Page 1

1

Año 4 N°10 / Agosto 2017


2 El Triángulo de la Merluza es una publicación literaria independiente ligada a la cultura rock. Nació en el año 2014 bajo el ala de La Parla de Raviolo1, una banda de música local que marca cultura ampliando canales de expresión más alla del universo sonoro. Por este medio buscamos difundir y nuclear a todos aquellos nuevos artistas del lenguaje y la ilustración que están en constante surgimiento. 1

@parladeraviolo

@ParlaDeRaviolo

ÍNDICE Idea Original: Anahí, Andrés, Federico, Marco y Ornella

TAPA Y CONTRATAPA: Florencia Di Primo EDITORIAL:

Dirección: Anahí N. Herrera Cano Ornella M. Catanese

Verdad Consecuencia - Anahí y Ornella .........................................................................................................Pág. 03

Diseño gráfico: Florencia Di Primo

POESÍAS Y POEMAS: ¿Consecuencia maldita? ¿Verdad divina? - María Florencia Piacquadio ........................Pág. 04 Crudas - Sabrina Fischberg ...................................................................................................................................Pág. 04 [Sin título] - Pablo Rodríguez ................................................................................................................................Pág. 05 La consecuencia de tus manos - Martín Pfaffen .............................................................................Pág. 06

Edición y fotografía: Ornella Catanese Edición y correción: Anahí Herrera Cano

Community Manager: Daniela Seleme

Impreso en: Servicios Gráficos Nicolás Repetto 1339, CABA Domicilio legal: Dr. Luís Beláustegui 3510 Ciudad Autónoma de Buenos Aires El Triángulo de la Merluza es una propiedad de Anahí N. Herrera Cano y Ornella M. Catanese. Esta revista puede ser reproducida total o parcialmente, citando la fuente.

REGISTRO DE LA PROPIEDAD N° 5311826

PERSONALIDAD DEL DÍA:. Lili Elbe ......................................................................................................................................................................................Pág. 03

ESCRITOS: Diálogo II - Sergio Agosti ........................................................................................................................................Pág. 07 Elección - Nicolás Lasaïgues ..................................................................................................................................Pág. 08 Nadie sabe #4 - Marco Castagna ......................................................................................................................Pág. 10 Un gesto de cariño - Florencia Kobelt ...........................................................................................................Pág. 11 HUMOR: La sección de Dani - Daniela Seleme ..............................................................................................................Pág. 13 Clasificados - Hernán Rozenkrantz ..................................................................................................................Pág. 14 Fumetto Esta! - Florencia Di Primo .................................................................................................................Pág. 14 Verdades incómodas de quemadas cabezas - Joaquín Rodríguez ........................................Pág. 15 HORÓSCOPO: Géminis - Chapa ..................................................................................................................................................................Pág. 15 ILUSTRACIONES Y FOTOS: Iván Martín Kohan .............................................................................................................................................................Pág. 05 Nacho Gump ............................................................................................................................................................................Pág. 09 Analía Quinteiro ....................................................................................................................................................................Pág. 12 JUEGO: Verdad Consecuencia - Nicolás Desulovich


EDITORIAL

3

“La verdad habla no como consecuencia de una acción del sujeto, sino que el sujeto habla porque es un efecto de la verdad que habla a través de él.” J. Lacan

L

a verdad habla a través de nuestro cuerpo. Si estamos complacidos, se nota; si estamos alterados, se nota; si estamos indefinidos, se nota. Se nota en la profundidad de la pupila, en el arqueo de la ceja, en el carmín de la mejilla. Se nota también en la temperatura de la sangre, en la fluidez de la palabra, en la comba de la espina. Y aún se nota, a veces, entre los más experimentados patrañeros. Parecería ser que nos domina, como los Arcanos dominan el destino. Verdad-Consecuencia: si la admitimos, consecuencia; si la ocultamos, consecuencia. Como el engrudo se nos pegotea en los dedos. Fragmentos de verdad asoman -a veces deformados y otras veces limpios-, en general, después de la comida, cuando bajamos las defensas. Inevitables como la vejez. Para cada verdad relativa hay una consecuencia relativa. La verdad nos hace vivir en consecuencia. ¿Y si comparáramos con una balanza cada peso?

Anahí y Ornella PERSONALIDAD DEL DÍA

Lili Elbe

Se descubrió

“El doctor me está curando de la enfermedad que era mi disfraz”


POESÍAS Y POEMAS

4

¿Consecuencia maldita? ¿Verdad divina? La verdad siempre está latente a nuestros ojos,  muchas veces se torna difícil reconocerla,  es por culpa de aquellas consecuencias que trae cargadas en su espalda.  Cuando la verdad oculta un dolor no deseado, ¿es necesario conocerla?  Las consecuencias son las que menos aceptamos… a la verdad la podemos acariciar.  Si hablamos de la verdad, la podemos vincular con la certeza,  esa exactitud que se necesita para sobrevivir.  Sin verdad no hay un mañana. 

Soy otoño, vivo entre el verano y el invierno; amor por el calor, pereza por sentir el frío. Aún así, con las consecuencias que me traen las estaciones, vivo.  Lo que empiezas, lo terminas.  Eso que recoges, algún día lo tiras.  Es un boomerang simultáneo: Un ida y vuelta.  Son paradojas... al final abierto se asemeja. 

Crudas Un concepto relativo, un sinfín de posibilidades. Se presenta como universal, se lucha en su nombre. Es un campo de batallas la Verdad. Algunas verdades te recorren el cuerpo como un escalofrío, se clavan en la mente como una estaca. Son aquellas sobre las que quisieras hacer oídos sordos, que no tienen retorno. Qué tendrán que ver las verdades y el destino. Cuántas verdades portan las ausencias. Hay verdades que provocan llantos sin lágrimas, se lloran hundiendo el pecho. Como cuando te extraño de una manera inabarcable, desmesurada. Es que la muerte es una de las verdades ineludibles y la génesis de todos los misterios.


5

Hubo un tiempo en que nos gustaba jugar. Podíamos encontrar todo lo que se pudiera imaginar. Encarando lo buscado, perdido, escondido, el secreto resoplado de lo que hoy nos parecería rebuscado. Jugamos con todas las posibilidades, o con aquellas que nos dio el tiempo, aventurándonos en este verdad-consecuencia que hasta hoy se extiende. Puede ser, que jugando a ser, es que se llega a ser. En ese entonces era fácil asumir la verdad, mas no la consecuencia. Ahora parecemos más minuciosos trazando consecuencias de verdades que, como quimeras, se desdibujan en el aire. La seguridad, que muchos tildan de temeridad, pertenece a los días donde todo estaba ya declarado. Creo que todos convenimos en el fuero interno en que no hay verdad sino interpretaciones. Pero si todo lo posible es interpretar, esa condición llevará también la consecuencia. Interpretada. Si somos nosotros, o somos interpretados al fin, por alguien más, quien sabe, hasta donde somos, hasta donde nos son. Sin embargo, el gris es inquietante y el color resultante de la suma de todos jamás me sirvió en la paleta. Mejor jugamos a la verdad-consecuencia, en la conciencia nueva de antes, y nos sorprendemos con la audacidad de las consecuencias, de las verdades que inocentemente nos supimos declarar.


6

La consecuencia de tus manos Destilo sueños mientras en tu pecho me dejo llevar. Me sumerjo en tus latidos, y en cada uno de ellos, siento que tu amor me envuelve. En la calma y el amparo de tus brazos tus ojos me miran y entretanto huyo de una realidad omnipresente que solo allí, en tu regazo, no es capaz de alcanzarme. Huyo y me voy contigo, sin preguntarte a dónde. Verosimilitudes, infinitas posibilidades a donde me podrías llevar existen; al cielo, al infierno, quizás al limbo, a las estrellas, a venus, o tal vez hacia alguna galaxia nunca antes habitada por el amor me podrías llevar. No importa, solo quiero que me lleves contigo. Entrecierras los ojos y sonríes. Me miras por ese pequeño espacio entre tus pestañas que descubren el brillo en tus pupilas. Me aprieto en tu pecho y me sonrojo. Me sonrojo con timidez, porque sé que me miras con amor, porque sé que me llevas en esa mirada, como si estuviésemos de la mano, sin rumbo alguno, allí donde habitan nuestros sueños. Donde solo tú sabes llegar.


ESCRITOS

7

Diálogo II

Dedicado a Marta

BELUL: Hola, mi amor... tanto tiempo sin verte... (Un trueno feroz me

despierta.)

BELULIA: No, Belul, estoy solo en tus sueños. (Una tormenta brava se acerca.) BELUL: Justo ahora que te necesito más que nunca... (...) BELULIA: Pará, no me lleves a tu llano. Vos me dejaste. (Sí, ya sé, te dejé cuando más me necesitabas). (De paso suenan truenos y llueve el meo de una

deidad maléfica.)

BELUL: No, mi amor, quiero estar con vos un rato, así sea un segundo, por favor... (Relámpago... 3, 2, 1... TRUENO.) BELULIA: Ya es tarde ¿Le tenés miedo a los fantasmas? ¿A una tormenta? BELUL: No. Para nada mi amor, ya las vivimos. Nunca vas a estar ausente Belulia. (Otro trueno muy violento.) BELULIA: Pero ya no estoy en tu plano. (La oigo como si resonara en toda la

casa. La oigo como a la tormenta.)

BELUL: Eso es cierto. Pero te amo más que nunca. (Cae un rayo atroz.) Amor... mi amor... no te escucho... por favor... volvé... (…) (Ruido de lluvia -ripples- y silencio) (…) Supongo que volverás a visitarme. Eso espero. Te amo.

(El teléfono se corta, la luz se apaga, cae el telón.) La lluvia es solo un partenaire.


8

Elección Mis ojos se abrieron con la pesadumbre de la mañana. El sol me daba directamente en los ojos. —¡Amor! ¿Por qué abriste las cortinas? —Perdón señor, el nivel de luminiscencia será graduado para su comodidad. La voz era suave, pero monótona. Cuando logré abrir finalmente los ojos, encontré una máscara metálica a pocos centímetros de mi cara que me “observaba” fijamente. Pegué un grito (admito que quizás demasiado agudo y alejado de lo varonil) y al levantarme mi cabeza golpeó fuertemente contra el techo de lo pequeño que era el espacio. —¿Se encuentra usted bien? —Sí, sí… Gracias —mentí. —En cuanto se sienta mejor, avíseme y dispondremos para usted los servicios pre-solicitados. —¿De qué estás hablando? Me di cuenta que le estaba hablando a un robot de forma humanoide. Sin embargo, me generó más dudas pensar si tenía que tratarlo de “usted” o como un objeto, que el hecho de que sea un robot. —Es normal que se sienta desorientado. Ahora lo llevaré a la sala de recreación. Las piernas me temblaban, pero el fuerte brazo del androide me sirvió de sostén. La puerta se abrió sin producir sonido alguno. La nueva habitación era color bordó y había en el centro un sillón que no se veía muy cómodo. El androide me llevó y me ayudó a sentarme. Él se quedó parado a mi lado. Una voz, que parecía venir de todos lados, dijo: —Bienvenido al programa de selección. A continuación le haremos unas breves preguntas para que usted, rápidamente, pueda disfrutar de su elección preferida. ¿A qué género desea pertenecer? Después de unos segundos escuché una voz a mi lado: —Tiene que responder señor —era el androide. —¿Responder qué? —Si desea ser hombre o mujer. —Pero… Soy hombre —llevé mi mano para asegurarme que todo estaba en su lugar y respiré aliviado al comprobarlo. —Usted ha elegido “Hombre” —la voz retumbó en todo el lugar—. ¿Qué raza prefiere? Recuerde que tiene la posibilidad de la improbabilidad, donde aleatoriamente se le asignará una. —¿De qué está hablando? Al unísono, la voz de la habitación y el androide me respondieron: —Este es el programa de selección de personalidad, donde mediante preguntas simples usted podrá seleccionar su propia vida virtual. ¿Desea ser un pirata? ¿O quizás un conde? Todo es posible, sólo debe seleccionarlo y dedicarse a vivir su vida. —Pero yo no quiero volver a la cosa de dormir, yo quiero ver el futuro. Quiero recorrer... lo que sea esto.


9

—Selección no computable, por favor, vuelva a intentar —dijo la voz de la habitación. —¡Que no quiero dormir! Quiero ver las cosas que hay acá. —Eso es imposible señor —esta vez fue el androide el que habló—. Todos los seres de esta unidad están en las cápsulas. Ha sido así por miles de años. —NO-QUIERO-DORMIR —dije, remarcando con mis dedos cada una de las palabras. Se escuchó un silbido agudo insoportable, intenté taparme los oídos pero no pude moverme. —Selección de improbabilidad activada. ¡Que no! Quería gritar, pero mi cuerpo no me respondía. Sólo podía ver como una especie de imagen hacía zapping. Me estaba esforzando tanto en gritar que no vi donde se detuvo. El androide me subió a una camilla y me llevó de regreso. En todo el trayecto yo seguía intentando gritar, pedir auxilio, algo. Finalmente todo quedó sumergido en la oscuridad. Mis ojos se abrieron despacio porque el sol me cegaba. Una mano, que estaba agarrada a la mía, me hacía una caricia. —Al fin nos despertamos. Me llevó un tiempo entender. Cuando logré ver, observé ante mí el mar más hermoso que pudiera imaginar. Bajo mis pies la arena más blanca y junto a mí, el hombre que me hablaba. Pegué un salto alejándome de él. —¿Qué pasa mi amor? —me dijo con una voz que intentaba ser tierna o dulce.


10 No-no-no-no-no. Incluso antes de comprobarlo, lo sabía. Bajé la vista y me encontré con un par de tetas enormes, agarradas por una diminuta bikini. —¡Dios! ¡Tengo tetas! —no pude evitar decir. —Y debo decir que son hermosas —me dijo él. Le iba a responder todo el diccionario de puteadas. Pero eso no sucedió, es más: nada sucedió. Nunca más. Mi rostro se puso colorado. Lo miré a los ojos y extendiéndole la mano le dije: —¿Vamos de vuelta al agua? Sonrió y se puso de pie. Me tomó de la mano y los dos fuimos corriendo hacia aquel hermoso mar. Yo sólo podía pensar en lo afortunada que era al haber encontrado a un hombre que me hiciera tan feliz.

Nadie sabe #4 Más vale verdad que consecuencia. Ladrón que policía. Preso que político.

La vida, rutinaria, casi turística; es la misma. Se va por una rendija o el desagüe. La ruta de la desolación sigue estampada en la cara de los doctores, encandilando como encandilan los faros de un auto a un animal que se cruza en la ruta, y de noche, en medio del desierto. Los esqueletos de un dinosaurio no podrán salvarlo. Quizá unos papelitos en la memoria de un nenito rubio con el guardapolvo deshilachado, que se acuesta en la cama de su abuela, siente el olor a naftalina, y piensa en los juegos amorosos de su infancia. En todo lo que hacía para combatir la timidez, en sus batallas perdidas, en los adioses prematuros y en toda esa mierda que trae el recuerdo antes de que se apaguen las luces, se baje el telón y uno caiga dormido. Hay dos soldados en la frontera que divide el bien y el mal (cada vez es más estrecha) uno dice la verdad y el otro miente, uno tiene bigotes de choclo y otro la nariz de pinocho. El narigón dice que lo cargaban siempre de chiquito, y como tiene ojos acuosos y mirada asustadiza uno no sabe si creerle o no. El de bigotes de choclo parece uno de esos muñequitos que salen del interior de los relojes para informar si el tiempo es bueno o malo. Comunica sin emoción, como se entregan las cartas que llegan de un reino muy lejano. El reloj avanza o se derrite, como un reloj de plastilina en los arrabales del día. Nadie sabe qué es cierto, qué no, qué es verdad a la luz del día, de la noche, de la muerte o de las constelaciones familiares. Lo que es cierto hoy, mañana puede no serlo. Y así. Una bestia divide a los hombres justos de los que no lo son, pero se confunde, y tiene que volver a contar de nuevo. Una nave zarpa de un puerto y se pierde. Ahora nadie sabe cómo empezar la historia otra vez…


11

Un gesto de cariño Todo comenzó con un gesto de cariño. Estaban tirados sobre el colchón sin sábanas, transpirados, desnudos, sintiendo como el cuerpo se les pegaba a la tela microperforada y amarillenta cuando él pasó una mano por la espalda de ella. Su espalda, la de ella, comenzó a hacer ruidos de maquinaria rota, de maquinaria oxidada; a cada caricia la espalda respondía con un nuevo sonido. Prendió un cigarrillo, inhaló e hizo más presión, otro ruido; otra vez inhaló, más presión, más ruido; otra pitada, más presión, más ruido; clavó un dedo en su espalda, la carne blanda cedió al intruso, otro dedo, otro más, la carne se abría sin resistencia. Él deslizó su mano, de adentro hacia abajo, toda la carne se desarmó. Rápidamente sacó la mano, en el colchón seguía ella, toda roja, antes blanca. Salió corriendo, bajó a la calle, todos lo miraban, nadie lo miraba, no podemos saberlo realmente. Hizo dos cuadras corriendo, subió por la rampa a la estación de tren, que justo lo esperaba con las puertas abiertas. Entró al furgón y se tiró al piso, el polvo marrón se le pegó al cuerpo, todo transpirado, formando una capa de barro amorfa. El tren cerró las puertas y se escuchó por los parlantes al conductor diciendo: todo comenzó con un gesto de cariño.


12


13

HUMOR

La sección de Dani Hoy... Como jugar Verdad/Consecuencia y no morir en el intento La primera vez que jugué Verdad/Consecuencia tenía 11 años y estaba en un “festejo” de una Comunión. Empecé a jugar por obligación y orden sin derecho a réplica de mi amiga, la niña que festejaba su fiesta religiosa. No conocía a nadie y había muchos nenes que bananeaban a morir haciéndose los capos, mientras las chicas pretendían ser mayores de lo que eran con corpiños que no sostenían nada y vestimenta un tanto adulta. Yo, que toda la vida fui una crítica diplomada en todos los aspectos que se puedan criticar/bardear, los miraba con aire de superioridad... el tema es que no se notaba, sólo en mis pensamientos e imaginación los miraba cual águila ficha a su presa. Empieza el juego y el primer pibe elige consecuencia; la misma consistía en darle un beso a alguna de las muchachas que estábamos allí presentes. Para determinar cuál sería la afortunada, se optó por recurrir a otro juego de la misma calaña: “la botellita”. Yo, que a esa edad no sentía la más mínima atracción por un nene, que veía Tom y Jerry, que estaba vestida con una remera de la película “Dinosaurios”, y que aún hacía tortitas de barro (decoradas con flores y piedritas), rogaba que el Espíritu Santo presente en la comunión de mi amiguita se posara sobre mí y no fuera a permitir que esa botellita apuntara en mi dirección. Desgraciadamente por aquellos tiempos ya empezaba a entender todo ese asunto de que precisamente no podemos determinar que toda esa parafernalia llamada religión sea algo real y contundente y bueno, ese día dio uno de los tantos batacazos reveladores y la botellita me eligió. Fue decidida, sin dudar, quedó firme mirando mi cara de querer que se empiece a incendiar el lugar para tener un motivo de escape. Lo primero que sentí fue un calor que subía desde mi pecho al cuello -pude notar que estaba colorada como un ruso estallado en vodka-. Sentí un calor tremendo y, también, transpiré... era una transpiración fría y penetrante y lo siguiente que sentí fue una espesura densa y negra que empezó a llenar mi cabeza, algo así como si el “humo negro” de Lost copara mi actividad cerebral y la pudriera severamente. A esa altura yo sentía que habían pasado dos horas y que mi vida había cambiado para siempre, todo sería una vergüenza eterna y jamás podría superar tal hecho. De repente escucho un: “¿verdad o consecuencia?”. Así es, en todo ese tiempo que yo colapsaba el pibe no se animó a besarme y desistió de seguir jugando. Nunca supe si fue porque no le gusté o porque de todos modos no se habría animado con ninguna chica. Lo único que sé es que siempre odié ese juego y que ese día descubrí que soy tremenda exagerada.


14

Clasificados RUBRO SERVICIOS

3

VERDAD: los antitranspirantes no duran un carajo. CONSECUENCIA: adquirí el nuevo Labonia Roll-On en sus cinco fragancias: Fede, Joaco, Chapa, Nico y Juanjo. ¡Labonia aguanta y no te abandona! VERDAD: no podés ser lo que no sos. CONSECUENCIA: excepto que adquieras un pack de permutación de cerebros por hora. Recargá crédito en todo el país y sé lo que no sos, al menos por un rato... VERDAD: si te dan con un caño duele bastante.

CONSECUENCIA: si te dieran con un caño de Treynor Pipe Inc. te dolería mucho más, porque están hechos de acero de extrema dureza y son especiales para transportar grandes volúmenes de líquidos inflamables tales como el alcohol. VERDAD: de todo lo que digas, siempre a alguien le molestará algo. CONSECUENCIA: si te sucede seguido, adquirí el libro “Cómo agradarle a todo el mundo”, publicado por Editorial 2 Escrúpulos. El autor vive a pasos del Aconcagua.

VERDAD: pocos tienen los patos en fila. CONSECUENCIA: si quiere ser como ellos, el Alineador de Patos fabricado por Morales & Quinteiro (sociedad de hecho) es la solución a los problemas: hasta ocho palmípedos se desplazarán detrás de usted en ordenada fila. Venta o alquiler por temporada. Descuento para padres. VERDAD: la carne está carísima. CONSECUENCIA: vení a comer al restaurante veggie gourmet “Locos por la soja” en pleno corazón

de Las Cañitas. Nuestro chef te demostrará que se pueden lograr sustitutos, émulos e imitaciones igual de caros en base a vegetales. VERDAD: los chinos dominarán el mundo. CONSECUENCIA: no pierdas tiempo, ¡hacete chino! Tramitamos la ciudadanía en el gigante asiático con discreción y celeridad. Acercate al estudio Chen y te asesoraremos para que puedas tener, como ciudadano, esa migaja de poder sobre el planeta. Con estudio Chen... ¡hoy te convertís en chino!


15

Verdades incómodas de quemadas cabezas Aseguran los biennacidos cortesanos de las tierras magras que el barón Kendrick Van Próstata confesó -antes de morir con su cabeza atascada en un secarropas- una de las verdades mejor ocultadas por la milenaria filosofía oriental. La vida de Van Próstata fue intensa pero veloz, tal como la flora intestinal luego de recibir el suave beso matinal de un yogurt de frutilla, y estuvo abocada a la investigación de una pregunta que hizo perder el sueño a los sabios de todas las épocas. Desde los eruditos del Ágora hasta los avezados científicos soviéticos que inventaron el Tetris, todos y cada uno de ellos fallaron en responder ¿por qué siempre hay un chino sentado en las puertas de los supermercados? Por eso, un instante antes de tender su mano cálida a la de Dios Todopoderoso, mientras quitaba los calzones del aparato maltrecho por la baja tensión de la Edad Media, el barón otorgó la mítica respuesta esperada por una multitud enardecida que, tras escuchar la conclusión, rugió en un único grito de conmiseración que rezaba “ahhhh”.

HORÓSCOPO GEMINIS • Ocupaciones y negocios: Esfuérzate, tío! Me cago en la puta! • Amor: Ponte guapo, gillipollas! Así no ligarás un coño! • Salud: De la ostia. Pero visita al médico, vale? • Sorpresa:: Si te gusta el durazno, aguanta la pelusa por culo.

¡Gracias a todos ustedes por hacer posible este FANZINE!


16

Año 4 - Número 10 / Agosto 2017  
Advertisement