Page 1

SERVICIO PAÍS  Memoria Mesa Técnica Vivienda y Hábitat   Profesionales SERVICIO PAÍS Ciclo 2011 ‐2012   22 y  23 de noviembre del 2011 

 


Introducción   La  Fundación  Superación  de  la  Pobreza  (FSP)  es  una  institución  privada,  sin  fines  de  lucro,  pluralista,  cuya  misión  es  “contribuir  a  la  superación  de  la  pobreza  promoviendo  mayores  grados  de  integración  y  equidad  social  en  el  país,  que  aseguren  el  desarrollo  humano  sustentable de las personas que hoy viven en situación de pobreza y exclusión social”.    El programa SERVICIO PAÍS (SP) es el programa de intervención social de la FSP cuyo propósito  es contribuir a que “personas, hogares, comunidades y organizaciones que viven en situación  de pobreza y vulnerabilidad social, mejoren su accesibilidad a oportunidades de desarrollo en  ámbitos  claves  del  bienestar  (trabajo,  salud,  educación,  hábitat,  cultura)  generando  a  la  vez  oportunidades  para  que  jóvenes  en  pleno  desarrollo  profesional  y  voluntarios  desarrollen  competencias  en  intervención  e  investigación  en  contextos  de  pobreza,  redistribuyendo  las  capacidades profesionales existentes en el país”.   En  este  contexto,  SP  Vivienda  y  Hábitat  ciclo  2011‐12  se  desarrolla  en  13  regiones,  47  comunas urbanas y rurales; con una cobertura estimada de 2.376 beneficiarios directos y de  18.511  indirectos,   contando  con  la  participación  directa  de   121  profesionales  y   13  Jefes  Territoriales.    Las regiones y comunas en que se implementa el programa son:   

Arica‐Parinacota: Putre  /  Tarapacá:  Pozo  Almonte  /  Antofagasta:  Mejillones,  María  Elena,  Taltal  /  Atacama:  Chañaral,  Vallenar,  Freirina  /Valparaíso:  Petorca,  San  Antonio  /Región  Metropolitana:  Alhué  /  O’Higgins:  Placilla,  Chimbarongo,  Lolol,  La  Estrella,  Litueche,  Marchigüe,  Pichilemu,  Palmilla,  Las  Cabras,  Quinta  de  Tilcoco   /  Maule:  Licantén,  Hualañé,  Sagrada  Familia,  Vichuquén,  Villa  Alegre,  San  Clemente,  San  Javier,  Chanco,  Empedrado,  Pelluhue, Constitución, Parral, Curepto / Biobío: Alto Biobío, El Carmen, Portezuelo, Quirihue,  Tirúa, Tomé, Yumbel , Arauco / Los Lagos: Hualaihué / Aysén: Lago Verde, Aysén /Magallanes:  Puerto Natales, Cabo de Hornos.     Además  se  consideran  intervenciones  que  implementan  servicios  del  ámbito  en  complementariedad  con  otros  ámbitos  en  la  Región  de  la  Araucanía:  Lumako,  Galvarino,  Lonkimay, Collipulli.      El  propósito  del  SP  Vivienda  y  Hábitat  es  que  las  personas,  familias  y  comunidades  en  situación de pobreza visibilicen, conecten y activen capacidades y recursos para el desarrollo  de un hábitat residencial y comunitario sustentable, que promueva la integración social y la  equidad territorial.    En ese sentido, las intervenciones apuntan a disminuir las brechas en el hábitat residencial y  comunitario,  favoreciendo  el  ejercicio  del  derecho  a  la  vivienda,  a  la  ciudad  y  al  medioambiente,  reconociendo  al  “habitar”  como  una  de  las  capacidades  fundamentales  del  ser humano, cuyo despliegue y desarrollo se constituye en un medio para superar la pobreza.    Las intervenciones se basan en una visión integral y sistémica de la problemática de vivienda y  hábitat;  en  el  reconocimiento  y  la  movilización  de  los  recursos  y  de  las  capacidades  de  las  personas,  que  se  constituyen  en  sujetos  activos  en  los  procesos  de  gestión  y  producción  del 

2


hábitat; en la promoción de la equidad territorial y en la construcción de espacios de inclusión  e integración social, con pertinencia territorial y cultural. 

EXPERIENCIA FORMATIVA  El programa SERVICIO PAÍS se organiza en ciclos de intervención anual (de diez a trece meses  de duración). Cada ciclo se estructura en tres etapas:   Instalación y planificación    Desarrollo de las intervenciones   Cierre y traspaso     Cada  una  de  estas  etapas  contempla  una  serie  de  actividades  orientadas  al  desarrollo  de  las  intervenciones y también a la formación de los jóvenes profesionales.   En este contexto, las mesas técnicas forman parte del ciclo formativo de los/las profesionales  toda  vez  que  constituyen  espacios  colectivos,  de  análisis  y  reflexión,  respecto  de  las  bases  conceptuales y técnicas que sustentan las intervenciones, asociados fuertemente a la etapa  del ciclo en la cual se encuentran, tanto las intervenciones como el profesional.  Estas  instancias  también  son  un  espacio  de  participación  de  los/las  profesionales  SERVICIO  PAÍS en el proceso de evaluación y seguimiento del programa en cada uno de sus ámbitos de  intervención (Educación, Vivienda y Hábitat, Trabajo, Salud  y Cultura) y, por tanto, su reflexión  es un valioso aporte a la mejora continua del programa.  La segunda mesa técnica del ciclo 2011‐12 se desarrolló a fines del mes de noviembre (22 y 23)  y tuvo como eje la reflexión y análisis crítico de los/las profesionales en torno a las temáticas  vinculadas a Vivienda y Hábitat, como dimensiones constituyentes de procesos de superación  de la pobreza.  La mesa técnica se desarrolló en tres momentos:  (1)    Reconstrucción  del  marco  conceptual  a  partir  de  la  exposición  de  un  miembro  del  directorio  de  la  FSP,  quien  presentó  el  vínculo  entre  hábitat,  integración  social  y  la  equidad  territorial, dando énfasis al rol de los/las profesionales SERVICIO PAÍS en esa tarea.   (2)  Análisis  y  reflexión  en  talleres  de  trabajo  cuyos  temas  fueron  definidos  previamente  y  en  conjunto  por  los  equipos  profesionales  y  jefe/as  territoriales.  En  cada  taller,  los/las  profesionales  presentaron  ponencias,  debatieron  y  contaron  con  la  participación  e  interlocución de expertos externos invitados especialmente para la ocasión.    (3) Debate a través de un panel de invitados, integrado por representantes de Gobierno, sector  privado,  sociedad  civil  y  municipios,  quienes  expusieron  y  debatieron  en  torno  a  la  relación  entre hábitat e integración social y equidad territorial.   Los  siguientes  capítulos  sistematizan  lo  abordado  en  cada  una  de  las  actividades  de  la  mesa  técnica,  consignando  el  valioso,  diverso  y  arduo  trabajo  que  los/las  profesionales  han  desarrollado a lo largo del año 2011.  

3


Durante los dos días de trabajo de la Mesa Técnica de Vivienda y Hábitat participaron los/las  siguientes 97 profesionales SERVICIO PAÍS:   PSP 

Región

PSP

Región

Claudia Pereira  

Arica‐Parinacota

Dayana Sepúlveda 

Maule

Gisela Fuenzalida 

Arica‐Parinacota

Carla Uribe 

Maule

Nicole Marillán 

Tarapacá

Julia Arellano 

Maule

Carolina Carreño 

Tarapacá

Lorena Sepúlveda 

Maule

Massiel Quiñonez 

Antofagasta  

Mary Carmen Cabezas 

Maule

María Elena Melo 

Antofagasta  

Laura Aranguez 

Maule

Cristián Zúñiga 

Antofagasta  

Yennifer Nuñez 

Maule

Fabiola Rivera 

Antofagasta  

Pablo González 

Maule

Makarena Albanez 

Antofagasta  

Maudy Muñoz 

Maule

Cristina Aravena 

Atacama

Mario Herrera 

Maule

José Pérez 

Atacama  

Daniela Villarroel 

Maule

Matías Carvajal 

Atacama  

Leslie Flores 

Maule

Alejandra Sepúlveda 

Atacama

Alejandra Alvarez 

Maule

Javiera Provis 

Atacama

Francisco Gazzo 

Maule

Francisca Fuenzalida 

Valparaíso  

Paulina Quevedo 

Maule

Paloma González 

Valparaíso  

Marcela Alarcón 

Maule

Claudia Herrera 

Valparaíso  

Esteban Cares 

Biobío

Natalia Aliaga 

Valparaíso  

Oscar Heen 

Biobío

Vanessa Cortés 

Metropolitana

Mónica Aguayo 

Biobío

Berta Holgado 

Metropolitana

Paola Cáceres 

Biobío

Alejandra Carreño 

O’Higgins

Roxana Cofré 

Biobío

Constanza Flores 

O’Higgins

Roberth Díaz 

Biobío

Cristóbal Parada 

O’Higgins

Mónica Fritz 

Biobío

Cristóbal Silva 

O’Higgins

Cristián Godoy 

Biobío

Daniela Baeza 

O’Higgins

Ximena Hermosilla 

Biobío

Francesco Sepúlveda 

O’Higgins

Francisca Molina 

Biobío

Gonzalo Aránguiz 

O’Higgins

Claudio Muñoz 

Biobío

Javier Ortiz 

O’Higgins

Jose Ortiz 

Biobío

Felipe Alfaro 

O’Higgins

Pablo Pérez 

Biobío

Karen Gaete 

O’Higgins

Yessica Rocha 

Biobío

Lorena Reyes 

O’Higgins

Fabián Sáez 

Biobío

Loreto Prudant 

O’Higgins

Karina Sepúlveda 

Biobío

Constanza Garrido  

O’Higgins

Andrea Soza 

Biobío

Victoria Cerda 

O’Higgins

Andrea Lisellott 

Biobío

Mariela Pichun 

O’Higgins

Jetzabel Poblete 

Araucanía  

Marly Placiencia 

O’Higgins

Francisco Ugarte 

Araucanía  

Nadia Henríquez 

O’Higgins

Gabriela Adriasola 

Araucanía  

Marcelo Quispe 

O’Higgins

Fernanda Miranda 

Araucanía  

Paz Galvez 

O’Higgins

Pamela Henríquez 

Araucanía  

Wilson Saldías 

O’Higgins

Claudio Farías 

Los Lagos 

Juan Carlos Catril 

Maule

Pamela Mendoza 

Los Lagos 

Pablo Flores 

Maule

Mariajaviera Soto 

Aysén

4


PSP

Región

PSP

Región

Paulina Aravena 

Maule

Adriana Palacios 

Aysén

Rocío Valdebenito 

Maule

Alejandra Vejáres 

Magallanes

July Luna 

Maule

Gerda Tapia 

Magallanes

Daniela Sepúlveda 

Maule

Sebastián Bastías 

Magallanes

Joaquín Espinoza 

Maule

Cristián Fierro 

Magallanes

Georgina Contreras 

Maule

Alexis Reyes 

Magallanes

Participaron también los siguientes Jefes Territoriales y Directores Regionales:    Nombre 

Cargo

Región

Andrés Olivares 

Jefe Territorial 

Arica y Parinacota 

Mónica Escobar 

Jefe Territorial 

Tarapacá

Lizza Aravena 

Directora Regional 

Antofagasta

Hugo Castillo 

Jefe Territorial 

Antofagasta

María José Salas 

Jefe Territorial 

Antofagasta

Elena Aros 

Jefe Territorial 

Atacama

Mariela Pérez 

Jefe Territorial 

Valparaíso

Guillermo Rivera 

Jefe Territorial 

Valparaíso

Carlos Silva 

Director Regional 

Valparaíso

Paz Rengifo 

Jefe Territorial 

Valparaíso

Héctor Morales 

Jefe Territorial 

O’Higgins

Diego Pérez 

Jefe Territorial 

O’Higgins

Doris Gutiérrez 

Directora Regional 

O’Higgins

Patricio Uribe 

Director Regional 

Maule

Alex Soto 

Jefe Territorial 

Maule

Rodrigo Olivares 

Jefe Territorial 

Maule

Rodrigo Toro 

Jefe Territorial 

Biobío

Simón Arriagada 

Jefe Territorial 

Biobío

Jessica Sandoval 

Jefe Territorial 

Araucanía

Felipe Petit 

Director Regional 

Araucanía

Ricardo Álvarez 

Jefe Territorial 

Los Lagos 

Ricardo Villalobos 

Jefe Territorial 

Aysén

Maximiliano Mayan  

Jefe Territorial 

Magallanes

Carola Tapia 

Jefe Territorial 

Magallanes

“…cada uno se va mimetizando con los lugares de intervención y va haciendo que ésta sea  una  experiencia  no  sólo  profesional,  sino  que  —como  bien  ustedes  mismos  decían—    una  experiencia  vital.  Esa  parte  de  Chile  que  cada  uno  de  ustedes  ha  conocido  o  reconocido  ha  permitido  una  experiencia  común:  acercarse  a  la  visión  de  nuestro  país  y  de  nuestro  desarrollo  desde  los  más  vulnerables,  desde  aquellos  lugares  más  remotos.  Lugares  que  tienen no sólo problemas, sino que también recursos que ustedes han conocido y activado a  lo largo de este tiempo”  Paulina Saball, Directora Nacional programa SERVICIO PAÍS en la  apertura de la Mesa Técnica de Vivienda y Hábitat. 

5


6


II.Marco conceptual:  ¿El  hábitat  es  hoy  una  dimensión  que  aporta  a  la  integración social y la equidad territorial en nuestro contexto?     Este  momento  tuvo  por  objetivo  generar  una  reflexión  sobre  la  definición  de  pobreza,  integración  social  y  equidad  territorial,  a  partir  de  la  cual  reconstruir  los  soportes  teóricos  sobre los cuales se implementa el programa SERVICIO PAÍS Vivienda y Hábitat.  La  exposición  estuvo  a  cargo  de  Juan  Carlos  Feres,  economista  y  vicepresidente  de  la  Fundación Superación de la Pobreza 1 . A continuación una síntesis de su intervención.  LOS/LAS PROFESIONALES EN LA SUPERACIÓN DE LA POBREZA    La Fundación tiene por preocupación el desarrollo social y las oportunidades para generar un  país capaz de abordar de manera exitosa la situación de los que están más desprotegidos. Esta  visión  institucional,  si  bien  nace  desde  la  sociedad  civil,  tiene  un  nexo  importante  con  las  instituciones públicas.     Específicamente,  se  trata  de  tender  puentes  entre  quienes  tienen  el  poder  de  generar  e  implementar  las  políticas,  y  quienes  son  los  beneficiados  de  ellas  y  que  no  necesariamente  participan en la generación de esos acuerdos. La Fundación entiende esto desde una mirada  global  de  equidad  e  integración,  a  partir  de  la  cual  asume  el  desafío  de  contribuir  a  que  los  factores que producen y reproducen situaciones de pobreza vayan en retroceso.    Considerando que Chile forma parte del selecto grupo de países desarrollados de la Ocde, lo  cual  supone  ser  reconocido  por  su  robusta  economía  y  capacidad  para  la  generación  de  riqueza,  está  dentro  de  su  responsabilidad  como  país  y  sociedad  no  tolerar  que  una  parte  significativa  de  la  población  viva  con  menos  de  lo  necesario.  De  la  misma  manera,    es  cuestionable  que  una  parte,  aún  más  significativa,  tenga  los  niveles  de  vulneración  de  derechos que tiene hoy en día.     “La  mirada  desde  la  inequidad  y  desde  la  integración  es,  sin  duda,  una  mirada  que  complementa lo que es el trabajo específico, el trabajo, por decirlo de algún modo, de corte  más  asistencialista  que  también  puede  tener  algún  tipo  de  expresión  en  el  ámbito  de  la  superación de la pobreza” (Juan Carlos Feres, Vicepresidente de la FSP).    De acuerdo a los objetivos de la Fundación,  junto con una reflexión permanente y crítica de  las  temáticas  de  pobreza,  es  necesario  desarrollar  acciones  que  cooperen  con  el  Estado  en 

1

Juan Carlos  Feres  tiene  una  amplia  trayectoria  en  el  estudio  de  la  pobreza  y  su  medición  desde  la  Comisión  Económica  para  América  Latina  (Cepal),  siendo  uno  de  los  promotores  de  alternativas  metodológicas para mejorar y potenciar la comprensión del fenómeno en América Latina y el Caribe. Se  ha  desempeñado  hace  más de  ocho  años como  parte  del  directorio de  la  Fundación  Superación  de  la  Pobreza, participando activamente en el desarrollo de propuestas de la institución y colaborando en su  representación en diferentes instancias.  

7


miras de enriquecer el diseño e implementación de las políticas públicas para la superación de  la  pobreza.  El  principio  de  acción  de  la  Fundación  es  considerar  que  las  políticas  públicas  no  nacen solo de un único organismo. Por el contrario, corresponde la participación de todos los  agentes  de  la  sociedad  en  el  proceso  de  desarrollo  y  aseguramiento  del  bienestar  de  sus  miembros.  De  este  modo,  el  foco  está  en  demostrar  que  en  la  práctica  se  pueden  aplicar  modos de intervenir sobre la pobreza de manera más participativa, eficiente y eficaz.    Para  ello,  la  Fundación  se  interesa  en  que  la  práctica  se  haga  a  partir  de  aquellos/as  profesionales  jóvenes  con  enorme  potencial  y  vocación,  que  en  el  futuro  se  harán  cargo  de  tomar las decisiones para el desarrollo del país, ya sea en el ámbito privado o público. En ese  sentido,  los/las  profesionales  que  representan  a  la  Fundación  a  nivel  territorial  son  parte  esencial del quehacer institucional, puesto que con su trabajo se lleva a la práctica esta visión  respecto a la superación de la pobreza.    “Es un gusto como siempre tener la oportunidad de conversar con ustedes, con un grupo tan  amplio y, a la ve,z tan selecto de compañeros del SERVICIO PAÍS, con los cuales compartimos  esta misión tan esencial en hacer un aporte, o intentar hacer un aporte, para tener un mejor  Chile,  sobre  todo  un  Chile  más  integrado,  un  Chile  sin  pobreza.  Desde  el  directorio  de  la  Fundación  siempre  es  un  desafío  mantener  un  contacto  y  una  retroalimentación  lo  más  fluida  posible  con  quienes  son  nuestro  rostro  y  nuestros  brazos  en  terreno,  precisamente  los/las profesionales SERVICIO PAÍS” (Juan Carlos Feres, Vicepresidente de la FSP).       UN  ENFOQUE  HOLÍSTICO  E  INTEGRAL:  UNA  APROXIMACIÓN  A  LA  DEFINICIÓN  DEL  FENÓMENO DE LA POBREZA    Para comprender la pobreza se debe partir de la premisa de que se trata de una situación que  no  tan  sólo  expresa  un  conjunto  de  carencias.  Este  fenómeno  se  materializa  cuando  la  sociedad  está  estructurada  de  manera  tal  que  es  capaz  de  marginar  y  negar  el  acceso  a  la  satisfacción de las necesidades básicas a un grupo de personas. Pero, además, le resta poder  para mejorar en el futuro sus condiciones de vida, puesto que reproduce los obstáculos en el  acceso a las oportunidades.    Si bien Chile no se encuentra en una región pobre (el PIB de América Latina triplica al de países  del continente africano), sí estamos en una zona con una gran inequidad y desigualdad. Para  abordar esto se requiere lograr una distribución más equitativa de tal forma de tener, desde el  punto de vista del acceso a las satisfacciones básicas, garantizado un cierto piso para toda la  población.     Por  tanto,  en  la  comprensión  de  las  estrategias  de  superación  de  pobreza,  el  elemento  distributivo  no  puede  ser  dejado  al  margen  de  una  mirada  que  pone  como  objetivo  las  problemáticas sociales de la región.     “Alguien  tiene  que  estar  dispuesto  a  hacer  cosas  que  no  se  han  hecho  antes,  o  abordarlas  desde  un  ángulo  distinto,  con  riesgo  de  fracasar,  con  riesgo  a  lo  mejor  de  no  ser  del  todo  eficiente  en  el  uso  de  los  recursos,  pero  siempre  amparado  en  una  reflexión  conducente  a  construir las mejores prácticas” (Juan Carlos Feres, Vice Presidente de la FSP).    Frente  a  esta  situación,  el  enfoque  global  de  la  Fundación  se  centra  en  las  necesidades,  capacidades y derechos. Se habla de necesidades porque existen brechas objetivas, las cuales  es de interés cerrarlas para que en el futuro las personas y comunidades no sean afectadas por  recaídas en la situación de pobreza. Esto se logra a partir de la activación de las capacidades de 

8


las personas  para  que  por  sí  mismas  puedan  manejar  su  vida  y  contar  con  los  medios  para  cubrir sus necesidades básicas, vale decir, alcancen una real inclusión social. En este proceso es  de interés que estas personas construyan una situación de estabilidad que les permita hacer  frente  a  cualquier  choque  externo  que  las  pueda  empujar  nuevamente  a  situaciones  de  pobreza.  En  esta  noción  de  pobreza,  el  enfoque  de  derechos  es  la  garantía  que  tiene  toda  persona  de  tener  aseguradas  sus  condiciones  de  vida,  lo  cual  debe  ser  respetado  desde  el  Estado, el mercado y la sociedad civil.    “El  enfoque  de  derechos,  que  es  consustancial  a  la  mirada  de  la  Fundación,  considera  que  toda persona,  por la sola condición de serlo, tiene un conjunto de derechos que debieran ser  respetados. Es más, debieran ser garantizados por el Estado y por la sociedad en su conjunto,  pero  primariamente  garantizados  por  el  Estado”  (Juan  Carlos  Feres,  Vicepresidente  de  la  FSP).    Ahora, ¿cómo se produce y reproduce el fenómeno? Desde la perspectiva de la Fundación, la  pobreza  es  el  producto  de  una  situación  de  vulnerabilidad,  exclusión  o  débil  dotación  de  capital humano, social, físico y financiero.     “Pobreza es algo que no surge por generación espontánea, es algo que hace a la esencia del  desenvolvimiento social. Hay una sociedad que adquiere conformaciones tales que es capaz  de marginalizar, negar accesos básicos a un grupo de personas y que resta potencialidades  para  efectos  de  mejorar  en  el  futuro  sus  condiciones  vida,  porque  no  sólo  los  limita  en  el  presente, sino que crea condiciones que tienden a reproducir ese atraso, ese rezago, esa falta  de capacidades…” (Juan Carlos Feres, Vicepresidente de la FSP).     Por  ejemplo,  el  vínculo  del  déficit  en  educación,  condiciones  sanitarias  y  de  morbilidad  o  de  salud en general de la población pobre, son limitantes desde el punto de vista de las chances  de  vida  de  la  población.  Una  educación  insuficiente,  ya  sea  en  cantidad  —y  sobre  todo  en  calidad—  condiciona  las  opciones  de  vida  futuras,  particularmente  en  temas  de  inserción  laboral mermando, por tanto, la capacidad de generación de ingresos. La inversión inicial para  aumentar la dotación de capital (educativo) entre los pobres es la plataforma sobre la cual uno  puede cimentar la expectativa de superación de la pobreza en términos más sustentables.    “No estamos para auxiliar desde una perspectiva asistencialista la labor del Estado, estamos  para  contribuir  a  crear  bases  que  sustenten  una  efectiva  superación  de  la  pobreza,  por  lo  tanto, el tema de los capitales, de la vulnerabilidad, de la exclusión es central” (Juan Carlos  Feres, Vicepresidente de la FSP).     Considerando esta noción y proceso de producción de pobreza, el desafío para su superación  guarda  relación  con  la  construcción  de  una  estructura  social  que  permita  a  las  personas  enfrentar  con  mejores  resultados  eventualidades  externas  o  internas,  a  través  de  redes  sociales que provean de protección social.     Dicho en otras palabras, la pobreza existe porque hay segmentos que no logran una inserción  en  la  sociedad  que  les  garantice  condiciones  para  atender  autónomamente  sus  necesidades  más  esenciales.  En  este  sentido,  la  superación  de  pobreza  trata  que  esas  prácticas  institucionalizadas de exclusión y de marginación sean disminuidas, desde el punto de vista de  la  arquitectura  social.  Para  ello  se  requiere  una  articulación  del  aparato  público,  la  sociedad  civil y las empresas, mediante la cual se vaya garantizando que nadie va a ser desatendido en  sus  derechos  y,  a  consecuencia  de  ello,  nadie  va  a  ver  diezmadas  sus  capacidades.  De  este  modo,  la  mirada  es  holística,  integral  y  comprensiva  con  todos  y  cada  uno  de  los  elementos  que vamos señalando.  

9


“Nuestra misión  es  colaborar  para  desplazarnos  de  una  situación  de  pobreza  a  una  de  no  pobreza.  En  otros  términos,  de  una  insatisfacción  de  necesidades  a  una  satisfacción  de  necesidades,  de  la  debilidad  de  las  capacidades  a  un  desarrollo  de  capacidades  y  de  la  vulneración  de  derechos  a  una  restitución  o  respeto  de  los  derechos.  ¿Cómo?,  a  través  del  fortalecimiento  de  los  activos.  Mencionábamos  estos  tres    elementos  básicos  en  el  ámbito  del  capital  humano,  del  capital  social  y  capital  físico  ¿y  para  qué?,  para  que  eso  genere  mejores  condiciones  que  amplíe  las  oportunidades  y  permita  la  inclusión  y  la  protección  social” (Juan Carlos Feres, Vicepresidente de la FSP).    Considerando  esta  mirada  holística  e  integral,  en  la  superación  de  la  pobreza  se  debe  considerar  una  interconexión  entre  los  diferentes  ámbitos  de  trabajo,  aún  cuando  existan  temas que en apariencia deban atenderse específicamente. Por ejemplo, la preocupación por  el  hábitat  y  la  vivienda  tiene  consecuencias  positivas  en  términos  de  las  condiciones  para  la  educación de los miembros de una familia, así como también el desarrollo de las capacidades  de comprensión de lectura amplía las oportunidades para mejorar la incorporación al mercado  del  trabajo.  Comprender  la  especificidad  complementaria  del  sistema  de  dimensiones  del  bienestar debe ser el espíritu del trabajo de la Fundación.    LA  POBREZA  EN  CHILE:  SITUACIÓN  DE  LA  INCIDENCIA  DEL  FENÓMENO  EN  LOS  ÚLTIMOS  AÑOS     La tendencia respecto  a los niveles de la pobreza e indigencia en Chile es sostenidamente a la  baja,  desde  el  punto  de  vista  del  ingreso.  Esto  también  se  vincula  con  el  desarrollo  del  bienestar, tanto en el plano del ingreso como en otros aspectos 2 .    En  Chile,  a  diferencia  de  lo  que  ocurre  en  Latinoamérica,  la  pobreza  rural  es  menor  a  la  pobreza  urbana,  lo  cual  puede  estar  enmascarado  por  la  no  actualización  de  la  línea  de  la  pobreza.    La  mitad  de  las  personas  en  situación  de  pobreza  se  concentra  en  tres  regiones:  región  Metropolitana,  Biobío  y  Araucanía,  por  lo  que  no  es  de  extrañarse  que  exista  un  sesgo  de  políticas  en  ciudades  grandes.  Ello,  sin  embargo,  lleva  a  una  desatención  relativa  en  otras  partes del país y es ahí donde está puesto el foco de la FSP, en aquellos lugares donde no se  han  desarrollado  redes  sociales,  o  bien  donde  son  insuficientes  o  extremadamente  asistencialistas.   

2

El expositor señala que no existe acuerdo con los números entregados últimamente por el Ministerio  de Desarrollo Social (ex Mideplan) y la Cepal. Para el año 2009, con los datos de la Casen, Cepal señala  que la pobreza en Chile es de un 11,5 %, mientras que el Ministerio lo valora en un 15,1%. El expositor  agrega que existe una diferencia metodológica en el cálculo. Cepal separó la variación de precios de los  alimentos, de los no alimentos de la canasta básica familiar. Mideplan, en cambio, aplicó la variación de  los  alimentos  a  ambas  líneas.  Como  la  variación  de  los  alimentos  fue  seis  veces  mayor  a  la  de  los  no  alimentos,  se  sobreestimó  la  variación  de  los  precios  de  estos  últimos  y  aumentó  la  incidencia  de  la  pobreza.   

10


“La Fundación concentra su aporte en esos lugares donde al Estado le cuesta más llegar o  sencillamente,  por  razones  políticas,  no  le  interesa  llegar…”  (Juan  Carlos  Feres,  Vicepresidente de la FSP).    Si  se  considera  que  la  brecha  de  la  indigencia  puede  ser  superada  con  el  0,1%  del  PIB,  aplicando  un  impuesto  del  0,5%  al  10%  de  la  población  más  rico,  no  se  puede  tolerar  la  existencia de pobreza extrema. Esto sólo es para ejemplificar el caso de inequidad, dado que  no se trata de que se tomen los recursos y simplemente se repartan entre los indigentes. No  interesa,  si  acaso  se  quiere  ser  sustentable  en  la  propuesta,  el  repartir  los  recursos  de  esa  manera.    Lamentablemente,  hoy  en  día  las  estrategias  están  orientadas  en  ese  aspecto.  Las  políticas  sociales están destinadas a impactar el indicador y, por tanto, no van de acuerdo con la visión  de la Fundación respecto de la superación de la pobreza. Entregar transferencias monetarias  en  meses  de  medición  de  la  Casen  no  es  más  que  forzar  bajos  valores,  y  esas  medidas  no  aseguran que de manera sustentable se disminuya la pobreza en el tiempo. Esto distorsiona un  combate exitoso de la superación de la pobreza y no es más que una instrumentalización de  las políticas públicas.    Chile es uno de los países con una de las peores distribuciones de ingreso en la región y una de  las medidas para aplacar esta inequidad es aplicar impuestos a los deciles más ricos, los cuales  en  ningún  caso  deberían  ser  impuestos  de  gran  monto.  Sin  embargo,  en  Chile  existe  una  resistencia a la eventual aplicación de impuestos, en la medida en que se entiende que merma  el  ingreso  (o  enriquecimiento)  y  la  inversión  y,  por  tanto,  tendría  incidencia  negativa  en  el  crecimiento económico.    “En nuestro país, la superación de la pobreza va de la mano con mejorar las condiciones de   equidad e integración social, a través de una arquitectura social distinta, que entregue a las  personas en pobreza el manejo de herramientas que les permita competir en igualdad. Esa  es la orientación de la Fundación en cuanto a la superación de la pobreza” (Juan Carlos Feres,  Vicepresidente de la FSP).    La superación de pobreza va de la mano de la equidad, de la mejora de las condiciones de vida,  de las condiciones de integración social y a través de una arquitectura social distinta, donde los  pobres puedan competir en igualdad de condiciones. O, dicho de otro modo, se avance en el  fortalecimiento  de  oportunidades  que  le  permitan  desplegar  las  capacidades  para  insertarse  socialmente.  Sólo así es posible  garantizar el logro de manera autónoma de  un conjunto de  satisfacciones  y,  paralelamente,  avanzar  en  que  la  sociedad  se  haga  cargo  de  eliminar  todo  aquello que puede estar al borde del incumplimiento de sus derechos humanos.   

11


I. Talleres grupales:  “Expresiones  territoriales  de  la  intervención  SERVICIO PAÍS para el mejoramiento del hábitat”     Los talleres grupales tuvieron por objetivo  constituir espacios colectivos de análisis, debate y  reflexión  respecto  de  aprendizajes,  problemáticas  y  hallazgos  relevantes  en  el  ámbito  de  la  intervención  del  hábitat  y  la  vivienda.  Se  generó,  por  tanto,  un  proceso  de  sistematización  y  diálogo  que  permitió  dar  cuenta  de  las  intervenciones  desplegadas  a  lo  largo  de  Chile  y  las  particularidades  del  trabajo  a  nivel  territorial  en  diversas  temáticas  (reconstrucción  post  desastre, rescate patrimonial, apoyo a procesos de gestión habitacional, etc.)  En este punto resulta pertinente señalar que la labor de SERVICIO PAÍS en Vivienda y Hábitat  centra  su  intervención  en  comunidades  que  habitan  en  territorios  vulnerables  donde  se  evidencian brechas respecto del hábitat residencial y comunitario, así como en la distribución  de externalidades ambientales negativas y las capacidades de gestión y producción del hábitat  a  nivel  local.  En  este  contexto,  se  reconoce  a  las  personas,  familias  y  comunidades  como  sujetos  activos  y  partícipes  de  los  procesos  de  gestión  y  producción  del  hábitat.  Como  una  forma  de  dar  sostenibilidad  a  las  intervenciones,  el  programa  promueve  la  participación  y  articulación con los gobiernos locales, la institucionalidad pública vinculada a esta temática y la  sociedad civil.   Tal como se introdujo, los talleres son un espacio central en el desarrollo de la mesa técnica,  en  la  medida  en  que  permiten  poner  en  discusión  las  diferentes  experiencias  de  los/as  profesionales SERVICIO PAÍS, otorgando una instancia de diálogo sobre temas específicos pero  sustantivos  en  el  desarrollo  de  la  intervención.  Cada  taller  estuvo  conformado  por,  aproximadamente,  20  profesionales,  conducidos  y  moderado  por  dos  miembros  del  equipo  técnico de SERVICIO PAÍS.   En cada taller se expusieron las ponencias preparadas por los/las profesionales SERVICIO PAÍS  para orientar la discusión a lo largo de la jornada. Junto con ello, se contó con la presencia de  un experto externo, el cual dio su mirada sobre la temática y comentó las exposiciones de los  equipos.  Cabe  señalar  que  los  expertos  y  participantes  manifestaron  la  relevancia  y  gratitud  por  la  instancia,  en  la  medida  en  que  permitió  potenciar  la  vinculación  entre  lo  que  hace  el  programa SERVICIO PAÍS y la FSP y las instancias académicas, gubernamentales, de la sociedad  civil,  etc.  Rescatando  el  valor  de  cada  intervención  y  potenciando  la  formación  de  redes  de  trabajo entre los/las profesionales SERVICIO PAÍS.    Los seis talleres realizados fueron los siguientes:  

12


A continuación se presentan una síntesis de cada uno de ellos:   Taller n°1: Manifestaciones de pobreza en hábitat, en contextos rurales y urbanos  Los principales aspectos del taller, centrados en la discusión en torno a las manifestaciones de  pobreza  en  contextos  rurales  y  urbanos,  refieren  a  (1)  instalar  la  noción  de  vulnerabilidad  territorial,  (2)  plantear  una  reflexión  sobre  la  implementación  territorial  de  las  políticas  públicas y (3) el rol del profesional SERVICIO PAÍS en ese contexto.    (1)  Se  visibilizó  una  condición  territorial  caracterizada  por  la  vulnerabilidad  y  los  riesgos,  los  cuales  se  traducen  en  diferentes  condiciones  de  carencia  y  bajo  desarrollo,  poniendo  importantes dificultades para la intervención a nivel local. Específicamente, se observó que la  mayor  expresión  de  vulnerabilidad  guarda  relación  con  la  existencia  de  obstáculos  para  el  despliegue  de  las  capacidades  instaladas  en  las  comunidades,  tanto  por  la  ausencia  de  procesos de identificación de recursos como por la insuficiencia de instancias para potenciar su  desarrollo.   (2) Frente a esta situación de diversa vulnerabilidad, los participantes señalan que las políticas  públicas llegan de manera tardía e insuficiente a los sectores más aislados. Es decir, se observa  que  no  consideran  las  particularidades  territoriales,  porque  se  implementan  de  manera  estandarizada,  sin  considerar  las  dificultades  que  las  comunidades  enfrentan  o  las  potencialidades  que  ellas  poseen.  Esto  genera  un  círculo  vicioso  traduciéndose  en  menores  condiciones de eficiencia y eficacia a nivel local.  A  juicio  de  los  participantes,  se  observa  que  la  distribución  territorial  del  país  ya  es  una  problemática  en  sí  misma.  El  rasgo  distintivo  es  la  constitución  de  territorios  aislados,  los  cuales corresponden a las zonas de mayor vulnerabilidad.    (3) En este escenario el rol del programa SERVICIO PAÍS se debe centrar en fortalecer y valorar  las características identitarias locales y comunitarias. Sin embargo, esto debe complementarse 

13


con desarrollar y potenciar las capacidades. En términos de la visibilización de las capacidades  se plantea la necesidad de observar tanto recursos materiales como no materiales. Los activos  se  mencionaron  como  capacidades  materiales,  así  como  también  el  patrimonio  local,  los  recursos  municipales  y  los  activos  locales.  Pero  también  el  capital  social  es  un  recurso  no  material  que  debe  potenciarse  a  lo  largo  de  la  intervención.  En  este  contexto,  es  relevante  hacer  un  reforzamiento  de  las  capacidades  en  el  contexto  del  territorio  para  traducir  las  carencias en potencialidades.   Es necesario centrarse no desde las debilidades sino que desde las especificidades, dando un  giro  hacia  las  potencialidades  para  darle  valor  a  ese  espacio  local.  Es  decir,  fortalecer  la  institucionalidad local, entendida ésta como los consejos regionales, las juntas de vecinos, los  comités  de  viviendas.  Es  necesario  generar  una  sinergia  de  esta  institucionalidad  para  tener  representatividad  a  nivel  local,  regional  y  nacional.  En  estas  sinergias  se  puede  potenciar  la  visibilización  de  problemáticas  del  territorio  y  en  ese  espacio  estaría  el  rol  del  profesional  SERVICIO PAÍS.     Taller n°1: Manifestaciones de pobreza en hábitat, en contextos rurales y urbanos  Conducción  Coordinador del taller  Invitado Externo  Mabel  Alarcón  R.    (Unidad  Maximiliano  Mayan  (JT  Miguel Santibáñez.  Técnica SP)  Magallanes)  Arquitecto, director  Corporación JUNDEP  Ponencias  María Elena, Región de Antofagasta. PSP Carla Nova  Cabo  de  Hornos,  Región  de  Magallanes.  PSP  Cristián  Fierro,  Alexis Reyes.  Quirihue,  Región de Biobío, PSP Paola Cáceres, Felipe Pérez  Objetivo del taller  Analizar  las  manifestaciones  de  pobreza  en  hábitat,  en  contextos rurales y urbanos.  Principales ejes de la  Noción de pobreza rural,  Superación de pobreza,   discusión  Complementariedad crítica,   Innovación,   Aceptabilidad/adaptabilidad  hacia  los  territorios  y  comunidades.   

14


Taller n°2:  Estructura  de  oportunidades  en  hábitat  residencial  y  comunitario  para  la  integración y equidad territorial  La  discusión  se  centró  en  tres  aspectos  (1)  el  proceso  de  generación  de  la  estructura  de  oportunidades a nivel local, (2) las intervenciones de SERVICIO PAÍS como fortalecimiento de  la  estructura  de  oportunidades  y  (3)  el  rol  de  los/las  profesionales  en  el  proceso  de  intervención.   (1)  En  primer  lugar  se  planteó  la  preocupación  por  la  centralización  y  estandarización  de  la  oferta  del  sector  público,  tanto  desde  el  diseño  como  la  implementación.  A  juicio  de  los  participantes,  esto  no  da  cuenta  de  la  diversidad  del  territorio  e  incide  en  los  procesos  de  trabajo  que  se  realiza  a  nivel  territorial.  O  dicho  en  otras  palabras,  la  implementación  de  las  intervenciones presenta numerosas dificultades para realizar un acercamiento a la comunidad  con los actuales instrumentos de la política pública. De este modo, la centralización tiene un  impacto negativo en la generación de puentes de acceso a la estructura de oportunidades que  ofrece el Estado, impidiendo el logro de resultados efectivos.   Por  otra  parte,  la  realidad  de  los  territorios  aislados  y  extremos  hace  que  la  oferta  privada  también  sea  menor.  Esto  dificulta  el  escenario  de  las  intervenciones  pues  existe  una  insuficiencia de oportunidades que genera una merma en las expectativas de trabajo de los/las  profesionales  con  las  comunidades.  Además,  pone  en  evidencia  la  desigualdad  territorial,  ya  que  los/las  profesionales  manifiestan  que  la  zona  centro  del  país  sí  tiene  acceso  a  complementar la oferta pública con instancias privadas.   Con  respecto  al  rol  de  los/las  profesionales  en  el  territorio  se  destacó  que  se  tiene  que  potenciar un rol institucional y una visión integral. Es decir, que si la mirada de la pobreza es  un enfoque multidimensional también se debe apuntar a diseñar de esa manera y considerar  dichas  dimensiones  en  la  implementación  del  programa  en  los  territorios.  A  juicio  de  los  participantes, esto fortalece la estructura de oportunidad que, si bien puede ser débil, puede  potenciarse con la generación de redes y sinergias en el territorio, de tal forma de abrir más  oportunidades.   (2) Se planteó que la estructura de oportunidades existente no necesariamente es atingente a  las  problemáticas  que  están  sucediendo  en  cada  uno  de  los  territorios.  En  este  contexto,  la  labor  del  profesional  debe  estar  orientada  a  visibilizar  las  problemáticas  “reales”,  generar  conexiones  a  una  oferta  determinada  y  plantear  estrategias  que  permitan  encadenar  y  articular  la  estructura  para  resolverla.  Es  decir,  construir  un  puente  que  esté  al  servicio  de  superar  las  dificultades  locales  que  se  presentan  en  el  territorio  y  que  son  puestas  de  manifiesto por los actores.   Se  debe  potenciar  que  la  comunidad  tenga  un  rol  más  activo  y  presente,  demandando  soluciones a ciertas problemáticas, es decir, “que las ponga sobre la mesa y solicite respuestas  a  los  gobiernos  locales”.  Para  los  participantes,  si  la  comunidad  no  plantea  los  temas  no  necesariamente  se  visibilizan  los  problemas  y,  por  tanto,  no  se  gestionan  a  través  de  las  autoridades. Por ejemplo, en casos en que la vivienda y gestión del hábitat no es tema para la  comunidad y solo se manifiesta a nivel individual, no existe una demanda real. El proceso de  identificación de esas problemáticas locales es un requerimiento inicial de la intervención del  profesional SERVICIO PAÍS.  

15


(3) Por último, se plantea una discusión respecto a rol de los/las profesionales. La preguntas es  ¿somos operadores de políticas públicas, o somos agentes gestores de recursos y capacidades?  Entre los participantes se señala que hay sensaciones de desagrado cuando sólo se opera y se  pierde la esencia del programa. Para los/las profesionales el rol de mediador se debe potenciar  y profundizar, poniendo en un segundo lugar la ejecución de políticas públicas.    Tener  en  el  horizonte  esta  perspectiva  permite  considerar  que  en  los  cuatro  meses  de  ciclo  que  quedan,  respecto  a  la  fecha  de  realización  de  la  mesa  técnica,  puedan  implementarse  acciones en esa línea. Este es el principal desafío que debe abordarse y trabajar, siendo el valor  de pertenecer al programa SERVICIO PAÍS.   Taller  n°2:  Estructura  de  oportunidades  en  hábitat  residencial  y  comunitario  para  la  integración y equidad territorial  Conducción FSP  Coordinador del taller  Invitado Externo  M.  Ignacia  Rojas  (Unidad  Ricardo Villalobos (JT Aysén)  Matías González,  Técnica SP)  Departamento de Atención a  Grupos Vulnerables, Minvu.    Ponencias  Putre,  Región  de  Arica  Parinacota.    PSP  Gisela  Fuenzalida,  Claudia Pereira  Lago  Verde,  Región  de  Aysén,  PSP  Adriana  Palacios,  Mariajaviera Soto  Villa Alegre, Región del Maule, PSP Daniela Villarroel  Objetivo del taller  Analizar  el  rol  de  la  estructura  de  oportunidades  en  hábitat  residencial  y  comunitario  que  promuevan  la  integración  y  equidad territorial.  Principales ejes de la  ‐ Problemas de acceso a la estructura de oportunidades.  discusión  ‐  Pertinencia  y  aplicabilidad  de  políticas  públicas  en  los  territorios de intervención de SERVICIO PAÍS.  ‐  Centralización  de  servicios  al  interior  de  los  territorios  v/s  posibilidades de implementación en sectores aislados.  ‐ Modelos de gestión para iniciativas locales de mejoramiento  del hábitat.  ‐ Alianzas estratégicas.  ‐ Diversificación de fondos para el desarrollo de iniciativas de  mejoramiento del hábitat.  ‐ Rol SP en la apuesta por la complementariedad critica.  ‐ Complementariedad modelo SP con política local: aportes de  SERVICIO PAÍS al proceso de reconstrucción en vinculación con  la estructura de oportunidades.     

16


Taller n°3: El proyecto como herramienta de activación de capacidades para el mejoramiento  del hábitat  Se trabajó en el taller en torno a tres ejes. (1) primero, el proceso de desarrollo del proyecto;  luego,  (2)  la  relevancia  de  la  generación  de  proyectos  como  desarrollo  de  diferentes  capacidades;  por  último,  (3)  el  rol  de  los/las  profesionales  en  el  proceso  de  gestión  de  proyectos.   (1) Se señala que el trabajo con el proyecto se inicia desde la etapa de diseño, la cual va desde  la problematización hasta un diagnóstico adecuado. En ese sentido, es una capacidad que una  comunidad  pueda  identificar  de  forma  colectiva  cuál  es  su  problema  y  cuáles  son  sus  necesidades. Para los participantes de los talleres, darse cuenta de ello es un gran logro ya que  permite  que  la  comunidad  se  identifique  como  parte  de  una  colectividad  y  además  tenga  la  libertad  de  plantear,  desde  las  particularidades  locales,  formas  para  emprender  soluciones  para superar estos problemas. El diseño del plan de acción es una segunda capacidad, que se  comienza gestar en el inicio de un proyecto. Con esto se quiere señalar que las capacidades no  sólo se centran en las etapas de implementación, sino que surgen previamente y —a juicio de  los participantes—, es el valor del desarrollo de un proyecto.   (2)  En  segundo  lugar  se  destacó  la  relevancia  de  conseguir  y  gestar  los  proyectos  desde  la  comunidad, generando compromiso con la iniciativa. En las experiencias expuestas se constató  que  cuando  los  proyectos  empiezan  desde  la  comunidad  no  se  generan  fallas  en  la  participación o en el desarrollo. Las capacidades que se desarrollan a nivel comunitario tienen  que ver en la confianza para lograr cosas. De este modo, el rol del profesional es facilitar que  las iniciativas emerjan desde la comunidad y para ella, no desde el programa SERVICIO PAÍS.   Desde  esta  perspectiva  es  relevante  el  rol  de  SERVICIO  PAÍS  como  un  referente  para  la  comunidad. Asimismo, el proyecto permite ampliar las expectativas y facilita la generación de  cambios  al  interior  de  la  comunidad.  No  obstante,  se  plantea  que  las  comunidades  y  profesionales  deben  considerar  que  la  implementación  se  puede  demorar  más  de  lo  que  se  espera,  de  tal  forma  que  la  experiencia  que  queda  es  valiosa;  constituyendo  la  esencia  del  programa y siendo un recurso de la comunidad. Los logros de la comunidad se instalan como  una  capacidad  ya  que  les  permite  considerar  que  pueden  hacerse  cargo  de  otras  problemáticas.   Otro aspecto es la importancia de articular esfuerzos respecto a las distintas iniciativas que se  implementan.  Muchas  veces  se  pierde  de  vista  que  lo  que  hacen  los/las  profesionales  es  impulsar  un  proceso  de  intervención  social  que  busca  generar  una  transformación  de  una  situación  insatisfactoria  para  la  comunidad.  En  este  contexto,  se  debe  considerar  que  las  acciones  estén  enfocadas  al  aprovechamiento  de  las  oportunidades  que  no  han  sido  visibilizadas. Por este motivo, es relevante la articulación de los actores ya que impide que las  iniciativas se ejecuten de manera aislada que, probablemente, van a tener poco impacto y ni  sinergia con otras iniciativas.   (3)  Por  último,  se  hizo  referencia  al  rol  de  los/las  profesionales  como  facilitadores  de  los  procesos  de  intervención  social.  En  este  caso  el  rol  está  en  tensión,  pues  se  tienen  que  impulsar iniciativas que promuevan el  desarrollo de una comunidad, pero también enfrentar  escenarios complejos, en los cuales la respuesta de la comunidad no es la esperada. De este  modo,  es  necesario  precisar  ¿qué  iniciativas  se  impulsan?  y  ¿cuáles  no?    Es  decir,  muchas  veces  por  sacar  adelante  los  proyectos  se  suplen  algunos  espacios  que  le  corresponde  a  la 

17


comunidad discutir,  lo  cual  debería  ir  disminuyendo  a  medida  que  se  potencia  el  rol  del  profesional como mediador.   Finalmente,  se  refuerza  la  idea  de  que  los  proyectos  son  una  herramienta  efectiva  para  la  activación  de  capacidades,  pero  se  requiere  tener  en  cuenta  que  el  rol  del  profesional  es  invitar a la comunidad a ser reflexivos y a tomar decisiones. Por este motivo, se debe tener en  cuenta  que  hay  proyectos  interesantes,  pero  que  pueden  no  ser  pertinentes  para  ese  momento de la comunidad. En ese tipo de situación, la comunidad debe tomar las decisiones  que sean necesarias.   Taller  n°3:  El  proyecto  como  herramienta  de  activación  de  capacidades  para  el  mejoramiento  del  hábitat  Conducción FSP  Coordinador del taller  Invitado Externo  Diego Pérez (JT O’Higgins)  Rodrigo Olivares (JT Maule)  Ana  Luisa  Muñoz,  Vicaría  Pastoral  Social  y  de  los  Trabajadores.  Ponencias  Pichilemu, Región de O’Higgins, PSP Marly Placiencia, Cristóbal Silva  Constitución, Región del Maule, PSP Pablo Flores    Objetivo del taller  Identificar  las  potencialidades  del  proyecto  como  herramienta  de  activación de capacidades para el mejoramiento del hábitat.  Principales ejes de la discusión  Metodologías para la formulación y evaluación de proyectos;   Modelos de gestión de proyectos;    Autogestión de espacios comunitarios;   Metodologías de diseño participativo de proyectos. 

18


Taller n°4: Participación ciudadana  y responsabilidad en la producción del hábitat local  Se  organizó  la  discusión  en  torno  a  tres  ejes.  En  primer  lugar,  (1)  se  planteó  una  noción  de  participación  ciudadana  para  el  contexto  del  programa;  luego,  (2)  la  situación  de  la  participación  a  nivel  local  y  comunitario;  por  último,  (3)  el  rol  de  los/las  profesionales  en el  proceso de desarrollo y fortalecimiento de la participación.   (1)  Para  los  integrantes  de  los  talleres,  la  participación  se  manifiesta  en  contextos  donde  existen  diferentes  actores  sociales  con  variados  intereses  quienes  están  dispuestos  a  formar  parte del proceso de toma de decisiones para potenciar el desarrollo a nivel territorial. En este  sentido, la participación se reconoce como una relación  dinámica entre el Estado y la sociedad  civil, con variables del mercado. En este contexto, la participación debe ser entendida como un  proceso y no sólo como un suceso.   (2)  La  participación  se  produce  y  expresa  de  manera  diferenciada  en  los  territorios.  No  obstante,  existe  la  sensación  de  una  tendencia  hacia  la  baja  participación  en  talleres,  asambleas  o  espacios  donde  se  toman  decisiones.  En  este  contexto,  se  habló  que  la  participación  podría  estar  en  crisis,  la  cual  se  manifiesta  de  manera  diferente  entre  los  territorios  u  otros  movimientos,  pero,  sin  duda,  se  produce  en  un  cambio  de  época  en  términos  de  la  participación.  Por  estos  motivos,  es  necesario  reflexionar  qué  tipo  de  participación se busca potenciar, cómo es posible innovar en esta materia y, finalmente, cómo   las personas se constituyen en actores de los cambios sociales.   Para los participantes, un adecuado proceso de intervención debería tener un tiempo mínimo  de tres años para que sea posible observar transformaciones al interior de los territorios. No  obstante,  se  considera  necesario  evaluar  la  participación  mediante  una  lógica  de  proyectos  anuales  para  alcanzar  logros  efectivos  en  los  procesos  de  desarrollo  local.  Para  los  participantes,  en  este  contexto  juega  un  rol  central  la  generación  de  prácticas  innovadoras.  Éstas guardan relación con procesos de desarrollo replicables, que permitan sumar a otros en  la  participación.  De  este  modo,  es  necesario  superar  el  sesgo  referido  a  que  las  actividades  tienen  una  baja  participación  pues  en  ellas  también  se  pueden  generar  procesos  de  trabajo  valiosos. La sostenibilidad de los procesos de desarrollo está dada por los recursos pero, sobre  todo,  por  los  actores  vinculados.  Por  este  motivo,  los  espacios  de  participación  formal  se  deben redefinir y ampliar a otras instancias de participación que han cobrado fuerza al interior  de los territorios.   (3) El rol de los/las profesionales en el territorio es de promotor de procesos de desarrollo que  sean participativos, es decir, son el nexo entre las comunidades y los tomadores de decisiones.   En el taller se hizo referencia a las frustraciones de los y las profesionales sobre la relación y  participación de la comunidad en algunos procesos que se buscan desarrollar al interior de los  territorios. Se concluyó que la participación responde a la construcción de un proceso histórico  y  que,  por  lo  tanto,  las  expectativas  de  los/las  profesionales  —considerando  la  misión  encomendada,  los  tiempos  de  intervención  en  los  territorios,  entre  otros  factores—,  deben  considerar ello.   Finalmente,  se  vincula  la  participación  con  la  noción  de  construcción  de  ciudadanía  y  gobernabilidad  democrática.  Además  se  señala  que  la  implementación  de  la  intervención  va  acompañada  de  la  preocupación  sobre  la  generación  de  redes,  potenciando  organizaciones,  formando líderes, experiencias demostrativas y generando confianza. Estos aspectos resultan 

19


sustantivos al  momento  de  evaluar  el  trabajo  de  los/las  profesionales  al  interior  de  la  intervención.   Taller n°4: Participación ciudadana  y responsabilidad en la producción del hábitat local  Conducción FSP  Coordinador del taller  Invitado Externo  Margarita Fernández,  Mariela Pérez (JT Valparaíso)  Cristian Riquelme (JT Biobío)  académica, Centro de  Políticas Públicas y      Ciudadanía, Universidad de    Los Lagos.   Ponencias  Chañaral,  Región  de  Atacama.  PSP  Andrea  Poblete,  Javiera  Provis, Andrea Rojas  Tirúa, Región de Bíobío. PSP Karina Sepúlveda, Fabián Sáez  Puerto Natales, Región de Magallanes PSP Alejandra Vejares,  Sebastián Bastías, Gerda Tapia. 

Objetivo del taller  Principales ejes de la  discusión 

Analizar el rol de la participación ciudadana  y responsabilidad  en la producción del hábitat local  ‐  Escalas  de  participación:  oportunidades  y  limitaciones  para  el desarrollo de los territorios.  ‐ Espacios públicos y comunitarios autogestionados.  ‐ Participación de comunidades en iniciativas de inversión.  ‐ Liderazgo comunitario.  ‐ Inclusión de la diversidad como factor clave para el logro de  proyectos participativos y sostenibles a escala local.  ‐ Diseño participativo de vivienda social.  ‐ Enfoque de género, oportunidades y limitantes en contextos  vulnerables. 

20


Taller n°5 Gestión ambiental local y desarrollo territorial.   Se  trabajó  sobre  (1)  los  problemas  ambientales  presentes  en  las  intervenciones  que  desarrollan los/las profesionales, (2) las estrategias de intervención frente al quehacer medio  ambiental, (3) los desafíos para las intervenciones en el territorio, (4) la preocupación sobre la  sustentabilidad  de  la  intervención  y,  por  último,  (5)  orientaciones  para  la  generación  de  un  modelo de evaluación de la gestión.    (1) En primer lugar, se identificaron los problemas ambientales más recurrentes al interior de  las intervenciones SERVICIO PAÍS. Específicamente, se destacó la preocupación por el manejo  de  recursos  naturales,  como  es  el  caso  de  los  recursos  hídricos,  la  contaminación  por  actividades productivas (empresas), la contaminación por la acción de las comunidades y otros  conflictos  de  interés  entre  la  comunidad,  las  empresas  y  las  autoridades.  Además  se  hizo  mención a las asimetrías de información con carencia por parte de la comunidad y la falta de  participación y organización social en torno a temáticas ambientales.   (2) Otra esfera de discusión fueron las estrategias de intervención que se están desplegando  frente  a  problemáticas  ambientales.  Se  consideró  que  la  estrategia  podría  estar  orientada  el  desarrollo  de  formas  de  vinculación  informal  con  la  comunidad  y  luego  a  las  instancias  de  vinculación  de  manera  más  institucional.  Es  decir,  empoderamiento  y  acción  ciudadana  para  poder avanzar y revertir la actitud pasiva para el desarrollo ambiental local, evitando mantener  una  posición  asistencialista  hacia  las  comunidades.  Otra  estrategia  de  intervención  refiere  al  desarrollo  de  capacidades  en  los  municipios,  las  organizaciones  locales  y  la  comunidad.  Se  indicó  que  la  acción  del  profesional  debería  estar  atenta  al  reconocimiento  de  diferentes  actores locales y no sólo aquellos vinculados a la  comunidad vecinal / barrial. Es decir, trabajar  desde abajo, pero reconociendo a los diferentes sectores y personas que podrían participar de  las acciones comunitarias.   (3)  La  tercera  esfera  de  la  discusión  refiere  a  aspectos  para  madurar  y  potenciar  en  las  intervenciones.  Por  ejemplo,  la  necesidad  de  considerar  mecanismos  de  vinculación  y  articulación  con  empresas  privadas  en  el  marco  de  sus  estrategias  de  Responsabilidad  Social  Empresarial.  Esta  es  una  oportunidad  a  la  que  se  debería  acceder  una  vez  que  los/las  profesionales  tengan  claridad  sobre  los  roles  de  los  actores  en  la  comunidad.  Otro  tema  es  incidir  en  los  programas  asociados  a  la  gestión  del  territorio,  en  la  medida  en  que  los/las  profesionales participan en mesas locales y desde ahí se podría incidir a nivel más local.   (4) La cuarta esfera de discusión fue la sustentabilidad de las intervenciones. Fue clave poner  en  la  mesa  qué  se  entiende  por  tal.  Se  consensuó  que,  como  mínimo,  es  la  capacidad  de  perdurar en el tiempo de una intervención. Junto con ello, la capacidad de incidir en la calidad  de vida de las personas y definir indicadores que permitan medir ello en el futuro. Dada esta  definición, la sustentabilidad no recae sólo sobre los/las profesionales, sino también sobre las  comunidades, los actores locales, las autoridades y municipios.   (5) Por último se plantea la observación de un modelo de gestión ambiental que considere una  noción  de  desarrollo  sustentable  y  un  sistema  de  indicadores  para  su  monitoreo.  Acá  se  abordó  el  rol  del  profesional  y  la  recuperación  del  aporte  metodológico  de  la  experiencia  y  disciplina. Esto es relevante ya que ser profesional implica un trabajo riguroso y responsable,  que puede aportar en la definición de indicadores de evaluación, al inicio y durante el proceso,  recuperando y valorando tanto la información cualitativa como cuantitativa.  

21


Taller n°5 Gestión ambiental local y desarrollo territorial 

Conducción FSP  Verónica Martínez (UTN SP) 

  Ponencias 

Objetivo del taller  Principales ejes de la  discusión 

Coordinador del taller  Héctor Morales (JT  O’Higgins) 

 

Invitado Externo  Alex  Godoy,  ingeniero  ambiental,  académico  de  la   Universidad  Nacional  Andrés  Bello, Santiago.  

Petorca, Región de Valparaíso, PSP Paloma Gonzalez   Alhué, Región Metropolitana. PSP Berta Holgado, Vanessa  Cortés  Palmilla, Región de O’Higgins PSP Javier Ortiz  Analizar el rol de la gestión ambiental local y desarrollo  territorial.  ‐ Conflictos ambientales y su efecto en la vulnerabilidad de las  comunidades.  ‐  Capital  humano  para  la  adecuada  gestión  del  medioambiente local.  ‐  Manejo  de  recursos  ambientales  (agua,  suelo,  aire)  a  nivel  comunitario y organizacional, problemáticas y desafíos.  ‐  Factores  legales  que  inciden  en  la  adecuada  o  inadecuada  gestión medioambiental de comunidades vulnerables.  ‐  Diferentes  escalas  de  actuación  para  el  mejoramiento  del  medioambiente local.  ‐  La  componente  tiempo  en  los  procesos  de  mejoramiento  ambiental y la pertinencia territorial.  ‐  Manejo  de  conflictos  ambientales  al  interior  de  los  municipios.  ‐  El  paso  de  la  reconstrucción  al  desarrollo,  mecanismo,  instrumentos,  recursos  y  estructura  orgánica  intersectorial  para el desarrollo de los territorios. 

22


Taller n°6 Patrimonio e identidad local    Se  trabajó  en  el  taller  en  torno  a  (1)  la  pertinencia  de  las  intervenciones  en  el  contexto  cultural  local,  (2)  la  reconstrucción  del  patrimonio  edificado  y  (3)  la  experiencia  con  otros  ámbitos del bienestar.   (1)  En  primer  lugar  se  hace  referencia  al  reconocimiento  del  patrimonio  reforzando  la  necesidad  de  enfocar  el  turismo  cultural  de  manera  correcta.  Específicamente  se  plantea  la  necesidad de considerar estrategias como la inclusión de los jóvenes con el fin de fortalecer la  cultura y valor local. Es decir, considerar el patrimonio como un recurso que tenga pertinencia  local.   También  se  comentó  sobre  la  participación  en  los  temas  relacionados  con  el  patrimonio,  particularmente sobre los procesos y validación de las decisiones ciudadanas en torno a estos  temas. A juicio de los participantes, esto permite la integración social en las políticas públicas y  el reconocimiento de la interculturalidad. Se considera necesario que la participación debe ser  una  invitación  para  potenciar  la  vinculación  y  considerar  procesos  para  (re)encantar  a  los  participantes en las instancias de desarrollo del programa.   (2)  Se  considera  que  el  programa  permite  que  existan  espacios  en  que  la  comunidad  puede  compartir  sus  anhelos  y  creencias;  más  allá  de  ser  un  elemento  técnico,  es  un  aspecto  simbólico  que  permite  desarrollar  identificación  con  el  trabajo  que  se  está  realizando.  Esto  permite tomar en cuenta a los pueblos originarios e imaginarios culturales en la construcción  de los espacios públicos. El profesional tiene una cercanía que, además de ser técnica, facilita  la interpretación de los requerimientos de las comunidades.  En  el  taller  se  instaló  la  discusión  sobre  el  valor  patrimonial  entre  las  personas.  Esta  es  una  meta  para  la  intervención.  Este  cuestionamiento  pone  en  discusión  la  forma  en  que  los/las  profesionales se acercan a las comunidades, sin perder de vista que los pilares son el respeto y  reconocimiento de la identidad local.   Se  reflexiona  sobre  la  pertinencia  de  la  intervención  en  el  contexto  local.  Específicamente,  debe  considerar  que  existen  algunas  dinámicas  “clásicas”  que  no  son  adecuadas  en  determinados contextos. El dinamismo que tiene el territorio y su relación con el patrimonio  debe  ser  reconocido  como  un  capital  de  la  comunidad,  siendo  un  factor  que  se  debe  considerar para el despliegue de intervenciones pertinentes.    (3)  Los  servicios  públicos  y  otras  instituciones  valoran  de  manera  diferente  el  patrimonio,  abarcando desde lo técnico a lo simbólico. Esto genera una dicotomía respecto de las acciones  que se pueden desarrollar.   Los  participantes  señalan  que  valorar  el  patrimonio  tiene  que  ver  con  el  sentido  que  las  personas  le  otorgan  a  su  vivienda  o  entorno  y,  también,  con  la  valoración  del  servicio  que  prestan  a  la  comunidad  y  sus  miembros.  En  este  sentido,  se  debe  plantear  una  discusión  a  nivel comunitario sobre qué es patrimonio y cómo se valora. Específicamente, el/la profesional  debe partir identificando cómo se produce (o no) esa valoración. De este modo, la valoración  patrimonial puede emerger de manera más consistente para los miembros de la comunidad.   (4) Los desafíos para el programa refieren a considerar que el patrimonio está constituido por  las  construcciones,  las  personas  y  una  realidad  cambiante.  Estos  aspectos  deben  ser  considerados  y  “aterrizados”  en  las  consideraciones  técnicas,  recuperando  el  sentido  que  le 

23


otorgan las  comunidades  locales.  Muchas  veces  las  consideraciones  teóricas  deben  ser  empalmadas con las situaciones locales. Por estos motivos, los participante esperan que en las  intervenciones  del  programa  se  busque  una  comprensión  integral  del  territorio,  dialogando  con las comunidades, autoridades y, también, entre profesionales.   Taller n°6 Patrimonio e identidad local  Conducción FSP  Coordinador del taller  Andrés  Olivares  (JT  Arica‐ Jessica  Sandoval  Parinacota)   Araucanía) 

Ponencias

Objetivo del taller  Principales ejes de la  discusión 

Invitado Externo  (JT  José Paulsen, arquitecto. Ex  Jefe de Comunidad y  Territorio del Consejo  Nacional de la Cultura y las  Artes.    Pozo  Almonte,  Región  de  Tarapacá,  PSP  Nicole  Mariñán,  Carolina Carreño.  Chimbarongo,  Región  de  O’Higgins  PSP  Nadia  Henríquez,  Marcelo Quispe.  Lonkimay, Región de la Araucanía. PSP Fernanda Miranda.  Analizar la noción de patrimonio  y rol con la identidad local.  ‐ Pertinencia de las intervenciones en el contexto cultural  local.   ‐ Reconstrucción del patrimonio edificado.   ‐ Experiencia intercultural y vinculación con otros ámbitos del  bienestar. 

24


II. Panel de discusión: “Políticas en vivienda y hábitat ¿promueven la  integración social y la equidad territorial?”     El  panel  se  llevó  a  cabo  durante  la  mañana  del  23  de  noviembre  y  fue  moderado  por  la  directora  nacional  del  programa  SERVICIO  PAÍS,  Paulina  Saball.  Los  participantes  fueron  personas  representativas  de  la  institucionalidad  ministerial  y  municipal,  de  la  sociedad  civil  expertas y del sector privado, lo cual posibilitó un debate en profundidad y amplitud respecto  de las políticas de vivienda y hábitat y su impacto en la integración social y equidad territorial.    El panel tuvo  tres momentos: primero, la exposición de cada uno de los invitados en torno a la  pregunta inicial, posteriormente una ronda de preguntas por parte de los/las profesionales SP  y finalmente una segunda intervención de respuesta por parte de los panelistas.     A continuación una breve síntesis de las intervenciones de los participantes.   

Guillermo Rolando, jefe de División Política Habitacional del Minvu    Como introducción da a conocer el contexto en el cual se ejecutan las políticas habitacionales.    Establece  que  actualmente  el  Ministerio  de  Vivienda  y  Urbanismo  (Minvu)  está  implementando ajustes y mejoras en las políticas habitacionales en respuesta a los problemas  detectados. Se reconocen los logros de los gobiernos anteriores, poniendo de manifiesto que  el aumento de la cobertura habitacional y, por tanto, la superación de ese déficit ha alcanzado  un  reconocimiento  internacional.  Así  también,  señala  que  se  ha  mejorado  la  calidad  de  las  viviendas  y  las  mejoras  se  han  ampliado  a  familias  de  clase  media,  apoyando  subsidios  de  viviendas  de  valores  más  elevados.  Sin  embargo,  aún  con  estas  mejoras  en  coberturas,  el  principal foco del Minvu no ha dejado de ser los grupos más vulnerables.    No obstante lo anterior, el expositor reconoce que se han detectado problemas en los Fondos  Solidarios  (FS)  y  señala  que  existen  tres  tipos  de  fondos.  El  FS1  destinado  a  los  grupos  más  vulnerables, el FS2 a los grupos medios capaces de pagar viviendas de mayor valor y el FS3 a  los grupos rurales. Ha habido casos en que familias que deberían postular a FS2, han solicitado  un FS1, con la idea de realizar mejoras en las viviendas en el futuro. Además se han producido  algunos problemas de focalización que ponen en evidencia la necesidad de un reforzamiento  para un adecuado otorgamiento de estos fondos. Esto además queda en evidencia cuando no  existe una adecuada aplicación de la Ficha de Protección Social que trae como consecuencia el  perjuicio de los grupos más vulnerables.    Esta  situación,  a  juicio  del  expositor,  genera  una  distorsión  del  destino  de  los  recursos  que  debe  ser  el  centro  de  atención  al  revisar  las  problemáticas  de  los  programas  de  vivienda  en  Chile.     Por otra parte, hay problemas respecto a los subsidios de localización. Si bien hubo programas  exitosos,  también  existieron  proyectos  que  se  llevaron  a  cabo  sobre  suelos  que  no  eran  de  buena  calidad  y  eso  tiene  una  repercusión  en  la  integración  social.  Así  también,  el  sistema  permite  ciertos  vicios  como,  por  ejemplo,  la  capacidad  que  puede  tener  una  familia  de  postular a dos subsidios, con tal de asegurar uno. Ello trae como consecuencia, que llegado el 

25


momento la familia ocupa un subsidio y no el otro, el cual podría haber sido la oportunidad de  cupo para otra familia.    En  tercer  lugar,  el  expositor  señala  que  la  segmentación  establecida  por  el  Minvu  ha  traído  como consecuencia que los subsidios han desatendido a los grupos medios emergentes, lo cual  se ha podido revertir parcialmente, pero requiere de una atención pormenorizada.    Respecto  a  las  distorsiones  campo‐ciudad,  se  concluye  que  como  consecuencia  de  mejores  proyectos habitacionales en la ciudad, muchas veces las familias rurales deciden emigrar a la  ciudad  en  búsqueda  a  soluciones  habitacionales,  lo  cual  trae  como  desafío  para  el  Minvu  atender de manera más eficiente el mundo rural. Esto se traduce en migraciones “forzadas”,  las  cuales  permiten  interpelar  a  la  capacidad  de  responder  a  estos  fenómenos  sociales  históricos, pero que asumen nuevas complejidades en la actualidad.      Para finalizar, el expositor señala que actualmente se debe promover una mayor indagación y  detalle  en  la  Ficha  de  Protección  Social  de  las  familias  que  deseen  postular  a  una  vivienda.  Muchas  veces,  la  Ficha  pasa  por  alto  ciertas  urgencias  habitacionales  como  el  agua,  alcantarillado y el hacinamiento. Si bien se consideran algunos aspectos, en caso de postular a  una  vivienda  se  debería  ser  más  proactivo  frente  a  esas  urgencias  habitacionales.  Sólo  en  la  medida en que los instrumentos de identificación de las familias vulnerables tengan una buena  aplicación,  será  posible  avanzar  en  un  mejor  otorgamiento  de  las  políticas  habitacionales  y,  con ello, de una mayor y mejor cobertura de los beneficios disponibles.          

26


Ana Sugranyes, arquitecta, secretaria general de la Coalición Internacional del Hábitat (HIC)    La expositora da a conocer que la organización a la cual representa forma parte de una red de  redes, presente en 120 países del mundo, interconectada con más de 400 organizaciones, que  luchan por los derechos al hábitat y la justicia social 3 .     Respecto a Chile y las políticas habitacionales y la perspectiva de las personas en situación de  pobreza,  señala  que  en  el  país  existe,  a  diferencia  de  muchos  otros  del  mundo,  una  gran  cantidad de recursos, que se traduce en una importante capacidad financiera para dar techo a  las personas en pobreza.     La  expositora  continuó  señalando  que  Chile  ha  demostrado  a  través  de  sus  políticas  habitacionales, que éstas se han sostenido en el tiempo, a diferencia de lo que ocurre en otros  países. De hecho, de forma continua se ha logrado reducir el déficit habitacional. Así también,  con el tiempo se han reducido los asentamientos ilegales (tomas).    Sin embargo, establece que el subsidio habitacional no contribuye a superar la pobreza. En el  tema del hábitat, el subsidio ha promovido inercia. En este contexto, durante mucho tiempo  los  movimientos  poblacionales  se  han  acallado,  aceptando  las  reglas  de  cómo  hacerse  del  derecho de la casa propia.    Desde la perspectiva del derecho a la vivienda adecuada —los cuales son parte de los derechos  económicos, sociales y culturales—, los mayores problemas están en el no reconocimiento de  la  participación  vinculante  de  los  pobladores  en  la  construcción  de  su  hábitat.  El  acceso  a  la  vivienda se ha mercantilizado. Las grandes extensiones de vivienda Serviu en la periferia de las  ciudades carecen de condiciones mínimas para vivir en dignidad. Se cita como ejemplo el caso  de decenas de villas en San Bernardo, sin áreas verdes y en donde, como lugar de recreación y  esparcimiento, los niños utilizan el prado de un cementerio.    A  partir  de  esto,  también  se  debe  trabajar  en  los  derechos  colectivos  y  cómo  a  partir  de  organizaciones poblacionales se implementa el derecho a la ciudad, que es a fin de cuentas el  derecho a la función social de la ciudad.    Lamentablemente, la realidad chilena aún no es capaz de soportar o promover proyectos de  autogestión,  y  donde  la  ayuda  mutua  puede  ir  más  allá  de  la  sola  autoconstrucción,  ya  que  tiene que ver con el diseño integral del hábitat y lo que involucra un empoderamiento cultural,  de identidad y de pertenencia al grupo o lugar que se quiera habitar.    De  la  misma  manera,  a  diferencia  del  resto  de  Latinoamérica,  en  Chile  aún  no  se  ha  podido  asimilar  la  idea  de  la  propiedad  colectiva  en  cooperativas  habitacionales.  Esto  se  debe  a  la  realidad habitacional del país donde existe un concepto mercantil de la vivienda.     Respecto  a  la  autogestión  y  su  relación  con  el  subsidio  habitacional,  se  sugiere  sistema  de  cogestión entre organizaciones poblacionales y el Serviu.    También se sugiere, fuertemente, que la asistencia técnica se debería repensar a partir de las  organizaciones sociales y no desde empresas ajenas a los asentamientos, puesto que es muy  difícil  que  se  identifiquen  con  las  comunidades,  lo  cual  se  puede  traducir  en  una  incomprensión de las necesidades de las mismas. 

3

Para más información, ver el sitio www.hic‐net.org.

27


Iván Poduje, arquitecto, Consultora ATISBA Estudios y Proyectos Urbanos    El  expositor  parte  su  intervención  señalando  que,  desde  una  perspectiva  crítica,  es  cuestionable decir que en Chile existe una política de hábitat propiamente tal.    Si  bien  se  reconoce  un  aumento  evidente  en  la  solución  de  la  vivienda,  es  necesario  realizar  una  indagación  más  pormenorizada  respecto  a  la  calidad  del  entorno  en  que  se  está  construyendo.  En  ese  sentido,  a  partir  de  las  políticas  del  Minvu,  que  a  juicio  del  expositor  tienen como principal objetivo “dar techo” en sectores alejados de los centros urbanos, lo que  se está promoviendo es la formación de guetos. Y si se entiende que la ciudad es el centro en  el cual las personas tienen acceso a las oportunidades, la creación de estos barrios en extremo  periféricos se hace más crítica aún pues no cuentan  con acceso a una adecuada dotación de  servicios y su ubicación permite profundizar los procesos de segmentación.    Para  el  expositor  existe  una  visión  en  la  que  ha  existido  una  fuerte  permeabilización  en  las  políticas  públicas  por  los  objetivos  económicos  del  país  y  para  ello,  se  deben  “cumplir  con  números”,  es  decir,  en  las  políticas  públicas  habitacionales  existe  la  idea  de  cumplir  ciertas  metas  respecto  a  “números”,  pero  no  existe  una  vocación  por  revisar  el  detalle  de  aquellas  metas.  Se  puede  cumplir  con  números  de  casas  construidas  y  entregadas,  pero  no  hay  una  voluntad de detenerse a pensar en el diseño del hábitat que se está promoviendo.    Según  el  expositor,  existe  una  alianza  que  ha  resultado  muy  negativa  a  este  respecto:  lo  público  con  algunos  sectores  privados  como  la  Cámara  Chilena  de  la  Construcción.  Este  proceso ha establecido una coalición de intereses con los gobiernos. Esto porque, por un lado,  la construcción de viviendas sociales trae una alta rentabilidad política y,  asimismo, una alta  rentabilidad económica. Se deja claro eso sí, que no se está sugiriendo algún tipo de ilegalidad,  sólo  es  una  convergencia  de  intereses,  que  generan  un  problema  mayor  en  el  largo  plazo.  Específicamente, señala que la construcción de poblaciones y guetos no trae un perjuicio a la  rentabilidad  política  inmediatamente.  Los  problemas  que  puedan  surgir  serán  en  futuras  administraciones y se traspasan a los gobiernos que se sucedan, construyéndose un círculo del  cual es muy difícil salir.    Los desafíos del Minvu deben empezar por cambiar el foco. Lamentablemente, como expuso  anteriormente, el subsidio ha dominado en demasía la forma de actuar del Minvu. El expositor  plantea  necesario  recuperar  las  viviendas  construidas  y,  por  sobre  todo,  retomar  su  rol  de  constructor,  por  ejemplo,  interviniendo  fuertemente  en  la  creación  de  espacios  públicos  en  barrios donde actualmente son escasos o no existen.    Así  también  se  deben  recuperar  los  terrenos  fiscales  para  fomentar  el  dinamismo  en  la  ubicación de las viviendas.    Al finalizar, el expositor plantea una pregunta: ¿es posible seguir pensando en un ministerio de  subsidios  de  la  demanda,  como  eje  de  la  política  habitacional?  Según  el  expositor,  no  es  posible, puesto que no es sostenible en el tiempo, y no permite potenciar la integración social  y equidad en la residencia.              

28


David Morales,  alcalde  de  Isla  de  Maipo,  presidente  de  la  comisión  de  vivienda  de  la  Asociación Chilena de Municipalidades    Expone su experiencia  como presidente de la comisión de vivienda de la Asociación Chilena de  Municipalidades,  cuyo  rol  es  de  coordinación  con  el  Minvu.  Si  bien  la  esencia  era  de  coordinación,  después  del  terremoto  del  2010  las  prioridades  han  cambiado  respecto  a  la  participación de las municipalidades en el proceso de reconstrucción.    Respecto a la pregunta del panel, el expositor plantea que no existe integración social con las  políticas  públicas  habitacionales  que  existen  actualmente.  Recién  desde  el  gobierno  de  Bachelet —lo que se ha profundizado en el actual gobierno— se ha considerado la integración  social como un eje de las políticas públicas en esta materia.     Señala que los municipios no tenían incidencia real en la planificación del territorio, porque sus  obligaciones redundaban principalmente sólo en habilitar y autorizar el desarrollo de las obras.  Agrega  que  sólo  algunos  alcaldes  más  preocupados,  intervenían  un  poco  más  allá,  buscando  medidas que aplacaran las dificultades que podían generar los proyectos en el plano regulador.    De  acuerdo  a  lo  anterior,  se  cita  el  ejemplo  de  la  explosión  en  la  construcción  de  viviendas  sociales en Puente Alto, lo cual hizo aumentar su población considerablemente. Sin embargo,  señala  que  esta  explosión  en  la  construcción  no  fue  de  la  mano  con  las  necesidades  de  la  comuna, así como tampoco con la planificación que se pudo haber tenido de la misma. De esta  manera, el expositor pone en evidencia que en el proceso de aplicación urbana no siempre ha  existido  la  preocupación  por  pensar  los  efectos  en  la  integración  social  y  desarrollo  local,  o  dicho en otras palabras, no se ha trabajado en asegurar y mejorar las condiciones de vida para  la población.    Para  el  expositor  es  necesario  aprovechar  de  buena  manera  el  subsidio  de  localización,  construyendo  en  terrenos  adecuados,  cercanos  a  zonas  urbanas  y  no  en  periferias.  Además  sostiene que es necesario incluir la equidad como un eje que oriente la planificación urbana.    Plantea que los gobiernos locales deberían tener más influencia en la edificación de la ciudad.  Aquello  se  vio  claramente  en  los  problemas  que  hubo  después  del  terremoto.  Las  municipalidades  no  podían  ejercer  la  reconstrucción  de  manera  libre  y,  muchas  veces,  entes  externos a la comunidad eran los que decidían sobre la calidad y viabilidad de los proyectos. A  su  juicio,  es  sumamente  urgente  dar  las  atribuciones  necesarias  a  los  municipios  respecto  al  diseño del hábitat de la comunidad a la cual rigen. Pero, además afirma que el gran desafío es  recuperar  el  espíritu  de  desarrollo  urbano  que  tiene  el  Minvu,  lo  cual  es  la  única  manera  de  planificar el territorio.   

29


Preguntas a los panelistas    Al finalizar las exposiciones, los/las profesionales del SERVICIO PAÍS plantearon interrogantes a  cada uno de los expositores.     Sus inquietudes referían a una falta de vinculación entre el Minvu y otros ministerios, como el  del  Medio  Ambiente,  Desarrollo  Social,  entre  otros.  La  integración  de  los  proyectos  habitacionales,  la  relación  con  las  organizaciones    sociales,  el  colegio  de  arquitectos  y  los  municipios.  Se  plantean  preocupaciones  respecto  a  la  escasa  información  que  existe  en  materia    de  política  habitacional;  la  necesidad  de  inclusión  de  espacios  participativos  para  la  toma de decisiones habitacionales, y  la planificación urbana como un ámbito para potenciar la  integración social.     Se hizo referencia a temas específicos tales como los problemas que existen en comunidades  rurales, donde cooperativas han comprado sus terrenos, pero por ciertos tecnicismos no han  sido  considerados  para  subsidios  habitacionales,  quedando  con  los  terrenos  vacíos,  sin  posibilidad de construir.     Las respuestas de los expositores apuntaron a señalar que si bien en Chile se ha avanzado en  materia de cobertura habitacional, es necesario recuperar el sentido el valor en términos de la  integración  que  tiene  esta  dimensión  de  las  políticas  sociales.  Este  es  un  gran  desafío  en  la  medida que la construcción de barrios, actualmente, colabora con el proceso de reproducción  de la pobreza y desigualdad. Se plantea la necesidad de rescatar la diversidad de cada región a  la hora de establecer políticas habitacionales, sobre todo las referidas al subsidio. Se destaca el  rol que deben tener los municipios, y que  las organizaciones sociales deben recuperarse para  avanzar en generar una planificación urbana que responda a las necesidades de las personas.  

Exposición de cierre de los panelistas  Guillermo Rolando, jefe de la División de Política Habitacional, Minvu  Para  cerrar, señala  que  en  general  existen  grandes  obstáculos  para  dar  fluidez  y  rapidez  a  la  implementación de las políticas habitacionales. Agrega que las discusiones parlamentarias, y el  trámite en el congreso en general, es uno de los factores que más enlentece cualquier tipo de  reforma.     Sin  embargo,  a  pesar  de  esta  lentitud  en  los  procesos,  se  han  visto  casos  exitosos  de  organizaciones  civiles  que  han  propuesto  la  posibilidad  de  cooperativas  que  han  funcionado  desde el punto de vista de la autogestión. Estas iniciativas se oponen a otro problema que se  provoca por el apuro en la entrega de proyectos y eso tiene que ver con la enorme presión que  ejercen otras organizaciones. “Muchas veces la presión de las organizaciones sociales incide en  que algunos proyectos sean entregados cuando aún no están en óptimas condiciones”, afirmó.    Finalmente,  reconoce  una  falta  de  integración  con  otros  ministerios  y  organizaciones  afines  con el desarrollo de los proyectos habitacionales, quienes en su conjunto son responsables del 

30


diseño del hábitat y por consiguiente, de buscar la integración social a través de estas políticas  públicas.    Ana Sugranyes, arquitecta, secretaria general de la Coalición Internacional del Hábitat    La  expositora  apunta  hacia  el  modelo  de  crecimiento  como  la  razón  de  los  problemas  detectados en las políticas habitacionales. “El que sea el único modelo que se esté siguiendo  debe suponer que en algún momento debemos estar preparados cuando no pueda contener el  crecimiento desmedido que se ha tenido en el país”, plantea la expositora. En ese momento, la  sociedad tendrá que volver a considerar los valores de la vida en comunidad.     Asimismo,  la  expositora  extraña  el  empoderamiento  de  la  gente  respecto  al  diseño  de  su  hábitat. De esta manera, solicita promover la participación de las personas en la construcción  del modelo urbano al cual iban a pertenecer.    En Brasil y Uruguay existen casos exitosos de cooperativas de ayudas mutuas. Para ella, el éxito  de este tipo de proyectos en Chile requiere de apoyar aún más a los gobiernos municipales y a  las organizaciones sociales, aspecto en el que la FSP juega un rol fundamental.    Iván Poduje, arquitecto, Consultora ATISBA Estudios y Proyectos Urbanos    De acuerdo al expositor, existe un problema que se desprende de la mala planificación urbana,  a saber, la creación de nuevas comunas. Ejemplos de esta situación es el caso de Alto Hospicio  en Iquique y Padre Las Casas en Temuco, cuya consecuencia es un desborde en la construcción  de  viviendas  sociales,  separando  una  comuna  extremadamente  pobre  e  improvisada  de  otra  con más recursos.     Los  desafíos  en  la  construcción  de  viviendas  son  y  deben  ser  interdisciplinarios.  Asimismo  señala que en la discusión deben participar todos los/las profesionales (trabajadores sociales,  sociólogos,  arquitectos).  Según  el  panelista,  el  mayor  poder  sobre  el  territorio  pasa  por  resumir a una menor cantidad el número de regiones y municipios, porque de esta manera el  peso  de  las  autoridades  a  cargo  sería  más  importante.  Se  toma  por  ejemplo  el  caso  del  municipio de Bogotá, donde la autonomía y poder de ejecución de planes sociales es mucho  mayor respecto a los municipios del país.    David  Morales,  alcalde  de  Isla  de  Maipo,  presidente  de  la  comisión  de  vivienda  de  la  Asociación Chilena de Municipalidades    El  panelista  destaca  la  aspiración  de  las  municipalidades,  en  general,  de  pasar  de  administradores locales a gobiernos locales, con lineamientos especiales para cada municipio y  más atribuciones. “En general, la visión de los municipios respecto a solucionar los problemas  habitacionales,  pasa  por  una  mayor  autonomía  y  capacidad  de  incidir  en  la  planificación  urbana”, sostiene.   

31


De acuerdo  a  esto,  se  plantea  en  desacuerdo  con  la  desmunicipalización  de  la  educación.  Plantea que si bien no es el tema que corresponde al panel, sí logra ejemplificar la pérdida de  autoridad sobre su propia comunidad por parte de los municipios. En este sentido, agrega que  no  se  pueden  englobar  a  todos  los  municipios  de  acuerdo  al  mal  funcionamiento  de  la  planificación de algunos. Ejemplifica aquello con el proyecto habitacional llevado a cabo por la  comuna  de  Isla  de  Maipo  cuyas  iniciativas,  compartidas  con  una  cooperativa,  lograron  sacar  adelante la construcción de viviendas acompañadas por todo un diseño que involucraba definir  desde la satisfacción de las necesidades básicas hasta la construcción de parques.    Para finalizar, señala que la falta de avance en las políticas habitacionales tiene directa relación  con la falta de integración de los municipios con la comunidad y ese es un aspecto necesario  de abordar en miras del futuro.   

|

32

Memoria Mesa Técnica Vivienda y Hábitat ciclo 2011-2012  

Las mesas técnicas forman parte del ciclo formativo de los/las profesionales SERVICIO PAÍS toda vez que constituyen espacios colectivos, de...