Issuu on Google+

       

 

SERVICIO PAÍS                                                  

 

Memoria Mesa Técnica Trabajo y Emprendimiento  Profesionales SERVICIO PAÍS 2011  4 y 5 de enero del 2012 


Introducción     La  Fundación  Superación  de  la  Pobreza  (FSP)  es  una  institución  privada,  sin  fines  de  lucro,  pluralista,  cuya  misión  es  “contribuir  a  la  superación  de  la  pobreza  promoviendo  mayores  grados  de  integración  y  equidad  social  en  el  país,  que  aseguren  el  desarrollo  humano  sustentable de las personas que hoy viven en situación de pobreza y exclusión social”.    El programa SERVICIO PAÍS (SP) es el programa de intervención social de la FSP cuyo propósito  es contribuir a que “personas, hogares, comunidades y organizaciones que viven en situación  de pobreza y vulnerabilidad social, mejoren su accesibilidad a oportunidades de desarrollo en  ámbitos  claves  del  bienestar  (trabajo,  salud,  educación,  hábitat,  cultura)  generando  a  la  vez  oportunidades  para  que  jóvenes  en  pleno  desarrollo  profesional  y  voluntarios  desarrollen  competencias  en  intervención  e  investigación  en  contextos  de  pobreza,  redistribuyendo  las  capacidades profesionales existentes en el país”.   En  este  contexto,  SP  Trabajo  y  Emprendimiento  ciclo  2011‐12  se  desarrolla  en  trece  de  las  quince regiones del territorio nacional. El número de intervenciones alcanza a las 67. El ámbito  trabajo de SP comprende intervenciones que se desarrollan mayoritariamente en localidades  rurales.  Las  regiones  con   mayor  número  de  intervenciones  son  las  del  Maule  (13  intervenciones),  Los  Lagos  (11  intervenciones),  Biobío  (8  intervenciones)  y  Araucanía  (7  intervenciones) respectivamente, que en conjunto concentran el 58% de las intervenciones del  ámbito a nivel nacional.   Las intervenciones asociadas al ámbito de trabajo y el emprendimiento reportan un total de  beneficiarios directos de 1.495 personas y 98 organizaciones, participando directamente en la  intervención un total de 121 profesionales y 26 Jefes Territoriales.    El programa SERVICIO PAÍS conceptualiza Trabajo como una actividad generadora de ingresos  que  moviliza  recursos  y  activos  en  las  personas.  Promueve  la  integración  social  y  facilita  el  desarrollo y despliegue de sus capacidades, reportando autovaloración, realización personal y  bienestar psicosocial.  El  trabajo  constituye  un  pilar  fundamental  en  la  configuración  de  las  sociedades,  ya  que,  creando capital simbólico y social, permite activar los recursos y capacidades con que cuenta  cada  comunidad,  reconociéndose  entonces  como  proceso  integrador  de  agentes  públicos  y  privados,  cuya  acción  concertada  e  integrada  permite  el  aprovechamiento  más  eficiente  y  sustentable  de  los  recursos  existentes  en  los  territorios;  el  fomento  de  capacidades  de  emprendimiento  local  e  innovación  territorial  y  la  mejora  de  las  condiciones  de  vida  de  su  población para superar pobreza y vulnerabilidad socioeconómica.  En este encuadre, el trabajo se considera como un aspecto clave en el desarrollo inclusivo, de  mujeres  y  jóvenes  en  situación  de  pobreza,  pescadores  artesanales,  pequeños  agricultores,  pirquineros,  temporeros,  recolectoras,  vendedores  ambulantes  y  tantos  otros  grupos  que  constituyen hoy la expresión del trabajo dependientes e independiente, formal e informal en  nuestro país . 

2


La  Fundación  plantea  en  “Umbrales  Sociales” 1   que  para  superar  la  pobreza  de  forma  sustentable en el tiempo, se requiere que el país asegure el acceso de las personas, familias y  comunidades a una estructura de oportunidades básica, integral, habilitante y sinérgica. Desde  esta visión, señala que el trabajo es un factor “insoslayable para superar pobreza que permite  a  los  sujetos  acceder  y  recibir  parte  relevante  de  los  beneficios  del  crecimiento  y  del  desarrollo económico del país” (FSP, 2009:168).   En  este  contexto,  el  propósito  de  SP  Trabajo  es  contribuir  a  que  las  personas,  hogares,  comunidades  y  organizaciones  en  situación  de  pobreza,  visibilicen,  activen  y  conecten  capacidades  y  recursos  para  acceder  y/o  crear  oportunidades  de  trabajo  de  calidad  e  integrarse a estrategias de desarrollo económico local.  

 

 

  

1

  Fundación  Superación  de  la  Pobreza  (2009).  Umbrales  Sociales:  Hacia  una  futura  política  social,  Santiago, Chile. http://www.superacionpobreza.cl/articulo‐det.php?cat=11&id_articulo=38

3


EXPERIENCIA FORMATIVA    El programa SERVICIO PAÍS se organiza en ciclos de intervención anual (diez a trece meses) y  se estructura en tres etapas:   Instalación y planificación    Desarrollo de las intervenciones   Cierre y traspaso     Cada  una  de  estas  etapas  contempla  una  serie  de  actividades  orientadas  al  desarrollo  de  las  intervenciones  y  también  a  la  formación  de  los  jóvenes  profesionales.  En  este  contexto,  las  mesas técnicas forman parte del ciclo formativo de los profesionales toda vez que constituyen  espacios colectivos, de análisis y reflexión, respecto de las bases conceptuales y técnicas que  sustentan  las  intervenciones,  asociados  fuertemente  a  la  etapa  del  ciclo  en  la  cual  se  encuentran, tanto las intervenciones como el profesional.  Estas instancias constituyen un espacio de participación de los profesionales SERVICIO PAÍS en  el  proceso  de  evaluación  y  seguimiento  del  programa  en  cada  uno  de  sus  ámbitos  de  intervención (Educación, Vivienda y Hábitat, Salud, Trabajo y Cultura) y, por tanto, su reflexión  es un valioso aporte a la mejora continua del programa.  La  segunda  mesa  técnica  de  SP  Trabajo  del  ciclo  2011‐12  se  desarrolló  a  inicios  del  mes  de  enero (4 y 5) y tuvo como eje la reflexión y análisis crítico de los profesionales en torno a las  temáticas  vinculadas  al  Trabajo  y  Emprendimiento,  como  dimensiones  constituyentes  de  la  superación de la pobreza.  La mesa técnica se desarrolló en tres momentos:  (1)    Reconstrucción  del  marco  conceptual  a  partir  de  la  exposición  de  un  miembro  del  directorio de la Fundación, en torno a la interrogante ¿De qué manera el fortalecimiento de  las  economías  locales  constituyen  un  medio  para  la  superación  de  la  pobreza?  Con  esta  exposición se puso en común la visión institucional y se reflexionó en torno a las problemáticas  que  afectan  a  las  comunidades  en  situación  de  vulnerabilidad  en  las  diferentes  dimensiones  del trabajo.   (2)  Análisis  y  reflexión  en  talleres  de  trabajo.  Previamente,  y  en  conjunto  con  los  equipos  profesionales  y  jefe/as  territoriales,  se  identificaron  cinco  temas  relevantes  para  la  conversación  y  en  torno  a  ellos  se  conformaron  grupos  de  trabajo.  En  cada  uno  de  ellos  los  profesionales  expusieron  sus  ponencias    y  debatieron  en  torno  a  los  ejes  de  discusión.  Estos  espacios también contaron con la participación de expertos externos.    (3)  Debate  en  panel  de  expertos.  Representantes  de  gobierno,  academia,  sociedad  y  municipios, expusieron y debatieron en torno el modelo económico y las actuales políticas que  operan e inciden en los procesos de superación de la pobreza y el desarrollo económico Local. 

4


Los siguientes capítulos recuperan y sistematizan lo abordado en cada una de las actividades  de  la  mesa  técnica,  permitiendo  dejar  consignado  el  valioso  y  arduo  trabajo  que  los  profesionales han desarrollado a lo largo del año 2011.   Durante  los  dos  días  de  trabajo  de  la  Mesa  Técnica  de  Trabajo  y  Emprendimiento  participaron  82  profesionales  SERVICIO  PAÍS  que  trabajan  en  la  implementación  del  programa, los cuales se identifican en el siguiente cuadro:  Profesional  Karla Moreno Sánchez  Oscar Lea Valenzuela  Paulina Valenzuela Ramírez  Paola Vargas Vera  María Angélica Salinas Ávila  Marco Rodríguez  Rubén López  Patricio Morales Armaiz  Rocío Pizarro Carvajal  Alejandra Brito Torres  Daniela Marín María  Karen Badilla Saldivia  Constanza Vargas Maggi  Ivonne Moraga Sánchez  Eduardo Cisternas Godoy  Daniel Contreras Núñez  Estefanía Cabezas Cruz  Alejandra Mallol Ahumada  Hans Carisson Morales  Paulina Urbina Villarroel  Virginia Bravo  Pamela Puentes Fernández  Miguel Kriz  Giovanna Díaz Mora  José Emilio Fernández Pérez  Nathalia Alviz Contreras  Joaquín Núñez Sáez  Verónica Farías Pino  Cristóbal Solís Navarro  Macarena Espinoza Torres  José Montero Navarro  Viviana Bravo Carvajal  José  Fernández Fernández   Claudia Gutiérrez Sepúlveda  José Zambrano  Catherine Flores  Carolina Cortes 

 Región   Arica‐ Parinacota   Arica‐ Parinacota  Tarapacá  Tarapacá  Tarapacá  Antofagasta  Antofagasta  Coquimbo  Coquimbo  Coquimbo  Coquimbo  Valparaíso  Valparaíso  Valparaíso  Valparaíso  Valparaíso  Valparaíso  Valparaíso  Valparaíso  Valparaíso  Valparaíso  O'Higgins  Maule  Maule  Maule  Maule  Maule  Maule  Maule  Maule  Maule  Maule  Biobío  Biobío  Biobío  Biobío  Biobío 

Cargo  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP 

5


Stefanie Altamirano  Yanina Palavicino  Paulina Trincado Alarcón  Susana Lizardi Cesín  Daniel González  Hanzel Chacón  Constanza Araya  Mercedes Jorquera  Andrea Vega  Valentina Miranda  Carolina Paz Altamirano  Pamela Olavarría Agüero  Claudia Arcaras Carvajal  Valentina Eckhardt Morales  Oscar Izurieta Olguín  Jürgen Betzhcid Formigli  Francisco Gallardo Millar  Alejandra Rittler Gotschlich  Gianina Villalobos Ramírez  Jeniffer Andrea Olguín Estay  Claudia Palma Romero  María Reyes López  Pablo Moraga Arévalo  Luis Vargas Machado  Gerardo Riquelme Gallardo  Iván  Silva Nieto  Katherina Ponce Navarrete  Marco González Mora  Ana María Farfán Cañas  Julita González Ravest  Francisco Orrego Dumont  Camila Varas  Magdalena Céspedes  Judith Andrea Noemí Barahona  Claudia Del Valle Moraga  Oscar Rodríguez Garrido  Patricio Herrera Vinet  Miguel Huical Cisternas  Víctor Hugo Muñoz Gallardo  Paula Arratia Peña  Rodrigo Arévalo Villalobos  Jeanette Bordones Capacunda   Patricia Toledo Cáceres  Cinthya Triviño Díaz  Luis Eduardo Barrientos López 

Biobío  Biobío  Biobío  Biobío  Araucanía  Araucanía  Araucanía  Los Ríos  Los Ríos  Los Ríos  Los Ríos  Los Ríos  Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Los Lagos   Aysén  Aysén Aysén Aysén Aysén Aysén Magallanes  Magallanes  Magallanes  Magallanes  Magallanes  Magallanes  Magallanes  Magallanes 

SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP  SP 

SP: Profesional SERVICIO PAIS 

6


Junto  con  los  profesionales  participaron  de  esta  actividad,  los  Directores  Regionales  y  Jefes  Territoriales  vinculados  con  las  localidades  en  donde  se  realizan  las  intervenciones  de  este  ámbito. En la tabla que se presenta a continuación se identifica a cada uno de ellos:      Región   Cargo  Profesional  Mónica Escobar Munizaga  Tarapacá  JT  Edwin Briceño Cobb  Arica‐ Parinacota   DR  María José Salas  Antofagasta  JT  Paulina Castillo  Antofagasta  JT  Yessica Vera López  Atacama   DR  Carolina Ayala Araya  Atacama   JT  Karla Díaz  Coquimbo  DR  Andrea Hernández  Coquimbo  JT  María Paz Rengifo   Valparaíso  JT  Mariela Pérez  Valparaíso  JT  Guillermo Rivera  Valparaíso  JT  Carlos Silva  Valparaíso  DR  Héctor Morales  O'Higgins  JT  Doris Gutiérrez  O'Higgins  DR  Patricio Uribe  Maule  DR  Mario Ramírez  Maule  JT  Cristian Riquelme Godoy  Biobío  JT  Simón Arriagada Paredes  Biobío  JT  Verónica Yuretic Pérez  Biobío  DR  Jessica Sandoval  Araucanía  JT  Hugo Inostroza  Araucanía  JT  Gastón Maltrain Donoso  Los Lagos   JT  Ricardo Álvarez Abel  Los Lagos   JT  Carmen Añazco Krautz  Los Ríos  JT  Ricardo Villalobos Wevar  Aysén  JT  Claudia Gómez Nomez  Aysén JT  Irina Morend  Aysén DR  Carola Tapia Caballero  Magallanes  JT  Marcela Escobar  Metropolitana  JT  Alejandra González  Metropolitana  DR  Fernanda Alvarado  Metropolitana  JT  DR: Director Regional  JT: Jefe Territorial 

7


8


II.Marco conceptual: “Fortalecimiento de las economías locales como un  medio para superar la pobreza”    Este momento tuvo por objetivo desarrollar una exposición centrada en la reflexión sobre la  definición y comprensión de la pobreza en términos de la integración social, a partir de la cual  sea  posible  reconstruir  y  relevar  los  soportes  teóricos  sobre  los  cuales  se  implementa  el  programa SERVICIO PAÍS en el ámbito del trabajo y emprendimiento.  La exposición estuvo a cargo de Ricardo Ffrench‐Davis, economista y  director de la Fundación  Superación de la Pobreza 2 . Los párrafos siguientes sintetizan su intervención y buscan relevar  un conjunto de consideraciones conceptuales para comprender el fenómeno de la pobreza y  las  condiciones  actuales  del  trabajo  como  elemento  fundamental  en  los  procesos  de  integración y desarrollo social.  SITUACIÓN DE CHILE, UNA ECONOMÍA QUE GENERA DESIGUALDADES     Características  de  la  economía  del  país  y  su  relación  con  la  accesibilidad  a  los  Derechos  Económicos, Sociales y Culturales (DESC)  La  economía  de  Chile  aún  está  en  vías  de  desarrollo.  Ello  se  refleja  en  su  nivel  de  ingreso  promedio y en la  enorme diferencia entre una minoría muy rica, cercana a la de los países de  mayor  desarrollo  del  mundo,  y  el  resto,  la  mayoría  de  la  población,  con  ingresos  muy  inferiores. Chile necesita crecer más rápido y con una reducción persistente de la desigualdad.  Ello  involucra,  entre  otros  aspectos,  profundas  correcciones  en  el  funcionamiento  de  los  mercados y en las políticas públicas.  El  desafío  de  avanzar  en  la  accesibilidad  a  los  derechos  económicos  y  sociales  ha  tomado  fuerza  en  el  plano  discursivo,  tanto  en  los  países  desarrollados  como  en  aquellos  en  vías  de  desarrollo, como es el caso de Chile. Sin embargo, muchas veces dicho interés se  queda en la  letra  o  en  las  intenciones  sin  entender  cómo  materializarlos  y  no  se  traduce  en  mejoras 

2

Ricardo  Ffrench‐Davis  fue  distinguido  con  el  Premio  Nacional  de  Economía  y  Humanidades  el  año  2005, debido a su amplia trayectoria en el ámbito de la economía y sus numerosos estudios en temas de  comercio internacional, desarrollo y crecimiento con equidad para Chile y América Latina.  Es autor del  libro  "Chile  entre  el  neoliberalismo  y  el  crecimiento  con  equidad",   publicado  en  2008,  donde  se  examinan a fondo temas de reformas, crecimiento, equidad y desigualdad en Chile desde 1973. Se ha  desempeñado  hace  más  de  ocho  años  como  parte  del  directorio  de  la  Fundación  Superación  de  la  Pobreza, participando activamente en el desarrollo de propuestas de la institución y colaborando en su  representación en diferentes instancias.  

9


efectivas. Inclusive, en aquellos casos en los que se logran realizar reformas constitucionales al  respecto, éstas tampoco aseguran la efectividad en cuanto a la accesibilidad real a los DESC.  Chile actualmente tiene un Producto Interno Bruto (PIB) de catorce mil dólares por habitante.   Los países del G7 (Grupo de los 7 países más desarrollados del mundo) están en alrededor de  los cuarenta  mil dólares.  Si bien las diferencias entre esas cifras son sustantivas, lo agrava la  constatación de cómo se distribuye.  Si  se  compara  el  grado  de  desigualdad  de  Chile  respecto  a  los  países  desarrollados,  las  diferencias  son  abismantes.  Los  ricos  en  Chile  están  muy  cerca  de  los  ricos  de  países  desarrollados, en cambio, los pobres están muy alejados de los pobres de esos mismos países.   Una de las maneras de enfrentar tanto dicha condición de desigualdad como el tamaño de la  economía  nacional,  guarda  relación  con  la  mejora  de  la  situación  laboral,  ya  que  existe  una  asociación positiva entre equidad y crecimiento de la economía.    Heterogeneidad estructural rasgo característico de las economías en desarrollo   Uno  de  los  rasgos  característicos  de  las  economías  en  desarrollo  es  la  gran  diferencia  en  capacidades productivas y de generar ingresos entre: pymes y grandes empresas; trabajadores  de  elevada  calificación  y  los  de  baja;  formales  e  informales.  Allí,  en  los  mercados  se  gesta  la  desigualdad. En general, la redistribución de los recursos se realiza mediante el gasto social y  su financiamiento con los sistemas tributarios. En el caso de Chile, el problema radica en que la  carga tributaria es la mitad de los países desarrollados (en cifras simples, 20% del PIB versus  40%). Ello se refleja en gasto social reducido y  con fallas de calidad, como en  la educación  y  salud. La calidad de dichos servicios es la que finalmente define si dicha distribución apunta a  una disminución de la desigualdad o actúa en favor de su permanencia. En el caso de Chile, la  perpetuación  de  la  desigualdad  es  uno  de  los  problemas  más  profundos.  La  distribución  del  ingreso está determinada principalmente en el funcionamiento de la economía y el gasto social  en  Chile,  que  es  claramente  progresivo  y  que  logra  aliviar  sólo  una  fracción  menor  de  esa  desigualdad.  La  carga  tributaria  en  Chile  es  baja  y  está  colmada  de  vacíos,  elusiones  y  evasiones de sectores de altos ingresos.  Características de las políticas pro‐cíclicas en Chile, que son regresivas  Chile  ha  sufrido  enormes  crisis  financieras  provocadas  por  shocks  externos,  de  precios  de  exportación o de financiamiento y fugas de capitales. Las políticas pro cíclicas implementadas  en Chile en los años 70, además de ser regresivas, produjeron inestabilidad económica, puesto  que son altamente dependientes de las condiciones de la economía exterior. La incorporación  de políticas económicas anticíclicas, por su parte, permiten tener un paraguas defensivo de la  economía del país, instalando políticas cambiarias y regulación del sistema crediticio, evitando  así que las crisis externas golpeen con tanta fuerza al país, logrando entonces un crecimiento  lento, pero equilibrado. Ello se logró en los primeros años de retorno a la democracia, con un  apreciable  éxito  en  crecer  más  rápido,  reducir  la  desocupación,  elevar  las  remuneraciones  y  reducir la desigualdad. Pero luego Chile retornó a políticas pro cíclicas al dejar libre el tipo de  cambio  y  los  ingresos  de  capitales  especulativos.  Ese  “libertinaje”  deprime  el  crecimiento 

10


promedio (7,1% anual en 1990‐98, y 3,5% en 1999‐2011)  y debilita la reducción de la pobreza  y de la desigualdad.  POBREZA EN EL CONTEXTO MACROECONÓMICO    Identificación de la pobreza mediante la línea absoluta del ingreso  Actualmente, la identificación de la pobreza se realiza mediante la línea absoluta del ingreso.  Este corresponde a un método estandarizado, a través del cual la Cepal hace comparaciones  para los distintos países de América Latina.   Se  identifica  una  determinada  canasta  de  alimentos  y  se  calcula  un  valor  en  función  de  sus  precios en el mercado en cada uno de los períodos en que se efectúa la encuesta Casen. De  este modo, se establece que todas aquellas personas que no tengan el ingreso para acceder  individualmente a dos canastas básicas se encuentran en situación de pobreza.   En el año 1987, un 45% de la población se encontraba bajo esa línea. Durante la década de los  noventa esta cifra disminuyó rápidamente, cayendo al 20%. Esta tendencia se mantuvo, pero  con una caída menos acentuada desde el año 2000 en adelante, llegando hoy a situarse en un  15% en 2009.   Esta medición de la pobreza se ajusta por la inflación, pero desde su diseño, en la década de  los ochenta, los componentes de la canasta no se han actualizado. Frente a esta situación ha  habido  mucha  discusión  y  propuestas  para  ajustar  la  identificación  de  la  pobreza  al  mayor  desarrollo  que  ha  logrado  Chile  en  democracia.  Sin  embargo,  no  existe  aún  decisión  para  modificarla. Con todo, es evidente que la pobreza ha disminuido entre 1987 y el presente; un  componente de ello es que, ajustado por inflación, el salario mínimo, que es tan bajo aún, es  más del doble del vigente a fines de la dictadura.  Distribución del ingreso como medición relativa de pobreza  La  distribución  del  ingreso  es  como  la  medición  relativa  de  la  pobreza.  Cabe  señalar  que  un  país que logra disminuir la pobreza de su población no necesariamente mejora la distribución  del ingreso o de la riqueza. Solo a inicios del retorno a la democracia la reducción de la pobreza  fue  acompañada  por  reducción  de  la  desigualdad.  Después  se  han  generado  altibajos.  Con  todo, la distribución actual es mucho menos desigual que en la dictadura, un poco mejor que  el promedio de América Latina, pero más desigual que en Chile de los sesenta, y notablemente  peor que en las economías desarrolladas.  La carga tributaria  En  Chile  existe  una  carga  tributaria  que  se  ubica  en  torno  al  18%,  más  los  ingresos  provenientes del cobre. Este porcentaje en los países desarrollados es de 40% y alcanza a un  48‐50% en los países escandinavos. Los escandinavos son las sociedades más equitativas que  conocemos,  distribuyen  la  mitad  de  la  torta  con  sus  políticas  socioeconómicas.  Asimismo,  construyen mercados que son muy equitativos, con diferencias salariales pequeñas, y aseguran  la  calidad  de  la  educación  y  de  la  salud.  Este  tipo  de  países  presenta  una  economía 

11


relativamente más estable, con menos crisis, el mercado es más equitativo y tienen una mejor  distribución  de  la  riqueza.  Además,  su  elevada  carga  tributaria  permite  la  profundización  de  acciones de superación de la pobreza y desigualdad.   Acciones  para  el  desarrollo  de  la  empleabilidad  como  mecanismo  para  la  superación  de  la  pobreza y desigualdad  En  un  país  donde  los  mercados  producen  desigualdad  es  importante  concentrar  los  recursos  de la sociedad en corregir esos mercados, en vez de limitarse a asignar dinero para compensar  la  desigualdad;  en  este  caso,  el  dinero  se  consume  y  no  deja    huellas  para  un  desarrollo  económico  sustentable.  Lo  que  se  debe  hacer  entonces  es  fomentar  la  empleabilidad.  El  aumento del trabajo productivo, aparte del beneficio individual, se traduce en un crecimiento  de la economía con equidad. Para potenciar ello, se precisa invertir en maquinarias, equipos,  infraestructura, salud, educación y capacitación laboral.  Decisiones económicas en contexto de crisis y bonanza  A lo largo de los últimos cuarenta años en Chile es posible observar la relación negativa entre  el desempleo y las crisis económicas. En la década de los sesenta se observa una disminución  del  desempleo  llegando  hasta  un  4,5%,  situación  que  se  revierte  frente  a  la  crisis  de  1975  y  luego la de la década de los 80, en la que el desempleo llegó hasta un 31%. Luego de ello vino  un  periodo  de  intensa  recuperación  durante  los  noventa,  sin  crisis  gracias  a  la  corrección  efectuada  a  las  políticas  macro.  Y  luego    con  un  mercado  eufórico,  con  altos  niveles  de  importación,  aumento  de  la  demanda  y  capitales  importados  que  llevan  a  sucesivas  crisis,  auges, crisis y auges (actual, en 2010‐11).   Frente a estos diversos escenarios es fundamental el desarrollo de políticas macroeconómicas  orientadas  a  la  sustentabilidad  más  allá  de  las  contingencias.  Es  decir,  mientras  que  a  nivel  microeconómico es fundamental fomentar la capacitación laboral, la educación y su calidad, a  nivel macro es necesario prestar atención a las tasas de interés, la evolución de la cuenta de  capitales, su control y regulación. Clara señal de ello se vincula con la necesidad de aminorar la  excesiva  confianza  en  el  cobre,  debido  a  que  su  auge  no  es  sustentable  en  el  tiempo  y,  además,  se  usa  como  excusa  para  no  realizar  transformaciones  profundas  sobre  la  forma  de  manejar la economía en nuestro país.  Situación del gasto social en Chile: educación y salud  Durante los ochenta el gasto social per cápita cayó en picada debido al rescate que tuvo que  hacer  el  Estado  a  los  bancos  y  a  los  deudores  en  el  exterior  con  los  bancos  comerciales  internacionales.  Los recursos se sacaron del gasto social y ello produjo una baja en los salarios  de  profesionales  y  la  reducción  de  recursos  en  salud  y  educación.  Aun  recuperándose  el  ingreso, en los noventa, persistió el  daño en el deterioro de la calidad. Esta situación generó  huellas  estructurales  difíciles  de  revertir.  Hospitales  que  no  contaban  con  sábanas,  agujas  y  algodones, o combustible para las ambulancias, por ejemplo. En educación, sólo un 75% de los  jóvenes  completaba  sus  doce  años  de  estudio  y  ahora  esa  cifra  está  cercana  al  100%. 

12


Actualmente, existe deserción, pero se elevó la cobertura. El gran problema en la actualidad es  la calidad que se brinda en los servicios.  Lo  primero  es  reconocer  que  se  han  implementado  políticas  que  han  funcionado  y  han  reducido  la  pobreza  y  mejorado  algo  la  distribución.  Sin  embargo,  subsiste  una  enorme  desigualdad.  Para  enfrentarla  se  deben  abrir  o  ampliar  espacios,  sistemáticamente,  a  los  sectores  medios  y  bajos  a  los  sistemas  productivos,  apoyando  a  las  pequeñas  y  medianas  empresas  (Pymes)  con  capacitación,  educación,  infraestructura  y  maquinaria.  Hacer  viable  la  producción  de  los  sectores  medios  y  bajos,  apoyándose  en  ejemplos  de  Pymes  europeas,  donde son altamente productivas con un alto ingreso para trabajadores y empresarios.  

  CHILE:  POTENCIAR  EL  DESARROLLO  DE  LAS  PYMES  ASEGURANDO  CONDICIONES  DE  FINANCIAMIENTO, CAPACITACIÓN LABORAL E INNOVACIÓN    Reforma al mercado de capitales para potenciar el acceso a las PYMES  Resulta  imprescindible  hacer  una  profunda  reforma  al  mercado  de  capitales  para  el  financiamiento  de  las  Pymes  porque  la  mayoría  no  tiene  un  acceso  adecuado.  Con  mayores  recursos  podrían  contribuir  a  reducir  la  precariedad  del  empleo  y  acelerar  el  crecimiento  económico ¿De dónde obtener los recursos? La respuesta es tan de sentido común. La fuente  obvia  son  los  fondos  de  las  AFP  (Administradoras  de  Fondos  de  Pensiones),  las  que  actualmente llevan recursos masivos al extranjero, dado que existen leyes y regulaciones que  las incentivan a hacerlo, y las fallas del mercado interno las incentivan a exportar sus fondos.  Esto resulta contraproducente puesto que la principal labor de un sistema previsional debe ser  apoyar la situación laboral actual y futura de los trabajadores.  Es necesaria una reforma al mercado de capitales para que esos recursos se vayan canalizando  en el país y no sigan escapando al extranjero. Muchas veces se dice que las AFP son demasiado  grandes para Chile. Eso es un error mayúsculo. Sería cierto si fuéramos Noruega o Suiza; pero  nos  faltan  muchos  decenios  o  quizás  un  siglo  para  ello.  Lo  que  realmente  pasa  es  que  la  reforma neoliberal hecha al mercado de capitales en los setenta, bajo Pinochet, se asoció a la  especulación, por una parte, y a las empresas grandes, por otra. Las grandes empresas están  bien  financiadas,  pero  las  Pymes  aún  tienen  un  difícil  acceso  al  financiamiento,  además  de  sufrir  la  ausencia  de  capacitación  efectiva  y  educación  de  calidad.  Y  todo  esto  no  puede  lograrse con una carga tributaria de un 20%.  Intervención cambiaria para evitar su volatilidad  Junto con lo anterior, surge la necesidad de hacer frente a la volatilidad cambiaria. Esta es una  falla  macroeconómica  notable  que  plantea  un  obstáculo  insuperable  a  los  pequeños  y  medianos productores. Resulta imprescindible  que el Banco Central vuelva a regular el tipo de  cambio como lo hizo exitosamente en 1990‐95.      

13


Mejoramiento de la capacitación laboral  Para finalizar, es necesario avanzar con fuerza y persistencia en la capacitación laboral de los  pequeños  empresarios.  No  es  tarea  fácil  compensar  las  deficiencias  que  sufren  los  que  tuvieron por años una educación de mala calidad.    De  esta  manera,  las  orientaciones  deben  estar  dirigidas  a  agrandar  “la  torta”  con  una  mejor  distribución  de  ingresos.  En  ese  sentido,  corregir  el  manejo  macroeconómico  con  un  Banco  Central  que  recupere  la  capacidad  de  regular  la  demanda  interna  y  el  tipo  de  cambio  para  evitar las recurrentes crisis que hemos sufrido; una reforma profunda del mercado de capitales  para financiar a las Pymes y microemprendimientos, y en lo “micro”, potenciar la capacitación  y  la  innovación.  Estos  tres  elementos  son  claves  para  ir  agregando  sostenibilidad  de  manera  persistente a la mejora productiva de los sectores de ingresos medios‐bajos de la economía de  nuestro país. Así se crece con equidad, dos ingredientes inseparables del desarrollo.   

 

14


II.  Talleres  grupales:  “Expresiones  territoriales  de  la  intervención  SERVICIO PAÍS para la promoción del trabajo y el emprendimiento”    Este espacio es central en el desarrollo de la mesa técnica en la medida que permite poner en  discusión  las  diferentes  experiencias  de  los/as  profesionales  SERVICIO  PAÍS,  otorgando  una  instancia  de  diálogo  sobre  temas  específicos  pero  sustantivos  en  el  desarrollo  de  la  intervención.  Metodológicamente  cada  taller  estuvo  conformado  por  aproximadamente  15  profesionales, conducidos y moderado por dos miembros del equipo técnico de SERVICIO PAÍS.  Se desarrollaron cinco talleres paralelos.   En cada taller se expusieron las ponencias preparadas por los profesionales SERVICIO PAÍS para  orientar  la  discusión  a  lo  largo  de  la  jornada.  Junto  con  ello  se  contó  con  la  presencia  de  un  experto externo a la FSP y conocedor de la materia del taller, que asistió para dar su mirada  sobre la temática y comentar las exposiciones de los equipos SP. Cabe señalar que los expertos  y participantes han manifestado la relevancia y gratitud por la instancia, en la medida en que  permite potenciar la vinculación interna, rescatando el valor de sus aprendizajes y experiencias  y potenciando la formación de redes de trabajo entre los profesionales SERVICIO PAÍS.    Los cinco talleres realizados fueron:  

         

15


A continuación se presentan una síntesis de cada uno de ellos:   Taller n°1: Asociatividad y generación de redes para el desarrollo económico local    El taller Asociatividad y  generación de redes para el desarrollo económico local abordó las  temáticas  relacionadas  con  el  intercambio  de  experiencias,   el  desarrollo  de  alianzas  y  la  generación  de  redes  entre  distintos  actores  para  la  colocación  de  productos  locales  en  distintos  mercados,  considerando  la  experiencia  práctica  de  los  territorios  y  de  los  profesionales  SP.  Específicamente  se  abordó  el  rol  de  la  asociatividad  en  el  desarrollo  económico local, los facilitadores y obstaculizadores de ésta y, por último, el rol del profesional  SERVICIO PAÍS en dicho proceso.   (1) Dentro de la discusión fue fundamental reforzar la idea que la asociatividad es clave para el  desarrollo  económico  local.  Para  que  ocurra  la  asociatividad  se  requiere  de  un  proceso  de  participación activa, con personas empoderadas, motivadas, que presentan buenos niveles de  confianza  y  liderazgo  en  los  propios  territorios.  Si  bien  estos  factores  antes  mencionados  se  pueden  presentar  en  mayor  o  menor  nivel,  su  existencia  es  condición  necesaria  para  el  fortalecimiento de la asociatividad.     El  tema  de  las  confianzas  y  la  motivación  interna  es  un  tema  complejo  de  llevar  para  los  profesionales  de  SERVICIO  PAÍS,  ya  que  se  entrecruzan  con  la  historia  de  la  comunidad.  No   necesariamente  son  temas  técnicos,  sino  que  abarcan  situaciones  mucho  más  personales  y  esto es parte de la complejidad de los procesos de asociatividad.    Siguiendo en esta línea es necesario instalar a nivel territorial la reflexión sobre los motivos de  la  asociatividad,  interrogante  que  una  vez  resuelta  sirve  de  guía  para  el  fortalecimiento  del  proceso de intervención y el trabajo con las personas.     “Se ve mucho que las experiencias tenían que ver con: ‘ya, nos asociamos pero para un fin  súper concreto’ (…) y eso no era para nada sustentable en el tiempo” (profesional SP).    Los profesionales sostienen la generación de redes asociadas al fortalecimiento del desarrollo  económico local logra mejores resultados que cuando ese horizonte se encuentra ausente.     (2) Para abordar la asociatividad fue necesario realizar el ejercicio de identificar facilitadores y  obstaculizadores  del  proceso.  Entre  los  primeros,  se  destaca  el  visibilizar  los  recursos  de  la  persona.  Específicamente  se  señaló  que  una  vez  que  las  personas  visibilizan  sus  recursos,  materiales y no materiales, era posible abrir la puerta para pensar en la asociatividad.    Junto  con  lo  anterior,  se  destaca  como  facilitador  la  valoración  de  la  identidad  y  la  historia  local,  es  decir,  permite  dar  cuenta  cuáles  son  las  características,  particularidad,  énfasis  que  debe adquirir las formas de asociatividad y, con ello, la historicidad que subyace en el mismo.  Este aspecto le otorga sentido al proceso, el cual se instala como un recurso para potenciar la  sustentabilidad de las organizaciones.  

16


Otro facilitador corresponde a la institucionalidad de la organización. Esto refiere al proceso de  formalización  de  la  institución,  que  incluye  la  definición  de  los  contenidos  que  determina  su  existencia,  a  la  forma  y  estructura  que  posee,  y  a  la  movilidad  y  rotación  de  sus  miembros.  Para los profesionales SP de este taller, este aspecto juega un rol central en el programa, pues  uno  de  los  objetivos  de  las  intervenciones  guarda  relación  con  dar  continuidad,  involucrarse  con las personas y generar que ellas se sientan identificadas con la organización.     Entre  los  obstaculizadores  se  señaló  la  dependencia  de  las  confianzas  y  la  motivación.  Estos  aspectos  en  los  contextos  de  pobreza  y  vulnerabilidad  se  encuentran  fragmentados  y,  por  tanto, requiere de un trabajo para fortalecerlos y potenciarlos en el tiempo.    “Uno piensa qué es lo mejor para que se puedan asociar. A lo mejor no es la motivación de  las  personas  y  no  son  los  tiempos  de  las  personas  tampoco.  Entonces,  lo  que  reflexionábamos  ahí  es  que  lo  mejor  era  esperar,  escuchar  e  ir  al  ritmo  de  las  personas.  Literalmente lo que nosotros hacemos es un acompañamiento” (profesional SP).    (3)  Se  debatió  también  sobre  el  rol  del  profesional  SERVICIO  PAÍS  en  el  fomento  de  la  asociatividad y generación de redes para el desarrollo económico local. En primer lugar, se hizo  referencia  a  la  tensión  que  existe  en  la  implementación  de  las  intervenciones  referidas  al  asistencialismo  versus  la  promoción  de  las  capacidades.  En  muchos  de  los  casos  los  participantes pusieron de manifiesto que en sus intervenciones era imprescindible no perder  de vista que la misión del profesional iba orientada a un enfoque promocional, que comprende  al otro como sujeto y actor de su propio desarrollo.     Junto con lo anterior, se mencionó que el proceso de intervenciones SERVICIO PAÍS requiere  cumplir con las labores de visibilizar, conectar y activar capacidades. Esta tríada de elementos  permite  que  la  motivación,  materia  prima  de  la  asociatividad,  se  traduzca  en  un  horizonte  concreto  de  mejoramiento  del  desarrollo  económico.  Sin  embargo,  es  necesario  discutir  con  una  perspectiva  crítica  si  actualmente  el  proceso  en  esa  envergadura  se  estaba  realizando  o  no.  Resolver  esta  discusión  permitiría  evaluar  si,  efectivamente,  el  profesional  cumple  un  rol  facilitador u obstaculizador del proceso de asociatividad en las intervenciones.    

17


Taller n°1: Asociatividad y  generación de redes para el desarrollo económico local  Conducción FSP  Invitado externo  María Paz Rengifo (JT  Lisette  Cuellar:  agrónoma.  Diplomada  en  Evaluación  de  Valparaíso)  Impacto de Políticas Públicas (Universidad de Chile).    

 

Ponencias 

Objetivo del taller 

Principales ejes de la  discusión 

Tunga Sur, Región de Coquimbo. PSP Patricio Morales, Rocío  Pizarro  Aguas Azules, Región de Los Lagos. PSP Jurgen Betzhold  Abordar  temáticas  relacionadas  con  el  intercambio,   el  desarrollo de alianzas y la generación de redes entre distintos  actores  para  la  colocación  de  productos  locales  en  distintos  mercados, considerando la experiencia en los territorios y de  los profesionales SP.  Rol de la asociatividad en el proceso de desarrollo económico  local;  facilitadores  y  obstaculizadores  y  el  rol  del  profesional  SERVICIO PAÍS en dicho proceso.  

18


Taller n°2: El rol de la mujer en la economía local   Una  primera  constatación  del  taller  es  que  la  situación  de  pobreza  de  los  hogares    en  Chile  varía dependiendo del sexo del jefe de hogar. Es así como en aquellos hogares con jefatura de  hogar femenina se presentan tasas de pobreza más altas que aquellos de jefatura masculina.  Este  taller  busca  problematizar  la  forma  en  que  se  puede  fortalecer  la  red  de  estructura  de  oportunidades  con  que  cuentan  las  mujeres  para  avanzar  en  su  proceso  de  incorporación  al  mundo laboral (equitativamente), principal medio de erradicación de la pobreza.  La  pregunta  central  del  taller  fue  ¿cómo  aporta  la  mujer,  en  términos  monetarios,  a  la  economía familiar? Y desde ahí se abordaron (1) las dificultades y obstaculizadores para que la  mujer  pueda ser un mayor aporte en las economías locales o familiares. En esta discusión se  señaló que la existencia de una cultura patriarcal, expresada en la figura del hombre como el  proveedor  relega  a  la  mujer  en  la  esfera  económica  con  un  papel  secundario.  En  estos  contextos  la  participación  de  la  mujer  en  una  actividad,  como  los  talleres  laborales,  es  más  discutida con su esposo, consultada o autorizada por él. De este modo, el rol de la mujer sigue  siendo secundario y condicionado a los ámbitos de desempeño entregados por el hombre, lo  cual responde, principalmente, a dificultades de orden más cultural.  (2)  En  segundo  lugar  se  planteó  que  las  mujeres  que  participan  o  desarrollan  algún  tipo  de  emprendimiento, se sienten poco valoradas ya que su rol económico se comprende sólo desde  la complementariedad. Se mencionó también un proceso de feminización del mercado laboral,  poniendo en  evidencia que existen lugares, actividades y espacios de trabajo exclusivos para  las mujeres, los cuales son identificados como de segunda clase en algunas instancias.   La  mujer  genera  un  aporte  económico  monetario  que,  muchas  veces,  proviene  de  talleres  laborales donde comercializan sus productos. Por el contrario, otras mujeres participan de los  talleres  laborales  con  una  intención  de  compartir,  crecer  como  persona  y  aumentar  su  autoestima.  Para  las  mujeres  participar  de  estas  instancias  constituye  una  oportunidad  de  formar parte de la sociedad, de encontrarse y vincularse con el mundo más allá del hogar.   En este contexto, se plantea la interrogante: ¿la mujer que no es una emprendedora aporta o  no a la economía local? Y si no aporta directamente ¿cómo colabora con el funcionamiento de  dicha economía?   “Entonces  ahí  empezaba  a  surgir  la  discusión  de  un  estudio  en  que  empezamos  a  sacar  cuentas  de cuánto sale el servicio  que proporciona una mujer.  Lo  que hace  de cuidar a los  hijos, darles la comida, de las múltiples funciones que tiene, y sacamos el costo y el valor que  tiene eso y podríamos decir que tiene un valor bastante grande”(profesional SP).  De este modo fue posible concluir que efectivamente la mujer tiene un rol no sólo relacionado  con lo monetario, sino que también hace un aporte para facilitar los procesos de desarrollo en  la economía, lo cual se encuentra escasamente calculado y, sobre todo, visibilizado. 

19


(3) Se reflexionó acerca de ¿cómo los profesionales desarrollan estrategias de intervención en  un grupo de hombres y un grupo de mujeres en un proceso de capacitación?  Esta reflexión fue  acuciosa, concluyéndose la necesidad de estar atentos frente a los procesos de reproducción  de  los  roles  de  género,  los  cuales  se  naturalizan  y  dejan  poco  espacio  la  superación  de  las  propias brechas de género.  “Cambiar  la  mirada  con  respecto  a  lo  que  puede  ser  la  igualdad  de  género  y  lo  que  es  la  equidad de género, más que nada en el sentido de reducir, desde la justicia, incluso desde  las acciones en una familia, las diferencias para enfrentar temas de desarrollo económico de  las familias” (profesional SP).  Se  propuso  y  destacó  que  en  las  orientaciones  para  la  intervención  se  debe  dar  un  valor  agregado  a  los  productos  a  través  de  la  innovación.  Se  planteó  que  la  incorporación  de  innovación  en  la  comercialización  (por  ejemplo,  pasar  de  la  venta  de  sal  a  sales  aromáticas)  permitirían  posicionar  esos  productos  para  que,  efectivamente,  sean  comercializables  y  puedan ser un ingreso importante para la familia. Si esto se produce es posible que, a través  de la innovación y  la asociatividad en un grupo de mujeres, se avance en disminuir las brechas  de género presentes en nuestro país y, sobre todo, en el mundo rural.       Taller n°2: Rol de la mujer en las economías locales  Conducción FSP  Invitado externo  Héctor Morales (JT  Ana  María  Medioli:  trabajadora  social,  fue  parte  del  O´Higgins)  Consejo  de  Superación  de  la  Pobreza  y  actualmente  es      directora ejecutiva de Prosam.  Ponencias  Rincón  de  Paredones,  Región  de  O´Higgins.  PSP  Pamela  Puentes Fernández  Trabajo  y  Hábitat  en  Hualañé,  Región  del  Maule.  PSP  Giovanna Díaz Mora  Objetivo del taller  Problematizar  la  forma  en  que  se  puede  fortalecer  la  red  de  estructura  de  oportunidades  con  que  cuentan  las  mujeres,  para avanzar en su proceso de incorporación al mundo laboral  (equitativamente).  Principales ejes de la  ‐  Dificultades  u  obstaculizadores  para  la  participación  de  la  discusión  mujer en el desarrollo de las economías locales o familiares.  ‐ El rol de económico y la valoración de su actividad.  ‐  Estrategias  de  intervención  con  enfoque  de  género  en  los  procesos de capacitación.     

20


Taller n°3: Estrategias de innovación en el ámbito del Trabajo y Emprendimiento    El  taller  abordó  las  estrategias  de  innovación  en  el  trabajo  con  personas,  familias  y  comunidades  en  pobreza,  considerando  la  diferenciación,  complementariedad  y  competitividad   que  exigen  los  distintos  agentes  y  mercados  para  el  desarrollo  de  nuevos  productos y servicios.  Se  destacó  las  dificultades  de  generar  innovación  dada  la  diversidad  de  contextos  de  las  intervenciones.  En  esa  línea,  el  punto  de  partida  de  las  intervenciones  guarda  relación  con  conocer,  en  un  primer  momento,  la  estructura  social,  las  formas  en  que  se  organizan  las  personas y grupos. Solo con esa comprensión es posible avanzar en la generación de cambios.   Junto  con lo  anterior, se subrayó que la disposición al cambio no siempre está presente.  Las  posibilidades de incorporar acciones innovadoras en el modo de hacer las cosas generan cierta  resistencia, porque existe una tendencia a hacer lo que siempre se ha hecho.  “Por  ejemplo,  los  grupos  de  pescadores  conocen  su  labor  y  nosotros  les  proponemos,  por  ejemplo, que generen más valor agregado, permitiendo que con eso se mantengan. Lo vimos  en comunidades indígena en Quellón que no aspiraban a ganar más dinero del que ganaban,  sino a hacer un poco mejor las cosas y mejorar sus cotizaciones” (profesional SP).  Frente  a  este  contexto,  cabe  cuestionarse  por  qué  innovar.  La  innovación  per  sé  al  parecer  carece de sentido. Es decir, el proceso de incorporación de prácticas innovadoras requiere de  ciertas condiciones. Para los participantes del taller, la innovación a la que invita el programa  SERVICIO PAÍS es la innovación participativa.   El profesional juega un rol importante en la identificación de los recursos para la innovación y,  con  ello,  una  buena  identificación  sobre  qué  necesitan  los  grupos.  Pero  además  requiere  de  una  definición  de  instrumentos  pertinentes  para  fortalecer  el  trabajo  de  innovación  participativa. En este proceso el profesional puede  colaborar en  destacar las  potencialidades  de  los  grupos,  permitiendo  un  reconocimiento  de  las  fortalezas  y  recursos  para  obtener  un  mayor impacto.  Las  potencialidades  no  sólo  están  en  un  grupo  o  en  una  comunidad,  sino  también  en  un  territorio.  Hay  experiencias  territoriales  de  SP  muy  interesantes  que  han  nivelado  estas  potencialidades.   “Tenemos que ser canalizadores de ideas, no imponerlas, debemos trabajar, tener confianza,  conocer  los  grupos,  de  modo  de  obtener  esta  información  que  es  muy  valiosa  y  que  de  repente no sabemos obtener. Hay que ser muy cuidadosos en eso” (profesional SP).  Para cerrar se debatió sobre el proceso de desarrollo de la innovación: ¿quién es el que innova  o  en  quién  debiera  innovar?,  ¿debe  innovar  el  profesional  en  la  forma  de  hacer  las  cosas,  la  comunidad  o  el  sector  en  que  se  trabaja?  El  proceso  participativo  debe  estar  permeado  en  ambos.  En  los  profesionales  para  incorporar  nuevas  orientaciones  en  el  trabajo  y  en  las  personas para gestar su desarrollo económico y social.  

21


Taller n°3: Estrategias de innovación en el ámbito del  trabajo y emprendimiento  Conducción FSP  Invitado externo  Gastón Maltrain (JT Los  Alfredo del Valle: director del Diplomado en Gestión de la  Lagos)  Innovación  y  la  Tecnología  de  la  Facultad  de  Economía  y  Negocios  de  la  Universidad  Alberto  Hurtado.  Ph.D.  en    Ciencias  de  la  Gestión  y  Economía  Aplicada,  The  Wharton  School, University of Pennsylvania, Estados Unidos.  M.A. en  Economía,  New  York  University,  Estados  Unidos.  Ingeniero  civil de industrias, P. Universidad Católica de Chile     Ponencias  Última Esperanza, Región de Magallanes. PSP Paula Arratia,  Rodrigo Arévalo  Objetivo del taller  Abordar estrategias de innovación en el trabajo con personas,  familias  y  comunidades  en  pobreza  considerando  la  diferenciación,  complementariedad  y  competitividad   que  exigen  los  distintos  agentes  y  mercados  al  desarrollo  de  nuevos productos.   Principales ejes de la  ‐ Dificultades de generar innovación dada la diversidad de los  discusión  contextos de las intervenciones.  ‐ Estrategias para la incorporación de prácticas innovadoras.   ‐  Proceso  de  desarrollo  de  la  intervención  orientada  a  la  innovación y la identificación de condiciones estructurales. 

22


Taller n°4: Turismo rural patrimonial como estrategia de superación de la pobreza   En  el  taller  se  entendió  turismo  rural‐patrimonial  como  una  actividad  que  permite  a  las  personas contemplar y experimentar las diferentes formas de vida de otras personas y, como  consecuencia, comprender sus costumbres, tradiciones, pensamientos expresados en lugares  históricos,  arqueológicos,  arquitectónicos  o  de  otra  significación  cultural,   a  través  de  sus  manifestaciones  materiales  e  inmateriales.  Se  reflexionó  en  torno  al  turismo  rural  y  patrimonial  como  alternativa  para  las  comunidades  que  se  encuentran  en  contextos  de  pobreza y vulnerabilidad.   Se coincide en el taller que en turismo rural existe una carencia de conocimiento respecto a la  demanda y a sus características. Y, por el contrario, existe un extenso conocimiento sobre la  oferta  disponible.  La  gran  preocupación  refiere  a  la  necesidad  de  avanzar  en  una  mayor  diversificación de la oferta, es decir, instalar una estrategia de diversificación económica para  las comunidades. Es así como en las intervenciones netamente agrícolas, la actividad turística  puede constituir un complemento a las labores tradicionales, permitiendo una diversificación  de la estructura productiva de los territorios.   “Veíamos que en un territorio todos ofrecían lo mismo, o sea, la misma comida. Y los turistas  en  todas  partes  estaban  cinco  días,  y  los  cinco  días  comían  lo  mismo.  Entonces,  también  tiene  que  ver  con  un  tema  de  diversificación  del  tipo  identitario,  es  un  aspecto  que  a  lo  mejor puede ser relevante” (profesional SP).  Un segundo aspecto refiere a la necesidad de visibilizar el atractivo turístico entre los mismos  actores locales, evitando que el profesional diga “esto es lo relevante”. Para los profesionales  es  muy  distinto  cuando  las  comunidades  logran  desarrollar  sentido  de  pertenencia  con  las  iniciativas  de  fomento  productivo  en  el  ámbito  turístico,  que  cuando  el  proceso  solo  es  fortalecido y promocionado por el profesional. Esto implica que el proyecto sea resultado de  una  discusión  participativa  de  la  comunidad.  Las  experiencias  presentadas  demuestran  que  cuando  el  desarrollo  turístico  es  exógeno  las  iniciativas  no  perduran  en  el  tiempo  y,  sobre  todo, carecen de sentido para los habitantes de las localidades.   En tercer lugar, se expuso en el taller que el desarrollo del turismo rural y patrimonial, como  estrategia  de  superación  de  la  pobreza,  requiere  tener  en  consideración  a  los  líderes  locales  validados  socialmente.  Para  el  trabajo  de  los  profesionales  es  relevante  conocer  el  mapa  de  actores y el tipo de interacciones que se produce entre ellos, destacando que los instrumentos  de  planificación  de  intervención  están  al  servicio  de  ello  y  deben  potenciarse,  en  miras  de  enriquecer el establecimiento de las orientaciones del programa. Se sostiene que es necesario  que el profesional juegue un rol relevante en el fortalecimiento de las confianzas, recuperando  los intereses e intenciones de los participantes de la comunidad.     Se establecieron una serie de características o aspectos que se deben desarrollar y fortalecer  para  levantar  un  proyecto  turístico  rural  exitoso.  Es  primer  lugar,  junto  con  el  componente  participativo,  se  planteó  que  trabajar  en  la  temática  del  turismo  es  una  estrategia  de  intervención  a  largo  plazo,  pero  que  requiere  de  acciones  y  actividades  que  se  vayan 

23


generando  de  manera  inmediata.  En  segundo  lugar,  se  debe  considerar  la  disponibilidad  de  servicios  de  apoyo  como  agua,  transporte,  seguridad,  entre  otros.  Estos  elementos  son  condición necesaria para el éxito de una iniciativa turística.  En tercer lugar, se debe considerar  la generación de condiciones para que las ganancias del proyecto se queden en la localidad y  no  sean  invertidas  en  otra  zona.  Y,  en  cuarto  lugar,  se  requiere  no  perder  de  vista  las  condiciones de cuidado al medio ambiente e identidad local.   Para  cerrar  el  taller  se  concluye  que  la  superación  de  la  pobreza  sucede  a  partir  de  la  generación  de  nuevos  ingresos,  mediante  una  nueva  red  de  comercialización  y  mejoras  productivas,  agregando  un  valor  a  un  sector  productivo.  Para  que  ello  ocurra,  un  último  elemento,  deben  desarrollarse  procesos  de  capacitación  de  las  comunidades,  para  que  así  puedan  ofrecer  un  servicio  de  calidad.  Frente  a  esto  es  necesario  tener  en  cuenta  las  condiciones que se requieren para desarrollar estas instancias de capacitación.   “La capacitación, sobre todo, la pertinencia de esas capacitaciones es relevante. No podemos  formar guías turísticos si no contamos con la oferta, no podemos generar cursos de inglés si  tampoco tenemos servicios disponibles para desarrollarlos”(profesional SP).  Taller n°4: Turismo rural‐patrimonial como estrategia de superación de la pobreza  Conducción FSP  Invitado externo  Andrea Hernández (JT  Víctor  Leiva:  especialista  en  turismo  sustentable,  ecoturismo  y  Coquimbo)  planificación.     Doctor  en  Ciencias  Geográficas  de  la  U.  Católica  de  Lovaina  (Bélgica);  Licenciatura  Inter  Universitaria  en  Geografía  Aplicada,  U.  Católica  de  Lovaina  y  geógrafo  U.  Católica  de  Valparaíso.    Director de la carrera de Ecoturismo de la U. Andrés Bello  Ponencias  Valle de Ocoa, Región de Valparaíso. PSP Constanza Vargas, Karen  Badilla  Turismo Turística Rural, Región del Maule. PSP Verónica Farías Pino  Objetivo del taller  Se  busca  la  puesta  en  valor  del  turismo  rural  patrimonial  y  la  generación  de  estrategias  de  visibilización  y  emprendimiento  (accesibilidad  temporal,  espacial,  económica  y  psicológica)  para  apoyar a comunidades que se encuentren en contextos de pobreza.   Principales ejes de la discusión  ‐ Carencia de conocimiento de la demanda de turismo rural.   ‐ Identificación de condiciones para el desarrollo del turismo rural.  ‐ Consideraciones para potenciar valor agregado en turismo rural. 

24


Taller n°5 Comercio justo y economía solidaria como oportunidad de inclusión y desarrollo     En este taller se definió como comercio justo a la forma de comercio basada en el diálogo, la  transparencia  y  el  respeto,  que  busca  mayor  equidad  en  la  relación  entre  productores  y  consumidores.  El  comercio  justo  contribuye  al  desarrollo  sostenible  ofreciendo  mejores  condiciones  comerciales  y  asegurando  los  derechos  de  productores  y  trabajadores  marginados, especialmente comunidades que se encuentran en condiciones de pobreza.  En el taller se discutió que el concepto de economía solidaria responde a un movimiento social  que  impulsa  formas  alternativas  de  producción,  consumo,  comercio  y  finanzas  inspirados  en  los principios de cooperación, reciprocidad, altruismo, desarrollo comunitario, transparencia y  respeto  mutuo.  Asimismo,  se  puso  de  manifiesto  que  esta  noción,  ausente  dentro  de  los  medios  de  comunicación  o  de  la  cotidianidad  de  la  mayoría  de  la  ciudadanía,  está  cobrando  fuerza en los espacios locales, transformándose en  un mecanismo para desarrollo de formas  de comercialización de los productos basadas en el principio de la igualdad.   “Este tema no está en los medios de comunicación de masas, no está en el día a día, pero sí  cerca  de  nueve  millones  de  chilenos  —de  alguna  u  otra  forma—  están  en  un  proceso  de  economía solidaria sin quererlo, sin saberlo muchas veces”(profesional SP).  Una  rama  de  la  economía  solidaria,  o  “un  espacio  del  mercado”,  se  denomina  “comercio  justo”, el cual convoca a ciertos valores de la economía solidaria, dándole preponderancia  al  desarrollo  de  intercambios  comerciales  basados  en  la  transparencia,  el  respeto  y  la  equidad.  De este modo, es posible asegurar los derechos de productores y trabajadores, comunidades  aisladas  y  empobrecidas,  el  pago  justo  en  las  condiciones  laborales  dignas,  el  respeto  por  el  medio  ambiente,  entre  otros.  Asimismo,  se  señaló  que  en  la  economía  solidaria  las  innovaciones  se  comparten,  al  revés  de  la  economía  tradicional  en  que  alguien  hace  una  innovación, la patenta y, por tanto, se la guarda y no la comparte.   No  necesariamente  —y  ese  fue  uno  de  los  temas  abordado  en  las  exposiciones—  cualquier  producción o comercio es comercio justo, puesto que exige ciertos niveles de certificación. Sin  embargo, orientar algunas de las acciones, rescatando los conceptos que hay detrás, sirve para  cualquier tipo de intervención SERVICIO PAÍS.  Se  señalaron  ciertos  factores  críticos  que  deben  ser  trabajados  con  las  organizaciones  y  emprendimientos que son parte de la economía solidaria. Específicamente se hizo referencia al  fortalecimiento  del  liderazgo  asociativo  y  al  manejo  de  confianza,  dimensiones  que  pueden  estar debilitadas en las comunidades donde se desarrollan las intervenciones.  Muchas  de  las  intervenciones  SERVICIO  PAÍS,  orientadas  al  fomento  productivo,  deben  considerar  como  eje  principal  avanzar  en  los  procesos  de  fortalecimiento  del  circuito  de  comercialización.  Desde  esta  perspectiva,  el  comercio  justo  se  instala  como  una  forma  de  trabajo  que  recoge  los  principios  del  programa  y,  por  tanto,  puede  constituir  una  buena  instancia  para  resolver  ¿dónde,  cómo  y  bajo  qué  condiciones  comercializamos  los  productos  desarrollados en las intervenciones? 

25


Para cerrar, se realizó reflexionó sobre el rol del profesional SERVICIO PAÍS en este proceso. Se  sostuvo  la  necesidad  de  fortalecer  la  labor  de  visibilización  y  activación  de  competencias,  capacidades y activos de las personas, siendo estos componentes aspectos principales para el  desarrollo de una economía solidaria. Asimismo, se hizo mención a la necesidad de conectar y  establecer  relaciones  institucionales,  y  robustecer  el  capital  social,  en  miras  de  darle  sustentabilidad al proceso y, con ello, ampliar el acceso a fuentes de financiamiento existentes.   Taller n°5: Comercio Justo/Economía Solidaria como experiencia de desarrollo territorial  Conducción FSP  Invitado externo  Mario Ramírez (JT Maule)  Mario Radrigán: Antropólogo. Licenciado en Antropología, con    mención en Antropología Cultural, de la Universidad de Chile.  Candidato a Doctor en Economía Aplicada, Diploma de Estudios  Avanzados (DEA) de la Universidad de Valencia, España 2008.  Magíster en Administración y Dirección de Recursos Humanos de  la Facultad de Administración y Economía de la Universidad de  Santiago de Chile. Profesor del Departamento de Antropología de  la Universidad de Chile y profesor asociado de la Facultad de  Administración y Economía (FAE) de la Universidad de Santiago de  Chile (Usach). Director del Centro Internacional de Economía    Social y Cooperativa (CIESCOOP) de la Usach.  Ponencias  Reconstrucción  integral  de  Pelluhue,  Región  del  Maule.  PSP  Cristóbal Solís Navarro  Parque  Volcán  Isluga,  Región  de  Tarapacá.  PSP  Paulina  Valenzuela  Ramírez  Objetivo del taller  Conocer, problematizar y promover redes de comercio alternativas  orientadas principalmente a:   ‐ Accesibilidad a comunidades pobres   ‐ Transparencia y responsabilidad   ‐ Instalación de capacidades   ‐ Promoción del comercio justo / pago precio justo    ‐ Mejora en las condiciones de las mujeres   ‐ Medioambiente   ‐ Relaciones comerciales  Principales ejes de la discusión  ‐ Noción de comercio justo instalada en el programa SERVICIO PAÍS  ‐  Condiciones  para  incorporar  el  comercio  justo  en  las  intervenciones debe ser discutidas con la comunidad.  ‐  Estrategias  para  avanzar  y  mejorar  el  circuito  de  la  comercialización. 

26


III. Panel de debate: “Políticas de Superación de Pobreza y Desarrollo  económico Local”    El  panel  se  llevó  a  cabo  durante  la  jornada  del  5  de  enero  y  fue  coordinado  por  el  director  ejecutivo  de  la  Fundación  Superación  de  la  Pobreza  (FSP),  Leonardo  Moreno.  Se  buscó  representar  en  el  panel  a  las  distintas  posiciones  y  visiones  que  caracterizan  la  discusión  nacional  sobre  el  trabajo  y  el  emprendimiento.  En  vista  a  lo  anterior,  se  invitó  a  personas  destacadas  en  el  ámbito,  que  incluyeron  a  representantes  de  la  sociedad  civil,  mundo  académico y representantes del Gobierno. Esta composición del panel posibilitó la discusión en  profundidad  y  amplitud  sobre  la  vinculación  entre  las  actuales  políticas  de  superación  de  pobreza y el desarrollo económico local, identificándose puntos de encuentro y desencuentro  respecto a la situación en Chile en la materia y, junto con ello, dar cabida a una discusión sobre  los soportes estructurales que ofrece el sistema actual para asegurar el ejercicio del derecho al  trabajo.     El panel se compuso de tres momentos. El primero consistió en una exposición de cada uno de  los  invitados;  luego  una  ronda  de  preguntas  por  parte  de  los  profesionales  SP  y,  finalmente,  una segunda intervención de respuesta por parte de los panelistas.     A continuación se presentan una sistematización de cada uno de los momentos del panel de  discusión, identificando los aportes de los participantes.   

Primer momento: exposición de los panelistas    Claudio Storm, director nacional del Fondo Solidario de Inversión Social (Fosis)    El  panelista  comienza  revisando  las  cifras  de  pobreza  en  Chile  en  base  a  la  última  encuesta  Panel Casen, y si bien destaca que respecto a Latinoamérica un 15% es bajo, existen desafíos  pendientes.  Por  esa  razón,  la  labor  del  Fosis  como  medio  de  superación  de  la  pobreza  es  fundamental.    El  Fosis  ejecuta  una  política  social  orientada  a  erradicar  la  pobreza  extrema  y  superar  la  situación de pobreza, coordinando la acción de entidades a nivel local en el desarrollo de los  programas,  ofreciendo  alternativas  de  empleabilidad  y  emprendimiento,  principalmente.  La  oferta programática apunta tanto a las familias de Chile Solidario, que tienen oferta preferente  por tratarse de las más pobres del país, y a todas las personas en situación de vulnerabilidad  bajo los 8.500 puntos en la Ficha de Protección Social.     En 2011 hubo un financiamiento por parte del Fosis de treinta mil microemprendimientos, a  partir del subsidio Capital Semilla, que promedió los cuatrocientos mil pesos. Además, siete mil  jóvenes y adultos tuvieron acceso  a talleres de capacitación y apresto laboral. Cerca de 40 mil 

27


microemprendedores  recibieron  un  subsidio  para  obtener  un  microcrédito  en  alguna  institución financiera.    Durante el año 2011 se hicieron acuerdos con todos los gobiernos regionales para crear una  cartera  de  proyectos,  atingentes  a  las  realidades  propias  de  cada  región.  Todos  fueron  proyectos referentes a emprendimientos y como fueron acuerdos logrados durante el 2011, su  ejecución va a ser visible a partir de 2012.    Respecto de los usuarios del Fosis, el panelista indica que el 90% son mujeres y señala  que no  es  una  cifra  intencionada  por  parte  de  los  programas,  sino  una  proporción  que  se  da  naturalmente  y  que  tiene  directa  relación  con  la  tasa  de  empleabilidad  de  las  mujeres  en  el  actual mercado laboral. Señala que es la manera de cómo reaccionan las familias en situación  de  pobreza,  asimilándola  como  una  alternativa  de  obtención  de  ingresos  a  través  del  emprendimiento desde el hogar.    En  relación  al  impacto  del  emprendimiento,  el  panelista  alude  que  además  de  “entregar  dignidad  a  familias  en  situación  de  pobreza”,  mejora  su  calidad  de  vida.  Llevar  adelante  proyectos hace que las personas involucradas aumenten su propia valoración y su capacidad  de tomar decisiones, lo que trae consigo cambios notables en la dinámica familiar. En el caso  de  personas  en  situación  de  extrema  pobreza,  la  inversión  de  los  recursos  es  riesgosa,  pero  aun así se hace. Según cifras internas, el 58% de los emprendedores del Fosis era indigente al  momento  de  comenzar  los  programas.  Entre  las  personas  en  situación  de  pobreza,  tres  de  cada  cuatro  mantienen  su  emprendimiento  al  menos  un  año  después  de  haber  iniciado  el  programa.     El panelista detalla tres momentos de evaluación de los proyectos de emprendimiento: cuando  se  atiende  a  la  familia  por  primera  vez;  al  término  de  la  intervención  y  a  los  seis  meses  de  haber finalizado la intervención. Esta es la forma mediante la cual se evalúa el funcionamiento  de los proyectos otorgados por el Fosis.    Señala que una de las tareas pendientes es la inclusión financiera. Según los datos de Fondo  Esperanza  (FE),  el  70%  de  los  emprendedores  de  Banigualdad  tiene  registros  en  Dicom  al  momento  de  comenzar  sus  programas  y  de  manera  paralela  gran  parte  de  los  usuarios  del  Fosis  están  endeudados.  Eso  revela  que  es  necesario  realizar  un  trabajo  respecto  a  la  educación  financiera,  enseñando  a  las  familias  en  situación  de  pobreza  cómo  endeudarse  y  cómo utilizar las herramientas del mercado para incluirlos en los programas ofrecidos como los  de ahorro y los seguros.   

28


Isabel del Campo, directora ejecutiva de la Fundación Trabajo para un Hermano    La  panelista  comienza  con  una  breve  descripción  de  la  Fundación  Trabajo  para  un  Hermano  (TPH). La Fundación comienza a funcionar a partir del año 1982, centrándose principalmente  en  comunas  de  escasos  recursos  de  la  Región  Metropolitana  (centros  de  atención  en  Cerro  Navia,  Huechuraba,  San  Joaquín  y  Santiago)  y  cuenta  con  poca  experiencia  fuera  de  esta  región.  La  principal  labor  de  la  Fundación  es  apoyar  a  las  personas  cesantes  y  que  se  encuentren  en  condiciones  precarias,  acompañando  al  trabajador  hasta  alcanzar  el  trabajo  digno.     Actualmente, el sentido de urgencia está dado en sectores populares donde existe conciencia  de  la  desigualdad,  de  no  ser  escuchados  y  que  las  decisiones  relacionadas  con  ellos  son  tomadas por otros.    La Fundación Trabajo para un Hermano elabora programas de integración laboral y para ello  trabaja  con  recursos  otorgados  por  el  Fosis.  Específicamente  se  considera  un  método  para  insertar  a  las  personas  en  situación  de  pobreza  al  mundo  laboral  y,  de  acuerdo  a  ello,  se  capacitan, además de realizar una inversión en las mismas empresas o emprendimientos.    Actualmente,  las  expectativas  de  buscar  trabajo  son  mayores  a  las  ofertas  de  empleo  y  las  personas en situación de pobreza tienen acceso a empleos de peor calidad. De esta manera,  una  persona  cesante  en  su  entorno  logra  mayores  ingresos  (legales  o  ilegales)  de  los  que  lograría  si  saliera  a  buscarlos  al  mercado  laboral  externo  a  su  entorno.  Los  programas,  por  ende, deben  ser a largo plazo. Por ejemplo, los programas de capacitación deben considerar  que  son  una  puerta  de  entrada  al  mundo  laboral,  pero  en  un  largo  camino  de  empoderamiento.    La Fundación Trabajo para un Hermano apoya el emprendimiento y desde esa experiencia se  han  detectado  situaciones  que  atentan  contra  el  buen  funcionamiento  de  la  microempresa.  Por ejemplo, la  asignación de fondos se decide en base a criterios nacionales y no locales, por  tanto, no considera la diversidad propia de los lugares. Si bien las mesas territoriales han sido  un aporte importante, se han visto limitadas por su precariedad.    Otras  falencias  de  las  políticas  asociadas  a  la  generación  de  empleo,  planteadas  por  la  panelista,  refieren  al  programa  Chile  Solidario  que  promueve  poco  la  generación  de  capacidades en la gente, así también muchas veces la vulnerabilidad de las personas no está  representada en la escala de puntos con que se expresa en la Ficha de Protección Social que da  acceso al mencionado sistema.     Los sistemas de apoyo familiar (de educación por ejemplo) si bien a su creación eran potentes,  ahora  se  encuentran  sobrecargados  por  la  cantidad  de  beneficiarios.  Respecto  del  Ingreso  Ético  Familiar,  la  expositora  plantea  que  el  ingreso  siempre  debe  estar  asociado  al  trabajo,  porque el asistencialismo hace muy difícil superar la pobreza.   

29


En  relación  a  las  intervenciones  del  Fosis,  sugiere  replantear  la  manera  en  que  se  hacen  las  cosas: se debería estimular a las personas a involucrarse en el ahorro, buscar su formalización  y estimular su inserción en las herramientas ofrecidas por el sistema.     Señala  que  existe  un  incipiente  desarrollo  de  la  creatividad  y  la  innovación.  En  la  Fundación  Trabajo para un Hermano se ha generado un módulo de creatividad y emprendimiento, donde  las  personas  son  evaluadas  respecto  a  si  tienen  o  no  las  capacidades  para  el  trabajo  independiente.     Actualmente, las personas manifiestan deseos de participar en los programas, pero para ello  debe existir una educación previa. Corfo, por ejemplo, trabaja en liceos, formando profesores  en emprendimiento. De esta manera, los alumnos reciben una formación en la que el trabajo  independiente es una opción.    La  Fundación  apunta  a  mejorar  la  calidad  del  trabajo.  Las  microempresas  familiares  son  manejadas por uno de los padres y, muchas veces, los hijos pasan a ser empleados. Se observó  en estos casos que existían problemas al momento de entablar relaciones laborales.  A partir  de  esta  experiencia,  la  Fundación  creó  un  programa  de  diálogo  social  del  trabajo  en  la  microempresa,  al  que  posteriormente  se  le  fueron  añadiendo  temas  de  salud,  previsión  y  capacitación.     La  Fundación  Trabajo  para  un  Hermano  ha  creado  un  Manual  para  el  Buen  Trabajo.  Al  consultársele a las personas que tema les gustaría trabajar, la mayoría se suscribió al “cuidado  de la dignidad de la persona”, al contrario de lo que se había pensado que  podían proponer  (“ingreso justo”). Esto reflejaría que una gran proporción de chilenos activos tienen una mala  calidad de trabajo. La Fundación ha fomentado la creación de monitores que se encargan de  asistir y velar por la calidad en los trabajos.   

30


Andrea  Repetto,  economista,  Universidad  Adolfo  Ibáñez,  Directora  de  la  Fundación  Superación de la Pobreza 

  En  comparación  con  los  países  de  América  Latina,  en  Chile  las  personas  en  situación  de  pobreza  tienen  poco  acceso  al  trabajo.  En  países  como  Brasil  y  Perú,  el  problema  es  de  remuneración. En cambio, en Chile, el problema es doble: poco trabajo y baja remuneración.  Esto es un problema mucho más profundo para la superación de la pobreza.     En el decil más pobre, un 28% de las personas en edad de trabajar tiene un empleo. En el decil  más rico, en cambio, esa proporción sube a 70% y probablemente los que no están insertos en  este porcentaje pertenezcan a estudiantes de educación secundaria o superior.    Partamos de la base que las personas en situación de pobreza tienen las mismas dificultades  que  los  demás  para  tomar  decisiones  económicas  (ellos  también  consideran  un  futuro  con  educación  para  sus  hijos,  por  ejemplo).  Sin  embargo,  a  ellos  les  es  muy  difícil  implementar  estas decisiones pues tienen menor acceso a las herramientas del sistema. Un ejemplo de esto  es  la  despreocupación  respecto  a  la  jubilación.  Esta  despreocupación  es  común  en  todos  los  individuos, independiente  de su nivel de ingreso, pero mientras las personas en situación  de  pobreza deben contar con su fuerza de voluntad para ahorrar para la jubilación, quienes tienen  empleo  formal  no  necesitan  de  ella  porque  la  institucionalidad  está  hecha  para  que  ahorren  automáticamente.  Asimismo,  no  existe  un  banco  que  acepte  pequeños  depósitos  por  los  costos  que  involucra  el  armado  del  sistema  bancario.  Por  consiguiente,  las  personas  en  situación de pobreza quedan fuera del sistema y cualquier iniciativa de ahorro se les hace más  difícil.     A  partir  de  estos  ejemplos  se  concluye  que  existen  pequeños  espacios,  pero  importantes,  donde se debe intervenir.    De  acuerdo  a  datos  entregados  por  la  expositora,  más  de  la  mitad  de  las  personas  que  ha  encontrado trabajo lo ha hecho a través de contactos. Vale decir, las personas que se mueven  en un ambiente de conocidos que cuentan con trabajo, encuentran empleo y viceversa. Entre  los círculos sociales donde el trabajo es escaso o inexistente, las personas que los conforman  tienen mayores dificultades. En ese sentido, existe un espacio para trabajar la intermediación  laboral.  Existen  programas  en  los  que  se  bonifica  a  empresas  privadas  para  acoger  a  discapacitados,  ex  reos  y  cesantes  con  ciertas  características  sociales.  Son  programas  pequeños,  pero  que  apuntan  a  la  formalización  del  empleo,  además  de  la  inserción  laboral.  También  existe  el  subsidio  al  empleo  joven  (personas  entre  18‐25  años),  para  trabajadores  dependientes  o  independientes,  en  el  que  los  requisitos  son  contar  con  una  remuneración  bruta menor a $360.000 y pertenecer al 40% del sector más vulnerable. El subsidio es para el  trabajador y el empleador.     El Ingreso Ético Familiar pertenece a los programas denominados “transferencias monetarias  condicionadas”,  en  los  que  se  hace  una  transferencia  de  dinero  sujeta  al  cumplimiento  de 

31


algunos compromisos. Programas como estos partieron en México con el nombre de Progresa  (actual  Oportunidades).  La  idea  principal  de  estos  programas  es  apuntar  a  la  inversión  en  el  capital humano y en la familia, estimulando la preocupación por los hijos en sus controles de  niño sano y el cumplimiento de la escolaridad. Se exige, por ejemplo, un 85% de asistencia en  el caso de los niños que asisten al colegio. Está pensado no sólo para reducir la pobreza en el  corto plazo, sino también en el largo plazo.    El  caso  chileno  está  debatiendo  que,  además  de  considerar  temas  de  salud  y  educación,  incorporar también un subsidio al empleo de la mujer.     La  panelista  concluye  su  exposición  planteando  a  los  profesionales  Servicio  País,  que  las  soluciones para la superación de la pobreza y el empleo no son claras. Sí se sabe que algunas  medidas funcionan para algunas personas, medios y territorios. Por lo mismo, se debe apoyar  el trabajo en las comunidades, generando un empoderamiento de las agrupaciones a través de  cooperativas  de  ahorro  mutuo,  por  ejemplo.  De  esa  manera,  se  recalca  a  los  Profesionales  Servicio País el estímulo a trabajar con las organizaciones.       

32


Segundo momento: ronda de preguntas hacia los panelistas    Al  finalizar  las  exposiciones  del  panel  de  cierre,  se  realizaron  consultas  por  parte  de  los  profesionales del SERVICIO PAÍS.     Se plantearon temas tales como: la postergación de los territorios aislados, que quedan fuera  de los programas  por los recursos extras que involucraría llegar a esas personas; los destinos  de los recursos correspondientes al Capital Semilla; el bajo resguardo en la supervisión de los  emprendimientos  se  llevan  a  cabo;  el  mal  uso  que  algunas  personas  hacen  del  apoyo  al  emprendimiento, el cual muchas veces se transforma en una transferencia monetaria.    Otra inquietud refiere a la coexistencia de programas similares que muchas veces no dialogan  entre sí. Así también, se señala la falta de información a la gente respecto a los programas y se  pregunta  cómo  se  evalúa  el  impacto  real  de  los  proyectos  Fosis.  También  se  hace  una  acotación respecto al trabajo dependiente, en cuanto a que la mayoría de los programas están  destinados a promover y apoyar el emprendimiento independiente, pero hay personas que no  se perfilan como trabajadores de este tipo y deben recurrir al empleo formal.    Finalmente, se consulta acerca del Ingreso Ético Familiar y se cuestiona si el mercado tiene la  oferta suficiente para permitir un endeudamiento necesario para el emprendimiento decente.     

 

33


Tercer momento: exposición de cierre de cada uno de los panelistas      Claudio Storm, director nacional del Fondo Solidario de Inversión Social (Fosis)    A  modo  de  respuesta  a  las  intervenciones,  el  panelista  realiza  un  escaneo  general  de  los  aspectos a mejorar respecto a los programas del Fosis, como por ejemplo los problemas que  existen  con  los  postulantes  en  regiones  extremas.  Otro  desafío  es  la  inactividad  laboral,  que  tiene relación con las expectativas de trabajo y el salario.     Atendiendo  a  la  sobredemanda  de  postulaciones,  explica  que  este  año  se  duplicará  la  cobertura en programas de emprendimiento gracias a los FNDR, que permitieron que el Fosis  se  adjudicara  recursos  para  financiar  nuevos  proyectos  en  todas  las  regiones  del  país,  que  ayuden a cubrir la alta demanda en las postulaciones.     Reconociendo el grado de importancia de los profesionales SERVICIO PAÍS, hace un llamado a  impulsar la institucionalidad pública, exigiendo recursos, moviendo proyectos y empujando las  necesidades de las comunas, así también a hacerse cargo de las licitaciones promovidas por el  Estado para el cumplimiento de programas de empleo.     En  resumen,  por  parte  del  Gobierno  existe  un  reconocimiento  de  los  profesionales  SERVICIO  PAÍS, otorgándoles la confianza para levantar proyectos y hacerse cargo de la innovación en las  comunidades; para fomentar e informar, entre otras cosas, la inclusión financiera.    Isabel del Campo, directora ejecutiva de la Fundación Trabaja con un Hermano    Cierra su intervención aludiendo a la falta de recursos de los intermediarios, como es el caso  de  la  Fundación  a  la  que  representa.  Hace  un  llamado  a  la  seriedad  respecto  al  emprendimiento decente, argumentando que se necesitan muchos recursos, además de dos a  cuatro  años  para  cumplir  los  objetivos.  De  la  misma  manera,  deben  coexistir  programas  que  vayan  uniendo  las  diferentes  instancias  por  las  que  se  debe  atravesar.  Alrededor  de  un  50%  sigue  el  camino  del  emprendimiento  y  un  35%  derechamente  lo  abandona.  A  partir  de  lo  mismo,  debe  existir  información  clara  respecto  al  seguimiento  de  los  emprendedores  para  diferenciar a los que cumplen de los que no cumplen.    Recogiendo la consulta acerca del Ingreso Ético Familiar,  sostiene que debe existir también en  este caso un sistema de información que permita saber, por parte de la autoridad, qué familias  están  vulnerando  el  sistema.  Y  aunque  estén  considerados  temas  como  salud  y  educación,  debe  agregarse  algo  más  que  no  deje  el  Ingreso  Ético  Familiar  como  una  transferencia  monetaria. 

34


Andrea  Repetto,  economista,  Universidad  Adolfo  Ibáñez,    directora  de  la  Fundación  Superación de la Pobreza   

Concluye  su  intervención  señalando  que  mucha  gente  entra  a  los  programas  de  emprendimiento para paliar el momento, sin siquiera tener las características que debe reunir  un  emprendedor.  En  relación  a  las  consultas  respecto  al  empleo  dependiente,  señala  que  existe una deuda con el empleo formal. Por el momento hay problemas políticos que impiden  avanzar en los cambios necesarios a la legislación laboral, porque ya existen los diagnósticos y  estudios de lo que sucede en Chile.    Hay  una  carencia  en  la  preparación  de  los  escolares  para  el  mundo  laboral,  que  les  permita   llevarlos a pensar en su futuro y en la inserción al mundo del trabajo.    Respecto al Ingreso Ético Familiar, se indica que parte de lo que busca es llevar a las personas  hacia  el  mercado  laboral  formal.  El  subsidio  permite  a  las  empresas  contratar  a  las  personas  por menos del sueldo mínimo. El Estado subsidia la diferencia de modo de que el menor costo  laboral para la empresa no se traduzca en menores ingresos para los trabajadores.    

 

 

35


Memoria Mesa Técnica Trabajo y Emprendimiento