Page 1

TEXTO COMPLETO DEL MENSAJE DE CUARESMA DEL PAPA FRANCISCO P. 8

11 de febrero de 2018

AÑO 23

No. 1179

PERIODISMO CATÓLICO; FE QUE SE HACE CULTURA

$13.00

VENTANA ABIERTA Jaime Septién Cuarenta días para cambiar tu historia

L

a Cuaresma es un «tiempo fuerte» de la Iglesia; un tiempo que invita a la conversión, al desprendimiento, a la compasión y a la caridad. El camino de este desierto cuaresmal comienza con la ceniza y acaba con la Cena del Señor. Recuerdo de que somos polvo, sí, pero que en ese polvo que somos llevamos la impronta de Dios, su aliento, su promesa de salvación. Abundan los consejos para vivir la Cuaresma. Consejos que van desde lo muy útil (por ejemplo, las recetas de la cocina tradicional de estos días) hasta lo muy espiritual (el ayuno riguroso de los monjes medievales). Nosotros, en este número de El Observador, hemos hecho un esfuerzo para combinar lo cotidiano con el espíritu de estos cuarenta días. En especial, hacemos énfasis en la necesidad de aprender a desprendernos de lo que nos sobra. Una anécdota muy famosa del gran artista italiano Miguel Ángel viene a cuento para subrayar lo que es el desprendimiento. Cuentan que alguien le preguntó a este genial escultor y arquitecto cuál era su técnica para crear esculturas tan impresionantes como David, Moisés o La Piedad. Su respuesta fue la siguiente: cojo un trozo de mármol y le voy quitando lo que le sobra. Así es, exactamente, lo que podemos hacer esta Cuaresma: quitarnos lo que nos sobra; entregarlo al que más lo necesita: no acumular, donar, pensar en el anciano, en el enfermo, en el preso. Dejar de quejarnos porque la vida nos duele y empezar a dolernos del dolor de otras vidas. Son pocos días como para desperdiciarlos. Está en juego la parte divina del polvo que somos. Si nosotros no la asumimos en el prójimo, la redención que Jesús pagó con su sangre será en vano.

POR LA INTENCIÓN DEL PAPA: ¿ADOPTARÍAS A UN CORRUPTO EN TU ORACIÓN? P. 13

VIVIR

LA CUARESMA TEMA DE LA SEMANA Págs. 2- 7

CADA SEMANA CON FRANCISCO

¿QUÉ NECESITA LA IGLESIA? Marcelo López

P.18

SER JOVEN ¿Qué está permitido en el noviazgo? P.11

Síguenos

observacatholic


TEMA DE LA SEMANA

VIVIR LA CUARESMA 11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD/PÁGINA 2

LA CUARESMA:

¿QUÉ, CUÁNDO Y POR QUÉ? ¿POR QUÉ SE LLAMA CUARESMA? «Cuaresma» viene de la palabra en latín «quadragesima», que significa «cuarenta días», o, más literalmente, «el cuadragésimo día». Se le dio este nombre porque se trata de 40 días penitenciales en que cada año la Iglesia se une al misterio de Jesús en el desierto, cuando, como preparación al inicio de su ministerio salvador, el Señor ayunó 40 días y 40 noches.

¿Y POR QUÉ 40 DÍAS? Si Jesucristo escogió ayunar 40 días, y si la Iglesia practica 40 días de preparación penitencial antes de la Pascua, en lugar de 7, 12, 24, 50, 89 o cualquier otro número, es por el significado bíblico del número 40. El 40 indica un tiempo de prueba, purificación y preparación. Por eso, durante el Diluvio, llovió por 40 días y 40 noches; tras salir de Egipto, los hebreos estuvieron en el desierto por 40 años antes de entrar a la tierra prometida; Elías caminó 40 días y 40 noches para llegar al monte Horeb; Dios fijó un plazo de 40 días para Nínive a fin de que se convirtiera e hiciera penitencia, pues de otra manera destruiría la ciudad; etcétera.

¿QUÉ ES LA CUARESMA? Es un tiempo litúrgico fuerte en el que los cristianos se preparan, mediante la conversión espiritual, a celebrar el misterio pascual: la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

¿POR QUÉ NO ES EN UNA FECHA FIJA?

ORACIÓN, AYUNO Y LIMOSNA TRES PRÁCTICAS CUARESMALES QUE DEBERÍAN IR UNIDAS El ayuno y la limosna son “las dos alas de la oración”, que le permiten tomar más fácilmente su impulso y llegar hasta Dios».

AGUSTÍN DE HIPONA

La Cuaresma depende de la Semana Santa; la Semana Santa depende del Domingo de Resurrección; y el Domingo de Resurrección tiene lugar el domingo siguiente a la primera luna llena de primavera. Por eso no tiene fecha fija en el calendario gregoriano (el que hoy se usa en occidente y que es solar). Esto se debe a que la pascua hebrea se celebra el día 14 del mes de Nisán (del calendario lunar judío), que es siempre día de luna llena. Jesús murió en la cruz el día 14 del mes Nisán, justo cuando se degollaban los corderos pascuales en el templo judío. La Cuaresma debe terminar el domingo anterior al Domingo de Resurrección, es decir, el Domingo de Ramos. Si se cuentan 40 días desde el Domingo de Ramos hacia atrás, el día 1 de la Cuaresma siempre es en miércoles. ¡Ése es el Miércoles de Ceniza!


tema de la semana

VIVIR LA CUARESMA 11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

El Observador de la actualidad/página 3

No vivas la más inútil de todas las Cuaresmas

abstinencia de carnes todos los viernes y el Miércoles de Ceniza, pero dando una razón de fondo; y hay que instruir en el valor espiritual de los sacrificios y las buenas obras, no sólo recomendarlos. Porque hay mucha gente que hace todo o parte de esto, pero apenas por tradición, reduciéndolo a prácticas exteriores sin sentido, haciendo que la suya sea la más inútil de todas las Cuaresmas.

La realidad de los carnavales

L

a palabra carnaval viene del latín carne-levare, que significa «eliminar la carne». En la Edad Media se vivían durante la Cuaresma ayunos y abstinencias rigurosos; por ejemplo, no se comía carne en ninguno de los 40 días. Por eso entre muchas personas se extendió la tentación de «desquitarse» con anticipación, de manera que los tres días anteriores al Miércoles de Ceniza, antes de decirle «adiós» a la carne, hacían fiestas que consistían en comer carne en exceso, pero también en beber mucho y bailar. Se trasformaron en días de prácticas desordenadas, que se incrementaron aún más con la introducción de las máscaras que se hicieron famosas a partir del carnaval de Venecia en el siglo XI. Al ocultar el rostro, el anonimato invitaba a practicar mayores desvíos, con la creencia de que al cabo las penitencias de Cuaresma bastarían para borrar tantos pecados.

A América también llegaron los carnavales, y muchos de ellos adquirieron gran fama, al grado de continuar vigentes, como el de Río de Janeiro, el de Nueva Orleans, el de Ecuador, el de Veracruz, etc. La embriaguez, los bailes con poca ropa y el libertinaje suelen ser el pan de cada día en estos festejos. El carnaval, por tanto, nunca ha sido una fiesta cristiana sino profana, la cual, en lugar de ayudar a las personas a ser mejores, las aleja de la vida de virtud.

¿para qué, entonces, la cuaresma?

Vivir la Cuaresma de la forma correcta no consiste en un mero recuerdo de situaciones históricas recogidas en los Evangelios. Lo que la Iglesia hace es un «memorial», que consiste en actualizar, es decir, en hacer presente y operante aquella única Cuaresma de Jesús que le dio sentido a todas las Cuaresmas, incluida ésta.

L

a Cuaresma, el tiempo de preparación para la Pascua de Resurrección, debería caracterizarse por ser un período de oración, penitencia y buenas obras. La Iglesia establece para todos sus hijos una serie de medios concretos —en realidad lo mínimo de lo mínimo— para ayudarles a vivir la dinámica cuaresmal; por ejemplo, la abstinencia de carnes el Miércoles de Ceniza y los días viernes, y apenas dos días de ayuno. Pero en la práctica muchas veces se desdeña lo que es precepto, o bien se le deforma. Así, basta entrar a la cocina de muchos hogares cualquier viernes de Cuaresma para toparse con que ahí tiene lugar la preparación de un banquetazo que, si bien no incluye carne, rompe por completo con la intención pretendida por la Iglesia. Aunque hay muchas familias que, gracias a Dios, entienden de qué se trata este tiempo litúrgico, no pasa lo mismo con el mundo de allá afuera; por eso no faltan las revistas de cocina, programas de TV, etc., que titulan sus presentaciones con frases como: «Festival gastronómico de Cuaresma», «Cocina de Cuaresma: una delicia para todos los paladares», «Ya viene la Cuaresma, y con ella todas sus delicias», «Pescado, el gran protagonista de la Cuaresma y la Semana Santa». El tiempo cuaresmal queda convertido entonces no en período de sacrificios sino de satisfacciones. Eso en cuanto a la

comida. Pero, en general, tiende a ocurrir lo mismo en los demás rubros. ¿De verdad las masas católicas oran más en Cuaresma, hacen más sacrificios y penitencias en estos días, y tienen una actitud de conversión superior a la ordinaria? Pareciera más bien que no. Pero al menos aún hay conciencia de que se trata de un tiempo diferente al resto del año. Son pocos los estudios estadísticos que se hacen respecto de las prácticas cuaresmales. Pero, entre los existentes, hay coincidencia en que la más popular es la recepción de la ceniza, aunque no sea de precepto, mientras que las que sí son obligatorias, como el ayuno y la abstinencia de carnes, son mucho menos llevadas a cabo. En un mundo cada vez más secularizado, no es de extrañar que, si las prácticas cuaresmales de precepto han dejado de ser atendidas por un número creciente de cristianos, exista un porcentaje bajísimo de los que son capaces de ir más allá del mínimo establecido, comprometiéndose, por ejemplo, a hacer sacrificios y penitencias. La conclusión que se saca es que urge que la Iglesia —no sólo a través de sus sacerdotes y catequistas, sino de las escuelas católicas, grupos apostólicos y padres de familia— realice un trabajo intenso para educar a los fieles. Está bien decirle a ellos que ayunen, pero hay que explicarles claramente por qué; hay que insistir en que se guarde la

¿De qué le servirá a un cristiano pensar en el sufrimiento de Cristo en el desierto si no tiene este hecho fuerza para cambiarle la vida? Si la Cuaresma no le ofrece un proyecto y un sentido para su vida, ¿de qué le sirve no comer carne los días viernes? Nadie ama lo que no conoce. Por eso la Cuaresma no funcionará si se le ve como un período para cumplir, sin más, ciertas normas que «impone» la Iglesia al hombre. Es esencial tratar de entender el porqué de dichas normas y, en consecuencia, adherirse a ellas. Entonces sí serán de enorme provecho para la vida cristiana. La Iglesia propone a sus hijos varios medios para vivir la Cuaresma: oración, ayuno, penitencia y limosna. El que aumente su oración en la Cuaresma que sea para favorecer el encuentro con su Salvador. El que ayuna y realiza otras prácticas de penitencia que lo haga porque el sacrificio corporal refrena sus antojos, su sentido de autosuficiencia o su sentimiento de grandeza; es decir, porque el sacrificio le pone freno a su sensibilidad desordenada. Y el que aumente sus limosnas en dinero, especie o tiempo, que lo haga porque el amor se manifiesta con obras, y porque nadie es tan pobre que no tenga nada para dar. Una Cuaresma así es acompañar al Señor al desierto durante 40 días, a fin de vencer con Él las tentaciones del Maligno, y aguardar el triunfo de la la Resurrección, pues sin Pascua no hay Cuaresma. Redacción.


tema de la semana

VIVIR LA CUARESMA 11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

El Observador de la actualidad/página 4

La ceniza del primer día de Cuaresma

E

l Miércoles de Ceniza suele ocurrir algo curiosísimo: hay lugares donde la gente que no suele asistir a Misa sino sólo «cuando le nace» o si acaso la invitan a una boda, quince años o bautizo —es decir, si hay un fiestón de por medio—, entra a los templos católicos y no le importa tener que hacer grandes filas con tal de recibir la ceniza bendita. ¿Por qué? Estos cristianos alejados de la vida de la Iglesia puede que vivan en amasiato o en adulterio, puede que sean alcohólicos consuetudinarios, mentirosos frecuentes o hasta ladrones profesionales; la mayoría de ellos ni siquiera ayunó ese día (lo que sí es una obligación para el verdadero cristiano). Pero eso no les preocupa: lo catastrófico para ellos es no recibir la ceniza bendita.

SupersticioNES

Muchos han llegado a un punto alarmante en el que han hecho de este rito cuaresmal una cuestión de superstición pura. La superstición es una creencia contraria a la razón. El Catecismo de la Iglesia Católica la describe como «la desviación del sentimiento religioso y de las prácticas que impone. Puede afectar también al culto que damos al verdadero Dios, por ejemplo, cuando se atribuye una importancia de algún modo mágica a ciertas prácticas, por otra parte, legítimas o necesarias. Atribuir su eficacia a la sola materialidad de las oraciones o de los signos sacramentales, prescindiendo de las disposiciones interiores que exigen, es caer en la superstición»

No asistas a la imposición de la ceniza si... 1

… si crees que es un rito mágico de protección.

2 … si crees que la ceniza te perdona los pecados. 3 … si lo que buscas es una bonita cruz en la frente para que te la vean los demás. 4 … si crees que es una tradición folclórica.

(n. 2111).Y eso es exactamente lo que suele ocurrir con las grandes multitudes el Miércoles de Ceniza. Entre las actitudes erróneas más comunes que suelen rondar a la ceniza bendita son las siguientes: ▶ Pensar que, si no se la ponen, alguna cosa mala les sucederá. Convierten así la ceniza en un rito de magia. ▶ Usarla «para atraer el bien», «alejar el mal agüero» o «curar enfermedades». Por eso muchos insisten en que se la pongan hasta a los niños pequeños. ▶ Convertirla en motivo de presunción. ▶ Creer que es un rito de precepto y, por tanto, que si no acuden cometen pecado mortal. ▶ Pensar que la ceniza destruye los errores del año anterior. Esto lo suponen porque, al prepararse las cenizas quemando palmas benditas y objetos religiosos en desuso, deducen que quien se la pone «quema» así sus pecados sin necesidad de la Confesión.

Su VERDADERO VALOR

La ceniza bendita no es un sacramento sino un sacramental. Los sacramentales no confieren por sí solos la Gracia divina, es decir, la participación en la vida de Dios; pero sí predisponen a que el cristiano la pueda recibir; por lo tanto, son verdaderos instrumentos de santificación. Sin embargo, necesariamente hace falta la cooperación humana para que resulten efectivos; de otra manera no constituyen sino una abundante lluvia de ayudas, de bendiciones emanadas de la Iglesia, que no alcanzan a mojar y, por tanto, que se desperdician, que no sirven absolutamente para nada. La ceniza bendita es, al mismo tiempo, como en los tiempos bíblicos, un signo de penitencia y a la vez testimonio público de la intención y compromiso que se hace de convertirse a Dios y, por lo tanto, de abandonar el pecado.

5 … si no estás dispuesto a abstenerte de carne el Miércoles de Ceniza, el Viernes Santo y los viernes de Cuaresma. 6 … si no piensas ayunar el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo (excepto por prescripción médica). 7 … si no estás verdaderamente arrepentido de tus pecados. 8 … si no estás dispuesto a mejorar radicalmente tu vida cristiana. 9 … si no estás dispuesto a cumplir con lo mínimo que establece la Iglesia, como ir a Misa todos los domingos, y confesarte y comulgar por lo menos una vez al año. 10 … si no aceptas todos y cada uno de los dogmas de fe que Dios enseñó a su Iglesia.

S

Pero sería lamentable que transcurran los 40 días de la Cuaresma sin que las intenciones de conversión se concreten finalmente en el sacramento de la Confesión, en el cual el penitente efectivamente recibe de Dios el perdón de sus pecados y recupera la amistad con Él. Hasta quien no tiene pecados mortales debe confesarse por lo menos una

D.R.G.B.

Redacción.

¿Una Cuaresma sin acercarse al sacramento de la Confesión? i la Cuaresma tiene a la conversión como una de sus finalidades, y si el Miércoles de Ceniza apenas arranca ese tiempo litúrgico, entonces no es necesario confesarse ese día o estar en Gracia de Dios para acercarse a recibir la ceniza.

De lo contrario, ir a tomar ceniza será lo mismo que perder el tiempo.

vez al año, lo cual es un precepto o mandamiento de la Iglesia, el cual fue calificado por el Papa Pablo IV como uno de los más graves. Todos somos pecadores, nadie se escapa de cometer al menos pecados veniales; por eso los santos siempre han sido personas de confesión frecuente. Es cierto que los pecados veniales se pueden perdonar por otros medios distintos al sacramento de la Confesión, pero quien no busca de modo habitual el auxilio de la Confesión, tiene mayores dificultades para vencer en su lucha contra el pecado. Hay personas que tienen años sin acudir al sacramento de la Confesión y aun así dicen: «Yo no mato ni robo, así que no tengo necesidad de irme a confesar». Otros sí son capaces de reconocer que su situación espiritual no es buena, sin embargo alegan: «Yo no voy a ir a confesarme con un sacerdote que es más pecador

que yo», o «Yo me confieso directamente con Dios». Es verdad que hay sacerdotes muy santos, otros muy malos y, quizá la mayoría, mediocres; pero nada de esto influye en el valor del sacramento, pues quien hace que el sacramento de la Confesión «funcione» es Dios. En este caso el sacerdote sólo es, por decirlo así, «canal de la Gracia». Para entenderlo, se puede comparar este sacramento con el agua que corre por una tubería para llegar a una casa. El agua es la Gracia de Dios que confiere el perdón de los pecados; la tubería es el sacerdote, y el hogar es el penitente. La tubería puede ser de oro, hierro, cobre, plástico, barro, etc.; y aunque se encuentra oxidada, picada o con algún otro daño (o sea, en pecado), seguirá siendo igual de efectiva mientras continúe haciendo llegar la Gracia (el agua) hacia su destino. Es voluntad de Dios —y no de los hombres— que la salvación perdida tras el Bautismo sea recuperada a través del sacramento de la Confesión. ¿Por qué eligió ese modo? No lo sabemos. Pero es un hecho que Él nunca se equivoca. Redacción.


tema de la semana

VIVIR LA CUARESMA 11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

El «incómodo» ayuno...

D

e los 365 días del año, la Iglesia ha puesto las cosas muy, muy fáciles para los cristianos de hoy, pues sólo establece que los que tienen entre 18y 59 años realicen dos días obligatorios de ayuno: el Miércoles de Ceniza y el Viernes Santo. Nada qué ver con los antiguos tiempos de la Iglesia.

El ayuno de alimentos vs. el ayuno de vicios

E

El ayuno de antes

Es un hecho que la Iglesia naciente practicaba el ayuno (cfr. Hch 13,3; 14,22; 27,21; II Co 6,5). En los primeros siglos de la era cristiana la celebración de la Pascua contó siempre con una preparación consistente en un ayuno de dos o de tres días de duración, es decir, ayunaban los días en los que les había sido «arrebatado el Novio» (cfr. Mt 9, 14-15). En el resto del año los cristianos ayunaban todos los miércoles y viernes; algunos practicaban sus ayunos con una duración de 40 horas. En el siglo IV se fijó que la preparación a la Pascua fuera de 40 días. En los siglos VI-VII cobró gran importancia el ayuno como práctica cuaresmal; pero como desde sus orígenes en la Iglesia jamás se ha ayunado los domingos, ya que es la celebración del Día del Señor, se agregaron cuatro días más a la Cuaresma a fin de imitar el ayuno de Cristo en el desierto. Por eso, descontando los domingos «atrapados» en ese período, son exactamente 40 los días que van del Miércoles de Ceniza al Sábado Santo. Durante la temprana Edad Media la disposición era que en Cuaresma no se comiera carne, huevos y lácteos, y que todo ese tiempo, excepto los domingos, se realizara un ayuno consistente en hacer una sola comida al día, la que no podía realizarse antes de oscurecer. Más adelante se comenzó a tolerar la práctica de romper el ayuno a la hora de nona, o sea a las tres de la tarde. Luego, a fin de que la gente recuperara las fuerzas invertidas en sus trabajos físicos, se desarrolló una mayor indul-

El Observador de la actualidad/página 5

gencia hasta considerar que una colación o pequeña cantidad de alimento no rompía el ayuno. Así, podían consumirse hasta seis onzas de comida sólida junto con una bebida al mediodía, más otra bebida vespertina.

Pero aun así siempre hay algunas opciones para ofrecerle a Dios, entre ellas: comer la comida sin sal; u optar ese día por platillos que no sean del agrado de uno.

El ayuno de ahora

De esto habló Benedicto XVI en su mensaje para la Cuaresma 2009: «Podemos preguntarnos qué valor y qué sentido tiene para nosotros, los cristianos, privarnos de algo que en sí mismo sería bueno y útil para nuestro sustento. Las Sagradas Escrituras y toda la tradición cristiana enseñan que el ayuno es una gran ayuda para evitar el pecado y todo lo que induce a él». Y agregó: «En nuestros días, parece que la práctica del ayuno ha perdido un poco su valor espiritual...en una cultura marcada por la búsqueda del bienestar material... Para los creyentes [el ayuno] es, en primer lugar, una ‘terapia’ para curar todo lo que les impide conformarse a la voluntad de Dios». El ayuno es «un arma espiritual para luchar contra cualquier posible apego desordenado a nosotros mismos. Privarnos por voluntad propia del placer del alimento y de otros bienes materiales ayuda al discípulo de Cristo a controlar los apetitos de la naturaleza debilitada por el Pecado Original».

Las mitigaciones cuaresmales continuaron a lo largo de los siglos. Así, la Santa Sede concedió sucesivos indultos para permitir la carne como alimento en la comida principal de los domingos, y después del resto de los días de la semana, excepto el Miércoles de Ceniza y los días viernes de todo el año; esto es para todos los que tengan entre 14 años y 59 años. En cuanto al ayuno, consiste realizar una sola comida fuerte al día, sin carne; aunque se tolera que se realicen otras dos comidas pequeñas, generalmente consistentes en una taza de líquido (como puede ser café o leche).

¿Y si no puedo ayunar?

Se está disculpado de ayunar por razones serias; por ejemplo, si se padece de anemia, diabetes, hipoglucemia u otra enfermedad que pudiera agravarse; si las mujeres están embarazadas, o si se realiza un trabajo físico intenso con el que se pondría en riesgo la salud propia o la de los demás en caso de ayunar.

¿PERO QUÉ SENTIDO TIENE?

l ayuno carece de sentido si no se le acompaña con la intención de evitar el pecado. De otro modo se cae en lo que, ya en el siglo IV, san Juan Crisóstomo llamaba en sentido figurado «ayunar sin ayunar». Decía él en una homilía: «¿Cómo es posible, ayunando, no ayunar? Así ocurre cuando, renunciando al alimento acostumbrado, no renuncia uno a sus pecados. ¿Y cómo es posible, no ayunando, ayunar? Así es cuando uno usa el alimento sin usar el pecado. Este ayuno es mucho mejor que el otro, y no sólo mejor sino, además, más fácil». Esto, sin embargo, ha servido de pretexto en los últimos años para que muchos, pudiendo obedecer el ayuno que marca la Iglesia, se abstengan de ello. Dicen que en la Cuaresma prefieren «ayunar de vicios» «ayunar de ver programas nocivos de televisión», «ayunar de la pereza en el trabajo», «ayunar de decir chismes», «ayunar de usar palabrotas», etc. Qué bueno que se deje de hacer esas cosas malas, ya que todo cristiano tiene la obligación de desprenderse de ellas, pero no en Cuaresma sino todos los días de su vida. Ahora bien, eso no es un ayuno. Ayunar —del verbo latino ieiunare, que a su vez viene del vocablo ieiunum, que significa «vacío de alimentos»— es abstenerse de comer a fin de mantener vacío el estómago. El gran mérito del ayuno cristiano radica en abstenerse voluntariamente de algo que, lejos de ser malo, es algo muy bueno —el alimento—, pero ello con miras a alcanzar un bien mayor, el cual, en palabras de san Juan Crisóstomo, es dar «vigor a nuestra alma». Así pues, no tiene por qué haber una contraposición entre lo que algunos llaman ayuno de alimentos y ayuno de vicios. Hay que practicar ambos. Dice san León el Grande en uno de sus sermones de Cuaresma: «A lo que cada cristiano debe hacer en todo tiempo, debe ahora dedicarse con mayor fe y amor; de este modo satisfaremos esta obligación que se remonta hasta los Apóstoles, de ayunar... no sólo reduciendo nuestra alimentación sino... absteniéndonos del pecado».

La proclamación del Evangelio y la homilía Queridos hermanos y hermanas:

Con la proclamación del Evangelio se llega al culmen de ese diálogo entre Dios y su pueblo que es la liturgia de la Palabra en la Misa. Del Evangelio viene la luz para comprender el sentido de los textos bíblicos que se han leído antes. Por eso, la liturgia rodea al Evangelio de una veneración particular. En efecto, sólo el ministro ordenado puede leerlo y cuando termina besa el libro; hay que ponerse en pie para escucharlo y hacemos la señal de la cruz sobre la frente, la boca y el pecho. La asamblea reconoce así la presencia de Cristo que le anuncia la buena noticia que convierte y transforma, y responde con la aclamación: «Gloria a ti, Señor Jesús». En la lectura

D. R. G.B.

Redacción

del Evangelio tomamos conciencia de que Jesús sigue hablando y actuando en nuestros días. A continuación viene la homilía. Como parte de la misma liturgia, no es un discurso o una conferencia, sino que retoma ese diálogo entre Dios y su pueblo. La predicación debe orientar a todos, también al predicador, hacia una comunión con Cristo en la Eucaristía que transforme la vida. Para ello, no sólo es importante que quien predica cumpla bien su ministerio, sino que también los que escuchan han de procurar hacerlo con las mejores disposiciones interiores. Palabras del Papa Francisco en la Audiencia General del miércoles 7 de febrero de 2018


tema de la semana

VIVIR LA CUARESMA 11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

El Observador de la actualidad/página 6

Un paso más: ¡las obras de misericordia!

A

todos los cristianos obligan las obras de misericordia. Así lo mandó Jesucristo: «Sed misericordiosos, así como vuestro Padre es misericordioso» (Lc 6, 36). De esto habló Benedicto VI en su Mensaje para la Cuaresma 2011: «Mediante las prácticas tradicionales del ayuno, la limosna y la oración, expresiones del compromiso de conversión, la Cuaresma educa a vivir de modo cada vez más radical el amor de Cristo. El ayuno, que puede tener distintas motivaciones, adquiere para el cristiano un significado profundamente religioso: haciendo más pobre nuestra mesa aprendemos a superar el egoísmo para vivir en la lógica del don y del amor,

NO SE PUEDE SEPARAR AYUNO Y LIMOSNA soportando la privación de alguna cosa —y no sólo de lo superfluo— aprendemos a apartar la mirada de nuestro ‘yo’, para descubrir a Alguien a nuestro lado y reconocer a Dios en los rostros de tantos de nuestros hermanos. Para el cristiano el ayuno no tiene nada de intimista, sino que abre mayormente a Dios y a las necesidades de los hombres y hace que el amor a Dios sea también amor al prójimo». Las obras de misericordia están dirigidas a hacer el bien al prójimo, pensando en sus necesidades y renunciando a nuestra comodidad. La Iglesia las clasifica en 7 obras de misericordia corporales y 7 obras de misericordia espirituales. Aquí se enumeran las 14, así como algunas ideas para vivir en especial las obras corporales:

2 Dar de beber al sediento

3

▶ Nunca niegues el agua al sediento que toca a tu casa para pedírtela. El agua es más que un derecho humano (70% de nuestro cuerpo es agua), y Dios promete que no quedará sin recompensa el simple ofrecimiento de un vaso de agua a quien lo necesita (cfr. Mt 10, 42). ▶ Reparte botellas de agua entre los indigentes; pero si hace frío llévales café, chocolate u otra bebida caliente. ▶ Colabora en programas que trabajan para llevar agua potable a las aldeas más necesitadas del planeta.

▶ Saca de tu armario toda la ropa y zapatos que tienen más de un año sin ser tocados y regálalos directamente a los indigentes; o bien dona todo eso a una organización de caridad, la cual se hará cargo de repartir tu donativo entre quienes realmente lo necesiten. ▶ Cuando veas a alguien más necesitado que tú, sé capaz de desprenderte incluso de algo de prendas de ropa y calzado que sí utilices. ▶ Está atento y participa en las campañas invernales de recolección de cobijas y de chamarras, y haz el esfuerzo de contribuir con prendas nuevas.

5 Dar albergue al que no tiene casa y al peregrino

6 Visitar y socorrer a los presos

▶ Si se presenta un evento desafortunado (terremoto, inundación, incendio, etc.), sé solidario y alberga al menos por una noche a quien haya tenido que abandonar su hogar. ▶ Participa en tu parroquia en la apertura y funcionamiento de casas de acogida para migrantes, indigentes, etc.

▶ No importa si son culpables o inocentes: interésate por la situación de los que están en las cárceles y reza por ellos. ▶ Si te es posible, apúntate en un ministerio dedicado a la visita y atención espiritual de los presos. ▶ Haz donativos para mejorar las condiciones de los detenidos. ▶ Si tienes algún familiar que haya acabado en la cárcel, no rompas tus vínculos con él; mejor ayúdalo a cambiar su vida y a abrirle nuevos horizontes para que se transforme en una persona de bien.

Las siete obras de misericordia corporales 1

Dar de comer al hambriento

▶ El dinero o la comida que te ahorraste absteniéndote de comer carne y manjares, así como de tus ayunos —no importa si es poco o mucho—, dalo directamente a los pobres hambrientos, o bien a alguna organización católica que se dedique a alimentarlos. ▶ Entre más renuncias económicas hagas —por ejemplo, si decides

en Cuaresma abstenerte de ir al cine, dejar de comer postre, etc.—, más dinero tendrás para compartir con los hambrientos. ▶ Si, a pesar de tus privaciones, no tienes dinero porque se te presentó una emergencia, aun puedes ayudar a tus hermanos hambrientos anotándote como voluntario en un comedor parroquial, donde puedes servirles, lavar los platos e, incluso, cocinar.

4 Visitar a los enfermos

Vestir al desnudo

▶ ¿Tienes un padre, tío, abuelo, primo, cuñado, etc., que esté enfermo? Visítalo. Quizá no esté confinado en una cama, pero si no puede salir o si puede hacerlo muy poco, es probable que se sienta solo y olvidado, aunque no lo diga. ▶ También puedes visitar a tus vecinos enfermos. ▶ Otra opción es que te anotes en un ministerio dedicado a visitar a los enfermos en los hospitales, donde además podrás ayudarlos y hasta ser su enlace para llevarles un sacerdote que les administre la Confesión, la Comunión y la Unión de los Enfermos.

7 Enterrar a los muertos ▶ Si sabes del fallecimiento de un pobre, coopera con los gastos de su funeral. ▶ Has el sacrificio de asistir a los sepelios de tus conocidos, a fin de acompañar a sus familiares en el duelo.

▶ Pero los funerales también son para interceder por los difuntos. Así, en vez utilizar tu presencia en los velatorios para platicar de mil asuntos con los presentes, o sólo para hacer un largo recuento de las muchas virtudes del difunto, mejor reza por él. ▶ Ofrece Misas por todas las almas del Purgatorio. Redacción


TEMA DE LA SEMANA

VIVIR LA CUARESMA 11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD/PÁGINA 7

MENSAJE DEL SANTO PADRE

FRANCISCO PARA LA CUARESMA 2018

Q

ueridos hermanos y hermanas: Una vez más nos sale al encuentro la Pascua del Señor. Para prepararnos a recibirla, la Providencia de Dios nos ofrece cada año la Cuaresma, «signo sacramental de nuestra conversión», que anuncia y realiza la posibilidad de volver al Señor con todo el corazón y con toda la vida. Como todos los años, con este mensaje deseo ayudar a toda la Iglesia a vivir con gozo y con verdad este tiempo de gracia; y lo hago inspirándome en una expresión de Jesús en el Evangelio de Mateo: «Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (24,12). Esta frase se encuentra en el discurso que habla del fin de los tiempos y que está ambientado en Jerusalén, en el Monte de los Olivos, precisamente allí donde tendrá comienzo la pasión del Señor. Jesús, respondiendo a una pregunta de sus discípulos, anuncia una gran tribulación y describe la situación en la que podría encontrarse la comunidad de los fieles: frente a acontecimientos dolorosos, algunos falsos profetas engañarán a mucha gente hasta amenazar con apagar la caridad en los corazones, que es el centro de todo el Evangelio.

LOS FALSOS PROFETAS

Escuchemos este pasaje y preguntémonos: ¿qué formas asumen los falsos profetas? Son como «encantadores de serpientes», o sea, se aprovechan de las emociones humanas para esclavizar a las personas y llevarlas adonde ellos quieren. Cuántos hijos de Dios se dejan fascinar por las lisonjas de un placer momentáneo, al que se le confunde con la felicidad. Cuántos hombres y mujeres viven como encantados por la ilusión del dinero, que los hace en realidad esclavos del lucro o de intereses mezquinos. Cuántos viven pensando que se bastan a sí mismos y caen presa de la soledad. Otros falsos profetas son esos «charlatanes» que ofrecen soluciones sencillas e inmediatas para los sufrimientos, remedios que sin embargo resultan ser completamente inútiles: cuántos son los jóvenes a los que se les ofrece el falso remedio de la droga, de unas relaciones de «usar y tirar», de ganancias fáciles pero deshonestas. Cuántos se dejan cautivar por una vida completamente virtual, en que las relaciones parecen más sencillas y rápidas pero

«Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (Mt 24,12) que después resultan dramáticamente sin sentido. Estos estafadores no sólo ofrecen cosas sin valor sino que quitan lo más valioso, como la dignidad, la libertad y la capacidad de amar. Es el engaño de la vanidad, que nos lleva a pavonearnos… haciéndonos caer en el ridículo; y el ridículo no tiene vuelta atrás. No es una sorpresa: desde siempre el demonio, que es «mentiroso y padre de la mentira» (Jn 8,44), presenta el mal como bien y lo falso como verdadero, para confundir el corazón del hombre. Cada uno de nosotros, por tanto, está llamado a discernir y a examinar en su corazón si se siente amenazado por las mentiras de estos falsos profetas. Tenemos que aprender a no quedarnos en un nivel inmediato, superficial, sino a reconocer qué cosas son las que dejan en nuestro interior una huella buena y más duradera, porque vienen de Dios y ciertamente sirven para nuestro bien.

UN CORAZÓN FRÍO

Dante Alighieri, en su descripción del infierno, se imagina al diablo sentado en un trono de hielo; su morada es el hielo del amor extinguido. Preguntémonos entonces: ¿cómo se enfría en nosotros la caridad? ¿Cuáles son las señales que nos indican que el amor corre el riesgo de apagarse en nosotros? Lo que apaga la caridad es ante todo la avidez por el dinero, «raíz de todos los males» (1 Tm 6,10); a esta le sigue el rechazo de Dios y, por tanto, el no querer buscar consuelo en él, prefiriendo quedarnos con nuestra desolación antes que sentirnos confortados por su Palabra y sus Sacramentos. Todo esto se transforma en violencia que se dirige contra aquellos que consideramos una amenaza para nuestras «certezas»: el niño por nacer, el anciano enfermo, el huésped de paso, el extranjero, así como el prójimo que no corresponde a nuestras expectativas. También la creación es un testigo silencioso de este enfriamiento de la caridad: la tierra está envenenada a causa de los desechos arrojados por negligencia e interés; los mares, también contaminados, tienen que recubrir por desgracia los restos de tantos náufragos de las migraciones forzadas; los cielos —que en el designio de Dios cantan su gloria— se ven surcados por máquinas que hacen llover instrumentos de muerte. El amor se enfría también en nuestras comunidades: en la Exhortación apostólica Evangelii gaudium traté de

describir las señales más evidentes de esta falta de amor. estas son: la acedia egoísta, el pesimismo estéril, la tentación de aislarse y de entablar continuas guerras fratricidas, la mentalidad mundana que induce a ocuparse sólo de lo aparente, disminuyendo de este modo el entusiasmo misionero.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Si vemos dentro de nosotros y a nuestro alrededor los signos que antes he descrito, la Iglesia, nuestra madre y maestra, además de la medicina a veces amarga de la verdad, nos ofrece en este tiempo de Cuaresma el dulce remedio de la oración, la limosna y el ayuno. El hecho de dedicar más tiempo a la oración hace que nuestro corazón descubra las mentiras secretas con las cuales nos engañamos a nosotros mismos, para buscar finalmente el consuelo en Dios. Él es nuestro Padre y desea para nosotros la vida. El ejercicio de la limosna nos libera de la avidez y nos ayuda a descubrir que el otro es mi hermano: nunca lo que tengo es sólo mío. Cuánto desearía que la limosna se convirtiera para todos en un auténtico estilo de vida. Al igual que, como cristianos, me gustaría que siguiésemos el ejemplo de los Apóstoles y viésemos en la posibilidad de compartir nuestros bienes con los demás un testimonio concreto de la comunión que vivimos en la Iglesia. A este propósito hago mía la exhortación de san Pablo, cuando invitaba a los corintios a participar en la colecta para la comunidad de Jerusalén: «Os conviene» (2 Co 8,10). Esto vale especialmente en Cuaresma, un tiempo en el que muchos organismos realizan colectas en favor de iglesias y poblaciones que pasan por dificultades. Y cuánto querría que también en nuestras relaciones cotidianas, ante cada hermano que nos pide ayuda, pensáramos que se trata de una llamada de la divina Providencia: cada limosna es una ocasión para participar en la Providencia de Dios hacia sus hijos; y si él hoy se sirve de mí para ayudar a un hermano, ¿no va a proveer también mañana a mis necesidades, él, que no se deja ganar por nadie en generosidad? El ayuno, por último, debilita nuestra violencia, nos desarma, y constituye una importante ocasión para crecer. Por una parte, nos permite experimentar lo que sienten aquellos que carecen de lo indispensable y conocen el aguijón del hambre; por otra, ex-

presa la condición de nuestro espíritu, hambriento de bondad y sediento de la vida de Dios. El ayuno nos despierta, nos hace estar más atentos a Dios y al prójimo, inflama nuestra voluntad de obedecer a Dios, que es el único que sacia nuestra hambre. Querría que mi voz traspasara las fronteras de la Iglesia Católica, para que llegara a todos ustedes, hombres y mujeres de buena voluntad, dispuestos a escuchar a Dios. Si se sienten afligidos como nosotros, porque en el mundo se extiende la iniquidad, si les preocupa la frialdad que paraliza el corazón y las obras, si ven que se debilita el sentido de una misma humanidad, únanse a nosotros para invocar juntos a Dios, para ayunar juntos y entregar juntos lo que podamos como ayuda para nuestros hermanos.

EL FUEGO DE LA PASCUA

Invito especialmente a los miembros de la Iglesia a emprender con celo el camino de la Cuaresma, sostenidos por la limosna, el ayuno y la oración. Si en muchos corazones a veces da la impresión de que la caridad se ha apagado, en el corazón de Dios no se apaga. Él siempre nos da una nueva oportunidad para que podamos empezar a amar de nuevo. Una ocasión propicia será la iniciativa «24 horas para el Señor», que este año nos invita nuevamente a celebrar el Sacramento de la Reconciliación en un contexto de adoración eucarística. En el 2018 tendrá lugar el viernes 9 y el sábado 10 de marzo, inspirándose en las palabras del Salmo 130,4: «De ti procede el perdón». En cada diócesis, al menos una iglesia permanecerá abierta durante 24 horas seguidas, para permitir la oración de adoración y la confesión sacramental. En la noche de Pascua reviviremos el sugestivo rito de encender el cirio pascual: la luz que proviene del «fuego nuevo» poco a poco disipará la oscuridad e iluminará la asamblea litúrgica. «Que la luz de Cristo, resucitado y glorioso, disipe las tinieblas de nuestro corazón y de nuestro espíritu», para que todos podamos vivir la misma experiencia de los discípulos de Emaús: después de escuchar la Palabra del Señor y de alimentarnos con el Pan eucarístico nuestro corazón volverá a arder de fe, esperanza y caridad. Los bendigo de todo corazón y rezo por ustedes. No se olviden de rezar por mí.


en

El Observador

PÁGINA 8 EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD

11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

Córdoba: Un sacerdote que apaga fuegos

Sus compañeros de la brigada de bomberos le han apodado «el único». POR BLANCA DE UGARTE

E

l padre Óscar Fabricio Martínez Limón, sacerdote y bombero, aplica a diario el refrán: «obras son amores, que no buenas razones». Es vicario de la iglesia del Espíritu Santo de la Diócesis de Córdoba, Veracruz (México) y, al mismo tiempo, miembro del Heroico Cuerpo de Bomberos de su ciudad.

Su vocación de servicio le ha llevado a servir también como bombero a Dios y a los hombres. En 2012 un comandante le invitó a formar parte de su agrupación como miembro de honor y él aceptó con gusto. Después se formó y se equipó para cumplir con esta nueva misión. Don Óscar Fabricio se dedica a salvar vidas como rescatista pero también como sacerdote, pues, tal y como explica en una entrevista para el semanario Desde la fe, «primero soy sacerdote y después bombero». Por eso en su equipo de rescate siempre lleva consigo su estola, una botella con agua bendita, óleo para enfermos y un rosario. De esta manera está también preparado para rezar con el que sufre, confesar al que se lo solicite e impartir la Unción de Enfermos a quien está en estado crítico. Quiere cumplir con el mandato del papa Francisco de llegar «a las periferias

existenciales» de su ciudad. Para ello ha hecho falta romper esquemas pues reconoce haber sufrido la incomprensión tanto de bomberos como de sacerdotes:

«En un principio no le dije nada al Obispo, aunque estaba seguro de que no hacía nada malo. Algunos hermanos sacerdotes sí se espantaron y me desaprobaron, me llamaron loco y adefesio. Con los bomberos pasó lo mismo, aunque fue menos. Con el tiempo me he ganado el respeto y la confianza de mis compañeros y de la gente en general».

El «único»

El padre Óscar, apodado por los vecinos como el «Padre-bombero» es una persona muy apreciada en su localidad. Para sus compañeros de brigada es «El único», pues en México no conocen otro como él. Sin embargo, el padre Óscar, que se inspiró en el padre Francisco J. Krill, fundador del Cuerpo de Bomberos al que pertenece, sabía que en otros países hay sacerdotes- bomberos. En Estados Unidos, por ejemplo, algunos ofrecieron su ayuda tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

«Surja Dios Padre,

se dispersen sus enemigos» Surja Dios Padre, se dispersen sus enemigos y huyan de su presencia los que lo odian.

Surja Dios Espíritu Santo, se dispersen sus enemigos y huyan de su presencia los que lo odian.

se dispersen sus enemigos y huyan de su presencia los que los odian. Amén

Surja Dios Hijo, se dispersen sus enemigos y huyan de su presencia los que lo odian.

Surja la Bienaventurada Virgen María, todos los ángeles y santos, (san Miguel arcángel y san Vicente Palotti),

Por el padre José Kentenich

Una sencilla oración para alejar el mal y atraer el bien


11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

SER JOVEN

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD/PÁGINA 9

La entrañable razón por la que Ed Sheeran dejaría la música Una nueva anécdota sobre la figura de este cantante irlandés

E

Por Carmen Neira

Bueno, encontré una mujer más fuerte que nadie a quien conozca. Ella comparte mis sueños, espero algún día compartir su hogar. Encontré un amor para llevar más que solo mis secretos, para llevar amor, para llevar a nuestros hijos.

d Sheeran dejará la música cuando sea padre. «Mis niveles de ambición se van a reducir cuando tenga niños», así de tajante se mostró el músico en una entrevista al Daily Star, «creo que mi actitud va a ser: Ya no me importa porque ahora tengo otra persona de la que preocuparme».

Que nadie se asuste. Ed Sheeran aún no será padre, pero no me digan que no es entrañable que el cantante muestre estos planes de futuro para su vida. Ser padre es una prioridad y cuidar de sus futuros hijos estará muy por encima de la fama y de su música: «Y me parece que eso es algo completamente comprensible, porque cuando tienes hijos tus prioridades cambian y convertirte en un buen padre pasa a ser lo más importante». Estos planes del cantante puede que no se demoren mucho. Acaba de pro-

meterse con su novia Cherry Seaborn y en alguna ocasión afirmó que le gustaría ser padre a los 30. Con estas declaraciones Ed Sheeran muestra la coherencia de su vida con sus canciones. Muchas de sus canciones hablan de amor, de desprendimiento, de vida familiar. Por ejemplo su canción «Perfect» habla de su propia historia de amor:

▶ Well I found a woman ▶ Stronger than anyone I know ▶ She shares my dreams ▶ I hope that someday I’ll share her home ▶ I found a love ▶ To carry more than just my secrets ▶ To carry love, to carry children of our own.

Edward Sheeran es también alguien muy familiar. Sus abuelos, y concretamente su abuela Nancy Mulligan, es la protagonista de una canción homenaje a Irlanda, la tierra que vio nacer a sus ancestros. Los abuelos de Ed Sheeran se conocieron durante la Segunda Guerra Mundial y, según él mismo expresa, fueron una especie de Romeo y Julieta irlandeses. Fue gracias a su familia por los que tendría su primer contacto musical. Empezaría a cantar con sólo ¡4 años! y en un templo parroquial.

"Estas tres cosas: la oración, el ayuno y la misericordia, son una sola cosa, y reciben vida la una de la otra. El ayuno es el alma de la oración y la misericordia recibe vida del ayuno. Que nadie las separe porque no pueden subsistir separada. El que nada más tiene una o no tiene a las tres juntas, no tiene ninguna. Por consiguiente, el que ora, que ayune también. El que ayuna, que tenga misericordia". SAN PERDO CRISÓLOGO


11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

SER JOVEN

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD/PÁGINA 10

Tres formas de ayuno para esta Cuaresma

Por: Mary Velázquez Dorantes Twitte: @mary_dts

S

e llega el tiempo de Cuaresma y con él una vida de ayuno y abstinencia. En medio de tiempos acelerados, es importante incorporar a nuestros ritmos una forma de ayuno que sostenga el alma y alimente nuestra vida espiritual. El ayuno es una disciplina que nos invita a estar más cerca de Dios, nos permite moldear nuestro carácter y nuestro corazón.

Existen grandes razones para ayunar durante los 40 días de la Cuaresma. La primera de ellas es buscar a Dios, entender las necesidades de los demás, estar preparados frente a la tentación y expresar amor y gratitud a Dios por todo lo que nos brinda. El ayuno es un acto de humildad para entender que no dependemos de los bienes materiales. Ayunar es sacrificar el tiempo de otra cosa para entablar un dialogo espiritual. Es importante escoger un día y un momento para ayunar: eso permitirá que tu mente y corazón estén en sintonía con el sacrificio. Si nunca se ha ayunado es importante hacerlo con algo sencillo. Ayunar no es un tema de impresiones sino de fe y caras alegres; se trata de algo secreto que sólo lo compartes en tu corazón; es por eso que en esta edición de El Observador te presento 3 formas de ayuno:

DE 1 DESCONÉCTATE LAS REDES SOCIALES Ayunar te conecta espiritualmente con Dios. Es por eso que en esta Cuaresma puedes abstenerte de las redes sociales. Se trata de un sacrificio que, además, modificará tú actitud frente a la vida. Ayuna sin dejar un aviso en Facebook o Twitter, simplemente desconecta tus redes a fin de ofrecer tiempo de calidad para otras personas, para tu familia, para ti y, sobre todo, para Dios. Existen muchas ventajas cuando desconectas tus redes sociales. Entre ellas, vives más relajado y aumentas tus vínculos con el mundo real. Las redes sociales

están generando agotamiento virtual y emocional. A veces son una distracción innecesaria y van más allá de los conflictos sociales. El ayuno en este tema se caracteriza por la alegría, es beneficioso y te permite no polemizar asuntos de otros. La desconexión voluntaria y no forzada te ayudará a darte cuenta de que podemos vivir sin estar al pendiente de lo que se dice, hace o sucede en ese mundo, además de permitirte combatir el aburrimiento, la falta de interés, el deseo de controlar lo que sucede y la soledad. No confundas tu ayuno de redes sociales con una desconexión personal con ciertos contactos, ayunar sirve para conectarte con Dios. Tú puedes determinar la duración de tu ayuno: puede ser un día a la semana, los 40 días de la Cuaresma, algunas horas determinadas, esto permitirá entender el sacrificio.

LAS 2 EVITA MALAS PALABRAS Las malas palabras se depositan en la vida cotidiana, son un hábito muy difícil de dejar, pero no imposible. En muchas ocasiones las palabras groseras o vulgares alejan a la persona de una vida espiritual; la mente puede engañar a las personas en pensar que están bien y no son peligrosas; sin embargo, es importan-

te ayunar de ellas para no estar en una batalla de obedecer a Dios. Existen muchas desventajas cuando las malas palabras son parte de tu expresión verbal. Muchas de ellas tienen un lazo inseparable de la violencia o el abuso. Proponerte dejarlas de decir supliéndolas con palabras amables y amorosas te ayudará a mejorar tus relaciones con quienes te rodean, además de ser un puente de conversación con actos de caridad y generosidad.

Aun cuando llegues a decirlas, presta mucha atención a lo que te desencadena decirlas, identifica por qué se hacen presentes y anota en una hoja cuando aparecieron; esto te ayudará a estar consciente de tu ayuno. Este tipo de ayuno te va a recordar la intensa búsqueda de Dios. Trata de leer la Biblia e integra palabras a tu vocabulario de los versículos; si renuncias a un lenguaje grosero tú boca conseguirá ser educada para un lenguaje de amor y así evitarás una guerra espiritual con las palabras.

DE 3  AYUNA GASTOS INNECESARIOS Existen las compras compulsivas pero también existen los gastos mínimos e innecesarios. Muchas personas integran en su rutina gastar de forma desmedida, no controlan sus deseos de consumo en grandes cantidades pero también en pequeñas cosas que no ayudan en mucho. Comprar distrae tu mente de otras actividades y de personas, pero sobre todo de tu vida espiritual. El ayuno es un antídoto para los malos hábitos que se vuelven cotidianos. Proponerte ayunar de gastos innecesarios te acercará a una vida humilde y de caridad. Puedes hacer una alcancía con tu ayuno de gastos innecesarios y escoger una comunidad, persona o institución para donarlo. No se trata de un rechazo sino de arrepentimiento como esencia del ayuno. Los cambios que verás serán auténticos. Cada vez que tengas una decisión de compra recuerda tu ayuno. Vive 40 días absteniéndote de compras que no son útiles, toma decisiones conscientes y con el corazón, comparte lo que tienes y no deseches objetos o dinero simplemente por impulso. Limita tus consumos.


11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

ser joven

El Observador de la actualidad/página 11

¿Qué está permitido en el noviazgo? Emma y Didier, blogueros católicos de Costa Rica, y especialistas en castidad y noviazgo, buscan orientar a los jóvenes sobre la forma correcta de vivir una relación sentimental sin sobrepasar los momentos exclusivos del matrimonio

Ayuda y orientación

Por Chucho Picón

Emma y Didier, ¿qué sí y qué no se puede hacer en el noviazgo?

Se puede amar. No se puede usar, no se debe de entregar todo aquello que es exclusivo del matrimonio. Los chicos a veces juegan con esto, pues no se dan cuenta de que hemos sido entrenados para utilizar a las demás personas debido a nuestras carencias, a nuestros miedos a la soledad, a nuestros pecados.

El noviazgo tiene que ser un puente para que juntos lleguemos a Dios, y no un impedimento; un compañero para que yo llegue al Cielo, y no un cómplice con el cual nos pongamos de acuerdo para pecar. ¿Qué puedes hacer con tu novia o novia? Decía san Juan Pablo II: «Puedes hacer con tu novia todo lo que harías delante de sus papás»; o sea, aun en ausencia de tus papás o tus suegros, sólo puedes hacerle a tu novia o novio lo que le harías estando enfrente de ellos. ¿Qué sí se puede hacer? Conversar mucho, conocerse, jugar juegos de mesa, ir a Misa, rezar juntos, caminar, leer juntos; pueden acompañarse a sus actividades que tengan de escuela o apostolado.

¿Cómo besarse en el noviazgo?

Las parejas de novios nunca miden esto; los besos apasionados dan lugar a empezar una relación sexual sin darse cuenta. La relación sexual tiene etapas, y empieza con besos apasionados pasando a un grado de excitación. Si das besos apasionados el cuerpo te va a pedir más; evita los besos apasionados pues no podrás parar por que el organismo te pedirá más. Aprendamos de la belleza de un beso con ternura (de pajarito), un

Puedes encontrarlos en su correo electrónico y en todas sus redes sociales:

emmaydidier@gmail.com emmaydidier.wordpress.com twitter.com/blogemmaydidier instagram.com/emmaydidier pinterest.com/emmaydidier youtube.com/user/emisrome beso de pureza, un beso que refleje el respeto. En el noviazgo tenemos que aprender a respetarnos. Si se la pasan besándose con esos besos apasionados, ¿cómo se van a conocer si no permites que el otro hable?

¿Cómo vencer la tentación en el noviazgo? ¿Qué nos recomiendan?

Hay tres caminos. Primero, el autodominio: ser dueños de nuestras emociones e impulsos; mis emociones no pueden ser dueñas de mi corazón, dueños de mi mente; las emociones son dominables, hay que ejercitar el autodominio desde la soltería. La Iglesia nos recomienda, para ejercitar el autodominio, el ayuno. Si tú controlas lo que comes, si tú controlas los antojos, tú controlas todo lo demás, todos los deseos. El segundo camino o virtud que recomendaríamos es la paciencia: la paciencia es saber esperar; los grandes proyectos llevan su tiempo, y van por etapas. La paciencia nos tiene que enseñar a saber esperar en el noviazgo, el saber esperar en las relaciones sexuales. Vivimos un cultura de lo inmediato: en la comida, en los medios de comunicación… ¡todo lo queremos ya y ahora! Ha sido un problema de esta cultura, que nos quiere meter en

la línea del inmediatismo; pero en el amor no existen inmediatos. No existe el amor a primera vista; es un mito. Tenemos que crecer en la paciencia: en saber esperar y en saber construir. La Iglesia nos propone, para ejercitar la paciencia, rezar el Santo Rosario. Cuando tú rezas el Santo Rosario entras en un camino de paciencia de la mano de la Virgen María; es un camino por etapas desde la Anunciación hasta la Muerte y Resurrección de Jesucristo. Rezando el Rosario con tu novio o novia aprenderás de la mano de la Virgen María a ser paciente.

El tercer camino o virtud es el sacrificio: significa ser santo, poner las prioridades, discernir qué es lo más importante en el otro; es reconocer lo más valioso en la otra persona que Dios me está dando como un don y que tengo que cuidar. La prioridad no es una tarde para satisfacerme en lo sexual con mi novia o novio.

La Iglesia nos propone, para aprender del sacrificio, la Santa Eucaristía. La Santa Eucaristía te enseña que los valores sexuales estén subordinados al valor del amor verdadero, el valor del amor que se entrega por todos los demás como Cristo en la Cruz.

¿Cuál es la edad ideal para poder casarse?

La edad ideal sería a partir de los 21 años, porque antes de esa edad no ha terminado de desarrollarse todo tu organismo, cerebro, huesos. La corteza frontal cerebral es la encargada de tomar las decisiones objetivas; ella evalúa las consecuencias de mis actos, cómo mis decisiones van a impactar a largo plazo; y esta corteza cerebral no termina de desarrollarse sino hasta después de los 21 años; por eso antes de los 21 años a veces se toman las peores decisiones, las más tontas decisiones de nuestra vida. El tiempo mínimo recomendable de un noviazgo antes de tomar la decisión de casarse es dos años y seis meses, que es cuando la dopamina empieza a bajar en nuestro organismo para pasar del «enamorarse» al «en amor darse», que es muy distinto.


11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

SER JOVEN

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD/PÁGINA 12

Consejos para ser una pareja ideal

Pero sucede un problema: para poder recibir ese amor tenemos que estar dispuestos a dar un amor incondicional, que esté en las buenas y en las malas, que esté siempre de buen humor y que soporte al otro en salud y en enfermedad, en prosperidad y en adversidad hasta que la muerte nos separe. Queremos a un futuro cónyuge ideal, pero no estamos muy dispuestos a ser ese cónyuge o novio(a) ideal. ¿Y cómo nos preparamos para tener una buena relación? ¿Cómo hacemos para ser ese futuro esposo o esposa ideal? Aquí algunos consejos:

1

¡DEJA YA DE QUEJARTE!

¿Por qué te quejas? ¿Qué logras quejándote? Lo único que logras es que todos los otros se pongan a la defensiva y que estés siempre buscando un culpable para todas tus desgracias,

tanto las reales como las imaginarias. En las relaciones de pareja, la queja constante dificulta completamente la relación, en especial, cuando ya están casadas, la convivencia. Las personas quejosas tienen una característica principal: no se hacen cargo de sus dificultades y tienden a achacárselas a otros. Este tipo de personas no solo no son felices, sino que hacen infelices a todos los que se les acercan.

2

¡NO GUARDES RENCOR!

3

¡NO TE QUEDES LO MEJOR PARA TI!

Atado a la anterior característica, las personas rencorosas no dejan pasar ninguna ofensa. La persona rencorosa es aquella persona que todos los días toma veneno y espera que los demás se mueran. Si no eres capaz de perdonar, no una sino setenta veces siete, es muy probable que todavía no estés «maduro» para amar para toda la vida. Un buen matrimonio es la unión de dos buenos perdonadores.

El egoísmo es una característica que hay que tener revisada desde mucho antes de pensar en acercarse al sacramento del matrimonio. Porque el sacramento nos puede dar la gracia de estado, pero no hace magia. Una persona que piensa en sí misma antes que en el otro está llamada a ser sumamente infeliz en el matrimonio. Cuanto más pensemos en nuestra propia felicidad, más seguro es el camino al fracaso.

4

¡DEJA YA DE JUSTIFICARTE Y COMIENZA A ESCUCHAR!

Tu punto de vista puede parecerte sumamente interesante porque conoces todos los vericuetos de tu mente, y es seguro que tienes una explicación razonable para todas las tonterías que haces. Así que, antes de hacer cualquier cosa ¡comienza por consultar, escuchar y aprende a dialogar! Dios nos dio el doble de oídos que de boca, así que escucha el doble de lo que hables, y estarás por buen camino.

5

¡DEJA YA LA PORNOGRAFÍA!

Y cuando digo la pornografía, hablo de toda la basura que amigos «graciosos» nos mandan «solo por embromar». Una broma divertidísima, que puede costarnos la felicidad conyugal. Porque la pornografía es denigrante, y denigra el amor humano.

Si todavía no tienes a tu pareja ideal, tal vez no sea el momento de salir a buscarla. Para ser el «esposo ideal», y probablemente para encontrar a tu «pareja ideal», lo mejor es que revises estos cinco puntos, y veas cómo calificas.

Artículo condensado | Original de Andrés D’ Angelo en catholic-link.com

T

odos queremos un amor incondicional, que esté en las buenas y en las malas, que esté siempre de buen humor y que nos soporte en salud y en enfermedad, en prosperidad y en adversidad hasta que la muerte nos separe. Cuando pensamos en nuestro futuro, estamos segurísimos de que eso es lo que merecemos.

Reflexiones para amar mejor


en

El Observador

PÁGINA 13 EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD

11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

Por la intención del Papa:

¿adoptarías a un corrupto en tu oración? Este mes de febrero el Pontífice exhorta a rezar en todo el mundo para frenar la corrupción POR ARY WALDIR RAMOS DÍAZ

I

mplorar por «aquellos que tienen un poder material, político o espiritual y no se dejen dominar por la corrupción». Se trata de la intención de oración del Papa Francisco para el mes de febrero 2018 que será publicada junto con un video a través de la Red Mundial de Oración a inicios del mismo mes. Una plegaria para pedir también la gracia de ser conscientes, dado que se puede caer en la tentación de la corrupción en cualquier momento. Aquí cabe señalar para la reflexión la parábola moderna que el Papa contó sobre la corrupción de un hombre que se creía mejor que los demás, posiblemente inmune a la corrupción: «Una vez, recuerdo una conversación que tuve con una persona, un profesional. Y me decía cómo llevaba la cosa. Joven, tendría treinta años. Y él me decía que trataba al personal doméstico de una manera nada noble, y mencionaba las cosas que hacía con el personal doméstico. Yo le dije: ‘Pero… usted no puede hacer eso. Eso es pecado’.

«‘Padre –me dice–, no vamos a comparar esa gente conmigo, esa gente está para eso’. Y es lo que piensa el tratante sexual, el tratante de trabajo esclavo: los corruptos». Por eso, es fácil señalar con el dedo las otras personas para decir: ¡Ese es un corrupto! Al mismo tiempo que tenemos en la mano otros dedos más apuntando hacia nosotros mismos, parafraseando al Papa. ¿Pero qué pasa si la propia alma ya está podrida antes que nuestro cuerpo? Pregunta difícil hasta para Santo Tomás que reflexionó sobre la relación de la muerte del hombre y el alma respecto a la corrupción sustancial del cuerpo. ¿Y si hay también corrupción sustancial del alma? Entonces podría ser que haya muertos espirituales que caminan por el mundo, hombres y mujeres inconscientemente portadores de podredumbre. «Pecador sí, corrupto no» porque «todos somos pecadores», insiste el Papa (23.01.2018, vuelo de regreso a Roma desde Perú).

Ante un «pecado fuerte», entonces «me freno y trato de no hacerlo». De esta manera, la consciencia de la propia corrupción ya es un don divino para implorar después el perdón a Dios.

Francisco asegura tener miedo no al pecado sino a la corrupción. «Porque la corrupción ya te va viciando el alma y el cuerpo; y un corrupto está tan seguro de sí mismo que no puede volver atrás». La costumbre es ver a los demás como corruptos, cuando ese virus (término del Papa) puede entrar por la ventana contami-

nando la propia casa, familia, iglesia y sociedad. Recurrente es la percepción de que sea un problema de otros y titular de noticias en los medios de comunicación. Francisco aseguró que el caso Odebrecht es un «botón» de muestra de la corrupción en América Latina y no es exclusiva de esta región. La corrupción es un mal que persiste hasta en los sagrados palacios del Vaticano, lo dijo el Papa en la audiencia general del miércoles pasado (24.01.2018). La corrupción es una ciénaga. «La corrupción es como esos pantanos chupadizos que vos pisás y querés salir, y das un paso y te vas más adentro, más adentro, más adentro, y te chupó». En efecto, el líder de la Igle-

sia católica movilizó hace algunos meses la discusión sobre la corrupción y se está estudiando desde el Vaticano la «excomunión» para los corruptos y los mafiosos. El mismo Papa hace una autocrítica a la Iglesia: «¿Y en la Iglesia, hay corrupción? Sí. Hay casos de corrupción en la Iglesia… Siempre los hubo, porque hombres y mujeres de iglesia entraron en el juego de la corrupción». Y sin hacerle el quite a los pecados de la Iglesia, mencionó los abusos sexuales cometidos por el clero. En línea con la intención del Pontífice del mes de febrero 2018, se puede adoptar a un corrupto en la oración, la cual podría iniciar con un sano auto examen de conciencia.


actualidad

11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

Otros dos sacerdotes

El Observador de la actualidad/página 14

son asesinados en México

L

Dilemas Éticos Por Sergio Ibarra

Se trata de Iván Añorve Jaimes (párroco de La Sagrada Familia, en Las Vigas, municipio de San Marcos) y Germaín Muñiz García (párroco de Mezcala)

a sangre de sacerdotes sigue corriendo en suelo mexicano. Este día 5 de febrero, justamente cuando el nuevo arzobispo primado de México, el cardenal Carlos Aguiar Retes, tomaba posesión de su nueva responsabilidad llamando a un pacto de unidad nacional para detener la violencia en México, en el Estado de Guerrero morían, a manos de criminales, dos sacerdotes más, los dos primeros de este año 2018, que se suman a la larga lista de asesinatos que padece la Iglesia en el país. «Con profundo dolor comunicamos a todos, el sensible fallecimiento de los sacerdotes Iván Añorve Jaimes –párroco de La Sagrada Familia, en Las Vigas, municipio de San Marcos– y Germaín Muñiz García –párroco de Mezcala–, quienes fallecieron esta madrugada luego de haber sido atacados en el libramiento a Taxco», comenzaba diciendo el comunicado emitido el mismo día 5 de febrero por la Oficina de Prensa de la Arquidiócesis de Acapulco. «Como Iglesia estamos consternados ante este trágico suceso que enluta a toda la comunidad arquidiocesana y a la comunidad de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa. Pedimos a las autoridades que una vez conocida la verdad, se actúe en justicia», sigue diciendo el boletín de prensa con que se hace oficial la muerte de estos dos sacerdotes, que ejercían su ministerio en una de los tres estados más violentos de México: el estado de Guerrero, cuya cabeza de provincia eclesiástica está en el puerto de Acapulco. El asesinato tuvo lugar en la carretera federal Iguala-Taxco en la madrugada del lunes, cuando regresaban de una fiesta popular de un poblado cercano. Hasta el momento, se tiene la información que otro sacerdote resultó gravemente herido y un maestro también falleció en el ataque. La arquidiócesis de Acapulco pidió elevar una oración «por el eterno descanso del Padre Iván y del Padre Germaín, y por la pronta recuperación de quienes se encuentran heridos. Dios Padre consuele y fortalezca a sus familias». Más adelante dejaron constancia de la zozobra que viven los sacerdotes en el Estado de Guerrero, zona copada por el narcotráfico: «Supliquemos con insistencia al Señor por la conversión de aquellos que, olvidando que somos hermanos, cometen este tipo de crímenes que tanto dañan la dignidad de la persona humana, arrebatan

Sacerdotes Pbro. Germaín Muñiz (Apango) y Pbro. Iván Añorve (Acapulco).

El penoso conteo El Centro Católico Multimedial (CCM) dirigido por Omar Sotelo Aguilar, religioso de la Sociedad de San Pablo y ganador en marzo de 2017 del galardón del periodismo por la mejor investigación de Derechos Humanos concedido por el Club Nacional de Periodistas, ha dado seguimiento a lo que se ha definido como neopersecución. Y se trata de eso cuando en el sexenio 2012-2018 repunta el número de sacerdotes asesinados acentuándose con otros hechos lamentables que desestabilizan la paz en general e impactan a la Iglesia católica en particular: 21 sacerdotes, un hermano religioso y seis laicos asesinados. En el 2017 lamentamos el fin de la existencia de cuatro sacerdotes: Joaquín Hernández Sifuentes, de el don sagrado de la vida y siembran dolor y sufrimiento en la familia y en la sociedad».

En consonancia con el mensaje a los sacerdotes mexicanos que dejó el Papa Francisco en su visita de hace dos años a México, en el sentido de no dejarse amedrentar por la violencia, la arquidiócesis de Acapulco, en su comunicado de prensa, fue clara: «No cejemos en nuestro empeño por construir la paz en

la diócesis de Saltillo, asesinado en enero; Felipe Altamirano Carrillo, presbítero de la Prelatura del Nayar, victimado en marzo; José Miguel Machorro Alcalá, presbítero de la diócesis de Papantla, prestaba su ministerio en la Arquidiócesis Primada de México. Uno de los casos más emblemáticos por tratarse de una víctima quien ejercía al interior del más importante recinto religioso. Machorro Alcalá murió casi dos meses después al sufrir el calvario de una penosa recuperación que fue agonía que resultó en trágico desenlace. Finalmente, el anciano presbítero de la diócesis de Nezahualcóyotl, Luis López Villa, torturado y asesinado brutalmente en julio en lo que se presume fue un robo con todas las agravantes al interior de su casa. Guillermo Gazanini Espinoza/ CCM

nuestra familia, en nuestra comunidad, en nuestro Estado, en nuestra Patria. Todos los días pidamos al Señor esta Paz». Y termina su comunicado por la muerte de los dos sacerdotes diciendo: «Todos los días dejemos en nosotros sentimientos, pensamientos, palabras y gestos de paz. Que el dolor que ahora sentimos por la muerte de estos hermanos nuestros, el Señor lo convierta en fortaleza de nuestra esperanza, la misma que ellos quisieron construir entregando su vida al servicio del Evangelio». El Observador / Redacción

La Cuaresma y los enfermos

E

l próximo 14 de febrero inicia la Cuaresma del 2018 con el acto simbólico de la ceniza, tiempo al que la Iglesia católica convoca a toda su comunidad a realizar durante 40 días, los mismos que el término Cuaresma significa y que Jesús el Cristo pasó en asilamiento y ayuno, a realizar además de una renovación o afirmación espiritual o penitencia, a manifestar que nos encontramos juntos como la comunidad católica que somos durante este tiempo a realizar obras que reflejen este acto de voluntad. La Iglesia católica nos ha enseñado ejemplos, desde la Edad Media, de la caridad que debemos mostrar. Desde aquellos tiempos los monjes, en medio de guerras y epidemias, convirtieron monasterios en lugares de hospedaje para heridos o gravemente enfermos. Pese a los esfuerzos que se hagan, siempre habrá de existir un dolor más profundo y desgarrador que el físico para quien padece una enfermedad: el dolor de la soledad y de la indiferencia. ¿Cuál es la experiencia de quien, estando enfermo, recibe la visita de una familiar o de un amigo para darle un saludo, un abrazo o un cariño? Por lo menos es una caricia al corazón, una caricia que no tiene que ser física y que en nuestros días quizás baste una llamada telefónica o con un WhatsApp. El acto solidario de visitar a un enfermo es un acto consciente de servir a Cristo, siendo una ocasión para encontrarnos con nuestros prójimos y profundizar nuestras relaciones, con un gesto para decirle que no somos indiferentes, que sí nos importan los demás. Y de la misma forma en que la indiferencia causa un dolor y probablemente agrave una agonía, deja en quien deja de hacerlo por lo menos la pregunta que tantas veces nos hacemos… ¿Si hubiera…? Esa pregunta vive en el pasado; que tal si pensamos en el futuro y nos preguntamos en esta cuaresma: ¿a qué enfermo voy a visitar?


PUNTO DE VISTA

11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

TRIPAS DE FRAILE

El Observador de la actualidad/página 15

Agenda Internacional

Tomás de Híjar Ornelas, Pbro.

Georg Eickhoff

Marieke pide la muerte …no quiero sufrir más, esto es muy difícil para mí.

C

Marieke Vervoort

DIRECTORIO

omo se viene haciendo desde hace un cuarto de siglo cada 11 de febrero, memoria litúrgica de Nuestra Señora de Lourdes, cuyo santuario en Francia ha sido objeto de peregrinación de quienes buscan la salud, se tendrá la XXVI Jornada Mundial del Enfermo, en su edición 2018, que se inspira en una de las siete palabras de Jesucristo en la cruz: «Ahí tienes a tu hijo... Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa» (Jn 19,26-27). El Papa Francisco, en su mensaje para este acontecimiento, muestra el sentido que desde el Evangelio tiene el dolor y el sufrimiento para la vida humana: vocación, servicio y ofrenda, tal y como lo asumió la comunidad eclesial con particular abnegación y empeño desde sus orígenes, tarea que gradualmente ha ido delegando y han asumido instituciones no confesionales de carácter público o privado con variopintos resultados. «Misterio de la Cruz» denomina el mensaje de Francisco lo que desde el escenario del Gólgota, con María al pie de la cruz observando sin poderlo remediar la agonía cruenta de su Hijo, no es «una tragedia sin esperanza» sino «el lugar donde Jesús muestra su gloria y deja sus últimas voluntades de amor, que se convierten en las reglas constitutivas de la comunidad cristiana y de la vida de todo discípulo». En efecto, de esa voluntad extrema nace «la vocación materna de María hacia la humanidad entera», a quien traspasa el alma, añade el Papa, un dolor indescriptible «pero no la paraliza» sino que le empuja a «un nuevo camino de entrega»: la de compartir la preocupación por la Iglesia y la humanidad entera de Jesús, tarea, concluye, «que no se acaba nunca». Ahora bien, María al pie de la Cruz no está sola, le acompaña el discípulo amado representando a toda la Iglesia siempre y cuando reconozca a María

«como su propia madre» y contemple «en ella el modelo del discipulado y también la vocación materna que Jesús le ha confiado, con las inquietudes y los planes que conlleva: la Madre que ama y genera a hijos capaces de amar según el mandato de Jesús». De ello resulta, concluye Francisco, que «la caridad de los cristianos se ha de dirigir a todos los necesitados, simplemente porque son personas, hijos de Dios». Al tiempo que tenga lugar esta Jornada, Marieke Vervoort medallista paralímpica nacida en Diest, Bélgica en 1979, triatleta ganadora de dos medallas en los Juegos Paralímpicos de Londres del 2012 y otra de plata en idéntica justa en Río de Janeiro en el 2016, víctima de una enfermedad degenerativa que le causa dolores agudos y desmayos inesperados, ha pedido, porque en su patria eso se puede, que se le practique la eutanasia este año 2018.

Su madre, que le ha seguido en todas las etapas de su vida, asume la decisión de su hija, que entre otros argumentos ha dicho: «No quiero sufrir más, esto es muy difícil para mí. Cada día me deprimo más y más. Nunca tuve estos sentimientos, pero no puedo más. Lloro cada noche. Estoy llorando más que nunca». En la adolescencia, a los 14 años de edad, se le diagnosticó una enfermedad degenerativa con la que viene lidiando desde hace más de 20 años hasta los últimos meses, con una tenacidad heroica y admirada por muchos, aunque ahora, sin fe en el más allá, se juega la última batalla. No pide la muerte, sólo dejar de sufrir…

El Observador de la actualidad

DIRECCIÓN GENERAL: Jaime Septién Crespo, DIRECCIÓN GENERAL ADJUNTA: Maité Urquiza Guzzy, PROYECTOS ESPECIALES: Francisco Septién Urquiza, ASESOR FISCAL Y CONTABLE: Miriam Orrante Santibañez, ASISTENTE DE DIRECCIÓN ADJUNTA: Verónica Landaverde León.

M

Tillerson

alas lenguas han especulado sobre su pronto retiro del segundo cargo más importante en Washington, el de Secretario de Estado que es el máximo responsable de la política exterior de los Estados Unidos. Rex Tillerson, según especulaciones expresadas tanto en voz baja como en publicaciones muy serias, ya estaría cansado de su cargo (y quizás de su jefe) antes cumplir un año en su ejercicio. Ahora ha culminado su primer año, sin pena ni gloria, pero aparentemente con nuevos ánimos. Esto parece indicar su gran discurso programático pronunciado en la Universidad de Texas en Austin, el pasado 1ro. de febrero, dedicado enteramente a Latinoamérica. El discurso sirvió de preámbulo para su gira por México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica. Mientras escribo estas líneas, todavía no ha concluido esta gira, pero ya se vislumbra que gran parte de ella fue dedicada al trágico y urgente tema de la crisis humanitaria y política de Venezuela que ha generado una ola de refugiados nunca vista en el hemisferio. Ya con su discurso en Austin, Tillerson puso a Venezuela en el primer rango de la agenda común de Estados Unidos y Latinoamérica. Para él está claro que la dictadura venezolana está causando problemas para toda la región y está violando de manera masiva

CONSEJO EDITORIAL: Mariano Azuela Güitrón, Francisco Prieto Echaso, Jorge E. Traslosheros Hernández, Padre Tomás de Hijar Ornelas, Felipe de Jesús Monroy González || GERENTE DE PRODUCCIÓN Y EDICIONES: Rogelio Hernández Murillo, JEFE DE REDACCIÓN: J. Jesús García y García, EDITORES: Diana R. García Bayardo, Rubicela Muñiz Patiño, DISEÑO: Octavio Espinosa Murillo, Josué Isassi, Rosa María López REDES SOCIALES Y REPORTERO: Jesús Valladares Picón, EDITOR WEB: Gilberto Hernández García || GERENTE DE CONTRALORÍA Y ADMINISTRACIÓN:

los Derechos Humanos de los mismos venezolanos. Tillerson considera urgente acciones de los países vecinos para mejorar la situación de los venezolanos. Muy pronto veremos si su gira ha logrado algo al respecto. «La amenaza más inmediata para nuestro hemisferio son las organizaciones criminales transnacionales», dijo Tillerson en su alma mater, la Universidad de Texas. Por sus siglas en inglés, llama estas organizaciones «TCO» (transnational criminal organizations). Las TCO pueden combinar el narcotráfico con el terrorismo. El gobierno forajido de Venezuela las está promoviendo. Allí está el ejemplo de la guerrilla de las FARC en Colombia, ahora convertida en partido político, que se ha financiado durante décadas por medio del narcotráfico. Allí está la historia del «Plan Colombia», una iniciativa principalmente militar de cooperación entre las fuerzas armadas colombianas y las norteamericanas, pero que trascendió, aunque tímidamente, lo puramente militar hacia la acción económica y social. «La aproximación de Estados Unidos es holística», dijo Tillerson en Texas. «Tenemos que tratar temas de seguridad y de desarrollo lado a lado». Por lo menos la aproximación del mismo Tillerson a Latinoamérica es tan «holística» que no mencionó ni con una sola palabra el muro que se pretende construir en medio de las Américas.

María del Carmen Velasco Zamudio, JEFE DE OFICINA DE ADMINISTRACIÓN: Fernando Maya Solano, MENSAJERÍA: Alfonso Sánchez y Arrieta, AUXILIAR DE OFICINA: Teresita Solano Barrera || GERENTE DE VENTAS Y CIRCULACIÓN: Óscar Uresti Serrano, COORDINADOR DE PUBLICIDAD Y SUSCRIPCIONES: Patricia Verónica Flores Mosqueda, JEFE DE CIRCULACIÓN: Agustín Morales Cabello, AGENTES DE CIRCULACIÓN Y COBRANZA: Carmelo Aguillón Sánchez, Salvador González Nuñez, José Trejo Hurtado, José Guadalupe Carranza Orduña.

El Observador de la actualidad. Publicación semanal de Clip Art de Querétaro, S.A. de C.V. Reforma No. 48, Centro histórico, C.P. 76000, Santiago de Querétaro, Qro., Tels. (442) 214-1842, 224-1454 y 214-5475.- Correo electrónico: mensaje@elobservadorenlinea.com - Número de Certificado de Licitud de Título 9598.- Número de Certificado de Licitud de Contenido 6695.- Número de Reserva al Título en Derechos de Autor 1080200/2001.Permiso de publicación periódica, autorizado por Sepomex Núm. PP22-0001.- Precio del ejemplar: $13.00.- Suscripción anual (más gastos de envío): $585.00 - Los artículos firmados son responsabilidad del autor.

Impresión: Rotativas y talleres gráficos SA de CV www.rotativastg.com

Papel hecho de material reciclado FSC C119776


punto de vista

11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

El Observador de la actualidad/página 16

JORNADA MUNDIAL DEL ENFERMO

POR mons. MARIO DE GASPERÍN GASPERÍN OBISPO EMÉRITO DE QUERÉTARO

¿Cómo instaura Jesús el Reino de Dios?

L

a Buena Nueva o Evangelio de Jesucristo consiste en que Dios ha enviado al mundo a su Hijo a instaurar su Reino. El Reino de Dios que Jesús predicó. Jesucristo viene a recobrar la soberanía de Dios sobre la creación y a reencauzar al hombre hacia su felicidad. La salvación se realiza cuando se reintegra y se reconcilia el hombre y el universo con Dios, de manera que en ellos resplandezca su gloria. La gloria de Dios consiste en que el hombre viva y en que el mundo recupere su esplendor. Por Jesucristo, tanto la historia como la naturaleza, tanto el espíritu como la materia, han sido devueltos a Dios.

Estas reflexiones se vuelven realidad en la vida cotidiana de Jesucristo, tal y como nos la describe san Marcos en su Evangelio. Jesús primero actúa y después explica, porque la realidad es superior a la idea. Jesús comenzó a edificar el Reino de Dios expulsando a un demonio en una sinagoga, derrotando así a Satanás, el príncipe de este mundo. De inmediato prosigue su obra liberadora cancelando los efectos del usurpador del Reino de Dios, del asesino de la humanidad: curó a la suegra de Pedro de la fiebre y a muchos enfermos; curó a un leproso, tenido por maldito por Dios, reintegrándolo a la comunidad; a un paralítico le enseñó que hay una parálisis interior mayor, el pecado, y lo curó de las dos. El Reino de Dios se instaura expulsando a Satanás y liberando al hombre de toda enfermedad y dolencia, del cuerpo y del espíritu. La liberación de la esclavitud religiosa es todavía un asunto mayor. Los maestros de Israel habían fabricado con sus leyes morales y preceptos rituales una caricatura de Dios. Jesús toca al leproso y se

deja tocar por una mujer desahuciada, ambos ritualmente impuros según la ley. Alaba la libertad de espíritu de David por tomar alimento sagrado y a los discípulos por hacerlo en sábado para remediar el hambre, porque el sábado, dedicado a Dios, es en primer lugar para beneficio del hombre. Instaurar el Reino de Dios implica expulsar a Satanás, sanar al hombre, liberarlo de la esclavitud, devolviéndole la dignidad de hijo de Dios. Todo, apostando por ello su vida. Esta conducta de Jesús escandaliza a los maestros, cuestiona a los discípulos, pero entusiasma al pueblo. Jesús necesita explicar su modo de proceder. Crea las parábolas del Reino. El Reino de Dios no viene con aspavientos. Crece como la semilla, se parece al ama de casa que amasa y fermenta la harina; y a esa otra, que comparte con las vecinas la alegría por la moneda encontrada; o al mercader que vendió sus cachivaches porque encontró una perla fina; o a la red que recoge peces buenos y malos, y a un campo donde crecen juntos el trigo y la cizaña, en espera del juicio divino, etcétera.

Todas son acciones sencillas, caseras, pequeñas, pero cargadas de fuerza y poder. El Reino de Dios es Jesús actuando con la fuerza del Espíritu, haciendo el bien en corto pero con miras largas, en lo concreto del suelo pero con vista hacia el Cielo. San Marcos, que escribe su Evangelio para animar a los cristianos sumergidos en la podredumbre del imperio romano, nos enseña que el discípulo de Cristo, haciendo el bien posible, aunque sea pequeño, contribuye al derrocamiento del imperio de Satanás, llámese ahora como se llame. Devolver a la creación su belleza y al hombre su dignidad es dar gloria a Dios. Es instaurar su Reino, tarea de todo cristiano.

Acompañar a quien sufre

L

Por Sergio Estrada

a «Jornada Mundial del Enfermo», es una oportunidad de hacer conciencia para el trato de los enfermos que se recuerda cada año por la Iglesia, con el fin de no olvidar la atención, el cuidado y el acompañamiento de las personas enfermas en su recuperación, o, en su caso, la preparación para el regreso a la casa del Padre con fe y conciencia. Esta jornada que no solo es un día sino todo el año recordando a nuestros hermanos enfermos en todo el mundo fue instituida por el Papa Juan Pablo II hace 26 años. Con esta jornada, los Sumos Pontífices van recordando y subrayando la santidad en los enfermos en todas las edades con cualquier tipo de enfermedad. «Este mensaje es para mostrar el cuidado, la ternura, el entendimiento y el acompañamiento de Dios con los enfermos a través de la ‘escuchoterapia y la cariñoterapia’, elementos que se han descuidado en las personas enfermas y que se requiere para la recuperación a través de la gracia de Dios», mencionó en entrevista el padre José Pedro Velázquez, Comisionado de la Pastoral de la Salud de la Arquidiócesis de México.

¿Qué se está haciendo con los enfermos? Ante prácticas como la eutanasia, se debe animar la conciencia de las personas de manera recta respetando la vida desde el comienzo hasta su fin natural «Se debe respetar la vida en todos sentidos y formas, apegados a las enseñanzas y valores del Evangelio, debido a que esta vida es sólo un paso para alcanzar la vida eterna y las prácticas de muerte sólo nos confunden», dijo el padre Velázquez.

«Hoy en día se ha perdido la calidad de trabajo hacía los enfermos en todos los niveles sociales desde la atención humana y profesional. Esta atención se debe recuperar con la fuerza del Evangelio para el bien común», subrayó el comisionado de salud.

¿La Iglesia responde a la atención de los enfermos? En este sentido, el padre Velázquez dijo que la Iglesia sí está trabajando en la atención a los enfermos a través de hospitales religiosos y dispensarios médicos parroquiales, luchando en contra de situaciones adversas y otros, trabajando en el Consejo Nacional de Pastoral de la Salud llevando estos servicios a todos los necesitados, además de la actualización de estos servicios. Aceptación de la enfermedad Por último, el padre José Pedro aseguró que es importante que el enfermo acepte su mal, pero va a ser un sufrimiento significativo si lo pone en las manos de Dios, en reparación de muchas situaciones que nos aquejan, todo desde la perspectiva cristiana.

El Consejo Nacional de Pastoral de la Salud está promoviendo el programa de prevención de la salud que trata de concientizar, a través de consejos sanos, la prevención de enfermedades, «Es importante la salud del cuerpo, pero la del alma es sublime para el regreso a la casa del Padre».


actualidad

11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

El Observador de la actualidad/página 17

¿Cómo quedó dañada la Iglesia después de los terremotos de septiembre?

E

Un recuento de los daños a los templos y monumentos de la Iglesia en México muestra de la dura realidad

l pasado 29 de enero, en conferencia con los representantes de los medios de comunicación, Alfonso Miranda Guardiola, Secretario General de la CEM, así como el padre Rogelio Narváez, Secretario Ejecutivo de CEPS Caritas-mexicana y Yuliana Navarrete, encargada del observatorio de la CEM, dieron a conocer el balance de las últimas cifras de los templos y monumentos de la Iglesia dañados por los sismos de septiembre de 2017 y fenómenos climatológicos naturales. En primera instancia, agradecieron a todas aquellas personas que han donado en las colectas para la reconstrucción de estos inmuebles, y señalaron que todos estos fondos han sido utilizados para los más pobres que vivieron y están sufriendo a raíz de estos fenómenos. Después de cuatro meses de investigaciones, la Conferencia del Episcopado Mexicano presentó un informe de los templos dañados y las diócesis afectadas tras el sismo que sufrió nuestro país el pasado 19 de septiembre de 2017.

Más de 1850 afectaciones

A través de un estudio de las zonas y diócesis afectadas, monseñor Miranda Guardiola informó: «Son 1,850 templos católicos dañados, entre basílicas, parroquias, santuarios, capillas, conventos, exconventos, espacios de formación como seminarios, oficinas y casas parroquiales hasta enero de 2017; sin embargo, no se han dejado de realizar las actividades pastorales en estas diócesis». En cuestión de diócesis más afectadas, fueron 26 de las 95 diócesis del país, un 27% en total. «Entre ellas están la arquidiócesis de Puebla, Antequera-Oaxaca, DF, Tuxtla Gutiérrez, Jalapa, Morelos, Huajuapan de León, Tlaxcala, Tabasco, Tenancingo, Tehuantepec, Chilpancingo, Chilapa-Tehuacán, Toluca, valle de Chalco, Tlapa, San Cristóbal de las Casas, Texcoco, Ecatepec, Orizaba, Tapachula, Córdoba, Tabasco, Veracruz, Nezahualcóyotl y la prelatura de Mixes». En este sentido, también se dio a conocer que de 18 provincias eclesiásticas del país, 7 fueron afectadas, es decir el 38%. «Con esto tenemos 17 catedrales, 4 basíli-

Ha sido muy gratificante que en más de cuatro meses todavía no termina de mostrarse la reacción del pueblo mexicano también fuera de México. Múltiples acciones de cobijo, de enviar toldos, despensas y querer ayudar a los más necesitados. Bendito Dios, sigue; ojalá continúe así»

Mons. Alfonso Miranda

Secretario de la Conferencia del Episcopado Mexicano

cas, 44 santuarios, 76 conventos y exconventos, 226 capillas, 31 oficinas o casas parroquiales y 11 espacios de formación como seminarios y todavía hay 1,411 parroquias y 30 inmuebles en proceso de identificación», señaló el Secretario General de la CEM. «Además, con la ayuda del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en octubre del 2017 se identificaron 1,603 inmuebles históricos de carácter religioso en 11 estados del país: Chiapas, Edomex, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Oaxaca, Puebla, Tabasco, Tlaxcala, Veracruz y DF; sin embargo, la Dimensión de Bienes Eclesiásticos y Culturales de la CEM ha trabajado conjuntamente para apoyar la reconstrucción de estos templos considerados monumentos históricos», señaló el también obispo auxiliar de Monterrey.

Daños a las actividades culturales de la Iglesia

En la sesión con los representantes de los medios de comunicación, los

integrantes de la CEM también dieron cuenta de los daños de los templos y zonas del desastre, como daños a la pastoral del turismo, falta de servicios sacramentales, repercusiones a usos y costumbres de las comunidades y la pérdida de espacio comunitarios. «Este recuento nos sirve para establecer el diálogo con las autoridades, universidades y organismos internacionales en favor de la reconstrucción de estos inmuebles para el bien común».

Actividades conjuntas de la Iglesia e instituciones federales

En este marco, monseñor Alfonso Miranda señaló que hay trabajos conjuntos entre la CEM y la Secretaria de Cultura y el INAH para seguir evaluando los objetivos, alcances y responsabilidades de cada organismo y concretar acciones que beneficien a los hermanos más afectados. Con esta investigación fue posible identificar o conocer las repercusiones de los daños a los templos y zonas donde ocurrieron estos desastres. Estas se catalogaron así: 1 Daños a la herencia histórica del país, como por ejemplo las Rutas de Evangelización, signo visible del periodo de evangelización en México por las primeras Órdenes Mendicantes. 2 Daños en la Pastoral de Turismo. Con los templos destruidos o dañados, peligran la promoción, la historia, la cultura, las tradiciones y las prácticas religiosas de muchos sitios de gran afluencia turística, y, por ende, modos de subsistencia de muchas poblaciones. 3 Falta de servicios sacramentales. Los templos son lugares de donde

salen los visitadores a enfermos, los misioneros que van a los barrios, se realiza la vida pastoral de los pueblos. En ellos se reúnen las familias y, por sobre todo, se imparten los sacramentos. La impartición de estos últimos para las comunidades cristianas es de vital importancia. 4 Repercusiones a los usos y costumbres de una comunidad. La comunidad (católica o no) identifica en su cosmovisión al templo como un espacio sagrado y de grande arraigo, sobre todo en las diócesis con feligresía perteneciente a los pueblos originarios. 5 Pérdida de espacio común. En muchos sitios, el templo es el único lugar físico de encuentro disponible para lograr la armonía y la convivencia. El templo y sus anexos fungen como centro comunitario, dispensario médico, aulas de clase, área de recreación, entre otros.

Una tarea que no termina

Por su parte el padre Rogelio Narváez, Secretario Ejecutivo de la CEPS y presidente de Cáritas Mexicana, exhortó a seguir con la ayuda a todos a través de la obra de limosna cristiana, bajo estos principios: transparencia, honestidad, rendición de cuentas y que no se convierta todo esto en pretexto de pretensiones lucrativas, ya que todo lo recaudado hasta ahora se ha puesto al servicio de los más pobres y la gente que sufrió y está sufriendo por estos fenómenos naturales es una tarea que tardará mucho tiempo para la reconstrucción. Sin gastar nada para el culto, todo va para los más pobres. Con información de Ana Paula Morales y Sergio Estrada

PARA AYUDAR Acudir a Cáritas de su diócesis o si desea depositar a Cáritas nacional: Caritas Mexicana IAP BBVA Bancomer Número de cuenta: 0123456781 CLABE 012180001234567815

“[Dios mío], los hombres te consultan sobre lo que quieren oír, pero no siempre quieren oír lo que tú les respondes. Y el buen siervo tuyo es aquél que no se empeña en oírte decir lo que a él le gustaría, sino que está sinceramente dispuesto a oír lo que tú le digas”. San Agustín (Confesiones)


actualidad

11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

El Observador de la actualidad/página 18

Cada semana con Francisco Marcelo López Cambronero

¿Qué necesita la Iglesia?

E

l título de esta columna es un poco pretencioso. ¿Quién soy yo para decir qué es lo que necesita la Iglesia? Sólo soy un laico, un pobre profesor dedicado al estudio y a la reflexión. Sin embargo, precisamente como católico que desea vivir bien, con la gracia de Dios, estoy atento a las palabras del Papa Francisco, que es el timonel que el Señor ha elegido en estos tiempos complejos.

Hace unos días Francisco publicó un texto para regular la formación y estructura de los centros de estudios eclesiásticos. Podría pensarse que sería un mensaje dirigido a especialistas pero, lejos de eso, en sus palabras encontramos una luz que seguir, un camino que nos sirve a los profesores, pero como miembros del Cuerpo de Cristo. La primera idea que se nos muestra es un profundo deseo de comunión, de eclesialidad -que no es lo mismo que clericalismo… más bien sería incluso lo opuesto. Quienes nos dedicamos a la enseñanza debemos atender a la realidad desde la experiencia del Encuentro con Cristo para evitar convertir el

mensaje de la Iglesia en una ideología más. Un Encuentro que es, ciertamente, de cada uno, pero que se produce en el seno de la comunidad cristiana, en la Iglesia. Ser Iglesia es, por lo tanto, el primer referente de nuestro trabajo. Un error que a menudo cometemos, nosotros y tantos otros, es creer que la razón es neutral y «pura», y que se debe utilizar dejando de lado nuestra fe y nuestra vida. Este autoengaño nos deja indefensos y expuestos a los criterios mundanos, incluso a los más mundanos entre los mundanos, llegando a adorar ídolos falsos que no son más que invenciones nuestras. Al contrario: nuestra razón está bautizada, es cristiana, y se forma, desarrolla y potencia en las cercanías de nuestro Señor. Lejos de Él no podemos ni ser ni pensar. De ahí que Francisco insista en la importancia de la fe del profesorado, porque es este sujeto, la comunidad cristiana viva, la que da la identidad a cada centro, y no un ideario escrito en un papel. Una fe que, además, sólo puede crecer si mira a todo el horizonte de la Iglesia, que nos lleva por su propia dinámica hacia los demás, que nos impulsa a colaborar con nuestros hermanos para llevar el mensaje de Cristo a todos los rincones de la tierra.


FAMILIA Y ECONOMÍA

Educar para la paz POR SILVIA DEL VALLE

S

@TipsMama5Hijos www.tipsmama5hijos.com

i le damos un vistazo a los periódicos o sintonizamos cualquier canal de noticias podemos darnos cuenta de que el mundo está de cabeza. Hay una situación de violencia constante, no importa la causa. Y en buena parte nosotros, los padres de familia, tenemos la solución de este problema en nuestras manos. ¿Cómo? Aquí les dejo 5 tips para educar a nuestros hijos sin violencia.

PRIMERO: OBSERVA, ESCUCHA Y COMPRENDE

Para anticiparnos a las reacciones y berrinches de nuestros hijos es necesario observarlos y conocerlos lo mejor posible, y esto sólo se logra pasando tiempo con ellos. Es necesario pasar por lo menos 10 minutos con cada

11 de febrero de 2018/ AÑO 23, No.1179

uno para conocer sus reacciones, y esos 10 minutos deben ser aparte del tiempo que compartimos al realizar los alimentos. Debe ser tiempo de convivencia o de juego, tiempo de calidad donde ellos tengan toda nuestra atención. Con mis hijos he hecho esto desde hace mucho tiempo y ahora que son adolescentes es más sencillo que se acerquen a platicarme sus cosas.

SEGUNDO: FOMENTA LA EMPATÍA

Es muy bueno intentar ver las cosas desde el punto de vista de tus hijos para así poder comprender por qué actúan de cierta manera. Pero también es muy importante que ellos hagan empatía con nosotros y comprendan que las cosas que les decimos o que le prohibimos hacer tienen una razón; y así evitaremos los berrinches. Hay que darles una pequeña explicación de las cosas. Debe ser pausada y serena para que ellos lo

EL OBSERVADOR DE LA ACTUALIDAD/PÁGINA 19

comprendan. Si nuestros hijos aún están pequeños es muy importante bajarnos a su nivel, y me refiero a su nivel físico: que nos vean a los ojos para lograr captar su atención. Para corregirlos, no debemos compararlos con sus hermanos o amigos, ya que generamos en nuestros hijos sentimientos de competencia desleal, ira, enojo y rencor.

TERCERO: CAMBIA DE CONTEXTO

Si están enojados y haciendo berrinche, es muy bueno hablar con ellos pero fuera de la situación, es decir, tratar de cambiar de contexto para que dejen el berrinche sin tener que regañarlos o golpearlos. Esto jamás será bueno ya que la violencia sólo puede llevar a más violencia. Con mis hijos primero les decía que lo que estaban haciendo no era correcto, luego me los sentaba en las piernas para darles una explicación de las cosas y por último les ponía música tranquila o alguna película o serie que les hiciera calmar. Ahora que son adolescentes sigo cambiando el contexto, sólo que ahora los mando a su cuarto a pensar en lo

que hicieron y cómo van a compensar el daño o corregir el error que cometieron.

CUARTO: AYÚDALES A DESCARGAR LA ADRENALINA

Cuando nuestros hijos se enojan o hacen berrinche segregan adrenalina; y, si no la sacan, entonces se sienten mal físicamente. Por eso a veces, después de un berrinche o de un enojo profundo, los vemos con sueño o sin ganas de hacer las cosas. Una forma muy sencilla de sacar la adrenalina es haciendo que se rían, ya sea con cosquillas o con una película muy graciosa. Otra forma es dejar que lloren, hasta que se calmen, claro siempre dentro de los límites adecuados.

Y QUINTO: NO TE CONTAGIES DE SUS EMOCIONES

Si entramos en su juego y nos contagiamos de ese enojo o perdemos la capacidad de autocontrol entonces lo que se provoca es un gran desastre familiar. Debemos dar ejemplo de cordura y autocontrol para que nuestros hijos aprendan.

PESOS Y CENTAVOS Por Arturo Maximiliano García

www.arturomaximiliano.com.mx @maximilianogp

¿Y la propina? U n gran número de mexicanos han tenido la oportunidad de ir a algún restaurante u otros lugares donde quienes nos prestan sus servicios esperan una propina a cambio. En muchas ocasiones no sabemos cuánto dejar o siquiera si dejar algo, ya sea por no haber recibido un buen servicio o incluso porque de hecho no necesariamente se nos atendió. De acuerdo con la Ley Federal del Consumidor no es obligatorio dar propina, se trata en realidad de una aportación voluntaria a consideración de la persona a quien se le dio el servicio. Es muy importante entender el contexto en el que muchos trabajan en restaurantes, bares y otros negocios, donde los empleados ganan el mínimo o a veces ni eso, estando su ingreso diario ligado casi por completo a las propinas. Tan ilegal es pagar menos del salario mínimo, de por sí insuficiente, como exigir la propina a los consumidores, aunque pareciera que en los hechos ambas cosas suceden, dejando en nuestras manos la decisión de dar o no

propina, haciéndolo más un acto de compensación o justicia que un tema de ley. Éstos son algunos puntos que debes saber sobre las propinas: NO PUEDE VENIR INCLUIDA EN LA CUENTA Una cosa es la voluntad de recompensar a un mesero, y otra que el establecimiento determine que debas dar propina y cuánto pagar. Está fuera de toda norma el que el negocio —normalmente bares y restaurantes— te incluya la propina a la cuenta. En ese caso se deben aclarar los conceptos y reducir el monto de la propina para dejarla a consideración del consumidor. MONTO DE PROPINA El uso en México es que se dé entre el 10 y el 15% de propina, por lo que, si no eres bueno para las matemáticas, se recomienda que hagas la cuenta en una calculadora. Existen aplicaciones que pueden ayudarte a calcular los montos totales con propina para cuentas de varios comensales, siempre y cuando le des cantidades de consumo y porcentaje general de propina.

A DONDE FUERES HAS LO QUE VIERES Si andas de viaje recuerda que no en todos los países existen los mismos hábitos de dar propina ni los porcentajes. En Estados Unidos incluso se te sugiere pagar hasta el 22% de la cuenta en propina, y es muy mal visto por los meseros cuando das por debajo del 15%. En contrario, en otros países la propina es casi simbólica. Pregunta a quienes viven ahí o, en su caso, a tu guía de turistas para no quedarte corto o dar de más. SERVICIO A DOMICILIO En el caso de que te lleven la comida a tu casa u oficina es probable que el repartidor esté esperando una propina. Para este caso no existe un porcentaje determinado, aunque normalmente es más bajo que en un restaurant o bar. RECOGER EN RESTAURANT Cuando eres tú quien recoge en un restaurante la comida, no es necesario dejar propina ya que en realidad el servicio queda pagado con la cuenta de productos, sin alguna atención adicional. PUEDES DENUNCIAR ANTE PROFECO Si te exigen propina puedes denunciar ante la autoridad, aunque en realidad sugiero ser conscientes de que aquellos que nos prestan servicios en restaurantes están contando con ese ingreso.


EL OBSERVADOR

11 de febrero de 2018

AÑO 23, No. 1179

DE LA ACTUALIDAD

RATONCITO DE CAMPO Y DE CIUDAD

E

ntre los árboles de un enorme bosque vivió una vez un humilde ratoncito que cada mañana se levantaba feliz a comer, saltar, jugar y hacer todo lo que quisiera. Aquel ratoncito era muy feliz porque tenía todo cuanto pudiese desear. Su casita estaba hecha de hojas secas y su cama era una cáscara de nuez. En las noches el ratoncito conversaba con su amiga la lechuza, y con los primeros rayos del sol partía todos los días hacia el río para bañarse con sus amigos los peces. Una tarde arribó a la casa de nuestro amigo un ratoncito de la ciudad, engalanado con ropas de seda, sombrero de terciopelo y joyas de la más alta calidad. Al ver las condiciones en que vivía el ratoncito de campo, enseguida comenzó a burlarse de él; pero nuestro amigo no hizo caso de aquello, y gustosamente le preparó una merienda, mientras le invitaba a descansar dentro de la casita.

— Eres muy amable, amigo mío. Pero he sentido vergüenza al ver que nada de esto se compara con todas las comodidades que podrías tener en la ciudad. ¿Por qué no vienes conmigo y lo compruebas con tus propios ojos? —preguntó el ratoncito de ciudad mientras devoraba la merienda de frutos secos y hojas verdes que le había preparado el ratoncito de campo. Después de una larga charla, el ratoncito de campo accedió a visitar la ciudad de su nuevo amigo, y, temprano en la mañana, emprendieron el viaje. Luego de recorrer varias horas de camino los viajantes arribaron por fin a la entrada de la ciudad y, tras avanzar unos kilómetros más, terminaron sentados por fin en la casita del ratoncito de ciudad. — ¿Has visto cuánto lujo? —preguntó el ratoncito de ciudad mientras su amigo observaba con detenimiento todas las joyas de aquella casita. Al cabo de un tiempo, y habiendo descansado un poco, los animalitos sintieron entonces que el hambre los atormentaba, por lo que decidieron salir en busca de comida. Al llegar a una casa, los ratoncitos treparon por la ventana y, para su sorpresa, encontraron la mesa de la cocina repleta de manjares deliciosos. Carnes, dulces, vegetales, todo cuanto pudieran desear se encontraba en aquel lugar; pero la dicha duró poco para nuestros amigos pues, tan pronto como se disponían a dar el primer

bocado, apareció de la nada un gato feroz. Muertos de miedo, los ratoncitos echaron a correr con todas las fuerzas de sus patas, y cuando estuvieron a salvo decidieron salir nuevamente en buscar de comida. Varias horas después, el ratoncito de ciudad dio con otra casa, e invitó al ratoncito de campo a colarse por la rendija de la puerta para luego saltar hasta la mesa donde le esperaba un delicioso banquete. Embelesados de tanta comida, los ratoncitos no se dieron cuenta de que una señora los vigilaba sigilosamente detrás de las cortinas, y tan grande fue el susto que se llevaron que de un golpe terminaron en la calle, hambrientos, asustados y tristes. — No te preocupes, amigo. Ya encontraremos un lugar donde podamos comer algo —insistía el ratoncito de ciudad tratando de consolar a su compañero. Nuevamente, anduvieron por un rato los ratoncitos hasta que por fin encontraron un lugar repleto de comida. Se trataba de un restaurante de lujo, y con mucho cuidado los dos animalitos se escurrieron entre las mesas hasta llegar a una que estaba repleta de manjares suculentos. Sin tiempo que perder, los ratoncitos se dispusieron a devorar todos los platos de la mesa, aunque desafortunadamente el cocinero ya los había visto desde el momento en que entraron por la puerta. Acercándose con cuidado, el cocinero estrelló contra la mesa su cuchillo, pero

afortunadamente el ratón de ciudad logró esquivar el golpe a tiempo. Alertados del peligro, los dos ratoncitos no tuvieron otro remedio que huir de aquel lugar a toda velocidad, y cuando se encontraron a salvo en la calle el ratoncito de campo le dijo a su amigo: — No lo tomes a mal, querido compañero. Cierto es que vives rodeado de lujos y cosas muy buenas, pero la ciudad no es para mí. Yo no podría vivir jamás en un lugar tan agitado y peligroso, y, la verdad, prefiero mil veces mi humilde y pequeña casita en el campo antes que vivir nervioso todo el tiempo y temeroso por mi vida. A veces es mejor disfrutar de la vida feliz y con poco, que contar con grandes comodidades y vivir asustado todo el tiempo. Y así fue cómo el ratoncito de campo jamás volvió a saber de su amigo en la ciudad, y cada día de su vida lo pasó entonces en su humilde pero tranquila casita, feliz de la vida que había escogido para él.

1179 El Observador de la actualidad  

11 de febrero de 2018 / Vivir la cuaresma / La cuaremsa: ¿qué, cuándo y por qué?

1179 El Observador de la actualidad  

11 de febrero de 2018 / Vivir la cuaresma / La cuaremsa: ¿qué, cuándo y por qué?

Advertisement