Page 1

m.j. tabar miriam gutiérrez christian erhart félix hormiga atchen pounapal luis miguel coloma josé farray pepe vera alejandro Acuña Armas laura fernández caterina conti gerson díaz sabrina solfa mario m. relaño aarón garcía rosa elena brito eva astúa juan peña moneiba lemes ana fernández óscar valido carlos nicanor enrique plata vesna gonzález cristina camacho guasimara hernández

MARZO MAYO 2018

48


EDITORIAL HOY... te miro para custodiar mis entrañas, para que la edad no me devore la lengua.

Hoy sacudo mis arrugas para saber quién soy, cierro los ojos y te miro.

...un día abrí las ventanas para ventilar el cielo. Derramé mi reloj sobre la arena borrando las huellas de mis manos. Renuncié a la sensatez para abrazar con esperanza la osadía.

La utopía espera en los huesos. ¡Despierta! Ya has vivido la mitad de la muerte, tu unicornio tiene hoy cabeza de corcel. Has bostezado demasiadas veces sin sueño.

El camino me impuso el destino, pisando un sendero sin pasado, para alcanzar una tierra enterrada por la historia y con su futuro ya vivido. Avancé con la razón entre los dientes, con mi puño de cristal entre las manos. Mordí hasta donde mi mandíbula alcanzó a morder. Llaga ardiente en la herida de la tierra mal zurcida, pelo negro de noche, ausente la traquea del gallo, aullido de adobe y llanto. Arcoíris oculto entre la milpa, botas de hule, humo y barro. Piel ajena y huipil mancillado.

facebook.com/nu2revista

EDITOR y DIRECTOR Fernando Barbarin REDACCIÓN María Larumbe

CONTACTO Telf. 928 177 440 Fax 928 177 435 revista@nu2.es www.nu2.es

¡Despierta! Que los suspiros no sean tan caprichosos y la nostalgia no retuerza tus recuerdos.

AYER... la adolescencia era la patria.

La cordura carece de valentía cuando las palabras moderadas no sirven a la razón.

twitter.com/revistaNU2

DISEÑO Y MAQUETACIÓN Estudio de diseño CREA www.fernandobarbarin.com © PORTADA: NU2

#revistanu2

IMPRESO EN PAPEL ECOLÓGICO Joder, ¡recicla! DEPÓSITO LEGAL: G.C.1067/2007 Las opiniones, notas y comentarios son exclusiva responsabilidad de los firmantes, de las entidades y/o asociaciones.


13

17

20

29

SUMARIO

11

TEGUISE 600 AÑOS DE HISTORIA

ARTÍCULO >

7

SALITRE >

Pancho Lasso · 10

Aarón García · 19

Poyectos integrados 2B Bachiller fotografía

¿Cuántos universos luchan dentro de nosotros para hacerse con el privilegio de ser reales?

MAR DE CANARIAS >

FOTO DENUNCIA >

Félix Hormiga · 11

Vergüenza y orgullo · 20

Habíamos llegado a la celebración con mucho entusiasmo, dispuestos a bailar...

Localización de diferentes actividades en la conservación y cuidado del medio ambiente.

MI ISLA >

MENSAJE PARA... >

Luis Miguel Coloma · 12

Rosa Elena Brito · 21

Recuerdo que cuando era niño soñaba más. Y también que soñaba mejor.

Hubo un tiempo en el que anduvo tan rápido, pero tan tan rápido, que ni su propia...

CAPTURA >

MAR AFUERA >

José Farray · 13

Eva Estúa · 22

Sobre el inmenso escenario que es la costa, se representa una gran obra.

He visto el Cielo azul fundirse en el horizonte en la inmensidad del mar...

ARTÍCULO >

ARTE COLECTIVO >

Pepe Vera · 14

Parto Cerebral · 23

Si coleccionar gran cantidad de objetos es una patología...

Espacio para el arte asociativo conejero canalizado por asociaciones culturales.

ARTÍCULO >

ENTREVISTA >

Cats · 16

José Otero · 24

El pasado mes tuvo lugar la entrega de premios de la primera edición...

La exposición de José Otero, dentro de la corriente de la pintura expandida...

ABC SUB >

ISLAGRAM... >

Mar de plástico · 17

Espacio móvil · 25

El viaje no era excesivamente largo, apenas tres horas de coche...

En muchas ocasiones la belleza se camufla en lo cotidiano, una mirada tras la cámara...

FOTOGRAFÍA > Ana Fernández . . . . . . . . 28

MAR Y ARTE · 27

PINTURA > Óscar Valido . . . . . . . . . . . . . 29

Espacio de intercambio artístico donde el punto de referencia para el desarrollo creativo es el mar.

PINTURA > Carlos Nicanor . . . . . . . . . . . 30

Prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos, ilustraciones e imágenes incluidos en esta publicación sin permiso por escrito del editor.

FOTOGRAFÍA > Enrique Plata . . . . . . . . . 31 PINTURA > Vesna González . . . . . . . . . . . 32 FOTOGRAFÍA > Cristina Camacho . . . . . . 33 PINTURA > Guasimara Camacho . . . . . . . 34


> reportaje

M.J. Tabar

Todos los caminos conducen a EN EL AÑO 1400, EN EL CENTRO DE UNA ISLA VOLCÁNICA EMERGIDA DEL ATLÁNTICO, EN LA ENCRUCIJADA DE LA MADRE ÁFRICA, LA VIEJA EUROPA Y UNA AMÉRICA A PUNTO DE SER DESCUBIERTA, UNOS CAMPESINOS VEÍAN PASAR SUS DÍAS ARANDO, MARISCANDO Y PASTOREANDO. UN BUEN DÍA, CABALLEROS NORMANDOS DESEMBARCAN EN LA PLAYA DE LAS COLORADAS Y CAMBIAN LA VIDA DEL POBLADO DE ACATIFE.

Siglo XV. El hombre empieza a considerarse el centro del mundo, las monarquías desarrollan sus complejos sistemas burocráticos y comienza la era de las exploraciones. En Normandía, los conflictos con el limítrofe reino de Navarra son constantes y se vive un constante juego de tronos. En la pequeña Grainville, la casa real francesa incendia el castillo de los Bethencourt porque uno de sus miembros es partidario de los navarros. El nieto del traidor, Jean, es acogido en la corte francesa. Poco años después, el joven Jean adquiere en Génova suficientes conocimientos náuticos y geográficos como para plantearse una expedición a unas islas llamadas Canarias que ya había pisado un tal Malocello alrededor del año 1312. Le llegan noticias de que en ese archipiélago abundan tintes naturales como la orchilla, la sangre de drago y la tierra bermeja, materias primas muy apreciadas y valiosas para la boyante industria textil. Decidido, el noble normando vende todos sus bienes y en 1402 se marcha a la ciudad portuaria de La Rochelle para organizar su expedición. Allí conoce a Gadifer de la Salle, que se suma a sus planes piráticos. La isla de Lanzarote había sido identificada por primera vez en el portulano dibujado por el mallorquín Angelino Dulcert. Por fin, las Canarias dejaban de ser “Las Afortunadas de Plinio” y se convertían en islas reales y localizables.

Teguise

Jean y Gadifer arriban un año más tarde al islote de Alegranza y, días más tarde, desembarcan en la costa sur de Lanzarote, levantando un campamento en la playa de Las Coloradas. Guadarfía, rey de los majos y máxima autoridad insular, les ofrece sus respetos. En Le Canarien, la crónica que escribieron los normandos de la conquista de Canarias, un grabado muestra a Guadarfía arrodillado ante una pila bautismal, convirtiéndose a la fe cristiana. La historia de la conquista está llena de litigios entre los propios conquistadores. En una segunda expedición, otro hidalgo Bethencourt de nombre Maciot llega con nuevos pobladores y se casa con Teguise, la hija de Guadarfía: es el fundador de la villa de Teguise, acusado en su momento de déspota y esclavista. En 1418 los normandos venden el reino de Canarias al sevillano Enrique de Guzmán y se instaura un nuevo marco legal en la isla: empiezan a funcionar los Consejos, los Cabildos y las mismas normas que se aplican en los señoríos andaluces. No podría haber sido en otro sitio sino en el poblado de Acatife, que reúne las mejores condiciones de todo el territorio: una atalaya, la de Guanapay, desde donde otear la llegada de navegantes inesperados, buenos suelos para la labranza y el acopio de agua… La nueva villa de Teguise se convierte en la capital del incipiente reino de Canarias.

7


Imágenes de la arribada de los europeos extraidas del Le Canarien.

Inauguracion del monumento al doctor Alfonso Spínola nacido en La Villa en 1845 Imagen cedidad por el fotógrafo Javier Reyes Acuña

principales objetivos de los piratas berberisLAS RAZIAS DEL MARQUÉS cos. En 1618, un ataque pirático casi consiUno de los nombres fundamentales de la gue destruirlo por completo. Se tuvieron que historia de Teguise fue Agustín de Herrera, traer de La Palma vigas, tablones y balausnacido en la villa en la primera mitad del tres de madera para reconstruirlo con ayuda siglo XVI. Era un hombre muy vinculado a de canteros, herreros y albañiles especializala casa real española. Apenas tenía dieciodos de otras islas. cho años cuando emprendió, con licencia Bajo sus magníficos techos de madera se real, su primera expedición a Berbería para reunían capitanes, alcaldes, señores, regidocapturar esclavos, razia que repitió desde res y gobernadores. Ocupaba la parte traseentonces una vez al año. Con la gente que ra de la iglesia de Nuestra Señora de apresó formó una milicia morisca para Guadalupe y limitaba con el actual Callejón defender sus dominios insulares. En 1567, de la Sangre, la calle Herrera y Rojas, la calle Felipe II le recompensó con el título de Espíritu Santo y la antigua mareta grande. El conde por los servicios que prestaba constiempo y los litigios fueron devorando los tantemente a la monarquía en la disputada materiales y arruinando el palacio. El pleito costa africana y por ser un excepcional cenpor los derechos sobre las islas duró casi un tinela de las rutas atlánticas. Su entregada siglo. En este intervalo de tiempo, familiares, defensa de Azores y Madeira le valió el D. Gonzalo Argote de Molina (1548/9 —1596) encargados y apoderados fueron desmantenombramiento de marqués de Lanzarote. lando la casa y llevándose sus enseres. Las Su palacio ocupaba originalmente una manzana de Teguise, villa puertas, las ventanas, los techos y la noble cantería fueron aproque convirtió en el centro político y social de Canarias. El enorvechadas en otras construcciones de la villa y para construir el me edificio, que hoy ocupan seis viviendas, fue la casa de balcón y la actual portada de la casa. En el siglo XIX se reconsgobierno de Lanzarote, sede del cabildo de entonces y uno de los truyó tratando de imitar la mansión original y durante las obras

8


Carta naútica de Mecia de Viladestes, 1413. Biblioteca Nacional de Francia

minó de imprimir Nobleza de Sevilla, un libro que dedicó a Felipe II. Su interés por los libros de heráldica y caballería, y sus ganas de convertirse en marqués de una isla como Lanzarote, le hicieron granjearse la fama de hidalgo “soñador y megalómano”. Incluso llegó a decirse que inspiró al protagonista de Don Quijote, ya que Argote debió de compartir aula de gramática con Miguel de Cervantes. El caballero normando Juan de Bethencourt

se encontró un panel con grabados podomorfos y fragmentos de la antigua arquería. Puede que en el siglo XXI pueda convertirse en el museo de historia que la isla necesita. ARGOTE DE MOLINA Todavía no había cumplido los dieciséis años cuando Gonzalo Argote de Molina se embarcó en una batalla naval contra los turcos para conquistar un estratégico peñón frente a las costas marroquíes. Nació en 1548 en Sevilla y desde su más tierna juventud se puso al servicio militar del rey español, ayudando a sofocar la rebelión de Granada y deteniendo salteadores en las sierras de Jerez y Ronda. No se sabe si fue en Sevilla o en Madrid donde conoció a Constanza de Herrera, hija del primer marqués de Lanzarote. En 1586 tuvo un papel crucial cuando el corsario berberisco Morato Arráez invadió la isla y capturó a su esposa. Argote negoció el rescate en la galera del turco, custodió el castillo de Guanapay y participó en la resistencia en la cueva de Los Verdes, entre cuyas oquedades se escondieron muchos lanzaroteños. La población vivía atemorizada, escrutando el mar. En medio siglo, la isla sufrió cinco terribles ataques piráticos que se llevaron cautivos a 1.600 lanzaroteños. Tiempo después, Argote pasó dos años en su Sevilla natal y ter-

En 1589 regresó a Canarias y aquí se quedó. Ordenó la fundación de un convento dedicado a la virgen de Miraflores en Teguise para hacer cumplir la última voluntad de Sancho de Herrera. En vez de ubicarlo en la huerta de Famara donde deseó el fallecido, Argote y los frailes decidieron que no era un lugar seguro y eligieron un nuevo emplazamiento, al sur de Teguise. El convento fue pasto de las llamas en 1618 y sus obras de arte, robadas. Se reedificó años más tarde hasta que en 1835, la Daniel Ramírez y Flor González desamortización de Mendizábal supuso su cierre y entrega a la administración civil. De este lugar donde yacieron los nobles de Lanzarote sólo queda hoy la iglesia transformada en sala de exposiciones y en espacio para actividades culturales. En 1973 se restauró, pero durante las obras cuatro altares de madera fueron destruidos y la lápida del marqués fue arrancada y arrojada a los escombros. 600 AÑOS DE HISTORIA La Villa de Teguise celebra este año sus 600 años de fundación con una programación de actividades culturales que incluye conferencias impartidas por historiadores, charlas en centros educativos y exposiciones sobre el importante fondo documental que conserva el Archivo de Teguise. La web del archivo recopila fotografías, documentos y biografías que profundizan en la historia de la villa, declarada conjunto arquitectónico histórico —artístico por el valor que guardan sus callejones angostos y todos los acontecimientos que en ellas se desarrollaron.

9


> Alumn@s pancho lasso

2b bachiller

SOLARIGRAFÍAS. Para obtener estas imágenes, con estas cámaras hechas con una lata de refresco, los fotógrafos las han colocado durante tres meses en paredes, farolas, árboles y azoteas, camufladas para captar paisajes urbanos, rurales y marinos de Lanzarote. CHRISTIAN ERHART

MIRIAM GUTIÉRREZ

10


CANÁ Habíamos llegado a la celebración con mucho entusiasmo, dispuestos a bailar y aromarnos la boca con buen vino. Nada más traspasar el portón encontramos un patio adornado con ramas verdes de olivos y palmas, salpicados de flores silvestres. Unos tableros largos pegados a las paredes hacían de mesa para las viandas. No era una boda rica, pero sí bien cuidada y atendida. Una vecina de nombre Myriam, la de Yôsef, el carpintero, y madre de un joven con cierta fama de mago, estaba entregada a ayudar y era la que disponía cómo debían ir colocadas las cosas. A ella, nada más entrar, le oímos comentar a un miembro de la familia de los jóvenes esposos que el vino era poco para la gente que estaba acudiendo. La comida no era muy abundante, propio de los hogares humildes de Galilea, pero un grupo de jóvenes romanos de familia acomodada, amigos del novio, le trajeron de regalo una carísima ánfora de garum de Carthago Nova, y algunos alimentos estaban sazonados con esta exquisita salsa, dándole un toque que hacía vibrar el paladar. Para los ortodoxos la presencia de los romanos y esa intromisión gastronómica no estuvo bien aceptada, pero tanto yo como mis amigos disfrutamos a placer, y, al menos, combatíamos el pésimo vino que tenían. Un caldo abominable del que bromeábamos diciendo “el viejo Ashir, se ha quitado del medio, gracias a esta boda, el peor vino de su comercio”. Ignoro si la familia tenía, como vimos, en una habitación anexa al patio, seis grandes ánforas colmadas de agua hasta el borde, como alternativa al terrible vino. Después de haber bailado, cantado y comido, tanto yo como mis cuatro amigos, Atzel, Calev, Drori y Eitan,

TeXTO: FÉliX hOrMiGa / ilUSTraciÓN: aTcheN POUNaPal

decidimos dejar de sufrir semejante vino e irnos de la boda, a buscar mejor bodega. Mientras salíamos, despidiéndonos con cinco pretextos diferentes, pudimos ver cómo Myriam se empecinaba en que los desposorios salieran dignos y que los invitados se sintieran alegres y satisfechos. La casa de la boda estaba al pie de un camino empedrado levemente descendente. Nada más empezar a bajar nos encontramos con un grupo de unas catorce personas, entre los que iba una mujer. Hablaban con voces muy vivas, también la mujer, que parecía ser quien llevara la voz cantante. Por sus comentarios supimos que se dirigían a la boda. Según Calev, que conocía a algunos de ellos, el más joven del grupo era el hijo de Myriam, y si hubiéramos hecho un dibujo del movimiento de los miembros de esta peculiar comitiva, hubiésemos descubierto que se acercaban al muchacho, como abejas que se turnan para disfrutar de una flor cargada de polen. ─¿Vienen de la boda? ─preguntó uno de ellos, al cruzarnos. ─Así es, contestó Eitan, venimos de la boda. ─¿Y qué tal va? ─preguntó la mujer. ─Todo bien, menos el vino que hay poco, pero no corran, es el peor vino de Galilea ─respondió Atzel, que era virtuoso en los aciertos. Entonces el grupo soltó, al unísono, una sonora carcajada, que provocaron las nuestras, llenándose la calle de alegre fanfarria. Y hay que ver, como son las cosas, al día siguiente, no hubo una persona con la que me cruzara que no me hablara del tan especial y excelente vino de la boda. La gente se ha vuelto loca, ¡ay, Galilea!

11

Gloria Romero Figuera

> mar de canarias


> mi isla

lUiS MiGUel cOlOMa http://islaflipica.blogspot.com.es

Vasos comunicantes Recuerdo que cuando era niño soñaba más. Y también que soñaba mejor. En cualquier momento me quedaba abstraído. Suspendido en una dimensión paralela de la realidad. En un plano ajeno al tiempo y al espacio. Ante la gente quedaba un molde de mí. Estático. Con la mirada perdida. Ausente. En más de una ocasión, recuerdo haber sido arrastrado de uno de estos paréntesis a la brusca realidad por unas palmadas o un zarandeo. Debe ser que aquella capacidad inconsciente molestaba. Que no resultaba normal. Busco en mí mismo esta supuesta habilidad perdida y no la encuentro. Me pregunto si la perdí al adaptarme a la uniformidad social. Si es un proceso intrínseco al crecimiento personal, que poco a poco vayamos teniendo más recuerdos que sueños. Me horroriza pensar que un día lejano, ya muy mayor, no pueda soñar. Imagino la existencia como un sistema de vasos comunicantes en el que unas capacidades bajan o suben a costa de otras. Renunciamos a algunas de forma consciente y otras las perdemos sin darnos cuenta, o bien, simplemente se van deteriorando por falta de uso. Enormes tubos dispuestos como en la cristalización del cuarzo. Transparentes, precisos. Llenos de fluidos de diferentes tonos que pasan de uno a otro, haciendo subir o bajar el nivel. Ilusión, fuerza, consciencia, tesón, madurez, racionalidad, abstracción, recuerdos, creatividad…, sueños. Son muchos los recipientes. A lo largo de la vida vamos añadiendo nuevos y, tal vez, desconectando otros.

12

Con el tiempo, aprendí a soñar más despacio. La cantidad fue perdiendo relevancia en mi existencia y la calidad ocupó ese espacio de mi inconsciente con la cadencia paciente que tienen las sustancias densas. Una inundación amable que poco a poco moldea mi ser y me permite disfrutar del silencio y de una contemplación ausente de culpa. Sin que sienta que esté perdiendo el tiempo, porque este transcurre ahora más lentamente. No requiero de sensaciones fuertes para sentirme vivo. He encontrado vida en la admiración de la belleza. En la observación consciente del tránsito. He podido comprobar que cuando los segundos pasan despacio, te permiten ver la riqueza de los detalles, escuchar la vibración de los colores y sentir la textura del viento. Ahora recuerdo más que sueño. Trato de rescatar en las escenas que me brinda la memoria, esa frescura infantil de la abstracción que me permitía huir de la umbría realidad pero, por el momento, solo encuentro eso. Recuerdos. Huellas de sensaciones. Sombras de sentimientos. Dejo volar mi mente, pero siento que cae como un pájaro que se olvidó de volar. Todo lo que alcanzo a ver está grabado. Hasta mis más vagos pensamientos tienen interferencias. Se escucha en ellos el inconfundible hormigueo de los discos de vinilo y cuando parece que han despegado, se precipitan al vacío. Y así una y otra vez. Temo que en esta tendencia al sepia acaso se han secado y resquebrajado mis raíces. Necesito volver a sentir el suelo. La energía que sube desde el centro de la Tierra y me sujeta firmemente los tobillos para que el viento no me lleve y me arrastre dando tumbos como una aulaga por la llanura polvorienta e infinita del tiempo.


> captura

JOSÉ Farray

Bañistas Sobre el inmenso escenario que es la costa se representa una gran obra aparentemente caótica, pero que está compuesta de múltiples y pequeñas representaciones que podemos crear y recrear a nuestro antojo como si de un guión cinematográfico se tratase, decidir qué relación tendrán los personajes entre sí y entre su entorno.

13


> artículo

TeXTO: PePe Vera / www.pepevera.net

NOMBRES PePe

Si coleccionar gran cantidad de objetos es una patología, ¿a qué tipo de enfermedad responde el hábito de esparcir plásticos por todo el Planeta? Es una locura mortal. Es como una colección despreocupadamente colectiva. Cuando paseo por las playas y recojo basura de sus arenas, mayormente plásticos, la gente me mira con extrañesa. Imagino que podrán pensar de mí. Curiosamente cuando la gente ve a otros tirando basura a la playa, nadie los mira con sorpresa, ni expresa reproche alguno. Parece ser que es una locura recoger basura de las playas, pero tirarlas no. Al investigar en el proyecto, me encontré con infinidad de cifras y datos alarmantes. Pero recuerdo uno especialmente significativo. Una cita lo bastante clara y preocupante, además muy cercana en el tiempo para ser alarmante, “en el año 2050 habrá más plásticos que peces en nuestros mares” . Aun así, parece que la humanidad no va a cambiar de rumbo.

14

El problema de la contaminción de nuestros océanos, mares, lagos y ríos proviene del mismo sitio que el de las tierras y el aire del Planeta. Responde a una socidedad compulsivamente consumista, con una industria capaz de satisfacer este frenético deseo. El cambio climático, concecuencia de nuestros hábitos de vida, dará sus frutos. Las sus efectos ya están aquí. EL PROYECTO Fue lo vulgar del objeto lo que llamó mi atención sobre los demás plásticos que encontraba en las playas de la isla. Consciente de lo vulgares que eran esos pequeños trozos de plástico y que lamentablemente también se habían converdido en cotidianos, en 2013 empecé a recogerlos. Al principio eran pequeños trozos de plástico de diversos colores, tamaños y formas, entre ellos bastoncillos de varios colores, de esos que se usan para la limpieza de oídos. Los agrupaba sobre una mesa intentando descontextualizarlos de alguna manera, hasta que se me ocurrió unirlos. Uno soporte del otro, bastoncillos y trocitos


de plástico. Luego reciclando madera, de recortes desechables de la carpinteria de la Escuela de Arte, obtenía el soporte. La peana elevaba y finalizaba la pieza. Creando un nuevo objeto, contradictorio, dadaista, reinventado. Construyen su nuevo discurso estético sin renuciar a lo ético de su mensaje medioambiental. Hablan por sí mismos individualmente, y en grupo su variadad y cantidad los reafirma. Las piezas por separado ocupan su propio espacio estético en formas, texturas y colores, sin renunciar

a su mensaje de denuncia. Es en la sorpresa donde ética y estética se unen en un solo discurso. En grupo, las piezas alzan las voz denunciando a gritos el estado de los océanos y mares. El mensaje es reforzado por la variedad y cantidad de objetos, que se alinean para formar una auténtica marea de plásticos.

15


> artículo

CACT COGNITIVE CHALLENGES

1

2

3

4

El pasado mes tuvo lugar la entrega de premios de la primera edición cata photo challenge http://www.centrosturisticos.com/cactphotochallenge que forma parte de un proceso de innovación abierta que los CACT están llevando a cabo en distintas áreas y por el cual se ha creado el espacio 48, donde se presentan diferentes retos. A través de la tecnología Watson, se ponían en marcha los equipos multidisciplinares de voluntarios para contribuir en el entrenamiento de esta nueva herramienta turística. Ellos lograron entrenar —introducir preguntas y respuestas— a su aplicación App Store – Google Play para que los visitantes que la utilicen puedan recibir información de lo que buscan, y mejorar su experiencia. Las temáticas propuestas fueron Gastronomía, Geoparque y Planificador de viaje; una experiencia que giraba siempre sobre la red de centros y sobre Lanzarote. Los premiados de la edición por categorias fueron: 1. CACT PHOTO CHALLENGE, Alejandro Acuña Armas 2. Arte, Laura Fernández Sánchez 3. Arquitectura, Caterina Conti 4. Ocio, Gerson Díaz Bolaños 5. Naturaleza, Sabrina Solfa

16

3

5


> abc sub

TEXTO: MariO M. relaÑO http://hisaetuvalu.wix.com/mariomrelano

MAR DE PLÁSTICO El viaje no era excesivamente largo, apenas tres horas de coche a través de Andalucía para llegar desde Málaga al Cabo de Gata. Pero, quizás porque habíamos salido después del almuerzo, quizás porque viajaba en el asiento trasero del coche, o porque era un asiduo de la siesta, la música de Zenet que sonaba de fondo me relajó de tal manera que caí en un ligero duermevela en el que, a pesar de escuchar los murmullos de mis amigos, terminé dejándome llevar por el sueño. Yo era el único habitante de lo que podía parecer un gran continente de plástico. Mi universo soñado estaba pintado de blanco y el bochorno del día, junto con la uniformidad del paisaje, me llevaban a intentar huir sin rumbo de ese lugar impuesto. Mis horas se iban en caminar hacia algún lugar desconocido. No sabía lo que era norte y sur, pero en la rutina de mi viaje, me hubiera complicado más saberlo. En este mundo de plástico era complicado avanzar, sobre todo cuando los pies se me quedaban pegados a sustancias viscosas o cuando tropezaba con montones desmadejados de polietileno enredándome en ellos. La soledad del lugar, lo inhóspito de ese desierto de plástico, me hizo preguntarme si yo había nacido allí o si había llegado por accidente, y cuál sería mi futuro. No lograba recordar más allá de un corto período de tiempo y tampoco conocía otra cosa con la

que soñar. En cualquier caso, los días pasaban... Una madrugada, un gran golpe me despertó. Al levantarme pude comprobar que mi inmenso continente había chocado con algo hermoso. Algo que me dejó fascinado con solo verlo. Una isla de tierra rodeada de mar, con colores fascinantes y vida en forma de diferentes especies, se mostraba ante mis ojos. De rodillas toqué el agua. Un pájaro voló hasta mis pies. Olí. No sabía qué olía a mi alrededor pero sabía que no era plástico. ¡Era todo tan hermoso y al mismo tiempo tan irreal! Mi blanco continente de plástico comenzó de nuevo a moverse. En poco tiempo veía cómo se alejaba de la tierra. El miedo me dejó paralizado, tanto que ya me resultó imposible saltar. Pero no estaba dispuesto a perderme todo aquello que se me ofrecía. Salté al agua. Nadé con fuerza hacia la isla pero el mar me alejaba de la costa. Intenté gritar... Ya habíamos tomado el desvío hacia el Cabo de Gata —me informaron. Zenet seguía sonando y el mar de plástico que cubría gran parte de la provincia de Almería se perdía al fin a mi izquierda. Un mar azul se mostraba ante nosotros. Me desperecé, tomé un trago de agua e intenté contar mi sueño. La playa nos esperaba. 17


> salitre

aarÓN García

Papá ¿Cuántos universos luchan dentro de nosotros para hacerse con el privilegio de ser reales? ¿Cuántos mundos coexisten sin que sepamos jamás qué materia los preñó? ¿Cuántas realidades forjan nuestra imaginación? No se debe negar la existencia de aquello que nuestros ojos no ven ni condenar a la nada aquello que está fuera de nuestras percepciones.

19


Foto: Rafa Mesa

> vergĂźenza y orgullo

Paisajes creados por manos irresponsables y mezquinas

20

lo l u g r o y a z n e vergĂź

Voluntarias y voluntarios que se movilizan para tener una isla mĂĄs digna.


> mensaje para una botella

El homb re

sin somb ra

Hubo un tiempo en el que anduvo tan rápido, pero tan tan rápido, que ni su propia sombra pudo seguirle. Y para evitar sentirlo, para evitar sentir el miedo del que huía, mientras corría, buscó la compañía de los pájaros que se cruzaban en su camino y comenzó a seguir a algunos, convirtiendo el camino de estos, en el suyo. No importaba la dirección, porque lo importante era lo que pretendía dejar atrás. Pero el pájaro llegó a su árbol y se posó; aquel cuerpo sin sombra se quedó entonces mirando al sol, queriendo ser luz, luz que haría crecer al árbol que tenía a su lado, luz que se derramara sobre su cuerpo y le devolviera al mundo visible, tal vez; pero aquel sol también se puso. Disfrutó entonces del silencio y del negro de la noche hasta que volvió la luz… del otro día y con él, del canto del pájaro. Quiso ser esta vez sonido, para tener algo que decir, pero el sonido ya tenía significado en sí mismo y pensó, pensó en seguir al silencio entonces… o ser el silencio del árbol en la noche, le gustaba aquel árbol. Pero claro, el silencio; el silencio casi tenía más alcance y peso que el propio sonido y así fue de contundente. Lo intentó con el blanco y con el negro… lo intentó con el color, pero los colores, también eran luz… Y así, siguiendo a los pájaros y pretendiendo ser luz, sonido, silencio, blanco y negro... oscuridad, pretendiendo ser y siguiendo a las cosas que ni seguían ni eran, siguiendo a otras sombras, que también seguían a sus propios pájaros, nubes y sueños…los días se iban haciendo cada vez más cortos, las noches largas y frías, hasta que el pájaro emigró. Se quedó entonces bajo un árbol sin hojas, casi hasta sin sombra también, otro invierno… otro pájaro… otro árbol… otro día… Cada pájaro su ruta, cada árbol su estación, cada estación su luz y su oscuridad, y el vacío rebotaba cada vez más en la concavidad

rOSa eleNa briTO

de su cuerpo hueco, más grave y rotundo cada vez. Debió ser el agotamiento, debió ser lo que sucede cuando uno intenta seguir a los pájaros, a las nubes… seguir a todo lo que no es uno. Debió ser el agotamiento que produce buscar siempre fuera para llenar dentro o, mejor, para no mirar, por temor a no encontrar o a encontrar lo que no se quiere ver. Y se enfrentó a reconocer en sí mismo la clásica huida cobarde y el enorme vacío que esta deja. El hombre sin sombra se dio cuenta de que estaba solo. Estaba solo, sin sombra y con un vacío inmenso que había crecido precisamente mientras estaba intentando evitarlo. El hombre sin sombra estaba rodeado de pájaros, de árboles, de soles, de luces, pero estaba solo. Solo de sí mismo, sin pensamiento, ni ilusión que empujara su engranaje vital. Su mente estaba en blanco, o en negro. Sin lugar al que salir corriendo o huyendo, y sin ganas de quedarse tampoco. Sin rama sobre la que llorar, sin pasatiempo que le sirviera de excusa para rellenar el tiempo, sin ocupación inventada, ni real, que le sirviera para ir justificando la vida o algún vuelo. Estaba solo, desnudo ante sí mismo, y se dio cuenta de que nunca se había visto así. En realidad, nunca se había mirado. En realidad, nunca se había atrevido. Miedo. Así, agotado de vivir hacia el exterior y ausente de sí mismo, descubrió que ya no podía perder más de lo que había perdido. Y fue perdiendo el miedo a mirar, mientras perdía el miedo a perder. El hombre sin sombra descubrió que, después de todo, el miedo que había intentado dejar atrás, seguía ahí. Era miedo a no ser quien esperaba, pero tampoco sabía bien quién o qué esperaba ser. Miedo a no ser. Y empezó a identificar el miedo. Había miedo. Miedo cuando el hombre se esconde…o cuando grita muy fuerte para esconder lo que la verdad susurra con certidumbre aplastante. Hay miedo cuando no se puede hablar de miedo. Miedo a reconocer que no nos conocemos, miedo a aceptar que la sombra ajena, tiene mucho que ver con nuestra sombra. Hay miedo al miedo. Miedo a no saber a dónde ir, miedo. Miedo a no ser. Miedo a sentir. Miedo a reconocer que tal vez, no hay rumbo, que tal vez, no hay un final ni finalidad, que en realidad, no hay camino correcto o incorrecto. Y así, perdiendo el miedo, empezó a ver, a ver y a iluminar su propio miedo, a sacarlo ante la luz. Esta vez la luz sí le prestó atención. Esta vez la luz le devolvió su sombra.

21


> arte

ilUSTraciÓN: JUaN PeÑa / TeXTO: eVa eSTÚa

He visto el Cielo azul fundirse en el horizonte en la inmensidad del mar a dos aves entre Cielo y Tierra volando en libertad. He visto solo lo Vivo. Un nuevo mundo donde los ojos brillan resplandeciendo paz donde los Corazones descansan en la quietud de su esencia. Un lugar donde a cada paso todo florece donde brilla el Sol donde el viento cuenta hermosas historias historias de otros lugares que son el mismo donde el Océano acaricia tu piel y limpia tu Cuerpo donde el fuego de tu Corazón nunca se apaga. Ese lugar se llama Madre Tierra. Reflejo del Cielo añorado que se manifiesta Aquí bajo nuestro pies!! GRACIAS *Del libro ilustrado “Bamba Tuba”

22


> parto cerebral

24

+iNFO: www.Fb.cOM/ParTOcerebral


> almacenado

La exposición +++FLOW de José Otero podría enmarcarse dentro de la corriente de la pintura expandida. Texto, música, escultura—instalación y, por supuesto, pintura, forman un imaginario heterogéneo en donde se invita al espectador a elaborar lecturas e interpretaciones diferentes. Asuntos de tanto peso como la propia naturaleza de la imagen son recreados aquí sin grandilocuencia, casi siempre desde un espíritu lúdico. Nada hay más serio que lo lúdico. Se trata de ese espacio de experimentación del sujeto con los significados que le rodean y que constituye una deriva de los adultos en la necesidad de juego en el niño. Eso del flow, ¿no es una cosa del rap? Siempre me ha costado controlar la deriva del significado de las imágenes que he hecho. Supongo que carezco del talento necesario para acotar mi producción dentro de un tema concreto. En un momento del desarrollo de mi proceso pictórico, decidí dejar cualquier pretensión de comunicar esta u otra idea y las dejé fluir (flow). Un día pinto un cuadro abstracto, otro día escribo un cuento de ficción y al siguiente compongo una canción sobre esas dos últimas cosas, por ejemplo.

JOSÉ OTerO

Entonces, ¿todo vale? No, nunca. ¡Muerte al todo vale! Hay lógicas internas en ese proceso, lógicas que incluso he olvidado tras terminar las obras, pero nunca pura gratuidad o azar. El azar es la cosa más aburrida que existe en el arte. Si no hay criterio, bueno o malo, no hay tensión, no hay diversión. Como es lógico, tengo obras mejores que otras y también hay lecturas más o menos acertadas de dichas obras. El juego de los niños puede parecer, por su fantasía, algo irracional. Sin embargo, ellos saben muy bien que solo algunas cosas tienen sentido en ese juego. Los juegos son divertidos porque tienen reglas. Aquí en El Almacén se me abre el reto de armar un juego a partir de un montón de cuadros, textos, canciones y otras intervenciones, para un lugar y un público concreto con una historia muy especial. El montaje de las obras en la sala va a ser importante para generar determinados significados. Espero, en todo caso, que estos no sean demasiado obvios. En la disposición de las obras se verá si hay flow o no lo hay Entrevista y fotografía: Moneiba Lemes

!

La exposición +++Flow de José Otero se puede visitar desde el 23 de marzo al 19 de mayo de 2018 en la Sala Aljibe de El Almacén, dentro de la programación de artes plásticas del Área de Cultura del Cabildo de Lanzarote. 25


26


29

30

31

32

33

34

Óscar Valido

Carlos Nicanor

Enrique Plata

Vesna González

Cristina Camacho

Guacimara Hernández

Ana Fernández

28

eSTa SecciÓN eS POSible GraciaS al PaTrOciNiO De:

AYUNTAMIENTO DE ARRECIFE Concejalía de Cultura

La sección “MARTE, mar y arte” ofrece un espacio de diálogo para artistas canarios o residentes en Canarias, cuyas obras estén inspiradas en el mar. Aquí tienen cabida las disferentes disciplinas artísticas que habitan en las islas.


ANA FERNÁNDEZ

“SIN TÍTULO” Siempre cuidamos nuestro pequeño jardín, aunque el vecino levanta un muro de óxido, recordaré la infinita línea azul que tuvimos.

28


ÓSCAR VALIDO

“LA HUIDA” Se acercó sin hacer ruido una oscilante silueta. Tufo a ferruge y a muerte. El instinto a flote sale, dando rienda a la experiencia...

29


CARLOS NICANOR

“LÓPEZ RUIZ” La intensidad escultórica es de naturaleza poética. Tal vez por eso su obra parece tan cómoda y rigurosamente expresiva cuando hace suyo el legado de las vanguardias, en especial del dadaísmo, y su capacidad para hacer objetos autosuficientes, entidades cerradas con las que para comunicarnos es imprescindible una clave cultural. Frasco Madera, pintura y moldura, 60 x 80 x 7 cm.

30


ENRIQUE PLATA

“HVITUR” Hvitur es el resumen de una experincia inolvidable en la Islandia Blanca, en la que predominan los paisajes de infinitos blancos. El blanco es una puerta en medio de un territorio inhóspito e inabarcable. Es una luz, una posibilidad. Los blancos se entrecruzan y se funden conformando una mole indómita que invade y cautiva a partes iguales, permitiendo la reflexión en torno a la insignificancia del ser humano ante el fenómeno natural.

31


VESNA GONZÁLEZ

“POPSEIDÓN” Y en un momento de ira, Popseidón emergió de entre un mar de plástico. No hubo compasión con la mano traicionera.

32


CRISTINA CAMACHO

“ATRAPADA” Atrapados en nuestra propia basura, el cuidado, protección, conservación y divulgación marina; es responsabilidad de todos.

33


GUACIMARA HERNÁNDEZ

“BLEU” A cada paso reflexiona la incierta espera de fijar el rumbo. A lo lejos, el sonido del piano orienta su brújula oxidada. El summer 78 de Yann Tiersen le vuelve a dar fe. Y sigue, y espera. Lo incierto deja de sentirse insalubre y áspero. Promete al presente serle fiel tatuándose en su alma ensalitrada “La vie sans penser à toi”. La aflicción de la espera se torna ligera e ingrávida y vuelve a dar pasos con sosiego entre la multitud. La espera se apaga y entra la luz, azul ultramar, con un nuevo comienzo.

34


DiseĂąo: www.fernandobarbarin.com


Nu2 nº48  

Mar y arte en canarias

Nu2 nº48  

Mar y arte en canarias

Advertisement