Page 1

EN CORTO

Un legado de danza en construcción

Una mexicana de 16 años llega a Londres sin más que un talento desbordado para bailar ballet. Tres años después, conoce al amor de su vida. Hoy Elisa Carrillo y Mikhail Kaniskin, con su hija en brazos, cuentan su historia de complicidad como bailarines y pareja. Por ANACLARA CHÁVEZ HERAS Fotos RAMÓN RUIZ SAMPAIO

A

partir de que Elisa y Misha fueron ascendidos a primeros bailarines en el Staatsballett Berlin (Ballet de la Ópera de Berlín) de Vladimir Malakhov, en México se empezó a seguir de cerca la carrera de Elisa. En las páginas de cultura de los diarios había titulares del estilo “Primera bailarina mexicana en triunfar en Europa”, palabras más, palabras menos. Y es que el logro de Elisa Carrillo era también el de tantos que en México luchan contra todo. La bailarina recuerda esta etapa de su carrera con emoción. “Todo había por aprender y, aunque fue muy difícil estar sola a esa edad, sabía que tenía que estar fuera un tiempo para empaparme de este mundo”, asegura. Fiel creyente del mantra “happiness is only real when shared”, admite que hasta que llegó a Alemania y conoció a Mikhail, su vida comenzó a tomar forma y empezó a sentirse cómoda como artista: “Cuando tienes una familia afuera del teatro eres más feliz, sabes que el mundo no se termina con un mal ensayo. Eso lo aprendí al lado de Misha. Conocerlo me cambió la vida”. CONTINÚA

ASUNTO DE PRIORIDADES “Los dos hemos trabajado tanto para compartir la vida juntos y darle lo mejor a Maya. Puede ser que tenga un hermano o hermana pronto”, señala Elisa, aquí con su esposo, Misha, y su hijita que está por cumplir dos años.

Quién / 29


EN CORTO MÉXICO EN LA PIEL Aunque en el futuro sí quieren pasar temporadas más largas aquí, el epicentro de la danza es Europa. “Si buscamos actualizarnos y promover el arte, tenemos que estar allá”, explica la bailarina. Pero su esposo sabe que “su alma, corazón y mente siempre están en México”, asegura.

“El ballet nos unió, nos hizo crecer y formar una familia. Hacemos lo que soñamos y lo hacemos juntos. No hay nada más importante” — Elisa Carrillo

La historia de Misha y Elisa comenzó en los implacables salones de una compañía, esos santuarios donde los artistas comparten toda vulnerabilidad. Ambos llegaron al Stuttgart Ballet (una de las compañías de danza más innovadoras en Europa) cuando eran muy jóvenes y el vivir lejos de sus familias y bailar ocho horas al día los hizo reconocerse como un apoyo mutuo que, 17 años después, perdura. “Misha me hace valorar la compañía de alguien que está ahí en todo momento”, dice Elisa. No es difícil saber de dónde nace su afinidad natural: saben lo que es

crecer como bailarines, comparten las mismas alegrías artísticas y las dolencias físicas. En realidad, lo sorprendente es que aun teniendo todo esto en común, separen su vida de los teatros. Para él, este balance es la esencia de su relación: “Es difícil, pero necesario. Aprendes a reconocer al otro sin la etiqueta de bailarín”. Entonces, su hija Maya despierta. No ha cumplido dos años pero está familiarizada con la música clásica, los camerinos y teatros que sus padres recorren mes con mes, así que no es de extrañarse que sepa perfecto Quién / 30

hacer un attitude en cuanto escucha la palabra. Sus padres le hablan en ruso, español, inglés y alemán (como se comunican entre ellos también). “Nosotros vivimos nuestro sueño. Queremos que Maya crezca haciendo lo que más anhele; si es bailar, la apoyaremos, pero si quiere algo distinto, también”. Terminando esta entrevista, la familia tiene que ir a resolver últimos detalles de su visita a México, donde unos días antes presentaron su gala de ballet “Elisa y amigos” por quinto año consecutivo, con casa llena en el Palacio de Bellas Artes CONTINÚA


EN CORTO

LA VIDA ES MEJOR BAILANDO Cuando eran recién casados, el entonces director del Staatsballett Berlin los invitó a formar parte de la compañía de danza clásica más importante de Alemania. Pronto, ambos fueron primeros bailarines.

y otros cinco teatros de la república, un proyecto que nació de ambos bailarines. “Soy feliz porque mi esposa logró su sueño de traer todo su conocimiento y experiencia a México”, explica Misha. “Ese se volvió mi sueño también”. Y ella completa: “Queríamos aprovechar el momento de notoriedad para hacer algo en México”. El reto se consolidó en 2012 en la forma de un performance que reúne a los mejores bailarines del mundo con la mexicana como figura estelar. Por sus grandes logros en una carrera tan demandante, es difícil

“Cuando tienes una familia afuera del teatro sabes que el mundo no se termina con un mal ensayo” — Elisa Carrillo

Quién / 32

recordar que son jóvenes aún, que siguen tomando clase y ensayando de 9 a 6 (en un día muy tranquilo), seis día a la semana. “Apenas se recupera tantito el cuerpo y ya lo estamos llevando al límite otra vez. Hay días en que me levanto y no puedo caminar; el trabajar con nuestro cuerpo, lo hace aliado y enemigo, esa lucha es la más difícil”, dice Elisa. Pero amante del arte hasta en sus peores momentos, completa: “Lo vale, el viajar por el mundo y poder hacer tantas cosas benéficas en México es una recompensa que no tiene precio”.

Profile for Anaclara Chavez

Quién: Un legado de danza en construcción  

Quién 15 Octubre 2017: Elisa Carrillo, Mikhail Kaniskin, Staatsballet Berlín,

Quién: Un legado de danza en construcción  

Quién 15 Octubre 2017: Elisa Carrillo, Mikhail Kaniskin, Staatsballet Berlín,

Advertisement