Issuu on Google+

Invierno 2011 Nº 39 $20

Dios nunca muere Revista de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X en México y América Central

ENTREVISTA A MONS. FELLAY

EL VALOR DEL TIEMPO

¿CÓMO SANTIFICAR EL AÑO?

¿QUIERES VIVIR MEJOR EL AÑO 2012?

LA TIBIEZA CÁNCER DEL ALMA

LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS

¡BENDICIONES PARA EL AÑO 2012!


¿Quieres vivir mejor el año 2012? 4

Entrevista a Mons. Fellay

7

El valor del tiempo

9

¡Cristiano reconoce tu dignidad!

10

¿Cómo santificar el año?

12

La Tibieza, sus peligros y remedios

15

Libros para alimentar el alma

16

La educación cristiana de los hijos

20

El Santo Rosario

24

Bendición de la Capilla de Orizaba

CANCÚN, Región 90, Manz. 45, Lote 20, Av. Lombardo Toledano (Federal 90) Tel. (998) 891-71 94 CHIHUAHUA, Capilla San José, Sicómoro 1507, Col. Las Granjas, Misa 1°,2° y 4° Domingo de mes a las 10:00 Hrs. CHILAPA, Poniente 8 1507, Barrio La Villa, Tel. (956) 475-0663. CIUDAD JUÁREZ, Capilla Cristo Rey y Sacerdote, Saturno 1535, Fracc. Satélite. Misa Domingos 15:00 Hrs. COLIMA, Capilla San Felipe de Jesús, Plutarco Elías Calles 283, Misa 2° y 4° Domingo de mes a las 8:45 Hrs. CUERNAVACA, Misión de la FSSPX, Jasmin Nº 17, Col. El Castillo Jiutep. Misa 2° Domingo de mes a las 18:00 Hrs. DOS RÍOS, Capilla del Señor del Calvario, Insurgentes, Misa Domingos a las 8:00 Hrs. GÓMEZ PALACIO, Priorato San Benito, Río Grijalva 834, Fracc. El Bosque, Misa Domingos a las 10:00 Hrs. GUADALAJARA, Capilla San Atanasio, Arista 1974, Col. Sta. Teresita, C. P. 44600 Misa Domingos a las 7:30, 9:30 y 19:00 Hrs. JALAPA, Misión San Rafael Guizar y Valencia, Encino Lt 31, Loma del Seminario, Tel. (272) 724-7343 en Orizaba. LEÓN, Capilla Nuestra Señora del Rosario, Calle Perla esquina Fray Juan de Zumárraga, Fracc. Gpe., Misa 1° y 3° Domingo a las 18:00 Hrs. MÉXICO, D.F. Capilla Nuestra Señora de Guadalupe, Miguel Schultz 91, Col. San Rafael, Misa Domingo a las 11:00 y 19:00 Hrs. MÉXICO, D.F. Convento de las Mínimas Franciscanas del Perpetuo Socorro de María, Xochiquetzal 249, Col. Santa Isabel Tola. Misa 8:00 MONTERREY, Capilla del Auxilio Nocturno Sacramental, Ocampo 257, Zona Centro, Misa 1°,3° y 4° Domingo de mes a las 19:00 Hrs. ORIZABA, Priorato San Rafael Guizar y Valencia, 11 Sur 1114, esq. Con Oriente 24, Zona Centro, Misa Domingos a las 11:00 Hrs. OAXACA, González Ortega Nº707. Tel.(951) 514 51 18. PUEBLA, Misión San Ignacio de Loyola, Río Bravo Sur, 11, Col. Manantiales Cholula, Misa 2° y 4° Domingo de mes a las 10:00 Hrs. SALTILLO, Capilla del Sagrado Corazón, Bravo Norte 564, Zona Centro, Misa 1°,3° y 4° Domingo de mes a las 10:00 Hrs. SAN IGNACIO CERRO GORDO, Misión de la FSSPX, Francisco Villa 36, Tel. (348) 716 13 55 SAN LUIS POTOSÍ, Misión San Luis, Misa 4° Domingo de mes a las 18:30 Hrs. TLAXIACO, Iglesia San Nicolás, Barrio San Nicolás, Tel. (953) 552-0580. TUXTLA GUTIÉRREZ, Vista hermosa Nº 51 Col. Plan de Ayala (961) 12 40 966. ZAPOTILTIC, Capilla San Rafael Arcángel, Bravo No. 287, Misa 2° y 4° Domingo de mes a las 12:15 Hrs. GUATEMALA, Capilla Sta. María de la Asunción 9a. Calle A, 1-45, Zona 1, Ciudad Guatemala, Misa Domingo a las 10:00 Hrs. (502) 2251 1211 y 24 79 57 64. QUETZALTENANGO,Tel. (00 503) 56 33 08 75. alaxt@hotmail.com SAN SALVADOR, Urbanización Buenos Aires, Av. Alvarado Nº 28, Tel. 22 73 51 92. Domingo 4º d.m. 10:00 hrs. (Viernes y Sábado anteriores).

Dios nunca muere 1 Verano 2011


Año Nuevo, Vida Nueva Padre Mario Trejo, Superior de Distrito de México y América Central

Queridos fieles y hermanos en Cristo y María: En estos días vivimos la fiesta del Nacimiento de Nuestro Señor y entramos en un año nuevo. Que la Virgen Santísima Madre de Dios nos acoja bajo su protección para que cada uno de nosotros, en este tiempo nuevo de Gracia, crezca en sabiduría y santidad, en conocimiento y amor de Nuestro Salvador Jesucristo. Les deseo un año santo lleno de bendiciones divinas, les aseguro mis oraciones, especialmente en el altar del Sacrificio. MEDITACIÓN: Que este nuevo año sea un año diferente y mejor que los anteriores. Seamos católicos de veras, no de palabra solamente de dientes para fuera, como dice la gente , sino en toda verdad. La caridad debe siempre prevalecer; la gente es sorda, pero tiene muy buenos ojos: ve, observa, juzga y condena sin piedad… Por esta razón que nuestro comportamiento sea siempre digno de un cristiano: palabras, acciones, trabajos, negocios, todo debe reflejar la doctrina del Evangelio. Si no, todo lo que decimos es vano y causa de severo juicio de Dios. Trabajemos cristianamente para recibir la recompensa eterna, es algo que vale la pena. Todo es vanidad, si no se logra la vida eterna. Si el hombre gana el mundo entero y pierde su alma ¿qué gana?... Nada, nada, nada. Meditemos sobre el juicio, el JUICIO DE DIOS, en el cual toda nuestra vida será analizada y juzgada por el mismo Dios. Dejemos de lado la mentira y el auto engaño: valemos lo que somos delante de los ojos de Dios, y ni un ápice más. DECISIÓN PRACTICA: Vivamos cada día bajo la mirada de Dios, considerando nuestra vida como algo que pasa, ¡que pasa muy rápido, bendito sea Dios!, para algún día encontrarse con Él. Y para esto tomemos la decisión práctica de REZAR CADA DÍA: haciendo nuestras oraciones de la mañana y de la noche; recemos también el santo Rosario en familia, si fuera posible, para tener más amor y conocimiento de la Santa Madre de Dios y Madre Nuestra y merecer su protección. El que reza, se salva; el que no reza, se condena. Sin oración no hay salvación. Seamos también generosos con los pobres en todos los sentidos: con los pobres pecadores, rezando por ellos para que se conviertan; con los pobres en bienes materiales, para que Dios los ayude a no desesperar y aguantar sus miserias. La limosna es necesaria para llegar a la salvación eterna. Un alma que ama a Dios ama también al prójimo por amor a Dios. Seamos luz en el Señor en todo. Demos el buen ejemplo llevando una vida cristiana auténtica y viviendo en estado de gracia habitual. En este número de Dios nunca muere tenemos varios artículos sobre aspectos prácticos de la vida espiritual: el deber de estado, la tibieza y sus peligros, la educación de los hijos y otros. Sería muy caritativo leer y hacer circular ampliamente este número para ayudar a la gente a mejorar, rezar, despertarse del letargo que produce el pecado y la tibieza. El tiempo está pasando, participemos más y mejor en la cruzada del Santo rosario para que Dios libre a la Iglesia de los peligros actuales y futuros próximos y que Rusia sea consagrada al Corazón Inmaculado de María. Los bendigo con su familia. 2 Dios nunca muere Invierno 2011


¿Quieres vivir mejor el año 2012? Sigue estos consejos:

1)Nuestro Señor dijo: “Sin Mí nada pueden”. -No dejemos jamás de rezar mañana, y noche, no dejar el Santo Rosario nunca. El que reza se salva, el que no reza no se salva. Sin oración no hay salvación, dicen los santos. 2) El cuerpo necesita alimento sano. El alma también necesita alimento: Leer cada día una página del Santo Evangelio o/y leer una página del catecismo, o un ratito la vida de los Santos que pusieron en práctica el Evangelio. 3) Un carro no avanza sin gasolina; el alma también necesita tener la fuerza y asistencia del Espíritu Santo. La confesión y comunión nos comunican la gracia santificante y la fuerza del Espíritu Santo que nos hace hijos de Dios y herederos de la vida eterna. Hacer un retiro espiritual cada año sería como averiguar todas las piezas del carro 4) Chismear, hablar mal del prójimo contentan al demonio y disgustan a Dios. Hagamos lo contrario: callarse o hablar bien del prójimo. 5) Los romanos decían: En una mente sana está un cuerpo sano. -Nunca ponerse bajo el nivel de los animales con borracheras y drogas. El borracho peca mortalmente; está excluido de la vida eterna. (I Corintios 6,10). Además la borrachera produce la pobreza la ruina de la familia, la inestabilidad, destruye la salud y conduce a otros vicios y pecados que causan nuestra desdicha y destruyen la familia. 6) El soñador es rico es su imaginación, pero no tiene con qué pagar su renta o comprarse un kilo de tortillas. Hace falta ser realista: es mejor tener poco realmente, que soñar millones que no existen. Todo trabajo honesto merece alabanza y recompensa. Dios bendice al que hace esfuerzos para lograr algo. 7) Gastar un dinero ajeno es hacerse esclavo de los usureros. Tomar dinero prestado con intereses es un peligro mortal para los que no saben administrar y controlarse. 8) Pagar sus deudas poco a poco pero regularmente es justicia y sabiduría. No pagar sus deudas por negligencia, además de ser injusto es también una necedad por que está actitud cierra las manos de las almas generosas y produce una mala fama bien merecida.

9) Tener tarjetas de crédito es ponerse en gran peligro; es como una borrachera que al inicio parece agradable pero después tiene uno vómitos y queda enfermo. Las tarjetas son un peligro en mano de los soñadores y gente sin fuerza o floja. 10) Contentarse con poco y no tomar prestado para gastos inútiles es señal de humildad, sabiduría y prudencia. Hacer gastos, fiestas, compras con dinero de usureros es ponerse en mil problemas que causan muchos sufrimientos, angustias y fracasos. 11) Es deber de los papás de enseñar a sus hijos el ser ecónomos, sabios ahorradores cristianamente, cuidando su ropa, zapatos y material escolar. Soltar fácilmente el dinero cuando no es necesario es acostumbrar a los hijos a no ser buenos administradores de sus bienes. 12) Comprar a crédito es pagar 2 veces más, es una mala costumbre, es vivir arriba de sus posibilidades; es rechazar la varonil pobreza cristiana. 13) La mujer fuerte acarrea el bienestar a su esposo y no las miserias; día y noche trabaja, vela sobre la conducta de su familia, y no come ociosa el pan; se ciñe de fortaleza y arma de fuerza sus brazos (Proverbios 31). 14) La sabiduría popular dice: A Dios rogando y con el mazo dando. Para llegar a algo hace falta rezar y trabajar; trabajar y rezar. Dios ayuda al que madruga y no al flojo inútil que sepulta los dones de Dios. 15) El que no trabaja bien, no cumple con su deber, hace las cosas a medias no cumple con su deber de estado, no sirve a Dios. Al contrario el que trabaja varonilmente, cumple sus deberes, cuida de sus cosas no gasta nada inútilmente, se contenta con lo que tiene haciendo esfuerzos para mejorar, a tal hombre Dios lo bendice y lo ayuda. 16) Quiere usted ser mejor en muchos aspectos, haga cada año su retiro espiritual para meditar, reflexionar, ponerse en la presencia de Dios y ver las cosas del mundo en la perspectiva de la Eternidad. La mayoría de nuestros problemas provienen de nuestra ligereza e irreflexión. Una fe profunda ayuda mucho a tomar las cosas más en serio y vivir como Dios manda.

Dios nunca muere 3 Invierno 2011


LA FRATERNIDAD SAN PÍO X Y EL PREÁMBULO DOCTRINAL

Entrevista de Monseñor Bernardo Fellay, Superior General de la Fraternidad San Pío X ¿Por qué el Preámbulo doctrinal que le entregó el Cardenal Levada el 14 de septiembre está rodeado de tal secreto, tanto por parte de la Congregación para la Doctrina de la FE como por porte de la Fraternidad San Pío X? ¿Qué oculta este silencio a los sacerdotes de la Fraternidad y a los fieles de la Tradición? Esta discreción es normal para todo trámite importante; garantiza lo serio del asunto. Lo que pasa es que el Preámbulo doctrinal que nos fue entregado es un documento que, como lo indica la nota que lo acompaña, puede ser susceptible de aclaraciones y modificaciones. No es un texto definitivo. Pronto dirigiremos una respuesta a este documento indicando con franqueza las posiciones doctrinales que nos parece indispensable sostener. Nuestra preocupación constante desde el comienzo de las discusiones con la Santa Sede y nuestros interlocutores o saben bien ha sido presentar con toda lealtad la posición tradicional. Por parte de Roma la discreción también se impone, pues este texto incluso en el estado actual que exige numerosas aclaraciones puede suscitar la oposición de los progresistas que no admiten ni siquiera la simple idea de una discusión sobre el Concilio, porque consideran que el concilio pastoral es indiscutible y “no-negociable”, como si se tratara de un concilio dogmático. A pesar de todas las precauciones, las conclusiones de la reunión de los superiores de la Fraternidad San Pío X en Albano, el 7 de octubre, fueron divulgadas en internet, por fuentes diversas pero concordantes. ¡Las indiscreciones no faltan en internet! Es cierto que el preámbulo doctrinal no puede recibir nuestro aval, aunque un margen sea previsto para una “legítima discusión” sobre ciertos puntos del Concilio. ¿Cuál es la extensión de este margen? La propuesta que yo haré en estos días a las autoridades romanas y su respuesta a la misma nos permitirán evaluar las posibilidades que nos son concedidas. 4 Dios nunca muere Invierno 2011

Y sea cual fuere el resultado de estas discusiones, el documento final, que habrá sido aceptado o rechazado, será difundido públicamente. No siendo claro este documento, según su opinión; ¿nos sería lo más simple oponer un claro rechazo a sus autores? Quizás sería lo más simple, pero no sería lo más honesto. Puesto que la nota que lo acompaña prevé la posibilidad de aportar aclaraciones, me parece necesario exigirlas en lugar de rechazarlas a priori. Lo que no anticipa nada de la respuesta que nosotros daremos. Como el debate entre Roma y nosotros es esencialmente doctrinal y que se refiere principalmente al Concilio, pero también porque este debate no concierne solamente a la Fraternidad San Pío X sino a toda la Iglesia, las precisiones que obtendremos o no, tendrá el mérito nada desdeñable de manifestar mejor dónde están las dificultades y dónde las soluciones. Este espíritu ha guidado constantemente nuestras discusiones teológicas de estos dos últimos años. H A C E R A PA R E C E R M E J O R L A S DIFICULTADES Y LAS SOLUCIONES Este documento sirve de preámbulo a un estatuto


Mons. Gherardini Brunero

Mons. Athanasius Schneider

canónico, ¿no significa eso renunciar implícitamente a la hoja de ruta que Ud. había fijado y que preveía primero una solución doctrinal, antes de cualquier acuerdo práctico? Se trata precisamente de un preámbulo doctrinal cuya aceptación o rechazo condicionará la obtención o no de un estatuto canónico. De ningún modo la doctrina queda en segundo lugar. Y antes de comprometernos en un eventual estatuto canónico, estudiamos de manera precisa este preámbulo con el criterio de la Tradición a la que estamos fielmente aferrados. Pues no olvidamos que son precisamente divergencias doctrinales las que están en el origen del diferendo entre Roma y nosotros, desde hace 40 años; ponerlas de lado para obtener un estatuto canónico nos expondría a ver las mismas divergencias resurgir inevitablemente, convirtiendo el estatuto canónico no solamente en precario, sino directamente en imposible de soportar. Entonces, en definitiva, ¿nada cambió luego de estos dos años de discusiones teológicas entre Roma y la Fraternidad San Pío X? Estas discusiones permitieron a nuestros teólogos exponer sin rodeos los puntos principales del Concilio que crean dificultades a la luz de la Tradición de la Iglesia. Paralelamente y quizás gracias a estas discusiones teológicas, durante estos dos últimos años, otras voces diferentes a las nuestras se han hecho oír, formulando críticas que se unen a las nuestras sobre el Concilio. Así Mons. Brunero Gherardini, en su obra Vaticano II, el debate que no se hizo, ha insistido sobre los diferentes grados de autoridad de los documentos conciliares y sobre el “contra-espíritu” que se introdujo en el concilio Vaticano II desde el comienzo. Del mismo modo, Mons. Athanasius Schneider tuvo el coraje de pedir, en un congreso en Roma a finales de 2010, un Syllabus condenando los errores de interpretación del Concilio. En el mismo espíritu, el historiador Roberto de Mattei ha

Roberto de Mattei

mostrado claramente las influencias contrarias realizadas sobre el Concilio, en su último libro Vaticano II, una historia jamás escrita. También habría que citar la Súplica dirigida a Benedicto XVI por intelectuales católicos italianos que exigen un examen profundizado del Concilio. Todas estas iniciativas, todas estas intervenciones manifiestan claramente que la Fraternidad San Pío X ya no es la única en ver los problemas doctrinales que presenta Vaticano II. Este movimiento se extiende y no se detendrá ya más. Sí, pero estos estudios universitarios, estos análisis eruditos no dan ninguna solución concreta a los problemas que plantea hic et nunc este concilio. Estos trabajos resaltan las dificultades doctrinales presentadas por Vaticano II y muestran, por consiguiente, por qué la adhesión al Concilio es problemática. Lo cual es un primer paso esencial. En Roma mismo, las interpretaciones evolutivas que se da a la libertad religiosa, las modificaciones que fueron aportadas en este tema en el Catecismo de la Iglesia Católica y en su Compendio, las correcciones que están actualmente en estudio para el código de Derecho Canónico todo eso manifiesta la dificultad que se encuentra cuando uno se quiere ceñir a los textos conciliares a cualquier precio, y, desde nuestro punto de vista, ello muestra claramente la imposibilidad de adherir de una manera estable a una doctrina en movimiento. ¿YA NO ES SUFICIENTE EL CREDO PARA SER RECONOCIDO COMO CATÓLICO? Según su opinión, ¿qué es hoy estable doctrinalmente? La sola doctrina ne varietur es evidentemente el Credo, la profesión de fe católica. El concilio Vaticano II quiso ser pastoral, no definió ningún dogma. No agregó a los artículos de la fe: “Creo en la libertad religiosa, en el ecumenismo, en la colegialidad” ¿Hoy no sería suficiente el Credo para ser reconocido como católico? ¿Acaso ya no Dios nunca muere 5 Invierno 2011


expresa la fe católica? ¿Se exige actualmente a los que abandonan sus errores e ingresan a la Iglesia católica que profesen su fe en la libertad religiosa, el ecumenismo o la colegialidad? Nosotros, hijos espirituales de Mons. Lefebvre que siempre negó haber hecho una Iglesia paralela y que siempre quiso ser fiel a la Roma eterna, nosotros no tenemos ninguna dificultad en adherir plenamente a todos los artículos del Credo. En este contexto, ¿puede haber una solución a la crisis? Salvo un milagro, no puede haber una solución instantánea. Querer que Dios dé la victoria, sin exigir a los hombres de armas librar la batalla, para retomar la expresión de Santa Juana de Arco, es una forma de deserción. La Providencia no nos dispensa de cumplir con nuestro deber de estado allí donde ella nos ha puesto, de asumir nuestras responsabilidades y de responder a las gracias que nos concede. La situación presente de la Iglesia en nuestros países antaño católicos, es la caída dramática de las vocaciones: 4 ordenaciones en Paris en 2011, una sola en la diócesis de Roma para 2011-2012; es la rarefacción alarmante de los sacerdotes: como ese cura en Aude que tiene 80 iglesias; se trata de diócesis exangües a tal punto que en un futuro próximo será necesario reagruparlas en Francia, como ya se ha reagrupado las parroquias. En una palabra, la jerarquía eclesiástica está a la cabeza de estructuras, hoy, sobredimensionadas para efectivos en baja constante, lo que es realmente insostenible, y no solamente desde el punto de vista económico. Para dar un ejemplo, sería necesario mantener un convento concebido para 300 religiosas, cuando ya no quedan sino 3. ¿Puede esto seguir así 10 años más? Jóvenes obispos y sacerdotes que heredan esta situación toman cada vez más conciencia de la esterilidad de 50 años de apertura al mundo moderno. No echan la culpa solamente a la laicización de la sociedad; se preguntan sobre las responsabilidades del Concilio que ha abierto la Iglesia a este mundo en plena secularización. Ellos se preguntan si la Iglesia podía adaptarse hasta tal punto a la modernidad, sin adoptar su espíritu. Estos obispos y sacerdotes se hacen preguntas, algunos nos las hacen discretamente, como Nicodemo. Les respondemos que hay que saber si frente a tal penuria, la Tradición católica es: una simple opción o una solución necesaria. Responder que es una opción es minimizar, o más bien negar la crisis en la Iglesia y querer contentarse con medidas que ya han demostrado su ineficacia. LA OPOSICIÓN DE LOS OBISPOS Pero incluso si la Fraternidad San Pío X obtuviera 6 Dios nunca muere Invierno 2011

de Roma un estatuto canónico, ella no podría a pesar de todo ofrecer una solución sobre el terreno, pues los obispos se opondrían como lo han hecho con el Motu Propio sobre la misa tradicional. Esta oposición de los obispos a Roma se manifestó de una manera callada pero eficaz frente al Motu proprio sobre la misa tridentina, y continúa manifestándose obstinadamente por parte de ciertos obispos a propósito del pro multis del canon de la misa, que Benedicto XVI, conforme a la doctrina católica, quiere que se traduzca “por muchos” y ya no más “por todos”, como en la mayor parte de las liturgias en lengua vernácula. En efecto, ciertas conferencias episcopales persisten en mantener esta traducción falsa, incluso recientemente en Italia. Así, el papa mismo tiene la experiencia de esta disidencia de varias conferencias episcopales, sobre este tema y sobre muchos otros, lo que puede permitirle comprender fácilmente la oposición salvaje que la Fraternidad San Pío X encontrará sin lugar a dudas de parte de los obispos en sus diócesis. Se dice que Benedicto XVI es, personalmente, deseoso de una solución canónica; deberá también tener la voluntad de poner los medios que la harán realmente eficaz. ¿Es debido a la gravedad de la crisis presente que Ud. a lanzado una nueva cruzada del rosario? Pidiendo estas oraciones, he querido sobre todo que los sacerdotes y los fieles estén más íntimamente unidos a Nuestro Señor y a su Santa Madre por la recitación cotidiana y la meditación serena de los misterios del rosario. No nos encontramos en una situación ordinaria que nos permitiría contentarnos con una mediocridad rutinaria. La comprensión de la crisis actual no pasa por los rumores divulgados por internet, como tampoco las soluciones dependen de la astucia política o de la negociación diplomática; sobre esta crisis hay que tener una mirada de fe. Solo la frecuentación asidua de Nuestro Señor y de Nuestra Señora permitirá conservar entre todos los sacerdotes y los fieles apegados a la Tradición la unidad de visión que procura la fe sobrenatural. Solo de esta manera nos mantendremos unidos en este período de gran confusión. Rezando por la Iglesia, por la consagración de Rusia, como lo ha pedido la Santísima Virgen en Fátima, y por el triunfo de su Corazón Inmaculado, nos elevamos por encima de las aspiraciones demasiado humanas, vencemos nuestros miedos demasiado naturales. Solo desde esta altura podremos servir verdaderamente la Iglesia, en el cumplimiento del deber de estado que ha sido confiado a cada uno de nosotros. Menzingen, 28 de noviembre 2011.


EL VALOR DEL TIEMPO R. P. Padre Michel Boniface, F.S.S.P.X.

E

s útil meditar a cerca de la importancia del tiempo. Es en el tiempo que todos los santos se han santificado y preparado su salvación. Es en el tiempo que todos los condenados tomaron el camino de la perdición eterna. El tiempo es un gran tesoro que Dios nos da para adquirir las riquezas eternas. Al momento de la muerte cuando el alma se separa del cuerpo ya no hay tiempo, es la eternidad. Eternidad feliz para el alma que se encontraba en estado de gracia al momento de la muerte y eternidad miserable para el alma que estaba en pecado mortal. Dios nos da el tiempo para conocerlo mejor, amarlo más y preparar con su ayuda nuestra vida eterna. ¡Cuántos cristianos se dan cuenta en el lecho de muerte que han pasado su vida en la tierra sin haber atesorado nada para el cielo! No han trabajado ni según Dios ni por Dios. Han pasado su tiempo en cosas vanas que han dejado sobre la tierra. Para evitar este tremendo dolor en la hora de la muerte, la lectura cotidiana de la vida de los santos es de sumo provecho y será de grande consuelo en el momento supremo que abre la puerta de la eternidad. Para utilizar el tiempo según Dios consideremos dos cosas: El valor del tiempo; el buen empleo que de él debemos hacer.

I) El valor del tiempo

San Bernardo decía: “no hay nada tan precioso que el tiempo y no hay nada tan menospreciado” Cada momento utilizado según Dios, si estamos en estado de gracia, puede merecernos tesoros de gloria y alegría eternas. El tiempo es precioso porque es durante esta vida que Nuestro Señor nos aplica los méritos de su muerte y Pasión para rescatarnos y santificarnos. El tiempo es la moneda del cielo. Cada momento vale una eternidad. Por ejemplo un pecador que recibe la absolución un minuto antes de entregar su alma, se salva. 7 Dios nunca muere Invierno 2011

Otro que muere sin el perdón, se condena para siempre. ¿Cuándo tendré que entregar mi alma? No lo sé. Dios sólo conoce la hora de nuestra muerte. Lo que nosotros tenemos que hacer es estar listos y velar según manda Nuestro Señor (S. Mateo 24, 42-44). El que pasaría meses y, lo que es peor, años en el pecado debe despertarse. Es como un borracho embriagado bajo el efecto del pecado. En cualquier momento puede ser precipitado en el abismo del infierno. Estar en pecado mortal es estar al borde del infierno eterno. Es estar en el más grande de los peligros. ¿PARA QUÉ NOS DA EL TIEMPO DIOS? Dios nos da el tiempo: 1.no para amontonar riquezas que dejaremos en esta tierra y que tal vez podrán provocar nuestra perdición eterna o al menos un largo purgatorio; 2.no para gozar de las criaturas como los paganos poniendo en ellas toda nuestra esperanza y corazón; 3.no para divertirnos como unos materialistas epicúreos que piensan que su vida se acaba en esta tierra como la de cualquier animal; 4.no para estar ociosos porque es imposible recuperar los momentos perdidos. Además es imposible ser ocioso y evitar el pecado. Dios mismo dice que: “la ociosidad es maestra de muchos vicios” (Eclo. 33,29). 5-Dios nos da el tiempo para hacer penitencia de nuestros pecados pasados y reparar el mal y escándalos que hemos hecho. Nuestros pecados han pasado decimos. Han pasado ciertamente para nosotros, pero no para Dios que nos pedirá cuenta para cada uno de ellos si no hacemos penitencia proporcionada. 6.Dios nos da el tiempo para pedir y recibir el perdón; para adquirir la gracia que santifica a nuestra alma haciéndola hija adoptiva de Dios; 7.Dios nos da el tiempo para merecer la gloria eterna con


la ayuda de su gracia, obrando el bien, evitando el mal, utilizar el tiempo: recibiendo los santos sacramentos con frecuencia y En primer lugar, obrar con orden según la dignamente. importancia de las acciones que tenemos que hacer: el San Bernardo dice: “Ninguno de vosotros alma antes que el cuerpo. Nuestro Señor nos dice: estime en poco el tiempo transcurrido en conversaciones “Buscad primero el reino de Dios y su justicia todo lo ociosas, porque daremos cuenta de él, pues se nos da demás os será dado por añadidura” (S. Mateo 6, 33). para emplearlo en el negocio de la salvación de nuestra Primero debe servirse a Dios. Por ejemplo santificar el alma. Así como la palabra, una vez lanzada al aire es día del Señor, después el fútbol. ¡Cuántos inconscientes irrevocable, así también el tiempo, una vez transcurrido afirman no tener tiempo de servir a Dios, de cumplir sus es ya irreductible, sin que el insensato advierta lo que ha deberes religiosos, de salvar su alma, de consagrar unos perdido” (1) días al retiro espiritual para convertirse y hacerse El tiempo es breve y no está en nuestro poder. El católicos fervorosos para el bien de su hogar y familia. pasado como un río se fue ya no nos pertenece. El futuro En segundo lugar, los deberes de estado y lo esperamos pero no existe religiosos, poner las todavía y puede faltarnos. obligaciones de justicia y ¡Cuántos jóvenes que pensaban caridad antes que lo que es "Ninguno de vosotros estime en poco tener muchos años fantasía y capricho. el tiempo transcurrido en delante de sí murieron de repente Respecto a las cosas conversaciones ociosas, porque sin ninguna preparación para su indiferentes y libres daremos cuenta de él, pues se nos da eternidad! preguntares: ¿Qué vale eso en para emplearlo en el negocio de la Sólo el tiempo presente comparación de la eternidad? nos pertenece, pero es solamente ¿Para qué sirve? ¿En qué es salvación de nuestra alma. Así como un instante, y Dios no nos da más nocivo para mí, para mi alma, la palabra, una vez lanzada al aire es que uno a la vez y pasa muy mi familia? irrevocable, así también el tiempo, rápidamente. Tenemos que En tercer lugar hacerlo una vez transcurrido es ya aprovechar de este instante como todo cuidadosamente por irreductible, sin que el insensato Dios lo quiere viviendo según su amor a Dios, porque el que advierta lo que ha perdido". voluntad en santidad y honrando trabaja cumpliendo su deber San Bernardo el nombre de católico que sirve a Dios y por el mismo llevamos. Los santos son los hecho en esos momentos de grandes maestros y sabios que trabajo se santifica siendo en utilizaron el tiempo según Dios y la gracia de Dios. Hacer pudieron triunfar para la eternidad: imitémoslos leyendo también todo con fervor y entusiasmo como si su vida y sus obras. tuviésemos que morir inmediatamente después y dar cuenta de nuestra administración a Dios. Hacerlo todo ad majorem Dei gloriam, para la mayor gloria de Dios, II) EL BUEN EMPLEO DEL TIEMPO como decía San Ignacio de Loyola. ¿Cómo se pierde el tiempo? El que utiliza su tiempo para glorificar a Muchos pierden el tiempo por pereza, no haciendo caso de él, no haciendo nada, o haciendo lo que Dios, santificar su alma, para servir al bien y conduce a la perdición. utilidad del prójimo, para cumplir su deber de Otros lo pierden por falta de orden, de estado, en la hora de la muerte tendrá alegría y regularidad en su vida, en su trabajo; van de una cosa a consuelo. San Antonio María Claret escribe: “No pierda otra, no terminan nada, o no hacen lo que deben hacer. El jamás un instante de tiempo porque la ociosidad abre la profeta Ageo (1,6) les dice: “Habéis sembrado mucho y puerta al demonio y a todos los males” (2). Todos somos recogido poco”. llamados a la santidad y si todavía no somos santos es Otros lo pierden no haciendo lo que deben hacer, porque “la distancia que nos separa de los santos es lo que es su deber y obligación. El demonio los engaña y obra de nuestra pereza y comodidad” (3). les hace pecar por negligencia y descuido del deber de Es tiempo para despertarnos. Si utilizamos bien estado. el tiempo que Dios nos da, todos podemos ser los santos Otros lo pierden en cosas vanas, inútiles o que Dios quiere, salvarnos y salvar a muchísimas almas. incluso peligrosas envenenándose y haciéndose tibios vulnerables. Notas y bibliografía Finalmente otros lo pierden haciendo mal, (1) San Bernardo Sermones Varios, 17,3 pecando, acumulando los pecados y preparándose un (2)San Antonio María Claret, Cartas Selectas, Madrid, 1996, BAC, suplicio eterno. ¡Ay de estos ciegos! p. 13. ¿CÓMO UTILIZAR BIEN EL TIEMPO? San Bernardo nos da tres condiciones para bien

(3) Alberto García Vieyra, O.P. Los Dones del Espíritu Santo, Buenos Aires, DDB 1954, p. 44.

Dios nunca muere 8 Invierno 2011


RECONOCE, CRISTIANO, TU DIGNIDAD De los Sermones de San León Magno, Papa Sermón 1 en la Natividad del Señor 1-3

H

oy, queridos hermanos, ha nacido nuestro Salvador; alegrémonos. No puede haber lugar para la tristeza, cuando acaba de nacer la vida; la misma que acaba con el tenor de la mortalidad, y nos infunde la alegría de la eternidad prometida. Nadie tiene por qué sentirse alejado de la participación de semejante gozo, a todos es común la razón para el júbilo: porque nuestro Señor, destructor del pecado y de la muerte, como no ha encontrado a nadie libre de culpa, ha venido para liberarnos a todos. Alégrese el santo, puesto que se acerca a la victoria; regocíjese el pecador, puesto que se le invita al perdón; anímese el gentil, ya que se le llama a la vida.

Pues el Hijo de Dios, al cumplirse la plenitud de los tiempos, establecidos por los inescrutables y supremos designios divinos, asumió la naturaleza del género humano para reconciliarla con su Creador, de modo que el demonio, autor de la muerte, se viera vencido por la misma naturaleza gracias a la cual había vencido. Por eso, cuando nace el Señor, los ángeles cantan jubilosos: Gloria a Dios en el cielo, y anuncian: y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Pues están viendo cómo la Jerusalén celestial se construye con gentes de todo el mundo; ¿cómo, pues, no habrá de alegrarse la humildad de los hombres con tan sublime acción de la piedad divina, cuando tanto se entusiasma la sublimidad de los ángeles? Demos, por tanto, queridos hermanos, gracias a Dios Padre por medio de su Hijo, en el Espíritu Santo, puesto que se apiadó de nosotros a causa de la inmensa misericordia con que nos amó; estando nosotros muertos por los pecados, nos ha hecho vivir con Cristo, para que gracias a él fuésemos una nueva creatura, una nueva creación. Despojémonos, por tanto, del hombre viejo con todas sus obras y, ya que hemos recibido la participación 9

Dios nunca muere Invierno 2011

de la generación de Cristo, renunciemos a las obras de la carne. Reconoce, cristiano, tu dignidad y, puesto que has sido hecho partícipe de la naturaleza divina, no pienses en volver con un comportamiento indigno a las antiguas vilezas. Piensa de qué cabeza y de qué cuerpo eres miembro. No olvides que fuiste liberado del poder de las tinieblas y trasladado a la luz y al reino de Dios. Gracias al sacramento del bautismo te has convertido en templo del Espíritu Santo; no se te ocurra ahuyentar con tus malas acciones a tan noble huésped, ni volver a someterte a la servidumbre del demonio: porque tu precio es la sangre de Cristo. Oración Oh Dios, que de modo admirable has creado al hombre a tu imagen y semejanza, y de un modo más admirable todavía restableciste su dignidad por Jesucristo, concédenos compartir la vida divina de aquel que hoy se ha dignado compartir con el hombre la condición humana. Por nuestro Señor Jesucristo. http://www.corazones.org/biblia_y_liturgia/oficio_lec tura/fechas/diciembre_25.htm

Reconoce, cristiano, tu dignidad y, puesto que has sido hecho partícipe de la naturaleza divina, no pienses en volver con un comportamiento indigno a las antiguas vilezas. Piensa de qué cabeza y de qué cuerpo eres miembro. No olvides que fuiste liberado del poder de las tinieblas y trasladado a la luz y al reino de Dios.


¿CÓMO SANTIFICAR EL AÑO? Organizar su vida para avanzar

C

uestión importantísima, capital para todo buen cristiano, es el proponer y guardar un buen plan de vida, destinando tiempo fijo para todas las principales acciones de la vida. Este podrá ser, a no dudarlo, el fruto principal que con el favor divino, debiera sacarse de un profundo examen de conciencia que cada católico debería hacer sobre el uso que hizo del tiempo el año pasado. Para ello consideraremos: I) Lo que un buen cristiano tiene que practicar en todo tiempo; II) Lo que debe practicar en las diferentes épocas del año.

I. Lo que debemos practicar en todo tiempo

1) Procurar ser buenos cristianos, imitando siempre a Nuestro Señor Jesucristo, modelo perfectísimo de todas las virtudes. Para imitar a Nuestro Señor y conocer sus virtudes sería excelente leer cada día un capitulo del Nuevo Testamento y además del Evangelio leer una bibliografía completa de Nuestro Señor. Cristiano quiere decir, hombre que tiene la fe de Jesucristo y profesa su santa doctrina. Debe pues concordar la vida del cristiano con el divino modelo; no sea que confesando a Cristo de palabra, se le deshonre con las obras. Grande crimen es, dice San Ambrosio, llamarse uno cristiano y no vivir como tal. Todos sabemos que un católico es un cristiano que pertenece a la Iglesia Universal que Cristo mismo fundó sobre San Pedro cuando dijo: “Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificarte mi Iglesia” y no mis iglesias (Mateo 16, 18). Los que hoy indebidamente se dicen cristianos son protestantes herejes que falsifican la Biblia para su desgracia. El cristiano verdadero tiene fe acompañada de obras. Hay que procurar confesar a Cristo con obras de virtud y santidad porque “la fe sin las obras está muerta” dice el Apóstol Santiago (2, 26). 2) Ser hijos cariñosos de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana de dos mil años. Ella es Maestra de verdad porque ha sido establecida por Cristo para guiar a sus hijos por el camino del bien; defenderlos de los errores; alimentarlos con la recta doctrina y sacramentos; luego hay que conocer su doctrina, escucharla y obedecerla en todo cuando sus jefes guían nuestras almas en el camino de la salvación. Por consiguiente debemos: 3) Venerar al Sumo Pontífice que es el jefe visible de la Iglesia; 4) Respetar a los obispos que son los superiores del pueblo cristiano; por su medio el Sumo Pontífice nos deja oír su voz y nos manifiesta la voluntad de Dios; a ellos hemos de escuchar con docilidad y sumisión cuando cumplen digna y fielmente con su deber de sucesores de los apóstoles.

5) Tener cariño y veneración al propio párroco de quien tantos beneficios se reciben y que para los fieles es el más inmediato representante de Cristo que guía a las almas por el camino del cielo. El es el que pueda merecer todo nuestro cariño y el más profundo respeto. De ahí provendrá: a) El que tomemos parte en todas las actividades materiales de la Parroquia o capilla. Es deber de los fieles ayudar con su óbolo al sostenimiento del culto y de los Ministros de Dios y trabajar para el embellecimiento de la Iglesia y desarrollo de todas las obras que de la misma dependen. b) El que tomemos parte en los apostolados. No basta tomar parte en las actividades materiales; todavía es mayor el deber que tenemos de ser miembros activos de las organizaciones espirituales que son los apostolados. Nunca seremos buenos feligreses, ni vivirá nuestra alma la verdadera vida de Jesucristo, si no entramos de lleno a participar de los frutos de una intensa vida parroquial. 6) Tener y fomentar gran devoción al corazón de Jesús y a la Virgen Santísima. Estas deben ser las devociones de preferencia; se podrán tener otras devociones, según el gusto de cada uno, pero estas tienen que ser las principales; el que tenga otras devociones y le falten las de Jesús y María, poco o nada alcanzará en la vida espiritual. 7) Poseer una sólida piedad. Un verdadero cristiano debe ser hombre o mujer de oración; nunca nadie será buen cristiano, si no es hombre de oración. La oración juega un papel muy importante en la vida del cristiano. Basta para ello recordar lo mucho que Nuestro Señor insistió sobre este punto: Orad siempre; orad sin cesar; pedid y recibiréis; llamad y se os abrirá. 8) Odiar sobre todo mal el pecado mortal. Es éste una ofensa a Dios; luego debe ser aborrecido igual que la muerte. Después del pecado mortal, hay que evitar el pecado venial por ser ofensa también a Dios y una enfermedad espiritual, por los graves males que causa al alma y porque nos puede llevar muy fácilmente al mortal. 9) Huir de las ocasiones del pecado. No es posible evitar el pecado, si no nos alejamos de las ocasiones. Hay que evitar a toda costa: a) Las malas lecturas y películas que son fuente de gravísimas tentaciones; b) Las malas compañías que causan tantos estragos en el alma; c) Las diversiones peligrosas como lo son el teatro moderno, el cine, la televisión, internet, que son escuelas de prostitución; un cristiano nunca pone los pies en esos lugares de perdición como las discotecas, bares, bailes y todo lo que puede ponerlo en peligro de muerte espiritual y ruina material y familiar. Dios nunca muere 10 Invierno 2011


II. Lo que todo buen cristiano tiene que practicar

nuestras obras sean buenas o malas. Con pureza de intención podemos adquirir grandes méritos y dar mucha gloria a Dios N. S.

II) CADA SEMANA I) CADA DÍA. Cada semana un verdadero cristiano procurará: 1) Tener hora destinada para cada una de las ocupaciones, 1) Recibir los Santos Sacramentos. Siendo los Sacramentos ya sean de religión, como domésticas. Lo primero que hay fuentes de gracia, de santificación y protección, es de sumo que fijar es la hora de acostarse y levantarse, cuyo abuso provecho acercarse a ellos cada semana, a no ser que ya se hace perder gran parte del día y con esto nunca hay tiempo tenga la costumbre de comulgar cada día. para nada. 2) Buscar un director espiritual que guíe al alma por el Gran desorden en la sociedad y causa de graves camino de la perfección. Siguiendo el propio juicio, se inconvenientes es hacer del día noche y de la noche día, cometen fácilmente grandes y frecuentes disparates; trastornando el plan trazado por la Divina Providencia: la además, a Dios le agrada mucho que escuchemos la voz de noche es para el descanso; el día para el trabajo. sus Ministros y los honremos con nuestra docilidad y 2) No omitir nunca las oraciones de la mañana y de la sumisión cristiana. noche. En esto hay que procurar escoger una persona Todo buen cristiano comienza la jornada con la señal de la experimentada, sabia, prudente y caritativa que no busque Santa Cruz y se encomienda a Dios N. S. para que lo cuide y otra cosa que nuestro aprovechamiento espiritual. acompañe en todas sus obras. Lo mismo no omite por la 3) Santificar el día de fiesta con otras noche dar a Dios gracias por los obras religiosas, como sería un rato beneficios recibidos. de lectura espiritual en los libros de “Los santos creen tan 3) Si las ocupaciones lo permiten, oír los santos, en el catecismo que es la Misa conforme a los deseos de importante y necesario un crema de la doctrina bíblica; la Jesucristo y de la Santa Madre asistencia a la doctrina, y reglamento de vida que dicen Iglesia. Y como para comulgar no se cumpliendo con otras devociones de es el fundamento y la base de requiere mucho mayor tiempo, el nuestro agrado. que tiene oportunidad de asistir cada las buenas o malas mañana al Santo Sacrificio, puede III) CADA MES costumbres y, por muy bien y con gran provecho de su El primer domingo de cada mes consiguiente, la causa de la alma, recibir a Jesús en la Sagrada hacer un día de retiro o repaso de Comunión. salvación o condenación nuestras obras y leer nuestros 4) Elevar el corazón a Dios durante eterna”. propósitos para darnos cuenta si las ocupaciones del día. San Antonio María Claret hemos adelantado o retrocedido en No hay que olvidarse de Dios, sobre el camino del Señor. Es esta práctica todo, porque necesitamos de él en de sumo provecho para no perder el todas nuestras acciones. ¡Dichosa aquella obra que se halla tiempo y para que no se introduzcan en nuestras almas la encerrada entre dos Ave Marías o cualquiera otra tibieza, abusos y faltas de consideración. invocación!, como por ejemplo: Dios mío ayúdame, sálvame; viva Jesús; viva María. IV)- CADA AÑO 5) Rezar un Padre Nuestro antes y después de los alimentos. 1) Emplear santamente el día del propio Santo, no a la Es ésta una práctica muy usada entre los buenos católicos. manera de los mundanos, con fiestas profanas y diversiones Nuestro Señor nunca se levantaba de la mesa sin dar gracias peligrosas; sino con actos de piedad y sobre todo con una a su Eterno Padre, como lo podemos ver en la Última Cena. buena y fervorosa Comunión. (Ver Manual del Ejercitante página 94). 2) Formar la resolución de hacer cada año los Santos 6) No es posible omitir el rezo del Santo rosario Ejercicios, si es posible que sean de encierro, o si no, Esta debiera ser la devoción de todo buen cristiano; es asistiendo a los que se practican en la Parroquia durante el además la devoción que conserva en la familia la fe, la santo tiempo de la cuaresma. inocencia y la moral cristiana. Esto se entiende sobre todo En conclusión, queridos hermanos, os acabo de del Rosario rezado en común, en familia. bosquejar el Reglamento de vida que saqué casi en su 7) Practicar el examen de conciencia cada noche; de este totalidad del libro Arte y Santidad del R. P. Ernesto Rizzi, modo puede el alma darse cuenta de si ha aprovechado en el jesuita. En él se halla el camino de la virtud y de la servicio de Dios o ha habido algún descuido. Por falta de perfección; de la santidad y del cielo. examen se olvidan muy pronto los santos propósitos, Andad por él sin declinar ni a derecha, ni a comienzan las faltas, las caídas, el retroceso en el camino izquierda y entonces llegaréis con toda seguridad a la del bien y cuando llegue a darse cuenta, tal vez se encuentre gloriosa patria de los Bienaventurados, como os lo deseo de ya muy lejos de Dios N. S. El examen de conciencia bien todo corazón. Amén. practicado cada noche es fuente de gran pureza de alma y de perfección cristiana. Sacado de Arte y Santidad del R. P. Ernesto Rizzi, Jesuita. 8) Tener gran pureza de intención en nuestras obras. La intención es como la sal que sazona los alimentos. Ella es la que en la mayoría de los casos hace que 11 Dios nunca muere Invierno 2011


LA TIBIEZA ES UN CÁNCER DEL ALMA Lo que es la tibieza, sus señales, peligros y remedios

D

e la misma manera que el cuerpo tiene sus defectos y enfermedades más o menos graves así el alma tiene diferentes tipos de defectos y enfermedades. Como el cuerpo puede tener buena o excelente salud, o estar enfermo, cansado y receptivo a los microbios, así el alma puede tener buena o excelente salud espiritual es decir ser santificada o fría, perezosa, tibia, enferma, o moribunda; esto significa que el alma está llena de defectos y pecados veniales o mortales. El cuerpo sin alma es un cadáver; el alma sin la gracia santificante es un cadáver también. Sin embargo Dios quiere la santificación y la salvación de todos los hombres. Pero nadie se salva sin estar en la gracia de Dios, sin estar purificado de sus pecados y santificado como Dios lo pide y lo quiere. Por eso Nuestro Señor Jesucristo después de haber cumplido la Redención, dejó a su Iglesia sobre la tierra para santificar a los hombres y salvarlos mediante la predicación íntegra del santo Evangelio y la correcta administración de los Sacramentos. Una persona por ser ignorante puede no recibir o mal recibir los Sacramentos; otra puede conocer la doctrina y saber lo que son los Sacramentos pero no quiere recibirlos, porque espera recibirlos después; hacer penitencia después, convertirse después, como si Dios y el tiempo dependieran de la voluntad de esta persona tan necia que pone en riesgo su salvación eterna. Este tipo de persona ciega está paralizada por el demonio que la engaña aprovechando de sus defectos. Y ella inconsciente se fabrica bajo la influencia y consejo del enemigo una falsa idea de Dios y de su misericordia. Olvida que Dios es el Señor; que Dios no nos debe nada, que es justo y que tiene cuenta de nuestra buena o mala voluntad, de nuestra generosidad o pereza para con El. El demonio para ganar tiempo sugiere al alma paralizada mil pretextos engañosos para que no se acerque a Cristo purificándose con la confesión, si está en el pecado mortal, y recibir después el Cuerpo de Cristo para fortalecerse y así luchar eficazmente contra el cáncer espiritual que se llama tibieza. En las líneas que siguen analizaremos brevemente: 1) Lo que es la tibieza; 2) ¿Cuáles son sus señales y

peligros? 3) Y en conclusión ¿cuáles son sus remedios?

¿Qué es la tibieza?

La tibieza, llamada también acedía es una pereza, negligencia acerca de las cosas espirituales. En un sentido más estricto y propio la tibieza es un “tedio o fastidio por los bienes espirituales, (Sacramentos, oración, y práctica religiosa), esto es, por los medios necesarios para la salvación eterna, por el trabajo y molestias que ocasionan, por la gravedad o dificultad de procurarlos o de ponerlos en obra.” La acidia es una tristeza que apesadumbra ante el bien espiritual y desanima para conseguirlo. La tibieza es también « somnolencia del ánimo y debilidad de la voluntad, que conduce a la inacción y ociosidad » (1). Un tibio es una persona cuya vida espiritual es perezosa, hace sus deberes religiosos con negligencia o disgusto. El tibio quiere cumplir con Dios y con el mundo, es un ateo práctico, dice San Juan de Avila (2) . El tibio es un mundano liberal que quiere también ser llamado cristiano.

¿Señales de la tibieza?

He aquí tres grados de tibieza: 1-El alma se deja llevar fácilmente al pecado venial voluntario. 2-Algo más grave: el alma tibia se permite sin vergüenza todo lo que a sus ojos no es pecado mortal evidente. 3-Algo peor: el alma tibia no tiene horror hacia al pecado incluso mortal.

Las causa de la tibieza

1-El abandono de su primer fervor; 2-Ciertas disposiciones como por ejemplo la disipación; 3-Ciertos vicios especialmente peligrosos como los siete pecados capitales que son el orgullo, la pereza, la envidia, la lujuria, la avaricia, la ira, la gula. 4-Insuficiencia de ejercicios espirituales como la oración, la lectura espiritual ; 5-Muy pocas confesiones y comuniones. 6-La ceguedad espiritual; Dios nunca muere 12 Invierno 2011


7-El alejamiento de Dios; el alma tibia imita a San Pedro, que en el tiempo de la Pasión seguía a Nuestro Señor de lejos; lo que fue causa de su caída (Mateo 26, 58-70). 8-El olvido de la oración, del examen de conciencia, y de la elevación del corazón hacia Dios. El que pasa un precioso tiempo delante el Predicador de Satanás, que se llama tele, tarde o temprano se hace tibio, se disgusta de la oración y se queja de no poder seguir al mundo neopagano actual; se quejará de los demás; echará la culpa a todos salvo a sí mismo. 9-La tibieza procede de la confianza en sí mismo, de la plenitud de sí mismo, del orgullo, de la presunción, del desprecio consciente o inconsciente de Dios o de las cosas santas; 10-Del desprecio de las faltas ligeras y del hábito de caer en ellas sin escrúpulo; 11-Del abuso de las gracias; 12-Hacer o recibir las cosas santas por hábito, sin preparación, sin reflexión, sin atención.

Gravedad de la tibieza

Los efectos de la tibieza son muy peligrosos

porque: 1-La tibieza es pecado mortal cuando uno a sabiendas y con consentimiento huye con horror el bien espiritual (3) y « omite graves obligaciones, de lo contrario es pecado venial, aunque muy peligroso y de fatales consecuencias » (4). 2-La tibieza es necesariamente madre de pecados, porque nadie puede permanecer largo tiempo en la tristeza y sin placer. Los que no pueden gozar de las delicias espirituales, se enfangan en las del cuerpo. De donde se sigue que la tibieza engendra los pecados siguientes: La desesperación acerca de la salvación eterna. Puesto que el tibio no hace esfuerzo para tener y gozar de los bienes espirituales, entonces se desanima y lucha incluso contra los bienes espirituales. La torpeza hace cumplir con negligencia los Mandamientos, hace huir del bien espiritual y de los medios ordinarios que conducen al fin. La pusilanimidad hace huir si se trata de los consejos evangélicos de los bienes espirituales que conducen a la perfección cristiana y la salvación eterna. El rencor hace que el tibio luche y se indigne enojándose contra los sacerdotes y los cristianos fervorosos que tratan de conducir a los demás al fervor. La malicia conduce al tibio a detestar y burlarse de los bienes espirituales mismos. La divagación de la mente por lo vedado: toda persona busca la felicidad y el placer, pero como el tibio no goza de los bienes espirituales por su falta, entonces busca placeres ilícitos por la divagación de su mente. San Tomás de Aquino apoyándose en los Santo Padres de la Iglesia, dice que la tibieza produce siete hijos que son: la inacción, la indolencia, el mariposeo, la agitación corporal, la inestabilidad, la garrulería, la curiosidad (5). 13 Dios nunca muere Invierno 2011

3-La tibieza disminuye la energía del alma y su resistencia contra las tentaciones; 4-Acostumbra el alma a las infidelidades y expone el alma a la impenitencia final porque el alma caída en el pecado mortal por la tibieza se acostumbra fácilmente al pecado. Privada de energía y fuerza espiritual sale difícilmente del pecado. 5-La tibieza es un pecado que gusta mucho al demonio, decía un santo « porque los demonios habitan siempre en los ociosos, porque éstos son las cámaras de los demonios, que comúnmente vemos que éstos son noveleros y parleros, los que se meten en vidas ajenas».

Responsabilidad de los tibios

¡Ay de los tibios! Son unos ciegos que por su culpa no ven la gravedad de su miseria y del peligro mortal en el que se ponen. Siguen unas pequeñas y falsas ideas fabricadas por su egoísmo e ignorancia culpable con la ayuda del envidioso serpiente infernal. ¡Ay de los tibios! Porque su situación es más peligrosa que la de un gran pecador que estaría en pecado mortal por debilidad o ignorancia. ¡Ay de los tibios! Porque Nuestro Señor dice a cada uno de ellos: “Sé tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente! Así puesto que eres tibio, y ni caliente ni frío, estoy para vomitarte de mi boca. Pues dices que 'Soy rico y me he enriquecido y de nada tengo necesidad', y no sabes que tú eres el desventurado y el miserable, y pobre, y ciego, y desnudo. Te aconsejo que compres de mi oro acrisolado por el fuego, para que te enriquezcas; y vestidos blancos, con que te cubras, y no aparezca la vergüenza de tu desnudez; y colirio, con que ungir los ojos para que recobres la vista. Yo a cuantos amo reprendo y corrijo; despliega, pues, tu celo y arrepiéntete”. (Apocalipsis 3, 15-19). ¡Ay de los tibios! Porque como los fariseos no entran en el reino de Dios y no dejen que los demás entren, impidiéndoles por sus malos ejemplos y consejos farisaicos. ¡Ay de los tibios! Porque en el día del juicio serán confundidos y cubiertos de vergüenza por todo el daño que hicieron a la Iglesia de Dios, a sus hijos, hermanos, amigos, vecinos. ¡Ay de los tibios! Porque comunican su enfermedad a sus hijos y nietos haciéndolos así árboles estériles en la Iglesia de Dios. Además el hombre tibio es juguete del demonio. Un santo padre del desierto decía “las moscas se apartan del agua hirviente, caen en agua tibia, y engendran los gusanos; los demonios huyen de una alma abrasada por la caridad, pero se arrojan en una alma tibia, y engendran en ella podredumbre de las pasiones y vicios”.


Trabajemos por nuestra salvación con temor y estremecimiento: hay una vida, una muerte, un juicio, una eternidad, feliz o infeliz. Remedios para salir de la tibieza (6)

Dios no da su gracia a los perezosos y a los tibios, sino a los que desean y tratan de adelantar; a los que se aplican al estudio y a la práctica de las virtudes y de la perfección cristiana. La tibieza es la responsable de la condenación eterna de millones de almas, He aquí unos remedios para sanar el cáncer espiritual que se llama tibieza: 1-Nada más eficaz para salir del triste estado de la tibieza que un ferviente amor de Dios mirando a la Santa Cruz, pensando en todo lo que nos hizo Nuestro Señor para salvarnos. 2-Para despertarnos de nuestro sueño, la Iglesia nos exhorta a hacer los Ejercicios de San Ignacio de Loyola que son un poderoso medio de conversión y de santificación. 3-Aplicarnos en obras buenas; San Pablo nos dice: “En el obrar el bien no desmayemos, porque a su tiempo cosecharemos sin desfallecer. Así, pues, según tengamos oportunidad, obremos el bien para con todos, mayormente con los hermanos en la fe” (Gálatas 6, 9-10). 4-Meditar con frecuencia que la tibieza hace la vida miserable: disgusto de la vida, vicios de la carne, discordia, la pérdida del honor, el menosprecio de muchos. Al contrario, el hombre piadoso tiene la paz del alma en esta tierra y la vida eterna después. 5-Meditar con frecuencia las postrimerías, es decir la muerte, el juicio, el cielo o el infierno. 6-Leer lentamente la Preparación para la buena muerte de San Alfonso María de Ligorio o El Misterio del más allá de Antonio Royo Marín. Esa lectura produce gran provecho espiritual y abre los ojos sobre el triste estado del alma tibia. (se puede bajar de Internet http://www.statveritas.com.ar/Libros/Preparacion_para _la_Muerte) 7-Hacer cada día sus oraciones de la mañana y de la noche, saliendo así de la pereza espiritual. “Vosotros que dormís, levantaos y salid de entre los muertos, y Cristo os iluminará”, dice San Pablo (Efesios 5, 14). 8-La Palabra de Dios escuchada, meditada y practicada aparta de la tibieza. Por ejemplo: en el templo escuchar con atención las lecturas de la epístola y del santo Evangelio y la predicación. 9-Como todos los días ofendemos a Dios, hagamos una penitencia continua, mortificando nuestros gustos y sentidos. 10-Tengamos un odio sincero al pecado, apartándonos

de las personas, lugares, cosas, instrumentos que nos hicieron ofender a Dios. Nuestro Señor nos dice: “Si tu mano, tu pie, tus ojos es ocasión de escándalo para ti córtalo...No todo el que me dice Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, mas el que hace la voluntad de mi Padre, que está en los cielos, éste entrará en el reino de los cielos” (Mateo 7, 21). 11-Nuestros enemigos tratan constantemente de nuestra ruina: tratemos constantemente de defendernos no escuchando las palabras de los mundanos ni siguiendo sus ejemplos. Nunca desanimarnos delante de las numerosas faltas que cometemos por fragilidad o debilidad. Recemos con más fervor, pidiendo con mucha fe la ayuda de Dios. Renovemos nuestro arrepentimiento y buen propósito. Nuestro Señor dijo: “Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá; porque todo el que pide recibe; y el que busca, halla, y al que llama se le abrirá” (Mateo 7, 7-8). Pidamos con confianza a Nuestro Señor la luz para ver y comprender la gravedad de la tibieza. Pidamos también fuerza para o salir de ella o nunca caer en ese cáncer espiritual llamado tibieza. Bibliografía y notas: 1 Antonio royo Marín O.P. Teología moral para seglares, Madrid, BAC, 1964, tomo I, pág., 214, n 265. 2 San Juan de Ávila, Obras completas, BAC, t. 3, pág. 47. 3 Santo Tomás de Aquino, Suma Teológica, II-II 35, 3 c. 4 Antonio Royo Marín, Teología moral para seglares, Madrid, BAC, 1964, tomo I, pág., 214, n 265 5 Santo Tomás de Aquino, Suma Teológica, II-II, 35, 4, ad 2 et 3. 6 Tesoros de Cornelio a Lapide, Madrid, 1882, t. 4, p. 441-444.

Nuestro Señor Jesucristo dice a cada uno de nosotros: “Conozco bien tus obras, que ni eres frío ni caliente: ¡Ojalá fueras frío o caliente! Más por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, estoy para vomitarte de mi boca”. Apocalipsis 3, 15-16

Dios nunca muere 14 Invierno 2011


ACTIVIDADES DE LA FRATERNIDAD SACERDOTAL SAN PÍO X EN MEXICO Y AMÉRICA CENTRAL

Peregrinación Nacional de Cristo Rey 30 de Octubre en México, D. F.

PARA AYUDAR...

A LA FRATERNIDAD SACERDOTAL SAN PÍO X Distrito de México y América Central. Depositar sus donativos a nombre de FRATERNIDAD SACERDOTAL SAN PÍO X EN MÉXICO A. R. BBVA Bancomer sucursal 020 Nonoalco. Cuenta 012 180 00169585400 2 swift de la banque BCMRMXMM-PYM


ACTIVIDADES DE LA FRATERNIDAD SACERDOTAL SAN PÍO X EN MEXICO Y AMÉRICA CENTRAL Bendición de la Capilla del Sagrado Corazón en Orizaba, Veracruz.

24 de Octubre, Fiesta de San Rafael Arcángel en Zapotiltic, Jalisco.

Retiros en Guatemala Retiro anual de los sacerdotes del distrito de México y América Central


Libros para alimentar el alma, acrecentar el fervor, salir de la tibieza o no caer en ella 1-San Alfonso de Ligorio: El gran medio de la oración; El libro que San Alfonso querría imprimir para distribuirlo a todos los cristianos para que supieran la necesidad de rezar para salvarse: el que reza se salva el que no reza no se El Gran Medio salva; La práctica del de la Oración amor hacia Jesucristo. Entre más se conoce a Nuestro Señor Jesucristo más se le ama, y se santifica. Las glorias de María, excelente; Preparación para la muerte, el libro que salvó a miles de almas, que hizo reflexionar a muchos tibios. 2-San Francisco de Sales, El arte de aprovechar nuestras faltas Un libro muy importante para corregirse y santificarse. El santo nos dice: nunca desanimares, nunca darse por vencido, poner su confianza en Nuestro S e ñ o r y a d e l a n t a r. Introducción a la vida devota, el libro que renovó la espiritualidad católica durante siglos y santifico a millares de almas. Contiene cinco partes: 1) ¿cómo purificar su alma y vencer las malas inclinaciones; 2) Necesidad de la oración y sacramentos; 3) Las virtudes: ¿cómo adquirirlas? ¿Cómo evitar la ira, las murmuraciones, las malas amistades, etc.. ¿Cómo deben actuar las personas casadas, viudas, solteras? etc... 3-San Juan Bosco, Sueños de Don Bosco, mediante esos sueños Don Bosco convertía a los jóvenes y les revelaba la táctica del demonio. 4-San Leonardo de Puerto Mauricio; El tesoro escondido

15 Dios nunca muere Invierno 2011

de la santa Misa. Muy bueno. 5-San Luis María Grignon de Monfort, El secreto de María; El tratado de la verdadera devoción; Carta a los amigos de la Santa Cruz, el verdadero espíritu cristiano opuesto al espíritu mundano; El secreto del Santísimo rosario para rezar el Rosario con más frutos. 6-Santo Tomás de Aquino, Compendio de la Suma teológica toda la Suma teológica de Santo Tomás resumida. 7-Santa Teresita del Niño Jesús, Historia de un alma, o sea Manuscritos autobiográficos, con pequeñas cosas, cumpliendo el deber del momento, santa Teresita se hizo una grande santa. 8-Tomás Kempis La Imitación de Cristo, El mejor libro católico después del Evangelio. 9-Mons. Marcel Lefebvre, La Misa de Siempre. Monseñor analiza todas las oraciones de la Misa y demuestra que la verdadera civilización es producto del Sacrificio de la Cruz renovado sobre el altar en nuestro provecho. 10-Antonio Royo Marín O.P. El misterio del más allá. Habla de la eternidad, del juicio del cielo y del infierno 11-Cardenal Mercier, La mortificación cristiana, ¿Cómo con pequeñas cosas se puede servir a Dios y santificarse? 12-M.M. Philipón O. P., Los sacramentos en la vida cristiana. Para entender mejor y sacar mayor fruto de los sacramentos que son los canales de la santidad cristiana.


LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS Según San Alfonso María de Ligorio, Doctor de la Iglesia

San Alfonso recogió lo que dice la Sagrada Escritura y los santos Padres de la Iglesia sobre la gravísima responsabilidad de los padres y madres acerca de la educación de los hijos. Cada uno puede sacar mucha luz y fuerza de este texto.

E

l Evangelio nos dice que un buen árbol no puede dar frutos malos ni un árbol malo, frutos buenos. Aprendamos de eso que un buen padre educa hijos buenos; pero, si los padres son malos, ¿cómo pueden ser virtuosos los hijos? “¿Por ventura, dice Nuestro Señor, se recogen racimos de los espinos o higos de los abrojos?” (San Mateo 7, 16). De modo que es imposible, o al menos muy difícil, encontrar hijos virtuosos si los han educado padres malos. Padres y madres, escuchen con atención estas palabras que son de gran importancia para su salvación y la de sus hijos. Escuchen bien, muchachos y muchachas que aún no han elegido un estado de vida. Si quieren casarse, aprendan las obligaciones que contraen sobre la educación de sus hijos, y sepan también, que si no cumplen con ellas se condenarán con sus hijos. Voy a hablarles de dos temas. Primero: lo importante que es educar a los hijos en los hábitos de la virtud. Segundo: con qué cuidado y diligencia tiene que esforzarse un padre en la educación de sus hijos. I) Educar a los hijos en la virtud Un padre está obligado a dos cosas con sus hijos: a satisfacer sus necesidades corporales y a formar en ellos hábitos de virtud. Sobre la primera obligación sólo hay que decir que hay padres tan crueles como los animales salvajes, pues derrochan en comida, bebida y placer todo lo que tienen, o todo el fruto de su trabajo, y dejan morir de hambre a sus hijos. Actuando de esta manera pecan gravemente. Pero, hablemos de la educación, que es el tema de este artículo. Es cierto que la buena o mala conducta posterior de un niño depende de su educación. La misma naturaleza les enseña a los padres a que se ocupen de la educación de sus hijos. Dios se los ha dado a los padres no para que ayuden a la familia, sino para que los críen en el temor de Dios y los guíen por el

camino de la salvación eterna. “Los niños, dice San Juan Crisóstomo, son un gran préstamo; ocupaos de ellos con mucho cuidado”. Los hijos no se les dan a los padres como un regalo, con el que pueden hacer lo que les gusta, sino como un préstamo; por lo cuál tendrán que dar cuenta a Dios si se pierden por su negligencia. Uno de los grandes Santos de la Iglesia dice que en el día de juicio los padres tendrán que dar cuenta por todos los pecados de sus hijos. De modo que el que enseña a sus hijos a vivir bien, morirá feliz y tranquilo. “El que educa a su hijo no siente pena al morir” (Eccl. 30, 3-5). Salvará su alma por medio de sus hijos; es decir, por la educación virtuosa que les habrá dado. “Se salvará por la crianza de los hijos” (I Timoteo 1, 15). Pero, al contrario, una muerte muy infeliz espera a los que han trabajado solamente para aumentar sus posesiones o multiplicar la honra de su familia, o que se han preocupado solamente por tener una vida cómoda y placentera, sin velar sobre la moral de sus hijos. San Pablo dice que tales padres son peores que los infieles: “Si alguno no mira por los suyos, sobre todo por los de su casa, ha negado la fe y es peor que un infiel” (I Timoteo. 5, 8). Aunque los padres vivan una vida de piedad y oración continua y comulguen cada día, se condenaran si descuidan la educación de sus hijos. Si todos los padres cumpliesen con su deber de velar sobre la educación de sus hijos, no habría tantos crímenes. San Juan Crisóstomo dice que por educarlos mal, los padres son la causa de que sus hijos caigan en muchos vicios graves. Tener padres viciosos que son incapaces de educarlos en el temor de Dios es una gran desgracia para los niños. En lugar de corregirlos y castigarles al verlos con amistades malas y riñas, son débiles y dicen: “¿Qué puedo hacer? Son jóvenes: esperemos, que ya se les pasará”. ¡Qué malas palabras, qué cruel Dios nunca muere 16 Invierno 2011


El diablo dijo de un sacerdote negligente: “Los que dirigen las tinieblas del infierno saludan a los que dirigen las parroquias y les agradecen su negligencia en instruir a la gente; porque de la ignorancia viene la mala conducta y la condenación de muchos”. educación! ¿Esperan que sus hijos se harán santos al crecer? Escuchen lo que dice Salomón: “Instruye al niño en su camino, que aún de viejo no se apartará de él” (Proverbios 22, 6). Un joven que ha adquirido un hábito de pecado, no lo abandonará ni cuando sea viejo. “Sus huesos, llenos aún de juvenil vigor, yacerán con él en el polvo” (Job 20, 11). Cuando un joven ha vivido con hábitos malos, sus huesos están llenos de los vicios de su juventud, de modo que los llevará hasta su tumba, y las impurezas, las blasfemias, y los odios a los que se ha acostumbrado en su juventud, le acompañarán a la tumba. Cuando aún son jóvenes, a los niños es muy fácil enseñarles hábitos de virtud, pero cuando son grandes, es muy difícil corregirlos si han aprendido hábitos de pecado. Disciplina y corrección San Pablo enseña muy bien, en pocas palabras, lo que es una educación apropiada. Dice que es disciplina y corrección. “Vosotros, padres, no exasperéis a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y en la enseñanza del Señor” (Efesios 6, 4). Disciplina que es lo mismo que la reglamentación religiosa de la moral de los niños implica la obligación de criarlos en hábitos de virtudes, con palabras y ejemplo. Primero, con palabras: un buen padre ha de juntar a menudo a sus niños y llenarlos del amor y temor de Dios; así crió Tobías a su hijo. Le enseñó desde su infancia el temor de Dios y a huir del pecado. “Le enseñó desde la niñez a temer a Dios, y a guardarse de todo pecado” (Tobías 1, 10). El libro de la Sabiduría dice que un hijo bien educado es el sostén y la consolación de su padre. “Corrige a tu hijo y será tu consuelo, y las delicias de tu alma” (Proverbios 29, 17). Pero, si un hijo bien criado es la delicia del alma de su padre, también un hijo que ignora sus obligaciones como católico, llena de dolor el corazón de su padre, porque la ignorancia de los deberes de católico siempre va unida a una vida mala. Y una vida mala causará muchos sufrimientos a los papás que no cumplieron con sus deberes. 17 Dios nunca muere Invierno 2011

Se cuenta que en el año 1248, un sacerdote ignorante recibió en un sínodo la orden de dar un discurso. Estaba muy emocionado y el diablo se le apareció y le dijo: “Los que dirigen las tinieblas del infierno saludan a los que dirigen las parroquias y les agradecen su negligencia en instruir a la gente; porque de la ignorancia viene la mala conducta y la condenación de muchos”. Lo mismo se puede decir de los padres negligentes que no se forman, que no mandan a sus hijos a la doctrina, que no los llevan a Misa, (que ponen la televisión y el internet en el cuarto de sus hijos para que se corrompan). II) ¿Qué enseñar a sus hijos? En primer lugar, un padre debe enseñar a sus hijos las verdades de la fe, y particularmente los cuatro misterios principales. 1) Que sólo hay un Dios, Creador y Señor de todas las cosas: 2) Que este Dios es remunerador, que recompensará a los buenos con la gloria eterna del paraíso y castigará a los malos con los tormentos eternos del infierno (Hebreos, 11, 6; San Mateo 25, 46). 3) El misterio de la Santísima Trinidad, es decir, que hay un Dios en tres personas [Padre Hijo y espíritu Santo] porque tienen la misma esencia divina (San Mateo 28, 19). 4) El misterio de la Encarnación del Verbo Divino, Nuestro Señor Jesucristo hijo de Dios y Dios verdadero, que se hizo hombre en el seno de María, y sufrió y murió por nuestra salvación (San Juan 1, 1-14). ¿Se puede aceptar la excusa de un padre que diga que no conoce estos misterios? ¿Puede un pecado excusar otro pecado? El que ignora estos misterios está obligado a aprenderlos, y después enseñarlos a sus hijos o al menos tiene que enviar a sus hijos con un buen catequista. Qué pena ver tantos padres y madres que no son capaces de enseñar a sus hijos las verdades más necesarias de la fe y, en lugar de enviar a sus hijos e hijas al catecismo, los ocupan en cosas triviales o secundarias; cuando sean grandes, no sabrán el significado del pecado mortal, del infierno ni de la eternidad; no sabrán ni siquiera el Credo, el Padre Nuestro ni el Avemaría, que un católico ha de saber bajo pena de pecado mortal. Los buenos padres no solamente instruyen a sus hijos en estas cosas tan importantes, sino que les enseñan los actos que hay que hacer cada mañana al despertarse. En primer lugar, les enseñan a agradecer a Dios, por haberles conservado la vida durante la noche; después, a que ofrezcan a Dios todas las acciones buenas que van a hacer y todas las penas que van a sufrir en el día; en tercer lugar a pedir a Dios y a su Santísima Madre María que los preserve de todo pecado durante ese día.


¿Qué nos serviría ganar el mundo entero si perdemos nuestra alma? Cualquier cosa de la tierra se acaba, pero la eternidad Nunca acaba. ¡Se puede perder todo Pero no a Dios! San Alfonso María de Ligorio

Les enseñan a que cada noche hagan el examen de conciencia y recen el acto de contrición. Les enseñan a rezar también cada día los actos de fe, esperanza y caridad; a rezar el rosario y a visitar cada día el Santísimo Sacramento en un templo. Algunos padres de familia se procuran prudentemente un libro de meditaciones para leer y tener oración mental, en común, media hora cada día. Es lo que nos exhorta a practicar cada día el Espíritu Santo. “¿Tienes hijos? Adoctrínalos y dómalos desde su niñez” (Ecles. 7, 25). Hay que procurar enseñarles desde su niñez esas costumbres religiosas, para que cuando sean grandes, perseveren en ellas. Hay que acostumbrarlos también a confesarse y a comulgar cada semana. Es también muy útil infundirles a los niños máximas buenas. ¡A qué ruina llevan a sus hijos los padres que les enseñan máximas mundanas! Algunos padres les dicen a sus hijos: “Tienen que buscar la estima y la alabanza del mundo. Dios es misericordioso y perdona los pecados”. ¡Qué miserable el joven que peca por escuchar estos consejos malos! Los padres buenos enseñan máximas muy distintas a sus hijos. La reina Blanca de Castilla, madre de San Luis rey de Francia, le repetía: “Hijo mío: me gustaría más verte muerto en mis brazos que saberte en estado de pecado”. De modo que tienen que esforzarse en infundirles a sus hijos algunas máximas de salvación cómo: “¿Qué nos serviría ganar el mundo entero si perdemos nuestra alma? Cualquier cosa de la tierra se acaba, pero la eternidad nunca acaba. ¡Se puede perder todo pero no a Dios!” Una de estas máximas bien impresa en la mente de un joven, siempre le conservará en la gracia de Dios, lo preservará de muchos pecados. Los padres tienen también la obligación de instruir a sus hijos en la práctica de la virtud, no solamente con palabras sino sobre todo con el ejemplo. Si dan a sus hijos ejemplos malos, ¿cómo pueden esperar que ellos vivan bien? Cuando se corrige a un joven libertino por una falta, él contesta: “¿Por qué me reprochas, si mi padre hace peor?” “Se quejan de sus padres los hijos del impío, viendo que por culpa de él

viven deshonrados” (Ecles. 41, 10). ¿Cómo podría un hijo ser bueno y religioso, si tiene el ejemplo de un padre que blasfema y dice groserías, que pasa todo el día jugando y tomando, que acostumbra a ir a casas de mala reputación; [que pasa el día mirando tele o jugando en el billar; que engaña a su prójimo]? ¿Acaso espera que sus hijos se confiesen a menudo, cuando él apenas se confiesa una vez al año? Es como el cuento del cangrejo de mar, que le reprocha a sus hijos por no andar hacia delante. Ellos le dijeron: “¡Papá!, ¿Pero tú cómo andas?” Y el cangrejo siguió andando al revés delante de ellos. Es lo que les sucede a los padres que dan malos ejemplos; después no tienen ni siquiera valor para corregir a sus hijos de los pecados que ellos mismos cometen. Según Santo Tomás, los padres escandalosos obligan a sus hijos a tener una mala vida. “No son padres sino asesinos, dice San Bernardo. No matan los cuerpos sino las almas de sus hijos”. Es inútil que un padre diga: “Mis hijos han nacido con malas disposiciones”. No es verdad, pues, dice el filosofo romano Séneca: “Se equivocan si piensan que los vicios han nacido con ellos; han sido injertados”. Los vicios no han nacido con sus hijos, sino que se les han comunicando por los malos ejemplos de sus padres. Si hubiesen dado ejemplos buenos a sus hijos, no serían tan viciosos. Padres: [saquen, pues, de su casa la caja de todos los vicios]; frecuenten los sacramentos; escuchen los sermones, recen el Rosario cada día, absténganse de todo lenguaje obsceno, de calumnias y de riñas, y verán cómo sus hijos seguirán sus ejemplos. Es particularmente necesario que los instruyan en la virtud desde la niñez. “Dómalos desde su niñez”, porque cuando ya sean grandes y hayan tomado malos hábitos, les será muy difícil con sus palabras hacer que se enmienden. Alejar a los hijos de la ocasión del mal Para criar hijos en la disciplina del Señor, es también necesario alejarlos de las ocasiones de cometer el mal. Un padre tiene que prohibir a sus hijos que salgan de noche, que vayan a casas en las que su virtud podría ponerse en peligro o que tengan malas compañías [hoy la tele e Internet son a menudo pésimas compañías].

La reina Blanca de Castilla, madre de San Luis Rey de Francia, decía a su hijo: “Hijo mío: me gustaría más verte muerto en mis brazos que saberte en estado de pecado”

Dios nunca muere 18 Invierno 2011


“Echa fuera dijo Sara a Abrahám- a esta esclava y a su hijo” (Génesis. 21, 10); quería que Ismael, el hijo de la esclava Agar, fuese echado de su casa, para que su hijo Isaac no aprendiera sus malas costumbres. Los malos compañeros son la ruina de los jóvenes. Un padre tiene que prohibir a sus hijos que lleven cosas robadas a la casa. Al oír el balido de un cabrito en su casa, dijo Tobías: “Mirad que no sea acaso hurtado; restituidlo a su dueño” (Tobías 2, 21). Los padres tienen que prohibirles a sus hijos todo juego que provoque la destrucción de la familia y de las almas, y también bailes, espectáculos malos, conversaciones peligrosas y fiestas malas. Un padre tiene que tirar de la casa las novelas que pervierten a los jóvenes y todos los libros y películas que tienen máximas perniciosas, historias obscenas y amores profanos [de las telenovelas]. No debe permitir que su hija se quede sola con ningún hombre, ni joven ni viejo. “Pero ese hombre que instruye a mi hija, es un santo”. Los Santos están en el cielo; los santos que están en la tierra son de carne y hueso, y podrían hacerse malos con las ocasiones próximas. [y qué decir de las padres que permiten que su hija vaya dondequiera sola con su novio?] Otra obligación de los padres es la de corregir las faltas de la familia. “Críalos en la disciplina y corrección del Señor”. Hay padres y madres que son testigos de faltas en la familia y no dicen nada. Por temor de disgustar a sus hijos, algunos padres descuidan el deber de corregirlos pero, si viesen caer a su hijo en un estanque y en peligro de ahogarse, ¿no sería crueldad salvaje no agarrarlo del cabello para salvarle la vida? “El que hace poco uso de la vara, quiere mal a su hijo” (Proverbios 13, 24). Si quieren a sus hijos, corríjanlos, y cuando crezcan, castíguenlos. Digo han de corregirlos como padres y no como guardias de prisión. Tienen que procurar no pegarles cuando están enojados, porque en ese caso hay peligro de pegarles con demasiada dureza, y la corrección no daría frutos, porque así hacen creer que el castigo es el resultado de la ira y no del deseo de ver que enmienden su vida. Digo también que hay de corregirles cuando están creciendo, porque, cuando ya están grandes, corregirles no serviría mucho. Tienen que abstenerse de corregirles con la mano, para que no se hagan más malos ni les pierdan el respeto. ¿De qué sirve corregir a sus hijos con palabras injuriosas e imprecaciones? Castíguenles con una parte de su comida o algunos vestidos, o enciérrenlos en su habitación. He dicho bastante. Conclusión: el que ha educado mal a sus hijos, será castigado severamente, y el que los haya instruido en la virtud, recibirá una recompensa grande.

19 Dios nunca muere Invierno 2011

CONSEJOS DE SAN FELIPE NERI A LOS JÓVENES 1.- Benditos ustedes, oh jóvenes, que tienen tiempo de hacer el bien. 2.- No es tiempo de dormir, porque el Paraíso no está hecho para los holgazanes. 3.- Hijitos, estén siempre alegres, no quiero escrupulosos ni melancolías: me basta con que no cometan pecado. 4.- Esquiven la alegría inmoderada, porque ésta aplasta lo poco de bueno que se ha adquirido. 5.- No dejen las prácticas devotas; pero si quieren divertirse, primero cumplan con éstas y después diviértanse. 6.- No se carguen de demasiadas devociones; deben emprender pocas y perseverar en ellas. 7.- No crean que van a poder volverse santos en cuatro días, porque la perfección se adquiere con mucha fatiga y poco a poco, mientras que el entusiasmo de los jóvenes es como un fuego de paja. 8.- Sean devotos de María, porque este es el medio mejor para obtener la gracia de Dios. 9.- Aléjense de los teatros y de las diversiones peligrosas, para no ponerse en peligro de pecar. [Hoy el santo diría: cuidado con Internet y la televisión] 10.- Hijitos, mortifíquense con las cosas pequeñas para poder después mortificarse más fácilmente en las cosas grandes. 11.- Sean obedientes y sométanse a sus superiores, porque la obediencia es el camino corto para adquirir la perfección. 12.- No se sientan maestros del espíritu y no piensen en convertir a los demás; antes piensen en corregirse ustedes mismos. 13.- No coman fuera de las horas de alimento sin necesidad; de otro modo no podrán adquirir lo espiritual. 14.- No se burlen de los defectos naturales del prójimo, si quieren conservar la caridad. 15.- Cuídense de decir mentiras como de la peste. 16.- Sean humildes y siéntanse menos; porque la verdadera custodia de la pureza es la humildad. 17.- Para conservar la castidad es muy buen remedio descubrir cuanto antes sus propios pensamientos al confesor. 18.- No deben nutrir su cuerpo con delicadezas; huyan de los malos compañeros y de las pláticas que no sean buenas. 19.- Cuídense del ocio, particularmente en las horas después de la comida, porque es entonces cuando el demonio suele tentar mayormente. 20.- No se fíen de ustedes mismos por cualquier experiencia que tengan, mejor huyan de toda ocasión.


El Santo Rosario ¿Por qué rezar el santo rosario? ¿Cómo rezarlo con mayor eficacia?

Por el padre Feliz Sarda y Salvany Para que podamos sacar mayor provecho de nuestro santo Rosario, presentamos a sus meditaciones unos textos del Padre Feliz Sarda y Salvany, que consagró su vida a defender la fe católica contra sus enemigos internos: los católicos liberales que quieren protestantizar la fe católica. De hecho, este defensor de la fe escribió un libro llamado El liberalismo es pecado, y fue alabado por Roma… hace más de un siglo. La familia que reza, lucha por el reinado social de Cristo y la derrota del demonio.

¡El Rosario! ¿Hay cosa más vulgar? ¿Qué se puede decir sobre él que no se le haya ocurrido ya a todo el mundo? Y sin embargo, puede que sean pocos los que hayan parado a examinar detenidamente el qué y el cómo y el por qué de esa devoción que rezan todos los días, y de esa cadenilla con granos engarzados de diez en diez que traen en el bolsillo. ¿Acaso no es frecuente que lo que más familiarmente usamos y tratamos es lo que menos a fondo hemos cuidado de estudiar? Mil veces se ha hecho observar que el Santo Rosario es una fórmula de oración en que están como entretejidos el rezo y la meditación: el rezo por medio de los Padrenuestros, Avemarías y Glorias, que se repiten por decenas: la meditación por medio del paso o misterio que se propone en cada decena a la consideración del cristiano. Esto solo recomienda ya de buenas a primeras esta devoción, porque, ¿qué cosa hay más excelente que la meditación, principalmente de la vida de Cristo y de su Madre Santísima?, ¿y qué rezo hay más precioso que el de las oraciones dichas, en cuyas breves frases, todas de excelso origen, se encierra el meollo y sustancia de cuanto puedan decir los libros más elocuentes? Más hay aún otra consideración, y es la siguiente: ¿Qué rezaría la gran masa del pueblo fiel si no tuviese tan a mano esa tan familiar devoción del Santo Rosario? Una devoción para la clase general del pueblo debe ser sencilla, breve, llana de entender y fácil de practicar, adaptada a grandes y a pequeños, que ni a aquéllos parezca vulgar, ni a estos incomprensible. Estoy discurriendo qué fórmulas de oraciones se podrían inventar que a una satisficiesen tantas necesidades, y no me ocurre que se pueda inventar otra que la que está ya inventada. El Santo Rosario. Porque vamos al caso. Decirle a la generalidad de los fieles: “medita y contempla”, es cosa muy vaga y que pocos querrán practicar. Largos ratos de silenciosa oración

mental son poco a propósito para la mayoría de las gentes, que suelen vivir atareadas y distraídas entre los mil ruidos y desazones del mundo. Y, no obstante, es cierto que no puede haber perfecto cristiano sin su poca o mucha meditación. El Santo Rosario allana esta dificultad, dando como desmenuzada y hecha partijas de fácil masticación la materia de las más elevadas contemplaciones. A sorbos, como quien dice, le va dando al espíritu este celestial alimento. Envuelta en la fácil comida de la oración vocal le da sin advertirlo la otra más sutil de la oración mental y consideración, para que la traguen así, casi sin pensarlo, hasta los más desganados. Querer persuadirles a ciertas personas que dediquen veinte minutos a la contemplación de una verdad cualquiera, será pretender lo imposible. Dársela en cinco o quince tomas con el intermedio y afectuoso acompañamiento de unas breves oraciones vocales, es cosa ya más hacedera y con la cual se puede llegar a conseguir igual resultado. En efecto. El que ha rezado bien una parte del Santo Rosario, es decir con la debida reflexión sobre cada misterio, puede decir con toda seguridad que ha hecho un buen rato de oración mental y de piadosa contemplación. Pues, por lo que toca a la misma oración vocal, ¿hay medio por ventura de hacerla más fácil más sabrosa? ¿Qué le diréis al pueblo? ¿Lee? No, porque, o no sabe leer, o aunque sepa se podrá decir a muchos aquello que al tesorero de la reina de Etiopía decía un apóstol: “¿Entiendes lo que lees?” Que es lo que exactamente nos ocurre muchas veces cuando vemos a ciertas pobres gentes en la iglesia deletreando penosamente su lujoso devocionario, máxime cuando está escrito en lengua para ellas forastera. Pues bien. He aquí un devocionario que todo el mundo puede usar aunque no haya ido a la escuela ; que los más pobres pueden comprar, porque no cuesta un Dios nunca muere 20 Invierno 2011


real; que los más cortos pueden entender, porque consta de palabras tan llanas como las que cualquier madre hace entender a su hijo chiquito ; devocionario que no cansa la vista del anciano; ni necesita luz del día o artificial para ser leído; que pueden cómodamente practicar el enfermo en su cama, el viajante en su vagón, el soldado en su hora de retén o de centinela, el labrador en su campo, el obrero en su taller, o la muchacha haciendo su cocina o su costura. Discurrid lo que queráis, dadle vueltas a vuestro más agudo ingenio; no hallaréis práctica más práctica que ésta ni que más se avenga a todas las clases, a todos los tiempos y a todas las situaciones de la vida. Pero el ser llana y sencilla para los más, ¿no la hará despreciable para los entendimientos y corazones privilegiados? No, porque en medio de su sencillez, que comprenden hasta los más pequeños, tiene abismos insondables de sabiduría que no acabarán nunca de agotar las más elevadas inteligencias. Una sola, palabra de una sola de las peticiones de un solo Padrenuestro puede ser suficiente materia de meditación por largas horas al más grande de los filósofos; cada misterio de la vida del Salvador y de su Madre tiene tantos y tan variados aspectos, y da lugar a tantas y tan sutiles consideraciones, que no acabará con ellos el genio más encumbrado, si no que las irá encontrando cada día más nuevas y sorprendentes, cuando más las analice y desmenuce. Ahonde, pues, aquí el más vigoroso talento, y siga sin cesar abandonando, que como firme y humildemente trabaje, hallará, en cada pozo de estos, venas sin fin de agua viva, y no les tocará jamás el fondo a tales océanos de verdad. ¿Y podemos asimismo sostener que sea el Rosario devoción sabrosísima? ¡A cuántos no parece sino muy fastidiosa por sus monótonas repeticiones! Pues claro está que se lo ha de parecer a quien no se entretenga en saborear de ella más que la corteza, sin llagar a hincarle el diente por medio de una viva atención. La fruta más azucarada parecerá sosa a quien de este modo la aplique a su necio paladar. Romped la cáscara; saboread la sustancia interior; exprimidle el jugo; ya que encontraréis allí lo que es bueno. Hablemos ya sin figuras. ¿Qué no os deleita el rezo del Rosario? Cierto es, ¡como que no lo rezan sino maquinalmente vuestros labios y no lo acompaña el corazón! Pasan por ellos sus amorosas frases sin hacer más que ligeramente rozar su superficie , y en confuso y precipitado tropel salen como desbordados, misterios, padrenuestros, avemarías y gloria patri: vuestra boca más que pronunciarlos los sacude y arroja de sí como el enfermo la ingrata medicina , a la que sólo procura despachar con la mayor brevedad posible. Decid, ¿es así como paladeáis los manjares en que deseáis recrear vuestra glotonería? ¿Es así como le buscáis a vuestras golosinas el apetecido dulzor? No, sino que lentamente las mascáis, las entretenéis, las disolvéis en vuestra saliva, y así les encontráis todo su deleite. Seguid análogo procedimiento espiritual para las cosas del espíritu, y me lo diréis después. Así goza cada vez más el alma la belleza de un cuadro mirándolo y remirándolo; así el hechizo de un poema leyéndolo y releyéndolo; así la imagina de un trozo de música escuchándolo y volviéndolo a escuchar. 21 Dios nunca muere Invierno 2011

¡ L a repetición! Poco muestra conocer al hombre quien le haga cargos al Santo Rosario porque consista todo él en fórmulas repetidas. El lenguaje de t o d o apasionado sentimiento no s a b e expresarse sino por medio de la repetición: los que de veras se quieren, jamás se contentaron con decírselo Padre Feliz Sarda y Salvany una sola vez. La repetición es el único recurso que le queda al alma humana, para acomodar a aquélla cierta infinidad suya y de que participan sus sentimientos, la pobreza relativa de sus recursos para desahogarlos. La doblada y redoblada y cien doblada expresión de una misma protesta de afecto es lo único que nos consuela en cierta manera de la cortedad de nuestras frases para expresarlo como deseáramos y no podemos. ¿Se hallaría acaso dificultad en la contemplación de los misterios? Pero, ¿qué? ¿No es cierto que son los más conocidos y tratados de todo el mundo cristiano, explicados en todos los tonos, representados en todas las formas del arte, familiares al pueblo como la más casera de sus escenas domésticas? ¿A quién le ha de costar esfuerzo alguno, chico o grande, colocarse con la imaginación por un momento, por ejemplo, en medio del hermoso grupo del portal de Belén, o en el lastimero del huerto de Getsemaní o del Calvario , en el olorosísimo de la Resurrección o Ascensión a los cielos? ¿A quién ha de ser difícil figurarse en su presencia las personas que lo componen, como las ha visto mil veces en cuadros, altares o estampas, y penetrarse de sus sentimientos y recoger sus lecciones y rezar luego como antes ellas, la respectiva decena? Rezad el Rosario, amigos míos, y rezadlo siempre y cada día. Volved a la santa costumbre de rezarlo en familia, los que por descuido o por pereza o por vergüenza, ¡que haya, mal pecado, vergüenza hasta en eso! , la hayáis dejado perder en vuestro hogar. Pero rezadlo bien. Para rezarlo como se debe os daré una breve receta de dos solas palabras: atención o intención. Atención, significa que se atienda en él a lo que se hace y a lo que se dice; que no se interrumpa con inútiles paradas; que no se mezcle con palabras impertinentes; que se diga con los labios y con el corazón, acompañado la


modestia de los ojos y el recogimiento de toda la persona. Que se mire esta devoción como un rato de audiencia que nos concede Dios, o de grata conversación que ofrecemos a la sagrada Familia. Intención. No hagáis obra alguna de estas sin ponerle antes una intención fija que le sirva de blanco. No hacerlo así es disparar al aire. La fija intención es la que más favorece la atención. Antes de empezar a rezar preguntaos un momento: ¿Para qué voy a rezar?, ¿A quién dirijo mi rezo?, ¿Qué pretendo alcanzar con él? Y procurad responder a eso, no solamente con intenciones vagas y generales de hacer bien, dar gloria a Dios, etc., sino con la de lograr algo más determinado y concreto, un favor para vos o la familia, la conversión de un pecador tal o cual, el consuelo o buena muerte de un enfermo, el sufragio por un alma, el éxito de un negocio o empresa, etc. O bien, el remedio de alguna de las graves necesidades de la Iglesia, como la exaltación del Papa, la confusión de las sectas, la propagación de la fe, el buen espíritu del clero, la reforma de las leyes, etc. ¡Cuidado si hubo cosas que pedir en todos tiempos y si las hay en este siglo muy en particular! Y poneos delante cada día una de estas intenciones, y tomadla por blanco antes de disparar vuestra arma, y repetidla interiormente a cada Gloria Patri, a fin de que no se os desvíe la puntería. Y acordaos con fe de aquel llamad y se os abrirá del Evangelio, y creed y confiad que con cada Padrenuestro y avemaría le dais una recia aldabada al Corazón del mismo Dios, que ha prometido no hacerse el sordo a quien así le fuere a llamar con santa importunidad. Rezad, vuelvo a insistir, rezad el Santo Rosario, y rezadlo siempre y rezadlo bien. Rezadlo, si andáis afligidos, para consolarlos; si tentados, para resistir; si desalentados, para cobrar bríos; si con fortuna próspera, para equilibraros en la debida moderación y templanza. Colgad junto a vuestro lecho esta insignia de piedad, para que se vea que allí se ha echado a reposar un cristiano bajo los pliegues de su bandera: izadla en el lugar más visible del doméstico hogar, allí donde en hermoso grupo se reúne cada noche la familia, a fin de que sea como una señal para todo el mundo de que en aquella casa reina y es servido Cristo Dios. ¡Qué os acompañe siempre en vida y los oigáis murmurar por vuestros amigos a vuestro oído en la hora de la muerte, y os sea recomendación y eficacísimo empeño en el divino tribunal! ¡Qué lo sea para mí, pobre pecador, si con estas breves reflexiones he logrado que haya en adelante uno más que rece devotamente el santo Rosario! El Rosario en familia Ninguna ocasión como la presente para hacerte, oh lector. Algunas observaciones sobre una costumbre cristiana y española que quisiera yo nunca dejases perder en el seno de tu hogar doméstico: hablo del Rosario en la familia. La familia está sufriendo no menos que la sociedad el embate de la irreligión y de lo que se llaman ideas nuevas, que en realidad son ideas muy viejas, pues son del paganismo. Y por efecto de esta fatal

influencia muchas familias cristianas abandonan las prácticas religiosas a pretexto de que son antiguas, alegando que se ha de vivir con el siglo, y que hay que dejarse de preocupaciones. Déjate de cuentos y de tonterías, amigo mío; Dios siempre será de moda y a Dios no le harán saltar de su trono todas nuestras locuras. Dios es de todos los siglos, o mejor, todos los siglos son de Dios. Y el servir a Dios, y el temerle, nunca será una preocupación, por más que haya cuatro decenas de infelices, no sé si más necios que malvados, que así aparenten creerlo. ¿No es, pues, gran lástima que hombres que se llaman católicos den al olvido o hayan desterrado de sus prácticas cotidianas esta santa práctica del Rosario en familia?, ¿No causa tristeza que hombres de orden, de autoridad y de respeto, severos en todo, formales, conservadores, consideren como cosa del otro siglo, y propia únicamente de mujeres, esta devoción? ¿Cómo si el hombre más barbudo y empingorotado no tuviera el alma tan hija de Dios como la mujer! ¡Como si para ambos no hubiese la misma muerte, el mismo juicio y el mismo infierno! Querido lector, quien quiera que seas, ¿No es verdad que no vamos bien, sino mal, muy mal? El nombre de Dios apenas se permite que reine en las costumbres públicas; ¿Permitirás que la impiedad lo arroje también del seno de tu familia? En muchas no se oye jamás este nombre adorable: en cambio se oyen palabras que los labios honrados no pueden pronunciar; chistes que los oídos castos no pueden oír; conversaciones de las cuales huye como espantada la virtud, porque destrozan sin piedad la fama del prójimo y la modestia cristiana. Y ¿Por qué esto? Porque a la Religión divina se la va arrinconado, como lámpara solitaria en el templo: se le ha arrojado de las leyes en tantos pueblos, no se la tolera en las plazas de tantas vecindades, y tal vez tú empiezas a arrojarla también, como huésped incómodo, de la familia. No obstante, en medio de los hombres es donde debe vivir, y no solamente en la oscuridad del santuario; en medio de vosotros, hombres de mundo; en vuestras casas, en vuestras fábricas, en vuestros festines, en vuestras diversiones, en todas partes a donde lleváis vuestra alma, allá habéis de llevar a Dios como Juez, y a la Religión como compañera. Y en todas partes ha de dirigir vuestras acciones, refrenar vuestros deseos, amansar vuestras iras, enjugar vuestras lágrimas. Ahora bien; si esta Religión divina ha de reinar entre vosotros en vuestra familia, de ningún modo mejor que con el santo Rosario que comprende, como visteis, los tres acto s principales de la Religión, la meditación, la súplica y la alabanza. Y el jefe de la familia debe presidir el Rosario como el negocio más importante del día; y los criados y los hijos deben aprender de él a venerarlo como la porción más respetable de la herencia paterna. Y el Rosario, cuyo dulce y acompasado murmurio subirá desde vuestro hogar hasta el trono de María, volverá a caer desde él sobre vuestra casa convertido en rocío bienhechor de bendiciones y consuelos. ¿No es verdad que necesitáis de Dios, lectores míos? ¿No es verdad que necesitáis de Dios para el éxito Dios nunca muere 22 Invierno 2011


de vuestros negocios, para la cosecha de vuestros campos, para el porvenir de nuestros hijos, para la salud de vuestros cuerpos y para la tranquilidad de nuestras almas? Oídme, pues, y concluyo. De las veinticuatro horas del día entre vuestros negocios, entre vuestros placeras y entre vuestro descanso, ¿Tan duro se os hace conceder un cuarto de hora a vuestro Dios? ¿Es que tal vez se os pide demasiado? No sé si os contentaríais con que os diese tan poco el último de vuestros servidores. Creo que sois algo más exigentes. ¿No es verdad, querido l e c t o r ? A v e r, p u e s , c ó m o restableces en tu familia, con gran consuelo de tu mujer, la cristiana costumbre del Rosario, que habías tal vez olvidado.

victoria del Rosario de María!” La explicación es clarísima: las dos primeras batallas pertenecen al cerrado archivo de la historia; la última pertenece, como tantas otras al siempre abierto archivo de la Religión. ¡Lepanto! ¡Y cuán bien hicieron, cuán acertados anduvieron los pueblos en unir a la Religión el recuerdo de esta gran batalla y de esta gran victoria! La batalla de Lepanto y su victoria, ganada por los pontificios, españoles y venecianos, aseguraron la supremacía de la cruz en el Occidente, y dejó desde entonces herida de muerte en el Oriente la hoy agonizante dominación musulmana. Lepanto recuerda la iniciativa de un gran Papa, Pío V, secundada por un gran rey, Felipe II, con la intervención de un gran diplomático y santo el Lepanto: jesuita, antes virrey de Cataluña, Victoria del Santo Rosario Francisco de Borja, y llevada a feliz cima por el valor de un gran Con el santísimo Rosario militar, el joven español Juan de está relacionada una fecha Austria. Lepanto recuerda el gloriosísima de nuestra historia pueblo cristiano entregado al rezo patria, la última de nuestras antiguas del Rosario durante la empeñada grandezas. acción, y el Santo Pontífice La Religión es el mejor y adivinando la victoria, desde su más precioso archivo de los pueblos. Batalla de Lepanto oratorio, y anunciándola a sus Ella es quien escrupulosamente sabe Cardenales tiempo mismo que se alcanzaba. Lepanto guardar el rico tesoro de sus recuerdos: lo que el pueblo recuerda al buen Cervantes, al príncipe e las tres quiere perpetuar en la memoria de las generaciones españolas, enfermo de calenturas, y lidiando no obstante venideras confíalo a la Religión, y está seguro de que no como bravo hasta perder de un tiro de arcabuz la derecha perecerá. Una diferencia hay entre los recuerdos que mano, y surgir como premio de su heroísmo cinco años de guarda tan sólo la historia y los que conserva la Religión. cautiverio en Ángel, y los restantes de su vida entre la La historia los guarda como preciosos cadáveres pobreza y humillaciones. Por eso se le llama, con gran perfectamente embalsamados, pero cadáveres al fin. La gloria suya, “el manco de Lepanto”. Lepanto recuerda Religión los conserva en toda su vida, esplendor y poesía. ciento y treinta galeras turcas apresadas, cinco mil turcos Como es ella eternamente viviente, injertos en su tronco prisioneros, veinte mil cristianos liberados del cautiverio. inmortal préstales su jugo, su verdor y su eterna lozanía; Es la última página de las Cruzadas, es el último aliento de adquieren algo de su inmutabilidad y de su inmarcesible la Europa coaligada en nombre de la fe; y el honor de esta juventud. jornada les cabe principalmente a la Religión, que fue la Otra diferencia notable queda aún por consignar. inspiradora, y a nuestra patria, que fue como siempre el La historia es libro cerrado para la mayoría; sus páginas brazo de la Religión. por lo común no las recorre el pueblo: la severa historia La iglesia alzó a la victoria de Lepanto un nunca ha sido amiga más que de sabios: jamás fue popular. monumento popular e imperecedero: la fiesta del Rosario. La Religión, al revés, es libro a todos abierto y a todas En todos los púlpitos católicos se habla hoy de esta fiesta, horas. Los hechos que a ella se han encomendado tiene y se renueva en la memoria de los fieles el recuerdo de la gusto particular en contárselos al niño y a la mujer, y al gran diosa hazaña que conmemora. Sirva también esta labrador y al artesano. Lo puramente histórico es página para esculpirlo más y más hondo en el corazón del meramente científico. Lo histórico-religioso, sin dejar de pueblo español, heredero de los héroes de Lepanto. Que ser científico, es juntamente popular y tradicional. ahora más que nunca importa volver los ojos a nuestro La palabra Lepanto es la mejor confirmación de glorioso pasado, siquiera para ruborizarnos cuando mis asertos. Preguntad a nuestro pueblo por las batallas de miserable sea nuestro presente. Pavía o de Villa viciosa, y con ser hechos de su patria no sabrá qué responderos, más que si le hablaseis de la China Por Feliz Sarda y Salvany, Pbro, Ano Sacro, o del Perú pronunciad, empero, ante una viejecita católica Barcelona, 1954 tomo II de cualquier nación de Europa dicha palabra, y alzando los ojos al cielo os dirá al momento: “! Ah, sí, Lepanto, la 23 Dios nunca muere Invierno 2011


Bendición de la Capilla del Sagrado Corazón de Jesús Orizaba, Veracruz

E

sta capilla de la Fraternidad empezó en la casa Doña Amparo Pérez en 1981, cuando Mons. Marcel Lefebvre visitó Orizaba. Gracias al trabajo de varios sacerdotes de la Fraternidad, ahora hay una capilla digna conectada al priorato. En el plan inicial, esta capilla provisional terminada en el año 2004 debería dejar el lugar a una iglesia más grande. La decoración de la capilla era adecuada, pero, varias personas se dieron cuenta de la utilidad de una capilla más bella para dar gloria a Dios. En mayo de 2011 se empezó un proyecto de remodelación: poner más énfasis en el altar y las imágenes del Sagrado Corazón de Jesús y los otros santos. La imagen del Sagrado Corazón estaba bien puesta sobre el altar, pero los otros santos estaban puestos sobre unas mesitas aquí y allí. Ahora todas las imágenes están puestas en sus propios nichos. Algunas imágenes se añadieron en la parte lateral de la capilla, en la entrada, y en frente de la iglesia donde se colocaron las imágenes son del Sagrado Corazón, del Inmaculado Corazón de María, de San José, y de dos ángeles adorando al Santísimo. En la parte lateral tenemos las imagines de San Antonio de Padua y de la Dolorosa; en la entrada, de la Virgen de Fátima; en el futuro tendremos la de Santa Cecilia, patrona nuestro coro. Además del proyecto de las imagines y sus nichos en estilo mozarábico con las columnas salomónicas, se decidió de embellecer también el altar cuyos colores eran el color de madera castaña. Ahora el color principal es tono dorado y rosa. Es un ambiente mucho más celestial y claro. El altar es cubierto con un forro de mármol rosa que concuerda con las mismas columnas que adornan los nichos de los santos. Así hay una armonía entre el altar y las estatuas de los santos. El proyecto fue terminado para la fiesta del Inmaculado Corazón de María. Aprovechamos la visita del Padre Mario Trejo, superior de nuestro distrito, para la bendición de la capilla y la recepción en el grupo de la S.A.S. de cinco nuevos miembros activos en Orizaba y Dos Ríos que, el 21 de agosto, hicieron su consagración a la Virgen y recibieron sus distintivos. El Padre Superior predicó sobre el Inmaculado Corazón y la necesidad de participar y entusiasmarnos en la Cruzada de Rosarios pedido por el Mons. Fellay.

R. P. Lawrence Novak, F.S.S.P.X.

El día siguiente, lunes, 22 de agosto, el Padre Trejo bendijo la iglesia remodelada. La ceremonia consiste en purificar con agua bendita los muros exteriores, mientras el coro canta el Asperges y el Salmo 50, el Miserere y todos los feligreses están afuera de la iglesia. Después de esto todos entran dentro de le iglesia para cantar las Letanías de los Santos. El canto terminado, el oficiante añade una bendición particular para la iglesia, nombrando su patrono, (en este caso era el Sagrado Corazón de Jesús), luego bendice dentro de la iglesia rociando todos los muros, las imagines, y todas las personas asistiendo.

Cuando terminó la bendición, el Padre hizo un sermoncito sobre la necesidad de un templo digno en honor a Dios, dándonos en ejemplo el templo que edificó el rey Salomón, hijo del profeta David. Todo eso nos dio la idea de la grandeza y la importancia de la casa de Dios y la reverencia que nosotros debemos tener dentro de ella. Ahora el culto divino tiene lugar en este templo de Dios más digno que antes. La feligresía está más motivada para asistir a misa y entender mejor lo que es la majestad de Dios en cuya casa están. Este templo servirá como una ventana entre el cielo y la tierra, y con la ayuda de Dios, muchas almas más se van a acercar a Él por la inspiración que les causa. Agradecemos y bendecimos de todo corazón las personas y las familias que han hecho posible esta obra para la gloria de Dios y la conversión de muchas almas.

Dios nunca muere 24 Invierno 2011


Ordenaciones Sacerdotales 2011 de la Fraternidad Sacerdotal San P铆o X

Ec么ne, Suiza

Zaitskoffen, Alemania

Winona, Estados Unidos


Dios Nunca Muere No. 39