Page 1

País

CAMB El presidente Correa llenó de símbolos su entrada al poder. Los escenarios político, internacional y económico muestran que tendrá que conjugar con otros poderes más allá de la retórica

Desde

el punto de vista que sea, a favor o en contra, en los actos de cambio de mando –el simbólico y los oficiales– Rafael Correa demostró que sabe manejar los escenarios y los símbolos a su voluntad. Hubo un Correa radical en Zumbahua, uno más nacional en el Congreso y otro más autoritario en la Mitad del Mundo. Otro punto que los actos de posesión dejaron en claro: el Presidente no debe salirse de los guiones que marcó en la campaña electoral, la sorpresa y la novedad, para llegar a su aclamada Constituyente con el viento a su favor.

12 | E N E R O 1 9 | 2 0 0 7 |

DE

En ese primer día en el poder comenzó por las formas. Llegó al más oficial de los actos, el 15 de enero al Congreso Nacional, con una camisa artesanal, sin corbata. Ya advirtió una semana antes la sorpresa, él considera a la corbata la prenda más incómoda e inútil, pero más allá del uso era su forma simbólica de romper con lo establecido. El discurso de posesión, escrito por él, recogió todas sus promesas de campaña y lo que ya venían anunciando sus ministros, como por ejemplo un manejo diferente en el endeudamiento externo. No obstante no proclamó un rom-

pimiento total con el sistema, las voces de socialismo y nacionalización no fueron altisonantes como el día anterior en Zumbahua. Se cuidó de atacar a los Estados Unidos, aunque sus referencias al imperialismo no faltaron. Durante más de una hora, manejó el escenario, pero no como el actor al que le prestan el guión. En su discurso estaba él de cuerpo y alma: el profesor que dio una cátedra de economía con su visión única, sin concesiones a otras corrientes. El pedagogo que habló de la gente con ejemplos claros, al referirse a los más débiles, a los segregados y tomó en concreto los


BIO

CAMBIO DE MANDO

ECUADOR

2007

ÉPOCA problemas de la comunidad carcelaria y se refirió a los banqueros corruptos. Y se permitió improvisaciones, como la referencia a la expulsión del Congreso de Ximena Bohórquez, para marcar la coyuntura. Todo con un sesgo cristiano que lo sazonó con tono mesiánico. Emoción absoluta para sus seguidores. Desconcierto para sus detractores. Menos radical de lo que se esperaba, dicen algunos. Todavía no se sabe para dónde vamos, fue otra percepción. Era lo que la gente quería oír, alguien que hablara de sus problemas, concluía una opinión ciudadana.

Más tarde en la ceremonia en la Mitad del Mundo (otra vez los símbolos), en ese afán de demostrar que él va a cumplir con todo lo ofrecido en campaña –lo que se ha convertido en una obsesión para el Presidente– firmó el decreto para la consulta popular. En su decreto 002 convocó para que el 18 de marzo los ecuatorianos decidan si quieren o no la instalación de una Asamblea con plenos poderes. En todo acto proclamó el cumplimiento con su palabra, como si todavía estuviera en las tarimas de provincia. Claro que se dio una pequeña licencia, talvez la de quien ya tiene que gober-

nar, al decir que tan solo pasaría por el Congreso como una formalidad. Enseguida vino la reducción de su sueldo y de todo el sector público, otro apunte para lo simbólico. Porque un decreto no puede irse en contra de la Ley, reacomodar los ingresos de los funcionarios del Estado implica una maraña legal que va más allá de un decreto. En cada acto estuvo siempre acompañado por los dos protagonistas de la escena sudamericana: el presidente de Venezuela, Hugo Chávez y su homólogo boliviano, Evo Morales. Otra vez, la representación de los nuevos tiempos.

|ENERO 19|2007|

13


En su discurso estaba él de cuerpo y alma: dio una cátedra de economía con su visión única sin concesiones. Habló de la gente con ejemplos claros. Todo con un sesgo critistiano.

14 | E N E R O 1 9 | 2 0 0 7 |

Foto: Lalo Calle

País Terminados los festejos, viene el momento de gobernar, de conjugar con los otros poderes, internos y externos, de ir más allá de la alegoría. Solo una gran sagacidad le permitirá llevar a cabo el pretendido cambio de era, y no quedar en el límite del enunciado, como sucedió con los últimos tres presidentes que no pudieron terminar su periodo. Para eso tendrá que navegar con fuerza en tres frentes: político, económico e internacional.

La lucha por su Asamblea En la política interna, lo sucedido días antes de su posesión con la creación de la nueva mayoría deja a Rafael Correa en un entredicho. El apoyo de Sociedad Patriótica a la Constituyente dio un respiro a la confrontación con el Congreso. Sin embargo, las protestas casi inmediatas contra lo que parecía un acuerdo de la maldecida vieja política lo hicieron dar marcha atrás. Al menos en su discurso, Correa afrentó al nuevo símbolo de la vieja política: Lucio Gutiérrez, el líder máximo de Sociedad Patriótica. ¿Quiso quedar bien con todos? ¿O se dio cuenta que acercarse a él fue un paso en falso? Un poco de todo. Ahora Correa debe trabajar en la campaña por su Consulta y la Asamblea con todos los frentes abiertos. El Presidente tiene que diluir las sospechas de los “forajidos” y de los movimientos más radicales de Alianza País de que no pactó con Sociedad Patriótica (Lucio Gutiérrez explotó al momento de enterarse de las declaraciones de Correa). Pero también deberá manejar la desautorización a su ministro de Gobierno, Gustavo Larrea, al cual convirtió en un actor poco creíble para futuros acuerdos. ¿Cómo garantizará Larrea acuerdos políticos, si el Presidente puede desbaratarlos en menos de un día? El resultado es que la pelota está en la cancha de Lucio Gutiérrez, porque ya la Asamblea no es una propiedad exclusiva del centroizquierda. Correa tiene a Gutiérrez como el gran contendor de su más ansiado proyecto, al que pensaba llegar luchando contra el Congreso. De hecho, todo estaba tan preparado para la confrontación que Alianza País ya contaba con estrategias de movilización,


CAMBIO DE MANDO

Foto: Lalo Calle

La noche neoliberal está llegando a su fin. América Latina ha despertado

Con el vicepresidente Lenin Moreno. La esperanza de que a diferencia del pasado, entre mandatarios haya armonía.

asesorados por una fundación española, y así ir a la Asamblea a su manera. Desde el gabinete todo está previsto para trabajar por esta campaña y además un equipo paralelo para su promoción.

Economía, un camino tortuoso Si bien el discurso de Correa versó sobre la economía, las políticas no fueron claras, se quedaron más en enunciados ideológicos, no habló sobre definiciones en lo energético o con relación a los subsidios, por ejemplo. Tampoco definió su plan de vivienda. “En el ejercicio del poder diario, muchas de las propuestas se van a volver inaplicables. Hay que tomar esto el discurso y los anuncios con cautela porque la economía es muy sensible, este país todavía no olvida la crisis de 1999. Pienso que es necesario darle un compás de espera al Gobierno para que presente su plan económico que todavía es muy difuso”, asegura Jaime Carrera, del Observatorio Fiscal. En el campo financiero y económico, el Gobierno de Correa también deberá manejarse con las otras fuerzas definitorias del país como los sectores productivos y los gobiernos seccionales.

¿Quédicenellos?ParaMauricioPinto, presidente de la Cámara de Industriales de Pichincha, hay un entusiasmo peligroso, ya que la población espera que las expectativas que el nuevo Gobierno ha generado se cumplan rápidamente. “Con el nivel de vehemencia que tiene el presidente Correa, se puede desatar un resentimiento enorme entre la gente si es que no cumple lo prometido”. Para Pinto, a Correa le falta conocimiento de la economía real y en su gabinete no hay gente que sepa, por experiencia, cómo funcionan los mercados. “Fue un discurso altamente nacionalista que no tiene acogida en un mundo moderno y globalizado”. A Pinto le preocupa su anuncio de que acabará con la tercerización, “Si la figura se prohíbe se creará un mercado negro laboral porque la tercerización da acce-

En América Latina hay un cambio de época, el servilismo y entreguismo del neoliberalismo están siendo tirados al basurero de la historia

ECUADOR

2007

Queremos una verdadera revolución democrática y constitucional y no medias tintas, sino un cambio radical, profundo y rápido Lucio Gutiérrez es un traidor y víbora, no confiamos en esa gente Quién puede confiar en aquel que botó a su esposa del Congreso porque apoyaba la Constituyente y hoy dice que él también apoya La opulencia del Banco Central es una ofensa

Priorizar al ser humano sobre el capital, eso es lo que caracteriza al socialismo del siglo XXI

Nuestro Gobierno es bolivariano y alfarista

Jamás olvidaremos los crímenes de los banqueros corruptos |ENERO 19|2007|

15


Foto: Diego Cevallos

País

Una nueva generación al poder. A la salida del acto la joven familia Correa Malherbe con el presidente saliente Alfredo Palacio y su esposa María Paret.

so al empleo a un grupo de personas que de otra manera no podrían acceder a la economía formal”. Aunque el equipo de Correa ya se informó sobre los avances que se hicieron para la legalización de la intermediación laboral. Por lo que, es probable, que su decisión al respecto se vuelva más técnica y menos visceral. “La pelea frontal que Correa ha planteado con los organismos internacionales de crédito, explica Pinto, es un error enorme porque ellos están financiando a los municipios. Si los municipios dejan de recibir créditos externos comenzarán a presionar al Gobierno en busca de recursos”. Otro frente que Correa deberá evitar abrirse para poder gobernar.

Vecinos y amigos En el campo internacional se abren algunas interrogantes. La presencia constante de Chávez y Morales en todos los actos de la posesión, la proclamación de Correa de ser un gobierno bolivaria16 | E N E R O 1 9 | 2 0 0 7 |

no (y alfarista), nos pondría aparentemente en este eje “bolivariano”, junto a Venezuela y Bolivia. La prueba de esta definición estaría en que ya comenzaron los acuerdos energéticos con Venezuela. No obstante en una línea inesperada de su discurso invitó al presidente venezolano a que su país vuelva a ser parte de la Comunidad Andina de Naciones, o sea que directo a la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) no estamos caminando. Además trató de plantear unos vagos lineamientos de liderazgo internacional, sobre una forma desconocida y poco probable de integración latinoamericana en temas financieros. Otro enigma abierto fue la presencia del polémico presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, uno de los duros del “eje del mal”, no solo por su insistencia en construir centrales nucleares en su país, sino también por poner en duda el Holocausto. ¿Qué se ganó? En principio lo que se perdió fue la asistencia del

presidente argentino Néstor Kirchner, porque Irán es el supuesto responsable de un atentado en su país. El resto está por verse. Estados Unidos ha tenido una posición cautelosa con relación al nuevo Gobierno y todo se está midiendo. Con el vecino colombiano la llegada de Álvaro Uribe fue un signo positivo, a pesar de la visible incomodidad del mandatario en los momentos de proclamas bolivarianas, por la tensa relación que existe entre Colombia y Venezuela. Para Rafael Correa llevar a cabo todos los cambios prometidos será duro, más cuando tenga que enfrentar las trabas que seguramente le pondrá la oposición. Sin embargo, al construir su sistema de cambio, a través de la Constituyente y de otras reformas, resguardado por un equipo de gente honesta puede que esboce su “cambio de era”. i Por Ana Karina López aklopez@uio.vista zo.com

Cambio de época  

Reportaje Vistazo

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you