Page 1

#RicardoCases #TheBend #RosanaAntolí #OhLibia! #Ibi #JoséLuisCuerda #OutsidersDivision


invierno 2012 palabras textuales


invierno 2012 sumario

Fotografía: Ricardo Cases

#vida #cultura

#ocio #diseño

12 Vida extraordinaria

Encarna García

44 El restaurante

La Sirena

16 Vida profesional

The Bend

46 El anfitrión

Ibi

18 Espacios vividos

Juguetes Payá

50 Enología

José Luis Cuerda

24 El fotógrafo

Ricardo Cases

52 Bon voyage

Ámsterdam

32 La artista

Rosana Antolí

54 Arquitectura

Barbarela

36 La galería

Parking Gallery

56 Diseño

Santos Henarejos

38 Música

Oh, Libia!

62 Moda

Outsiders Division

40 El cassette

Dayna Kurtz

64 La Revista

The Gentlewoman

4 treintaycuatro


invierno 2012 equipo Dirección

Ana Alarcón

Redacción

Jaume Ros Rebeca Mira

Diseño y maquetación Lionel Mandrake

Fotografía

Ricardo Cases Agustín David AK David Frutos Hervás & Archer

Colaboran

Publicidad

Ana Gilsanz Pablo García Mora David Rabasa Paloma Palazuelos Rosh Óscar Moreda Kiko Moya Queru Blanco Erre Gálvez Jordi Ros Pedro Rodríguez

Rebeca Mira publicidad@treintaycuatro.es

Edición

Cuerpo a tierra www.cuerpoatierra.com

Impresión

Quinta Impresión Depósito legal: A-986-2011

Web

Agradecimientos

Patricia Bordonaba

Mª José Pérez Raquel Vicedo The Gentlewoman

www.treintaycuatro.es revistatreintaycuatro.blogspot.com diga@treintaycuatro.es

Artistas invitados Agustín David

María Ovelar

Dayna Kurtz

Fotógrafo alicantino que según sus propias palabras busca sumergirse en el retrato de la sociedad a través de los espacios. Ha realizado trabajos comerciales para BMW, Jaguar y Land Rover pero nosotros destacamos su proyecto artístico centrado en imágenes de la antigua fábrica de juguetes Payá, Ibi. agustindavid.com

Jefa de sección de S Moda y antigua colaboradora, entre otras, de Vogue, Marie Claire, Madriz y el diario El País. Llegó a Alicante con cinco años, vivió en Italia y en la India, y actualmente reside en Madrid. Puede entrevistar a Lady Gaga o sentarse a hablar con Oh, Libia! banda de la tierra que nos presenta en la página 38. smoda.elpais.com

Esta cantante neoyorkina a la que tanto admiramos por su voz deslumbrante, relativamente desconocida en España pero muy respetada por la crítica, nos concede el honor de realizar la selección musical de nuestro clásico cassette. Disfruten de diez canciones invernales de la mano de esta gran dama. daynakurtz.com

treintaycuatro

@Revista34

treintaycuatro no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores. Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de cualquier contenido de esta publicación sin autorización expresa por parte de treintaycuatro. 6 treintaycuatro

Este es un ejemplar de distribución gratuita. Valor comercial: 2€


invierno 2012 editorial

Ana Alarc贸n

8 treintaycuatro


#EncarnaGarcía #BelénTorregrosa #TheBend #RicardoCases #RosanaAntolí #ParkingGallery #OhLibia!


vida extraordinaria

Guardamar, 13 de diciembre de 1943

Encarna García Hay oficios que en sí mismos hacen que la vida de la persona que lo desempeña nos resulte extraordinaria. Encarna García Andreu es sarandera, o lo que es lo mismo vendedora de pescado. Su trabajo, que a priori podría resultar muy corriente, se convierte en excepcional si analizamos desde la palabra que lo representa hasta lo historia que lo rodea. Las saranderas deben el nombre de su profesión a la saranda, en origen su principal herramienta de trabajo, una especie de bandeja o cesta para llevar el pescado realizada mediante un entramado de fibras naturales y que parece que, aunque durante siglos, sólo se ha utilizado con ese fin en la localidad de Guardamar. “Ahora vamos con carretillas, como la mía, de madera, pero mi abuela, y todas las mujeres que trabajaban en esto, las llevaban en la cabeza, sobre un trapo. Los brazos en jarras en la cintura y a andar. Mi abuela iba a pie desde aquí hasta pueblos cercanos, como Rojales o San Fulgencio, y cuando yo tenía diez o doce años me empezaron a enviar con ella para que la acompañara. Yo dejé de estudiar con unos 13 años y empecé a trabajar aunque no en esto. Trabajaba en lo que podía, en el campo, limpiando. Y desde hace 35 años vendiendo pescado, antes de lunes a sábado y ahora de lunes a viernes. Hasta hace poco, las sarandas las hacía un señor de Santa Pola pero ahora ya se ha retirado y supongo que su oficio también se perderá. Esta saranda que yo llevo me la ha hecho mi sobrino pero con un aro y plástico”. “Vivico de caldero. Rancho de todas las clases” como un grito de guerra, Encarna va anunciando su llegada para avisar a las vecinas. De la puerta de su casa, donde un familiar le lleva el género recién capturado, se dirige a la Plaza del Ayuntamiento y allí detiene su carretilla, cargada de paños húmedos para mantener la frescura, una rudimentaria pero efectiva balanza de aluminio y unos pesos antiguos muy simbólicos . “Antes venía a comprar gente de fuera, de pueblos cercanos o incluso desde Elche pero ahora ya no. Sólo queda otra compañera haciendo este trabajo pero también es mayor y con nosotras desaparecerá el oficio, a la gente joven no le interesa nada esto. Quisieron prohibir la venta de pescado en la calle hace tiempo, pero el Ayuntamiento y los vecinos lo protegieron. Yo estoy cansada y quiero dejar de trabajar. De pequeña me gustaba cantar y ahora estoy en un coro. Eso es lo que me gusta, cantar”. Sería muy hermoso que Encarna pudiera retirarse y dedicarse únicamente a cantar. Pero lo más hermoso sería que pudiera hacerlo sabiendo que alguien detrás de ella seguirá desempeñando su tarea. Pero incluso la pesca tradicional corre peligro ya que cada vez quedan menos embarcaciones que se dediquen a ello. Cuando empezamos a escribir este artículo nos dimos cuenta de una bonita casualidad. En nuestro número cero hablamos de otro oficio tradicional, el de palmerero, el cual guarda una importante similitud con éste. La cesta para recoger los dátiles también se llama saranda y es muy similar a la del pescado pero realizada con esparto. Quizá las saranderas corran la misma suerte que los trabajadores ilicitanos y vean su oficio reconocido y protegido finalmente. Intentaremos ser optimistas, que para algo hubo otra casualidad, mucho más banal pero muy simbólica, al llegar a casa de Encarna: un flamante número 34 presidiendo el portal de su casa...

Texto: Ana Alarcón Fotografía: AK

12 treintaycuatro


vida migrada

Denia

San Francisco

Belén Torregrosa San Francisco

Nací en Denia, estudié Filología Alemana y posteriormente me especialicé en Comunicación e Innovación. Mi trabajo se centra en dar con historias que generen visibilidad, empatía y sentido de pertenencia. Además, soy aprendiz y profesora universitaria de creatividad, comunicación y moda sostenible. Actualmente vivo en San Francisco. ¿Cómo surge tu marcha a San Francisco? Todo surgió las pasadas Navidades, mirando al mar de Denia, mi pueblo. Elegí Estados Unidos porque quería conocer la cultura emprendedora de esta país y vivir como una exploradora, al más puro estilo Keri Smith. Al principio pensé en irme a Nueva York, a un instituto de Design Thinking. La decisión coincidió con una convocatoria de becas de Caja Madrid, la solicité pero no me la concedieron y entonces dudé. Pero mirando al mar otra vez decidí que me iría igualmente. Contacté con personas de una y otra costa con las que había colaborado, y al ver que la gente de Nueva York no me contestaba pero la gente de San Francisco sí, decidí venirme a California. Meses después, Bankia (Caja Madrid) anunció su quiebra. Y hace poco Sandy arrasó Nueva York. Como dice la postal que me regaló la artista Delia Rubio, “Everything happens for a reason”. ¿Qué te empujó a dejar tu tierra? Mi tierra y mi gente siempre viajan conmigo, así que en realidad no siento que las haya dejado. Además, continúo trabajando para marcas de allí como Preventi, Wonders o Natui, solo que he trasladado temporalmente el lugar desde el que crear. También estoy investigando mucho para mis clases del año que viene, acabando mi particular MBA de entrevistas a desconocidos, y trabajando en un nuevo proyecto de storytelling sobre

14 treintaycuatro

creatividad y talento. Sí que me empujó dejar Alicante el hecho de ver que San Francisco es ahora mismo un epicentro, no sólo del posible terremoto al que todos esperan en la Bahía, sino también de creatividad, innovación y sostenibilidad, que son algunas de las materias que imparto. Además, a nivel personal, siempre quise poder trabajar desde cualquier parte del mundo y estoy muy contenta de ver que es posible. ¿Qué es lo que más te llama la atención de la vida californiana? Su estilo de vida, tan cercano a la naturaleza salvaje del mar, los bosques y sus parques. Y la comida orgánica. Es interesante ver el nivel de concienciación que hay en torno a la alimentación sana. Y aquí hay tres palabras que oigo mucho: awesome, terrific y organic (double awesome para cuando es increíblemente increíble). ¿Algo que deberíamos aprender de ellos? ¿Y ellos de nosotros? Deberíamos aprender la forma en la que están combinando innovación tecnológica con humanidades. El poco miedo que tienen a fallar. Lo rápido que trabajan. La apertura que muestran a las ideas de los demás. Es esa actitud de pensar en grande, buscando siempre la colaboración, sin dejar que la edad o la falta de medios sean limitantes. Y ellos deberían adoptar nuestra generosidad, esa forma tan bonita que tenemos de hacer amigos de manera desinteresada, sin pensar en el beneficio que nos van a reportar. Aquí, a veces, me cuesta distinguir. ¿Tu rincón favorito descubierto hasta el momento? El que me espera hoy al salir de casa.


vida profesional

www.thebend.es

The Bend as bicicletas nos parecen un icono, una especie de metáfora con un punto romántico a medio camino entre la nube de la infancia y la carrera adulta en busca de la libertad. Quizá suene muy épico pero en estos tiempos en los que prima la velocidad no hay más que observar cómo parece que cada vez más gente prefiere ir despacio en todos los sentidos. En el centro de Alicante, Mario Gallego abrió en marzo de este mismo año un espacio dedicado a las bicicletas, especializado en las fixed. “Observé que el tema del fixed era algo que estaba empezando a despuntar y, como en todo lo nuevo, sólo se podía acceder a material a través de internet. Yo juego al polo bike y eso me hizo estar en contacto con gente de Madrid y Barcelona que ya llevaba algo más de tiempo metida en esta tendencia. También trabajaba en una tienda de bicis y eso me dio experiencia en el tema. En definitiva, me di cuenta de que cada vez nos juntábamos más gente interesada en este mundillo y, dadas las carencias para poder conseguir material, decidí montar algo por mi cuenta”. Eligió un pequeño local en la calle San Francisco de Alicante en el que, con la ayuda de sus amigos, hizo una sencilla pero efectiva reforma: vigas y piedra vista y mucha madera. Un espacio con encanto en el que es bonito hasta el logo. “Lo hicimos todo con nuestras propias manos. Mis amigos se implicaron muchísimo, de hecho, no podría haberlo hecho sin ellos y les estoy muy agradecido”. El local se ha convertido también en un punto de encuentro donde se percibe la pasión de empleados, parroquianos y curiosos. “Dani Henarejos es quien me acompaña día a día y quien controla todo el curro de la tienda haciéndose cargo de restauraciones, mantenimiento y todo lo demás”. Cuando le preguntamos a Mario qué son las bicis fixed, lo resume claramente. “Para mí las fixed gear bikes son la simplicidad llevada al extremo en una bicicleta, que se limita a lo necesario: un plato, una cadena y un piñón, prescindiendo de cualquier otro tipo de mecanismo, como cambios, cables, y llegado el momento hasta de frenos, ya que una vez que sabes controlar el piñón fijo se puede frenar tan solo con la fuerza de tus piernas lo que conlleva el escaso mantenimiento de este tipo de bicis”. Y volviendo al punto del romanticismo, observamos la importancia de la restauración y recuperación de piezas y modelos. “Es cierto que, dada la época que estamos viviendo, cada vez hay más gente que quiere recuperar sus antiguas bicis y restaurarlas. Y pienso que eso tiene su encanto ya que o recuperas algo antiguo, y lo vuelves a poner en circulación, o te da la capacidad de personalizarlo y crear algo único. Y es algo que me parece muy especial al margen de las circunstancias económicas”. Ahora sólo falta que las ciudades se den cuenta de que las bicicletas no son sólo melancolía ni una alternativa minoritaria sino una opción totalmente necesaria.

Texto: Rebeca Mira Fotografía: Agustín David

16 treintaycuatro


espacios vividos

RETRATO DE UNA FÁBRICA DE JUGUETES Esta colección de imágenes pretende ser el retrato sin artificios de lo que fue una de las fábricas de juguetes más importantes de España: Juguetes Payá (Ibi, Alicante). Su origen data de principios del siglo XX (1904 según diversas fuentes) y desde entonces su historia está llena de momentos buenos y menos buenos, momentos de transición y adaptación a los cambios de la sociedad, la industria y la filosofía del juguete. Pero siempre supieron y quisieron ser fieles a la idea original: el juguete de hojalata montado a mano, artesano y con una estética propia. Sobrevivieron a todo tipo de cambios, a guerras, se transformaron en fábrica de munición y utensilios para el ejército. Vivieron los años 50, 60, 70, 80 y los 90. Pero el siglo XXI pudo con ellos a pesar del ánimo y voluntad de cinco personas que lucharon por mantener vivo el espíritu de la empresa. En 2010 sus puertas se cerraron definitivamente. ¿Qué sucederá con toda aquella maquinaria, ya arqueología industrial, moldes y piezas guardadas en sus cajones? ¿Y que será de toda la energía del siglo XX que impregna las paredes y el alma de los juguetes de esta vieja fábrica?

Texto y fotografía: Agustín David Forner

18 treintaycuatro


el fotógrafo

www.ricardocases.es

Ricardo Cases La primera vez que vi el trabajo de Ricardo Cases (Orihuela, 1971) fue en 2009 cuando su serie La ciudad que soy acababa de ser seleccionada por la Comunidad de Madrid para la colectiva Aquí. Cuatro fotógrafos desde Madrid. Semanas después, Cristina de Middel me hablaba de él y me decía: “Ricardo Cases será Premio Nacional de Fotografía, acuérdate de lo que te digo”. Mientras eso llega, que a buen seguro llegará, Ricardo sigue retratando España, “el español me parece impresionantemente interesante”, con una certeza apabullante. Sabe dónde, qué y cómo mirar para articular esos cuentos que tanto le gusta contar. Aunque prácticamente desconocido en su tierra, pero considerado uno de los mejores fotógrafos contemporáneos, compartimos nuestra conversación con él y una muestra de Paloma al aire, trabajo que por fin llega a la provincia gracias a Mustang Art Gallery. ¿Cómo acaba un estudiante de INEF en Periodismo? ¿Cómo llega la foto? No llegué a ser estudiante de INEF porque no lancé un balón medicinal lo suficientemente lejos. Para compensarlo me fui a Bilbao a estudiar periodismo como podría haberme ido a Lorca a estudiar las aves rapaces. La foto aparece en el laboratorio de la facultad de periodismo. Comenzaste haciendo fotoperiodismo, ¿por convicción o por imposición? Por diversión. La vida del fotoperiodista es rica en situaciones y emociones. Podría decirse que vives tu vida y muchas otras, que tienes una visión más amplia del lugar donde vives. Por otro lado, un periódico ha sido para mí, la gran formación como fotógrafo. Te exige resolver situaciones técnicas muy diferentes. ¿Hay un tus trabajos una intención de análisis antropológico o social? No, en mis trabajos hay

Entrevista: Ana Alarcón Paloma al aire del 11/1 al 2/3 en Mustang Art Gallery

24 treintaycuatro

una intención fotográfica, un interés por contar un cuento que no tiene que hacer referencia necesariamente y con exactitud a lo que sucede delante de la cámara. Este cuento está influenciado por lo que sucede a mi alrededor pero no trata de explicarlo. ¿Qué es para ti una buena foto? Aquella que habla del fotógrafo. Tus libros y trabajos editoriales son un elemento importante de tu trayectoria. ¿Por qué te interesas en la auto-edición? Hasta el momento, el libro es el mejor soporte que conozco para contar una historia fotográfica. Además tiene la virtud de perdurar en el tiempo y de viajar sin control. Por otro lado, el libro tiene unas características que condicionan la narración. El fenómeno de la autoedición nace por pura necesidad ante la dificultad de publicar en las grandes editoriales. Es un paso adelante debido a la libertad del autor a la hora de elaborar su libro. ¿En qué estás trabajando ahora? Mi nuevo trabajo se llama El porqué de las naranjas y consiste en un paseo azaroso por el Levante. Como bien lo explica Luis López Navarro en un texto sobre este trabajo “a veces, en medio de la partida, la vida voltea alguna de sus cartas y nos la enseña, para burlarse mejor de nosotros mientras nos despluma. Esta colección de estampas es lo poco que el fotógrafo ha podido atisbar de la baraja”. ¿Un fotógrafo pasado, uno presente y uno futuro? Un fotógrafo pasado: Marín. Presente: Cristobal Hara. Y futuro: Miguel Ángel Tornero. ¿Un libro de fotografía? Izas, rabizas y colipoterras, con fotografía de Joan Colom y texto de Camilo José Cela editado por Lumen en 1964.


foto

Foto: Michael Stipe Imagen de Patti Smith extraída del libro Dos veces intro. En la carretera con Patti Smith. Cortesía de Editorial Sexto Piso. Grafía: Crystalised (The XX)

30 treintaycuatro


grafĂ­a

treintaycuatro 31


la artista

www.rosanaantoli.com

Rosana Antolí Rosana Antolí (Alcoy, 1981) maneja a la perfección disciplinas artísticas como la pintura o el dibujo para captar a la juventud, tan eterna como su obra. Sus personajes, en pleno campo de batalla existencial, ya se han dejado sentir por galerías de Berlín, Valencia o Madrid. Tanto o más que el paso de ella misma por estas ciudades. El suyo nos parece un retrato generacional imperdible. Rosana congela a sus protagonistas en el vacío de un callejón sin salida, jugando a encontrar su identidad en la vía de evasión más próxima. Recurre en sus proyectos a elementos del pop, a máscaras, a animales, sin perder el componente poético. Le da cuerpo a la parte más instintiva e irracional de la condición humana. Para qué iba a silenciarla. Una vez desarmados, lo sabemos, podría estar cantándonos el I'll be your mirror de la Velvet Underground al oído. Con ella, déjate. La batalla se busca, pero no se libra. Se juega. Tras estudiar Bellas Artes, pasaste una temporada trabajando en el estudio de tu padre en Alcoy, ¿cómo influyó en tu formación? Fue la mejor decisión tomada, él ha sido y es una referencia vital en mi desarrollo personal y profesional. Me ayudó a acabar de controlar la técnica y a abordar los trabajos con pasión y perseverancia. Al acabar este periodo me dieron dos becas para Berlín y esto me facilitó el irme más consciente y preparada. Me dijo una frase que nunca sale de mi cabeza: “Rosana, esto es una carrera de fondo”. Has vivido en Valencia, Berlín, Madrid, ¿qué te ha aportado cada ciudad? He vivido en varias ciudades, también Barcelona y ahora Londres. Ya tengo asumido mi carácter nómada. Cada lugar me ha aportado lo que andaba buscando según el momento en que me encontraba, y me ha permitido situar mi obra en nuevos retos y contextos. ¿Cuáles son tus principales referentes culturales? Para mí esta es una pregunta difícil, no se acortar mis referencias ni dar una respuesta escueta. En

32 treintaycuatro

arte, música, cine, literatura, tengo mis fetiches y cada día hago nuevos descubrimientos. Soy conocedora del momento en el que vivo y me gusta absorber la cultura que me rodea. Confiesas que la metodología da carácter a tu obra. Háblanos del proceso creativo que sueles seguir. Cada proceso creativo aunque sea metodológico es diferente. Para mi se puede comparar al hecho de subir una montaña, por los diferentes caminos que esta pueda tener, mientras suena en random Philip Glass alternado con The Contortions y Can. Llegar arriba, para volver a bajar, para volver a subir, es disfrutar de esa oscilación, con un poco de la absurdez de Sísifo, que es lo que la hace divertida. Además de la pintura y el dibujo, en proyectos como La Cosmonauta te atreves con la escultura y la instalación y, de tu etapa en Berlín, salió el poemario Animal-a. ¿Qué otros campos o lenguajes te gustaría explorar? Siempre que la pieza me lo pida, le busco la mejor forma de llevarla a cabo. Me gusta aprender y quitarme límites, así como adecuar mi discurso conceptual y formalmente. Ahora estoy con el video y el dibujo, pero disfruto de la libertad de saber que mañana puedo verme en un proyecto de danza o dirigiendo una obra de teatro. En obras como The First Dinner nos encontramos con un imaginario repleto de personajes inquietantes. ¿De dónde dirías que surgen? En cada pieza busco esa imagen que sea como “el fotograma” de la película, el que lo cuenta todo en un silencio total. Construyo mis escenografías alrededor de la idea de la que parto. Con The First Dinner combiné dibujo y video en el mismo plano, construyendo una escena en pausa y movimiento, y jugando con el tiempo de la narrativa potenciando imagen. No sé muy bien cómo, pero la sensación inquietante está muy presente en mi obra, supongo que es algo intrínseco en mí.


El proyecto Carradine's Kids lo llevaste a cabo junto a Guillermo Martín Bermejo. ¿Qué aportó su personalidad artística a tus creaciones? Cada vez trabajo más colaborativamente, es muy enriquecedor para las piezas que hago. Con Guillermo Martín Bermejo es un placer trabajar. Es un artista en mayúscula. Nos entendemos perfectamente y todo fluye con mucha facilidad. Ambos somos unos postrománticos y eso siempre encaja. ¿Qué te pasa por la cabeza cuando alguien se quiere llevar a casa uno de tus cuadros? Cuando empecé tenia una mirada más inexperta y nostálgica sobre ese hecho. Incluso quería saber detalles del comprador. Con los años ha aumentado mi carácter fetichista y coleccionista, por eso me agrada esa actitud, y es un valor que creo que se tiene que fomentar.

Para terminar, cuéntanos qué tienes entre manos. Ahora estoy trabajando sobre los accidentes irracionales y su relación con el baile como fenómeno social y animal. Es un proyecto de video, dibujo y danza. Mientras tengo varios proyectos que se están cerrando ahora mismo y otros en los próximos meses. Entre ellos en Alicante que nunca he expuesto, me estreno con dos casi en las mismas fechas: la colectiva A contraluz en la Lonja y comisariada por Juan B. Peiró, y la individual Homo Ludens en el Gil Albert, comisariada por Ana Alarcón. Hay ganas de tocar la tierra de uno, que a veces es la que más se hace de desear.

Entrevista: Paloma Palazuelos A contraluz. Hasta el 23/1 en La Lonja (Alicante) Homo Ludens. Hasta el 31/1 en el Gil-Albert (Alicante)

treintaycuatro 33


la galería

www.parkinggallery.es

Parking Gallery Si existe un espacio en la ciudad de Alicante que haya agitado el ambiente artístico y se haya convertido en punto de encuentro de creadores, artistas y amantes del arte, ese es Parking Gallery. Pero más allá de la agitación, ha conseguido establecerse, por su iniciativa sólida, como un lugar en el que “ocurre arte” gracias a una programación fresca y valiente gestionada por un equipo abierto, receptivo y apasionado en un espacio impactante y resuelto con un gusto exquisito. Jaime Pérez y Chini Manero, son los padres de la criatura y se lanzaron a la piscina en septiembre de 2011, en un momento en el que todos les tomaron por locos. Nosotros tenemos nuestra particular historia con ellos, que comenzó justo antes de que ambos naciéramos. Es decir, treintaycuatro sólo era una maqueta y Parking Gallery era, precisamente, un

36 treintaycuatro

garaje particular. Jaime, espíritu inquieto donde los haya, gestionaba el blog Vodka 4 Breakfast y una mañana descubrimos un post que él nos dedicaba tras encontrar nuestro propio blog navegando por internet. Fue, por decirlo de alguna manera, el primer desconocido que apostó por nosotros. “Había como un espíritu similar que nos unía, un gusto común por cosas muy concretas y un perfil emprendedor y creativo que coincidía con el punto en el que estábamos nosotros”. Nos reunimos y nos explicó que tenía un local que hacía las veces de parking pero que era un lugar con mucho potencial y que se habían decidido por montar una galería. Cuando minutos después accedimos al espacio, nos quedamos totalmente alucinados. Aquello iba a ser muy especial. “La idea nos rondaba la cabeza hacía tiempo pero el detonante fue encontrar el local, era justo el espacio que queríamos y lo que nos animó a


arrancar. Siempre nos ha interesado el arte, habíamos colaborado en el montaje y diseño de exposiciones, representado a artistas y escrito textos para catálogos. Además nos apasiona comprar arte, en la medida de nuestras posibilidades, y manteníamos contacto con galeristas y artistas. Ha sido un poco cambiarnos de bando y pasar a ser sujetos activos”. Y tanto que lo son. No paran quietos ni un momento, asisten a ferias nacionales e internacionales, se centran en su producción editorial y colaboran con otras galerías y proyectos. “No contamos con asesores. Escuchamos mucho e intentamos ver cuanto más arte mejor. Somos muy intuitivos a la hora de programar. Nos gusta alternar creadores consolidados con nuevos valores. A la hora de trabajar o elegir un proyecto tenemos en cuenta, además del talento y profesionalidad del artista, la empatía personal. Todo resulta más fácil así”.

Tienen claro lo más destacable del camino emprendido: su ilusión en cada nuevo proyecto. “Somos conscientes de la complejidad del mercado del arte, de la falta de coleccionistas, de ayudas públicas pero todo compensa cuando te sientes orgulloso de tu trabajo y lo puedes compartir. Es absurdo tener una exposición estupenda y que nadie venga a verla. Ese primer objetivo lo hemos conseguido, nos hemos hecho un hueco muy rápidamente en el circuito expositivo de nuestra ciudad. Ahora hay que mantenerlo y por supuesto incentivar las ventas, hay que comprar y regalar arte, hay piezas muy buenas para todos los gustos y bolsillos”. Larga vida, Parking Gallery, larga vida.

Texto: Ana Alarcón Fotografía: pág. 34 Hervás & Archer / pág. 35 AK

treintaycuatro 37


música

ohlibia.bandcamp.es

Oh, Libia! Hay muchos “si” en su historia, demasiados condicionales y subjuntivos. ¿Y si Ken Stringfellow (The Posies) no hubiera ido aquella noche al Pop In? ¿Y si Trevor Murrell, ex batería de los Wham y de Sade, no hubiera abierto una cuenta en el banco donde trabajaba uno de miembros? ¿Y si fueran londinenses? ¿Y si cantaran en español? Las coincidencias se ceban con Oh, Libia!, un cuarteto (ahora son siete) nacido hace cinco años en la Comunidad Valenciana. La música también. J. T. Prewitt, es decir, Javi Tendero (Alicante, 35 años), toca desde crío; allí donde va, carga la guitarra y canta los temas que le queman. En eso coincide con Víctor Ramírez, la otra cabeza de la banda. Este último, un valenciano de 21 años, es difícil de definir, es como si agitáramos a Daniel Johnston y Alex Turner en una coctelera. A él también le abrasan los acordes; tiene algo de genio el chaval. Empezaron a trompicones, sin disciplina. Pocos ensayos, menos conciertos. Cuando los daban, cada uno arremetía el instrumento cuando quería (o podía). Sonaban primitivos, urgentes, virginales. Esa inocencia y frescura la demuestran en su debut, un disco homónimo. Los temas hablan de amores rotos, novias imposibles y del desarraigo, no patriótico sino social. Se nota que algunos de sus miembros anduvieron por los márgenes de la amistad; algo de ese desenfoque pervive en las letras que Javi y Víctor firman a medias. Open Graves, sabe a Dinosaur Jr.; Anxiety Sickness (con entramados de guitarras a lo Felt) duele y Seventeen (mi favorita) prueban que valen, que ahí hay algo. Ese estreno suena más deprimente y oscuro, más noventas. O tal vez fuera sólo una actitud (sobre el escenario bordaban la estética shoegazer). #2, lanzado el 3 de diciembre, ahonda en esa dirección y suma nuevas referencias, de corte sesentero. El tema Useless States of Sound es pura psicodelia, como también lo son las

Texto: María Ovelar

38 treintaycuatro

primeras notas de Jelly Jolly Babes; en el resto se esconden guiños a The Zombies, los Beatles y, como no, a The Auteurs, East River Pipe, Galaxie 500 o Supergrass. En Christian Suicide se sigue notando la mano de Stringfellow que mezcló el disco en París. La primera piedra la pusieron en 2009, un año antes de su debut. Viajaron a París hacinados en un coche para tocar en el Pop in (París). Alguien había escuchado sus canciones en MySpace. La sala estaba vacía. Bueno, casi. Stringfellow (su casa está a dos pasos) andaba por ahí. Al día siguiente de tocar les propuso grabar un álbum. Eso hicieron. El estadounidense bajó a Alicante, los obligó a componer nuevos temas (había desechado una media docena), mejoró su inglés cantado, devoró varias raciones de pescado fresco, les dio una paliza al tenis y grabó. Vaya si grabó. Aquel episodio los esculpió. Pulieron y sacaron brillo a un engendro tímido pero recorrido por joyas pop fáciles de retener. Han madurado. También adelgazado (o engordado, depende de cómo se mire). Bambi Martynenko ya no está para imponer cordura a las desbandadas del grupo. Aunque Pablo García Mora (Alicante, 35 años) hace su papel. Miguel Matallín, de 43 años y de Valencia (ex-Polar), da empaque al directo. La última vez que tocaron en Madrid (Nasti, 24 de noviembre) coincidieron en sus silencios (antaño no callaban nunca, siempre había ruido), coordinaron sus finales y sonaron a una. Visten mucho dos nombres como Stringfellow y Trevor Murrell. El antiguo miembro de los Wham tocó la batería en el debut. Vive en Aspe y Javi solía verlo por la caja de ahorros donde trabajaba. No se le escucha en #2, un largo más fiero, visceral y pop, con temas más pegadizos (quizá porque hay más estribillos). Pero Oh, Libia! no los necesita. Porque si bien visten mucho esos nombres, hoy son un grupo.


Imagen: Portada de #2. Artwork: Bambi Martynenko Oh, Libia. #2. Discos de Paseo, 2012. A la venta desde el 3 de diciembre.

treintaycuatro 39


el cassette

10 canciones invernales por Dayna Kurtz Cuando Dayna Kurtz canta, algo imposible surge de su garganta. Una voz que no parece de este mundo, tan solo acompañada por su guitarra, o a lo sumo por un órgano Hammond, llegan a ocuparlo todo. Esta neoyorkina, que conoce bien nuestra tierra y en la que ha ofrecido conciertos en varias ocasiones, hace su selección musical para nuestro número de invierno. “Cuando estás metido en casa, calentito, y afuera el frío lo paraliza todo, unas canciones tranquilas y melancólicas son lo suyo. Éstas son algunas de mis canciones tristes favoritas para una noche fría de invierno”. 1. GONE AWAY. My brightest diamond. No es muy conocida en España pero es una de mis cantantes favoritas. Esta es una canción muy triste... 2. THE BEATLES: Eleanor Rigby. Esta es la primera canción que recuerdo escuchar por la radio y que me hiciera entristecer pero en el sentido dulce. Me parecen retratos tan crudos como certeros. 3. NINA SIMONE. Ne me quitte pas. Simplemente devastadora. Nina me rompe el corazón cante lo que cante. Pero esta canción llega a otro nivel. 4. BILL WITHERS. In my heart. Una de las canciones con más congoja de todas las que ha escrito. Su voz duele. 5. JONI MITCHELL. River. La mejor de las canciones “estoy triste en Navidad” que se han hecho nunca: it's coming on christmas/they're setting up trees/they're putting up reindeer/singing songs of joy and peace/I wish I had a river/I could skate away on. Descorazonadora. 6. KATE AND ANNA MCGARRIGLE: Go leave. La descubrí hace poco. Simplemente preciosa. Me gustaría versionearla algún día. 7. ANTONY AND THE JOHNSONS. Hope there's someone. Toda las canciones de Antony son desgarradoras pero esta va más allá. Desoladora. 8. GILLIAN WELCH. Everything is free. Perfecta música invernal. Sus letras son icreíblemente buenas. Esta es la major canción que he oído sobre ser artista. Y la única también acerca de robarle el trabajo a los músicos: everything is free/that's what they say/everything I ever done/got to give it away/someone hit the big score/they figured it out/that we're gonna do it anyway/even if it doesn't pay. 9. LEONARD COHEN. Anthem: sus melancólicas letras: ring the bells that still can ring/forget your perfect offering/there is a crack in everything/that's how the light gets in. 10. JOHN LENNON. Imagine. Una canción muy esperanzadora y melancólica al mismo tiempo. Es como un himno navideño en las radios americanas y por eso siempre la asocio con los días más oscuros del año.

40 treintaycuatro


#LaSirena #Ibi #JosテゥLuisCuerda #テ[sterdam #Barbarela #OutsidersDivision #TheGentlewoman


el restaurante

www.lasirena.net

La Sirena Que en Petrer se encuentra uno de los mejores restaurantes de la provincia puede que no sea ninguna novedad para cualquiera al que le guste el buen comer. Pero lo que más nos sorprendió al preparar este artículo con nuestros colaboradores gastronómicos fue que todos coincidieran en un aspecto, a menudo el más importante de conseguir y por desgracia fácilmente olvidado por otros profesionales: La Sirena es un gran restaurante por la calidad humana del equipo que lo conforma. Al frente del mismo: Mari Carmen Vélez, quien nos hace confirmar la aseveración de nuestros compañeros y quien nos cuenta la historia del proyecto. “Comenzamos en mayo de 1983. Abrimos como pescadería y marisquería-freiduría. Provenimos de familia de pescadores y nuestros padres tenían varios puntos de venta de pescados y mariscos en los mercados centrales de Elda y Petrer. La idea fue de mi madre que, en sus viajes a Cádiz en busca de atunes, quedó prendada de las frituras andaluzas y pensó que sería un acierto la combinación de pescadito frito y los magníficos mariscos de nuestra costa. Y así fue. Tuvimos una gran acogida, al público le entusiasmaba poder elegir de un mostrador o de una vitrina aquello que quería degustar o, simplemente, llevárselo a casa. Era un espacio sencillo, moderno y empezamos a utilizar los conceptos de self-service y take-away. Fue una experiencia magnífica y muy divertida, hasta el punto que nos hizo replantearnos nuestra vocación y dejar los estudios universitarios para volcarnos de lleno en la hostelería. En menos de dos años ya habíamos ampliado nuestra oferta culinaria con arroces y algunos platos de cocina tradicional. Este fue el punto de inflexión hacia un concepto de restauración digamos más ortodoxa”. El proyecto cuenta con más piezas fundamentales. Norberto Vera, marido de Mari Carmen, es el maître

La Sirena Avda. de Madrid 14. Petrer Tlfno. 965 371 718

44 treintaycuatro

y sumiller del restaurante. Tras observar la gran barra y la vitrina repleta del maravilloso género que nutre sus fogones nada más cruzar la puerta, Norberto nos recibe en el comedor, donde llama la atención el interiorismo y el mobiliario. En 1997 realizaron la gran reforma que conforma el espacio actual y que sitúa la bodega, parte importantísima también de su carta y su propuesta, en el centro de la sala para independizar las distintas zonas del comedor y formar una barra curva donde estaban las vitrinas y el mostrador. “En aquel momento, nuestras inquietudes culinarias también se vieron reflejadas en la carta y nuestra propuesta gastronómica se ampliaba ya a cocina de autor con pequeños toques de vanguardia. A los seis meses, dirigíamos los fogones en un horizonte plagado de ilusión y con un equipo entusiasta y muy cualificado”. Años después de aquello se observa la potente evolución de Mari Carmen, que tuvo como profesor particular a Kristian Lutaud, parte del equipo de los comienzos de El Bulli. “Acababa de retirarse por motivos personales de su actividad como restaurador. Fueron dos meses de intenso trabajo y un punto de partida para la investigación ya de manera autodidacta”. Así que el conocimiento perfecto de las materias primas, más la pasión, el deseo de evolucionar y el respeto de Mari Carmen por su profesión hacen que, paradójicamente, un restaurante de interior sea la elección perfecta para disfrutar de pescados, mariscos y arroces marineros. Y como complemento del espíritu levantino, su particular investigación y aportación a un símbolo como el alioli, de cereza, de menta, de algas, todas ellas combinaciones perfectas. Por último, otra pieza fundamental, Lola Vélez, hermana de Mari Carmen y responsable de los postres, esa guinda final para querer volver a disfrutar de uno de los mejores restaurantes de nuestra tierra y de todo su equipo humano.


treintaycuatro 45


el anfitrión

Ibi

con Pedro Rodríguez Expósito

El invierno nos da ganas de recorrer el interior de nuestra provincia y especialmente cuando se agudiza el frío y la meteorología regala las nieves que resultan inimaginables en la costa. Si en el primer bloque de este número hemos detenido la mirada en los increíbles espacios de la desaparecida fábrica Payá, volvemos de nuevo a Ibi, ahora de la mano del ilustrador Pedro Rodríguez Expósito, quien ejerce como anfitrión para hacernos recorrer una personal ruta por su pueblo natal. “Propongo un plan invernal recorriendo este pueblo de montaña que para mí todavía no es ciudad. Rastrearé mis lugares favoritos, bonitos y tradicionales, con encanto, aquellos donde siempre te tratan bien y te atienden con una sonrisa. Esos sitios que hay que visitar, por lo menos dos o tres veces al año, por necesidad vital. Empiezo el recorrido por la parte baja del pueblo, en el parque favorito de todos los niños y niñas nacidos en la década de los 80, el “Parque de los Patos”. Tan alejado pero tan divertido, ir a aquel lugar en invierno, con gorras, bufandas y guantes de la lana más gorda, era toda una odisea y una aventura. Aunque ya no está el elefante gigante de hierro rosa, ni los columpios con los que podías volar, para mi asombro, y tras años sin pasar por allí, veo que todavía sigue en pie la estatua de la mujer desnuda, que nos hacía ruborizar, y los patos en su estanque de antaño”. “Sigo por Rico, la pastelería y chocolatería de toda la vida, situada en la Plaza de la Palla. Me atiende Lucía, simpatiquísima y atenta, me comenta que los productos que más éxito tienen son las toñas de matalauva, los panquemaos realizados con patata y la saginosa, pasando por los dulces típicos (rollos de anís, almendra, pastissets de boniato). Yo me quedo con los curiosos chocolates con formas de baldosas con los monumentos de Ibi, la lata con pastas típicas, los chocolates de varios sabores y el chocolate caliente con churros que me tomaba los viernes con mi madre. Continúo mi paseo con una parada más que obligatoria en Plumier, mi librería/papelería preferida en la Calle Constitución. Desde que tengo uso de razón pasar por allí me hacía mucha ilusión, y me sigue pasando. Sé a ciencia cierta que alguna cosa bonita podré encontrar, ya sea para mí o para regalar. Mi sección predilecta es la de cuentos ilustrados. En ésta ocasión me dejan colarme detrás del mostrador para fotografiar todas las cosas que me llamen la atención, y, aunque no paro de hacerle fotos a los adornos y detalles navideños, me detengo en la publicación, Ibi parla, una recopilación de las citas, refranes y canciones de las personas mayores del pueblo, y en los nuevos y preciosos marcapáginas ilustrados por la dueña del establecimiento. Tras pasar por allí pienso en la tarde y en tomar un café, un cocktail o, simplemente sentarme a charlar con mis amigos, en La Cábala, un buen refugio para el invierno. ¡Ah!, si visitan Ibi el 28 de diciembre, no se asusten si ven el pueblo cubierto de harina por la tradicional batalla campal de los Enfarinats, que por cierto merecería otro artículo aparte...” “Mi última parada pretendía ser una pequeña visita por el Museo del Juguete, pero, al llegar a su puerta, me encontré con una simple aldaba de mano... Los juguetes de lata antiguos se alojaban en la Casa Gran, distribuidos por temáticas en distintas salas de colores. Muchos de ellos se fabricaban en la fábrica Payá, por las manos de mi abuelo Manolo, y los abuelos y abuelas de muchos de los habitantes del pueblo. A mí me dejó un soldadito de plomo que conservo con todo el cariño del mundo”.

Texto y foto: Pedro Rodríguez Expósito En la imagen, foto del abuelo de Pedro trabajando en la fábrica Payá junto al soldadito hecho por él.

46 treintaycuatro


el hotel

www.elcaprichodelaportuguesa.com

El capricho de la portuguesa

En nuestro número de primavera les hablamos de la magia del Vall de Gallinera y allí volvemos en estas páginas para detenernos en Benialí, uno de los ocho pueblos del valle, donde aún no existe el turismo masivo y parada obligatoria para los amantes de lo exquisito, y donde destaca un alojamiento muy especial. La portuguesa María Da Silva se encaprichó del entorno y encontró una casa en la que emprendió una delicada labor de restauración culminada por un proyecto impecable de interiorismo. Así nació El Capricho de la Portuguesa, donde el cariño y la hospitalidad se respira en todos los rincones de su caserón de anchos muros. En sus confines vale la pena disfrutar del atardecer en la terraza, con uno de los gin-tonics especiales que prepara Juanjo Gimeno, parte también del proyecto, o leer un rato, especialmente en verano, junto a la piedra del patio y sintiendo la esencia del jazmín y el gorgoteo del agua. O simplemente relajarse en la sala de la antigua almazara junto a una buena copa de Oporto. No hay que dejar pasar tampoco la zona de aguas y vale la pena hacer una reserva para disfrutarla en la intimidad, a la luz de las velas, dejándose llevar por un sinfín de sensaciones en la piscina que ahora ocupa el antiguo aljibe, con una impresionante cúpula cuya resonancia nos transporta a las más antiguas termas. El hotel tiene siete acogedoras habitaciones perfectamente integradas con el resto de la casa y bautizadas con esmero según su toque personal: Flor de Pasión, La Blanca, Imperio Kitsch, La Fosca, Al Azraq “El Blavet”, La Provence y Benialí. Tras un sueño reparador, se impone un suculento desayuno servido al detalle en el luminoso comedor, con paredes encaladas y una romántica chimenea. La guinda del que puede ser un pequeño viaje de placer la ponen Toni y Germán en el cercano restaurante Sabors, con un menú exquisito aderezado con risas y más risas que a lo largo de la noche van mutando en confidencias. Uno nunca sabe cómo acabará la sobremesa, con historias, bailes, canciones. Puede haber todo tipo de sorpresas. La última vez descubrimos una pequeña rabosa que bajaba de la montaña todas las noches a cenar con ellos y, ese día, con nosotros. Texto: Queru Blanco El Capricho de la Portuguesa. C/ Trinquet, 7. Benialí

48 treintaycuatro


la receta

Hemos invitado a Kiko Moya, chef de L'Escaleta de Cocentaina, a compartir una receta sencilla y con productos de temporada. Una verdura invernal, casi una joya de la naturaleza, es la alcahofa, y de entre todas las variadas opciones que permite para disfrutarla, él nos la presenta en forma de hummus. Bon appétit! Ingredientes: 350 gr. de alcachofa limpia (de 6 a 8 piezas) 175 gr. de aceite Aove 25 gr. de sal 4 alcachofas (para chips) 10 gr. de piñones Aceite de regaliz: 10 cl. de aceite Avoe 5 cl. agua 5 gr. extracto de regaliz Preparación: Tostamos las alcachofas al fuego o brasa, siendo esta última mejor. Cuando estén bien tostadas por fuera, las introducimos en una olla tapada con un poco de agua, un dedo más o menos y aceite de oliva en cantidad (alrededor de una tercera parte del peso de la alcachofa limpia), ya que será el que después utilizaremos para el hummus. Cuando tenemos la alcachofa bien cocida la limpiamos, dejando el corazón de la misma así como sus partes más blandas. La introducimos en la thermomix junto con el aceite que hemos utilizado para la cocción y que ha absorbido todos los aromas tostados de la misma. Turbinamos obteniendo un puré fino y untuoso al que le pondremos un punto de sal. Reservaremos en frigorífico y acompañaremos con unas chips hechas con la misma alcachofa, un poco de piñones tostados y aceite de regaliz.

Ilustración: Jordi Ros


enología

conversaciones con David Rabasa

José Luis Cuerda Para los aficionados al cine el director José Luis Cuerda no necesita presentación. Pero lo que pocos cinéfilos y amantes del vino saben es que el realizador de Amanece que no es poco, El bosque animado o Los girasoles ciegos, entre otros importantes títulos de la filmografía española, es el creador del ribeiro Sanclodio. Visitó Alicante para presentarlo en el espacio de Gourmet Experience y nuestro colaborador David Rabasa conversó con él sobre su faceta como viticultor. A día de hoy eres un hombre con dos facetas distintas, la de director y la de viticultor, ¿en qué momento vital te encuentras en ambas? Como director acabo de estrenar mi última película, Todo es silencio, después de cuatro años de inactividad y los que puedan venir teniendo en cuenta el explícito desprecio que el gobierno actual muestra por la producción cultural española. En cuanto a mi trabajo como viticultor, con optimismo al comprobar la gran calidad de la cosecha 2012 y preocupado por la comercialización de la 2011, que fue excepcional. ¿Qué paralelismo encontrarías entre ser director de cine y ser viticultor? Los ciclos de producción que en el vino son anuales y en el cine podrían serlo. La lucha contra los elementos. La búsqueda de la calidad con esfuerzos siempre por encima del cumplimiento del contrato. Los problemas de distribución de los productos… ¿ Y entre Godello, Treixadura y Albariño? Una de las características que más me gustan del ribeiro es que sea tradicionalmente plurivarietal. Creo que eso es una bendición. Te permite introducir una enorme complejidad olfativa, visual y gustativa. Lo convierte en un vino divertidísimo, sin merma de seriedad enológica, y, como lo calificaba Cunqueiro, muy amigable. Ten en cuenta que las tres variedades que citas están incluidas en Sanclodio, en la medida en la que cada año las da la naturaleza. No compro uva, así que lo que producen mis fincas, todas alrededor de la

50 treintaycuatro

bodega, es lo que cada año, con sus variaciones inherentes, embotellamos como añada. ¿Crees que la D.O Ribeiro esta encasillada injustamente, ya que mucha gente piensa en el vino turbio sin etiqueta? Gracias al trabajo de un puñado de bodegas que nos hemos empeñado en devolver al Ribeiro los lustres que alcanzara entre el rómanico y el barroco, se va olvidando el desastre que supuso para su respeto y admiración la caída en usos de elaboración y comercialización suicidas. Una vez más el negocio a corto plazo, la abundancia contra la calidad, las trampas hicieron que se desmoronara una mina de oro. ¿Que te gustaría que Sanclodio alcanzara? El nivel máximo de expresión y potencialidad de unas uvas y unas fincas que afirmo con orgullo, gracias entre otros, y a su cabeza, de Jose Antonio Gomes, mi viticultor y bodeguero, que pueden convertirse en un ejemplo para cualquier elaborador exigente de estos pagos. En España se suelen tomar los blancos del año. ¿Prefieres tomar tu vino en el año o cuando ha pasado alguno? El vino del año, que como pronto yo embotello en junio, suele empezar a estar buenísimo en las navidades siguientes. Los catadores más exigentes aconsejan su consumo en los tres o cuatro años siguientes. Por supuesto, pierde algunas características, frescura quizás, pero gana otras, estructura, seriedad… ¿Consideras que tu vino tiene buena capacidad de envejecimiento? La tiene. El año pasado hice una cata vertical desde el 2005 hasta el 2010. Todas mantenían el tipo. Todas pueden consumirse hoy y algunas son excepcionales. Cine y vino son cultura, ¿qué opinión te merece la situación actual de la cultura? La cultura es la que es. Una cultura de mentiras, ventajismos,


pillajes, prepotencias. Ese es el magma en el que vivimos y que no encuentra freno sino ventajas desde los poderes. La producción cultural, resulta en ese ambiente peligrosa, crítica. Se nos ha demonizado echándonos encima toneladas de basura insostenible. Si el cine español es un coñazo insoportable, ¿por qué nos ponen un IVA de entretenimiento? ¿Qué recaudación van a hacer si nadie, y así menos, va a vernos? Los directores más brillantes del cine español ruedan y rodarán sus películas en inglés, ya no habrá un cine que valga la pena en español, un cine español. ¿Por qué regalamos nuestra cultura negándola? ¿Estos son los defensores de la sacrosanta patria española? ¿No se merecen mejor el calificativo de traidores a la patria? La diáspora de licenciados universitarios es una malversación del dinero de los contribuyentes españoles que no tiene perdón. Y así todo. Somos un país muy desafortunado.

Me gustaría que comparases tres títulos de tus películas con tres vinos distintos. Es un ejercicio que no sé hacer. Sé que es un juego, pero lo único que puedo recomendar es que, poco a poco, sin prisas, cuando les venga en gana, los lectores de esta entrevista quieran ver alguna de mis películas (Pares y Nones, El bosque animado, Amanece, que no es poco, Así en el cielo como en la tierra, La lengua de las mariposas, Los girasoles ciegos, Todo es silencio...) la busque por la programación de alguna televisión, se la pida a un amigo... Y que, si no encuentra ninguna, se tome un par de copas de Sanclodio. Películas y vino los hago desde el mismo corazón, todo, y el mismo caletre, todo. Y lo hago para compartirlo con ellos y para que disfrutemos ellos y yo. Entrevista: David Rabasa

treintaycuatro 51


bon voyage

Ámsterdam Si tuviéramos que elegir una ciudad europea para pasar unos días sin mucho bullicio pero con mucha vida, la elegida sería sin duda Ámsterdam. Óscar Moreda, director de proyectos de Casa Mediterráneo en Alicante, conoce muy bien la ciudad holandesa, en la que vivió muchos años y donde, de hecho, sigue teniendo su hogar. Les invitamos a viajar con él en este número. “Los turistas que vienen a los Países Bajos, probablemente mal aconsejados por los turoperadores al uso, vienen con la idea de que en Ámsterdam no hay mucho que ver y por ello suelen planear excursiones a pueblecitos o atracciones turísticas cercanas. Si yo tuviera la oportunidad de pasar cinco o seis días en este país, tendría muy claro que no pasaría ni un segundo fuera de esta maravillosa ciudad. Para descubrirla, donde fueres, haz lo que vieres, alquílate una bici. Hay decenas de lugares en la ciudad para hacerlo y con ella será mucho más fácil explorar los encantos de diferentes zonas. El pintoresco Jordaan o el ecléctico Pijp están plagados de bares, tiendas y restaurantes de todo tipo. La bici también te permitirá acceder a barrios más alejados como la isla KNSM o el Stadion Buurt o Het Schip donde podrás admirar excelentes ejemplos de arquitectura desde los

52 treintaycuatro

20 hasta nuestros días. Si te gustan las flores no lo dudes, vete al mercado de las flores y olvídate de comprar horribles imanes para el frigorífico fabricados en China y, en su lugar, llena tu habitación de hotel con tulipanes por 10 €. Te aseguro que lo disfrutarás mucho más. Y un paseo por espacios verdes como Vondelpark es obligatorio. En Ámsterdam no sólo hay importantes museos como el Rijk, el Van Gogh o el Stedelijk, también existen fundaciones o centros de arte como W-139, De Appel, Arti et Amicitiae, FOAM, Mediamatic, SMBA, SMART Project Space y The One Minutes. O simplemente abre los ojos. Muchos de los mejores artistas callejeros del momento van dejando sus obras por todas partes. Si te gusta ir de compras, Ámsterdam tiene un eje vertical que atraviesa la ciudad de norte a sur en el que las tiendas aumentan su exclusividad y su precio conforme nos acercamos al sur (Nieuwendijk, Kalverstraat, Leidsestraat, P.C. Hoofstraat). Si lo que te gustan son las tiendas pequeñas con personalidad propia encontrarás muchas de ellas a lo largo de las Negen Straatjes (Nueve callecitas) que atraviesan los canales en su lado noroccidental. Para las antigüedades, no dejes de darte una vuelta por la Nieuve Spigel Straat o por el centro The Looier”.


“Los Países Bajos, al contrario que España, no son famosos por su gastronomía. Vinos inexistentes, comidas invernales y poco sofisticadas y embutidos y quesos bastante insípidos. Sin embargo, los holandeses, al contrario que los españoles, son muy abiertos a aceptar en su dieta cotidiana manjares venidos de los más exóticos rincones del mundo. La ciudad está repleta de lugares donde disfrutar de la más variada gastronomía. Sería una pena estar en Ámsterdam y no aprovechar la ocasión para probar la exquisita comida cantonesa del Nam Kee, o la deliciosa frescura del snack-bar tailandés The Brid, la abrumadora variedad de una Rijsttafel (menú degustación) indonesa en el surrealista Coffee and Jazz o la autenticidad de algún surinamés de barrio como el, un tanto destartalado, Waroeng Asje. Si os da cargo de conciencia estar en un país sin probar algo de su gastronomía, no dejéis de zamparos un buen cucurucho de patatas fritas con salsa sate (salsa tibia de cacahuetes ligeramente dulce y picante) en la freiduría Vleminckx. Aunque, puestos a tomar algo típico, yo recomendaría que probaseis el haring que como si de un sushi calvinista se tratase, consiste en arenque crudo tal cual o acompañado de cebolla y pepinillo picado. Mi favorito es el del quiosco del Koningsplein. Igual

de poco sofisticado y aun más calvinista es el helado de leche con nata montada que, como única opción de su menú, la heladería van der Linde sirve desde 1937. También deliciosa es la tarta de manzana que sirve el café Winkel, muy reconfortante acompañada de un buen chocolate caliente. Y hablando de chocolate, no te quedes sin una merienda en Pompadour o en Puccini. Si pensamos ya en el ocio nocturno sería pecado irse de Ámsterdam sin una noche de baile, pero eso creo que necesitaría otro artículo entero... En definitiva, hay cientos de cosas que se pueden hacer en esta ciudad sin tener ni que salir del centro. Hay que tomárselo con calma, cambiar el chip de turista por el chip de viajero y dejar que la ciudad nos seduzca. Pero con cuidado, que atrapa, y cuando uno quiere darse cuenta, le ocurre como a mí que llevo allí toda una vida. Ah, se me olvidaba, también están el Barrio Rojo y las coffeeshops... Pero eso ya lo sabías”.

Texto: Óscar Moreda Fotografía: Esther Rubianes, Sophie Mazzuca y Anna Halász

treintaycuatro 53


arquitecturavisitaobligada

BarbarelaStudioJardínVertical

El jardín efervescente En este trabajo Barbarela Studio entiende que hoy en día el rol social de arquitecto se aleja de la figura de maestro y se acerca a la de negociador. Ya no es un profesional capaz de hacer una cosa, sino más bien es un pluriespecialista capaz de negociar, diseñar e inventar las condiciones para que un proyecto sea posible. Desde el objetivo de convertir un problema en una oportunidad, fue su capacidad de gestión, sensibilidad paisajística, entendimiento de la escena urbana y trabajo con la percepción, lo que permitió este colorido jardín vertical. En un proceso continuo de transformaciones, la relación entre la ciudad y sus ciudadanos se va cada día reconfigurando. La ciudad cambia y se recrea en intervenciones como esta rehabilitación de la antigua Fábrica de Tabacos en Centro Cultural de Alicante. Lo extraño, la sorpresa, el color y la verticalidad hacen del Jardín de las Cigarreras un escenario donde parece que va a empezar a ocurrir algo. Digamos que es un espacio nervioso, agitado, que necesita estar activo. Un jardín que provoca el acaloramiento de los ánimos. La percepción espacial no es estática, sino más bien frágil y voluble. De alguna manera efervescente.

FICHA TÉCNICA // NOMBRE: JARDÍN VERTICAL. Centro Cultural Las Cigarreras / SITUACIÓN: C/San Carlos 78. Alicante / FECHA DE TERMINACIÓN: Septiembre 2010 / AUTORES: Barbarela Studio (Juan Carlos Castro, Aquitecto. Nathalie Gidrón, Arquitecta y Paisajista), Arquitectura y Urbanismo Estudio Boix: Juan María Boix / COLABORADORES: Rosana Pérez, Amelia Vilaplana, Jordi Serramia, Ana Méndez de Andés (Arquitectura), Elena Mostazo (Ingeniera Agrónoma), Eduardo Díez (IDEE. Estructura), Pedro Sáez (Aparejador) / PROMOTOR: Concejalía de Cultura Ayuntamiento de Alicante / CONSTRUCTORA: OHL / SUPERFICIE INTERVENCIÓN: 893,76m2 / PRESUPUESTO: 296.704 € Texto: Jesús Olivares y Miguel Rodenas (COR). Fotografía: David Frutos En el siguiente número, Juan Carlos Castro y Nathalie Gidrón (Barbarela Studio) nos obligarán a visitar la habilitación provisional de la sede de Casa Mediterráneo (Manuel Ocaña)

54 treintaycuatro


diseñoconversaciones

santoshenarejoserregálvez

Santos Henarejos Llega el turno de entrevistar al diseñador gráfico alicantino Santos Henarejos. Su trabajo como director de arte para proyectos editoriales (revista Ling, Yorokobu) llaman nuestra atención desde hace años. Pero su portfolio está cargado de destacables piezas que van desde el branding hasta las ilustraciones. Conversa con él el nuevo anfitrión de esta sección, Raúl Gálvez, un joven eldense al que tampoco deben perderle la pista. Alicantino afincado en Madrid, ¿cómo ves el diseño de tu tierra desde allí? Qué pregunta para comenzar... Lo veo algo atascado. Mucho mejor que hace algunos años, hay gente que lo está haciendo muy bien y hay algunos diseñadores aportando frescura al panorama provincial. Pero en general es muy mejorable, creo que no se mira lo que se hace en el resto del mundo y que el listón de calidad podría estar mucho más alto. Hay que apostar por un diseño de calidad, con sentido y coherente, y eso es tarea de estudios y diseñadores. ¿Recuerdas tu primer contacto con el mundo del diseño? ¿Cómo fue? El diseño es una profesión vocacional a la cual yo accedí tarde, muy tarde. Mientras estudiaba Biología hacia muchas fotos de los proyectos de campo y empezaba a jugar con editores de imágenes. En mi último año de carrera decidí dar un cambio y empecé a estudiar diseño, sin tener muy claro en qué consistía. Al poco tiempo ya estaba totalmente enganchado. Llegar a una gran ciudad normalmente va ligado a estar rodeado de buen diseño y nutrirse visualmente cada segundo, ¿qué beneficio ha obtenido tu trabajo desde que llegaste? Actualmente la cultura visual esta accesible desde cualquier parte, no creo que sea imprescindible el vivir en una gran ciudad. Lo que sí ocurre con mucha más frecuencia es que conoces a más gente de tu ambiente profesional, hay más eventos, más exposiciones, más gente dispuesta a emprender proyectos y eso te permite establecer contactos y conocer a muchos colegas de

56 treintaycuatro

profesión, es ahí donde está la diferencia. Mi red profesional no sería la misma estando en Alicante. Es curioso porque creo que también te da más visibilidad en la red, aunque éste sea un espacio que no depende de tu localización. El año pasado estuve unos meses en Nueva York, mi portafolio era el mismo, pero mi trabajo se vio muchísimo más. Conseguí clientes, con los cuales sigo trabajando, a los que de otra manera hubiera sido imposible acceder. Viendo la tienda The Bend (bicis fixed en Alicante) nos damos cuenta del buen trabajo de diseño que hay detrás, ¡ver esa tienda alegra la vista! ¿Cómo surgió el proyecto? Mario, el propietario juega al Bike Polo con mi hermano, así que fué fácil, empezamos a hablar del proyecto y a darle forma a la imagen gráfica de la tienda. Los diseñadores siempre tenemos en mente algún proyecto que nos encantaría hacer y que aún no nos han encargado. ¿Cuál es el tuyo? Siempre he tenido un par de proyectos en mente que deseaba hacer: un disco y un documental. Hace unas semanas termine el diseño del primer disco de Gospel Factory, que sale a principios de diciembre, así que ahora solo me queda el documental. ¿Cuál es el proyecto con el que más has disfrutado hasta ahora? Es difícil elegir, quizá con los últimos proyectos tienes más reciente el esfuerzo, las alegrías, con quien has trabajado... The Outpost es mi último proyecto editorial, es una revista con sede en Beirut la cual he diseñado junto a Gema Navarro, una excelente diseñadora que actualmente vive en Bremen. Es muy satisfactorio desarrollar un proyecto editorial desde su inicio, ver que las sinergias funcionan, que se pude trabajar por internet, que el cliente confía en tu criterio. La inspiración puede estar en cualquier lugar, objeto. ¿Qué te inspira a ti? Es complicado. Al principio siempre te fijas en el trabajo de los


grandes estudios, en sus últimos proyectos. En mi caso, las clases de Historia del Diseño de Paco Otero me abrieron la puerta a los pioneros del diseño y considero que su trabajo sigue siendo fuente de inspiración. Son los que realmente hicieron cosas novedosas y diferentes. Saul Bass, Milton Glasser, George Lois, su trabajo sigue funcionando. En la actualidad corremos el riesgo de que todo parezca lo mismo, muy homogéneo. Hay que reivindicar a los clásicos. En tu portfolio abundan los trabajos de diseño editorial. ¿Te gustaría seguir profundizando en ese ámbito o ampliar espectro? Siempre me ha gustado el diseño editorial: trabajar con grandes cantidades de información, buscar una jerarquía, una organización. A diferencia de otro tipo de proyectos, en el editorial debes buscar una estructura, una retícula que te permita distribuir elementos, que sea flexible y se adapte al contenido. Es diseñar un sistema que funcione en un futuro. Yorokobu fue el proyecto que me permitió empezar a trabajar por libre, luego vino Ling, trabajando con el mismo equipo, y el resto ha ido llegando. Quiero seguir haciendo revistas,

son los proyectos en los que más disfruto y me siento mas cómodo, pero también hay que seguir haciendo otras cosas. Variar es necesario. Las revistas en tablet son el siguiente paso, es cuestión de tiempo que aparezca más material publicado en esta plataforma, ya hay grandes ejemplos de revistas con versión para iPad, incluso algunas que solamente tienen la versión de tablet. Por último, un consejo para alguien que acaba de estudiar diseño y se ha dado de morros con la situación actual. El momento en el que vivimos es muy malo para lo que sea, no solamente el diseño. Como profesión creativa debemos aplicar sobre nosotros mismo la creatividad que aplicamos a los proyectos de nuestros clientes: debemos generar ideas, negocios, alternativas a la situación actual, hay que mantenerse ocupado. No me valen las quejas a la situación actual si se está sin hacer nada, como diseñadores tenemos la suerte de poder ocupar nuestro tiempo de mil maneras diferentes. Entrevista: Erre Gálvez www.santsserif.es

treintaycuatro 57


producción fotográfica

Marie Gilot En el último bloque de nuestra revista hemos ido hablando con profesionales que desempeñan distintos oficios dentro del mundo del diseño y la moda como fotógrafos, estilistas, responsables de comunicación o diseñadores. En este número nos adentramos en un trabajo bastante desconocido: la producción fotográfica. Durante un tiempo, yo misma me dediqué en Madrid a la producción, en la empresa Photoproducers, y fue allí donde conocí y tuve por compañera a Marie Gilot, una francesa-alicantina-casi-madrileña que es la eficiencia personificada. Marie sigue dedicándose a ese oficio tan apasionante como ingrato (y ahora verán por qué) y lo hace para las mejores marcas y los más reconocidos profesionales del mundo. ¿Cuál es tu vinculación con Alicante? ¿Y cómo te acabas instalando en Madrid? Hasta los 15 años viví en La Baule, un pueblo en la costa de la Bretaña francesa donde hace frío y llueve. Mi padre encontró un trabajo en Alicante y ¡afortunadamente nos mudamos! Estudié en el Liceo y cuando acabé me marché un año a EE.UU. Volví a Francia para estudiar Derecho y acabé la formación pero allí me di cuenta de que no veía mi vida dedicada al Código Civil… Me vine a Madrid y estudié Cine y ya empecé a trabajar en varias productoras. Ahora trabajo en la agencia Lowe and Partners (Lola) en Madrid como Art Buyer y Jefa del departamento de Producción Gráfica . ¿Cómo comienzas a trabajar en producción? Estudiaba Cine en una escuela de Madrid y al volver a casa después de unas clases me encontré una multitud de gente, estaban rodando escenas de un anuncio en la puerta de mi edificio. ¡Me quedé fascinada por el proceso! Uno de los técnicos pensó que yo formaba parte del equipo audiovisual y cuando le dije que estaba allí porque las cámaras no me dejaban entrar a mi casa, me invitó al catering y después a ver el rodaje de la tarde. Les comenté que estudiaba Cine y que yo

58 treintaycuatro

también quería dedicarme a eso, que me moría de ganas, que trabajaría gratis... ¡Funciono! De allí, me pasaron el contacto de una productora (Photoproducers), pasé una entrevista y empecé al día siguiente como becaria. Desde entonces sigo trabajando en producción. ¿Crees que la gente sabe en qué consiste el trabajo de producer? ¿Podrías definir con tus propias palabras en qué consiste? Creo que nadie sueña con ser producer de pequeño. No es como ser bombero o peluquera. No es un trabajo conocido, ni prestigioso. Toda la gente ha oído la palabra productor mil veces pero, si les preguntas, creo que la mayoría te contestaría que es la persona que financia el proyecto, lo cual es correcto para la figura del productor ejecutivo. Así que mucha gente nos reduciría a ser unos banqueros especializados en películas o fotografía. A decir verdad, mi madre todavía no tiene muy claro a qué me dedico. Ser producer consiste en reunir todo el equipo humano (artístico y técnico) y todos los elementos necesarios para poder hacer posible un buen video o film o una buena sesión de fotos. También se trata de optimizar los presupuestos, de agilizar los tiempos y coordinar todos los equipos. En una sesión de fotos, por ejemplo, se tratará de encontrar el fotógrafo más apropiado, hacer casting de los personajes principales y figurantes, contratar maquillaje y peluquería, a sus asistentes, al estilista y a sus asistentes, tener una localizacion, permisos, luces... Y encontrar las diecisiete bañeras de estilo romano que te pidieron, las cuatro palomas de raza superior que solo vuelan de noche y en climas húmedos, tener como fondo una plataforma petrolífera de color dorado y rosa con piscina y mini golf en el Mediterráneo... Todo eso pasando por los mil cambios del equipo creativo y de los clientes y los mil imprevistos que te llegan a última hora. En definitiva, producción es encontrar y coordinar el equipo humano y material y proporcionar las mejores soluciones a las locuras que te pidan y anticipar los imprevistos.


En tu portfolio destacan las grandes producciones, ¿cuál ha sido la más complicada? Destaca también tu trabajo con el que, a nuestro juicio, es el mejor fotógrafo de moda del país, Eugenio Recuenco. ¿Cómo es trabajar en producciones tan elaboradas? Una sesión que fue un poco complicada fue la de Cutty Sark. Hubo muchos imprevistos y era una de mis primeras grandes producciones Teníamos que hundir una barca en el puerto, encontrar nenúfares a las 4 de la mañana de un domingo, tuvimos algunos problemas con las carpas japonesas, el tigre era real y tenía más ganas de dormir que de posar, los monos también eran reales y a la modelo no le hacia mucha gracia. Hubo unas lluvias imprevistas, un toldo de 80 kg que encontrar y cruzar la ciudad de punta a punta. Cada producción es un nuevo reto y se empieza con muchas ganas. Vas hablando con especialistas de distintos

sectores y en cada proyecto aprendes muchas cosas. ¿Con qué fotógrafo te gustaría trabajar? ¿Y con qué marca? Erwin Olaf, David Lachapelle, Mario Testino... Y me haría una campaña de Dolce Gabbana, Levis y Coca-Cola. ¿Qué le recomendarías a alguien que quisiera dedicarse a la producción? ¡Que no coja el puesto! Que sepa que hay que empezar de becario y eso significa muchas horas, mucho sacrificio y casi sin remuneración. Tener paciencia y saber lidiar con los cambios y los imprevistos. Producción es hacer y deshacer tu trabajo constantemente.

Entrevista: Ana Alarcón Fotografía: Eugenio Recuenco para Cutty Sark

treintaycuatro 59


Fotograf铆a: Eugenio Recuenco Producci贸n: Marie Gilot Editorial para Yo Dona


moda

www.outsidersdivision.com

Outsiders Division Durante mi segundo año de carrera, cuando internet era virtual en todos los sentidos, la asignatura de Traducción Literaria me planteó el complicado reto de traducir al español una novela en lengua inglesa que nunca hubiese sido traducida a nuestro idioma. Hubo una persona que me salvó de los meses de búsqueda que pasaron muchos compañeros: Tente Bañón (Elche, 1965). La colección infinita de libros en varios idiomas que puso a mi disposición, colocados junto a la más extensa variedad de vinilos y revistas, conforman una estampa que recuerdo claramente y que explica muy bien esa mente privilegiada que él posee, entre otras cosas, frente al arte y la cultura contemporánea. Años después de aquella imagen, precisamente el arte le hizo encontrarse con otra mente privilegiada, la de David Méndez (Pontevedra, 1988), y generar Outsiders Division, un proyecto que dice mucho de sus personalidades e inquietudes y que está cosechando el éxito que merece. “David y yo nos cruzamos por primera vez en las páginas de The Natural Way, el libro que publicó la galería de arte alicantina Parking Gallery, y en el que ambos colaboramos. ¡Quién iba a decir que un año después íbamos a estar haciendo gorras que se venden en la tienda del Museo Reina Sofía!”. Outsiders Division, como la mayoría de los buenos proyectos, surgió por casualidad. “David es un fanático de las gorras, rozando el fetiche, y un día le propuse que me diseñara la de sus sueños que yo se la hacía para él. Lo que me mandó fue el primer boceto de lo que luego sería la SAFARI. Cuando la vi tuve claro que no podía quedarse en sólo una”. Ambos han conseguido crear un tándem en el que David crea y Tente produce. “Podríamos decir que David es el Director de Arte y yo soy el Director de Producción y Marketing. Él genera y controla toda la imagen de la marca y yo me encargo de domar ese chorro de creatividad convirtiendo sus ideas en algo tangible, y real, acotándolas de modo que se puedan fabricar. Con todo, nuestros papeles se invierten continuamente, y ambos tenemos voz y voto en las decisiones”. Se decantaron por las gorras, aparte de por el fetichismo de David, porque son un producto muy adecuado para el concepto de objeto de colección en edición limitada, porque admiten infinitas variaciones tanto de materiales como de construcción o de realización gráfica, y también por el público al que pretenden llegar. “Por la idea de marca que llevamos, nuestro público objetivo tenía que ser muy hipster, y la gorra es un artículo ideal para cubrir este sector. Por definición, la cinco paneles con visera plana es la gorra hipster por excelencia”. Pero no van a detener su creatividad en los complementos de moda. Ni mucho menos. “Ahora estamos preparando la colección de verano, que fabricaremos en España, y queremos que sea mucho más amplia y con nuevos patrones. Es más, estamos intentando trabajar con creadores que nos chiflan, a modo de colaboración, y las perspectivas son increíbles. Pero además, David y yo siempre hablamos de hacer otros artículos que no sean gorras. Sacar nuestra propia línea de camisería, que no camisetas, es algo que nos fascina a los dos. Y luego está Outsiders Press, una idea que a mí me apasiona: editar fanzines de gente que nos llena, darle 32 páginas a un artista de tus favoritos para que haga lo que quiera y convertir esa obra en un librito de arte, pequeño y precioso”. Así que, hablando de fetichismos, estamos deseando ver esas joyas en papel...

Texto: Ana Alarcón Fotografía: Javier Castán

62 treintaycuatro


in magazines we trust

www.thegentlewoman.com

The Gentlewoman ¿Cómo puede ser que hayamos tardado tanto tiempo en incluir en nuestras páginas una sección dedicada a las revistas? La cuestión es que empezamos tímidamente en nuestro blog, destacando cada mes publicaciones que nos atrajeran, pero nos hemos dado cuenta de que esta obsesión nuestra merece un hueco más allá de lo virtual y, por supuesto, en formato papel. Queríamos inaugurar sección con una revista que fuera muy simbólica y que nos gustase mucho. Pero mucho. La indecisión, obviamente por exceso de opciones, nos ha recordado una situación que ha sido la que finalmente nos ha hecho decidirnos. Hace un par de años viajamos a Ámsterdam y para nosotros una de las visitas obligadas en esa ciudad era Athenaeum, espléndida librería que cuenta con un anexo dedicado exclusivamente a prensa y revistas internacionales. Entrar en aquel santuario y tener delante y, sobre todo, al alcance del mano cientos y cientos de revistas era como estar en el paraíso. Pero nos dejó bloqueados. ¿Qué elegir teniendo en cuenta las limitaciones de presupuesto al final de un viaje y, lo que es peor aún, el suplicio restrictivo del peso del equipaje de todo viajero low cost? Tras un largo (larguísimo) rato en la tienda, nos decidimos. Dos únicas revistas se venían con nosotros y una de ellas fue The Gentlewoman. La portada de aquel número, otoño/invierno 2010, era relativamente discreta, con un color de fondo azul marino. Pero en la imagen central, Inez van Lamsweerde, una de las mejores fotógrafas de moda actuales, era ella la retratada y nos miraba, con gesto mesiánico, luciendo una gran barba. La publicación se definía como una revista de mujeres fabulosas y aunque podía sonar un poco pretencioso en principio, resultó ser bastante acertado. Las protagonistas de sus portadas dan una pista del tipo de mujeres a las que se refieren: la diseñadora Phoebe Philo, la actriz Olivia Williams o la mismísima Angela Lansbury, como ven en la portada del número actual. Para nosotros una de esas mujeres maravillosas es la propia directora de la publicación Penny Martin, que partiendo del mundo del arte como comisaria y docente, y alentada por el equipo de Fantastic Man, versión masculina y otra maravilla de revista, se decidió a liderar el proyecto. Las revistas femeninas están saturadas de propuestas totalmente huecas, muy comerciales y repletas de clichés. El criterio editorial ha desaparecido y ha sido sustituido por intereses económicos, algo que puede llegar a ser comprensible pero no cuando se pierde el respeto a la inteligencia de los lectores. La propuesta de Penny Martin deja a un lado el concepto del lector como objeto y se centra en la personalidad de las protagonistas de sus páginas, en sus historias y en lo que pueden aportarnos. Y ante todo en generar una revista para leer. La publicación se puede considerar de moda pero en el sentido que ama la moda, como una forma de expresión, de creatividad, y como un elemento de nuestra cultura contemporánea. Los editoriales de producto están tratados de una manera muy visual, sin estridencias, con un tono muy efectivo que también invita a leer las imágenes. La tipografía, la maquetación, el diseño y la estructuración de la revista en bloques hacen que uno quiera saber qué pasa allí dentro. Ni siquiera la publicidad es invasiva. El resultado es atractivo y apela a mentes atractivas, al margen de que a uno puedan interesarle más o menos sus contenidos. En definitiva, nos gusta (mucho) esta revista y sus mujeres. Y sí, in The Gentlewoman we trust.

Texto: Ana Alarcón Fotografía: Portada actual The Gentlewoman con fotografía de Terry Richardson. Cortesía de The Gentlewoman

64 treintaycuatro


invierno 2012 directorio

DATOS DE INTERÉS Belén Torregrosa Agustín David

www.natui.es www.agustindavid.com

Ricardo Cases

www.ricardocases.es

Rosana Antolí

www.rosanaantoli.com

Dayna Kurtz The Bend Editorial Sexto Piso

www.daynakurtz.com www.thebend.es www.sextopiso.com

Parking Gallery

www.parkinggallery.es

Oh, Libia!

ohlibia.bandcamp.com

La Sirena El Capricho de la Portuguesa

www.lasirena.net www.elcaprichodelaportuguesa.com

Sanclodio

www.vinosanclodio.com

Barbarela

www.barbarela.net

Sants Serif

www.santsserif.es

Outsiders Division

www.outsidersdivision.com

The Gentlewoman

www.thegentlewoman.com

NOTAS:

Visite nuestra tienda on-line: treintaycuatro.bigcartel.com Foto de portada: Ricardo Cases

66 treintaycuatro


treintaycuatro // número cinco  

vida, cultura, ocio y diseño desde alicante

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you