Page 1

2do. Aniversario

Julio 2014


NOTA: TODOS LOS POEMAS TIENEN DERECHO DE PROPIEDAD INTELECTUAL POR EL AUTOR, Y SON PUBLICADOS CON SU CONSENTIMIENTO, SIN FINES DE LUCRO.

BLOG: http://poetassinfronterass.blogspot.mx

CORREO ELECTRÓNICO: poetassinfronteras@hotmail.com


LA POESÍA Claudia Elizabeth Castillo Velasco Veracruz, México

Majestuosa lirica de fantasía, bella y magistral es la poesía, te seduce con su suave melodía. ¡Te envuelve en su robusta sinfonía! La poesía danza con galantería. ¡Inusual, sublime y sin cobardía! Sus alas extiende en cortesía. Insaciable se une en armonía A su paso logra hacerse pleitesía. Pertenece a una alta jerarquía, entre las artes resurge en energía. ¡Ocupa su lugar con gallardía!


Toca tus sentidos sin tardía, con sus versos repletos de ironía. Te seduce generando algarabía; otras veces insaciable melancolía. Sin ella mi corazón no latiría, mi alma en pena sufriría. A mi vida solo ha dejado alegría. ¡Una dulce sensación de valentía! Mi cuerpo sabe que la ansía, escribir se ha vuelto una manía; ignorarla sería igual a villanía. Cada aflicción ha quedado vacía.

Pseudónimo: Una voz en el silencio.


DESAPARECIDO José Luis Aguilar García México

Desaparecido, encubierto y ahogado Entre la penumbra de dos árboles gélidos Escarbando en el cementerio para abrir mí tumba Esperando la soledad, la muerte y la lúgubre hora mortal Pensando en cómo revivir mis penas y mis delirios Conquista los mares helados de mi frente vacía He conquistado islas perdidas y tesoros obscuros He naufragado en desolación y sacrificios Y la tormenta de esta pesadilla no termina en felicidad


He ocultado el temor de los demonios Entre sacrilegios y ataúdes, entre fríos temores He sepultado dos monedas malditas He purificado mi dolor con la paz Con un poco de incienso y desolación Con un poco de preludio y consagración Ahora que la muerte trae su trayecto hundido Y que las pareces de mi temido castillo Yerguen su fauna al ocaso perdido Me buscan las mentiras y las penumbras Me hielan la sed de príncipe obscuro Me sacrifican las alas rotas que no vuelan He querido escarbar túneles sin final He querido arrancarme este cruel silencio Y de una vez quedarme petrificado Para nunca más volver a la tristeza Quedarme ahí encrucijado con esa rosa negra Y perderme en el cruel silencio de tu aurora.


LAS LLAVES DE MIS PUERTAS Alejandra Inclán Veracruz, México

A veces necesito sufrir para escribir, tener esas emociones para engendrar con palabras lo que mi voz no sabe transmitir. A veces tengo que disfrutar, lo que los demás rehúyen porque piensan que está mal, algo tan sencillo como caminar bajo la lluvia, solo por el deleite de sentirla y no por tener que llegar necesariamente a un lugar. A veces tengo que perderme, en la contemplación absurda e incomprendida de cosas que para los demás no tienen importancia, como el mirar el vacío, donde no hay nada y lo hay todo, donde tú habitas como un ser silencioso.


A veces me hundo en las líneas de algún libro, en los espacios ausentes de tinta entre línea y línea, y ahí veo la grandeza de lo no escrito, de lo no mencionado y con ello escribo y escribo, y descubro que en lo que redacto, también oculto sin querer el espíritu de lo no dicho. A veces miro una fotografía, y en ella me transporto a ese espacio captado por los ojos del artista, a su visión única de ver pedazos de la vida, de abstraer en un encuadre lo que es tan escaso y abundante. A veces no necesito sufrir, ni caminar bajo la lluvia. A veces no necesito contemplar al vacío donde estás tú, ni hundirme en las líneas de un escrito. A veces no necesito mirar una fotografía, porque si siento mi corazón, siento la alegría de estar en contacto contigo y conmigo, estamos unidos, soy feliz, soy parte de ti.


SIN RECUERDOS Marcia Sevilla Chile

El cielo esta oscuro la lluvia se acerca sin prisa los a単os se acomodan a mis sue単os los recuerdos se desvanecen. Puedo respirar sin compa単鱈a los besos son escasos, ya no hay caricias pero el viento sigue soplando y sigue la vida. Puedo escribir lo que siento sin ayuda de unos brazos que me aprieten, y sigo escribiendo con mis anhelos fervientes.


Soy feliz inmensamente me gustan las cosas simples ser sensual como las mariposas y sigilosa como una serpiente.

La piel reclama sonrisas y sensaciones diferentes esas que encuentro en las flores y en mis amigos, que me leen.


LA CARTA QUE NUNCA LLEGÓ Maruka Rodini Argentina

Fue el destino donde me mandaban la distancia que nos separaba sin saber dónde me llevaban era cumplir con la Patria por esas causas te extrañaba… Quise enviarte una carta la escribí con tinta negra con tristeza en mi corazón mis lágrimas sobre la hoja cayeron era el sello de mi dolor.


En ella te decía todo lo mucho que te quería nos casábamos cuando volvía era un amor tan grande que tenía. Esperé mucho tiempo la respuesta de día miraba el horizonte de noche la luna y las estrellas para ver si te veía en una de ellas. Cumplí con el deber de soldado dos años largos me tocó estaba tan ansioso por volver al regreso fue que me sorprendió nadie de la familia me contó. Un dolor por mi cuerpo se cruzó cuando supe, con mi amigo se casó y una familia formó si ella me quería. Porque no me esperó? Me dijo que nunca tuvo noticias mías quedando sola, triste se desesperó.


Busc贸 consuelo en otros brazos en todo lo nuestro no pens贸 si ella supiera la herida que me caus贸 todo fue un mal entendido culpa de esa carta que nunca lleg贸.


SOLEDAD Ma. Cristina Guerrero Sandoval Chile

La mañana se enciende tras la ventana, Se oye el canto de un ruiseñor que intenta decirme algo, Sin embargo y casi sin notarlo, Mis ojos se cierran despacio para esconder la luz del día, Y volver a encontrar en la oscuridad tu presencia inexistente, Que cubría mi dolor, mi soledad y la cruel y fría realidad. Se ha pintado de flores el cerezo que tanto te gustaba, Y las rosas del huerto huelen a brisa de primavera que intento no respirar, Y es que el otoño que te acompaña Se ha apoderado de mí y de mi caminar, Soy un ente silencioso en la rutina de la vida y no quiero despertar.


Se cuela el frío a mi alma por las carencias de tu cuerpo, De tus besos, de tu risa, Se abre el torrente de un beso que quiere atravesar océanos, Para llegar a ti y beber de tu boca lo que en la distancia perdí, Déjame un mensaje en el viento que yo te lo responderé, Deja un racimo de flores a los pies del tormento De tener que mirar su belleza lejos de ti. Y se me hacen pesados los días, Y no sé si estoy muriendo en vida, O solo es un sueño que no me deja vivir, He buscado tus ojos en el silencio, Y los he encontrado en el recuerdo clavados en mí, Quiero ir a través de las montañas, Deslizarme hacia ti. Quiero ser Pegaso en el cielo de las alas grandes, Y así extenderlas dejándome llevar al otoño de tus días, Y detenerme frente a tu sonrisa, Abrazarte bajo el recuerdo del cerezo en flor, Para traerte la primavera, Y encarcelar los kilómetros bajo las olas del mar, Donde mueren los versos de este poema.


Ven, y déjame curarte las heridas, Ven mi amor, mi caballero andante en busca de su flor, No mires hacia atrás y solo déjate llevar, Regresa en tu caballo de cristal, Y descansa tus lágrimas en mi alma, Y juntos, bajo la cruz de esta soledad, Rezaremos al cielo por este gran amor, Y enviaremos a Dios en una paloma de la paz, Un mensaje de dolor con aroma a humildad. Búscame entre el viento, no me dejes de buscar, Que yo seré princesa de tus cuentos, Aun con las alas rotas, Aun sin poderte besar.


Sonreír, ¿Para qué? María Ethel Rodríguez Argentina

Sonreír? Para que! a quien le importa tu sonrisa si todo el mundo corre y va tan de prisa, pasa a tu lado sin percatarse que existes. Sonreír? Para qué si la vida te golpea en los dientes cada día! Salgo a caminar por las noches en silencio afuera está oscuro y siento frío ajusto mi bufanda, abrocho mi abrigo… y camino despacio con el cuello erguido. Las calles están vacías… no se escuchan ruidos, hecho a andar mis pensamientos que… como lobos hambrientos carcomen mis sentidos siento la angustia en mi pecho y el dolor por haberte perdido.


Sonreír? Sonreír para que! acaso tengo algún motivo?... Ya está amaneciendo, ahora si se escucha algún ruido la misma gente, todo igual, siempre lo mismo Gente que corre, que no te mira no mira mi rostro ni mis lágrimas que rodaron toda la noche por mi cara ni tocan mis manos frías. No quiero regresar, no quiero volver a casa y encontrarla vacía.


CEREZA Roberto Rochin Suarez Canadá Oh! Esa cereza entre tus dientes. Tocando tu lengua, besando tu boca. La que te redime por el dulce sabor de su redondo cuerpo. Esa cereza de martirio en rojo silenciosa presencia desbocada, explotando como una ola de sangre entre tus aliento, es como un beso mío. Oh ¡ Esa cereza entre tus labios, tocando tu lengua ensalivada, la que derrite tus papilas de pétalos de agua y producen un orgásmico deseo de amor. Oh ¡ La cereza que muerdes en lasciva imagen, Inquieta de deseo Y ansias, muérdela, devórala, como a un beso mío, que te sangra… Y saborea el sabor rojo de mi alma.


MONÓLOGO Valter Bitencourt Júnior Brasil Gostoso é o nosso Expressar: Intimo quente, prazeroso, suave... Nos lastimáveis momentos Subitamente nos afastaremos Para não fustigar as flores Para não romper as rosas... Quero enfatizar o amor, Fantasiar a nossa vida. Rapidamente não te avisto Bato-me com os dentes Faz-me derreter os olhos, Não conseguindo Avistar beleza. E faço a minha vida Um monólogo Sombrio sem respostas.


Y SI… Miguel Ángel LLinas González Veracruz, México Y si la lluvia no se detiene, y si mis lágrimas tampoco lo hacen, por recordarte… por ver obsesionado tú retrato vivaz en el viejo buro. Dime dónde encontrarte en esta noche oscura, como poder olvidar tu sonrisa, si ya es parte de mí esencia, y si la luna también abandona tu búsqueda, donde encontrare tu abrazo, y tu beso cálido, es una tortura no tenerte junto a mí. Camino lento por los caminos inciertos de la vida, frágil en cuerpo y alma, porque no estás aquí, mi mente vuela alto deseando hallarte entre las nubes Voluptuosas, y mis ojos extraviados no pueden ver más allá de mi nariz, no encuentro tus palabras emotivas, ni tus abrazos que calientan mis sueños, y si te has ido de mi lado para siempre, no puedo concebir vivir así… Eres mi mágica poción, mi gotero inagotable de vida… Y si me has dejado aquí en la agonía, creo que preferiría mejor morir de amor.


SILENGUAJE Sandra Graciela Gudiño Sta. Fe, Argentina

Siempre supe quedarme sola. El olor redondo de mi página en blanco abre la puerta de la jaula. Permanezco en el universo del ojo desnudo (el ojo mira/ el mundo fluye) percibo lo que es también lo que no es. Intento traducir intermitencias de luz en el alma mientras otoño se desnuda amarillo desde el árbol.


El silencio escribe. (Cada palabra es el comienzo de un nuevo silencio.) De vez en cuando dejo que los ojos recorran mi mirada en el espejo y cuando estoy agotada de tanto esfuerzo permito que la palabra acoja mi cuerpo. Entonces encuentro el modo de llenar el silencio sin romperlo.


HAS LLEGADO A MÍ Nor Liz. México Sobre la hierba florida, de aromas embriagadores, de bellísimos colores, me he quedado dormida... Siento a mi rededor, una dulce melodía, invitándome al amor, melodía elaborada, con el gorjear de las aves, con el rumor de unos besos y el tremolar de los mares. Nubes vestidas de gala, con sus trajes vaporosos, son perseguidas de cerca por el viento juguetón.... yo siento en mi corazón, que estás muy cerca de mí,...


El horizonte, dorado, pintado con luz de soles, ha dibujado tu sombra, sobre el verdor de la alfombra, rodeada de girasoles... Siento en mi boca tus besos, que me llenan de embelesos, siento sobre mi cara, el escozor de tu barba y tus manos, sobre mi piel, se deslizan con dulzura, hasta enlazar mi cintura... me despierto lentamente, locamente enamorada, hasta quedar atrapada, en tus brazos para siempre.


MI BICICLETA AZUL Grabiel Jiménez MEXICO (A mi querida familia) Aquella bicicleta azul me llevaba a todas partes, cuando en ella me montaba yo sentía que volaba a lo largo de la calle por mi pueblo me paseaba anduve por todos lados en mi veloz bicicleta rodando por las calles por la acequia y también por el rio hacia los mandados que mi madre me pedía, yo en seguida en mi bici me subía no había distancia , que en mi bici recorriera, cuando en ella me subía el camino disfrutaba saludando a medio mundo muy feliz , en mi bici yo paseaba


recorriendo los caminos de mi pueblo tan querido, Sabinas Hidalgo, aquel pueblo que amo tanto, rodeado de montañas que al mirarlas me preguntaba, ¿Que habrá del otro lado? y fue esta inquietud, la que me pidió partir allí se quedó mi bicicleta azul y comenzó mi aventura... de encontrar otros caminos que quería conocer recargada en la cerca, se quedó mi bicicleta para que yo emprendiera una larga caminata, y ya en el camino aun sin saber a dónde ir, sin saber a dónde iría a llegar, adiós le dije a lo lejos a mi pueblo querido a las personas amadas, a todos les dije adiós, emprendería mi propio camino, cargando un gran dolor , por no verlos por algún tiempo, esperando pronto volver


de ellos no me olvide me dio mucho valor, pues tenerlos en mi mente, me aconsejaban el no robar siempre ser honrado, ,aunque ya de hambre desfalleciera soñando con tortillas llenitas de frijoles, que mi madre me servía, y al despertar de estas pesadillas mas hambre yo tenía, y mis plegarias a dios llegaron, un trabajo encontré y mi hambre la calme ese es el valor de tener muy presente a tu familia, en lugares desconocidos son ellos los que te hacen valiente y no cometas tonterías siempre los tengo presente pareciesen muy distantes, pero que cercas los sentía, escuchando sus consejos , como , ¡¡¡¡yo eso no lo haría!!! los tuve siempre en mi mente y en mi corazón son mi familia querida que en momentos tormentosos siempre conmigo estuvieron muy dentro de mi corazón


TRISTEZA Lourdes Lagardery Puerto Rico Esta noche estoy triste y estoy sola sin que nada me alegre ni consuele, estoy sola cual cisne que se muere mirando en las aguas su reflejo; Es que está lejos mi dulce compañero, el que me dio su amor para marcharse un día llevándose tras él, el sol de la alegría, dejándome sumida en la más honda pena. Yo lo llamo en las quejas que el viento arranca al pasar tras las ramas de la espesa arboleda, con sonidos que brotan de mi ronca garganta, que van hacia el vacío, y en el vacío quedan. Esta noche estoy triste, y feliz me sintiera si llegara la muerte; a cerrar para siempre mis ojos que lo buscan; a calmar para siempre esta ansiedad de verle.....


TU RECUERDO Dafne Yarah Jiménez Hernández Veracruz, México Tu triste recuerdo que perturba mi mente, un tornado de recuerdos; quiebra el búnker de mis sentimientos. Sentada en el mismo lugar escribiéndote versos, y al recuerdo de tu mirada que me dio el calor. Me hace sentir como estuviera en casa, risas, llanto, triunfos, cual fuera el ánimo marchabas a mi lado. Tus cabellos dorados, y mirada de sabiduría, brazos de consuelo, yo, neófita de tus moralejas, esa que no entendía la metáfora de tus palabras... Hoy no me queda nada solo tu recuerdo.


JURARIA Greis Toriano Espindola Argentina

Juraría que te conozco de antes, si, de mucho antes, de aquel fortuito encuentro, antes de las iniciales de nuestros nombres en el árbol de la plaza, de la canción compartida, de los susurros y caricias de aquella noche de amantes, antes de los reproches de la pelea y el perdón de la reconciliación, antes de la angustia de los celos y la entrega total de la confianza, antes, mucho antes, hasta me animaría a decir que desde el mismo momento que mis ojos vieron por primera vez la luz, es más creo que tu llanto al abandonar el útero materno, se fundió con el mío e inundamos de historias las salas de esperas... Aunque pensándolo así, y eran nuestras historias las que contábamos en aquel llanto, es porque nuestro tiempo data de eternidades, ¿pero entonces? ¿Dónde estaba tu boca cuando yo ensayaba besos en la cara helada de los espejos? ¿Dónde estaba mi risa cuando la tristeza te abofeteo la mirada y te dejo de rodillas? ¿Acaso eras tú la razón de esa búsqueda incesante mezcla de espinas y mieles encallada en cada una de mis vertebras? ¿Acaso era yo, la musa de tu poema inconcluso.


HUECO Javier Martínez Monzalve Tampico, México

Hueco como me ves, hueco como estoy No puedo sentir, no puedo mirar. ¿Por qué vivo he de estar?, Solo espero que mis penas lleguen a terminar. ¿Cómo es que vivía? Mi pregunta de cada día, ¿Con quién era que soñaba?, La intriga del pesar constante, ¿Cuáles eran mis esperanzas?, La raíz que a mi alma entraña. ¿Cuánto hace que no veo un rayo de sol? ¿Cuánto hace que no siento la calma de la luna? ¿Cuánto hace que así me he quedado? Que ya no recuerdo nada de mi pasado Pero entre todo lo que más extraño, Es el amar y ser amado, Ya que...que podrá igualar la calidez de sus delicadas manos O la dulzura de sus tiernos labios.


No hay peor tortura para un ser viviente, Que estar consciente en el que momento en que siente, Que lentamente esos recuerdos se vienen a tu mente, De manera tan paciente volviéndote no más que un simple demente. Estar vivo pero hueco Vivo, pero seco. Vivo, pero sin esperanza. Vivo, pero sin camino, vivo pero sin un destino. ¡Acaso tú crees que eso es vivir? Vivir tal cual autómata que sus sentimientos ha olvidado, Vivir cual lobo solitario, acechando lo que está a su lado, Vivir tras mil lamentos en arrepentimiento, de lo nunca jamás logrado.


FUEGO Y HUMO Ramón de J. Hdez Olivares Veracruz, México

Hoy por la mañana el sol ha besado mi espalda, y mis sueños envueltos en maraña cobijan tu imagen dañada Esos fuertes dolores en mi pecho son amor y desamor al mismo tiempo uno ríe, otro llora. ¡Cuando cantan los cuervos! Trato delinear con frases bellas tu nombre, en el diario oculto que gime en su escondite elegido por mí al caer la noche.


Soy el intruso de tu pasión aroma de tus besos autistas, calor en venas de torrentes ocultos en las mañanas ausentes. Soy fuego en tus danzas y humo… ¡Cuando callas!


CUANDO EL DOLOR SUSURRA †Seiren Miyu Miranda† México Fuimos humanos, cuando nuestras manos se entrelazaron; fuimos humanos, cuando una suave risa nos llevó a lo insospechable; fuimos humanos, cuando nuestras miradas se cruzaron; fuimos humanos, cuando la luz del día cubrió nuestro ser. Fuimos naturaleza, cuando las aguas se engalanaron con el resplandor de la luna; fuimos naturaleza, cuando tus lágrimas dentro, en mi pecho se fundían; fuimos naturaleza, cuando nuestros cuerpos emanaban un calor sobrenatural, fuimos naturaleza, cuando la oscuridad de la noche nuestras raíces derribó. Las cambiantes estaciones nos refugian entre sus lazos, nos funden como gotas de agua en el mar, como el rayo de sol entre las selvas, nos hechizan bajo los signos de fuego y agua, de aire y tierra. No existimos humanos, no somos de ser natural. Somos voces apagadas por el sonido de los manantiales, somos pasos torpes opacados por los senderos nocturnos, somos notas distantes y confusas para el músico celestial; somos llanto de los ángeles que mueren por ver nuestra maldad.


Somos el rayo de la luna que se perdió en la gris ciudad; somos el tiempo que se perdió en medio de las dunas de nuestra soledad. Somos aquellas miradas que se quedaron en el olvido, somos los pequeños sollozos del niño que perdió su entera fidelidad. Entre alegrías y llanto, llenos de ambigüedad. Encontramos odio y violencia en lo que antes solíamos amor llamar; partimos la candente llama de la dicha cuando el dolor nos llenó; ahora que todo está por terminar, sentimos el frágil lamento de vivir. Cuando el dolor susurra, nos damos cuenta de que el fin está cerca, sentimos que no podemos más y los remordimientos comienzan a llegar. Cuando el dolor susurra, todo duerme y volvemos a regresar, a regresar ese tiempo, esas risas, esas lágrimas que supriman la ansiedad. El amor nos llevará, a lugares donde el tiempo supone solo ilusión, donde todo el dolor se apaga con las notas titilantes del sol. La eternidad comienza y todo guarda silencio, guarda el dolor. Miraremos al interior y nos hemos de hallar, de encontrar.


Cuando el dolor susurra; fuimos humanos, fuimos naturaleza, fuimos fundidos en el agua, en el sol, en las selvas. Cuando el dolor susurra; somos voces, somos pasos, somos notas. Cuando el dolor susurra; es tiempo de descansar‌


EL MISTERIO DEL AMOR José Morelos Colombia Más allá de la espesa Imaginación absurda y amenazante donde el frio siente calor y el tiempo miedo de pasar Más allá del estrepito que causa mi mirada del agudo aullido que brota de mi alma del inmortal silencio aplastante Más acá de las colinas grises que cubren el recuerdo de mis oscuros días desesperados de mis lágrimas cristalinas evaporadas del murmullo de los bichos fastidiosos ---un ruido se escucha--bum bum, bum bum, bum bum ---No tengas miedo alguno--es mi corazón latiendo fuerte --------con ganas de abrazarte--------


INVENTANDO ESCUSAS Eduardo Campos Venezuela Nuestro reencuentro fue inevitable, estar allí diciendo palabras sin sentido. Inventando excusas sobre lo inefable, mirándonos mutuamente a los ojos, poniendo, peros, cómos y por qué, a una situación visiblemente tacita, y donde las palabras estaban demás. ¿Cuánto tiempo estuvimos hablando?, puedo decirte minuto por minuto. Para siempre quedo grabado en mi mente, tus ojos, tu boca y ese nerviosismo, de no querer decir lo que siente, de no querer lastimar más de lo ya hecho. ¿Las personas somos sencillas y predecibles?, y cuando se aman esto se eleva al cuadrado, no se desea más que hacer el bien sin importar nada, pero suceden cosas en la vida que marcan el destino, y esto duele en lo más profundo del alma. ¿No nos volveremos a unir?, sé que es así, con nuestros ojos y gestos lo decíamos a grito, pero con nuestras palabras queríamos evitarlo, pretendiendo que no pasó nada en nuestras vidas,


¡Maldita sea la vida que se burla de todos! Te quiero y tú me quieres, dejémonos hasta ahí. Allí estábamos con el tiempo detenido, con ganas de abrazarnos y llorar, pero con los segundos contados, tan consternados que ni un pensamiento se formaba, ni de nuestras bocas salía palabra alguna.


LECCION DE AMOR GUISELLE VARGAS ARCE. Costa Rica Un día mientras jugaba un pequeño pregunto: ¿porque muere tanta gente y existe tanto dolor? su madre con gran tristeza a su hijo respondió: los hombres en esta tierra se olvidaron del amor. Viven siempre preocupados buscando vivir mejor y cuando no lo consiguen se llenan de gran rencor, nace la envidia en el alma y ciegos por el furor dañan al pobre inocente sin escuchar su clamor. Abriendo grandes sus ojos el pequeño respondió: no quiero ser como ellos, yo quiero brindar amor y compartir con mi hermano todo lo que Dios me dio quiero yo secar su llanto y terminar su dolor, Si cada niño en el mundo pensara al igual que yo terminarían las penas, renacería el amor Dios no creo las fronteras ni las razas dividió, a querernos como hermanos fue lo que él nos enseñó. Oyendo hablar a su niño la madre se sorprendió y con el llanto en sus ojos hablo con el corazón. Bendito seas hijo mío, un regalo Dios te dio y a la humanidad entera hablas hoy con la razón. Comparte lo que tú tienes no olvides esta lección que hasta la ropa que usas es un regalo de Dios respeta siempre a tu hermano y cumple con tu misión llenemos de paz el mundo...Lo lograremos los dos.


BRISAS DE AMOR Diana Laura Martínez Pérez Veracruz, México En un lugar hermoso, hace muy poco tiempo, vivía una niña llamada Azul. Azul era una niña muy simpática, amable, divertida. Su cabello era ondulado como el de su madre, con un tono negro, tan negro que decía que parecía carbón y siempre andaba ayudando a las personas, Azul se preocupaba más por los demás que por ella misma, y antes de que el sol se ocultara, se iba corriendo a la orilla de la playa a disfrutar del hermoso atardecer; observaba la playa con sus preciosos ojos de color miel, era una actividad habitual para ella, ya que le encantaba admirar los colores que se entrelazaban cada día, unos a otros, en el cielo tan azul, era una ironía para ella ya que el mar y el cielo tenían ese color que le gustaba tanto y por supuesto era su nombre. Le gustaba recostarse en la arena de la playa y con su suave pero brillosa piel de color canela le encantaba sentir la arena rígida y áspera, empezaba a contar las nubes y la forma que tenía, era tan divertido para ella, además, le encantaba sentir la brisa del mar que tocaba su rostro tan delicadamente, pero también le fascinaba oír las olas, era como si el mar le contara su vida susurrándole sus secretos al oído, ella sentía que de algún modo pertenecía al mar, ya que era parte de lo que ella era. Para ella, sentir todas esa emociones era inexplicable, ya que ninguna otra persona sentía lo mismo al llegar a ese lugar.


A Azul le enojaba que las personas fueran tan inconscientes, ya que toda la basura que producían, la tiraban en la playa y el mar se la llevaba, para ella, eso era como si envenenaran a alguien cercano a su familia, era frustrante ver cómo eran las personas de inconscientes al dañar algo tan hermoso y no ver las consecuencia de sus actos. Pero una niña de 13 años no pude hacer mucho respecto al tema, lo que hacía era recoger toda la basura que encontraba y tirarla en los botes de basura para evitar que se contaminara el mar, ya que tenía que regresar a su casa antes de que la poca luz del sol desapareciera, debido a que, era inseguro para una niña vagar por las frías calles por la noche. Para Azul era, muy difícil despedirse de la playa ya que era su lugar preferido, se despedía de una manera muy sentimental, como si fuese la última vez que visitara la playa. Azul caminaba y caminaba por las calles del pueblo y miraba las palmeras tan altas y llenas de cocos que cada vez que pasaba se le antojaba tomarse uno durante la puesta de sol, pasaba caminando por las escuelas tan deterioradas por el tiempo pero llenas de los más lindos recuerdos de tantos niños, las calles estaban iluminadas por los últimos rayos del sol del día y azul caminaba por las banquetas de las casas evitando pasar por esos sucios charcos de agua, Azul se paseaba tan tranquila por toda la calle con ese viejo pero nada maltratado vestido blanco con flores de color celeste y con un toque delicado de azul y tirantes sucios. Caminando a pasos apresurados con esas sandalias blancas llenas de arena, que no se le notaba el color, de tan sucias que estaban.


Sabía que su tía Brenda le llamaría la atención, Azul estaba preocupada, puesto que vivía con su tía llamada Brenda, la hermana de su madre, Azul pensaba que su tía era muy exagerada e histérica y no tenía por qué preocuparse ya que estaba en el lugar más seguro del pueblo, Azul pensaba que su tía se preocupaba mucho por ella, por el hecho de ser huérfana, debido a que perdió a sus padres en un trágico accidente y Azul era el único recuerdo de sus padres, según su tía Brenda. A paso veloz, Azul se acercaba a su casa, una casa muy humilde, era de ladrillo pero el techo era de palma, una casa no muy grande pero tampoco pequeña con una puerta de madera, un lugar demasiado acogedor para Azul. Y por fin Llego a casa. Por supuesto que su tía Brenda la estaba esperando muy preocupada, sin mencionar a sus dos inquietas pero lindas y tiernas hijas gemelas de nombre Paulette y Bridgette; Azul, sacudiéndose de tanta arena, escucho los discursos de siempre de su tía Brenda y como siempre su tía le llamo la atención por llegar tan tarde a casa ya que era demasiado distraída, Azul le pedía perdón y le decía que no volvía a suceder pero sabía que era muy difícil para ella debido a que siempre se entretenía en la belleza y tranquilidad de su lugar favorito.


Sin nada más que decirse una a otra, empezaron a ordenar la mesa para cenar, terminaron rápido de poner los platos y vasos en la mesa, al poco tiempo su tía empezó a servir la cena, todas se empezaron a sentarse en la mesa, Azul estaba tan ansiosa por comer la deliciosa comida que su tía había preparado, quería empezar a comer pero no quería demostrar lo desesperada que estaba , ya que su tía iba a descubrir que no había comido ni un solo bocado en todo el día y todo era a causa de ser tan distraída ya que se la pasaba leyendo historietas y libros , debido a eso, el tiempo se le esfumaba muy rápido, era como si se transportara en otro mundo a través de la lectura, por lo cual decidió comer tan despacio y normal como siempre, para que su tía no se diera cuenta. Al cabo de un rato terminaron de comer, Azul se fue a bañar y a quitarse toda esa arena tan molestosa sobre su cuerpo, le encantaba cantar al bañarse, no le daba pena hacerlo, ya que pensaba que todo el mundo cantaba en la regadera, pero a pesar de todo Azul tenía una linda voz, que llenaba de alegría y ritmo la casa. Azul dejaba listo su uniforme de la escuela para el otro día, y se acostaba a leer todo la noche, haciéndole pensar a su tía que ya estaba dormida, Azul dormía en una cama individual, llena de huecos pero a la vez cómoda, y con una almohada grande muy cómoda, ya tan cansada Azul se acostaba a dormir ya que al día siguiente tenía que ir a la secundaria.


Al día siguiente Azul ordenaba todas sus cosas y libros en una mochila un poco sucia de color morado; también se preparaba y se cambiaba para ir al colegio, Azul terminó de alistarse, salió corriendo apresuradamente de su casa a tropiezos y por supuesto desesperada como siempre y emprendió su camino hacia la escuela .Llego deprisa a la escuela y tomo sus clases normales, Azul dibujaba mucho en sus libretas el mar y le encantaba escribir frases, además ya no esperaba en que momento la campana tocaría la hora de salida para reencontrarse de nuevo con su lugar preferido, y sin nada más que esperar llego la hora de salida , Azul tomo sus cosas; salió corriendo de la escuela para apresurarse a realizar sus tareas, y también para ayudar a las personas que la necesitaban, y por ultimo visitar después la playa. Azul llego a su casa, termino su tarea, también ya había ayudado a sus vecinos como siempre, iba en camino a la playa a observar de nuevo la linda puesta de sol, dado que sentía que por medio del mar y del cielo, estaba conectada con sus padres puesto que ese lugar era muy especial ya que era como su espacio personal y secreto en el que sentía al que pertenecía y por supuesto encajaba a la perfección, lo que más deseaba Azul era volver a tener un rato con sus padres debido a que los extrañaba mucho, ya que no es fácil ser huérfana a tan corta edad. Azul recordaba todos los días el cómo fallecieron sus padres y para ella fue muy difícil superarlo pero con la ayuda de su tía Brenda y de las gemelas, Azul podía olvidar ese mal momento y vivir uno mejor en el transcurso del tiempo.


Azul siempre había querido mejorar su lugar favorito, sin embargo solo lo podía lograr con la ayuda de sus vecinos, amigos y familiares, pero no quería contar con el apoyo del gobierno dado a que esa ayuda, el gobierno siempre se las negó a sus padres. Azul siempre deseo poner un malecón en la orilla de la playa a fin de que llevara el nombre de sus padres ya que era su lugar favorito y por supuesto lo mejor, era que iba a ser honor a sus padres, ya que sus padres siempre quisieron cambiar la playa y lucharon hasta lo imposible por lograrlo pero desgraciadamente murieron en un accidente cuando iban a visitar al presidente municipal a pedirle su apoyo para lograr una playa más hermosa ,que mostrara un océano que deslumbrara a cualquiera, y que resaltara el bellísimo color del cielo pero a la vez los transportara a todos a un lugar inimaginable, una verdadera belleza natural. Era una gran idea pero faltaban muchas cosas para poner en marcha ese proyecto. Azul termino de observar la puesta de sol y recogió una pequeña parte de la basura que había en la playa, como siempre… Por distraída iba a llegar tarde de nuevo a su casa, así que Azul se apresuró y llego casi corriendo a su casa, pero esta vez no estaba su tía, ella se había ido a su cita médica y de repente llego su tía Brenda a la casa, Azul la saludo y su tía le dijo que al otro día tenían que ir al médico a realizarse unos exámenes generales, debido a que Azul tenía unos síntomas que la inquietaban demasiado, además, también se le estaba cayendo excesivamente el cabello pero no le puso mucha


importancia a los síntomas, Azul termino de oír a su tía ,empezó a poner los platos y vasos en la mesa para cenar, su tía sirvió la comida que había preparado en la mañana y empezaron a cenar. Al término de la cena, Azul lavo los trastes y después procedió a darse una ducha para quitarse toda la arena de la playa. Azul se durmió temprano al saber que tenía que levantarse muy temprano al día siguiente para ir al médico y así realizarse los exámenes que su tía dijo que todos tenían que realizarse. Al día siguiente Azul se puso una blusa de color celeste, y un pantalón de mezclilla rasgados de la rodilla, se cepillo el cabello rebelde y negro como siempre, y se puso unos zapatos de color negro. Su tía ya se estaba terminando de alistar, nada más le faltaba cepillarse el cabello. Después de cinco minutos ya emprendieron camino hacia el hospital. Llegaron al hospital, azul se notaba un poco nerviosa ya que nunca se había realizado tantos análisis, además, no sabía que enfermedad tenia, después de un rato salió el paciente que estaba en el consultorio y con una voz suave pero firme dijo la enfermera su nombre: ¡Azul Estrada Rodríguez! Azul se levantó de un brinco, camino hacia el consultorio, entro tranquila y la enfermera cerró la puerta. Ahí el doctor le practicó muchas pruebas y después de un rato azul salió del consultorio. La enfermera le dijo a Brenda la tía de azul que los resultados se los entregaban en 3 días, y que podía llegar recoger los resultados a cualquier hora. Sin nada más, la tía de azul les agradeció a la enfermera y al doctor y se retiraron.


Llegaron a la casa después de un largo y cansado día, cenaron, se ducharon y se acostaron a dormir. Al día siguiente fue un día normal y la tía de Azul salió a trabajar y las gemelas y Azul se fueron a la escuela de nuevo, así pasaron los días y horas hasta el día en que le entregaron los resultados a la tía de Azul. El doctor llamo a la tía de Azul y habló con ella de algo muy grave. El doctor le explicó a Brenda que Azul tenía cáncer de tórax y que sólo le quedaba un mes de vida. La tía de Azul se sorprendió mucho por la noticia y se soltó a llorar muy desesperadamente. El doctor le dijo que no había nada más que hacer ya que el cáncer estaba muy avanzado, lo único que podía hacer Brenda era que Azul tuviera los mejores 30 días de su vida. Cuando llego Brenda a la casa todavía no había llegado Azul de la playa, Brenda la espero muy tristemente y cuando por fin llegó, la llamo y le dijo que la amaba mucho, a Azul se le hizo muy extraño por la forma en que lo decía y más por la forma en que lloraba, la niña le pregunto qué pasaba, qué había sucedido, su tía se calmó y le dijo que ya le habían entregado los resultados de los exámenes, azul se desesperaba y quería saber lo más pronto posible lo que sucedía con ella, y hasta que Brenda, le dijo que ella tenía cáncer, Azul no dijo nada ,se le doblaron las piernas y solo una lagrima escurrió por rostro, su tía le dijo que sólo le quedaban 30 días de vida, Azul sonrió y dijo que toda su vida había sido maravillosa y que le agradecía a ella, sus primas, vecino y amigos por los buenos momentos que pasaron, y que antes de morir ella


quería realizar ese sueño de sus padre el de construir el malecón en honor a ellos. Brenda le dijo que lo lograrían costara lo que costara, y con el esfuerzo de sus compañeros, maestros, vecinos amigos y el de ellos mismo lograrían ese objetivo para que ella lograra verlo. Y así fue… era una gran cantidad de gente ayudando a realizar el malecón, gente de todos los lugares venían y contribuían en realizar el sueño de la pequeña Azul, hasta el gobierno contribuyo; y Azul estaba muy contenta, esa sonrisa tan preciosa no se le borraba del rostro por nada del mundo. En tan solo 29 días el malecón estaba totalmente construido y la playa estaba más hermosa que nunca, reflejaba esa belleza que tanto anhelaba Azul que se destacara y en el malecón estaba escrito el nombre de sus padres de Azul y por supuesto el de ella misma. La gente celebro la victoria y éxito de haber logrado ese sueño de Azul, ella por supuesto les agradeció por su ayuda, ese día fue inolvidable para la pequeña y hermosa Azul. Al día siguiente Azul murió, a su funeral asistió mucha gente, ya que era muy querida en la comunidad , le llevaron flores y velas de color azul, el último deseo de Azul lo escribió en una carta donde decía que sus cenizas quería que las tiraran en la orilla de la playa para que así permaneciera para siempre en lo que fue su lugar favorito, porque así iba a sentir que iba a ser parte de la playa y además estaría junto al sueño de sus padres; ese malecón, que fue el esfuerzo de muchos y el sueño de sus padres y el de ella misma.


Menciono que para todas esas personas que no creen en los sueños, que se esfuercen, y que lo hagan posible porque si no se esfuerzan; siempre seguirán siendo sueños pero si luchan por lo que más quieren y anhelan, ese sueño se volverá una preciosa realidad, esa realidad de seguir pintando de azul la puesta del corazón. FIN


DE NOCHE EN EL CIELO... JosĂŠ Rafael Rivero PaĂ­s: Venezuela @Letras y Sentires

Cercanos los versos Se ajustan a cuerpos Se aviva el fuego Con sumo embeleso Se activan serenos Los roces sinceros Tu torso merezco Despacio me acerco Susurro en el viento Un leve Te Quiero Me abrazas hermosa Cercana a mi pecho Te siento y me siento En prosas y versos Tatuando tu boca Con miles de besos


Se posan las rosas Que nutren el lecho Te aprieto y sonrojas Te cuento en silencio Que tu alma aloja Poemas enteros Que cubren con notas Mi cuerpo en tu sueño... Ese sueño que nos une y reúne de noche en el cielo...


UN ATARDECER. Isidoro A. Gómez Montenegro. México ¿Por qué las lágrimas acuden a tus ojos? ¿Será a consecuencia de lo que antaño nombraban neurosis? ¿Por qué has dejado de hojear tus libros y revistas? Pasan los días entere siete puñales de soledad abrazada. Ya no sé, si por la lluvia o el calor cantamos al sufrimiento, al dolor ancho, para sentirnos vivos. Tú, por decente y recatada tengo la necesidad de cantarte para que alivies angustias remotas el halo las evapora. Un atardecer, días caliginosos. Deletreo tus muslos, inagotables, el tiempo pasa siempre, nada lo detiene, las calles se vuelven desiertas. Se reblandecen las aceras por la humedad, un perro se siente solitario a mitad del día.


En este infierno terrenal una tarde somos personajes absurdos de esta cosa diaria y tediosa llamada vida. Sé que mañana el cielo no será del todo azul a lo mejor gris o lloverá, al llegar la tarde se perderá. Comienza el olvido, una tarde termina. Mi memoria, ¿Por qué a veces la perdemos? Y… las palabras pulidas un atardecer… se despegan de mis labios. Con la mejor intención ignoro el porvenir.


TULIPANES Y MAGNOLIAS América Guerrero González. México Espirales dibujas en mi espalda. Líneas de caracoles electrizan la noche. Silencio, penumbra, sombras apenas perceptibles. Descubres el misterio de mis senos. Murmullos, suspiros, frases cortadas… urgencia de tus manos. Se inunda la alcoba con aroma de jazmín. Arde la piel bajo el influjo. Florecen tulipanes en mis senos. Buscas el mar en mi vientre. Halo de luna descubre tu mirada, mirada cargada de poemas. Unimos versos en canticos nocturnos; los devuelve el mar al romper la ola en la orilla de tu playa.


Mis labios te recorren. Bebo tu esencia; me consumo. Serpenteando te pierdes en mi gruta. Tenemos la mirada plagada de secretos. Se cubre de magnolias nuestro lecho dormimos sobre ellas‌

Esperamos la eclosiĂłn de mariposas.

Mientras la hoguera se extingue.


DISTANCIA Yram Salinas México Un día me llamaste ¡Misteriosa Mujer! mencionaste -Poco dices de tipero lo que he leído ¡Sustancioso, es!, Hoy vengo a ti a regalarte mis letras entre el misterio y la realidad ¡Lejos o cerca! Horizonte, mañana, distancias y fronteras, hasta donde tus ojos no ven.

Donde las sal de mis labios y el agua de este salado mar Inunde el corazón de tu enorme ser.


SOY María Luz Olivares Aldana Veracruz, México Soy como la nube fugaz e impredecible que el viento mueve y en girones desvanece. Y a veces también moja con ese llanto menudito y otras con lágrimas de hielo que empapa tierra, mar y cielo. Soy como la hoguera en un juego febril donde las chispas en vorágines danzan, Y corre en mis venas calor de amor, fuego de pasión como incienso de oro de purpurinas llamas.


Soy agua en un lago cristalina y serena donde los labios del sediento encuentran frescura, Esa que se desborda en el cuenco de tu mano y a veces remolino, otras cascada, y en la fuente con inocente calma junto a ti no deja de cantar. Soy lápiz que dibujo el rostro del amante y le escribe “ te amo” con letras anhelantes, Y pincel que tiembla en el pulso de la mano donde el óleo, la acuarela pinta para ti mi alma, en bellos paisajes.


Soy ola que semeja bordado de encaje en velo de novia que espera un carruaje, Esa ola con su arrullo le canta a la playa haciendo un concierto con miles de aves. Soy sangre purpúrea que recorre mis arterias golpea al corazón; da cobijo al amor con erótico “rumor “. Soy campaña plañidera, que le canta a la vida y da noticias buenas. Soy como el reloj incansable al caminar devorando al tiempo en años con minutero en su tic-tac que no para ni para descansar.


CONQUISTADORA DE MISÓGINOS César Ed. Garcés Veracruz, México Viene y va luciérnaga lunar vuelve con rizos de rayos solar, la diva que sólo en un momento he de yo recordar. Amante de la justicia ella es una atenea excesivamente bonita; su risa lamentaría nunca haberla visto. suaves labios y ojos claros. Su pelo es otoño indefinido, hecha de fuego quema mi vista y transforma mi ser en ciego amartelado de lo bello. tan sabia o ladina, las palabras son su arte y su arma la sabiduría. Dama de palabras, ¡Tolerante de tan semejante poeta alemán! Puedes remediar los detrimentos de mi alma que vuelves a enamorar;


¿Quién entiende al hombre misógino? Pues tú, que conoces tu propia mujer interior. Preguntas cuál sería un poema a tu personalidad, yo respondo que ninguno, cuando eres tú un poema.

En tus pupilas versos y labios rimas. esos ojos y sonrisa que se llenan con rojo, hacen tu interior una mujer sin cuevas ni pozos de los que hacen caer la sinceridad. Tan bella eres que tu libertad se nota, si tan sólo tu espíritu y cuerpo fueran uno solo, Dios no dudaría en hacerte una vida de eterno retorno.


CRIMEN SIN CASTIGO Michel Powery Cuba Hoy amanecí con instintos criminales. De dispararte dardos envenenados de pasión. De asfixiar toda la tristeza que te embargue y aniquilar tus agonías. Desperté con deseos desmedidos de ser malvado. De castigarte con tanto bien que olvides los reveses adolecidos; de estrangular los sufrimientos y las penurias clavados en lo recóndito de tu ser. Me consume el anhelo insano de actuar con villanía. De linchar los llantos no motivados por la alegría. Torturar tu cuerpo hasta el clímax del placer. Podar cada vestigio de sueños marchitos y sembrarte nuevas razones para luchar. Hoy tus labios serían víctimas de ilegales y acosadores besos. Tu lengua mutaría en puerto por donde mis huestes desembarcaran para tomarte; como rehén o como licor.


Hoy sembraría el terror con mis peores intenciones a contrabando. Sobre tu rebelde geografía corpórea y desterraría a todos tus dolores. Tal vez pudiera matarte hasta que vivas O quizás hacerte vivir al límite de la muerte. Ese limbo en que se gravita sin pensar, sin razonar. Hoy deberías evadir a mis pensamientos. Podrían hacerte mucho mal. Podrían dañarte con tanto amor y vivirías atormentada por la felicidad el resto de tus días. Ignoro si esto sucedería en algún otro momento Pero hoy, cuídate de mí.


EL ESPEJO Alejandra del Valle Abraham Argentina Caída hacia el otro lado Observo, me observo, Una niña rasgada el alma Adolescente manos mutiladas Mujer ojos de pájaros Niña que llora una sombra fantasma Adolescente echando a volar palabras Mujer que sonríe a la memoria. El espejo reclama Nebulosas de un cuerpo desnudo Recostada sobre el propio vacío Oscuridad, arena y viento Soledad que abre abismos. Inundada de preguntas Utópicas respuestas, Lastiman la espalda los sueños. Una voz muda la recubre Levanta los ojos ante él, Único tirano en su vida La devuelve en húmeda visión, Surcos que atormentan Volúmenes que agobian Fría mirada que la parte Ojos de fiera asustada. Caída Caída del otro lado Cerrando los ojos Él desaparece.-


ESE VIEJO POEMA Guadalupe Espinoza Lagunas México Ayer encontré un poema en una vieja libreta de páginas carcomidas y amarillas por el tiempo Ayer… Encontré entre líneas un reflejo de mi vida, en esas letras borrosas por el tiempo transcurrido; pude leer un ¨te amo...¨ Un te amo, por ti escrito. Entre manchas y borrones De aquel viejo manuscrito, leí que algún día me amaste …que te amé y que fuiste mío. Leí de un tiempo lejano en que solía tocar el cielo y en que el azul de tus ojos fulguraban dos luceros.


Cuando tu voz susurrante me declamaba al oído las expresiones de tu alma despertando mis sentidos. Mientras el llanto me ahogaba quise recordar tu rostro… Y descubrí con tristeza que lo ha borrado el olvido, ya no recuerdo tus ojos, ni tus besos, ni tu boca. Las caricias de tus manos ya no me erizan la piel, se perdieron con tu ausencia se borraron de mi ser… Y donde estaba tu nombre que pronuncié tantas veces, fueron borradas las letras y solo queda el vacío... Las letras de ese poema que un día me hicieran vibrar, ayer mientras las leía… Sólo me hicieron llorar. Sol Azteca Iluminando sueños…


EL PROFUNDO MAR DE NATALIA Deyanira Quintana Veracruz, México

Me llamo Natalia, vivo con mi familia frente al mar. Siento que el mar es el único que me comprende, por eso es mi mejor amigo, es tan tranquilo y maravilloso, muy pocas personas aprecian a mi inmenso amigo azul. Al sentarme enfrente de la ventana de mi cuarto en el segundo piso, puedo observarlo a él y a todas las personas que se le acercan sin la menor importancia. El mar y yo tenemos una cosa en común, el azul: yo en mis ojos y el en toda su existencia. -Natalia ¿Otra vez observando a la nada?. - Preguntó mi madre. -Estoy platicando con mi amigo el mar mamá. Al voltear a verla, pude notar que me miraba buscando las palabras correctas para contestar, en sus grandes y marrones ojos había curiosidad y…. ¿tristeza? -Ya baja a cenar. –Fue lo único que pudo decir. Nos sentamos alrededor de la cuadrada mesa, mi padre al frente, y mamá a su lado derecho y mi hermano mayor y yo a cada lado. Todos callados como cada día. Al observarlos puedo notar que mi papá esta estresado, entierra el tenedor en su comida como si quisiera enterrar todo su día. Mi madre por otro lado siempre pensativa y mi hermano haciendo gestos


muy raros. Al parecer nadie está realmente en este momento, su presencia es visible pero su ser navega en el profundo mar de sus pensamientos. Me gusta creer que yo vivo en el presente. Cuando la mayor parte del día observas a los demás te das cuenta de cómo se sienten sin hablarles. Todas las personas por lo regular los adultos están inconformes con lo que son, creo que por lo que en realidad están inconformes es porque no le encuentran una razón a su vida y muchos creen no poder llevar acabo sus sueños y se sienten frustrados por ello. Viven en estado ¨zombi¨, viven por vivir y no por querer vivir. * La escuela, otro lugar de personas que se hacen la vida más difícil. Mi lugar es hasta el fondo para tener una mejor visión. Mis compañeros siempre gritan. A decir verdad llegué a una conclusión: nosotros los niños somos los únicos que nos comportamos como tales, bueno, yo no me considero parte de ellos, me gusta jugar, aunque cuando lo hago todos creen que estoy enojada pero sé que ellos son ellos mismos y demuestran lo que son y lo que sienten sin importar nada, cosa que los adultos olvidan con frecuencia, cuando trabajan, cuando cenan, cuando están con su familia, no disfrutan las cosas que se presentan en ese momento. -Natalia, ¿Qué haces? –Pregunto una compañera. -Pensando… Después de la escuela voy a casa, como y dejo mi mochila y me encamino a unas cuantas cuadras de mi casa, a casa de mi tutor de matemáticas, me gusta cada materia que tengo,


excepto matemáticas, intento hacer los ejercicios pero es absurdo. De piel blanca y enormes ojos azules como yo, Alonso siempre me espera sentado en la mesa del balcón de su casa. Él es la única persona con la que puedo hablar, porque él no ve lo que una persona aparenta, él mira la esencia de cada uno, creo que esto se debe a su falta de visión, que ironía, una persona ciega con mayor sentido de vivir que nadie más. El es tan positivo y sonriente. Con la mirada hacia la nada me siente aproximarme. -Natalia, buenas tardes. -Buenas tardes Alonso… -Me senté a su lado -¿Dime…..entendiste el tema pasado? -Sí, eso creo… -Si no lo comprendiste para eso estoy, mira… -La persona más paciente que conozco. Siempre que es momento de irme le pregunto lo mismo. -Alfonso, ¿Por qué las personas no viven?, solo sobreviven. – Alfonso nunca respondía esta pregunta solo arrugaba el entrecejo… hasta ahora. -Piensas demasiado Natalia. -¿Por qué la gente no es feliz Alfonso? -Nunca te has puesto a pensar que todos tienen un sentido de felicidad diferente. –Al escuchar esto no respondí nada, me despedí y me fui. Toda la tarde pensé en lo que Alfonso había dicho, era muy cierto.


* Aquí estoy, en otra tutoría, tratando de resolver los problemas que me puso Alfonso, no entiendo nada. -Alfonso, no entiendo nada. -Tú puedes Natalia. –Me dice sonriente. –Solo da más de lo que puedas dar. -Eso es imposible, es muy confuso… -La única barrera que existe en tu vida, eres tú, si tu dices que no puedes, después de mucho te convences de ello, pero todos podemos hacer lo que nos proponemos, sólo concéntrate. Leo dos veces más el primer problema y me repito a mi misma esas palabras, hacer más que un esfuerzo. En cuestión de minutos termino el primer problema, continúo y termino, no le pregunté absolutamente nada. -Listo –Le comuniqué. Los revisamos juntos y estaban bien, cada uno de los problemas. -No eres muy expresiva -¿Perdón? -Sabes a qué me refiero, el hecho de que no pueda ver tu cara no significa que no sepa cómo eres -Mamá dice que nunca hago gestos… pero dice que mis ojos se expresan mucho -¿Cómo son tus ojos? -Grandes y azules. -Oh, ya veo… -Tú ves mucho más allá de lo que crees. –Le dije: porque es lo que pienso. -Natalia, ¿me acompañarías a la playa?. –acepte su propuesta y lo conduje afuera de su casa y nos sentamos a la orilla del mar.


-Eres mi amigo –le dije a Alfonso sin pensarlo, pero era cierto. -¿Cómo dices? –contestó -Tu y el mar son mis amigos, en el encuentro preguntas y en ti encuentro respuestas. –Alfonso solo sonrió ante el comentario. Nos quedamos en silencio por mucho rato. El cerraba los ojos y dejaba que el viento se apoderara de su cabello, yo solo observaba a mis dos amigos. -Mi propósito en la vida es ayudar a las personas como yo… dijo rompiendo el silencio. -¿Cuál es el tuyo? –preguntó. -No lo había pensado… -estaba siendo sincera, no lo había pensado. -Eres todo un enigma Natalia, piensas en los demás a cada momento pero dime ¿Cuántas veces piensas en ti? –esa era una muy buena pregunta. -No lo sé… -¿Qué es lo que más te gusta hacer? –preguntó -Observar a todo y a todos. -Un pequeño consejo, has lo que más te gusta hacer. –dijo convencido. –Sé que algún día veré de nuevo a tu amigo el mar y nadaré en él. * Al atardecer llega mi papá, cansado, estresado, parece que cuando deja el maletín en su escritorio, también se quita un peso de encima, pero ese peso regresa cuando mi mamá habla con él respecto a mi hermano Renato. Renato no es muy aplicado en la escuela, él es muy expresivo y serio como papá. Lo llaman a que baje para que hablen los


tres, cuando lo veo bajar está haciendo muecas y sé qué significan en él, aburrimiento, tensión y un claro sentido de irreverencia. Papá comienzan a hablar de sus notas y mamá agrega comentarios, mi hermano solo esta cabizbajo y con una sonrisa sarcástica en el rostro. Mi papá se desespera y le comienza a gritar, odio cuando la gente hace eso, me hace sentir una presión en el pecho muy horrible. Ahora mamá esta callada, y por fin Renato decide hablar, pero las palabras que salen de su boca no son nada buenas, comienza a insultar a papá. Siento que necesito aire, pero no puedo moverme, soy la vigilante de esta pelea. Empeora y empeora y mamá ya no está ahí, no la veo, ¿dónde está mi madre?, la necesito. Cierro los ojos y trato de encontrarle una solución a esto, ¿cómo puedo hacerlo?, corro hacia mi papá y lo abrazo por la cintura, lo abrazo con todas mis fuerzas, quiero que esto pare. Se callan y mi papá corresponde al abrazo, oigo como mi hermano sube las escaleras aún molesto. Papá me carga hasta su oficina y se sienta aún conmigo en los brazos, me acaricia el cabello y aspiro profundamente su aroma. -¿Papá eres feliz? –le pregunte alzando mi rostro para ver su expresión, la cual era algo impactada. -Claro que si Natalia, soy muy feliz. -Entonces ¿por qué no lo demuestras? –su cara se veía intrigada. –Papá, ¿no crees que aquí todos estamos mal? –él no decía nada. –Somos una familia, si hay un problemas es de todos, ¿y sabes cual creo que es? -¿Cuál? –se decidió a responderme -El no tomarnos el debido tiempo a escuchar, no vivir en lo que estamos, porque ¿sabes? cuando llegas a casa eres muy distante y siempre estás pensando en el trabajo. –pare para


observarlo. –Todos estamos en nuestros asuntos. No has notado que al cenar nadie habla, cada uno perdido en un mar de pensamientos… mamá siempre haciendo todo por Renato y por mi, tú esforzándote para darnos una buena calidad de vida, y sé que Renato no es bueno en la escuela, pero no es un chico malo, simplemente no se sabe expresar y yo, siempre pensando en todo menos en mi. Necesitamos conocernos, porque el hecho de que vivamos juntos no significa que sepamos nuestras aflicciones, sueños, metas y… creo que para eso es una familia, así funciona, ¿no papá? -¡Ay Natalia lo lamento mucho! –Dijo abrazándome. –Es cierto y sé que eso te lastíma, porque nunca hablas con nadie, y esa es la razón ¿verdad?, no eres la única que sabe observar, Natalia - alzó mi barbilla. –Así es, eso es una familia, no lo pudiste decir mejor. –Siento algo muy raro que no me había pasado hace mucho tiempo: un nudo en la garganta. Explotamos en un mar de llanto al unísono. * Ya sé cuál es el propósito de mi vida, corro hacia la casa de Alfonso, porque he comprendido tantas cosas, le he dado una razón a mi vida. Esta mañana lo tuve muy claro: Las personas viven en estado ¨zombi¨ porque no han visto lo que yo vi, no han sentido lo que yo sentí. Las personas solo viven esperando ser felices, por eso despiertan después de haber dormido: por la esperanza de ser mejores, de ser felices, porque cuando le preguntas a alguien ¨ ¿cómo te ves en diez años?¨ siempre esperan que sea mejor de lo que están viviendo y no disfrutamos el presente, así que


¿Por qué no disfrutar lo que se tiene ahora sin importar lo que venga después? Toco la puerta de la casa de Alfonso muy efusivamente, necesito en verdad hablar con él. Abre la puerta la madre de Alfonso. -Buen día señora, ¿puedo ver a Alfonso? –la señora me vio atenta. -Me dijo que iba a ir contigo a nadar, porque sabe que no lo dejo ir solo… -esto no está pasando… Corrí hacia el lugar donde nos habíamos sentado, comienzo a sentir un mar de desesperación, grito su nombre. El no debe ir a nadar solo. Volteo a ver a todos lados y me encuentro con la mirada tan desesperada de su madre que está dentro de la mar, completamente mojada gritando como yo. No aparece por ninguna parte, no me siento nada bien… todo da vueltas. * La búsqueda de mi amigo Alfonso fue exhausta, todos ayudamos a buscarlo pero nunca lo encontramos. Sé que mis dos amigos ahora están juntos, el mar y Alfonso, hay muchas historias acerca de lo que le ocurrió, pero su madre y yo creemos que por fin está mirando y ayudando a las personas que son como él. El mar para mi tiene muchos significados, el mar inmenso que me ayudó a observar a los demás, el mar de lágrimas que derramé cuando me di cuenta de lo que vivía y el mar de desesperación al no encontrar a alguien en mi vida. Todo esto me ayudó a darme cuenta del propósito de mi vida: Ayudar a los demás a encontrar su felicidad.


Aunque cada persona sea diferente en algún momento se siente, triste, solitaria así como alegre y feliz. En el momento en el que vivimos sentimos las emociones a flor de piel, si estamos felices, esa felicidad no se compara con la que tuvimos o vayamos a tener, de igual manera la tristeza. Cada sentimiento es único en la vida, por diferentes razones, por eso disfruto de las pequeñas cosas que son insignificantes para los demás, como el observar, porque eso nos lleva a sumergirnos al profundo mar de vida.


Gracias a todos los colaboradores En esta Edici贸n de Aniversario Festejemos al mundo literario Y llenemos al mundo con nuestros cantos

Ram贸n de Jes煤s Hern谩ndez Olivares Director y Editor

POETAS SIN FRONTERAS JULIO 2014  

EDICIÓN DE ANIVERSARIO, POETAS INDEPENDIENTES DE AMÉRICA LATINA, ESPAÑA Y CANADÁ

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you