Page 1

N

N° 13

AÑO 2017 - ENERO

Mensaje 51ª jornada de comunicaciones Entrevista al Papa Francisco Agenda del Papa para febrero y marzo

Asamblea conjunta de Obispos y Laicos Palabras de Mons. Diego Padrón Centésima séptima asamblea de la CEV Jornada nacional de infancia misionera

Eucaristía en honor al patrono de San Cristóbal El viernes 20 de enero se llevó a cabo en la Catedral, la misa solemne en honor a San Sebastián, patrono de la ciudad de San Cristóbal. La eucaristía comenzó a las diez de la mañana y fue presidida por el obispo emérito de Mérida, monseñor Luis Alfonso Márquez. La misa del patrono de la ciudad fue concelebrada por monseñor Ángel Delgado, Vicario General de la Diócesis y el presbítero Javier Parra, párroco de la Catedral; además de la compañía de otros doce sacerdotes pertenecientes al presbiterio de la Diócesis de San Cristóbal. La liturgia estuvo bajo la responsabilidad de los seminaristas del Seminario Diocesano “Santo Tomás de Aquino” y los cantos a cargo de la Coral del Táchira, dirigida por Manuel Medina. pág. 70

pág. 02 pág. 06 pág. 17

pág. 20 pág. 22 pág. 35 pág. 19

Preparar el camino del Señor pág. 43 Corinto y Venezuela pág. 45 Homilía con motivo de la celebración de San Sebastián patrono de la ciudad pág. 47 El resto de Israel pág. 56

Nuevo santuario en el Panamericano Rescatemos el término Maestro Formación para una nueva sociedad

pág. 75 pág. 80 pág. 87


Mensaje del Santo Padre Francisco para la 51 jornada mundial de las comunicaciones sociales «No temas que yo estoy contigo» (Is 43,5) Comunicar esperanza y confianza en nuestros tiempos padres en la fe ya hablaban de la mente humana como de una piedra de molino que, movida por el agua, no se puede detener. Sin embargo, quien se encarga del molino tiene la posibilidad de decidir si moler trigo o cizaña. La mente del hombre está siempre en acción y no puede dejar de «moler» lo que recibe, pero está en nosotros decidir qué material le ofrecemos. (cf. Casiano el Romano, Carta a Leoncio Igumeno).

Gracias al desarrollo tecnológico, el acceso a los medios de comunicación es tal que muchísimos individuos tienen la posibilidad de compartir inmediatamente noticias y de difundirlas de manera capilar. Estas noticias pueden ser bonitas o feas, verdaderas o falsas. Nuestros

Me gustaría con este mensaje llegar y animar a todos los que, tanto en el ámbito profesional como en el de las relaciones personales, «muelen» cada día mucha información para ofrecer un pan tierno y bueno a todos los que se alimentan de los frutos de su comunicación. Quisiera exhortar a todos a una comunicación constructiva que, rechazando los prejuicios contra los demás, fomente una cultura del encuentro que ayude a mirar la realidad con auténtica confianza.

02


Creo que es necesario romper el círculo vicioso de la angustia y frenar la espiral del miedo, fruto de esa costumbre de centrarse en las «malas noticias» (guerras, terrorismo, escándalos y cualquier tipo de frustración en el acontecer humano). Ciertamente, no se trata de favorecer una desinformación en la que se ignore el drama del sufrimiento, ni de caer en un optimismo ingenuo que no se deja afectar por el escándalo del mal. Quisiera, por el contrario, que todos tratemos de superar ese sentimiento de disgusto y de resignación que con frecuencia se apodera de nosotros, arrojándonos en la apatía, generando miedos o dándonos la impresión de que no se puede frenar el mal. Además, en un sistema comunicativo donde reina la lógica según la cual para que una noticia sea buena ha de causar un impacto, y donde fácilmente se hace espectáculo del drama del dolor y del misterio del mal, se puede caer en la tentación de adormecer la propia conciencia o de caer en la desesperación. Por lo tanto, quisiera contribuir a la búsqueda de un estilo comunicativo abierto y creativo, que no dé todo el protagonismo al mal, sino

03

que trate de mostrar las posibles soluciones, favoreciendo una actitud activa y responsable en las personas a las cuales va dirigida la noticia. Invito a todos a ofrecer a los hombres y a las mujeres de nuestro tiempo narraciones marcadas por la lógica de la «buena noticia». La buena noticia La vida del hombre no es sólo una crónica aséptica de acontecimientos, sino que es historia, una historia que espera ser narrada mediante la elección de una clave interpretativa que sepa seleccionar y recoger los datos más importantes. La realidad, en sí misma, no tiene un significado unívoco. Todo depende de la mirada con la cual es percibida, del «cristal» con el que decidimos mirarla: cambiando las lentes, también la realidad se nos presenta distinta. Entonces, ¿qué hacer para leer la realidad con «las lentes» adecuadas? Para los cristianos, las lentes que nos permiten descifrar la realidad no pueden ser otras que las de la buena noticia, partiendo de la «Buena Nueva» por excelencia: el «Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios» (Mc 1,1). Con estas palabras comienza el evangelista Marcos su narración, anunciando la «buena noticia» que


se refiere a Jesús, pero más que una información sobre Jesús, se trata de la buena noticia que es Jesús mismo. En efecto, leyendo las páginas del Evangelio se descubre que el título de la obra corresponde a su contenido y, sobre todo, que ese contenido es la persona misma de Jesús. Esta buena noticia, que es Jesús mismo, no es buena porque esté exenta de sufrimiento, sino porque contempla el sufrimiento en una perspectiva más amplia, como parte integrante de su amor por el Padre y por la humanidad. En Cristo, Dios se ha hecho solidario con cualquier situación humana, revelándonos que no estamos solos, porque tenemos un Padre que nunca olvida a sus hijos. «No temas, que yo estoy contigo» (Is 43,5): es la palabra consoladora de un Dios que se implica desde siempre en la historia de su pueblo. Con esta promesa: «estoy contigo», Dios asume, en su

Hijo amado, toda nuestra debilidad hasta morir como nosotros. En Él también las tinieblas y la muerte se hacen lugar de comunión con la Luz y la Vida. Precisamente aquí, en el lugar donde la vida experimenta la amargura del fracaso, nace una esperanza al alcance de todos. Se trata de una esperanza que no defrauda ―porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones (cf. Rm 5,5)― y que hace que la vida

nueva brote como la planta que crece de la semilla enterrada. Bajo esta luz, cada nuevo drama que sucede en la historia del mundo se convierte también en el escenario para una posible buena noticia, desde el momento en que el amor logra encontrar siempre el camino de la proximidad y suscita corazones capaces de conmoverse, rostros capaces de no desmoronarse, manos listas para construir. La confianza en la semilla del Reino Para iniciar a sus discípulos y a la multitud en esta mentalidad evangélica, y entregarles «las gafas» adecuadas con las que acercarse a la lógica del amor que muere y resucita, Jesús recurría a las parábolas, en las que el Reino de Dios se compara, a menudo, con la semilla que desata su fuerza vital justo cuando muere en la tierra (cf. Mc 4,1-34).

Recurrir a imágenes y metáforas para comunicar la humilde potencia del Reino, no es un manera de restarle importancia y urgencia, sino una forma misericordiosa para dejar a quien escucha el «espacio» de libertad para acogerla y referirla incluso a sí mismo. Además, es el camino privilegiado para expresar la inmensa dignidad del misterio pascual, dejando que sean las imágenes ―más que los conceptos― las que comuniquen la

04


paradójica belleza de la vida nueva en Cristo, donde las hostilidades y la cruz no impiden, sino que cumplen la salvación de Dios, donde la debilidad es más fuerte que toda potencia humana, donde el fracaso puede ser el preludio

este camino nuevo y vivo, inaugurado por él para nosotros, a través del velo, es decir, de su propia carne» (Hb 10,19-20). Por medio de «la fuerza del Espíritu Santo» podemos ser «testigos» y comunicadores de una humanidad nueva, redimida, «hasta los confines de la tierra» (cf. Hb 1,78). La confianza en la semilla del Reino de Dios y en la lógica de la Pascua configura también nuestra manera de comunicar. Esa confianza nos hace capaces de trabajar ―en las múltiples formas en que se lleva a cabo hoy la comunicación― con la convicción de que es posible descubrir e iluminar la buena noticia presente en la realidad de cada historia y en el rostro de cada persona.

del cumplimiento más grande de todas las cosas en el amor. En efecto, así es como madura y se profundiza la esperanza del Reino de Dios: «Como un hombre que echa el grano en la tierra; duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece» (Mc 4,26-27). El Reino de Dios está ya entre nosotros, como una semilla oculta a una mirada superficial y cuyo crecimiento tiene lugar en el silencio. Quien tiene los ojos límpidos por la gracia del Espíritu Santo lo ve brotar y no deja que la cizaña, que siempre está presente, le robe la alegría del Reino. Los horizontes del Espíritu La esperanza fundada sobre la buena noticia que es Jesús nos hace elevar la mirada y nos impulsa a contemplarlo en el marco litúrgico de la fiesta de la Ascensión. Aunque parece que el Señor se aleja de nosotros, en realidad, se ensanchan los horizontes de la esperanza. En efecto, en Cristo, que eleva nuestra humanidad hasta el Cielo, cada hombre y cada mujer puede tener la plena libertad de «entrar en el santuario en virtud de la sangre de Jesús, por

05

Quien se deja guiar con fe por el Espíritu Santo es capaz de discernir en cada acontecimiento lo que ocurre entre Dios y la humanidad, reconociendo cómo él mismo, en el escenario dramático de este mundo, está tejiendo la trama de una historia de salvación. El hilo con el que se teje esta historia sacra es la esperanza y su tejedor no es otro que el Espíritu Consolador. La esperanza es la más humilde de las virtudes, porque permanece escondida en los pliegues de la vida, pero es similar a la levadura que hace fermentar toda la masa. Nosotros la alimentamos leyendo de nuevo la Buena Nueva, ese Evangelio que ha sido muchas veces «reeditado» en las vidas de los santos, hombres y mujeres convertidos en iconos del amor de Dios. También hoy el Espíritu siembra en nosotros el deseo del Reino, a través de muchos «canales» vivientes, a través de las personas que se dejan conducir por la Buena Nueva en medio del drama de la historia, y son como faros en la oscuridad de este mundo, que iluminan el camino y abren nuevos senderos de confianza y esperanza.

Vaticano 24 de enero del 2017


Entrevista del Papa Francisco al canal El Sembrador

El Papa Francisco concedió una nueva entrevista, esta vez al canal católico El Sembrador (ESNE) en la que habló de diversos temas como la misión de los laicos, la necesidad de que la Iglesia esté en salida, los jóvenes, las madres solteras, los ancianos, entre otros. Aunque la entrevista se realizó el pasado 22 de noviembre de 2016, recién se difundió este domingo 29 de enero a las 9:00 p.m., hora de Los Ángeles, Estados Unidos. La entrevista fue realizada por el periodista y fundador de ESNE, Noel Díaz, que durante el vuelo del viaje que el Santo Padre hizo a México en febrero de 2016, le lustró los zapatos al Pontífice al relatarle que eso era lo que hacía cuando era niño, desde los 8 años, para ayudar a mantener a su familia.

A continuación y gracias a ESNE, el texto completo de la entrevista transmitida el domingo 29 de enero:

NOEL DÍAZ: Queridos amigos, hermanos y hermanas en Cristo Jesús, estamos aquí en Santa Marta y muy emocionados, no sé si pueda decir lo que pienso pero aquí estoy junto al Papa Francisco y nos ha concedido el venir a saludarlo, pero también compartir unas palabras para cada uno de ustedes, queridos amigos que sintonizan este canal católico El Sembrador Nueva Evangelización Radio y Tv. Este es el micrófono suyo. Quisiera primeramente agradecerle en nombre de todos los latinoamericanos y los inmigrantes que es donde estamos nosotros. Primeramente decirle gracias y escuchar de usted.

06


PAPA FRANCISCO: Le agradezco la visita y usted se ha venido con ganas de tirarme la lengua o sea de hacerme hablar, así que dese gusto y pregunte.

Los monjes rusos de la época medieval o antes, tienen un consejo muy lindo. Antes decían ''cuando hay turbulencias espirituales, acogerse bajo el manto de la Santa Madre de Dios"; y

NOEL: Bueno lo primero que quisiera es pedirle unas palabras para la gente que está en Estados Unidos y mucha gente ahorita, está con temor, sin meternos en situaciones de política, simplemente un mensaje para nuestro pueblo, para nuestra gente, y no solamente latinoamericanos, porque hay de diferentes países en una situación similar.

eso es lo que puedo y quiero decirles, ella se lo dijo a Juanito en su lengua, "no tengas miedo. ¿Acaso no estoy yo aquí que soy tu Madre?". Y ese es como el saludo que les quiero dar.

PAPA FRANCISCO: No se olviden que tenemos una madre. Cuando Juanito el hoy San Juan Diego le escapaba un poco a la Virgen, a la Madre, porque... esta Señora me pone en complicaciones, ella le dijo: ''Niño Juanito, no tengas miedo, ¿acaso no estoy yo aquí que soy tu Madre?''. Nosotros somos un pueblo que también tiene una madre, y Jesús nos la dejó, su Madre y nuestra Madre, y un pueblo con madre tiene que sentirse seguro.

07

NOEL: Su Santidad, usted me ha dicho en dos ocasiones, la primera cuando le lustré los zapatos en el avión y la segunda cuando me escribió y me dijo: "le recuerdo que le diga a los laicos que salgan de las cuevas". ¿Cuál es esa misión que me da y que nos da a los laicos?

PAPA FRANCISCO: A veces creo que el mejor negocio que podemos hacer con muchos cristianos, es venderles naftalina para que se la pongan en la ropa y en su vida y no se apolillen, porque están encerrados y se van a apolillar. Tienen que salir, tienen que salir, tienen que ir a llevar el mensaje de Jesús; el mensaje de Jesús no es para conservarlo para


mí. El mensaje de Jesús es para darlo; así como yo lo recibo de Él a través de un hermano o de una hermana me viene esa gracia, yo la doy; eso es lo que tienen que hacer todos los cristianos. Yo no me puedo guardar en conserva el mensaje de Jesús. No es para guardarlo, es para darlo entonces, cada uno ve que ese mensaje pasa por mis manos lo voy entregando y de esa manera salgo de la cueva.

NOEL: Ese llamado es... ¿Definitivamente lo tenemos que hacer ya? PAPA FRANCISCO: Por supuesto. O sea las parroquias a la calle, cualquier institución a la calle, a la calle en el sentido de salir a buscar puertas abiertas. Mi corazón a la calle, es decir, mi corazón cristiano abierto a un mensaje al que sufre, al que está pasando un mal momento, al enfermo, es decir, las obras de misericordia que son como la columna vertebral del Evangelio. Si nosotros leemos las preguntas que nos va a hacer Jesús cuando nos juzgue, son las obras de misericordia, Mateo 25, tuve hambre me

diste de comer.

NOEL: Está todo dentro de eso. Usted cree que las parroquias en todo ese tiempo que usted nos dice que quiere una Iglesia de salida, no debemos ser evangelizadores con cara de vinagre y todas esas lindas formas que nos exhorta. Algunos hermanos separados son visibles en las calles, yo he deseado que tengamos una presencia más visible en las calles. ¿Qué nos falta Su Santidad? PAPA FRANCISCO: Coraje, coraje ¿eh? Como que estamos cómodos y la comodidad nos traiciona. Coraje para salir, eso que tenía San Pablo, ese fervor apostólico, fervor apostólico y llevar, llevar lo que hemos recibido. Lo hemos recibido gratuitamente, darlo gratuitamente, pero el coraje.

NOEL: Usted utilizó una frase cuando estuvo en México, que tuve la dicha de acompañarlo. Usted dijo una frase que yo iba con algunos sacerdotes argentinos que se rieron y yo no lo entendí, les dijo no vengo a “sobarles el lomo”. PAPA FRANCISCO: Sobar el lomo es decir "qué bueno que sos", adular, no. Vengo a

08


pincharlos a que salgan, un cristiano sin coraje no es cristiano. ¿Cuál es el último mandato de Jesús a sus apóstoles? Vayan a la esquina, no. Vayan al otro pueblito de al lado, ¡No! Vayan a la otra ciudad más grande, no. Vayan a todo el mundo, les metió ese horizonte. Ese es el coraje: al final Mateo 28 ¿no? Vayan a todo el mundo enseñando las cosas

que yo les enseñé y bautizando en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo ¡y sepan que yo estaré con ustedes hasta el fin del mundo! Y ese es el sostén del coraje, primero viene de la madre y ahora de Jesús. Jesús es el que nos mantiene en el coraje apostólico que nos mantiene a llevar el mensaje, y eso lo hago, estoy en casa y está fulano enfermo, lo voy a ver y dejo caer una gotita de palabra a aquel tiene esta dificultad... una gotita de palabra. No sé, cada uno vea la manera como puede llevar adelante eso.

NOEL: Usted también nos habla a todos los que estamos sirviendo, acerca de no adueñarnos de cosas o de posiciones y no dejar a veces, que los que vienen queriendo buscar a Dios se topan con situaciones que en vez de traer no hacemos ese trabajo como debería de ser. Yo sé que lo debe de haber repetido muchas

09

veces. El tener este diálogo con usted no es para un canal secular, es para nosotros, es para la familia, por eso le pregunto con esa confianza. Usted lo ha repetido pero sigue habiendo esta situación en estos, cuando se habla de que se van a levantar muros, también nosotros dentro de la Iglesia, tenemos muros. ¿Cómo hacer para derribar esos muros?

PAPA FRANCISCO: Una imagen que yo suelo usar mucho es que las iglesias tienen que tener las puertas abiertas. Una iglesia con puertas cerradas no sirve. En el apocalipsis hay una cosa muy bella y está en el capítulo 1 o 2, cuando Jesús habla a las 7 iglesias y a una de las siete iglesias les dice: “Yo estoy a la puerta y llamo, si alguien me abre yo voy a entrar, voy a cenar con él”. O sea Jesús que golpea la puerta de nuestro corazón para que le abramos, pero a mí se me ocurre pensar ¡de puro malo que soy! Se me ocurre pensar que muchas veces Jesús está golpeando la puerta pero desde adentro para que lo dejemos salir a evangelizar. A veces los cristianos lo tenemos encerrado. Una iglesia que tiene las puertas cerradas es una iglesia que tiene a Jesús golpeando las puertas desde adentro porque quiere salir.


NOEL: ¿Cuál es ese mensaje concretamente para nosotros los laicos dentro de un deseo genuino de llevar a Cristo, con la frescura, con

la alegría, como usted lo ha dicho? No venir con una actitud, que no atrae a nadie. Usted lo ha dicho, mucha gente no es atraída cuando se le está golpeando cuando se le está amenazando. Todo ese tipo de cosas que a veces se dan nosotros los laicos cómo debemos de ser efectivos. Ya lo habló una palabra coraje, tenemos que tener coraje, pero ¿Qué más ingredientes nos faltan a los laicos para estar convencidos de nuestra fe? PAPA FRANCISCO: Esta es una idea mía ¿no?, pero estoy casi seguro que así es, falta oración. Porque sin oración no hay coraje, falta intercesión, tenemos que orar más y salir, pero con oración siempre, porque salgo con el Señor. ¿No es cierto? La oración es lo que me une al Señor, educar en la oración, en la lectura meditada de la palabra de Dios y orante, ¿no? Creo que técnicamente la llaman la lectio divina ¿no? Ese es un ejercicio tan lindo, y todos

tenemos un cuarto de hora por día para hacerlo, tomar la biblia, un pedazo y rumiar un poquito y orar, entonces la oración y orar.

NOEL: ¿Qué desearía ver en los hogares, si la Iglesia de salida va a los hogares? Porque menos del 10 por ciento van a la iglesia, pero el 90 está afuera tenemos que ir por ellos, porque a veces no la pasamos solamente con el mismo grupo, tenemos que salir, pero si saliéramos a las casas y nos abrieran la puerta y nos dijeran “necesitamos oración, mi familia está dividida tiene problemas”. Muchos grupos han hecho presencia, pero, ¿No le gustaría ver brigadas de misericordia, grupos que hagan la lectio divina en la casa, que hagan oración el rosario, o que se consagre la familia, la iglesia doméstica a Jesús, a la Virgen María? ¿Qué le gustaría ver? PAPA FRANCISCO: Todo eso que usted ha dicho. Es tanta la variedad de cosas ¿no?. Que las bienaventuranzas vayan creciendo en esa casa, son un programa evangélico. Las Bienaventuranzas.

10


NOEL: Santidad, le han hecho muchos medios la pregunta, ¿Qué legado quiere dejar? Un sacerdote muy místico, me dice: “siento que el Papa tiene muchas cosas, que el Papa quiere dejar y decir en determinado momento. Usted como Pontífice de la Iglesia ¿Hay cosas que quiere decir? Dice Jesús, dejó siete palabras, que serían esas cosas como claves. PAPA FRANCISCO: Iglesia en salida es una. Puertas abiertas, salir, cristianos en la calle, cristianos convencidos. Iglesia orante, no puedo llegar a Jesús si no hablo con Él si no lo conozco. Iglesia orante intercesora, quiero tocar un puntito que es clave, cristianos que sepan adorar al Señor, adorar a Dios. El acto de adoración en silencio, un acto de adoración, uno sale con la fuerza de saber que hay alguien allá arriba, que es el Señor es Dios, es la fuerza más grande, adorar a Dios: yo te adoro Señor, porque nuestra oración a veces es muy mezquina, voy para pedir, “Señor dame esto tengo este problema”. Está bien. Él nos quiere nos da una mano y arregla cosas. Usted lo sabe por experiencia, pero, también algunos van a agradecer, pero ya es menos los que van a agradecer, pero adorar, que poquitos saben adorar, adorar a Dios que es el Señor en

11

este mundo donde está lleno de señores, caciques diría yo, caciques de señores mundanos. No sé, que se creen los dueños del planeta, y este, no sé. No me refiero a los que gobiernan los pueblos, no, también millonarios. El único señorío es del Señor, esos señoríos son el espíritu del mundo y esto es otra cosa, esto es lo que me gustaría dejar, dejar en cada hogar cristiano, en cada familia cristiana, en cada pueblo cristiano: la conciencia de que el espíritu del mundo no es de Dios, es la antítesis de Dios. Por eso el Señor Jesús, cuando en la Última Cena ruega al Padre, ruega, no para que los saques del mundo, sino para que los defiendas. Nosotros tenemos que estar en el mundo, no somos monjes de clausura, tenemos que estar bien metidos en el mundo. Los monjes de clausura están en el mundo de otra manera pero están, pero tener cuidado que la mundanidad no nos corrompa. La mundanidad empieza por el dinero, el diablo entra por el bolsillo, en el dinero. Jesús al dinero le dio estatus de señor, cuando dice nadie puede servir a dos señores, a dos patrones. O sirve a Dios o sirve al dinero, no


dice al diablo, al dinero, o sea es señor, señor del mundo. Servir a Dios significa no estar dependiendo del dinero. Al centro de mi vida está el Señor, no el dinero. Ese pasaje del Evangelio a mí siempre me impresionó, Jesús dice el señor dinero, es un señor pero cuando manda destruye, cuando se usa para utilizar a las personas. Además te da seguridad, una seguridad que no es la de Dios, simplemente que uno necesita su sueldo de todos los meses todo, pero vivirlo con cierta sobriedad, austeridad. Recuerdo una vez hace muchos años, conocí a una persona, la había visto una sola vez. Sabía quién era, muy importante, un empresario muy importante, yo era muy amigo de un pariente de él. Un día me contó que está muy mal, tiene un cáncer y es terminal, es un hombre, él dice que es cristiano, dice que es católico, sería bueno que se acercara un sacerdote para darle

los sacramentos y se prepare a bien morir. Creo que sí, que recibió al sacerdote, pero era tal su arraigo al dinero que ese hombre tres días antes de morir, internado, compró una villa. No sé si por Suiza, por Austria o dónde, lujosísima, para él, para los tres días que le quedaban. Además, la casa que tenía y todas las casas de veraneo, todo eso, o sea no pudo liberarse, en los umbrales de la eternidad, no pudo liberarse del dinero. No digo que se haya condenado o no, porque recibe el sacramento y Dios sabe perdonar... pero el dinero, cuando te agarra… pero ese es el primer paso adonde te lleva el dinero, a la vanidad. Segundo paso: y la vanidad te llena la cabeza de humo, entonces uno en vez de mirar a la gente a los ojos, la mira así, la mira de costado. Soy superior, la vanidad, le gusta aparentar al vanidoso, como el pavo real, el pavo real uno lo mira y qué cosa hermosa, pero ¿Cuál es la verdad del pavo real? Da la vuelta y miras lo de atrás. Es la verdad, hablo de cosas reales. El

12


segundo paso es la vanidad y ¿Cuál es el tercer paso? El orgullo, la soberbia y de ahí todos los pecados.

Segundo paso: “¿Qué vas a hacer ahora, te vas a pasar predicando y todo? Junta la gente, subite al techo del templo, tírate abajo, no te va a pasar nada porque los Ángeles te van a

El primer paso: el dinero, el diablo se mete por el bolsillo. Segundo paso, la vanidad, porque tengo el dinero soy vanidoso, en vez de usarlo para bien lo uso para mí mismo, para maquillarse el alma, maquillarme la vida, maquillarme todo, maquillarme la importancia social... lo que sea. El tercer paso es el orgullo, la soberbia, que es la virtud del demonio.

sostener, y con ese espectáculo ya todo el mundo va a creer en ti”. Vanidad. Jesús le contesta, cuando vio que no, no enganchaba. Lo lleva a lo alto y le hace ver todos los reinos de la tierra y ahí se saca la careta y le dice “te los regalo todos si me adoras”. El último precio que pone. ¿Cómo contestó Jesús al diablo? ¡No le contestó con una palabra suya!, ¡Porque con el diablo no se dialoga! No se puede dialogar, porque nos gana siempre; Le contesta con la palabra de Dios: “No solo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. No tentarás al Señor tu Dios, Adorarás al Señor tu Dios y a Él solo servirás”. ¿Por qué? Porque una palabra suya puede ser peligrosa frente a la astucia del demonio, ¡Cuando el demonio tienta la palabra de Dios!

NOEL: Esta es una gran catequesis para todos nosotros, yo le dije: “yo no vine a sobarle el lomo”, como usted dijo de usar esa palabra (risas). Ahora también, no vengo a sobarle el lomo, pero a subirle el rating del reino de Dios. ¿Qué le parece? PAPA FRANCISCO: Me parece bien. Que el Señor ayude en todo esto. Que el Señor ayude. Vea cómo el demonio le sobó el lomo a Jesús, después de ayunar en el desierto, sintió hambre, y se le acercó: ”si vos sos el hijo de Dios”. Sospechaba el demonio, muy inteligente...”haced un milagro... haced que estas piedras sean pan y tenés el poder... una riqueza... el pan a mano”. Jesús le contesta (después vuelvo sobre las respuestas).

13

NOEL: Le voy a no más mencionar un nombre y usted dice unas palabras para ellos, una respuesta para ellos o sea una respuesta así cortita: Jóvenes PAPA FRANCISCO: Bueno a los jóvenes, lo que yo les pido es que no se jubilen a los 20 años. Es muy triste ver un joven que se jubile.


El joven tiene que mirar adelante y luchar y pelear y usted puede hablar contando su vida a los jóvenes, miró siempre adelante y tantos así. Por favor chicos no se jubilen, el futuro depende de ustedes, de los jóvenes ¿eh? Tengan coraje, se van a equivocar mil veces pero van a hacer cosas. Hay una manera de no equivocarse: quedarse encerrados en la casa, se quedan encerrados se jubilan y se apolillan… Un joven con el alma apolillada... que feo muy feo. Salgan, tengan ilusiones, apuesten a la vida, pero también hablen con los abuelos.

abuelo y profetizando al futuro. Anímense, les va a ir muy bien.

NOEL: ¿Qué les dice a las madres solteras?, que la mayoría son madres solteras pero también hay padres solteros. PAPA FRANCISCO: Cuiden a sus hijos, Dios sabe, Dios es el gran padre, y sabe la historia de cada una, cada uno, cómo llegó a esa situación. En sus manos tienen una promesa, tienen un futuro. Cuídenlos, dedíquense a sus hijos y mucha ternura por favor.

El profeta Joel en el capítulo cuarto dice una cosa muy hermosa: hablando de la gracia de Dios, en el pueblo de Dios: entonces los ancianos tendrán sueños, y los jóvenes van a profetizar a los del medio los deja al costado. La memoria de los pueblos son los ancianos, anímense hablen con los abuelos y de ahí saquen fuerzas de esa memoria.

Una de las enfermedades que tiene el mundo de hoy es la cardioesclerosis, corazones escleróticos duros, no saben expresar el amor y el cariño. Ternura, necesitamos ternura, necesitamos la revolución de la ternura, usted tiene ese niño, vino como vino, pero con mucha ternura llevarlo adelante y ustedes mismos de esta manera contagien ternura.

Para ir adelante, profeticen, no profeticen solos, sino a partir de la memoria de los viejos. Vayan adelante, un pie apoyado en la memoria y el otro adelante. La esperanza, el coraje, nada de jubilación, nada de apolillamiento, nada de irse solitos. No, enganchados a la memoria del

NOEL: Los ancianos, los abuelos muchos de ellos olvidados, solo eso. PAPA FRANCISCO: De las cosas más tristes porque ellos son los que nos dieron la vida, los que tienen la memoria de los pueblos, y en este mundo, en esta cultura que es la cultura del

14


15

descarte, ya cuando el abuelo no sirve se descarta.

en la cocina. El chico vio eso (el Papa apunta su dedo al corazón).

Mi abuela me contaba, de chicos nos contaba muchas historias, recuerdo una: un señor de familia bien trabajador de una linda familia, estaba casado, varios hijos y su papá, viudo, vivía con ellos, pero el papá se fue poniendo viejo y... en la mesa cuando comía se le caía un poco la comida, se babosea.

Yo les digo, si ustedes, abandonan a los abuelos, sepan que la vida les puede pagar con la misma moneda. Los abuelos son la memoria, no descartarlos, la memoria de la familia, la memoria del pueblo, la memoria de la fe, no descartarlos, los abuelos son una riqueza muy grande.

Entonces él dijo no, a papá no lo podemos tener con nosotros porque no podemos invitar gente, entonces le compró una mesa chiquita y lo mandó a comer en la cocina, entonces la familia comía en el comedor y el viejito en la cocina, porque se baboseaba y quedaba mal. ¡Claro en el fondo estaba negando a su padre! ¿No? Y bueno a la semana llega del trabajo y encuentra a su hijo el más pequeño que tenía 4 años, y estaba con un martillo, unos clavos ahí, unas maderas jugando. Entonces el papá le pregunta qué estás haciendo, estoy haciendo una mesa papá. ¿Una mesa para qué? Para cuando vos seas viejo, para que puedas comer

Conozco un lugar, un país que está pasando por una crisis de desocupación bastante fuerte, y claro los abuelos tienen la pensión, tienen la jubilación. El interés no es por amor, el amor al abuelo se despertó en ese lugar por el comentario de toda la gente, se acordaron de los abuelos por la pensión, la jubilación. A los abuelos yo les diría: ustedes tienen el privilegio de poder orar, sean intercesores de sus hijos, de sus nietos, de sus bisnietos, oren, oren, con su oración sostengan a la familia.

NOEL: Los párrocos que a veces se les hace la tarea pesada, son muchas cosas. Una palabra para los párrocos sacerdotes.


PAPA FRANCISCO: A veces el párroco tiene que llevar tantas cosas además de los problemas de la parroquia, los problemas que se les confían y pueden caer en un gran cansancio. Yo les diría frenen un poco cuando están así. Cuando están así váyanse al sagrario, delante de la imagen de la Virgen, descansen un poquito, “padre si hago eso me duermo”. Dormite 20 minutos delante del Señor que te va a hacer bien.

NOEL: Bueno, yo quisiera agradecerle, un mensaje para nosotros como apostolado El Sembrador que estamos sembrando y somos llamados a sembrar. Creo que la semilla ha caído en tierra buena, un mensaje para todos nuestros hermanos, servidores, miembros de este apostolado, que nuestra intención y nuestro deseo mayor es ir, salir y hacer eso que Jesús nos ha indicado y lo que usted nos viene diciendo. PAPA FRANCISCO: Bueno usted se me adelantó un poquito, pero… en la respuesta. Pero el mensaje de Dios: tengan puntería, o sea que caiga en tierra buena, pero algunos van sembrando como quien va de paseo y no les interesa la semilla, no la palabra, la semilla

sagrada, fíjate desperdicies.

bien

donde

cae,

no

las

NOEL: Quisiéramos ya en este momento solamente pedirle su bendición para todos los que van a ver esto, porque yo no vengo aquí solo, vengo representando a muchísima gente, que desearían estar cerca, como estoy yo, como estamos aquí nosotros, pero nuestra tarea es que usted a través de este medio llegue, toque, con lo que nos ha dicho, con su corazón abierto, lo que nos ha mencionado que desearía. Nosotros no lo tomamos solamente como un comentario, como una plática más, la queremos hacer nuestra y llevarla a cabo. Así como ha sido su deseo. Yo como hijo, usted como papá, yo siento el deseo de cumplir y llevar a cabo también sus buenos deseos. PAPA FRANCISCO: Adelante, coraje, oración y mucha ternura, mucha ternura. Les bendiga Dios Todopoderoso, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Vaticano 29 de enero del 2017

16


Estas son las celebraciones que el Papa Francisco presidirá en febrero y marzo

El Vaticano ha dado a conocer las celebraciones litúrgicas del Papa Francisco para los próximos meses de febrero y marzo. La agenda del Pontífice será la siguiente:

Marzo El día 1 se celebrará el Miércoles de Ceniza dando comienzo al tiempo de Cuaresma. Desde la Iglesia de San Anselmo, el Pontífice presidirá

Febrero

a las 16:30 hora local la procesión penitencial

El jueves 2, Fiesta de la Presentación del Señor, el Papa Francisco celebrará la Jornada Mundial de la Vida Consagrada en la Basílica de San

hasta la Basílica de Santa Sabina y a las 17 horas la Misa con la bendición e imposición de las cenizas.

Pedro con una Misa a las 17:30 horas. Asistirán

El domingo 5, el Santo Padre dará inicio a los

los

Vida

Ejercicios Espirituales para la Curia romana en

Consagrada y de las Sociedades de Vida

la localidad de Ariccia y concluirán el viernes

Apostólica.

10.

miembros

de

los

Institutos

de

Vaticano 30 de enero del 2017

17


Papa Francisco: “Nuestra resurrección es una certeza real que se sustenta en la de Cristo”

El significado de la muerte y la naturaleza de la resurrección fueron los temas sobre los que habló el Papa Francisco en su catequesis de la Audiencia General del miércoles, que tuvo lugar en el Aula Pablo VI del Vaticano. El Santo Padre reflexionó sobre el natural miedo a la muerte que todas las personas sienten, y la esperanza cristiana radicada en la resurrección de Cristo. Remitiéndose a las palabras de San Pablo en su Carta a los Tesalonicenses, el Papa Francisco afirmó: “todo pasa, pero tras la muerte, siempre estaremos con el Señor. Esa es la certeza total de la esperanza cristiana”. Si en catequesis pasadas el Santo Padre se centró en el mensaje de esperanza presente en el Antiguo Testamento, en esta ocasión explicó el mensaje de esperanza en el Nuevo Testamento: “Nosotros, los cristianos, somos hombres y mujeres de esperanza”, aseguró. El Papa explicó en qué consiste la esperanza cristiana: “cuando hablamos de esperanza, podemos entenderla según la acepción común

del término, es decir, podemos referirnos a algo bueno que deseamos que se produzca pero que puede producirse o no". "Por ejemplo, podemos decir: ‘Espero que mañana haga buen tiempo”, pero sabemos que puede hacer muy mal tiempo. La esperanza cristiana no es así. La esperanza cristiana es la expectativa de algo que ya se ha producido y que tenemos la certeza de que se realizará en cada uno de nosotros”. “Nuestra resurrección, y la de nuestros seres queridos difuntos, no es, por lo tanto, algo que podrá suceder o no, sino que es una certeza real en cuanto que se sustenta en la resurrección de Cristo. La esperanza, por lo tanto, implica aprender a vivir en la espera. Ello exige un corazón humilde, pobre”. “Cuando una mujer se da cuenta de que está en embarazo, cada día aprende a vivir en la espera de ver la mirada de ese niño que vendrá. También nosotros debemos vivir y aprender de esta espera humana y vivir en la espera de mirar y encontrar al Señor. Esto no es fácil, vivir en la espera, pero se aprende“, añadió el Santo Padre.

18


En su catequesis, Francisco recordó que los cristianos de la comunidad de Tesalónica estaban preocupados por la muerte y la resurrección. “La dificultad de la comunidad no era tanto el reconocimiento de la resurrección de Jesús, sino el creer en la resurrección de los muertos”. Por ese motivo, “el Apóstol trata de hacerles comprender, a todos, los efectos y las consecuencias que este evento único y decisivo –la resurrección del Señor– implica para la historia y la vida de cada uno”. El Obispo de Roma señaló que no se debe olvidar que, la de Tesalónica, “era una comunidad joven, fundada hacía poco tiempo, que, pese a las dificultades y las muchas pruebas a la que se veía sometida, estaba radicada en la fe y celebraba con entusiasmo y con alegría la resurrección del Señor Jesús". "Cuando Pablo les escribe, la comunidad de Tesalónica hacía muy poco que había sido fundada. Sólo unos años la separaban de la Pascua de Cristo”. “Esta carta –continuó el Pontífice–, se revela más actual que nunca. Cada vez que nos

19

encontramos frente a nuestra muerte, o a la de un ser querido, sentimos que nuestra fe es sometida a prueba. Surgen todas nuestras dudas, todas nuestras debilidades, y nos preguntamos: ‘¿De verdad hay vida después de la muerte? ¿Podré ver y abrazar a las personas que he querido?’". "También nosotros, en el contexto actual, tenemos necesidad de retornar a la raíz y al fundamento de nuestra fe, para así tomar conciencia de todo lo que Dios ha hecho por nosotros en Jesucristo. Tomar conciencia de qué significa nuestra muerte. Todos tenemos un poco de miedo a la muerte por esta incertidumbre”. En este sentido, contó una pequeña anécdota: “Me viene a la memoria, un anciano muy valiente que decía: ‘yo no tengo miedo a la muerte…, sólo un poco a verla venir’. Él tenía a miedo a eso”, resumió divertido por el sentido del humor de aquel anciano.

Vaticano 31 de enero del 2017


Ante los desafíos actuales, Obispos y Laicos realizaron asamblea conjunta En el desarrollo de la CVII asamblea Plenaria Ordinaria del episcopado venezolano, se realizará la I asamblea conjunta de Obispos y Laicos, el domingo 08 y lunes 09 de enero, en las instalaciones de la Catedral de San Jorge, en Montalbán. Esta I asamblea conjunta de Obispos y laicos tiene como lema “Iglesia en Comunión, hacia una Venezuela más justa y creyente”, organizada por el departamento de Laicos de la CEV y el Consejo Nacional de Laicos de Venezuela, donde participaran

representantes de las distintas Arquidiócesis y Diócesis del país y, busca ser motivo de alegría y esperanza para toda la Iglesia que peregrina en Venezuela. El objetivo de esta asamblea es construir desde el discernimiento y el diálogo, líneas de acción a fin de dar respuestas concretas a las exigencias y desafíos actuales, que permitan a obispos y laicos -Iglesia en comunión- proponer y trabajar ideas claves para la transformación socio-política venezolana. La asamblea conjunta de Obispos y Laicos será un encuentro para la revisión y la conversión pastoral y eclesiológica. Un momento que supone una revisión objetiva de nuestra vida cristiana, para estar dispuestos a cambiar lo

20


que haya que cambiar en nuestra acción pastoral, de profundizar nuestra comprensión de la Iglesia y de nuestra sociedad, todo ello con el fin de ponernos en camino, como Iglesia en salida para la construcción de esa sociedad más justa y creyente que todos anhelamos. La licenciada Carolina Rivas, directora del departamento de laicos de la CEV, expresó que este encuentro será un espacio de discernimiento pastoral sobre el trabajo del laicado en Venezuela, como protagonista de la sociedad venezolana, que debe direccionar su trabajo “puertas afuera”, es decir, un trabajo en salida, para ser fermento del Evangelio en medio de la sociedad. De igual manera señaló que las diversas temáticas a trabajar durante el encuentro “serán un impulso en cada Diócesis para concretizar acciones pastorales que garanticen una participación real del laicado.

21

Un encuentro que se traducirá en acción pastoral” Esto se une, siguiendo el Concilio Plenario de Venezuela, a la misión fundamental de todos los laicos de realizar su vocación secular en la sociedad desde su identidad cristiana, como miembro de la Iglesia en plena sintonía con el momento histórico que vivimos. He aquí el mayor desafío que se nos presenta en este momento (CPV 7, LCV desafío 5).

Prensa CEV


Palabras de Mons. Diego Padrón en la apertura de la CVII asamblea de la CEV Sres. Cardenales Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas, y Baltazar Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida, Presidentes de Honor de la CEV Excmo. Mons. Aldo Giordano, Nuncio Apostólico. Sres. Arzobispos y Obispos de Venezuela Rvdo. Padre Francisco José Virtuoso, Rector de la Universidad Católica Andrés Bello Rvdo. Padre José San José Prisco, Rector del Colegio Español "San José" de Roma, residencia de los sacerdotes venezolanos enviados a estudiar a la Ciudad Eterna Sres. Representantes de los diversos organismos eclesiales Sra. Presidente y demás miembros de la Junta Directiva del Consejo Nacional de Laicos (CNL) Sres. Delegados de los Consejos Diocesanos de Laicos (CODILAI) Sres. Pbros. Subsecretarios de la CEV Estimados Religiosos y Religiosas Sres. Directores de los Departamentos del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano (SPEV) Sres. Representantes de los Medios de Comunicación Social Señoras y Señores Invitados Amigos todos. SALUDOS Con esperanza y confianza abrimos la Centésima Séptima Asamblea Ordinaria Plenaria del Episcopado Venezolano en un clima de

comunión fraterna, oración común (Cf Hch 2,42) y diálogo franco. Desde esta sede envío junto con todos los hermanos Obispos un cordial saludo a S.E. Mons. Roberto Lückert León quien por límite de edad termina su ministerio episcopal en Coro. La Iglesia y el pueblo venezolano le agradecen hoy y le agradecerán siempre su intenso trabajo pastoral y su valentía en la defensa de los Derechos Humanos desde la Comisión de Justicia y Paz. Saludo y felicito a S.E. Mons. Mariano José Parra Sandoval, Arzobispo Electo de Coro, sede primada de Venezuela. Saludo y felicito a S.E. Mons. Alfredo Torres Rondón, nuevo Obispo de San Fernando de Apure. Saludo fraternalmente a S.E. Mons. Ubaldo Santana, Arzobispo de Maracaibo, S.E. Mons. William Delgado, Obispo de Cabimas, y a S.E. Georges Kahhale, Obispo del Exarcado Apostólico de los Griegos Melkitas en Venezuela, que han estado enfermos con el deseo, convertido en oración, de su pronta recuperación EXORDIO Siguiendo sus propios Estatutos, la CEV realiza en el año dos asambleas ordinarias plenarias (Enero y Julio) para el encuentro personal, el análisis, la reflexión y toma de decisiones tanto sobre la vida de la misma Conferencia, de sus planes, programas y organismos de ejecución, como de la situación del país.

22


En esta ocasión, los Obispos venimos, por una parte, a reunirnos después de dos días de estudio del Motu Proprio Mitis Iudex Dominus Iesus (15-08-2015) del Papa Francisco, sobre la atención pastoral a un gran número de católicos que se encuentra en una situación matrimonial imperfecta de hecho y de derecho; es decir, de aquellos católicos que se han divorciado de su legítimo cónyuge y han vuelto a contraer nupcias civilmente, permaneciendo el vínculo de su matrimonio eclesiástico. Esta realidad exige a la Iglesia, según el rito breve en manos del Obispo diocesano. El primer párrafo del documento pontificio señala claramente el propósito de la intervención directa del Pastor diocesano: Motu Proprio, la revisión del proceso de declaración de la nulidad matrimonial, con la finalidad de convertirlo en un proceso más expido. El Obispo, en virtud del canon 383, 1, está obligado a acompañar con ánimo apostólico a los cónyuges separados o divorciados, que por su condición de vida hayan eventualmente abandonado la práctica religiosa. Por lo tanto, comparte con los

23

párrocos (cf. Can. 529,1) la solicitud pastoral hacia estos fieles en dificultad. Por otra parte, los Obispos dedicaremos dos días de esta Asamblea a un encuentro de estudio y reflexión con los laicos católicos de Venezuela, sean los asociados en movimientos de apostolado seglar o Consejo Nacional de Laicos (CNL), sean los no asociados, pero activos en una pluralidad de tareas. Durante estos días, la Asamblea Episcopal se convertirá en Asamblea Conjunta de Obispos y Laicos. Es la primera vez, después del Concilio Plenario de Venezuela, que los Obispos nos reunimos con ellos, como lo hemos hecho anteriormente con los Religiosos y Religiosas. Este encuentro será de extraordinaria importancia tanto para el cuerpo eclesial como para la sociedad venezolana, más aún en esta hora crítica de la nación, pues los laicos (as) están, o deben estar, como Iglesia, no detrás del clero, sino a la vanguardia de los cambios sociales y políticos. PANORAMA ECLESIAL En la Iglesia, el Año Litúrgico recién finalizado


se desarrolló bajo el lema evangélico Misericordiosos como el Padre (Lc 6,36). Los fieles cristianos, dispersos en el mundo, movidos por el Espíritu de Dios y convocados por el Papa Francisco, redescubrimos el mensaje central de las Bienaventuranzas: la misericordia, que es la síntesis del Evangelio.

En la Iglesia de Venezuela, a pesar – y tal vez por ello - del contexto de tensiones y violencia nacional, la misericordia ha sido una vivencia muy sentida, que acercó a muchas personas a Dios, a la Iglesia, a los sacramentos y al ejercicio del perdón y la solidaridad. En particular, la predicación kerigmática de la misericordia, unida a sus obras corporales y espirituales, ha traído fortaleza y consuelo al país. Tal proclamación no es un slogan ni un anuncio publicitario pasajero. Es la revelación central del Evangelio. Por consiguiente, como ha dicho el Papa Francisco, es un mensaje que no se agota en un año, afirmación de Francisco que constituye, precisamente, el punto de partida de su Carta Apostólica más reciente, Misericordia et misera (20-11-16), cuyo tema de fondo gira sobre el encuentro entre Jesús y

la mujer adúltera (Jn 8,1-11). Quedaron – comenta San Agustín – solo ellos dos: la miserable y la misericordia. La enseñanza de este episodio indica el camino – continúa el Papa – que estamos llamados a seguir en el futuro. Esta es una carta programática. He aquí su importancia! En el año 2016, fue manifiesto el apoyo del

Papa Francisco al proceso de paz en Colombia, así como sus reiteradas intervenciones a favor del diálogo y reconciliación en nuestra Patria. Algo semejante a lo que antes había realizado de manera sorpresiva, pero muy significativa, por oportuna y prudente, para facilitar el restablecimiento de relaciones diplomáticas y comerciales entre La Habana y Washington ¡Francisco tiene sangre latinoamericana! Con gran sensibilidad humana comprende y sufre, como cualquier otro latinoamericano atento y sensible, los problemas de injusticia, discriminación, violencia, hambre y enfermedades que padecen nuestros pueblos. En su corazón de Padre Universal de la cristiandad, nuestro continente no ocupa un lugar exclusivo, pero sí de preferencia. Los trabajos de los Sínodos de 2014 y 2015 se ven enteramente reflejados en la extraordinaria Exhortación Apostólica Amoris Laetitia (La

24


alegría del Amor, 19-03.16), que hace juego con la anterior, La alegría del Evangelio (24-112013) y pone de relieve el Evangelio de la Familia, cuyos valores son indispensables para garantizar la convivencia social y fundamentar la inspiración cultural cristiana en el actual cambio de época. Junto a esta Exhortación, y en el marco del proceso de reforma de la Curia Romana que viene adelantando paulatinamente, el Papa ha puesto particular interés en destacar el protagonismo de los laicos, de la mujer y de la familia en la iglesia y especialmente en la vida pública. Para promover y difundir los valores evangélicos en la sociedad, el Papa ha creado ad experimentum el nuevo Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, en sustitución de los anteriores Consejos pontificios con finalidad semejante. Del mismo modo, otro Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano Integral compuesto por cuatro Consejos mundialmente conocidos, relativos todos a la justicia y la

caridad: Justicia y Paz, "Cor unum", Emigrantes e Itinerantes y Pastoral de la salud. Igualmente, una constante del magisterio diario de Francisco es la referencia al papel de la

25

mujer en la vida de Iglesia. A petición de la Asamblea de Superioras Generales de las Congregaciones Religiosas, ha constituido una Comisión de siete teólogos y siete teólogas, todos docentes de reconocidos centros universitarios, presidida por el Secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe, para iniciar un estudio sobre la posibilidad de restablecer el Diaconado para las mujeres, conforme a las enseñanzas de los Santos Padres. Después de esta investigación quizás se restablezca en la Iglesia el ministerio de las Diaconisas Permanentes, de las cuales hace alguna mención la historia de los primeros siglos cristianos. En relación con el tema de la mujer, el Papa ha escrito recientemente (22-07-16) una nueva Constitución Apostólica, que lleva por título Vultum Dei quaerere (Buscar el rostro de Dios), en la que muestra su preocupación y afecto por la vida contemplativa femenina que se desarrolla en los monasterios. El contenido central de esta Constitución es la búsqueda de

Dios a través de la historia de la humanidad, llamada a un diálogo de amor con el Creador. Es también una exhortación a los monasterios femeninos a cuidar la selección de las


candidatas y la formación integral de las monjas, valiosas y valientes mujeres que, teniendo su vida oculta en Dios (Col 3,3), mantienen con el silencio y la oración, la fraternidad y el trabajo, la misión evangelizadora de la Iglesia en salida, en un mundo cada vez más complejo y exigente. Todas estas iniciativas del Santo Padre marcan un nuevo rumbo a la Iglesia, apuntan a la descentralización clerical e impulsan a los laicos, hombres y mujeres, a tomar en serio su protagonismo en la evangelización de la cultura para la transformación de la sociedad. Panorama Nacional En nuestro país, el 2016 ha terminado muy mal, con gran desesperanza. El saldo está "en

rojo" en todos los rubros. Casi 29.000 muertes violentas; hambre y falta de comida que solo producen agonías y desnutrición; desabastecimiento de medicinas, que provocan decesos y reaparición de epidemias; más de 120 presos políticos injusta e ilegalmente privados de libertad; la corrupción generalizada, el ataque sistémico a la empresa no oficial y a los Medios de Comunicación independientes, la inconsulta, violenta e inconstitucional

ideologización de la educación; los intentos de anular a la Asamblea Nacional; el cierre del camino electoral; la crisis financiera y, últimamente, la improvisación y confusión con el uso y desuso de la moneda de mayor valor que creó gran incertidumbre y angustia en la población, sobre todo en los más pobres. A este resumen de equivocadas políticas debo añadir, al menos, tres experiencias, diversas en su modalidad, pero convergentes e n su potencial de revelar el deterioro de la calidad humana y de la convivencia social y, en consecuencia, su carácter interpelante: la masacre de Barlovento, los saqueos y el vandalismo en Cumaná, Ciudad Bolívar y otros lugares y el asalto al Monasterio Trapense en

Mérida, junto con el robo y amedrentamiento a los monjes, empleados y visitantes. Todo ello ejemplifica una verdad patente, elemental y conclusiva: en la historia venezolana de los últimos cincuenta años – si no más – los ciudadanos no habíamos atravesado una etapa tan dura, incierta e injusta.

26


No obstante, en el mismo panorama nacional del año, el acontecimiento más positivamente sobresaliente ha sido la elección de Mons. Baltazar Enrique Porras Cardozo para Cardenal de la Iglesia. Esta honrosa designación al actual Arzobispo de Mérida lo convierte en un actor de las decisiones de mayor envergadura en el pontificado romano. Ha pasado a ser oficialmente uno de los consejeros inmediatos del Romano Pontífice. A partir de ahora, sus opiniones y actuaciones tendrán resonancia mundial. Venezuela toda ha salido ganando. Él es un atleta del Espíritu, de la dignidad, de la libertad y la verdad. Él es un experimentado defensor del hombre y de sus derechos, en cualquier escenario, dentro y fuera de nuestras fronteras. Para la Iglesia venezolana este nombramiento ha sido una designación que nos enorgullece, pues –como dice el apóstol Pablo- en un cuerpo, cuando un miembro sufre, todos los demás sufren, y cuando un miembro es

27

honrado, todos los demás se felicitan (Cf 1 Co 12,26). Ha sido un regalo del Papa Francisco a toda la Iglesia y para toda Venezuela. Por eso los venezolanos le estamos inmensamente agradecidos y rezamos ahora con mayor fervor por él. Ha sido, además, una evidente ratificación de las líneas de acción social evangelizadora de la Conferencia Episcopal Venezolana. Ha sido también motivo de honda satisfacción para nuestro gentilicio y nuestra Iglesia, la elección del P. Arturo Sosa Abascal s.j., para el cargo de Prepósito General de la Compañía de Jesús y primer sucesor de San Ignacio de Loyola que no proviene del continente europeo. El Padre Arturo, antiguo Provincial y Rector de la Universidad Católica del Táchira, reputado investigador y docente de la realidad política venezolana, es nuestro amigo y hermano. Él cuenta con nuestro afecto, nuestro reconocimiento y nuestra oración. Como broche


de oro, su elección ha coincidido con la clausura del Año Centenario de la reinstalación de la presencia de la Compañía de Jesús en nuestra tierra. Durante los últimos meses del año ocupó la cartelera el tema del llamado "Diálogo", tras un prologado in crescendo de las tensiones políticas, pero, sobre todo, con un trasfondo de progresiva y dramática realidad socioeconómica de carencias, desafueros, improvisaciones y manipulaciones. Sin distinción de ideologías o credos, la población, los líderes políticos, las Iglesias, las universidades, los Medios de Comunicación Social y las más diversas instituciones solicitaban, de modo apremiante, la apertura de

un diálogo entre el Gobierno y la Oposición. Parecía que todos, incluso el Gobierno, estábamos de acuerdo en que ése era el camino para encontrar soluciones a los graves problemas del país. Pero después del reciente intento fallido, a muchos les parece que aquella inquietud era más una manifestación del subconsciente colectivo que una solicitud razonada y una puesta en escena diáfana, estructurada y con voluntad efectiva de llegar a acuerdos y cambios visibles a respetar y poner en práctica de inmediato. Por ejemplo, la

liberación de todos los presos políticos. La Mesa de Diálogo, integrada por cuatro Equipos de trabajo, sesionó con altibajos, y, en definitiva, su mecanismo no funcionó. La metodología empleada no condujo a resultados reales evaluables, como se esperaba; predominaron los discursos y las promesas. Pero, sobre todo, el diálogo fracasó, en esta ocasión, por una maligna conjunción de factores: no había entre las partes voluntad sincera de dialogar; no se tomaron las habituales previsiones de definición y organización para disponer medios efectivos en función de fines y objetivos definidos y consensuados, comenzando por el respeto mutuo y el reconocimiento del otro, como muy bien expresó a las partes y a los facilitadores ,

en carta posterior, el Secretario de Estado Vaticano y anterior Nuncio en Venezuela, Cardenal Pietro Parolin. Su pregunta clave fue y sigue siendo: ¿Dónde están los resultados? La culpa del fracaso no fue del diálogo en sí, como mecanismo, ni de los facilitadores del proceso, en el que todos tuvieron una cuota, desigual, pero real, de preocupación, trabajo y responsabilidad, en particular, sino de las partes sentadas en la Mesa. Y es que, en efecto, ambas partes, Gobierno y

28


Oposición, si bien a título diverso, no asumieron el diálogo en función del país, sino que lo consideraron más bien como una simple estrategia política, útil, no para dirimir los grandes conflictos que afectan a todos por igual, sino para fines particulares, incluso subalternos. A la vista de lo ocurrido, me atrevo a concluir que para el Partido oficial y el Gobierno, el diálogo fue más bien un instrumento para ganar tiempo y frenar la presión interna y externa, y en concreto, el Referéndum Revocatorio del mandato del Presidente de la República. Para los sectores opositores, e incluso algunos ex militantes del primer oficialismo y como también simpatizantes de los llamados "ni-ni", fue ocasión para exhibir las innumerables deficiencias, principalmente del Poder Ejecutivo, pero también de los otros Poderes afines o dependientes de él, en materia de Derechos Humanos, economía, respeto a la autonomía de los Poderes del Estado, en particular del Poder Legislativo, y transparencia en sus ejecutorias.

29

de apaciguamiento de las movilizaciones, y otros han ido más allá, pretendiendo descalificar al Facilitador enviado de Roma e incluso al propio Papa Francisco. Sin descartar que siempre sea posible obrar con mayor oportunidad, resulta fácil, aunque atrevido, hablar a posteriori y desde fuera; pero bordea la irresponsabilidad y hasta la mala fe pasar del juicio de actos a la imputación de intenciones y la condena de personas. Es un caso emblemático de exigencia del examen de la conciencia moral y de una conversión intelectual y espiritual.

Algunos políticos y analistas, adversarios o distantes de la Mesa de diálogo, han querido inculpar a la facilitación de la Santa Sede de

Frente a esa falsificación de los hechos, es importante recordar, aunque sea someramente, la verdad histórica: el responsable primero y principal de que no se haya realizado el Referéndum Revocatorio en 2016 es el Gobierno Nacional que, temeroso de someterse al veredicto popular, utilizó alguna indecisión opositora, pero, sobre todo, subterfugios judiciales y la mayoría que tiene en el Directorio del Consejo Nacional Electoral para secuestrar, sin fecha límite, la convocatoria del Referendo , es decir, para denegar de facto el Derecho del Pueblo al voto en ejercicio de su soberanía. Hay

haberse dejado engañar por el Gobierno y de haber enfriado los ánimos para la protesta en la calle y para proseguir la ruta del Referéndum Revocatorio, en ese momento, a medio camino. Otros han querido descalificar a la Conferencia Episcopal, atribuyéndole también una voluntad

cuatro fechas que todo venezolano tiene que tener muy claras: el 20, 22, 24 y 30 de octubre. El 20 el Gobierno negó toda posibilidad al Referendo, el 22 se produjo el asalto violento a la Asamblea Nacional, el 24 llegó al país el representante del Papa, Monseñor Emil Paul


Tscherrig, y el 30 se produjo la primera reunión del hasta ahora frustrado Diálogo Nacional. Dicho de otra manera, el "secuestro" del Diálogo se produjo diez días antes de la instalación de la Mesa y sus cuatro Equipos. Señalar a la Santa Sede o a los Partidos políticos como supuestos responsables de que no se haya favorecido la convocatoria efectiva

del Referendo, no sólo no es cierto, sino que le quita el peso de la responsabilidad histórica al único responsable real: las autoridades del Gobierno Nacional y sus operadores electorales y judiciales. Por otra parte, denigrar del diálogo en sí, como procedimiento de solución de conflictos, es un error político, histórico, sociológico, filosófico, estratégico, pero antes y aún más, es una falta de comprensión de lo que es el ser del hombre, una negación del sentido y valor de la relación humana fundamentada en la palabra compartida, pues los seres humanos somos constituidos humanos por la palabra, y es también una actitud antiética en cuanto representa implícitamente un rechazo a la palabra como vehículo de comunicación y comunión, como instrumento de convicción y verdad, y como paradigma de la expresión de libertad. Estoy convencido de que más temprano que tarde los líderes políticos, para sacar a este país

de la crisis que lo está destruyendo, invocando la democracia, tendrán que recurrir, en nombre de la democracia, al diálogo, la negociación y los acuerdos, únicos antídotos frente a la irracionalidad de la fuerza, la corrupción y la violencia, símbolos por excelencia de los peores males de esta sociedad. En ese marco, por honestidad y deber de justicia, los Jefes de algunos partidos políticos de la Oposición deberían admitir que en los días del Diálogo no se comportaron a la altura de las circunstancias. No quisieron "retratarse" hablando con un gobierno que nunca ha dado garantías reales de cumplir lo que promete. Prefirieron preservar sus candidaturas personales de todo riesgo políticoelectoral. Pero este comportamiento táctico no los libra de su responsabilidad frente al pueblo. También a este intento de diálogo ineficaz le faltó, en esa fase al menos, el apoyo decidido y oportuno, de la ciudadanía y, más aún, de la Sociedad Civil organizada. La tentación desgraciadamente recurrente tanto de las instituciones civiles y democráticas como del común de los ciudadanos, es escurrir el bulto, evadir la propia responsabilidad y fomentar la antipolítica, haciendo caer el peso de todos los errores sobre los partidos políticos, aislados o integrados en alguna organización o alianza e incluso sobre la propia actividad política como instancia de convivencia en sociedad, y realización personal de servicio al Bien Común. Pero, al mismo tiempo, las organizaciones políticas, sus militantes y la ciudadanía en general tienen que reconocer que no pueden alcanzar dichos fines, de modo pacífico, constitucional, democrático y electoral,

30


sin la participación coherente y articulada de las instituciones, incluida la militar, cuyos miembros todos, como integrantes del pueblo soberano, tienen derecho al sufragio electoral, dentro del respeto a las funciones que la norma Constitucional y las leyes les asignan y por las cuales se responsabilizan. ¡En este proceso no se puede excluir a ningún sector! En nuestra sociedad, concebida como un amplio "bosque", cada sector, a manera de "árboles", tiene sus propios planes; es necesario cambiar de metodología de acción. Pasar de la metodología individual o tribal de "conuco" a la de articulación de esfuerzos, modelos y proyectos. Las condiciones de los sujetos llamados a integrar una tal " sinergia institucional" son: honestidad en las actuaciones, promoción y respeto de los Derechos Humanos, defensa de la democracia y búsqueda del bien común. En este sentido, la Conferencia Episcopal renovará en los próximos días, como ejercicio de servicio subsidiario al pueblo, su exhortación a todos los sectores del país a traducir en programas, acciones y recursos, algunas líneas básicas, positivas, incluyentes y prospectivas, de una propuesta democrática, constitucional y pacífica, para la superación política de la grave crisis que nos agobia.

31

LA ASAMBLEA CONJUNTA DE OBISPOS Y LAICOS Como señalé al principio, en la Agenda de esta Centésima Séptima Asamblea ocupará un gran espacio el programa de la Asamblea Conjunta de Obispos y Laicos durante el domingo y lunes próximos, 8 y 9 del presente mes. A partir del Concilio Vaticano II se ha ido esclareciendo, cada vez más, la vocación y misión de los laicos en la Iglesia y en el mundo. Para la Iglesia en nuestro país ha sido determinante en esta tarea tanto el magisterio conciliar y pontificio como el de los Obispos latinoamericanos y el venezolano, especialmente en el Concilio Plenario de Venezuela, hace ya diez años. Recientemente (19-03-16) el Papa Francisco escribió una Carta al Presidente de la Pontificia Comisión para América Latina sobre la importancia del compromiso de los laicos en la vida pública. La Carta, sin embargo, está dirigida a los Pastores, no a los laicos. La introduce el siguiente acápite: Los laicos son los protagonistas de la Iglesia y del mundo, a los que los Pastores están llamados a servir y no a servirse de ellos. Partiendo del contexto de la relación Pastores y


Laicos en su tierra natal, Francisco describe como un cáncer la grave deformación eclesiológica del clericalismo, más preocupado –dice él- por dominar espacios que por generar procesos. En nuestra Iglesia, la tentación hoy no es tanto el clericalismo explícito de los Pastores como la tendencia sutil de los laicos a buscar refugio en los aleros de los templos. Pero sin duda esta tendencia tiene su origen en cierto estilo pastoral, y, más a fondo, en una eclesiología y teología ya superadas. El compromiso más enraizado en la mentalidad común de los laicos es la incorporación a un determinado movimiento apostólico o la vivencia de una exclusiva corriente de espiritualidad, más que conciencia de pertenencia a la misma Iglesia y disponibilidad para la misión. El convencimiento general de que la fe es más devoción piadosa que "salida", riesgo y compromiso, también obstaculiza la comprensión del cristiano como discípulo misionero. De aquí proviene, entre otras causas, la separación entre fe y vida, fe y compromiso, fe y acción.

Sabemos, por otra parte, que para la mayoría de los católicos, la religiosidad popular,(o más técnicamente, la "piedad popular", que el Papa llama "pastoral popular") con todas sus riquezas, pero también con todas sus debilidades y deformaciones, es la única vía que los introduce y mantiene dentro del pueblo de Dios y su única instancia de participación en él. Por lo tanto, nuestra tarea de pastores consiste, ante todo, en acompañar al pueblo, educarlo en la fe para el testimonio y la misión, y darle apoyo de orientación moral en sus opciones de servicio al Bien Común. Los ámbitos propios del testimonio y de la tarea evangelizadora de los laicos son la familia y la vida pública. Su espiritualidad y su compromiso son de diferente cualidad que los de los sacerdotes y religiosos, pues su vocación y misión es fundar la familia y transformar desde dentro la realidad secular. En este sentido, la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia es imprescindible recurso de los laicos y un manual de gran ayuda para su formación personal, meditación y aplicación en su vida de

32


familia y en su apostolado. El ámbito más desafiante y, por ello, el más temido por los laicos es el de la vida pública, en gran medida porque sus formadores han sido generalmente los sacerdotes. A esto hace referencia en su Carta el Papa, Francisco: "Muchas veces hemos caído en la tentación de pensar que el laico comprometido es aquel que trabaja en las obras de la Iglesia y/o en las cosas de la parroquia o de la diócesis y poco hemos reflexionado cómo acompañar a un bautizado en su vida pública y cotidiana; cómo él, en su quehacer cotidiano, en las responsabilidades que tiene, se compromete como cristiano en la vida pública". Por su parte, los laicos no ejercen en el campo sociopolítico su misión solamente con espiritualidad, sino con una organización eficaz. Debemos reconocer- añade Francisco- que el laico por su propia identidad, por estar inmenso en el corazón de la vida social, pública y política, por estar en medio de nuevas formas culturales que se gestan continuamente tiene exigencias de nuevas formas de organización y celebración de la fe. Venezuela en las actuales

33

circunstancias necesita, sí, un laicado bien formado tanto religiosa como profesionalmente, pero más aún, sólidamente organizado. Un laicado que, si bien ha de contar con el apoyo moral y la orientación doctrinal de los Pastores, actúa en cristiano bajo su propia responsabilidad. no tenga miedo de intervenir en áreas limítrofes de pensamiento referente a la familia y a la sociedad, y en cuestiones ampliamente discutidas, como la irrupción de la ciencia y la tecnología, como tales y como ideología, en la moral familiar, así como el replanteo de la relación entre la fe y la política en clima de crisis de la democracia liberal y de la sociedad industrial capitalista-financiera y, en nuestro entorno, de una estructuración socioeconómico-política que se auto-define como socialista marxista. En este campo políticosocial más que con su opinión, los laicos participan con su acción. Que no se cumpla lo apuntado por el Papa: es "la hora de los laicos", pero el reloj se ha parado". CONCLUSION


En la historia del país ningún gobierno había hecho sufrir tanto, por acción y omisión, al pueblo como el que ahora administra formalmente las funciones. El desabastecimiento dramático de alimentos y medicinas es la negación palpable de una economía sana. La inseguridad y la violencia incontrolada es la negación de la capacidad de gobernar con justicia y orden. La corrupción y la injusticia sistemática imperantes son la antítesis de la honestidad y la verdad. El control absoluto de las finanzas, del derecho a la libre expresión y la persecución contra la disidencia son la negación de la confianza, la libertad y el diálogo. Lo anterior, más los intentos por vulnerar la memoria de pertenencia a una comunidad histórica y fundamentalmente una, el irrespeto a la dignidad inalienable de todos y cada uno, así como del derecho y deber de participar en el diseño y concreción de un presente común y de un futuro de esperanzas compartidas, configuran una desfiguración ética y espiritual intolerable. La Conferencia Episcopal y cada Obispo en su diócesis a lo largo de año 2016 no cesó de ofrecer una visión realista de la situación global que caracteriza al país en el momento. De muchas maneras llamó a los dirigentes sociales y políticos a pensar en el país antes que en parcialidades. Denunció sin ambages todas las formas del mal que dañan a la sociedad. Promovió el diálogo político entre el gobierno y la oposición, y solicitó al Poder Ejecutivo autorización para abrir un canal humanitario. Cáritas Nacional ha ofrecido su infraestructura para coordinar el servicio de distribuir medicinas, servicio que, en pequeña escala, ya viene prestando. La Conferencia Episcopal respalda al Sr. Card. Jorge Urosa Savino, Arzobispo de Caracas, en su mensaje de alerta al pueblo católico. El mayor desafío de los Obispos es iluminar con la fe en Jesucristo y en su palabra la historia presente y cooperar con el bienestar material y espiritual del pueblo.

2017 sumidos en un caos, es decir, vivimos una real tragedia de consecuencias históricas, que afecta a personas, comunidades e instituciones, y no sólo en su modalidades funcionales, sino también en sus raíces más profundas, a la manera de un verdadero daño humano, social, espiritual. En este 2017 no podemos, sin embargo, dejar que nadie ni nada nos robe la esperanza; este no es momento para alimentar la depresión. La desesperanza no cabe en quien confía en el ser humano, porque él es criatura redimida por Cristo. Él es nuestra esperanza radical. No todo está perdido, mientras haya una ciudadanía consciente, con la fe y la esperanza activadas, capaz de diseñar y emprender nuevos y mejores rumbos. Como nos dice el Papa Francisco no tengamos "cara de velorio o cementerio", sino de fuerza transformadora de la realidad. El llamado final es a "desarmar los espíritus", a desplegar una creatividad solidaria, y a mantener la "esperanza contra toda esperanza", (Rom. 4,18), porque la última palabra le corresponde siempre a la vida y la justicia, la verdad y el amor. Desde los valores del Evangelio, en especial solidaridad y acompañamiento, presentes en la persona del Buen Samaritano (Lc 10, 25-37), la Iglesia en Venezuela, con la gracia de Dios, seguirá ofreciéndose como hospital de campaña, abierto a todos, curando y socorriendo a todos. Que la estrella de Belén, que aún brilla en nuestro cielo, ilumine el camino para construir la Venezuela que soñamos.

Muchas gracias

07 de enero de 2017

Por todo ello, con enorme pesar, pero con realismo, debemos expresar, serena, pero firmemente, que los venezolanos iniciamos el

34


Centésima séptima asamblea plenaria ordinaria del episcopado venezolano 9

Exhortación pastoral “Jesucristo luz y camino para Venezuela” 1. Al comienzo de un nuevo año, los obispos de Venezuela hacemos llegar a nuestros hermanos en la fe y a todos los ciudadanos los mejores votos, junto con nuestra oración, para que tengan un 2017 lleno de bendiciones. Como cristianos hemos celebrado en estos días el nacimiento y la manifestación de Jesús, el Señor, que ha venido como "luz del mundo" (Jn 8,12) y salvación para todos los pueblos. Él nos invita a iluminar los ambientes en que nos desenvolvemos con la claridad de la verdad, la libertad, la justicia y la solidaridad, procurando integrar a esta tarea a quienes no comparten nuestra fe o nuestras convicciones, pero quieren construir una convivencia fraterna y pacífica. Si bien hablamos como cristianos católicos, nuestras reflexiones y preocupaciones las ofrecemos a todos, sin distinción de credo, de inclinaciones políticas o sociales. El país nos duele a todos, y el clamor y la angustia de la gente son también nuestros.

35

El OSCURO PANORAMA DE VENEZUELA 2. La actual realidad venezolana es extremadamente crítica. Una gran oscuridad cubre nuestro país. Estamos viviendo situaciones dramáticas: la grave escasez de medicinas y alimentos, ¡Nunca antes habíamos visto tantos hermanos nuestros hurgar en la basura en búsqueda de comida!, el deterioro extremo de la salud pública, la alta desnutrición en los niños, la ideologización en la educación, el altísimo índice de inflación con la consecuente pérdida del poder adquisitivo, la corrupción generalizada e impune, propiciada particularmente por el control de cambio, el odio y la violencia política, los elevados índices de delincuencia e inseguridad, el pésimo funcionamiento de los servicios públicos, dibujan un oscuro panorama que se agrava cada día que pasa, porque no se ponen


correctivos a los males y porque la causa que los genera avanza como una tenaza que se va cerrando, con destructoras.

sus

secuelas

opresivas

y

Esta cultura de muerte en la que estamos sumidos configura un estado de acciones y decisiones moralmente inaceptables que descalifica éticamente a quien lo provoca, mantiene o justifica. 3. La obstrucción del Referendo Revocatorio del mandato del Presidente de la República por parte del Consejo Nacional Electoral ha provocado rechazo, desencanto y frustración de la ciudadanía. El intento de cercenar las atribuciones constitucionales de la Asamblea Nacional y la ola de represión y persecución política que se ha desatado en últimos días lesionan gravemente el ejercicio de la institucionalidad democrática. Sólo en regímenes totalitarios se desconoce la autonomía de los poderes públicos y se impide la libre manifestación de la ciudadanía. 4. Muchas son las razones que han conducido al país a la actual situación. La causa fundamental, como lo hemos afirmado en otras

ocasiones, es el empeño del Gobierno de imponer el sistema totalitario recogido en el "Plan de la Patria" (llamado Socialismo del Siglo XXI), a pesar de que el sistema socialista marxista ha fracasado en todos los países en que se ha instaurado, dejando una estela de dolor y pobreza. 5. Es necesario incluir en el inventario negativo el infructuoso diálogo entre el Gobierno y la Oposición, en el cual la Sede Apostólica aceptó participar como facilitador por la invitación de las partes en conflicto. Dicho diálogo suscitó esperanza en la mayoría de los venezolanos, pero su resultado fue decepcionante, a causa, principalmente, del incumplimiento, por parte del Gobierno, de los acuerdos a que se había llegado en la reunión del 30 de octubre de 2016. 6. Agradecemos vivamente la disposición de servicio del Papa Francisco y lamentamos que su contribución a la paz de Venezuela haya sido mal interpretada. El diálogo, positivo y necesario en sí, exige, para ser fructífero y exitoso, una plataforma común de objetivos definidos y, sobre todo, una actitud de ánimo respetuosa y receptiva en los participantes, la

36


cual conlleva superar la intolerancia y la autosuficiencia.

la sociedad y alaben al Padre celestial (Cf. Mt 5,16). Busca el bien común guiado por una conciencia recta.

7. Los obispos venezolanos, en comunión con el Santo Padre Francisco, reiteramos las condiciones para continuar el diálogo señaladas por el Secretario del Estado Vaticano, el Cardenal Pietro Parolín, en su carta del 01 de diciembre de 2016: "1. Aliviar la grave crisis de abastecimiento de comida y medicinas que está sufriendo la población. 2. Las partes concuerden el calendario electoral que permita a los venezolanos decidir sin dilaciones su futuro. 3. Se tomen las medidas necesarias para restituir cuanto antes a la Asamblea Nacional el rol previsto en la Constitución; 4. Se apliquen los instrumentos legales para acelerar el proceso de liberación de los detenidos".

9. ¿Cómo ser portadores de luz y esperanza en un panorama de oscuridad y de muerte? Este es el desafío que nos interpela más profundamente como ciudadanos y como creyentes. Los preceptos "ama a tu prójimo como a ti mismo'' (Mt 22,39) y "no matarás" (Ex 20,13), es la voz de Dios que resuena en el fondo de nuestras conciencias. La misión del cristiano, en cualquier circunstancia, es anunciar al Dios de la vida y revertir la cultura de muerte en cultura de vida.

LUCES PARA VENEZUELA

CONSTRUIR

LA

NUEVA

8. El verdadero cristiano es "sal de la tierra y luz del mundo" (Mt 5,13.14). No esconde su luz, sino que la hace brillar delante de los hombres para que sus buenas obras iluminen a

37

10. Es necesario generar gestos valientes e iniciativas innovadoras que motiven a esperar contra toda esperanza (Cf. Rom 4,18), para construir una convivencia libre, justa y fraterna; es tarea que nos compete a todos, cada cual según su posición. Es una responsabilidad ineludible porque frente al mal nadie puede permanecer como simple espectador. El llamado es a ser protagonistas del presente y del futuro de nuestro querido país.


11. Las urgentes necesidades de las personas, familias y comunidades reclaman de las autoridades respuestas inmediatas. En este momento es necesario que el Estado venezolano acepte la ayuda internacional, ofrecida por varios países y organizaciones. La Iglesia pone a disposición su infraestructura organizativa (diocesana, parroquial, comunidades eclesiales, Cáritas y otros organismos) para ayudar a enfrentar las carencias de tantos hombres, mujeres y niños en situación de riesgo. Hay muchas otras instituciones e iniciativas privadas dispuestas a contribuir al bien de todos. Con el concurso de los medios y redes de comunicación promovamos la solidaridad nacional que nos lleve a encontrar respuestas valederas ante la urgencia de alimentación y salud. 12. Tal como declaramos en el Mensaje de la Asamblea Conjunta con los Laicos (08-

09/01/17), estimamos que el pueblo clama por un cambio profundo de la orientación política del país que sea producto de la decisión del pueblo soberano (CRBV 5): o el Socialismo del Siglo XXI, ausente de la Constitución, o el sistema democrático establecido en la Constitución. El país exige un itinerario electoral, tal como se acordó en la Mesa de Diálogo. 13. Es urgente emprender entre todos acciones que conlleven a la superación de la crisis del país: reactivar el aparato productivo, garantizar la vigencia del Estado de derecho, reconstituir el tejido social fracturado, valorar la ética personal, familiar y comunitaria, fomentar la honestidad y la responsabilidad en la vida pública, promover la reconciliación entre las personas y grupos y, en definitiva, renovar la vida completa del país.

38


14. Ante la desesperanza reinante, que paraliza la dinámica de toda buena y oportuna iniciativa, exhortamos a todas las agrupaciones políticas, a las distintas confesiones religiosas, a los gremios y asociaciones, a las universidades y al amplio mundo educativo, a los medios de comunicación, a lograr puntos de encuentro que favorezcan la articulación de los diversos sectores en un proyecto común de país. Tengamos confianza y esperanza en nuestras capacidades para cambiar la actual situación. 15. Acogemos lo expresado en el Mensaje de Año Nuevo y la Jornada Mundial por la Paz de la Arquidiócesis de Caracas, "en torno a la liberación de los presos por hechos conexos con actividades políticas. Tanto el Poder Judicial como el Gobierno Nacional tienen instrumentos legales y constitucionales para poner en libertad inmediata a la mayoría de esos ciudadanos, más de un centenar, que sufren una prisión injusta. Además, aunque estuvieran

39

presuntamente incursos en delitos, todos ellos deberían ser procesados en libertad, tal como lo dispone el Código Orgánico Procesal Penal". 16. Pedimos a Dios que ilumine a nuestros dirigentes a fin de que se logren a la mayor brevedad los acuerdos necesarios para superar la crisis. Imploramos su bendición sobre todos los habitantes del país. 17. Invocamos a nuestra Madre, la Virgen María de Coromoto, para que interceda ante su hijo Jesucristo en estos momentos decisivos para el futuro de la patria. Invitamos a todos los ciudadanos a unirse a nuestras súplicas y a ser luz y camino para Venezuela.

Los Arzobispos y Obispos de Venezuela

13 de enero de 2017


Obispos venezolanos realizaron jornada de actualización sobre la reforma del proceso de nulidad matrimonial

El episcopado venezolano como antesala a la realización de la CVII asamblea ordinaria plenaria a celebrarse del 07 al 12 de enero, realizaron una jornada intensa de formación en materia de derecho canónico los días 05 y 06 de enero, en las instalación de la Casa Mons. Ibarra, sede de la Conferencia Episcopal Venezolana, a cargo del Pbro. Dr. José San José Prisco, quien se desempeña como rector del Colegio Español en Roma y como profesor de la Pontificia Universidad Gregoriana y la Universidad Pontificia de Salamanca.

Con esta jornada se trata de poner en práctica el motu proprio del Papa Francisco "Mitis Ludes Dominus Iesus" sobre la reforma del proceso canónico para las causas de declaración de nulidad matrimonial que fue precisamente el resumen de unas cuantas peticiones del Sínodo extraordinario de la Familia del Papa Francisco expresada en "Amoris Laetitia" La idea es poder explicarles a los obispos el modo de actuar en los casos en los que les corresponda intervenir cuando tienen que declarar la nulidad matrimonial, en lo que ellos hacen las veces de jueces. "Hay casos en

40


los que no se delega la responsabilidad en el vicario judicial ni en los tribunales, sino que ellos mismos deben resolver (los Obispos), por ello deben conocer cómo funciona el sistema y como aplicar la norma, expreso el Padre José Prisco Este muto propio del Papa Francisco simplemente ha querido simplificar los procesos, hacerlos más cortos, más sencillos, gratuitos para quienes no tengan posibilidad económica de tal manera que la mayor parte de los fieles pueden acercarse sin temor a los tribunales porque saben que de alguna forma se les va a hacer justicia de una forma más ágil. Una de las cosas interesantes, señalaba el padre Prisco, es que "antes para declarar la nulidad de matrimonio hacían falta que dos tribunales dictaran sentencia, un primer tribunal normalmente podía tardar un año y una segunda instancia entre seis meses u otro año; de tal manera que mínimo año y media o dos años era el tiempo normal para la declaración del matrimonio como nulo. Ahora con el nuevo procedimiento no hacen falta sentencias de dos tribunales sino solamente de uno". También este muto propio incluye un proceso

41

nuevo que se llama "el proceso más breve" que son para causas de nulidad donde las partes están de acuerdo con la causa de la nulidad y las pruebas son suficientemente evidentes. "Es allí donde el juez es el obispo y en un período muy breve como de dos meses se puede declarar la nulidad, estos son casos muy particulares" acotó. Con esto ha habido un acortamiento de los tiempos, una aceleración de la justicia, una mejora en los procedimientos, una simplificación y un bajísimo costo de acuerdo a la reforma hecha por el Papa Francisco. Finalmente, el padre Prisco resaltó que "los obispos no están llamados a ser canonistas sino pastores, pero precisamente atendiendo al llamado del Papa Francisco, este les invita a ser pastores y jueces en este caso particulares, por eso la importancia de esta actualización ya que permitirá comprender mejor la norma que ha dado el Papa y aplicarla en justicia como debe ser.

Prensa CEV


Celebrada jornada nacional para niños y adolescentes misioneros Este 29 de enero se celebró en Venezuela la Jornada Nacional de la Infancia y Adolescencia Misionera (IAM), en la que se incentivó la cooperación espiritual y económica de niños y adolescentes para apoyar las iniciativas pastorales, sociales, educativas y de salud en todo el mundo. La jornada fue organizada por la Obra Pontificia de la Santa Infancia (OMP), que eligió como lema “Infancia y Adolescencia Misionera, llenando la tierra de la Misericordia del Señor”. “Desde la IAM sentimos la necesidad, ante todo, de dar gracias al Señor y decirle: ‘has sido bueno, Señor, con tu tierra. Has perdonado la culpa de tu pueblo’. Así es: Dios ha destruido nuestras culpas y ha arrojado nuestros pecados a lo hondo del mar; no los recuerda más, se los ha echado a la espalda”, detalló en un comunicado la OMP. Por su parte, el Secretariado Nacional de la IAM detalló en otro comunicado que hoy más que nunca se debe mantener “viva la llama de la misión en los corazones de nuestros pequeños, pero grandes misioneros”. “Son los niños y adolescentes los encargados hoy, de transformar la sociedad, inundando todos sus escenarios de la presencia dulce de Jesús a través de sus risas, su inocencia, su

creatividad, liderazgo y sobretodo las ganas de conocer y amar cada día más a Dios, son estos los motores que necesitamos para hacer de nuestro mundo una verdadera y plena civilización del amor”, añadió. Para la celebración de la jornada, el Secretariado Nacional de la IAM elaboró un afiche que ilustra los principales elementos que hacen referencia a la misericordia de Dios. Además, se contó con una catequesis que permitió a los animadores, asesores, catequistas, padres y representantes promover entre los niños, niñas y adolescentes el mensaje principal de la jornada. En 1950, el Papa Pío XII instituyó para toda la Iglesia la Jornada Mundial de la Infancia Misionera, para que este día “todos nos unamos en oración por esta causa y meditemos en la importancia de las misiones y de la infancia, en llevar la Palabra de Dios a los que todavía no la conocen”. Para las OMP de Venezuela, los niños son el “corazón de la iglesia misionera, la alegría, la ternura y la pureza de nuestro servicio”.

(ACI)

42


¡Preparar el camino del Señor!

Reflexión del Obispo diocesano para el domingo 08 de enero del 2017 Uno de los símbolos naturales más empleados en la Escritura Santa es el de la Luz. De hecho, lo primero que Dios crea para vencer el caos absoluto de la nada es la LUZ. En el Antiguo Testamento, la esclavitud y el pecado se definen como oscuridad y la Luz viene a ser la fuerza que destruye las tinieblas. Los profetas emplean este símbolo para hablar del salvador prometido y que vendrá en la plenitud de los tiempos. En el Nuevo Testamento, Juan Bautista es presentado como testigo de la Luz que llegaría con el Redentor, quien se autopresenta como la Luz que da vida al mundo. Luego Pablo hablará de los cristianos como portadores de la luz, “hijos de la luz”, al ser convertidos por ella. En el

43

fondo, la LUZ es el símbolo de la salvación. En nuestro caso, personificada en Jesús, el auténtico salvador de la humanidad. La Iglesia retoma en variadas ocasiones este símbolo en sus celebraciones litúrgicas: en el bautismo le es entregada al nuevo hijo de Dios para que camine ayudado por ella y salga al encuentro de su Señor; la liturgia pascual habla del triunfo de la luz sobre las tinieblas del pecado y de la maldad. En Epifanía, que significa resplandor o brillo de quien es presentado en público como redentor, la luz es un símbolo promovido por la misma Iglesia.


La Iglesia, el día de Epifanía, se vale de la enseña profética de Isaías para animar a todos a mostrar la luz del redentor: “Levántate y resplandece, Jerusalén, porque ha llegado tu luz y la gloria del Señor alborea sobre ti”. Es interesante la unión entre Luz y gloria de Dios. La gloria es la revelación de la divinidad, del poder infinito y salvífico de Dios; y es la luz de Jerusalén –y de toda la Iglesia-

la que permite reconocer esa gloria divina. Aunque haya tinieblas en el mundo, la luz está siempre iluminando a Jerusalén –y a la Iglesia-, sencillamente por venir del Señor Liberador nacido en Belén. Esa luz adquirirá mayor brillo con la Pascua cuando se derrote la causa de la oscuridad y del pecado. La Iglesia, presentada como luz de las naciones –LUMEN GENTIUM- tiene como misión testimoniar la luz de Cristo. Para ello, con su misión evangelizadora se lanza al encuentro de la humanidad para darle a conocer el resplandor de esa luz que puede transformar la tristeza en alegría, el mal en bien, la oscuridad en amanecer de un sol radiante. Y cada creyente, al igual que Juan el Bautista, debe sentirse servidor y testigo de la luz de Cristo. Como candeleros que la hacen brillar por todos los sitios y haciendo, a la vez,

que se abran los ojos cegados por el mal y el pecado. La Epifanía es una fiesta importante por ser la que nos recuerda cuando Jesús es presentado a los gentiles, a los no creyentes en Yahvé, representados en los reyes magos En esta fiesta, vinculada a la Navidad, se hace realidad la propuesta de Pablo a los efesios: la manifestación de la gracia de Dios, la revelación del misterio oculto, el anuncio del Evangelio a israelitas y paganos para llegar a constituir un mismo cuerpo y partícipes de la promesa en Jesucristo. Aún cuando vivimos en un mundo que quiere ser dominado por las tinieblas del mal y del pecado, con la fuerza del Espíritu de Dios, nos corresponde la tarea de hacer brillar el esplendor de la auténtica luz, la del Salvador. Somos luz del mundo, nos decía el mismo Jesús; y serlo implica asumirla en nuestras propias vidas y darla a conocer. No la tenemos para ocultarla, sino para que la gente la pueda ver. Una Iglesia en salida debe llevar a las periferias existenciales, como nos lo pide Francisco, la luz única y verdadera: la prometida ya en el mismo acto de la creación, anhelada por los `profetas, testimoniada por Juan Bautista, la cual comenzó a destellar desde Belén.

+Mario Moronta Rodríguez Obispo de San Cristóbal

44


Corinto y Venezuela Reflexión del Obispo diocesano para el domingo 15 de enero del 2017

45

En los primeros domingos del “Ciclo A” de la liturgia se tendrá la lectura de la Carta Primera a los Corintios. Es una carta escrita por Pablo con mucha vehemencia y celo apostólico. Dirige su epístola "a la comunidad cristiana de Corinto". Los destinatarios son "a quienes Dios santifico en Cristo Jesús y que son su pueblo santo". Pero a la vez su mensaje llega a todos los que "invocan el nombre de Cristo Jesús, Señor nuestro y Señor de ellos en cualquier lugar".

En Corinto, por otro lado, se sufría la influencia de una situación de deterioro moral: desde la corrupción económica hasta la prostitución y una antropología que posibilitaba lo que hoy llamamos un relativismo ético. La presencia de un culto pagano creaba una tentación al sincretismo que aumentaba con tendencias religiosas venidas del Oriente.

Corinto era una ciudad importante de la Grecia de entonces. Predominaba la actividad comercial y económica con todo lo que ello significa. La condición de eje y encrucijada permitía buenas y malas influencias. Es algo que va a tomar muy en cuenta Pablo.

En esta ciudad se fundó y creció una floreciente comunidad cristiana. Pablo, apóstol y pastor para los cristianos corintios, les dirige esta carta para fortalecer la vida eclesial y llamarles la atención para qué, o no caigan en tentaciones o superen malas praxis que se han colado en la comunidad. Por eso, incluso, comienza sentando la base


fundamental: es Cristo el vínculo de unidad y no hay cristianos ni de Pablo ni de Apolo. Cristo es el centro. Hay que anunciar su evangelio y las consecuencias del mismo. Esto conlleva adecuar la vida de fe según la enseñanza de Pablo. Como podrá ser meditado en las próximas semanas, Pablo se muestra como un maestro que da luces a los discípulos de Jesús en una situación de grave crisis moral. La finalidad es confirmar a los corintios en su fe. La lectura de la “I Carta a los Corintios” puede y debe ayudar a todos los cristianos y hombres de buena voluntad a interpretar como debe ser su quehacer en Venezuela. Con características peculiares, podemos comprobar que Venezuela atraviesa por una oscura crisis que golpea a todos los ciudadanos. La carta del Apóstol nos brinda orientaciones y nos alienta a asumir los desafíos necesarios para cambiar nuestra sociedad. Por eso, sin caer en meras anécdotas ni en un discurso partidista, nos corresponde leer e interpretar la carta del Apóstol con especial iluminación y referencia hacia la situación que vive el país. Se trata de leer los signos de los tiempos actuales con la

óptica de la Palabra para poder superar lo negativo y fortalecer lo que nos hace crecer. Vivimos tiempos de crisis y desconsuelo. Como lo hizo Pablo con los corintios, nos toca a todos los cristianos reafirmar nuestro compromiso para hacer brillar la auténtica luz de Cristo que destruye toda tiniebla. Isaías nos reafirma como se da ese compromiso: "te voy a convertir en luz de las naciones, para que mi salvación llegue hasta los últimos rincones de la tierra". Esto conlleva dar testimonio de quien da la salvación, "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo". Somos testigos de ese Cordero y tenemos el compromiso de colaborar para erradicar el pecado del mundo en nuestra sociedad. El aporte y trabajo de los cristianos es clave. No realizarlo es no querer ser discípulos de Jesús. Venezuela, como Corinto, cuenta con buenos y decididos cristianos. Es nuestra hora.

+Mario Moronta Rodríguez

Obispo de San Cristóbal

46


Homilía con motivo de la fiesta de San Sebastián

Doy gracias a Dios por permitirme acompañar a este pueblo católico de San Cristóbal en la fiesta de Sebastián, el santo patrono, el testigo fiel de Jesucristo, el militar responsable, el que murió por defender el honor de Dios y no el del rey, el servidor público consciente de su vocación de servicio. Los ciudadanos de San Cristóbal, de Maracaibo y de tantas otras poblaciones que lo tienen por patrono celebramos su fiesta y nos encomendamos a su intercesión para que Jesucristo reine en todos los corazones y para que la paz invada al mundo con la presencia de Dios, fuente de toda paz y bendición. Hace 8 días finalizó la reunión de la Conferencia episcopal de Venezuela. Los Obispos nos reunimos para orar por el país y para reflexionar sobre nuestro peregrinar hacia Dios en esta tierra de gracia que se llama Venezuela. En la exhortación final, luego

47

de meditar sobre el oscuro panorama de Venezuela, nos dan unas luces para construir la nueva Venezuela. Escriben los Obispos: El verdadero cristiano es

“sal de la tierra y luz del mundo” (Mt 5,13.14). No esconde su luz, sino que la hace brillar delante de los hombres para que sus buenas obras iluminen a la sociedad y alaben al Padre celestial (Cf. Mt 5,16). Busca el bien común guiado por una conciencia recta. ¿Cómo ser portadores de luz y esperanza en un panorama de oscuridad y de muerte? Este es el desafío que nos interpela más profundamente como ciudadanos y como creyentes. Los preceptos “ama a tu prójimo como a ti mismo’’ (Mt 22,39) y “no matarás” (Ex 20,13), es la voz de Dios que resuena en el fondo de nuestras conciencias. La misión del cristiano,


en cualquier circunstancia, es anunciar al Dios de la vida y revertir la cultura de muerte en cultura de vida. El resumen de todo el

documento es sencillamente un llamado a cumplir los mandamientos y a vivir de verdad el resumen de todos ellos: amar a Dios y al prójimo En el día de nuestro patrono Sebastián acostumbro referirme al mensaje sobre la paz que los Papas desde hace más de cincuenta años envían a toda la humanidad. Recordando el primer mensaje del Papa Beato Paulo VI, el Papa Francisco nos pone ante la palabra esclarecedora que nos dice: «Ha aparecido finalmente con mucha claridad que la paz es la línea única y verdadera del progreso humano (no las tensiones de nacionalismos ambiciosos, ni las conquistas violentas, ni las represiones portadoras de un falso orden civil)». El Papa Francisco nos invita a reflexionar sobre la NO VIOLENCIA como un estilo de política para la paz. Nosotros los cristianos

tenemos como mandato principal de Cristo el amar a Dios y amar al prójimo como un solo mandamiento. Al siglo XIX se le llamó el siglo de las luces. Lamentablemente esas luces quedaron apagadas por dos confrontaciones bélicas que involucraron a todo el mundo. Después de tantos siglos de civilización y adelantos técnicos, el mundo vio el horror de dos guerras mundiales. Guerras que los políticos del momento creyeron necesarias y que costaron más de cincuenta millones de muertos. Las luces de la conciencia y de la civilización se habían apagado y surgieron las llamaradas aterradoras de las bombas, de las balas, de los submarinos, de los cohetes y de tantos artefactos de guerra. Tuvimos que conocer el estallar de dos bombas atómicas sobre Japón para que nos diéramos cuenta por el sufrimiento ajeno de lo peligroso que son las escaladas de guerra. Ideologías de guerra, de odio, de destrucción intentaron y sigue intentando apoderarse del mundo por la fuerza de las armas y el odio a la humanidad. Eso sucede cuando el estado se cree superior a la persona y no le importa los sufrimientos

48


del pueblo. El Papa está muy preocupado porque aunque no estamos en una guerra mundial, hay muchas guerras en el mundo, hay muchos que están siendo mártires por defender sus principios religiosos, hay muchos Sebastianes que no se dejan amilanar por el poder y son capaces de enfrentar el poder abusivo de tantos gobernantes y de tantos jueces inicuos.

49

Habla el Papa de guerras en diferentes países y continentes; terrorismo, criminalidad y ataques armados impredecibles; abusos contra los emigrantes y las víctimas de la trata; devastación del medio ambiente. ¿Con qué fin? La violencia, ¿permite alcanzar objetivos de valor duradero? Todo lo que obtiene, ¿no se reduce a desencadenar represalias y espirales de conflicto letales que benefician sólo a algunos «señores de la guerra»? La democracia, la verdadera democracia debe evitar todo aquello que desencadena la violencia: fanatismo, ansia de poder, ansia de bienes materiales, etc. Un mal muy grave de nuestra época es el terrorismo organizado y sistematizado por grupos fanáticos y anárquicos. Es mucho el sufrimiento que se le causa a la humanidad con la violencia. En la guerra nada se gana. En la guerra todo se pierde. Las


victorias aparentes de unos son causa de

hombre, salen los pensamientos perversos»

sufrimiento de otros.

(Mc 7,21). Pero el mensaje de Cristo, ante esta realidad, ofrece una respuesta radicalmente positiva: él predicó incansablemente el amor incondicional de Dios que acoge y perdona, y enseñó a sus discípulos a amar a los enemigos (cf. Mt 5,44) y a poner la otra mmejilla (cf. Mt 5,39).

Jesús nos muestra cuál es el verdadero campo de batalla que luego se plasma en la geografía humana: Él enseñó que el verdadero campo de batalla, en el que se enfrentan la violencia y la paz, es el corazón humano: «Porque de dentro, del corazón del

Cuando impidió que la adúltera fuera lapidada por sus acusadores (cf. Jn 8,111) y cuando, la noche antes de morir, dijo a Pedro que envainara la espada (cf. Mt 26,52), Jesús trazó el camino de la no violencia, que siguió hasta el final, hasta la cruz, mediante la cual construyó la paz y destruyó la enemistad (cf. Ef 2,14-16). Por esto, quien acoge la Buena Noticia de Jesús reconoce su propia

50


violencia y se deja curar por la misericordia de Dios, convirtiéndose a su vez en instrumento de reconciliación, según la exhortación de san Francisco de Asís: «Que la paz que anuncian de palabra la tengan, y en mayor medida, en sus corazones». Cuando la Madre Teresa recibió el premio Nobel de la Paz, en 1979, declaró claramente su mensaje de la no violencia activa: «En nuestras familias no tenemos necesidad de bombas y armas, de destruir para traer la paz, sino de vivir unidos, amándonos unos a otros…. Y entonces seremos capaces de superar todo el mal que hay en el mundo» Ha habido en el mundo personas que con la no violencia han obtenido triunfos que con la guerra habría significado millones de muertos. No se olvidarán nunca los éxitos obtenidos por Mahatma Gandhi y Khan Abdul Ghaffar Khan en la liberación de la India, y de Martin Luther King Jr. contra la discriminación racial. Habla el Papa de la influencia de predicadores de la no violencia en el derrumbe del comunismo que aplastó a Rusia durante 70 años y a los países del Este de

51

Europa durante 45 años. Un régimen tan dictatorial como el comunismo se derrumbó con la no violencia y con la oración. San Juan Pablo II fue uno de los protagonistas de ese cambio. Decía San Juan Pablo II: «Ojalá los hombres aprendan a luchar por la justicia sin violencia, renunciando a la lucha de clases en las controversias internas, así como a la guerra en las internacionales». Siempre la Iglesia ha hecho un llamado al diálogo sincero, sin malas intenciones, respetando los acuerdos y respetando a las partes que dialogan. A la base de todo entendimiento, a la base de todo diálogo, a la base de todo entendimiento con la no violencia está la familia. Primera y principal célula de la sociedad. Ella es la primera sembradora de valores. Ella es la que enseña los primeros principios para la convivencia humana. Últimamente la familia ha sido objeto de muchos ataques, justamente porque la principal columna de la sociedad. Se ataca a la familia para destruir la sociedad. Se apela a la ideología del género


conscientemente un compromiso de vivir como cristianos, de seguir el Evangelio. Damos gracias a Dios por la vida de este mártir nuestro insigne patrono San Sebastián. Ya que San Cristóbal le tiene por su patrono y protector le vamos a pedir su intercesión para que: Siembre la paz en todo el mundo florezca en todos los corazones.

y

Para que concedas a nuestros gobernantes el don de sabiduría y de la prudencia, propio de todo buen gobernante Para que gobernantes y políticos en general usen el micrófono para sembrar valores humanos y no odio y venganza Para que los presos políticos de Venezuela y del mundo tengan cuanto antes la libertad que se le ha arrebatado Para que los jueces de cualquier categoría empezando por los magistrados corrijan las sentencias inicuas que han pronunciado e impulsen la libertad de quienes han sido injustamente condenados o maliciosamente retenidos. para negar lo que es natural y propio de todo hombre y de toda mujer. Dice el Papa. La familia es el espacio indispensable en el que los cónyuges, padres e hijos, hermanos y hermanas aprenden a comunicarse y a cuidarse unos a otros de modo desinteresado, y donde los desacuerdos o incluso los conflictos deben ser superados no con la fuerza, sino con el diálogo, el respeto, la búsqueda del bien del otro, la misericordia y el perdón. Hoy un testigo de Jesucristo nos lo presenta la Iglesia como un santo, modelo de santidad. Cuando recibimos la Confirmación hicimos ya

Para que nuestras fronteras sean abiertas totalmente y amigos y familiares se puedan seguir encontrando sin dificultades. Para que la televisión y la radio y todos los medios de comunicación no sean utilizados para insultar y calumniar a los adversarios. Para que se agoten todos los mecanismos necesarios para que tengamos cuerpos de seguridad no tocados por la corrupción y respetuosos de los derechos humanos. Para que se recuperen en su salud aquellos que fueron maltratados con el decreto llamado de los billetes de 100. Para que nuestras

52


familias se mantengan firmes en la fe y rechacen de manera categórica las ideologías de género y todo aquello que se opone al plan de Dios sobre el hombre. Para que se detenga la terrible devaluación que nos azota a todos y la más perversa inflación que nos empobrece y nos hace perder la calidad de vida a la cual tienen derecho los hombres creados a imagen y semejanza de Dios. Para que todos los enfermos encuentren en

los centros hospitalarios todo lo necesario para recuperar la salud. Para que todos nuestros gobernantes tengan los dones de la sabiduría y prudencia para gobernar a este pueblo de Dios que con ansia busca la paz y la tranquilidad.

53

CONCLUSIÓN Estamos celebrando la Eucaristía en honor a nuestro santo Patrono San Sebastián. Que este encuentro con Jesucristo sirva para que todos reflexionemos sobre la responsabilidad personal que tenemos en la construcción de una sociedad en paz. Deben terminarse las discriminaciones políticas y sociales que nos separan y hacen olvidar que somos hijos de Dios. Que el Santo Cristo y María de la Consolación nos acompañen en este peregrinar hacia la casa de nuestro Padre

Dios. Amén

+Luis Alfonso Márquez Obispo emérito de Mérida


¿A quién pertenecemos… a quién seguimos?

Reflexión del Obispo diocesano para el domingo 22 de enero del 2017 Vivimos inmersos en un mundo de discordias y divisiones, con consecuencias fatales. Cuando se debe luchar por el bien común saltan las divisiones y los enfrentamientos. Por eso, una de las tareas más importantes para todos los seres humanos es conseguir la concordia, base fundamental para la paz social. El Papa lo está indicando de manera continua: es el bien común de todos los seres humanos, no el de unos muy pocos. De allí que hable de ir en contra de la cultura del “descarte”: ésta se dedica a discriminar, separar y hasta eliminar a quienes estorban a los poderosos que se consideran dueños de la sociedad. De esa tentación no escapa tampoco la Iglesia. Ya desde los primeros tiempos del cristianismo se tiene la tentación de separar y hasta de dividir en “grupos” a los creyentes”: Pablo ataca esta situación cuando busca eliminar la confrontación entre quienes dicen ser de Apolo, o del mismo Pablo… A lo largo de la historia de la Iglesia, incluso, se ha visto cómo dentro de las comunidades cristianas se

crean confusiones y distanciamientos sencillamente por pretender seguir a una persona o a una idea y doctrina. En los tiempos modernos también se da: no es difícil conseguir en nuestras comunidades esta dura realidad: “yo soy del cursillo o de la renovación”; “yo soy de los que sigue a fulano o a mengano”; “yo pertenezco a un determinado camino o estilo de vida y los otros son del lumpen religioso llamado también pueblo”; yo prefiero a tal Papa y obispo y no a este Papa o a este Obispo”… Lo peor del caso es el tremendo olvido de lo que nos propone el evangelio: que hay que estar en un solo rebaño bajo un solo pastor; más aún, que la manifestación de la unidad eclesial es lo que permitirá que muchos crean. Todo esto tiene que ver con una verdad fundamental: a quien hay que seguir de verdad es a Cristo. Es la única manera de poder vivir en concordia y fraternidad, según la enseñanza de Pablo a los corintios: esto supone una actitud muy concreta: “que no haya divisiones entre ustedes, a que estén

54


con Él desparramará fruto o la cultivada. Y olvide que divide, en el es el diablo.

perfectamente unidos en un mismo sentir y un mismo pensar”. En otras palabras optar por Cristo, como lo hicieron los discípulos cuando dejaron las redes y todo lo que ello implicaba para seguir a Jesús. Ante la tentación de ver a quién y cómo se sigue para uno acomodarse y satisfacer sus gustos y egoísmos, hemos de leer la enseñanza concreta de la Palabra de Dios: seguir a Jesús, para luego compartir con los demás discípulos el amor fraterno. Es así como van a conocer nuestra propia identidad de cristianos, al demostrar que somos hermanos y, por tanto, iguales discípulos de Jesús. Muchas veces nos dejamos llevar por las malas intenciones de quienes quieren dividir o separar o confrontar para llevar el agua a su molino. El Señor no se cierra a discutir o a intercambiar en cuanto a ideas, pero es claro en cuanto a su seguimiento: sólo quien recoge

55

no el semilla no se quien fondo,

Diablo viene de un término griego que significa “quien divide y separa”. Es el maligno quien más se divierte y goza cuando los cristianos se enfrentan y se dividen en grupúsculos. Los grupos apostólicos, las diversas comunidades, las doctrinas e interpretaciones que se puedan dar no deben apuntar a ver cuál es más importante o tiene más razón. Son instrumentos para demostrar que desde la diversidad se edifica la unidad. Cristo es el Salvador de Todos, no de un grupo de “elegidos”. Un compromiso muy serio en estos tiempos de crisis de la humanidad. La Iglesia no puede darse el lujo de aparecer ante el mundo como lo quiere éste. Al contrario debe ser un testimonio ejemplar: opta por Cristo, cuyo evangelio anuncia, vive y propone seguir. Para eso fuimos consagrados en el bautismo: para anunciar un evangelio de vida y salvación, no un conjunto de doctrinas que puedan separar o dividir. Si se vive la unidad y la concordia, el testimonio de los creyentes será creíble ante los ojos de muchos en la humanidad.

+Mario Moronta Rodríguez Obispo de San Cristóbal


El resto de Israel Reflexión del Obispo diocesano para el domingo 29 de enero del 2017 El profeta Sofonías, al referirse al grupo de gente humilde y pobre, pero llenos de fidelidad hacia Dios, habla de ellos como el “resto de Israel”. Es un pequeño grupo que mantendrá firme y vigente la alianza y permanecerá firme en la comunión con Dios. Otros profetas hablarán de lo mismo aunque no empleen la misma terminología, al hacer referencia a quienes de verdad son fieles al compromiso de la alianza. Siempre se encontrarán otros creyentes que sucumbirán ante las tentaciones de sus malos dirigentes o preferirán la comodidad de la rutina o la mediocridad de una fe sostenida por actos externos. Quienes forman parte del “resto de Israel” van a ser considerados como “los humildes de la tierra” y alcanzarán la plenitud.

En todos los tiempos, se encuentran creyentes que pueden ser considerados “el resto de Israel”: a veces serán hasta perseguidos e incomprendidos por quienes se sienten amparados por “las seguridades externas” de lo religioso y del culto. En la época de Jesús, Él mismo va a destacarlo. Incluso Él afirmó que había llegado para ir al encuentro de los pecadores, donde encontraría una respuesta más clara y decidida a su Evangelio. Se va a enfrentar a los fariseos, quienes se sentían seguros por su “apego” a la Ley. Junto con otros judíos, van a promover la muerte del Señor, pensando que así se acabaría su influencia. Sin embargo, Jesús sigue adelante, pues para Él lo importante era cumplir la voluntad de su Padre.

56


El Maestro nos va a enseñar quién y cómo se puede ser fiel, por tanto participar en el “nuevo resto de Israel”: lo hará con parábolas, como la del hijo pródigo y el buen samaritano; en reconocimientos como lo hizo con el publicano que bajó justificado del templo al contario del fariseo orgulloso y soberbio; en la aceptación de quienes parecían tener más fe que los del mismo pueblo de Israel; con el pecador arrepentido… Y, a la vez, dio las claves para poder pertenecer a dicho “resto”, que podía ser considerado como su “rebañito”, junto con sus discípulos: la clave la encontramos en la propuesta de las bienaventuranza s. Ciertamente que hay un elemento que todos quieren compartir: la felicidad. Pero luego hay unas condiciones que sólo van a ser aceptadas por los de mente y corazón abiertos: las bienaventuranzas. Ante el mundo, es incomprensible como quien es limpio de corazón, constructor de la paz,

57

pobre de espíritu, misericordiosos y mansos, podrán ver a Dios y participar de la plenitud de su Reino. Adelantándose a algunas de las consecuencias de quienes quieren mantenerse firmes en la fe, va a señalar una insólita bienaventuranza: “Felices ustedes cuando los injurien, los persigan y digan cosas falsas de ustedes por causa mía. Alégrense y salten de gozo, porque su premio será grande en los cielos”. San Pablo, al escribirles a los Corintios, señala cuál será la causa para que el mundo no acepte a quienes optan por seguir a Cristo y pertenecer al grupo de sus discípulos. Para seguir a Jesús hay que tener conciencia de la pequeñez y humildad de cada uno y dejarse llevar por la auténtica sabiduría, la cual viene del mismo Dios: “En efecto, por obra de Dios, ustedes están injertados en Cristo Jesús, a quien Dios hizo nuestra sabiduría, nuestra justicia, nuestra santificación y nuestra redención”.


propuesta de la auténtica felicidad de las bienaventuranzas.

En cambio, quienes se consideran los sabios y entendidos del mundo, si no se hacen sencillos y se dejan guiar por la Palabra no podrán ni entender ni participar plenamente de la gracia de Dios. El mundo va a juzgar cruelmente a quienes optan por Jesús; lo va a hacer con sus criterios y los va a considerar ignorantes, débiles, insignificantes… Y se olvida que es allí donde el Señor puso su morada. Como nos lo enseña la Virgen María, el Señor va a realizar sus grandes maravillas desde la pequeñez de sus seguidores. El mundo ofrece criterios desconcertantes: piensa que la sabiduría de sus poderosos, la fortaleza de los prepotentes, y el poderío de quienes se consideran grandes son los que van a servir para orientar a la humanidad. Y es todo lo contrario. El Señor –y la Iglesia con Él- nunca va a descartar la ciencia auténtica, la sabiduría enriquecida por la revelación… Quien se valga de ella para ser servidor de Jesús y de los demás hermanos podrá producir muchos frutos. Pero correrá el mismo riesgo de quienes son pequeños y actúan en el nombre de Dios: serán incomprendidos, serán perseguidos y menospreciados, porque sencillamente están dispuestos a vivir la

Por eso, no es extraño en el mundo y la sociedad de hoy que se persiga o se desprecie y ofenda a quienes quieren ser fieles al Evangelio. Hay ejemplos claros de ello. Los que buscan proponer los criterios del Evangelio a través de la Doctrina Social de la Iglesia son considerados subversivos y terroristas; o quienes se colocan al lado de la vida y no propugnan el aborto son considerados enemigos de la modernidad; quienes se oponen a la ideología de género y sus nefastas consecuencias son ofendidos y se les considera como enemigos de una nueva formulación de los derechos humanos… Entre esos que son incomprendidos nos encontramos incluso a Francisco: no falta quien lo llame populista, tercermundista, comunista… sencillamente porque se ha puesto al lado de quienes debe estar; de todos los seres humanos y, en particular de los más pobres y excluidos. No falta gente dentro de la sociedad y de la misma Iglesia que a través de las redes sociales lo insulta. La enseñanza de la Palabra de Dios es muy clara para quienes de verdad quieren optar por Jesús: “En efecto, por obra de Dios, ustedes están injertados en Cristo Jesús, a quien Dios hizo nuestra sabiduría, nuestra justicia, nuestra santificación y nuestra redención. Por lo tanto, como dice la Escritura: El que se gloría, que se gloríe en el Señor”. Aquí está el grupo de los seguidores de Jesús, “el nuevo resto de Israel” cuya tarea primordial seguirá siendo anunciar el Evangelio de la salvación.

+Mario Moronta Rodríguez Obispo de San Cristóbal

58


Del 07 al 12 de enero la CEV se reunió para realizar su VII asamblea plenaria ordinaria Giordano, Nuncio Apostólico en Venezuela, ofrecerá su acostumbrado saludo al inicio de esta asamblea del episcopado venezolano. El desarrollo de la agenda de esta CVII incluye la primera asamblea conjunta de Obispos y Laicos a realizarse, el domingo 08 y el lunes 09 de enero, en las instalaciones de la Algunos Obispos integrantes de la CEV al Catedral de San Jorge, momento de compartir los alimentos en Montalbán. Esta primera asamblea conjunta de Obispos y laicos Del 07 al 12 de enero de 2017 los Arzobispos y tiene como lema Obispos de Venezuela se reunirán en Montalbán para la realización de la CVII "Iglesia en Comunión, hacia una Venezuela Asamblea Plenaria Ordinaria del Episcopado más justa y creyente", organizada por el Venezolano, con la novedad de tener en el departamento de Laicos de la CEV y el Consejo presidio a dos Cardenales como presidentes Nacional de Laicos de Venezuela, donde honorarios de la Conferencia Episcopal participarán representantes de las distintas Venezolana. Arquidiócesis y Diócesis del país. El acto de apertura será el sábado 07 de enero, a las 09:00 de la mañana en el auditorio de la biblioteca al lado del Centro Cultural BOD, de la Universidad Católica Andrés Bello, donde el presidente de la CEV, Monseñor Diego Padrón, Arzobispo de Cumaná, realizará una presentación del panorama nacional y eclesial de Venezuela. Por su parte, Monseñor Aldo

59

Al finalizar la CVII asamblea plenaria ordinaria, los Arzobispos y Obispos presentarán al país la acostumbrada exhortación pastoral con miras a los desafíos de la Iglesia en Venezuela ante esta situación de crisis.

Prensa DiocesisSC


CODILAI Táchira en la “I Asamblea de Obispos y Laicos”

Reunión de la asamblea conjunta entre Obispos y laicos

“Iglesia en comunión hacia una Venezuela más justa y creyente”, es el tema de la primera Asamblea de Obispo y Laicos que se desarrolla en Caracas, en la cual participan representantes de la Escuelas del Consejo Diocesano de Laicos de Táchira. Este encuentro tiene como objetivo contribuir con el discernimiento, el diálogo, y líneas de acción a fin de dar respuesta concretas a las exigencias y desafíos pastorales actuales. En representación de la Diócesis de San Cristóbal, Carolina Rincón del CODILAI Táchira-, en el panel “Formación para una nueva sociedad” compartió la experiencia de esta Iglesia local, en cuanto a la formación y acompañamiento a los laicos en un itinerario de cinco “Escuelas”, que se han implementado por más de 10 años, con 14 sedes, y un promedio de participación anual de 600 laicos, entre 30 y 60 años de edad. “Un laico formado, actúa en consecuencia luego de haber comprendido la realidad, honrando el compromiso como bautizado, discípulo-misionero, partiendo de las necesidades de las personas, resolviendo los

problemas desde la raíz e incidiendo en la realidad social, también revisa con esperanza su accionar, valorando las conquistas alcanzadas y posibles puntos de aprendizajes de las experiencias dadas, para luego celebrar con gratitud la experiencia vivida sea de victoria, logro o fracaso de la vida personal, familiar o grupal”, expresó Carolina Rincón en su ponencia. Este encuentro que se realiza el 08 y 09 de enero, es catalogado como uno de los principales desafíos de la Iglesia venezolana, alumbra con testimonios y experiencias, para enriquecer las propuestas que harán realidad el objetivo de la misma, y sea aporte para la Asamblea CVII Ordinaria de los Obispos que se estará realizando hasta el día 12 de enero de 2017

Prensa DiocesisSC

60


Obispo dirigió Escuela de Animación Bíblica Diocesana

Mons. Mario al momento de la exposición del tema en la escuela bíblica diocesana

El Obispo de San Cristóbal, monseñor Mario Moronta, dirigió este sábado -14 de enero del 2017-, la Escuela de Animación Bíblica Diocesana. El tema que ofreció fue sobre uno de los métodos de interpretación bíblica: “El Método Estructuralista”.

61

sobre este método exegético de lectura de la Palabra de Dios. Insistió el Obispo en que la Palabra de Dios no se puede manipular: “ya que dentro del texto no está lo que quiere la voluntad propia que diga la misma Palabra sino lo que Dios quiere decir”.


Participantes de la escuela bíblica diocesana en Patiecitos. Abajo: el Obispo en el momento de la explicación

También puntualizó monseñor Moronta que la Palabra de Dios no es para pelear con los hermanos separados. Y exhortó a “zambullirse en el mar de la Palabra de Dios, no para pelear con ella… sino para enseñar y compartir”, dijo. La Escuela de Animación Bíblica Diocesana se efectúa los sábados en las instalaciones de la Casa de Retiros El Sembrador, en Patiecitos -Municipio Guásimos-. Y es organizada por el Vicerrectorado de Pastoral del Seminario Diocesano Santo Tomás de Aquino. Participan laicos de todas las parroquias del Táchira y, se extenderán hasta diciembre del año 2017.

Prensa DiocesisSC

62


Fiesta Patronal en Palmira: “Tenemos que ser luz para destruir la oscuridad”

Con la solemne celebración de la misa, la Parroquia San Agatón en Palmira, celebró este domingo -15 de enero- a su santo patrono: San Agatón. Eucaristía presidida por el Obispo diocesano, monseñor Mario Moronta, en horas de la mañana en el templo parroquial de dicha población. i

El Obispo exhortó a los fieles a sacar el mal de los hogares. Dijo, “tenemos que ser apóstoles de Jesucristo, tenemos que ayudarlo. Si queremos cambiar nuestra realidad social, tenemos que sacar primero el mal de nuestras casas”.

Ratificó también, que “el problema que tenemos es estar esperando quien nos va a solucionar los problemas”, por esto afirmó “que somos cooperadores de Jesucristo y así tenemos que ser luz para destruir la oscuridad”. Y que “todos tenemos que ayudar a Dios hoy en Venezuela para que no haya más oscuridad en el país”. La fiesta parroquial fue organizada por los grupos de apostolado parroquiales y la Comunidad Agustiniana bajo la guía del vicario parroquial, Pbro. Alcides Vásquez. Además, estuvieron presentes los sacerdotes formadores del Seminario Agustino acompañados de los seminaristas de esta casa religiosa. Las Comunidades Eclesiales de Base presentaron sus ofrendas para celebrar el santo patrono de esta comunidad parroquial. Finalmente los fieles agradecieron al Obispo por su presencia y participación. La ceremonia fue animada musicalmente por el “Coro Parroquial San Agatón”.

Momento de la incensación a la imagen de San Agatón en Palmira

63

Prensa DiocesisSC


Rectores de seminarios estudian situación de la formación sacerdotal en Venezuela

Grupo de rectores de los seminarios de Venezuela en la Catedral de San Cristóbal

Desde el miércoles 18 hasta el viernes 20 de enero se está desarrollando la Asamblea Nacional de la Organización de Seminarios de Venezuela (OSVEN) en la Diócesis de San Cristóbal, en la casa de retiros de las hermanas Siervas de Jesús, ubicada en Patiecitos, municipio Guásimos. En esta ocasión informó el presbítero Max Güerere, que los sacerdotes congregados están estudiando la nueva Ratio Fundamentalis Institutionis Sacerdotalis, de modo tal que el estudio les permita concretar la manera de aplicar en los seminarios venezolanos las nuevas orientaciones formativas. Este documento fue publicado por la Sagrada Congregación para el Clero, el pasado 08 de diciembre de 2016 y actualiza las orientaciones en todo lo que ha tenerse en cuenta

dentro del proceso formativo para los que se preparan al ministerio presbiteral. Los Rectores y demás formadores de los seminarios del país se han reunido para analizar la situación de las casas de formación sacerdotal ante las circunstancias que vive la Nación y concretar aspectos acordes a los signos de los tiempos. También durante el encuentro de rectores y formadores se están coordinando aspectos para la asamblea conjunta de Obispos y Formadores de Seminarios que se realizará en el mes de julio indicó el presbítero Max Güerere. nueva Ratio Fundamentalis Institutionis Sacerdotalis, es el documento promulgado el 08 de diciembre 2016 en la solemnidad e la Inmaculada Concepción, destinado a la La

64


Aquí el Pbro. Rivelino Cáceres en el momento de la consagración en la basílica de Táriba. Abajo: Los miembros del OSVEN en la Iglesia del Seminario Santo Tomás de Aquino

que la formación de los sacerdotes tienen que ser «relanzada, renovada y puesta nuevamente en el centro», y capaz de «unir de manera equilibrada la dimensión humana, espiritual,

formación integral del sacerdote y es promulgado 46 años después de la última Ratio Fundamentalis. El prefecto de la Congregación para el Clero, el cardenal Beniamino Stella, en recientes declaraciones al Osservatore Romano, señaló

65

intelectual y pastoral, a través de un camino pedagógico gradual y personalizado», ya que «para ser un buen sacerdote, además de superar todos los exámenes, es necesario una comprobada maduración humana, espiritual y pastoral».

Prensa DiocesisSC


Templo parroquial de Coloncito será elevado a Santuario Diocesano

Vista del recién creado Santuario de San Pablo Apóstol en Coloncito

La Parroquia San Pablo Apóstol ubicada en la población de Coloncito, Municipio Panamericano, fue fundada el 09 de diciembre de 1.957, por lo que este año celebra sus sesenta años de creación, con la celebración de un año jubilar en torno a esta fecha especial y la aprobación de que su templo parroquial sea ahora un Santuario Diocesano. El párroco de Coloncito, presbítero José Mauricio Sánchez, indicó que San Pablo es una de las figuras más importantes dentro de la Iglesia Católica, tanto por su testimonio como por la doctrina reflejada en sus escritos, de ahí que se le tribute honor, elevando a la categoría de santuario diocesano, este templo construido bajo su patronazgo. Señaló del mismo modo el presbítero Mauricio que la parroquia y sus comunidades se han ido preparando con jornadas de evangelización y de oración. En cuanto a las celebraciones propias de esta semana dijo que habrá una serenata y una caravana en honor al San Pablo el próximo viernes 20 como antesala a la fecha de central.

La misa solemne dentro de la cual se llevará a cabo la elevación del templo a Santuario Diocesano será el sábado 21 a las diez de la mañana, escogiéndose esta fecha en el marco de la fiesta de la conversión de San Pablo y el desarrollo de la semana de oración por la unidad de los cristianos. Quienes conocen la actual estructura del templo de Coloncito, pueden testimoniar la envergadura del mismo. Los trabajos de remodelación del nuevo templo comenzaron el año 2000, bajo la conducción del entonces párroco, el presbítero José Borelli Arellano. Posteriormente fue inaugurado y consagrado el 09 de febrero del 2014 con el actual párroco, presbítero José Mauricio Sánchez y tiene una capacidad para albergar dos mil fieles en su interior. Además explicó el párroco que tiene una forma de cruz y posee tres naves independientes.

Prensa DiocesisSC

66


Galería de la fiesta patronal de la parroquia “Nuestra Señora de la Divina Providencia en Zorca” Grupo de feligreses se acercan para saludar al Obispo diocesano

El Obispo junto a los sacerdotes y el pueblo en la procesión por la calles de Zorca

Mons. Moronta da la bendición a un recién nacido ante la alegría de su Mamá

67


Esta fiesta patronal se llevó a cabo en el campo deportivo de Zorca el domingo 15 de enero del 2017. Allí estuvo Mons. Mario Moronta junto con el Pbro. Leward Fernández, Párroco de esta parroquia y otros cuatro sacerdotes acompañantes. También hubo presencia de las comunidades eclesiales de base y los diferentes grupos de apostolado parroquial.

La Celebración comenzó a las cinco de la tarde, pero momentos previos se había tenido un acto cultural en honor a la Virgen en la “Escuela Bolivariana de Zorca”. Después una procesión por la calle principal de esta localidad hasta llegar al campo de futbol donde se tendría la Eucaristía a la cual acudieron más de 800 personas.

Los fieles veneran la Imagen de “Nuestra Señora de la Providencia”

Momento en el cual los jóvenes se acercan a comulgar con el Obispo

68


Eucaristía en la fiesta del patrono de la ciudad El viernes 20 de enero a las diez de la mañana en la iglesia Catedral de la San Cristóbal, se realizará la Misa Pontifical en la fiesta del patrono de la ciudad, el mártir San Sebastián. La invitación realizada por el sacerdote párroco de la iglesia El Sagrario Catedral, presbítero Javier Parra, es a que los fieles de la ciudad de San Cristóbal y de los municipios circunvecinos acudan a la celebración de la Santa misa, para honrar al Santo Patrono de la ciudad capital del estado Táchira, con la presencia a la eucaristía. También el presbítero Javier Parra, señaló que para el día jueves 19, en el marco de la víspera de la festividad del Santo Patrono, se realizará la tradicional serenata, bajo la coordinación de la Alcaldía de San Cristóbal y que estará desarrollando en el atrio de la iglesia Catedral a partir de las seis de la tarde.

69

San Sebastián patrono de la ciudad de San Cristóbal

Prensa DiocesisSC


Mons. Jesús Alfonso Márquez en el momento de las ofrendas

Eucaristía en honor al patrono de San Cristóbal El viernes 20 de enero se llevó a cabo en la Catedral, la misa solemne en honor a San Sebastián, patrono de la ciudad de San Cristóbal. La eucaristía comenzó a las diez de la mañana y fue presidida por el obispo emérito de Mérida, monseñor Luis Alfonso Márquez.

Vicario General de la Diócesis y el presbítero Javier Parra, párroco de la Catedral; además de la compañía de otros doce sacerdotes pertenecientes al presbiterio de la Diócesis de San Cristóbal. La liturgia estuvo bajo la responsabilidad de los seminaristas del Seminario Diocesano “Santo Tomás de Aquino” y los cantos a cargo de la Coral del Táchira, dirigida por Manuel Medina.

De igual modo participaron en la celebración autoridades regionales y municipales, las candidatas de la presente edición de la feria, así como feligreses de las diversas parroquias cercanas al municipio San Cristóbal. Al inicio de la homilía, monseñor Luis Alfonso Márquez, dio gracias a Dios Preparación a la plegaria Eucarística en el por permitirle acompañar al altar de la Catedral pueblo católico La misa del patrono de la ciudad fue de San Cristóbal en la fiesta de Sebastián, el concelebrada por monseñor Ángel Delgado, santo patrono, el testigo fiel de Jesucristo, el

70


Mons. Márquez junto a otros sacerdotes en plena Eucaristía con motivo de la fiesta del patrono de la ciudad

militar responsable, “los ciudadanos de San Cristóbal, de Maracaibo y de tantas otras poblaciones que lo tienen por patrono celebramos su fiesta y nos encomendamos a su intercesión para que Jesucristo reine en todos los corazones y para que la paz invada al mundo con la presencia de Dios, fuente de toda paz y bendición”. El Prelado hizo mención que hace 8 días finalizó la reunión de la Conferencia Episcopal de Venezuela, “los Obispos nos reunimos para orar por el país y para reflexionar sobre nuestro peregrinar hacia Dios en esta tierra de gracia que se llama Venezuela (…) El resumen de todo el documento es sencillamente un llamado a cumplir los mandamientos y a vivirlos de verdad”. Resaltó monseñor Márquez “en el día de nuestro patrono Sebastián acostumbro referirme al mensaje sobre la paz que los Sumos Pontífices desde hace más de cincuenta años envían a toda la humanidad. Recordando el primer mensaje del Beato Paulo VI, indicó que el actual Pontífice, el Papa Francisco, nos invita a reflexionar sobre la «No Violencia» como un estilo de política para la paz. Nosotros los cristianos tenemos como mandato principal de Cristo el amar a

71

Dios y amar al prójimo como un solo mandamiento”. --La democracia, la verdadera democracia debe evitar todo aquello que desencadena la violencia: fanatismo, ansia de poder, ansia de bienes materiales, etc. Un mal muy grave de nuestra época es el terrorismo organizado y sistematizado por grupos fanáticos y anárquicos. Es mucho el sufrimiento que se le causa a la humanidad con la violencia. En la guerra nada se gana. En la guerra todo se pierde. Las victorias aparentes de unos son causa de sufrimientos de otros—agregó. De igual forma señaló que “a la base de todo entendimiento, a la base de todo diálogo, a la base de todo entendimiento con la no violencia está la familia. Primera y principal célula de la sociedad. Ella es la primera sembradora de valores . Ella es la que enseña los primeros principios para la convivencia humana. Últimamente la familia ha sido objeto de muchos ataques, justamente porque es la principal columna de la sociedad. Se ataca a la familia para destruir la sociedad. Se apela a la ideología del género para negar lo que es natural y propio de todo hombre y de toda mujer”.


Venezuela y del mundo tengan cuanto antes la libertad que se le ha arrebatado; para que nuestras fronteras sean abiertas totalmente y amigos y familiares se puedan seguir encontrando sin dificultades; para que se agoten todos los mecanismos necesarios para que tengamos cuerpos de seguridad no tocados por la corrupción y respetuosos de los derechos humanos”.

Dice el Papa al respecto, indicó monseñor Márquez “la familia es el espacio indispensable en el que los cónyuges, padres e hijos, hermanos y hermanas aprenden a comunicarse y a cuidarse unos a otros de modo desinteresado, y donde los desacuerdos o incluso los conflictos deben ser superados no con la fuerza, sino con el diálogo, el respeto, la búsqueda del bien del otro, la misericordia y el perdón”. Enfatizó diciendo que hoy un testigo de Jesucristo – San Sebastián- nos lo presenta la Iglesia como un santo modelo de santidad. Agregó por ello: “Cuando recibimos la confirmación hicimos ya conscientemente un compromiso de vivir como cristianos, de seguir el Evangelio. Damos gracias a Dios por la vida de este mártir, nuestro insigne patrono San Sebastián”. Monseñor Márquez le pidió al patrono de San Cristóbal por la paz del mundo, para que le conceda a los gobernantes el don de sabiduría y de prudencia, propio de todo buen gobernante; “para que los gobernantes y políticos en general usen el micrófono para sembrar valores humanos y no de odio y venganza; para que los presos políticos de

Finalmente indicó que “estamos celebrando la Eucaristía en honor a nuestro santo Patrono San Sebastián. Que este encuentro con Jesucristo sirva para que todos reflexionemos sobre la responsabilidad personal que tenemos en la construcción de una sociedad en paz. Deben terminarse las discriminaciones políticas y sociales que nos separan y hacen olvidad que somos hijos de Dios”.

Prensa DiocesisSC

72


Sacerdotes del Táchira viven jornada de Retiros Espirituales

Mons. Mario da la charla al grupo de sacerdotes que participan del retiro espiritual

El presbiterio de la Diócesis de San Cristóbal participa de los ejercicios espirituales que realizan anualmente. Un primer grupo vivió la experiencia del 16 al 20 de enero, las reflexiones fueron dirigidas por su Obispo diocesano, monseñor Mario del Valle Moronta Rodríguez. “Son unos ejercicios espirituales, desde la espiritualidad del presbiterio diocesano. De cual, una de las características principales es la fraternidad que es un carisma para vivir en el presbiterio. Desarrollada también en la actitud del diálogo como acción del sacerdote diocesano, además como una dimensión Trinitaria”, explicó monseñor Moronta. El primer grupo de sacerdotes, estuvo reunido en la “Casa de la Virgen” en Mérida, casa de retiros espirituales de las Hermanas Dominicas. El tema de las meditaciones estuvo centrado en las preguntas que hacen el Obispo al Sacerdote durante el rito de la Ordenación Presbiteral. Reflexionando así sobre la vida y el ministerio de los

73

presbíteros, junto a momentos de oración y fraternidad. Los sacerdotes asumieron compromisos para seguir creciendo en las dimensiones de la espiritualidad diocesana y el ejercicio de su ministerio. Esta jornada de ejercicios espirituales concluyó con la renovación de los compromisos sacerdotales. Los ejercicios espirituales se seguirán desarrollando esta semana –del 23 al 27 de enero-, con la participación del segundo grupo de sacerdotes en la misma casa de retiros en Mérida y, serán dirigidos por Fray Ángel Gabriel Villasmil, OP. Posteriormente del 30 de enero al 02 de febrero el tercer grupo de sacerdotes se reunirán en la “Casa de Retiros Discípulas de Jesús”, en Capacho, para escuchar las reflexiones de monseñor Ángel Caraballo, Obispo Auxiliar de Maracaibo.

Prensa DiocesisSC


Obispo confirió el sacramento de la confirmación en Rubio y Coloncito

Durante este fin de semana recibieron el Sacramento de la Confirmación más de 350

Así mismo, en el Poblado celebró el rito junto con la Misa dominical a las 10 de la mañana,

Momento de la homilía en la parroquia “La Santa Cruz del Poblado”

jóvenes en las parroquias de San Pablo Apóstol en Coloncito y, La Santa Cruz en El Poblado -Municipio Junín-. El obispo diocesano, monseñor Mario Moronta, visitó estas comunidades los días 20 y 22 de enero para conferir el sacramento. Con motivo de la elevación a Santuario del templo parroquial San Pablo Apóstol en el Panamericano, el pasado viernes en horas de la tarde el Obispo administró el sacramento a 304 jóvenes, en una ceremonia que colmó las tres naves del Santuario de la zona norte del Estado.

el día domingo. Allí, fueron confirmados 48 jóvenes de esta comunidad. Con esto, el prelado realiza las primeras confirmaciones del año 2017 y en las que exhortó a “trabajar en la unidad de la Iglesia, porque Cristo se preocupa por nosotros”, dijo.

Prensa DiocesisSC

74


Nuevo “Santuario de San Pablo Apóstol” en la Panamericana

En Coloncito, elevación a Santuario del templo parroquial “San Pablo Apóstol”

75

Este sábado, 21 de enero, fue elevado a “Santuario Diocesano” el templo San Pablo Apóstol en Coloncito, municipio Panamericano. La ceremonia fue presidia por el Obispo diocesano, monseñor Mario del Valle Moronta acompañado por sacerdotes y fieles de diversas comunidades.

Manifestó el Obispo que la elevación a Santuario “es reconocimiento de un lugar santo, y tiene sus consecuencias: nos compromete a vivir la santidad en nuestras comunidades. Y reafirmar la misión evangelizadora para ser punto de referencia para los peregrinos y devotos que visiten este templo”.

“El Santuario hace referencia a la presencia y la manifestación de Dios en medio de su pueblo. Es un lugar para dedicarlo al culto, la oración, para el encuentro de los peregrinos con Dios”, explicó monseñor Moronta. Y exhortó a vivir la santidad: “asúmanos el compromiso desde Coloncito para toda la Región de hacer brillar la santidad. Desde acá debemos ayudar a otros a ser santos”.

Con el Decreto de elevación a Santuario Diocesano del templo parroquial de San Pablo en Coloncito, se ha establecido la fecha del 25 de enero de cada año en la “festividad de la conversión de San Pablo” como la fiesta propia del Santuario. Además de la fiesta patronal de la comunidad que será celebrada cada 29 de junio.


Imagen de San Pablo

El presbítero Mauricio Sánchez, párroco del Santuario de San Pablo, agradeció al Obispo por reconocer en la comunidad de la panamericana la fe y la vida cristiana para honrarlos con el don del santuario. También agradeció a los fieles que contribuyeron en la construcción del templo, y a los sacerdotes que guiaron la obra, entre ellos los sacerdotes Burelli Arellano y David Ramírez.

Con el nuevo Santuario de San Pablo Apóstol los fieles de la Vicaria Encarnación del Señor, y demás parroquias del Táchira podrá vivir la experiencia de la peregrinación y el encuentro con Dios guiado por las enseñanzas paulinas.

Prensa DiocesisSC

76


Parroquia San Juan Bosco en Táriba se prepara para su fiesta patronal

Vista del templo parroquial San Juan Bosco en Táriba

La parroquia eclesiástica San Juan Bosco en Táriba realiza la novena de preparación para la fiesta patronal cuyo día central se celebrará el próximo domingo 29 de enero en el templo parroquial. Las actividades en honor al patrono San Juan Bosco están siendo coordinadas por el sacerdote párroco, presbítero Luis Alberto Ortega Villota, el vicario parroquial, presbítero Gonzalo Alfredo Ontiveros Vivas, el seminarista de cuarto año de teología, Maximino Belandria Soto, así como por el Consejo de Pastoral Parroquial, el Consejo Económico Parroquial y Escuela de Evangelización ESFORPA. Desde el 20 de enero hasta el próximo 28, se está realizando en los diversos sectores de la comunidad parroquial San Juan Bosco, las jornadas preparatorias, para que las comunidades eclesiales de base celebren al Patrono y se fortalezcan con la oración. El último día de la novena, indicaron los sacerdotes, se realizará en el atrio del templo

77

parroquial, donde se desarrollará la denominada “noche con Jesús”, jornada que contará con la presencia de cantantes de música católica, momentos de oración y la novena a cargo de todos las comunidades eclesiales de base de San Juan Bosco. Para el día central -domingo 29 de enero- la eucaristía solemne será a las seis de la tarde y será presidida por el Obispo de San Cristóbal, Mario Moronta. En esta eucaristía monseñor Mario, hará la bendición de un nuevo confesionario y también bendecirá a un grupo de nuevos ministros de la comunión, así como de lectores y otras funciones litúrgicas.

Prensa DiocesisS


Obispo de San Cristóbal reflexiona con los colegios parroquiales del Táchira

Colegio parroquial Santísimo Salvador en San Cristóbal

En preparación al XVIII Encuentro Diocesano de Colegios Parroquiales, se tiene previsto para este sábado 28 de enero a las ocho de la mañana, un momento de reflexión con el Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario del Valle Moronta, que se realizará en las instalaciones del Colegio Parroquial Santísimo Salvador, en la avenida Ferrero Tamayo de Pueblo Nuevo. Así lo informó la profesora Ninoska Vásquez, directora de institución y miembro del Comité Organizador del evento, quien resaltó que el objetivo de esta actividad es propiciar un intercambio de ideas entre las instituciones educativas parroquiales y el Pastor Diocesano. Este intercambio de ideas es oportuno para profundizar acerca de la identidad diocesana y parroquial, para vincular pedagógica y pastoralmente la Diócesis con el hecho educativo, que permita una formación permanente y actualizada de los momentos

que vive la iglesia diocesana y los colegios parroquiales. Los Colegios que participaran por San Cristóbal son: Coromoto, Jesús Obrero, San Juan Bautista, San Miguel, El Carmen, Monseñor Arias Blanco, Cristo Rey, Pio XII, Santísimo Salvador e Instituto Corazón de Jesús; así como el Colegio Sucre de Colón, Colegio Betania de El Valle, Colegio Sagrado Corazón de Jesús de La Grita, Colegio José Lucio Becerra de Michelena, Seminario Santo Tomás de Aquino de Palmira, Colegio Padre Frías de Palmira, Colegio María Inmaculada de Rubio. Por cada institución educativa asistirá a este momento de reflexión con el Obispo, diez participantes, siendo el párroco, dos directivos, tres docentes, dos administrativos y dos de personal de apoyo.

Prensa DiocesisSC

78


Sacerdotes del Táchira vivieron segunda jornada de Retiros Espirituales

Arriba: Grupo de sacerdotes de la segunda tanda de retiros Abajo: Sacerdotes presentes en la explicación del Padre Predicador

ratificaba la exigencia de la experiencia de Dios que cada consagrado debe vivir. Un acento importante marcó la meditación sobre el ministerio que cada uno ha recibido, el cual ha de ser vivido con plena conciencia sacerdotal, esto conlleva a intensificar la oración, el estudio y la preparación de todo ministro, los cuales siempre repercuten en el bien de toda la comunidad a la que sirven.

Entre el 23 y el 27 de enero el segundo grupo del presbiterio de la Diócesis de San Cristóbal participó de los ejercicios espirituales anuales en la casa de retiros “la casita de la Virgen” de la ciudad de Mérida. El grupo estuvo conformado por 49 sacerdotes y dirigido por Fray Ángel Gabriel Villasmil de la Orden de los Padres Predicadores. Durante cinco días los sacerdotes centraron su atención en el compromiso que asumían al realizar los ejercicios espirituales, el cual

79

Finalmente se profundizó sobre la pastoral y el compromiso por Reino de Dios que cada uno desarrolla y la responsabilidad con las nuevas tecnologías que hoy están presentes en la vida de cada ministro. Además de las meditaciones los sacerdotes dedicaron tiempo a la lectura y meditación personal, al compartir fraterno. Estos días sirvieron para recargar las fuerzas y regresar a las diversas comunidades con un espíritu renovado.

Prensa DiocesisSC


Monseñor Moronta: “Rescatemos el término maestro”

Se aprecia al Obispo presidiendo el encuentro de colegios parroquiales

“Rescatemos el término maestro que lo perdimos en los años 70, ya que el maestro es que el que enseña con responsabilidad”, esta fue la invitación que realizó el obispo de la Diócesis de San Cristóbal, monseñor Mario del Valle Moronta Rodríguez, este sábado 28 de enero en el desarrollo del primer Encuentro Diocesano de Colegios Parroquiales del estado Táchira, efectuado en la sede del colegio Santísimo Salvador, actividad en la que participaron directivos, docentes y personal tanto administrativo como de apoyo de 17 colegios parroquiales del estado. Este encuentro tuvo como slogan: “La Iglesia Diocesana abraza a los Colegios Parroquiales”. La primera parte de la actividad se realizó en el

templo parroquial, lugar en que se efectuaron las laudes por todos los presentes. Luego los participantes se trasladaron a la cancha del plantel educativo, en donde se desarrolló la reflexión por parte del Pastor Diocesano, monseñor Mario Moronta, quien enfocó su ponencia sobre el ver la realidad educativa a partir del Magisterio Latinoamericano, desde los documentos episcopales de Medellín, Puebla, Santo Domingo, Aparecida; así mismo como del Concilio Plenario de Venezuela, que estudia de manera directa el tema educativo en el documento “La Iglesia y la Educación” y también es tenido en cuenta en otros apartados de este mismo documento.

80


El Obispo en su exposición preguntó: “¿Cuál es el fin de la educación? Al descubrir el fin de la misma, podemos avanzar en una definición y descripción de la misma”. Aparecida nos presenta lo siguiente: “la educación está llamada a transformarse, ante todo, en lugar

vivencia de la alianza con Dios y con los hombres. Lo hace, colaborando en la construcción de la personalidad de los alumnos, teniendo a Cristo como referencia en el plano de la mentalidad y de la vida. Tal referencia, al hacerse progresivamente explícita e

Vista de los participantes en el primer encuentro de colegios católicos parroquiales

privilegiado de formación y promoción integral, mediante la asimilación sistemática y crítica de la cultura, cosa que logra mediante un encuentro vivo y vital con el patrimonio cultural”. Una auténtica educación católica “ha de producir los agentes para el cambio permanente y orgánico que requiere la sociedad de América Latina, mediante su formación cívica y política inspirada en la enseñanza social de la Iglesia”, según el documento de Puebla en su numeral 1033. De igual forma de conducir al encuentro con Jesucristo vivo, Hijo del Padre, hermano y amigo, Maestro y Pastor misericordioso, esperanza, camino, verdad y vida, y, así a la

81

interiorizada, le ayudará a ver la historia como Cristo la ve, a juzgar la vida como Él lo hace, a elegir y amar como Él, a cultivar la esperanza como Él nos enseñó, y a vivir en Él la comunión con el Padre y el Espíritu Santo”, como lo señala el documento de Aparecida en el numeral 336.

Prensa DiocesisSC


Obispo alerta sobre tendencias nocivas que se quieren imponer en Venezuela

Mons. Mario en la fiesta patronal de San Juan Bosco en Táriba

La parroquia San Juan Bosco en Táriba celebró, el domingo 29 de enero, su fiesta patronal con la Eucaristía presidida por el Obispo diocesano, monseñor Mario Moronta, quien alertó sobre las tendencias nocivas que se quieren imponer en la nación. Manifestó el Obispo de la Diócesis de San Cristóbal que los cristianos deben de estar muy pendientes de las nuevas tendencias malsanas que se quieren inculcar en el país, como el aborto o la legalización de las uniones igualitarias. Dijo. “tenemos que ser como san Juan Bosco, limpio y de corazón misericordioso que supo trasmitir la sabiduría de Dios, porque el mundo nos coloca unas tentaciones muy

sabrosas para alejarnos de Dios”. En su reflexión también el Obispo señaló que “lo que caracteriza a los cristianos es la humildad, por tanto, nadie puede creerse que es más que los demás”. Así mismo, ratificó que “quien se deja llevar por la sabiduría de Dios ese es el que hace la voluntad del Señor”. La Eucaristía comenzó con oración y bendición de un confesionario para este templo y, continuó con la institución de 11 nuevos lectores y 5 ministros extraordinarios de la comunión.

Prensa DiocesisSC

82


Celebrado segundo encuentro de “consejos económicos parroquiales”

Mons. Mario Moronta en la apertura del encuentro

En la mañana del domingo 29 de enero del 2016, se llevó a cabo el segundo encuentro de “consejos económicos parroquiales”. Este evento tuvo lugar en la sede del seminario Santo Tomas de Aquino. Tal como lo reseñó el Obispo diocesano este se hizo con la finalidad de que en los integrantes puedan aprender a formular presupuestos parroquiales. En este encuentro hubo presencia de la totalidad de las parroquias de la diócesis contando con un número superior a los 170 participantes. Con este encuentro los integrantes esperan organizar los grupos de trabajo que son útiles para el manejo monetario de los fondos parroquiales.

Participantes del segundo encuentro de consejos económicos parroquiales

83


Mons. Eduardo Fajardo recibió cristiana sepultura en el Monasterio de las Carmelitas La Misa exequial fue celebrada por monseñor Mario Moronta, Obispo de la Diócesis de San Cristóbal, en compañía de monseñor Nicolás Bermúdez, Obispo auxiliar emérito de la Arquidiócesis de Caracas, y monseñor Luis Alfonso Márquez, Obispo auxiliar emérito de la Arquidiócesis de Mérida. La Eucaristía fue celebrada en el Monasterio Santa María de la Consolación de la montaña de las hermanas Carmelitas descalzas de la población de Rubio en compañía de sacerdotes, seminaristas, religiosas y familiares.

Mons. Eduardo Hernán

El pasado lunes 30 de enero el presbiterio de la Diócesis de San Cristóbal en compañía de sus familiares y amigos dio el último adiós a monseñor Eduardo Hernán Fajardo Rueda, quien durante más de cincuenta años dedicara su vida a la formación de sacerdotes.

Durante su homilía monseñor Moronta, inspirado en la Palabra de Dios, habló del significado del justo y la recompensa de la resurrección. Manifestó que “monseñor Fajardo, ahora contemplaba por la eternidad aquellos misterios que por décadas había enseñado en las aulas de teología”. Su dedicación y Fajardo Rueda preocupación por la formación sacerdotal había traspasado fronteras, ya que él había conocido a Monseñor Fajardo teniéndolo como predicador de unos ejercicios espirituales, siendo aún seminarista, en la ciudad de Caracas.

84


Mons. Mario Moronta junto al clero diocesano dan el último adiós a Mons.

Por su parte, el padre Humberto Hernández, Provincial de los padres Eudistas en Venezuela, transmitió el saludo del padre general y la gran alegría por haber llevado a cabo la reincorporación de Monseñor Fajardo a los padres Eudistas, el 07 de agosto del año 2016. “Tuve la alegría de completar el

85

proceso de reincorporación de Monseñor Fajardo a los padres Eudistas. En estos últimos meses había recibido el encardo de formador de los eudistas asociados, responsabilidad que asumió con inmensa alegría. Hoy cumplimos con su deseo de ser sepultado en este monasterio, cerca de las hermanas carmelitas descalzas, con las que compartió gran parte de su ministerio”, expresó el padre provincial. Al final de la ceremonia los sacerdotes presentes portaron el féretro desde la capilla hasta el reposorio del Monasterio, donde monseñor Eduardo Fajardo recibió cristiana sepultura junto a la tumba de la Madre Lucia, reformadora del Carmelo en Venezuela.

Prensa DiocesisSC


En Abejales: “Encuentro de jóvenes con el Obispo” una fiesta diocesana de la juventud, donde animados por la Palabras de Dios asumen compromisos para evangelizar luego en sus propias comunidades”. La actividad comenzará a las 8 de la mañana, para recibir a las delegaciones de jóvenes,

“Cuan dulce son a mi paladar tus palabras, más que la miel para mi boca” (Salmo 119, 113), es lema del IX Encuentro de Jóvenes con el Obispo que organiza la Diócesis de San Cristóbal que se efectuará este sábado, 04 de febrero, en la parroquia San Miguel arcángel de Abejales municipio Libertador-. Explicó el presbítero Rubén Mendoza, asesor de la pastoral juvenil del Táchira, que “jóvenes provenientes de las 90 parroquias de esta Iglesia local peregrinan para celebrar

entre ellos estudiantes de las instituciones públicas y privadas de la entidad. Jóvenes de las diversas zonas de la región compartirán su testimonio, y realizarán preguntas al Obispos, que luego él contestará en su intervención. Los organizadores recomiendan a los asistentes llevar ropa adecuada por las altas temperaturas para cubrirse del sol, mantenerse hidratados, y participar con alegría y disposición de la actividad.

Prensa DiocesisSC

86


FORMACIÓN PARA UNA NUEVA SOCIEDAD

I ASAMBLEA CONJUNTA OBISPOS Y LAICOS

San Cristóbal

Enero 2017, Caracas-Venezuela

Por Brígida Carolina Rincón Chacón y Javier Useche Buen día, se agradece primeramente a Dios y luego a Ustedes por la invitación, un saludo andino muy cordial desde las montañas tachirenses. Como punto de partida de esta Asamblea conjunta y tratando de contribuir a la formulación de líneas de acción para un programa de formación del laicado, que forje una nueva sociedad, se comparten seis ideas como puntos de reflexión, se inicia con algunas preguntas de apoyo: ¿Qué historia, construcción familiar y social traemos que evidencian vacíos en nuestras acciones del día a día, no permitiendo dar respuesta y estar a la altura de las actuales circunstancias en Venezuela? ¿Acaso hemos dejado a un lado al dueño de nuestra historia y no hemos permitido que actúe en nosotros y en ella? ¿Por qué no se nota en los diferentes campos de acción de la sociedad, que somos hijos del Todopoderoso, llenos de sus dones y carismas, facultados de memoria, entendimiento y voluntad?

87

¿Por qué, si recibimos al Espíritu Santo en el Bautismo no se nota la creatividad, el testimonio, la caridad, el bien que EL suscita, qué pasa, qué ocurre hijos de Dios, bautizados, laicos, padre, madre, hijo, familia, profesor, sacerdote, economista, político en fin Señor y Señora...? ¿Cómo estamos pensando, diciendo y actuando, por qué somos tan ligeros para adoptar cualquier ideología del mal? ¿Estamos apostando por la bondad de Dios, en dónde tenemos el foco? ¿Por qué si el Señor nos llama a que seamos uno, nosotros no desarrollamos esa Unidad? Veamos: El bautismo punto de inicio del laico formado para una nueva sociedad. Es urgente que el laico tenga presente su bautismo, lo que le fue concedido y


actúe en consecuencia, cuando se vive como un Hiijo de Dios consciente de los dones y

1. El bautismo, punto de inicio del laico formado para una nueva sociedad. carismas recibidos, todas las dimensiones de su vida las aborda de modo diferente, desde la encarnación, pasión, muerte y resurrección, permitiendo que su Dios haga nuevas todas las cosas (cf. Ap. 21,5). Ejerciendo la triple función de profeta sacerdote y rey. Cuando el laico, a partir de la experiencia fundante del amor de Dios, clama al Espíritu Santo que le asista, ayude y siempre le inspire lo que debe pensar, callar y hacer para bien de las almas y su propia santificación1, como persona frágil, limitada

Esta experiencia de bautizado es clave en una formación laical, porque no se trata de alimentar el ego por conocimiento doctrinaldogmático-pastoral, se trata primero de vivir ese ser HIJO DE DIOS. La nueva sociedad necesita urgente los carismas del laico al servicio de la comunión evangelizadora. Esto en el entendido de, saberse conscientes de que cada quien recibió una diversidad de dones y carismas para el servicio de la comunidad en sus realidades temporales. Los carismas bautismales propios de los laicos para desarrollar la misión intra y extra eclesial nos llevan a la santidad y desde dónde se esté permiten que seamos “Luz del mundo” y “sal de la tierra”, teniendo el gusto de ser pueblo de Dios, donde por esta razón soy corresponsable como laico de dar lo mejor de mí para transformar la sociedad, tengo esa potestad como laico, dando testimonio como profesor, economista, ama de casa, político,

2. La nueva sociedad necesita urgente los carismas del laico al servicio de la comunión evangelizadora. pero sabiendo que su Dios respalda sus actos en los diferentes roles y espacios, se impregnarán todo estos de su testimonio. Si su experienci a de vida, tiene como punto de partida y llegada el encuentro personal con Jesucristo, la virtud en su vida, no será mero ejercicio, obligación, o apariencia, sino que serán actuaciones naturales de un humano divinamente imperfecto en las manos amorosas de Papá Dios.

en fin, es decir, en todo lugar y momento ser testigo del Resucitado, sin doblez. Cuando estos disposición de

carismas se colocan a la comunidad con recta

intención, usando los medios apropiados y buscando el bien común y la extensión del reino, no habrá otra consecuencia, otro

resultado que, familias, instancias eclesiales y sociedades como lo dice el Papa Francisco2 que: “primerean, se involucran, acompañan, fructifican y festejan”. Si cada quien reconoce quién es, lo qué tiene, debe hacer y deja actuar al Espíritu Santo con todo su poder, los roles, espacios toman el

88


3. Visión compartida, hijos de un mismo Padre, cuidando su Reino. rumbo hacia la voluntad amorosa de Dios. Además, el Papa Francisco3 indica: El Espíritu Santo también enriquece a toda la Iglesia evangelizadora con distintos carismas. Son dones para renovar y edificar la Iglesia. No son un patrimonio cerrado, entregado a un grupo para que lo custodie; más bien son regalos del Espíritu integrados en el cuerpo eclesial, atraídos hacia el centro que es Cristo, desde donde se encauzan en un impulso evangelizador. Un signo claro de la autenticidad de un carisma es su eclesialidad, su capacidad para integrarse armónicamente en la vida del santo Pueblo fiel de Dios para el bien de todos… En la medida en que un carisma dirija mejor su mirada al corazón del Evangelio, más eclesial será su ejercicio. En la comunión, aunque duela, es donde un carisma se vuelve auténtica y misteriosamente fecundo…Negritas propias.

En la formación laical hay que hacer ver que los carismas integrados a realidades temporales tales como las áreas pastorales de

89

trabajo: PALABRA-COMUNIÓN-DIAC ONÍALITURGIA producen efectos de santidad y justicia contundentes en la sociedad. Visión compartida, hijos de un mismo Padre, cuidando su Reino. Hablando en clave de mar, cuando vamos a remar, todos debemos procurar hacerlo en la misma dirección, esto ayuda a manifestar la comunión; de tal manera, San Pablo exhortando a los Efesios a conservar la unidad, sostiene: “Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo; hay un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, actúa por medio de todos y está en todos” (Ef. 4,5). Entonces, que la sociedad vea los efectos de esta comunión ayudará a formarla como personas maduras en la fe, en las relaciones interpersonales, como sujetos sociales, este testimonio será luz para que- aún con las diferencias que son necesarias- se pueda evidenciar que los hijos de Dios tienen bien asentados sus destinos, sus visiones, como los cuidadores de la herencia de su Padre, que cuidan tal viña, no como asalariados, no como parte de una relación laboral, o de una organización cualquiera, por eso es necesario que Laicos y Clérigos tengan un visión compartida, que no es otra sino la que suscita el Espíritu Santo.


Para que una formación laical se inicie, desarrolle y consolide es clave el trabajo conjunto de clérigos y laicos, bajo un encuentro, apoyo, dialogo permanente, no se puede ser sacerdote estando lejos del pueblo, no se puede ser pueblo de Dios sin pastores, es un absurdo bajo la mirada del Buen Pastor; debe ser un coloquio continuo con la gente; de continuar así, se corre el riesgo de que la pastoral se quede en puros planes, la pastoral va adelante por el Espíritu Santo y no simplemente por intenciones buenas de alguna instancia eclesial, hay que hacer, que lo que inspire el Señor ocurra, nos respalda su ardor y su vigor, o creemos o creemos. Igualmente, si bien es cierto, se habla de formación laical, también es importante destacar que la visión compartida se ayuda también de la formación sacerdotal, hemos visto en nuestra Diócesis de San Cristóbal que, en la medida en que ambos se forman con visión comunitaria, de acompañamiento, no de competencia ni amenaza, sino que llegue a gestos, procesos, experiencias de caridad profundas, se estaría mostrando un gran crecimiento en la sociedad, cada quien desde su llamado el laico como laico y el clérigo como clérigo. No es saludable quedarse en conflictos de división, esas trampas de Satanás distraen y no dejan avanzar; es una tarea conocida pero

pendiente el reconocer la diversidad en la unidad. Al respecto el Papa Francisco4 nos exhorta: La diversidad tiene que ser siempre reconciliada con la ayuda del Espíritu Santo; sólo Él puede suscitar la diversidad, la pluralidad, la multiplicidad y, al mismo tiempo, realizar la unidad. En cambio, cuando somos nosotros los que pretendemos la diversidad y nos encerramos en nuestros particularismos, en nuestros exclusivismos, provocamos la división y, por otra parte,

cuando somos nosotros quienes queremos construir la unidad con nuestros planes humanos, terminamos por imponer la uniformidad, la homologación. Esto no ayuda a la misión de la Iglesia. Negritas propias

La visión comunitaria, favorece la dirección, comunión y muestra un gran testimonio que por sí solo edifica a la sociedad.

90


4. El molino como parte del proceso de vida para partirse y repartirse. El molino como parte del proceso de vida para partirse y repartirse. La vida cuando se queda estancada o se desgasta, pide conversión, pero sólo no es un proceso, es un llamado del Señor, puesto que no somos productos terminados: “Vuélvanse a Dios y acepten con fe sus buenas noticias” (Mc, 1, 15), la formación del laico no debe mostrarse ni quedarse en un cúmulo de información para alcanzar un certificado u ocupar un puesto, o realizar un servicio; nada de eso es, debe llegar a una profunda evangelización que permita un encuentro con Dios, él sabe en qué momento lo puede propiciar en el proceso formativo, no hay camisa de fuerza, sólo Él sabe cuándo y cómo. Una vez dado este encuentro, genera en el laico una necesidad de conversión, es bueno saber que en nuestra Iglesia puede darse ese regalo de Dios, que no acaba es continuo hasta el último suspiro de la persona. Dice el Papa Francisco5 a propósito:

de la fe y el deseo de comprometerse con el Evangelio”. Ahora bien, esto trae un costo al discípulo - misionero, que le puede significar pasar por un molino, donde tal vez le duela, pero es necesario que suceda a fin de verse los frutos de santidad, donde la consecuencia sea partirse y repartirse, donarse, entregarse, “Les aseguro que si el grano de trigo al caer en tierra no muere, queda él solo; pero si muere, da abundante cosecha” (Jn, 12,24). Una formación auténtica sus cita en el discípulo a llevar la misión de la Iglesia, en plena libertad, según el P. Humberto Sánchez, S.J.6 esta libertad que se empieza a liberar progresivamente tiene tres dimensiones: una “libertad de”, una “libertad para” y una “libertad con”.

“La Iglesia, como madre siempre atenta, se empeña para que vivan una

conversión que les devuelva la alegría Imagen alusiva al trabajo pastoral que se realza en la Diócesis de San Cristóbal

91


Parafraseando al P. Sánchez, libertad de, de nuestros afectos desordenados, libertad para, para anunciar buenas noticias y servirles a los otros con las posibilidades personales y las posibilidades que la historia que vive

me llevará este compromiso?, ¿estoy abierto a lo desconocido, a lo inesperado?. Porque, siguiendo este camino se va a comprometer de algún lado nuestra libertad, donde probablemente puede implicar una

5. De cañadas oscuras a verdes pastos cf.

(Salmo 23) presenta como viables y realizables, y , libertad con, con caridad sin límites, porque el verdadero reto no es la buena acción que se me dió como oportunidad para ayudar, cierto que se actúa con audacia y valentía más allá de algún juicio o preocupación superficial, sin embargo, caben las siguientes preguntas: ¿hasta cuándo?, ¿cómo?, ¿hasta dónde

cierta cruz. El itinerario formativo debe

ofrecer herramientas que nos ayuden en el proceso de conversión personal, familiar, pastoral, institucional y social, que nos lleve a ver el molino de la vida como una oportunidad de oro para partirse y repartirse como Jesús en la Eucaristía. De cañadas oscuras a verdes pastos cf. (Salmo 23): Sin duda, se atraviesa por cañadas oscuras, como persona, familia y sociedad; pareciera que las conciencias estuviesen dormidas, resignadas y hasta aniquiladas por todos los signos de los tiempos que se ven. No obstante, un proceso formativo sirve de antídoto contra los males de estas cañadas oscuras, si el proceso es “integral, gradual y permanente” e incluye no sólo la espiritualidad, sino que abarca desde la “persona, familia, relaciones con los demás, bienestar físico y mental, educación, trabajo, convivencia comunitaria, costumbres y normas sociales, medios de comunicación y redes sociales, recreación” y pastoral, atravesando todas las etapas del ciclo de vida, ayudará mucho a despertar, forjar conciencias y acciones impregnadas del evangelio y de virtudes. Un laico que vea la realidad intra-extra eclesial tendrá una visión más amplia, profunda y global, que, además juzgue tal realidad a luz de la fe, del mensaje de Jesús y de su Iglesia, pasará de ser un pobre y pasivo criticón a ser un laico con sano juicio que

92


proponga, realice acciones transformadoras en la sociedad.

soldado preparado para la batalla, que San Pablo sugiere a la comunidad de Éfeso7, la cual implica estar debidamente preparados

6. Compartiendo experiencias - Nuestro itinerario de formación Un laico formado, actúa en consecuencia luego de haber comprendido la realidad, honrando el compromiso como bautizado, discípulo-misionero, partiendo de las necesidades de las personas, resolviendo los problemas desde la raíz e incidiendo en la realidad social, también revisa con esperanza su accionar, valorando las conquistas alcanzadas y posibles puntos de aprendizajes de las experiencias dadas, para luego celebrar con gratitud la experiencia vivida sea de victoria, logro o fracaso de la vida personal, familiar o grupal. El Itinerario formativo debe contribuir a que el laico perciba y disfrute de las bondades del Buen Pastor, aceptando la dirección y corrección amorosa de Él, permitiendo que su pensar, decir, sentir y actuar sean acompañados y blindados de su vara y cayado, de su bondad y misericordia, porque en EL no hay fraude, hay esperanza y certeza, es necesario creer que nos lleva a verdes pastos. En esta formación integral, es preciso hacer una analogía con la imagen del

93

para enfrentar los requerimientos espirituales y humanos, fortalecidos en el Señor, poniéndonos la armadura de Dios, aspectos enunciados que ustedes bien conocen y por razones de tiempo no se van a enumerar. Pero, en clave de formación sería como lograr que nuestros laicos desarrollen un sistema de defensa: la primera línea debe constituir la formación para vivir en la verdad, la honradez, la integridad y la solidaridad, tan necesarias en tiempos de crisis como las que vivimos, para vencer las tentaciones que se presentan en las realidades temporales. La segunda línea, vivir en la gracia y paz con Dios, con la recepción y vivencia de los sacramentos; que nos mantengan en la fe, esperanza, y en la caridad para alcanzar una vida cristiana auténtica. Y en la tercera línea, la formación en la Palabra de Dios, como espada de doble filo: el primer filo la permanente renovación de nuestra mente que nos identifique cada día con Cristo (convicción) y con nuestra Iglesia. El segundo filo, la luz del entendimiento para identificar los engaños del maligno y del mundo, que nos desvían del camino y tuercen en nosotros la voluntad de Dios.


“Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos” (Mt. 28,19)

La Iglesia como madre y maestra custodia las conciencias, las mantiene despiertas, haciendo sentir a los suyos que ella es la casa que protege y tiene el alimento sólido y no vencido, dado por su Buen Pastor quien dirige, acompaña, defiende y cuida con amor a sus ovejas hasta llevarlas a pastos verdes. Compartiendo experiencias- Nuestro itinerario de formación: Surge de una necesidad planteada en el II Sínodo Diocesano, año (2007).

más de 2500 participantes han pasado por nuestras escuelas, unos se han quedado con nosotros como facilitadores, otros en la formación permanente, otros están en sus parroquias, otros inmersos en la sociedad, con la convicción e identidad de ser Iglesia en el mundo. Se ha intensificado la participación en nuestras escuelas de formación de cerca del 86% del total de las Parroquias. Con el apoyo del Obispo y Sacerdotes hemos ido a los diferentes pueblos de nuestro Táchira

ubicados en las zonas de montaña, panamericana, llano, frontera, periferia a la capital y en San Cristóbal, gracias a 14 sedes. Ha sido toda una experiencia de gracia y comunión con nuestro Obispo, párrocos, vicarios, religiosos y religiosas y laicos. Ha hecho que se susciten otras formaciones, impulsándonos a articular más la acción evangelizadora. Nuestras bases en fondo y forma son la Sagrada Escritura, Aparecida, Concilio Plenario, Estatutos Sinodales, método VerJuzgar-Actuar-Revisar-Celebrar, sentido misionero.

Llevamos diez años, e n los cuales participan por año en promedio unos 600 hermanos de todos los rincones de la Diócesis, un poco

El promedio de edades de los participantes está entre los 30 y 60 años. El Consejo Diocesano de Laicos está integrado por miembros de diferentes movimientos e instancias eclesiales. Se ha fortalecido la vivencia de discípulos misioneros en las parroquias con la formación de los participantes de nuestras escuelas.

94


Camino o Malla curricular:

Consideraciones finales: Para la formación de laicos en todas sus etapas, es necesario hacer inventario en nuestras Diócesis si todos los que debieran estar formándose en esas etapas lo están haciendo o no, y cómo; de lo contrario, hay

que diseñar y desarrollar de acuerdo a las realidades. No deben haber camisas de fuerzas, influye mucho las culturas y el marco espacial. Las formaciones de las diferentes instancias eclesiales no deben reñir, deben complementar, la plenitud la da Cristo. Al momento de diseñarse o desarrollarse un programa de formación laical debe tener intencionalidad de ayudar a una fe madura y más ilustrada, que incluya más vivencia de fe, más encuentro con el Señor. Los ejes temáticos deben responder a las necesidades de los tiempos, sin perder la dada por Jesús y el Magisterio de la Iglesia. Es clave la formación de los facilitadores; Secreto de Pablo 2 Timoteo 2,2 “Lo que me has oído decir delante de muchos testigos, encárgaselo a hombres de confianza que sean capaces de enseñárselo a otros”.

Carolina Rincón miembro de CODILAI

95

Paciencia histórica, estar despiertos.


Que el Santo Cristo de La Grita nos lleve por sendas de justicia y paz. Que la Santísima Virgen María ruegue por nosotros, Amén.

Decimos por nuestras montañas, como muestra alta de agradecimiento “Dios se lo pague”, hasta otra oportunidad.

96


Pastoral Familiar, informa:

97


COMUNICADO DE LA FUNDACIÓN CATÓLICO El decano de la prensa tachirense, el Diario Católico -en sus 93 años la historia continúa-, se reestructura para seguir cumpliendo con su principal misión: la evangelización. Lamentamos hacer un cierre indefinido de la edición impresa de nuestro rotativo. Continuaremos con nuestra misión evangelizadora a través de la plataforma digital: www.diariocatolico.info

Agradecemos y valoramos el esfuerzo de las personas que han formado parte de la familia del Diario Católico. Y gracias a un acuerdo legal y consciente hemos podido dar respuesta responsable a sus derechos. Pedimos sus oraciones para que bajo la intercesión del Siervo de Dios Tomas Antonio Sanmiguel, fundador de este medio de comunicación, podamos seguir anunciando fe y actualidad.

98


Vinculo nº 13  

Boletín digital de la Diócesis de San Cristóbal en Venezuela. Enero 2017.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you