Issuu on Google+


MartĂ­n Verges Plan FĂŠnix 2: los medios

Plataforma. Del 24 de marzo al 30 de abril de 2009.


Amigovios AcrĂ­lico sobre tela 133cm x 184cm


6

Plataforma


Aquella luz, la misma

I Casi nadie sabe, o lo ha olvidado, que Fénix, cansado de buscar a su hermana Europa se asentó en tierras que devinieron Fenicia. Herodoto cuenta otra cosa: el fénix es ave parecida al águila, de colores bellamente irrepetibles, que da vida a una leyenda de su muerte y renacer de los que es omnisapiente y responsable, hasta de su propia ceniza. Mucho más acá, el Plan Fénix dejó la torre enhiesta, desde la cual contemplar el avance impetuoso de contenedores que en poco tiempo terminarán sitiando a la noble estación de Andreoni, hoy mingitorio de una ciudad que allí mira esquivamente al río. Y hay otro Fénix, que cada tanto baja y sube entre la A y la B… ¿En cuál de estos rincones hurga Martín Vergés? Pregunta desmedida, casi vana, privilegio arbitrario más bien del visitante espectador. II Una infancia en los ochenta es garantía de una juvenil madurez marcada por la ambigüedad y por el tránsito de lo imaginado a lo concretamente instaurado. Allí madura la memoria de los ancestros más cercanos, deformados y coloreados bien lejos del sepia; allí circulan, en bocetos y tramas replicadas al infinito los rostros de la mentira y el engaño vestidos en traje de cuento infantil probablemente -ya entonces- en desuso. Como las moscas en sello que se consagraban hace unos años en apoteosis de Homero, estos “sellos” que repiten la nariz larga de un modo tecnológico arman una trama que es apoteosis de lo trivial y que puede ser llevada, como lo fue, a los muros de la mugrienta y entrañable ciudad que habitamos.

Martín Verges

Plan Fénix 2: los medios

7


La fiesta aludida, de iniciación y de los sesenta, es familiar y refinadamente casera, entre dorados a la hoja, zapatos blancos de taco, copias genuflexas de grandes maestros colgadas en las paredes, brazos firmes que luego se aflojaron sin remedio, rostros para la foto: un mundo completo, autocontenido, estallado finalmente con el tiempo y con la muerte. Verges se complace en el retrato que actualiza un pasado, su dibujo excelso repasa la historia, interpreta, deforma y vuelve a dar forma. Captura una luz, o dispara un flash que recorre la muestra y permite apreciarla como relato. III Dos autorretratos nos dejan perturbados: el que da la espalda, la nuca, la cabeza desde atrás; y el que usando la pared del MEC y sabe de su caducidad, divide a un Martín en dos partes, en una vuelta a las narraciones infantiles tocadas por la adolescencia letárgica y el humor que tiende su indulgencia. Son hallazgos que requieren meditación teórica además de contemplación artística: Verges logra retratarse sin mostrar el rostro; niega, casi, la esencia del retrato si es que no lo refunda. Le da un portazo al pobre y genio de Chuck Close. IV De la paciente contemplación de un abuelo que la emprendía con Cézanne y Degas, árbitros de figuras inequívocas que Vergés llena de escepticismo hace más de diez años, todo parece luego descomponerse, o integrar noticias del Uruguay de fin de siglo. No las busque el espectador en un sentido tan literal que se le ofrezcan pobres: los pinochos de la mentira podrían diseminarse tanto con el fracaso

8

Plataforma


perpetuo en el que caemos toda vez que damos la espalda a la verdad (una forma de mentir), el Lanata que observa desde el piso superior, como aquel aparente decidor de la verdad que no pudo aquí, faltaba más, con un país tan pudoroso que parece preferir la noticia atónita, repetida / replicada al infinito como sello de mosca. ¿En el centro un suicidio? No lo sabemos pero tenemos derecho a pensarlo. No lo sabemos a pesar del enfoque casi redondamente secuencial que ofrecen ambos cuadros. Y dudamos más aun si nos ponemos exigentes con aquella mitología que hace de Fénix un artífice de su renacer, bien lejos entonces de cualquier gesto suicida. Paso previo y posterior, en esta sala, a una Sodoma llevada a otra cuadrícula, la del comic de texto holandés premeditadamente incomprensible al lego, de trazo primitivo, previo al color y violentamente expresivo. ¿En eso estamos? V A la manera antigua puede hablarse todavía de generación para estos treintaypico que son testigos elusivos pero no ilusos del Uruguay que transita de la dictadura a la democracia, de la cuevita cerrada e infame a la globalización tan prometedora y obviamente no libre de infamias. Este tramo del que somos contemporáneos – somos nietos, padres, [tíos], hijos - tiene finalmente bandas sonoras, películas, artes performativas no mesiánicas y encuentra en Martín un ancla simbólica integral que no deja de recordarnos que estamos en una historia. En narraciones diversas pero unidas por aquella luz que las acerca a nuestro entendimiento. Amonestación moderna, más que posmoderna. José Rilla

Martín Verges

Plan Fénix 2: los medios

9


10

Plataforma


Martín Verges

Plan Fénix 2: los medios

11


La madre del artista III Pastel sobre papel 65cm x 50cm

12

Plataforma


La madre del artista IV Pastel sobre papel 65cm x 50cm

La madre del artista II Pastel sobre papel 65cm x 50cm

MartĂ­n Verges

Plan FĂŠnix 2: los medios

13


14

Plataforma


Martín Verges

Plan Fénix 2: los medios

15


Sin tĂ­tulo Tinta sobre papel 21cm x 29,7cm

16

Plataforma


Sin título Pastel sobre papel 50cm x 30cm

Martín Verges

Plan Fénix 2: los medios

Sin título Pastel sobre papel 35cm x 50cm

17


18

Plataforma


Los Pinochets Pastel sobre papel 142cm x 74cm

MartĂ­n Verges

Plan FĂŠnix 2: los medios

19


20

Plataforma


Sin título Acrílico sobre tela 400cm x 200cm

Martín Verges

Intercontinental Pastel sobre papel 189cm x 134cm

Plan Fénix 2: los medios

21


22

Plataforma


Martín Verges

Plan Fénix 2: los medios

23


Vista de la instalaci贸n

24

Plataforma


Martín Verges

Plan Fénix 2: los medios

25


Vista de la instalaci贸n

26

Plataforma


Sin título Pastel sobre papel 65cm x 50cm Sin título (detalle) Acrílico sobre tela 184cm x 133cm

Martín Verges

Plan Fénix 2: los medios

27


Sin título (díptico) Acrílico sobre tela 133cm x 184cm c/u

28

Plataforma


Martín Verges

Plan Fénix 2: los medios

29


Vista de la instalaci贸n

30

Plataforma


Martín Verges

Plan Fénix 2: los medios

31


Sin título (detalle) Acrílico sobre tela 184cm x 133cm

32

Sin título Óleo sobre cartón 10cm x 15cm

Plataforma


Sin título Tinta sobre papel 75cm x 60cm

Martín Verges

Plan Fénix 2: los medios

33


Sin tĂ­tulo Ă“leo sobre tela 21cm x 29,7cm

34

Anahita Pastel sobre papel 21cm x 29,7cm

Plataforma


Martín Verges

Plan Fénix 2: los medios

35


MartĂ­n Verges Montevideo, 1975 segrev@hotmail.com

36

Plataforma


Martín Verges

Plan Fénix 2: los medios

37


Apoya:



Catalogo Martin Verges web