Page 1


EN OTRAS PALABRAS Grupo Mujer y Sociedad. Universidad Nacional de Colombia Bogotá D.C., Colombia, Enero - Diciembre 2008

Cien años con Simone de Beauvoir 1908-2008

16


Cien años con Simone de Beauvoir Memorias del Coloquio Bogotá. D.C., 7 y 8 de marzo de 2008

Publicación especializada editada por Grupo Mujer y Sociedad Dirección y coordinación editorial Este número fue elaborado colectivamente por las integrantes del Grupo Mujer y Sociedad Colaboraron en este número Beatriz García Moreno Circe Urania Sencial Diana Marcela Gómez Dora Isabel Díaz Susa Florence Thomas Gabriela Castellanos Guiomar Dueñas Vargas Juanita Barreto Gama María Himelda Ramírez María Mercedes Tello Nohema Hernández Patricia Prieto Delgado Yira Lazala-Silva Yolanda Puyana Villamizar Fotografías Revista Emma, No. 21, enero-febrero 2008, Deuche. Hazel Rowley. Sartre y Beauvoir La Historia de una pareja. Editorial Lumen, Random House Mondadori, 2006 Periódico Le Monde Dossiers & Documents Concepto, diseño y diagramación Diana María Jara Rivera

Preparación Editorial Pontificia Universidad Javeriana Impresión Fundación Cultural Javeriana de Artes Gráficas - Javegraf

Este número fue financiado por

Coordinación administrativa, circulación y publicidad Yira Lazala-Silva Escuela de Estudios de Género Unidad Camilo Torres, Bloque B6 Oficina 609 Universidad Nacional de Colombia Cel.: 3203067406 Correo electrónico: grupo.mujerysociedad@gmail.com Portada Simone de Beauvoir Archivo Privado Distribución Corporación Participación para la Democracia Felix Guillermo Torres Carrera 42 No. 24-16 Tel: 2684089 - 2691141

ISSN: 0122-9613 Las orientaciones y contenidos de cada uno de los artículos incluidos en esta revista son responsabilidad de sus autoras y autores y no comprometen el pensamiento del Grupo Mujer y Sociedad.

Apoyos especiales al Coloquio Cien años con Simone de Beauvoir


Contenido Editorial

4

Lugares de Simone De Beauvoir: el goce en el afuera

Apertura al Coloquio Florence Thomas

Beatriz García Moreno

98

6 Simone De Beauvoir

Rehaciendo Saberes

en voces de mujeres jóvenes Diana Marcela Gómez Correal

Simone De Beauvoir:

112

su tiempo, su mundo Guiomar Dueñas Vargas

10

Sueños, imágenes y símbolos

Simone De Beauvoir Filósofa:

Carta de Simone a Algren

una mirada crítica

Simone De Beauvoir

Gabriela Castellanos Llanos

134

20 Carta de una joven

El Segundo Sexo:

a Simone

una obra fundante

Yira Lazala-Silva Hernández

Juanita Barreto Gama

136

38 Los Mandarines - Fragmento

La maternidad

Simone De Beauvoir

138

Noticias En otras palabras

142

desde Simone De Beauvoir Yolanda Puyana Villamizar

52

Beauvoir - Sartre:

Las mujeres y los libros

¿una pareja emblemática? Florence Thomas

66

Simone De Beauvoir y Nelson Algren: pasión, placer, amor… Dora Isabel Díaz Susa

78

168


Editorial

E

sta edición está inspirada en la conmemoración de 100 años del nacimiento de Simone de Beauvoir,

emblemática mujer que habitó plenamente el siglo XX y quien fuera una de las primeras en poner palabras al malestar de millones de mujeres del mundo.

“Cien años con Simone de Beauvoir”, fue el nombre del coloquio con el cual el Grupo Mujer y Sociedad rindió homenaje a la vida y obra de esta pensadora feminista que transformó profundamente los cimientos de una identidad femenina constreñida en los moldes de la cultura patriarcal. Se realizó durante los días 7 y 8 de marzo de 2008 en la sede del Instituto Caro y Cuervo de Bogotá, justamente en el día y mes dedicados internacionalmente a reivindicar los derechos de las mujeres. Los artículos que aquí se incluyen son, en su gran mayoría, los compartidos durante el coloquio. Este número de la Revista es resultado del esfuerzo colectivo de trabajo del Grupo Mujer y Sociedad, del aporte generoso de articulistas que no hacen parte de él y de la valiosa contribución de varias instituciones que lo hicieron posible.


La obra de Simone de Beauvoir alimentó muchos

De gran interés resulta aquí la mirada

debates del grupo Mujer y Sociedad, creado

intergeneracional que contrasta precisamente las

desde 1985 en la Universidad Nacional de

lecturas e impactos percibidos en las vidas de dos

Colombia. Poco a poco también aprendimos a

generaciones distintas de mujeres colombianas:

controvertir algunas de sus tesis, pero siempre

las nacidas cerca a la primera edición de “El

con la certeza de que su pensamiento en estos albores del siglo XXI sigue siendo de gran actualidad para mujeres y hombres de muchos países del mundo y por supuesto también para Colombia. Con una pasión renovada y enriquecida por nuestras trayectorias vitales, las

segundo sexo” (1949), mitad del siglo XX, años paradigmáticos acompañados de profundos cambios sociales, políticos y culturales; y aquellas jóvenes que advienen al mundo en las décadas finales de la misma centuria, aquellas que reciben “el camino andado” por sus abuelas y madres. En sus diferencias, todas, mujeres nacidas durante el

integrantes del Grupo nos dimos a la tarea de

Siglo XX, somos de algún modo hijas simbólicas

volver a leer a Simone de Beauvoir, a veces 30

de Simone, lo sepamos o no.

años después de la primera lectura. Los escritos que aquí se incluyen descubren múltiples e inéditas facetas de la vida y obra de una mujer singular en su tiempo y también ahora: Simone, su tiempo y su mundo; Simone, filósofa; Simone, militante política; Simone y sus lugares en Paris; Simone y la maternidad; Simone y su obra fundante: “El segundo sexo”; Simone y dos de sus grandes amores: el muy reconocido con Sartre, maestro y amante, y otro, vehemente y rodeado de cierta aura de clandestinidad, transoceánico por demás, con el norteamericano Nelson Algren.

Editorial •5


Apertura al coloquio Florence Thomas


hacerlo que el mes de marzo, mes internacional de los derechos de las mujeres. Pero no quiero dar inicio al coloquio sin antes agradecer las entidades que hicieron posible su realización. En primer lugar quiero agradecer a Genoveva Iriarte, la directora de ese bello Instituto por habernos prestado el lugar que muy

B

uenos días a todos y a todas. Para el grupo que coordino y muy particularmente para mí, es una enorme

felicidad instalar, al lado del señor Philippe

Valéri, Consejero de Cooperación y de Acción Cultural de la Embajada de Francia, Madame Liliam Suarez, Presidenta de la Alianza Francesa de Bogotá y de mi amiga Genoveva Iriarte, Directora del Instituto Caro y Cuervo, este coloquio que hemos llamado “Cien años con Simone de Beauvoir”. Siempre me he considerado hija simbólica de Simone de Beauvoir. Yo llegué a Colombia en 1967 con El segundo sexo debajo del brazo y por supuesto leí algunos capítulos de esta obra fundante a estudiantes de la Universidad Nacional. Poco después la obra de Simone de Beauvoir alimentó de alguna manera el grupo Mujer y Sociedad, y si bien nos volvimos poco a poco capaces de debatir algunas de sus tesis, Simone de Beauvoir sigue siendo hoy día de una gran actualidad en estos albores del siglo XXI para muchos países del mundo y por supuesto también para Colombia.

seguramente hubiera encantado a Simone de Beauvoir. Gracias de todo corazón por acogernos en estos patios coloniales y salones de unos amantes de la escritura, los señores Caro y Cuervo. También agradezco a la Embajada Francesa por haberse entusiasmado con esta idea de la conmemoración de los 100 años de esta mujer y haber financiado partes de este coloquio. UNIFEM participará y financiará la elaboración de las memorias del coloquio con la publicación del No. 16 de nuestra revista En Otras Palabras. La Alianza Francesa nos ayudo con la publicidad, la Agencia Internacional de Cooperación Española con los honorarios de las conferencistas, Servientrega con la distribución de las invitaciones y Aviatur con un tiquete para una de las conferencistas. A todos y a todas, gracias. Sin ustedes nada de lo que vamos a vivir estos dos días hubiera sido posible. Y en cuanto a las compañeras del grupo Mujer y Sociedad, gracias también por animarme y acompañarme en la organización y realización de este evento. Ahora sí, estamos listos todos y todas para dar inicio al coloquio “Cien años con Simone de Beauvoir”. Muchas gracias. Bienvenidas y bienvenidos.

En este año 2008, consideramos un deber rendirle un homenaje y conmemorar los 100 años de su nacimiento, y qué mejor mes para

Apertura al Coloquio •7


Rehaciendo Saberes Guiomar Dueñas Vargas Gabriela Castellanos Llanos Juanita Barreto Gama Yolanda Puyana Villamizar Florence Thomas Dora Isabel Díaz Susa Beatriz García Moreno Diana Marcela Gómez Correal


A los 70 años. “Beauvoir en su diminuta mesa de trabajo en la rue Schoelcher, en 1978 (Janine Niepce/Rapho)”. Fuente: Hazel Rowley. Sartre y Beauvoir - La Historia de una pareja. Editorial Lumen, Random House Mondadori, 2006, p. 632


En el corazón de manifestaciones feministas, acompañada por Sylvie Le Bon, su hija adoptiva Fuente: Revista Emma, No. 21, enero-febrero 2008, Deuche, p. 98

Simone de Beauvoir: su tiempo, su mundo Guiomar Dueñas Vargas Historiadora Ph D., Universidad de Texas. Profesora Asociada, Universidad de Memphis.


piso económico, e inició su descenso laboral deambulando de un trabajo a otro hasta el fin de su vida. La madre se atrincheró en sus valores burgueses: La adversidad la volvió más ahorrativa, más religiosa, más sacrificada. Ahora más que nunca era preciso guardar las apariencias. Simone, inició su propia guerra

S

contra el sofocante ambiente hogareño que la imone de Beauvoir creció en la Francia

limitaba. Ella y Helena detestaban la extrema

de los años de entre guerras. Tenía diez

religiosidad de la madre, y la penuria económica

años cuando finalizó la primera Guerra

en la que, repentinamente se vieron sumidas.

Mundial. (1918). Ella recordaría esa época como

Los cambios en la vida de los Beauvoir eran

el fin de su vida feliz. Había crecido en medio

los mismos que experimentaba en general, la

de la abundancia en la Francia burguesa de

sociedad francesa de entonces:

comienzos de siglo XX, en el hogar conformado por el abogado Georges Bertrand de Beauvoir,

La guerra anunciaba la crisis de la civilización

nieto de terratenientes de Limousin y de

occidental, fundada sobre los valores de una

Françoise Brasseur de familia de banqueros y

burguesía exitosa, y arrogante de la cual hacía

altos burócratas, en un medio social en que

parte la familia Beauvoir/Brasseur. El pesimismo

las buenas maneras, la cortesía, y la mesura

cundió en Europa, Gertrudis Stein habló de la

regulaban cada aspecto de la vida familiar y

generación perdida, y Oswald Spengler escribió

en donde las niñas (tenía una hermana menor,

el acta de defunción de la civilización europea en

Helena) eran supervisadas paso a paso, hora

su obra La Caída de Occidente.1

a hora, por una madre solícita, rígida y en extremo piadosa. Las vacaciones las pasaban en Meyrignac, la casa veraniega de los abuelos, el resto del año en el amplio apartamento del Boulevard Du Montparnasse. El padre admiraba a Simone porque pensaba como un hombre, su hermana la adoraba y obedecía en todo, ella amaba a la madre. Simone, la hija y hermana perfecta, era feliz.

Se produjo también una ruptura del tradicional ideal doméstico al movilizar a las mujeres al frente (concepto que implicaban que todo el mundo debía salir a trabajar para asegurar el triunfo de Francia). Esto aumentó la ansiedad de los franceses que confundieron la disrupción de género con el colapso de la sociedad francesa.2 La guerra dislocó el país. Francia, antes próspera, quedaba arruinada; el miedo al Comunismo

La guerra acabó con ese idilio doméstico.

(eran los llamados años rojos), y la inflación que

El desmoronamiento social de la familia fue

azotaban a las clases medias se sumaban a la

inevitable. La invasión alemana los afectó a

pérdida de jóvenes en las trincheras. Después de

todos de distinta manera: el padre perdió su

1918 un fuerte sentido pronatalista se extendió

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •11


entre la sociedad francesa; la fuerza de la nación

angustia del desplazado. Algunos hombres

dependía de su población, sin gente, no había

y mujeres sintieron que el cambio no tenía

industria, ni consumo; tampoco había soldados.

reverso. Para algunas autoras, el feminismo

Repoblar el país significaba volver de nuevo a la

moderno nació justamente en esta época,

normalidad y el estado Francés, el más interesado

cuando las mujeres percibieron opciones de vida

en rehacer el país, lanzó una campaña nacional

independiente fuera de la casa.5 El colapso de

pronatalista y anti-abortiva (27 de Marzo de

las identidades de género sin duda alguna hizo

1923). En este contexto la maternidad disfrutó de

parte del sentido general de angustia y depresión

un revaloración casi milagrosa. La esposa/madre

que invadió a los franceses después de la guerra.

se convirtió en figura central en el discurso de

Los franceses no aceptaban la mujer que había

la regeneración poblacional y moral de Francia

aparecido después de la invasión alemana. A este

después de la guerra. Pero no solo la imagen de

respecto, en 1925 un estudiante parisino decía:

3

la madre era central en los discursos de la época. También la de la mujer moderna, soltera y libre.4

“Cómo definir a la joven moderna? Nada más mirando la cintura de sus vestidos. Es difícil

En efecto, en la literatura de los años que

localizar a las jóvenes de hoy: Esos seres sin

siguieron a la guerra dos imágenes de mujer son

busto, sin caderas, sin ropa interior… que fuman,

recurrentes: la madre como regeneradora moral,

trabajan y argumentan… y quienes durante la

bastión doméstico, milagro de vida, agente del

noche en el Bois de Boulogne, con sus cabezas

restablecimiento de la población, y el de la mujer

nadando en cócteles, buscan placeres acrobáticos

moderna, libre, promiscua, esteril, que produjo

en el asiento de sus citroens.”6

en los franceses admiración y horror. Françoise la madre, asumió con cierto gozo, el role de

Esta es una excelente descripción de la Simone

la mujer abnegada y devota, Simone por el

de entonces, quizás con excepción de los

contrario se posicionó en la orilla opuesta: era

malabares en el citroen, todo lo demás se le

libre, contestataria y rebelde.

puede aplicar. La nueva mujer llevaba el corte a

La Guerra trajo también un discurso obsesivo sobre la identidad femenina. Las imágenes convencionales de género se desdibujaron con la activa participación de las mujeres en la economía. El viejo orden se vio alterado por la movilización de los varones a las trincheras y de las mujeres al trabajo. Cuando los soldados retornaron a sus hogares y encontraron a

la garconne, para disgusto de muchos. Simone llevaba el pelo corto durante esos años. Todo esto era sin duda un gesto de independencia, de rebeldía, de rechazo del conservadurismo de su hogar, y de los valores burgueses de sus padres. La esmerada educación que recibió le permitió una independencia impensable para las jóvenes de su clase.

sus mujeres realizando oficios masculinos y

La quiebra económica de los Beauvoir, trajo

sosteniendo sus hogares, experimentaron la

el abandono de la expectativas tradicionales

12• Simone de Beauvoir: Su tiempo, su mundo


de las familias burguesas sobre sus hijas, pero

admitida en la Sorbonne se gradúa en filosofía

a su vez, contribuyó a definir la identidad de

con el más alto puntaje, después de Sartre, es la

Simone lejos del ideal burgués doméstico que

primera graduanda en filosofía en el país, conoce

ella tanto detestaba. El matrimonio sin dote era

a Merleau-Ponty, el filósofo francés considerado

imposible para las jóvenes Beauvoir. El padre

como el padre de la fenomenología y quien

sin recursos optó por darles una esmerada

pertenecía al círculo de Sartre, y finalmente

educación para que pudieran sostenerse como

tiene su primer encuentro formal con Sartre. Su

solteras. La penuria, la falta de recursos para

destino amoroso, personal, intelectual y filosófico

dotar a las hijas fue común entre las clases altas

queda unido al de Jean Paul para siempre.

después de la guerra. La educación reemplazó la dote y el estado facilitó esta transición. En

Los años entre 1929 y 39 fueron de intenso

efecto, la escasez de hombres y la bancarrota

narcisismo. El mundo alrededor se estaba

económica, coincidió con la proliferación

desbaratando, pero ellos, bohemios intelectuales

de reformas educativas que beneficiaron a

y burgueses rebeldes, vivían ensimismados en el

las jóvenes. En 1924 se reformó el plan del

círculo de su “familia” * explorando las delicias y

bachillerato femenino para hacerlo compatible

peligros de las “relaciones contingentes”. Ambos

con el de los varones. De esa manera, las

eran maestros de secundaria protegidos por el

mujeres podían acceder a la educación superior

estado y la depresión económica que se expandió

que las preparara para la vida… sin matrimonio.7

por el mundo, no los afectaba. Simone no quería

Simone que desde su infancia había manifestado

ver lo que estaba ocurriendo en Alemania y las

una inclinación extraordinaria por el mundo del

noticias políticas la aburrían a morir. Recordando

saber, por la lectura, por la introspección, estuvo

esos años Simona dirá: “Estaba llena del

encantada. Era su oportunidad para liberarse

idealismo burgués y del esteticismo que nublaban

de vivir en el apartamento estrecho y oscuro de

las realidades políticas de esos años.”8

la Rue de Rennes a donde habían tenido que mudarse cuando la crisis económica tocó a las puertas de los Beauvoir.

La Segunda Guerra cambiaría el mundo de la famosa pareja. Ella recordaría con precisión lo que estaba haciendo cuando se enteró de la

Durante los primeros años de la posguerra,

noticia. Tomaba café y la mesera se acercó y

(1918-29) Simone se convierte en una joven

le dijo que Hitler había invadido a Polonia. Su

moderna. Entre sus clases en el Cours Desir,

primera reacción fue correr a avisarle a Sartre. Su

el exclusivo colegio donde se educaban las

mundo estalló en fragmentos. Sartre marchó a

hijas de la burguesía, su importante relación

la guerra, y ella se dispuso a escribir su primera

con ZaZa, la entrañable amiga que sucumbe

novela, La Invitada. (Había dicho: “La literatura

por la intensa presión de la madre por casarla

nace cuando algo en la vida se va a la deriva” )

apropiadamente, Simone descubre los cafés,

Esta novela no se inspiraría en la agonía de la

los bares, el vino, los cocktails, y el whiskey. Es

ocupación francesa sino en la heterodoxa vida

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •13


sexual con Sartre y con miembros de la ‘familia’.

Blomart dos amantes atrapados en la resistencia;

Fue una novela de catarsis emocional.

en Todos los hombres son mortales, se plantea

Este será un periodo de gran productividad literaria. Entre las cartas diarias a Sartre quien había sido tomado prisionero por los alemanes, escribió otras dos novelas, La Sangre de otros y Todos los hombres son mortales, el guión, “Para que la acción?’’, el ensayo, “Para una moral de la ambigüedad, “y el ensayo filosófico, “Pyrrhus et Cineas”. (... )

el significado de la existencia, la soledad, la alienación. Sus vivencias de Paris, la ciudad ocupada, sus participación en la resistencia en el grupo que creó Sartre, “Socialismo y Libertad”, cuando regreso a Paris después de su prisión en Brumath, Alemania, y sus relaciones con activistas de la Resistencia Francesa, Albert Camus, Marlau-Ponty, Andre Malraux, Colette Audry, Andre Gide, todos ellos figuras

En efecto, en la literatura de los años

que siguieron a la guerra, dos imágenes de mujer son recurrentes: la madre como regeneradora moral, bastión

de gran prestigio intelectual. Sartre había publicado el tratado filosófico, El ser y la nada, (1943) y Simone la novela, La Invitada. Esta se convirtió en un inmediato éxito de librería (23,000 copias vendió Gallimard, la

doméstico, milagro de vida, agente del

casa editorial que le publicó la mayoría de sus

restablecimiento de la población, y el

libros) De la noche a la mañana se convirtieron

de la mujer moderna, libre, promiscua estéril, que produjo en los franceses admiración y horror

(... )

en la pareja literaria del momento y el mundo intelectual de Paris les dio la bienvenida. Finalmente, el mundo se tornaba amable.10 La liberación de Paris y el fin de la guerra (1945) produjo una euforia sin límites. Los héroes de

La necesidad de tomar conciencia de la tragedia

la jornada eran los intelectuales que resistieron

que vivió Francia durante la ocupación alemana

durante la ocupación, y Simone y Jean Paul, con

la llevó a desarrollar una ética propia dentro del marco de la propuesta existencialista de Sartre. Simone la plantearía en la más existencialista de sus novelas, La Sangre de otros, escrita durante los peores años de la ocupación francesa (194344) relata la tensión entre la responsabilidad social y personal que encara un grupo de activistas de la Resistencia en Paris.9 En esta novela la incertidumbre y desolación le sirve de telón de fondo al relato sobre Francoise y Jean

14• Simone de Beauvoir: Su tiempo, su mundo

sus fuertes lazos con la Resistencia estuvieron en el centro de esa efervescencia. Sartre era el orador obligado en cada manifestación. Su filosofía existencial se estaba convirtiendo en una práctica social que empezó a llamarse Existencialismo. Nunca antes en Francia se había unido la literatura con la filosofía y la política y Sartre, el artífice del portento, de repente se volvió su divulgador; Jean Paul frenéticamente trataba de interpretar los hechos políticos a la luz de su filosofía: Rechazaba


a la Tercera República, la creación reaccionaria de

mundo.14 Simone no sólo intentó reconciliar la

Petain y su régimen de Vichy, por la persecución

filosofía existencialista de la libertad, con una ética

de judíos y de otros llamados “indeseables”, pero

en la cual fuera posible una relación positiva

no quería que Francia se alineara con el régimen

con el otro, sino que la puso en práctica.

comunista. La necesidad de mantener al pueblo de Paris informado día a día de esta nueva ideología, llevó a Sartre, a Camus y a MerleauPonty a fundar la revista Los tiempos modernos, cuyo primer número saldría a la calle el

En 1947, Simone viajó a los Estados Unidos. Allí conoció al gran amor de su vida, el escritor estadounidense Nelson Algren; con el encontrará la pasión que no había

15 de Octubre de 1945.

experimentado con nadie antes. Lo llamará

¿Dónde estaba Simone durante esta exaltación

dirá “mi amigo, mi amante, mi esposo.”15 Él

general? Deirdre Bair, su biógrafa, dice que por

la llamará la esposa rana” y querrá casarse

esos días, intereses divergentes conducían a la

con ella. Por años Simone intentó conciliar

pareja por senderos de reflexión distintos. Dice

su apasionado amor por Algren con su unión

Bair que mientras Sartre, ayudado con drogas y

esencial con Sartre. Nelson nunca entendería

alcohol, escribía en forma afiebrada para cumplir

ni aceptaría, el poderoso pacto que había

sus múltiples compromisos, Simone, alejándose

entre Sartre y Simone. La relación con Algren

de cualquier protagonismo personal, exploraba

inspirará su novela los Mandarines, su mejor

en su interior buscando entenderse a sí misma

obra entre todos los géneros, por la que recibió

dentro del contexto del existencialismo. La

el prestigioso premio Goncourt en 1955. La

filósofa Karen Vintges, opina de otra manera:

novela, no obstante, es más que la historia

Simone por esa época escribe como lo hace

de su encendido amor por Algren. En ella, la

Sartre, sobre los hechos políticos del momento,

autora desenmaraña las corrientes emocionales

tratando de desarrollar una teoría ética que sería

y culturales de la sociedad francesa de finales

muy importante en los años venideros.12 En su

de los años cuarenta. La novela es el discurrir

el “esposo cocodrilo” y en sus cartas y le

11

ensayo filosófico, La ética de la ambigüedad, que acababa de escribir, (1947) Beauvoir trata de desarrollar una teoría ética y política y de formular su propia carta de navegación conceptual que será determinante por el resto de su vida.13 En ese ensayo Simone elabora la idea de que el hombre se ve forzado a aceptar la dependencia con otros y la obligación de crear vínculos estrechos con otras personas, separándose así de la versión

por la vida cultural y política de Francia cuando la euforia inicial de la liberación había cesado y cuando se evidenciaba el fracaso de Sartre como orientador político de la juventud francesa. La novela como casi todas las obras de Beauvoir, provocó fuertes reacciones en favor y en contra. El Santo Oficio la colocó en el índice de libros prohibidos.16

existencialista sartriana del hombre huérfano

En el viaje a los Estados Unidos descubrió el

de Dios, sin proyecto, navegando solo por el

mundo de la subyugación femenina. Simone no

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •15


había sido conciente de esto en Francia, donde

había una manera enteramente nueva de mirar

a decir verdad, la situación de las mujeres no era

el mundo de la política y la literatura.” Diría

mejor. Ella no lo notaba, pues vivía aislada de la

Simone recordando esa época.19 Y en efecto,

realidad de otras mujeres en el cerrado círculo

el existencialismo había pasado a un segundo

de su ‘familia’ y en la relación tan sui generis

lugar en Francia. La filosofía había perdido el

que vivía con Sartre.17 De esa observación nació

lugar privilegiado que tuvo en los primeros

su libro seminal. El segundo Sexo.

años de la posguerra, cuando Europa quedó

La Guerra Fría trajo consigo nuevos desafíos, nuevos disensos. Europa dividió sus alianzas entre los dos bloques de influencia que habían surgido

sumida en la desolación. Ahora otras disciplinas y otras figuras ascendían como la espuma: La Lingüística, la Antropología y la Sociología, retaban a la Filosofía, como disciplina fundante y

en la posguerra: La Unión Soviética y el llamado

nombres como los de Lacan, Derrida y Barthes se

Mundo Libre. El Muro de Berlín se convirtió

pronunciaban con reverencia.

en el símbolo de esta división. La musulmana Argelia buscó independizarse de Francia y ésta

Pero si en Francia la influencia de la pareja

le declaró la guerra. El Tercer Mundo también se

decaía, su presencia era solicitada en otras

alineó y las alianzas y los disensos se globalizaron.

partes del mundo. China, Japón, Egipto, Cuba,

China, tomo una ruta alternativa y se alejó del

Brasil, La Unión Soviética, Checoslovaquia,

comunismo soviético, Cuba hizo su Revolución

Bélgica, fueron algunos puntos del globo que

y el Macartismo (todos contra los rojos) se

reclamaban su palabra. Se habían convertido

entronizó en los Estados Unidos.

en símbolos de la izquierda no alineada y de la causa de la liberación anticolonialista. Apoyaron

Simone y Sartre se encontraron de pronto en un

la guerra de Liberación de Argelia, (el libro La

mundo globalizado que reclamaba su atención.

Fuerza de las Circunstancias se inspira en esa

“El curso de los eventos del mundo es la textura

guerra) y la guerra contra Vietnam; criticaron

de mi propia vida”, diría Simone en sus memorias

las cárceles para intelectuales establecidas en

que justamente empezaba a escribir en el año

Cuba y tomaron las luchas de los trabajadores

1957 cuando estalló la guerra contra Argelia.

del mundo como propias. Buscaron, en sus

Simone respondió a estos desafíos con un

correrías, disminuir el miedo y el silencio que

discurso nuevo: el discurso del feminismo.

había traído la partición del mundo en dos polos

18

En los años 1960, la influencia de Sartre y Simone empezó a declinar en Francia. Solo diez años antes ellos eran los reyes sin corona de Saint Germain; ahora ya nadie los trataba con la

irreconciliables. Sus visitas eran especialmente bienvenidas por las mujeres, y cada vez mas menudo se le invitaba personalmente a ella, para hablar de asuntos de las mujeres.

deferencia de antaño: “Un día éramos la mayor

La protesta de Mayo del 1968 en Francia,

sensación de Saint Germain Des Prés, al siguiente

constituyó un punto de inflexión en la vida de

16• Simone de Beauvoir: Su tiempo, su mundo


la pareja. Simone adquirió un protagonismo

Las actitudes feministas afloraron cuando las

político nuevo y su influencia se haría sentir

mujeres descubrieron que los hombres del

en los rincones mas apartados del mundo.

68 no las trataban como iguales. Ellos hacían

Ella enfiló su atención a la causa feminista

los discursos que ellas habían pasado a

y finalmente se volvió activista de cosas

máquina. Mientras ellos subían a los podios,

sobre las cuales, antes solo escribía. Sartre

ellas se quedaban en la cocina haciendo el

entretanto perdió influencia e inició una

café. Las jóvenes se dieron cuenta entonces

década de deterioro físico que lo llevaría a la

que tenían que separar sus batallas de la

tumba 12 años más tarde. Sartre no inspiró

retórica revolucionaria de los jóvenes, y

las protestas ni dirigió las acciones de Mayo

poner su destino en sus propias manos. Los

del 68; estuvo entre los intelectuales invitados

jóvenes peroraban que las necesidades de la

por Cohn Bendit (Daniel el Rojo) el líder de la

revolución venían primero y que luego les

protesta; la imagen de Sartre en los medios

llegaría el turno a las mujeres…Las jóvenes

era incuestionable y servia a la causa, pero no,

no podían esperar pacientemente a que ellos

era ya el adalid por derecho propio de otros

les cambiaran la sociedad en que vivían.

días, de otras protestas. Eran otros tiempos, los

Eso no pasaría, al menos de que ellas por si

protagonistas esta vez eran los estudiantes y

mismas lo hicieran.21

no los íconos intelectuales de antaño. “No me libere, yo mismo lo haré” era el grito general de

De allí en adelante su pluma y su persona

los jóvenes.” Los estudiantes retaban el papel

estuvieron enteramente al servicio del feminismo

del intelectual como el profeta social que

internacional; este protagonismo la daría a

da voz al oprimido.”

conocer en el mundo primero como feminista y

20

luego como escritora. Esto le causaría contento y (... )

Françoise la madre,

también alguna preocupación.

asumió con cierto gozo, la función

Durante los últimos diez años de la vida de

de la mujer abnegada y devota,

Sartre la relación de la pareja tuvo enormes

Simone por el contrario se posicionó

fisuras. Sartre, enamoradizo empedernido,

en la orilla opuesta: era libre, contestataria y rebelde

Simone, hasta que decidió adoptar a su amante (... )

La revuelta del 68 fue un mirador privilegiado para Simone que vio cómo la protesta perfilaba nítidamente el rumbo del feminismo y de la militancia feminista en Francia. Oigamos lo que dice al respecto:

había respetado el pacto de la contingencia con Arlette Elkaim, una joven judia-algeriana, quien al convertirse en su hija, adquirió los derechos sobre sus bienes y sus obras. A la muerte de Sartre ocurrida en 1980, Simone se encontró despojada de la más significativa compañía de su vida, y de su herencia intelectual y material. Ella a su vez adoptaría a la vivaz Silvia Le Bone quien sería un

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •17


Fuente: Revista Emma, No. 21, enero-febrero 2008, Deuche, p.98

manantial de vida y de inspiración para Simone

de la muerte de Sartre, ocurrida seis años antes.

por el resto de su vida. Con ella volvería

Una procesión de 6000 personas encabezada

a reír, a beber, a viajar…

por Helene su hermana y Lanzmann, su amigo

Simone exorcizó el miedo a la muerte (miedo que fluye en todas su novelas), al dolor por la desaparición de tantos seres queridos, la madre, los amigos y amigas del alma—Algren, Olga,

y amante por siete años, recorrió el Boulevard Montparnasse hasta el cementerio. Ramos de flores inundaron su tumba. Algunas mujeres cantaban el himno feminista en su nombre:

Wanda, Camus, Boris, Richard Wright—y Sartre,

Levántense mujeres esclavizadas

escribiendo. De esta época datan sus libros, La

Rompan sus cadenas.22

vejez, que un análisis sociológico, impersonal de la condición del deterioro que trae consigo el paso del tiempo; Final de Cuentas (el cuarto volumen de sus memorias) y La ceremonia del adiós. Este último es un llanto del corazón por la pérdida de su amigo del alma. Es un recuento pormenorizado y gráfico de todo el prontuario de enfermedades físicas y mentales que abrumaron a Sartre durante los últimos diez años de su vida. Luego vendría su propia muerte, rápida e inesperada, (Murió de un edema pulmonar) el 14 de abril de 1986, a sólo 8 horas del aniversario 18• Simone de Beauvoir: Su tiempo, su mundo

Nadie quería abandonar el cementerio; un hondo sentido de soledad, de pérdida se sentía en esa gris mañana de abril.


Citas 1. Oswald Spengler, La caida de occidente,

12. Karen Vintges, Philosophy as Passion: The

Viena, 1918

Thinking of Simone de Beauvoir (Bloomington

2. Mary Louise Roberts, Civilization Without

and Indianapolis: Indiana University Press, 1992),

Sexes: Reconstructing Gender in Poswar France:

20

1917-1927 (Chicago: The University of Chicago

13. Ibid

Press, 1944), 9. 3. James F. MacMillan, Housewife or Harlot: The Place of Women in French Society, 1870-1940 (New York: St Martin’s Press, 1981), 189 4. Mary Louise Roberts, p. 149 5. Ibid: 8 6. Ibid: 20 7. Ibid: 185-6 * Simone y Jean Paul quisieron construir una ‘familia’ cuyos miembros no estuvieran definidos por lazos de sangre, sino por afinidades políticas, intelectuales y sexuales. Sartre y eventualmente Simone sostuvieron económica, moral y sicológicamente a cada uno de los miembros

14. Ibid 15. Claude Francis y Fernande Gontier, Simone de Beauvoir: A Life…a Love Store (New York: St. Martin Press, 1985), 243 16. Ibid: 265 17. Ibid: 361 18. Ibid: 273 19. Deirdre Bair, p.522 20. Jonathan Judaken, Jean-Paul Sartre and the Jewish Question (University of Nebraska Press, 2006), 218 21. Deirdre Bair, 535-6 22. Claude Francis. P. 362

de esa institución tan sui generis. Inicialmente hicieron parte de ella, Sartre, Simone, Jacques Laurent Bost, Nathalie Sorokine, Olga y Wanda Kosakievicz. 8. Deirdre Bair, Simone de Beauvoir: A Biography (New York: Summit Books, 1990), 184 9. Kate Fullbrook y Edgard Fullbrook, Simone de Beauvoir and Jean-Paul Sartre: The Remaking of a Twentieth-Century Legend. (New York: BasicBooks, 1994) m 136 10. Ibid: 129 11. Deirdre Bair, p.320 EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •19


L

a relación de las feministas y en especial

teoría se ha desanclado de la vida cotidiana de

de las filósofas, con Simone de Beauvoir

las mujeres. Y sin embargo, ignoramos el hecho

desde el inicio de la segunda ola, hace

de que nos muestra cómo encontrar el camino

30 ó 40 años,1 ha sido ambivalente. Por una parte, se le reconoce como la primera gran teórica del feminismo; por la otra, se le lanzan diversas acusaciones —Ya veremos cuáles, y, en mi criterio, qué tan justas—. Sin embargo, desde la década de los 90 y sobre todo a partir de 1999, cuando se celebró el quincuagésimo aniversario de la publicación de El segundo

sexo, muchas autoras feministas, buena parte

de regreso al mundo real.3 Para esta autora, la filosofía en este siglo ha perdido el compromiso con la vida real, el vínculo entre las posiciones epistemológicas e incluso metafísicas y las normativas, que nos dan pautas para la práctica, para la ética, para la acción. Y sostiene que con Beauvoir se recuperarían estos vínculos.

de ellas filósofas, han venido expresando su

Lo que dice Bauer parece ser una reacción

convicción de que la obra de Beauvoir merece

contra la complejidad de las posiciones teóricas

una revaluación crítica, y más que eso. Nancy

post-estructuralistas, de las cuales Judith Butler

Bauer, refiriéndose al “abandono generalizado

es una especie de paradigma. Algo similar

de la obra de Beauvoir”, cita a una docena de

parece motivar a Toril Moi, cuando afirma que

filósofas feministas que lo consideran “una

muchas mujeres académicas sienten temor

pérdida tanto para la teoría feminista como para

a denunciar, por ejemplo, la privación de los

2

la filosofía en general” . Bauer va más allá, al

derechos de las mujeres afganas por parte de

sostener que este abandono está en el corazón

los talibanes debido a la idea, aparentemente

de distintos puntos muertos que continúan

generalizada en Estados Unidos, de que si no

paralizando a las feministas académicas en

apelan a grandes complejidades teóricas lo que

nuestros intentos de mejorar la situación de las

digan será tachado de ingenuidad y ellas mismas

mujeres. Mientras la mujeres sufren, tomamos

serán vistas como personas poco sofisticadas.

partido en distintas batallas teóricas sin solución

Esto a su vez se debe, según Moi, a que se

posible: Igualdad vs. Diferencia, Esencialismo

piensa que existe una oposición necesaria entre

vs. Anti-esencialismo, Sexo vs. Género. Nuestra

la escritura académica, por una parte,

20• Simone de Beauvoir: Simone de Beauvoir filósofa: una mirada crítica


Simone de Beauvoir filósofa: una mirada crítica Gabriela Castellanos Llanos Filósofa. Ph. D. en Análisis del Discurso, Universidad de la Florida en Gainesville. Profesora Doctorado en Humanidades e Investigadora Centro de Estudios de Género, Mujer y Sociedad, Universidad del Valle.

Fuente: Revista Emma, No. 21, enero-febrero 2008, Deuche, p. 79


y el lenguaje común y corriente y las

han sido realmente superadas, en el sentido

experiencias cotidianas, por la otra. Como

de que las discusiones sobre cómo concebir el

solución a este triste estado de cosas, Moi

problema de la mujer continúan refiriéndose a

propone volver a Beauvoir, como lo hace Bauer.

Beauvoir, así sea para refutarla. De hecho, el

4

Aunque creo que en Colombia afortunadamente no hemos llegado ni a tanta sofisticación ni a tanto amedrentamiento, pienso que para el trabajo académico feminista estas discusiones pueden ser también muy fructíferas, por lo cual recibí con

concepto de falogocentrismo, propuesto por post-estructuralistas como Luce Irigaray y Hélène Cixous, tiene muchos puntos de relación con la caracterización de Beauvoir de la masculinidad como la cualidad del Sujeto absoluto.

gratitud y alegría la invitación a participar en este

Señalemos que en el citado libro, Beauvoir

coloquio. En el presente trabajo me propongo

nos ofrece tres tesis fundamentales sobre “el

darle una mirada crítica a los planteamientos

problema de la mujer”. La primera, y sin

filosóficos de Beauvoir en su célebre obra, y

duda la más importante, tiene que ver con la

al mismo tiempo reconocer lo que aún puede

caracterización de su situación: lejos de explicar

aportarnos, a la vez que sus limitaciones.

la subordinación femenina al varón como resultado inevitable del rol reproductor de la mujer, o de la superioridad muscular del varón,

Aportes de El segundo sexo

Beauvoir la describe como una relación entre el Sujeto y la otra. Basándose en el planteamiento

Veamos, en primer lugar, las contribuciones

de Hegel sobre la relación entre el amo y el

fundamentales de El segundo sexo. ¿Qué tanto

esclavo, Beauvoir plantea la hostilidad inevitable

de esta obra es aún vigente? ¿Cuáles aspectos

entre los distintos grupos e individuos de la

han sido rebasados o trascendidos?

sociedad humana, debido a que “el sujeto puede

Fundamentalmente, Beauvoir tiene el enorme mérito de haber producido la primera gran obra sobre la mujer desde Una habitación propia, de Virginia Woolf,5 publicada veinte años antes de El segundo sexo. En ella, se anticipó a muchos desarrollos posteriores de la teoría feminista y de la teoría sobre género y sobre sexualidad; a menudo encontramos en las páginas de El segundo sexo reflexiones que,

ser planteado sólo cuando encuentra oposición— cuando se plantea a sí mismo como lo esencial, opuesto al otro, a lo inesencial, al objeto”7. El sujeto debe afirmarse a sí mismo mediante la confrontación con otro, un ser semejante pero diferente, que lo limita y lo niega, pero que le es indispensable: “la verdadera alteridad—la otredad—es la de una conciencia separada de la mía y sustancialmente idéntica a la mía” (p. 171).

brevemente y como de pasada, prefiguran las

Aunque la relación con esa otra conciencia puede

ideas que más tarde muchas autoras y autores

conducir a la reciprocidad de la amistad y de la

desarrollarán.6 Además, sus tesis centrales no

generosidad, para lograrlo es necesario renunciar

22• Simone de Beauvoir: Simone de Beauvoir filósofa: una mirada crítica


a la pasividad de meramente ser, renunciar no

que anhela, su negación y su razón

sólo a la condición de meros objetos, poseídos

de ser (p. 175).

por otros, sino también a poseer a los otros. Es así como llegamos a convertirnos en existentes. Pero la tentación de poseer es demasiado fuerte, y por eso surge la contradicción de aspirar a la vez a la inmersión en la lucha perenne por la existencia, y a la tranquilidad y el reposo que nos empantanan en “el mero ser”. Este sueño de “una opaca plenitud sin embargo dotada de conciencia” se encarna precisamente en la mujer:

Las mujeres mismas aceptan este mito, y no construyen mitos correspondientes sobre los hombres, ya que “la representación del mundo, como el mundo mismo, es el trabajo de los hombres; ellos lo describen desde su propio punto de vista, que confunden con la verdad absoluta” (p. 175); y esa confusión es compartida por ellas mismas. Aunque ellas no son la única Otredad, (pues hay “otros” que

[Ella] es la intermediaria anhelada entre

surgen como resultado de desigualdades de

la naturaleza, extraña al hombre, y ese

clase, étnicas, raciales), como Otras llegan a ser

semejante que se le parece demasiado.

vistas como fuente de todo mal, a la vez que son

Ella no se le opone ni con el silencio hostil

necesarias para el bien, y se convierten en la idea

de la naturaleza ni con el duro requisito

estereotipada del Bien a los ojos masculinos. Por

de una relación recíproca; debido a un

eso la mujer representa la vida, necesariamente

raro privilegio, ella es un ser consciente

ligada a su posibilidad de corrupción, la muerte:

y sin embargo parece posible poseerla en su carne (172).

“ella es contingencia e Idea, lo finito y el todo; ella es lo que se opone al Espíritu, y el Espíritu mismo” (p. 176). El varón se ve a sí mismo como

De este modo la mujer se convierte en “lo

la Idea pura que ha caído de la luz y el orden

inesencial”, puesto que su presencia en el mundo

del cielo a las “sombras caóticas del vientre

es considerada subsidiaria a la del hombre, y su

materno” (p. 177). Habiendo sido concebido

ser se define en relación con el de él. Ella parece

y parido, la maldición de la carne preside su

ser “el Otro absoluto, sin reciprocidad” (p. 173).

destino, como la “impureza que contamina su

Esta asimetría radical produce el mito del “eterno

ser” y como “anuncio de su muerte” (p. 179).

femenino”, la mujer idealizada como misteriosa,

Y de esa carnalidad la mujer es la fuente

mágica, virgen, mártir, amante, madre.

y el máximo símbolo.

Ella es un ídolo, una sirvienta, la fuente

La mujer es vista como sexualidad pura, y como

de vida, un poder de tinieblas; ella es el

tal inspira a la vez fascinación y horror. De este

silencio elemental de la verdad, es artífice,

modo, mediante el mito de la mujer como la

charlatana, y mentirosa; ella es presencia

Otra infinita, que implica también lo opuesto,

curativa y bruja; es la presa del hombre,

la falsedad y la degradación, “el hombre ha

su caída, es todo lo que él no es y todo lo

esclavizado a la mujer con éxito, pero de la

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •23


misma manera la ha privado de aquello que

propia dominación: ellas son conscientes de

puede hacer deseable poseerla” (p. 219). Siendo

que lo más específicamente humano radica

a la vez todas las cosas, ella se convierte en el

en la construcción de la cultura, tarea que se

engaño eterno, la suprema celada, el fraude

ha encomendado al varón, y de la cual ella ha

mismo de esa existencia que nunca se alcanza

sido excluida. Al crear utensilios, herramientas,

plenamente “ni logra reconciliarse con la

valores, él inventa y “modela el futuro”: al

totalidad de los existentes” (p. 229).

proclamar su soberanía, su supremacía sobre

Esta primera tesis, que caracteriza la relación entre hombre y mujer como una relación entre el Sujeto por antonomasia y la “otra”, la que sólo es sujeto de un modo secundario y dependiente, tiene un corolario importante, que es la

la mujer, el hombre recibe el apoyo de la mujer misma, para quien la existencia también es lo más importante, por más que se le haya impedido acceder a la trascendencia necesaria para afirmarse como existente:

explicación de las causas por las cuales la mujer

Tenemos allí la llave de todo el misterio…

está subordinada en la inmensa mayoría (algunos

[La desgracia de la mujer] es haber sido

dirían que la casi totalidad) de las sociedades

consagrada biológicamente a repetir la Vida,

conocidas. Esta, que llamo la segunda tesis de

cuando a sus mismos ojos, la Vida no lleva

El segundo sexo, explica el origen de su estatus

en sí sus razones de ser, razones que son

como “segundo sexo”. En la sección sobre

más importantes que la vida misma (p. 96).

“Historia”, Beauvoir afirma que la guerra es la actividad humana por excelencia, al menos en la

Nuevamente invocando a Hegel, se explica

estimación de las” hordas primitivas”:

la supremacía viril por la relación entre amo y esclavo que este filósofo definió; esta teoría “se

La peor maldición que pesa sobre la mujer

aplica mucho mejor a la relación entre hombre

es estar excluida de esas expediciones

y mujer” que a la esclavitud. En el parto la mujer

guerreras: pues no es dando la vida, sino

arriesga su vida para dar lugar a otra vida, pero

arriesgándola, como el hombre se eleva

lo hace en su animalidad, no para construir un

sobre el animal: por eso la humanidad

modo de vida humano ni para proyectarse hacia

acuerda superioridad al sexo que mata, no al que engendra (p. 95-6). Desde aquellas primeras sociedades nómadas, entonces, lo que se aprecia no es “la repetición de la Vida”, sino su “trascendencia a través de la Existencia” (p. 96).

el futuro, como sí lo hace el varón. Pero la mujer misma “también aspira y reconoce los valores que son logrados por el varón”, y sólo por él; de allí su complicidad con su propia dominación. Si las mujeres se someten al orden masculino, es precisamente porque “el existente, sea cual sea su sexo, busca su justificación en el movimiento de

Aquí encontramos, además, la razón por la

su trascendencia”: de ello, “la misma sumisión de

cual las mujeres se hacen cómplices de su

la mujer provee una prueba” (p. 97). Valorando

24• Simone de Beauvoir: Simone de Beauvoir filósofa: una mirada crítica


el papel del hombre como constructor de cultura,

relación entre varones por medio del intercambio

ella sólo puede asentir en su propia devaluación.

de mujeres), Beauvoir considera que el mundo ha

Sin embargo, esta situación, por más prolongada

sido construido por los hombres y exclusivamente

que haya sido, no es ni esencial ni eterna: ya en el

para los hombres. En él, son los hombres quienes

momento en que escribe Beauvoir, las condiciones

deciden, y ellas sólo pueden asentir, adaptándose

históricas permiten que ellas comiencen a ser

a las exigencias del entorno cultural, en el cual

reconocidas como existentes y que cesen de

las mujeres aparecen como seres incapaces

“subordinar la existencia a la vida” (p. 97). La tercera tesis gruesa que encontramos en el libro es la que se expresa con la cita más frecuente, la más conocida: “No se nace mujer, se llega a serlo”. Mediante esta formulación la autora subraya que es la situación de la mujer en la sociedad humana la que la condena a su estatus de segundona, y no un rasgo innato. Desde el comienzo del patriarcado, nos dice Beauvoir, la mujer ha sido mantenida en estado de dependencia mediante los códigos de leyes y mediante las costumbres, de modo que a ella se le ha establecido como el Otro por antonomasia: Lo que define de una manera singular la situación de la mujer es que, siendo una

de trascender sus limitaciones. Estas “exigencias” de la situación vivida son sociales y culturales, pero se basan también en un aspecto biológico. Para Beauvoir, el papel reproductivo de la mujer la enajena de su cuerpo, es oneroso e implica una renuncia a la propia individualidad en aras de la continuidad de la especie: en la maternidad, “la especie se instala” en su cuerpo, y éste se le resiste (p. 52). Sin embargo, a pesar de toda la fuerte carga negativa que para esta autora la maternidad y el cuerpo femenino mismo, insiste: “Los datos biológicos no constituyen para la mujer un destino inamovible” (p. 57). En efecto, si bien “entre los animales superiores la existencia

libertad autónoma, como todo ser humano,

individual se afirma más imperiosamente en

se descubre y se elige en un mundo donde

el macho que en la hembra, las posibilidades

los hombres le imponen que se asuma

individuales en la humanidad dependen de

como el Otro. El drama de la mujer es ese conflicto entre la reivindicación fundamental de todo sujeto, que se plantea siempre como lo esencial, y las exigencias de una situación que la constituye como lo inesencial (p. 25).

la situación económica y social” (p. 60), ya que “los hechos biológicos revisten los [valores] que el existente les confiere” (p. 61). Lo que condena a la mujer a ser el segundo sexo es, repito, su situación, su ubicación en culturas y sociedades donde vivir su trascendencia se hace

Partiendo de la comprensión de Lévi-Strauss de

imposible, pues el valor social y cultural que se

la fundamentación de las culturas humanas en

da a la mujer se cimenta inamoviblemente en la

la prohibición del incesto (que se concibe como

subordinación al varón. EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •25


La importancia de estos tres planteamientos

mujer como un ser atado a la biología; 2°- que

fundamentales no puede desconocerse. Si es

por lo tanto propone un feminismo donde se

la situación de la mujer lo que la condena a la

aspira a una igualdad equivalente a la mera

subordinación, es posible concebir la esperanza

incorporación de la mujer al mundo viril,

de lograr un cambio. Además, a lo largo de todo

preconizando la copia de las actividades y las

el libro estas ideas sirven de base teórica para

cualidades masculinas; y 3°- que filosóficamente

examinar aspectos de la vida de las mujeres en la

sigue a Sartre, lo cual se plantea como prueba

sociedad contemporánea en Europa, en páginas

de que no supo mantener su independencia

que se convirtieron en precursoras de una gran

de criterio, que se plegó a las ideas de un

cantidad de estudios realizados por las feministas

varón en materia filosófica.

desde entonces. Aunque El segundo sexo no fue quizá el motor que dio inicio a la segunda

(... )

La relación de las feministas y en

ola del feminismo,8 sí le dio una base filosófica

especial de las filósofas, con Simone

sobre la cual edificar los posteriores desarrollos

de Beauvoir desde el inicio de la

teóricos. Gracias a ella sabemos que la diferencia social entre hombres y mujeres se basa en las

segunda ola, hace 30 ó 40 años, ha

diferencias de posición y postura ante el mundo

sido ambivalente. Por una parte, se le

que son construidas desde las estructuras sociales

reconoce como la primera gran teórica

mismas. Además, Beauvoir nos legó una visión de la libertad como la principal construcción

del feminismo; por la otra,

que las mujeres debemos emprender. A partir

se le lanzan diversas acusaciones

de lo que nos enseñó, sabemos que no basta

—Ya veremos cuáles, y, en mi criterio,

con cambiar algunas situaciones, ni con obtener algunos derechos, pues se necesita una profunda

qué tan justas—

(... )

transformación, una verdadera revolución de lo que hoy llamados el sistema de género, para

Me parece evidente que la primera crítica puede

llegar a la raíz del problema.

encontrar abundantes bases en las páginas de El segundo sexo. Efectivamente, la autora da muestras de verdadera repugnancia ante la

Las críticas a la obra de Beauvoir

materialidad del cuerpo femenino, sus procesos fisiológicos, sobre todo la menstruación y el

Veamos ahora las críticas más comunes a la

parto. Sobre la primera, la autora no encuentra

autora que pueden encontrarse en la literatura.

otra reacción posible más que el horror. Por

Estas pueden resumirse en tres: 1°- que odia

ejemplo, a pesar de que en una serie de

la figura de la madre, la maternidad y la

encuestas que ella reseña varias jóvenes que

materialidad misma del cuerpo, y que ve a la

acaban de pasar por la menarquia informan

26• Simone de Beauvoir: Simone de Beauvoir filósofa: una mirada crítica


sus sentimientos de alegría, al sentir que

Moi, se inclina a la defensa del derecho de la

pueden ser madres, Beauvoir parece desconocer

mujer a optar por la maternidad en pasajes

esos testimonios y sólo toma en cuenta las

que la traducción convierte en mucho más

reacciones de asco, repulsión, y tristeza.

decididamente negativos ante la posibilidad de

Sobre la maternidad, Beauvoir una y otra vez

ser madre. A pesar de ello, la misma Moi admite

da muestras de considerarla la base para la

que Beauvoir sí tenía tendencias a presentar la

apropiación por parte de la especie del cuerpo

maternidad de forma peyorativa, y al mismo

femenino: la posibilidad de dar la vida sólo es

tiempo, nos da la mejor respuesta a esta crítica:

considerada como una necesidad para que no desaparezcan los humanos de la faz de la tierra,

No quiero disputar la idea de que Beauvoir

y nunca como un proyecto personal que puede

misma tenía una gran ambivalencia

ser satisfactorio tanto para las mujeres que

acerca de las madres, la maternidad, y

optan por ser madres como por los varones que

el embarazo. En mi punto de vista, casi

deciden ser padres. Sin embargo, en defensa de

todos sus textos, incluyendo El segundo

Beauvoir debemos reconocer que ella escribía

sexo, están marcados por una imagen

en una época cuando no existían métodos

destructiva de la madre. Sin embargo,

anticonceptivos confiables, de modo que era

siempre que surge el horror inconsciente de

difícil separar la vida sexual de la reproducción.

Beauvoir hacia la madre, lejos de expresar

En un artículo de 1999, Toril Moi atribuye parte del tinte anti-maternidad de El segundo sexo que han detectado muchas feministas estadounidenses a las deficiencias de la traducción al inglés de H. M. Parshley, al parecer la única que existe. (Digamos de paso que, al menos en la edición que no hace mucho sacó al mercado la Editorial Suramericana, encontré

la lógica interna de su argumentación, esta actitud pone su comprensión del cuerpo como situación en contradicción con ella misma. Esto que se debe a que la lógica de su argumento es que mayores grados de libertad producirán nuevas formas de ser mujer, nuevas formas de experimentar las posibilidades del cuerpo de una mujer;

asimismo que habían omitido más de veinte

ella nunca plantea que las mujeres serán

páginas de la introducción. Que yo sepa, no se

por siempre esclavas de la experiencia

ha hecho un estudio comparando la Traducción

inherentemente opresiva de dar a luz.

al español de la obra con el original.). Parshley,

Al final de El segundo sexo, de Beauvoir

quien no era filósofo, a menudo traduce términos

escribe: “una vez más, a fin de explicar sus

que nos remiten a conceptos filosóficos usando

limitaciones es la situación de la mujer la

expresiones inglesas cotidianas, con lo cual

que debe ser invocada y no una esencia

se empobrece la obra. En el caso específico

misteriosa; así, el futuro permanece en

de las posiciones negativas de Beauvoir ante

gran medida abierto…

la maternidad, el original francés, según

La mujer libre apenas está naciendo”.9

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •27


En otras palabras, “la imagen destructiva de

tener un pene o afirman que algún día lo tendrán,

la madre” está presente en el texto, pero no

Beauvoir explica lo que Freud denomina como

constituye su mensaje central sobre este tema,

envidia fálica en términos de las ventajas evidentes

sino que más bien lo contradice. Al plantear que

de los varones en el mundo que las niñas ven en

la idea más importante de Beauvoir sobre la

su entorno. Son los privilegios que ellos ostentan

temática es el derecho a decidir sobre el propio

los que las mueven a desear el apéndice corporal

cuerpo y la injusticia de ver la maternidad como

que otorga tan grandes prerrogativas.

un imperativo para las mujeres, Moi parte de la afirmación de Simone de Beauvoir en El segundo sexo: “El cuerpo no es una cosa, es una situación: es nuestro asidero en el mundo y un esquema de nuestros proyectos”, y pasa a demostrar que esta posición de Beauvoir se basa en el concepto de Merleau-Ponty del cuerpo como algo que somos, en vez de algo que tenemos, aquello que construimos mediante la experiencia y mediante las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida. Ahora bien, para Simone de Beauvoir, como para Sartre, “una situación es una relación estructural entre nuestros proyectos (nuestra libertad), y el mundo (el cual incluye nuestros cuerpos)”. Moi considera esta posición beauvoiriana” una alternativa poderosa y sofisticada a las teorías contemporáneas de sexo y género”, como por ejemplo las de Judith Butler.10

La segunda crítica, en cambio, sobre el prejuicio beauvoiriano a favor de lo masculino a lo largo de la obra me parece más difícil de refutar. Sobre todo en la conclusión, pero en realidad en todo El segundo sexo, Beauvoir habla de la libertad de las mujeres como algo que pasa necesariamente por adoptar las actitudes y las actividades masculinas. Aunque afirma que las diferencias no deben desaparecer cuando las mujeres alcancen la libertad de la cual disfrutan los hombres, se refiere más al juego de la mutua atracción sexual que a una reivindicación de los valores femeninos. En ninguna parte del libro he descubierto una alabanza a lo femenino, o una acogida a sus valores, ni ese gozo por la compañía de otras mujeres, como los que encontramos en Una habitación propia de Virginia Woolf, un libro escrito 20 años antes que el de Beauvoir. Tampoco

Al mismo tiempo, Beauvoir estaba muy consciente

hallo en El segundo sexo una crítica penetrante a

del influjo de las relaciones de dominación

la masculinidad misma, a sus ritos rimbombantes,

que pesan sobre el cuerpo femenino en una

soberbios y algo ridículos, a su amor por la

sociedad donde el varón es el prototipo de lo

violencia y la guerra, como la que Woolf realizo

humano. Por eso, si bien las funciones corporales

en Tres guineas. Diré, sin embargo, en apoyo a

femeninas aparecen en ella coloreadas por una

Beauvoir, que la autora rechazaba la actitud poco

cierta repugnancia, ella misma señala que las

realista de una ceguera a la diferencia, actitud

valoraciones del cuerpo no son ajenas a las

típica de quienes insisten en que finjamos que

realidades socioculturales. Por ejemplo, al explicar

hombres y mujeres reciben el mismo trato en

los casos, registrados por sociólogos y psicólogos,

nuestra sociedad. Pero reconocer la diferencia no

acerca de niñas que manifiestan que desean

es lo mismo que exaltarla, y en este sentido me

28• Simone de Beauvoir: Simone de Beauvoir filósofa: una mirada crítica


parece que podemos ver en esta autora el influjo

mujer, lo considera no como una cosa, sino como

de la misoginia y el auto-desprecio.

un aspecto fundamental de su situación.11 (Sin

En cuanto a la tercera de las críticas, sobre la manera como Beauvoir sigue a Sartre y a otros filósofos varones, la considero injusta. Pero para discutirla se hace necesario abordarla a profundidad.

embargo, como veremos, algunas autoras, como Butler, consideran que el intento de Beauvoir de lograr la unidad entre subjetividad y cuerpo no tuvo pleno éxito, pues ni esta última ni el mismo Merleau Ponty, lograron dejar atrás suficientemente el dualismo cartesiano). Otro autor que Beauvoir retoma es Heidegger,

La deuda de El segundo sexo

de quien rescata fundamentalmente el concepto

con Jean-Paul Sartre

de Mitsein (co-existencia, etimológicamente

Para muchas feministas, en su famoso

”ser con”), para referirse a la necesidad del

libro Beauvoir no hizo sino aplicar las tesis

individuo, hombre o mujer, de relacionarse con

fundamentales de Sartre al problema de la

los otros para poder ser. Aunque tanto Sartre

situación y condición de la mujer. Es cierto que

como Beauvoir hacen referencia al concepto

esta autora apela con frecuencia a conceptos

de Mitsein, Nancy Bauer muestra cómo su

filosóficos de su compañero de vida, pero nunca

interpretación difiere en ambos autores. Sartre

de un modo acrítico, sino por el contrario muy

rechaza el concepto, porque, según argumenta,

personal. De Sartre ella toma fundamentalmente

implica una representación demasiado optimista

los conceptos de trascendencia e inmanencia,

de la solidaridad entre los hombres, equivalente

en sí y para sí. Sin embargo, los matiza con las

a concebir a toda la humanidad como un equipo

posiciones de Merleau-Ponty sobre la experiencia

de remadores que trabajara de manera aunada

vivida, o el “cuerpo vivido”, como ya vimos, lo cual es otra diferencia importante con Sartre, pues éste no se inclina a emplear estos conceptos. Para ella, como para el autor de Fenomenología de la percepción, no “tenemos un cuerpo” sino que “somos nuestro cuerpo”. Beauvoir rechaza la dualidad entre sujeto y objeto cuando afirma, por ejemplo, que “el cuerpo no es nunca la

y perfectamente sincronizada al competir en una regata; tal sincronismo, tal unanimidad, son incompatibles con los antagonismos que sabemos inevitables entre grupos e individuos. Beauvoir, en cambio, emplea la noción de Mitsein para señalar que los seres humanos sólo adquieren un sentido de su propia humanidad

causa de las experiencias subjetivas, ya que es

por su relación con su medio social, mediante

el sujeto mismo en su aspecto objetivo: el sujeto

sus lazos con otros seres humanos, lo cual, en

vive sus actitudes en la unidad de su existencia”

opinión de Bauer, representa una interpretación

(p. 682). A lo largo de todo el libro, cada vez

del concepto heideggeriano mucho más compleja

que toma en cuenta el papel del cuerpo de la

y profunda que la de Sartre.12 EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •29


(... )

Sin embargo, desde la década de los

90 y sobre todo a partir de 1999, cuando se celebró el quincuagésimo aniversario de la publicación de El segundo sexo, muchas autoras feministas, buena parte de ellas filósofas, han venido expresando su convicción de que la obra de Beauvoir merece una revaluación crítica, y más que eso

contradecir y superar las circunstancias que nos rodean y quieren atarnos, y todo individuo está en posibilidad de elegir la libertad; según Beauvoir, las mujeres no han podido hacerlo “porque apenas han comenzado a asumir” la situación humana (p. 720). En otras palabras, la” libertad humana” que Sartre considera inevitable, para Beauvoir está profundamente condicionada por las situaciones socioculturales. En las palabras de Emily Grosholz:

(... )

“La complicidad de las mujeres en su En segundo lugar, debemos reconocer que, a

propia dominación no puede entenderse

pesar de las convergencias entre Beauvoir y

en términos hegelianos de derrota, ni en

Sartre, existen diferencias importantes entre

términos sartrianos de mala fe; más bien,

ellos. Por una parte, como lo afirma Nancy

para Beauvoir, la complicidad aparece

Bauer, Beauvoir se aparta de la concepción

concebida como una condición de un yo

de Sartre sobre las relaciones entre Sujeto y

encarnado cuyas habilidades, y por lo

Objeto en la cual se hace imposible la verdadera

tanto opciones, han sido formadas en

reciprocidad, y afirma la posibilidad del respeto

circunstancias sociales. Hay una tensión

mutuo, tanto en La ética de la ambigüedad

en El segundo sexo entre la comprensión

como en El segundo sexo. Además, para

del cuerpo y su concepción sartriana de

Sartre, toda pasividad, toda sumisión, toda

los humanos divididos entre trascendencia

aceptación de la situación de dominación es una

e inmanencia. Beauvoir aclara que en la

instancia de mala fe. Para Beauvoir, en cambio,

experiencia cotidiana de las mujeres hay

la situación de la mujer es tal que por más que

hechos que deben ser reconocidos, tanto en

ellas ensayen y adopten posturas diferentes,

la teoría como en la práctica: limitaciones

se les hace imposible escapar a su situación

tan severas que parecen ser destino,

como segundo sexo. La autora abraza la tesis

pasiones, y la negociación de la dominación

de la “naturaleza humana” como una realidad

por parte de un grupo más poderoso”.14

13

contingente, producto de las decisiones tomadas, y sin embargo en casi cada página del libro

En tercer lugar, las coincidencias entre

muestra que las mujeres, a pesar de la diversidad

Beauvoir y Sartre no tienen que interpretarse

de las posiciones que pueden asumir, están

necesariamente como una prueba de que la

siempre enmarcadas por su situación de segundo

primera fue la discípula del segundo. Entre los

sexo. Según Sartre, ser libre implica impugnar,

primeros en contradecir esta idea encontramos

30• Simone de Beauvoir: Simone de Beauvoir filósofa: una mirada crítica


a Kate y Edward Fullbrook, quienes en 1994

Antes de conocer a quien sería el compañero de su

arguyeron que ya en las primeras páginas de la

vida, Beauvoir mostraba ya, al menos en germen,

novela de Beauvoir, La invitada, encontramos

las ideas que desarrollaría posteriormente.

una exposición de las tesis que aparecieron en la obra de Sartre, El ser y la nada.15 Sin embargo, puesto que tanto este texto como la citada novela aparecieron en el mismo año (1943), y dado que tanto Jean-Paul Sartre como Simone

Limitaciones de El segundo sexo No obstante, y como es apenas comprensible, el texto de El segundo sexo tiene limitaciones;

de Beauvoir dijeron reiteradamente que todas

son las posiciones estructuralistas que subyacen

las obras de cada uno de ellos fueron leídas y

a algunos de sus análisis las que, en mi

exhaustivamente discutidas por ambos antes de

opinión, hacen que algunos de sus análisis sean

su publicación, no parece lógico dar la primacía

objetables. Presentaré dos discrepancias con las

a uno solo de los dos. Pero si rechazamos la

posiciones beauvoirianas: en primer lugar, con

propuesta de los Fullbrook, debemos rechazar también la otra, la canónica, la más generalizada, según la cual Sartre desarrolló el existencialismo que Beauvoir simplemente aplicó. Finalmente, existe una razón cronológica para

la tendencia, en ciertos pasajes, a encontrar los mismos sentidos en todas las épocas y en las culturas más variadas; en segundo lugar, con el concepto de la exclusión radical de la mujer de la cultura, de su nulo papel en la producción de elementos culturales.

dudar de la interpretación tradicional de El

Aunque la primera tendencia se observa en

Segundo sexo como una obra simplemente

varias secciones de esta monumental obra, me

“sartriana”, y la encontramos en el diario de la autora, escrito en 1927 y descubierto por Sylvie Le Bon de Beauvoir, la hija que Beauvoir adoptó. En este diario, nos dice Margaret Simons: escrito cuando Beauvoir estudiaba Filosofía en la Sorbona, dos años antes de conocer a Jean-Paul Sartre en 1929, ella pone los cimientos de la filosofía que encontramos

limitaré a mostrarla en el que me parece ser más evidente. Se trata del capítulo sobre “Sueños, temores, ídolos” en la Parte III, titulada “Mitos”. Allí, como hemos visto, se analiza la ambivalencia del hombre hacia la mujer, su fascinación y horror ante la carnalidad y la capacidad reproductiva de la hembra. En un largo párrafo, que se extiende a dos páginas, Beauvoir se refiere a los mitos de la Grecia clásica, a Goethe, a Blake, a los Badya del centro de la India y a poetas egipcios,

en El segundo sexo, incluyendo el conflicto

a Sófocles y a textos islámicos, a San Francisco

entre el sujeto y el otro, y la interacción

de Asís y a autores modernos como Michelet.

entre elección y socialización infantil en la

En todos ellos, la autora encuentra la misma

formación de nuestra vida.16

veneración por la Tierra, la misma adoración a

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •31


“las diosas de la fecundidad” (p. 176), el mismo

para la lingüística, su preferencia por el orden

“romanticismo vitalista”, el mismo anhelo del

ideal de la “lengua” como sistema abstracto,

hombre por regresar a “las sombras maternas

posturas que Lévi-Strauss trasladó al estudio de

para encontrar de nuevo las verdaderas fuentes

las culturas como sistemas abstractos.

de su ser” (p. 177). El texto de Beauvoir está bellamente construido y muestra una erudición

En el momento actual, los desarrollos de la

admirable, pero queda la fuerte sospecha de que

pragmática, de la teoría de actos de habla, y

se está haciendo violencia a las fuentes citadas,

las posiciones de la filosofía del lenguaje, desde

desconociendo sus especificidades,

Wittgentstein hasta Habermas, pasando por

extrayendo similitudes a fuerza de ignorar

Bajtín y Derrida, nos hacen rechazar este tipo de

la diversidad de sus contextos.

análisis. Lo que todos estos autores y tendencias

De un modo similar, a continuación la autora

nos han mostrado es que los enunciados

analiza la posición opuesta, la repugnancia y el

concretos obedecen a reglas y por lo tanto

horror del hombre ante la mujer contaminante

también pueden ser objeto de estudio, y que lo

e impura. Las mismas actitudes valen para

que Voloshinov17 llamó el “objetivismo abstracto”

Platón (el hombre “caído de un cielo brillante

y el “subjetivismo idealista” de Saussure tienden

y ordenado entrando a las sombras caóticas

a falsear la naturaleza de la significación y las

del vientre materno” —p. 177) y para los

complejidades de los discursos.

códigos de purificación de Levítico (p. 178), para el adolescente moderno y para los pueblos

Esta influencia del estructuralismo en Beauvoir,

primitivos, para la mitología griega y para

que influye en su texto por vía de Lévi-Strauss,

la egipcia (p. 179). De nuevo, la conclusión

conduce también a lo que para mí es el segundo

es una generalización tajante: “En todas las

error de la obra: el rígido binarismo de Sujeto y

civilizaciones y aún en nuestros días la mujer

objeto, que desemboca en su afirmación de que

le inspira horror al hombre; es el horror a su

las mujeres no intervienen en modo alguno en

propia contingencia carnal, que proyecta en ella” (énfasis añadido, p. 180). Aquí se advierte claramente el influjo de Lévi-Strauss, a quien la autora cita refiriéndose a su análisis de la cultura Chago (p. 181): son las estructuras abstractas, las regularidades y no las especificidades ni las

la producción de la cultura. Al leer El segundo sexo hoy, encontramos en él algunos de los mismos problemas que son aparentes en lo que podríamos llamar “la primera ola” del postestructuralismo –la conformada por teóricas y

significaciones concretas, las que cuentan. Vemos

filósofas como Irigaray y Kristeva, pensadoras y

aquí claramente la impronta del estructuralismo

artistas como Cixous –. Para estas autoras, como

de Ferdinand de Saussure, su desprecio por las

para Beauvoir, la mujer no tiene papel alguno en

concreciones del “habla”, por lo que para el

la cultura, como no sea asentir servilmente a las

lingüista suizo era su masa caótica, inmanejable

decisiones y las creaciones viriles.

32• Simone de Beauvoir: Simone de Beauvoir filósofa: una mirada crítica


En su discusión sobre los mitos que dan forma

un valor; esta actividad ha prevalecido

a las posiciones sobre la mujer y las actitudes

sobre las confusas fuerzas de la vida:

hacia ella, Beauvoir plantea el papel de la mujer

ha sometido a la Naturaleza y a

en la construcción de la cultura como de mera

la Mujer. (p. 97)

espectadora: la mujer participa en la cultura, según esta autora, sólo para ratificar, para consentir, para refrendar, como seguidora de lo que sólo los varones deciden:

Contra este totalitarismo de la exclusión cultural de la mujer, podemos encontrar argumentos tanto en Foucault como en Bajín. En el primero de estos dos autores encontramos

Las mujeres no se erigen en Sujeto y por

la afirmación de la participación de todos los

tanto no han construido ningún mito

sujetos sociales, tanto dominadores como

viril en el cual sus propios proyectos se

dominados, en las relaciones de poder, que

reflejen: no tienen religión ni poesía

se construyen y se modifican desde abajo y

propias: todavía sueñan a través de los

mediante una red de interacciones en perenne

sueños de los hombres… La representación

renegociación y reacomodo. Los dominados, si

del mundo, como el mundo mismo, es el

bien constantemente apuntalan y reafirman con

trabajo de los hombres… (p. 175).

su complicidad el sistema, tampoco cesan un instante su resistencia. Los dominadores, por su

Desde las primeras culturas agrícolas el

parte, ya sea en las relaciones de clase, “raciales”,

papel social de la mujer, convertida en mera

o entre los géneros, intentarán reabsorber,

perpetuadora de vida por su incapacidad para la

neutralizar, cooptar toda resistencia, pero el

guerra, consistía exclusivamente en parir y nutrir,

edificio cultural se resquebraja y se reconstruye

pero nunca en crear: “En ningún dominio creaba;

a cada paso, y si bien las transformaciones son

ella mantenía la vida de la tribu dándole hijos

lentas y las posibilidades de cambio a menudo

y pan, nada más” (p. 105). Por esta razón las

ínfimas, no puede negarse el papel de los de

mujeres de hoy, al igual que las de las primeras

abajo tanto como el de los de arriba en su

tribus nómadas o las que vivían de cultivar

construcción. En vez de la representación estática

la tierra, carecen de proyectos vitales, y son

de las relaciones entre hombres y mujeres en el

incapaces de modelar “la faz de la tierra” o el

modelo estructuralista, esta manera dinámica

futuro. El anhelo de trascender que tiene todo

de concebir las relaciones de poder reconoce la

existente está también en ellas, pero, como antes

participación de todos los actores sociales en la

vimos, sólo puede manifestarse cuando ellas

producción de los discursos y las prácticas que

repiten y confirman lo que los hombres hacen y

conforman una cultura.

deciden (pp. 95-96):

En el segundo de los autores mencionados, Mijaíl

Es la actividad masculina la que al crear

Bajtín, tenemos una concepción del discurso

valores ha hecho de la existencia misma

como diálogo que nos permite reconocer la

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •33


presencia inevitable de la voz de las mujeres en la

Por último, mencionemos la crítica que Judith

cultura, por más que las estrategias hegemónicas

Butler le hace a Beauvoir. Butler reconoce que la

y los discursos monológicos, autoritarios y

autora de El segundo sexo propone que el cuerpo

oficialistas quieran silenciarlas. Para Bajtín,

de la mujer sea visto como una situación y como la

todo enunciado es necesariamente respuesta

posibilidad de construir su libertad, en vez de verlo

a otros que lo precedieron, y a la vez trata de

como se había hecho hasta entonces, como “una

anticiparse a los que le seguirán, y se enmarca

esencia definidora y limitante”.18 Sin embargo, en

en las complejidades de la situación social en la

el concepto de Butler, Beauvoir “está claramente

cual emerge. Por lo tanto, ningún aspecto de la

limitada por la reproducción sin reservas de la

cultura puede ser fruto de un solo individuo ni de

distinción cartesiana entre libertad y cuerpo”.19

un solo grupo. Al mismo tiempo, todo enunciado se produce y se interpreta a partir de la posición social específica de cada participante en la interacción dialógica, y de las relaciones entre interlocutores. Por eso ni siquiera la reproducción verbatim de lo dicho por otros puede ser una mera repetición mecánica; siempre, en cualquier instancia del discurso, se está citando a otros hablantes y se está produciendo algo nuevo. Si todo lo que decimos y escribimos de algún modo expresa a la vez el conjunto de las circunstancias sociales en las cuales se produce y la interrelación entre hablantes, podemos reconocer la participación de las mujeres en la producción de (... )

Nancy Bauer, refiriéndose al “abandono generalizado de la obra de Beauvoir”

cita a una docena de filósofas feministas que lo consideran “una pérdida tanto para la teoría feminista como para la filosofía en general”.

A pesar de mis propios esfuerzos por argumentar lo contrario, parece que Beauvoir sostiene el dualismo mente/ cuerpo, aun cuando propone una síntesis de esos términos. La preservación de esa misma distinción puede interpretarse como sintomática del mismo falogocentrismo que Beauvoir subestima. En la tradición filosófica que comienza con Platón y continúa con Descartes, Husserl y Sartre [en la cual se hace] la distinción ontológica entre alma (conciencia, mente) y cuerpo… la mente no sólo subyuga al cuerpo, sino que ocasionalmente juega con la fantasía de huir por completo de su corporeidad. Las asociaciones culturales que se hacen de la mente con la masculinidad y del cuerpo con la feminidad están bien documentadas dentro del campo de la filosofía y el feminismo. Por consiguiente, toda reproducción sin reservas de la distinción mente/cuerpo debe reconsiderarse en función de la jerarquía

cultura, por más que su papel no sea reconocido.

implícita de los géneros que esa distinción

Como lo sostenía Woolf, muchas veces

ha producido, mantenido y racionalizado

“Anónimo” era una mujer.

34• Simone de Beauvoir: Simone de Beauvoir filósofa: una mirada crítica

convencionalmente.20


En otras palabras, a pesar de los esfuerzos por

filosóficas y literarias. El estilo es ameno, sin que

trascender la dualidad cartesiana entre mente y

nunca se sacrifiquen la complejidad ni la sutileza

cuerpo, Beauvoir no lo consigue plenamente. Y,

del pensamiento. En ocasiones la ironía empleada

lo que es aún más grave, según Butler el hecho

es exquisita, inclusive deslumbrante, como

de que Beauvoir no haya conseguido llegar

sucede en la “Introducción”. Por todas estas

lo suficientemente lejos en su integración de

razones, El segundo sexo sigue siendo una obra

los conceptos de cuerpo y mente tiene graves

que ofrece generosas recompensas a

consecuencias para su feminismo, debido a que

quienes se decidan a leerla.

el dualismo cartesiano conduce inevitablemente a la jerarquía entre los varones en quienes se supone que prima la mente y las mujeres en quienes el cuerpo es visto como su destino.

Conclusión Es evidente que El segundo sexo no puede sustraerse al ambiente intelectual del momento histórico en que fue escrito. Sin embargo, como lo hemos dicho, la firme postura crítica de la autora, su capacidad de penetración y profundidad en el análisis, su audacia e independencia de criterio, hacen que muchos de sus planteamientos sean aún vigentes y que la lectura de esta obra pueda todavía resultar fructífera. Cualquiera que emprenda una reflexión sobre alguno de los temas abordados encontrará en sus páginas abundantes recursos para su consideración, y alimento para su meditación. Por otra parte, este libro merece ser leído no sólo por sus contribuciones a la comprensión del “problema de la mujer”, sino también por su innegable valor literario. La investigación en la cual se sustenta es concienzuda y abarca un enorme rango de obras históricas, antropológicas,

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •35


Citas 1 Hace más 40 años de las primeras manifestaciones feministas de la segunda ola en Europa y Estados Unidos, y más de 30 de las que se realizaron en América Latina.

la mujer representa solamente lo negativo” (p. 15) puede verse como precursora de los planteamientos de la sociolingüista Deborah Tannen sobre lo masculino como lo no marcado y lo femenino como lo marcado en nuestra cultura; cuando, iniciando la obra, se pregunta,

2 Además de las suyas propias, Bauer menciona

“¿Y acaso hay mujeres?” (p. 9), está anticipándose

obras de Kristana Arp, Debra Bergoffen, Claudia

a la afirmación de Lacan, “La mujer no existe” ;

Card, Elizabeth Fallaize, Sava Heinamaa, Sonia

al negar la existencia del instinto materno se

Kruks, Michelle Le Doeuff, Eva Gothlien, Toril

anticipa en casi cuatro décadas a la obra de

Moi, Margareth Simons, Ursula Tidd y Karen

Elizabeth Badinter, ¿Existe el instinto maternal?

Vintges. (Nancy Bauer, “¿Debemos leer a Simone

Historia del amor maternal; cuando sostiene que

de Beauvoir?” Tr. Gabriela Castellanos. Revista

ya no puede pensarse en “una esencia definida”

La manzana de la discordia, No. 2. Diciembre de

de la mujer como la pensó Santo Tomás, y

2006. Centro de Estudios de Género, Mujer y

afirmar que además, “no la ha habido nunca” (p.

Sociedad, Universidad del Valle.)

10), augura las ideas del anti –esencialismo que

3 Nancy Bauer, op. cit.

vendrá después; cuando insiste en la diferencia entre hombres y mujeres, diciendo, “ninguna

4 Toril Moi, What Is a Woman? And Other

mujer puede pretender, de buena fe, situarse más

Essays. (Oxford: Oxford University Press, 1999),

allá de su sexo”, o cuando afirma que aunque

p. 9.

pueda pensarse que las mujeres “tal vez estén

5 Otras obras de Woolf también han sido

llamadas a desaparecer”, pero que “Lo cierto es

reconocidas por sus aportes a la comprensión

que, por ahora, existen con categórica

de las diferencias entre los géneros. En La

evidencia” (pp. 10 y 11), se adelanta a lo que

dominación masculina, por ejemplo, Bourdieu

más tarde sostendrán teóricas del

señaló los aciertos de Woolf al representar la

feminismo de la diferencia.

feminidad y la masculinidad en la novela El faro,

7 Simone de Beauvoir, The Second Sex. Tr. H.

a través de los personajes del padre y la madre de

M. Parshley. (London: Penguin Books, (1953)

una familia británica.

1972), p. 17. Las referencias a esta obra se darán

6 Aunque no puedo realizar dentro de los

en adelante en el cuerpo de este texto, y se

límites de este ensayo un estudio a fondo de

señalarán simplemente por medio del número de

estas prefiguraciones, sólo señalaré unos pocos

página.

de los temas en los cuales las encontramos: La

8 La misma Simone de Beauvoir lo plantea así

afirmación de Beauvoir de que en “la relación

en una entrevista con John Gerassi, en 1976.

entre los dos sexos… el hombre representa a

Véase John Gerassi, “Entrevista con Simone

la vez lo positivo y lo neutro… mientras que

de Beauvoir”. Extraído de Languages, de

36• Simone de Beauvoir: Simone de Beauvoir filósofa: una mirada crítica


Southampton University. Tr. Mariana Pessah.

19 En este sentido Butler se rectifica, pues en un

http://www.simonebeauvoir.kit.net/artigos_p02.

trabajo publicado dos años antes de la aparición

htm (Recuperado el 5 de mayo de 2008)

de El género en disputa en 1990, había argüido

9 Moi, op. cit, p. 66.

que Beauvoir había logrado superar la dicotomía cartesiana entre cuerpo y espíritu o cuerpo y

10 Ibid., p. 40.

conciencia. Véase Judith Butler, “Performative

11 Cf. Toril Moi, What Is a Woman? And Other

Acts and Gender Constitution: An Essay in

Essays. (Oxford: Oxford University Press, 1999),

Phenomenology and Feminist Theory”. Theater

pp. 67-72. 12 Véase Nancy Bauer, op. cit.

Journal, Vol. 40, No. 4 (Diciembre, 1988). 20 Butler, El género en disputa, p. 45.

13 Véase Nancy Bauer, “¿Debemos leer a Simone de Beauvoir?” Tr. Gabriela Castellanos, Revista La manzana de la discordia, Centro de Estudios de Género, Universidad del Valle, No. 2, junio, 2007. 14 Emily Grosholz, “Editor’s Preface”, The Legacy of Simone de Beauvoir. Emily Grosholz, Ed. Oxford: Oxford University Press, 2004, p. xviii. 15 Kate and Edward Fullbrook. Simone de Beauvoir; The Remaking of a TwentiethCentury Legend. (New York: Basic Books, 1994). Citado en: Margaret A. Simons, “Is The Second Sex Beauvoir’s Application of Sartrean Existentialism?”, loc. cit. 16 Margaret A. Simons, “Is The Second Sex Beauvoir’s Application of Sartrean Existentialism?”, loc. cit. 17 Véase Valentín Voloshinov, El marxismo y la filosofía del lenguaje. (Madrid: Alianza Editorial, 1992). 18 Judith Butler, El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad. México: Paidós/ PUEG, 2001, p. 45. EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •37


El segundo sexo: una obra fundante

una conversaciĂłn imaginaria con Simone de Beauvoir

Juanita Barreto Gama Trabajadora Social. Profesora Asociada Departamento de Trabajo Social y Escuela de Estudios de GĂŠnero. Facultad de Ciencias Humanas Universidad Nacional de Colombia.

Fuente: Revista Emma, No. 21, enero-febrero 2008, Deuche, p. 87


A modo de introducción

V

oy a empezar expresando un deseo: que

Las 538 páginas que constituyen el segundo volumen, se inician con una introducción de solo un párrafo que terminé considerando

la vida me alcance para releer por cuarta

imprescindible compartir hoy con ustedes en su

y más veces , ahora enriquecida con los

totalidad, tanto por ser un enunciado conectivo

aportes de los encuentros que este Coloquio

de los dos volúmenes como por la envidia que

hace posibles. Un deseo que se acompaña de

me produce la capacidad de síntesis, de la cual

otro: ojalá que para esta nueva lectura logre

como bien saben ustedes, yo estoy lejana, aún

disponer de tiempos y espacios propicios

cuando lo intento:

para saborearlo, degustarlo, re-descubrir en cada una de sus páginas, el justo valor de sus ingredientes; también para re-significar los procesos que permitieron a Simone de Beauvoir ofrecerlo a la historia como un alimento para los cuerpos de mujeres y hombres habitantes de este planeta, y para que, quienes volvamos

“Las mujeres de nuestros días están destronando el mito de la feminidad; empiezan a afirmar de forma concreta su independencia; sin embargo, les cuesta trabajo lograr vivir plenamente su condición de seres humanos. Educadas por mujeres, en el seno de un mundo femenino,

a leerlo o quienes lo lean por primera vez,

su destino normal es el matrimonio que

rindamos con esa lectura un homenaje perenne

las subordina de nuevo en la práctica al

a todas las mujeres cuyas vidas se vieron

hombre; el prestigio viril está lejos de

truncadas por las múltiples violencias con las

haberse borrado: sigue descansando en

cuales se ha parido la historia de la sociedad.

sólidas bases económicas y sociales. Es por tanto necesario estudiar cuidadosamente

Por ello quiero dedicar estos minutos que

el destino tradicional de la mujer. ¿Cómo

corresponden a mi intervención a todas las

hace la mujer el aprendizaje de su

mujeres que han muerto en Colombia por causa

condición?, ¿Cómo la vive?, ¿En qué

de la ancestral reproducción de las violencias

universo se encuentra encerrada?, ¿Qué

cotidianas que sustentan las atrocidades de la

evasiones tiene permitidas? Esto es lo

guerra y del conflicto armado que hoy galopa por

que trataré de describir. Sólo entonces

el mundo, a velocidades cibernéticas.

podremos comprender los problemas

Son 904 páginas organizadas en dos volúmenes.

que se les plantean a las mujeres que, herederas de un pasado muy gravoso, se

El primero titulado Los hechos y los mitos, el

esfuerzan por forjar un nuevo futuro.

segundo La experiencia Vivida. Preguntas,

Cuando utilizo las palabras “mujer” o

caminos recorridos y hallazgos acerca del Destino,

“femenino” no me refiero, evidentemente,

la Historia y los Mitos, concentran el interés de las

a ningún arquetipo, a ninguna esencia

366 páginas que configuran el primer volumen.

inmutable; en la mayor parte de mis

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •39


afirmaciones hay que sobre entender “en

con Simone de Beauvoir. Continuemos entonces

el estado actual de la educación y de

esta conversación que empezamos hace ya

las costumbres” No se trata de enunciar

cinco minutos que se cuentan en dos páginas,

verdades eternas, sino de describir el fondo

imaginándonos que escuchamos

común sobre el que se alza toda existencia

su voz cuando decía:

femenina singular”. (De Beauvoir, 367)

“La mujer libre está naciendo ahora;

Este volumen concentra su atención en la

cuando se haya conquistado quizá

formación, la situación, las justificaciones y el

justificará la poesía de Rimbaud: “¡Las

camino hacia la liberación de este ser humano

poetas serán! Cuando se haya roto la

que va caracterizando a través de sus páginas

infinita servidumbre de la mujer, cuando

para demostrar que

viva para ella y por ella, cuando el

“No se nace mujer: se llega a serlo.” (Ob. cit. 371)

hombre –hasta ahora abominable- le haya dado paso, ¡será ella también poeta! ¡La mujer encontrará lo desconocido!

Toda la obra da cuenta de la indisoluble

¿Sus mundos de ideas serán diferentes a

relación entre pensamiento y acción, entre

los nuestros? Encontrará cosas extrañas,

sensaciones, emociones, percepciones, conceptos

insondables, repugnantes, deliciosas;

y perspectivas, que permiten a su autora

nosotros las tomaremos, nosotros las

abordar el estudio de problemas, circunstancias,

entenderemos”. No está claro que sus

condiciones, razones y sinrazones de experiencias

“mundos de ideas” sean diferentes a los

que son procesadas con la mediación de la

de los hombres, ya que asimilándose a

conciencia sobre este ser que se reconoce,

ellos se liberará; para saber en qué medida

se nombra y se hace mujer en condiciones

seguirá siendo singular, en qué medida

existenciales construidas social y subjetivamente.

estas singularidades tendrán importancia, habría que atreverse a hacer predicciones

Comprenderán ustedes que el tamaño, la forma,

muy osadas. Lo que está claro es que

el contenido y la solidez estructural de “El

hasta ahora las posibilidades de la mujer

segundo sexo” me obligaron a preguntarme las razones por las cuales asumí el compromiso de presentar en este coloquio mis reflexiones sobre esta obra. Me pregunté varias veces ¿desde dónde situarme para abordarla?, máxime cuando son muchos los escritos que existen sobre ella. Opté entonces para enfrentar el miedo que me

han estado ahogadas y perdidas para la humanidad y que ha llegado el momento, en su interés y en el de todos, de que por fin puedan disfrutar de sus oportunidades.” (“Carta a Pierre Demeny el 15 de mayo de 1871.” ob. cit., 285)

suscitó escribir esta ponencia, por buscar un

Y ahora, quiero decir: Simone, hoy deseo

encuentro coloquial con su autora. Por conversar

intensamente que las palabras con las cuales

40• El Segundo Sexo: una obra fundante


terminabas la cuarta y última parte de tu obra,

He optado por empezar esta conversación por el

acompañen a quienes concurrimos en este

final de tu obra; más exactamente por las últimas

hermoso recinto que nos convoca a evocar la

líneas de esa cuarta parte anunciada desde la

historia, a reconocerla en su eterno presente,

introducción del primer volumen y que decidiste

y a sostener esta conversación contigo, con la

nombrar dando finas puntadas en el camino que

mediación de tu obra fundante. Se trata de una conversación imaginada en tanto ya no estás de cuerpo presente; te imaginamos tras cada una de las palabras que has escrito y que mantienen viva tu presencia. Acudo entonces al recurso de la imaginación feminista, para dar cuenta hoy de la vigencia de tu obra,

en su momento consideraste conduce “Hacia la liberación” (ob cit, 849-885). Y en ese camino situaste a la que llamaste “la mujer independiente”, título que diste al único capítulo de la cuarta parte de este volumen. Allí descubrí que mujer independiente es aquella que descubre la dimensión subversiva de la desobediencia, es decir su capacidad de

de la persistencia de tu pensamiento, de la

subvertir el orden establecido; aquella que

pervivencia de las múltiples, variadas y sutiles

hace conscientes los vicios que la obediencia

resistencias y dificultades para convertirlo en

lleva consigo, que empieza a construir la

práctica cotidiana; de los legítimos temores

desobediencia como una virtud y asume como

que nos asisten para poner en cuestión las

una práctica cotidiana el ejercicio de la libertad.

palabras fundadoras y de los también legítimos atrevimientos y necesarias irreverencias cuando se acude al necesario recurso de la crítica y cada quien, las instituciones y la humanidad entera, va aprendiendo la necesidad de procesar sin

Propusiste caminos para interrogar las raíces de la opresión de las mujeres contando para ello con preguntas tales como: ¿Cuáles son las condiciones en las que se moldean las particulares maneras como las mujeres desean,

violencia los conflictos y las contradicciones

conciben, asumen y proyectan su liberación?

inherentes a la condición humana.

¿Por qué razones la producción individual y social

También, para invitar a descubrir cada vez más profundamente lo que se mantiene de las viejas realidades que describes en cada una de sus páginas, lo que se ha transformado en

del valor de la libertad exige al mismo tiempo la realización cotidiana de los valores de igualdad y solidaridad? ¿Cuál es el significado de asignar valor ético a las diferencias constitutivas de lo humano y de manera específica a las diferencias

las posibilidades abiertas por la conciencia del

entre mujeres y hombres? ¿De qué diferencia

devenir mujer, y lo que aún permanece oculto en

hablamos? ¿Cuál es el aporte que las mujeres,

la dinámica de las relaciones entre las mujeres,

con nuestro pensamiento y nuestra acción

entre los hombres, entre las unas y los otros,

otorgamos a la realización cotidiana de la libertad,

siempre situadas en el mundo que habitan.

de la igualdad y de la fraternidad?

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •41


Hoy quiero decirte algunas cosas que tal vez ya

cuerpo que anuncia el advenimiento de un proceso

sabías desde mediados del siglo pasado cuando

de sexuación, identificación y subjetivación, que

redactaste en escasas diez y seis páginas la

va configurándose durante toda la vida, y como tu

Conclusión de tu obra monumental. Sabías ya que

nos demostraste, haciendo historia.

siendo esta cuarta parte la más pequeña en su tamaño y en su estructura, en comparación con

También fui descubriendo que la humanidad

las otras tres, es la mas larga en el tiempo que lleva

en su conjunto necesita descubrir, reconocer

su realización, la mas amplia en el espacio que

y asumir que la manera como se inscribe esa

demanda la puesta en práctica del ideario que la sustenta. Y no digo la mas profunda, porque en esta materia, cada una de las páginas de tu obra y cada una de las partes que la constituyen, remite a la profundidad de las bellezas, las perversidades,

historia en los cuerpos de las mujeres y en los cuerpos de los hombres, es sustancial y evidentemente diferente. Fui descubriendo también en el curso de estas décadas que tus

las contradicciones y las potencialidades que lo

preguntas acerca de la condición sexuada de los

humano lleva consigo, y todas éstas solo tienen

seres humanos fueron multiplicándose y echando

el límite que le van trazando los lentos y difíciles

a andar cada vez con mayor solidez preguntas

procesos de construcción de valores éticos.

y respuestas sobre lo que de esa historia nos es

Y me detengo aquí para afirmar que ha sido en el curso de las varias lecturas a las diversas partes que constituyen esta obra monumental como fui aprendiendo que lo humano, así en sentido genérico, es decir, aplicado a toda la humanidad en su conjunto, al concretarse en cada ser toma una forma corporal determinada; que cada persona es nombrada al nacer de una manera específica, registrada en una planilla para su propia historia, en tus palabras para la historia de ese ser

común a las mujeres y a los hombres y sobre los procesos de construcción social de las diferencias. Esos procesos que convirtiendo en natural lo (... )

Se trata de una conversación

imaginada en tanto ya no estás de cuerpo presente; te imaginamos tras cada una de las palabras que has escrito y que mantienen viva tu presencia. Acudo

singular que es cada quien; una planilla, un libro,

entonces al recurso de la imaginación

una piedra o una mente humana en la cual cada

feminista, para dar cuenta hoy de la

nuevo ser es adscrito, incluso en algunos casos de incertidumbre evidente –el hermafroditismo-, a un

vigencia de tu obra, de la persistencia de

sexo determinado: varón o hembra. Y en virtud de

tu pensamiento, de la pervivencia de las

dicha adscripción, realizada aún antes de recibir un

múltiples, variadas y sutiles resistencias

nombre, queda toda la historia de la humanidad y con ella toda la historia de su condición sexuada, genérica y generizada inscrita en su cuerpo, en ese

42• El Segundo Sexo: una obra fundante

y dificultades para convertirlo en práctica cotidiana

(... )


que ha sido social y culturalmente construido,

que emerger en una soledad soberana

convierten la diferencia en desigualdad.

si queremos tratar de rehacernos: lo que

Te cuento que lo más interesante de tu obra es la posibilidad que ella ofrece para animar múltiples debates por parte de tus congéneres. En ellos están presentes deliciosas y también a

falta ante todo a la mujer es el aprendizaje, entre la angustia y el orgullo, de su abandono y su trascendencia” (ob. cit., 882)

veces terribles polémicas, y para solo nombrar

Y ahora, me detendré en esas dos condiciones

algunas, a manera de ejemplo las tensiones entre

que hicieron posible avanzar en el lento ejercicio

los que me atrevo a llamar como esencialismos

del derecho de las mujeres a re-crear, a inventar,

naturalistas y esencialismos culturalistas, inscritas

a innovar y a fundarse, es decir a tener un lugar

en los profundos debates sobre las relaciones

y con ello a decidir, a regir su vida, a cambiar

entre naturaleza y cultura.

el rumbo a su destino. Se trata entonces de

Simone, debo decirte ahora que aprendí, que las mujeres tenemos el derecho a fundar y a fundarnos. Un derecho que fue reservado para los hombres en virtud de la asignación de roles y de territorios por géneros de la sinrazón de la escisión dicotómica entre lo público y lo privado y con ella entre lo productivo y lo reproductivo. Y cuidado, me advierto y advierto a quienes

abandonar el lugar donde hemos sido situadas, de conferir a este hecho sentido trascendente, significado para nosotras mismas y para la humanidad entera; y repito tus palabras, todo ello haciendo frente a la angustia que se ancla en los temores inscritos en el cuerpo y a los riesgos de reproducir el orgullo representado en eso que llamas y que merece aún nuevos

participan con la escucha de esta conversación,

escritos “el prestigio viril” que siempre sigue

que deberemos estar alertas a no repetir la

deslumbrando, más aún en medio de las luces

historia de la obsesión fundacional, porque ya

enceguecedoras del ciberespacio.

sabemos que en materia de lo humano nadie parte de cero, no hay creación, propiamente dicha sino re-creación. Ahora discúlpame, me he tomado la palabra en esta conversación y ahora te la cedo para escucharte cuando afirmabas:

Simone, tanto las afinidades que encontramos con tu vida y con tu obra como los interrogantes, los debates y las polémicas que suscita, en cuanto al ser sometida al escrutinio público continúa alimentando los espíritus críticos de mujeres y de

“Las restricciones que la educación y la

hombres que se resisten a pensar dentro de los

costumbre imponen a la mujer limitan

cánones del mandato patriarcal, me permiten

su poder sobre el universo. Cuando el

decirte que fuiste sentando bases sólidas en el

combate para hacerse un lugar en el

difícil y lento camino de legitimación del feminismo

mundo es demasiado duro, no es posible

como movimiento social y como germen de un

abandonarlo; ahora bien, primero hay

nuevo paradigma para comprender el mundo, sus

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •43


fenómenos y las relaciones que en él se generan,

Las mujeres y los hombres de todas las edades,

se nombran, se construyen y se de-construyen.

de todas las razas, de todas las etnias y de todas las clases y condiciones que habitan el

Por ello, tu obra se ha erigido como monumento

mundo deben saber que esa diferenciación

histórico, y como todo monumento invita a

es imprescindible para comprender también

hablar con ella más allá de los tiempos en que fue

que el feminismo, y con él las feministas que

escrita; ofrece recursos argumentales, que dan

te antecedieron, aún sin saber que se irían a

cuenta de los indisolubles nexos entre razones y

nombrar como tales —Hipatia de Alejandría,

sentires, para responder preguntas tales como:

en el lejano oriente, Olimpia de Gouges, en la cercana Francia, María Cano y Débora Arango

- ¿Qué se mantiene y qué se transforma de sus

en nuestra entrañable matria—, abrieron el

contenidos, de su estructura y de las diversas

camino para ejercer en sus territorios el derecho

fisonomías que va tomando cada vez que

de las mujeres a fundar y a fundarse en los

hablamos con ella o de ella y cada vez que

campos de las Ciencias, las artes y las leyes; esas

la ponemos en diálogo con las obras de tus

mujeres que te antecedieron y quienes contigo

congéneres de tu propio continente o de otros

y con otras que fueron tus pares durante el

continentes por algunos de los cuales transitaste

siglo XX, dieron cuenta de la importancia del

con tus propuestas y tus sueños? - ¿Qué nuevas posibilidades ofrecen tus

sufragismo, como una expresión precursora del feminismo en singular y abrieron caminos para referirnos hoy a los feminismos en plural, con los

planteamientos de mediados del siglo veinte a

cuales denotamos las diversas vertientes y las

medida que la humanidad va reconociendo y

nuevas corrientes de pensamiento y acción

asignando valor al feminismo, diferenciándolo

de las mujeres en los diferentes campos

necesaria y vehementemente del machismo para

del saber y del hacer humanos, y a descubrir

no confundirlos nunca más? Las feministas de todas las corrientes y vertientes de pensamiento sabemos que esa diferenciación es imprescindible para comprender que el feminismo abre caminos a la emancipación de las mujeres y con ellas de la humanidad entera, mientras que el machismo

los necesarios nexos entre éstas. El tiempo nos permite hoy concentrarnos en el análisis de los cimientos que tu obra representa para alimentar y consolidar los rumbos del llamado “feminismo de la igualdad”, para sentar las bases del que hoy reconocemos y sometemos al debate público entre nosotras mismas como “feminismo de la diferencia”,

reproduce las condiciones que mantienen

para mantener vivos los aportes y el sentido

todas las formas de opresión, dependencia,

actual del “feminismo socialista”, para descubrir

dominación y subordinación de unos seres

las condiciones que sustentan el considerado

humanos respecto a los otros. 44• El Segundo Sexo: una obra fundante

“feminismo radical”, que para muchos y tal vez


también muchas no tiene nada de considerado

precisamente en este contexto que dejo

y para alimentar la emergencia del “feminismo

formulada esta pregunta.

lésbico”, naciente para esta vieja historia que vuelve a empezar, y no sin dificultad, a controvertir el modelo heterosexista, a poner en cuestión las cotidianas e imperceptibles prácticas homofóbicas aprendidas ancestralmente, y a

Escuchemos entonces tu voz en la formulación de tres preguntas con las cuales introduces el primer capítulo del primer volumen: “¿La mujer?; ¿qué representa la hembra en

develar la función de este modelo y de estas

el reino animal? Y ¿qué especie singular de

prácticas en la reproducción de las relaciones de

hembra se realiza en la mujer?”

subordinación y de dominio.

(ob.cit., 67-68)

Deseo ahora que esta conversación se convierta

En ellas concentras la organización de los

en una invitación a descubrir el camino que

resultados de tu indagación acerca del destino

recorres para responder las preguntas con las

trazado para las mujeres. Ellas alimentan tu

cuales se inicia El segundo sexo; pero antes

interés investigativo del primer capítulo que

permíteme destacar aquí que me sorprende

titulaste Los datos de la Biología (ob. cit. p. 67-

y al mismo tiempo me alegra que dedicases

97) Estos capítulos cimentaron investigaciones

esta obra a tu amigo, Jacques Bost, con quien

de biólogas como Danna Harawey en Ciencia,

fuiste cofundadora de Los Tiempos Modernos,

Cyborgs y Mujeres o estudios psicoanalíticos de

esa revista que presiento fue un nicho para

mujeres quienes ya desde sus posturas como

abrir camino en la historia a las relaciones

contradictoras del psicoanálisis freudiano, ya

de pares entre mujeres y hombres. Indagué

como interlocutoras en tránsito por los caminos

por Internet sobre este amigo tuyo, y allí me

abiertos por su fundador, enriquecen estas

informé que fue este hombre quien después de

perspectivas; la obra de Jane Flax Psicoanálisis

leer tu escrito te sugirió llamarlo así. Quisiera

y feminismos, pensamientos fragmentarios es

preguntarte ¿cómo fue ese movimiento de la

apenas un ejemplo de ello. Y no me detengo a

mente que te hizo acoger ese nombre?, y quiero

nombrar los desarrollos del que en su momento

preguntarte: ¿Mantendrías hoy ese nombre para

emergió como el feminismo socialista; por hoy

tu obra? ¿Consideras que fue potencialmente

puede bastarnos descubrir en la imaginación el

transformador de la cultura que cuestionabas?

diálogo que debió sostener con tu obra Gayle

Te cuento que durante los tres años que viví

Rubin cuando escribía sus notas para una

recientemente en la Alcaldía Mayor de Bogotá y

Economía política del sexo. Ellas orientan los

durante este año de retorno a la Universidad, he

diálogos que propicias entre los diversos campos

ido madurando la idea de escribir atrevidamente

del saber y al mismo tiempo las preguntas

el que desearía llamar “La pervivencia del

sobre los imaginarios y representaciones que

segundo sexo en la vida institucional” y es

acompañan el aparentemente sencillo uso de

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •45


las expresiones macho y hembra y con éstos,

patriarcal asignaban para las mujeres. Fuiste

las asignaciones de valor que culturalmente se

entonces una mujer irreverente.

construyen para enaltecer al varón, subvalorando a la mujer o tasando en menor precio su trabajo o sobrevalorar la maternidad hasta el paroxismo y asignarla como la única y exclusiva posibilidad de realización de las mujeres mismas y de la sociedad que la convierte en destino o ideal sublime.1

Y déjame preguntarte: ¿Qué costos tuvo para ti esta irreverencia?; bien me podrás decir que esta historia está contada en muchas de tus obras; pienso por ejemplo en La mujer rota, también en La sangre de los otros o incluso, entre líneas y en toda la estructura

Y ahora nos concentramos por un instante

que acompaña la historia de Los Mandarines o

en otra dimensión del carácter fundante de

de La fuerza de las cosas; pienso también en

El Segundo Sexo con un reconocimiento a tus

los profundos debates de muchas de nuestras

aportes para la comprensión de los estereotipos

comunes amigas feministas. Pero esto sería

con los cuales se ha construido el conocimiento

motivo de otras conversaciones y queda allí

elaborado en la historia acerca de la función

para que otras y otros participen en ellas.

materna, dedicando unas líneas especialmente a las dimensiones vivenciales y prácticas que asumiste en tu propia trayectoria vital, al enseñar al mundo que el ejercicio de la autonomía de las mujeres y su construcción como sujetas de derecho pasa por la libre opción a la

Volvamos entonces Simone al Destino, trazado para las mujeres y asumido con tanta reverencia y tanta pompa por las instituciones y con tanta obediencia y sumisión por las mujeres y los hombres.

maternidad, por el derecho de cada mujer

Destino fue el nombre que diste a la primera

a la soberanía sobre su cuerpo.

parte de tu obra. En 57 páginas fundaste los que fueron convirtiéndose en la segunda mitad

Sobre este tema no diré más en esta

del siglo XX en imprescindibles diálogos entre

conversación pues allí, dejaré la palabra a

la biología (cap. I), el Psicoanálisis (cap. II) y

mi amiga y compañera de ruta Yolanda

el Materialismo histórico (capítulo III). Allí tus

Puyana Villamizar, quien mañana dedicará su

propuestas metodológicas nos permitieron

intervención en este simposio a este tema. En

darle sentido a la búsqueda de alternativas

tu historia vital te uniste a la práctica concreta

para enfrentar esas categorías bipolares que

que muchas mujeres hicieron silenciosamente,

reproducen la desigualdad. Esas categorías que

de ejercer su criterio para decidir ser madres,

al mismo tiempo dan cuenta y reproducen la

haciendo entonces una ruptura práctica y

fragmentación humana. Esas categorías mediante

conciente con el confinamiento de las mujeres al

las cuales demostraste como fue situándose a

reino de la naturaleza y transgrediendo el destino

la mujer en el orden de la naturaleza, al varón

que las divinidades, los símbolos y la cultura

en el orden de la cultura, en un proceso tan

46• El Segundo Sexo: una obra fundante


antiguo y tan diverso como la historia misma

mismo no fue autónomo; Dios no eligió

de la humanidad. Fundaste allí la posibilidad

espontáneamente crearla con una finalidad

de controvertir la escisión entre naturaleza y

en sí y para ser directamente adorada,

cultura y con ello abriste camino para descubrir

a cambio la destina al hombre; se la

los efectos nefastos de haber erigido al Hombre

da a Adán para salvarlo de su soledad,

con mayúscula y como representante de todo el

tiene en su esposo el principio y el fin;

género humano, en el Rey de la Creación.

es su complemento en el registro de lo

Una escisión que hoy estamos pagando caro, aún con el riesgo de la pervivencia no solo de nuestra especie sino del planeta mismo. Un reinado en el cual depositaron mujeres y hombres su confianza y que aún hoy difícilmente se logra desmontar, mejor digo, de-construir asumiendo las posibilidades de estos nuevos lenguajes. (... )

de los legítimos temores que nos

asisten para poner en cuestión las palabras fundadoras y de los también legítimos atrevimientos y necesarias irreverencias cuando se acude al necesario recurso de la crítica y cada quien, las instituciones y la humanidad entera va aprendiendo la necesidad de procesar sin violencia los conflictos y las contradicciones inherentes a la condición humana

(... )

“Eva no fue creada al mismo tiempo que el hombre, no fue creada con una sustancia diferente ni con el mismo barro que sirvió para modelar a Adán: nació del costado del primer varón. Su nacimiento

in-esencial. Aparece como una presa privilegiada. Es la naturaleza elevada al carácter traslúcido de la conciencia, es una conciencia naturalmente sometida. Esta es la esperanza maravillosa que a menudo el hombre funda en la mujer; espera realizarse como ser al poseer carnalmente a un ser, a un tiempo que confirma su libertad a través de una libertad dócil. Ningún hombre aceptaría ser una mujer, pero todos desean que haya mujeres. “Demos gracias a Dios por haber creado a la mujer”. “La naturaleza es buena pues dio a los hombres la mujer. En estas frases y en otras similares, el hombre afirma una vez más con una ingenuidad arrogante que su presencia en este mundo es un hecho ineluctable y un derecho; la de la mujer un simple accidente, aunque un accidente afortunado. Al aparecer como una Alteridad, la mujer aparece al mismo tiempo como una plenitud de ser por oposición a esta existencia cuya nada experimenta el hombre a su interior; al afirmarse la Alteridad como objeto a los ojos del sujeto, se afirma como “en si”, es decir como ser. En la mujer se encarna positivamente la carencia que lo existente lleva en su corazón. Al tratar de alcanzarse

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •47


a través de ella, el hombre espera

en mis cuarenta cuando ya era inocultable la

realizarse”. (ob. cit., 227)

adultez… en fin… Debo confesarte que volví

Simone, acabamos de leer, de oír, quisiera decir, de escuchar de nuevo tus palabras, solo para invitarme e invitar a las y los acá presentes a seguir aproximándonos a ellas desde los espacios y tiempos donde estemos. Por lo pronto, sabiéndote mujer de tu tiempo y asumiéndome como mujer de mi propio tiempo. Sabiendo también que las escribiste hace poco más

a releer algunas de las páginas de El segundo sexo algunas veces para exorcizar mis miedos, y otras para comprender algunas de tus nuevas obras. No sabes y tal vez yo misma lo descubro ahora, a propósito de esta conversación imaginada, cuánta fortaleza me brindaban tus páginas al descubrirme como mujer y al reconocerme en ellas… cuántos disgustos con mis congéneres y también con los hombres con

de cincuenta años, que cuando las escribiste

quienes compartíamos los idearios del cambio

andabas por los cincuenta y que cuando te leo

social y con quienes nos sorprendíamos y nos

de nuevo ya mis cincuenta corren en su curva

enfurecíamos por el conservatismo de sus roles,

ascendente casi para llegar a los sesenta… y

y al mismo tiempo por la reproducción de los

óyeme bien: no hablo de descenso sino de

mismos anclada en nuestras propias historias;

ascenso; ¿qué dirán mis amigas, mis colegas y

mejor digo, en mi propia historia.

mis estudiantes quienes apenas andan por los veinte, por los treinta, por los cuarenta…?

Cuánto me gustaría poner acá en circulación muchas palabras que fuiste tejiendo

Y aquí otra digresión en esta conversación:

cuidadosamente en la segunda parte de este

algo sabremos mañana cuando escuchemos a

primer volumen que como ya dije denominaste

Diana Marcela Gómez, esta joven antropóloga,

“Historia” y que consta de cinco capítulos que no

estudiante de la Maestría en Historia a quien la

llevan nombre… Una historia contada en capítulos

vida le puso encima mucho más de cien años de

sin nombre; una historia que resolviste contar

ignominia cuando la violencia institucionalizada

del I al V acudiendo a los números romanos y

en nuestro país acabó con la vida de su padre. Ya

que registra lo innombrable de una cultura que

tendrás la posibilidad de conocer por tanto algo

legitima la violencia, la exclusión y la apropiación

de lo que las jóvenes de hoy piensan sobre tu

sin límites de los cuerpos de las mujeres y la

obra en nuestro país.

expropiación sin límites de los cuerpos de los

Volvamos a la conexión con las líneas anteriores. Cuánto me gustaría poder compartir acá sobre

hombres a quienes convierte en héroes de las guerras y de su legitimación secular…

las diversas miradas que tuve de tu obra en los

Cuánto me gustaría seguir trayendo a este

diferentes momentos de mi propia historia… en

auditorio mis particulares y sesgadas lecturas de

mis veintes, cuando te leí por primera vez, en mis

la tercera parte de tu obra, de tus acercamientos

treinta cuando empecé a sentirme joven adulta,

a los mitos sobre el amor, sobre la maternidad,

48• El Segundo Sexo: una obra fundante


sobre el saber, sobre el honor y sobre el poder,

Por todo ello quiero decirte: Simone con tu

sobre las leyes y sus contradictorios procesos

obra descubrimos que los cimientos para la

de construcción, para dar cuenta a través de

construcción de la autonomía de las mujeres

tus propias palabras, de cómo fundaste nuevas

continuarán construyéndose en el día a día;

posibilidades para enfrentar otras categorías

aprendimos contigo que para que todas

bipolares que escinden el pensamiento de la

las mujeres y todos los hombres estén en

acción, la práctica de la teoría, la forma del

condiciones de ejercer su autonomía será

contenido, la apariencia de la esencia, el adentro del afuera; el sentimiento y la razón; la vida y la muerte. Pero he decidido suprimir esas citas en razón del tiempo y en consideración a mis

necesario de-construir el heterosexismo como modelo universal y la homofobia como práctica cotidiana; hoy sabemos Simone que leerte una y otra vez continuará siendo una necesidad.

colegas y amigas con quienes compartimos el

Decirte finalmente que con esta conversación

honor de animar esta conmemoración.

deseo que las mujeres de todas las edades,

Quiero detenerme un segundo en esa expresión que acabo de utilizar para decirte que te sabemos mujer de tu tiempo; con ello, he querido decir que te reconozco como una mujer que le apuesta con su vida y su obra a realizar los idearios de la modernidad y al mismo tiempo mujer fundante de los profundos y conflictivos

de todas las razas, las etnias y procedencias socioculturales, de todas las clases, estratos o niveles sociales como prefieran llamarse, de todas las orientaciones sexuales, de todas las opciones religiosas y políticas, y también todas las mujeres que viven situaciones existenciales de desplazamiento o condiciones concretas de discapacidad, en fin, las mujeres de todos los

nexos entre los ideales de la modernidad y la

confines del universo, continúen encontrando

construcción cotidiana de valores éticos que

en tu obra motivos para seguir conversando

subyacen en las apuestas y propuestas del

sobre ella y mantenerla viva, y ojalá no por los

ideario postmoderno. Y allí expresar otro deseo:

siglos de los siglos.

que los profundos nexos entre modernidad y postmodernidad continúen consolidándose. Me asusta pensar en una postmodernidad desconectada de los lentos y necesarios procesos de realización de los valores de la modernidad. No concibo la historia como un desarrollo lineal y por lo tanto, no es la modernidad una fase superada de la historia de la humanidad, como tampoco es la postmodernidad un periodo de la historia que apenas comienza. EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •49


Cita 1 Véase al respecto Barreto Gama, Juanita y Yolanda Puyana Villamizar. Sentí que se me desprendía el alma. Procesos y prácticas de socialización de mujeres de sectores populares, Universidad Nacional de Colombia e INDEPAZ, Bogotá, 1996

Bibliografia De Beauvoir, Simone. 1949. El segundo sexo. Ediciones Cátedra. Grupo Anaya, S.A. Universitat de Valencia. Instituto de la Mujer. Madrid. 1ª edición, 2005. 904 páginas. Traducción de Alicia Martorell, con prólogo a la edición española de Teresa López Pardina. Título original de la obra Le deuxième sexe. Ediciones Gallimard, 1949 Flax, Jane. 1995. Psicoanálisis y feminismo. Pensamientos fragmentarios. Ediciones Cátedra. Colección Feminismos No. 24. Madrid Haraway, Donna J. 1991. Ciencia, cyborgs y mujeres. La reinvención de la naturaleza. Ediciones Cátedra. Colección Feminismos No. 28. Madrid Thomas, Florence. 1985. El macho y la Hembra Reconstruidos: Aportes en relación con los conceptos de masculinidad y feminidad en algunos Mass - Media colombianos. (Fotonovela - Canción - Comerciales-1984). Empresa Editorial Universidad Nacional de Colombia. Colección Popular No. 10. Bogotá.

50• El Segundo Sexo: una obra fundante


“Las figuras de la madre representan el punto

filosófica acerca del sentido de su existencia

de articulación entre el deseo inconsciente,

como mujer debiendo enfrentar enormes

las relaciones de parentesco, en condiciones

presiones sociales que dificultan su opción. En

histórico sociales determinadas y la organización

esta perspectiva Simone de Beauvoir, después

de la cultura patriarcal”.

de sesenta años de su obra El Segundo Sexo,

Tubert, 1993 p.12

nos brinda aportes invaluables acerca de la maternidad, en la medida que articula la experiencia materna con múltiples relaciones,

Introducción

de la mujer con la sociedad, las de pareja, la

C

ubicación de la mujer en el mundo social, a la

uando las mujeres estudiamos acerca de la maternidad, no podemos evitar revivir

vez que relativiza metáforas comunes sobre la

nuestras implicaciones emocionales con

madre en nuestra sociedad como la de la madre

la figura de nuestras madres, pues evocamos

feliz, sacrificada y abnegada, permitiéndonos a

recuerdos y afectos muy profundos. Nacimos

las mujeres expresar nuestras ambivalencias y

de una madre, muchas somos madres y quienes

movernos en un pensamiento complejo y dual

no lo son, entran en una profunda disquisición

acerca de la maternidad.

La maternidad desde Simone de Beauvoir Yolanda Puyana Villamizar Trabajadora Social, Profesora Universidad Nacional de Colombia, Facultad de Ciencias Humanas.


Simone de Beauvoir hace más de 50 años

Así habló al respecto en una entrevista acerca

renunció a la maternidad biológica, pues la sentía

de su papel de escritora en contrapeso

incómoda porque soñaba en situarse de manera

con la maternidad:

crítica ante las injusticias sociales, trataba de desentrañar su propia existencia, como filósofa y política al mismo tiempo, explicarse desde el existencialismo los distintos momentos del ciclo vital, las formas de opresión de la mujer y en una palabra vivir intensamente en el mundo cultural, social y político de la época, un mundo más bien masculino y lejano para muchas mujeres durante

No pienso que haya diferencia entre vivir la vida como escritor o como escritora. Pero se está lejos de admitir que una escritora es ante todo una mujer que ha consagrado su vida a la escritura y que no ha tenido lugar para otras ocupaciones llamadas femeninas. Por ejemplo, se me ha reprochado mucho el no haber tenido

la posguerra en Europa. Deseaba ante todo la

hijos, mientras que, refiriéndose a Sartre

libertad, no fijar compromisos matrimoniales

dice: nadie se lo ha reprochado, aunque

pues en ese entonces, más que ahora, la

sea tan normal para un hombre como

maternidad se inscribía con mayor fuerza en

para una mujer tener hijos y se los pueda

la familia patriarcal. Deseaba además, vivir sin

querer tanto siendo padre como madre.

ataduras sus amores y pasiones.

Pero el reproche ha caído sobre mí porque

Fuente: Revista Emma, No. 21, enero-febrero 2008, Deuche, p. 71

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •53


se piensa que una escritora es, ante todo,

maternidad se consideraba la meta única de

una mujer que se distrae escribiendo, lo

la mujer, pero al mismo tiempo, las mujeres

que no es cierto, porque es el conjunto de

siguiendo la tradición de las Preciosas del siglo

una vida que está estructurada por y sobre

XVI, rechazaban condiciones de opresión que

la escritura y, por tanto, aquello implica

las sujetaba a una maternidad cercenadora. En

montones de renuncias, montones de

la segunda, reflexionaré acerca de la forma

elecciones también, y éste ha sido mi caso.

como Simone interpretaba la función materna,

He vivido verdaderamente en la medida en

como categoría sustancial ligada de manera

que quería escribir.1

inevitable con la reproducción de la especie,

Nos quedan algunos interrogantes: ¿no formó también una familia, como respuesta contestataria de la familia burguesa?: la pensadora ejerció formas de maternidad social con sus alumnas y su hija adoptiva? y ¿ no estaría ahora en su tumba satisfecha ante la calificación de madre o de abuela, del feminismo? Si bien ella sentía la maternidad como una circunstancia que menoscababa derechos o simplemente, para ella no la deseaba, gran parte de El Segundo Sexo, su obra emblemática, está atravesada por el análisis de la función materna, ligada a la explicación de las condiciones de subordinación, acompañada de una reflexión

su instauración dentro de las cosmogonía y los simbolismos religiosos orientadores del devenir de las culturas. Finalmente, retomaré las reflexiones que la filósofa elabora acerca de la maternidad inserta en la cotidianidad, como tarea vital de la mujer, generadora a la vez de sentimientos contradictorios, ambivalentes, condicionados por la división sexual de roles en el hogar y por la cultura. En este aparte relaciono los planteamientos de la autora, basados en las condiciones de la sociedad de las mujeres francesas entre los años 30 hasta el 49 del siglo XX con algunas de las interpretaciones de la maternidad que en distintas circunstancias construyen las mujeres colombianas.

filosófica acerca de la práctica diaria de muchas mujeres en las diferentes fases de la misma: el aborto, la concepción y contraconcepción, los

El contexto cultural en el que Simone

primeros meses de la gestación, el parto, la

de Beauvoir critica la maternidad

lactancia y la socialización de niños y niñas.

El papel que cumplen las disquisiciones sobre

En esta exposición pretendo aportar algunas

la maternidad se comprende mejor si revisamos

reflexiones acerca de la forma como Simone

las representaciones sociales dominantes de

de Beauvoir aborda el tema de la maternidad,

la época las cuales fluctúan entre la posición

desde distintos niveles de análisis: En primer

dominante sacralizadora de la maternidad y la

lugar, me refiero a algunas condiciones del

disidente que rechazaba la exclusión de la mujer

contexto cultural de la época cuando la

del mundo social.

54• La maternidad desde Simone de Beauvoir


Con relación a la sacralización, Elizabeth

constituía un desperdicio para éste pues así

Badinter (1981) en su texto acerca del amor

perdían soldados para la defender la patria.

maternal, se refiere a las ideas en boga en el

En la misma época, se comienza a cuestionar

pensamiento moderno propio de la ilustración,

el matrimonio por conveniencia, y se divulga

las cuales formaban parte de la revolución de

el pensamiento liberal acerca del derecho a

las mentalidades cambiantes de la vida cotidiana

la felicidad en la familia. Posteriormente, a

liderada por pensadores como Rousseau,

comienzos del siglo XX dado el bienestar

Voltaire, los fisiócratas y los economistas

alcanzado por las sociedades europeas, se

clásicos, quienes veían a la familia compuesta

pensaba que la mortalidad infantil incidía en

por el padre, la madre, los hijos e hijas como la

la pérdida de consumidores necesarios para la

forma ideal de organización complementaria

producción capitalista y que era necesaria la

al desarrollo capitalista y el pensamiento

formación de la fuerza de trabajo con

individualista de esa época

el fin de responder a una tecnología cada

“desde 1760, se crea y divulga el mito del

vez más sofisticada.

instinto materno. Un faro ideológico que

La necesidad de exaltar la función de la madre

enaltecerá a la madre y hará desaparecer al

en la crianza y el cuidado de los niños y niñas

padre. Se quieren formar sujetos humanos

se fundamenta en el mito del instinto materno,

que serán la riqueza del Estado. Bajo la

derivado de la capacidad corporal de la mujer

idea de vuélvete indispensable para la

para gestar, lactar a la prole y por su papel

familia y ganarás ciudadanía, las mujeres

en la conservación de la especie. Una visión

aceptaron dicho papel. El estatus de la

naturalista de la maternidad conlleva a concebir

mujer, madre, rodeada de muchos hijos,

que la disposición biológica a gestar y procrear,

responsable de la vida emocional de la

tiene como consecuencia una tendencia natural

familia se resalta y las mujeres se adhieren

de la mujer a ser madre y de ese instinto, se

a este nuevo papel, posiblemente mejor

derivan los rasgos de la feminidad y de su

que al anterior”. (Badinter, 1981p.233).

proyecto en la vida social. Se considera así que

El pensamiento ilustrado se vuelca hacia la niñez por ser considerado como uno de los tesoros más valiosos para un ciudadano. Se creía que la función materna brindaba a la humanidad una contribución fundamental para la construcción

madre significa lo mismo universalmente, como si el hecho de procrear fuera suficiente para explicar la conducta femenina, para generar el amor materno y estuviera sometido a las leyes inevitables de la naturaleza.

del futuro, pues garantizaba riqueza y poder.

El nuevo estatus de la madre producto del

Así mismo, se consideraba que un Estado

pensamiento ilustrado, en principio fortalece el

era poderoso en la medida que contabilizara

patriarcado, ya que se mantiene el dominio del

más población, por tanto la muerte de niños

hombre en el mundo público y el matrimonio se

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •55


convierte en la institución que permite su control

constituye el fundamento fisiológico de

y su capacidad reproductiva. En ese sentido, la

la pasividad femenina. El masoquismo

representación social que justifica la maternidad

femenino, se vuelve contra la misma mujer y

a partir del instinto materno fortalece su papel

se transforma en la necesidad de ser amada,

de la madre en la familia, sirve para desarrollar

mientras que el del hombre se vuelca hacia

aquellos lazos sutiles del llamado patriarcado

afuera. Este masoquismo se revierte en los

por consentimiento, - vínculos consensuales y

esposos, luego en los padres y después se

emocionales que someten a la mujer a la familia

compensa en el parto y la maternidad, que

patriarcal, al cual se refiere Celia Amorós, pues

son etapas vinculadas al sufrimiento”. (Op.

cuando una mujer concibe como única meta vital

Cit. Badinter 1981, p. 258-259)

la maternidad y dedicarse a la familia, se excluye a la vez de otras instituciones sociales y de plasmar proyectos de vida en otros campos.

Al mismo tiempo, después de la segunda guerra mundial la llamada primera ola del feminismo ya había levantado los ánimos de grupos reducidos

En la misma época, las ciencias sociales, la

de intelectuales francesas. En 1944 lograron el

filosofía y el psicoanálisis contribuyen darle más

derecho al voto y se planteaban en contra de

fuerza a estas representaciones sociales. August

la maternidad por considerarla como causa de

Comte concebía la sociedad moderna como una

opresión, causando un escándalo en la sociedad

organización en la cual se delimitaba el papel de

francesa que como compensación a la guerra

cada sexo, el filósofo Ortega y Gasett para quien

pretendía repoblarse. Así mismo, el énfasis del

la mujer no nace, no se proyecta, simplemente

existencialismo en la opción y la libertad de

está (Puleo, 2004)y posteriormente a mitad del

cada sujeto va a incidir en la mirada de Beauvoir,

siglo XX Talcott Parsons, (León 1995) proponía

contra la sujeción de la mujer a la vida familiar.2

que la familia ideal para el desarrollo de la sociedad moderna era aquella conformada por un hogar nuclear biparental con hijos, centrado en la madre quien ejercía el rol expresivo, mientras el hombre como proveedor cumplía con el instrumental. Desde los años 40 el texto de Helen Deutsch, sobre la psicología de las mujeres, las define en tres términos: pasividad, masoquismo, narcisismo y afirmaba: “La niña se presenta más dócil y necesita más

En el contexto cultural descrito, romper con todas estos imaginarios sociales en boga, nos generan una mayor valoración del aporte de Simone de Beauvoir en la búsqueda de una nueva identidad femenina. En contra de las visiones biologistas que naturalizan la situación de la mujer, ella sitúa en el campo de lo simbólico y en las representaciones culturales que signan la división sexual de roles, las visiones acerca de la maternidad como eje articulador de

protección del varón y su pasividad sexual es

la familia. Si bien hombres y mujeres somos

la especificidad de la hembra y de la mujer.

biológicamente distintos, la autora asegura que

La ausencia de la actividad vaginal originaria

no es la naturaleza la que fija la diferencia sino

56• La maternidad desde Simone de Beauvoir


la forma como interpretamos el acto biológico

La función materna como categoría

de la procreación y las cualidades corporales que

explicativa de la subordinación

nos diferencian. Desde 1.949 en El Segundo Sexo,

de las mujeres.

criticó la forma como se concebía la maternidad, cuando las mujeres mismas” reducen el embarazo a un delicioso olvido de si mismas”. El cuerpo femenino dice la autora, no es un hecho

Al tratar de explicarse las causas de la opresión femenina y a partir de las investigaciones antropológicas de Levi Strauss, Beauvoir imagina a las mujeres de las hordas primitivas llenas de

natural es una idea histórica, pero carece de

hijos y esclavas de la procreación. Formuló su tesis

una significación cultural independiente de los

acerca de la universalidad de la opresión contra

discursos de la maternidades.

la mujer, con el siguiente razonamiento: como no

“Si bien se afirma que a través de la maternidad la mujer realiza integralmente

había ningún control de los nacimientos y dado que la naturaleza no asegura a la mujer períodos de esterilidad como a la otras mamíferas, las

su destino biológico; esta es su vocación

repetidas maternidades debían absorber la mayor

natural, puesto que todo su organismo se

parte de sus fuerzas, sus tiempos, las mujeres

halla orientado hacia la perpetuación de

solo podían asegurar la vida de los niños que

la especie. Pienso que la sociedad humana

daban a luz, concentrando sus energías vitales en

no se encuentra abandonada nunca a la

este hecho. Según la filósofa la mujer no tenía el

Naturaleza”. (Beauvoir, 1949 p. 307)

privilegio de mantener la vida frente a su macho creador y era el hombre el que aseguraba el

Esta misma postura teórica ha sido retomada

equilibrio entre reproducción y producción.

cuarenta años después por historiadoras de las maternidades como Mabel BURIN, M. E Irene Meler (1998). Sharon Hays (1998), Nancy

Escribe al respecto en El Segundo Sexo: “Engendrar, amamantar, no son actividades

Chorodow (1984), con quienes coincidimos en

son funciones naturales, no suponen

definir la maternidad como una construcción

ningún proyecto, por esta razón no sirven

social. Así se refiere Sylivia Tubert al respecto:

a la mujer para la función altiva de su

“Lejos de ser un reflejo o un efecto directo

existencia. Sufren pasivamente su destino biológico. Los trabajos domésticos a los

de la maternidad biológica, son producto

que se consagra la mujer porque son los

de una operación simbólica que asigna una

únicos conciliables con las cargas de la

significación a la dimensión materna de la

maternidad, la encierran en la repetición y

feminidad y por ello, son al mismo tiempo

en la inmanencia, se reproducen en forma

portadoras y productoras de sentido”.

idéntica, se perpetúan en forma idéntica

(Tubert, 1996. p. 9 )

que se perpetúa casi sin cambios de siglo

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •57


en siglo, no producen nada nuevo… El

de la vida cotidiana eran de sometimiento,

caso del hombre es radicalmente distinto;

no correspondiendo el orden de lo real con

el no alimenta a la colectividad de manera

la imaginería religiosa. Por lo tanto, la mujer

de las abejas obreras por medio de un

estaba totalmente sometida, así se adorara

simple proceso vital, sino por actos que

a la diosa madre.

trascienden esa condición animal... La peor maldición que pesa sobre la mujer es estar excluida de esas expediciones guerreras... (sic) la humanidad acuerda superioridad al sexo que mata, no al que engen­dra” (Beauvoir p. 88).

Las tesis de Beauvoir acerca de la universalidad de la sujeción de las mujeres a causa de la maternidad, va a ser cues­tionada desde la investigación antropológica al final del siglo XX. Por un lado, se criticó el sesgo androcéntrico de la antropología el cual homologaba el

(... )

En 1949, apenas Francia se recuperaba

de la segunda guerra mundial, Simone de Beauvoir enunciaba en El Segundo

papel del hombre a la cultura y el de la mujer a la naturaleza. Sherry Ortner, en 1979 se preguntaba si era válida esta polaridad cuando se aprecia la actividad de la caza masculina – con

Sexo: “El embarazo y la maternidad

zeta- y se minimizan las tareas de la casa – con

serán vividos de manera muy distinta

ese-. Pareciera que la crianza, la cocina, todos

según se desenvuelvan en la relación, en la resignación, la satisfacción o el entusiasmo”

los oficios necesarios a la reproducción de la especie, incluyendo la horticultura, fueran ajenas al mundo de lo simbólico, desvinculadas del lenguaje y de la producción de tecnología. Aún

(... )

nos preguntamos por la actividad cultural inmersa en el paso de lo crudo a lo cocido, seguras de

En efecto, para Beauvoir el tiempo de la mujer

que al tiempo en que la mujer inventaba formas

está ligado a la conserva­ción de la vida, a lo

de cocer y mantener los alimentos desarrollaba

inmanente y el espacio se limita a la familia. El

un pensamiento trascendente y un acto de

hombre por el contra­rio, lucha contra la muerte, arriesga la vida, va a la guerra y los retos de la muerte inciden en la construcción de un tiempo trascendente y un espacio infinito. Así mismo, piensa en una abrupta separación entre los significados culturales que los grupos humanos de la época paleolítica otorgaban a la mujer, pues sacralizaban su capacidad de reproducir y la plasmaban en las imágenes de las diosas madres pero al mismo tiempo, las prácticas

58• La maternidad desde Simone de Beauvoir

producción cultural. Nos preguntamos con esta autora: ¿qué hacían las mujeres mientras que los hombres cazaban? De manera que la creación cultural que significó el mundo de lo doméstico entre los primitivos implicó también un pensamiento creativo y activo entre las mujeres. Como afirma Guiomar Dueñas (1991): “En el hogar la mujer participa activamente en el proceso cultural: la madre es el primer


agente de socialización y en consecuencia, la

nosotros mismos, mostrando como los hombres

primera representante de la cultura. Además

y las mujeres veneraron los poderes humanos

no hay que olvidar que la principal tarea de la

vivificantes del universo. Según Riane Eisler (1993)

madre consiste en la transmisión del lenguaje.

durante el Paleolítico, alrededor del 32.000 a 11.000

Igualmente los procesos de cocción de los alimentos, tarea doméstica por excelencia, es un claro paso de lo natural a lo cultural, y es la mujer la artífice de este proceso.” (Dueñas, 1991 p. 43)

antes de Cristo, se encontraron vestigios de la edad de piedra, vestigios expresivos de los temores ante la vida y la muerte. Se adoraba a la gran diosa - aún presente en la mitología occidental-, la vulva y lo senos eran más bien los símbolos de la misma, pues

Ante lo expresado por de Beauvoir en El Segundo

se asociaban con las fuentes otorgadoras de la

Sexo acerca de que el mundo ha pertenecido

vida. Concluye con la siguiente hipótesis: aunque

siempre a los machos, Gerda Lerner (1989), Riane

ha existido una tendencia de la antropología a

Eisler (1994) y Elizabeth Badinter (1994), entre otras, han retomado la investigación antropológica más reciente sobre el período paleolítico y el neolítico, afirmando que el papel femenino consistente en brindar cuidado y alimentos no implicaba su tratamiento como seres inferiores. Proponen

interpretar las figuras rupestres con los ideales de la caza, varias fuentes han comprobado que no se usaban armas, sino plantas, árboles, cuñas y hojas. La voluntad de vivir encontró expresión y seguridad a través de creencias fuertemente arraigadas acerca

una nueva mirada de las esculturas y pinturas

de que los muertos pueden volver a la vida a través

y encuentran una valoración más equitativa de

de un nuevo nacimiento. Se asoció lo femenino

ambos sexos. Por ello Elizabeth Badinter plantea la

con el poder de la vida y al mismo tiempo, con la

metáfora del uno y el otro para referirse a la forma

capacidad femenina de atraer a los difuntos.

como se valoraban y complementaban los hombres y las mujeres. Eisler por su parte, asocia esta época

Las anotaciones aquí expuestas acerca de la

con el poder del Cáliz, un poder mas equitativo

generalización que Simone de Beauvoir hace de la

que no puede denominarse matriarcal, porque

maternidad como causa última de la opresión de

no cabe en el paradigma convencional del poder

la mujer, no invalida su aporte crítico acerca de la

basado en el dominador – dominado. “Calza

mentalidad patriarcal sobre la reproducción. Las

más bien, con una sociedad solidaria en que

críticas constituyen más bien, una demostración

ninguna de las mitades prevalece sobre la otra y

de los avances del pensamiento feminista al

donde la diversidad no equivale a inferioridad o superioridad” (Eisler, 1993, p. 27)

respecto, sumado a su capacidad de integrar los descubrimientos de la arqueología desarrollados en

Sobre el significado de las figuras y estatuas de la

la segunda parte del siglo XX. En esta perspectiva

prehistoria consideran las autoras citadas que por

sus análisis sobre la maternidad constituyen aún un

el contrario, nos comunican algo importante de

aporte invaluable, veamos algunos de ellos:

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •59


La maternidad debe dejar de ser un

perspectiva la maternidad da sentido a la

destino para convertirse en un proyecto

feminidad, la madre es el paradigma de

moral de la mujer

mujer, en suma; la esencia de la mujer

En 1949, apenas Francia se recuperaba de la

es el ser madre”.

segunda guerra mundial, Simone de Beauvoir

La ecuación señalada es interiorizada por las

(1949, p. 271) enunciaba en El Segundo Sexo:

mujeres desde su propia socialización, a partir de

“El embarazo y la maternidad serán vividos de

esta creencia fijamos a la mujer en la inmanencia

manera muy distinta según se desenvuelvan

-usando los términos de Simone-, impidiéndole

en la relación, en la resignación, la satisfacción

entrar a nuevos campos sociales. Esta ecuación

o el entusiasmo”. En el devenir específico de

aún es vigente en Colombia y signa el ciclo

la maternidad en cada etapa del ciclo vital de

vital de la mujer desde antes de nacer. Así lo

las mujeres persiste una enorme complejidad

observé durante un trabajo de campo que

de sentimientos ambivalentes relacionados con

realicé en 1997 como parte de un proceso de

el contexto social, el momento de su vida, sus

investigación acerca de los imaginarios sociales

condiciones familiares y el deseo, tan sublimado

de las mujeres populares en Boyacá y Santander.

cuando se trata del cuerpo de la mujer.

A través de talleres las campesinas construyeron unas historias acerca de sus vidas. Encontré

En efecto, quienes poco han profundizado en

que la metáfora dominante correspondía a la

el pensamiento de la autora, se mueven bajo la

vida condicionada por la maternidad, como un

idea de que ella rechaza la maternidad. Pero su

continuo que aparece en su trayectoria vital.

posición es más profunda y la maternidad criticada

Veamos una de las historias:

es aquella enajenante, la que no constituye una opción, la sublimizada como único camino de

“Nací en la casa de Pedro y María, llegué

felicidad de la mujer, en pocas palabras lo que

únicamente con la ayuda de mi mamá en

Ana María Fernández (1994 p.161) ha criticado

un cuarto de San Alejo para que los demás

como los imaginarios sociales dominantes que condicionan nuestro universo cultural y el papel de la mujer a partir de la metáfora con la cual se asocia a la mujer con la maternidad: “Actualmente, nuestra sociedad organiza

miembros de la familia no se dieran cuenta. – sic. el parto es un acto vergonzoso- Mi cama era una hamaca hecha de un costal de fique y para viajar, mi mamá me llevaba a la espalda. Mi vestido era cualquier tela y me amarraban esas telas con cabuyas.

el universo de significados en relación con

No se distinguía el niño de la niña. A los

la maternidad alrededor de la idea Mujer

cinco años recuerdo que mis juguetes

= Madre: la maternidad es la función

eran tusas, calabazas, piedras y pepas

de la mujer y a través de ella la mujer

de borrachero.Mi alimento eran: papas,

alcanza la realización y adultez. Desde esta

habas, calabaza y rubas. No tenia tiempo

60• La maternidad desde Simone de Beauvoir


de jugar, ni de inventar juegos porque

mirada de la infancia con los imaginarios que

tenía que ayudar a mis padres, cuando

ellas han construido hoy, por ello añoran los

no en la cocina, en el cultivo. Me ponían

vestidos, los juguetes y la lonchera. Al mismo

a cargar los niños menores. Me entraron

tiempo, expresan su propia historia, la cual se

a estudiar a los siete años en contra de

desenvuelve de manera lineal, pues en razón a

mi padre porque él decía que las mujeres

su ciclo vital la cultura le obliga a asumir roles

no debían estudiar, pues pa’ que, si iban

fijados bajo el criterio moral de ser una buena

a ser madres. Me mandaron a la escuela

madre al realizar un trabajo infantil que la

descalza y sin lonchera. Hice dos años

adiestra en actividades de servicio, forma para

pero aprendí a leer y a escribir. Cuando

la obediencia, complementado por el mínimo

llegaba de la escuela era a ver de las

interés de sus padres para que estudien, pues

ovejas, a llevar la comida a los obreros y el

serán madres y hasta que alcanza un marido

guarapo. Alcancé a cursar hasta tercero de

y unos hijos. Así se reproducen las tradiciones

primaria, pues mis padres me castigaban

a través de las cuales las mujeres cumplen

mucho porque no me rendía el oficio o

con sus destinos. Palabra que contiene varias

porque buscaba en que divertirme con

connotaciones, es a la vez maternidad y el oficio

mis amigos. Todo esto me daba mucho

doméstico asociado al sacrificio materno en el

mal genio y mantenía de mal humor. Con

cual es especialmente hábil la mujer. Beauvoir

la menstruación estuve asustadísima

(1949 p.275), con su aguda crítica califica este

porque no tenia a quien preguntarle de

tipo de maternidad, como la propia de las

eso, con quien desahogarme, no sabía si

madres ponedoras:

de pronto fuera malo... Cuando llegué a los quince años comencé a salir con amigos pero a escondidas porque me castigaban, tampoco supe que era una fiesta porque nunca me dejaban salir A los veinte años conocí a Juan, hijo del vecino y contrajimos matrimonio porque mis padres me obligaron y nos fuimos a vivir a un rancho muy pobre. Cumplí con mis destinos porque tuvimos tres hijos, continuando la tradición de una mujer campesina, ahora lucho por la educación de mis hijos.”

”Las que se sienten totalmente realizadas y quieren repetir constantemente el embarazo y la lactancia. Estas madres ponedoras antes que madres, buscan ávidamente la manera de enajenar su libertad y ciernen sus vidas en la medida que aceptan de manera pasiva la fertilidad de sus cuerpos. Se siente integrada al todo, carne que existe por y para otra carne Enajenada en su cuerpo y su dignidad social, la madre tiene la pacífica ilusión de sentirse en sí un valor completamente realizado. Las madres se sienten esclavas

En la historia narrada por estas mujeres, se

de sus hijos, cultivan una ansiedad

destaca la pobreza propia de su contexto y la

mórbida y no quieren que sus hijos se

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •61


alejen de ellas. Renuncian al placer y a la

queda sola: Empieza a tener disgustos

vida personal.”

con el hijo porque ella a pesar de todo el

Una segunda metáfora hallada en las historias de las mujeres de sectores populares obedece a la de la madre desnaturalizada, es para ellas ese tipo de mujer que busca la satisfacción sexual y se rebela contra sus destinos. Por tanto, es sancionada por el mismo destino o por Dios, ya que causa efectos perjudiciales a sus hijos. La sociedad, como lo plantea Beauvoir, responsabiliza a la mujer del futuro de los hijos, si ellos no cumplen con un rol productivo o se convierten en contraculturales, la castiga. De la mujer buena madre el pensamiento se polariza hacia la mala madre, cercana a Eva, a la hetaira,

dolor, después de que se fue el marido se refugia en el licor. Se vuelve liberada, al tomar su vida libremente, se traslada de ciudad, aprovecha la libertad, el libertinaje, estudia y hace de todo un poco. Después se consigue su amante. Ahí si que vienen los problemas porque el hijo ya viene a reprocharle todo y se refugia en las drogas, que es un problema que nosotros tenemos mucho aquí en Colombia El amante la deja y a sufrir sola, ni con el hijo, ni con nadie. Descuida su hijo para lograr otro amor, pero termina muy mal.”

la mujer libre sexualmente y por ello, castigada por la sociedad. Leamos la historia:

(... )

En el devenir específico de la

maternidad en cada etapa del ciclo vital de las mujeres persiste una

Alicia el castigo y el fracaso de la mujer. “Le gustaba jugar, le gustaban los jardines, tenia un animal en especial que era un perro, vivía en el campo, le gustaba barrer, bailar, pero se le prohibía mas que todo el baile y tenia muchos amigos. La mamá la castigaba porque ella era curiosa y preguntona. - igual a Eva- Crece y luego

enorme complejidad de sentimientos ambivalentes relacionados con el contexto social, el momento de su vida, sus condiciones familiares y el deseo, tan sublimado cuando se trata del cuerpo de la mujer

(... )

se enamora y tiene problemas con los

Como describen estas mujeres populares, Alicia

hermanos y padres que le prohíben salidas,

esta madre rebelde no cumple con los deberes

fiestas y reproches por el novio. Ella toma

de la madre sagrada, de dirigir su vida a partir

una determinación y cree que lo mejor es

del sacrificio, ni logra parecerse a la Virgen Maria

huir de todos estos problemas. Se va de la

siendo pasiva y asexuada. Esta mujer, debe ser

casa, afronta su propia vida y se casa. Allí

castigada porque cometió el delito más grave

comienza pues a sufrir y llega su primer

que puede ocurrir contra la maternidad, como

hijo, después de unos años de matrimonio

es el descuido de un hijo. Como se observa en el

62• La maternidad desde Simone de Beauvoir


relato en ninguna parte se consideran a los padres

proceso de aceptación largo. No la vives,

abandonadores y menos se les atribuye

no la sientes, no la percibes, ese papel lo

culpa por el abandono.

vivió mi mamá. Era que yo pues, era mi hija,

Otra reflexión de Simone de Beauvoir, (1954, p. 271) acerca de la maternidad es su enunciado acerca de los sentimientos ambiguos de amor y odio que esta situación genera. Estas reflexiones le permiten a las mujeres reconocer sus temores, rebelarse contra las limitaciones que dicha situación genera: Así se refiere la autora a la maternidad: “es ambivalente en el transcurso del embarazo se reviven los sueños infantiles del sujeto y sus angustias como adolescente, y

pero yo no estaba en plan de madre, yo estaba en otros planes. Mi plan era que si me salía una fiesta, una salida yo no podía hacerlo, entonces te da rabia y contra quién la coges?, pues contra la muchachita. Nunca le pegué para decir que fui madre mala, no, para nada. Pero si es la rabiecita y el fastidio de que ésta cosita no me deja salir. De 18 años tu en qué planes estás?, pues de rumba y de fiesta.

el embarazo es vivido indistintamente según

Finalmente, consecuente con el existencialismo

sean las relaciones de la mujer con su madre,

propone comprender la maternidad como acto

con su marido y consigo misma”. De nuevo

moral, con esta perspectiva es enfática en exigir la

si comparamos el caso de Colombia, nos

opción libre a decidir si se desea o no ser madre,

encontramos con relatos en los que se manifiestan

por lo tanto, se sitúa a favor del aborto e interpreta

sentimientos ambivalentes, especialmente intensos

el control de la natalidad como un aporte

y contradictorios cuando se trata de madres muy

sustancial para las mujeres, precisamente porque

jóvenes y solteras. Así se acuerda de esta época

permite concretar esa opción moral. Defiende

Marta, quien fue madre a los 18 años:

el aborto luchando contra la doble moral que

Bueno yo tuve dos momentos importantes dentro de ese embarazo. Uno cuando me enteré que fue un totazo, pues bruta, queda

le ataca, y sus palabras son bien vigentes si nos situamos en la Colombia de principios del siglo XXI: “Hay pocos asuntos acerca de los cuales la

uno como loco, como ido, como que no

sociedad burguesa despliega más hipocresía:

hay que hacer, muy desesperada. Pero al

el aborto es un crimen repugnante al

mismo tiempo, de una aceptación a tenerle

cual resulta indecente acudir. Si hablas

y rechazo a perderla. Desde el primer

de aborto te acusan de encharcarse en el

momento yo acepté a quien iba a nacer, ese

fango y descubrir la humanidad bajo una

fue un momento importante para mí. En el

luz abyecta. Realizado brutalmente y mal

momento en que nace pues sí, como muy

cuidado el aborto es mucho más penoso

rico, muy chévere pero uno no está en la

que el parto normal, se acompaña de

jugada. El niño esta ahí, pero tu estas en

turbaciones nerviosas que pueden llegar a

otro cuento, estas en otra película y es un

crisis epilépticas y a veces provoca graves

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •63


enfermedades internas y provoca un

En contraste con la satisfacción y sensación de

hemorragia mortal”. (Beauvoir, p. 267)

plenitud generadora, escritos por Cecile Sauvage,

En conclusión, Beauvoir exalta a la mujer y no a la mujer definida con base en la maternidad, rechaza la identificación de lo femenino con lo materno situándose en contra de las tesis

que para Beauvoir, responde a la maternidad posesiva, pero pienso yo satisfactoria, en ese momento para ella: “Aquí estás, mi pequeño amante.

biologistas y naturalistas sobre el instinto maternal,

En el gran lecho de mamá.

contra imaginarios que no se aplican en ningún

Puedo besarte, tenerte,

caso a la especie humana. Define múltiples

Pesar tu hermoso porvenir

posibilidades para comprender las actitudes de

Buenos días mi estatuita,

las madres, al relacionarla con el conjunto de

De sangre, de dicha y carne desnuda.

su situación, por el modo en que la asume y

Mi pequeño doble, mi cariño”.

en esto es extremadamente variable: desde la

(Beauvoir, 289)

decepción, el odio, el temor, la carga que inhibe, la alegría, la responsabilidad, la riqueza, el tirano, el martirio, generador de compromiso, de narcisismo, de altruismo, el sueño, la potencia creadora o la devoción. Al tiempo genera actitudes ambivalentes desde el cinismo hasta el placer sensual. Todos estos sentimientos complejos, por lo general simultáneos, que Beauvoir va ilustrando

En general, Simone aboga por el reconocimiento de la ambigüedad y la pluralidad de sentimientos que la maternidad genera. Maternidades que pueden ser catalogadas desde diversos ángulos: madres amorosas y al mismo tiempo cansadas, madres que justifican la vida con su sacrificio, madres enamoradas de sus hijos, pero al mismo tiempo capaces de construir un proyecto

en la medida en que desarrolla el capítulo al

alternativo de vida, madres cercenadoras en

respecto en el tomo II de El Segundo Sexo.

general, todo tipo de madres que ahora gracias

Por ello para terminar deseo traer a colación dos poetisas citadas por la filósofa en la que se percibe esta dualidad: “Pesaba sobre mis brazos, sobre mi pecho, como la cosa más pesada del mundo, hasta el límite de mis fuerzas. Me hundía en la tierra en medio del silencio y la noche. De un solo golpe me había arrojado todo el peso del mundo sobre los hombros. Por eso lo había querido. Sola me sentía demasiado ligera”. ( Beauvoir. P 289).

64• La maternidad desde Simone de Beauvoir

al feminismo somos capaces de encontrarnos al mismo tiempo con otros proyectos vitales incluso al no querer ser madres, pero de todos modos a no estar sujetas sólo a la maternidad.


Citas 1 Entrevista realizada a Simone de Beauvoir 1967

Ensayos sobre lo masculino y lo femenino. Tercer

publicada en la página web sobre su biografía.

Mundo, Bogotá

Consulta hecha 15 de marzo/2008

Hays, Sharon. 1998. Las contradicciones

2 En los demás artículos de esta revista se detalla

culturales de la maternidad. Ediciones Paidós.

este proceso.

España. Eisler, Riane. 1993. El cáliz y la espada. Editorial

Bibliografía

Cuatro Vientos. En: cuadernos familia, cultura y

De Beauvoir, Simone. 1.981. El segundo sexo.

Mosquera, Claudia y Yolanda Puyana. 2001.

Tomos I y II Ediciones Siglo XX. Buenos Aires

Representaciones sociales de la paternidad

Dueñas, Guiomar. 1991.” Desentrañando la lógica que presupone la inferioridad de la mujer”. En Mujer, Amor y Violencia. Tercer Mundo y Universidad Nacional de Colombia. Bogotá Chorodow, Nancy. 1984. El ejercicio de la maternidad. Editorial Gedisa. Barcelona

sociedad No.1

y la maternidad. Informe de investigación. Universidad Nacional de Colombia Puyana, Yolanda. 1997. Los imaginarios sociales de un grupo de mujeres de sectores populares. Informe de investigación. Universidad Nacional de Colombia Puleo, Alicia. 1994.” Perfiles Filosóficos de la

Burín, Mabel y Meler Irene. 1998. Género

maternidad”. En: Las mujeres y las niñas primero.

y familia. Poder, amor y sexualidad en la

Discursos sobre la maternidad. Ed. Icaria, Madrid

construcción de la subjetividad. Editorial Paidós.

Tubert, Sylvia. 1994. Las figuras de la madre.

Buenos Aires,1998.

Ediciones Cátedra, Colección feminismos,

Badinter, Elisabeth. 1987. El uno es el otro. (M.

Universidad de Valencia, España.

Latorre, Trad). Editorial Planeta. Barcelona ___________________. 1991. ¿Existe el amor maternal? Historia del amor maternal. Siglos XVII al XX. Editorial Paidós, Barcelona. Lerner, Gerda. 1990. La creación del patriarcado. Editorial Crítica, Barcelona, España León, Magdalena. 1995 “La familia nuclear origen de las identidades hegemónicas”. En Arango, Luz Gabriela y otras. Género e identidad.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •65


Fuente: Revista Emma, No. 21, enero-febrero 2008, Deuche, p. 70

Beauvoir-Sartre: ¿una pareja emblemática? Florence Thomas Psicóloga, Profesora Titular (P) Universidad Nacional de Colombia, Coordinadora del grupo Mujer y Sociedad

A

nte todo quiero explicarles por qué escogí este tema particular entre muchos otros posibles, para hablar de

Simone de Beauvoir. La problemática del amor y de los estragos que provoca en la población femenina se ha vuelto casi una obsesión para mí, y cuando decidimos organizar un coloquio para conmemorar los cien años de Simone de Beauvoir, no dudé un minuto en tratar de comprender lo que habían construido y vivido juntos estos dos personajes que habitaron


tan plenamente el siglo XX y cuyos aportes

fuentes, en el libro de la famosa biógrafa Hazel

marcaron tanto mi generación. Ahora, no sé

Rowley quien, a través de entrevistas de primera

si estaré a la altura de las expectativas pues

mano y del estudio del abundante material

hablar de la relación Beauvoir-Sartre, recrear

inédito de las miles de cartas, nos cuenta lo que,

lo que realmente construyeron desde la

creo yo, aún no había sido contado: la relación

intimidad estos dos monstruos de la literatura,

íntima de estos dos seres humanos, una relación

de la sociología, de la filosofía y de la teoría

que llamé “emblemática”. Me pregunto a veces

feminista, es probablemente una tarea que

si tendríamos los materiales que tenemos hoy día

tal vez me queda grande. Porque es de esto

si estos dos locos de las ideas hubieran existido

que les voy a hablar: de su relación en cuanto seres humanos, seres presos del amor, pero presos también de la inconformidad, de la

en los tiempos del Internet o de los teléfonos celulares; lo dudo.

absoluta necesidad de rompimiento con lo

He considerado dividir en dos partes esta

conocido y de su decisión de extraviarse en

reflexión. En la primera parte traté de repartir,

senderos desconocidos tratando de vivir libres

de manera artificial por cierto, en siete etapas,

y autónomos sin sacrificar esta imperiosa

los 50 años que Simone de Beauvoir y Jean

necesidad del amor.

Paul Sartre estuvieron juntos. Y lo hice porque

Pero tal vez antes de abordar el tema, quisiera hacer claridad en relación con lo que no les voy a contar: porque no voy a hablar ni de sus escritos, ni del existencialismo, ni de La mujer rota, ni de El segundo sexo, sino de su relación, de su legendaria, emblemática e intensa relación. Y creo que si logro decir algo de esto lo debo al

la historia de los dos no se puede separar de grandes eventos nacionales e internacionales que impregnan de manera muy significativa su relación. En una segunda parte trato entonces de preguntarme en qué, por lo menos para mi generación, esta pareja fue, y sigue siendo, emblemática.

hecho de que ni Simone de Beauvoir, ni Jean Paul Sartre pertenecieron a la generación de los computadores, de los teléfonos celulares o del

Algunas etapas de la vida

maldito correo virtual. No, Beauvoir y Sartre se

de Simone y Sartre

escribieron con tinta y papel blanco, tomando tintos y fumando muchos cigarrillos, en cafés, en

Describiré entonces de manera breve y

cuartos de hotel, a veces separados por miles de

lógicamente demasiado esquemática algunos

kilómetros o solo por algunas cuadras en París.

momentos importantes de sus vidas. Mi manera

Se escribieron miles de cartas que reposan en

de separar estas etapas es, como ya lo mencione,

archivos privados o públicos. También miles de

aleatoria. Y si me detuve algo más en la primera

cartas a sus amigos, amigas, amantes y familiares.

es porque fue el momento de la construcción del

Y para decir algo de ellos me apoye, entre otras

famoso pacto.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •67


Llamé la primera etapa de su encuentro “mi

sabía todavía el precio que iba a pagar por serle

dulce amor” o el pacto: 1929-1939. Simone

fiel a esta filosofía. Pero fueron años de perfecta

nace en enero de 1908. En 1929, tiene 21 años.

armonía amorosa. Cuerpos y almas. No, debería

La relación de la joven Simone de Beauvoir, niña

decir cuerpos e ideas.

burguesa y mimada, con Jean Paul Sartre, se inicia realmente en 1929, cuando los dos son recibidos brillantemente a la agregation de filosofía1 En ese momento ella ya había amado, no era virgen y, de alguna manera, intuía que para las mujeres el amor tenía un precio y sabía que había algo en ella que ningún hombre estaría dispuesto a aceptar. Él, futuro autor de

En 1931, los dos son nombrados en liceos distintos como profesores de filosofía. Él, en Le Havre, y ella en Marsella, a casi 1000 kilómetros. Cuando ella supo de su nombramiento, entró en pánico. Es entonces cuando empiezan a escribirse. Se ven a menudo en periodos de vacaciones y viajan juntos. En sus cartas Sartre la llamaba,

una nueva filosofía, el existencialismo, con una

“mi dulce amor”, sin embargo ella confesaría

infancia y adolescencia distinta a la ella, mucho

después que su estadía en Marsella fue muy

menos confortable, tenía la conciencia de ser feo

infeliz. Escribiría mas tarde “no quería dejar a

y había decidido que si no podía seducir a las

Sartre porque en aquel momento lo amaba tanto

mujeres con su físico, al menos lo haría con el

pasional como intelectualmente y quería estar

discurso, con las palabras.

con él a todo momento”. Afortunadamente ella se quedó poco en Marsella y fue nombrada en

Y el discurso, las palabras, les mots van a

el liceo Jeanne D´Arc de Ruan, a 70 kilómetros

jugar un papel preponderante en sus vidas. De

de Le Havre. Se podían ver casi dos veces por

alguna manera se amaron por medio de las

semana. Seguían viviendo en hoteles y en cafés.

ideas. Desde que se conocieron no dejaron de

Simone de Beauvoir inicia una profunda amistad

hablar, de intercambiar, de debatir, de escribirse

con una de sus más brillantes estudiantes, Olga

y de dejarse intoxicar por las ideas. Dos adictos

Kosakiewicz que Sartre seduciría pronto. Fue el

a las ideas, casi intoxicados desde el principio.

inicio del trío que Simone cuenta algo más tarde

Es entonces en ese momento que un pacto

en la novela titulada L´ invitée. Para entonces ya

entre los dos se esboza. En sus interminables paseos y discusiones en los hoteluchos y cafés donde se encontraban, ella había entendido que Sartre no le iba a ofrecer un amor convencional pues conocía su teoría de la libertad y de la contingencia. Cada individuo tenía que asumir su libertad y crear su propia vida. El no iba a

había entendido que el pacto era en serio, nada que ver con un camino de rosas. Ella escribe entonces “sentía una agonía que iba mucho más allá de simples celos”. Estamos en 1939 y Simone empezaba a vivir los estragos del pacto mientras se declaraba la segunda guerra mundial.

permitir que ningún código preestablecido

Después vino la guerra: 1939-1945 como una

determinara sus existencias. Y a Beauvoir, con sus

segunda etapa importante de sus vidas. Todos

22 años, le parecía una filosofía maravillosa… No

los amigos de Simone y de Sartre se van a la

68• Beauvoir-Sartre: ¿una pareja emblemática?


guerra. Sartre también, aun cuando es reservista. “Si lo matan, dice Simone, me suicido”. No

Un tercer momento importante en la vida amorosa de Simone de Beauvoir fue la

tendrá que suicidarse. Y Sartre escribe “Si fuera

invitación a Estados Unidos en 1947 a dictar

necesario sentir hasta qué punto nosotros somos

una serie de conferencias. Importante porque

uno, esta guerra fantasma tendría al menos la

Simone se va encontrar con Nelson Algren,

virtud de hacérnoslos evidente”. En otra carta

su otro gran amor, un amor distinto, más

durante la guerra escribe también “usted no es

convencional, pero no menos intenso que lo que

algo en mi vida, ni siquiera lo más importante,

conoció con Sartre. De este amor no hablaré

porque mi vida ya no me pertenece, porque…

pues esta prevista una charla sobre Simone y

usted siempre será yo”.

Nelson Algren. Ese amor además será contado y

Y esto es a los 10 años de conocerse. Cuando las cartas se demoraban más de 3 días, se enfadaban y maldecían. A pesar de los amores

novelado en “Los mandarines” en 1954, novela que ganará uno de los premios literarios más famosos de Francia, el premio Goncourt.

de Sartre y Wanda, hermana de Olga, la

De vuelta a Paris Simone inicia la escritura

guerra representó un período de intenso

de “El segundo sexo”. Y esto representa una

amor entre Sartre y Beauvoir. En 1941 Sartre

cuarta etapa de su vida. El primer tomo de

vuelve a Paris. De esta fecha hasta el final de

esta monumental obra se publica en junio de

la guerra, son momentos importantes para

1949. Fue un momento difícil para Simone pues

Beauvoir y Sartre y de de múltiples contactos

la atacaron por todos los flancos. Cito algunos

con la intelectualidad parisiense, —André

calificativos a los cuales tuvo derecho Simone.

Malraux, André Gide, Albert Camus, Louis

Dice ella: “yo lo era todo, insatisfecha, frígida,

Aragon, Boris Vian y su mujer Michelle, André

ninfómana, lesbiana, cien veces abortista,

Breton, Merleau- Ponty, Jean Cau, Picasso,

incluso madre soltera”. El Vaticano puso el libro

Edgar Morin, Jean Toussaint-Desanti, Georges

en su lista negra, no obstante Simone de repente

Bataille, las hermanas Kosakiewicz (Olga y

se vuelve famosa, demasiado famosa, asediada

Wanda) y muchos otros menos conocidos pero

por los medios mientras Sartre casi vive con

todos brillantes— contactos también con la

Michelle Vian, la esposa de Boris Vian, y ella,

resistencia y con la escritura en los cafés de Paris,

Simone, recibe a su amante, Nelson Algren en

entre los cuales esta el famoso Café de Flore. Es

París. Son años de amores contingentes para los

también el inicio de la fama para los dos, ella

dos, aun cuando el amor de Simone por Nelson

con sus novelas La invitada y La sangre de los

Algren se asemeja también mucho a un amor

otros y Sartre con varias obras de teatro y La

necesario; con él vive algo que no le pudo dar

edad de la razón además de la revista Les temps

Sartre. Pero volveremos sobre esto más adelante.

Modernes. Sus nombres están en todas partes

Sin embargo y a pesar de todo, el pacto sigue

y el existencialismo se convirtió en un tema de

funcionando y mientras Simone vive sin saberlo

conversación para la intelectualidad parisiense.

aun los últimos momentos de amor con Nelson

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •69


Algren de vuelta a Estados Unidos, le escribe a

feminista francés, en el cuál ella participa, esta en

Sartre “La novedad, el idilio y la felicidad de mi

un momento álgido, mientras la salud de Sartre

vida están con usted, mi pequeño compañero

decae rápidamente. A sus 68 años, Sartre se

de veinte años”.

vuelve completamente dependiente de los demás.

Y llegan los años 50, una quinta etapa. Son

Pierde poco a poco la vista y ya casi no puede caminar. Simone y Arlette, lo cuidan y se turnan

años de mucho trabajo, muchas reuniones de la

para estar con él día y noche. La vida de Sartre

revista Les Temps Modernes, mucha resignación

como escritor se acabó por completo. Simone

y de algunas depresiones de Simone ante las

era entonces sus ojos; le leía casi todo lo que él

infidelidades repetidas de Sartre que sigue de

tenía que leer. En 1975, el periódico “Le Nouvel

nuevo con Wanda, pero también con la esposa

Observateur” publicó una entrevista con él. En

de Boris Vian, entre otras. Simone tiene 44 años

un aparte de la entrevista, Sartre habló de su

y a veces piensa haber sido relegada al territorio

relación con las mujeres y dice lo siguiente. “Hay

de las sombras. De alguna manera ella vivía lo

varias mujeres en mi vida. Y aunque en cierto

que había escrito en El segundo sexo cuando

sentido Simone de Beauvoir es la única, en

describía con crudeza la apremiante situación de

realidad hay varias”. Un poco más adelante dejó

las mujeres mayores. Sin embargo los dos siguen

en claro que su relación intelectual con Simone

tomando vacaciones juntos, casi siempre en

lo había sido todo para él. “…Simone era la

Italia. En 1955, Simone compra un apartamento

persona perfecta con quien hablar, algo

en París con la plata que ganó con El segundo

que sucede muy raramente. Fue mi única

sexo. Viajan a China. Y viven intensamente la

verdadera fortuna…”

guerra de Argelia.

En el 1977, la salud de Sartre sigue decayendo

Otra etapa la marca la década de los 60. Viajan

y los médicos le dicen que van a tener que

a Moscú. Sartre se enamora de su intérprete,

amputarle primero el pie y luego la pierna si no

Leona Zonina, amor que dura de 1962 a

deja de fumar y de beber. Sartre siguió fumando

1966; sin embargo en 1962, Simone escribe

y bebiendo. Simone lo atiende sin desfallecer. Los

en La fuerza de las cosas “he tenido un éxito

últimos días Sartre esta en el hospital atendido

indudable en mi vida: mi relación con Sartre.

por los mejores médicos pero ya no hay mucho

Durante más de 30 años, solo una vez nos

que hacer. Simone está ahí, tomando Valium

fuimos a dormir enemistados”. Tiene 56 años. En

para aguantar el dolor. Sartre muere en 1980 y

1965, Sartre adopta una hija, Arlette Elkaïm.

el día de su entierro, en medio de una inmensa

Llamé a la última etapa: “la ceremonia de los

Simone, su viuda pública. Ese día, derrumbada

adioses”. Los años 70 y 80. Los dos están en

por el dolor, Simone asume el duelo sin

la sesentena. Los años 70 representan años de

lágrimas, con grandeza. Al otro día tuvo que ser

intensidad para Simone pues el movimiento

hospitalizada, estaba como paralizada. Cuando

70• Beauvoir-Sartre: ¿una pareja emblemática?

manifestación, Sartre no tiene sino una mujer:


logró recuperar algo de fuerzas, publicó en 1981

única dinámica es la muerte. Sartre y Beauvoir

La ceremonia de los adioses, el único libro que

no son ni Tristan e Isolda, ni Eloisa y Abelardo,

Sartre no pudo leer antes de que se imprimiera.

ni Romeo y Julieta, ni María y Efraín, ni siquiera

Ese libro representa el prolongado adiós al

Lou Salome y Nietzsche, ni Frida Khalo y Diego

hombre que había amado. Sin sentimentalismos,

Rivera, ni Camilla Claudel y Rodin. Todos estos

describe el deterioro físico de Sartre con su

amantes y muchísimos más que no nombro, le

habitual preocupación por describir la verdad,

pidieron al amor lo que el amor no les podía

por dura que fuera. Por esto mismo,

dar, quisieron todo del otro, y en consecuencia

recibió muchas críticas.

se quedaron a menudo devorando el vacío,

Dos años después publica las cartas que Sartre le había escrito a lo largo de los años.

enloquecieron y tuvieron que hacer frente todos y todas a verdaderos duelos de muerte, simbólicos o reales.

En 1986, Simone fallece a causa de un edema pulmonar.

Sartre y Beauvoir, de alguna manera, lograron no repetir la eterna historia de amores que producen

Sartre y Beauvoir reposan juntos en el cementerio

más estragos que goces e inventar un pacto que

de Montparnasse.

les permitió sobrevivir en medio de encuentros azarosos y nómadas, a menudo felices y

(... )

En sus interminables paseos y

discusiones en los hoteluchos y cafés donde se encontraban, ella había entendido que Sartre no le iba a ofrecer un amor convencional pues conocía su teoría de la libertad y de la contingencia. Cada individuo tenía que asumir su libertad y crear su propia vida

(... )

Sartre-Beauvoir: ¿una pareja emblemática? La historia de Sartre y Beauvoir no es una historia de amores y amantes convencionales que casi siempre mueren en un tedio irremediable; no es tampoco una historia de pasión tradicional cuya

gozosos, algunas veces difíciles y amargos. ¿Cómo lo lograron? es la pregunta a la cual trataré de responder ahora y lo haré desde una perspectiva muy personal en relación con una de las más bellas historias de amor que me haya dado conocer y cuyo impacto marcó, creo yo, profundamente mi vida además de la de muchas mujeres de mi generación. De hecho estas dos existencias unidas por un extraño amor alrededor de una doble pasión, —inventar su vida y hacer que nos hable, — lograron, por lo menos conmigo, su cometido. Me hablaron, y tal vez por esto, entre todos los temas posibles para hablar de Simone de Beauvoir y particularmente el tema de “El segundo sexo” sin el cual el feminismo no hubiera estallado en el mundo entero, escogí decir algo de esta pareja mítica.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •71


Fui psicóloga antes de ser feminista y lógicamente

Un pacto que se enmarca casi perfectamente

sé que hubiera sido pertinente hablar de las

en lo que se llamará algo más tarde, el

infancias de estos dos, infancias bien distintas la

existencialismo y que se construye con todos

una de la otra, feliz para Simone, —ella lo repite

los futuros ingredientes de esta filosofía que

centenares de veces—, difícil para Sartre, para

marcó tan profundamente los años 60 en Francia.

empezar a entender algunas cosas de su particular

Ingredientes de un constante ejercicio de una

manera de enfrentar la vida y el amor. Sin embargo

verdadera libertad, y vale la pena recordar ahí

no lo haré pues sería una empresa demasiado compleja para lo que me propongo contarles.

una de las frases magistrales del existencialismo “Libre, el hombre es libertad; el hombre está condenado a ser libre, solo, y sin excusas”, pero

Me situaré de una vez en 1927 cuando se

también ingredientes de compromisos políticos,

encuentran para preparar la agregation de filosofía.

de acciones y angustias. Y compromisos habrán

Ya son seres excepcionales que devoraban la

por montones: con la revolución cubana, con los

vida. Ella tal vez más que él. Simone ya había

combatientes del Viet-Minh, durante el mayo

amado, en especial a su primo Jacques, y ya había

68 al lado de los estudiantes y obreros, con las

entendido que era imposible conciliar el amor con

feministas, en los años 70 con el manifiesto des

la inquietud, y a los 18 años ya se había prometido no abdicar nunca nada. En este sentido, y como ella lo dice, su encuentro con Sartre no podía ser más oportuno: “Una inmensa suerte me acababa de ser regalada…. Ya no estaría nunca sola, con él podría compartir todo, siempre”. Una suerte que dura 50 años es ya más que una suerte, es una existencia marcada por una verdadera concepción del amor que logró atravesar vientos y tempestades y dejarnos elementos que cada uno, cada una, deberá aprender a leer y adaptar a otros momentos y condiciones de existencia.

salopes, con los maoístas, con Nelson Mándela en África del sur, con los boat-people etc. Libertad, compromiso, angustia, inteligencia y acción representan tal vez los ingredientes más difíciles o por lo menos, peligrosos, para el amor. Sin embargo son los que implícitamente lograrán reunir amorosa e intelectualmente estos dos adictos a las ideas. Y a propósito de ese famoso pacto que ha hecho correr tanta tinta, quisiera referirme a un extracto de una entrevista hecha a Julia Kristeva por Françoise Collin2: Françoise Collin – ¿Cómo pensar hoy la relación amorosa entre dos estructuras

Simone, de hecho conoce a Sartre cuando se ha

psíquicas tan diferentes como la de

vuelto capaz de vivir ese encuentro. Estaba lista

un hombre y la de una mujer? Y Julia

intelectual y subjetivamente para ese complejo y

Kristeva le responde: – Por medio de

difícil personaje que será su eterno amante. Pero

un contrato amigable. Parece terrible

ahí tenemos que volver a hablar del pacto.

pero es imprescindible si queremos

72• Beauvoir-Sartre: ¿una pareja emblemática?


pensar nuevamente el amor. Terrible

intelectual de dos seres excepcionales que tenían

porque supone individuos adultos y

que enriquecer su relación por una atención

suficientemente fuertes para soportar la

maniaca al mundo, a las ideas y a sus obras

libertad del otro o de la otra, buscando

respectivas. Tal vez sea cierto, pero ¿cómo

cada uno por su lado, motivos, razones,

imaginar sin algo profundamente sensual esas

objetos de gratificación y de satisfacción

tardes y noches de ellos dos, en medio de

y al mismo tiempo, siendo capaces de

tintos y vinos, de ceniceros llenos de colillas y

establecer un mínimo de consenso y de

de noches sin dormir, discutiendo hasta el alba,

relación con un partenaire constante,

leyendo y releyendo sin fin sus manuscritos

sin dejar de considerar que esto es un

hasta el amanecer cuando por fin se acostaban

mínimo y que no podría ser lo absoluto o

en la cama de un hotelucho parisiense, ebrios,

la totalidad. Françoise Collin le pregunta

angustiados y felices? Si esto no se llama también

entonces. – ¿De alguna manera se

amor, entonces no entendí nada.

trataría de una negociación? Julia Kristeva responde: – Sí. El aspecto contractual de la pareja me parece cada vez más evidente: una dependencia escogida que de alguna manera favorecería parejas provisionales. Kafka decía. “provisionalmente y para siempre” Él lo decía en relación a escogencias literarias y metafísicas pero creo que el amor nos debe llevar también a esto. Lo más fácil es lo “provisional”. Cuando es para toda la vida, se hace necesaria una negociación para introducir lo provisional. Pues me parece que lo que nos dice Julia Kristeva es de alguna manera lo que trataron de hacer Simone de Beauvoir y Jean Paul Sartre desde el momento en que se conocieron.

Sartre había explicado muy bien a Simone la diferencia entre los amores necesarios y los amores contingentes. Amores necesarios es decir, tal vez, los amores privilegiados y en el caso de los dos, ese amor que les permite seguir pensando a dos voces y su prioridad estaba ahí: pensar el mundo a dos voces y lo pensaron así hasta su muerte. Amores contingentes es decir los otros amores que pueden ser o no ser, amores provisionales, temporales y tal vez más precarios pero que, de alguna manera, definen también el pacto. Simone supo más temprano que tarde que Sartre no tenía ninguna vocación de monogamia. Ella sabía desde sus 21 años que le gustaba la compañía de las mujeres que encontraba menos cómicas y más complejas que los hombres. Y esto me hacer recordar una frase de Cioran, ese filósofo del pesimismo que decía “si prefiero las

Pacto intelectual por cierto, pero no solo. Estos

mujeres a los hombres es porque ellas tienen la

dos se amaron intelectualmente, y esto es

ventaja de ser más desequilibradas, es decir más

evidente para todos, pero también se amaron

complicadas, más perspicaces y más cínicas, por

sensual y apasionadamente. Muchos críticos

no hablar de esta misteriosa superioridad que les

quisieron reducir ese pacto al solo aspecto

confiere una esclavitud milenaria”.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •73


Sartre y Beauvoir habían decidido también

se estaba gestando en la Francia de los años

que se dirían todo. Por cierto ninguno de los

60. Pero Simone conoció los celos con Olga,

dos cumplió este preciso punto del pacto. Y

con Michelle, la mujer de Boris Vian, con Leona

evidentemente los dos conocieron los estragos de

Zonina, estas tres mujeres que enamoraron

los celos. Hubiera sido inquietante por parte de

profundamente a Sartre, entre muchas otras

los dos no conocer los celos. Y esto hacía parte

que Sartre seducía como uno de sus

del acuerdo pues nunca decretaron que el dolor

pasatiempos favoritos.

fuera ajeno al pacto. Y sin embargo, a todo lo largo de sus vidas las cartas de Sartre a Simone —son miles y miles pues hubo momentos en los cuales se escribían a diario— se encabezaban por “mi dulce castor” o “mi dulce amor” o “mi pequeño castor”. Ahora es innegable que en el centro del pacto moraba un proyecto de una fuerza descomunal que probablemente fue uno de los secretos de su éxito. Un proyecto que quería abarcar todo, testimoniar de todo, discutir todo, no temer nunca las polémicas, y, como ya lo mencioné anteriormente, atender el mundo de manera casi maniaca. En esto Simone y Sartre

(... )

El no iba a permitir que ningún

código preestablecido determinara sus existencias. Y a Beauvoir, con sus 22 años, le parecía una filosofía maravillosa… No sabía todavía el precio que iba a pagar por serle fiel a esta filosofía. Pero fueron años de perfecta armonía amorosa. Cuerpos y almas. No, debería decir cuerpos e ideas

(... )

fueron de una fidelidad total el uno con el otro.

Y nadie niega que los amores contingentes

Nunca se juraron una eterna fidelidad tradicional

ocupaban un espacio enorme en sus vidas,

que se asemeja a menudo a un canibalismo

pero este amor necesario para los dos está ahí,

normativo sino que pactaron esta otra fidelidad

constante, con vacilaciones, pero nunca tan

en acuerdo con un verdadero ejercicio de la

fuertes como para derrumbarlo. Sin embargo

libertad. Difícil, sí, demasiado difícil para seres

los amores contingentes lograron provocar

común y corrientes. Y no me avergüenza o

estragos, particularmente para Simone que, con

deshonra confesarles que para muchas mujeres

su pasión de la verdad, no podía ocultar sus

de mi generación, para mí en particular,

duelos. Mientras que Sartre, quien había dicho

representó una apuesta que perdimos, que perdí,

que el infierno son los otros, se comportaba más

sin entender muy bien porqué.

en acuerdo con roles prescritos para los hombres

Y sí, Simone conoció los celos y sí, se enamoró

de su época.

también de otros hombres e incluso de mujeres.

Es evidente que en cuestión de amores Sartre

Mientras Sartre era un heterosexual sin matices,

tuvo que romper mucho menos que Simone. En

ella fue bisexual o más exactamente vivía

estos tiempos el aprendizaje de la libertad y de la

plenamente una revolución sexual femenina que

autonomía para una mujer tenía otro precio que

74• Beauvoir-Sartre: ¿una pareja emblemática?


para un hombre que al fin y al cabo cumplía los

puede dar. Tal vez supieron desde sus primeros

mandamientos culturales relativos a su lugar en

encuentros que demandar amor es pedir algo

el mundo, un lugar de sujeto mientras la mujer

que el otro amado no puede dar y es a menudo

no era sino lo otro. Pero Simone de Beauvoir

ofrecer al otro lo que ese otro no necesita.

realizaba una ruptura con todo lo prescrito

Y lo entendieron desde el amanecer de su

en cuestión de amores para las mujeres de su

amor, cuando las mujeres común y corrientes

generación. Es desde ella que se puede hablar

lo entendimos cuando ya era tarde o nunca…

verdaderamente de un nuevo pacto amoroso que,

Probablemente, gracias al pacto que supieron

más que un pacto representa una nueva ética del

construir sobre la base de un constante ejercicio

amor que se genera desde las mujeres y para las

de una verdadera libertad, pero también sobre

mujeres. Ella rompe los viejos ordenamiento de

una enorme complicidad intelectual y mucha

los sujetos y objetos amorosos; ella subvierte la

inteligencia, su amor se volvería legendario.

tradicional circulación del deseo entre hombres

Para ellos fue claro —y con esto, una vez

y mujeres y, en ese sentido, ella es la verdadera protagonista del pacto. No Sartre. Y si el pacto se mantuvo durante 50 años y

más, no estoy diciendo que fueron inmunes al dolor— que la posesión es un imposible y que el otro, la otra siempre subsiste en su diferencia. Aún cuando ellos dos se llamaban

significa, por lo menos desde mi mirada de hija

“mi dulce amor”, aprendieron a reconocerse en

simbólica de Simone de Beauvoir, la búsqueda

lo que significa la diferencia existencial de dos

de una nueva ética del amor, es porque existen

sujetos libres y autónomos. Aceptaron el albur

algunos ingredientes que explican su éxito. Repito,

de amarse libres porque en el fondo sabían

es mi mirada sobre ese pacto. Sé que muchos y

que la soledad es el meollo de la condición

muchas nunca creyeron en él y no es propósito

humana. En ese sentido estaban construyendo

mío tratar de convencerlos. En cuestión de

verdaderamente nuevos guiones para el amor,

amores, cada una, cada uno es dueño de la teoría.

nuevas maneras de vivir a dos.

Trataré entonces de hablar de los ingredientes que

En la Francia de los años 30, Simone ya es capaz

lograron hacer funcionar el pacto Sartre-Beauvoir.

de rechazar todos los conformismos y roles prescritos para las mujeres en cuestión de vida

Como ya lo mencioné al principio, tal vez

amorosa. Ya sabía, o presentía, pues lo aclarará

Simone de Beauvoir y Jean Paul Sartre

20 años más tarde en El segundo sexo, que las

entendieron más rápido que cualquier otro u

condiciones culturales que rodean el matrimonio

otra que amar es ante todo aceptar la carencia,

y la maternidad no eran para ella pues significaría

que no hay manera de reconciliar pasión

un costo demasiado grande y un freno a sus

amorosa e inquietud o libertad; entendieron

ganas de vivir a fondo que no estaba dispuesta

que no hay otro, u otra para uno, y que no

a pagar. De alguna manera nos estaba diciendo

se le puede pedir al amor lo que el amor no

que cualquier mujer que haya conocido el goce

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •75


de existir por sí misma no va a dejar pasar la

hasta el final no hay una sola línea del uno o de la

oportunidad histórica que le permite “celebrar

otra que no fue discutida. Sí, de hecho, el último

el amor y el erotismo desde esta magnifica y

libro de Simone La ceremonia de los adioses, es el

temporal residencia que es la vida” como lo dijo

único texto que Sartre no pudo comentar,

más tarde Gioconda Belli, esta poeta sandinista,

y discutir con ella.

revolucionaria y feminista. Simone nos enseño entonces que solo desde la separación o sea desde el propio reconocimiento y afirmación de si misma, es posible el amor. Y sí, estamos lejos del “yo soy tú, tú eres yo y los dos somos por fin uno solo” del viejo bolero y de los amantes tradicionales. Simone pagó el precio de esta inaugural manera de vivir y de amar. Claro que sí, pero esto no le quita nada a lo que nos dejó. Y es en ese contexto que su tan famosa frase sobre las mujeres y el amor, toma todo su sentido. Todos y todas la conocemos pero la quiero volver a hacer presente hoy cuando hablamos de sus amores personales:

Quisiera ahora y para terminar tratar de sintetizar lo que el pacto Beauvoir-Sartre nos dejó o por lo menos, me dejó. Lo que he llamado y sigo llamando una nueva ética del amor. El amor de ellos hizo historia porque supo acoger los conflictos con generosidad lo que posibilitó madurar en la aceptación de la incompletud y de la diferencia. Simone de Beauvoir aceptó ser para Sartre la otra privilegiada, ese amor necesario, más no la otra única y exclusiva. Y así ellos nos dejan el modelo de un amor que construye lugares para el otro, para la otra, donde existen espacios para respirar fuera de la relación, que permiten enriquecerla y

“El día en que la mujer pueda amar con su

alimentarla del exterior. Un amor que, en lugar

fuerza y no con su debilidad, no para huir

de la fusión asfixiante y absolutizante, instaura

de si misma sino para encontrarse, no para

la preferencia, permite la distancia, los otros, el

renunciar sino para reafirmarse, entonces

mundo y su complejidad. Un amor más fraternal

el amor será tanto para ella como para el

que pasional, en el cual la complejidad, una cierta

hombre una fuente de vida y no de

ternura, la complicidad, mucha inteligencia y

mortal peligro”.

el discurso, sustituyen la ceguera pasional y en donde el juego infinito de los mutuos fantasmas

Por cierto y por ser mujer es más fácil para mi

reemplaza el amor-sufrimiento. Y quiero enfatizar

hablarles de Simone y su inaugural manera de

una vez más que no se trata de un amor con

amar y siento que no podría afirmar lo mismo

menos dolor pues leyendo y releyendo las

desde la mirada de Jean Paul Sartre. De lo que si

Memorias de Simone de Beauvoir, lo entendemos.

estoy segura es que Sartre nunca criticó a Beauvoir

Ni con menos dolor, ni con menos dificultades,

ni en sus escritos, ni cuando apareció El segundo

sino con otro dolor. No un dolor de frustración,

sexo, ni cuando ella se enamoró profundamente

muerte y negación del otro, sino de aceptación

de Nelson Algren en Estados Unidos, ni cuando

de la soledad, de la libertad y de la inquietud, en

rechazó la maternidad. Y Sartre también conoció

cuanto meollo de nuestra condición humana. Un

los celos, los duelos y las decepciones. Sin embargo

dolor que civiliza en lugar de aniquilar.

76• Beauvoir-Sartre: ¿una pareja emblemática?


Con la particular relación de Simone de Beauvoir y Jean Paul Sartre, quise rendir un homenaje a los amores exigentes y difíciles que se viven como un imposible asumido, estos amores que construyen, desde una ética del respeto al otro, a la otra, civilización, humanidad y cultura. Creo

Citas 1 Jean Paul Sartre fue recibido con el primer puesto de Francia y Simone con el segundo, con solo dos puntos menos que él, ella de 21 años y él de 24.

firmemente que estos dos monstruos de las

2 Tomado de: Les cahiers du Grif, L´amour et les

ideas, de la inteligencia, del compromiso político

femmes, Editions Complexe, 1992.

y de la lucidez, lograron entonces el milagro de reconciliar esta sed endémica de la libertad y de la autonomía que los habitaba con la imperiosa necesidad del amor. Por algo hoy, los dos reposan el uno al lado de la otra en uno de los más bellos cementerios de Paris, el cementerio de Montparnasse. Por fin están juntos para siempre. Simone de Beauvoir y Jean Paul Sartre, ¿una pareja emblemática? Sí. Diez veces sí.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •77


“…esto debes saberlo: nunca he amado a nadie con tanto placer en el amor y tanto amor en el placer, con tanta fiebre y tanta paz…” Simone De Beauvoir Cartas a Nelson Algren (30 de octubre de 1947)

Nelson … conocí en tus brazos el amor verdadero, total, el amor en cuerpo y alma, cuando ambas cosas son una sola…” ;

expresiones como éstas por doquier en los

cientos de cartas escritas por Simone de Beauvoir a Nelson Algren entre 1947 y 1964, revelan la fuerza del significado de su relación; también las palabras de Josyane Savigneau1 nos muestran” … por supuesto la Beauvoir

que conocemos, precisa, enérgica, sentimental, cruel, arrebatada, pero también otra, que no es el <Castor> que escribía a Sartre, pero si una mujer más libre, más espontánea, enamorada, que se permite llegar a decir <mi marido mío2>, <En estos días, lo amo lo mas tontamente del mundo” 3>. Utilizando un lenguaje que no es el suyo, en el cual se controla menos de lo habitual.” ; es decir una Simone “Amorosa, apasionada, herida”. 78• Simone de Beauvoir y Nelson Algren: pasión, placer, amor…


Simone de Beauvoir y Nelson Algren:

pasión, placer, amor…

Dora Isabel Díaz Susa Socióloga, Doctora en Ciencias Sociales Universidad de Paris. Profesora Asociada Facultad de Ciencias Humanas; Directora Escuela de Estudios de Género, Universidad Nacional de Colombia.

Fuente: Cartas a Nelson Algren: Un amor Trasatlántico 1947-1964. Lumen, Barcelona, 1999.


Es justamente esa faceta de la vida de Simone

Nelson con otras mujeres, y el alcance de su

de Beauvoir, desconocida para muchas personas,

entrega; tercero, algunas de las circunstancias

inclusive para mi, la que encontré en las cartas

que los fueron separando, en particular, el

que Simone, “Tu ranita” le escribió en inglés

conflicto de la fuerza de la relación de Simone

a su “amado cocodrilo”, una de las tantas

con Jean Paul Sartre frente a las expectativas de

formas de nombrar al novelista norteamericano

Nelson Algren con la relación de ella.

Nelson Algren. Por ello, cuando surgió en el Grupo Mujer y Sociedad la idea de realizar un coloquio en homenaje a los “100 años” de su nacimiento, decidí, sin saber mucho como hacerlo, aventurarme en la escritura de unas líneas inspirada en esta correspondencia.

En cuanto al cómo, decidí traer sus propias palabras en una selección de extractos tomados de las cartas, indicando fechas precisas y ubicación en el texto, con la” ilusión” de minimizar las mediaciones de mi parte, aunque de hecho la selección y organización de esos extractos ya son

Diversas preocupaciones me asaltaban respecto

mediaciones mías; como también la traducción del

al escrito; inicialmente, tuve una incómoda

inglés al francés Lettres a Nelson Algren (1997), y

sensación una especie de voyeurismo por

luego del francés al español en (1999), versión en

tratarse de escritos íntimos, amorosos, la cual

la cual baso mi lectura.

fui superando en la medida en que las cartas, además de describir bella y complejamente sus sentimientos, me acercaron al contexto histórico de la vida de Simone de Beauvoir, y en parte

Cartas a Nelson Algren: contexto

también, porque constaté la riqueza del género

Después de la muerte solitaria de Nelson Algren,

epistolar en el conocimiento de la vida cotidiana

en 1981, Simone de Beauvoir se enteró con cierta

de personas y épocas pasadas. Otras inquietudes

sorpresa que a pesar del final de su relación, él

eran: ¿qué destacar?, ¿qué escoger?, ¿qué

no había destruido sus cartas. Entonces quiso

escribir?, ¿cómo hacerlo?. Bueno, a decir verdad

publicarlas con la condición de controlar su

algunas de ellas me siguen acompañando todavía.

traducción y edición, proyecto del cual se encargó

Seleccioné entonces algunas de las múltiples narraciones entrecruzadas que se pueden seguir a lo largo del texto: Primero, la trama vivencial amorosa y pasional con sus hermosas metáforas

de llevar a buen término su hija adoptiva y heredera Sylvie Le Bon de Beauvoir en el libro Cartas a Nelson Algren. Un amor transatlántico, 1947 – 1964, publicado en 1999.

que se nutren de los siete encuentros y sus

Según Sylvie, la publicación era imperiosa para

304 cartas; segundo, las disquisiciones que

“… establecer la autenticidad del texto de una

van compartiendo sobre su propuesta ética del

vez por todas, presentar una lectura exacta, y

amor, la fidelidad, la libertad, el matrimonio y

una Traducción francesa fiable que restituyera de

la amistad respecto a las posibles relaciones de

este modo, al menos mientras se pueda hacer, el

80• Simone de Beauvoir y Nelson Algren: pasión, placer, amor…


estilo oral de Simone de Beauvoir, su vocabulario,

con sus cartas pródigas en detalles, ella comparte

sus giros, su ritmo, ver sus manías...” (p. 10);

su día a día al amado lejano, quien desconoce su

también para aclarar o corregir abusos hechos en

vida y la vida francesa.

biografías y escritos que distorsionaban el sentido de sus cartas, ya disponibles al público luego de ser adquiridas en una subasta por la Universidad de Columbus (Ohio) de los Estados Unidos.

En la lectura de estos cientos de cartas se descubre una época muy intensa con numerosas tramas, que cubren más de los 17 años que dura su correspondencia. Simone de Beauvoir le fue

Simone de Beauvoir conservó todas las cartas

revelando paulatinamente un lejano y para él,

que Nelson Algren le escribió a ella; éstas

desconocido universo: la vida cotidiana intelectual

fueron igualmente traducidas del inglés al

y política francesa; sus amigos y amigas; los

francés por Sylvie, quien había proyectado

hechos políticos locales y nacionales; ella hace

editar conjuntamente en forma cruzada

evocaciones del pasado inmediato (la Segunda

la correspondencia sostenida por los dos;

Guerra Mundial), como también de su infancia

proyecto que se frustró porque los agentes

y su juventud; y además, ofrece interesantes

norteamericanos de Algren lo vetaron. Sylvie lamentaba que estas cartas no se hubieran

crónicas de sus múltiples viajes por el mundo.

podido editar, pues según ella, hubieran ayudado

Sobre el texto principal de la trama amorosa

a comprender la complejidad de Algren:

se van dibujando las vidas de personas que

“…puesto… que en sus cartas queda mejor

amaron a Simone de Beauvoir, hombres y

representada la ambigüedad de su personalidad

mujeres, algunas a quienes ellas también

que en algunas de sus novelas o en una

amó; vidas compartidas de intensa producción

biografía corriente” (p. 7).

intelectual, artística y política; como también

Sin embargo, gracias al conocimiento que la editora obtuvo de la mutua correspondencia, introduce en la publicación precisiones sobre reacciones de Algren, síntesis de los encuentros durante los cuales se interrumpe la correspondencia, sucesos cotidianos del contexto, nombres y extractos de obras de Simone, parentescos y relaciones que ayudan a hacer más comprensiva la lectura.

de un intercambio casi demencial de sugerencias, comentarios y críticas de obras literarias, filosóficas, de teatro, películas, entre otras, que dan cuenta de éxitos, fracasos y alegrías. Anécdotas e historias reveladoras de la condición humana: amores, desamores, locuras y depresiones. Narraciones sobre la cotidianidad de ella, Sartre y de numerosas personas, de su familia biológica y su “familia elegida”. Un filón muy rico para explorar en este intercambio

Este intercambio epistolar es considerado

epistolar que no considero en este artículo

único dentro de los abundantes que Simone de

es la dinámica de la vida política francesa e

Beauvoir mantuvo a lo largo de su vida, porque

internacional de la época.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •81


La intensidad amorosa y pasional Su historia de amor se inició en febrero de 1947 cuando ella tenía 39 años y él 38, en una corta visita de Simone a Chicago donde vivía Nelson, quien sería su guía; en el marco del primer periplo

los reencuentros, de una relación intensa, feliz, duradera…; la distancia de un infranqueable océano que los separaba; y las cartas que nutrieron este amor y amistad. Concluyo con apartes de su intensa vivencia pasional.

que Simone de Beauvoir realiza en los Estados Unidos por invitación de numerosas universidades para dictar conferencias. Esto ocurre luego de la Segunda Guerra Mundial, cuando en ese país había un gran interés por el existencialismo.

“Nos queremos… a través de la distancia…” Luego de la primera carta de Simone a Nelson, escrita en un tren que viajaba hacia los Ángeles el 23 de febrero de 1947, en la que ella le confesaba

Hacia el final de esta estadía, ciertas

su gusto por él y por su novela, empiezan

circunstancias en la relación con Sartre, en

mutuamente a acariciar la idea de volver a verse;

palabras de su hija, la animaron a prolongar

él pensando en viajar a París y ella en retornar a

su estadía en Estados Unidos, entonces decide

Chicago. Así inician las despedidas, los difíciles

proponerle a Algren un reencuentro; finalmente

primeros días de desprendimientos; la espera

se ven en Chicago tres días y él la acompaña a

de cartas, las incertidumbres, las expectativas

New York hasta su partida a París.

y las alegrías de los nuevos encuentros que los

Unos meses después, ella le escribía sobre la

acompañaron durante buena parte de la relación.

llegada inesperada de esta relación: “…El año

Una circunstancia central que marcó la relación

pasado, con estas lluvias, todavía no había oído

de amor de esta pareja fue la distancia que los

hablar de ti, ni tampoco tú de mí. Esperaba con

separaba, ella en París, él en Chicago; por el

impaciencia mi viaje a Norteamérica, estaba tan

casi infranqueable océano, que entonces solo se

febril como si algo estuviera a punto de pasarme,

lograba atravesar en aviones cuatro motores de

pero sin sospechar que llegaría a suceder; iba a

hélice de los <Cométes>, con vuelos trasatlánticos

ser el amor, el amor que te tengo, querido mío…”

de aventura y riesgo, entre New York y París.

(Noviembre 15, 1947, p.115).

Por tener que salvar la distancia para el encuentro,

Para continuar la organización sobre su

cada accidente de avión la aterraba: “… Hace

vivencia amorosa y pasional me inspire en

dos días se estrelló un avión en alta mar, entre

otra de sus frases: “Nos queremos a través de

Marsella y Orán, por eso pensé que iremos a Argel

los recuerdos y las esperanzas, a través de la

en barco, cuando nos llegue el momento de ir. Y

distancia y las cartas”, porque muestra cuatro

también volveré a Wabansia en barco. Tengo un

aspectos centrales de su relación con Algren: los

recuerdo demasiado intenso de la última vez que

recuerdos acumulados en los siete encuentros

tuve la impresión de que podría estrellarme en

y las cartas; las esperanzas y las añoranzas de

alta mar y ahogarme. Más que nunca quiero vivir

82• Simone de Beauvoir y Nelson Algren: pasión, placer, amor…


al menos durante el tiempo que dure nuestro

En este empeño lograron hacer realidad siete

amor” (19 de octubre/1947 Pág. 94).” ¿Has visto

encuentros entre 1947 y 1960; cinco veces viaja

que siguen estrellándose los aviones sin parar?:

Simone a Norteamérica y dos Nelson a Francia.

en Suecia…; en Francia… Y nuestro vuelo Nueva

El clímax de la relación se extiende especialmente

York - México se estrelló en Dallas. Es como para

a lo largo de los cuatro primeros encuentros

tener esperanzas” (Diciembre 2, 1949, p. 362).

febrero de 1947 y mediados de 1950; en el tercer viaje (1948), durante dos meses viajan por el sur

Pero también vivir su amor en la distancia le

de Estados Unidos, México y Guatemala; en el

preocupaba por las posibilidades de extinción de

cuarto Nelson llega a París (mayo 1949), conoce

los sentimientos: “…Lo que a veces me da miedo

los amigos y la ciudad y viajan a Roma, Nápoles,

es la idea de que por la distancia y por la espera

Túnez Argelia y Marruecos. En sus dos siguientes

se pudiera desvanecer lo que somos el uno para

encuentros (1950 y 1951) las dificultades

el otro; sólo un recuerdo borroso, cuando has

aumentan y el distanciamiento amoroso se va

sido mi carne y mi sangre. Una vez me escribiste

haciendo evidente. Después de nueve años se

diciéndome que no me volvería borrosa, y me

reencuentran en París por última vez en 1960.

llegó al corazón. Quisiera no volverme borrosa nunca, estar siempre cerca de ti, siempre como una esposa de verdad…” (Agosto 3, 1948, p. 237).

“Nos queremos a través de los recuerdos…” Compartiendo los malestares que experimentaba

Por eso mismo, la trama de la película de Sartre

luego de las separaciones, en diferentes

que ve en estreno: “Los juegos son hechos”4, la

momentos, Simone describe esos sentimientos

trastorna y ella lo narra así: “…cuenta la historia

de dolor, tristeza, desolación, extrañamiento del

de un hombre y una mujer que han muerto y

otro: “Nelson, mi amor: esto ya empieza otra

que se encuentran y que se aman; como están

vez. Hoy mismo ya empiezo a echarte de menos

enamorados, gozan del privilegio de regresar a la tierra. Si consiguen que su amor sea algo real y vivo, humano, podrán vivir toda una vida; si no, volverán a morir. Ciertamente fracasan. Es una historia conmovedora, y por fuerza pensé en ti y en mí. Nos queremos a través de los recuerdos y las esperanzas, a través de la distancia y las cartas: ¿Lograremos hacer de este amor nuestro algo vivo, humano y feliz? Es preciso que lo

y a esperarte, a aguardar a que llegue el día en que me abraces contra tu pecho fuerte y lleno de amor. Duele muchísimo, Nelson, pero me alegro de que duela tanto, porque este dolor es amor, y porque sé que tu también me quieres. Tan cerca y tan lejos, tan cerca y tan lejos estás, mi amado” (Septiembre 26, 1947, p. 74). Otro sentimiento que afloraba era el de pérdida, “Una vez más, no pude dormir, obsesionada con

consigamos. Creo que lo conseguiremos, pero no

esta horrorosa sensación de pérdida, por más

será fácil…” (Julio 23, 1947, p.57).

que sepa que no estás perdido. Nelson mío, mi

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •83


amor. Conoces ese hermoso poema

a esta tristeza que me oprime anhelante.” (Enero

de Verlaine que dice:

9, 1948, p.158).

Llueve en mi corazón Como llueve en la ciudad... Pues así me siento hoy. Llueve copiosamente sobre las tristes colinas, sobre el tejado y también dentro de mí. Cuánto extraño tu sonrisa, tu calidez, tus brazos, tu amor, queridísimo mío” (Septiembre 30, 1949, p. 330). En otra oportunidad ella le decía: “Yo tengo la sensación de que vuelvo lentamente a estar viva. Desde el domingo me siento enferma por dentro, como si hubiera tenido un misterioso accidente. Por dentro me faltó algo, lo sé, y todo está vacío, todo me hace daño. La verdad es que he pasado estos tres días como en un sueño siniestro, como si algo llorase en silencio, pero con terquedad, dentro de mí.” (Septiembre 15, 1949, p.324). Parte de esos sentimientos de extrañamiento del

(... )

Nos queremos a través de los

recuerdos y las esperanzas, a través de la distancia y las cartas, porque muestra cuatro aspectos centrales de su relación con Algren: los recuerdos acumulados en los siete encuentros y las cartas

(... )

Quizás una forma de compensar ese extrañamiento era hablar a solas la lengua en que se hablaban y se escribían: “Es raro, pero paso la mayor parte del tiempo hablando conmigo misma en inglés. Tengo un montón de libros por leer, cartas que contestar, trabajo por hacer, y espero amarte pronto de una manera menos dolorosa. Es cierto que hay una gran dulzura en esta manera dolorosa de amarte.” (Septiembre 15, 1949, p.325). “Cuando pienso en ti, siempre empleo el inglés,

otro los reflejaba en la vivencia de los lugares y

hablo inglés de esta manera durante el día entero,

el clima: “… después de Nueva York y Chicago,

y todas las palabras en inglés que oigo al azar por

durante algunos días, París me parece horroroso;

las calles o en los cafés me suenan con ternura. Y

más tarde poco a poco, recobró el espíritu.”

ves que tonta me pongo, y eso que era una mujer

(Julio,1948, p. 234). “Hoy leí libros sobre mujeres,

inteligente, al menos según decían los demás. Ya

bastante interesantes, pero París empieza a estar

ves cuánto he de amarte para ponerme tan tonta.”

bastante triste, de veras lo está, y yo también me

(Octubre 30, 1947, p. 103-104).

siento un poco triste. Lloré un poco porque te amo y te echo muchísimo de menos, hablé contigo largo rato por la noche. Te quiero”. (Enero 8, 1948, p.158). “Nelson, mi amado esposo. París está cada día… frío, húmedo... Tal vez debería tener una casa de verdad, así no tendría tanto frío, no sé. Que lejos parece aún la primavera. Me gusta el dolor de esperarte con todo el cuerpo, lo prefiero

84• Simone de Beauvoir y Nelson Algren: pasión, placer, amor…

En esa complejidad de los sentimientos amorosos no todas las sensaciones al separarse o estar distantes eran de malestar; luego de su segundo encuentro cuando Simone retorna a París encuentra gran cantidad de trabajo e interés por proyectos, y entonces le escribe: “Me alegré, pues tengo muchísimas ganas de trabajar. Ésta es la razón


de que no me haya quedado en Chicago, esta

despierte tú estarás ahí mismo. Te siento muy

necesidad que siempre he tenido de trabajar y de

cerca, y sí no mi cama, mi corazón sí está cálido

dar sentido a mi vida mediante el trabajo. Tú tienes

con tu calidez. Tu rana feliz y amorosa” (Enero

esa misma necesidad, y ésa es una de las razones

18,1948, p.166)

por las cuales nos entendemos tan bien. Tú quieres escribir libros, buenos libros, y escribiéndolos quieres contribuir a que el mundo sea un poco mejor. Yo también lo quiero. Quiero transmitir a la gente mi manera de pensar, la que me parece la

Cuando preparaban su segundo encuentro Simone le decía: “Me temo que te hayan aterrado mis últimas cartas: ¡tantos sitios que ver! Te diré qué pienso: primero, que quiero complacerte igual que

verdadera... ” (Septiembre 26, 1947, p.75).

tú a mí, de modo que no reñiremos. Luego, que si

En otra oportunidad, Simone reinterpreta los

ya encontraremos la manera de ponernos de

sentimientos de extrañanamiento que Nelson

acuerdo. […] Ahora me importa sobre todo lo que

manifestaba por ella: “Pronto, cuando abra los

haré contigo, cómo pasar contigo todo el tiempo

ojos, te veré a ti, querido, veré tu amada cara

que sea posible, listo cocodrilo cazador de ranas.”

de cocodrilo contemplándome con astucia. Una

(Marzo 6, 1947, p. 206).

tú prefieres quedarte y a mí mi me apetece viajar,

vez me dijiste que soy una extraña esposa, pues paso muchísimo tiempo lejos de ti, y te doy muy

Como ella y sus amigos traducían algunas de las

poco de mí misma, pero creo que soy más bien

novelas de Algren, pensando en su primer viaje a

una extraña esposa porque te doy muchísimo

París ella le decía: “Te conseguiré algunos francos

de mí, porque vivo muy cerca de ti, tan cerca

franceses de <Les Temps modernes> por lo que

que ni siquiera me puedes ver.” (Abril 14, 1948,

hemos publicado y lo que aún habremos de

Págs.220-221). Ella afirmaba esta sensación de

publicar (un extracto de: “Nunca llega la mañana”

presencia mutua al decirle: “Estoy en nuestra casa

). Te haré muy feliz, Nelson, tan feliz como

de Chicago, como tú estás conmigo en Francia. No

felices fuimos juntos los dos. Una vez me dijiste

nos hemos separado, nunca nos separaremos. Soy

que, cuando yo te sonreía, tenías la sensación

tu esposa para siempre.” (Mayo 21, 1947, p.18).

de que ibas a enamorarte de mí otra vez. Te

“Nos queremos a través de las esperanzas…” Las expectativas de cada nuevo encuentro les alimentaban añoranzas y planes, Simone le escribía: “Buenas noches, cariño. Esta noche me

sonreiré, cariño, y tendrás que amarme como en aquellos primeros tiempos que pasamos juntos.” (Diciembre 15, 1948, p.289).

“Nos queremos a través de las cartas…”

siento en paz, feliz, pues sé que aunque no te vea

Las cartas jugaron un papel central en la relación,

pronto, tampoco falta mucho para vernos. Sólo

además gracias a ellas hoy tenemos este valioso

tengo que esperar, y durante muchas semanas

testimonio. Es así como alrededor de la espera y

me acostaré diciéndote <buenas noches, cariño>,

recepción de las cartas se producían rituales y se

y la cama estará cálida con tu calidez, y cuando

desencadenaban diversas e intensas, y a veces,

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •85


contradictorias emociones: de un lado la magia de

“Nelson, mi amor, Nunca me había ocurrido

la llegada de las cartas y de otro la angustia de su

que me faltaran tus cartas […] De súbito tuve

demora. Amaba el comienzo de la semana

miedo de que eso signifique que hayas terminado

por la expectativa de la espera, decía:

conmigo, aunque luego me dije que eso es una

“…comienzo a esperar que llegue la carta amarilla

tontería, que tú no actuarías así, pero quién sabe

de Wabansia…”, calle de la casa de Nelson donde

si estarás muerto, o tal vez enfermo. […] Supongo

iniciaron su relación intima; ”… tal vez la reciba

que he sido muy tonta, sé que no ha sido culpa

mañana o puede que el martes, siempre y cuando

tuya, pero pasé unos días muy ingratos con

el avión no se estrelle” (Octubre17, 1947, p.94).

este miedo y esta incertidumbre en el corazón”

La invadía la felicidad “…¡Qué bien me siento desde que recibí tu última carta¡ Me siento

(Septiembre 20, 1948, p.255). Aunque, meses más tarde, se enterará de que Nelson efectivamente conoció otra mujer y la deseó.

joven y feliz, y estoy enamorada, enamorada de ti. Con cuántas ganas te anhelo. Si no me

Primero la demora de las cartas y luego la llegada

queda más remedio, puedo pasarme sin ningún

con gratas noticias le generaba emociones

hombre, pero cuando pienso en ti me doy

encontradas: “Amado cocodrilo, por fin llegó tu

cuenta de que sin ti no podría pasar. Te envíe

carta ayer por la noche. Cuando no recibo carta

una carta un poco tonta porque estaba tan

tuya tengo a veces la impresión de que podrías

contenta que no atinaba a pensar en nada más,

haber muerto, y me pongo muy triste. Cuando

pero esta noche me siento algo menos tonta.

recibo carta tuya, te siento tan vivo que me

Ahora soñaré contigo. Gracias por todo, gracias

entra una gran impaciencia por verte. Por eso

por la esperanza, espero a que llegue el mes de

nunca estoy del todo en paz, claro que ¿habría

marzo...” (Diciembre 18, 1948, p.290).

de estarlo? El amor es mucho mejor que la paz. De hecho gozo de una paz honda, genuina y

Lo amaba a través de la escritura: “No me

bella, al saber lo que quiero, al saber que lo

importa lo que estoy escribiendo, tan solo me

tendré, al saber que lo tengo al menos mientras

gusta el hecho de escribirte. Es como besarte. Es

tú me ames. También tengo una especie de fiebre

algo físico; siento mi amor por ti en las yemas

superficial, como en la balada de Villon; es la paz

de los dedos cuando te escribo; es bueno sentir

en la inquietud y el reposo en la fiebre, una grata

el amor con cualquier parte viva del cuerpo, no

manera de amar.” (Noviembre 11, 1947, p.114).

sólo con la cabeza. Escribirte no es tan grato como besarte; es incluso un poco solitario, triste, pero es mejor que nada: no tengo otra elección”

“…el amor es algo que no se puede poner por escrito en una carta…”

(Junio 24, 1947, p.39).

Aunque al escribirle lo amaba también sentía que

La demora de noticias de Nelson la sobrecogía.

cartas, tenía sus límites cuando de amor se trataba:

Por el extravío de una carta en Túnez ella escribía:

86• Simone de Beauvoir y Nelson Algren: pasión, placer, amor…

la palabra escrita, especialmente por medio de las “Nelson, mi amor. … Nunca tengo la sensación de


haberte dicho lo que te quería decir, pues el amor

mi manera de amar. Y pensé que debía decirte

no es algo que se pueda decir. […] De nada sirven

que esa manera de amar es por ti. Siempre he

las palabras, lo que deseo es utilizar los labios y

tenido los mismos ojos, pero nunca he amado a

las manos, besarte, abrazarte, disponer de todo

nadie de esta manera, esto debes saberlo: nunca

mi cuerpo para sentir todo el tuyo, tu calidez, tu

he amado a nadie con tanto placer en el amor y

amor y darte el mío” (Octubre 30, 1947, p.105).

tanto amor en el placer, con tanta fiebre y tanta

Inclusive, le parecía en cierta forma sin sentido, aunque aceptaba que era el único medio que le quedaba para comunicarse: “Es una estupidez escribir cartas de amor, el amor es algo que no se puede poner por escrito en una carta, pero ¿que otra cosa hacer si existe este espantoso océano Atlántico entre una y el hombre que una ama?” (Junio 4, 1947, p.26). A lo anterior se sumaba el hecho de tener que escribir en otra lengua que no era la suya: “¿Sabes.? Nunca había escrito cartas de amor en inglés. Siento que es una tremenda tontería dar tanta

paz, de esta manera que a ti te gusta. He sentido real y totalmente que era una mujer en brazos de un hombre, y eso significó mucho, muchísimo, para mí. Nadie podría haberme dado algo mejor.” (Octubre 30, 1947, p.105). “Dios, ojala pueda vivir unos cuantos años más para quererte y para disfrutar de que tú me quieras. (…) ahora mismo, no me importa nada que no sea amarte y ser amada por ti. […] Nelson, por mucho que me conozcas, no puedes saber qué significa para mí haber recibido algo tan precioso como nuestro amor” (Octubre 21, 1947, p.95).

importancia a los propios sentimientos cuando el

Escuchando la canción Lily Marléne en un bar

mundo es tan grande, y en él se suceden tantas

de Montparnasse bebiendo whisky, una de sus

cosas; es una tontería, pero sigue siendo una

bebidas preferidas, se transportó a Wabansia, la

buena historia que me cuento cuando me voy a

calle de la casa de Nelson en Chicago, entonces de

dormir.” (23 de octubre de 1947, p.100).

regreso a su habitación le escribe: “… Pensé que

“…Ese amante americano que la volvía idiota”: la intensidad de la vivencia pasional Para concluir este aparte comparto algunos extractos, a mi juicio, reveladores de la intensidad y la novedad de la vivencia amorosa con Algren, respecto a otras experiencias que evocaba muchas veces, lo cual parecía desconcertarla y era contundente al reafirmarla: “Ya ves que tonta me pongo, y eso que era una mujer inteligente, al menos según decían los demás…”. (Octubre 39,

no podría dormir antes de decírtelo, me pareció muy urgente. Te quiero muchísimo, Nelson mi marido. En mi vida de trabajo, austera y apacible, es una maravilla, sabes, sentir semejante tesoro de emoción, de dolor, de felicidad, de amor ardiente en el corazón. Y siempre hay una palabra que acude a mis labios: gracias. Gracias querido, gracias, mi esposo y mi amigo, mi amante, por todo lo que tú me das desde nuestro nido de Wabansia.” (Octubre 23, 1947, p.99).

1947, p.104). “Me conmoví hondamente cuando

En esos momentos de soñar con el amor y

leí en tu carta que amabas, así como mis ojos,

el amado o amada hasta la muerte le decía:

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •87


“¿Sabes?. Tenía intención de vivir hasta los ochenta años, pero como tú morirás a los 77, estoy dispuesta a morir a los 78 en tus brazos. Son dos años enteros los que desperdicio por ti. ¿No estás agradecido?” (Diciembre 15, 1947, p.141). Curiosamente ella murió casi cumplidos los 78 años, en 1986, aunque no en brazos de Nelson porque él murió seis años antes, en 1981, y porque su distanciamiento definitivo, iniciativa exclusiva de Algren, se dio en 1964. Como ejemplo de la intensidad de lo vivido en un cierto momento con Nelson Algren, Simone le escribía, “… ahora “no más hombres”. Nelson, es otra forma de decirte que conocí en tus brazos el amor verdadero, total, el amor en cuerpo y alma, cuando ambas cosas son una sola…” (Agosto 8, 1948, p.240), a raíz de algunas confidencias sobre sus amores, en particular la relación que sostuvo diez años con el joven Bost, hasta el momento de encontrar a Nelson. Otro vínculo que los unió fuertemente fue su pasión y vocación por la escritura y lectura. Ella le ofreció la escritura de Los mandarines desde el inicio, anunciándole que sería su mejor obra. Justamente gano el Premio Goncourt.

en las cuales plantea consideraciones éticas del amor, el matrimonio, la amistad y la libertad.

“…¿Es acertado dar parte de una misma sin estar dispuesta a darlo todo?...” Aún con la intensa pasión que los unió, desde el inicio de su relación, Simone se planteó varios interrogantes respecto al alcance de su entrega amorosa, ella le preguntaba: “¿merezco acaso tu amor si no te consagro mi vida entera? ¿Es acertado dar parte de una misma sin estar dispuesta a darlo todo? ¿Es posible que ame a alguien y que le diga que lo amo sin proponerme entregarle mi vida entera, (en) caso de que él me lo pidiera?” (Julio 23, 1947, p.57-58). Las reflexiones anteriores de Simone hicieron repensar la petición de matrimonio que preparaba Nelson para el segundo viaje en septiembre de 1947. Sylvie analiza bien los obstáculos que se interponían entre los amantes: “… la carta del 23 le había devuelto la lucidez: el matrimonio implicaría tanto para uno como para el otro, la imposible renuncia al mundo que les era consustancial. ¿Cómo arrancar las raíces plantadas tan lejos unas de las otras, en París las de ella, en Chicago las de él, sin cometer una especie de suicidio espiritual, sin condenar el exiliado a la nostalgia, al desarraigo? De cualquier modo, él se sentía casado con ella de una manera más intensa de lo que nunca lo

Dilemas eticos: el amor, el matrimonio,

había estado con su mujer según la ley, después

la amistad, la libertad…

de siete años que duró su matrimonio (1938-

Esta parte la organizo alrededor de reflexiones

1945)” (Págs. 58-59).

sobre los alcances de su entrega amorosa a

A pesar de lo anterior, los deseos de Algren por

Nelson y dilemas de Algren por la relación

casarse con Simone o con otra vuelven a aparecer.

amorosa con ella y la presencia de otras mujeres,

Para disuadir a Nelson de sus pretensiones

88• Simone de Beauvoir y Nelson Algren: pasión, placer, amor…


de casarse con ella, le ilustraba en detalle los

mañana siguiente me llamó por teléfono: Me

conflictos de pareja; en ocasión, de la navidad

gustaría invitarte al cine. En definitiva, lo que

de 1947, por las discusiones de tres parejas de

quiso decir fue: Me encantaría acostarme

la familia con quienes compartían, le decía: “el

contigo. Le dije que me marchaba de viaje,

matrimonio es una institución podrida, y cuando

que no tenía tiempo, pero me pareció tan

amas a un hombre es mejor no echarlo todo a

sumamente desilusionado que le dije que

perder casándote con él” (Diciembre 22, 1947,

podríamos tomar una copa. Fue extraño: cuando

p.147). En otra ocasión nuevamente le narra

volví a mi habitación, después de contestar su

las disputas de parejas cercanas (Bost y Olga,

llamada, me eché a llorar tal como no había

Queneau) y le pregunta: ¿De veras te entristece

vuelto a llorar desde que nos separamos tú y yo.

estar soltero? (Octubre 30, 1949, p.347). Aunque

Si aceptase, supondría una nueva despedida de ti,

también lo animó a reorganizar su vida con

a pesar de lo cual me parecía muy dulce volver

Amanda; inclusive lo invitó a París con ella.

a ser amada, aunque no fuera amada por ti”.

Aún siendo crítica del matrimonio, Simone le escribió siempre muy afectuosamente, auto -

(Agosto 3, 1952, p.557)

“…Como yo vivo tan lejos, no hay motivo para

nombrándose: “Soy tu mujer tal como tu eres mi

que no te acuestes con otra mujer…” Simone:

marido” (Junio 7, 1947, p.27).” yo soy tu esposa”,

Nelson Algren y otras mujeres

“Tu mujer”; “Te beso como ha de besarte una

Simone de Beauvoir comentaba y describía sus

esposa llena de amor” (Octubre 21, 1947, p.96).

complejas emociones y posiciones respecto

Solo dejó de firmar cinco cartas con “Tu” Simone,

a las posibilidades de relación de Nelson con

cuando inició la relación con el joven judío Jack

otras mujeres casi desde el inicio de su relación.

Nosman luego de la ruptura con Algren, en

Aunque a partir de un momento de depresión, en

agosto de 1952. Sin embargo, cuando él reinició

septiembre del 48, cuando Nelson le cuenta que

sus confidencias, en abril de 1953, sobre dolores

se sentía muy solo y “se declara profundamente

de su corazón, cuando se vuelve a casar con

insatisfecho de su vida árida, gris y triste”, se

Amanda, ella vuelve a firmar “Tu Simone”.

hacen más intensas estas preocupaciones:

Ya para concluir quiero traer sus reflexiones sobre el inicio de su relación con el joven Nosman: “Bueno, Nelson, debo decirte que ha ocurrido

Enseguida retomo algunos extractos de las reflexiones sobre sus sentimientos e ideas respecto a la libertad, la fidelidad, los celos y el amor.

lo más increíble que podía ocurrir: sucede que

Ella le escribía: “Al leer tu carta una vez más se

hay alguien que desea amarme. (Esto) me pone

sentí un poco triste, y culpable, al pensar que

a medias contenta y a medias triste; contenta

hay una serie de satisfacciones, por mínimas y

porque es muy duro vivir sin amor, y triste

fugaces que sean, que yo te impido obtener. […]

porque no deseo que me ame nadie más. [... ]

En cierto modo, me llegué a sentir amargamente

Se pasó la noche entera mirándome, y a la

celosa en lo sexual, aunque es algo que me

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •89


desagrada y que no veo con buenos ojos. No lo

modo que si tocas a una mujer se caiga muerta

veo con buenos ojos, pero ha sido una profunda

en el acto”. (Noviembre 5, 1947, p.108).

sensación. Por otra parte, te quiero tanto, me agrada tanto la idea que seas feliz, que podría ayudarte a obtener satisfacción de otra mujer (siempre y cuando fuese algo pasajero, claro está, y no interfiriese en tu amor por mí). Por eso desconozco qué deseo, aunque está claro que lo sé, ya que no soy una santa, sino sólo una mujer. De todos modos, no me veo obligada a elegir,

Un mes después, en la carta del 9 de diciembre, retoma las anteriores reflexiones y le dice: “… La idea global es que <deberías sentirte libre> en tanto no traiciones nuestro amor, cosa que sólo podrías hacer si de veras te lo propusieras. Tengo muchos remordimientos por haberte privado de un tiempo de placer. Sé muy bien que puedes

y hagas lo que hagas al desperdiciar nuestro

acostarte con una mujer, incluso si es muy

amor, estaré de acuerdo, aunque me hagas sufrir.

simpática, e incluso en el nido de Wabansia, sin

Queridísimo, no te digo todo esto porque me

echar a perder nada de lo que existe entre tú y yo.

parezca atento decírtelo, sino sólo por el placer

Si te he sugerido otra cosa a través de mis cartas,

de charlar contigo en plan muy confidencial.”

me avergüenzo. Como yo vivo tan lejos, no hay

(Noviembre 1, 1947, p.106).

motivo para que no te acuestes con otra mujer. Creo tanto en tu amor que dudo mucho que eso

Ella reacciona a la respuesta de burla de Nelson (... )

las esperanzas y las añoranzas

pueda cambiar las cosas. Desde luego yo te amo demasiado, y también de manera física y sexual, así que me resulta imposible no estar celosa. Creo

de los reencuentros de una relación

que debería tener mucha sangre fría para ser capaz

intensa, feliz, duradera…; la distancia

de imaginarte besando a una chica y acostándote

de un infranqueable océano que los separaba; y las cartas que nutrieron este amor y amistad

con ella, sin sentir una terrible punzada en el corazón, pero también es cierto que esta especie de instinto animal no tiene demasiada importancia.” (Diciembre 9, 1947, p.134).

(... )

Es simpática y significativa la manera de valorar la abstención de Algren: “…Amado mío, lo que

a sus reflexiones e ironiza: “Me parece muy

trato de decir es que la próxima vez que te tiente

perverso que te rías porque procuro con toda

una mujer, haz lo que te plazca, llévala a la casa

honestidad no interferir en tu libertad. Me parece

de Wabansia si quieres. Te digo con el corazón en

un insulto que no me tomes más en serio. Así

la mano, no tienes porque temer que me duela

pues, pienso interferir en tu libertad; construiré

una cosa así. Lo único que deseo es que se haya

una valla electrificada en torno a tu casa de

marchado cuando llegue yo, y que nunca llegue

Wabansia, te envenenaré la piel y los labios, de

demasiado al fondo de tu corazón.” […] “Resumo: la próxima vez acuéstate con la mujer si de veras

90• Simone de Beauvoir y Nelson Algren: pasión, placer, amor…


lo deseas. No obstante, recibo como un regalo

no acostarme nunca con un hombre, aunque en

tierno y amoroso el hecho de que esta vez no lo

el caso de una mujer esto es algo distinto: para

hicieras. Ahora bien: un regalo no es una pensión

una mujer parece que es algo más llevadero que

alimenticia; nadie puede sentirse agradecido por

para un hombre, y yo en París no conozco a

una pensión alimenticia, porque es algo debido,

ningún hombre con el que me gustaría acostarme”

y tú a mí no me debes nada. Por eso me resulta

(Noviembre 17, 1948, p.276).

el regalo tan precioso. No lo erijamos en sistema. Una sola palabra más, aunque ya sé que no es necesaria: dime siempre la verdad. Y la última: te amo.” (Diciembre 9, 1947, p. 135). “Quiero que hagas lo que te plazca y cuando

Para mostrar un poco lo que pensaba Algren sobre las posibles relaciones con otras mujeres y la vida de Simone y sus amigos en París, retomo apartes que reproduce Sylvie de Beauvoir de La fuerza de las cosas, de citas parciales5 de

te plazca. Sé que me amas, sé que tienes

las cartas de Nelson que hace Simone en su

verdadera fidelidad, lo siento en lo más

novela: “…No tendré una historia con esa

hondo, y lo siento con tanta calidez que

mujer, ya no supone gran cosa para mí. Pero

no hay otra cosa que me importe. […] Mi

lo que no cambia es mi deseo de poseer, algún

corazón te bendecirá por igual en el vicio

día, lo que durante tres o cuatro semanas ha

y en la virtud, ya que siempre serás mi

representado ella: un lugar propio para vivir,

preciado cocodrilo. Mi cálido y soleado

con mi mujer e incluso un hijo mío. No es nada

esposo, ¡cuánto te quiero! Te costaría mucho

raro desear estas cosas, yo diría incluso que

trabajo aburrirme y cansarme de tus besos,

es un deseo muy común, pero yo no lo había

mucho me temo que no lo consigas nunca”

experimentado jamás. Tal vez se deba a que

(Enero 13, 1948, p.162 -163).

voy a cumplir cuarenta años. Para ti es distinto. Tienes a Sartre y también un cierto tipo de vida:

Resumía su posición sobre la fidelidad, la libertad

tu gente, un vivo interés por las ideas. Estás

y la felicidad que él le proporcionaba ella asi:

sumergida en la vida cultural francesa y cada

“…siempre el mismo problema: no me importa que

día obtienes una gran satisfacción de tu trabajo

te acuestes con una mujer (desde luego, en cierto

y de tu vida. En cambio Chicago está casi tan

modo sí me importa, pero eso es lo de menos),

lejos de todo como Uxmal. Llevo una existencia

aunque eso es algo difícil de hacer si no eres libre,

estéril, centrada exclusivamente en mí mismo,

lo comprendo, en parte por la mujer en cuestión.

con la que no me siento absolutamente nada

Y yo me quedo con tu libertad, o con una buena

satisfecho. Estoy anclado aquí, porque tal

parte de ella, sin darte ninguna felicidad, sin estar

como ya te lo he dicho, y tal como tú misma

a tu lado, cosa que me parece injusta, aunque

has comprobado, mi trabajo se basa en escribir

se muy bien que no tengo la culpa.” En cuanto

sobre esta ciudad, y eso es algo que sólo puedo

a ella hacia él le comentaba: “…En mi última

hacer aquí. Es inútil volver sobre ello. Sin

carta te dije que a veces se me hace cuesta arriba

embargo, esto me deja en la situación de no

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •91


tener a casi ninguna persona con quien hablar.

un ingles infantil y parco, aunque no soy así de

En otras palabras, me encuentro atrapado en

boba y tu lo sabes.” (Junio 4, 1947, p.25).

mi propia trampa. Sin quererlo del todo, he escogido la vida que más convenía al género de literatura que soy capaz de hacer […] Esta

Ella lo animó con frecuencia y con diversas sugerencias a franquear la barrera del idioma.

historia me ha ayudado a ver mejor las cosas

Desde su primera visita lo invita a aprender

entre nosotros; el año pasado hubiera temido

el francés, pues lamenta profundamente que

estropear algo no siéndote fiel. Ahora sé

no pudiera leer sus libros, porque así podría

que es absurdo, porque lo brazos no tienen

conocerla mejor. “Mi queridísimo esposo, debes,

ningún calor cuando se encuentran al otro

intentar al menos captar algo de mi vida en

lado del océano, y la vida es demasiado corta

Francia, tal como intenté vivir yo tu vida en

y demasiado fría para renunciar a todo calor

Chicago. ¿Lo harás?” (Mayo 24, 1947, p.19).” Es

durante tantos meses.” (p. 279- 280).

una pena que seas tan perezoso y que no sepas leer francés; se acaba de publicar mi ultimo libro” Por una moral de la ambigüedad” y me

Circunstancias que los separaban

gustaría que lo leyeras.” (Noviembre 8, 1947, p.111). Odio que no hayas aprendido francés,

Aunque se quisieron -a través... de la distancia-

es de hecho lo único que detesto de ti…”

esa misma distancia los separó, como también

(Noviembre 11, 1947, p.115).

otras circunstancias, la cultura, la lengua, las relaciones políticas entre Francia y Estados Unidos, otras relaciones, en particular una especie de disyuntiva entre Algren y Sartre, y en palabras de su hija, igualmente los separaban: “…sus dos

En vista de que él no aprendió el francés ella celebraba las traducciones de sus libros al inglés como forma de establecer puentes: “Algo me hizo sumamente feliz: la Traducción

elecciones fundamentales …Simone de Beauvoir

al inglés de <La sangre de los otros>, que

<dotada para la felicidad>, y Algren víctima de

por fin podrás leer en mayo. Tengo tantísima

una especie de neurosis de fracaso…” (p.9).

necesidad de crear una ligazón entre mi vida de rana allá en Wabansia y mi vida profesional

Odio que no hayas aprendido francés, es de

que me encantaría que leyeras mis libros, y

hecho lo único que detesto de ti…

especialmente éste, que es la segunda novela

Hablar idiomas diferentes, fue una de esas

que escribí y que sin duda te dirá algo acerca de

barreras entre los dos que ella buscó sobrepasar.

mí. Quiero que los dos nos conozcamos cada

Todas sus cartas las escribió en inglés, aunque ella, al inicio especialmente, resentía el gran esfuerzo para hacerlo, al sentir que no podía

vez mejor.” (Enero 8, 1948, p.157).

“Espero que no te disguste lo que digo de ti,

decirle todo lo que ella deseaba por ser una

porque lo escribí con todo mi corazón”

lengua extranjera Yo solo acierto a escribir en

Aunque Simone añoró que Nelson pudiese leerla

92• Simone de Beauvoir y Nelson Algren: pasión, placer, amor…


para conocerse mejor, fue en parte la lectura

“... esa cerdez… de país que tienes parece

de la Traducción al inglés (1965) de su novela

que no ve con buenos ojos que

La fuerza de las cosas, según Sylvie Le Bon de

yo visité Estados Unidos”

Beauvoir, justamente la que produjo la ruptura

Otro factor que jugó en buena medida en el

definitiva entre Algren y Simone de Beauvoir.

distanciamiento fue la evolución de la situación

Aunque este distanciamiento se había iniciado antes por decisión de Algren, primero, tres años después de establecida la relación, “…en 1950, pero sin renunciar a Simone de Beauvoir, y más tarde, en 1964 de manera definitiva” (p. 9). En la última carta (la 304 de noviembre de 1964) Simone lo invitaba a encontrarse durante un viaje que tenía programado con Sartre para 1965: “…visitaré Estados Unidos en mayo, y

histórica, pues a medida que fue ganando terreno la guerra fría, la polarización de las relaciones políticas internacionales afectaron las posibilidades de ir y venir de Simone y Nelson entre Estados Unidos y Francia, por el compromiso explicito de los dos en contra de algunos de estos sucesos, aunque Simone de Beauvoir en algunos momentos “…renunció a tomar ciertas posiciones públicas por temor a no poder retornar a América” (Savigneau, ya citada).

te encontraré donde quiera que te escondas”

En junio de 1950 el inicio de la guerra con Corea,

(p.672); en esa misma carta le anunciaba que se

puso temerosa a Simone en su cuarto encuentro,

publicaría en la primavera (de 1965) su libro La

por el riesgo del aislamiento si se generalizaba

fuerza de las cosas en inglés.

el conflicto; además en ese viaje Algren le había dicho que ya no la amaba. Proyectaba casarse de

De hecho, Simone de Beauvoir en octubre

nuevo con Amanda, su ex esposa.

de 1963, cuando salió al público en Francia la novela La fuerza de las cosas a propósito de unas páginas sobre su relación con él, le escribía: “Espero que no te disguste lo que digo de ti, porque lo escribí con todo mi corazón”, también le decía: “Es un libro muy duro con casi todo el mundo, y seguro que despertará odios…” (Octubre, 1963, p.665-666). Sin embargo, dice su hija, que el libro” En Algren desata

Al año siguiente cuando Simone tramitaba su visa para viajar a Norteamérica para su quinto reencuentro en 1951, le escribía: “... esa cerdez o cerda de país que tienes parece que no ve con buenos ojos que yo visité Estados Unidos. Quieren información, yo tengo miedo. Sucedió ayer. Yo estaba muy tranquila por mi visado, ya que el año pasado me lo expidieron con una validez de 24 meses. Fui a la agencia de

una reacción pública de hostilidad, de cólera

viajes y me dijeron que desde el año pasado

incluso, difícil de justificar. Ni siquiera intentará

es preciso revisar todos los visados. […] una

explicarse directamente, por carta, con la propia

señora anciana me hizo pronunciar un juramento

Simone de Beauvoir.” (p.672). Luego siguió el

solemne, con la mano derecha en alto y todo

silencio hasta la muerte de él, 16 años más tarde.

lo demás, asegurando que jamás había sido

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •93


miembro de ningún partido comunista ni

Aunque en sus cartas Simone de Beauvoir no

fascista. Pronuncié el juramento, inscribí mi

escribió mucho acerca de la incidencia de sus

nombre en un montón de papeles y cumplí todos

vínculos con Sartre sobre su relación con Algren,

los trámites, pero entonces la señora me dijo:

las pocas veces que lo hizo fueron contundentes y

<bueno, tenemos la impresión de que pertenece

reveladoras de la fuerza de su relación con Sartre

usted a la Liga de Mujeres de Francia (que es

y de algunas de sus ideas acerca del amor.

una liga prácticamente comunista)>. Fue muy desagradable, ya que yo había jurado lo contrario. ¡Además era una falsedad¡…”. Ella, como otras mujeres no comunistas, había firmado en apoyo a una especie de manifiesto de la Liga.” …fue una verdadera humillación […] de haber sido un viaje de placer, me habría liado a patadas con todos y me habría despedido de Norteamérica para siempre.” (Julio 13, 1951, p.507-508). Finalmente le concedieron la visa y viajó.

Iniciemos recordando que la decisión de prolongar su estadía en Estados Unidos debido a un “cierto cambio en la relación de Sartre” facilitó el inicio del encuentro amoroso entre Simone y Nelson; igualmente cabe destacar que en sus cartas contaba cómo Sartre en diversas ocasiones la animó y apoyó en sus encuentros con Algren; sin embargo, fue una solicitud de apoyo de Sartre para la realización de un proyecto suyo la que llevó a Simone a cambiar

Pero luego en 1953 cuando Algren proyectaba

uno de sus planes de viaje con Algren. Situación

viajar a París con Amanda, y Simone los esperaba

que motiva buena parte de la reflexión sobre el

con alegría, el Departamento de Estado

significado de las dos relaciones.

de los Estados Unidos le negó su solicitud de pasaporte por su antigua militancia en el partido comunista. (p.568).

Cuando se preparaban para su tercer encuentro previsto para tres meses, Simone de Beauvoir, cuenta en “la Fuerza de las cosas”, que pocos

Tampoco, se realiza el anunciado viaje a Estados

días antes de su marcha Sartre cambió de planes

Unidos en 1965, cuando Simone le decía que lo

(la necesitaba para trabajar en la adaptación al

buscaría donde fuera, por los acontecimientos

cine de su última obra: <Las manos sucias>) y ella

de la guerra del Vietnam. Pues Simone y Sartre se comprometieron activamente en las acciones del tribunal Russell, destinadas a denunciar los crímenes de guerra cometidos por los norteamericanos. (p.672).

reconsideró los suyos, y decidió viajar sólo dos meses, pero no le comentó previamente a Nelson, pues quería hacerlo personalmente. Sin embargo, escribe ella: “…desde mi llegada no había hecho acopio del coraje suficiente para hacerlo, y en las semanas siguientes me faltó valor. Cada

“Podría dejarlo [Sartre] durante períodos más o

vez era más urgente y cada vez era más difícil.

menos prolongados, pero no podría entregar

Durante un largo trayecto en automóvil entre

mi vida entera a otra persona.”: Simone: Nelson

México y Morelia, anuncié a Algren, con torpe

Algren vs. Jean Paul Sartre

desenvoltura, que tenía que volver a París el 14

94• Simone de Beauvoir y Nelson Algren: pasión, placer, amor…


de Julio… <Ah bueno¡> dijo él”. El ánimo y la

no me quedo contigo. Incluso estoy segura de

actitud de Algren cambiaron, en un momento,

dejarte es para mí más duro que para ti, estoy

él “…se mostró particularmente desagradable:

segura de que te echo de menos de forma

“puedo irme mañana”, le dije, intercambiamos

mucho más dolorosa que tú a mí. No podría

algunos reproches y él declaró con ímpetu: “estoy

amarte, quererte y extrañarte más de lo que te

dispuesto a casarme ahora mismo”. Comprendí

amo, te quiero y te extraño. Puede que lo sepas,

que jamás le guardaría rencor por nada, pues yo

pero lo que también tienes que saber, aunque

era la responsable de las equivocaciones. Le dejé

pueda parecer una presunción por mi parte, es

el 14 de julio, dudando de que volviera a verle

el modo en que me necesita. (Se refiere a Sartre).

alguna vez” (Tomado de cita que la autora hace

De hecho, está muy solo, atormentado en su

de la novela, p.225-226).

interior, muy desasosegado, y yo soy su única amiga verdadera, la única que realmente le

En carta posterior a esta separación, Simone le

entiende, le ayuda, trabaja con él, le proporciona

da explicaciones: “…Tenía que reencontrarme

algo de paz y de equilibrio. Durante casi veinte

con Francia, con Sartre, los amigos, <Les Temps

años él ha hecho todo por mí, me ha ayudado a

modernes>, los periódicos, las revistas, todo lo

vivir, a encontrarme a mí misma, y ha sacrificado

demás. Nelson, tendré que explicarte las cosas

muchas cosas por mí. Desde hace cuatro o

mejor otro día, pero antes debes de saber que

cinco años, y hasta ahora, por fin disfruto de

no es por placer, ni por glamour, ni por nada

la ocasión de devolverle todo lo que ha hecho

parecido, cuando digo que debo de vivir aquí. No

por mí, y de ayudar a quien tanto me ayudó no

puede ser de otra forma ... Por favor por lo que

podría abandonarlo” (Julio 19, 1948, p.232-233).

más quieras créeme…” (Julio 15, 1948, p.227). Concluye, entonces manifestando la encrucijada Efectivamente, unos días después aborda lo

en que se encontraría al tener que elegir una

prometido, dándole argumentos de su larga

opción excluyendo la otra: “…Podría dejarlo

historia de apoyos y deudas de gratitud con

durante períodos más o menos prolongados, pero

Sartre: “¿Sabes? Podría renunciar a mucho más,

no podría entregar mi vida entera a otra persona

no sólo a un joven simpático…”, [se refiere a

[…]sería muy feliz al pasar días y noches contigo

Bost ”…el chico con quien me acosté durante

hasta que me muera, sea en Chicago, en París o

muchos años antes de conocerte…”], siempre

en Chichicastenango, pues no es posible amarte

que fuera por ti: por ti podría renunciar a la

más de lo que yo te amo, y te amo en cuerpo

mayor parte de las cosas, pero es evidente que

y alma, pero preferiría morir antes que hacer

no sería la Simone que a ti te gusta si renunciara

un gran daño, antes que causar un daño muy

por ejemplo a mi vida con Sartre. Solo sería una

profundo a una persona que lo ha dado todo por

sucia criatura, una mujer desleal y egoísta. Al

mi felicidad. Y no me gustaría morir y perderte,

margen de lo que decidas en el futuro, quiero

la idea de perderte me parece tan intolerable

que lo sepas: no es por falta de amor por lo que

como la de morir…” (Julio 19, 1948, p.233).

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •95


En el siguiente aparte se encuentran igualmente

entender tal como sé que tu me entiendes”

comentarios reveladores de matices del amor

(Julio 12, 1956, p.626).

que diferencio las dos relaciones --Simone – Algren, Simone – Sartre-- “…Sartre y yo comenzamos a interesarnos mucho el uno por el otro, yo tenía 22 y el 25. Con gran entusiasmo le dí mi vida y mi ser. Él fue mi primer amante; antes ni siquiera me habían besado. Pasamos

Su lealtad y amor por Sartre también lo expresó categóricamente: “Podría dejarlo [Sartre] durante períodos más o menos prolongados, pero no podría entregar mi vida entera a otra persona.”

mucho tiempo juntos, ya te he dicho cuánto

No me resta más que invitarles a disfrutar la

me importa, aunque lo nuestro fue más una

lectura de sus cartas y por supuesto de sus

honda amistad, una fraternidad absoluta, que

múltiples obras.

un amor: en lo sexual no fue gran cosa, sobre todo porque a él no le interesa demasiado la vida sexual. […] poco a poco empecé a pensar que era inútil e incluso indecente seguir siendo amantes. Lo dejamos al cabo de ocho o diez años bastante poco satisfactorios en este terreno...” (Agosto 8, 1948, p.240). Para concluir quiero retomar uno de los interrogantes que me han formulado con motivo de este escrito: ¿Cuál fue el verdadero amor de Simone de Beauvoir, Nelson Algren o Jean Paul Sartre?. A mi juicio los dos fueron amores verdaderos pero diferentes. Ella le decía a Algren diez y ocho meses después de haberlo conocido “Nelson… conocí en tus brazos el amor verdadero, total, el amor en cuerpo y alma, cuando ambas cosas son una sola…” (Agosto 8, 1948, p.240) y ocho años después -1956- cuando el intenta llamarla de New York: “Ahora he construido una nueva vida de forma definitiva, pero mi amor por ti es más que un simple recuerdo: siempre me sentiré profundamente ligada a ti, por un sentimiento caluroso, vivo, maravilloso, esencial; te he de

96• Simone de Beauvoir y Nelson Algren: pasión, placer, amor…


Citas 1 Traducción realizada por la autora del artículo: “Cet amant américain que la rendait <idiote>”, escrito el 28 de febrero de 1997 y publicado en mayo del 2007 por Le Monde en Dossier&documents, página 3. 2 “Mon Mari a moi” 3 “Je vous aime le plus sottement du monde ces jours-ci” 4 Les jeux sont faits 5 Reproduce las páginas 183 y 184 de La Force des choses (edición original de 1963, Gallimard, colección <Folio>, pp. 232-234).

Bibliografía Beauvoir, Simone. 1999. Cartas a Nelson Algren. Un amor transatlántico, 1947 – 1964, Edición y prólogo: Le Bon de Beauvoir, Sylvie, Ed. LiberDuplex, S.L., Barcelona, 672 Págs. Savigneau, Josyane. Cet amant américain que la rendait <idiote>. Amoureuse, passionnée, blesée… Ansi apparait l’auteur des <Mandarines> Dans ses lettres adressées a Nelson Algren, Le Monde, Dossiers&documents, mai 2007, página 3. (Artículo escrito febrero de 1997).

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •97


Fuente: Revista Emma, No. 21, enero-febrero 2008, Deuche, p. 63

Lugares de Simone de Beauvoir: el goce en el afuera Beatriz García Moreno

Arquitecta, Ph. D. Integrante del grupo Mujer y Sociedad. Asociada a la Nueva Escuela Lacaniana de Bogotá. Profesora Especial Universidad Nacional de Colombia Profesora Cátedra Pontificia Universidad Javeriana


¿Cómo viven? ¿A qué habían renunciado? ¿En dónde escriben? Motivada en un principio por continuar con los estudios sobre espacio y familia, que había iniciado hace algunos años desde la arquitectura, centrados principalmente en la búsqueda de los lugares que las mujeres ocupaban y

M

e encontré por primera vez con Simone de Beauvoir en los años setenta cuando me iniciaba

apropiaban, tuve la oportunidad de leer el libro de Hazle Rowley “Sartre – Beauvoir, historia de una pareja”.1 El enfoque que, en un comienzo, estuvo apoyado en la antropología me permitió

en las lecturas sobre el feminismo. En ese

reconocer espacios ligados a modos de vida;

momento, tuve una primera información

posteriormente, de nuevo teniendo como

relacionada con su vida en pareja con Sartre

base la arquitectura, encontré apoyo en el

y su decisión de vivir cada uno en un espacio

psicoanálisis, pues la pregunta había girado

propio, decisión que me gustó, que me dio

hacia la comprensión de la relación entre la

la sensación de libertad. Quizás porque me

estructura psíquica del sujeto y el espacio. Con

enteré de ello en aquella época, cuando se

el encuentro de este libro, esta pareja volvía a

ponía en cuestionamiento el matrimonio, la

atravesarse en mi camino y fue así que decidí

familia patriarcal y la pareja tradicional, me

orientar su lectura, hacia el reconocimiento

pareció interesante e incluso un modelo a

de los lugares que habitaban y las maneras

seguir, pues para muchos de mis compañeros y compañeras que en ese entonces rondábamos los veinte años y nos iniciábamos tanto en la vida matrimonial como en las experiencias laborales, la convivencia con la pareja era difícil, y al parecer el convenio establecido de vivir cada uno en su casa podía ser una salida para liberarse de los momentos en que la presencia

como se los apropiaban. Me preguntaba qué implicaba la decisión de no tener un espacio común, partiendo de la idea de que tener un espacio común parecía ser un propósito de la gran generalidad de las parejas. Esta inquietud coincidió con la propuesta del grupo Mujer y Sociedad de celebrar los cien años del nacimiento de Simone de Beauvoir, que me estimuló en la búsqueda y me centró la

del otro bajo el mismo techo, se vuelve

pregunta hacia la identificación de los lugares

insoportable. En ese momento mi acercamiento

de esta mujer a partir de su vida en pareja con

a esa propuesta de vida no pasaba de ser un

Sartre, pues era en esa relación donde parecían

horizonte en la lejanía, una puerta que aún no

localizarse sus mayores particularidades y mis

había traspasado para mirar con cuidado lo

principales intereses. Era hora de traspasar el

que la decisión de esta pareja llevaba implícito.

umbral reconocido en los años setenta.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •99


Con preguntas tales como ¿dónde vive Simone

sus actividades políticas, sociales o a su vida

de Beauvoir? ¿Dónde trabaja? ¿Qué lugares

cotidiana. Para esta ocasión, luego de revisar

frecuenta? inicié la búsqueda de respuestas y lo

diferentes textos, decidí tomar como citas para

primero que aparecía era que Simone de Beauvoir

acompañar mi reflexión, algunas líneas de las

fue una mujer que habitó predominantemente

cartas que está mujer escribió a su amante

en el afuera. Cuando hablo del afuera me refiero

norteamericano Nelson Algren, quien fue

a lugares constituidos en espacios anónimos y

como ella lo dice “su gran amor” y con quien

abiertos. Muchos de ellos merecen el adjetivo

sostuvo una relación epistolar de más de quince

de públicos, y otros se ofrecen a quien quiera

años (1947 – 1964)2. Esas cartas las tomé

y pueda usarlos. Son espacios de todos y de

porque están llenas de la intimidad que creó el

nadie, vacíos con ciertas indicaciones para ser

encuentro de sus cuerpos, que hizo que su modo

llenados por tiempos claramente contingentes,

de tratarse incluyera los espacios de sus afectos,

por la presencia de uno o de otro y por los

los que les sirvieron para dicho encuentro, para

objetos que los acompañan. Son espacios de significaciones cambiables, que cada quien puede hacer suyos, como sucedió con esta mujer. Quedaba también claro en este acercamiento que los lugares que habitó Simone de Beauvoir eran parte constitutiva de su subjetividad e iban más allá de su relación de pareja con Sartre. Esa relación con el afuera que parecía dominar su manera de habitar podía encontrar explicaciones fragmentarias por diferentes vías: La primera, sigue la formulación inicial y se centra en reconocer algunos rasgos de la modalidad de vida de pareja que tuvieron ella y Sartre; la segunda, se basa en algunas de sus vivencias

hacer el amor; espacios que fueron testigos de la escritura de sus cartas, pues ellas ponen de presente ese aspecto corporal, material que la caracterizaba pero que ha quedado opacado muchas veces, detrás de su pensamiento. Nelson Algren fue un gran amor de Simone de Beauvoir. Para recordar como era su manera de tratarse se puede recordar lo que le escribe Simone de Beauvoir luego de su primera separación, cuando ya se habían encontrado en Chicago y habían entablado una relación. El 17 de mayo de 1947 le escribe: “Cuando vuelvas a nuestra casita, allí

de infancia y juventud que pone de presente

estaré escondida debajo de la cama y en

algunas pistas para pensar su relación con el

todas partes.”3

adentro y con el afuera; y la tercera está ligada al papel que jugó el saber en la orientación de su

Más adelante presa del dolor de la separación,

deseo. A continuación presentaré algunas notas

le dice:

sobre estas tres posibles entradas a algunos de los lugares del afuera de Simone de Beauvoir.

“Esperaba que la belleza de París me ayudase a superar la tristeza, pero no fue

Los lugares de Simone de Beauvoir se pueden

así. Primero, París hoy no está hermoso.

encontrar en muchos de sus escritos ligados a

Hace un día gris y nublado; es domingo,

100• Lugares de Simone de Beauvoir - El goce en el afuera


las calles están desiertas; todo parece

Luego,Sartre y Simone de Beauvoir se

mortecino, oscuro, yerto. Talvez mi

encontraron en los corredores de la Sorbona, y

corazón esté yerto, insensible a la belleza

finalmente su presentación oficial se hizo en la

de París. Mi corazón aún está en New

habitación de estudiante universitario de Sartre,

York, en la esquina de Broadway donde

alrededor de la preparación de los exámenes

nos despedimos. Está en mi casita de

para la agregación de filosofía. Desde ese primer

Chicago, en mi cálido hogar, muy cerca de

encuentro universitario construyeron su destino,

tu amoroso corazón.4

se hicieron cómplices de una causa en torno a un

Luego de esta pausa en un adentro que le proporcionaba la relación con Algren, pasemos a mirar sus lugares del afuera:

saber, a una utopía de mundo y a un compromiso personal relacionado con su vocación de ser escritores y famosos, como ambos lo relatan en sus escritos. De la habitación de estudiante de Sartre salieron con su proyecto a tomarse París, sus bulevares, sus campos Eliseos, su Jardin de

Habitar el afuera

Luxemburgo, sus calles, sus paseos por el Sena,

como consecuencia del pacto con Sartre

incluso el campo, donde Beauvoir disfrutaba

Sartre y Beauvoir de acuerdo con la narración de Hazle Rowley, se miraron (ubicaron, reconocieron) por primera vez en 1929 en la biblioteca de la Sorbona, un lugar que frecuentaban permanentemente como

de los paseos al aire libre. La ciudad fue de ellos: conversaron en los cafés, se refugiaron en habitaciones de hotel, asistieron a sus teatros, pero nunca hubo una casa para ellos como pareja, una casa que legitimara esa relación.

estudiantes de filosofía, un lugar público, lleno

La relación Sartre – Beauvoir se inició cuando

de libros, de posibilidad de saciar el deseo de

ésta tenía veintidos años e incluyó, durante los

saber. Ese lugar lo visitó muchas veces en su vida,

primeros diez años, la vida sexual. Esta se dio

al igual que otras bibliotecas públicas, como la

en pequeñas habitaciones de arriendo o en

Nacional, pues como dice en sus testimonios,

hoteles que frecuentaban, ligadas con su vida

siente este espacio de la biblioteca lo sentía como

universitaria, bien como estudiantes o como

propio, quizás el estar allí le recordaba las horas

profesores. Allí descansaba la intimidad del

pasadas en el despacho de su padre, huyendo del

encuentro de sus cuerpos.

aburrimiento, o leyendo libros prohibidos. En carta a Algren, del 2 de enero de 1948 dice: “Me agrada la idea de ir a las bibliotecas

El 8 de agosto de 1948 le cuenta a Algren: “Muy pronto Sartre y yo comenzamos a interesarnos mucho el uno por el

públicas, a leer, a estudiar, a pensar en

otro, yo tenía 22 años y él 25. Con gran

todas las cosas que aprendo.”5

entusiasmo le di mi vida y mi ser. El fue

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •101


mi primer amante; antes ni siquiera me

y quizás esas relaciones satélites le permitían

habían besado. Pasamos mucho tiempo

mantener su propio aliento, aunque esto fuera

juntos, ya te he dicho cuánto me importa,

desgarrador al menos para Beauvoir quien en

aunque lo nuestro fue más una honda

varias ocasiones se le vio llorar, y expresarse al

amistad, una fraternidad absoluta, que

respecto. Su relación a partir de los cuarenta

un amor: en lo sexual no fue gran cosa,

años se desarrolló principalmente, en torno al

sobre todo porque a él no le interesaba

pensamiento, a los comentarios entre amigos, a

demasiado la vida sexual.”

los comentarios sobre los amigos, a la militancia

6

La vida sexual compartida se debilitó, desapareció y se localizó en otros, hombres y mujeres que se convertían en sus amantes por algún tiempo, más largo, menos largo, algunos de cuyos nombres hacen parte de aquellos que llegaron a considerar como su familia, y que eran acogidos en sus dormitorios particulares. En su compromiso admitieron espacios para saciar los deseos que se desprendían de sus propios cuerpos, con otros. Podría decirse que se constituyeron como una especie de pareja extensa, que necesitaba del apoyo de los otros para poder continuar. Su relación se sostenía en manifestaciones de palabras llenas de afecto, de cariño, inteligentes y cómplices, que daban fe de su compromiso inicial; se apoyaba en la cercanía de la presencia del otro que acudía a cualquier llamado y que muchas veces habitaba en el cuarto del lado. Cada uno manifestaba ser el más

entorno a un proyecto político, a ideales sociales, a compartir tiempo de vacaciones en diferentes ciudades entre las que figuró en primer lugar Roma, pero donde también figuraron Venecia, Madrid, Estocolmo, Berlín, Moscú, La Habana, Brasil entre otras ciudades del mundo. Como se dijo, hubo un proyecto de ambos, un compromiso entre los dos que los llevó a sostener una relación que giró en torno a compartir un bien preciado, un horizonte común, que no era de orden material, sino del orden de las ideas. Este proyecto oriento sus vidas y sostuvo su relación. Se situaba como un ideal que alumbraba el camino, pero que requería de los dos para conservar su brillo. Era un bien que concibieron entre ambos, que le daban forma a través de sus escritos, pensamientos y acciones; un bien que parecía escapar a la muerte, que

importante para el otro, y las relaciones con sus

podría trascenderlos, y que debían cuidar, no

amantes pasaban a ser relaciones contingentes.

solo a nivel de la producción de pensamiento

Un ejemplo fue el caso de Simone de Beauvoir

en la que cada uno servía de referente al otro,

cuando suspende uno de sus encuentros con

sino con una forma de vida y por ende con una

Nelson Algren que había sido planeado con

forma de habitar. Libertad con responsabilidad

anterioridad y gran entusiasmo, por atender

era su gran consigna, y ello debía sostenerse

un llamado de Sartre. Podían salir con otros

a cualquier costo, aunque ello significara por

pero debían contarse lo que pasaba con ese

ejemplo, no tener casa. Ese proyecto llevaba un

otro. Requerían de cuerpos de otros y otras

goce, les permitía realizar su sueño de infancia,

102• Lugares de Simone de Beauvoir - El goce en el afuera


ser famosos, reconocidos, estar expuestos

contrato matrimonial en el que se comparten

a la mirada del mundo.

cuerpos, hijos y bienes. Las parejas que han

Su aceptación de tener una pareja con Sartre, sin casarse, sin vivir juntos, de conservar cada cual una habitación propia, de no tener hijos, fue una

prometido amarse quieren casa para reproducirse en sus hijos, refugiarse uno en el otro, dar espacio al deseo y al goce de sus cuerpos. “El que se casa quiere casa”, dice un dicho popular.

elección que implicó rupturas profundas en el

La casa es lugar de amor y desamor, de

papel que se le asignaba a una mujer en medio

transmisión de costumbres y de afectos. La casa

de una sociedad moderna construida en torno

es un lugar donde se echan raíces y es también

al matrimonio, a la familia, a la división de roles

un lugar de referencia para el viaje.

en el campo laboral de lo masculino y femenino, e incluso, una ruptura relacionada con los espacios que habitaba. Los ideales de libertad y responsabilidad requerían de disponibilidad para el cambio; exigían llevar un equipaje liviano, que no se entorpeciera con uno u otro afecto. La casa puede entenderse como espacio privado que indica un límite con lo público, que lleva tras de sí el concepto de la propiedad, y sirve para el almacenamiento de bienes diversos; y también puede verse como el espacio de lo íntimo, donde el cuerpo se manifiesta de diferentes maneras; es

(... )

Con preguntas tales como ¿dónde

vive Simone de Beauvoir? ¿Dónde trabaja? ¿Qué lugares frecuenta? inicié la búsqueda de respuestas y lo primero que aparecía era que Simone de Beauvoir fue una mujer que habitó predominantemente en el afuera. Cuando hablo del afuera me refiero a lugares

un espacio fundante en la constitución del sujeto,

constituidos en espacios anónimos y

y de su habitar en el mundo.

abiertos. Muchos de ellos merecen el

En relación con el primero, se puede decir que en

adjetivo de públicos,

la cultura de la modernidad occidental del siglo

y otros se ofrecen a quien

XX, la casa es parte fundacional de la vida de la

quiera y pueda usarlos

pareja, la cual considera como uno de sus fines

(... )

e incluso de sus logros, el compartir un espacio,

Como consecuencia del pacto establecido entre

el tener una casa de ambos. Esto es propio de

Simone de Beauvoir y Sartre alrededor de su

nuestra modernidad, en la que podemos situar

compromiso con las ideas y con su lucha por

a Simone de Beauvoir. La casa se ofrece como

una sociedad más inclusiva, Simone de Beauvoir

el lugar de la materialización de un hogar que

decidió no tener hijos y renunció a convivir con

acoge y representa la institución familiar. Tener

su hombre de manera permanente. Hizo a un

casa hace parte del pacto de convivencia o del

lado el espacio del adentro lleno del trabajo

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •103


doméstico que implica tener una familia y una

En los años de infancia entramos en el mundo

casa para que esta viva, para habitar en otros

mediante una experiencia que implica el

lugares. Simone de Beauvoir fue tan radical en

encuentro entre nuestro propio cuerpo y lo

su compromiso que renunció por mucho tiempo

establecido en los campos de lo simbólico y lo

a tener un lugar permanente, no solo por las

imaginario. Pasamos de habitar el espacio interno

dificultades para adquirir vivienda en Francia,

del vientre de la madre a habitar su superficie. La

sino porque lo consideraba un obstáculo para

primera habitación se confunde con el cuerpo

llevar adelante su proyecto de vida con Sartre.

de la madre, con sus dimensiones, texturas,

Esto constrasta con muchas otras mujeres de la época que extendían su función materna a todos los rincones de la casa, Simone de Beauvoir decidió habitar el afuera. Solamente, en 1955 cuando tuvo 47 años, se compró un pequeño estudio de artista, dice Hazle Rowley, en la Rue Schoelcher, donde vivió por el resto de su vida7. Habitar el afuera como consecuencia de sus experiencias de infancia y adolescencia Simone de Beauvoir no tuvo una casa de familia propia, sin embargo no podía renunciar a un espacio para su intimidad. Desde la perspectiva de lo íntimo, el espacio se entiende como extensión del cuerpo, como una especie de envoltura que permite estar y ser en el mundo, como algo que al igual que el cuerpo tiene una materialidad que se desmorona, que puede ser

calores y colores; luego adquiere la dimensión de cuna y mas tarde se extiende a la alcoba, a los demás estancias de esa primera morada, a los espacios del padre, a lo que nos trae del afuera. Pasamos de arrastrarnos por el suelo en espacios de casa llenos de cuerpo y deseo de madre y de protección, a erguirnos sobre los pies y dirigir la mirada en otras direcciones en búsqueda de autonomías de la mano de ideales que se convierten en motor para salir al afuera, para descubrir e inventar caminos. Desde ese primer espacio casa, que nos da entrada en el mundo, se sale, pero lo aprendido allí se lleva como equipaje para construir y habitar los espacios que se suceden a través de la vida. Parecería ser que durante la vida adulta, ese primer lugar fuera la guía para armar el nuevo, ya no para llegar al mundo, sino para estar en él y prepararse para dejarlo. Repetición, volver sobre lo aprendido, volver a repetir la historia conocida,

leído como un explayamiento de significantes

recrear las huellas. Esa casa, extensión del cuerpo

encadenados que hablan del sujeto y lo

de la madre en el afuera, protege y atrapa,

representan; como una manifestación de su

posibilita e impide. Ese espacio indica caminos

goce. El espacio hace parte de los sueños, de las

de identidad en el sentido de modo de vida, de

fantasías, de los recuerdos, de los afectos, de los

valores y relaciones entre las personas, entre las

imaginarios que dan sentido a la vida y de los

cosas, esto es, entre significantes. La primera

temores que lo niegan.

casa es un espacio de la intimidad que siempre

104• Lugares de Simone de Beauvoir - El goce en el afuera


acompaña al sujeto y lo contrae o explaya de

todas horas, sin intimidad y sin paz, la

acuerdo con sus posibilidades.

aborrecía. Quizás sea esa la razón por la

Simone de Beauvoir cuenta que en sus primeros años de infancia tuvieron una vida holgada, pero que más tarde, a partir de sus catorce años, luego de la primera guerra mundial, las cosas se complicaron porque su padre perdió el trabajo y les tocó vivir de manera estrecha. En carta del 27 de noviembre de 1947 le cuenta a Algren: “Cuando era niña, mis padres eran pobres y carecían de credibilidad en la sociedad mezquina y pequeño burguesa en que vivíamos. Nuestro piso era muy triste, casi sucio, yo lo aborrecía. Dormía (vivía) con mi hermana en una habitación pequeña y barata, muy incómoda: a duras penas cabían las dos camas. Cuando nos

cual soy tan mala ama de casa; todo lo relativo al hogar y a la vida del ama de casa, como era mi madre, me daba un miedo mortal. Después cuando aprobé mis exámenes y me hice profesora, decidí vivir en hoteles, y ese es un gusto que no he perdido. Ahora estoy un poco harta de malos hoteles, pero no pienso hacer el esfuerzo de cambiar, porque la vivienda es un gran problema en toda Francia. En fin, como nunca he tenido casa propia, me gustan mucho las casas de los demás.”8 Parecería que este rechazo al ambiente doméstico de su casa de adolescente se extendiera a su vida adulta y fuera otro de los factores a tener en cuenta en la escogencia de lugares, y entre ellos están los hoteles:

levantábamos no había sitio en donde estar, así que teníamos que pasarnos el día en el despacho de mi padre, en donde

El hotel

se reunía todo el mundo; en invierno, era

Las pequeñas habitaciones de pensiones, de

el único sitio donde había una chimenea

hoteles, fueron lugares de intimidad de Simone

encendida. Detestaba a la gente que allí

de Beauvoir: de Montparnasse, de Rochefoucault,

se reunía, no me gustaba leer ni estudiar

el Mistral con cocina, de la rue Danmark, en

en un sitio tan sombrío. Solo disfrutaba

Poirier, el Aubusson en la rue Dauphine, la

allí por las tardes, cuando no había nadie

Luisiane en la rue de la Seine, en la Bucherie. Su

en casa. Entonces me sentaba en el sillón

itinerario por esos pequeños lugares lo inició

de cuero y leía libros prohibidos, obras

a los 21 años, cuando comenzó sus estudios

de Musset y de Victor Hugo, y me sentía

superiores, y así continuó hasta que tuvo

como una reina. En cambio, al volver por

cuarenta y siete años, luego de que conoció a

las noches, al subir la sucia escalera para

Algren y se ganó un dinero por la publicación

pasar la noche entera en aquella casa

de El Segundo Sexo. En este momento decidió

desabrida, con mis padres discutiendo a

comprarse un “estudio de artista” en palabras

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •105


de Hazle Rowley, en la Rue Schoelcher. Otras

La liviandad gobernó su morada. El modelo

habitaciones arrendadas en pensiones y hoteles

universitario y su extensión en la bohemia,

también se encontraron en diferentes ciudades

primó. La habitación de estudiante y luego en

que visitó por trabajo o por vacaciones. Aparecen

la vida adulta, la habitación de hotel. Siempre

habitaciones en Marsella, en Rouen y claro en

andar a la búsqueda. En el hotel no hay que

París que fue su centro. La mayor parte de su vida, aunque ya poseía ese pequeño estudio, estuvo en lugares de paso, esto es en lugares con la mayor disponibilidad para volver a arrancar. Algunas veces las compartió con sus amantes: Sartre, Bost, Algren, Lanzman, Olga, Sylvie, pero eran su lugar de intimidad. Ellos le permitían

preocuparse por los oficios domésticos, hay alguien que los realiza; las labores de la casa están cubiertas por otros. El hotel se puede dejar cuando se quiera, el hotel implica que no hay mayores pertenencias más allá de la ropa y los libros. Ella alquila una habitación y Sartre otra. Raras veces la comparten.

conservar su propio habitación, sin entrar en

Pero no siempre sus cuartos fueron cómodos, el

la dimensión de lo doméstico que como le

27 de octubre de 1947 escribe a Nelson Algren:

confesaba a Algren lo relacionaba con su madre y le daba un “miedo mortal.” (... )

“Mi propia habitación rosa tan solo sirve ahora para dormir con un montón de

Son espacios de todos y de nadie,

vacíos con ciertas indicaciones para ser llenados por tiempos claramente

mantas apiladas sobre la cama; trabajar allí es imposible. Por suerte en el Deux Magots se está bien.”9

contingentes, por la presencia de uno o de otro y por los objetos que los acompañan. Son espacios de significaciones cambiables, que cada quien puede hacer suyos, como sucedió con esta mujer. Quedaba también claro en este acercamiento que los lugares que habitó Simone de Beauvoir eran parte constitutiva de su subjetividad e iban más allá de su relación de pareja con Sartre

(... )

106• Lugares de Simone de Beauvoir - El goce en el afuera

Las pausas en habitaciones en el campo Desde niña pasaba algunos meses del año en el campo en la casa de su abuelo paterno. Allí aprendió a reconocer ese espacio abierto, dispuesto para ser escalado, recorrido, habitado, como suyo. Esos espacios también parecen haberla lanzado al afuera. En sus cartas y memorias, hay pausas en el campo. Allí duerme en hoteles, posadas, o en carpas. El 22 de diciembre de 1947 le cuenta a Algren: “Todos los veranos pasábamos dos o tres meses en la casa de mi abuelo paterno”.10


Algunos de esos espacios le recordaban una grata

Habitar el afuera estuvo ligado

intimidad. El 2 de diciembre de 1947 por ejemplo,

a su deseo de saber

cuando se encontraba pasando una temporada fuera de París en el campo, dice:

Su deseo de saber y el goce que le producía se manifestaron no solo en su amor por la lectura

“Esta pequeña habitación es tan apacible como aquella en que, en mi infancia, sentada ante una mesa pequeña escribía cuentos para mis muñecas.” (p. 131). Incluso, en alguna ocasión, llegó a pensar que podría vivir en el campo y desde allí ir a París. Ella le dice a Algren:

y el pensamiento, sino en su posición política y en el proyecto que fue configurando desde el existencialismo, que incluyó la construcción de sí misma como sujeto pensante a la vez que abría camino para los movimientos de mujeres y las búsquedas de su liberación. La decisión de entregarse a las causas del saber, de la política de liberación, la convirtió en un

“Creo que pasaré un mes viviendo de esta forma, viniendo del campo a París, una o dos veces por semana…”11

manifiesto en vivo, que implicó una elección: adoptar el espacio de un afuera como lugar de acción. Esa elección le caía bien. Allí podría poner a circular su deseo de saber que la acompañó

“Es sábado por la tarde, voy a volver al

desde niña por el resto se su vida, como

campo, llueve y sopla el viento con

posibilidad de identidad y de refugio, que se

fuerza, me gusta.”12

relacionaba con su infancia. Cuando salió de su casa a habitar en el afuera, se apropio de espacios

El 25 de noviembre de 1947, le escribe: “Mi Nelson, he aquí la recompensa de los

institucionales relacionados con la transmisión del saber: las bibliotecas, las universidades, los liceos; luego, va a adoptar como propios otros que no

trabajos y las penas: el aislamiento de la

son lugares de nadie en particular, que puede

casa de campo, las rosas blancas sobre la

usar cualquier ciudadano común y corriente, y

mesa, un montón de buenos libros junto a

otros que ella configura con Sartre y sus amigos,

mi y todo un mes por delante sin otra cosa

a través de su proyecto como es la oficina de

que hacer que leer y escribir.”

Los tiempos modernos, donde pasó largos ratos

13

trabajando y discutiendo. Todos estos lugares estuvieron atravesados por las estaciones de tren. De allí partían y a ellos

Simone de Beauvoir adoptó como lugar de

regresaban. En algún momento dice

pensamiento de acción el espacio de un mundo que parecía desplomarse, de hecho se

“La estación de tren volvía a ser centro de sus vidas”14, pero el centro fue Paris.

desplomaba, en el que era necesario dar cabida a otro sostenido, no en los avances de la tecnología

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •107


y el progreso, sino en un nuevo humanismo

otras personas (tenemos reuniones para

que partiera del sujeto y su existencia. Era un

hablar de la radio o de política), y al final

momento cuando las ideas de la fenomenología

del día trabajo dos o tres horas más en

se convertían en acción, en ideario político.

casa de la anciana señora; luego pasamos

Ese sujeto entregado a su existencia, no podía

juntos la velada, solas o con algunas

apartarse de la multitud, ni de lo que pasaba

gratas amistades, y a medianoche estoy

en las calles de la gran ciudad. Era allí en medio

durmiendo. De este modo el libro avanza a

de ese ambiente que ella se situaba. Era ese

buen paso.15 (, p. 93).

un afuera donde circulaban las ideas de una izquierda que quería replantearse. Una izquierda que para los años cincuenta, se replanteaba las

Los cafés

formas de acción, buscaba recuperar al sujeto y se

Les Deux Magots, Le café de Flore, La Coupole,

inventaba proyectos para otras maneras de vivir.

Le Port Royal, Les Trois Mousquetaires, Le

El centro de sus afectos y actividades fue París. Vale la pena recordar que el París de Beauvoir, es el de antes de la guerra, el de entreguerras (1929), el de guerra (1939-1945) y el de postguerra (1945-1986); el Paris atravesado como el resto del mundo, por la guerra fría que exigía definición política y búsqueda de nuevos caminos. Ella muere en 1986 y aún no ha caído el Muro de Berlín. El 17 de octubre de 1947 le escribe a Algren:

Dôme, Le Select entre otros cafés de Paris, de las ciudades, que visitó sola, con Sartre o con otros, se suceden en sus escritos y son su referencia. Los cafés eran espacios anónimos que convertía en sus lugares conocidos, que los distingue por su nombre, y fueron centro de su actividad de escritora y de sus encuentros con sus amigos. Simone de Beauvoir escribió muchas obras, tuvo una vida intelectual intensa, ese era su trabajo además de dar clase. No tenía un lugar fijo para escribir; podía hacerlo en la habitación, en la biblioteca, pero fueron los cafés

“Te voy a contar como llevo, día a día, una

el que prefirió con más frecuencia. Los cafés

auténtica vida de afortunada: me levanto

eran sitios donde cualquiera tenía posibilidad de

entre las 8 y las 9, llego al café Les Deux

entrar. Eran sitios de encuentro, de palabra, de

Magots media hora después y tomo un café

intercambio de ideas. Le daban la posibilidad de

con pastelillos, y me paso la mañana entera

estar expuesta para ser vista y también la de ver

escribiendo mi libro después de haber

el espectáculo de la calle. En el café había horas

leído los periódicos. A menudo desayuno

para trabajar, horas para conversar y tiempo

con una muchacha rusa o con una judía

para mirar el espectáculo de la calle. Allí había

que son amigas mías, o bien con otras

una mesa para ella y su escritura, y había una

amistades o con mi madre. Luego me reúno

mesa para compartir con sus amigos. El café

con Sartre y charlamos, o bien estamos con

era un sitio típico de la cultura francesa desde

108• Lugares de Simone de Beauvoir - El goce en el afuera


el siglo diecinueve. Se generalizó, cuando con la

filósofo muy difícil. Trabajé todo el día muy

revolución industrial aparecieron las multitudes

a gusto, eso es lo único que me consuela.

y con ellas la posibilidad de perderse en ellas

Fui a la oficina de Les Temps Modernes a

y deambular y hacer una pausa en medio del

leer la correspondencia y a contestarla, y

recorrido, y quizás de ser alguien en medio de

estuve escribiendo mi libro.”17 (p. 79)

ellas. Podría decirse que Beauvoir sobrevivió en los espacios anónimos de la ciudad; es más, desde ellos construyó su particularidad y de esa manera los hizo sus lugares.

Las calles de París Al no aceptar una casa para llevar la vida privada

Sobre su trabajo en uno de los cafés de París y

de la familia, su cotidianidad, se desarrollaba en

la manera como era reconocida por diferentes

gran parte en los espacios de la calle. Paseaba de

personas, le escribe a Algren:

un lado para otro exponiéndose como el resto

“¡Ah, sí! Cuando me pongo a trabajar en Les Deux Magots, veo a un anciano o a un joven que se me acercan de un modo un

de la multitud, a ser vista. Desde su proclama de libertad consideraba que podía entrar en cualquier lugar e inauguraba en muchos casos la

tanto misterioso y prometedor, y siempre

entrada a sitios donde antes no podían entrar las

me proponen un manuscrito que acaban de

mujeres. Pero su habitar en la calle no era el de

terminar, o alguna idea atractiva para Les

la prostituta que la habita para el comercio de su

Temps Modernes; a veces incluso se trata

cuerpo, ni la de la miserable que no tiene dinero

de poesía, y siempre se les ve muy seguros

y acaba tirada en la calle. Ella iba a la calle como

de sí mismos, convencidos de entregarme

sitio de su proyecto de vida, de su militancia, allí

algo realmente precioso. A veces es difícil

estaba de la mano de un hombre del que se hizo

mostrarse descortés, pero a lo largo de dos

cómplice, que como ella habitaba la multitud con

años he aprendido a serlo. Trabajando todas

la intención de establecer interlocución con ella,

las mañanas en Les Deux Magots, mucho

de cambiarla, de alimentarse de lo que le ofrecía.

más divertido es la cantidad de minucias

Estar en las calles, pasearse por ellas parecía ser

que acontecen a mi alrededor.”16 El 30 de septiembre de 1947 se refiería al café

parte de su manifiesto. Era una manera de ser en el espacio de lo público que había conquistado.

como un lugar de pausa, mientras le contaba de

Los alrededores de Saint Germain des Près,

su visita con Sartre a uno de ellos... Dice:

Montmartre, Los Campos Elíseos, Los jardines de Luxemburgo y Montparnasse guardan sus huellas.

“París está maravilloso. Estuvimos sentados en la terraza de un café, en el bulevar

París fue su casa, en repetidas ocasiones

Montparnasse, y hablamos de Hegel, al

empieza su correspondencia con una referencia

cual estamos estudiando juntos. Es un

a esta ciudad. EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •109


23 de noviembre de 1947 “Sartre y yo atravesamos París para observar la evolución de los acontecimientos, escribirlos reportajes sobre lo que entonces estaba ocurriendo y se los llevamos a Camus, con una placentera sensación de peligro en las calles, donde de vez en cuando silbaban los disparos. Y cuando entraron en París los soldados norteamericanos, ¡qué fiesta hubo en aquellos despachos!”18 (p. 125). Y el 25 de noviembre del mismo año, le cuenta:

que se movía frenéticamente entre la multitud, a través de un convaleciente que los observaba desde un café; Dickens vió una niña que vendía fósforos y murió por falta de alimento en una fría noche. Benjamín desde el siglo veinte, volvió a mirar esa multitud, y trató de seguir los cuadros descritos por Baudelaire, Poe, Hugo y Hoffman. Hoy nosotras encontramos a Simone de Beauvoir abriendo un espacio para la palabra de las mujeres en la calle. Ella prefirió estar y hablar en medio de esa multitud que se paseaba por las calles. Fue en esas calles donde confrontó su historia con la de muchas mujeres que allí encontró, y las convirtió en motivo de sus escritos y de sus luchas que

“A las seis me fui con Sartre al elegantísimo

giraban en torno a la condición de su exclusión del

Hotel Ritz y nos tomamos un martíni en el

espacio de lo público. Desde esa especie de ágoras

bar, como hace la gente elegante.”19

donde se debatía sobre todo, vislumbraba la posibilidad de otro mundo. En el afuera encontró

Simone de Beauvoir decidió habitar la calle, adoptarla como su lugar. En ella se encontraba con sus amigos, hacía sus fiestas en bares, comía en los restaurantes. Ella podía habitar en el afuera y en ese afuera encontraba su aliento, su motivo de vida, su posibilidad de exhibir su ideal, su posibilidad de expansión. Su cuerpo se expandía en los sitios que frecuentaba y hacia propios por el tiempo que los habitaba. Los marcó. Parecería que era en ese afuera donde encontraba su vuelo, su manera de desplegarse. Los escritores del siglo XIX se detuvieron en la calle y su multitud: Baudelaire vio mujeres en la calle, prostitutas que vendían sus cuerpos, viejas abandonadas que no tenían casa y mendigaban, vio al flaneur que se paseaba observando todo lo que en ella pasaba, sin poder desprender su mirada; Poe encontró al hombre de la multitud

110• Lugares de Simone de Beauvoir - El goce en el afuera

un lugar de libertad.


Citas 1 Rowley, Hazle, Sartre y Beauvoir, La historia de una Pareja, Editorial Random House Mandathori, Barcelona, 2006. 2 De Beauvoir, Simone, Cartas a Nelson Algren, un amor transatlรกntico (1947-1964), Editorial Lumen, Barcelona, 1999. 3 Ibid. pรกg. 15. 4 Ibid. pรกg. 16. 5 Ibid. pรกg. 155. 6 Ibid. pรกg. 240. 7 Hazley Rowley, ibid. pรกg. 352. 8 De Beauvoir, Simone, ibid., pรกgs. 127-128. 9 Ibid. pรกg.101. 10 Ibid., pรกg. 148. 11 Ibid., pรกg. 29. 12 Ibid., pรกg. 33. 13 Ibid., pรกg. 124. 14 Ibid., pรกg. 85. 15 Ibid., pรกg. 93. 16 Ibid., 113. 17 Ibid., pรกg. 79. 18 Ibid., pรกg. 125. 19 Ibid., pรกg. 125. EN OTRAS PALABRASโ€ฆ No. 16 /Rehaciendo Saberes โ€ข111


Fuente: Revista Emma, No. 21, enero-febrero 2008, Deuche, p. 68

C

onvocan las palabras que tejen este

respecto a una serie de malestares, dolores y

texto los cien años del natalicio de

preguntas que ha causado la constatación de

Simone de Beauvoir, época para la

ser “mujer” y sus implicaciones.

cual ni mi abuela, ni mi madre ni yo habíamos nacido. Con setenta años de distancia en relación al tiempo en el cual llegamos a ocupar un espacio en el mundo, deseo compartir algunas reflexiones generales como mujer joven sobre la filósofa, feminista y escritora, quien ha

Las palabras que busco compartir no quieren tener un tono pesimista porque ha motivado mi participación en este intercambio de saberes y perspectivas el identificar qué tan vigentes siguen siendo sus reflexiones, la develación de la otredad de las mujeres en la vida de las jóvenes.

retumbado en mi cabeza durante el camino de

No sólo quiero dar cuenta que 59 años después

reconocimiento como feminista. Un título me

de publicado el libro muchas cosas no han

motivó con más fuerza a explorar sus aportes:

cambiado y que algunas de ellas, si bien se han

“El segundo sexo”, como la condensación en tres

transformado, no siempre han contribuido a la

palabras de una realidad histórica de milenios

consolidación de una identidad o a la afirmación

que hemos experimentado las mujeres y que,

de un Yo mujer y un ser relacional no oprimido,

como frase, me ha brindado explicaciones

discriminado y excluido. También subrayo algunas

112• Simone de Beauvoir - En voces de mujeres jóvenes


Simone de Beauvoir

en voces de mujeres jóvenes:

Reflexiones de una colombiana en tránsito de siglo

Diana Marcela Gómez Correal Antropóloga de la Universidad Nacional de Colombia. Candidata a Maestra en Historia de la misma Universidad. Integrante de expresiones del Movimiento de Mujeres, del Movimiento de Paz y de Víctimas.

nociones y aportes de la autora que contribuyen

esa realidad de ser mujer que para unas es menos

a revitalizar el compromiso con que las cosas

pesada que para otras. Igualmente, entrelazando

cambien y hacer hincapié en algunos aspectos

todos estos caminos recurro a los intercambios

relevantes para un proyecto feminista, tan

que en la militancia feminista, del movimiento

necesario hoy en Colombia.

de mujeres y el de víctimas he tenido en varias

Este escrito tiene un tinte autobiográfico, fruto

zonas del país con mujeres jóvenes.

de un sujeto ubicado: mujer joven, feminista, del

En primer lugar, destacaré algunos puntos de

movimiento por la paz, clase media, marcada

vista de “El Segundo Sexo” los cuales considero

por la guerra que vive el país, que no condensa

de importancia analizar y retomar a la luz de las

a todas las jóvenes y ni siquiera a las jóvenes

necesidades que identifico como esenciales: uno,

feministas. Como el punto biográfico puede ser

seguir avanzando en dejar de ser El Segundo Sexo,

explicativo e ilustrativo pero a la vez insuficiente,

lo Otro inesencial, lo cual implica que las jóvenes

recurro a mis percepciones de “observadora

asuman proyectos individuales emancipatorios

participante” en ejercicio de una antropología

y que existan las condiciones para eso; y dos,

cotidiana para ilustrar desde la vivencia de otras

avanzar en la construcción de una democracia

mujeres, todas ellas en algún momento jóvenes,

radical y de un feminismo postsocialista que


permita conjurar la guerra y construir paz con

la religión, la biología, el saber, la economía, la

equidad de género y justicia social.

socialización y la educación, entre otros aspectos, se comprende de manera más compleja qué da lugar a la situación de la mujer, y por ese camino

Sobre el libro: El Segundo Sexo

se dilucida el accionar para su transformación. Son fundamentales los siguientes puntos: la mujer

Escrito entre 1948 y 1949 y publicado en mayo

como Otro, El segundo sexo, la juventud, la

de este último año, la primera edición alcanzó una

importancia de la historia y la cultura, la alteridad

rápida venta de 22 mil ejemplares. El segundo

como parte de lo humano, la constitución como

tomo fue publicado siete meses después.1 El libro

Sujeto, la perspectiva existencialista y la violencia.

tuvo una gran acogida entre las mujeres que leyeron en él la clave para entender su situación, sus experiencias cotidianas, sus miedos, sus

La constitución como Otro

rabias y los retos por enfrentar. La intención de las siguientes líneas es dar cuenta que sigue

La autora comienza con una reflexión sobre la

siendo útil y necesario para lo mismo. Sin querer

feminidad que busca dejar de lado, casi que de

abusar de las citas, haré un corto recorrido a este”

tajo, cualquier tipo de esencialismo que ligue

develamiento” desde la propia autora2.

a la mujer con la Naturaleza y la condene a quedar atrapada en un eterno y estático ser. Al

Como toda producción intelectual, el libro está

respecto dice: “todo ser humano hembra no es

situado en un contexto concreto por lo cual ni

necesariamente una mujer; tiene que participar

todo está dicho ni todas las explicaciones son

de esa realidad misteriosa y amenazada que

las más adecuadas. En este escrito me centraré

es la feminidad” (Beauvoir, 1965: 16).4 Es decir,

más en los aportes que en las críticas o en la

para constituirse en mujer experimenta un

indicación de vacíos, no por evitar la critica a

proceso en el que la socialización y la cultura

nuestra invitada sino con el fin de reconocer

juegan un papel esencial para construir un

en ella la autoridad que le da su recorrido, sus

“objeto” acabado que se denomina mujer. Por

aportes y el trabajo que desarrolló en su tiempo.

esta razón plantea de manera categórica que la

Como dice Amelia Valcárcel, “El Segundo Sexo”

mujer no nace, se hace.

es más explicativo que vindicativo, por lo cual resulta vital para el feminismo.3

En ese camino la mujer se constituye en el Otro, definida por el hombre como otredad a

Ante todo, el texto tiene un gran merito que

través de la relación que establece con ella: “la

debe seguir siendo puerta de entrada de las

mujer es lo inesencial frente a lo esencial. Él

reflexiones feministas y de su accionar, y es

es el Sujeto, él es lo Absoluto; ella es lo Otro”

la mirada holística e interdisciplinaria de la

(Beauvoir, 1965: 19). Siguiendo los avances de

autora. Al señalar la importancia de la cultura,

la antropología de la primera mitad del siglo

114• Simone de Beauvoir - En voces de mujeres jóvenes


XX, especialmente de la francesa y la escuela

mujer asume ser lo Otro y no lo Uno. ¿De dónde

predominante, los estructuralistas, Simone

viene a la mujer está sumisión?, se pregunta. Al

identifica cómo la alteridad, el otro, se constituye

analizar y comparar con otras colectividades

en dato fundamental e inmediato de la realidad,

como los negros, los judíos e incluso los obreros,

tal como plantea Lévi Strauss en los opuestos

la autora identifica que en el caso de las mujeres

arriba-abajo, blanco-negro, positivo-negativo,

no ha existido un antes y un después y que este

mujer-hombre; pero la filósofa se pregunta por cómo, en el caso de las mujeres y otros “grupos”, las dualidades terminaron convertidas en relaciones de desigualdad.

hecho hace que, como construcción, escape al carácter accidental del hecho histórico (los negros por ejemplo, fueron esclavizados en épocas concretas; los obreros aparecen con

Siguiendo a Hegel, plantea que en torno a esa

el capitalismo) y que la alteridad se presente

alteridad se descubre en la conciencia misma

entonces como absoluto. Así, parece como si

una hostilidad fundamental con respecto a toda

una condición natural desafiase la posibilidad

otra conciencia: “el sujeto no se plantea más

del cambio y como si la naturaleza y la historia

que oponiéndose: pretende afirmarse como lo

fueran estáticas e incambiables. Su texto buscará

esencial y constituir al otro en inesencial, en

demostrar lo contrario, la Historia y la Naturaleza

objeto” (Beauvoir, 1965: 21). Pero esa otra

no son inmutables.

conciencia, según Hegel, le opone una pretensión recíproca que despoja a la idea de lo Otro de su

Para ello hace énfasis en que la división de los

sentido absoluto, descubriendo su relatividad y

sexos no es un hecho histórico, sino biológico. Y

obligándolo a reconocer la reciprocidad de sus

aquí parece caer en una trampa, pues explicar

relaciones. Ante esta explicación del devenir del

la dimensión de lo biológico no parece tan

ser y las relaciones entre existencias, la autora se

claro en su escrito. Algunas veces tiene más

pregunta por qué no ha ocurrido lo mismo entre

fuerza de lo previsto y de lo que ella misma

los sexos y por qué las mujeres no ponen en

pronosticó al principio. No es de extrañar la

discusión la soberanía masculina.

dificultad de comprender tal realidad, pues

Ningún sujeto se plantea súbita y espontáneamente como lo inesencial. No es lo Otro (la mujer) quien se autodefine como tal

además de sustentarse la desigualdad de los sexos arbitrariamente en lo biológico, la propia socialización e interiorización cultural de esas

sino que es planteado así por lo Uno (hombre) al

diferencias concebidas en tanto desigualdades

autoproclamarse este como humano, universal,

y entidades fijas y esenciales han permeado

dominante. Para que no se produzca el retorno

el entendimiento sobre la mujer. Así mismo es

de lo Otro (mujer) a lo Uno (humano, universal,

innegable que existen diferencias

dominante), es preciso que lo Otro (la mujer) se

y éstas, ya procesadas por la cultura,

someta a este punto de vista extraño. Es decir, la

constituyen especificidades.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •115


Al plantear lo biológico -el dato real de la

Señalar puntos esenciales del texto de Simone

existencia del sexo femenino y masculino- como

de Beauvoir no estaría completo sin hablar al

la regla general, Simone señala que en la pareja,

tiempo de su perspectiva existencialista. Desde

en la unión perentoria, inevitable de la especie,

allí, para la autora, hay una pretensión de los

ella, la mujer, es lo Otro: “en el corazón de una

seres humanos por constituirse en Sujetos, lo cual

totalidad cuyos dos términos son necesarios el

es una pretensión ética. Sin embargo, al describir

uno para el otro” (Beauvoir, 1965: 23). Hasta

la situación de las mujeres subraya también

acá la autora muestra la constitución de la

cómo existe una tentación de huir de su libertad

mujer como lo Otro, lo inesencial, a pesar de ser necesaria para la permanencia de la especie. Se pregunta por qué -en el caso de las mujeres- sin un hecho histórico concreto se ha constituido la dominación, y se cuestiona por qué ni la necesidad biológica (deseos de sexualidad y posteridad) que sitúan al hombre en codependencia de la hembra, la han liberado socialmente. Existe una relación de necesidad que, aunque esta fuese igual en ambos, actúa a favor de quien tiene poder. Y el hombre

para constituirse en “cosas”. En ese camino se resulta presa de voluntades extrañas, cercenada de trascendencia y frustrada de todo valor. Este termina siendo un camino aparentemente fácil por el cual “se evitan la angustia y la tensión de una existencia auténticamente asumida. El hombre que constituye a la mujer en Otro, hallará siempre en ella profundas complicidades (…) la mujer no se reivindica como sujeto porque carece de los medios concretos para ello, porque experimenta el lazo necesario que la une al hombre sin plantearse reciprocidad alguna, y

tiene poder porque lo ha construido

porque a menudo se complace en su papel de

así permanentemente.

Otro” (Beauvoir, 1965: 25).

El elemento de poder resulta de crucial

A la vez que comodidad y destino trágico, en

importancia. Al ser él, el Uno, efectivamente el

la complicidad con lo que emana de la aureola

Uno, una aureola de poder le rodea. Esto hace

masculina las mujeres renuncian, casi obligadas

que además signifique seguridad para quien se le

por la cultura y la sociedad, a ser lo Uno, lo

doblega. La autora dice: “Negarse a ser lo Otro,

propio. Esa constitución en lo Otro se hace

rehusar la complicidad con el hombre, sería para

real, se palpa en cada momento de la vida de la

ellas renunciar a todas las ventajas que puede

mujer, pero hay un momento trascendental, de

procurarles la alianza con la casta superior. El

encrucijadas, dudas y dolores que es la juventud.

hombre – soberano protegerá materialmente

A ella me quiero referir enseguida.

a la mujer – liga y se encargará de justificar su existencia; junto con el riesgo económico evita

La juventud: castración y potencia

ella el riesgo metafísico de una libertad que debe

“Uno de los beneficios que la opresión

inventar sus fines sin ayuda” (Beauvoir, 1965: 25).

ofrece a los opresores es que el más

116• Simone de Beauvoir - En voces de mujeres jóvenes


humilde de ellos se siente superior”

sexual, el texto deja ver un retrato de lo que

Simone de Beauvoir

significa la juventud en la constitución

En el capítulo dos de su obra, “La joven”, en

del devenir mujer.

la cuarta parte titulada “Formación”, la autora

El libro, sin duda, cumple su propósito. Al leer

plantea este momento cronológico como

algunos apartes recordé hechos significativos de

de potencia pero a la vez de contradicción y

mi adolescencia percibiendo así la permanencia,

estancamiento. La joven entra en un momento

universalidad y constancia en el contenido de

en que siente la necesidad de ser rebelde, de

ciertas situaciones para las mujeres. Bastante

afirmarse, de arriesgar, pero se encuentra con los

optimista, Simone de Beauvoir escribe desde

limitantes que son impuestos a su necesidad de

hace más de 50 años creyendo que muchas cosas

libertad. Se ve presa, sin conciencia plena de ello,

habían cambiado. Reflexiona desde su propia

de la construcción de su ser como otro y para otro,

historia de vida afirmando que las mujeres de

realizada sólo en la medida en que encuentra a un

su generación no son combatientes como las

hombre con quien “compartir” su destino.

mayores porque en general han ganado la partida

El capítulo en mención, rico en la descripción del tránsito de la “hembra” de niña a adulta,

y, continúa, muchas no han tenido que sentir su feminidad como un estorbo o un obstáculo.

presenta una serie de análisis que muestran

Para ella, que habla desde un origen pequeño

el cuadro de la constitución de la mujer como

burgués, educada, universitaria, rodeada de

Otro. La relación de cierta “rivalidad” con sus

hombres que parecen hablarle como pares, las

amigas por querer captar la mirada del hombre,

cosas son distintas, y sin embargo son iguales.

la construcción y disfrute de su cuerpo para

Luego de escrito el libro, al momento de su

otro, el asumir el matrimonio como su destino, la

publicación y difusión tuvo que haber repisado la

repugnancia y culpabilidad que causa el deseo

frase en la que dice que la feminidad para algunas

sexual, la búsqueda de la autoridad, la protección

no fue estorbo. Nada qué decir de los comentarios

y el poder en el hombre y en la relación con

sexistas que recibió su libro, incluso de aquéllos

las adultas, la iniciación sexual a través de los

que ella creía sus pares, o que al menos la veían

encuentros con otras mujeres; hacen parte de los

como tal. La feminidad sí pesa, incluso en ella.

puntos de reafirmación de un destino ya escrito.

Aquí me permito un salto de varios años. Entre

Si bien algunas veces el capítulo cae en

mis recuerdos conservo uno nítido: tenía 17 años,

determinismos y estereotipos sobre las mujeres

estaba apabullada por lo que significaba terminar

o en explicaciones psicoanalíticas que desde mi

el bachillerato y emprender una nueva vida,

punto de vista son esquemáticas y simplistas

cuando por un incidente de esos que parecen

como decir que las vírgenes tienden a ser

cotidianos, imperceptibles e insignificantes,

cleptómanas como parte de una sublimación

llorando, me interrogué por la relación diferencial

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •117


que tenía mi padre conmigo en comparación con

también rico y poderoso, tiene las llaves de la

mi hermano. Sin tenerlo demasiado claro dejé

dicha, es el Príncipe Azul” (Beauvoir, 1965: 320).

impresa una frase: ¡sólo por ser mujer! Sin mucha conciencia feminista comprendía que nacer mujer tenía su precio. La exclamación era producto de sentir una condena, era angustia existencial por el futuro, por lo que quería fuera MI futuro; si bien no tenía mucha claridad sobre el cómo ser mujer podría marcar mi destino, sí me apabullada sentir que nacer con este cuerpo así, sexuado, tenía su peso, un costo.

La angustia de mi tía abuela tiene explicación. No sólo a través del hombre la mujer resuelve una necesidad que se hizo perentoria: el matrimonio, sino que ve en el muchacho el sinónimo de seguridad que le significa, culturalmente hablando, la figura paterna. Encontrará en él la misma seguridad que en los brazos de su padre pues siempre ha estado convencida de la superioridad viril. Dice la filósofa: “Este prestigio

A diferencia de mi abuela, opté por ir a estudiar a

de los varones no es un pueril espejismo; tiene

la Universidad: mi abuela pensaba que su destino

bases económicas y sociales; los hombres son

era casarse y tener hijos. Su hermana, con no

los dueños del mundo sin discusión; todo se

más de 30 años, vivía angustiada y de malgenio

inclina a hacer que la adolescente centre su

porque aún no conseguía novio, es decir, marido.

interés en hacerse vasalla” (Beauvoir, 1965: 321).

Esto ocurría al otro lado del planeta tierra,

Construido un destino y un libreto, las mujeres

pocos años después de que Simone de Beauvoir

de ese entonces y ahora, aunque se han dado

escribiera. A mi abuela, quien entonces era joven,

algunos cambios, no tenían más que

al tiempo que otras hablaban de la sexualidad de

replegarse a su realización.

las mujeres, le hicieron renunciar a los orgasmos.

Si voy a la generación siguiente, las herederas

La filósofa francesa, en el capítulo en mención,

directas de la filósofa, las cosas cambian pero

escribe: “La joven acecha la apertura de ese

tampoco mucho. Las mujeres optaron por

período nuevo, imprevisible, cuya trama ya está

relaciones más libres, por “unirse” o casarse

urdida y hacia la cual la arrastra el tiempo (…)

con quienes habían estudiado, con dirigentes

de manera más o menos disfrazada, su juventud

de izquierda; fueron a la universidad, militaron

se consume en la espera. Ella espera al Hombre

en grupos políticos, estudiantiles, movimientos

(…) el adolescente también sueña con la

sociales; reconceptualizaron la religión y

mujer, la desea; pero ella no será jamás sino un

disminuyeron el número de hijos. Mi abuela tuvo

elemento de su existencia: no resume su destino;

12, mi madre solo una. Algunas ya sabían que

desde su infancia, la niña ora desea realizarse

había una constitución de la mujer como el Otro,

como mujer, ora quisiera superar los límites de

estaba puesto en palabras; sabían que la cultura

su feminidad, ha esperado del varón realización

es trampa y condena, que la historia las había

y evasión; tiene este el rostro deslumbrador

silenciado, que la sexualidad era el camino más

de Perseo, de San Jorge; es un libertador; es

directo a la opresión y control de las mujeres.

118• Simone de Beauvoir - En voces de mujeres jóvenes


Sin embargo su conciencia les costó alto.

vidas. Esas jóvenes vieron en el matrimonio, en

Muchas enfrentaron la ruptura de sus relaciones

la maternidad, en el Uno, la salvación del yugo

de pareja, vieron con dolor la permanencia en

paterno y materno, la realización como mujeres,

los hombres del libreto en el cual ellos dominan y

una mejor calidad de vida. Casi todas mis tías se

siempre, o casi siempre, ganan. Era como si ellos

casaron antes de los 25 años.

hubieran perfeccionado el escrito para hacer imperceptible el mantenimiento de la condena.

Si repaso la vida de las jóvenes de estos años,

Cercanas a la izquierda, muchas comprendieron

las que he conocido, tendría que hablar de

que el discurso no los cambia y que el camino

muchas diversidades para no correr el riesgo de

continuaba siendo largo.

uniformizar o totalizar una realidad. Algunas son universitarias, liderezas, trabajan; algunas

(... )

Este escrito tiene un tinte autobiográfico

fruto de un sujeto ubicado: mujer joven, feminista, del movimiento por la paz,

han tenido hijos e hijas jóvenes y eso no les ha implicado renunciar a proyectos profesionales, políticos e incluso económicos. A otras las veo arañar la vida con afán para que las

clase media, marcada por la guerra que

desigualdades económicas nos la condenen

vive el país, que no condensa a todas

a dejar, por ejemplo, el derecho al estudio.

las jóvenes y ni siquiera a las jóvenes feministas. Como el punto biográfico puede ser explicativo e ilustrativo, pero a la vez insuficiente, recurro a mis percepciones de “observadora participante” en ejercicio de una antropología cotidiana

(... )

En esos años otras jóvenes constituyeron otras vidas. Conozco, por ejemplo, mujeres de esa edad

Otras han sido madres demasiado temprano y mientras yo iba a la Universidad algunas tenían ya cuatro hijos. Sabemos de mujeres de doce años embarazadas, algunas como producto de violaciones; jóvenes que han comenzado sus relaciones sexuales y que pronto han engendrado, antes de los quince, dieciocho, veinte años. Las cosas han cambiado, sí, pero sigue existiendo en muchas mujeres educadas desde niñas con cuentos sexistas e imágenes prediseñadas el sueño de casarse con quien puede ser un Príncipe

que viven su sexualidad como una carga: hacer

Azul, un hombre con dinero, con status, con

el amor es casi obligación cotidiana; conozco

presencia. En últimas, incluso, no importa: puede

otras que aguantaron las infidelidades sin haber

ser el sapo del cuento pues mientras sea hombre

cometido ninguna, otras que cargaron con un

asegurará felicidad, realización, futuro, no quedar

gran peso en la conciencia por haber abortado.

solterona. Su cuerpo sigue escapando a su control,

Para algunas el ejercicio de la violencia cotidiana,

a su disfrute, a su constitución para sí y no para

en la casa, las acompañó como parte de sus

otro. Yo misma no estoy exenta de estas cosas. EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •119


Una mujer joven que conozco es consciente

hogar paterno, de la influencia materna

que su sexualidad es reprimida, no sólo porque

y se abrirá al porvenir no mediante una

identifica barreras emocionales asociadas al

conquista activa, sino entregándose

poder simbólico y de pecado interiorizado

pasiva y dócil en manos de un nuevo amo

por la figura paterna en relación al sexo, sino

(Beauvoir, 1965: 321).

también porque su esposo no desea tanto como ella los encuentros amorosos, lo que la hace

La mujer renuncia a la competencia para

sentirse aunque no lo mencione como “puta”,

descargar en alguien superior el cuidado de

censurada porque desea el sexo más que él. Está

asegurar su dicha. La humildad que ello significa

preocupada porque intuye que una manera de

no viene de una inferioridad dada, sino que esa

mantenerla atada a su presencia es la hija que

humildad engendra todas sus insuficiencias: “el

tienen, pero también una procreación futura,

origen de esa inferioridad está en el pasado de

inmediata. No poco tiempo después de haberlo verbalizado y hacerlo conciencia, más rápido que lo que un espermatozoide puede correr al óvulo, queda embarazada. Muy pocas personas sabemos de esa condena.

la adolescencia, en la sociedad que la rodea y, precisamente, en ese porvenir que le es propuesto (..)Oprimida, sumergida, se convierte en una extraña para sí misma por el hecho de que es extraña para el resto del mundo” (Beauvoir, 1965:

Mientras unos festejan la vida, yo reflexiono

p. 321-322). Señalar ese extrañamiento de sí

sobre el peso que sigue teniendo para las

misma es cosa recurrente en el texto, así como

mujeres la compañía masculina. Como mi

la renuncia que hay a la libertad. Sin embargo, ni

abuela, la sexualidad de una mujer de mi edad

siquiera esa renuncia es libre en sí misma, está

queda de nuevo encerrada en la procreación,

condicionada por el pasado, por el presente y por

acompasada a los deseos del hombre, reprimida a cambio del goce de la maternidad y un pequeño, corto disfrute. El matrimonio no sólo es una carrera honorable y menos fatigosa que otras muchas, sino que él únicamente permite a la mujer acceder a su dignidad social íntegra y realizarse sexualmente como

el futuro de la mujer. De allí precisamente lo triste y alarmante de la condición de subordinación, tan sutil para la mayoría. Esa construcción para el otro y en torno a él, señala la autora, lleva a las mujeres incluso a la competencia entre ellas. La necesidad de autoafirmación en torno al hombre hace que las

amante y como madre” (…) Él es el

mujeres despierten envidia y admiración cuando

Uno, con mayúscula, ella es lo Otro, lo

recogen más homenajes de éstos. Quien no tiene

inesencial. Las frases de la autora suelen

poder busca tenerlo y la mirada masculina lo

ser duras, a veces chocan, impactan, pero

otorga, y en torno a ella hay disputa y esfuerzo

retratan una verdad: “Se liberará ella del

por ser admirada.

120• Simone de Beauvoir - En voces de mujeres jóvenes


Ese destino hecho realidad desde la cotidianidad

libertad para lo público, ellas están confinadas a

en una etapa de transformaciones, de tránsitos,

la casa. Recuerdo en escenarios de trabajo con

también está acompañado por el extrañamiento

mujeres jóvenes en distintas regiones del país,

del propio cuerpo, por la desconfianza en

que al momento de hacer reflexiones sobre si

sí mismas: “la mujer es objeto pasivo tanto

sentían diferenciaciones en su vida cotidiana por

para el amante como para sí misma”. La

ser mujeres, muchas señalaban que sus padres y

educación que sigue haciendo la escuela

madres les limitaban las horas de entrada a sus

refuerza los estereotipos, la división desigual de

casas; que debían ir a fiestas acompañadas de un

espacios, de acciones, de valores, de aptitudes

hermano, primo o familiar; que en la casa debían

y actitudes. Separar por ejemplo el uso de la

seguir asumiendo las labores de aseo, y que no

fuerza de acuerdo a los géneros, reafirma los

ocurría lo mismo con los hombres. Desde luego

estereotipos. No es extraño que ahora se culpe

algunas cosas han cambiado, pero para muchas

a las muchachas de la violencia escolar, de ser

mujeres esa sigue siendo la odiosa realidad.

incitadoras, de ser marimachos o poco femeninas porque hacen otro uso de su energía y su tiempo

Además de la educación, en la escuela y en casa,

libre. Al equiparar fuerza – hombres, se da al

las costumbres, la raigambre cultural dispersa por

joven la posibilidad de reafirmación desde su

el todo social, en cada cosa que se le propone

cuerpo, mientras se impone una “impotencia

a las jóvenes como su horizonte de presente y

física” a las mujeres que “se traduce por una

porvenir hace difícil construir la independencia.

timidez más general: no cree en una fuerza

La calle sigue siendo riesgosa para las mujeres

que no ha experimentado en su cuerpo; no se

quienes no pueden darse el mismo lujo de

atreve a emprender, a sublevarse, a inventar:

disfrutar su libertad porque hay temor de ser

destinada a la docilidad, a la resignación, no

agredida, violada; siempre estamos en guardia.

puede más que aceptar en la sociedad un lugar

Esa restricción no sólo normativa de división de

ya preparado. Toma el orden de las cosas como

roles y espacios se siente como necesaria porque

algo dado” (Beauvoir, 1965: 324).

la propia constatación de la violencia la reafirma.

“La vivencia del cuerpo también se construye,

Escuela, casa, cuerpo, sexualidad, amor, espacio

castra y moldea. No tener ya confianza en

público, uso de la fuerza, todo tiene connotación

el cuerpo es perder confianza en el sí misma,

distinta para ella por ser mujer. Lo que hoy

el sujeto toma su cuerpo como su expresión

llamaríamos el género toma cuerpo desde que

objetiva” (Beauvoir, 1965: 325). En las mujeres

nace, se afianza y se reafirma en su adolescencia

pierde éste su riqueza subjetiva. Las barreras

y su juventud; de allí sigue el mismo camino, se

al cuerpo, esa legalización del uso de la fuerza

consolida. “Ser femenina es mostrarse impotente,

para los varones (sobre la que señalaré algo

fútil, pasiva, dócil. La joven no solo tendrá que

más adelante), limita el trasegar de las mujeres

adornarse, engalanarse, sino también reprimir

por los espacios. Mientras los chicos gozan de

su espontaneidad y sustituirla por la gracia

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •121


y el encanto estudiados que le enseñan sus

disfrute, no con culpa, sin autocensurarnos; si no

mayores. Toda afirmación de sí misma disminuye

entendemos cuándo son simplemente momentos,

su feminidad y oportunidad de seducción”

instantes, seguiremos perdiendo en un ejercicio de

(Beauvoir, 1965: 330).

libertad que se mantiene condicionado a la mirada,

Sí, desde luego, la realidad no es la misma para todas las jóvenes. No obstante, pese a los avances, a las transformaciones que vivieron

la aprobación, la abdicación al otro. Por suerte hay muchas jóvenes que han asumido esa vivencia con plena libertad, sin cargas, sin tapujos.

las feministas de los setenta muchas jóvenes

¿En qué corresponde avanzar ahora? Sin

nos seguimos enfrentando a retos y a costos

duda son necesarios cambios individuales de

al asumir la independencia, la libertad; sigue

mujeres y hombres, el trabajo en lo micro, en

siendo complicado compartir con quienes

las localidades, los pueblos, con las jóvenes.

se consideran pares académicos, políticos o

Pero resulta de igual manera perentorio hacer

intelectuales. “A los hombres no les agradan

visible constantemente las posiciones de poder

los “chicos frustrados”, ni las sabihondas, ni las

y privilegio de los hombres: estas deben seguir

mujeres con cabeza; la audacia, la cultura o la

siendo develadas, puestas en jaque, dialogadas,

inteligencia excesivas, o el demasiado carácter

denunciadas. Aún en las organizaciones políticas

los espanta” (Beauvoir, 1965: 329).

de jóvenes se expresa, quizás con menos

Hay cambios que se han dado que no han contribuido a transformar realmente la situación. En Colombia se ha exacerbado el mercado de la “belleza”, las liposucciones, las cirugías, los niveles de anorexia y bulimia. La joven se ve presionada y absorbida por el mercado, siente la necesidad de acoplarse a un molde, de parecerse a la Otra construida para el deseo masculino,

fuerza, el privilegio de haber nacido hombre. Quienes nos reivindicamos como feministas no dejamos de ser entendidas como paranoicas y exageradas. A mí no me importa, prefiero estar alerta a dejar que la sutileza de la aceptación de lo “políticamente correcto” invisibilice de nuevo aquello de lo que históricamente hemos sido objeto: dominación, exclusión, amoldamiento.

para las ventas, para el comercio no importa a

Tal como lo describe Simone de Beauvoir la

qué costo, con qué sacrificios. En el intercambio

juventud es un momento clave, tenso. En la

sexual muchas veces ella rompe con el rol pasivo,

juventud la mujer se siente desgarrada porque

aun con la censura y el control impuesto a su

quiere ser sujeto, libertad, como parte de su

sexualidad establece relaciones más sueltas,

reivindicación original, pero al mismo tiempo sus

más tranquilas, pero creo que dentro de esos

tendencias eróticas y las solicitudes sociales la

cambios la mayoría sigue estando en condición

invitan a asumirse como objeto pasivo (Beauvoir,

de desventaja respecto a los hombres. Sí, al

1965: 330). Se toma espontáneamente como lo

menos ellas, nosotras, interiorizamos la sexualidad

esencial, pero debe renunciar a ello para pasar a

para sí mismas no para el matrimonio, sí para el

ser lo inesencial. Siendo joven se enfrenta a ese

122• Simone de Beauvoir - En voces de mujeres jóvenes


dilema, pero también al reto. Así como siendo

históricos, culturales, económicos, sociales e

niña la mujer recibe destinos, siendo joven

insistiendo que “todo ser humano concreto está

opta por el camino.

siempre singularmente situado” (Beauvoir, 1965: 17). Luego afirma la necesidad de ser Sujeto.

De las mismas y otras reivindicaciones políticas: reforzando el feminismo

La autora problematiza qué somos las mujeres pero no nos niega, rechaza las nociones de eterno femenino pero no desconoce la existencia

“El Segundo Sexo”, pone en jaque permanente

de un ser mujer. Esa negación, en boga en el

a sus lectoras al develar las formas sutiles de

espacio y tiempo de la Francia de mitad del

dominación y la dominación misma. La hace

siglo XX y también de moda entre quienes dicen

real, concreta, parte de la cotidianidad. No sólo

no ser discriminadas o que la lucha feminista

la devela sino que la explica, busca dar cuenta

no tiene vigencia hoy siglo XXI, asumen una

del qué y el por qué y también de algunos

posición que no representa una liberación sino

cómo. Esas reflexiones aportaron al accionar

más bien una “huida inauténtica”.

feminista de los años 70 del siglo pasado centrado en la disputa sobre la hegemonía cultural, los simbólicos y la dicotomía privado - público validada por los varones. Se anticipa y da elementos a las discusiones sobre género, feminismo de la igualdad y la diferencia y, como ha hecho todo el feminismo, aporta elementos a otras reivindicaciones y a comprender la

Simone de Beauvoir busca optar por algo distinto a las esencias, a la universalidad, al igualitarismo per se y sus trampas. Al mismo tiempo reafirma las diferencias. Le teme también a la igualdad simplista en la diferencia. Invita a tener abiertos los ojos a los procesos que se dicen emancipatorios y estancan sus luchas y

necesidad de emprender luchas articuladas

permiten la reafirmación sutil de la dominación.

que permitan la modificación de situaciones

Ahora corremos el peligro de quedarnos en

de injusticia para las mujeres en sus múltiples

lo “políticamente correcto”. “Hay profundas

diferencias y desigualdades, pero también para

analogías entre la situación de las mujeres y la

otros sujetos históricamente discriminados.

de los negros: unas y otros se emancipan hoy de un mismo paternalismo, y la en otros tiempos

Simone de Beauvoir hace aportes políticos

casta de amos quiere mantenerlos en “su lugar”,

sustanciales al debatir el problema de la identidad

es decir, en el lugar que ha elegido para ellos”

de las mujeres. Lo hace, desde mi punto de vista,

(Beauvoir, 1965: 28). Sobre el ideal democrático,

en varios niveles: primero pone en debate la existencia de esencialismos cuando problematiza la feminidad; luego renuncia al universalismo, a

dice, hace reconocer en la mujer una igual, pero advierte la trampa que esto implica.

que las mujeres sean entendidas como humanos

Cuando la filósofa existencialista analiza la

en genérico, en abstracto fuera de contextos

realidad de la mujer se da cuenta de la fuerza

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •123


que tienen las costumbres y la cultura en esa

cooptación por el establecimiento, debemos ser

constitución de eternos femeninos y en la

subvertoras a cada instante. Me gusta el texto

mujer como el otro. Señala, además, cómo casi

de Simone de Beauvoir porque me reafirma en

todo está ganado por el contradictor cuando

la importancia de entender el complejo mundo

la historia está escrita por este, para el caso

de las identidades, no sólo femeninas, en la

los varones. Para las mujeres siempre implica

historia y la cultura y no únicamente la que

empezar de cero. Si algunas han salido del

nos ha invisibilizado a nosotras. La autora pone

camino previamente construido no queda

en escena lo complejo de las relaciones que se

testimonio de esto: las niñas, las jóvenes no

establecen entre dos, entre alteridades marcadas

tienen otras historias de vida que interiorizar,

por el poder: entre mujeres y hombres, también

otras normas culturales que soñar, otras

entre patrón y obrero, entre negros y “blancos”,

costumbres que ensayar o improvisar. De allí la

entre judíos y no judíos. Si se transforman unas,

importancia de su libro, un texto impreso, escrito,

pues que se transformen todas.

difundido, apropiado, hecho carne, hecho acción.

Cuando analiza el paso por la juventud, escribe

Las transformaciones deben ser entonces en

una frase certera: “cuando el combate – como

diversos ámbitos del tejido, del entrelazamiento

sucede con la mayor frecuencia – no ha sido más

simbólico en lo cotidiano, lo concreto. La disputa

que una revuelta simbólica, la derrota es segura”

también es por la verdad, por las versiones de

(Beauvoir, 1965: 366). Evidentemente, la lucha

la historia. La historia es también fuente de

está en lo simbólico, pero esto debe trascender a

identidad, es disputa de poder. Lo que no se

la cotidianidad de las mujeres, ser acción, hacerse

nombra no existe. La historia hace cultura, la

palpable, vivible, copar más espacios, dinámicas.

cultura permea la escritura de la historia. “El

Ni sólo lo simbólico ni sólo la igualdad: nos deja

presente envuelve al pasado, y en el pasado

el reto. Es algo más de todo eso, es un poco de

toda la Historia la han hecho los varones. En

cada cosa, son alcances mayores, es una lucha

el momento en que las mujeres empiezan a

más larga de lo que ella misma piensa a veces

participar en la elaboración del mundo, ese es

algo etnocéntricamente. A veces la leí muy

todavía un mundo que pertenece a los hombres:

voluntarista del “yo quiero, yo puedo”, pero

ellos no lo dudan, ellas lo dudan apenas”

encuentro altamente significativa su invitación al

(Beauvoir, 1965: 25).

cambio personal y a la constitución como Sujeto.

Todos los ámbitos de lucha, los escenarios de

Al analizar la especificidad de la construcción de

incidencia, las demandas políticas, esa compleja

la mujer como Otro plantea que mientras los

conceptualización de la alteridad hasta ahora

proletarios dicen nosotros, no hacen lo mismo

señalados como aportes de Beauvoir, siguen

las mujeres. Al decir nosotros, estos se presentan

siendo válidos y necesarios. Es más, pienso

como sujetos y transforman en Otros a los

que hay que radicalizarlos para evitar su

burgueses. Los hombres dicen “las mujeres”, y

124• Simone de Beauvoir - En voces de mujeres jóvenes


ellas toman este nombre para autodesignarse

perspectivas adoptadas, suponen jerarquías

pero no se sitúan auténticamente como Sujeto.

de intereses, toda cualidad implica valores; no

Las mujeres no han tomado nada, simplemente

hay descripción supuestamente objetiva que

han recibido y “carecen de los medios concretos

no se levante sobre un segundo término ético”

para congregarse en una unidad que se afirmaría

(Beauvoir, 1965: 34).

al oponerse. Carecen de un pasado, de una historia, de una religión que les sea propios, y no tienen, como los proletarios, una solidaridad de trabajo y de intereses; ni siquiera existe entre ellas esa promiscuidad espacial que hace de otros Sujetos una comunidad” (Beauvoir, 1965: 23). ¿Después de varios años de lucha qué tanto somos un nosotras? ¿Qué tipo de nosotras queremos construir? ¿Qué tan necesario se hace ahora? Me anima el texto de Simone de Beauvoir porque opta. A veces me alarma la facilidad que tienen las palabras para convertirse en boca de cualquiera en simple discurso. Me aterra cómo los conceptos pierden sentido de tanto plantearse sin cuestionarlos, o cuando cualquiera los puede tomar y manosear. Las palabras pueden con todo, a veces caen en el vacío cuando se vuelven neutrales. Puedo ser el más totalitario y hablar de la necesidad de paz; puedo ser el más asesino y hablar de democracia; puedo ser el más racista y hablar de igualdad. Las palabras, los conceptos, los principios pueden quedar en la nada, pueden ser manipulables y servir para lo contrario si no tomo partido. Me aburre la neutralidad de los conceptos, la ambigüedad de las palabras, la parálisis del discurso. Me sentí comprendida con las letras y palabras que conjugué al pasar las hojas de “El Segundo Sexo” cuando su autora dice que “tal vez sea imposible tratar

(... )

para ilustrar desde la vivencia de otras

mujeres, todas ellas en algún momento jóvenes, esa realidad de ser mujer que para unas es a veces menos pesada que para otras. Igualmente, entrelazando todos estos caminos, recurro a los intercambios que en la militancia feminista, del movimiento de mujeres y el de víctimas he tenido en varias zonas del país con mujeres jóvenes

(... )

La perspectiva que adoptamos, dice, es la de la moral existencialista. Todo sujeto se plantea a través de proyectos, una trascendencia no alcanza su libertad sino por medio de su perpetuo avance hacia otras libertades; no hay otra justificación de la existencia presente que su expansión hacia un provenir infinitamente abierto. Cada vez que la trascendencia recae en inmanencia hay degradación de la existencia en “en sí”, de la libertad en facticidad; esta caída es una falta moral si es consentida por el sujeto, pero si le es infligida toma la figura de una frustración y de una opresión; en ambos casos es un mal absoluto.

ningún problema humano sin tomar partido: la

Aunque no se trata de imponerle a nadie su

manera misma de plantear las cuestiones, las

trasegar por el mundo creo que hay que optar;

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •125


que se deben promulgar principios éticos como

casi sola y veía solamente hombres. Sentí

el respeto a la vida, la libertad, la igualdad, el

miedo, me sentí vulnerable. Tenía temor de

derecho a la diferencia, la paz. La construcción

ser agredida. Por más que me dijeran que la

de un otro subvalorado, invisibilizado, oprimido,

ciudad era segura, estaba el temor a la agresión

es sin duda la mejor apuesta por mantener la

masculina. Esos días, mientras caminaba las

inmovilidad de los sujetos, por disminuirlos,

calles, consciente de que como colombiana

por hacerles sentir que necesitan del Uno, del

tengo interiorizado el miedo, pensé que le temía

dominante, del que sabe, del pacificador, del

a dos violencias: una a causa de mi cuerpo, otra

sabio. Hay que tomar partido por cuál tipo de

a razón del conflicto de Colombia.

transformación se desea; pero cualquier proyecto de transformación requiere que el Otro no sea

Quiero hacer unas últimas reflexiones sobre

entendido como menos, no sea construido para la

un contexto que apremia propuestas y que

dependencia, no sea esencializado o comprimido

necesita del feminismo. La guerra, expresión

dentro de lo políticamente correcto. En la

del patriarcado, es al mismo tiempo su máxima

imposición del Otro, en la fijación en objeto, en

exacerbación construida sobre su interiorización

la consagración a la inmanencia, la trascendencia

y aceptación, su compenetración en los tejidos

del Sujeto es arrebatada por otra conciencia que

culturales, su capacidad de permear principios y

se asume como esencial y soberana.

valores. En una cultura patriarcal las expresiones violentas connotan también esta dimensión

El feminismo ha contribuido a entender que

aunque para algunas personas aparezca

existen diferencias que han devenido, por razón

desdibujada. Por ejemplo el paramilitarismo:

de un grupo dominante, en desigualdades y

¿ya no existe, ya no actúa? ¿Hay machismo en

exclusiones. El hombre blanco, heterosexual,

Colombia? ¿hay discriminación por ser mujer?

europeo – norteamericano (civilizado) y burgués,

¿Hay desaparecidos? ¿hay crímenes de Estado?

se ha erigido en el poderoso. Le ha correspondido

Eso es cosa del pasado, dicen algunos, porque en

al feminismo señalar algunos caminos que casi

Colombia ya se puede salir en carro y andar por

como imperativo contribuyan en la Colombia

las carreteras, viajar; las mujeres ya acceden a

de hoy a buscar alternativas, enseñar opciones, compenetrar lo conceptual con el hecho. La guerra en Colombia. Desde un tiempo para acá soy Antígona “Todas vosotras morís a los quince años” Diderot

cargos de poder, son ejecutivas, votan, estudian, deciden, mandan e intercambian en las altas esferas del poder con los hombres. El individualismo, el predominio del interés individual sobre el colectivo, así como el miedo o la incapacidad para ver las cosas holísticamente a manera de proceso y con perspectiva histórica o la

Estaba en una gran ciudad fuera de mi país,

ignorancia, van logrando que la dominación y sus

esperando un medio de transporte. Estaba

diversas formas de hacerse real se hagan sutiles

126• Simone de Beauvoir - En voces de mujeres jóvenes


y aceptables. La mirada de sospecha, de alerta,

riqueza producida por los negocios ilícitos y la

que a veces exacerba nuestra condición humana

muerte. Vemos cómo no hay paraíso sin tetas,

resulta necesaria para develar todo aquello que

y cómo se mata por 100 mil pesos y se compra

vaya contra la humanidad de las personas.

sexo por millones. En nuestra Patria la guerra

En Colombia la guerra propicia el mantenimiento del patriarcado y viceversa. En la guerra de nuestro país con el uso indiscriminado de la violencia las mujeres, en un alto porcentaje

exacerba la construcción de un otro disminuido frente al Uno dominante. La oposición se señala; la uniformidad se exige, se construye. La pluralidad se elimina.5

jóvenes, son violadas, obligadas a abortar o a

La violencia es constitutiva del patriarcado, se ha

tener hijos, son esclavizadas para los trabajos

interiorizado como su valor supremo. La filósofa

domésticos al interior de los ejércitos, son

francesa así lo señala, incluso termina siendo un

puestas como carne de cañón en el combate,

modo de afirmación humana: “Hacia los trece

son sometidas a castigos y torturas; también son

años es cuando los chicos hacen un verdadero

desaparecidas, secuestradas. En este escrito he

aprendizaje de la violencia, se desarrolla su

resuelto no utilizar cifras, en estos días se hace

agresividad, su voluntad de poder, su gusto por

mención en exceso de ellas y estoy cansada

el desafío; y es justamente en ese momento

de que nuestras vidas y las de nuestros seres

cuando la chiquilla renuncia a los juegos

queridos terminen siendo solo eso, números y

violentos” (Beauvoir, 1965: 322). Los hombres

estadísticas. A mí me basta con uno solo que

son socializados para la violencia y esa violencia

maten, con una mujer violada, con una sola

se aprecia como un valor. La misma autora

adolescente embarazada sin quererlo, sin haber

dice: “La violencia es la prueba auténtica de la

optado libremente por eso; me basta con las

adhesión de cada cual a sí mismo, a sus pasiones,

niñas que no pueden ir a la escuela, me basta

a su propia voluntad; rechazarla radicalmente es

con las que son condenadas a perder su libertad

rechazar toda la verdad objetiva, es encerrarse

de Sujeto al ser educadas para el Otro.

en una subjetividad abstracta, una cólera, una

En Colombia la guerra exacerba el capitalismo y viceversa. El dinero fácil es la necesidad, es el camino, es la opción por la que optan jóvenes que luego se entrenan para matar, para ser máquinas asesinas. En Macondo el capitalismo exacerba el patriarcado, hace de las mujeres

revuelta que no pasa por los músculos, es imaginaria” (Beauvoir, 1965: 323). En estas palabras sentí una apreciación positiva de la violencia y entiendo que así sea precisamente como muestra del valor que el patriarcado da a la violencia y a su casi inevitable interiorización.

mercancía, de su cuerpo disfrute para el otro.

Una investigación relativa a por qué optan

Con alarma hemos visto cómo la prostitución

hombres y mujeres por ir al paramilitarismo y

de niñas, adolescentes y jóvenes ha aumentado

las guerrillas, señala que se entiende como vía

en zonas de conflicto o de concentración de la

para adquirir status social, porque da seguridad

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •127


tener un arma y, para algunos, porque es la única

reconocimiento, que no reproduce estructuras de

vía posible a elegir. El patriarcado se sostiene

poder jerárquicas, tradicionales y opresoras; que

en la violencia; el capitalismo y los proyectos

piensa un proyecto transformador en el que las

excluyentes hacen lo mismo, desconocen la

y los otros son ellos mismos los que quieren, lo

humanidad, la vida, el amor. Las personas

que optan; en el que la diferencia se constituye

entrevistadas indicaron también que han sido

en principio de democracia y la igualdad de

presas del odio, que los habían marcado las

derechos en punto de partida.

ausencias forzadas y que carecían de amor.

Colombia es un reto y una posibilidad para el

La violencia se entroniza en la cultura, en las

feminismo que tiene mucho que aportar en la

sociedades; unas veces no discrimina y en otras

construcción de un país que debe pasar del uso

es evidentemente parcial. Gracias que no ha sido

abusivo de la violencia al reconocimiento de la

adjudicada a nosotras para su ejercicio, al menos

alteridad no en tanto Otro para dominar, tolerar

tenemos cierta tranquilidad en nuestra conciencia

o simplemente nombrar sino para construir;

colectiva, pero cierto también es que la sufrimos

un Otro relacional al que colectivamente se le

de manera brutal y cotidiana por lo cual creemos

permite ser él mismo, brindando las condiciones

necesario repudiarla, exorcizarla: ¿cómo hacerlo?

para su libertad y su vivencia existencial lo cual implica, entre otras cosas, pensar en cambios

Los reaprendizajes son necesarios. Desterrar la

económicos sustanciales.

violencia de la cotidianidad necesita de nuevos referentes simbólicos, de nuevos entretejidos

No todo es malo ni está perdido, por supuesto.

culturales, de la reafirmación y construcción de

No podría terminar sin decir que a lo largo de mi

principios éticos y de la interiorización

vida han sido más las amigas que los amigos y

de una historia de la cual aprender, de una

que las relaciones han sido de crecimiento, lealtad

memoria que haga de la experiencia

y complicidad. Debo decir que hay muchas

vivida el ejercicio de no repetir.

mujeres jóvenes no feministas valerosas, rebeldes, que buscan otro tipo de relacionamiento con los

Colombia es un reto, a veces un laboratorio; vivir

hombres, con las amigas, con padre y madre, con

aquí necesita de coraje. Termina uno moviéndose

las otras mujeres. Hay mujeres jóvenes lesbianas

entre la esperanza y la desesperanza, en una

que han asumido su sexualidad abiertamente y

situación existencial a veces de tensión extrema.

jóvenes feministas comprometidas con quienes

Requiere mantenerse despierta, crítica, alerta.

hemos podido construir lazos de crecimiento

Al tiempo, necesitamos trabajar por derrotar

personal, político, intelectual, afectivo; que

el camino de la guerra, necesitamos construir

buscamos sobre todo construir lazos de

paz; requerimos la reafirmación de un sujeto

solidaridad ensayando entre todas romper las

colectivo que opta, que elige, que reconoce

jerarquías, pelear por el trato de pares con el

pares, que procura democracia, que otorga

mundo entero. Sí, muchas somos rebeldes,

128• Simone de Beauvoir - En voces de mujeres jóvenes


antiautoridad; pero preferimos eso a tragar entero, a callar, a dejar que se perpetúen las relaciones de poder que donde y como sean siempre prolongan situaciones de desigualdad y opresión y aunque, desde luego, no seamos consecuentes en un cien por ciento, buscamos hacerlo. Hemos aprendido de quienes nos antecedieron y con quienes hemos trabajado: con quienes consideramos fundamental el diálogo. Reconocemos en ustedes, mujeres mayores, una historia previa recorrida, un presente compartido y un futuro por cambiar, no ya dado. Tenemos esa misma conciencia exacerbada que las hiciera a ustedes feministas y como ustedes también sentimos todo lo que pesa, pero optamos por ese camino porque, paradójicamente da más aliento.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •129


Citas 1 A América Latina llegó sólo hasta 1954 gracias

Aquí tuvo que enfrentarse la autora, quizás sin

a la edición en español por parte de la editorial

imaginarlo, al peso de la realidad que había

Siglo XX de Argentina, lo cual permitió también

descrito en su libro.

la lectura por parte de las españolas y, producto

3 En http://www.geocities.com/Athens/

de otras traducciones y ediciones, que haya

Parthenon/8947/beauvoir.htm

estado abierto para la consulta de hablantes del inglés, alemán, holandés, italiano, noruego, polaco, danés, húngaro, portugués, sueco, árabe, hebreo, serbo-croata, eslovaco, tamil y checo. 2 No en vano se habla de él como un hito para la construcción de un feminismo radical y más culturalista, para algunas feministas colombianas fue la puerta de iniciación en el feminismo o la reafirmación de una situación no justa e incómoda de las mujeres en la tierra. Nombrada por mujeres como Elena Poniatowska como “biblia del feminismo”, este texto contribuyó al tránsito de un feminismo más consagrado a la lucha por el sufragio y el derecho a la educación, a otro más rebelde, con reivindicaciones cada vez más subvertoras y más comprehensivo de la importancia de lo privado, de las relaciones cotidianas entre hombres y mujeres en la construcción de un mundo desigual de dominación, exclusión y subordinación de las mujeres. En las luchas feministas el aborto comenzaría a tener un centro como reivindicación, las consignas de lo “privado es político” y el derecho al orgasmo sin duda tienen en gran parte su germen en el libro de Simone. No en vano las críticas que recibió de los hombres, sus supuestos “pares” y colegas, que vieron sin duda amenazada su seguridad, preponderancia y dominación sobre el mundo.

130• Simone de Beauvoir - En voces de mujeres jóvenes

4 Todas las citas del presente texto corresponden a la edición del Segundo Sexo realizada por Siglo XX, Tomo 1: Hechos y mitos. Traducción de Pablo Palant, 1965. 5 Hay muchos hilos que tejer cuando se busca transformar una situación milenaria como la de las mujeres, pero también la de otras realidades y colectivos sociales. Cuando veo la historia de la izquierda, de la oposición en Colombia me espanto. Hay una historia que se oculta, hay una memoria hegemónica recreada por pocos, hay una realidad que acaso se nombra pero no se explica, hay intolerancia. La construcción de un Otro es un simple y a la vez complejo ejercicio de dominación, de exclusión.


Bibliografía Beauvoir, Simone .1965. El segundo Sexo. Hechos y mitos (Tomo 1). Buenos Aires. Ediciones Siglo XX Gargallo, Francesca. Una relectura del segundo sexo de Simone de Beauvoir a la luz de cuarenta años de práctica de liberación de las mujeres. Disponible en: http://hmontecinos.wordpress. com/2008/04/01/el-segundo-sexo/ Valcárcel, Amelia. Beauvoir: a cincuenta años del segundo sexo. Disponible en: http://www.geocities.com/Athens/ Parthenon/8947/beauvoir.htm

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Rehaciendo Saberes •131


A los 42 años.” Simone de Beauvoir, en Chicago, en 1950. Art Shay, fotógrafo de Chicago y amigo de Nelson Algren, llevó a Beauvoir a casa de un amigo que disponía de cuarto de baño. Shay escribió” se había dado un baño. Mientras se acicalaba en el lavabo sentí un súbito impulso. Ella se dio cuenta de que le saqué la foto al oir el clic de mi fiel Leica modelo F que me acompañó durante la guerra.” Chico travieso”, dijo” (Art Shay). Fuente: Hazel Rowley. Sartre y Beauvoir - La Historia de una pareja. Editorial Lumen, Random House Mondadori, 2006, p. 627

Sueños, imágenes y símbolos


carta de

Simone a Algren Viernes, 3 de diciembre de 1948

Facsímil Carta de mayo de 1947 y Fotografía de Nelson Algren, Chicago 1949. Fuente: Simone de Beauvoir. Cartas a Nelson Algren. Lumen, Barcelona, 1999, p. 352

Q

uerido, queridísimo Tu. Me alegro de

algo entre nosotros, pero fue una gran sorpresa

haber recibido la carta de septiembre,

descubrir que podría terminar mañana mismo. No,

y de que hayamos hablado a fondo

eso no me hace feliz. No obstante, pienso que

de este asunto. En cierto modo, no puedo decir

tienes toda la razón, y que todo lo que tú dices es

que tu última carta, tu carta larguísima, me haya

de justicia. Imagino muy bien que necesitas una

hecho feliz. Desde luego, desde aquella noche

mujer propia, y seguro que te la mereces. Ella no

en que lloré tanto, yo ya sabia que lo nuestro iba

debería descuidar su propio destino para tomarte

a terminar dentro de un tiempo relativamente

por esposo. Tú serás un simpático destino para

corto, y que de alguna manera ya había muerto

cualquier mujer, y yo misma habría elegido ese


destino de todo corazón, siempre que otras cosas

glóbulos rojos y que nadie sabe qué puede ser. La

no me hubieran hecho imposible esa elección. Sí,

paciente está medio muerta, tan delgada y tan

Nelson, lo entiendo. Lo único que querría ahora

pálida, con la cara larga y tensa, una expresión

es no estar triste por tu fidelidad del año pasado,

extraviada en la mirada y la sonrisa. No sabe que

porque aquello tenía razón de ser. Durante todo

se está muriendo, pero Guille, su marido, sí lo

un año, para mí ha sido importantísimo paladear

sabe. Dice que se habría quitado la vida el mismo

un amor tan fiel, tan verdadero, tan cálido; me

de no ser por los niños (son tres, la mayor es una

llegó a lo más profundo del corazón y te lo

niña de siete años). Ve cómo su mujer se le va

devolví con tanta felicidad que, si todavía me

yendo lentamente y sin remedio, y ni siquiera es

tienes algún cariño, no podrás arrepentirte. No

capaz de pensar con detenimiento en el entierro,

puedes reprocharte el haberme dado tanto, ya

en el funeral, en la muerte misma. Es como vivir

que yo te estoy muy agradecida por ello. La vida

con un cadáver parlante, ahora ya sólo desea

es corta y es fría, sí, por eso mismo no deberías

que se muera cuanto antes, porque esa agonía es

despreciar los sentimientos de veras cálidos e

insufrible. Volveré la semana próxima, y cuando

intensos. No hemos cometido ninguna insensatez al amarnos como nos amamos, al sacrificar otras cosas por ese amor, nos hemos hechos felices, muy felices el uno al otro al menos por un tiempo, y eso es mucho más de lo que suele tener la mayoría de gente, algo que yo nunca olvidaré, y espero que tú lo recuerdes de vez en cuando. Ahora, cariño, nuestra única esperanza es pasar al menos una larga temporada juntos, por ejemplo,

ella haya muerto a él lo veré a menudo, supongo que con Sartre, para ayudarle en la medida de lo posible. Adiós, Nelson. Parece increíble que tenga los brazos tan fríos cuando mi corazón está tan cálido. Sin embargo, sé que es verdad: los brazos lejanos son muy fríos al tacto. Confío en que encuentres ese calor (ya sabes cómo pueden ser unos cálidos brazos). ¡Ah, ahora seguro que te

ven tú a París entre abril y septiembre del año que

gustaría si me vieras! Me siento como aquél día

viene. Espero que incluso cuando te

en que rompiste el huevo, un poco desconcertada

hayas casado podamos seguir siendo amigos

por dentro, y no arrogantemente feliz. Te sigo

y no perdamos el contacto.

queriendo igual.

Hace frío, llueve: por suerte, cada vez salgo

Tu Simone

menos de casa, prácticamente no hago otra cosa que trabajar de la mañana a la noche. Hace dos días salí a ver a la mujer del alfiler, y me sentí hondamente conmovida: se está muriendo, tiene una enfermedad bastante misteriosa, los médicos no saben cómo curarla, es espantoso, una especie de cáncer sanguíneo, algo que devora sus EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Sueños, imágenes y símbolos

•135


S

imone:

guerras mundiales y el sistema global dividido

Quisiera poder hablarte.

por la cortina de hierro, de que para ti no existían

Quisiera que pudieras escucharme.

Internet ni celular, elementos que hacen parte de

En el fondo, lo que más quisiera es que tú pudieras

mi cotidianidad casi desde que tengo memoria, a

hablarme a mí. Robarte un poco de esa profunda

pesar de que el mundo que mis ojos ven es muy

irreverencia, de ese impulso trasgresor de todo, hasta

distinto al que tú habitaste, tengo la intuición de

de lo más sutil y de lo menos evidente... y es que

que si te tuviera en frente y pudiera decirte esto, me

lo menos evidente suele ser lo más pesado, lo más

entenderías; casi que podrías sentir estas palabras,

doloroso, lo más arbitrario.

que no tienen pretensiones, en tu propia piel.

Siento que en medio de la rígida aridez del mundo,

Sé que siempre creíste que las vidas humanas no

tus palabras podrían alimentar mi voluntad de

podían ser evaluadas en términos de la felicidad. Sé

ser distinta y cargar de sentido la incomodidad de

que siempre creíste que ese concepto tan volátil y

misteriosa procedencia que a veces habita en mí. Sí,

manipulable, tan socialmente mediado, y si se quiere,

aunque tan sólo tenga 19 años, aunque viva 100

tan trillado y soso, no podía ser trasformado en una

después de tu nacimiento y 22 después de tu muerte.

escala de medición del valor de las vidas humanas. Sé que siempre creíste que el verdadero bien moral,

¿Sabes? A veces siento que el mundo tiene el

el verdadero objetivo máximo, el verdadero reto; era

aspecto de una cárcel de roles y mandatos sociales

el logro de la libertad, a cualquier costo. Desafío sin

inquebrantables. ¡Parece tan implacable su poder!...

duda difícil para cualquier ser humano, especialmente

¡tan sólidamente arraigadas sus columnas!... tan poco

para nosotras, quienes durante larguísimos años

desafiable su estructura…

cumplimos el rol de esclavas de los hombres, de

Sobre todo si eres mujer, sobre todo si eres joven y aún no sabes muy bien cómo defenderte, cómo enfrentarte a sus sórdidos mandatos, como asumir tu propio ser…. De repente te encuentras sutilmente arrastrada a la disyuntiva entre ser fiel a ti misma y por ende vivir una vida de duras batallas cotidianas, donde día a día necesitas tener la fortaleza de ser

los hijos, de la cultura, de la sociedad; algunas con ociosa e indolente complicidad, otras debatiéndose duramente entre la comodidad de la subordinación tranquila y el impulso capaz de derrumbar las limitaciones a la expansión de la vida, otras con la frustración y el dolor incurable de esa herida de las alas amputadas a quien nació para volar.

desafiante, y resistir el ser juzgada, estigmatizada,

Tu respuesta a la disyuntiva que la sociedad

excluida y maltratada de muchas maneras por las

me plantea hoy a mí como mujer joven se hace

instituciones y agentes perpetuadores del orden; o

evidente, y la comparto. Sin embargo Simone, no

volverte obediente y sumisa, deformarte hasta caber

puedo evitar preguntarme, al recordar la imagen

en el molde, traicionarte, venderte... y así “ser feliz”

de aquella bella anciana que se deshacía en ríos

en los términos del “deber ser” prescrito. Quisiera

incontenibles de lágrimas junto a la fosa donde su

poder hablarte porque a pesar de que viviste dos

único amor no contingente, su único compañero real


en éste viaje, estaba siendo enterrado, si habrás sido feliz. ¿Fuiste feliz Simone? Tal vez soy victima de una inocencia propia de mi corta edad, pero aun creo en la felicidad, ¿sabes?... Y es que... ¿Para qué queremos ser libres si no es porque creemos que en la libertad encontraremos una forma más plena de ser humanos y humanas? ¿Para qué queremos ser libres si no creemos que en la libertad lograremos ser tan nosotros y nosotras mismas, que se haga posible salir del encierro del individuo y conformar una nueva sociedad, donde todos y todas tengamos espacio, donde todos y todas podamos salir al sol con los ojos brillantes sin tener que escondernos ni sentir miedo ni culpa por

carta de una joven a

Simone Yira Carmiña Lazala-Silva Hernández Estudiante de Sociología Universidad Nacional de Colombia

mientras esto pasa, las personas que apuestan su vida al logro de la libertad profunda, siguen pagando en muchos casos dicha irreverencia con su propia muerte?

ser lo que somos?, ¿para qué queremos libertad,

¿Qué dirías Simone?, ¿qué dirías?

si no creemos que desde ésta se construye una

No sé si habrás sido feliz, no sé si tú a diferencia de

verdadera común-unidad?, ¿para qué queremos ser

muchas de nosotras las mujeres jóvenes del mundo

libres Simone, si no creemos que en la libertad y el

contemporáneo, podrás haber escapado de esta gran

reconocimiento del otro es que lograremos construir

confusión de muchas libertades artificiales y frívolas y

afectos más plenos, amores más plenos, sexualidades

de pocas verdaderas, no lo sé Simone.

más plenas? ¿Para qué queremos ser libres si no creemos que desde la libertad seremos más felices?

Pero lo que si sé es que lograste tu objetivo, ¿sabes? Lograste que tu vida se saliera de la limitada e

Sí. En realidad sigo creyendo en la felicidad, y

infértil inmanencia para llegar a un nuevo nivel de

supongo que en el fondo tú también lo hacías.

trascendencia, fundaste una nueva sensibilidad,

¿Fuiste feliz Simone?

una nueva forma de pararse en este mundo siendo mujer. Tuviste la infinita valentía necesaria para

¿Y qué dirías si pudieras volver a la vida el día de

transgredir todos los moldes, y aún hoy, cien años

hoy? ¿qué opinarías de nuestra situación como

después, tus palabras siguen revoloteando en las

mujeres, donde es en muchas ocasiones una libertad

cabezas de las mujeres jóvenes, no tan jóvenes y

artificialmente construida, una libertad etérea en la

viejas, que seguimos sintiendo que las ropas del

que cada quien puede elegir que productos compra

orden establecido nos quedan demasiado grandes o

según las posibilidades de su bolsillo y la forma en la

demasiado pequeñas pero en todo caso incómodas,

que desea defenderse de las hostilidades del mundo,

de las mujeres que no queremos oprimir ni ser

la misma que nos encadena, nos arrincona, nos

oprimidas, de las mujeres que queremos ser más

maltrata, nos hiere? Que dirías del hecho de que

libres, de las mujeres que queremos ser más felices.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Sueños, imágenes y símbolos

•137


Los Mandarines (fragmento)1

Simone de Beauvoir

Portadas de Los Mandarines, versiones francesa y espaĂąola.


yo, era noche cerrada, todo estaba muy lejos. Apreté el frasco, tenía miedo. Pero con toda mi alma quería vencer el miedo. Lo venceré. Beberé. Si no todo volverá a empezar. No quiero. Todo volverá a empezar; volveré a encontrar mis ideas en orden, siempre en el mismo orden y también las cosas y la gente, María en su cuna,

Diego en ninguna parte, Roberto dirigiéndose

(…) ¡Basta! Cada recuerdo despierta una

apaciblemente hacia la muerte, Lewis hacia el

agonía. ¡Cuántos muertos llevo en mi vida!

olvido, yo hacia la razón, la razón que mantiene

Muerta la chiquita que creía en el paraíso,

el orden: el pasado atrás, el porvenir adelante,

muerta la joven que creía que los libros eran

inmortales, y las ideas y el hombre a quien amaba eran inmortales, muerta la mujer joven que paseaba feliz por un mundo que ella creía prometido a la felicidad, muerta la enamorada que despertaba riendo entre los brazos de Lewis. Están tan muertas como Diego y como el amor de Lewis; ellas tampoco tienen tumba: por eso se

invisible, la luz separada de las tinieblas, ese mundo emergiendo victoriosamente de la nada y mi corazón justo ahí donde late, ni en Chicago, ni junto al cadáver de Roberto, sino en su jaula, bajo mis costillas. Todo volverá a empezar. Me diré: “Tengo una crisis de depresión.” Explicaré con la depresión la evidencia que me clava

les prohíbe la paz de los infiernos; ellas todavía

sobre ésta cama. ¡No! Ya he renegado bastante,

recuerdan débilmente y gimen pidiendo el sueño.

he olvidado bastante, he huído bastante, he

Piedad para ellas. Enterrémoslas todas a la vez.

mentido bastante; una vez, una sola vez y para

Caminé hacia la casa, pasé sin hacer ruido ante la ventana de Roberto. Está sentado a su mesa, trabaja; ¡cómo está de cerca! Cómo está de lejos.

siempre quiero que triunfe la verdad. La muerte ha vencido: ahora ella es verdadera. Basta un gesto y esa verdad será eterna.

Bastaría llamarlo, me sonreiría: ¿y después? Me

Abrí los ojos. Era de día; pero ya no había

sonreiría a distancia, una distancia infranqueable.

diferencia entre la noche y el día. Yo flotaba sobre

De su vida a mi muerte no hay puente. Subí a mi

el silencio: un gran silencio religioso como en el

cuarto, abrí el cajón de guantes: tomé el frasco. La muerte que está en mí la tengo en la mano: sólo un frasquito oscuro; de pronto ya no me amenaza, depende de mí. Me acosté sobre la cama, apretando el frasquito, cerré los ojos.

tiempo en que me acosta sobre mi acochado esperando que un ángel me llevara. El jardín, el cuarto, callaban. Yo también. Ya no tenía miedo. Todo aceptaba mi muerte. Yo la aceptaba. Mi corazón ya no late para nadie: es como si ya no

Tenía frío y sin embargo traspiraba: tenía miedo.

latiera en absoluto, es como si todos los demás

Alguien iba a envenenarme. Era yo, ya no era

hombres ya hubieran caído hechos polvo.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Sueños, imágenes y símbolos

•139


Subieron ruidos del jardín: pasos, voces; pero

vivir. ¿Cuánto tiempo? ¿Diez años? ¿Veinte años?

no turbaban mi silencio. Veía y estaba ciega, oía

Yo decía veinte años es poco. Ahora diez años

y estaba sorda. Nadine dijo en voz muy alta e

me parece infinito; un largo túnel negro.

irritada: “Mamá no debió dejar a María sola” Las palabras pasaron por encima de mi cabeza sin rozarme: las palabras ya no pueden alcanzarme. De pronto hubo en mí un débil eco: un ruidito que me roía: “¿Habrá pasado algo?” María sola en el césped; un gato podía arañarla, un perro morderla. No; reían en el jardín; pero el silencio

-¿No bajas? Nadine golpeó, entró, está de pie a mi lado. Me siento palidecer. Hubiera entrado, me hubiera visto sobre la cama, el cuerpo convulsionado: ¡qué horror!

no había vuelto a cerrarse. El eco repetía: “No

-¿Qué te pasa? ¿Estás enferma? -preguntó con

debí.” E imagine la voz de Nadine enorme e

voz inquieta.

indignada: “¡No debiste! ¡No tenias derecho!” La sangre me subió al rostro y algo vivo me quemó el corazón: “¡No tengo derecho!” La comezón me despertó. Me erguí, miré las paredes medio atontada; tenía el frasco en la mano, el cuarto estaba vacío, pero ya no estaba sola. Entrarán a mi cuarto, no veré nada pero me verán. ¿Cómo

-Me dolía la cabeza, subí a tomar aspirina. Mi voz sale sin esfuerzo de mi boca, me parece normal. -Y dejaste a María sola- dijo Nadine en tono de reproche.

no lo pensé? No puedo infligirles mi cadáver y todo lo que seguirá en sus corazones: Roberto

-Iba a bajar en seguida, pero te oí. Entonces

inclinado sobre esa cama. Lewis en la casa de

me quedé a descansar un rato -agregué-:

Parker con palabras que bailan ante sus ojos,

Ahora estoy mejor.

los sollozos furiosos de Nadine. No puedo. Me levanté, di algunos pasos, caí sentada ante mi espejo. Es raro. Moriré sola; sin embargo, mi muerte la vivirán los otros. Me quedé largo rato frente al espejo mirando mi rostro de resucitada. Los labios se hubieran puesto azules, las nariz exangüe; pero no para mí: para ellos. Mi muerte no me pertenece. El

Nadine me mira con aire desconfiado: pero lo único que sospecha es que tengo penas sentimentales. -¿Es verdad? ¿Te sientes mejor? -La aspirina me hizo bien -me levanté para escapar a su mirada inquisidora-. Bajemos.

frasco está todavía aquí al alcance de mi mano,

Enrique me tendió un vaso de whisky. Miraba

la muerte está siempre presente: pero los vivos

papeles con Roberto, que se puso a explicarme

lo están aún más. Por lo menos mientras viva

cosas con aire alegre. Me pregunté con estupor:

Roberto no podré escaparles. Guardo el frasco. Condenada a muerte; pero también condenada a

“¿Cómo he podido ser tan aturdida? ¿Cómo no he pensado en los remordimientos sin fin que le


preparaba?” No, no era aturdimiento. Durante un instante estuve verdaderamente del otro lado, allí donde ya nada cuenta, donde todo es igual a nada.

Cita Ofrecemos este fragmento como una invitación a nuestras lectoras y nuestros lectores para leer esta obra, ganadora en 1954 del premio

-¿Me escuchas? -me dijo Roberto-. ¿Adónde estás?

Goncourt. La trascripción corresponde a las páginas 692 a 695 con las cuales termina. La

-Aquí -dije.

fuente de donde proviene es: De Beauvoir,

Estoy aquí. Ellos viven, me hablan, estoy viva. De nuevo salté a pies juntillas en la vida. Las palabras entran a mis oídos, poco a poco cobran un sentido. Aquí están los presupuestos del semanario y los formatos que propone Enrique. ¿No tengo alguna idea para el nombre? Ninguno

Simone. Los Mandarines, Editorial Suramericana, Buenos Aires, octava edición, Buenos Aires, 1977. Traducción de Silvina Bullrich. La reproducción de la portada de este libro se acompaña de la de la edición francesa: De Beauvoir, Simone. Les mandarins, Gallimard, 24ª edición, Paris 1954

de los que han pensado hasta ahora me conviene. Busco un nombre. Me digo que puesto que han sido bastante fuertes para arrancarme a la muerte quizá sepan ayudarme a vivir de nuevo. Seguramente lo sabrán. O uno cae en la indiferencia o la tierra vuelve a poblarse; yo no caí. Puesto que mi corazón sigue latiendo, tiene que latir por algo o por alguien. Puesto que no soy sorda, oiré que me llaman de nuevo. ¿Quién sabe? Tal vez un día vuelva a ser feliz. ¿Quién sabe?” Fin del capítulo XII

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Sueños, imágenes y símbolos

•141


A los 62 años. Paris, 1970. Simone De Beauvoir vendiendo “La causa del pueblo”, periódico de la izquierda proletaria, Jean Paul Sartre es el director de la publicación.” Fuente: Revista Emma, No. 21, enero-febrero 2008, Deuche.


Noticias En otras palabras

E

n Otras Palabras se escribe la historia de Colombia. En Otras Palabras que siempre han existido pero que poco o

casi nada han tenido cabida en el diario vivir de una sociedad que, a fuerza de resistencias cotidianas, personas, organizaciones y grupos ancestralmente discriminados, comienzan a expresar la diversidad que la enriquece. Desde el reconocimiento de derechos a las parejas del mismo sexo, el acceso a la Justicia de Género, la garantía a las mujeres de una vida libre de violencias, y otra serie de hechos que marcaron el 2007 y del 2008, se van uniendo los hilos de una gran red que construye día a día la posibilidad de un presente y un futuro más humanos. Por ello escribimos En Otras Palabras algunos sucesos que mantienen viva la noticia.


Beauvoir en Berlín

Angela María Buitrago Universidad de Bremen

El nueve de enero Simone de Beauvoir hubiera

recurrir una vez más a la censura. Simone, Alice

cumplido cien años. Una buena ocasión para

y otras mujeres, trabajaron juntas en las acciones

leer a Beauvoir, para releer a Beauvoir” son

a favor de la despenalización de la interrupción

las palabras de Alice Schwarzer, importante

voluntaria del embarazo con provocaciones

periodista, escritora y jefe de redacción de la

políticas comenzadas en Francia e importadas

revista política de mujeres “Emma” que circula

por Alice Schwarzer a Alemania, como el famoso

en Alemania desde 1977 y que ha dedicado el

Manifiesto de las 343.

Dossier, su tercera sección, en su número uno de este año a Simone de Beauvoir.

De este trabajo político inicial surge una relación de amistad entre las dos, lo que hace a Schwarzer

Alice Schwarzer se ha dedicado a defender los

gran conocedora de la obra de Beauvoir. Sin

derechos de las mujeres desde hace varios años y

embargo, Alice no deja de descubrir cosas nuevas

es impulsadora del segundo movimiento feminista

y sorprendentes en cada re-lectura.

desde finales de la década de los sesenta; segundo, porque la historia de este movimiento como todas las historias en Alemania y Europa está dividida en dos: antes y después de la guerra. Alice Schwarzer conoció personalmente a Simone de Beauvoir y asegura que sin ella esta segunda parte de la historia sería impensable. Simone de Beauvoir ideó un modelo admirado por las mujeres de la generación de Alice y dividió la historia del patriarcado también en dos: antes y después de la publicación de “El segundo sexo” ; por supuesto, no necesitó de una guerra para esto.

La autora de “La pequeña diferencia y sus grandes consecuencias” ha publicado también varios libros dedicados a la vida y obra de Simone de Beauvoir. Uno de ellos contiene cinco conversaciones que tuvieron lugar entre 1972 y 1982. Fue publicado en 1983 con prólogo de Simone de Beauvoir. Este año salió la tercera edición de este libro. La literatura, la filosofía y la política en todo el mundo tienen también mucho que agradecer a la obra de Simone de Beauvoir. Es por esto que en este año se ha dedicado varios eventos

Las ideas expuestas en este libro fueron

de conmemoración a su memoria. Uno de ellos

suficientes para poner a Franco y al Vaticano a

en París, entre el 9 y el 11 de enero, donde se

144•


realizó el coloquio internacional al que asistieron

Berlín no tenía segundo piso, había sido destruido

75 expositores y expositoras, entre ellas, su

por las bombas. La gente intercambiaba o vendía

hija adoptiva Sylvie Le Bon de Beauvoir y 400

sus pocas cosas para poder comer. No había

personas e invitadas.

libros, la pregunta de la culpa estaba presente

Un punto central de esta conferencia fue el

en las discusiones de estudiantes, escritores e intelectuales de la época. Es más o menos así

anuncio del premio “Simone de Beauvoir, para

como Simone de Beauvoir le cuenta a su amado

la libertad de las mujeres” que se entregará

Nelson Algren en una carta esa visita a Berlín en la

cada año. En esta ocasión lo recibieron Ayaan

que acompaña a Sartre en el año de 1948 para el

Hirsi Ali ex musulmana somalí y Taslima Nasreen,

estreno de alguna de sus obras. Una visita que la

ginecóloga y escritora bangladesí, ambas son

deja llena de pensamientos.

críticas del islamismo y viven en el exilio. Se leen fragmentos de sus reflexiones sobre “Beauvoir en Berlin” fué el nombre de otro de los

feminismo, literatura y filosofía. Un teatro lleno

eventos que hicieron homenaje a su existencia.

de hombres y mujeres impregnados del espíritu

Fueron también tres días, el 7, 8 y 9 de marzo

beauvoiriano es el feliz resultado de esa noche

dedicados a ella; documentales, exposición de

en Berlín, sesenta años después de la carta

fotografías, lecturas de fragmentos de su obra,

mencionada. Sin duda fue el resultado en Leipzig,

ponencias, debates y entrevistas que con la

cuando dentro del marco de la feria del libro,

colaboración del Instituto Francés en Alemania

Alice Schwarzer, Katharina Schüttler, Judith Engel,

hicieron de este encuentro una oportunidad

Bettina Hoppe y Lore Stefanek realizaron esta

más para re-leer, re-descubrir y reflexionar

lectura de nuevo.

sobre su obra, sus posturas políticas y filosóficas y su vigencia.

La Fundación Rosa Luxemburgo realizó también otro simposio con ocasión de los cien años del

En el Día Internacional de la Mujer Alice Schwarzer

nacimiento de Simone de Beauvoir en Berlín

organizó una lectura de fragmentos de la obra

el 27 y 28 de Junio.

de Beauvoir, acompañada de cuatro actrices. Sentadas, cada una en un escritorio, -como tantas veces debió estar Simone- leyeron fragmentos de sus memorias y de algunas de sus cartas, reconstruyendo su vida, su infancia y adolescencia, su viaje a Nueva York, su visita a Berlín cuando era sólo ruinas, en las que se veían muchos soldados franceses, norteamericanos y rusos y algunos alemanes y alemanas que reflejaban en su mirada el dolor de la guerra que acababa de terminar.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Noticias en otras palabras

•145


Dos años después

de la despenalización del aborto Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres

D

os años largos de trabajo desde la sentencia de la Corte Constitucional (C/355-2006) que despenalizó el

aborto para tres casos excepcionales. La Mesa por la Vida y la Salud de las Mujeres es un colectivo de instituciones, organizaciones de mujeres y personas quienes, desde sus conocimientos y experiencias, trabaja por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, en especial por la legalización del aborto y la práctica del aborto seguro, oportuno y de calidad en Colombia. Desde 1993, ha hecho un llamado al Estado Colombiano para que garantice el derecho de las mujeres a decidir sobre su cuerpo y trabaja para:

-- Exigir a todas las instancias del sistema de salud el cumplimiento de la Sentencia de la Corte Constitucional y de la posterior reglamentación expedida por el Ministerio de la Protección Social. -- Brindar asesoría jurídica a las mujeres a través de la vía administrativa cuando los prestadores de servicio de salud les vulneren el derecho a decidir por un aborto seguro, legal y oportuno, amparado en las circunstancias contempladas en la sentencia de la Corte Constitucional.

146•


-- Dar capacitación sobre la aplicación de las

Con este fallo que se refiere al Distrito Federal

normas y la reglamentación.

(ciudad de México) se abre la posibilidad de que

Durante estos dos años, la Mesa con sus tres grupos de trabajo -grupo de salud y gobierno, grupo jurídico y grupo de comunicación e

en otras entidades del país se siga el ejemplo de la capital para no penalizar el aborto, pero además, se estableció el marco jurídico para frenar cualquier intento de aprobar leyes

incidencia- ha atendido decenas de casos de

antiaborto o que se aprueben reformas

mujeres vulneradas en su derecho en relación con

contrarias a los derechos sexuales y

las circunstancias ya mencionadas, ha realizado

reproductivos de la mujer, comentaron

un seguimiento de la implementación de la

algunos ministros consultados.

reglamentación y ha capacitado funcionarios de la justicia, actores del sistema de salud y centenares

Ese fallo representa otro avance simbólico

de mujeres a lo largo y ancho del país, sobre la

de una enorme significación para las mujeres

aplicación de las normas y la reglamentación del

del continente latinoamericano en materia

Ministerio de Protección Social.

de derechos sexuales y reproductivos. Para

La Mesa seguirá trabajando por una legalización

luchando por la legalización total de la

total de la interrupción voluntaria

interrupción voluntaria del embarazo. De nuevo,

del embarazo en Colombia.

felicitaciones a las mujeres mexicanas.

Colombia este triunfo nos anima a seguir

El ejemplo de las mujeres mexicanas En México (D.F.) está triunfando

nos anima a seguir adelante.

la razón sobre los prejuicios La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) acaba de convalidar la ley que despenaliza en el Distrito Federal la interrupción del embarazo hasta la semana 12 de gestación. Organizaciones de mujeres, Católicas por el Derecho a Decidir y Human Right Watch entre muchas otras entidades coincidieron en que el fallo reafirma la dignidad de las mujeres y su derecho a decidir sobre su sexualidad y reproducción, reconoce su autoridad moral para tomar decisiones autónomas y responsables ante el “dilema ético del aborto”.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Noticias en otras palabras

•147


D

e manera contundente, la Suprema

estremecedor es que al año de vigencia de la

Corte de Justicia de México resolvió

reforma se ha dado una disminución en la cifra de

que la despenalización del aborto

criaturas recién nacidas abandonadas en la calle.

es constitucional. Luego de un año y cuatro

Por donde se la considere, la despenalización,

meses de intensa deliberación y con audiencias

producto de la lucha feminista desde hace más

públicas sobre el tema, la reforma de plazos

de 36 años, ha sido absolutamente positiva.

que legisló la Asamblea de Representantes del Distrito Federal seguirá vigente. Esta resolución representa un parteaguas, no sólo para la Ciudad de México, sino para todo el país, pues el concreto derecho a decidir de las mujeres fue priorizado sobre un abstracto derecho a la vida.

Como es de imaginar, el proceso ha estado acompañado de expresiones a favor y en contra. Mientras la jerarquía de la Iglesia Católica profería amenazas de excomunión y salía a la calle con estandartes que representaban a la Virgen de Guadalupe cargando unos fetos y

En abril del 2007, los cinco partidos que

exclamando: ¡Ya me mataron a un hijo! ¿Me van

forman la Coalición de Izquierdas (PRD, PT,

a matar más?, en una de las audiencias públicas

Convergencia, PRI y Alternativa) junto con

un sacerdote dominico hablaba a favor de la

el Panal aprobaron con 46 votos la reforma

despenalización. Mientras los abogados católicos

al Código Penal que introduce el sistema

amenazaban con la debacle moral, Jesús Zamora

de plazos, mientras que el PAN y el Verde

Pierce, ex presidente de la Academia Mexicana

Ecologista (el único partido verde en el mundo

de Derecho Penal, argumentaba públicamente

con posturas conservadoras) se opusieron con

por qué el aborto no puede ser considerado

19 votos. Al no contar con el 30 por ciento

delito. Mientras las fuerzas conservadoras

de diputados necesarios para una acción de

salían en peregrinaciones, los intelectuales y

anticonstitucionalidad, el partido gobernante

los científicos del país manifestaban su apoyo a

(PAN) presionó a la Procuraduría General de

la despenalización con inserciones pagadas en

la República para que presentara el recurso

la prensa. Mientras las mujeres conservadoras

de anticonstitucionalidad, a lo que se sumó,

rezaban en las iglesias, las feministas marchaban

sorpresivamente y sin consultar a su consejo,

acompañadas de sindicalistas, estudiantes y

el presidente de la Comisión Nacional

ciudadanía amplia y sencilla, cantando “Quiten

de los Derechos Humanos.

sus rosarios de mis ovarios”.

Mientras se resolvía la acción de

Si bien hay que felicitar a los ministros y

anticonstitucionalidad, más de 12 mil mujeres

ministras que abordaron la cuestión del estatuto

abortaron legalmente, recibiendo una atención

jurídico del aborto con republicanismo laico y

excepcionalmente cuidadosa y más de

desde criterios modernos, hay que lamentar el

2500 desistieron de la interrupción luego de

intervencionismo de la Iglesia Católica, que se

haber recibido la consultoría. Y el dato más

aferra a la cantilena de “defensa de la vida” para

148•


Una vanguardia en América Latina

Marta Lamas Antropóloga, feminista mexicana, directora de la revista Debate feminista

atacar y amenazar a quienes no comparten sus creencias. Richard Hare señaló que el fanatismo es “la actitud de quien persigue la afirmación de los propios principios morales, dejando que éstos prevalezcan sobre los intereses reales de las personas de carne y hueso, al mismo tiempo que permanece indiferente frente a los enormes daños que su actuación ocasiona a millones de seres humanos”. Esta definición se ajusta al Vaticano y sus seguidores, que insisten en afirmar sus principios morales por encima de la salud y la vida de millones de mujeres. La Suprema Corte de Justicia se aferró a una perspectiva jurídica, sin despeñarse en el precipicio moralista. Esta reforma pone a México a la vanguardia del tratamiento penal en relación con el aborto en América latina, con argumentos sobre la justicia social y la democracia que calan hondo en el imaginario colectivo y con una experiencia de organización ciudadana que puede ser llevada a otras latitudes. Por último vale la pena recordar que este tipo de dilemas deben de ser dejados a la autodeterminación de la persona que está llamada a resolverlos.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Noticias en otras palabras

•149


Por la igualdad

y el pluralismo en Colombia

María Mercedes Tello Sánchez Periodista. Directora del Programa Todas y Todos UNRadio 98.5 FM Escuela de Estudios de Género Universidad Nacional de Colombia

E

n Colombia se reconocen los derechos a

permitir la afiliación de la pareja del mismo sexo

la sustitución pensional, a la afiliación en

como beneficiaria en los contratos de salud que

salud y a los derechos patrimoniales de

se tengan con las EPS, en los mismos términos y

las parejas del mismo sexo.

condiciones de las parejas heterosexuales.

De acuerdo con Colombia Diversa, cuando la

Este año, por medio de sentencia C-336 del

Constitución del 91 estableció como principio

17 de abril de 2008, las parejas homosexuales

el reconocimiento del carácter multiétnico y

pueden conseguir la pensión de sobrevivientes.

pluricultural de la nación colombiana, asumía

La Corte Constitucional reconoció el derecho

el valor de la diversidad en todos los sentidos,

a sustitución pensional a las parejas del mismo

incluyendo la diversidad sexual, con lo cual

sexo en los mismos términos y condiciones

quedaba obsoleta la ley 54 de 1990 la cual

de las heterosexuales, al considerar que la no

exigía una pareja conformada por

inclusión de éstas implicaba una discriminación

un hombre y una mujer para poder

que vulneraba la dignidad de los miembros

acceder a derechos patrimoniales.

de esa pareja.

La Corte Constitucional respondiendo a una

Actualmente cursa una demanda presentada por

demanda por dicha inconsistencia por medio

Colombia Diversa y el Grupo de Derecho Público

de la Sentencia C-075, en febrero del año

de la Universidad de los Andes, en la que se

2007, reconoció a las parejas del mismo sexo, que convivan por más de dos años por mutuo acuerdo, el derecho a tener los mismos beneficios

demandan derechos, entre otros, a los subsidios familiares, atención en violencia intrafamiliar, a no declarar contra el compañero o compañera

de las parejas heterosexuales.

en un juicio, a ser beneficiario como compañero

Más tarde, en octubre del mismo año, La Corte

es víctima de crímenes atroces, a no hacer

Constitucional resolvió con Sentencia C-811

contratos con el compañero o compañera

150•

o compañera permanente cuando la pareja


permanente del mismo sexo en el régimen

mismo sexo para que la demanda sea resuelta el

público, derechos para la naturalización de las

próximo año, y continúe labrándose un camino

personas que son extranjeras y tienen su pareja

de reconocimiento y protección a sus derechos

del mismo sexo en Colombia.

ciudadanos teniendo en cuenta la Constitución Política de 1991 donde se consagran, entre

La comunidad LGBT espera que la Corte

otros, el derecho a la igualdad, el principio

Constitucional continúe con la línea de aplicación

constitucional del pluralismo y el derecho al libre

y respeto por los derechos de las personas del

desarrollo de la personalidad.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Noticias en otras palabras

•151


Justicia de Género en la Personería de Bogotá María Mercedes Tello Sánchez

L

a Personería de Bogotá asume la Justicia

puedan reclamar por el efectivo cumplimiento

de Género como un eje central de su

de sus derechos. A continuación Isabel Agatón,

gestión. Para llevar a cabo esta tarea el

Asesora de la Personería en Género y Diversidad

Personero Francisco Rojas Birry ha nombrado

Sexual responde a la Revista En Otras Palabras.

como Asesora de la Personería en Género y Diversidad Sexual a la abogada Isabel Agatón Santander, reconocida por su trabajo en el tema de los derechos humanos de las mujeres. ¿Cuáles compromisos adquiere la Personería

MMTS: ¿A qué se compromete la Personería con las mujeres en Bogotá?

con las mujeres que habitan la capital del país?

IAS: El compromiso de la Personería es velar

Isabel Agatón Santander dialogó con la Revista

por la eficacia de las investigaciones sobre

En Otras Palabras sobre los planes que tiene

las violaciones a los derechos humanos de las

como Asesora de la Personería en Género y

mujeres y no solamente con la incorporación de

Diversidad Sexual.

la perspectiva de género.

Isabel Agatón Santander es una activista

MMTS: ¿Qué acciones llevará a cabo la

feminista que trabaja constantemente para

Personería para lograr que el acceso a la

que los derechos humanos de las mujeres sean

justicia sea un derecho de las mujeres y

respetados. La recordamos desde su gestión

de la población LGBT?

en la Oficina de Mujer y Géneros de la Alcaldía de Bogotá, durante la administración Garzón,

IAS: En el marco de la promoción de los

cuando al lado de Juanita Barreto Gama, Asesora

derechos humanos y dentro de las funciones

de la Política Pública de esa instancia, inicia el

de ministerio público, de veeduría y de control

Programa Justicia de Género. Hoy, desde la

social, adelantará acciones específicas para

Personería de Bogotá con Francisco Rojas Birry a

la materialización de la Justicia de Género

la cabeza, comienza otra etapa de este sueño que

en el Distrito Capital orientadas a favorecer

con la tenacidad que conocemos en Isabel abre

la denuncia en los casos de violencia sexual,

posibilidades para que las mujeres en Bogotá

violencia intrafamiliar y toda clase de violencia

152•


contra las mujeres con miras a fortalecer su

asuntos, con el fin de superar la reproducción

investigación y sanción efectivas.

de prejuicios que culpabilizan a las mujeres de

Y con el propósito de entender las causas y consecuencias de la violencia basada en el género desarrollará programas de formación

los actos de violencia, y de evitar expresiones homofóbicas o discriminatorias en las decisiones administrativas y judiciales.

sobre derechos de las mujeres, dirigidos a personas funcionarias del Distrito. Estas acciones se llevarán a cabo en los próximos cuatro años, de 2008 a 2012, teniendo en cuenta de manera prioritaria los mandatos de los Tratados Internacionales que tratan sobre la erradicación de la violencia contra las mujeres. También implementará sistemas de información estadística desagradada por sexo y variables específicas relacionadas con la eficacia de los mecanismos para el ejercicio de los derechos de las mujeres y de la población LGBT. Al mismo tiempo, difundirá la normatividad relacionada con la vigencia, promoción y sanción de los derechos humanos de las mujeres y la población LGBT.

MMTS: Sabemos que una de sus preocupaciones es no contar con cifras y datos que den cuenta de los casos de feminicidios y crímenes de odio que se dan en la ciudad ¿qué se proponen hacer en la Personería al respecto? IAS: Otra de las tareas asumidas por la Personería es la creación del Observatorio de Derechos Humanos de la Personería de Bogotá, que permitirá diseñar y poner en marcha un sistema de información de violencia contra las mujeres y las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas en la ciudad. En nuestro programa Personería a la Calle dispondremos la

MMTS: Teniendo en cuenta que un 73.6%

asistencia jurídica especializada para las mujeres

de las mujeres que han sufrido algún tipo

y las personas LGBT, para fortalecer buenas

de violencia no acuden a las Instituciones

prácticas como las del Centro Comunitario.

del Estado para denunciar ¿qué hará al respecto la Personería para que el silencio y la impunidad no reinen en la ciudad?

La Asesora de la Personería en Género y Diversidad Sexual, Isabel Agatón Santander, le contó a la Revista En Otras Palabras que tiene

IAS: Además de las acciones señaladas, la

programado para noviembre el “Encuentro

Personería hará una campaña para prevenir la

Justicia de Género en las Américas” con el fin

violencia contra las mujeres en Bogotá. De igual

de intercambiar experiencias en el derecho

forma se realizará otra contra la discriminación

comparado sobre la prevención y el tratamiento

por la orientación sexual.

de las violencias de género.

Adelantaremos un intenso y continuo proceso de

Para el cierre de este número se lleva a cabo la

formación a servidores con competencias en estos

tercera sesión de la Cátedra Justicia de Género

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Noticias en otras palabras

•153


y Diversidad Sexual realizada a través de la

www.personeriadebogota.gov.co, allí

Escuela de Formación en Derechos Humanos

encontrarán información de Sentencias y normas

en donde se tocaron temas de gran interés que

relacionadas con la protección de los derechos de

promueven la conciencia del acceso a la justicia

las mujeres en lo concerniente a la interrupción

como un derecho al que el Estado está obligado

voluntaria del embarazo en los casos estipulados

a brindar y proveer.

por la Corte Constitucional.

El link de Justicia de Género ya se encuentra en la página de la Personería de Bogotá, a él pueden acceder ingresando a la página

Hacia la erradicación de las violencias contra las mujeres

D

espués de dos largos años de debate y de circulación de propuestas en las que concurrieron mujeres y organizaciones

de mujeres, organizaciones no gubernamentales y entidades de Gobierno, y como una de las primeras acciones que concitaron la conformación de la “Bancada de Mujeres”, el Congreso de la República presentó para sanción presidencial la Ley por la cual se dictan normas de sensibilización,

prevención y sanción de formas de violencia y discriminación contra las mujeres, se reforman los Códigos Penal, de Procedimiento Penal, la Ley 294 de 1996 y se dictan otras disposiciones. Para conocimiento de nuestras lectoras y lectores, e invitando al seguimiento de este proceso, transcribimos en esta edición el texto de la carta mediante la cual fue remitido el decreto y algunos apartes del mismo. En el momento de editar este número (Octubre de 2008), el Presidente Álvaro Uribe Vélez, aún no ha sancionado esta ley. 154•


Bogotá, D. C., julio 2 de 2008 Doctor ALVARO URIBE VELEZ, Presidente de la República, Ciudad Señor Presidente: Acompañado de todos sus antecedentes y en doble ejemplar, atentamente me

Sensibilización, Prevención y Sanción de formas de Violencia y Discriminación contra las mujeres, se reforman los Códigos Penal, de Procedimiento Penal, la Ley 294 de 1996 y se dictan otras disposiciones. El Congreso de Colombia DECRETA:

permito enviar a usted para su sanción

CAPITULO I

ejecutiva el Proyecto de ley número

Disposiciones generales

171 de 2006 Acumulado 98 de 2006 Senado, 302 de 2007 Cámara, por la cual se dictan normas de sensibilización, prevención y sanción de formas de violencia y discriminación contra las mujeres, se reforman los Códigos Penal, de Procedimiento Penal, la Ley 294 de 1996 y se dictan otras disposiciones.

Artículo l°. Objeto de la ley. La presente ley tiene por objeto la adopción de normas que permitan garantizar para todas las mujeres una vida libre de violencia, tanto en el ámbito público como en el privado, el ejercicio de los derechos reconocidos en el ordenamiento jurídico interno e internacional, el acceso

El mencionado proyecto de ley fue

a los procedimientos administrativos y

considerado y aprobado en Sesión de

judiciales para su protección y atención,

la Comisión Primera del Senado de la

y la adopción de las políticas públicas

República los días 28 de marzo y 17

necesarias para su realización.

de abril de 2007 y en Sesión Plenaria del Senado el día 5 de junio de 2007. En Comisión Primera de la Cámara de Representantes el día 9 de abril de 2008, en Plenaria de la Cámara de Representantes el día 10 de junio de 2008.

Artículo 2°. Definición de violencia contra la mujer. Por violencia contra la mujer se entiende cualquier acción u omisión, que le cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual, psicológico, económico o patrimonial por su condición de mujer,

Cordialmente,

así como las amenazas de tales actos, la

El Secretario General del honorable Senado

coacción o la privación arbitraria de la

de la República,

libertad, bien sea que se presente en el

Emilio Ramón Otero Dajud.

ámbito público o en el privado.

Anexo: Expediente

Para efectos de la presente ley, y de

LEY… DE 2008

conformidad con lo estipulado en los

(…) por la cual se dictan normas de

Planes de Acción de las Conferencias

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Noticias en otras palabras

•155


de Viena, Cairo y Beijing, por violencia

chantaje, soborno, manipulación, amenaza

económica, se entiende cualquier acción

o cualquier otro mecanismo que anule o

u omisión orientada al abuso económico,

limite la voluntad personal. Igualmente, se

el control abusivo de las finanzas,

considerará daño o sufrimiento sexual el

recompensas o castigos monetarios a

hecho de que la persona agresora obligue a

las mujeres por razón de su condición

la agredida a realizar alguno de estos actos

social, económica o política. Esta forma de violencia puede consolidarse en las relaciones de pareja, familiares, en las

d) Daño patrimonial: Pérdida,

laborales o en las económicas.

transformación, sustracción, destrucción,

Artículo 3°.Concepto de daño contra la mujer. Para interpretar esta ley, se establecen las siguientes definiciones de daño: a) Daño psicológico: Consecuencia

retención o distracción de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales, bienes, valores, derechos o económicos destinados a satisfacer las necesidades de la mujer.

proveniente de la acción u omisión

Artículo 4°. Criterios de Interpretación. Los

destinada a degradar o controlar las

principios contenidos en la Constitución

acciones, comportamientos, creencias

Política, y en los Tratados o Convenios

y decisiones de otras personas, por

Internacionales de derechos humanos

medio de intimidación, manipulación,

ratificados por Colombia, en especial la

amenaza, directa o indirecta, humillación,

convención sobre la eliminación de todas

aislamiento o cualquier otra conducta

las formas de discriminación contra la

que implique un perjuicio en la salud

mujer y la convención interamericana

psicológica, la autodeterminación o el

para prevenir, sancionar y erradicar la

desarrollo personal;

violencia contra la mujer, las demás leyes,

b) Daño o sufrimiento físico: Riesgo o disminución de la integridad corporal de

156•

con terceras personas;

la jurisprudencia referente a la materia, servirán de guía para su interpretación

una persona;

y aplicación.

c) Daño o sufrimiento sexual: Consecuencias

Artículo 5°. Garantías mínimas. La

que provienen de la acción consistente en

enunciación de los derechos y garantías

obligar a una persona a mantener contacto

contenidos en el ordenamiento jurídico, no

sexual, físico o verbal, o a participar en

debe entenderse como negación de otros

otras interacciones sexuales mediante el

que siendo inherentes a las mujeres no

uso de fuerza, intimidación, coerción,

figuren expresamente en él.


En nuestra próxima edición, En Otras Palabras

sin violencias y como un reconocimiento a María

hará un seguimiento al curso de esta norma y

Cristina Hurtado por su trabajo denodado para

publicará el texto completo y definitivo

que esta Ley tuviese lugar en Colombia, En

de la misma.

Otras Palabras le solicitó aportar una síntesis de

Como una expresión de las diversas vertientes de análisis que esta Ley requiere para la realización

algunas de sus reflexiones al respecto, las cuales reproducimos a continuación.

cotidiana del derecho de las mujeres a una vida

Ley por una vida libre de violencias María Cristina Hurtado Defensora Delegada para los derechos de la niñez, la juventud y las mujeres. Defensoría del Pueblo

L

a actual legislación colombiana contempla violaciones sobre derechos de mujeres de manera segmentada y sectorial, la

mayoría sesgadas hacia las violencias ocurridas en el terreno de la vida privada y con una clara tendencia de desjudicialización; adicionalmente al hacer seguimiento a los tratados internacionales sobre derechos de las mujeres, especialmente la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la Mujer y de las recomendaciones de los Organismos Internacionales de Derechos Humanos, específicamente las realizadas por la Alta

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Noticias en otras palabras

•157


Comisionada de las Naciones Unidas para los

los sectores a fin de obtener un abordaje

Derechos Humanos sobre la situación de los

integral de la violencia contra las mujeres.

derechos humanos en Colombia Señora Louise Arbour, en el sentido de adoptar e implementar una política pública de lucha contra la impunidad, incluyendo la revisión de la legislación sobre violencia doméstica y de género, se vio la

Esta iniciativa convergió favorablemente con la creación de la Comisión Accidental bicameral por la defensa de los derechos de la mujer en Colombia del Congreso de la República para

necesidad de trabajar en este sentido.

el período legislativo 2006 – 2010, según lo

Por tal razón y con el fin de superar estas

1992, según el cual las Mesas Directivas de

limitaciones y hacer propuestas legislativas, la

las Cámaras y sus Comisiones Permanentes

Defensoría del Pueblo desde el mes de marzo

podrán designar Comisiones Accidentales

de 2006 convocó a la creación de la “Mesa por

que en desarrollo de la labor legislativa

una ley integral por el derecho de las mujeres

y administrativa cumplan funciones

a una vida libre de violencias”; por invitación

y misiones específicas.

dispuesto por el artículo 66 de la Ley 5 de

liderada por la Defensoría Delegada de la Niñez, la Juventud y la Mujer, nos reunimos

Las Congresistas que integran la Comisión

más de cuarenta instituciones es un escenario

Accidental priorizaron en su agenda legislativa

de deliberación y debate de naturaleza amplia

temas relacionados con la participación política

y plural conformada por organizaciones de

y la violencia contra las mujeres.

mujeres, organizaciones defensoras de derechos humanos, entidades del Estado, la academia y agencias del Sistema de Naciones Unidas.

En este contexto la “Mesa por una Ley Integral por el Derecho de las Mujeres a Vivir una vida Libre de Violencias”, bajo la secretaria

La Mesa estuvo integrada, entre otras, por

técnica de la Defensoría del Pueblo, aportó

instituciones, como la Defensoría Delegada de

como insumo a la Comisión Accidental de

la Niñez, la Juventud y las Mujeres, la Política

Mujeres del Congreso para la labor legislativa

Pública de Mujer y Géneros de la Alcaldía

el documento de trabajo para la elaboración

Mayor de Bogotá, el Instituto Nacional de

de un proyecto de ley por el derecho de las

Medicina Legal, la Fiscalía General de la Nación,

mujeres a una vida libre de violencias, lo que

la Corporación SISMA Mujer, la Red Nacional

dio lugar a que dicha comisión invitara a la

de Mujeres, Humanizar, Humanas, el Grupo

Mesa liderada por la Defensoría a participar

Mujer y Sociedad, personalidades emblemáticas

en el proceso de redacción del Proyecto de

como Florence Thomas, Magdalena León

Ley No. 171 de 2006 “Por el cual se dictan

entre otras, unieron esfuerzos en pro de

normas para prevenir, erradicar y sancionar

la construcción de una ley consensuada y

toda forma de violencia contra las mujeres, se

consentida que visibilizara las voces de todos

reforman los Códigos Penal, de Procedimiento

158•


Penal, la ley 294 de 1996 y se dictan otras

de la vivienda familiar; el acompañamiento

disposiciones”, radicado en el Congreso de la

de la policía para el reingreso de la víctima

República el 22 de Noviembre del 2006.

a su domicilio; la prohibición al agresor de

En desarrollo del proceso de redacción coordinado por la Comisión Accidental, adelantado conjuntamente por Asesoras y Asesores de algunas Senadoras integrantes de la Comisión, representantes de las organizaciones de mujeres y la Mesa, se

enajenación o gravámen de sus bienes en caso de estar la sociedad conyugal o patrimonial vigente y la devolución inmediata por parte del agresor de los objetos de uso personal y documentos que tenga retenidos de propiedad de la víctima.

incluyeron en el texto del Proyecto un gran

-- la tipificación como delito, del acoso sexual

número de propuestas presentadas por la

en el medio laboral, social o familiar.

Mesa relacionados con la efectiva protección y sanción a la violencia contra las mujeres.

-- la agravación punitiva del homicidio y del homicidio en persona protegida, cuando se

El Proyecto de Ley 171 de 2006 “Por el cual

cometa contra una mujer por el hecho de ser

se dictan normas para prevenir, erradicar y

mujer; en materia de secuestro extorsivo se

sancionar toda forma de violencia contra las

amplía a la unidad doméstica.

mujeres…” tiene por objeto “la adopción de normas que permitan garantizar a todas las mujeres una vida libre de violencia, tanto en el ámbito público como en el privado, el ejercicio de los derechos reconocidos en el ordenamiento jurídico interno e internacional y los procedimientos administrativos y judiciales para su protección, así como las políticas públicas necesarias para su realización”. Esta ley constituye un avance en:

-- en los delitos contra la libertad, integridad y formación sexuales se incluye igualmente cuando son cometidos al interior de la unidad doméstica, sobre personas en situación de vulnerabilidad y adicionalmente respecto a la intencionalidad de generar control social, temor u obediencia. -- frente al delito de proxenetismo se amplía a los parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad, cuarto de afinidad o primero

-- la inclusión de la violencia sexual para

civil, cónyuge o compañera/o permanente

obtener una medida de protección.

o cualquier persona integrada a la unidad

-- la ampliación de las medidas de protección,

doméstica.

incluyendo en éstas la custodia de los hijos e

-- en cuanto a los delitos contra la familia

hijas, las visitas y las pensiones alimentarias;

en particular en el delito de maltrato

la suspensión al agresor de la tenencia o

mediante restricción a la libertad física se

porte de armas; la decisión del uso y disfrute

definió el ”grupo familiar” comprendiendo

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Noticias en otras palabras

•159


a los cónyuges o compañeros permanentes, padre y madre de familia, ascendientes o descendientes de los anteriores, hijos adoptivos y todas las personas integradas a la unidad doméstica. -- la atención diferencial para colectivos de mujeres especialmente vulnerables o en riesgo. -- la ampliación de la posibilidad de que en el marco de un proceso penal en el que se trate sobre delitos de violencia contra las mujeres pueda ser cualquiera de los intervinientes en el proceso quien solicite que determinadas audiencias se realicen a puerta cerrada. El enfoque de la ley, que considera las violencias contra las mujeres como violaciones a sus derechos humanos, tiene unas implicaciones particulares en cuanto a garantías específicas de judicialización, protección a las víctimas y sanciones adecuadas que esperamos se constituya en una importante herramienta al servicio de las mujeres en el país. Este proyecto fue aprobado en la Cámara de Representantes y en el Senado de la República donde se surtieron los debates respectivos, y se encuentra para sanción presidencial.

160•


Cuatro libros publicados en 2008 y un rechazo a la ignominia

C

omo una expresión del trabajo

2006 – 2007” Investigación y textos Mauricio

sistemático que mujeres y

Albarracín y Mauricio Noguera Rojas. Coordinación

organizaciones de mujeres realizan en

General Marcela Sánchez. Publicación Colombia

el largo camino de erradicación de todas las formas de discriminación y violencia que se ejercen contra las mujeres, En Otras Palabras recomienda a sus lectores y lectoras consultar los siguientes estudios recientemente puestos en circulación en Colombia: “La situación de las mujeres víctimas de violencias de Género en el sistema penal acusatorio”, una investigación realizada por Carolina Páez, Cecilia Barraza, Nathalia Buenahora, Luz Piedad Caicedo y Carolina López, publicada por la Corporación Humanas y el Centro Regional de Justicia de Género. Bogotá, Junio de 2008

Diversa. Bogotá, 2008 ”Las violencias contra las mujeres en una sociedad en guerra: un atentado contra su integridad y su cuerpo”. Olga Amparo Sánchez Gómez. Publicación de la Ruta Pacífica de las Mujeres. Bogotá, Septiembre de 2008 Paradójicamente, mientras La Ruta presentaba en Bogotá el libro “Las violencias contra las mujeres en una sociedad en guerra”, en Medellín una de sus integrantes fue masacrada junto a su hijo, nuera y nieto, un menor de cinco años de edad. El siguiente es el comunicado de prensa que la Ruta Pacífica de las Mujeres puso en circulación como

“Promoción y monitoreo de los derechos

una expresión de su dolor y su indignación, que

sexuales y reproductivos de mujeres víctimas de

son también nuestros.

desplazamiento forzado con énfasis en violencias intrafamiliar y sexual”, una investigación dirigida por María Cristina Hurtado, publicada por la Defensoría Delegada para los Derechos de la Niñez, la Juventud y las Mujeres de la Defensoría del Pueblo. Bogotá, Julio de 2008

COMUNICADO DE PRENSA No. 18 – 2008

Respeto por la vida y la integridad de las mujeres exige el movimiento social de mujeres feminista – pacifista Bogotá, 25 de Septiembre de 2008.

“Informe de derechos humanos de lesbianas,

– En circunstancias que evidencian la

gays, bisexuales y transgeneristas en Colombia

ignominia de la violencia y la degradación

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Noticias en otras palabras

•161


de la sociedad, fue asesinada en Medellín

A este rechazo por el asesinato de Olga

la integrante de la Ruta Pacífica de las

Marina Vergara y tres miembros de su

Mujeres, Olga Marina Vergara. Esta líder

familia se unen las organizaciones sociales

feminista y pacifista, de amplia trayectoria

feministas del país que convergen en la Ruta

en la capital antioqueña por su trabajo en

Pacífica de las Mujeres, las cuales trabajan

favor de las mujeres, fue masacrada junto

conjuntamente por la tramitación negociada

con su hijo, nuera y nieto en su propia

del conflicto armado en Colombia y por

casa en el sector de Prado - Centro, este

la visibilización de los efectos de la guerra

miércoles 24 de septiembre.

en la vida de las mujeres. Estas mismas

“Estas muertes y esta masacre son inadmisibles. Es así como la Ruta Pacífica de las Mujeres, propuesta política

y acompañamiento a la familia de Olga Marina Vergara.

feminista que trabaja por la visibilización

Por un hogar, un país, un planeta libre de

de los efectos de la guerra en la vida de las

miedos, guerras y violencias Ruta Pacifica

mujeres, rechaza categóricamente estos

de las Mujeres.

hechos, que demuestran una vez más la degradación de la guerra y de la sociedad, pues las condiciones y las circunstancias en las que ocurrieron, son de suma gravedad. Es así como instamos a las autoridades a investigar y determinar los móviles

162•

organizaciones expresan su solidaridad

www.rutapacifica.org.co En Otras Palabras registra su repudio a estos hechos y expresa su solidaridad a la familia de Olga Marina y a todas sus compañeras de ruta:

de lo sucedido”, señaló Marina Gallego

Compañera Marina Gallego, Compañeras

Zapata, coordinadora Nacional de la Ruta

todas de la Ruta Pacífica de las Mujeres: El dolor,

Pacífica de las Mujeres. Asimismo, la

la rabia, la indignación frente a la ignominia

Coordinadora del movimiento enfatizó que

no tienen palabras, solo la reiteración del largo

la Ruta Pacífica de las Mujeres continúa y

grito que durante toda la historia ha salido de

persiste en la búsqueda para que el tema

las gargantas de las mujeres para decir no a la

de las violencias contra las mujeres no

violencia, no a la guerra, no a todas las formas de

se quede en agendas públicas de turno y

discriminación y de silenciamiento que se llevan

como noticias circunstanciales. “Nuestro

las vidas de nuestras congéneres y de las personas

interés es establecer un compromiso ético

que claman por sus derechos y se expresan contra

y político para terminar con la impunidad

la impunidad. Estamos unidas a ustedes, a sus

y la permisividad social acerca de las

proyectos y a los proyectos de todas las mujeres

violencias que se ejerce contra las mujeres

y los hombres que desde muchos lugares del

y más en la situación de conflicto que

país, unimos nuestras voces para rechazar este

enfrenta nuestro país”.

asesinato de Olga Marina Vergara y de su familia.


Un asesinato más con el que pretenden seguir silenciando a quienes le apuestan a la posibilidad de una vida digna y grata en este país. Porque sus proyectos son también los nuestros, muchas voces serán escuchadas hoy en contra de este asesinato, en cada espacio por donde transitamos, donde pondremos en circulación el comunicado adjunto. Sus palabras son también nuestras. Un abrazo sororal por la vida.

Redes y organizaciones de mujeres en situación de desplazamiento se pronuncian ante la Corte Constitucional

C

omo expresión de reconocimiento a las voces de las mujeres en cuyos cuerpos están inscritas las historias del

desplazamiento forzado en Colombia, En Otras Palabras registra en esta Edición Especial el Boletín de Prensa emitido por CODHES el 12 de septiembre de 2008 “Las mujeres desplazadas denunciaron ante la Corte Constitucional que persisten abusos sexuales, discriminación y desatención del Gobierno y exigieron atención inmediata. Las mujeres desplazadas relataron frente a los magistrados de la Corte Constitucional Jaime Córdoba Triviño y Manuel José Cepeda, que sus comunidades continúan siendo víctimas de

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Noticias en otras palabras

•163


ataques sistemáticos de grupos armados ilegales

de atención a los casos de desplazamiento y

para arrebatarles las tierras asignadas por  el

acompañamiento especial en las ciudades de

Gobierno para favorecer intereses de empresas

llegada. Una vez culminó la exposición de los

multinacionales y grupos de narcotráfico.

diferentes proyectos el magistrado Córdoba

En esos  ataques, ellas continúan siendo víctimas

tomo la vocería para cerrar el evento y aseguró

de violencia sexual, pues sus cuerpos representan

que estas 2008 fue remitida para propuestas,

para los violentos un botín de guerra y una

consolidadas en un documento final. Serán

manera de intimidar a la población civil para

remitidas a Acción Social para ser incluidas en

que se desplace. Las denuncias de las mujeres

el diseño final de los 13 programas de atención

abordaron también las enormes deficiencias en la

que ordenó crear y poner en marcha el Auto 092,

atención que les prestan las entidades del Estado

expedido por esa corporación en abril pasado,

encargadas de recibir sus declaraciones, evaluar

sobre la atención que debe prestar el Estado a las

y atender su situación de desplazamiento. En

mujeres en situación de desplazamiento forzado.”

esta audiencia, citada por la Corte Constitucional para conocer las propuestas elaboradas por las mujeres desplazadas para  fortalecer los  13 programas de atención especializada que viene diseñando Acción Social, se recogió el insumo necesario para lograr  que sean una realidad. Entre las propuestas que hacen las mujeres desplazadas están dar prioridad a la titulación de tierras, capacitar a los funcionarios que atienden los casos de desplazamiento para que tengan en cuenta su condición de mujeres, madres y víctimas, dar prioridad a la atención psicosocial y a la atención de sus hijos. Las representantes afro colombianas enfatizaron en su propuesta  el respeto por su medicina tradicional a la hora de recibir atención en salud y pidieron protección especial para evitar abusos sexuales ya que “en Colombia la mujer negra es vista como un objeto de placer y esto aumenta el riesgo de abusos sexuales”. Por su parte las representantes indígenas reclamaron en su propuesta el reconocimiento de sus territorios, la participación de sus autoridades en los procesos

164•

Fuente: http://www.codhes.org/index. php?option=com_content&task=view&id=310


Institucionalización de la Política Pública de Mujer y Géneros en el Distrito Capital de Bogotá

P

roducto de un árduo y sistemático trabajo

Oportunidades para la equidad de Género y la

realizado por mujeres, grupos, redes y

Dirección de Diversidad Sexual

organizaciones de mujeres y mixtas que

durante los años 2004-2008 se empeñaron en hacer visibles los derechos de las mujeres en el Distrito Capital de Bogotá, En Otras Palabras registra con satisfacción la creación de espacios institucionales para el desarrollo, el fortalecimiento y la consolidación de la Política Pública de Mujer y Géneros, mediante las siguientes disposiciones legales: - Acuerdo 257 del 30 de noviembre de 2006 del Consejo de Bogotá, por el cual se determina la reestructuración administrativa del Distrito

-- Acuerdo 002 del 2 de enero de 2007 del Instituto Distrital de Participación y Acción Comunal, por el cual se crea la Gerencia de Mujer y Géneros, y con ella la Gerencia de Etnias y la Gerencia de Juventud ubicadas en la estructura institucional como parte la Subdirección de Fortalecimiento de Organizaciones Sociales. -- Decreto 403 del 5 de septiembre de 2007 por el cual se creó el Consejo Consultivo de Mujeres el cual fue instalado el sábado 8 de marzo de 2008 por el Alcalde Mayor de Bogotá

Capital Teniendo en cuenta el significado que tiene -- Decreto 550 del 29 de Diciembre del 2006,

el Consejo Consultivo de Mujeres para la

por el cual se adoptó la estructura interna de la

sostenibilidad, sustentabilidad y seguimiento de

Secretaría Distrital de Planeación

los procesos que concurren en estas políticas,

-- Decreto 256 del 25 de junio de 2007 por el cual se creó la Subsecretaria de Mujer y Géneros y dentro de ésta la Dirección de Derechos, Desarrollo e Igualdad de

transcribimos sus artículos uno al cinco conocimiento y análisis por parte de las lectoras y los lectores de En Otras Palabras “(...)ARTICULO 1. Definición - Consejo

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Noticias en otras palabras

•165


Consultivo de Mujeres. El Consejo

Distrital y Local de Mujer y Géneros,

Consultivo es la instancia de coordinación

quienes hacen parte de organizaciones,

entre los procesos y las organizaciones

grupos y redes de mujeres y mixtas que

de mujeres del Distrito Capital y la

trabajan por los derechos de las mujeres

Administración Distrital, en el marco de

y quienes son elegidas para representar

la Política Pública de Mujer y Géneros.

algunas de las diversidades que constituyen

Es un organismo de carácter técnico y

a las mujeres. Así:

político, que representa las necesidades e intereses de las mujeres que habitan el Distrito Capital, considerando la diversidad generacional, cultural, étnico-racial, territorial, socio-económica e ideológica,

1. Una representante de las organizaciones que desarrollan trabajo articulado con cada una de las áreas - derecho de la Política Pública de Mujer y Géneros (6). A saber:

de orientación sexual y las distintas

a. Derecho a una Vida Libre de Violencias

capacidades motoras, visuales, auditivas,

b. Derecho a la Participación y la

psicológicas y cognitivas.

Representación de las mujeres

ARTICULO 2. Objeto. Servir de instancia para analizar y conceptuar sobre los temas de la Política Pública de Mujer y Géneros tendientes a erradicar las desigualdades y discriminaciones que experimentan las mujeres en razón de su género. ARTICULO 4. Conformación del Consejo Consultivo de Mujeres. El Consejo

c. Derecho al Trabajo en condiciones de igualdad y dignidad d. Derecho a la Salud plena e. Derecho a la Educación con equidad f. Derecho a una Cultura y Comunicación libre de sexismo. 2. Tres representantes por la diversidad étnica (3). A saber:

Consultivo de Mujeres está conformado

a. Una mujer indígena

por 36 integrantes, 25 representantes

b. Una mujer afrocolombiana/negra

de las mujeres y 11 integrantes de las

c. Una mujer ROM

autoridades políticas y administrativas del Distrito Capital.

3. Una representante por la diversidad sexual (1)

ARTICULO 5. Representantes de la diversidad de mujeres del Distrito Capital. Son representantes de las mujeres del Distrito Capital al Consejo Consultivo,

166•

4. Una representante de las jóvenes (1) 5. Una representante de la Discapacidad (1)

quienes han estado articuladas a la Mesa

6. Una representante de las mujeres en

Diversa, al trabajo local, a los Sub Comités

situación de prostitución (1)


7. Una representante de las mujeres en

e. Una de Bosa, Tunjuelito y Rafael Uribe

condición de desplazamiento (1)

f. Una de Ciudad Bolívar, San Cristóbal

8. Una representante de las mujeres campesinas que habitan el territorio de Bogotá ciudad región (1). 9. Una mujer feminista y académica articulada a una organización, proceso o entidad que trabaje por los derechos de las

y Usme g. Una de Kennedy, Puente Aranda y Antonio Nariño ARTICULO  6. Autoridades Políticas y Administrativas. Las autoridades políticas y administrativas del Distrito que hacen

mujeres (1).

parte del Consejo Consultivo son:

10. Una de las representantes de las

1. El Alcalde o Alcaldesa Mayor de Bogotá

organizaciones de mujeres en el Consejo

o su delegado/a (1) Ver la Resolución

Territorial de Planeación (1).

Distrital 057 de 2008

11. La representante de las organizaciones

2. Un o una representante de las

de mujeres al Consejo Distrital de Política

Alcaldesas y los Alcaldes Locales (1)

Social (1).

3. El Secretario o la Secretaría de los

12. Siete (7) representantes de las

siguientes sectores administrativos

interlocalidades. Quienes serán integrantes

o su delegado/a (7)

de los Sub Comités de Mujer y Géneros, de las organizaciones, grupos y redes

a. Gobierno, Seguridad y Convivencia

de mujeres y mixtas que trabajen por

b. Educación

los derechos de las mujeres en lo local,

c. Salud

previa delegación de esta instancia

d. Integración social

de participación donde exista. Las

e. Cultura, recreación y deporte

interlocalidades serán distribuidas de la

f. Desarrollo Económico Ver la Resolución

siguiente manera:

de la S.D.E. 190 de 2007

a. Una de Sumapaz

g. Planeación Distrital

b. Una de la interlocalidad de Usaquén,

4. La Gerenta de Mujer y Géneros

Suba, Chapinero y Teusaquillo

del IDPAC (1)

c. Una de la interlocalidad de Candelaria, Santa Fe, Mártires

5. La Sub Secretaria de Mujer, Géneros

d. Una de Engativá, Fontibón

y Diversidad Sexual de la Secretaría de

y Barrios Unidos

Planeación Distrital (1) (...)”

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Noticias en otras palabras

•167


Las mujeres y los libros Guiomar Dueñas Vargas Bibliografía de Simone de Beauvoir


En su oficina de ParĂ­s en 1945. Fuente: PeriĂłdico Le Monde Dossiers & Documents, p. 4


El mundo caleidoscópico de los ‘ilícitos’ sexuales de la sociedad limeña - Reseña Guiomar Dueñas Vargas María Emma Mannarelli: Private Passions and Public Sins: Men and Women in Seventeenth-Century Lima. T raducido por Sidney Evans y Meredith D. Dodge; Albuquerque: Universidad de Nuevo Mexico, 2007

L

os diversos temas tratados en este libro espléndido tales como la ilegitimidad rampante, las generalizadas relaciones

extramaritales, el abandono de los niños y el maltrato de las mujeres, rasgos endémicos de las colonias hispanoamericanas, ha sido la preocupación de estudios monográficos publicados en las últimas décadas en América Latina y en los Estados Unidos. El trabajo de la profesora Mannarelli, sin embargo merece una especial atención. Su obra puede ser catalogada como una pieza clásica que ha inspirado y orientado a los/las especialistas en el campo de la historia de la familia y de la sociedad desde su publicación en español hace quince años bajo el titulo, Pecados públicos:

La ilegitimidad en Lima, siglo XVII (1993). Mannarelli nos ofrece un modelo original para entender la aparente anomia de la sociedad limeña del siglo XVII. La autora da coherencia a los múltiples niveles de la vida familiar y de los hábitos sexuales de hombres y mujeres de

170•


la capital peruana, situándolos en el amplio

una impresionante cantidad de información

contexto social en que la vida se desarrollaba

histórica original obtenida en documentos

e involucrando los factores de raza y género

de archivo sobre casos de divorcio, y uniones

que daban complejidad a las relaciones de

consensuales encontrados en los archivos

intimidad, y que introducían elementos de

episcopales de Lima y en el Archivo General de

inequidad y subordinación de los grupos de

la Nación; documentos notariales, inquisitoriales

color y de las mujeres. La autora demuestra

y de bautismos, datos censales, tratados legales;

que las costumbres afectivas y sexuales que

y literatura social contemporánea. Mannarelli

engendraban nacimientos fuera del matrimonio,

teje cuidadosamente su narrativa en la que la

el abandono de niños y el maltrato de las

micro-historia se integra en forma tersa con la

mujeres, eran conductas no estaban confinadas

interpretación amplia de una sociedad regulada

a las márgenes de la sociedad, sino que eran

por sus propias convenciones morales, por

prácticas que prevalecían entre todos los

normas legales coloniales, por las costumbres

sectores sociales. La autora explica cómo las

locales y las jerarquías sociales y de género.

desigualdades entre hombres y mujeres que se manifestaban en sus relaciones íntimas, en la

Refiriéndose al carácter general de las relaciones

formación de sus familias y en el tratamiento de

extramaritales Mannarelli arguye que la

los hijos, reforzaban las jerarquías socio-raciales

inhabilidad moral de los miembros de la Iglesia

en la Lima colonial; finalmente, ella subraya la

Católica y de las autoridades civiles, les impedía

trayectoria de las mujeres, personajes centrales

combatir esas transgresiones en razón a que ellos

de esa historia de subordinación.

mismos a menudo se involucraban en conductas sexuales inapropiadas. Además, debido a que

Mannarelli ofrece una evaluación del mundo

las uniones consensuales usualmente ocurrían

caleidoscópico de los ‘ilícitos’ sexuales de la

entre individuos de diferente extracción social y

sociedad limeña, ‘pecados’ cuyo origen los

étnica, había pocos incentivos por parte de las

encuentra en los valores patriarcales que los

autoridades para hacer cumplir la formalización

conquistadores españoles implantaron en las

de los matrimonios, ya que tanto ellas, como

colonias. La autora, se refiere igualmente a las características excepcionales de una ciudad como Lima, la capital del importante Virreinato de Perú, ciudad habitada por gentes de todos

la élite blanca limeña compartían el valor de la homogamia cuando del sacramento matrimonial se trataba.

los colores, y en donde su rica vida comercial

Mannarelli se ocupa de explicar las causas y

y la prestancia de los cargos burocráticos,

características de los adulterios, conducta que

ocasionaba la movilidad permanente de tratantes

como las uniones libres, era muy extendida

ultramarinos y de los altos oficiales de gobierno,

entre la sociedad limeña colonial y discute la

conductas que afectaba la estabilidad afectiva de

doble moral que prevalecía cuando se juzgaba la

las familias. La autora integra en forma maestra

conducta adúltera de las parejas. Encuentra que

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Las mujeres y los libros •171


la normativa legal colonial y la sociedad eran más

y su posición social. Se refiere al destino de los

tolerantes con las transgresiones de los varones

niños ilegítimos de las mujeres blancas

que con las infidelidades de las mujeres casadas y

y a su confinamiento en instituciones creadas

esto se debía al mayor deshonor que el adulterio

para ese efecto, con el fin de proteger

causaba en los hombres y por la incertidumbre

el honor de sus progenitores.

que ellos experimentaban sobre la identidad de su progenie. Sin embargo la autora arguye que el sentimiento de deshonor que conllevaba el adulterio afectaba también a las mujeres, las cuales se sentían degradadas y tan deshonradas como los hombres cuando descubrían la infidelidad de sus consortes. Mientras que las mayores preocupaciones de los hombres se referían a la pérdida de su imagen y buen nombre en la esfera pública, las mujeres sufrían la violencia de sus maridos cuando se hallaban involucrados en otras relaciones sentimentales. En relación con la ilegitimidad, la autora se centra en su carácter estructural, discute la diferencia social de los niños nacidos fuera del matrimonio, y las muchas opciones que algunos de ellos tenían para asegurar su reconocimiento legal, herencias y el acceso a los privilegios sociales de sus progenitores. Para la mayoría sin embargo, esos prospectos eran elusivos. De hecho, la ilegitimidad funcionaba como un dispositivo para situar a cada grupo social en su lugar y hubo muy poco interés en la integración de los niños ilegítimos en la estructura normativa y social. El libro se ocupa de muchos otros temas de gran importancia para el historiador/a de la familia, tales como el lugar que ocupaban las mujeres en la espesa trama social limeña y la existencia de diferentes códigos de conducta que debían observar las mujeres de acuerdo con su raza

172•

La contribución más importante de María Emma Mannarelli es hacernos comprender como las transgresiones sexuales sirvieron a los fines de reforzar la rígida estructura social y racial de la ciudad Lima durante el Siglo XVII. La obra merece toda la atención de académicos y estudiantes del campo de la historia familiar, y de los estudiosos de las relaciones de género en la Colonia.


Bibliografía de Simone de Beauvoir

Libros escritos por Simone de Beauvoir

6a ed. Editorial: Buenos Aires, Editorial

disponibles en la Biblioteca

Sudamericana, 1968. 263 p

Luis Ángel Arango http://ticuna.banrep.gov.co:8080/opac/ abnetcl.cgi/07099/102727afad/ Para una moral de la ambiguedad Traducción de F. J. Solero. Editorial: Buenos Aires, Schapire, 1956. 153 p

América día a día Traducción Daniel Sarasola Anzola. Editorial: Barcelona, Mondadori, 1999. 404 p L’Amérique au jour le jour. Editorial: Paris: Paul Morihien, 1948. 390 p Das andere geschlecht: eine deutung der frau

Pour une morale de l’ambiguité

redaktion Ursula Schwerin.

Editorial: París, Gallimard, 1947. 223 p

Editorial: Hamburg, Rowohlt, 1960. 157 p

La mujer rota

Las bellas imágenes

Traducción Dolores Sierra y N. Sánchez.

Traducción José Bianco; revisión J. San José-

Editorial: Bogotá, Editorial Oveja Negra, Seix

Carbajosa.

Barral, 1984. 224 p

Editorial: Barcelona, Ediciones Orbis, 1988. 190 p

La femme rompue

Les belles images

Editorial: Paris: Gallimard, 1967. 251 p

Editorial: Paris, Gallimard, 1966. 257 p

The woman destroyed

Las bocas inútiles: obra en dos actos

Translated by Patrick O’Brian.

y ocho cuadros

Editorial: London, William Collins Sons

Traducción de Floreal Mazía

1981. 220 p

Editorial: Buenos Aires, Ed. Ariadna, 1957. 70 p

La mujer rota; La edad de la discreción;

Les bouches inutiles: pièce en deux

Monólogo

actes et huit tableaux

Traducción de Dolores Sierra y Néstor Sánchez

Editorial: Paris, Gallimard, 1948. 140 p EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Las mujeres y los libros •173


La ceremonia del adiós: seguido de

Editorial: Buenos Aires, Editorial Sudamericana,

Conversaciones con Jean-Paul Sartre, agosto-

1991. 370 p

septiembre, 1974 Traducción de J. José Carbajosa. Editorial: Barcelona, Editorial Sudamericana, 1983. La cérémonie des adieux

Djamila Boupacha: proceso a la tortura Traducción de Nuria Petit. Editorial: Barcelona, Editorial Seix Barral 1964. 284 p

Editorial: Paris, Gallimard, 1981. 559 p Cuando predomina lo espiritual Traducción de José Bianco. Editorial: Buenos Aires, Editorial Sudamericana,

El existencialismo y la sabiduría popular Traducción de Juan José Sebreli. Editorial: Buenos Aires, Eds. Siglo Veinte 1965. 125 p

1980. 268 p L’existentialisme et la sagesse des nations El desorden

Editorial: Paris, Les Eds. Nagel, 1948. 164 p

Versión del francés por Ana María de Albareda. Editorial: Barcelona, Editorial Vergara

Final de cuentas

1961. 228 p

Traducción de Ida Vitale.

El segundo sexo Traducción de Pablo Palant.

Editorial: Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1972. 547 p

Editorial: Buenos Aires, Ediciones Siglo Veinte,

La fuerza de las cosas

1980. v.1 Los hechos y los mitos. -- v.2

Traducción de Ezequiel de Olaso.

La experiencia vivida.

Editorial: Buenos Aires, Editorial Sudamericana,

Le deuxième sexe Editorial: Paris, Gallimard, 1949. 2 v The second sex: the classic manifesto of the

1969. 761 p La force des choses Editorial: Paris, Gallimard, 1963. 686 p

liberated woman

Hay que quemar a Sade?

Translated and edited by H. M. Parshley.

Introducción y Traducción de Francisco

Editorial: New York, Vintage Books, 1974. 814 p

Sampedro.

Diario de Guerra: septiembre de 1939

Editorial: Madrid, Visor, 2000. 102 p

enero de 1941

El marqués de Sade

Edición presentada, establecida y anotada por

Traducción por J. E. de la Sota.

Sylvie Le Bon de Beauvoir

Editorial: Buenos Aires, Ediciones Siglo veinte,

Traducción Núria Pujol.

1964. 138 p

174•


The Marquis de Sade: an essay

Les mandarins: roman

with selections from his writings chosen by Paul

Editorial: Paris, Gallimard, 1956. 579 p

Dinnage. Editorial: London, New English Library 1972. 174 p La institución familiar en China Documento fuente: Contemporanea (Bogotá). No. 2 (Jul./Dic. 1958). p. 111-126

Memorias de una joven formal Traducción de Silvina Bullrich. 23a. ed. especial. Editorial: Buenos Aires, Editorial Sudamericana 1999. 366 p Memoires d’une jeune fille rangée Editorial: Paris, Gallimard, 1958. 359 p

La invitada Traducción de Silvina Bullrich. Edición: 5a. ed. Editorial: Buenos Aires, Editorial Sudamericana 1970. 419 p L’invitée: roman Editorial: Paris, Gallimard, 1943. 504 p J. P. Sartre versus Merleau-Ponty Traducción de Aníbal Leal.

Una muerte muy dulce Traducción de María Elena Santillán; revisión Anna Moix. Editorial: Barcelona, Edhasa-Sudamericana 1982. 155 p La sangre de los otros Traducción de Hellen Ferro Editorial: Bogotá, Seix Barral; Planeta Colombiana Editorial, 1985. 215 p

Editorial: Buenos Aires, Ediciones Siglo Veinte

Le sang des autres: roman

1963. 123 p

Editorial: Paris, Gallimard, 1946. 224 p

La larga marcha: ensayo sobre China Traducción de Anibal Lea. Editorial: Buenos Aires, Editorial La Pleyade 1970. 485 p

Norteamérica al desnudo Traducción de Juan José Sebreli. Editorial: Buenos Aires, Ediciones Siglo Veinte 1969. 365 p Obras completas

La longue marche: essai sur la Chine

prólogo de J. L. Suárez.

Editorial: Paris, Gallimard, 1957. 484 p

Edición: 2a. ed. Editorial: Madrid, Aguilar, 1978. v. 1 La invitada; la sangre de los otros; todos los

Los mandarines

hombres son mortales; las bocas inútiles.

Traducción de Silvina Bullrich; revisión Jesús Sanjosé Carbajosa.

¿Para qué la acción?

Editorial: México, Editorial Hermes, 1986. 890 p

Traducción de Juan José Sebreli.

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Las mujeres y los libros •175


Editorial: Buenos Aires, Editorial Leviatán,

Traducción de Silvina Bullrich.

1995. 126p

Editorial: Buenos Aires, Emecé Editores

Phyrrus et Cinéas Editorial: Paris, Gallimard, 1949. 123 p El pensamiento político de la derecha

1951. 369 p Tous les hommes sont mortels: roman 37e ed. Editorial: Paris, Gallimard, 1946.

Traducción de Osiris Troiani. Editorial: Buenos Aires, Eds. Siglo Veinte 1969. 157 p

Epistolarios de Simone de Beauvoir compilados por Sylvie Le Bon

La plenitud de la vida

y publicados póstumamente.

Traducción de Silvina Bullrich; revisión

Disponibles en la biblioteca

de J. Sanjosé y B. Podestá. Editorial: Barcelona, Edhasa, 1984. 529 p La force de l’age Editorial: París: Librairie Gallimard, 1967. 701 p.

Luis Angel Arango de Bogotá Cartas a Nelson Algren: un amor transatlántico 1947-1964 Edición y prólogo de Sylvie Le Bon de Beauvoir

La vejez

Traducida del inglés por Miguel Martínez-Lage.

Traducción de Aurora Bernárdez.

Editorial: Barcelona: Lumen, 1999. 672 p

Editorial: Barcelona, EDHASA, 1983. 676 p Cartas a Sartre / Jean-Paul Sartre La vieillesse

Edición presentada, establecida y anotada

Editorial: Paris, Gallimard, 1970. 604 p

por Sylvie Le Bon de Beauvoir

Old age

Traducción de Nuria Pujol.

traslated by Patrick O’Brian.

Editorial: Barcelona: Editorial Lumen

Editorial: New York, Penguin Books, 1978. 654 p

1996. 790 p.

Privileges Editorial: Paris, Gallimard, 1955. 272 p

Simone de Beauvoir y su obra en algunas otras voces

¿Que peut la litterature? Présentation par Yves Buin.

Análisis de la moral ambigua en Simone de

Editorial: París, Union Générale D’Editions

Beauvoir

1965. 127 p

Sara Agudelo de Pabón. Editorial: Bogotá, Universidad Social Católica de

Todos los hombres son mortales

176•

la Salle. Facultad de Filosofía y Letras, 1970.


De Simone de Beauvoir a Jean-Paul Sartre;

Colaboraciones de Simone de Beauvoir

epistolario íntimo

con otras autoras

María Luisa Blanco. Documento fuente: Cambio 16 (Madrid). -- No.

Historia de una prostituta

1296 (Sep. 1996). p. 52-53.

Marie Therèse.

Sartre y Beauvoir /La ceremonia del adiós María Mercedes Carranza. Documento fuente: Nueva Frontera (Bogotá). -No. 410 (Nov. 29 / Dic.

Introducción de Simone de Beauvoir Traducción de Yolanda Martínez. Editorial: Buenos Aires, Editorial La Pléyade, 1971. 155 p

5, 1982). -- p. 8-9. El hombre es todo José Chalarcá Atehortúa. Documento fuente: Consigna (Bogotá). -- Vol. 8,

Títulos sobre Simone de Beauvoir disponibles en el centro de documentación” Mujer y Género”

No. 269 (Feb. 15, 1985). -- p. 48-49.

de la Universidad Nacional de Colombia

Simone de Beauvoir: amar sin ataduras

Beauvoir, Simone de (1983) La invitada. México:

Isabel De Armas.

Editorial Hermes 

Documento fuente: Cuadernos hispanoaméricanos (Madrid). -- No. 449 (Nov.-1987). -- p. 35-56. Confesiones de escritores: los reportajes

Beauvoir, Simone de (1983) La ceremonia del adiós -Conversaciones con Jean-Paul Sartre agosto-septiembre 1974. Barcelona: Editorial Edhasa 

de the París Review Simone de Beauvoir [et al.]

Beauvoir, Simone de (1984) Final de cuentas. Barcelona: Editorial Edhasa

Pogo de María Moreno. Editorial: Buenos Aires

Beauvoir, Simone de (1984) La sangre de los

Librería-Editorial el Ateneo, 1997.

otros. Bogota: Editorial Planeta 

Simone de Beauvoir: por ella misma.

Beauvoir, Simone de (1984) La mujer rota.

Un film de Josée Dayan y Malka Ribowska.

Bogota, Barcelona: Editorial La Oveja Negra, Seix Barral 

Con la participación de Jean-Paul Sartre. Traducción de Josefina Delgado.

Beauvoir, Simone de (1986) Los mandarines.

Editorial: Buenos Aires, Editorial Losada

Barcelona: Editorial Edhasa

1982. 106 p

Beauvoir, Simone de (1987) La fuerza de las cosas. Barcelona: Editorial Edhasa 

EN OTRAS PALABRAS… No. 16 /Las mujeres y los libros •177


Beauvoir, Simone de (1989). Memorias de una joven formal. Buenos Aires: Editorial Sudamericana. Beauvoir, Simone de (1999). El Segundo Sexo. Madrid: Editorial Cátedra Beauvoir, Simone de (2000). ¿Hay que quemar a Sade?. Madrid: Editorial Mínimo Tránsito Visor Cabrera, Jorge Mario (2001). ¿La mujer o el segundo Sexo?: dos propuestas de educación según Edith Stein y Simone de Beauvoir. San José (Costa Rica): Editorial Promesa Fuenmayor Pelaez, Elsa Victoria. La condición femenina analizada por Simone de Beauvoir en “La femme rompue”. Bogotá: Colección de trabajaos de grado Universidad Nacional Rodríguez Magda, Rosa María (1997). Mujeres en la historia del pensamiento. Barcelona: Editorial Anthropos Rowley, Hazel (2006). Sartre y Beauvoir: la historia de una pareja. Bogotá: Editorial Lumen

178•

Revista en otras palabras No. 16 Cien años con Simone de Beauvoir (2008)  

Esta edición está inspirada en la conmemoración de 100 años del nacimiento de Simone de Beauvoir, emblemática mujer que habitó plenamente el...

Revista en otras palabras No. 16 Cien años con Simone de Beauvoir (2008)  

Esta edición está inspirada en la conmemoración de 100 años del nacimiento de Simone de Beauvoir, emblemática mujer que habitó plenamente el...

Advertisement