Page 1

M

OP

RE M

IO

I

10

DO

LOS NIÑ

E • D ÉC

DE

OS

DE L MU

N

EL GLOBO • LE GLOBE • THE GLOBE • O GLOBO •

# 50 2008

•TOAN•CAU! •

VOTE! RÖSTA! T ! TA ¡VOTA!

HAY BAU ! JORDENS BARNS PRIS FÖR BARNETS RÄTTIGHETER

Omslag50_spanska_port.indd 1

PRIX DES ENFANTS DU MONDE POUR LES DROITS DE L’ENFANT

PREMIO DE LOS NIÑOS DEL MUNDO POR LOS DERECHOS DEL NIÑO

PRÊMIO DAS CRIANÇAS DO MUNDO PELOS DIREITOS DA CRIANÇA

THE WORLD’S CHILDREN’S PRIZE FOR THE RIGHTS OF THE CHILD

# 50 • 2009

09-03-30 08.59.41


Derechos del Niño ¿Qué es World’s Children’s Prize?...............4 ¡Celebra los derechos del niño!.....................8 ¿Cómo están los niños del mundo? .......... 10 Ceremonia de entrega de premios 2008....12 Galardonados con el Premio Honorífico .. 14 Candidatos a Héroe de los Derechos del Niño de la Década ................................... 15

Nosotros WCPRC

y Global Vote

Ver la revista de la Votación

¡G

P

SUE

CANADÁ GRAN BRETAÑA

Jurado de World’s Children’s Prize

EE.UU.

IS PA

Pág. 84 y Revista de la votación, pág. 36–41

MÉXICO

Gandhi vota Revista de la votación, pág. 2

NIGERIA

COLOMBIA

Las personas de este Globo viven en los siguientes países y regiones

PERÚ

GUINEA-BISSAU GHANA SIERRA LEONA BENÍN CAMERÚN BRASIL

CONGO (RDC)

BOLIVIA

ZIM

Thanks! Tack!

Merci ! ¡Gracias! Obrigado!

A Su Majestad la Reina Silvia de Suecia, Sida, Lotería del Código Postal sueca, Rädda Barnen, Surve Family Foundation, Radiohjälpen, Axel & Sofia Alms Minne, Altor, AstraZeneca, Banco Fonder, eWork, Interoute, Kronprinsessan Margaretas Minnesfond, Folke Bernadotte Akademin, Helge Ax:son Johnsons Stiftelse, Svenska Naturskyddsföreningen, Dahlströmska Stiftelsen y PunaMusta Oy. A King Baudouin Foundation US, The ForeSight Group, Boob Design, Communication Works (Sudáfrica), GiverSign & Linus Bille, Cordial, Markus Reklambyrå, Twitch Health Capital, Grenna Polkagriskokeri, Ågerups, Floristen i Mariefred, ICA Torghallen Mariefred, Centas, Euronics Strängnäs, Petter Ljunggren, Lilla Akademien, Gripsholms Värdshus, Gripsholms Slottsförvaltning, Gripsholmsvikens Hotell & Konferens, Grafikens Hus, Maria Printz & Printzens Matverk, Broccoli y Benninge Restaurangskola. Al jurado del premio. A todos los niños, jóvenes y maestros de las escuelas Amigas Mundiales. A todos los Amigos Adultos Honorarios, Amigos Adultos y colaboradores. A la dirección y junta asesora de World’s Children’s Prize Foundation y a la dirección de Barnens Värld. IFES (International Foundation for Electoral Systems).

2-3_spa_port.indd 2

SU

En Bangladesh: Las Golondrinas/ The Swallows, SASUS En Benín: Juriste Echos Consult En Brasil: Grupo Positivo (Portal Positivo, Portal Educacional, Portal Aprende Brasil), SEMED-Santarém (PA), 5a Unidade Regional de Educação/SEDUC-PA, SME-Monte Alegre (PA), SME-Juruti (PA), Projeto Rádio pela Educação/Rádio Rural de Santarém, SME-São José dos Campos (SP), SME-Balsa Nova (PR), SME-Rio Branco do Sul (PR) Comitê para a Democratização da Informática do Paraná, ONG Circo de Todo Mundo, Oficina de Imagens, Christiane Sampaio En Burkina Faso: Art Consult et Developpment En Birmania: BMWEC, Community Schools Program En Burundi: Maison Shalom En Camerún: SOS Villages d’Enfants Cameroun, Plan Cameroun En Filipinas: Lowel Bisenio En Gambia: Child Protection Alliance (CPA) En Ghana: Ministerio de Educación, ATWWAR – Ekua Ansah Eshon, Ghana NGO Coalition on the Rights of the Child (GNCRC), Unicef , VRA Schools En Guinea Conakry: Ministerio de Educación, CAMUE Guinée, Parlement des Enfants de Guinée En Guinea Bissau: Ministerio de Educación Nacional, AMIC En India: City Montessori School Lucknow – Shishir Srivastava, Times of India’s Newspaper in Education, Peace Trust – Paul Baskar, Barefoot College, Tibetan Children’s Villages, CREATE, Hand in Hand En Kenya: Ministerio de Educación, Provincial Director of Education for Western and Nyanza Provinces, CSO Network for Western and Nyanza Province – Betty Okero En Congo Brazzaville: ASUDH/Gothia Cup En Congo Kinshasa: FORDESK, APEC, APROJEDE En Mauritania: Association des Enfants et Jeunes Travailleurs de la Mauritanie En México: Secretaría de Desarollo Humano Gobierno de

09-03-30 10.17.42


Global Vote! ¡Gracias a la vaca!

¡VOTA A TU HÉROE DE LA DÉCADA!

Världsomröstning Votación Mundial Vote Mondial Votação Mundial

Pág. 67

BO PHIEU TOAN CAU

NA

ÍN ÚN

DC)

THE WORLD’S CHILDREN’S PRIZE FOR THE RIGHTS OF THE CHILD

16–20 21–25 26–30

Global Vot 2009: e 15 de a 25 de o bril – ctubre

SUECIA

A

ERIA

Página

PAKISTÁN TÍBET ISRAEL PALESTINA NEPAL INDIA BIRMANIA BANGLADESH TAILANDIA VIETNAM SUDÁN CAMBOYA ETIOPÍA

31–35 36–40 41–45 46–50

KENYA RUANDA BURUNDI

51–55

ZIMBABWE MOÇAMBIQUE

56–63

Pelota de hojas de banano

SUDÁFRICA

Pág. 72

Pelota de bolsas de plástico

64–68

Mi guardarropas Revista de la votación, pág. 5

Pág. 25

Pelota de calcetines

Pelota de hojas de diario Pág. 78

69–73 74–78

79–83

Pág. 53 Jalisco – Gloria Lazcano En Mozambique: Ministerio de Educación y Cultura, SANTAC (Southern African Network Against Trafficking and Abuse of Children), Graça Machel En Nepal: Maiti Nepal En Nigeria: Ministerio Federal de Educación, Los Ministerios de Educación de Kogi State, Lagos State, Ogun State, and Oyo State, Unicef, Royaltimi Talents Network – Rotimi Samuel Aladetu, CHRINET, Children’s Rights Network – Moses Adedeji En Pakistán: BLLFS, BRIC, PCDP En Ruanda: AOCM En Senegal: Ministerio de Educación, Ministerio de la Mujer, la Familia y el Desarrollo Social, EDEN – Lamine Gaye, Save the Children Sweden, Unicef En Sudáfrica: Ministerio de Educación, National Department of Education, Eastern, Western och Northern Cape Departments of Education, North West Department of Education and Department of Social Development, Bojanala Platinum District Municipality and Department of Education, Qumbu District of Education, Marlene Winberg En Tailandia: Ministerio de Educación, Duang Prateep Foundation En Republica Checa: Vzajemne Souziti En Uganda: Uganda Local Governments Association – Gertrude Rose Gamwera, Wakiso District, BODCO, GUSCO En Gran Bretaña: The Children’s Rights Director for England – Roger Morgan, Oasis School of Human Relations En Vietnam: Vietnam Committee for Population, Family and Children – CPFC, Voice of Vietnam – VOV Children’s Programme, Nguyen T.N. Ly, Save the Children Sweden En Zimbabwe: Girl Child Network

2-3_spa_port.indd 3

Votación Mundial de la Década 2009

Iqbal Masih Pakistán

Iqbal Masih Pakistán

Votación Mundial de la Década 2009

Votación Mundial de la Década 2009

Asfaw Yemiru Etiopía

Asfaw Yemir Etiopía

Votación Mundial de la Década 2009

Votación Mundial de la Década 2009

Nkosi Johnson Sudáfrica

Nkosi Johnso Sudáfrica

Votación Mundial de la Década 2009

Votación Mundial de la Década 2009

Maiti Nepal Nepal

Maiti Nepal Nepal

Votación Mundial de la Década 2009

Votación Mundial de la Década 2009

Maggy Barankitse Burundi

Maggy Barankitse Burundi

Votación Mundial de la Década 2009

Votación Mundial de la Década 2009

James Aguer Sudán

James Aguer Sudán

Votación Mundial de la Década 2009

Votación Mundial de la Década 2009

Prateep Ungsongtham Hata, Tailandia

Prateep Ungsongtham Hata, Tailandi

Votación Mundial de la Década 2009

Votación Mundial de la Década 2009

Dunga Mothers, Kenya

Dunga Mothers, Kenya

Votación Mundial de la Década 2009

Votación Mundial de la Década 2009

Nelson Mandela Graça Machel Sudáfrica, Mozambique

Nelson Mandel Graça Machel Sudáfrica, Mozambique

Votación Mundial de la Década 2009

Votación Mundial de la Década 2009

Craig Kielburger Canadá

Craig Kielburger Canadá

Votación Mundial de la Década 2009

Votación Mundial de la Década 2009

La asociación de los huérfanos, AOCM, Ruanda

La asociación d los huérfanos, AOCM, Ruanda

Votación Mundial de la Década 2009

Votación Mundial de la Década 2009

Betty Makoni Zimbabwe

Betty Makon Zimbabwe

Votación Mundial de la Década 2009

Votación Mundial de la Década 2009

Somaly Mam Camboya

Somaly Mam Camboya

… ¡y una pelota de fútbol común!

ESTE ES THE WORLD’S CHILDREN’S PRIZE FOR THE RIGHTS OF THE CHILD EL PREMIO DE LOS NIÑOS DEL MUNDO POR LOS DERECHOS DEL NIÑO

EL GLOBO es publicado con la ayuda de

www.worldschildrensprize.org

THE WORLD’S CHILDREN’S PRIZE FOR THE RIGHTS OF THE CHILD

Votación Mundial de la Década 2009

Sida y Rädda Barnen. Box 150, 647 24 Mariefred, Suecia Tel. +46-159-12900 Fax +46-159-10860 e-mail: prize@worldschildrensprize.org www.worldschildrensprize.org

Redactor en jefe y editor responsable: Magnus Bergmar Colaboradores en los n° 50–51: Andreas Lönn, Paul Blomgren, Johanna Hallin, Tora Mårtens, Ragna Jorming, Carmilla Floyd, Gunilla Hamne, Kim Naylor, Annika Forsberg Langa, Sofi a Klemming, Elin Berge, Mark Vuori, Louise Gubb, Bo Öhlén, Göte Winberg Mapas e ilustraciones: Jan-Åke Winqvist, Lotta Mellgren, Karin Södergren Diseño Gráfico: Fidelity Traducción: Tamarind (inglés, español), Cinzia Gueniat (francés), Glenda Kölbrant (portugués), JaneVejjajiva (thai), Preeti Shankar (hindi), M.A Jeyaraju (tamil), Tran Thi Van Anh (vietnamita). La revista también se encuentra disponible en sueco, árabe y farsi (persa) Foto de tapa: Paul Blomgren Litografía: Done Impresión: PunaMusta Oy ISSN 1102-8343

09-03-30 10.18.56


Votación Mundial en Nigeria

Tu premio por tus derechos ¡Hola, Amigo Mundial! El Premio de los Niños del Mundo por los Derechos del Niño (WCPRC), ¡es tuyo y de todos los demás niños y jóvenes menores de 18 años del mundo! Tu escuela (o grupo) es una de las 55.000 escuelas Amigas Mundiales, con 22 millones de alumnos en 94 países. Y pronto serán más. Este es el décimo año del WCPRC. Lo celebraremos designando al Héroe de los Niños en la Votación Mundial de la Década. El WCPRC 2009 tendrá lugar del 15 de abril al 25 de octubre. El 20 de noviembre, el día del 20° aniversario de la Convención de los Niños de la ONU, ¡podrás develar junto a niños de todo el mundo cuál de los trece candidatos se transformó en el Héroe de la Década! ontessori Droppen, en la ciudad sueca de Haparanda, se transformó en el año 2000 en la primera escuela Amiga Mundial. Además, es la escuela Amiga Mundial más septentrional del mundo. El patio está

M

4

4-7_om wcprc_spa,port.indd 4

cubierto por una gruesa capa de nieve la mitad del año. En los recreos, los chicos hacen bolas de nieve que se arrojan entre sí. Mientras que hay mucha nieve en la primera escuela Amiga Mundial, es mucha arena lo que hay donde está la otra escuela registrada en 2000. Allí no hay guerras de bolas de nieve, como entre los chicos de Haparanda, sino guerras verdaderas, con granadas y minas terrestres, que sufrieron los niños de la escuela Gacomo Dheer, de Somalia, África. El Premio de los Niños del Mundo en todas las materias. Los trece candidatos a convertirse en el Héroe de la Década son personas y organizaciones que recibieron el

LOS NIÑOS POR EL CAMBIO

Premio de los Amigos Mundiales, de los niños votantes, o el Premio de los Niños del Mundo, de los niños del jurado, durante los primeros nueve años del WCPRC, 2000-2008. Hay información adicional sobre los candidatos y los niños por quienes luchan en www.worldschildrens prize.org. Este año, el período del WCPRC es distinto y más extenso. Tiene lugar entre el 15 de abril y el 25 de octubre. Pueden decidir cuándo será su Día de la Votación Mundial, pero algunas fechas especialmente apropiadas son: – 15 de septiembre: Día Internacional de la Democracia de la ONU – 21 de septiembre: Día Internacional de la Paz de la ONU

Los niños que participan en el WCPRC quieren que haya un cambio, con mayor respeto por los derechos del niño, y contribuir ellos mismos a que así sea. En la revista de la votación, muchos niños cuentan cómo quieren vivir. En la página 42, James, de

09-03-26 11.27.35


– 5 de octubre: Día Internacional de la Niñez de la ONU – 24 de octubre: Día Internacional de la ONU En muchas escuelas se trabaja con el Premio de los Niños del Mundo durante semanas o meses, y en distintas materias, inclusive matemáticas. Este es el orden en el que mejor se trabajar con los derechos del niño y el premio: 1. Los derechos del niño en tu país Comienza aprendiendo más sobre los derechos del niño con la ayuda de la revista del premio (pág. 8-11) y www. worldschildrensprize. org. En los países donde hay muchas escuelas Amigas Mundiales se incluye una hoja de datos sobre la situación de los derechos del niño en ese país, en especial, en el paquete con las revistas del premio. – Gracias a la revista El Globo aprendí sobre mis derechos. Desearía que todos los niños del mundo participaran cada año en la votación mundial. Sé que muchos adultos de mi país no saben que existen los derechos del niño, dice Massala, de Congo Brazaville.

– Debemos enseñar a los adultos qué derechos tenemos, dice Adou, de Costa de Marfil. Koffi, de Costa de Marfil, no confía en los adultos: – Los niños debemos luchar por nuestros derechos, no es algo que llegue solo. No comprendo por qué los adultos no respetan los derechos del niño. – Querría que hubiera un ministro para nosotros los niños, un ministro de la niñez, que se ocupara de que se respetaran nuestros derechos, opina Coumba, de Senegal. – Muchos adultos no creen que los niños tengamos opiniones sobre cosas como la escuela y la sociedad, dice Carine, de Brasil. Aishwarya, de India, está de acuerdo: – Los adultos nos menosprecian. Tendríamos que poder decir nuestra opinión, como con el WCPRC. Los niños son la mayor posibilidad de desarrollo para el mundo. ¿Qué ocurre con los derechos del niño en tu vida? ¿En casa? ¿En la escuela? ¿En el lugar donde vives y en tu país? ¿Los políticos escuchan a los niños, qué debería ser distinto? ¿Los adultos tratan bien a los niños o qué debería ser distinto? ¿Cómo pueden tú y tus amigos con-

Montessori Droppen, en Haparanda, fue la primera escuela Amiga Mundial en el año 2000. Hoy existen casi 50.000 escuelas Amigas Mundiales.

Ghana, dice que “el castigo físico es el rey en mi escuela”. El castigo físico está prohibido en 23 países. ¿Cómo es en tu país? Escribe al WCPRC a prize@worldschildrensprize.org y cuéntanos cómo es en tu hogar y en tu escuela, y qué piensas al respecto. Sortearemos camisetas del WCPRC T-y el CD de la integrante del jurado Gabatshwane entre los que se comuniquen.

4-7_om wcprc_spa,port.indd 5

Votación Mundial en Congo (RDC)

tar a los padres, a los maestros, a los políticos, a los periodistas y a otros adultos que los derechos del niño no se respetan y cómo debería ser? Ayanda, de Sudáfrica, sabe lo que quiere decir: – ¡Ustedes los adultos deben tratarme como querían ser tratados cuando eran niños! 2. Los derechos del niño en el mundo En el suplemento de la votación puedes leer más sobre lo que opinan niños y jóvenes de diversos países sobre los derechos del niño y sobre el Premio de los Niños del Mundo y la Votación Mundial. Con la ayuda de las experiencias de vida de los niños del jurado también puedes aprender mucho sobre los derechos del niño en todo el planeta (ver la historia de Bwami en las páginas 36–41 del suplemento y las historias de los niños del jurado en www.worlds childrensprize.org).

La escuela Gacomo Dheer de Somaliafue la segunda escuela Amiga Mundial.

3. Conozcan a los candidatos Una vez que hayan trabajado con los derechos del niño y los hayan discutido, es tiempo de conocer a los candidatos al premio de este año y a los niños por los que ellos luchan. En las páginas 16–83 de est a revista conocerás a todos los candidatos y a los niños a quienes brindan una vida 5

09-03-26 11.29.49


Votación Mundial de los niñosi de India que quedaron huérfanos tras el tsunami.

¡IMPORTANTE! ¡No es una competencia!

 TEXTO: MAGNUS BERGMAR FOTO: PAUL BLOMGREN, LOUISE GUBB, ELIN BERGE ILUSTR ACIÓN: LOT TA MELLGREN

El WCPRC y la Votación Mundial no son competencias. Todos los candidatos al premio han hecho grandes aportes a los derechos del niño y por eso son homenajeados en esta ceremonia.

mejor. Como pronto notarás, todos los candidatos han hecho cosas maravillosas por los niños. Y los sentimientos y pensamientos de los niños y jóvenes son exactamente como serían los tuyos si hubieras vivido las mismas situaciones que ellos. Son como tú. Tal vez leer la revista del premio sea la tarea. Tal vez trabajen en una exposición o en una obra de teatro sobre los candidatos al premio y sobre los derechos del niño. Tal vez realicen un “viaje” al país de los candidatos como periodistas. En la guía y en la sección para maestros de la página web, tu maestro encontrará más ideas sobre cómo se puede trabajar con el WCPRC. Para que puedas hacer una elección justa necesitas conocer por igual el trabajo de todos los candidatos y a los niños por quienes luchan. Se acostumbra otorgar tres premios: Meena vota en la Votación Mundial del desierto de Thar, en Pakistán.

6

4-7_om wcprc_spa,port.indd 6

Global Friends’ Award (El Premio de los Amigos Mundiales), que es tu premio y el de todos los niños que votan. En la primera Votación Mundial, Global Vote 2001, votaron 19.000 niños. En 2008 fueron 6,6 millones de niños. World’s Children’s Prize (El Premio de los Niños del Mundo), es el premio de los niños del jurado. World’s Children’s Honorary Award (El Premio Honorífico de los Niños del Mundo), es el premio honorífico de los niños y es otorgado al o a los candidatos que no reciben ninguno de los otros dos premios. En 2009 se designará en cambio al Héroe de los Niños de la Década. 4. Preparen y realicen el Día de la Votación Mundial En algunas escuelas, luego de aprender acerca de todos los candidatos, preparan afiches

y discursos electorales. Como la votación es de ustedes, es importante que puedan participar en la preparación de la votación mundial. En la revista de la votación pueden leer sobre la votación mundial en todo el mundo. Para efectuar una votación mundial democrática necesitan: • Lista de votantes. Deben figurar todos los que tienen derecho a voto en su Votación Mundial. • Papeletas electorales. Recorten las papeletas incluidas en su paquete. Si no son suficientes, copien las de la última página del suplemento de la votación. También pueden hacerlas ustedes. Si tienen poco papel, cada votante puede escribir un número entre 1 y 13 en un trozo de papel. • Gabinete electoral. Para que nadie vea a quién votas. • Urna electoral. Todos los votos se depositan en la misma urna. No hay que tener una urna para cada candidato, pues así todos sabrían a quién votas. • Color contra el fraude. Es suficiente hacer una marca en la lista de votantes o marcar con color un dedo, por ejemplo. • Ejecutor de la votación. Tilda el nombre de los votantes en la lista y entrega las papeletas electorales. • Inspector de la votación. Controla la elección, las marcas contra el fraude y el conteo de votos. • Escrutador. Cuenta los votos y envía el resultado.

Día de la Votación Mundial Decidan con anticipación la fecha de la votación mundial. En Sudáfrica Méjico y Brasil, entre otros, todo el distrito escolar ha decidido dedicar el mismo día en todas las escuelas a la Votación Mundial. En algunos países piensan introducir un Día de la Votación Mundial para todo el país. Ahora son expertos en los derechos del niño y saben cómo exigir que sean respetados. Saben todo acerca de los candidatos y los niños por quienes luchan. También saben todo sobre los premios y cómo se efectúa una votación mundial democrática. ¡Buena suerte con el Día de la Votación Mundial! Informen cómo fue el WCPRC y qué opinan de los derechos del niño, el WCPRC y la Votación Mundial. Inviten a la prensa ¡No olviden invitar a la prensa, la radio y la TV al día de la Votación Mundial! Cuenten a los periodistas sobre los derechos del niño y que quieren mayor respeto. Expliquen el WCPRC y los aportes de los candidatos. Cuéntennos cómo lo hicieron y envíen recortes de periódicos al WCPRC. ¡Vamos a festejar! El día de la Votación Mundial es importante. No olviden festejarlo. En el desierto de Thar, en Pakistán, los alumnos festejan la Votación Mundial con baile, té y galletitas a la puesta de sol. En Santarém, en Brasil, hacen una muestra de danza y sirven frutas del Amazonas. En Suecia a menudo se sirven tortas con el arco iris de los niños de WCPRC. Informen el resultado de la votación para todos los candidatos No olviden informar el resultado de la votación para todos, los trece candidatos, a más tardar el 25 de octu-

09-03-26 11.33.16


¡Invita a otros a ser Amigos Mundiales!

7

Muchas escuelas y alumnos del mundo no saben que son bienvenidos a asociarse como Escuelas Amigas Mundiales. ¡Tú y tu escuela pueden invitar a las escuelas del lugar donde vives! Asociarse como Escuela Amiga Mundial es gratis. Para registrar una escuela necesitamos: El nombre y la dirección de la escuela, una persona de contacto de la escuela (maestro o director) así como la cantidad total de alumnos de la escuela. Enviamos a la escuela un certificado de Amiga Mundial. Esto da derecho a la escuela a trabajar con El Premio de los Niños Del Mundo y todos los alumnos tienen derecho a voto en la votación mundial Global Vote.

bre. Se suman los votos de todo el mundo. Pueden registrar el resultado de la votación en la urna electoral en www.worldschildrens prize. org, enviarlo por e-mail a prize@worlds childrensprize.org, enviar un fax a +46-159-108 60 ó enviarlo por correo a WCPRC, Box 150, 647 24 Mariefred, Suecia. En algunos países, se informa el resultado de la votación a un coordinador nacional.

de la Década. Si sientes curiosidad sobre el resultado puedes consultarlo en worldschildrensprize.org. Esta ceremonia siempre tiene lugar a mediados de abril, para rendir homenaje al primer galardonado con el Premio de los Niños del Mundo, Iqbal Masih, de Pakistán, quien fue asesinado el 16 de abril de 1995. El Héroe de la Década recibirá su premio en abril de 2010.

Ceremonia del Premio 2010 El 20 de noviembre, los niños de todo el mundo develarán quién resultó elegido el Héroe de los Niños

5. ¡Exige respeto! Cuando tu país ratificó la Convención por los Derechos del Niño de la ONU, lo que todos los países excepto Somalia y

EE.UU. han hecho, se comprometió a hacer todo lo posible para que los derechos del niño fueran respetados. Además, tu país debe informar constantemente a la población, niños y adultos, sobre los derechos del niño. WCPRC ayuda a tu país a realizarlo. Ahora que son expertos en los derechos del niño pueden recordar y enseñar a los adultos acerca de ellos en casa, en la escuela, a periodistas y políticos. ¡Pueden plantear exigencias para que los derechos del niño sean respetados! Haz que tus padres lean esta revista.

El jurado elige a los candidatos al premio Por sus experiencias de vida, los niños del jurado de unos 15 países son expertos en los derechos del niño. Han sido, por ejemplo, niños soldados, esclavos, refugiados o vivieron en la calle. Luchan por los derechos del niño.

El jurado infantil internacional 2008 junto a la reina Silvia luego de la ceremonia de la entrega de premios.

Cada niño del jurado representa a todos los niños del mundo que vivieron los mismos abusos o luchan por los derechos del niño. Puedes aprender sobre distintos aspectos de los derechos del niño leyendo acerca de los niños del jurado en la revista de la votación y en www.worldschildrensprize.org. Es difícil llegar a integrar el jurado. Millones de niños de todo el mundo deben apreciar y aprender de la vida de cada niño del jurado. Por eso, lo que define si puedes participar en el jurado son las violaciones a los derechos del niño que sufriste, o tu lucha para que se respeten los derechos del niño y cómo lo relatas. De ser posible, los niños del jurado deben venir de todos los continentes y de todas las grandes religiones.

HONORARY ADULT FRIENDS Amigos Adultos Honorarios Ciertos adultos en particular apadrinan el Premio de los Niños del Mundo. Se los llama Honorary Adult Friends, Amigos Adultos Honorarios. Algunos son padrinos en todo el mundo, otros en su país. La Reina Silvia fue la primera Amiga Adulta Honoraria. Otros son, por ejemplo, Nelson Mandela, Graça Machel, el primer ministro Xanana Gusmão, Timor Oriental, el presidente y galardonado con el Premio Nobel de la Paz, José Ramos Horta, Timor Oriental, el galardonado con el Premio Nobel, Joseph Stiglitz, EE.UU., la ex jefa de UNICEF, Carol Bellamy, EE.UU., el ex presidente del Consejo de Seguridad de la ONU y subsecretario general responsable de los niños en conflictos armados, Olara Otunnu, Uganda, el cacique Oren Lyons, Nación Onondaga (EE.UU.), el filósofo Ken Wilber, EE.UU. y la modelo y ex refugiada Alek Wek, Sudán y Gran Bretaña. ¡Dinos quién te gustaría que fuera Amigo Adulto Honorario y porqué!

La Reina Silvia.

Nelson Mandela, Amigo Adulto Honorario y galardonado con el WCPRC, sonríe al leer la historieta sobre su vida en El Globo.

7

4-7_om wcprc_spa,port.indd 7

09-03-26 11.34.43


Celebra

los Derecho

 iILUSTR ACIÓN: lotta mellgren/ester

La Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño (La Convención de los Niños) consta de 54 artículos. Aquí presentamos una versión abreviada. Encontrarás el texto íntegro de la Convención en www.childrensworld.org Principios de la Convención: • Todos los niños tienen los mismos derechos y el mismo valor. • Todos los niños tienen derecho a ver sus necesidades básicas cubiertas. • Todos los niños tienen derecho a ser protegidos contra maltratos y abusos. • Todos los niños tienen derecho a expresar su opinión y a ser respetados.

Artículo 1 Los niños de todo el mundo menores de 18 años tienen estos derechos. Artículo 2 Todos los niños tienen el mismo valor. Todos los niños tienen los mismos derechos. Ninguno debe ser discriminado. Debes recibir el mismo trato sin importar tu apariencia, tu color, tu sexo, tu idioma, tu religión o tus opiniones. Artículo 3 Los que toman decisiones en asuntos que conciernen a los niños deben considerar en primer lugar qué es lo mejor para el niño.

Artículo 6 Tienes derecho a vivir y a desarrollarte.

siones que te atañen, en casa, en la escuela, con las autoridades y en los tribunales.

Artículo 7 Tienes derecho a un nombre y a una nacionalidad.

Artículo 18 Tu padre y tu madre tienen la responsabilidad común de tu educación y desarrollo. Siempre deben pensar primero en lo que es mejor para ti.

Artículo 9 Tienes derecho a vivir con tus padres, si es que ello no te perjudica. Tienes derecho a crecer en casa de junto a tus padres, si es posible. Artículos 12–15 Todos los niños tienen derecho a expresar su opinión. Los niños deben ser consultados. Tus opiniones deben ser respetadas en todas las deci-

Artículo 19 Tienes derecho a ser protegido contra todo tipo de violencia, contra el descuido, los malos tratos y el abuso. No deberán aprovecharse de ti ni tus padres ni otros responsables (ni ningún otro responsable) de tu tutela.

8

8-9_barnensrattigheter_spa,port.indd 8

09-03-31 09.08.00


Para los niños del mundo, el 20 de noviembre es un día de celebración. Ese día en 1989 la ONU sancionó la Convención de los Derechos del Niño, ¡que este año cumple 20 años! Rige para ti y todos los niños menores de 18 años y se llama la Convención de los Niños. Todos los países del mundo, excepto Estados Unidos y Somalia, han ratificado (prometido cumplir) esta Convención. Siempre deben pensar primero en lo que es mejor para los niños y escuchar lo que ellos tienen para decir.

¡Exijo respeto por los derechos del niño!

hos del Niño Artículos 20–21 Tú que has sido privado de tu familia, tienes derecho a recibir cuidado.

Artículo 31 Tienes derecho a jugar, descansar y a tener tiempo libre y a vivir en un ambiente sano.

Artículo 22 Si has tenido que huir de tu país tienes los mismos derechos que los otros niños en el nuevo país. Si has huido solo/a tienes derecho a recibir apoyo y ayuda especial. Si es posible te reunirás con tu familia.

Artículo 32 No puedes ser obligado a hacer trabajos perjudiciales que dañen tu salud o que te impidan ir a la escuela.

Artículo 23 Todos los niños tienen derecho a vivir bien. Si tienes alguna discapacidad, tienes derecho a recibir apoyo y ayuda adicionales. Artículo 24 Si te enfermas tienes derecho a recibir toda la ayuda y asistencia médica que necesites. Artículos 28–29 Tienes derecho a ir a la escuela y aprender lo que es importante saber, como el respeto a los derechos humanos y a otras culturas. Artículo 30 Todas las ideas y creencias de los niños deben ser respetadas. Si perteneces a una minoría tienes derecho a tu propio idioma, a tu propia cultura y a tus creencias.

Artículo 34 No deberás ser víctima de abusos ni ser obligado a prostituirte. Si te tratan mal tienes derecho a recibir ayuda y protección.

TRIBUNA DE LOS NIÑOS

Artículo 35 Nadie tiene derecho a raptarte o venderte. Artículo 37 No debes ser castigado de forma cruel o prejudicial. Artículo 38 No debes ser reclutado como soldado ni participar en conflictos armados. Artículo 42 Todos los niños y los adultos deben conocer la Convención de los Niños. Tienes derecho a recibir información y conocimiento a aprender sobre tus derechos.

POR LOS DERECHOS DEL NIÑO

9

8-9_barnensrattigheter_spa,port.indd 9

09-03-31 09.09.46


¿Cómo están los n Sobrevivir y desarrollarse HAY 2.200 MILLONES DE NIÑOS MENORES DE 18 AÑOS EN EL MUNDO De ellos, 80 millones viven en dos países que no se han comprometido a cumplir con los derechos del niño, Estados Unidos y Somalia. Todos los demás países han prometido cumplir con ellos.

Nombre y nacionalidad Cuando naces tienes derecho a recibir un nombre y a adquirir la ciudadanía de tu lugar de nacimiento. Cada año nacen 136 millones de niños en el mundo. De ellos, 48 millones nunca son registrados. ¡No hay ningún certificado que diga que existen!

Tienes derecho a sobrevivir. Cada país que ha firmado la Convención debe hacer todo lo posible para que los niños sobrevivan y se desarrollen. Uno de cada 14 niños (1 de cada 7 en los países más pobres) muere antes de llegar a los cinco años, la mayoría por causas que podrían evitarse.

Salud y atención médica Tienes derecho a tener comida, agua pura y atención médica. Cada día mueren 25.000 niños menores de cinco años (9,2 millones al año) debido a enfermedades causadas por la falta de alimento, agua limpia, higiene y servicios de sanidad. La vacunación contra las enfermedades infantiles más comunes salva 3 millones de vidas cada año. Uno de cada cinco niños nunca es vacunado. Al año mueren 1,4 millones de niños a causa de enfermedades contra las que existen vacunas. En los países más pobres, 6 de cada 10 niños no tienen acceso al agua potable. Cada año muere un millón de personas, la mayoría niños, de malaria. Sólo 1 de cada 3 niños enfermos recibe tratamiento contra la malaria y sólo 1 de cada 4 niños duerme bajo una red mosquitera en los países afectados.

Hogar, ropa y seguridad Tienes derecho a tener un hogar, comida, ropa, educación, servicios de sanidad y seguridad.

Niños discapacitados Tú que tienes una discapacidad tienes los mismos derechos que todos los demás. Tienes derecho a recibir ayuda para una participación activa en la sociedad. Los niños con discapacidades figuran entre los más desprotegidos. En muchos países no pueden ir a la escuela. Muchos son tratados como si fueran inferiores y son ocultados. En el mundo hay 110 millones de niños con discapacidad.

Más de la mitad de todos los niños del mundo vive en la pobreza. Alrededor de 700 millones de niños tienen menos de 1,25 dólares al día para vivir. Otros 500 millones niños tienen menos de 2 dólares al día.

10

10-11_jordensbarn_spa,port.indd 10

09-03-31 09.12.43


s niños del mundo? Niños de la calle

Delitos y castigo

Tienes derecho a vivir en un ambiente seguro. Todos los niños tienen derecho a la educación, atención médica y a un nivel de vida aceptable.

Los niños sólo pueden ser encarcelados como último recurso y por el tiempo más corto posible. Ningún niño debe ser sometido a tortura u otros tratos crueles. Los niños que cometan delitos deben recibir asistencia y ayuda. No pueden ser castigados con pena de muerte o cadena perpetua. Al menos un millón de niños está en prisión. Los niños en prisión a menudo son maltratados.

Trabajo perjudicial Tienes derecho a ser protegido de la explotación económica y de trabajos perjudiciales para tu salud o que te impidan ir a la escuela. Los menores de 12 años no deben trabajar. Alrededor de 240 millones de niños de entre 5 y 14 años trabajan y para tres de cada cuatro de ellos el trabajo es perjudicial para su seguridad. Unos 8 millones de niños son obligados a las peores formas de trabajo infantil, como a ser esclavos por deuda, niños soldados o prostitutas. Por lo menos 1,2 millones de niños son expuestos al “tráfico”, que es la forma actual de la esclavitud.

Protección contra la violencia Tienes derecho a ser protegido contra toda forma de violencia, descuido, maltrato y abusos. Cada año, 40 millones de niños son objeto de maltrato tan grave que requieren atención médica. Veintitrés países han prohibido toda forma de castigo físico a los niños y sólo 3 de cada 100 niños del mundo están totalmente protegidos contra la violencia por la ley. Muchos países permiten el castigo corporal en las escuelas.

Tienes derecho a la protección y a la atención en caso de guerra o si estás huyendo. Los niños que viven en la zonas en guerra o los refugiados tienen los mismos derechos que los demás niños. En los últimos 15 años, al menos dos millones de niños murieron en la guerra. Seis millones recibieron heridas físicas graves. Diez millones de niños recibieron heridas sicológicas graves. Un millón perdió a sus padres o fue separado de ellos. A 300.000 se los utiliza como soldados, mozos o trabajadores en minas (cada año 2.500 niños mueren o reciben heridas en minas). Al menos 25 millones de niños son refugiados.

Niños de minorías Los niños pertenecientes a grupos minoritarios o indígenas tienen derecho a su idioma, cultura y religión. Los pueblos indígenas son, por ejemplo, los indios de Estados Unidos, los aborígenes de Australia y los sami del norte de Europa. Los niños indígenas y de minorías sufren a menudo la violación de sus derechos. No se respeta su idioma, son acosados o discriminados. Muchos niños no tienen acceso a atención médica.

Escuela y educación Tienes derecho a ir a la escuela. La escuela primaria debe ser gratuita para todos. Más de 8 de cada 10 niños van a la escuela, pero aún hay 101 millones de niños que no reciben educación. Unos 150 millones de niños abandonan la escuela antes del quinto grado.

¡TU VOZ DEBE SER OÍDA! Tienes derecho a dar tu opinión en todos los temas que te conciernen. Los adultos deben escuchar las opiniones de los niños antes de tomar una decisión, que siempre debe apuntar al interés del niño.

¿Es así en tu país y en el mundo de hoy? ¡Tú y los demás niños son quienes mejor lo saben!

 TEXTO: SOFIA KLEMMING ILUSTR ACIÓN: LOT TA MELLGREN /ESTER

Para 60 millones de niños la calle es su único hogar. Otros 90 millones de niños trabajan y pasan el día en la calle, pero tienen familia a la cual regresar por la noche.

Protección en la guerra y a refugiados

11

10-11_jordensbarn_spa,port.indd 11

09-03-31 09.13.50


THE WCPRC AWARD CER WELCOME! VÄLKOMMEN! ¡BIENVENIDOS! BEM VINDOS! BIENVENUE!

CHAO A MUNG ! AO

La Reina Silvia y miembros del jurado infantil miran mientras el Hanoi College of Art, de Vietnam, baila la danza del león, en la ceremonia de entrega de premios en el castillo de Gripsholm, en Mariefred, Suecia.

El premio de 6,6 millones de niños votantes

THE GLOBAL FRIENDS’ AWARD y el premio de los niños del jurado

THE WORLD’S CHILDREN’S PRIZE

SOMALY MAM

La Reina Silvia entregó el Premio de los Amigos Mundiales y el Premio de los Niños del Mundo a Somaly Mam, que fue acompañada al escenario por Sina Van y Sry Pov Chan.

EL PREMIO HONORÍFICO DE LOS NIÑOS DEL MUNDO

6.593.335 jóvenes menores de 18 años participaron en la votación mundial Global Vote 2008 y designaron a Somaly Mam, de Camboya, como su galardonada. Tras haber sido en la infancia esclava sexual, Somaly ha dedicado los últimos 13 años a liberar niñas de la esclavitud sexual y a brindarles acceso a la rehabilitación y a la educación. También el jurado infantil internacional decidió otorgar su premio a Somaly.

THE WORLD’S CHILDREN’S HONORARY AWARD

JOSEFINA CONDORI

La Reina Silvia aplaude a Josefina Condori, quien recibió el Premio Honorífico junto a Luz Garda y Sayda Teran. Josefina es honrada por luchar durante 15 años por las niñas de Perú que trabajan como criadas, a menudo en condiciones cercanas a la esclavitud.

12

12-13_priscermonin_spa,port.indd 12

09-03-31 09.17.19


EREMONY 2008

La entrega de premios  FOTO: ELIN BERGE

Umbono, de Sudáfrica, se presentó en la ceremonia de entrega de premios. Los miembros del jurado Nga Thai Thi, de Vietnam, Laury Petano, de Colombia, Maïmouna Diouf, de Senegal, Rebeka Aktar, de Bangladesh y el representante de los 6,6 millones de niños votantes, Tommy Rutten, de EE.UU., durante la ceremonia.

Luego de que los niños del jurado exigieran respeto por los derechos del niño en la ceremonia, la Reina Silvia dijo: – ¡También yo exijo que se respeten los derechos del niño! – Esta es una ceremonia muy importante, casi como una ceremonia del Premio Nobel de los niños, continuó.

Se presentó el Hanoi College of Art.

Omar Bandak, de Palestina, y Ofek Rafeli, de Israel, son miembros del jurado infantil internacional.

The World’s Children’s Honorary Award

Agnes Stevens

EL PREMIO HONORÍFICO DE LOS NIÑOS DEL MUNDO

Agnes Stevens fue acompañada a escena por Ed Korpie y Brianna Audinett cuando recibió el Premio Honorífico de los Niños de manos de la Reina Silvia. Agnes fue honrada porque junto a “su” organización School on Wheels, lucha desde hace 20 años por los derechos de más de un millón de niños sin techo de EE.UU. 13

12-13_priscermonin_spa,port.indd 13

09-03-31 09.19.57


8 0 0 2 – 0 200

Premio Honorífico de los Niños del Mundo Desde el comienzo del Premio de los Niños del Mundo por los Derechos del Niño en el año 2000, catorce galardonados han recibido el Premio Honorífico de los Niños del Mundo por sus maravillosos aportes a los derechos del niño. No participan en la votación del Héroe de los Niños de la Década. Puedes leer más acerca de los aportes de los galardonados con el Premio Honorífico en www.worldschildrensprize.org

Anne Frank

Hector Pieterson

Barefoot College

El Movimiento de Paz de los Niños

2000

2004

El primer año se rindió homenaje en forma póstuma (después de su muerte) a tres de los millones de niños cuyos derechos fueron violados durante el siglo XX. Los dos galardonados con el Premio Honorífico fueron Anne Frank, de Holanda, y Hector Pieterson, de Sudáfrica. Anne Frank murió en un campo de concentración alemán en marzo de 1945. Hector Pieterson fue asesinado de un disparo en Soweto, Sudáfrica, el 16 de junio de 1976.

Liz Gaynes y Emani Davis, EE.UU., que durante 25 años han trabajado por los derechos de los hijos de prisioneros.

2001 Casa Allianza

Pastoral da Criança

Paul, Mercy Baskar

Liz Gaynes, Emani Davis

Barefoot College, India, por su labor pionera durante 35 años con el Parlamento de los Niños y las escuelas nocturnas de Rajastán, entre otras. El Movimiento de Paz de los Niños, Colombia, que organiza a los niños contra la guerra y realiza actividades para dar alegría a los niños.

2002 Casa Allianza, América Central, que trabaja por los niños que viven en la calle. Ana María Marañon de Bohorquez

Jetsun Pema

2003 Los 155.000 voluntarios de Pastoral da Criança, Brasil, que trabajan para reducir la mortalidad infantil y la desnutrición entre los niños pobres.

Cynthia Maung

Josefina Condori

Inderjit Khurana

Agnes Stevens

2004 Paul y Mercy Baskar, India, que durante 25 años han luchado contra el trabajo infantil insalubre.

2005 Ana María Marañon de Bohorquez, Bolivia, que durante casi 25 años ha luchado por los niños que viven en la calle en Cochabamba.

2006 Jetsun Pema, Tíbet. La hermana del Dalai Lama ha trabajado durante casi 45 años por los derechos de los niños refugiados tibetanos.

2007 Cynthia Maung, Birmania, que durante 20 años ha luchado por la salud y educación de cientos de miles de niños refugiados, tanto en la dictadura militar de Birmania como en campos de refugiados de Tailandia. Inderjit Khurana, India, que desde hace 23 años dirige más de cien escuelas y dos líneas de ayuda telefónica para algunos de los niños más pobres de India, que viven y trabajan en los andenes de las estaciones de tren.

2008 Josefina Condori, Peru, que desde hace 15 años lucha por las niñas que trabajan como criadas, a menudo en condiciones cercanas a la esclavitud. Agnes Stevens, EE.UU., que junto a “su” organización School on Wheels, lucha desde hace 20 años por los niños sin techo en EE.UU. .

14

14-15_pristagarna_spa,port.indd 14

09-03-31 09.22.57


Hay trece candidatos a convertirse en el Héroe de los Niños de la Década, el cual será designado en la Votación Mundial de la Década, del 15 de abril al 25 de octubre de 2009. El 20 de noviembre, en el 20° aniversario de la Convención de los Niños de la ONU, los niños de todo el mundo develarán quién es su Héroe de la Década. Las historias sobre los candidatos y los niños por quienes luchan fueron tomadas del año en que el candidato recibió el Premio de los Amigos Mundiales -de los niños votantes- o el Premio de los Niños del Mundo -del jurado infantil. Por lo tanto, los niños son hoy mayores que en los relatos. Puedes leer más acerca de los candidatos y los niños por quienes luchan en www.worldschildrensprize.org.

Candidatos a Héroe de los Niños de la Década 2000

2003

Iqbal Masih, Pakistán (en forma póstuma). Iqbal fue niño esclavo por deudas en una fábrica de alfombras. Fue honrado por su lucha por los derechos de los niños esclavos por deudas. Fue asesinado el 16 de abril de 1995. Páginas 16–20

Maggy Barankitse, Burundi, que durante 15 años ha rescatado a miles de huérfanos afectados por la guerra en Burundi, dándo­ les un hogar, amor, educa­ ción y asistencia médica. Páginas 36–40

2001 Asfaw Yemiru, Etiopía Asfaw fue un chico de la calle a los 9 años. A los 14, creó su primera escuela para los chicos de la calle bajo un gran roble y desde entonces ha dedicado todo su tiempo por más de 50 años a brindar escolaridad a los niños desprotegidos de Etiopía. Páginas 21–25

2002 Nkosi Johnson, Sudáfrica (en forma póstuma) Nkosi luchó por los dere­ chos de los niños portado­ res de VIH y afectados por el SIDA hasta su muerte, a los 12 años de edad. Páginas 26–30 Maiti Nepal Maiti lucha contra el el tráfi­ co, o el traslado de niñas pobres de Nepal a India, donde son esclavizadas en burdeles, y rehabilita a las niñas afectadas. Páginas 31–35

14-15_pristagarna_spa,port.indd 15

James Aguer, Sudán. Durante 20 años, James ha liberado del trabajo forzado a miles de niños secuestra­ dos en Sudán. James ha sido encarcelado 33 veces y cuatro de sus colaborado­ res fueron asesinados. Páginas 41–45

2004 Prateep Ungsongtham Hata, Tailandia. Prateep trabajó siendo una niña de diez años. Desde que creó su primera escuela a los 16 años, ha luchado durante 40 años para dar a los niños más desprotegidos la posi­ bilidad de ir a la escuela. Páginas 46–50

2005 Las mamás de Dunga, Kenya. Las veinte mamás de Kenya han luchado los últi­ mos doce años para que los niños huérfanos a causa del SIDA tengan educación, vivienda, alimento y amor, y para que sus derechos sean respetados. Páginas 51–55

Nelson Mandela, Sudáfrica Graça Machel, Mozambique. Mandela, por su larga lucha a favor de la igualdad de derechos de los niños de Sudáfrica y la protección de sus derechos. Machel, por sus 25 años de lucha a favor de los derechos de los niños desprotegidos de Mozam­ bique, en especial los de las niñas. Páginas 56–63

Iqbal Masih

Asfaw Yemiru

Nkosi Johnson

Maiti Nepal

Maggy Barankitse

James Aguer

Prateep Ungsongtham Hata

Las mamás de Dunga

Nelson Mandela, Graça Machel

Craig Kielburger

AOCM

Betty Makoni

2006 Craig Kielburger, Canadá Craig fundó Free The Children a los 12 años de edad. Lucha por el derecho de los jóvenes a hacer oír su voz y para liberar a los niños de la pobreza y de las violacio­ nes de los derechos del niño. Páginas 64–68 AOCM, Ruanda. La AOCM se compone de 6.000 huérfanos del genocidio de Ruanda que se prestan ayuda mutua para sobrevivir, brindando alimento, ropa, educación, vivienda, asis­ tencia médica y amor. Páginas 69–73

2007 Betty Makoni, Zimbabwe. A través de Girl Child Network, Betty fortalece a las niñas para que puedan exigir respeto por sus dere­ chos. Apoya a las niñas que sufrieron abusos y protege a las que corren riesgo de ser expuestas a abusos, matri­ monio forzado y tráfico. Páginas 74–78

Somaly Mam

2008 Somaly Mam, Camboya. Tras haber sido esclava sexual en la niñez, Somaly ha dedicado los últimos 13 años a liberar a las niñas de la esclavitud sexual y brin­ darles rehabilitación y edu­ cación. Fue castigada por ello cuando su hija de 14 años fue secuestrada, dro­ gada, violada y vendida a un prostíbulo. Páginas 79–83

15

09-03-31 09.24.56


NOMINADO • Páginas 16–20

Iqbal Masih ¿Por qué se nomina a Iqbal? Iqbal Masih, de Pakistán, es nominado en forma póstuma (después de su muerte) al WCPRC como Héroe de los Derechos del Niño de la Década 2009 por su lucha por los derechos de los niños esclavos por deudas. De pequeño, Iqbal fue hecho esclavo de un fabricante de alfombras, que a su vez lo vendió. Se cree que Iqbal tenía unos 5 ó 6 años cuando comenzó a trabajar en la fábrica de alfombras. Trabajaba desde la mañana temprano hasta la noche y a menudo era maltratado. Cinco años más tarde fue liberado de la esclavitud por deudas. Ingresó en la escuela de Bonded Labour Liberation Fronts (BLLF, organización de liberación de esclavos por deudas). Iqbal habló en reuniones y con sus compañeros, los niños que trabajaban en fábricas de alfombras, y dio valor a muchos de aquellos niños para que abandonaran a sus dueños. Estos últimos amenazaban a Iqbal, quien tras recibir un premio en EE.UU. fue asesinado el 16 de abril de 1995. En todo el mundo es un símbolo de la lucha contra el trabajo infantil perjudicial.

Iqbal Masih fue hecho esclavo por deudas en la niñez en una fábrica de alfombras de Pakistán. Cinco años más tarde fue liberado. Dio valor a otros niños para que también dejaran a sus dueños. Los fabricantes de alfombras lo amenazaron y fue asesinado el 16 de abril de 1995. Es un símbolo de la lucha contra el trabajo infantil y en el año 2000 recibió en forma póstuma (después de su muerte) el primer Premio de los Niños del Mundo, que siempre llevará un nombre más en su memoria: Iqbal Masih Award.

I

qbal tiene unos cinco años su primer día de trabajo en la fábrica de alfombras. Cuando su mamá, Anayat, más tarde necesita dinero para una operación, le pide un adelanto al fabricante de alfombras Ghullah. El adelanto, llamado “peshgi”, es registrado a nombre de Iqbal. Ello im­­p­lica que Iqbal le adeuda a Ghullah las 5.000 rupias (78 dólares) que cuesta la operación de la mamá. Ahora Iqbal es esclavo por deudas y

Ghullah decide sobre su vida. Cuando Iqbal regresa de la fábrica de alfombras por la noche, se cae de cansancio en la cama y se queda dormido. A veces se despierta porque Ghullah viene a medianoche. – Tenemos una entrega de alfombras que terminar. ¡Apúrate! La deuda –peshgi– hace que Iqbal deba acompañarlo y Ghullah arrastra al niño aún casi dormido por los callejones hacia la fábrica de

alfombras. Si Iqbal se duerme mientras trabaja, lo despierta golpeándolo con una horquilla para alfombras. Un día, un pequeño de la fábrica de alfombras tiene una fiebre muy alta. El dueño Ghullah amarra los pies del niño y lo cuelga cabeza abajo del ventilador de techo. – Aquí soy yo el que decide cuándo trabajan, brama Ghullah. En ese momento, Iqbal resuelve que ya tuvo suficiente. Se escapa del trabajo cada vez que puede. Iqbal y sus compañeros logran escapar cuando Ghullah no está allí. Juegan todo el día sin pensar en lo que les espera. La mañana siguiente Ghullah va a buscarlos a sus casas. Está muy enojado y

– Los niños deben tener lapiceras en la mano, no herramientas, solía decir Iqbal.

Iqbal hablaba a menudo en reuniones ante niños y adultos.

En el año 2000, Iqbal recibió el primer Premio de los Niños del Mundo, que siempre llevará un nombre más en su memoria: Iqbal Masih Award.

16

16-20_Iqbal_pakistan_spa,port.indd 16

09-03-31 09.31.13


Iqbal quería ser abogado y liberar niños de las fábricas de alfombras.

golpea a los niños con la horquilla para alfombras o con lo primero que encuentra. Luego los encadena. Pueden pasar unos días hasta que los libera. ¡Al fin libre! Temprano una mañana de octubre de 1992, Iqbal huye del trabajo. Sube a la caja de un tractor, donde ya hay

muchos niños y adultos. Una hora más tarde llegan a una reunión de BLLF (Organización de liberación de esclavos por deudas). Es la primera vez que Iqbal ve a Ehsan Ullah Khan, el líder de BLLF. Escucha con curiosidad cuando Eshan habla sobre la ley contra la esclavitud por deudas. Ehsan le pide a Iqbal que le

Iqbal con uno de sus muchos amigos de Suecia.

cuente a los otros niños sus experiencias. Al principio Iqbal no se anima, pero luego se acerca al micrófono. Ehsan le entrega a Iqbal una “Carta de Libertad”. Allí figura la ley que prohíbe la esclavitud por deudas y cuáles son las penas para quienes sean juzgados por utilizar esclavos por deudas. El problema en Pakistán es que la ley no se respeta, y la policía y los tribunales a menudo defienden al dueño y no a los pobres. Ghullah se niega a permitir que Iqbal abandone la fábrica de alfombras. Pero Ehsan no olvida al pequeño niño y pide a algunos de sus colaboradores que averigüen más para ayudar a Iqbal a ser libre. Iqbal está exultante de poder empezar en “Nuestra propia escuela”, como se llaman las escuelas de BLLF para niños que fueron esclavos por deudas. Le cuenta a sus compañeros y a niños de otras fábricas de alfombras

Iqbal es amenazado Iqbal vive ahora en la BLLF de Lahore. La primera vez que regresa a casa de visita, Ghullah, el dueño de la fábrica de alfombras, dice: – Debes regresar y trabajar. Así los demás niños también regresarán. Pero Iqbal se niega. Otro fabricante de alfombras amenaza con secuestrar a Iqbal y a su mamá si el niño no empieza a trabajar nuevamente, o paga la deuda que lo convirtió en esclavo por deudas. Un tercer fabricante de alfombras le dice a Sobia, la hermana menor de Iqbal: - Tu hermano recorre las calles como si fuera un juez cuando viene a casa. Pero un día lo atraparemos. – Cállese, señor, dice Sobia, que nunca antes se había atrevido a hablarle así a un adulto. – Cuídate, para que no te matemos también a ti, responde el fabricante de alfombras.

 TEXTO: MAGNUS BERGMAR FOTO: ANDERS KRISTENSSON & MATS ÖHMAN

que no necesitan quedarse con su dueño. En la región de Muridke, primero cientos y luego miles de niños abandonan las fábricas de alfombras. Iqbal habla en las reuniones. Termina sus discursos así: – Nosotros somos... Y todos completan la frase: – ¡LIBRES!

Iqbal es asesinado En octubre de 1994 Iqbal visita Suecia. Relata en las escuelas la situación de los niños esclavos por deudas en Pakistán. Muchos periódicos escriben sobre él y participa en diversos programas de TV. En diciembre de 1994 Iqbal era golpeado con una horquilla para alfombras y encadenado cuando huía, pero aun así siguió adelante.

17

16-20_Iqbal_pakistan_spa,port.indd 17

09-03-31 09.46.22


Esta es una parte de la historieta “Iqbal, el pequeño fabricante de alfombras”, de Magnus Bergmar y Jan-Åke Winqvist. Puedes leerla historieta completa en www.worldschildrens prize.org.

¡Esto será también una lección para los demás!

El doctor me ha dicho que tengo que operarme, pero no tengo dinero.

Iqbal se abriga con un chal en la escuela en invierno.

continúa su viaje hacia EE.UU., donde recibe un premio de Reebok por su gran lucha por los derechos de los niños esclavos por deudas. También es “Person of the week” (La persona de la semana), en una de las compañías de TV más grandes de EE.UU. Iqbal regresa a Pakistán. En la mañana de Pascuas, el 16 de abril de 1995, toma un autobús hacia su hogar en Muridke. Por la noche acompaña a sus parientes Lyaqat y Faryad Masih cuando van a llevarle comida al papá de Lyaqat, que está regando los campos. Los tres se sientan en la misma bicicleta. Son las ocho y está oscuro. Cuando los niños están a mitad de camino, se oye un disparo. Faryad no sabe escribir, por eso la noche del asesinato debe poner la impresión de su pulgar en la parte inferior de un papel en blanco. Luego la policía escribe allí lo que quiere y asegura que Faryad

¡Date prisa Shafiq, el partido va a comenzar!

Llega la noche... El primer día de trabajo ha terminado...

¡Aquí se hace lo que yo mando!

Pero mamá, si yo estoy trabajando. ¿No te alcanza con mi dinero?

No. ¡Debo pedirle un préstamo a Ghullah!

Gullah, tengo que operarme y comprar medicinas. ¿Puedes darme un peshgi por Iqbal?

Durante los siguientes años Iqbal trabajará por lo menos 12 horas al día, 6 días por semana...

Peshgi se llama a la deuda que ha convertido a Iqbal en un esclavo por deudas de Ghullah...

¡Aquí tienes 6.000 rupias!

Es viernes, el único día libre de los niños. Dos grupos de muchachos se han reunido en la plazoleta entre el canal y las casas. Iqbal ha esperado este partido toda la semana...

Cada grupo junta su dinero...

¡Los ganadores se llevan todo!

¡Iqbal, Shafiq y Rafiq vengan a trabajar! ¡Tenemos que terminar una alfombra!

A medianoche llega Ghullah a la casa de Iqbal y lo saca de la cama...

Aunque es su día libre, los niños no se pueden negar. Son esclavos por deuda y Ghullah manda...

¡Necesita dormir!

¡Ya lo hará más tarde! ¡Hay que terminar el trabajo!

Hermano, ¿jugamos?

...pero hoy no habrá partido...

No, Sobia, estoy demasiado cansado...

¡Iqbal, el peshgi me obliga a dejar que te lleve!

18

16-20_Iqbal_pakistan_spa,port.indd 18

09-03-31 09.48.25


firmó que era la verdad. El peón pobre Ashraf Hero es apresado la mañana siguiente por el asesinato de Iqbal. La policía lo tortura. Lo cuelgan cabeza abajo del techo y lo golpean con bastones y cinturones de cuero. – Dirás que asesinaste el muchacho Iqbal y contarás lo que te enseñamos. De otro modo, te mataremos a ti y a todos tus parientes. Eres pobre y no vales nada. A nadie le importa lo que hagamos contigo, amenaza la policía.

Iqbal está tan cansado que se duerme mientras trabaja...

A la mañana siguiente Ghullah recoge a Iqbal en su casa...

Como castigo por haberse escapado, los niños son encadenados al telar...

Iqbal piensa constantemente en su difícil situación pero no encuentra cómo salir de ese trabajo...

Todos los muchachos de la fábrica son esclavos por deuda. No hay nadie que tenga ahora un peshgi, como se llama la deuda, menor que cuando comenzaron a trabajar para Ghullah. Después de cinco años en la fábrica de alfombras, la situación se volverá todavía más difícil para Iqbal... Un día pasa por allí un hombre que conversa con los esclavos de las alfombras...

¡Cuidado,

¡Mi nombre es Yousuf! El peshgi, la deuda que los convierte en esclavos, es ilegal. ¡Vengan mañana a una reunión del BLLF (siglas en inglés del Frente de Liberación de los Esclavos por Deudas) y se enterarán de más cosas!

viene el patrón!

¡Ya sabéis lo que ocurre si faltan al trabajo!

Iqbal desobedece la prohibición del dueño y participa en la reunión...

¡Hola, me parece que te vi ayer!

do

Sí...

Cuando Iqbal visita su pueblo natal, habla con los niños de otras fábricas de alfombras. Muchos se atreven ahora a dejar a sus dueños...

Arshad Ghullah llega a la casa de Iqbal... ¡Tienes que volver al trabajo, porque si no los otros tampoco trabajarán!

¡No tengo tiempo para ti!

¡Ten cuidado! ¡Ahora Arshad es tu enemigo! Ya no le tengo miedo. ¡El debería tenerme miedo a mí!

La mentira se difunde La Comisión de Derechos Humanos de Pakistán certifica que el informe de la policía es correcto y que el inocente Hero es el asesino. Esto hace que embajadores y periodistas difundan la mentira por todo el mundo, sin cuestionarla. Además, la Comisión de Derechos Humanos sostiene, sin ninguna prueba al respecto, que el asesinato no tiene ninguna relación con el hecho de que Iqbal desafiara a los fabricantes de alfombras. Hero es ocultado. Nadie puede encontrarse con él. Aun así, es absuelto en el juicio. La policía redacta entre otras cosas que Hero, que nunca antes había manejado un rifle, alcanzó por azar a Iqbal cuando realizó un disparo contra los niños. En realidad, Iqbal recibió 120 perdigones en la espalda, mientras que los otros dos niños sólo recibieron en total dos perdigones. Era Iqbal el blanco del asesino y le dispararon por la espalda cuando intentaba huir. – Iqbal me dijo que quería ser un gran abogado, recuerda Sobia, que tenía diez años cuando asesinaron a su hermano mayor. Quería liberar a los niños de las fábricas de alfombras y brindarles educación para que los hijos de los pobres tuvieran un futuro mejor.  19

16-20_Iqbal_pakistan_spa,port.indd 19

09-03-31 09.50.48


Iqbal habla ya en las reuniones de BLLF, donde se juntan los esclavos por deuda liberados...

¡ SOMOS...

...LIBRES!!!

Los esclavos modernos Existen en el mundo alrededor de 240 millones de niños trabajadores de entre 5 y 14 años de edad. Tres de cada cuatro de ellos realizan trabajos perjudiciales, los cuales no permiten al niño ir a la escuela y dañan su salud y desarrollo. Más de 8 millones de niños son sometidos a las peores formas de trabajo infantil, como esclavos por deudas, soldados y prostitutas. Cada año, al menos 1,2 millones de niños son expuestos al «tráfico», que es la esclavitud moderna. Iqbal fue un “esclavo moderno”. Hay esclavos modernos en Pakistán, India, Nepal, Camboya y Sudán, entre otros, pero también en Europa. La cifra incluye principalmente a los esclavos por deudas, pero también a las chicas de África Occidental que son “esclavas domésticas”. Una persona es una esclava moderna si su empleador tiene tal poder sobre ella que se ve obligada a trabajar para el mismo. Como la mayoría de los demás países, Pakistán tiene leyes que prohíben tanto la esclavitud por deudas como el trabajo infantil. Pero a menudo estas no se cumplen. Todos los países donde hay niños esclavos han ratificado la Convención de la ONU sobre los derechos del niño y deben proteger a los niños del país para que no necesiten realizar trabajos perjudiciales para ellos.

Más tarde, ese mismo día, Iqbal se encuentra con sus parientes Faryad y Lyaqat...

¡Vamos en bicicleta a llevar la comida a Amanat, que está en el campo!

¡IQBAL!

De pronto...

Así murió Iqbal Masih, el muchacho que en todo el mundo es el símbolo de la lucha contra el denigrante trabajo infantil...

“¡El ex-esclavo de alfombras Iqbal Masih, que luchó por los derechos de los niños en Pakistán, ha muerto”!

En la comisaría, la misma noche del asesinato...

Faryad tiene que poner su huella digital en un papel en blanco. Luego la policía inventa lo que ocurrió...

La noticia recorre todo el mundo...

20

16-20_Iqbal_pakistan_spa,port.indd 20

09-03-31 09.52.42


NOMINADO • Páginas 21–25

Asfaw Yemiru Cuando Asfaw tenía nueve años vivía solo en las calles de Addis Abeba, la capital de Etiopía. A los 14 años creó su primera escuela. Ahora tiene 66 años y ha ayudado a miles de niños pobres a poder ir a la escuela y tener una vida mejor. – La única riqueza de Asfaw la conforman todos sus alumnos, dice Behailu Eshete, que asistió a la primera clase de Asfaw hace 52 años.

L

a historia comienza cuando Asfaw tiene nueve años y cuida las cabras de su papá. El papá ha decidido que Asfaw debe ingresar en la escuela sacerdotal del pueblo. Pero Asfaw no quiere hacerlo. Antes estuvo con su papá en la capital, Addis Abeba, y desde entonces desea regresar allí. Cree que en Addis Abeba podrá tener una vida mucho mejor que quedándose en el pueblo con sus once hermanos, cuidando cabras. Pero Addis Abeba está muy lejos, y Asfaw sabe que sus padres nunca le permitirían irse. – Se suele tardar más de dos días cabalgar en burro a

la ciudad, así que llevará más tiempo ir caminando, piensa. La mañana siguiente, se marcha temprano a Addis Abeba. Trabajo y escuela Cuando pasa por la iglesia de San Jorge en Addis Abeba,

Asfaw ve allí a muchos niños solos y pobres. Como no tiene dinero, se acerca a la iglesia. Asfaw se queda esa noche. Y también la siguiente. Asfaw consigue trabajo como mozo de carga. A veces pasan varios días sin que le den nada de comer. Al igual que muchos de los otros niños, Asfaw comienza a ir a la escuela sacerdotal cuando no trabaja. Aprende rápido y los curas lo ayudan a ingresar en una escuela católica. Un día, una mujer rica pasa por la iglesia con una gran canasta repleta de queso. Uno de los quesos se cae de la canasta.

En las escuelas de Asfaw, los niños aprenden agricultura y otras cosas prácticas que necesitan para poder mantenerse siempre.

Buenas calificaciones en las escuelas de Asfaw Etiopía es uno de los países más pobres del mundo. Sus habitantes se han visto afectados por repetidas guerras y sequías, en las que millones de personas han muerto de hambre. Más de la mitad de los habitantes son niños menores de 15 años. Casi dos de cada tres etíopes no saben leer ni escribir. La escuela es gratuita y obligatoria los primeros seis años, pero menos de la mitad de los niños comienza la escuela. Sólo uno de cada diez continúa hasta sexto grado. Es normal ver clases muy numerosas. Durante muchos años, la escuela Moya, de Asfaw, ha obtenido el mejor resultado de Etiopía en el examen final de octavo grado. Varios aspectos contribuyen a ello. En las clases de Asfaw hay sólo 30 niños, los chicos pobres se sienten muy motivados para aprender, se prohíbe el castigo físico y el ambiente es bueno.

¿POR QUÉ SE NOMINA A ASFAW? Asfaw Yemiru es nominado al WCPRC para el Héroe de los Derechos del Niño de la Década 2009 por haber dedicado todo su tiempo y fuerzas por más de 50 años a luchar por los derechos de los niños más necesitados. Considera que la educación es el único modo en que los niños pobres pueden mejorar su vida. Tras haber sido un chico de la calle a los 9 años, en 1957 creó a los 14 años de edad su primera escuela para chicos que vivían en la calle. Miles de niños pobres han recibido educación en las escuelas de Asfaw y además él ha brindado apoyo a sus familias, dándoles leche y dinero, por ejemplo. Es gratis asistir a las escuelas de Asfaw y nadie tiene que pagar los libros o uniformes escolares. La mayoría de los alumnos han sido niñas, que tienen más dificultades para poder ir a la escuela. El castigo corporal siempre ha estado prohibido en las escuelas de Asfaw, donde los niños también aprenden agricultura y otros trabajos prácticos. La lucha de Asfaw por los niños pobres ha sido larga y a menudo difícil. Incluso fue encarcelado varias veces.

21

21-25_Asfaw_Etiopien_spa,port.indd 21

09-03-31 10.05.24


 Texto: ANDRE AS LÖNN FOTo: PAUL BLOMGREN ILUSTR ACIÓN: K ARIN SÖDERGREN

Asfaw visita la casa de algunos de sus alumnos.

– ¡Oiga, se le cayó un queso!, grita Asfaw, corriendo hacia ella. La mujer lo invita a trabajar y vivir en su casa. Asfaw acepta y durante tres años trabaja en la casa de la mujer y sus dos hijos. Todos los días se levanta antes del amanecer a cortar leña y acarrear agua antes de ir corriendo a la escuela. A pesar de que se apura, a menudo llega tarde y los maestros le pegan. Al regresar a casa Asfaw está cansado, pero aún le queda trabajo por hacer. Nunca se acuesta hasta muy avanzada la noche. ¡Coman menos! Asfaw logra en pocos años avanzar hasta octavo grado. Cuando rinde el examen final, el resultado es tan bueno que le otorgan una beca para estudiar en el prestigioso internado de Wingate. A la edad de 14 años, Asfaw ingresa en Wingate.

Se siente muy a gusto. Pero hay algo que lo inquieta. La escuela está muy cerca de la iglesia de Paulos Petros, donde viven muchos niños pobres y solos. Un día, mientras estaba comiendo, Asfaw tiene una idea. – ¡Imagínense si le diéramos la comida sobrante a los niños pobres! Va a ver al rector, y este piensa que Asfaw tiene razón. Todos los días después del almuerzo, Asfaw y sus compañeros reparten la comida a los niños hambrientos. Asfaw le pide a sus

compañeros que coman menos para que sobre más comida para los pobres. A muchos les parece bien, pero aun así lo fastidian un poco. – ¡Miren, allí viene el que quiere que tengamos hambre!, gritan riéndose. Asfaw también recoge ropa entre sus compañeros y la reparte a los niños. Algunos de los niños pobres le preguntan a Asfaw si no pueden ir a la escuela como él. Asfaw habla con algunos compañeros de clase y deciden enseñarles ellos mismos a los niños.

A las cuatro y media del día siguiente, Asfaw da su primera clase bajo un gran roble en el jardín. El rumor de la escuela de Asfaw bajo el árbol corre rápidamente entre los niños pobres, y cada tarde vienen más y más. ¡Alto, emperador! Cuando Asfaw tiene 17 años y cursa el último año en Wingate, unos doscientos niños asisten cada tarde a su escuela bajo el roble. Asfaw había pensado seguir estudiando en la universidad, pero siente que no puede

¡ALTO, EMPERADOR! ¡Denos un terreno para la escuela!

Descalzo, Asfaw (a la izquierda) muestra su nueva escuela al emperador.

22

21-25_Asfaw_Etiopien_spa,port.indd 22

09-03-31 10.06.49


La larga caminata Asfaw va a la cabeza en la caminata de mil kilómetros para reunir dinero para sus escuelas.

abandonar a todos los huérfanos que ve junto al árbol. Decide tratar de construir una escuela donde los niños puedan vivir y continuar su educación. Pero no tiene dinero ni un terreno. Un día, Wingate recibe la visita del emperador de Etiopía, Haile Selassie. Llega para ver cómo les va a los alumnos de la escuela más prestigiosa del país. Cuando el emperador está a punto de irse, Asfaw aprovecha la oportunidad. Se echa al suelo frente al emperador y exclama: – ¡Denos un terreno! Todos se preguntan asustados qué ocurrirá. El emperador baja del auto y se acerca a Asfaw. – ¿Para qué necesitas un terreno?, le pregunta. – Quiero construir una escuela para los niños pobres, le contesta. Algún tiempo después, Asfaw recibe del emperador un gran terreno detrás de la escuela Wingate. El rector de Wingate le presta dinero

Muchos alumnos de las escuelas de Asfaw viven en cobertizos de chapa.

y, con la ayuda de los niños, Asfaw comienza a construir su escuela y se traslada allí junto a 280 niños huérfanos. La larga caminata Diez años después de haber comenzado, Asfaw tiene 2.500 alumnos y es el "papá" de 380 niños huérfanos. Pero Asfaw tiene dos preocupaciones. Su escuela resulta ahora demasiado pequeña y muchos de los chicos no consiguen trabajo cuando terminan. Entonces, Asfaw decide construir otra escuela más. Además de aprender matemáticas, inglés y otras materias, en ella los niños aprenderán también cómo cuidar una granja. Asfaw espera que si los chicos aprenden cómo cultivar verduras y criar pollos, puedan valerse por sí mismos aunque no consigan trabajo. Como de costumbre, Asfaw no tiene dinero, pero sí tiene una idea... – ¡Hagamos una caminata

Asfaw de visita Cuando hay dinero, las familias más pobres reciben la ayuda de Asfaw, para poder así dejar que sus hijos vayan a la escuela en vez de trabajar.

ida y vuelta a Harar!, les dice a sus alumnos mayores. Ellos creen que es una broma, porque todos saben que Harar está a 500 kilómetros de distancia en el desierto, a medio camino hacia Somalia. Pero Asfaw explica que enviarán información acerca de la caminata a organizaciones, empresas y personas pudientes para conseguir auspiciantes. Caminan a través de zonas montañosas y estepas que arden del calor. Duermen a la intemperie. Algunos alumnos se rinden, y al final sólo queda Asfaw. Es el único que camina toda la distancia de 1.000 kilómetros. Asfaw también usa la guía telefónica para escribir a las 5.000 personas y empresas más ricas de Etiopía. ¡Recibe una sola respuesta! Pero al final reúne dinero, la mayoría donado por amigos en el extranjero. Asfaw compra un terreno donde él y sus alumnos construyen otra escuela.

Toda la vida de Asfaw ha sido una larga y agotadora marcha para ayudar a los niños pobres. Bajo gobiernos anteriores, hasta ha sido encarcelado por su trabajo. Desde que 52 años atrás comenzó a enseñar a los niños huérfanos bajo el árbol, miles de niños han recibido educación en las escuelas de Asfaw. Pero a menudo Asfaw está apenado por no poder ayudar a más niños. 

Asere Hawariat, la escuela de Asfaw para los primeros cinco grados.

23

21-25_Asfaw_Etiopien_spa,port.indd 23

09-03-31 10.08.30


Yewbneh

lustra zapatos y va a la escuela de los pobres Yewbneh, de 12 años, camina una hora en el período de sequía hacia la escuela de Asfaw Asere Hawairat. Le encanta poder ir a clases y su sueño es llegar a ser médico algún día.

Y

ewbneh ha lustrado zapatos durante tres horas y antes estuvo en la escuela todo el día. Le duele la espalda al enderezarse para contar su dinero. Le alcanzará para un poco de pan y quizá algo más. También ha terminado Wondimageni, el mejor amigo de Yewbneh, así que caminan juntos a casa. Al llegar a casa, Yewbneh cuelga el gastado guardapolvos de trabajo. Las fogatas donde otros preparan la cena despiden un denso humo, pero en casa de Yewbneh tampoco habrá cena caliente esta noche. Habrá pan. – Somos pobres. La vida es dura y es por eso que permito que trabajes todas las tar-

des. No me gusta, ¿pero qué puedo hacer?, suspira la abuela Fikirte, que ha salido al patio. Yewbneh siempre ha vivido con su abuela y sus hijos, pues sus padres han muerto. – Es bueno vivir con la abuela, pero siempre me entristezco cuando pienso en mis padres. No recuerdo cómo eran. Sin uniforme Después de la cena, Yewbneh entra en la pequeña casa parda de barro. Yewub, que es su tía, lo está esperando. Juntos estudian las lecciones todas las noches bajo la única bombilla de la casa. Yewbneh considera su hermana a Yewub. Todos los

Diez adultos y siete niños comparten dos pequeños cuartos en la casa de Yewbneh.

Yewbneh hace la tarea a la luz de la única bombilla que tiene la familjia.

hijos de la abuela – que son muchos – se han transformado en sus "hermanos". En dos pequeños cuartos viven diez adultos y siete niños. – Si no estudio, nunca conseguiré trabajo. Entonces seré pobre toda la vida, dice. La abuela está de acuerdo. – La educación es muy importante y nosotros tuvimos suerte. Casi todos mis hijos pudieron ir gratis a las escuelas de Asfaw y además, la escuela me dio dinero todos los meses para pagar la electricidad y poder comprar comida y otras cosas para los chicos. Nunca habría tenido los medios para enviar a los chicos a otra escuela. Yewbneh sabe que así es. – Durante los primeros años, la escuela me pagaba 20 birr al mes para que pudiera seguir asistiendo. Ahora no recibo dinero tan a menudo porque la escuela ya

no puede costearlo. Pero aún no tengo que pagar para ir a clases y no tenemos que llevar uniformes. Nadie ten-

Yewbneh llama hermana a su tía Kebebush. Aquí está moliendo trigo.

24

21-25_Asfaw_Etiopien_spa,port.indd 24

09-03-31 10.10.44


! k c a Sm Justo cuando Yewbneh pasa con su equipo de lustrabotas, uno de los chicos logra patear la pelota que ataron al poste con una cuerda. Ellos mismos hicieron la pelota con bolsas de plástico. Los chicos juegan al "tezerbol" y cuando uno de ellos falla, es el turno de un nuevo jugador. A Yewbneh le encantaría poder participar, pero nunca tiene tiempo. – Pienso que todos los niños deberían poder jugar después de la escuela en vez de tener que trabajar, dice.

Yewbneh reunió dinero para el pan con el lustre del día.

dría dinero para comprarlos, dice Yewbneh. Le gusta el inglés – No estoy seguro de querer casarme y tener hijos. Primero tengo que tener un trabajo para poder mantenerlos. Si no puedo hacerlo, no quiero tener hijos. No quiero que mis hijos tengan que pasarlo como yo, ir a la escuela y trabajar a la vez. Los niños sólo deberían ir a la escuela, dice Yewbneh. – Querría ser médico. En Etiopía hay mucha gente

pobre que no puede ir al doctor. Querría ayudarlos, dice. Alguien toca el timbre que cuelga del árbol fuera del aula y el recreo termina. El director escribe algo en la pizarra negra. Dice, “Él lustra zapatos por las tardes" en inglés. – ¿Lo escribí bien?, pregunta. – ¡Sí, está bien!, contesta a coro toda la clase. Es la última lección del día y Yewbneh, que va a quinto grado, tiene inglés. Mira un

momento la pizarra negra y luego escribe la oración en su cuaderno. "He cleans shoes in the afternoon." Largo camino a la escuela Cuando el día escolar termina, Yewbneh se queda un momento a charlar con sus amigos, pero no puede tardar mucho. Le espera un largo camino a casa. En el período de sequía le lleva alrededor de una hora. Cuando llega la lluvia, debe chapotear en el barro y entonces tarda casi el doble

de tiempo en llegar a casa. – ¡Hola, Yewbneh!, exclama su “hermana”Kebebush, que está machacando trigo en el jardín cuando él llega a casa. Él saluda, deja la mochila marrón y come un trozo de pan antes de ponerse su delantal azul de trabajo. Se acerca al grifo y llena el tarro de lustrar zapatos. En ese momento llega su amigo Wondimageni y juntos marchan hacia el camino. 

25

21-25_Asfaw_Etiopien_spa,port.indd 25

09-03-31 10.12.13


NOMINADO • Páginas 26–30

Nkosi Johnson ¿POR QUÉ SE NOMINA A NKOSI? Nkosi Johnson es nominado en forma póstuma (después de su muerte) al WCPRC para el Héroe de los Derechos del Niño de la Década 2009 por su lucha por los derechos de los niños infectados y enfermos de sida. Luchó por su derecho a ir a la escuela y a ser tratados como otros niños. Fundó un hogar para madres pobres y niños con sida. Instó al gobierno de Sudáfrica a dar medicamentos antirretrovirales a madres con VIH/ sida, lo cual salvaría la vida de decenas de miles de niños sudafricanos cada año. Aún tras su muerte Nkosi es un ejemplo para los niños con sida, pero también para los niños sanos que han aprendido a respetar y a no temer a los niños enfermos de sida. Nkosi y Mimi.

El pequeño niño de ojos grandes, Nkosi Johnson, dio voz a los niños enfermos de sida en Sudáfrica, una voz que se escuchó en el mundo entero.

N

kosi tenía sida y murió a los 12 años, el 1 de Junio de 2001, el Día del Niño en Sudáfrica. Es un día para el bien de los niños. Pero en su corta vida, Nkosi tuvo tiempo para reflexionar sobre por qué el gobierno de Sudáfrica y los adultos del mundo no hacían todo lo posible por evitar que los niños nacieran infectados de VIH. Y por qué no se preocupaban por proteger a todos los niños que nacían con VIH. Con el tiempo, esos niños enferman de sida y mueren muy jóvenes. Nkosi también vio cómo los niños huérfanos porque sus padres habían muerto de sida, terminaban en la calle sin que nadie los cuidara. Cifras terribles En el mundo hay 2,1 millones de niños infectados o enfermos de sida. En Sudáfrica viven 280.000 de ellos. Unos 15 millones de niños quedaron huérfanos porque sus padres murieron a causa del sida. De ellos, 1,4 millones viven en Sudáfrica. La lucha de Nkosi Cuando Nkosi no pudo empezar la escuela dio muchas entrevistas y señaló que él no era peligroso para

otros niños. La discusión acerca de la escolaridad de Nkosi condujo a la decisión de que todos los niños enfermos de sida de Sudáfrica tienen derecho a ir a la escuela. Junto a Gail, su mamá de acogimiento, Nkosi luchó durante dos años para poder abrir un hogar – Nkosi’s Haven – donde las mamás pobres enfermas de sida pueden vivir junto a sus hijos gratuitamente. Nkosi sabía que podría haber nacido sano si Daphne, su mamá enferma de sida, hubiera recibido medicinas para frenar la enfermedad mientras lo esperaba. Reflexionó mucho sobre la razón por la que se permite que tantos niños enfermen y mueran de sida sin necesidad. Y en un discurso que se difundió en

todo el mundo, del que puedes leer extractos en la próxima página, Nkosi retaba al ex presidente sudafricano Thabo Mbeki. El gobierno no quería El 14 de diciembre de 2001 un tribunal de justicia en Sudáfrica resolvió que el gobierno tiene que dar medicamentos a las madres embarazadas que tienen VIH/sida. Pero pocos días después, el gobierno informó que apelaría la resolución. Los niños sudafricanos, y muchos adultos, recuerdan lo que dijo Nkosi: – En verdad pienso que el gobierno debería darles medicinas a las mamás, ¡porque no quiero que mueran más niños! 

26

26-30_Nkosi_sydafrika_spa,port.indd 26

09-03-31 10.16.14


Del discurso de Nkosi en julio de 2000 ante 10.000 personas en el público y cámaras de TV:

Hola, me llamo Nkosi … … y tengo sida

H

ola, mi nombre es Nkosi Johnson. Tengo 11 años y tengo sida. Ya sufría la enfermedad al nacer. Cuando tenía dos años vivía en un hogar para personas enfermas de sida. Mi mamá no se atrevía a conservarme, pues temía que nos echaran de la zona donde vivíamos si se enteraban de que los dos estábamos infectados. Sé que me amaba mucho y me visitaba siempre que podía. Pero tuvieron que cerrar el hogar donde yo vivía por falta de dinero. Entonces Gail Johnson, mi mamá de acogimiento que trabajaba en el hogar, les dijo a los demás que se haría cargo de mí. Hace ocho años que vivo con ella. Me explicó todo sobre mi enfermedad y que debo ser cuidadoso si me caigo, me lastimo y sale sangre. Sé que mi sangre sólo es peligrosa para los demás si ellos también tienen una herida abierta y mi sangre entra en contacto con ella. Es el único momento en que la gente debe ser cuidadosa al tocarme. En 1997 mamá Gail fue a la escuela Melpark para completar mi formulario de admisión. Le preguntaron si yo sufría alguna enfermedad y respondió que tenía sida. Luego llamó a la escuela y le dijeron que iban a tener una reunión donde hablarían

sobre mi caso. La mitad de los padres y profesores presentes en la reunión no quiso que yo ingresara allí. Después dieron talleres sobre el sida para los padres y maestros de la escuela, para explicar que no hay que tener miedo de los niños con sida. Hoy estoy muy orgulloso de decir que ahora hay una ley que prohíbe discriminar a los niños con sida y dice que los infectados tienen derecho a ir a la escuela. Odio tener sida porque me enfermo mucho, y me entristece mucho pensar en todos los niños y bebés que también tienen sida. En verdad deseo que el gobierno empiece a dar AZT a las mujeres embarazadas infectadas, para que sus hijos no se contagien al nacer. Recuerdo a un pequeño niño abandonado llamado Micky, que vivió un tiempo con nosotros. No podía respirar ni comer porque estaba muy enfermo. Micky era un pequeño tan hermoso, y en verdad pienso que el gobierno debe empezar a dar medicinas a las mamás, porque no quiero que mueran más niños. Mamá Gail y yo siempre quisimos crear un hogar para mamás enfermas de sida y sus hijos. Estoy orgulloso de decir que el primer Refugio Nkosi abrió el año pasado.

Quiero que la gente conozca el sida y tenga cuidado, pero el sida no se contagia por frecuentar a alguien que está infectado. Cuídennos y acéptennos. Somos como todas las demás personas, tenemos manos y pies, ¡podemos caminar y hablar! Tenemos las mismas necesidades que los demás. ¡No nos tengan miedo, porque somos iguales a ustedes!” 

27

26-30_Nkosi_sydafrika_spa,port.indd 27

09-03-31 10.17.21


En el idioma zulú, Nkosi significa rey, cacique, jefe. Y el pequeño Nkosi Johnson fue en verdad un líder para los niños con sida. Cuando habló de los derechos del niño, el mundo escuchó, a pesar de que sólo tenía 11 años.

Nuestro héroe Nkosi

D

urante su corta vida Nkosi logró resultados importantes en la lucha por los derechos de los niños enfermos de sida: Derecho a la escuela Cuando la mitad de los profesores y padres de familia

no quiso que Nkosi fuera a la escuela Melpark, él dio 35 entrevistas en cinco días. Se hizo famoso en toda Sudáfrica. Hasta el gobierno discutió si los niños con sida debían o no ir a la escuela con otros niños. Tres meses más tarde se decidió que Nkosi podía ingresar en la escuela Melpark, y gracias a él también se resolvió que todos los niños con sida de Sudáfrica podían ir a la escuela. Una mañana de 1997, tímido pero feliz, Nkosi entró a los

7 años por primera vez en un salón de clases. Hogar para pobres Nkosi quería fundar un hogar donde madres enfermas de sida y sus hijos pudieran vivir juntos. Como muchas de ellas eran tan pobres como su mamá había sido, quería que pudieran vivir en el hogar totalmente gratis. También quería que los niños pudieran quedarse cuando sus mamás morían, de forma que no terminaran en la calle y pudieran seguir la escuela. Para reunir dinero, Nkosi daba conferencias sobre el sida y Gail buscaba empresas patrocinadoras para el hogar. Dos años más tarde, en 1999, Nkosi pudo inaugurar el hogar. Su nombre fue Nkosi’s Haven.

Nkosi fue superhéroe en una historieta. El superhéroe Nkosi vuela.

Mandela llamó Esa misma tarde llamó Nelson Mandela, el ex presidente de Sudáfrica. Le preguntó a Nkosi si quería visitarlo. Nkosi siempre había admirado a Mandela, ¡por supuesto que quería! Mandela le preguntó si se imaginaba siendo presidente cuando fuera grande. – No, no lo creo. ¡Parece demasiado trabajoso!, respondió Nkosi. Mandela se rió. El discurso de Durban Nkosi empeoró y pensaba mucho en su enfermedad. En julio de 2000 iba a haber una gran conferencia sobre el sida en la ciudad de Durban. Invitaron a Nkosi a dar un discurso en la inauguración. Aceptó de inmediato. ¡Ahora tendría la oportunidad de decirle al presidente lo que pensaba que el gobierno debía hacer por todos los niños con sida! Al saber que habría más de 10.000 personas presentes y que su discurso se transmiti-

28

26-30_Nkosi_sydafrika_spa,port.indd 28

09-03-31 10.18.32


¡HOLA, AMIGO! en los 11 idiomas de Sudáfrica: Muchos niños de Sudáfrica dominan varios idiomas. Aprende a decir “¡Hola, amigo!” en los 11 idiomas oficiales de Sudáfrica: Zulú: “Sawubona mngani wami” Xhosa: “Molo mhlobo wami” Pedi: “Dumela mogwera” Sotho: “Dumela motswale wa ka” Swazi: “Sawubona mngani wami” Tawana: “Agge tsale ya mi” Venda: “Hu ita hani knonani yanga”

ría por TV al mundo entero, Nkosi se puso muy nervioso. Pero salió al escenario y dijo: – En verdad deseo que el gobierno dé medicinas a las mujeres embarazadas infectadas de VIH, para que sus hijos no se contagien en el parto. ¡No quiero que mueran más niños! Nkosi recibió un gran aplauso. Periódicos de todo el mundo dijeron que Nkosi había sido el portavoz de más de un millón de niños enfermos de sida, y que nadie había significado tanto en la lucha contra el sida como él. Te extraño... Seis meses más tarde Nkosi enfermó mucho. Muchos fueron a visitarlo, niños y adultos. Todos querían que volviera a estar bien. Pero no

Tsonga/Shangaan: “Avhushani mgana wamena” Ndebele: “Sawubona mngani wami” Afrikaans: “Goeie dag my vriend” Inglés: “Hello my friend”

fue así. En la mañana del 1 de junio de 2001 – cuando en Sudáfrica se celebra el Día del Niño – Nkosi murió tranquilamente mientras dormía, con sólo 12 años de edad. Llegaron muchísimas cartas y peluches para Nkosi de niños de toda Sudáfrica. Una niña, Leepile Manyaise, escribió: “Nkosi, te amo y eres mi héroe. Luchaste hasta el final, pero espero que ahora por fin puedas descansar. Te extrañaré.”  Nkosi y Badie.

Nkosi le enseñó al rector a no tener miedo “Nkosi y yo éramos muy cercanos. Al final éramos como hermanos. Pero al principio, muchos otros profesores y yo le teníamos miedo, y yo no quería tocarlo. Pero Nkosi me enseñó que el sida no se contagia por el cariño o por el contacto corporal normal. Aunque yo era adulto, ¡fue él quien me enseñó muchas cosas! Todas las mañanas venía a verme y tomábamos chocolate caliente juntos, conversando. Para el almuerzo, traía su vianda de casa como los demás niños, ¡pero la escondía y luego venía a verme, diciendo que tenía hambre! Nunca lo podía resistir, así que iba a comprar pizza y la comíamos juntos aquí en la oficina. La pizza era su plato favorito. Hasta tercer grado estuvo muy bien de salud, pero luego se fue debilitando. Aunque estuviera muy enfermo, prefería venir a la escuela y dormir aquí en mi sofá en vez de quedarse en casa. Algunos opinaban que lo malcriaba, pero yo sólo quería que pasara sus últimos días de vida lo mejor posible. Lo extraño mucho, en especial ahora en el invierno. Me solía esperar sentado al sol fuera de la sala de profesores. Algunas mañanas aún me pregunto cuándo vendrá. Nkosi cambió todo el sistema escolar sudafricano, e hizo que esta escuela fuera muy especial. Mucho tiempo después de haberme olvidado a mí, todos dirán que la escuela Melpark fue la escuela de Nkosi.” Badie Badenhorst

Mandela y Nkosi Nelson Mandela llamó por teléfono y quiso conocer a Nkosi.

29

26-30_Nkosi_sydafrika_spa,port.indd 29

09-03-31 10.19.40


Nkosi y Hector lucharon por los derechos del niño

Nkosi me enseñó que debe importarnos

“Nkosi fue muy valiente antes de morir porque habló sobre su enfermedad. Cuando Nkosi hablaba, la gente comprendía lo peligroso que es el sida. Decía que niños con sida debían ser amados como los demás niños, y eso me parece muy importante. Nkosi luchó también para que los niños con sida pudieran ir a la escuela. Mi escuela lleva el nombre de un chico que se llamaba Hector Pieterson*. Cuando en Sudáfrica aún existía el racismo, luchó para que los niños negros tuvieran una buena educación y por eso le dispararon. Él también tenía sólo 12 años cuando murió, y pienso que Nkosi y Hector son iguales. Ambos lucharon por los derechos del niño.” Octavia Lebohang Gumede Escuela Primaria Hector Pieterson, Soweto * A Hector le fue otorgado en forma póstuma (después de su muerte) el Premio Honorífico de los Niños del Mundo en el año 2000.

“Antes de oír hablar de Nkosi tenía miedo de la gente con sida, pero él me hizo entender y ahora en verdad me importa. Voy a las escuelas y hablo del sida, como lo estamos haciendo hoy aquí. Hacemos días de fiesta en las escuelas con música y baile, y a la vez informamos sobre el sida. Trato de que los jóvenes comprendan que un amigo con sida, sigue siendo un amigo. Cualquiera puede sufrir el sida, mi hermana, mi hermano o mis amigos, así que es importante preocuparse. Nkosi me hizo comprenderlo.” Nonhlanhla Ngcobo Soweto

 TEXTo: ANDRE AS LÖNN FOTO: AP/REUTERS/BEELD/PAUL BLOMGREN

La radio informó sobre Nkosi “Acostumbro escuchar la radio todas las noches antes de dormir. Como no tenemos luz eléctrica, es una radio de baterías. Una noche estaba acostada con mis hermanas en el colchón y oímos cuando hablaban de Nkosi Johnson, que vivía lejos, en Johannesburgo. Dijeron que tenía sida y que se sentía muy mal. Nos pareció terrible que un niño tan pequeño tuviera esa espantosa enfermedad. ¡Era tan injusto! A la vez él era muy valiente porque se atrevía a contar sobre su enfermedad para ayudar a otros. Aquí en los pueblos ni siquiera nos atrevemos a hablar de eso. Nkosi dijo que los niños con sida deben ser tratados bien como los demás niños, y estoy de acuerdo. No está bien maltratar a los niños enfermos, porque si se ríen de ellos se afligen todavía más. Tengo miedo del sida porque no tiene cura.” Kgop0tso Ntsane Aldea Kotsoana, Transkei 30

26-30_Nkosi_sydafrika_spa,port.indd 30

09-03-31 10.20.44


NOMINADA • Páginas 31–35

MAITI – Mi meta es liberar a Nepal por completo de la trata de niñas, dice Anuradha Koirala, fundadora de la organización Maiti Nepal. Nepal es uno de los países más pobres del mundo. Muchos niños deben trabajar en fábricas de alfombras, en la agricultura o en el servicio doméstico. Para las niñas existe aún otro peligro: ser engañadas y vendidas a los prostíbulos de India.

C

ada año son vendidas miles y miles de niñas, las más pequeñas de sólo ocho años. Las niñas permanecen encerradas en los prostíbulos por años. A menudo no son liberadas hasta que están tan enfermas que ya no pueden recibir clientes. Muchas están entonces infectadas de VIH. Peor para las niñas – Muchos culpan a la pobreza, pero la mayor razón de que las niñas sean vendidas es que en Nepal ellas reciben un peor trato que los niños, dice Anuradha Koirala. Ella fundó Maiti en 1993, y desde entonces ha logrado que miles de niñas no vean arruinadas su vida en los prostíbulos.

Gran cantidad de padres piensa que no hay razón para educar a sus hijas, ya que se casarán e irán a vivir con su marido. Como los hijos varones se ocuparán de los padres, se consideran “más valiosos”. Y cuando una hija se casa, la familia debe pagar una dote. Los traficantes de niñas se aprovechan de la situación de los aldeanos pobres. Ofrecen un buen empleo en la ciudad para la hija. A veces preguntan si pueden casarse con ella. Prevención y rescate En los diferentes centros de Maiti en los poblados rurales, miles de niñas han aprendido todo sobre la trata de niñas. También aprenden a leer y escribir, a coser y hacer bisutería. Si pueden ganarse la vida por sí mismas, disminuye el riesgo de que sus padres las envíen a trabajar a otro lugar. Las chicas de los centros llevan a las aldeas obras de teatro y canciones relacionadas con la trata de niñas. Y al regresar a su pueblo transmiten sus conocimientos a sus amigas.

Maiti ofrece protección y cuidados en su centro de Katmandú, la capital. Allí hay también un orfanato y una escuela, Teresa Academy. Cada año Maiti rescata a miles de niñas en la frontera. Coopera con la policía en los puestos fronterizos con la India. Maiti brinda formación como guardias de frontera a chicas que fueron vendidas. Ellas saben cómo se realiza el contrabando y qué deben buscar. En uno de los puestos fronterizos Maiti ha abierto un hospital para mujeres y niños con VIH y sida. – Mi sueño es levantar un pueblo para niños enfermos de sida, dice Anuradha Koirala. ¡Quiero ver a las chicas que fueron vendidas reír y ser niñas nuevamente! 

¿Por qué se nomina a Maiti? La organización Maiti Nepal es nominada al WCPRC como Héroe de los Derechos del Niño de la Década 2009 por su lucha contra la trata de niñas en Nepal que son vendidas a prostíbulos de la India, lo que se conoce como tráfico. Por medio de la educación y la información, Maiti evita que las niñas pobres sean llevadas mediante engaños a burdeles. Maiti cuida y apoya a las jóvenes que fueron esclavas en prostíbulos en la India y tiene un hospital especial para chicas infectadas de VIH. Algunas chicas se convierten en guardias fronterizas de Maiti, que impiden a los contrabandistas llevar niñas engañadas a India. Maiti trabaja en colaboración con Rescue Center, de Mumbai, India, cuyo personal pone en riesgo la vida al liberar a las niñas encerradas en prostíbulos.

La fundadora de Maiti, Anuradha Koirala.

31

31-35_Maiti_Nepal_spa,port.indd 31

09-03-31 10.24.09


Poonam

cuida la frontera Poonam controla la frontera entre India y Nepal. Examina cada vehículo que cruza el límite. Cuando tenía 14 años, Poonam fue vendida a un prostíbulo de India, así que sabe exactamente lo que debe buscar. De pronto Poonam, la guardia de frontera, ve algo que le llama la atención. La pequeña que ve, ¿es una de las miles de niñas nepalesas pobres que cada año son llevadas mediante engaños a India para ser vendidas a burdeles?

S

on las diez de la mañana de un día sábado en el puesto fronterizo entre Nepal y la India. Poonam se cubre la nariz y la boca con un chal blanco. Hay polvo y gases de escape. – ¡Alto! ¡Deténganse! ¿Adónde van? Poonam detiene a un bicitaxi que se acerca. En el asiento de pasajeros hay un hombre mayor con una niña. El hombre se molesta. – ¿Quién eres? ¿Con qué derecho me haces detener?, pregunta. Poonam no lleva uniforme y parece una chica cualquiera, vestida de sari blanco estampado y sandalias. Y

esa es la idea, nadie debe sospechar que es una guardia fronteriza. Poonam muestra su credencial, donde dice que trabaja para Maiti Nepal, y explica: – Trabajamos para evitar el contrabando de niñas a la India, por eso quiero hacerles unas preguntas. Pronto queda claro que la niña es sobrina del hombre y que van a visitar familiares en la India. El hombre enseña sus documentos y Poonam los deja ir. Muchas niñas rescatadas – Investigamos a todas las chicas que cruzan la frontera. Aunque viajen sólo con

Las guardias fronterizas de Maiti no llevan uniforme. Nadie debe descubrir que son guardias.

mujeres. Se reconoce fácilmente a las niñas de los pueblos, por su forma de vestir y de hablar. Les pedimos sus documentos y preguntamos adónde van. Las jóvenes guardias siempre trabajan de a dos. Maiti dispone de una pequeña casa adonde llevan a la gente que deben interrogar. – Si no estamos seguras de algún caso intentamos llamar a sus familiares. Interrogamos al hombre y a la niña por separado. Sólo si sus respuestas coinciden los dejamos pasar. Poonam ha rescatado a varias niñas que iban a ser introducidas clandestinamente: – Llevamos a los hombres a la policía y acompañamos

¡Alto ahí! Poonam pregunta qué van a hacer el hombre y la niña en India.

32

31-35_Maiti_Nepal_spa,port.indd 32

09-03-31 10.25.34


Poonam ha lavado su ropa. Evita mostrar su rostro para que la gente de Nepal no sepa por lo que ha pasado.

a las niñas al centro de Maiti. Luego localizamos a su familia y la enviamos a casa. Llega engañada a India También Poonam fue vendida a un prostíbulo de India cuando tenía 14 años. – Mi papá murió cuando yo tenía cinco años. Tuve que dejar la escuela en noveno grado, nuestra familia es pobre. Mi mejor amiga y yo comenzamos a trabajar como camareras en un restaurante de Katmandú, la capital. Todos los días venía un muchacho al restaurante y con el tiempo se hizo amigo de Poonam. – Sentía que Rudra era como un hermano. En verdad confiaba en él. Un día nos preguntó a mi amiga y a mí si el día siguiente queríamos ir a un templo. Estaba en la montaña, lejos de Katmandú. Uno puede pedir deseos allí. Dije que no, pero mi amiga me convenció. Tuvimos que pasar la noche en una posada. – Había tres muchachos con nosotras: Rudra, Fistey y Bikash. El día siguiente Bikash dijo que tenía que comprar unas cosas en India para su tienda. Nos negamos a ir, pero nos obligaron a viajar a una ciudad de India. Luego llevaron a las chicas a otro lugar en tren y en taxi.

Rudra dijo que iban a visitar a su hermana. Poonam empezó a preocuparse. Quería ir a casa, ¡la gente iba a preguntarse dónde estaba! Pero Rudra, que había sido tan bueno con ella en Nepal, se mostró muy distinto en India. Vendida como esclava – Nos llevaron a una casa y Rudra nos arrastró hacia un cuarto estrecho. Hacía mucho calor allí y pregunté si podíamos salir, pero dijo que no. Les pedimos que nos llevaran de regreso a Katmandú y prometieron que pronto iríamos a casa. Pero cuando intentamos salir del cuarto nos detuvieron. Cuando Poonam quiso abrir la ventana para tener un poco de aire, vio a unas chicas maquilladas paradas en la acera. – Traté de salir pero Rudra me golpeó con un cinturón en la cabeza que me hizo un corte. Mi ropa se cubrió de sangre y borrosamente vi que los muchachos tomaban dinero de una billetera y decían que nos habían vendido. Dijimos que si lo hubieran pedido, nosotras les habríamos dado dinero. Les rogamos que nos llevaran de regreso, pero sólo se burlaron de nosotras y dijeron que nunca podríamos reunir tanto dinero.

Cuando Poonam despertó, entró la dueña del prostíbulo y dijo que debían comenzar a trabajar de inmediato. Luego separó a Poonam de su amiga. – Me llevaron a otra casa. Cuando me negué a trabajar, la dueña me golpeó. – Le conté al primer cliente que nunca había hecho eso antes. Le pedí que me ayudara a escapar de ahí. Me dijo que los sábados siempre había mucha gente en el prostíbulo y que entonces me iba a ayudar. No me tocó. Pero la dueña oyó la conversación y decidió trasladar a Poonam a otro prostíbulo. Y la golpearon otra vez. Amenazada y rescatada La vida en el prostíbulo era como una prisión. Las jóvenes vivían en cuartos estrechos y nunca podían salir. – Éramos 30 chicas en el burdel, la mayoría de Nepal, pero no nos permitían hacernos amigas. Algunas contaban que querían huir y hacían planes, pero siempre alguien las delataba y entonces nos golpeaban a todas. La dueña del prostíbulo nos amenazaba diciendo que nos iba a enterrar debajo de la casa si hacíamos alguna tontería. Yo tenía miedo, pero lo que me daba fuerzas era siempre pensar en cómo 33

31-35_Maiti_Nepal_spa,port.indd 33

09-03-31 10.27.49


 TEXTO: SOFIA KLEMMING FOTO: TOR A MÅRTENS

Las niñas del centro fronterizo de Maiti miran TV.

escapar. Hice impresiones en jabón de la llave de la puerta y les pedí a los clientes hacer copias. Finalmente, después de cinco meses, Poonam fue rescatada. La asociación Rescue Foundation, de Mumbai (Bombay), había recibido información sobre la presencia de niñas en el prostíbulo y contactó a la policía. Así fueron rescatadas 21 chicas. Poonam regresó a Nepal y fue a vivir al centro de Maiti en Katmandú. – ¡ Estaba tan feliz! La venganza de Poonam Poonam pudo vengarse al lograr que encarcelaran a Rudra. Las otras chicas que fueron rescatadas en esa ocasión también habían sido

vendidas por él. Juntas pudieron dar información a la policía para detener a Rudra. – Cuando pienso en la época del prostíbulo sólo quiero llorar. Es como una pesadilla. Si hubiera sabido más sobre la trata de niñas, no me habrían engañado tan

fácilmente. Por eso quiero quedarme en Maiti y evitar que otras chicas sufran lo mismo que yo. 

Aprende nepalés Ke gare ko? – Hola, ¿qué tal? Khelney ho? – ¿Vamos a jugar? Timro naam ke ho? – ¿Cómo te llamas? Mero naam – Me llamo Timi kasto chao? – ¿Cómo estás? Ma sanchai chu –Estoy bien Malai timi maan parcha – Me gustas Saathi – Amigo

34

31-35_Maiti_Nepal_spa,port.indd 34

09-03-31 10.29.10


Rescatada en la frontera Anjali, de 12 años, es la menor en el centro Maiti. Fue rescatada en la frontera cuando iba camino a un circo de India: “Vino un hombre y le preguntó a mamá si quería venderme a un circo en India. Mamá dijo que no, pero yo insistí porque éramos varias amigas que queríamos ir juntas. El hombre dijo que el trabajo no era pesado, sólo tenía que aprender a caminar en la cuerda floja. Íbamos a tener mucho tiempo para mirar la TV. Al pasar por la frontera, se acercó una de las chicas de Maiti y le preguntó al hombre adónde íbamos. Él dijo que nos iba a alimentar en India. Pero cuando la joven me preguntó a mí, dije que íbamos a trabajar en un circo.

Entonces entendió que el hombre mentía y nos llevó con ella. Después sentí miedo al haber sido tan engañada.” Muchos niños de familias pobres de Nepal son a menudo engañados con promesas de ganar mucho dinero, tener un trabajo fácil y poder ir a la escuela. La verdad es que no reciben ningún salario y son obligados a trabajar todos los días del año. Ahora Anjali vive en el centro de Maiti para aprender todo sobre la trata de niñas y así divulgarlo entre las amigas de su pueblo.

Mayor riesgo para las niñas pobres Dilmaya aprende sobre la trata de niñas en el centro de Maiti. Luego ella y las demás chicas visitan las aldeas para alertar a otras niñas por medio de canciones y obras de teatro. Dilmaya hizo las flores de plástico para venderlas durante Dashai, el gran festival hindú de Durga, que es la diosa de los mares y representa la fuerza primordial femenina. El festival se celebra para que el bien triunfe sobre el mal, cuando acaba el período de lluvias y se recogen las cosechas.

Durga

35

31-35_Maiti_Nepal_spa,port.indd 35

09-03-31 10.32.58


NOMINADA • Páginas 36–40

Maggy Barankitse ¿Por qué se nomina a Maggy? Maggy Barankitse es nominada al WCPRC para el Héroe de los Derechos del Niño de la Década 2009 por su lucha de más de 15 años por los niños de Burundi, donde aún hay conflictos armados. Maggy salvó la vida de 25 niños ella misma y ha ayudado a otros 10.000 a tener una vida mejor. Levanta pueblos de 500 casas donde los niños huérfanos pueden crecer en “familia”. Allí reciben alimento, ropa, atención médica, la posibilidad de ir a la escuela, un hogar, ¡y amor! Maggy ayuda a niños de todos los grupos étnicos y religiosos del país y les enseña que todos tienen el mismo valor. También ayuda a niños pobres de pueblos vecinos y muestra que la gente de Burundi puede ayudarse mutuamente. Las 30.000 personas que viven en la zona de los pueblos de Maggy reciben asistencia en el hospital que ella hizo construir. Maggy se arriesga cuando señala cómo los políticos, el ejército y los rebeldes de Burundi violan los derechos del niño.

Maggy Barankitse y Dieudonné, de 7 años, se abrazan. Dieudonné es uno de los tantos niños de Burundi al que Maggy ha ayudado a tener una vida mejor. Todo empezó cuando ella salvó la vida de 25 niños durante la guerra civil de 1993. Desde entonces ha ayudado a 10.000 niños. Ellos han recibido alimento, ropa, atención médica, un hogar, la posibilidad de ir a la escuela, ¡y ¡amor!

D

ieudonné es un niño muy despierto, pero en el rostro lleva las marcas de la guerra. Cuando Maggy lo encontró a los cuatro meses de edad, la granada que había matado a su mamá también había dañado su rostro. Maggy trabajaba en la residencia del obispo en Ruyigi cuando estalló la guerra civil entre los dos grupos étnicos hutu y tutsi. – Ayudaba a gente de ambos grupos a refugiarse en la residencia del obispo. Pero cientos de tutsis atacaron el lugar. Me patearon y golpearon, pero como soy tutsi me dejaron vivir. – Logré esconder a 25 niños, pero cuando el ataque terminó, todos habían perdido a sus padres. Como también quedé huérfana siendo muy pequeña, sé lo importante que es para un niño sentirse seguro y amado. Decidí cuidar de todos ellos, cuenta Maggy. En la guerra de Burundi fueron asesinadas alrededor de 300.000 personas, muchas de ellas, niños. Hay 620.000 niños huérfanos en el país como

consecuencia de la guerra y el SIDA. – Los niños fueron secuestrados y obligados a ser soldados. Otros debieron dejar la escuela porque ya nadie paga sus cuotas. Más de la mitad de los niños de Burundi no va a la escuela. Muchos terminan en la calle, deben mendigar para sobrevivir y corren el riesgo de ser utilizados. Pero los políticos continúan destinando el dinero a las armas en vez de a los niños, dice Maggy. La casa de la paz Maggy y los niños se mudaron a una antigua escuela a la que llamaron Maison Shalom, “la casa de la paz”. Los niños pertenecen a todos los grupos étnicos y religiosos de Burundi. Maggy les enseña que todos tienen el mismo valor. – Quiero mostrarle a la gente de Burundi que podemos vivir todos juntos en paz. Al principio sólo existía el orfanato en Maison Shalom, pero Maggy opina que los niños no deben crecer en orfanatos. – Por eso he levantado pueblos con 500 casas pequeñas donde los niños pueden vivir juntos en pequeñas familias.

En cada pueblo viven dos “mamás del pueblo”. Los niños aprenden a ocuparse de la casa, cultivar verduras, cuidar el ganado, pero ante todo sienten que pertenecen a una familia que los ama. Lo que los niños aprenden en el pueblo los ayuda a arreglárselas cuando se mudan de aquí. Maggy abrió una panadería, un taller de costura, un pequeño hotel y una granja. Allí trabajan los niños que han terminado la escuela y así pueden mantener a su “familia”. A menudo la lucha de Maggy por los niños de Burundi es peligrosa. Ella ha buscado a los niños abandonados y heridos de las zonas en guerra. Ha sido llevada a juicio varias veces y muchos han querido matarla porque dice la verdad acerca del modo en que los políticos, el ejército y los rebeldes violan los derechos del niño. – Mi sueño es algún día cerrar Maison Shalom y que todos los niños en Burundi tengan una familia donde vivir. Pero a diario llegan nuevos niños y estaremos allí siempre que haya niños que necesiten nuestra ayuda y nuestro amor. 

36

36-40_Maggi_Burundi_SPA,PORT.indd 36

09-03-31 10.38.51


«Maggy es mi mamá y mi abuela»

e

Corría el año 1993 y la familia de Justine buscó refugio en casa de Maggy. Pero una mañana la residencia del obispo fue atacada por cientos de hombres armados. –

¡

Apúrense! Pueden esconderse aquí, gritó Maggy. Abrió el armario vacío y Justine y sus tres hermanas menores se apretujaron lo más rápido posible. Cuando Maggy cerró la puerta, Justine estaba aterrorizada. Oyó disparos de escopeta y a la gente gritar. Pensó en el resto de la familia. ¿Adónde habían ido mamá y papá? ¿Y su hermano menor? Varias horas después, Maggy abrió la puerta del armario. Justine vio que lloraba. – Todo terminó... Pero tus padres no sobrevivieron. Tu hermana menor también ha muerto. Siento mucho todo lo que ha ocurrido,

pero prometo cuidarlas ahora, murmuró. – Maggy nos cuidó a mí y a mis hermanas. Se ocupó de que pudiéramos continuar la escuela, pero sobre todo nos dio amor. Creo que fue gracias a su amor que pudimos superar esa terrible experiencia. Veo a Maggy como mi mamá, mi papá, mi abuela... ¡ella es todo para mí!, dice Justine. – Quiero ser como Maggy y ayudar a otros niños que pasan dificultades. Lo más importante que Maggy me ha enseñado es a perdonar. A sólo unas casas de aquí viven los hombres que mataron a mis padres y a mi hermana. Al principio, siempre

Justine y su hermano menor Claude, que también sobrevivió al ataque en la residencia del obispo. Justine y todos sus hermanos el año siguiente al ataque.

quería vengarme. Pero un día vinieron y me pidieron perdón. Lloraron y dijeron que se arrepentían. Fue difícil, pero en verdad los perdoné. Después de ese día pude finalmente continuar mi vida. 

Maison Shalom empezó con Lysette y Lidia – Antes de morir, la mamá de Lysette y Lydia me pidió que amara a sus hijas como si fueran mías. Y le prometí hacer lo posible para que las chicas tuvieran una buena vida. Entonces también decidí cuidar a todos los niños que sobrevivieron a la masacre en la residencia del obispo. Esa noche me convertí en la mamá y el papá de 25 niños, que habían quedado completamente solos en medio de una cruenta guerra, dice Maggy. Maggy levantó una lápida en honor a los padres de Lysette y a todos los que habían muerto

en la masacre. Pero también levantó la lápida para que todos los niños que sobrevivieron tuvieran un lugar adonde ir para recordar a sus padres y a sus hermanos fallecidos. – A menudo voy allí con Lysette y Lydia. Rezamos por su mamá y su papá y a veces las chicas dejan hermosas flores sobre la tumba. Los padres de Lysette significan mucho para mí. Su mamá y yo éramos muy amigas y siento como si ellos aún me ayudaran a soportar seguir luchando.

Maggy y las hermanas junto a la lápida levantada para honrara todos los que murieron en la masacre.

– Tuve una nueva oportunidad en la vida gracias a Maggy, dice Lysette Irakoze. Aquí está junto a su hermana Lydia cuando eran niñas y adolescentes.

37

36-40_Maggi_Burundi_SPA,PORT.indd 37

09-03-31 10.40.21


Aline

vive en el pueblo

Aline Nimbesha vive en el pueblo de Maggy y quiere ayudar a niños huérfanos. – Si Maggy no me hubiera ayudado, habría muerto. Quiero ser como ella y cuidar a niños huérfanos, dice Aline, de 14 años. Cuando Aline tenía cinco años perdió a sus padres. Hoy vive en uno de los pueblos que Maggy ha levanta– Landry, es hora de bañarse!, grita mientras empie- do para niños huérfanos. Aline vive junto a otros seis za a llenar de agua una niños y ahora ellos son su familia. palangana. Aline lo suele bañar todos – Adoro a los niños y suelo cuidar a los niños y tratar de los días cuando regresa de la cuidar a los niños del pueblo que se sientan seguros, dice escuela. A Landry no le gus- cuando termino la tarea. Los Aline. ta y grita. Pero luego, cuancargo en mi espalda y les Aline ha vivido cosas terrido Aline lo sienta en sus canto para que estén tranbles. En 1993 su aldea fue rodillas envuelto en una toa- quilos y contentos. Hay que atacada y toda su familia fue lla seca, se siente complacido.

¡

asesinada. Ella es tutsi y los que mataron a su familia eran hutus. Golpe en la cabeza – Incendiaron el pueblo y nos persiguieron por el bosque. Yo sólo tenía cinco años, pero un hombre me cortó en el cuello con un machete y luego me golpeó en la cabeza con una piedra. Cuando pensó que yo había muerto, se fue. Pero tuve suerte, pues una mujer me cuidó y me cargó hasta la casa de Maggy. Estaba inconsciente cuando llegué a

Cristianos y musulmanes son bienvenidos La mayoría en Burundi es católica. Maggy también es católica, pero en Maison Shalom todos los niños son bienvenidos sin importar cuál sea su religión. No importa si pertenecen a las religiones africanas tradicionales, si son musulmanes, protestantes, católicos o si no tienen religión alguna. Todos tienen el mismo valor para Maggy. – Si sé que los padres de un niño eran musulmanes, educo al niño como musulmán, porque sé que eso es lo que ellos hubieran querido, dice Maggy.

38

36-40_Maggi_Burundi_SPA,PORT.indd 38

09-03-31 10.41.40


Ruyigi y en una parte de la cabeza tenía una herida grave. Si Maggy no me hubiese recibido y llevado a un hospital, habría muerto. Aline roza con cuidado la cicatriz de su cuello. Continuamente le recuerda las cosas horrorosas que pasaron. Pero a pesar de que fueron hutus los que mataron a su familia, nunca los ha odiado como grupo étnico. – Probablemente sea porque siempre he tenido amigos hutus. En Maison Shalom y en los pueblos de Maggy viven hutus y tutsis y nunca hubo problemas.

Somos amigos y no hay diferencia entre nosotros, pues aquí tenemos el mismo valor. Siempre lo cuento a otros tutsis que no pueden entender cómo puedo vivir junto a hutus. Quiere ser como Maggy – Hola, ¿cómo estás? Es Gloriosa que ha llegado a la casa. Es un poco como la mamá de los demás niños. Trabaja en la panadería que Maggy abrió en Ruyigi para que las muchachas que terminan la escuela puedan ganar dinero y mantenerse. Maggy paga los cuotas esco-

lares de los niños y una vez al mes les da maíz, arroz, frijoles, aceite, carne y otras cosas que necesitan. Si quieren comprar otras cosas, usan el dinero de Gloriosa. Cuando van al mercado y compran frutas frescas, por ejemplo, es ella la que paga. Al igual que cualquier otra mamá. Además de Gloriosa, hay en el pueblo de Maggy otras mujeres que son como mamás de todos los niños. Si

hay algún problema, los chicos pueden hablar con ellas. Las mamás del pueblo también se ocupan de que todos vayan a la escuela y ayudan si alguno se enferma. Cuando todas las chicas regresan a la casa empiezan a prepararse para la noche. Una limpia, otra hace las tareas de la escuela y Aline se sienta en un banco fuera

 TEXto: ANDRE AS LÖNN FOTO: PAUL BLOMGREN

eblo de Maggy para huérfanos

Landry se durmió en la espalda de Aline.

El dinero q ue G loriosa gana se usa para to da la “fam ilia” en el pueblo.

s al día. d o s ve c e a u g a r a c bus ve z . Aline va a ora c ada a media h n u a v e ll Le

39

36-40_Maggi_Burundi_SPA,PORT.indd 39

09-03-31 10.43.20


de la casa a limpiar el arroz. Algo más lejos está Jacqueline lavando los plátanos. – Es mejor vivir así que en un orfanato, porque aquí somos una pequeña familia que se cuida mutuamente y aprendemos muchas cosas. Aprendemos a cocinar, a cuidar de la casa y hasta a cultivar verduras. ¡Porque también tenemos que hacerlo nosotros mismos! El día que nos vayamos de aquí, vamos a arreglárnoslas bien, dice Aline. Aunque en realidad ella no quiere irse del pueblo y crear su propia familia. Quiere ser como Maggy. – Quiero terminar la escuela y después hacer todo lo posible para ayudar a los niños huérfanos. Porque lamentablemente creo que

habrá más niños huérfanos en Burundi. Los niños, el futuro Las chicas cocinan sobre las llamas en el jardín, tal como hacen en todos los pueblos cercanos. Comen y charlan sobre todo lo que ha pasado en el día. Oscurece rápido y pronto Aline y las demás chicas sólo pueden ver el fuego frente a las pequeñas casas donde otros niños también están comiendo y hablando. – Como tenemos tantos problemas en Burundi, es aún más importante cuidar a los niños que están creciendo ahora. Los niños son el futuro, así que si ellos tienen un buen comienzo en la vida quizá en el futuro sean diferentes a los adultos de hoy. 

También los niños vecinos reciben ayuda – En los pueblos de Maison Shalom viven niños de todas las religiones y grupos étnicos de Burundi y todos son amigos. Es así como debería ser en todo el país si alguna vez queremos tener paz en Burundi, dice Maggy. Ella espera que lo vean los vecinos de los niños de Maison Shalom y así entiendan que realmente se puede vivir juntos en paz. – Quiero que todos en los alrededores se beneficien de Maison Shalom. Si reparamos las casas en nuestros pueblos, también ayudamos a los vecinos con la construcción de nuevos techos. El hospital que levantamos es para las 30.000 personas que viven en la zona. También ayudamos a los vecinos pobres para que sus hijos puedan ir a la escuela y pagamos sus cuotas y uniformes escolares. ¿Por qué sólo los niños de Maison Shalom irían a la escuela? ¡Sería injusto! Al pensar así, nuestro trabajo beneficia a todo Burundi, dice Maggy.

La honda de Fleury Fleury tiene siete años y acaba de regresar de la escuela. Vive en uno de los pueblos de Maggy junto a sus hermanos mayores. Se apresuró en llegar a casa para tener tiempo de salir a cazar un poco antes de hacer la tarea. – Hago hondas junto con mi hermano mayor. Primero vamos a buscar buenas ramas en el bosque y luego vamos al mercado a buscar bandas elásticas anchas. Las tiras cortadas de una cubierta de auto vieja suelen funcionar. 40

36-40_Maggi_Burundi_SPA,PORT.indd 40

09-03-31 10.44.46


(

NOMINADO • Páginas 41–45

(

James Aguer (

Cuando James Aguer Alic tenía 20 años, raptaron a niños de su aldea en el sur de Sudán para esclavizarlos. Su mamá fue asesinada cuando se negó a entregar a su hija menor. James huyó con sus hermanos, ¡y un día empezó a rescatar esclavos!

L

uego del ataque de los milicianos, James y sus hermanos huyeron a Jartum, la capital de Sudán. Vivieron con parientes en un campo de refugiados. Muchos allí contaban cómo los niños habían sido raptados y llevados al norte para ser convertidos en esclavos. – Debemos hacer algo, dijo James. ¡Tenemos que liberar a esos niños! Una noche, James y ocho personas más se reunieron a escondidas. Si la policía secreta hubiese sabido que discutirían cómo liberar niños-esclavos todos habrían acabado en prisión. – Sé adónde llevaron a los niños, dijo James. A los pueblos árabes de Darfur y Kordofan. Pienso ir hasta allí. ¿Alguien quiere acompañarme? La mayoría de los dinkas presentes adhirieron a sus planes, pero dos de ellos se

mostraron inseguros. – Si descubren que queremos liberar a los niños nos matarán, dijo uno de ellos. – Pero, ¿quién lo hará si no somos nosotros?, preguntó James. Voy a ir, aunque me cueste la vida. James y sus compañeros comenzaron a planear cómo lo harían. – Debemos vestirnos como árabes, así nadie se dará cuenta de por qué estamos allí. Que alguien compre jallabiyas y casquetes (largas túnicas y gorros blancos como los que usan los árabes).

Unos días más tarde, tomaron el tren vestidos con ropas árabes. Viajaron en distintos vagones, para que nadie sospechara que formaban un grupo. Cuando llegaron, se dirigieron por separado a distintas aldeas donde sabían que había niños dinka esclavizados. James se sentía algo extraño con sus ropas árabes, pero se dio cuenta de que el disfraz era efectivo. A nadie le importaba que recorriera las aldeas y campamentos. Si alguien preguntaba qué hacía allí, él respondía: “Estoy buscando mis

¿Por qué se nomina a James? James Aguer Alic es nominado al WCPRC para el Héroe de los Derechos del Niño de la Década 2009 por su tenaz lucha contra la esclavitud infantil en Sudán. Los niños raptados por milicianos son obligados a trabajar de sol a sol. Se los obliga a dormir a la intemperie con los animales, a comer sobras, y son golpeados y azotados. Tras 20 años de lucha, James y sus compañeros han liberado alrededor de 3.000 niños. Y su lucha para liberar a los niños aún cautivos continúa. James ha sido encarcelado 33 veces y cuatro de sus asistentes fueron asesinados cuando iban a liberar niños-esclavos. Ahora, James y sus asistentes cuentan con la ayuda del gobierno para liberar a los niños.

James junto a algunos de sus colaboradores árabes.  Magnus Bergmar (guión) y K arin Södergren (ilustr aciones)

¡DETENTE o disparo!

¡MAMÁ!

Lee toda la serie de artículos sobre cómo James rescata a los niños esclavos en www.worldschildrensprize.org

41

41-45_Auer_Sudan_spa_port.indd 41

09-03-31 10.47.51


vacas”. Pero James y sus compañeros buscaban niños-esclavos. Cuando veían a un niño de piel oscura pastando cabras o vacas, o acarreando agua cerca de las aldeas árabes, le preguntaban de dónde era, cómo se llamaba y qué hacía allí. También le preguntaban si sabía de otros niños dinka en esa zona. Además, hicieron amigos árabes que los ayudaban a reunir nombres. James cambiaba a menudo de camino, para que nadie lo reconociera y empezara a hacer preguntas. Por la noche, se encontraba con sus amigos para hablar de la información reunida durante el día. Descubrieron que había más niños esclavos de lo que creían en un principio y empezaron a escribir los nombres. Cuando reunían muchos nombres en una zona, James se dirigía al sultán, el líder de los árabes del lugar. – Estimado sultán, entiendo que no le parecerá bien la esclavitud, pero su pueblo tiene esclavos de mi pueblo, los dinkas. Sé que muchos de los niños están con las familias de los alrededores, decía James cortésmente. Muchas veces, a los sultanes les parecía mal la esclavitud y ayudaban a James a liberar a los niños. Otras, lo amenazaban y le decían que nunca más regresara por allí. 

James

encarcelado 33 veces Moses y Elisabeth –en la foto– fueron raptados para ser esclavizados, pero James Aguer Alic acudió a su rescate. Durante 20 años James ha luchado para liberar a miles de niños esclavos. A menudo resulta una tarea peligrosa.

S

udán, que significa “Tierra de los negros” en árabe, es el país más grande de África. Las diferencias entre el sur y el norte de Sudán son grandes. Son casi como dos países. En el norte hay grandes desiertos y pasturas, y se encuentra la capital, Jartum. La población, al menos la mitad de los 30 millones de habitantes del país, es de origen árabe y habla ese idioma. La mayoría es musulmana. En el sur hay sabanas, pantanales y verdes praderas. Allí los dinka (alrededor de tres millones de personas) son el grupo mayoritario, que habla el dinka. La mayoría es cristiana o tiene su religión tradicional. El pueblo dinka es el

Yo me llevo a la mujer, al niño y a...

más afectado por la esclavitud. La gente del sur es más pobre, pese a que allí hay valiosos recursos naturales, como petróleo, oro, uranio y fuentes de agua. La guerra civil estaba relacionada con estas riquezas y con la religión. Los pueblos del sur de Sudán, donde los soldados del gobierno colaboraban con los milicianos, fueron bombardeados. Fueron las milicias las que raptaron alrededor de 40.000 niños y mujeres y los esclavizaron. Los niños fueron obligados a trabajar para familias árabes del norte, a dormir a la intemperie con los animales, y fueron azotados.

¡Entonces yo me llevo a los demás niños!

Liberan esclavos James ha rescatado niños esclavos durante 20 años. Hasta ahora ha participado en la liberación de 5.000 personas, 3.000 de ellas, niños. – Son los niños de nuestro pueblo los que han sido raptados, dice James. Nadie puede hacer que deje de buscar más niños. Si no lo hacemos, seguirán prisioneros. James ha sido encarcelado 33 veces debido a su lucha por los niños-esclavos, y cuatro de sus asistentes fueron asesinados cuando iban a liberar niños. Al principio, el gobierno de Sudán negaba que hubiera esclavitud en el país. Pero cambió de posición y creó una organización, CEAWC para acabar con la esclavitud. James y sus asistentes forman parte de ella. 

Estoy feliz de estar con mamá.

42

41-45_Auer_Sudan_spa_port.indd 42

09-03-31 10.49.47


Manol

acosado como esclavo Cuando Manol tenía diez años fue esclavizado. Los hijos de su dueño y otros niños lo acosaban sin parar. Pero un día...

L

a historia de la esclavitud de Manol comienza una mañana temprano, cuando un grupo de milicianos entra a caballo en su pueblo. Manol, sus padres y su hermana huyen cruzando el lecho seco de un río. Pero del otro lado los esperan los milicianos a caballo. Pronto la familia queda rodeada. Los habitantes del pueblo deben formar una fila y se reúne a todas las vacas y cabras. Luego comienza la larga marcha. Caminan y caminan, sin que nadie les dé comida o algo de beber. – Tengo que resistir, piensa Manol. Busca con la mirada a su mamá, que lleva en brazos a su hermana menor. Se ve cansada. “Querida mamá, tú también tienes que resistir, por favor...”

Una fuga peligrosa Por la noche montan un campamento. De repente, tres milicianos se alejan a todo galope por la sabana. Regresan poco después. Traen a la rastra a dos hombres detrás de los caballos. – ¡Esto es lo que les sucede a los que intentan huir!, grita uno de los jinetes mientras mata a los dos prisioneros. La mañana siguiente, la mamá de Manol le susurra al oído que su papá ha huido durante la noche. “¡No! ¡Lo van a matar!”, piensa Manol. Cuando los milicianos descubren la fuga, salen a buscarlo. Pero una hora después regresan sin su papá. ¡Se ha salvado! Después de seis días de marcha llegan a un mercado de esclavos. Un árabe se lleva a Manol como esclavo, pero su mamá y su pequeña

Valentino, que también fue esclavo, hamaca a Manol bajo el árbol de mango.

hermana deben alejarse con otro hombre. Tres días más tarde, Manol y el hombre llegan a un gran campamento. Pertenece al hombre árabe, Master, a su mujer y a sus cinco hijos. Uno de ellos le dice: – Tú eres el esclavo, ¿verdad?, y escupe el piso frente a Manol. La mujer le muestra un lugar detrás de la tienda, donde las cabras se apretujan tras un cerco. – Aquí vas a dormir, le dice señalando el piso. No le da ni un colchón ni una manta. Lo peor son las noches. Es cuando vuelven las imágenes de mamá y papá.

“¿Dónde están ahora? ¿Están vivos?”, le pregunta Manol a las estrellas. Sueña con su casa y con su gran árbol de mango. Un hachazo en el pie Manol se levanta temprano, siempre aterido tras la fría noche en el corral. No le dan desayuno, sino que debe empezar a trabajar de inmediato. Primero debe acarrear agua, lavar los platos y hacer la limpieza. Y luego, pastar a las vacas. Hay que caminar mucho hasta los pastizales y los chicos de los campamentos cercanos hacen todo lo posible para molestar a Manol. – Miren, allí está el escla-

Tu mamá está muerta. ¡No trates de huir!

Todas la noches pienso en mamá y papá y lloro.

Tiemblo noche tras noche.

43

41-45_Auer_Sudan_spa_port.indd 43

09-03-31 10.51.14


Manol enciende una fogata en el patio.

vo. ¿Ven lo asqueroso que es? No es extraño que lo hagan dormir afuera. Además huele mal, se burlan mientras conducen sus vacas hacia el rebaño de Manol. Un par de chicos se acerca amenazante a Manol. Lo empujan y lo patean de forma tal que Manol no puede ocuparse de sus vacas. Los demás espantan a las vacas para que se alejen en cualquier dirección y se unan a otras manadas.

– ¡No, déjenme!, grita Manol. Manol logra reunir a todas las vacas, menos una. ¿Qué le dirá a Master cuando regrese al campamento? – ¡Mocoso de porquería!, le grita el dueño al ver que falta una vaca, y le arroja un hacha al pie. Le hace un corte de diez centímetros. – Si vuelve a ocurrir... Encierra las cabras y luego ve a buscar agua. Manol está tan hambriento que apenas puede caminar. Durante el día sólo bebe agua y por la noche le

dan algunos restos, que come solo fuera de la tienda. Siempre tiene hambre. Rescatado por James Los niños de la familia pueden hacer lo que quieren con Manol sin que el dueño ni la esposa digan nada. Lo golpean, dicen cosas crueles y se burlan porque no tiene padres. Una vez, uno de los niños le clava una lanza en la rodilla a Manol y luego le queda una cicatriz. Manol cree que nunca volverá a ver a sus padres ni a su hermana. Siempre será

llamado esclavo y será golpeado como un perro. Pero un día, luego de más de dos años, aparece un hombre que habla con el dueño y se lleva a Manol. – ¿Ahora seré esclavo de este hombre?, se pregunta Manol mientras camina junto al hombre de larga túnica y turbante blancos. En cada campamento recogen más niños que fueron esclavos. Algunos reconocen a Manol de su pueblo. Al fin puede hablar el idioma dinka otra vez. Al acampar esa noche, el hombre compra una cabra y la asa en la fogata. Por primera vez en varios años, los niños se van a dormir satisfechos, unos junto a otros. Tras seis días de marcha, llegan a un gran mercado donde árabes y dinkas comercian con vacas, azúcar, telas, té y remedios. Es además un “mercado de la paz”, adonde son llevados los esclavos liberados y al que acuden los padres a buscar a sus hijos. Manol y los otros chicos se sientan bajo un árbol a esperar. Cuando la gente se entera de que están allí, llegan más y más adultos. Caminan en torno al árbol para ver si sus hijos se encuentran en el grupo. Manol busca con la mirada a su mamá y a su papá. Pasan varias horas. Pero por la tarde oye una voz conocida:

Así podemos movernos sin despertar sospechas.

Los niños son prisioneros de pueblos árabes. Yo soy dinka, como la mayoría de los niños raptados, pero los árabes también nos ayudan.

Nos vestimos como los que raptan a los niños.

44

41-45_Auer_Sudan_spa_port.indd 44

09-03-31 10.52.43


La supermodelo

ALEK y la niña esclava

El árbol de mango ofrece su sombra cuando Manol y su hermana juegan.

– ¡Manol! ¡Manol,! ¡Hijo mío, eres tú! El papá de Manol llega corriendo y lo alza en el aire. Se abrazan fuerte por un largo rato. James rescata a la hermana – ¿Dónde están tu mamá y tu hermana?, pregunta el papá mientras mira a su alrededor. – No lo sé, responde Manol, ensombreciéndose una vez más. Nos separaron luego de que desapareciste aquella noche.

Tres meses más tarde, James Aguer libera a la mamá y a la hermana de Manol. Al fin la familia se reúne nuevamente. – ¡Qué maravilla poder estar otra vez en casa junto al árbol de mango!, dice Manol. Si tuviera dinero, compraría una vaca, una cabra y algo de ropa. Los árabes robaron nuestras 25 vacas y todas las cabras. Y también querría ir a la escuela, claro. – Quiero aprender todo sobre árboles y agricultura,

así podré plantar árboles y sorgo. Quiero tener muchos árboles cuando sea grande. Sin árboles la vida es triste, ¿verdad?, le dice Manol a su amigo Valentino, que también fue esclavo. Manol prefiere pensar en el futuro que en lo que ha ocurrido. Es mucho lo que quiere hacer ahora que es libre y ya no es esclavo. 

¿De dónde eres y cómo te llamas?

Alek Wek es una de las modelos más conocidas del mundo. También ha sido refugiada del sur de Sudán. Es algo que nunca olvidará. Alek es protectora y Amiga Adulta Honoraria del WCPRC. Aquí está junto a Abouk, liberada de la esclavitud por James Aguer.

Aunque Alek es ahora una supermodelo, no se olvida de sus amigos, parientes y todos los que en Sudán se vieron obligados a vivir el hambre y la guerra civil. A menudo habla de la situación del país y ayuda a recaudar dinero.

He conocido a cinco niños raptados

Me llamo Adut y fui raptada. ¿Qué quería? Y hablaba dinka…

¡Y yo tres! Entonces mañana visitamos al sultán.

45

41-45_Auer_Sudan_spa_port.indd 45

09-03-31 10.54.54


NOMINADA • Páginas 46–50

Prateep Ungsongtham Hata

¿Por qué se nomina a Prateep? Prateep Ungsongtham Hata es nominada al WCPRC como Heroína de los Derechos del Niño de la Década 2009 por sus 40 años de lucha por los derechos de los niños más expuestos de Tailandia. Desde los 16 años de edad, Prateep ha dedicado todo su tiempo a luchar para que decenas de miles de niños de los barrios precarios y de poblados rurales tengan una vida mejor y puedan ir a la escuela. La organización de Prateep brinda a los niños apoyo económico, dirige quince guarderías, una escuela para niños con problemas auditivos y hogares para niños en riesgo, crea bibliotecas escolares, presta dinero en el “Banco de los pobres” y dirige la “Estación de radio de los pobres”, donde los niños pueden hacer oír su voz. Prateep exige que los niños pobres tengan los mismos derechos que los demás niños. Ha sido amenazada de muerte por las pandillas de delincuentes de los barrios bajos de Bangkok. A ellos no les gusta que les dé a los niños educación y la posibilidad de decir no al trabajo perjudicial, las drogas, la prostitución y la delincuencia.

Prateep Ungsongtham Hata nació en Klong Toey, el barrio precario más grande de Bangkok. Cuando tenía diez años, sobrevivía raspando el óxido de los remolcadores en el puerto. Pero soñaba que iba a la escuela… Hoy Prateep tiene 56 años y ha ayudado durante 40 años a miles de niños pobres de Tailandia a tener una vida mejor e ir a la escuela.

L

a historia de Prateep comienza antes de que ella naciera, en un pequeño pueblo junto al mar al sur de Bangkok. Su papá, el pescador Thong You, había oído que en el puerto de Bangkok necesitaban gente. Decidió mudarse allí con su familia. Por todas partes se apretujaban las personas pobres del campo, que esperaban tener una vida mejor en la ciudad. Levantaron casuchas de lata, cartones y tablas viejas. Fue así que nació el

barrio precario de Klong Toey. Vendía dulces y huevos Cuando Prateep nació, su padre trabajaba como cargador en el puerto, pero todos en la familia debían contribuir al sustento. – Cuando tenía cuatro años salía a vender los dulces que hacía mamá, recuerda Prateep. Cada mañana le daba agua a los patos de la familia y recogía los huevos que habían puesto. Prateep vendía en el mercado los huevos que ellos no necesitaban.

También ayudaba a diario a su mamá a traer agua de un lugar a dos kilómetros de distancia. Mamá Suk quería que Prateep empezara la escuela. Pero no había escuelas en Klong Toey. Y como Prateep, al igual que todos los niños pobres de allí, no tenía partida de nacimiento, no pudo ingresar en una escuela pública de la ciudad. Sin la partida, los niños no eran considerados ciudadanos tailandeses y no tenían derecho a ir a la escuela. Finalmente, cuando Prateep tenía siete años, su mamá logró encontrar una escuela privada económica que la aceptó. – ¡Estaba muy feliz! El primer día de clases fue el mejor de mi vida, dice Prateep. A Prateep le fue bien. No le importaba que los demás niños tuvieran ropa más bonita. Estaba contenta de al menos poder ir a la escuela. Por las tardes, seguía ven-

Prateep consideraba injusto que los niños pobres no pudieran ir a la escuela.

Prateep creó una escuela en su casa.

46

46-50_Prateeb_Thailand_spa,port.indd 46

09-03-31 10.57.03


diendo dulces. Tenía mucho que hacer, pero estaba feliz.

¡Primera escuela! Durante los años en el puerto, Prateep había conocido a muchos niños que trabajaban. Tampoco ellos tenían partida de nacimiento. A Prateep le parecía injusto. A los 16 decidió abrir una escuela. – Mi hermana Prakong y yo preparamos un aula en el único cuarto de la planta baja de la pequeña barraca de la familia. Después fui-

Una de c a da barrios pre seis personas del mundo viv c arios . Oc e en h Tailandia . Tres millo o millones de ella s viven en nes de niñ pueden ir os tailand a la escue e se s no la . Mucho obligados s de ellos a trabajar, se ven y al m e no atrapado s 3 0 .0 0 0 s en la pro es stitución. niños pob Para ayud tán res , Prate ar a los ep y la Fu Prateep, D ndación D PF, entre o u ang a tras cosas hacen lo s iguiente: • 2.500 n iños pobre s reciben que pue d a ayuda eco n ir a la es nómica pa cuela . • En las 1 ra 5 guarderí as de Prate leche y co e p , los niños mida nutrit reciben iva , ademá ca y denta s de atenc l gratuita . ión médi• Una esc uela para niños con L as familia problemas s no tiene auditivos. n recursos hijos a las para envia costosas r a sus escuelas p con proble ara niños mas audit sordos o ivos. • En dos h ogares, re ciben otra má s nec e oportunid sita ad los niño de abusos dos, que fueron ma s ltratados, o tuvieron víctimas • Crea bib problemas liotecas e d e drogadic n los pueb ción. para que p los y apoy uedan ir a a a los niñ la escuela a las chica os . Ayuda en s a busc ar especial formas de para que p g a ermanezc narse la v an en sus nan el lug pueblos. S ida ar, c orren i abando el rie sgo d tución. e c aer en la prosti • El “Banc o de los p obre pobres, q ue no recib s” presta dinero a lo s en préstam banc os . os en otro s • L a “Esta ción de ra dio d niños hac er oír su vo e los pobres” perm ite a los z.

 TEXTo: ANDRE AS LÖNN FOTO: PAUL BLOMGREN

El peor día Pero un día, cuando Prateep tenía diez años y recién había terminado cuarto grado, su mamá dijo que no tenían dinero para que siguiera en la escuela. – Fue uno de los días más tristes de mi vida. No podía dejar de llorar. Primero Prateep consiguió trabajo en una fábrica de fuegos artificiales, luego en una de cacerolas. Los días en que las fábricas no la necesitaban, trabajaba en el puerto. – Raspaba el óxido de los remolcadores. Como era tan pequeña, podía deslizarme bajo la cubierta y limpiar los espacios estrechos que los adultos no alcanzaban. Era terrible y peligroso, porque no teníamos ningún equipo de seguridad. A veces, después de trabajar todo el día, el capataz decía que también debíamos quedarnos a trabajar en la noche. Muchos niños tomaban drogas para soportar el trabajo. También yo lo hice algunas noches para mantenerme despierta. Una mañana, camino al puerto, sucedió algo que cambió la vida de Prateep. – Encontré a mis viejos compañeros de clases. Iban a

la escuela con sus bonitos uniformes. Yo en cambio, llevaba ropa sucia y rota. Cuando me preguntaron por qué había dejado la escuela, me sentí tonta y empecé a llorar. Todo parecía tan injusto. En ese momento me decidí. ¡De algún modo iría otra vez a la escuela! Prateep le daba a su mamá la mayor parte del dinero que ganaba, pero siempre guardaba algo. Después de trabajar cuatro años en el puerto, logró reunir tanto dinero que pudo ingresar en una escuela vespertina económica de la ciudad. – ¡Mi sueño se había cumplido! Iba a la escuela por la noche y trabajaba en el puerto durante el día. A veces estaba tan cansada que me dormía en el autobús al ir o volver de la escuela.

El primer día fueron 29 niños a la escuela de Prateep, pronto serían más de cien.

47

46-50_Prateeb_Thailand_spa,port.indd 47

09-03-31 10.58.21


mos a decirles a los vecinos que podían enviar a sus hijos a nuestra escuela por un baht (3 centavos de dólar) al día. Desde el primer día vinieron niños que no podían pagar, pero se quedaron de todas formas. La primera semana, Prateep le enseñó a 29 niños. Se sentaban sobre papeles de diario que ella había puesto en el suelo. En seguida corrió el rumor sobre la escuela. Un mes después ya había 60 niños, y pronto hubo más de 100 haciendo fila en la puerta. – Les leía cuentos e intentaba enseñarles a leer, escribir y calcular. Muchos niños no desayunaban antes de venir. Lo más a menudo posible, preparaba arroz y se los daba antes de empezar. – Siempre intentaba que las autoridades reconocieran la escuela. Temía que de otro modo me obligaran a cerrarla. No sé a cuántos funcionarios visité sólo para decir: “Por favor, los niños pobres de Klong Toey también necesitan educación. Valemos tanto como los demás niños. Como no podemos ingresar en las escuelas comunes, ¡queremos que reconozcan nuestra propia escuela!" Les decía que tenían que ayudar a los niños pobres a conseguir partidas de nacimiento. – A menudo se reían de mí y decían que los pobres no éramos personas de verdad. Amenazaban con arrestarme si no dejaba de enseñar. No obstante, finalmente ganó Prateep y su escuela fue reconocida por las auto-

ridades. ¡Pero llevó ocho años! Al fin los niños tuvieron más maestros, más material y un edificio totalmente nuevo. Ayuda a miles de niños Cuando tenía 26 años, Prateep recibió un premio de 20.000 dólares. No guardó nada para sí misma, sino que con el dinero creó la Fundación Duang Prateep, para poder ayudar aún a más niños. Prateep ha luchado por los derechos de los niños pobres de Tailandia durante 40 años. Decenas de miles de niños han podido tener educación y una vida mejor. Actualmente trabajan unas 100 personas en la Fundación Duang Prateep y la mayoría de ellos proviene de Klong Toey. – Mi sueño es que todos los niños de Tailandia estén bien y que la Fundación Duang Prateep ya no sea necesaria. Pero aún hay miles de niños que deben trabajar en vez de ir a la escuela. Otros son arrastrados a la prostitución infantil y muchos caen en el consumo de drogas y la delincuencia. ¡Seguiré toda la vida luchando por los derechos de estos niños! 

Deuan va a la escuela de Prateeb para niños con problemas auditivos y recibe ayuda económica para poder ir.

48

46-50_Prateeb_Thailand_spa,port.indd 48

09-03-31 11.00.00


Kea “no existe”miento. Por eso

KEA

de naci – No tengo partida , dice Kea. a escuela común nunca he ido a un rtida de bres no tienen pa Muchos niños po erados ciuid eso no son cons nacimiento y por ades “no rid to es. Para las au dadanos tailandes os que ch re n los mismos de existen” y no tiene los otros niños.

huyó del hombre malvado Cuando Kea quedó huérfana, fue maltratada en el pueblo donde vivía. Escapó a la ciudad, se unió a una pandilla y a la edad de ocho años fue condenada a tres años en el penal de menores. A los once años, su “madrastra” la vendió a un hombre por 60 dólares. Su destino era terrible, pero Prateep la ayudó a iniciar una nueva vida.

E

n la ciudad más cercana a mi pueblo conocí a otros niños abandonados y nos hicimos amigos. Vivíamos en el barrio precario. Nos cuidábamos unos a otros y se convirtieron en mi nueva familia. A menudo peleábamos con otras pandillas. Mi mejor amiga apuñaló a una chica que quedó gravemente herida. Cuando la policía preguntó quién había herido a la chica, dije que había sido yo. Quería mucho a mi ami-

ga y yo no tenía familia, así que nadie iba a extrañarme si me condenaban. La policía me creyó y fui condenada a tres años en un correccional de menores. ¡Nunca pensé que la condena sería tan larga! Como sólo tenía ocho años , era la menor de todas. No era una escuela, sino más bien una cárcel, porque en tres años no tuvimos ni una sola clase. Vendida por 60 dólares Cuando salí del correccional

de menores, volví con mis amigos. Algunas veces, cuando me sentía triste y sola, aspiraba pegamento para olvidarme de todo. Un día, una mujer y su hija empezaron a hablarme. La mujer dijo que era la segunda esposa de mi papá y que me había estado buscando desde que mi papá murió. ¡Tal vez mi vida podría mejorar al fi n! Un día vino un hombre conocido a visitar a mi nueva “mamá”. Vivía cerca de Bangkok y contó que necesitaba ayuda con las tareas de la casa. Mi “mamá” sugirió que yo fuera con el hombre para trabajar un par de meses y ganar un poco de dinero para la familia. Me pareció bien, pues sabía que pronto regresaría a casa. Antes de que nos fuéramos,

el hombre le dio a mi “mamá” 2.000 baht (60 dólares) como anticipo. En ese momento no lo pensé, pero no pasó mucho tiempo hasta que entendí que había sido engañada. Cuando llegamos a su casa, el hombre dejó de ser bueno. Alrededor de la casa se alzaba un muro alto y horrible. Casi parecía una cárcel y me dio miedo. Allí había otras chicas de mi edad. Pero el hombre me dijo que no podía hablar con ellas. Primero no entendí qué clase de lugar era, pero luego descubrí que todas las noches venían hombres a visitar a las demás chicas. Iban a cuartos diferentes y allí las obligaban a hacer cosas indecentes. Al principio yo sólo tenía que limpiar, pero siempre estaba aterrorizada y no podía dormir.

49

46-50_Prateeb_Thailand_spa,port.indd 49

09-03-31 11.04.52


– Aquí no sólo aprendemosa leer y escribir. También aprendemos a cultivar verduras y a cocinar, dice Kea.

¡Los adultos deberían aprender los derechos! – Aquí, con Prateep, aprendemos mucho sobre los derechos del niño. Me parece muy bien, pero en realidad son los adultos los que deberían aprenderlos. Son los adultos quienes deben saber qué es lo que está bien o mal, porque son ellos los que nos hacen daño, dice Kea.

¡Escapó corriendo! Una noche vino el hombre que me había comprado y dijo que “ya era hora”. Trató de hacer cosas feas conmigo, pero me resistí. Entonces comenzó a golpearme con un cable por todo el cuerpo. Después de ese día, venía él u otros hombres a mi cuarto. Intenté defenderme todo lo posible, pero no era tan fácil. Sólo tenía once años. Una tarde, después de tres meses en la casa, no aguanté más. Hablé con Pun, que se había hecho mi amiga. Decidimos intentar escaparnos por la mañana, cuando todos estuvieran durmiendo. Con mucho cuidado nos acercamos al muro. Me paré sobre los hombros de Pun, porque yo era la que pesaba menos, y logré saltar el muro. Abrí el portón desde afuera y salimos corriendo.

Teníamos dinero suficiente para tomar el autobús a Bangkok. Fuimos a un mercado. Allí se nos acercaron unos policías. Comenzaron a sospechar porque Pun y yo teníamos moretones y heridas en la cara, a causa de los maltratos. Cuando nos preguntaron qué había sucedido, empecé a llorar y acabamos contando todo. Tuvimos suerte, porque los policías eran buenos y se encargaron de nosotras. Como yo no tenía familia, tuve que quedarme en la comisaría por algunos días. Después Prateep vino a verme y prometió cuidarme. Me ha dado una nueva oportunidad en la vida. Ahora tengo un hogar, ¡y hasta puedo ir a la la escuela!” 

¡Derechos del niño en la radio infantil! – En Tailandia, los adultos no acostumbran escuchar a los niños. Sólo dan órdenes sin enterarse de lo que verdaderamente pensamos, dice Duang, de 14 años. Pero en Klong Toey, muchos adultos escuchan la emisora local de los niños, que les enseña cuáles son los derechos del niño. – Por lo visto, los adultos nos toman más en serio cuando hablamos por la radio, dice Duang riéndose. ¡Está mal golpear! En Klong Toey viven 130.000 personas, ¡así que Jib, Som y Duang tienen un gran público cuando hablan en la radio! – La radio es buena porque llega a muchas personas a la vez. Yo sabía que muchos niños de mi zona eran golpeados en casa, y en nuestros programas de radio pudimos, de un modo sencillo, decirle a todos en Klong Toey que está mal golpear a los niños, dice Som de 13 años.

50

46-50_Prateeb_Thailand_spa,port.indd 50

09-03-31 11.06.09


%

NOMINADAS • Páginas 51–55

%

Mamás de Dunga Todo empezó con el pequeño Ferdinand y su mamá Rita en una aldea a orillas del lago Victoria en Kenya. Ambos murieron de SIDA, pero antes de morir Ferdinand había sugerido unirse y ayudar a los niños que habían quedado huérfanos a causa del SIDA. El grupo se llamó primero Santa Rita, como la mamá de Ferdinand. Ahora, la mayoría de las mamás ha creado Dunga Mothers, las Mamás de Dunga. Ellas son pobres, pero han luchado por más de diez años para ayudar a los niños huérfanos.

A

l nacer, Ferdinand ya estaba infectado de VIH. Sus dos padres estaban enfermos de VIH/ SIDA y cuando murieron su tía se hizo cargo de él. Con los años, la enfermedad de Ferdinand empeoró. Cada vez con más frecuencia mencionaba que quizá debían intentar ayudar a otros niños que también hubieran perdido a sus padres a causa del VIH/ SIDA, para que tuvieran la misma oportunidad que él tenía. Había cada vez más niños solos en el pueblo debido a que sus padres morían de SIDA y muchos debían dejar la escuela por no tener dinero. Muchos

acababan en la calle en la ciudad de Kisumu, pues sólo podían sobrevivir pidiendo limosnas. Finalmente fueron veinte las madres que decidieron tratar de cuidar juntas de todos los niños huérfanos que pudieran. No tenían dinero, pero aun así se pusieron en marcha. Ferdinand se alegró mucho. En verdad quería participar y ayudar, pero nunca pudo hacerlo. Murió cuando iba a sexto grado. Todos ayudan Desde el primer día acudieron muchos niños huérfanos. Necesitaban comida, ropa, uniformes escolares y

Ferdinand

Rita

un lugar donde vivir. Al principio, las mamás no sabían cómo hacerlo, pues no tenían dinero. Algunas comenzaron a hornear pan y galletas que vendían en la ciudad. Otras cultivaban verduras para vender. Después de un tiempo habían ganado tanto dinero que pudieron comprar una vaca y empezaron a vender leche. Luego decidieron que el primer sábado de cada mes, todas las mamás intentarían aportar por lo menos 200 chelines (tres dólares) para ayudar a los niños. Muchas de las madres son viudas, no tienen trabajo y tienen que encargarse de sus propios hijos. Para ellas, 200

¿Por qué se nomina a las Mamás de Dunga? Las mamás de Dunga (antes Las Veinte Mamás de Santa Rita) son nominadas al WCPRC para el Héroe de los Derechos del Niño de la Década 2009 por su dura y desinteresada lucha para ayudar a los niños que han perdido a sus padres a causa del VIH/SIDA en las aldeas que rodean la ciudad de Kisumu, Kenya. Niños que, sin ayuda, fácilmente acabarían en la calle rodeados de drogas, violencia, delincuencia y prostitución. Las madres luchan por los derechos de los niños huérfanos y para que tengan las mismas oportunidades en la vida que otros niños. Pese a que la mayoría de las madres vive en una gran pobreza, dan alimento, ropa, medicinas, escuela, un hogar, familias nuevas y amor a 70 niños huérfanos.

Los niños deben tener familia Las mamás de Dunga piensan que los niños deben vivir en familias y no en orfanatos. Quieren que tengan una vida lo más normal posible y que sean parte de la comunidad. No pueden encargarse de todos los niños huérfanos ellas mismas y siempre intentan conseguir una nueva familia para ellos. Pero la mayoría es muy pobre en las aldeas y no puede encargarse de más niños.

51

51-55_Dungamammorna_Kenya_spa,port.indd 51

09-03-31 11.08.28


Visita a los niños “Recorro los pueblos y visito a los niños a quienes cuidamos. Me siento y hablo con ellos, e intento asegurarme de que se encuentran bien. Si los niños necesitan algo, las mamás lo discutimos al encontrarnos e intentamos ayudar en todo lo posible. Me siento mal al ver sufrir a los niños. Como la mayoría de los niños tuvieron terribles experiencias, creo que lo más importante es darles amor y esperanza.” Judith Kondiek

Ayuda a tres niños Lucia Auma Okore

Cuida a tres hermanos Mary Awino

Juega y habla con los niños Rose Adhiambo

Vende pescado Mary Okinda

Cuida a cinco niños Jerusa Ade Yogo

Junta papiro y lo vende

Hornea pan y habla con los niños

Birgita Were Mbola

 TEXTo: ANDRE AS LÖNN FOTO: PAUL BLOMGREN

Martha Adhiambo

chelines es mucho dinero. Pero todas contribuían con lo que podían y las que no tenían nada para dar, ayudaban de otras maneras. Algunas lavaban la ropa de los niños y les preparaban la comida. Otras se transformaron en una segunda mamá y llevaron a los niños huérfanos a vivir con ellas. Derecho de todos los niños Las madres de Dunga se han esforzado por más de diez años intentando dar a los

niños huérfanos una buena vida. Actualmente, 70 niños huérfanos reciben alimento, ropa, medicinas, educación, un hogar, una nueva familia y amor. – Todos los niños tienen derecho a ser amados. Si no los ayudamos, los niños acaban en la calle rodeados de drogas, delincuencia y prostitución. No pueden ir a la escuela y no tienen futuro. Los niños vienen de nuestra aldea, así que somos nosotras quienes debemos asegu-

rar que estén bien. Quisiéramos dar a los niños un buen almuerzo todos los días, para que por lo menos coman bien una vez al día. Aquí hay más de 1.500 niños huérfanos. – Nuestro sueño es que se encuentre una cura para el SIDA, para que muchos niños más puedan vivir junto a sus padres. Ese día ya no seríamos necesarias. Pero no pasa una semana sin que llamen a la puerta más niños que necesitan ayuda.

Siempre intentamos ayudar, aunque tenemos poco. Nunca rechazamos a ningún niño. Kenya es uno de los países más afectados por el VIH/ SIDA. Se cree que allí hay 1,3 millones de niños huérfanos debido a la enfermedad. El área alrededor del gran lago Victoria en el oeste de Kenya, donde está la aldea Dunga, es la más afectada. 

52

51-55_Dungamammorna_Kenya_spa,port.indd 52

09-03-31 11.09.51


Penina

quiere ser como las mamás

Penina extraña mucho a su mamá y piensa en ella todos los días. Pero está contenta de que la ayuda de las mamás les permita a ella y a sus hermanos seguir viviendo juntos e ir a la escuela.

A

menudo Penina se sienta sola a pensar en su mamá. – En la noche nos cantaba canciones y nos contaba historias a mis hermanos y a mí. No teníamos mucho dinero, pero nos teníamos el uno al otro. – Cuando iba a segundo grado todo cambió. Mamá enfermó. A veces tenía que faltar a la escuela varias semanas. Yo tenía que cuidarla a ella en vez de que ella me cuidara a mí. Yo cocinaba, lavaba la ropa y limpiaba. Lavaba a mamá y la ayudaba a ir al baño varias veces al día. Y le peinaba el pelo. – Dormíamos en la misma cama y a menudo me despertaba a medianoche porque mi mamá susurraba que necesitaba tomar agua. Muchas veces la tenía que consolar. Yo también estaba muy triste, pero no quería preocuparla. Aunque lloraba mucho cuando ella no me veía. Penina nunca olvidará cuando su mamá murió. – Esa noche, mis hermanos y yo nos sentamos afuera de la casa a llorar. Eric, mi hermano mayor, trataba de consolarnos pero no podía.

Penina extrañaba mucho a su mamá. A menudo se sentaba afuera de la casa a medianoche y se quedaba mirando al vacío en vez de dormir. Unos meses más tarde, Penina empezó a ir a la escuela otra vez. Le costaba concentrarse, pero fue mejorando poco a poco. Su hermano Eric pescaba y tomaba todos los pequeños trabajos que conseguía para mantener a la familia, pero sabía que no iba a poder encargarse solo de sus cinco hermanos. La salvación Otros niños de la aldea le contaron a Penina que las mamás los ayudaban. Penina se armó de valor y pidió ayuda. Desde entonces, Penina y sus hermanos fueron asistidos en muchas cosas. – Todos vamos a la escuela y cuando nos falta comida también nos ayudan con eso. Si necesitamos medicinas contra la malaria o algo más, podemos ir a la farmacia y las mamás lo pagan.

Pero lo mejor es que gracias a la ayuda de las madres, Penina y sus hermanos pueden seguir viviendo juntos en la aldea. – Es importante que nos mantengamos unidos ahora que hemos perdido a mamá y a papá. No nos habríamos sentido tan bien si hubiéramos ido a un orfanato. Ahora seguimos siendo una familia. – Amo a las mamás y ahora llamo “mamá” a todas. Cuando sea grande me gustaría ser como las mamás y ayudar a los niños huérfanos. 

¡Cuenta hasta diez en luo y swahili! En Kenya hay más de 40 grupos étnicos y la misma cantidad de idiomas. La lengua nacional es el swahili, pero los niños acerca de quienes lees aquí pertenecen al pueblo luo y hablan el idioma luo. Aprende a contar hasta diez en luo y en swahili: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10.

LUO

SWAHILI

Achiel Ariyo Adek Ang”wen Abich Auchiel Abiryo Aboro Ochiko Apar

Moja Mbili Tatu Nne Tano Sita Saba Nane Tisa Kumi

Escucha a los niños contar en luo y swahili en worldschildrensprize.org

De calcetín a pelota Rellena un calcetín con bolsas de plástico. Luego podrás jugar al quemado y al fútbol con ella.

¡Juega al quemado! Por la tarde, a menudo Penina juega al quemado con sus hermanos y amigos. Ellos mismos hacen la pelota con bolsas de plástico que introducen en un calcetín. Los que están en el medio deben evitar ser tocados cuando los dos lanzadores de repente les arrojan la pelota en vez de pasársela entre ellos. El que es tocado debe salir.

53

51-55_Dungamammorna_Kenya_spa,port.indd 53

09-03-31 11.11.07


Las mamás nos ayudan Mamá, ¿cómo es el cielo? “Papá murió antes de que yo naciera y mamá murió cuando yo tenía cuatro años. Pasó mucho tiempo, si no tuviera una foto no recordaría cómo era. Mi tía guarda la foto, pero a veces me deja verla. Mi mamá y yo nos parecemos mucho. Me hace sentir bien. Pienso que era muy bonita. Mamá dejó algunos vestidos y quería que yo los usara. Espero que me queden pronto. Es bonito tener algo que pertenecía a mamá, pero también es triste. Creo que ahora mamá está en el cielo y se siente bien. A veces trato de hablar con ella cuando rezo, pero preferiría estar allí con

ella. Espero el día en que nos volvamos a encontrar. Lo primero que le diré será, '¡Jambo!' (hola), y luego le preguntaré cómo está. Luego le diré que la extraño mucho, pero que aun así estoy bien. Le contaré que las mamás me ayudan a comprar el uniforme y los libros para que pueda ir a la escuela. Y que me dan de comer cuando lo necesito.” Winnie Awino, 9

Mi papá era mi mejor amigo

Tareas sin ayuda

“Mi papá murió cuando yo tenía nueve años, pero aún lloro a veces al mirar su fotografía. Lo extraño mucho. Nos ayudábamos a cultivar maíz, caña de azúcar y verduras. Conversábamos mucho mientras trabajábamos. Si tenía problemas en la escuela, se los podía contar y luego me sentía mejor. Cuando terminábamos de trabajar en la huerta bajábamos al lago a bañarnos. ¡Era muy divertido! Lo echo de menos. Mi papá y yo éramos los mejores amigos. Mi mamá aún vive, pero a menudo está enferma. Ahora tengo miedo de que también ella muera y mis hermanos y yo quedemos totalmente solos.” Victor Otieno, 14

“Mamá murió cuando yo era pequeña, así que no la recuerdo bien. Pero papá murió el año pasado y lo extraño mucho. Me gustaba estudiar junto a él. Siempre me ayudaba con las tareas, en especial con matemáticas. Papá sabía cómo explicar cosas difíciles para que yo entendiera. Ahora nadie me ayuda con la tarea. Me cuesta seguir las clases y he quedado atrás de mis compañeros. No tengo nada que me recuerde a mis papás y eso es muy triste. Me habría gustado tenerlo, pero la segunda esposa de mi papá se llevó todas sus cosas. La mesa, las sillas, las herramientas de papá, todo…” Maritha Awuor, 13

54

51-55_Dungamammorna_Kenya_spa,port.indd 54

09-03-31 11.13.39


Mamá nos contaba cuentos “Yo era tan pequeño cuando murió mi papá que no recuerdo mucho de él. Pero a mamá la recuerdo bien porque murió cuando yo tenía diez años. Cuando vivía, tejía tapetes de papiro para vender. Mientras tejía nos contaba cuentos a mí y mis hermanos. Nos reíamos mucho juntos y en verdad extraño esos momentos. A menudo pienso en todas las dificultades que he pasado y a veces enfermo de tanta preocupación y de tanto pensar. Lo peor es cuando estoy solo. Entonces empiezo a pensar y me pongo triste. Si pudiera decirle algo a mi mamá, le diría que quisiera que estuviera aquí para conversar un rato. Entonces le diría que la amo y que la extraño.” Erick Odhiambo, 14

Al fútbol con papá “Mamá murió cuando yo tenía 11 años y papá, cuando tenía 12. Cuando mamá vivía, a menudo íbamos juntos al mercado. Yo quería ayudarla y cargaba la canasta con tomates, cebollas y otras verduras que compraba. Papá me llevaba a los partidos de fútbol en la ciudad casi todos los sábados. Eran los mejores momentos de mi vida. El día que más recuerdo es cuando mi equipo favorito, Gor Mayia, derrotó a Telecom por 2-1. Papá tenía una bicicleta y me llevaba al pueblo cada vez que había partido. No he visto fútbol desde que papá murió, porque no tengo bicicleta ni dinero para tomar el autobús o un bicitaxi a la ciudad. Cuesta 25 chelines kenyanos (casi medio dólar) ir en bicitaxi a la ciudad. Es demasiado caro para mí. Cuando papá vivía me regaló esta camiseta. Es el único recuerdo que tengo de él. Cuando me la pongo pienso en papá.” Dennis Otieno, 14

El SIDA afecta a muchos

Han muerto de SIDA: Adultos: 25 millones Niños: 4 millones Tienen VIH/SIDA: En el mundo: 33,2 millones En África al sur del Sahara: 22 millones En Asia: 5 millones En Latinoamérica: 1,7 millones En Europa oriental: 1,5 millones En Norteamérica: 1,2 millones En Europa occidental y central: 730.000 En Oriente Medio y África del Norte: 380.000 En otros países: 690.00 ¿Cuántos se contagian? En el mundo: 7.400 personas al día (2,7 millones al año) De ellos, 1.013 son menores de 15 años (370.000 al año)

Papá me compraba chocolate “Mi papá murió cuando yo iba a cuarto grado. Tenía diez años. Mamá murió cuando yo iba a empezar quinto. Cuando mis papás vivían, a veces íbamos los fines de semana a la ciudad. A menudo papá compraba chocolate. ¡Me encantaba! A veces hasta me compraba un vestido o unos vaqueros. Íbamos al restaurante , bebíamos refrescos y comíamos carne. Era muy feliz. Íbamos en bicitaxi o en autobús del pueblo a la ciudad. Si ahora voy a la ciudad, debo hacerlo a pie porque el autobús es demasiado caro para mí. Se tarda cuatro horas para ir y volver a pie. Tengo algo de ropa de mi mamá como recuerdo. A menudo miro la ropa y entonces la recuerdo. Extraño a mis papás más que nunca cuando alguien se porta mal conmigo. Si pudiera decirle algo a mamá, sería que regresara para cuidarme. Entonces mi vida sería mucho más fácil y alegre que ahora.” Winnie Anyango, 13

Niños con VIH/SIDA: En el mundo: 2,1 millones En África al sur del Sahara: 2,4 millones En otros países: 300.000 Huérfanos a causa del SIDA: En el mundo: 15 millones de niños En África subsahariana: 11,6 millones En otros países: 3,4 millones de niños Kenya, gravemente afectada: Total de infectados: 1,7 millones Cantidad de niños infectados: 160.000 Muertes a causa del SIDA: 110.000 personas al año Huérfanos a causa del SIDA: 1,1 millones de niños ¿Cuántos mueren de SIDA? 5. 500 personas mueren al día de SIDA (2 millones al año) Cada dos minutos muere un niño de SIDA (290.000 al año)

55

51-55_Dungamammorna_Kenya_spa,port.indd 55

09-03-31 11.14.55


NOMINADOS • Páginas 56–63

Nelson Mandela & Graça Machel y Nelson Mandela están casados. Son los mejores amigos de los niños en Mozambique y Sudáfrica. Alzan su voz contra las violaciones de los derechos del niño cuando es necesario y ambos tienen organizaciones que trabajan por los derechos del niño y ayudan a los niños desamparados.

 Texto: ANNIK A FORSBERG L ANGA FOTO: LOUISE GUBB

¿Por qué se nomina a Nelson Mandela? Nelson Mandela es nominado al WCPRC como Héroe de los Derechos del Niño de la Década 2009 por su lucha de toda la vida para liberar a los niños de Sudáfrica del apartheid y por su fuerte apoyo a los derechos del niño. Tras 27 años en prisión, se convirtió en el primer presidente electo democráticamente de Sudáfrica, país donde los niños gozaron por primera vez de los mismos derechos sin importar su color. Nelson continúa ayudando a los niños de Sudáfrica y exigiendo que se respeten sus derechos. Administra su propio fondo, el Nelson Mandela Children´s Fund, NMCF, que ayuda a niños cuyos padres murieron a causa del SIDA, chicos de la calle, discapacitados y niños pobres. Como presidente donaba la mitad de su sueldo a los niños pobres y cuando recibió el Premio Nobel de la Paz, donó parte del dinero del premio a los chicos de la calle. Nelson no sólo quiere que todos los niños se sientan amados, también quiere darles un futuro mejor. Por eso, también apoya a los niños para que tengan oportunidad de desarrollar sus talentos.

E

l papá de Graça Machel murió antes de que ella naciera y su mamá tuvo que mantener sola a siete hijos: Graça y sus seis hermanos. Antes de morir, su papá había dicho que el niño por nacer debía ir a la escuela y, cuando Graça tenía siete años, empezó el primer grado. Su maestra se llamaba Ruth y era misionera de EE.UU. Todos los niños le tenían miedo. Pero la pequeña Graça le escribió una carta a la maestra agradeciéndole todo lo que había aprendido. Graça obtuvo una beca para estudiar en la capital, Maputo. Los domingos iba a la iglesia y a Graça le parecía injusto que sólo los varones pudieran ser presidentes del grupo juvenil de la iglesia. Se puso de pie en medio de la iglesia y exigió los derechos de las niñas. Del lado de los niños Cuando Graça era niña, Mozambique era una colonia portuguesa y casi todos los africanos eran pobres. Graça comenzó a luchar por la libertad del país. Los portugueses querían enviar a Graça a prisión y tuvo que huir a Tanzania. En una misión secreta en el

norte de Mozambique conoció a Samora Machel, que era líder de la liberación, y se casaron en 1975, el mismo año en que Mozambique obtuvo su independencia. Samora llegó a ser presidente de Mozambique y Graça fue ministra de educación. Muchos niños pudieron empezar a ir a la escuela, pero pronto estalló otra guerra. Samora murió en un misterioso accidente de avión en 1986. Un par de años después, Graça tomó un trabajo en la ONU para poder contar al mundo sobre los niños de la guerra. Quería ayudar en particular a los niños soldados y a los niños heridos por minas antipersonas. Si se trataba de los derechos de los niños, Graça podía luchar contra quien fuera. Y tan pronto se logró la paz en Mozambique, la ONU empezó a quitar las minas.

Graça creó la organización FDC de Mozambique que, entre otras cosas, quiere proteger a los niños contra enfermedades mortales. – Compramos vacunas y nos encargamos de que los niños no mueran de enfermedades que se pueden evitar, cuenta. Graça también ayuda a los niños que no tienen los medios para ir a la escuela.

56

56-63_Nelson/Graca_Sydafrika/Mosambique_spa,port.indd 56

09-03-31 11.17.25


a & Graça Machel

– Entiendo su situación. Cuando yo era chica era igual de pobre, dice Graça. Gracias a su trabajo, pronto las niñas serán la mitad de los alumnos de las escuelas en Mozambique. Antes, muchas familias sólo podían enviar a estudiar a los varones. Las niñas tenían que quedarse en casa trabajando.

Sueldos para los niños Graça Machel se casó con Nelson Mandela cuando él cumplió 80 años. Ambos aman a los niños y han luchado por sus derechos la mayor parte de su vida. Nelson también creció en la pobreza. Cuando llegó a la ciudad de Johannesburgo experimentó el apartheid, que quiere decir distinción. Había distinción entre blancos y negros y los negros eran maltratados. Nelson no podía aceptar que la gente fuera tratada de manera distinta debido al color de su piel. No quería que sus hijos -ni ningún niño de Sudáfrica- tuvieran que crecer en el apartheid. Dijo que estaba dispuesto a morir para que los niños tuvieran un futuro mejor. Su lucha contra el apartheid y por una vida en libertad para los niños de Sudáfrica, ¡le costó 27 años en prisión! Nelson tenía 72 años cuando fue puesto en libertad. Aunque había sido muy maltratado, no quería vengarse de los responsables del apartheid. Quería que blancos y negros pudieran vivir en paz y construir juntos un futuro mejor. Cuando en 1993

recibió el Premio Nobel de la Paz, Nelson dijo: – Los niños de Sudáfrica podrán jugar a campo abierto, sin sufrir la tortura del dolor causado por el hambre, la enfermedad o la amenaza de maltrato. Los niños son nuestro mayor tesoro. En 1994 Nelson Mandela alcanzó la presidencia de Sudáfrica y se encargó de que se abolieran todas las leyes injustas. En la actualidad, los niños negros y los blancos pueden ser amigos e ir a la misma escuela. Todos los niños tienen los mismos derechos. Sin embargo, Nelson Mandela quería hacer todavía más por los niños. Como presidente, donaba la mitad de su sueldo a los niños pobres y, cuando recibió el Premio Nobel de la Paz, dio parte del dinero a los chicos de la calle. Hoy Nelson está jubilado y administra su propio fondo para niños llamado Nelson Mandela Children´s Fund, NMCF, el cual ayuda a los niños cuyos padres murieron a causa del SIDA, a los chicos de la calle, a los discapacitados y a los niños pobres.  En www.worldschildrens prize.org puedes leer la serie completa de “La Pimpinela Negra” sobre la vida de Nelson Mandela.

¿POR QUÉ SE NOMINA A GRAÇA? Graça Machel es nominada al WCPRC como Heroína de los Derechos del Niño de la Década 2009 por su larga y audaz lucha por los derechos del niño, principalmente en Mozambique. Lucha por el derecho de las niñas a ir a la escuela. Durante sus años como ministra de educación aumentó el número de alumnos en las escuelas de Mozambique en un 80%. La meta de Graça es que el mismo número de varones y niñas pueda ir a la escuela. En los poblados rurales, las niñas deben trabajar y son forzadas a casarse a temprana edad. Un grupo de teatro fundado por Graça enseña a los padres la importancia de que ellas vayan a la escuela. Construye escuelas donde faltan o son escasas. Después de la gran inundación del 2000, Graça y su organización FDC les dieron a los alumnos libros nuevos y a muchos también una nueva casa. Además, Graça y la FDC combaten toda forma de violencia y abuso contra los niños. Graça ha trabajado internacionalmente por los niños de zonas en guerra y para detener el comercio de niños.

57

56-63_Nelson/Graca_Sydafrika/Mosambique_spa,port.indd 57

09-03-31 11.19.08


A

a Graça y a Mandela “Amo a Mandela. Él y yo cumplimos años el mismo día. Una vez le envié una tarjeta de cumpleaños y le pregunté si quería ser mi segundo papá.” Kefiloe, 10, Soweto

“Graça Machel es la mujer más valiente del mundo. No le teme a nadie y siempre ayuda a los niños. En especial a los que lo pasan mal, como los chicos de la calle. Leí en el periódico que Mandela es igual de bueno. Ayudó mucho a Sudáfrica.” Faustino, 10, Maputo

“Graça Machel realmente ama a los niños. Construye escuelas y los protege del SIDA. También se viste muy bien. Una vez vino a nuestra escuela. Entonces estaba muy contenta y bailó cuando cantamos.” Lina, 13, Changalane

“Mamá Graça nos ha enseñado el camino al futuro. Ella es la prueba de que las niñas pueden hacer todo lo que hacen los niños. Todo lo que soy hoy se lo debo a ella.” Anabela, 14, Chaukwe

“Nelson Mandela tiene buen corazón. Ayuda a los niños discapacitados y ha demostrado que la gente puede mejorar. Estuvo en la cárcel 27 años, pero no quiso vengarse. Quería que hubiera paz y demostrar que blancos y negros pueden vivir juntos. ¡Es fantástico!” Phumeza, 14, discapacitada, Alexandra

“Para mí, Nelson Mandela es un héroe. Siempre piensa lo mejor de las personas y confía en los niños. Sabe que los niños tienen talento y que pueden tener éxito si tan sólo se les da una oportunidad. Somos afortunados de tenerlo.” Abae, 12, Sebokeng

“Mandela luchó por nuestros derechos y salvó a nuestro país. Lo pasaríamos muy mal ahora si no lo hubiera hecho. Si me encontrara con él le diría: ¡Gusto en conocerlo y gracias por nuestra libertad!” Zanele, 12, Soweto

58

56-63_Nelson/Graca_Sydafrika/Mosambique_spa,port.indd 58

09-03-31 11.22.38


a

El mayor regalo de Mandela a los niños

LIBERTAD E IGUALDAD DE DERECHOS

V

ivo en Khayelitsha, en las afueras de Ciudad del Cabo en Sudáfrica. Pedí a mamá y a mi Gogo (abuela) que me explicaran lo que era el apartheid. Pues verán, no existe el apartheid en mi vida y no hay nada que no pueda hacer sólo porque soy negra. La historia de mi abuela Mi Gogo dice que llegó a Ciudad del Cabo de Transkei, una “patria” pobre, como llamaba el gobierno del apartheid a las áreas donde obligaba a vivir a los negros. En esa época, todos los negros que salían

LOS NIÑOS DEL APARTHEID

mantenerse separados. El apartheid era un racismo legal apoyado por el gobierno, las leyes y los tribunales.

Racismo legal El racismo ha existido y existe en todo el mundo. Pero durante el siglo XX, el racismo en Sudáfrica era mayor. El racismo empezó mucho tiempo atrás en Sudáfrica, pero en 1948 se legalizó y se lo llamó apartheid.

Familias prohibidas El matrimonio entre blancos y negros era ilegal. Si un blanco y un negro tenían un hijo, se decía que el niño era ‘de color’ y tenía que vivir con el progenitor que era negro. Si la policía descubría que los padres vivían juntos eran enjuiciados y a veces encarcelados.

Apartheid Apartheid quiere decir ‘distinción’ en afrikáans. Blancos y negros debían

Hogares ilegales Sudáfrica se dividió en áreas

Como un perro – Un día vi a un inspector por la ventana. Iba de casa en casa revisando los pases de las sirvientas. Llamé a Madam, la señora para quien trabajaba. Dijo que me escondiera en un armario hasta que viniera. Le oí decir al inspector que en casa nada más había un perro. – Así era en esa época. Cargábamos a los niños de los blancos en nuestra espal-

de blancos y de negros. Como vivían en áreas ‘de blancos’, millones de niños tuvieron que dejar sus hogares junto con sus familias y establecerse en áreas ‘de negros’. Los padres tenían que dejar a los niños con parientes y buscar trabajo lejos de allí, en las casas, granjas y fábricas de los blancos. Muchos niños negros veían a sus padres sólo en Navidad. Malas escuelas para los negros Las escuelas en las áreas ‘de negros’ eran muy pobres.

Gogo Somlayi, la prima Babalwa, la mamá Nomonde y Pelizwa.

da y los educábamos, mientras que nuestros propios hijos debían quedarse en la “patria”. La historia de mamá Mi mamá creció en Transkei con la mamá de Gogo, mi bisabuela, que murió mientras Gogo trabajaba para los blancos. Entonces mi mamá tuvo que ir a vivir con sus vecinos. Sólo podía ver a su mamá en navidad. En esas ocasiones, Gogo le traía la ropa usada de los niños blancos. Mi mamá cuenta cómo era todo cuando era niña en Transkei: – Nunca tuve una relación cercana con mi mamá, como la que tenemos tú y yo. Cuando murió mi Gogo, fue

 TEXTO: MARLENE WINBERG FOTO: GÖTE WINBERG; LOUISE GUBB & UWC-RIM MAYIBUYE ARCHIVES

El mayor regalo de Nelson Mandela a los niños de Sudáfrica es su larga lucha por la libertad y la igualdad de derechos. Esa lucha le costó 27 años en prisión. La historia de Peliswa cuenta cómo era antes, cuando existía el apartheid en Sudáfrica y los niños negros eran maltratados, iban a peores escuelas y vivían separados de sus padres.

de su “patria” debían llevar un pase. Eso les permitía estar en las áreas para blancos. Mi Gogo no tenía pase, pero aun así tomó el autobús a Ciudad del Cabo y consiguió trabajo en casa de una señora blanca. – Todas las mañanas salía de las barracas donde vivía a las seis de la mañana, porque después de las ocho revisaban el pase de todos en el autobús. Si no tenías pase te golpeaban y te enviaban a la cárcel. Y luego te llevaban de vuelta a Transkei a morir de hambre, cuenta Gogo.

Los niños debían compartir los bancos y a menudo, había más de 60 niños en el aula o afuera bajo un árbol. Los niños negros no podían ir a las escuelas para blancos. Sus escuelas estaban mal equipadas y tenían una enseñanza propia que preparaba a los niños negros para 59

56-63_Nelson/Graca_Sydafrika/Mosambique_spa,port.indd 59

09-03-31 11.24.17


A menudo había 60 niños en el aula en las escuelas malas para los niños negros.

como si quedara huérfana. Sabía que mi mamá cuidaba niños blancos lejos de allí. Cuando tenía 11 años, fue a buscarme y desde entonces viví con ella en las barracas. – Un día acompañé a mamá al trabajo para ayudarla a limpiar la platería de Madam. Cuando llegamos a la estación de tren en la región de los blancos, vi letreros en todas partes que decían: ‘Sólo para blancos’. Estaban en autobuses, puertas, tiendas, bancos de plaza y en todos los lugares posibles. Me pareció muy extraño que los blancos no quisieran dejarnos a los negros sentarnos en sus bancos. Mamá dijo que nunca

Niños trabajadores fumigan un campo sin ninguna protección contra el pesticida.

Adolescente enojada Fue en esa época que mi mamá oyó hablar de Nelson Mandela por primera vez. Vio una foto que mostraba a unos hombres negros huyendo de una barraca de los trabajadores de las minas de oro. Gogo le explicó que era porque la policía había ido a golpear a los

hombres por protestar contra las leyes sobre pases del apartheid. Gogo dijo que mi abuelo trabajaba en las minas y que por eso nunca lo veíamos. Esas barracas de las minas eran como cárceles para esclavos. Gogo dijo que Mandela era el presidente de ANC, African National Congress, que dirigía las protestas. Mamá me explicó que mientras crecía vivió todas las cosas horribles que el apartheid hacía contra los niños. Cuando llegó a la adolescencia estaba muy enojada. En 1976 ella y miles de jóvenes más protestaron contra la mala educación para los niños negros. Sus escuelas eran muy

pobres y tenían demasiados niños. – Estábamos tan enojados que decidimos luchar con todos nuestros medios para acabar con el apartheid. El 16 junio de 1976, temprano por la mañana, mis amigos y yo hicimos bombas detrás de nuestra barraca. Utilizamos arena, gasolina, fósforos y un trozo de tela que introducíamos en una botella grande de Coca Cola.

trabajar para los blancos. En 1975, el gobierno invertía 42 rands en la educación de cada niño negro, pero quince veces más, 644 rands, en cada niño blanco.

pase en su propio país. Lo llamaban dompas, ‘pase tonto’. Si los prendían sin pase acababan en la cárcel o los devolvían a su área ‘de negros’ y perdían su trabajo.

padres se unieron y protestaron contra las leyes del apartheid. Miles de niños perdieron a sus padres cuando los mataron o encar-

Trabajo infantil

Madres y padres encarcelados Las madres y los padres negros de Sudáfrica estaban muy enojados por las injusticias. Les resultaba imposible cuidar bien a sus hijos. En las áreas de negros había pocos hospitales para los niños que enfermaban, viviendas y escuelas malas y ningún parque infantil. Los

podíamos ignorar los letreros porque la policía, o cualquier blanco, nos golpearía. – Mamá también me prohibió beber de cualquier taza de la cocina de Madam. Dijo que la despedirían si lo hacía. En cambio, bebí agua de un frasco de mermelada que mamá había lavado para mí.

Decenas de miles de niños trabajaban en las granjas y fábricas de los blancos. Recibían poca comida, les pagaban mal y nunca iban a la escuela. Sin pase, a la cárcel Cuando los padres de los niños trabajaban en áreas de blancos debían llevar un 60

56-63_Nelson/Graca_Sydafrika/Mosambique_spa,port.indd 60

La historia de mi prima Mi prima Babalwa es mucho mayor que yo. Su mamá era miembro del ANC y con frecuencia dejaba solos en casa a Babalwa y a sus hermanos cuando iba

09-03-31 11.25.45


H abía vist o lo difícil que la vida niños a ca era us “Fondo N a del Apar theid y fu para los elson M an ndé el dela par la Infancia”. No pod

a reuniones secretas, porque el ANC estaba prohibido. Babalwa cuenta: – Cuando mamá viajaba a una reunión, nos decía que no le abriéramos la puerta a nadie. Teníamos miedo porque sabíamos que muchos desaparecían cuando la policía los aprehendía. ¿Qué iba a pasar si venían y preguntaban dónde estaba mamá? Y si no les contábamos, ¿nos pondrían entonces en prisión? Conocíamos a muchos niños que habían sido golpeados y detenidos por no hacer lo que la policía quería.

Mi historia Yo no me he rebelado, ni me he escondido, ni he perdido a mi mamá en el apartheid. Cuando nací Mandela estaba libre y el ANC ya no estaba prohibido. Puedo crecer y disfrutar de la libertad por la que lucharon mis padres y Mandela. Nelson Mandela también es mi héroe, debido a que se preocupa por los que tienen VIH/SIDA. Habla en apoyo a las familias y a los niños afectados por el virus. Como es famoso todos escuchan cuando él habla.” 

Nelson Mandela junto a niños que ahora tienen los mismos derechos. Aquí inaugura el Fondo de los Niños Nelson Mandela.

como gat emos vivir los niños os gordos si p bre. Dono asan hampar te de mla tercera i de presid sueldo en al fondo. te

Madiba, p ie D iste 27 los niños nsas en todos qu vida, Mad años de tu casa . E l Fo e no tienen iba, nd yo pudiera para que es una id o Mandela tener la ea genial. mía .

* Muchos en Sudáfrica llaman Madiba a Mandela..

Madiba, h ir a cualqu oy puedo ier es gracias a cuela ti .

Lee toda la historieta de Mandela en www.worldschildrensprize.org

Violencia contra los niños Las protestas de los estudiantes continuaron por 15 años, hasta que al fin cesó el apartheid. La policía y los soldados usaban la violencia contra los niños. Muchos fueron encarcelados, torturados y asesinados.

Chicos detenidos por sus protestas contra el apartheid.

Padres en exilio Las organizaciones políticas de los negros fueron prohibidas, entre ellas la organización de Mandela, el ANC. Cientos de padres negros dejaron el país y miles fueron encarcelados. Muchos adultos se mudaban de un lugar a otro para escapar de la policía. Como consecuencia, a muchos niños los cuidaban sus abuelas mientras sus padres luchaban contra el apartheid.

celaron en la lucha contra el apartheid. Niños en prisión Miles de niños quedaron en la calle porque no tenían hogar. En las pandillas de la calle, los niños crearon sus propias ‘familias’ sin adultos. Tenían que robar para conseguir comida y muchos fueron encarcelados por robo. Apartheid en todas partes Una ley de 1953 prohibió que los niños negros y sus padres utilizaran los autobuses, parques, bancos de plaza, baños, entradas a las

tiendas, hoteles y restaurantes, etc. destinados a los blancos. Estaba escrito ‘Sólo para blancos’. Protestas en escuelas El 16 de junio de 1976 los alumnos negros protestaron contra la mala educación que recibían. La policía respondió con gas lacrimógeno y balas. Héctor Pieterson, de 13 años, fue asesinado. El 16 de junio es ahora un día feriado en Sudáfrica, en memoria de los jóvenes que perdieron la vida en la lucha contra el apartheid.

56-63_Nelson/Graca_Sydafrika/Mosambique_spa,port.indd 61

09-03-31 11.28.43


Leoa en la escuela.

Leoa y su mejor amiga Juliana camino a la escuela.

Leoa va a la es

Una noche, llegó un hombre a casa de Leoa. Nunca lo había visto antes, pero sabía exactamente lo que quería. Dos años antes, un señor desconocido había ido a casa de su amiga a preguntar si podía casarse con ella. Sus padres dijeron que sí y la hicieron casar contra su voluntad. – Fue terrible. Tan sólo tenía doce años. Ahora tiene un bebé y su marido no la deja ir a la escuela, cuenta Leoa.

L

a pesadilla de Leoa es que la obliguen a casarse. Lo que más quiere es terminar la escuela para poder conseguir un trabajo. Pero los padres de Leoa son pobres y por eso temía que aceptaran la propuesta del señor.

Leoa rogó y suplicó. Les contó a sus padres su sueño de terminar la secundaria y de conseguir un trabajo. La mamá de Leoa nunca fue a la escuela y no sabe leer ni escribir. Su papá nada más fue a la escuela unos años, pero entendieron de todas

maneras. Le explicaron al hombre que Leoa era demasiado joven para casarse. Va a la Graça Machel Leoa vive en la aldea de Metuge, en el norte de Mozambique. Como allí hay tantos padres pobres,

casi ninguna niña mayor de 12 años podía antes ir a la escuela. Cuando Graça Machel lo supo, decidió construir cuatro escuelas nuevas. Nadie iba a poder decir que los edificios eran pequeños y que sólo había lugar para los varones. Pero no bastaba con las escuelas nuevas. Algunos padres no estaban convencidos de que las niñas realmente debían ir a la escuela. Entonces Graça formó un grupo de teatro que montaba obras sobre la importan-

El profesor rompió el brazo de Fernando Graça Machel y su organización FDC trabajan para poner fin a la violencia y los abusos contra los niños. Fernando es uno de los que sufrió la violencia de un adulto: “Una vez, mi profesor se enojó tanto que sacó una vara y empezó a pegarme en las manos. Yo había hablado con un compañero de banco y el profesor se puso furioso. Me pegó una y otra vez. Al final erró y me dio en el antebrazo. Un médico me examinó el brazo y vio que estaba roto.” 62

56-63_Nelson/Graca_Sydafrika/Mosambique_spa,port.indd 62

09-03-31 11.30.21


Leoa siempre tiene mucho que hacer en casa.

la escuela de Graça cia de que las niñas, en particular, pudieran educarse. Para la mejor amiga de Leoa, Juliana Adolfo, eso marcó la diferencia. Les había insistido a sus padres para que la dejaran empezar la escuela, pero sólo decían que no tenían dinero. Luego de haber visto la obra cambiaron de opinión y el sueño de Juliana se hizo realidad. Ahora Juliana y Leoa van juntas a la escuela todos los días. Pero no dicen que van a la escuela. Dicen que van a la Graça Machel. Es así

como llaman a las escuelas en Metuge, aunque en realidad tienen otros nombres. – Graça Machel es mi heroína. Las chicas le importamos y lo mejor es que logró explicarle a la gente por qué es tan importante que podamos ir a la escuela, dice Leoa. 

El gran árbol baobab del pueblo de Leoa puede vivir mil años y es considerado mágico.

Mandela y los chicos de la calle Una mañana antes de que Nelson llegara a la presidencia salió a caminar por Ciudad del Cabo. De repente vio a unos chicos de la calle que estaban despertando en la acera. Nelson se acercó a hablar con ellos. Acababa de recibir el Premio Nobel de la Paz y había donado una gran parte del premio a los chicos de la calle de Sudáfrica. Los niños le preguntaron por qué los amaba tanto. A Nelson le pareció una pregunta extraña. Contestó que todos aman a los niños. Pero los niños no estaban de acuerdo con él. Habían acabado en la calle porque nadie los quería. A Nelson le pareció muy triste y no podía dejar de pensar en los chicos. Quería hacer más para ayudarlos. Cuando asumió la presidencia en 1994 creó su propio fondo de la niñez que ayuda a los niños abandonados y solos.

¡Gracias por la casa! Cuando la gran inundación llegó a Chaukwe, Carlitos, de 13 años, estaba solo en casa. – Estaba muy preocupado por mis hermanos y mi mamá. La familia de Carlitos se salvó, pero las aguas arrastraron la casa. No tenían dinero para construir una casa nueva y Carlitos tuvo que vivir en una carpa hecha con palos y bolsas de plástico. Allí vivió hasta que Graça

Machel hizo levantar 206 casas para las familias más pobres. La gran masa de agua había destruido todo. La escuela, antes vieja y desvencijada, se había derrumbado y el director dijo que los niños iban a tener que quedarse en casa. Pero la organización de Graça Machel levantó cuatro escuelas nuevas en Chaukwe, les dio a los niños libros de texto nuevos y una biblioteca propia.

Las casas que Graça hizo construir para los que perdieron sus viviendas en la inundación.

56-63_Nelson/Graca_Sydafrika/Mosambique_spa,port.indd 63

63

09-03-31 11.31.47


NOMINADO • Páginas 64–68

Craig Kielburger La noche del 16 de abril de 1995, Iqbal Masih es asesinado (pág. 16). La noticia de la muerte del pequeño ex esclavo por deudas recorre el mundo… …En la ciudad de Toronto en Canadá, Craig Kielburger, de 12 años de edad, extiende la mano para tomar el periódico durante el desayuno. No se imagina que en el diario de hoy leerá algo que cambiará su vida para siempre…

 TEXTO: MAGNUS BERGMAR

¿POR QUÉ SE NOMINA A CRAIG? Craig Kielburger es nominado al WCPRC como Héroe de los Derechos del Niño de la Década 2009 por su lucha para liberar a los niños de la pobreza, los abusos y otras violaciones a los derechos del niño. Pero él también quiere que los niños conozcan su propio poder para contribuir a crear un mundo mejor para los niños. En 1995, cuando tenía 12 años, Craig creó Free The Children (FTC). Desde entonces, FTC ha levantado más de 500 escuelas para 50.000 alumnos en 21 países; ha enviado 200.000 cajas de material escolar y sanitario, además de equipos médicos por valor de 9 millones de dólares. FTC ha dado vacas, cabras, máquinas de coser o terrenos a 20.000 mujeres, para que puedan ganar dinero y sus hijos no tengan que trabajar. FTC también ha provisto a 123.000 personas de agua potable. Los mismos niños pagaron la mayor parte de todo esto. Más de un millón de niños y jóvenes de 45 países aprendieron a través de FTC a ayudar a otros niños y también que tienen el derecho y el poder de exigir que se respeten los derechos del niño.

64

64-68_Craig_Kanada_spa,port.indd 64

P

rimero pensé hojearlo hasta la página de historietas, como de costumbre. Pero entonces vi el título en primera plana sobre un chico de 12 años que trabajaba y que fue asesinado, cuenta Craig. Craig no volvió a tocar la leche con cereales mientras leía el artículo completo. – Al principio, todo lo que le había ocurrido a Iqbal me parecía irreal. Nunca había escuchado hablar del trabajo infantil o de la esclavitud por deudas y en verdad me indigné.

– Les pregunté a mis padres si era verdad. “Busca en los libros”, me contestaron. Fui a la biblioteca y contacté a distintas organizaciones y en muy poco tiempo ya sabía más. Free The Children (Liberen a los Niños) – Una semana después, le pregunté a mi maestro si podía contar algo al resto de la clase. “Adelante”, me contestó. Entonces les conté acerca del trabajo infantil y de Iqbal. – Después de clases lla-

mé a mis compañeros. Veinte de nosotros nos reunimos en mi casa. Hicimos una exposición y decidimos fundar Free The Children. Vendíamos jugo y otras cosas en un garaje para reunir dinero para la lucha contra el trabajo infantil. – Una de las personas con quienes me contacté me dijo que si quería saber más sobre la vida de esos chicos, debía visitarlos. La idea de hacer un viaje no abandonaba a Craig. Pero su mamá dijo: – No, ni siquiera lo discutiremos. Pero cuando un muchacho de 25 años prometió cuidar a Craig durante un viaje de siete semanas a India, Pakistán, Nepal y Tailandia, los padres de Craig vieron que todo estaba bien planeado y fi nalmente accedieron. – Desde entonces divido mi vida en “antes de Asia” y “después de Asia”, dice Craig. Niños liberados de una fábrica de alfombras Durante el viaje, Craig conoció a un niño que había sufrido heridas graves

Manifestación en India Craig junto a niños trabajadores de India en una manifestación contra el trabajo infantil peligroso.

09-03-31 11.34.21


durante una explosión en la fábrica de fuegos artificiales donde hacía un trabajo peligroso sin ninguna protección. También conoció a una pequeña niña que trabajaba sin protección rompiendo jeringas viejas. Caminaba descalza sobre ellas. – No sabía nada acerca del SIDA, ni que podía contagiarse a través de las jeringas. En India, Craig también acompañó a liberar de un dueño muy cruel a niños que eran esclavos por deudas. – Nunca los olvidaré. Nageshwer, de 12 años de edad, me contó que las quemaduras de sus piernas eran el castigo que recibió al tratar de ayudar a huir a su hermano. Y Mohan, de 9 años, contó que él y otros veinte niños de la fábrica de alfombras vieron cómo asesinaban a dos niños con varas de bambú y cuchillos, luego de atraparlos cuando intentaban huir de la fábrica. ¡El ministro, de rodillas! Para la misma época en que Craig comenzó su viaje, el entonces primer ministro de Canadá viajó a Asia junto a directores de empresas canadienses. El objetivo era hacer buenos negocios.

Craig y el primer ministro Cuando los diarios de Canadá escribieron sobre la lucha de Craig contra el trabajo infantil, el entonces primer ministro Jean Chretien le concedió una entrevista.

– En India recibí un fax que decía que el primer ministro iba en camino. Quise saber si pensaba abordar la cuestión del trabajo infantil y decidí enviarle un fax preguntándole si quería encontrarse conmigo. La respuesta fue, “¡No!”. El primer ministro no había pensado hablar del trabajo infantil en los países que visitaría, a pesar de que se trataba de los países donde hay más niños trabajadores. Y no tenía tiempo para atender a un niño. El primer ministro iba a arrepentirse. Craig convocó a una conferencia de prensa. A su lado estaban los niños liberados, Nageshwer y Mohan. Sus relatos y los de Craig fueron noticias importantes en Canadá.

En Brasil, Craig conoció entre otros a niños que vivían en la calle y trabajaban en una plantación de sisal.

– Es responsabilidad moral del primer ministro abordar la cuestión del trabajo infantil cuando se encuentre con el primer ministro de India, dijo Craig. Los colaboradores del primer ministro comprendieron entonces que no podrían seguir ignorando a ese niño y repentinamente el primer ministro tuvo tiempo para atender a Craig. Como resultado de esto, abordó la cuestión del trabajo infantil con cada primer ministro que visitó durante su viaje. La decisión de Canadá de tener en cuenta los derechos del niño en sus negocios con otros países, significó una victoria para Craig y Free The Children. Los adultos no entienden A muchos adultos les resultaba difícil creer que lo que impulsaba a Craig a luchar por los derechos del niño era su propia voluntad. – Los adultos a menudo me preguntaban, “¿Quién te apoya? ¿Quién te dirige?”. Pero, ¿por qué los adultos se sorprenden tanto cuando los

chicos se preocupan por lo que sucede en la sociedad? Subestiman la capacidad de los niños, dice Craig. – Los niños simplemente no comprenden cómo los adultos del mundo pueden enviar a un hombre a la luna y crear armas nucleares, pero no pueden dar a los niños del mundo alimento suficiente. Algunos adultos querían contactar a Craig. Un día, llamaron por teléfono de un diario de Alemania y su mamá contestó, “¿Es posible que en realidad tenga 19 años y no 12?”, le preguntaron. – Por supuesto que tiene 12. ¡Yo, que soy su mamá, debería saberlo! Un periódico canadiense sostuvo que la familia de Craig se apoderó de una gran suma de dinero, a pesar de que Craig la entregó a una organización india que luchaba contra el trabajo infantil, ¡en presencia de 2.000 personas! ¡Los niños tienen poder! Craig y Free The Children quieren que los niños comprendan que pueden hacer 65

64-68_Craig_Kanada_spa,port.indd 65

09-03-31 11.35.41


oír su voz y que los adultos deben escuchar. – Los niños tienen poder, sólo deben darse cuenta de ello, y en verdad pueden hacer que las cosas cambien, dice Craig convencido. Y son mucho más fuertes unidos que solos. – Lo más importante cuando encuentras algo que te importa, es conseguir primero mucha información al respecto. Luego puedes contárselo a otros y los adultos no podrán simplemente ignorarte. – Ayudar a otros da a los niños una fuerza extraordinaria. Mi hermano mayor Marc y yo hemos escrito el libro Me to We (De Mí a

Nosotros). Ser feliz ayudando a otros. No se trata de beneficencia, en la que sólo se envía dinero; nosotros no somos así. Queremos cambiar el modo en que la gente piensa y que se hagan responsables por el modo en que viven. Y que en vez de pensar en Mí piensen en Nosotros, explica Craig. Si bien desde un comienzo Free The Children apuntaba a liberar a los niños del trabajo infantil y la pobreza, hoy también significa para Craig liberar a los niños de Canadá y de otros países ricos de tener que pensar siempre en sí mismos. – Lo hacemos dándoles la oportunidad de contribuir al cambio. Los ayudamos a ver cómo pueden pensar en los demás en la vida cotidiana; a elegir artículos que hayan sido manufacturados en forma justa; y les decimos que cuando voten, podrán contribuir a que Canadá aumente la ayuda exterior. FTC en el mundo Naturalmente, el objetivo de FTC es también ayudar a cambiar la vida de los niños

Esclavo liberado Craig junto a un niño de India que trabajaba en una fábrica de alfombras, a quien liberaron de la esclavitud.

del mundo en situación de riesgo. – La prevención es la clave del cambio, dice Craig. Elegimos invertir en escuelas y clínicas de salud. Son los niños quienes recolectan dinero, pero FTC también ha recibido ayuda de -entre otros- la organización Oprah Winfreys Angel Network, que mantiene 50 escuelas de FTC en distintas partes del mundo. Se reúne dinero de todas las formas posibles, como a través de las competencias de “la cor-

bata más fea” y “adivina la edad de tu maestro”. Hay “campañas de ladrillo a ladrillo”, que intentan reunir 6.000 dólares para construir una escuela en uno de 21 países en Asia, África o Sudamérica. Por cada 100 dólares que una escuela reúne, se coloca un ladrillo pintado en una pared hasta que esté terminada. A menudo incitan a empresas y a otros colaboradores a aportar la misma cantidad de dinero que ellos mismos reunieron. 

Guerra del barro por una escuela Craig y otros jóvenes canadienses estuvieron en Nicaragua para construir una escuela junto a los habitantes de un pueblo. Se embarraron, aunque no jugaron a la guerra del barro…

CONSEJOS DE CRAIG: – Free The Children quiere que los niños de todo el mundo comprendan: • ¡Tienen derecho a hacer oír su voz! • ¡Tienen derechos! • ¡Pueden lograr cambios! • ¡Pueden influir en la vida de otros niños! • ¡Sus puntos de vista son importantes!

66

64-68_Craig_Kanada_spa,port.indd 66

09-03-31 11.39.39


El techo y las paredes ¡GRACIAS, VACA!

Antes entraba agua durante la estación lluviosa, pero ahora la familia puso un nuevo techo, cubrió las rajaduras de las paredes y pintó la casa.

Jazmines en el pelo En el sur de India, las chicas casi siempre llevan flores en el pelo. El pueblo de Nandini es muy renombrado por sus hermosos jazmines.  TEXTO: CARMILL A FLOYD FOTO: KIM NAYLOR

Nandini fue esclava Nandini, de doce años de edad, vive en Thiruvanrangapatty, en India. Cuando su mamá y su abuela enfermaron, el papá pidió dinero prestado para comprar medicinas. Nandini teme lo que pueda ocurrir si la familia no puede pagar el préstamo.

E

l papá de Nandini, que es trabajador agrícola, sólo gana 250 rupias (5 USD) al mes. Ahora pidió prestadas 5.300 rupias a un hombre rico del pueblo. ¿Cómo podrán devolver el dinero alguna vez? Un día, el hombre rico viene a la casa de la familia. Está muy enojado y grita que quiere su dinero. – De lo contrario, tendrán que enviar a su hija a trabajar en el taller hasta saldar la deuda.

¡GRACIAS, VACA!

A la noche, los papás le explican a Nandini que el día siguiente debe dejar la escuela y comenzar a trabajar. Al principio se enoja, luego se pone a llorar. Mamá y papá también lloran y le piden perdón. Le pega con un bastón En un pequeño y oscuro cuarto, veinte trabajadores se inclinan hacia sus máquinas lijadoras. Nandini pule piedras pequeñísimas. A veces acerca demasiado la

mano y se lastima. Hay que descartar las piedras que se arruinan y el dueño se enoja. Le pega todos los días con los puños o con un bastón. Nandini pule cincuenta piedras al día, los siete días de la semana, desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la noche. A veces sueña con escapar, pero, ¿qué le ocurriría a su familia? Nandini gana 25 rupias al día. Se las queda el dueño, como pago del préstamo.

¡La vaca nos cambió la vida!

En un año, la vaca que les dio Free The Children cambió la vida de Nandini. Hoy la familia da las gracias a su vaca, entre otras cosas, por todo esto:

Las cabras Con el dinero que la familia ganó vendiendo leche y terneros, compró cabras que dan leche y estiércol, usado como combustible y como abono.

Piedras pulidas por esclavos Miles de niños, al igual que Nandini, trabajan puliendo piedras en India. De ellos, varios miles son esclavos por deudas. Pulen imitaciones de piedras preciosas, como de diamantes y rubíes. Las piedras son utilizadas en las joyas que se venden en India, Estados Unidos y Europa.

La ropa – Antes sólo tenía ropa gastada y agujereada, dice Nandini. Ahora tengo más para elegir y tengo ropa bonita para las ocasiones importantes.

67

64-68_Craig_Kanada_spa,port.indd 67

09-03-31 11.42.06


Pero luego de un año, la deuda no ha disminuido. Por el contrario, la deuda aumenta porque los intereses son muy altos. Nandini comprende que seguirá siendo esclava el resto de su vida. Salvada por una vaca Un día, Free The Children viene de visita y se entera del problema de la familia. Le preguntan a la mamá de Nandini qué ayuda necesita. – Quisiera tener una vaca, responde. En sólo dos meses, la mamá de Nandini vende tanta leche que puede pagar la deuda familiar al dueño del taller. Nandini es liberada y puede volver a la escuela. – Fue el día más feliz de mi vida, dice Nandini.

... Todavía le duelen los ojos a la luz del sol. Tal vez nunca llegue a recuperarse del todo. Con la ayuda de Free The Children, ella y los otros niños del pueblo crearon un club para luchar contra el trabajo infantil. – A los niños no nos ayuda nadie. Por eso tenemos que ayudarnos entre nosotros, dice Nandini, quien cuando sea grande quiere ser una mujer policía justa y buena. – Voy a controlar que todos cumplan las leyes y que no haya niños esclavos ni trabajo infantil. Todos los niños podrán recibir educación. 

¡El saber es poder! Free The Children considera que la educación es la mejor forma de luchar contra la pobreza y el trabajo infantil. En el pueblo de Nandini se abrió una escuela para los niños más pequeños. Los más grandes viajan en autobús a una escuela estatal que hay en la ciudad más cercana, pero por las tardes tienen clases extra y ayuda escolar en la escuela del pueblo.

Máquina pulidora

¡GRACIAS, VACA!

La compraron cuando vendieron los terneros. Ahora la mamá de Nandini puede trabajar en casa en su propio taller, puliendo piedras y vendiéndolas. Así gana dinero directamente en lugar de trabajar en un taller por un sueldo bajo.

Terneros Hasta ahora, la vaca tuvo dos terneros y los vendieron.

La educación

Mejor alimentación

– Ahora puedo concentrarme en la escuela y obtengo buenas calificaciones, dice Nandini. Tengo dos uniformes, así que no tengo que estar lavándolos siempre.

Antes, Nandini siempre tenía hambre. Sólo comía un plato de arroz al día. Ahora toda la familia come alimentos saludables, con muchas verduras, ¡tres veces al día!

La leche Electricidad Una de las primeras cosas que la familia hizo, fue instalar la electricidad. En el sur de India puede hacer 50°, ¡así que es bueno tener un ventilador! Además, la utilizan para la TV y la máquina pulidora.

La vaca da siete litros de leche al día. La familia utiliza la mitad y vende el resto a un hombre que compra leche.

68

64-68_Craig_Kanada_spa,port.indd 68

09-03-31 11.43.43


NOMINADA • Páginas 69–73

n AOCM n – ¿Alguien lo ve? Ahora sólo queda Naphtal, todos los demás de su familia fueron asesinados. ¡Si lo encuentran, mátenlo también! Naphtal contiene la respiración. Está en el río a sólo unos metros de los hombres... Esto sucedió en Ruanda en 1994, cuando por lo menos 800.000 personas fueron asesinadas en 100 días. 300.000 de ellos eran niños, y otros 100.000 niños quedaron huérfanos después del genocidio. Naphtal Ahishakiye perdió a toda su familia: mamá, papá y cuatro hermanos. Mientras aguardaba en el río, Naphtal no podía imaginar que un día crearía la AOCM, L’Association des Orphelins Chefs de Ménages (Asociación de Huérfanos Cabezas de Familia).

N

que pertenecían al pueblo tutsi eran enemigos de Ruanda. También dijo que los tutsis eran sucios como cucarachas y que los hutus debían deshacerse de esas alimañas. El papá de Naphtal dijo que el gobierno subvencionaba la estación de radio. Como la familia de Naphtal era tutsi, se preocuparon. Esa mañana informaron que el presidente había muerto en un accidente aéreo. El avión se había estrellado

cuando regresaba de una reunión en Tanzania con el RPF (Frente Patriótico Ruandés), que mantenía una guerra con el gobierno de Ruanda desde 1990. El RPF quería derrocar al gobierno y afirmaba su deseo de crear un país tanto para hutus

La AOCM recibió el Premio de los Amigos Mundiales 2006 porque lucha por los niños y jóvenes cuyos padres fueron asesinados en el genocidio de Ruanda en 1994. La AOCM está compuesta por jóvenes que perdieron a sus padres en el genocidio y que ahora intentan juntos ayudarse para tener una vida mejor. Son como una familia en la que se interesan por los otros. A pesar de que la mayoría en la AOCM vive en una gran pobreza, se ayudan mutuamente para obtener comida, ropa, un techo, nuevas familias, acceso a la asistencia médica y educación. Y lo más importante de todo: se brindan amistad y amor. Más de 6.000 niños y jóvenes huérfanos tienen la oportunidad de una vida mejor a través de la AOCM. Son jóvenes que de otro modo podrían acabar viviendo en la calle rodeados de drogas, violencia, criminalidad y prostitución. La AOCM es el portavoz de los huérfanos en Ruanda, recordando constantemente al gobierno y a organizaciones que los huérfanos existen.

69

69-73_AOCM_Rwanda_spa,port.indd 69

 TEXTo: ANDRE AS LÖNN FOTO: mark vuori

aphtal tiene sólo la nariz fuera del agua. Se aferra a las raíces que crecen en el lecho del río. Sólo horas más tarde, cuando está oscuro, se atreve a salir del agua. Sabe que los hombres regresarán a buscarlo en cuanto aclare. Unos días antes toda la familia de Naphtal había estado escuchando la radio. Al igual que tantas veces en los últimos tiempos, la voz en la radio dijo que todos los

¿Por qué se nomina a AOCM?

09-03-31 12.52.24


La AOCM ayuda a niños huérfanos para que puedan ir a la escuela. Los mayores ayudan a los más chicos con las lecciones.

como para tutsis. Ahora que el presidente había muerto, los hutus que no querían la paz con el RPF ni compartir el poder con los tutsis de Ruanda podían hacer su voluntad. – Los hutus van a empezar a asesinarnos. Debemos escondernos en el bosque, y todos deben hallar un escondite propio, dijo el papá de Naphtal. Asesinaron a la familia Unos días después de que la familia se escondiera, llegó un grupo de hombres armados a su hogar. Destrozaron la casa a golpes, talaron los bananos, arrancaron la mandioca y las papas de la tierra y arruinaron los sembrados. Robaron las cabras y vacas de la familia.

Naphtal vio todo desde su escondite, y vio que muchos de los que destrozaban el hogar eran sus vecinos. El día siguiente hallaron al papá de Naphtal y lo asesinaron. Dos días más tarde hallaron al hermano mayor de Naphtal y también lo asesinaron. Luego prendieron a sus otros tres hermanos y por último a su mamá... Cuando Naphtal estaba escondido en el río era el único que quedaba. No se atrevió a dejar el río en tres días y tres noches. – Logré sobrevivir en el bosque durante varios meses. Bebía agua de lluvia y cuando oscurecía, entraba a escondidas en los jardines de la gente y comía bananas. Por las noches me acostaba en la tierra. Estaba muy triste y confundido, cuenta Naphtal. Cuando Naphtal llevaba ya tres meses escondido en el bosque, la RPF consiguió derrotar al ejército de

Solo y asustado – Cuando me escondí en el bosque tenía miedo todo el tiempo. Apenas un árbol crujía, o las hojas se movían con el viento, pensaba que eran los asesinos que habían venido por mí. Era espantoso dormir afuera, en la oscuridad, totalmente solo, recuerda Naphtal.

El amor, lo más importante Lo más importante fue crear amor entre los que habíamos perdido a nuestros padres en el genocidio, dice Naphtal.

70

69-73_AOCM_Rwanda_spa,port.indd 70

09-03-31 12.54.34


Ruanda y hacer huir al gobierno. Por fin había acabado el genocidio. Naphtal y decenas de miles de otros supervivientes pudieron comenzar una nueva vida. – No fue fácil. Pero cuando las escuelas abrieron decidí de todos modos intentar volver a estudiar. Quería honrar a mi mamá y a mi papá, y sabía que ellos habrían querido que yo intentara hacer algo bueno de mi vida, dice Naphtal. El amor, lo más importante En la escuela, Naphtal conoció a muchos otros niños y jóvenes que habían perdido a sus padres en el genocidio. – Cuando empezamos a hablar, comprendimos que ninguno de nosotros podía salir adelante solo. Los que teníamos algo de dinero ayudamos a los que no tenían nada. Por las noches estudiábamos juntos. Nos convertimos en una familia y fue una sensación maravillosa ya no estar solos. Unos años más tarde, Naphtal y un par de sus compañeros de escuela decidieron intentar ayudar a los huérfanos de toda Ruanda del mismo modo en que ellos se habían ayudado mutuamente durante su años escolares. – En el año 2000 creamos la asociación AOCM para que los huérfanos pudiéramos ayudarnos unos a otros a tener una vida mejor. La AOCM se concentró en: • Que todos tuvieran un lugar donde vivir, a la mayoría le habían destrozado su casa. • Que todos pudieran ir a la escuela y recibir la atención médica necesaria. • Que todos tuvieran comida y ropa. – Pero sentíamos que lo más importante era crear amor entre nosotros, los que habíamos perdido a nuestros

padres. Porque si sentíamos amor, nos importarían los demás y nos cuidaríamos, dice Naphtal. Ahora la AOCM tiene 1.800 familias como miembros y en total son 6.100 niños y jóvenes huérfanos. AOCM ha levantado unas 150 casas. Cientos de huérfanos reciben ayuda económica para poder ir a la escuela y para abrir criaderos de cerdos, peluquerías, cafeterías, etc. de manera que los miembros puedan ganarse la vida al terminar la escuela. Todos ayudan cuando pueden. Si alguien tiene comida la comparte con el que no tiene. El que tiene dinero compra lápices y cuadernos para los que los necesitan. Si alguien se enferma lo acompañamos al hospital. Queremos ser como cualquier otra familia, explica Naphtal. Más huérfanos – Voy a reuniones con el gobierno, las autoridades, organizaciones y personas ricas e intento pedir dinero para los niños y jóvenes huérfanos de Ruanda. Pero

¿Qué es un genocidio? Se llama genocidio al intento de aniquilar a un grupo de personas en particular en un país o región. El exterminio de los judíos por parte de los nazis durante la segunda guerra mundial (1939–1945) y el exterminio de los tutsis de Ruanda en 1994 fueron genocidios. La palabra ‘genocidio’ se creó para describir el Holocausto – el exterminio por los nazis de 6 millones de judíos y entre 200.000 y 600.000 romaníes durante la segunda guerra mundial. Además fueron asesinados los homosexuales y otras personas consideradas de menor valor. También hubo genocidios en Camboya, donde fueron asesinados dos millones de personas entre 1975 y 1979, y en la antigua Yugoslavia, donde fueron asesinadas 250.000 personas entre 1992 y1995.

nunca alcanza. Ahora, además del genocidio, ha aparecido otro gran problema: la enfermedad del SIDA. Todos los días mueren personas a causa del SIDA y sus hijos quedan solos. Hacemos todo lo posible por ayudar, pero las necesidades son enormes. Hay

cientos de miles de niños huérfanos en Ruanda. Si no reciben ayuda, terminarán en la calle y nunca tendrán la oportunidad de ir a la escuela. Seguiremos luchando por los derechos de los niños huérfanos mientras sea necesario, dice Naphtal. 

– Todos necesitamos a alguien. Por eso creamos la AOCM y continuaremos luchando por los huérfanos, dice Naphtal.

Los niños pueden ser niños La AOCM quiere que los niños más pequeños de la asociación puedan salir de excursión. En las excursiones comen cosas sabrosas, beben refrescos, juegan al fútbol y simplemente se divierten. – Intentamos ir de excursión lo más a menudo posible, aunque en realidad no tengamos dinero. Los niños debieron convertirse en adultos demasiado pronto porque sus padres fueron asesinados. En las excursiones pueden ser simplemente niños, dice Naphtal.

71

69-73_AOCM_Rwanda_spa,port.indd 71

09-03-31 12.56.19


Marie Grâce adora su casa de la AOCM

Una mañana de abril en 1994, todas las familias tutsi del pueblo donde vivía Marie Grâce fueron atacadas. Asesinaron a su mamá y a su papá, y destruyeron su casa. – Si la AOCM no nos hubiese dado una casa nueva, mis hermanos y yo habríamos tenido muchas dificultades, dice Marie Grâce.

M

arie Grâce sólo tenía un año cuando el pueblo fue atacado, así que no recuerda nada de esa época. – Es doloroso. Destruyeron nuestros hogares para demostrar que no querían convivir con nosotros. Miles de personas quedaron sin hogar. No entiendo cómo se puede hacer eso. Pienso que los hutus y los tutsis deben vivir como vecinos y amigos. No hay ninguna diferencia entre nosotros y debemos dejar de odiarnos, dice Marie Grâce. El hermano mayor preocupado Fue Diogène, el hermano mayor de Marie Grâce, quien la salvó aquella mañana en que debieron huir. – Me tomó en sus brazos y corrió todo lo que pudo. Mis otros hermanos también venían con nosotros. Como habían asesinado a mamá y

a papá, y habían destruido la casa, no sabíamos adónde ir. Al fi nal terminamos en un campamento de refugiados para niños supervivientes. Un tiempo después, muchos de los asesinos y también otros hutus huyeron al país limítrofe de Congo pues temían las represalias. Los niños que habían sobrevivido al genocidio se instalaron en las casas abandonadas. Y eso hicieron también

Marie Grâce y sus hermanos. Los niños podían vivir allí gratis y podían comer bananas y verduras de los huertos abandonados. – Pero cuando volvieron los que habían huido tuvimos que mudarnos. Alquilamos una casa en el centro de la ciudad, y mi hermano mayor se esforzaba para que pudiésemos sobrevivir. Pero a menudo pasábamos hambre y a Diogène le

¡Juega al bananbol! Marie Grâce hace una pelota de cáscara de banana para arrojársela al contrincante en el tayari, o bananbol.

¡Bienvenido a mi nueva casa!

72

69-73_AOCM_Rwanda_spa,port.indd 72

09-03-31 13.19.40


“Me levanto a las seis cada mañana y limpio tanto dentro de la casa como en el jardín.”

preocupaba cómo íbamos a salir adelante. Rescatados por la AOCM Diogène, el hermano mayor de Marie Grâce, y muchos otros que habían perdido a sus padres en el genocidio, se dieron cuenta de que tenían que ayudarse entre sí para poder sobrevivir. Comenzaron a colaborar con la AOCM y en junio de 2003 ocurrió algo que cambiaría radicalmente la vida de Marie Grâce y de sus hermanos. – Fue entonces cuando nos mudamos a nuestra casa nueva en el pueblo de la AOCM. La casa era totalmente gratis, ¡y no teníamos que pagar alquiler! Antes destinábamos casi todo el dinero al alquiler, pero ahora podemos comprar comida, ropa y otras cosas que necesitamos. Nunca habríamos tenido suficiente dinero

para comprar una casa nosotros solos. La vida aún es difícil, pero de todos modos ahora estamos mucho mejor, dice Marie Grâce. – Los que vivimos en el pueblo de la AOCM somos tutsis, porque fue a nosotros a quienes nos destrozaron las casas en 1994. Pero los niños de los pueblos de la zona suelen ser hutus. Jugamos todos juntos sin problemas. En la escuela es igual. Tengo amigos tanto hutus como tutsis. Y cuando me pongo a pensar, no tengo ni idea de quién es qué. ¡Para mí no hay diferencia y no me preocupan esas cosas! Pienso que todos valemos lo mismo. Muchos adultos no piensan así, pero deberían hacerlo. Si los adultos no piensan como los niños, temo que vuelva a haber guerra en Ruanda, dice Marie Grâce. 

“En el jardín lavamos la ropa, preparamos la comida y pasamos tiempo juntos.”

“En la calabaza que cuelga de la pared hacemos mantequilla.” “Cuando vuelvo de la escuela preparo la comida. A menudo comemos frijoles y bananas, pero mi comida favorita es el arroz. Preparo la comida directamente sobre la hoguera. Después cenamos en la sala de estar.”

Las niñas primero... E

n el pueblo donde vive Marie Grâce, la AOCM ha construido 34 casas para 130 niños y jóvenes que perdieron a sus padres en el genocidio.

– Constantemente intentamos reunir más dinero para poder construir más casas. Siempre pensamos primero en las chicas sin hogar, porque ellas son las más vulnerables.

– Pienso que el ramo de flores de seda es lo más bonito que tenemos en casa.

Cuando repartimos ropa y comida, también las chicas reciben primero, cuenta Naphtal, el líder de la AOCM.

73

69-73_AOCM_Rwanda_spa,port.indd 73

09-03-31 13.21.59


Nominada • Páginas 74–78

Betty Makoni

 TEXTO: ANDRE AS LÖNN FOTO: PAUL BLOMGREN

¿POR QUÉ SE NOMINA A BETTY MAKONI? Betty Makoni es nominada al WCPRC como Heroína de los Derechos del Niño de la Década 2009 por su larga lucha para liberar a las niñas de Zimbabwe de los abusos y para brindarles las mismas oportunidades en la vida que a los varones. A través de la organización Girl Child Network (GCN), Betty levantó tres pueblos seguros para chicas que corrían particular riesgo, y creó 500 clubes de chicas con 30.000 socias, sobre todo en poblados rurales y barrios pobres. Betty rescata a las chicas del trabajo infantil, matrimonio forzado, maltrato, tráfi co y abusos. Les da alimento, ropa, atención médica, un hogar, la posibilidad de ir a la escuela y seguridad. Principalmente les da a las niñas valor para exigir sus derechos. Decenas de miles de chicas tuvieron una vida mejor gracias al trabajo de Betty. Ella y GCN son portavoces de las chicas de Zimbabwe y exhortan sin descanso al gobierno a cuidar de las chicas del país. Pero no a todos les agrada la lucha de Betty. Vive en peligro y es constantemente amenazada por su trabajo.

¡Bang! Betty Makoni se despertó de repente. Era medianoche en la zona pobre de Chitungwiza en las afueras de la capital de Zimbabwe, Harare. Entonces volvió a escucharse: ¡Bang! Y otra vez: ¡Bang! Los niños comenzaron a llorar. A sólo unos metros de la cama de Betty, unos hombres enmascarados entraron rompiendo la puerta con un hacha. ¡Luchar por los derechos de las niñas puede ser peligroso!

U

no de los hombres señaló a Betty y gritó: – ¡Vamos a matarte! ¡Eres la mujer que nos causa tantos problemas! Betty y sus hijos estaban totalmente aterrorizados. Cuando uno de los hombres se acercó a su hijo de un año, Betty entró en pánico. – Pensé que iban a asesinarlo o raptarlo. Pero tuvimos suerte. Cuando vieron que mi esposo estaba en casa se largaron de allí. Esa fue sólo una de las veces en que Betty fue amenazada de muerte a causa de su lucha por los derechos de las niñas. Pero no se rinde.

– Conozco en carne propia lo que es que los derechos sean violados. ¡Por eso continúo! Un hombre terrible El relato de Betty comienza en el suburbio pobre de Chitungwiza. – Mi niñez fue terrible, papá golpeaba a mamá casi todas las noches. Mamá se sentía mal, así que de pequeña comencé a ayudar en casa. A los cinco años arreglaba y preparaba la comida, a la vez que cargaba a mis hermanos pequeños en la espalda. A los niños nos golpeaban tanto mamá como papá. Nunca me sentía segura.

Al igual que otras niñas de la zona, Betty tuvo que empezar a trabajar. Cuando tenía cinco años, salía todas las noches a vender verduras y velas. – Mientras trabajábamos, las chicas podíamos ver cómo los varones de la misma edad jugaban. Cuando Betty tenía seis años, ocurrió algo terrible. Luego de trabajar varias horas, ella y algunas amigas fueron a ver a su último cliente, que tenía un pequeño negocio. – Una vez que todas habían entrado en el negocio, de repente el hombre cerró la puerta. Tomó un cuchillo y dijo que mataría

74

74-78_Betty_Zimbabwe_spa,port.indd 74

09-03-31 13.24.56


a la que gritara o intentara resistirse. Luego apagó la luz. Todo quedó a oscuras. Estábamos aterrorizadas, pero no nos atrevimos a gritar pidiendo ayuda. Nos violó a una tras otra. Finalmente logramos escapar. Cada una corrió a su casa y nunca hablamos de lo que había ocurrido. – Cuando llegué a casa, papá no estaba y mamá dormía. Pude ver que se habían golpeado otra vez. Lloré en silencio para no despertar a nadie. Me sentía sucia y totalmente abandonada. A pesar de lo sucedido, Betty continuó trabajando todas las noches. Cuando comenzó la escuela, utilizaba parte del dinero para pagar las cuotas escolares. No siempre alcanzaba, y con frecuencia Betty era enviada de vuelta a casa cuando no podía pagar. A menudo pensaba en lo malo que era que un hombre adulto la hubiera lastimado tanto. También pensaba mucho que estaba mal que su mamá siempre fuera golpeada. Club de chicas A los 24 años, Betty comenzó a trabajar como maestra. Veía la dura situación de las

chicas. Ni bien una familia tenía dificultades en pagar las cuotas escolares de sus hijos, siempre eran las chicas las que abandonaban los estudios. Por el contrario, sus hermanos continuaban. Las chicas de la clase pronto comenzaron a hablar con Betty de sus problemas. Contaban sobre maestros que las usaban y lo difícil que era para ellas hacer oír su voz cuando había varones presentes. – Entonces propuse que las chicas comenzáramos a reunirnos para hablar de lo que era importante para nosotras. Planteé que podíamos tener un club donde las chicas se cuidaran unas a otras y recibieran ayuda si estaban en problemas. Un club donde se fortalecerían y se atreverían a exigir sus derechos en la vida, como los varones. Ellas opinaron que era una muy buena idea. Éramos diez chicas las que comenzamos a reunirnos una vez por semana. – Con el tiempo, las chicas víctimas de violaciones y maltratos comenzaron a acercarse a contarnos lo que les había ocurrido. Las apoyábamos para que se atrevieran a hacer la denuncia a la policía.

¡Girl Child Network no defrauda a nadie! – Al principio todas las socias del club de chicas iban a pagar diez centavos de dólar al año. Pero resultaba demasiado para muchas de las niñas pobres de los poblados rurales, quienes necesitan los clubes más que ninguna otra. Para no defraudarlas decidimos suspender las cuotas. Cada club de chicas intenta ganar algo de dinero para poder ayudar a quienes lo necesiten. En algunos cultivan y venden verduras, en otros fabrican y venden canastos, explica Betty.

...No pasó mucho hasta que se crearon clubes de chicas en otras escuelas, primero en Chitungwiza y luego en toda Zimbabwe. – En 1999 decidí crear la organización Girl Child Network (GCN), donde pueden participar todos los clubes de chicas y brindarse apoyo mutuo. – El mismo año realicé junto a 500 chicas una caminata de 200 kilómetros en los pueblos rurales. Fuimos de un pueblo a otro y hablamos de los derechos de las niñas y de lo que hacíamos

Betty (a la izquierda) el mismo año en que comenzó a trabajar.

Desde que Betty y 500 chicas caminaron 200 kilómetros, de pueblo en pueblo, se crearon muchos nuevos clubes.

75

74-78_Betty_Zimbabwe_spa,port.indd 75

09-03-31 13.26.24


Las cabras del pueblo seguro En los pueblos seguros las chicas aprenden a cultivar verduras y a cuidar cabras y pollos.

en los clubes de chicas. Por la noche dormíamos en el suelo en las escuelas de los pueblos. Lo hicimos durante diecisiete días, y luego de la caminata hubo muchas chicas que querían crear su propio club. ¡Hoy existen 500 clubes de chicas con 30.000 niñas asociadas en toda Zimbabwe! Los clubes informan a Girl Child Network si alguna fue víctima de violación, o tuvo que abandonar la escuela y fue obligada a casarse o a comenzar a trabajar. Si alguna necesita ayuda con las cuotas, ropa, zapatos o comida, todas las demás chicas del club intentan ayudar. Si no pueden solucionarlo solas, contac-

tan a Betty. Pueblos seguros Pronto Betty se dio cuenta de que muchas niñas rescatadas del maltrato, trabajo infantil, matrimonio forzado y violaciones, necesitaban un lugar seguro donde vivir. A menudo las niñas no podían regresar con su familia. Al asegurarse de que muchos de los que habían cometido los delitos fueran presos, Betty temía que más tarde se vengaran de las chicas. En 2001 estuvo listo el primer “pueblo seguro”. Desde entonces se levantaron dos pueblos más en otras partes de Zimbabwe. Desde que Betty creó el primer club de chicas en

Betty fue amenazada muchas veces, aun de muerte, porque lucha por los derechos de las niñas.

1998, miles de niñas tuvieron la oportunidad de llevar una vida mejor. Betty nunca duda en señalar a las personas que maltratan a las chicas, ni siquiera si se trata de políticos poderosos. Tiene muchos enemigos y recibe amenazas telefónicas a medianoche. La siguen en automóvil y la policía hace razzias en su oficina. Betty siempre debe tener a su alrededor personas que la protejan. Sus hijos no pueden ir solos a la escuela, pues teme

que les ocurra algo malo. – Mi sueño es que Zimbabwe sea un país donde niños y niñas tengan las mismas oportunidades. Cada día recibo una decena de llamados de chicas que fueron violadas. Para las niñas es más difícil ir a la escuela. En vez de estudiar, las casan y las obligan a trabajar. Mientras a las chicas les sigan ocurriendo las cosas que me ocurrieron a mí de pequeña, ¡pienso luchar por ellas! 

Betty y las chicas de los clubes manifiestan por los derechos de las niñas.

76

74-78_Betty_Zimbabwe_spa,port.indd 76

09-03-31 13.28.10


Betty

“¡

me salvó la vida!”

– Nunca olvidaré la primera vez que vi a Tsitsi. Parecía tan pequeña y asustada, acostada aquí en mi sofá. Tenía ocho años y la habían golpeado tanto que tenía profundas heridas en la espalda. Creí que iba a morir, dice Betty.

Tsitsi

Tsitsi había vivido con su mamá en una pequeña casa en Chitungwiza, pero conocía a su papá, que a veces las había ayudado con dinero. A ella le gustaba su papá, pero amaba a su mamá. Cuando Tsitsi iba a primer grado su mamá enfermó. – Yo preparaba la comida y ayudaba a mamá en todo lo posible, pero un día simplemente murió. Esa misma noche vino papá y me llevó a su casa. Al principio el papá de Tsitsi era bueno. – No es que me consolara y esas cosas, pero me daba comida y me ayudaba para que pudiera seguir yendo a la escuela. Unos meses después, cuando enfermó el papá de Tsitsi, todo cambió. Tuvo problemas para pagar el alquiler de

la casa. Hasta le resultaba difícil comprar comida y culpó a Tsitsi de todas las dificultades. Mi propio papá – Papá se enojaba por cualquier cosa. Como castigo me golpeaba. Usaba su cinturón o un bastón y me golpeaba en la espalda, el pecho... en todas partes. Me golpeaba casi todas las noches. Una noche fue peor que de costumbre. – Acababa de ir a acostarme cuando dijo que debía ir y acostarme con él. Al principio no entendí a qué se refería. Luego comprendí que quería hacer cosas malas

conmigo. Cuando me negué me golpeó con un cable. Al mismo tiempo sostuvo un cuchillo y dijo que me mataría si gritaba. No pude defenderme y finalmente lo hizo. Mi propio papá. La noche siguiente lo hizo otra vez. Y la siguiente, y la siguiente… Finalmente Tsitsi le contó todo a su maestra, que en seguida llamó a Betty

Makoni. Esa misma tarde fueron de Girl Child Network a buscar a Tsitsi a la escuela. Por fin a salvo – ¡Betty me salvó la vida y la amo! Me llevó al hospital y me cuidó. Pero al principio estaba a menudo triste y tenía pesadillas. Primero viví en una “casa segura” en Chitungwiza, pero luego me

Recuerda a su mamá – Mamá, que era costurera, me enseñó a coser. Cada vez que coso pienso en mamá. La extraño mucho.

77

74-78_Betty_Zimbabwe_spa,port.indd 77

09-03-31 13.29.39


Juntas...

...las chicas barren el patio del pueblo seguro…

mudé aquí a uno de los pueblos seguros de Betty. Las que vivimos en el pueblo hacemos todo juntas. Jugamos, limpiamos, lavamos los platos, vamos a la escuela…¡todo! A todas nos ocurrieron cosas difíciles y nos entendemos. – Me encanta jugar con las demás. Entonces puedo olvidar todo lo que ocurrió con papá. Es lo mismo en la escuela. Allí me concentro

– Todas las tardes después de la escuela nos sentamos alrededor del fuego, contamos historias y cantamos. Me encanta sentarme aquí junto a las demás chicas, dice Tsitsi. … y lavan lo platos.

en aprender cosas nuevas en vez de pensar en el pasado. Cuando extraño a mi mamá y me siento deprimida, voy a hablar con alguna de nuestras tres mamás del pueblo, que nos cuidan. Ante todo nos dan amor. Me siento feliz y segura aquí. 

Pelota hecha de diarios – Sólo tomó unos minutos hacer esta pelota. Aplasté papeles de diario en una bolsa. Usamos la pelota cuando jugamos a la pelota-botella, dice Tsitsi.

1 2

Únete a la diversión en torno a la fogata en el pueblo de Tsitsi en www.worldschildrensprize.org

¡Juega a la pelota-botella! La pelota-botella se juega en una cancha de arena. En medio de la cancha se coloca una botella de plástico vacía. Dos equipos, con una cantidad libre de jugadores, compiten entre sí. Uno de los equipos se divide en dos grupos, que se ubican a quince metros uno del otro, con la botella en el medio. Son los dos grupos del “equipo de afuera” los que se arrojan la pelota. Entre ellos está el “equipo de adentro”. El que es tocado cuando alguien del equipo de afuera arroja la pelota de repente, debe salir. Una vez que todos en el equipo de adentro debieron salir, el equipo de afuera gana y cambian de lugar. El equipo de adentro puede recuperar a los que salieron. Cuando el otro equipo arroja la pelota, alguno del equipo de adentro debe atajarla, sin que le toque otra parte del cuerpo. El que logró atrapar la pelota la arroja lo más lejos posible. Mientras el equipo de afuera va a buscarla, el equipo de adentro llena la botella de plástico con arena y la vacía otra vez rápidamente. Si logran hacerlo antes de que el equipo de afuera traiga la pelota, ¡salvan a todos los que salieron y el juego comienza otra vez!

3

4

Le gustan los edificios – Mi lugar favorito es nuestra capital Harare. Me gustan los edificios y que haya electricidad allí. Las calles están iluminadas y los que viven allí pueden mirar la TV. En el pueblo aún no tenemos electricidad.

78

74-78_Betty_Zimbabwe_spa,port.indd 78

09-03-31 13.31.11


NOMINADA • Páginas 79– 83

¢

Somaly Mam

¢

había sido expuesta durante tantos años.

– Tu hija no aparece, Somaly. No estaba en la escuela cuando debía recogerla. ¡No sé dónde está! El que llama es su guardaespaldas y Somaly teme que haya ocurrido lo peor. La familia vive bajo constante amenaza de muerte. La lucha de Somaly por las miles de chicas que son vendidas como esclavas en Camboya le ha ganado muchos enemigos.

L

a policía comienza en seguida a buscar a Champa, la hija de 14 años de Somaly, entre las pandillas de criminales de los burdeles de la capital Phnom Penh. Es allí donde se encuentran muchos de los enemigos de Somaly. Luego de cuatro días de la desaparición de Champa, la policía llama y dice que fue rastreada hasta la parte norte del país, en la frontera con Tailandia. Una zona que es conocida por el tráfico de esclavos con chicas jóvenes.

Cuando Somaly llega, la policía ha encontrado a Champa en un burdel. Los raptores la violaron primero y luego la vendieron al burdel. – No podía dejar de llorar cuando la abracé. Estaba drogada y no me reconoció en absoluto. Tomé su hermoso rostro entre mis manos y le pedí perdón, una y otra vez. Mis enemigos se vengaron de mí lastimando a mi amada hija. La habían obligado a vivir los mismos abusos a los que yo misma

Sin padres El relato de Somaly comienza en el pequeño pueblo donde creció. Nadie sabía adónde habían ido su mamá y su papá. La gente del pueblo se ocupó de Somaly. Siempre había comida para ella y un lugar donde dormir en casa de alguna familia. Un día, cuando Somaly tenía nueve años, vino un hombre al pueblo para comprar madera que iba a vender en las tierras bajas. – Él dijo que conocía a mis parientes y me puse contenta cuando preguntó si quería acompañarlo. Esperaba encontrar a mi papá en la ciudad. No encontró a su papá, y el hombre, al que Somaly había comenzado a llamar abuelo, no siguió siendo bueno. – No estaba casado y no tenía hijos, así que me convertí en su esclava. Todas las madrugadas debía levantarme a las tres para ir a buscar agua al río. Vendía el agua a distintos restaurantes. Somaly caminaba varias horas con los pesados cubos de agua. Cuando terminaba, lavaba los platos en uno de los restaurantes. El resto del día trabajaba para los vecinos que necesitaban ayuda en los campos de arroz. – Luego iba todas las noches a un lugar de la ciudad donde preparaban fideos. Allí molía los granos de arroz con un pesado molinillo de piedra. Nunca estaba en casa antes de las doce de la noche. Si Somaly no regresaba a

¿Por qué se nomina a Somaly? Somaly Mam es nominada al WCPRC como Heroína de los Derechos del Niño de la Década 2009 por su larga y peligrosa lucha para rescatar a las niñas que son vendidas como esclavas a los burdeles de Camboya. Somaly, quien también fue vendida a un burdel siendo niña, quiere que las chicas que fueron esclavas tengan las mismas posibilidades que otros en la vida. A través de la organización AFESIP ha levantado tres hogares seguros para chicas que fueron rescatadas de la esclavitud. Allí reciben alimento, asistencia médica, un hogar, la oportunidad de ir a la escuela y más tarde inclusive formación profesional. Somaly da a las chicas seguridad, calidez y amor. Tres mil chicas que antes fueron esclavas han podido tener una vida mejor gracias a Somaly. Ella y AFESIP son los portavoces de las niñas en Camboya y exhortan sin cesar al gobierno y a distintas organizaciones a ocuparse de las niñas del país. Somaly recibe constantemente amenazas de muerte. En 2006 su hija de 14 años fue raptada, violada y vendida a un burdel. Quisieron castigar a Somaly por su lucha por los derechos de las niñas.

79

79-83_Somaly_Kambodja_spa,port.indd 79

09-03-31 13.34.15


casa con dinero suficiente para la bebida, el abuelo enloquecía. – Me ataba, me azotaba y me pateaba como loco. Vendida por primera vez Un día cuando Somaly tenía doce años, el abuelo le dijo que fuera a buscar querosén para la lámpara a casa del vendedor de la cuadra. – Solía ser bueno y darme dulces. Pero esa vez me arrancó la ropa y me violó. Luego dijo que iba a matarme si contaba algo. También dijo que el abuelo le debía mucho dinero. Ahora entiendo que el abuelo permitió que el hombre me

violara. Fue la primera vez que me vendieron. – Por la noche me dolía todo el cuerpo y me sentía confundida y sucia. Cuando Somaly tenía quince años, el abuelo dijo un día que viajarían a la capital Phnom Penh a saludar a su pariente. Pero fue engañada. La casa a la que la llevó el abuelo era un burdel. La había vendido. Nuevamente. – Cuando comprendí qué clase de lugar era intenté resistirme todo lo posible. Me negaba a recibir “clientes”. Como castigo, el dueño del burdel me golpeaba y violaba. Luego me encerraba en un pequeño cuarto.

Somaly soñaba todo el tiempo con escapar y lo logró en una oportunidad. Pero la encontraron y como castigo la ataron, golpearon y abusaron de ella distintos hombres por más de una semana. – Lograron quebrarme. Había perdido, dice Somaly. Libera a la primera niña Somaly sólo intentó sobrevivir. Pero entonces ocurrió algo que iba a cambiar su vida. – Un día llegó una niña nueva. Sólo tenía diez años. Tenía la piel oscura y era muy delgada. Era como si yo misma hubiera cruzado la puerta. Sentí que esa pequeña niña no debía ser arruinada como lo había sido yo. Ella aún podía tener una buena vida. En seguida di el dinero que tenía a la niña. Los dueños y guardias no estaban

allí y logré hacerla salir. Era libre. – Se enfurecieron y me golpearon por varias horas. Luego me encerraron en una jaula pequeña y angosta para mostrar a las demás lo que ocurría a las que no obedecían. Los años pasaron. Somaly ya no tenía confianza en sí misma ni valor para escapar. Al final, los dueños confiaban tanto en ella que podía dejar el burdel con los clientes. Siempre regresaba con el dinero. Un rico cliente estadounidense quiso casarse con ella, pero ella no aceptó. Temía que él la vendiera en EE.UU. Antes de regresar a casa, el hombre le dio a Somaly 3.000 dólares para que pudiera comenzar una nueva vida. Somaly tenía los medios para comprar una casa y abrir un pequeño negocio. – Pero sabía que las demás chicas del burdel sufrían tanto como yo.

80

79-83_Somaly_Kambodja_spa,port.indd 80

09-03-31 13.35.53


Desde que ayudé a huir a la primera pequeña niña, había soñado con liberar también a las demás. Así que le di al dueño el dinero, ¡y accedió a liberar a las diez chicas! ¡Sentí que era fantástico verlas como personas libres!

Dispuesta a morir Ahora han transcurrido once años desde el comienzo y más de 3.000 chicas que antes eran esclavas han podido tener una vida mejor gracias al duro trabajo de Somaly y AFESIP. Hoy tienen tres hogares seguros donde viven 150 niñas rescatadas. Pero Somaly tiene muchos enemigos y vive bajo constante amenaza de muerte. Recibe llamados telefónicos intimidatorios a medianoche, es perseguida

Así trabaja la organización de Somaly: • Visitan burdeles para ayudar a las chicas y para hallar chicas menores de 18 años que fueron vendidas como esclavas. • Efectúan redadas contra los burdeles junto a la policía para liberar a las chicas. • Ayudan a las chicas a denunciar a quien las vendió, poseyó y abusó de ellas, así como a tener un abogado en los juicios. • Brindan a las chicas rescatadas un hogar, comida, asistencia médica, ayuda psicológica, la oportunidad de ir a la escuela primaria y recibir formación en un oficio como costurera o peluquera. • Ayudan a las chicas a mudarse nuevamente con su familia de ser posible. • Ayudan a las chicas a comenzar una nueva vida con ayuda del oficio que aprenden. Dan a las chicas el equipo que necesitan. AFESIP visita a cada chica un mínimo de tres veces al año para asegurarse de que todo marcha bien. • Tienen una línea de ayuda telefónica adonde las chicas pueden llamar las 24 horas.

 TEXTO: ANDRE AS LÖNN FOTO: PAUL BLOMGREN

Primer allanamiento Un cooperante francés llamado Pierre la alentó a comenzar una nueva vida. Dijo que lo lograría. Se casaron y tras ocho años Somaly fi nalmente era libre. Pero cada noche veía frente a sí a pequeñas niñas expuestas a terribles abusos. El sueño de Somaly era rescatar de la esclavitud a todas las chicas. – Hablé con Pierre de mis sueños y decidimos crear la organización AFESIP (Acción por las Mujeres en Situación de Riesgo) para ayudar a las chicas de Camboya. Somaly comenzó a visitar los burdeles de Phnom Penh. Enseñaba a las chicas sobre higiene y cómo protegerse del sida. Llevaba al hospital a las que estaban enfermas. Los dueños querían que estuvieran sanas y a menudo permitían a Somaly ir de visita. Lo que no sabían era que ella siempre se mantenía

alerta buscando niñas menores de dieciocho años que hubieran sido vendidas como esclavas. Pronto AFESIP hizo su primer allanamiento junto a la policía para rescatar a una de las chicas que Somaly había descubierto. Era una pequeña chica de catorce años llamada Srey, a la que mantenían drogada. Somaly y Pierre cuidaron de Srey en su propia casa. Con el tiempo fueron cada vez más las chicas que vivían con ellos. Usaron todo su dinero. Un año después, en 1997, fi nalmente Somaly recibió ayuda y pudo abrir un pequeño centro donde ocuparse de las chicas que eran liberadas.

La caja secreta de Somaly – Si alguna de nosotras necesita ayuda o por ejemplo tiene ganas de hacer un picnic, podemos escribir una carta y ponerla en la caja secreta. Sólo Somaly tiene la llave de la caja. Lee todas las cartas. Como a Somaly le pasaron las mismas cosas que a nosotras entiende cómo nos sentimos y lo que necesitamos. Escribí una carta pidiendo que mi hermana menor viniera a vivir aquí con nosotras. Tengo miedo de que mamá la venda. Somaly prometió que va a poder venir aquí y estoy increíblemente feliz por eso, cuenta Pov. La llave de los sueños de las chicas…

81

79-83_Somaly_Kambodja_spa,port.indd 81

09-03-31 13.37.17


Juntas

Las chicas nunca salen solas, sino que se cuidan unas a otras para que nada ocurra.

Las chicas salen a juntar cangrejos.

con autos y los hogares de AFESIP para chicas rescatadas sufren amenazas de bomba. Alguien provocó un incendio en su casa y Somaly se ve obligada a tener guardaespaldas en forma permanente. – Se dice que el comercio de esclavos con niñas genera más dinero que el tráfico de drogas. Por eso es difícil y peligroso detenerlo. Los dueños de los burdeles, la mafia, ciertos policías, jueces y políticos con altos cargos ganan mucho dinero con el comercio de niñas.

Algunos creen que al menos 20.000 niñas menores de dieciocho años aún son mantenidas como esclavas en Camboya. Somaly no cesa de luchar por sus derechos. – Estuve a punto de rendirme cuando mi hija Champa fue secuestrada y vendida a un burdel. Pero entonces ella dijo con total tranquilidad que debía continuar. Que me tenía a mí y que iba a estar bien a pesar de todo. Pero se preguntaba qué ocurriría con todas las demás si me detenía. Lo que

dijo hizo que pudiera continuar. Las chicas me llaman mamá y realmente siento que son mis hijas. Las amo. Ellas y yo tenemos experiencias similares, así que sé lo que necesitan. Seguridad, cercanía y amor. ¿Cómo podría traicionarlas o abandonarlas? Sé que pueden asesinarme en cualquier momento, pero luchar para que las chicas tengan un buen futuro es algo por lo que estoy dispuesta a morir. 

Miedo a la oscuridad – Odio estar sola en la oscuridad. Entonces vuelven todos los terribles recuerdos. Me encanta estar afuera y jugar con las chicas en los campos de arroz. Cuando jugamos al fútbol, pescamos o atrapamos cangrejos juntas me siento viva nuevamente, dice Somaly. Lo único que en verdad me alegra es ver a las chicas jugar y reír nuevamente. Entonces también yo me siento feliz, dice Somaly.

82

79-83_Somaly_Kambodja_spa,port.indd 82

09-03-31 13.39.25


Srey Pov

fue vendida como esclava Cuando Srey Pov tenía siete años fue vendida como esclava a un burdel por su propia mamá. Fue el comienzo de una larga pesadilla. – Creo que habría muerto si Somaly no me hubiera ayudado. Me salvó la vida y la amo por eso. Somaly es mi nueva mamá, dice Srey Pov.

M

amá intentó ocuparse de mis cinco hermanos y de mí. Yo debía ayudar mucho. Preparar la comida, lavar los platos, ocuparme de mis hermanos pequeños y esas cosas. Trabajaba en el campo de arroz de los vecinos. A veces comíamos una vez al día, otras no comíamos nada, recuerda Srey Pov. Un día, cuando ella tenía siete años, vinieron de visita un hombre y una mujer. La pareja dijo que podía ayudar a la familia dándole trabajo a Srey Pov como empleada doméstica de un pariente de la capital Phnom Penh.

Ni bien traspasaron la puerta de una casa, el hombre y la mujer cambiaron. – Me arrojaron en un pequeño cuarto y cerraron la puerta con llave. Me asusté, empecé a llorar y grité: “¿Por qué me encierran?” Entonces dijeron: “¡Deja de gritar! ¡O te mataremos!” Pasaron los días sin que liberaran a Srey Pov. Le daban agua, pero nada de comer. Una semana después el hombre le dijo: “Ocúpate de un cliente”. – Dije que no sabía a qué se refería. El hombre se enfureció e hizo entrar a cuatro hombres en el cuarto. Me arrancaron la ropa y

me golpearon con cinturones y cables en todo el cuerpo. Luego me hicieron muchísimo daño. En ese entonces no sabía qué era. Ahora sé que me violaron. Muy pronto parecía que mis sentimientos se habían arruinado de algún modo. Como si estuviera muerta. Una noche, cuando tenía once años y ya había sido esclava en distintos burdeles por más de cuatro años, Srey Pov tomó una decisión. – Iba a escapar, a cualquier precio. Aunque implicara que fueran a matarme. Corrí hacia una pareja que me preguntó qué había ocurrido. En seguida me

hicieron subir a su motocicleta. Tenía miedo de ser vendida nuevamente. ¡Pero la pareja trabajaba en AFESIP y había salido a uno de sus acostumbrados recorridos nocturnos en el parque! – Cuando llegamos a AFESIP todos fueron muy buenos. Somaly me abrazó y dijo que todo se solucionaría. Parecía entender exactamente lo que me había ocurrido. Un médico me examinó y luego vi a un psicólogo. Me sentí muy bien al poder contar las cosas terribles que me habían ocurrido. Somaly preguntó si Srey Pov no tenía ganas de mudarse a su casa en el campo y comenzar a ir a la escuela. – Me puse muy contenta. El día que entré en el aula fue el más feliz de mi vida. Las chicas somos como una familia y nos cuidamos unas a otras. Srey Pov quiere luchar por los derechos de las niñas en el futuro. – Para que todo esto termine los chicos deben cambiar y empezar a ver a las chicas de otro modo. ¡Deben comprender que tenemos el mismo valor y merecemos ser tratadas con respeto! 

– El primer día en la escuela fue el mejor de mi vida, dice Srey Pov.

83

79-83_Somaly_Kambodja_spa,port.indd 83

09-03-31 13.41.09


L E J U RY P O U R L E P R I X D E S E N FA N T S D U M O N D E 2 0 0 9 E L J U R A D O D E L P R E M I O D E L O S N I Ñ O S D E L M U N D O 2 0 0 9 O J Ú R I D O P R Ê M I O C R I A N Ç A S D O M U N D O 2 0 0 9

the jury for the world’s children’s prize 2009

09 baksida.indd 1

t h e j u ry for t h e wor l d’s ch i l dr e n’s pr i z e 2 0 0 9

CON G O

I G A L Thai Thi M A A N DI Nga MU VIETNAM

I G A L Rebeka M A A N DI Aktar MU B A N G L A D E S H

IG A L L is a M A A N DI Bonongwe U M ZIMBABWE

I G A L Gabatshwane M A A N DI Gumede MU S UDÁ F R I CA

I G A L Hannah M A A N DI Taylor MU CANADÁ

IG O L M A A N DI MU

IG A L M A A N DI MU

IG O L SERÁ M A A N DI NOMBRADO U M PALESTINA

IG A L M A A N DI MU S I E R R A

IG A L M DI A A N MU

IG O L SERÁ M DI A A N NOMBRADO U M

IG O L M A A N DI MU R . D. DE L

Bwami Ngandu

Amy Lloyd

GRAN BRETAÑA

Mary Smart LEONA

Ofek Rafaeli ISRAEL

Sukumaya Magar NEPAL

IG A L Isabel M A A N DI Mathe U M MOZAMBIQUE

I G A L Laury Cristina M A A N DI Hernandez Petano MU COLOMBIA

Rakesh Kumar

IG A L SE RÁ M DI A A N U NOMBRADO M

IG O L M DI A A N MU

INDIA

the world’s children’s prize for the rights of the child

09-03-30 08.46.51

El Globo no 50 Espanol  

El Globo magazine

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you