Page 1

La Publicación Electrónica “Tiempo de Poesía” es una aventura colectiva que ­formando parte del Proyecto de colaboración internacional “Leer es un Derecho”­ busca en la palabra una herramienta de resistencia contra el proceso de uniformización cultural acorde con los planteamientos del sistema económico y social que tenemos. La palabra puede convertirse en una herramienta de lucha; de resistencia; de supervivencia de las emociones, posibilitando la creación de espacios para la reflexión y el intercambio colectivos.

En su edición 2017, está dedicada a la poeta española Gloria Fuertes, fallecida en el año 1988 y de la que se conmemora el centenario de su nacimiento, cuya voz y hacer poético critico pasó mucho tiempo desapercibido, siendo conocida de forma mayoritaria por su trabajo en el mundo de la literatura infantil. Desde estas páginas queremos hacer resonar su voz junto a la de otros poetas con orígenes y trayectorias diferentes pero unidos por la palabra como vehículo que transciende fronteras de espacios y tiempos.


Antes de contar las sĂ­labas, los poetas tienen que contar lo que pasa.

Gloria Fuertes


Corazón de Poeta A Gloria Fuertes, una vida entre letras

Si me preguntas quien soy, responderé en estas letras, pues por encima de todo, soy mujer libre y abierta. Bajo mi piel lacerada, un corazón de poeta, un espíritu que canta, una vida que despierta. Crecí en un hogar humilde, no tuve infancia yo apenas, pero descubrí entre libros, lo que despierta un poema. Tras mi voz sonora y clara, hay la voz de todo un pueblo, hay lágrimas derramadas, hay protestas y lamentos.


Escribiendo muchas veces, pierdo la noción del tiempo, me dan las luces del alba cuando doy con algo nuevo. Es mi pluma descarada, la que cuenta mis secretos, la que derrama su tinta, para dejar estos versos. Entre niños me hago niña, adoro contarles cuentos, acercar sus manos tiernas, a la métrica y la rima. Entre mayores me pierdo, camino sin que me vean, en medio de todos ellos, poetas pero muy ciegos. Versos de amores nuevos, que traspasan la piel, en las entrañas pasión, noches de fuego y duelo. La vida con sus colores, con sus luces y sus sombras, me esculpió tal como soy, sencilla, clara y sincera.

Aurea Loira


Cuadro cuarto. Être en retard Claridad que se anticipa. Sordo el grito en el alambre de este vientre. Entonces qué sentido la mano minúscula el dañado renglón.

Renglones en la voz. Palabras oscuras. La importancia del decir más allá del trazo. Grapas en la boca incapaces de acallar el trueno. Cesar en papel el silencio.

Lourdes de Abajo


La Sal y las Mujeres Hay unos círculos de sal en Perú Y dos lagos (uno de ellos es rosa) en África ¿Qué tienen en común? La sal y la miseria Ah: y las mujeres (también las mujeres) Al lago rosa le llaman Lac Retba Y se encuentra al norte de la península senegalesa De Cabo Verde Nuestra gente cree que la sal es un regalo de Dios: dice Una de esas mujeres


Los círculos de sal están en Moray, en el valle sagrado De los incas (cerca de Cuzco) Unas mujeres son indias y las otras son negras Pero esto son ya detalles Como que las lágrimas llevan una gran Concentración salina… Y el sufrimiento

Matías Escalera Cordero La alquimia de la sal (Amargord, 2016)


Autobiografía Gloria Fuertes nació en Madrid a los dos días de edad, pues fue muy laborioso el parto de mi madre que si se descuida muere por vivirme. A los tres años ya sabía leer y a los seis ya sabía mis labores. Yo era buena y delgada, alta y algo enferma. A los nueve años me pilló un carro y a los catorce me pilló la guerra; a los quince se murió mi madre, se fue cuando más falta me hacía. Aprendí a regatear en las tiendas y a ir a los pueblos por zanahorias. Por entonces empecé con los amores ­no digo nombres­, gracias a eso, pude sobrellevar mi juventud de barrio. Quise ir a la guerra, para pararla, pero me detuvieron a mitad del camino. Luego me salió una oficina, donde trabajo como si fuera tonta ­pero Dios y el botones saben que no lo soy­.


Escribo por las noches y voy al campo mucho. Todos los míos han muerto hace años y estoy más sola que yo misma. He publicado versos en todos los calendarios, escribo en un periódico de niños, y quiero comprarme a plazos una flor natural como las que le dan a Pemán algunas veces.

Gloria Fuertes (Aconsejo beber hilo, 1954)


Hijos de la Madre Tierra Ancianos olvidados desechados por los de su sangre, Niños que visten huesos luciendo una sonrisa, Adultos que olvidaron su niñez acaparando espejismos. Hombres y mujeres recomponiendo pedazos de un corazón destrozado. Sombras deambulando sin sentido sobre el frío asfalto. Gimiendo está la madre Tierra… Llora… porque los hombres… no encuentran su camino.

Gloria Lacoma


Lo confieso Es triste, y porque es triste, lo confieso; aquí estoy yo y vengo voceando, buceando, mejor, en la niebla; ahorcándome la voz entre los álamos. Ganándome el sudor con este pan, ganándome la vida con las manos, ganándome el dolor con el placer, ganándome la envidia con el salmo. Ganándome la muerte con la vida, voy consiguiendo todo sin el llanto, que soy la mujer fuerte que se viste y medita mirando el calendario. Es triste, y porque es triste, lo confieso, cuesta mucho vencerse, sin embargo, intenta dar un beso al enemigo verás que sale luz de tu costado.

Gloria Fuertes (Aconsejo beber hilo, 1954)


Canción La poesía es la única patria libre que la patria sea libre a través de la poesía.

Años después llegó con su música de otra parte con la guitarra en la mano cantando la lluvia sobre el tejado la muchacha que vio pasar por la calle mientras se bebía la vida como un licor y sentado en el bar pensaba que eso era el amor que llegaba con la lluvia. Los días de la guerra habían por fin terminado


lo supo en las noticias de esa tarde mientras se entonaban las letras del himno del país de las masacres más de cincuenta años después desde que la ciudad ardió en llamas y se bombardeó la montaña eso decía su canción traída desde algún remoto lugar del exilio.

Antonio Acevedo


Un país Yo vivo un país que tiene tres cordilleras dos océanos muchos cielos nevados y volcanes orquídeas y oro y amapola un río ancho y lejano con nombre de mujer que es el origen de un país del color de la bandera amarillo azul y rojo yo vivo un país de gaviotas y mariposas azules que tiene un corazón amazónico y llanero y una música de acordeones


y un baile de tambores de sangre negra y guerras intestinas desde el siglo diecinueve yo vivo un paĂ­s que se busca asĂ­ mismo en la memoria para existir sobre la tierra.

Antonio Acevedo


Viento sin Signo Recurrió a un viento sin signo, donde la sombra era luna y los ojos azabache adormecido. Hubo desnudos secretos que quedaron ocultos, y un corazón forzado latió con furia siendo árbol desojado. Nadie supo interrogarle, nadie descubrió sus lágrimas; su luz a golpe partido derramaba amargura. En ese tormento maldito, la soledad se adueño de sus sentidos y voló cual naturaleza de olvido. Por la ausencia de su estrella, el aire, silencio redondo, lo llevó a refugiarse a aquel Cosmos que fue vencido por estatuas de mármol.


En este globo terráqueo buscó su arco iris, movimiento caprichoso donde no encontró destino. Huyó con el corazón lleno de suspiros solos, enjuició el conjunto de sus horas bajo pálpito de pasos y dejó su pecho en vaivenes a golpes desenfocados. El alma desierta, anónima entre sus manos; vuelven recuerdos a su cabeza creyéndolos olvidados. Hoy le he visto soportando el peso del cuerpo y el corazón helado, y entre las negras aristas de sus dedos, sueños encallados. Va buscando sus dioses y no encuentra sus rastros, se largaron lejos o están desgastados.

Ana Isabel Pizarro


Mujer de barro A Berna Pizani

¿De dónde saliste? alas de barro, para decirle al mundo que de allí vienes alas, al fin para mostrarnos que hay otros horizontes sobre la misma tierra parecidos a los cielos ocultos en nuestros corazones frágil montaña que se despliega en fango, bronce y luz maternidad extendida al mundo en comprensión y amparo mujer acorazada por amores Te hablo desde la arcilla que reposa en horizontes minerales desde la arcilla destinada al crisol soy la mujer en la que nos transformamos mi alma habita el alma de otros cuerpos de barro mujer que se transforma en escultura escultora­mujer creación, dolor, amor, temple… ternura.

Edsijual Mirabal


Escribo Escribo sin modelo A lo que salga, Escribo de memoria De repente, Escribo sobre mĂ­, Sobre la gente, Como un trĂĄgico juego Sin cartas solitario, Barajo los colores, Los amores, Las urbanas personas Las violentas palabras Y en vez de echarme al odio O a la calle, Escribo a lo que salga.

Gloria Fuertes (Historia de Gloria, 1980)


Ser Amado Ser amado no es dejar

Ser amado es impulsar,

que te confundan

lo que llevamos dentro,

y los besos ardientes

ser fiel a lo que piensas,

anulen los sentidos.

respetando lo ajeno.

Ser amado es volar,

Ser amado no es traicionar,

cada vez más alto,

la confianza que ofrecemos,

compartiendo besos,

cuando abrimos el pecho,

despertar los sentidos.

dejando paso al corazón.

Ser amado no es permitir

Ser amado es ser sincero,

que abandones tus sueños,

mostrar lo que sientes,

ni que se vuelvan tuyos

desnudarse por entero,

pensamientos ajenos.

usando cabeza y corazón.


Ser amado no es perder,

Ser amado te trae dicha,

a los viejos amigos,

te hace temblar de deseo,

ni que te aíslen de ellos,

multiplica tus sonrisas,

que vivas para él.

te hace brillar a oscuras.

Ser amado es sumar,

Ser amado no es conformarse,

respetar los amigos,

huyendo de la soledad,

valorarlos, quererlos,

para apoyarse en unos brazos,

convivir con él sin vaciarte.

que no quieres en realidad.

Ser amado no es doloroso,

Ser amado es huir de la rutina,

ni hace temblar de miedo,

disfrutar también de la soledad,

no apaga tu sonrisa,

relajarse envuelta en los brazos,

ni te vuelve una sombra.

de quien hoy te toca por dentro.

Aurea Loira


Octubre Quisieras escribir al margen de combustiones IDA VITALE

frotas un trozo de madera mojado contra otro en vano quieres hacerlo lumbre brasa no importa sigues frotando obstinado en tu tarea cotidiana como la poesĂ­a: quisieras hacer subir algĂşn vapor de las cosas

Naiver Urango


Le pido a la palabra Le pido a la palabra que te sorprenda, que te convoque y te movilice.

Le pido a la palabra que se yerga, en un mundo que ya estĂĄ adormecido.

Impiedad de silencios sostenidos. Ausencia de palabras que corroe. Actitudes y rostros sin sentido.

Le pido a la palabra que se exprese y recupere el sentido.

Le pido a la palabra que te demuestre, la valentĂ­a de algunas sin palabras y el valor de los sin sonidos.

Marisa Avogadro


Epílogo Interminable … El hombre de la civilización occidental, va para buena persona,excelente padre de familia, que gana el pan cotidiano contribuyendo en la modesta medida de sus fuerzas al futuro aniquilamiento de la especie humana… (Desde el mirador de la guerra LXXX )

Antonio Machado

Vivimos a la orilla (de las palabras: dijimos pero era del mundo…) Y vivir (aunque era respirar tan sólo…) Es un acto criminal… Y el verano (aun si fuese otro verano…) O el amor… El amor Ni siquiera el amor (aun si fuese otro amor sin fin…) Lo remedia


(a menudo) Veraneante envidio tu calma De hormiga o de abejorro… No es vivir todas las vidas (en una vida) Tu deseo… Ni siquiera alcanzar los límites Ni conocer la complejidad aterradora del hormiguero (o de la colmena…) Sino tan sólo regresar… Volver a casa (ocupar la celda…) Y recuperar tu puesto Asignado de antemano En la fila… Allí está esperándote (tú número o tu hexágono) Al final Del camino: tras el último peaje… … (ahora sí se avecina el invierno) Otro crimen Se ha cometido … en tu nombre (sin remedio…) … en verano (a pesar del amor…)

Matías Escalera Cordero (Versos de invierno - Amargord, 2014)


Poética Arañar las palabras como quien se arranca la piel… Atrapar el pensamiento como quien hace juego de manos con sus sueños… Abandonarse a la magia de los símbolos como quien quiere salvarse a través del poema…

M. del Socorro Gómez


El corazón de la Tierra El corazón de la Tierra tiene hombres que le desgarran. La Tierra es muy anciana. Sufre ataques al corazón en sus entrañas Sus volcanes, laten demasiado por exceso de odio y de lava. La Tierra no está para muchos trotes está cansada. Cuando entierran en ella niños con metralla le dan arcadas.

Gloria Fuertes (Mujer de verso en pecho, 1995)


Cuando te perdí Al atardecer fui a tu encuentro, tan sólo las olas del mar me acariciaron. Te miré a los ojos... ya no eran los míos, se habían ahogado bajo los hechizos de aquellas sirenas... de aquellos sonidos que....en ocasiones, llegaban hasta tu ser, arrastrados por el viento, desde las profundidades de un mar..... que yo sentía enemigo.


Te dejaste llevar por la magia, esa belleza aparente... tan sĂłlo un rumor ficticio. Todo cuanto pretendĂ­an era llevarte consigo, a lugares tan remotos que....ni siquiera al rozarte la mano, conseguĂ­...que despertases y te vinieses conmigo.

Gloria Lacoma


El horizonte La espera se convierte en desayuno y la mirada puesta en el límite de la avenida se agota, se extenúa, se convierte en lente lloroso, en dolor de paciencia. ¿Llegará? ¿Habrá victoria en esta seguidilla de pérdidas, de abandonos, de piel obsoletamente erizada?

Sergio Andrés Pineda


Me atrapa la muerte Me atrapa la muerte sin madre para no olvidarme ni padre para llorarme. El hijo que me dio a luz aprendió a lavar mi silencio. El amor me padece y para el amigo de siempre es incierta mi suerte. Una canción tardía me recoge…

M. del Socorro Gómez


No perdamos el tiempo Si el mar es infinito y tiene redes, si su música sale de la ola, si el alba es roja y el ocaso verde, si la selva es lujuria y la luna caricia, si la rosa se abre y perfuma la casa, si la niña se ríe y perfuma la vida, si el amor va y me besa y me deja temblando. ¿Qué importancia tiene todo esto, mientras haya en mi barrio una mesa sin patas, un niño sin zapatos o un contable tosiendo, un banquete de cáscaras, un concierto de perros, una ópera de sarna… Debemos inquietarnos por curar las simientes, por vendar corazones y escribir el poema que a todos nos contagie. Y crear esa frase que abrace todo el mundo; los poetas debiéramos arrancar las espadas, inventar más colores y escribir padrenuestros. Ir dejando las risas en la boca del túnel, y no decir lo íntimo, sino cantar al corro; no cantar a la luna, no cantar a la novia,


no escribir unas décimas, no fabricar sonetos. Debemos, pues sabemos, gritar al poderoso, gritar eso que digo, que hay bastantes viviendo debajo de las latas con lo puesto y aullando, y madres que a sus hijos no peinan a diario, y padres que madrugan y no van al teatro. Adornar al humilde poniéndole en el hombro nuestro verso; cantar al que no canta y ayudarle es lo sano. Asediar usureros y con rara paciencia convencerles sin asco. Trillar en la labranza, bajar a alguna mina; ser buzo una semana, visitar los asilos, las cárceles, las ruinas; jugar con los párvulos, danzar en las leproserías. Poetas, no perdamos el tiempo, trabajemos, que al corazón le llega poca sangre.

Gloria Fuertes (Antología y poemas del suburbio, 1954)


La belleza La veo desde lejos cuando pasa volando en chispas en miradas sonrisas callejeras en cuerpos y trabajo edificios antiguos o a medio terminar en huellas en la arena a la sombra o al sol la belleza se asoma a cada rato coquetea y se esconde se tiende al viento rueda relampaguea se abraza


se alza se cobija descansa estรก loca de atar por eso no le importa que yo la mire siempre en pozos en mercados en pasos temblorosos o echada en callejuelas dormida entre mendigos mariposa que cede sus alas a la luz a veces yo quisiera descansar de su giro pero al cerrar los ojos la belleza aparece convertida en silencio en canto en oraciรณn.

Edsijual Mirabal


Viejos de casa prestada Viejos de casa prestada; las miradas fija. Mantel de camilla. Absorben la sopa. Cuchara impasible se llevan a la boca. Me enreda la mañana en espontáneos recuerdos de aquel tiempo en pantalones cortos y decenas de juegos. Calidoscopio de matices. Luz de aquellos rostros nuestros. Amigos de los años. Su realidad marcó mi pasado. Con ritmo sedentario, el eco de sus pasos se oye en gris cemento. Aceras de pasos cansados en los que yo me prendo de sus manos, y sus huellas y las mías, aún perduran en ternura de memoria. En presencia residen sus voces que son tan, tan necesarias, que aún los veo sentados compartiendo sol, tabaco y vidas pasadas. Bajos sus atentas miradas, grupos de niños jugando en calles de barro.


Allá, a lo lejos, horizontes de inmigración oprimiendo los adentros. Vida en adiós. Las manecillas del reloj marcaron las horas de sus sueños. Lágrimas de zaguanes solitarios, casas de adobe y forjas de hierro. renacen narrando historias de calles empedradas de su pueblo. Entre distancias se halla una puerta abierta de mirada a lo eterno. Fuisteis madre y padre con voz y gesto. De profesión…ABUELOS Vosotros, francos y abiertos, vivisteis conmigo… ¡Mis entrañables viejos!

Ana Isabel Pizarro


Yo, en un monte de olivos Como un volcán dormido de mentira —parezco al parecer tan descansada—. Un ocio agotador que así me enciende, brotan de mi costado las palabras. Sudo tinta y tengo sed, sed tengo, mucha sed de manos enlazadas. Por la punta del monte de mis senos por la punta del lápiz va la lava... Va balada a tus pies o bien protesta, en una piedra al sol, arrodillada y la pasión del hombre se me representa; veo celdas con rejas, hospitales sin camas, sabios con atómicas, analfabetos con ayuda de cámara, viudas con marido, casos sin casa,


niños crueles, perras apedreadas, la traición de un amigo, la destrucción de un alma. ¡No puedo más! ...Me levanto y dicen: —Ahí va Gloria la vaga. —Ahí va la loca de los versos, dicen, la que nunca hace nada.

Gloria Fuertes (Cómo atar los bigotes al tigre, 1969)


Muros de la vergüenza Nuevos muros de la vergüenza hoy, se levantan apoyados por el poder, que siembra el miedo en el pueblo, manipulando la realidad a su antojo. Nuevos muros de la vergüenza hoy, se levantan lo primero en la escuela, la educación es más adoctrinamiento, no enseña a pensar sino a obedecer. Nuevos muros de la vergüenza hoy, desgarran al hombre cada día más, hasta lograr que sólo sea una bestia, que olvida los valores más esenciales. Nuevos muros de la vergüenza hoy, dejan innumerables Juan Sin Tierra, agolpados a las puertas de una Europa, cada vez menos civilizada y demócrata.


Nuevos muros de la vergüenza hoy, tras el neoliberalismo que nos acecha, alimentando un consumo desmedido, que nos esclaviza y ata por completo. Nuevos muros de la vergüenza hoy, protegen dictaduras encubiertas, adornándolas luego con elecciones, donde no eliges realmente nada. Nuevos muros de la vergüenza hoy, que se construyen sobre la clase media, para ensalzar iglesia, reyes y señoritos, haciendo de nosotros buenos vasallos. Nuevos muros de la vergüenza hoy, que siguen escondiendo la basura, tierras y gentes explotadas vilmente, en un colonialismo feroz y exacerbado. Nuevos muros de la vergüenza hoy, que empequeñecen selvas y nieves, empobreciendo el aire y el espacio, contaminando sin piedad las aguas. Nuevos muros de la vergüenza hoy, que hacen de esta tierra un infierno, mientras crecen los paraísos fiscales, el cielo cada vez se torna más pequeño.

Aurea Loira


Siempre con los colores a cuestas No olvido cuando rojos y negros Corríamos delante de los grises Poniéndoles verdes. Cuando rojos y verdes Temblábamos bajo los azules (de camisa) Bordada en rojo ayer. Asco color marrón Que siempre huele a pólvora. Páginas amarillas leo hoy Para encontrar a un fontanero Que no me clave. Siempre con los colores a cuestas. Siempre con los colores en la cara Por la vergüenza de ser honesta. Siempre con los colores en danza. Azul contra rojo Negro contra marrón Como si uno fuera Dalí o Miró.

Gloria Fuertes (Mujer de verso en pecho, 1996)


Una ciudad, dos vidas, un borde Inmensa, opulenta; esquinas rojizas y grises calles como columnas vertebrales gritos de taxi, de robo, muerte y gozo. Una moneda gira sobre la cebra, sin olvidar su civismo. Un lado de la moneda camina solo, va a los cines con las bancas vacías a los lados, lee historias de guerra; llora en las noches de paz. El otro, recorre los mismos caminos, revive fotografías y ve fantasmas decrépitos, quisiera actuar en la película, en el filme de las monedas; llora en las noches de paz. Los muros se levantan, los buses no coinciden, caminan secos bajo el mismo cielo.

Sergio Andrés Pineda


Geografía humana Mirad mi continente contenido brazos, piernas y tronco inmesurado, pequeños son mis pies, chicas mis manos, hondos mis ojos, bastante bien mis senos. Tengo un lago debajo de la frente, a veces se desborda y por las cuencas, donde se bañan las niñas de mis ojos, cuando el llanto me llega hasta las piernas y mis volcanes tiemblan en la danza. Por el norte limito con la duda, por el este limito con el otro, por el oeste Corazón Abierto y por el sur con tierra castellana. Dentro del continente hay contenido, los estados unidos de mi cuerpo, el estado de pena por la noche, el estado de risa por el alma ­estado de soltera todo el día­. Al mediodía tengo terremotos si el viento de una carta no me llega, el fuego se enfurece y va y me arrasa las cosechas de trigo de mi pecho.


El bosque de mis pelos mal peinados se eriza cuando el río de la sangre recorre el continente, y por no haber pecado me perdona. El mar que me rodea es muy variable, se llama Mar Mayor o Mar de Gente a veces me sacude los costados, a veces me acaricia suavemente; depende de las brisas o del tiempo, del ciclo o del ciclón, tal vez depende, el caso es que mi caso es ser la isla llamada a sumergirse o sumergirse en las aguas del océano humano conocido por vulgo vulgarmente. Acabo mi lección de geografía. Mirad mi contenido continente.

Gloria Fuertes (Geografía Humana. 1999)


Tiempo de Poesía Edita:

Proyecto Leer es un Derecho Coordinación y Edición digital:

Antonio Ureña Poemas:

Aurea Loira (España) Matías Escalera (España) Lourdes de Abajo (España) Antonio Acevedo ( Colombia) Gloria Lacoma (España) Edsijual Mirabal (Venezuela) Ana Isabel Pizarro (España) Marisa Avogadro (Argentina) Naiver Urango (Colombia) Socorro Gómez (Colombia) Sergio Andrés Pineda (Colombia) Fotografía

Antonio Ureña

Tiempo de poesía, 2017 by Antonio Ureña is licensed under a Creative Commons Reconocimiento­NoComercial­CompartirIgual 4.0 Internacional License. Creado a partir de la obra en https://issuu.com/tiempo_de_poesia/docs/tiempo_de_poes__a__2017. Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en http://leeresunderecho.esy.es

Tiempo de Poesía, 2017  

Dedicada a la poeta española Gloria Fuertes en el centenario de su nacimiento, esta aventura colectiva une voces poéticas de las dos orillas...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you