Issuu on Google+

Año iii / Edición 023 / Publicación mensual / diciembre 2013 / Sur del valle de aburrá / Circulación gratuita.

Ciudad Itagüí

Sabaneta

Envigado

La estrella

Medellín

Caldas

Nuestras historias

¡Abrázate con los tuyos!

En esta época disfruta cada momento con tus seres queridos y recobra el verdadero sentido de la Navidad.


2

Editorial

Defender la democracia

H

ay que nombrar las cosas por su nombre: La decisión del procurador Alejandro Ordóñez de destituir al alcalde de Bogotá Gustavo Petro es una determinación netamente política. Analistas y contradictores del mandatario capitalino, pero en especial del proyecto político que representa, aseguran que el Ministerio Público está cumpliendo con su deber constitucional de luchar contra la corrupción. Los errores administrativos de Petro son evidentes, pero ¿acaso es el primer y único administrador público que comete errores durante la ejecución de plan de desarrollo? Los medios tradicionales y masivos durante estos dos años han revelado los problemas de Bogotá, los errores de Petro y el supuesto fracaso de su gestión, pero muy poco de sus aciertos. Independientemente de sus fallas administrativas en la principal ciudad del país, es evidente que al Alcalde Distrital no le perdonan su pasado subversivo y su paso por el M-19. Y algunos sectores

económicos y políticos, su lucha contra el paramilitarismo, la concentración económica y la corrupción. Y en este punto, cabe la pregunta ¿estamos en verdad preparados para la paz? Y la discusión no se puede centrar si esta decisión afectará el proceso de negociación que se adelanta en La Habana, Cuba, sino en los procesos que cada quien desarrolla en su entorno. La diferencia de pensamientos es tan necesaria como el aire. Nadie quiere repetir la Alemania Nazi ni las dictaduras latinoamericanas ni mucho menos que los grupos guerrilleros continúen su lucha armada para exigir un espacio de participación política. Tal vez esta fue la razón para miles de personas se movilizaran durante cinco días en la Plaza de Bolívar para respaldar la elección popular del Alcalde de Bogotá y exigir que el Procurador General no utilice su cargo con fines electorales (Ordóñez es uno de los candidatos más fuertes para las elecciones presidenciales de 2018). Dicha movilización social cruzó las fronteras y a la capital llegaron representantes indígenas y campesinos de todo el país, mientras que en las demás ciudades también se movilizaban ‘los indignados’.

Y es que Bogotá, a nuestro modo de concebir el mundo, es una ciudad que propone un estilo diferente de gobernador. Reducir la segregación y la discriminación: el ser humano en el centro de las preocupaciones del desarrollo. Un territorio que enfrenta el cambio climático y se ordena alrededor del agua. Una Bogotá en defensa y fortalecimiento de lo público, (concepto que no todos entienden). Ejes que por ejemplo en el programa de Basura Cero se propone “suprimir la segregación social, la discriminación ambiental y la depredación del ambiente causados por la estructura actual del servicio de aseo”. Un proyecto que articula con coherencia la defensa de lo público, la equidad y el acceso a derechos de ciudadanía, con la defensa de un ambiente sano. Estos intereses sociales se cruzan con los de una elite que ha concentrado la riqueza y para ello utiliza todas las formas de lucha, entre ellas las alianzas con grupos paramilitares. Por ello,  este fallo del Procurador es un atentado a la democracia y a los derechos humanos de los ciudadanos y organizaciones sociales y políticas que creen en la paz, la igualdad de derechos y la democracia.

CIUDAD SUR es un medio alternativo de comunicación independiente, con circulación mensual de 10.000 ejemplares gratuitos. Director: Alejandro Calle Cardona/ Periodistas: Octavio Gómez V, Alejandra Santacruz Arenas, Alejandro Calle Cardona, Carlos Mario Cano Fotografía: Alejandro Calle Cardona / Diseño: 5 Sentidos Comunicaciones/ Mercadeo y ventas Carolina Giraldo Rua, 3005310144 - 3004906708 CIUDAD SUR, ITAGÜÍ-ANTIOQUIA

@prensaciudadsur

Periódico Ciudad Sur


País

3

La lucha por una salud digna continúa

E

l proyecto de reforma a la Salud presentado por el Gobierno Nacional generó numerosas movilizaciones en el territorio nacional, donde médicos, sindicalistas, estudiantes y comunidad en general rechazaron la propuesta al considerar que esta no soluciona los problemas estructurales del sistema. Antioquia no fue la excepción, y por las calles de Medellín y otros municipios marcharon de manera pacífica miles de batas blancas, exigiendo que se retire el proyecto y se inicie el debate donde prime el bienestar y la dignidad del paciente, el control a las eps y acceso a medicamentos, entre otros puntos. CIUDAD SUR recorrió con los manifestantes las calle de Medellín y presenta las mejores imágenes.

Fotoreportaje: Esneyder Gutiérrez Cardona


4

Itagüí

Las eternas luchas Alejandro Calle Cardona

A

periodicociudadsur@gmail.com

l ingresar por cualquiera de sus dos accesos, el barrio La Cruz revela su larga espera, su eterna lucha. De su única calle irregular convertida en una polvareda cuando el sol arrecia y en un lodazal cuando el invierno golpea, nacen decenas de pequeños callejones donde brotan construcciones, algunas en madera y lata, y otras tantas en adobe y concreto. Antes de salir el sol, el zumbido que deja a su paso el primer Metro del día indica que una nueva jornada inicia, ese zumbido que despierta el gallo que allí habita y comienza a cantar para avisar, ya un poco tarde, un nuevo amanecer. En épocas navideñas la calle se llena de trabajadores rumbo al sistema de transporte masivo o hacia la autopista, aquella que ha marcado su trágica historia; pero que en temporada escolar aumenta el riesgo de que la tragedia sea mayor ante la presencia masiva de niños. Pasaban los años 70 cuando a Itagüí llegaron dos familias desde Titiribí y Heliconia para trabajar como recicladores en el basurero municipal. Luego de que éste fuera cerrado, el terreno se convirtió en un barrio de invasión, y hoy, 40 años después, La Cruz continúa acosado por la falta de inversión a causa de no contar con la legalización de sus predios.  Cuando fue eliminado el basurero, la madera que permanecía entre los residuos y con la donada por algunas empresas, sus pocos habitantes la utilizaron para construir sus ranchos. Luego, en jornadas comunitarias construyeron el alcantarillado y posteriormente las calles del barrio. Para 1989, ya con 200 familias asentadas en este terreno, decidieron organizarse por medio de la acción comunal y adquirieron la personería jurídica para impedir que su barrio desapareciera debido a la construcción del Metro de Medellín. Inicia su lucha por el territorio. Pero esto no ocurrió, y aunque mediante diálogos fue concertado el traslado de 67 familias para el barrio El Limonar, en el corregimiento San Antonio de Prado, los habitantes de La Cruz fueron testigos de cómo su comunidad se convertiría en ejemplo para todo el municipio. A partir de ese momento los servicios de agua y energía, los cuales provenían de manera ilegal de la industria que se había instalado en aquel sector, llegaron al barrio gracias a un convenio con EPM.  Cuatro décadas después de la construcción del primer rancho de madera y que un religioso lo bautizara La Cruz- debido a que una de madera pintada blanco permanece en el centro del barrio-, este cuenta con cerca de 800 viviendas, unos tres mil habitantes.

Sin legalización no hay inversión 

Al constituirse como barrio de invasión, la falta de inversión por parte de la Administración Municipal de Itagüí ha sido la constante desde su fundación. Esto ha impedido la pavimentación de su calle, la construcción de un colegio, escenarios deportivos y del acue-


Itagüí

de La ducto y alcantarillado. A La Cruz, como en todo poblado, primero llegó la iglesia, el comercio y hasta las entidades bancarias, antes que el documento que valide la legalización de cada vivienda. Su segunda lucha. Esta situación obligó a los niños y jóvenes a trasladarse a otros barrios para poder educarse, pero para llegar allí tienen que cruzar la Autopista Sur, que al no contar con un puente peatonal en el costado norte, cerca de 20 personas han perdido la vida en los últimos diez años, 72 en los 40 años de existencia. Líderes barriales aseguran que ya no saben cuántos heridos, incluso, los discapacitados, han resultado producto del peligroso paso en esta vía rápida.  Por ello, Álvaro Garcés, quien durante 20 años fue el presidente de la acción comunal de este barrio y asesinado en 2011, inició la tercera lucha de La Cruz: que

5

Cruz

el Estado construyera un puente para evitar que más habitantes perdieran la vida. Acudió a una serie de vías legales, pero todas han sido insuficientes, puesto que pese a que en 2004 Invías firmó un contrato para su instalación dentro de un plazo de seis meses, se necesitaba la donación por parte de la Alcaldía, de tres metros cuadrados de terreno para poder realizar dicha obra.  Tal permiso nunca se dio y ocasionó el vencimiento del contrato, alargando la preocupación de esta comunidad, sobre todo en periodo escolar. Las promesas de varios candidatos a la Alcaldía de Itagüí aparecían cada cuatro años, pero las mismas quedaban archivadas al ganar las elecciones. No obstante, la factura del impuesto predial sí llegaba en la fecha indicada. Pero ahora renace la esperanza. En audiencia de conciliación ante el Juzgado Séptimo de Medellín, el Invías

y la Alcaldía de Itagüí se comprometieron a que a partir de enero iniciarán las obras de construcción del anhelado puente, y se espera que en el primer semestre ya esté finalizado. Ya incluso, Wilson Valencia, líder del barrio, asegura que el puente debería llamarse Álvaro Garcés, en homenaje a quien luchara por años por su construcción. hora los habitantes esperan como regalo de Navidad, la legalización de los predios y la titulación de las viviendas, y con ello, la llegada de la inversión estatal. Por lo pronto por sus calles destapadas transitan a paso lento los viejos, tratando de esquivar los balones con los que juegan los más pequeños. Los vecinos que sin importar de quien se trate, saluda y regala una sonrisa. Así es la gente de La Cruz, luchadora, soñadora, alegre, en medio de la adversidad.


6

Navidad

¡Vive la Itagüí


Navidad! MedellĂ­n

Navidad

7


8

Navidad

Envigado


Navidad

9

La Estrella


10

Sabaneta

Sabaneta quiere más recursos para la investigación

Alejandro Calle Cardona

Periodicociudadsur@hotmail.com

Quien estudia e investiga, gana más de lo que cualquiera pueda imaginar”, es la frase de Fabio Ortiz, profesor de Informática y Tecnología de la Institución Educativa Primitivo Leal, de la vereda La Doctor de Sabaneta. Líder del grupo de investigación en el que participan 20 estudiantes de bachillerato, quienes reciclan elementos electrónicos y tecnológicos en desuso, para convertirlos en ayudas didácticas para los estudiantes. Un proyectó que fue merecedor del premio Ruta N y que evidencia la necesidad de invertir en investigación al interior de las aulas. La iniciativa nació hace tres años, cuando el docente vio que elementos como teclados y circuitos eran arrojados a la basura cuando ya no cumplían su función original. A partir de allí inició Tecno Evolution, proceso de investigación e innovación que permitió reutilizarlos para construir ayudas como tablas periódicas y réplicas de cuerpos humanos, para hacer más fácil el aprendizaje. Con recursos propios, este grupo de investigación ha participado en varias ferias regionales y recientemente logró el Premio a la Innovación de la Feria Ruta N, y la oportunidad de representar el próximo año a Colombia en la Feria Intel en Estados Unidos. Esto, produjo que el grupo de investigación aumente para el año entrante a 50 estudiantes. “Es satisfactorio que el fruto de tanto trabajo de los muchachos se vea recompensado. Ellos han sacrificado muchas cosas, se han interesado por la investigación y ahora están demostrando que aquí hay muchas capacidades esperando una oportunidad”, aseguró Fabio, quien advierte que es necesario que se inviertan recursos en estas iniciativas para hacer más atractivo el mundo académico a los jóvenes. Por ello, la concejal de Sabaneta Luz Irene

Carmona Salazar presentó ante el Concejo Municipal el proyecto de acuerdo para crear el “Fondo de Investigación, Ciencia y Tecnología para las Instituciones Educativas”, el cual fue aprobado por la Corporación y que ahora se espera que sea sancionado por la alcaldesa Luz Estela Giraldo y ejecutado por la Secretaría de Educación. “La pelota está en manos de la Administración Municipal, esperemos que comprendan la importancia de esta iniciativa para fortalecer los procesos académicos, brindar nuevas áreas del conocimiento y generar propuestas de emprendimiento. No podemos escatimar recursos en materia educativa, si lo hacemos no lograremos un verdadero desarrollo integral”, resaltó la concejal. El proyecto de acuerdo establece destinar el 0.35% de los dineros de libre destinación, es decir, de los 58.615 millones de pesos se invertirían más de $205 millones en investigación. “No es mucho, pero sería el primer paso para fortalecer los trece grupos de investigación que hay en los colegios, para fomentar la creación de nuevos y motivar a los empresarios para que se vinculen al proceso”, explicó Carmona Salazar. Según el ‘profe’ Fabio, los recientes resultados de las prueba de educación Pissa y donde Colombia quedó en los últimos lugares, es producto de la falta de inversión en la investigación e innovación. “Siempre nos echan la culpa a los docentes del mal nivel de la educación, pero no tienen en cuenta los pocos recursos que hay para desarrollar un óptimo proceso con los estudiantes”. Mientras se espera una respuesta positiva de la Alcaldía de Sabaneta, el profe y sus estudiantes continúan trabajando, pese a las fiestas navideñas, en la optimización de Tecno Evolution, puesto que en Marzo viajarán a Estados Unidos para demostrar que en Colombia sí hay innovación de calidad.


Derechos humanos

En esta guerra “no hubo tiempo para la tristeza”

La violencia y la guerra nos unió, y por eso hoy luchamos con valor para que cede el odio y la tristeza que dejaron en mi corazón”, revela el testimonio de una de las víctimas del conflicto armado en el documental ‘No hubo tiempo para la tristeza’, realizado por el Centro de Memoria Histórica. La pieza fílmica de 64 minutos está basada en el informe “¡Basta ya Colombia!” y hace un amargo recorrido por las poblaciones que sufrieron los mayores embates de la guerra en Colombia. Quizá no llegaron a todos, es imposible. Pero allí hablan los indígenas de La Chorrera, en Amazonas; las de la masacre en Bojayá, Chocó (Fotos); y las del municipio azotado de San Carlos (Antioquia), donde diez mil de sus 18 mil pobladores fueron desplazados. También relatan sus historias las de Carare, en Cimitarra (Santander); las viudas de Valle Encantado, zona rural de Córdoba; y las víctimas de la guerra urbana de la Comuna 13 de Medellín, donde la operación orión dejó 72 muertos y 300 desaparecidos. Testimonios que develan una cruel historia documentada en periódicos, ensayos, libros e informes; en algunas películas, pero que este documental deja ver más allá del dolor de los sobrevivientes. ‘No hubo tiempo para la tristeza’ muestra la tenacidad y coraje de las víctimas para resistir la presión de los grupos armados ilegales, para sobreponerse de la victimización y la lucha para reconstruir sus vidas.

Según Patricia Nieto, una de las investigadoras y guionista, los documentos (informe y documental) son pertinentes en este momento donde se negocia una salida al conflicto armado en la Habana, Cuba. “Una negociación debe sostenerse en un acuerdo por la verdad. El informe ‘¡Basta ya Colombia!’ es un relato que se aporta a saber qué pasó, cómo pasó, por qué pasó y quiénes son los responsables”. El informe reveló que en 54 años de conflicto armado por lo menos 220 mil personas fueron asesinadas y 25 mil desaparecidas. Que entre los años 1995 y 2005, el país vivió la degradación de la guerra, con las prácticas paramilitares y guerrilleras, provocando cerca de 6 millones de desplazados. Es tan revelador el informe, tan cargado de realidades, tal vez desconocidas para muchos e ignoradas intencionalmente por otros, que el presidente de Cine Colombia, Munir Falah, consideró que el documental era muy fuerte y tenía escenas demasiado crudas como para divulgarlo en sus salas de cine, violando incluso un acuerdo por $140 millones hecho con el director Gonzalo Sánchez. Sin embargo, los colombianos ya lo pueden observar de manera gratuita a través de YouTube y conocer aún más la crudeza de un conflicto que a lo largo de cinco décadas ha mutado, pero que permanece en muchas poblaciones, generando más víctimas y dolor, aunque en Colombia, “no hubo tiempo para la tristeza”.

11


12 Ciudad

El fantasma

H

Octavio Gómez V.

ace 20 años, este diciembre, Pablo Escobar Gaviria se convirtió en el fantasma más común de los colombianos, tal vez tanto como el de Simón Bolívar y apenas superado por el del Niño Jesús de Praga y a la par del fantasma de la Virgen María y del baloto que no se compra. Es un duende de recuerdos para unos: un santo que ilumina el camino de la prosperidad que nunca tendrán los pobres en las mentes de los pobres. Es un espanto en las mentes de las élites colombianas con el que, como con otros personajes de la vida nacional, primero tuvieron negocios, luego compartieron una guerra y luego le declararon la guerra (recuérdese a los paras extraditados, primero socios y luego enemigos). Ora espanto temido u odiado, ora duende que promete regresar con sus riquezas de tesoroa y leyenda, Escobar es una demostración palmaria de que las dos guerras colombianas de los últimos 60 años están perdidas: la guerra contra las drogas (él propio Escobar, a su muerte, fue el símbolo de su presunto final) y la guerra entre los colombianos. En ambos casos, eso sí, solo sirvieron para que crecieran aceleradamente los lotes de cementerios y osarios y el número de huérfanos, viudas y desaparecidos.

Ah, y el gasto militar en uno de los países más pobres de América, el de peores indicadores de pobreza y equidad, el de

peores calificaciones en la educación, el país de los desplazados y los exiliados. A los 20 años de la muerte de uno de

los delincuentes más temido, odiado y admirado de la historia reciente, el país se volvió a mostrar como se comportó en


de Pablo vida del ahora occiso: las élites políticas, económicas y mediáticas, en el aparente confort capitalino, recordaron la infausta carrera criminal del capo, mostraron a sus víctimas (sus víctimas de ellos, claro) y volvieron sobre la cantaleta moral (que ellos mismos no escuchan) de que «delinquir no paga». El otro país masculló sus silencios, de nuevo. En miles de hogares de policías pobres volvieron a pasar las imágenes de la desgracia que les declaró el jefe de lo que se llamó –con pompa de película de Hollywood- «el cartel de Medellín», volvieron los ecos de las bombas de una guerra que no solo le declaró al Estado sino a sus vecinos de la capital paisa, la gente del común –que son los otros que no somos nosotros- regresó a las noches en que la ciudad se convirtió en el escenario de una guerra sin cuartel porque sucedía en las calles. Pero ese otro país lo masculló en silencio, incluso hasta los parientes y admiradores del criminal, convertido entre sus aúlicos en una especie de «Robin Hood al que la historia terminará por entender», como dicen. A muchos colombianos de entonces –y a los de ahora- se les quedó la impresión de que lo repudiaron porque logró hacerse más rico que los ricos que lo miraban con recelo y por eso lo persiguieron, que de día declaraban su odio y de noche, en las sombras protectoras, su amistad y admiración. Nunca fue condenado por nada. Nunca se demostró en forma fehaciente su responsabilidad en los hechos delictivos, distintos de los que confesaron sus cómplices y subordinados y ya se sabe que los muertos resisten todo. Hubo un momento en que cada cosa mala que sucedía en Colombia era culpa de ese señor, después fueron los Castaño, después las Farc, después las Bacrim y después… después inventarán otro enemigo malo. El enorme esfuerzo militar que fue necesario para terminar con la carrera de Escobar se hizo costumbre en Colombia. Desde entonces, no hay una sola universidad pública nueva y, en cambio, el número de instalaciones militares ha crecido sin cesar y las iniciativas por crear un sistema de seguridad social sostenible apenas fueron escarceos: el sistema financiero se llevó el grueso del ahorro nacional en ese campo. Sin embargo, nadie ha sido enjuiciado por el fracaso de la Ley 100 de 1993, la que se llama con la cruel denominación de «el paseo de la muerte». Muerto el demonio y cerrado el infierno por la modernización católica predicada por Juan Pablo II, en la posmodernidad aparecieron nuevos «satanás». El Estado colombiano inventó a Escobar y como pasa en todas las tradiciones, hay quienes creen que ese demonio era, en realidad, otro hijo de dios. Para bien o para mal, el fantasma de Pablo Emilio Escobar Gaviria va a rondar durante varias generaciones los sueños y los temores de los colombianos: para que no veamos los verdaderos monstruos que amenazan la vida de todos.

Ciudad

13


14 Zona Sur

M

Juliana Rendón periodicociduadsur@gmail.com

ezclar la tradición antioqueña, la cultura, la creatividad, la diversidad y el ambiente familiar en un mismo sitio es nada más un segmento de lo que significa Ámbar Violetazul. En el municipio de Itagüí, al cruzar los semáforos del hospital San Rafael, se ilumina en un segundo piso una bicicleta, es el ícono que representa el lugar. Entrar es darse paso a vivir un momento absolutamente distinto, colores, formas, sonidos y un museo itinerante tan auténticos que no se encuentran en ningún otro lugar. Ámbar es, en su máxima expresión, un parche reciclado. Natalia López a sus 24 años tuvo la idea de crear un lugar ideal, en el que su clientela se sintiera cómoda. Empezó en un pequeño garaje en el que cabían 20 personas acomodadas en cojines tirados en el suelo, de aquello sólo queda la esencia. Ahora Ámbar es una casa, con cada espacio personalizado, sus propietarios se encargan de encontrar en objetos a los que otros ya no le ven uso, un nuevo sentido.  Pero este sitio no sólo ha sido intervenido por ellos, también abrieron la oportunidad a artistas para que lo tomen como lienzo y reflejen lo que sienten por medio de sus talentos. Es así como cada mes en Ámbar Violetazul hay una propuesta al rededor del teatro, la música, la pintura o cualquier otro tipo de manifestación artística que se conjuga para crear un ambiente único en el que se genera y transfiere cultura. Ámbar es una casa de objetos olvidados, donados, comprados a recicladores, en la plaza minorista, en el bazar Los Puentes, luego se convierten en creaciones que esta pareja se encarga de transformar para darle vida al lugar. “Es un reto cada vez mayor, en las fechas especiales tratamos de hacer algo diferente, en amor y amistad dejamos de lado los corazones para mirar desde otra perspectiva el amor: la brujería, llenamos la casa de rezos, amarres, conjuros” , cuenta Juan Gallón, uno de sus fundadores. Cada habitación es un mundo aparte. Al entrar se ve lo que podría pasar por la sala de la casa de la abuela, en conjunto con una mesa y sillas de diversos tamaños y colores conforman el primer salón para disfrutar. De frente a la sala   hay una habitación que literalmente está patas arriba, es un ícono de Ámbar y el espacio que más llama la atención: un niño en posición fetal, una repisa al revés y en el techo una mesa en la que posan: una tetera, una lámpara, un juego de ajedrez y hasta tapete incluido. En el patio hay dos columpios, una hamaca, varios cojines en el suelo, sillas mecedoras, maniquís con alas, con mariposas, teléfonos antiguos, todos los objetos distribuidos de manera estratégica sin saturar, además combinados con juegos de luces que amenizan la estadía allí. Una oda a la decoración. Antes de la cocina está ubicada la boutique, exclusivo para diseñadores independientes quienes dejan su mercancía en consignación y Ámbar les sirve de plataforma para mostrar sus creaciones. Y la cocina, por allí pasan los clientes como por su casa, saludan, charlan, se cuentan las anécdotas de vida, porque Ámbar es además una familia. Cada espacio tiene una historia, cada objeto, cada mural, la carta misma es un cúmulo de sensaciones, aguapanela con queso, migao y cereales son alimentos que hacen parte de lo que es Ámbar: diversidad. Aquí no hay limitaciones, se respetan las ideas y orientaciones sexuales de todos, se escucha música alegre, boleros, reggae, rock y tendencias emergentes y alternativas que van surgiendo porque la idea siempre es innovar. Tal vez por eso allí llegan jóvenes a parchar con una cerveza, los viejos a tardear tomándose una aguapanela, los niños a festejar sus cumpleaños y los enamorados a celebrar su matrimonio. Describir este lugar es casi imposible, cada vez que se visita hay algo nuevo, algo ha cambiado, su nivel de autenticidad es tan alto que no existe una competencia directa, por eso es un sitio recomendado para vivir un momento diferente, para dejarse transportar a una experiencia sensorial. Ámbar es un parche del sur.

Ámbar Violetazul, un parche

reciclado


Deportes

Hunters:

pasión y gloria Por: Juan David Morales Gaviria En Twitter @JuanMoralex27

Y

a había corrido una hora y media de juego y el resultado seguía cero a cero. La ofensiva no encontraba su habitual concentración y su explosivo juego. La defensiva, como siempre, y durante todo este 2013, mostrando su garra, su tesón y su característico juego agresivo y de presión a los contrarios. Así transcurrió casi toda la primera mitad del juego entre Hunters de Medellín y Toros de Manizales, dos equipos profesionales de fútbol americano en Colombia que el pasado domingo 1 de diciembre disputaron el partido de Playoffs (semifinal), en el Estadio Tulio Ospina del municipio de Bello, para conocer quién sería el segundo finalista de esta disciplina en el país, el cual enfrentará a Pumas de Bogotá, actual campeón de este deporte, y equipo que venció al conjunto Lobos de Medellín en el juego semifinal. El equipo de la capital de Caldas vino a Medellín a demostrar todo su poder y a ratificar por qué, a pesar de contar con tan pocos hombres en su plantilla, es uno de los mejores clubes colombianos del fútbol americano, pues su fuerza, su velocidad, su gran técnica y su amor por lo que hacen, los llevó a alcanzar el subcampeonato durante la temporada 2012. Sin embargo, esta vez tenía en frente al mejor equipo del país, de acuerdo a los números, en frente de ellos. Hunters de Medellín nunca conoció la derrota durante la temporada regular, lo que les dio la oportunidad de clasificarse en la posición número uno a los Playoffs de la disciplina, seguido por Lobos, Pumas y Toros en la cuarta posición.

El encuentro, que arrancó algo complicado para los locales, tan solo se pudo abrir luego de más de una hora de juego, cuando la defensiva de los cazadores antioqueños presionó al mariscal de campo manizalita en su propia zona roja y lo forzó a soltar el balón, el cual fue recuperado por un jugador de la casa y le permitió los seis primeros puntos a Hunters, que se convirtieron en siete luego de la conversión del punto extra por parte de la ofensiva. Luego de esta inyección anímica, la ofensiva paisa sacó a relucir a toda su jerarquía, y mandó a los vestuarios a los visitantes con un resultado de 14-0 en su contra. Pero la segunda mitad fue definitivamente la espada que doblegó a los Toros, pues el excelente trabajo de toda la ofensiva de Hunters, con un partido que parecía complicarse por la fuerte lluvia, permitió una victoria por diferencia de 59-14 en un juego que de principio parecía enredarse, pero que se terminó ganando con todos los pergaminos. De esta manera, Hunters de Medellín estaba clasificado a la final del torneo organizado por la Federación Colombiana de Fútbol Americano (Fecofa), y se jugaría contra Pumas de Bogotá. La final se jugaba en el polideportivo Zona Sur de Sabaneta, mientras se cerraba esta edición. Aunque el inicio favoreció a Hunters 12-0, en el segundo cuarto las cosas se nivelaron. La ansiedad estuvo dentro del campo de juego, en la banca, en el camerino y en la tribuna, donde se vivió una fiesta verde y amarilla. El marcador iba 41-20 a favor de Hunters, el réferi indicó el final del partido y la alegría se apoderó de los entrenadores y jugadores. Al final, los cazadores gritaron ¡Campeones!, ¡Go go Hunters!.

15


16


CS Dic 2013