Issuu on Google+

Hechiceros,  leyendas,     casas  encantadas  y  con  encanto   Taller  Madrid  paso  a  paso   Abril  2012  


Ballenato,  el  gen+licio  de  los  madrileños    

•  El  poner  motes  a  todo  aquel  que  se   mueve  es  una  tradición  que,  se   man?ene  a  día  de  hoy.     •  Hay  gente  que  es  conocida  por  sus   apodos  que  por  sus  verdaderos   nombres.     •  En  Madrid  el  apodo  más  conocido  es   el  de  gatos,  pero  hubo  un  ?empo  en   el  que  los  que  por  aquí  vivían  recibían   el  nombre  de  ballenatos.  


•  Aunque  a  muchos  ni  les  suene,  si   consultas  el  Diccionario  de  la  Real   Academia  Española  de  la  Lengua   verás  que  la  definición  que  nos  da   de  ballenato  es  “hijo  de  la   ballena”  o  natural  de  Madrid.     •  Este  gen?licio  burlesco  era   u?lizado  hace  muchos  siglos  por   los  habitantes  de  otras  provincias   para  referirse  a  los  madrileños   •  Su  origen  hay  que  buscarlo  en   una  historia  ocurrida  en  el   Manzanares.  


• 

Parece  ser  que  un  comerciante  que  trasnportaba   una  gran  carga  de  vino  sufrió  un  accidente  que   provocó  que  la  carga  que  llevaba  fuera  a  parar  al  río.    

• 

Las  cubas  que  trasnportaba  fueron  navegando  por   el  río,  y  en  su  trayecto  fueron  divisadas  por  unos   ciudadanos  que  comenzaron  a  exclamar  “una  va   llena,  una  va  llena”.  No  hizo  falta  nada  más,  esas   tres  (o  dos)  palabras  fueron  suficientes  para  que  la   no?cia  corriera  y  llegara  a  todos  rincones  de   Madrid.    

• 

Como  siempre  suele  ocurrir,  en  ese  "correveidile"  se   confundió  el  mensaje  y  lo  de  “una  va  llena”  pasó  a   “una  ballena”.  

    • 

Según  se  propagaba  la  no?cia,  el  tamaño  del   cetáceo  crecía  más  y  más.  Al  final  se  decidió  acabar   con  él  por  lo  que  los  más  valientes  prepararon  una   estratagema  para  darle  caza.    

• 

Cuando  la  "pescaron"  la  sorpresa  no  pudo  ser   mayor,  y  es  que  resultó  que  la  terrible  ballena  que   cazaron  era  la  inofensiva  albarda  de  un  burro.  Este   hecho  acabó  siendo  la  comidilla  de  toda  la  ciudad   durante  mucho  ?empo,  y  desde  entonces  los   vecinos  de  otras  provincias  cada  vez  que  tenían  que   vengarse  de  alguna  ofensa  come?da  por  los   madrileños,  les  recordaban  a  éstos  su  valerosa   hazaña.    

• 

Con  el  paso  de  los  años  este  apodo  se  ha  ido   perdiendo,  y  de  hecho  hoy  ya  casi  nadie  lo  conoce.  


Los  hijos  del  caballo  blanco  


• 

Según  cuentan  las  más  an?guas  crónicas,  el   origen  de  Vallecas  se  debe  a  una  vallecana   que  se  ganaba  la  vida  como  lechera  y  a  un   caballo.    

• 

Esta  vallecana  contaba  en  sus  establos  con   un  gran  número  de  vacas  a  par?r  de  las   cuales  obtenía  el  sustento  con  el  que  poder   alimentarse  ella  y  su  familia.  Además  en  sus   establos  contaba  con  un  caballo,  aún  más   blanco  que  la  leche  que  daban  las  vacas,  cuya   belleza  era  la  envidia  de  todos  los   propietarios  de  caballos  de  los  alrededores.  

• 

Corroídos  por  la  envidia  éstos  fueron   propagando  el  rumor  de  que  la  lechera,   estaba  tan  sumamente  enamorada  de  su   caballo  que  no  tuvo  reparos  en  demostrarle   todo  su  amor  manteniendo  relaciones   carnales  con  él.    

• 

De  esa  relación  mitológica  nació  un  hijo  que   posteriormente  fue  el  fundador  de  Vallecas.   Desde  entonces,  y  aunque  ahora  es  algo  que   se  está  perdiendo,  se  conoce  a  los  vallecanos   como  los  hijos  del  caballo  blanco,  y  de  hecho   una  peña  del  Rayo  lleva  ese  nombre.  


La  primera  suicida  del  Viaducto   • 

En  el  año  1874  fue  inaugurado  el  Viaducto.   Construido  inicialmente  en  hierro,  fue  desde  muy   pronto,  y  hasta  hace  pocos  años  el  lugar  favorito  de   los  suicidas  madrileños.  

• 

La  leyenda  dice  que  la  primera  persona  que  intentó   acabar  su  vida  en  este  lugar  fue  una  joven,  de   familia  bien,  enamorada  de  un  aprendiz  de   zapatero.    

• 

Sus  padres,  que  esperaban  algo  más  para  su  hija,  se   opusieron  a  esa  relación  y  le  impidieron  con?nuar   su  relación.  Fue  entonces  cuando  la  joven  decidió   que  prefería  acabar  con  su  vida,  antes  que  no  poder   disfrutar  de  su  amor.  

• 

Decidida  se  lanzó  al  vacío  pero  la  suerte,  o   desgracia,  hizo  que  los  amplios  ropajes  que  ves]a  la   frenaran  parcialmente  en  su  caída  por  lo  que  no   falleció.    

• 

Después  de  esto  sus  padres  decidieron  que,  visto  lo   visto,  era  mejor  acceder  a  los  deseos  de  la   muchacha  y  ésta  se  casó  con  su  novio.  Poco  después   una  sirvienta  de  la  calle  de  la  Bolsa  sí  consiguió  su   obje?vo.    


La  monja  que  ponía  huevos   • 

A  principios  del  siglo  XIX,  el  6  de  la  calle   Cantarranas,  hoy  Lope  de  Vega,  era  un  con?nuo  ir  y   venir  de  gentes.  Ricos  y  pobres  se  arremolinaban  allí   para  conseguir  algún  parabién  de  la  nueva  sierva  de   Dios,  la  «beata  Clara».  Acudían  hasta  consejeros  de   Estado,  necesitados  de  su  inspiración  divina  para   resolver  sus  problemas.  

• 

Definida  por  sus  acólitos  como  “portento  de  la  fe  y   amiga  par5cular  de  los  santos  del  Cielo”  esta   experta  en  todo  ?po  de  magia  solucionaba  todo  ?po   de  problemas:  sexuales,  económicos,  polí?cos,  nada   se  le  resis]a.  Incluso  los  más  crédulos  llegaron  a   afirmar  que  la  “santa”,  que  sólo  se  alimentaba  de   pan  eucarís?co,  era  capaz  de  poner  huevos  de   gallina.  

• 

La  afluencia  de  gente  a  su  domicilio  era  tan  grande   que  tuvo  que  “sacrificarse”  y  mudarse  a  otra  casa   situada  en  la  calle  de  los  Santos,  junto  al  templo  de   San  Francisco  para  seguir  con  sus  tejemanejes.    

• 

Realmente  la  encargada  de  tramitar  "las   milagrerías",  y  su  cobro  posterior,  era  la  madre  de  la   beata,  ya  que  ésta  bastante  tenía  con  su  estado  de   exaltación  permanente.    


• 

Su  poder  de  persuasión  era  tal  que  incluso  el   ilustrísimo  Obispo  auxiliar  de  Madrid  pidió  al   Nuncio  apostólico  que  acudiera  a  visitarla  y   más  tarde  consiguieron  permiso  del  Papa   para  celebrar  en  su  domicilio  el  santo   sacrificio,  y  una  dispensa  para  hacer  los  tres   votos  de  monja  de  Santa  Clara,  eso  sí  sin  la   obligación  de  la  clausura  ya  que  sus  múl?ples   dolencias  se  lo  impedían.  

• 

Delatada  por  una  de  sus  sirvientas  al  párroco   de  San  Andrés,  el  14  de  julio  de  1803  fue   apresada  y  conducida  a  la  cárcel  de  la   Inquisición,  junto  a  sus  dos  principales   cómplices.    

• 

La  declaración  de  la  sirvienta  no  ?ene   desperdicio:  “Esa  mujer  no  es  tal  santa,  sino   una  grandísima  pécora  de  la  peor  especie,   hija  de  otra  más  pécora  aún.  Lejos  de  lacerar   sus  carnes,  todos  los  días  las  baña  en  agua   de  rosas;  a  cada  hora  5ene  un  amante  y  las   penitentes  que  le  acompañan  no  son  más   que  lobas  de  la  misma  camada,  con  su  lobo   correspondiente.  Allí  nunca  se  supo  lo  que  fue   ayunar  ya  que  se  dan  los  más  abundantes   banquetes”.    


Los  fantasmas  del  Reina  So@a   • 

Durante  el  reinado  de  Carlos  III  se  encargó  a   Saba?ni  rematar  un  proyecto  iniciado  por   Hermosilla,  que  consis]a  en  construir  un  gran   hospital  en  el  que  aglu?nar  muchos  de  los   pequeños  centros  que  hasta  entonces  había   diseminados  por  la  ciudad.  Así,  el  Hospital  General   fue  inaugurado  por  Carlos  III,  en  1787,  con   capacidad  para  18.000  enfermos.  

• 

Desde  entonces  el  hospital  sufrió  dis?ntas   modificaciones  y  mantuvo  sus  funciones  hasta  que   en  1965  cerró  sus  puertas.  Desde  entonces  sufrió   unos  penosos  años  de  abandono  e  incluso  se  pensó   en  demolerlo,  pero  afortunadamente  la  Academia   de  San  Fernando  y  la  Dirección  General  de  Bellas   Artes  se  opusieron  y  lograron  que  se  mantuviera  en   pie,  e  incluso  fue  declarado  mediante  Real  Decreto   de  1977  edificio  historico-­‐ar?s?co.    

• 

Cinco  años  después  se  decidió  que  este  era  un  buen   lugar  para  albergar  el  que  se  llamaría  Museo  de  Arte   Moderno  Reina  Soja  y  así  lo  podemos  encontrar   hoy  día.  


• 

Se  dice  que  en  sus  primeros  años  de   funcionamiento  murieron  en  él  muchas   personas  debido  a  las  dis?ntas  epidemias   que  asolaron  la  ciudad.    

• 

La  mayoría  de  ellas  acabaron  enterradas  en   el  subsuelo  del  hospital  y  quizás  de  ahí   vengan  los  sucesos  que  después  hicieron  que   este  lugar  sea  uno  de  los  misteriosos  de  la   capital.  Desde  sus  inicios  se  contaba  que  eran   comunes  las  apariciones  de  gente  ya  muerta   que  anunciaban  el  fin  a  los  que  estaban  con   pie  y  medio  en  el  otro  mundo.  

• 

Cuando  se  acondicionó  para  museo  se   encontraron  todo  ?po  de  esqueletos,   cadenas  y  grilletes  e  incluso  cuando  en  1990   se  procedió  a  una  segunda  remodelación   aparecieron  tres  monjas  momificadas   enterradas  en  la  an?gua  capilla  del  hospital,   que  según  se  cuenta  siguen  hoy  descansando   bajo  de  la  puerta  principal  del  museo.  


• 

Todo  se  reavivó  en  1992  cuando  llegó  al   museo  el  Guernica.  Desde  entonces  los   vigilantes  nocturnos  comenzaron  a  notar   sensaciones  extrañas:  puertas  que  se  abrían   y  cerraban  solas,  alarmas  que  se  disparan,   gritos  aterradores,  y  todo  ?po  de  hechos  más   propios  de  Milenio  Tres  que  de  un  museo.   Hasta  aquí  se  desplazaron  técnicos  en   parapsicología  y  una  médium  llegó  a  deducir   que  el  fantasma  era  real  y  que  era  un   sacerdote  que  había  muerto  aquí  torturado   durante  la  guerra  civil.  

• 

Hubo  varios  vigilantes  que  pidieron  el  cambio   de  puesto  e  incluso  algunos  tuvo  que  que   pedir  la  baja  médica.  Después  de  las   inves?gaciones  la  Consejería  de  Medio   Ambiente  afirmó  que  carecía  de   competencias  sobre  fenómenos   paranormales  y  dejó  los  hechos  correr.  

• 

Desde  entonces  no  se  ha  vuelto  a  oír  nada   sobre  estos  fenómenos  pero  no  se  sabe  si  es   porque  los  fantasmas  ya  descansan  en  paz  o   es  porque  no  interesa  sacarlos  a  la  luz.  


Los  va+cinios  de  la  agorera     • 

    • 

• 

Hacia  la  segunda  mitad  del  siglo  XVIII  llegó  a   la  villa  de  Madrid,  la  burgalesa  María  Mola,   conocida  como  la  agorea.  Tras  ser  expulsada   de  su  ?erra  por  prac?car  malas  artes,  María   llegó  a  Madrid  donde  no  se  le  permi?ó   asentarse  dentro  de  la  villa  por  lo  que  tuvo   que  conformarse  con  una  pequeña  ?enda  de   comes?bles,  procedente  de  un  judío,  situada �� en  las  afueras  de  la  ciudad.   Allí  retomó  su  costumbre  de  realizar   presagios,  y  debido  a  sus  con?nuos  aciertos,   su  fama  se  difundió  extraordinariamente   entre  el  pueblo  madrileño.     La  clientela  se  agolpaba  en  la  puerta  de  la   ?enda  para  consultar  a  la  célebre  maga,   encontrándose  entre  sus  visitantes  un  viejo   franciscano  que  cada  semana  recibía  de   María  un  celemín  de  harina  como  donación   para  su  comunidad.  


• 

En  una  ocasión  un  joven  franciscano  le   confesó  al  anciano  que  las  dudas  y  los   remordimientos  le  acechaban  día  y  noche,  y   su  vida  se  estaba  convier?endo  en  un   "sinvivir".    

• 

El  anciano  le  convenció  para  que  visitara  a   María  y  después  de  vencer  sus  iniciales   re?cencias  el  joven  se  armó  de  valor  y  acudió   a  ver  a  la  bruja.  Ésta  le  condujo  al  sótano  de   la  ?enda  y  allí  le  hizo  creer  que  aparecería  un   ángel  o  un  demonio,  si  ella  los  evocaba,  pero   el  fraile  se  negó  a  la  oferta.  

• 

Antes  de  salir  por  piernas  de  aquel  lugar   María  le  profe?zó:  "De  arriba  bajará  la   claridad  a  tus  dudas.  Cuando  mañana   celebres  tu  Misa  al  alba,  ángel  o  demonio   vendrá  a  5,  según  tengas  el  estado  de  tu   conciencia".    

• 

Cuando  a  la  madrugada  siguiente  el   acongojado  franciscano  se  disponía  a   celebrar  la  misa  observó  como  un  extraño  ser   trepaba  por  la  cuerda  de  una  lámpara.  Tenía   alas  y  cuernos,  y  emi]a  pavorosos  ruidos.  


• 

El  franciscano,  suges?onado  por  la  agorera   creyó  que  el  mismísimo  diablo  le  visitaba  y   cayó  sin  sen?do  junto  al  altar.  

• 

A  los  pocos  días  el  franciscano  respiró   aliviado:  se  había  descubierto  que  María   para  no  fallar  en  su  adivinación  había  soltado   una  lechuza  en  la  iglesia,  y  ésta  atraída  por  la   luz  de  la  lámpara  se  dispuso  a  trepar  por  ella   para  cazar  los  insectos  que  a  ella  acudían.  

    • 

• 

A  resultas  de  todo  esto  María  Mola  fue   condenada  a  la  hora  y  muchos  de  sus  clientes   sin?éndose  estafados,  arrrojaron  mul?tud   piedras  sobre  su  cadáver.     A  par?r  de  entonces  la  calle  en  la  que  vivió   comenzó  a  llamarse  calle  de  la  Agorera,   nombre  que  con  el  ?empo,  y  debido  a  la   degeneración  del  vocablo,  terminó   conociéndose  como  calle  de  la  Gorguera.  Hoy   día  se  llama  Núñez  de  Arce  y  es  una  de  las   calles  que  salen  de  la  céntrica  Plaza  de  Santa   Ana.  


La  doncella  del  tejado   • 

Se  cuenta  que  la  bella  Elena  fue  una  de   tantas  amantes  del  controver?do  Felipe  II  y   que  éste,  como  solía  hacer  cuando  alguna  de   sus  amantes  se  ponía  en  exceso  pesada,   arregló  su  boda  con  militar  del  noble  linaje   de  los  Zapata.  

• 

El  nuevo  matrimonio  estrenó  el  palacete,  que   por  otro  lado  fue  la  única  construcción  civil   que  realizó  Felipe  II,  aunque  también  se   comenta  que  fue  construido  por  el  padre  de   Elena,  que  era  montero  del  rey,  y  que  éste  se   lo  regaló  a  su  hija  tras  la  boda.    

• 

El  capitán  Zapata  par?ó  a  la  guerra  de   Flandes  pocos  meses  después  de  contraer   matrimonio  con  Elena  y  allí  falleció  en  las   primeras  con?endas.    


•  En  este  punto  Elena  queda   sola  en  el  enorme  caserón,  las   malas  lenguas  y  los   chismorreos  de  la  corte   contaban  que  por  las  noches,   un  Felipe  II  embozado  para   pasar  desapercibido,  acudía   puntual  a  la  cita  con  su   amante.     •  Estos  rumores  se  extendieron   como  la  pólvora  cuando  una   mañana  Elena  apareció   muerta  en  su  alcoba.  


•  Hay  que  tener  en  cuenta  que   en  la  época  de  los  sucesos,   Ana  de  Austria  se  encuentra   en  la  corte  para  conver?rse  en   la  cuarta  esposa  de  Felipe  II.     •  ¿Sabía  Ana  de  la  existencia  de   Elena  y  decidió  eliminar  el   problema  cortando  por  lo   sano?   •  ¿Presionó  Elena  al  rey  para  ser   algo  más  que  una  simple   amante  y  fue  él  quien  acabó   con  ella?    


•  En  este  punto  fue  cuando  comenzó  la  leyenda  tras  los  rumores  de  que  en  noches   oscuras  se  veía  el  fantasma  de  la  doncella  en  el  tejado  de  la  casa,  aunque  en  aquel   entonces  todavía  no  era  conocida  por  sus  chimeneas.     •  Esta  remodelación  fue  ordenada  por  Baltasar  Caoaneo  unos  años  después  tras   comprar  el  inmueble,  algunos  atribuyen  un  significado  simbólico  a  sus  siete   chimeneas,  y  dicen  que  simbolizan  los  siete  pecados  capitales  


La  casa  de  los  falos     •  Desde  ?empos  remotos  la   representación  del  falo  en  dis?ntas   formas  ar]s?cas  ha  sido  una  constante.   •  Es  posible  que  si  ahora  pensamos  en   esculturas  fálicas  pensemos  en  culturas   precolombinas.   •  En  el  número  12  de  la  calle  Montserrat,   una  bocacalle  de  la  calle  San  Bernardo   puedes  disfrutar  de  esa  cultura  fálica.   •  En  ella  encontrarás  tres  parejas  de   falos,  una  por  piso,  junto  a  otro  ?po  de   símbolos.  


• 

La  casa  está  construida  en  el  año   1912.  

• 

El  encargado  de  realizarla  fue  Arturo   Pérez  Merino  a  pe?ción  de  Luis   Navarrete,  promotor  de  la  época.  

• 

La  idea  era  construir  "edificios  con  un   modernismo  ecléc?co,  popular  y   barato,  en  viviendas  de  clase  media;   tenía  pocos  recursos,  pero  un  es?lo   muy  imagina?vo  y  personal"  


• 

Arturo  Merino  ?ene  otras  obras   destacadas  en  la  capital,  una  de   ellas  en  el  96  de  la  calle   Hortaleza  y  la  otra  en  el  4  de  Don   Pedro.    

• 

Parece  ser  que  es  un  arquitecto   que  no  se  dio  mucho  a  conocer   entre  los  compañeros  de  la   época  y  que  se  caracterizaba  por   intentar  realizar  siempre  cosas   que  se  salieran  un  poco  de  los   cánones  establecidos.    


El  Palacio  de  Linares  de  Madrid   • 

Don  José  de  Murga  y  Reolid,  fundó  junto  a  su   esposa  doña  Raimunda  de  Osorio  varios  centros   benéficos  y  casas  de  caridad  en  Linares  (Jaén).  Don   José  mantuvo  su  fidelidad  al  rey  italiano  Amadeo  de   Saboya,  cuando  casi  todos  le  dieron  la  espalda.  Ésta   sería  la  causa  de  que  el  ejmero  monarca  le  otorgase   el  Marquesado  de  Linares.  

• 

Decidido  Murga  a  ocupar  un  si?o  entre  los  nobles  y   ricos  hombres  de  la  Corte  del  Madrid  del  momento,   tomó  la  decisión  de  construir  un  palacio,  en   consonancia  con  su  poder  económico  y  poli?co.  

• 

Escogió  para  ello  el  esquinazo  del  an?guo  prado  de   Recoletos  con  la  calle  de  Alcalá.  Las  obras   comenzaron  en  1873  y  concluyeron  en  1878.    

• 

Su  coste  ascendió  a  tres  millones  de  pesetas,  suma   muy  elevada  para  la  época.  El  palacio  de  es?lo   francés,  fue  pintado  por  los  mejores  ar?stas  de  la   época  alfombrado  por  la  Real  Fábrica  de  Tapices,  y   tapizado  por  las  mejores  fábricas  de  Lyon.  


• 

Impregnado  del  roman?cismo  de  la   época,  el  edificio  poseía  esa  serie  de   detalles  que  le  daban  un  cierto  aire  de   misterio  y  de  rica  decadencia,  como  eran   la  escalera  de  caracol  disimulada,  la   puerta  escondida  tras  el  armario...  Sin   duda  se  trataba  de  uno  de  los  úl?mos  y   más  hermosos  palacios  construidos  en   Madrid.  

• 

El  matrimonio  de  los  marqueses  tuvo  un   único  hijo,  el  cual,  desde  muy  joven,   dispuso  de  una  gran  fortuna  que  disfrutó   sin  ninguna  medida.    

• 

Llegado  a  la  edad  de  establecer  una   familia,  el  padre  aconsejó  a  su  hijo  de   manera  que  en  su  eleccion  primase  el   amor  frente  a  otros  intereses.  Nunca  un   consejo  paterno  fue  tan  bien  recibido  por   un  hijo,  pues  éste  estaba  profundamente   enamorado  de  una  joven  hermosísima   pero  sumamente  humilde.  Se  trataba  de   la  hija  de  la  estanquera  de  la  calle  de   Hortaleza,  que  había  fallecido   recientemente.    

• 

El  marqués,  al  conocer  la  iden?dad  de  la   futura  esposa  de  su  su  hijo,  cambió  el   semblante  y  dio  por  concluida  la  reunión,   asaltando  a  su  hijo  un  mar  de  dudas  ante   la  ac?tud  de  su  padre.  


• 

Pero  poco  ?empo  tuvo  para  hacerse  más   preguntas,  pues  al  dia  siguiente  salió  con   des?no  a  Londres,  con  el  pretexto  de   solucionar  un  negocio  de  gran  importancia   que  requería  su  presencia  en  la  capital   inglesa.    

• 

Durante  su  estancia  esperó  en  vano  las   instruciones  de  su  padre,  pero  en  cambio   recibió  un  correo  comunicándole  el   fallecimiento  del  mismo.  De  regreso  a   Madrid,  el  dolor  durante  dias  se  apoderó  del   joven,  del  que  poco  a  poco  fue  saliendo,   aliviado  por  la  presencia  y  el  cariño  de  su   novia,  cuyo  amor  se  habia  mantenido  en  la   forzada  y  inexplicable  separación.  

• 

Ambos  jóvenes  se  casaron  con  celeridad  en   una  sencilla  ceremonia,  como  correspondía   al  luto  recientemente  sufrido.  

• 

Los  años  fueron  consolidando  su  amor  y  la   felicidad  reinaba  en  el  palacio,  cuando  un  dia   el  joven  marqués  hojeando  unos  papeles  de   su  padre,  encontró  una  carta  dirigida  a  él,   con  su  dirección  de  Londres  y  la  caligraja   inconfundible  de  su  padre.  Sin?ó  un  un   vuelco  en  el  corazón  al  mismo  ?empo  que  las   manos  le  temblaban  al  abrir  la  carta.  


• 

El  padre  confesaba  al  hijo  que  siendo  joven   y  poseído  por  un  amor  correspondido,  tuvo   una  hija  con  otra  mujer.  La  niña  creció  sin   conocer  la  iden?dad  de  su  padre  ni  recibir,   por  expreso  deseo  de  su  madre,  ayuda   alguna.    

• 

Las  casualidades  de  la  vida  hicieron  que  se   tratase  de  la  mujer  que  hoy  era  la  esposa  de   su  hijo.  El  joven  marqués  no  pudo  seguir   leyendo.  Su  cabeza  cayó  repen?namente   sobre  la  mesa  del  escritorio,  encontrándole   así  su  esposa,  quien,  preocupada,  preguntó   a  su  marido  por  la  causa  de  ese  desmayo.    

• 

A  par?r  de  ese  momento  y  después  de  años   de  feliz  matrimonio,  vivieron  por  separado   en  el  palacio  en  plantas  diferentes  y  en   estado  de  cas?dad.    

• 

Al  parecer  el  matrimonio  no  fue  tan  casto   pues  se  rumorea  que  llegaron  a  tener  una   hija,  a  la  que  asesinaron,  ahogándola  nada   más  nacer  para  evitar  la  vergüenza  y  las   posibles  secuelas  jsicas  o  mentales  de  la   niña.  

• 

Dice  la  leyenda  que  la  enterraron  en  la   llamada  Casa  de  Muñecas,  un  edificio   pequeño  adosado  al  pa?o  del  palacio,  que   se  había  construido  para  los  futuros  hijos  de   la  pareja.  


• 

Al  cabo  de  los  años  el   matrimonio  decidió  adoptar   una  niña,  a  la  que  pusieron  el   nombre  de  Raimunda,  los   rumores  de  la  época  cuentan   que  esta  hija  la  tuvo  el   marqués  con  una  de  las   criadas.    

• 

Ella  sería  la  única  heredera  de   la  fortuna  familiar,  en  el   bau?zo  le  pusieron  como   apellidos  Avecilla  Aguado.  En   el  salón  del  Palacio  existe  un   cuadro  ovalado  conocido   como  las  "Señoritas  de   Avecilla"  en  el  que  se  aprecia  a   otra  pequeña  posando  junto  al   rostro  de  la  niña.  

• 

Ante  tanto  comentario  creado   en  su  entorno,  la  marquesa   murió  de  pena  tras  30  años  de   matrimonio,  el  marqués   meses  más  tarde  murió  de  un   ?ro  fortuito,  se  dice  que  se   suicidó.  


La  casa  Duende   • 

La  Casa  del  Duende  estaba  situada  entre  las  calles   Duque  de  Liria,  Már?res  de  Alcalá  y  la  plaza   Seminario  de  Nobles.    

• 

Esta  casa,  al  igual  que  otras  muchas  de  la  época,  fue   construida  en  las  primeras  décadas  del  siglo  XVIII   por  orden  del  rey  para  ser  arrendada  a  sus  criados,   lacayos  y  personal  de  confianza.    

• 

La  casa  pasó  por  varias  manos,  hasta  que  fue   alquilada  por  unos  hombres  que  la  u?lizaban  por  las   noches  como  centro  de  reunión  para  juegos  y   grandes  apuestas  de  dinero.  

• 

Fue  entonces  cuando  una  noche  se  originó  una   discusión  entre  varios  de  ellos  y  de  repente  se  abrió   una  puerta  interior  y  apareció  un  hombre  bajito   muy  barbudo  que  les  impuso  silencio.     Al  principio  se  callaron  pues  estaban  todos   desconcertados  con  la  aparición  de  aquel  duende   misterioso,  pero  cuando  terminaron  de  indagar   quién  podía  ser  y  cómo  podía  haberse  colado  en  la   casa,  como  quiera  que  fuera  la  cosa  volvieron  a   enzarzarse  en  la  discusión  que  habían  suspendido.     Sin  saber  cómo  ni  de  dónde  salieron,  media  docena   de  enanos  armados  con  garrotas  se  abalanzaron   sobre  los  jugadores  y  los  golpearon.  Los  hombres   salieron  huyendo  y  nunca  más  volvieron  al  lugar.  

• 

• 


• 

Tiempo  después,  la  casa  fue  comprada  por  doña   Rosario  de  Benegas,  marquesa  de  Hormazas,  que  se   instaló  en  la  segunda  planta.    

• 

Andaba  la  marquesa  todavía  con  el  traslado  e   intentando  adecuar  la  decoración  a  sus  gustos,   cambiando  cor?najes  y  demás  detalles,  cuando   echó  en  falta  un  cor?nón  y  una  imagen  del    Niño   Jesús  en  su  cuna  que  había  traído  de  su  anterior   domicilio.  Enfadada  por  el  extravío,  se  encontraba  la   marquesa  dando  una  buena  reprimenda  a  sus   sirvientes  cuando,  de  forma  sorpresiva,  entró  en  la   habitación  un  enano  con  la  imagen  del  Niño  Jesús   en  sus  manos  y,  tras  éste,  cuatro  enanos  más   portando  el  cor?nón  que  le  faltaba.  La  marquesa  no   tardó  ni  dos  días  en  poner  pies  en  polvorosa,   poniendo  la  casa  a  la  venta  sin  tan  siquiera  haber   vivido  en  ella.  

• 

La  casa  quedó  deshabitada  durante  un  ?empo,   como  en  otras  ocasiones  entre  compra  y  compra   hasta  que  se  instaló  en  ella  don  Melchor  de   Avellaneda,  un  canónigo  de  Jaén.    

• 

Un  buen  día,  cuando  escribía  al  obispo  de  su   diócesis  para  pedirle  cierto  libro  del  padre  Tineo   que  necesitaba  para  sus  sermones,  justo  antes  de   rubricar  la  carta,  levantó  la  vista  y  vio  asombrado   como  ante  él  aparecía  un  enano  ves?do  con  un  traje   de  monaguillo  que  portaba  en  sus  manos  el  libro   que  en  ese  mismo  momento  estaba  pidiendo  al   obispo.  


• 

En  esta  ocasión,  en  lugar  de  salir  corriendo,   don  Melchor  se  dedicó  a  buscar  y  rebuscar  el   lugar  por  donde  había  venido  y  por  donde   había  desaparecido  el  misterioso  duende,   pero  la  búsqueda  fue  infructuosa.    

• 

El  canónigo  decidió  obviar  el  hecho,  pero   pocos  días  después  se  disponía  a  dar  misa  en   el  convento  de  los  Afligidos  y  necesitaba  una   ves?menta  apropiada  al  día,  ordenando  a  un   paje  que  fuera  a  la  casa  a  buscarla.    

• 

 El  paje,  con  la  ves?menta  bajo  el  brazo  y   cuando  se  disponía  a  cerrar  la  puerta  de  la   casa  para  volver  al  convento,  oyó  en  el   interior  una  vocecilla  curiosa  que  dijo:  “No  es   ése  el  color  de  este  día,  vuelve  a  por  los   ornamentos  que  corresponden”.    

• 

El  paje  se  dio  la  vuelta  lentamente  y  vio  la   figura  de  un  enano  burlón  que  rápidamente   desapareció  como  el  viento.  Le  contó  lo   ocurrido  al  clérigo  jurando  que  no  volvería  a   esa  casa  y  don  Melchor,  parece  ser  que  un   tanto  harto  de  tanto  enano,  decidió  también   abandonar  el  lugar.  


• 

El  canónigo  cedió  la  casa  a  Jerónima  Perrin,  una   lavandera  que  vivía  en  el  piso  de  arriba,  hasta  que   acabase  el  contrato  de  alquiler  o  hasta  que   encontrara  un  piso  donde  alojarse.    

• 

Cierto,  día  la  mujer  sedisponía  a  lavar  unas  mantas   propiedad  de  la  marquesa  de  Valdecañas.  Hecho   esto,  y  como  era  costumbre  en  las  orillas  del   Manzanares,  dejó  la  ropa  oreándose  al  sol  y  al   viento.    

• 

Se  fue  a  casa  a  comer  con  la  intención  de  volver  más   tarde  a  recoger  la  ropa,  pero  cuando  estaba  en  casa   se  desató  una  terrible  tormenta  que  le  impidió  salir   a  por  ella.  Mientras  miraba  por  la  ventana  de  la   buhardilla  imaginando  el  enfado  de  la  marquesa,   que  necesitaba  la  ropa  para  esa  misma  noche  y  a  la   que  se  conocía  por  su  mal  carácter,  escuchó  un   portazo  en  el  portal  de  la  casa.    

• 

Al  bajar,  se  encontró  con  tres  enanos  empapados   que  portaban  una  cesta  enorme  con  toda  la  ropa.    

• 

Se  dice  que  la  lavandera,  que  había  escuchado  ya   todos  los  rumores  sobre  los  pequeños  duendes,   abandonó  la  casa  ese  mismo  día.  

• 

Las  historias  habían  llegado  al  Santo  Oficio,  quizás   por  los  aportes  clérigo.  Así  que  la  Inquisición  se   puso  manos  a  la  obra  con  el  ánimo  de  expulsar  a  los   demonios  del  lugar.  


• 

Se  tomó  declaración  a  varios  tes?gos  y  se  realizó   una  minuciosa  búsqueda  por  todo  el  inmueble,   hasta  el  úl?mo  rincón,  desde  la  cueva  del  sótano   hasta  la  buhardilla  que  habitó  la  lavandera.  Pero  no   se  encontró  nada  ni  a  nadie.  

• 

por  ello  comenzaron  a  pensar  en  espíritus   diabólicos,  y  por  orden  inquisitorial,  un  día  al   atardecer,  se  presentó  frente  a  la  casa  una  comi?va   religiosa  presidida  por  el  obispo  de  Segovia.   Llevaban  enormes  velones,  agua  bendita  y  mucha   sal.  El  obispo  ver?ó  sobre  las  paredes  muchos  litros   de  esta  agua  que  él  mismo  había  bendecido  y   muchos  kilos  de  sal,  y  pronunció  centenares  de   rezos  y  aleluyas  con  los  que  dio  por  concluido  el   supuesto  exorcismo.  

• 

Según  algunas  versiones  de  la  leyenda,  los  vecinos   del  pueblo  se  dirigieron  a  la  casa  con  picos  para   derribarla;  ésta,  poco  ?empo  después,  fue   incendiada  y  cayó  en  el  olvido.    

• 

Pasaron  muchos  años,  y,  según  se  dice,  las  gentes  de   repente  vieron  abrirse  una  trampilla  muy  disimulada   entre  los  escombros  de  la  parte  del  sótano  y  cómo   de  ella  salían  nueve  enanos,  de  los  que  se  cuenta   que  eran  falsificadores  de  moneda  y  que  u?lizaban   la  noche  para  salir  a  distribuirla.  


• 

Otra  versión  cuenta  que,  tras   muchísimos  años,  la  casa  se   derribó  para  construir  el   inmueble  que  hay  hoy  allí,  y   que  los  obreros,  cuando   llegaron  a  ala  parte  del   sótano,  del  que  desconocían   su  existencia,  encontraron  a   nueve  enanos  demacrados   entre  un  montón  de   máquinas  para  falsificar   dinero.    

• 

Según  un  acta  de  la  Real   Academia  de  las  Bellas  Artes   de  San  Fernando,  que  estudia   la  arquitectura  del  edificio,  se   asegura  que  la  moneda  que   falsificaban  en  el  edificio  eran   doblillas  de  oro  del  Brasil  y   que  todo  fue  un  montaje  de   estos  pillos  que  se  inventaron   una  farsa  en  la  que   involucraron  a  varios  enanos   para  atemorizar  a  los   inquilinos  y  que  les  dejasen   falsificar  en  paz.  


Las  casas  mas  estrechas  de  Madrid  

• 

Calle  Mayor,  61.  Casa  donde  vivió   Calderón  de  la  barca.  A  menudo  es   señalada  erróneamente  como  la  casa  más   estrecha  de  Madrid.  Sin  embargo,  con  sus   4  metros  y  36  cen]metros  debemos   dejarla  en  tercer  lugar.  

• 

Cuenta  además  con  puerta  exterior  de   acceso  al  inmueble,  de  la  carecen  las  casas   que  vienen  a  con?nuación.  


• 

    • 

    • 

    • 

La  casa  que  ha  llegado  hasta  nuestros  días  no   es  exactamente  la  original  donde  habitó   Calderón.  Su  aspecto  actual  es  fruto  de  las   intervenciones  arquitectónicas  realizadas  en   el  siglo  XIX,  en  las  que  fueron  añadidos  dos   pisos,  hasta  los  cuatro  actuales.     El  28  de  octubre  de  1859  fue  inaugurada  una   lápida  conmemora?va  de  mármol  blanco,   ubicada  en  el  muro  exterior  de  la  primera   planta,  en  la  que  reza  esta  sencilla  leyenda:   "Aquí  vivió  y  murió  Don  Pedro  Calderón  de  la   Barca".   La  placa  fue  colocada  a  inicia?va  de   Mesonero,  meses  antes  logró  evitar  la   demolición  del  inmueble,  enfrentándose,   bastón  en  mano,  a  los  albañiles  encargados   del  derribo.   A  pesar  de  sus  esfuerzos,  el  insigne  escritor   madrileño  no  consiguió  impedir  las   profundas  transformaciones  que  finalmente   se  llevaron  a  cabo.  


•  Calle  Mayor  57,  en  cuyos   bajos  se  encuentra  el   local  “Lobato”  ,donde   pueden  bordar  tu  nombre   en  un  paño  o  mandil  a   una  velocidad  pasmosa,   en  un  edificio  de  3  metros   y  68  cen]metros  de   fachada.   •  Al  igual  que  la  más   estrecha,  esta  casa  no   posee  puerta  exterior  de   acceso  y  se  sube  a  plantas   superiores  a  través  del   local.  


•  Calle  Postas,  Nº  6.  Con   sus  3  metros  y  11   cen]metros,  resulta  el   inmueble  más  estrecho   de  la  ciudad.  Alberga  un   comercio  tradicional   centenario  de  imágenes   y  objetos  religiosos:   “Sobrinos  de  Pérez”.   •  El  acceso  a  las  plantas   superiores  del  edificio   se  hace  a  través  de   escaleras  situadas   dentro  del  propio  en  el   local.  


Palacio  Longoria,  sede  de  la  SGAE     •  La  sede  es  uno  de  los  edificios   más  originales  que  ?ene  Madrid  y   como  por  desgracia,  no  se  puede   visitar.       •  Se  trata  de  un  palacete  ubicado   en  el  barrio  de  Chueca,  en   concreto  se  encuentra  en  la  calle   Fernando  VI,  esquina  con  la  calle   Pelayo.   •  El  Palacio  Longoria  fue  construido     en  el  año  1902  por ��el  arquitecto   José  Grasés  Riera,  y  no  por  Gaudí   como  algunos  creen.  


•  José  Grasés  Riera  (autor  de  bastantes   edificios  y  monumentos  que  aun  se   pueden  ver  en  Madrid,  como  por   ejemplo  el  Monumento  de  Alfonso  XII   en  el  Re?ro.   •  También  catalán,  se  licenció  por  la   Escuela  de  Arquitectura  de  Barcelona   en  1878  y  fue  compañero  de  Gaudí-­‐   (que  no  discí-­‐pulo  como  algunos   dicen)  y  construyó  el  palacio  por   encargo  del  financiero  Javier   González  Longoria,  tanto  para   residencia  familiar  como  para  las   oficinas  de  su  sede  bancaria,  a  las   que  dedicó  la  planta  baja,  el  palacio   se  habitó  en  1904.   •  Este  edificio,  de  es?lo  modernista  en   su  exterior,  extrañó  en  el  Madrid   de  esos  años  de  principios  de  siglo,  y   fue  lo  que  hizo  que  se  le  diera  el   popular  nombre  de  “la  casa  tarta”.    


• 

El  edificio  hace  esquina  y  Grasés  Riera  lo  diseñó   con  dos  cuerpos  rectangulares  por  un  torreón   circular,  que  rompe  las  lí-­‐neas  rectas,  y  que  es   justamente  la  entrada  principal,  donde  colocó   una  espectacular  escalera  con  barandilla  de  forja   y  elementos  vegetales  salpicados  con  flores  y   hojas  de  latón.  

• 

Al  ser  el  edificio  en  forma  de  L,    diseñó  un  pa?o   interior  ajardinado  ,  con  lo  cual  todo  el  interior   del  edificio  lo  convir?ó  en  una  galería  por?cada   sobre  soportes  en  forma  de  palmeras  con  dos   miradores  al  pa?o,  que  se  apoyan  sobre  sendas   columnas  con  forma  de  palmera.  

    • 

• 

La  fachada  exterior,  retranqueada  para  permi?r   el  paso  de  luz  a  los  sótanos,  cuenta  con  lo  que  se   denomina  pa?o  inglés  cerrado  con  una  verja  de   hierro.   Pero  lo  novedoso  de  este  edificio  es  el  conjunto   de  la  fachada;  en  piedra  ar?ficial  y  de  formas   suaves,  toda  decorada  en  la  que  los  elementos   se  van  enlazando  unos  con  otros.  


•  •  • 

A  esta  escalera,    la  corona  una  impresionante   cúpula  de  hierro  y  vidrio.       Por  desgracia,  a  Javier  González  Longoria    la   fortuna  no  le  duró  y  en  1912  el  palacio  fue   vendido  por  500.000  pts  de  las  de  entonces  a   la  Compañía  Dental  Española,  que  lo   reformó,  desapareciendo  su  estructura   original;  la  desafortunada  reforma  y  su  uso   posterior,  hizo  que  se  fuera  degradando  su   interior,  hasta  el  punto  que  en  el  pa?o-­‐jardin   por?cado  se  construyó  un  edificio  anexo  en   el  que  entre  otros,  tuvo  su  estudio  el  pintor   Romero  de  Torres.  

• 

Hasta  que  en  1946,  los  herederos  lo   vendieron  a  Construcciones  civiles.  

• 

Y  llegamos  a  1950  cuando  la  Sociedad   General  de  Autores  compró  el  edificio  que   estaba  en  pésimas  condiciones  por  5   millones  de  pesetas.    


Leyendas, casas encantadas y con encanto