Page 1

BAJA PRODUCTIVIDAD LIMITA EL CRECIMIENTO DE LA ACTIVIDAD INDUSTRIAL 18 de septiembre de 2015

Volumen 2, N°159

En julio la actividad industrial aumentó 0.7% en términos anuales. La productividad laboral disminuyó 0.8% a tasa anualizada durante el segundo trimestre de 2015. La actividad industrial nacional continúa exhibiendo un ritmo de crecimiento moderado. Aunado al desempeño poco favorable de la producción industrial en Estados Unidos, en particular de su sector manufacturero, la caída en la productividad laboral nacional es otro factor que ha impedido a las actividades secundarias la obtención de mejores resultados. La tasa de crecimiento de la actividad industrial de nuestro país durante julio pasado fue de 0.7% en términos anuales. El sector de la construcción fue el que registró el avance más significativo (4.3%), seguido de la generación de energía eléctrica y suministro de agua (4.0%); por su parte, las manufacturas exhibieron un incremento moderado (1.3%), mientras que la minería nuevamente se ubicó en terreno negativo (-5.3%). El sector con la mayor participación en la actividad industrial nacional son las manufacturas (alrededor del 57%), en segundo lugar se ubica la construcción (20%) y en tercero la minería (19%), es por ello que los incrementos favorables del sector de la construcción se vieron compensados a la baja por las cifras moderadas de las manufacturas y el desempeño negativo de la minería. Es de esperar que el ritmo de crecimiento de la actividad industrial no presente una mejora significativa en los próximos meses debido a que en Estados Unidos la producción industrial no ha repuntado, incluso el ciclo económico de las manufacturas de nuestro vecino del norte continúa a la baja, situación que sin duda tiene un impacto negativo en las exportaciones de manufactura mexicanas. Por su parte, la construcción también podría verse afectada, en particular el subsector de las obras de ingeniería civil debido a la menor cantidad de recursos destinados a las obras de infraestructura por parte del sector público como consecuencia de las modificaciones en el gasto de inversión tanto para el año en curso como para el 2016. Por otro lado, la menor productividad laboral ha influido negativamente en el desempeño de la actividad industrial. Durante el segundo trimestre del año, el Índice Global de la Productividad Laboral de la Economía con base en las horas trabajadas disminuyó 0.8% con respecto al mismo período del año pasado debido a que de las tres principales actividades económicas, únicamente el sector terciario presentó cifras positivas (1.0%). En lo que respecta a las actividades secundarias, la productividad laboral descendió 3.9% en términos anuales y 1.4% con respecto al trimestre anterior, de manera que continúa vigente la racha negativa que inicio desde el primer trimestre de 2014 en dicho sector. Lo anterior se debe a que las principales industrias que forman parte de las actividades secundarias no han registrado un buen desempeño, ejemplo de ello es la construcción, que si bien exhibió un incremento anualizado de 1.4% durante el segundo trimestre de 2015, su desempeño resultó negativo al compararlo con el trimestre anterior (-0.5%). Adicionalmente, en las manufacturas se presenta una situación más crítica ya que su productividad laboral decreció 0.9% a tasa anualizada, mientras que con el retroceso trimestral de este período (-0.5%) acumula tres períodos consecutivos a la baja. La caída en la productividad laboral refleja el hecho de que aun cuando se incrementan las horas de trabajo, la producción económica lo hace a un ritmo menor. Lo anterior se observa en el desempeño de la actividad industrial, sector que presenta las caídas en productividad más significativas de los meses recientes. Si bien los resultados de la producción industrial estadounidense ejercen una influencia importante en su contraparte mexicana, es un factor en donde no se tiene injerencia. Proveer a los trabajadores con educación de calidad, así como la inversión en tecnología y la capacitación continua son necesarias para producir más con el mismo tiempo dedicado al trabajo. Si la productividad laboral no se incrementa, es altamente probable que el ritmo de crecimiento tampoco lo haga.


Baja Productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Página 2

Actividad industrial En julio la actividad industrial de nuestro país exhibió un incremento de 0.7% con respecto al mismo mes del año pasado medido con cifras originales. Dicho desempeño fue el resultado del aumento de 4.3% en el sector de la construcción y de 4.0% en la generación de energía eléctrica y suministro de agua; adicionalmente, las manufacturas registraron una tasa de variación positiva de 1.3%, cifra inferior a la obtenida durante julio de 2013 y 2014 (3.6% en ambos casos), en tanto que el desempeño negativo de la minería continúa acentuándose, esta vez con un retroceso de 5.3%.

Fuente: INEGI.

En cuanto a las tendencias, la actividad industrial total refleja un estancamiento. Esto debido a que la tendencia de la minería exhibe un movimiento a la baja, mientras que la concerniente a las manufacturas comienza a estancarse; en contraste, la construcción y la generación de energía eléctrica muestran un comportamiento positivo. Por su parte, en los ciclos se observa un escenario similar al antes descrito en donde los sectores de la construcción y de la generación de energía eléctrica registran un movimiento al alza por encima del potencial, a diferencia de la minería y las manufacturas quienes presentan un comportamiento negativo por debajo de la tendencia de largo plazo, situación que ha repercutido en el ciclo de la actividad industrial total de manera que éste exhibe un movimiento ligero a la baja. Lo anterior podría implicar que el ritmo de crecimiento de la actividad industrial continúe siendo moderado durante los próximos meses.

Fuente: INEGI.


Baja Productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Página 3

Al analizar los subsectores de la actividad industrial, se aprecia que la construcción fue impulsada por la edificación (4.9%) y los trabajos especializados (5.5%) principalmente, ya que si bien la ingeniería civil mostró también una variación positiva (1.9%) ésta venía precedida por una caída en julio de 2014, de manera que su base de comparación resultó inferior a la de los dos subsectores previamente mencionados. Adicionalmente, la tendencia y los ciclos del sector de la construcción y de sus componentes se encuentran al alza, por lo que es de esperar que dicho sector sea el principal impulsor de la actividad industrial en el corto plazo.

Fuente: INEGI.

Fuente: INEGI.


Baja Productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Página 4

En lo que respecta a las manufacturas, los resultados fueron heterogéneos. De los 21 subsectores que conforman al sector, 15 exhibieron tasas de crecimiento positivas aunque 8 de ellos manifestaron una variación inferior a la obtenida durante julio de 2014. Ejemplo de lo anterior fueron los subsectores de los alimentos (1.4% comparado con 3.2%) y de las bebidas y el tabaco (6.1% con respecto de 6.4%). Al revisar sus tendencias y ciclos, éstos presentan resultados contrastantes, ya que si bien las bebidas y el tabaco exhiben comportamientos positivos en ambos indicadores, los alimentos muestran señales de estancamiento tanto en su tendencia como en su ciclo, situación que podría implicar un desempeño moderado del sector en los próximos meses.

Fuente: INEGI.

Fuente: INEGI.


Baja Productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Página 5

Por otro lado, la industria textil presentó buenos resultados debido a que los insumos textiles (3.0%), el cuero (2.2%) y las prendas de vestir (7.2%) registraron incrementos superiores a los obtenidos durante el mismo período del año pasado, aunque éste último venía precedido de una disminución significativa (-6.5%); únicamente los productos textiles (7.1%) mostraron una variación ligeramente inferior a la observada en 2014. Adicionalmente, la tendencia de los productos textiles comienza a estancarse mientas que su ciclo presenta un comportamiento a la baja, por lo que su desempeño podría resultar menos favorable en los próximos periodos. En contraste, el resto de los subsectores de la industria textil exhiben una tendencia y ciclos al alza, de manera que los resultados positivos podrían continuar en los meses venideros.

Fuente: INEGI.

Fuente: INEGI.


Baja Productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Página 6

A diferencia de las cifras anteriores, otros subsectores registraron resultados negativos. Entre las caídas más pronunciadas se encuentra la de los derivados del petróleo (-12.4%) debido a la disminución en los precios del hidrocarburo principalmente; así mismo, la impresión también manifestó un retroceso significativo (-7.1%) seguido por la madera (-0.4%), que si bien su caída no fue tan pronunciada, en julio del año pasado se había ubicado en terreno negativo. Al observar las tendencias de dichos subsectores, éstas se encuentran estancadas, mientras que únicamente el ciclo de la impresión exhibe un movimiento al alza que se ubica por encima del potencial. Por lo anterior, es de esperar que los resultados negativos continúen presentándose en los subsectores analizados al menos durante los próximos meses.

Fuente: INEGI.

Fuente: INEGI.


Baja Productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Página 7

Por su parte, se aprecian resultados mixtos en la industria metalmecánica. Los minerales no metálicos presentaron un incremento de 3.0%, mientras que si bien los productos metálicos crecieron 4.1%, su desempeño contrasta con el 11.1% obtenido durante julio de 2014; adicionalmente, las industrias metálicas básicas registraron también un menor desempeño en comparación con el mismo mes del año pasado (1.3% comparado con 5.6%). Por otro lado, los minerales no metálicos muestran una tendencia que comienza a estancarse, además de un ciclo con un movimiento a la baja de tal forma que su desempeño futuro podría verse moderado en el corto plazo; por su parte, los productos metálicos y las industrias metálicas básicas presentan una tendencia positiva, mientras que el ciclo de los segundos comienza a mejorar a diferencia de los primeros cuyo ciclo se mueve ligeramente a la baja.

Fuente: INEGI.

Fuente: INEGI.


Baja Productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Página 8

Por su parte, el equipo de cómputo fue el que registró el incremento más significativo del sector secundario (14.9%), considerando que durante el mismo mes del año pasado también se había ubicado en terreno positivo (1.1%). El equipo eléctrico también presentó un crecimiento importante (6.0%), en contraste con la maquinaria y equipo quien exhibió una variación negativa (-2.2%) de magnitud similar a la observada en julio del año pasado. Por otro lado, la tendencia del equipo de cómputo se encuentra al alza al igual que su ciclo, situación que permite vislumbrar resultados favorables para el subsector en los próximos períodos; en contraste, la tendencia del equipo eléctrico empieza a mostrar signos de estancamiento, mientras que la correspondiente a la maquinaria y equipo exhibe un movimiento a la baja que, aunado a ciclos negativos en ambos casos, podría implicar que el primero de los subsectores mencionados continúe en territorio negativo y el segundo exhiba resultados menos favorables en los próximos períodos.

Fuente: INEGI.

Fuente: INEGI.


Baja Productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Página 9

El equipo de transporte registró una disminución de 0.8%, lo cual contrasta con el crecimiento obtenido durante el año pasado (12.2%). Los resultados desfavorables del sector en meses recientes han provocado que su tendencia exhiba un comportamiento negativo, mientras que su ciclo continúa a la baja ubicándose por debajo del potencial. De esta forma, se podría esperar que el desempeño de dicho subsector no presente una mejora significativa al menos en el corto plazo.

Fuente: INEGI.

Fuente: INEGI.


Baja Productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Página 10

Finalmente, el ciclo de la actividad manufacturera en Estados Unidos durante el mes de agosto exhibe un movimiento a la baja y se coloca por debajo de la tendencia de largo plazo. Tanto la trayectoria de la actividad industrial como de las manufacturas mexicanas presentaron un comportamiento similar al antes descrito durante julio pasado. Dada la correlación que existe entre la variable estadounidense con las mexicanas, es de esperar que no se presente un cambio significativo en el desempeño de la actividad industrial nacional en los próximos meses.

Fuente: INEGI y Reserva Federal.

Productividad laboral de la economía El Índice Global de Productividad Laboral de la Economía (IGPLE) por hora trabajada, que resulta de la relación entre el Producto Interno Bruto a precios constantes y el factor trabajo tomado de las cifras que arroja la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, registró una disminución de 0.8% durante el segundo semestre de 2015 con respecto al mismo período del año pasado. Si bien las cifras anualizadas resultaron negativas, la tendencia del IGLPE exhibe un movimiento ligero al alza ya que su crecimiento trimestral fue de 0.3% medido con cifras desestacionalizadas.


Baja Productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Página 11

Fuente: INEGI .

Fuente: INEGI .

Los resultados anualizados negativos del IGLPE se derivan de resultados desfavorables en materia de productividad en dos de las tres actividades económicas del país, las primarias y las secundarias. En este sentido el IGLPE del sector primario retrocedió 1.4% en términos anuales ya que del primero al segundo trimestre de 2015, la productividad laboral cayó 3.2% medido con cifras desestacionalizadas, situación que impactó en la trayectoria de la tendencia de dicho indicador la cual muestra signos de estancamiento.

Fuente: INEGI .


Baja Productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Página 12

Fuente: INEGI .

Por su parte, el IGLPE del sector secundario registró una disminución mayor al retroceder 3.9% con lo cual este es el tercer año consecutivo que el desempeño del segundo trimestre se ubica en territorio negativo; adicionalmente, en su comparativo trimestral, el indicador no ha mostrado variaciones positivas desde el primer trimestre de 2014. De esta forma, la tendencia del IGLPE de las actividades secundarias exhibe un movimiento a la baja, por lo que se vislumbra complicada una recuperación significativa de la productividad laboral de dicho sector en los próximos períodos.

Fuente: INEGI .

Fuente: INEGI .


Baja Productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Página 13

Al analizar el IGLPE por algunas de las industrias contempladas dentro de las actividades secundarias, se observa que son las manufacturas las que han tenido el mayor impacto en los resultados negativos del sector secundario ya que éstas mostraron una reducción anualizada de 0.9%. Adicionalmente, en su comparativo trimestral, el desempeño del IGLPE manufacturero ha venido disminuyendo desde el tercer trimestre del año pasado.

Fuente: INEGI .

Fuente: INEGI .

En contraste, el IGLPE de la construcción manifestó un incremento a tasa anualizada de 1.4%; no obstante, las cifras desestacionalizadas muestran que durante el segundo trimestre del año en curso la productividad laboral de la construcción disminuyó 0.5% con respecto al trimestre anterior.


Baja Productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Página 14

Fuente: INEGI .

Fuente: INEGI .

Finalmente, el IGLPE de las actividades terciarias se ubicó en territorio positivo al incrementarse 1.0% en términos anuales y 1.3% con respecto al primer trimestre considerando cifras desestacionalizadas. De esta forma, la tendencia de la productividad laboral del sector terciario exhibe un comportamiento positivo, lo cual podría implicar resultados favorables para dicho indicador durante los próximos períodos.

Fuente: INEGI .


Baja Productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Fuente: INEGI .

Pรกgina 15


Baja Productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Página 16

Eventos relevantes de la semana Esta semana destaca en gran medida la decisión de la Reserva Federal, cuyas medidas sorprendieron a propios y extraños, pues se postergó el alza de las tasas de interés. Diversos analistas argumentan desarrollos externos de la economía global y un retraso en la trayectoria de la inflación doméstica hacia la meta trazada a principios de año. En contraste, existen expectativas al alza de la tasa de crecimiento económico y de los niveles de precio contra una clara tendencia a la baja en la tasa de desempleo. Por otra parte, según lo que señalaría un texto clásico de macroeconomía, la Fed modera la velocidad de alza hacia delante al tiempo que revisa sus proyecciones de crecimiento e inflación para el año siguiente. Las decisiones que ha tomado la Fed esta semana sugieren que la desaceleración de las economías emergentes constituyen un factor relevante para el mundo desarrollado, en el sentido de que su impacto traería consecuencias adversas sobre sus variables macro, así que después de todo, en el enfoque de la Fed se encuentra presente la estabilidad global. Esta afirmación es una apreciación propia, según lo que se ha observado está semana. La reacción de los mercados financieros presentó diversas magnitudes en volatilidad, pues los índices bursátiles oscilaron entre alzas y bajas, por ejemplo hubo caídas generalizadas en la curva de bonos del Tesoro. En particular, el movimiento del bono de 2 años terminó la sesión en 0.67%, cuando al principio de la jornada se ubicaba en 0.79%, en promedio. Asimismo, el bono del Tesoro de 10 años cerró la jornada en 2.18%, 7 puntos base por debajo del nivel previo al anuncio de la Fed. El S&P500 y el Dow Jones terminaron la jornada con caídas de 0.25% y 0.40%, respectivamente, mientras que el índice Nasdaq logró mantenerse por arriba con una ganancia de 0.09%.

En México, las tasas de interés siguen el comportamiento de sus similares estadounidenses y la jornada termina con caídas promedio a lo largo de toda la curva de rendimiento. Aunque el hecho más relevante es la variación del tipo de cambio, el peso mexicano se aprecia con el anuncio de la Fed hasta alcanzar un mínimo de $16.37 pesos/dólar, para rebotar hasta un máximo de $16.63 pesos/dólar. Al cierre del día de ayer, el peso mexicano se recupera y cotiza alrededor de los $16.60 pesos/dólar, lo cual de inmediato generó expectativas sobre la economía nacional para lo que resta del año. Finalmente, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) termina la sesión en 43,791 unidades, 1.18% por arriba de su cierre del martes pasado, un buen síntoma para el desarrollo de los mercados en el corto plazo.


Dra. María F. Fonseca Paredes Directora de la Escuela de Negocios Directora del CIEN Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México Tel.: +52 (55) 5864 5962 maria.fonseca@itesm.mx Máster Héctor Manuel Magaña Rodríguez Coordinador de Análisis e Investigación del CIEN Tel.: +52 (55) 5864 5630 hector.magana@itesm.mx Dr. Leovardo Mata Mata Colaborador del CIEN

Cien Itesm

@cien_itesm

Blog

http://cienitesm.blogspot.mx Derechos Reservados © 2012 Tecnológico De Monterrey, Campus Estado De México

Prohibida Su Reproducción Parcial O Total Por Cualquier Medio O Método Sin Autorización Previa Por Escrito Del Tecnológico De Monterrey

159. Baja productividad limita el crecimiento de la actividad industrial  

Baja productividad limita el crecimiento de la actividad industrial

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you