no inmediato, de la perversión. Ahora me pregunto: ¿los fautores de tal estado de cosas alguna vez tendrán el valor de cuestionar su método o al menos reconocer que adorando al becerro de oro sólo han conseguido asfixiar las motivaciones humanas en su aspecto más puro y legítimo? La Cuaresma, como dijo el poeta, será opaca si no lubrica las conciencias de los cristianos, pues de nada sirven las costumbres que evocan penitencia, silencio y austeridad (ayuno, abstinencia de carne, limosna, oración) si no tocan eso que el salmo 94 sintetiza: «¡Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor! No endurezcáis vuestro corazón…».

a primera encíclica de Benedicto XVI es un canto al amor de Dios. Precisamente en medio de la era neo pagana, donde el concepto y la práctica del amor han sido ampliamente desdibujados, cuando la tecnología y su eficientismo han alejado el amor de la razón humana, Benedicto XVI lo proclama con firmeza, demuestra que está personalmente convencido que el amor es lo que hoy necesita más el ser humano para comprenderse a sí mismo. No es sólo un amor producto de la atracción humana, reconociendo el eros como realidad buena en la estructura de nuestras personas. Benedicto XVI nos impulsa más arriba, hacia el ágape, es decir al abrazo pleno de la naturaleza humana con el Amor mismo. Pero Benedicto XVI lo plantea con claridad y firmeza, en un lenguaje sin

acomodos: está hablándonos de Cristo, el amor de Dios encarnado, «que da carne y sangre a los conceptos: un realismo inaudito». Hacer vida ahora y aquí este amor humano, y elevarlo a Dios nos conduce, afirma Benedicto XVI siguiendo a San Pablo, a unificarnos con Dios, sin dejar de ser nosotros mismos. Decir esto en plena era secularista es una locura, y desde la perspectiva de Benedicto XVI es el gozoso anuncio de la única verdad que colma nuestra deseada felicidad a la que tiende todo nuestro ser. Benedicto XVI inició su enseñanza pontificia decepcionando a algunos medios de comunicación; no hizo ningún planteamiento ideológico digno de ser rebatido o contestado, el Papa se colocó muy arriba de esos gustos tan bajos.

HOMBRE NUEVO POR JOSÉ MANUEL OTAOLAURRUCHI, L.C. jmotaolaurruchi@legionaries.org

Para qué sirve un a dolescente ¿Para qué sirve un adolescente? Para pedir plata, reñir con los papás y pelearse con los hermanos, sobre todo si son menores, sería la respuesta inmediata. Formulemos la misma pregunta de otro modo: ¿la sociedad necesita a los adolescentes? Parecería que no, porque se trata de un período de transición caracterizado por cambios físicos y psíquicos que provoca mayor o menor inestabilidad. Sin embargo, resulta todo lo contrario, es la etapa decisiva de la madurez humana porque se injertan al mundo dándole un sentido a su existencia. Los padres se angustian porque sienten que sus hijos se les van de las manos, pero es algo necesario, deben salir del amparo del hogar para madurar y saber qué rol juegan en la sociedad. Por eso la mejor

Contraloría: María del Carmen Velasco de Uresti. Editora «Tema de la semana»: Diana Rosenda García Bayardo. Jefe de información: Omar Árcega Escobedo. Editora «Ser Joven»: Rubicela Muñiz Patiño. Jefatura de ventas: Patricia Flores de Aboytes. Jefe de circulación: José Trejo Hurtado. Coordinador de distribución: Agustín Morales Cabello. Coordinador de logística y difusión: Óscar Uresti Serrano. Diseño: Octavio Espinosa Murillo. Diseñador asociado: David Montes. Crédito y cobranza: Fernando Maya Solano.

inversión está en la infancia, no después. «Cuando tus hijos sean niños, háblales mucho de Dios, que cuando sean grandes hay que hablar a Dios mucho de tus hijos». Los principios y las convicciones se forjan en la adolescencia. La negligencia en la infancia deja a los chicos como un barco sin quilla, vulnerables al influjo del ambiente y exentos de criterios para optar por el bien y rechazar el mal. Ellos son necesarios para dar respuesta a los interrogantes del presente. jmotaolaurruchi

Secretaria y suscripciones: María del Refugio Rojas de Hernández. Agentes de distribución y cobranza: Carmelo Aguillón Sánchez, José Trejo Hurtado y Salvador González Núñez. Mensajería: Alfonso Sánchez y Arrieta. Asistente de oficina: Rufi Barrientos Carmona. Asesor de la Dirección general: Francisco Septién Urquiza. Asesor de la Dirección adjunta: Miguel Ángel Casas Alatriste. Asesor en Proyectos: Clemente Chauvet Flores. Promoción: Armando Vázquez Bocanegra.

El Observador de la actualidad. Publicación semanal de Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. Reforma No. 48, Centro histórico, C.P. 76000, Santiago de Querétaro, Qro., Tels. (442) 214-1842, 224-1454 y 214-5475, lada sin costo fuera de Querétaro 01 800-253 3501.- Correo electrónico: mensaje@elobservadorenlinea.com - Número de Certificado de Licitud de Título 9598.- Número de Certificado de Licitud de Contenido 6695.- Número de Reserva al Título en Derechos de Autor 1080200/2001.- Precio del ejemplar: $10.00.- Suscripción anual en la ciudad de Querétaro (aplican restricciones): $450.00 - Impresión: Rotativas y talleres gráficos S.A. de C.V. Cerro del chiquihuite No. 25, Col. Las Américas, Querétaro, Qro. Permiso de publicación periódica, autorizado por Sepomex Núm. PP22-0001. Los artículos firmados son responsabilidad del autor.


PÁGINA

13

ENSAYOS CRISTIANOS

11 de marzo de 2012

CULTURA

AÑO 17, No. 870

La seriedad y la risa Juan Jesús Priego

U

MARIO DE GASPERÍN GASPERÍN

EL MONTE DE LA PASCUA

L

a liturgia describe el tiempo de Cuaresma con el símbolo del camino. Es un itinerario guiado por Cristo hacia Jerusalén y una subida al monte santo de la Pascua. La Cuaresma es un tiempo de caminar y de ascender, largo y penoso, pero que conduce a un término feliz. Quien camina se pone de pie, se desarraiga del lugar de origen, da el primer paso inseguro pero, conforme avanza, se va reafirmando a la vista de la meta cada vez más cercana; va, en cierto modo, experimentando por adelantado el gozo del término conseguido. Dentro de su dureza, la Cuaresma esconde una felicidad profunda que sólo quien lo intenta la puede experimentar. La Iglesia invita, sin rubor alguno, a sus hijos a venir y probar lo bueno que es el Señor. Utilizando el simbolismo bíblico donde «las mismas piedras siguen gritando la Buena Nueva de la salvación» (Benedicto XVI), la liturgia nos ofrece los escenarios de este itinerario y subida a Jerusalén, siguiendo paso a paso las fatigas de Jesús. Israel estaba acostumbrado a subir todos los años a Jerusalén. Jesús cantó los salmos que entonaban los peregrinos que iban «de altura en altura hasta ver a Dios en Sión». Ahora Jesús encabeza e invita a su peregrinación, que inició en el monte de las Tentaciones, donde venció a Satanás. En el segundo domingo escalamos el monte Tabor. Allí Moisés y Elías,

todo el Antiguo Testamento, hablan con Jesús y confirman que la muerte que le espera no es un accidente fortuito, sino que responde al plan salvador de Dios. Pedro no lo puede entender. Escandalizado por el anuncio de la muerte del Maestro, quiere quedarse en la comodidad del Tabor, negándose a continuar hacia Jerusalén. Pedro es el prototipo del discípulo recalcitrante que, a pesar de ver brillar la luz divina en Cristo y de oír la voz del Padre que le ordena seguir a su Hijo, se detiene en su modo humano de pensar. No piensa como Dios, sino como aliado de Satanás. Es el promotor del turismo de semana santa. En el tercer domingo aparece Jesús en el monte del Templo, donde se proclamará nuevo y verdadero templo de Dios; osadía que le merecerá la condena a muerte. Después vendrá la entrada triunfal a Jerusalén, el monte de los Olivos y el camino al monte Calvario con la subida al trono de la Cruz. Hacia el Traspasado habrá que mirar para obtener la salvación. Este itinerario doloroso culminará en gloria en el monte de la Ascensión. Desde allí el Resucitado se despide bendiciéndonos, no sin antes, desde el monte de la pagana Galilea, enviará a los suyos a hacer discípulos a todos, «hasta los últimos confines de la tierra». El itinerario que se inició titubeante en la Cuaresma concluirá glorioso hasta el fin del mundo. +Mario De Gasperín Gasperín

n amigo mío, ejecutivo de cierta importancia, tan pronto como llega a su oficina arquea las cejas, se compone la corbata y adopta una pose tan autoritaria que a uno le dan ganas de obedecerle en todo. ¡Dios mío, qué transmutación de un minuto a otro y de una puerta a la siguiente! ¡Pero si apenas hace cinco minutos venía en su auto contando chistes rojos! Cuando se apeó del automóvil aún sonreía, pero apenas entró en el edificio adoptó un tono tan cadavérico y malhumorado que ya sólo verlo daba miedo. ¿Estoy ante uno de esos que los psicólogos llaman ciclotímicos?, me preguntaba yo lleno de asombro, pues no me explicaba cómo se podía pasar de un estado de ánimo a su contrario de manera tan radical y, sobre todo, en tan corto tiempo. -Señorita –dijo mi amigo apretando un botón y levantando una bocina-, ayer por la tarde le pedí que revisara el expediente X. ¿Lo hizo usted? La señorita tartamudeaba en la lejanía, presa de un pánico feroz. -Sí, sí, lo he hecho. ¿Quiere usted revisarlo, licenciado? Yo miraba a mi amigo como preguntándole: «¿Eres tú? ¿De veras eres tú?». Pero él hizo como que no entendió mi pregunta, y en eso la secretaria anunció la llegada del famoso y temido expediente X. Entonces recordé lo que, según dicen, aconsejó una vez Anaximandro el filósofo a Pericles el político: «Acuérdate de lo que te digo: para seguir en el poder hay que ser serios». Y sonreí con cierta malicia, como entendiendo por fin de qué iba la cosa. Pero, ¿había leído mi amigo a los filósofos griegos? Lo dudo. Ya el Memín Pinguín hubiera sido demasiado para él. Y esto lo digo no en plan de mofa, sino ateniéndome a lo que él mismo me dijo un día, a saber: que el único libro que había leído en su vida, era el instructivo de una cámara Nikon que acababa de comprar; pero, de ahí en fuera, nada más… -Es apasionante leer los instructivos y a la vez muy divertido –me dijo aquella vez-. Pero, ¿quién lee ya estas obras maestras de la concisión? ¡Es la literatura más olvidada de todas! No miento si te digo que mi modesta biblioteca personal, si puedo llamarla así, está formada sólo por esos instructivos o manuales de uso que la gente desecha con desconsiderada facilidad. ¡Tengo más de cien! Algún día leeré los noventa y nueve que me faltan. ¿Bromeaba mi amigo diciéndome estas cosas? Pero no, no bromeaba: recordemos que estaba en su oficina y que él, allí, no se habría permitido ni la sonrisa más discreta. Pero ahora hablemos de una mujer a la que conozco. En su juventud fue algo hermosa, según pude verlo en viejas fotografías conservadas con devoción por ella misma en un álbum que, de tan pesado, nadie aceptaría cargar durante cinco minutos seguidos. Sí, digamos que fue bella. Pero cometió en su juventud el error de hacer caso a una amiga del colegio que le dijo un día: -No permitas que tu hermosura se estropee. Evita, sobre todo, las patas de gallo.

-¿Y cómo las he de evitar? –preguntó ella, pues realmente le quitaban el sueño estas cosas. -No rías. Y, si puedes, evita también las sonrisas. ¡Estropean el rostro como no tienes una idea! Lo arrugan, lo deforman. ¡Lo mismo pensaba aquel monje amargado de El nombre de la rosa!: «La risa sacude el cuerpo, deforma los rasgos de la cara y hace que el hombre parezca un mono». Desde entonces aquella mujer ya nunca rió, conformándose, para manifestar su alegría, con estirar la boca y hacer una mueca, cual si estuviera ante un espejo comprobando que no se le ha quedado nada entre los dientes después de haber comido. ¿Sonreír de veras? No, gracias. Debo cuidarme de las patas de gallo. Y así podría contar infinidad de historias más; baste por el momento con decir que, si bien la sonrisa tiene enemigos, yo preferiría mil veces que nadie me obedeciera y todo se me arrugara, a andar por la vida mostrando una horripilante cara de tabla. Escribió el padre Auguste Valensin en su diario (anotación del 10 de mayo de 1937): «No sentir miedo de Jesús, no sentir miedo de mi Padre. Me imagino a Jesús con sus apóstoles. Llega a la orilla del lago donde los niños juegan. Y, al verlo, huyen los niños. Una madre le trae a su niñito de seis años y el pequeñín, aterrorizado, se agarra a las faldas de su madre, grita, quiere escaparse de allí. ¡Lo contrario de lo que sabemos que ocurría! Y me pregunto: ¿qué sentimientos hubiera experimentado Jesús? ¡Es tan doloroso darse cuenta de que se infunde miedo! Y todavía el miedo de un niño no puede realmente entristecernos porque es irrazonado, pero Jesús, que vino por amar a los hombres y fue todo amor para ellos, si hubiera visto a los que se acercaban a Él y a quienes ofrecía su afecto retirarse muertos de miedo; si hubiera visto a sus apóstoles tratarle como un maestro severo, mientras que Él se mostraba para con ellos indulgente y suave; si hubiera visto que los pecadores evitaban incluso por respeto su presencia, ¡qué pena hubiera experimentado!». Jesús debió sonreír, y muy a menudo; debió ser incluso un maestro en el arte de la sonrisa, pues de no haber sido así, ¿por qué iban los niños a correr a abrazarlo espontáneamente, como sabemos que lo hacían? Somos más bien nosotros, sus discípulos, quienes hemos caído a veces en la tentación de la seriedad. ¡Como si por parecer serios nuestros enemigos fueran a respetarnos más! Quizá sea demasiado injusto al decir esto, pero un cristiano que infunde miedo –sea cual fuere su trabajo en la viña del Señor-, aún no ha podido ser cristiano más que a medias. ¿O me equivoco, estimado lector?


PÁGINA

14

11 de marzo de 2012

ACTUALIDAD AÑO 17, No. 870

Concepción Cabrera rumbo a los altares

OBRAS Y RAZONES POR JORGE E. TRASLOSHEROS jtraslos@hotmail.com

De escándalos, cardenales y soledades

S

e llevó a cabo el cuarto Consistorio del pontificado de Benedicto XVI. Su importancia es imposible de disimular.Fueron creados veintidós nuevos purpurados. Diez ocupan altos cargos en la curia vaticana, sus nombramientos son recientes y se hicieron con plena aprobación de Ratzinger. Ocho provienen de muy importantes iglesias del mundo como son la India, China, Italia, Alemania, Chequía, Holanda, Canadá y Estados Unidos. Cuatro más recibieron el capelo en reconocimiento a los servicios prestados a lo largo de sus más de ochenta de edad. Ahora el colegio de cardenales se encuentra formado en tercios casi iguales por hombres provenientes de: la curia; Europa y América del Norte; América Latina, Asia y África. Si observamos, los cardenales no europeos dominan. Sin negar la importancia del necesario equilibrio al interior del Colegio, me parece más importante considerar lo siguiente. A partir de ahora, los purpurados nombrados por Benedicto XVI son mayoría. Si sumamos los que desde su nombramiento ya le eran afectos y siguen en funciones (no muchos), podemos afirmar sin equívocos que el actual colegio de cardenales es de «generación Ratzinger». El común denominador que los identifica es su ortodoxia propositiva. Se formaron bajo la influencia del concilio Vaticano II,comprenden su interpretación y aplicación dentro de la lógica de la «hermenéutica de la renovación», es decir, como la reforma profunda de la Iglesia sin menospreciar dos mil años de historia, han mostrado capacidad para dialogar con el mundo sin complejos ni temores, con alegría y decisión, dando razones de sus propuestas, sin negociar su identidad católica. Entre los nombrados sobresale, a modo de ejemplo,

Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York, quien tiene un liderazgo en la muy importante Iglesia norteamericana, no ha tenido reparos en cuestionar al presidente Obama por su avanzada contra la libertad religiosa y, además, fue protagonista del Consistorio. Cosas similares podrían decirse de otros más. Las dos tareas más importantes que realizan los cardenales -ser el principal apoyo del Papa y constituirse en colegio electoral del nuevo pontífice-, ahora se realizarán bajo la autoridad moral, teológica y eclesial de Ratzinger. Me queda claro que no se trata de buscar el control del próximo cónclave. Sería iluso y fuera del estilo del actual Papa. No obstante,uno de sus efectos directos es mermar considerablemente la capacidad de maniobra de quienes, desde diversos lugares(«progres» o «tradis», no importa) pretenden sabotear la continuidad del Concilio. Bien les dijo Benedicto XVI a los nuevos purpurados que su misión es«dar testimonio de la alegría del amor de Cristo». En otras palabras, ser líderes de la Nueva Evangelización entre cuyas muy importantes tareas se encuentra llevar adelante el relevo generacional que consolidará el desarrollo del Concilio. Es ahora que se juega la suerte histórica de la obra iniciada por Juan XXIII. En esta lógica, es muy importante la continuidad de esta «hermenéutica de la renovación». Tengo la impresión de que Ratzinger cumple bien con el mandato evangélico de ser inocentes cual palomas y astutos como zorros. Me sorprenden, por decir lo menos, aquellas voces que han interpretado los últimos «escándalos», fraguados en los laboratorios mediáticos, como señal de su soledad y debilidad. ¿Usted cree semejante afirmación? Yo tampoco.

E

l 3 de marzo pasado se cumplieron 75 años de la muerte de la venerable Concepción Cabrera de Armida. En este marco, el postulador de su causa dio a conocer que se estudia un posible milagro que podría convertirla en beata. El padre Alfredo Ancona, Misionero del Espíritu Santo y postulador de esta causa, explicó que la Santa Sede está interesada en esta mística mexicana. Reconoció que está creciendo su fama de santidad, y es que «La Espiritualidad de la Cruz se ha difundido, y en muchos países se ha oído hablar de Conchita. Por ejemplo, el año pasado, en los ejercicios de Cuaresma que dio el padre Francois Marie Léthel, OCD al Papa Benedicto XVI y a la Curia Romana, habló en una meditación de la figura de Conchita como una laica, madre de 9 hijos, y alguna de sus intuiciones espirituales».

Para celebrar esta fecha, cientos de fieles celebraron una Misa presidida por Christophe Pierre, nuncio apostólico en México, quien recordó sus virtudes e invitó a toda la comunidad a honrar su nombre, porque «Conchita sigue viva».

Sus obras Conchita Armida, como se le conoce familiarmente, fue la inspiradora de la Espiritualidad la Cruz; es fundadora de dos obras para laicos: el Apostolado de la Cruz y la Alianza de amor, y de la Congregación de las Religiosas de la Cruz del Sagrado Corazón de Jesús, los Misioneros del Espíritu Santo y la Fraternidad Sacerdotal. Un ejemplo de la gran labor que realizan las mujeres dentro de la Iglesia. Ligados a esta figura nacida en San Luis Potosí, hay 7 postulados más que pueden ser canonizados.

Sacrilegio en Veracruz En Orizaba (Veracruz), el 29 de febrero un grupo armado entró a la capilla de la Adoración Perpetua del Monte Carmelo y sustrajo una hostia consagrada. Los hechos se dieron en la madrugada durante una sesión de la Adoración Nocturna. Durante el robo tres personas se encontraban orando y fueron amagadas por los delincuentes que se llevaron una custodia de oro con la hostia dentro y además un candelabro. En los últimos dos años se han registrado en la misma zona al menos dos robos similares, uno a la Catedral, de donde se llevaron el Santísimo. Cientos de fieles organizaron una marcha y oraciones en desagravio del robo, las cuales terminaron con una Misa. Debido a estos acontecimientos, se instalaron cámaras de videovigilancia afuera y dentro de la catedral de Córdoba; además, personas de los grupos pastorales vigilan por turno y se contrató personal para reforzar la seguridad, aunque en estos casos los guardias están vestidas de civiles para no alertar a los delincuentes.

Lucio Dalla y los papas E

l autor de la canción «Toda la vida», popularizada en México por Emannuel, Lucio Dalla, murió el 1 de marzo en Suiza. Con casi 50 años de carrera artística, el mundo católico lo recuerda pues actuó dos veces ante dos papas. En 1997, en el Congreso Eucarístico de Bolonia, cantó ante Juan Pablo II, y 10 años después lo hizo en el Ágora de los Jóvenes de Loreto, esta vez ante Benedicto XVI. En una entrevista para Radio Vaticano confesó que se sentía cercano a Dios, incluso cuando componía sus canciones. En 2007, en la web católica Petrus, Lucio dalla reveló ser un devoto de San Josemaría Escrivá de Balaguer por su lógica del trabajo: «Yo creo en la búsqueda de lo bello, en la santidad y en la mística del

trabajo, lo que quiere decir santificarse por medio de la profesión de cada uno». El cantante iba a Misa, rechazaba el aborto («la vida se debe defender siempre»), y manifestó: «la búsqueda de lo divino y de la trascendencia forman parte de la naturaleza humana». Tras de su muerte se desató una polémica por su presunta homosexualidad, tema del que no hay datos concluyentes.


La alegría de ser uno más: familias que crecen Un estudio sobre las implicaciones de que los hogares se vacíen de hijos

S

e acaba de publicar en España el libro La alegría de ser uno más. Familias que crecen, un estudio claro y concreto sobre la trayectoria de la sociedad, cuando las familias se vacían de hijos. De la editorial española Sekotia, es un breve ensayo de Silvia Martínez-Markus que anima a la reflexión.

Peligra la familia, peligra la persona La obra se lee con rapidez y aporta una serie de argumentos y reflexiones muy útiles a todos los que desean saber cómo es eso de que «la familia peligra, luego peligra la persona». Silvia Martínez, que apuesta claramente por esta institución, sostiene que donde la familia funciona hay solidaridad entre las personas e incentivos para pensar en el futuro. Pareciera que una institución natural que ha sobrevivido a los siglos debería seguir hacién-

dolo. Y, sin embargo, esta obra pone de manifiesto que la familia está hoy más amenazada que nunca; denuncia que hay intereses ideológicos muy fuertes que precisamente lo que pretenden es que desaparezca la institución familiar. La obra afronta el problema demográfico a nivel mundial. Aclara cuáles son las consecuencias de la sequía demográfica y cómo la falta de nacimientos produce un desequilibrio importante en los Estados, llegándose a poner en peligro el sistema de pensiones y el mismo bienestar por la falta numérica de trabajadores jóvenes.

Papel insustituible La familia, expone la autora de este ensayo, representa un papel insustituible en la historia. Su desaparición o deterioro tiene unas consecuencias capaces de hacer tambalear los

11 de marzo de 2012 PÁGINA PÁGINA

FAMILIA

AÑO 17, No. 870

15

cimientos de cualquier sociedad. Como decía Chesterton: «Quienes hablan contra la familia no saben lo que hacen, porque no saben lo que deshacen».

Muchos o pocos hijos La autora dedica también un capítulo a las familias numerosas donde pone de manifiesto que criar a muchos hijos suele ser más sencillo que criar a uno con todos los caprichos. La familia numerosa, según la autora, se convierte en la mejor escuela para enseñar a vivir a los hijos. Un niño, afirma, criado en una familia numerosa «será mejor persona y sabrá querer a los demás». En el prólogo del libro afirma Sara Pérez-Tomé: «Las familias debemos poner en alza el valor de la vida, de nuestra complementariedad de sexos, y, por supuesto, nuestras ganas de ser personas libres en un momento donde los miedos y las falsas promesas han hecho cuerpo con las familias intentando destruir lo que poco a poco hemos construido entre todos desde el principio de la humanidad».

Aborto «a la carta» en el Reino Unido Clínicas privadas practican abortos selectivos según el sexo del bebé

El diario británico The Telegraph ha revelado que clínicas privadas del Reino Unido practican abortos selectivos por cuestión de sexo. Un reportaje con cámara oculta muestra a varios médicos autorizándolos porque a la paciente no le gusta el sexo del bebé. Según este periódico, los médicos de estas clínicas están dispuestos a falsificar documentación para permitir estos abortos ilegales. En una de las secuencias de este reportaje se ve a una especialista de una clínica de Manchester avalando esta intervención. «No voy a hacerle preguntas. Si quiere abortar, pues hágalo» dice la médico. En esta clínica la intervención cuesta entre 200 y 300 libras, aunque los pacientes pueden llegar a pagar 500 con la consulta previa. ABORTO SELECTIVO POR SEXO Otro caso es el de una mujer que acude a una clínica del cen-

tro de Londres para abortar, con el argumento de que ya tiene un hijo varón. «Ya tuve un niño en mi primer matrimonio». Esta práctica se ha dado en conocer como «equilibrio familiar». La respuesta del gobierno británico a esta información ha sido inmediata. El Ministerio de Sanidad ha ordenado a las autoridades que abran una investigación urgente. El Consejo Europeo advirtió el año pasado que el aborto selectivo no sólo se registra en Asia, sino que hay países europeos, como Albania, Armenia o Azerbaiyán donde se sospecha que se llevan a cabo estas prácticas. Este organismo ha recomendado a los Estados miembros intensificar los controles y llevar a cabo investigaciones sobre la proporción de niños y niñas en distintas zonas, para comprobar si existe algún desfase notorio. Fuente: Forum Libertas


16

PÁGINA

Limpiando la casa

11 de marzo de 2012

Entonces hizo un látigo de cordeles y los echó del templo, con todo y sus ovejas y bueyes; a los cambistas les volcó las mesas y les tiró al suelo las monedas. Juan: 2, 13-25

SOPA DE LETRAS

CHISTES

Descubre las siguientes palabras en la sopa de letras:

¿Cual es el ritmo favorito del tomate? - La salsa Un padre le dice a su hijo: -Anda a comprarme dos empanadas. Entonces el niño va y ve que en televisión están pasando el concurso de Miss Universo, se queda viéndolo y se olvida de comprar las empanadas. Cuando terminó el concurso se fue a su casa y le dice a su papá: -Papá, vi el Miss Universo: estaban Miss Venezuela, Colombia, México, Argentina, Brasil. Y el papá le dice: - ¿Y mis empanadas? Y el niño responde: - No, a esa no la vi, yo creo que no clasificó. Un día va un señor al psicólogo. Entra y le dice: - Doctor, siento que soy un perro. - ¿Desde cuando? Desde cachorro. ¿En qué se parece un pato a un ascensor? - En que el pato nada. - ¿Y el ascensor? - Bueno, y el ascensor nada nada que se parece al pato.

CUERDAS TEMPLO PALOMAS LÁTIGO JESÚS CASA MONEDA PASCUA

ILUMINA EL DIBUJO

JERUSALÉN CAMBIAR MERCADO JUDÍOS DINERO BUEYES MESAS OVEJAS

ORDENA LAS LETRAS PARA DESCUBRIR LA PALABRA

870 El Observador de la Actualidad  

Periodismo católico - 11 de marzo de 2012 - ¿Hacer penitencia hoy?

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you