Page 1

1

Año 2 N°6 / Noviembre 2015


2 El Triángulo de la Merluza es una publicación literaria independiente ligada a la cultura rock. Nació en el año 2014 bajo el ala de La parla de Raviolo1, una banda de música local que marca cultura ampliando canales de expresión más alla del universo sonoro. Por este medio buscamos difundir y nuclear a todos aquellos nuevos artistas del lenguaje y la ilustración que están en constante surgimiento. 1

LaParladeRaviolo

@ParlaDeRaviolo

PERSONALIDAD DEL DÍA

Raviolo

Idea Original: Anahí, Andrés, Federico, Marco y Ornella

Trasnochó

Dirección: Anahí N. Herrera Cano Ornella M. Catanese Diseño gráfico: Florencia Di Primo

“Coqueteando con la muerte elegantemente”

Edición y fotografía: Ornella Catanese Edición y correción: Anahí Herrera Cano Impreso en: Servicios Gráficos Nicolás Repetto 1339, CABA Domicilio legal: Dr. Luís Beláustegui 3510 Ciudad Autónoma de Buenos Aires El Triángulo de la Merluza es una propiedad de: Anahí N. Herrera Cano y Ornella M. Catanese. Esta revista puede ser reproducida total o parcialmente, citando la fuente.

REGISTRO DE LA PROPIEDAD N° 245488

ÍNDICE PÁG.

03 04

EDITORIAL Anahí Herrera y Ornella Catanese

INTRO La Parla de Raviolo

Foto por Ornella Catanese

POESÍAS Y POEMAS Mitologías urbanas - Pablo Rodríguez

05 06 07

arquetípica - Sabrina Fischberg

Orquídea nocturna - Aura Banks

ESCRITOS Sueño en la frontera - Marc Bolaños Ilustración por Nacho Gump


3

EDITORIAL “Fueron mitologías urbanas y clandestinas”

E

l mito es el arte de perpetuar lo trascendente. Durante siglos, narradores anónimos han plasmado verdades universales en relatos cautivantes e inverosímiles, recordándonos de dónde provenimos. Retorno al origen. He aquí el deseo de esta edición especial, homenajear el origen. En el marco del lanzamiento del primer disco de La Parla de Raviolo, El triángulo de la Merluza hace eco de la esencia poética de cada una de sus canciones. A modo de escribas del antiguo Egipto, los artistas de este número han sorteado las barreras que separan el sonido de la luz, la música de la palabra, para eternizar historias clandestinas que escasean de oyentes entre el tumulto de voces dominantes de este Olimpo de cemento. Volver a la lírica de La Parla de Raviolo. Volver al origen. Para que la esencia de la obra resida en el lector. Para que esa voz no calle.

Anahí y Ornella

08

Lágrimas de papel - Javier Fernández Foto por Analía Quinteiro

10

HUMOR Tras los pasos mitológicos - Joaquín Rodríguez

DESAFÍO MERLUZERO Ilustración por Emmanuel Risso

09

La expresión de tu mueca - Marina Panelo Fotos por: Belén Poviña y Ornella Catanese

11

La sección de Dani - Daniela Seleme

HORÓSCOPO Virgo - Chapa


4

INTRO

“Las generaciones se suceden y de su paso por estos lados sólo va quedando el relato que de sí mismas hacen sus protagonistas, buscando así entrar por la ventana de un futuro inicuo que no los contempla. La urbanidad, pieza estelar de la modernidad del pos, está atravesada por una calle que como un afilado cuchillo despedaza en dos porciones a una realidad que cada vez más se acostumbra a vivir en paralelo. La versión del brillo cuenta en su haber con escribas, heraldos y prestidigitadores que hacen de ella una deidad omnipresente que exige cuantiosos tributos a sus feligreses. Su opuesta, que es la cara de la moneda por la que nadie apuesta, abriga el pesado anhelo de creer que esta historia no es privativa de nadie y que todavía, allá afuera, acechan infinitas verdades por decir” La Parla de R aviolo

POESÍAS Y POEMAS

Mitologías urbanas Creemos. El síncope del escepticismo es fuerte, pero el que no cree se juega y no siempre gana lo que hay que ganar. De cordón a cordón, de boca a boca se va tejiendo un imaginario colectivo. Nadie puede negarnos que en cada pared de la ciudad haya más historia que la que llevamos recordada. Se dice de tal o de aquella vez allá, discurren tramos de existencia o relato sin saberse diferenciar. Y para hacer distinciones estamos nosotros, que difícilmente hagamos cambios en la inherencia de esta mitología, porque el que nombra da a existir. La lengua se desenvuelve y se pregunta atónita si es que aquellas historias le pertenecen en realidad. Será que esta vez cumple con el guión y hace lo que el silbido del viento ordena al que pasea las noches que no alcanzan el dormir. Será que al fin las mitologías urbanas son la esencia de barrios dormidos, asfaltos que pretendiéndose mudos saben contar la historia de los pasos que los anduvieron. Hay un cometido durmiendo con un ojo abierto al costado de la vía, en la esquina que dejan los chicos cuando cae la noche, y en las plazas que se ríen en su soledad de brisas. Habrá quien diga que el hombre hace la historia. Más bien, quizás, todo esto es herencia de quien realmente puso hechos y palabras en orden, y que sin boca alguna nos regaló algo que contar.


5

arquetípica

enunsoploprofundo

“Tiemblo como las luces tiemblan sobre las aguas. Tiemblo como en los ojos suelen temblar las lágrimas. Tiemblo como en las carnes sabe temblar el alma. ¡Oh! la luna ha movido sus dos labios de plata. ¡Oh! la luna me ha dicho las tres viejas palabras: «Muerte, amor y misterio...» ¡Oh, mis carnes se acaban! Sobre las carnes muertas alma mía se enarca.” Viaje, Alfonsina Storni.

dame de tu hiel, del mohín de tus labios, tu carne jugosa. te lacero de reojo, voy a hincar el diente, inyectarte otra dosis de narcóticos de devoción. susurra el extranjero

hotel sucio templo de afrodita soy una virgen con ropa de muñeca soy la prostituta sagrada ritual de ofrenda el extranjero recibe mi boca perfume fresco y floral por el cuerpo desnudo cruzo el puente observo mi sexo por dentro luz dorada y plenitud

diosa del amor, sos más hermosa de lo que imaginaba, quedate toda la noche me implora.

estoy cambiándome los ojos un fantasma llora en la oscuridad la diosa se baña en un arroyo cristalino mi prostituta sagrada corre entre juncos y flores el extranjero enciende la fogata el fuego me destruye limpia vuelve a crear mi naturaleza está viva resurjo entre la espuma del mar


6

Orquídea nocturna Una dulce doncella yacía en su palacio de espuma rodeada de vacios lujos y servidumbres absurdas Un sí señora o señorita es la palabra preferida de los androides activos programación en los labios para evitar los olvidos Cada noche la doncella desvestía su cuerpo inmaculado soltaba sus negros cabellos ocultándose de la luna El traje de piel negro se adhería a su delicada figura una orquídea negra pendía de su cuello profunda Emprendía su viaje nocturno sin que los guardianes caninos notaran la situación La chica de los ojos ocultos

en su corcel de dos ruedas atravesaba el subterráneo cual solitario emprendedor Una mirada escondida cada punto cardinal de un espacio hecho rock observó con el corazón Sueños de calles aniquilan la presencia de una doncella entre el humo del cigarrillo y las oscuras luces de una canción El choque del rojo de unos labios detono un volcán quedando en la inmortalidad un pasado que apremia Con la madrugada acuesta la doncella regresa a su palacio de espumas Una orquídea negra condena el amor de la emisión femenina de un futuro sin condición

aurabanksetereo


7

ESCRITOS

Sueño en la frontera

palabrasamarillas

“Foráneo solitario, amo y señor de remansos”

Narcopolaco, La Parla de Raviolo

nacho-gump

Soñé que viajábamos por el desierto en una camioneta negra con Fabian Vann y Tony Trainor. La búsqueda tenía algo que ver con el peyote o con una carta que le habían enviado a Tony desde muy lejos y que por alguna extraña razón no había llegado a San Telmo sino a una estación de correo perdida en el desierto. En el sueño Fabián llevaba unos lentes negros y cuando se reía entre el humo suspendido en el aire guardaba un especial parecido con Ray Charles. Fabián no dejaba de escribir poesía y de recordarle a Tony que era el que iba al volante que lo mejor era conducir con los ojos cerrados. Nuestro conductor de alguna manera parecía haber asimilado el consejo porque manejaba como un tío soltero de provincia con aire alegre y despreocupado. Tony llevaba puestos unos lentes rojos que recogían toda la luz del desierto, y nos decía que debíamos parar en uno de los puestos del camino por una cerveza helada. Vestía como un vaquero de una película moderna pero algo irónico en su aura lograba alterarlo todo. Conducía siempre con una botella de cerveza en la mano e iba apilando las botellas vacías en el asiento de atrás formando una montaña de cristal justo al lado de Fabián. En un momento dado el motor de la camioneta se detuvo y la radio dejó de funcionar, a lo que Tony reaccionó con un puñetazo que casi hizo estallar el estéreo. Entonces y de un modo inexplicable empezó a salir del aparato una misteriosa melodía de una banda que se anunciaba como “La parla de Raviolo”. La música era envolvente y densa como unos maleantes antes de hacer un atraco y la letra hablaba de la tiranía de las sustancias y de cómo las cosas siempre terminan mal. Un silencio se apoderó repentinamente del ambiente mordiéndonos con una singular ferocidad como si una tarántula se hubiese filtrado en la camioneta y se tomase su tiempo antes de desayunarnos.


8

Raviolos según los ilustradores Merluzeros

EmmanuelRisso

Lágrimas de papel palabrasamarillas

Primero esnifé una puntita bastante escueta con la púa de mi amigo el narcisista. Después bostecé. Bostecé como si no hubiera dormido en años. Pero qué mierda, pensé, si la suerte, viejo trava y marginal, hace y deshace a gusto y capricho, como si nuestra vida no fuera sino una flor microscópica que aparece un instante en el campo y cuando levanta un viento fuerte se extingue y después ya nadie más sabe de ella. Si no fuera tan cara, tomaría esta gilada todos los días. Otra que el resfrío boliviano. Un infierno elegante donde dormir sin sueños. La cosita tiene ese gusto a muerte que la hace tan real. ¿Qué parte del corazón se dilata en la aventura? Vida, belleza herida, cristal empañado por alientos pasajeros. ¿Dónde pica exactamente y qué parte es la que más duele de vivir? NO TE QUEDES CON LAS GANAS DE NADA decía el comercial televisivo de un producto adulterado resumiendo el lema de esta época falluta. Ya Freud, otro conocedor del misterio y la locuacidad de la merluza, advirtió que los deseos están para ser formulados, no necesariamente para cumplirlos. Entonces apagué el televisior envalentonado y fui derecho a la cocina a quemar lo que me quedaba de sarasa. La piqué con bicarbonato de sodio en una cuchara sobre el fuego de la hornalla y traté de distinguir su calidad por la forma en la que se cocinaba, hasta que estuvo a punto caramelo. Me pareció que la bolsita lloraba sobre el mármol de la mesada. Con su blanca, macilenta, palidez. Derramaba lágrimas de merca con novalgina picada. Y lloré también yo. Por no poder llorar.


9

La expresión de tu mueca

mydoubledecker

Te encontraste cara a cara con esa persona que ayer te lastimó. Se miraron fijo a los ojos. Él los tenia rojos, pero no de llorar. Vos estabas casi ciega. Mantuviste la mirada por un rato. Los dos la sostenían, pero el fuego de sus ojos te lastimaba y llegó el momento en que tenías que escapar. La primera salida fácil era la entrada al subterráneo que estaba en la esquina. Te metiste en ella cuando el sol se metía por el horizonte. Había poca gente, entraste al primer vagón y pudiste sentarte en un asiento. El tren arrancó y dejaste escapar todos tus pensamientos por la ventana. Hacía frío, pero vos casi ni ropa puesta tenías, nunca te importó tu apariencia. Dejabas mostrar tu colección de cicatrices que con mucho orgullo habías ganado. En la primera parada alguien se sentó frente tuyo. Te llamó la atención. Sus ojos eran de un azul profundo. El agua apaga el fuego, pensaste. Cruzaste las piernas por nervios, pero las dos sabemos que lo hiciste porque esa es tu primera señal de seducción. Lo empezaste a mirar y cuando cruzaron miradas te mordiste el labio. Él se te quedo mirando, no por tu apariencia, sino por la mueca que tenías en la cara. Aprovechaste esa situación para clavarle la mirada, no dejarlo escapar; sabías que necesitabas un poco de diversión en una noche de apagón. Las puertas se abrieron y él se tenía que ir, lo notabas porque sus manos no dejaban de moverse. Pero vos ya lo habías capturado, tu cara casi perfecta hizo su trabajo una vez más. Tus expresiones contaban historias que la gente no se animaba a saber. Las puertas se cerraron y casi te quedas sola con él. Te movés, te pones justo al lado. Tu pierna toca la de él y él duda todo el tiempo en si tocarte con su mano o no. Cuando decide hacerlo, en la parada lees Malabia y tu cuerpo comienza a temblar. Te parás y él también lo hace. Salís por la puerta, pero él se queda atrapado en el vagón. Se vuelven a mirar por última vez, él se da cuenta de que el agua que tienen sus ojos no va a poder apagar el fuego que tienen los tuyos. Te vas. Te sigo por una esquina más, te metes en ese burdel que tanto te gusta, que refugia tus noches de insomnio, que tapa las expresiones de dolor. Esas muecas en tu cara que pones cuando siempre intentas hacer lo correcto, pero sabes que esa palabra no está en tu diccionario. Hoy no quiero entrar en ese pasadizo rojo al que siempre vas. No quiero saber tus mitologías urbanas que siempre dejas en ese lugar. Querés que otra cuente tu historia. Me niego a ser yo. Espero otra letra de tu canción, o alguna noticia de que lo nuestro todavía no acabo.

“Fetiches boys” y “En el ojo de la tormenta” según los ilustradores Merluzeros

flickr: belenpovina

mycenapura


10

HUMOR

Tras los pasos mitológicos

elforajidowallace

Que la música bate todas las fronteras existentes es sabido. Una verdad fáctica imposible de obviar. Sin embargo, la Universidad de Oslo no lo cree así. Por eso, ha financiado una investigación a cargo del periodista travesti Génesis Ortega, quien siguió por tres meses y con olfato perruno los pasos del disco Mitologías Urbanas a lo largo de la Argentina. En colaboración con el Instituto Peruano Para el Perfeccionamiento del Sifón (IPPPS), esa alta casa de estudios ha difundido dos de los sorprendentes resultados de la observación.. En Berazategui, por ejemplo, un joven y poco talentoso guitarrista llamado Ricardo “Negro” Más, cayó en amores con su vecina Esther, quien apenas registraba su existencia. Deprimido, Ricardo se volcó a escuchar música para atravesar las turbias horas en las que se sumía su vida. Entre las canciones que degustó, pudo conectarse en profundo trance con el tema “Norte fijo de los anhelos”, que, según él, lo inspiró a componer una oda a su amor imposible. La misma se llama “Highway Esther” y en ella le prometía “una autopista de amor” a la muchacha. El Negro Más pronto sería conocido por sus amigos como Ritchie Blackmore y su banda Violeta Profundo triunfaría en tres Festivales de la Papa consecutivos ganando el Pepino de Oro. En La Pampa, en cambio, el disco causó conmoción cuando cayó en manos de la bíblica pareja Adán y Beba, dos vecinos de Santa Rosa que obtuvieron el CD de manos de su nieto, preso por violación de barbies. Los ancianos difundieron una áspera campaña anti-Parla acusando al grupo de “anticristiano”, “judeomasónico” y “todos putos”. Sin embargo, su puritanismo de antaño culminó siendo meramente discursivo, ya que ambos fueron detenidos cuando se descubrió que robaron una manzana de la verdulería de Enrique Dios Baliño, comerciante local con profundas lazos con Paul Singer.. Estas son simplemente dos pequeñas grandes historias que reflejan la repercusión del primer álbum de estudio de los ravioleros. Claro que hay mucho más: el plomero fueguino que se enroló al Estado Islámico luego de escuchar “Ticks de vanguardia”, la horda de zoofílicos a la que “Profecías japoncitas” logró hacerlos deponer de su actitud en cuanto a fornicar comadrejas y el hombre que unió las Coreas con la placa en mano, solo para darse cuenta que se había olvidado el discman en la casa. Eso, mis deliciosos amigos, quedará para otro número.

DESAFÍO MERLUZERO

Ordená las siguientes letras para formar los títulos de las canciones del disco Mitologías Urbanas. Pista: todas las podes encontrar en los textos de este número. ______________ ______________ ______________ ______________ ______________

6) CAEUM 7) OCAPNRAOLCO 8) YSOB 9) OMRTRTEAN 10) ABAURSN

______________ ______________ ______________ _____________ ______________

1) Expresión 2) Papel 3) Mitologías 4) Fetiches 5) Lágrimas 6) Mueca 7) Nacopolaco 8) Boys 9) Tormenta 10) Urbanas

1) SEXEIPNRO 2) PELAP 3) OILGASTIMO 4) HFEICTSE 5) SGARMIAL


11

La sección de Dani

Hoy... Un Raviolo en casa

Vivo con un Raviolo, mejor dicho UNA Raviolo. ¿Qué puedo decir de ella? Es

frenética, masónica, no conoce modales. A veces cuando vienen visitas no me queda otra que agarrarla y decirle “te pido que no pierdas la compostura, compórtate de forma más madura”. Ella me mira y simplemente me muestra

la expresión de su mueca... y eso sí que da miedo; pero nada da tanto miedo como cuando uno está haciendo alguna actividad ligada a la casa y de repente aparece ella, como una heroína vespertina que acecha en las esquinas. Paf! Ataque por la derecha, ataque por la izquierda y te deja fuera de juego. Ahí se pudre todo, la ignoro, hago como que no la conozco, me vengo con la ignorancia... pero ella... ella... se hace la víctima, se arrastra por los fríos suelos y empieza a hacer payasadas, mendigando alguna sonrisa. Cuando no está molestando dentro de casa se la puede ver por los barrancos, sorteando lodos y charcos. Tranquila, se dedica a observar a su alrededor; lo que más disfruta es observar a los perros, no entiende por qué no pueden ser como ella, siente que son muñecos diseñados para servir a los titiriteros. Yo le digo que simplemente son distintos y que eso no significa que sea malo. Lamentablemente a veces me hace pegar unos sustos tremendos. El otro día no la encontraba, la busqué, la busqué, hasta que por fin la encontré. ¡Estaba encerrada en el baño! Le dije: “¡Siempre estás donde no debés estar, esa es tu debilidad!”. Me observó y con su mirada entendí todo: ella es así, no la voy a cambiar. Namibia es una gatita que está siempre desafiando a la vida, coqueteando con la muerte elegantemente. En ese momento no me quedaron dudas: Namibia es un Raviolo. Un Raviolo hecho y derecho. Y de cuatro patas.

HORÓSCOPO VIRGO

• Ocupaciones y negocios: Salones poco decentes funcionan como oficina para sus “nuevos emprendimientos”. • Amor: Coqueteando elegantemente... • Salud: Descubre en el whisky propiedades que ayudan a contrarrestar su “acidez estomacal”. • Sorpresa: Las gafas negras completan satisfactoriamente su atuendo.


12

Año 2 - Número 6 / Noviembre 2015  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you