Issuu on Google+


RomรกnTica'S 2


Sumario Actualidad Entrevista a Noelia Amarillo Entrevista a Megan Maxwell Una tarde con Lucía de Vicente Editoriales españolas: Nuevas incorporaciones Especial Anna McPartlin Series y Sagas: 4 Bodas Dioses del Olimpo Espacio JR Romances reales Una mirada al pasado Autora ¿en el olvido? La cápsula del tiempo Ocio y Placer Pasatiempos Horóscopos Y otros más… En este número colaboran Adrián R. Pérez Alfredo Gómez Ana Sarria Ana M. Benítez Aravalle Palacios Carolina Iñesta Eva Rubio Laura López Alfranca Loli Díaz M.J. Estepa Merche Diolch Mónica Liceras Noelia Amarillo Pepe de la Rosa Rocío Muñoz Y, colaboración especial de: Jezz Burning Arlette Geneve

Editorial Queridas lectoras:  Os  presentamos  un  nuevo  número  de  nuestra  revista.,  que,  como  alguna  de  vosotras  ya  sabéis,  ya  tiene  dos  años de existencia.  Esta  revista  fue  creada  por  y  para  las  amantes  del  género de la novela romántica también llamada rosa.   Durante estos dos años hemos disfrutado con vosotras  y vosotras, esperamos, con esta publicación.  En  este  número  os  ofrecemos  variedad  y  alguna  que  otra  sorpresa  a  esas  escritoras  en  ciernes  que  aún  no  han publicado. Leed nuestro número con atención.  Como  siempre  hemos  trabajado  en  las  secciones  que  creemos  señas  de  identidad  acompañadas  de  las  divertidas anécdotas de Laura y una sección nueva de la  mano del editor Pepe de la Rosa.  MJ  os  ha  preparado  una  entrevista  tan  peculiar  como  nos tiene acostumbradas.  Las chicas  de JR nos traen un  paseo por los canales  de  TV. ¡Echa un vistazo a su espacio!  No podían faltar la sección de la cápsula ni los «Dioses  del  Olimpo»  y  en  la  sección  de  «Series  y  Sagas»  este  bimestre Merche nos habla de 4 bodas muy especiales.  ¡No te los pierdas!  Deseamos de todo corazón que este nuevo número no  esté a falta de nada.  Gracias una vez más por vuestra confianza.    Equipo de RománTica’S 

3 RománTica'S


RomรกnTica'S 4


ENTREVISTAMOS A… NOELIA AMARILLO & CIA  Noelia Amarillo nación en Madrid en 1972 una fría noche de invierno en la  que brujas, fantasmas y demás seres extaños campaban a sus anchas por la  ciudad  profiriendo  terribles  y  agónicos  alaridos...  o  tal  vez  no,  tal  vez  sólo  eran sus berridos indignados al verse privada de su hogar en el vientre de su  madre.  Noelia vio su primer libro publicado en el mes de Febrero de 2010 que lleva  por  título  "Falsas  apariencias",  hoy  conoceremos  las  peculiaridades  del  segundo  libro  de  esta  serie,  Amigos  de  barrio  y  que  se  encuentran  en  el  interior de su novela "Cuando la memoria olvida.  Lo cierto es que Noelia es una tía divertidísima y con la que estamos seguros  que  vais  a  pasar  un  rato  la  mar  de  entretenido  leyendo  la  entrevista  tan  singular que le ha preparado nuestra compañera María Jesús. 

 

MJ: ¿Cómo dices?  Noelia: Que sí mujer, un bigotito  ahí abajo tienes  que verlo, ¡es monísimo!  ¡No me lo creo! ¿Igual que el de ella?  Igual, igual, no. El mío es rojo pasión.   Noelia,  si  sigues  así  me  voy  a  ser  pis  encima...  ¡No  puedo  más!  La  mandíbula  se  me  ha  encogido.  Uys,  pues  no  hay  que  reírse,  que  esto  es  muy  serio.  Un  pubis  depilado  y  con  algún  diseño  interesante,  además  de  ser  más  mono  e  higiénico es súper cómodo.   ¡Basta!  Tendrás  que  cambiar  de  tema,  por  el  amor de Dios. La risa ya era incontrolable  ¿Por qué? Con lo bien que lo estamos pasando…  

Y continué riendo un rato más Había  quedado  con  Noelia  en  una  de  las  cafeterías  del  barrio  para  entrevistarla  sobre  su  novela  «Cuando  la  memoria  olvida».  Tenía  muchas  ganas  de  hacerlo.  A  Noelia  no  la  veía  desde el pasado mes de Febrero, concretamente  en  una  de  las  reuniones  que  tuvimos  con  más  autoras,  y  ahora  necesitaba  volver  a  verla  y  hacerles  mis  «insinuantes»  preguntas  para  la  revista. Sin embargo, no me dio tiempo comenzar  con  la  primera,  cuando  ya  estaba  contándome  chismes y chistes sobre Ruth, y como no... Yo soy  muy  receptiva  para  el  cachondeo  y  me  contagió  de  tal  manera  que  no  tenía  alma  de  recomponerme. 

A  esto...  ¿Por  dónde  iba?  ¿Ves?  Quería  preguntarte  acerca  de  la  novela  y  mira  lo  que  has  conseguido,  ¡no  puedo  dejar  de  pensar  en  ese bigotito! Seguía riéndome  Mujer,  si  quieres  te  cuento  otra  cosa…  No  solo  las  chicas  nos  podemos  hacer  diseños  en  el  pubis… imagina a un maromo todo depilado ahí  abajo,  el  tema  se  ve  más  grande  e  impresionante…   

Uis,  si  Loli  y  Cía.  Se  enteran  de  que  te  estoy  intentando  convencer  de  que  te  hagas  uno  de  los  diseños  púbicos  de  Ruth,  lo  mismo  les  da  algo… o lo mismo se apuntan, ¿Quién sabe? Jeje  (Risa diabólica) Casi mejor no se lo digas, por si  las moscas.   Sí,  será  mejor.  Si  las  chicas  de  la  revista  me  vieran, me tirarían de los pelos. ¡Chicas no leed  esto!   Eso, eso. No lo leáis, mejor haceos uno, y listo.  

Bueno,  centrémonos,  que  somos  adultas  y  con  mucho sentido común.  ¿Sentido común? ¿Qué es eso? 

¡Verás!  Si  al  final  tendré  que  levantarme  y  salir  directa  al  baño.  Nena,  no  puedo  más.  ¡Me  destornillo! 

A C T U A L I D A D

5 RománTica'S


Pues  vuelve  a  atornillarte,  a  ver  si  te  me  vas  a  hacer  cachitos  ahora,  y  no  tengo  llave  inglesa  para ensamblarte!  ¡Camarero! ¡6 tilas!   ¿Seis? Juerrr y luego dicen de mí…  Lo siento, pero es la única manera de centrarme,  cielo. Aunque me lo estoy pasando de muerte.  »Bueno, mientras que nos traen nuestro cóctel,  me gustaría que me hablases un poco de «Ruth,  avestruz».   Bueno,  Ruth  es  una  tía  de  lo  más  normal.  Trabaja durante la mayor parte del día, cuida de  su casa y se las apaña como buenamente puede  para  sacar  adelante  a  toda  su  familia.  Quizá  tiene más obligaciones a sus espaldas, ya que su  padre  sufre  cierta  enfermedad  que  le  impide  hacer  una  vida  normal  y  eso  hace  que  Ruth  tenga  que  ser  padre,  madre,  hermana,  amiga…  pero bueno, ella puede con todo eso y más.   Sí,  realmente  es  una  chica  admirable.  No  sé  cómo  ha  podido  cargar  con  tanta  responsabi‐ lidad.  No es cuestión de poder o no poder… es que no  le ha quedado otro remedio. O se hacía cargo o  toda su familia se iba  a la porra. Ten  en cuenta  que  sus  hermanos  eran  apenas  unos  adolescentes, y que ella además de ser la mayor  de  todos,  tiene  un  carácter  excesivamente  responsable y protector, por tanto…    ¿Crees  que  su  vida  hubiera  sido  distinta  si  no  hubiese cruzado "el charco" hace unos años?  No. Hubiera  tenido una responsabilidad menos,  pero nada más. Su padre seguiría enfermo y ella  tendría que hacerse cargo de él, igual que ahora.   El  camarero  llegó  con  un  recipiente  metálico  cargado de agua hirviendo y varios sobrecitos de  tilas dentro. Luego, me miró sonriendo. (¿Y a este tío que le pasa?).   Me parece que le has hecho tilín. 

Me sonrojé de inmediato. ¿Qué mosca le había picado al muchacho?

RománTica'S 6

Gracias, de momento nada más. (Le dije para que

se fuera. No pretendía hacerle una entrevista a Noelia delante de él, ¡por Dios!)  A Noelia la pillé con la mano en la boca sin dejar  de reír. El camarero se fue a duras penas.  ¡¿Qué?!  Mujer,  podías  haberle  dicho  algo,  al  muchacho  se le veía impresionado por ti, y la verdad es que  tiene un culito precioso…   Estos  tíos  de  hoy,  no  sé  qué  diantres  les  pasa.  Parecen de otro planeta.  No parecen, lo son.  

(Más risas) Venga, centremos nuestros pensamientos. Ruth,  es  la  que  ahora  mismo  me  interesa...  bueno,  Marcos  también.  Pero  lo  dejaremos  para  más  adelante.  Al  muchacho  le  dedicaremos  algunas  preguntas puntillosas.  Uis,  que  no  sean  muy  complicadas,  que  ya  sabemos cómo es Marcos…   Al principio de la historia, nos narras la niñez y la  adolescencia  de  los  protagonistas  y  de  sus  amistades.  Nos  introduces,  brevemente,  en  dos  etapas de sus vidas. ¿Por qué quisiste separar a  ambos  protagonistas  durante  un  tiempo?  ¿Era  especialmente el destino elegido para ellos?  Las personalidades de Ruth y Marcos se crean en  base a lo que les sucede en su infancia. Creo que  la  personalidad  no  es  innata  en  las  personas,  sino  adquirida,  dependiendo  de  lo  que  vivas  cuando eres niño, así serás de adulto. Por tanto  necesitaba retratar la infancia de Ruth para que  se  viera  como  tiene  que  asumir  responsabilidades  que  no  son  propias  de  su  edad,  responsabilidades  que  se  hacen  mayores  con  el  devenir  de  los  años  y  que  marcan  irremediablemente su carácter.   »En  el  caso  de  Marcos  es  más  o  menos  igual,  solo  que  en  él,  esas  responsabilidades  son  ine‐ xistentes. Las prioridades de sus padres nunca se  centran  en  las  necesidades  que  él  tiene,  por  tanto,  desde  muy  joven  aprende,  que  si  quiere  algo,  se  tiene  que  buscar  la  vida  solito,  y  esto 


hace  de  él  un  hombre  que  se  mueve  por  impulsos, un irresponsable totalmente ajeno a la  normalidad  diaria  de  una  familia.  Y  eso  es  algo  que  arrastra  cuando  vuelve  a  encontrarse  con  Ruth.   Ruth,  es  una  mujer  demasiado  responsable,  perfeccionista,  atenta...,  múltiples  adjetivos  para  una  jovencita  con  un  cerebro  demasiado  maduro  para  su  edad.  ¿Crees  que  todo  esto  ha  sido  fruto  del  desafortunado  destino  que  ha  tenido?   Sí  y  no.  A  ver,  Ruth  es  una  mujer  muy  sensata,  incluso  si  no  hubiera  tenido  ninguna  responsabilidad familiar lo hubiera sido… pero al  tener  que  desarrollar  esa  sensatez  siendo  niña,  todo  en  su  carácter  se  amplifica  hacia  el  perfeccionismo…  por  que  la  otra  opción;  pasar  de  todo,  ser  irresponsable,  le  hubiera  llevado  inevitablemente  a  la  destrucción  del  núcleo  familiar que tanto necesita.   El tema del Alzheimer en la historia es un asunto  muy  delicado,  y  sobre  todo  introduciéndolo  en  la  misma  familia  de  la  joven  protagonista.  ¿Te  ha costado mucho documentarte acerca de esta  enfermedad?  La  enfermedad  del  padre  de  Ruth  no  es  realmente  alzheimer,  sino  un  virus,  el  Herpes  Simplex,  que  ha  atacado  y  destruido  su  hipocampo. Esto provoca que NO pueda guardar  recuerdos,  pero  sí  le  permite  conservar  los  que  tenía  antes  de  caer  enfermo,  y  ni  su  personalidad  ni  sus  funciones  vitales  se  vean  afectadas, por tanto, dentro de lo tremenda que  es  su  enfermedad,  no  es  tan  complicada  y  demoledora como el alzheimer.   »En el alzheimer todos los recuerdos se borran,  cambia la personalidad, los enfermos se sienten  muy  confusos  y    poco  a  poco  se  vuelven  irritables, incluso agresivos, por lo que tienden a  aislarse;  eso  a  nivel  mental.  A  nivel  físico,  su  cerebro  olvida  incluso  las  funciones  biológicas  más básicas, y es lo que les lleva a la muerte…  »Sobre  documentarme,  mmm,  a  ver  he  leído  mucho sobre el alzheimer y las enfermedades de 

la  memoria,  pero  lo  que  más  me  ayudó  fue  el  visitar  residencia  de  ancianos,  y  eso  no  lo  hice  por este libro, sino porque tengo, o mejor dicho,  tenía, a mis dos abuelas en estos lugares. Una de  ellas sufría una leve demencia senil, y la otra, mi  abuela  Visi,  tuvo  ciertos  problemas  de  riego  cerebral  que  la  llevaron,  en  ocasiones,  a  olvidarse  de  mí…  ella  fue  la  que  me  crío,  vivió  con  mi  familia  casi  toda  la  vida…  y  ver  que  a  veces  no  nos  recordaba,  en  fin,  fue  muy  doloroso.  En  las  residencias  de  mis  abuelas  conocí  a  muchos  ancianos,  unos  más  enfermos  que  otros,  y  bueno,  se  puede  decir  que  me  di  cuenta  de  que  la  memoria  no  es  eterna,  y  que  todo es tan real como tu memoria dicta.   Sí, has escrito unas escenas emotivas y sensibles  sobre  esta  enfermedad.  Te  felicito  porque  has  hecho  que  el  lector  se  introduzca  completamente en esta trama secundaria donde  describes muy bien esta enfermedad.   Gracias, la verdad es que mi intención al escribir  este  libro,  fue  recordar  a  todas  aquellas  personas  que  lo  leyeran,  que  las  residencias  para  ancianos  NO  son  olvidaderos.  Que  estas  personas,  aunque  están  enfermas  sienten  y  padecen,  y  que  necesitan  nuestra  compañía.  También  quería  remarcar  la  necesidad  de  más  centros y trabajadores para ancianos;  y la labor  voluntaria  que  hacen  miles  de  mujeres  ayudando de manera altruista a ancianos que no  tienen  a  nadie  más  quién  recurrir,  en  quien  apoyarse.   »Cuando este libro salió a la luz, me escribieron  varias  lectoras  diciéndome  que  al  terminarlo  habían  ido  a  ver  a  sus  abuelos,  y  les  habían  bañado en besos… Me emocionaron, porque esa  era justo la reacción que buscaba conseguir.    Si te preguntara por un chico de pelo largo, alto,  musculoso y con cierto aire de arrogancia, ¿qué  me responderías? ¡Di lo que piensas!  ¡Marcos  cara  de  asco!  (risas),  el  tipo  más  irresponsable,  celoso  e  infantil  del  mundo  mundial!  

7 RománTica'S


Sí, este chico es muy «especial». A Marcos... no  se le puede olvidar, como dice una canción. ¿Lo  creaste así de bribón? ¿Por qué?  Bueno, la verdad  es que  no le creé, se creó a sí  mismo.  El  Marcos  en  quien  pensaba  cuando  comencé  a  escribir  la  novela  no  esta  tan  cabroncete, pero no sé… su personalidad se fue  haciendo fuerte capítulo tras capítulo, y llegó un  momento  en  que  era  imposible  dominarle.  Él  hacia  lo  que  le  daba  la  gana,  cuando  le  daba  la  gana  y  con  quien  le  daba  la  gana…  es  así  de  tozudo.   Háblame  de  Marcos,  cara  de  asco,  como  así  lo  llamaban sus compis cuando era sólo un crío.   Era  un  niño  muy  solitario,  y  lo  que  es  más  importante, no tenía unos «héroes paternos» en  los  que  tomar  ejemplo.  Su  madre  vivía  (y  vive)  en su propio mundo de ficción y no tiene claras  sus  prioridades.  Su  padre,  es  un  megalómano  con  las  prioridades  confundidas    que  intenta  hacer de su hijo algo que Marcos no quiere ser.  Y al pobre chaval solo le queda una opción para  escapar  de  esa  prisión  en  la  que  vive:  mentir  como  un  bellaco,  y  soñar…  soñar  con  lo  que  quiere ser de mayor.      ¿Te supuso mucho describir los sentimientos de  Marcos?   Me  costó,  más  que  describir  sus  sentimientos,  ponerme  en  su  piel.  Mi  familia  es  todo  lo  contrario  a  la  suya,  estamos  muy  unidos,  mis  padres  y  mi  hermano  son  pilares  básicos  en  mi  vida  (de  hecho  trabajo  con  mi  padre  y  mi  hermano  y  veo  a  mi  madre  casi  a  diario)  por  tanto,  meterme  en  la  piel  de  alguien  tan…  abandonado familiarmente, uff, fue complicado.  Pero en el momento que Marcos y yo tomamos  confianza, y me dejó conocerle en profundidad,  todo fue como la seda.   Hubo  una  escena  que  me  entraron  ganas  de  propinarle  un  trancazo  y  dejarlo  medio  tonto,  concretamente  lo  que  hizo  con  Ruth  en  la  otra  orilla  del  atlántico...  ¿Crees  que  Marcos  se  arrepiente de ello?  

RománTica'S 8

Se  arrepintió  al  día  siguiente  de  hacerlo,  se  sintió  como  el  mayor  de  los  canallas.  De  hecho  quiso  disculparse…  pero  fue  imposible.  Y  hasta  ahí puedo contar.   En ese instante unos gritos de niños nos llamaron  la atención.   ¡Noe, Noe! ¿Dónde estás? ¡Noeeeeeee!  Cielo, ¿quién te llama?  Iris.   ¿Qué? ¿Es ella?  Va a ser que sí. (risas)   Iris:  ¡Estás  aquí  de  verdad  de  la  buena!  ¡¡Oye!!  ¿Quién es esa? Tiene pinta de repipi...  (le sopló en el oído a Noelia).  Se  me  abrieron  los  ojos  al  escuchar  a  la  hija  de  Ruth.  Iris  acababa  de  entrar  en  la  cafetería  buscando  como  una  loca  a  Noelia:  su  escritora.  Como ella le nombraba.  Hola, me llamo Iris. Hala, ya me he presentado,  ves como soy una niña muy educada…   Claro  que  sí,  Iris,  educada  eres  un  rato…  y  traviesa también.   Hola, guapa, me llamo Ariadna...  ¿Tú también escribes? Si escribes quiero que me  escribas  una  novela,  con  príncipes,  castillos  y  dragones…  pero  la  princesa  no  puede  ser  cursi,  odio las princesas cursis, yo quiero una princesa  que  lleve  espada,  juegue  al  fútbol,  y  escale  castillos. ¡No siempre van a ser los chicos los que  se diviertan!  Noe se rió  ¿Te estás riendo de mí? Mira que se lo digo a mi  papá y te pone un ojo morado, que sepas que es  el  papá  más  fuerte  del  mundo  mundial,  y  le  tengo comiendo de mi mano –susurra diabólica‐.  Mira, allí está, voy a decírselo y te vas a enterar  de lo que vale un peine.    ¿Vienen tus papás? ¿Dónde? nos los veo.  Están aparcando la cascarria que tiene Ruth por  coche.   No es una cascarria. Es genial.  


La niña nos avisó con antelación de la llegada de  sus papis.  Bueno,  ahora  conoceremos  a  esta  pareja  que  nos  tiene,  a  media  España,  a  sus  pies  con  esta  conmovedora historia.  Ufff,  no  me  digas  eso,  que  me  entran  los  nervios.   ¡Jo, Noe!, no seas angustias, que nervios ni que  porras…  Marcos  y  Ruth  entraron  en  la  cafetería.  Iris  salió  corriendo y saltó sobre su padre. Éste la cogió, le  dio un abrazo y la volvió a dejar en el suelo.   Marcos:  ¿Qué  tal  se  está  portando  mi  princesita?  Bien,  como  siempre.  Soy  la  niña  más  buena  del  mundo mundial.  Ruth: Eso no te lo crees ni tú, Iris.   ¡Hola!  tenía  ganas  de  conoceros.  Desde  que  llegué a Madrid, Noelia y yo no hemos dejado de  hablar  de  vosotros.  Ahora  mismo  sois  el  centro  de  atención  de  media  España.  Vuestra  historia  de amor ha dejado huella en muchos lectores.  Lógico,  soy  el  tipo  más  sexy  del  mundo  mundial… el más alucinante, el más guay…  Marcos…  No  te  ilusiones  tanto,  que  ni  eres  el  más  sexy  ni  el  más  alucinante  ni  el  más  guay…  ¡Hombres!  Mamá, ¿Qué es ser sexy?   Hacen una pareja preciosa, ¿verdad, Iris?  Sí. Papá es tremendo, y mamá es muy buena…  La pareja se sentó y su hija saltó al regazo de su  querido padre.   Ahora  que  estamos  todos,  me  gustaría  haceros  algunas preguntas. Primero a la jovencita que os  quita el sentido...  ¡Genial! ¡Dispara pelolargo!  Está  bien,  cielo.  ¿Te  compra  papi  muchas  chuches a escondidas de mami? (le hice la primera

pregunta porque ella quería ser la protagonista de la entrevista) 

No  (contestó la niña con los ojos muy abiertos mirando

a su madre a la vez que hacia señas a Ariadna para que no contara eso, no fuera a regañarles Ruth).   No,  claro  que  no.  Soy  un  padre  responsable  (se apresuró a explicar Marcos sin dejar de mirar a Ruth)  y sé de sobra que las chuches provocan caries y  todas  esas  chorradas,  así  que  jamás  de  los  jamases se las compro a Iris –afirmó pasándole a  la  niña  una  bolsa  llena  de  regalices  por  debajo  de la mesa.  Ahora  me  gustaría  que  Ruth  me  hablara  de  su  vida.  ¿Creías  desde  un  principio  que  el  destino  sería  estar  al  lado  de  Marcos,  tu  mejor  amigo?  ¿Qué  sentiste  cuando  Marcos  se  marchó  por  primera  vez  de  España?  ¿Recuerdas  aún  las  palabras que te dedicó en aquel parque?  Mmm,  la  verdad  es  que  de  niña,  no  se  me  ocurrió  pensar  en  el  destino,  y  de  mayor  no  tenía tiempo para ello.  »La  primera  vez  que  Marcos  se  fue,  me  sentí  dolida, decepcionada con la vida, y algo perdida.  Él  era  mi  mejor  amigo,  me  parecía  muy  injusto  que  me  abandonara.    Y  sí,  recuerdo  perfectamente cada una de las palabras que me  dijo en el parque. Es imposible olvidarlas.   Mamá  y  papá  eran  novios  de  niños,  yo  lo  sé  todo,  todo,  todo.  Pregúntame  a  mí,  que  yo  te  contesto, vamos, cara guapa, pregúntame.  No pude evitar reír  Iris eres un encanto. No te preocupes que luego  te hago más preguntas a ti, guapa.  »Noelia  ha  plasmado  vuestra  historia  con  tanta  ilusión que tiene a todo el mundo pendiente de  vuestros  pasos.  Y  hablando  de  pasos...  ¿Cómo  llevan  vuestros  amigos  y  familiares  vuestra  unión?   Bien. Cuando Darío no me quiere matar, Héctor  se  ríe  de  mí,  así  que  se  puede  decir  que  somos  una  familia  muy  bien  avenida…  todos  nos  queremos  matar  unos  a  otros.  Y  los  amigos  de  Ruth… mmm. Unos me odian y otros me quieren  dar  por  culo  en  el  sentido  literal/sexual…  así  que, sí, me he integrado estupendamente.   ¡Marcos! Eso no es cierto.  

9 RománTica'S


¡Claro  que  no!  los  tíos  quieren  mucho  a  Papá,  incluso tío Darío ha dicho que le va a hacer una  cara nueva…   Ruth,  cuéntame  que  se  te  pasó  por  la  cabeza  cuando te enteraste que estabas embarazada.   Uf, de todo. Se me vino el mundo encima. Tenía  a  mi  cargo  a  mis  dos  hermanos  y  a  mi  padre  enfermo, estaba sola contra el mundo, y encima  me  había  quedado  embarazada…  nada  podía  ir  peor.  Pero  Darío,  Héctor  y  Javi  me  hicieron  comprender  que  no  podía  permitirme  flaquear,  y aquí estoy, totalmente feliz con mi vida.  

(Marcos agachó la cabeza y miró al suelo) Marcos,  si  retrocedemos  en  el  tiempo...  ¿Qué  sentiste  cuando  vistes  a  Ruth  en  la  fiesta  de  tu  amigo en Detroit?   Alivio.  La  fiesta  era  aburridísima,  y  ver  allí  a  Ruth, después de tantos años, fue increíble. Ella  había  cambiado  y  estaba  guapísima,  no  pude  evitar pensar “cosas”… además, en esa etapa de  mi  vida  estaba  un  poco  perdido,  y  Ruth  fue  como una especie de ancla, me trajo de nuevo al  mundo  real,  aunque  como  soy  así  de  listo,  la  cague  bien  cagada,  y  bueno…  ya  sabéis  lo  que  pasó.   ¿Te arrepientes de la conversación que tuvisteis  allí,  en  Detroit?  ¿O  todo  fue  fruto  de  la  inmadurez y frustración?  Ambas.  Me  arrepiento  sinceramente,  fui  tremendamente egoísta, y solo pensé en mí.  

(Ahora soltaría mi bombita de relojería).  »¿Cómo te llevas con Darío? (Me encanta pinchar)  Estupendamente, él me odia y yo le odio (comenta bromeando). Nos compenetramos a la perfección. 

Esta pregunta es para los dos... ¿Le daréis a Iris  un hermanito?  ¡Sí!  Ruth  y  Marcos:  ¡Por  ahora  no!  ¡Con  Iris  es  más  que suficiente! 

(Noe me mira y se tapa la boca riéndose) No  me  gusta  entreteneros  más  tiempo,  pero  quisiera  hacerle  a  Noelia  una  última  pregunta,  ¿para  cuándo  has  quedado  con  Darío  para  escribir  su  historia?  (Lo siento, pero esta pregunta era ESENCIAL).  Pues si las cosas no se tuercen, acabo de escribir  el libro de Darío este fin de semana, luego lo que  tarde en corregirla y presentarla a la editorial, y  si  la  aprueban,  pues  imagino  que  para  el  2012  podré contaros más cositas. (risas)   Gracias  Ruth,  Marcos  e  Iris  por  haber  estado  aquí  con  nosotras  y  respondiendo  a  estas  preguntas  que  saldrán  dentro  de  poco  en  la  revista RománTica´S...  Muchas gracias a ti, preciosa.   Ha  sido  un  placer  poder  pasar  la  tarde  contigo,  me encantaría que repitiéramos.   De  nuevos  gracias  por  todo.  Espero  que  seáis  muy  felices.  Pero  antes  de  irme,  necesito  un  besito  de  esta  niña  tan  bonita  que  no  deja  de  pegarme patadas bajo la mesa.  ¡Te doy todos los besos del mundo mundial!  Iris se levantó y me dio un beso grande y me dijo  al oído...  

(No te olvides de escribir mi libro. Y la princesa que sea chunga, chunga de verdad de la buena, ¿eh?) (no pude evitar reír. ¡Estos críos!) 

Eso no es verdad. En el fondo os queréis… por lo  menos un poquito.  

Me  lo  he  pasado  pipa,  muchísimas  gracias  Ariadna, ha sido todo un privilegio.  

¿Habrá por fin paz entre ustedes dos?  Por supuesto que sí. O hay paz, o les castigo.   No  pienso  volver  a  dejar  que  me  castigues,  es  por  su  culpa,  él  me  pica,  y  claro,  me  tengo  defender (responde enfurruñado).  

Adiós a tod@s.    

RománTica'S 10

  Entrevista: María Jesús Estepa 


CAROLINA I. Q. ENTREVISTA A… MEGAN MAXWELL  ¡Croac, croac!   Saltando  de  nenúfar  en  nenúfar,  besando  «tontamente»  desde  highlanders  hasta  ranas,  llega,  imparable,  imbatible,  la  escritora  fenómeno  de  masas,  Premio  Dama  2010,  Premio  Rosa  RománTica’S  2010  y  Premio  Seseña  de  literatura  romántica,  ¡Megan Maxwell!  Abrámosle  la  puerta  a  esta  prolífica  autora  española,  nacida  en  Alemania  y  de  padre americano, que conquista con su  estilo más que directo y plagado de toques  de humor: 

CAROLINA:  Bienvenida  a  nuestro  charco,  Megan.  Pasa, ponte cómoda.  MEGAN:  Gracias  a  vosotras  por  invitarme  y  oye…  déjame decirte ¡qué bonita tenéis la charca! ¡Croac!    Ya  te  hemos  tenido  con  nosotras  anteriormente,  hablando  de  otras  novelas  como  «Fue  un  beso  tonto»  o  la  deliciosa  «Te  esperaré  toda  mi  vida»,  pero  queríamos  tenerte  de  nuevo  para  que  nos  cuentes de primera mano qué está pasando con el  fenómeno Rana.   Tu  última  novela  «Las  ranas  también  se  enamoran»,  recién  sacada  del  horno  por  Versátil  ediciones, ¡se ha agotado en tan solo una semana!  ¿Qué  opinas  de  esta  sorpresa?  ¿Qué  vamos  a  encontrar en «Las ranas…»?   Ha sido una sorpresa increíble e inesperada. Nunca  pensé  que  se  fuera  a  vender  la  primera  edición  en  una  semana  y  es  que  todavía  ¡no  me  lo  creo!  En  cuanto  a  que  vais  a  encontrar  en  «Las  ranas  también  se  enamoran»  pues  creo  que  personajes  tan  de  carne  y  hueso  como  nosotras  mismas  y  diversión. Especialmente diversión.    Has  publicado  ni  más  ni  menos  que  ¡¡7  libros  y  3  relatos!!  en el corto plazo de 2 años. Para muchos  escritores (como una servidora, que tardó más de  2  años  en  escribir  su  primera  novela  y  similar  camino  lleva  con  la  segunda)  esto  es  toda  una  proeza.  ¿Cómo  consigues  encontrar  tiempo  para  todo  y  poner  orden  a  todas  las  historias  en  tu  cabeza? ¡Tus personajes deben invadir tu vida!  Antes  de  comenzar  una  novela  la  tengo  que  tener  clara  en  mi  cabeza.  Necesito  saber  quiénes  son  ellos,  que  buscan,  el  enredo  que  necesito  para  liar  sus  vidas  y  el  final.  Lo  que  escribo  en  la  parte  central  de  la  novela…eso  va  sobre  la  marcha.  Me  conozco  y  tengo  claro  que  los  personajes  pueden  con mi voluntad y al final hago lo que ellos quieren.  Para  las  personas  que  no  escriban,  seguro  que  pensaran ¡que me falta un tueste! (risas) Pero estoy  segura  de  que  quienes  escriban  novelas  me  entienden al cien por cien. ¿Verdad? 

Verdad  absoluta.  Los  personajes  van  adquiriendo  personalidad y un día «se te van de casa», toman  sus  propios  derroteros.  ¿Usas  muchas  anécdotas  de la vida real? ¿Cómo lo llevan los «implicados»?  Alguna  sí  he  utilizado.  En  especial  las  graciosas  y  divertidas.  Los  «implicados»  cuando  las  leen,  se  suelen reír, llevarse las manos a la cabeza y después  gritarme ¡Que puñetera eres!    Recuérdanos: ¿Desde cuándo escribes y cuándo te  planteaste publicar por primera vez?  Que  yo  recuerde,  se  podría  decir  que  toda  la  vida.  Recuerdo  que  cuando  me  regalaron  mi  primer  diario, lo miré con extrañeza ¿Qué le iba a contar yo  a  una  libreta?  Pero  el  día  que  lo  probé,  ya  no  lo  pude  dejar.  Esos  diarios,  y  fueron  varios,  me  marcaron más de lo que yo creí en su momento. Yo  escribía  lo  que  me  ocurría  día  a  día  y  siempre  con  aire  de  comicidad.  ¡Me  encanta  reír!  Luego  un  día  pensé: ¿seré capaz de escribir una novela? Y lo hice.  Mi familia y amigos fueron mis conejillos de India y  ellos  me  animaron  para  que  lo  intentara  publicar.  Gracias  a  ellos  me  animé,  y  aunque  han  sido  muchos años intentándolo, hoy por hoy puedo decir  ¡lo conseguí!    ¿Qué  opinan  tus  hijos  de  que  su  mami  sea  una  escritora  premiada?  ¿Han  leído  alguna  de  tus  historias?    Mis niños están encantados. Disfrutan muchísimo la  llegada de una nueva novela a casa e incluso sé por  sus  profesores  que  lo  cuentan  con  orgullo  en  el  colegio. Y sí, mi hija que tiene 15 años, es la primera  en devorar todas mis novelas. En su nombre os digo  ¡que le encantan!    Ahora  una  pregunta  más  comprometida:  ¿Y  tu  marido,  qué  opina  de  los  escoceses  con  pecho  de  toro y otros protas masculinos (risa malévola)?   Pues  que  quieres  que  opine  (más  risas  malévolas),  él  se  ríe  cuando  escucha  a  mis  amigas  hablar  de  cualquiera  de  mis  protagonista  masculinos.  Incluso 

11 RománTica'S


un  día  me  preguntó  sorprendido:  ¿Pero  quién  es  ese Duncan? (y continúa riéndose)    Fuera  de  las  novelas,  ¿qué  opina  la  verdadera  Megan Maxwell sobre el amor?  Opino que es algo maravilloso cuando encuentras a  la  persona  idónea.  Y  si  a  eso  le  sumas  que  esa  persona idónea es  parecida  física  y  mentalmente  a  cualquiera  de  los  hombres  que  las  autoras  de  romántica creamos ¡MEJOR! ¿A que sí?    Por supuesto, para algo los creamos así: Son pistas  claras de qué queremos las mujeres   Has escrito ya novela chick‐lit, romántica medieval,  contemporánea,  relatos  de  fantasía…  Dinos,  Megan:  ¿Cuál  es  tu  género  preferido,  en  el  que  más  cómoda  te  encuentras,  de  todos  los  que  has  tocado  hasta  el  momento?  ¿Algún  autor  de  referencia?  Me  gusta  mucho  leer  novelas  medievales.  En  especial los highlanders de Julie Garwood. ¡Adoro a  Brodick!   Creo  que  el  género  en  el  que  me  siento  más  cómoda  escribiendo  es  el  chick‐lit  actual,  aunque  adoro  escribir  medieval,  eso  sí…  un  medieval  llevado a mi terreno. Por eso siempre digo que mis  novelas  históricas  nada  tienen  que  ver  con  las  que  escriben otras compañeras.      ¿Con  qué  nuevo  estilo  te  gustaría  atreverte?  Cuéntanos cuál es tu oculta tentación (literaria):   Uf… ¿y que te digo yo aquí? (risas) Como tú bien has  dicho  en  la  pregunta  8  me  he  atrevido  con  otros  géneros  dentro  de  la  romántica  y  fuera  de  ella  he  escrito un thriller de asesinatos y una drama social  sobre el sida. ¡No sé qué decirte! (más risas)  Pero  venga  diré  que  me  quiero  atrever  con  una  trilogía de brujas ¡en ella ando!    ¡Gracias  por  la  exclusiva!  Ahora,  ponnos  al  día  de  tu  agenda:  ¿Hay  concertados  próximos  eventos  para  este  Otoño‐Navidades  donde  te  puedan  conocer los lectores?  De  momento  tengo  próximamente  la  presentación  en Barcelona de «Las ranas también se enamoran»  pues  la  de  Madrid  la  tuve  el  pasado  15  de  septiembre. En unos días voy a un evento al que me  han  invitado  llamado  Network  And  The  City  para  presentar también la misma novela. Próximamente  presentaré  la  novela  de  un  compañero  y  amigo  en  La  Casa  del  Libro.  También  visitaré  varias  emisoras  de radio para hablar de mi trabajo y en especial de  la  novela  con  la  que  estoy  en  promoción  y  en   

RománTica'S 12

noviembre  daré  una  pequeña  charla  en  una  biblioteca de Madrid. De momento mi agenda se va  llenando por días y eso me hace feliz.    Casi  para  terminar…  Un  par  de  preguntas  rituales  que hago a todos los entrevistados:    a)  Si  pudieras  organizar  una  cena  en  cualquier  lugar del mundo y con cualquier escritor de todos  los  tiempos:  ¿a  quién  nos  encontraríamos  en  tu  banquete?  Ni que decir tiene que la cena sería en el Castillo de  Eilean  Donan  en  Escocia  y  las  escritoras  que  os  encontraríais serían Olivia Ardey y Lydia Leyte. Creo  que su compañía en esa bonita cena para mí sería la  más deseada.    b) ¿Cuál es el lugar más raro donde te has puesto a  leer o bien a escribir?   Uisss para eso soy muy normalita. Leo y escribo en  sitios muy normales.    Para  terminar,  responde  brevemente  a  estas  preguntas   Personaje propio preferido:   Megan Phillips (por eso le puse mi pseudónimo)  Un color:   Lila  (en  mi  casa  mis  hijos  a  ese  color  lo  llaman  el  color Maxwell)  Una palabra:  Mamá   Una película:   Pdta.: Te quiero  Un lugar:   Mi casa  Un deseo:   Ser feliz    Un saludo para todos.  www.megan‐maxwell.com    Ha  sido  un  auténtico  placer.  Una  entrevista  muy  amena,  Megan,  rezumas  alegría  y  deseos  de  felicidad. No se puede pedir deseo mejor.   ¡Esperamos que nunca falte!  Mil gracias por prestarnos un trocito de tu tiempo  para visitar nuestra pequeña charca.    Entrevista: Carolina Iñesta Quesada   (escritora)


13 RomรกnTica'S


Una tarde con… Lucía de Vicente

Antes de nada; muchas gracias por atendernos, charlar contigo es un verdadero placer. El placer es mío. Os estoy agradecidísima de que hayáis sido tan valientes como para abrir esta gran ventana a una autora totalmente desconocida como soy yo.

Lucia de Vicente es periodista, correctora literaria, escritora y directora editorial. Es una mujer menuda y dicharachera, que afronta con energía inagotable cada reto que se le presenta y, su último desafío ha sido la publicación de su libro «Cuando pase la tormenta» por Éride ediciones, col. Letra eNe. Cuéntame… ¿Quién es Lucia de Vicente? Pues una gran amante de la literatura de todos los géneros que, cuando los problemas de la vida diaria le superan ha decidido sustituir el Lexatín por el teclado del ordenador.

Trabajas, cuidas de tu familia, escribes… Imagino que será difícil conciliar tu vida laboral con la familiar, y más aun con la escritura. ¿Cómo lo consigues? Pues a base de dormir una media de cuatro o cinco horas diarias. De hecho, jamás me acuesto antes de las 3:00 de la mañana y a las 7:45 h, puntual como lo que es, suena todos los días el siempre odiado despertador para recordarme que mi hijo tiene que ir al cole. ¿Te ha costado mucho decidirte a presentar «Cuando pase la tormenta» al gran público? ¡Uf! Todo un mundo. De hecho ninguna de mis novelas han sido escritas con la intención de ser publicadas pero, ya sabéis… No nos vamos a engañar, cuando Ángel Jiménez, director de Éride ediciones, me propuso publicar mi novela, terminé por darme cuenta de que me hacía más ilusión de la que pensaba. Así que haciendo oídos sordos a mi sentido común, acepté el reto. Cuando escribes, ¿Lo haces con un argumento cerrado o la historia se va creando a sí misma? No, no. Un argumento totalmente cerrado y estructurado. Incluso en la mayoría de los casos, capitulado y ya repartido por escenas. Soy muy sistemática a la hora de escribir. Antes de empezar con la primera página ya tengo el 90% de la documentación perfectamente encajada y las fichas de todos los personajes completas, aunque se traten de apariciones de comparsa. Alguna vez has comentado que David, el protagonista de «Cuando pase la tormenta» es un poco capullo… ¿Te lo hizo pasar muy mal mientras escribías el libro; o se plegó a tus deseos? Se plegó completamente a mis deseos. Cuando se desmandaba le daba una colleja mental y le hacía volver por sus fueros. (risas).

Así que escribo, lo que me viene a la cabeza y, como no podía ser de otro modo, si se trata de una terapia de evasión, ¿qué mejor género que éste que tan buenos ratos nos hace pasar? La romántica me encanta. Por muchos avatares que sufran los personajes, el final siempre es feliz; y eso es lo que yo, y el resto del mundo mundial, queremos en nuestras vidas, ¿verdad?

Has ambientado tu novela en Kenia… Un país olvidado en el género romántico. ¿Por qué? Creo que eres muy valiente al salirte de los cánones establecidos. No lo sé. Es un país que me atrae muchísimo y en cuyos parajes siempre he imaginado las más maravillosas historias de amor. Y puesto que ésta era una novela escrita para mí misma, no pensé en los cánones establecidos ni en nada por el estilo, así que de valiente tengo poco. Y, bueno, llegados a este punto: ¡luchemos por la innovación!

Creo que no hay mejor manera de ser feliz que dando rienda suelta a la imaginación, quizá por eso donde más cómoda me encuentro escribiendo es en el paranormal, aunque esta novela sea un thriller contemporáneo al uso.

Y por último, una duda existencial ¿Escribes a mano, a ordenador? ¿Qué no falta sobre la mesa cuando estás inmersa en tus novelas? ¿A mano? ¡No! Yo soy una mujer que aprovecha lo que la técnica pone a su disposición: programas de escritura, de estructura de novelas e incluso, sustituyo las libretas de notas por una grabadora de voz. En cuanto a qué no puede faltar, ¿creéis que nos multarán los de la Ley Antitabaco si digo que un paquete de cigarrillos, el mechero y un cenicero? (risas) Entrevista: Noelia Amarillo

RománTica'S 14


15 RomรกnTica'S


Brianna Callum: Así es ella 

  MI CORAZÓN ES TUYO  Brianna Callum  Faith Gareth ha nacido y crecido en  un  pequeño  pueblo  de  las  afueras  de  New  Hampshire.  Durante  toda  su  infancia  se  ha  creído  enamo‐ rada  de  su  guapo  vecino  Gabriel  Blake. Con el paso de los años des‐ cubre  que  Jared  Blake,  su  insepa‐ rable  camarada  de  juegos, cómpli‐ ce de travesuras y hermano de Ga‐ briel,  podría  llegar  a  ser  algo  más  que su divertido amigo.  Dentro  de  esta  vorágine,  decide  realizar  un  viaje  de  estudios  a  París,  donde  conocerá  a  Germain  Le  Blanc,  un  francés  adorable  que  le propondrá matrimonio. Faith se  verá  transitando un  camino  sinuo‐ so hacia el descubrimiento del ver‐ dadero  amor,  colmado  de  alegrías  y también de tristezas, de logros y  también  de  pérdidas…  Como  la  vida misma.  Tres  hombres,  dos  de  ellos  hermanos,  y  una  mujer.  Amistad,  amor,  celos.  Sentimientos  que  se  confunden. Desconfianza. Caminos  que  se  entrecruzan.  Ellos  lucharán  por  conquistar  el  amor  de  Faith,  pero  sólo  uno  podrá  ser  el  dueño  absoluto de su corazón. Cuando las  cosas  se  tuercen…  ¿existe  alguna  fuerza  capaz  de  superar  todos  los  obstáculos? 

Mi  nombre  es  Karina  Costa  Ferreyra,  aunque  firmo  mis  novelas  románticas  con  el  seudónimo:  Brianna  Callum.  Nací  el  20  de  marzo  de  1975,  en  Capital  Federal,  Argentina.  Y  aunque  viví  casi  toda  mi  vida  en  Buenos Aires, desde principios del año 2006, mi familia y yo elegimos las  Sierras de Córdoba (Argentina), como nuestro hogar permanente. Fue mi  mi  abuelo  paterno,  ‐un  orgulloso  Catalán  radicado  en  Buenos  Aires‐,  quien  me  introdujo  en  el  mundo  de  las  letras  y  de  los  libros  desde  que  tenía tres años y gracias a él fue que desarrollé una temprana afición por  la lectura que con el correr de los años se fue incrementando, igual que lo  hizo la fascinación que la escritura despertaba en mí.   Ya en edad escolar poseía facilidad para crear historias y relatos cortos,  ganando  en  el  segundo  año  de  secundaria,  un  segundo  puesto  en  un  concurso  literario  escolar.  Sin  embargo,  a  día  de  hoy,  no  conservo  ninguno de los escritos de mi infancia y adolescencia.   Mi insufrible autocrítica tuvo mucho que ver con ello.   También con que mi escritura sufriera un impás y que tuvieran que pasar  varios años, ‐y que fuera necesaria la intervención de mi sobrina Marisa‐,  para  que  por  fin  me  decidiera  a  plasmar  en  papel  aquellos  personajes,  historias  y  situaciones  que  durante  años  habían  habitado  dentro  de  mi  cabeza.  Así  fue  que  en  enero  de  2009,  sin  saber  que  mi  vida  a  partir  de  ese  instante  cambiaría  por  completo,  abrí  un  documento  de  word  y  lo  primero que escribí allí, fue un pseudónimo. Ese fue el día en el que nació  Brianna Callum.  Lo  siguiente  que  escribí,  fue  el  título  de  la  que  sería  mi  primera  novela  escrita,  aunque  no  la  primera  que  saliera  a  la  luz: Mi corazón es tuyo.  Vi mi primera novela publicada en formato digital (Editora Digital), el 18  de  Mayo  de  2009.  Esa  novela  fue Diez años después. Con  esa  misma  novela, participé  también,  en  Junio  de  2009, en  el Especial  de  Nuevos  Talentos, de la web española de novela romántica Autoras en la Sombra.  Durante  2009  y  2010, Editora  Digital,  continúa  publicando  mis  títulos,  posicionándose mi  novela El Guardián de mi corazón, desde  el  18  de  octubre de 2009, en el primer puesto de la lista de los más vendidos de la  editorial.  En  Abril  de  2011,  con  mi  relato Pero me acuerdo de ti... gané  el  primer  puesto  en  el  concurso  de  relatos Ponle  letra  a  esta  canción,  organizado  por el blog literario español, Alas para Volar.  En  Agosto  de  2011, Editorial  Pelícano (Ed.  de  Miami,  USA), publica  en  papel mi  novela  romántica  contemporáneas: Carrusel, la historia de un amor.  Y  en  Septiembre  de  2011, Editorial El  Maquinista,  publica  en  papel mi  novela romántica contemporánea: Mi corazón es tuyo.  Soy  autora  de  novela  romántica  contemporánea,  también  de  época y  romance  escocés (histórica  de  ficción).  Al  escribir,  uno  de  mis  mayores  objetivos,  es  lograr  plasmar  las  sensaciones  y  los  sentimientos  de  los  personajes, de tal manera, que éstos resulten papables para el lector. Me  gusta que el lector no solo lea una historia; sino, que la viva junto a los  personajes.   http://novelasromanticasdebriannacallum.blogspot.com/ 

RománTica'S 16


Laura Mercé: Así es ella    Me llamo Laura Mercé y, aunque nací en Barcelona, la mayor parte de mi   vida  transcurrió  en  Argentina.  Desde  muy  temprana  edad,    fui  una  apasionada  de  la  historia  y  la  literatura;  quizás  por  el  influjo  de  mis  progenitores,  amantes  del  cine  y  de  las  novelas.  Recuerdo  que  en  las  noches de invierno, junto al calor del fuego de la estufa de leña, ambos me  relataban innumerables cuentos y leyendas (que yo luego se las contaba a  mis amigas, a veces cambiando escenas o finales); mi padre me contaba las  belicas (profundizando en las grandes batallas de la histora), además de las  de  aventuras  y  de  miedo:  por  su  parte  mi  madre  se  explayaba  en  las  romanticas y de misterio. Me inicié en la literatura a muy temprana edad,  así  comencé  a  escribir  cuentos  y  guiones  para  el  pequeño  teatro    de  la  escuela. Aproximadamente a los doce años, con una mente muy fantasiosa,  comprendí que deseaba ser escritora e inventarme historias igual que l@s  grandes  escritor@s  a  los  que  era  tan  afecta,  de  ese  modo  me  atreví    a  relatar cuentos de animalies y de principes y princesas hasta culminar con  las novelas del género épica‐romántica y romántica‐paranormal.  Como escritora  puedo decir que, aunque no soy muy disiplinada, siempre  tengo  la  mente  llena  de  historias  de  todo  tipo.  Como  me  gusta  mucho  la  historia  casi  siempre  las  ambiento  en  momentos,  como  por  ejemplo  la  invasión napoleónica, la guerra civil española y la segunda guerra mundial.    Lo más sorprendente que me pasó con  esta novela,  El enigma del bosque es  que la trabajé guiada por una desacostumbrada excitación. Incluso llegué a  imaginarme  que,  «alguien»  me  empujara  a  escribir  escenas  que  luego  al  leerlas, con la mente ya descansada, me quedaba sorprendida. Siempre me  apasionó  mucho  el  tema  de  la  reencarnación,  y  para  escribir  esta  historia  me documente mucho y luego puse algunos episodios reales fusionándolo  con la parte ficticia.

Y aquí os dejamos unos extractos de sus novelas  Entre besos y caricias cada vez más apasionados, me fue guiando hasta el cuarto. Cerró la puerta detrás de nosotros y me empujó con suavidad contra la placa de madera. Alzó mis brazos sobre mi cabeza y los acarició desde las manos hasta los lados de mi torso, mirándome siempre a los ojos. Esa mirada era intensa y lograba enloquecerme tanto como lo hacían sus caricias y despertaba en mí sensaciones antes jamás experimentadas. —Quiero hacerte el amor, Faith —me dijo, cuando su rostro estaba a sólo dos o tres centímetros del mío. En ese momento no me tocaba, pero estábamos tan cerca que yo podía oler su perfume dulce y especiado y percibir el aroma de los caramelos de cereza que él había estado comiendo antes de llegar al apartamento. Su temperatura y su olor me envolvían, me embriagaban. Mi cuerpo completo reclamaba sus besos y sus caricias. Cada fibra de mi ser lo deseaba y vibraba por sentirlo. —Yo también lo deseo —le confesé. Extracto de «Mi corazón es tuyo»  A la mañana siguiente, cuando bajé al comedor, tampoco imaginé que las horas de tranquilidad estaban contadas. Apenas puse el pie en el último escalón me encontré de frente a «Madam Serpiente» caminando por la sala apoyada en su bastón. Pude observar que su gesto era mucho más adusto que de costumbre. Durante unos instantes, que parecieron durar una eternidad, permanecimos con los ojos clavados la una en la otra, escupiéndonos nuestro rechazo. Había tanto odio en aquellas claras y frías pupilas que a mi pesar experimenté una poderosa sensación de miedo. No obstante, fue ella la que primero me dio la espalda, alejándose tan rápida como pudo, al tiempo que soltaba un improperio que no llegué a entender. Para mí, aquel momento fue álgido; no pude evitar sentirme triunfal.  Extracto de «El enigma del bosque» 

EL ENIGMA DEL BOSQUE  Laura Mercé  Desde  muy  pequeña,  Almudena  es  perseguida,  de  manera  conti‐ nua,  por  sueños  recurrentes;  en  ellos siempre se le representa un  peculiar  bosque,  cálido  en  un  principio,  tenebroso  al  final,  lo  que  le  provoca  continuos  esta‐ llidos de terror.  Pese  a  sus  pesadillas,  la  vida  de  Almudena  transcurre  plácida‐ mente dentro de la alta sociedad  del  Madrid  de  comienzos  del  siglo  XX,  hasta  que  de  golpe,  cuando  cumple  los  trece  años,  su mundo se desmorona ante el  súbito  fallecimiento  de  un  fami‐ liar tras arruinarse la familia.  Tras  quedarse  huérfana  ingresa  en  un  orfanato,  del  que  sale  como institutriz. Mientras tanto,  durante  esos  años,  sus  sueños  recurrentes cada vez le van apo‐ rtando  nuevos  datos  e  infinidad  de  pistas  en  las  que  ella  se  ve  caminando por el bosque siendo  otra persona...  Después  de  acabada  la  Primera  Guerra Mundial, la joven institu‐ triz recibe la oferta de un trabajo  como  maestra  de  una  niña  que  vive en la ciudad de Granada, lu‐ gar en el que ella está casi segu‐ ra  de  haber  vivido  anteriormen‐ te.  En el viaje hacia la ciudad nazarí  conoce  a  Pablo...  otra  pieza  del  puzle compuesto por cuatro per‐ sonas, dos tiempos... un rompe‐ cabezas enigmático que no deja‐ rá indiferente al lector. 

17 RománTica'S


RomรกnTica'S 18


19 RomรกnTica'S


Anna McPartlin Una autora a tener en cuenta

Anna McPartlin, una autora a tener en cuenta  La irlandesa Anna McPartlin se estrenó como escritora con su novela  Más allá del amor  (Pack  up  the  moon)  en  2006.  Quizá  su  propia  experiencia sobre la pérdida le llevó a escribir esta emotiva historia  sentimental  protagonizada  por  Emma,  una  joven  de  veintiséis  años  que  lleva  una  vida  como  la  de  cualquier  joven  de  su  edad.  Con  un  trabajo  estable  como  profesora  y  un  novio  encantador  con  el  que  sale  desde  su  adolescencia  y  con  el  que  comparte  piso  y  sueños.  Emma  ve  como  su  futuro  se  desmorona  cuando  sucede  un  hecho  trágico  que  va  a  cambiar  su  existencia  para  siempre.  A  muchos  lectores  esta  historia  les puede  parecer  conocida,  pues  al  principio,  guarda ciertas similitudes con otra escrita por otra irlandesa, Cecelia  Ahern.  Aun  así,  lo  mejor  es  continuar  con  la  lectura  y  sacar  conclusiones propias.   Esta novela depara una lectura unas veces triste, otras alegres, otras  esperanzada, según el ritmo marcado por sus protagonistas quienes  pasan por distintos altibajos emocionales debido a la tragedia hasta  que  logran  encontrar  su  equilibrio.  Los  personajes  que  rodean  a  Emma,  especialmente  su  hermano  y  amigos,  cobran  mucha  importancia en el relato hasta el punto de enriquecerlo, al final no se  trata solamente de la vida de Emma, sino también de la trayectoria  de  todos  los  que  están  a  su  lado  por  lo  que  se  puede  decir  que  es  una historia coral. No es sólo Emma la que debe afrontar un nuevo  futuro  tras  una  pérdida,  también  sus  cuatro  amigos  sufren  la  desaparición  de  un  ser  querido  y  cada  uno  de  ellos  lo  sufre  de  distinta  forma.  En  este  sentido  la  autora  expone  el  proceso  por  el  que  pasa  una  persona  cuando  pierde  a  un  ser  querido,  las  cinco  etapas  del  duelo  descritas  como  negación  y  aislamiento,  ira,  negociación,  depresión,  y  finalmente,  aceptación.  Cada  uno  de  los  protagonistas se encuentra reflejado en las distintas etapas. De esta  forma, la vida de los amigos de Emma sigue su curso y son ellos y sus  vivencias los que marcan el paso del tiempo. Emma va a necesitar un  poco más para poner orden en su existencia y continuar su camino,  la  negación  y  el  aislamiento  es  el  primer  estadio  de  su  duelo.  Sin  embargo,  como  deja  ver  la  escritora,  a  veces  el  final  del  camino  es  sólo el principio.   Aunque Más allá del amor es la única novela de McPartlin publicada  en español, la autora ha  escrito dos historias más que  han recibido  muy  buenas  críticas  de  los  lectores.  La  primera  de  ellas  ha  sido  publicada  bajo  el  título  The Truth Will Out  (2008).  Se  trata  de  una  historia  que  deja  claro  que  hagas  lo  que  hagas  la  verdad  siempre  saldrá a la luz. La última novela de esta dublinesa lleva el nombre de  No Way To Say Goodbye (2010), otra historia coral que gira en torno a  cinco  protagonistas  relacionados  entre  sí  que  viven  en  la  misma  localidad irlandesa.   Anna  McPartlin  es  una  autora  a  tener  en  cuenta  por  aquellos  que  disfruten  con  la  lectura  sensible,  rápida  y  divertida.  También  es  recomendable  para  los  que  gusten  de  referencias  musicales  o  televisivas y de pequeñas dosis de sentido del humor.   Artículo: Mónica Liceras

RománTica'S 20


21 RomรกnTica'S


RománTica’S presenta                          

Infiltrada de

Menchu Garcerán

De  la  recién  estrenada  V  Premio  Terciopelo  nos  llega  una  nueva  historia  de  su  autora.  Menchu  Garcerán  sorprendió  a  muchos  alzándose hace unos meses con este premio con una novela cargada  de intriga y ahora nos trae otra en la línea de «La fórmula deseada».     No es entonces de sorprender que sus seguidoras estén a la espera  de que este nuevo título llegue a las estanterías de todas las librerías  del  país.  Esta  nueva  trama  cargada  de  intriga  y  suspense  que  nos  ofrece  Menchu  nos  trae  dos  personajes  con  una  química  muy  especial,  dos  agentes  del  F.B.I.  que  pese  a  tener  sus  rifi‐rafes,  también van a crear un clima de cálido deseo.    Os  diremos  algo:  Infiltrada  es  Bárbara,  el  componente  femenino  de  este dúo que va a traer de cabeza a un Malcom muy reacio a que su  compañera  exponga  su  vida  ante  un  peligro  del  que  él  quizás  no  pueda  resguardarla.  Malcom  intentará  por  todos  los  medios  convencerla de que exponer su vida no es la solución, ni siquiera es  lo adecuado.     Pero, ¿por qué este hombre curtido en adversidades es tan reacio a  que  Bárbara  se  haga  pasar  por  una  alumna  para  esclarecer  un  asesinato?  La  respuesta  es  sencilla,  pero  para  averiguarlo  os  conminamos a haceros con un ejemplar de este libro y encontrar las  respuestas por vosotras mismas.    

El maquinista nos trae esta novedad de Menchu Garcerán. Una historia cargada de intriga, afinidad y dulzura entre dos personajes que se abrirán un hueco en nuestros corazones. Desde RománTica’S esperamos que esta nueva historia de Garcerán  os parezca tan emocionante como su predecesora. Para las amantes  del  romance  de  suspense  es  una  buena  apuesta.  ¿Os  atrevéis  a  infiltraros?   

RománTica'S 22

                 

Infiltrada Menchu Garcerán Bárbara y Malcom trabajan juntos para el F.B.I. Ella es psicóloga y se dedica a realizar perfiles psicológicos mientras que él es agente y su trabajo se desarrolla en la calle. Un día cambian las tornas: una amiga de Bárbara aparece asesinada en la facultad de psicología donde trabaja y ella se ofrece, en contra de la opinión de Malcom, a infiltrarse en la escuela para investigar desde dentro. Bárbara es una mujer que se crece ante la adversidad y capaz de hacer cualquier cosa por sus amigos, incluso arriesgar su vida, cosa que desquicia a Malcom quien ve cómo se pone en peligro constantemente sin poder hacer nada por evitarlo. Durante la investigación, la relación entre ellos empieza a cambiar y comienzan los problemas. Mientras tanto, el asesino ha puesto el punto de mira en Bárbara. ¿Llegarán a tiempo para evitar una nueva muerte? 


¿Por qué nos gusta la novela romántica? (1)  Supongo  que  llegué  a  la  novela  romántica  de  forma  similar  a  la  tuya.  Un  día  en  casa  no  había  que  leer y sobre la mesa  descansaba una novela  de  cubiertas  edulcoradas  y  título  excesivo.  ¿Qué  me  impulsó  a  cogerla?  Quizá  el  aburrimiento  de  una ociosa tarde veraniega o la curiosidad por ver  qué  leían  mis  mayores.  El  caso  es  que  una  vez  devorada  se  produjo  la  magia.  Ya  estaba  enganchado.  Permíteme  decir  que  ya era adicto.  Que  pertenecía  a  un  club  donde  queremos  entendernos.  No  hay  duda  de  que  la  novela  romántica  es  un  género  literario  de  éxito.  Prueba  de  ello  son  algunos  de  los  datos  que  nos  aporta  el  informe  «Comercio  interior  del  libro  en  España  2010»  publicado  como  cada  año  por  la  Federación  de  Gremios  de  Editores.  Allí  comprobamos  que  la  romántica ocupa el puesto número tres entre los  géneros de Novela más editados (1.691 títulos en  2010),  solo  detrás  de  la  novela  clásica  y  la  contemporánea.  Está  en  el  segundo  puesto  en  cuanto a número de ejemplares editados y en el  primero  en  tirada  media  (8.149  ejemplares  por  título).  También  vemos  allí  que  en  2010,  el  año  aciago en que la facturación en el mundo del libro  cayó un 7%, la novela romántica facturó un 15,4%  más que el año anterior. No está mal, ¿verdad?  Pero  la  realidad  no  solo  está  compuesta  por  datos  estadísticos,  sino  por  hechos  difícilmente  medibles  pero  muy  representativos.  ¿Cómo  medir el éxito de la novela romántica hoy en día?  Yo prefiero hacerlo a través de los  imputs que me  aportan  las  páginas  especializadas  ubicadas  en  internet  que  vehiculan  cada  mes  a  decenas  de  miles  (creo  que  a  cientos de miles,  pero  no  me  atrevo a afirmarlo) de seguidoras y seguidores del  género;  en  los  foros  literarios  donde  se  suceden  los  comentarios,  sugerencias,  críticas;  en  los 

encuentros  como  los  de  Sevilla,  Madrid  o  A  Coruña;  o  en  revistas  como  ésta,  que  recogen  y  acercan  al  público  lector  todo  aquello  que  es  necesario  saber.  Allí  es  en  verdad  donde  podemos  constatar  el  éxito  de  este  género  y  sorprendernos por la cantidad de seguidores que  consigue movilizar.  Y  mi  pregunta  es…  ¿qué  provoca  que  todos  nosotros,  que  tú  y  que  yo,  lectoras  y  lectores,  experimentados o no tanto, sintamos esta pasión  por  el  género  romántico?  Es  una  pregunta  que  me  obsesiona  desde  hace  años  porque  es  bastante  ajena  a  los  modismos  editoriales.    No  tiene  que  ver  con  detectives  suecos  ni  con  catedrales  oceánicas.  Éste  es  un  género  amplio,  difuso, de difícil circunvalación, que parece tener  un nexo común que nos aglutina.  Pero  vamos  más  allá.  Posiblemente  tú  y  yo  tengamos  poco  en  común.  Distintos  gustos,  aspecto.  ¿Rubia  o  moreno?,  aficiones  opuestas,  ¿mascotas?,  la  montaña  o  la  playa,    con  o  sin  azúcar…  ¿entonces…  cuál  es  la  fórmula  mágica  que  permite  a  personalidades  tan  diversas  encontrase en un mismo punto y apasionarse por  él?  En un primer momento pensé que se trataba del  amor.  Indudablemente  todos  queremos  amar  y  ser  amados  por  lo  que  una  obra  que  hable  de  enamoramientos  y  desenamoramientos  es  posible  que  nos  guste  a  muchos.  Pero  rápidamente  deseché la idea.  No se trataba solo  de  eso.  Simplemente  repasé  al  azar  las  últimas  obras que había leído y descubrí que la inmensa  mayoría de ellas contenían una historia de amor.  Desde  la  exquisita  «La  mujer  justa»  de  Sándor  Márai, a la maravillosa «Nada es crucial» de Pablo  Gutiérrez.  Desde  la  delicada  «Postales  de 

23 RománTica'S


invierno»  de  Ann  Beattie,  al  erótico  «Satiricón»  de Petronio. Discúlpame esta pedantería, pero es  una forma de decir que novelas muy alejadas en  el tiempo y en el estilo se hilvanan desde siempre  en  torno  a  una  relación  amorosa.  Sin  embargo  ninguna  de  ellas  (que  te  aseguro  que  hablan  del  amor  de  una  manera  arrebatadora)  son  lo  que  nosotros consideramos una novela romántica.  Tardé  tiempo  en  darme  cuenta  de  que  la  clave  podía  estar  en  la  estructura.  Esta  estructura  cumplía  una  fórmula  evidente  pero  a  la  vez  sutil  que  siempre  se  repetía.  Era  una  coincidencia  milagrosa.  Era  una  ecuación  tan  compleja  como  inocente.  Ese  parecía  ser  el  eslabón  perdido,  el  punto  en  común  que  aunaba  subgéneros  tan  distintos, historias tan dispares, pero que tanto tú  como yo somos capaces de reconocer como una  novela románica.  Encuentro, conflicto y positividad  Poco  más  o  menos:  dos  entes  se  encuentran,  surge un conflicto amoroso y éste se resuelve de  forma positiva. Así de sencillo y de complejo a la  vez  es  la  estructura  base  de  lo  que  nosotros  identificamos  como  una  novela  romántica.  La  mayoría,  casi  todas,  cumplen  esta  sencilla  regla.  Se  repite  a  veces  en  otros  géneros  ajenos  al  romanticismo,  por  supuesto,  pero  no  de  una  manera tan evidente, tan clara. Por eso indicaba  antes que es difícil definir dónde están los límites.  Déjame  que  repasemos  esta  ecuación  en  profundidad,  que  meditemos  sobre  ella  y  saquemos conclusiones.   EL  ENCUENTRO:  no  me  gusta  decir  «Personajes».  Creo  que  es  más  correcto  en  el  ámbito  de  este  artículo  decir  que  dos  entes  se  encuentran  (¿personas,  fantasmas,  duendes,  abominaciones  del  diablo?)  Así  comienza  toda  novela  romántica.  Un  planteamiento  donde  dos  entes tienen constancia el uno del otro. Es como  un milagro. El universo se confabula para que dos  entidades  se  acerquen.  Algo  tan  sencillo  puede  convertirse (y debe) en algo complejo. ¿Cómo se  encuentran? A veces en el primer párrafo el autor  ya nos lo muestra: en un paseo, durante un baile,  en  la  escena  de  un  crimen.  Otras  veces  conocemos  a  uno  pero  solo  oímos  hablar  del  otro, que irá perfilando su apariencia y carácter a  través  de  rumores  hasta  verlo  al  fin  en  el 

RománTica'S 24

segundo, o en el quinto capítulo, incluso a mitad  de la obra. Y otras más estos dos entes transitan  la  novela  en  paralelo,  desgranando  sus  propias  historias, descubriendo su amor solo en el clímax,  al final de la obra.  Ya  ves,  mil  fórmulas  que  tienen  como  objetivo  hacer  que  dos  entidades  tomen  conciencia  una  de otra y se enamoren. Antes o después. Esta es  parte de la esencia de este género. Pongamos un  ejemplo:  un  hombre  y  una  mujer.  ¿Época?  a  finales  del  siglo  XIX.  ¿Edad?  Jóvenes,  no  más  de  veinticinco.  ¿Aspecto?  El  que  prefieras.  ¿Dónde  se  conocieron?  A  orillas  del  mar,  pues  aún  es  verano.  Mientras  él  observa  las  aguas  y  ella  intenta escapar de un peligro incierto.   EL  CONFLICTO:  entre  estos  dos  entes  debe  existir  un  conflicto  amoroso.  Este  conflicto  es  tan  importante  que  debe  ser  la  base  de  la  novela.  El  autor  debe  preguntarse,  incluso  antes  de  decidir  de  qué  tratará  su  obra…  ¿Por qué mis personajes no pueden realizar su amor?  La  respuesta  a  esta  pregunta  es  el  motor  que  moverá  la  obra.  Cuanto más difícil de contestar sea esta pregunta,  más  efectivo  será  el  conflicto.  Más  interés  despertaremos  en  el  lector.  En  cambio,  cuanto  más  evidente  sea  la  respuesta,  más  tendremos  que trabajar la arquitectura de la novela para que  el  lector  no  la  deseche  por  fácil,  por  evocarle  otros argumentos ya leídos, por aburrida.  El  conflicto  es,  por  tanto,  la  cuestión  imprescindible que toda novela debe resolver. ¿Y  cómo  debe  ser  el  conflicto  en  la  novela  romántica?  Evidentemente debe ser un conflicto  amoroso. Ya tenemos la segunda clave. Nuestros  personajes  deben  toparse  con  un  motivo  por  el  que  su  amor  no  podrá  realizarse  y  ese  motivo  debe  ser  amoroso.  A  este  conflicto  lo  adornaremos  posiblemente  con  otros  que  nos  ayuden  a  potenciarlo,  conflictos  extra‐amorosos  que  estarán  vinculados  a  otras  tramas  de  la  novela,  pero  en  ningún  momento  debemos  perder  de  vista  que  el  conflicto  primigenio  es  el  camino a seguir.  Continuemos  con  nuestro  ejemplo.  Busquemos  un  conflicto  entre  nuestros  personajes  que  despierte interés en el lector… se me ocurre que  ellos  dos  pueden  descubrir  en  algún  momento  que ambos son hermanos. ¿Es un buen conflicto?  no  mucho,  pero  para  el  ejemplo  nos  servirá. 


final consumar su amor es… porque uno de ellos  es  adoptado.  Analicemos  este  final:  cumple  correctamente  el  primero  de  los  dos  condicionantes;  soluciona  satisfactoriamente  el  conflicto.  Sin  embargo  no  cumple  ni  de  lejos  el  segundo.  Este  final  es  predecible  por  lo  que  el  lector posiblemente quede defraudado. ¿Ves qué  fácil  y  a  la  vez  qué  difícil?  Esta  es  la  labor  de  un  autor;  encontrar  argumentos  originales,  personajes  controvertidos  y  cautivadores,  crear  conflictos  novedosos  e  irresolubles  y…  solucionarlos  de  manera  inesperada  y  satisfactoria. 

Observa que este conflicto acaba de impedir que  su amor se realice por lo que cumplirá su función.  La  novela  deambulará  a  partir  de  ese  punto  alrededor de este conflicto. Intentando resolverlo  junto  con  el  lector.  Exponiendo  los  problemas  que  tamaño  inconveniente  va  a  producir  en  nuestros  protagonistas.  Demos  un  paso  más  ahora hacia la resolución.   EL  FINAL:  en  la  novela  romántica  el  final  es  siempre  positivo.  ¿Significa  esto  final feliz?  No  precisamente.  Aunque  lo  habitual  es  un  final  donde  los  personajes  terminan  realizando  su  amor,  una  lectura  profunda  de  este  género  nos  dice que no siempre sucede así. Lo que sí ocurre  todas las veces es que el lector termina de leer la  obra  con  una  sensación  agradable,  de  ensueño,  diríamos  que  con  una  sonrisa.  Sí,  incluso  en  los  subgéneros más oscuros como el paranormal. 

Esta es la fórmula del éxito. El gran milagro de la  novela romántica. Su enorme hallazgo y también  su  gran  inconveniente.  ¿Por  qué  un  inconveniente?  Porque  en  una  estructura  tan  constreñida  debemos  trabajar  siempre  hacia  la  originalidad  pero  respetando  el  marco  que  nos  proporciona esta ecuación. Eso es difícil y a la vez  apasionante por lo que debemos contar con otros  elementos  que  nos  ayuden.  De  ahí  el  enorme  interés  que  toman,  por  ejemplo,  los  subgéneros  en  la  novela  romántica…  pero  de  subgéneros  hablaremos  en  el  próximo  número  de  esta  revista. 

Por lo tanto el final positivo es más la proyección  de  la  resolución  de  la  novela  en  el  lector  que  realmente lo que le sucede a los personajes.  Este final debe dar respuesta cierta a la cuestión  planteada  en  el  conflicto  y  debe  actuar  en  dos  frentes.  Por  un  lado  debe  satisfacer  completamente  el  problema  planteado.  Por  otro  debe  hacerlo  de  manera  sorprendente  o  inesperada para el lector. 

(Me  gusta  teorizar  sobre  la  novela  romántica,  rumiar  y  quebrarme  la  cabeza,  así  que  estaré  encantado  de  leer  tus  impresiones,  ideas,  sugerencias, etc.) 

Veámoslo  con  nuestro  ejemplo.  Digamos  que  la  razón  por  la  que  nuestros  personajes  pueden  al   

José de la Rosa es editor de La Máquina China Editorial  Josedelarosa.v@gmail.com  Facebook: José de la Rosa   

    25 RománTica'S


RomรกnTica'S 26


27 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 28


AMAZON  la  gran plataforma de ocio,  llega a ESPAÑA 

amazon.es  Amazon abrió sus puertas virtuales el 15 de Julio de 1995. Ese mismo mes, enviaron por primera vez un pedido a  nuestro país afincado en Burgos. Desde entonces han seguido enviando millones de productos a España através de  sus  distintas  páginas  web.  Hoy  nos  es  grato  comunicar  que  las  puertas  de  Amazon.es  se  han  abierto  a  todo  el  mundo.  En  Amazon  siempre  tienen  a  sus  clientes  en  mente,  por  eso  nos ayudan  a  encontrar  todo  aquello  que  queramos  comprar on‐line a precios asequibles.  Es un placer presentar además su programa de suscripción "Amazon Premium". Gracias a él, sus clientes de España  podremos disfrutar de un número ilimitado de envíos en 2 ó 3 días por sólo 14,95€ al año. Sí, habéis leído bien, por  sólo 14,95€ al año, nos enviarán todos nuestros pedidos rápidamente y de forma gratuita. Esta oferta se aplica a los  más de 2,5 millones de libros en español, 130.000 DVD, 450.000 CD,  a más de 65.000 productos de electrónica de  consumo y una amplia variedad de videojuegos, juguetes, relojes y pequeños electrodomésticos.  En Amazon.es encontraremos las funciones de siempre y recomendaciones personalizadas además de las opiniones  de clientes como nosotros.  Esperamos disfrutar de su web en España... AMAZON.ES 

Fallo del Premio Jaén de Narrativa Juvenil 2011 

El guionista Víctor Almazán   ganador del III PREMIO NARRATIVA JUVENIL  por su obra  «EL VUELO DEL PTERODÁCTILO».  La presidenta del jurado, Care Santos Torres, anunció el fallo del concurso el 16 de septiembre a las 10.00 horas, en un  acto que tuvo lugar en la ciudad de Jaén.

 

29 RománTica'S


4 NUEVOS PERSONAJES «SUCUMBIR A LA NOCHE»  Jezz Burning  Terciopelo 

  Siempre  que  me  piden  hablar  sobre  mis  personajes  o  libros  siento  una  especie  de  miedo  irreflexivo  por  si  revelo  algún  dato  importante  y  le  estropeo  la  lectura  a  alguien.  Intentaré  que  no sea así.  Comenzaré  diciendo  que  la  saga  Licos  es  muy  especial  para  mí  pues esos cinco libros de los que  se  compone  son  los  que  han  hecho  del  pseudónimo  Jezz  Burning lo que es hoy en día, con  la  inestimable  aceptación  de  los  lectores  por  supuesto.  Yo  misma  he  caído  en  la  tentación  de  cogerlos  de  vez  en  cuando, 

dándome cuenta de cómo he ido  avanzando  en  este  oficio  tan  querido:  desde  la  sencillez  de  la  primera  novela  hasta  llegar  a  la  última, el final, donde os traigo la  historia  de  amor  de  dos  de  sus  personajes  principales,  íntima‐ mente  relacionada  con  el  cómo  termina  esa  increíble  conspira‐ ción  que  empezó  hace  tanto  tiempo.  «Sucumbir a la noche» no ha sido  un  libro  fácil  de  escribir.  Tiene  una  trama  compleja,  he  jugado  con  todos  los  personajes  de  la  saga  y  os  confieso  que  me  ha  mantenido muchas horas en vela 

pensando  en  cómo  organizar  la  información que debía exponer y,  sobre  todo,  cómo  montar  los  últimos  capítulos,  ya  que  éstos  no sólo daban termino a un libro,  también a la saga completa.  Como  al  resto  de  personajes  ya  los  conocéis  por  los  volúmenes  anteriores,  me  centraré  en  explicaros  cómo  son  los  protagonistas de este que verá la  luz  en  noviembre.  Unos  muy  distintos,  que  podrán  gustar  a  unos  más  que  a  otros  pero  de  eso se trata, de crear la variedad,  poder  reflejar  tantos  caracteres  como existen en realidad. 

Así son todos ellos… 

 

ANPU  siempre  he  adorado  todo  lo  que  tiene  que  ver  KORAM es el lico más joven de los seis. No obstante  con la mitología egipcia, sus misterios, su magia, riqueza  de  atractivo…  Quizá  por  eso  decidí  que  aquel  que  encarnara  la  posición  de  «maestro  de  naguales»  debía  tener  allí  su  origen.  Anpu  es  un  ser  excepcional  por  el  misterio  con  el  que  él  mismo  rodea  su  pasado.  Un  pasado del que, como ya visteis en la anterior entrega, se  avergüenza  profundamente.  Es  cuidadoso  y  organizado,  ama  la  vida  y  la  rutina  ya  que,  para  alguien  como  él,  supone  paz  interior.  Saber  que  nada  va  a  escapar  de  su  control  es  algo  que  le  tranquiliza.  No  puede  permitirse  perder  los  nervios  pues  podría  conllevar  caer  en  la  trampa  de  usar  unos  dones  tremendamente  peligrosos.  Por eso cuando alguien de ese pasado que se empeña en  esconder  aparece,  todo  su mundo  se  vuelve  del  revés  y  su  primera  reacción  es  encerrarla  en  su  propia  habitación. 

ya cuenta con un par de siglos y sin embargo el resto de  sus compañeros siguen viéndolo como a un novato, algo  que lo trae por la calle de la amargura. Siente un respeto  absoluto  por  su  maestro,  Anpu,  pero  por  el  contrario  cada vez que oye el nombre de Varulf se le remueven las  tripas.  Inconformista,  vengativo  y  cabezota,  aunque  de  corazón muy bondadoso, hace lo que debe aunque sea a  regañadientes  y  está  profundamente  enamorado  de  la  única  hija  del  que  fuera  su  tutor,  Lycaón.  Quizá  ese  hecho  sea  el  desencadenante  de  que  haya  terminado  siendo convertido en nagual, gracias a ser un híbrido, ya  que Citlalli es una Pura y cree que ese es el único modo  de  lograr  que  lo  vea  de  forma  distinta.  Sin  embargo  el  devenir  de  acontecimientos,  y  su  necesidad  de  demostrar que es tan válido y maduro como el resto, lo  llevará  a  caer  en  varios  errores  que  podrían  resultar  fatales para ambos. 

SHEMEI  es  atractiva,  seductora,  inteligente  y  tan  CITLALLI,  pasional  que  es  capaz  de  hacer  cualquier  cosa  por  aquellos a los que ama. Es, en pocas palabras, la hembra  por  excelencia  que  podemos  encontrar  en  cualquier  especie.  A  priori  podría  pensarse  que  no  tiene  escrúpulos. Los tiene,  solo que sus prioridades quizá no  son  las  mismas  que  las  de  otros  licos.  Su  instinto  de  supervivencia  es  tan  fuerte  que  únicamente  por  eso  ha  sido  capaz  de  salir  adelante  y  soportar  una  vida  excesivamente dura. Esa vida, ese pasado, ha hecho que  se rodee de una gruesa coraza que únicamente un lico en  concreto  sería  capaz  de  traspasar.  ¿Adivináis  quién?  Lamentablemente  ella  cree  que  ese  macho  murió  el  día  en que intentaron escapar de sus esclavistas. 

RománTica'S 30

joven,  hermosa,  cariñosa  en  extremo,  ingenua y caprichosa. Su único objetivo es convertirse en  una  excelente  miembro  de  la  milicia  lico.  Desde  su  nacimiento  ha  sido  criada  entre  algodones  gracias  al  amor  de  sus  padres  y  el  atento  cuidado  de  Koram.  Precisamente  por  eso,  la  cercanía  y  confianza  con  el  joven lico, le impide darse cuenta del cambio que éste ha  experimentado  en  lo  referente  a  ella.  Sólo  cuando  las  hembras  con  las  que  convive  le  abran  los  ojos,  y  descubra  hasta  qué  punto  sus  deslices  e  inconscientes  muestras  de  afecto  a  otros  licos  suponen  un  calvario  para  Koram,  descubrirá  los  entresijos  y  desvaríos  del  corazón. Pero, ¿los entenderá? ¿Sabrá manejar los recién  descubiertos sentimientos? 


31 RomรกnTica'S


FOTO-RELATO: IMÁGENES QUE INSPIRAN  

 

RománTica'S 32

 


33 RománTica'S


RomรกnTica'S 34


Amy sentía el culo agarrotado y los brazos tensos. Estaba cerca, con solo girar en el siguiente cruce y… ¡al  fin! Allí estaba el antro de Lou, la primera parada obligatoria de su viaje. Justo a tiempo, cuando bajó de la  Harley  y  se  estiró,  empezó  a  sentir  que  la  circulación  volvía  a  sus  miembros.  Miró  la  enorme  mochila  de  acampada y suspiró mientras la cogía. Se quejó al ver que pesaba un quintal, por lo que la arrastró por el  suelo de tierra.  Los  moteros  la  observaban  asombrados  y  no  era  para  menos:  la  burra  de  su  padre,  con  tantos  dibujos de muerte, sangre y tías en pelotas con la cara de su madre no era muy normal para alguien como  ella.  Cuando  entró,  Lou  la  saludó  con  su  voz  grave  y  salió  de  la  barra  para  abrazarla  con  fuerza.  El  viejo  barrigón y peludo que olía a fruta siempre le había recordado a un enorme oso.  ―Así que te has decidido ―dijo mirando las bolsas―. ¿Tienes las notas de tus padres?  ―Bares donde pararon y bebidas que pidieron ―aseveró la joven sacando los papeles―. Lugares  donde vivieron durante más tiempo, incluso cuando yo nací, dónde trabajaron… no me va a dar tiempo en  seis meses.  ―Puedes hacerlo por intervalos. La cuestión no es finalizar el viaje, sino disfrutarlo ―la guió hasta  la barra y pasó al otro lado―. Cerveza negra y Cosmopolitan, ¿sabes que aquí se emborracho tu madre por  primera vez?  ―Siempre me cuentas como echó papilla y la pilló la policía por ser menor ―dijo la joven mientras  miraba al camarero.  ―Y años después, casada y de viaje de luna de miel. Qué historia. ―Le tendió las bebidas, con un  vaso de agua y unas alitas de pollo―. Luego te traigo la cena, te sentará bien.  Amy cogió el vaso de agua y brindó contra las otras dos. Suspirando triste.  ―Por vosotros, viejos. Me vais a hacer trizas el hígado.  Bebió un par de sorbos de agua y luego, comenzó con el Cosmo, estaba bueno. El móvil sonó y en  cuanto vio el teléfono de su jefa, colgó. Debía aprender de una vez que si estaba de vacaciones, implicaba  que no estaba disponible.  Escuchó  una  risilla  ahoga  detrás  de  ella  y  se  giró.  Un  hombre  vestido  de  cuero,  de  brazos  musculosos, cabello negro como sus ojos y barba cuidada, alzaba su botellín para saludarla. Amy le sonrió y  se miró en el espejo: estaba horrible. El pelo rubio y rizado esteba sucio y pegado a la cabeza, alrededor de  los ojos verdes había unas ojeras tan grandes como para confundirla con un cadáver, sobre todo gracias a la  piel pálida. Además, olía a sudor y humo. Se bebió el vaso de agua de una tacada y estuvo a punto de reírse  de sí misma: nerviosa para ligar incluso en un lugar como aquel, tanto como para beberse el agua como si  fuera alcohol. Mejor dicho, el problema era ligar en general, no se le daba nada bien entablar conversación  con los extraños, la ponía nerviosa… pero sus amigos le habían dicho que intentara enterrar a su viejo yo en  el  polvo  de  la  carretera  y  eso  iba  a  hacer.  Cuando  el  hombre  se  acercó  a  su  lado,  le  sonrió.  Al  mirar  las  bebidas, el desconocido le dijo:  ―¿Sabes que mezclar no es buena idea? Los diferentes alcoholes te van a dar una resaca muy mala  ―ambos se miraron con una sonrisa y ella negó con la cabeza―. Lo peor es que llevo un rato pensando en  esa excusa para decirte y entablar conversación.  ―No  te  preocupes,  no  estamos  arreglados  para  ligar,  así  que  podemos  saltarnos  esa  fase  ―le  tendió la mano―. Amy Ryman. 

V u e s t r o s R E L A T O S

35 RománTica'S


―Niven Turner ―se la estrechó con fuerza y tenía un toque cálido y suave. No debía usar mucho la  moto,  porque  habría  acabado  lleno  de  callos  en  los  dedos―.  ¿Qué  te  trae  por  aquí?  No  pareces  de  una  banda.  ―Sería una sorpresa descubrir que en Dover Publications gustan las motos ―aseguró la joven―. ¿Y  la tuya?  ―Hospital  Saint  Michael  e  hijo  bastardo  de  los  Soldados  de  Crow  ―aquello  le  sorprendió,  no  parecía  un  doctor―.  De  la  una  solo  miembro  honorífico  por  ser  hijo  y  de  la  otra  de  baja  temporal.  Problemas varios y vacaciones retrasadas  ―Lo  mismo  con  mi  editorial  ―aseguró  ella  bebiendo  el  Cosmo.  No  sabía  cómo  iba  a  hacer  para  tragar la cerveza. Niven pareció leerle el pensamiento y la cogió.  ―¿Brindamos? Aunque me vas a tener que explicar el porqué de esta combinación tan extraña.  Amy señaló su copa y le explicó.  ―Mi  madre,  murió  hace  un  año  de  una  apoplejía  ―apuntó  a  la  cerveza―.  Mi  padre,  muerto  la  semana de un cáncer terminal.  ―O  es  una  broma  muy  macabra  o  me  vas  a  tener  que  explicar  algo  ―dijo  mirando  la  botella  fijamente. La expresión que puso era muy divertida.  ―Se conocieron en este sitio y, cuando fueron de luna de miel, fue su primera parada ―explicó ella  con nostalgia―. Ese es el motivo de mi viaje: cumplir el último deseo de ambos. Volver a realizar la misma  ruta, ya que no pudieron por sus enfermedades.  Se miraron fijamente, en silenció. Amy sintió que el corazón le latía salvaje, no solo por el hombre  que tenía delante, si no por atreverse a contar algo tan íntimo a un extraño. Aunque estaba cumpliendo lo  que le prometió a sus amigos: nada de ser la vieja Amy, en ese viaje iba a volverse una salvaje.  ―¿Y no lo haces con tu novio? ―la mujer alzó una ceja, el pobre no sabía ligar―. Lo siento, pero  normalmente sé todo sobre una mujer antes de tomar una copa con ella.  ―Qué meticuloso.  ―Eso  es  lo  que  pasa  cuando  estás  toda  tu  vida  teniéndote  que  comportar  con  corrección  ―le  aseguró con una sonrisa―. Te lo contaré si no te ríes demasiado.  ―Entonces lo haré, soy muy mala para aguantar la risa.  ―Ey, tortolitos ―dijo Lou sacándoles dos platos―. Id a una de las mesas, en la barra no es cómodo  comer.  Los dos le obedecieron y, durante unos momentos, permanecieron en silencio dando buena cuenta  de sus platos. Cuando el hambre no era tan acuciante, comenzaron a charlar con calma.  ―Siempre se me dio bien estudiar, me encantaba aprender. Cuando mis padres se dieron cuenta,  se negaron a que me hiciera de la pandilla. Aunque los dos lo eran ―le explicó enseñando unas alas negras  en el brazo―. Ni me dejaron acabarme el tatuaje del ángel de la muerte.  ―A mí me gusta ―dijo tocándolo le estaba cogiendo gusto a eso de ser salvaje, sobre todo con un  tipo tan guapo.  ―Lo único que me dejaron tener fue una Harley que mi padre y sus compañeros repararon ―luego  bajó la voz y le confió―. Yo quería un coche.  Los  dos  comenzaron  a  reírse,  ¿Quién  ha  visto  el  hijo  de  un  motero  usando  coche,  salvo  si  tenía  hijos?  Ella  había  deseado  una  moto,  como  sus  padres…  y  le  regalaron  un  coche  de  niñas,  precioso,  que  parecía sacado del catálogo de la Barbie.  ―Te lo habría cambiado, pero era de un color cielo precioso, muy chic.  ―Habría  sido  interesante  que  me  pegaran  una  paliza  por  creerme  gay  ―aseguró  comiendo  una  patata―. Aunque lo dudo, todo lo que hacía estaba bien, incluso ahora, que cualquier otro padre habría 

RománTica'S 36


dicho que estaba tirando mi carrera por la borda, ellos solo se encogen de hombros y dicen <<tus razones  tendrás, eres muy listo>>.  ―¿Qué  fue  lo  que  te  llevó  a  este  viaje?  Yo  le  prometí  a  mi  padre  que  intentaría  recorrer  toda  la  ruta. A mi jefa no le hizo gracia, pero un par de amigos míos alegaron que tras la muerte tan dolorosa de  mis dos padres, me merecía un respiro. Además no soy capaz de ver un manuscrito sin echarme a llorar.  ―Me encanta la medicina, operar… pero me gusta  mucho más cuidar de familias y niños. A veces  creo que me metí en la cirugía sin muchos conocimientos, me encantaría poder ser médico de familia. Con  mis problemas, decidí hacer este viaje y ver que es lo que realmente deseo de la vida.  ―Es un propósito muy bonito ―aseguró Amy―. Yo espero que se me pase, también me gusta mi  trabajo y es doloroso no poder mirar un libro sin sentir que se te muere algo por dentro.  Entre copas, penas y tristezas, ella le contó cómo durante la enfermedad de su padre se dedicaba a  corregir libros, mientras su padre seleccionaba los libros que le llegaban. Cómo hacía grandes críticas para  que  los  autores  mejorasen  y,  aquellos  que  realmente  merecían  la  pena,  se  los  devolví  con  un  escueto  <<léelo>> y vaya si lo hacía.  ―Le  llamaban  el  bibliotecario,  mientras  los  demás  jugaban  al  billar,  él  leía.  Le  encanta  ―dijo  aceptando un pañuelo de su interlocutor―. Cuando era una niña, me leía todas las noches, se tumbaba a  mi lado y no paraba hasta que me dormía.  ―Es un recuerdo precioso ―reconoció él―. En mi caso, debo reconocerte una cosa.  ―¿Qué?  ―Dejé el hospital no solo por mis dudas, sino también porque mi ex novia me quitó el puesto que  me correspondía ―le explicó triste agitando la botella―. Estando conmigo, se acostó con el jefe y consiguió  el puesto. Intenté denunciarlo y me abrieron una investigación.  ―Qué hija de puta ―reconoció ella volviendo a beber.  ―Me  embarqué  en  este  viaje,  porque  nunca  había  hecho  algo  así.  Siempre  tenía  que  hacer  lo  correcto, ser el buen chico y acatar las normas ―explicó triste―. Suspendido de empleo y sueldo por seguir  mi instinto.  ―Pero  te  dará  tiempo  para  pensar  y  darte  cuenta  de  lo  que  quieres,  eso  es  bueno  ―aseguró  cogiéndole de la mano. Era muy fácil hablar con él― mi libro favorito es Peter Pan, el primero que me leyó  mi padre.  ―Así que ahora vamos a hablar de buenos recuerdos. Mi padre me contaba lo que le había pasado  durante el día como si fuera un cuento.  Y,  por  suerte,  la  pena  dio  paso  a  la  alegría,  las  confidencias  más  triviales  y  más  confianza  física.  Tanta como para sugerir que compartieran el cuarto del motel y ahorrarse dinero, la suficiente como para  saber, que estaban mintiéndose e iban a acabar desnudos sobre la cama revuelta, haciendo el amor.    Cuando Amy se levantó por la mañana, dolorida por las agujetas y una gran sonrisa porque la noche  pasada se había convertido en una de las mejores de su vida, salió al porche del motel mientras amanecía y  se sentó al lado de Niven, apoyándose contra su brazo. Era un momento precioso.  ―¿Te importa si te acompaño? ―preguntó dubitativo, consiguiendo que la mujer le besara.  ―¿El  buen  chico  no  es  capaz  de  seguir  su  propio  camino?  ―bromeó  ella.  Aunque,  en  verdad,  deseaba que la siguiera a donde fuera.  ―Me gusta más la historia del tuyo. Si no te importa.  ―Si me invitas a desayunar, me lo pienso.  Tras comer algo, no tardaron mucho en ponerse en marcha. Cada uno en su Harley, yendo por las  carreteras solitarias y llenas de polvo, siguiendo su camino. No podían hablar, solo ir uno al lado del otro y 

37 RománTica'S


mirarse de cuando en cuando. Realizando las paradas para comer, ir al baño y tachar el lugar de la lista de  sus padres. Hablando de su vida y milagros, como si el día de mañana se fueran a separar para siempre y no  fueran capaces de soportarlo.  Pero, en el fondo, Amy sintió pena, pensó que, seguramente, pronto se aburrirían el uno del otro.  Aunque  ahora  se  encontrasen  tan  bien.  Mientras  la  desnudaba  y  besaba  la  piel,  se  recordó,  no  había  mañana  ni  anda  que  lamentarse,  solo  debía  disfrutar  de  lo  que  llegase.  Ya  habría  tiempo  para  las  despedidas y los llantos.      ―Entonces el dragón salió de la boca del anciano y tuve que coger mi bisturí y matarle ―le relataba Niven  a  Gaby,  mientras  le  daba  el  biberón―.  Y  después,  la  malvada  bruja  intentó  llevarse  todo  el  mérito  de  la  obra de papá y entonces llegó mamá…  ―Repites  mucho  las  estructuras,  vigila  ―bromeó  Amy  observando  a  su  compañero  y  la  hija  de  ambos.  ―Mamá  no  entiende  de  buena  literatura,  solo  intenta  conseguir  muchos  bestsellers  ―bromeó  él  mientras  seguía  acunando  a  la  niña―.  Le  tendrémso  que  decir:  <<mamá,  deja  a  papi  contar  el  cuento,  porque tú también quieres oírlo, que eres una cotilla>> ―la niña se rió por el tono del padre y repitió la  misma palabra una y otra vez mientras le hacía cosquillas. La pequeña se carcajeó.   Si debía ser  sincera, no estaba leyendo ninguno de los manuscritos que  tenía sobre la mesa, tan  solo  observaba  fijamente  como  aquel  hombre  tan  grande  como  un  armario  y  de  manos  precisas  y  delicadas, estaba manejando a la pequeña con la misma destreza que sus herramientas. Y todo, porque se  había arriesgado a cumplir la promesa a su padre y atreverse a ligar con él en un antro de mala muerte.  Se levantó y abrazó a ambos mientras el bebé se dormía. Como si no hubiera un mañana y poco  importase las despedidas y los llantos.    ©Laura López Alfranca     

RománTica'S 38


Estaba con «él». Compartiendo una habitación de hotel en un congreso internacional. No dejaba de repetirse a sí  misma que debería haber hecho la reserva con más tiempo; así, tendrían dos habitaciones individuales, en lugar de  tener que compartir una doble. Pero estaba saturada de trabajo, y cuando quiso llamar al hotel, sólo les quedaba  «esa» habitación.  Bueno. Al menos eran dos camas, aunque estuvieran juntas, y no una de matrimonio. Hubiera sido mucho  más violento tener que compartir la misma.  Ella pensó que a él le daría igual. Para él solamente era su secretaria. Una cara que veía todas las mañanas,  alguien  a  quien  dar  órdenes  que  eran  cumplidas  de  inmediato,  una  persona  que  le  daba  solución  al  noventa  por  ciento de sus problemas, antes incluso de que le fueran planteados.  Pero para ella no era así. Ella le amaba. Veía su rostro todas las mañanas intentando adivinar el humor que  tenía cuando entraba en el despacho. Se desvivía por agradarle, por hacerse imprescindible en su vida. Le miraba  tiernamente cuando le caía en la frente ese mechón de pelo rebelde que ella luchaba por no apartarle. Finalmente,  había conseguido hacerse un hueco en su vida... laboral.  Su vida personal no le pertenecía. Era de otras. De la de turno. Ella conocía sus entradas, sus salidas. Sus  fines de semana en los Hamptons con una modelo afroamericana. Sus cenas en el restaurante del Holliday Inn con  aquella actriz de culebrones. Sus mini‐vacaciones en aquel complejo de apartamentos en Jamaica con la directora de  esa galería de arte de la que era mecenas.   Definitivamente, para él sería sencillo compartir dormitorio con una «colega del trabajo». Ella tendría que  resignarse a compartir con el amor de su vida «simplemente» la habitación.  Y  ahí  estaba.  Deshaciendo  el  equipaje  de  los  dos.  Colocando  las  cosas  en  los  armarios,  mientras  él  se  tomaba una cerveza en el bar del hotel con los demás asistentes al congreso.  «¿Para  qué  he  venido?»,  se  preguntó.  «Ni  siquiera  le  hago  falta.  No  hay  que  tomar  notas,  no  hay  que  atender llamadas. Lo tiene todo resuelto desde hace una semana. Y aun así se ha empeñado en que venga. ¿Para  qué? ¿Para que vea como  pasa la noche con un antiguo ligue? ¿Para torturarme mostrándome lo popular que es  entre el sexo femenino? No lo entiendo...»  Cuando terminó de deshacer las maletas, siguiendo las instrucciones que él le había dado, se dirigió hacia el  bar donde dijo que le esperaría.  Al llegar allí se detuvo en la puerta. Estaba en la barra, con una rubia oxigenada en actitud algo más que  amistosa.  Se  paró  a  observarlo.  Todo  en  él  indicaba  que  era  un  conquistador  nato.  Sabía  qué  decirlas,  cómo  hablarlas,  cómo  tratarlas  para  llevarlas  a  su  terreno.  Y  una  vez  en  su  terreno,  eran  presa  fácil.  Ninguna  se  podía  resistir  a  esa  sonrisa  cautivadora,  ni  al  brillo  de  sus  ojos  color  chocolate,  ni  a  esos  encantadores  hoyuelos  que  le  salían cuando reía... Inspiró fuerte y con paso decidido se acercó a la barra.  Él la había visto en la puerta por el rabillo del ojo.  «¡Dios! Es preciosa», pensó mientras ponía cara de interés en aquella rubia de la que ni siquiera recordaba  el nombre y que le habían presentado en otro congreso dos años atrás.  Ella se acercó, y carraspeó suavemente para llamar su atención.  —Disculpe, señor Taylor. Ya está todo preparado arriba.  —Gracias Monique. Permítame presentarle a...  —Claire Adams, encantada de conocerte —dijo la rubia oxigenada con una sonrisa falsa, mientras le tendía  la mano con gesto receloso—, Jeff y yo somos muy buenos amigos desde hace años. 

39 RománTica'S


—El  placer  es  mío  —respondió  Monique,  mientras  analizaba  mentalmente  las  palabras  de  Claire.  Estaba  claro que pretendía «marcar territorio». Bien, por su  parte no habría ningún problema. Ella era consciente de ser  invisible para él.  —Monique ¿has hecho la reserva para la cena de esta noche?  —Ahora mismo me dirigía a ello, señor Taylor.  —Bien,  pide  una  mesa  para  dos.  A  las  nueve  en  punto.  Y  a  ser  posible  en  un  lugar  discreto.  Esta  noche  quiero una cena tranquila y relajada.  Monique asintió con la cabeza, pensando que, si la reserva era para dos, a ella le tocaría cenar sola. Otra  vez.  Bueno,  no  era  ninguna  novedad.  Cenaba  sola  todos  los  días,  excepto  aquellos  en  los  que  se  pasaba  por  la  residencia  a  ver  a  su  hermano  y  aprovechaba  para  cenar  con  él.  Pediría  algo  al  servicio  de  habitaciones.  O  mejor  aún: si el señor Taylor no la necesitaba esa noche, saldría a dar un paseo, se comería un perrito caliente y un enorme  helado de vainilla con chocolate caliente y trocitos de nueces por encima.  Con esos pensamientos que le hacían la boca agua, realizó la reserva en el restaurante y volvió al bar para  seguir siendo testigo del coqueteo entre Claire y Jeff.   Cuando llegó, ella no estaba, y Jeff la invitó a tomar asiento a su lado en la barra.  —¿Deseas tomar algo? —le preguntó con una sonrisa de las suyas.  «A  ti»,  pensó  ella.  Aunque  decidió  que  era  más  prudente  no  hacerle  partícipe  de  sus  pensamientos  y  se  pidió un zumo de mandarina.    Monique se miraba nerviosamente las uñas, sin saber que decir, hasta que él rompió el hielo.  —¿Has hecho la reserva?  —A  las  nueve  en  punto,  como  me  pidió.  Mesa  para  dos  en  un  lugar  discreto  del  restaurante.  Me  han  aconsejado las mesas del fondo, las que dan a la bahía. El maître dice que tienen muy buenas vistas y están alejadas  de la entrada del restaurante.  —Perfecto —respondió Jeff—. No tengo ganas de empezar a hablar del congreso esta noche. No empieza  hasta mañana y hoy quiero descansar. ¿Conocías la ciudad?  Con ese tema de conversación tan banal continuaron durante más de media hora. Monique agradecía tener  algo de que hablar, para no tener que pensar en la noche que le esperaba. Y cuando él no la veía, ella se recreaba en  sus gestos, en el movimiento de sus manos, y en ese maldito mechón que se empeñaba en caerle una y otra vez  sobre el ojo derecho.  Eran ya las ocho y media cuando Jeff decidió subir a la habitación a cambiarse de ropa para la cena, y así se  lo hizo saber a Monique. Ella le respondió:  —Señor  Taylor...  esto...  si  no  tiene  nada  en  contra,  me  gustaría  salir  a  cenar  fuera  ya  que  usted  tiene  la  reserva.  —¿A cenar fuera? ¿No te apetece cenar aquí? Podías haberlo dicho y habíamos cenado en otro sitio.  —Sí. No. Sí.... Yo.... es que... pensé que iba a cenar con la señorita Claire —replicó ella toda confusa  —No. Ya te he dicho que esta noche quiero estar tranquilo. Claire se me echaría encima sin ningún pudor.    Bien.  Ya  tenía  claro  lo  que  él  quería.  Una  compañera  que  le  diera  conversación  sin  intención  de  más.  Bueno.  Eso  podría hacerlo. Al fin y al cabo, llevaba tres años haciendo lo mismo...  Subieron en el ascensor, y al llegar al dormitorio se planteó el problema: ¿quién usaba primero el cuarto de  baño?  Monique  no  se  lo  pensó  dos  veces  y  empezó  a  remolonear  por  la  habitación  con  el  fin  de  dejarle  a  él  en  primer lugar. Él no se hizo de rogar, y viendo que ella no entraba, se arregló primero. Salió del baño diez minutos  después, afeitado, vestido y oliendo a colonia. Y mientras tanto, ella había escogido la ropa para esa noche. «Algo  discreto y funcional, pero a la vez elegante», pensó. Cuando el baño estuvo libre, entró con un little black dress y sus  tacones de Jimmy Choo, que había tardado esos tres años en comprarse. Salió quince minutos más tarde lista para ir  a cenar... ¡y temblando como un flan! 

RománTica'S 40


Él se la quedó mirando con la boca abierta. Estaba preciosa. El negro resaltaba su figura curvilínea, que le  encantaba. Nunca le habían gustado las mujeres excesivamente delgadas, y Monique tenía carne donde se suponía  que las mujeres debían tenerla.  Bajaron al restaurante y, al salir del ascensor, él la cedió el paso mientras posaba suavemente su mano en la  cintura, lo que hizo que ella se estremeciera.  La situación de la mesa era ideal. Al fondo del todo, junto a un ventanal con vistas a los barcos anclados en  la bahía y el puerto deportivo. Y lejos del bullicio general del resto del comedor.  Cenaron  en  un  ambiente  distendido,  hablando  de  unos  y  de  otros.  De  compañeros  de  trabajo,  de  sus  familias... A medida que iba pasando el tiempo, Monique se iba relajando, disfrutando de la cena y de la compañía  de  Jeff.  Al  terminar  la  cena,  él  la  propuso  tomar  una  copa  que  ella  aceptó,  y  se  dirigieron  a  la  sala  de  fiestas  del  hotel.  Allí se sentaron en una mesa con sus cócteles y estuvieron escuchando música. No sabía si sería por el vino  de la cena, por el cóctel o por el entorno, pero ella estaba cómoda en su compañía. La tirantez del primer momento  había dejado paso a un relax emocional con el que Monique se sentía a gusto.  En un momento dado, empezó a sonar Noches de blanco satén y Monique abrió los ojos como platos cuando vio  que él le tendía su mano.  —¿Te apetece bailar? —preguntó él intentando disimular el ansia que le producía tenerla entre sus brazos.  —Yo... si... no.... no sé bailar —respondió ella confusa  —Es fácil. Simplemente déjate llevar — le dijo él mientras la cogía de la mano y la guiaba hacia la pista.  Estar allí, así, abrazada por él, era más de lo que Monique podía soportar y por un momento pensó que los  latidos de su corazón se percibirían por encima de la ropa. La mano que Jeff tenía en su cintura hizo un poco más de  presión para acercarla a él, y ella pensó que iba a estallar de deseo.  Sus cuerpos se adaptaban perfectamente el uno al otro. Él era alto, musculoso, y la frente de ella quedaba  justamente a la altura de los labios de él. Monique sólo quería esconder la cabeza en su cuello, acurrucarse y dejarse  llevar por las intensas emociones que estaba sintiendo. Pero se contuvo y decidió concentrar la vista en el nudo de  su corbata para no cometer una tontería.  Al  terminar  la  canción,  él  se  resistía  a  soltarla.  Haciendo  acopio  de  valor,  Monique  se  separó  de  él  y,  sin  mirarle a los ojos, sugirió tímidamente:  —Creo que es mejor que me vaya a dormir. Mañana hay muchas cosas que hacer y el día se presenta largo.  «¡Mierda!», pensó Jeff. «No quiero dejarla». Pero no fueron esas las palabras que pronunciaron sus labios   —Sí. Tienes razón. Será mejor irse a dormir.  Salieron de la sala de fiestas y esperaron en el hall del hotel a que llegase el ascensor. Cuando subieron al  mismo, pasaron al fondo y éste se llenó de gente, lo que hizo que, inevitablemente, tuvieran que volver a juntarse.   Jeff aspiró el aroma de Monique.  «Jazmín», pensó. «Huele como un jardín español». Pegó su cuerpo más al de ella, aun siendo innecesario.  Al llegar al dormitorio, Monique esperó mientras Jeff abría la puerta y la dejaba pasar con un leve roce de la  mano en su espalda. Ella se disponía a apresurarse al cuarto de baño para escapar de su presencia y poner en orden  sus ideas, cuando Jeff la cogió del brazo.  —Espera —le dijo con los ojos llenos de deseo— No puedo aguantar mas.  Tras decir eso, la empujó contra la puerta cerrada del dormitorio y se lanzó ávidamente sobre su boca. El  beso empezó suave, muy suave, mientras Monique iba notando que sus defensas cada vez eran más débiles y que  sus  piernas  no  la  sostenían.  Y  cuando  no  pudo  aguantar  más,  decidió  abandonarse  al  fuego  que  la  estaba  consumiendo por dentro y entregarse a ese beso que tanto había anhelado.  Los brazos, que le colgaban laxos a lo largo del cuerpo, se alzaron hacia el cuello de Jeff para abrazarlo con  ansia, mientras la lengua de él se abría paso entre sus labios y entraba en su boca. 

41 RománTica'S


La  llama  de  pasión  que  ambos  sentían  se  iba  alimentando  con  el  beso,  hasta  que  fue  poco  para  los  dos.  Necesitaban  más.  Jeff  deslizó  suavemente  una  mano  desde  la  cintura  de  Monique  hacia  sus  nalgas,  acariciándola  despacio y apretándola más contra sí.  Ella se había rendido y él lo sabía. Pero también sabía que besar a Monique no era como besar a cualquier  otra  mujer.  Era  especial.  La  entrega  que  ella  mostraba  no  la  había  encontrado  hasta  entonces  en  ninguna  de  sus  conquistas.  Incluso  para  él,  estaba  siendo  diferente.  No  era  sólo  lujuria.  Era  algo  más.  El  deseo  de  protegerla  constantemente, de que fuera suya, solamente suya. Y de ser de ella y de nadie más.  Separó a Monique lentamente de la puerta y mientras con una mano seguía acariciándola, con la otra buscó  la cremallera de su vestido y la bajó muy despacio.  —Señor Taylor —dijo Monique— No creo que...  —Jeff —replicó él.  —¿Cómo? —contestó ella sorprendida.  —Mi nombre es Jeff. Lo de señor Taylor en estas circunstancias creo que no es lo más apropiado.  —No... Si... Bien... Jeff, no creo que...  —Shhh, calla princesa. No te haces una idea de la cantidad de veces que he imaginado esto; el tenerte entre  mis brazos, besarte suavemente... y hacerte el amor —tras decir esto, volvió a besarla anulando por completo sus  sentidos.  Sin cesar en los besos, la llevó hacia la cama, y al llegar, deslizó los tirantes de su vestido hacia abajo, lo que  provocó que el mismo cayera al suelo.  Ella se dejaba  llevar,  consciente  de  que se  acabaría  arrepintiendo,  pero  incapaz  de  poner  fin  a  esa locura  que en ese momento la estaba haciendo tan feliz.  Jeff  se  separó  de  ella  y  la  recorrió  con  la  mirada.  Era  tan  perfecta...  que  aquello  no  podía  funcionar.  Las  buenas mujeres no estaban hechas para él, y ésta lo era. Pero se negaba a renunciar a esa noche con ella, aunque  fuera la única de su vida. Monique significaba más para él que todas las demás mujeres juntas.  Deslizó un dedo suavemente por al borde del sujetador mientras Monique, sin levantar la vista del suelo, se  estremecía. Él la tomó de la barbilla con la mano y le dijo:  —Mírame, Monique. No te avergüences de nada. Eres preciosa. Te deseo y quiero ver en tus ojos si eso es  mutuo. Por favor, mírame.  Monique le miró a los ojos sin reprimir ni un ápice de su pasión, y esa imagen de ella hizo que él la abrazara  fuertemente, consciente de la profundidad de los sentimientos de ambos, mientras la besaba con ansia, y acariciaba  sus senos por encima de la ropa interior.  Ella le quitó la chaqueta, que echó al suelo, y llevó sus manos hacia el cuello de Jeff para deshacer el nudo  de  la  corbata.  Ésta  siguió  el  mismo  camino  que  la  chaqueta,  y  los  dedos  de  Monique  fueron  desabrochando  los  botones de la camisa lentamente, mientras se detenía en ir acariciando los trozos de piel que iba descubriendo.  Jeff peleaba buscando el broche del sujetador, cuando una risita de ella le hizo levantar la cabeza.  —El broche está delante — rió Monique.  —¡Bicho! —contestó Jeff con una sonrisa, mientras dirigía sus manos hacia la parte delantera de la prenda,  demorándose en recorrer todo su contorno hasta dar con el cierre del sostén.  Ella le desabrochó el cinturón, y luego el botón del pantalón, mientras las manos de Jeff recorrían sus senos  y su lengua exploraba el interior de su boca.  Ya no había vergüenza ni azoramiento. Lo que tuviera que ser, sería. Pero Monique quería entregarse a él  esa noche sin miramientos. Aunque fuese la única vez... necesitaba esa noche con Jeff.  Las caricias se sucedieron en ambos sentidos. Monique se quitó de una patada sus Jimmy Choo, mientras  Jeff luchaba por quitarse zapatos, calcetines y pantalones sin dejar de besarla y sin retirar las manos de su cuerpo.  Él  la  echó  en  la  cama  y  se  tumbó  al  lado,  sin  dejar  de  besarla,  mientras  le  acariciaba  los  senos  haciendo  círculos con el dedo índice alrededor de sus pezones, que estaban enhiestos. Él se los pellizcó, y al notar su dureza,  bajó la cabeza para lamerlos y mordisquearlos, al tiempo que ella le tiraba del pelo. 

RománTica'S 42


La  respiración  de  ambos  era  cada  vez  más  entrecortada.  Él  deslizó  la  mano  hacia  el  pubis  de  ella,  acariciándola por encima de la ropa interior... dibujando con el dedo los contornos de  la braguita hasta que se la  quitó, tirando suavemente de la cinturilla.  Después,  sin  separar  sus  labios  del  cuerpo  de  Monique,  acercó  la  mano  hasta  que  se  bajó  los  slips,  y  se  colocó encima de ella. Ahora estaban piel contra piel, cuerpo contra cuerpo, con un contacto total.  Monique  notaba  la  protuberancia  de  él  entre  sus  piernas  y  pensó  que  no  podría  resistir  más,  que  iba  a  morirse.  Jeff la acariciaba con su mano entre los dos cuerpos, notando la humedad que emanaba de Monique. Pasó  un dedo repetidamente entre los pliegues de su sexo, mientras ella separaba más las piernas, pidiéndolo todo con  su lenguaje corporal. Introdujo ese dedo dentro de ella, a la vez que hacía círculos sobre su punto más sensible con  el pulgar.  Monique iba a estallar. Iba a emprender un viaje sin destino final. Ya le daba igual todo. Estaba con él. En  ese momento eran el uno del otro y no quería pensar en nada más. Cuando estaba a punto de llegar al orgasmo, él  se detuvo y ella quiso matarle.  Jeff se levantó y se acercó al suelo donde estaba su chaqueta. De la cartera, sacó un preservativo, y se lo  mostró mientras le decía con una sonrisa:  —Sexo seguro... con sabor a chocolate.  Monique soltó una carcajada.  «Bueno.  Al  menos  uno  de  los  dos  tiene  suficiente  sentido  común»,  pensó  mientras  abría  sus  brazos  rogándole con los ojos que volviera a la cama.  Él no se lo pensó dos veces, y rasgando con los dientes el envoltorio del preservativo, se puso de rodillas en  la cama y se lo colocó.  Ella estaba ansiosa por tenerle dentro. Lo quería ya. Y él volvía a juguetear con sus dedos sobre el sexo de  ella mientras se situaba encima.  Jeff le separó un poco más las piernas y acercó la punta de su pene a la abertura de Monique, penetrando  despacio en ella mientras no dejaba de besarla con avidez. El movimiento empezó suave... lento... sutil... Las gotas  de sudor caían por la frente de Jeff, que levantó la vista y le dijo:  —Vida mía, no creo que aguante mucho tiempo.  —Yo.... tampoco —contestó ella mientras se mordía el labio de abajo  En ese momento las acometidas de Jeff contra su cuerpo fueron más fuertes, cada vez más rápidas. Ambos  sintieron que el mundo se venía abajo. Un orgasmo violento los estremeció y lo único que pudieron pensar era que  los  propietarios  del  universo  eran  ellos  dos.  Y  que  ese  instante  había  sido  especial.  No  importaba  lo  que  pasara  mañana, ni pasado mañana... porque se tenían el uno al otro.  Cuando recuperaron la respiración, Jeff seguía dentro de ella, abrazado a su cuerpo. Se incorporó sobre los  codos y la miró con una sonrisa.  —Te quiero, Monique —dijo, y le besó la punta de la nariz— No sé cómo ha sucedido, pero quiero hacer  esto todos los días... contigo.  Monique sonrió, y mientras le apartaba ese mechón rebelde de su ojo derecho le replicó con un toque de  ironía.  —Eso, señor Taylor, me parece una idea estupenda.    ©Violeta Lago   

43 RománTica'S


Se había puesto su vestido azul a juego con el color de sus ojos. Seda ceñida a su estrecha cintura y que caía  como una caricia sobre sus caderas, unos finos tirantes lo sujetaban a sus redondeados hombros mientras que el  pronunciado escote en uve dejaba divisar el pequeño tatuaje en forma de flor que decoraba el principio de su  pecho  izquierdo.    Se  colocó  unas  sandalias  azules  con  adornos  de  Swrosky  y  revisó  el  bolsito  rosa  en  el  que  además de la cartera, había metido unos pañuelos y su barra de labios.  Se  miró  al  espejo  y  le  gustó  lo  que  vio,  no  era  una  mujer  espectacular  pero  sí  mona,  tenía  la  nariz  respingona y los labios carnosos con pómulos pronunciados y rosados por naturaleza, la piel blanca y el cabello,  que había recogido en moño informal, de color castaño claro, a los ojos rasgados les había puesto sombra azul,  perfilador negro y rímel, en los labios solo brillo.   Unos  golpes secos y fuertes sonaron en  la puerta  justo cuando cogía una rebeca  fina y corta   del mismo  color que el bolso.   Una persona fuerte y decidida tal y como le había parecido por teléfono. O por lo menos así lo creía por su  forma de aporrear la puerta.  No estaba preparada para ver el ejemplar de hombre que se encontró al abrir. La boca se le quedó abierta,  no podía apartar los ojos de la mirada penetrante que la estaba examinando  de arriba abajo y entreteniéndose  más de la cuenta en su flor, parecía miel líquida que la acariciara a distancia, los labios entreabiertos  mostraban  una leve sonrisa ladeada. Por fin pudo apartar la vista de su cara pero solo para admirar la forma en la que el  traje  se  ceñía  a  sus  músculos,  ¡joder  que  bíceps!,  ella  nunca  había  acariciado  unos  brazos  de  ese  tamaño,  no  llevaba corbata y los dos primeros botones de la camisa abiertos dejaban entrever un entramado de vello rizado  que se imaginaba  enredado en sus dedos. El color de su atractiva piel…  En ese momento se dio cuenta de que él le tendía un ramo de flores.  —Te  he  traído  esto,  si  es  que  eres  Lore—  ¡madre  mía!  pensó,  que  voz,  profunda,  parecía  salida  de  ultratumba. Se quedó paralizada, ni siquiera podía abrir la boca.  —¿No las quieres o no eres Lore?— le dijo él riéndose más abiertamente.  —Ehhh,  yo…  sí  y  sí—  Lore  alargó  la  mano  para  coger  las  flores  procurando  no  rozar  esa  sedosa  y  oscura  mano que se las tendía.  —Ponlas en agua, te espero.  —Ehhh… sí claro,  ¿quieres pasar un momento?— le dijo en un hilo de voz, mientras levantaba la mirada  hacia sus ojos, esos ojos como la miel que la acariciaban.  —Gracias— él se adentró en la habitación y paseó su mirada por la estancia, ella se dirigió al baño y llenó  un recipiente con agua colocando dentro el ramo de margaritas, su flor favorita, que casualidad, o tal vez Lisa se  había chivado, más probablemente lo segundo.  Cuando salió lo encontró apoyado en la pared con las manos en los bolsillos y cabizbajo, parecía pensativo.  —Gracias— le dijo ella acercándose.  —¿Umh?  —Por las flores, no te había dado las gracias.  —De nada.  —¿Nos  vamos?—  le  preguntó  ella.  John  levantó  la  vista  del  suelo  y  la  clavó  en  los  ojos  de  Lore,  ella  se  estremeció porque parecía que la miel se había cristalizado por el frío.  —Lisa no te ha informado ¿verdad?— ella se quedó pasmada ¿de qué hablaba, estaría casado?, no, Lisa se  lo habría dicho.  —¿De  qué  tenía  que  informarme?—  le  preguntó  ella  asombrada  mientras  cogía  de  nuevo  su  bolso  y  la  rebeca.  —Es evidente ¿no?— le preguntó él con tono de enfado.  —Pues lo siento, a lo mejor soy un poco corta pero no sé de qué me hablas— Mierda un loco, pensó de  repente,  ese  guapísimo  hombre  la  miraba  con  resentimiento  y  ella  no  entendía  por  qué,  así  es  que  ya  no  le  parecía tan atractivo, y sin el efecto sedación que producían en ella sus ojos, era más dueña de sus actos y de su  voz.  —De que soy negro— dijo John alzando la voz. 

RománTica'S 44


—¿Eres  negro?  no  jodas,  pensé  que  tomabas  mucho  el  sol—  le  contestó  ella  apoyando  las  manos  en  la  cadera  y con un  tono  exageradamente  sarcástico  en  la  voz.  La  cara de  él era  un poema,  abrió la  boca  pero la  volvió a cerrar y entornando los ojos se acercó a ella sin sacar aún las manos de los bolsillos.  —Vaya, que graciosa eres— le dijo— me he dado cuenta de la cara que has puesto cuando me has visto y lo  que  te  ha  costado  reaccionar,  si  quieres  acabar  con  esta  cita  ahora  solo  tienes  que  decirlo,  no  te  sientas  obligada.  Ella  soltó  una  carcajada,  se  reía  de  verdad,  con  ganas,  lo  que  descolocó  a  John  por  completo,  esa  mujer  estaba loca pensó, era preciosa pero estaba loca, casi se desmaya cuando lo ve, era evidente que Lisa no le había  dicho  que  tenían  razas  diferentes  cuando  preparó  la  cita,  él  lo  sabía  porque  la  había  buscado  en  Google,  era  escritora como su amiga y había ganado un premio, inteligente, preciosa, con un cuerpo de fábula, y con sentido  del humor, un sentido del humor que a él no le hacía ni puta gracia.  —¿Me vas a decir de qué demonios te ríes?— le dijo cogiéndola por el brazo.  A ella se le cortó la risa de inmediato.  —Suéltame inmediatamente— le gritó dando un tirón para liberarse.  —Ok, lo siento— se disculpó John levantando las manos en son de paz— dime por qué te ríes.  —Vamos no seas modesto, tienes que estar más que acostumbrado a que las mujeres te miren como yo lo  he  hecho—  nunca  en  su  vida  había  sido  tan  descarada,  si  su  ex  marido  la  oyera  no  se  lo  creería,  la  tímida  y  apocada Lore diciéndole eso a un impresionante hombre de metro noventa.  —¿Qué?  —Estás como un queso y me has… impresionado. No debería decirte esto porque soy una buena y modosa  chica pero… en fin no parece que estemos hechos el uno para el otro. Después de todo creo que sí será mejor  que dejemos esta cita. Te acompaño a la puerta— dijo dejando el bolso y la rebeca en el sofá y dirigiéndose a la  salida.   —Perdona  pero  necesito  sentarme  un  momento—  Lore  vio  cómo  se  dejaba  caer  en  el  sofá  tapándose  la  cara con las manos— entonces ¿me estabas mirando así porque te gusto?  —Me gustabas.  —¿En pasado? ¿Ya no?  —No, ahora creo que eres idiota— él la miró intrigado.  —Oh, por mí no te inhibas di lo que pienses— le dijo John enfadado.  —Pues mira por lo general sí me corto, pero hay algo en ti y que quede claro que no es tu color de piel, que  me pone de los nervios.  —¿Me  perdonas?  Yo…  hace  mucho  que  no  tengo  una  cita  y  antes  yo…  bueno  no  solía  salir  con  mujeres  blancas.  —No quisiera cambiar tus costumbres, así es que…— le dijo ella indicándole el camino de la puerta.  —Te he pedido perdón ¿no?— gruñó él.  —Te perdono y ahora largo— Lore abrió la puerta y se quedó esperando a que él saliera cogida a ella. John  se giró hacia ella justo en la salida.  —De  veras  lo  siento,  por  cierto  me  pareces  una  preciosidad—  y  se  fue,  desapareció  por  el  pasillo  en  dirección al ascensor.  Lore se apoyó en la puerta y recordó el momento exacto en que Lisa les preparó la cita.   Estaban comiendo en un restaurante italiano en frente del parque Elis, Lore había ido a presentar su última  novela,  que  después  de  ser  un  éxito  de  ventas  en  Europa  se  lanzaba  por  fin  en  EEUU,  la  presentación  era  en  Houston porque gran parte de la novela transcurría allí.  —¿Cómo llevas tu nuevo estado civil?— le preguntó Lisa.  —Oh, bien supongo. Las chicas me organizaron una luna de hiel, fue… interesante— le contó Lore.  —Ja, si vieras la cara que puso cuando vio salir al boys— se rió Lidia.  —¿Por?— preguntó Lisa.  —Oh, es que tú no sabes que nuestra amiga siempre ha tenido debilidad por el color de piel oscura.  —¿Ah si?  —Todas tenemos derecho a nuestras fantasías— se defendió Lore. Ahora unos días después pensaba que  ese habría sido un buen momento para decírselo, pero claro ella tenía que darle la sorpresa.  Cuando sonó el teléfono de Lisa, una pícara sonrisa se dibujó en su rostro.  —Que oportuno, perdonad pero tengo que cogerlo es mi abogado. Dime guapo. Ahá. Ahá. Oye lo que tú  digas  ya  sabes  que  yo  de  eso  no  me  entero.  Hablemos  de  algo  más  interesante.  Que  sí,  que  lo  que  tú  digas. 

45 RománTica'S


Escucha  una  amiga  mía  está  de  paso  por  la  ciudad,  ¿por  qué  no  se  la  enseñas?—  a  Lore  se  le  atragantó  el  bocado.  —Lisa que vergüenza por favor— protestó Lore mientras Lidia jaleaba la idea de Lisa.  —Cariño ya sé que eres muy capaz de buscarte tus propias citas pero no me negaras que últimamente estás  un poco… ¿cómo decirlo? Será porque quieres pero lo estás. Hazme ese favor no te arrepentirás te lo aseguro.  Que no se arrepentiría le había dicho Lisa, por Dios, había sido la peor cita de su vida, ni siquiera eso porque  no había llegado  a haber cita.  Vale  que él se  había  equivocado,  pero  tampoco  era  para  ponerse  así,  se había  disculpado ¿no?  Tenía  treinta  y  dos  años  y  se  acababa  de  divorciar  de  su  esposa  con  la  que  se  casó  antes  de  haber  terminado la universidad y era su novia desde que iban al instituto, además siempre le había sido fiel. No solo no  había salido nunca con una mujer blanca si no que nunca le había atraído una, pero cuando la vio en las fotos de  la fiesta de presentación de su libro en España, tan aparentemente frágil, pequeña, tímida incluso y ese tatuaje…  en  cuanto  lo  vio  de  cerca  le  dieron  unas  ganas  casi  irrefrenables  de  llevárselo  a  la  boca.  Solo  de  pensarlo  se  ponía tenso, especialmente una parte muy concreta de su anatomía. Notó como vibraba su móvil en el bolsillo  interior de la chaqueta.  —Harris.  —Hola Harris.  —¿Con quién hablo?— esa preciosa voz le sonaba pero no sabía de qué, quizá su noche mejorara.  —Soy  la  mujer  blanca  que  te  ha  echado  de  su  habitación  hace  un  momento—  A  John  se  le  aceleró  el  corazón, bien la chica había cambiado de opinión, la cosa se ponía interesante.  —¿Y qué quieres?— decidió hacerse un poco el duro.  —Lisa me dio unos documentos para ti, se me habían olvidado, creo que es algo que tienes que presentar  por la mañana.  —Ehhh,  sí,  es…  bueno  da  igual,  subo  a  recogerlos  si  no  te  importa—  John  no  pudo  evitar  sentirse  desilusionado.  Lore notó un pinzamiento en el estómago al escuchar su voz, no era un tío muy simpático pero ¿qué tal una  noche de sexo libre y sin compromisos?   Al abrir la puerta la miró embelesado. Había cambiado el delicado vestido por una camiseta gigante y unos  calcetines, se había soltado el pelo y no llevaba ni una gota de maquillaje y el sintió que se moría de ganas de  desnudarla  para  poder  ver  el  tatuaje  que  lo  traía  de  cabeza,  quería  acariciarla,  enterrarse  en  su  ombligo…  sacudió la cabeza para volver a la realidad.  Ella le tendía los documentos.  —Gracias—  dijo  él cogiéndolos.  Al  hacerlo  rozó con  ligereza  y  con  total  intencionalidad  los  dedos  de  ella  con los suyos y la miró, a los ojos, directamente, ella los vio cristalinos, nublados por el deseo.   Los papeles cayeron al suelo, Lore se puso de puntillas y le echó los brazos al cuello pegando por completo  su cuerpo al de él.  —¿Y esto?— preguntó él sin atreverse a reaccionar.  —¿Tu  qué  crees?  Pero  mira  que  eres  bruto—  contestó  Lore  apartándose  enfadada.  Recogió  los  documentos se los estampó contra el pecho y le cerró la puerta en las narices.  —Estás loca— gritó John a través de la puerta. Ella no pensó que nadie pudiera enfurecerla tanto, la había  rechazado,  la  primera  vez  en  su  vida  que  se  atrevía  a  ser  moderna  y  liberal  y  la  habían  rechazado,  que  vergüenza, que humillación y encima la llamaba loca pues se iba a enterar. Abrió la puerta dispuesta a ir detrás  de él y cantarle las cuarenta pero John no se había movido del sitio y casi se dio de bruces contra él.  Esta vez se vio agarrada, presa de unos fuertes brazos que la aprisionaban, los papeles volaron de nuevo  hacia  el  suelo,  una  mano  de  John  la  agarró  por  la  nuca  mientras  la  otra  la  cogió  por  el  trasero  alzándola  sin  esfuerzo alguno, Lore lo rodeó con las piernas y se besaron apasionadamente de camino a la cama.  Un rato después yacía adormilada cuando sintió algo húmedo en su flor, en su  pecho y de paso en otras  partes de su cuerpo, la boca de él vagaba por ella. No seguía una ruta pero se recreaba en su ombligo.  —¿Sabes?— le dijo— creo que hemos empezado por el final.  —¿Qué?— preguntó ella.  —Las parejas normalmente, se hablan, se conocen, se casan, hacen el amor y por último se pelean.   —Ja, estás un poco anticuado.  —Nosotros primero nos peleamos, luego hicimos el amor, adivina qué nos toca ahora…  —Estás loco.  —Entonces hacemos buena pareja.    ©Isabel Marcos  

RománTica'S 46


Primero  llega  la  eterna  pregunta  esperando  recibir  la  ansiada  respuesta, un SÍ.  Y después de ello comienza una vorágine de preparativos en los que la  novia  se  ve  envuelta  sin  saber  muy  bien  por  donde  comenzar  o  preguntándose si logrará realizar todo lo que su cabeza tiene pensado  hacer para ese día, el gran día, el Día de la Boda.  Nora  Roberts, una de las escritoras más grandes  dentro  de  la  literatura  romántica,  se  ha  propuesto  dar  solución  a  todas  las  dudas  que  puedan poblar la cabeza de los novios, y para ello  no  se  le  ha  ocurrido  mejor  forma  que  crear  una  nueva  serie  donde  las  Bodas  son  las  protagonistas. 

Cuatro  Bodas  está  constituida  por  cuatro  volúmenes,  en  los  que  sus  protagonistas  son  las  fundadoras  de  Votos,  una  empresa  donde  organizan el Día de la Boda. Ellas son Mac, Emma,  Laurel y Parker, propietarias y amigas además de  las encargadas de que los sueños de los novios se  puedan hacer realidad. 

Cuando  el  lector  se  sumerja  en  la  lectura  de  Cuatro  Bodas  se  adentrará en la vida de Votos, en el día a día de sus propietarias y en  las  historias  apasionantes  que  protagonizarán  sus  protagonistas.  Pero ahí no queda la cosa porque podrán conocer exhaustivamente  los  distintos  campos  o  áreas  en  los  que  nuestras  protagonistas  trabajan para poder dar forma a una perfecta boda. 

El primer volumen de la serie,  Álbum  de  Boda,  esconde  la  aventura de  Mac, la fotógrafa  de Votos, una mujer que sabe  plasmar con gran maestría las  imágenes  que  vivirán  en  el  recuerdo de los novios felices.  [...] Carter se quedó en blanco. Se movió sin pensarlo, actuó sin reflexionar. La cogió por los hombros, la atrajo hacia sí y, manteniendo la espalda de la joven pegada contra la puerta, convirtió el simple roce de sus labios en un beso largo y penetrante. Lo que había imaginado a los diecisiete se convertía en realidad a los treinta. El sabor de esa mujer, su sensación. El momento en que se tocan los labios y la lengua, en que la sangre se calienta. Mientras la nieve caía silenciosa, ese susurro elemental, la respiración de ella, sus suspiros, resonaron en su mente como un trueno. Se estaba preparando una tormenta [...]

Con  ella  y  junto  a  Carter,  podremos vivir una gran histo‐ ria de amor. 

47 RománTica'S


El amor puede ser una amistad en la que ha prendido el fuego. La segunda entrega de «Cuatro Bodas», la nueva serie de Nora Roberts.

        Para los amantes de las flores,  Nora  Roberts  ha  querido  presentarnos  una  relación  ro‐ mántica que  viene de antaño.  Dos amigos de la infancia que  siguen  manteniendo  el  con‐ tacto, quienes no saben si me‐ recerá  la  pena  o  no  dar  ese  paso  que  les  pueda  llevar  a  caer en los brazos del otro.  

De niñas lo compartieron todo. Con los años se han convertido en mujeres divertidas, sexis e independientes. Y han montado una empresa donde cada una pone lo mejor de sí para convertir una boda en el día perfecto. El éxito está asegurado si Parker se ocupa de la organización, Laurel del banquete, Mackensie de las fotos y Emmaline de las flores. Si alguien sabe cómo planear la mejor boda es este cuarteto de amigas. Aunque organizar varios enlaces a la semana no garantiza encontrar el amor, que siempre aparece cuando y donde menos lo esperas… como le acaba de suceder a Emmaline Grant. De arreglos florales y ramos de novia, Emma sabe un rato largo. Y de hombres, también. Vaya a donde vaya, a los cinco minutos ya los tiene a todos revoloteando a su alrededor. En   opinión de sus tres mejores amigas es la rompecorazones del Cuarteto; pero Emma ha soñado siempre con encontrar a esa persona que lo cambiaría todo y está decidida a seguir buscándolo. Lo que nunca imaginó es que pudiera tenerlo tan cerca… ¿Puede la amistad transformarse en amor? Y ese nuevo camino que Jack y ella han empezado a recorrer, ¿estará sembrado de rosas o de espinas?

Con  los  protagonistas  de  Rosas  sin  Espinas,  Emma  y  Jack,  podremos  conocer  qué  flores  son  las  adecuadas  para  una  boda  de  invierno,  una  de  verano  o  una  de  cuento  de  hadas.   Y llegamos a la tentación… 

¿Quién no piensa en la tarta nupcial? ¿En los postres? ¿En el chocolate? Ummmmmmmmmmmmmm…

Sabor  a  Ti  nos  habla  de  repostería,  de  dulces  y  pasiones.  Y  es  que  viviremos  un  romance  entre  Laurel,  la  cocinera  de  Votos,  y  Del,  hermano  de  Parker  (integrante de Votos).  [...]Lo agarró por el nudo perfecto de su elegante corbata, tiró de él llevándose al paso un mechón de su pelo y lo acercó a su rostro. Y lo besó presionándole los labios, con un beso tórrido, apasionado y furioso que le disparó el corazón cuando su mente le susurró: «Lo sabía». Le hizo perder el equilibrio, aposta, hasta que Del terminó asiéndola con fuerza por la cadera durante un instante glorioso. Laurel se abandonó. Quería saborear a ese hombre, absorberlo. Sabores y texturas, fuego y pasión al alcance de la mano. Se sació de él, como quería, y luego lo apartó de un empujón. —Ya  está. — Se echó hacia atrás el cabello con la mirada de él clavada en sus ojos—. El cielo no se ha desplomado, el mundo sigue girando, no nos ha partido un rayo ni hemos bajado a los infiernos. No soy tu maldita hermana, Delaney. Con esto queda claro.[...]

RománTica'S 48

Una  nueva  relación  en  la  que  nuestra  protagonista,  Laurel,  tendrá  que  decidir  si  da  ese  ansiado  primer  paso  para  declarar  su  amor  al  hermano  de su mejor amiga. 


Y  con  Para  Siempre  llegamos  al final de la serie.  El  último  volumen  de  Cuatro  Bodas nos presenta el corazón  de  la  empresa  de  bodas,  porque  alguien  tiene  que  encargarse  de  la  organización  del  gran  día,  donde  nada  y  digo  nada  se  escape  de  la  perfección.  Para  llevar  a  cabo  este trabajo Votos cuenta con  Parker,  eficiente  empresaria  que sólo tenía un sueño en su  cabeza: crear un gran negocio  rodeada  de  su  familia  y  amigos. 

Mientras sus amigas han encontrado el amor, Parker solo ha tenido una relación: con su BlackBerry. La cuarta y última entrega de «Cuatro bodas». De niñas lo compartieron todo. Con los años se han convertido en mujeres divertidas, sexis e independientes. Y han montado una empresa donde cada una pone lo mejor de sí para convertir una boda en el día perfecto. El éxito está asegurado si Parker se ocupa de la organización, Laurel del banquete, Mackensie de las fotos y Emmaline de las flores. Si alguien sabe cómo planear la mejor boda es este cuarteto de amigas. Aunque organizar varios enlaces a la semana no garantiza encontrar el amor, que siempre aparece cuando y donde menos lo esperas… como le acaba de suceder a Parker Brown. Hasta ahora, la relación más larga y estable de Parker ha sido con su BlackBerry. Ya ha pasado algún tiempo desde que convirtió a sus amigas en socias y montaron Votos. Desde entonces todas han encontrado el amor… menos ella. Hasta que una tarde de lluvia su coche se sale de la carretera. Y en este momento tan poco romántico aparece Malcom Kavanaugh, quien lejos de ser un príncipe azul es un mecánico que representa lo que Parker más aborrece: lo impredecible. ¿O no es así? A veces el destino es muy sabio... ¿Por qué no anteponer el corazón al cerebro por una vez en la vida cuando lo que está en juego es tu propia felicidad?

La  perfección  rodea  a  Parker  en todos los pasos de su vida;  una  perfección  que  se  verá  descolocada  cuando  llegue  a  ella Malcom, el chico malo del  pueblo que ha sabido lograrse  un  futuro  con  mucho  esfuerzo. 

Artículo: Merche Diolch 

  Y de esta forma Cuatro Bodas llega a su fin. 

 

Una  serie  en  la  que  conoceremos  el  amor,  simpatizaremos  con  sus  personajes  e  incluso  podremos  adentrarnos  en  un  negocio  donde  la  fotografía,  la  jardinería,  la  repostería  y  la  buena  organización  protagonizarán  las  páginas  de  los  libros.  Punto clave e importante de esta serie es la gran  documentación  que  ha  recogido  la  escritora, 

Nora Roberts, para dar forma a  una serie donde un mundo algo  desconocido  para  muchos  se  forma ante los ojos precisos de  los  lectores,  consiguiendo  que  ese  día  tan  importante  en  la  vida  de  muchos  pueda  llegar  a  ser PERFECTO. 

Un día…  El día de tu boda…

49 RománTica'S


RomรกnTica'S 50


Especial TV en Juvenil Romántica  Garras, vampiros, rumores y brujería.    y,  efectivamente  —como  ya  ¿Qué  más  se  puede  pedir?  habréis  imaginado—  tampoco  Desde  el  verano  han  pegado  faltan  chicos  de  vértigo  y  tan  fuerte  en  EE.UU,  y  es  que  no  seductores  como  el  valiente  han  parado  de  emitirse  príncipe  azul.  Aunque  si  bien  series,  en  la  televisión  tenemos  caballeros  de  norteamericana,  basadas  en  brillante armadura, no por eso  novelas  para  adolescentes  faltarán  heroínas  al  más  puro  incluso  hasta  ahora  estilo  Mulán:  osadas,  desconocidas.  Por  supuesto,  bellísimas y, sobre todo, llenas  el amor es primordial en ellas     The Nine Lives of Chloe King: protégete de las garras de Chloe, una  adolescente  que  acaba  de  descubrir  que  es  una  Mai  muy  especial,  raza  descendiente  de  la  mismísima  diosa  egipcia  Bastet.  Pronto  tendrá que escoger entre dos chicos: su protector y el humano cuyo  roce  de  sus  labios  le  está  vedado  y  castigado  con  la  mismísima  muerte  de  la  persona  a  la  que  bese,  mientras  descubre  sus  recién  nacidos  poderes  de  gato  e  intenta  sobrevivir  a  la  muerte  con  sus  nueve vidas. La adaptación pertenece a una serie de libros escritos  por Liz Braswell (Elizabeth J. Braswell), siendo el primero The Fallen,  el  segundo  The  Stolen  y,  el  tercero,  The  Chosen.  Es  ABC  Family  la  que  comenzó  a  traerla  (también  responsable  de  otras  series  como  Pequeñas  mentirosas).  La  primera  temporada  cuenta  con  10  episodios,  que  mejoran  en  cada  uno  hasta  explotar  con  un  final  abierto e impactante. ¿Recomendada? RECOMENDADÍSIMA. Lástima  que ABC Family no esté interesada en una segunda temporada por el  momento.  Aun  así,  por  Bookdepository.com  se  puede  adquirir  la  trilogía  en  un  solo  volumen  a  muy  buen  precio,  por  supuesto,  en  inglés,  ya  que  por  el  momento,  ninguna  editorial  española  se  ha  mostrado interesada. ¡Cruzaremos los deditos!   

de  energía  para  enfrentarse  a  cualquier  reto  o  maldad  mundial.  Comenzamos  pues  con  LA  CUMBRE  de  las  cuatro  novedades  más  valoradas  y/o  esperadas  durante  estas  fechas: 

51 RománTica'S


 The Secret Circle: L. J. Smith vuelve a arrasar con uno de sus clásicos  de hace unos años compuesto por dos libros: The Initiation and The  Captive Part I y The Captive Part II and The Power. En esta ocasión  la  prota  —Cassie  Blake—  será  una  adolescente  que  tras  ser  asesinada  su  madre  en  un  deliberado  complot,  es  enviada  a  un  pueblo,  donde  un  grupo  de  jóvenes  selectos  le  desvelan  que  es  la  bruja que les faltaba para su círculo ilegal/secretísimo de magia. Sin  embargo, con su llegada los poderes de todos se han desbordado y  descontrolado, así como las pasiones entre Cassie y el hijo del dueño  del  restaurante  del  pueblo.  Pero  él  ya  tiene  novia,  una  chica  aparentemente  de  muy  buen  corazón…Por  si  fuera  poco,  algo  que  ocurrió en el pasado entre los padres de todos ellos, está apuntito de  ensombrecer todo el presente del grupo.  Si bien la serie está granjeándose muchos espectadores, todavía está  en emisión, por lo que es difícil decir hasta qué punto mejorará. Eso  sí,  la  historia  es  efectiva  e  indudablemente,  merece  la  pena  estar  pendiente  de  cada  episodio  nuevo  que  emiten  cada  semana  en  la  cadena  The  CW.  ¿Os  suena  una  de  las  actrices?  Pues  bien,  muy  probablemente sea porque muchos veíais H2O, ya que en esta serie  también trabaja la joven actriz Phoebe Tonkin, que hacía de una de  las  tres  sirenas,  aunque  en  esta  ocasión  la  veamos  como  chica  malvada  e  irresponsable.  Además,  como  protagonista  está  Brittany  Robertson,  que  desempeñó  el  papel  principal  en  la  adaptación  de  Avalon High (película de relativa calidad basada en uno de los libros  de Meg Cabot).     Crónicas  vampíricas  (III  Temporada):  Por  supuesto,  no  podía  faltar  una  de  las  adaptaciones  que  más  está  dando  que  hablar,  hasta  el  punto  de  traer  a  los  mismísimos  actores  a  España.  Así  que  tanto  si  eres un fan como no, ¡IMPOSIBLE perdérsela! Con mayor oscuridad,  intrigas, vampiros y magia brujeril (que tanto gusta introducir a L. J.  Smith  en  sus  novelas)  no  queda  otra  que  sucumbir  bajo  los  tentadores  colmillos  de  nuestros  dos  encantadores  y  burbujeantes  chicos. Se estrenó el 15 de septiembre en EE.UU y, desde entonces,  la  serie  nos  tiene  pegados  a  unos  cuantos  a  la  pantalla,  más  de  lo  que lo lograron las novelas. Ahora, todos se preguntan qué ocurrirá  con  la  adaptación  una  vez  ésta  llegue  al  séptimo  y  último  libro  escrito por L. J. Smith, pues a partir del octavo y, por decisión de la  editorial,  continuará  la  historia  otro  nuevo  escritor.  Igualmente,  la  autora  seguirá  con  nuevos  trabajos,  por  lo  que  los  fans  no  deben  asustarse. ¡Todavía L. J. tiene un plan b para todos sus seguidores!   

RománTica'S 52


 Gossip Girl (V Temporada): Con un éxito asegurado, llega a su quinta  temporada,  resistiendo  así  la  maldición  de  la  primera  ronda  que  muchas  series  han  sufrido  últimamente,  caso  de  The  Nine  Lives  of  Chloe King (cuya segunda temporada ha quedado suspendida por el  momento). Aunque en el extranjero se ha emitido el primer capítulo,  en España no será estrenada por Cosmopolitan TV hasta el próximo  10 de octubre a las 21:00. Así que si estáis interesados, no dudéis en  apuntaros  la  hora.  En  esta  nueva  entrega,  los  malentendidos,  rumores y pasiones están al rojo vivo. Como curiosidad, cabe añadir  que los libros de Cecily von Ziegesar no han terminado de cuajar en  España  siendo  editados  por  El  Tercer  Nombre  (hasta  la  fecha,  ocho  libros),  todo  lo  contrario  que  en  el  extranjero,  donde  las  obras  incluso tienen su adaptación en una serie de mangas a color. Otra  prueba  de  ello,  es  el  hecho  de  que  se  haya  hecho  incluso  una  versión  china  de  la  serie  con  treinta  episodios,  cuyo  nombre  es  Runaway Sweethaeart.  ¡Chicos,  chicas!  ¡Ladies  and  Gentleman!  Hasta  aquí  llega  el  breve  repaso de todo lo que se cuece en antena. Próximamente, a petición  de  nuestros  lectores  haremos  una  mega  recomendación  de  excitantes  títulos  editoriales.  ¿Cuáles  son  los  JR  más  picantes?  Te  interesa saberlo, entonces, estate atento y no te pierdas el próximo  número…  Más información en  www.juvenilromantica.es

53 RománTica'S


Violet (Leigh Greenwood)  Desde los comienzos de esta serie, el personaje de Jefferson Randolph se ha erigido como uno de los protagonistas más carismáticos. Yo estuve encantada de conocer, ¡al fin!, su historia. Conmovedora.

Seducir a un ángel (Mary Balogh)  El estilo siempre elegante de Balogh es su seña de identidad. Sus historias están siempre cargadas de ternura, sensualidad y prestancia. Mary se ha convertido desde hace ya algún tiempo en una de las autoras fetiches de las amantes del género romántico-histórico.

Oscura obsesión (Allison Chase)  Parajes enigmáticos y llenos de encanto, una historia plagada de dinamismo y una trama que roza lo extremo. Allison Chase debuta en España de una forma admirable.

Esposa por la mañana (Lisa Kleypas)  Al fin podremos conocer de primera mano lo acontecido entre el siempre carismático señor Hathaway y una mujer que no es lo que parece. Amena y divertida, como todos los libros de Lisa.

El libro de Gabriel (Lena Valenti)  Por todas es conocido que los libros de Lena Valenti están escritos con un estilo propio y singular. Sus historias son de todo menos previsibles y con esta cuarta entrega Valenti nos adentra un poco más en ese mundo vanirio tan especial. 

RománTica'S 54


Romeo, Romeo (Robin Kaye)   

La novela de Kaye es un cambio refrescante. Sientes que sus protagonistas son reales, que sus situaciones son muy de hoy en día. Extremadamente divertida y un personaje que te hará soñar que lo imposible podría ser realidad¿Cómo resistirse a su encanto? La pregunta ahora es la siguiente, ¿para cuándo el próximo libro de la serie? La autora deja muchas vías abiertas a la imaginación… Y una es muy imaginativa… El vikingo (Bobbi Smith)  Fenomenal debut en España de una autora desconocida hasta el momento por nosotras. Bobbi Smith encierra en sus escritos sensualidad, pasión y unos nuevos tipos de personaje que esperan reemplazar en nuestros corazones a los highlanders. ¡Apúntate a la moda vikinga! ¿A qué esperas?

Un amor peligroso (Sabrina Jeffries)  Desde el primer libro que leí de ella hace cinco años, he llegado a la conclusión que Jeffries siempre consigue ponerme una sonrisa en los labios. Sus tramas un poco alocadas me han mantenido pegada a las páginas de sus libros. Fue todo un hallazgo. Además de todo ello… Sabrina, ¡seduce!

Caricias de hielo (Nalini Singh)   Nalini Singh nos presenta otra historia con una buena carga de intriga y unas escenas cuanto menos ¡candentes! Las páginas de este libro echarán humo y te atraparán a partes iguales. La originalidad de la Singh es de agradecer en un género donde vampiros y hombres lobos están ya un poco trillados. Highlander: El pergamino oculto (Donna Grant)  «Hihglander: El pergamino oculto» es una novela que recomiendo a las seguidoras de autoras como Monica McCarty, Karen Marie Moning o Gena Showalter. Una mezcla adictiva de dioses primitivos, deliciosos highlanders y magia ancestral que resulta embriagadora.

55 RománTica'S


Una historia divertida y erótica, cuyo protagonista masculino es el sueño de cualquier mujer. A Rosalie Ronaldi solo le preocupa su carrera. Sobrevive a base de martinis y comida basura, tira los zapatos bajo la mesa del comedor, cuelga sus sujetadores de la barra de la cortina del baño y deja tirada la ropa sobre sillas y sofás... Nick Romeo es la fantasía de cualquier mujer; alto, moreno, tremendamente guapo, rico, buen amante y lo mejor de todo: le gusta cocinar y es extremadamente pulcro. Posee tal sentido del orden y la limpieza que choca con el desastre que es ella en labores domésticas... Él dice que quiere una mujer independiente, pero cuando se topa con Rosalie, todo lo que quiere es cuidar de ella. ¿Cuál es el problema entonces? Pues un cambio de identidad, un robo ocultado cuando era menor de edad y una gran y curiosa familia italiana más que entrometida para su tranquilidad.

Cualquier hombre que valiera la pena sabía que la mejor manera de meterse a una mujer en el bolsillo era combinar chocolate y un estimulante adictivo legal, cafeína. Pero es que además, Dominick Romeo no es cualquier hombre, ¡qué va! Dominick Romeo es… «EL HOMBRE» Uy, ya lo creo que sí… Veréis, cuando comencé a leer esta novela me dije: vamos a ver qué esconde esto entre sus páginas porque la sinopsis resultaba de lo más interesante, pero ya sabéis que algunas… engañan. Pues he de decir algo antes de nada. Quiero dar las gracias a los responsables de esta publicación tanto en EE.UU. como aquí en España porque después de mucho tiempo he podido leer una novela con una trama actual de autora no nativa en la que he volado por sus páginas. El personaje masculino es de ésos que dices: no encuentro uno de éstos por mucho que busque a mi alrededor. Porque seamos sinceras, tíos guapos, haberlos, hay los. Tíos que sepan

RománTica'S 56

cocinar… lo mismo. Tíos que mantengan el orden en las casas, pocos pero existir también existen pero que reúnan todas esas condiciones y además tenga un buen respaldo económico… creo que eso es poco menos que imposible. Pues bien, Robin Kaye lo hace posible, y no solo eso, es que al final te crees que realmente puedes encontrar a un hombre así a la vuelta de la esquina, en el próximo semáforo o en la consulta de tu dentista. O, como en el caso de Rosalie, en mitad de una carretera conduciendo una grúa. Lo que me he podido reír con algunas escenas… Hace años leí una novela de Rebecca Paisley, fue una novela que publicó Cisne años ha. Se llamaba «La voz del corazón». No sé si la habéis leído pero en ella aparece un personaje con el que soltabas las carcajadas cada vez que aparecía en escena. Me refiero al loro. Pues bien, en esta novela también existe su loro particular en forma de un perro de lo más gracioso… y peligroso. Lo que me he podido reír con Dave… y según Nick: una excelente forma de controlar la natalidad… ¡Ains! Esas escenas no tienen precio.


Los diálogos son de lo más ingeniosos y divertidos, las escenas sensuales, realmente candentes pero lo que más me ha enternecido es el personaje de Romeo, como digo, Nick es «el hombre». Un hombre independiente, de estos hombres que no le hacen falta una mujer en su vida porque se las apaña más que bien solo para todo, salvo para lo obvio… Un hombre que lo mismo te prepara una suculenta comida como te limpia el baño, te arregla la habitación o te hace la compra y te llena la nevera. Rosalie en cambio es el desorden personificado, tira los zapatos bajo cualquier mueble, tiene la ropa desperdigada por todos sitios menos donde debe estar, o sea, en el armario. Su nevera está prácticamente vacía y el correo está dejado a la buena de Dios sobre la primera superficie vacía que encuentra. Por ello cuando Nick entra en su vida y ve los cambios que se han operado de la noche a la mañana en su piso mientras ella está convaleciente no es de extrañar que piense que puede haber tenido la visita de los duendes de la limpieza. Pero no todo en esta historia es de color de rosa. No, ¡qué va! Nick guarda un secreto, un secreto que se va a revelar de forma ipso facta en el momento en el que entre en escena el hermano de Rosalie. Y cuando esto ocurra, todo ese mundo que ha creado en torno a Rosalie se va a ver comprometido de la peor de las maneras. Los duelos verbales con Mike, su mejor amigo, son de lo mejor de esta historia. Me encanta una frase en concreto que le suelta:

—Lo único que vas a conocer más a fondo va a ser mi puño si no dejas de hablar de ella de esta forma… Lo realmente gracioso de todo esto es que Mike es el paño de lágrimas de todas las ex que Nick va dejando a su paso. En ese aspecto es como el caballo de Atila, por donde pasa… Y es que aunque Nick sea el hombre que todas querríamos también tiene sus defectos: es un liante de lo más encantador. Y ahí es donde vuelve a topar con Rosalie, su talón de Aquiles, Rosalie le va a hacer probar un poco de su propia medicina, le va a hacer sentirse un poco menospreciado y se va a llegar a sentir como el abandonado de la historia…

Además de todo esto, Rosalie no para de llamarle mono o monada… ¡y a él eso le saca de quicio! ¡Él no es ningún bebé al que llamarle monada! Y aun así, él no para de demostrar que es un hombre en el que se puede confiar, en que es un hombre al que merece la pena conocer y mantener a tu lado porque en los peores momentos siempre tiene un sí. La definición que Rosalie hace de él es que no hay nada más atractivo que un hombre al que le gusten los perros o los niños. Por supuesto, a Nick le gustaban los dos. Pero no solo esta novela me ha gustado por sus personajes principales. Si echáis un vistazo alrededor de éstos vais a encontrar que los secundarios tienen mucho peso en la historia. Desde Gina, la amiga bajita con trasero a lo J Lo que es capaz de intimidar y poner en su sitio a Romeo hasta el bueno del amigo Mike, un personaje a tener muy en cuenta de cara al segundo libro… Mike es el segundo dios doméstico de esta serie, un dios que se va a «trajinar» de la forma más inverosímil posible a la hermana de Rosalie (y del que estoy deseando poder leer su historia si es que la editorial tiene a bien publicarlo) hasta por supuesto, los hermanos de Rosalie y su entrometida madre. ¡Ojo con ella! Me encanta el personaje de Rich, el hermano de Rosalie, su actitud es la de un verdadero hermano. Si le haces algo a mi hermana, te parto la cara. La química con Gina hace saltar chispas y el primo Vinny es otro al que no le debemos perder el rastro. Robin Kaye ha creado una serie de personajes de lo más interesante todo ello aderezado con una historia simpática y de lo más ingeniosa dónde tampoco faltan sus momentos emotivos. La historia de «Romeo, Romeo» es dulce, picante, ácida y yo diría que incluso un poco amarga. Tiene ingredientes de sobra para pasar un rato de lo más agradable en compañía de unos personajes que se convertirán en inseparables compañeros. Para terminar solo puedo decir una cosa: ¡Pon a un Nick Romeo en tu vida y ríete del mundo! Crítica: Loli Díaz

57 RománTica'S


Un  grupo  de  cuatro  amigas  londinenses  adictas  al  chocolate  se  reúne  en  una  cafetería‐pastelería  especializada  en  chocolate,  para  poner  en  común  sus  problemas frente a grandes dosis de cacao cada vez que alguna de ellas convoca  una reunión de urgencia.  La  protagonista  es  Lucy,  una  treintañera  que  trabaja  como  administrativa  temporal  cubriendo  bajas  y  sustituciones,  a  pesar  de  tener  un  título  universitario.  Cada  personaje  del  Club  arrastra  un  drama.  A  Autumn  (Otoño),  una  hippy  de  familia  bien  que  viste  de  baratillo  y  que  trabaja  en  un  centro  de  reinserción  de  drogadictos  se  lo  proporciona  su  hermano  cocainómano  y  camello.  A  Chantal,  una  americana  rica,  guapa  y  sofisticada  le  ocurre  que  su  marido últimamente no quiere tener sexo con ella y ella decide buscarlo fuera  con  cierto  frenesí.  Nadia,  asiática  y  rechazada  por  su  familia  por  no  haber  aceptado  el  matrimonio  concertado  está  casada  con  un  fontanero  ludópata  y  tiene un hijo.

—Chocolate. Mmm. Mmm. ¡Mmm! Riquísimo, riquísimo, cremoso, dulce, delicioso chocolate. Nunca es suficiente.

señora Matthews reviste todo esto con un humor  fino en el que no puedes evitar soltar la carcajada  de vez en cuando o la lágrima en otros casos. 

Bajo esta máxima cuatro amigas se reúnen en el  Chocolate  Heaven  cada  vez  que  alguna  de  ellas  tiene un problema. 

Si tenéis el gusto de leerlo os daréis cuenta de lo  que digo porque lo cierto es que pese a encontrar  a  tu  novio  «poniéndotelos  por  montera»,  Lucy,  lejos de empezar a gritar histérica o arrojar cosas  por la habitación se lo toma todo con una calma  espantosa.  Al  principio.  ¿Queréis  saber  cómo  se  vengó?  Ella  espera  a  que  se  le  pase  el  cabreo  monumental y con una sangre fría apabullante va  al  escenario  del  crimen  (oséase  al  apartamento  de su ex) y… la lía parda, ya lo creo. Pero no os lo  revelaré  aquí  prefiero  que  lo  descubráis  por  vosotras mismas. 

La protagonista principal de esta historia se llama  Lucy Lombard y es ella quien en primera persona  nos va a ir comentando todas y cada una de sus  vicisitudes; pero si pensáis que solo es la historia  de Lucy lo que su autora nos narra en este libro,  estaríais  muy  equivocadas  pues  Carole  con  gran  acierto  toma  el  relevo  en  los  descansos  de  nuestra  protagonista  para  narrarnos  en  tercera  persona  los  avatares  de  las  otras  tres  componentes  del  club  de  las  chocoadictas,  a  saber, Chantal, Autumn y Nadia.  La  verdad  es  que  el  calor  sofocante  de  este  verano  no  daba  para  historias  complejas  y,  erróneamente  pensé  que  ésta  lo  era.  Digo  erróneamente  porque  yo  me  esperaba  de  este  libro  unas  divertidas  y  alegres  escenas  y  no  fue  para  nada  lo  que  me  encontré,  cosa  que  me  dio  una grata sorpresa.  Este libro invita a la meditación. Esta novela que  está  catalogada  como  Chick‐lit,  en  realidad  es  más profunda de lo que cualquier otra del género  podría llegar a ser y no puedes sino acompañar a  cada  una  de  sus  personajes  en  sus  problemas  cotidianos.  Pero  a  la  vez, para  que  engañaros,  la 

RománTica'S 58

Y  si  de  escenas  de  humor  vamos  a  hablar  otra  ridículamente  divertida  es  lo  que  ocurre  en  una  sala  de  reuniones  con  Lucy  como  protagonista  junto con su jefe y unas bragas de encaje lilas…  Pero como ya digo este libro no son solo escenas  divertidas.  Carole  nos  muestra  a  través  de  sus  chicas  adictas  al  chocolate  lo  que  es  la  vida  de  cualquier  mujer  entre  los  treinta  y  los  cuarenta  de  una  manera  lógica  y  verosímil.  Cada  una  de  ellas  puede  representar  a  la  mujer  de  hoy,  a  la  mujer real; porque es lo que nos ocurre en el día  a día a nosotras mismas.  Y dentro de cada personaje se refleja lo que digo.  Chantal  es  la  desesperación.  La  esposa  no  requerida  sexualmente  por  un  marido  al  que 


adora  desde  hace  años.  Es  la  frustración  personificada  al  acostarse  cada  noche  con  un  hombre  que  no  le  da  lo  que  le  daba  antes  con  tanta  prodigalidad  y  al  que  ha  empezado  a  no  entender  por  su  actitud.  Yo  no  sé  si  podría  ponerme  en  su  pellejo  pero  sí  tiene  toda  mi  compasión. Debe ser horrible pasar por esto, que  tu propio marido no te desee. Una noche y otra,  una tras otra.  Autumn es la fiabilidad. Cuando hay un problema,  a  ella  se  puede  recurrir  porque  siempre  está  presta a ayudar. Y eso lo sabe muy bien Richard,  su hermano, que no para de meterse, y meterla,  en problemas.  Lucy es la creencia personificada de que el amor  existe y cuando llega a tu vida, a veces la manera  más  insospechada,  hay  que  agarrarlo  con  uñas  y  dientes  y  no  dejarlo  escapar.  Su  historia  con  Aiden  Don  Qué  Pedante  Soy  Holby,  alias  el  Irresistible es lo que a las solteras como a mí nos  hacen  mantener  las  esperanzas  en  el  sexo  masculino…  Y Nadia es la esposa abnegada cargada de deudas  por culpa de un marido enganchado a internet y  no  precisamente  a  las  páginas  de  sexo,  no.  Lo  suyo  es  más  peligroso,  tanto  que  ha  arruinado  a  la familia por su adicción a los juegos on‐line.  Pero  he  de  decir  algo,  este  libro  habla  del  valor  de  la  amistad,  una  amistad  regada  de  chocolate  delicioso,  caliente  y  humeante  tras  el  que  se  escudan  nuestras  chicas  y  sin  el  que  no  podrían  vivir  ni  tener  el  valor  para  enfrentarse  a  los  sinsabores de la vida. 

Lo que más me gusta de Matthew es que siempre  pone luz a l final del túnel, por muy largo y oscuro  que  éste  sea.  Y  que  todos  los  problemas  tienen  solución  si  la  familia  permanece  unida  ante  las  adversidades de la vida.  Chocolate Heaven me recuerda en cierta manera  al  Central Perk  de  «Friends».  ¿Habéis  visto  esa  serie?  ¿Os  acordáis  de  ella?  Pues  yo  encuentro  muchas similitudes entre ambos lugares.  Pero  esta  historia  también  tiene  lugar  para  las  sorpresas. ¿Quién ha dicho que las coincidencias  no  existen?  Leyéndola,  hubo  un  momento  de  la  historia en que me llevé las manos a la cabeza y  grité. ¡Ay, Dios! ¡Ay, Dios! ¿A que este personaje  va a resultar ser éste otro? ¿A que a inventiva no  me gana nadie? Y, en medio de todo ello, cuando  estaba inmersa entre sus páginas solo pude soltar  ¡Ja!  ¡Lo  sabía!  ¡Lo  sabía!  Y  no  diré  lo  que  sabía  porque sería reventar gran parte de la historia.  Así  que  chicas,  proveeros  de  una  cantidad  ingente  de  chocolate,  ya  sea  en  tableta,  en  barritas  o  en  forma  de  deliciosos  y  crujientes  bombones; sentaos cómodamente en el sillón de  casa  y  atacad  esta  novela  que  se  lee  de  una  sentada y pensad que el valor de la amistad es lo  que puede forjar la más intensa de las emociones  en la vida…  Y,  no  os  perdáis…  «la  operación‐rescate  de  las  joyas de Chantal».  Crítica: Loli Díaz   

Una amistad que lleva a Chantal a prestar 30.000₤  a  Nadia  sabiendo  que  tardará  años  en  devolvérselo.  Una  amistad  que  lleva  a  todas  a  fraguar  un  atraco  sirviéndose  de  una  droga  tan  adictiva  pero  legal  como  el  chocolate…  ¡Y  qué  robo! Por Dios, no os podéis ni imaginar lo que se  le puede ocurrir a una chica dispuesta a ayudar a  otra con tal de recuperar las joyas que le fueron  sustraídas de una manera taimada y vergonzosa… 

59 RománTica'S


1881. Los cuatro hermanos Mackenzie son ricos, poderosos, peligrosos, excéntricos y…  escoceses.  Los  escándalos  y  rumores  que  les  envuelven,  las  habladurías  sobre  sus  amantes y sus oscuros apetitos, tienen alborotado a todo el país. Cualquier dama sabe  que si es vista con uno ellos perderá la reputación de inmediato.  El menor, lord Ian, es conocido como el Loco Mackenzie porque ha pasado gran parte  de su vida recluido por su tiránico padre en un sanatorio mental. Sin embargo, eso no  impide que sea un hombre fuerte y atractivo con una gran inclinación por las tazas de  porcelana de la dinastía Ming y las mujeres hermosas.  Beth  Ackerley  es  una  joven  viuda  que  acaba  de  heredar  una  gran  fortuna  tras  una  infancia  desafortunada  y  un  breve,  pero  feliz,  matrimonio.  Ahora,  Beth  ha  decidido  que  no  quiere  más  sobresaltos;  sólo  desea  vivir  en  paz,  viajar,  ayudar  a  los  desfavorecidos  y  recordar  con  cariño  a  su  fallecido  esposo.  Pero  entonces,  lord  Ian  Mackenzie irrumpe como un vendaval en su vida y decide que tiene que ser suya…  «La locura de Lord Ian MacKenzie» es la primera  entrega  de  la  saga  «Highland  Pleasures»  de  Jennifer  Ashley.  En  esta  serie  de  novelas  conoceremos  a  los  hermanos  MacKenzie,  a  cada  cual  más  peligroso,  según  nos  los  presenta  la  autora; atractivos, ricos, poderosos… y escoceses.  Una  panda  de  granujas  capaz  de  destrozarle  el  corazón a cualquier dama. Bueno, si vamos a ello,  debo reconocer que el primero que se ha colado  en  mi  corazón  ha  sido  Lord  Ian.  Pero  al  resto  no  se  lo  voy  a  poner  tan  fácil,  así  que  ya  veremos  que tretas preparan para seducirme…  El  protagonista  de  esta  novela  es  Lord  Ian  MacKenzie, un antihéroe, podríamos decir, si nos  fijamos  en  esa  actitud  de  guerrero  que  supuestamente  caracteriza  a  los  héroes,  muy  diferente  a  sus  hermanos.  Siendo  el  menor  de  todos, la vida para Ian  no ha sido fácil. Apodado  «El  Loco  MacKenzie»,  fue  ingresado  en  un  manicomio  siendo  un  niño  para  tratar  de  «curarle» mediante todo tipo de tratamientos su  extraño comportamiento, algo que le ha marcado  para siempre.  Lord  Ian  es  un  hombre  muy  especial,  extremadamente  inteligente,  tiene  una  memoria  prodigiosa  y  una  agilidad  mental  sorprendente,  sin  embargo,  le  cuesta  comprender  y  seguir  las  conversaciones ajenas y hacerse entender por los  demás.  Y  no  sabe  mentir.  Por  lo  que  permanece  silencioso en su mundo. Debido a todo esto, cree  que  no  será  capaz  de  conocer  el  amor.  Cuando  conoces su historia es inevitable que se te encoja  el  corazón  ante  el  sufrimiento  que  un  niño  con  autismo  puede  padecer.  Porque  sí,  esto  es,  ni  más  ni  menos,  lo  que  padece  nuestro  Ian.  Este 

RománTica'S 60

hombre  dulce  y  vulnerable  pero  dotado  de  una  gran capacidad para superarse consigue que se te  encoja el corazón.  Su  partener  es  Beth.  Una  joven  viuda  que  sí  ha  tenido  la  suerte  de  conocer  el  amor,  aunque  lamentablemente  su  felicidad  duró  solo  un  año.  Tras  la  pérdida  de  su  marido,  un  reverendo  llamado  Thomas,  trabajó  como  dama  de  compañía  de  una  anciana  que  generosamente  la  nombró  su  heredera  al  morir.  Después  de  años  de  luchar  por  conseguir  una  vida  mejor,  por  fin  Beth  tiene  la  paz  y  estabilidad  que  desea,  por  lo  que la aparición en su vida de Lord Ian supone el  comienzo  de  una  nueva  aventura  que  no  esperaba.  Desde  el  comienzo,  Beth  se  siente  atraída  por  él,  a  ella  no  le  importa  su  supuesta  locura,  sus  extrañas  actitudes,  ni  su  título  o  el  linaje  de  su  familia,  ella  sólo  ve  a  un  hombre  fascinante  que  despierta  en  ella  sentimientos  desconocidos hasta ahora.  El  argumento  de  esta  novela  me  recordó  a  «Flores  en  la  Tormenta»,  de  Laura  Kinsale,  historia  que  me  encantó,  por  cierto,  así  que  me  dispuse  a  leerla  y  disfrutar  de  ella.  La  verdad  es  que  si  bien  algunas  escenas  podrían  contener  reminiscencias,  nos  encontramos  ante  dos  tramas  muy  diferentes.  Particularmente  no  sé  con  cual  me  quedaría,  porque  cada  una  me  ha  gustado  a  su  manera,  así  que  me  alegro  enormemente de no tener que elegir.  Desde  la  primera  página,  el  romance  entre  Ian  y  Beth  me  enganchó,  lo  leí  en  unas  pocas  horas,  supongo  también  debido  a  las  ansias  de  lectura  que  padecía  por  no  haber  podido  leer  en  unos 


cuantos  días  y  que  he  saciado  gustosamente  gracias  a  esta  novela.  Para  comenzar  me  ha  gustado  que  Ian  sea  diferente  a  otros  protagonistas,  sí,  los  héroes  aguerridos,  atractivos  y  granujas  nos  seducen,  pero  ¿no  os  despiertan  algo  especial  los  protagonistas  cuyo  interior  es  un  completo  misterio  y  sólo  a  través  de  las  páginas  conoces  sus  debilidades  y  fortalezas? Ian se encuentra entre ellos, y a mí su  historia me conmovió inmensamente.  Su  relación  con  Beth  sólo  puede  definirse  como  un  viaje  hacia  el  descubrimiento.  Con  palabras  sencillas  y  nada  artificiosas,  la  autora  nos  va  relatando el  romance entre esta pareja mientras  asistimos  atónitos  a  la  miríada  de  sentimientos  que  se  desarrollan  en  el  corazón  nuestro  protagonista;  cómo  Ian  descubre  a  la  rosa  más  hermosa  que  ha  contemplado  jamás,  cómo  Beth  aprende  a  leer  las  emociones  de  Ian,  cómo  él  decide  apostarlo  todo  y  tratar  de  conquistarla;  y  cómo  ella  con  su  dulzura  y  descaro  se  convierte  en  el  bálsamo  que  él  necesita  para  todos  sus  males  y  en  el  faro  que  lo  conduce  al  puerto  seguro del amor.  «La locura de Lord Ian MacKenzie» es una historia  diferente,  con  mucha  ternura  y  un  toque  de  sensualidad.  Contiene  también  una  parte  de  intriga, ya que Ian es perseguido por un detective  inepto  y  petulante  que  está  determinado  a  inculparlo  en  dos  asesinatos  sin  resolver.  Cómo  Ian saldrá airoso de esto y quién es el verdadero  responsable de las muertes añade el condimento  que  faltaba  a  esta  singular  historia  cuya  continuación  estoy  deseando  leer.  Me  produce  curiosidad  ver  cómo  Jennifer  Ashley  logrará  reconciliar  a  Mac,  el  hermano  libertino,  con  su  mujer,  que  lo  abandonó  hace  varios  años.  Quienes  gusten  de  las  segundas  oportunidades  no  se  la  deben  perder.  Por  ahora,  espero  que  disfrutéis con este romance dulce y conmovedor  igual que lo he hecho yo.  Crítica: Ana Mª Benítez 

61 RománTica'S


¿Quién  iba  a  decir  que  un  misterioso  castillo  escocés  encantado  sería  el  lugar más adecuado para encontrar el amor?  El  conde  de  Lisle  acaba  de  llegar  de  unas  peligrosas  excavaciones  arqueológicas  en  Egipto  y  ya  se  ha  metido  en  un  nuevo  lío:  su  familia  le  manda supervisar las obras de restauración del castillo de Gorewood, que  se dice que está habitado por fantasmas. Para colmo, miss Olivia Wingate‐ Carsington,  una  encantadora  jovencita  con  un  talento  innato  para  complicarle  la  vida,  decide  apuntarse  a  la  expedición.  Cuando  llegan  al  lúgubre  castillo,  los  intrépidos  jóvenes  deben  hacer  frente  a  un  peligro  inesperado: la llama que empieza a arder en sus tercos corazones. 

—Estoy deseando convertirme en Soltera. Me gustaría llevar una vida poco ordenada. Hilarante  principio  para  unos  personajes  que  ya  conocíamos de libros anteriores. Unos personajes  a  los  que  hemos  visto  crecer  y  que  siempre  han  sido  el  punto  desopilante  de  cuantas  historias  hayan  ido  generándose  a  su  alrededor  y  caos  provocado.  No sé si os acordaréis de ellos, de Olivia Wingate‐ Carsington y Peregrine Dalmay. El sobrino de lord  perfecto  y  la  nieta  de  un  atroz  deLucey.  La  niña  que  no  paraba  de  meterse  en  problemas  y  el  chiquillo  que…  ¡no  dudaba  en  acompañarla  en  ellos! Ha sido más que agradable reencontrarme  con viejos conocidos como el no tan obtuso lord  Rupert Casington, alias imposible.  Pero ahora han crecido, han pasado unos cuantos  años  desde  aquellos  tiempos  en  que  todo  se  les  podía perdonar por ser unos niños, ahora son un  hombre  que  tiene  una  pasión  nada  oculta  por  Egipto,  que  se  ha  formado  como  hombre  a  la  sombra  de  lord  Imposible  Carsington  y  de  su  esposa Dafne que le ha ofrecido todo un mundo  de  misterios,  tumbas  antiguas  y  momias.  Y…  ¡ha  regresado!  Ha  vuelto  a  la  vida  de  Olivia  montando  el  caos  en  el  corazón  de  la  joven,  el  mismo caos que ella siempre montaba alrededor  de Peregrine.  Y  permitidme  que  le  siga  llamando  Peregrine  porque este niño ya cautivó mi corazón hace años  y sigue ahí y para mí es imposible llamarle Lisle. 

RománTica'S 62

Este nuevo libro de Chase nos habla de cuando el  amor surge de las entrañas de las más grandes de  las  amistades.  Nos  habla  de  dos  personas  tan  distintas  en  caracteres  que  es  imposible,  a  primera vista pensar que pueden acabar juntos.  Os  contaré  un  secreto  que,  hasta  la  fecha,  solo  Peregrine  conoce:  es  peligroso  que  la  pelirroja  cabecita  de  Olivia  piense.  Que  Olivia  tenga  algo  en mente puede llevar directamente al desastre…  o a un hombre a la tumba antes de tiempo.  Era  su  amiga,  su  aliada  y  su  confidente,  pero  su  impulsividad,  su  falta  de  ética  en  ocasiones  y  su  naturaleza  efervescente  le  ponían  los  pelos  de  punta  con  frecuencia…  A  él,  que  todos  los  días  lidiaba  con  serpientes,  escorpiones,  cocodrilos,  maleantes,  asesinos  y,  lo  peor  de  todo,  con  funcionarios.  La  verdad,  comparar  a  los  funcionarios  con  escorpiones,  todavía  pero  que  comparen  a  una  mujer  con  todo  ello…  es  pasarse,  ¡vamos,  creo  yo!  Lo cierto es que el libro me iba entusiasmando a  medida  que  avanzaba  por  sus  páginas.  La  lógica  escrupulosa  de  Peregrine  chocaba  con  la  locura  desorganizada  de  Olivia  y  entre  los  dos  dan  vida  propia  a  su  lectura.  Los  diálogos  recreados  por  Chase, aparte de tener chispa (léanse los pasajes  con  interpretación  estelar  de  lady  Withscote  y  lady Cooper, me encantan las dos carabinas) son  inteligentes  y  trabajados  y  aportan  el  suficiente  morbo a esta pareja que, a veces, requiere. 


Pero  continuemos  analizando  la  sorprendente  historia  de  estos  dos  que  a  mí  me  ha  traído  de  cabeza durante su lectura.  No  es  por  nada  pero  desde  luego,  si  hay  alguien  en  el  mundo  literario  capaz  de  salir  de  un  lío  y  meterse en otro, ésa es sin lugar a dudas, Olivia. Y  si  hay  alguien  lo  bastante  estúpido  como  para  intentar evitarlo… ése es Peregrine. ¡Vaya par!  Pero  Peregrine,  no  nos  olvidemos  es  un  hombre  y, como hombre tiene las debilidades propias de  su sexo, y cuando ante un hombre que de tal se  precie se planta una mujer como Olivia… pues ya  se  sabe…  El  hombre  es  fuego;  la  mujer,  estopa,  viene el diablo y… más que soplar genera todo un  vendaval. Creo que la palabra con la que lo define  su autora en realidad es simún. Pues eso, vamos,  que  se  genera  el  caos  total  y  mundial  a  su  alrededor. No me extrañaría nada que de vivir en  nuestros  días  a  Peregrine  le  diagnosticaran  un  caso  agudo  y  grave  de  ansiedad,  Olivia,  ¡es  desquiciante!  Mataría  de  un  mal  rato  a  cualquiera.  Pero como digo, Chase sabe recrear escenas que  cuando  las  terminas  aún  vibra  la  tensión  en  el  aire y la única palabra que puedes expresar es un  profundo ¡WOW!   —¡Ojalá nunca hubieras vuelto! —chilló Olivia—. Ojalá te fueras de nuevo. Pagaría gustosa el pasaje de ida y te mantendría allí para siempre. No me importa lo que te pase. Vete a Egipto. Vete al cuerno. ¡Pero vete! —Ojalá pudiera irme al cuerno —le aseguró—. Sería el paraíso después de dos días en tu compañía. Y entre todas estas discusiones, entre todos estos  dimes  y  diretes  la  amistad  de  dos  niños  poco  a  poco  va  descubriendo  el  profundo  amor  que  ambos  se  tienen.  Con  escenas  tiernas  donde  las  haya  como  la  del  pequeño  accidente  que  casi  le  cuesta un síncope a Peregrine u otra en la que la  encuentra aterida de frío junto a una chimenea y  que lleva a la más ardiente  de las escenas. Unos  fantasmas  de  lo  más  imaginativos  que  tocan  gaitas o unas carabinas de lo más ingeniosas. Por  todo  ello  solo  puedo  decir…  ¡Llévame a Egipto amigo mío!  Crítica: Loli Díaz 

63 RománTica'S


Con astucia y sigilo, Lizbeth Ives, hija del noble y respetado verdugo de la  Torre de Londres, frustra una ejecución que debía llevar a cabo su padre y  ayuda  a  escapar  a  Broderick  Maxwell,  un  espía  escocés  acusado  injustamente de traición.  Consumidos por el miedo y guiados por la pasión, huyen hacia el norte a  lomos  de  un  caballo  robado…  Sólo  un  cuervo  los  acompaña  en  su  viaje.  ¿Acaso se trata de un mal presagio? No pueden detenerse. Si los capturan,  serán  ejecutados.  Y  si  consiguen  llegar  a  Escocia,  él  la  reclamará  como  suya… para siempre. 

—Por los clavos de Cristo, necesito una mujer… —Virgen Santísima, contrólate. Solo es un hombre como cualquier otro… ¡Sí,  ya!  Y  yo  voy  y  me  lo  creo.  Lo  de  que  es  un  hombre como cualquier otro, digo.  Lo  cierto  es  que  las  autoras  nuevas  siempre  me  hacen comenzar sus libros con gran tiento. Nunca  sé  qué  esperar  de  ellas  por  muy  bien  avaladas  que me lleguen y Killion no fue una exepción.  Veréis, la novela romántica histórica es mi género  favorito,  a  nadie  que  me  conoce  sabe  que  mi  debilidad  es  la  historia.  Me  encanta  la  historia,  todos  y  cada  uno  de  sus  pasajes  y  cuanto  más  perdida  en  el  tiempo,  mejor  porque  son  hechos  que apenas si se recuerdan o quedan constancia  de ellos. Y los documentos que de ella se conocen  también  hay  que  leerlos  con  tiento  porque  dependiendo  de  en  qué  parte  de  la  batalla  se  haya  estado  pueden  hacerte  ver  dichos  acontecimientos  de  una  u  otra  forma.  Pero  aun  así para mí siempre es un placer conocer más.  La  historia  que  Killion  nos  presenta  está  ambientada a finales del siglo XV, aquí en España  es  bien  sabido  todo  lo  que  aconteció,  la  reconquista  del  territorio  peninsular  por  los  Reyes Católicos, el descubrimiento de Ámerica, si  bien no se era aún consciente de ello (aunque de  esto  también  existen  teorías  que  no  me  voy  a  parar  a  analizar),  la  expulsión  de  los  judíos,  y  un  largo  etcétera.  Pues  bien,  en  esta  novela  Killion  nos  habla  de  las  luchas  internas  acontecidas  en 

RománTica'S 64

Inglaterra,  nos  habla  del  Lord  Protector  y  de  algunos  otros  hechos  acontecidos  que  están  un  poco  oscuros  en  el  tiempo.  ¿Qué  ocurrió  realmente?  Eso  pocos  lo  saben,  algunos  solo  lo  presuponemos  y  otros  solo  pueden  vislumbrarlo  pero la narración de Killion te hace pensar…  No voy a engañar a nadie, el libro me ha gustado.  Me  ha  gustado  incluso  el  carácter  apocado  de  ella, la forma que Lizbeth tiene de enfocar la vida  y  cómo  hace  frente  a  todas  y  cada  una  de  las  vicisitudes que se va encontrando por el camino.  Su dolor llega a ser el tuyo. Sientes y padeces con  ella  la  angustia  por  la  situación  de  su  padre,  el  dolor  de  la  pérdida  de  su  hermano,  ya  no  tanto  por la pérdida en sí sino por la forma y sobre todo  mantienes con ella la esperanza de algo que aquí  no  quiero  revelar.  Unas  esperanzas  que  se  mantienen aferradas a su pecho y a su corazón.  En  cierta  manera  me  da  lástima  de  ella.  Me  apena  y  me  conmueve  a  la  vez  los  sentimientos  expresados y los que se guarda.  Me  ha  gustado  y  mucho  él.  Broderick  es  un  hombre  hecho  de  otra  pasta,  es  un  guerrero,  sí,  es  un  hombre  curtido  en  la  batalla  pero  que  siempre ha estado a la sombra de su hermano, un  hermano  que  no  ha  sido  nunca  el  hombre  que  raya  la  perfección  como  su  madre  creía...  Broderick  es  de  esos  personajes  que  se  van  metiendo  en  tu  consciencia  poco  a  poco,  es  uno  de  esos  protagonistas  a  los  que  no  te  atreves  a  perder  de  vista,  es  un  hombre  que  la  hace  ver  y 


sentir  lo  que  para  él  es  la  tierra.  La  forma  de  describirle Escocia es sencillamente divina 

 

—Imagínate  el  cielo  y  verás  Escocia.  No  quisiera  vivir ni morir en otro lugar.  ¿Se  puede  hablar  con  más  sentimiento  de  la  tierra de uno?  Otro  de  los  personajes  que  me  llaman  poderosamente  la  atención  de  esta  novela  es  la  abuela de Broderick, una anciana a la que la vida  ya le ha dado demasiados golpes. Una mujer que  cuenta  a  su  familia  por  cientos  y  de  las  que  de  cada  uno  de  ellos  tiene  un  muñeco  que  le  representa… y una pila de los mismos a las que se  van  agregando  más  conforme  parten  de  este  mundo.  Pero  lo  que  más  me  perturbó  fue  la  forma en cómo los descarta cuando esto sucede.  Fría, como si fuese todo ello inevitable.  El carácter de lord Hollister y las implicaciones del  complot  con  el  duque  de  Buckingham  ponen  la  nota cruel de esta historia sin que nos olvidemos  de la forma en que lleva a cabo todos sus asuntos  Rochester. La trama política es de lo mejor si bien  no del todo fidedigna.  Las escenas de sexo son ardientes si bien una de  ellas  un  tanto  inexplicables  y  no  me  refiero  a  la  del  caballo  precisamente.  Me  descolocó  sobre  manera el hecho de que ellos pudiesen «retozar»  en medio prácticamente de un camino cuando les  perseguía  toda  la  guardia  inglesa  habida  y  por  haber. Me hace preguntarme si no es para dejar  en  evidencia  ese  dicho  que  dice  algo  así  como  que  las  relaciones  basadas  en  experiencias  traumáticas  están  abocadas  al  fracaso.  Es  para  pensarlo, no digáis que no…  Y,  para  finalizar  solo  deciros  cuidado  con  jugar  con  pétalos  de  flores,  si  lo  hacéis…  preparaos  para  sus  consecuencias.  ¡Y  no  le  quitéis  ojo  de  encima a Smitt… este personaje se las trae!  Como  digo  los  datos  históricos  a  los  que  recurre  su autora son hechos que vagan por la misma de  manera etérea y difusa y no puedo sino estar de  acuerdo con ella en una cosa… ¿Por qué no?  Crítica: Loli Díaz 

65 RománTica'S


Fallon  MacLeod  posee  los  dones  que  cualquier  guerrero  desearía:  fuerza  feroz  e  inmortalidad. Desgraciadamente, eso pone en peligro a todo aquel a quien ama. Solo  cuando capturan a su hermano Quinn, Fallon abandona su reclusión para pedir ayuda  al rey.  Y  aunque  cualquier  mujer  de  la  corte  estaría  dispuesta  a  rendirse  a  sus  pies,  es  la  mirada  de  la  preciosa  y  misteriosa  Larena  Monroe  la  que  provoca  un  deseo  incontrolable en él. Larena, al igual que Fallon, busca el modo de derrotar a la malvada  Deirdre, que quiere sembrar el caos en la Tierra.  A pesar del miedo, ella se rinde a una pasión que sacude a ambos con gran intensidad.  Pero Larena es la protectora de un secreto que podría hacer que su apasionado amor  por el guerrero se volviera en su contra para siempre… 

Me  enganché  a  la  serie  «Highlander:  La  espada  oscura» tras leer la primera entrega «Highlander:  El  beso  del  demonio».  Cuando  pasé  la  última  página, eché de menos no tener el siguiente libro  a  mano  para  continuar  leyendo.  Menos  mal  que  no se ha hecho mucho esperar.  Después  de  esconderse  durante  siglos  del  resto  del  mundo  por  miedo  a  la  persecución  a  la  que  podrían  ser  sometidos  por  sus  dones,  los  hermanos MacLeod deben ahora enfrentarse a la  realidad  y  comenzar  a  rehacer  sus  vidas.  Recuperar  la  legitimidad  sobre  el  castillo  y  reconstruir  las  partes  dañadas  de  la  fortaleza  es  fundamental  para  poder  protegerse  con  mayor  eficacia  de  los  ataques  de  Deirdre.  Con  este  fin,  Fallon, el mayor de los hermanos, se presenta en  Edimburgo  para  hablar  con  el  rey  y  solicitarle  la  devolución de sus tierras.   Su estancia en el castillo de Edimburgo le depara  más  de  una  sorpresa.  Allí  conoce  a  Larena  Monroe,  una  joven  que  llama  su  atención  de  inmediato.  Al  escuchar  los  rumores  de  la  presencia  de  Fallon  en  el  castillo,  Larena  se  decide  a  hablar  con  él  para  pedirle  protección.  Ella misma es un guerrero, la única mujer poseída  por una diosa, que además guarda un secreto por  el  que  Deirdre  estaría  dispuesta  a  matar  y  que  ella daría su vida por proteger.   Y  así  resulta  ser.  Tras  encontrarse  con  Fallon  y  revelarle  su  condición,  este  acuerda  llevarla  con  él  al  castillo  MacLeod.  Lamentablemente,  deben 

RománTica'S 66

partir  apresuradamente,  pues  Larena  es  atacada  por  los  esbirros  de  Deirdre  y  resulta  herida.  Solamente la magia puede salvar su vida…   La  relación  entre  Larena  y  Fallon  es  apasionada  desde  el  primer  instante  en  que  se  encuentran.  Ambos  con  un  bagaje  emocional  que  ha  pesado  en  su  forma  de  ser  no  pueden  evitar  caer  en  la  tentación  y  buscar  calor  en  alguien  que  les  comprende  de  igual  a  igual.  Para  Fallon  volver  a  tomar las riendas de su clan no ha sido nada fácil,  después de siglos refugiado en la bebida sin saber  cómo  manejar  a  su  dios,  pero  las  circunstancias  así lo requieren.   El  cautiverio  de  Quinn  es  algo  que  él  lleva  sobre  su  conciencia  por  haber  abandonado  a  sus  hermanos a su suerte y haber dejado que Deirdre  llegara  hasta  él.  Ahora  debe  hacer  todo  lo  que  esté  en  sus  manos  para  recuperarle.  Lamentablemente, la baza con la que podría jugar  para  negociar,  el  Pergamino  Oculto,  un  documento  que  lleva  escrito  todos  los  nombres  de  los  guerreros  convertidos,  se  encuentra  en  paradero  desconocido  y  nadie  sabe  dar  razones  de él.  En  cuanto  a  Larena,  su  vida  ha  estado  marcada  por  la  soledad.  Solo  ha  contado  con  la  guía  de  Robena,  una  druida  amiga,  sin  cuyo  apoyo  no  hubiera podido salir adelante tras la expulsión de  su  clan,  que  no  aceptaron  que  una  mujer  se  convirtiera en guerrero, para prepararse a fin de  guardar  el  secreto  que  le  fue  custodiado.  La 


preocupación  por  la  vida  de  su  primo  Malcom,  que  desoyendo  la  opinión  del  resto  de  la  familia  le brinda apoyo y consejo cuando lo necesita, es  la  razón  principal  por  la  que  se  decide  a  buscar  aliados, pues sabe que tarde o temprano Deirdre  la  encontrará.  Para  ella  no  resulta  nada  fácil  convivir  con  los  MacLeod  y  el  resto  de  los  guerreros  sabiendo  que  oculta  algo  que  podría  salvar la vida de Quinn. 

 

Como digo, la relación entre los protagonistas es  altamente  pasional,  aunque  ambos  guardan  las  distancias emocionalmente, por medio a confiar y  ser traicionados. Me ha gustado ver cómo poco a  poco  van  superando  sus  temores,  aunando  fuerzas  y  trabajando  juntos  para  conseguir  derrotar a Deirdre. Y como en ese proceso, claro  está,  se  enamoran.  Hay  escenas  muy  tiernas  entre  ellos,  cargadas  de  una  gran  tensión,  que  confirman su debilidad el uno por el otro.  La  interacción  entre  todos  los  personajes  es  una  de las cosas que más vida aportan a esta novela.  Creo incluso, que es una de las grandes bazas con  las que la autora juega a la hora de ganarse a los  lectores  y  engancharnos.  La  relación  entre  los  hermanos  y  el  resto  de  guerreros  es  magnífica,  aunque se deja caer la posibilidad de que haya un  traidor entre ellos, algo que supongo se aclarará  en próximas entregas. También aparecen nuevos  personajes,  lo  que  nos  permite  jugar  a  adivinar  qué  papel  cumplirá  cada  uno  en  la  guerra  con  Deirdre.  «Hihglander: El pergamino oculto» es una novela  que  recomiendo  a  las  seguidoras  de  autoras  como  Monica  McCarty,  Karen  Marie  Moning  o  Gena  Showalter.  Una  mezcla  adictiva  de  dioses  primitivos,  deliciosos  highlanders  y  magia  ancestral que resulta embriagadora.  Crítica: Ana Mª Benítez

67 RománTica'S


María, una mujer de poco más de treinta años, con un hijo adolescente y una  vida cómoda en Madrid,  se ve «obligada» a pasar las vacaciones de verano  en el pueblo de su ex−marido. Y no es que le haga mucha gracia…  Un día, perdida en la sierra, encuentra una rústica cabaña de madera en un  claro  del  bosque.  Junto  a  ella  hay  un  pequeño  cercado  con  dos  caballos;  incapaz de resistir la curiosidad, se acerca para recrearse en sus movimientos  sin saber que ella misma está siendo observada.  A partir de ese momento todo su mundo dará un giro radical. Todo en lo que  cree cambiará a manos de un desconocido que no permite que le vea la cara  mientras  le  ordena,  susurrante,  que  haga  lo  que  jamás  se  atrevió  a  hacer.    ¿Lo hará? ¿Se dejará llevar por las palabras encendidas, las caricias ocultas y  la pasión prohibida de un hombre al que ni siquiera puede ver el rostro? 

Disculpadme que me tome la licencia de empezar  esta crítica por el final, pero es que pienso que es  la  más  acertada  en  caso  pues  toda  la  carga  emotiva de la novela se centra ahí, precisamente  ahí, en el final, en sus 150 páginas finales y son de  lo mejor que le he leído a esta autora. 

No es difícil sentirte diminuto cuando caminas bajo la sombra de cuatro gigantes de acero, hormigón y cristal de doscientos cincuenta metros de altura. No es difícil sentirte desamparado cuando la ciudad del oso y el madroño está desierta. No es difícil sentirte melancólico cuando todo lo que te rodea es silencio, calor y soledad…   Y así es como se siente la protagonista de nuestra  historia  cuando  regresa  a  Madrid  en  pleno  mes  de  Agosto  dejando  atrás  mucho  más  que  su  corazón,  dejando  atrás  al  hombre  que  la  ha  amado  siempre,  en  silencio,  dejando  atrás  al  mandón,  dominante,  engreído,  manipulador,  arrogante…  pero  con  un  corazón  tierno  y  un  cuerpo  de  infarto  y…  lo  que  es  mejor,  sabiendo  cómo  utilizar  dicho  cuerpo,  que  le  ha  dado  un  giro de 180º a su vida.  Toda la carga emocional de esta novela se genera  ahí,  como  ya  he  dicho,  en  sus  últimas  páginas  pero  para  llegar  ahí  es  necesario  pasar  y  grabar  en nuestra memoria los toques de humor con los  que  su  autora  nos  regala  y  que  ya  son  un  rasgo  inherente en todos sus escritos.  La  nota  mercenaria  la  pone  Andrés,  el  hijo  de  nuestra chica. ¡No, no entendáis mal! El chico no 

puede  evitarlo.  Ante  la  posibilidad  de  quedarse  sin  novia  durante  el  curso  escolar  no  duda  en  vender  su  alma  al  diablo  (en  este  caso  a  su  tío  Caleb  y  a  su  abuelo)  para  no  perder  a  su  chica…  aunque  para  ello  entregue  a  su  madre  a  los  infiernos (ahí creo que me he pasado un poco con  la metáfora).  Hay  un  personaje  en  todo  este  enredo  sentimental  que  me  ha  gustado  mucho  y  ése  es  Abel,  el  suegro,  el  padre,  el  abuelo  (según  se  mire).  Un  hombre  que  ve  cómo  su  hijo  desaprovechó  la  oportunidad  de  ser  feliz  con  la  mujer  que  siempre  ha  amado  y…  ¡que  no  tiene  un pelo de tonto! ¡Lo que a él se le escape…! Pero  lo  mejor  del  caso  es  que  es  un  estratega  cojonudo. Como bien dice su hijo Caleb:   «—Joder, papá, eres mejor que Maquiavelo.»  Y es que, pese a ser una frase manida no por ello  es menos cierta, pues… en el amor y en la guerra,  todo  vale.  Absolutamente  todo.  Incluso  engañar  con malas artes al objeto de ese amor…  Pero no voy a engañar a nadie, el libro «Ardiente  verano» no es para escolares, las escenas gráficas  de  sexo  hacen  arder  en  llamas  las  páginas  y  la  retina de quien lo lee. Es un libro que para nada  es  ñoño  y  sí  muy  descriptivo.  Es  SEXO  con  mayúsculas, sexo puro y ardiente. Un verano para  no olvidar…  ¡Ah,  y  otro  apunte  más!  Esta  vez  para  sus  correctores…  un  poquito  más  de  atención,  por  favor, que hay fallos imperdonables.  Crítica: Loli Díaz 

RománTica'S 68


LUCIUS FELTON, «PRÍNCIPE» ESQUIVO  

    Un  ángel  rubio  y  aterrador  entraba  en  el  comedor  de  la  mansión.  Un  ángel  al  que  temer,  un  orgulloso  semental  de  dos  metros  de  altura  y  noventa  kilos de músculo domados por  su pasión de jinete. Un ser de    Rafe le dijo en una ocasión:   

dorada  y  destellante  melena,  recta  y  elegante  mandíbula  y  severa nariz.   Alguien  con  el  aspecto  de  un  príncipe.  Esa  fue  la  impresión  que  Lucius  Felton  causó  a  las  hermanas  Essex  cuando  apareció  por  la  puerta  del   

 

 

salón‐comedor  de  la  casa  de  su  nuevo  tutor:  Rafe,  duque  de  Holbrook,  un  hombre  desastroso  que  las  acogía  con  el cariño de  un hermano, tras  la fatal muerte de su padre.   En  este  artículo  quiero  presentaros a este hombre… 

  

«Las mujeres nunca me molestan, solo me molestan las damas.»      Sin  embargo,  la  mandíbula  alzada  y  orgullosa  de  Lucius,  el  inesperado  amigo  de  su  tutor,  ningún  efecto  causó  en  Tess,  la  mayor  de  las  hermanas, excepto por generar en ella un sentimiento de precaución.  Tess  tenía  mucho  en  qué  pensar  y  de  qué  preocuparse:  ¡Tenía  a  tres  hermanas por casar!  Ni  un  minuto  había  dedicado  a  pensar  en  llegar  ella  misma  al  altar,  una  escocesa sin dote y un tanto mayor que el resto de señoritas casaderas.  Dedicada a cuidar a su padre hasta su muerte y después a sus hermanas…  No. Tess no pensaba estar en posesión de ningún encanto. Mucho menos  si se la comparaba con sus dos hermanas más jóvenes… 

69 RománTica'S


 Annabel:  una  rubia  explosión  de  picardía  y  sensualidad,  dotada  de  una mente ágil y de una sonrisa capaz de paralizar a un hombre en el  sitio. Empeñada en casarse.     Imogen: la ardiente morena de enormes ojos que reflejaban en ellos  la pasión de una santa mártir dispuesta a entregarse. Terriblemente  enamorada de un hombre poco indicado: lord Maitland, un jinete y  jugador sin modales, con una terrible y controladora madre colgada  de  un  brazo  y  una  adinerada  y  culta  prometida  del  otro.  Pero  con  una evidente adoración recíproca por Imogen.      Josie: la más joven de las hermanas, aún adolescente. Rebelde y algo  enfadada  con  el  mundo,  no  quiere  saber  nada  de  hombres.  En  cambio la odiosa madre de Maitland (el adorado lord de Imogen) ya  comienza  a  pensar  en  “colocar”  a  Josie,  recomendándole  una  dieta  de coles para afinar su figura.      El criado personal de Lucius Felton, Derwent, está encantado con la  vida nómada y sin ataduras que lleva su señor, siempre al dictado de  los  caballos  y  viajando  de  carrera  en  carrera.  Siempre  sin  dejarse  encandilar  por  las  finas  atenciones  que  le  dedican  a  raudales  las  damas de la corte inglesa.  Derwent no podría ser más feliz que con esta actitud de su señor y  solo hay dos palabras que le dan pánico: «vida doméstica». Además,  considera que ninguna mujer es lo bastante buena para Lucius. Pero  el  ojo  izquierdo  del  criado  tiembla  despiadadamente  al  pensar  que  su  señor  compartirá  unos  días  en  la  mansión  Holbrook  con  las  hermanas Essex.    ¿Qué  conquistará  a  Lucius?  ¿Qué  debe  temer  más  su  criado  Derwent?:  ¿La  picardía  descarada,  la  risa  y  la  dorada  melena  de  Annabel?,    ¿El  ardor  apasionado  de  Imogen?,  ¿La  inocencia  y  rebeldía  de  Josie?…  ¿La  honestidad  y  sinceridad  de  Tess,  poco  interesada  en  el  matrimonio,  con  esos  ojos  rasgados  y  esa  boca  de  ensueño?    ¿Sucumbirá  Lucius  Felton,  el  esquivo  e  incazable  lord  inglés,  al  encanto  de  las  desdichadas  hermanas  Essex?  ¿Cómo  se  desenvolverán  ellas,  pobres  escocesas  sin  dote,  en  la  ácida  alta  sociedad inglesa?     Descúbrelo en…     Artículo: Carolina Iñesta Quesada 

RománTica'S 70


71 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 72


73 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 74


75 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 76


77 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 78


79 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 80


81 RomรกnTica'S


HISTÓRICA

ERÓTICA

TIME‐TRAVEL   

 

ACTUALES 

PARANORMAL

 

 

RománTica'S 82


83 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 84


85 RomรกnTica'S


Vob!cboeb!tpopsb!qbsb!uv!opwfmb!

Chicas,  este  bimestre  os  voy  a  presentar  a  alguien  muy  especial.  Quizás muchas de vosotras ya lo conozcáis pues en muy poco tiempo  se  ha  convertido  en  alguien  cuyo  trabajo  ha  impactado  profundamente  a  quienes  lo  han  oído.  Para  aquellas  que  no  sepáis  de quien hablo, me refiero a Pablo Alborán.  Con sólo un disco en el mercado, el cantautor malagueño ha logrado  grandes cosas en el mundo de la música. Este artista sereno, de gran  inspiración, sensibilidad especial, ha preferido tomarse las cosas con  calma  para  conseguir  realizar  su  sueño.  Tres  años  de  trabajo  han  dado  sus  frutos  y  recientemente  ha  recibido  el  reconocimiento  internacional al ser nominado para los Grammy Latinos, nada menos  que  en  tres  categorías,  incluyendo  Mejor  Canción  del  Año  por  su  single «Solamente tú». Y no es de extrañar, pues elabora una música  de  una  solidez,  riqueza  y  calidad  inusuales  en  la  escena  del  pop  español.  Las  canciones  de  Pablo  Alborán  están  llenas  de  matices.  Indudablemente, su música está influenciada por sus raíces sureñas,  pero  además  él  bebe  de  otras  fuentes  que  enriquecen  sus  letras  y  sus  melodías.  En  sus  temas  no  sólo  encontraremos  aires  flamencos  que  nos  evocan  una  Andalucía  llena  de  historia  y  tradición,  sino  también celtas u orientales, que nos trasladan a otras tierras llenas  de  magia  y  misterio;  una  amalgama  de  giros  que  escapan  de  los  tópicos.  Esto  lo  convierte  en  un  compositor  sensible,  inspirado,  atípico y original…   Precisamente,  en  este  número  he  elegido  el  tema  «Solamente  tú»,  como banda sonora para acompañar el romance que Christina Dodd  nos narra en la novela «Una luz en la ventana». ¿Por qué he elegido  esta  historia?  Este  hermoso  relato  nos  cuenta  cómo  un  hombre  descubre nuevas sensaciones que desconocía, en este caso gracias a  una  amarga  experiencia.  Él,  un  guerrero  que  ha  quedado  ciego,  aprende a ver el mundo a través de la voz de su amada, una mujer  que  cambia  su  vida  descubriéndole  un  mundo  lleno  de  matices,  colores y sonidos. Como los que Pablo Alborán nos transmite con su  música… 

Haces que mi cielo vuelva a tener ese azul, pintas de colores mis mañanas solo tú, navego entre las olas de tu voz y tú, tú, tú, solamente tú… haces que mi alma se despierte con tu luz. .  Texto: Ana Mª Benítez 

RománTica'S 86

Una luz en la ventana  Christina Dodd  Lady  Saura  Roget  es  casi  una  esclava  en  manos  de  su  padrastro,  un  hombre  malvado  que  tiene  el  poder  sobre  el  patrimonio  de  la  joven,  lo  que  limita  sus  oportunidades.  Sin  embargo,  el  cambio  que  Saura  anhela  llegará  de  la  forma  menos  pensada:  es  enviada  al  castillo  de  lord  Peter,  un  conocido de su familia.   El  hijo  del  noble,  sir  William  de  Miraval,  fue  un  gran  luchador,  pero  ahora  está  completamente  perdido y Saura decide ayudarle  a  encontrar  el  rumbo.  No  será  un  camino  fácil:  William  siente  que esta mujer es una verdadera  pesadilla.  Organiza,  ordena,  limpia...  demasiado  para  un  hombre  acostumbrado  a  vivir  solo.   Aunque  poco  a  poco  el  derrotado  guerrero  y  la  soltera  sin  esperanzas  irán  conocién‐ dose,  cada  vez  más  íntimamen‐ te, hasta caer en una pasión que  reavivará  sus  existencias  y  que  se  mantendrá  incluso  frente  al  terrible  peligro  que  se  cierne  sobre ellos. 


TITULO ORIGINAL Letters to Juliet AÑO 2010 DURACIÓN 105 min. PAÍS EE.UU. DIRECTOR Gary Winick GUIÓN José Rivera, Tim Sullivan MÚSICA Andrea Guerra FOTOGRAFÍA Marco Pontecorvo

                 

 

REPARTO Amanda Seyfried, Vanessa Redgrave, Gael Garcia Bernal, Franco Nero, Christopher Egan, Marcia DeBonis, Giordano Formenti, Fabio Testi, Oliver Platt PRODUCTORA Applehead Pictures / Summit Entertainment GÉNERO Comedia romántica

      

Los  grandes  clásicos  de  la  literatura  han  servido  de  inspiración  a  numerosos  directores  de  cine  para  contar  historias.  Con  Cartas a Julieta,  el  director Gary Winick hace referencia al clásico de  Shakespeare  y  propone  una  aventura  tierna  que  transcurre  por  la  incomparable  Toscana  italiana.  Se  trata  de  una  comedia  romántica  entretenida  que  desarrolla  dos  historias  de  amor  paralelas  aunque  una  es  actual  y  la  otra  tuvo  lugar  cincuenta  años  atrás.  Esta  travesía  transcurre  al  son  de  canciones  tan  memorables  como  «Quando,  quando,  quando»  de  John  Houlihan  y  Eric  Pressly  mientras  hace  referencia,  básicamente,  a  la  búsqueda  del  auténtico  amor  que  puede  surgir  a  cualquier  edad  y  cuando  menos lo esperas.       

Un viaje inolvidable por la Toscana

          La  protagonista  de  esta  cinta  es  la  encantadora  Sophie, una aspirante a periodista que encuentra  una  buena  historia  que  contar,  aunque  eso  sucede  un  poco  más  tarde.  Ella  y  su  pareja  deciden tener algo parecido a una luna de miel en  Verona  y  mientras  él  se  deja  seducir  por  la  gastronomía del lugar, ella encuentra a un grupo  de  mujeres  que  se  dedican  a  dar  consejos  de  amor  a  jóvenes  con  problemas  del  corazón  que  piden  su  ayuda  mediante  cartas.  Así,  bajo  el  nombre  de  Julieta,  de  la  familia  de  los  Capuleto,  las  cartas  que  llegan  siempre  encuentran  una  respuesta  alentadora  de  aquella  eterna  enamorada  con  la  que  hacer  frente  a  cualquier  problema  de  pareja.  Sophie  decide  unirse  al  grupo  y  escribir  con  sus  compañeras  bajo  el  nombre  de  Julieta.  Durante  su  labor  descubre  una  carta  fechada  varias  décadas  atrás  que 

87 RománTica'S


cuenta la historia de un amor imposible entre una  dama  inglesa  y  un  italiano.  La  joven  decide  contestar esa carta y a partir de ahí comienza una  travesía por la Toscana dirigida por ella misma, la  dama inglesa y su nieto con el fin de encontrar al  misterioso italiano.   Aunque  desde  el  inicio  se  sabe  lo  que  depara  el  futuro  a  Sophie  y  la  dama  inglesa,  el  interés  no  decae,  especialmente  el  que  despierta  la  búsqueda  del  viejo  romance.  Por  otro  lado,  el  marco  escenográfico  de  la  película  es  perfecto  para  una  historia  de  estas  características,  los  paisajes de la Toscana con sus colores típicos, sus  viñedos  y  sus  pueblos  maravillosos  son  otros  ingredientes  que  aderezan  esta  comedia  romántica.  Como suele suceder en este tipo de películas, los  tópicos y los toques de humor están presentes a  lo largo de la historia. En este caso, el tópico del  italiano  conquistador  y  sensible  no  pasa  desapercibido.  Durante  la  búsqueda  del  gran  amor de juventud de la dama inglesa, esta tendrá  que  vérselas  con  algunos  italianos  que  querrán  flirtear con ella a toda costa.  

Cartas a Julieta  cuenta  con  un  reparto  bastante  singular,  cada  uno  de  los  actores  protagonistas  procede  de  un  país  distinto.  Así,  la  joven  protagonista,  Amanda  Seyfried,  encarna  a  una  estadounidense  perseverante  con  sus  ideas  y  la  veterana  Vanessa  Redgrave  se  mete  en  el  papel  de  Claire,  una  mujer  inglesa  comprensiva  que  quiere recuperar a su primer amor.   En cuanto a los chicos, es destacable el papel de  Gael García Bernal, pero no por su interpretación  de  Víctor,  el  novio  de  la  protagonista,  sino  más  bien por su desaprovechamiento.   Algo  parecido  ocurre  con  el  australiano  Christopher  Egan  que  aunque  no  interpreta  mal  el  papel  de  nieto  de  Claire,  un  inglés  estirado  y  frío,  le  falta  algo.  En  último  lugar  está  el  italiano  Franco Nero, un maduro y atractivo viticultor que  en  sus  años  mozos  fue  el  pretendiente  de  la  dama inglesa.   Otras  películas  de  este  directos  son  Si tuviera 30  (2004) y la más reciente, Guerra de novias (2009).     Artículo: Mónica Liceras 

RománTica'S 88


«La fe… está unida con el amor y la confianza»       Cleo  Virginia  Andrews,  más  conocida como V. C. Andrews,   nació en Portsmouth, Virginia,  el  6  de  junio  de  1923.  Siendo  adolescente,  cayó  por  las  escaleras  del  colegio,  hecho  que  le  dañó  severamente  la  espalda.  Tras  varias  operacio‐ nes,  la  lesión  devino  en  una  artritis  que  la  obligó  a  usar  silla de ruedas la mayor parte  de  su  vida.  Luchadora  incan‐ sable,  Andrews,  terminó  su  carrera  por  correo  y  logró  convertirse  en  una  escritora  de  gran  éxito  en  todo  el  mundo.   Su  primera  novela,  «Gods  of  green  mountain»,  no  conven‐ ció  a  los  editores,  que  la  re‐ chazaron  (aunque  fue  publi‐ cada en 2004, ocho años des‐ pués  de  su  muerte,  en  E‐ book).  En  1979,  escribió  un  manuscrito,  «The  Obsessed»,  que  le  fue  devuelto  con  la  sugerencia de que “ampliara y  diera  más  vida  a  la  historia”.  Según comentarios de la auto‐ ra, se puso a ello y la revisó en  una  sola  noche.  Le  cambió  el  titulo  por  «Flowers  in  the  Attic»  (Flores  en  el  ático),  y  fue  publicada  en  ese  mismo  año,  1979,  siendo  un  éxito  rotundo  e  instantáneo  que  alcanzó  el  número  uno  en  las 

listas  de  ventas,  tan  solo  dos  semanas  después  de  su  publicación.    A partir de ese momento, V.C.  Andrews  publicó  una  nueva  novela  cada  año,  y  con  cada  una  de  ellas,  alcanzó  los  primeros  puestos  en  las  listas  de ventas.   V.  C.  Andrews,  murió  de  cáncer  de  mamá  el  19  de  diciembre de 1986.   «Garden  of  shadows»  (Jardín  sombrío) y «Falle hearts» (Co‐ razones  caídos),  publicadas  poco  después  de  su  falleci‐ miento,  son  consideradas  las  últimas  novelas  escritas  por  ella.  A  partir  de  estos  dos  libros,  muchos  más  han  visto  la luz bajo el nombre de  V. C.  Andrews,  pero  no  han  sido  escritos por ella.   El gran éxito de esta autora, y   la  avaricia  de  los  editores,  llevó  a  estos  a  contratar  a  un  «negro»,  Andrew  Niederman,  que  continuó  escribiendo  his‐ torias  basándose  en  los  argu‐ mentos  y  esquemas  de  V.  C.  Andrews.     Las  obras  de  V.  C.  Andrews  son  novelas  góticas.  El  ambiente envolvente, denso y  claustrofóbico  que  le  dio  el 

éxito  con  «Flores  en  el  ático»  se repite una y otra vez en su  obra;  las  relaciones  familiares  tensas,  el  odio  y  los  enfren‐ tamientos entre los miembros  de  la  misma  familia,  el  amor  casi  obsesivo  y  en  algunas  ocasiones,  las  relaciones  ince‐ stuosas  entre  los  protago‐ nistas, se han convertido en la  seña  de  identidad  de  esta  escritora…  y  de  aquellos  que  han  continuado  escribiendo  en su lugar, ya sea adoptando  el  nombre  de  V.  C.  Andrews  (negros)  o  bajo  su  propio  nombre  y  apellido,  Andrew  Niederman,  pero  especifican‐ do  que  son  novelas  «basadas  o inspiradas» en la obra de V.  C. Andrews.   Debido a que no comulgo con  los  «negros»  editoriales,  solo  voy a listar las novelas de V. C.  Andrews  que  fueron  escritas,  o  al  menos,  iniciadas  por  ella,  aunque  también  añadiré  (se‐ ñalándolo)  las  escritas  por  Andrew  Niederman  que  fina‐ lizan  series.  Así  mismo,  indico  el  titulo  original  y  el  año  de  publicación,  y  a  continuación  el  título  en  castellano  y  la  fecha  de  la  última  edición  en  España.  

Sección de autoras: ¿Autora en el olvido?

     

Artículo: Noelia Amarillo 

  

89 RománTica'S


Novelas de V. C. Andrews   

SERIES   

 

 

The Dollanganger     

The Casteel   

Independientes   

 Flowers in the attic (1979) –  Flores en el ático (2003)   Petals on the wind (1980) –  Pétalos al viento (2003)   If there be thorns (1981) – Si  hubiera espinas (2003)   Seeds of yesterdays (1984) –  Semillas del ayer (2003)   Garden of shadows (1987) –  Jardín sombrío (2003)  (El último libro fue iniciado  por Andrews y terminado por  Niederman)   

RománTica'S 90

 Heaven (1985) – Los sueños  de Heaven Leigh (1991)   Dark Angel (1986) – Ángel  Negro (1991)   Fallen Hearts (1988) –  Corazones caídos (1991)  Iniciada por Andrews y  terminada por Neiderman)   Gates of paradise (1989) – Las  puertas del paraíso (1992)  (Inspirada por Andrews y  terminada por Neiderman)   Web of dreams (1990) –  Telaraña de sueños (1992)  (Inspirada por Andrews y  terminada por Neiderman)   

 Gods of green mountain  (1972) Novela de Ciencia  ficción publicada en ebook en  2004   My sweet Audrina (1982) – Mi  dulce Audrina (1992)         


El libro: La heredera de Henry James Henry James nació en la ciudad de Nueva  York  en  1843  un  día  15  del  mes  de  Abril.  Este  literato  pasó  muchos  años  en  Europa  y  un  día  de  1881  vio  publicada  su  novela  «La  heredera» cuyo título original era  «Washington  Square»,  y  ésta  es  la  obra  que  a  mí  me  ha  parecido  que  debía  ocupar  un  lugar  en  este  artículo  que ya forma parte inherente en esta revista. 

Permitidme  hacer  aquí  una  reflexión.  ¿Tan  imposible  es  pensar  que  una  mujer  pueda  ser  feliz al lado de un hombre que sólo la quiera por  el interés? A mi modo de ver, creo que si la vida  le ofrece un bocado de felicidad, aunque ésta sea  tan  efímera  como  el  humo  de  un  cigarrillo,  tendría que  aferrarse a ella con uñas y dientes y  dejar un poco de lado el qué puedan decir. Es un  poco como pensar… «que me quiten lo bailao».   

Pero  comencemos  por  el  principio.  ¿Quién  es  la  heredera?  La heredera es una joven poco agraciada hija del  señor  Sloper.  La  heredera  es  Catherine,  una  mujer  que  pese  a  llevar  una  vida  carente  de  afecto aún sueña con el amor. La heredera es una  dama  llena  de  sentimientos,  apasionada  por  la  vida  pero  a  la  que  ésta  aún  no  le  ha  dado  una  oportunidad de amar y ser amada.  Catherine además de todo eso vive con un padre  algo tiránico y autoritario que no ve en su hija las  cualidades  necesarias  para  encontrar  un  marido,  y por ello, cuando en la vida de ambos se cruza el  joven  Morris  Townsend  no  duda  en  abrirle  los  ojos  a  su  hija  y  tacharle  de  oportunista  y  caza‐ fortunas. 

    Pero  el  bueno  del  doctor  Sloper  no  creo  que  opine lo mismo, y no lo creo por las cosas que le  dice  a  Catherine  y  por  su  forma    de  actuar  a  lo  largo de toda la novela.  Sin  embargo,  también  hay  que  ponerse  en  su  lugar  y  ver  los  toros  desde  su  propio  lado  del  burladero. 

91 RománTica'S


Si a otra cosa invita esta novela es a reflexionar. A  reflexionar  desde  muchos  puntos  de  vista  y  a  tener  en  cuenta  muchas  opiniones  que  el  autor  nos hace ver desde la perspectiva de todos y cada  uno de los personajes.  La  novela  de  Henry  James  está  plagada  de  muchos  sentimientos  encontrados,  de  una  relación entre padre e hija complicada pero todo  ello  envuelto  en  un  paquete  bien  presentado  de   la sociedad de la época. 

  La  historia  de  «La  heredera»  es  simple  a  priori  pero todo ello se va volviendo más complicado a  medida  que  la  obra  avanza.  Conforme  vas  leyendo te vas posicionando al lado de cada uno  de los personajes, o lo mismo esa es mi impresión  y  me  voy  sintiendo  como  una  veleta  que  va  cambiando de posición al igual que el viento…  Y dentro de todo este caos agobiante en el que se  ha convertido la vida de la insulsa y, según piensa  su  padre,  simplona  Catherine  entra  en  escena  el  señor Morris Townsend.   Morris  es  elegante,  de  buena  apostura,  inteligente…  pero  tiene  fama  de  libertino  y  de  caza‐fortunas.  Pero,  ¿qué  siente  por  nuestra  protagonista? 

RománTica'S 92

No os lo diré, me lo reservaré para mí y a cambio  os  invito  a  leerla,  a  disfrutar  de  ella  y  con  ella  y  espero que os resulte tan atrayente como a  mí.  Su  lectura  es  ágil  y  fácil  de  comprender,  sus  personajes  y  la  evolución  de  éstos  diría  que  es  simplemente  divina  y  la  nota  de  humor  también  está  claramente  presente  si  nos  fijamos  en  el  personaje de la imprevisible tía Lavinia.  Esta  gran  e  inolvidable  novela  ha  sido  llevada  al  cine  en  un  par  de  ocasiones.  He  visionada  cada  una  de  ellas  y  pese  a  las  interpretaciones  magistrales  de  la  versión  de  1949  llevada  al  cine  por  William  Wylder  e  interpretada  por  Olivia  de  Haviland  y  Montgomery  Cliff,  he  de  decir  que  la  que  más  se  ajusta  a  la  esencia  del  libro  es  la  versión  de  1997  interpretada  por  Jennifer  Jason‐  Leigh, Albert Finney y Ben Chaplin.   La edición que yo tengo de esta novela es de hace  años;  tantos  años  hace,  que  no  sé  si  recordaréis  aquel  formato  de  Ediciones  B  que  tenía  el  lomo  negro y el logo de la editorial en blanco.  La edición más asequible es la de Alianza Editorial   por  un  precio  de  8,00€.  Para  las  coleccionistas  están las de Alba Editorial o la del Grupo Planeta  en  su  sello  Booklist  cuyos  precios  superan  los  20,00€.  Artículo: Loli Díaz     

 


La Película: Su juego favorito   TÍTULO ORIGINAL Man's Favorite Sport? AÑO 1964 DURACIÓN 120 min. PAÍS EE. UU. DIRECTOR Howard Hawks GUIÓN John Fenton Murray y Steve McNeil MÚSICA Henry Mancini FOTOGRAFÍA Russell Harlan REPARTO Rock Hudson, Paula Prentiss, Maria Perschy, John McGiver, Charlene Holt, Roscoe Karns, Regis Toomey, Norman Alden PRODUCTORA Universal Pictures GÉNERO Comedia Romántica

 

—Digo que el hombre que lleve este libro ganará —Pues adelante, adelante, Napoleón que vas camino de Waterloo. Tú leerás el libro… pero él lo escribió… Con esta simpática conversación se da inicio a la  competición de pesca en la que participa, sin más  remedio  nuestro  intrépido  protagonista,  Roger  Willoughby (Rock Hudson).  El  caso  es  que  nada  como  tirar  de  la  videoteca  personal  de  uno  para  pasar  una  agradable  tarde  de  domingo.  Parece  ser  que  últimamente  las  televisiones  se  han  olvidado  de  estos  grandes  clásicos y cadenas como las públicas obvian este  tipo  de  cine  que  tan  buenos  ratos  nos  pueden  hacer pasar.  Soy una enamorada del cine clásico, no lo niego.  Me encanta el cine de los sesenta y actores como  Rock Hudson me hacen vivir experiencias amenas  y  divertidas  cada  vez  que  cojo  uno  de  mis  queridos dvds.  Hacía  tiempo  que  no  me  paraba  a  ver  esta  película  y  este  fin  de  semana  me  decidí  por  ella  para  escribir  este  artículo.  ¡Qué  buenos  recuerdos  me  trajo!  Desde  el  propio  Willoughby  hasta  el  indio  sabiondo  que  trae  de  cabeza  a  nuestro protagonista. Un protagonista que trae a 

bordo  a  una  némesis  que  le  hará  ir  de  cabeza  gran  parte  de  la  película  por  no  decir  la  película  entera.  Un fortuito encuentro en un aparcamiento con la  señorita  Abigail  Page  (Paula  Pentriss)  será  el  inicio de una serie de catastróficas desdichas para  este  vendedor  de  artículos  de  pesca.  El  gran  maestro de la pesca… ¡Ja!  Perdónenme que me ría pero es que el pobre de  Roger, pese a haber escrito varios libros de pesca  y  haber  enseñado  a  tan  noble  arte  a  muchos  iniciados…  ¡no  sabe  pescar!  Es  más  jamás  lo  ha  hecho… es, lo que podríamos decir… un impostor.  Un  guapo  impostor,  para  qué  vamos  a  negarlo.   Un  sinvergüenza  encantador  que  va  a  intentar  por  todos  los  medios  rehuir  la  insólita  proposición  por  parte  de  la  señorita  Page  de  participar  en  un  concurso  anual  de  pesca.  Pero,  ¿cómo hacerlo si todo lo que ha escrito desde la  «experiencia»  no  son  sino  patrañas  inventadas  para  convertirse  en  el  mejor  vendedor  de  la  cadena? 

93 RománTica'S


Desde  luego  las  situaciones  que  se  van  a  ir  creando  a  partir  de  esta  situación  tan  ilógica  no  dejan de ser divertidas. Desde el momento en el  que  la  invita  a  almorzar  hasta  la  escena  memorable del rasgón en el vestido de la señorita  Abigail, pasando por una infinidad de situaciones  divertidas y pesca «inusual».  Obviamente  su  secreto  no  puede  tardar  mucho  en  desvelarse  y  será  a  partir  de  ahí  cuando  las  mujeres  que  han  asaltado  su  idílica  existencia  para  volverla  patas  arriba  se  conviertan  en  sus  más fieles colaboradoras y de esa manera evitarle  el  desastre.  Aunque  para  ello  tenga…  ¡que  escayolarle un brazo! Lo que me pude reír con la  escena que continúa a esa decisión…   Pero  cuando  todo  parecía  que  empezaba  a  marchar sobre ruedas… llega cupido y lo complica  todo.  Una  divertida  historia  que  hará  las  delicias  de  todo  aquel  que  se  atreva    a  disfrutar  de  esta  película  que  viene  además  acompañada  por  una  fotografía  de  lujo,  una  música  del  inolvidable  Mancini y un guión de lo más gracioso.  No  os  perdáis  la  película,  estoy  segura  que  os  encantará.  Por  supuesto  no  puedo  dejar  de  mencionar a los viejecitos encantadores que solo  saben hacer apuestas acerca de quién va a ganar  a quién.  Artículo: Loli Díaz       

 

RománTica'S 94


El Vintage   En  muchas  de  las  novelas  actuales,  películas  con  tintes  un  tanto  románticos  o  incluso  comedias  aparece este término.  Desde hace unos años venimos oyendo hablar del  Vintage o de la moda Vintage, pero ¿sabemos en  realidad  que  significa?  ¿Tenemos  solo  una  vaga  idea  de  lo  que  es  pero  no  nos  hemos  atrevido  a  preguntar?  Lo cierto es que yo me tropecé con este término  por primera vez viendo la película «Sexo en NY 2»  y  poco  tiempo  después,  la  editorial  Lumen  lanzó  al  mercado  librero  un  libro  de  Isabel  Wolff  que  lleva por título «Una pasión Vintage»… y me picó  la curiosidad el término así que me puse a mirar  por  internet  y  gracias  a  la  ayuda  de  San  Google  (como  algunos  ya  le  llamamos)  he  conseguido  averiguar  qué  es  y  cómo  podemos  utilizar  este  término tan en boga últimamente. 

podríamos decir que su equivalente en castellano  es retro.  Pero…  ¿por  qué  nos  sentimos  atraídos  por  este  estilo de moda?  ¿Sinceramente?  Pienso  que  nuestro  gusto  por  lo  de antaño se ha profundizado, las tendencias de  hoy, a veces, no nos terminan de convencer y ese  cierto  aire  nostálgico  que  provoca  (o  evoca)  el  vintage, hace de esta moda todo un estilo más de  vanguardia que lo que se lleva ahora mismo.  No es pues de extrañar que cada vez  más chicas  de  las  que  consideramos  como  treintañeras  se  vayan sumando día a día al gusto por modas que  se  suponían  ya  en  desuso.  La  moda  perece,  cierto,  pero  algunos  estilos  siempre  perdurarán.  ¿No creéis?   

 

  Pasaré  ahora  a  la  definición  más  o  menos  completa que se le da a este término: 

Vintage: 

dícese  de  cualquier  objeto  antiguo,   diseño  artístico  o  factura  de  calidad  que  tenga  reminiscencias de la moda del siglo XX.  La  palabra  en  sí  proviene  del  anglo‐normando 

vintage  y  ésta  a  su  vez  del  galicismo  vendage  y 

95 RománTica'S


Viendo  películas  clásicas,  de  esas  que  nunca  pasan  de  moda  como  «Con  faldas  y  a  loco»,  «Vacaciones en Roma», que por cierto, aún no las  he  tratado  para  la  cápsula,  u  otras  como  «Confidencias  a  medianoche»  o  «Cuando  llegue  Septiembre», te das cuenta  que el vestuario que  llevaban Marilyn, Audrey, Doris o Gina eran ropa  que  marcaban  la  cintura,  daban  una  visión  perfecta  de  las  caderas…  en  fin  que  reflejaban  perfectamente  el  cuerpo  femenino.  Cuerpos  voluptuosos  y  atractivos  a  la  vista  muy  fuera  del  canon femenino que hoy se estila en las pasarelas  cuyas  modelos  casi  parecen  que  están  faltas  de  carne. Poco pecho, nada de cintura y de caderas  para qué vamos a hablar.  Si  Boticelli  levantara  la  cabeza…  sus  tres  gracias  poco menos que se irían un poco a tomar viento  fresco. 

Pero  no  todo  en  la  moda  vintage  es  son  vestidos  ajustados  propios  de  la  década  de  los  años  sesenta.  Tenemos  que  hacer  referencia  a  que  también  se  consideran  dentro  de  ésta,  estilos  propios  de  los  años  20  con  faldas  por  debajo  de  las  rodillas  (que  recuerdan  y  mucho  a  los  trajes  de  charlestón),  otras  más  eclécticas  como  la  de  los años 70 donde impera el colorido y las formas  un  poco  amorfas  o,  mi  favorita,  la  de  finales  de  los  cincuenta  con  faldas  de  vuelo  bajo  enaguas  crujientes que si das una vuelta se abre tanto que  se te ven todas las piernas.  Hermosas  épocas  las  de  nuestras  abuelas  y  nuestras  madres…  tan  distintas  de  las  de  hoy  en  día…  Por  eso,  si  eres  de  las  que  gustan  de  evocar  cualquiera  de  estas  décadas…  ¡No  dudes  en  apuntarte también al estilo VINTAGE!  Artículo: Loli Díaz   

     

RománTica'S 96


RománTica’S por la

SOLIDARIDAD El Alzheimer     El  21  de  septiembre  se  celebró  el  día  mundial  del  Alzheimer,  fecha  elegida  por  la OMS (Organización Mundial  de  la  Salud)  y  la  Federación  Internacional  de  Alzheimer.  El  propósito  de  esta  conmemo‐ ración es dar a conocer la en‐ fermedad  y  difundir  infor‐ mación  al  respecto,  solicitan‐ do el apoyo y la solidaridad de  la  población  en  general,  de  instituciones  y  de  organismos  oficiales. En RománTica’S tam‐ bién hemos querido unirnos a  ellos  en  este  día  tan  especial  exponiendo  brevemente  lo  que es y conlleva convivir con  esta enfermedad.  ¿Qué es?  El alzheimer es una alteración  neurodegenerativa  primaria,  que suele aparecer a partir de  los  65  años,  aunque  también  puede  presentarse  entre  gen‐ te  más  joven.  Cuando  una  persona  padece  la  enferme‐ dad de Alzheimer, experimen‐ ta  cambios  microscópicos  en  el  tejido  de  ciertas  partes  de  su  cerebro  y  una  pérdida,  progresiva, pero constante, de 

una  sustancia  química,  vital  para  el  funcionamiento  cere‐ bral, llamada acetilcolina. Esta  sustancia  permite  que  las  cé‐ lulas nerviosas se comuniquen  entre ellas y está implicada en  actividades  mentales  vincula‐ das al aprendizaje, memoria y  pensamiento.  Causas  Es  difícil  determinar  quién  va  a  desarrollar  la  enfermedad  de  Alzheimer,  puesto  que  se  trata  de  una  alteración  com‐ pleja,  de  causa  desconocida,  en la que, al parecer, intervie‐ nen  múltiples  factores.  He  aquí algunos de los elementos  que  pueden  aumentar  las  probabilidades  de  padecer  esta patología. 

•  Razas: afecta por igual a todas  las razas.  •  Herencia familiar: Aunque una  de  sus  variantes  se  transmite  genéticamente  en  un  1%  de  los  casos,  se  estima  que  la  cifra  el  40%  de  los  pacientes  con  EA  presentan  anteceden‐ tes familiares.  •  Factor  genético:  varias  muta‐ ciones en el gen de la proteína  precursora  de  amiloide  (APP),  o en el de las presenilinas 1 y  2.  También  podría  asociarse  con  mutaciones  en  el  gen  de  la  apolipoproteína  E  (ApoE).  Esta  proteína  está  implicada  en el transporte y eliminación  del colesterol.  

•  Edad:  suele  afectar  a  los  mayores  de  60‐65  años,  pero  también  se  han  dado  casos  entre  menores  de  40.  El  mal  de Alzheimer es una enferme‐ dad favorecida por la edad. 

•  Factores  medio‐ambientales  :  El  tabaco  se  ha  mostrado  como un claro factor de riesgo  de la patología, al igual que las  dietas  grasas.  Por  otra  parte,  pertenecer  a  una  familia  un‐ merosa también parece influir  en el riesgo de Alzheimer. 

•  Sexo  :  las  mujeres  lo  padecen  con más frecuencia, probable‐ mente,  porque  viven  más  tiempo. 

Pero,  ¿cómo  intuir  si  alguno  de  nuestros  familiares  co‐ mienza  a  mostrar  indicios  de  desarrollar esta enfermedad? 

97 RománTica'S


Síntomas  Muchas  personas  reciente‐ mente  diagnosticadas  con  la  enfermedad  de  Alzheimer  pueden  haber  sentido  por  algún  tiempo  que  «algo  no  está  bien».  Puede  ser  que  se  han  vuelto  más  olvidadizas,  que  fácilmente  se  desorien‐ tan, tienen lapsos inesperados  en  el  juicio,  o  experimentan  cambios inusuales de humor y  emociones.  Estos  pueden  ser  signos  tempranos  de  demen‐ cia,  pero  también  pueden  ser  signos  de  depresión  u  otras  afecciones  tratables.  Además,  algunas demencias son causa‐ das  por  la  deshidratación,  re‐ acciones farmacológicas, hipo‐ tiroidismo,  infección  u  otros  problemas  físicos  y  pueden  revertirse.  Un  médico,  a  tra‐ vés de una examen completo,  puede  descartar  otras  condi‐ ciones similares, como pareci‐ dos a los síntomas.  Pueden  ser  síntomas  tempra‐ nos  de  la  EA  la  confusión,  disturbios  en  la  memoria  de  corto  plazo,  problemas  con  la  atención  y  la  orientación  espacial, cambios de persona‐ lidad,  dificultades  de  lenguaje  y  cambios  de  humor  inexpli‐ cables.  Esta  deficiencia  se  hace  cada  vez  más  notoria  e  incapacitante  para  el  afecta‐ do,  que  tendrá  problemas  para realizar tareas cotidianas  y  simples,  y  también,  otras  más  intelectuales,  tales  como  hablar,  comprender,  leer,  o  escribir.  

RománTica'S 98

Etapas  •  Estado  Leve:  El  daño  de  la  enfermedad  todavía  pasa  desapercibido,  tanto  para  el  paciente,  como  para  los  familiares.  El  enfermo  olvida  pequeñas  cosas,  como  dónde  ha  puesto  las  llaves,  o  tiene  alguna  dificultad  para  encon‐ trar  una  palabra.  En  esta  etapa  todavía  puede  trabajar  o  conducir  un  coche,  aunque  es  posible  que  empiece  a  experimentar  falta  de  espon‐ taneidad,  de  iniciativa  y  cier‐ tos  rasgos  depresivos.  La  ca‐ pacidad  de  juicio  se  reduce  y  tiene  dificultad  para  resolver  nuevas situaciones y organizar  actividades.  Pueden  aparecer  signos de apatía y aislamiento  y cambios de humor.   •  Estado  Moderado:  La  enfer‐ medad  ya  resulta  evidente  para  familia  y  allegados.  El  paciente  presenta dificultades  para  efectuar  tareas  como  hacer  la  compra,  seguir  un  programa de televisión, o pla‐ near  una  cena.  Ya  no  es  sólo  una pérdida de memoria, sino  también  de  capacidad  de  razonamiento  y  comprensión.  En  esta  etapa,  el  deterioro  avanza con bastante rapidez y  los  afectados  pueden  llegar  a  perderse  en  lugares  familia‐ res.  Además  se  muestran  visiblemente  apáticos y depri‐ midos.   •  Estado  Grave:  Todas  las  áreas  relacionadas  con  la  función  cognitiva  del  paciente  se  encuentran  afectadas.  Pierde 

la  capacidad  para  hablar  correctamente, o repite frases  inconexas  una  y  otra  vez.  No  puede  reconocer  a  sus  fami‐ liares  y  amigos;  ni  siquiera  se  reconocen  a  ellos  mismos  ante  un  espejo.  La  desorien‐ tación  es  constante.  Los  pa‐ cientes  más  graves  se  olvidan  de  andar  y  sentarse  y,  en  general,  pierden  el  control  sobre sus funciones orgánicas.  Se  olvidad  de  hechos  recién‐ tes  y  lejanos.  Permanecen  horas  inmóviles  sin  actividad,  y  generalmente  no  pueden  andar. Dejan de ser individuos  autónomos  y  necesitan  que  les  alimenten  y  les  cuiden.  Gritan, lloran o ríen sin motivo  y  no  comprenden  cuando  les  hablan. En su etapa más grave  surgen  rigideces  y  contrac‐ turas  en  flexión,  permanecen  en mutismo y pueden llegar a  presentar  trastornos  degluto‐ rios.  Muchos  de  ellos  acaban  en estado vegetativo.  Prevención  Las  recomendaciones  de  los  expertos  se  centran  funda‐ mentalmente  en  dos  puntos  clave: detección precoz de los  primeros  síntomas,  y  ejercitar  la  memoria  y  la  función  intelectual.  Una  dieta  equili‐ brada, baja en grasas, protege  frente  al  deterioro  cognitivo,  además,  la  vitamina  E  ejerce  un  efecto  protector.  El  ejerci‐ cio de la memoria y de la acti‐ vidad  intelectual  no  va  parejo  al  nivel  de  educación  o  cultu‐ ral de la persona. 


Diagnósticos 

Tratamientos 

La  enfermedad  se  diagnostica  con datos recabados sobre los  problemas  del  paciente  de  memoria  y  aprendizaje,  para  llevar  adelante  la  vida  coti‐ diana  y  preguntando  a  fami‐ liares  o  personas  que  convi‐ ven  con  el  supuesto  enfermo.  Los  análisis  de  sangre  y  orina  descartan  otras  posibles  en‐ fermedades que causarían de‐ mencia  y,  en  algunos  casos,  también  es  preciso  analizar  fluido de la médula espinal. 

La  enfermedad  de  Alzheimer  es una patología de evolución  lenta. Desde que aparecen los  primeros  síntomas  hasta  que  se  inicia  una  etapa  de  mayor  gravedad  pueden  pasar  años,  dependiendo  de  cada  perso‐ na,  entre  5  y  20.  Por  el  mo‐ mento no existe ningún trata‐ miento  que  revierta  el  proce‐ so  de  degeneración  que  com‐ porta  esta  enfermedad.  Sin  embargo,  sí  se  dispone  de  algunos fármacos que pueden  retrasar,  en  determinadas  etapas  de  la  enfermedad,  la  progresión de la patología. 

Entre  las  pruebas  más  empleadas  para  observar  los  cambios que esta enfermedad  produce en el cerebro destaca  la resonancia magnética (RM),  la  tomografía  por  emisión  de  positrones  (conocida  por  su  acrónimo  inglés,  PET)  y  una  combinación de ambas. Con la  RM,  se  visualiza  la  forma  y  estructura del cerebro. Con la  PET  se  pueden  detectar  los  primeros  cambios  en  el  tejido  cerebral, incluso antes de que  aparezcan  los  síntomas  visi‐ bles  (como  el  deterioro  de  la  memoria).

Se  utilizan  los  anticolinesterá‐ sicos o inhibidores de la acetil‐ colinesterasa,  fármacos  que  elevan  los  niveles  de  acetil‐ colina  en  el  cerebro.  Tacrina,  donepezilo  y  rivastigmina  son  los  fármacos  indicados  en  las  primeras  etapas  de  la  enfermedad.  Con  estos  medi‐ camentos se mejoran las fases  iniciales  y  moderadas  de  la  patología,  retrasando  el  dete‐ rioro de la memoria y la aten‐ ción. 

La  vacuna,  AN‐1792,  se  basa  en  una  forma  sintética  de  la  proteína beta amiloide, prote‐ ína  que  conforma  las  placas  en los cerebros de los pacien‐ tes  con  Alzheimer  y  estimula  al  sistema  inmunológico  para  eliminar  las  placas  ya  forma‐ das  y  evitar  la  aparición  de  otras nuevas.  En  España  existen  varios  organismos  que  ayudan  tanto  a  enfermo  como  familiares  a  paliar los efectos que conlleva  esta enfermedad.  http://www.fundacionalzheimeresp. org/index.php  Fundación Alzheimer España (FAE)  http://www.sarquavitae.es/residenci al/residencias/ficha_torrequebrada  Centro  para  mayores  especializado  en  el  problema  de  Alzheimer,  situado  en  Torrequebrada  (Benal‐ mádena, Málaga).  http://www.keruve.com/  GPS  que  ayuda  a  un  familiar  que  padece  Alzheimer,  para  que  este  pueda  dar  un  paseo  sin  necesidad  de perderse. 

    Artículo: Adrián G. Pérez 

     

99 RománTica'S


RomรกnTica'S 100


DIEGO MARCILLA E ISABEL SEGURA      En  los  tumultuosos  primeros  compases  del  siglo  XIII.  En  la  villa  de  Teruel  repican  campanas  de  boda. Es el sonido que recibe a un caballero que,  exhausto  pero  ilusionado,  llega  al  hogar  por  la  cuesta  de  la  Andaquilla.    Se  trata  de  Diego  de  Marcilla,  que  regresa  rico  y  famoso  tras  tomar  parte  en  múltiples  batallas.  Diego  está  enamorado desde niño de Isabel de Segura, y es  un  sentimiento  correspondido,  pero  mientras  que  ella  es  de  una  familia  importante,  él  es  hijo  segundo  de  otra  más  modesta.  Sin  embargo,  el  padre  de  Isabel  accede  a  darle  cinco  años  de  tiempo  para  enriqueciese,  tras  los  cuales  y  con  este  requisito  podrá  desposar  a  Isabel.  Corre  el  año  1.217.  El  mismo  día  que  cumple  el  plazo,  Diego  regresa  a  Teruel.  Pero  momentos  después  de  llegar,  es  informado  de  que  el  ambiente  festivo  y  el  engalanamiento  de  la  villa  se  debe  a  que  Isabel  de  Segura  acaba  de  desposarse  con  otro.  La  presión  de  la  familia  y  un  pretendiente  muy  importante,  han  precipitado  el  enlace,  pero  los  sentimientos  de  Diego  son  contradictorios:  siente cólera, pesar, desazón, rabia... Decide ir al     

encuentro  de  su  amada,  para  escuchar  de  su  boca que se ha casado con don Pedro Fernández  de  Azagra,  hermano  del  Señor  de  Albarracín.  Él  angustiado  y  completamente  decepcionado  le  pide  un  beso  a  su  amada,  pero  ella  se  niega  porque  es  consciente  que  pertenece  a  otro  hombre. Diego no resiste la negativa, es como si  algo se le rompiera por dentro, y cae fulminado al  suelo.  Ha  muerto.  Al  día  siguiente,  las  campanas  de  boda  han  trocado  sus  tañidos  por  los  de  funeral  y  la  iglesia  se  viste  de  crespones  negros.  Una  comitiva  triste  y  silenciosa  transporta  el  cadáver  del  infortunado  amante  depositándolo  en  el  templo.  Cuando  van  a  comenzar  los  funerales,  sale  de  entre  el  gentío  una  mujer  con  la cara velada que se acerca al fallecido: es Isabel  de  Segura.  Destocándose,  se  acerca  a  su  amado  para darle el beso negado en vida, lo deposita en  sus  fríos  labios  e  instantes  después  se  desploma  muriendo  sobre  él.  La  tradición  asegura  que  murieron  de  amor,  y  por  ese  motivo  fueron  enterrados  juntos.  Unidos  en  la  eternidad  permanecen hasta el día de hoy. 

101 RománTica'S


No le mató la vengativa mora. Donde estuviera yo, ¿quién lo tocara? Mi desgraciado amor, que fue su vida ... su desgraciado amor es quien lo mata. Delirante le dije: «Te aborrezco»: él creyó la sacrílega palabra, y expiró de dolor. (Hartzenbusch, "Los Amantes de Teruel". Versos 461-467) "Mi bien, perdona mi despecho fatal. Yo te adoraba. Tuya fui, tuya soy: en pos del tuyo mi enamorado espíritu se lanza. (Hartzenbusch, "Los Amantes de Teruel")

Ay, Isabel; el beso que se niega puede hacerse puñal irrevocable; matar por omisión es tan culpable como hacerlo al calor de la refriega. Tanta fidelidad…Si en esa entrega no va tu corazón, si el indudable objeto de tu amor no es negociable, si es tu enlace designio de estratega…. Diego cerró sus párpados, sin vida, por esa honestidad malentendida que a cada puerta impone cerradura. Y ¿a qué fin, Isabel, si al otro día tu propia vida se desvanecía al borde de su abierta sepultura? Soneto Nº 1394, de Francisco Álvarez Hidalgo Artículo: Aravalle Palacios 

RománTica'S 102


La leyenda de los Amantes de Teruel Estaba desesperado. Inmerso en una batalla entre el despecho y el amor porque su amada Isabel se había casado con otro. Él, que había regresado lleno de gloria y triunfos. Él, que había prometido regresar a su encuentro, descubría que ella no lo había esperado y que pertenecía a otro. Diego se mesó el pelo con impaciencia mientras evocaba con un sentimiento extremo de aflicción, la promesa que le arrancara y que su amada no cumplió. Isabel conocía que se marchaba a la guerra como soldado de uno de los Tercios del emperador. Sabía que se marchaba para buscar riquezas, y honor… Diego había sostenido entre sus brazos un arcabuz como si sostuviera a su amada y la meciera con reverencia. Había matado por ella, había sufrido penurias inimaginables, pero Isabel no lo había esperado. Él, se marchó alegre con su escuadra, satisfecho porque ella lo vio partir, no como mártir sino como un afamado conquistador, porque no iba a ganar una guerra sino un corazón femenino que adoraba. Pero ella, la más hermosa de todas las mujeres, se había desposado con otro, con don Fernando de Gamboa, pero él era consciente de que ella no lo amaba, ¡no! Porque había suspirado por su regreso cada día, cada noche solitaria y negra. ¿Quién había osado convencerla para que se casara con otro? ¿Quién se había mostrado tan ruin y despreciable? ¿Su padre? ¿Su prima Elena que había crecido con ella como una hermana? ¡No! ¡Imposible! El señor Segura era consciente de su amor profundo por Isabel. Y él le prometió ganar con sus brazos lo que la diosa fortuna le negó por su nacimiento: título y riquezas. Diego le pidió un plazo para conseguirlo, corto, pero le fue concedido: tres años para buscar la riqueza y el triunfo… y Diego aceptó con inmensa alegría, e inusitada calma. Y buscó a su amada Isabel para contarle la buena nueva.

103 RománTica'S


Pero ella no lo había esperado, y ahora se encontraba en el salón del hogar de su amada y su esposo esperando para convencerla de que se marchara con él. ¡Pensaba arrancarla de los brazos de su marido! Aunque la vida le fuera en ello. Isabel llegó con paso indeciso, con mirada empañada en emociones que trataba de ocultar. Diego al verla, suspiró profundamente y carraspeó para encontrarse la voz. Cayó de rodillas frente a ella, y con el alma en vilo le recordó la promesa de espera que le había entregado antes de marcharse a la guerra, promesa que no había cumplido. Isabel no se atrevía a mirarlo, y el reproche masculino se le clavó en el alma como dardos ardientes y envenenados. Diego lloró su suerte, y su pérdida. Isabel se quebró por dentro, pero estaba casada ante Dios y nadie podía cambiar esa circunstancia. Ni el inmenso amor que sentía por Diego Marcilla, el único y verdadero amor de su vida. Diego, vencido, se alzó de su posición servicial y le pidió un último beso de despedida. Confiaba que al dárselo ella recapacitara. Que al sentirlo supiera que solamente con él podría alcanzar la felicidad. Los ojos de Isabel lloraban con fruición, y le negó el beso en un gesto apenas perceptible, aunque sintió que el corazón se le partía en miles de pedazos.

RománTica'S 104


Diego inspiró profundamente, sentía tal vacío en su pecho que cuando sintió el espasmo como un crujido en sus costillas, ni un lamento salió de sus labios. Simplemente la miró, como se mira algo que se ama con toda el alma y resulta inalcanzable. Se desplomó en el suelo como si lo hubiera alcanzado un rayo, y quedó inerte tendido a sus pies. Y la muerte del valiente soldado corrió como reguero de pólvora. Los funerales se celebraron con una gran concurrencia de amigos y familiares que no se explicaban la infausta suerte del joven triunfador. En el templo adornado de flores nupciales. Las campanas de boda se tornaron tañidos de muerte. Y toda la ciudad se cubrió de crespones negros como promesas malditas. Una comitiva silenciosa transportó el cuerpo sin vida hasta el altar preparado. Y una figura silenciosa, con el rostro cubierto por un velo, se arrodilló en el silencioso sagrario sin perder detalle de la misa por el alma de su amado. La presencia femenina no esperó a la finalización del responso, se alzó de su posición humilde y caminó hasta el altar. Isabel entones descubrió su rostro bañado en lágrimas. Mostró a los presentes con su mirada, la angustiosa pérdida que sentía, el profundo dolor que la embargaba. El silencio en el templo los envolvió a todos como un lazo espectral, pero ella siguió su rumbo hacia el cuerpo quieto de quien lo fue todo en su infancia y adolescencia. Cuando llegó hasta él, la yema de sus dedos acariciaron el rostro pálido, y obedeciendo a una fuerza interior, se inclinó con reverencia y depositó un beso en los fríos labios. Isabel cayó de rodillas y abrazó a Diego con fuerza, con desesperación, clamó con agonía infinita: –Amado mío, marcho contigo. Un instante después de pronunciar las palabras, cayó desplomada e inerte junto al cuerpo de Diego de Marcilla. Isabel de Segura murió dos veces, una cuando le negó el beso, y otra cuando se lo dio. Arlette Geneve.

105 RománTica'S


Ocio y Placer  

 

Escapadas románticas

He caminado mucho para llegar a ella; atravesado  barrancos,  bosques  de  pinos,  carrascas,  robles,  ramblas  y  muelas:  un  relieve  abrupto  y  montañoso, hermoso y variado paisaje natural que  alberga una fauna y flora exclusiva. La silueta de lo  que  parece  ser  una  ciudad  medieval  se  dibuja  altiva en el horizonte: sus recias murallas, sus casas  encaramadas  en  la  roca,  sus  torres,  su  iglesia,  su  convento…su  castillo,  que  domina  el  cerro  y  cuantas montañas se alzan a su alrededor. Cojo mi  bota  de  vino  y  echo  un  trago.  Tengo  la  extraña  sensación  de  estar  dentro  de  un  cuento  caballeresco. ¡¿Quién sabe?! Igual es aquí, en este  lugar, donde encuentre a mi amada. Espero, eso sí,  que para ello no tenga que enfrentarme a uno de  esos dragones que escupen fuego por la boca.  La  ciudad  castellonense  de  Morella  me  abre  sus  puertas.  El  latido  de  su  corazón  parece  muy  vivo.  Un  aire  gélido  de  indescriptibles  sensaciones  me  golpea el rostro. Cuando las cruzo, me vienen a la  mente  imágenes  de  civilizaciones  ya  extinguidas,  de  reyes,  papas  y  santos  caminando  sobre  la  calzada  de  piedra  que  yo  piso,  de  contiendas  y  batallas que sumieron a la población en conquistas  y  reconquistas,  de…  Da  la  impresión  de  que  este  lugar ha sido una de las fortalezas más importantes  del Mediterráneo. Sus torres vigías hablan de todo  lo  que  han  visto  y  oído:  historias,  leyendas,  alianzas,  conflictos…  La  huella  del  tiempo  ha  dejado su impronta. 

RománTica'S 106


107 RománTica'S


Camino  sin  perderme  un  solo  detalle  entre  sus  estrechas  calles  empedradas.  Miro  la  vida  que  cuelga  de  las  fachadas  de  las  casas,  los  aleros,  los  tejados,  los  balcones,  las  flores  que  tiñen  de  color  las  piedras.  Los  morellanos  caminan  ligeros  hacia  algún lugar. Hoy es Pentecostés, no sé si eso tendrá  algo que ver. Voy a su par. Al fondo, veo un grupo  de hombres discutiendo acerca de algo que parece  importante.  Acelero  mi  marcha,  quiero  saber  qué  es.  Pero  una  hermosa  muchacha  me  agarra  del  brazo  y  frena  mi  ímpetu.  Me  dice  que  no  me  acelere,  que  ella  me  enseñará  la  ciudad,  que  hará  de guía y yo de huésped. Ese es el trato. Me explica  entonces  que  eso  que  tanto  llama  mi  atención  sucedió hace cientos de años, allá por 1271, cuando  Jaime I autorizó a los hombres de Morella a celebrar  una  forma  de  organización  que  designaba  originariamente a instituciones, tanto locales como  supralocales,  relacionadas  con  la  defensa  del  ejercicio  de  la  actividad  ganadera  (deslinde  y  conservación  de  las  vías  pecuarias,  construcción  y  acceso a los abrevaderos, eliminación de los lobos y  alimañas,  recogida  y  devolución  de  animales  perdidos…).  Por  lo  visto,  era  conocido  como  el  ligalló. 

RománTica'S 108


Definitivamente,  no  entiendo  nada  de  lo  que  está  sucediendo.  ¿De  verdad  había  retrocedido  en  el  tiempo?  Es  una  de  esas  sensaciones,  como otras tantas en la vida, que es imposible de describir con palabras.  Me froto los ojos, me pellizco para comprobar si todo lo que sucede no  es más que un sueño. Me duele. Está claro que no. La joven morellana se  ríe delante de mis narices. A su espalda, doblando la esquina del suelo  adoquinado, aparecen danzantes y alegres unas personas vestidas de un  modo  extraño.  Uno  de  ellos  se  acerca  a  nosotros  y  le  regala  una  hermosa  manta  de  colores  vivos  y  franjas  horizontales  a  mi  acompañante.  Se  la  coloca  sobre  los  hombros,  complacida.  Me  explica  que,  desde  el  siglo  XVII,  y  cada  seis  años,  se  celebra  en  Morella  una  fiesta muy especial, declarada de Interés Turístico Nacional, en honor y  agradecimiento a la Virgen de Vallivana, pues, por lo visto, gracias a ella,  desapareció  la  peste  que  asoló  a  la  población  en  1672.  Es  el  llamado  Sexenio.  Se  trae  a  la  imagen  desde  su  santuario,  situado  a  unos  veinte  kilómetros  de  esta  ciudad,  y  se  hacen  coloristas  desfiles,  procesiones  y  celebraciones  festivas  de  todo  tipo.  Destacan,  especialmente,  los  desfiles  de  los  gremios  (torneros,  tejedores,  labradores,  artes  y  oficios,  peregrinos, gitanetes), que recorren la ciudad con su danza, los gigantes  de Morella, autoridades y banda de música. Hoy, les toca el turno a los  tejedores, eso está claro. Pero esta fiesta, a diferencia de otras muchas  festividades  españolas,  lleva  mucho,  mucho  trabajo  detrás,  pues  va  precedida de un año intenso de preparativos para elaborar los adornos  de las calles, que presidirán el recorrido de las procesiones sexenales. La  segunda  quincena  de  agosto,  Morella  se  convierte  en  un  museo  de  colores. Hoy, yo formo parte de ese museo. 

109 RománTica'S


Caminamos.  Me  enseña  la  calle  central  y  punto  neurálgico de la villa, la de Don Blasco de Alagón,  conocida como la Plaza en épocas anteriores. Está  bordeada de pórticos y en ella se concentra toda  la  actividad  y  la  vida  mercantil  y  artesanal  desde  la  Edad  Media.  Hay  alforjas,  fajas,  telas  de  gran  calidad,  pero  ante  todo,  destacan  las  mantas  de  colores,  como  la  que  porta  mi  guía;  todas  ellas,  como ella dice, tejidas a mano artesanalmente en  los  telares.  Cada  casa  parece  un  obrador.  Por  lo  que ella cuenta, la tradición textil aquí es una de  las  más  antiguas  del  mundo,  siendo  la  primera  actividad  económica  de  la  ciudad  y  de  toda  la  comarca  de  Los  Puertos,  sobre  todo,  los  productos  de  lana.  Hay  que  remontarse  hasta  el  siglo  XIII  para  encontrar  los  inicios  de  esta  actividad  textil,  cuando  la  lana  extraída  del  esquileo de sus rebaños se hilaba con el huso y la  rueca  y  se  producía  en  grandes  proporciones.  La  ciudad  llegó  a  contar  con  centenares  de  telares.  Se tejían alfombras, telas, paños… y se comercia‐ lizaba  con  otros  países  del  Mediterráneo,  sobre  todo Italia.  

RománTica'S 110


Avanzamos  hacia  una  puerta  donde  los  artesanos  de  otro  tiempo  han dejado sus huellas. Allí, le pregunto por ese tal Blasco de Alagón  que  pone  nombre  a  esta  calle  tan  afamada  y  peculiar.  Entonces,  comienza a narrarme la historia de su Morella, la capital histórica de  la  comarca  de  Los  Puertos.  Tiene  un  origen  celta,  como  ella  me  cuenta, aunque no será fundada hasta la llegada de los árabes en el  año 714, cuando la bautizan con el nombre de Maurela. Bueno…más  que  bautizarla,  simplemente  la  denominaron  así.  Antes,  Aníbal  ya  había pactado con los habitantes de estas tierras, convertidos desde  entonces en aliados suyos, hasta que la comarca pasó a depender de  los romanos. Morella fue profundamente romanizada y su población  siguió  las  costumbres  y  aceptó  las  leyes  romanas.  Adquirió  el  título  de municipio romano y se integró en la provincia Tarraconense. En el  año  476  fue  conquistada  por  el  rey  visigodo  Eurico  y  en  el  714  ocupada  por  los  bereberes,  siendo  durante  cierto  tiempo  frontera  entre  las  posesiones  cristianas  y  árabes.  Tres  siglos  más  tarde,  el  protagonista es Don Rodrigo Díaz de Vivar, más conocido como el Cid  Campeador,  que  el  14  de  agosto  de  1084,  luchando  al  servicio  de  Yusuf  al‐Mutaman,    venció  a  las  tropas  del  rey  moro  Al‐Mundir  al‐ Hayib y el rey cristiano Sancho Ramírez de Aragón, en la distinguida  Batalla  de  Morella.  En  el  año  1117  fue  reconquistada  por  el  rey  Alfonso  I  el  Batallador,  aunque  no  será  hasta  un  siglo  más  tarde  cuando el rey Jaime I el Conquistador expulse definitivamente a los  árabes, bajo el mando de sus huestes por parte de Blasco de Alagón,  que ostentará su señorío hasta su muerte en 1250, fecha en la que  pasará a la Corona de Aragón.   

 

111 RománTica'S


Ahora  ya  conozco  la  historia  de  esta  calle  por  donde  hace  un  rato  paseaba  y  por  donde,  seguramente,  y  como  ella  me  cuenta,  también  pasearían  unos  cuantos  años  antes  San  Vicente  Ferrer junto a Benedicto XIII (el Papa Luna) y el rey  Fernando  I  de  Aragón,  charlando  y  buscando  soluciones al Cisma de Occidente. Morella era por  entonces  una  ciudad  próspera.  Este  hecho  lo  demuestra.  Me  puedo  imaginar  a  Benedicto  XIII  entrando  a  lomos  de  una  mula  y  llevado  bajo  palio,  portado  por  el  rey  Fernando  y  otros  caballeros,  hasta  la  gótica  Iglesia  Arciprestal  de  Santa  María,  donde  se  celebraría  una  solemne  misa,  famosa  en  la  historia  de  Morella,  por  concurrir a ella un rey, un papa y un santo. Cuenta  una leyenda, que un padre y un hijo, escultores de  oficio, levantaron por separado las dos puertas de  la  fachada  principal  que  dan  acceso  al  templo,  unidas  la  una  a  la  otra,  queriendo  competir  en  belleza  y  perfección.  La  riña  terminó  con  la  victoria  del  padre,  que  construyó  una  soberbia  puerta de los Apóstoles, si bien hay que decir que  la de las Vírgenes poco tiene que envidiar. Por una  de estas puertas, es seguro que pasaron estas tres  celebridades de nuestra historia.  

RománTica'S 112


El  recorrido  hasta  la  cima  de  la  ciudad  es  tortuoso, aunque singular. Morella no se concibe  sin  las  largas  escalinatas  que  ponen  a  prueba  el  estado físico del forastero. Ella, la muchacha, me  anima con su aliento y su sonrisa. Nos detenemos  delante  de  la  puerta  de  una  humilde  casa.  La  golpea  tres  veces  con  sus  recios  nudillos.  La  puerta  se  abre  con  ese  chirriar  tan  característico  de  los  lugares  misteriosos.  Una  anciana  asoma  expectante.  Ella  le  pide  un  mendrugo  de  pan.  La  dueña  de la  casa se lo ofrece  gustosamente y se  santigua. Seguimos nuestro camino. La joven me  cuenta que algo así debió suceder allá por el año  1414,  aunque  con  distinto  final.  San  Vicente  Ferrer transitaba hambriento por estas calles. Y lo  mismo que hizo ella, lo hizo él: tocar la puerta de  esta casa en busca de caridad. Lo que pasa es que  aquel  día  no  fue  un  mendrugo  de  pan  lo  que  el  santo obtuvo, pues a la mujer que le recibió no le  quedaba ni una sola miga con la que complacerlo.  Entonces  decidió  cocinar  a  su  propio  hijo.  Después  de  guisado,  puso  la  mesa  y  acomodó  el  condumio.  Pero  al  momento  de  trocearlo,  el  servidor  de  Dios  se  detuvo  y  le  dijo  a  la  señora  que  no  existe  fe  que  merezca  semejante  renunciamiento.  Así  que,  apiadándose  de  esa  madre  enajenada,  obró  el  milagro  de  devolverle  la  vida  a  su  hijo.  Eso  sí,  el  santo  se  quedó  sin  probar  bocado.  Aunque  creo  que,  visto  lo  sucedido,  probablemente  el  apetito  se  le  esfumaría.  

113 RománTica'S


A los pies del majestuoso castillo, nos encontramos con el    Convento  de  San  Francisco.  También  gótico,  en  su  Sala  Capitular  se  conserva  una  de  las  muestras  más  antiguas      del  arte  macabro  español:  La  Danza de la Muerte.  Unas  pinturas al fresco del siglo XV que unen a la nobleza, clero  y  pueblo  en  torno  a  la  muerte.  A  veces  Morella  encierra  tanta  oscuridad  como  la  propia  noche.  Y  como  a  la  oscuridad  se  la  combate  con  luz,  la  ciudad  se  viste  de  luminosidad cuando el sol se pone. Llegamos al suntuoso  castillo morellano. Construido aprovechando la roca, sirvió  de prisión para la madre del Conde de Urgell y el Príncipe  Carlos de Viana a mediados del siglo XV. Consta de la plaza  de armas, el palacio del gobernador, el aljibe, la torre de la  Pardala,  restos  de  palacios  reales,  torres  de  homenaje  y  pabellones  oficiales  por  donde  han  pasado  diferentes  civilizaciones  y  culturas.  Desde  aquí  arriba  se  divisan  las  casas  morellanas  a  los  pies  del  castillo.  Parecen  un  enjambre  de  tejados  rojizos.  También  el  acueducto  que,  en  tiempos  medievales,  servía  para  transportar  el  agua  y  así  abastecer  a  la  población  morellana.  Y,  por  supuesto,  las  murallas  –con  un  perímetro  próximo  a  los  dos  kilómetros  y  medio  y  una  altura  media  de  diez‐quince  metros‐,  que  abrazan  a  la  ciudad  de  historias  y  narraciones antiguas que dan sentido a su existencia. Sus  puertas  y  torres,  escenarios  de  mil  y  una  batallas  y  encuentros  son  hoy  testigos  parlantes  de  la  grandeza  de  Morella.  Desde  aquí  arriba,  tus  ojos  pueden  ver  todo  aquello que deseen. 

RománTica'S 114


La muchacha me agarra de la mano y me susurra al oído, al tiempo  que  el  aire  morellano  arrecia:  «Ven,  quiero  mostrarte  un  lugar  muy  especial».  Descendemos  hasta  un  jardín,  cerca  del  Convento  de  San  Francisco.  Me  dice  que  se  conoce  con  el  nombre  del  Jardín de los Poetas. Me cuenta que se llama así en honor a los poetas vinculados  con  la  ciudad.  Coge  su  manta  de  colores  y  la  extiende  sobre  el  terreno verde y florido. El cielo también esparce��allí arriba su manto  negro  con  puntitos  blancos  y  una  sonrisa.  Sobre  ella,  no  sé  cómo,  aparece  un  plato  con  conejo  y  caracoles,  otro  con  perdiz  en  escabeche,  uno  de  embutidos  y,  el  más  especial  de  todos,  el  diamante  negro  de  la  cocina  morellana:  la  trufa.  Comemos  de  los  manjares y disfrutamos juntos del momento. Sigo teniendo la extraña  sensación  de  ser  el  protagonista  de  ese  cuento  caballeresco  que  empezó  a  escribirse  desde  el  mismo  momento  en  que  mis  ojos  percibieron  la  ciudad.  ¿No  habrá  también  dragones  en  este  lugar,  verdad?,  le  pregunto.  Ella  se  ríe  a  carcajadas.  Me  cuenta  que  ahora  ya no, pero que hace millones de años vivían por estas tierras algunos  dinosaurios  como  el  Iguanodon.  También  me  río  con  ganas,  pero  me  quedo  más  tranquilo.  La  abrazo,  y  en  el  abrazo  me  revela  entre  susurros  que  se  llama  Morella.  A  partir  de  ese  momento,  nuestro  silencio se convierte en nuestro amor y dejamos que sean las piedras  las  que  cuenten,  a  quién  quiera  escucharlas,  esta  historia,  una  historia más en esta ciudad de cuento. 

A horas altas revivo tu contorno me acerco en duermevela para besar tu aire y rodear tus murallas Morella y acogerme a tu asilo y asimiento, pues soledad me muerde araña negra quiere envenenar el vino de mi bota de montero por detener mi viejo corazón: yo solo quiero recordar ahí a alguien que amé feliz sobre una manta de colores: revivirnos a mí y a la muchacha; nuestras siluetas juntas: lo más hermoso que jamás yo viera.   (Hacia Morella.   Poesía de José Agustín Goytisolo,  poeta y amigo de Morella) 

Artículo: Alfredo Gómez                          

 

115 RománTica'S


Bienvenidos  todos  a  la  nave  morada  del  misterio.  Hoy  hablaremos  de  la  sintomatología  del  escritor  novel  (y  no  tan  novel)  al  enfrentarse  a…  a  la  escritura  en  general,  que  normal  que  la  gente  crea  que  ser  escritor  es  un  trabajo  que  te  acaba  dejando  trastocado,  es  que  realmente  lo  hace.  Aquí  tenemos  unos  cuántos  ejemplos  de  síndromes  y  sus  soluciones,  obviamente,  todos  experimentados,  sufridos  y…  «superados»  por  aquí,  su  piloto espacial de lo extraño:  La página en blanco: típico, tópico y hasta normal. Intentar comenzar algo y  enfrentarse  a  un  folio  (virtual  o  físico)  sin  nada,  achanta  al  más  valiente.  ¿Qué  frases  pones  al  principio?  ¿Con  qué  escena  es  mejor  comenzar?  ¿Es  mejor  usar  la  times  new  roman  o  el  arial?  ¿Esta  fuente  me  hace  más  profesional?  Cada  cual  tiene  sus  trucos  para  enfrentarse  al  asunto  (desde  comenzar a aporrear el teclado, hasta escuchar mil veces una canción que  pegue  con  la  escena).  Este  síndrome  tiene  muchas  variantes  casi  con  la  misma solución de las que nos encontramos:  

El  número  maldito:  durante  el  nudo,  llega  un  momento  en  que  nos  detenemos.  Sabemos  cómo  continuar,  cómo  finalizar…  entonces  ¿por qué  nos paramos? El número maldito es un número o números en los que suele  darte  de  golpe  este  vaciado  de  mente.  En  mi  caso  esto  me  ocurre  en  las  decenas cuyo primer número es par (20, 40, 60…). Probado empíricamente.   El  bloque  cuesta  arriba:  no  podemos  evitarlo,  cuando  algo  nos  gusta,  no  queremos parar… aunque nos den las 6 de la mañana y llevemos 13 horas  escribiendo (eran vacaciones, pero aun así, acabé con el cuerpo temblando  como  si  tuviera  fiebre  y  más  floja  que  si  hubiera  corrido  durante  horas).  Esto  suele  ocurrir  con  el  final,  dándonos  el  problema  de  que  podemos  apresurar  el  ritmo  por  desear  acabar  y  dejándonos  muertos  si  son  demasiadas páginas.  Sea un relato o una novela, esta historia nos exige tanto (o los personajes, o  el  estilo…),  que  avanzar  se  nos  hace  imposible,  nos  desgana  y  nos  hace  abandonar  la  historia.  ¿Es  acaso  que  algo  falla?  ¿Qué  hace  que  algunos  escritores puedan abordar con tanta facilidad lo que a nosotros se nos hace  imposible?  ¿Qué  falla?  Bua,  estás  preguntas  tienen  tantas  respuestas,  que  hay que saltar de una a otra con calma:  

The time: no es el momento adecuado para la historia. Sí, nos apetece, nos  encanta  la  idea…  pero  hay  algo,  sea  lo  que  sea,  que  nos  indica  que  no  es  nuestro momento. Cerremos el documento y hagamos ostras cosas, aunque  sea  de  forma  espaciada,  siempre  se  puede  volver.  Salvo  un  formateo  masivo, no vamos a perder nada. 

Saturación: te has planteado que si escribes mil historias de vampiros, ¿no  es  posible  que  a  la  1001  ya  aborrezcas  hasta  al  dentista?  Cambia  de  chip,  disfruta escribiendo cualquier otra cosa o temática. Muchas veces eso nos  ayudará  no  solo  a  retomar  la  historia,  sino  también  a  mejorarla  y  verla  desde  otro  punto  de  vista.  Incluso  la  persona  más  alegre  necesita  escribir  cosas oscuras y viceversa. El épico: a veces el más difícil de diagnosticar y el  que  más  machaque  provoca.  No  se  reconoce  de  primeras,  porque  la  persona acaba confundiéndolo con el The time o, incluso, con la saturación  (son muy parecidos, a fin de cuentas). El épico se denomina así, porque la  persona  se  encuentra  con  que  no  está  preparada  para  abordar  la  historia  por  ser  demasiado  grande  para  sus  actuales  conocimientos  como  escritor.  Sea  relato,  novela  o  saga,  el  épico  exige una preparación de  otros  escritos 

RománTica'S 116

     


para  acabar  (otros  relatos,  otras  novelas…),  no  dudes  en  experimentar  y  descubrir  nuevas  formas  para  poder  ayudarte  a  aprender,  así  podrás  retomar la historia y hacerla tan disfrutable como debe ser.        

Cambia  el  chip:  da  igual  que  la  escena  o  el  personaje  sea  ideal,  hay  algo,  llegados  a  un  punto,  que  nos  impide  avanzar  y  es  que  entra  en  lucha  dos  motivos:  lo  que  habíamos  planeado  y  lo  que  la  situación  nos  exige.  Por  ejemplo,  nos  encontramos  con  que  toca  una  escena  ultra  romántica  de  la  muerte  entre  dos  personajes  tras  una  pelea…  nos  queda  ideal,  es  maravillosa  y  por  mucho  que  la  escribamos,  no  pega.  Normal,  los  personajes  están  siendo  forzados,  nos  exigen  cambiar  de  chip,  a  veces,  incluso, nos encontramos con que nos cambian toda la historia y debemos  hacer malabarismos para llegar al final original. Paciencia y hacer lo que se  nos  indica  al  papel  y  nunca  forzarlo.  Hacerlo  implicará  que  los  lectores  notarán que hay algo extraño (a este fuerce de la trama se le puede llamar  también correazo).  Jumping Jack Shark: o el salto de tiburón, cuando te das cuenta de que la  historia  se  ha  desmadrado  y  nada  tiene  sentido.  Muchas  veces  hay  que  volver  al  paso  de  cambia  el  chip  o,  en  su  defecto,  darte  cuenta  de  que  la  historia va a seguir así hagas lo que hagas, por lo tanto, lánzate a ver dónde  te lleva esa idea tan extraña. La experimentación siempre ayuda. 

  Ctl+Alt+Sup:  o  lo  que  es  lo  mismo,  el  síndrome  de  borrado.  A  veces  ver  tantos errores, inconexiones y similares nos desespera tanto, que deseamos  deshacernos  del  documento  y  que  no  vuelva  a  ser  visto  por  la  luz  del  sol  jamás. Lo único que se puede hacer es ocultarlo por una temporada en una  carpeta  y,  si  se  sigue  viendo  demasiado  mal  e  insalvable,  reescribirlo  si  gusta la historia. Jamás borréis, os arrepentiréis durante el resto de vuestra  vida.   Patata  caliente:  hemos  acabado,  somos  felices…  y  no  sabemos  qué  hacer  con la historia. Queremos enviarla ya a todas las editoriales, informarnos y  darle una casita a nuestro chiquitín. Relax, corrige al menos un par de veces  y reposa, no olvides hacer más currículum literario y ya mandas. Las prisas  no son buenas y, a veces, no sabemos cuándo nos apresuramos.   Telarañas  everywhere:  el  opuesto  al  anterior.  Se  tiene  tanto  miedo  de  mandar  las  historias  por  tener  los  rechazos,  que  la  persona  tarda  en  corregir o lo hace continuamente, como si cambiar una coma de sitio fuera  un  asunto  de  vida  o  muerte.  Mandar  la  historia  o,  en  su  defecto,  que  la  mande otro por nosotros: no vamos a conseguir nada dándole más vueltas  al asunto, así que ¿para qué amargarse más de lo necesario?   Hulka (o she hulk): es verde, enorme y tiene mucha fuerza. Es la envidia a  otros escritores (por su estilo, su suerte por publicar, su… vamos, cualquier  cosa  es  susceptible).  Puede  ser  desde  un  modo  automachacón  contra  el  autor  o,  incluso,  hacerle  ponerse  las  pilas  y  currar  para  mejorar  y  darse  a  conocer  a  más  gente.  Es  un reto  aprender a  controlar  estos  sentimientos,  pero si no se hacen… solo diré que he llegado a ver guerrillas entre autores,  y  soltar  sapos  y  culebras  por  todas  partes.  Es  normal  sentir  a  hulka  machacando… pero solo es una parte de nosotros que debemos aprender a  usar en nuestro beneficio.   

Esto es la primera entrega (sí, hay muuuuchos más… sí, estoy muy mal) de  síndromes del escritor novel y sus psicosis. Se han omitidos los intentos de  asesinato  por  parte  de  mis  amigos  a  mi  persona,  porque  entonces  habría  ocupado toda la revista. Pensad en muchas malas caras, mucho drama por  mi  parte  y  rascadas  de  tripa  para  que  me  calle  (sí,  en  eso  soy  como  un  gato),  porque  se  quiera  o  no,  la  sistemática  siempre  es  la  misma:  dale  un  mimo  a  tu  escritor  y  se  relajará,  pero  recuerda,  los  síndromes  siempre  vuelven. 

Artículo: Laura López Alfranca 

117 RománTica'S


RomรกnTica'S 118


119 RomรกnTica'S


En este número de la revista RománTica’S comenzamos  una  nueva  etapa  en  la  sección  de  Horóscopos.  Después  de  haber  repasado  el  zodiaco  occidental  y  las  compatibilidades  de  los  distintos signos, vamos a iniciar un nuevo ciclo en el que os daremos  a conocer otros horóscopos. Quizás la opción más lógica hubiera sido  escoger el Horóscopo Chino, pero en este caso hemos seleccionado  un zodíaco no tan conocido y que nos ha parecido que a los amantes  de  la  astrología  les  resultará  interesante:  el  Zodiaco  Azteca.  En  este  número  ahondaremos  en  el  Mono,  primer  signo  del  horóscopo.  Esperamos que os guste. 

 

Un poco de historia… 

  Un prometido perfecto  Samantha James  Orgulloso de su reputación de  granuja, Justing Sterling acep‐ ta  la  apuesta  de  seducir  y  desflorar  a  la  conocida  como  «La  Inalcanzable».  Lo  que  no  esperaba es que se tratara de  la  encantadora  Arabella  Templeton, la justiciera  de su  más  bochornosa  pesadilla  de  juventud,  por  lo  que  el  afamado sinvergüenza tendrá  que demostrar que sus inten‐ ciones  son honestas si quiere  conseguir el triunfo.  Arabella  está  decidida:  sólo  se casará por amor. Y aunque  las intenciones de Justin pare‐ cen ser sinceras, ella es cons‐ ciente  de  la  mala  fama  de  su  pretendiente y luchará por no  sucumbir  a  sus  encantos  ni  a  su belleza.  ¿Podrá  mantenerse  firme  o  acabará  rindiéndose  al  sorti‐ legio del amor? 

RománTica'S 120

Se  conoce  que  las  tribus  americanas  más  importantes  que  encontraron los colonizadores del Nuevo Mundo fueron los mayas y  los  aztecas,  quienes  establecieron  un  sistema  de  astronomía  y  astrología muy distinto a los conocidos en la actualidad. Los aztecas  en concreto tenían un complejo y muy completo método de cálculo  numérico bajo la que escondían sus predicciones. Aún hoy les resulta  complicado  a  los  expertos  descifrar  dicho  código  creado  por  esta  civilización.  Con él que no sólo eran capaces de medir el cielo, sino que además  les permitía vaticinar los acontecimientos que les afectarían, incluso  con  décadas  de  anticipación.  Tal  fórmula  incluía  el  experto  manejo  de  los  números,  un  calendario  creado  bajo  tres  ciclos  cronológicos  distintos y su propia rueda zodiacal, con doce signos astrológicos, en  los que poco a poco iremos profundizando.  El signo Mono  Dentro  del  zodíaco  azteca,  el  Mono  es  quien lleva la alegría y el optimismo a sus  semejantes.  Es  un  bien  amigo  y  compañero. Representa la libertad, lo que  le  dota  a  veces  de  un  comportamiento  impulsivo, infantil y vanidoso.  El Mono es un ser misterioso, complicado  e  imaginativo.  Aunque  a  veces  su  lenguaje  pueda  parecer  difícil  de  descifrar  y  sus  maneras  parezcan  ocultar  algo,  el  Mono  es  la  inocencia personificada. Por lo que suele ser susceptible al engaño.   En  un  poeta  que  sueña  con  un  mundo  ideal.  Lleno  de  esperanza  confía  en  lograr  aquello  que  se  propone,  lo  que  a  menudo  suele  atraparlo en  la trampa  de la  ilusión, que lo lleva a  sumergirse en la  desolación cuando no alcanza sus objetivos.   Como  alma  pura  que  es,  se  presta  a  ayudar  a  todo  aquel  que  lo  necesite,  aunque  sus  intenciones  siempre  son  más  efectistas  que  efectivas.  Está  bendecido  con  el  don  de  la  palabra,  aunque  por  sus  actitudes  impulsivas  y  volátiles,  cuesta  que  sus  promesas  lleguen  a  cumplirse.  No  obstante,  nada  más  lejos  de  su  intención  que  decepcionar a nadie. El Mono es un ser sensible, amigable, intuitivo  e inteligente que sólo desea el bien para sus congéneres. Su lema es  vivir, y por ello intenta que su vida y la de los demás sea lo más feliz  posible.  


El Mono y el amor  En el amor, Mono es algo escurridizo. El miedo a perder su preciada  libertad le convierte en un ser variable e inconstante que huye de los  compromisos.  La  razón  es  que  ama  su  independencia  y  odia  tener  que someterse a cualquier forma de vida que considere estricta.  Su mundo no es el mundo real, sino el mundo de los sueños, donde  los sentimientos están idealizados y no conllevan ninguna carga. Las  presiones, los celos, la rutina; nada de esto tiene cabida en el mundo  perfecto e ideal del Mono.  Él considera el amor un sentimiento universal y que se debe otorgar  con total libertad. Debido a esta concepción del amor le resulta difícil  permanecer  fiel  a  una  pareja  constante.  Pero  no  porque  se  deje  llevar  por  las  pasiones  carnales,  al  contrario,  el  Mono  no  gusta  de  amores tormentosos y apasionados.   Al contrario de lo que pueda parecer, Mono no es un ser superficial  ni ajeno a los sentimientos de los demás. Es precisamente el pánico a  sentirse  rechazado  y  que  le  puedan  hacer  daño  lo  que  le  lleva  a  actuar  de  esta  forma  tan  desapegada.  Una  debilidad  que  no  suele  mostrar.  Él no experimenta el amor como el resto. El amor es un sueño, una  quimera.  Y  cuando  ese  amor  no  cumple  con  sus  expectativas,  se  desilusiona.  Frustrado  por  haber  forjado  ilusiones  que  no  logrará  vivir, el Mono, movido por la curiosidad, buscará experiencias nuevas  que lo enriquezcan.  El Mono es capaz de una férrea lealtad hacia sus seres queridos, por  lo  que  su  intención  será  venerar  y  atender  a  su  pareja.  Pero  en  el  momento  en  que  se  sienta  amenazado,  como  buen  mono  saltará  y  saltará de árbol en árbol hasta encontrar un refugio mejor.  ¿Quieres saber si eres Mono?  Pertenecen a este signo los nacidos en los días:  1, 13 y 25 de enero  11 y 23 de febrero  7, 19 y 31 de marzo  12 y 24 de abril  6, 18 y 30 de mayo  11 y 23 de junio 

5, 17 y 29 de julio  10 y 22 de agosto  3, 15 y 27 de septiembre  9 y 21 de octubre  2, 14 y 26 de noviembre  8 y 20 de diciembre  Artículo: Ana Sarria  Fuente: Astrología Azteca,  Hipólito Moctezuma 

  Cartas de amor  Kathryn Smith   Sadie  Moon  estaba  locamente   enamorada  de  su  marido,  Jack  Friday,  cuando  éste  la  abando‐  nó para ir en busca de fortuna.   Sola  y  con  el  corazón  destro‐ zado, intenta reponerse del de‐  sengaño,  hasta  que  sus  cami‐  nos  se  cruzan  en  el  lugar  más  inesperado:  el  club  Saint  Row,    el  local  más  exquisito  de  Lon‐  dres,  donde  se  dan  cita  todos  los placeres imaginables.  Jack  Friday  es  un  triunfador,  tiene  dinero  y  siempre  consi‐ gue todo lo que quiere... excep‐ to a Sadie. Juró que jamás vol‐ vería a confiar en la mujer que  lo  abandonó  después  de  pro‐ meterle  que  lo  esperaría  siem‐ pre.  Pero  el  amor,  igual  que  el  pasado,  siempre  vuelve,  y  los  arrastrará  hacia  una  red  de  intrigas  y  traiciones  capaz  de  salvarlos o destruirlos.

     

121 RománTica'S


En  el  número  anterior  de  nuestra  publicación  cometimos  un  error  en  la  página  del  sumario  (página  3  de  la  revista).  El  contenido  especificado  en  esa  página  correspondía  al  contenido  del  número  anterior.  Habéis  sido  muchos  los  que  nos  lo  habéis  hecho  notar  y  por  eso  mismo,  pedimos  disculpas. Esperamos que no se vuelva  a repetir.  

Si deseas que publiquemos tu relato,  envíanoslo a nuestra dirección de correo:  romanticasmagazzine@gmail.com  De entre los relatos recibidos se  seleccionarán los que serán publicados en  nuestras páginas. No se os olvide  consignar en el asunto del mail la palabra  RELATOS    El texto no podrá superar las 3000  palabras.      Todos los relatos deberán llevar el    nombre de el/la autor/a y acompañar el    escrito con una pequeña nota en la que  se haga constar que el texto es de tu    propiedad.   

Así  mismo,  la  editorial  que  presentamos  nos  hizo  una  puntualización.  Principal  de  libros  es  un  sello  de  Ático  de  los  libros  y  no  al  revés. Por esta razón también pedimos  disculpa a Ático de los libros.  Gracias  a  tod@s  por  seguir  leyendo  nuestra  publicación  bimensual  y  ha‐ cernos llegar vuestras opiniones.  Saludos cordiales, Equipo RománTica’S  

 

      

Escríbenos a este e‐mail:  romanticasmagazzine@gmail.com 

     

RománTica'S 122

 

Contacta  con  RománTica’s  para    hacernos  llegar  tu  opinión,  comentarios  y  sugerencias  tanto  sobre la revista como cualquier otro  tema  relacionado  con  la  novela  romántica. 


123 RomรกnTica'S



RománTica'S - 014