Page 1


EDITORIAL Siempre me ha resultado complicado opinar sobre el mundo del arte. Por un lado creo que hay mucho artista impostor que el único arte que le reconozco es precisamente vivir de ello, y por otro mucho público talibán y cateto que patearía una obra y lapidaría al autor por el mero hecho de no entenderlo. En los concursos de mises no es la más guapa del universo quien gana el certámen, es sencillamamente quien resulta elegida por el jurado entre las que se presentan. Creo que en las diferentes disciplinas artísticas ocurre lo mismo... no es el mejor pintor quién es representado por una importante galería, es el más cotizado, pero no es el mejor. Yo he conocido a pésimos artistas con más labia que discurso y a magníficos creadores carentes de vena comercial. El divorcio existente entre público y arte parte en muchas ocasiones del creador, la figura del artista excéntrico que levita lanzándonos su obra para ser interpretada mientras se retira mostrándonos su espalda resulta ridículo. El arte es comunicación, así que quienes pretendan reducirla a una expresión elitista donde solamente unos pocos privilegiados dotados de un don divino son

EDITOR y DIRECTOR Fernando Barbarin nu2@nu2.es

DISEÑO Y MAQUETACIÓN Estudio de diseño CREA www.fernandobarbarin.com

ARTE arte@nu2.es

PUBLICIDAD publicidad@nu2.es

? ! los elegidos para saborearla, estarán fracasando. ¿Cómo sería una feria internacional de arte si se ocultaran los nombres de artistas y galerías, quién saca la chequera? No intento desacreditar nada, todo lo contrario. Creo ciegamente en todo tipo de corriente o expresión artística, creo hasta en las que no me gustan. Lo que pienso es que hay que establecer más puentes entre el arte y el público. Me resulta paradójico asistir a inauguraciones donde los asistentes están más pendientes de dejarse ver y mirar quién les observa que observar lo que han ido a ver. No me gusta el arte cuando se convierte en negocio y no me gustan los simplistas que atacan cualquier iniciativa artística “distinta”, me gustan las mentes creativas que emplean el arte como dique de contención alternativo ante otras formas superficiales de disfrutar y entender la vida. Me gustan los padres que llevan a sus hijos a exposiciones y museos, me gustan todos los creadores que crean por la necesidad de crear. Me gustan los creadores que disfrutan de otros creadores. No me gustan los cuentistas.

REDACCIÓN Telf. 928 177 440 Fax 928 177 435 redaccion@nu2.es PORTADA: NU2

Las opiniones, notas y comentarios son exclusiva responsabilidad de los firmantes, de las entidades y/o asociaciones. IMPRESO EN PAPEL ECOLÓGICO Joder, ¡recicla! DEPÓSITO LEGAL: G.C.1067/2007


Dise単o: www.fernandobarbarin.com


SUMARIO

11

Lanzarote, una isla de ballenas y delfines En el archipiélago canario se ha comprobado la presesencia de 30 especies de pertenecientes a siete familias

ARTÍCULO >

12

Franja costera de Arrecife · 7

Carmelita Cocodrilo· 16

Cuenta con uno de los enclaves costeros más singulares y de toda Canarias.

Se trata de un pez con forma de anguila que ha sido bautizado como carmelita cocodrilo.

MEDIOAMBIENTE >

15

16

18

ARTÍCULO >

FOTO DENUNCIA >

Guía de buceo para Lanzarote · 11

Vergüenza y orgullo · 18

Editada en tres idiomas, la guía presenta de forma espectacular las posibilidades de buceo en la isla...

Localización de difentes actividades en la conservación y cuidado del medio ambiente

ARTÍCULO >

MAR DE FONDO >

Biodiversidad oculta entre lava · 12

Iñigo Castanedo · 20

Lanzarote es un laboratorio viviente único para estudiar evolución biológica.

Estaba yo practicando el “dolce far niente” o sea, la contemplación...

MENSAJE PARA... >

MI ISLA >

Rosa Brito · 14

Saúl García · 21

Qué difícil es hablar de las cosas que no tienen forma. Qué difícil es hablar de las cosas...

Hace un tiempo entró en la cocina, aún no sé cómo, un pelador profesional, de esos que anuncian en...

N CAPTURA >

FICHA >

Naty Betancor · 15

Lapa Blanca · 23

La primera vez que te vi estabas sentada en la orilla, dibujando alfabetos...

Vive sobre las rocas en las zonas intermareales y en los primeros metros del submarea.

MAR Y ARTE · MAR Y ARTE · MAR Y ARTE · MAR Y ARTE · MAR Y ARTE · MAR Y ARTE · MAR Y ARTE · MAR Y ARTE · MAR Y ARTE · MAR Y ARTE · MAR Y ARTE · MAR Y ARTE ·

MAR Y ARTE · 23 Espacio de intercambio artístico donde el punto de referencia para el desarrollo creativo se genera en torno al mar.

INSTALACIÓN > Atchen y Cristina . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 FOTOGRAFÍA > Alexis W . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27 PINTURA > Bruno Nazzareno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 FOTOSUB > Juanmi Alemany . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29 RELATO > María Jesús Mateo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30 PINTURA > Pedro Aparicio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31 RELATO > Rafael Santiago . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32 FOTOGRAFÍA > Miguel Cabrera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 FOTOGRAFÍA > Ángel Montero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34 AGENDA CULTURAL > Arrecife . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35


LA FRANJA COSTERA DE ARRECIFE Foto: Juan Valenciano

Un punto caliente de la biodiversidad marina canaria a importancia ecológica y el valor geomorfológico de este arrecife son muy difíciles de cuantificar. Los microambientes creados al refugio del arrecife determinados por la tranquilidad de sus aguas, la poca profundidad de las ensenadas, la alta luminosidad, el tipo de sustrato, la presencia de nutrientes, la mayor temperatura y la protección que ofrece, son los condicionantes de la aparición de una importante y diversa flora marina que asientan (Guadalupe et al 1994) y una fauna marina asociada de composición muy peculiar y única en Canarias. El arrecife rocoso sirve como comedero, refugio y criadero de muchas especies de peces e invertebrados marinos que viven en estas condiciones o que vienen como reproductores para desovar, pasando sus estadíos alevines y juveniles en estas aguas hasta su desarrollo como adultos, ayudando a mantener los procesos ecológicos esenciales del medio marino. También sirve de comedero y dormidero a un gran número de aves que encuentran en este hábitat un lugar adecuado de alimentación y resguardo. Sin embargo, la realidad actual del arrecife es lamentablemente otra. La actividad tradicional ejercida durante años sobre el litoral por los pescadores, a través de la captura de carnada y la pesca en el charco de San Ginés y los islotes ha sido sostenible, pero la situación cambió cuando comenzaron los vertidos industriales en la zona. Cabe destacar, el impacto ambiental ocurrido en 1989 que provocó la casi total desaparición de las praderas de la fanerógama marina Zostera noltii, únicas representantes de esta

L

especie en Canarias y que servían de zona de reproducción y desarrollo para muchos peces e invertebrados. Éste fue el primer paso de una incesante alteración por parte del hombre del frente costero de Arrecife. Aunque los estudios realizados sobre este entorno son escasos, a continuación, se realiza un compendio de la información más significativa según el ámbito de estudio analizado. ECOSISTEMA ARRECIFAL Adquiere una importancia y belleza única en todo el archipiélago. Las formaciones geomorfológicas de la misma han favorecido varias ensenadas abridagas de aguas con condiciones oceanográficas insólitas de temperatura y salinidad que afectan directamente a la biología de múltiples especies. Además, en su contorno destaca una importante y exclusiva laguna con comunicaciones estrechas (Charco de San Ginés) con un valor ecológico potencial muy elevado. La franja intermareal es un ecosistema altamente productivo, que sirve de alimento a numerosas aves limícolas que han encontrado en este arrecife un punto estratégico en el transcurso de sus rutas migratorias del Atlántico Este. La franja submareal combina una alta variedad de comunidades (sebadales, praderas de Caulerpa, fondos arenosos, fondos rocosos con cobertura algal, blanquizales, ambientes mixtos, etc.). La amplia diversidad de microambientes dentro de cada uno de ellas

7


Foto: David Barrio Foto: Juan Valenciano

permite albergar una alta riqueza de especies con diversos requerimientos ambientales. ESTUDIO DE LOS RECURSOS MARISQUEROS (CARNADA PARA VIEJA) Debido a la alta demanda de este recurso de interés marisquero y de las escasas áreas de cría de carnada que quedan en la isla de Lanzarote, la fuerte presión ejercida sobre estos crustáceos está provocando la práctica desaparición de las poblaciones naturales de estas especies. Se recomienda determinar vedas de captura durante los meses de verano (Junio–Septiembre), durante los cuales parece haber una proporción mayor de reproductores. Además, se recomienda llevar a cabo un programa de concienciación donde se instruya para utilizar otras formas de captura menos agresivas comprobada la destructividad del medio de captura por volteado de piedras utilizado entre los mariscadores. COMUNIDADES DE PECES Debido a las particularidades físico–químicas y ambientales del arrecife, podemos encontrar entre sus ensenadas la única población importante del góbido Pomatochistus microps de toda canarias, incluido como especie de interés especial en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias de 2001, aunque en la actualidad figura como “especie de interés para los ecosistemas canarios” (Catálogo Canario de Especies Protegidas, BOC nº112, 9 de junio de 2010).

8 Foto: Martín Serrano

Por otro lado, un número elevado de las especies de peces presentes en el arrecife presentan un comportamiento gregario y de alta movilidad. De esta manera, la circulación de biomasa entre las ensenadas y los diferentes ambientes del arrecife hacen que se mantengan estrechamente interrelacionados. También se ha observado un gran número de alevines de diferentes especies durante los meses de verano y así mismo un aumento relativo de la abundancia total, lo cual corrobora la importancia de esta formación como zona de cría y refugio de muchas especies. En la actualidad esta franja costera puede considerarse sobreexplotada debido a la presencia de un número importante de especies bioindicadoras de alteraciones ambientales en el medio, así como, la formación de un blanquizal extenso en el borde del frente costero a partir de una determinada profundidad. BIODIVERSIDAD EN CHARCOS LITORALES En este ambiente es de vital importancia el efecto de la temperatura sobre la flora marina de estos charcos. Este factor ejerce una mayor influencia sobre la composición florística que la distribución espacial del charco con respecto al grado de exposición al oleaje. En la actualidad se encuentran representadas en esta franja costera aproximadamente el 40% de las especies de algas presentes en el archipiélago canario. CENSO DE AVES La importancia de este refugio litoral es clave para los dos grupos de aves mayoritarios en la zona: las limícolas y las gaviotas. En el


Foto: Joaquín García Foto: Juan Valenciano

Foto: David Barrio

área de estudio se encuentran censados el 40% y el 50% de estas especies presentes en todo el archipiélago y a través de las campañas de muestreo realizadas se han observado cuatro nuevas citas de aves para la localidad: Rabijunco etéreo (Phaethon aethereus), Gaviota patiamarilla (Larus cachinnans), Gaviota picofina (Larus genei) y cigüeñuela común (Himantopus himantopus). Las funciones ecológicas generales más importantes que ejerce el borde arrecifal son las siguientes: 1. Desempeña un papel importante en el mantenimiento de los procesos ecológicos esenciales de las islas. 2. Constituye una muestra representativa de los principales sistemas naturales y de los hábitats característicos, terrestres y marinos, del archipiélago. 3. Alberga poblaciones de animales o vegetales pertenecientes a especies catalogadas como amenazadas, altas concentraciones de elementos endémicos o especies que en virtud de convenios internacionales o disposiciones específicas requieran una protección especial. 4. Contribuye significativamente al mantenimiento de la biodiversidad marina del archipiélago canario. 5. Incluye zonas de importancia vital para determinadas fases de la biología de las especies animales, tales como áreas de reproducción y cría, y refugio de especies migratorias y análogas.

6. Alberga estructuras geomorfológicas representativas de la geología insular. 7. Conformar un paisaje que comprende elementos singularizados y característicos dentro del paisaje general. 8. Contiene elementos naturales que destacan por su rareza o singularidad o tienen interés científico especial. Por todo lo expuesto anteriormente se han de acometer las medidas necesarias que promuevan de forma eficaz la protección de este paraje singular, así como el mantenimiento de sus procesos ecológicos esenciales y de su flora y fauna asociada. Desde el año 2000 se viene proponiendo al litoral de Arrecife para ser integrado en a la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos, en la categoría de Sitio de Interés Científico. La creación de esta figura de protección en la zona, conjuntamente con la aplicación adecuada de sus respectivas normas de gestión, facilitaría la consecución de medidas encaminadas a la conservación y a la mejora de sus recursos litorales.

RAMÓN NOGUERA. Gueldera 11–6, 35510 Puerto del Carmen, Lanzarote, Islas Canarias. *email: ramonoguera@hotmail.com RODRIGO RIERA. Centro de Investigaciones Medioambientales del Atlántico (CIMA SL), Arzobispo Elías Yanes, 44, 38206 La Laguna, Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias FOTOGRAFÍAS: Gentileza de club de buceo PASTINACA.


Una guía para

LANZAROTE

ditada en tres idiomas (español, inglés y alemán), la guía presenta de forma espectacular las posibilidades de buceo en la isla. Está diseñada para ser útil y práctica, teniendo muy en cuenta a los que se inician en el buceo o visitan Lanzarote por primera vez. Sus detallados mapas submarinos plantean otra dimensión para el buceo y una excelente ayuda para mayor disfrute y seguridad. Además, se ofrece información de treinta puntos de inmersión con curiosidades y recomendaciones para hacer de la estancia en Lanzarote una aventura inolvidable, una experiencia a repetir.

E

El equipo responsable de la Reserva de la Biosfera del Cabildo de Lanzarote ha sabido ver en el buceo una oportunidad para demostrar que el desarrollo sostenible es posible en la isla. Para ello, han contado con Oceanográfica, por su experiencia en la realización de guías de buceo. Su equipo de expertos ha retratado los fondos de Lanzarote con contenidos e ilustraciones como nunca antes se habían podido ver, dando una dimensión más para poder enseñar al mundo lo que la isla esconde en sus aguas. Pero si algo especial tiene esta guía es el proceso de participación que se ha generado para su creación puesto que se ha contado con los agentes que intervienen en la gestión del buceo así como con la ingente cantidad de centros, escuelas, clubes y particulares que

han querido colaborar en su realización. Gracias a internet, todos hemos tenido la oportunidad de aportar nuestra gota de agua en este mar de posibilidades para crear esta guía de Lanzarote que puedes tener en tus manos. Lanzarote es una isla que enamora, un lugar especial donde apreciar la interacción del ser humano con la naturaleza. Pero además esconde otra isla bajo el agua repleta de color y de vida. Es una explosión de biodiversidad que inunda de alegría y movimiento cada espacio salpicado por el mar. Gozar de virtudes como su climatología, la mayor Reserva Marina de Europa, excelentes centros de buceo y más de cien puntos de inmersión, hacen de Lanzarote una isla privilegiada para la práctica del buceo en todas sus modalidades, desde la iniciación, al buceo técnico. Consciente de este potencial, la Reserva de Biosfera presenta la guía de inmersiones: “Lanzarote, ideal para el buceo. Una Reserva de la Biosfera para compartir”. Desde NU2, queremos felicitar a todas las personas que han colaborado y realizado tan valiosa guía, guía que por otra parte contribuirá a la educación y sensibilización necesaria para concienciarnos en la conservación de nuestros fondos marinos. Puedes descargarte la guía en www.lanzaroteideal.com 11


Volcán de La Corona

Lanzarote es un laboratorio viviente único para estudiar evolución biológica. La presencia de una masa de agua subterránea de origen marino, cruzada por un tubo volcánico con más de 1 km de longitud, nos permite estudiar animales únicos que, comparados con la fauna marina, nos ayudan a entender procesos evolutivos responsables de nuestra existencia. Además, su enigmático origen, estimula nuestra curiosidad. Nuestra última expedición, organizada por Alejandro Martínez y Katrine Worsaae de la Universidad de Copenhagen, con cinco buceadores y once cientifícos de más de ocho países, reveló la existencia de, al menos, cuatro nuevas especies para la Ciencia, y más de trescientas especies desconocidas en Canarias. Lanzarote es uno de los mejores laboratorios vivos de mundo para estudiar evolución. Puede parecer extraño que las lavas desnudas de Lanzarote, con sus cumbres erosionadas lejos del alcance de los alisios, puedan acoger una diversidad tan elevada como otras islas Canarias. Pero precisamente es esa aridez oscura lo que hace

12

Lanzarote única. La alta porosidad de las lavas y la ausencia de precipitaciones, propiciada por la baja altura de las cumbres de la isla, permiten la infiltración marina tierra adentro. Así, el agua de mar se cuela entre las rendijas, poros y fisuras de las lavas formando un ecosistema único: una masa de agua anquialina, que, aunque en intercambio con el mar, está aislada del mismo y alberga condiciones ecológicas diferentes que permiten el asentamiento de una fauna diferente de la marina. La casualidad hizo que, cuando hace 20.000 años el volcán de La Corona (al norte de la isla) entró en uno de sus últimos procesos eruptivos, una de sus coladas fluyera en dirección al mar con la composición y temperatura perfectas para propiciar la formación de uno de los tubos volcánicos más largos del mundo; favorecido por el hecho de que entonces el nivel del mar se encontraba por debajo del actual y las lavas pudieron seguir fluyendo 1,600 m más allá de la línea de costa que hoy pintamos en los mapas. El posterior ascenso del nivel de las aguas, unos milenios más tarde, inundó la cueva, y el colapso del techo de la misma en varios puntos abrió en ella jameos. Y es así, a través de esos jameos, como


Los parientes más cercanos de Gesiella jameensis sólo se conocen de las profundidades marinas y de otras cuevas de Bahamas, como esta especie llegó al Túnel sigue siendo un misterio

Speleonicippe buchi es uno de los endemismos del tubo volcánico, despigmedo y ciego, flota en las aguas subterraneas alimentandose por filtración

Un autentico especialista del grupo Protodrilus, actualmente en descripción. Sus parientes viven entre los grano de arena, pero este, aprendió a nadar para sobrevivir en la cueva

nuestro equipo, en octubre, accedió a la cueva para bucear en esa masa de agua única. Además de buscar nuevas especies para la Ciencia, nuestro objetivo era estudiar algunas de las 38 especies únicas descritas en esa masa de agua. Especies únicas porque no las conocemos en ningún otro lugar del mundo y porque combinan características difíciles encontrar en otros animales. Mientras por un lado parecen fósiles vivientes porque presentan caracteres ancestrales, ausentes en sus parientes marinos; por otro, presentan adaptaciones muy complejas al medio subterráneo, convirtiéndolos más bien, en avanzados especialistas. Y estas dos cosas se combinan en una idea que es a la vez fascinante y hermosa: eso que está sólo en Lanzarote es consecuencia de todos y cada uno de los procesos, ecológicos e históricos, que han afectado a la isla desde que afloró del mar hace 12 millones de años: son el resultado de la isla misma. Con todo eso en la cabeza, nos sumergimos hace un mes, y exploramos los primeros 722 m del tubo volcánico. Buscamos respuestas, y sobre todo, más preguntas. Contamos con un equipo de cinco buceadores, los espeleólogos de Uestayaide y once científicos de ocho universidades de todo el mundo; que llegaron a Lanzarote para estudiar las muestras que recogimos en el mar y a lo largo de todo el tubo volcánico hasta los 722 m de penetración, con mezclas de gases y técnicas de descompresión avanzada. Alcanzamos los 722 m de penetración porque ahí, en algún momento sucedió algo que permitió la entrada de arena en la cueva desde el lecho marino, grano a grano, como en un inmenso reloj de arena subterráneo. Hoy, esa Montaña de Jable es una duna de 20 m de altura que, además de impresionar al buceador que pueda contemplarla brillar contra la oscuridad de las lavas a la luz de los focos, esconde la clave para responder a la pregunta sobre el origen de esta fauna endémica. Entre nuestros resultados preliminares destaca el hallazgo de cuatro especies nuevas de anélidos (el grupo de las miñocas) únicas en sus linajes, porque en lugar de vivir en el fondo como sus parientes marinos, nadan en la cueva alimentándose de la materia orgánica traída por las ligeras corrientes de las mareas. Pero, además, y sobre todo en la duna y en las zonas marinas cercanas a la cueva, hemos registrado al menos 300 especies hasta ahora desconocidas en Canarias, posiblemente la mitad de ellas nuevas para la Ciencia. Pero aún queda mucho trabajo por hacer para poder dar una cifra precisa. …¿pero en realidad, merece esto nuestra atención? Creo firmemente que sí. Hay razones prácticas para pensarlo: por ejemplo, estos animales nos enseñan cómo funciona la evolución biológica, que también nos afecta a nosotros y a nuestras enfermedades; o nos permiten determinar el estado de conservación de los ecosistemas marinos. Sin embargo, para ser honesto, más allá de todos esos argumentos, la importancia de responder estas preguntas se basa en la misma razón que te ha llevado a leer este texto hasta aquí: la curiosidad. Esta cueva, como tantas cosas, es una parte de fascinante de nuestro mundo que nos pertenece y que tenemos derecho (algunos, necesidad) de ver y conocer – Y a veces para ver no basta con abrir los ojos. Ver es algo para aprender, y que tenemos la obligación de enseñar, como decía César Manrique… Fotografía aérea: José Azaola. www.siguevolando.blogspot.com Fotografía macro: Juan Valenciano Equipo: "Miembros del I Expedición de Estudio de la Meiofauna Anquialina y Marina de Lanzarote, 2011 – Toon Jansens, Maikon di Domenico, Alejandro Martínez, Antonio Todaro, Katrine Worsaae, Luis E. Cañadas, Suso Fontes, Ralf Schoenermark, Tom Artois, Marco Curini–Galetti, Asrin Partavian, Kirsten Kvindebjerg, Enrique Domínguez y Diego Fontaneto".

Un miembro de nuestro equipo recogiendo pequeños animales en la entrada de la cueva: la manga de placton recoge lo que nosotros no podemos ver a simple vista

13 13


Mensaje para

una botella Rosa Brito

UNIVERSOS Qué difícil es hablar de las cosas que no tienen forma. Qué difícil es hablar de las cosas que no vemos, ni oímos y que seguramente nunca llegaremos a tocar, ni a oler o saborear y sin embargo, percibimos y sentimos de forma muy clara. Normalmente andan sueltas en nuestro interior consciente o inconscientemente, mientras permanecemos obsesionados con nuestro entorno inmediato de cosas físicas, materiales, formales. Las cosas sin forma están hechas de mezclar todas estas otras a la vez; están hechas de aromas, de texturas…de sabores, de luces y sombras. No es difícil que un sonido nos evoque un recuerdo, una sensación…incluso una época de la vida en la que fuimos otra cosa. Siempre somos los mismos, pero somos otra cosa. Otra cosa cada instante. De hecho, en eso consisten los recuerdos. Conservamos un conjunto de ellos que son los restos del pasado, son la muestra de que somos seres temporales. Somos el resultado de aquellas cosas que vamos viviendo y que van dejando su impronta en nosotros y a su vez, los recuerdos son la muestra de que estamos vivos. También, nuestra huella va quedando en las cosas, en las cosas y en los otros. Las cosas sin forma las llamamos sensaciones, sentimientos. Qué difícil es hablar del Universo. También es una cosa sin forma. Es mi mente tan limitada…solo tengo a los sentidos para poder percibirlo…y ni lo huelo, ni lo toco…y tampoco tiene forma y sin embargo, está ahí, es infinito. Infinito, dicen. Nada más simple, nada más complejo. ¿Qué puedo decir de él? ¿Qué puedo decir de ti? ¿Y de mí? ¿Puedo decir algo de mí? Entonces, si construyo mis sensaciones con luces y

14

colores, sombras, olores, texturas…infinitas combinaciones, infinitas posibilidades nacen para un recuerdo, infinitas las combinaciones de recuerdos y de sensaciones, de sentimientos que nos hacen…que nos hacen ser nosotros. El Infinito, otra vez. El Universo. Universos interiores tan vastos como aquellos por los que vagan las estrellas. Universos interiores infinitos, donde hay de todo y donde, a veces, lo único que falta somos nosotros mismos; donde a veces sólo resuenan ecos de otro Universos, Universos prestados, Universos que absorben otros Universos, Universos perdidos, Universos por donde vagamos solos, acompañados, Universos que se funden, Universos de tormentas, de soles, de hielo, Universos vacíos, Universos perdidos, Universos repletos de estrellas, Universos por donde deambulan sensaciones pasadas, presentes… sensaciones que a veces buscamos, sensaciones que a veces nos cuesta encontrar, sensaciones con las que a veces tropezamos, sin querer o queriendo…sensaciones que surgen buscando otras perdidas y que nos sorprenden, porque no sabíamos que estaban ahí…sensaciones. Sensaciones que hacen Universos impregnados de vida, Universos de Universos. No hay nada tan inmenso. Encontré el mío flotando en el mar, a la deriva en una botella, dejándose llevar.


Unlimited,2010

Foto: Natividad Betancor Texto: M.j. Tabar

La primera vez que te vi estabas sentada en la orilla, dibujando alfabetos en la arena mojada. Olía a algas. A aire borracho de atunes. A paz horizontal. Se nos juntaron las soledades en una playa de Sendai, y desde entonces les consentimos maniobrar a su antojo. Siempre ocurría en primavera. Yo volaba y tú me recibías. Hasta que llegó la excepción y el frío. El ruido sobrecogedor. La noticia y el hielo. No hubo tren, ni desfile de cerezos. El océano se quebró, y cambiaron las dimensiones conocidas. Te borraste con los demás, y recibí ese nuevo tiempo con la sensación de que la

costa se había convertido en lodo, y yo en escoria. Pasaron los meses. Y después de Fukushima, volví a Sendai. A la costa donde empezó y terminó todo. Llevaba un café en un vaso de cartón, y quise derramarlo sobre la arena para llenar el vacío con una fragancia diferente, industrial. No surtió efecto. El viento me regañó en la cara y me obligó a mirar al frente: hacia el horizonte de agua. Horas después, el agua borró el hoyo que había hecho mientras lloraba. Música: www.boniver.org · Contacto: naty.betancor@gmail.com

15


cocodrilo Precisamente gracias al buceo, este lugar es hoy uno de los puntos más importantes para el submarinismo en la isla y genera anualmente cerca de un millón de euros gracias al buceo. Ahora es noticia por una aparición singular. El pasado día cuatro de noviembre, un buceador deportivo descubrió un animal no descrito hasta la fecha en el Archipiélago. Se trata de un pez con forma de anguila que ha sido bautizado como Carmelita Cocodrilo por su parentesco con este pez canario y su parecido con el conocido reptil. A pesar de su fiero aspecto, el animal es inofensivo, y se podría decir que hasta tímido puesto que se esconde rápidamente en la arena. Esta nueva especie para Canarias vive normalmente en ambas orillas del Atlántico tropical, cerca de nuestras costas en Senegal y el Golfo de Guinea. Normalmente mide en torno a un metro y su nombre científico es Echiophis punctifer. Que hayan sido buceadores deportivos los que lo han descubierto indica el grado de conocimiento de la biodiversidad marina que tienen los aficionados a este deporte. Uno de los aspectos más importantes de la investigación ha sido que la determinación de la especie se ha podido realizar gracias a 16

las fotografías y vídeos aportados sin necesidad de dañar o matar al ejemplar. El equipo ha primado la conservación frente al conocimiento científico, considerando que era más importante salvaguardar la integridad del animal que identificarlo. Con la captura se hubiese sabido, desde el primer momento, la especie de la que se trataba pero habría desaparecido para siempre. Sin embargo, con las fotografías y vídeos, se corría el riesgo de no determinar la especie. Son tiempos en los que la conservación debe ser la base del desarrollo y del conocimiento y este es un buen ejemplo de ello. Una vez más la paciencia vuelve a ser la madre de la ciencia. Los buceadores y empresas del sector esperan ansiosos la calificación de microárea marina protegida. Quizá el animal ha venido desde tan lejos para conocer de primera mano esta iniciativa pionera que puede favorecer la regeneración de los fondos, impulsando una economía basada en el turismo sostenible y de calidad. Información en: www.oceanoblog.com y www.areasmarinas.org Arturo Boyra y Cristina Fenández–Gil


Dise単o: www.fernandobarbarin.com


.

. VERgUENZA 06” Lat: 29º 03’ 13,29” N Lon: 13º 28’ 09,

18

O

y


ORGULLO

Puerto de Caleta de Sebo, La Graciosa. Iniciativa Reserva Marina de La Graciosa. Colabora Colectivo (CAS) Pastinaca

Foto: Joaquín García

y

19


Iñigo Castanedo

icastanedo@telefonica.net

MAR

D E

F O N D O

secos, muy secos, como por ejemplo Etiopía o Sudán, los ve tan, tan secos que le da mucha pena y se marcha de allí corriendo. Y sigue avanzando, y sigue avanzando. Por el camino se le han juntado otras amiguitas …

Estaba yo practicando el “dolce far niente” – o sea, la contemplación vacía de contenido como dirían en Katmandú, o rascándome el bolo, como dirían en ese otro centro de sabiduría milenaria que es mi barrio – cuando se me acercó mi hija con un libro de texto en la mano.

¿También de colorines?

Papi, ¿me enseñas lo del ciclo del agua?

Claro, porque vienen de muchos sitios del mundo, como Chernobil, Three Mile Island, las fábricas de papel del Ebro, los ríos chinos …

Si, cariño. Y la niña se sentó a mi lado. Cogí el libro en mis manos, y le eché un vistazo para refrescar conocimientos. El ciclo del agua es eso de que el agua se evapora, sube, hace nubes, se va a la montaña, se precipita, forma ríos y vuelve al mar. Y así sucesivamente. Vale. Lo he entendido. Ahora a explicarlo. Pues verás, mi amor. Tú imagínate una gotita de agua. Sola, en el mar.

Y entonces las nubes ¿son como una bandera de colorines? Sí, guapísima. Pero por dentro. Y fíjate tú, que esa nube multicolor ahora pasa por Marruecos, cruza una franjita de mar y de repente llega a Lanzarote.

¿Aquí?

¿En qué mar, papi? Pues, por ejemplo, en el mar de Japón. Es una gotita de agua muy brillante, como de un verde fosforescente, porque vivía muy cerquita de Fukushima. La gotita de repente se encuentra cara a cara con un pececito que también era de Fukushima y que ahora – de repente también – tiene tres ojos, le ha salido un brazo humano y ha cambiado de sexo tres veces en dos días.

¿Y también es fosforescente? También, claro. Y además, el pez, aunque antes era de color arcoiris, ahora es amarillo brillante. Pues bien, la gotita se asusta mucho al ver al pez y salta sobre un masa gigante de plástico acumulado que flota en el agua. El sol, que está muy brillante porque da la casualidad de que en ese punto del cielo hay un agujero en la capa de ozono, hace que la gotita tenga tanto calor que, de repente, se convierte en vapor de agua.

Aquí mismo. Y como es una gotita muy lista, y está harta de viajar, y tiene bastante frío, decide buscar un buen sitio para parar a descansar. Entonces se fija en la presa de Mala, que es una pared en un barranco que sirve para que el agua de la lluvia se acumule y luego la podamos usar. Y después nuestra gotita evaporada convence a sus compañeras para caerse todas a la vez. Y se pone a llover sobre la presa de Mala. Al llegar al suelo se dan cuenta de que, aunque la pared les gusta mucho y les para, sin embargo se cuelan sin remedio por los agujeritos del suelo. Algunos compañeritos, los restos de metales pesados, los fosfitos y los fosfatos, deciden que aquello les gusta mucho y que se quedan por allí. Otros siguen rodando por dentro y por fuera de la tierra hacia el mar. Algunos muy brillantes y fosforescentes ven un campo de calabazas y deciden quedarse con ellas.

¿Calabazas como las del hombre aquel que ganó el concurso de calabazas con una que era más grande que un camión de seis ejes?

¿Verde brillante, papi? Claro, cariño. Y, como es tan ligera, empieza a subir por el aire. Atraviesa la primera capa marrón de contaminación, atraviesa la segunda que es negra, luego la tercera, y como es muy sociable, saluda a todos los sulfitos, y los sulfatos, a todos los fosfitos y fosfatos, y también a los paquitos y a los pacatos…

Igualitas, cariño. Total, que nuestra gotita, que ahora es otra vez de agua, decide seguir hasta el final del viaje, y de repente llega al mar de nuevo. Allí se encuentra con amiguitos nuevos, como restos de aceite industrial, o de carburante de barco, o del que usan para limpiar depósitos los cargueros, y entonces el sol vuelve a brillar. Y empieza todo de nuevo otra vez. Y ese es el ciclo del agua, ¿te ha gustado?

¿Paquitos y pacatos?

Mi hija se levanta, coge su libro, me da un beso y me dice:

Claro, los que han hecho pis en el mar. Y luego ellos flotan en el aire, y algunos son tan majos que se pegan a nuestra gotita evaporada. De repente, la gotita que iba tan tranquila con sus nuevos amigos, se ve zarandeada y arrastrada por un chorro de combustible quemado de un avión a reacción que pasaba por allí, y viaja, y viaja, y viaja … hasta que, junto con otras gotitas como ella se convierte en una nube … y vuelan juntas en la nube por encima de muchos países. Algunos, que están muy

Mucho, papi.

20

Se marcha. Me tumbo orgulloso hasta que oigo que dice:

Mamá, ¿me enseñas lo del ciclo del agua? Creo que se ha ido a pedir una segunda opinión. Seguramente mejor para un examen. Pero posiblemente no tan real.


mi

isla

Montaje: Nicolás Melián

Por Saúl García

LOS LÍMITES DE UNA ISLA Hace un tiempo entró en la cocina, aún no sé cómo, un pelador profesional, de esos que anuncian en la teletienda y que, según la definición de la wikipedia, sirve para “pelar verduras con piel dura capaces de ser laminadas”. La cuestión es que, contra todo pronóstico, el aparato es útil y acorta el proceso de desnudar zanahorias, calabacines, batatas, papas y demás inventos de la Naturaleza. No solo eso. El pelador tiene otras virtudes: es relajante si uno se concentra en el acto en sí y permite que la mente navegue sola, de forma caprichosa. Intuyo que debe ser esa la razón por la que me ocurre lo que me ocurre: en cada una de las papas que pelo aparece dibujado el mapa de Fuerteventura en la silueta que deja el corte. Es un fenómeno que ya sería difícil de comprender si la silueta fuera la de Lanzarote, donde vivo hace diez años, pero los límites de la piel marcan claramente la Península de Jandía, la costa de Corralejo y las playas de El Cotillo, así que el hecho se vuelve aún más incomprensible. En un breve intento por apaciguar mi ignorancia recordé el llamado síndrome de la isla, por si a él podía deberse esa imagen recurrente. El síndrome de la isla, por si no han oído hablar de él, es ese por el que solo se interesan aquellos que nunca han vivido en una isla para saber cómo es posible aguantar vivo y cuerdo sabiendo que el mar rodea tus expectativas de escape. En mi investigación a través de google averigüé que en psicología se llama síndrome de la isla al miedo al compromiso, así que descarté esta opción, que finalmente no me sirvió para conocerme a mí mismo pero que me dio pie a pensar sobre cuáles son realmente los límites de las islas. Y

esta fue mi reflexión. Según el mapa que se esconde en la guantera del coche, los límites están claros, y no me refiero a las carreteras sino al contorno que dibuja la costa. El diccionario es aún más claro. Una isla es una porción de tierra rodeada de agua por todas sus partes. Afortunadamente, lo tangible sigue guardando más matices que aquellos que aportan un diccionario y un mapa, que son los reyes de la representación. Demos, pues, un paso más allá y abordemos esos matices por exceso. Hay una definición, no académica, de archipiélago, que reconoce implícitamente que los límites van más allá. Es esa que considera que un archipiélago es un conjunto de islas unidas por aquello que las separa (el mar). Y vayamos más allá, a la inclusión de los seres vivos que habitan en ella como parte indispensable de la Isla. Lo dice la Unesco y su red de reservas de la biosfera. Así pues, hemos dado un salto cualitativo que nos abre las puertas de lo inmaterial y, en buena lógica, habrá que reconocer que la isla no sólo se extenderá tan lejos como se halle el más lejano de sus habitantes sino que también se expandirá allá donde llegue la mente de cada uno de los que se encuentran dentro. Y estarán de acuerdo conmigo en que en estos cuatro sencillos pasos hemos descubierto los límites. ¿Quieren un ejemplo? Seguro que les suena: “¿Dónde vas a ir si aquí se está mejor que en ningún sitio?”. Ya ven de lo que les hablo. Ahora bien, les confieso que una cosa es la teoría y otra la práctica. No se pueden imaginar lo difícil que resulta pelar una papa y reconocer, con detalle, el contorno de la Galaxia de Andrómeda.


ESPECIES MARINAS DE CANARIAS

LAPA BLANCA

La cara interna de la concha es blanca–porcelana, con la zona del ápice, amarillenta

Numerosas costillas muy finas y rugosas, que se proyectan notablemente fuera del límite de la concha

Pie de color naranja, amarillento o crema

Color externo de la concha blanquecino–grisáceo, con el borde más oscuro

BIOLOGíA y ECOLOGíA

FUENTE: “Guía visual de Especies Marinas de Canarias” OCEANOGRÁFICA DIvuLGACIóN, EDuCACIóN y CIENCIA.

www.oceanografica.com

vive sobre las rocas en las zonas intermareales y en los primeros metros del submareal. Como todas las lapas, es un herbívoro que se alimenta raspando las rocas. Son hermafroditas proterándricos: en una primera fase, son machos y luego, hembras. Con 20 mm de longitud de concha, todos los individuos maduros son machos, mientras que entre 20 mm y 55 mm, el 70% de los individuos maduros son hembras. La reproducción tiene lugar cada año; las gónadas comienzan a madurar en los meses de mayo–junio. A mediados de agosto, los individuos maduros tienen las gónadas desarrolladas. Tras la expulsión de los gametos, que tiene lugar en octubre, se produce la fecundación, formándose una larva de vida planctónica que puede dispersarse varios kilómetros de distancia.

CURIOSIdAdES Se trata de una especie de interés marisquero a la que el consumo humano ha puesto en situación de amenaza. La captura de los individuos de mayor talla afecta, sobre todo, a las hembras, y contribuye a disminuir de forma notable el potencial reproductor de la especie.

Protección en Canarias: Ninguna

Rango de prof.: +1 a 20 m

Talla mín. captura: No regulada

Longitud máx.: 11 cm

Amenazas: Marisqueo

Peligrosidad: Ninguna 23


mareas diciembre

Enero

Febrero

· Donde hay patrón, no manda marinero.

· El pescador de caña, más come que gana.

· Donde manda capitán, no gobierna marinero.

· El que ha naufragado teme al mar aún calmado.

· El Canal de Manzanares, pocos barcos saca a mares.

· El que se pierde en agua pequeña se ahoga en la grande.

· El capitán verdadero, embarca el primero y desembarca el postrero.

· El que veló, sondó, y desconfió, jamás se perdió.

· El mandar no admite par. · El muerto es el mar cuando la tierra está lejos.

· El sueño del piloto, si cierra un ojo abre el otro. · El tiempo y la marea ni se paran ni esperan. · El viejo que tiene mujer moza, ojo al timón y mano a la escota.


APAREJO Texto: Adonay Bermúdez Fotos: David GP Dentro del VI Encuentro Bienal LanzARoTE se encuentra el Proyecto Vita Activa. Un concurso relizado por MIAC–Castillo de San José y con la colaboración de la Demarcación de Lanzarote del Colegio de Arquitectos de Canarias con el que se intenta rescatar las cercanías del Charco de San Ginés (Arrecife) y procurar un acercamiento al ciudadano mediante intervenciones efímeras de carácter artístico. De entre los proyectos presentados, destaca, sin duda, Aparejo, quien se alzó con el primer accésit del concurso. Los autores del mismo son el artista Atchen Pounapal y la arquitecta Cristina González Cabrera, ambos naturales de Lanzarote, quienes han sabido presentar la prefecta unión de arquitectura–arte–ciudadanía, yuxtaponiéndose con total soltura. Aparejo es un proyecto especial, mimado y creado especialmente para una determinada ubicación, El Charco de San Ginés. Un lugar emblemático rodeado de casitas blancas y de puertas azules y situado dentro del casco antiguo de la ciudad. Este puerto pesquero poco a poco, y con el transcurso de los años, ha ido mejorando su estéti26

ca, convirtiéndose en un espacio de paso de cientos de personas al día. Un entorno visualmente atractivo que invita al paseo, envuelto por panorámicas de barcos atracados. VI Encuentro Bienal LanzARoTE ha partido de la idea Acción–Creación y los autores del proyecto lo han catapultado como mandamientos dentro de su particular biblia del diseño. Una instalación que pide a gritos detenerse frente a ella y admirarla, creando un circuito cerrado a lo largo del Charco. Consta de cuatro estructuras localizadas en tres de los puentes del mismo y para su creación han contado con artesanos y rederos locales, aportándole un carácter único y de una responsabilidad social admirable. Nudos, celosías, redes y maderas. 100% tradición pero bajo la visión de un prisma diferente, el del siglo XXI. Relajación y reflexión para el transeúnte que pasea. Descanso y reunión . Aprendizaje y cultura para el ciudadano paseante. No es un proyecto más, es un gran ejemplo de la coherencia, sensibilidad y adaptación de la tradición a la cultura y arte actual.


ALEXIS W

“MARINA” Cuerpos húmedos, salados por el mar. Arquitectura carnal, faro desnudo y puro que busca nuevos destinos que alumbrar. Incontrolable deseo de libertad. Cuerpos húmedos, saliva del mar. Adonay Bermúdez

27


BRUNO NAZZARENO

“MeNtes_oblIcuAs,_espAldAs_Al sol”

La realidad no es tozuda como creen los incrédulos. Ni siquiera es realidad. Lo mismo sucede con la horizontalidad, la verticalidad y la oblicuidad. Si nos colgamos de la rama de un árbol cabeza abajo, ¿quién o qué cambia de lugar, de orientación? ¿El cielo y la copa del árbol que ahora están debajo de nosotros o nuestros glóbulos y neuronas que rozan un suelo convertido, como por arte de magia, en firmamento? Así de confusa es la eternidad de

28

lo perecedero, y así de ilusoria es la imagen que tenemos de nosotros y de cuanto envuelve el caótico manto que tejen los dioses mientras conservamos la mortal e insana costumbre de seguir vivos. Los ojos son los únicos que no nos engañan, siempre que les demos la libertad de interpretar a su manera lo que sienten, no lo que ven.


PEDRO PARICIO

“NAufRAgIo_fReNte_Al_teIde”

Geometrías ácidas que navegan por aguas del Atlántico. Trazos embarcados con rumbo fijo, sin pérdida. Olores frescos, sabores salados y perfección pictórica. Atmósfera juguetona que envuelve la soberanía, pinta las corrientes y presenta la humildad más sincera. Bella añoranza. El naufragio no es casual, es querido, amigo mío. Adonay Bermúdez

29


MARÍA JESÚS MATEO Lo vio en sus ojos durante aquella cena. En el momento justo en que ella posó la copa de vino sobre el mantel y aprobó con una tímida sonrisa el gusto del caldo que le acababan de servir. Bastó un instante, apenas un microsegundo, para observarla y advertir la revelación: el mismo azul zafiro de las aguas del noroeste de Madagascar justo delante de sus ojos, exactamente bordeando las pupilas de Eva. El hallazgo brotó como un fogonazo y un rubor asfixiante le invadió sin control alguno. Sudaba de pronto y sentía el nudo de la corbata atrapándole el pescuezo. No había duda, era exactamente aquella misma tonalidad azul oscura que alternaba por fragmentos en forma de astillas afiladas con tonos más claros a causa del reflejo de la luz. Era el mismo azul que se teñía en algunos puntos al verde esmeralda y a la gradación rosácea del limo de la bahía de Bombetoka, con que tanto había soñado. Las palabras sonaron huecas en ese preciso instante y Eva interrumpió la conversación. Entendió en ese suspiro que la brecha que les separaba como a dos seres desconocidos se acababa de disipar. Gonzalo se contempló como fuera de sí, observando a vista de pájaro los ojos oceánicos de Eva. Trasladado lejos de aquel céntrico restaurante de Madrid, supo reconocer un signo en la mirada de aquella mujer, cuya fisonomía –comprendió–era en realidad un ecosistema repleto de indicios. El cuello largo y levemente musculado al que apuntaba el amplio escote de su blusa se le presentó en ese momento como el torso de un caballito de mar, muy parecido al de aquellos de piel dorada que había visto en aguas canarias. Erecto y levemente agrietado a causa de las arrugas incipientes, Gonzalo percibió esa parte del cuerpo de Eva como una estructura ósea anillada e imaginó que la cola prensil que remataba este organismo andaba, enrollada, escondida entre sus senos. Acariciando su cuello, observó los mechones rubios que caían sobre los hombros y creyó adivinar otra señal inequívoca. Sintió de golpe una sacudida que intentó disimular con un trago largo de vino. Enredados en su larga melena, percibió algunos cabellos con irisaciones verdosas de igual aspecto al de la posidonia mediterránea. Supuso así que de su cabeza brotaban en realidad algas, tallos subterráneos repletos de yemas, conformando una espléndida pradera, que Eva apartaba con frecuencia de su rostro en lo que era ya un gesto involuntario. Sin disimulo, deslizó su mirada sobre la mesa y consideró otro elemento del paisaje: sus manos abiertas de dedos largos y afilados, se le aparecieron, a la sombra de la luz tenue y

30

azafranada del local, como estrellas de mar, con tentáculos y cinco puntas, idénticas a las contempladas en el Mar de China, en las islas mayalas de Perhentian. Había traducción para la excitación de Gonzalo en el lenguaje corporal: el pulso trémulo y el rítmico pataleo que sostenía bajo la mesa le delataban. Eva, entre tanto, se divertía. Conmovida por la escena, decidió aquella noche tomar bajo sus aguas a su postulante enamorado, que sin apenas conocer el humor de estos océanos, optó por zambullirse en las profundidades azules del mar de Eva. A la escena del restaurante, probado bautizo de mar, le sucedieron meses de nuevas inmersiones. En cada una de ellas, Gonzalo buscó –y halló– de forma obsesiva nuevas pistas. Anzuelos en los cajones, conchas entre la ropa, sal entre las sábanas... La tierra era, de la mano de Eva, un gigantesco arrecife dominado por las fuerzas de la naturaleza. A veces, en el cine o en una sala de conciertos, sentía que el aire que respiraban se transformaba en agua salada. Se veía obligado en esos momentos a soportar la presión hidrostática a pleno pulmón, manteniendo la respiración sin ayuda de equipo alguno. Pero los esfuerzos en apnea se veían compensados con las vistas que le regalaba Eva. A su lado le sorprendían en plena calle bancos de peces que nadaban sobre tapices de coral. Se sentía flotando en una suerte de borrachera, en paraísos de colores vívidos, como el testigo privilegiado de un edén submarino rebosante de vida, cuyo espejismo, sin embargo, le impedía advertir algunos peligros del mar. Fue una noche, durante uno de sus encuentros, cuando llegó la primera amenaza. A las puertas del teatro, donde la esperaba, contempló el cielo y lamentó su pensamiento. Una inmensa luna iluminaba la escena. A pocos metros, una veintena de personas hacía cola, y junto a ellos creyó ver una embarcación varada. Eva apareció minutos después. Desde lejos, divisó su silueta acercándose sobre una acera gris que de pronto mutó en una amplia extensión de arena mojada. Saludó a Gonzalo con un beso raquítico y pronunció un susurro abatido: “He venido para despedirme. La luna ya no se pondrá...” Él supo entonces que conocía su secreto. Y cayó en la cuenta de que las horas de marea baja habían llegado. Sin rastro de mar, la piel de Eva lucía mate y sus ojos, desérticos, parecían sofocados. Sobre la playa, descansaban fragmentos de redes, caparazones y otros restos de organismos muertos. Gonzalo se miró los pies por un instante y descubrió, ahora en su cuerpo, un nuevo signo. Resolvió de un soplo levantar la vista. Las aguas bramaban cerca. “Huyamos juntos”, dijo. Entonces, dio a Eva su mano escamada. Caminaba con dificultad. Sus pies, lobulados y gelatinosos, resbalaban sobre la arena.


JUANMI ALEMANY

“el_sueño_de_stRAdIvARIus”

Entra al agua con la música soberana de un Stradivarius Acuden dos ángeles con su cántico celestial. Suenan, devotos, los violines y el coro eleva sus voces. Altura de gran música: crea un ámbito gigantesco de sacralidad y perfume de esencias finísimas. Me inunda una Luz, radiante, una Paz, única que sólo es posible sentirla aquí, BAJO EL AGUA.

31


VERANO

RAFAEL SANTIAGO El joven caballero inglés paseaba por el puerto circunnavegando la figura de Sir Francis Drake.

El joven caballero inglés quedó cautivado nuevamente por el epidérmico canto de Ligeia.

La tarde sin branquias y escamas se desangraba sobre el sonámbulo óxido de los barcos.

Ella con la Rosa de los Vientos deshojada en sus cabellos. Él con la Osa Mayor en su pecho atravesada por las flechas sagitarias.

La espuma malvasía rompía contra las rocas. La luz crepuscular varada en los ojos de William Turner. Las acuáticas risas de los niños jugaban con cabosos y aguavivas en los charcos de la playa. Los viejos marineros, lobos de mar, fermentaban la sed que atraviesa mares y océanos en las tabernas iluminadas de tristeza, soñando con espectros con coronas de crustáceos a lomos de hipocampos, maldiciendo a los kraken y Leviatanes trajeados de las ciudades. Las viudas en los bancos de piedra hablaban en silencio, tejiendo infinitas redes religiosamente. En el mar, la luz bordó una silueta de sal entre los pentagramas de las olas. El horizonte susurró el misterio al viajero. Su exacta mirada nocturna contempló lo impenetrable.

Jo se

32

Lu

is F

er ná nd ez

A lo lejos repicaron las huérfanas campanas de la ermita, y la silueta se desvaneció entre el graznar de Guinchos y Pardelas. El delirio ciego emergió bregando en su coraza de coral, iluminando la distancia hasta el faro de las sombras. Su corazón echó anclas en los archipiélagos de la noche. El joven marchó con la mirada extraviada hasta el hostal, con su botella de olvido llena de ausencias, acompañado por el balanceo de la blanca sombra del Capitán Ahab. En sus pensamientos… Said it’s all right... And I will be alone again tonight my dear. Atrás quedaba la inmensa feria azul y sus ensueños.


MIGUEL CABRERA

“AlegRANzA”

Cuando parece que todo termina, el fin es el comienzo. El horizonte está cerca, es tierra nueva y alegre.

33


ÁNGEL MONTERO

“NAufRAgAdo_eN_el_olvIdo”

Aquí me hallo donde encallo, escorado en banda... varado. me mantengo a flote, me resisto al hundimiento. dejé de navegar y pescar, ahora surco los mares del abandono. me consuela sentir el viento en hojas de las palmeras y las propongo en mi pensamiento como mis dos palos y mis velas... siento la brisa cuando la marea está subiendo, creo que parece venir a recogerme. tengo el temor del que no tiene uso ni atención, por quien me

34

cuide y mantenga; pero conservo con paciencia la esperanza dada por la grandeza del Océano Atlántico y que me ponga rumbo a la mar. mi vida existe, y mis sentimientos sufren añoranza, necesitan aire y ambiente marino con el flujo del mar y salitre. sigo aquí. necesito estar allí.

el fotógrafo, la imagen y su sensación al respecto.


Revista NU2 · Nº23  

Revista en donde el protagonista absoluto es el mar con contenidos sobre arte, cultura y medio ambiente .

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you