Issuu on Google+

El Observador

27 de diciembre de 2009 AÑO 15 No. 755 $8.00 Fundado en 1995

DE LA ACTUALIDAD

www.elobservadorenlinea.com

Para que una familia funcione hay que servir antes que servirse .

P. 2

 PÓRTICO

FAMILIA POR JAIME SEPTIÉN / jaimeseptien@gmail.com

Ningún hombre es una isla, se titula el famoso libro del monje Thomas Merton, recogiendo un verso del poeta inglés John Donne. En efecto, no hay hombre en soledad a reserva que esa soledad —como la de los propios monjes— sea un acto de amor, de oración y de sacrificio por un fin mayor que es la salvación de las almas. En Caritas in Veritate, el Papa Benedicto nos dice: «Una de las pobrezas más hondas que el hombre puede experimentar es la soledad». En el reciente informe sobre la pobreza en México, Caritas Mexicana mostraba cómo la mayoría de los pobres de nuestro país declaraba que una de las causas principales de su Con el aborto, la miseria era la sole- eutanasia y los dad, el abandono al que los tenía someti- matrimonios entre dos la sociedad. homosexuales se Hoy existen fuerzas oscurísimas que quiere destruir el quieren modificar el cemento que hace último reducto de la comunidad humana sólida a la familia que es la familia. El mejor espacio de todos para aprender que las relaciones con Dios y con los otros son las relaciones que salvan. Con la legalización del aborto, de los matrimonios entre homosexuales, con la eutanasia, lo que quieren es acabar con el cemento que construye la casa sólida de la familia: el amor. Cuando la Iglesia defiende a la familia defiende un bien supremo de la sociedad, aun en contra de la opinión de la mayoría, influida por los medios de comunicación y por corrientes de pensamiento e ideologías que en muy poco están interesadas en que la familia permanezca unida y cumpla su misión en la Tierra. ¿Por qué no les interesa? Por una sencilla razón comercial: es mucho más fácil vender baratijas a un hombre o a una mujer sola que a uno integrado en un núcleo familiar, cuya compra está regulada por la necesidad de todos. Así de simple. Y de perverso. El mundo hipercomercializado de hoy requiere individuos sin identidad, islas navegando a la deriva. El antídoto es la imitación de la Sagrada Familia de Nazaret; el antídoto es el amor de la familia que todo lo comprende, todo lo perdona y todo lo trasciende, pues cuando dos o más se reúnen en nombre de Jesús, ahí está Él con nosotros.

 SOBRE LA MARCHA El santo padre Benedicto XVI decía en la audiencia general del miércoles 25 de noviembre pasado: «¡Cuánto cambiaría el mundo si en las familias, en las parroquias y en cualquier comunidad las relaciones tuvieran como modelo las tres Personas divinas, que no sólo viven con las otras, sino para las otras y en las otras!». Es el mensaje de fin de año que hoy nos envía hacia los buzones del alma. Santiago Norte

ALFONSO REYES: «ESCRIBO COMO RESPIRO» El 27 de diciembre se cumplen s 50 años del fallecimiento del neto o s Dos igiosos gran escritor mexicano. rel Página 8

Periodismo Católico


2

LA SAGRADA FAMILIA Y LAS FAMILIAS DE HOY

27 de diciembre de 2009, AÑO 15, No. 755

El Observador

LOS PADRES DE FAMILIA HACEN JUSTAMENTE ESO QUE PIDE CRISTO: «NO HAGAS LIMOSNA PARA SER VISTO POR LOS HOMBRES» POR MONSEÑOR JOSÉ IGNACIO MUNILLA, OBISPO DE PALENCIA, ESPAÑA

Desde muy pequeño siempre fue un misterio para mí rá en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recom- de egoísmos. eso de que nuestras madres tuviesen la satisfacción de pensará» (Mt 6, 1-4). La magia del servirse la cabeza y el espinazo del pescado o el trozo del El milagro del amor, que cada 6 de enero visualizamos matrimonio es bizcocho que había salido ennegrecido del horno… ¡Qué de forma muy particular, consiste en hacer el bien perma- la misma que la suerte que, casualmente, a neciendo en la sombra. Ésa magia de los ellas les gustase todo lo que es exactamente la clave y la Reyes Magos. era despreciado por noso- Para que una familia «funcione» hace razón de ser de san José en Frente a quietros! ¡Qué suerte que nues- falta que haya en ella por lo menos un el misterio de Belén y de Na- nes buscan su tras madres no se pusiesen zaret. felicidad miránnunca enfermas y no nece- «tonto». Pero, para que la familia «sea Tengo un amigo que dose al ombligo, atrapados por una esclavitud egocéntrisitasen permanecer en feliz», es necesario que haya tantos suele decir que, para que ca, los esposos realizan el ideal de las palabras evangélicama, como con tanta freuna familia «funcione», cas: «El que encuentre su vida, la perderá; y el que cuencia nos ocurría a noso- «tontos» como miembros. Lo que aquí hace falta que haya en ella pierda su vida por Mí, la encontrará» (Mc 10, 39). tros! por lo menos un «tonto». Sin embargo, es un hecho que suele resultar más fácil se entiende por «tonto» es bastante A nada que uno fuese Pero, para que la familia «sea poner en práctica este principio espiritual de olvido de un poco observador y que evidente: aquel que sirve a los demás, feliz», es necesario que haya uno mismo con los propios hijos que dentro del matrimotuviera un mínimo de sensitantos «tontos» como nio. ¿Quién no ha escuchado expresiones del tenor de olvidándose de sí mismo bilidad, terminaba por desmiembros. Lo que mi amigo «A mi marido lo encontré en la calle, pero mi hijos han cubrir que allí había truco, entiende por «tonto» es salido de mis entrañas»? El amor hacia los hijos es más y que tanta armonía familiar no podía ser casual. Claro bastante evidente: aquel que sirve a los demás, olvidán- instintivo que el amor esponsal. De lo cual se deduce que siempre habrá algunos que, a pesar su mayoría de dose de sí mismo; aquel cuya felicidad consiste en hacer que es más fácil hacer de Rey Mago con los hijos que edad, sigan llamando «suerte» y considerando como «un felices a los demás. con la esposa o el esposo. Sin embargo, difícilmente nuesderecho» todo aquello que no es sino producto de un Las aplicaciones prácticas de este principio de salud tros padres podrían ejercer coherentemente con nosoamor gratuito hacia ellos. familiar para la vida matritros de Melchor, Gaspar y Estos últimos suelen pensar que sus padres les min- monial son y deberían ser Baltasar si previamente y, al tieron con la magia de los Reyes Magos. Su insensibili- muchas y muy concretas. Es un hecho, sin embargo, que suele mismo tiempo, no fueran el dad y dureza de corazón les impide entender que los Re- De sobra sabemos que, resultar más fácil poner en práctica este uno para el otro: María para yes son verdad. Están lejos de comprender que la bon- cuando la propia comodiJosé, y José para María. Su dad auténtica no se publicita, sino que gusta de perma- dad y el egoísmo se con- principio espiritual de olvido de uno regalo para nosotros está necer oculta, conforme al ideal que nos propuso el mismo vierten en motor de la exis- mismo con los propios hijos que dentro fundamentado en el regalo Jesucristo: tencia, la supervivencia del mutuo de sus vidas. «Cuidad de no practicar vuestra justicia delante de matrimonio está en grave del matrimonio. ¿Quién no ha escuchado ¡Lo hemos visto en tanlos hombres para ser vistos por ellos; de lo contrario no peligro. De poco servirán en expresiones del tenor de «A mi marido lo tos episodios de la vida fatendréis recompensa de vuestro Padre celestial. Por tan- esas circunstancias los miliar! ¡Lo estamos comproto, cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando planteamientos reivindicati- encontré en la calle, pero mi hijos han bando en tantas obras de por delante como hacen los hipócritas en las sinagogas vos del reparto de tareas salido de mis entrañas»? caridad, en el seno de la y por las calles, con el fin de ser honrados por los hom- domésticas u otros discurIglesia! ¡Lo percibimos en bres; en verdad os digo que ya reciben su paga. Tú, en sos similares. La salud del nuestra sociedad, en tantos cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano matrimonio y de la familia no puede basarse en un con- testimonios públicos y, sobre todo, anónimos…! Sí, es izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna queda- senso de mínimos, que no dejará de esconder un pacto cierto, no lo dudes…, ¡los Reyes Magos existen!

El Observador DE LA ACTUALIDAD DE LA ACTUALIDAD

Dirección: Jaime Septién Crespo Dirección adjunta: Maité Urquiza de Septién Dirección de proyectos: Rogelio Hernández Murillo Jefe de redacción: J. Jesús García y García. Contraloría: María del Carmen Velasco de Uresti. Logística: Ricardo García Meza. Jefe de diseño: Diana Rosenda García Bayardo. Jefe de información: Omar Árcega Escobedo. Redactor asociado: Gilberto Hernández García. Jefatura de ventas: Patricia Flores de Aboytes. Asesor: Clemente Chauvet Flores. Jefe de circulación: José Trejo Hurtado. Coordinador de distribución: Agustín Morales Cabello. Diseño de publicidad: Octavio Espinosa Murillo. Crédito y cobranza: Fernando Maya Solano. Secretaria y suscripciones: Hilda Zendejas Frausto. Asistentes de dirección: María del Refugio Rojas de Hernández y Marcela Valenzuela de Adame. Agentes de distribución y cobranza: Carmelo Aguillón Sánchez, José Trejo Hurtado y Salvador González Núñez. Mensajería: Alfonso Sánchez y Arrieta. Asistente de oficina: María del Carmen Olvera Castro. Responsables: Matehuala (Circulación y contenido) P. Antonio Ruiz Domínguez. Tel (488) 882-3505. León (Circulación) Mario Ante Landín (477) 716-3648. Tuxpan (Circulación y contenido) P. Matías Reyes Salazar (783) 834-2016 El Observador de la actualidad. Publicación semanal de Clip Art de Querétaro, S. de R.L. de C.V. Reforma No. 48, Centro histórico, C.P. 76000, Santiago de Querétaro, Qro., Tels. (442) 214-1842, 224-1454 y 214-5475, lada sin costo fuera de Querétaro 01 800253 3501.- Correo electrónico: mensaje@elobservadorenlinea.com- Número de Certificado de Licitud de Título 9598.- Número de Certificado de Licitud de Contenido 6695.- Número de Reserva al Título en Derechos de Autor 1080200/2001.- Precio del ejemplar: $8.00.- Suscripción anual en la ciudad de Querétaro (aplican restricciones): $360.00 - Impresión: Compañía Periodística Meridiano, S.A. de C.V., Prol. Calzada 208 Col. Martinica, Tel. (477) 788-2115, León, Gto. Los artículos firmados son responsabilidad del autor. Permiso de publicación periódica, autorizado por SEPOMEX, número PP22-0001 Lada sin costo para nuestro lectores fuera de Querétaro: 01 800 253 35 01


El Observador

3

LA SAGRADA FAMILIA Y LAS FAMILIAS DE HOY

27 de diciembre de 2009, AÑO 15, No. 755

Sagrada Familia: modelo del amor filial «¡Cuán hermoso es para los esposos reflejarse en la Virgen María y en su esposo José!» REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

La Iglesia esta atenta e ilumina todas las situaciones, instituciones y expresiones humanas. Por tanto, no es indiferente ante la llamada célula social, es decir la familia y sus dinámicas. Una forma de aportar luces al modelo familiar que construya hombres y mujeres sanas es analizar la vivencia de la Virgen María, de san José y de Jesús, es decir, de la Sagrada Familia. A la sociedad del siglo XXI nos «habla de todo aquello que cada familia anhela auténtica y profundamente, puesto que desde la intensa comunión hay una total entrega amorosa por parte de cada miembro de la familia santa elevando cada acto generoso hacia Dios». Pero analicemos, partiendo de las reflexiones de Juan Pablo II, algunos rasgos familiares de María, José y Jesús. San José, padre solícito

San José fue el jefe de familia obediente a Dios. Muchas cosas no las comprendía, pero

la profundidad de su fe, su confianza, lo movía a la acción. Contra toda la lógica de su tiempo y del nuestro, desposó a una mujer que no conocía varón y ¡estaba embarazada! Emprendió la huída a Egipto cuando la vida de Jesús peligraba, regresa a Nazaret cuando entre sueños un ángel se lo ordena. «San José, casto esposo de Santa María, acoge a Jesús en su corazón paternal, educándolo, cuidándolo, amándolo como si fuere hijo suyo». Virgen María, modelo de entrega

La Virgen María es modelo de entrega a Dios «En la Anunciación, María responde con un Sí rotundo desde una libertad poseída, poniéndose en las manos de Dios. En Santa María vemos una continua vivencia de la dinámica de la alegría-dolor: criando, educando, siguiendo de cerca a su Hijo Jesús, mostrándole en todo momento un auténtico amor maternal.». Cuando parecía ser el final, ella está al pie de la cruz superando el temor con un

profundo amor; ella ánima a los apóstoles acobardados.

¿Qué tipo de familia eres?

Jesús, el hijo obediente

Por su parte, Jesucristo siempre se mostró obediente para con sus padres: « Vivía sujeto a ellos» (Lc 2, 51). Como niño, Él obedecía a su madre y a su padre adoptivo, y permanecía siempre junto a ellos. María y José fueron sus primeros educadores. Se puede pensar que en el episodio del templo Jesús desobedece a sus padres, pero no es así. «Demuestra en este hecho su plena independencia con respecto a todo vínculo humano cuando está de por medio el plan de su Padre y la misión que Él le ha encomendado»

REDACCIÓN DE EL OBSERVADOR

La Fundación Bofill, una organización catalana, realizó un estudio sobre los distintos tipos de familia. Los encargados de llevarlo a cabo fueron los expertos de un grupo encabezado por el catedrático de Sociología de la Universidad de Deusto, Javier Elzo. La investigación generó una tipología de cuatro clases de familias. La base de esta clasificación fueron sus ideas respecto a ciertos temas y sus maneras de actuar respecto a la educación de los hijos, el trato intrafamiliar, el diálogo con los vástagos y la pareja. Es interesante este ejercicio para analizar nuestras propias dinámicas familiares, potenciar lo positivo y erradicar lo negativo.

Pedagogía de la Sagrada Familia

María y José nos enseñan que el matrimonio es «una alianza entre el hombre y la mujer, alianza que los compromete a la fidelidad recíproca, y que se apoya en la confianza común en Dios. Se trata de una alianza tan noble, profunda y definitiva, que constituye para los creyentes el sacramento del amor de Cristo y de la Iglesia». En esta alianza «se vive un amor pleno que repercute en la formación de los hijos. La fidelidad de los cónyuges es, a su vez, como una roca sólida en la que se apoya la confianza de los hijos. Cuando padres e hijos respiran juntos esa atmósfera de fe, tienen una energía que les permite afrontar incluso pruebas difíciles, como muestra la experiencia de la Sagrada Familia». Confianza, comunicación, amor, responsabilidad, oración, fidelidad a Dios son algunas enseñanzas que la Sagrada Familia deja a los hombres y mujeres del siglo XXI. Sólo teniendo familias sanas y santas podremos construir la Civilización del Amor.

Familia «progresista» y extravertida

El primer estilo de Familia es la «progresista» y extravertida. Para ella la política es importante, se muestra favorable a la eutanasia, al aborto sin restricciones y a la legalización de la marihuana. Se muestra contraria a la pena de muerte y no da importancia a la religión y a servir a los demás. Generalmente presta poca atención a la educación de los hijos. Familia tradicional y familista

La familia tradicional y familista es el segundo tipo. Justifica la pena de muerte y ejerce algunos tipos de discriminación. Pone a la familia por delante de la política, valora la religión y el servicio a los demás. Además, no existen conflictos por los amigos de los hijos, su forma de vestir, el dinero o la hora de llegada. Generalmente están al pendiente de la educación de los hijos. Familia conflictiva

El tercer tipo es la familia conflictiva. Las tensiones surgen por el dinero, por los amigos de los hijos, por horarios. Las controversias verbales suelen terminar en palabras altisonantes, incluso en golpes. Se ocupan poco de la educación de los hijos, consideran poco importante a la política, no justifican el aborto. Familia armónica

El cuarto tipo de familia, la armónica, tiene los valores más positivos: mejor clima familiar, mejor relación con el centro docente; se encuentran satisfechos con la educación de los hijos y se interesan por ésta, son los más religiosos y altruistas. Los padres son los que usan el castigo correctivo con mayor frecuencia, su nivel educativo es medio y alto. Los hijos tienen una mejor convivencia social. Esta es una de muchas tipologías sobre la familia. Conviene hacer una autoanálisis en nuestras familias, pues lo mejor para nuestro medio ambiente particular es llegar al tipo armónico.

Dr. Jaime Silva Pedraza

ASOCIACIÓN MEXICANA DE IMPLANTES DENTALES

Certificado por A.D.M.F. como Cirujano dentista

U . N . A . M .



• Parodoncia • Endodoncia • Implantes dentales y oseos • Atención especializada a pacientes diabeticos

Más de 30 años de experiencia nos respaldan

Aprovecha tu aguinaldo e inviertelo en tu salud. Previa cita (442) 214 19 35 Ezequiel Montes sur 80-106 Centro. Querétaro, Qro.(Estacionamiento dos puertas antes) reciba un descuento al presentar este anuncio


4

LA SAGRADA FAMILIA Y LAS FAMILIAS DE HOY

27 de diciembre de 2009, AÑO 15, No. 755

El Observador

CARTA A UNOS PADRES

UNA APARIENCIA DE UNIÓN FAMILIAR

POR OMAR ÁRCEGA E.

POR CARMEN DE ANDRÉS / SonTusHijos .org

Queridos padres: Ahora Dios les ha dado la bendición, el regalo de unos hijos. Con este presente también llegan responsabilidades, retos y riesgos. Por responsabilidades no me refiero solamente a la manutención económica de la familia que han engendrado, eso no está en discusión. Me gustaría hablarles de lo que implica ser padres firmes y valientes. Son muchas las voces que, escudándose en un amor mal entendido, fomentan unas relaciones padres-hijos donde reina el no establecimiento de límites, las reglas básicas de convivencia son inexistentes y la indiferencia respecto al orden es la norma. El ejercicio de la paternidad y maternidad exige que los padres sean exigentes en los momentos adecuados y de la forma correcta. Muchos de los problemas de los hijos hoy en día son el resultado de confundir el ser buenos padres, es decir disciplinados, con ser padres light.

La voz de Juan Pablo II La labor educativa de la familia está siendo suJuan Pablo II, en su mensaje para la XXVIII Jornaplantada o complementada, según los casos, cada da Mundial de las Comunicaciones Sociales, decía: vez más por los medios de comunicación. Las pro«La televisión puede tener efectos negativos en la pias razones de ser del hogar parecen desvanecerse familia, aun cuando los programas televisuales en sí alrededor del aparato televisivo. La intimidad entre mismos no sean moralmente criticables. Ella puede unos y otros, la dignidad y la nobleza del hogar se llevar a los miemapagan en esas rebros de la familia a uniones puramente aislarse en mundos formales. privados, apartánLa psicóloga dolos de auténtiestadounidense cas relaciones inMarie Winn recoge terpersonales; los resultados de también puede dinumerosos estuvidir a la familia aledios de investigajando a los padres ción realizados en de los hijos, y a los su país, que hace hijos de los padécadas vienen dedres». nunciando el misFormar los hámo fenómeno: «el bitos de los niños 78% de los entre- La naturaleza de la vida social de la familia significará a veces, vistados reconoce simplemente, apaque no tiene lugar durante un programa de televisión podría gar el televisor ninguna conversa- describirse como nula, y parece que el porque hay cosas ción mientras están mejores para hacer, viendo televisión». aparato, cuando está encendido, domina por o porque la consicompleto la vida familiar Nula vida social deración por otros miembros de la familia lo exige, o porque la visión En dicho estudio se hace esta observación: «en indiscriminada o de un programa en concreto de telela mayoría de los hogares la atmósfera de la televivisión puede resultar dañina. sión es una quieta absorción por parte de los miembros de la familia que están presentes. La naturaleza No se trata de eliminar sólo los síntomas de la vida social de la familia durante un programa Con esto no quiero decir que la norma sea apagar podría describirse como nula, y parece que el aparasiempre la televisión. No se trata de condenar a los to, cuando está encendido, domina la vida familiar». medios sino de educar en su uso. Y educar en su uso Y es que, así como antes la familia se reunía en significará a veces inventar otras alternativas de ditorno a una mesa y al calor del hogar, hoy en día ese versión y entretenimiento cuando se apague el telecalor se ha transformado en la incesante atmósfera visor. humeante que desprende un aparato tecnológico. Sabemos que las recetas sirven cuando hay un Los datos son abrumadores: la media que un niño plan integral de salud, no cuando se busca eliminar o adolescente dedica semanalmente al consumo de sólo los síntomas. Es necesario un replanteamiento medios de comunicación (tv, internet, videojuegos, de la tarea de educar. Es preciso convencerse a fondo revistas) supera ya ampliamente el horario escolar. de que la educación, no la instrucción, es la tarea más Sin embargo, la atención que los padres prestamos a importante de los padres, de la escuela y de la socielos efectos de este «atracón o empacho tecnológidad. Nos encontramos ante una verdadera “emergenco» es mucho menor que la preocupación por el colecia educativa”, como decía Benedicto XVI en su cargio o los problemas de salud relativos a la alimentata Sobre la tarea urgente de la educación. ción de nuestros hijos.

Lo light no es siempre lo mejor

Los padres light trabajan muy duro con el fin de ofrecerle todo a sus hijos, pero lo que necesitan éstos son padres que trabajen duro en ellos mismos para darles lo mejor de sí. Los padres light se miden por lo mucho que gastan en sus hijos, mientras que los padres auténticos se miden por lo que gana su familia con su trabajo. Los padres light hacen lo posible por resolverles todos los problemas a sus hijos con el argumento de que aún no son capaces, mientras que los padres auténticos los dejan enfrentarlos, permitiéndoles aprender de ellos, y todo esto repercute en la propia madurez de los individuos. Los padres light tratan de evitarles sufrimientos a los hijos, mientras que los padres auténticos procuran dotarlos de las herramientas necesarias para superarlos. Los padres light se miden por los beneficios económicos que su éxito profesional le ofrece a su familia, mientras que los padres auténticos lo que tienen en cuenta es qué Los padres light ceden ante precio están pagando sus los caprichos más absurdos hijos por su éxito profesional. e insulsos de los hijos, Los padres light se escreyendo equivocadamente fuerzan tanto en ser amigos de sus hijos que terque consentir todo es el minan diluyendo su autorostro del amor. Además, se ridad en una «amistad» esfuerzan tanto en ser amigos donde no se tiene fuerza para la corrección y la guía de sus hijos que terminan para el camino recto. Los padres auténticos saben perdiendo su autoridad generar confianza en sus hijos para que estos les comenten sus inquietudes, temores y «hazañas», pero saben que ante todo son padres y eso significa que cuando sea necesario se debe reprender antes que guardar un silencio cómplice. Los padres light ceden ante los caprichos más absurdos e insulsos de los hijos, creyendo que consentir todo es el rostro del amor; los padres auténticos saben decir «no» y, de ser necesario, dan razones de su negativa, tienen claro que amar es algunas veces negar. La tarea

Ahora inician el arduo camino de la formación de sus hijos. Las acciones que realicen u omitan repercutirán en la forma de ver y actuar en el mundo de sus retoños. Todos los padres anhelan tener hijos sanos, responsables, maduros, pues todo esto son condiciones para vivir aquello tan esquivo nombrado «felicidad». Los padres light no crean las condiciones para que los hijos crezcan en un entorno de amor, responsabilidad y autocontrol. Los padres auténticos dotan a los pequeños de las herramientas para vivir con alegría, con libertad, para generar y recibir amor. Esa es la grave responsabilidad que cae sobre ustedes. Con la oración, la vivencia de los sacramentos, la comunicación y la confianza llevarán a buen puerto la educación de sus pequeños.

El reto de ser padre en el siglo XXI El rol que tradicionalmente se ha otorgado al papá ha generado que muchos hombres se pierdan la experiencia de acompañar a sus hijos POR OMAR ÁRCEGA E.

Una familia sana es fruto de adecuadas relaciones entre sus miembros. En este sentido, la comunicación e interdependencia de la figura paterna es un eje donde la seguridad, la confianza y el amor pueden inculcarse en los niños.

Afortunadamente, esta situación va cambiando. Cada día son más los padres presentes en el quirófano en el momento del nacimiento de sus hijos, en los cursos prenatales y de posparto para capacitarse en el cuidado del bebé.

Una vieja cultura

Presencia amorosa

Tradicionalmente se ha otorgado al padre dos roles: el de proveedor, de encargado de satisfacer las necesidades económicas de la familia, y el de ser «el duro», el que impone una disciplina incluso con exceso de fuerza. Esto ha generado que muchos hombres se pierdan la experiencia de acompañar y ver crecer a sus hijos, pues, absorbidos por el ámbito laboral, temerosos o incapaces de mostrar su emocionalidad, mantienen distancia con los hijos.

Se necesitan dos para engendrar un hijo. También se necesitan dos para su desarrollo. La intuición femenina interpreta las señales de temor en el infante y con mimos lo tranquiliza y conduce suavemente. La voz del padre da seguridad, confianza en el porvenir, establece los límites de la conducta infantil, y cierra el círculo del amor que debe rodear al niño. El padre proporciona un elemento único y esencial en la crianza del hijo y su influencia es poderosa

en la salud emocional. La madre le dice: «con cuidado», y el padre le dice «uno más», al estimular al pequeño a subir otro peldaño para que llegue a la cima. Juntos, padre y madre guían al retoño en el camino de la vida. El padre debe estar abierto a las necesidades psíquicas y emocionales del infante. Debe tener las habilidades para dialogar con él, apoyarlo, motivarlo; la empatía para entender las razones y temores del hijo. Le guía sin agresividad, con firmeza motivada y razonada; propicia el ambiente que le permita al infante el desarrollo de su potencial en un marco de libertad, no de dominación. Es figura presente en cada peldaño que el hijo avanza; presencia amorosa, fuerza inspiradora, ese es el reto de los padres del siglo XXI.


El Observador

LA SAGRADA FAMILIA Y LAS FAMILIAS DE HOY

27 de diciembre de 2009, AÑO 15, No. 755

«PAPÁ, QUIERO SER COMO TÚ…» Mi hijo nació hace pocos días, llegó a este mundo de una manera normal.Pero yo tenía que viajar, tenía tantos compromisos... Mi hijo aprendió a comer cuando menos lo esperaba. Comenzó a hablar cuando yo no estaba. ¡Cómo crece mi hijo de rápido! ¡Cómo pasa el tiempo! Mi hijo, a medida que crecía, me decía: «Papá , algún día seré como tú. ¿Cuándo regresas a casa, Papá ?» «No lo sé, hijo. Pero cuando regrese jugaremos juntos... ya lo verás». Mi hijo cumplió diez años hace pocos días, y me dijo: «Gracias por la pelota, papá. ¿quieres jugar conmigo?» «Hoy no, hijo... Tengo mucho que hacer».

ICEBERG

«Está bien, papá. Será otro día», y se fue sonriendo; siempre en sus labios las palabras «yo quiero ser como tú». Mi hijo regresó de la universidad el otro día, todo un hombre. «Hijo, estoy orgulloso de ti, hablemos un poco». «Hoy no, papá. Tengo compromisos. Por favor, préstame el automóvil para visitar a algunos amigos». Ya me jubilé y mi hijo vive en otro lugar. Hoy lo llamé: «¡Hola, hijo! Quiero verte». «Me encantaría, padre, pero es que no tengo tiempo. Tú sabes: mi trabajo, los niños... Pero gracias por llamar, fue hermoso oír tu voz». Al colgar el teléfono me di cuenta que mi hijo era como yo. Fuente: Aciprensa

Tips para ser buenos padres Demuéstrales lo mucho que los quieres. Haz ver a tus hijos que tu amor es incondicional y que no está supeditado a las circunstancias. Sólo quien recibe amor es capaz de transmitirlo. No se van a malcriar porque reciban muchos mimos. Eso no implica que dejen de respetarse las normas de convivencia. Mantén un buen clima familiar. Es mejor evitar discusiones en su presencia, pero cuando sean inevitables hay que explicarles, en la medida que puedan comprenderlo, qué es lo que sucede. Si nos callamos, podrían pensar que ellos tienen la culpa. Si presencian frecuentes disputas entre sus padres pueden asumir que la violencia es una fórmula válida para resolver las discrepancias. Educa en la confianza y el diálogo. Para que se sientan queridos y respetados, es imprescindible fomentar el diálogo. Una explicación adecuada a su edad, con actitud abierta y conciliadora, puede hacer mucho. Predica con el ejemplo. Existen muchos modos de decirles a

nuestros hijos lo que deben o no deben hacer, pero, sin duda, ninguno tan eficaz como poner en práctica aquello que se predica. Es un proceso a largo plazo, porque los niños necesitan tiempo para comprender y asimilar cada actuación nuestra, pero dará excelentes resultados. No olvidemos que ellos nos observan constantemente y «toman nota». Comparte con ellos el máximo de tiempo. Hablar con ellos, contestar sus preguntas, enseñarles cosas nuevas, contarles cuentos, compartir sus juegos... es una excelente manera de acercarse a los hijos y ayudarles a desarrollar sus capacidades. Cuanto más pequeño sea el niño, más fácil resulta establecer con él unas relaciones de confianza que sienten las bases de un futuro entendimiento óptimo. Acepta a tu hijo. Cada niño posee una personalidad propia que hay que aprender a respetar. A veces los padres se sienten defraudados porque su hijo no parece mostrar esas cualidades que ellos ansiaban ver reflejadas en él; entonces se ponen nerviosos y

5

experimentan una cierta sensación de rechazo, que llega a ser muy frustrante para todos. Enséñales a valorar y respetar lo que le rodea. No es preciso mantener un ambiente de disciplina exagerada, sino una buena dosis de constancia y naturalidad. Si se les enseña a respetar las pequeñas cosas —ese jarrón de porcelana que podrían romper y hacerse daño con él, por ejemplo—, irán aprendiendo a respetar su entorno y a las personas que le rodean. Elógiales más. Reconocer y alabar es mucho mejor que lo que se suele hacer habitualmente: intervenir sólo para regañar. Siempre mencionamos sus pequeñas trastadas de cada día. ¿Por qué no resaltar todo lo positivo que los hijos hayan realizado? No pierdas la paciencia. Difícil, pero no imposible, Por más que parezcan estar desafiándote con sus gestos, sus palabras o sus negativas, nuestro objetivo prioritario ha de ser no perder jamás los estribos. Extractado de Aciprensa

Jorge y Elena festejaron su aniversario de bodas haciendo un crucero por Alaska. Me imaginé que aquello habrá sido un poco frío, pero la narración que nos hicieron fue de verdad interesante. Desde luego, vieron esquimales, focas y un solo oso polar —al parecer no hay ya muchos, y los pocos que hay se han internado más al norte en busca de su alimentación—. De cualquier forma, las fotos eran impresionantes y de una belleza casi desconocida para nosotros, habitantes del México calientito. Cuando Jorge narraba sus encuentros con los enormes icebergs, moles de hielo flotante mucho más grandes que el barco en el que viajaban, no dejaba de externar su fascinación ante ese bello espectáculo. El capitán del barco comentó cómo su radar prevenía con mucha anticipación el encuentro con esas moles, además de tener una ayuda satelital que determina el curso que llevan, evitando así cualquier encuentro demasiado cercano. El capitán comentó cómo los icebergs se desplazan majestuosamente desde las frías aguas del norte hacia templadas aguas donde acaban fundiéndose. Su experiencia marinera le permitió afirmar que ni el más fuerte viento desvía de su curso a las enormes islas de hielo flotante. Lo que impulsa al iceberg son las corrientes submarinas, cuyo curso está perfectamente definido gracias a toda esa estructura inteligente con la que Dios dotó a su Creación. Las corrientes marinas están constituidas por billones y trillones de gotitas que empujan las enormes moles. Cada gotita sola sería incapaz de mover al iceberg, pero unidas lo desplazan sin descanso. Jorge y Elena se congratularon al escuchar al capitán —hombre recio, de tez blanca con mejillas notablemente rosadas— cuando les comentó que, así como al iceberg, la historia de la humanidad es encaminada hacia un destino animado por la voluntad divina. Ciertamente nosotros podemos libremente escoger quedarnos en las regiones heladas del individualismo, el hedonismo y el materialismo; pero si nos «abandonamos» a la fuerza del dueño de la historia, seremos conducidos a plácidas y cálidas regiones donde abunda la vida. Las gotitas que mueven la historia hacia su hermosa finalidad son las cosas pequeñas que hacemos nosotros todos los días; las que hacemos en la profundidad de nuestras vidas, y en el silencio de la actividad cotidiana son las pequeñas tareas bien hechas, son los pequeños detalles de amor en nuestra convivencia hogareña, son las buenas maneras en el trato con los de la oficina, es el ceder el paso al vehículo que tiene prisa, es la plática casual con quien nos acompaña en la fila ante la ventanilla o en las duras bancas de espera en los consultorios del Seguro Social. Las gotitas que impulsan la historia son las poderosas oraciones de los padres por la salud y la bondad de sus hijos, son las bendiciones de la esposa al esposo cuando sale al trabajo, son los pequeños «guiños» que le hacemos al Señor cuando nos acordamos de Él durante el día. Muchos dicen que estamos mal, que hay muchas cosas malas alrededor nuestro, que los valores se han perdido, que los malos se imponen, etc. Sí, sin duda, todo eso pasa, y es como un poderoso viento que conmueve todo,… todo lo que está encima; pero no mueve lo que tiene profundidad, no afecta a quien no se detiene y empuja con alegría consciente de que su esfuerzo se une a millones de hombres y mujeres que en todo el mundo saben que nuestros esfuerzos corresponden a la voluntad de Dios, dueño y señor de la historia. Si, soy una ínfima gotita de la enorme corriente divina que mueve la historia, uno mi voluntad y mi inteligencia a la voluntad y a la inteligencia del creador de la historia, el que domina las tormentas, el que se hace el dormido para que nosotros constatemos su providencia al llamarlo.


6

LA SAGRADA FAMILIA Y LAS FAMILIAS DE HOY

27 de diciembre de 2009, AÑO 15, No. 755

El Observador

El divorcio es un homicidio emotivo hacia los hijos «Como nunca antes, Satanás está destruyendo las familias, haciendo trizas los lazos que mantienen unidos sus miembros» La siguiente entrevista se la hizo Nicky Eltz a María Simma (1915-2004), seglar cuyo carisma —aprobado por su obispo— era ver a las almas del Purgatorio e interceder por ellas. Responde aquí conforme lo que aprendió de su trato con las ánimas. Una vez más recordamos a nuestros lectores que las revelaciones privadas no son dogma de fe. En un matrimonio en donde la esposa sufre mucho a causa del marido, o viceversa, ¿es justo que un cónyuge abandone al otro? «Puede dejarlo, pero ciertamente es mejor si no lo hace. Debería de ofrecer este sufrimiento. Naturalmente, está entendido hasta qué punto el sufrimiento es voluntad de Dios. Es Dios quien escoge sus propios mártires y no somos nosotros quiénes para establecerlos». ¿Qué diferencia hay en el ámbito espiritualentre una pareja casada por la Iglesia y una pareja no casada por la Iglesia o no casada? «La bendición de Dios, las promesas matrimoniales, la Misa nupcial y la presencia y apoyo de los parientes son todas gracias muy eficaces. La ausencia de uno o más de estos factores puede comprometer la fuerza de la unión. «Es frecuente que el cónyuge difunto se presente al otro cónyuge para acompañarlo hacia la vida eterna en el momento del traspa-

so. ¡El verdadero amor, santo y desinteresado, no muere nunca, nunca! Este tipo de amor no puede presentarse más que cuando Dios ha bendecido la boda». ¿Qué dicen las ánimas del Purgatorio respecto del divorcio? «Dicen que el divorcio es uno de los pecados más graves contra Dios mismo. Es un acto que trae grandes sufrimientos para todos, especialmente para los inocentes. No es otra cosa más que el homicidio espiritual, emotivo y mental del don divino más grande, el de hacernos partícipes de la creación de la vida, nuestros hijos. Ningún hijo de divorciado llegará a la plenitud que Dios había planeado para él. En este siglo, millones de veces más que nunca antes, Satanás está destruyendo las familias, haciendo trizas los lazos que mantienen unidos a los miembros de una familia en el plan de Dios, y haciendo pedazos a los bebés. «¡Oh, Señor, ten piedad de aquellos que saben lo que hacen! Mientras que, por nuestra parte, tenemos el deber de informar a aquellos que no conocen la gravedad de lo que están haciendo». ¿Le han hablado las ánimas del movimiento feminista? «La mujer puede competir con el hombre en el mundo secular encondiciones iguales y perseguir una carrera siempre y cuando la familia no sufra de ninguna manera. En este campo, tanto la mujer

como el hombre pueden transgredir muy gravemente. Si los hijos o el cónyuge son desatendidos, el otro tendrá mucho que sufrir por esto más tarde. Éste es definitivamente un pecado grave puesto que conlleva a la división». ¿Alguna vez le hablaron las ánimas sobre los castigos corporales infligidos a los niños? «Sí. Las ánimas me dijeron que las nalgadas y las bofetadillas son necesarias y hacen bien cuando se

Un divorcio, un acto de violencia, la infidelidad, etcétera, si no son reparados rápidamente y de fondo, serán repetidos más tarde como cosa aceptable y normal por el niño. trata de un niño testarudo y desobediente. La bofetada no es dañina y será rapídamente olvidada al nivel consciente, mientras que las consecuencias de la terquedad quedarán registradas en el fondo del subconsciente por muchísimo tiempo. Está claro que las cachetaditas deben ser dadas con medida; si no se dan y se espera a que el niño crezca, será demasiado tarde y los padres tendrá que sufrir

de parte de los hijos. El niño que recuerda la bofetada dada a los dos, tres o cuatro años, no necesitará más que una mirada del padre para corregirse. Hay muchos padres que se dan cuenta hoy de los infelices resultados de su tolerancia excesiva. La violencia física perpetrada en una familia es un pecado gravísimo contra el amor, pero una disciplina corporal ejercitada correctamente es una necesidad permitida por Dios si se da a la edad y en el momento precisos». ¿Uu pecado cometido en perjuicio de un niño tiene más peso que el cometido contra un adulto? «Ciertamente. Los pecados cometidos en perjuicio de un niño, si no son reparados rápidamente y de fondo, serán repetidos más tarde como cosa aceptable y normal por el niño. Esto es porque el modelo paterno es fuertemente enraizado y poderoso. Un divorcio o un acto de violencia, de falta de honestidad, de infidelidad, de calumnia, etc., pueden causar una reacción en cadena del mismo tipo entre los descendientes. Ser padres es una tarea mucho más seria de lo que la sociedad de hoy cree». Muchos afirman que los padres cristianos son demasiado autoritarios con sus hijos. ¿Qué respondería? «Son tantos los padres que ejercitan una autoridad excesiva con los propios hijos y que no son cristianos, que por lo tanto esta

afirmación no es sustentable. Los padres cristianos deben ser personas a quien se les atribuya autoridad y no autoritarismo». ¿Qué responde a muchos padres cristianos que dicen que son los hijos, cuando crezcan, quienes deben elegir la religión que les agrade? «Les contesto que están simplemente permitiendo a Satanás, presente en la sociedad secular, desviarlos de la verdad absoluta de nuestro Dios-Amor. ¿Qué padre amoroso y atento dejaría al hijo la libertad de escoger entre un alimento sano y nutriente, y uno que lentamente debilita, envenena y mata? ¿Qué padre privaría voluntariamente a su hijo del amor? La actitud de los padres que dicen y hacen una cosa de este tipo indica que Dios mismo es ignorado, y cuando este pecado tiene lugar también se le ofende profundamente». ¿Hay algo que las ánimas digan que debe ser impartido o no impartido en la escuela? «Las ánimas definitivamente han condenado la educación sexual en las escuelas. Esta es responsabilidad de los padres en cuanto los hijos comiencen a hacer preguntas. Este aspecto educativo debería ser algo pertinente solamente a los padres porque los muchachos pueden aprender el valor del amor duradero solamente de los padres».


El Observador

LA SAGRADA FAMILIA Y LAS FAMILIAS DE HOY

27 de diciembre de 2009, AÑO 15, No. 755

7

La Sagrada Familia... ¿Cómo habrá sido su vida cotidiana? Si bien, como advirtiera el cardenal Ratzinger el 17 de abril de 1993 como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, los escritos místicos de María Valtorta (1897-1961) «no pueden ser considerados de origen sobrenatural», sino que «son simplemente la forma literaria utilizada por la autora para narrar en su propia forma la vida de Jesús», también es verdad que dicha Congregación no han visto en ellos algo contrario a la fe y la moral. Por eso publicamos este extracto de «La Sagrada Familia en Egipto», como un sencillo ejercicio que nos permita imaginar cómo era la vida cotidiana de Jesús, María y José, y sacar algunas lecciones para las familias de hoy. «El lugar es Egipto. No tengo dudas, porque veo el desierto y una pirámide. «Veo sobre el terreno una casucha de un solo nivel, pintada de blanco. Una pobre casa de gente muy pobre. Los muros apenas aplanados y pintados con una mano de cal. La casa está en medio de un poco de terreno arenoso rodeado de una estacada de cañas clavadas en el suelo. «En este poco de terreno ha sido cultivado pacientemente, a pesar de lo árido y duro, un huertecillo. Veo las modestísimas verduras en los pocos arriates del centro. Está amarrada una cabrita blanca y negra, que come las hojas de algunas ramas puestas en el suelo. «Cerca de allí, sobre una estera extendida en el piso, está Jesús niño. Me parece que tiene como dos años, o dos y medio como máximo. Juega con algunos pedacitos de madera tallados, que parecen ovejitas o caballitos, y con algunas virutas de madera clara. Con sus manos trata de poner estas virutas de madera en el cuello de sus animalitos. «Tiene puesta una especie de larga camisita blanca, que con seguridad es su túnica. En los pies, por ahora, no tiene nada. Las minúsculas sandalias también le sirven de juguetes al Niño, quien pone sus animalitos dentro de las sandalias y jala de las correas como si fuese un carrito. «Un poco más allá está la Virgen. Está tejiendo en un rústico telar y cuidando al Niño. Veo sus manos delgadas ir y venir manejando la lanzadera sobre el tejido, y su pie, calzado con sandalias, mueve el pedal. Está vestida de una túnica color flor de malva. Tiene la cabeza descubierta. «En cierto momento se levanta y se inclina sobre el Niño, al cual le pone las sandalias y se las amarra con cuidado. Luego lo acaricia y lo besa sobre la cabeza y en los ojitos. Luego regresa a su telar, extiende sobre la tela y sobre la trama una cubierta, toma el banco y lo lleva a casa. «Se ve que el trabajo ha terminado y se acerca la noche. María regresa. Toma de la mano a Jesús y lo hace que se levante de su estera. El Niño obedece sin resistencia. Mientras la mamá recoge los juguetes y la estera y los lleva a casa, Él corre hacia la cabrita y le pone los brazos en el cuello. La cabrita restriega su hocico en el hombro de Jesús. «María regresa. Ahora tiene un largo velo sobre la cabeza y un ánfora en la mano. Toma a Jesús por la mano. «Veo que enfrente de la casa el cercado se interrumpe por una rústica puerta, que María abre para salir al camino. Se encaminan hacia una cisterna o pozo, que está a algunas decenas de metros más arriba. «Observo que por el camino avanza un hombre no demasiado alto pero fornido. Reconozco a José, que sonríe. «Al ver a Jesús y María, apresura el paso. Tiene en el hombro izquierdo una especie de sierra, y en la mano lleva otras herramientas de su oficio. Tiene una túnica de un color entre avellana y marrón. En los pies lleva sandalias. «María sonríe y el Niño da grititos de alegría. Cuando los tres se encuentran, José se inclina ofreciendo al Niño

una fruta que parece una manzana. Luego le extiende los brazos, y el Niño deja a su mamá y se anida en los brazos de José, inclinando la cabeza en el hueco del cuello de José, quien lo besa y es besado. «Olvidaba decir que María se había apresurado a tomar las herramientas de trabajo de José, para dejarlo libre y que abrazara al Niño. Luego José, que se había acuclillado para ponerse a la altura de Jesús, se levanta, retoma con la mano izquierda sus herramientas y sostiene sobre su robusto pecho, con el brazo derecho, a Jesús. Se encamina hacia la casa, mientras María va a la cisterna a llenar su ánfora. «Mientras tanto, en el interior de la casa José deja al Niño, toma el telar de María y lo lleva a la casa, luego ordeña a la cabrita. Jesús observa atentamente estas actividades. «La noche llega. José entra en la casa, en una parte que debe ser taller, cocina y comedor juntos. Se ve que la otra parte debe estar destinada a los dormitorios. Se ve un banco de carpintero, una pequeña mesa, algunos bancos, repisas con una poca de vajilla y dos lámparas de aceite. En un rincón está el telar de María. Hay mucho orden y limpieza. Es una morada paupérrima; sin embargo, muy limpia. «Ésta es una observación que hago: en todas las visiones referentes a la vida humana de Jesús, he notado que tanto Él como María, José y Juan son siempre ordenados y limpios en sus vestimentas y en el rostro y cabeza. «María regresa con el ánfora, entra y cierra la puerta. La estancia es iluminada por una lámpara que José ha encendido y puesto sobre su banco de carpintero, donde se inclina a trabajar nuevamente en unas pequeñas tablas, mientras María prepara la cena. Jesús, con las manos apoyadas en el banco, observa lo que José está haciendo. «Después de haber rezado, se sientan a la mesa. Es José quien ora y María responde. Pero no entiendo nada. Debe ser un salmo. Aunque dicho en un idioma que me es totalmente desconocido. «Ahora la lámpara está sobre la mesa. María tiene en su regazo a Jesús, a quien da de beber leche de la cabrita, mojando pedazos de pan cortados de una hogaza gorda. Parece pan hecho con centeno o cebada. Por su parte, José come pan y queso, un pedazo de queso y mucho pan. Luego María pone a Jesús sentado en un banquito cerca de ella y coloca en la mesa las verduras cocidas. Ella come después que José se ha servido. Jesús mordisquea tranquilamente su manzana y sonríe. La cena termina con aceitunas o dátiles —para ser aceitunas son demasiado claras y para ser dátiles están demasiado duros—. Nada de vino. Es la cena de gente pobre. Pero es tanta la paz que inunda esta estancia, que la visión de ningún palacio podría igualarse». Reflexión

Dice Jesús a María Valtorta: «La lección, a ti y a los demás, es una lección de humildad, de resignación y de gran armonía. Presentada como ejemplo para todas las familias cristianas, especialmente a las familias cristianas de esta particular y dolorosa época. Muchos, tan sólo porque son de los ‘medianos’ fieles

que oran y me reciben en la Eucaristía, que oran y comulgan por ‘sus necesidades’, no por las necesidades de las almas y por gloria de Dios —porque es muy raro quien al orar no sea egoísta— muchos pretenderían tener una vida material fácil, próspera y feliz. «José y María me tenían a Mí, Dios verdadero; sin embargo, [en Egipto] no tuvieron siquiera el pobre bien de ser pobres pero en su patria, en su pueblo donde, por ser conocidos, era más fácil encontrar trabajo. «Con todo, tú los has visto, en esa casa prevalece la serenidad, la sonrisa, la concordia, y de común acuerdo se busca hacerla más agradable, incluso el pobre huerto, para que sea lo más semejante al que se dejó. Hay tan sólo un pensamiento: que a Mí sea menos desfavorable la Tierra. Amor de creyentes y de padres que se expresa en miles de cuidados, que van desde la cabrita, comprada con muchas horas extras de trabajo, a los juguetes hechos con los sobrantes de la madera, a la fruta comprada sólo para Mí, negándose ellos un bocado de alimento. «En esa casa no hay nerviosismos, disgustos, caras largas, y no hay reproches recíprocos y mucho menos hacia Dios, que no los llena de bienestar material. José no reprocha a María que sea la causa de sus dificultades, y María no reprocha a José porque no sabe darle un mayor bienestar. Se aman santamente, eso es todo, y por eso su preocupación no es el propio bienestar, sino el del cónyuge. «En esa casa se oraba. Ahora, en las casas se ora demasiado poco. Amanece y llega la noche, empiezan las labores y os sentáis a la mesa sin un pensamiento para el Señor, que os concede permiso de ver un nuevo día, de poder llegar a la nueva noche, que ha bendecido vuestro cansancio y os ha concedido que se convirtiese en medio para tener la comida, el fuego, la ropa, un techo, todo esto tan necesario a vuestra humanidad. Siempre es bueno lo que viene de Dios. Incluso si es pobre y escaso, el amor le da sabor. «En esa casa había sobriedad. Habría habido aunque el dinero no faltase. Se come para vivir, no se come para darle gusto al paladar con la avidez de la gula y con caprichos de golosos, que se llenan al máximo y derrochan dinero en alimentos costosos sin un pensamiento para quien está escaso de alimento o de plano privado de él. «En esa casa se amaba el trabajo. Se amaría aunque hubiera dinero abundante, porque en el trabajo el hombre obedece al mandato de Dios y se libera del vicio que como hiedra tenaz envuelve y sofoca a los ociosos, que son semejantes a piedras inmóviles. «En esa casa reinaba la humildad. María habría tenido miles y miles de razones para ensoberbecerse. Muchas mujeres lo hacen tan sólo por ser un poco más cultas, o de origen más noble, o de fortuna superior a la del marido. María es Esposa y Madre de Dios; sin embargo, sirve —no se hace servir— al cónyuge, y es todo amor para él. José es el jefe de la casa. No obstante, es diligente en aligerar el cansancio y las labores a María, y las más humildes ocupaciones de una casa las hace él para que María no se canse».


8

CULTURA

27 de diciembre de 2009, AÑO 15, No. 755

EJERCICIOS DE COMPRENSIÓN

ALFONSO REYES: «ESCRIBO COMO RESPIRO» POR J. JESÚS GARCÍA Y GARCÍA

Para mí el mejor prosista de la lengua española de éste y del otro lado del Atlántico sigue siendo el mexicano Alfonso Reyes... Si tuviera que decir quién ha manejado mejor la prosa española, en cualquier época, sin excluir a los clásicos, yo diría inmediatamente: Alfonso Reyes... Lo cierto es que después de Reyes uno tiene que escribir el español de un modo distinto. JORGE LUIS BORGES Alfonso Reyes Ochoa (Monterrey, N. L., 17 de frustrados. En cambio, recibió numerosas condecoramayo de 1889 – Ciudad de México, 27 de diciembre de ciones y doctorados honoris causa. José Luis Martí1959) «es autor de una obra monumental en su exten- nez, erudito bibliógrafo, hizo un recuento de la obra sión, compleja en sus derivaciones y dueña de un de Reyes: 21 libros de versos, 88 de crítica, seis de ascendiente que ha ido creciendo en el espacio y con novelística, 24 de teoría literaria y así hasta completar el tiempo», afirma Adolfo 202 volúmenes que fueCastañón. «Su poesía es ron publicados como títuconcisa, sobria, insinuanlos independientes (el te. Su prosa es oro moliFondo de cultura Econódo», añade Enrique Anmica ha publicado 26 toderson Imbert. mos de las Obras compleLos motes que se le tas de Alfonso Reyes). asignan son de antología. Alfonso Reyes y la fe Él se llamaba a sí mismo Los ateos de verdad, «Hermano menor de la pasi los hay, seguramente labra»; Castañón lo apopiensan que con la muerdó «Caballero de la voz te se entra en la nada (o errante»; Julio Cortázar, que uno renace en un ani«El Erasmo mexicano»; mal o en cualquier otra Octavio Paz, «El jinete del Se cumplen 50 años de su fallecimiento cosa). Pero los cristianos aire»; y Emmanuel Carballo, «Centauro de los géneros», porque —arguye— tenemos a la salvación eterna del alma como uno de «intercala el ensayo en la ficción y la ficción en el los conceptos fundamentales de nuestra doctrina. Y ensayo, la poesía en todos sus textos». Pero hay un nuestra meta es obtener dicha salvación. Mas no sosobrenombre muy certero que a Reyes le colgó José lemos ser tan egoístas que cada uno piense únicaAlvarado: «El fantasma». Lo explica Alvarado por el mente en sí mismo. Quisiéramos que nuestros pariendon de ubicuidad que habría tenido don Alfonso tes, amigos y personas a las que admiramos se salvacuando algunos lo suponían refugiado (y apoltrona- ran también a fin de que un día estemos juntos, aledo) en Grecia, y la verdad es que se encontraba ente- gres y revestidos de gloria, en la comunión de los ramente y con todos sus ánimos en la patria y a favor santos. Alfonso Reyes nació en un hogar encabezado por de ella; porque —señala Borges— «le han echado en cara el hecho de que no se ocupara exclusivamente o un masón de alto coturno. Pese a ello, fue bautizado, continuamente de temas mexicanos, aunque escribió como lo había sido su hermano Bernardo. Pero, llegamucho sobre México; y hay gente que no le ha per- do el tiempo de hacer la Primera Comunión, se negó a donado que haya sido traductor de La Ilíada y La ello argumentando que era un librepensador. Después Odisea». Xavier Villaurrutia reivindica al regiomonta- quedarían documentadas las censuras que en compano: «los vientos extranjeros... han contribuido a en- ñía del dominicano Pedro Henríquez Ureña hacía de sanchar sus pulmones, a regular, sana, perfecta, su fulanito o de menganito porque éstos pertenecían al catolicismo y no querían «liberarse» de él («tú sabes respiración». De la opulenta biografía de Alfonso Reyes extrai- —comentaba Henríquez Ureña— que eso es grave go algunos datos: se tituló de abogado en la Univer- para mí»). Más adelante se situó Reyes en la toleransidad Nacional de México, en 1913. Antes, en 1909, cia y en el respeto ideológico, pero en general parecía con otros escritores de su edad, fundó el Ateneo de cuidarse mucho de formular algo que se pereciera a la Juventud; se casó en 1911 con Manuela Mota y al una confesión religiosa. Finalmente, rechazó los auxiaño fue padre por única vez. Sufrió, en el ya dicho lios espirituales al morir. ¿Se habrá condenado Alfon1913, la muerte de su progenitor, el general Bernardo so Reyes? Yo espero que no, gracias a esa oportuniReyes, quien había sido ministro porfirista y gober- dad que el hombre tiene de ponerse bien con Dios nador de Nuevo León, durante un intento por derro- hasta el ultimísimo momento de la entrega de su espícar al presidente Madero. Alfonso fue entonces nom- ritu. Octavio Paz veía en Reyes indiferencia frente al brado segundo secretario de la legación mexicana en París por Victoriano Huerta y a fines de 1914 pasó a cristianismo. Pero, ¿cómo podría tenerla en un occiMadrid, donde se dedicó enteramente a escribir. Allí dente tan enteramente empapado de cristianismo? Su trabajó en el Centro de Estudios Históricos bajo la obra revela a un creyente a pesar suyo, conocedor de dirección de don Ramón Menéndez Pidal, en el perió- episodios bíblicos y de la doctrina cristiana arriba del dico El Sol de José Ortega y Gasset, tradujo para la promedio, ortodoxo en ocasiones, relator de algunas afamada editorial Calleja e hizo modernizaciones de vidas de santos a los que respeta, y autor de unos obras clásicas. En 1920 fue nombrado segundo se- pocos poemas religiosos de los que en esta página cretario de nuestra legación en España. Poco des- transcribimos dos. En su Cartilla moral reconoce: «La moral de los pués ascendió a encargado de negocios, ministro en Francia (1924-1927), embajador en Argentina (1927- pueblos civilizados está toda contenida en el Cristianismo». Una vez escribió a unos colegas: «Que em1930, 1936-1937) y en Brasil (1930-1936). En 1938 regresó a México, organizó la Casa de piece yo firmemente a creer en Dios, y todo habrá España (hoy Colegio de México), obtuvo el Premio cambiado, todo». Y al padre Gabriel Méndez PlancarNacional de Literatura, presidió la Academia Mexica- te, quien pretendía atraerlo al redil, le contesta en unos na y fue miembro del Colegio Nacional. En 1949 Ga- versos: «no te preocupes por mí, soy una oveja disbriela Mistral lanzó la candidatura de Reyes para el traída, no perdida». Por algo afirma Enrique Anderson Premio Nobel de Literatura, pero no encontró el debi- Imbert: «Alfonso Reyes es un escritor clásico por la do respaldo de la intelectualidad mexicana. En años integridad humana de su vocación, por su serena fe posteriores y hasta su muerte estuvimos considerán- en la inteligencia, en la caridad, en los valores eternos dolo abocado al codiciado premio pero quedamos del alma». Lo que no es poco decir.

El Observador

Dos sonetos religiosos de Alfonso Reyes Señor, mi Dios, corona de los mundos, rey de la Biblia, voz de los arcanos: hiéreme con tus dientes iracundos, úsame como una de tus manos; dame obras que cumplir, hazme profundos signos con que me atiendan mis hermanos, o hazme volar como haces con los granos hasta la tierra en que han de ser fecundos. Asombros quiero porque estoy lloroso, y de Tu Majestad sentir las huellas para seguir mi rumbo sin reposo. Surge, pues, con tu azote de centellas, y sobre el universo clamoroso ruede tu carro castigando estrellas.

¡Loado seas, fuerte Dios de los oprimidos que a cada uno hablas su lengua natural! Seduces al sensual por todos los sentidos y alcanzas con la idea al que no es sensual. La piedra de tu honda sana a los doloridos, la vida nos restauras con tu herida mortal; y a mí que soy el último de todos tus heridos, entre libros y amores me enviaste la señal. No importa que mi rapto sólo un instante dure, ni que otra vez, henchido de locura humana, te olvide por acaso y aun otra vez te abjure: Si hoy has sido mío, lo habrás de ser mañana, y ya cuando me llames y yo me transfigure tendrá tu Mensajera abierta mi ventana.


El Observador

CULTURA

27 de diciembre de 2009, AÑO 15, No. 755

CON PERMISO

AL MARGEN…

DUÉRMETE, NIÑO

LA ASTUTA POLÍTICA DE LA

POR MIGUEL ARANGUREN / www.miguelaranguren.com

DESCRISTIANIZACIÓN

Todos los padres hemos pagado nuestra bisoñez. Durante nueve meses alimentamos la esperanza indiscutible del primer hijo, dale que te dale con la lectura de manuales, artículos y revistas especializadas en la crianza y educación del bebé. Algunas madres, incluso, se reservan unas horas para que el feto escuche a Mozart, los cascos directamente ubicados en la tripa, dispuestas a encauzar cuanto antes el misterioso mundo de los sentimientos de la criatura que llevan dentro, empeñadas en que su cabecita en formación se amolde cuanto antes al ámbito abstracto de la música, tan ligada a las matemáticas. Pero en ocasiones se nos olvida que la llegada de un niño al mundo, además del más precioso de los milagros conlleva enormes sacrificios físicos, principalmente el del sueño robado. Hasta entonces los jóvenes matrimonios estábamos acostumbrados a descansar ocho horas seguidas; desde entonces, tardaremos muchos años en saber lo que significa una noche entregada ininterrumpidamente a los brazos de Morfeo, porque una vez que la criatura ha llegado a casa, hasta el plácido descanso se torna en tiempo de cuidados. Nos sorprende durante la madrugada el poder de tan pequeños pulmones para exigir comida, una nueva postura, unos brazos cálidos o quién sabe qué. Resulta divertido consultar a los padres primerizos sobre sus secretos para soportar la vigilia durante ese tiempo en el que sólo guardan vela los murciélagos y los bebés. Cada cual tiene su historia: desde aquel papá que cada noche sale con su hijo para darle una vuelta en el coche, ya que el automóvil es la única niñera capaz de arrancarle el sueño, hasta aquel que cuenta cada segundo de la madrugada con los brazos doloridos de sostener el cuerpo blandito de su pequeño. ¿Quién iba a decirle a ese joven matrimonio

que sus noches de cena romántica y violines iban a quedar en suspenso hasta que la princesa de la casa fuese capaz dormir sin la necesidad del arrullo paterno o materno, cuatro años después de su llegada al mundo? Porque hay quienes no encuentran otra solución que habilitar en su cama de matrimonio un nido para el bebé, convertido desde ese mismo instante en un tirano diminuto que, de cuando en cuando, estira su pie con la intención de constatar que papá y mamá duermen amarrados a su capricho. Hay anécdotas para todos los gustos, algunas más duras de sobrellevar que otras. Un amigo mío, por ejemplo, no ha vuelto a dormir con su mujer desde el día del parto. Ella se siente obligada a acompañar a su rorro durante el primer, segundo y tercer sueño. Para entonces, vestida de oficina y todo, duerme a pierna suelta en una habitación de osos azules. Al santo varón no le queda otra posibilidad que arroparles, venciendo -eso sí- la tentación de considerar al fruto de su amor un ursurpador de su felicidad matrimonial. Y es aquí donde la historieta divertida comienza a convertirse en un drama, porque la sobreprotección de los hijos provoca severos desajustes en la relación de los padres, que pueden llegar a sufrir severas crisis con la mejor de sus voluntades. Hay padres que, empujados por un instinto de protección engañoso, convierten al hijo en el centro de la familia, cuando en un hogar sólido no hay otro pilar que el que forman hombre y mujer, únicos responsables de la llegada de cada vida, de su crianza, de su educación, de su felicidad en suma. Desde el primer momento es necesario que los niños entiendan el lugar que les corresponde, aunque para ello debamos sufrir durante unos meses, hasta que se ordene el sueño del bebé al del resto de la casa y no al de sus caprichos de ser atendido.

POR JUAN CARLOS MORENO ROMO / juancarlosmorenoromo@gmail.com

Al mismo tiempo que difunden con ahínco la idea de que la Iglesia no es a fin de cuentas otra cosa que un muy bajo y muy terrenal poder, como ellos lo son —lo que de paso les sirve de estupenda «tapadera»—, el Estado y el «mercado» modernos (o «hipermodernos», como con cierto tino se los llama ahora) se esfuerzan por competir con nuestra Santa Madre también en el que por otra parte no dejan de reconocer que es su ámbito propio: el de lo simbólico, que es el que nos proporciona los parámetros, y los modelos que nos sirven para orientarnos en la vida. Desde los tiempos de Voltaire, la estrategia es clara: un pueblo que comulga en una sola fe es demasiado fuerte y demasiado resistente a la manipulación; para poderlo manejar es preciso entonces, en primer lugar, dividirlo, fragmentarlo en sus creencias fundamentales (e impedir, por ende, a toda costa que nos reunamos a orar, en comunidad y en familia). Es así como, con el pretexto del muy auténtico y muy válido y muy cristiano valor de la tolerancia, se promoverá, no la tolerancia de los que ya de suyo son diferentes y en aquello en lo que de suyo lo son, sino la diferencia como tal: el que ahí donde simplemente se era con y como los demás, y se compartía con ellos una fe, y toda una serie de costumbres y de tradiciones, ahora «se pueda optar» por otras, como quien opta por una marca u otra de botanas, o de refrescos de cola. —»No hagas caso, mujer —repiten con la serpiente—, que eso no tiene nada de malo, y además contra la añeja y anticuada tradición, lo más chic y lo más seguro es ir, como todo mundo hace en el ‘mundo moderno’ (o al menos como parece o se nos hace ‘aparecer’ que todo mundo hace), al ritmo de la moda.» Y la moda se encarga entonces de anular la diferencia entre los hombres y las mujeres, y de poner en jaque al pudor, y a la castidad, y de transformarnos a todos en anuncios publicitarios de lo que se dice en el frente o en la espalda de nuestras camisetas, por ejemplo, pero por desgracia no sólo de eso. Hasta que la promiscuidad misma se pone de moda, y las «nuevas formas de familia», que los medios de comunicación promocionan con todos sus recursos, y con toda su fuerza, y que el Estado sanciona y transforma incluso en «educación pública». Dicen que nos están emancipando, lo mismo a los hombres en general, con respecto a lo que somos y hemos sido, que a las mujeres con respecto a las familias, que sin ellas se desmoronan, y en realidad lo que hacen es desarraigarnos y desampararnos, y dejarnos solos y, por ende, casi enteramente disponibles para sus medidas mil, y para sus mil y una solicitaciones.

9


10

DEBATE

27 de diciembre de 2009, AÑO 15, No. 755

«Los legisladores deben informarse antes de aprobar leyes contra la vida»

BIOÉTICA

ABORTO

El Observador

Y DOGMAS RELIGIOSOS

POR FERNANDO PASCUAL

¿Prohibir el aborto es imponer un dogma religioso cia que merece ser tutelada ante cualquier agresión a la sociedad? Para algunos, parece que sí. Para otros, injusta. no. Ayuda, para contestar a la pregunta, hacer una Es por eso que son castigadas aquellas compabreve reflexión sobre las relaciones que existen entre ñías farmacéuticas que facilitan medicinas que provola ley y el respeto que merece cualquier vida humana. can graves daños en los embriones y no han dado La ley tiene una función clave para defender los ninguna advertencia sobre ese peligro. Es por eso derechos humanos fundamentales, por encima de los que un ginecólogo que ocasione, por impericia o por partidos políticos, de las filosofías, de las creencias acciones inadecuadas, un grave daño a un embrión o religiosas de la gente, de las a un feto, debe recibir un castiambiciones, de los odios. go proporcionado a su falta. Por lo mismo, si alguien de- Son castigadas aquellas ¿Por qué algunos piensan y sea asesinar a otro, la ley se lo compañías farmacéuticas piden que no sea declarado deimpide, se lo debe impedir. Un lito el causar daños mayores, estado que admitiera el homici- que facilitan medicinas que orientados a matar al embrión, dio de algunos seres humanos provocan graves daños en cuando tales daños son pediinocentes por parte de otros dos y buscados por la madre o los embriones y no advierten por quienes la presionan, como sería un estado pervertido. La prohibición del homicidio del peligro de su uso. Lo si el eliminar al propio hijo fuera de inocentes está también premenos grave que provocar dasente en la moral católica, en el mismo ocurre si el daño al ños no mortales? ¿No es absurjudaísmo, y en otras religiones. nonato se lo causa un da una sociedad que multa o Pero el legislador que prohíbe incluso castiga severamente a el homicidio no impone un dog- médico por impericia o por un ginecólogo que produce dama religioso a la sociedad, sino acciones inadecuadas. ¿Por ños fetales, mientras al mismo que se limita a tutelar el deretiempo legaliza o permite el daño cho a la vida que todo ser hu- qué algunos piden, entonces, irreparable del aborto? mano tiene simplemente en Un Estado es justo sólo que no sea delito matar al cuanto ser humano. cuando garantiza los derechos ¿Se puede aplicar lo anterior niño no nacido, como si el para todos, nacidos o no nacial tema del aborto? La respuesdos, sanos o enfermos, hombres ta es afirmativa, pues declarar eliminar al propio hijo fuera o mujeres. Defender la integriel aborto como delito tiene sen- menos grave que provocar dad física de los seres humanos tido en cuanto busca defender no es simplemente un asunto la vida de un inocente, el hijo daños no mortales en el privado ni algo que depende de antes de nacer. las creencias religiosas de la embrión o en el feto? Ese hijo tiene un valor ingente. Es, más bien, el principio trínseco, suyo, inalienable, inbásico que permite garantizar dependientemente de las creencias religiosas (o de los demás derechos humanos: sin vida no hay liberlas ideas ateas o de otro tipo) que puedan tener sus tad, ni salud, ni relacionalidad, ni educación, ni trabapadres. jo, ni amistad. Una mirada atenta a la fecundación y al desarrollo Prohibir el aborto, por lo tanto, no es imponer ninembrionario permite reconocer que el hijo no es parte gún dogma religioso; es, más bien, un paso impresdel cuerpo de la madre, ni carece de una identidad cindible para poder vivir en sociedad según el princiconcreta, ni es un ser humano de segunda clase. pio de la justicia. Al revés, legalizar o despenalizar el El hijo existe y se desarrolla, durante los meses de aborto es imponer el peor de los «dogmas», el de la embarazo, en el seno materno y desde su propio me- ideología que permite eliminar al más débil e indefentabolismo. En cuanto ser humano, posee una existen- so de los seres humanos: el hijo antes de nacer.

POR SERGIO ESTRADA / Corresponsal de El Observador en la ciudad de México

El doctor Gabriel García Colorado, experto en bioética y asesor de los diputados federales en la comisión de ciencia y salud, se refirió a temas legislativos en boga, como la ley de la eutanasia, el matrimonio de personas del mismo sexo, la ley de voluntades anticipadas, la ley del aborto y la ley de objeciones, entre otras. Fue en un hotel capitalino donde el investigador expuso que los diputados de la Asamblea Legislativa deben estar bien asesorados por especialistas antes de legislar sobre temas que involucren a la vida; además, que debe considerarse la posible aplicación de plebiscitos. Como paso previo es menester promover y presentar foros de información sobre estos temas, con la finalidad de que los ciudadanos conozcan y emitan su opinión con responsabilidad. El especialista en bioética recordó que en la aprobación a la ley de aborto en el DF no se tomaron en cuenta todas las voces y se desecharon otras posibilidades, entre ellas la educación sexual a las mujeres. Para que los embarazos no deseados se reduzcan de manera gradual, es necesario implementar un debate enriquecedor, pues con esto la mujer saldría beneficiada. Pero la solución no son sólo discursos: hay que destinar recursos para proporcionar actividades laborales y educativas. La objeción de conciencia

El académico también se refirió a la objeción de conciencia, la cual —mencionó— es un derecho del que todos debemos gozar sin res-

tricción alguna: «Aun si no hubiera esta ley, los médicos y las enfermeras pueden hacer objeción de conciencia para no participar en aquellos procedimientos que son contrarios a sus convicciones, a sus creencias, religiones y filosofías». «Se debe atender a la objeción de conciencia porque moralmente no se puede quitar la vida a nadie en ninguna parte del mundo. No matar es una ley universal que deben ser aceptada por todo el mundo, además de que en el tema de la interrupción de embarazo no solo es esto sino que hay que hacer cirugías mutilarias», señaló el especialista. En el tema del matrimonio de personas del mismo sexo, el doctor García Colorado propuso atender a través de especialistas la educación de los niños adoptados: «¿Qué tipo de educación recibirán?», se preguntó. Sin embargo, reconoció que hay que respetar los derechos de estas personas, pero revisando los derechos del menor y su desarrollo psicológico. Que hablen los mexicanos

El investigador aclaró que las decisiones de los legisladores afectan a todos. «Que alguien le quite la vida a otra persona es un atentado contra la sociedad, es decir contra todos». México—aseguró—, como es mayoritariamente católico, se pronunciará en contra de la eutanasia, la ley de voluntad anticipada, la ley a favor del aborto y todas las leyes que atenten contra una cultura de la vida.

CRÓNICA

Otra vez sin lugar para ellos: Posada sin Fronteras, inicativa de paz POR GILBERTO HERNÁNDEZ GARCÍA / gilberto@elobservadorenlinea.com

El frío no impidió que la gente se fuera congregando. Aunque muchos no se conocían se saludaron amablemente. Una señora repartió hojas entre los asistentes. Más allá se colocaron aparatos amplificadores de sonido y se probaron los micrófonos. «Ya sólo esperamos que traigan a los peregrinos», dijo un hombre enfundado en una sotana negra. A poco rato llegó una pareja que, en andas, traía las imágenes de María y José. Se trataba, pues, de una posada. Sin embargo, esta no fue una posada cualquiera. Tuvo lugar en Tijuana, frente al muro que divide México y Estados Unidos, y que el vecino país del norte viene construyendo desde 1994 como parte del Operativo Guardián, para detener el grueso flujo de migrantes indocumentados. Se trata de la Posada sin Fronteras, que desde

hace más de 15 años organizan, por parte de México, la Coalición ProDefensa del Migrante, y, por el otro, el Comité de Amigos Estadounidenses, con sede en San Diego, y la Coalición de Interfés Religiosas. Del lado de San Diego, California, para participar en la posada, los feligreses estadounidenses debieron caminar cerca de dos kilómetros por un terreno de tierra suelta hasta donde se construye la tercera barda en la zona de Imperial Beach. Arribaron al que paradójicamente se llama «Parque de la Amistad». Hasta hace poco, este era el único breve tramo de frontera donde la barda estaba construida. Los peregrinos cruzan la frontera

«En nombre del Cielo, os pido posada…», iniciaron los congregados del lado mexicano. Del otro

lado se respondió la letanía como si ésta se hiciera en representación de los agentes de la patrulla fronteriza —la migra—, que unos metros atrás contemplaban divertidos y expectantes el acto, sin perder detalle por si acaso alguno de los «peregrinos» decidiera cruzar. En medio de cada petición de posada, un orador leyó los nombres de algunos de los migrantes que han muerto en el intento de pasar al otro lado, debido al Operativo Guardián. Luego, una activista, acompañada de una guitarra entonó: Ya llegan los peregrinos / van cruzando la frontera/ José viene con María/ los dos su criatura esperan;/ la pobreza y la miseria/ los obligan a emigrar/ atrás dejan su terruño/ acá los van a explotar». Del lado gringo, una religiosa se dirigió a los participantes de am-

bos lados de la frontera: «Ojala tuviera la autoridad para emitir una disculpa formal a todos aquellos que por nuestras políticas no se les ha permitido soñar, acceder a una vida mejor, como es el derecho de todo ser humano». A unos metros de distancia, en el mismo lado, miembros del grupo anti-migrante Minutemen, ondeaban banderas de Estados Unidos mientras gritaban en precario español: «No vengan más, obedezcan la ley». Lejos de intimidarse los participantes siguieron cantando y orando por los muertos, por las familias desunidas a causa de las políticas migratorias, por las víctimas de las injusticias cometidas en nombre de la seguridad nacional. Un día será…

Llegó la hora del «Entren santos peregrinos…», pero los del

lado mexicano saben que, aunque es un buen gesto de sus vecinos, por ahora no puede ser realidad. A más de uno la voz se le quebró al ver del otro lado a sus familiares que estiraban los brazos en actitud de acogida. «Un día será…», dijo una mujer de moreno rostro, quien fue deportada hace más de un año, y que tuvo que dejar allá a sus dos hijos de 12 y 8 años. La fiesta apenas comenzaba. De este lado salieron a relucir los tamales y el champurrado. Del otro aparecen los dulces y aguinaldos. A través de la malla metálica se compartieron los dones. En medio de la algarabía, uno de los organizadores reflexionó: «La construcción del muro ya está muy avanzada, pero aunque se cierren los cruces, estaremos aquí para recordar la historia divina de la migración».


El Observador

TESTIMONIO

27 de diciembre de 2009, AÑO 15, No. 755

«¿Monja de clausura? ¿Yo? ¡Sí, en eso estaba pensando! ¡No tengo otra cosa mejor que hacer!» Una estudiante de la Universidad Francisco de Vitoria ha decidido dejar sus estudios para entregar su vida al Señor, porque «Dios es quien llama, cuando quiere y a quien quiere». Así de rotunda se mostraba Rocío Maestre, estudiante de primer año de Comunicación Audiovisual de la Universidad Francisco de Vitoria, hace un tiempo. Por aquel entonces no imaginaba que en menos de dos meses su vida iba a dar un giro radical. Poco antes de comenzar sus estudios en la UFV una serie de circunstancias recondujeron su vida a lo que a partir de ahora será su nueva vida, cuando ingrese en el convento de las Dominicas de Lerma (Burgos). ¿A qué se debe esta decisión? ¿Venías meditándolo desde hace mucho tiempo o surgió a raíz de tu entrada a la universidad? «Dios es quien llama, cuando quiere y a quién quiere. Simplemente te mira y te invita a seguirle. ¡El problema está en dejarse mirar! Porque a veces uno no quiere que el Señor se fije en ti. ¡Me negaba en rotundo! ‘¿Monja de clausura? ¿Yo? ¡Sí, hombre, en eso estaba pensando! ¡No tengo otra cosa mejor que hacer!’. Había comenzado mi huida, que duraría tres años. Tuve una crisis de fe muy dura, hasta el punto de que llegué a negar la existencia de Dios. Donde antes había estado Cristo me puse a mí misma, al estudio, al deporte; entré en una espiral de odio y competición. ¡Menudo desastre! Logré todo lo que me propuse: matrículas de honor, medallas de oro... y, sin embargo, cada vez estaba más vacía. Siempre me preguntaba: ¿y ahora qué? El hombre puede jugar a ser dios, pero, a cada paso que dé, se encontrará más cerca de su miseria, de su soledad. Y eso fue lo que me pasó a mí: acabé asqueada de todo. Pero, ¿qué me podía faltar? Tenía un montón de amigos, viajaba, los estudios se me daban genial... ¿Por qué nada lograba lle-

narme del todo? Poco antes de comenzar la universidad, el Señor se puso cabezota. El vacío en mi interior se hizo mayor, y cada día un montón de situaciones me hacían recordar lo bien que se estaba en ‘la casa del Padre’. Entonces tropecé con cierto pasaje del Evangelio: un joven rico al que Cristo le invitó a seguirle. Y aquel joven... se marchó triste. ¡Y lo tenía todo! ¿De qué le sirvieron sus riquezas? ¡Se marchó triste! Sólo tenemos una vida, ¡y yo quiero ser feliz! A mí también me estaba mirando; me dijo: ‘Déjalo todo, sígueme’. ¿Para qué quiero mis riquezas? ¿Por qué voy a conformarme con cachitos de felicidad si Alguien me ofrece la felicidad completa?». ¿Por qué has decidido irte con las Dominicas de Lerma en Burgos y no con otra comunidad? «En ese convento está una amiga de la familia de mi madre. Desde que yo era muy pequeña mis padres me llevaban a visitarla al convento, por lo que conozco de siempre a la comunidad. Hace cuatro años me invitaron a ir con otras dos chicas a pasar unos días en una casita al lado del convento. Curiosamente, los acontecimientos fueron cambiando de rumbo, estas dos chicas se rajaron… y, claro, ¡no me iba a quedar yo sola en la casita! Vamos, al final las monjas me invitaron a pasar unos días dentro del convento. Fueron unos días maravillosos, en los que mi concepto de clausura cambió completamente... tuve una experiencia de Dios que marcó mi vida para siempre: vi que el Señor quería que compartiese esa vida». ¿Por qué la clausura? «Porque sé que es ahí donde está mi felicidad. He hecho vida

normal de la parroquia ¡y me quedaba pequeña! Ir a Misa los domingos y participar en el grupo de jóvenes está muy bien, pero ¡mi corazón me pedía algo más! Tras esta experiencia, pensé que sí, que Cristo podía llenar mi vida. Así pues, ser monja, bueno, pase, ¡pero de vida activa! Así pues, estuve dando catequesis, tratando de demostrarle que eso era lo mío. Y, en fin, fue muy bonito pero no me llenaba! Entonces se me ocurrió irme de voluntaria a Perú durante un mes, ¡yo tenía que ser misionera! De nuevo, una aventura increíble que recomiendo a todo el mundo, pero... ¡seguía sintiéndome vacía! Lo he probado todo, pero siempre me daba cuenta de que ése no era mi sitio. Mi corazón me pide algo mucho más grande, Cristo me quiere enteramente para Él, ¿cómo decirle que no? Sólo Él me ha llenado por completo. ¿Cuáles son las expectativas que tienes sobre esta nueva etapa de tu vida?- Espero conocer a Cristo, pero, sobre todo, espero aprender a amarle. Amarle sin medida, con todo el corazón, con todo el alma, con todas mis fuerzas. Quiero aprender a orar, a hablar con Él, a mirar a los demás como Él los mira… Quiero amar a Cristo y, desde Él, amar a todo el mundo. Desde el corazón de Cristo quiero interceder, hacer de puente, orar para que vosotros encontréis el sentido profundo de vuestra felicidad. Yo ya he encontrado el mío. ¿Qué hay más bello que amar, y amar sin medida? Quiero ser toda de Cristo y para Cristo. Si supiésemos el amor que nos tiene…¿Sabes lo que realmente quiero? Quiero que no me veas a mí sino que veas a Cristo a través de mí. Simplemente quiero ser un reflejo de Dios».

11

EVANGELIZANDO EN CAMERÚN POR LA HERMANA ANA SENTÍES

Empiezo el tercer mes de octubre aquí en Baham. A medida que pasa el tiempo descubro cosas, personas, situaciones que seguramente estaban allí desde el primer año pero yo no las veía. Educar, construir el futuro

En la escuela hemos alcanzado, creo, el tamaño real de este año escolar: 92 alumnos (entre 11 y 27 años), diez profesores, tres hermanas. Varias de las chiquillas no han podido inscribirse por falta de recursos. El otro día que íbamos a Bafoussan, nos encontramos a Rebeca, peregrina por los caminos, visitando a todos sus parientes a ver quién le daba algo para venir a la escuela. La hermana Marie Claire recibe a todos los grupos en la biblioteca una vez por semana, para iniciarlos en la lectura con cuentitos y cosas fáciles de leer, pues un 99% nunca han tenido un documento escrito entre sus manos. También les encanta. Acabamos de tener un día de «limpieza general»: todos (profesores y alumnas) salimos con machetes, palas y demás instrumentos de trabajo a cortar, podar y hacer retroceder la inmensa maleza que las lluvias nos regalan, además de muchos frutos: chayotes, aguacates, maíz, frijol… Esta labor es sumamente necesaria para no encontrarnos un día en medio de la selva. Ya hemos tenido la visita de varias serpientes. Una de ellas dormía, el otro día, plácidamente en el nicho de la Virgen en la «gruta» de nuestro patio. Creímos que María le iba a aplastar la cabeza pero la estatuilla no hizo el menor movimiento, así que procedimos a los machetazos. Andanzas pastorales

En la parroquia estamos empezando el año pastoral con Eucaristías en las comunidades eclesiales de base. Es muy bonito ver a niños, jóvenes, adultos y viejos reunidos en una de las casitas para compartir la Palabra y la vida. El día de los santos ángeles de la guarda llegamos temprano a Laudes, a las 5.45 am, y había delante del Sagrario una muchachita acostada. Sus padres llorando y orando. Durante la Eucaristía el cura nos pidió que oráramos fuerte para que fuera liberada. Había entrado como en un coma desde el día anterior. Yo me acerqué al papá para decirle que si no sería mejor llevarla al hospital. Después de invocaciones y cantos se despertó «talita cuni». Me quedé pensando que uno está a veces como reviviendo las escenas bíblicas donde Jesús y los discípulos hacen salir a los demonios, y que el Señor no nos reproche la falta de fe. Los laicos «Amigos de la Asunción» también tuvieron su primera asamblea. Una de nuestras amigas fue agredida durante una visita. La agresora, una mujer mayor, se rompió la muñeca en la disputa. Resultado: la agresora fue a acusar a la gendarmería a nuestra amiga y ahora ésta le tiene que pagar los gastos médicos y la mano de obra de su campo. ¡Vaya resultado de una visita amistosa! Uno de los proyectos de beneficio social que manejan los laicos es una tienda en el mercado, cuyo objetivo es vender a precios justos. Desde este rincón del planeta nos unimos a las otras aldeas, a las que son golpeadas por los desastres naturales, por las epidemias, por la violencia, para que las pequeñas luces de Evangelio que son nuestras convicciones iluminen a todos. Que el Dios de la esperanza fecunde nuestros secretos esfuerzos de cada día.


12

CONTEXTO ECLESIAL

REFLEXIONES

ESPÍRITU DE LA SAGRADA FAMILIA PORL EL P. NICOLÁS SCHWIZER

El espíritu ejemplar que reinaba en Nazaret es el mismo que la Iglesia quiere despertarlo hoy para que reine en todas nuestras familias. Pienso que el espíritu de la Sagrada Familia era, ante todo, un espíritu de amor, un espíritu de fe y un espíritu de sacrificio. a) Un espíritu de amor. Es un amor que mutuamente se acepta, se sostiene y se soporta a pesar de todos los defectos y limitaciones, porque Dios mismo ha elegido y unido a sus miembros. 1. Debemos revivir en nuestra familia, en primer lugar, el misterio de la Sagrada Familia: el amor redentor de Cristo. En Cristo, el marido es resEs necesario un espíritu profun- ponsable de la salvación de su do de sacrificio para cada familia que está en camino hacia el esposa. Tiene que amarla hasta salvarla. La mujer es responsaideal de la Sagrada Familia ble de la salvación de su marido. Los padres son responsables de la salvación de sus hijos: es su principal misión, de la que algún día se les pedirá cuenta. Y los hijos, poco a poco, a medida que van creciendo, se van haciendo responsables de la salvación de sus padres, responsables de amarlos hasta salvarlos. 2. Según la imagen de María y José, el amor de los padres entre sí y a los hijos debe ser, en segundo lugar, un amor desinteresado y respetuoso. Educar es servir desinteresada y respetuosamente a la originalidad y particularidad de los hijos. Significa despertar y hacer desarrollar los dones que Dios ha depositado en cada uno de ellos. Sin duda, esto exige mucho tiempo, mucha energía, mucha paciencia de los padres, porque es su tarea más creadora, más difícil, pero también la más fecunda y hermosa. Los padres deben ver y reconocer a Jesús en sus hijos, tal como en la Familia de Nazaret. Yo educo y amo en mi hijo a Jesucristo mismo: «El que recibe a un niño como éste, a mí recibe». 3. Según el ejemplo de Jesús, el amor de los hijos a los padres debe ser obediente y respetuoso. Él mismo, hijo de Dios, quedó sumiso a sus padres hasta la edad de treinta años. Recordemos aquel texto del Evangelio, cuando tenía doce años: «Jesús bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad» . b) Un espíritu de fe. El espíritu de amor se basa en un profundo espíritu de fe y confianza. En la Santa Familia de Nazaret, como en la nuestra, fue necesario tener confianza mutua, demostrar la fe todos los días. José tuvo que tener una fe ciega en María; tuvo que creer en Ella de una manera extraordinaria, tuvo que amarla mucho para llegar a creer tanto en Ella. Y María tuvo que creer en José; tuvo que confiar en su amor puro, en su respeto, en su estima. José y María tuvieron que tener fe en su Hijo. Aunque no parecía más que un niño como todos, creyeron siempre en el misterio que vivía en Él. No siempre comprendieron todo lo que Él hacía, todo lo que les decía, pero ellos confiaban en Él, recogían sus palabras y las meditaban. Y Jesús demostraba la confianza que tenía en sus padres: estuvo con ellos durante largos treinta años. c) Un espíritu de sacrificio. Espíritu de amor auténtico y de fe profunda llevan consigo el espíritu de sacrificio. Y para la Sagrada Familia los sacrificios y sufrimientos comenzaron pronto: + El nacimiento en la soledad y miseria. Nunca se encontraron más pobres, más fatigados ni más solos que cuando nació el Señor. + Después, la matanza de los Inocentes: como primer resultado del nacimiento del Salvador, las familias del país en duelo, los niños menores de dos años asesinados. + Y la huida de la Familia, en plena noche, a Egipto; la estadía allá como fugitivos. + Así ocurrió toda su vida, hasta el día oscuro del Calvario. Los sacrificios son propios de la vida familiar. Todos lo sabemos y lo experimentamos siempre de nuevo. Por eso es necesario un espíritu profundo de sacrificio para cada familia que está en camino hacia el ideal de la Santa Familia de Nazaret.

27 de diciembre de 2009, AÑO 15, No. 755

El Observador

DOMINGO DE LA OCTAVA DE NAVIDAD

La Sagrada Familia (Lc 2, 22-40) POR EL PADRE UMBERTO MARSICH, M.X. / umbertomarsich@hotmail.com

Hoy, más que nunca, la contemplación de esa familia extraña y al mismo tiempo normal, que sale de su ciudad y va hasta a Jerusalén para cumplir la tradición religiosa de presentar su primogénito a Dios, al cual pertenece, suscita ternura y admiración. En efecto, se trata de la familia modelo, la de María, José y Jesús. Nos relata el evangelista: «Transcurrido el tiempo de la purificación de María, según la ley de Moisés, ella y José llevaron al Niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley». María, como todas las madres judías, obedece fielmente a la prescripción de la ley de Moisés, que imponía un rito de purificación después de los cuarenta días del parto, y lleva a Jesús al templo. En esta circunstancia, lo que sobresale es la fidelidad de María y José a la ley del Antiguo Testamento. Tal vez no era estrictamente necesario llevar al Niño al templo; sin embargo, el evangelista Lucas lo que quiere es mostrarnos a Jesús como consagrado al Señor desde el inicio de su vida, y ponerlo en relación con el templo, centro de la vida religiosa del pueblo y de la concepción teológica de Israel. Es en este contexto que debemos reinterpretar toda la experiencia humana de Jesús. Jesús opta por pertenecer a una familia

El Hijo de Dios, como vemos en el texto de este domingo, ha querido nacer en el seno de una familia humana. Esta opción de Jesús nos favorece para poder considerar a la familia como el espacio humano más idóneo para el crecimiento de los hijos y la realización plena de todos sus integrantes. Es, en efecto, la transmisora básica de identificación humana y cristiana, a pesar de todas las dificultades que encuentra a lo largo de su historia; es, también, la alternativa única frente a la deshumanización de la sociedad actual, al desarrollar el sentido de la vida, de los valores morales y de la persona. Lo atípico de la familia de Jesús, en cuanto compuesta por un hijo divino, una madre virgen y un padre solamente legal, no merma, absolutamente, su función social y el papel educador de sus padres. Fueron José y María quienes forjaron, a lo largo de los años, el temple de Jesús; quienes marcaron su espíritu con la piedad tradicional de los que esperaban la liberación de Israel; quienes lo llevaron a escuchar, desde temprana edad, a los escribas en las sinagogas; quienes fueron, para aquellos que los miraban, signo y sacramento de cómo Dios nos ama. Lo mejor que le pasó a Jesús en su vida fueron José y María: le dieron protección, acompañamiento, seguridad, dignidad, confianza y valor para enfrentar su difícil misión. La revelación de Simeón

Que se tratara de una familia extraña nos lo ratifica el presentimiento profético que tenía de ella el inspirado y anciano Simeón y su devota espera: «Vivía en Jerusalén —nos sigue diciendo Lucas— un hombre llamado Simeón, varón justo y temeroso de Dios, que aguardaba el consuelo de Israel; en él moraba el Espíritu Santo, el cual le había revelado que no

moriría sin haber visto antes al Mesías del Señor». Hombre de otros tiempos, Simeón finalmente pudo admirar a su Señor y aspirar a una muerte feliz: «Señor, ya puedes dejar morir en paz a tu siervo, según lo que me habías prometido, porque mis ojos han visto a tu Salvador». Simeón es el creyente sencillo y piadoso, el anciano que siempre ha vivido con su confianza puesta en Dios y, al final de su vida, proclama agradecido que sus esperanzas y las de Israel entero se han cumplido. Este «ver» a Jesús como salvador, desde luego, debe ser nuestra aspiración y meta de nuestra vida, para poder morir, a la manera del anciano Simeón, sin miedo y serenos. Es en este contexto familiar, sereno e intenso, donde Jesús crecerá hasta aprender a valerse por sí mismo: «El Niño —nos dice el evangelista— iba creciendo y fortaleciéndose, se llenaba de sabiduría y la gracia de Dios estaba con Él». Conclusión

La mayoría de la gente considera la Navidad como fiesta de la familia, y tiene toda la razón. En efecto, el Niño Dios no podría haber nacido sino en el seno de una familia hermosa como la de Nazaret. Cualquier otro camino hubiera comportado no encarnarse del todo en la realidad humana, y Dios no se hubiera hecho de verdad hermano nuestro en Cristo Jesús. Y es en el contexto familiar donde Jesús recibe todo aquello que necesita para poder vivir en la normali-

dad de la vida de toda la gente: educación, lengua, cultura, religión, costumbres y oficios. Es bueno, por tanto, que el tiempo de Navidad nos abra al espacio familiar: al de la propia familia, sea la que sea, y nos ayude a amarla, a valorarla y a potenciarla, como Jesús hizo con su Sagrada Familia. Qué gran oportunidad tenemos, por cierto, para rescatar la belleza de ser parte de nuestras familias y santificarlas con nuestro amor y dedicación. Luego, dilataremos sus confines para insertarnos también en la otra gran y maravillosa familia, que es nuestra comunidad cristiana de pertenencia, la Iglesia del Señor. Con ella, además, compartiremos el deseo de lograr formar una gran familia con la humanidad entera, en la que todo mundo tenga cabida, en la que todos tengan lo necesario para vivir con dignidad, en la justicia y la paz. Sin dejar de ser familia para aquellos que no la tengan.


El Observador

ALACENA 13

27 de diciembre de 2009, AÑO 15, No. 755

HOMBRE NUEVO

ENCIENDE TU LUZ POR JOSÉ MANUEL OTAOLAURRUCHI, L.C. / Venezuela jmotaolaurruchi@legionaries.org

«El agua siempre gana», dice la gente del campo; y es verdad, pues, cuando se cambia el curso de un río o se tapa un zanjón, el día que caiga una tromba y la corriente de agua se desborde, se llevará por delante todo lo que se haya construido, porque el agua siempre gana. Con relación al aborto sucede lo mismo: se perdió la batalla a nivel legislativo despenalizándolo en muchos países, pero los pueblos van reaccionando y exigiendo lo propio según les dicta su corazón y la recta razón. El pueblo sabe que el aborto equivale a matar la vida del bebé que va creciendo en el seno de la madre y, por ende, es un delito. En México se comenzó a blindar la vida en varios estados de la república, y Veracruz acaba de sumar el número 17 de los estados en donde está prohibido el aborto. En Colombia habrá que dar la batalla a nivel departamental para defender la voluntad del pueblo que, en su sabiduría, repudia el aborto. En Medellín los grupos pro-vida han organizado una marcha que resultará una procesión de antorchas. Los participantes llevarán una vela encendida desde el jardín botánico hasta el terreno de la clínica de la mujer para cubrir de luz lo que allí se quiere sembrar de tiniebla.

CONTRACULTURA

NORMAN E. BORLAUG, IMITABLE REVOLUCIONARIO POR IGNACIO NAVARRO VALLE / Zapopan, Jal. innavalle@hotmail.com

Nació en el seno de una familia de granjeros y agricultores en Crezco, Iowa, EU, en 1914. Ganador del Premio Nobel de la Paz en 1970 por sus esfuerzos para combatir el hambre en el mundo mediante el desarrollo del campo, por la que fue llamado «padre de la agricultura moderna». Ya doctor en fitopatología, en 1944 vino a México y, junto con mexicanos, inició el programa Chapingo, con el que erradicaron la plaga en el trigo, propiciando que en 1956 el país lograra la autosuficiencia de este cereal. De 1964 a 1982 dirigió aquí el Centro Internacional de Mejora del Maíz y el Trigo, ayudando a multiplicar la producción de estos cereales. Sus esfuerzos e investigaciones permitieron la innovación de lo que se conoce como semillas híbridas (resistentes a plagas y enfermedades), que, aplicadas en la producción agrícola de la India y Paquistán, evitaron que millones de personas murieran de hambre. Hoy la agricultura mundial puede acceder a estos beneficios que el ingenio y creatividad de este formidable ser humano propició. Insistía y repetía que «no habrá paz en el mundo con los estómagos vacíos», invitando con su ejemplo a usar uno de los recursos más importantes que tenemos: la inteligencia. ¡Y vaya que la usó! También se le identifica como iniciador de la revolución verde. Su reciente fallecimiento, a los 95 años de edad, es un valioso recordatorio para que le honremos imitando su manera de ayudar a los demás.

Jessica Green, consejera del Congreso de Síndrome de Down de Estados Unidos «Las personas con retos especiales tenemos mucho que aportar», asegura POR SONSOLES CALAVERA / Caminocatolico.org

Aunque muchos, en una primera impresión, vean en ella «sólo una discapacitada», tiene valiosas cualidades que ha adquirido con una capacidad de superación verdaderamente excepcional. «Atreverse a soñar» fue el título del discurso que le sirvió para ser elegida consejera del Congreso Nacional de Síndrome de Down de Estados Unidos. En esa conferencia habló de sus aptitudes y de cómo las personas con síndrome de Down deberían acostumbrarse a luchar para «poder valerse por sí mismas».

nal en el que todo el mundo reconozca y acepte el valor y dignidad de las personas con síndrome de Down. «Soy un miembro productivo de esta sociedad. Trabajo, hago voluntariado, voto y pago impuestos», afirmó Green. Y es que colabora con la Asociación de Síndrome de Down de Indiana y trabaja como coordinadora de correos en la empresa Advantage Medical in Carmel. Manifestó además su confianza en sacar adelante un proyecto que ayude a las personas como ella a tener «una vida plena y llena de sentido». Destacó, ade-

Que no nos digan qué hacer

Jessica animaba en ese discurso a las personas con síndrome de Down a no dejarse influir por la desconfianza que muchas veces pueden manifestar los demás ante sus capacidades: «No deberíamos permitir que nadie decidiera quiénes somos y qué deberíamos hacer», sostuvo con firmeza. Como consejera del Congreso Nacional, la joven deberá asistir a las reuniones por todo el país y trabajar para crear un clima nacio-

más, la gran aportación que pueden hacer a la sociedad: «Las personas con retos especiales tenemos mucho que aportar», dijo Green. «Estamos aquí por una ra-

zón y tenemos dones que compartir», añadió. Jessica creció en Indianapolis. En el colegio fue a clase con alumnos sin discapacidad, participó en el consejo de estudiantes y en el coro, y se apuntó a clase de baile y de baloncesto. Después de graduarse, asistió como oyente a clases de nutrición, danza, canto y otras materias, en Marian University durante un año. Una fuente de inspiración

Actualmente, lejos de dedicar todos sus esfuerzos a preocuparse por su crecimiento personal, escribe en un blog alojado en una página cuyo título es ya una llamada a no rendirse: «No tengas miedo» (Be not afraid). Su blog es un punto de encuentro, una vía de difusión de noticias y de participación de todas las personas que luchan por superar las barreras que se encuentran hoy las personas con discapacidad. «Un blog lleno de información sobre diagnóstico prenatal, historias, noticias, milagros y, por supuesto, esperanza», dice en su cabecera.

VÍGÍA

¿LOGRAR

LA PAZ SIN

CRISTO?

POR JAVIER ALGARA / San Luis Potosí

La paz es uno de los grandes anhelos humanos. En toda época se han invertido innumerables recursos para lograrla. Pero a lo más que se ha llegado es a definirla como ausencia de violencia y a tratar de mantener esa condición a base de — como dicen los periodistas— «hacer ruido con las espadas»: hacerse temible para los demás. Obama acaba de mandar más soldados a Afganistán para que los talibanes tiemblen y desistan de sus aviesas conductas. La ciencia y la tecnología, que deberían estar al servicio del hombre, han alcanzado grados elevados de capacidad de crear temor… para mantener una paz que a nadie convence. Por otra parte, se desdeña —aunque se admira— a quienes han manifestado alternativas distintas para la paz, ni bélicas ni económicas, sobre todo si éstas proceden de la religión. La posibilidad de la paz, según la mayor parte de quienes dicen saber del tema, reside en el orden social, en el progreso y en la obediencia a la ley. ¿Qué puede decir, entonces, la religión que no sepa ya el Estado? Y se tapan los oídos cuando la religión, en especial la nacida de la revelación judeocristiana,

afirma que la única solución es cortar la raíz de lo que enemista a los hombres: el pecado. Y peor si alguien, los cristianos específicamente, se atreve a opinar que el pecado sólo puede ser erradicado por una intervención de Cristo en la historia. Absurdo y ridículo, dicen, mientras siguen inventando armas, sin querer ver las pruebas históricas de la verdad de aquello que ridiculizan. Porque pruebas abundan, para quien sepa verlas: Francisco de Asís, Teresa de Calcuta, Pío de Pietrelcina, Maximiliano Kolbe y muchos otros como ellos son pruebas vivas de que Cristo es el único remedio eficaz para el egoísmo y el desamor. La paz no es una institución social; es una forma nueva y personal de vivir. La paz es la suma de los actos pacíficos realizados por los que han abandonado la violencia. Igual que la injusticia y el odio existen en la medida en que cada persona actúa egoístamente. La terapia usada por Dios, la única efectiva, para ayudar al individuo a tener paz empieza precisamente con el perdón del pecado de quien reconoce a Cristo como Señor y se arrepiente. La única violencia aceptable es la que combate el egoísmo propio.


14

ALACENA

27 de diciembre de 2009, AÑO 15, No. 755

UN MUNDO SIN MANOS Y MUY PEQUEÑO

¿UNA

CAMPAÑA QUE CRIMINALIZA EL ABORTO?

POR JUAN ANTONIO RUIZ J., L.C. / Buenas Noticias

POR JORGE E. TRASLOSHEROS / jtraslos@hotmail.com

En unos cuantos meses 17 estados de la república mexicana han reformado sus constituciones con el fin de proteger la vida humana desde el momento de la concepción hasta la muerte natural, lo que ha puesto los pelos de punta a quienes promueven el aborto. En respuesta, éstos lanzaron una poderosa campaña mediática y de cabildeo con cuatro mensajes: que defender la vida atenta contra los derechos de la mujer; que se ha lastimado el Estado laico; que todo es obra de la ultraderecha, y que se está criminalizando el aborto. Por ahora nos ocuparemos del cuarto argumento. Criminalizar significa calificar jurídicamente como crimen una conducta antes no considerada como tal. Nada parecido ha sucedido en México. El aborto es un crimen en México desde antes de estas reformas, empezando por el Distrito Federal, donde también es considerado como tal desde el momento de la concepción, en caso de que se cometa contra la voluntad de la mujer. Lo que existe en la república son excepciones de responsabilidad penal cuando el aborto suceda en alguna de cuatro hipótesis: por peligro de muerte de la madre, por violación, por malformaciones del concebido incompatibles con la vida, y por accidente. En el DF se agregó una quinta, que es cuando se realiza durante las primeras doce semanas de gestación, es decir, en los primeros tres meses de embarazo; de suceder después, incluso con el consentimiento de la madre, será considerado un crimen. Esto es algo que ocultan quienes promueven el aborto mientras rasgan sus vestiduras. Las reformas a las constituciones se han acompañado de un artículo transitorio que deja intocadas las excepciones de responsabilidad previstas por la ley en cada Estado, e incluso se han modificado los códigos penales para evitar que las mujeres sean llevadas a la cárcel. En otras palabras, no se ha criminalizado el aborto más de lo que ya existía. Tengo la impresión de que los promotores del aborto están espantados por una razón que tiene que ver con la reforma al código penal de Veracruz en su artículo 150, donde dice que a quien provoque el aborto a una mujer con su consentimiento se le impondrán de cuatro a siete años de prisión, sin que la mujer conozca la cárcel. Una reforma que, es de esperarse, será emulada en otros Estados. A quienes han hecho del aborto un negocio, por los fondos que reciben para promoverlo o por las clínicas que instalan, esta reforma sí que los debe poner muy nerviosos, lo que, viéndolo bien, resulta lógico y explica su reacción tan poco apegada a los hechos. Leo —no con espanto, sino con una sonrisa cargada de resignación— un libro titulado Paráfrasis ambiental. Se trata de una colección de citas referentes a la destrucción de los ecosistemas y la contaminación global. Mis ojos se deslizan por las casi cuatrocientas páginas del volumen y la verdad es que no siento ni temor ni espanto. ¿Tan habituados estamos a las malas noticias que ya nada nos quita el sueño? Sí —me digo a mí mismo—, quizá nos esté ocurriendo lo que al pastor del cuento, que cuando de veras vio venir al lobo ya nadie le hizo caso por haber jugado antes muchas veces a alarmar inútilmente a los demás. ¡Los medios nos han dado noticia de tantas catástrofes que tomamos esta de la destrucción del planeta por una pequeña tragedia más! ¡Nos hemos vacunado contra el horror, y a lo que de veras importa ya apenas le hacemos caso! Tomo perezosamente un bolígrafo y me pongo a transcribir en mi libreta de apuntes las citas que me parecen más interesantes y persuasivas: M. F. Russo: «El hombre deberá eliminar definitivamente dos mitos nefastos: el de la riqueza inagotable de la naturaleza y el de su capacidad ilimitada de regeneración». M. Nicholson: «Antes de conquistar otros planetas, aprendamos de la vida y descubramos quiénes somos y qué hacemos en éste». M. Bosquet: «La humanidad necesitó treinta siglos para tomar impulso; le quedan treinta años para detenerse antes del abismo». L. Ferry: «La ecología profunda tiene el efecto concreto de renovar nuestro acercamiento ético-jurídico a la naturaleza al hacer de ésta un pleno sujeto de derecho». Sí —pienso—, es preciso, es urgente hacer una carta de los derechos de la naturaleza; los niños tienen ya una, y está bien, pero falta la más importante de todas: ésta de la que hablo; mejor dicho, ésta que nos propone redactar cuanto antes el filósofo francés, pues si no hay naturaleza tampoco habrá más niños. Mis dedos continúan acariciando las páginas y haciéndolas girar con lentitud:

El Observador

Si se observa una fotografía de Jessica Cox, todo parecería sugerir que uno se encuentra delante de una chica normalísima. Pero, al fijarse detenidamente en la imagen, salta a la vista un detalle: Jessica no tiene brazos. «Era difícil ser diferente». Así resume su niñez y adolescencia, cargadas de desilusiones y de luchas. Pero también de alegrías y de gozos, como en las actividades de gimnasia, karate, canto y baile. Aunque, claro, uno no puede sino comprender que a esta joven estadounidense le llegasen los berrinches, como ella los llama, cuando se enfadaba por la falta de extremidades. Bastaría imaginar las continuas miradas, los comentarios... «Yo solía irritarme mucho cuando la gente me miraba caminando por la calle o por la manera de comer con mis pies. Pero he aprendido a sacar lo positivo de esas situaciones y me dan la oportunidad de ser un ejemplo de optimismo». Pasaron los años y a Jessica el mundo se le hacía pequeño. Se graduó en psicología en la Universidad de Arizona, aprendió a manejar, a secarse el pelo, a escribir 25 palabras por minuto con bolígrafo y hasta a ponerse lentes de contacto. ¡Todo

ENSAYOS CRISTIANOS

INDIVIDUOS

TÓXICOS

POR EL PADRE JUAN JESÚS PRIEGO / San Luis Potosí

W. Maathai: «A la gente sólo le preocupa el hoy; hacen todo lo posible para aumentar la producción y los ingresos a expensas del mañana». M. Myers: «Una vez eliminada la última criatura nos habremos convertido en los amos de la creación; miraremos a nuestro alrededor y únicamente nos veremos a nosotros. ¡Por fin solos!». V. Bernardette: «El creciente daño que se le está haciendo al planeta no lo está causando alguien que anda por ahí. Fundamentalmente se relaciona con nosotros: con la forma en que vivimos y con las cosas que consumimos». E. C. Wolf: «Si Charles Darwin estuviese vivo hoy y escribiera, probablemente su obra maestra sería conocida como La desaparición de las especies. S. Aga Khan: «Necesitamos a la naturaleza mucho más de lo que la naturaleza nos necesita a nosotros: hay que reconocer esto con respeto y humildad». J. Porrit: «La visión del progreso que ha impulsado la economía desde la Segunda Guerra Mundial ha enriquecido a muchos, pero ha empobrecido a la tierra, no dejándonos más que una década para enderezar la situación». UNESCO: «Un individuo del mundo desarrollado de hoy, debido a su alto nivel de consumo, es de veinte a cincuenta veces más contaminante que un individuo del mundo poco desarrollado». ¡Individuos tóxicos! Sí, esto es lo que somos: individuos corrosivos, venenosos. Quizá seamos mil veces más tóxicos que nuestros abuelos. ¡Seis mil millones de individuos tóxicos! Pobre planeta nuestro, ¿cómo sobrevivirá a

con sus pies! Pero el mundo seguía quedándole pequeñísimo... ¿Qué hacer? Decidió dejar volar sus sueños y se convirtió, con sus 26 años, en la primera mujer piloto en la historia de la aviación que lo hace sin brazos. «A veces —dice Jessica— el miedo se basa en una falta de conocimientos, en lo desconocido. Cuando empecé a volar me di cuenta de que mi temor era porque yo no sabía mucho sobre esto». Son muchas las virtudes que la joven ha necesitado para salir adelante. No obstante, ella da un lugar privilegiado al apoyo de sus padres, que han sido «un modelo, y siempre me dicen que puedo hacer cualquier cosa que yo me proponga». Por ello, busca tener con ellos detalles de cariño, incluso ingeniosos, como aquel día de la madre en que colgó en su avión una pancarta en que se leía: «¡Mira, mamá, sin manos!». No contenta con todo lo adquirido, Jessica sueña aún: «Sé que será difícil tener una familia, pero sé que voy a ser una buena mamá». Y, entre risas, se imagina lo difícil que va a ser que un pretendiente le pida la «mano» a sus padres. ¡Sentido del humor no le falta! Podemos suponer la cantidad de retos que ha implicado a Jessica Cox llegar hasta este momento. Pero ella está muy consciente de que, «cuanto mayor es la dificultad, mayor es la gloria». Una gloria luchada, sufrida, pero que sólo se consigue con un corazón grande, como el de Jessica, a la que el mundo todavía le sigue quedando muy, pero muy pequeño.

los plásticos, a los fertilizantes —esas fustas con las que queremos obligarlo a caminar más aprisa, como a un caballo viejo—, a las pilas y baterías que sembramos en sus suelos como semillas ácidas? Individuos tóxicos. Pero, ¿qué le vamos a hacer? Hemos llegado a un punto, como dije al principio, en que saber esto ya no nos espanta. Hemos sacrificado el futuro al presente, sí, mas, ¿cómo íbamos a obrar de otra manera si nuestros maestros (esos asesinos, esos enemigos de la fe cristiana) no paran de decirnos que es necesario vivir el presente sin pensar en nada más, sin pensar en nadie más? Fin del mundo. ¡Ah, para evitarlo sería necesario tomar otro tipo de medidas! No basta con separar la basura orgánica de la inorgánica; no basta con aligerar nuestros automóviles para que gasten menos combustible… ¡Antes sería necesario enamorarnos de la vida, no querer morirnos de una vez por todas! Pero, ¿cómo amar la vida si nuestros más famosos líderes de opinión (esos nihilistas) no paran de decirnos que ésta vale bien poco, que es un fugaz relámpago en medio de dos oscuridades, un murmullo que turba con sus ruidos el beatífico reposo de la nada? He aquí el problema, la paradoja: que para amar la vida, tendríamos que considerarla sagrada, pero para nuestra sociedad lo sagrado no existe ya. Las antropologías de moda son antropologías profundamente tristes; y, en tales condiciones, ¿cómo podríamos pedirles a los hombres que piensen en los que vendrán a este mundo después de ellos? Si la vida es una tontería —como se ufanan en proclamar nuestros garúes desde sus cátedras, desde sus libros—, ¿por qué diablos habríamos de cuidarla? Para mí, en esto —y no en otra cosa— está el verdadero meollo del asunto. ¡Sería preciso reintroducir lo sagrado para que las cosas puedan funcionar otra vez! Y, desde esta perspectiva, es más urgente volver a creer en Dios que reparar cuanto antes el averiado escape de nuestro automóvil. Dicho con otras palabras: o el siglo XXI vuelve a ser religioso otra vez —como lo fue, por ejemplo, san Francisco, que vio siempre en la naturaleza el dedo de Dios y la amó como nunca nadie más la ha amado hasta ahora— o no será en absoluto. O no será de ninguna manera.


El Observador

JÓVENES

27 de diciembre de 2009, AÑO 15, No. 755

Te conviene leer esto:

Érase una vez un anciano que tenía tres hijos... Érase una vez un anciano que había perdido a su esposa y vivía solo. Había trabajado duramente como sastre toda su vida, pero los infortunios lo habían dejado en bancarrota, y ahora era tan viejo que ya no podía trabajar. Las manos le temblaban tanto que no podía enhebrar una aguja, y la visión se le había enturbiado demasiado para hacer una costura recta. Tenía tres hijos varones, pero los tres habían crecido y se habían casado, y estaban tan ocupados con su propia vida que sólo tenían tiempo para cenar con su padre una vez por semana. El anciano estaba cada vez más débil, y los hijos lo visitaban cada vez menos. «No quieren estar conmigo ahora —se decía— porque tienen miedo de que yo me convierta en una carga». Se pasó una noche en vela pensando qué sería de él y al fin trazó un plan. A la mañana siguiente fue a ver a su amigo el carpintero y le pidió que le fabricara un cofre grande con madera vieja. Luego fue a ver a su amigo el cerrajero y le pidió que le diera un cerrojo viejo. Por último fue a ver a su amigo el vidriero y le pidió todos los fragmentos de vidrio roto que tuviera. El anciano se llevó el cofre a casa, lo llenó hasta el tope de vidrios rotos, le echó llave y lo puso bajo la mesa de la cocina. Cuando sus hijos fueron a cenar, vieron el cofre. — Qué hay en él? —preguntaron, mirando bajo la mesa. — Oh, nada —respondió el anciano—, sólo algunas cosillas que he ahorrado. Sus hijos lo empujaron y vieron que era muy pesado. Lo patearon y oyeron un tintineo. — Debe estar lleno con el oro que ahorró a lo largo de los años —susurraron.

Deliberaron y comprendieron que debían custodiar el tesoro. Decidieron turnarse para vivir con el viejo, y así podrían cuidar también de él. La primera semana el hijo menor se mudó a la casa del padre, y lo cuidó y le cocinó. A la semana siguiente lo reemplazó el segundo hijo, y la semana siguiente acudió el mayor. Así siguieron por un tiempo. Al fin el anciano padre enfermó y falleció. Los hijos le hicieron un bonito funeral, pues sabían que una fortuna los aguardaba bajo la mesa de la cocina, y podían costearse un gasto grande con el viejo. Cuando terminó la ceremonia, buscaron en toda la casa hasta encontrar la llave, y abrieron el cofre. Lo encontraron lleno de vidrios rotos. — ¡Qué triquiñuela infame! —exclamó el hijo mayor— ¡Qué crueldad hacia sus hijos! — Pero, ¿qué podía hacer? —preguntó tristemente el segundo hijo— Seamos francos. De no haber sido por el cofre, lo habríamos descuidado hasta el final de sus días. — Estoy avergonzado de mí mismo —sollozó el hijo menor—. Obligamos a nuestro padre a rebajarse al engaño, porque no observamos el mandamiento que él nos enseñó cuando éramos pequeños. Pero el hijo mayor volcó el cofre para asegurarse de que no hubiera ningún objeto valioso oculto entre los vidrios. Desparramó los vidrios en el suelo hasta vaciar el cofre. Los tres hermanos miraron silenciosamente dentro, donde leyeron una inscripción que el padre les había dejado en el fondo: «Honrarás a tu padre y a tu madre». Fuente: Vidapositiva.com

«Para que vivas largos años sobre la Tierra» El cuarto Mandamiento viene con una promesa de premio en esta vida Así se lee en el Decálogo el cuarto Mandamiento de la ley de Dios: «Honra a tu padre y a tu madre, para que se prolonguen tus días...» (Éx 20, 12). Ninguno de los otros nueve Mandamientos dados por Dios viene con una promesa para cumplirse en esta vida. El que quiera tener el premio de una vida larga ya sabe entonces qué hacer. ¿En qué consiste el mandamiento? Así responde el sacerdote jesuita Jorge Loring: «Honrar a los padres es obedecer, si se vive bajo su potestad, sus mandatos; mientras no manden lo que es pecado». Así como en una fábrica manda el director, en un batallón el comandante, y en una ciudad el alcalde, en todo hogar debe haber alguien que mande: el papá y/o la mamá. También en todo ambiente debe haber una serie de reglas —hasta en el antro hay reglas: no puedes entrar así nomás, al menos debes pagar—; de otro modo, si todos hicieran lo que les diera la gana la vida sería un desorden total. En las familias en donde los hijos viven según su propia voluntad, reina el caos, y el futuro no traerá nada bueno. Sin embargo, observa el padre Loring, «algunos hijos se creen que desobedeciendo dan muestras de independencia y personalidad. Es decir, que consideran la desobediencia como una valor. Esto es una equivocación. Esos mismos jóvenes que no obedecen a sus padres que les aman, luego obedecen a los amigos, a las modas, o a sus caprichos que les tiranizan. Cambian de obediencia: la buena, por la mala. Ser libre no es hacer lo que me da la gana. Libre es el que voluntariamente cumple con su deber». La reglas que ponen los papás deben especificar las obligaciones de cada miembro de la familia (estu-

dio, trabajo, labores en el hogar, etc.), los días de diversión, las salidas de los hijos con sus amigos, los horarios de regreso a casa, el tiempo límite para apagar la luz y acostarse a dormir, etc. Si tus papás no te dejan desvelarte, no te dejan salir con determinadas personas, ingerir bebidas alcohólicas o asistir a los antros, no es porque sean perversos, sino porque te están cuidando; ellos saben mejor que tú lo que es mejor para tu salud física, mental y espiritual, aunque tú no lo creas. «Hijos, obedeced en todo a vuestros padres, porque esto es grato a Dios en el Señor» (Col 3, 29). Entonces, ¿es necesario que siempre, siempre, siempre se obedezca a los padres? «¡Es que yo ya cumplí 18 años!». Mientras vivas bajo su potestad es tu deber obedecer, a menos que te ordenen hacer algo malo: mentir, robar, mendigar, etc. Cuando verdaderamente te emancipes, ya no tendrás que obedecer sino que podrás poner tus propias reglas en tu nueva casa. Sin embargo, por muy buenos o muy malos que tus padres sean o hayan sido, siempre, siempre, siempre les debes respeto, hasta el fin de sus días y de tus días. No se trata de que los honres si te gusta la idea, sino que es tu obligación en cualquier circunstancia. También recuerda esto: cuando tu padre y tu madre ya no puedan valerse por sí mismos, así como ellos te atendieron cuando tú eras niño y necesitabas su ayuda, así también te corresponde hacerlo: «Hijo —dice la Palabra de Dios—, acoge a tu padre en su ancianidad” (Eclo 3,12). «El que abandona a su padre es como un blasfemo, y maldito del Señor el que ofende a su madre» (Eclo 3, 16) D.R.G.B.

15

Humor Humor Humor Humor Respuestas verdaderas en exámenes de alumnos de enseñanza secundaria 1) Países productores de miel: La Granja de San Francisco. 2) Partes del insecto: Son tres: in-sec-to. 3) Capacidad pulmonar: Es de unos cinco mil litros. 4) Definición de rumiantes: Son los que eruptan al comer. 5) Lenguas vernáculas: Las que se hablan en las tabernas. 6) Un parásito interno del hombre: El langostino. 7) Derivados de la leche: La vaca. 8) Barroco: Estilo de casas hechas de barro. 9) Estimulantes del sistema nervioso: El café, el tabaco y las mujeres. 10) Alfarero: El que tiene un farol. 11) Explica algo del Greco: Era vizco. 12) Polígono: Hombre con muchas mujeres. 13) El mendelismo: Mendel trabajó mucho ayudado por caracoles. 14) Comentar algo del 5 de mayo: ¿De qué año? 15) Coleccionistas de sellos: Sifilíticos. 16) Traduce Ave Cesar morituri te salutan: Las aves de César murieron por falta de salud. 17) La sal común: Tiene un curioso sabor salado. 18) Ecosistemas: La tundra y la gaita. 19) Derivados de la leche: El arroz con leche. 20) Cita organismos internacionales: USA, URSS, la NASA, policía, bomberos, socorristas, Cruz Roja y la Olimpiada de México. 21) Pediatra: Médico de pies. 22) Trabajo y energía: Trabajo es si cogemos una silla y la ponemos en otro sitio; energía es cuando la silla se levanta sola. 23) Quevedo: Era cojo, pero de un solo pie. 24) Brisa del mar: Es una brisa húmeda y seca. 25) Un gusano que no sea la lombriz de tierra: La lombriz de mar. 26) Un marsupial: El chimpancé. 27) El oído interno: Consta de utrículo y dráculo. 28) Palabra derivada de luz: Foco. 29 ) ¿Conoces algún vegetal sin flores?: Conozco. 30) Moluscos: Son esos animales que se ven en los bares, por ejemplo el cangrejo. 31) La abeja: Se divide en reina, obreras y zagales. 32) Reptiles: Son animales que se disuelven en el agua. 33) Ejemplo de reptil: La serpiente putón. 34) Calamar: Se llama así porque cala los mares. 35) Movimientos del corazón: El corazón siempre esta en movimiento, sólo está parado en los cadáveres. 36) Volcanes: El agua de mar se solidifica y sale por el cráter. 37) Terremotos: Son movimientos bruscos que se tragan a las personas. 38) Insectos: Son una especie de aves pequeñísimas. 39) Arterias: Son unos tubitos de plástico flexibles. 40) Mahoma: Nació en La Meca a los cinco años. 41) Fósiles: Son animales que se extraen de los grandes museos, como el de Madrid. 42) Qué es una encíclica: Es un buque de hierro que flota en el mar. 43) Animales polares: Son la Osa mayor y la Osa menor. 44) Minerales: Son animales sin vida. 45) El voltio: Fue inventado por Voltaire. 46) Qué es la hipotenusa: Lo que está entre los dos paletos. 47) Peces: El caviar se hace con huevos de centurión. 48) Mamíferos: Los gatos dan luz dos veces al año. 49) Canciones napolitanas: Fueron escritas por Napoleón. 50) Australia: Es un país lleno de canguros y orinocos. 51) El cerebelo: Es el fruto del cerebro. 52) Sancho Panza: Era muy aficionado al vino, a las mujeres y a 53) ¿Quién inventó el pararrayos?: Frankenstein. 54) Juan Ramón Jiménez: Se distingue por su amor a la cabra, y sobre todo a Platero. 55) ¿Qué significa leucocito?: Leu, animal, y cocito, pequeño. 56) Anfibios: De los huevos de rana salen unas larvas llamadas cachalotes. 57) La médula espinal: Es un tubo de 10 a 12 metros donde decían los antiguos que residía el alma. 58) Área del triángulo: Es igual a la cuarta parte de la mitad de su lado por la semisuma de la raíz cuadrada de tres. 59) ¿Quién fue Aníbal?: Fue un jefe cartilaginoso. 60) Glaciar alpino: Se llama así porque arrastra muchos pinos. *NOTA: Las respuestas fueron tomadas del examen de la Escuela Secundaria Obligatoria (E.S.O.) de España


16

NIÑOS

El Niño Dios hallado en el templo Cuando Jesús cumplió doce años fue con sus padres al templo de Jerusalén, y de regreso el Niño se quedó, sin que ellos lo supieran. Para ayudar a que los angustiados san José y la santísma Virgen María encuentren más pronto al Niño Dios, traza una línea desde ellos hasta donde está Jesús. Si lees en tu Biblia Lc 2, 41-52 sabrás de inmediato cuál de todos los niños de la imagen es Cristo.

27 de diciembre de 2009, AÑO 15, No. 755

El Observador

¿Por qué vamos a Misa el 1º de enero? ¿Vamos porque inicia el año nuevo? No. Para los cristianos el año nuevo inicia el primer domingo de Adviento. O sea que en esta ocasión nuestro año nuevo empezó el 29 de noviembre. El 1º de enero es el inicio del año nuevo civil, no el año nuevo de la Iglesia. Entonces, ¿por qué asistimos a la Eucaristía el 1º de enero? Porque es una gran fiesta: celebramos a María. No se trata de festejar una «advocación» de la Virgen, o sea no sólo un título suyo relacionado con una imagen muy especial de Ella o un lugar (como la Virgen del Carmen, la Virgen de Guadalupe, Nuestra Señora de Fátima, Nuestra Señora de Lourdes, etc.), sino que la honramos de manera muy especial por el enorme regalo que nos hizo aceptando ser la Madre de Dios. Pero la Virgen no es Dios, por eso nunca la adoramos, sino que la veneramos (venerar es lo mismo que darle honor). El Señor siempre premia a los que le dicen «sí», y el «sí» de María es es el mejor y más grandioso «sí» que haya dado y que podrá dar una criatura de Dios dentro de la historia humana. Jesús dijo: «Si alguien me sirve, mi Padre le honrará» (Jn 12, 26). Piensa esto: si tratamos con honor a nuestra bandera nacional (porque es símbolo de nuestra patria), y si le debemos todavía mucho más honor a nuestros papás, imagínate también todo el honor que se merece la Virgen; porque, si hasta Dios Padre la honra, ¿acaso nosotros no debemos también honrarla? Eso es lo que en la Iglesia se le llama dar culto a la Madre de Dios. D.R.G.B.

i h C

i p s

s a t

Un señor soñó que le decían: «Cuente las llantas de su auto y compre un cachito de lotería terminado en ese número». Contó las llantas: 4. Y compró el cachito terminado en 4. El premio mayor terminó en 5. Y él dijo: «¡Qué bruto soy! Es que se me olvidó contar la llanta de repuesto».

¿Por qué los cirujanos, cuando operan, se colocan cubrebocas? Porque es mejor permanecer de incógnito en el caso de que la operación no tenga éxito. ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○

— Tengo un perro que me reconoce con el olfato a un kilómetro de distancia. ¿Qué te parece? — Que deberías bañarte más seguido. ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○ ○

¿Qué es un volcán? Es una montaña con dolor de estómago.


El Observador de la Actualidad 755