Issuu on Google+


QUIMERA


ÍNDICE -Introducción -Contexto -La Candelaria Histórica -La Candelaria Actual -Turismo -Investigación -Investigación previa -Sesiones generativas -Conclusiones -Cartografía Social -Mapa Sociotécnico -Hallazgos & Insights -Desarrollo -Propuesta de valor -Videoescenarios -Prototipo -Propuesta final: Quimera


QUIMERA


INDRODUCIÓN La Candelaria rebosa historia; el centro de la capital Bogotana, sus calles, sus casas, su luz, su gente, sus esquinas y sus balcones, todo tiene algo que contar. Es un punto en la ciudad que, al tiempo que te lleva al pasado, también te habla del presente, pues entre muchas cosas, su arquitectura colonial y ser centro del movimiento del arte callejero hablan sobre esta yuxtaposición de tiempos.

Este proyecto aprovecha el contenido histórico, social y cultural que se encuentra reunido en este espacio para construir memoria desde una perspectiva personal y apartada de la historia escrita. Quienes la contruyen son los viajeros que se pasean por sus calles y la comunidad local.


CONT


EXTO


CANDELARIA HISTÓRICA En un principio, esta localidad fue un asentamiento indígena Muisca, lugar privilegiado por estar en la falda de la montaña donde el agua brotaba de sus entrañas hacia la sabana. Es aquí dónde el 6 de Agosto 1538 Gonzalo Jiménez de Quesada fundó Bogotá después de luchar contra los indígenas por aquel preciado espacio, siendo el Chorro de Quevedo el punto central de toda esta historia Colonial. Posteriormente la ciudad empezó a expandirse con el pasar de los años, sus calles se fueron alejando de aquel centro, pero el reconocimiento de la importancia histórica no llegó sino hasta mucho después. Lo primero fue reconocer a la Candelaria como el centro de la ciudad por sus importantes edificaciones gubernamentales, tal como el Palacio de Nariño, el senado, la guardia presidencial y demás, como también de orden religioso, aquellas plazas e iglesias que el pasado colonial dejó. De hecho, la Igelasia de La Candelaria es quien le da el nombre.

De esta forma, la Candelaria era el centro de la vida política y de sucesos como el Bogotazo (9 de Abril de 1948), la toma del palacio de justicia y muchos otras protestas que dieron, a sus calles, la importancia histórica de su arquitectura y su pasado colonial. Por parte del gobierno mismo, esta importancia no tuvo lugar hasta entrados los años 60’s, en donde nació un movimiento con el fin de darle relevancia a este espacio. Siendo así, en 1963 se creó la ley 59, en donde se estableció la Candelaria como centro histórico y cultural y por ende patrimonio de la nación. Esto no se tomó muy en serio por la sociedad y el gobierno colombiano hasta 1980 en donde a partir del acuerdo 10 de 1980, se creó la Corporación La Candelaria con la única finalidad de administrar el sector. Por último, mediante la ley primera de 1992, se sectorizó Bogotá denominando la Candelaria la localidad 17 destinando un presupuesto exclusivo para esta.


CANDELARIA ACTUAL Si hay un lugar lleno de contrastes en Bogotá es La Candelaria. Entre una población tradicional que ha vivido toda su vida en este espacio, entre la indigencia y los problemas sociales venidos de ollas como el bronx y barrios circundantes altamente agresivos; entre restaurantes, galerías, teatros, bibliotecas; entre protestas y movimientos sociales, los grafitis, el vandalismo y la vida misma de barrio; entre el turismo de miles de extranjeros al año y los novedosos toures que nacen emergentes, como también el turismo religioso por ser un centro colonial; entre las 12 universidades que se encuentran reunidas, entre sus estudiantes, trabajadores, entre todos estos actores, está la esencia de la Candelaria. Actualmente es un espacio lleno de vida, donde conviven todos estos mundos y transforman a su forma el espacio.

El turismo en este espacio tiene características especiales; resaltan la gran cantidad de hostales de buen precio que albergan a cientos de turistas extranjeros anualmente. Estos hostales suelen ser edificaciones coloniales con muchos cuartos, dado que mantienen la estructura original por las leyes de conservación y por resultar altamente costosa la remodelación, formando espacios abiertos y diseñados a drede o no, para socializar. La cantidad de hostales con estas características, junto con la gran cantidad de historia representada en museos o incluso en las calles mismas, los diferentes tours que se ofrecen y la multiplicidad de movimientos culturales hace de la Candelaria el espacio perfecto para turistas de presupuesto medio-bajo, también conocidos como turistas Budget.


TURISMO

‘‘

1. m. Actividad o hecho de viajar por placer. (RAE)

’’


El turismo se define como una práctica en la que por variados motivos las personas visitan lugares fuera de su residencia habitual. Dado que esta es una definición muy amplia, decidimos definir el turismo como una práctica de visitar y conocer otros lugares diferentes al de residencia habitual pero el motivo principal es el placer. Esto se realiza de varias maneras, tal como conocer la cultura del destino, la fiesta, la gastronomía, la historia a través de museos o toures y demás agentes. Siendo así y tomando nuestra ubicación geográfica actual decidimos trabajar con los turistas extranjeros de La Candelaria, pero, como ya se mencionó, estos turistas corresponden al turismo Budget.

Estos turistas se se caracterizan mayoritariamente por ser jóvenes en búsqueda de nuevas experiencias culturales expresadas de distintas maneras. La Candelaria termina siendo un destino ideal pues se encuentra la cultura y la multiplicidad de experiencias llenas de contrastes, por mencionar algunos, el arte urbano, la historia de la ciudad y el país en museos, la gastronomía, las fiestas, reuniones sociales, tradiciones indígenas, como también gran variedad de teatros y bibliotecas.


INVESTI


GACIÓN


INESTIGACIÓN PREVIA Empezando el proyecto, decidimos ir a la Candelaria a observar cómo los turistas interacuando con el contexto. Empezamos hablando con ellos en las calles, preguntando por ejemplo: ¿Por qué visitar Colombia? ¿Por qué quisieron venir a la Candelaria? ¿En dónde se están quedando? Las respuestas eran muy generales, pero empezó dándonos un abrebocas de los motivos de los turistas para venir a la Candelaria. Todas los turistas que entrevistamos en las calles se estaban quedando en hostales en la Candelaria misma y muchos de ellos habían terminado llegando referidos por conocidos o por plataformas como HostelWorld y TripAdvisor. Uno de los factores más importantes para quedarse en la Candelaria fue el precio, es decir, el precio de quedarse en un hostal.


SESIONES GENERATIVAS 1

Al hablar con los turistas, nos dimos cuenta que estos estaban ampliamente interesados en muchas actividades, por lo tanto decidimos restringir su posibilidad de elección a sólo 3 con el fin de entender a qué le estaban dando prioridad. Podían elegir entre: probar la comida típica, conocer los museos, ir de fiesta, conocer personas locales, tomar fotos, descansar, probar diferentes sustancias y conocer monumentos históricos. Es así como estos eligieron más o menos lo mismo resaltado dos: les interesa en especial la historia y la gastronomía. Hubo, sin embargo, una sutil variación en las elecciones, a los más jóvenes les interesaba la fiesta, mientras que los que venían en pareja, les interesaban más los toures.

En esta sesión queríamos encontrar los verdaderos motivos de los turistas para estar en la Candelaria. A partir de esta sesión nos dimos cuenta que a todos los interesa todo lo que les pueda generar placer de alguna manera u otra. También nos mostró que hay prioridades similares en las elecciones de las actividades de los turistas ya que, aunque les gustaría hacer todas, eligieron actividades muy similares. Por otro lado, nos dimos cuenta que hay un interés por conocen gente local, pero que no hay espacios indicados para esto por lo que los turistas terminan estando con otros turistas.


2

En la siguiente sesión generativa, nos dispusimos a entender cómo los turistas percibían el espacio. Por lo tanto, les preguntamos por donde habían caminado hasta el punto donde nos encontramos con ellos y les dimos una hoja dónde tenían que describir qué les había llamado la atención, que les había disgustado, qué tan seguros se sentían entre otras.

Durante esta sesión nos dimos cuenta que en general no perciben muchas cosas implícitas en el espacio y se concentran en la arquitectura colorida, las montañas y el alboroto de las calles. No nos dieron, por ejemplo, a entender que había inseguridad, la cual un ciudadano de Bogotá si llega a tener muy presente siempre. En este instante nos dimos cuenta que las concepciones de inseguridad son principalmente una construcción social que sólo se percibe cuando se conoce el contexto circundante, los turistas en general no sabían sobre su ubicación y demás. Siendo así, de las misma manera, nos dimos cuenta que para ellos, las calles de la Candelaria no son necesariamente sucias tampoco, sino completamente diferentes. Esto nos ayudó a entender que a los turistas les atrae lo diferente a lo que viven y es lo que logran encontrar en la Candelaria.


3

Durante la anterior sesión generativa también conocimos a un vendedor de artesanías; nos quedamos hablando con él un rato, pues era una persona muy cercana a los turistas que podía darnos información sobre sus intereses.

Este vendedor nos explicó cómo la Candelaria es un lugar de reunión social alrededor del mundo. Nos contaba como él, en sus viajes, al compartir con personas de alrededor del mundo, compartían conocimiento de lugares buenos para hospedarse en sus países natales y en su caso, el recomendaba la Candelaria.


4

Durante esta sesión quisitar visitar la Candelaria como turistas, es decir, hacernos pasar por personas que no conocían los alrededores. Queríamos saber qué se sentía ser recibido por este contexto, cómo nos recibían, qué lugares podrían ser interesantes para hablar por las personas que se encontraban ahí.

De esta sesión nos dimos cuenta que hay un interés por fomentar la cultura del contexto, es decir su pasado, tradiciones y historias, para enseñarlo a los extranjeros pero que hay pocos espacios dónde los turistas, e incluso la comunidad local, tienen la oportunidad de apreicar este interés.


CONCLUSIONES Después de haber hecho las sesiones generativas nos dimos cuenta que teníamos mucho conocimiento de cómo actúan y qué hacen los turistas según lo que dicen ellos y otros actores, pero nos estaba faltando verlos realizar estas actividades sin sentirse cohibidos por las preguntas y demás. Siendo así, decidimos ir a pasar tiempo con ellos en un contexto dónde estuvieran siempre, es decir, los hostales. Confirmarmos, por ejemplo, como ellos no sienten inseguros en la Candelaria y como consideran este espacio tan especial por lo diferente que es con sus lugares de residencia habitual.

Por otro lado, descubrimos que los turistas creen que alcanzan a conocer mucho de la cultura al recorrer sus calles y comer en los sitios que se encuentran por el centro, pero terminan siendo experiencias muy aisladas y banales. Para explicarlo mejor pondremos el ejemplo de un grupo de ingleses que durante los 4 días que estuvieron en Bogotá comieron arroz con pollo, creyendo que era lo más típico de Bogotá y probablemente de la Candelaria, ya que era algo completamente diferente a lo que estaban acostumbrados a comer y por lo tanto asumieron que era perte de la cultura Colombiana.


De la misma manera, hablando con ellos nos dimos cuenta que a pesar que están en el centro histórico de Bogotá, no terminan conociendo mucho de la historia que en el hay. Esto sucede, por ejemplo, por la barrera del lenguaje, la falta de comunicación por parte de la Candelaria misma de sus historias y la falta de profundidad en la historia narrada en los tours tradicionales de este lugar. Además, la historia escrita, que se cuenta en museos y demás, termina siendo muy aislada, aunque es importante, en la búsqueda por experiencias más cercanas con la cultura de este tipo de turismo, termina siendo insuficiente.

Siguiendo la idea anterior, La Candelaria ofrece una gran cantidad de experiencias que responden a las necesidades de esta clase de turismo pero no son aprovechadas. Por ejemplo, las calles tienen nombres como ‘‘La Calle de la Bruja’’, cosa que no pasa en otra parte de Bogotá, y esto termina teniendo una historia detras mucho más cercana a la realidad del contexto, pero no hay nada que las indique. Otro ejemplo sería el Chorro de quevedo, el cual adquiere su nombre por ser el lugar de fundación de Bogotá, pero tampoco hay indicios que comuniquen este hecho.


CARTOGRAFÍA SOCIAL Quisiemos saber cómo los turistas percibían el espacio más a fondo. Para esto, utilizamos una herramienta conocida como Cartografía Social, en donde se desarrolla un mapa en conjunto con nuestro el target de un espacio determinado, no geográficamente, sino sobre la percepción. De esta forma volvimos al hostal donde habíamos ido anteriormente y en conjunto con tres turistas desarrollamos una cartografía.

En esta herramienta encontramos que para los turistas los puntos de referencia más importantes son donde existen reuniones sociales, y la gastronomía, es decir, los restaurantes de su agrado. Nos mostraron las calles que les generaban disgusto, generalmente por la cantidad de autos o las construcciones en el espacio. Además, nos señalaron sus lugares favoritos, resaltando el Chorro de quevedo por la Chicha, las empanadas que se encontraban en la séptima, y los diferentes hostales dónde se hospedaban amigos.


MAPA SOCIOTÉCNICO En el mapa socio técnico reafirmamos que la Candelaria es un lugar donde conviven muchas realidades. Encontramos que existen distintos tipos de relaciones, motivaciones y puntos de encuentro entre los turistas y las poblaciones locales, por ejemplo, las tiendas de barrio, y los restaurantes locales, en especial los de comida tradicional y barata (corrientazos, empanadas etc). Por otro lado, todas las líneas llevaban a evidenciar un legado histórico, todo tiene algo que contar.

Este legado se tangibiliza por medio de museos, estatuas, y la misma arquitectura, como también los diferentes movimientos políticos que se manifiestan en la plaza de Bolívar y los graffitis como catarsis de la sociedad. Todo esto es aprovechado por el turismo, evidenciado por el tour del graffiti, por ejemplo. Por último, nos dimos cuenta que existen diferentes puntos de esparcimiento, en especial el chorro dónde los estudiantes y la población local pasan el rato bebiendo chicha (la cual también hace referencia al legado histórico), cerveza, aguardiente y marihuana.


HALLAZGOS/INSIGHTS 1 Los turistas no logran conocer el potencial gastronómico. Al final terminan acudiendo a lugares que parecen ofrecer comida tradicional pero no es así, tal como la historia del arroz con pollo.

3 Las reuniones sociales son uno de los atractivos más importantes para los turistas jóvenes, pues quieren conocer gente de la ciudad pero terminan reuniéndose con otros turistas lo cual genera que no haya interacción con los locales.

2 Uno de los centros de reunión más importantes en la Candelaria es el chorro de quevedo, pero no existe interacción en este espacio entre turistas y locales.

4 La población tradicional, es decir, las personas que viven en los barrios de la Candelaria y al rededores, no le interesa generar interacción con los turistas, ya que los ve como parte del contexto.


1 Los toures, museos y demás agentes de memoria en la ciudad terminan siendo muy banales y los turistas no terminan llevándose historias más auténticas sobre la candelaria, por ejemplo, los nombres de las calles. 2 En los locales, como estudiantes y dueños de establecimientos, les interesa cambiar el imaginario negativo que existe sobre Colombia y mostrar los aspectos positivos, pues al estar con una persona extranjera se aviva un sentimiento nacionalista.


DESAR


ROLLO


PROPUESTA DE VALOR Aprovechar el interĂŠs entre turistas y locales de generar un intercambio cultural, propiciando espacios y dinĂĄmicas para que esto suceda, dado que actualmente las dos partes se encuentran aisladas aunque compartan el espacio de La Candelaria.


PROTOTIPADO 1

CALLE ALIENÍGENA

En esta sesión de prototipado tapamos tapar un letrero de una calle en La Candelaria poniéndole otro nombre: Calle alienígena. Esto con la intención de ver si causaba alguna clase de incógnita en los transeúnes pues los nombres de las calles son generalemnte ignorados. En sí, pasó tan desapercibida como los nombres comunes. Esto nos ayudó a darnos cuenta que en realidad los artefactos de los letreros con los nombres de las calles son completamente estéticos y al no tener material que informe sobre la historia que hay detrás, terminan pasando po desapercibido.


2

CALLES INTERACTIVAS

En este video escenario quisimos mostrar cómo sería la candelaria si las calles mismas contaran historias. Primero, la idea es un botón en la calle que al oprimirse contara la historia de la calle. Segundo, una ilustración en la calle junto con un texto que se encargara de contar la historia pues las imágenes llaman generalmente más la atención. Después de analizarlo nos dimos cuenta que sería problemático por el contexto mismo, es decir, el vandalismo, la indigencia, y demás. Por último y más importante, a pesar de estar contando una historia, estabamos eliminando por completo la interacción de las personas.


3

CALLE ALIENÍGENA

Como respuesta a muchos de los problemas de la idea anterior, decidimos desarrollar una idea más interactiva con humanos. Siendo así, desarrollamos la de idea de Una historia por un café, en donde un local contaba su historia de la candelaria y recibía un café que lo pagaba el turista que se sentaba a escucharlo. La idea era que las historias se volvieran más personales y no generales ya que eran contadas por individuos. Queríamos ponerlo en el Chorro de Quevedo en donde podíamos aprovechar a los cafés aledaños como Stakeholders para mantener este espacio cuidado y de la misma manera, estos cafés fueran los proveedores de café del espacio.

Al hacer el video escenario, nos dimos cuenta de muchos problemas. Primero, que no se garantiza de ninguna manera que la persona que se siente no vaya a tener que esperar mucho tiempo para que otro se siente a contarle la historia. Segundo, no existía ninguna motivación real para el local de sentarse a contar una historia, como tampoco para el turista para sentarse a escucharla. Por último, nos ayudó a darnos cuenta que el contar la historia no es el fin, si no el medio para conocer a las personas.


PROTOTIPO Para la propuesta final buscamos encontrar la mejor forma para hacer visualizar el identificador del proyecto, uno de estos era sin texto, el otro sรณlo con el logro. Durante este prototipo nos dimos cuenta que los toures de graffiti son el momento perfecto para hacer visible QUIMERA.


PROP


UESTA


QUIMERA Quimera nace de la idea de generar una dinámica de interambio cultural entre las diferentes poblaciones de La Candelaria, aprovechando las hisorias y vivencias personales y el interés existente de conocerlas y compartirlas, en especial por parte de los turistas. El objetivo es crear un espacio narrativo, contruido a partir de las diferentes experiencias que quieran compartir los actores en el contexto de La Candelaria. Para esto se aprovechará que el arte callejero ya es visible, respetado y portador de historias. Es así como se creará un espacio interactivo que se visualiza a través de un medio digital.

Cada espacio interactivo esta situado en un punto estático que corresponde a un mural o un graffiti. Estos murales están situados en diferentes puntos de La Candelaria, en su ubicación se dan gran parte las interacciones sociales entre locales y turistas. (El Chorro, Eje Ambiental, y calles transitadas). Por otro lado, estos espacios son visibles y accesibles para toda la población, como también son puntos de interés para los toures, el graffiti tour.


STAKEHOLDERS La tienda de graffiti, quienes hacen el tour del graffiti y son las personas que están en contacto directo y permanente con los turistas y los murales, pueden ayudar durante los toures a publicitar la página y promover que los turistas dejen sus memorias. Además, estos al estar en contacto con los artistas, podrían hacer que la instalación del stencil con el identificador se vuelva renovable cada vez que cambien los murales, incluso, proponer nuevos espacios para este fin. Los artistas, además de ser los protagonistas del proyecto, les permite dejar un legado de su arte, el cual es efímero, por lo tanto también se volvería un museo de las obras a lo largo del tiempo. Estos pueden proponer hacer murales con el stencil y a futuro, apropiarse del identificador. Los restaurantes, tiendas de ropa y hostales pueden también beneficiarse de la publicidad, dado que son ellos los que dan el permiso para hacer un graffiti o mural en sus paredes.


Diseño y dirección:

Universidad de los Andes.

Felipe Hernández Elisa Schonwald

Fuentes:

Productores ejecutivos: Andrés Salazar Pablo Herrera

2016.

Fira Sans light/Bold.

BUILDING



Mangual de proceso QUIMERA