Issuu on Google+

México D. F. Invierno de 2013. Año 12 Número 46

Estoy convencida de que se aprende preguntando

Esther Charabati Atención a clientes: 01 800 001 5337 / www.clublectores.com

Esther En las instalaciones de la Librería El Péndulo, en Polanco, rodeados de libros, música y una luz especial, entrevistamos a una autora mexicana, entusiasta filósofa y maestra, que nos comparte sus ideales, sus sueños y sus inspiraciones.


Estoy convencida de que se aprende preguntando por Virginia Krasniansky

Esther Charabati -Esther ¿qué nos puedes decir para que los maestros y nuestro público conozcan tus actividades, escritos y experiencias, y se contagien de tu entusiasmo? Efectivamente, soy muy entusiasta, porque hay pocas actividades tan satisfactorias como dar clases. A mí me hace muy feliz darme cuenta de que los alumnos aprenden por sí mismos, incluso a pesar de nosotros, los maestros. Es un privilegio presenciar el momento en que un alumno se hace una pregunta, parece fácil, pero no lo es: preguntarse implica toda una actitud ante la vida, la idea de que podemos apropiarnos del mundo; los maestros somos disparadores de preguntas, las provocamos y muchas veces no sabemos responder, pero eso es lo de menos: lo importante es que ellos desarrollen su curiosidad y su capacidad de cuestionar. -Cuéntanos un poco de tu formación y dinos dónde estudiaste. Estudié la licenciatura en filosofía, luego una maestría en pedagogía, también un diplomado en Derechos Humanos y finalmente el doctorado en pedagogía en la UNAM. Ahora estoy en una estancia postdoctoral en la IBERO... y creo que todos estos años de estudio y de trabajo apuntan a un solo objetivo: entender

mejor el mundo. Las clases que doy están relacionadas, entre otros temas, con los problemas de la educación en México. Yo me pongo en el espacio de facilitadora para que los alumnos aprendan lo que quieren aprender; soy un puente que los comunica con otras disciplinas y con la práctica de la filosofía, que consiste en cuestionar y criticar el mundo y especialmente la mirada ética, que nos orienta en la vida. -Retomando el término que defines como facilitadora o mediadora ¿qué nos podrías decir sobre la educación en México y cómo podrían los alumnos y las personas en general, tener una mejor formación y por lo tanto una mejor posibilidad de decidir? - A los maestros se los capacita y se les brindan programas de actualización; al mismo tiempo se los responsabiliza de todas los males de la educación y eso es muy perverso. Los maestros constituyen un elemento del campo educativo, pero hay otros que han contribuido en el deterioro de la formación: desde los padres de familia, las autoridades, los medios de comunicación, los organismos internacionales… En México es necesario resolver los problemas políticos y administrativos para que los maestros puedan dedicarse a la enseñanza y que la escuela vuelva a ser protectora, que sea una institución sólida en una sociedad cada vez más precaria. Sí hay que preparar más y mejor a los maestros,

para que los alumnos reciban una mejor educación. Pero eso va a ser imposible si sus maestros son satanizados, se les tilda de ignorantes, corruptos, oportunistas… No dudo que algunos lo sean, pero si ése es el denominador común, quiere decir que como sociedad hemos hecho algo muy mal. -En tus clases, ¿cómo enfocas el aprendizaje desde la formación de filósofa?; he leído que haces muchas preguntas ¿obtienes las respuestas? -Estoy convencida que se aprende a través de las preguntas. Es muy importante que los maestros y alumnos aprendamos a preguntar. La mirada de la realidad circundante está directamente relacionada con las preguntas que nos hacemos. Si nos asomamos al mundo y no vemos ningún problema, no tenemos ninguna posibilidad de modificarla. Los alumnos, a medida que van creciendo, van dejando de preguntar; no es un fenómeno nacional, sucede en todas partes. Si no preguntan, es más difícil que se involucren en lo que se estudia, porque les resulta ajeno. -Esto tendría que ver con volver la educación más participativa y que esté más vinculada a nuestra realidad. ¿Qué les propondrías a nuestros maestros? -Los maestros deberían abandonar el lugar del saber absoluto para poder comunicarse con los alumnos, no tienen por qué ser el centro del aula y no siempre en el pizarrón está la verdad universal. Cuando nos quitamos de ese lugar, tenemos la oportunidad de aprender con nuestros alumnos y también de equivocarnos o de ignorar algunas respuestas.


-Sé que diriges un café filosófico en donde, siguiendo tu línea de trabajo, generas preguntas para reflexionar. En ese mundo de preguntas ¿qué te falta preguntarte?

-¿Crees que hay un ideal a alcanzar en educación? O más bien: ¿existe una fórmula para mejorar la educación en un país como México, con tantas diferencias sociales y tantas culturas?

El Café filosófico es un espacio extraordinario porque mi objetivo no es enseñar, sino provocar un debate en el que las distintas miradas son nuevas líneas de reflexión, un debate que se nutre de creencias cuestionadas y de reflexiones. Es un espacio de libertad en donde todos opinan y se permiten discusiones y diálogos. Nos aportamos ideas y pensamientos que nos ayudan a crecer y descubrimos que esa idea que siempre sostuvimos como verdadera no se sostiene frente a los argumentos de los demás. Y nos damos cuenta de que cualquier problema, incluso el que parece más sencillo, tiene muchas facetas. Con cada pregunta surge una nueva respuesta y con cada respuesta una nueva pregunta.

-No sé si puedo responder a tu pregunta, pero últimamente he estado pensando que es muy difícil ser maestro. La tradición pesa mucho y la responsabilidad se va acrecentando a medida que la sociedad le atribuye nuevas funciones a la escuela. Deberíamos analizar con los nuevos maestros las conductas y actitudes que hemos adoptado y los resultados que han dado. Deberíamos –cada maestro- revisar nuestro paso por la escuela como alumnos para poder volver a ella como maestros con las heridas cicatrizadas. El ideal de la educación, para mí, tiene como fundamento la ética. No educamos para que los jóvenes adquieran habilidades que los vuelvan aptos para el mercado de trabajo, educamos para que sean mejores hombres y mejores mujeres que contribuyan a construir –debería decir reconstruir- la sociedad. Esa es la tarea que le puede devolver su identidad al maestro, que reconoce el lugar central que ocupa en la sociedad.

-En esta senda de preguntas, me gustaría conocer tu opinión sobre las nuevas tecnologías que aportan una gran cantidad de respuestas y soluciones a problemas que planteamos. -Las nuevas tecnologías han hecho grandes aportes a la educación; las computadoras han fomentado una nueva forma de leer, porque pasamos mucho tiempo frente a la computadora y estamos leyendo. Es una manera de recibir información de lo que nos interesa de manera sencilla y expedita. Tenemos el mundo del conocimiento a la mano. Es un buen instrumento, pero no es educación en sí misma, ésta requiere la convivencia, el diálogo y la intencionalidad. ¿Qué nos puedes decir sobre tu literatura?, ¿qué escribes? -En este momento lo que más me gusta escribir es novela porque me permite –al menos al principio- recrear el mundo, hacerlo a mi medida; después la trama me desplaza y sigue por su cuenta. También escribo ensayos buscando respuestas a las preguntas que surgen en el quehacer cotidiano, tanto por la información que recibo como por la convivencia en grupos de trabajo y en la facultad. Ahí se generan cuestionamientos y reflexiones apasionantes que se convierten en temas de ensayo. Creo que la vida es la mejor escuela: nos permite sorprendernos continuamente y nunca dejamos de aprender.

Esther Charabati CONTRA LA AUTORIDAD DE AULAS Y SILENCIOS Esther Charabati se rebela contra diversos estilos de ejercer la autoridad que aún marcan presencia en nuestras escuelas y exigen ser revisados. Este libro no sólo promueve el análisis racional, sino que remite al lector, a través de Hernán -el protagonista-, a su propio pasado escolar: de esa forma la reflexión se vuelve una experiencia vital y conmovedora. 129 págs. Nº 389026 139 puntos

-En esta multitud de facetas que tienes como escritora me parece importante informar que escribes libros para niños. ¿Por qué tomas personajes clásicos como Peter Pan y Pinocho, entre otros, para tus libros infantiles? - Escribo libros para niños con la idea de ofrecer a los maestros instrumentos para el debate y el cuestionamiento. Tomo los libros clásicos porque algunos están satanizados y otros están banalizados, cuando muchos de ellos plantean conflictos personales y sociales que todos vivimos y que nos llevan a la reflexión; nos enseñan maneras de vivir y de resolver los problemas. En muchas universidades dedican uno o más semestres a leer Pinocho, Peter Pan o El Principito. Yo los tomo como pretexto para que los niños se pongan en su lugar y problematicen las conductas de los personajes y las suyas propias. Club de Lectores agradece tu participación y te felicita por el trabajo que realizas.

Esther Charabati EL OFICIO DE LA DUDA La filosofía, salvo contadas excepciones, se ha ganado la fama de disciplina abstrusa; su rigor y la complejidad que ha adquirido a través de la historia han terminado, para su desgracia, por volverla inexpugnable para los no iniciados. La autora se ha propuesto la feliz tarea de reunir la filosofía con la vida. 228 págs. Nº 389014 210 puntos

Esther Charabati RASGANDO EL TIEMPO LOS JUDÍOS, EXTRAÑOS EN LA CASA En este libro se reflejan miradas diferentes, que se suman a la propia, para ver la realidad con muchos ojos. Tapa dura tapizada en tela. Ilustraciones de Claudia Nierman. Tapa dura. 128 págs. Nº 393001 299 puntos

Esther Charabati NO SOPORTO EL PARAÍSO ¿Cómo escapar al destino que impide a muchísimas mujeres asumir su proyecto individual? ¿Cómo elegir la vida si aun rompiendo con los padres una descubre que su ideología sigue contaminando cada decisión? 167 págs. Nº 389008 139 puntos


OTOÑO 2013 LEGAL

Bienvenido a Club de Lectores Club de Lectores constituye un sistema para la consecución de fines culturales donde se anima a descubrir y compartir el gusto por la lectura, facilitando la adquisición de buenos libros con la intención de formar e incrementar el acervo de las bibliotecas familiares. Club de Lectores trata de acercarse, particularmente, a personas o comunidades que en razón de su situación social, física o cultural no pueden acudir a otras instancias.

Club de Lectores Revista trimestral Año 12 Núm. 46 Diciembre 2013 Director Ignacio Uribe Ferrari Director Administrativo Miguel Echenique Coordinadora del fondo editorial Virginia Krasniansky Gerente de operaciones Esmeralda Ríos

2

En Club de Lectores trabajamos para procurarle una gran variedad de libros cuyas características se dan a conocer en nuestra revista trimestral y en nuestra página web www. clublectores.com Una vez que seleccione los libros de su agrado comuníquese al 01 800 001 5337 o ingrese a www. clublectores.com y utilice sus puntos para adquirirlos y recibirlos en el siguiente envío mensual. Al solicitar el canje, le sugerimos confirmar la equivalencia en puntos y la existencia de los libros elegidos, ya que ésta puede variar sin previo aviso debido a cambios de políticas en las distintas editoriales que proveen a Club de Lectores. Asimismo, la presentación de los libros que usted reciba puede ser diferente de la que se muestra en esta revista, debido al frecuente lanzamiento de nuevas ediciones. Todo lo ofrecido en esta revista será válido únicamente del 1 de Diciembre de 2013 al 28 de Febrero de 2014. Para cualquier aclaración, o para realizar su canje de puntos, también puede recurrir a la sección “Use sus puntos” en www. clublectores.com Agradecemos su confianza y esperamos que disfrute de las excepcionales facilidades que Club de Lectores ofrece para hacer de la lectura una actividad de deleite familiar.

Información y textos Virginia Krasniansky Corrección de estilo Virginia Krasniansky Miguel Echenique Diseño y formación Pedro Zúñiga Montes Fotos Esther Charabati Pedro Zúñiga Montes Editor responsable Nelson Uribe de Barros

El contenido de las colaboraciones es responsabilidad exclusiva de sus autores. ©Club de Lectores es una publicación trimestral editada por Edilar S. A. de C. V. con domicilio fiscal en Av. Juárez No. 97 Altos 604, Col. Centro de la Ciudad de México, Área 7 Deleg. Cuauhtémoc, México, D. F., C. P. 06070, oficinas administrativas en Blvd. Manuel Ávila Camacho 1994, Desp. 103, Torre Ejecutiva Satélite, Tlalnepantla, Edo. de México, C. P. 54055. Teléfonos (01) 55 53 61 96 11, larga distancia sin costo 01 800 001 5337. Fax (01) 55 53 62 08 51. Correo Electrónico: club@clublectores. com, dirección en Internet: www. clublectores. com. Certificado de Reserva otorgado por el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2002-090919153500-102. Número de Certificado de Licitud de Título: 12203. Número de Certificado de Licitud de Contenido: 8858. RFC: EDI000424HP8. Editor Responsable: Nelson Uribe de Barros. Edición computarizada: Edilar, S. A. de C. V. Impresión: Pressur Corporation S. A. Zona Franca Colonia Suiza, Ruta 53, Km. 120. 500, Nueva Helvecia - Departamento Colonia. Uruguay Teléfonos: 00 598 55 476 70 / 71 • informes@pressur. com


CLUB DE LECTORES Nº 45 EDITORIAL

Lectura y familia: las primeras lecturas. Leemos por diferentes motivos y con distintas finalidades: por placer, por necesidad, por obligación, para estudiar, para aprender, para comprender, para descubrir, para informarnos, para soñar… La lectura, además, nos permite comunicarnos y relacionarnos con otras personas, comprender el mundo en el que vivimos, conocer hechos pasados, personas de otros tiempos o culturas diferentes… La familia debe cumplir un papel muy importante en el desarrollo de los hábitos lectores del niño, facilitándole el acceso a buenas lecturas que empaticen con sus gustos e intereses, pero también que le hagan pensar, que le emocionen, que le conmuevan y que le inicien en su próxima andadura lectora… Leer antes de leer Se puede leer antes de saber leer. La historia nos dice que los buenos lectores se iniciaron en la lectura desde muy pequeños, aunque también hay ejemplos de grandes lectores tardíos. Cuentos maravillosos, canciones de cuna, adivinanzas, juegos de palabras, juegos mímicos, canciones escenificadas, oraciones, son textos que llegarán al niño por vía oral, en un primer momento y junto con la lectura en voz alta que el adulto puede hacerle de historias contenidas en álbumes ilustrados, al tiempo que juntos ven las imágenes; luego, una vez aprendidos los mecanismos que permiten la lectura autónoma, será el tiempo de los primeros libros , siempre seleccionados teniendo en cuenta las posibilidades lectoras de cada lector chico. En alguna ocasión ya hemos dicho que el lector no nace, sino que se hace a lo largo de un proceso en el que intervienen, entre otros factores, el desarrollo de la personalidad y las experiencias motivadoras o desmotivadoras hacia la lectura, por eso, es tan importante que el niño vea leer en su casa, que en ella haya libros, que lea junto a su padres, que juntos visiten bibliotecas o librerías, que compren libros , que no se le obligue a leer, que se le ofrezca una lectura como un premio y no como un castigo, que se respeten sus elecciones de lectura, que se le oriente, pero que no se le imponga…En el último apartado de este capítulo comentamos todos estos aspectos. El aprendizaje de los mecanismos lecto-escritores se produce en la escuela, pero en el proceso de adquisición del hábito lector es preciso intervenir también en el ámbito de la familia, porque el contacto del niño con el lenguaje escrito se produce mucho antes que aprenda a leer; en la vida actual estamos rodeados de textos escritos por medio de los que se nos transmiten mensajes de diverso tipo: informativos, instructivos, divulgativos, coercitivos… El lenguaje escrito es una realidad que está en la vida de las personas desde el primer momento: en los transportes, en la calle, en la televisión, en los comercios o en el cine se nos comunican continuamente mensajes escritos.

Pedro César Cerrillo,( 2010) Sobre lectura, Literatura y educación; Miguel Ángel Porrúa, Cap. V; pp. 87-88-89-90

3


José María Pérez Gay (1944- 2013) José María Pérez Gay Nació en la Ciudad de México, el 15 de febrero de 1944; falleció 26 de mayo de 2013 en la misma ciudad. Fue escritor, traductor, académico y diplomático mexicano, Licenciado en Ciencias y Técnicas de la Información por la Universidad Iberoamericana y doctor en Filosofía Germanística por la Universidad Libre de Berlín. Agregado cultural de la embajada de México en la República Federal Alemana, y consejero cultural en las embajadas de México en Austria y Francia. Embajador de México ante Portugal. Fue subdirector de Radio Educación, director del suplemento cultural de La Jornada (La Jornada Semanal) y colaborador de los diarios Uno más uno, La Cultura en México (suplemento de la revista Siempre) y miembro del Consejo Editorial de la Revista Nexos. Director fundador del Canal 22 (XEIMT-TV), el cual durante su gestión se hizo acreedor al Premio Cámara de la UNESCO. Vivió en Alemania durante 15 años. Destacado traductor al español de Goethe, Mann, Kafka, Kraus, Broch, Benjamin, Habermas, Adorno, Joseph Roth, Elías Canetti y Enzensberger, entre otros escritores. Entre sus reconocimientos obtuvo el Premio Nacional de Periodismo de México en Divulgación Cultural en 1996. Como reconocimiento a su trayectoria intelectual, el gobierno de la República Federal de Alemania le dio la Orden de la Gran Cruz al Mérito, en 1992. Asimismo, la Dirección General del Goethe-Institut de México le otorgó la Medalla Goethe, y, en 1996, el gobierno de la República de Austria lo distinguió con

http://es.wikipedia.org/wiki/Jos%C3%A9_Mar%C3%ADa_P%C3%A9rez_Gay http://www.cronica.com.mx/notas/2013/776664.html

José María Pérez Gay

la Cruz de Honor para las Ciencias y las Artes, Primera Clase, por sus aportaciones a la investigación de la cultura del Imperio austrohúngaro. Algunas de sus publicaciones más conocidas son: El imperio perdido y Tu nombre es el silencio, publicadas por la editorial Cal y Arena. La obra y la figura de José María Pérez Gay es ejemplo de vocación política y humanista, a la vez que fue un hombre cordial y sabio, cuyo temperamento crítico se vio reflejado en su producción literaria y periodística. Sus reflexiones estaban dirigidas a las experiencias genocidas de Alemania, pero también al panorama lamentable que le tocó vivir en su propio país, así lo recordaron amigos del escritor en un homenaje organizado por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Los amigos del traductor y diplomático hablaron sobre su labor cultural, anécdotas y experiencias que vivieron con él. Especialmente su interés por difundir la cultura y pensamiento alemán en México. ¡Descanse en Paz, Maestro!


Club de Lectores 46 - Invierno 2013