Page 1


Este es Nico. Es mi amigo y es humano. Lo sé porque tiene una boca pequeña y ningún cuerno en su cabeza.

Lo conocí el día que me escapé de casa y me escondí en el cajón de sus juguetes.


Mi papá me había mandado a asustar a unas señoras para practicar mis aptitudes monstruosas.

Pero a mí los humanos me daban miedo porque eran muy raros y diferentes. Cuando los veía me ponía pálido y me temblaban las piernas.


Al verme paralizado, mi papá me dijo que un buen monstruo no se asustaba ante nada y que tenía que ser más valiente.


Yo no quería asustar a nadie y ser valiente no era tan fácil. Aun así, tomé valor... y me escapé de casa.


Fui a parar a la habitación de Nico y cuando él me encontró escondido, temblé de miedo. ¡Era tan grande y poco peludo! ¿Por qué me miraba así?


Profile for Editorial Quipu

Cómo ser un monstruo y no asustarse en el intento  

¿Quién dijo que los monstruos tienen que ser malos, feos y malolientes? Que nunca tienen que llorar y ni hablar de mostrar otros sentimiento...

Cómo ser un monstruo y no asustarse en el intento  

¿Quién dijo que los monstruos tienen que ser malos, feos y malolientes? Que nunca tienen que llorar y ni hablar de mostrar otros sentimiento...

Advertisement