Page 1


RomรกnTica'S 2


Sumario Actualidad Entrevista a Helena Nieto Entrevista a Olivia Monterrey Una tarde con Raquel Rodrein Editoriales españolas: Nuevas incorporaciones Especial Daniel Glattauer Series y Sagas: Cazadores de Sombras Dioses del Olimpo Espacio JR Romances reales Una mirada al pasado Autora ¿en el olvido? La cápsula del tiempo Ocio y Placer Pasatiempos Horóscopos Y otros más… En este número colaboran Alfredo Gómez Ana Sarria Ana M. Benítez Aravalle Palacios Carolina Iñesta Eva Rubio Laura López Alfranca Loli Díaz M.J. Estepa Merche Diolch Mónica Liceras Noelia Amarillo Rocío Muñoz Y, colaboración especial de: Patricia Sutherland Arlet Hinojosa

Editorial Queridas lectoras: Os presentamos un nuevo número de nuestra revista., que, como alguna de vosotras ya sabéis, estamos celebrando nuestro segundo aniversario. Esta revista fue creada por y para las amantes del género de la novela romántica también llamada rosa. Durante estos dos años hemos disfrutado con vosotras y vosotras, esperamos, con esta publicación. Desde este pequeño espacio daros a tod@s las gracias por el apoyo dado. Ha sido bien recibido. Queremos ofrecer un especial recuerdo a una de nuestras compañeras fallecidas, Manuela Naya y a todas las colaboradoras que hicieron, que hacen y que harán posibles esta revista de publicación mensual. A todas ellas, Gracias.

En este número os ofrecemos variedad y alguna que otra sorpresa a esas escritoras en ciernes que aún no han publicado. Leed nuestro número con atención. Como siempre hemos trabajado en las secciones que creemos señas de identidad y las muy divertidas anécdotas de Laura que estamos seguras os hará soltar la carcajada. MJ os ha preparado una entrevista tan peculiar como nos tiene acostumbradas.

Las chicas de JR nos traen una sorprendente y jugosa sorpresa. ¡Echa un vistazo a su espacio! No podían faltar la sección de la cápsula ni los «Dioses del Olimpo» y en la sección de «Series y Sagas». ¡No te los pierdas! Deseamos de todo corazón que este nuevo número no esté a falta de nada. Gracias una vez más por vuestra confianza.

Equipo de RománTica’S

3 RománTica'S


RomรกnTica'S 4


ENTREVISTAMOS A… EMMA CADWELL & CIA Emma Cadwell es un pseudónimos utilizado por la joven autora española, Anna Casanovas para escribir sus historias de tinte paranormal.

La gran versatilidad de Anna la mantiene siempre pendiente de las tres series que actualmente tiene en el mercado. Si con su nombre real publica histórica y contemporánea, con su otro pseudónimo ha creado un mundo propio donde sus personajes viven en un entorno como el nuestro, sí pero sus cualidades físicas les hacen únicos. Es por ello que me ha parecido de un acierto total conocer de primera mano esta otra personalidad de Anna y… a sus apreciados personajes. Pero ya sea como Anna o como Emma, la Esencia es la que ha apostado fuerte por ella. Todos sus libros se pueden encontrar en este sello del Grupo Planeta. que me preguntaste antes de sacar los billetes MJ Estepa: Emma, estoy muy agradecida por lo de avión, sino ahora mismo estaría tomándome que acabas de hacer. un valium 10 y abrazando el sillón desesperadaEmma: No seas boba, soy yo la que te está mente. Menchu Garcerán sabe muy bien lo que agradecida. Sin ti, no me habría atrevido a me ocurre cuando estoy dentro de un avión… hacerlo. Ya sabes que soy tímida por naturaleza No te preocupes, a mí también me gusta más y, puestos a ser sinceras, algo neurótica… Seguro viajar pegada al suelo. Sólo me subo a un avión que si no estuvieras aquí ya me habría dado si es absolutamente necesario. ¿Qué te pasó con media vuelta. Menchu? No, no me lo cuentes, creo que quedaré un día con ella para escuchar su ¿Sabes lo que esto significa para mí? versión, y así de paso me cuenta cómo van sus Espero que te haga ilusión, porque tengo que novelas. Además, ya sabes lo que dicen, lo mejor confesarte que no estoy segura de cómo llegar de un viaje son los preparativos, la ilusión con la hasta allí y mi sentido de la orientación brilla por que vivimos los momentos previos, así que, su ausencia. Veamos, ¿qué más puedo contarte como dice una de mis mejores amigas, relájate y para que veas que soy yo la que tiene suerte de disfruta. que la acompañes? ¡Ah, sí! me cuesta mucho dormir, la verdad es que suelo pasarme las Sí. Lo importante es disfrutar de este viaje, noches escribiendo en mis cuadernos. Y por las contemplar la naturaleza de las Highland, visitar mañanas tengo muy mal humor. En fin, que soy las antiguas iglesias de Edimburgo, la famosa una pésima compañera de viaje, pero lo catedral, pasear por las calles y recrearnos de la compenso haciendo unas fotografías preciosas. cultura de antaño… pero eso no es lo principal que me trae hasta Escocia, Emma, y lo sabes, Cuando se enteren las chicas de la revista… ¡Se jejeje. Y también sé que tu prioridad es la misma le pondrán los colmillos igual de largos que a que la mía, ¿verdad? Estoy deseando conocer a Simón! Jejejeje… esos guardianes, sí, a esos hombres inmortales Es una lástima que no hayáis podido venir todas. que quitan el sentido y alguna que otra cosa Simon y Ewan me repitieron mil veces que podía mental… No sabes las ganas que tengo de ver a llevar a todas mis amigas, pero supongo que tu Simón y a tu Ewan, y a sus respectivas tendremos que dejarlo para otra ocasión. Qué parejas... por supuesto. Espero que estén en el remedio. castillo. La auto-caravana es preciosa, nena. Grande, Seguro que están. Ewan y Julia pasan allí casi espaciosa y totalmente amueblada. Menos mal todo el año. Ewan ha decidido asumir el

A C T U A L I D A D

5 RománTica'S


liderazgo del clan, y bueno, se supone que es un secreto, pero Julia está embarazada y, ya sabes cómo son los escoceses, todos se desviven por cuidarla. Simon y Maria –Mara ha optado por volver a utilizar el nombre que le pusieron sus padres- viven en Nueva York, pero después de casarse decidieron irse de luna de miel a Escocia. Maria todavía no recuerda todo su pasado, y Simon está convencido de que visitar el castillo de los Jura puede ayudarla. En cuanto a los demás, Dominic no estará. Lleva meses desaparecido. Está obsesionado buscando a Claire, y no sé qué pasará si no logra encontrarla. Simona y Mitch quizá se pasen uno de estos días, cuando regresen de Rusia, y espero poder ver también a Sebastian. ¡¡Pienso hacerme trescientas fotos!! ¿Sólo? Yo podría hacerme mil, si me dejasen. Lamento tener que ser yo la que te lo diga, Ariadna, pero me temo que los guardianes son muy discretos. Ya sabes, con eso de que tiene que salvar al mundo y todas esas cosas, no les gusta que la gente les reconozca, aunque creo que si se lo pedimos bien, nos dejarán hacerles una. O un par. Bueno, conduce, que quiero preguntarte acerca de la saga. Soy mandona, lo reconozco, pero no puedo evitarlo… (y, ahí fue donde ambas nos destornillamos de risa) No pasa nada, vengo de una familia numerosa, estoy acostumbrada a que me den órdenes. Pregunta lo que quieras. Emma, ¿cómo se te ocurrió crear esta inmortal Saga Los guardianes de Alejandría? Un día, mientras estaba escribiendo una escena en concreto de mi primera novela histórica, pensé que sería bonito que un hombre no empezase a envejecer hasta que encontrase al amor de su vida. En ese mismo instante cogí una de mis libretas y empecé a desarrollar la idea, y en cuanto tuvo algo de forma caí en la cuenta de que se trataba de una historia con elementos paranormales. La repasé, la reescribí, la reescribí

RománTica'S 6

otra vez, seguro que sabes de lo que te hablo, y fui a contárselo a la gente de la editorial. Y aquí estamos, dos amigas en una caravana rumbo a Escocia.

Plenilunio es el primer volumen de la Saga, es el que inicia la historia y el que presenta a los respectivos clanes que, supuestamente, irán apareciendo en las demás novelas, ¿no es así? Eso espero. Actualmente la saga cuenta con dos entregas, Plenilunio y Oscuridad, y yo ahora mismo estoy trabajando en la tercera, Infierno. Infierno, si todo va bien, aparecerá el año que viene (crucemos los dedos para que sea así). Infierno os sorprenderá, aparecen muchos personajes y hay varias historias de amor. El ejército de las sombras verá sus últimos días, pero os aseguro que los Guardianes seguirán apareciendo de un modo u otro. ¿Hay alguna historia o leyenda celta, nórdica o egipcia que hable acerca de estos guardianes? No en sí mismas, pero el mito de los guerreros inmortales está presente tanto en la cultura celta como en la nórdica. Leí varias novelas sobre esos mitos. La verdad es que todas eran tan fascinantes que me pasé tardes enteras atrapada en esas historias, pero al final decidí crear unos personajes más o menos propios, aunque es innegable que beben de todas estas influencias que tú misma has mencionado. ¿Han sido inventadas, en la novela, las definiciones que usas en el glosario de los guardianes? Como por ejemplo: Las odiseas. Sí, todas. ¿Te acuerdas de que te he dicho que me costaba mucho dormir? Pues ahora ya ves qué hago todas las noches. Desde que cogí la Saga me di cuenta que creas a personajes tormentosos, hombres con una particular vida, sin embargo, siempre encuentran una salida a sus problemas o un resquicio por el que escapan de ese tormento. ¿Son las almas gemelas las que deben salvarlo de su «martirio» eterno?


En cierto modo sí, pero cuando creé los Guardianes no quise caer en la tentación de «obligarles» a que se enamorasen sin más de esa supuesta alma gemela. Es decir, cada guardián tiene una mujer «predestinada» a estar con él, pero puede estar con otra, con mil incluso, lo único que sucede es que no será completamente feliz con las demás. El concepto de «alma gemela» siempre me ha parecido muy romántico, pero quería que mis protagonistas tuvieran que enamorarse, que conquistarse mutuamente. Emma, ¿por qué has puesto a Mara, nuestra protagonista de Oscuridad, tan cerrada de mollera? Dios mío, es cabezona a rabiar… jejejeje Sí, Mara es muy tozuda, pero seamos sinceras, ¿acaso no lo somos todas? A mí también me gusta creer que yo habría actuado de otro modo, que habría reconocido antes a Simon, pero la verdad es que probablemente habría hecho lo mismo que Mara. Tienes que tener presente que Mara se ha criado en un internado y que su tío, aunque bienintencionado, le ha mentido toda la vida. ¿De verdad crees que confiarías a ciegas en un hombre sólo porque está buenísimo? Reconozco que quizá Mara se pasa un poco, está bien, se pasa mucho, pero más vale prevenir que curar, ¿no? El ejército de las sombras, ¿cogerá más poder en el futuro? ¿O tendremos un exterminio total de estos monstruos? Sé que es mojarte un poquito, pero es que has conseguido que le tenga un odio a estos tipos… El Ejército de las Sombras desaparecerá en la próxima entrega, pero me temo que el Mal no se rendirá tan fácilmente. Ya sabes eso que dicen: el mayor éxito del diablo ha sido convencernos a todos de que no existe. Mientras exista el Mal, mientras existan los hombres, los Guardianes estarán con nosotros… aunque no sé cuándo podré contar sus historias.

Desde que salimos de Barcelona, nos llevamos todo el día hablando, nos detuvimos en varias ocasiones para

repostar gasoil y llenar nuestros estómagos. Luego seguimos la ruta marcada y al final de la tarde logramos llegar hasta el puerto de Calais, Francia. Nos introducimos en el último Ferri que salía hacia Dover, Inglaterra. Al llegar al puerto de Dover nos dirigimos al camping más cercano para hacer noche. Al otro día nos esperaba el gran momento.

EL ESPERADO ENCUENTRO Estoy nerviosa, ¿y, tú? ¿Cómo estás? ¿Cómo quieres que esté? Pues igual que tú, mordiéndome las uñas. No me estoy mordiendo las uñas. Ya no me quedan uñas, y eso que yo ya los conozco. No sé por qué estoy tan nerviosa, será porque es la primera vez que traigo a una amiga. Será mejor que respiremos hondo y contemos hasta diez. Tú tranquila, Ariadna, ya verás cómo te gustarán. Son inmortales, cielo; hombres físicamente perfectos, con caracteres muy peculiares y sobre todo… ¡Sumisos a sus respectivas hembras!, jejeje. Me parece que hoy en día pocos tíos ofrecen tal cualidad, ¿verdad?

Emma casi de cae al suelo de la risa. Poquísimos, Ariadna. Tú sólo piensa que nuestras novelas todas entran en el género de la ciencia ficción, tanto si son paranormales como históricas como contemporáneas. Los hombres de nuestras novelas apenas existen en la realidad. Veamos, será mejor que nos centremos, creo que ya hemos llegado. ¿Es por aquí? ¿Seguro? No veo el castillo de los Jura. Sólo admiro la preciosa vegetación que nos rodea, árboles, arbustos de todas clases, e interminables colinas… Sí, es por aquí. Creo. Ya te dije que mi sentido de la orientación brillaba por su ausencia. Un momento. ¡Es por allí!

Emma se introdujo por una senda bastante escondida. El GPS ni siquiera señaló donde nos encontrábamos; la pantalla se quedó en blanco, como si nos hubiéramos metido en la boca del lobo y ahora nadie sabía dónde encontrarnos o incluso en un viaje en el tiempo... Y de

7 RománTica'S


repente aquel inquietante sendero se fue ensanchando hasta conducirnos a un gran claro del bosque. Ya hemos llegado. Bienvenida al Clan Jura. Oh, Emma… es precioso. Es para babear. Jamás había visto nada semejante. Sí, es precioso. Cada vez que lo veo tardo unos minutos en acostumbrarme.

El castillo de los Jura se alzaba delante de nuestras narices. Aquella construcción, de hace siglos, me puso los pelos de punta. ¿Existía un castillo tan perfecto, con unos jardines hermosos que embelesaban al visitante, una arquitectura sublime y tan bien conservado como este? ¿Ariadna? Vamos, reacciona, nos están esperando. ¿Quieres quedarte aquí babeando por unas piedras o prefieres ir a ver a los Guardianes de carne y hueso? ¡No te rías! Jajajaja. Compréndeme, no suelo ir a visitar castillos a Escocia todas las semanas. Ni yo, Ariadna, ni yo. La mayoría de veces sólo los visito en mi imaginación.

INESPERADMENTE: Simón: ¡Emma, qué sorpresa! ¿Cuándo habéis llegado? ¿Ha ido bien el viaje? Ewan y yo habríamos podido venir a buscaros. ¿Tenéis hambre? Mara: Simon, cariño, ve más despacio, creo que las estás atosigando.

Ambas nos quedamos con la boca abierta. Emma fue la primera que rompió aquel embelesamiento. Gracias, Mara. Acabamos de llegar. El viaje ha sido fantástico, Ariadna y yo nos lo hemos pasado genial. Pero bueno, ¿dónde habré metido mis modales? Os presento a Ariadna McCallen, una buena amiga de España y excelente escritora. Hola, chicos. Encantada de conoceros.

RománTica'S 8

Encantado de conocerte, Ariadna. (Simon le cogió la mano a Ariadna y le besó los nudillos (grrrrrrr)) Bienvenida al Clan Jura. Es un auténtico placer, Ariadna. Emma me recomendó un libro tuyo y lo tengo encima de la mesilla de noche. Me temo que todavía no he podido leerlo (se sonrojó y miró a Simon), pero empezaré enseguida. ¡Ah! Y no puedes irte de aquí sin firmarlo.

Simón y Mara, una espectacular pareja, nos invitaron a entrar en la fortaleza. Aún recuerdo mi atolondramiento al recrearme de todas las preciosas cosas que había en su interior. Pero los detalles los expondré en otra ocasión. Lo importante era que Emma y yo estábamos aún sin creédnoslo, sentados al lado de sus dos protagonistas de «Oscuridad» y esperando a que ellos hablaran. Dios, estoy demasiado cortada. Mi timidez me traerá problemas… ¿Por qué no me apunté a esos cursos de sociabilidad? Bueno, chicos, como sé que mi timidez me está jugando una mala pasada y mis compañeras de la revista no dejan de enviarme mensajes al móvil para que les cuente como estoy, si tengo uñas o si me he desmayado… tengo que romper el hielo de alguna forma y qué mejor manera de preguntaros por vuestra unión. Supongo que Emma ya te ha contado que nos casamos. Fue… (miró a Simon y él se agachó para darle un beso en los labios)… muy romántico. Nos casamos en la misma playa que se casaron mis padres, y a la ceremonia sólo asistieron mi tío y Oliver. Me alegro tanto por él, Ronan se merece ser feliz. Cuando llegamos aquí, a Escocia, los Jura también nos organizaron una fiesta, pero para mí nuestra boda siempre será uno de los mejores momentos de mi vida. Y para mí. Lo único que lamento es mi padre no viviera lo suficiente para volver a verte (dijo mirando a Mara). Mi padre siempre supo que Maria era el único amor de mi vida, y supongo que ahora está en el cielo de los dioses diciéndole a mi madre que tenía razón. Maria, Mara (añadió para nosotros), quiere ayudar a Dominic a encontrar a Claire, dice que su madre le ha dicho en sueños que ambos corren peligro.


Pero yo no estoy seguro, el Ejército de las sombras todavía anda detrás de nosotros, y yo… no podría soportar volver a perderla. Así que de momento tendrá que sacrificarse y disfrutar de su luna miel con su insaciable y sobre protector marido. Emma está creando un mundo paranormal en el que narra las historias de los guardianes de Alejandría; una leyenda real que hoy en día está descubriendo el lector y le está apasionando. Simón, ¿crees que es indispensable que la gente conozca vuestra verdadera naturaleza? ¿Que no sois solo una leyenda? Creo que es vital que la gente sepa que el mal existe y que está dispuesto a todo con tal de conquistar el mundo entero. Los Guardianes sólo somos eso, guardianes de la especie humana. Hemos venido al mundo a proteger a los humanos, no nos importa vivir en el anonimato ni que no se reconozcan nuestros sacrificios. Lo único que queremos es que los hombres sepáis que podéis recurrir a nosotros siempre que nos necesitéis y que, incluso cuando creáis que no nos necesitáis, estaremos a vuestro lado. Nosotros siempre estaremos aquí. ¿Os han reconocido algún lector mientras habéis salido o habéis hecho la compra? ¡No! Qué vergüenza. Simon está algo más acostumbrado a la fama, al fin y al cabo, fue elegido por la revista Forbes como uno de los diez solteros de oro de Nueva York (se burló Mara). Ya te dije que esa lista era una tontería. Yo nunca he estado soltero, siempre he estado enamorado de ti. ¡Dios! Si me enamoré de ti cuando tenía diez años. Y luego dicen que los hombres no somos románticos. Emma sigue escribiendo más historias de guardianes y sobre todo la de sus respectivas parejas. Son novelas que ahora mismo están en todo auge, el lector adolescente ha decantado por saber más de este mundo paranormal. ¿Crees que este movimiento será beneficioso para ustedes en el futuro?

La ignorancia es el arma más poderosa que posee actualmente el Ejército de las Sombras. Sí, es beneficioso para todos que los jóvenes humanos conozcan de nuestra existencia y que sepan que pueden luchar a nuestro lado. Emma, desde que comencé a leer el libro de Simón, me dejaste en un continuo desafío por acabarlo. Describiste a la perfección el tormento por el que estaba pasando el guardián, el dolor de Mara por descubrirlo todo y la atracción prohibida que ambos se tenían. Ahora que los dos están juntos y son pareja, ¿podrías decirme si te planteaste introducir, en medio de la trama amorosa, a una tercera persona? Uff, soy mala chicos, pero es que me gusta saber la opinión de la autora… jejeje. ¿Te has vuelto loca? Mara y Simon se aman desde pequeños, él estaba dispuesto a morir por ella, ¿cómo quieres que se fije en otra? Y ella iba a traicionar a su tío por él, ¿de verdad crees que habría hecho eso por cualquier otro hombre? No, Mara y Simon están hechos el uno para el otro. Para toda la eternidad. Menos mal que has dicho eso Emma, bastante me costó asumir lo de Naomi, ¿de verdad tenías que colgarle una ex mujer? No me contestes. Te perdono porque sé que Simon nunca la quiso, pero si hubiera habido otra mujer… Digamos que ahora no seríamos tan amigas. Mara, ¿tanto odio le tenías a Simón? Odiaba lo que creía que Simon y su familia le habían hecho a la mía. Ronan, mi tío, me encontró en un hospital al borde de la muerte y le hicieron creer que a mis padres les había asesinado Royce, el padre de Simon. Mi tío llevaba años sin hablarse con su madre, así que se creyó todas esas mentiras a pies juntillas. Cada Navidad que pasaba sin mis padres, cada cumpleaños en el que no me besaba mi madre o me abrazaba mi padre, pensaba que Royce Whelan me los había arrebatado. Y con cada día que pasaba le odiaba más y más. Y cuando me enteré de que Royce había muerto, traspasé

9 RománTica'S


todo aquel odio a su hijo, a Simon. Por eso me afectó tanto conocerle; odiaba a Simon, pero también me odiaba a mí misma por sentirme tan atraída hacia el hijo del hombre que había masacrado a mi familia.

Simón Le coge la mano y le acaricia los nudillos con suavidad. Necesita reconfortarla. ¿Qué sentiste, Mara, cuando descubriste que el padre de Simón no había matado a tus padres? Primero sentí un gran alivio, pero acto seguido me sentí como una estúpida por haberme creído todas esas mentiras. Y luego, cuando dejé de sentir lástima hacia mí misma, sentí rabia. Rabia porque había tenido delante al hombre responsable de ordenar el asesinato de mis padres y no había podido hacer nada para vengarme. Lord Ezequiel utilizó a mi tío durante todos estos años, me utilizó a mí y a los recuerdos de mis padres. Y jamás se lo perdonaré. Mi madre, Nina, me está ayudando a través de los sueños, y pronto Guardianes y Odiesas podremos derrotarle. No me gusta recordar los malos momentos, pero en la novela Emma deja bien claro que este macabro ejército seguirá queriendo destruir a los guardianes. Simón, ¿has decidido seguir a tu primo y a los demás en su persecución por destruir totalmente a Lord Ezequiel? Sí, por supuesto. Es nuestro destino. Nuestro deber. Y ahora que contamos con la ayuda de las Odiesas y de otras criaturas, el Ejército de las Sombras no tiene ninguna posibilidad. Mara, en el momento que comenzaste a trabajar en la empresa de Simón, ¿tenías bien clara tu estrategia de eliminar al guardián? ¿O tu corazón te dictaba algo que desconocías? La primera vez que vi a Simon me dio un vuelco el corazón, y a llegar a mi apartamento me odié por ello. Cada mañana me decía que lo único que pasaba era que él me resultaba atractivo y por eso me ponía nerviosa a su lado, y me repetía una y otra vez que tenía que seguir adelante con mi plan. Luego, a medida que iban

RománTica'S 10

pasando los días, iba convenciéndome de que Simon era un hombre frío y manipulador, a pesar de todas las pruebas que él me daba a diario de lo contrario. En resumen, que estaba hecha un lío. Y Simon no ayudaba demasiado con esas miradas de soslayo y llamándome señorita Strokes cada dos minutos. ¿Y qué querías que hiciera? Estaba desesperado. Por primera vez en mi vida, mejor dicho, por primera vez desde que te perdí cuando eras pequeña, sentía algo auténtico por una mujer. Y tú no me hacías ni caso. O cuando me lo hacías era sólo para reñirme. Amor, si tuvo que caerme un edificio en llamas para que me tratases de tú. Pero volvería a hacerlo, una y otra vez. Haría cualquier cosa por ti, incluso entregarme al mismísimo lord Ezequiel, y lo sabes. Te amo, y lamento mucho que te odiaras cuando nos conocimos. Tú te odiabas por sentir algo por mí, y yo estaba enamorándome de ti como un idiota por segunda vez.

Ambos entrelazan las manos con fuerza y se miran a los ojos; la pasión es arrolladora. Simón, ¿tan fuerte ese vinculo entre vuestra alma gemela y el guardián? Es lo que da sentido a nuestras vidas. Yo he vivido en carne propia lo que es estar cerca de la mujer equivocada, y puedo asegurarte que el dolor que sentía mi guardián era desgarrador. Quizá hubiera podido engañar a mi cuerpo, aunque lo dudo, pero jamás pude engañar a mi guardián. Ni a mi corazón. Si volviera a perder a Mara, no sobreviviría. No sólo la amo, la necesito. Sin ella no podría, ni querría, seguir en este mundo. Lo intenté una vez, y fue horrible. Emma, necesito que recuerdes qué escena te gustó más de Simón y Mara, sé sincera… pero, ¡ojo! ¡La entrevista la lee todo el mundo! jejeje.

Todos rompieron en carcajadas. Mi escena preferida es cuando Simon le cuenta a Mara su pasado y él llega a la conclusión de que, aunque no le recuerde, él la ama y está


dispuesto a sacrificarse por ella. Me parece un acto de amor muy puro. Simon está dispuesto a morir sin esperar nada a cambio excepto la posibilidad de que Mara, la mujer que ama, pueda ser feliz. ¿Y a ti, Mara? Mi escena preferida es cuando por fin dejo de comportarme como una cabezona y le confieso a Simon que le amo, que siempre le he amado y que siempre le amaré. No te escapas, guardián

Simon tiene que carraspear para encontrar su voz: La misma escena que Mara. Hubo un tiempo en el que creí que jamás le escucharía decir que me amaba, así que jamás olvidaré la primera vez que me lo dijo. Tenía muchas ganas de hablar con ustedes, de preguntaros un millón de cosas acerca de vuestra nueva vida en común, de vuestros proyectos… pero, ¿tendremos algún retoño en el futuro? No es una pregunta trampa. Eso espero. Ahora que por fin recuerdo casi todo mi pasado, estoy impaciente por tener un futuro. Quiero tener un montón de niños que se parezcan a Simon, o de niñas que me recuerden a mi madre. Mara está impaciente por tener hijos, pero yo todavía no estoy listo. No me malinterpretes, me muero de ganas de formar una familia, pero después de estar tantos años separados, quiero tener a Mara para mí solo un poco más. Bueno, chicos, esto se me está yendo de las manos y el tiempo apremia, pero… ¿no estará por casualidad, Ewan y Julia, por este precioso castillo? Claro, pero me temo que antes tendrás que convencer a Ewan de que no vas a cansar a Julia con tus preguntas. Desde que está embarazada que la trata como si fuese a romperse, aunque la verdad es que le comprendo. Seguro que yo seré mil veces peor. Me encantaría verlos. No me importa quedarme un día más, ¿verdad, Emma? (Le guiñé un ojo a Emma para que me dijera que sí). Ni a mí. ¿Podemos quedarnos unos cuantos días

más? Así tomo notas para mi última novela. Tengo que preguntaros un par de cosas acerca de Dominic y de Sebastian. ¿Os importa? ¡Qué va! Podéis quedaros todo el tiempo que queráis. Vamos, Ariadna, Simon te acompañará a buscar a Ewan, mientras Emma y yo charlaremos un rato. Mi madre me ha contado algo muy preocupante acerca de Claire, tengo un mal presentimiento. Simon, Mara, no sabéis lo emocionada que estoy de haberos conocido en persona. Tengo que agradecerle igualmente a Emma el apoyo y el entusiasmo que me ha demostrado en todo momento. Esta pequeña aventura de encaminarme a las Highland ha sido algo inolvidable (¡hay que repetirla!), y sobre todo conocer a los protagonistas de Oscuridad. Espero que pronto Emma nos cuente, en primicia, otra historia tan apasionada como la vuestra. »Un beso y, espero de corazón, que sigáis amándose eternamente. No te preocupes, Ariadna, te aseguro que amaré a Simon hasta el fin de mis días. E incluso más. Ha sido un auténtico placer charlar contigo, espero que puedas quedarte unos días más, y así podré contarte más cosas. (Miró a Simon). Iré a pasear por el jardín un rato, nos vemos luego. Se puso de puntillas y le susurró algo al oído de Simon. Después se apartó y le dio un beso en la mejilla. Vamos, Ariadna, te llevaré hasta el despacho de Ewan y luego yo… (carraspeó), luego yo tengo que irme. Tengo que ir a buscar a mi esposa al jardín y recordarle lo que sucede cuando se provoca a un guardián. Gracias a ti, Ariadna, ha sido un regalo poder contar contigo en este viaje. Tu presencia me ha inspirado tanto que creo que iré a por uno de mis cuadernos; me parece que la historia de Dominic acaba de dar un giro inesperado. Ojalá podamos repetir este viaje muchas veces más. Te prometo que la próxima vez no me perderé. Vamos, ve, Simon está impaciente, y seguro que Ewan y Julia también tienen muchas cosas que contarte. Nos vemos luego. Entrevista: MJ Estepa www.ariadnamccallen.com 11 RománTica'S


RomรกnTica'S 12


CAROLINA I. Q. ENTREVISTA A… ÁNGELES IBIRIKA

Ángeles Ibirika es una enamorada de la naturaleza y los animales. Vive en el campo, con el hombre que es el amor de su vida, sus dos hijos, y dos pequeñas yorkshires. Le gusta leer, pero sobre todo le apasiona escribir. Adora todas las estaciones del año, pero principalmente el otoño, que ha inspirado una buena parte de sus novelas. Descubrir que podía contar las historias de esos personajes que conviven en su mente desde que era una niña, cambió su vida. Para ella, escribir es hacer magia con las palabras, dotar de vida a lo que sólo está en su imaginación, y lograr que quien lee se emocione como lo hace ella misma mientras escribe. Entre sueños es su primera obra publicada.

Carolina: Ángeles, estamos encantadas de tenerte y poder hablar contigo en este número tan especial de bi-aniversario. Cuéntanos en primer lugar, ¿qué podemos encontrar en tu segunda y nueva novela «Antes y después de odiarte», qué descubrirá el lector? Ángeles: Primero dejar que os felicite por este aniversario. Es un inesperado honor estar aquí para celebrarlo con vosotras y con los lectores. Felicidades de todo corazón. En mi segunda novela vais a encontraros con algo muy diferente a «Entre Sueños». Aunque la manera de contar y transmitir sentimientos sea la misma, «Antes y después de odiarte» es una historia dura, que comienza con Mikel saliendo de la prisión donde ha pasado más de cuatro años de su vida por la traición de la mujer a la que amaba más que a sí mismo… a la que aún ama más que a sí mismo. Y es ese amor que enmascara de odio el que no le deja descansar y le empuja a acecharla con el fin de tomarse venganza. No le va a resultar fácil descubrir, y menos aún aceptar, que esa necesidad de tenerla cerca no la provoca el odio, sino un amor grande e indestructible que lo superará todo. ¿Qué te inspiró para escribir esta historia y cuándo se te encendió esa pequeña «Luz» que nos obliga a los escritores a llevar una historia al papel? Casi siempre hurgo en mi imaginación para encontrar una historia, pero esta vez fue la visión del videoclip «Me haces falta», de Jennifer López,

el que provocó ese pequeño destello que casi siempre se convierte en una escena. Después, como todos quienes escribimos, fui hilvanando poco a poco la trama. Con tu primera novela, «Entre sueños», cosechaste un gran éxito de crítica y todos descubrimos a una gran autora revelación. ¿Qué alegrías ha aportado a tu vida el formar parte de este maravilloso y extraño mundo literario? Alegrías, las de saber que esas historias que antes compartía con unos pocos, ahora llegan a todo el que quiera leerlas. Creo que eso es lo que en realidad buscamos los escritores, y no publicar muchísimos libros, hacernos famosos o tener críticas maravillosas. Compartir mis historias, y a ser posible enamorar y apasionar con eso con lo que yo fui la primera en emocionarme, es lo que busco y lo que estoy encontrando. Y también lectores maravillosos que me expresan día a día su cariño y con los que me sentiré eternamente en deuda. ¿Un momento para recordar en tu carrera como escritora? Hay muchos, y algunos muy emocionantes. Si tengo que elegir uno solo, creo que me quedo con la primera vez que recibí un email en el que una lectora que había perdido a alguien muy importante en su vida, me contaba cómo Entre Sueños le había ayudado a sobrellevar el dolor de los peores momentos. Me siguen contando historias como esa, y todas me siguen

13 RománTica'S


emocionando igual porque son el mejor pago que podía recibir a mi esfuerzo de escribir una novela.

Fresas y chocolate, ambos en abundancia, bastarían.

¿Ha cambiado en algo la Ángeles que presentó por primera vez «Entre sueños» en su camino hasta tener entre tus manos «Antes y después de odiarte»?

Los escritores, variados, para que la conversación fuera apasionada además de interesante: Charles Dickens, Jane Austen, William Shakespeare, Federico García Lorca, Oscar Wilde, Truman capote. Todos ellos tienen obras magníficas que perdurarán para siempre en la historia. Solo con pensar en novelas como «Orgullo y prejuicio» o «Grandes esperanzas» ya se me eriza la piel.

No ha cambiado nada, si apartamos que se va haciendo cada día más mayor (risas). Sigo siendo exactamente igual, haciendo las mismas cosas, emocionándome con cada nueva opinión como me emocioné con la primera. Sigo siendo la misma mujer insegura y tímida que parlotea sin parar cuando se pone nerviosa.

Y, por supuesto, alargaría la velada hasta el desayuno. Con la luz del día seguro que la conversación tomaría nuevas fuerzas y diferentes direcciones.

¿Qué escritores y obras son tus favoritas? ¿Alguna te ha servido especialmente de inspiración?

En tu tiempo libre, ¿cuáles son tus hobbies? ¿Qué te aporta ese precioso Norte, donde vives?

De los actuales, me gusta la sensibilidad con la que Khaled Hosseini narra historias duras. También Ángela Becerra en sus primeras novelas. De las puramente románticas Lisa Kleypas o Judith McNaught.

Tengo muchos hobbies: la fotografía, el jardín, todas las manualidades posibles y también las imposibles… Cuando estoy escribiendo y necesito alejarme durante un rato de la historia, me meto en la cocina y hago un pastel o simplemente un bizcocho con pizquitas de chocolate blanco.

No puedo llamarlo inspiración, pero sí que leer «El penúltimo sueño», de Ángela Becerra, me descubrió que podía escribir mis novelas de la forma que quisiera, siempre que lo hiciera con corrección, y que si mi forma de narrar no se parecía a ninguna otra que yo hubiera leído, no era algo negativo ni que tuviera que cambiar. Imagina que puedes asistir a una cena con cualquier escritor/a de todos los tiempos, en cualquier lugar del mundo y con cualquier manjar a tu disposición. Transpórtanos, Ángeles, ponnos la mesa y siéntanos a los invitados. Elegir solo unos pocos escritores es muy difícil, pero me haré a la idea de que es imprescindible si de verdad quiero disfrutar de su compañía y aprender de ellos (risas) Ya que se trata de soñar, la celebraría en la desvencijada casa «Cumbres Borrascosas», porque estoy segura de que los lugares hablan y cuentan historias, y esas paredes encierran muchas emociones apasionadas. Manjares pondría pocos, para no perder el tiempo en saborearlos y poder así hablar sin descanso.

RománTica'S 14

Mi tierra me aporta una naturaleza impresionante y verde y unas estaciones del año bien definidas. No me gusta vivir en un verano casi permanente, y lo digo porque lo probé durante un año entero. Adoro el otoño, me apasiona el invierno, me inspiran la lluvia y el frío. Me gusta caminar descalza cuando llueve, sin paraguas, y por suerte puedo hacerlo cada vez que quiero. ¿Cómo ves el mundo de la literatura Romántica española? Le veo un gran futuro que apenas si está despuntando. Pienso que con la crisis las editoriales se han animado, unas a publicar romántica cuando nunca lo habían hecho, y todas a probar con autoras españolas porque conllevan menor riesgo económico. Eso está permitiendo a las buenas escritoras (que hay muchas y más que buenas magníficas) darse a conocer y a valorar, y cuando vuelva la bonanza ni editores ni lectores querremos prescindir de ellas. Por último, no podemos dejar de hacerte esta pregunta, aún a sabiendas de que muchos escritores no podemos responderla fácilmente,


pero, Ángeles, ¿hay próximos proyectos a la vista? Siempre hay proyectos y nunca tengo problemas en hablar de ellos. Ahora mismo estoy trabajando en uno al que he puesto dos títulos. Los dos son muy significativos, y reflejan las dos caras de la misma historia. «No se aprecian las estrellas desde el suelo de Manhattan» y «Donde siempre es otoño». Está ambientada, principalmente, en Manhattan y en un recóndito lago de New Jersey. Es la historia de un afamado escritor de novela romántica, cínico e infiel, que escribe maravillosas y apasionadas historias de amor, pero que cree que en la vida real el amor es algo tranquilo que no te desangra si pierdes al ser amado. Hasta que se encuentra con una mujer a la que nunca podrá tener y a la que perseguir sería poco menos que un suicidio, y de la que se enamora con la fuerza arrolladora con la que lo hacen sus personajes. Ha sido un placer contar contigo y con tus palabras, Ángeles. Te deseamos todo el éxito del mundo y que tus alegrías literarias no hayan hecho más que empezar. ¡Un placer enorme! Saludos afectuosos desde el equipo de la revista RománTica'S. El placer, inmenso, ha sido mío. Me ha encantado responder a vuestras preguntas. Gracias por haberme invitado a participar en esta celebración.

«Una novela cargada de sentimientos y donde sus protagonistas principales tienen un carácter férreo que no les permite dar su brazo a torcer. Aunque no es una historia de pasiones arrolladoras, es un amor que va creciendo con el tiempo y, a la par que los protagonistas, va madurando y haciéndose fuerte. Sin lugar a dudas un hermoso libro y una bella historia» ¬Románticas al Horizonte

15 RománTica'S


Una tarde con… Arlet Hinojosa

Comenzaste a escribir «La leyenda negra» con 14 años. ¿Cómo surgió este proyecto? Estaba leyendo un libro de un escritor estadounidense, Los archivos de Salem, cuando surgió la idea de hacer una novela sobre brujas y, como no quería las convencionales de «sombrero y escoba», sólo tuve que buscar un poco hasta dar con la quema de brujas en Zugarramurdi. ¿Te resultó muy difícil conjugar la escritura con tus obligaciones como estudiante? ¿Tuviste que dejar algo de lado?

Arlet Hinojosa ha sido la flamante ganadora de la VI edición Premio Jordi Sierra i Fabra para Jóvenes con su novela «La leyenda negra». Conozco un poquito a Arlet de algún encuentro en Madrid; he «espiado» sus entrevistas y escritos en internet y, he de admitir, he caido total e irremisiblemente rendida ante la cordura, coherencia y humildad que trasmite esta autora. Si a todo esto añado que Arlet sólo tiene 15 años, no puedo si no regocijarme de saber que ella es el futuro de nuestras letras.

En determinadas ocasiones sí que lo fue, ya que cuando tenía temporadas de exámenes, me veía obligada a dejar la escritura de lado o a veces me quedaba escribiendo hasta tarde, o madrugaba, ¡y andaba el resto del día arrastrando los pies! Sé que tienes un hermano pequeño… ¿Te deja tranquila cuando escribes, o por el contrario, a veces desearías tener una varita mágica que le hiciera desaparecer? A veces le mordería un poco, ¡sí! Pero porque en ocasiones se aburre y no se le ocurre hacer otra cosa que venir a molestar a su hermana (ley entre hermanos, me parece a mí). Pero es un amor y no, ¡no suele dar mucho que hacer! ¿Qué es la escritura para ti? ¿Necesidad, trabajo, placer…? Una puerta. (A mil y un mundos.) ¿Quién decide lo que pasa en tus historias, tú o tus protagonistas? ¡Desembucha! Esa es una muy buena pregunta, la verdad. ¡Hahaha! Yo decido el principio y luego ya ellos se desmelenan y continúan por donde les place. Arghghg. Es imposible dialogar con ellos. EN SERIO.

Un futuro maravilloso. Por todo ello muchas gracias, Arlet, por concederme esta entrevista, es un privilegio y un placer. Entrevista: Noelia Amarillo

RománTica'S 16

Y por último; cuéntame algo sobre ti, ¿Qué futuro ves ante ti cuando cierras los ojos? ¿Sinceramente? Me veo de trotamundos; de proyecto de artista, tal vez. Me feo en Francia, en Italia, en Inglaterra, en Alemania. Me veo escribiendo, pintando, y dando clases de traducción. Como dijo Jordi Sierra i Fabra, una vez: Mi casa está donde estén mis zapatos, pero voy descalza.


17 RomรกnTica'S


Lydia Leyte: Así es ella Bueno, pues ¿qué puedo decir de mí? Nací en la Rioja, pero vivo en Galicia desde niña. Por eso suelo decir que su pensamiento y su corazón se encuentran divididos entre ambos territorios. Mi espíritu inquieto me ha llevado a residir por temporadas en distintas ciudades españolas. He trabajado en la docencia, como profesora de Lengua española y Literatura en un IES.

EL FUEGO ENVUELVE TU NOMBRE - Lydia Leyte

En la actualidad me dedico de pleno a la escritura, actividad que comparto con mis grandes aficiones: leer, cocinar y viajar, cada una complemento perfecto de la otra.

Amanda Cunha quiere crearse una vida propia, por lo que acepta un empleo lo más lejos posible de su entrometida familia.

Vivo con mi marido y mis perros en el campo, en una Villa próxima a la gran ciudad, al mar y a Portugal, país que suelen inspirar mis novelas y relatos.

En su nuevo lugar de residencia, su camino se cruza con el de Rafael Herrera, un empresario atractivo y seguro de sí mismo, quien no despierta la menor simpatía en ella. Rafael no está acostumbrado a ser rechazado por ninguna mujer. Mucho menos por una de formas redondas, tan voluptuosa, y con una lengua demasiado afilada. Pero Amanda tiene un arte especial para ponerlo en su sitio. Por eso se siente tan atraído por ella.

Y, para no ser mala. Lydia nos ha ofrecido un estupendo extracto de su novela para que vayamos abriendo boca:

A pesar de las reservas con las que se tratan, pronto nace entre ellos un fuerte deseo, y los encuentros apasionados llenos de humor se suceden. Su relación se hace más intensa cuando tienen que enfrentarse a un hombre sin escrúpulos que pone en peligro la vida de Amanda y que amenaza los negocios de Herrera. Este hecho los aproxima cada vez más. Ella abandona su natural desconfianza para rendirse al amor. Y él al fin reconoce que Amanda es la mujer de sus sueños. Pero Herrera no es todo lo sincero que parece. Guarda un secreto que, de llegar a oídos de Amanda, pondría en peligro una unión que todavía parece estar más cimentada en la desconfianza que en el amor.

RománTica'S 18

«…Siempre he pensado que fue esa frase, dicha a mis nueve años por un adolescente de trece, la que me hizo tomar conciencia real de las diferencias. Frente a los demás niños de cuerpos dorados y espigados cual modelos de revista infantil, dóciles y obedientes, estaba yo. Bajita, morena, gruesa…» Así comienza El fuego envuelve tu nombre.

ESCONDIDO EN TU MIRADA Sienna Anderson Erin Campbell vive recluida en una pequeña casa en la afueras de Lexington, Virginia. Su vida como psicóloga forense del FBI quedó atrás luego de que, cuatro años ates, decidiera abandonar su profesión tras una traumática experiencia. Cuando Jon Kellerman, su antiguo jefe y amigo, llega hasta su puerta, Erin puede adivinar qué viene a proponerle. Y la respuesta es no. No va a volver al FBI. De todos modos, el caso para el que le piden que colabore despierta su atención. La policía local de Wichita se enfrenta a un posible asesino en serie que mata a sus víctimas de manera salvaje. Conmovida, decide intervenir. Llama a Jon y se suma al equipo que viajará a investigar los crímenes. Cuando la ve, el comisario Tyler Evans descubre que, detrás de los ojos de la agente especial Campbell se oculta un tumultuoso pasado. Confía en ella, pero, a su vez, decide investigarla.


Verónica Valenzuela: Así es ella Soy una adicta a los libros desde que aprendí a leer, ya se han convertido en el único vicio que tengo y me cuesta bajar el ritmo de lectura cuando me involucro en la escritura de mis novelas. Me di a conocer en 2009 con Hijos de Caín, el despertar del fénix y el pseudónimo de Verónica Butler. Una historia de un padre vampiro repleta de magia y acción. Cuando creo mis personajes, sueño hasta con ellos y no dejo de tenerles unidos a mí hasta que acabo la novela que hago en ese momento. Tal vez sea que me inspiro en actores masculinos para crear el primer boceto de su físico… Me gusta crear hombres magníficos, hermosos, de fuerte carácter, que se queden marcados en la memoria de las lectoras. Las mujeres que son sus compañeras no se quedan atrás en arrojo y valor. En mis novelas intento que el lector se involucre desde el principio con escenas rotundas, viscerales y que no dejen un respiro hasta el final. Me gusta escribir de todas las épocas, aunque Mas allá de las trincheras es mi primera novela romántica histórica y es un placer ver mi nombre real impreso en ella. Es una novela muy especial para mí porque mi padre pudo leer el boceto que hice antes de morir. A él le dedico la novela en primer lugar y he cumplido la promesa que le hice de acabarla. La Soledad del Olvido es otra de mis obras con un ex seal atormentado, y que ahora pulula por varias editoriales esperando respuesta. En la actualidad estoy inmersa en dos novelas que espero tener listas para 2012: Lazo Inseparable y Gabriel.

―¡Ojalá pudiera arrancarme la carne y la lengua ! Ni siquiera eso bastaría para que me aceptara ―gritó desesperado―. No soy un animal que se apalea para echarlo de cada sitio donde molesta. Y eso es lo que he recibido desde hace veintitrés años. No tengo derecho a vivir, ni a amar, ni a sentir como cualquier persona. (Extracto de Más allá de las Trincheras)

MÁS ALLÁ DE LAS TRINCHERAS - Verónica Valenzuela Lajos Tisza es un aristócrata húngaro de origen gitano, descendiente de una de las tribus fundadas por Atila. Su familia viaja por toda Europa tras perder sus privilegios de nobleza con la llegada de los Hasburgo al poder, a finales del siglo diecinueve. Ha recorrido desde niño Hungría, Alemania y finalmente Polonia. En este país los campesinos les recibirán con desprecio evitando que puedan cultivar tierra polaca. Cuando la antigua ciudad de Kalisz se convierte en su nuevo hogar será el comienzo de la perdición. Una desgracia tras otra llevará a Lajos al límite de sus fuerzas, enfrentándose a los prejuicios raciales de toda una ciudad, al odio y a la violencia de un pueblo que aborrece a los gitanos. Su amor prohibido por Olenka, inaceptable para los padres de ambos, destruirá todo lo que han amado hasta entonces con consecuencias desastrosas. Recorriendo campos cubiertos de trincheras bajo fuego alemán; pasando hambre y miseria y miedo, seremos testigos de cómo la profunda atracción entre la joven pareja se transforma, con el transcurso de los años, en un amor imperecedero.

19 RománTica'S


Gema Samaro: Así es ella

SUSANA & CO. Gema Samaro Susana Mercer estaba convencida de que ni existía en el mundo un amor para ella ni lograría cumplir ninguno de sus sueños, pero ahora está asomada al balcón de una suite del Queen Mary II, con el pelo hecho un estropajo y una infinita sensación de libertad, rumbo a Nueva York donde la esperan un trabajo estupendo y dos hombres que la aman. Todo ha sucedido tan deprisa, que apenas ha tenido tiempo a asimilarlo. Menos mal que ahora, y gracias a ganar una apuesta a un tercer hombre que con su aparición inesperada también ha dado un vuelco a su destino, tiene siete días de travesía por delante para alejarse de Europa, de lo que ha sido su existencia hasta ese momento. Poco a poco y sola,repasa los dos últimos años de su vida: su difícil historia de amor con Pablo, su incipiente y mágica historia de amor con Maksim, el descubrimiento de un oscuro secreto familiar, la azarosa vida sentimental de sus amigos, las tribulaciones en su trabajo… Un viaje exclusivo en compañía de camareros de escándalo, una condesa bígama, un profesor cleptómano, un hado padrino enamorado, una estricta guardiana de la tradición Cunard, un notario que «perrea», jóvenes millonarios más del espíritu de Porto Alegre que de Davos, un conferenciante con tendencia al pánico… Pero sobre todo una aventura en la que Susana descubrirá quién es realmente y quién la ama.

RománTica'S 20

Me encanta escribir. Escribo desde pequeña de forma furtiva, con nocturnidad y alevosía. Escribo de todo, desde listados con mil cosas imprescindibles que tengo que meter en las maletas hasta mails de siete folios que nunca envío. Además, tengo la suerte de que este vicio que me da la vida, me dé alegrones de muerte como cuando gané el premio Margarita Xirgú de Guiones Dramáticos de RNE-REE (1996), el XVIII Certamen Literario Internacional Dulcinea en la modalidad de ensayo (2005), el VII premio Internacional de Novela Romántica de Seseña (2011) o cuando la editorial El Maquinista me llamó para publicar mi primera novela «Susana & Co.». Y ahora ¿os hablo un poco de mi novela? Tengo muchísimo cariño a Susana y a su universo en el que pasé tanto tiempo y que me acompañó en momentos muy difíciles en mi vida. Me lo he pasado tan bien escribiéndola, he aprendido tanto, que solo puedo estar en deuda con ella... tanto que a veces me gustaría encontrarme a Susana por la calle y darle mis más sentidas y sinceras gracias. Supongo que ella al principio ni me reconocería, porque no ve muy bien cuando va sin gafas, que iría con prisas hacia algún lugar, con sus faldas zareras y a lo loco, con su infinita sed de aventura y libertad, con sus insaciables ganas de vivir y de amar, pero se pararía un momento y me diría: cree en ti Gema Samaro, no hay más. Y allí me dejaría plantada, ojiplática y flipada, hasta que algún peatón desconsiderado me empujara y me devolviera a la realidad. La realidad es que ahora se publica mi primera novela, una primera novela con todos los defectos del universo y más allá de una primera novela, que está escrita con el corazón. Ya sé que esto no me exime de nada y reconozco que tengo todos los nervios y los miedos del mundo ante la respuesta que pueda provocar mi libro. Sin embargo, estoy feliz porque vea la luz algo que he escrito con todo mi amor y todas mis ganas, en lo que me he dejado un trozo de mí. Ahora no me queda más que esperar que esa pequeña verdad, ese pedacito de vida que es «Susana & Co» llegue y conmueva al lector, que le divierta y le acompañe como lo ha hecho conmigo.


Pese a que Ático de los Libros nace en la primavera de 2010, para nosotras era hasta hace un par de semanas una editorial desconocida. Ático de los libros se creó con la intención de recuperar aquellas obras de la literatura universal y clásicos contemporáneos que permanecen inéditos en castellano, o que han sido injustamente condenados al olvido. Creen que esta firme vocación literaria es patrimonio de un gran número de lectores: la buena literatura sabe romper el círculo de la erudición y se pone al alcance de todos aquellos que, llevados por su curiosidad, deseen aprender, disfrutar de una buena historia o soñar durante un rato.

Estáis invitados a entrar en su ático: Esperan que el cielo y los libros sean de vuestro agrado.

Su compromiso con la literatura les lleva a cuidar al máximo el proceso de edición: primero, con una selección minuciosa y exigente de los textos, luego con traducciones de calidad y finalmente con una presentación que hace del libro un objeto del que gozar. Ático de los libros es un sello de Principal de Libros.

21 RománTica'S


RomรกnTica'S 22


23 RomรกnTica'S


El amor puede picarte o hacerte volar… La autora de origen escocés Milly Johnson está pegando con fuerza en los corazones de los lectores de varios países europeos donde sus novelas han sido publicadas. A España han llegado sus tres historias bajo el título: El club del pudín, Pájaros y abejas y Al llegar la primavera. Además de escribir historias para pasar un rato entretenido, esta autora se dedica al mundo de la producción de tarjetas de felicitación haciendo lo que más le gusta, escribirlas. Vive con sus tres hijos y su gato en el sur de Yorkshire, muy cerca de sus padres. En su primera novela, El club del pudín, Jonhson hace alusión desde el inicio al estado de buena esperanza. Aunque en nuestro país el título no nos da pistas de nada de lo que esconden el interior de las páginas de esta, en Gran Bretaña sí posee un claro significado cuando se cita el club del pudín, pues es una forma coloquial de decir que una mujer está embarazada y todo gracias a la forma abultada de esta comida de Yorkshire. Son tres las protagonistas que desean formar parte del exclusivo club, Helen, Elizabeth y Janey. Tres mujeres con historias diferentes unidas por un nexo común, la amistad, un sentimiento muy bien descrito por Jonhson. Las tres emprenden el camino hacia la maternidad con alegrías y miedos y hacen partícipe de su estado a los lectores desde el momento que saben que van a ser madres. La revolución hormonal está a la orden del día. En su segunda novela, Pájaros y abejas, Milly Johnson deja entrever sus raíces y su amor por Escocia introduciendo varios elementos de las Highlands, como el propio título del libro que hace alusión a una danza típica de la campiña escocesa que consiste en ir cambiando de pareja. Y eso es lo que ocurre en esta entrañable historia protagonizada por una madre soltera escritora de novelas románticas, Stevie Honneywell, quien tiene por vecina a su mejor amiga y a la familia numerosa de esta. ¿Puede haber conexión entre Stevie y la propia Milly? Cuando la entrañable escritora está a punto de casarse, el novio decide dar por terminada su relación y aquí comienza el baile formando por un cuarteto desproporcionado donde nadie es lo que parece. La última obra de Milly Johnson publicada en nuestro país ha sido Al llegar la primavera, una lectura más cercana al género del chick-lit protagonizada por Lou Casserley. Lou es una mujer que en su día tenía sueños y estaba convencida de ir a por ellos y sin embargo, ha terminado en casa, convertida en una esposa sumisa y desdichada. Un día, la simple lectura de un inofensivo artículo sobre la limpieza de trastos en una casa acaba por cambiar su existencia de una forma radical. A medida que Lou se va deshaciendo de cosas, empieza a tirar más sin poder parar y mayor es la liberación que siente al hacerlo. Sin duda, una terapia que puede venir bien a cualquiera. Artículo: Mónica Liceras

RománTica'S 24


25 RomรกnTica'S


RománTica’S presenta

Mien Mientras tanto en Londres de

Rebeca Rus

Si algo caracteriza a los libros de Rebeca son sus alegres conversaciones y sus personajes chispeantes. Sus escritos son como las comedias de situación antiguas. ¿Os acordáis de películas como Pijama para dos, Confidencias a medianoche o Un domingo en Nueva York? El chick-lit está de moda. Es lo que se lleva este verano, lo más refrescante, lo ideal para leer junto a la piscina y tomar el sol. Un libro de lectura amena, rápida y fácil que hará evadirte de tus propios problemas para imbuirte en los problemas de Alex, las relaciones con sus amistades en una ciudad tan fría como puede llegar a ser Londres para personas que provenimos de un país tan cálido como España. ¿Aún no os decidís? Os contaremos un secreto: Mientras tanto en Londres es un viaje a la ciudad de la niebla vista a través de los ojos de una chica que tiene luz propia. Una mujer que encandilará a todos los lectores con su alegría y sus problemas cotidianos y que va en busca de la felicidad que le puedan reportar sus propias experiencias Disfrutamos de lo lindo con los líos de Sabrina en sus dos historias y reímos a mandíbula batiente con las ocurrencias de Laura. ¿Te vas a perder esta singular estancia en Londres?

La editorial Esencia nos regala esta novedad de Rebeca Rus. Un retrato desternillante sobre el destino, los sueños y los pobres inmigrantes españoles que buscan desesperadamente en Londres un lugar donde vendan jamón ibérico del bueno. Desde RománTica’S esperamos que esta nueva novela de esta simpática escritora esté en vuestra lista de la compra de este bimestre. Estamos seguras que no os decepcionará. Descúbrelo en Mientras tanto, en Londres...

RománTica'S 26

Mientras tanto en Londres Rebeca Rus Álex Mata es una humilde estudiante de moda que está a punto de conseguir el sueño de su vida: realizar un máster de moda en la Central Saint Martins de Londres, la escuela de Moda más famosa del mundo (con perdón de la Parson de N.Y.). Por desgracia, su carpeta de trabajos se extravía durante el viaje y Álex se encuentra en Londres en una situación desesperada: sin trabajo, sin dinero, sin amigos y sin poder entrar en la escuela. Pero el Destino ha ido moviendo sus hilos sutilmente para cruzar su camino con Macarena, una chica bien de una familia de rancio abolengo, David Rees-Hamilton, un seductor y joven millonario especialista en conquistar supermodelos y Gail Brooks, su abogada y amiga de la infancia. ¿Logrará Álex cumplir su sueño o el Destino se interpondrá en su camino y cambiará su vida para siempre? Es más ¿existe el Destino? ¿Es un bromista incurable?


I PREMIO DE NARRATIVA ROMÁNTICA LA MÁQUINA CHINA EDITORIAL En Sevilla, junio de 2011 La Maquina China Editorial, desde el comienzo de su andadura, ha realizado una apuesta decidida por la novela romántica, por las nuevas autoras y por la evolución de sus contenidos. Esto nos lleva a convocar el I Premio de Narrativa Romántica La Máquina China Editorial, con el objeto de promocionar a autoras que enriquezcan y ayuden a encontrar nuevas perspectivas dentro del género romántico. Para ello publicará un libro con una colección de cinco historias ambientadas en la Navidad, que tendrá como fecha de lanzamiento diciembre de 2011. Este premio se regirá bajo las siguientes BASES: 1ª) Podrán concurrir a este premio aquellas autoras, tanto consagradas como noveles, que presente una narración ambientada en la Navidad. Para ello deberán presentar un solo manuscrito que debe estar encuadrado en el género Romántico, en cualquiera de sus subgéneros, en lengua castellana y que no haya sido premiado anteriormente en ningún otro concurso. Esta narración debe ser original e inédita en cualquier formato. 2ª) Las obras que se presenten al premio pueden estar firmadas con el nombre y los apellidos de la autora, o con seudónimo, en cuyo caso será imprescindible que estén acompañadas de una plica o sobre cerrado que contenga la identificación completa de la concursante. 3ª) El fallo del premio se dará a conocer durante la segunda quincena del mes de septiembre de 2011. 4ª) El jurado estará compuesto por representantes suficientemente capacitados que valorarán de cada obra: 1) La calidad literaria. 2) El tratamiento del tema (en este caso, la Navidad). 3) La originalidad del argumento. 4) La utilización del subgénero elegido de forma novedosa. 5ª) Las obras tendrán una extensión máxima de 50 folios, mecanografiados con interlineado 1,5, con letra tipo Times New Roman, impresas por una sola cara. Los manuscritos deberán ser enviadas por correo electrónico a la dirección: Info@lamaquinachina.com Destacando en el asunto "Para I Premio de Narrativa Romántica La Máquina China Editorial”. En la portada de cada obra deben figurar todos los datos de contacto de la autora, o dentro de la plica en el caso de firmar bajo pseudónimo. El plazo de admisión de los originales finalizará el 15 de septiembre de 2011.

I N F O R M A C I Ó N D E I N T E R É S 27 RománTica'S


6ª) Se premiará a cinco autoras y el premio consistirá en la publicación de un libro con estos cinco relatos que por unanimidad o, en su defecto, por la mayoría de votos delJurado, se consideren de mayor mérito y, por tanto, ganadores. Este libro tendrá como tema central la Navidad en cualquiera de sus facetas y saldrá a la venta en la campaña navideña de 2011. 7ª) La participación en el I Premio de Narrativa Romántica La Máquina China Editorial implica la aceptación, sin reserva alguna, de las bases del mismo, y el compromiso de las autoras de no retirar sus originales antes de hacerse público el fallo del Jurado. Así mismo, implica el reconocimiento y aceptación de las ganadoras al derecho de publicación de las narraciones presentadas en exclusiva por La Maquina China Editorial. Las autoras premiadas suscribirán con La Maquina China Editorial el correspondiente contrato de edición. La Editorial se reserva asimismo los derechos de publicación de las obras en otros idiomas y su difusión en cualquier otro medio. En concepto de derechos de autor, el contrato de edición reconocerá el 10% de los beneficios de la Edición dividido entre las cinco autoras premiadas. 8ª) Los originales se presentarán acompañados de dos documentos. Por un lado una certificación escrita por la autora, garantizando que los derechos de la obra no están comprometidos y que no ha sido presentada a otro concurso pendiente de resolución. Por otro lado, el cuestionario que se añade al final de estas bases con el nombre “Anexo 1”*. En el caso de obras presentadas bajo pseudónimo, ambos documentos deberán ir fuera del sobre de la plica. 9ª) Para cualquier diferencia que hubiere de ser dirimida por vía judicial, las partes renuncian al fuero propio y se someten expresamente a los Juzgados y Tribunales de Sevilla. LA MÁQUINA CHINA EDITORIAL C/Amargura 4 (local) 41003 Sevilla http://www.lamaquinachina.com Info@lamaquinachina.com [+34] 954 90 17 71

*ANEXO 1 ¿Por qué has elegido dar este tratamiento al tema navideño? ¿En qué crees que el argumento de tu obra es diferente? ¿A qué subgénero (o concatenación de subgéneros) pertenece tu relato? Sinopsis de la obra en 5 líneas

RománTica'S 28


Editorial Harlequín

I CONCURSO RELATOS Anunció a través de su página web al ganador y finalista

Con motivo de su 30 aniversario, la editorial Harlequin Ibérica puso en marcha el I Premio de Relato Corto Harlequin. El 1 de Junio se comunicó el fallo del jurado habiendo recaído este en el relato Mary cambia su destino, cuya autora es, ni más ni menos, que Mar Carrión, conocida por ser también ganadora del II Premio de Novela Romántica Terciopelo, y cuya tercera novela, Senderos, ha salido a la venta este mismo mes de julio.

Como finalista ha sido galardonado El protector, de la autora novel Belén Solesio, finalista también en otros premios de novela breve. Desde RománTica’S felicitamos a la ganadora y la finalista. A ambas les deseamos que sus correspondientes novelas cosechen los mismos éxitos que el resto de autoras españolas que hasta ahora han tenido la suerte de ser publicadas.

EL RINCÓN ROMÁNTICO GANADORA II CERTAMEN de Novela Romántica

«Queremos dar las gracias a todos los participantes por haber hecho posible que este certamen sea un completo éxito. Hemos recibido alrededor de 100 manuscritos, y tomar una decisión ha sido una tarea francamente complicada por la excelente calidad de algunas de las novelas que concursaban. Deseamos a sus autores mucha suerte en su aventura literaria.

Hemos declarado ganadora la novela Cuando el corazón perdona de Ruth M. Lerga por ser una historia fresca, divertida, emotiva y sensual, narrada con un estilo ingenioso y sencillo que nos ha cautivado por completo. Es un libro romántico ambientado en la época de la Regencia en Inglaterra, que reúne todas las cualidades que conforman la esencia de este certamen: es una novela romántica de verdad, que no tiene nada que envidiar a los grandes romances del mismo tipo escritos por autoras muy consagradas. En definitiva: ¡una delicia para los sentidos! No podemos dejar de mencionar la novela finalista, Bajo las estrellas, de Ana Iturgaiz, que nos ha seducido con su perfecta ambientación, sus personajes inolvidables y por hacernos vivir una aventura apasionante en la que se va entretejiendo, poco a poco, una maravillosa historia de amor. Un libro de gran calidad que merece ser publicado».

La editorial LA MÁQUINA CHINA abre plazos de inscripción para sus nuevos cursos 9 CURSOS ESPECIALIZADOS 3 NIVELES FORMATIVOS ¡¡¡APÚNTATE YA!!! Más información en: http://www.lamaquinachina.com/

29 RománTica'S


Kenneth y Laura «DELICIAS Y SECRETOS» Olivia Ardey Ediciones Éride Gracias a RománTica’S, tengo el placer de presentaros a Kenneth y Laura, la pareja protagonista de mi nueva novela. Pero antes quisiera explicar un poquito el porqué del origen tan variopinto de los personajes que pueblan sus páginas: desde sicilianos a irlandeses, pasando por indios de la nación mohawk… y españoles. Desde que apareció mi biografía resumida en la solapa de «DAMA DE TRÉBOLES», me han preguntado mucho acerca de mi origen. No, no soy alemana. Soy hija de emigrantes españoles, nacida en Alemania. Una realidad histórica que, ahora que han cambiado las tornas, parece que tendemos a olvidar. Esa curiosidad me empujó a escribir una novela dedicada a los miles de valientes (no siempre bien considerados e injustamente poco reconocidos) que, a lo largo de los siglos, han tenido el arrojo de cruzar fronteras en busca de un futuro mejor. Cuando empecé a perfilar la

trama de «DELICIAS Y SECRETOS EN MANHATTAN», barajé varios escenarios. Pero, conforme fui avanzando en la documentación, me enamoré de esa Nueva York de 1919, bulliciosa, acogedora y con sus primeros rascacielos en imparable crecimiento. Supe entonces que no existía lugar mejor que la isla de Manhattan para ubicar la historia de Kenneth y Laura, un universo en sí misma de lenguas y culturas. A principios del siglo XX, la emigración suponía un viaje sin retorno. Un duro éxodo para emprender una nueva vida, marcada por la nostalgia, en una tierra lejana y extraña. Por eso, aquellos que lo dejaron todo sin mirar atrás, se empeñaron con tanto ahínco en mantener sus costumbres, lengua y tradiciones en su nueva patria de acogida. No he querido olvidar tampoco a las compañías de variedades y baile flamenco que cruzaban el atlántico para hacer las Américas. Viajeros de ida y

vuelta, no se ahorraron penas y sacrificio, si tenemos en cuenta que cada gira por todo el continente duraba entre tres y cuatro años. Gracias a todos ellos, obreros y artistas, en muchos rincones del continente americano, y por supuesto en Nueva York, se hicieron populares los guisos de chuchara, el aguardiente de orujo, la tonadilla y los churros. Los personajes que encontraréis en «DELICIAS Y SECRETOS EN MANHATTAN» son gente de su tiempo. El corsé y las damitas paseando en espera de marido quedaron en el pasado. De día, en las calles de Manhattan se escuchan las bocinas de los primeros automóviles. Por las noches, la ciudad bulle con nuevos pasos de baile, melodías llenas de ritmo y espectáculos modernos como el cinematógrafo. Esta es una historia de hombres emprendedores y mujeres trabajadoras, empeñados en mirar hacia delante, dejar atrás el dolor de la Gran Guerra y disfrutar de la vida.

«Un hombre y una mujer muy distintos unidos por el destino en la fascinante Manhattan de 1919. Espero que su deliciosa y apasionada historia de amor os seduzca de principio a fin».

RománTica'S 30


31 RomรกnTica'S


Así son ellos…

Kenneth Callahan

Delicias y secretos

«Habían pasado dos meses desde su primer encuentro fugaz y Laura no había sido capaz de olvidar ni su cuerpo de musculatura firme ni su cabello rubio oscuro. Tenía grabada a fuego cada caricia, la excitante sensación de perderse en sus brazos, su mirada de hielo y tormenta que invitaba a suplicar más.» (Es la imagen que Laura tiene de él).

Es un hombre muy atractivo con ojos grises como el acero. Descendiente de irlandeses, veterano de la Gran Guerra y que practica el boxeo por afición. Kenneth es leal a los suyos, sensato, metódico, racional y tiene un enorme sentido del deber. Hijo de un matrimonio roto, no cree en el amor eterno ni persigue fantasías. Su vida atraviesa un momento complicado y lo que menos desea es embarcarse en una relación seria con una mujer.

Laura McKerrigan-Montero «Laura. Ojos negros y profundos como un mar en plena noche, toda ella misterio y peligro. Con aquella desconocida le ocurría algo extraño, quizá porque en sus dos únicos encuentros habían debido abandonar en lo mejor. A finales de septiembre casi huyó de sus brazos en aquella fiesta de los Vanderbilt; la noche anterior en Long Island, fue él quien la dejó abandonada para cerrar un contrato. A esa mujer en particular no le importaría volver a tenerla muy cerca, enredar los dedos en los bucles de su pelo y tomar su boca con los ojos cerrados. Una vez más, muchas veces más.» Y así es como Kenneth la ve a ella.

Es una chica rica de Boston, con sangre escocesa y romaní. Esto último gracias a su abuela Sara, una gitanita andaluza que llegó a los Estados Unidos con una compañía de variedades y, por amor, se quedó para siempre. Laura es intuitiva y, bajo un físico de los que hacen girar la cabeza a su paso, esconde a una chica sencilla con la autoestima por los suelos. Se imagina casada con un buen partido y, en un arranque de valentía, será capaz de burlar las severas normas de su padre y partir a Nueva York en busca de su propio sueño. No sabe que en Manhattan se reencontrará con el mismo desconocido que la sedujo con sus besos en una fiesta elegante. Pero ahora ella es una simple camarera de hotel y resulta que ese hombre irresistible es su jefe. Laura no está acostumbrada a recibir órdenes y a Kenneth nadie se atreve a replicarle, si al cóctel le sumamos la atracción explosiva que sienten… ¡los problemas están servidos!

Poco a poco se irán descubriendo. Kenneth sólo se guía por los dictados de la razón, mientras Laura obedece a su propio corazón. Para él sólo existe ahora; para ella amor significa siempre. Kenneth atesora la seguridad que a ella le falta y Laura posee la ilusión que él ha perdido. Cuando la Ley Seca llega para complicar las cosas, surge la desconfianza y las sospechas de traición. Porque Kenneth es honesto por encima de todo y Laura, la mujer que ama, le ha ocultado demasiados secretos.

Españoles en Nueva York. Comida campestre en Staten Island, sobre 1960 (fotografía propiedad de John Chiarella)

RománTica'S 32


25 de Mayo Lalo Duarte no tenía miedo. A su derecha, uno de sus compañeros temblaba de pies a cabeza. Tenía escrito en los ojos que se consideraba demasiado joven para morir. Enlazó ambas manos para evitar las molestas sacudidas que las recorrían y escondió la mirada en el suelo. A su izquierda, había un joven más mayor que él que mantenía los ojos clavados en el frente. Al principio, Lalo había pensado que estaba decidido a darlo todo por la causa. Luego comprobó que perdió a su esposa en la guerra y se alistó allí porque no tenía otro sitio a dónde ir. En opinión de Lalo, para morir. Delante de él estaban los más jóvenes. Los que antes perecerían en las refriegas. Ninguno quería huir. Temerarios, envalentonados y creedores de una esperanza que todos habían dado por muerta. Bueno, ¿a caso no era él igual? ―¡Preparaos!― el grito que provino de retaguardia lo hizo estremecer. Ya había vivido aquello otras veces, y sabía lo que era estar en el campo de batalla. Sabía qué era ofrecer la carne a los tiros, sabía qué era hacer amigos y que al terminar la reyerta estuvieran muertos. Sabía qué era el dolor de una bala, conocía el olor de la pólvora. ―¡Ya vienen!― el grito de otra persona acentuó la atmósfera tensa. El aire había dejado de silbar. El camino estaba completamente desierto. El cielo era gris. La respiración del compañero. Los latidos del corazón en los oídos. ―Quiero irme a mi casa― susurró el que tenía a la derecha, entre sollozos. Se había cubierto la boca para que ninguno lo escuchase llorar. ―Estás aquí porque querías defender a tu país― le contestó Lalo en voz baja―. Ahora no es tiempo de amedrentarse. ―¡Me da igual que el régimen sea republicano o fascista! ¡Quiero ir con mi madre!― clavó en él unas pupilas dilatadas por el terror que hicieron que Lalo también lo sintiera con más intensidad. El nudo en las entrañas. El metal frío en las manos. Las piernas incapaces de sostener su peso. ―Sólo tienes que sobrevivir, y podrás volver a casa. ―¡Callaos!― otra vez la agria voz de retaguardia. Alguien le propinó un codazo. Lalo guardó silencio y volvió la vista al frente. Le batía el corazón contra el pecho de manera tan dolorosa que le costaba respirar. En la lejanía, comenzaron a oír el sonido de unas ruedas sobre el camino pedregoso que habían recorrido dos días atrás. Era importante detectar aquella diligencia. Era importarte asaltarla y cobrarse como prisioneros de guerra a los militares sublevados al Gobierno. Por mera rutina se aseguró una vez más de que el fusil estuviera cargado. ―Moriréis, cabrones― escuchó decir a alguien, más adelante. La caravana de coches se acercaba con paso tortuoso. Risas de los milicianos. La voz aguda de una mujer. Y justo cuando estuvo en medio de los riscos el aire se llenó de estallidos de armas. Uno de los coches descarriló ante la repentina muerte del conductor, saliéndose del camino y volcándose. En los otros dos comenzó a cundir el caos, mientras intentaban devolver la metralla y cubrirse de los disparos al mismo tiempo. Alguien delante de él cayó muerto al suelo. Otro se derrumbó. Lalo corrió en medio de la refriega, cubriéndose la cabeza con los brazos hasta llegar a uno de los coches. Aturdió con la culata del fusil a uno de los militares y el otro murió antes de que pudiera reaccionar. Abrió la puerta y lo sacó a rastras, dirigiéndolo hacia la protección de los riscos. Lo dejó allí asegurándose de que continuaba inconsciente antes de volver al campo de batalla.

R E L A T O S

33 RománTica'S


Media hora después, habían conseguido hacer tres prisioneros, con una baja de 14 soldados. En el pequeño campamento que habían establecido dos días atrás reinaba un silencio de pesar. El compañero que Lalo había tranquilizado esa mañana estaba siendo intervenido en aquellos momentos por el médico, con una herida de bala en la pierna que le había coagulado la sangre y cortado la circulación. Y todos sabían lo que significaba aquello. Se contempló las manos sin demasiado interés, llenas de arañazos y durezas por la de veces que se había arrastrado por el suelo, llevado carros, empuñado el fusil. Unas manos que no era la primera vez que mataban. Lalo se abrazó a sí mismo, intentando entrar en calor. El fuego de la lumbre estaba casi extinto y a aquellas horas él era el único que permanecía todavía junto a la hoguera. Aunque sabía que no era el único que no podía dormir. Como si el destino hubiera leído sus pensamientos una figura se acercó a la trémula luz, dejándose caer con pesadez en el suelo. Lalo lo había visto otras veces. Siempre llevaba un gorro oscuro que solía esconderle los ojos, y una camiseta excesivamente ancha. Debía ser, tal vez, el más temerario de todos los que había allí, y también el más valiente. Valiente y estúpido. ―Mañana nos levantamos a primera hora del alba. Deberías intentar dormir― le convino el desconocido, con una voz levemente aguda. Lalo se encogió de hombros, indiferente. ―No seré el único al que se le cierren los ojos. Él levantó un momento la cabeza para poder clavar en Lalo unos ojos tan negros como el carbón. Unos ojos que le provocaron un escalofrío. Y a continuación sonrió. Fugazmente, pero lo hizo. Se burló imitando el saludo militar. ―Ev López. ―Lalo Duarte. ―Te he visto llegar hasta el coche esta mañana. Tienes los huevos bien colocados, compañero. Lalo guardó un largo instante de silencio antes de echarse a reír en voz baja. ―Tú tienes fama de no tener dos dedos de frente. Así que mi anécdota de guerra no comparará las tuyas, ni mucho menos. Ev se encogió de hombros, despreocupado. ―No permitiré que esos malnacidos se queden con el control del país. ¿No leíste el periódico antes de que empezase todo esto? En Italia hay un régimen fascista. Una dictadura. Aquí somos republicanos― al decirlo, hinchó el pecho, con orgullo―. Y esto es España. No nos harán lo mismo. Lalo lo observó fijamente, sin pestañear. ―Pero no te uniste a pelear por una causa perdida sin otro motivo. ―Que sea una causa perdida o no da lo mismo. Podemos renacer. Podemos aplastarlos. ―No, no podemos― la voz suave de Lalo lo hizo fruncir los labios―. Debemos ser uno de los pocos grupos que todavía queda en pie. ―Pues moriremos. ―¿Por una causa perdida?― repitió. ―Si está perdida será más interesante― le respondió Ev―. Son las que se hacen inolvidables. Nuestros nombres pasarán a la historia por ser los idiotas que continuaron ofreciendo batalla a pesar de que todo el país ya estaba en el poder de los fascistas. Lalo volvió a reír, mesándose el cabello oscuro. Tenía los ojos de un apacible y sereno azul. Y además, miraba con tanta intensidad que Ev no podía evitar querer enfrentar su mirada una y otra vez. Se regañó en silencio. ―¿Qué edad tienes?― le preguntó, audaz. Lalo cesó la risa, sonriendo con cierta culpabilidad. ―Diecinueve. ―¿Llevas aquí dos años?― él asintió. Ev había vuelto a esconder la mirada en la punta de los desgastados zapatos, esquivándolo.

RománTica'S 34


Se hizo el silencio. Sigiloso, que se deslizó al lado de ambos sin que ninguno lo percibiera. En la lejanía se podía oír el canto ahogado de un grillo. La luna sonreía en el cielo. Las estrellas titilaban suavemente. ―Escuché que estaban reclutando a jóvenes para combatir a los fascistas. A mi hermano lo fusilaron cuando tomaron Sevilla, por gritar “¡viva la república!” cuando nadie más tuvo huevos a hacerlo― unió las manos entre las piernas―. Y nadie se acordará de él cuando yo muera. No puedo permitirlo. ―¿Estás aquí para vengarlo? ―Sí― fue la respuesta―. Sé quiénes lo fusilaron. Y les meteré el cañón de mi arma en la boca delante de todos los fascistas que haya. Los mataré. Pero primero me aseguraré de que sepan qué han hecho y por qué están a punto de morir― sonrió de forma extraña. Lalo hacía tiempo que había desistido de intentar descubrir sus rasgos. La luz de la hoguera apenas le iluminaba la mandíbula suave y los labios. Y supo lo que Ev iba a decir antes de que lo susurrara. Lo supo por la forma que tuvo de estirar la sonrisa, hasta volverla ácida. Lo supo por el aire que inspiró―. Viva. La. República. Y el silencio ensordecedor les llenó los oídos. Fue una sentencia de muerte. Lalo clavó la mirada en Ev, sin pestañear. Atravesándolo. Buscando saber por qué le había contado aquello. ―Me voy a dormir. Suerte mañana― comentó él al cabo de unos instantes, alzándose. Se despidió con un gesto de la mano y volvió a donde tenía la manta arrugada, en el duro y frío suelo. Lalo lo siguió con la vista hasta que se lo tragó la oscuridad y después giró los ojos de nuevo a la hoguera. Aquel joven tenía algo. Tenía algo completamente distinto a los demás. Frunció el ceño y decidió no darle más vueltas. Mañana se lanzarían de cabeza a defender Alicante, a declarar aquella ciudad republicana y a dar la vida defendiéndola. Incluso a intercambiar los prisioneros de guerra para salvaguardar la ciudad, si hacía falta. Los fascistas no tardarían en llegar. Lo que Lalo no sabía es que ese día sería muy diferente a como lo habían planeado. Y ya es algo que todos saben, nunca sale según el plan. ··· Los instantes previos a la llegada a Alicante fueron demoledores. El camino, eterno. Los quejidos, insoportables. El peso del fardo que llevaba a la espalda, tortuoso. No había visto a Ev en toda la mañana, ni siquiera a los compañeros que ya conocía de vista. Caminó solo hasta que el sol estuvo en lo más alto del cielo e irradió toda su fuerza. Y ahora tenía el fusil apoyado en la pared, mientras él estaba tumbado en el suelo, con los hombros tensos y doloridos por la incómoda postura. Junto a Lalo había un mendrugo de pan, seco, y sopa de cebolla que había devorado, aunque llevara comiendo aquello durante largas semanas. Lalo apartó la vista de la ventana, cerrando los ojos durante un instante. Era 25 de mayo. Corría viento frío, helado. Arrastraba lamentos y miedo. Los habitantes habían decidido continuar con su rutina en gran mayoría, a pesar de los pequeños batallones fieles a la república que se habían aposentado allí. Muchos habían cedido sus casas, e incluso los habían alimentado a pesar de que la situación de crisis y pobreza en el país era insostenible. Se escuchó el sonido de un motor en la lejanía. Lalo volvió a tensarse y, desconcertado, levantó la vista en busca del origen. El sonido del motor se incrementó conforme se acercaba, acompañado de otros zumbidos de una misma magnitud. Y supo lo que era demasiado tarde. La primera bomba cayó sobre Alicante, imparable. El tiempo se detuvo conforme el artefacto surcaba el cielo, e impactaba en tierra. Un segundo. En las pupilas de Lalo se reflejó la explosión conforme devastaba edificios y el abrumador sonido se le clavó en los tímpanos. La siguiente bomba cayó a una manzana de distancia de donde él estaba escondido, reventando la paredes de la casa donde se refugiaba. Se cubrió con los brazos la cabeza, mientras la nube de polvo se le depositaba encima y los escombros surcaban el aire. Una astilla se le clavó en el costado, dolorosa.

35 RománTica'S


Su gemido quedó ahogado cuando una nueva bomba cayó en la ciudad. Seguida de un montón más en una invariable procesión. Alicante ardió, y se convirtió en objeto de juego del diablo. Las cargas impactaban contra las casas, contra las calles. El ruido que producían al explotar era ensordecedor. El caos era agónico. Lalo se arrastró hasta conseguir quedar debajo de una maltrecha cama cuyo colchón había quedado deformado por los escombros. El único problema de Lalo ya no era el costado, sino también el brazo izquierdo. Le había caído un trozo de techo encima, y sabía que se había fracturado el hueso. Apretó los dientes para no gritar, deseando con cada fibra del cuerpo que terminase ya. El zumbido de los aviones continuó sobre la ciudad durante un tiempo indefinido, eterno. Hasta que por fin se alejó por el horizonte. En la lejanía, comenzaron a escucharse gemidos quebrados bajo un pesado silencio que sabía a muerte, metralla y fuego. Lalo se sujetaba el brazo con fuerza, y lágrimas de dolor le resbalaban por un rostro ennegrecido. Se atrevió a salir cuando estuvo seguro de que el bombardeo había cesado, descubriendo que la puerta había quedado bloqueada por un derrumbamiento y su única escapatoria era la ventana, a un puñado de metros del suelo. Se colgó el fusil a la espalda y se asomó a la reja. Nada más colocar el peso sobre ella, ésta se desprendió y cayó a la calle con un golpe sordo. Lalo contempló con el horror escrito en los ojos una Alicante irreconocible. Había gente en las calles que se llevaba las manos a la cabeza ante la inminente tragedia. Hogares destruidos, familiares perdidos. Hermanos, mujeres, maridos, hijos. No demasiado lejos de allí, un grupo de ciudadanos intentaba extinguir el fuego que se había cobrado ya un edificio y comenzaba a hacer lo propio con otro. Era incapaz de comprender qué había pasado. Los dos grupos de voluntarios fieles a la república se habían desplazado hasta Alicante en el más completo secreto y silencio. Nadie sabía que iban a estar allí. Y… ¿Y los fascistas? Completamente mareado, se vio obligado a apoyarse en la pared. La astilla clavada en el costado le impedía respirar. Rezó en silencio para que no le hubiera atravesado ningún órgano interno antes de reunir la fuerza de voluntad necesaria para descolgarse hasta el suelo por la fachada. Fue una tarea ardua, casi imposible. Utilizó los alféizares de las ventanas que continuaban intactos y las cañerías a fin de conseguir descender los dos metros que los separaban del suelo. Al saltar, las piernas le fallaron y cayó cuan largo era, sobre el hombro lastimado. Gritó con todas sus fuerzas ante el impacto y se encogió sobre sí mismo, esperando que el dolor cesase. Más lágrimas le resbalaron de los ojos. Se levantó con pesadez, tratando de orientarse. Las calles estaban destrozadas. Alguien pasó a su lado corriendo y gritando en un idioma que le era familiar, pero incapaz de recordar. Continuó sosteniéndose el brazo mientras encauzaba sus pasos en una dirección, sin saber a dónde se dirigía. Con un poco de suerte se tropezaría con alguno de sus compañeros y tal vez él sí supiera hacia dónde debían dirigirse. Hizo memoria. Sabía que el punto de coordinación estaba en el mercado central de Alicante, en una de tantas casas que les habían prestado. La cuestión era, ¿dónde estaba dicho mercado? Y, además, ¿dónde estaba el ejército sublevado? ¿No iban a tomar la ciudad aquel día? Lalo continuó caminando, arrastrando un pie, flaqueando por la astilla en el costado, respirando fatigosamente. Sabía que no le convenía quitársela a menos que quisiera morir desangrado. Al torcer una calle fue incapaz de continuar y volvió a caer al suelo. Ya había perdido la cuenta de las partes del cuerpo que le dolían. Entornó levemente los párpados y se prometió que sólo los cerraría durante unos instantes. Cayó en la inconsciencia. ··· ―Duarte, no me obligues a pegarte. Porque te prometo que lo haré.

RománTica'S 36


La voz le llegó amortiguada. Tan lejana que no quiso ni concederle importancia. Aunque le resultaba molestamente familiar y tenía la urgente necesidad de responder. ―¿Cómo eres tan débil?― gruñó esa vez― Debería ser yo el que cayese desmayado, no tú. Lalo entreabrió los ojos. Todo estaba oscuro. O no. Distinguió una luz. La de la luna. La de un farolillo. E inclinado sobre él, un rostro de suaves rasgos y expresivos ojos negros. ―¡Al fin!― gruñó, apartándose― Dudaba entre si dejar que murieras o matarte yo. Lalo se incorporó, con un dolor de cabeza insoportable. Advirtió que sólo llevaba los pantalones y tenía el torso vendado. Y le habían sujetado el brazo al cuello con un pañuelo. Pestañeó, enfocando a Ev. Y se dio cuenta de dos cosas. La primera, que él tenía el pelo cortado a la altura de las mandíbulas, desigual. Y la segunda, que no llevaba camiseta y que también tenía el torso vendado. Y lo que podía apreciar bajo las vendas no era un cuerpo de hombre. Clavó una mirada desorbitada en él. O en ella. ―¡Eres una….! ―Sí― le espetó ella―. Y si se lo dices a alguien te cortaré la lengua. Silencio. ―¡Pero eres una…! ―¡Sí, soy una mujer!― exclamó Ev, airada― ¿Por qué no podía aprender a manejar un arma como vosotros? ¿Por qué no podía defender a la república? ―¡Porque eres una niña! ―No soy una niña― el gruñido de ella se volvió peligroso. Clavó los ojos negros en Lalo, con una amenaza escrita en ellos―. Tengo la misma edad que tú. Él guardó silencio y la inspeccionó más detenidamente. ―Mentira. Ev bufó. ―¿Y a quién le importa? Se incorporó, buscando a su alrededor algo. Encontró la camisa sucia de Lalo y se la colocó, abotonándosela. Agradeció que fuera lo suficiente ancha como para ocultar su figura femenina. ―¿Llevas dos años haciéndote pasar por hombre?― le preguntó él, no sabía si escéptico o atónito― ¿Te alistaste con catorce años? ―Quince― corrigió ella, apartándose un mechón de cabello de la frente con un manotazo―. Levántate o te quedarás aquí. Lalo no obedeció. ―¿Estás herida? ¿Has paseado desnuda por la ciudad?― y su tono de voz varió imperceptiblemente. ―¡No he paseado desnuda por la ciudad, imbécil! Sólo me rasguñé un poco cuando se derrumbó la casa donde estaba. Afortunadamente, encontré vendas e hilo y aguja. Ser ayudante del médico durante unos meses es suficiente como para aprender lo básico― se encogió de hombros y al instante lo lamentó, controlando la expresión para que Lalo no advirtiera el dolor que le había atravesado el pecho y que la estaba abrasando―. Y después te encontré a ti. Por suerte tu ropa está intacta― se observó. Lalo se percató entonces de que tenía la boca abierta y la cerró, incorporándose con esfuerzo. Continuó mirándola, asombrado. ―¡Eres una muj…! ―¡Que te calles!― el grito de ella lo sobresaltó. ―¡Pero a lo mejor un médico tiene que mirarte esas heridas! ―Yo me basto― respondió, recogiendo sus cosas del suelo y guardándolas en un fardo provisional que se había atado al hombro. Lalo frunció el ceño. ―Te delataré ante nuestro superior. Ev se volvió con fuego en los ojos, carbonizándolo. Con un movimiento diestro se sacó una navaja de la parte trasera del pantalón y se la colocó en el cuello, arrinconándolo contra la pared. Lalo se percató entonces de lo pequeña que era. Le sacaba una cabeza.

37 RománTica'S


―Hazlo, Duarte, y juro que no volverás a ver la luz del sol― el siseo de ella se lo tomó como una promesa. Y supo que la cumpliría. ―No puedo dejar que continúes exponiéndote al peligro de esa manera. ―¡¿Por ser una chica?! Tengo más huevos que tú― respondió ella, levantando la barbilla en un gesto altanero y apretando el filo de la navaja contra la piel de él. Lalo inspiró hondo―. He combatido más veces que tú. Tengo mejor puntería que tú. Y no me caigo al suelo por tener un trocito de madera en la piel y el brazo roto. ―¡Eh!― gruñó él y abrió la boca para replicarle, pero Ev ya se había apartado y con el farolillo en la mano había comenzado a andar calle abajo. A Lalo no le quedó más remedio que seguirla, iracundo. De rápidas zancadas se colocó a su altura, apretando los dientes para no emitir ningún sonido cada vez que tenía que apoyar el pie izquierdo en el suelo y una punzada en el costado le cortaba la respiración. No obstante, no pudo evitar cojear. Ella se mantenía en silencio, con los ojos clavados en el frente. Lalo casi podía asegurar que al más mínimo comentario suyo ella saltaría sobre él y lo estrangularía. Sin embargo, no pudo evitarlo. ―¿Tu nombre es Eva? ―Es Ev― respondió, seca. ―¿Alguien sabe lo que escondes debajo de la ropa? ―Un idiota llamado Lalo Duarte― giró la cabeza unos centímetros para taladrarlo antes de continuar, imperturbable―. Y que debería callarse antes de que mi paciencia llegue a su límite. ―No es correcto que una niña esté peleando contra los fascistas― encogió el hombro sano―. Sin duda, mucho más débil que… ―…Tú, seguro― completó ella, irónica―. Ya te conté por qué estoy aquí, y no voy a abandonar ahora. ―¡Abandonar ahora!― repitió, despectivo― Creo que eres incapaz de comprender que nos han engañado. ―¡¿Me estás llamando idiota!?― estalló. ―¡Sí! ¡¿A quién se le ocurre participar como voluntario por una C―A―U―S―A P―E―R―D―I―D―A y seguir teniendo la esperanza de que la república triunfe?! ¡España está bajo los fascistas! ¡Acaban de bombardear Alicante y es una suerte que no estés muerta! ¡Te fusilarán si se enteran de que eres una niña! ―¡Lalo Duarte, eres un soberano capullo!― el grito de ella fue acompañado de un puñetazo en la mandíbula que lo impulsó hacia atrás. Lalo se llevó una mano a la parte dolorida, incrédulo. Lo miró, furiosa. Tan furiosa que se le habían llenado los ojos de lágrimas. Se las restregó, molesta por llorar― Yo puedo pelear si quiero. Yo puedo destrozar el mundo si quiero. Puedo hacerles pagar que me arrebatasen a mi familia. ¡Se lo haré pagar!― terminó alzando la voz varias octavas. Le enseñó el arma que también llevaba en la parte trasera del pantalón, escondida― Seis balas. Una para cada uno. Y. No. Fallaré― susurró entre dientes. Sonrió a continuación, con acidez y continuó caminando. Él tardó unos instantes en reaccionar y seguir sus pasos rápidos. Y tuvo que admitir que tenía coraje. Mucho más que los otros voluntarios que había conocido. Probablemente en batalla fuera mejor que todos ellos juntos. Ambos habían decidido de mutuo acuerdo guardar silencio. Un silencio pesado en Alicante únicamente rasgado por algún lamento en la lejanía. Ev parecía saber a dónde se dirigía. Aunque pronto Lalo descubrió que ella caminaba así, como si a cada paso conquistase el mundo. Aunque no supiera orientarse y las calles ya hiciera rato que estaban completamente desiertas. Al cabo de un rato se vio obligado a parar, cansado. Ella no tardó en darse cuenta de que los pasos de él ya no estaban a su espalda y se giró, inquisitiva. ―¿Y yo soy la mujer?― se burló. ―Cállate― le espetó él, antes de dejarse caer al suelo, exhausto. Cerró los ojos y apoyó la cabeza en la fachada del edificio―. Mañana será más fácil orientarse y podremos encontrarnos con alguien que nos indique el camino.

RománTica'S 38


Ev continuó unos segundos más de pie antes de asentir y sentarse a su lado. El fardo emitió un tintineo metálico cuando ella lo dejó en el suelo. Sacó una barra de pan y varias latas. ―¿Lo has robado?― Lalo frunció el ceño. ―Lo he tomado prestado― corrigió ella―. Nadie se dará cuenta. Aunque si quieres, me lo como todo yo. Hambre no me sobra, créeme. Él sacudió la cabeza y aceptó su ración, incorporándose para comer más cómodo. Un gato cruzó a toda prisa delante de ellos, deteniéndose ante el olor del atún abierto. Ev le lanzó unos trozos que el felino agarró entre los dientes y salió corriendo, de nuevo. ―¿De verdad crees que nos han engañado?― comentó al cabo de unos instantes. Lalo se tomó su tiempo para responder. ―Nadie sabía que nos íbamos a establecer en Alicante. Además de que nos habían dicho que los fascistas se dirigían hacia aquí, ¿recuerdas? Y yo no veo a ningún soldado. No he visto ninguno a lo largo de todo el día. Ev giró la cabeza hacia él, sosteniéndole la atractiva mirada azul antes de sacudir la cabeza. ―Habrá sido un error. ―Un error que ha destrozado Alicante. Lalo volvió a apoyar la cabeza en la pared. ―Nos han venido― la afirmación sonó en el aire tan dolorosa que ninguno de los dos quiso escucharla a pesar de que ya lo habían hecho. Y a continuación, cerró los ojos. Ev lo observó descansar con las piernas recogidas en torno al pecho. Hacía mucho tiempo que no recordaba la calidez de un abrazo o unas palabras amables. Había permanecido lo más alejada del grupo de voluntarios que había podido permitirse. Y desconocía qué la llevó a acercarse a Lalo. Aunque quizá tampoco quería saberlo. Apoyó la barbilla en los brazos y contempló la oscuridad. Hacía frío. Y tenía miedo. Tenía mucho miedo. Tenía miedo a morir mañana. Tenía miedo a hacerlo sola. Y tenía miedo a la oscuridad. Había aprendido a temerla a base de los asaltos sufridos y la cantidad de veces que atacaron en la noche, sin saber a dónde iban y sin saber si los estaban apuntando. Ella contempló una vez más a Lalo de reojo. Y se prometió que se despertaría antes y se apartaría. Se prometió que… Se acercó, con sigilo, y se recostó contra él, pasando las piernas por encima de su regazo. Si moría mañana, al menos, no habría dormido sola como llevaba casi tres años haciendo. Se le fueron cayendo los párpados. Se despertaría y apartaría. Se despertaría y apartaría… Lalo sonrió en la oscuridad. Y cuando escuchó la respiración de ella pesada dejó reposar el brazo en su cintura. Se le pasó por la cabeza que a la mañana siguiente, lo mataría. Pero que habría merecido la pena. La guerra civil entre fascistas y fieles a la república duraría un año más, sumiendo al país cada vez en una derrota más absoluta, en una pobreza inacabable y en una crisis sin solución. Lalo Duarte continuaría prestando batalla hasta el final, hasta que Alicante fuese tomada como señal del final de la guerra. Cuando le preguntasen cuál era su historia, mirará el suelo, pensativo, y después contestará que una de la de tantos jóvenes que dieron su vida por la república, extinta en 1939 con el inicio de la II Guerra Mundial y la llegada al poder del general Francisco Franco. Lalo Duarte permanecerá tres años en prisión, antes de ser puesto en libertad. Después, recorrerá todo el país en busca de aquella que conoció en plena guerra civil, que respondía al nombre de Eva López y que se hizo pasar por chico dos largos años a fin de vengar la muerte de su hermano. Y, mucho tiempo después, uno de sus hijos le preguntará por qué se alistó como voluntario al bando republicano si lo consideraba una causa perdida. Él sonreirá y le contestará que las causas perdidas son las que se hacen inolvidables. Y que lucharon por una España libre. ©Arlet Hinojosa Martínez

39 RománTica'S


Querida mía: ¿Me recuerdas? ¿Recuerdas cada despertar a mi lado, cuando mis labios se perdían en tu mejilla sonrosada y los tuyos contestaban con otro beso, aún más dulce? ¿Recuerdas aquella Nochevieja, cuando a la luz de una vela roja nos pusimos a bailar al son que nos marcaba una canción de Paul McCartney? ¿Lo recuerdas? ¿Te acuerdas de aquella tarde lluviosa en el puerto, cuando nuestras miradas se cruzaron y nuestros labios se unieron por primera vez? Fue un momento mágico, siempre lo decíamos. Todo a nuestro alrededor se detuvo de repente; hasta la lluvia. ¿Ya no te acuerdas cómo durante once días te estuve escribiendo en un papel las once razones por las que me había enamorado de ti? No te fallé ni uno solo, y podría haberte escrito miles de razones más. ¿Te acuerdas cuando nos encontrábamos entre los sueños? ¡Cuánto hemos disfrutado soñando! Pensábamos que teníamos el poder de parar el tiempo cuando quisiéramos, que sólo teníamos que quitarle las pilas a un reloj, y ya está; así de fácil. ¿Lo recuerdas? ¿Te acuerdas de todas las flores que te he entregado y que cogía de la tierra por donde pisábamos sin que tú te percataras? O al menos eso me dabas a entender… Dime que lo recuerdas, por favor. ¿Te acuerdas de la primera vez que comimos juntos y nos llenamos las narices de ketchup? ¿O de la primera vez que fuimos al cine y nos tiramos la mitad de las palomitas de la caja a la cabeza? ¿Recuerdas cuando hablábamos en tercera persona, como si ninguno de nosotros fuéramos nosotros mismos por vergüenza a decirnos lo que sentíamos el uno por el otro? ¿Recuerdas cada noche a mi lado, cuando te rodeaba con mis brazos y me decías que te hacía sentir la chica más especial del mundo? ¿Te acuerdas cuando fabricábamos corazones con ramitas verdes, con las hojas amarillentas del otoño, con la arena de la playa e incluso con nuestros dedos unidos, con el mar o el cielo de fondo? ¿Ya no te acuerdas? ¿Y de Roma? ¿Recuerdas cuando cumplimos nuestro sueño de conocer Roma? ¿Cuando lanzamos, cogidos de la mano y con los ojos cerrados, unas monedas al fondo de la Fontana di Trevi, pidiendo un deseo que hasta hoy se ha visto cumplido? No ha sido la única vez que hemos pedido un deseo juntos. ¿Acaso no recuerdas aquella noche de lágrimas de San Lorenzo, cuando decenas de estrellas fugaces cruzaban de lado a lado de la bóveda celeste bajo la atenta mirada de la blanquecina Vía Láctea? ¡Qué hermoso espectáculo! ¿Recuerdas la primera vez que me dijiste “te quiero”? Lo escribiste en un papel y me lo enseñaste a través del cristal de un autobús. Te voy a decir un secreto: se me erizó la piel y los ojos se me llenaron de agua. ¿Te acuerdas de tus carcajadas cada vez que te contaba un chiste empezando por el final, o cuando te cantaba canciones inventándome la letra? Ya no recuerdas aquel día en la playa, ¿verdad?: los dos sentados sobre las rocas del rompeolas viendo cómo el mar chocaba con fuerza contra ellas mientras nos salpicaba con su agua cristalina. Desde allí, pudimos contemplar el arco iris más hermoso que mis ojos han visto jamás. Era perfecto. ¿Te acuerdas? Siempre has sido mi último pensamiento al acostarme y el primero al despertar y, sin embargo, ahora, no soy capaz de recordar ni tu nombre. Después de tantos años… Esta maldita enfermedad me está borrando los recuerdos. Por eso te escribo esta carta, para que cada mañana, cuando me despierte, beses mis labios con esa ternura que siempre has poseído, y me vuelvas a regalar todos estos momentos tan mágicos. ¡Haz que el tiempo se vuelva a detener! Quiero recordarlos siempre… Te ama: Un corazón que no quiere olvidar.

RománTica'S 40


Te he visto, mi amado: el más fuerte, el más valiente, el más viril y hermoso, el más deseado… te he visto y ahora estoy maldita. Por eso me he vestido y peinado con esmero, para parecerte hermosa ya que voy hacia ti. Mi torre, mi única morada conocida, se llena con mi ausencia, me parece oír en los crujidos de sus viejas maderas del techo cómo se despide con un conmovido «por fin». Soy Elena, dama y doncella; soy tonta y sabia, joven y vieja. Y hoy, cansada del lento transcurrir de las sombras, mi amado, voy hacia ti. Sé que si tus labios llegan a concederme la gracia de tocar los míos, yo no los podré sentir. Sé que si tu mirada se posa en mis rasgos, aunque irradie el calor de tu corazón, yo… jamás la podré recibir. Y pese a ello voy hacia ti. Porque atrapada en las sombras de tu mundo, esas que veo a través de mi espejo, deseo más. Quiero más. Te quiero a ti. Mi último anhelo, antes de que mi cuerpo sin vida se encuentre contigo, es que poses tus ojos en mí y te preguntes quién pude haber sido, que te parezca hermosa… que, de algún modo, sepas que me muero porque tú me has enseñado lo que es querer vivir. «Allí ella teje noche y día con brillantes colores una mágica tela» Ella vivía en su torre, viendo a través de un espejo la imagen del mundo que entraba por su ventana. Pasaba sus horas tejiendo, escogiendo hilos brillantes que reflejaran lo que le era negado, las maravillosas aventuras de aquellos que pasaban más allá de la claridad prohibida de su ventana. No era infeliz, eso era todo lo que conocía. Sus manos y también su voz, cuando cantaba dulces canciones, esas que hechizaban a los pastores que la oían, dibujaban los anhelos de su alma. No envejecía. Pero no era una bruja. Era Elena, una mujer encerrada en una torre, en una isla, en un río que llevaba a Camelot. Una mujer que sentía pasar los años, creciendo su espíritu con ellos, pero siempre sola, siempre anhelando algo que no sabía definir. Sus horas pasaban dolorosamente lentas, Elena se cansaba de ver sombras. Quería mirar por la ventana. Aunque solo fuera una vez. Quería ver la figura de ese valiente y audaz caballero, aquel que se enfrentaba sin dudarlo a mil peligros, aquel por el que suspiraban todas las cortesanas, aquel cuyo corazón había tentado hasta a la mismísima reina. «El sol resplandecía entre las hojas y llameó en las grebas de bronce del intrépido Sir Lanzarote» «Ella dejó la tela, dejó el telar, dio tres pasos por la habitación, y miró hacia Camelot. La tela salió volando y ondeó a lo ancho; El espejo se quebró de lado a lado»

Tejo tus hazañas con hilos que vibran gloriosos al ritmo de mi alma, intentando que los latidos de mi corazón elijan los colores con los que te imagino, suspirando por ser la dama cuya prenda ondea en tu lanza. Un susurro me advirtió de no mirarte. Pero ahora, en el camino que va a Camelot, ese que bordea mi torre, yo te adivino en las sombras de mi espejo. Y no puedo más. Tengo que verte.

41 RománTica'S


Ella miró por la ventana, descubriendo el sol en su armadura, en vívido contraste con el negro sedoso de sus cabellos. La claridad del día, el aleteo de los pájaros, el azul del cielo, el verde de la hierba… todos esos tonos mágicos, desconocidos, no fueron nada: tan solo el marco que lo realzaba a él. Él. Lanzarote. Ella sintió al mundo contener el aliento, como si hasta las piedras de su torre parecieran difuminarse esperando algo, como si el día y sus gloriosos colores se congelaran durante una fracción de segundo. Y ella, sin dejar de devorar al hombre con su mirada, heridos sus ojos por una luz a la que no estaba acostumbrada, suspiró. Las piedras recuperaron su solidez, los pájaros volaron raudos, la hierba se meció con una fragancia que, encerrada, no podía oler. Y la maldición cayó sobre Elena. Sus mejillas se ruborizaron, su corazón latió fuerte e insistente, una tormenta estalló gozosa en su estómago exigiéndole salir a conocerlo. Porque aunque sabía que más allá de la torre le esperaba la muerte, había comprendido que su existencia no era más que una sombra. El amor la había llamado. Radiante y claro. «Bajó y encontró un bote que junto a un sauce estaba a flote» «Navegó río abajo hacia Camelot» Sujetando los tapices que mostraban a su amado, con su apuesta sonrisa de caballero mimetizada en sus femeninos labios, envuelta en la nívea pureza de su vestido, ella llegó al río y subió a un bote. Y mientras el calor de la vida iba abandonando su cuerpo, cantó su última canción. Los ecos tristes de su bella voz hechizaron al mundo con su lamento. Las palabras dulces que se entrelazaban sosegaron los ánimos al hablar de amor. Su vida acababa dichosa. Porque sabía que la maldición no era más que el final de su prisión.

Lanzarote, amado mío, voy hacia ti. Porque ya no puedo respirar sin estar a tu lado, ya no puedo vivir una vida de sombras, ya no puedo conformarme con mirarte a través de un espejo. Estoy maldita, no puedo alcanzarte, pero si mi alma, mi esencia, no puede llegar viva ante tus brazos, que sea entonces mi cuerpo el que encuentres, que sean mis versos los que te lleguen cantados y, así, quizá me reconozcas: yo soy aquella que te amó lo suficiente como para abrazar dichosa la maldición que supuso verte. Porque te amo, mi caballero, y no puedo vivir sin tenerte. «Murió ...» «...Lancelot se quedó pensativo. Dijo: tiene un rostro hermoso, Dios, en su bondad, colmó de gracia a la Dama de Shalott»

The lady of Shalott, Lord Tennyson

RománTica'S 42


Oye, John. No te vas a creer lo que me ha pasado hoy. Te juro que si he llegado tarde no ha sido ni por el metro ni los autobuses. Hasta te puedo asegurar que iba con tiempo de sobra… Estaba en Picadilly, bajo un portal, sacando el paraguas y vi a una anciana mirando a un edificio con expresión triste. ¿Qué cuántos años tenía? Pues no sé… unos setenta o así, puede que más. ¡Y a mí qué me cuentas! No sé a dónde estaba mirando, caía una buena eso me preocupaba más. Se giró hacia a mí, te juro que creí que estaba ida y cuando empezó a hablar. Me estaba muriendo de miedo por si me atacaba o algo. —¿Tiene un momento para una anciana? No sé a quién más acudir —tenía un acento extraño, te lo juro. —¿No conoce a nadie en la ciudad? Puedo llamar a una ambulancia si necesita asistencia médica. —Murieron hace mucho… Y empezó a contarme la historia más increíble que he escuchado nunca. *** —¡Vamos, Abbot! La chiquilla no está tan mal. Si con quince años aún puede dar un buen empujón y rellenar los vestidos. Shea bajó la cabeza, furiosa con su padre y la situación. «—Calla —decía siempre su madre—, calla o ya sabes las consecuencias» Gruñó a sus pensamientos, sintiendo como una punzada de dolor en el costado le daba la razón. No abras la boca o te llevarás una paliza. Pero ahora, ¿qué iba a hacer? ¿Dejar que ese malnacido la vendiese a un antro de… de… mujeres de moral…? ¡No era capaz de decirlo! Alzó la mirada por la cortina de cabellos castaños y estudió el lugar: había un hombre alto y fornido en la entrada, además de su padre y el dueño del local. No, no sería capaz de escapar. —Además, sabes que canta y baila bien. La has visto. —Sí, es cierto… al menos servirá para distraer a los clientes. De acuerdo, hablemos de dinero. Hizo una seña al guardián de la puerta, que con manos grandes y fuertes, la agarró de los hombros y la condujo con firmeza a través de los pasillos oscuros. Había un olor pegajoso y almizcleño flotando, que intentaba ser disimulado por perfumes tan repulsivos como este. Las risillas ahogadas y los gemidos le produjeron arcadas. Cuando quiso darse cuenta, había un trozo de tela ante su cara y pudo vomitar libremente. —Tranquila, todo saldrá bien —le dijo su acompañante con voz grave y pausada. Debía ser por el esfuerzo de vomitar, pero con aquella luz parecía que tenía el pelo rubio y los ojos claros, era tan hermoso como un ángel. —Mi padre acaba de venderme a un burdel. ¿Qué va a salir bien de todo esto? —le espetó con furia, para luego volver a regurgitar bilis. Llevaba mucho sin comer. —No es tan mal lugar para vivir. Los he visto peores. Con infinita dulzura la limpió y acompañó a una sala donde muchas mujeres se maquillaban y vestían. Se volvieron al verles llegar. —Meinherr, ¿qué nos traes aquí? —¿No es un poco escuálida para lo que le gustan a nuestros clientes? ¡Casi no tiene pechera? Es plana como una niña. —Oh, pobrecita. Ha vomitado. —¡Ugh! ¡Apesta!

43 RománTica'S


Shea agitó las manos intentando apartarlas, demasiadas voces y conversaciones. Los olores y sonidos la estaban mareando hasta hacer que sus piernas temblasen por la debilidad. Si no hubiera sido por el tal Meinherr, habría caído al suelo desfallecida. —Chicas, calma. Sois muchas, acaba de llegar y vosotras tenéis que salir de a escena. Dee, es toda tuya, tengo que presentar el espectáculo —pidió el hombre con dulzura posándola en una silla. La mujer que respondía a ese nombre, era delgada y de cabellos castaños salpicados por cientos de canas, parecía que su envejecimiento se debía más a la edad. Tenía ojos negros e inquisitivos, los rasgos afilados y las manos delgadas; toda ella parecía haber sido pulida por una piedra para ser incisiva como un cuchillo. —¿Nombre? —hasta su voz cortaba el aire. —Shea Kelly. —Ah, el gorrioncito de Abbot. Llevaba tiempo queriéndote para el espectáculo. No encontrábamos una buena compañera de espectáculo para Meinherr. —¿Pero esto no es un prostíbulo? —inquirió dubitativa. —Si te quieres ganar un sobresueldo así, es buena forma. Como corista no vas a conseguir lo suficiente para vivir, quizás como camarera si eres lo que se llama «una buena chica católica». Eres irlandesa, ¿no? —al ver su expresión de asco al pronunciar su procedencia, deseó golpearla. —Sí. —Entonces sí, católica. Pero no digas que eres irlandesa. Los clientes no quieren saber de ti si no eres inglesa. —Entonces… ¿no tendré que venderme? —dijo intentando controlar su furia y sintiéndose más tranquila al saber que no tendrían que tocarla. —Yo te recomiendo que lo hagas, no vas a ganar tanto como cantante. Además, pagar tu libertad te llevará mucho, créeme —le habría gustado gritarle lo que realmente pensaba de ese asunto, pero se calló—. Vamos, muéstrame lo que tienes. Al principio le costó cantar y bailar la canción que le había mostrado. Era extremadamente vulgar y repulsivo… pero después se lo tomó como un juego. Aunque tuvo que repetirlo hasta que le salieron ampollas en los pies, realmente se sintió bien haciéndolo. Siempre le gustó el arte y si ese iba a ser su nuevo trabajo, no iba a estar tan mal. Hasta que le obligaron a repetirlo con aquel hombre. —¡No es apropiado! —el alborozo y risas que levantó aquella frase hizo que se marchase del escenario avergonzada. Intentó escapar, pero las puertas estaban protegidas por más moles, por lo que se escondió en el ático… mal lugar, ya que el tal Meinherr la encontró en poco tiempo. —¿Tanto te disgusta bailar conmigo? —preguntó sin burla en su voz, solo con su eterna sonrisa. —Es pecaminoso. —¿Alguna vez has estado en el ballet? —Shea negó con la cabeza—. ¿Lo considerarías pecaminoso? —No… creo. —Pues lo que nosotros hacemos no es nada comparado con lo que ellos hacen. —No te creo, lo dices para hacerme callar, que agache la cabeza y haga lo que queréis —insistió ella tozudamente. —No, te lo prometo. En mi país era principal, pero quise venirme a Inglaterra a probar suerte. Sé de lo que hablo —aquello la sorprendió y le examinó detenidamente. Se sonrojó al comprobar que el hombre tenía un cuerpo bien formado y musculoso, nada que ver con lo que ella creía que debería ser un hombre en el ballet: alguien delicado y grácil. Y así se lo hizo saber. —No podemos serlo, ¿sabes lo difícil que es hacer un salto mientras cargas a una persona? Si fuera como dices, me rompería como una ramita. —¿Entonces eres alemán? Mein herr es alemán. Sólo sé eso… es mi señor. —No, soy suizo. Todos confunden mi acento con alemán y no sé por qué —ante aquella confesión, la joven comenzó a reírse—. Enz —saludó tendiéndole la mano para que la estrechara.

RománTica'S 44


—Shea —acabó por aceptarla. —Bien, vamos a hacer una cosa. Practiquemos aquí, sin nadie que pueda incomodarte. Así te acostumbrarás a mí. —¿Crees qué voy a dejarte tocarme como si fuera una cualquiera? —inquirió suspicaz. —Vas a tener que hacerlo, ¿cómo vas a ganarte sino tu libertad y sustento? ¿O prefieres pertenecerle a Abbot? Si quieres hablarlo con él, tal vez consigas un arreglo más adecuado —dijo sin malicia. Por mucho que le disgustase, al escuchar sus últimas palabras supo que había algo todavía más horrible que bailar y cantar con aquel hombre: casarse con el dueño de aquel lugar o ser su querida. El problema era que Meinherr no podía evitar reírse por su comportamiento infantil: en cuanto ponía sus manos encima de la cintura de la muchacha, esta, de forma instintiva, acababa golpeándolas. —Algo tendré que tocarte, no puedo bailar contigo usando palos de escoba —ante esa clase de comentarios, Shea tenía que carcajearse a su vez y empezar a confiar más en su nuevo amigo. Pero no calculó bien las consecuencias de dejarse llevar por ese sentimiento. Habría deseado poder achacarlo todo a sentir su cuerpo caliente, a su desconocimiento de los hombres y de su propio deseo. Habría sido tan fácil culpar a una simple necesidad de cariño y ternura. Pensar que esa ansia de tocarle y abrazarle era únicamente por desear explorar un cuerpo masculino que no le era atractivo y apetecible. Que el sonido de su voz susurrándole al oído solo era incitante… ojalá solo hubiera sido eso, que tan solo hubiera sido por el roce íntimo de sus cuerpos al bailar, por la fricción de sus pieles sudorosas era capaz de causarle oleadas de placer, por la pasión de la canción que les hacía ir más allá. Pero cuando para la niña irlandesa aquel hombre suizo era su único motivo para levantarse y la razón para sonreír al acostarse, el motivo por el que se maquillase ante los clientes y sirviera copas con sus mejores gestos y halagos…y que todo lo hacía pensando que era al joven suizo a quien se lo dirigía, supo a ciencia cierta que no podía engañarse más. Todos lo decían: el gorrión se había convertido en un precioso cisne. Dee fue la única persona que decidió hablarle a las claras a la chiquilla, recordándole donde estaban. —Esto es una casa de putas. ¿Sabes que algunos clientes pagan dinero extra porque Meinherr adiestre a las chicas en la cama, porque las prefieren con conocimientos y que no sean unas pavisosas virginales? Lo hizo antes y sigue haciéndolo ahora. Se vende como todos nosotros —al ver su expresión triste, la muchacha sabía que no buscaba herirla, únicamente recordarle la verdad—. Somos esclavos del hambre y la necesidad, nunca lo olvides. Pronto estarás tan desesperada que tendrás que olvidarte de tus escrúpulos. Y aquellas verdades conseguían avivar su dolor y pasión, haciendo que gritase al mundo su odio y desprecio y que este, enfervorecido, le aplaudiese noche tras noche sus bailes y canciones sangrantes. Su grito de dolor al mundo. Su Ansias de amor a un compañero que estaba tan lejos y cerca de ella, que el mero hecho de tocarle le producía el mayor de los placeres y tormentos nunca imaginados. Daba igual que el mundo estuviera en guerra, que muchas personas no tuvieran casi comer y pidieran por la calle, muertas de hambre. Los soldados, con sus exiguas pagas, mantenían lugares como aquellos, que se lucraban por el mercado negro y la venta de sus bailarinas. Shea ahorraba todo lo que tenía, hasta escatimaba de su alimento para pagar su libertad y marcharse de allí. No soportaba ver a su amor vendiéndose como los demás, para luego bailar con ella como si nadie más existiera en el mundo. Hablándole de lo que harían cuando se librasen de su deuda. —Te llevaré a conocer el continente, es precioso: París, Suiza, España, incluso Alemania… cuando todo acabe y la guerra finalice. Ya lo verás, no debe quedar mucho —aunque para ellos ese fuera el menor de sus problemas—. Te presentaré a mi familia, les encantarás. A mi madre sobre todo, siempre quiso tener una niña… decía que no entendía cómo era posible que hubiera dado a luz a tanto varón.

45 RománTica'S


Cuando creyó que tenía suficiente dinero y cupones, fue a Abbot para saldar su deuda. Para su sorpresa, apenas necesitaba una parte de lo que había reunido. —¿Acaso Meinherr no te habló del trato que habíamos hecho? Él estaba pagando tu deuda. Es absurdo, la suya es mucho mayor y más ahora, que me ha fallado en el último trabajo. —No, yo no… —balbuceó sin comprender. —Bueno, pero eso ya no es asunto tuyo. Eres libre. Si quieres puedes quedarte, pero te cobraré más caro el alquiler y la comida que al resto de las chicas, es lo justo. —¿Cuánto le queda por pagar? Le daré todo lo que tengo —dijo dejando sus posesiones desesperada. No podía marcharse y abandonar al hombre que amaba a su suerte, mucho menos tras saber lo que había hecho por ella. —No es suficiente. —Pero aquí hay… —Me ha humillado, no lo entenderías. Eres una mujer —insistió mirando sus libros de cuentas, sin levantar la mirada. —¿Qué es entonces lo que quiere de mí? Haré lo que sea. —¿Lo qué sea? —ante su tono afectado y su sonrisa zalamera, supo que había caído en una trampa, pero no podía echarse atrás. Asintió segura—. Incluso a… —Entregarle mi virtud, sí. No me he acostado con él. —De acuerdo, trato hecho —aseguró levantándose con energía, pero ella se alejó. —Rompe los papeles donde esté su firma. No quiero que me engañes. —Claro, aquí los tienes —aseguró tendiéndole varios folios y tras leerlos, pudo ver que eran los de Meinherr—. ¿Contenta? —Shea los tiró al fuego junto a todos los demás. No iba a fiarse de ese hombre, le creía el mismo diablo. —Ahora sí. La agarró por el cuello y la muñeca, mientras la empujaba por el pasillo mientras le soltaba frases soeces. No tembló aunque estaba muerta de miedo; le miró con desprecio y no se inmutó mientras la conducía a uno de los sótanos. No iba a darle el placer de… sintió que le faltaba el aire cuando vio a varios de los matones de Abbot agarrando a su amor y golpeándole. Su cara estaba amoratada y sanguinolenta; su cuerpo arrodillado, derrotado encima del suelo de tierra como si fuera un muñeco roto. Al verla llegar, intentó revolverse. —Buenas noticias, Meinherr. Tu dulce gorrioncito ha intercedido por ti. —No, Shea, no… no lo hagas —le rogó sin resuello ¿qué había hecho? ¿qué se había visto obligado a hacer por ella? ¿Por qué? —Solo tengo que tomar lo que me ha ofrecido. —No le hagas esto. A ella no… —insistió revolviéndose. —Y podréis iros. —¡No la toques, hijo de puta! —le vio revolverse como si hubiera recuperado sus fuerzas. Abbot la golpeó en la cabeza y cayó al suelo. Cuando se quiso dar cuenta, estaba encima de ella rasgándole la ropa y uno de sus hombres obligándola a mirar a Meinherr. Intentó aguantar el asco al sentir sus manos y lengua recorriendo su cuerpo; deseó no vomitar ni echarse a llorar, por mucho que su cuerpo temblase deseando hacerlo. Pero sus ojos la traicionaron y una solitaria lágrima recorrió una de sus mejillas. —Disfruta del espectáculo. —¡Shea! ¡Shea, por Dios! ¡Perdóname! —le suplicaba intentando liberarse—. Solo… solo quería que te marchases y fueras feliz… —entonces lo entendió. Al fin entendió lo que él era incapaz de decirle por su orgullo y creerse indigno de ella. Shea negaba con la cabeza y le llamaba por su nombre, rogándole que no se preocupase, que todo saldría bien. Enz, todo saldría bien, se repetía en la cabeza. Las sirenas sonaron y cuando sintió el cuerpo desnudo de Abbot encima del suyo, el techo se vino encima. ***

RománTica'S 46


¿Te lo puedes creer? Los bombardeos. La salvaron los malditos bombardeos nazis de ser descubierta. Eso mismo le pregunté y por lo visto, la tía se echó un farol. Realmente no era virgen, ya se había trajinado al Enz. No era lista ni nada… pero ¿sabes lo que me hizo la vieja? No va y me dice que la mujer se salvó por tener al Abbot encima. ¿El suizo? Pues parece que aguantó un poco más, pero murió en sus brazos. Ella huyó y tuvo un bebé, que era la anciana que me contaba la historia… yo estoy segura de que me mintió. ¿Qué como lo sé? Pues la vi irse tras contarme la historia y al despedirse, se encontró con un viejo y te lo juro, le llamó mein herr. Que no, que no fue que hablasen en alemán, que hablaban en cristiano. Que eran Shea y Enz, que seguramente sobrevivieron y huyeron, seguramente se irían los dos juntos a hacer cosas de viejos enamorados. Además, me dijo en algún momento que después de mucho tiempo, se ha dado cuenta que la gente solo se da cuenta de lo importante de su historia, cuando tiene final triste. ¡Que no me he fumado nada, gilipollas! ¡Que es verdad! Que me mintió con el final, seguramente huyó con el amor de su vida… Oye, ¿quieres que después del café vayamos al cine? ¿Qué? No me mires así. No, no me he ablandado, es solo… … … Sí, yo también te quiero, idiota. Llevo mucho deseando decírtelo.

47 RománTica'S


«... El vecino atinó primero a la cerradura y se despidió con un correcto «buenas noches» antes de desaparecer detrás de la puerta de su piso. Tess no tuvo tanta suerte; la suya tenía tres cerrojos y, por lo visto, alguien le había cambiado las llaves; no conseguía atinar con ninguno. —¿Puedo? —ofreció Dakota con naturalidad. Ella lo miró con fingido desdén. —¿Acaso crees que necesito ayuda para abrir mi propia puerta? Los dos necesitaban ayuda. Un milagro. Algo. Él estaba a punto de convertirse en el sátiro de la coleta, allí mismo, sobre la señorial alfombra roja de su señorial edificio. Y ella, no atinaba con la jodida puerta. —¿Sin gafas? Hasta dudo que me veas a mí... —bromeó él. Tess se las había quitado en el aparcamiento. Comentó que tenía algo en un ojo, pero para él era pura coquetería. No había vuelto a ponérselas. Decirle que sin ellas no veía un pimiento era una excusa socorrida. Tess le dio el llavero y se hizo a un lado. Se cruzó de brazos con una expresión divertida en el rostro. Prefería que la tomara por corta de vista a que pensara que estaba nerviosa. Había verdades muy incómodas y aquel era un buen ejemplo. Tess veía perfectamente tanto los cerrojos como a él. Veía lo bastante como para haberse percatado de un detalle en el que hasta entonces no había reparado; Scott tenía los músculos bien marcados. No eran como los de un culturista, pero la silueta perfilada por los estrechos pantalones pitillo y aquella camiseta ajustada, que dejaba a la vista unos brazos de aspecto fuerte, distaba millas siderales del larguirucho delgado de antaño. No pudo evitar preguntarse si aquel descubrimiento se debía al ostensible cambio en el vestuario de él, o a que ella, definitivamente, lo miraba con otros ojos. O a ambas cosas. Dakota abrió el primer cerrojo. Tentó el picaporte; cerrado. —Son tres —aclaró ella, sin mirarlo. Él sí que la miró. Vivía en un elegante edificio con portero las veinticuatro horas. ¿Qué clase de persona echaba tres cerrojos a su puerta? La respuesta a esa pregunta, que no pensaba formular en voz alta, lo ablandó. La imaginó cerrándola por las noches y acurrucándose en su cama, sola, y... Tuvo que apartar los ojos de aquella mujer que lo ponía al límite con nada, y volver a mirar la jodida puerta. Respiró hondo y se concentró en lo que hacía. Probó dos llaves antes de dar con la que abría el segundo cerrojo. El tercero no se le resistió. La abrió y se apartó del quicio para dejarla pasar, pero sus ojos enfocaron en Tess y no volvieron a dejarla. La siguieron cuando ella pasó a su lado, pequeña miedosilla coqueta que no le llegaba al hombro a pesar de sus impresionantes tacones. Los ojos de Dakota quedaron atrapados en el cuerpo femenino de curvas suaves pero notorias que avanzaba por el largo pasillo encendiendo luces al tiempo que anunciaba, a modo de presentación, las distintas estancias que iba dejando atrás, a derecha e izquierda. No reparó en que todas las paredes estaban cubiertas de fotos de familia hasta el punto de que había tramos en los que resultaba difícil encontrar un hueco libre. Tampoco en el orden evidente de todas las estancias por las que habían pasado. Ni siquiera se percató de que el mantel que cubría la mesa de la cocina era la Union Jack, la bandera británica. Sólo tenía ojos para ella. Y Tess se dio cuenta. Volvieron los temblores, los nervios a flor de piel y... —Me apetece un café y algo dulce ¿te apuntas? —lo dijo con una sonrisa incómoda que no pudo evitar, y como fue consciente de ello, se dio la vuelta sin esperar respuesta. Se puso a la tarea con una energía desbordante. Dakota se rascó la media perilla. No le apetecía un café y después de haber catado sus besos, sabía que nada fuera de ella, podía ser tan dulce... Y ella estaba nerviosa, y él muy caliente, y...

RománTica'S 48


Carraspeó. —¿Dónde has dicho que estaba tu baño? Un temblor la recorrió de la cabeza a los pies haciendo que parte del torrefacto cayera fuera del filtro de la cafetera. Por suerte, pensó, él no podía verlo. —Frente a mi dormitorio. Es la tercera puerta a la derecha del pasillo. Tan pronto sintió sus pasos alejándose, Tess se apresuró a limpiar de partículas oscuras, la superficie blanca de la mesada. Continuó intentando concentrarse en la tarea y no pensar. Puso el café a hacer, rebuscó en su desértica alacena algún hidrato de carbono potente con el que calmar su creciente ansiedad (sabiendo que, en este caso, lo único que lo calmaría estaba hecho, en su mayoría, de moléculas proteicas; un metro noventa y pico de moléculas proteicas, concretamente). Entonces, recordó que en el armario del salón, donde estaba el juego de té, conservaba un paquete de budín inglés, de esos cerrados al vacío. Fue a por él. Con un poco de mermelada de frambuesa, pensó, quizás obtuviera una dosis de sacarosa suficiente para llegar hasta medianoche sin caer rendida en sus brazos. Luego, tendría que improvisar. Cuando Dakota regresó a la cocina, unos cuantos minutos más tarde, el café estaba listo y servido, y Tess estaba frente a la mesada disponiendo porciones de púdin sobre una fuente redonda. Él se acercó silenciosamente, y se inclinó un poco por encima de ella, con la excusa de ver qué hacía. —Mmm, pudin... qué rico... —su voz fue un murmullo ronco que dejó bien claro que no era en aquel postre tan inglés en lo que estaba pensando. Tess volvió la cabeza, sobresaltada, y al verlo se sobresaltó aún más. Llevaba el cabello suelto, y algunas porciones lucían húmedas, al igual que la piel de su rostro, como si hubiera puesto la cara bajo un chorro de agua. Notó aquel familiar aroma a almendras de su gel de baño, entremezclado con algo más que no llegó a reconocer.... pero aquel brillo salvaje que había en sus ojos no tuvo problemas en reconocerlo al instante. Otro estremecimiento la recorrió entera, esta vez fue más intenso y más evidente, y Dakota acusó recibo: la distancia que los separaba se redujo quince centímetros. Tess tragó saliva. Ahora también reconocía el aroma que en un principio no había logrado identificar. Era fresco, marino... Aftershave. Él se inclinó un poco más, hundió su dedo en el bote de mermelada y luego se lo llevó a la boca. Tess ni siquiera pestañeó. Sus ojos, cautivados, siguieron el recorrido de aquel dedo untado de dulce que entraba hasta el fondo en la boca masculina, y luego, lentamente, volvía a salir limpio...” © Patricia Sutherland Booktrailer, reseñas y más información sobre Princesa, en este enlace: http://princesa-patriciasutherland.blogspot.com

49 RománTica'S


RomรกnTica'S 50

FOTO-RELATO: IMรGENES QUE INSPIRAN


©Rosa Mª Cruz Lara 51 RománTica'S


RomรกnTica'S 52


Hoy toca hablar, dentro de esta sección, del subgénero histórico en la novela romántica y para ello hemos elegido la Saga de Los Hermanos Donally, una saga creada por Melody Thomas, escritora americana que supo enganchar a muchos lectores gracias a las aventuras, romances, desavenencias e intrigas que rodean a una familia de origen irlandés. Es cierto, no hay que negarlo, que esta saga ha conseguido, al mismo tiempo, muchos admiradores pero también detractores, y es que si hacemos caso de estos últimos podemos encontrarnos con que Los Hermanos Donally han ido perdiendo fuelle según iban llegando los libros que conformaban sus historias o como otros críticos han querido señalar, según se leían las novelas nos íbamos encontrando más de lo mismo, un hecho reflejado en los distintos personajes que protagonizan cada libro. Pero eso es sólo una opinión diferente porque también podemos destacar otro punto de vista, donde las hazañas de Los Hermanos Donally, han conseguido enganchar a más de un lector gracias a: su ambientación histórica y a la fuerte atracción sexual que viven todos sus protagonistas, en cada novela que conforma la saga. Y ahora, tras mencionaros los pros y los contras que podéis hallar en los libros, vamos analizar obra por obra.

Lo primero de todo, y creo que es un punto a favor, es que nos encontramos ante una saga corta, sólo cuatro volúmenes, en la que profundizamos poco a poco en la vida de cada uno de los hermanos Donally.

La primera novela de esta saga lleva como título Donde el Corazón Duerme. En ella la autora nos presenta a Alexandra, hija de un Conde, y a Christopher Donally, un soldado irlandés. Una historia que nos habla de segundas oportunidades dentro de una sociedad donde las reglas sociales son muy estrictas y pueden condicionar las relaciones de pareja. […]Alexandra quería mirarlo a los ojos y ver al hombre de antaño. Al soldado que cruzó una sala de baile llena de gente e invitó a bailar con gesto desafiante a la hija del diplomático. ―Mira qué nos estamos haciendo el uno al otro, Alex –dijo él-. Vuelves a entrar en mi vida y de pronto nos vemos enfrentados a todo lo que fue mal en nuestro pasado. […]

53 RománTica'S


Con Luz de Luna descubrimos a uno de los hombres que más llamaron la atención de las lectoras femeninas, Michael Fallon, miembro del ejército inglés destinado en Egipto donde se tropieza con Brianna Donally, una mujer fuera de lo común para su época, fotógrafa de profesión que huye de los rígidos corsés que atan a las mujeres en el siglo XIX. Una atracción que romperá con las convenciones. La segunda novela de la saga romántica histórica de los Donally. El desierto egipcio a la luz de la luna... El último lugar donde Brianna Donally habría imaginado que encontraría a un hombre tan libre y poco convencional como ella, alguien por quien infringir las normas no escritas de la estricta sociedad victoriana arriesgándose a provocar un escándalo. Hace años que el comandante Michael Fallon se alejó de su aristocrática familia, cambió de apellido y se alistó en el ejército con la esperanza de pasar página al pasado. Desde entonces no ha querido ni pretendido ser un caballero. Sin embargo, algo se agita en su interior ante el acuerdo ilícito que le propone esta joven decidida y arrogantemente independiente. Porque por primera vez en mucho tiempo una emoción distinta se ha despertado en él.

Dos personalidades muy distintas que consiguen que salten fuegos artificiales desde el mismo instante en el que sus ojos se posan el uno en el otro. Gracias a Luz de Luna podemos conocer dos países muy distintos en una época en la que la sociedad está cambiando: Egipto e Inglaterra.

En el tercer libro de Los Hermanos Donally, La Sombra del Escándalo, nos reencontramos con Ryan Donally y Rachel Bailey, personajes que ya nos presentó Melody Thomas en Donde el Corazón Duerme. Ambos son viejos conocidos que esconden mucho más de lo que quieren mostrar, una tarea ardua ya que tendrán que salvar sus diferencias para llegar a un acuerdo: deshacerse o no de la empresa familiar que crearon los padres de ambos, Donally & Bailey. Melody Thomas vuelve a mostrarnos una relación que pide una segunda oportunidad para ser feliz y en la que la tensión sexual consigue que la aventura entre los dos protagonistas cobre agilidad según vamos pasando de páginas.

RománTica'S 54

[...]En el fondo no quieres destruirme... no más que a Donally & Bailey. Las pesadas ruedas empezaron a moverse con un chirrido. ―¿Eso crees? ―Al observar el rubor en la pálida piel de Rachel, la mirada burlona de Ryan se posó en sus labios y después en sus ojos-. Esto no es ningún juego, Rachel. ―Dio unos pasos junto a la ventanilla, pero el tren aceleró―. Y no hay reglas. ―Nunca me han gustado las reglas. Puedes creerme. Ryan iba a cometer el peor error de su vida, y ella no iba a permitirlo. [...]


Y así llegamos al último volumen de Los Hermanos Donally, Ángel del Pecado, donde su protagonista, David Donally, ha convivido con un secreto durante muchos años. De cara a su familia es un sacerdote con grandes remordimientos que no quiere desvelar a nadie, pero la sotana y el alzacuellos se quedan atrás cuando el deber, una llamada de la Corona, le necesita para que realice su última misión donde…

El reencuentro de dos amantes cuya pasión renace de entre las cenizas de la traición. Cuarta y última entrega de la serie de los Donally. Nueve años atrás, David Donally lo sacrificó todo por su profesión y perdió a la mujer que amaba. Desengañado, cambió por completo su vida. Nadie supo del caso que jamás llegó a resolver, ni de la ladrona a la que sedujo y engañó en nombre del deber, la amante exquisita que le robó el corazón y resultó ser… su esposa Meg. Sin embargo, esta noche el pasado lo ha atrapado de nuevo.

Se reencontrará con Meg Faraday, la mujer que sigue poblando sus sueños y no quiere abandonarlos. Con Ángel del Pecado nos situamos en dos países muy diferentes entre sí que consiguen que la relación de los dos protagonistas vaya evolucionando: Irlanda y la India.

Y hasta aquí podemos escribir. La Saga de los Hermanos Donally llega a su fin y sólo queda una cuestión que haceros:

¿Os atrevéis a sumergiros en el siglo XIX lleno de cambios bajo la guía de una relación apasionada? Artículo: Merche Diolch

55 RománTica'S


RomรกnTica'S 56


En junio de 2011 se inició un nuevo proyecto en España: Premio Ellas Juvenil Romántica, constituido por la unión de la colección Ellas de Montena (RHM) y la web española especializada en género juvenil romántico (Young Adult romance novels): Juvenil Romántica www.juvenilromantica.es La colección Ellas comenzó su andadura en el año 2008, con su primera obra publicada Medianoche de Claudia Gray, que iniciaría así una saga vampírica de amor para adolescentes. El objetivo de la colección era, en palabras de la editora Gemma Xiol Català: «...abrigar nuevas novelas que combinaran un fuerte componente romántico con

Espacio Juvenil Romántica

Información sobre I PREMIO ELLAS JUVENIL ROMANTICA:

elementos propios del fantasy, la ciencia-ficción o la novela histórica". En 2009 comentaba: "no hay mejor forma de hacer balance que remitirnos a los resultados sobre el papel: con más de 250.000 ejemplares vendidos y con un total de 20 reimpresiones, los números difícilmente podrían ser mejores. Pero lo que todavía es más importante: en un tiempo récord, esta biblioteca femenina, actual y sin límites de edad ha logrado convertirse en un referente del mercado de la literatura juvenil, en una 'marca' reconocida y valorada por las lectoras».

57 RománTica'S


Actualmente la colección dispone de más de 25 libros publicados, entre los que destacan títulos tales como la saga Traición, la trilogía Rubí, Juntos... cuyas historias pronto verán la luz en la gran pantalla. Para más información sobre Ellas, podéis visitar el Facebook oficial de la colección y la web de la editorial: www.facebook.com/ellasdemontena www.randomhousemondadori.es Juvenilromantica.es nació el 29 de abril de 2008 tras el boom vampírico para adolescentes, que motivó la realización de una página donde se pudiera localizar toda la información sobre el subgénero juvenil romántico. romántico. Actualmente sus administradoras son Eva Rubio y Rocío Muñoz, Muñoz, que colaboran con la revista digital Romantica's y trabajan como informadoras de manuscritos para distintas editoriales.

Según Los Premios RITA, RITA, el subgénero juvenil romántico ha sido definido como «Novels with a strong romantic theme geared toward young adult readers». Es decir, novelas con un fuerte argumento romántico dirigido a los lectores adolescentes. Cada vez es mayor el interés de los medios por este nuevo tipo de literatura que ya cuenta con mención en grandes periódicos (La Vanguardia) o suplementos (Babelia. El País). Con este nuevo premio, queremos que nuestros escritores de habla española, sean los protagonistas del proyecto dándoles un lugar donde puedan encontrar cabida a su creatividad. Un espacio donde la calidad esté medida por los propios seguidores.

Buscamos crear mariposas en el estómago de nuestros lectores.

Ellas mucho más que una colección de libros... Una colección de emociones por vivir.

RománTica'S 58


Bases del PEJR: 1. Podrán participar en este certamen escritores que todavía no hayan publicado ninguna obra a través de una editorial, de cualquier nacionalidad, siempre que las obras que concursen estén escritas en castellano, sean originales e inéditas y no hayan sido premiadas en ningún otro concurso en el momento del fallo. 2. Las obras se presentarán por duplicado, mecanografiadas, en papel DIN A4, debidamente grapadas o encuadernadas, sin el nombre del autor, adjuntándose un sobre en cuyo exterior figure el título de la obra y en su interior, los datos personales del autor, que serán: -Nombre y apellidos -Dirección, código postal y ciudad -País -Número de teléfono -E-mail Todo este material se remitirá a la siguiente dirección:

RANDOM HOUSE MONDADORI, S.A. Travessera de Gràcia 47-49, 6ª planta 08021 Barcelona Escribiendo en el sobre únicamente: PREMIO ELLAS JUVENIL ROMÁNTICA No se admitirán obras recibidas por correo electrónico. 3. El plazo de admisión de originales se cerrará a las 15 horas del 2 de noviembre de 2011. 4. Los miembros del Jurado serán Eva Rubio y Rocío Muñoz, administradoras de Juvenil Romántica, Gemma Xiol, editora de Montena, Teresa Petit, directora literaria de Montena y un experto en literatura juvenil o un autor todavía por confirmar. 5. El Jurado podrá declarar desierto el certamen cuando la calidad de los trabajos presentados no supere unos parámetros que considere mínimos. 6. El tema será libre y la extensión será de un mínimo de 150 folios y de un máximo de 400, a dos espacios. Deberá usarse la fuente ARIAL, cuerpo 10. 7. El fallo del Jurado, que será inapelable, se hará público en febrero de 2012. 8. El Jurado seleccionará dos obras finalistas. Las primeras 50 páginas de las dos novelas serán sometidas a votación popular en la web www.megustaescribir.com La obra que consiga más votos únicos será la ganadora. El plazo para la votación se cerrará el 30 de marzo.

59 RománTica'S


9. Montena publicará la obra ganadora durante el mes de junio de 2012 en soporte papel y en soporte digital. La obra finalista se publicará solo en soporte digital.

10. La dotación del premio para el ganador será de 6000 €,sujetos a las retenciones previstas en la legislación fiscal vigente, que se abonarán en concepto de anticipo por los derechos de autor que pudiera generar la explotación de la obra. El ganador deberá firmar el correspondiente contrato de cesión cesión de derechos con Random House Mondadori, S.A. El citado contrato implicará la cesión en exclusiva de todos los derechos de explotación de la obra ganadora en cualquier modalidad o formato de explotación y distribución conocida en la fecha de proclamación de la ganadora, para todos los territorios y lenguas del mundo. Los royalties para cada modalidad de explotación se detallarán en el contrato de cesión. 11. La dotación del premio para el finalista será de 1000 €, sujetos a las retenciones previstas en la legislación fiscal vigente, que se abonarán en concepto de anticipo por los derechos de autor que pudiera generar la explotación de la obra. El ganador deberá firmar el correspondiente contrato de cesión de derechos con Random House Mondadori, S.A. El citado contrato implicará la cesión en exclusiva de todos los derechos de explotación de la obra ganadora en cualquier modalidad o formato de explotación y distribución conocida en la fecha de proclamación de la ganadora, para todos los territorios y lenguas lenguas del mundo. Los royalties para cada modalidad de explotación se detallarán en el contrato de cesión. 12. Los originales presentados no se devolverán y serán destruidos. 13. El hecho de presentarse a este certamen, supone la aceptación de todas y cada una de las bases del PREMIO ELLAS JUVENIL ROMÁNTICA.

Más información acerca del certamen en: www.premioellasjuvenilromantica.com

contacto@juvenilromantica.es

RománTica'S 60


Cuando Margaret descubre el escandaloso pasado de su prometido, tendrá que jugarse su felicidad al todo o nada. Tras la muerte de sus padres, Margaret Huxtable ha tenido que dedicar su juventud a cuidar de su familia. Ahora, a sus treinta años, va siendo hora de que se ocupe de sí misma, y todo apunta a un razonable matrimonio con el marqués de Allingham, pero cuando salen a la luz los turbios secretos de Allingham el compromiso se rompe. Es entonces cuando entra en escena Duncan Pennethorne, conde de Sheringford, que solo heredará la fortuna familiar si se casa antes de que su abuelo cumpla los ochenta.

Un antiguo dicho oriental dice que una delgada línea separa la coincidencia del destino y… creo que es cierto. Duncan tiene un problema, ¡ya lo creo que sí! ¿Cómo puñetas iba a encontrar a una prometida y casarse con ella en quince días? Pues tendrá que lograrlo si no quiere que su estirado abuelo le desherede y transfiera la propiedad al bueno y noble de su primo. ¿Existen los milagros? Pues al parecer, parece que sí que existen. Y el milagro de Duncan tiene un nombre propio: Margaret Huxtable. ¡Bendita sea su carita allá donde la encontrara! Si algo me ha gustado de esta novela es como Balogh va recreándose en las palabras y como mantiene en vilo al lector intentado dilucidar cómo va a ser el primer encuentro entre nuestros atípicos protagonistas. Un encuentro que cuando al fin sucede, es como el choque frontal de dos trenes que circulan por la misma vía pero que sin embargo van en distintas direcciones.

—Las cosas pasan, Maggie. Lo único que podemos hacer es adaptarnos a las vicisitudes de la vida. ¿No son hermosas las palabras? Pero volvamos a los personajes. He dicho que son atípicos y digo bien en decir atípicos porque… los personajes de Mary no son para nada los

habituales que encontramos en el resto de novelas románticas. Los personajes de Balogh tienen un halo de distinción que es difícil encontrar en otras autoras, sus personajes no son los típicos guaperas e imponentes, de hecho, a Duncan lo describe a través de los ojos de Margaret como alguien feo. Alguien feo que, desde luego no impide a la preciosa Margaret tomarle cariño a lo largo de la novela y que éste se convierta en amor. Pese a todo lo que podría sentirse por un personaje como Duncan, lo cierto es que me ha maravillado. Es sensible pese a su egoísmo y un padre cariñoso para Toby a quien antepone por encima de todas sus preferencias. No obstante la pregunta es, ¿qué leches pasó por la cabeza de Duncan para dejar plantada en el altar a la mujer por la que se supone vivía los vientos? ¿Fue una enajenación mental transitoria o hay algo más de fondo? La sinceridad de Lady Carling es una de las cosas que más me han impactado de este libro. La sencillez con la que expone los hechos y a la vez la dulzura con la que protege a su hijo son encomiables. Nuevamente la aguda mente de Balogh hace que un nudo de aprensión se instale en tu pecho con cada palabra que esboza sobre el papel. Y buena prueba de ello son las palabras

61 RománTica'S


que dirige a Margaret la madre de Duncan:

—Tal vez pueda retomar su vida, Margaret. Tal vez pueda recuperar la normalidad, incluso la felicidadad. Me gustas. Eres mucho mejor de lo que podría haber soñado. De lord Sheringford se pueden decir muchas cosas pero lo que más me ha impresionado de él es su actitud ante un tema que, por desgracia, está de actualidad en estos últimos años, la violencia de género. Un tema que Balogh trata con toda la sensibilidad del mundo y donde la actitud de Duncan es ejemplar. Su desinteresada ayuda hacia una mujer es lo más hermoso que he leído, más si tenemos en cuenta que con su actitud se granjeó el que toda la sociedad le diera la espalda y, aún así, resistió como un fuerte árbol en plena tempestad, sin tambalearse. Pero volvamos la mirada ahora hacia ella, hacia Margaret. ¿Qué le atrae de Sherry?

—No finge ser lo que no es y no finge tener unos sentimientos que no tiene. Abrirse al amor, dejarse querer era algo muchísimo más peligroso, más si tenemos en cuenta que ella ya sufrió una vez por amor. Y hablando de ese amor, algo que me gustó sobremanera fue la forma en que describe Balogh los sentimientos de Margaret hacia Crispin Dew. Se merecía el desplante, no me diréis que no. ¿Pero quién se piensa que es para hablarle de forma tan condescendiente a esta Huxtable? Y luego existe un personaje con el que se te enternecerá el corazón pero no diré quién es. Prefiero que seáis vosotras, queridas lectoras, quienes lo descubráis. La familia de Margaret, como siempre hará las delicias de quien disfrute de esta obra de Balogh. Unos secundarios, protagonistas de otros libros, y otros secundarios de quienes estoy deseando su historia.

—… A veces hay que hacer sacrificios Maggie. Porque a veces nos traen bendiciones que superan con creces el sufrimiento que ocasionaron en su momento. «Por fin llega el amor» es otra historia deliciosa de la factoría Balogh que es indispensable en nuestras estanterías. Crítica: Loli Díaz

RománTica'S 62


Faith NightStar posee un talento psíquico especial que pocos psi llegan a desarrollar: es vidente y sus predicciones y visiones de futuro, precisas y concentradas en el mundo de las finanzas, han enriquecido a su clan. El precio que debe pagar es el absoluto aislamiento, para que nada ni nadie frene su don. Además, la locura siempre se ha cebado con todos los psi que tienen ese poder. Faith sospecha que ese destino está cerca: han empezado a atormentarla visiones de muerte que no logra explicarse porque, entre los psi, las emociones fueron erradicadas hace tiempo. Pero cuando su padre le informa de que su hermana ha sido asesinada, Faith sabe que ella tiene la clave para descubrir al asesino.

«La saga psi/cambiantes es lo más original que he leído en mucho tiempo. Muy recomendable» Con estas palabras me encontré cuando tuve en mis manos mi ejemplar de este libro. Unas palabras que pertenecen a Lena Valenti la creadora de la saga Vanir. Pues bien, no puedo sino estar de acuerdo con ella. La serie de Singh es original, ya lo creo que sí… pero es que además, Nalini nos presenta una especie, los PSI que me han calado en el corazón. Son seres que, a priori, parecen fríos, insensibles y para nada dados a expresar sentimientos. Lo que no se nos dice en sinopsis y comentarios es que son seres que están gritando en su interior por culpa de «El silencio». El silencio es el protocolo al que todo PSI está adscrito desde el mismo momento de su nacimiento. Dicen que con ello han erradicado de su especie todos los sentimientos: tanto los buenos como los malos pero lo que no cuenta es que hay PSI que en el interior de su mente tan protegida por cortafuegos, como si de un sistema informático se tratase, les está gritando que algo no va bien en ellos. Y es en ese instante cuando toman conciencia de que les han arrebatado algo que es más precioso para ellos: el poder sentir, cualquier emoción, cualquier cosa. A los que sienten les hacen saber que son defectuosos, que algo no marcha bien con ellos y así es como se siente Faith, una PSI-c (clarividente), algo está despertando en su interior, algo que

la está predisponiendo a creer que se está volviendo loca. Por ello no tiene más remedio que recurrir a la única mujer que ha logrado escapar del protocolo, recurrir a Sascha, la única PSI que ha logrado desconectarse de la PsiNet. Nalini desde luego es sorprendente, una autora sin miedos y capaz de recrear un mundo dentro de otro y que, al hacerlo, lo hace de manera original y creíble. Las capacidades de la mente humana están aún muy por debajo del rendimiento que se le podría sacar al cerebro humano, así que ¿cómo no creer en las posibilidades que plantea Singh en sus libros? Por otro lado, los sentimientos más humanos los refleja de modo admirable en la presencia de los cambiantes, varones y hembras que no son del todo humanos, seres que son capaces de adquirir forma de animal y que tienen el instinto de supervivencia propios de estas razas. Si los DarkRiver son felinos, los SnowDancers son lobos pero ambas razas son protectoras con los suyos y fieles a sus tratados. Pudimos tener una primera toma de contacto con ellos en la primera novela de la serie «La noche del cazador» y en ésta vuelve a estar muy presente. Si somos capaces de observar durante un tiempo a los animales nos daremos cuenta que éstos protegen a los suyos, que protegen incluso a quienes están bajo su responsabilidad aunque no sean de su misma especie. Recordemos el caso de Rómulo y Remo alimentados por una loba o del niño salvaje de

63 RománTica'S


Sierra Morena (que nos pilla más cercano) y podremos entender por qué, pese a todo, son capaces de proteger a una familia como los Laurens. De esta manera comprenderemos muy bien el personaje que da vida Nalini encarnado en Vaughn. Él representa todo lo que un PSI teme porque no conoce pero también representa el amor incondicional y la protección total hacia una compañera que por lógica jamás tendría que tener. Para nuestra mente humana es inconcebible una sociedad como la PsiNet. ¿Cómo entender una sociedad regida por la supresión de emociones y el silencio? Los humanos necesitamos del contacto y el aprecio continuo. Necesitamos del calor que nos proporciona otro cuerpo y de los sentimientos que nos produce casi cualquier cosa. Yo no concibo un día sin risas o lágrimas, sin deseo ni afecto ¿vosotros sí? Pues bien, pese a nuestra psique de humano, he logrado ponerme en la piel de los Psi gracias a Singh y ella me ha mostrado que ese mundo sí que puede existir y en un futuro no muy lejano si seguimos pasando por la vida sin necesidad de tragárnosla. Hoy día andamos por el mundo sin darle importancia a todo ello, pero si nos faltara… sabríamos que nuestra vida es vana. Gracias a Faith y Sascha sabemos qué sería una vida sin estos sentimientos y gracias a Lucas y Vaughn conocemos de primera mano lo que es la lealtad y el amor incondicional. Las novelas de Singh están cuajadas de muchas connotaciones y de unos personajes dinámicos que te hacen replantearte muchas cosas. Y si sus personajes principales son carismáticos y únicos, los secundarios no lo son menos. Con cada libro deseas avanzar en estos mundos y con cada línea te haces preguntarte cómo serán las vidas del resto. Van diez libros publicados en inglés, estoy deseando leerlos todos. Crítica: Loli Díaz

RománTica'S 64


Helene, la condesa de Godwin, sabe que no hay nada más insoportablemente aburrido que una mujer casta y pura. Después de todo, ella lo ha sido durante diez largos años, mientras el canalla de su marido vive entre prostíbulos y va de escándalo en escándalo. Decide que ya es hora de un cambio: se cubre con un vestido muy transparente y acude al baile cual Cenicienta, esperando encontrarse con un príncipe encantador que caiga rendido a sus pies… y también en su cama. Pero en lugar de un príncipe, se encuentra con su inestable y exasperantemente atractivo… marido, el conde de Godwin. Éste le hace una descarada oferta, y Helene decide ser su esposa de nuevo… y no sólo de palabra. No, esta vez está decidida a ser muy, muy malvada. Rees le hace una descarada oferta, y Helene decide ser su esposa de nuevo… y no sólo de palabra. No, esta vez está decidida a ser muy, muy malvada.

—Entonces lo que deseas simplemente es obligarme a vivir en una situación humillante por pura satisfacción perversa. Eres un demonio degenerado, Rees. Ésta es una de las lindezas a las que somete nuestro inconsciente protagonista a su querida esposa, Helene. Una esposa con la que no ha convivido durante… ¡nueve años! Sí, habéis oído bien, nueve años. Y, ¿por qué Helene y Rees han estado separados tanto tiempo? Pues la respuesta la encontramos precisamente en esa inconsciencia de la que hace gala nuestro protagonista. El buen hombre, aquí presente, hizo desfilar ante las mismas narices de su esposa a una legión de amantes, incluidas cantantes de ópera y bailarinas rusas. Desde luego no es de extrañar que su mujer le dejara. Pero una cosa es bien cierta, en un juicio siempre hay que escuchar la versión de ambos enjuiciados. No voy a ponerme de parte de un vividor que ha humillado públicamente a su mujer, ¡Dios me libre! Pero habría que escuchar su versión de los hechos y… los hechos se van a ir desgranando poco a poco a lo largo de las cuatrocientas páginas de esta historia tan atípica en los libros de romántica a los que estamos acostumbrados. Pues una cosa está bien clara, y es que Eloisa James, es un tanto peculiar en el género.

Sus protagonistas son un tanto peculiares, tanto ellos como ellas, pero es que además, tiene una plantilla de secundarios que ríete de las comedias de situación tipo «Pijama para dos» o «Suave como el visón» De todos modos diré que hay una palabra que resumiría bastante bien este libro y es la de HUMILLACIÓN. La humillación a la que lord Godwin somete a su esposa continuamente. Recuerdo una escena en el local de cierta prestigiosa modista: dos probadores contiguos y la presencia de las dos mujeres que forman parte de su vida, la esposa y… la amante. ¿Se puede ser más sinvergüenza? Si estáis pensando que no, tendría que tocar la campana de los súper tacañones porque la respuesta sería incorrecta. Se puede ser aún peor. Se puede si tenemos en consideración que aquí nuestro querido conde impone una condición imposible de aceptar a su bella esposa si quiere tener en esta vida lo que más ansía: un hijo. En fin, ¿qué puedo decir? Que me quedé con la boca abierta es decir poco. Creo que por un momento me quedé estupefacta. Tuve que volver a leer ¡por dos veces! la conversación para darme cuenta que no había entendido mal, que mi comprensión lectora aún está dentro de la media razonable.

65 RománTica'S


Aunque sí que llegas a preguntarte ¿qué tipo de hombre degenerado es aquel que impone a su señora la convivencia bajo el mismo techo de ambas mujeres y relegar a la oficial a la tercera planta junto a la habitación de los niños? Creo que le hubiese dado un buen mamporro al susodicho de haberle tenido cerca. Sobra decir que si esto me impactó, más lo hizo la respuesta de ella. Supongo que habréis llegado a la conclusión de que dijo que sí. Esta vez… habéis acertado. Así que ya tenemos todos los ingredientes para un asesinato colectivo. La mujer y la amante bajo el mismo techo, la amante ocupando la habitación de la condesa y ésta relegada a la habitación de la niñera. Y ahora llega la auténtica y sorprendente historia hilada por su autora, la auténtica magnanimidad e ingenio de Eloisa y es enfrentar a las dos mujeres de una manera más que civilizada, con unos diálogos sorprendentes y chispeantes entre ellas propios de un capítulo de «Sexo en NY». Porque estas dos jóvenes empiezan a entenderse la una a la otra como solo dos mujeres que no tienen nada que perder pueden lograr hacerlo. Y si ellas dos logran contraerte el corazón, también lo hace el ver enfrentados a Rees y… (redoble de tambor) Mayne. Sí señoras, el bueno del conde de Mayne ha hecho su aparición en este libro. ¡Cuántos recuerdos me trae este hombre! Ese hombre que tenéis ahí, que parece tan galante, que esconde una vena sibilina y que sin embargo es capaz de hacerle ver a una mujer que es hermosa. Lo ha hecho con la condesa Godwin y lo hará en «Placer por placer» con una joven escocesa a la que apodan la salchicha escocesa. De todos los hombres James, creo que me quedo con estos dos. Eloisa los enfrenta en la puerta de un pequeño saloncito en la casa Hamilton, ante la presencia de Helene. La descripción de esta

escena es sencillamente impagable. Me hubiese gustado verla en la gran pantalla. Los dos hombres tan parecidos en el frasco y tan diferentes en esencia. Rees es un pasota, os lo juro, es de esos hombres que están tan pendientes de su trabajo que cuando está delante de un pentagrama solo piensa en corcheas y fusas, en claves de sol o de fa y que ya se le pueda poner delante el más bello ejemplar de diosa que es como si viera a través de ella. Pero… ¡lo que me he podido reír en algunas escenas! Lo más dulce: el amor adolescente de dos personas cuyo amor por la música creó un vínculo que luego se echaría a perder, estamos de acuerdo, pero que a la vez sembró la semilla de una admiración mutua. Un amor que mientras duró fue como un aria de Verdi, dulce y vibrante a la vez.

—¿Por qué nos fugamos si no había ninguna necesidad? […] —Te deseaba. He leído mucho. Leo todos los días, y puedo decir que estoy más que encantada con esta mujer. He descubierto en los últimos años que hay autoras que sus libros son más profundos de lo que en un principio podría parecer y James es una de ellas. Con Eloisa hay que saber leer entre líneas y sus personajes son tan complejos que no puedes catalogarlos al primer golpe de vista. Rees es uno de ellos y junto con él los dos secundarios que dan cohesión a la novela: Garret, conde de Mayne y el vicario, Tom Holland, hermano de Rees. Una novela fascinante, una historia con toques de humor, un hombre que busca la redención y una mujer dispuesta a la degradación total con el fin de obtener lo que su corazón más ansia: un hijo. Si en su camino recupera además sus sueños, ¿qué más le puedes pedir a un libro? Crítica: Loli Díaz

RománTica'S 66


Lord Phillip es un vividor, un egoísta y en más de una ocasión ha sido incluso malvado. Además, es un jugador compulsivo, y ha contraído muchas deudas con un peligroso prestamista francés, que contrata a unos matones para cobrar lo que le debe. Éstos le pegan una paliza y lo dan por muerto. Días después, Phillip se despierta en una abadía y cree estar soñando. Angela Sullivan lleva seis años en clausura, desde que el hombre al que amaba arruinó su reputación y sus padres la internaron en la abadía de Stanbrook. Pero cuando aparece en la abadía ese hombre herido, tan guapo y tan desvergonzado, Angela no es capaz apaciguar sus pecaminosos pensamientos.

En «Gemelos y rivales», la anterior entrega de esta saga conocimos a Lord Phillip, un crápula, un granuja cuya existencia se limitaba a beber, jugar y entretenerse con mujeres. Egocéntrico, irresponsable, déspota, todo un dechado de virtudes... que había arruinado la reputación de más de una dama. Y con esta presentación, ¿puede Maya Rodale redimir a este personaje y convertirlo en un hombre de provecho, en un verdadero caballero? Pues esa, señoras, es la incógnita que intentaremos despejar en «El ángel y el canalla». Demasiadas veces, creo yo, había tentado al diablo Phillip Huntley como para que éste siguiera ignorándole. Y como cuando el diablo está aburrido, mata moscas con el rabo, en este caso tuvo la brillante idea de enviar a uno de sus libertinos hijos a una abadía para que causara el caos. No hay otra forma de explicar el que Phillip terminara siendo cuidado por la amorosa Angela tras la paliza que le habían dado los matones de uno de sus acreedores. Sí, definitivamente, el diablo tenía ganas de divertirse. Naturalmente, lo de amorosa es un decir, ejem, y es que Phillip por fin encuentra la horma de su zapato. ¡Sí, sí! Cómo lo oís, por fin alguien lo pone en su sitio, y nada menos que una mujer, un ángel con mucho genio y los modales de un carcelero, según su definición. Lo cierto es que la presencia de Phillip conduce a Angela a recordar su pasado, y poner otra vez de manifiesto sus miedos, frustraciones e inseguridades. Aquellas que quiso enterrar cuando se retiró de la sociedad a causa de su nefasta equivocación.

Pero es que imaginaros la situación de la pobre Angela teniendo que ocuparse de un integrante de ese grupo de indeseables a los que odia más que a ningún otro: el de los canallas. Por culpa de uno de ellos había acabado en la abadía, con la reputación arruinada, a punto de tomar los votos de castidad, pobreza y obediencia. Y encima el canalla que tenía delante no sólo era guapo, sino que también tenía sentido del humor. Algo aún más peligroso. Ella había aprendido que era mucho más seguro alejarse de la tentación que intentar resistirse. Angela, que había rezado pidiendo el perdón de sus pecados, también había demandado una segunda oportunidad en el amor, debía reconocerlo. Pero había olvidado especificar que quería el amor de un hombre bueno y honesto, que la amara igual que ella a él. Y Dios, o el Diablo, no sabía muy bien quién, le había enviado a un hombre que podía volver a arruinar su vida. Un hombre que tenía un halo de peligro a su alrededor, algo que prometía emociones a las que no estaban acostumbradas las mujeres como ella. Era realmente tentador... hasta que abría la boca para pedir esto o aquello. Y por esto mismo, porque para Angela resulta un suplicio atender a Phillip, de quien le encargan su cuidado porque es la única en la abadía que aún no ha tomado los votos, y puede estar en presencia de un hombre, lo castiga con su lengua viperina. Bueno, y de otras formas también. Pero la culpa la tiene única y exclusivamente él, quien habiéndose dado cuenta de lo que para Angela supone estar a su lado, aprovecha cada situación para irritarla, embaucarla, seducirla…

67 RománTica'S


Desde luego, había momentos en los que no tenía más remedio que echarme a reír pensando ¡qué caradura, qué sinvergüenza, qué...! Me faltan apelativos con los que definir la desfachatez de la que Phillip hace gala en ocasiones, escenas verdaderamente hilarantes, para qué voy a negarlo. La química entre ellos es innegable, las balas dialécticas van y vienen en este duelo de ingenio. Y lo mejor es cuando él, que jamás había tomado en consideración los sentimientos de nadie, comienza a discernir el secreto que oculta Angela. El Phillip de antes hubiera utilizado la situación en su provecho, pero lo cierto es que esta vez Phillip se contiene, reflexiona… Su actitud hacia ella es lo que le hace a comprender a Angela que no es el mismo canalla que todos aducen, y comienza a verlo con otros ojos. Él la corteja, se disculpa, es cariñoso, tornándose encantador. Podríamos pensar que todo es una fachada para conseguir el último fin, y ciertamente llevaríamos razón hasta cierto punto. Porque Phillip ya no quiere sólo meter a Angela en su cama, imaginarse la vida sin ella le produce dolor de estómago. Pero el movimiento se demuestra andando, ese Diablo travieso del que hablábamos antes parece decidido a que Phillip las pase canutas, y como en una gymkana, nuestro protagonista tendrá que sortear distintos obstáculos para conseguir el favor de su dama. Así que para responder a la pregunta que formulé en un comienzo, decir que «sí». Phillip consigue redimirse. A base de caer y levantarse. A base de trabajo duro y esfuerzos constantes. A base de latigazos dialécticos, golpes con un ramo de flores y disculpas a las damnificadas por sus actos. Y de declaraciones de amor a un ángel receloso que duda de sus buenas intenciones. Ésta, señoras, es la historia de amor de un ángel y un canalla que encuentran su salvación juntos. Y como el amor todo lo puede, Phillip Huntley, quien una vez fuera un sinvergüenza irremediable, conseguirá salvarse a sí mismo y a su amada de las llamas del fuego eterno. Crítica: Ana Mª Benítez

RománTica'S 68


El último Duncan sobrevive en los territorios vírgenes del nuevo mundo. Partiendo de las Highlands en busca del Nuevo Mundo a la tierna edad de diez años, Connor Duncan aprendió muy pronto que sólo sobreviven los luchadores y los que gozan de buena estrella. Él contaba con ambos factores y terminó convirtiéndose en un excelente explorador y un experto tirador…, un hombre con el que contar siempre. Pero ¿qué podía hacer un rudo hombre de las fronteras como él con la protegida y bella sobrina del gobernador? Ningún viento recio, ningún secuestro, ninguna tortura, ni siquiera el violento alumbramiento de una nueva nación podrán separar a estos dos amantes e impedir el nacimiento de una nueva dinastía de Duncans.

«Una delgada línea separa la coincidencia del destino» Cuando comencé a leer esta novela, sólo en el prólogo sabía que iba a ser de esos libros que dejan una huella indeleble y se fijan en tu memoria para siempre. Ya en sus inicios descubres una sensibilidad en la autora que te hace seguir avanzando en la historia y donde ella nos presenta una situación marcada por la realidad: que en cualquier guerra, la que sea, nadie tiene la verdad absoluta ni la razón de su parte, son solo bandos enfrentados por la supervivencia y, aún así, hay personas que no dudan en ayudar… a su enemigo. Cuando empiezas a leer «Viento recio» te ves asaltada por el olor de la pólvora, el olor metálico de la sangre y el acero y el sonido de los disparos y el llanto junto con el clamor de las silenciosas voces inocentes que claman por su libertad. Cindy Holby ha abierto una nueva frontera. Hace cosa de un año, gracias a la editorial Terciopelo descubrí a Catherine Anderson, su libro «Luna comanche» me impactó por su veracidad y su crudeza y Holby me ha vuelto a abrir los ojos ante una realidad esta vez un siglo anterior. La mención de la batalla de Culloden es casi una anécdota pues solo es su prólogo pero la descripción que va desgranando Holby acerca de la convulsa época donde ingleses y franceses quieren ocupar un territorio que pertenece a los indios me ha hecho evocar una de las mejores películas que he visto: «El último mohicano»

Viento recio me ha parecido una historia fiel a esta época, donde el hombre blanco intentaba imponerse a la fuerza sobre una raza que había ocupado toda esa vasta tierra que los colonos estaban invadiendo poco a poco, a veces, sin respeto alguno por quienes antes las habitaban. ¿No es pues lógico pensar que se revelasen? A nadie le gusta que por la fuerza te arrebaten lo que es tuyo y cuando esto sucede… utilizas todas las armas que tienes a tu alcance. Pero para nosotros, hoy día, es difícil entender que se puedan llegar a los extremos que el pueblo Shawnee lo hace. Las crudas torturas, el modo de vida errante por esas inmensas praderas y llanuras del oeste americano te hacen reflexionar acerca de hasta dónde es capaz de llegar el ser humano. En medio de todo esto encontramos a un hombre, un heredero de Culloden con un fuerte sentido de la justicia y un no menos rechazo hacia los casacas rojas. Un hombre nacido el día de esta batalla entre ingleses y escoceses, un hombre que de niño vio cómo su madre era asaltada y asesinada por el simple hecho de llevar los colores de su clan el día del aniversario de una batalla que sesgó la vida de su amado esposo. Todo esto ha hecho de Connor lo que es hoy día, un hombre fuerte capaz de resistir el más recio de los vientos sin doblegarse. Un hombre que una vez fue un niño y que hizo que sus férreas convicciones quedasen grabadas con sangre y fuego en su piel. Un hombre que ha visto

69 RománTica'S


demasiadas cosas en su vida como no para no creer que uno puede levantarse después de haber sido doblegado, un hombre dispuesto al sacrificio por amor. Para entender a Connor hay que conocerlo y para conocerlo hay que saber buscar en su interior. Connor es como ese luchador infatigable que aunque lo doblegue el viento jamás lo tumba de forma permanente, un rastreador capaz de avanzar por entre los árboles, el río y las piedras buscando pistas para dar con lo más preciado para él: Caroline Pero Caroline no es una mujer cualquiera, Caroline es la hija de un general inglés, la hermana protegida de un capitán, John Murray, que odia todo lo que tenga que ver con Escocia. El personaje de John que nos retrata Cindy no habla mucho… pero actúa, a veces, de forma irresponsable. Tendrá que aprender mucho sobre sí mismo y sobre su voluntariosa y enamorada hermana. Un hombre que algo le marcó en su pasado y al que estoy deseando descubrir si alguna vez la editorial se decide a publicar su historia. «Fallen» es un libro al que estoy deseando echarle el guante pues algo ocurrió con John en Escocia que le ha marcado para siempre y que le ha puesto en contra de todos los escoceses pese a haber sido educado por James Murray en la comprensión y la tolerancia. El personaje de James me ha sorprendido por su ecuanimidad y su sentido del honor. Un hombre capaz de ver por encima de razas y credos y capaz de juzgar por los hecho de un hombre y no por su ascendencia. Y Caroline está en medio de una cruzada entre dos de los tres hombres a los que quiere: John y Connor. Tanto es así que por el amor del segundo se arriesga y por la sobreprotección del primero

está a punto de perderse para siempre entre las extensas tierras de los Shawnee. Holby dota a su protagonista femenina de un carácter voluntarioso y firme, una mujer que se enfrenta a la adversidad con orgullo y coraje. Una mujer que si bien pasa por situaciones dolorosas y difíciles aún mantiene la cabeza en alto y no pierde la esperanza en Connor. Como espero haber estado dando a entender, la lectura de este libro no es fácil. La crueldad está presente desde sus mismos inicios pero también la esperanza de un futuro mejor. Las interrelaciones de todos sus protagonistas son llevadas de forma exquisita por su autora y los caracteres de todos ellos bien definidos. Connor es la firmeza, la roca a la que se aferra Caroline. Ella es el orgullo y el coraje, John el resentimiento y el pundonor, James la ecuanimidad y la integración y junto a ellos, Efrem, un indio amigo de Connor que es la amistad personificada. Si ésta tuviese un nombre propio sería precisamente éste: Efrem. No hay muchas de nosotras que seamos capaces de leer una historia llena de crueldad y violencia pero si aceptais el desafío, al final os daréis cuenta que habéis logrado leer una buena historia. Soy una enamorada de los hechos históricos, da igual cuáles: la Reconquista Española, la Guerra de Independencia (española o americana), la Guerra Civil o la Guerra de Secesión. Época o lugar es un poco secundario siempre y cuando se ciñan bastante a la realidad y tanto Cindy Holby como Catherine Anderson me han aportado esa veracidad que yo tanto estimo. Dos autoras a tener en cuenta cuando os acerquéis a vuestra librería habitual si os gusta el conocimiento histórico sin descafeinar tanto como a mí. Crítica: Loli Díaz

RománTica'S 70


Helen Hamilton se ha pasado sus 16 años de vida intentando esconder lo diferente que es, una tarea nada fácil el una isla tan pequeña como Nantucket. Sobre todo porque lo último que ha hecho es intentar asesinar a un compañero por los pasillos del instituto: el guapísimo chico nuevo, Lucas Delos. Claro que lo que ninguno de los dos saben es que están destinados a enfrentarse y convertirse en los últimos protagonistas de una historia que no ha cesado de repetirse durante milenios, desde que la Helena original, la de Troya, fue la causante de una guerra. Una historia que enfrenta a sus dos familias y que parece imposible que tenga un final feliz… La primera entrega de la serie «El despertar» nos presenta una revisión romántica y divertida de los mitos griegos.

Helena Hamilton es una adolescente de hoy en día con las mismas preocupaciones de todos los adolescentes como, por ejemplo, comprarse un coche. Vive con su padre en la pequeña isla de Nantucket, en la costa de Massachusetts, ya que su madre los abandonó siendo ella muy pequeña. Lo cierto es que Helena posee unas facultades extraordinarias -una asombrosa fortaleza y una rapidez inaudita, entre otras- que nada tienen que ver con lo considerado normal, aunque también tiene un talón de Aquiles, el mar. El simple hecho de mantenerse a flote le da una sensación de inseguridad que le resulta desagradable. Helena vive su vida apaciblemente con su familia y sus amigos hasta que los Delos se instalan en la isla. Es ahí cuando se desata el infierno para ella, que no puede soportar el escuchar hablar de ellos cuando todo el mundo siente curiosidad por los nuevos vecinos. Su primer encuentro con Lucas Delos resulta un hecho traumático; acostumbrada a pasar desapercibida debido a su timidez se abalanza hacia él con intención de matarle ¡en medio del instituto! Además, comienza a tener unos extraños sueños donde la acosan tres presencias fantasmales llenas de furia. Estos sucesos llevarán a Helena a un viaje de autodescubrimiento donde se encontrará con una realidad que desconocía. Una realidad en la que tendrá que luchar porque una historia, tan antigua como el tiempo, no se vuelva a repetir.

La novela juvenil es uno de mis géneros favoritos, y si incluye mi pasión por la mitología griega, el autor ya me tiene casi conquistada. Eso me ha pasado con «Predestinados». Las novelas ambientadas en los mitos griegos no son usuales y para mí disfrutar de ellas es un placer. La última saga que leí casi del tirón fue «Percy Jackson y los Dioses del Olimpo», una magnífica recreación fantástica al estilo Harry Potter. Y dirigida a un público adulto, las historias de «El laberinto de Eilithia», de Virginia Domínguez, contienen una mezcla de aventura y romance que te mantiene atrapada desde la primera página. Pero volvamos a lo que nos ocupa. Como iba diciendo, este relato atrajo desde el primer momento mi atención y no me equivoqué al pensar que me iba a gustar. Ciertamente, al comenzar a leer es inevitable la comparación de la familia Delos con los Cullen (Crepúsculo), aunque nada tienen que ver, la relación entre Bella y Edward es totalmente diferente a la de Helena y Lucas, los primeros sintieron una atracción instantánea mientras que los protagonistas de esta historia parecen odiarse, incluso llegan a enfrentarse, llevados por una extraña hostilidad sin explicación. Helena incluso cree que pueden ser asesinos. Una nefasta primera impresión como veis… Pero obligados por las circunstancias, estos dos jóvenes deberán superar su inicial animadversión para enfrentarse a las intrigas que les rodean y que amenazan con provocar una nueva guerra que destruiría el mundo.

71 RománTica'S


Ésta es la primera entrega de una serie que promete bastante. Acompañados de un plantel de personajes reales y fantásticos, la pareja protagonista vivirá mil aventuras junto a sus amigos: Claire, Cassandra, Ariadne, Héctor, Matt y Jasón, entre otros. Cada cual con su personalidad aportan el toque de diversión que compensa las traiciones y los misterios familiares en los que se centra la trama. El enigmático Lucas nos encandilará desde el comienzo, y los intentos de Helena de resistirse a él resultan casi cómicos, puesto que una se hubiera dado por vencida desde primera hora. Pero claro, la historia de Helena de Troya tuvo un final catastrófico y eso es precisamente lo que la protagonista quiere impedir, por eso sus precauciones al acercarse a Lucas, quien no hace falta decirlo haría cualquier cosa por complacerla, pues está loco por ella. Josephine Angelini introduce de forma magistral la mitología en la época actual dándole una apariencia de normalidad. En esta novela no nos encontraremos con seres extraños por doquier, pero sí con personajes y lugares que resultan conocidos a los amantes de la mitología griega. Una simbiosis de vivencias cotidianas y un mundo fantástico que la autora ha moldeado incorporando su propia visión sobre la guerra de Troya, lo que convierte «Predestinados» en algo mucho más cercano y aparentemente real conforme vamos leyendo. Una novela amena y ligera que recomiendo a quienes busquen una alternativa a los vampiros, hombres lobo u otros seres mágicos cuyas historias ya se nos parecen las unas a las otras de tanto haberlas leído. Déjate llevar por el destino y sumérgete en una historia de amor y odio que te cautivará. «Helena, predilecta de la diosa del amor, bajó las escaleras para deslizarse en su cama vacía, mientras Lucas, hijo del Sol, se recostaba sobre los codos para observar al astro dios iluminar las tablas vacías del mirador de su amada» Crítica: Ana Mª Benítez

RománTica'S 72


Frannie Cavanaugh es un alma solitaria. Se ha mantenido alejada de todos, incluso de sus mejores amigas... hasta que Luc Cain llega al instituto. Es guapo y peligroso, y Frannie no puede evitar sentirse atraída por él. Pero lo que no sabe es que Luc tiene la misión de atrapar su alma. Y es que Frannie posee una habilidad tan extraordinaria que hasta el rey del Infierno se ha dado cuenta. Por desgracia para Luc, el Cielo tiene otros planes... Justo cuando Luc comienza a hacer progresos, el ángel Gabriel aparece. Gabe hará cualquier cosa para impedir que Luc obtenga lo que busca, y si no lo obtiene, todos lo pagarán... en el Infierno. Inspirándose en la historia bíblica de Caín y Abel, Lisa Desrochers ha creado Demonios personales, el comienzo de una serie que va más allá de la clásica guerra entre el bien y el mal, mostrando lo divertido que puede resultar ser perverso.

Desde tiempos inmemoriales entre el Cielo y el Infierno se libra una batalla que pasa inadvertida para el ojo humano. Aunque el Diablo no tiene ningunos escrúpulos en utilizar a cualquiera como peón de su tenebroso juego en su afán por arrebatarle el poder a Dios. Lucifer Caín es uno de sus ángeles captadores de almas, el mejor del departamento de Adquisiciones, y su nueva misión es marcar a una joven con unos poderes muy especiales que inclinarían la balanza hacia el Mal. Pero este nuevo encargo representará el mayor desafío que Luc ha tenido en su carrera, porque no sólo se jugará su puesto sino también algo de lo que creía carecer: su corazón. Ajena al destino que le espera, vive Mary Francis Cavanaugh, la oveja negra dentro de una familia católica, podría decirse, ya que Frannie, como así la llaman sus amigos, ha dejado de creer en Dios. Convertida en un alma solitaria, ha ocultado bien su clarividencia incluso a sus más íntimos amigos. Su existencia continúa vacía, mientras ella convive con los remordimientos de las consecuencias que su don acarrea y que la han llevado a replantearse la fe que le inculcaron sus padres. Con un pie en el lado oscuro, Frannie está casi lista para ser marcada. Sólo hace falta un Demonio tentador que le muestre el camino hacia el pecado... «Demonios personales» es la carta de presentación de la autora Lisa Desrochers en España. Y su debut con esta serie no me podría haber dejado un mejor sabor de boca. Esta novela pretende ser lo que es: una historia amena, entretenida y divertida. Un relato que enganche al público con la historia de un «ángel»

y un demonio que pondrán en jaque al Cielo y al Infierno. Aunque todavía falta mucho para llegar ahí... Para Luc ésta es una misión más, hasta que conoce a Frannie, una joven que lo cautiva, que lo atrae, como la luz a las polillas, y que despierta en él sentimientos desconocidos hasta ese momento. La aparición de Gabe no facilita las cosas, más bien al contrario, los celos se apoderan de él. Necesita impedir a toda costa que el ángel se le acerque lo suficiente para marcarla. Porque está seguro que Gabe no tendrá tantos escrúpulos como él en conducirla hacia su lado. Irónico, ¿verdad? Un demonio teniendo conciencia. Lamentablemente para Luc, esa conciencia despertada le lleva a cuestionarse su misión y considerar si no sería mejor entregarla al Bien. Pues está seguro que una vida en las tinieblas, no sería vida para Frannie. Mientras Luc libra una guerra interior, Frannie se debate entre las sensaciones que tanto el demonio como el ángel provocan en ella. Gabe es paz y amor, con él se siente segura, a su lado todo parece fácil; Luc es lujuria y pasión, seductora energía que le hace desearlo y experimentar con él todo lo prohibido. Pero Frannie no es libre para elegir, el dolor por la muerte de su hermano gemelo Matt coarta su voluntad espiritual. Detesta haberse convertido en objeto de las disputas de Luc y Gabe, pero es incapaz de ponerles fin. Ella, que no creía ser merecedora de la atención de nadie, de pronto se ha convertido en el blanco de todas las miradas. En sus manos se encuentra la llave que puede desatar el infierno, ¿tendrá el valor para asegurar

73 RománTica'S


la puerta que contiene el mal o será demasiado tarde para que su alma esté libre de pecado? Una de las cosas que más me han gustado de esta novela ha sido conocer el punto de vista tanto de Frannie como de Luc, los protagonistas principales de esta historia. En las novelas de juvenil paranormal estamos acostumbrados de ver la historia desde la perspectiva de la chica, que normalmente es la seducida por el ser oscuro (llámese vampiro, hombre lobo, etc.), pero ¿qué pasa con el protagonista masculino? Él es el maligno, el oscuro, el implacable. Particularmente me divierte mucho ver cómo los malvados caen derrotados ante emociones supuestamente banales. Pero ¿quién dijo que el amor fuera un sentimiento banal? Como demuestra esta historia, el amor es un sentimiento del que se ignora su verdadera fuerza. Como curiosidades, comentar que Luc identifica los sentimientos que los humanos despiden con flores, frutas, especias... siendo una de las más usadas el jengibre (la lujuria), ¿por qué será? Además en la novela se hacen muchos juegos de palabras referentes al Cielo y al Infierno, como el sobrenombre por el que se conoce al instituto, Hades, el número de la taquilla de Luc, 666, o una canción que escucha éste mientras conduce, «Saving Abel». Entre los personajes, nos encontraremos con viejos conocidos del mundo angélico-demoníaco como Lucifer, Belias, Beherit…, aunque la visita que más me gustó fue la del Arcángel Michael, tan duro como un guerrero sin dejar de ser un ángel. Perteneciente a la esfera terrenal cabe destacar al abuelo de Frannie, un anciano vivaracho y entrañable. «Demonios personales» es una historia adictiva que los seguidores de la romántica juvenil no deben perderse. Un chico muy bueno, un chico muy malo y una protagonista aparentemente angelical. El Cielo y el Infierno deberían haberlo pensado antes de disputarse el alma de Frannie. En esta serie la batalla entre el Bien y el Mal no acaba sino de comenzar… Crítica: Ana Mª Benítez

RománTica'S 74


Angela Clark no da crédito a su suerte: vive en Nueva York, le encanta sutrabajo y tiene un novio de lo más sexy. Un día, su jefa le pide que viaje a Los Ángeles para entrevistar a James Jacobs, un actor de moda de origen británico. Sin saber muy bien dónde se mete, se ve inmersa en una situación comprometida que la convierte en una presa fácil para los paparazi. Angela no tarda en descubrir que la vida de una estrella de Hollywood no es todo glamur, sol y belleza, y deberá luchar para que tanto su jefa como su novio no crean todo lo que leen en la prensa rosa. ¿Conseguirá el deslumbrante Hollywood conquistar finalmente su corazón?

¿Qué podría pasarle a una periodista en ciernes peor que vomitar y desmayarse delante de su primera gran entrevista?

machacaros la historia. Mejor, lo descubrís entre las páginas de esta loca aventura en Hollywood de Angela.

Que el entrevistado, un reputado actor de Hollywood te recoja del suelo, te desnude y te meta en una cama… ¡Y que no lo recuerdes!

He vuelto a sonreír con el nombre de la amiga: Jenny López así como también la referencia a Baby cuando están bailando ese baile estilo al de Heigl y Butler en la película La cruda realidad. Ya sabéis Baby, el personaje que intrerpreta Jennifer Grey en Dirty Dancing.

Esta fue la carta de presentación de Angela Clark a James Jacobs, el soltero más codiciado del celuloide, el hombre por el que todas las féminas del mundo suspiran y el más deseado por la prensa rosa. La novela es una continuación de la anterior, Yo love NY. Ambas novelas son muy entretenidas. Que se hayan publicado en estas fechas es un acierto por parte de sus editores porque creo que son las idóneas para que te acompañen en tus ratos de ocio en la piscina o, para las más privilegiadas, un día en la playa. Son frescas como el agua de ambos lugares y cálidas como el sol que tanto nos gusta tomar pero a la vez, la relación de su protagonista con el guapo actor tan peligrosa como el sol tomado en exceso. Pueden quemar y mandar al traste otra que ha costado tiempo y lágrimas consolidar. Angela Clark es la típica chica de hoy, una chica como nosotras que no estamos exentas de meternos en líos y más líos. No obstante, a la pobre parece que le llueven las desgracias en esta segunda aventura. Está metida en un gran problema y la solución está en manos de un estirado actor que no está dispuesto a desvelar su más oscuro secreto. Estoy segura de que estaréis pensando en qué podrá ser pero no voy a revelarlo, eso sería

Lo cierto es que este libro que podría en un primer momento parecer banal encierra entre sus páginas todas las inseguridades, pensamientos, reflexiones y dudas queden plantearse en la vida de cualquiera de nosotras. Me ha encantado el personaje de Alex, el novio rockero de Angela. Ya enamoró en el primer libro y de nuevo ha vuelto a conquistar mi corazón. Pero a James Jacobs le hubiese dado un buen rapapolvo en algún que otro momento. Se veía a la legua lo que intentaba hacer y sin embargo, cuando al fin sucede, te sorprendes de igual manera. Y eso es obra de su autora. Me quedo con la declaración de Alex (pág. 333):

—Vale. Te quiero porque tienes toda esa pilade libros hasta la rodilla junto a la bañera con las esquinas dobladas porque te pasas horas bañándote cuando tendrías que estar trabajando. Te quiero porque pones mis calcetines sobre el radiador si te levantas aqantes que yo, y siempre lo haces. Te quiero porque haces que quiera hacer cosas que jamás habría hecho hace seis meses. Te quiero porque haces que quiera venir a Los Ángeles a decirte que te quiero. Crítica: Loli Díaz

75 RománTica'S


HISTÓRICA

ERÓTICA

ACTUALES

RománTica'S 76

TIME-TRAVEL


77 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 78


79 RomรกnTica'S


Vob!cboeb!tpopsb!qbsb!uv!opwfmb!

Te quedas ahí sentada con los ojos abiertos de par en par con aire inocente, pensando que el amor lo puede todo. Yo ni siquiera creo en el amor. ¿Lo sabes, verdad? Deberías salir corriendo, maldita sea. ¿Realmente crees que vas a ser capaz de vivir conmigo? Una de las últimas novelas que he leído y más me ha impactado ha sido «Embrujo», de Christine Feehan. Esta novela refleja la lucha de dos voluntades que se resisten a caer en las brutales garras del amor. Aún sabiendo que están destinados a estar juntos. Llena de sensualidad, en esta novela somos testigos de los sentimientos de ambos protagonistas, lo que nos involucra al cien por cien en la historia de amor. Asistimos a su apasionada lucha, él por no enamorarse, ella por enseñarle a amar. Naturalmente tal batalla está perdida, pues cuando se ha iniciado el camino, a mitad del recorrido es inútil decir «No me ames».

Él: No me ames, porque pienses que parezco diferente. Ella: Tú no piensas que es lo justo ver pasar el tiempo juntos. Él: No me ames, que comprendo la mentira que sería. Ella: Si tu amor no merezco, no me ames, mas quédate otro día. Este sencillo versionado por el artista Marc Anthony a dúo con la actriz Jennifer López, refleja a la perfección los sentimientos plasmados en esta novela, unos sentimientos contradictorios, pues aún en la amargura, el corazón palpita por un poco de cariño. «Embrujo» es una historia estremecedora, que te conmueve y te hace vibrar, igual que esta canción, cuya letra trasmite puro anhelo. Esta bellísima balada es el acompañamiento ideal para esta novela, que os recomiendo leáis poniendo especial atención a las palabras y lo que de ellas se desprende. Entonces comprenderéis por qué a su protagonista le duele tanto decir «No me ames».

Él: No me dejes, no me dejes, no me escuches, si te digo no me ames. Ella: No me dejes, no desarmes mi corazón con ese no me ames. Él: No me ames, te lo ruego, mi amargura déjame. Ella: Sabes bien, que no puedo, que es inútil, que siempre te amare. Texto: Ana Mª Benítez

Embrujo Christine Feehan El millonario Jake Bannaconni se ha convertido en un duro hombre de negocios sin escrúpulos, implacable y despiadado. Está acostumbrado a controlarlo todo a su alrededor con mano de hierro y a conseguir todo lo que se propone. Su legado como hombre leopardo lo convierte en alguien doblemente peligroso, tanto en el trabajo como en el amor. Emma Reynolds es una joven bella, enigmática y sensible, cuyo punto fuerte es saber amar. Cuando sus mundos entran en contacto, Jake decide lanzar una opa hostil contra el corazón de Emma, pero sus planes no saldrán como esperaba… ¿Logrará Jake vencer en esta ocasión?

RománTica'S 80


TÍTULO ORIGINAL 27 Dresses AÑO 2008 DURACIÓN 107 min. PAÍS EE. UU. DIRECTOR Anne Fletcher GUIÓN Aline Brosh McKenna MÚSICA Randy Edelman FOTOGRAFÍA Peter James

REPARTO Katherine Heigl, James Marsden, Malin Akerman, Edward Burns, Melora Hardin, Judy Greer PRODUCTORA Fox 2000 Pictures / Spyglass Enterteiment

GÉNERO Comedia romántica

Para los amantes de las bodas y los finales felices en el cine

27 Vestidos No vamos a negarlo. Esta es la típica comedia romántica made in Hollywood donde la palabra sorpresa brilla por su ausencia.

almacena los estrafalarios vestidos de todos los compromisos a los que ha asistido. Y han sido muchos y variopintos.

Se trata de una historia estructurada con todos los alicientes y personajes habituales de las comedias creadas en la gran factoría americana, pero no por eso menos entretenidas.

Pero la historia no se queda ahí.

En cualquier caso se puede disfrutar con ella durante hora y media si no perteneces al grupo del espectador exigente.

Jane está enamorada de su jefe y él ni siquiera se da cuenta de ello. Todo cambia cuando entra en escena la hermana de la protagonista y un cronista de sociedad especializado en bodas, muy admirado por las amantes de estos eventos.

Y aquí comienza el enredo… El argumento no deja mucho espacio a la imaginación y gira en torno a Jane, encarnada por la televisiva Katherine Heigl. Ella es la eterna dama de honor en las bodas de sus amigas y conocidas. Una mujer a la que le chiflan los enlaces nupciales y toda su parafernalia. Jane se encarga de organizar estas ceremonias al mínimo detalle para que sean perfectas. Tanto le gusta que

Con un armario preparado para reventar, la eterna dama de honor sigue diciendo sí para organizar otro gran día, aunque en esta ocasión no le haga ni pizca de gracia hacerlo. No hay que obviar que Heigl está estupenda. Además de deslumbrante tiene cierta vena cómica que arranca risas a lo largo de la película.

81 RománTica'S


El reparto lo completan el inexpresivo Edward Burns, un actor que aunque no produce ni frío ni calor cae en gracia. El guapo, listo y fotogénico James Marsden, y la hermanísima superficial interpretada por Malin Akerman. Merece una mención la actriz Judy Greer en el papel de amiga, un personaje clave en este tipo de cintas cuyo cometido es orientar y bajar de las nubes a la poco atrevida protagonista y representar algunas escenas divertidas. Lo mejor del filme llega con la canción de Elton John titulada Bennie and The Jets, un bailecito cantando que protagonizan la pareja durante una noche de borrachera. El momentazo en versión original es mejor. No es que sea una de las películas que pasarán a la posteridad como una de las mejores del cine pero desde luego, si algo hay que decir es que es divertida, amena y con la que puedes pasar un buen rato tanto en familia como a solas. 27 Vestidos, ni uno más ni uno menos son los que tuvo que vestir su protagonista antes de poder dar el «sí quiero» definitivo. Artículo: Mónica Liceras

RománTica'S 82


VARTAN Y DORIAN DOS SERES DE ESTE MUNDO «Cualquier monstruo puede llegar a ser más humano que nosotros mismos y un ser humano puede convertirse en el monstruo más cruel» Con esta demoledora sentencia nos presenta Olivia Monterrey a los inquietantes personajes de su primera novela de romántica adulta: INVIERNO.

guna parte y en todas al mismo tiempo. Un mundo de tintes medievales y detalles propios de la Edad Moderna, al que, sin duda, nos gustaría pertenecer.

Con esta cita en la contraportada de su novela, la autora ya nos deja intuir que la intriga sobre la verdadera naturaleza de los atrayentes y misteriosos personajes masculinos (y de otros tantos) nos perseguirá durante la emocionante lectura de su historia.

O quizás no…

Oliva Monterrey nos sitúa en un mundo atemporal, algo sobrenatural, situado en nin-

En este mundo de jerarquías sociales, dueños y esclavos, vestidos y doncellas, prostíbulos sórdidos y hermosos castillos, encontramos a Kira, la protagonista. Kira es una desgraciada joven que fue comprada por un matrimonio a muy tierna edad. Protegida y querida por

el «padre», queda a merced de la despiadada «madre» en cuanto éste muere. Elisabeth, bellísima y ambiciosa, ha ido convirtiendo progresivamente la casa de la familia en un prostíbulo en toda regla durante la convalecencia de su marido, y en cuanto este muere, anuncia a Kira el destino que tiene reservado para ella: va a vender su virginidad a un rico Barón. Esa misma noche, Kira se convertirá en prostituta. Pero, contra todo pronóstico, alguien muy inesperado la ayudará…

Elisabeth, la odiosa «madre» de Kira, no solo ha convertido la casa de su esposo en un sucio negocio sino que, antes de que él muriera, comienza a mantener relaciones en público con Vartan, un misterioso hombre que habita en el mismísimo castillo del señor de esas tierras. Ambos fornican en la casa, sin ninguna vergüenza ni discreción, para angustia y humillación de Kira y de su padre.

Kira y Vartan. Ilustración de la autora

¿Quién iba a decirle a Kira que sería precisamente él, ese hombre al que odia y que la mira con desprecio, el que entraría en su habitación para arrancarla de los brazos de ese Barón al que su madre la ha vendido y llevarla al castillo del terrateniente para ponerla a salvo? ¿Quién iba a decirle que existía algo capaz de tocar el corazón y despertar la compasión de ese hombre? Nunca le había supuesto esa cualidad…

83 RománTica'S


Pero, ¿quién es él? En primer lugar, conoceremos el lado más odioso del irresistiblemente frío VARTAN KRITIKIAN. Un hombre apuesto, pero sin corazón. Ya al principio de la novela se nos describe como un hermoso vampiro de lacios y blancos cabellos, así que no penséis que os desvelo nada. Esta no es la sorpresa que guarda el peligroso VARTAN. Kira, además de conocer su compasión, conocerá su lado más peligroso… y también su extraordinario don.

Kira despierta insólitos encogimientos en el corazón del frío vampiro. Nunca nadie le había producido nada igual. Vartan nunca había conocido a nadie tan extraño como Kira, y por esto, cree odiarla y repudiarla en un principio, pero, cuanto más tiempo pasa con ella, más tiempo desea estar a su lado. Necesita estar cerca de ella tanto como necesita la sangre para alimentarse, de forma obsesiva e insaciable. Pero no debemos olvidarnos de que Vartan no deja de ser, al fin y al cabo, un vampiro de cruel naturaleza; naturaleza que a veces no puede controlar… Las consecuencias de su oscuro pasado pondrán en peligro a la joven Kira, cuyo cuello quedará sensual y peligrosamente cerca de los colmillos de Vartan, cuyo pecho quedará ahogado por el peso del cuerpo intimidante y latente del vampiro.

Pero no solo el personaje de Vartan servirá a nuestros deleites en INVIERNO. El terrateniente de las tierras de nuestra historia, DORIAN ALTAÍR, también despertará sentimientos y fuertes deseos en cualquier lectora. Dorian, terrateniente y señor del castillo, al contrario que Vartan, es un hombre gentil, bueno y justo, pero también estricto y autoritario. Su mundo de tranquilidad y orden se verá revolucionado por la llegada de Kira a la fortaleza y por una maldición que le acecha desde el día en que nació.

Dorian y Mireille

RománTica'S 84

Dorian vive rodeado de sus libros, sus instrumentos de ciencia, sus mapas mundi… De su piano, que toca tan sólo con sus pantalones de terciopelo como única vestimenta, mientras su melena oscura y ensortijada cae sobre una musculosa y bien formada espalda en la que se dejan ver dos marcas, dos surcos… dos misteriosas cicatrices que guardan un secreto. Dorian es un hombre afectuoso que sabe ver la bondad verdadera en los corazones de la gente. Y más que bondad encuentra en el corazón de una de las criadas de su castillo: Mireille. A partir de lo cual se iniciará una preciosa e inconveniente relación entre estos dos personajes, muy espaciales ambos.


En este castillo, no solo Mireille desea a su señor… Encontraremos también pasiones inconcebibles, prohibidas, totalmente inesperadas y que no estamos muy acostumbrados a ver en las novelas de romance más típicas. ―Carolina Iñesta Quesada Autora de El guardián de los secretos DESCÚBRELAS TODAS Y CONOCE A ESTOS INQUIETANTES PERSONAJES EN

INVIERNO

85 RománTica'S


RomรกnTica'S 86


XÇ eÉÅöÇg|vtËf xáàtÅÉá áxzâÜtá Öâx Ät Çâxät ÇÉäxÄt wx ÄÉá ⁄[tà{tãtçÓ ät t wxÄx|àtÜ xÄ ÑtÄtwtÜ wx Ät ÄxvàÉÜt Åöá xå|zxÇàx

`tÜç UtÄÉz{ xá âÇt wx Ätá tâàÉÜtá Åx}ÉÜxá ätÄÉÜtwtá wxÇàÜÉ wxÄ z°ÇxÜÉ ÜÉÅöÇà|vÉ@{|áà™Ü|vÉA fâá áxzâ|wÉÜtá xáàtÜöÇ xÇvtÇàtwtá vÉÇ xáàt Çâxät xÇàÜxzt wx‹ ⁄_t ytÅ|Ä|t [âåàtuÄxÓ

87 RománTica'S


RomรกnTica'S 88


«Una primera novela que cuando la terminas estás esperando que caiga en tus manos la siguiente. Robin Kaye es sin lugar a dudas todo un hallazgo de Terciopelo»

WÉá tâàÉÜtá wx á|xÅÑÜxA WÉá à•àâÄÉá wx {ÉçA WÉá {|áàÉÜ|tá ÑtÜt ÇÉ ÉÄä|wtÜA

89 RománTica'S


RomรกnTica'S 90


91 RomรกnTica'S


RomรกnTica'S 92


93 RomรกnTica'S


Senderos (Mar Carrión)

Da igual lo que escriba, sus libros siempre atrapan al lector desde el mismo instante en que comienzas a leer. Mar Carrión es una de las autoras españolas mejor valoradas por prensa y público. Con Senderos ha vuelto a deslumbrarnos. El acompañante (Evangeline Collins)

Un libro que dice mucho más de lo que en un primer momento pudiese parecer. La encantadora novela de Collins nos hace pasar por todos los estados de ánimos posibles. Sin duda alguna un indispensable en nuestras estanterías.

El beso del arcángel (Nalini Singh)

Las historias de Singh son impactantes. Después de haber leído tantos libros de paranormal donde muchos parecen copias, es de agradecer a una autora que incluya elementos novedosos y cree un mundo tan especial.

Un beso perverso (Kaitlin O’Riley)

O’Riley debuta en España y lo hace por la puerta grande como los buenos toreros. Una historia simple en principio pero de una calidad estupenda. Un beso perverso es una novela simpática, entrañable y de las que hacen que sus personajes sean tus compañeros mientras dura su lectura .

Embrujo (Christine Feehan)

Christine Feehan ha conseguido crear la atmosfera adecuada en cada escena. La autora hace gala de una prosa magistral plasmando los pensamientos y diálogos de los protagonistas en las páginas, con frases memorables que son casi sentencias. Las conversaciones entre ellos destilan pasión, tensión, crueldad, ternura, una amalgama de sentimientos que te deja el corazón vapuleado. Hace tiempo que no leía nada de esta autora que me dejara tan tocada emocionalmente.

RománTica'S 94


Con esta frase, Suzanne Forster, resume en su página web los avatares que le han llevado hasta la escritura. Desde niña soñó con ser psiquiatra, profesión esta que a sus padres no les hizo mucha gracia. De hecho su madre solía decirle que lo mejor para ella sería casarse y tener hijos «como una persona normal». Suzanne nació en el seno de una familia trabajadora de clase media, en la que llegar a fin de mes era más un reto que una realidad. Recuerda su adolescencia como una sucesión de días de apuros económicos y luchas por conseguir su sueño, hasta que se hizo patente que estudiar en la universidad estaba totalmente fuera de sus posibilidades, por tanto hizo lo único que podía hacer: complacer a sus padres. Se casó dispuesta a vivir en persona el tan preciado final de los cuentos de hadas: Felices Para Siempre. Un «Felices Para Siempre» que duró exactamente cuatro años.

Tras su divorcio se trasladó a vivir a California, y allí, cuando menos lo esperaba, puedo realizar su sueño. Se encontró en una nueva ciudad, con una nueva vida y… con muchos Colegios Universitarios (Junior College) en los que poder estudiar la carrera que siempre había deseado. Se graduó con honores en psicología (un objetivo mucho más realista que la psiquiatría, para una madre soltera con un niño muy enérgico a su cargo) y comenzó su doctorado. Su vida por fin estaba encauzada, su sueño casi realizado y todo iba sobre ruedas, hasta que el destino, burlón e impredecible, decidió interponerse, una vez más, en su camino. Suzanne se dirigía hacia la que iba a ser su primera sesión de terapia de grupo, cuando un camión enorme se cruzó en su camino (literalmente). Sufrió un grave accidente, cuya recuperación, difícil y dolorosa, la alejó (otra vez) de ver cumplido su sueño.

Comenzó a escribir su primera novela durante la larga convalecencia que siguió al accidente, y antes de estar recuperada del todo y poder regresar a la universidad para acabar su carrera, esa novela ya había sido comprada por una editorial. Desde entonces se dedica a tiempo completo a la escritura. Suzanne Forster escribe apasionantes historias; novelas de suspense intensas, creativas, ágiles y en ocasiones muy duras, que a mí personalmente, me vuelven loca. No entiendo como en España solo hay publicadas 10 novelas (todas descatalogadas) de las más de cuarenta que ha escrito. Suzanne es una autora a tener muy en cuenta, con una pluma maravillosa y una narración que a nadie puede dejar indiferente. Por favor, señores editores, publiquen YA todos sus libros.

Sección de autoras: ¿Autora en el olvido?

«La vida es lo que te sucede mientras estás haciendo otros planes»

¿Se nota mi desesperación? Artículo: Noelia Amarillo

95 RománTica'S


Títulos publicados en España (todos descatalogados) Más que rivales (Harlequin Tentación, 1987) El hombre del puente de Hiedra (Harlequin Tentación, 1988) Un poco de diversión (Harlequin Tentación, 1989) Sin escrúpulos (Cisne, 1994) Cita a medianoche (Cisne, 1997) Érase una vez (Harlequin Internacional, 1998) Las cadenas del deseo (Harlequin Fuego, 2004) El mejor modelo (Harlequin Fuego, 2004) Un lugar para el placer (Harlequin Fuego, 2007) El club de las chicas (Harlequin Mira, 2007)

RománTica'S 96

Todos sus títulos The Private Concierge (2008) The Arrangement (2007) Decadent (2006) Tease (2006) Undressed (2005) The Lonely Girls Club (2005) Velvet, Leather & Lace (2005) Man of My Dreams (2004) Unfinished Business (2004) Beyond Suspicion (2004) Brief Encounters (2003) While She Was Sleeping (2003) All Through The Night (2001) Angel Face (2001) The Morning After (2000) Sinful (2000) Every Breath She Takes (1999) Hot Chocolate (1999) Undercover Angel (1998) Husband, Lover, Stranger (1998) How To Marry A Millionaire (1997) Innocence (1997) Blush (1996) Come Midnight (1995) Shameless (1994) Wild Child (1994) Moonlight, Madness & Magic (1993) Surrender, Baby (1993) Night Of The Panther (1992) Child Bride (1992) Private Dancer (1991) Lord Of Lightning (1991) The Devil & Ms. Moody (1990) Wild Child (19909) Wild Honey (1989) The Passions Of Kate Madigan (1989) Island Heat (1988) Mr. Lonelyhearts (1987) The Man At Ivy Bridge (1987) Hot Properties (1986) Undercover Angel (1985)


El libro: El perro del hortelano de Lope de Vega En 1618, según algunas fuentes, vio la luz esta comedia teatral obra de Félix Lope de Vega y Carpio. Normalmente este artículo ha estado siempre protagonizado por obras más allá de nuestras fronteras, pero permitidnos que nos tomemos la licencia en este segundo aniversario de centrarnos en dos obras (tanto en el libro como en la película) de dentro de nuestras propias fronteras. Comencemos pues con la novela. Volvamos a nuestra época de estudiantes en el colegio cuando nos hacían leer a los grandes de la Literatura Española como Cervantes, Calderón, Tirso de Molina y… Lope, que es de quien hoy nos vamos a ocupar. Desde estas humildes páginas vamos a recordar una de las obras más simpáticas y deliciosas de este grande entre los grandes. Con Lope de Vega iniciamos una nueva etapa de nuestra revista donde también tocaremos novelas u obras de teatro que han nacido entre los mares desde el Cantábrico al Mediterráneo. Mucho hemos tardado en dedicar este artículo a un escrito que se ha fraguado en nuestra propia tierra y por ello, os pedimos disculpas. Hagamos pues, memoria.

Diana: Teodoro, Tú te partes, yo te adoro Teodoro: Por tus crueldades me voy Diana: Soy quien sabes, ¿qué he de hacer? Estos son los dos personajes principales de esta entretenida obra que no por ello está exenta de

sobresaltos, de equívocos y… de celos. Y no celos infundados, celos de los de verdad, celos de los que duelen. Para comenzar diré que la acción transcurre en la bella Italia y que nuestra querida Diana es una condesa que no se puede dignar a caer en la bajeza de enamorarse y mucho menos casarse con un hombre inferior a su categoría. Y aquí entra el personaje de él, de Teodoro, un hombre que ejerce las labores de secretario de Diana y que anda en amores con una bella criada de la casa de Diana de nombre Marcela. Pero es que nuestra escurridiza Diana no está tampoco por la labor de caer en los brazos de ningún hombre, hasta que un día oye a sus criadas hablar de sus amores y desamores y de lo buen mozo que, desde luego es Teodoro.

Si Pasife quiso un toro Semíramis un caballo Y otras los monstruos que callo Por no infamar su decoro ¿qué ofensas te puede hacer Querer hombre, sea quien fuere?

Esta es la reflexión que es el punto de inflexión de la novela. Efectivamente, cómo sino dar rienda a estos duelos y quebrantos. Pero recordemos el nombre de la obra: El perro del hortelano. ¿Y qué dice el refrán? Que ni come ni deja al amo… Y eso, amigas mías es lo que le ocurre a Diana. Que en su fuero interno ama en secreto a Teodoro; pero claro, Teodoro no es un noble y

97 RománTica'S


ella no puede amarle, ¿cómo entonces hacerle saber que no puede seguir rondando a su criada Marcela?

Tan poco Que te siento y le entiendo, Pues no entiendo tus palabras, Y tus bofetones siento;

Pero es que la trama que es capaz de armar el bueno de Tristán hoy día sería poco menos que imposible de llevar a cabo pero desde luego en ese momento fueron efectivas pues terminaron con Teodoro desposando a la damisela.

Y vaya hostia que le arrea Diana a Teodoro muerta de celos cuando éste habla de Marcela, cuando le recrimina precisamente eso, que ella es como el perro del hortelano

Si queréis pasar un rato ameno, no os perdáis esta narración que de manos de don Lope la historia nos dejó

Si cuando ve que me enfrío Se brasa de vivo fuego, Y cuando ve que me abraso Se hiela de puro hielo […] Pues coma o deje comer Porque yo no me sustento De esperanzas tan cansadas; Que si no, desde aquí vuelvo A querer donde me quieren Y si pensáis que la trama se centra solo en estos celos que de infundados no tienen nada, andaríamos un tanto despistadas pues en mitad de toda esta trama, aparecen dos nobles Federico y Ricardo que andan tras la mano de la dama y cuando se dan cuenta que Teodoro es un rival a batir no dudan en aunar esfuerzos y recursos y contratar a un matarife. La providencia quiere que dicho matarife no sea sino el buen amigo de Teodoro, Tristán. Un hombre que nos repara en argucias para que al final su amigo consiga a la señora. Artículo: Loli Díaz

RománTica'S 98


La Película: Película: Camino del Rocío TITULO ORIGINAL Grease AÑO 1966 DURACIÓN 91 min. PAÍS España DIRECTOR Rafael Gil GUIÓN Rafael Gil, Luis de Diego, José López Rubio (Novela: Alejandro Pérez Lugín) MÚSICA Augusto Algueró FOTOGRAFÍA José F. Aguayo REPARTO Carmen Sevilla, Francisco Rabal, Arturo Fernández, Guillermo Marín, Julia Caba Alba, María Luisa Ponte, Conchita Goyanes, Alicia Hermida, Sancho Gracia, Antonia Imperio, José Orjas, Robert Royal PRODUCTORA Cesáreo González GÉNERO Drama Romántico

Con la pluma de una gallina Y la tinta de un calamar Esta pegadiza cancioncilla da inicio a esta película que cientos de veces han echado en TVE en el espacio dedicado al cine español de su programa Cine de Barrio. Nunca antes anteriormente, al igual que ha sucedido con el libro de este mismo artículo se le han dedicado ni siquiera unas líneas al cine nuestro, al cine con firma española. Disculpad si hasta hoy, en nuestro segundo aniversario no se ha llevado a cabo. Entre las películas que copan nuestros recuerdos, seguro que ésta no os es desconocida pues es probablemente una de las más conmovedoras que, al menos yo, he tenido el placer de ver. Camino del Rocío reúne entre sus actores masculinos a dos de los más carismáticos: Paco Rabal y Arturo Fernández. Si el primero ha sido considerado siempre como uno de los mejores reconocidos, el segundo ha sido y es admirado entre las féminas por su porte y elegancia y por

ese estilo un tanto chulesco del que hace gala en ciertas ocasiones. Y entre estos dos grandes, la actriz que de su tiempo podía presumir de tener las piernas más bonitas de la gran pantalla. No lo digo yo, lo dicen mucha gente y muchos hombres además. Porque digo yo, ellos mejor que una se fijan en esas cosas pues la verdad sea dicha yo no voy fijándome en las piernas de las mujeres. En fin continúo que veo que empiezo, como de costumbre, a divagar. La película en sí no es que sea una obra maestra pero lo que sí capta la atención del espectador, sobre todo de las mujeres, es el papel que interpreta Paco Rabal en ella. Para mí don Francisco encarna en su personaje todos y cada uno de los valores que deberían tener los hombres: lealtad, fidelidad, cariño, apoyo incondicional y fe ciega.

99 RománTica'S


Por otro lado tenemos al personaje al que da vida don Arturo Fernández. Es todo lo contrario: un bueno para nada con dinero de mamá cuya única ocupación en la vida son los excesos. Excesos de mujeres, de buena priva y de velocidad. Tres factores que dan como resultado un grave accidente en el que está a punto de perder la vida María Jesús, la hermana de Esperanza (Carmen Sevilla) que interpreta la cariñosa Pochola de Canción de Juventud, Conchita Goyanes. Y, entre estos dos hombres, la mujer que los trae a los dos de cabeza. Al primero por amor y al segundo por el dinero. Una jovencita simpática, con grandes ganas de abrazar la vida y a la que el destino le tiene reservado crueles reveses: la muerte de un padre, un grave accidente y la traición de un hombre. Un triángulo amoroso es el plato principal de la historia todo ello aderezado por otro romance menos escabroso y más dulce como es el que se fragua casi a primera vista entre María Jesús y un aviador de la base americana en Rota. Estos dos sí que forman una pareja peculiar. Él tan alto, tan serio… y ella tan bajita, tan alegre. Los diálogos son variopintos. Los hay mordaces, ya lo creo pero también los hay donde las inflexiones de las voces dicen más de lo que en realidad están diciendo y eso, señoras, solo puede ser gracias a dos de los más grandes actores que ha parido nuestra tierra. Os invito a volver a disfrutar de canciones pegadizas que aún ahora, después de tantos años se siguen escuchando en la radio; de un amor silencioso como es el de Jose Antonio, que menudo mamporro le pega a Alberto para defender a Esperanza; de un camino de albero maravilloso y de una fe ciega en una Virgen que ha concedido una gracia y por la que se está dispuesto a ir en silencio todo el Camino: la del Rocío. Artículo: Loli Díaz

RománTica'S 100


La espada En casi todas las novelas históricas existen innumerables referencias acerca de este instrumento tan usado en siglos anteriores. Y digo en siglos anteriores porque hoy día es imposible ver a alguien portando semejante cosa por las calles de ciudades tan civilizadas como las nuestras. A no ser que veamos alguna competición de esgrima, vayamos al cine o a un museo, las espadas están totalmente en desuso, obsoletas, vamos. Pero hablemos de la espada y de dónde las podemos encontrar dentro de la novela romántica. Pues, queridas lectoras, en casi todos los libros de ambientación medieval e, incluso en muchos otros cuya trama transcurre incluso en el siglo XIX. Así, a bote pronto, recuerdo una escena muy divertida donde nuestra intrépida protagonista hace sudar al galán de la novela al hacer alusión vedada a cierta parte de la anatomía masculina, una parte de lo más delicada, mientras acariciaba de forma insinuante la hoja de una espada. Si no la recordáis, os la recordaré yo. Me refiero al primer libro de la serie «Escuela de Señoritas» de Sabrina Jeffries, Seducir a un bribón. Otra escena muy divertida que me viene a la cabeza es la que lleva acabo Sarah McLean en su libro Nueve reglas que romper para conquistar a un granuja, primero de la serie «Amor en cifras» y que ha sido lanzado a la venta por Versátil no hace muchos meses. Pero, ¿sabríamos diferenciar una espada de un estoque?, ¿un sable de un florete?, ¿qué es un mandoble exactamente? Espero que a través de este breve artículo podamos terminar, de forma sencilla y con imágenes, diferenciar unas de otras.

Espada:

La espada es un arma blanca de

uno o dos filos que consiste básicamente en una hoja recta cortante, punzante —o con ambas características—, con empuñadura, y de cierta envergadura cuya medida de hoja es a partir de medio metro. En España una de las más famosas es Tizona, la espada de «El Cid».

Florete: El florete es una espada larga, flexible, de acero inoxidable, 500 g de peso y 110 cm de longitud y una hoja de sección rectangular.

Estoque: Es una espada angosta y de cuatro esquinas, y que juega siempre de punta. Es decir, una espada de punzar que se estrecha desde la empuñadura, más larga que la normal y de hoja con forma romboidal. Los más conocidos y vistos son los que portan los toreros durante las corridas de toros. Los vemos en libros ambientados en el siglo XIX camuflarlos dentro de bastones.

Sable:

El sable es una espada curva y

(generalmente) de un solo filo, pensada para cortar, habitualmente usada en caballería e infantería (oficiales) en el siglo XIX e incluso XX. Este carácter curvo de la hoja diferencia tradicionalmente al sable de la espada. Esta arma blanca es de tajo y surgió por la necesidad de velocidad en combate. Con el sable se logra cortar al sin dejarlo clavado en el cuerpo del enemigo. Las podemos encontrar en nuestros libros empuñadas por piratas.

Mandoble:

Espadas larga usada con

ambas manos, su antecedente está en la Claymore escocesa utilizada para machacar infantes y derribar jinetes.

101 RománTica'S


Como se puede apreciar, nos hemos dejado mucho en el tintero pues existen muchas más variedades de esta singular arma. La espada como tal ha ido evolucionando a lo largo de los siglos, haciéndose más ligera, más fina y más precisa. No obstante, al menos eso espero, habrá más artículos donde iremos viendo el resto de variedades de esta arma blanca.

RománTica'S 102

No se nos puede olvidar que existen las katanas, los alfanjes, las cimitarras y algunas más de menor tamaño como las dagas, los puñales, etc. Espero que este artículo os haya resultado útil y ameno. Artículo: Loli Díaz


RománTica’S por la

SOLIDARIDAD Violencia de Género El amor es lo mejor del mundo y, como bien decían los Beatles «All you need is love». Teniendo amor, somos felices; cuando nos falta, lo buscamos como si estuviéramos perdidos en un inmenso desierto sin fin... ¿Cuántas veces, al tener un mal día, este mejora cuando alguien a quien queremos de corazón nos abraza o nos da un poco de cariño? Dar y recibir amor es una gran sensación que consigue ayudarnos en los malos momentos y perfeccionar los buenos. Puede ser apasionado, tierno o más soso… puede incluso ser más hogareño o aventurero, pero siempre nos parece que echamos a volar por encima de todo el mundo, de las nubes y el cielo. El amor, cuando es de verdad, nos hace volar de felicidad.

Es por eso por lo que, a veces, cuando vemos cómo algunos lo distorsionan y lo deforman, lo maltratan y lo usan para someter, nos horrorizamos sin importarnos quien es el que da mal y quien lo recibe. No nos gusta que un sentimiento tan maravilloso sea pervertido por hombres o mujeres, no importa la religión, tu piel, la nacionalidad o si es alguien de tu mismo sexo o del opuesto: aquel que agrede a su pareja en cualquier forma no sabe lo que es amar y, tristemente, su víctima olvida lo que es ser querido sin ninguna maldad. Por eso desde la revista RománTica’S queremos invitaros a vosotras, nuestras lectoras y escritoras a uniros a nosotras y mostrar nuestra repulsa a cualquier tipo de maltrato y apoyar a las víctimas,

sean como sean estas. Porque es nuestra forma de aportar nuestro granito de arena, por muy pequeño que sea. Envíanos tu relato sobre el maltrato, no nos importa si tu pluma no ha salido del escritorio o llevas publicando desde que agarraste por primera vez un teclado, queremos que os unáis a nosotras y mostréis vuestra repulsa a cualquier tipo de agresión. Queremos sacar una recopilación con los mejores relatos, que saldrá para noviembrediciembre, conmemorando el día de la mujer maltratada. Queremos que nos enseñéis vuestros sentimientos en menos de 3000 palabras y os animéis a participar. Muchas gracias de corazón y esperamos que os apuntéis.

Si deseas que publiquemos tu relato, envíanoslo a nuestra dirección de correo: romanticasmagazzine@gmail.com De entre los relatos recibidos se seleccionarán los que serán publicados en el especial de nuestra revista. No se os olvide consignar en el asunto del mail la palabra RELATO SOLIDARIO. Todos los relatos deberán llevar el nombre de el/la autor/a y acompañar el escrito con una pequeña nota en la que se haga constar que el texto es de tu propiedad.

103 RománTica'S


RomรกnTica'S 104


UN AMOR POR ENCIMA DE CONVENCIONALISMOS Hernán Cortés Monroy Pizarro Altamirano, nacido en Medellín, Badajoz en 1945, fue un conquistador español del imperio azteca. Fue I marqués del Valle de Oaxaca, y también Gobernador y Capitán General de la Nueva España. Fue hijo único de un hidalgo extremeño, llamado Martín Cortés y de Catalina Pizarro Altamirano. Por vía materna era primo segundo de Francisco Pizarro, quien posteriormente conquistó el imperio inca (al que no debemos confundir con otro Francisco Pizarro, quien se unió a Cortés en la conquista de los aztecas). Como otros hidalgos, su padre lo envió a los catorce años a estudiar leyes a Salamanca, ciudad que abandonó dos años más tarde, movido por su afán de aventuras. Tras varios intentos fallidos, por una parte, de embarcar para las Indias, y, por

otra, de participar en las campañas de Gonzalo Fernández de Córodaba en Italia. Finalmente, en la primavera de 1504, zarpó hacia la isla de La Española, donde se instaló como plantador y funcionario colonial.

Malinalli Tenépatl, la Malinche, fue esclavizada, se convirtió en intérprete y en la persona de confianza del explorador español Hernán Cortés, a quien dio un hijo. Algunos la ven como la traidora de los aztecas, mientras que otros la consideran el chivo expiatorio del fracaso de Moctezuma, quien no fue capaz de defender su reino. Marina nació en una familia noble en la provincia de Paynalla en Coatzacoalcos, en la región de Veracruz al sur de México. Cuando su padre murió, su madre se volvió a casar y dio a luz a un varón. Aunque Marina era la primogénita y heredera legítima, su madre y su padrastro favorecieron al nuevo bebé. Y para que el nuevo vástago fuera heredero único, su madre la regaló o la vendió como esclava y además la declaró muerta. Antes de convertirse en propiedad del cacique de Tabasco, Marina viajó en cautiverio

desde su región natal de habla náhuatl a las regiones de habla maya en Yucatán, donde aprendió dicha lengua. Durante esta época, Hernán Cortés había llegado desde Cuba a la costa de Tabasco con su intérprete, Jerónimo de Aguilar, quien había aprendido el maya después de naufragar, ser esclavizado por los mayas de Yucatán y posteriormente rescatado por los españoles.

105 RománTica'S


Habiendo tomado la decisión de buscar favores de los españoles en lugar de pelear con ellos, los mayas les ofrecieron alimento, vestido, oro y esclavos, incluso a 20 mujeres. Aguilar, quien también se había ordenado como sacerdote, además de servir como intérprete ayudó en la conversión de los mayas. Las mujeres, Marina entre ellas, fueron bautizadas en marzo de 1519. Se desconoce la edad que tenía cuando la bautizaron. Cortés obsequió las mujeres bautizadas a sus militares y Marina estuvo destinada primero a Alonso Hernández de Puertocarrero; luego regresó un mes después a donde Cortés. Casi de inmediato empezó a trabajar con Aguilar como intérprete. Cuando Cortés llegó a las regiones de habla náhuatl, hacia el occidente por la costa del golfo, ella interpretaba entre el náhuatl y el maya para Aguilar, quien sabía interpretar entre el maya y el español. Marina rápidamente amplió sus conocimientos lingüísticos al aprender español. Se ganó la confianza de Cortés, se convirtió en su secretaria y después en su querida, y hasta llegó a darle un hijo.

Después de a Dios, le

debemos la conquista de Nueva España a Doña

Después de la conquista, Cortés, quien ya tenía una esposa en España, demostró su respeto por Marina al concertarle un matrimonio con Don Juan Jaramillo, un teniente de Castilla. Aunque Marina fue apenas una de las pocas mujeres indígenas que tuvo hijos de padres españo-

RománTica'S 106

les, era la más destacada, y el hijo que tuvo con Cortés, Don Martín Cortés, fue el primer mestizo de relevancia histórica y alguien que eventualmente tuvo un cargo en el gobierno. Fue el Comendador de la Orden de San Jago. Marina también tuvo una hija de su esposo, Don Juan

Con estas sencillas palabras, Hernán Cortés exponía sus sentimientos. A Cortés se le ofrecían a menudo otras mujeres, pero él siempre las rechazaba, demostrando así su cariño por Marina tal y como dejó constancia.

Jaramillo, llamada Doña María. Como la madre de un hijo y una hija de dos razas, con la misma sangre mestiza que corre por las venas de la mayoría de los mexicanos, a Doña Marina se le puede reconocer legítimamente como la madre de la nación mexicana.


A esta mujer se le acusa históricamente de haber entregado su pueblo a cambio de su amor, es decir, su pecado fue enamorarse perdidamente del conquistador del cual ella fue aprendiz, esclava, amante y que tuvo un papel fundamental en la conquista. Traidora para unos, inocente para otros. Malinalí es un punto de vista distinto sobre lo que sucedió desde 1492 hasta sus últimos días en 1529. Esa «maldición de malinche» según el mito y creencias populares persigue por siempre al pueblo mexicano se recogió en una canción de Gabino Palomares y de la que os dejo un fragmento: Artículo: Aravalle Palacios

¡Ay, maldición de Malinche! hipócrita que te muestras, humilde ante el extranjero pero te vuelves soberbio, con tus hermanos del pueblo… ¡Oh, maldición de Malinche! ¡Enfermedad del presente! ¿Cuándo dejarás mi tierra? ¿Cuándo harás libre a mi gente?

107 RománTica'S


Encaramado sobre una techumbre de teja, junto al austero campanario de piedra y cuento de una ermita con historia y leyenda, espero paciente y observante, como sólo mis ojos saben hacer, a dos jóvenes marineros que contemplan maravillados los alrededores de este mágico lugar que emerge de la nada sobre las aguas agitadas y, al mismo tiempo, cristalinas, de esta franja de la costa vizcaína. Ella, viste su mejor sonrisa; él, porta colgante sobre su hombro una bandolera donde, seguramente, guarde sus mejores deseos. Con complicidad, se miran y sonríen, sabiendo que son más de 200 escalones los que hay que subir para lograr el ansiado presente: llegar a la cima, repicar la campana de la ermita tres veces y pedir un deseo. Yo, una gaviota de la mar, seré su mensajera. A apenas siete kilómetros del municipio pesquero de Bermeo, poco antes de llegar a Bakio, se encuentra uno de los enclaves más

RománTica'S 108

espectaculares de nuestras costas: San Juan de Gaztelugatxe. Un tómbolo cuyo estrecho istmo pedregoso se encuentra bajo un viejo puente de recorrido duro y sinuoso, aunque muy agradecido, que mira al horizonte azulado del mar velando por sus arrantzales (pescadores). Para las gentes del mar, este lugar es sagrado. Su ermita alberga varios exvotos de marinos colocados allí en cumplimiento de promesa. Llama la atención la proa de una pequeña embarcación bajo una cruz, en el altar mayor. La importancia es tal que, los barcos de pesca bermeanos, cuando salen a faenar, suelen realizar varios giros a babor y estribor para que el santo, San Juan Bautista, les dé su suerte y bendición. Las mujeres de los marinos, incluso, han acudido a él durante siglos para solucionar los problemas relacionados con la fertilidad, creyendo firmemente que el santo las ayudará a solventarlos.


Como veis, este lugar donde yo vivo está lleno de misterio y encanto. Siempre digo que tiene forma de ancla, porque igual que el marinero se ata a su familia en tierra y su familia a la mar, esta gran roca a la que le gusta vestir de verde y que los lugareños llaman islote, se fusiona con las aguas del Cantábrico resistiendo los envites de olas y tormentas, aguantando el paso del tiempo con vitalidad y aplomo, siendo faro y guardiana de todo aquel que se atreve a descubrirla. Hoy, mientras acicalo con esmero mis grisáceas alas, preparándolas para el vuelo, son dos jóvenes nacidos en estas tierras vascuences quienes se atreven a adentrarse en esta lengua de roca y piedra que les acercará al lugar donde me encuentro. Sus ojos están deseosos de descubrir y, este lugar, sin lugar a dudas, les invitará a descubrir todo aquello que no son capaces ni siquiera a imaginar. La subida hasta la ermita, donde reposan mis largas y amarillas patas, es un auténtico vía crucis, una penitencia necesaria que los

marineros han de realizar si quieren que el tañido de la campana cobre su sentido primigenio. Es verdad que escalones bajos y altos, largos y cortos, se intercalan indiscriminadamente con sinuosos descansillos en cada codo del camino. Pero no será eso lo que llame su atención. Es posible que tampoco vayan contando uno a uno los 237 escalones de piedra que, según algunos, hay hasta llegar al templo. Ni tan siquiera perciban que, a lo largo de la subida, hay catorce cruces de metal pintadas de negro acompañadas de un número romano, que reflejan cada una de las estaciones del vía crucis cristiano. Seguramente, tampoco. Sin embargo, alzarán sus rostros hacia el horizonte y se dejarán embriagar por la brisa oxigenada del Cantábrico, siempre puro, siempre fresco, y se olvidarán de la dificultad del terreno, convirtiéndose en un paseo celestial, con campanas y todo, aunque sin ángeles sobrevolando. Siempre les quedará una entusiasta gaviota anhelante de portar su mejor deseo allí donde el sol se cobija.

109 RománTica'S


Al comenzar la subida, bajan hasta las rocas que besan presuntuosas la mar. El olor a salitre, la espuma alba y los gritos de mis hermanas les cobijan bajo uno de los dos arcos del puente. Allí, sin ojo humano que les observe, unen sus labios, sin penitencia, por supuesto, aunque sí con vehemencia. Tras el incipiente respiro suben por una escalinata de piedra casi vertical. Una vez arriba, un viento venido del otro lado de la atalaya, en forma de eco de otro tiempo, les sumerge en la historia de esta altiva peña marinera que, durante siglos, fue un lugar estratégico para el dominio de la costa bermeana. Muchos creen que la ermita está construida sobre una antigua construcción de origen templario que data del siglo X. De hecho, su topónimo en euskera significa «Peña del Castillo». En el año 1334 constituyó uno de los bastiones de resistencia de los nobles vizcaínos frente al expansionismo del Rey Alfonso XI. Se cuenta, y al menos eso es lo que yo he escuchado en boca de muchos navegantes en travesía, que

RománTica'S 110

la osadía y el sosiego de los sitiados fueron clave en el abandono de las todopoderosas tropas castellanas. He oído también que, a finales del siglo XVI, el impetuoso corsario inglés Francis Drake saqueó el templo y lo sumió en el abandono. Pero esto son sólo historias. Lo mejor en San Juan de Gaztelugatxe es disfrutar de la impresionante panorámica natural. ¡Mirad, marineros! ¡Mirad cómo la mar, sólo rota por una vertiginosa subida hasta el campanario, aparece imponente ante vosotros! ¡Mirad a estribor! Es el peñón de Aketxe que, junto con el que pisáis, forma un biotopo de diferentes especies marinas. Y detrás, a lo lejos, está la veinteañera plataforma Gaviota, que un día sirvió para la extracción de gas de un yacimiento descubierto en esa zona hasta agotar las reservas a mediados de los años noventa. Como veis, mi nombre también tiene su historia. Más a estribor, se muestra vigilante el Cabo Machichaco, donde se alza presumido el faro que jubiló al último farero de Vizcaya. No es para menos.


A cada paso que dan, aparece ante ellos una nueva vista espectacular hacia cualquier lugar de este mundo donde moro. La costa y el horizonte se hacen más perceptibles a sus ojos. Sin embargo, es casi a la conclusión del camino donde, asombrados, encuentran la leyenda viva de Gaztelugatxe: la huella de San Juan Bautista. ¡Sí!, ¡sí!, habéis escuchado bien. La huella del predicador y bautista del Jordán llegó hasta esta roca que sujeta la tierra a la mar. El último de los escalones os hablará, igual que les está hablando a ellos. ¡Escuchad su historia! Os contará que San Juan, tras desembarcar en el puerto de Bermeo, dio tres gigantescos y sobrenaturales pasos, recorriendo los diez kilómetros que separan la villa de Bermeo del islote costero. Los más devotos, tienen localizadas las cuatro huellas dejadas por los pies del santo en su excepcional hazaña. La primera, en la muralla de Bermeo; la segunda, en el barrio de Arene; la tercera, en el monte de Burgoa; y la cuarta, aquí, bajo mis patas, labrada en la dura piedra su marca. A estas pisadas se les otorga diferentes poderes curativos. Para beneficiarse de los mismos, las personas que de corazón lo necesiten, han de introducir sus pies en la divina oquedad. Sólo así se curarán sus males.

111 RománTica'S


Los marineros ya han arribado a lo más alto. Tres cruces de hierro dominan el peñón. La cima invita al silencio, sólo roto por el bravo golpeo de las olas en las paredes oscuras de roca caliza que levantan el inmenso islote. La ermita espera paciente; yo, también. Se acercan a un pequeño refugio sito en la explanada que da a la portada de la iglesia. Un lugar donde poder resguardarse de los vientos y calentarse con una chimenea en los duros inviernos vizcaínos. Desde una de sus ventanas se puede divisar el islote de Aketxe. Dan la vuelta a la ermita y se apoyan en las barandillas que impiden el acceso a los acantilados. Se agarran con mimo por la cintura y sus miradas se entrelazan en el firme horizonte mientras la mar se mece bajo sus pies. Tras un instante, caminan descansados y en paz hacia donde yo me encuentro. Sus ojos, ahora se pierden hacia el interior del templo, a través de un ojo de pez que hay en la puerta. Dentro, ven algunos de los objetos marinos que han sobrevivido a algún naufragio. Tras la leve mirada, dejo caer la cuerda que da acceso a los sueños mundanos. Entrecruzan sus manos entre ella y alzan sus corazones hacia la brisa misteriosa y legendaria que navega con vehemencia en este lugar de la costa cantábrica. Tres veces golpean la campana, como bien mandan los tiempos. Con el tercer repicar, alzo el vuelo. Entre mi suave y albo plumaje porto su mejor deseo, allá lejos, hacia los confines de la mar.

A Yolanda y Rubén, por ver cumplido su mejor deseo.

RománTica'S 112


Artículo: Alfredo Gómez 113 RománTica'S


Bienvenidas todas a la nave morada del misterio. Soy su anfitriona de este, su rincón del autor novel desesperado y extraño, por favor, busquen en youtube «perform this way» (además de porque me encanta Weird All Yankovic, porque realmente es la OST de este anecdotario). Me he dado cuenta de una terribilidad terrible: ¡no he explicado los pasos a seguir para intentar mandar material a las editoriales! Qué despiste por mi parte, ahora mismo se solucionará eso con el anecdotario de hoy (sí, eso incluye anécdotas mías haciendo el moñas): 1.- Acabar el libro: básico, pero importante, eso incluye hacer revisiones y cortar en algún momento para poder enviarlo.

Amigo: ¿pero no lo mandas ya? Llevas tres años corrigiendo la novela. Yo: pero… pero… es que estoy acojonada ¿y si pierdo una oportunidad con als editoriales? ¡DRAMA! Amigo: maldita sea… (bueno, mejor fue con mi primer no):

Amigo: tienes que poner acento aquí, aquí, aquí. Yo (hasta las narices de corregir y sin práctica, además de intentando corregir a contrarreloj para un concurso): bufff, ¿pero eso no lo hacen las editoriales? Si es que les estoy haciendo el trabajo. Amigo: la madre… Y si alguien se lo pregunta (¿De verdad?), me mandaron a la mierda. Cosa normal… y, aunque suene raro, algunos siguen haciendo lo mismo. Señores, como consejo personal: ¡pulan mucho, pero sin pasarse! Puliendo las editoriales en las que se tienen posibilidades se inclinan más a tu favor… demasiado no, porque llegado un momento ya ni sabrás donde queda mejor una jodía coma. 2.- Imprimir, encuadernar, perder la mañana y pagar más pasta. Registro intelectual, para todo lo demás… maldecir a la SGAE (sí, el nuestro es CEDRO, pero a la SGAE relaja más). Muchas veces es necesario, otras… es que hay editoriales que te exigen que escanees este documento (y concursos que quieren tu DNI, a veces parece que lo de tener un chip en la muela no es tan mala idea…). 3.- Llamar a las editoriales. Sin nervios, normalmente serán buena gente que te atiende y, si no… bueno, pues ya decides qué hacer con ellos, si mandarles o no libro. (Llamando tras llamar a la agencia que era en verdad un bar… en anteriores capítulos la explicación)

RománTica'S 114


YO (cansada y ultranerviosa tras el bar): Síholabue… yo… este… libro… sí, libro… eh… Telefonista: De verdad que no te voy a comer. Y con las editoriales que tienen móvil, la cosa es peor. Una vez llegué a pillar a una persona (a las 11:30 de la mañana, no creáis que era temprano) conduciendo mientras me atendía. Si te dicen que envío físico, pues cumple todo los requisitos y, hale, a gastarse el dinero (más misterio no tiene, salvo poner tus datos bien). 4.- Confeccionar un nuevo mail: que sea de gmail y con nombre y apellidos (en casi cualquier combinación, con cuidado, no sea que formes uno demasiado raro). ¿Por qué? Porque si es otra compañía no gmail hay muuuchas posibilidades de que acabe tu correo en la papelera:

Yo: No lo entiendo ¿por qué nadie me responde a los mails? Amigo: ¿Con cuál lo estás mandando? Yo: evolforcesincantidazzzzzz@cutremail.joder Amigo: joder… Yo: ¿qué? Es como acaba, de verdad. Amigo: Plantéate llamarles primero. 5.- Manda un mail de avanzadilla sin nada adjuntado. Porque la papelera creerá que eres una spamer y te tirará. Nadie sabrá qué pasó con tu mail, ni aunque llames lo encontrarán y normal. Aunque sea para decir: oiga, se me olvidó preguntarles cuándo me podrán decir algo (aunque lo hayas preguntado, como si te hubieras olvidado). Lo normal es mandar un mail de tipo: “que me han dicho en la editorial que es el sitio indicado, ¿Es así?” O “Buenas tardes, soy…” sí, puedes reutilizar los mails. Me jode a mí que las editoriales, agencias y demás te dicen: que no parezca que hable con un robot y luego, te responden en cadena (ey, una me mosqueó porque vi una cosa mal y me mandó un mail en mayúsculas, acojonante… tutorial de internet para ellos tal que ya) 6.- Manda el mail con todo lo pedido. No hay mucho misterio. 7.- Recuerda donde has mandado las cosas (que no es raro que me llegue una editorial y me diga que, de verdad, que ya he contactado con ellos) y apunta ande está cada cosa, porque luego ya ni te acuerdas cuando te dicen no. Y el currículum literario apunta todo… a partir de un punto. No es lo mismo que te hayan publicado en el instituto, que en la universidad, que en revistas y e-zines (salvo si tienes, entonces lo pones y dices que llevas un blog, les mola los blogs, es publicidad). Eso sí, no te olvides de actualizar el currículum literario… con tus logros y con tus datos, que imagínate que mandas un libro a planeta, te quieren coger ¡y empiezan a llamar a una dirección antigua! Que ´como sean tus padres, cascan a todos tu éxito antes de que sepas nada. Tras esto, solo queda una cosa: sentarse a esperar y, cuando las editoriales empiecen a tardar, les pegas la llamada (incluso en físico).

115 RománTica'S


¡Vamos! ¡Ni de coña! Con su aspecto me haría correr en dirección contraria

Fijaos bien, ¿diríais en serio que tiene el aspecto de un seductor? Y, ¿qué ve en ella? Porque muy bonita tampoco es

RománTica'S 116


117 RomรกnTica'S


Durante el primer año de RománTica'S nos hemos ocupado de definir la personalidad y el carácter de los signos, centrándonos en el amor, claro está. Ahora finalizamos la siguiente etapa, en la que hablamos de las compatibilidades, es decir, cómo se relaciona cada signo con sus distintos congéneres, que comenzamos hace varios bimestres. Terminamos el círculo con CÁNCER y LEO. Del 22 de Junio al 22 de Julio ¿LA PAREJA IDEAL DE CÁNCER?

El hombre cáncer: Archibald Warner de

«El deseo del conde» ¿Casarse por obligación?

Una de las relaciones más complejas entre elementos es la de Aire y Agua, y sus naturalezas son muy distintas. Aire es pensamiento, raciocinio, frialdad; Agua es sentimiento, emociones, calidez. Existe un mecanismo inconsciente que los lleva a buscarse y relacionarse; pero su relación no es fácil. Existen diferencias notables entre los signos de Géminis y Cáncer que hacen complicada una convivencia entre ellos. Géminis es un espíritu libre que se deja llevar por sus creencias e ideales, mientras que el Cangrejo necesita una estabilidad emocional y material para ser feliz. No obstante, los polos puestos se atraen, así que por intentarlo que no quede. Un consejo, no pasarse con las fiestas.

El séptimo conde de Sachse acaba de hacerse con el título, pero ya sabe cuál es su deber: contraer matrimonio con una de las jóvenes casaderas de la alta sociedad. Sin embargo, a él sólo le interesa una mujer: la hermosa y distante Camilla, que inmediatamente se ofrece a encontrarle la esposa perfecta.

El carácter activo y variable de Libra chocará con el de Cáncer, tan introvertido y emotivo. En el amor es difícil que su relación fructifique pues Libra necesita libertad y diversión como el aire que respira y para Cáncer es fundamental la tranquilidad y la seguridad del hogar. Sólo si ambos dejan a un lado su necesidad de hacer las cosas a su modo, pueden llegar a un entendimiento.

¿Casarse por amor?

Un romance entre dos signos del mismo elemento siempre es arriesgado. Y en este caso también, Agua x Agua = Emotividad al cuadrado. ¿Te imaginas vivir con alguien igual de sentimental que tú? Conocer al otro tan bien que adivinas su pensamiento puede ser bueno o malo, dependiendo de la perspectiva.

Pero él está decidido a compartir su lecho nupcial con Camilla. La atormenta con sus caricias y la calma con sus besos. ¿Por qué se le resiste tanto cuando es obvio que le desea? Sin embargo, el conde pronto descubrirá el secreto oculto tras los preciosos ojos de su amada, y tomará una decisión que cambiará sus vidas para siempre.

RománTica'S 118

La relación entre Cáncer y Acuario será un reto constante. El Pez le proporcionará a Cáncer una amistad entrañable, juntos vivirán apasionantes aventuras y experiencias inolvidables, aunque una relación a largo plazo será difícil. Pero nada es imposible si Acuario abre un poco su corazón y Cáncer aprende a disfrutar de nuevas experiencias.

Efectivamente, ¿el Cangrejo podría vivir alguien igual que sentimental que él? Supongo que nadie mejor que un Cáncer para entender a otro Cáncer, pero tanta agua podría terminar con la relación por ahogamiento. Si esta pareja quiere sobrevivir, debe buscar aficiones y actividades de las que disfrutar juntos. Esta será la forma para conseguir una relación equilibrada, tanto fuera como dentro del hogar. Cáncer y Piscis pueden cultivar una estable y sincera amistad. Sus caracteres les llevarán a apoyarse mutuamente, por lo que podrían formar un buen equipo y mantener una estrecha colaboración. Comparten un fuerte lazo emocional, Cáncer le aportará al Pez la estabilidad familiar que necesita, mientras éste le ayudará a realizar sus sueños.


Entre Escorpio y Cáncer puede nacer una relación muy envolvente y mágica. Aunque parezca extraño ésta puede ser una pareja estable y duradera, ya que Cáncer es un signo constante cuando algo le importa de verdad. Sus intereses en común y su afinidad en creencias y espiritualidad les ayudarán. Combinación complicada donde las haya. Agua y Fuego pueden hacerse mucho daño mutuamente, la visceralidad y la emotividad muchas veces son armas letales y en una pareja pueden utilizarse mal si no existe el equilibrio. Un equilibrio obligatorio si esta pareja no quiere asfixiarse mutuamente. Cáncer sentirá una atracción emocional inmediata hacia Aries, que aportará vitalidad y dinamismo al tranquilo y calmado Cangrejo. Aries incitará al cangrejo a vivir aventuras y se divertirán de lo lindo, si sobre todo si Aries aprende a bajar un poco su nivel de entusiasmo y Cáncer adquiere una dosis extra de paciencia. Y de relajante para las posibles agujetas. Leo demuestra gran seguridad en sí mismo, cualidad que atraerá a Cáncer, pues él a menudo tiene necesidad de ello. El León le inyectará la confianza necesaria para superar cualquier reto, mientras que Cáncer le procurará el remanso de paz que éste necesita tras la dura jornada en la jungla. Si aprenden a dejarle a su pareja el espacio que ésta necesita, la relación tendrá un notable éxito. Cáncer y Sagitario sentirán una fuerte atracción de forma instantánea, pero a largo plazo no es un romance que esté destinado a funcionar. Para el tranquilo y hogareño Cáncer, el dinámico temperamento de Sagitario resulta demasiado activo. Además, Sagitario tiene tendencia a ser irónico, lo que puede acabar con los nervios de su compañero. Es preferible que esta pareja se dedique a cultivar una amistad. Tierra y Agua podrían formar la pareja perfecta: Tierra será la parte práctica y equilibrada de la relación, mientras que Agua aportará su imaginación, misterio, y profundidad de emociones a esta combinación, una de las más fértiles en el campo de las relaciones. Tauro es uno de los signos que mejor compatibilizará con Cáncer, que será el respaldo que el Cangrejo necesita para no retroceder ante la profundidad de las aguas. Por su parte, el Toro encontrará el compañero ideal con el que compartir y disfrutar de la vida hogareña. Sólo deben tener cuidado con no dejarse llevar por los enfados tontos que pueden hacerles caer en un bajón a la misma vez. Cáncer se sentirá atraído por la sociabilidad y extroversión de Virgo, pero éste tendrá que abstenerse de sus críticas constantes para no hacer llorar al Cangrejo, que suele ser algo susceptible. Por otra parte, Virgo es un signo reservado con sus verdaderos sentimientos, así que el Cangrejo tendrá que aprender a leer entre líneas. Si logran superar esto, y aprenden a equilibrar sus reacciones, pueden formar una buena pareja. Cáncer y Capricornio son signos opuestos y, por tanto, complementarios, sólo necesitan tiempo para adaptarse y limar sus diferencias. Capricornio es un signo dado a la emoción contenida, ya sea por miedo o vergüenza, por lo que deberá aprender a compartir sus sentimientos con el emotivo Cáncer, que tendrá que ser paciente con la aparente sequedad de la cabra. Todo tendrá su recompensa.

La mujer cáncer: Miranda Chase

«Los siete secretos de la seducción» Miranda Chase, una bella joven que a pesar de no pertenecer a la alta sociedad ha recibido una excelente educación, está cautivada por un perturbador libro que circula por todo Londres. Intrigada, escribe una carta al autor sin saber que sus apasionadas palabras la convertirán en el objeto de deseo de un maquiavélico vizconde, ni que acabará irremisiblemente enamorada de él. Maximilian, vizconde de Downing, cree que la única emoción verdadera es el deseo. Atractivo e inquietante, sólo le interesa su siguiente conquista… la que siempre justifica su escandaloso modo de vida. Sin embargo, la mezcla de inocencia, confianza y amor que irradia Miranda hace que suceda algo impensable, algo que trastocará sus planes de seducción. Algo que podría amenazar su cínico corazón.

119 RománTica'S


Del 23 de Julio al 22 de Agosto ¿LA PAREJA IDEAL DE LEO? Combinación complicada donde las haya. Agua y Fuego pueden hacerse mucho daño mutuamente, la visceralidad y la emotividad muchas veces son armas letales y en una pareja pueden utilizarse mal si no existe el equilibrio. Un equilibrio obligatorio si esta pareja no quiere asfixiarse mutuamente.

El hombre leo: Jasper Finley «Sedúceme» Hace tiempo que Jasper Finley, el disoluto barón de Montford, no encuentra retos a su altura. La vida se le aparece vacía y gris hasta que, celebrando su cumpleaños rodeado de amigos y copas, acepta una apuesta imposible: seducir «hasta el final» a una dama virtuosa en dos semanas. El reto va más allá del umbral de la decencia incluso para un tipo como él y, por si fuera poco, la dama en cuestión es Katherine Huxtable. La bella, decorosa e ingenua hermana del joven duque de Merton se crece ante la adversidad. Quizá sea la actitud deslenguada de esta chiquilla lo que desactiva todos los avances de Jasper: parece que Katherine esté doblando la apuesta. El barón, al que casi nada complace más que el juego, no tiene más remedio que poner toda la carne en el asador para riesgo ajeno y propio.

RománTica'S 120

Cáncer se sentirá atraído por la gran seguridad en sí mismo que demuestra Leo, pues él a menudo tiene necesidad de ello. El Cangrejo le procurará el remanso de paz que éste necesita tras la dura jornada en la jungla, mientras que el León le inyectará la confianza necesaria para superar cualquier reto. Si aprenden a dejarle a su pareja el espacio que ésta necesita, la relación tendrá un notable éxito. Si Escorpio despliega sus armas de seducción, Leo caerá rendido, ¿pero aguantará el León, orgulloso de ser admirado, la posesividad del Escorpión? Una vez pase la novedad, el fuego entre estos dos signos puede volverse un incendio incontrolable. Mejor mantener viva la llama de una bonita amistad. Leo y Piscis pueden conservar una amistad para toda la vida; ambos son signos idealistas que aman la belleza, aunque la aplican en campos distintos. También podrán disfrutar de momentos altamente pasionales si se entregan a una aventura, pero intentar una relación duradera sería contraproducente. Sus distintos caracteres podrían estropear lo que hubiera sido un bonito recuerdo. ¡Menuda hoguera! El Fuego puede sentirse querido y abrigado por alguien de su mismo elemento, aunque la competitividad y el orgullo pueden acabar haciendo mella en una relación que sería magnífica si ambos mantuvieran una mente abierta, pero ¡a ver quién es el primero en dar su brazo a torcer! Entre Leo y Aries nacerá una pasión arrolladora, y nunca mejor dicho. Estos dos signos tan sensuales provocarán intensas llamaradas a su alrededor. Suelen entenderse bien y comparten una afinidad a primera vista. Además ambos son signos que gustan de poner en marcha proyectos y liderar a sus congéneres, sólo hace falta ponerse de acuerdo, sobre quién conducirá. Cuando dos personas son del mismo signo, en este caso Leo, la compatibilidad puede ser del todo o nada. Ambos orgullosos, aventureros, dinámicos, viscerales y con ganas de divertirse. En principio ningún problema, ¿verdad? Bueno sólo uno, que tendrán que guardarse las garras de vez en cuando y perdonarse su excesivo protagonismo, que pueden ocasionar una ruptura en la relación. Tanto Sagitario como Leo son dos seres intensos que necesitan su espacio y su individualidad, y cómo ambos lo saben tratarán de respetarse el uno al otro. Podrán surgir desavenencias en el caso de que alguien mire más de la cuenta al hermoso Leo, o éste intente llamar la atención de Sagitario dándole celos, así que ambos deberán tener paciencia. Lo mejor es conocerse poco a poco e ir encajando piezas.


Dicen que los opuestos se atraen, pero ésta puede ser una mezcla peligrosa: sí, Fuego y Tierra se atraen, pero no son del todo incompatibles. La fogosidad y dinamismo de Tierra cautivan sobremanera al pragmático y circunspecto Tierra, aunque su visceralidad puede herir su aparentemente impertérrito corazón. A través del conflicto limarán sus asperezas. Leo es un signo que derrocha sensualidad, por naturaleza suele atraer todas las miradas. Algo que naturalmente, no pasará desapercibido para Tauro, encandilado con las maneras del León. Pero deben tener cuidado de encontrar un equilibro en sus relaciones sociales, pues Tauro no es tan amigo de las actividades lúdicas como Leo, lo que puede agobiar al primero o aburrir al segundo. Hay una excepción a esta loca combinación: los signos Virgo y Leo. Aunque parezca extraño, ambos signos lograrán entenderse muy bien tanto en el trabajo como en el amor y la amistad. Se tienen una fe ciega, sin embargo, hay que tener precauciones para evitar conflictos. Virgo quien puede sentirse opacado por la personalidad deslumbrante de Leo, así que León controla ese ego. Leo y Capricornio tienen personalidades totalmente distintas (formas de pensar, creencias, actitudes ante la vida), eso no quita que puedan vivir un apasionado romance, pero una relación que perdure en el tiempo puede ser bastante complicada. Como amigos y compañeros de trabajo formaran un buen tándem. ¿Aire y Fuego juntos? ¡Saltan chispas! Estos dos elementos se complementan muy bien, a los dos les gusta la acción e ir de aquí para allá. El aire es necesario para que el fuego cobre vida y se expanda, así que es seguro que en esta relación perdurará la llama del amor, siempre que el fuego no cause un incendio. Leo y Géminis podrían formar una buena pareja, ambos son signos intelectuales, aunque Géminis es más cambiante en sus ideas que Leo, quien suele ser más centrado en ese sentido. Para que esta pareja cuaje como debiera, el León deberá ceder un poco su liderazgo en aras de una convivencia tranquila, mientras que los Gemelos deberán cuidar su ligereza al hablar para no herir el orgullo de su compañero. Entre Libra y Leo existe magia. Sí, como lo oyes. Si se pudiese dar una calificación a esta relación, sería la máxima puntuación, porque tienen todo a su favor para lograr una relación perfecta. A ambos les gusta la emoción y la belleza, un buen comienzo para una relación que deberán afianzar cediendo en sus distintas formas de entender el amor, pero si lo logran los lazos que los unen serán indestructibles. Los caracteres de Leo y Acuario son totalmente apuestos, pero aún así, una unión entre los dos creará lazos perdurables en el tiempo. Estos dos signos pueden formar un gran equipo, ambos son entusiastas, trabajadores y ambiciosos. En el amor disfrutarán de una ardiente pasión, pues ambos tienen disposición para probar cosas nuevas. Si consiguieran dejar a un lado su necesidad de protagonismo, sería perfecto.

Artículo: Ana Sarria

La mujer leo: Daisy Merrick «Declaración de amor» La alta sociedad londinense puede ser un lugar muy cruel para una joven huérfana que tiene que ganarse la vida trabajando, así que cuando Daisy Merrick pierde su enésimo trabajo, se le ocurre una idea que podría hacer realidad todos sus sueños. Sólo hay un pequeño problema: su éxito depende del hombre más frío, distante e inconmovible que jamás haya conocido. Sebastian Grant, conde de Avermore, es uno de los escritores más famosos de Inglaterra, pero cuando su creatividad atraviesa una crisis, pasa a ser más conocido por su mala reputación que por su obra. Cuando Daisy se presenta en su puerta para ayudarlo a volver a escribir, Sebastian se niega en redondo a participar en la descabellada propuesta. Aquella pelirroja lo irrita sobremanera, y sabe que sólo hay un modo de detenerla: seduciéndola.

121 RománTica'S


Durante estos dos años hemos tratado de haceros pasar un rato entretenido y divertido. Esperamos haberlo conseguido. El equipo de RománTica’S quiere agradeceros desde esta humilde página vuestro apoyo y seguimiento de las locuras que a veces se nos han ido ocurriendo. Además también agradeceros vuestras visitas a nuestra página de Facebook. Quienes estén suscritos a Scribd o a Issuu, deciros que nuestra publicación seguirá teniendo su espacio correspondiente allí.

Si deseas que publiquemos tu relato, envíanoslo a nuestra dirección de correo: romanticasmagazzine@gmail.com De entre los relatos recibidos se seleccionarán los que serán publicados en nuestras páginas. No se os olvide consignar en el asunto del mail la palabra RELATOS

El texto no podrá superar las 3000 palabras. Todos los relatos deberán llevar el nombre de el/la autor/a y acompañar el escrito con una pequeña nota en la que se haga constar que el texto es de tu propiedad.

RománTica'S 122

Gracias a tod@s por seguir leyendo nuestra publicación bimensual y hacernos llegar vuestras opiniones. Saludos cordiales, Equipo RománTica’S

Contacta con RománTica’s para hacernos llegar tu opinión, comentarios y sugerencias tanto sobre la revista como cualquier otro tema relacionado con la novela romántica. Escríbenos a este e-mail: romanticasmagazzine@gmail.com


123 RomรกnTica'S


Profile for Revista RománTica'S

RománTica'S - 2º Aniversario  

RománTica'S, tu revista de novela romántica

RománTica'S - 2º Aniversario  

RománTica'S, tu revista de novela romántica

Advertisement