Page 1

100 anos de la Revolución Rusa

PERIÓDICO DEL PARTIDO DE

DESPUÉS DE FEBRERO:

LA LLEGADA DE LENIN, REORIENTA AL PARTIDO BOLCHEVIQUE

V

amos a discutir los acontecimientos que se produjeron posteriormente a la Revolución de Febrero y los posicionamientos de los diferentes partidos políticos, para luego enfocarnos principalmente en la llegada de Lenin a Petrogrado a fines de marzo y su famosa “Tesis de Abril”. Una de las principales conclusiones del anterior artículo que salió en LCO n° 27, fue que la Revolución de Febrero derrocó al régimen zarista, pero las masas insurrectas, obreros y también soldados (en su mayoría de extracción social campesina) no pudieron o mejor dicho no supieron como materializar sus reivindicaciones estableciendo un gobierno propio. Decimos como Trotsky, “la revolución es ya poderosa, pero adolece todavía de una ingenuidad infantil”. Es decir, hicieron la revolución, pero la dirección del nuevo régimen de Frente Popular -Gobierno Provisionalquedó compuesta, por un lado, de la burguesía y sus partidos -kadetes y octubristas- y por otro, de los partidos “socialistas” –mencheviques y social-revolucionarios-, los cuales se convirtieron en “ala izquierda”. “Y he aquí cómo nació la paradoja de la revolución de febrero. El poder se halla en manos de los socialdemócratas, que no se han adueñado de él por un golpe blanquista, sino por cesión franca y generosa de las masas triunfantes. Estas masas, que no sólo niegan la confianza y el apoyo a la burguesía, sino que la colocan casi en el mismo plano que a la nobleza y a la burocracia y sólo ponen sus armas a disposición de los soviets. Y la única preocupación de los socialistas, a quienes tan poco esfuerzo ha costado ponerse al frente de los soviets, está en saber si la burguesía políticamente aislada, odiada de las masas y hostil

hasta la médula a la revolución, accederá a hacerse cargo del poder”. León Trotsky en “Historia de la Revolución Rusa”.

La Causa Obrera causa-obrera.org

Segunda época Nº29

Partido de la Causa Obrera (PCO)

Mayo 2017

Precio $10.-

MACRI BUROCRACIA SINDICAL

Después de febrero En los días posteriores a la caída del Zar, como dice León Trotsky (LT), las masas vivían en una especie de “borrachera revolucionaria”. Parecía como que el “nuevo” poder, iba a firmar la paz con Alemania, en consecuencia, quedaría de inmediato resuelto el tema del alimento, -ya que el pan que iba hacia el frente de guerra quedaría en las ciudades y aldeas campesinas- y automáticamente eso resolvería buena parte de los problemas de Rusia. Pero lejos de esto, los compromisos asumidos por el “nuevo” gobierno, eran continuar con la guerra imperialista. “En los liberales, era un cálculo consciente, pues estaban firmemente convencidos de que todas las cuestiones exigían un aplazamiento, con una sola excepción, la única que consideraban inaplazable: el juramento de fidelidad a la Entente”.

CON EL AVAL DE LA

La burguesía rusa como lo planteamos en la nota anterior, estaba estrechamente ligada desde el punto de vista económico a la burguesía imperialista occidental, principalmente inglesa y francesa, es decir, como cualquier burguesía semi-colonial, estaba atada de pies y manos al capital imperialista- Por eso, en momentos de una Guerra Mundial, retirarse de la guerra no podía ser parte de las opciones. El régimen zarista podía llegar a representar “cierta incomodidad” para la burguesía rusa, pero absolutamente para nada, estaba en los planes el derrocamiento. Como dice LT, “A pesar de la escandalosa arbitrariedad de la pandilla de Rasputín, el poder efectivo de

PROFUNDIZA EL ATAQUE indice

CONTRA LOS TRABAJADORES

20

La Causa Obrera- 2da época- Nro 29

Pag. 2: Editorial :”LA POLÍTICA PRO-PATRONAL DE LA CGT Y LAS CTA ABRE EL CAMINO A LA OFENSIVA CAPITALISTA DE MACRI...” Pag.4: Docentes: “POR QUÉ MACRI Y LOS GOBERNADORES DE LA OPOSICIÓN PATRONAL, ATACAN A LA DOCENCIA...” Pag. 10: Venezuela: “¡ABAJO EL AUTOGOLPE DE MADURO Y

EL CONTRAGOLPE DE LA DERECHA PROIMPERIALISTA!” Pag.14: Salud: “ABSOLUCIÓN DE CRISTINA DIAZ ALEM Y DEMÁS PROCESADOS” Pag. 15: PARO EN UNILEVER Pag. 20: 100 años de la revolución Rusa (2° parte)


100 anos de la Revolución Rusa

Editorial

LA POLÍTICA PRO-PATRONAL DE LA CGT Y LAS CTA ABRE EL CAMINO A LA OFENSIVA CAPITALISTA DE MACRI Y LOS GOBERNADORES DE LA OPOSICIÓN PERONISTA “La mano viene dura” es una frase que se escucha con frecuencia creciente en los lugares de trabajo y estudio, o en los barrios. Los trabajadores expresan de esta manera una percepción correcta. No solo de la situación económica, es decir, de las condiciones de trabajo y de vida; sino también de la situación política. Los compañeros que, asqueados del relato sin realidad del gobierno anterior votaron por “el cambio” se están arrepintiendo. Los compañeros que, sin mucha convicción, más bien como un “mal menor” votaron a Scioli entienden que, a diferencia de los otros, no “cayeron en la trampa”. ¿Cuál de los dos estaba equivocado? Ambos. No porque en la elección se definiera el futuro (actual presente) de nuestras condiciones de vida. Tampoco porque el voto en blanco, como proponíamos desde del PCO, nos salvara de esta situación. El problema de fondo es que mientras los capitalistas, en el marco de la actual crisis sin salida desde el punto de vista estrictamente económico, sea a través de gobiernos neoliberales o progresistas, tengan el poder en sus manos, los trabajadores seguiremos descendiendo hacia nuevos niveles d e p o b r e z a , desocupación, rebaja salarial. Con todos los males que la podredumbre de esta sociedad, basada en la explotación de la mayoría trabajadora a manos de una minoría parasitaria, reproduce cotidianamente: inseguridad, racismo, machismo, etc. La rebelión popular del 2001 no logró que “se vayan todos”. Y los capitalistas, mediante el mazazo al salario con la devaluación de principios de 2002, y empalmando con un ciclo de recuperación de la economía mundial, lograron reiniciar un ciclo de crecimiento económico y ganancias siderales. Con un gobierno “nacional y popular”, más acorde a la relación de fuerzas entre las clases que dejo la rebelión popular, lograron reconstruir el régimen político patronal llevando la amenazante movilización obrera y popular al terreno seguro de la “democracia” formal. El kirchnerismo, como camarilla gobernante, duró más que el ciclo de crecimiento económico. Por eso le tocó en suerte comenzar con el ajuste al que todo gobierno patronal inevitablemente recurre en épocas de crisis. Cristina hizo lo que pudo en este terreno, que no fue poco, y dejó el resto del trabajo a Scioli, su sucesor elegido. El plan macrista de hambre y represión Pero llegó Macri. Y vino a terminar lo que Cristina comenzó.

La diferencia es que el gobierno de Cambiemos tiene un plan más ambicioso, sin las trabas ideológicas del nacionalismo burgués utópico y, por lo tanto, impotente. El actual es el gobierno directo del capital más concentrado e internacionalmente competitivo, el capital imperialista y sus socios locales más fuertes. Por eso su programa económico es sencillo: el capitalista que pueda competir en el mercado mundial sobrevive, el resto se “reconvierte”. El Plan A de Macri estaba basado en la supuesta “lluvia de inversiones” como plafón para el ajuste “gradual”. La crisis de la economía mundial, y sus consecuencias políticas en las relaciones interestatales, ha desbaratado ese presupuesto en dos puntos sensibles: la reticencia capitalista a la inversión productiva y el retroceso del comercio mundial. La actividad económica no arranca, la inflación no cede y las exigencias del capital son cada vez más elevadas. El gobierno parecía empantanado en la contradicción de aplicar un ajuste claramente anti-obrero y anti-popular en un año electoral, es decir, acelerar la concreción del mandato de los capitalistas

“democracia burguesa”, un programa que por su condición de clase pequeño burguesa, no pasa de las consignas “democráticas radicales”. “No hay que olvidar, además, que se trata, ante todo, de una pequeña burguesía de nuevo tipo, de tipo capitalista, de empleados industriales, comerciales y bancarios, de funcionarios del capital de una parte y de burocracia obrera por otra; es decir, de ese nuevo tercer Estado en aras del cual el socialdemócrata alemán Eduard Bernstein, sobradamente conocido, hubo de emprender, a fines del siglo pasado, la revisión del sistema revolucionario de Marx. Para poder dar una respuesta a la pregunta de cómo la revolución de los obreros y campesinos cedió el poder a la burguesía, hay que empalmar a la cadena política un eslabón intermedio: los demócratas y socialistas pequeño burgueses del tipo de Sujánov, los periodistas y políticos de la nueva clase media que enseñaron a las masas que la burguesía era el enemigo. La contradicción entre el carácter de la revolución y el del poder que surgió de ella se explica por las peculiaridades contradictorias del nuevo sector pequeño burgués, situado entre las masas revolucionarias y la burguesía capitalista.”

joven vanguardia proletaria dentro del Partido, la cual había sido vanguardia en febrero y ahora vanguardia en los Soviets -luego vanguardia del ejército rojo-: “el partido bolchevique empezará a hablar en voz alta y, lo que es más importante, a tener voz propia”. Ahora sí, el partido bolchevique “armado” políticamente por Lenin iba a poder intervenir con una política marxista revolucionaria en los nuevos acontecimientos que van a desarrollarse en los próximos meses. Remo Dicasap

La llegada de Lenin a Petrogrado

pero sin pagar un costo político en las elecciones donde pretende revalidar su capacidad de gobernar. La mesa chica del macrismo ha definido sintonizar ambos objetivos endureciéndose como “partido del orden” que viene a salvar a la Argentina del “atraso populista”. De esta manera, mientras avanza contra la clase obrera y las masas populares a fuerza de palazos, refuerza y contiene a su base político-electoral más reaccionaria, socialmente ubicada de la clase media acomodada para arriba. Es pronto para predecir si esta orientación tendrá un resultado favorable para Macri, pero no se puede negar que en lo inmediato está funcionando y que cuenta con el apoyo, desigual pero general, de la clase patronal. El rol cómplice de la oposición peronista Este apoyo de la burguesía, más firme en el campo, los bancos y las mineras que, en el sector industrial, se refleja en el endurecimiento del conjunto del régimen político patronal contra los trabajadores. El peronismo, en todas sus variantes (FR, PJ-FPV), no tiene un plan económico alternativo viable y se juega a cuidar celosamente la “gobernabilidad”, es decir,

La Causa Obrera- 2da época- Nro 29

Para la época imperialista no quedaban ya países inmaduros y maduros desde el punto de vista objetivo para la dictadura del proletariado, en los países semi coloniales o coloniales solo un gobierno obrero iba a poder llevar adelante las tareas democrático-burguesas pendientes -hablamos principalmente de las tareas estructurales- este razonamiento quedará expresado en las Tesis de Abril. Es decir, que cuando se produce la llegada de Lenin a la capital de la revolución, y plantea la famosa consigna: “Todo el poder a los Soviets”, estaba “bajando a tierra” ese programa. Sin embargo, esto significaba, cambiar de estrategia en el partido ya que hasta ese momento para Rusia estaba planteada como tarea la revolución democrática, es decir burguesa, expresada en la consigna “dictadura democrática de obreros y campesinos”. Este cambio de orientación tuvo que enfrentar una dura resistencia principalmente de los “viejos cuadros” bolcheviques. Tal es así, que las mismas Tesis de Abril fueron firmadas solamente por Lenin. Según cuenta LT, a Lenin le llevó un mes ganar políticamente al conjunto del partido para cambiar de orientación, luego de dar una dura batalla política al interior del mismo. Lenin había entendido perfectamente el carácter de la “época” de Crisis, Guerras y Revoluciones, y con esa caracterización teórica pudo reorientar con una estrategia revolucionaria al Partido Bolchevique. Apoyándose en la

causa-obrera.org

Partido de la Causa Obrera

19


100 anos de la Revolución Rusa una demanda más comprensible para las masas? Pero esta agitación no tardó en ser interrumpida, no sólo porque los defensores de la patria le opusieron una resistencia encarnizada, sino porque, y esto era lo peor, la dirección bolchevique ya en la primera mitad de marzo se inclinaba de hecho ante el régimen de la dualidad de poderes. Y, fuera de los bolcheviques, nadie podía plantear en toda su crudeza el problema de la toma del poder. Los militantes de Viborg tuvieron que batirse en retirada. Sin embargo, los obreros petersburgueses no tuvieron confianza ni un instante en el nuevo gobierno, ni lo consideraban como propio”. Para ser más precisos, el Soviet quedaba funcionando como “en el vacío”, en realidad el poder estaba en el Comité Ejecutivo que los dirigía. El ala derecha se reforzó aún más. […] Los jefes oficiales ocupaban una posición casi inviolable. Las resoluciones más importantes se tomaban en el Comité ejecutivo, o, por mejor decir, en su núcleo dirigente, después de un acuerdo previo con el núcleo del gobierno. El Soviet quedaba al margen […]Estos árbitros de los destinos históricos hinchados de suficiencia, entendían, por lo visto, que los soviets, una vez que les habían confiado la dirección de la política, habían cumplido con su misión.

Editorial recurrirá en el 1918 a la creación del ejército Blanco). Por otro lado, la revolución, expresada en el partido bolchevique luego de las Tesis de Abril. Pero mientras las masas iban haciendo la experiencia con ambos programas, convivían en una especie de “empate” político, el Gobierno Provisional y el Comité Ejecutivo, es decir, un gobierno burgués, dirigido por los Menchevique y SR que, con una política de conciliación, mantenía a raya al programa revolucionario y por otro, los Soviets. “La dualidad del poder es a su vez el punto culminante del período de transición. Dos regímenes, el burgués y el proletario, se oponen, hostilmente uno al otro. El choque entre ambos es inevitable. De la salida de éste depende la suerte de la sociedad. En caso de derrota de la revolución, la dictadura fascista de la burguesía. En caso de victoria, el poder de los soviets, es decir, la dictadura del proletariado y la reconstrucción socialista de la sociedad” León Trostky, “El Programa de Transición”

Sin embargo, a pesar de que en un principio la oficialidad del ejército era la que más abundaba en los soviets, en conjunto, con elementos arribistas y pequeño-burgueses, vinculados a los Mencheviques y SR, paulatinamente todos los sectores oprimidos, empiezan a encontrar allí “su lugar” natural. La lucha por la jornada de 8 horas en las fábricas, impulsadas en las primeras semanas de abril, principalmente por los obreros bolcheviques y los “sin partido”, empieza a hacer tomar confianza al ala izquierda del partido, ya que la producción en las fábricas, transportes y minas empiezan a funcionar con control obrero de la producción. Esa realidad es la que empieza a expresarse efectivamente gestándose lo que se va a denominar un “doble poder”.

¿Pero qué los llevaba a los “socialistas democráticos” a esta política de conciliación de clases, a llevar adelante un Frente Popular, teniendo a los obreros y campesinos armados? ¿Fue solo un problema teórico o además una cuestión social? ¿Su condición de clase o un problema teórico? Trotsky se pregunta “¿Por qué unos demócratas, unos "socialistas", que se apoyaban directamente en unas masas como jamás las ha conocido ninguna democracia en la historia, masas que contaban por añadidura con una experiencia considerable, disciplinadas y armadas, organizadas en soviets, por qué, repetimos, esta poderosa democracia, al parecer invencible, podía tenerle miedo al poder? Este enigma, aparentemente indescifrable, se explica por el hecho de que la democracia no tenía confianza en su propia base, la masa les inspiraba miedo. No creía en la consistencia de la confianza en sí misma, y lo que más temía era la "anarquía", esto es, que al tomar el poder se convirtiera, con éste, en un juguete de las llamadas fuerzas elementales desatadas”

Eso será la característica de todos los procesos revolucionarios en el siglo XX (por ejemplo, Alemania y Austria en el 1918, España en el 1936, Chile en el 1973, etc.). Es decir, en un extremo la revolución socialista y en el otro, la contrarrevolución. Pero en el medio de eso, las posiciones conciliadoras. Los partidos pequeño-burgueses abrirán paso así, con una política de “democracia radical”, a la contrarrevolución. Ésta, se va expresar por aquellos años en Rusia, con el ascenso de Kornilov, cuando la burguesía cambia de orientación, es decir, cuando ya la política de desgastar a los soviets no prosperaba (como eso tampoco va a funcionar

Nosotros pensamos igual que LT, por la condición de clase pequeño-burguesa de sus direcciones, no podían “asimilar y/o comprender” el programa del marxismo revolucionario. Es exactamente lo que sucede con los centristas del FIT por qué ante cada levantamiento obrero y popular o crisis política en el régimen, levantan la consigna de Asamblea Constituyente. La respuesta, por el mismo problema. De la misma manera Marx explicaba que A. Smith, jamás habría podido entender la teoría del Valor, y no era porque no fuera un genio, sino que su condición de clase, burguesa, le impedía ir “más allá”. Así los centristas de antaño, como “los nuestros” no pueden ver “más allá” del programa de la

18

La Causa Obrera- 2da época- Nro 29

la capacidad del Estado patronal de imponer el ajuste con represión. Más allá de la disputa de relatos, todos impulsan la ofensiva contra la clase obrera y el pueblo. Los gobernadores y legisladores de la oposición peronista juegan su papel en el ataque, como se ve en Santa Cruz con Alicia Kirchner. La CGT y las CTA negocian todo menos la “gobernabilidad” Pero si hay un aspecto más evidente, y a la vez importante, del papel cómplice del peronismo es en las organizaciones obreras, los sindicatos. Como decíamos en la anterior editorial de La Causa Obrera, el servicio invaluable que la burocracia sindical de la CGT y las CTA prestan al gobierno y las patronales no se refiere solo a la convocatoria, o no, del paro general, ni siquiera en la necesidad de un Plan de Lucha. La traición fundamental de la dirigencia sindical es su política de conciliación de clases, es decir, la utilización de la movilización obrera en defensa de uno u otro sector capitalista y el respeto incondicional al régimen político patronal, bajo la consigna de que “Macri debe terminar su mandato”. El gobierno puede atacar furiosamente los puestos y las condiciones de trabajo, el salario, reprimiendo a diestra y siniestra. Todo eso es negociable para los dirigentes de la CGT y las CTA. Todo menos… la “gobernabilidad” patronal. A lo máximo que podemos aspirar los trabajadores es a ser la “columna vertebral” de un movimiento político con cabeza patronal. Esta es la causa fundamental de que el gobierno pueda pasar a la ofensiva luego de las movilizaciones masivas de marzo y del paro general con fuerte adhesión. La burocracia sindical hizo un paro general pasivo, pidiendo disculpas y prometiendo en privado, y no tanto, que la lucha se cerraba ahí. Aunque la adhesión al paro fue muy importante, la misma base del movimiento obrero, que no está en ascenso, no estaba en condiciones aun de cambiarle el carácter pasivo a la medida ni, mucho menos, imponer su continuidad. Ni los piquetes aislados de la vanguardia vinculada a los partidos de izquierda, ni las declaraciones sin base real pueden cambiar esta situación. La lucha general que, por el momento, logró cerrar la CGT y las CTA es la de los trabajadores. Lo que abre es la ofensiva más audaz de los capitalistas y su gobierno. Una primera conclusión se hace evidente: en un periodo de crisis económica como el actual, la defensa consecuente de los intereses de los trabajadores y el pueblo choca inevitablemente contra el régimen político de dominación patronal, la “democracia” formal. Si la dirección del movimiento obrero no está dispuesta a sobrepasar ese obstáculo, inevitablemente provoca y alimenta la contraofensiva del enemigo de clase. El debate políticomediático sobre las intenciones “destituyentes” de la movilización obrera y popular no es solo una maniobra a la que apelan todos los gobiernos. Refleja la realidad de que en el marco de la crisis económica mundial la utopía reformistasindicalista no tiene ninguna perspectiva favorable a los trabajadores. La lucha de clases, en su desarrollo, inevitablemente se transforma en la lucha por el poder o es

causa-obrera.org

derrotada. Por un gobierno de los trabajadores que imponga una salida propia a la crisis capitalista La independencia política de todas las fracciones del capital por parte de la clase obrera es, por esto mismo, no un “slogan trasnochado” de la izquierda clasista, sino una necesidad imperiosa para enfrentar consecuentemente a los capitalistas y su régimen político. Un programa obrero de salida a la crisis capitalista no solo debe afectar las ganancias patronales sino también su propiedad privada sobre las ramas más importantes de la producción y distribución. La defensa del salario y el trabajo implica la lucha por un sueldo mínimo igual al costo de la canasta familiar (hoy en $26.000 como ha calculado la Federación de Aceiteros) y la estatización bajo administración obrera de toda empresa que cierre o despida masivamente, repartiendo las horas de trabajo sin rebaja salarial. ¿De dónde saldrían los fondos para garantizar la salud y educación públicas, así como un Plan de obras públicas que resuelva los problemas de vivienda e infraestructura social?, preguntarían macristas y peronistas-kirchneristas que solo se les ocurre emitir moneda o endeudar a varias generaciones. No es que les falta imaginación. Es que, por su carácter de clase son incapaces de atacar la raíz del problema: expropiación de la tierra y toda la rama de exportación agro-industrial, no pago de la deuda externa y monopolio estatal del comercio exterior. Estas primeras medidas para enfrentar el hambre y la miseria que nos proponen los patrones y sus gobiernos, solo se pueden aplicar “destituyendo” no solo a Macri, sino al propio Estado Capitalista y su aparato represivo, cada vez más reforzado y menos “contenido”, para imponer un gobierno de los trabajadores y el pueblo pobre que expropie a los capitalistas. La perspectiva, en la medida que se desarrolle la lucha contra la ofensiva patronal, pone a la orden del día la organización de piquetes de autodefensa por parte de las organizaciones obreras y populares. Para pelear por ese gobierno y para imponer ese programa, los trabajadores con conciencia de clase tenemos que construir nuestro propio partido, un Partido de Trabajadores revolucionario. No un frente electoral (FIT) que genere expectativas en la “labor parlamentaria” de sus diputados, o forme listas sindicales con sectores de la burocracia reformista y frente-populista (PCR, UP, Rompiendo Cadenas, MST) como la multicolor en Suteba. Por el contrario debemos utilizar la tribuna electoralparlamentaria para denunciar la falsa “democracia” patronal y pelear por una dirección clasista en los sindicatos. La integración orgánica al juego parlamentario burgués y el sindicalismo meramente “democrático” son dos caras de la misma moneda oportunista. Desde el PCO, con la intención de confluir con quienes defiendan los principios marxistas, luchamos por construir ese partido. Te invitamos a discutir con nosotros.

Partido de la Causa Obrera


100 anos de la Revolución Rusa

Docentes

POR QUÉ MACRI Y LOS GOBERNADORES DE LA OPOSICIÓN PATRONAL, ATACAN A LA DOCENCIA Y A LA EDUCACIÓN PÚBLICA.

A

lo largo de la historia de la escuela como institución de la sociedad capitalista, se vislumbra, por un lado, la necesidad de la clase dominante de satisfacer sus requerimientos en la producción, y por el otro, la necesidad de garantizar la reproducción de las relaciones de clase a través de la transmisión de la ideología burguesa. La crisis económica del siglo XXI requiere de reformas educativas que estén al servicio de la política más general de las burguesías nacionales y el imperialismo, que consiste en descargar las consecuencias de ésta sobre la clase trabajadora y las masas empobrecidas, intentando imponer ajuste y flexibilización laboral. Es en este marco, y no sólo en el de la discusión paritaria, en que debe analizarse la cuestión docente. Es que el gobierno de Macri está encabezando una ofensiva sostenida contra los trabajadores de la educación, pero no es ni el primero ni el único. El conocido caso de la resistencia de los maestros mexicanos a la reforma de Peña Nieto, así como lo que sucede en Ecuador, Brasil, Uruguay, Chile y Honduras, son ejemplos que muestran dicha ofensiva en distintos grados. En nuestro país, desde la implementación de la Ley Federal de Educación y la Ley de Educación Superior bajo el menemismo, y luego con el paquete de leyes impulsadas por el kirchnerismo, se menoscabaron los derechos adquiridos de los trabajadores docentes. En cada conflicto salarial, además, se monta una ofensiva discursiva contra los docentes, queriendo presentarlos como trabajadores privilegiados. La fundamentación del ataque, a cargo del Banco Mundial y del imperialismo. Hace ya varios años el Banco Mundial publicó un trabajo titulado “Profesores Excelentes. Cómo mejorar el aprendizaje en América Latina y el Caribe”. En el resumen del mismo se puede encontrar la fundamentación de varias de las reformas educativas en América Latina, muchas ya iniciadas y otras en proceso de aplicación. Es un compilado de datos estadísticos que intenta explicar la situación de la educación pública en los países de la región, con la intención de promover políticas que apunten a una supuesta mejora en el rendimiento escolar de los estudiantes del nivel primario y

secundario. Tiene en cuenta además, datos arrojados por las pruebas PISA y otras formas de evaluación del rendimiento educativo estandarizadas, llevadas adelante por los gobiernos latinoamericanos y los países del Caribe, por exigencia y recomendación de los organismos internacionales de crédito, o sea del imperialismo. El problema de la calidad educativa como objetivo, la medición de sus resultados y las medidas para mejorarla son ejes que atraviesan el documento. Con la intención de lograr “productividad del gasto en educación” se propone aumentar el “tiempo de instrucción” efectivo en el aula. Para ello, se analizan las variables que inciden en los resultados,

que “en dinámica” podía llevar adelante sus reivindicaciones. La intención de los Mencheviques como se va a ver después, fue llamar a crearlos no para desarrollar la revolución sino justamente siguiendo su estrategia de conciliación de clases. “Sin embargo, ya en esas primeras horas de la victoria, cuando con una rapidez fabulosa y una fuerza irresistible se estaba gestando el nuevo poder de la revolución, los socialistas que estaban al frente del Soviet buscaban, alarmados, a su alrededor al "amo" verdadero. Estos socialistas consideraban como cosa natural que el poder pasara a manos de la burguesía, y aquí se forma el principal nudo político del nuevo régimen: uno de sus hilos conduce al cuarto en que está instalado el Comité Ejecutivo de los obreros y soldados; el otro, al local en que reside el centro de los partidos burgueses”. El Comité Ejecutivo Todos los principales dirigentes de los partidos de “izquierda” estaban exiliados, perseguidos por la policía secreta zarista. Kamenev y Stalin son los primeros dirigentes bolcheviques que empiezan a llegar a Petrogrado. Al hacerlo, su posición fue mantenerse como ala izquierda dentro de la “democracia pequeño-burguesa que se reclamaba socialista”. Es decir, que el cuadro quedaba completo, la burguesía había llegado al poder efectivo, los “socialistas democráticos” quedaban como su ala izquierda, y ahora lo completaban los bolcheviques, que con esta dirección capitulaban políticamente “Y es que hasta los propios dirigentes bolcheviques atribuían a su consigna un valor meramente demostrativo [soviets]. No hablaban como representantes de un partido proletario que se dispone a afrontar una lucha imponente por la conquista del poder, sino como el ala izquierda de la democracia que, al proclamar sus principios,

tiende a abrazar el cometido de oposición leal durante un período de tiempo indefinido” Pero esa política que llevaron adelante los dirigentes bolcheviques tuvo una dura resistencia de parte de los jóvenes obreros bolcheviques, quienes habían sido la vanguardia en la revolución de Febrero. Es más, la primera medida que toman Kamenev y Stalin, es suprimir la dirección del periódico porque estaba contra el Gobierno Provisional. “También los bolcheviques, a mediados de marzo, bajo el influjo de Kámenev y de Stalin, que acababan de llegar de la deportación, se orientaron marcadamente hacia la derecha de modo que la distancia entre la mayoría soviética y la oposición de izquierda era acaso menor a principios de abril que a principios de marzo. La verdadera diferenciación empezó un poco más tarde: incluso se puede precisar la fecha: fue el 4 de abril, al día siguiente de llegar Lenin a Petrogrado.” Pero de cualquier manera los que estaban contra el nuevo gobierno eran una minoría de vanguardia, y además sin una clara orientación política hacia dónde ir. Digamos que esa vanguardia cuya base social era esencialmente obrera y formaban parte de la base del partido bolchevique, sabía “empíricamente” que el Gobierno Provisional era “más de lo mismo”, y que los Soviets dirigidos por Mencheviques y Socialistas Revolucionarios estaban con una orientación en el mismo sentido, pero faltaba una orientación estratégica hacia dónde ir. “ya a partir del 3 de marzo los mítines de soldados y obreros empiezan a exigir del Soviet que destituya inmediatamente al gobierno provisional de la burguesía liberal y se haga cargo del poder. Esta iniciativa parte, como tantas otras, de la barriada de Viborg. ¿Acaso podía haber

desestimándose las condiciones socioeconómicas y socioculturales de la población que asiste a la escuela, y describiendo la tarea docente en términos de tiempo de enseñanza, como si pudiera estandarizarse la apropiación del conocimiento de manera cronometrada, y sus resultados dependieran solamente de la optimización temporal de la labor del profesor o maestro. O sea, colocan como únicos responsables de los resultados a los trabajadores de la educación. No es el objetivo de este artículo un análisis pedagógico del documento del Banco Mundial, que por otra parte ya ha sido criticado por “especialistas” en el tema. La mención de “Profesores excelentes…” está en función de analizar su contenido político, para entender hacia dónde van las políticas educativas de la burguesía argentina, a tono con las recomendaciones del Banco Mundial, y sus consecuencias para los trabajadores de la educación y para

La Causa Obrera- 2da época- Nro 29

causa-obrera.org

Partido de la Causa Obrera

17


100 anos de la Revolución Rusa

Docentes

(Viene de contratapa) ésta tenía un carácter limitado. La influencia de la burguesía en los asuntos del Estado era inmensa. La misma participación de Rusia en la guerra había sido mucho más obra de la burguesía que de la monarquía. Y, sobre todo, el régimen zarista garantizaba a los propietarios la posesión de sus fábricas, de sus tierras, bancos, casas, periódicos, etc., y, por tanto, en sustancia, virtualmente, eran ellos los que estaban en el poder.” Es decir, la revolución de Febrero, había tirado al zar, pero al derrocarlo quedaba al descubierto que la economía del régimen zarista, era capitalista- aunque podía mantener algunos resabios feudales en el campo- de una burguesía que había llegado tarde al desarrollo del capitalismo mundial. Esta revolución había quitado el “taparrabo” que tenía la burguesía rusa, el “velo” de una supuesta opresión, por parte del zarismo. “Divorciada del pueblo, ligada mucho más estrechamente al capital financiero extranjero que a las masas trabajadoras del propio país, hostil a la revolución que triunfaba, la burguesía rusa, que había llegado con retraso, no podía invocar en su propio nombre ni un solo título en favor de sus pretensiones al poder”. El nuevo poder era visto con beneplácito por las embajadas de los países Aliados. Al frente del Gobierno Provisional asumió el príncipe Lvov, (que ya durante el zarismo era el que planteaba que la burguesía debía gobernar directamente) y los representantes de sendos partidos de la burguesía: Guchkov, de los octubristas y Miliukov, de los Kadetes. Además, completaba el “nuevo régimen” Kerensky, como una especie de “figura pública” con peso en el movimiento de masas que, si bien no despertaba muchas simpatías por parte de las burguesías, tanto rusa como de los aliados imperialistas, estaban perfectamente al tanto que era un riesgo que se debía correr, porque no había que olvidarse que se venía de una revolución, y se necesitaba contener el ascenso. Los otros ministerios eran completados por ministros del Menchevique, y en muchos casos con la misma burocracia zarista que continuaba ocupando los organismos del nuevo gobierno. “Por disposición del príncipe Lvov, los cargos de gobernador fueron ocupados por los presidentes de las administraciones de los zemstvos provinciales, que no se distinguían gran cosa de sus antecesores los gobernadores zaristas. muchas veces eran

16

terratenientes semifeudales, que veían jacobinos hasta en los gobernadores. Al frente de los distritos fueron colocados los presidentes de los zemstvos correspondientes. Los pueblos podían reconocer a sus viejos enemigos enmascarados bajo los nombres flamantes de "comisarios". En un primer momento el Frente Popular se establecerá como forma de régimen, y no como gobierno. Con el paso de las semanas y un nuevo ascenso en las jornadas de abril, iba a caer el mencionado príncipe y se iba a permitir el ascenso de Kerensky. Este iba a demostrar con creces que iba a ser un fiel representante “por izquierda” del Frente Popular, o sea de la burguesía, ahora sí como gobierno. Si bien este término va a ser acuñado a posteriori, en la década del 30´, el Gobierno Provisional no va a ser otra cosa más que esa, un frente de conciliación de clases como el que va a impulsar el stalinismo y la socialdemocracia -y los centristas del POUM- en España (y Francia) casi 20 años

más tarde y que va a llevar al fracaso de la revolución española y el ascenso del fascismo en Europa. Al mismo tiempo que se erigía este Frente Popular, la revolución creaba otro organismo, El Comité Ejecutivo y el cual como había sucedido 12 años antes, iba a llamar a organizar los soviets. Es decir, a diferencia de 1905, donde los “concejos obreros y campesinos” surgen al calor de la huelga general, éste fue organizado “desde arriba”. En realidad, fue un llamado a formarlos de “manera preventiva” principalmente por los Mencheviques ya que los soviets estaban en la conciencia de las masas, como un organismo

La Causa Obrera- 2da época- Nro 29

la educación pública. En el documento se describen, con beneplácito, los logros obtenidos en los países donde se comenzaron a aplicar las recomendaciones que se desprenden de las conclusiones del material. Allí, sin ningún tabú, se advierte que el escollo principal para avanzar en la aplicación de las reformas son las conquistas adquiridas por los trabajadores de la educación, tales como la estabilidad laboral y una organización sindical fuerte. Incluso, reconociendo que los salarios son bajos en todos los países, se señala que el mejoramiento del salario debe darse en base a la capacitación docente y los resultados de las pruebas, y que hay que recurrir a la evaluación docente para mantener la estabilidad laboral. Éstas aparecen como las principales medidas a tomar, pero lo que está implícito es el negocio de las multinacionales, ONG´s, editoriales, etc., “siempre listas para ayudar”. La década precarizada Los doce años de gobierno kirchnerista no solucionaron esta realidad. A pesar del paquete de leyes impulsadas con un lenguaje progresista, lo cierto es que no han habido avances reales en cuanto a la mejora del nivel de vida de los trabajadores de la educación de conjunto, ni de la situación de la educación pública; por el contrario, se han profundizado realidades adversas, tanto para los maestros y profesores como para la comunidad educativa de conjunto. En efecto, la precarización laboral --con la implementación de programas que están por fuera de los estatutos docentes--, el doble cargo como necesidad casi imperiosa para sobrevivir, el deterioro de la situación edilicia y la falta de obras que alcancen para la demanda real de escuelas y aulas equipadas, son situaciones que se han agravado a lo largo de estos últimos años. Desde el punto de vista de los resultados del proceso de enseñanza-aprendizaje, tampoco se ha avanzado, y la deserción y el fracaso escolar siguen manteniéndose en niveles muy altos. Además, la descomposición social repercute en la escuela cada vez más fuertemente y las sucesivas campañas de desprestigio a los docentes han consolidado la tendencia a las agresiones a maestros y profesores ante la falta de solución de los problemas sociales. Cuestionando el rol de la educación La realidad educativa, tan analizada en sendos artículos de la prensa burguesa, y banalizada en la televisión, es objeto de debate en las escuelas, y lamentablemente penetran en éste los trazos generales de las supuestas soluciones a los fracasos, pregonadas por la burguesía, basadas en la responsabilización hacia los docentes y también de los padres de origen más humilde, para salvaguardar la responsabilidad de los gobiernos y el Estado. La ideología burguesa impulsa debates sobre la educación que se reciclan cada vez que hay un salto en las crisis del capitalismo. La ideología “progresista” se suma a este debate poniendo el eje

causa-obrera.org

en la calidad y no en las condiciones laborales, con frases del estilo “quieren un pueblo ignorante para dominarlo mejor”. Pero lo cierto es que la educación institucionalizada, es decir, la escuela, no tiene el rol transformador de la sociedad que la frase presupone. El conocimiento acumulado por la humanidad en forma de ciencia y tecnología está comandado por las leyes del capital, si bien algunos saberes son necesarios para el desarrollo de cualquier tipo de conocimiento, incluyendo la conciencia revolucionaria. Y aunque la escuela democratice en cierta medida el acceso a ese conocimiento necesario, la realidad más general es que bajo el capitalismo imperialista no hay acceso igualitario al conocimiento, ni siquiera con la escuela pública. Así como no hay igualdad de oportunidades ni de existencia material en este sistema basado en la desigualdad y la explotación. Desde el marxismo, ubicamos a la escuela como una más de las instituciones del Estado burgués, y a este último como la herramienta de dominación de la clase explotadora sobre las clases explotadas y oprimidas. Por supuesto que no todas las instituciones del Estado son iguales, y aunque la escuela es por excelencia la forma de reproducción de la ideología burguesa, está inmersa en la realidad y por tanto en las contradicciones de clase que emergen todo el tiempo. Defender la escuela pública es defender el derecho de los trabajadores y las masas más empobrecidas a recibir la instrucción requerida para insertarse en el mercado laboral. Dicho de otro modo, que los costos de la educación sean asumidos por el Estado burgués tiene que ver con que la clase dominante es la principal beneficiada de esa instrucción. La educación pública no es una dádiva; es una conquista de los explotados y oprimidos de esta sociedad capitalista, que se apoya en una necesidad de la burguesía. Pero, así como sucede en muchos otros ámbitos en esta época de decadencia, también en la educación pública la clase dominante pretende descargar todo el peso de la crisis sobre las espaldas de los trabajadores y el pueblo pobre. Por eso, los docentes del PCO planteamos que hay que defender la educación pública y la responsabilidad material del Estado en sostenerla, sin hacer fetiche de ella, y planteando que también en este terreno la salida pasa por cambiar las bases materiales de la sociedad. El acceso libre e igualitario al conocimiento y una formación no alienada sólo podrá conquistarse en una sociedad gobernada por los trabajadores, organizada en función de los intereses del conjunto, y no de una clase explotadora. La consigna, por una Educación pública, gratuita, laica y científica tiene sostén si se la explica con la perspectiva política de la lucha por un gobierno de trabajadores. Éste es un debate político que dejamos planteado para desarrollar con los trabajadores de la educación, maestras y maestros, profesores y profesoras con los que todos los días

Partido de la Causa Obrera


Docentes

Movimiento Obrero

nos encontramos en las escuelas donde trabajamos, con los que luchamos dentro y fuera de ella por mejorar las condiciones de enseñanza-aprendizaje y defender lo conquistado. Sabemos que desarrollan su tarea con la honesta convicción de que la misma es transformadora, que ésta puede por sí misma cambiar la sociedad. No es un debate que cuestione esa actitud tan necesaria para enfrentar los desafíos de nuestra práctica, ese compromiso que compartimos frente a la tarea de enseñar, sino un debate para ubicar nuestro rol en el marco de un sistema que funciona con el objetivo de perpetuar la explotación. Sólo profundizando esta conciencia política como trabajadores podemos comprender, por un lado, la frustración que muchas veces nos impone la realidad, y por otro, la necesidad de organizarse y luchar por una sociedad realmente igualitaria. El conflicto docente en el 2017 Estos últimos dos meses fueron atravesados por la discusión salarial en las paritarias provinciales y la decisión del gobierno de no convocar a la Paritaria Nacional; y el momento fue aprovechado por Macri, sus ministros y los gobernadores de todos los signos políticos para fortalecer y profundizar el discurso contra los docentes y así instalar socialmente la necesidad de una nueva reforma. En medio de una discusión paritaria enmarcada en la política de ajuste salarial, con varios conflictos abiertos, se han jugado cartas mediáticas, medidas “novedosas” y ofertas económicas de parte de los gobiernos provinciales que adelantan la política más general plasmada en el proyecto de ley que el ejecutivo presentará al Congreso, el Plan Maestro para la mejora de la calidad educativa. Demás está decir que lo que se ha conocido públicamente de dicho proyecto sigue el rumbo que propone el documento del Banco Mundial y el imperialismo. No es para nada casual ni improvisado que Macri y Bullrich presentaran los resultados del Operativo Aprender en medio del conflicto, y que María Eugenia Vidal quiera avanzar con el presentismo en la provincia de Buenos Aires, aprovechando la debilidad en la que quedaron los docentes bonaerenses, que, luego de haber parado durante un mes y medio, debieron volver a la escuela sin haber obtenido respuesta a los reclamos. Además de lo referido a las condiciones de trabajo de los docentes, la política de flexibilización laboral más general se trasluce en nuestro sector en la intención de atacar los regímenes jubilatorios, aumentando variables como la edad

y el porcentaje de aportes. Varios conflictos provinciales dan cuenta de ello, y el de Tierra del Fuego del año pasado fue un puntapié en este sentido. En nuestro país las luchas docentes provinciales por aumento de salario ya son parte del folclore del primer trimestre del año y este no fue la excepción; por el contrario, como consecuencia del agravamiento de la crisis, el conflicto fue más agudo que el del año pasado. Cómo nos defendemos Los diferentes sectores de la burocracia sindical están todos organizados políticamente, alrededor de algún sector patronal, y por eso la defensa de la educación pública está maniatada por esos proyectos políticos. Yasky y Baradel, de la agrupación Celeste que dirige la CTERA hace más de 30 años, tienen un discurso progresista sobre la defensa de la escuela pública, y su bandera es la lucha por una “Educación Nacional y Popular”. Los docentes conocemos muy bien a

PARO EN UNILEVER Causa Obrera realizó un reportaje a un compañero activista de Unilever -planta Villa Gdor. gálvez-. La patronal de Unilever es una de las dos más grandes a nivel mundial. Productora de alimentos y productos de limpieza e higiene personal. Factura millones de dólares anuales, solo en el continente americano (según varias fuentes) tuvo una facturación de 20 mil millones de dólares en el año 2016. Sin embargo, pretende aplicar una política de flexibilización laboral, para poder seguir incrementando sus ganancias. Cabe aclarar que esta política es parte de una ofensiva por parte de todas las patronales, tanto nacionales como extranjeras, como lo vemos en GM, AGR-CLARIN, Electrolux, etc. Política llevada adelante en consonancia con el gobierno nacional y los gobiernos provinciales y con la burocracia sindical de la CGT/CTA´s, (el ejemplo de GM, donde SMATA firma un acuerdo a espalda de los trabajadores, es claro en ese sentido).

LA CAUSA OBRERA: La patronal está implementando nueva maquinaria y eso implica poner en riesgo a 27 compañeros, es decir, que pierdan su puesto de trabajo. Contanos, ¿ Qué pasaría con el trabajo diario si efectivamente esta medida se lleva adelante?

estos burócratas, y nos pesan cada una de sus entregas, antes y durante los 12 años del kirchnerismo, al que llamaban “su gobierno”, y también ahora, que demuestran que no desarrollarán la lucha ni siquiera por las reivindicaciones mínimas. Pero, además de que no son creíbles en nada de lo que levanten, la misma consigna es absolutamente falaz, pues cualquier proyecto “nacional y popular” si era inviable antes, menos lo es en este momento de crisis tan profunda del capitalismo porque no hay ningún sector patronal que sea capaz ni siquiera de acaudillar un cambio a favor de la mayoría de la sociedad, es decir a favor de los laburantes y los más pobres. Muestra de ello son los tres gobiernos K, que ni siquiera en una coyuntura de relativo crecimiento económico, desarrollaron una política “popular”, sino como bien sabía describir CFK, aprovechaban el “derrame” para hacer concesiones que le permitieran tener apoyo de un sector de la sociedad, y cuando se terminó el “viento de cola”, volvieron a las viejas recetas de ajuste y represión.

La Causa Obrera- 2da época- Nro 29

COMPAÑERO: Si esta medida se lleva adelante, el trabajo diario va a ser mucho más para los operarios, debido a que el trabajo de las personas que están sacando en las distintas líneas de producción lo tienen que absorber los operarios que quedan en las líneas. LA CAUSA OBRERA: ¿Cuál es concretamente el pedido que ustedes están haciendo? COMPAÑERO: El pedido que estamos haciendo es que nos dejen la misma cantidad de trabajadores por líneas. Porque la empresa tuvo una forma arbitraria de resolver el tema. Puso una máquina nueva y llegó a sacar hasta dos personas en algunas líneas y de esta manera se les sobrecarga el trabajo a los compañeros restantes.

COMPAÑERO: El sindicato viene dando una dura pelea. Sometió en todo momento a votación las decisiones de ir a “retención de tareas”. Sabiendo que muchos de los compañeros no estaban de acuerdo porque no les tocaba el conflicto. El sindicato en todo momento quiso destrabar el conflicto al igual que los compañeros, pero muchas veces

chocábamos con la patronal que se puso firme en esta decisión.

LA CAUSA OBRERA: Hasta ahora parece haber terminado el primer round, ¿nos podes decir cómo fue el desenlace de esta lucha y qué perspectiva tienen de ahora en adelante? COMPAÑERO: El desenlace de la lucha se dio luego de 6 días que estuvimos con retención de tareas por un conflicto de seguridad hacia los compañeros afectados con las nuevas maquinarias. En esta ocasión hay cosas positivas para sacar, por ejemplo: que a tres compañeros de las líneas afectadas se los reincorpora cuando fueron sacados de manera arbitraria. Ahora, en cambio, a las otras tres líneas afectadas se les sacó hasta dos personas por líneas, en alguno de los casos. En vista de todo esto, está a las claras que la patronal busca desunir a los compañeros e ir por el sindicato que dentro de su inexperiencia en los conflictos siempre le dio lucha. Sabiendo que este es un año electoral en el sindicato.

LA CAUSA OBRERA: El Sindicato de Jaboneros, un sindicato de Fábrica, junto a los compañeros viene dando una dura pelea contra las agresiones de la patronal. ¿Podes comentarnos cómo se viene dando el tema de las medidas de fuerza?

causa-obrera.org

Partido de la Causa Obrera

15


Docentes

Salud

ABSOLUCIÓN DE CRISTINA DIAZ ALEM Y DEMÁS PROCESADOS. HTAL. BORDA: UNA MUESTRA DE LO QUE ES MACRI Y COMO ENFRENTARLO La salud pública como una empresa. El 26 de abril 2012, se lleva a cabo en el hospital neuropsiquiátrico Borda, una asamblea de trabajadores, convocada por las burocracias sindicales (ATE, UPCN, SUTEGBA, Asociación De Profesionales) donde se expone la necesidad de arreglos en el hospital a cambio de ceder los terrenos del Borda, para comenzar las obras de un supuesto “centro cívico”. Pero los “trabajadores autoconvocados” le dijeron no, a ese acuerdo entre gobierno y burocracia. Detrás de la fachada “centro cívico”, se escondía un megaemprendimiento inmobiliario que dejaría sin atención a todos los pacientes de salud mental, desde el viejo hospital Rawson, hasta Talleres protegidos, pasando por el Borda, el Tobar García (infanto-juvenil) y el Moyano. En la madrugada del 26 de abril de 2013, un año después, y con una medida cautelar en vigencia, entraron las topadoras del gobierno de la Ciudad escoltados por los cuerpos especiales de la policía Metropolitana, rompiendo el portón de la calle Iriarte. Derrumban el taller protegido 19, un lugar en el cual trabajadores junto a los pacientes realizaban laborterapia (sillas, bancos, mesas, herrería) para el hospital y para otros, como en el hospital Fernández. De esta manera el Estado patronal demuestra su verdadera cara: que, con la fuerza de su brazo armado iban a realizar su objetivo. En un determinado momento, se desata una represión -inaudita en un hospital público- sobre pacientes que no entendían por qué su lugar estaba siendo destruido y ellos reprimidos por la policía. Los trabajadores del Borda y de Talleres Protegidos, apoyados por organizaciones políticas y gremiales, fuimos a defender la salud pública y nos enfrentamos con la furia de la Metropolitana que tenía el aval de Macri, Vidal, Montenegro (Ministro de Seguridad) y la Ministra de Salud, Dra. Reybaud, actual presidente del Consejo de Administración del hospital Garrahan. Durante la represión varios compañeros quedamos detenidos y automáticamente se inició un procesamiento, por defender nada más y nada menos que un modelo de salud, donde el que menos tiene pueda obtener calidad en su atención. Sabemos que nuestro procesamiento fue un acto para disciplinar a los trabajadores que luchan, cuestión que sigue ocurriendo con las recientes represiones en el gobierno, ahora nacional, de Macri. A pesar de haber sido demolido el taller 19, el gobierno tuvo que mudar el centro cívico a Parque Patricios en el edificio que era para la sede central del Banco Ciudad. Si bien fue una batalla muy dura, quedó demostrado que se puede organizar la resistencia. Esto fue posible porque los “autoconvocados” (hoy agrupación 26 de abril) y delegados de la junta interna

14

del Garrahan (militantes del PCO) encabezamos a los trabajadores que masivamente enfrentaron la represión. Fue en esa pelea que me detuvieron y me procesaron. Al pasar los meses, los pacientes del Borda comenzaron a ser derivados a instituciones privadas o reciben altas compulsivas, con el objetivo de disminuir la cantidad de pacientes, tratando de eliminar así, la razón de ser del hospital: agente de prevención y tratamiento de los pacientes de salud mental. La lucha del Borda del 2013, fue “un prototipo” de lo que Macri está haciendo hoy en la presidencia. Ganancias para los patrones -como por ejemplo el proyecto llamado la CUS (cobertura universal de salud), con el aval de los sindicatos, el Estado cederá 8.000 millones de su deuda para financiar la iniciativa que beneficia a los empresarios privados-, y represión para los trabajadores. Pero también fue una muestra de cómo enfrentarlo. Cristina Díaz Alem, enfermera y militante del PCO

La Causa Obrera- 2da época- Nro 29

Es un año difícil, uno a uno los conflictos salariales provinciales se irán cerrando, con porcentajes que no resolverán de fondo la cuestión de los sueldos, porque para una resolución tal, es decir, para de verdad romper el techo salarial, tendría que desarrollarse un plan de lucha nacional y del conjunto de la clase trabajadora, pues las paritarias a la baja son una política de toda la patronal. La realidad muestra de que esto último será muy difícil mientras no sobrepasemos el control efectivo de la burocracia sindical, que está garantizando la fragmentación de cualquier resistencia al ajuste, es decir, mientras no podamos construir alternativas clasistas de dirección a las diferentes facciones de la burocracia. Sin embargo, hay que insistir en la necesidad de enfrentar la ofensiva patronal. Hay que discutir y plantear que no será gratuito dejar pasar el ajuste salarial, porque el plan del gobierno es profundizar el ataque y para eso hay que prepararnos. Para defender nuestras conquistas adquiridas como trabajadores de la educación, y unir nuestra lucha al conjunto de la clase trabajadora de la cual formamos parte. Por lo pronto y de manera urgente tenemos que repudiar la represión del gobierno de Santa Cruz, tal como lo hicimos con la de Cambiemos en Capital, pero también repudiar la actitud servil al Kirchnerismo de la burocracia de la Celeste que además de aislar las luchas provinciales, se para en la vereda de enfrente de los trabajadores de Santa Cruz, dando cabida a las especulaciones sobre complicidades y arengas del gobierno y los medios de que fue algo armado con “fines políticos electorales”, mientras no están cobrando su sueldo cientos de laburantes. El programa y la perspectiva clasista Año tras año, vemos como los docentes salen a defender su salario provincia por provincia, con más o menos fuerza, con más o menos control de la burocracia sindical, que en el caso de los docentes bonaerenses se reparte la dirección sindical manteniendo dividido al gremio en varios sindicatos. De esos procesos de lucha, y de la experiencia cotidiana con la burocracia docente de los sindicatos mayoritarios agrupados en la CTERA, se ha forjado la bronca y el desprestigio en amplios sectores del activismo y la base docente de la burocracia de la lista Celeste. Antes fueron Mary Sánchez y Hugo Yasky, luego Marta Maffei y Maldonado. Hoy son Sonia Alleso, la secretaria general, y cada uno de los burócratas provinciales, los que de algún modo recogen ese desprestigio, por el papel directamente rastrero de estos burócratas ante los sucesivos gobiernos patronales. Así es como hoy se concentra en la figura de Roberto Baradel, secretario general de Suteba, mucha de esa bronca. Los trabajadores de la educación, frente a cada entrega de la burocracia, reaccionan de diferentes modos, reflejando diferentes niveles de conciencia y organización política. La desafiliación suele ser una de esas reacciones luego de un conflicto asimilado como una derrota o entrega, como ocurrió

causa-obrera.org

en Misiones hace un par de años, donde los afiliados a la UDPM pegaban masivamente los telegramas en el local sindical del sindicato de base de CTERA. Esos procesos a veces los capitalizan otros sindicatos más chicos, como ocurrió con Udocba en la provincia de Buenos Aires, luego del paro de 17 días del 2014; mientras otros sectores no se vuelven a afiliar y caen en el escepticismo hasta que la realidad impone nuevos escenarios de lucha. A partir del 2001, en distintas provincias, fundamentalmente las del sur de nuestro país ha habido experiencias de conducciones de “oposición” a la Celeste en seccionales importantes y hasta en jurisdicciones (provincias), en Tierra del Fuego, en Santa Cruz, en Rio Negro, en Neuquén, en Rosario y en departamentos de Santa Fe. En la provincia de de Buenos Aires también hubo y hay conducciones seccionales de diferentes frentes de agrupaciones, seccionales que fueron conocidas como de oposición, combativas o disidentes. La agrupación Azul y Blanca, que está orientada políticamente por el PCR, convive con la Celeste desde el inicio de Suteba, y está al frente de dos seccionales del conurbano sur, Quilmes y Berazategui. Pero han surgido y crecido las agrupaciones orientadas por los partidos trotskistas del FIT y otros, en los últimos años, y hay un abanico de agrupaciones sindicales con referencias políticas diversas. En 2003, frente al crecimiento de las agrupaciones de izquierda, post 2001, y traición yaskista mediante, la Celeste y la Azul y Blanca formaron un frente de unidad que condujo provincialmente dos mandatos (seis años). Pero cuando la Celeste se afianzó como una corriente sindical del kirchnerismo, y el PCR se ubicó del lado de la defensa de la patronal agropecuaria en 2008, esa unidad se rompió, al igual que se rompió la CTA. A la Celeste y la Azul y Blanca las separó una pelea patronal. Y es que el PCR es un partido pequeño burgués que propugna la conciliación de clases, es decir, a pesar de decirse comunista, y de hablar de la clase trabajadora, esta fuerza política busca siempre un sector de la burguesía nacional con el cual aliarse, una política que va en contra de la necesidad de la clase trabajadora de forjar una dirección clasista, es decir independiente de todo sector patronal, que impulse la pelea más de fondo, la del gobierno de los trabajadores. La Multicolor En 2013, surge en Suteba la lista Multicolor como correlato de otros procesos provinciales como el del FURA en Neuquén (ATEN), o la 4 de Abril de Rosario (AMSAFE), es decir, surgen frentes opositores a la Celeste, que capitalizan el desprestigio de la burocracia y ganan elecciones sindicales en seccionales y/o provinciales. La lista Multicolor es un frente de oposición a la Celeste, formado por la Azul y Blanca del PCR, todas las agrupaciones de izquierda del FIT, Nuevo MAS, las

Partido de la Causa Obrera

7


Docentes

Internacional

agrupaciones que forman El Colectivo Docente (de diversas orientaciones políticas, pero orientadas fundamentalmente por Rompiendo Cadenas, dirigido por Gandolfo de Bahía Blanca), el MST y un conjunto de agrupaciones diversas. Este año, a nivel provincial la lista es encabezada por Romina Del Pla y Lidia Braceras, es decir por el PO y en segundo lugar, el PCR. Desde el PCO decimos que esta lista de oposición a la Celeste no es una lista o un frente clasista, que es para nosotros lo que hay que impulsar en todos los sindicatos, y es por eso que ni en 2013 ni ahora, formamos parte de este Frente. Tampoco se trata de un frente antiburocrático, pues tanto el PCR como el MST y Rompiendo Cadenas forman parte orgánica de la burocracia de la CTA Autónoma, del ala de De Gennaro y de Issasi. Desde el punto de vista político más general, estos últimos sectores nombrados defienden un programa similar al de la Celeste de Yaski, de defensa de la pequeña y mediana industria y pequeños y medianos productores agropecuarios; es decir, promueven la unidad de los trabajadores con esos sectores; como fue claramente evidenciado en el acto del 30 de marzo en Plaza de Mayo en el discurso de Hugo Yaski. Por otro lado, el PCR mantiene hoy en día una unidad con el Movimiento Evita y otros sectores del Kirchnerismo y uno de sus dirigentes no descartó la unidad con La Cámpora. Desde la conducción de sus movimientos sociales han aceptado la paz social propuesta por el gobierno a las organizaciones sociales, con intermediación del Papa. No hay forma de caracterizar de clasista a una lista sindical que contiene a estas organizaciones en su seno, en el caso del PCR, secundando la fórmula provincial con Romina Del Plá. Nuestra posición frente a las próximas elecciones sindicales El 17 de mayo hay elecciones en Suteba, y en septiembre en la CTERA. Los docentes del PCO no impulsamos el voto a la Multicolor: planteamos anular el voto o no ir a votar. Esta posición se basa en tres cuestiones fundamentales. La primera está fundamentada más arriba, y tiene que ver con que para nosotros lo que está planteado en esta situación de crisis y decadencia capitalista, en la que no hay margen para concesiones económicas a los trabajadores, es la tarea es expulsar a la burocracia sindical para dotar de direcciones clasistas a los sindicatos, es decir, para expresar sindicalmente la necesidad de independencia de clase de la clase trabajadora, cuestión que la multicolor, por su composición de frente con organizaciones políticas que levantan un programa político general de conciliación de clases, no puede dar respuesta. La segunda cuestión, es que reconocemos que la Multicolor ha sido una referencia para el activismo antiburocrático y un sector importante de la base docente desde el 2013 a esta

8

parte, sin embargo, opinamos que no ha pasado la importante prueba de disputarle con claridad la dirección a la Celeste frente a dos conflictos muy importantes, el del 2014 y el de este año, por varios motivos. En 2014, a pesar de haber logrado ser un punto de referencia provincial con la convocatoria a los plenarios provinciales de delegados numerosos (aunque convocados a destiempo varias veces) en el momento de la resolución del conflicto, es decir, frente a la “propuesta superadora” no se apoyaron en ese desarrollo, y primó en cada distrito la decisión en los términos que la Celeste impuso. Es decir, en la asamblea orgánica del sindicato, dejando por fuera de toda decisión a miles de compañeros no afiliados o afiliados a otros gremios que estaban bancando la huelga y las movilizaciones. Esto no fue así en todas las seccionales, pero primó el consenso de ese criterio impulsado principalmente por la Azul y Blanca, argumentando que la burocracia podría impugnar asambleas, como si la legitimidad de la asamblea en medio de una lucha fuera una cuestión estatutaria, y no la necesidad de garantizar la expresión del conjunto de los trabajadores. El resultado de la traición de la Celeste en ese conflicto, fue el fortalecimiento de Udocba, sindicato moyanista que capitalizó el descontento, y la actuación de la Multicolor fortaleció esa tendencia. Ahora, en 2017, vuelve a repetirse esta experiencia, con matices, pero esencialmente la misma cuestión: el respeto a la organicidad impuesta por la Celeste, de parte de la mayoría de la multicolor. Mientras, la burocracia Celeste “dirigió por whatsapp”, y con la confusión y la ambigüedad como principales herramientas de desmovilización, no hubo un real impulso de la Multicolor a instancias de debate y decisión, ni provincial ni regionales, que permitieran contrarrestar con fuerza esta política. Es decir, para agrupar de manera amplia al activismo y la base docente que impulsaba la lucha. Esta vez, luego de que las medidas se fueran desgranando, la Celeste sí quiso “que se expresen todos”, e impulsó junto con los demás sindicatos provinciales, una consulta amañada para levantar el paro. Los plenarios provinciales de las seccionales Multicolor fueron convocados con discreción por una parte de ésta y directamente boicoteados por la Azul y Blanca. Contrariamente a lo que hacía falta, que era desenmascarar y denunciar las maniobras de la burocracia Celeste para desmovilizar, se jugó durante los días de paro, el argumento de la unidad frente a las críticas, quedándose por momentos diluidos en la iniciativa de la burocracia. El gobierno jugó todas sus fichas a explotar el desprestigio de Baradel, para atacar la organización sindical y los reclamos; la burocracia jugó a victimizarse, manteniendo la unidad de los sindicatos por arriba y en base a mentiras, y la Multicolor se cuidó de criticar públicamente a la burocracia de Baradel, hasta ya levantado el paro e instalada la campaña electoral. Ante el tremendo ataque del gobierno nacional y provincial, y la perspectiva de dureza en las negociaciones, no fueron

La Causa Obrera- 2da época- Nro 29

especuladores vinculados al chavismo. La clase trabajadora debe romper su inmovilismo. Nada se puede esperar ya del régimen de Maduro. Su discurso populista del falso socialismo del siglo XXI, ya no le sirve para enmascarar su política al servicio de la burguesía, y servil hacia el imperialismo. Y la MUD es un claro enemigo de clase del proletariado. Cualquier intento de golpe, sea un autogolpe del chavismo apoyado en las FFAA, o un golpe o autogolpe de las FFAA apoyado por la MUD debe ser rechazado por la clase trabajadora y las masas populares. Los trabajadores debemos construir nuevas organizaciones de lucha de nuestra clase: por comités de lucha en las fábricas y congresos de delegados y activistas del movimiento obrero y los barrios pobres, que debe discutir una salida a la crisis favorable a los trabajadores, es decir, el problema del poder. No hay medias tintas: si se mantiene el poder de uno u otro sector de la burguesía se agravarán todavía más las penurias y miseria. La consigna de Asamblea Constituyente que levantan diversas organizaciones que se reivindican trotskistas (PTS, PO, IS, MAS, etc.) es la prueba más palpable de su carácter centrista y que su programa de acción no va más allá del democratismo pequeño burgués. Para colmo en las condiciones actuales, en Venezuela esa consigna de Asamblea Constituyente sólo puede favorecer a un triunfo de la derecha burguesa proimperialista, a la que cualquier elección en este momento le vendría bien. Es decir, una Asamblea Constituyente favorecería a un sector de la burguesía y le daría estabilidad al régimen burgués, pero no sería ninguna solución para la clase obrera y las masas pobres venezolanas. La única posibilidad para terminar con la miseria y la explotación es que los trabajadores impongamos nuestro propio gobierno. Toda la burguesía debe ser expropiada y reestatizados los sectores privatizados o concesionados al imperialismo. Toda la industria, la banca, las grandes propiedades agropecuarias, los centros comerciales y todo el aparato de distribución, deberán estar en manos del Estado Obrero. Se debe dejar de pagar la deuda. Las divisas ahora destinadas a los pagos de la deuda externa deben asignarse a la compra de los productos indispensables para la población trabajadora y pobre. Pero este programa que es el único que puede dar una salida a la actual situación de crisis a favor de los trabajadores sólo se podrá imponer si los trabajadores más conscientes nos organizamos, y construimos un Partido de Trabajadores revolucionario para dirigir la lucha de la clase obrera y el pueblo pobre por la conquista del poder. 11/4 …………………………………………………………………… El chavismo y la MUD miden fuerzas en las calles

independencia de Venezuela, la oposición burguesa nucleada en la MUD organizó la llamada “madre de las marchas”, reclamando: elecciones, pleno funcionamiento de la Asamblea Nacional, la destitución de los 7 magistrados de la Sala Constitucional del TSJ y la libertad de los presos políticos de los partidos burgueses opositores. La noche anterior Maduro habló por TV para denunciar un “complot militar” contra el Gobierno. Aseguró que han sido “desmantelados varios grupos” y que fue detenido un mando retirado, identificado como uno de los “cabecillas” de lo que el chavismo considera un “intento de golpe de Estado” alentado por Estados Unidos. Durante el mismo 19 de abril, el chavismo respondió con un acto también multitudinario, al mismo tiempo que desplegó todo el aparato represivo y los llamados “colectivos” armados. Como resultado de la represión hubo dos muertos, un joven de 17 años en Caracas y una mujer de 23 años en San Cristóbal, Táchira. El discurso de Maduro, pronunciado después que hizo jurar lealtad a las FFAA, fue eufórico al decir que no retrocedería ni un paso al defender “la revolución”, aunque antes dijo que “quería elecciones pronto”, quizás con la esperanza de crear expectativa en algún sector de la oposición, pero sin hacer una convocatoria concreta. Sin embargo, la MUD convocó a replicar la represión con otra movilización para el día siguiente, 20 de abril, que también fue importante por a ser en un día laborable. Cuando estamos terminando de escribir este artículo, las tensiones van creciendo. Se informa de 12 muertos más, 3 a causa de la represión y 9 muertos electrocutados al querer saquear una heladera en un supermercado. El clima de tensión va in crescendo. Si el gobierno no cede a poner una fecha y convocar a elecciones (las que indudablemente perdería), por la falta de organización y dirección revolucionaria de la clase trabajadora, la situación se orienta a un autogolpe militar, es decir, que asuma todo el poder el sector militar oficialista que hoy tiene gran parte del poder gubernamental y estatal. 22/4

Notas: (1) los "Amos del Valle": vieja oligarquía venezolana. (2) los "Doce Apóstoles": Grupo de empresarios venezolanos cercanos al Presidente Carlos Andrés Pérez, entre los que se destaca el Grupo Cisneros. (3) los "Rojo Rojitos": burgueses vinculados al chavismo.

Tras una semana de movilizaciones, el 19 de abril, siendo el 207 aniversario del inicio de la revolución que conquistó la

causa-obrera.org

Partido de la Causa Obrera

13


Docentes

Internacional revocatorio y las elecciones regionales por parte del gobierno de Maduro parecieran haber llevado esos enfrentamientos a un callejón sin salida. Quizás pensando que el debilitamiento y la dispersión del frente de partidos opositores nucleados en la MUD, debido al fracaso de la política de participar en las negociaciones auspiciadas por el imperialismo europeo y el Papa, le daba la oportunidad de asestarle a la oposición política un golpe decisivo. El gobierno de Maduro a través del TSJ decidió anular la AN (Asamblea Nacional). Esta decisión, generó el movimiento diplomático de la mayoría de los gobiernos latinoamericanos impulsados por EE-UU, convocando a una reunión de emergencia de la OEA. Ante la perspectiva de aislamiento internacional, y probablemente por diferencias internas en el gobierno, Maduro convocó el viernes por la noche a una reunión de emergencia del Consejo de Defensa Nacional, el cual resolvió en la madrugada del sábado "exhortar al Tribunal Supremo de Justicia a revisar las decisiones 155 y 156 con el propósito de mantener la estabilidad institucional y el equilibrio de poderes mediante los recursos contemplados en el ordenamiento jurídico venezolano", según un comunicado leído por el vicepresidente Tarek El Aissami. Este paso en falso del gobierno de Maduro, y la posterior declaración de la Organización de Estados Americanos (OEA), que calificó la situación como una "grave alteración" del orden democrático en Venezuela, dio pie para una contraofensiva de la MUD a través de la mayoría de la AN, la cual ahora se propone realizar un juicio político contra los miembros del TSJ, y reclama la restitución completa de todas sus facultades legislativas, que estaban ya inhibidas por la calificación de desacato. La MUD se apoya en manifestaciones importantes de la clase media, y mientras se llena la boca reclamando por la democracia, pide la intervención de las FFAA, llamando abiertamente a un golpe “para restablecer el orden institucional”. No se trata de democracia. Mutuamente el chavismo y la MUD se acusan de querer dar un golpe, lo cual es real por ambas partes. Ni al chavismo ni a la MUD proimperialista les interesa la democracia. Es una disputa por el poder entre dos facciones burguesas. En momentos de crisis, mucho más que en momentos de relativa “normalidad” de la economía burguesa, el papel del Estado se hace muy importante porque es el que define qué sectores burgueses deben ser rescatados de la crisis a costa de las finanzas públicas y qué otros se pueden dejar hundir.

12

A la clase obrera, en tanto todavía se encuentra en el terreno capitalista, tampoco le debe interesar la democracia en abstracto, sino como medio que facilita su organización como clase. Tras la conquista del poder, los trabajadores deben asegurar su dominación de clase contra la burguesía, mientras que alcanzan una democracia de nuevo tipo para la clase obrera y las masas trabajadoras. Y en este sentido, como ha dicho Lenin, “La historia enseña que ninguna clase ha llegado jamás, ni ha podido llegar, a la dominación, sin pasar por un período de dictadura durante el cual se apodera del poder político y vence por la fuerza la resistencia desesperada, exasperada, que no se detiene ante ningún crimen, que siempre han opuesto los explotadores.” La MUD le traerá a la clase trabajadora un duro ajuste como el que recién están empezando a aplicar Macri en Argentina y Temer en Brasil. No se puede esperar nada bueno de ellos. Pero el chavismo está demostrando el rotundo fracaso de la

pretensión de gobernar para una burguesía nacional y a la vez darle una contención social al pueblo, sin atacar a fondo el carácter burgués de la economía y las relaciones con el imperialismo, basado en los recursos petroleros. Efectivamente el pueblo venezolano está parado sobre un mar de reservas petroleras –las primeras o segundas en importancia mundial-, en un mar de oro negro, pero vive en la pobreza y en una escasez agobiante. En primer lugar están las fluctuaciones del precio del petróleo. Pero además está la cuestión de adónde va y cómo se distribuye la renta petrolera. La gran burguesía venezolana que ha vivido de la renta petrolera no le interesa otra cosa que discutir ese reparto. Pero lo que entra por el petróleo sale por las importaciones de todo lo demás que Venezuela no produce y por el pago con intereses usurarios de la deuda externa a los centros financieros imperialistas, y engorda los bolsillos de la gran burguesía representada políticamente por la MUD, la “boliburguesía”, los funcionarios corruptos y toda clase de

La Causa Obrera- 2da época- Nro 29

impulsores de un fondo de huelga o formas de recaudación y distribución, organizado y centralizado provincialmente, ni en las seccionales, para pelear las situaciones más graves frente a los descuentos y mantener de algún modo organizada a la base docente, de manera tal que a la burocracia no le resulte tan fácil imponer este impasse en el cual el protagonismo se lo lleva la Escuela Itinerante. La tercera cuestión, y no menos importante, tiene que ver con la propia conformación de la lista, ya que la misma expresa acuerdos provinciales de tendencias y no el desarrollo real de los sectores de la oposición ni de la propia Multicolor en cada distrito. Sería interesante que un frente que se presenta como alternativa, también muestre una forma distinta de concretar los acuerdos, a como tradicionalmente los hace la propia burocracia, por ejemplo, mediante plenarios de activistas y docentes de base dispuestos a pelearle la dirección a la burocracia, que discutan y voten tanto el programa como las candidaturas, y entonces las listas seccionales reflejen la real representación de cada agrupación. Más aún cuando la lista se forma al calor de la lucha, y podría haber reflejado al activismo real de la huelga. Los docentes del PCO, militamos impulsando la más amplia unidad por abajo. Sabemos que las listas distritales están conformadas en muchos casos, por activistas antiburocráticos honestos y luchadores, es por eso que criticamos que las direcciones de las corrientes que mantienen una política general de independencia de clase, principalmente el PO y PTS, no tengan la política de forjar frentes clasistas en los sindicatos, que ayuden, por ejemplo, a avanzar a esos cientos de activistas que tienen expectativas en la Multicolor. Más grave aún, que no se delimiten política y organizativamente dentro de los frentes más amplios conformados, y hasta acepten el nocivo funcionamiento por consenso.

todo en los procesos de lucha. La otra tarea de la hora es discutir cómo recomponemos fuerzas y nos organizamos para responder a este impasse de la negociación paritaria, sin ninguna confianza en la burocracia sindical. Desde ese punto de vista, los docentes del PCO nos ubicamos contra toda ofensiva hacia la organización sindical, y planteamos la unidad para defenderla y para luchar por nuestras reivindicaciones, pero no escondemos por ello, críticas de ningún tipo, y las hacemos de cara a nuestros compañeros. Por último, dejamos planteada la necesidad de luchar por una salida obrera a la crisis, a partir de la construcción de un partido obrero revolucionario, tarea que intentamos desarrollar desde nuestra organización. Docentes del PCO Buenos Aires-Misiones 25 de abril de 2017

Estas tres cuestiones descriptas son las que sustentan nuestra posición de no darle el voto a la Multicolor. Entendemos, no obstante, que hay muchos docentes hartos de la burocracia de la Celeste que quieren expresar ese hartazgo votando al Frente Multicolor como un voto castigo, mientras otros tienen expectativas reales en dicho frente y en su capacidad de convertirse en una dirección alternativa. Los docentes del PCO no estamos de acuerdo con acompañar las expectativas en una alternativa que nos parece no es lo que los trabajadores docentes necesitamos. Preferimos ser honestos con nuestras posiciones y plantear, frente a la difícil situación que estamos atravesando, cuáles son las tareas necesarias para enfrentar la ofensiva de la patronal y el gobierno, y para nosotros una de ellas es el impulso de agrupaciones y frentes clasistas para disputarle la dirección efectiva a la burocracia, no sólo en las elecciones sino sobre

causa-obrera.org

Partido de la Causa Obrera

9


Internacional

Internacional

¡ABAJO EL AUTOGOLPE DE MADURO Y EL CONTRAGOLPE DE LA DERECHA PROIMPERIALISTA!

E

l TSJ (Tribunal Supremo de Justicia) controlado por el chavismo, emitió el 28 y 29 de marzo dos sentencias por las cuales anuló la Asamblea Nacional dominada mayoritariamente por la MUD, con la excusa de haber sido declarada en “desacato”. Un autogolpe hecho y derecho. Todo lo demás son argumentos leguleyos para encubrir la acción que quiebra el “orden constitucional”. A la clase trabajadora y las masas pobres del pueblo, el orden constitucional no le ha servido de nada, como tampoco los discursos altisonantes y bravuconadas de Maduro. Las condiciones de vida se han deteriorado enormemente: por la caída del poder adquisitivo del salario frente a la enorme inflación, por el desabastecimiento de productos básicos, incluyendo los medicamentos esenciales. A las colas interminables para conseguir lo indispensable para comer, que se llevaban la mayor parte del día, es decir, la vida, le sucede ahora la larga espera por las bolsas de alimentos y artículos de primera necesidad subsidiados, entregados por los CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción). La condición actual de la clase trabajadora es que lucha, todas las horas del día, para apenas sobrevivir. Si bien el gobierno de Maduro y del chavismo mantiene un discurso contrario a la gran burguesía y el imperialismo, culpando a estos sectores de desarrollar una guerra económica contra su gobierno, la realidad es que Maduro y el chavismo gobiernan para los mismos sectores burgueses que acusan. Lo demuestra: el apoyo que tiene de Fedecámaras, su participación en la feria Expo Venezuela junto a lo más selecto de la oligarquía, la exportación del petróleo, gran parte de la cual se destina a EE-UU, las riquezas mineras del arco del Orinoco concesionadas a las empresas imperialistas y el pago puntual de la deuda externa, cerrando los ojos ante la miseria del pueblo venezolano. Así lo explican los compañeros venezolanos de El Topo Obrero: “El domingo 26 de marzo, el presidente Maduro, estaba alegre. Había logrado reunir y presentar al país lo más granado de los amos del capital en Venezuela. Con el circo de la Expo Venezuela Potencia le estaba diciendo al pueblo venezolano que los problemas del país ya no eran tales, sino destellos de un excelente porvenir con la recuperación de la industria y un lanzamiento de las exportaciones no tradicionales y para ello el gobierno aportaba, -contante y sonante - 3 decenas de millones de dólares y en cartas de crédito un monto no hecho público, pero que ciertamente deberá ser mucho mayor al entregado en el acto de cierre; pues las exportaciones no se levantarán de manera sensible con unos centenares de millones de dólares, ya que se trata de cubrir el hueco que ha dejado la baja de los ingresos de las

10

exportaciones petroleras que superan los 30.000 millones de dólares. Pero para quienes vieron el cierre de la Expo ese domingo, se le abrían los ojos y el entendimiento ó quedaban aturdidos, de ver la santa alianza que se ha venido tejiendo entre el gobierno bolivariano y la vieja oligarquía, los odiados y saboteadores pelucones de semanas atrás, se habían convertido en prósperos y pujantes empresarios dispuestos a dar todo por el país y dónde, -palabras del presidente- los

verdaderos saboteadores de la economía eran los intermediarios apostados en trincheras de Miami y Cúcuta. Maduro, mostraba estar convencido que los acuerdos firmados con esa burguesía parasitaria que se le guindó del cuello (chequera) eran sólidos, y por ello dijo que los empresarios presentes van a ayudar a levantar la economía venida a la quiebra. Sudaba como nunca quizás por el esfuerzo que le costaba hacer pasar su discurso a un pueblo que conoce de muy lejos a los "Amos del Valle"(1), a los "Doce Apóstoles"(2) y está conociendo a los "Rojo Rojitos"(3). Pero no dudamos del convencimiento de Maduro, pues tiene que estarlo para atreverse a aparecer

La Causa Obrera- 2da época- Nro 29

abiertamente junto a estos, contra los cuales despotricó durante más de 3 lustros, y hoy está llamando al pueblo a confiar en esos señores, esos mismos que han saqueado al país desde antes de Gómez, desde la época de la Colonia a nuestros días y van a poner los dólares que han saqueado de la renta petrolera para venir a producir lo que nunca han producido. Pero no solo se apareció junto a lo más selecto de la

burguesía local; si faltaron los Cisneros o Lorenzo Mendoza, no es porque no estén desarrollando acuerdos vía Mesa de Economía Productiva, negocios en la Faja Petrolífera del Orinoco, el Arco Minero del Orinoco y las bolsas CLAP. Gustavo Vollmer dijo: es mentira que el gobierno de Maduro es enemigo de los empresarios y allí estaba para ratificar que va a seguir chuqueando de la renta petrolera. Como guinda de la torta de reparto de millones de dólares, estuvieron también los representantes de la FORD, de la General Motor´s, Nestlé y la Heinz a los cuales llamó defensores de la lactancia materna, Plumrose, Toyota y otros capitales transnacionales. Pero decimos que el mensaje esperanzador (ilusión de tísico)

causa-obrera.org

no estaba dirigido solo al pueblo para que calme su creciente descontento, sino también hacia los dirigentes de la MUD, sí, a ellos que no han resuelto su problema de liderazgo y por lo tanto de su incapacidad para presentarse como alternativa de masas frente a un Maduro que está utilizando toda su capacidad de maniobra, para atornillarse en el gobierno y mantener el control de las palancas del estado y de allí ser el distribuidor de la renta petrolera y de los sartenazos contra el pueblo. Maduro les dijo una vez más: la Burguesía está ahora conmigo así que, "vayan a lavarse ese paltó" pues no tienen dolientes. Maduro, creyendo contar con el apoyo incondicional de la Fuerza Armada, de todas las instituciones del estado, con una base social disminuida, pero con una oposición que ha perdido la capacidad de convocatoria para movilizar a cientos de miles como en septiembre del año 2016 y con un clima internacional enrarecido, pero que había podido neutralizar para no sufrir un aislamiento vía "Carta Democrática", creyó el momento oportuno para asestarle un nuevo golpe político a la MUD, que desmotivase aún más su base social, y el jueves 30/03 el TSJ aplica el "madurazo" contra la Asamblea Nacional consistente en la eliminación de la inmunidad parlamentaria de todos los diputados de la Asamblea Nacional y el "cierre" de esta institución cuyos poderes pasaban a los miembros de la Sala Constitucional. ¿Cuál otra razón pudo mover al gobierno si ya de hecho, con el apoyo del TSJ, estaba actuando y legalizando todos sus movimientos económicos e institucionales sin necesidad de pasar por la Asamblea Nacional? Pero le salió el tiro por la culata.” (Editorial de CSR-ETO: SENTENCIAS 155 Y 156 FUERON POR LANA Y SALIERON TRASQUILADOS) Para controlar a la población trabajadora y pobre, y dado que se han producido algunos saqueos por el hambre, han desplegado todo tipo de fuerzas armadas, policiales, militares y para-militares en los barrios y los accesos a grandes comercios. Las FFAA alcanzaron una posición dominante en el gobierno al ser nombrado Vladimir Padrino como Ministro de Defensa y Comandante Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Desde las guarimbas (piquetes organizados por la derecha) de febrero de 2014, y el encarcelamiento de Leopoldo López, con el agravamiento de la crisis económica por la caída del precio del petróleo, la crisis política fue escalando. Agravando los conflictos de poderes entre el gobierno chavista de Maduro y la Asamblea Nacional (legislativa), que tiene mayoría de la MUD, tras su triunfo en las elecciones de diciembre de 2015. La denegación del referéndum

Partido de la Causa Obrera

11

La Causa Obrera 29  
Advertisement