Page 1


06 UNIANDINOS PRESIDENTE (e) Rafael Murzi GERENTE Jaime A. Santos EDITORA GENERAL Irma Yenny Rojas Jovel REDACCIÓN Y EDICIÓN Carolina Tobar Amorocho Lina María Ayala Sánchez Irma Yenny Rojas Jovel Yulieth Mora Garzón COMITÉ EDITORIAL Jaime A. Santos Suárez Jorge Prieto Tolosa Santiago Arcila Naranjo Irma Yenny Rojas Jovel Lina Tangarife Carolina Tobar Amorocho Lina María Ayala Sánchez Cristina Forero

12 ods

ASESORÍA TEMÁTICA Lina Tangarife DIRECCIÓN DE ARTE Kelly Castañeda Rua DISEÑO Y DIAGRAMACIÓN Kelly Castañeda Rua Alejandro Sáenz REDES SOCIALES Ómar González CORRECCIÓN DE ESTILO Hernán Darío Cadena

16

FOTOGRAFÍA Juan Sebastián Vargas IMPRESIÓN Imágenes y Texto LTDA. COMERCIALIZACIÓN María Páez Vásquez Cel: 311 262 0371 mpaezvasquez@gmail.com

ACCIONES CON SENTIDO SOCIAL PARA TENER EN

RADAR

EL

UNIANDINOS Bogotá. Calle 92 Nº 16-11 PBX: 616 2211 Barranquilla. Carrera 54 No. 75 - 45 Local 2 Telefax: (5)3686851 - (5)3607830 Cali. Calle 4A Nº 35 - 31 San Fernando Viejo Tel: (2) 556 9946 Cel: 300 677 0553 www.uniandinos.org.co • www.revistaseneca.com • Bogotá - Colombia comunicaciones@uniandinos.org.co Algunas de las fotos usadas para esta edición fueron suministradas por los entrevistados. Los vectores son creados por Vectorarte - Freepik.com Las opiniones expresadas por los autores, no necesariamente expresan la opinión de Uniandinos Copyright © 2017 | Todos los derechos reservados Esta edición de la revista Séneca es impresa en un papel 100% reciclable y su producción garantiza una gestión forestal ambientalmente responsable.

25

26


08

CON TE NIDO EDITORIAL

15

04 Palabras para construir una cultura de encuentros

CONTEXTO

06 Datos: responsabilidad social

TEMA CENTRAL

08 Un minuto para salvar el mundo

20

ACTUALIDAD

12 Objetivos del Desarrollo Sostenible: la hoja de ruta para Colombia

HISTORIAS

15 ASU y los Encuentros Responsables

24

ENTREVISTA

16 “Hoy Colombia tiene una oportunidad histórica: la posibilidad de

cambiar nuestro destino”

PERFIL

20 Un ingeniero dedicado a la innovación social

Opinión

24 Los retos de nuestro país para reducir la pobreza 25 Educación de calidad para todos: una meta común

EN EL RADAR

26 Acciones con sentido social para tener en el radar

30

RESPONSABILIDAD SOCIAL

29 El voluntariado como agente de transformación social

Mundo Uniandino

33 XXIX Congreso Nacional Uniandino 35 Sede Nacional


REVISTA SÉNECA • Editorial

Palabras para construir una cultura de encuentros

N

uestra organización es un tejido que se crea y recrea cada instante mediante los acuerdos y conversaciones que construyen y transforman nuestra realidad. Somos palabradores con un propósito común. Nuestra organización, a su vez, está compuesta por personas cuyos pensamientos, forma de ver el mundo, creencias, conocimientos y valores son diferentes; por seres de actitud y emoción frente al otro, frente a sí mismos, cambiantes en el tiempo; por seres con experiencias y particularidades que deben coexistir e interactuar en armonía. 4 En nuestra comunicación cotidiana se integran todos estos factores y, en la medida en que podamos construir permanentemente conversaciones constructivas, sinceras y respetuosas, y a la vez ser una buena escucha, en esa medida crearemos también un espacio propicio para el intercambio, para el goce y

Por Rafael Murzi Presidente Uniandinos (e)

aprendizaje de estas diferencias, un espacio de crecimiento conjunto que beneficiará no solo a nuestra comunidad, sino a nosotros mismos. Uniandinos se encuentra en un momento único de cambio, en un momento histórico en el que estamos sembrando las bases para que las futuras generaciones puedan disfrutar y beneficiarse de lo que ha sido la Asociación y de una alianza fuerte y duradera con nuestra alma mater, a quien nos debemos y por quien somos. Es un momento para pensar en grande, para estar por encima de nuestros intereses particulares, un momento para reconocernos en nuestras diferencias. Cada una de las personas que ocupan un lugar en el espacio que compartimos tiene su propia forma de ver el mundo, sus propias creencias, conocimientos y valores, así que debemos comprometernos a respetarlo y a esforzarnos por entenderlo.


www.revistaseneca.com • REVISTA SÉNECA

La palabra une la huella visible con la cosa invisible, con la cosa ausente, con la cosa deseada o temida, como un frágil puente improvisado tendido sobre el vacío. Por esto, para mí el uso justo del lenguaje es el que permite acercarse a las cosas (presentes o ausentes) con discreción, atención y cautela, con el respeto hacia aquello que las cosas comunican sin palabras. Italo Calvino

Es momento para utilizar un lenguaje vinculante e inclusivo, un momento para crear comunidad y lazos de confianza mediante nuestra interacción con otros, con el poder de la palabra bien utilizada. Es momento de reconocer la dificultad que existe para escuchar objetivamente y sin perjuicios, es momento para evitar juicios; presumamos la buena fe de nuestro entorno, pues nos reúnen y nos convocan los mismos principios, los mismos sueños y los mismos objetivos. La diversidad de pensamiento es una gran oportunidad para aprender del otro o de descubrir algo nuevo, las diferencias y conflictos son inevitables y son también una gran oportunidad para consolidar una comunidad, ampliar nuestro campo de visión y estrechar lazos; en esa medida debemos comprometernos a no evadirlos, sino a confrontarlos en un espacio de entendimiento y respeto. Colombia está viviendo un proceso de cambio y la comunidad uniandina debe estar a la altura de ese reto, dando ejemplo desde su interior. Se adelanta una importante reforma de estatutos, que nos permitirá asegurar la consolidación de la alianza –en medio de un momento de inmejorable relación con la Universidady por medio de esa consolidación

asegurar un futuro brillante para ambas instituciones, que juntas pueden construir fácilmente y que por separado sería imposible siquiera soñarlo. La construcción de este tejido la hacemos nosotros, por eso los invito a que tomemos como estandarte este momento histórico y nos proyectemos hacia el futuro. Los invito a soñar y a trabajar juntos como una sola comunidad capaz de aportar al mundo, de transformar positivamente a la sociedad, como nos lo mostrarán los protagonistas de esta edición, uniandinos que desde la Responsabilidad Social están trabajando en la construcción de sociedad y país. Qué mensaje más inspirador que ese para abrirnos el corazón a las buenas acciones individuales y colectivas que desde cada uno de nosotros se acrecientan en la Navidad. Deseamos, además, que esta época de amor y reconciliación nos haga reflexionar sobre nuestros aportes a la construcción de una cultura de encuentros para nuestra comunidad Uniandina, la sociedad y el mundo.

Rafael Murzi Presidente (e) Uniandinos

5


REVISTA SÉNECA • Contexto


REVISTA SÉNECA • Cambio• Climático REVISTA SÉNECA Tema

S

Central

i se resumiera la historia del Universo en un año, este se habría fundado en el primer segundo del primero de enero; la vía láctea aparecería en mayo; en junio, julio y agosto surgirían otros sistemas planetarios; pero el Sol y la Tierra florecerían hasta mediados de septiembre, y así la historia humana se resume al último minuto del 31 de diciembre. Piense por un momento que en menos de un minuto del hombre en la Tierra, ha hecho lo suficiente para dejarla en estado de alerta ¿Queda un minuto más para salvarla?

8


www.revistaseneca.com • REVISTA SÉNECA

El hombre en la Tierra

Esto no solo se trata de un tema medioambiental, es un tema en el que convergen todos los ámbitos que componen la sociedad mundial, como raza, como seres humanos. Al hablar de esa unidad, automáticamente se llega al tema de cultura, y la cultura es la base para los desarrollos sociales, pero para lograr un desarrollo sostenible hay que construir desde una cultura diversa en donde prime lo colectivo sobre lo individual, donde haya equidad, entendida como la equiparación de oportunidades y no la igualdad total. En la diversidad está la belleza y Colombia es un país pluricultural, está en la esquina de un continente donde se cruzan los mares y las culturas; con raíces indígenas, afrodescendientes y europeas.

padre Camilo Bernal Hadad Para el padre Camilo Bernal Hadad, uniandino y vicepresidente de la Corporación Minuto de Dios, la equidad es un tema que tiene una amplia relación con la cultura: “al hablar de equidad, yo pienso que lo primero que tenemos que tener es equidad con la composición cultural de nuestro país y de llegar al reconocimiento de las otras culturas, al respeto de ellas y que eso nos permita trabajar por un país que tenga en la base el respeto y la aceptación de la diferencia del otro para poder avanzar”.

En ese sentido, si los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) están planteados como un propósito para hacer de este mundo uno mejor, con mayor inclusión, equidad y sostenibilidad, se debe hacer un esfuerzo importante desde todas las disciplinas por ubicar en el centro al individuo, al ser humano, y en torno a él, todo lo demás. “Cuando el ser humano no es el centro, las correlaciones entre las distintas disciplinas tienden a tirar cada una por su lado. Cuando el centro es la persona, todo converge al desarrollo del individuo, porque si hay individuos bien alimentados, con buena salud, que tienen acceso al agua potable, que tienen un trabajo digno, que tienen un techo digno, etc., toda la sociedad va avanzando de una manera equitativa”, afirma el padre Camilo. El empoderamiento de los seres humanos parte del reconocimiento de la persona, es decir, de tener la capacidad de admirar en el otro sus valores, lo que piensa y lo que cree, en síntesis, lo que él es, no lo que alguien crea que deba ser. Es desde la cultura del encuentro que, para el sacerdote eudista, surgen los verdaderos empoderamientos actuales para tener un mejor desarrollo y más equidad. Por su parte, para Eduardo Behrentz, vicerrector de Desarrollo y Egresados de la Universidad de los Andes, los elementos necesarios para que seamos una comunidad inician por un reconocimiento de valores comunes, un credo, unos principios fundamentales. Con esa plataforma, cada uno desarrolla lo que tiene que hacer como comunidad y como miembro de una sociedad. Si se logran valores comunes, eso determina el camino hacia adelante. Y en este panorama

Eduardo behrentz el rol de la academia está en apropiar esos valores, en cómo se reconocen y practican. La educación es, sin duda, uno de los elementos fundamentales para equiparar oportunidades. Para Behrentz, además de tener las oportunidades es necesario trabajar por la excelencia: “en mi concepto, lo que necesitamos es excelencia, la educación de calidad no se logra sin excelencia, sin una exigencia alta, sin unos excelentes profesores, sin un método de selección donde uno tenga excelentes estudiantes, sin tener métodos de excelencia en la pedagogía que hacemos”. La excelencia es un valor que genera principios y los principios guían acciones. La calidad de la Universidad de los Andes es indiscutible, es una de las mejores de Colombia y una de las 10 mejores de América Latina. Pero además, sus niveles de inclusión tienen hoy cifras ejemplares, más del 40% de los estudiantes que ingresaron en los primeros semestres de 2017 reciben becas o ayudas financieras tipo Ser Pilo Paga o Quiero Estudiar. “Una educación de calidad nos hace mejores ciudadanos, nos hace mejores profesionales, seguramente mejores personas y si eso pasa y le ocurre a una mayor cantidad de personas, pues somos mejores como conjunto”, asegura Behrentz.

9


REVISTA SÉNECA • Cambio• Climático REVISTA SÉNECA Tema

Central

La educación, la ciencia y la tecnología son las que abren la puerta hacia la equidad en la construcción de un país donde realmente cada persona pueda desarrollar su talento y sus intereses. En ese sentido, si cada persona está preparada y disfruta lo que hace, construirá no solamente su vida, sino que ampliará ese radio de acción a la sociedad que lo rodea.

Nohora Elizabeth hoyos

10

Sin embargo, para la uniandina Nohora Elizabeth Hoyos, quien hizo parte del colectivo de científicos que lideró la fundación de Maloka, a Colombia le falta mucho para poder desarrollar proyectos de impacto en materia de ciencia. El presupuesto es reducido y las oportunidades son pocas. “El país todavía no ha entendido que el conocimiento es transformador social. Cuando analizamos, por ejemplo, que es un país agrícola y vemos la precariedad con la que se trabaja en el campo, que la mayoría de equipos son obsoletos o que la biotecnología –que debería ser uno de los temas más importantes de este país, pues somos el segundo más biodiverso del mundo- no está a la altura de lo que necesitamos y podemos, entonces vemos que no hay políticas públicas fuertes”. La ciencia y la tecnología son las que, en gran medida, dan información y herramientas para el desarrollo sostenible. La ciencia abre las puertas para entender qué es lo

que le está pasando a la tierra y la tecnología es un mecanismo para cambiar lo que está ocurriendo, para generar soluciones masivas y de alto impacto, pero si no se alinean con actitud y acciones ciudadanas no servirán. “El problema en Colombia es que no hay una suficiente conciencia de la trascendencia del tema. Los esfuerzos tienen que ser público-privados, tiene que haber gobernantes que le apuesten a largo plazo y tiene que haber empresarios que arriesguen y le apuesten a la innovación. Para esto necesitan la base cultural que les permita arriesgar, innovar, abrir camino, para que ocurran los cambios”, afirma Hoyos.

¿Hasta dónde llegará ésta generación?

En 1950 se inició la Gran Aceleración, un periodo que los científicos denominaron así porque hasta ese año todo lo que crecía de forma constante, creció de forma exponencial. Los recursos parecían ilimitados, tanto así que se realizaron pruebas atómicas en el Pacífico y en el Sahara, y a nadie le importaban las consecuencias. Es la generación del derroche, que creció con excesos y educó de esa forma. Esto contó en un artículo para Semana Sostenible la uniandina Carolina García Arbeláez, experta en temas ambientales y líder de sostenibilidad en Bavaria para Colombia, Perú y Ecuador. Hoy quizá se está viviendo las consecuencias de esas acciones, “Estamos consumiendo 1,6 planetas, en lugar de 1, y nos enfrentamos a una crisis denominada cambio climático, que podría entenderse como una perturbación a nuestro sistema climático. Los fenómenos

de variabilidad climática se vuelven más intensos, más frecuentes y más impredecibles, y crean consecuencias cuyas dimensiones no conocemos. Con los últimos desastres naturales, la Tierra nos quiere decir que estamos alterando el sistema y que nosotros somos frágiles y vulnerables como especie”, afirma Carolina. El problema de esa vulnerabilidad, desafortunadamente, es que es injusta. Entonces no necesariamente son más vulnerables los que más contaminan, “eso depende de la ubicación en el planeta, hay sociedades que van a ser más vulnerables y más impactadas que otras. Los pequeños estados insulares del pacífico, cuya contribución al cambio climático no es la más significativa, van a tener unos impactos muy significativos. Ya hay islas como Kiribatí que saben que es altamente probable que en este siglo se hundan y les toque mover todo el país, a otro país”, cuenta García.

carolina garcía arbeláez La alerta es tan alta, que en días pasados 15.372 científicos provenientes de 184 países se unieron para advertirle por segunda vez al planeta que la salud y el bienestar humano actual y futuro están en grave riesgo debido al cambio climático, la deforestación, la pérdida de acceso al agua dulce, la extinción de especies y el


www.revistaseneca.com • REVISTA SÉNECA

crecimiento de la población humana. La primera vez que alertaron a la humanidad transcurría el año 1992, y en ese entonces solo 1.700 científicos, la mayoría ganadores del Premio Nobel de Ciencias, se unían para advertir que los impactos humanos sobre el medio ambiente ponían “en serio riesgo el futuro que deseamos para la sociedad humana”. Según la declaración del ecologista de la Universidad Estatal de Oregón, William Ripple, al diario Motherboard: “Desde 1992, las emisiones de CO2 han subido un 62% y la temperatura global se ha incrementado en 29%”. Esto no es todo, la cantidad de agua dulce por habitante se ha reducido en un 26% en los últimos 25 años, también se han perdido 120 millones de hectáreas de áreas forestales y las áreas muertas en los océanos se han incrementado en un 75%. Para Carolina García, una de las necesidades más grandes de la sociedad es empezar a tomar decisiones basadas en la ciencia. Actualmente, la información científica es abundante, precisa y accesible, pero aun así gran parte de las decisiones están desligadas de esa información. “Por ejemplo, en el Acuerdo de París sobre el cambio climático, la meta global es mantenernos muy por debajo de 2 grados del aumento de la temperatura global promedio, cuando la ciencia nos está diciendo que eso ya es muy alto. Eso fue una decisión política, no científica, un consenso que se logró políticamente, pero que la ciencia nos dice que ya es un escenario muy peligroso”, afirma García. Colombia se ha caracterizado por ser siempre líder en las negociaciones internacionales sobre temas ambientales, sin embargo, el país todavía no ha ratificado el Acuerdo de París y es algo que debe realizarse de manera urgente. “No es posible que seamos considerados líderes y ya haya 169 países que han ratificado el acuerdo y nosotros no seamos uno de ellos. Hasta Nicaragua que se opuso rotundamente y era la piedra en el zapato lo ratificó; Colombia no tiene excusa para no haberlo hecho”, asegura Carolina García. El proceso de ratificación en Colombia es complejo, debe pasar cuatro debates en el Congreso, ir a revisión de la Corte Constitucional, que es donde está actualmente, luego pasa a sanción presidencial y finalmente el Gobierno puede depositar el instrumento de ratificación.

“Acaba de salir un informe de la convención de la Naciones Unidas sobre el cambio climático, donde se establece que si los países cumplen con todo lo que se comprometieron en el Acuerdo de París y cumplen a cabalidad, en este siglo nos aumenta la temperatura global promedio en 3 grados y nosotros sabemos que luego de 1,5 es nefasto, de hecho, nos hemos calentado cerca de 0,85 grados y ya estamos viendo los impactos, imagínese en escenarios de 3 grados”, alerta la experta en cambio climático. Pero esta alarmante situación es algo que no se puede ver como una rueda suelta en el camino, no es responsabilidad de ciertas disciplinas o personas, es responsabilidad de todos. En primer lugar, hay que reconocer que se es parte del problema, para poder ser parte de la solución. Cada individuo puede aportar desde sus capacidades y conocimientos. Para el padre Camilo Bernal, las pequeñas acciones en la vida cotidiana pueden conducir a pequeñas transformaciones: “yo creo que el valor de las pequeñas cosas puede generar grandes revoluciones siempre y cuando se persevere y uno se comprometa con la causa. Las grandes transformaciones siempre nacen de acciones pequeñas”. Los ODS están orientados a mejorar las condiciones de vida de las personas más vulnerables. ¿Y por qué? Porque son los que sufren el mayor impacto. Cuando se le pregunta al padre Camilo, a Eduardo, a Nohora y a Carolina sobre el rol de los uniandinos frente a la problemática, todos responden sin titubeos que el privilegio siempre viene acompañado de una gran responsabilidad, y la responsabilidad de ellos es llevar a cabo acciones que contribuyan a mejorar las condiciones para poder disfrutar más tiempo del planeta Tierra. Los valores son los que tejen cultura y los que hacen que los individuos de una comunidad actúen de una manera determinada. Entonces es un deber trabajar en pro de formar una cultura que forme personas sostenibles y equitativas para lograr un mejor país. Es tiempo de asumir la responsabilidad frente al futuro del planeta. El gran riesgo, como decía el expresidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, es ser parte de “la primera generación en sentir los efectos devastadores del cambio climático y la última que puede hacer algo para revertirlo”.

11


REVISTA SÉNECA • Actualidad

E

n el año 2000, 189 países miembros de la Organización de las Naciones Unidas, se comprometieron a cumplir los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Se trataba de ocho desafíos considerados vitales para el desarrollo de las naciones, y por primera vez, esa agenda internacional puso el 2015 como año límite para la entrega de resultados concretos y medibles por parte los países. De los Objetivos Del Milenio al Desarrollo Sostenible Según la CEPAL, Comisión Económica para América Latina y el Caribe, “Los países de la región lograron entre 2000 y 2015 avances importantes en la reducción de la pobreza extrema, el hambre, la mortalidad infantil, la incorporación de las niñas a la educación y el acceso a agua potable”. Sin embargo, la CEPAL también alertó sobre la importancia de hacer mayores esfuerzos en la reducción de la mortalidad materna y de las emisiones de gases de efecto invernadero, entre otras áreas.

12

En Colombia, por medio del CONPES (Consejo de Política Económica y Social) 91 y 140, se acogió el compromiso de desarrollo global y se convirtió en una Política Pública Nacional que permitió, por ejemplo, avances en la reducción de pobreza, logrando anticipadamente la meta establecida por los ODM: la tasa de desempleo general disminuyó, aunque mujeres y jóvenes siguieron con las tasas de desempleo más altas. Así bien, el país pudo aterrizar sobre los grandes logros, pero al tiempo sobre los inmensos desafíos como nación.


www.revistaseneca.com • REVISTA SÉNECA

Ya en 2015 la Asamblea de las Naciones Unidas preparó una nueva hoja de ruta: los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para otros 15 años. La meta es que 193 países, suscritos ahora en este nuevo pacto global, sigan cada punto como guía de referencia para el desarrollo de sus naciones. Colombia 2030: un país con metas En 2030 la Asamblea de las Naciones Unidas se reunirá de nuevo para evaluar los resultados de la ambiciosa agenda que incluye 17 objetivos y 169 metas. Ante el reto surgen varias preguntas en torno a la agenda nacional: ¿cómo vamos a lograrlo? ¿Pesa un objetivo más que otro? Para el uniandino David Gereda, director de One Young World para Latinoamérica, el primer paso es entender bien las metas. “Los objetivos tienen unos elementos demasiado elevados porque fueron un consenso mundial. El reto está en traducir los objetivos a hechos concretos para que todos entiendan que desde cualquier de sus aristas se puede empezar a aportar a ellos”, una tarea que según él no debe estar ajena de los sectores público, privado, solidario, y por supuesto, junto a la academia y la sociedad civil.

Por su parte, Lina Tangarife, directora de Alianza Social Uniandina (ASU), programa de responsabilidad social de Uniandinos, coincide en esto y apunta a resaltar que “se necesita llevar la información de los ODS a las zonas más apartadas del país para que las personas sean coherentes con sus acciones individuales. Se necesita coherencia en el estilo de vida, el consumo y en la manera en cómo construimos relaciones”. Así bien, con una mayoría informada sobre un tema de primera categoría surge otra pregunta: ¿por qué objetivo empezar?, ¿cuál es el primer paso? Según Gereda, “la paz es la principal apuesta. Sobre esa construcción girará el futuro de la nación en 2030. Ese será el eje sobre el que Colombia construirá su discurso, sobre el que deben apalancar sus iniciativas, porque tener la paz como eje dentro de los ODS hará que el resto de los objetivos se beneficie como efecto colateral”. Sin duda, ASU lo ha tenido claro, no por menos el tema durante el 7mo Encuentro Responsable organizado junto a AFLORA - Fundación Bolívar Davivienda, se concentró en la paz

Yo soy optimista con el futuro de Colombia. Vamos por buen camino pero no hay que bajar la guardia. Creo que tendremos una Colombia mejor en el 2030 si entendemos que es un problema de todos. No es un asunto del presidente, del alcalde, es de todos los que vivimos en el territorio. David Gereda, director de OYW para Latinoamérica.

bajo el lema: acciones diferentes para un nuevo país. Y en su más reciente versión, el 8vo Encuentro Responsable fijó su agenda en gestionar conocimiento sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible en las organizaciones sociales. Fernando Cortés McAllister, Director Ejecutivo de AFLORA - Fundación Bolívar Davivienda, coincide en que la paz es un tema fundamental para el país y que también es necesario “fortalecer cada día más las organizaciones sociales para que puedan tener un rol relevante en el desarrollo de los ODS. En el Encuentro Responsable nos dimos cuenta que las organizaciones quieren seguir fortaleciéndose para tener un mayor impacto. Hay ese sentimiento de compromiso y entusiasmo. Eso es muy bueno porque estamos, entre todos, ayudando a que esto funcione mejor” Según Tangarife, el gran reto en el sector solidario es que las organizaciones sociales formulen proyectos teniendo en cuenta la agenda para el 2030 y para lograrlo es importante trabajar como colectivos y generar alianzas sostenibles: “durante el 8vo Encuentro Responsable las organizaciones corroboraron que, alianzas que creían imposibles, se logran con objetivos comunes. Pero no solo es hacer hacer alianzas, se trata de mantenerlas”. ¿Qué nos impide llegar a la meta? Según Gereda, existen diversas variables que pueden impedir o retrasar que Colombia llegue a las

13


REVISTA SÉNECA • Actualidad

metas, una de ellas es la corrupción, “ese es nuestro gran mal. Pasamos de hablar de violencia a hablar de corrupción porque es un problema que hay que poner sobre la mesa, ver que no es aislado. Todos en distintos niveles podemos caer en actos de corrupción. Hay que atacar la corrupción sin ningún tipo de privilegios” y de otra parte, pero no menos importante, la brecha de género que existe en el país actualmente: “lo primero es hacer evidente que la brecha de género es un problema y lo segundo es tomar correctivos sobre el caso. Las mujeres tienen las mismas capacidades y lo están demostrando en todas las batallas que dan para generar espacios. Hay que seguir haciendo evidente este problema”. Por su parte, Cortés opina que considerar al mismo nivel derechos y deberes haría la diferencia para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, “soy muy optimista en el país hacia el 2030. Creo que los

procesos que estamos realizando hoy nos hacen reflexionar como sociedad. Es difícil llegar a los objetivos, pero vamos encaminados a lograrlos. Eso sí, necesitamos una sociedad más consciente de los deberes como ciudadanos. Porque los derechos los tenemos claros, los conocemos de memoria, pero de los deberes no participamos tanto”. Tangarife también se plantea otro reto: “los líderes de las organizaciones y las familias deben estar convencidas de que los ODS valen la pena. Tiene que saber que no son solo 17 objetivos

Yo soy optimista con el futuro de Colombia. Vamos por buen camino, pero no hay que bajar la guardia. Creo que tendremos una Colombia mejor en el 2030 si entendemos que es un problema de todos. No es un asunto del presidente, del alcalde, es de todos los que vivimos en el territorio. David Gereda, director de OYW para Latinoamérica.

que cumplir, sino que realmente no tenemos una opción b. No tenemos otro planeta. Necesitamos desarrollarnos sosteniblemente. No solo se trata de campañas sobre los ODS, se trata de ser embajador de esta información en los círculos en los que cada individuo se mueve”. A pesar de los retos, el optimismo de organizaciones y emprendedores sociales, de la sociedad civil y diversas entidades son evidentes, no por menos, algunas como la Agencia Presidencial de Cooperación, Compartamos Colombia, el Departamento Nacional de Planeación, la Fundación Corona, Compartamos Colombia, Distancia Cero, Empresas por la Educación, WWF, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo – PNUD, SDG Philantropy Plataform y Prosperidad Social, apoyaron el 8vo Encuentro Responsable que se llevó a cabo en torno la gestión de proyectos alineados a los ODS.

EMPRENDIMIENTOS SOCIALES ALINEADOS CON LOS ODS PALOMA & ANGOSTURA 14

www.palomayangostura.com @palomaworkshop

“En Paloma & Angostura, Creemos en el impacto social y ambiental por medio del diseño. Hacemos productos de alta calidad y bien diseñados. Utilizamos mayoritariamente materiales sostenibles y textiles ecológicos. En Paloma & Angostura creemos que la paz se hace con acciones, no con palabras. Por eso creemos en invertir en la gente es invertir en la paz y trabajamos con quienes han sido afectados por el conflicto armado, la violencia y la discriminación en Colombia. Empezamos trabajando con personas en proceso de reincorporación, quienes confeccionan nuestros productos y quieren rehacer sus vidas”.

Aequales

www.aequales.com @aequales

“Aequales es una empresa de consultoría creada por mujeres jóvenes que tiene como objetivo reducir las brechas de género en el lugar de trabajo y promover el liderazgo de las mujeres dentro de las organizaciones, creando así igualdad de condiciones para hombres y mujeres, fomentando un mejor ambiente de trabajo y una mayor productividad”.


REVISTA SÉNECA • Cambio• Climático REVISTA SÉNECA Historias

15


REVISTA SÉNECA • Entrevista

16


www.revistaseneca.com • REVISTA SÉNECA

Por: Carolina Tobar Amorocho

C

uando se menciona la palabra posconflicto hay algo que se viene automáticamente a la mente de muchos: la reincorporación a la vida civil de miles de colombianos que han sido participantes activos de la guerra. Desde hace 14 años, la Agencia para la Reincorporación y la Normalización – ARN, entidad adscrita a la Presidencia de la República, anteriormente llamada Agencia Colombiana para la Reincorporación – ACR, es la encargada de “coordinar, asesorar y ejecutar -con otras entidades públicas y privadas- la Ruta de Reincorporación de las personas desmovilizadas de los grupos armados al margen de la ley”. Hablamos con el uniandino Joshua Mitrotti Ventura, director general de la ARN, sobre la reincorporación, su experiencia y los retos que este proceso supone para Colombia. Cuéntenos brevemente, desde la ARN – Agencia para Reincorporación y la Normalización, ¿cómo ha sido el proceso de reincorporación? El proceso de reincorporación se viene desarrollando en Colombia desde hace 14 años. Realmente se busca conseguir una ruta en donde el reintegrado pueda desarrollar unas capacidades y unas competencias en lo personal y con el entorno. ¿Cuáles son las posibilidades que la ARN le brinda a un reintegrado? Hoy es un proceso que tiene cuatro componentes grandes, dos de la dimensión psicosocial para ayudar a la estabilización, que la gente pueda encontrar un espacio en la sociedad con una tranquilidad emocional frente a las afectaciones de la guerra, es un modelo que puede durar hasta

30 meses. También tenemos un enfoque de alfabetización, para permitirles a los mayores de 18 años adquirir unas competencias y niveles mínimos de educación, hasta donde ellos quieran llegar. Luego tenemos todo un componente de formación para el trabajo, donde ellos tienen la posibilidad de hacer dos cursos técnicos, tecnológicos o complementarios en el SENA. Por último, están los procesos de reconciliación, donde tenemos un modelo de reincorporación comunitaria que cualifica las capacidades de participación ciudadana, una estrategia para que las personas en proceso de reincorporación puedan hacer trabajo comunitario concertado con las víctimas, con las autoridades locales y con las organizaciones sociales, y eso ha permitido romper la estigmatización. También tenemos todo un ejercicio para prevenir nuevas violencias, para realmente ayudar a que los niños, los adolescentes y los jóvenes tengan otras oportunidades diferentes a la violencia y la ilegalidad. ¿Cuáles son los resultados más tangibles que ha hecho la ARN frente al proceso de reincorporación dado en Colombia? Hoy tenemos en el componente psicosocial, de las 50 mil personas que han ingresado al proceso, un porcentaje que nos dice que el 90% llegó afectado. Hoy, gracias a este modelo, 93% no representan ningún riesgo para la sociedad, para su familia o para el sector privado. En materia de alfabetización, el 75% de los que recibimos llegó analfabeta, hoy el 80% no lo es. El 72,1% de la población se encuentra ocupada. Desafortunadamente, un porcentaje de casi el 28% tiene un empleo formal

y un 72% tiene un empleo informal, eso es un desafío grande no solo para esta población, sino para toda Colombia. Sin embargo, solo un 24% de las personas que ingresaron está en riesgo de reincidir o lo han hecho. Cuando hablamos de reincidencia no estamos hablando de reincidencia a los grupos armados ilegales, estamos hablando de cualquier hecho que vulnere la Constitución de Colombia y las leyes del país. ¿Qué podría demostrarnos que la reincorporación es un proceso sostenible? Es la primera política pública que permite la culminación exitosa de una condición de vulnerabilidad y la superación de la misma. Más de 18 mil personas se han graduado satisfactoriamente de esta política y solamente 17 han reincidido. Eso quiere decir que tenemos una política que ha generado oportunidad, que ha transformado capacidades, que ha generado desarrollo en las zonas y poblaciones más vulnerables y excluyentes. ¿Cómo ha logrado que el sector privado crea en la reincorporación? Primero, ha sido un proceso de largo aliento. Debo decirle que el sector privado durante mucho tiempo no nos acompañó, pero afortunadamente desde el año 2007, cuando Frank Pearl era Alto Consejero para la Reincorporación, tuvimos el acompañamiento de algunas empresas: Coltabaco, Grupo Éxito, el grupo Casino, Coca – Cola FEMSA y Sodexo. Gracias al ejercicio solidario y generoso de estas multinacionales, hoy tenemos once años de trabajo ininterrumpido con el sector privado, más de 650 empresas que trabajan con nosotros para materializar la reincorporación

17


REVISTA SÉNECA • Entrevista

en el país. Hoy tenemos cinco mecanismos con los que trabajamos consistentemente con ellos, que nos han permitido entender que el sector privado es una pieza fundamental de la reincorporación efectiva de estas poblaciones. ¿Cómo disminuir la brecha social entre actores de la sociedad civil y los reintegrados? Los reintegrados o las personas en proceso de reincorporación van a las comunidades más vulnerables. Otra de las grandes mentiras, “es que la guerra enriquece”, no; desafortunadamente, muchos de estos hombres y mujeres salen como entraron y van a las comunidades más vulnerables, es decir, comparten las mayores carencias de amplios sectores sociales. Por eso nuestro trabajo ha sido no solo en fortalecer los individuos y las familias, sino en los contextos, y que eso sea una oportunidad para transformar dinámicas y apalancar desarrollo. ¿Cuál es la ventaja comparativa en el proceso de reincorporación colombiano, frente a los procesos de otros países? Colombia, contrariamente a muchos países que han sufrido violencia y

18

conflicto, ha crecido. Entonces hoy no se puede comparar con otros países por su capacidad institucional, porque este proceso ha sido desarrollado y ejecutado por Colombia, ha sido financiado en un 94% con recursos de los ciudadanos colombianos de forma responsable y transparente. Hoy tenemos unos resultados que en ningún lugar del mundo se han podido lograr en materia de reincorporación. ¿Qué retos vienen? Pues yo creo que el principal reto es no ver a esta política y a esta población, que se deriva de contextos de violencia, como una población negativa, con muchas costumbres no adecuadas para el ejercicio de la ciudadanía de hoy. Quiero decir con absoluta firmeza que esto no es una historia de buenos y malos o de blanco y negro, es una historia de grises, y desafortunadamente a estos hombres y mujeres les ha tocado vivir unas historias de vida que en muchos casos los condenaron al ejercicio de la violencia y de la participación en grupos armados. Hoy ellos están haciendo su esfuerzo por cumplirle al país, pero muchas veces tenemos barreras imaginarias, tenemos perspectivas sobre ellos

“Tenemos una política que ha generado oportunidad, que ha transformado capacidades, que ha generado desarrollo en las zonas y poblaciones más vulnerables y excluyentes”.

de una forma despiadada que estigmatiza y excluye. ¿Cómo inspirar a los jóvenes a que hagan parte del cambio y de esta historia? Yo creo que hoy Colombia tiene una oportunidad histórica que ninguno de nosotros ha vivido: es la posibilidad de cambiar nuestro destino. Que este destino sea incluyente para todos los colombianos, que gire en torno a la generación de desarrollo y riqueza de las regiones. Eso implica que todos los ciudadanos colombianos tenemos la responsabilidad y la corresponsabilidad para que este proceso de reincorporación y de reintegración pueda generar transformación. Invito a toda la comunidad Uniandina a entender que esto tiene que ser una apuesta nacional, y que tenemos que tener los pies sobre la tierra, sabiendo que esto es un proceso de largo aliento que apenas empieza, pero que puede tener –si somos responsables como nación- una posibilidad de formar por siempre y para siempre nuestro destino, alejarnos de la violencia y llevarnos a la senda del desarrollo, de la profundización y de la ampliación de la democracia.


LLEVA TU

VEHÍCULO

www.revistaseneca.com • REVISTA SÉNECA

FORD

CON DESCUENTOS ESPECIALES POR CONVENIO

19


REVISTA SÉNECA • Perfil

J

uan Fernando Pacheco Duarte es un hombre cálido, serio y amable. En su equipo de trabajo todos lo saludan por su nombre y con muestras de afecto. Parece saberse los nombres de todas las personas que trabajan con él, o por lo menos de las cerca de 20 que me presenta con nombre y cargo mientras recorremos el edificio del Parque Científico de Innovación Social, PCIS, de la Universidad Minuto de Dios, entidad que gerencia desde hace cerca de 18 meses.

20


www.revistaseneca.com • REVISTA SÉNECA

Es muy uniandino, graduado de Ingeniería Industrial en 1993, y posteriormente de especialización y maestría en Planificación y Administración del Desarrollo Regional. Ama su alma mater, pero confiesa que su corazón está divido entre dos afectos universitarios: “en mi corazón siempre están mitad Uniandes y mitad Uniminuto, porque amo mucho mi universidad y amo también a Uniminuto, donde he construido mi proyecto de vida”. Su historia en esta última se remonta a más de 20 años atrás, cuando se vinculó como Coordinador de Proyectos de Cooperación Internacional; luego ha tenido una trayectoria y crecimiento exponencial dentro de la institución: fue el responsable de crear la oficina de Planeación y posteriormente ejerció como decano de la Facultad de Ingeniería. En su trayectoria por la institución también fue director del Centro de Formación para el Desarrollo Social, experiencia en la que destaca la riqueza del trabajo social. “En el modelo educativo de Uniminuto se trabaja muy fuerte en la formación social para estudiantes. Todos hacen un servicio social obligatorio, distinto a la práctica profesional. Entonces el rector general me puso a rediseñar lo que era el centro de práctica social y lo convertimos en un centro de formación donde involucramos formación, docencia y proyección social”. Meses después se presentó a una convocatoria que lo llevó a convertirse en el Vicerrector académico de la sede principal y más recientemente asumió la Rectoría de la Sede Cundinamarca, donde estuvo por cerca de seis años, hasta que en 2016 las directivas de Uniminuto vieron en su perfil

profesional la convergencia de aspectos claves para desempeñarse como gerente de una apuesta única en el país, un Parque Científico de Innovación Social. “El padre Camilo Bernal, que era el rector de la época, empezó a hablar de que la innovación era el futuro del país y tenía que basarse en un enfoque social, que teníamos que buscar nuevas soluciones a los problemas tan viejos… Obtuvimos unos fondos de Colciencias para diseñar una figura que retomara todo ese potencial de innovación de la organización, lo pusiera al servicio de la comunidad y nos trazara una ruta hacia el futuro en innovación social. Tuvimos una consultoría española y trabajamos juntos para definir que la figura más pertinente era el parque”, cuenta Pacheco. Para la puesta en marcha del proyecto sumaron esfuerzos con la Gobernación de Cundinamarca, desde la Secretaría de Ciencia y Tecnología, que vio potencial en el proyecto. Con recursos de Uniminuto se construyó el primer edificio del parque y con recursos de regalías de ciencia y tecnología de la Gobernación de Cundinamarca se financiaron proyectos en los primeros años. Recientemente, el parque ha expandido su trabajo al territorio nacional. Financiar investigación para ponerla al servicio de las comunidades no ha sido fácil. Además, Juan Fernando asegura que es difícil estar en sintonía con los financiadores, porque la intervención en comunidades requiere de tiempo para analizar problemáticas, cocrear e implementar soluciones, y las agendas de los financiadores son otras.

Es un hombre que ha sabido conectar su trabajo -que según él transforma vidas- con lo que lo hace feliz, pues cree firmemente que ese es el propósito superior de todos en la vida: “vinimos a buscar la felicidad, a ver cómo en esta vida somos felices. Aunque esta universidad no es de confesión católica, muchos sí lo somos, yo vengo de una formación católica y mi felicidad la encuentro en el servicio a los demás, en la conexión con los otros. Ver al otro que tiene alguna necesidad y que yo le pueda servir, a mí eso me hace feliz, ¿por qué? No sé, pero soy feliz”. Disfruta también estar en las regiones de Colombia, trabajando con las comunidades en los proyectos que acompaña y lidera desde el PCIS, pero para él lo más gratificante es ser parte de uno de los roles más importantes de transformación social: la educación. “Lo más bonito es ver a nuestros estudiantes, verlos llegar y verlos graduarse. Muchos son jóvenes de familias muy humildes, que seguramente son el primer profesional de esa familia, y ver cómo eso impacta no solo sus vidas sino la de sus familias, resulta muy gratificante”. Es un ingeniero que cree que el mundo sería mejor si hubiera más amor entre las personas y si se aprendiera cada vez más pronto a conectarse con las necesidades de los otros. “El amor es la base de todo. Entenderse y quererse. Si hay amor ni siquiera hay corrupción: ¿cómo alguien que ama a los otros se va a robar lo que ellos necesitan?”. Su discurso es coherente con su trabajo, y lo es también con su práctica permanente de amor por los demás y el espíritu de servicio,

21


REVISTA SÉNECA • Perfil

Juan Fernando Pacheco Duarte que es la mejor herencia que quiere dejarles a Natalia -quien ya sigue sus pasos como estudiante de Ingeniería Industrial y voluntaria de proyectos sociales- Juan Camilo y Alejandra, sus tres hijos y sus más grandes sueños. “Los sueños de uno son los sueños de los hijos, ese proyecto familiar es lo que uno quiere que salga adelante. Pero no hay que esforzarse; cuando a uno le preocupan los temas sociales, ellos lo van viendo en las conversaciones cotidianas, mientras cenamos, yo creo que ese espíritu se nutre en la familia”, afirma Juan Fernando. Cuando la conversación se aleja un poco de su familia, de quienes habla con tono de emoción y orgullo, confiesa su sueño personal de años futuros: “viejito me veo dictando clases en Uniminuto. Cuando ya no tenga fuerzas para andar en un avión o en una lancha visitando comunidades, quiero estar motivando a nuestros jóvenes a que continúen con el legado de la Universidad, quiero estar con estudiantes transfiriendo conocimientos”. Según Juan Fernando, la tarea pendiente de los seres humanos es tomarse en serio aquello de servir. Asegura que el servicio transforma significativamente las realidades sociales, contribuye a alcanzar una sociedad más equitativa y, en consecuencia, más feliz. Reconoce que esa vocación requiere una cuota de sacrificio; en su caso personal, lo que más ha sacrificado ha sido la vida social y el tiempo que antes compartía con sus amigos, por priorizar la familia y el trabajo.

22

“Uno en los temas sociales no puede pretender hacerse millonario, pero tampoco riñe con tener lo necesario para vivir bien, sin excesos… cada persona desde su rol individual puede servir más, y servimos más, amando más. La pregunta es: ¿y cómo amamos más? Con empatía, con mirar a los ojos a los otros. Uno siempre tiende a hacer de su vida su prioridad y eso no está mal, pero hay que equilibrar para conectarse con las personas. Desde cualquier trabajo que uno desempeñe, uno puede tener actos cotidianos de amor, servicio y solidaridad. Si uno se conecta más con la gente uno renueva sus energías: saludar siempre, sonreír, aprender el nombre de las personas que trabajan con uno, de sus vecinos. Yo creo que no es fácil conectar, pero es una habilidad que uno puede desarrollar”.

El Parque Científico de Innovación Social es un proyecto de la Universidad Minuto de Dios, que surgió hace cerca de cinco años y se implementó en asocio con la Gobernación de Cundinamarca. En la primera fase de trabajo con este departamento impactó a cerca de 30 mil personas en formación, sensibilización en cultura de innovación y como beneficiarios directos de programas de innovación. Desarrolló programas de mejoramiento de vivienda, adaptación al cambio climático, mejoramiento de la enseñanza de las matemáticas, y movilizó más de diez millones de dólares en el desarrollo de dichos proyectos. Actualmente adelanta seis grandes proyectos de innovación social y tiene 27 retos a nivel nacional, en un trabajo coordinado con las sedes regionales de la Universidad y adelantan investigación de acuerdo con las agendas regionales de innovación social de los departamentos. Recientemente, por medio de su proyecto STEM (Science, Technology, Engienereen, Mathematich) Robotic, adelantó para Colombia la eliminatoria del First Lego League (FLL) un desafío para incentivar la ciencia en niños y jóvenes del mundo.


www.revistaseneca.com • REVISTA SÉNECA

MOTOVALLE, EL CAMINO MÁS DIRECTO PARA TENER UN MAZDA.

CROSSOVER

M{ZD{ cx-3 DESCUENTOS ESPECIALES POR CONVENIO D escuento E spe cial e n ve hículo nuevo so b re p rec io de lista Mazda + Tapetes BENEFICIOS POSVENTA Descuento del 10% en mano de obra. Descuento del 10% en repuestos y accesorios. Descuento aplica para vehículos Mazda comprados en Motovalle y otros concesionarios.

AGENDA TU CITA DE SERVICIO CON PRIORIDAD: CONTACT CENTER 7431046 OPC 2 O INGRESA www.motovalle.com.co, click en el banner Mazda: Agende su cita de servicio aquí.

23

Imágenes de referencia. Con la presentacion de esta publicidad podrás acceder a los beneficios descritos. Comunícate con tu asesor y conoce los descuentos especiales de nuestro portafolio.

SALA DE VENTAS: Avenida 19 No. 127-05 / CENTRO DE SERVICIO: Avenida Boyacá # 95-81 HORARIO DE ATENCIÓN CENTRO DE SERVICIO: Lunes a Viernes: de 6:00 a.m. a 5:00 p.m. / Sábados: de 7:00 a.m. a 12:00 p.m.


REVISTA SÉNECA • Opinión Un primer reto que debe enfrentar nuestro país para disminuir la pobreza es la reducción de brechas entre el sector urbano y el rural; para ello se requiere fortalecer el campo y a los campesinos; dignificar la vida en el sector rural, no solo porque esta es la base para proveer seguridad alimentaria a todos los colombianos, sino sobre todo porque el mayor porcentaje de la población pobre de nuestro país habita en el campo. Se requiere tecnificar los procesos, mejorar las vías de acceso terciarias para facilitar la comercialización de los productos y hacer rentable su producción; promover la asociatividad, generar capacidades y promover el cuidado de los recursos naturales.

Yolanda Lemus Sánchez

LOS RETOS DE NUESTRO PAÍS PARA REDUCIR LA POBREZA

P 24

sicóloga de la Universidad de los Andes, con Maestría en Desarrollo Educativo y Social. De sus 27 años de experiencia laboral, 11 han sido en el sector público. Actualmente es asesora de la Subdirección General para la Superación de la Pobreza del Departamento Administrativo para la Prosperidad Social. Las principales áreas en las que se ha desempeñado son los procesos psicológicos y el aprendizaje, educación y TIC, y evaluación y seguimiento de programas y proyectos. Con el fin de contextualizar el tema, es necesario mencionar que en nuestro país la pobreza se mide no solo por el ingreso monetario, sino también por el Índice de Pobreza Multidimensional, que contempla cinco variables: (i) educación; (ii) niñez y juventud; (iii) trabajo; (iv) salud; y (v) vivienda y servicios públicos.

El segundo reto consiste en generar oferta de programas –por parte de las entidades del Estado- que sea pertinente, es decir, que atienda a las necesidades reales de la población en situación de pobreza y de pobreza extrema, y garantizar que desarrollen procesos de focalización que permitan llevar esta oferta a la población que más la necesita. Un tercer reto es involucrar de lleno a la empresa privada, por medio de una regulación positiva que le apueste a la reducción de la pobreza, llevando programas y proyectos construidos sobre la base de la participación comunitaria, lo que tiene efectos directos sobre la sostenibilidad de las iniciativas. El cuarto reto es generar capacidades y apoyar particularmente a poblaciones vulnerables, como las mujeres y las minorías étnicas, con programas que, desde una perspectiva territorial, desarrollen sus potencialidades y les den herramientas para favorecer su autonomía y promover la equidad. El quinto es continuar trabajando por la articulación intersectorial, a partir de la cual se implementen programas pertinentes para los sectores más dispersos de nuestra geografía, se unifiquen sistemas de información y se construyan indicadores de seguimiento y monitoreo conjuntamente, con el fin de no repetir esfuerzos y lograr un mayor aprovechamiento del presupuesto de cada entidad comprometida con la superación de la pobreza. Finalmente, el reto más complejo que cubre gran parte de lo mencionado: concretar la integración de los Objetivos de Desarrollo Sostenible con el Acuerdo de Paz, mediante la implementación de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial.


www.revistaseneca.com • REVISTA SÉNECA continuar apostándole a una visión colectiva, que invite a las naciones a trabajar de manera decidida en unas metas concretas y transformadoras. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible – ODS son esta nueva agenda, trazada hasta el 2030, con el fin de mejorar la vida de todas las personas en el planeta, asegurando el ejercicio pleno de sus derechos, en armonía con la naturaleza. El cumplimiento de los ODS parte del supuesto de la corresponsabilidad: implican y orientan acciones del sector público, privado y la sociedad civil en su conjunto1. Son una hoja de ruta para las empresas en cuanto a su inversión social.

María Carolina Meza Botero

EDUCACIÓN DE CALIDAD PARA TODOS: UNA META COMÚN

P

sicóloga y filósofa de la Universidad de los Andes, con estudios de pregrado en Alemania y maestría en Psicología Social y Cultural de The London School of Economics and Political Science. Ha trabajado en diversas organizaciones públicas, privadas y de cooperación en proyectos sociales y educativos; y ha sido profesora de cátedra por varios años de la Universidad de los Andes. Hoy en día se desempeña como Directora Ejecutiva de la Fundación Empresarios por la Educación, FEXE.

En el año 2000, las naciones se fijaron ocho objetivos para luchar contra la pobreza: los Objetivos de Desarrollo del Milenio - ODM. Quince años después, los aprendizajes adquiridos demostraron la importancia de

Desde hace 15 años, la Fundación Empresarios por la Educación, FEXE, genera alianzas entre el sector privado y el sector público para que, reconociendo permanentemente los territorios y basándose en evidencia y datos, se tomen mejores decisiones a la hora de invertir recursos y emprender programas en educación que contribuyan al mejoramiento de la educación en el país. Nuestra misión apunta al ODS número 4: garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos. El ODS 4, desde sus 10 metas, muestra la complejidad de este reto. No se trata solo de garantizar un cupo en un colegio para los casi 11 millones de niños en edad escolar que hay en el país. Se trata de garantizar aprendizajes con sentido para todos, desde las edades más tempranas. Esto es un reto en un país como el nuestro, donde 1.2 millones de niños no van al colegio, y más de la mitad de los que asisten no alcanzan los aprendizajes mínimos en matemáticas y lenguaje. Es derecho de todos los niños contar con ambientes de aprendizaje que les permitan desarrollar al máximo sus potencialidades, para poder contribuir plenamente a la construcción de caminos de vida para sí mismos, sus familias, comunidades y la sociedad en general. Lograr esto implica que los diferentes actores aporten desde su rol y experiencia, que sean capaces de trabajar articuladamente para el logro de los objetivos. Es, en últimas, un reto de liderazgo colectivo en el que todos tenemos que poner de nuestra parte. Desde FEXE seguiremos trabajando, con todas las empresas que quieran unirse a esta causa, por lograrlo. Memoria del Secretario General sobre la labor de la Organización, Naciones Unidas, Nueva York, 2015.

1

25


REVISTA SÉNECA • En el Radar

Ser voluntario profesional ASU implica apoyar el fortalecimiento de proyectos y asesorar a organizaciones sociales en proceso de crecimiento, así como recibir formación y acompañamiento y, lo más importante y enriquecedor, tener una experiencia inolvidable al servir a otros. ¿Sabía que el voluntariado es un ejercicio de ciudadanía y un mecanismo de cambio social que trae múltiples beneficios a su vida?

• Amplía redes sociales al conocer personas que comparten gustos e intereses.

•Permite descubrir competencias y talentos ocultos.

•Fortalece y contrasta conocimientos. •Deja

huella al sembrar una semilla en el mundo, ayudando a quienes lo necesitan.

•Mantiene

el cuerpo saludable, porque después de 10 semanas haciendo voluntariado la salud cardiovascular mejora y los niveles de colesterol y grasa corporal bajan.

•Aumenta la realización personal. 26

•Agrega valor a la hoja de vida. Estudios afirman

que las personas que hacen voluntariado profesional son 24% más elegibles en un proceso de selección.

•Ayudar a los demás hace que las personas se sientan útiles.

•Se

invierte el tiempo libre en acciones concretas.

Voluntarios ASU • Yolanda Monsalvo es voluntaria ASU desde febrero de este año. Es economista con posgrado en gestión pública e instituciones administrativas. Actualmente es voluntaria de la organización TECHO Colombia, comparte su experticia al servicio de la consolidación del trabajo en red entre TECHO y las entidades del Gobierno en los cinco territorios del país donde operan (Bogotá, Barranquilla, Cali, Medellín y Cartagena). Yolanda pone a disposición de las organizaciones ASU sus habilidades y herramientas, además de una larga


REVISTA SÉNECA • En el Radar

trayectoria laboral al servicio de una generación no solo más joven, sino con técnicas diferentes, como lo es TECHO Colombia. • Ramiro Silva es voluntario ASU desde febrero de este año. Es economista con maestría en gestión de proyectos. Actualmente es voluntario de la Fundación Plan de Apoyo Familiar. Con su trabajo permitió que ASU por primera vez realizara una intervención a una organización por fuera de Bogotá. Trabaja en el proyecto ZUNCHAMOS (creación de canastas y carteras en zuncho, tejidas por madres de una comunidad vulnerable de Cali), creando y asesorando el modelo de negocio y el plan financiero de esta iniciativa. Ramiro realiza un voluntariado 100% virtual, y aunque es todo un reto, con su constancia y disciplina ha demostrado que a pesar de la distancia es posible generar acciones de valor.

Si quiere ser voluntario profesional ASU debe: 1. Inscribirse en www.alianzasocialuniandina.org/ voluntariadoprofesional y adjuntar su hoja de vida al formato. 2. Recibirá correos con oportunidades de voluntariado y eventos. 3. Podrá postularse a una oportunidad de voluntariado enviando un correo a voluntarios@ uniandinos.org.co 4. Se enviará el perfil a la organización correspondiente. 5. Selección: la organización lo elegirá como voluntario. 6. Asistirá a las reuniones de vinculación, seguimiento y cierre. 7. Se certificará su labor como voluntario.

Quiero Estudiar

Beca con Compromiso

Desde el año 2006, Uniandinos se ha comprometido con el programa de apoyo financiero que ofrece la Universidad de los Andes, Quiero Estudiar Beca con Compromiso, para que estudiantes con desempeño académico destacado y recursos económicos limitados accedan a educación superior de calidad. Por medio del Fondo Dédalo, Uniandinos destina un porcentaje de la cuota de sostenimiento de los asociados para realizar la donación al programa. Hasta el año 2016, el total donado fue de $6.602.000.000, dinero con el cual se ha beneficiado a 32 estudiantes a lo largo de 10 años.

El programa es autosostenible, pues una vez que los beneficiarios culminen sus programas deben aportar el 20% de sus ingresos para que nuevos beneficiarios puedan estudiar.

“¡Gracias! Cada día cuando entro a la universidad es un día en el que puedo estudiar, mejorar y aportar a mis compañeros, eso en gran medida lo hacen ellos posible. Entonces, cada vez que entro a la universidad se siente esa oportunidad que ellos me dieron, es una responsabilidad y una alegría muy bonita”, expresa Jorge Alexander Garzón, beneficiario del programa, respecto al aporte de Uniandinos.

27


REVISTA SÉNECA • En el Radar

Jorge tiene 20 años y es estudiante de 7° semestre de Ingeniería Ambiental. Escogió esta carrera porque es la mejor combinación entre sus habilidades y sus gustos, y para él esa es la mejor manera de aportar a la sociedad desde lo que él puede hacer y desde lo que le gusta, la escogió por pasión. Para Jorge, “estudiar en los Andes es una gran responsabilidad, es tener no solo las ventajas de estudiar en una universidad por el nombre o por las oportunidades laborales, la Universidad de los Andes te hace mejor persona y eso hace que tengas una deuda más grande con la sociedad, tienes que demostrar que, así como la sociedad confió en ti y te dieron esta beca, tú puedes devolverles a ellos”. Lida Roxana Quintana tiene 16 años y va en 6° semestre de Ingeniería Química. Para

ella, “estudiar en los Andes significa muchas oportunidades, tanto profesionales como laborales y de crecimiento personal”. Se siente orgullosa porque logró entrar a la Universidad de los Andes gracias a su formación académica: “al estudiar en la universidad siento que después podré aportar al país ayudando a otras personas y también puedo tener un horizonte más amplio de lo que quiero y espero lograr con mi profesión”. “Lo que le puedo decir a todas las personas que nos apoyan en Uniandinos es gracias, en este momento están teniendo un acto de fe con nosotros, apoyándonos financieramente para que podamos terminar nuestros estudios; no saben cómo el aporte que hacen mensualmente es algo indispensable para que nosotros sigamos estudiando”.

Colsanitas y Uniandinos tienen para ti un plan con tarifas preferenciales y coberturas especiales:

28

Más de 5.000 profesionales de la salud

Más de 1.200 clínicas propias y adscritas

Odontología Preventiva y de urgencia

Cobertura Internacional

Atención médica domiciliaria y ambulancias

Seguro de vida Colsanitas

Descuento para afiliados a EPS Sanitas

Cobertura médica a nivel nacional

Para más información: Colsanitas en Línea Bogotá 487 1920 Nacional 01 8000 979020 - www.colsanitas.com * Aplican condiciones y restricciónes según el caso.


www.revistaseneca.com • REVISTA SÉNECA

29


REVISTA SÉNECA • Responsabilidad Social Uniandina

S

egún el DANE, el 31 de diciembre de 2016 Colombia tenía 49.021.139 habitantes, de los cuales 4.068.000 vivían en situación de pobreza multidimensional. Es decir, tenían un alto grado de vulnerabilidad en términos de vivienda, educación, salud, trabajo y acceso a servicios públicos. Si bien es común escuchar expresiones como: ser agente de cambio, ayudar a cambiar el mundo, tejer redes, igualdad, equidad, voluntariado y ayuda, no es un secreto que Colombia, aun siendo un país muy rico en biodiversidad, culturalidad y una potencia económica en Suramérica, es el octavo país más desigual del mundo, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD. A pesar del panorama que refleja la realidad de un país que en ocasiones invisibiliza a los habitantes vulnerados, existen fundaciones que dedican sus esfuerzos a contribuir al desarrollo y a la sensibilización de quienes tienen todo en sus manos para ayudar, pero que por el afán del día a día y de sus obligaciones olvidan el valor de la solidaridad.

30

La Asociación Nacional de Empresarios de Colombia, ANDI, cuenta con una fundación dedicada a ayudar a más de 1.000 empresas asociadas para que hagan inversión social eficiente. Tiene un portafolio de productos y servicios para contribuir a que el dinero que invierten las empresas vaya a proyectos sociales pertinentes, que además de estar alineados con el negocio sean sostenibles y que realmente generen impacto en las comunidades a las que llegan.

Isabella Barrios La uniandina Isabella Barrios es la Directora Ejecutiva y Gerente de Arquitectura Social Estratégica de la fundación. Es economista de la Universidad de los Andes y tiene una amplia experiencia en el sector público. Para Isabella, el voluntariado “es esa primera puerta para encontrar lo que lo hace feliz a uno. Es ayudar a los demás y no es tan difícil hacerlo. Ser voluntario no implica tener que hacer un cambio de vida, ni renunciar a una cantidad de cosas si uno es capaz de encontrar en su rol normal, en su empresa o en donde trabaja, una manera de servir y ayudar a los demás”. Es precisamente ese el propósito de la Fundación ANDI: mediante la campaña ‘Vamos Colombia’ muestra las acciones que el sector privado realiza en regiones que han sido vulneradas por el conflicto; para Barrios, esto se traduce en “trabajar en temas de construcción, de reconciliación y de juntar los países tan diferentes que tenemos en un mismo país”. Con esta campaña movilizan a un grupo de voluntarios de las empresas asociadas a la ANDI, quienes durante cinco días trabajan en obras físicas o talleres de temáticas que las comunidades han pedido. Trabajan en conjunto con cuadrillas del Ejército y con la Agencia para la Reincorporación y Normalización, llevan a estas comunidades espacios de trabajo en equipo, donde todos los actores se dan cuenta de “que cuando estamos trabajando hombro a hombro, sembrando un árbol o pintando una pared somos exactamente iguales, así yo haya sido un excombatiente, sea un sargento de la policía o un gerente de una planta”, afirma Barrios. Lo anterior no solo ayuda a la reflexión de las personas luego de vivir la experiencia, sino que al regresar a la vida cotidiana se vuelven agentes de cambio en las empresas. Según Isabella, “llegan muy transformadas y empiezan a imaginarse más cosas que en la empresa podrían empezar a hacer para ayudar a las comunidades”. Lo más enriquecedor de estas acciones es poder eliminar el imaginario colectivo de creer que ayudar es sinónimo de hacer algo que las personas de las comunidades no saben, o que se tiene algo que los demás no.


www.revistaseneca.com • REVISTA SÉNECA

Tras esta experiencia, los voluntarios aprenden que “esa vivencia y esas comunidades les enseñan a ellos mucho más de lo que ellos le enseñaron a la comunidad. Son espacios de aprendizaje mutuo, en los que la gente que está en la ciudad se da cuenta que no es que yo sé y allá no saben o es que yo tengo y voy a llevarles, porque no es un tema de desigualdad”, afirma Barrios.

La uniandina Angela Escallón es la Directora de esta fundación. Es psicóloga de la Universidad de Los Andes, y como ella se define, “una mujer que ha tenido mucha suerte en la vida, con muchos privilegios y muchas oportunidades de educarse”; afirma que está segura de que eso hay que devolverlo, y por eso toda su vida ha trabajado para el desarrollo del país.

Durante 2017, la fundación hizo presencia con sus voluntarios en Chaparral, Tolima; Quibdó, Chocó; San Carlos, Antioquia; Catanzama, Magdalena; Buenaventura, Valle y Florencia, Caquetá. Para Isabella, el mayor aporte de estas acciones es “que la solidaridad se vuelva algo común y corriente, que, así como uno sabe que como ciudadano uno tiene derecho y deber de ir a votar, uno debería saber y entender que uno tiene derecho y deber de hacer voluntariado por lo menos una o dos veces al año para ayudar a alguien y para que ese voluntariado lo ayude a uno para crecer como persona”.

Para Escallón, el voluntariado “es la forma más cercana que la gente tiene de conocer otra realidad del país, porque uno conoce las historias de lo que pasa en el país, pero nunca las vive, y el voluntariado es un vehículo para tener ese contacto directo con lo que pasa y aportar un grano de arena”.  Hay muchas personas sensibles ante la realidad país y quieren ayudar, pero no saben cómo y el voluntariado es quizá la respuesta más acertada.

En lo personal, Barrios –con un profundo compromiso- asegura que el mayor aprendizaje de su trabajo en el campo social es “que la felicidad verdadera de una persona está en ayudar a los demás, es la conclusión única y clarísima de cuando uno trabaja en lo social”. Por su parte, la Fundación Corona impulsa el desarrollo social, la calidad de vida y la equidad en Colombia mediante proyectos específicos. Promueve la movilidad social por medio de la promoción de empleo, educación para la ciudadanía e innovación, para que cada persona tenga las oportunidades de mejorar su calidad de vida.

Sin embargo, tras su experiencia, Ángela afirma que hace falta compromiso y que no es suficiente con lamentarse, renegar o comentar acerca de todos los problemas que hay, “lo que falta es unir ese interior que diga yo soy capaz de que esto no pase o de contribuir de alguna forma para cambiarlo”. Si se siembra la semilla del voluntario, se genera

"La felicidad verdadera de una persona está en ayudar a los demás, es la conclusión única y clarísima de cuando uno trabaja en lo social”

un efecto multiplicador, un buen voluntariado lo lleva a su familia y esa familia lo reproduce con otra familia, con sus amigos, con sus vecinos, etc. “La misión que cada uno como persona tiene en la vida es devolver los beneficios que tuvo porque sí, porque nació donde nació y porque el mundo hay que concebirlo de una forma en que a todos nos tiene que ir bien”. Es la filosofía de vida de Escallón, que de una u otra forma se replica en la fundación. Es así como promueven la movilidad social a partir de la educación, ya que es el vehículo más importante para lograrlo, porque “tenemos un bono demográfico que se acaba en el 2025, donde la gran mayoría de los colombianos son jóvenes, entonces, entre más invirtamos en ese grupo poblacional, pues mejores oportunidades tendremos en un futuro; y por otro lado, porque las sociedades desarrolladas han tenido grandes cambios en movilidad social a través de la educación, como una de las prioridades para estar donde están”, afirma. Es así como, por medio de acciones concretas con personas en condición de vulnerabilidad, la fundación busca brindar empleo inclusivo para eliminar las barreras de desigualdad; promover oportunidades de educación; y fortalecer competencias en estudiantes de 9° a 11° para que puedan acceder a un trabajo. Con el movimiento ‘Ciudades Cómo Vamos’, la Fundación Corona tiene un sistema de seguimiento y veeduría de control ciudadano de los planes de desarrollo de los gobiernos locales, para lograr que se cumplan al 100%. A pesar de las acciones que hoy se generan y aportan al país, la fundación tiene el reto de “llegar

31


REVISTA SÉNECA • Responsabilidad Social Uniandina

al mayor número de personas que podamos, dando los elementos a quienes corresponde: a otras fundaciones, al gobierno, a las comunidades, para hacer las cosas de la manera más eficiente, eso es como nuestra obsesión”, asegura Escallón. Para Ángela, trabajar con el sector social no solo ha aportado experiencia a su vida, también le ha dejado “el reto de lograr cosas para lo demás. Todos los días lidiamos con muchas dificultades, vemos la realidad como es, y eso no tiene nada de bonito. Lo que sí tiene de bonito es la posibilidad de poderlo cambiar, es un trabajo muy duro, que requiere mucha persistencia. Al final, lo que todos los seres humanos necesitamos es dignidad, cada uno necesita ser reconocido como un ser humano íntegro, no como un desplazado, ni como una mujer, sino como un ser humano que requiere dignidad, y cuando la obtiene, su vida cambia. Lo que más me ha aportado a mí este trabajo es reconocer algo tan evidente, porque debería ser evidente, que cada ser humano tiene su propio valor y que necesita que los demás lo vean así”.

32

Ángela Escallón

Método Educativo Europeo Mixto - Calendario B Doble titulación: italiana y colombiana Tres idiomas: Español, Italiano e Inglés (TOEFL) ICFES nivel muy superior

Los niños felices crecen con el Volta Cll. 119 No. 4-79 Bogotá . PBX. 743 8850 / 629 0245 . Cel. 312 305 7878 promocion@gimnasiovolta.edu.co. www.gimnasiovolta.edu.co


www.revistaseneca.com • REVISTA SÉNECA

XXIX CONGRESO NACIONAL UNIANDINO

Llegada al Hotel Spiwak

Cena de instalación en Hacienda el Bosque

Visita a la Regional Suroccidente de Uniandinos

33

Jornada Académica

Panelistas de la Jornada Académica. Diálogos Uniandinos por Colombia


REVISTA SÉNECA • Mundo Uniandino

XXIX CONGRESO NACIONAL UNIANDINO

Tour en Chiva - Foto Grupal

Tour en Chiva

Rumba en la “Cantina La 15” Visita Zoológico de Cali

Visita Museo de la Caña

Noche de Clausura Grupo de baile Salsa Viva

34

Noche de Clausura Premiación 1er Neto del Torneo de Golf, Copa Congreso


www.revistaseneca.com • REVISTA SÉNECA

Sede Nacional

70 años de la Universidad de los Andes Se dio inicio a la celebración del aniversario número setenta

Big Band Juvenil Bogotá La fundación Jazz para la Paz ha conducido desde 2014 este proyecto de jóvenes. La orquesta, dirigida por el maestro chileno Sebastián López, rindió homenaje a uno de los compositores más importantes del siglo XX, Duke Ellington. Un concierto memorable organizado por la Dirección Cultural.

Coworking Experience El evento organizado por la Dirección de Desarrollo Profesional de Uniandinos contó con 25 emprendimientos, se realizaron 2 workshops y finalizó con un panel de expertos en Fintech.

Lecciones Empresariales: oportunidades para un mundo globalizado El grupo Uniandinos Networking realizó un conversatorio sobre el caso de éxito de ‘Tostao’, que contó con la participación de Pedro Gasca, orientador general de Bakery Business International S.A.S (BBI) Colombia y Ricardo Ávila, director de Portafolio.

35


REVISTA SÉNECA • Mundo Uniandino

Sede Nacional

Taller de meditación: desconecta tu mente El Grupo realizó una sesión con Phra Pasura Dantamano Chaiwong, monje budista, instructor de meditación y consultor en el proyecto Peace Revolution.

Roberto Junguito Bonnet en Uniandinos El exministro de Hacienda y excodirector del Banco de la República dictó la conferencia: “Expectativas e incertidumbres para la economía colombiana en el 2018”

Haz clic con la causa Alianza Social Uniandina lideró una iniciativa para la gestión de recursos a distintos proyectos sociales.

36

Exposición 3 X 3 La muestra reunió nueve artistas activos, egresados de la Universidad de los Andes, durante tres décadas diferentes de Arte Uniandino. La exposición se realizó en el marco de la conmemoración de los 30 años de la Galería Espacio Alterno.


www.revistaseneca.com • REVISTA SÉNECA

Sede Nacional

Feria Laboral Más de 65 empresas de diversos sectores se dieron cita para buscar el talento uniandino y potenciar sus equipos de trabajo. Más de 600 personas participaron del evento organizado por la Dirección de Desarrollo Profesional y el CTP de Uniandes.

Certificación Internacional en Innovación Así culminó la certificación organizada por el Capítulo Profesional de Sisandes. ¡Felicitaciones!

Torneo de Bolos La Dirección de Capítulos de Uniandinos organizó este divertido encuentro. ¡Felicitaciones a los ganadores!

Día del Estudiante La Gerencia Comercial participó en la celebración del Día del Estudiante.

Sofía Montenegro, acordeonista de la agrupación Surcos, banda Uniandina que se presentará próximamente en el Festival Estéreo Picnic.

Feria de Tecnología e innovación Uniandinos, el capítulo de afinidad Zero G y el Centro de Alta Tecnología realizaron la primera versión de este evento que contó con más de 10 empresas especializadas en tecnología, un torneo gamer y conferencias sobre innovación.

37


REVISTA SÉNECA • Convenios

MEDICINA

PóliZAS

Sabías que

puedes asegurar tu vehículo y el de tu grupo familiar.

¡Permítenos cotizarte! Contáctanos al 6162211 ext. 123 email : Pedro.RodriguezLimas@willistowerswatson.com email: Camilo.Farieta@WillisTowersWatson.com

¡Tenemos más para ti y tu familia! EDUCACIÓN

UNIANDINOS en alianza con Open English traen un beneficio exclusivo en esta navidad para los asociados y sus familias. FECHA LÍMITE DE INSCRIPCIÓN: Diciembre 21 de 2017 Si quieres conocer más, escribe a juan.pinto@openenglish.com o llama al 317 517 9555 recibirás información y un descuento único de más del 69%.

PÓLIZAS


Revista Séneca Nº 39  
Revista Séneca Nº 39  

Revista de la Asociación de Egresados ​​de la Universidad de los Andes, edición 39

Advertisement