Issuu on Google+

TERCERSECTOR Una publicación de la Fundación Del Viso AÑO 17

G

N° 83

G

$15

G

Recargo envío al interior $0,50

Cómo asistirlas

Víctimas de la

trata

Varias organizaciones sociales acompañan en su reinserción social a las personas que lograron huir de las redes de explotación sexual o laboral. Un negocio que mueve millones de pesos y deja graves secuelas psíquicas y físicas entre quienes lo padecieron.

SUPLEMENTO ESPECIAL

Jugar a crecer


REPORTAJE

MAGDALENA AICEGA

“El deporte es integrador

por definición” Subió a lo más alto del podio con Las Leonas y hoy multiplica aquellos valores que incorporó en el hockey desde una organización que lleva el juego a los sectores de menores recursos. TEXTO LEONARDO CASTILLO FOTO CLARA ROCA

ejar atrás las exigencias que impone el deporte de la alta competencia puede ser algo traumático para un atleta que puso los mejores años de su vida en pos de la superación individual y el esfuerzo colectivo. Se añoran los viajes, las alegrías, los títulos, los podios y montones de sensaciones que hacen a la vida cotidiana de un plantel, de un equipo que sale a la cancha. Muchas veces, esa añoranza genera sentimientos de angustia y depresión cuando llega el tiempo del retiro. Compensar ese vacío se impone, entonces, como un reto más, quizá tan importante como el de afrontar un campeonato. Y tres años después de haber dejado la capitanía de la Selección argentina femenina de Hockey sobre césped, Magdalena Aicega sobrelleva con creces ese desafío que implica vivir de otra manera después de haber llegado a lo más alto con Las Leonas. A los 38 años, embarazada de 8 meses, la ex defensora albiceleste trabaja como conductora de radio y televisión mientras combina esta actividad con emprendimientos solidarios. “Éste es uno de los momentos más intensos de mi vida. Hago cosas que me gustan y tengo

D

18

tiempo de involucrarme en hechos de compromiso social”, le confesó Magui a Tercer Sector, mientras participa junto al ex jugador de Los Pumas Ignacio Corleto del proyecto Botines solidarios, una organización que se propone llevar el deporte a los barrios más postergados de Capital y el Gran Buenos Aires. –¿Cómo surge su vocación por lo social?

–Integrar un equipo implica involucrarse en un destino colectivo de un plantel, una camiseta o un club. Es en la formación de esa filosofía donde siento que forjé un compromiso hacia los más débiles. El hockey me posibilitó tener trascendencia pública y me abrió muchos caminos, por eso siento que debo involucrarme.

–¿Se puede decir que el deportista es propenso a la solidaridad?

– Creo que si asimilaste correctamente la formación que recibiste desde que empezaste a practicar un deporte, sobre todo uno de equipo, la solidaridad tiene que aflorarte. Muchas veces, vincularse con determinadas problemáticas es una forma de continuar lo que se hace en una cancha. Lo vivo de esa manera y trato de ser consecuente con eso en la vida. –¿Cree que Argentina es una sociedad comprometida con la realidad que atraviesan los sectores más vulnerables?

–Estimo que sí. Fundamentalmente por el trabajo que realizan las organizaciones y muchos particulares. Puede ser que se necesite más compromiso de parte de todos para modificar la realidad, pero si no viviéramos en un país donde hay gente comprometida con la suerte de los demás, estaríamos peor de lo que estamos en muchos aspectos. –¿Y en el ámbito del hockey?

–También, durante muchos años fuimos un mundo muy cerrado. Pero en la medida que el juego se fue haciendo popular, la actitud de todos y cada uno de los que hacemos este deporte se modificó muchísimo.


Continúa en la página siguiente

X

po de chicas cuando corren detrás de una bocha, es una sensación muy especial, algo que te impulsa a vincularte con ellas. –¿Qué rol juega el deporte a la hora de la inclusión social?

–El deporte es integrador por definición. Si algo logra el juego es unir, igualar desde el compañerismo. Uno aprende a ser buen compañero y ahí surge lo solidario, que después, si hay una buena comunicación de valores, se puede transmitir hacia los rivales y también los árbitros. Al jugar, al competir, se difunde un modelo de desarrollo que te brinda herramientas para que puedas forjarte un camino. Tratar de que eso llegue a todos los sectores es un poco el compromiso que tenemos que asumir quienes tuvimos la suerte de ser, alguna vez, atletas de alta competencia. –¿Eso se debe, en parte, a los títulos que Las Leonas cosecharon en todos estos años?

–En lo que hace a la difusión del juego sí, y tal vez eso nos abrió un montón de caminos a todos y todas. Lo cierto es que hoy existen muchos proyectos para llevar el hockey a los sectores más postergados, y eso también ayuda a que el juego se difunda entre todos los sectores y se vuelva cada vez más popular. –Concretamente, ¿cuáles son las iniciativas que se realizan desde el hockey?

–Te puedo hablar de Botines Solidarios, una OSC presidida por Nani Corleto, ex jugador de Los Pumas. Colaboro con esta organización y estamos haciendo un trabajo muy fuerte en varios barrios para llevar el deporte a los barrios y zonas carecientes de la Capital y el Conurbano. –¿En qué consiste esa propuesta?

–Nani se propuso en principio llevar el rugby a los lugares de menos recursos de la ciudad, como una forma de difundir sus valores. Pero al ver que las nenas también debían ser comprendidas dentro de esta propuesta, surgió entonces la idea de incluir al hockey. Me ofrecieron sumarme y acepté. Por ahora, Botines Solidarios trabaja en la Villa 3, en el ba-

rrio de Villa Soldati. En una primera etapa, pasa por generar el espacio, potenciar a chicos del barrio para que se conviertan en líderes dentro de sus comunidades. La idea es crear una red barrial, luego una federal y, por último, una instancia internacional. La intención es que los chicos y chicas vayan

–¿Qué opina que un atleta explote su imagen para difundir una acción solidaria?

–Si hay consentimiento, me parece correcto. Puede ser que a veces, algunas figuran se aprovechen del hecho solidario para venderse de una determinada manera ante el público, eso puede

“Las veces que me acerqué a entrenar a chicas que juegan en algún barrio viví situaciones muy movilizadoras, que te hacen entender la importancia de que el deporte llegue a todos los sectores.” compitiendo y creciendo, intercambiando experiencias. Es un proyecto muy lindo, porque a través del deporte se puede mostrar que hay una vida distinta a pibes que necesitan una opción para desarrollarse a nivel humano y social.

existir y está en cada uno, no lo juzgo. Pero también creo que la imagen puede servir y ser convocante para determinadas acciones, y si es útil como una tarea de difusión, como movilización, no me parece mal, al contrario.

–¿Qué siente cuando participa en este tipo de iniciativas?

–¿Colabora con alguna otra organización que no esté vinculada al deporte?

–Las veces que me acerqué a entrenar a chicas que juegan en algún barrio, como parte de un proyecto de alguna OSC vinculada al deporte, viví situaciones muy movilizadoras, que te hacen entender la importancia de que el deporte llegue a todos los sectores. La sonrisa y las ganas que ponen un gru-

–Ayudo a la gente de Cilsa, una institución que trabaja con la niñez y la discapacidad y con Unicef, cada vez que me convocan. Me gusta ayudar y sentir que formar parte de un trabajo le puede cambiar la vida a alguien que lo necesita.

19


Staff

Sumario

Dirección General

7 Nota de Tapa

Marcos Cytrynblum

Escapar de la trampa

Editora General

Silvia Fiore

18 Coordinación y producción periodística

Carmen Boccuti Edición

20

Martina Noailles

El Reportaje

Magdalena Aicega, deporte y compromiso Medios

La radio de Sierra de la Ventana

Arte y diseño

Walter Molina

22 Colaboraron en este número

Natalia Calisti, Leonardo Castillo, Marcos Pearson, Luciana Rosende, Rocío Galván, Cristina Pérez, Maricel Seeger, Rosalía Costantino, Silvia Marchant, Inés Hayes, Martín Glade, Sebastián Oliel, Iván Pérez Sarmenti, Laura Cedeira, Alejandro Cánepa, Ricardo Caiguara, María de los Ángeles Riedel, Sabrina Santopinto, Esteban Vera

25 28

33

Infancia

La Pulpería Camino al andar

Edith Grynszpancholc Aguafuerte

Buon Giorno, en el Hospital Posadas Informe especial

Jóvenes judicializados

Fotografía

Ignacio Sánchez, Clara Roca

34 Corrección

Salud

Miastenia Gravis

Fernando Orecchio

51

Comunicación y publicidad

Adriana España Asistente

57

Daniela Crucil Impresión

60

Artes Gráficas Buschi S.A.

Cooperativismo

Telefónica Pinamar Educación

Asociación Miguel Bru Cultura

Cine con vecinos

Distribución

Brihet e hijos S.A.

63

66

facebook.com/revistatercersector

@TercerSectororg

70

De la intención a la acción

Alfarería en la cárcel Vidriera social

Productos de Comercio Justo Internacional

Barrio Comparsa, en Colombia

SUSCRIPCIONES suscripcion@tercersector.org.ar

75

TERCERSECTOR

Fotorreportaje

60 años de Acnur Sociedad

79

Premio Adepa / Bien Público

82 Es una publicación editada por

Fundación El Futbolista Me cambió la vida

Laura Lemura

Fundación Del Viso Personería jurídica 168/88 Jorge L. Borges 2297 (1425) Buenos Aires, Argentina Telefax: 4832-1762/7996/7985 R.N.P.I.: 350839 E-mail: produccion@tercersector.org.ar Homepage: www.tercersector.org.ar

Año XVII - N° 83 Septiembre 2011 (BIMESTRAL)

RSE

Dossier

Empresas por la inclusión Las firmas que contratan personas con discapacidad

El desafío de incidir Una mirada al marco legal

BBVA Francés Llevar el canto lírico al interior del país

Suplemento Especial Jugar a Crecer

3


MEDIOS

FM de la Ventana 96.9

TEXTO MARCOS PEARSON

a iniciativa surgió de unos cuantos amigos y amigas que participaban en distintas agrupaciones locales. Fueron ellos quienes comenzaron a identificar la necesidad de comunicar lo que pasaba en Sierra de la Ventana con una mirada puesta en lo comunitario. Y fueron ellos quienes pusieron manos a la obra y dieron a luz, en un vagón, a FM de la Ventana. Una de las fundadoras y pilar fundamental en el desarrollo y sostenimiento de la radio es Marta González. Ella es artesana, su especialidad es el hilado de lana, el telar y la producción de canastos. Tiene 51 años y llegó a Ventana –como le dicen los lugareños– hace más de 20, justo unos meses antes del arribo de Horacio y Úrsula, dos compañeros que también llegaron de afuera “buscando algo de paz”, según explica la apasionada Marta. Los tres conforman lo que ellos denominan “el grupo nuclear” de la radio, es decir, los que mayor tiempo y esfuerzo dedican al funcionamiento del proyecto. Luego participan, con distinto nivel de compromiso, entre 15 y 20 personas vinculadas a las distintas actividades y programas. “Y, por supuesto, los oyentes”, agrega Marta, “porque ellos son los que terminan haciendo la producción de los programas y también la regulación de los contenidos con sus puntos de vista y sus reclamos”. En un comienzo, la primera ambición fue llegar a dos comunidades cercanas. Una era Villa Ventana: un hermoso valle en el medio de la serranía que tiene aproximadamente 800 habitantes. Allí, debido a su geografía, se hacía muy difícil entrar con las ondas, lo que generaba que la comunidad viviera una suerte de aislamiento. Resultado: hace dos años lograron instalar una repetidora. La otra localidad se llama Saldungaray y está a 10 kilómetros. Es una comunidad más rural y sin tanto movimiento turístico donde viven alrededor de 1.700 personas. Allí funciona otra radio local con la cual comparten información e intercambian novedades. “Decíamos, entonces, que el objetivo

Sueños en sintonía

L

original era comunicarnos, pero hoy, después de mucho tiempo de trabajo nos damos cuenta que resulta revolucionario”, explica Marta emocionada. Muestra de esto son los temas que se han constituido en ejes centrales de su ejercicio comunicacional: “Los derechos de los más castigados y marginados, así como también el cuidado de nuestro medio ambiente son fundamentales en la 96.9”, explican en la emisora serrana. Por este motivo, el trabajo en la defensa del Parque Provincial, la difusión de las actividades de la asamblea de vecinos de Villa Ventana o de la asamblea contra la minería son parte central de la vida cotidiana de la FM de la Ventana.

20

En Sierra de la Ventana, un grupo de vecinos sostiene desde hace casi diez años una radio comunitaria que funciona en un restaurado vagón de tren con un objetivo concreto: comunicar para integrar y transformar.

CÓMO CONECTARSE

FM de la Ventana 96.9 0291-4915417 voluble969@gmail.com

Por otro lado, están las iniciativas que se dan en articulación con otros actores de la comunidad. Por ejemplo, el trabajo conjunto con la biblioteca, con quienes realizan un taller de periodismo comunitario. Además, un sello característico de la radio son las campañas y spots producidos en defensa de las sierras, los radioteatros y los programas informativos y de actualidad que tratan de poner siempre el acento en la vida local. De este modo, los soñadores del vagón vuelcan su pasión y compromiso en una apuesta de comunicación y transformación que muchos pobladores sienten como propia. “Nos apoyan en lo emocional, en lo físico y en lo concreto, nos ofrecen su trabajo, organizan listas de temas y, por supuesto, consideran que sus luchas son las nuestras, las de todos, y ahí nos autoconvocamos y nos rejuntamos”, sintetiza la artesana.


INFANCIA

La pulpería

Tiempo de juego Los sábados por la tarde, en el barrio de La Boca, Los Tigres Saltarines aparecen en escena. Nenes y nenas de entre cinco y doce años se reúnen a compartir, aprender a tomar decisiones y respetar al otro. TEXTO LUCIANA ROSENDE

E

22

quién reparte las galletitas, que vean que todos pueden hacer todo”. Él tiene 21 años y estudia Sociología; ella tiene 28 y está por comenzar su formación en Recreación. Ambos se encargan, sábado a sábado, de llevar Los Tigres Saltarines a Plaza Solís. Crear lazos sociales, formar en derechos a través del juego, enseñar a compartir y no discriminar. Las metas

l termómetro marca poco más de cero grados. Pero ahí, en Plaza Solís, casi no se nota. El sol invernal pega con ganas, mientras la mancha y el elástico invitan a deshacerse de camperas y bufandas. En esa plaza de La Boca, a pocos metros del Riachuelo, los sábados entran en acción Los Tigres Saltarines. Ni más ni menos que pibes del barrio con ganas de jugar. La iniciativa forma parte de Prisma-La Pulpería, organización conjunta que cuenta con bachilleratos populares, clases de apoyo escolar, emprendimientos laborales y otras actividades repartidas por zona sur. “Con una mirada que parte de la educación popular, apostamos a construir maneras diferentes de relacionarnos, a que los chicos tengan un espacio para compartir el juego”, se definen Los Tigres Saltarines en su cuarto año de vida. Salvo que la lluvia agüe la fiesta, la cita es los sábados al mediodía en el centro de la plaza. La mayor parte de los chicos, de entre cinco y doce años, viene desde los conventillos de la zona. “Yo no sabo saltar la soga, quiero dibujar”, dice Melina, la más chiquita, y se pone a pintar monigotes de tiza en el suelo. Sofía, con una sonrisa con muchas ventanas, intenta una y otra vez dominar la soga con sus saltos y Candi, que nunca antes había venido, espía tímida hasta que se anima a ser parte. En tanto Lucas y Daiana, concurrentes asi-

duos, eligen sus juegos favoritos: “El del gato y el ratón”, prefiere él; “el de las estaciones”, no duda ella, en referencia a un circuito de postas que incluye carretillas humanas, trabalenguas, adivinanzas y caramelos. “El objetivo general del espacio es mostrarles una manera diferente de relacionarse”, cuenta Martín Guaglianone. Y completa Violeta Rimieri: “Que se den cuenta que ellos pueden tomar las decisiones, que está bueno que elijan el juego,

CÓMO CONECTARSE

Prisma - La Pulpería recreación_lasolis@live.com.ar 154404-8870

no son fáciles de alcanzar. Sobre todo, cuando se dispone de dos horas semanales para llevar adelante la iniciativa. Así y todo, los resultados del tiempo de juego comienzan a volverse reales. En plena ronda de jugo y galletitas –ceremonia que cierra cada reunión–, algo enfrenta a dos de Los Tigres Saltarines. Un nene y una nena que comienzan a usar atributos físicos y adjetivos gentilicios a modo de insulto. “Acá venimos a jugar, hay que respetarnos”, se para Iván, el más grande de un grupo de cuatro hermanos que se toma muy en serio esto de jugar. “En la primera parte del año, trabajar las situaciones de discriminación que tienen que ver con cuestiones físicas fue uno de los objetivos –cuenta Martín–. Por ejemplo, uno de los juegos es el nudo humano, donde todos se tienen que enredar, estar en contacto.” Semana a semana, las horas de recreación van dejando su huella. En la sesión de dibujo y arte que acompaña las galletitas, el reparto de marcadores ya dejó de ser un problema. Cada uno recibe el que le toca, hasta que llega el momento de intercambiar colores (por eso las donaciones de pinturas, cuadernos y otros útiles y juegos, son bienvenidas). También se ordenó el reparto de jugo: registrar por escrito en el cuaderno de Los Tigres Saltarines a quién le tocará la honrosa tarea en la próxima reunión fue la solución a todos los conflictos. Porque en Plaza Solís, los sábados a la tarde, el juego es la ley que rige.


CAMINO AL ANDAR

Edith Grynszpancholc

Continúa en la página siguiente

X

“Un chico, antes que enfermo es un chico” Lejos de paralizarla, el dolor fue para ella el motivo para seguir viviendo. Tras la muerte de su hija a causa del cáncer, decidió ayudar a otros niños con este mal y acompañar a sus familias en los tratamientos. Así nació la Fundación Flexer. TEXTO ROCÍO GALVÁN

uando uno ingresa a la sede de la Fundación Natalí Flexer, ubicada en pleno barrio de Palermo, cree, al principio, haberse equivocado de dirección. Una atmósfera de alegría, llena de ruido y música, chicos correteando, jugando con la computadora o compartiendo una taza de leche con galletitas. No hay caras solemnes, olor a hospital o pasillos grises de silencio y espera. Uno cree haber entrado a un hogar, como cualquier otro, pero distinto a todos. Lejos quedan la enfermedad, los duros tratamientos y la ansiedad de los resultados de los estudios médicos. Aquí la infancia sigue siendo infancia. Detrás de este proyecto está Edith Grynszpancholc, una mujer de ojos inquietos, vivaz, que porta una sonrisa a prueba de todo. Hace 16 años decidió crear, junto a otros colaboradores, una fundación para luchar contra el cáncer, tras la muerte de su hija a causa de esta enfermedad. La tragedia no detuvo a Edith, que quiso transformar su dolor en esperanza, afecto y contención. “Lo que más me movió es que en Argentina no había información para los que estaban cerca de un chico con cáncer”, sintetiza Edith, al explicar los primeros pasos de la entidad que fundó. “Quise hacer libros informativos para los padres, los maestros, los hermanos de los pacientes y, al mismo tiempo, traduje otros de afuera. Hoy en día contamos con 17 textos sobre temas diferentes, que se distribuyen en todo el país y en Latinoamérica, los entre-

C

gamos a todos los hospitales y a las fundaciones en general”, detalla. Pero había que hacer más. Decidida a mejorar en todos los aspectos la contención de los chicos y sus familias durante el tratamiento contra el cáncer, Edith decidió instalar la sede central de

la fundación frente al Hospital General de Niños Ricardo Gutiérrez. “Nos dimos cuenta de que a las familias también les hacía falta un espacio, por eso tuvimos la idea de estar enfrente del hospital, porque sabemos lo que cuesta dirigirse a otro lugar diferente para este tipo de ayuda.” Hoy, la

25


CAMINO AL ANDAR

fundación realiza un trabajo integral, desde el asesoramiento a través de textos hasta la ayuda necesaria para hacer trámites, pasando por las gestiones para conseguir una silla de ruedas. La idea es cubrir todos los aspectos que conlleva el camino del tratamiento, atendiendo las necesidades del chico y su familia. “El modelo que plantea la fundación funciona porque la familia va al hospital y luego puede venir acá. Esto es un respiro, les permite a los padres compartir más que dentro del hospital. Allí cada uno se mira los pies porquen no quiere saber más nada, es sólo esperar. Acá se relajan, hay talleres, juegos y merienda con los chicos, festejamos los cumpleaños”, describe. Y es cierto. El aire que se respira en Flexer es de alegría, ruido y, lo que es más importante, sin noción de las agujas del reloj. En el hospital los chicos deben someterse a un régimen de fechas, turnos, tratamientos. Deben meterse de lleno en un mundo que es más propio de los adultos, cuando en realidad preferirían jugar y divertirse. Ese recreo lo encuentran en la fundación. Mientras esperan ser atendidos por los médicos, los niños, acompañados de sus padres, pasan una tarde de juegos y merienda. Porque, como reza la premisa tácita que reina en la entidad, “el chico es ante todo un chico, y no una enfermedad”. Luego de consolidarse, la fundación apostó por la expansión y la conexión con hospitales y entidades similares.

Flexer otorga becas de capacitación a los integrantes del Equipo de Salud, creó la Red Nacional de Comunicación Interhospitalaria y realiza obras de remodelación e infraestructura en distintos centros de salud públicos. Desde sus cuatro sedes –la central, ubicada frente al Gutiérrez, otra en Casa Cuna y las del Hospital Posadas, en Misiones, y del Niño Jesús, en San Miguel de Tucumán–, la ayuda es muy amplia: distribución de material informativo, asesoramiento legal y en seguro médico, contención emocional, recreación, banco de medicamentos, becas de refuerzo nutricional, registro de donantes de sangre y plaquetas, provisión de elementos (sillas de ruedas, corset, prótesis), becas para familias, transporte y servicios, paseos gratuitos, talleres creativos para padres y niños, gestión de maestras domiciliarias, asesoramiento a escuelas, orientación sobre recursos de la comunidad y pases de colectivos y subsidios. A la hora de repasar todo lo que debió abandonar por el trabajo en la Fundación, Edith no se lamenta. Ofrece una sonrisa y admite con un tono plomizo: “Abandoné el tenis, el golf y mu-

26

Edith Grynszpancholc

CÓMO CONECTARSE

Fundación Flexer Mansilla 3125, CABA 4825-5333 www.fundacionflexer.org

chos hobbys”, confiesa, se distiende y ríe. Por supuesto que dejó mucho más, pero para ella nada de lo que quedó atrás vale tanto como su proyecto. “Yo tuve muchos hijos, cuatro. Ellos siempre estaban enojados porque le dedicaba mucho tiempo a la Fundación, siempre me reclamaron. Hoy son todos grandes, tengo hasta nietos. Mi hijo menor, que tiene 14, es más chico que Flexer, lo amamanté mientras trabajaba acá. El mismo reclamo lo tuve de parte de mis hermanas y amigas. De hecho, tengo muchas amistades, sólo que no las veo con frecuencia, pero allí están”, relata la mujer, al describir su mundo de afectos. Con el tiempo, cuando la institución comenzó a caminar sola a partir del equipo que supo armar Edith, bajó la presión. “Al principio le dedicaba todo el tiempo, hoy puedo descansar mas”, sostiene, pero enseguida admite: “Igual, siempre estoy trabajando desde mi casa. Estoy todo el día atenta, sigo por internet conectada, mi computadora está abierta en el living, mantengo conversaciones a través de Skype con gente de otros países, comparto muchísimo, hoy en día la tecnología te da esa posibilidad”, sostiene entusiasmada esta mujer transparente, divertida, moderna. Café mediante y ya en confianza, discute mano a mano sobre las bondades de los últimos softwares y aplicaciones, muestra orgullosa sus fotografías (un arte que ama) y hasta se mete de lleno a mezclarse entre los chicos en el salón de juegos de la Fundación. Si bien descansa en un gran equipo, la intensidad del trabajo sigue en otros aspectos. “Estoy más enfocada en la relación con las organizaciones, tengo mucha relación con los médicos. Me meto de lleno cuando la asistente social dice que existe una situación que no se soluciona fácilmente, situaciones así las veo todos los días. Por ejemplo, ahora estoy trabajando en el caso de un chico con un tumor cerebral que necesita una terapia, pero la obra social le cubre determinada cantidad de sesiones, cuando tiene la obligación de hacerlo al ciento por ciento. Nosotros, como criterio, nunca nos quedamos, siempre vamos más allá, a ver si algo más se puede conseguir”, asegura. “Cuando me preguntan en qué momento vivo, yo les contesto yo vivo, esta es mi vida, mi pasión”, sentencia Edith, siempre sonriente.


AGUAFUERTE

Elenco Buon Giorno

Arriba el telón Sobre el escenario se transforman. Con el traje de actores y los aplausos del público, el arte les permite superar la exclusión y la invisibilidad. Son pacientes psiquiátricos del Hospital de Día del Posadas que buscan otra forma de sanar en cada función. TEXTOS CRISTINA PÉREZ

íen como locos; se emocionan, se abrazan; aplaudimos como locos. Extraño misterio, la locura. Algunos dicen que es poder ver más allá. Muchos repiten que todos cargamos con algo de ella. Hay quienes le adjudican una suerte de halo mágico equiparado al amor, al arte y a la vida misma. De vieja data, el saber popular le ha otorgado una categoría tan mística como reservada a lo imaginario. Tal vez como forma de contener lo desconocido. En la vida real, en cambio, quienes la padecen cargan con el estigma del rótulo maldito, la exclusión de los muros y con una especie de muerte social que pretende dejarlos fuera para siempre. Son pacientes psiquiátricos. Buscan demoler los prejuicios y los miserables

R

28

paredones culturales que los aíslan. Saludan, hay lágrimas en algunos. No son esos locos lindos que gustan socialmente, sino estos otros: gente común, hombres y mujeres en proceso de recuperación, usuarios de servicios de salud mental que día a día conviven con la invisibilidad o la discriminación. Están ahí, todos juntos, sobre el escenario, celebrando una función más. Es una función de teatro, claro, pero también un eslabón más de ese puente hacia la reinserción. Es el final de la obra, pero apenas otra huellita fresca en la historia de cada uno de ellos. Son los integrantes del Elenco Buon Giorno, del taller de teatro del Hospital de Día del Posadas, que con distintos recursos clínicos y artísticos buscan apenas y tanto como eso: forjar sus propios buenos días. Y lograrlo en forma colectiva, seguramente resulta más fácil. Es sábado, tardecita de sol que apenas

se anima, en el Teatro Andamio 90. Allí están Demoliendo a Moliére, en una nueva presentación de una original y necesaria adaptación de El Burgués gentilhombre. Es que más que puesta es una apuesta en escena: los pacientes son los actores, junto a parte del equipo médico, y con arreglos del texto original hecho por los propios personajes para aggiornar la historia y hacerla más a su medida. Son casi 20 actrices y actores que pacientemente fueron dando forma a cada personaje hasta lograr una versión fresca, más vernácula y ágil que la propuesta original, aunque la obra continúa haciendo referencias al amor y a los sueños, categorías tan universales como válidas, también –y más aún–, en estos tiempos. La médica Norma Fantini, coordinadora del Hospital de Día desde 1990, instrumentó en el hospital de Haedo esta metodología de trabajo interdisciplinario vinculada con el paradigma de desmanicomialización que, por entonces, comenzaba a circular en las instituciones psiquiátricas, hasta convertirla en una referencia a nivel internacional en este tipo de dispositivos. “El arte se vuelve recurso para generar nuevas políticas de salud, que consideren a la persona en su complejidad, antes que al diagnóstico. El proceso clínico-artístico creativo que se despliega en el tratamiento conlleva en sí mismo una dialéctica transformadora que produce una incidencia en la estructura psíquica, haciendo que la inclusión y el lazo social sean posibles”, explica Fantini, a quien los pacientes señalan como gran propaladora de esa concepción de salud mental que acerca en lugar de excluir a un lugar donde pocos vean.


Continúa en la página siguiente

X

FOTO IGNACIO SÁNCHEZ

A su propuesta de derribar un sistema de medicación, encierro y olvido, nada menos que en un hospital en el que una década atrás se había montado un centro clandestino de detención y muerte, cuatro años más tarde se sumó la actriz Ana María Laisa, creando este taller de teatro.

“Merde” Mucha energía. En bambalinas. Más ganas y más nervios a medida que pasan los minutos. “¿Hay gente?”, me pregunta Valeria. Van a salir a escena. Lorena camina de un lado al otro. Abrazo, grito ritual: “Mierdaaa”. Señoras y señores, Buon Giorno a la pista. Arranca Mirta. Cuenta de qué se trata esta obra y el origen del elenco. Lo hace simple: cuenta su vivencia, la de sus compañeros, lo que significa para cada uno de ellos estar ahí, frente al público. Tal vez no alcancen las palabras; es que las emociones no tienen un correlato exacto en el lenguaje. En ese momento pienso: cómo contar cada detalle para dar cuenta de lo que nos pasa en esa sala a oscuras con actores pacientes que hablan tan descarnado. Son parte de una sociedad que –las

más de las veces– trata de dejarlos en las márgenes, en rincones en penumbras, como si ello diese tregua a los propios tabúes. Trabajan por curarse tanto como salir de ese suburbio social que impide una plena reinserción. En eso están y lo hacen también desde el arte. Ya comienza la obra. Risas, interacción con el público, referencias de actualidad, No llores por mí Argentina

tini –que además preside la Asociación Argentina de Salud Mental y es titular de la cátedra Hospital de Día y Problemáticas Clínicas Contemporáneas de la Facultad de Psicología de la UBA–, “esta práctica les permite resignificar la percepción que la comunidad tiene de ellos: en esta instancia son artistas que ejercen un oficio, que hacen circular su producto en el medio cultural, formando parte de redes y

Con distintos recursos clínicos y artísticos buscan apenas y tanto como eso: forjar sus propios buenos días. Y lograrlo en forma colectiva, seguramente, resulta más fácil. a capella, se mezclan en este clásico del teatro un tanto “demolido”, como advirtió Damián –quien interpreta a Cleonte– al darse cuenta que ensayo tras ensayo estaban resignificando el sentido original de las escenas y los personajes, en un verdadero proceso creativo. Casi como un espejo de sus propias historias: dándole una vuelta a su lugar en el mundo. Porque como explica Fan-

entramados sociales”. Más de una hora de algunos desencuentros, ideales que ganan la pulseada y amores que triunfan. Retumban aplausos; otro paso en ese hacer colectivo que nos involucra a todos los presentes.

Dignidad El arte sana. Es un cartel grande, hecho a mano, que cuelga en una de las

29


AGUAFUERTE

Elenco Buon Giorno

paredes del Hospital de Día del Posadas. Es día de ensayo, en la semana previa a la tercera presentación en Andamio. Como cada día, las personas en proceso de curación llegan hasta el séptimo piso de esa mole sanitaria para formar parte de los distintos talleres artísticos y de oficios que apuntan a “una genuina integración a la comunidad como consecuencia de la recuperación y rehabilitación de sus integrantes”. Ronda de mate con pancito casero, puesta en común de aquello que quieren compartir y a repasar los parlamentos y ajustar los últimos detalles. “Me emociono. Es eso: cuando hablo al público, ellos responden, se me hace un nudo en la garganta. Estoy feliz con mi

personaje, la paraguaya Nicolaza. La cuido mucho, la quiero. Yo canto mal pero ella canta muy bien, me dicen”. Alejandra es la gran revelación de la obra, influenciada y gran admiradora de Niní Marshall. “Esa comparación es un gran halago”, confiesa. Al igual que sus compañeros, ella disfruta del teatro, actuando, siendo parte del grupo. Para Mirta, quien se define como una paciente-investigadora, “es un orgullo enorme transmitir y contar nuestros sentimientos”. Ella –reconoce– llegó bastante descreída: “Comencé teatro y pensé: están perdiendo el tiempo. Pero en cada clase uno se va enriqueciendo, nos vamos liberando”. En estos espacios conoció a Darío, su esposo desde hace

De clásicos y sainetes l principio, el taller de teatro del Hospital de Día del Posadas empezó experimentando con el sainete: En 1995, estrenaron Tu cuna fue un conventillo, y en 1996 El conventillo de la Paloma, ambas de Alberto Vacarezza. Luego, se fueron a los clásicos, siguiendo con Las preciosas ridículas, de Molière, en el ’97, El oso y Pedido de mano, de Chejov, en 2001. Las obras se presentaron en universidades, salas de teatro, hospitales públicos. Las presentaciones en Andamio ’90 son –además– el lanzamiento de un nuevo espacio de formación dirigido a profesionales de la salud, la educación y el arte denominado Teatro y Salud Mental, que se desarrollará en la escuela para formación actoral que funciona en la sala.

A

30

ocho años: “Ahora soy madre, abuela, esposa, estamos felices. Somos pacientes recuperados, nos reinsertamos en la sociedad, tenemos dignidad”, dice con voz firme y reclama que “la gente no se burle de quienes padecen mentalmente porque se trata de personas enfermas, que un día nuestra mente hace crack, pero que pueden curarse”. Para Laisa, directora del elenco y responsable de los talleres de teatro y de expresión corporal, esta experiencia “es una herramienta que proviene del arte, utilizada en un proceso/tratamiento, en el que cada uno se va encontrando con lo que puede o tiene ganas, con lo que quiere, y eso les da un estilo propio que les permite salir a la calle”. “Se trata de un tipo de teatro apto para todos, ya que no recala ni en los recuerdos ni en las emociones, sino en lo que fluye, a través de la expresión corporal que es constitución del cuerpo”, explica. Los talleres –escritura, música, reinserción laboral– forman parte de una modalidad que hizo punta en el oeste del conurbano bonaerense y que forma parte de la Red de Salud Mental por la Inclusión y el Lazo Social y es también un espacio de docencia e investigación. Este hospital de día lleva más de quince años buscando “sujetos activos” en su curación. “Cambiar la posición pasiva del paciente en el tratamiento, es decir, poniendo el acento en la integración comunitaria, respetando su singularidad y siendo sujetos activos que también puedan pensar en el derecho a la salud”, repite una y otra vez Fantini. La nueva Ley de Salud Mental, sancionada y promulgada el año pasado, pone énfasis en esta perspectiva que ata la salud mental a la inclusión social y revierte la internación como forma de segregación y la medicación como único tratamiento. “La locura es compatible con la vida en sociedad; la familia y el medio forman parte de la cura”, enarbolan allí en el Posadas. Desde el teatro, este grupo de pacientes da cuenta de que sí pueden, en una suerte de aullido en busca de que se los valore por su saber y no por su padecer. Como cierra la médica: “No se trata de un entretenimiento, sino de algo más profundo. Es demoler los padecimientos que los angustiaban para encontrarse con los otros y consigo mismos”.


INFORME ESPECIAL

Jóvenes judicializados

Continúa en la página siguiente

X

Justicia para los chicos Distintas OSC trabajan por la protección de los derechos de los jóvenes en conflicto con la ley. Todas advierten sobre detenciones sin causas, pésimas condiciones de reclusión y las deficiencias de un sistema penal aún sometido a debate parlamentario.

TEXTO MARICEL SEEGER

Me llevaron esposado a la comisaría sin razón alguna. Me decían: ahora te doy un tiro en los sesos y te arrojamos al río. Me ingresan al calabozo del fondo, y entre más o menos quince o veinte oficiales me comienzan a golpear en todo el cuerpo.” El relato de H.A.A., un joven de 17 años de La Plata, no remite a un caso aislado. Son múltiples las denuncias recogidas por organizaciones de la sociedad civil que advierten sobre arrestos sin causa a chicos que no alcanzan la mayoría

de edad –generalmente de bajos recursos– y también sobre las condiciones de detención que afrontan adolescentes en conflicto con la ley. Si bien se registraron avances legislativos en la materia en los últimos años, “hay que seguir peleando para que las normas se cumplan”, sostiene el coordinador de la Red por los Derechos de los Jóvenes, Gustavo Gioseffi. Mientras, persiste el debate parlamentario sobre un nuevo régimen penal juvenil. “Las legislaciones procesales y las garantías mejoran, pero la privación de libertad tiene que ser la última opción posible para los chicos”, afirma Facundo Her-

nández, del Colectivo por los Derechos de la Infancia, que lleva adelante una campaña para que se conmuten las penas de cinco chicos condenados a cadena perpetua, uno de ellos ya muerto. En la Argentina hay, al menos, 6.300 menores de 18 años en conflicto con la ley penal, de los cuales el 30 por ciento (unos 1.800) está privado de la libertad y el 70 por ciento (unos 4.500) está incluido en programas no privativos de la libertad, según un estudio presentado en 2008 por Unicef, la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Sennaf) y la Uni-

33


INFORME ESPECIAL

Jóvenes judicializados

versidad Nacional de Tres de Febrero. “Se trata de los datos más actualizados con los que se cuenta y no han variado mucho en los últimos tres años”, explica Gimol Pinto, especialista en Protección de Unicef. De todas formas, el informe Anual 2011 de la Comisión Provincial de la Memoria advierte que “resulta una gran incógnita cuántos son y qué medidas adoptan sobre los adolescentes que ingresan al circuito de la justicia penal juvenil” en territorio bonaerense, donde vive la mayoría de los chicos en conflicto con la ley. “Muy poco se conoce acerca de la cantidad de jóvenes que transitan por centros cerrados, semi-cerrados, comunidades terapéuticas o clínicas psiquiátricas”, sostiene el trabajo

Opinión

sobre “violaciones a los derechos humanos en los lugares de detención de la provincia de Buenos Aires”. Pinto asegura que se han hecho esfuerzos en los últimos años para generar medidas alternativas a la reclusión, pero “falta un adecuado seguimiento, monitoreo y relación con los chicos”, puntualiza. Del total de establecimientos de privación de la libertad en el país, la tercera parte no está especializada en la atención de jóvenes, sino que se trata de comisarías o de servicios penitenciarios de adultos. Frente a este escenario, las OSC juegan un rol clave en la asistencia y visibilización de la situación que enfrentan los chicos judicializados. “Con la gran crisis de 2001 y 2002, algu-

POR CLAUDIA CESARONI ✱

Un fracaso colectivo El caso de las penas de prisión perpetuas aplicadas en nuestro país a jóvenes que cometieron delitos graves antes de los 18 años de edad es la evidencia de un fracaso colectivo. Este fracaso es responsabilidad de los tres poderes del Estado: los jueces que aplicaron estas condenas brutales, a partir de 1999, en medio de campañas de mano dura; las sucesivas gestiones ejecutivas que, a lo largo de estos años se negaron a conmutar las penas, y el Parlamento nacional que no sancionó un régimen penal juvenil sin baja de edad de punibilidad y con topes máximos de penas de prisión. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) recibió las denuncias por estas condenas en junio de 2002, y en noviembre de 2010 recomendó al Estado Argentino que resolviera la situación de los jóvenes presos, entre otras medidas. Ante el silencio recibido como respuesta por parte del Estado, elevó el caso ante la CorteIDH. A lo largo de estos años, pasaron muchas cosas: El 21 de junio de 2005, Ricardo David Videla Fernández (20), apareció colgado en una celda de castigo de la Penitenciaría de Mendoza. Otros jóvenes fueron torturados y todos sufrieron condiciones indignas de detención. El silencio oficial y la casi nula repercusión que genera el caso y sus derivaciones, inclusive en organizaciones de defensa de los derechos humanos, demuestra que el hecho de que se apliquen penas de prisión abusivas y brutales a estos jóvenes, y que además se los torture y se los mantenga en condiciones indignas de detención, no se ve como una violación de derechos humanos. Por eso hablamos de un fracaso colectivo. Lamentablemente, habrá que esperar a que la CorteIDH sancione al Estado Argentino y le ordene terminar con esta vergüenza, que nos hace tristemente únicos en Latinoamérica. ✱ Abogada y criminóloga. Miembro del Centro de Estudios en Política Criminal y Derechos Humanos (Cepoc). Autora de La vida como castigo. Los casos de adolescentes condenados a prisión perpetua en la Argentina. 34

nos jóvenes empezaron a tener entradas en las comisarías, pese a que está prohibida la detención de menores de 18 años en estas dependencias. Esos chicos entran en un sistema en el que no siempre se respetan sus derechos”, detalla Gioseffi, de la Red por los Derechos de los Jóvenes, que capacita y asesora a adolescentes, especialmente de barrios pobres, donde las detenciones por averiguación de antecedentes se convierten en moneda corriente. “Esta figura legal no sirve porque es muy menor la cantidad de personas detenidas por este motivo que efectivamente tienen antecedentes. Incluso, la Corte Interamericana de Derechos Humanos estableció que esta figura está en contra de los tratados interna-

“Las legislaciones procesales y las garantías mejoran, pero la privación de libertad tiene que ser la última opción posible para los chicos.” Facundo Hernández, del Colectivo por los Derechos de la Infancia. cionales que firmó Argentina”, recuerda Gioseffi, para quien muchos de estos chicos son detenidos por el sólo hecho de ser pobres. Para el abogado especialista en Derecho Internacional y Derechos Humanos Tomás Ojea Quintana, quien integra Formación y Organización Social (Forga), resulta preocupante el tiempo que pasa entre que el adolescente es detenido y el caso llega a la Justicia. “Si detienen a un pibe a las 12 de la noche, ¿qué mecanismos administrativos existen para cumplir con la ley que establece que este plazo debe ser inmediato?”, se pregunta el letrado. Las organizaciones advierten que mientras ese lapso persiste, se abre paso a la desprotección. Sólo en-


Continúa en la página siguiente

X

de murga, tardes de deportes o pintura. Y reclaman el cierre del destacamento para instalar allí un centro cultural que sirva para el ejercicio de la memoria y como centro de actividades para los chicos. “La idea es brindar un espacio de oportunidades porque es la única forma de contrarrestar los problemas de inseguridad. Con más mano dura no se va a lograr una mejor situación”, asegura Vanesa.

Derechos torcidos

tre marzo y mayo de este año, el Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil registró 60 casos de tortura y otros tratos “crueles, inhumanos y degradantes” en unidades penitenciarias, comisarías u otras instituciones, según un informe del Observatorio Social Legislativo bonaerense. En otra investigación hecha en 2009 y 2010 por el Comité contra la Tortura y la Universidad de Buenos Aires, el 61 por ciento de los jóvenes detenidos consultados dijo haber sido golpeado por personal policial.

Caso emblemático Uno de los casos que se convirtió en bandera de la represión policial fue el de Luciano Arruga, quien desapareció el 31 de enero de 2009 en Lomas del Mirador, cuando tenía 16 años. “Hay dos testigos que aseguran haberlo visto en el destacamento del barrio y cuentan la golpiza que le dieron los policías, pero no hay registros de su detención. A Luciano le habían ofrecido robar para la policía a cambio de seguridad, un arma y un vehículo. Le habían dicho que, como era menor de edad, entraba y salía de la comisaría como quería. Pero él se negó y empezaron a perseguirlo”, relata su hermana Vanesa Orieta. En el caso, que aún figura como averiguación de paradero, hay ocho policías involucrados, que

fueron derivados a otras comisarías. En paralelo se abrió otra causa por encubrimiento, por la que hay dos policías procesados que fueron desvinculados de la fuerza. La presunta asociación de efectivos con robos perpetrados por jóvenes también fue ventilada desde el Poder Judicial por el magistrado bonaerense Luis Arias. El juez denunció hace dos

Las condiciones en que se encuentran algunos de los chicos alojados en hogares tampoco escapan a las denuncias. Tanto la ONU como la Comisión Provincial por la Memoria observaron en sus informes periódicos “con preocupación” las condiciones edilicias en las que se encuentran los jóvenes detenidos. En julio del año pasado, el Comité contra la Tortura hizo una presentación penal en los tribunales de La Plata por posibles torturas y otros maltratos en perjuicio de 40 niños y jóvenes con discapacidad que se encontraban en el centro San Ignacio. Pocos días antes, la Subsecretaría de Niñez y Adolescencia había rescindido el convenio que mantenía con ese hogar por irregularidades y ordenó el traslado de todos los chicos a distintas

En la Argentina, en 2008, había al menos 6.300 menores de 18 años en conflicto con la ley penal, de los cuales el 30 % estaba privado de la libertad y el 70 % estaba incluido en programas no privativos de la libertad. años que la policía provincial recluta chicos para delinquir y que las detenciones por averiguación de antecedentes se emplean como una suerte de método de alistamiento. En el caso de la familia Arruga, la combinación explosiva entre la desesperación e impotencia por lo ocurrido se tiñó de iniciativa. Junto a un grupo de allegados, abrió las puertas de su casa para brindar apoyo escolar y actividades recreativas que sirvan como espacio de contención y aprendizaje. También aprovechan la plaza 12 de octubre del barrio para juegos, talleres

instituciones oficiales. Miembros de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) que recibieron a esos pibes afirmaron haber detectado desnutrición, marcas de golpes, quemaduras de cigarrillo y, en algunos casos, el nombre de cada uno escrito en la espalda con fibrón. A partir de la denuncia se espera el avance del Poder Judicial, desde el que se emiten resoluciones tan dispares que, paradójicamente, no siempre atienden a la ley. Así ocurrió con cinco jóvenes, tres de la Ciudad de Buenos Aires y dos de Mendoza, condena-

35


INFORME ESPECIAL

Jóvenes judicializados

dos a cadena perpetua pese a no haber cumplido 18 años al momento de cometer los delitos. Las sentencias quedaron firmes entre 2002 y 2003. Los casos de César Mendoza, Lucas Mendoza, Ricardo Videla, Saúl Roldán Cajal y Claudio Núñez llegaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que en noviembre pasado responsabilizó al Estado argentino al considerar que la prisión perpetua viola los derechos del niño. Sin

Promoción y Protección de Derechos, pero se encuentra sumida “en un largo y demorado proceso de creación y asignación de recursos necesarios para su pleno funcionamiento”, sostiene el informe de la Comisión por la Memoria. Una de las mayores deudas en esta materia es el reemplazo del DecretoLey 22.278 que en 1980, durante la última dictadura, estableció el Régimen Penal de la Minoridad. Para eso, el Senado dio en 2009 media sanción a

un proyecto de ley para la creación del Régimen Legal destinado a menores de 18 años en conflicto con la ley, que introducía la baja en la edad de imputabilidad a los 14 años. En la Cámara de Diputados, el proyecto fue sometido a revisión por varias comisiones y se incorporaron modificaciones, como la eliminación de la baja de la edad de imputabilidad, manteniéndola en la franja de 16 a 18 años, según establece el dictamen de mayoría. La iniciativa aún

“Con la gran crisis de 2001 y 2002, algunos jóvenes empezaron a tener entradas en las comisarías, pese a que está prohibida la detención de menores de 18 años en estas dependencias.” Gustavo Gioseffi, de la Red por los Derechos de los Jóvenes.

Hora de debate

36

La suerte de los adolescentes en conflicto con la ley gira en torno de varias normas, como la 26.061 de Protección Integral de Niños, Niñas y Adolescentes, que fue sancionada en 2005 y dejó sin efecto la antigua Ley de Patronato de Menores. En la provincia rige desde 2007 la norma de

respuesta, la Comisión elevó este año el expediente ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos, cuyo dictamen puede demorar entre 12 y 14 meses, estima Facundo Hernández, del Colectivo por los Derechos de la Infancia, que trabaja desde hace años para la divulgación de estos casos y su presentación ante organismos locales e internacionales. “Los chicos ya llevan 16 años privados de su libertad. Videla se terminó suicidando y se investiga en qué condiciones. Sólo Lucas Mendoza cumple prisión domiciliaria porque se está quedando ciego por un golpe que recibió en un instituto de menores. Ahora esperamos el fallo de la Corte. Un fallo contra el país es grave en términos de derechos humanos y responsabilidad internacional”, señala Hernández. El Colectivo envió en mayo pasado una carta al ministro de Justicia de la Nación, Julio Alak, para pedir la conmutación de las penas de los jóvenes en el marco de una campaña que lleva adelante la organización para evitar que los chicos prolonguen su situación.

CÓMO CONECTARSE

Red por los Derechos de los jóvenes 4331-3814 / 4342-2302 www.redxder.org.ar Colectivo por los Derechos de la Infancia 4381-3990 info@colectivoinfancia.org.ar Unicef Argentina 5093-7100 www.unicef.org/argentina/spanish/ overview.html Comisión Provincial por la Memoria (0221) 483-1737 www.comisionporlamemoria.org Formación y Organización Social (Forga) 4331-3814 www.forga.org.ar Observatorio Social Legislativo bonaerense (0221) 427-1001/09 int. 1256 www.hcdiputadosba.gov.ar/osl2011/index.php Familiares y Amigos de Luciano Arruga lucianoarrugadesaparecido.blogspot.com dondeestaluciano@gmail.com

espera ser debatida en el recinto, pero de aprobarse, deberá volver al Senado para ser sancionada. “Tiene que haber un régimen penal juvenil, no se puede juzgar a adolescentes con un régimen de adultos, pero con el argumento de proteger el derecho de los adolescentes se pretendía bajar la edad de punibilidad, con lo que no estamos de acuerdo porque los chicos deben tener los derechos protegidos”, sostiene Gioseffi. “El problema es cuando se pide un endurecimiento del sistema juvenil y, lejos de contribuir con lo que estipula la Convención por los Derechos del Niño, se va por otro camino”, coincide Pinto. A tono, Ojea Quintana cree que “el sistema penal es muy perverso y es muy difícil salir. Si ya se estigmatiza argumentando que los chicos son responsables penalmente, se está agilizando lo que debería ser la última instancia”. Para el director ejecutivo del Observatorio Social Legislativo bonaerense, Norberto Liwski, “en el imaginario social se atribuye a los adolescentes una incidencia mucho mayor en los delitos de lo que en realidad es. En 2010 se presentaron 617.502 instrucciones penales en la provincia, de las cuales el 95,8 por ciento corresponden a adultos, y el delito predominante cometido por jóvenes es el referido contra la propiedad, con una incidencia del domicilio del 1,05 por ciento”. El estigma, entonces, juega una mala pasada a miles de chicos que quizás lo único que deseen es una oportunidad.


SALUD

Miastenia gravis

Rara, pero tratable No distingue edad, sexo o condición social. Para informar y diagnosticar la enfermedad a tiempo, médicos del Hospital Ferrer crearon una fundación por donde ya pasaron 5 mil pacientes. TEXTO ROSALÍA CONSTANTINO

Hace 35 años estaba escribiendo y empecé a ver todos los renglones dobles. Me asusté, salí a la calle para irme a mi casa en el auto y un mismo vehículo estaba para mí arriba y abajo al mismo tiempo. Consulté a oculistas, médicos y hasta curanderos”, recuerda Héctor Soto, hoy de 69 años y totalmente recuperado de aquella radiografía que lo alarmaba, aunque no lograba quitarle el aliento. Héctor padece miastenia gravis, una enfermedad neuromuscular crónica autoinmune, que afecta los músculos voluntarios. No distingue edad, sexo o condición social. No es hereditaria ni contagiosa. La falta de conexión entre el nervio y el músculo impide que éste cumpla la orden emitida por el cerebro; en consecuencia, se presentan síntomas como: visión doble; caída de párpados; pérdida de la expresión facial; dificultad para articular palabras. Esta debilidad puede extenderse a trastornos para masticar y digerir, debilidad en brazos, manos, dedos; piernas que no responden para subir un escalón o al levantarse y problemas para mantener la cabeza erguida, explica Marcela Varela, coordinadora médica de la Fundación Miastenia Gravis Argentina (Faiam) y profesional del Hospital María Ferrer. Después de golpear decenas de puertas y visitar todo tipo de consultorios, Héctor halló un oculista que conocía de la dolencia. Él lo derivó a un neurólogo y ahí empezó una nueva lucha: dar con el tratamiento indicado. Es que como la mayoría de las enfermedades denominadas raras, la miastenia es poco reconocida tanto por la so-

38

ciedad como por la comunidad médica. Frente a esta coyuntura, desde 1988 la Fundación se dedicó a la permanente difusión, capacitación e información de los síntomas y el correcto tratamiento de la patología, en todo el país. Como resultado de ese trabajo casi de hormiga,

CÓMO CONECTARSE

Fundación Miastenia Gravis Argentina 4307-7018 y 0810-333-7989 (exclusivo para el interior del país) www.faiam.org.ar faiam@faiam.org.ar

y que comenzó a puro pulmón por iniciativa del doctor Miguel René Herrera y un grupo de pacientes del Ferrer, hoy en día “el tiempo promedio que se tarda en obtener un diagnóstico se redujo de 5 años a menos de 6 meses”, resaltó Varela. Además, en los comienzos de Faiam, existían registrados en la Argentina alrededor de 400 pacientes, mientras que actualmente son más de 5 mil los contabilizados por la entidad. Los síntomas iniciales –explica María Luz Marín, paciente y miembros de la Faiam– son frecuentemente confundidos con estrés, anemia, trastornos emocionales, además de otras enfermedades neuromusculares, “lo que dificulta aún más su diagnóstico precoz”. Aún no se ha encontrado cura para la enfermedad, pero los avances científicos aportan permanentemente tratamientos que logran mejorar notablemente la calidad de vida de quienes sufren miastenia gravis. Un logro de la OSC en este sentido es la cobertura total del medicamento básico –el Mestinon 60 mg– para todos los pacientes, estén adheridos o no a un plan médico. “Una vez diagnosticado y correctamente tratado, quien padece MG puede alcanzar una buena calidad de vida”, resalta la coordinadora. La experiencia de Héctor es una de las tantas que sirven para ilustrarlo. “A los 67 años me dije qué cosas me quedaban por hacer, y una era el canto. No dudé y empecé a estudiar. Grabé un CD, canté en distintos encuentros y cambió mi vida: me ayudó para mejorarme, fue un complemento de la medicación. Hace tiempo que veo normal, sólo en ocasiones me viene la visión doble, pero es pasajero y se me va”.


DOSSIER TERCERSECTOR

P A R A

E L

S E C T O R

S O C I A L

El desafío de incidir Reunidas en una confederación, varias organizaciones apuestan a que el sector social logre mayor impacto en las cuestiones públicas.

Una mirada al marco legal Jugar a crecer

Análisis y recomendaciones sobre la normativa vigente para las OSC.

Recursos culturales para las organizaciones que trabajan en infancia.

Y, además, toda la información sobre actividades y servicios de interés para el sector social.


Dossier

La fuerza de la unidad Varias organizaciones se unieron en una confederación, con miras a que el sector social tenga mayor capacidad de incidir en las cuestiones públicas. El espacio está abierto a otras entidades interesadas en sumarse.

TEXTOS MARTÍN GLADE

n tiempos electorales, los candidatos se muestran y comprometen con diversas causas. Entre ellas, al menos para algunos partidos, las que involucran al sector social, sus necesidades, pesos y realidades. Sin embargo, esos contactos entre la clase dirigente y las organizaciones sociales suelen tener un impacto relativo en la concreción de acciones conjuntas. En parte, porque en muchos casos, las acciones generadas desde la sociedad civil aparecen disgregadas, dispersas o con escasa articulación. Con la premisa de intentar cambiar esa realidad, un grupo de entidades impulsa la conformación de la Confederación General de la Sociedad Civil, “una entidad de tercer grado abierta a las federaciones y a aquellos espacios colectivos que en sus diversas formas, estén integrados por organizaciones de la sociedad civil (OSC)”. La agrupación incluye a la Federación de Fundaciones Argentinas (Fedefa), al Banco de Alimentos, al Foro del Sector Social, a la Red de Acción Política, y al Grupo de Fundaciones y Empresas (Gdfe), entre otras entidades. A partir de la coordinación de una mesa de trabajo que contemple las distintas problemáticas del sector, se buscará sumar fuerza y peso específico a la hora de las decisiones de la clase política sobre estas temáticas; además de

E

42

convertir al sector social en un interlocutor ineludible y dejar sobre la mesa el valor que las organizaciones tienen en la sociedad. Las cien mil entidades sin fines de lucro dispersas en todo el país y las cerca de dos millones de personas que de una u otra manera se desempeñan de forma voluntaria, hicieron que sus realidades generaran la necesidad de apostar al trabajo conjunto “y así contar con un espacio de referencia con su infinita diversidad, que sea de esa forma un actor válido para tutearnos con el poder”, describió uno de los impulsores del espacio, Carlos March, titular de la Fundación Avina. “La intención a partir de nuestras primeras reuniones y todo lo que está por venir es que la Confederación trabaje para convertirse en un interlocutor de peso

Mesas de trabajo n una primera instancia, la Confederación comenzó a gestionar tres ejes de trabajo, en función de las procedencias de sus miembros plenos, que están abiertos al aporte de entidades o referentes interesados en sumarse: ✱ Marco legal ✱ Mejor educación para todos ✱ Nutrición 10, hambre 0

E

y referente para los otros actores sociales como el Estado, el sector productivo y las distintas fuerzas del trabajo”, explicó. “Articulando las diversidades en este proceso, nos planteamos el desafío de avanzar sólidamente. Hay dos caminos, hacerlo rápido solo, o buscando llegar lejos en red”, resaltó March. Otro punto clave en la consideración y en la búsqueda de este objetivo común, más allá de las estimaciones de participación y de incidencia del sector, es que ante el notable crecimiento evidenciado en los últimos 20 años dando respuestas a diversas necesidades de la comunidad, hoy por hoy las instituciones “actúan virtualmente en todas las esferas de interés público como educación, salud, investigación y desarrollo, infraestructura o medio ambiente, por citar los espacios más conocidos”, señalaron los promotores de la iniciativa. Es en ese marco que se apuntará a promover el intercambio de información y aprendizajes, el fortalecimiento de las organizaciones y espacios de la sociedad civil, la difusión de las agendas de interés público que impulsan las OSC y generar las condiciones de factibilidad para incidir en las políticas públicas. Otros de los puntos de acción fundacionales tiene que ver con diseñar los mecanismos para obtener un mejoramiento en el marco legal y fiscal que rige a las organizaciones de la sociedad civil, así como también editar un do-


cumento que dé cuenta de aportes concretos a los principales ejes de las políticas públicas. “Aspiramos a que la Confederación General de la Sociedad Civil potencie a las federaciones y espacios colectivos miembro y al conjunto de la sociedad civil, convirtiéndose en una entidad de referencia para todos los dirigentes de los diversos sectores y corrientes de pensamiento, ayudando a que las agendas comunes de interés público se visibilicen a nivel masivo, y aportando a la construcción de políticas públicas y sociales en los tres niveles del Estado”, destacaron los impulsores de la flamante Confederación en su presentación pública. Más allá de este lanzamiento formal de la entidad en formación, ya delinearon un plan de actividades que contempla invitar a sumarse a otras federaciones o espacios de trabajo colectivos. Hay dos formas de hacerlo: como miembro pleno, cuando se trate

de un espacio colectivo con personería, que tendrá voz y voto y podrá ocupar un cargo en la comisión directiva; o como adherente, para espacios no formalizados, que tendrán voz, pero no voto. “Consideramos que desde la Confederación tendremos una fuerza y un peso político mayor, y así, habrá más posibilidad de ayudar a todas las organizaciones que vienen trabajando en distintos temas en todo lo que sean políticas públicas, y de esta forma facilitar así su trabajo”, destacó María Rosa Martini, fundadora del Foro del Sector Social y asesora de la Comisión Directiva. Y reflexionó: “Necesitamos que esta fuerza que tenemos por separado se refuerce aún más, y éste es un mecanismo clave, porque nos identifica, nos une y nos muestra como un sector muy importante”. En ese punto de fortaleza, en función de las necesidades que se cubren desde el sector social, allí donde hay

un Estado que no llega, es que March destacó que “como lo público se construye entre todos, desde la sociedad civil tenemos que dejar en claro que acompañamos al Estado en diversas áreas”. “Tenemos que sentarnos también con los empresarios, dialogar con las cámaras para aportar insumos para que lo sectorial enriquezca lo público, y con el mundo del trabajo para demostrar todo lo que el sector social tiene por aportar, desde iniciativas como la economía solidaria, por ejemplo”, añadió. También está dada la incidencia con los medios de comunicación, para con quienes la Confederación “si logramos visibilizar todos los aspectos sobre los que trabajamos, deberíamos ser una fuente natural de esto”. “Y lo mismo con el mundo académico, donde sin dudas también tenemos mucho por aportar. En síntesis, tenemos que ser un espacio de referencia para todos, desde nuestro peso específico”, enfatizó.

43


Dossier

Propuesta de cambio TEXTOS MARTÍN GLADE

eyes vetustas, controles insuficientes, formularios complejos, trabas impositivas parecen ser algunas de las trabas con que las OSC locales deben lidiar en su cotidianeidad. Ante este panorama y una clara búsqueda de una salida, la Fundación Cláritas organizó una teleconferencia a cargo del abogado Gabriel Astarloa, de la firma BFM&L, y asesor integral de organizaciones sin fines de lucro. En la charla que pudo seguirse por internet desde la página de la fundación, planteó que la Ley de Fundaciones “tiene ya más de 40 años y requiere de una actualización” y lamentó que ante el marco legal, “las asociaciones civiles, que es la forma más utilizada por las organizaciones, siguen esperando una norma que las reglamente y trate, y mientras tanto se deben regir por pocos artículos del Código Civil”. “Si uno ve los distintos temas de la vida diaria de las entidades, advierte deficiencias, ya que el marco regulatorio es estrecho, limitado y funciona como una suerte de chaleco de fuerza muchas veces sobre las organizaciones y las posibilidades de un mayor desarrollo o crecimiento”, definió. Sobre este punto, enumeró que ocurre en cuestiones laborales o previsionales,

L

El marco legal de las OSC plantea limitaciones para muchas de ellas. Recomendaciones para superarlas. a las que definió como de las más graves, porque “cuando uno toma contacto con los que trabajan en la base, nota que no tienen los presupuestos para tener a sus empleados en regla y entonces la informalidad es una moneda caliente en el mundo de las organizaciones”. Aquí, resaltó, la ley de voluntariado colabora pero no es suficiente porque el contexto hace que en muchos casos las entidades necesiten gente full time. “Éste es un desafío importante. Hay que repensar y analizar la creación de un marco que no tendría que ser para todas las organizaciones, sino segmentado. Repensar un esquema en el que puedan tener la gente que necesiten, pagarles el salario digno y estar en regla”, dijo. Y propuso, al respecto, un método similar al utilizado por el Estado para “brindar a la educación pública de gestión privada, en donde a través de

Responsabilidades compartidas n su presentación, Astarloa destacó la importancia de generar mesas de diálogo entre las entidades y los gobernantes o legisladores. “El marco normativo tiene que ser fruto de una política de Estado, de diálogo. Hay una responsabilidad del sector social, que está tratando de llevarlas adelante y de generar mesas de diálogo. Las OSC, conscientes de esta necesidad, entre ellas deberán reunirse. Pero para que sus pedidos puedan prosperar, no tienen que ser vistas como políticas o acciones en beneficio de un sector, cuyo calibre es muy amplio, sino en aquellas que son el interés conjunto de todos y no de agendas particulares”, enfatizó. Por otra parte, destacó también que “hacen falta gobernantes que piensen en el largo plazo, y que vean al sector no como de aprovechamiento ocasional o político, sino por su fortalecimiento institucional y por su rol de llegar a muchos lugares en los que el Estado es deficitario”.

E

44

subsidios paga sueldos de docentes, porque es consciente que no puede tener escuelas públicas para toda la población, y al admitir esta limitación, le paga a un docente de las escuelas privadas”. Como otro aspecto a resolver, Astarloa mencionó las donaciones, que aquí son poco significativas, y propuso que la legislación colabore a estimularlas. Actualmente, explicó, se puede deducir del impuesto a las ganancias un tope del 5 por ciento de la ganancia neta, aunque con la limitación de hacer los aportes a instituciones exentas, que esos excedentes no pueden pasarse a otros ejercicios y, además, fija que sólo puede beneficiarse a “entidades sin fines de lucro que se dediquen a 4 campos específicos: médico asistencial, investigación científica y tecnológica, las que fomenten el desarrollo de los partidos políticos o la educación oficial”. Y así, por ejemplo, quedan afuera “aquellas que tienen que ver con la protección del medio ambiente, desempleados, recreación, cultura o desarrollo comunitario”, por ejemplo. Otro punto cuestionable de la legislación es el referido a las trabas a las pequeñas o incipientes organizaciones para conformarse como fundación o asociación civil, y ante esto sugirió reclamar que se conforme “una figura jurídica de un nivel inferior porque si no, se condena a muchas al limbo, a la informalidad”. Sobre este punto, propuso como trascendente “dotar de un mayor reconocimiento a las Simples Asociaciones contempladas por el Código Civil”. También remarcó la necesidad de “trabajar más en blanco sobre negro” sobre el limitante de la realización de “fines comerciales o industriales” que tienen las entidades sin fines de lucro, ya que, para muchas “es por demás importante para su sustentabilidad”. “Con el tiempo se fue entendiendo que pueden llevar a cabo cierta actividad, y ése no es el problema, sino el destino de esos ingresos que provienen de alguna actividad. Y está claro que mientras los fondos se vuelquen en sus fines, debiera permitirse”, dijo.


Una puerta al universo infantil TEXTO SEBASTIÁN OLIEL

a mamá de Tomás lo deja en el Jardín de Susana, la señora que junto a otras mamás del barrio cuidan a los chicos mientras las madres trabajan. En la salita, la señorita Cristina les propone un juego: “Hoy vamos a crear títeres”, anuncia y las caras de su audiencia comienzan a dibujar sonrisas. Y es que jugar y crear son experiencias fantásticas que contribuyen al desarrollo integral de la infancia. Para contribuir con el crecimiento de los chicos, la Fundación Arcor, junto a la revista Tercer Sector, presenta Jugar a Crecer, propuestas para el desarrollo integral de la infancia. Se trata de un material que reúne ideas de juego, música, literatura y títeres para que padres, educadores y todos aquellos que participen en la crianza y recreación de los niños compartan con ellos, con el objetivo de contribuir a incentivar su autoestima, imaginación y creatividad. “Buscamos ofrecer a las organizaciones y profesionales que focalizan su trabajo en la infancia, herramientas, actividades y algunos conceptos clave” para robustecer la oferta de posibilidades de acceso y disfrute de prácticas que “promuevan su acercamiento a experiencias culturales y actividades recreativas”, con el fin de llevar “mayores oportunidades educativas a los niños involucrados y, con ello, mayores posibilidades de horizontes de igualdad”, afirma Santos Lío, gerente de la Fundación Arcor. El estudio del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia 2010, elaborado por la Universidad Católica y la Fundación Arcor, reveló que más del 90 por ciento de los niños de entre 2 y 5 años juega en sus casas. Ante este panorama, la Fundación decidió crear un material para incentivar las actividades lúdicas, que reúne información y recomendaciones, presentadas de manera amena y didáctica, con la mirada puesta en incentivar la dedicación de tiempo para jugar y la escucha de demandas y necesidades de los adultos hacia los chicos.

L

cas, expresar emociones, abrir canales de comunicación y de confianza, además de establecer reglas y límites. Las canciones de cuna, los juegos de ronda, o la construcción de instrumentos musicales son algunos de los caminos posibles para hacer música con los niños, según puede leerse en las páginas que se distribuyen en forma gratuita con la edición 83 de la Revista Tercer Sector. El suplemento ofrece, entre otras, canciones del repertorio tradicional latinoamericano y sugerencias de discografía para consultar. La literatura es la tercera sección del suplemento. En ella, se afirma que formar lectores no es función exclusiva de la escuela. También padres, familiares y educadores pueden acompañar el proceso y despertar el deseo por las palabras, los libros y las historias. Los especialistas invitan a narrarles historias o leerles libros a los niños desde etapas muy tempranas, ya que incrementa el desarrollo de su inteligencia, de su pensamiento, del lenguaje y de la comunicación. Los muñecos que cobran vida protagonizan la última parte del suplemento. El teatro de títeres permite que los chicos se encuentren con diversos lenguajes artísticos a la vez porque para crearlos es necesario pensar una historia, dibujar, modelar, actuar y musicalizar. A pesar del paso del Jugar a Crecer es un suplemento de 16 tiempo y del surgimiento de los videojuepáginas dividido en cuatro secciones: El gos, los chicos aún muestran interés por juego, la música, la literatura y los títelos títeres. Según consta en el material, esres. Cada una de ellas fue elaborada en te interés se explica por tres razones: base a materiales producidos por especia- acompañan al hombre desde sus orígenes; listas, cuenta con un desarrollo explicati- responden a una necesidad de manipular vo sobre su importancia para el desarro- objetos de los niños; y construyen puentes llo infantil y propuestas prácticas de jue- entre la realidad y la fantasía. El viaje imagos, canciones, lecturas y armado de mu- ginario que los niños emprenden lo comuñecos. “Ante más opciones de melodías, pa- nican cuando representan sensaciones o peles de colores, cuentos y títeres que apasituaciones de fantasía con los muñecos. rezcan en el camino de los niños, más posiJugar a Crecer se presenta como una bilidades tendrán de elegir, decidir, comuni- posibilidad de contar en la biblioteca con car y expresar”, asegura el gerente de Fun- un material para abrir, desplegar y utilizar dación Arcor. junto con los niños. Porque jugar, hacer El material apunta también a validar el música, cantar e imaginar son experienderecho de los chicos a jugar porque así se cias que agigantan el mundo infantil y brinda a los pequeños herramientas para prepararán mejor a los chicos para enfrenconstruir relaciones afectivas fluidas y ritar los desafíos de la vida adulta.

El suplemento Jugar a Crecer ofrece una serie de recursos culturales destinados a educadores y a organizaciones que trabajan con niños y niñas.

45


Dossier

Actividades de interés Agenda Congreso sobre violencia

Caminata por la vida 15 de octubre

El III Congreso Internacional Violencia, Maltrato y Abuso se llevará a cabo en la Facultad de Psicología y Psicopedagogía de la Universidad del Salvador, bajo el lema Víctimas y victimarios. Un desafío para la interdisciplina, con el apoyo de Save the Children. Del encuentro participarán especialistas y referentes de organizaciones sociales. info@congresoviolencia.com www.congresoviolencia.com

La Fundación Avon realizará la VII Caminata Avon alrededor del mundo por la Lucha contra el Cáncer de mama, a partir de las 10, en Costanera Sur (Av. De los Italianos, entre Macacha Güemes y Azucena Villaflor). Se recorrerá un trayecto de 5 kilómetros en caminata o carrera. El objetivo de la propuesta es detener el cáncer de mama y concientizar sobre la importancia de la detección temprana de esta enfermedad, que es curable en el 98 por ciento de los casos. En ediciones anteriores, la iniciativa permitió reunir a más de 43.000 participantes en Argentina. www.fundacionavon.org.ar

Apoyo escolar

Torneo a beneficio

Abierta la inscripción

16 de octubre

El Espacio Cultural Juanito Laguna solicita la colaboración de educadores para participar del servicio de Apoyo escolar para los chicos de los barrios porteños de Parque Patricios y de Constitución. Los interesados pueden acercarse los miércoles de 17 a 19, a la Casa de la Cultura Los Compadres Del Horizonte, ubicada en Combate de los Pozos 1986, Ciudad de Buenos Aires. casadelaculturacompadresdelhorizonte. blogspot.com

Alrededor de 200 bartenders competirán para recaudar alimentos para la Fundación Pequeños Gestos, Grandes Logros, presidida por la cantante Patricia Sosa. El V Mega Torneo de Coctelería, organizado por el Club del Barman, se llevará a cabo desde las 14, en el Hotel Bauen (Callao 360). Como requisito para la entrada se deberán aportar dos alimentos no perecederos que serán donados a la Fundación Pequeños Gestos, que trabaja con las comunidades tobas en el Impenetrable chaqueño. www.clubdelbarman.com

Del 10 al 12 de noviembre

Dónde capacitarse Cursos virtuales A partir del 10 de octubre El Centro de Tecnología para el Desarrollo (Cented) dictará una serie de cursos por internet para organizaciones sociales, entre ellos, el Diplomado Internacional en Administración de Organizaciones Sin Fines de Lucro; el Diplomado Internacional en Responsabilidad Social Empresaria (para Osfl y Empresas); Experto en Administración de entidades sociales; en Recaudación de Fondos, Cómo crear una ONG y Contabilidad básica para las instituciones. cursos@cented.org.ar

Formación en comunicación Abierta la inscripción ¿Cómo potenciar la comunicación en las Organizaciones Sociales?, es el curso que dictará Comunia Asociación Civil junto con la Fundación Claritas, que tendrá cinco semanas de duración (más una semana introductoria), y tendrá como fin abordar los principales conceptos de la Comunicación en las OSC: desde las particularidades de comunicar para este sector hasta las tareas de diagnóstico y planificación en la propia institución. 4311-5362 info@claritas.org

Donación de llaves Hasta diciembre

46

La Asociación Cooperadora del Hospital Oftalmológico Santa Lucía, con la colaboración de la Fundación Unitas, lanzó la campaña Abre tu mirada al prójimo que consiste en la recolección de llaves en desuso. El objetivo de la iniciativa es juntar 500.000 piezas para luego venderlas y obtener fondos para refaccionar los servicios de Clínica y Odontología. fundacionunitas.wordpress.com

Cena a beneficio 18 de octubre

Consultoría para OSC

La Fundación Argentina de Trasplante Hepático (Fath.) organiza la Cena Anual de Recaudación de Fondos que se realizará en el Hotel Sheraton de Buenos Aires, ubicado en San Martín 1225, de esta ciudad, a las 20. Este año, la iniciativa será conducida por Alejandro Fantino y Gastón Recondo y contará con la presencia de figuras del espectáculo. eventos@fath.org.ar www.fath.org.ar

La Sociedad Civil Unida brinda servicios de asistencia y consultoría a organizaciones sociales y redes, promoviendo así el fortalecimiento institucional dentro de las organizaciones de la sociedad civil. Así, la entidad asistió en las fases de Identificación, Formulación, Ejecución y Evaluación de Proyectos de más de 110 ONGs de todo el país en temáticas de Salud, Medio Ambiente, Gestión Organizacio-


Fundraising Apoyo a proyectos sostenibles Hasta el 31 de octubre Carrefour Argentina, a través de la fundación homónima abrió la Convocatoria Nacional de Proyectos Sostenibles para ONG, que reconocerá a iniciativas que aborden aspectos relacionados con la inserción social y profesional y/o la alimentación en la Argentina. Podrán participar únicamente organizaciones sociales, fundaciones, asociaciones, cooperadoras y organizaciones comunitarias. El monto de financiación será de hasta 200.000 euros. www.carrefour.com.ar

cuentro del Ciclo de talleres gratuitos para familias con personas sordas 2011, una iniciativa que busca aportar herramientas para lograr un mejor entendimiento de padres con sus hijos sordos. La actividad se desarrollará en Charcas 2852, de la Ciudad de Buenos Aires, a partir de las 14. 4821-0422 info@fundasor.org.ar www.fundasor.org.ar

Premios y becas Financiación al desarrollo Premio Dubai

Hasta el 14 de octubre

Hasta el 30 de marzo La Agencia Australiana de Desarrollo Internacional (AusAID) abrió la inscripción para participar del Programa de Cooperación Institucional para el Sector Público (Pslp) que tiene como objetivo mejorar la capacidad de ese sector en relación a la gestión y administración de las metas de desarrollo que se han definido a nivel nacional y fortalecer los vínculos del sector público entre Australia y las instituciones de los países socios. pslp@ausaid.gov.au www.ausaid.gov.au/business/other_opps/pslp.cfm

Fomento a la cultura Hasta el 31 de enero El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) abrió la convocatoria al Programa de Desarrollo Cultural destinado a apoyar pequeños proyectos con impacto social en los países de América latina y el Caribe, miembros del Banco Interamericano de Desarrollo. Los objetivos del programa son: reconocer y estimular las actividades de centros de desarrollo cultural que comuniquen y difundan experiencias institucionales o comunales dignas de ser aprovechadas local o regionalmente; favorecer la preservación y restauración del patrimonio histórico, y ayudar a la formación de gestores culturales, entre otros. //idbdocs.iadb.org/wsdocs/getdocument.aspx?docnum=2198339

Fondos Internacionales Abierta la inscripción JPMorgan Chase Foundation abrió la convocatoria a Fondos Internacionales que trabajan en desarrollo comunitario, educación de la juventud, artes y cultura y microfinanzas. Para la evaluación de proyectos latinoamericanos se tendrá en cuenta a los provenientes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú y Venezuela. rebeca.x.vargas@jpmchase.com www.jpmorganchase.com

Otorgado por Naciones Unidas (UN-Hábitat), el Premio Dubai tiene el objetivo de detectar, reconocer, difundir las experiencias innovadoras que hayan mejorado las condiciones de vida de las comunidades donde se insertan. El galardón consiste en un certificado, un trofeo y 30.000 dólares para cada una de las 12 experiencias premiadas. www.elagora.org.ar/site/info-PremioDubai.htm

Talento e innovación Hasta el 15 de diciembre La Organización de los Estados Americanos (OEA) y Young Américas Business Trust (Yabt) abrió la convocatoria a la Competencia Talento e Innovación de las Américas, TIC Américas 2012 en el marco de la feria Ruta E, en Medellín Colombia. La competencia premia proyectos en dos categorías: Premios Talento e Innovación: proyectos sociales o de negocios y Premios Eco-Reto: proyectos sociales o de negocio que ofrezcan una solución viable a una problemática ambiental. www.ticamericas.net

Premio a la interculturalidad nal y Economía Social a través de su programa de Gestión Participativa de Proyectos. 4902-5234 / 4903-5751 info@unida.org.ar

prendedores, profesionales del sector agropecuario y agroalimentario, organizaciones sociales, personal de organismos públicos y privados. 6379-2476 www.agroconsultoraplus.com

Formación sobre Comercio Justo Del 17 de octubre al 28 de noviembre

Curso gratuito El curso dictado por la Fundación Fortalecer se centrará en el Comercio Justo, su situación actual en el mundo y los principales sistemas de Certificación. La iniciativa estará dirigida a em-

19 de noviembre La Fundación de Padres y Familiares de Personas Sordas (Fundasor) organiza el V en-

Hasta el 16 de octubre United Nations Alliance of Civilizations (Unaoc) y BMW Group lanzaron el Premio a la Innovación Intercultural, que tiene como objetivo seleccionar los proyectos que promueven el diálogo intercultural y la cooperación en todo el mundo, que sean ejecutados por una OSC. El campo de acción debe corresponder a uno de los siguientes temas: migración e integración, sensibilización intercultural, educa-

47


Dossier ción para la ciudadanía y el papel de grupos específicos para promover el entendimiento intercultural. www.unaoc.org

yan tenido un impacto positivo sobre el medio ambiente. www.unep.org/champions/ champions.asp

Proyectos sobre salud

Premio a ideas innovadoras

Hasta el 28 de octubre

Hasta el 7 de noviembre

El Instituto Carlos Slim en Salud presentó los Premios Carlos Slim 2012, cuyo objetivo es reconocer a las personas e instituciones comprometidas con el mejoramiento de los niveles de salud de la población de América latina. El galardón se otorga en dos categorías: Trayectoria en Investigación y a la Institución Excepcional. premios@salud.carlosslim.org www.salud.carlosslim.org

Grand Challenges Explorations lanzó la iniciativa Premiar, que destaca la innovación en investigaciones dedicadas a la salud global. La Fundación Bill & Melinda Gates comprometió 100 millones de dólares para alentar a los científicos a que amplíen la cartera de ideas para luchar contra los retos de la salud. Los premios para los proyectos ganadores serán de 100.000 dólares. www.grandchallenges.org/explorations/ Pages/introduction.aspx

Premio Champions Hasta el 31 de octubre El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) abrió la convocatoria al Premio Champions of the Earth 2012, que tiene como objetivo reconocer visionarios y líderes de la política, la ciencia, el espíritu empresarial y la acción de la sociedad civil, cuyas acciones y liderazgo ha-

Lecturas recomendadas Salvemos Buenos Aires La Fundación Ciudad y Basta de demoler recopilaron los trabajos expuestos durante el Primer Encuentro de Gestión de Patrimo-

Noticias del TS Premios Cilsa La revista Tercer Sector fue distinguida con el Premio al Periodismo comprometido y responsable, en el marco de la 3° edición de los Premios Cilsa al Compromiso Social 2011, cuyo objetivo es reconocer a personalidades del ambiente artístico, cultural y deportivo que con sus acciones ayudan de forma solidaria a organizaciones sociales que luchan por un mundo más justo y equitativo. También fueron reconocidos por su trayectoria solidaria el actor Ricardo Darín, por su intensa colaboración con Greenpeace; Soledad Pastorutti, por el trabajo de la fundación que lleva su nombre, y Patricia Sosa, por su labor en la Fundación Pequeños gestos. En tanto, la Mención al Modelo de vida comprometido fue para el Padre Chifri.

Salud mental

48

Organizaciones de la sociedad civil de una decena de países de América latina conformaron una red con el fin de defender los derechos humanos de las personas con padecimiento mental y promover acciones para incidir en las políticas públicas y en el desarrollo de servicios basados en la comunidad. La Red Latinoamericana de Usuarios, Familiares y Voluntarios por los Derechos Humanos en Salud Mental fue creada por instituciones de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Paraguay, Perú y Uruguay, en el marco del I Encuentro Nacional y Latinoamericano de Familiares, Usuarios y Voluntarios por los Derechos en Salud Mental.

nio Arquitectónico y Urbano Salvemos Buenos Aires, desarrollado en septiembre de 2010. La iniciativa fue declarada de Interés Cultural por la Legislatura porteña. Ambas entidades buscan promover el desarrollo sustentable y la calidad de vida urbana. www.fundacionciudad.org www.bastadedemoler.org

Las TIC en las escuelas El libro recupera y comparte los hallazgos obtenidos a través de investigaciones realizadas en aulas de escuelas de la región; la experiencia de numerosos docentes, así como los aportes de teóricos y prácticos de expertos internacionales dedicados a la tecnología educativa. El texto orienta en el diseño y en la implementación de iniciativas TIC en el ámbito educativo y facilita recursos e ideas prácticas que hacen posible una integración eficaz y reflexiva de la tecnología en los procesos de enseñanza y aprendizaje. www.paidosargentina.com.ar

Barómetro de la Deuda Social Argentina El Observatorio de la Deuda Social Argentina (Odsa) de la UCA presentó el informe denominado Estado de situación del desarrollo humano y social. Barreras estructurales y dualidades de la sociedad argentina en el primer año del Bicentenario. El estudio detalla el estado de situación sobre las condiciones materiales, ocupacionales, psicosociales y político-ciudadanas que ponen límites a un desarrollo integral. La situación de la vivienda; el acceso a bienes y servicios urbanos; la contaminación ambiental en el espacio urbano; cumplimiento de derechos en el ámbito laboral; la salud psicofísica en la población argentina; participación ciudadana y acceso a medios de información, son algunos de los temas que aborda la publicación. www.uca.edu.ar


Editorial

Rescatados a necesidad es la moneda común. De quienes aceptan vivir en condiciones infrahumanas a cambio de un techo y un plato de comida. O de aquellas mujeres que creen recibir una atractiva propuesta de trabajo como personal doméstico y, en cambio, quedan atrapadas en redes de prostitución de las que muchas veces ni siquiera logran salir con vida. De la mano del engaño, el abuso, la indignidad, y con la pobreza como telón de fondo, la trata de personas deja profundas secuelas entre quienes fueron capturados por un negocio que a nivel global mueve 30 mil millones de dólares al año y se ubica tercero en el ranking de la ilegalidad, detrás del tráfico de armas y la venta de drogas. En la Argentina, estas redes organizadas delinearon un mapa de provincias generadoras y consumidoras de quienes padecen situaciones de esclavitud, al amparo de una autoridad policial muchas veces connivente. Quienes logran huir de ese infierno, vuelven a tropezarse con la necesidad: de recuperar a sus familias, de conseguir un empleo digno, de borrar las huellas que les dejó el ultraje. Despojadas de su propio proyecto vital, esas personas deben

L

volver a empezar. Y, si bien desde el Estado se procura su atención al momento de la liberación, el apoyo se diluye con el correr de los días. Ahí, en ese espacio donde el vacío de contención aparece como una amenaza, varias organizaciones sociales salen en auxilio de quienes escaparon con lo puesto del prostíbulo o del taller clandestino. Entre otras cosas, les ofrecen refugio, sostén emocional, alfabetización o capacitación laboral para que puedan acceder a un nuevo oficio del cual vivir. Otras han generado cooperativas de trabajo para que los liberados de la explotación en los talleres textiles puedan desempeñar su tarea en condiciones dignas. En ocasiones, son esas instituciones, muchas de ellas nucleadas en red, las que reciben las denuncias y las formalizan frente a los juzgados para conducir a las víctimas en el recorrido que las lleve a la libertad. Y también son ellas las que trabajan junto a los legisladores en procura de leyes que establezcan sanciones más severas para los explotadores, mientras buscan recursos para mejorar la atención a quienes fueron rescatados. Las mueve la misión de ayudarlos a que recuperen sus vidas. Ni más ni menos.

5


COOPERATIVISMO

Cooperativa Telefónica Pinamar Limitada Telpin

Continúa en la página siguiente

X

Conectar para avanzar Tras 50 años de comunicar a Pinamar con el mundo, la cooperativa Telpin lleva nuevas tecnologías a las escuelas. Como parte de su compromiso comunitario, brinda formación a los docentes para multiplicar el acceso a las telecomunicaciones. TEXTO SILVIA MARCHANT

Un poco de historia

educir la brecha digital y acceder así a más información y conocimiento. Con ese objetivo, desde hace 13 años la Cooperativa Telefónica Pinamar Limitada Telpin lleva adelante un programa que brinda equipamiento y formación en el área de las nuevas tecnologías a todos los establecimientos educativos del partido bonaerense de Pinamar. A través de Telpin Educa, la entidad donó computadoras, líneas telefónicas y conexión gratuita a internet y más de 4 mil personas recibieron herramientas en el área de la TIC desde que surgió el programa, en 1998. La cooperativa, de casi 50 años de historia y con compromiso comunitario, fue una de las promotoras de la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, sancionada en 2009.

La cooperativa nació el 14 de noviembre de 1962, creada por Enrique Susini, junto con un grupo de especialistas en el área de las telecomunicaciones. En su primer año de actividad, inauguraron el servicio telefónico domiciliario con 92 líneas instaladas en la ciudad balnearia de Pinamar. En 1980 reemplazaron la central telefónica por una de tecnología digital y dos años más tarde comenzaron a facturar en forma detallada todas las llamadas a sus abonados, sin costo adicional. En 1984, Telpin inauguró el Discado Directo Internacional para todos sus abonados; en 1986 incorporó los servicios de llamada en espera, desvío de llamadas, conferencia y discado por tonos. A comienzos de 1993, la entidad nuevamente reemplazó la central telefónica por otra de última tecnología, y ya en marzo de 1998 lanzó Tel-

R

pinet, su servicio de acceso a internet, hosting y alojamiento de páginas web. En 2002, comenzó a brindar conexión de alta velocidad a la red en Pinamar y dos años después inauguró 25 puntos de acceso a Banda Ancha inalámbrica –Telpin Wi Fi– entre Pinamar, Ostende, Valeria del Mar y Cariló. La calidad de su servicio, la satisfacción del cliente y la mejora continua permitieron que en 2004 alcanzara la certificación ISO 9001:2000. En la actualidad, Telpin tiene una capacidad instalada de 22.376 líneas, 5.406 clientes de banda ancha y 1.681 clientes de Internet Dial Up en Pinamar, 16.229 líneas y 7.857 clientes de banda ancha en el área extendida. El desafío que se propuso la cooperativa es destacarse como proveedora de servicios integrales de telecomunicaciones. En ese camino, la entidad comenzó a instalar tecnología de red de nueva generación. “Si bien no tenemos fines de lucro y las ganancias se dividen entre los asociados, no dejamos de ser una empresa que busca eficiencia en el servicio que brinda. Sin embargo, tenemos principios solidarios, entre ellos, valoramos el aporte en el área de educación. Ése es nuestro compromiso social. Ahí ponemos todo nuestro esfuerzo”, detalló el gerente general de la cooperativa, Darío Oliver.

Tecnología en las aulas En 1998 la cooperativa donó computadoras, línea telefónica y conexión gratuita a internet a todos los establecimientos educativos de Pinamar, a la Biblioteca Popular Manuel Belgrano y al Cuerpo de Bomberos Voluntarios de la zona. Y de forma gratuita implementó el curso Uso apropiado de Informática e Internet en Educación, para brindar capaci-

51


COOPERATIVISMO

Cooperativa Telefónica Pinamar Limitada Telpin

tación a docentes de ese partido con el fin de que incorporen las nuevas tecnologías en la formación de los estudiantes. “Buscamos llevar nuevas tecnologías a las escuelas para que sea utilizada por todos. Después de hacer la primera donación de máquinas, nos dimos cuenta de que los docentes no sabían usarlas, ahí surgieron los cursos de capacitación con el fin de que los maestros brinden los conocimientos a los estudiantes. De esa manera arrancó

tado de los cursos y el soporte técnico que se otorga en todas las escuelas que forman parte de nuestro programa educativo”, detalló el gerente. En 2002, Telpin Educa fue incorporado a la Red Federal de Formación Docente Continua y, en mayo de 2005, proveyó los equipos y asistencia técnica para posibilitar una videoconferencia entre alumnos y docentes de la Escuela N° 5 Antártida Argentina de Pinamar

“Después de hacer la primera donación de máquinas, nos dimos cuenta de que los docentes no sabían usarlas, ahí surgieron los cursos de capacitación”, señala el gerente general, Darío Oliver.

52

Telpin Educa, con el que buscamos tener un compromiso permanente con la educación, siempre desde el lado de las telecomunicaciones”, aseguró Oliver. Manejo básico de una PC, procesador de textos, uso de las prestaciones de internet, planillas de cálculo, Corel Draw, photoshop y edición de páginas web son algunos de los conocimientos que adquieren los docentes en cada capacitación que brinda la cooperativa. “Telpin destina un presupuesto anual que busca cubrir los costos del servicio de dos profesores que trabajan full time, el material educativo que se brinda durante el dic-

–que cumplía sus 25 años de existencia– y la Base Antártica Marambio. Uno de los primeros en ser capacitado por Telpin fue el docente de Física y Geografía Jorge East, quien luego fue seleccionado por la cooperativa para llevar adelante las capacitaciones. De allí en adelante, East se dedicó a formar a profesores de Pinamar y de otros puntos del país. “El éxito de la experiencia radica en que se busca aplicar la tecnología a la educación y también que la formación está echa por docentes y no por técnicos –afirmó East–. De alguna manera, con este tipo de accionar, Telpin pres-

Continúa en la página siguiente

X

ta un servicio muy valioso para la comunidad. Para mí es una gran satisfacción formar parte de este proyecto que trabaja para la gente.” En la actualidad, la cooperativa mantiene el servicio de capacitación a docentes de los partidos de Pinamar, General Madariaga, La Costa y Necochea de forma presencial y virtual. En tanto, con los conocimientos adquiridos, los profesores desarrollaron Proyectos Telecolaborativos nacionales e internacionales. Entre ellos: Arte para vincularte, Atlas de la Diversidad y Ecoagua. La cooperativa también brinda el servicio a escuelas de otros puntos del país. Así, en 2001, a través de un convenio firmado con el Ministerio de Educación de la Nación, se implementó la capacitación en Trenque Lauquen, donde se formaron más de 640 docentes, bajo la supervisión constante del equipo pedagógico de la cooperativa. En tanto, las fundaciones YPF, Compromiso y Equidad, seleccionaron al proyecto educativo de Telpin para capacitar a docentes de Neuquén de zonas rurales y urbanas. En 2002, la Fundación Compañía Social Equidad eligió a la cooperativa para implementar el Curso de Informática Educativa en Chubut, en el marco del Programa de Informatización Escolar financiado por Repsol. Ese mismo año, extendió el beneficio a Santa Cruz, en las ciudades de Río Gallegos, Pico Truncado, Caleta Olivia y El Calafate. En 2003, Telpin conectó a internet al Centro Tecnológico Comunitario de la localidad de Tolhuin, en Tierra del Fuego, y además le donó las antenas y la instalación. En la otra punta del país, en San Miguel de Tucumán, la cooperativa donó un escáner para el Museo Casa Histórica de la Independencia, inició la digitalización del material histórico y capacitó gratuitamente en informática educativa al personal del museo y a 40 docentes de esa provincia. A su vez, en el pueblo salteño de Iruya, aportó la conexión a internet satelital a la escuela N° 5.058 y brindó la capacitación de docentes y funcionarios de la comuna. En 2004, la cooperativa de Pinamar desarrolló un sistema de voto electrónico al que denominó e-lección y que se probó en Mendoza para el certamen de


COOPERATIVISMO

Cooperativa Telefónica Pinamar Limitada Telpin

Mundo cooperativo Libro Cajas de Crédito Cooperativas. Constitución, funcionamiento y normativa vigente. Ediciones Derecho Cooperativo y Mutual. Se trata de un manual que aborda los pasos para crear una caja de crédito en el país. La publicación, además, analiza la legislación vigente. En sus 210 páginas, adjunta una reseña histórica sobre su importancia, a mediados de los ’60, hasta casi su ocaso, durante la última dictadura militar.

Noticias Economía social Con el objetivo de generar un espacio de intercambio de ideas, formar y capacitar a dirigentes e impulsar investigaciones, la Fundación Bahía llevará adelante el I Encuentro Nacional de Economía Social y Solidaria. Del encuentro –apoyado por el Centro de Estudios de Sociología del Trabajo de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA– participarán funcionarios nacionales y provinciales. La actividad se realizará el 17 de noviembre en la Universidad Católica Argentina (UCA), Alicia Moreau de Justo 1400, Ciudad de Buenos Aires.

54

municarse con algún familiar que vive lejos. Otros llegan para tener más conocimientos a la hora de buscar trabajo.” Olga Cabrera tiene 55 años y cuando se acercó a Telpin Educa tenía temor de tocar una PC, pero a la vez le interesaba acceder al mundo de internet. Alguna que otra vez lo había hecho, pero para ello dependía de sus hijos. Ahora Olga maneja el Word, el Power Point y el Excel. Y hasta se comunica por co-

Al centro de capacitación comenzó a acercarse gente de la comunidad que también deseaba formarse en el manejo de TIC. Por eso, en 2008, la cooperativa decidió abrir los cursos al público en general. escuela de la ciudad y capacitó al personal docente. La iniciativa también se llevó a cabo en Villa Mailín, Santiago del Estero, en Huanguelén y Junín, en la provincia de Buenos Aires.

Capacitación comunitaria Al centro de capacitación que posee Telpin en Pinamar, comenzó a acercarse gente de la comunidad que también deseaba formarse en el manejo de las TIC. Por eso, en 2008, la cooperativa decidió abrir los cursos al público en general. “Si bien la edad promedio de las personas que se acercan es de entre 30 y 40 años, tuvimos una alumna de 90 años –describió East–. La gente viene porque quiere perderle el miedo a las computadoras, para poder acceder a internet y así co-

rreo electrónico con su hermana que vive en Mar del Plata. “Un día me animé y mi hija me anotó en el curso que es gratuito. Y me encantó, me hice de amigos y estoy admirada de todo ese conocimiento nuevo que adquirí. Ya le perdí el temor a las computadoras. Como me encanta la pintura ahora busco información en internet y estoy chocha. Me sirve para mi trabajo porque tengo un kiosco y entonces me armé planillas con el Excel. También escribo cartas con Word”, contó Olga.

A la universidad La Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (Cnct) acordó con la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) llevar adelante el diploma de Operador Socioeducativo en Economía Social y Solidaria, destinado a cooperativistas. La formación, con una carga de 320 horas de teoría y 180 de prácticos, apunta a brindar herramientas para fortalecer y promover la integración de emprendimientos de economía social.

la Reina de la Vendimia. En esa ocasión, donaron una computadora, una impresora y capacitaron a los docentes de la Escuela Albergue Franco Adler, del paraje El Lechucito. También, en Quequén, partido de Necochea, se realizó una Consulta Popular por la autonomía de la localidad, con el voto electrónico e-lección de Telpin. Allí, la cooperativa también contribuyó con insumos informáticos a una

CÓMO CONECTARSE

Cooperativa Telpin 02254-492180 / 482024 www.telpin.com.ar


EDUCACIÓN

Asociación Miguel Bru

Continúa en la página siguiente

X

Un lugar, más oportunidades A través de talleres de arte y capacitación en oficios, la entidad que nació para denunciar la violencia institucional promueve la inclusión de jóvenes en situación de vulnerabilidad social. de quienes ahí se cruzan, incluso con la del propio Bru. Es la brutalidad de una exclusión que trata de quitar a los pibes la esperanza de un futuro, a veces hasta de un modo tan literal, que termina con sus vidas. “Las víctimas de gatillo fácil siempre son los jóvenes pobres”, enfatiza Alicia Caballero, una de las responsables de la AMB en la Ciudad de Buenos Aires. “A partir del trabajo territorial que se hizo desde la Asociación en cuanto a violencia institucional, vimos que hacía falta, además, otra pata, que tenía que ver con laburar el tema de derechos humanos desde una perspectiva de capacitación y contención a los pibes. Una tarea preventiva, para no llegar una vez que los mataron, sino con una tarea socioeducativa”, cuenta Caballero.

TEXTOS CRISTINA PÉREZ

uenan los acordes de una canción de Vicentico. Los pibes que la ejecutan a puro punteo y corazón, saben que los caminos de la vida, tal como dice en su primera estrofa, son difíciles de andar. Pero a diferencia de la letra original, ellos buscan una salida a ese cerco invisible que genera la pobreza y la marginalidad. Cantan, aprenden, crecen: parece que van encontrando su propio paso. Armando tiene 22 años y reniega con el bajo, le chinga en las notas y va de nuevo, una y otra vez. Dice que lo suyo es la guitarra pero se anima a este desafío de rotar en los instrumentos. Denis, desde la batería, marca el ritmo. Antes tocaba el piano pero entre parches y platillos se siente más cómodo, cuenta. Alejandra tiene 16 y corre con ventajas sobre algunos, porque ya sabía guitarra. Usa la suya, una criolla a la que guarda y carga con entusiasmo. Llegó hasta este espacio porque cree que lo más importante es aprender en forma grupal y ampliando el oído para fusionar con otros instrumentos. Ellos son parte del grupo que cada viernes llega a la Casa de Cultura y Oficios de la Asociación Miguel Bru para participar de los talleres que ofrecen desde el año 2006, cuando abrió sus puertas en el barrio porteño de Parque Patricios. Se trata de una casona antigua, bien mantenida, casi escondida, en el medio de una colonia que atesora el pasado casi intacto en sus callejuelas y pasajes. Pero esa esquina sobresale multicolor, con un gran mural en sus paredes, pintado por ellos mismos.

S

En el salón del centro, donde los chicos y chicas meriendan después del taller, cuelga una bandera enorme con la cara de Miguel Bru, el joven estudiante de periodismo asesinado en 1993 por la policía, en la ciudad de La Plata. Hay algo en común en las historias

Espacio de pertenencia Y es así que, a partir de una experiencia inicial en la Isla Maciel, surgió la idea de crear este centro de cultura y oficios al que llegan chicos y chicas, de entre 12 y 25 años, de los barrios más empobrecidos del sur porteño: Pompeya, Bajo Flores, Villas 21/24 de Barracas y la Zabaleta. También del cordón ribereño del conurbano, Lanús, Lomas de Zamora, Avellaneda, y algunos derivados por la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia –Senaf– o desde los juzgados. “Pensamos en un espacio fuera de su lugar, de sus propios barrios, como forma de romper ese muro invisible, que tantas veces los confina y les impide conectarse con otras realidades”, explica la coordinadora y sube la apuesta: “Les extraña el lugar, el barrio, las comodidades con que contamos, pe-

57


EDUCACIÓN

Asociación Miguel Bru

Las voces del taller

58

demás del taller de música, en la Casa de Cultura y Oficios de la Asociación Miguel Bru se ofrecen talleres de computación, diseño gráfico, cocina, servicio de mesa y camareros/as, orientación educativa y periodismo digital. También funciona un ropero comunitario y una biblioteca. A mediados de julio, se hizo la muestra de los talleres y de lo aprendido en esta primera etapa del año. Canciones, un blog, cosas ricas y un mural, son el resultado de estas horas de oficios. Por su parte, las y los integrantes de Periodismo Digital relevaron sus inquietudes. Aquí, parte de sus relatos: “El impulso a participar fue mi pasado. Lo que pasó fue muy tremendo, pero tuve una oportunidad en los talleres de Isla Maciel, me dieron a elegir para estudiar lo que me gustara. En estos años descubrí que con la escritura me podía desahogar y también pude desarrollar mis propios temas y día a día fui descubriendo que podía contar una historia de vida. Fue una experiencia muy linda, entonces decidí dar esta oportunidad a otras personas”, relata Yesica Báez, ayudante del taller. Facundo López Camargo confiesa que “de grande” quiere ser periodista. Cuenta que aprendieron a utilizar las redes sociales y a sacar información para las notas. “Me interesaron mucho las cosas que leímos y videos sobre Rodolfo Walsh, ya que buscó a la gente que estuvo ahí, en cada ocasión que quiso publicar algo, re-buscó hasta encontrar lo que buscaba, para decir solamente la verdad. Eso es lo que tendría que hacer un verdadero periodista”, opina Facundo. A Vicky Togliefoso la impulsó “la curiosidad de aprender algo nuevo”; a Alejo Sosa, en cambio, le “gusta desde chico” y se inclina por el periodismo deportivo. Él valora además que aprendieron a “hacer reglas de convivencia en clase y a manejarse de una mejor manera”. Son la voces de los talleres, voces que hablan de lo que tantos callan.

A

ro la verdad es que no queríamos una casa pobre para pibes pobres. Por eso la pintamos, tiene sus instalaciones completas, sala de computación, de ensayo, cocina. Que puedan sentirlo como su espacio de pertenencia y que vaya en el sentido de una verdadero inclusión social”. Para ello trabajan articuladamente con otras instituciones porque “si no, nos quedamos cortos”. Salud sexual y reproductiva –en forma conjunta con el Cesac, el Servicio de Adolescencia del Hospital Penna y el del Pedro Elizalde–; visitas a fábricas recuperadas de la zona –Gráfica Chilavert– y capacitaciones sobre ciudadanía y derechos, son algunas de las actividades que atraviesan los distintos talleres. En la actualidad, alrededor de 50 chicos, adolescentes y jóvenes forman parte del proyecto comunitario. También gente del barrio, de distintas edades, se acercó porque les resultó interesante contar con un espacio como éste. “Esto, de alguna manera, potencia el proyecto pero siempre sobre la premisa de contar que es un lugar donde vienen jóvenes con distintas realidades sociales y económicas”, narra Alicia Caballero, quien trabaja en la temática y en la Asociación Bru desde hace varios años. Y agrega: “Se trata de un trabajo transicional porque la adolescencia lo es. Los pibes se van renovando, algunos vienen todos los años a uno o varios talleres, otros se suman como talleristas; hay quienes lo replican luego en sus barrios; muchos vienen un tiempo y se van. Se trata de dotar de sentido ese tiempo que no es muerto sino libre –marcamos esa diferencia–, y hacerlo de modo colectivo. Porque no es cierto que a los adolescentes no les importa nada, les importan un montón de cosas, hay que saber engancharlos”. Mientras tanto, el taller de música va llegando a su fin. Pero por la insistencia de los pibes sigue un poco más. Y otro poco más. Se intercambian instrumentos, comparten esta experiencia de aprender y de darle una mano a su compañero si entra a destiempo en la canción. Como si ese camino de la vida que suena, fuese más fácil si es entre muchos y con musiquita que guste de fondo. CÓMO CONECTARSE

Asociación Miguel Bru Casa de Cultura y Oficios Parque Patricios Andrés Ferreyra 3555 4912-1123 www.ambru.org.ar


NOTA DE TAPA

Continúa en la página siguiente

X

Volver a empezar La adecuada contención a las víctimas de la esclavitud sexual o laboral es una cuenta aún pendiente de la sociedad. Con profundas marcas psíquicas y físicas y el peso de la pobreza sobre sus espaldas, quienes lograron huir de las redes de trata encuentran en algunas organizaciones sociales la única ayuda para intentar rehacer sus vidas después del infierno.

7


CULTURA

Cine con vecinos

TEXTOS INÉS HAYES

ientras el sol se escondía detrás de la barranca, el río iba perdiendo su color amarronado. Y aunque el viento penetraba hasta los huesos, los más de 60 vecinos de Choele Choel filmaban las historias que ellos mismos habían armado. Los talleres de Cine Express, ideados y coordinados por Fabio Junco y Julio Midú, nacieron luego de que los cineastas le propusieran al Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovi-

M

suales (Incaa) viajar por el interior del país, reunir a los vecinos y enseñarles a filmar sus propias historias. En 2010 se realizaron 27 cortos en 10 ciudades de diferentes provincias argentinas: desde Isla del Cerrito, en Chaco, hasta Rawson, pasando por ciudades bonaerenses como Tapalqué, las sierras cordobesas y las húmedas tierras entrerrianas. “La idea es simple –entusiasma Fabio Junco–: a las 10 de la mañana se juntan 50, 60, 70 vecinos en un club, en un centro cultural o en la municipalidad. Cada uno cuenta muy brevemente la historia que le gustaría filmar, luego hacemos un orden de mérito de 3 ideas y las más votadas se filman ese mismo día. A las 6 de la tarde cada

uno se va a su casa y con Julio nos quedamos editando para pasar los cortos en el Espacio Incaa del lugar. Lo maravilloso es que a la noche casi todo el pueblo se reúne para verse en la pantalla grande.” La participación voluntaria de niños, adolescentes y mayores demuestra que la necesidad de narrar es tan ancestral como la humanidad misma. Pero además de expresarse, los talleres permiten a los vecinos recuperar la identidad, la idiosincrasia y la diversidad de sus localidades. Todo en un solo día. “Las señoras van con el termo y las tortas y a las 6 de la tarde se van a su casa a

Filma tu aldea En un solo día, los pobladores participan de un taller, eligen una historia, hacen el guión y ruedan un cortometraje. Por la noche, los protagonistas se ven en la pantalla grande, en la sala del pueblo.

           

El próximo festival

Hermanitos del fin del mundo

omo todos los años, del 2 al 8 de octubre se realizará en Saladillo la 8ª edición del Festival de Cine con Vecinos. Este año, esa ciudad bonaerense presentará El pueblo que se quedó sin pájaros, una comedia negra sobre los efectos de los agroquímicos en las ciudades del interior y en sus habitantes. “El cine permite hablar de ciertas cosas de las que la gente no quiere hablar. Algunos prefieren no hablar de los agroquímicos porque viven en el campo o porque sus familiares están llenándose de dinero”, sintetiza Fabio Junco.

A

C

60

           

partir del trabajo cinematográfico de más de una década con los vecinos de Saladillo, Julio Midú y Fabio Junco estrenaron su primer largometraje comercial. Hermanitos del fin del mundo, una comedia musical infantil protagonizada por los exitosos Topa y Muni que se estrenó en las vacaciones de invierno en 100 salas de todo el país. “Es muy loco porque es un proyecto que nosotros ya lo hicimos con vecinos en Saladillo y la estrenamos allá en vacaciones de invierno y 10 años después presentamos el proyecto en el Incaa y de pronto tuvimos el aval. Después se interesó Argentina Sono Film y Disney”, cuenta Julio Midú, guionista y director de la película. “Trabajaron casi 370 vecinos de Saladillo y de Ushuaia. Es como devolverles un poco de todo lo que nos han dado en estos años: esta película costó 4 millones y medio de pesos y medio millón quedó en Saladillo”, resume Fabio y agrega: “Vamos a luchar siempre porque en las películas grandes haya vecinos”.


Continúa en la página siguiente

llamar a sus vecinas y bañarse, y cuando vuelven a las 22 ven las tres películas que hicimos juntos. Es muy shockeante porque por más tecnología que haya hoy, ese proceso es valorado como un milagro ya que los 50 vecinos del pueblo que participan de la experiencia a veces no se conocen”, relata Junco, demostrando el impacto social de la actividad. Acostumbrados a las grandes producciones cinematográficas, hacer cine no parece ser tan sencillo. Sin embargo, Fabio y Julio afirman que es más simple de lo que parece: “Dejás ese saber que es más para quitar miedos que para enseñar y luego queda la idea. Cuando enseñás a pescar, la gente va a seguir pescando”, dice Fabio, mientras le ceba un mate a su compañero. “Para todo el mundo el tema del cine está ligado a las grandes realizaciones. La idea de los talleres es darles la po-

Historias para ser contadas Las historias que se eligen para transformar en cortos son propuestas por la propia gente y generalmente tienen que ver con la identidad del lugar. “En Choele Choel una de las más votadas fue la de Monedita, una señora muy querida por todo el pueblo que vivía de la solidaridad de los vecinos. Un buen día se metió en el río y, como Alfonsina Storni, no volvió nunca más”, cuenta Fabio mientras sostiene en su mano una de las fotos del día de rodaje. En Isla del Cerrito, Chaco, los vecinos eligieron contar la historia de Pancho, un hombre que vivió en el leprosario y sufrió en carne propia la discriminación de sus vecinos y patrones. Retomando la identidad cultural del lugar también eligieron contar el mito de El Yaguarón, medio perro medio pez que vive en el río

X

de Paraná cuentan la historia de un abuelo que lleva a sus nietos a conocer una locomotora en ruinas en la que había vivido un viejo romance. “Soy directora de un colegio secundario donde la especialidad de la propuesta pedagógica es Artes Visuales. La jornada fue increíble, el colegio abrió sus puertas para toda la comunidad educativa y para los vecinos de la ciudad”, detalla Gabriela Comugnaro, docente de la ciudad de Río Cuarto, Córdoba. “Estamos hablando de un público de entre 6 y 70 años. La experiencia es mágica y creo que el mayor impacto fue cuando en el teatro principal de la ciudad se juntaron todos para verse en la pantalla grande. La idea se enquistó a tal punto, que hoy un grupo de alumnos y profesores replican esta bella idea y ya han ido a cuatro colegios a hacer cine en las escuelas”, relata Gabriela.

                  

                   y castiga a quienes contaminan sus aguas. En medio del viento patagónico, una de las 3 historias que narraron los vecinos de Rawson fue la de Joaquín, un anciano, ordenanza del teatro, que añora sus épocas de bailarín y cantor. En Unquillo, Córdoba, recuperaron la leyenda de Blanquita. En La bruja es peor que la muerta narran las peripecias de un desempleado que consigue trabajar como sereno en una casona donde habita Blanquita, una fantasma amistosa. Utilizando el escenario natural del lugar –una de las pautas que proponen Fabio y Julio en el taller–, los vecinos

sibilidad de hacerlo de esta manera. Así como una persona se pone a escribir un cuento, ahora agarran una cámara y se ponen a filmar”, sonríe Julio Midú, devolviendo el mate amargo. La experiencia de hacer cine con vecinos surgió hace más de 10 años en la ciudad bonaerense de Saladillo, donde nacieron Julio y Fabio. Desde entonces han organizado 7 festivales nacionales (ahora preparan el 8°) del que participan vecinos de todo Argentina. Fue el éxito de Saladillo lo que llevó a sus creadores a compartirlo con el resto del país. “Lo maravilloso es que después el grupo sigue, te llaman a la semana y te cuentan que se volvieron a juntar y que están pensando en hacer un largo. El taller era la llamita que les faltaba”, se entusiasma Julio.

CÓMO CONECTARSE

Fundación Cine con Vecinos www.cineconvecinos.com.ar

Además de rescatar la identidad de las localidades y democratizar la realización cinematográfica, la experiencia de los talleres express no termina en la producción de los cortos: en octubre, cuando Saladillo se convierte en una gran sala de cine, los vecinos de todo el país viajan a participar del Festival. “Descubrimos que lo que se nos ocurrió un día jugando funciona en cualquier lado, podemos ir a Rusia y si hay un traductor podemos hacerlo porque no se trata de algo impuesto, sino que hay una necesidad latente”, concluye Fabio. “Hay un interés mucho más grande que el que creíamos. Lo que queda, más allá del corto, es el vínculo con la gente y el mapa trazado de las historias locales”, agrega Julio, terminando la última gota de agua que había en la pava.

61


DE LA INTENCIÓN A LA ACCIÓN

Panes y Peces

Continúa en la página siguiente

X

En torno de la libertad Detrás de los muros de la cárcel 47 de San Martín, un grupo de alfareros comparte un taller con los detenidos. Entre moldes, barro y tazas que serán donadas a comedores, los internos amasan otra forma de transitar el encierro. TEXTO CRISTINA PÉREZ

us manos se mueven serenamente, armónicas; se ensucian; de repente cobran mayor pulso, formando serpentinas; juegan; son libres. Van dando sentido a las piezas y también a su estadía en una sombra que pesa y –tantas veces– ahoga. “En este momento no estamos presos, es un viaje a la libertad”, dice Miguel Ángel. Es el mayor del grupo, cumple condena desde hace tiempo y es uno de los participantes del taller de alfarería Panes y Peces, de la Unidad 47 de San Martín. Le “falta poquito” para atravesar los muros. Entonces, se irá con su madre a

S

Misiones a hacer “otra vida”; mientras encuentra en este espacio socializador, que funciona en la unidad penitenciaria desde 2009, una bocanada de aire fresco, lo más parecido a esa ansiada libertad. El grupo alfarero surgió de la necesidad de un grupo de voluntarios de realizar un trabajo social que pueda servir para “no crear más murallas”. Así lo cuenta Cecilia Rosón, responsable del taller, quien encontró en el barro “una excusa” para aportar al trabajo conjunto de “mejorar como tejido social”. Junto con Maximiliano Gómez Oromi y Viviana Rey, llega dos veces a la semana para compartir el barro arcilloso pero también las vivencias del grupo, relatos personales y –sobre todo– una energía

colectiva que se cuece bajo el solcito del ingreso a los pabellones. Al principio, fue apenas un “tallercito” con escaso lugar y los insumos básicos para las artesanías. Hoy, cuenta con un cuarto propio, lleno de moldes, horno reciclado, música infaltable y muchos utensilios que serán donados a organizaciones sociales. Estas tazas, cazuelas y demás piezas son sus brazos extendidos hacia el afuera, su forma de ir reinsertándose. “Demostrarle a la sociedad que queremos hacer cosas buenas”, como explica Insfrán, mientras le da pedal al torno. En el proyecto Panes y Peces participan unas veinte personas y verifica un “permanente crecimiento tanto en número

63


DE LA INTENCIÓN A LA ACCIÓN

como en la mirada del resto de la institución”. “Fuimos construyendo confianza en base al respeto, tanto para con quienes vienen al taller como con las autoridades de la unidad”, cuenta Cecilia, y los dichos de Insfrán lo avalan: “Ellos son nuestra familia”.

Un mural que une

Engomados 64

En la jerga tumbera estar “engomado” es permanecer en la celda. Por castigo,

“Yo no tenía ni idea de cómo se hacía una taza. Resultó un misterio pero también un milagro: el de hacer algo útil para los demás con mis propias manos, que te saca de acá”, dice Adrián.

Arcilla solidaria

por falta de personal, por cambio repentino de rutina, muchas pueden ser las razones del encierro en el encierro. Si bien la estructura carcelaria prevé que los internos pasen gran parte del tiempo desenrejados, este tiempo gomoso intracelda resulta tan habitual como opresivo. Es por ello que todos los integrantes de Panes y Peces destacan el valor distractivo de la actividad.

“Ahí va a estar”, se entusiasma Maxi y señala un paredón que bordea las calles internas que dividen las distintas unidades del complejo carcelario de San Martín, justo a la entrada de la escuela. Se refiere a un mural del grupo alfarero, que será inaugurado para cerrar el año. Todos preferirían no verlo, como ironizan entre risas; algunos lo celebrarán desde el otro lado, pero nadie duda en sumarse a la obra para dejar estampada su huella. “Algo de nosotros queda, por acá pasás y eso te marca. Así que dejar algo bueno de nosotros, algo positivo de esta etapa, es importante, me gustó la idea de que quede ahí, pero no quiero verlo nunca más”, tira Julián. Es que para él, como para el resto de sus compañeros y los voluntarios, esta obra es un símbolo de la construcción colectiva y personal que son capaces de hacer pese al devenir oscuro de las rejas. Y da cuenta de ello la participación activa de todos los actores del complejo: autoridades, docentes, personal penitenciario, internos e internas del resto de los penales que dieron color a los azulejos que luego irán pegados al muro, guiados por el grupo alfarero. “Estuvieron el director y el subdirector del penal, profesores de otros talleres, compañeras de la unidad de mujeres y en ese momento, por ese lapso, fuimos iguales, había algo común que nos unía”, narra Ricardo, uno de los alfareros más experimentados que cada mañana activan el taller, aun sin la presencia de los voluntarios. El corazón del mural es secreto, lo mantienen en reserva, lo diseñaron y lo trabajan ellos mismos y será una especie de regalo a su comunidad: manos unidas, estrechando lazos, dándose fuertes la una a la otra, seguramente apretando ese poquito de libertad que allí encuentran.

“Nos despejamos, hacemos algo con dedicación, como si estuvieses en otro lado”, dice Miguel Ángel y Ricardo agrega: “Si estás adentro estás pensando en hacer bardo”. Ése es –justamente– el objetivo del grupo alfarero, el de conformar un “espacio de libertad, creativo y no pensado como aprendizaje del oficio para el futuro, aunque esto pueda ser una arista secundaria”, detalla Viviana. Como apunta Cecilia: “Se trata de dar un sentido común al taller, un tejido distinto, de cuidado entre nosotros; un mecanismo contenedor, que sea como una llama que se enciende en medio de un escenario complejo del que, queramos o no, todos somos parte”. Para llevar adelante el proyecto, los alfareros voluntarios cuentan con el aporte de empresas y particulares que completan el eslabón, donando materiales, pinturas y equipamiento, imprescindibles para continuar con el proyecto.

CÓMO CONECTARSE

Cecilia Roson 156-243-8473, ceciliaroson@hotmail.com Maximiliano Gómez Oromí 156-751-2044, maxi1969@gmail.com

“Gracias por las tazas que nos regalaron y mucho cariño para usted. Sé que está mal en la cárcel pero me parece que a Julieta le encanta tener un papá tan bueno”.La frase es una más de las que lucen con orgullo en los afiches que les llegan después de las donaciones a escuelas o comedores barriales. Son piezas prolijas, cuidadas, “hechas con amor”, como dice Mauricio. Hacen alcancías, tazones, teteras, pocillos de café, que tienen como destino portar cariño a sus seres queridos. Es que la mayoría de estos cacharritos son entregados a organizaciones en las que se involucran familiares suyos o, también, como regalos para el Día del Niño o de la Madre. “Yo no tenía ni idea de cómo se hacía una taza. Resultó un misterio pero también un milagro: el de hacer algo útil para los demás con mis propias manos, que te saca de acá. Es algo que nunca voy a olvidar”, cierra Adrián, que lleva tres años de prisión. Tal vez se trate del mismo misterio que envuelve al relato bíblico que narra cómo Jesús hizo comer a una multitud con un puñado de panes y peces. Tal vez, la misma fuerza de las manos que trabajan, se juntan y se estiran hacia la libertad.


Los emprendimientos de Comercio Justo florecen al ritmo de los pequeños productores que buscan el desarrollo de sus familias y comunidades. A lo largo y ancho del país se consolidan distintas iniciativas de la economía social que apuntan a satisfacer el consumo interno, pero también apuestan a la exportación.

La

vidriera PRODUCCIÓN: IVÁN PÉREZ SARMENTI

Fundación Silataj

Red Puna

Esta organización dedicada al comercio justo cumple 25 años trabajando para promover un mayor desarrollo económico y social para los pueblos originarios de la Argentina. Entre otros productos, ofrecen Yicas, realizados por artesanas de la etnia wichí del chaco salteño, con diseños de su cultura, tejida en fibra vegetal (chaguar) y teñida con tintes naturales. También tienen máscaras talladas por artesanos de la etnia chané, en madera de palo borracho (yuchan). Dónde comprar: Tienda Silataj: (54-11) 4785-8371 www.fundacionsilataj.org.ar

Conformada por más de 30 organizaciones de comunidades originarias, campesinas, artesanas y jóvenes de la Puna, la red se dedica a la producción agrícola, ganadera y artesanal. Comercializan más de 20 variedades de papas andinas, como la Kollareja, Runa, Colorada, Azul, Desiree, entre otras, y venden carne de llama y cordero en distintas presentaciones: como hamburguesas, medallones, jamones y fiambres. Además, realizan artesanías en fibra de llama y lana de oveja, teñidos con tintes naturales y tejidos en telar y a dos agujas. Dónde comprar: www.redpuna.jimdo.com artesaniasredpuna@yahoo.com.ar

Unión de trabajadores sin tierra de Cuyo Conformada por 20 grupos de base nucleados en cuatro regionales de las provincias de Mendoza y San Juan, esta organización comercializa mermeladas y tomates con y sin piel. Además venden los vinos Campesino, producidos por la Bodega del Movimiento Nacional Campesino Indígena, abastecida por 10 productores a pequeña escala. Dónde comprar: 0261-4905028 www.ust-mnci.blogspot.com

Flechas contra el desmonte La asociación Arte y Esperanza comercializa unos llaveros-flechas hechos por artesanos de la comunidad Wichí, en madera de palo santo. La madera utilizada para realizarlas es madera caída, muerta y se paga una quinta parte del valor del tronco entero de un árbol de 60 años de antigüedad. De esta manera luchan contra el desmonte y procuran generar fuentes de trabajo digno. Dónde comprar: Arte y Esperanza www.arteyesperanza.com.ar

Comercio Justo certificado La Fundación Fortalecer y la Federación Agraria Argentina crearon la distinción Emprendimiento Justo Reconocido (EJR), el único estándar en Argentina que implementa el Comercio Justo dirigido exclusivamente al mercado interno. La Abadía de San Benito de Luján, la Federación de Cooperativas Fecoagro San Juan y Bodega Vinecol son algunos de los que ya tienen su certificación y venden dulces, mermeladas, confituras, vinos orgánicos, entre otros productos. Dónde comprar: www.fortalecer.org.ar 66

Miel de exportación CoopSol, de Santiago del Estero, es una cooperativa que exporta miel certificada en Comercio Justo y orgánico a Europa. Actualmente cuenta con 140 productores que elaboran 20 toneladas de miel cada año. Dónde comprar: (0385) 4237371 info@coopsol.com.ar www.coopsol.com.ar


La

vidriera

Web de Economía Social La Dirección de Mercados Productivos Asociativos de Río Negro inauguró un nuevo canal de comunicación: su portal web, que incluye noticias de economía social y Comercio Justo de la región. Cómo conectarse: www.direccionmparionegro.com

Nueva revista de Economía Social La revista ES, es una publicación de Economía Social que surge como iniciativa del Proyecto Trabajo Autogestionado de la Universidad Nacional de Quilmes y la Productora Cultural Comunitaria El Culebrón Timbal ante la necesidad de las organizaciones de dar a conocer su tarea en la economía social, tanto en lo que respecta a trabajo autogestionado, autoconstrucción de vivienda, consumo responsable, tecnologías sociales, mercados solidarios o monedas sociales. Dónde comprar: peu-autogestion@unq.edu.ar calvarez@unq.edu.ar trabajoautogestionado.peu.unq.edu.ar

Sabe la Tierra En San Fernando, el Mercado de Productores Sabe la Tierra, que ofrece alimentos orgánicos, naturales, agroecológicos y objetos de diseño sustentable y de Comercio Justo directamente de manos de sus productores, suma un día más a su funcionamiento habitual: los miércoles de 10 a 16. El Mercado, integrado por unos 40 productores, abre todos los sábados de 10 a 18, con entrada libre y gratuita. Dónde comprar: Estación San Fernando del Tren de la Costa, altura: Av. Libertador al 1000.

Turismo justo por el delta Una veintena de familias isleñas trabajan en la segunda sección del Delta del Paraná en las travesías solidarias: prestan servicios turísticos, producen los alimentos y realizan artesanías para sus visitantes. Así, mientras algunos abren las tranqueras para enseñar a los turistas cómo llevan adelante las labores de granja, huerta, producciones de mimbre o álamo, otros exponen las artesanías confeccionadas con semillas, pinocha y varas de junco. Dónde comprar: www.chacrasbue.com.ar - info@chacrasbue.com.ar

Cosmética natural Reina del Bosque es una empresa de productos cosméticos con principios activos extraídos de plantas autóctonas del Bosque Chaqueño Formoseño, que provienen de la agricultura orgánica. En su sede de Laguna Yema, Formosa, las mujeres de las comunidades wichí extraen del bosque las plantas para producir cremas y jabones naturales de aloe vera, caléndula, miel, malva, palo santo y llantén. Dónde comprar: Av. Rivadavia 781, Buenos Aires.


INTERNACIONAL

Colombia

La fuerza de la fiesta Frente a la violencia reinante en Medellín a fines de los ’80, un grupo de artistas rescató la música y el teatro popular como herramientas para romper el aislamiento. Hoy, Barrio Comparsa sigue trabajando por la participación y la inclusión de los jóvenes. TERCER SECTOR EN MEDELLÍN TEXTO LAURA CEDEIRA

partir de la década del ochenta, una ciudad de Colombia comenzó a ser reconocida por dos aspectos de su realidad cotidiana: el crecimiento de la delincuencia y la violencia extrema, producto del negocio del narcotráfico. Por aquellos años,

A

Medellín –o la ciudad “más violenta del mundo”, como se la definía– era el escenario de múltiples guerras, como consecuencia, principalmente, de la lucha por el poder de los carteles de la droga, de la represión de las fuerzas policiales contra las bandas y el narcotráfico, y de las organizaciones de autodefensa en los barrios. Este creciente conflicto provocó que el homicidio con arma de fuego se transformara en la primera causa de mortalidad (más de 6 mil muertos en un año), y que

la población joven de los barrios populares se convirtiera en la más afectada: sin muchas opciones de desarrollo y bajo la presión de la cultura del dinero fácil y el protagonismo, apostar la vida al negocio de la droga y el sicariato era el destino seguro de la mayoría de los jóvenes. Eran tiempos de Pablo Escobar y el narcoterrorismo; eran años donde el crimen organizado se había apoderado de la ciudad y donde la inequidad y la crisis habían roto el tejido social y los lazos comunitarios. Sin embargo, y simultáneamente a este contexto, comenzaron a consolidarse expresiones sociales como acciones comunales, comités deportivos y grupos culturales que intentaban proponer una alternativa de vida ante tanto terror. Desde ese momento crítico de violencia y enfrentamientos hasta la actualidad, la ciudad de Medellín ha transitado por una positiva transformación que respondió en gran parte al trabajo de los movimientos de artistas y líderes barriales que enfrentaron el miedo organizándose y a fuerza de coraje, arte y alegría.

Recrear la vida

70

Aquel día de 1991, el barrio de Manrique Oriental, en la comuna nororiental de la bella, primaveral y montañosa Ciudad de Medellín, se llenó de música y colores; una caravana de gente con llamativos vestuarios, máscaras y gigantescos muñecos, recorrían las empinadas calles tocando tambores y caminando en zancos. El desfile de esta comparsa itinerante estaba formado por los 56 grupos artísticos organizadores de una jornada cultural que se planificó para tres días y terminó prolongándose cuatro más. Luis Fernando García, artista callejero, fotógrafo y vecino del barrio, era el que encabezaba, junto a otros compañeros,


Continúa en la página siguiente

este movimiento que se atrevió a salir a la calle con música y canciones para denunciar el estado de aislamiento y terror en el que se vivía en la ciudad. Para Fernando, que por aquel entonces era el director del grupo Arecreo Teatro, la “toma cultural de la comuna”, como la llamaron en ese momento, fue un éxito por la alta participación de los grupos artísticos de la zona, pero debió lidiar con el protagonista indiscutido de los años noventa en Medellín: el miedo; “era tan-

presiones creativas, lúdico-recreativas y festivas de carnaval como la comparsa, la música y el teatro callejero. Cuando Fernando, con su dulzura y pasión habitual, describe aquellos primeros días de Barrio Comparsa utiliza palabras como confianza, convivencia, solidaridad, amor, alegría y fantasía. “Ante las fronteras invisibles de terror y exclusión, esta experiencia fue construyéndose con otros valores, fue recorriendo nuestros barrios, creando una gran comparsa de las di-

Barrio Comparsa aportó a la transformación de Medellín, no sólo durante los peores momentos de violencia sino luego, cuando fue necesario reconstruir lo que años de miedo y aislamiento habían destruido. to en ese entonces, que la gente nos veía pasar, pero no salía de sus casas”. Tiempo después –con la jornada cultural como antecedente y la integración de miembros de grupos artísticos de toda la ciudad– nacía Barrio Comparsa, una experiencia artística cuyo objetivo era estimular procesos de integración comunitaria, recuperar y multiplicar el arte y la cultura de los barrios por medio de ex-

ferentes manifestaciones y generando una alternativa de comunicación entre nuestros pobladores y el Estado.” A partir de ese momento –y con el acompañamiento fundamental de la artista, pedagoga, líder comunitaria y, junto con Fernando, fundadora del proyecto, Victoria Julia Escobar Holguín–, Barrio Comparsa fue creciendo y consolidándose como una organización capaz de

X

ofrecer una alternativa de vida a los jóvenes, acercándoles la posibilidad de formarse tanto a nivel cultural y artístico como humano. Durante sus más de dos décadas de historia, sensibilizaron a más de 20 mil niños y jóvenes, realizaron alianzas y trabajaron en conjunto con otras experiencias comunitarias, líderes barriales e instituciones educativas de la ciudad; colaboraron en el diseño del Plan de Desarrollo Cultural del Municipio de Santa Elena (zona donde está ubicada una de las dos sedes de la organización); incentivaron e inspiraron la formación de otros grupos de arte comunitario del país y de Centroamérica; participaron en los principales festivales artísticos de Colombia y Latinoamérica; compartieron su experiencia en Congresos y Encuentros nacionales e internacionales, y lo más importante: instalaron en Medellín la certeza de que el arte, la cultura y lo lúdico son la puerta de entrada para sensibilizar a la comunidad e incentivarla a involucrarse en un proceso de transformación personal y social.

Transformando actitudes “Crecer dentro de un ambiente artístico es algo que me llenó mucho cuando era niño, porque me brindó sensibilidad frente a

71


INTERNACIONAL

Colombia

la vida y la capacidad de ver un mundo diferente, un mundo lleno de colores, música, danza y alegría”, así describe su infancia Sebastián García, actual director artístico, maestro, músico y zanquero de Barrio Comparsa. Es el hijo menor de Fernando y creció viendo a su familia actuar, cantar y comparsear por las calles de su barrio. Sebastián es una de las personas que pasaron por el proceso de sensibilización que propone la organización que lidera su padre y también una prueba concreta de la efectividad de este tipo de proyectos, ya que pese al contexto en el que le tocó crecer, pudo confiar en el cambio y en construir ese mundo “lleno de colores”. Algo similar describe Heilen Ramírez Mora, bailarina, organizadora de los eventos y comunicadora de Barrio Comparsa; para ella, participar del proyecto “es una gran alegría ya que así puedo transformar la historia de la ciudad, no sólo con una ideología impuesta con mano dura, sino con la alegría, el arte, el observar todo lo que nos rodea, el estar en paz, el sentir todo lo que siente el otro, de eso me siento feliz. Ser parte de esta experiencia es ser parte del barrio, de la esquina; es alegría, es el lugar donde los miedos se olvidan, donde nace un nuevo espíritu creador”. Si bien en el inicio, Barrio Comparsa se conformó a partir de la coyuntura y la necesidad de enfrentar al miedo y la violencia, aquella manifestación espontánea de los artistas de la comunidad posteriormente se consolidó a partir del desarrollo de una propuesta metodológica con un fuerte impacto social.

72

La metodología lúdica Acción-Participación-Transformación de intervención artística y social propone crear una nueva disposición y un cambio vivencial en la actividad de los trabajadores del arte que quiebre la pasividad y promueva la participación, generando cambios actitudinales en las comunidades y posibilitando la cohesión del tejido social. Con la puesta en acción de este proceso lúdico y comunitario, Barrio Comparsa aportó a la transformación de Medellín, generando espacios de contención, participación y pertenencia para los jóvenes, no sólo durante los peores momentos de violencia en la ciudad, sino posteriormente, cuando las tasas de inseguridad y violencia delictiva bajaron y fue necesario reconstruir lo que años de miedo y aislamiento habían destruido. En este camino de recomposición social, las organizaciones como Barrio Comparsa conformaron –muchas veces en alianza con organismos del Estado, también– una red de sostén e incentivo a la participación ciudadana y a la autogestión comunitaria y, fundamentalmente,

propusieron un nuevo paradigma que fue rompiendo con la desconfianza, la exclusión y la resistencia a la participación, involucrando a la población hasta convertirlos en protagonistas de las transformaciones que contribuyeron al desarrollo colectivo, a la consolidación de la democracia y al fortalecimiento de una cultura de convivencia y paz en el país. Respecto de este nuevo protagonismo ciudadano, Darío Jiménez, actor de la compañía desde hace once años, afirma que Barrio Comparsa no sólo le cambió la vida a él –porque lo hace feliz y le permite estar en paz con todo su entorno– sino que “para toda la comunidad de la ciudad es muy bien visto nuestro trabajo pues ha sido la escuela de muchas personas que hoy en día somos parte de todo el movimiento cultural de Medellín. Sin duda es una opción de vida diferente y ha rescatado a muchos jóvenes que se están perdiendo en las drogas y la violencia que tanto daño nos han hecho”. Pensando en todo el trabajo realizado y la entrega ofrecida, Fernando destaca con orgullo que veinte años después de aquella primera comparsa, muchos jóvenes y organizaciones comunitarias de Colombia y de Centroamérica han replicado la metodología de Barrio Comparsa para proyectar una cultura ciudadana, un llamado a la paz, a la inclusión social y al respeto de los derechos políticos y culturales. “Hoy en día somos un abrazo solidario que crece como una bola de nieve, llevando alegría y colorido a nuestras comunidades y a otros pueblos para seguir recreando como hasta ahora el mito de la vida.”


Fotorreportaje 60 años en imágenes Continúa en la página siguiente

l Acnur fue creado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 14 de diciembre de 1950. Entonces, los estados, aún en proceso de recuperación tras la Segunda Guerra Mundial, se proponían disponer de una organización que velara por las personas refugiadas en los países donde buscaban asilo, perseguidas por razones de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas.

E

X

En la actualidad, el Acnur está presente en 126 países, protege a más de 34 millones de personas en el mundo y trabaja con los gobiernos, la sociedad civil, el sector privado y con los mismos refugiados para facilitar su integración a la nueva sociedad. Con motivo de su 60 aniversario, el organismo internacional organizó en Ginebra la muestra De Hungría hasta Kirguistán, donde recopiló las principales fotografías recogidas a lo largo de seis décadas de trabajo humanitario.

75


FOTORREPORTAJE

76

60 años en imágenes


77


INCLUSIÓN LABORAL

Fundación El Futbolista

Continúa en la página siguiente

X

Cuando se cuelgan los botines Con sus mejores años dedicados al deporte y, muchas veces, sin estudios ni formación, la vida de los jugadores de fútbol se complica tras el retiro. Para ayudarlos a conseguir trabajo, una fundación les brinda becas y capacitación laboral. TEXTO LEONARDO CASTILLO

n el imaginario de la sociedad argentina está instalada la idea de que el jugador de fútbol, por el mero hecho de serlo, tiene una vida plagada de éxito, fama y fortuna. Basta con ponerse la camiseta de un equipo de Primera para garantizarse un porvenir. Sin embargo, la realidad es bien distinta a lo que esta difundida creencia sostiene. Sólo el 2 por ciento de los pibes que hacen las divisiones inferiores en un club consiguen convertirse en profesionales. El resto, son sueños truncos, esperanzas que se desvanecen por la mala suerte o una lesión mal curada. Entonces, ese joven que no llega se encuentra ante una cruda circunstancia. Debe ganarse la vida, pero carece de la suficiente formación para conseguir un trabajo bien remunerado, pues los mejores años de su vida se los entregó a ese deporte en busca de un futuro que no pudo ser. Con la idea de brindar oportunidades de formación para sus afiliados, el sindicato de Futbolistas Argentinos Agremiados creó, en 1991, la Fundación El Futbolista, una entidad dedicada a entregarle al jugador la posibilidad de construir un proyecto de vida que fuera más allá de las vicisitudes de la pelota. Con becas de estudio, programas de capacitación, cursos de idiomas y talleres de oficios, todos de acceso gratuito, la entidad ofrece un camino para potenciar el desarrollo individual, social y educativo de quienes no pudieron convertirse en figuras. “El objetivo es mostrarle al jugador y a sus familiares directos que existe otra realidad más allá del fútbol. Que tengan herramientas como para encarar la vida después del retiro”, explica Leandro Mastrovicenzo, uno de los responsables adminis-

E

trativos de El Futbolista. Terminar el secundario es la primera necesidad que manifiestan los jugadores que se acercan a esta institución ubicada en la Avenida Independencia, en pleno barrio de San Telmo. Y el programa adultos 2000 ofrece la posibilidad de completar el nivel medio con un sistema acelerado y a distancia. Es un plan de estudios reconocido oficialmente por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. “Respaldar a los jugadores para que cursen mientras siguen con su actividad deportiva es también uno de nuestros propósitos”, asegura Mastrovicenzo. Pero la oferta no termina allí y se enfoca también a quienes tienen asignaturas pendientes del secundario. Con un sistema de nueve tutorías por materia, el Plan Fines brinda la oportunidad de obtener el diploma que habilita a cursar luego una carrera terciaria. “En esta instancia de formación también tratamos de estar presentes. Ofrecemos cursos de orientación vocacional, y si el jugador quiere seguir una carrera, le damos la po-

sibilidad de acceder a una beca de estudios”, cuenta Leandro. Lo concreto es que en estos 20 años, más de 1.000 jugadores pasaron por la entidad, y actualmente asisten a más de 100 que buscan completar su educación. Cursos de cocina, informática, diseño de páginas web y edición de videos, y una plataforma online para cursar a distancia, son otras de las propuestas que ofrece El Futbolista, y que amplían las posibilidades laborales de quienes buscan nuevas oportunidades cuando les llega el momento de colgar los botines.

Puertas abiertas Desde los 15 años en adelante, los jugadores federados en los equipos de AFA se acercan a El Futbolista con la necesidad de satisfacer sus demandas educativas. Por estatuto, el gremio de los jugadores, sostenedor de la entidad, se encarga de representar los intereses de quienes juegan en Primera, la B Nacional, la B Metropolitana y el Torneo Argentino A, pero ninguna perso-

La Fundación brinda charlas a las divisiones inferiores, donde destacan la importancia de estudiar.

79


INCLUSIÓN LABORAL

Fundación El Futbolista

En las aulas de la Fundación, jugadores retirados y en actividad se capacitan en idiomas.

un partido”, asegura alguien que lleva una vida estudiando la conducta de miles de jóvenes que cada fin de semana salen a una cancha en busca de un sueño, y que ahora trabaja con la intención de brindarles alternativas para cuando la pelota deje de rodar.

“Esto es de ustedes”

na tiene las puertas cerradas. Quienes actúan en la C, la D y en las ligas del interior del país pueden también acercarse. “La propuesta es abierta a todo el mundo del fútbol. Creemos que todos necesitan las mismas oportunidades”, afirma convencido Darío Mendelsohn, un psicólogo especializado en el deporte, que trabaja como coordinador de programas y proyectos.

capacitarse y a buscar otras opciones que vayan más allá del fútbol, en los clubes son muchos los entrenadores que no alientan a sus dirigidos a invertir en su formación intelectual. “Apliqué la psicología deportiva en varios planteles y siempre choqué con una actitud negativa por parte de los dirigentes. Quieren un futbolista que en la cancha sea una fiera, un tipo que salga con el cuchi-

El trabajo de la Fundación posibilita que sus integrantes vivan momentos de mucha intensidad emotiva. Uno de ellos fue el que protagonizó en diciembre de 2010 Leandro Chichizola, arquero de River Plate, que terminó el secundario gracias a unos de los programas que se dictan en El Futbolista. Una vez que recibió el diploma, se acercó a la sede a entregarles una copia del título a los responsables de esta entidad. “Esto es de ustedes”, les dijo el joven guardameta, en un acto de sencillo reconocimiento que llenó de emoción a sus destinatarios. “Me acuerdo de ese día y todavía se me pone la piel de gallina. Si fuimos capaces de generar ese momento, ese reconocimiento, todo lo que hicimos en estos años valió la pena”, puntualiza Mendelsohn, con un dejo de sentida emoción.

“El deportista que se formó sabe que hay vida más allá del fútbol, y encara las cosas de otra manera, con más inteligencia, pues asume que la vida no se termina en cada pelota que pelea durante un partido”, asegura Darío Mendelsohn. llo entre los dientes, pero a su vez pretenden que no reclame lo que le corresponde. Y eso no puede ser”. Es que tener una capacitación no sólo garantiza una salida laboral, también contribuye a mejorar la actitud con la que se encaran determinadas situaciones de juego. “El deportista que se formó sabe que hay vida más allá del fútbol, y encara las cosas de otra manera, con más inteligencia, pues asume que la vida no se termina en cada pelota que pelea durante

Pero los integrantes de El Futbolista están convencidos de que no alcanza con tener edificio. Hay que salir a jugar de visitante. Es por eso que una vez por semana, Mendelsohn, junto con un equipo de trabajo se encarga de visitar a los planteles de la AFA para acercarles propuestas educativas y alternativas de formación. “Durante años trabajé dando clases en la escuela de directores técnicos y conozco a la mayoría de los jóvenes entrenadores que hoy se desempeñan en Primera y la B Nacional. Eso nos permite que se nos abran muchas puertas para comenzar a cambiar la mentalidad del jugador, que en muchos casos no tiene real conciencia de que la carrera se le termina pronto”, sostiene. Y si el deportista es aún reticente a

CÓMO CONECTARSE

Fundación El Futbolista Independencia 532 PB 4362-7160 / 7538 / 7329 educacion@agremiados.com.ar

Otro caso que muestra la amplitud con la que se trabaja en El Futbolista lo patentiza el caso de Diego Cerega, que no jugó en Primera ni en las divisiones de ascenso o en alguna liga semiprofesional. Diego es uno de los integrantes de Los Murciélagos, la Selección nacional de fútbol para no videntes y se acercó a la entidad con la necesidad de mejorarse. “Acá encontré una posibilidad de completar mi formación y de poder estudiar en el sistema Braille, que nunca es algo fácil. Con un título de bachiller voy a tener más posibilidades de conseguir un trabajo cuando deje el fútbol”, le contó Diego a Tercer Sector en la sede de la Fundación, después de haber rendido con éxito una de las materias que cursa.

81


NOTA DE TAPA

TEXTOS NATALIA L. CALISTI

na llamada anónima, la denuncia de un vecino, una pista policial, una persona (una madre, un amigo, un hermano) que se infiltra en el prostíbulo o en el taller y aporta pruebas, una víctima que escapa y pide ayuda. Hay un allanamiento, hay un rescate y hay un día, el día después, en el que la vida vuelve a empezar en otro lugar, con otra gente y con las marcas que dejan el sexo y el trabajo esclavos. En la trata sexual la recuperación personal y la vuelta al mercado son mucho más complejas que en los sistemas de explotación laboral. La gran mayoría de las víctimas son mujeres pobres, que no tienen ni el secundario completo ni un oficio del cual aferrarse para empezar de nuevo. Y la vergüenza es un estigma que las deja tatuadas para siempre: hay familias que no quieren recibirlas en sus casas porque fueron violadas o “fueron putas”, y esas son marcas que se viven como una deshonra, sobre todo en los pueblos del interior del país donde las tradiciones machistas mandan. Para la sexóloga Sara Torres, referente de la filial latinoamericana de la Coalición Contra el Tráfico de Mujeres (Catw/LAC, según sus siglas en inglés), una mujer que estuvo cautiva en una red de trata vive un trauma difícil de recuperar, “como quien ha pasado por una mesa de tortura”. “Las redes de trata destruyen la subjetividad de la persona, la salud mental, la salud física –explica–. Y las chicas están solas en la recuperación, con dificultades para integrarse y familias que las rechazan porque de alguna manera las hacen responsables de lo que les pasó, a pesar de que hayan sido forzadas.” En Argentina, el de la trata y tráfico de personas es, desde hace tres años, un delito federal: si las redes se mueven sin reconocer fronteras, la Justicia está avalada por las leyes para hacer lo mismo. Los allanamientos y las detenciones las hace la Policía. La contención de las víctimas corre por cuenta de la Oficina de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de la Trata, un equipo interdisciplinario del Ministerio de Justicia de la

U

8

En los talleres clandestinos de costura, las condiciones de infraestructura son deplorables. Las improvisadas conexiones eléctricas terminaron en varios incendios en los que murieron trabajadores.

Historias licia Peressutti es una de las fundadoras de la Asociación Vínculos en Red, maestra en una escuela de Villa María, Córdoba, y escritora. En el 2008 publicó su primera novela, Buscando a Ana, en la que cuenta la vida de una mujer que es vendida a una red de trata y tiene una hija con uno de sus raptores. La mujer escapa, pero su hija Ana queda cautiva. La novela de Peressutti es la historia de una búsqueda heroica en la que se reflejan miles de otras historias de mujeres explotadas que tienen hijos en cautiverio. “Tardé ocho años en escribir ese relato porque conozco a la mamá de Ana y no fue fácil revivir con ella momentos de tanto dolor”, cuenta la escritora. Dice que su amiga insistió, porque quería que su historia se conociera, y Alicia publicó el primero de cinco libros con testimonios de tráfico, trata y horror. A partir de entonces, nada volvió a ser igual. En cada lugar, a cada charla a la que lleva sus libros, la esperan una, dos, tres mujeres que quieren hablar con ella y contarles su búsqueda. La última vez fue en Paraná. Era una señora que vivía en Uruguay y hace 17 años que busca a su hija. Le contó que la chica se veía con un tipo que no la trataba bien y que un día desapareció. “Yo sueño siempre con mi hija y le hablo, le hablo muchísimo –afirma la mujer–. ¿Usted cree que ella sabrá?”. Había 200 personas en esa conferencia y Alicia sólo la veía a ella, que la esperó hasta que el auditorio quedó otra vez vacío. Entonces, se acercó y le pidió: por favor, dígame algo. Y Alicia le respondió que sí, que su hija sabe que la buscan, que también la escucha en sueños y a la mujer se le iluminaron los ojos. “La cara llena de arrugas –dice Alicia–. Cada arruga son noches sin dormir”. Las mujeres que se le acercan sienten que ella puede entender, que puede hacer algo: puede escribirlas. Por eso Alicia no deja de publicar historias y de militar en la Asociación Vínculos que, en los últimos cuatro años, coordinó 300 charlas en escuelas, iglesias y otras organizaciones sociales. La Universidad de Villa María es la sede del primer diplomado en Latinoamérica en Trata de Personas, Narcotráfico y Procuración en Justicia. Su próxima meta es construir un refugio para víctimas rescatadas.

A


Continúa en la página siguiente

Nación que asiste a los trabajadores esclavos y a las mujeres prostituidas hasta el momento de su declaración testimonial en el juzgado. El día después, la Oficina de Rescate se retira y las víctimas tienen dos opciones: o regresan a sus lugares de origen o buscan otros refugios, para empezar de nuevo lejos del pasado y de las redes. Torres repite lo mismo que dijeron todas las organizaciones consultadas por Tercer Sector: la asistencia que el Estado les da a las víctimas se acaba, justamente, cuando empieza una recuperación que puede llevar años. Las redes no hacen concesiones: muchas de las mujeres fueron drogadas en cautiverio y se vuelven adictas; muchas tienen hijos con sus propios captores y después del rescate, no los vuelven a ver nunca más; muchas están infectadas con VIH. Viven amenazadas; la salida no es fácil y el riesgo de volver siempre queda latente. “Las chicas rescatadas por la Policía o que se escapan de los prostíbulos son presas fáciles porque no tienen dónde ir”, afirma Patricia Maistegui, presidenta de la Fundación Irene de la ciudad de Neuquén. Las irenes tienen el mismo objetivo que muchas ONG que es abrir un refugio para las víctimas, pero comparten el mismo problema: la falta de fi-

“Las chicas rescatadas por la Policía o que se escapan de los prostíbulos son presas fáciles porque no tienen dónde ir.” Patricia Maistegui, Fundación Irene nanciación. El Estado Nacional, algunas gobernaciones provinciales y contados municipios tienen refugios propios, pero son pocos y dejan un vacío que las organizaciones civiles tratan de llenar con más voluntad que recursos. “Neuquén es una zona petrolera, una provincia turística con pasos de frontera a Chile donde el consumo de prostitución es alto”, señala Maistegui. “Sin embargo –agrega–, no hay un lugar específico para atender a las chicas rescatadas.” La Fun-

dación Irene se formó en febrero de 2010 y, desde entonces, sus voluntarias acompañan los allanamientos que hace la policía, les buscan un lugar a las chicas rescatadas para pasar la noche, las llevan al médico, al juzgado y armaron un ropero comunitario para vestirlas porque del prostíbulo se sale con lo puesto. Hace unos meses convocaron a los artistas más reconocidos de Neuquén para que se sumaran a la causa y les pidieron que donaran sus obras para

X

una subasta, una manera creativa de recaudar fondos y hacer pública una realidad que se palpa en toda la provincia, pero que permanece oculta. Maistegui es abogada, especialista en violencia. Trabajaba en el Consejo de la Mujer hasta que viajó a Tucumán, para conocer la Fundación María de los Ángeles. Fue un antes y un después. Volvió, renunció a su puesto en la Gobernación, convocó a las Irenes y desde entonces sabe que la meta es conseguir

El negocio en América latina egún datos de las Naciones Unidas, Brasil es uno de los países de Latinoamérica con mayor exportación de mujeres para la industria sexual, 75 mil al año. Desde Colombia salen cada año cerca de 35 mil mujeres que generan unas ganancias de 500 millones de dólares. En tanto, Costa Rica, donde se ha incrementado el turismo sexual y el tráfico de menores en los últimos años, es paso de tráfico humano hacia Asia y América del Norte. La República Dominicana es el cuarto país con más mujeres radicadas en el exterior dedicadas a la prostitución, la mayoría de ellas con edades entre 24 y 28 años. En México existen redes organizadas de trata de mujeres, incluso de 14 años, hacia Estados Unidos. Un reciente informe de la OEA señala que son alrededor de 3 millones las personas que cada año se convierten en víctimas del tráfico en América latina y el Caribe, para su explotación laboral. El documento resalta que es necesaria una mayor cooperación, ya que “hace tiempo que estados individuales no pueden implementar políticas migratorias sin tomar en cuenta las implicaciones para sus vecinos”. Entre las soluciones cita la creación de equipos intergubernamentales para la cooperación bilateral y regional entre los países.

S

9


Continúa en la página siguiente

NOTA DE TAPA

los fondos para abrir un espacio de contención, “un lugar donde las chicas rescatadas puedan terminar de estudiar y aprendan un oficio”.

La casona de Tucumán En la Fundación María de los Ángeles funciona el primer refugio en el país para mujeres que son rescatadas de las redes de trata y tráfico de personas. Es una casona que está en el centro de Tucumán, en la misma ciudad donde hace nueve años desapareció Marita Verón. Los testigos de la causa dicen que tres tipos la metieron en el baúl de un auto, a media cuadra de su casa. Tenía 23 años y una hija; nunca más se la volvió a ver. El refugio es obra de Susana Trimarco, la mamá de Marita, que desde en-

Opinión

“En el trabajo sexual prima la trata interna y en los talleres clandestinos la trata internacional, porque la mayoría de las personas explotadas son migrantes.” Mercedes Assorati, Fundación El Otro tonces cría a su nieta y la busca, incansable. “Tratamos de que el refugio sea un lugar de paso, en el que las chicas rescatadas no estén más de tres meses”, explica

X

Gilda Zurita, una de las trabajadoras sociales de la Fundación. El equipo de Trimarco las ayuda a que vuelvan a sus casas o encuentren otro lugar en el que estén contenidas. En tres años ya asistieron a más de 30 mujeres que fueron alojadas y a otras 30 que se sumaron a los talleres ambulantes que la organización costea, en buena medida, con donaciones internacionales. Zurita asegura que cada vez que se aloja una víctima, hay personal femenino de Gendarmería Nacional las 24 horas para que las redes no vuelvan a secuestrarla. Destaca el trabajo en los talleres ambulatorios, para las chicas que viven en la casona y para las egresadas. Hay espacios de alfabetización, apoyo escolar, artesanía, laborterapia y un emprendi-

POR MARTHA PELLONI ✱

La actuación del Poder Judicial Muchas veces el Estado legitima algunas conductas de violencia que hace que se naturalice la violencia de la prostitución y el poder masculino. El problema de la Prostitución y la Trata de personas no es un problema sólo social o barrial, sino de género. Así, el reclamo por el cierre de los prostíbulos supone incidir en las políticas públicas a fin de posibilitar salir de la prostitución entendida como trabajo. Por eso, a toda mujer en situación de prostitución se la debe considerar como persona en riesgo y vulnerabilidad que necesita de políticas y derechos. Dada esta fundamentación, cabe explicar sencillamente cuáles son las trabas que presentan en su actuación el poder Judicial y Policial. Una mentalidad machista y patriarcal que en muchos de los casos son clientes asiduos, cuando no regentean los prostíbulos. La mujer es considerada como una cosa y no una víctima de violencia. La trata y la explotación sexual están entre los tres primeros puestos de recaudación económica a nivel mundial. Existe la connivencia entre poder político, empresarial, económico, judicial, policial e institucional cuando las mafias del comercio sexual están enquistadas en las instituciones, siendo éstas parte activa o de protección y amparo para el gran negocio, hoy naturalizado en la sociedad misma. En muchos de los casos, se cuenta con mujeres que fueron muertas por haber querido independizarse y no aportar a la caja policial. Basta esta simple expresión que se escucha: ¿qué haría el hombre si no existieran estas mujeres? ¿Los prostíbulos? Es una mentalidad social que habrá que revertir con la educación y la prevención. Con las leyes, castigando a los proxenetas y prostituyentes. Y, para ello, se necesita voluntad política de quienes nos gobiernan y conducen las instituciones. ✱ Red Infancia Robada. 10

miento productivo de venta de pollos. “La Fundación les costea el transporte, para que puedan venir, les gestiona una cobertura médica, tratamiento psicológico, ropa y comida –dice Zurita–. La gran mayoría de las chicas es muy pobre, tiene hijos a cargo y necesita hasta lo más básico.” El secuestro de Marita y la lucha de Trimarco, que llegó a infiltrarse en los prostíbulos para buscar a su hija, se conoció en todo el mundo. Marita todavía no apareció, pero en el camino fueron rescatadas otras mujeres (otras Maritas) que develaron que en Argentina actúan redes organizadas, amparadas en la complicidad de la Policía. Según un informe reciente de la ONU, la trata de personas genera en el mundo más de 30 mil millones de dólares y se ubica tercera en el ranking de negocios ilegales: detrás del tráfico de armas y la venta de


Continúa en la página siguiente

NOTA DE TAPA

drogas, lo más redituable para las mafias es el comercio de los cuerpos que en un 90 por ciento son mujeres y niñas obligadas a prostituirse. (Ver recuadro.)

En red Viviana Caminos preside la Asociación Civil Generar, en Moreno, y coordina la Red Nacional Alto al Tráfico,

la Trata y la Explotación Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes (Ratt), un movimiento que nuclea a más de 300 organizaciones en el país. “La Ratt recibe un promedio de tres denuncias por semana de chicas que desaparecen o que se escapan de los prostíbulos”, afirma Caminos y advierte que al igual que en los casos de violencia familiar,

El rol de la sociedad civil n noviembre del año pasado, la Relatora Especial de ONU sobre Tráfico y Trata de Personas ante el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), Joy Ezeilo, visitó la Argentina para conocer sus políticas en relación con la lucha contra la trata de personas, así como los desafíos que restan. En su informe, la relatora destacó que las organizaciones de la sociedad civil han jugado un papel fundamental en la sensibilización y lucha contra esta problemática en Argentina y que el movimiento de mujeres ha sido particularmente activo en los debates, tanto nacionales como internacionales, en materia de lucha contra la trata de personas, legislación y programas. También notó con preocupación las grandes limitaciones que enfrentan activistas, organizaciones no gubernamentales e incluso funcionarios públicos que luchan contra la trata de personas, quienes suelen ser víctimas de represalias, amenazas y persecuciones para que cesen con su tarea.

E

X

hay mucho prejuicio y no todas las comisarías toman los casos en serio. Las organizaciones comprueban las denuncias y se presentan en los juzgados. La mayoría tiene, además, un equipo de voluntarios que organiza talleres de sensibilización en escuelas, clubes de barrio, municipios. Sensibilizar es informar, es decirles a las chicas que las propuestas de trabajo que ofrecen casa, comida y un sueldo imposible son para desconfiar; y a los varones, que nadie es más macho por debutar en un cabaret con mujeres que están cautivas y que podrían ser sus hermanas, sus primas, sus mamás. La otra red federal de organizaciones la lidera la Hermana Martha Pelloni y se llama Infancia Robada. En rigor, son foros sociales que funcionan en pequeñas localidades de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, Chaco, Formosa y Corrientes. “La prostitución y la trata atentan contra la dignidad humana y contra la libertad –advierte Pelloni–. La explotación sexual comercial atropella lo más profundo de la persona, que es su intimidad, con la imposición del sexo y el goce del otro mediante la mercantilización de los cuerpos”. Infancia Robada trabaja con organi-

13


NOTA DE TAPA

zaciones gubernamentales y no gubernamentales; y en julio de este año abrió, junto al Municipio de Goya, Corrientes, un pequeño hogar para asistir a las mujeres rescatadas.

País mixto

Víctimas (des)protegidas: el debate llega al Congreso a protección a las víctimas también se debate en el Congreso Nacional. El 31 de agosto pasado, el Senado aprobó y giró a la Cámara de Diputados un proyecto para modificar la Ley 26.364 de Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a las Víctimas. Sancionada en el 2008, esta ley fue un paso importante para combatir las redes. No obstante, las organizaciones civiles y el movimiento de mujeres reclaman, desde entonces, varias modificaciones como el aumento de las penas a los implicados y una mayor protección de las víctimas. Los senadores tomaron nota y el proyecto que aprobaron el mes pasado incluye varias observaciones de las organizaciones sociales como la eliminación del consentimiento de las víctimas mayores de edad que, en la norma actual, atenúa la responsabilidad de los acusados. La Fundación El Otro es una de las organizaciones que señaló, punto por punto, las falencias de la ley actual y trabaja con los legisladores en una modificación superadora. La atención a las víctimas, el día después del rescate, es un punto central. “Hay muchas mujeres que no se atreven a declarar ante la Justicia contra los explotadores porque están amenazadas”, advierte Mercedes Assorati, coordinadora del Programa Esclavitud Cero de la Fundación. Las organizaciones piden que las personas rescatadas, aún cuando no hagan la denuncia en el juzgado, tengan derecho a recibir asistencia y protección del Estado. Assorati afirma que la modificación a la ley debe contemplar la creación de un comité de evaluación de riesgos con participación de la sociedad civil, que intervenga luego del rescate y evalúe qué medidas de protección es necesario tomar. En cuanto a los refugios, señala, tienen que tener plazas suficientes para contener a las chicas antes, durante y después de la declaración judicial. Otro de los puntos que se destaca en el informe de la Fundación El Otro es la asistencia económica para que las víctimas concluyan sus estudios. Sin estos beneficios, concluye, difícilmente pueda garantizarse su derecho a la educación que, se sabe, moviliza otros derechos como el acceso a un trabajo digno. “Los graves problemas de pobreza, falta de trabajo, acceso a la educación y desnutrición que sufren las provincias del NEA, hacen que pese a los esfuerzos que se realizan para revertir la situación, estos sean insuficientes ante la aceitada organización de las redes de trata existentes en la región”, coincide Eugenio Artaza, senador por Corrientes. En ese sentido, el legislador radical destaca que “la promesa de un trabajo puede y es en general un paso hacia una red de trata” y que en su provincia, se suma la modalidad del turismo sexual, que debe ser atacada “con la ley pero, básicamente, con campañas de información y difusión”.

L

14

Las víctimas de la trata y el tráfico de personas fueron engañadas, raptadas o vendidas. Alguien les ofreció una vida mejor, un trabajo, una casa, una oportunidad de estudio con pasaje incluido. O pagó por ellas a un familiar. O las secuestró a la salida de un baile, camino a la escuela, en la parada del colectivo. Se las llevan lejos –a otro pueblo, otra ciudad, otro país– para que sea difícil encontrarlas y las obligan a trabajar en talleres clandestinos, en haciendas o en wiskerías donde la explotación es sexual. El delito es federal, porque las redes se

“La explotación sexual comercial atropella lo más profundo de la persona, que es su intimidad, con la imposición del sexo y el goce del otro mediante la mercantilización de los cuerpos.” Martha Pelloni, infancia robada mueven en todas las provincias, y transnacional, porque cruzan las fronteras como hacen los carteles de la droga. Hay países de captación donde se elige a las víctimas, de tránsito y de recepción donde son explotadas. La misma lógica se usa a nivel local: hay provincias proveedoras, las de paso y las de consumo; la trata de personas es interna cuando el traslado se hace dentro del mismo país, o es internacional, cuando las víctimas son llevadas al extranjero. Argentina es un país mixto, donde todas las categorías se cruzan. Es receptivo de mano de obra esclava que llega de la frontera, de Bolivia y Paraguay, para abastecer los talleres textiles clandestinos que funcionan en Buenos Aires, y de mujeres dominicanas, haitia-


Continúa en la página siguiente

nas y colombianas, traídas para ser prostituidas en el sur. Hay trata internacional, pero las redes más desarrolladas son locales y actúan entre provincias, sobre todo, cuando el tráfico tiene fines sexuales: los centros de captación están en el norte, en los parajes más pobres del país, y los de consumo, en las grandes ciudades y en los pueblos petroleros de la Patagonia. “Las mujeres argentinas son explotadas por hombres argentinos”, afirma Mercedes Assorati, coordinadora general del programa Esclavitud Cero, de la Fundación El Otro. “En el trabajo sexual prima la trata interna –explica– y en los talleres clandestinos la trata internacional, porque la mayoría de las personas explotadas son migrantes.” El reclutamiento de las víctimas también es distinto. Ninguna mujer sabe que

va a prostituirse. Si la captación es mediante el engaño, los trabajos que se ofrecen son domésticos, como el cuidado de chicos o la limpieza de casas particulares. Los padres que venden a sus hijas saben que el destino son las wiskerías y en los secuestros no hay nada que negociar. El sistema de sujeción es brutal. Son mujeres golpeadas, drogadas, sometidas a violaciones grupales, privadas de alimentos y agua, que tienen a los hijos secuestrados y a las familias amenazadas. La trata de mujeres está ligada al narcotráfico, a mafias internacionales que pocas veces improvisan. La trata laboral es igual de clandestina y espuria, pero el sistema es diferente. “La mayoría de los costureros saben que vienen a un taller, aunque no tengan

Opinión

X

POR MARIANA FERNÁNDEZ CAMACHO ✱

Cómo tratar la trata Ética, Derecho e Información es un curso obligatorio de la licenciatura en Periodismo de la Universidad de Palermo; Ética profesional figura en el plan de estudios de la misma carrera de la Universidad del Salvador; y otro gran popurrí de congresos e investigaciones sobre la Ética de la Comunicación se difunden desde la Pontificia Universidad Católica, reafirmando la idea de que ética e información van siempre de la mano. Sin embargo, no existen en las currículas académicas ofertas de formación que incluyan el enfoque de derechos humanos ni de género. Es decir, quienes nos dedicamos a la comunicación social somos autodidactas en esto de concebir nuestras fuentes como sujetos portadores de derechos y difundir noticias polifónicas que asuman el compromiso político de visibilizar y reconocer a las mujeres. Semejante falta queda en evidencia, por ejemplo, cuando el periodismo suele abordar la problemática de la trata de personas, atentando en algunos casos contra la vida de las propias víctimas. Así, el 9 de mayo de 2010 el portal online 24CON hizo circular el calvario de una mujer explotada sexualmente que logró escapar de sus captores y, a cuento de nada, la nota difundió una gran foto en primer plano de la víctima junto con sus datos personales, los de su familia, el barrio en el que vive y explícitas denuncias que involucran al comisario. La falta de responsabilidad del periodista y del medio al exponer la identidad de la persona la dejó en peligro. Paradójicamente, el relato incluyó el siguiente remate: “… convive en el mismo barrio con su supuesto entregador y también con una vecina que la habría marcado para que la secuestren, una situación que la pone en riesgo de posibles represalias.” También se dan casos menos extremos, pero igualmente perjudiciales para abordar la trata de personas y la explotación sexual de las mujeres, relacionados con la utilización de términos que encierran puntos de vista y paradigmas. En ese marco, pueden mencionarse los titulares: “Prostitutas de 10 a 12 años en centros termales de Salto” (diario La República, de Uruguay, julio de 2008) y “Niñas prostitutas, una vergüenza” (La Voz del Interior, mayo de 2010), o al diario La Nación cuando habla de “… menores, entre ellas una niña de 11 años, sorprendidas mientras ejercían la prostitución” (marzo de 1999). Una nena que prostituyen no es una prostituta, sino una víctima del abuso sexual. Por eso, es necesario tomarse diez minutos para editar y releer un artículo, preocuparse por cómo escribimos, sobre todo si entendemos el rol que los medios de comunicación tienen en las sociedades contemporáneas conformando identidades e impactando directamente en el imaginario colectivo. La ubicación del tema en los medios es otro punto a tener en cuenta. Como destacan las periodistas Sandra Chaher y Sonia Santoro desde Artemisa Comunicación: “Las noticias sobre trata entran en la agenda periodística cuando se desbaratan redes o hay operativos policiales. Por ese motivo suelen aparecer en la sección Policiales o Sucesos”. Así, el fenómeno se codea con ladrones, casos de drogas y homicidios, desatendiendo sus implicancias políticas y sin interpelar la connivencia social que existe. La prohibición de publicar en los medios avisos que promuevan la oferta sexual fue un primer paso que incide en la deconstrucción cultural de la mujer como objeto. Es hora de que los y las profesionales de la comunicación pongamos en práctica los límites éticos que nos enseñan en las facultades y, de paso, nos hagamos cargo de nuestro papel en esta historia.Y como dice el dicho… ¡al que le quepa el sayo, que se lo ponga! ✱ Periodista. 15


NOTA DE TAPA

16

claro cuánto van a ganar –continúa Assorati–. Los traficantes les generan una deuda por el viaje y los hacen vivir en los talleres donde les cobran alojamiento y comida. Trabajan más de doce horas sin descanso, hacinados, bajo llave y les retienen el dinero que les pagan, porque las deudas nunca se terminan de saldar.” En los talleres se mezclan los chicos, los enfermos de tuberculosis y las trabajadoras embarazadas. En la Fundación El Otro se apilan las historias de mujeres que dieron a luz y en menos de una semana estaban de nuevo sentadas frente a la máquina de coser. Y, sin embargo, en muchos casos son familias convencidas de que acá están mejor que en su país porque tienen trabajo y comen. Assorati remarca que no siempre son conscientes de que son explotados y que los mecanismos de control y retención de las redes no son tan brutales como en la trata sexual: los trabajadores esclavos son migrantes que muchas veces no hablan español, no saben en qué país están y tienen pánico de salir a la calle porque piensan que los van a deportar. Las redes son familiares, caseras. Siempre hay alguien que conoce un primo, que tiene un amigo, que tiene un tío que está en Buenos Aires y ofrece trabajo. Los talleres son la sombra de las primeras marcas de ropa, empresas nacionales o con filiales en el país, que tercerizan la producción sin preguntar, a sabiendas que a cinco pesos la prenda

CÓMO CONECTARSE

Asoc. Civil la Casa del Encuentro 4982-2550 www.lacasadelencuentro.org Red No a la Trata 15-5324-0532 www.ratt.org.ar Fundación Maria de los Ángeles 0381-421-4255- En Bs. As. 4-815-8550 www.fundacionmariadelosangeles.org Fundación La Alameda 4115-5061 www.laalameda.wordpress.com– Fundación Irene 0299-154587841 Facebook agrupación Irene fundacionirene@gmail.com Fundación El Otro 4775-6610 www.elotro.org.ar assoratimi@gmail.com Denuncias: denuncias@elotro.org.ar esclavitudcero.wordpress.com Fundación Infancia Robada www.infanciarobada.org.ar Asociación Vínculos en Red 0353-154087978 vinculosenred.com.ar vinculosenred2@gmail.com Oficina de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata 5300-4014/5300-4042. www.jus.gov.ar Facebook: Oficinaderescate Grupo de Estudios Sociales www.g-e-s.org.ar

es imposible cualquier legalidad. Gustavo Vera es el presidente de La Alameda, una de las organizaciones más activas en la denuncia de talleres clandestinos. “Lo primero que hay que garantizar son las condiciones para que las víctimas declaren en libertad”, dice. Después, la decisión es personal: muchos de los trabajadores esclavos quieren volver a cruzar la frontera, pero hay otros que deciden quedarse y buscan talleres de costura donde las condiciones sean dignas. Para ellos, señala Vera, hay trabajo asegurado. “Tenemos un listado de fábricas registradas y de cooperativas que necesitan de costureros especializados: la industria textil en Argentina crece cada vez más, el problema es que lo haga con un 78 por ciento de talleres clandestinos y trabajos basura.” Dice el presidente de La Alameda que esto es una “avivada” de los empresarios y que la mayor dificultad de los migrantes de frontera no es encontrar trabajo, sino alquilar un lugar donde vivir: la falta de documentación se vuelve amenaza y se paga fortunas. Dice, además, que hace seis años en la Capital Federal había 5 mil talleres clandestinos y hoy se calculan 3 mil. La Alameda tiene su propia cooperativa de trabajo, 20 de Diciembre, y una marca propia, No Chains, que ofician de faro para muchos trabajadores que, después del rescate, intentan seguir la vía de la autogestión.


ME CAMBIÓ LA VIDA

Laura Lemura

La mirada que incluye Tras mucho esfuerzo y viajes interminables, Laura está a punto de graduarse en la Universidad. Su ceguera no le impide estudiar, trabajar y, mucho menos, luchar por los derechos de las personas con discapacidad. TEXTO ALEJANDRO CÁNEPA

A veces me acompañaba mi mamá unas dos cuadras y me tomaba el 508 hasta la ruta 26. Después me tomaba el 291 hasta Del Viso. De ahí, tren hasta Retiro. Después el subte hasta la estación Independencia y después caminaba cuatro cuadras hasta la Facultad”. Ese recorrido hacía hasta hace pocos meses Laura Lemura, desde el barrio donde vive, Maquinista Savio, hasta la sede de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, para cursar la carrera de Ciencias de la Comunicación, en la que está por graduarse. Laura, que dejó de ver cuando ingresaba en la adolescencia, tiene 30 años, pasión por el rock de Los Redondos y La Renga, y mucho compromiso con la defensa de los derechos de las personas con discapacidad, en particular con los no videntes. La Biblioteca Argentina para Ciegos (BAC), ubicada en el barrio porteño de Almagro, sirvió como un espacio de contención y amistad para Laura. “Empecé en un grupo de jóvenes, nos hicimos amigos y hacíamos distintas actividades. Conocí muchas personas ahí, algunas de las cuales estudiaban carreras universitarias. Ahora queremos reflotar actividades de la BAC”, cuenta, y agrega: “La biblioteca no tiene subsidios, así que necesitamos armar cosas como festivales, para aportar fondos para sostenerla. El rol de la BAC es muy importante”. Laura, que vive con su mamá y una hermana con su nena, desde que ingresó a la BAC se interiorizó cada vez más en las reivindicaciones de las personas discapacitadas. “Formo parte de la comisión asesora permanente, dentro del programa Universidad y Disca-

82

pacidad de la UBA, específicamente para la Facultad de Sociales. También integro la Red por los Derechos de las Personas con Discapacidad (Redi)”, informa, mientras recuerda que de chica leía mucho: “Cuando llegaban revistas a mi casa, mi mamá me decía: te llegó la comida”. Ese hábito temprano por la lectura la ayudó a aprender Braille cuando empezó a perder la visión por complicaciones causadas por un diagnóstico tardío de un glaucoma. Ahora lee libros con programas especiales de voz, que convierten en sonidos las palabras de un texto cargado en la computadora. Además, Laura trabaja de masajista

CÓMO CONECTARSE

Biblioteca Argentina para Ciegos 4981-0137 / 7710 lauralemura@yahoo.com.ar laulux80@gmail.com

dentro de un proyecto de la Asociación Civil En Buenas Manos. “Recibimos capacitación como masajistas y trabajamos con empresas. En agosto hicimos una jornada para empleados de un supermercado”, revela. Javier, Mirna, Jesús y otros chicos son los compañeros de Laura en este emprendimiento laboral. “Hay que desarrollar estrategias políticas para hacer cumplir las leyes de cupo para discapacitados, para generar puestos de trabajo. Porque capacitaciones hay muchas, el tema es que te den un trabajo”, afirma Laura. Ella participa, además, de Braille Joven, una publicación de los chicos de la Biblioteca. Sus lecturas favoritas son las obras de ciencia ficción y de fantasía épica. Cuando deja el rock cantado por el Indio Solari, también escucha música celta y mexicana. Y espera que un amigo cumpla su promesa y le pase música yugoslava, que dijo que le iba a gustar.


TS 85 chico