Issuu on Google+

Calles, casas conspiradoras y mercados antiguos


Querétaro histórico Revivir el pasado es una labor de nuestra imaginación y del conocimiento. Miles de libros se han abierto y cerrado para estudiar una historia que sin duda nos debe de enorgullecer. Querétaro vio nacer y culminar 2 de los eventos más importantes para la consolidación del país que hoy conocemos: la Independencia y la Revolución Mexicana. Las calles antiguas, los mercados de antaño y las casas de conspiración cuentan anécdotas de una ciudad añeja, llena de templos, fuentes, plazas, andadores y sobre todo, datos muy curiosos sobre cómo se vivía antes. Ven, vive y siente el Querétaro antiguo.


Calles antiguas

Casas de conspiraci贸n

Mercados de anta帽o


Calles antiguas

Calle de Casados

Probablemente estamos imaginando una historia romántica circulando la razón del nombramiento de esta calle, sin embargo es hora de desechar tal creencia y conocer que fue llamada así por el benefactor de la mayoría de sus casas, el cura José M. Casaus, que de su último apellido se desvirtuó la pronunciación hasta llegar a la palabra –casados–. En la actualidad es la calle Ezequiel Montes.

Calle de la Verónica

En la época cuaresmal era costumbre rezar el Vía Crucis de forma pública, al mismo tiempo de adornar cada estación del reco­ rrido de Jesucristo con ermitas. Uno de estos pequeños templos tenía el pasaje de la Verónica limpiando el rostro de Jesús, es por ello que se le adjudicó este título. Hoy la conocemos como 5 de Mayo.


Vista JardĂ­n Guerrero

Calles Independencia y Venustiano Carranza


Calle de las Ánimas En la ahora calle de Guerrero, existía la administración de la Cofradía de las Ánimas, además de algunas otras casas que pertenecían al mismo giro. Sin duda un nombre tétrico con una explicación muy simple. La Cofradía vio su final al llegar la etapa de Reforma.

Calle de las Malfajadas Antes de oficializar el nombre de las calles, la jerga popular dictaba apodos del cono­ cimiento general. Si una abuela, una madre y dos hijas vestían de forma estrafalaria, y la gente decidía llamarlas -las malfajadas-, era muy probable que la calle en la que vivían también la llamarán así. Actualmente es una de las cuadras de Independencia.

Calle del Biombo Anteriormente su relieve era totalmente abrupto, es por ello que recibió este nombre. En el año de 1905, en la casa núme­ ro 2, de la ahora calle Miguel Hidalgo, se instaló una sucursal del Banco Nacional; en este mismo sitio se hospedó Porfirio Díaz. Durante uno de sus discursos conmemoró el balcón de la casa con una frase célebre -El pueblo es lo que él quiere-.


Calle Allende

Calle Luis Pasteur

Calle Morelos


Calle del Desdén Hoy llamada Allende; esta calle, tal vez, tomó su nombre debido a alguna escena amorosa entre las parejas nobles que por aquí transitaban; al final sólo podemos suponer, ya que no se sabe realmente la razón de este título. En la casa número 6 de esta misma acera, vivió y pereció doña Josefa Vergara.

Calle del Descanso El nombre de esta calle proviene de dos anécdotas. La primera nos refiere a aquella casa con el número 6 en la actual vía de Luis Pasteur, en donde se velaban los cadáveres de la población para que al siguiente día pudieran continuar con su proceso. La segunda nos remite a los condenados a muerte; justo aquí se les permitía tomar una bebida refrescante y un rápido descanso.

Calle del Lobo Se llamaba así por un lejano relato de ba­rrio; jaurías de lobos bajaban desde el cerro del Cimatario en busca de presas, un muchacho se encontró con las fieras y descubrió su lamentable suerte. Es por eso que se le denominó así a un tramo de la calle Morelos.


Casas de conspiración

Aula Pérez En un aula del Ayuntamiento Español, vivía el Alcalde de Cárceles Ignacio Pérez Álva­ rez, famoso por ser el portador del mensaje de Independencia. Ahora encontramos la puerta de las cárceles como una ventana, adornada con un escudo republicano, sobre ésta podemos observar otra ventana, la cual pertenecía a las habitaciones de nuestro orgulloso cabalgante.

Ayuntamiento Domínguez Ortiz En la planta alta de la Casa Consistorial, hoy Palacio de Gobierno, vivía el Lic. Miguel Ramón Sebastián Domínguez Trujillo, Corregidor de Querétaro y su esposa María Josefa Crescencia Ortiz Téllez Girón, pareja líder del movimiento de emancipación. Tras ser descubiertos ambos fueron separados y encarcelados, él en el convento de La Cruz y ella en el convento de Santa Clara.


Palacio de Gobierno


Calle Hidalgo, lugar donde se situaba la casa García Rebollo

Casa González Flores, situada en la calle 16 de Septiembre esq. Juárez


Casa García Rebollo El Comandante Ignacio García Rebollo y su hijo Juan José, habitaban la casa número 18 de la ahora calle Hidalgo. El conveniente cargo del padre permitía dotar de infor­ mación muy valiosa a su vástago conspira­ dor, de esta forma le permitieron aplazar la orden de aprehensión a Miguel Hidalgo durante 6 días más.

Casa González Flores Los hermanos Epigmenio y Emeterio González Flores vivían en lo que ahora es, Juárez con 16 de Septiembre. Reconocidos por su activismo en las denominadas tertu­ lias literarias, que hoy día conocemos como disfraces de las juntas rebeldes.

Casa Parra En el inocente andador Venustiano Carranza, en la casa número 4, se llevaban a cabo algunos encuentros musicales y lite­ rarios, o al menos eso es lo que hacían creer el Lic. Lorenzo de la Parra y los conspira­ dores al resto de las personas que vivían los comienzos de un México independiente. Actualmente, el recinto funge como la Subsecretaría de Gobierno.


Casa Sánchez y Altamirano ¿Quién podría sospechar de un presbítero y un abogado? En la casa 40 de la calle Pas­ teur habitaba José Ma. Sánchez (sacerdote) y su sobrino Mier y Altamirano (licenciado). Aquí se llevaban a cabo la mayoría de las juntas en pro de la Independencia.

Casa Septién Montero En la esquina de Luis Pasteur y 5 de Mayo se encuentra Palacio Legislativo; sin embargo, hace más de 200 años era el hogar del Al­ férez Real Pedro Antonio Septién Montero y Austri y su esposa, quién provenía de una familia bastante adinerada, además, ambos eran amigos cercanos de la familia Domínguez Ruiz e igualmente silenciosos conspiradores.

Templo Diez de Lara Fray Dimas Diez de Lara habitó el anexo del templo San Felipe Neri, conocido actual­ mente como Palacio Conín, en la esquina de Madero con Ocampo. Él salvó al niño del tamborcillo en la pelea de Aculco. Fue acusado de conspiración por no admitir los discursos de clérigos españoles en contra de la insurrección.


Casa SĂĄnchez y Altamirano, situada en la calle de Pasteur

Casa SeptiĂŠn Montero, situada en la esq. de 5 de Mayo y Pasteur


Mercados antiguos

Callejón de Cabrera Aunque no formó parte de un mercado oficial, sí era altamente concurrido y con gran movimiento mercantil. En la actua­ lidad es mejor conocido como andador Libertad, pero antes era una calle llena de ven­dedores de todo tipo y abarrotaba sus locales con cantinas de tradición.

Mercado de La Cruz Los comerciantes expulsados del antiguo mercado de San Antonio, fueron resituados en el entonces llamado Campo de la Cruz, lo que hoy conocemos como la explanada del templo y Plaza Fundadores. En 1872 se le dio el nombre de Plaza Benito Juárez. En 1923, tras una remodelación, fue llamada Venus­ tiano Carranza y en los años setenta tomó el lugar que actualmente conocemos.


Mercado de La Cruz

Mercado Escobedo

Plaza de Armas


Mercado El Tepe Fue conocido como el mercado del Crucero, dado que en las vías del tren, en el punto de cruce, se encuentran los barrios del Te­ petate y San Roque. Desde 1979 se inauguró con el nombre Benito Juárez; sin embargo la usanza de los queretanos siempre ha sido El Tepe. Lo plural de sus ventas va desde tacos y canarios hasta libros y brujería, sin duda un testigo más del folklor mexicano que aún vive.

Mercado Escobedo Lo que hoy conocemos como Plaza Constitución anteriormente era la huerta del convento de San Francisco, después pasó a ser la Plaza de los Escombros, en donde se situó el primer vestigio del mer­ cado Pedro Escobedo, en los 60's se reubicó en avenida Zaragoza y se cambió el nombre a Mariano Escobedo.

Plaza de Armas A Plaza de Armas también se le conoció como la Plaza de Arriba o Plaza Mayor. En 1880 se erradicó el comercio de este cuadro con el fin de limpiar la ciudad; sin embargo mucho de su actividad comercial se recorrió a diversos puntos aledaños.


/asomartetv

/asomarte

@asomarte

Encuentra más lugares que visitar en www.asomarte.com

Este programa es de carácter público, no es patrocinado ni promovido por partido político alguno y sus recursos provienen de ingresos que aportan todos los contribu­ yentes. Está prohibido el uso de este programa con fines políticos, electorales, de lucro y otros distintos a los establecidos. Quién haga uso indebido de los recursos de este programa deberá ser denunciado y sancionado de acuerdo con la ley aplicable y ante la autoridad competente.


Encarte Histórico