Page 1

alejandro martinez luis miguel coloma josé luis fernándoez francis pérez mario m relaño elena brito rodrigo riera félix hormiga atchen pounapal moisés fleitas alex solar victor gm rafa mesa sheila caraballo tony mendoza moisés gutiérrez jason decaries rosario valcárcel silvia navarro virginie jourdant álvaro guzmán roberto f perdomo

MARZO JUNIO 2017

44


EDITORIAL

PARA TI ¿CUÁNDO?

¿Cuándo dejó de ser?... mi cara, desobediente mi barba, rebelde mi pelo, melena mi pendiente, insumiso mi camiseta, reivindicativa mi mirada, irreverente mi voz, entusiasta mi sonrisa, contagiosa mi mano, puño mi pecho, pectorales mi corazón, intrépido mi sexo, libre mi sueños, románticos mi pisada, firme mi camino, coherente mi gente, incondional mi carácter, transgresor

facebook.com/nu2revista

EDITOR y DIRECTOR Fernando Barbarin REDACCIÓN María Larumbe

CONTACTO Telf. 928 177 440 Fax 928 177 435 revista@nu2.es www.nu2.es

¿Cuándo empezó a ser?... mi cara, acartonada mi barba, descuidada mi pelo, desaliñado mi pendiente, desfasado mi camiseta, desgastada mi mirada, miope mi voz, muda mi sonrisa, molesta mi mano, huesos mi pecho, tetas mi corazón, cándido mi sexo, pecado mi sueños, utópicos mi pisada, imprudente mi camino, equivocado mi gente, inmadura mi carácter, trasnochado

twitter.com/revistaNU2

DISEÑO Y MAQUETACIÓN Estudio de diseño CREA www.fernandobarbarin.com © PORTADA: NU2

#revistanu2

IMPRESO EN PAPEL ECOLÓGICO Joder, ¡recicla! DEPÓSITO LEGAL: G.C.1067/2007 Las opiniones, notas y comentarios son exclusiva responsabilidad de los firmantes, de las entidades y/o asociaciones.


SUMARIO

13

REPORTAJE

Habitantes del Inframundo Majo: cangrejos abisales, fósiles vivientes y gusanos imposibles.

MI ISLA >

14

24

MAR DE CANARIAS >

Luis Miguel Coloma · 10

Félix Hormiga · 15

Cae como un manto de fresca niebla al amanecer, de esos que limpian el alma...

Damián Villalba Morales firmó el papel con su nombre completo...

ABC SUB >

ARTE COLECTIVO >

Las tardes de Juan · 11

15

7

Parto Cerebral — ARS Magna · 16

A Juan no le acompaña la soledad. Cecilia permanece a su lado, a pesar de...

Espacio para el arte asociativo conejero canalizado por asociaciones culturales.

ARTÍCULO >

FOTODENUNCIA>

La guerra del agua · 12

Vergüenza y orgullo · 17

El agua brota como el mayor conflicto geopolítico del siglo XXI ya que se espera...

Localización de diferentes actividades en la conservación y cuidado del medio ambiente.

CAPTURA >

2NU2 >

Rosa Elena Brito · 13

Pancho Lasso · 20

En busca de una realidad que pueda ser descrita, una idea que se deje proyectar...

Espacio para la muestra de obra realizada por los alumnos y alumnas de la escuela.

ARTÍCULO >

ISLAGRAM... >

Rodrigo Riera· 14

Espacio móvil · 22

Las corrientes oceánicas son responsables del clima costero en muchas zonas...

En muchas ocasiones la belleza se camufla en lo cotidiano, una mirada tras la cámara...

27 PINTURA > Moisés Gutiérrez . . . . . . . . . . 24

MAR Y ARTE · 27

FOTOGRAFÍA > Jason deCaires . . . . . . . . 25

Espacio de intercambio artístico donde el punto de referencia para el desarrollo creativo es el mar.

RELATO > Rosario Valcárcel . . . . . . . . . . . 26

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos, ilustraciones e imágenes incluidos en esta publicación sin permiso por escrito del editor.

FOTOGRAFÍA > Silvia Navarro . . . . . . . . . 27 ILUSTRACIÓN > Virginie Jourdant . . . . . . 28 ESCULTURA > Álvaro Guzmán . . . . . . . . . 29 FOTOGRAFÍA > Roberto F Perdomo . . . . . 30


VIda bajo laVa Espeleobuceadora Carola D. Jorge en la entrada del Túnel de la Atlántida. Foto: Enrique Dominguez. Habitantes del inframundo majo: cangrejos abisales, fósiles vivientes y gusanos imposibles

Domingo. Casi medianoche. Desde Italia y tras una larga semana de trabajo científico, estoy solo delante de una página en blanco, imponente, clamando un texto periodístico que resuma en pocas palabras la importancia de nuestro trabajo en Lanzarote… Estos textos son para mí difíciles pero también fundamentales, pues considero parte del deber de cualquier científico compartir su trabajo, realizado con el apoyo de muchos y el dinero de todos, dinero público dedicado a nuestra investigación. Así que para daros las gracias y despertar vuestra curiosidad, he pensado que nada mejor que tres historias de tres diferentes momentos históricos de inframundo Majo, todas recogidas, aunque con un estilo diferente, en nuestro reciente libro sobre los ecosistemas anquialinos de la isla…

CANGREJOS

ABISALES A MEDIO METRO DE PROFUNDIDAD.

Año 1890. Varios naturalistas austriacos liderados por el Profesor Oskar Simony entra en una poza medio cubierta, donde los habitantes de Punta Mujeres y Arrieta se reunían para hacer asaderos de palomas. Atónitos y presumiblemente acalorados por la diferencia de temperatura entre el malpaís isleño y los tórridos laboratorios del Imperio, no podían creer lo que aquellos pescadores lanzaroteños les señalaban. Ahí estaban los grillos blancos de

los Jameos del Agua. Cientos de ellos entre las piedras de derrubio originadas por la formación de aquellos dos jameos, y en una poza de aguas turquesas, alimentándose de algas microscópicas y hojas de tabaibas muertas. Casi cayéndose al agua y tras varios intentos, el nervioso Oskar al fin pudo recoger algunos de aquellos animales en su pandorga de palo… Y mirándolo de cerca, pudo confirmar su sospecha inicial: ¡Aquello no era un insecto, como el nombre de grillo había sugerido! ¡Era un cangrejo!…Y menudo cangrejo. Sin lugar a duda se trataba de una nueva especie de cangrejo galateido, un grupo que hasta entonces solo se conocía de las profundidades más oscuras del mar. La criatura, medio anaranjada, se debatía entre los dedos del científico, quien lo introdujo con la piedad nublada por el asombro en un bote de alcohol. Esa criatura, ya de vuelta en Austria, fue bautizada por el científico austríaco Karl Koelbel como Munidopsis polymorpha, y hasta la fecha, es el único representante cavernícola de su linaje… y no solo eso… Hoy sabemos que su pariente viviente más cercano habita a miles de kilómetros bajo el mar, entre otro tipo de lavas: las de los humeros hidrotermales. ¿Qué hacía un animal así, en un sitio como este? Se preguntaba Oskar ya en su campamento, admirando aquel botito de cristal amarillento, y presumiblemente (aunque este

7


> reportaje

TEXTO: AlejAndro MArtínez GArcíA "Investigador en el Consejo Italiano de Investigación

dato nadie vivo lo pueda ya confirmar) tomándose un vasito de ron con el sol cayendo en el Atlántico.

FÓSILES

VIVIENTES RELICTOS EN LABERINTOS OSCUROS

cerrado sus puertas, pero uno de los guardas aún tiene que ayudar a salir al último grupo de turistas rusos, visiblemente contentos por haber descubierto aquella tarde la cerveza canaria. Los camareros recogen las jarras vacías y los platitos con huesos de aceituna, mientras uno de ellos le da una señal al grupo de buceadores españoles, mayoritariamente canarios, que esperan para empezar a montar sus equipos. “¿Cómo es el bicho ese?”, pregunta el buceador Enrique Domínguez al estudiante de biología Alejandro Martínez, “¿cómo lo cogemos?” “Es como un fideo con antenas, así blanco, sin ojos, y flota en la columna de agua”. Mientras Alejandro enseña un dibujo en el móvil, Ralf Schoenermark, Carola D. Jorge y Luis E. Cañadas van bajando las botellas hacia la entrada del Túnel de la Atlántida. Tras equiparse e intercambiar algunas bromas, primero las burbujas y luego los reflejos de las lámparas se desvanecen en la cueva… Otros dos buceadores, Antonio Martín y Juan Valenciano, esperan fuera del agua su turno para entrar a fotohacía un grafiar la cueva.

Año 1983. Ya ha llovido desde Oskar… ¡incluso en Lanzarote! La laguna de los grillos, ahora conocidos como jameítos, ha sufrido una profunda transformación. La imaginación de un artista, César Manrique, la ha convertido en una zona de cohesión entre Arte y Naturaleza, fundiendo lavas oscuras, cales blanquecinas y plantas introducidas con el entorno incomparable de la cueva. Ya no quedan tabaibas llegando hasta el agua, pero el enclave es visitado por turistas de todo el mundo que, a diario y abrumados por la belleza del lugar, expresan su asombro en todos los idiomas del globo – al menos de nuestro lado del telón de acero. Pero los gritos de asombro que hoy resuenan en la cueva son diferentes. Un grupo de pioneros espeleobuceadores emerge del Túnel de Qué la Atlántida, ya conocido como el tubo volcánico submarino más largo del mundo aunque aún se animal de ese Lo que nadie podía imaginarse es que aquellos desconocía su final. Entre ellos está el científico Dr. Thomas M. Iliffe, quien atónito sostiene un grupo en una pequeños animales filiformes, que con forma de botito de cristal de tapa blanca en el que serpenjota colgaban del techo de la cueva, eran anélidos tea una extraña criatura. Su colega, el profesor isla de solo 15 del grupo de los protodrílidos: un grupo de gusanos alemán Horst Wilkens, se acerca al borde del conocido exclusivamente entre los granos de arena millones de Jameo Chico nervioso, y tras recoger el pequeño de playas y sedimentos someros de todo el mundo. tubo de las manos de Tom, no puede creer lo que años, y tan lejos Un grupo antiquísimo, que ya vivía en esos microsve. ¡un remípedo! ¡en el Atlántico Occidental! cópicos espacios con certeza antes de la aparición del Caribe El descubrimiento de los remípedos en cuevas de de los dinosaurios, e incluso se estipula que pueda Bahamas en 1980 había revolucionado la zooloser anterior a la radiación que dio lugar a la mayogía. Se trataba de un crustáceo segmentado, como un ciemría de los artrópodos en el Cámbrico. Y como comprobaron piés, con todos los apéndices iguales y un escudo cefálico cuaAlejandro y su directora de tesis Katrine Worsaae con sus estudrangular, sin ojos pero provisto de terribles garras venenosas. dios de microscopía, ese animal no vivía en la cueva por casuali¡Ninguna forma viviente se asemejaba a aquella extraña criadad: dotado de una aleta dorsal, unos apéndices bucales largos y tura! De hecho, lo más parecido jamás observado a aquella unas bandas de cilios especializadas, el megadrilo pelágico es forma era un fósil desenterrado de una cantera texana y datacapaz de navegar las aguas del inframundo alimentándose de do en 300 millones de años. Cualquiera puede imaginarse el materia orgánica en suspensión…. y lejos de arrastrarse entre la revuelo. En una época en la que los recientes descubrimientos arena, es capaz de nadar ondulando su cuerpo… Vaya, ¡estos bichos saben muy bien lo que hacen allí!. Y lo más increíble es de fumeros hidrotermales dirigían todas las miradas y sueños que estudios genéticos indican que aunque la especie se originó de animales imposibles hacia los abismos del mar, alguien de forma relativamente reciente dentro de su grupo, aunque es encontraba, en los abismos inundados de la tierra, algo así. No mucho más antigua que la cueva… ¿Qué fomentó al ancestro de tardaron los zoólogos en llegar a la conclusión de que estaban esta especie, simple, cilíndrico y relegado a los espacios entre los ante un fósil viviente. Una criatura que había sobrevivido a las granos de arena, a colonizar los crevículos de la lava, y aprender extinciones al resguardo de aquellas cuevas como un relicto del a nadar capturando su propio alimento? Se preguntan Alejandro pasado. Pero, si eso era cierto… ¿qué hacía un animal de ese y Katrine, en Copenhague, cuando intentan escribir la historia grupo en una isla de solo 15 millones de años, y tan lejos del evolutiva de este inimaginable gusano… Caribe? Tom, Horst y otros miembros del equipo probablemente se lo preguntaban aquella noche, mientras lo celebraban.

¿

?

A GUSANOS

IMPOSIBLES VUELAN EN EL

TÚNEL

DE LA

ATLÁNTIDA

Año 2010. Hace rato que el Centro Turístico ha hecho caja y

8

MODO DE CONCLUSIÓN, PERO SOLO DE MOMENTO

Estas tres historias aparentemente inconexas resumen los méritos que Lanzarote ha acumulado en los últimos 125 años


Volcán de la Corona, Madre del Túnel de la Atlántida. Fografía: Jóse Azaola Amann

Remipedo Morlockia atlantida. Foto. Ulricke Strecker

para ser considerado como un laboratorio subterráneo natural por científicos de todo el mundo. Son historias del inframundo majo, que a los majos precedió y que los propios majos ignoraban. Algunas de estas historias eran sospechadas por los lanzaroteños que ayudaron a los científicos; otras fueron los científicos quienes se las contaron a los lanzaroteños, primero extranjeros y hoy, por primera vez, investigadores formados en las Islas… Pero quien quiera que haya tenido el placer de estos descubrimientos, todas han sorprendido ya a naturalistas y curiosos del mundo entero. Si queréis saber más sobre este ecosistema podéis descargaros el libro “Guía de los Ecosistemas Anquialinos de Los Jameos del Agua y Túnel de la Atlántida”, que el Cabildo de Lanzarote y el Geoparque pone a vuestra disposición de manera gratuita en su página (http://www.geoparquelanzarote.org/)... Sin embargo,

Munidopsis polymorpha. Foto: J. Valenciano

protodrilido Megadrilus pelagicus. Foto: J. Valenciano

os adelanto que muchas de las preguntas que se derivan de estas historias aún carecen de respuesta, pero prometen fascinantes descubrimientos en los próximos años… ¿Existirá una conexión entre el subsuelo de Lanzarote y los abismos marinos a través de inexplorados laberintos subterráneos o de pequeños espacios inaccesibles hasta al ser humano más menudo? ¿Ofrecerán estos crevículos una explicación a la presencia de remípedos en lugares tan distantes del globo? ¿Serán las cuevas comparables a las islas oceánicas en el mundo terrestre, ofreciendo nuevas oportunidades de adaptación para la emergencia de nuevas formas biológicas? La imaginación nos tienta a la divagación, pero solo con trabajo, recursos y colaboración entre científicos de distintos ámbitos, conseguiremos que próximos libros recojan algunas respuestas… En eso estamos, y con eso me despido. No dejaremos de contarles a los que quieran saber. AlejAndro MArtínez GArcíA Investigador en el Consejo Italiano de Investigación 9


luis MiGuel coloMA http://islaflipica.blogspot.com.es

José Luis Fernandez

> mi isla

primavérame Cae como un manto de fresca niebla al amanecer, de esos que limpian el alma del polvo del camino de cada día. Como una lluvia fina para que la hierba se desperece del invierno y brote libre de culpa. Para que las flores se abran y el sol juegue al escondite entre sus gotas desplegando al fin un bello arco iris. Deja correr una suave brisa empapada en salitre para que el olor a mar me despierte, golpeando sutilmente con sus nudillos mi ventana. Permíteme disfrutar por unos minutos de esos que duran meses de esta sensación tan placentera. Que la luz blanca, limpia e intensa del nuevo día irrumpa con firmeza en mi habitación e inunde todas y cada una de las partículas que conforman mi ser.

periódicamente, en cada segundo, en cada experiencia, para que pueda crecer sin creencias ni conocimientos lastrantes. Para que pueda volar, libre y sin rumbo, como una pompa de jabón. Navegar en el viento, efímera y feliz. Sin la pesada responsabilidad de tener que perdurar más allá de los tiempos. Sin el ancla de un ego que siembre gruesos barrotes de acero en torno a mi existencia, ni me marque a fuego un código de barras en la frente.

Que cada mañana entre en mí de esta forma y acabe cada día con el invierno de la oscuridad. Que esa niebla me reinicie, sanando mi dolor y volviéndolo esperanza. Que en su espesura me permita comprender la claridad y en su densidad, la naturaleza efímera de la alegría. Deja luego que la humedad que transporta en forma de humo fresco deshaga y disuelva mis certezas en un largo minuto de sueño, de esos que duran horas.

Quiero poder quitarme cada mañana el fino pijama hecho de gotitas de rocío y fresca clorofila. Desnudarme y desordenarme el cabello para salir a la calle flotando en una brizna de brisa marina. Para poder llamar a tu ventana y que me acompañes a juguetear con la espuma de las olas. A escondernos y encontrarnos entre las luces y las sombras de los rizos de la marea. Y que cada día de mi existencia transcurra libre y feliz como el de esas mariposas cuyas vidas apenas duran dos o tres jornadas. Quién fuera una de ellas, que viven y mueren como nacen. Felices. Inocentes. Sin carga. Sin memoria para acumular dolor, agravios y rencores. Con alas para volar y sin muñecas donde ponerse un reloj.

Que cada amanecer me devuelva al estado inicial y primigenio del nacimiento. Que pueda, al emerger del océano amniótico, entrar despacio y sin arañazos ni magulladuras en el estado doliente de la consciencia. Otórgame con cada amanecer la plena inocencia. Una candidez conceptual que me permita volver a experimentar la vida libre de prejuicios y del dolor de antiguas heridas. Y que este proceso purificador de aprendizaje y desaprendizaje se repita

Deseo poder surgir cada mañana de la tierra húmeda como un tierno brote. Despacio. Para qué ir con prisas cuando no se va a ningún sitio. O emerger de una grieta en el asfalto, reivindicando el poder de la naturaleza sobre la devastación humana. Verme pequeño en la inmensidad de un prado eterno y saberme poderoso como la selva. Capaz de devorar las piedras de palacios y recuperarlas para la vida. Así. Cada mañana. solo eso.

10


> abc sub

FOTO: FrAncis PÉrez www.uwatercolors.com TEXTO: MArio M. relAÑo http://hisaetuvalu.wix.com/mariomrelano

LAS TARDES DE JUAN A Juan no le acompaña la soledad. Cecilia permanece a su lado, a pesar de que los domingos le ven caminar por el camposanto con tres rosas y un manojo de flores silvestres. Pero continúan juntos como él le prometió no hacía mucho, ya ella muy debilitada, sin apenas fuerza para mirarle. No, nunca la dejaría y él le seguiría contando a qué dedica todo su día, como le fue la pesca, qué comió y si los nietos pasaron por el campo a verle. Y es en ese paseo de tarde, cuando ya cansadas sus piernas, se sienta siempre en el mismo banco y mira de lejos al mar, con la mirada perdida y fumando sin apenas echar humo. A partir de ese momento, él habla con Cecilia y le cuenta. Y ambos pasan así la tarde, entre el murmullo de los que pasan y la brisa que corre en este cementerio cerca del mar. Juan siempre fue un romántico. Conocía a Cecilia desde siempre; ya de niños fueron juntos a la única escuela del pueblo. Con apenas catorce años, él la sorprendía casi a diario con flores y por fin ella accedió a darle el SÍ a los diecisiete. Desde entonces, su vida en común transcurrió tranquila, con su trabajo en la pesca, sacando adelante a su único hijo, y dedicándose buenos ratos de cariño diario para que su matrimonio

permaneciera puro como el primer instante. Y es que Juan ¡quiso tanto a su mujer! Cecilia era una señora de carácter. Siempre le halagó que su marido apareciera por casa con flores sin motivo alguno. Quizás ella nunca fue tan detallista con él. Pero eso Juan no lo veía. Tan solo miraba el azul intenso de los ojos de su amada, que como él decía, “me recuerda al mar que baña mi islita, el que moja mis pies manchados de jable”. Desgraciadamente, la vida no es para siempre y un día Cecilia enfermó de gravedad. Juan pasó las largas noches asido a su manita ya muy delgada, colocando paños mojados en su frente, y mandándole besos volados para no despertarla. Hoy Juan, como cada tarde, se sienta en un banco, justo enfrente de la casona canaria. Se sienta y se masajea sus piernas cansadas, enciende un cigarrillo, y en voz alta, le habla a Cecilia. No, Juan no es un viejo loco. Juan sigue queriendo que Cecilia viva a su lado. Juan, se pierde entre su soledad y sus recuerdos.

11


> artículo

El agua brota como el mayor conflicto geopolítico del siglo XXI ya que se espera que en el año 2025, la demanda de este elemento tan necesario para la vida humana será un 56 por ciento superior que el suministro...

y quienes posean agua podrían ser blanco de un saqueo forzado. Se calcula que para los 6.250 millones de habitantes a los que hemos llegado se necesitaría ya un veinte por ciento más de agua. La pugna es entre quienes creen que el agua debe ser considerado un commodity o bien comerciable (como el trigo y el café) y quienes expresan que es un bien social relacionado con el derecho a la vida. Los alcances de la soberanía nacional y las herramientas legales son también parte de este combate. Para comprender el problema, hay que considerar un rosario de datos basados en la extracción, distribución y consumo del agua –lo muestran la Biblia o el Corán– que poseen la edad del mundo; que han dado lugar a conflictos de gran magnitud. Lo nuevo del caso es que, desde hace una década, se acumulan las cifras que presagian que el planeta se encamina a una escacez cada vez más marcada. Más de 2.200 millones de habitantes de los países subdesarrollados, la mayoría niños, mueren todos los años de enfermedades asociadas con la falta de agua potable, saneamiento adecuado e higiene. Además, casi la mitad de los habitantes de los países en desarrollo sufren enfermedades provocadas, directa o indirectamente, por el consumo de agua o alimentos contaminados, o por los organismos causantes de enfermedades que se desarrollan en el agua. Con suministros suficientes de agua potable y saneamiento adecuado, la incidencia de algunas enfermedades y la muerte podrían reducirse hasta un 75 por ciento. En la mayoría de las regiones, el problema no es la falta de agua dulce potable sino, más bien, la mala gestión y distribución de los recursos hídricos y sus métodos. La mayor parte del agua dulce se utiliza para la agricultura, mientras que una cantidad sustancial se pierde en el proceso de riego. La mayoría de los sistemas de riego funcionan de manera ineficiente, por lo que se pierde aproximadamente el 60 por ciento del agua que se extrae, que se evapora o vuelve al cauce de los ríos o a los acuíferos subterráneos. Los métodos de riego ineficiente entrañan sus propios riesgos para la salud. Casi la mitad del agua de los sistemas de suministro de agua potable de los países en desarrollo se pierden por filtraciones, conexiones ilícitas y vandalismo. A medida que la población crece y aumentan los ingresos se necesita más agua, que se trans-

12

forma en un elemento esencial para el desarrollo. Este recurso es un bien tan necesario que podría pasar a ser objeto de peleas políticas, si se observa solo como un negocio: represas, canales de irrigación, tecnologías de purificación y de desalinización, sistemas de alcantarillado y tratamientos de aguas residuales. No debe olvidarse el embolletamiento del agua, puesto que es un negocio que supera en ganancias a la industria farmacéutica. El origen de esta comercialización del agua habría que buscarla en noviembre de 2001, cuando los recursos naturales al igual que la salud y la educación, empezaron a ser objeto de negociaciones en la OMC (Organización Mundial de Comercio). La meta final es la liberalización de los servicios públicos para el 2005. Esto que suena árido y aburrido, puede simplificarse: lo que hasta ahora era regulado por los estados, pasará a ser mercado de libre comercio. Dentro de este contexto, existen dos escenarios probables: –La apropiación territorial: Esto podría realizarse mediante la compra de tierras con recursos naturales (agua, biodiversidad), tampoco se descarta un conflicto militar. Esta última hipótesis, nos transporta a la última guerra en Irak (Marzo 2003) y la apropiación de las grandes petroleras estadounidenses de los recursos iraquíes. No se descarta que con esa guerra hayan querido controlar los recursos hídricos de los ríos Eufrates y Tigris... ríos caudalosos en una de las zonas más áridas del planeta. –La privatización del agua: En los últimos tiempos, las grandes corporaciones han pasado a controlar el agua en gran parte del planeta y se especula que en los próximos años, unas pocas empresas privadas poseerán el control monopólico de casi el 75% de este recurso vital para la vida en el planeta. Los gobiernos de todo el mundo están abdicando de su responsabilidad de tutela de los recursos naturales a favor de las empresas. Según ellos, para mejorar la provisión del servicio. La intervención privada dio pie, en algunos lugares a un aumento exagerado del costo del agua. Mientras poblaciones no tienen acceso a la salubridad, grandes corporaciones venden agua pura embotellada para subsanar el mal. Entre 1970 y 2000, la venta del agua creció más de 80 veces. En 1970 se vendieron en el mundo mil millones de litros. En 2000, 84 mil millones. Las ganancias fueron de 2.2 mil millones de dólares. - See more at: http://nu2.es/listas/articulos/la-proxima-guerra-ladel-agua


> captura

TEXTO Y FOTOGRAFÍA: rosA elenA Brito

CAPTURA NEW En busca de una realidad que pueda ser descrita, una

le da sentido a crear. Ese instante de caída libre, de

idea que se deje proyectar por palabras, una fantasía

salto al vacío, de estornudo que se resiste y todo es

que merezca ser narrada, una sensación compartida.

cosquilleo en la nariz y escalofríos, maraña de hilos

La captura de lo efímero.

sin ordenar, nube antes del relámpago cargada de

Los pensamientos desordenados y caóticos fluyen a

electricidad… en realidad es ese instante previo, lo

la velocidad de la luz, mientras otros tropiezan, se

que le da sentido.

amontonan, enredan y arremolinan, se empujan

Aguantar la respiración…retener, resoplar, descartar,

hacinados, se combinan, se anulan, luchan entre sí

ordenar, filtrar…qué sacrificio dar muerte a tanta

de forma torpe y atormentada; cada uno de ellos es

belleza, a las mariposas, al desenfreno, a la esencia

el intento de una idea por sobrevivir, por trascender

del ser, ahora que la esencia ya es contenida y tiene

a lo físico. El lienzo en blanco, un instrumento que

forma. Ideas ordenadas, conceptos plasmados. Por

espera en silencio, la tinta en la pluma, la captura de

eso el arte no se acaba con la Venus esculpida, en Un

un momento de luz.

Beso o Un Grito, el arte vive y es caos, es deseo,

Cuando aún el ser no contiene la esencia, cuando aún

emoción, es sombra, es luz... Por eso hay un duelo

el equilibrio es inestable y los pensamientos bombarde-

con cada poema escrito, con cada melodía compues-

an las paredes del cerebro como soda en la boca…

ta, con cada obra concluida. Crear, no deja indemne.

En realidad…en realidad es ese instante previo lo que

Algo en ti, también se transforma.

13


> artículo

TEXTO: rodrigo riera Biólogo Marino www.canariasahora.es

¡SIGUE LA CORRIENTE! Las corrientes oceánicas son responsables del clima costero en muchas zonas, proveen de nutrientes a áreas empobrecidas, y determinan que nos encontremos un tipo de fauna y flora marina debido a su intensidad y a la temperatura de la masa de agua que arrastra.

forma local al litoral canario. Todos conocemos alguna playa "peligrosa" en la cual la corriente se dirige hacia mar adentro, y la mayoría de ellas varía su dirección dependiendo de la marea, por ejemplo, hacia el Norte durante la marea alta y al Sur en los períodos de marea baja.

El archipiélago canario está expuesto a lo largo de todo el año a la Corriente de Canarias, que forma parte del conjunto de corrientes que existen en el Océano Atlántico. Esta corriente procede del norte del Atlántico y es de agua fría, con una velocidad lenta. ¿Cuáles son las consecuencias de esta corriente en las islas? La más obvia es un enfriamiento del agua porque arrastra agua procedente del afloramiento sahariano, que es fría y rica en nutrientes. Esta corriente tiene una anchura de varios centenares de kilómetros y cuando llega al archipiélago, que supone un obstáculo para su avance, se produce en determinadas zonas un incremento de la velocidad de esta corriente.

El conocimiento de las corrientes costeras es fundamental para todas las actividades que se desarrollen en el litoral, como construcciones portuarias, diques, playas artificiales, etc. Se habrán dado cuenta de que, por ejemplo, en el Este de las islas no nos encontramos ningún puerto con la bocana orientada hacia el Norte, que la forma y extensión de las escolleras de playas artificiales varía según la orientación y extensión de la playa, o que las concesiones de acuicultura no se localizan en áreas con corrientes de intensidad elevada.

Sin embargo, además de esta corriente también nos encontramos con corrientes costeras de menor entidad que afectan de

14

¿Sabes que existen aparatos que miden la intensidad de las corrientes marinas a lo largo de la columna del agua, desde la superficie al fondo? ¿Cómo es una playa con corrientes fuertes?


> mar de canarias

FÉliX HorMiGA

Ilustración: Atchen Pounapal

EL PLUMÍN Damián Villalba Morales firmó el papel con su nombre completo, una cordillera escarpada de líneas que remató con una raya por debajo y un punto final que taladró el papel y dejó al plumín seriamente averiado. −Perdón, dijo mirando el metal dorado. −No importa, tengo otro por aquí, dijo el funcionario abriendo una de las gavetas de la mesa y agregando: aquí se estropean con facilidad. Le faltó argumentar qué quería decir con “aquí”, pero Damián no era tonto y supo que el funcionario le estaba diciendo justamente lo que decía: aquí es “aquí”, no allá, de donde él venía, de donde traía ese acento correcto que procuraba noviazgos entre los de arriba más rápido que volando, aun sin haber sacado sus pertenencias del baúl del viaje. Los de allá que saben escribir sin dañar plumines y sin rasgar papeles, los que escriben del modo en que liban los colibríes. −Mire, ¿sabe lo que voy a hacer?, voy a la papelería y le compro uno nuevito, el que rompe paga ¡faltaría más!, ¡uno no, le compro una caja! −No, en serio, no se moleste, suele pasar y lo tenemos previsto. ¿Quiénes son los que lo tienen previsto?, pensó Damián. Un grupo aparte, ¿los que son capaces de caminar sin tocar la tierra? A Damián, la flema y las disfrazadas ínfulas del funcionario ya lo estaban cargando, cada vez se sentía más pequeño frente a él. −Puedo asegurarle que me haría muy feliz, al menos me sentiría más tranquilo y alejado de la culpa, el hecho simple de que me permitiera usted comprarle unos plumines, lo que haría con total alegría y sinceridad. No supo de dónde había sacado todas esas palabras.

Jamás un plumín había sido objeto de tanta atención y, realmente, se sentía culpable de haber cometido semejante avería delante del inmutable funcionario. Le fastidiaba la superioridad que irradiaba, el que no exteriorizara ni el más mínimo gesto de estar delante del bruto más bruto del mundo, el que para firmar necesitaba arruinar el plumín y el papel. Le irritaba el orden del despacho, su oscura y enorme caja fuerte de claves doradas, los papelitos colocados, desromantizados, el nivelado casi insultante de la foto del dictador, la inmaculada mesa y su peinado, su cabello brillante, su piel sin sudor, pese al calor del pegajoso y agobiante verano. −Señor, ahora, si me disculpa, he de seguir trabajando. Lo estaba echando del despacho y lo hacía pretextando eficiencia, cumplir con el horario de trabajo como modelo de cumplimiento con su salario. Y le importaba un bledo que él tuviera el problema que tenía. ¿Cómo es eso? −¿Sabe lo que le digo?, usted podrá ser el jefe aquí, pero no me parece serio ni justo que trate de evadirse del problema. Yo sé que está bien respaldado –dijo mirando la foto del dictador− pero hay momentos en que la protección, por grande que sea, no llega a tiempo. Y, sin saber cómo, había dicho las últimas palabras con el cuello almidonado del funcionario fuertemente asido entre sus enormes manos. Lo que ocurrió luego fue una suerte de incomprensibles gritos, empujones, cachetones y golpes, que no cesaron hasta el momento que comprobó que era él el que gritaba, que el otro llevaba un buen tiempo callado, roto contra la desproporcionada caja fuerte, doblado, inerte, pero sin perder la compostura de sus labios, como si estuviera diciendo: No hombre, no se preocupe.

15


> parto cerebral

16

MoisÉs FleitAs


> salitre

EL VIEJO (POETA ) Y EL MAR El poeta pasea entre las enormes piedras basálticas de Isla Negra y divisa unos maderos náufragos flotando sobre las embravecidas olas. “¡Ahí viene mi escritorio!”, piensa. Sobre aquel resto marino escribirá con su caligrafía estilizada y con la eterna tinta verde (¿por qué, acaso un recuerdo inconsciente del bosque nativo de Parral?) esos versos infaltables de cada día. Neruda trabaja pausada y disciplinadamente, va construyendo su obra día a día como un albañil en esa pequeña habitación torre con vistas al océano. La paradoja de esta obsesión por el azul y las olas es que él ha venido de los bosques araucanos, como la mayoría de los poetas chilenos. Ser del Sur, territorio salvaje de los indios mapuches usurpado por los colonos europeos, marca carácter, genera un tipo humano hecho de frío y fuego, de vino tibio en los inviernos, de lumbre y pan amasado. Un mundo verde, agreste, fabuloso y plagado de superstición o magia, semejante al galaico, muy distinto al Chile de las orillas del Pacífico, al que terminaría anclado en su viaje final. “La puerta en el crepúsculo/en verano/Las últimas carretas de los indios/una luz indecisa//y el humo/de la selva quemada/que llega hasta las calles”. Eso era La Frontera, poco propicia para la lírica . “La dura lluvia de Temuco”, templó sus días y su sangre, su soledad de artista adolescente al que su padre quería ver convertido en maestro, pues nunca habría entendido para qué servía un poeta, ni siquiera un Premio Nobel. Tampoco los chicos de su escuela respetaban su condición de aedo. “Toda mi pobre vida en una jaula triste, ¡ mi juventud perdida!”, se lamentaba. Encerrado en una habitación de estudiante en el gris y lóbrego Santiago, capital del país, se dedica a “escribir los versos más tristes”. Enamorado del amor, envía cientos de cartas amorosas a una muchacha de boina y ojos de niebla y no parará de amar hasta que poco antes de morir viva un último romance clandestino. Pero el gran amor de Neruda fue siempre el mar, desde que lo vio de niño bajando por el Río Imperial en un barquito de vapor hasta Puerto Saavedra. Años más tarde, huyendo de las

angustias capitalinas, en coches de ferrocarril de tercera clase, con dieciocho años, viaja hasta el puerto de Valparaíso. A partir de allí, su nombre y este puerto legendario, comparable a Estambul o Marsella, quedarían unidos “como las cadenas de remotas anclas”, como dice su gran amiga y musa, Sara Vial, a quien encargaría con el tiempo que le encontrara una casa, actual museo nerudiano, en lo alto de sus cerros coloridos. “Todo estaba en las puertas mágicas de Valparaíso”, puerto mayor de la costa del Pacífico, donde Neruda se sentía por primera vez en casa y feliz. Allí encontraría su mar particular: “Tal vez, en estos domicilios secretos, en estas almas de Valparaíso, solo quedaron guardadas para siempre la perdida soberanía de una ola, la tormenta y la sal, el mar que zumba y parpadea. El mar de cada uno, amenazante y encerrado: un sonido incomunicable, un movimiento solitario que solo pasó a ser, con el tiempo, harina y espuma de los sueños”. Tras sus últimos tiempos en París, cansado y nostálgico, el viejo poeta regresa a sus orígenes y al mar , tal vez en un esfuerzo final de purificación de ideas o motivos de vida. Pero le queda poco tiempo. Lo cierto es que va a pasar sus últimos días mirando ese oleaje furioso que a él le parece como el estallido de toda la cristalería del mundo. ¿Recuerda esos versos de Rimbaud que le fascinaban en sus días de adolescencia? “Elle est retrouvée! Quoi? L’ Eternité /C’est la mer allée / Avec le soleil”. El anciano vate vuelve a buscar las aguas de su mar, tal vez para curar sus heridas. Se despide, proféticamente: “ Alguna vez, hombre o mujer/después, cuando no viva/aquí buscad, buscadme/entre piedra y océano”. No fue fácil lograr que lo liberaran de la oscura tumba donde lo confinaron los verdugos de su pueblo, lejos del mar que amaba. Pero allí le encontramos hoy, tal como quería y rogaba a sus compañeros:” Enterradme en Isla Negra/Frente al mar que conozco, a cada área rugosa/de piedras y olas/ que mis ojos perdidos/no volverán a ver”. 17


> ars magna

TEXTO: Víctor GM Administrador de la Asociación Cultural y Artística Ars Magna www.arsmagnacrew.org // www.fb.com/arsmagnacrew

Esto es algo curioso en una sociedad en la que el sector audiovisual tiene una importancia vital. Vivimos en un mundo donde la mayoría de la información se recibe gracias a vídeos y fotografías. En Ars Magna, creemos que la educación debe ser un pilar fundamental para que la gente pueda aprender los orígenes de ciertos estilos y narrativas, y así poder enfrentarse a las pantallas de sus dispositivos con cierto sentido crítico. Tal vez deberíamos facilitar a la población el acceso a programas educativos sin artificios, buscando un símil con la música, A capella. Espacios de entendimiento donde el ruido que suele rodear a cualquier proyecto de gran envergadura no mate al mensaje, o al mensajero. Buscar expertos que planteen programas específicos a partir de la experiencias culturales locales y valorar sus características particulares.

-------- Imagen del Taller de introducción a la costura ------

a cappella* De nuevo, en estos últimos meses hemos estado presentes en diferentes debates que giraban en torno a la cultura en la isla. La mesa redonda para clausurar la exposición GEN80 y el encuentro propuesto por la Oficina de Apoyo al Sector Cultural del Gobierno de Canarias, donde nos reunimos muchas de las asociaciones y agentes culturales activos de la isla. En todos los debates se mencionó un problema de fondo que se repetía sin parar, la educación en torno al arte. Un problema que sabemos que no solo afecta al sector cultural, pero que en nuestro gremio, notamos que se deja en segundo plano en muchos programas educativos. A veces, tratado como un hobby o algo superficial. Aunque sabemos de primera mano, que algunos profesores luchan por cambiarlo, respetamos mucho el trabajo de los docentes de la educación pública. Tienen una difícil tarea al tener programas demasiado herméticos.

Aunque nosotros no somos esos expertos, seguimos emperrados en ofertar talleres y paliar un poco el problema. Y ya tenemos en marcha muchos proyectos que comenzaron en el mes de febrero y esperamos poder continuar hasta final de año. 'En marzo comenzamos con el Taller de cómic, coordinado por Íñigo Franco Benito (Ifrabe). También en marzo, estaremos colaborando con la Muestra de Cine de Lanzarote. Estaremos presentes en la proyección y el coloquio posterior de Writing on the city de Keywan Karimi. Una película por la que el autor fue condenado y encarcelado en Irán, por difundir la importancia del graffiti en su país. En abril volvemos con un clásico, el Taller de DJ a cargo de DJ Kamisetas. Y estamos muy contentos por estrenar uno nuevo: Taller de cianotipia, la técnica con la que la botanista Anna Atkins realizó el que se cree el primer fotolibro de la historia. Taller coordinado por la fotógrafa Yohana A.M. Y por último, aún tenemos que confirmar los nuevos talleres de costura coordinados por Cécile Pageu, dado el éxito que han tenido los realizados en febrero repetiremos seguro. Por supuesto, seguimos trabajando en nuestro espacio para poder ofrecer más proyectos y todos los miércoles (no festivos) de 15:30h. a 21:30h. Estamos abiertos y puedes visitarnos. Más información en www.arsmagnacrew.org

*a cappella es uno de los temas más emotivos que incluía Gata Cattana en sus conciertos. Gracias a la publicación en esta revista, queremos que se conozca el trabajo de esta poetisa y cantante de rap. Una mujer que nos llenaba con sus textos comprometidos, feministas, reivindicativos y de una carga intelectual que pocas veces se ve en el rap de nuestro país. Tristemente, nos ha dejado demasiado pronto. Desde que nos planteamos realizar un festival de hip hop como el Magna Fest, quisimos traerla a Lanzarote, y ahora ya no podremos. Nos queda tu música. Muchas gracias Gata.

18


> vergüenza y orgullo

La supervivencia de 375 especies marinas amenazada gravemente por la contaminación plástica

o l l u g r o y a z n e ü g ver “Acciones formativas", un compromiso educativo imprescindible para descubrir, respetar y conservar nuestro entorno natural. AGÜITA CON EL PLÁSTICO (Rafael Mesa)

19


“telAMon” TOnY MEndOzA dE lEón

“renAcer” ShEIlA CARABAllO

> Alumn@s pancho lasso

20

ShEIlA CARABAllO TOnY MEndOzA dE lEón


22


27

28

Rosario Valcárcel

Silvia Navarro

Virginie Jourdant

29

30

Roberto f Perdomo

26

Álvaro Guzmán

25

Jason deCaires

Moisés Gutierrez

24

estA secciÓn es PosiBle GrAciAs Al PAtrocinio de:

AYUNTAMIENTO DE ARRECIFE Concejalía de Cultura

AYUNTAMIENTO DE TEGUISE Concejalía de Cultura

AYUNTAMIENTO DE HARÍA Concejalía de Cultura

La sección “MARTE, mar y arte” ofrece un espacio de diálogo para artistas canarios o residentes en Canarias, cuyas obras estén inspiradas en el mar. Aquí tienen cabida las disferentes disciplinas artísticas que habitan en las islas.


MOISÉS GUTIÉRREZ

“MAREA” Cuando estés cansado y ya no puedas más, abre la puerta y sumérgete, húndete en las entrañas oscuras. Todo es silencio y paz, en el líquido amniótico de donde procedes. Mañana será otro día.

24


JASON DECAIRES

“GIRO HUMANO” Este remolino humano, compuesto por doscientas esculturas a tamaño real, forman un arrecife circular habitable por diversas especies marinas.

25


ROSARIO VALCÁRCEL “LAS MAREAS DEL PINO ”. El cielo, que siempre lucía azul, algunas veces se entoldaba de un color violeta misterioso e igual que si llevara consigo un presagio de lluvia o una tempestad perversa, parecía perder el rumbo. Entonces el mar, que le afectaban esos cambios de entusiasmo y melancolía de las alturas, se separaba de su piel, y con un movimiento compulsivo, se alzaba, venía a tu encuentro, se derramaba por la Avenida, penetraba en las casas sin rejas. Jugaba sin saber qué jugaba. Habían llegado las famosas Mareas del Pino. Y Roberto y yo salíamos cogidos del brazo a escuchar el rugido del océano, a mirar la orilla de la playa, y la corriente que era tan fuerte que arrastraba sebas, zapatillas, piedras, cadáveres de peces… Salíamos a encontrar una nueva excitación mental que rompiera con la rutina diaria. Y pasábamos el tiempo contemplando el batir de las olas, cómo se agitaban y se mezclaban igual que si abrieran una puerta cerrada tras otra y tras otra, cómo se aventuraban por la playa formando espumarajos al golpearse contra las rocas, cómo asaltaban los escondites más secretos. Y yo sentía su intimidad, el flujo y el reflujo, sus risas y sus gemidos. Aunque lo más divertido eran las andanzas de algunos muchachos que, a escondidas de los guardias municipales, se agrupaban en una zona de la playa llamada “Aguas Verdes” y, desde allí con agilidad y destreza se encaramaban a la barandilla, e igual que pelícanos, se lanzaban en picado a la marea llena, al mismo tiempo que chillaban: —¡Allá vamos! Aquel día se había reunido un jubiloso grupo. Era un espectáculo indescriptible de rostros arremolinados alrededor de unos chicos que poseían fuerza y valor frente al mar inmenso que se alejaba y volvía, que regalaba una honda sensación de libertad y de alegría. ¡Cuánto nos divertíamos! A mí, siempre me ilusionó saltar y salir volando, sentirme la persona más libre del mundo. Un día logré sentarme en la baranda y desde allí alocada, flotaba en el aire, sentía la brisa húmeda, la sombra evocadora del paraíso prometido, cuando de pronto Roberto empezó a llamarme a gritos: —¡Pero qué haces, Maribel, te vas a caer, te vas a caer! Aquello de volar fue un juego que él nunca compartió conmigo, pensaba que en cualquier momento me caería de cabeza hasta el fondo. A él lo que más le gustaba era ver las competiciones de los chicos, cómo apostaban entre ellos, y cómo animados por sensuales deseos

26

apoyaban sus pies en la parte alta de la barandilla y se preparaban para dar el arriesgado salto. Mientras nosotros palpábamos el aire frenético, las figuras que se formaban en la orilla, la luz del océano que devoraba todo. Ellos no daban un paso atrás ni para coger impulso, confabulados con la masa de agua, se persignaban para sentirse protegidos o besaban la pequeña crucecita que, al cuello, oscilaba colgando en una cadena. Les hechizaba jugar con el peligro, hacer cabriolas, contorsionarse igual que delfines. ¡Se satisfacían con tan poco! Eran una minoría sumida en un éxtasis, en una carrera sin freno. Uno a uno o en pareja, con los ojos medio cerrados, susurraban y gesticulaban, tal vez hechizados por los jadeos líquidos de aquellas sirenas que, citadas por los antiguos, vivían aún en sus castillos de agua y arena. Todo es posible. Por fin, aprovechando la llegada de las olas se lanzaban en un arco trasparente en un arco que rasgaba el aire. Y a mí, por un instante se me paraba el corazón. Caían como truenos: -¡Boom! ¡Boom! Se zambullían. Y se escuchaba el loco estruendo que parecía convertir las aguas en una mezcla de cristales rotos. Festejaban el estrepitoso mar, sacaban un brazo reluciente, como saludo, echaban chorros de agua por la boca, vociferaban el triunfo. Resonaba dentro de mi cabeza y yo me reía, abría y cerraba los brazos como si quisiera estrechar a aquellos seres, a los participantes que, muertos de frío, desfilaban con el bañador mojado y la arena pegada a los pies. Subían y bajaban del mar a la Avenida en una carrera libertina y violenta que excitaba los sentidos. Otras veces Roberto y yo nos pasábamos horas y horas bajo el sol picón y el aire quieto, con la mirada en el dios azul, en los acrobáticos saltos que los bañistas hacían desde una peana que, hábilmente, alguien había clavado en la gran piedra conocida como La Peña de La Vieja. Los nadadores, impulsados por una fuerza irresistible se arrojaban desde el trampolín para buscar quizás un rayo de sol en las profundidades del océano. Al poco tiempo, una tormenta furiosa comprendió que aquella peana no pertenecía al paisaje de la playa de Las Canteras y se la llevó. Han pasado muchos años pero yo sigo bajando a la playa y con las piernas desnudas observo el litoral, piso la arena lisa y brillante, las sebas y las aguavivas que siguen dando tumbos cerca de la orilla, e igual que si caminara sobre esquís, me deslizo en los ecos fantasmales, en la nostalgia que flota en los charcos, en el aliento de los surtidores al colarse en las rocas. Y puedo sentir los vaivenes y las voces nerviosas de las olas. Puedo sentir los secretos que esconden Las Mareas del Pino.


SILVIA NAVARRO

“DEL MURMULLO” Blanca la espuma que un día se gestó en las entrañas del cielo, negra la noche que ilumina la sal del gran azul

27


VIRGINIE JOURDANT

“MAR” Mar es una persona bondadosa, carismática y tranquila pero imprevisible como los mares. Es una mujer hermosa , segura de si misma, preparada para comerse el mundo con su fuerza interior.

28


ÁLVARO GUZMÁN

“LA BOYA” Microplásticos del mar, mosaicos de color con mensajes socio-ambientales como crítica a la falta de respeto de los humanos hacia el planeta y la vida

29


ROBERTO F PERDOMO

“EL FARO Y LA OLA” La metáfora del faro y la mar enseña que el que sabe por donde está el faro ni se pierde, ni se encalla.

30


DiseĂąo: www.fernandobarbarin.com


Nu2 nº44  

REVISTA ARTE

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you