Page 1

Informe del Consejo Superior y la Direcci贸n de la Universidad al Consejo de Fundadores

Marzo de 2012


Contenido Misión ......................................................................................................................... 6 Visión .......................................................................................................................... 7 Reflexiones para el Consejo de Fundadores.................................................................. 8 Introducción ...............................................................................................................8 Proemio ....................................................................................................................12 Responsabilidad Social Integral -RSI-........................................................................ 14 Presentación..............................................................................................................14 Introducción ............................................................................................................17 La Responsabilidad Social Integral ............................................................................17 1. Referentes de la Responsabilidad Social Integral -RSI- .........................................20 En la Misión y en la Visión .......................................................................................20 En la conceptualización ............................................................................................20 En la norma sobre educación superior.......................................................................21 En la investigación ....................................................................................................21 En los debates universitarios .....................................................................................22 En los indicadores de acreditación institucional ........................................................23 2. Dirección de Proyección Social .............................................................................26 3. Responsabilidad Social Integral -RSI- ...................................................................33 4. Organización de la RSI en la Universidad de Ibagué .............................................45 5. Vínculos externos del programa RSI de la Universidad de Ibagué..........................47 Bibliografía ................................................................................................................ 49 Informe financiero ..................................................................................................... 51 Informe del Revisor Fiscal ........................................................................................52 Balance General ........................................................................................................53 Estado de Resultados ................................................................................................54 Estado de Flujos de Efectivo .....................................................................................55 Estado de Cambios en la Situación Financiera ..........................................................56 Estado de Cambios en el Patrimonio ........................................................................57 Indicadores Financieros.............................................................................................58 Certificación de cumplimiento de las normas sobre Propiedad intelectual y derechos de autor .......................................................................................................................... 59 Certificación de Estados Financieros.......................................................................... 65 Notas explicativas a los Estados Financieros .............................................................. 67

5


6

Misión La Universidad de Ibagué tiene como misión, promover la formación integral de líderes y empresarios con sólida formación científica y profesional, con arraigados principios éticos y morales, y comprometidos con el desarrollo social, cultural y económico regional. Fomentará sin distingos de raza, nacionalidad o sexo, la formación profesional que procure el desarrollo integral del ser humano y contribuya al aprovechamiento de los recursos naturales de la región y al bienestar general de la comunidad. La Universidad de Ibagué entiende la educación superior como una estrategia y una oportunidad de perfeccionamiento y realización personales de quienes han de intervenir en la transformación de su medio, en beneficio de la comunidad regional y de la sociedad en general. La Universidad de Ibagué busca la recuperación de los valores esenciales de la persona, el fortalecimiento de la democracia, el respeto a los derechos humanos, la equidad y la justicia y la afirmación de la identidad regional y nacional. Para la realización de sus programas, consultará el grado de desarrollo actual de la región, sus proyecciones y en forma preferencial, las necesidades de la comunidad regional y de las empresas y entidades de la región teniendo en cuenta los requerimientos del país para su progreso económico, social y cultural.

Informe al Consejo de Fundadores


Visión Vislumbramos a la Universidad de Ibagué como una universidad competitiva a nivel nacional e internacional y líder en el ámbito regional, en la búsqueda de la excelencia académica para el progreso y desarrollo de la comunidad. La vislumbramos como una universidad que cimienta la formación de sus estudiantes sobre los valores que dignifican la persona y que en su clima académico interno, los expone permanentemente a los grandes universales en el tiempo y en el espacio universales de la cultura ética, de la cultura política, de la creciente cultural científica, de la cultura estética y de la cultura empresarial y del trabajo. Vislumbramos una universidad que despierta en sus estudiantes un espíritu reflexivo orientado al logro de la autonomía personal, en un marco de libertad de pensamiento y de pluralismo ideológico que tenga en cuenta la universalidad de los saberes y la particularidad de las formas culturales existentes en el país. Vislumbramos también a la Universidad de Ibagué, como una universidad que se caracteriza por t Ser maestra de las disciplinas científicas y de la disciplina de la vida intelectual por enseñar a pensar. t Contar con profesores idóneos, calificados y con vocación académica e investigativa, comprometidos con el desarrollo de la universidad y de la región y con la búsqueda permanente de la excelencia académica docentes que reflejan en su comportamiento los perfiles deseados en el estudiante. t Ser un centro permanente de reflexión sobre el desarrollo del medio; una universidad que entiende que la investigación es componente fundamental de la educación superior y del espíritu científico, y reconoce que es función suya generar y transmitir conocimientos y destrezas y difundir y aplicar el conocimiento científico a la solución de problemas de la comunidad

7


8

Reflexiones para el Consejo de Fundadores Eduardo Aldana Valdés Marzo 23 de 2012

Introducción La conservación de la historia y la renovación de las tradiciones de la Universidad de Ibagué son fundamentales para su continuo engrandecimiento. No menos importante es proporcionar los fundamentos de las gestiones realizadas en etapas anteriores a quienes dirigirán su rumbo futuro para que ellos puedan, con conocimiento de causa, determinar si es conveniente continuar con esas orientaciones o cambiarlas. Estas notas pretenden hacer un aporte a esos propósitos y estimular nuestra reflexión sobre el significado que le asigna el maestro William Ospina al enunciado: “El pasado es de hierro; el futuro, de cera”. Agradecimientos Me vinculé de por vida con Coruniversitaria por la generosidad de sus fundadores1, quienes me invitaron, en mi calidad de ex-rector de Uniandes, a participar en la definición de sus características, y a sus consejos directivos. He tenido, así, el privilegio de observar el extraordinario trabajo realizado por sus estamentos en los pasados 31 años2. A finales del 2008 se presentó una inusitada polarización dentro del Consejo Superior de la Universidad alrededor de la elección del rector. Afortunadamente en el diseño de la Universidad se estableció un cuerpo colegiado, el Consejo de Fundadores, relativamente pasivo pero integrado por miembros con la autoridad moral para actuar en este tipo de conflictos y colocar el interés de la entidad por encima de cualquier otro. Resuelta la crisis, se me confió la presidencia de la Universidad que incluye la de sus dos consejos, cargo para el cual fui reelegido por los dos períodos adicionales que autorizan los Estatutos. Las funciones de la Universidad Aunque toda entidad de educación superior declara su compromiso con las funciones de docencia, investigación y extensión, pocas, como la Universidad de Ibagué, las examinan crítica y periódicamente. 1 2

Un documento que obligatoriamente debe formar parte del archivo histórico de la Universidad es la Reseña Histórica de Santiago Meñaca de 2006. Una referencia más explícita a mis personajes inolvidables de Unibagué está en las palabras que pronuncié en el trigésimo aniversario “30 años, un millar de paladines”.

Informe al Consejo de Fundadores


La funciĂłn docente ha sido el eje vertebral de UnibaguĂŠ. Esta prioridad se justifica por la relativa escasez de personas altamente calificadas en los diferentes campos de las ciencias, las artes y las profesiones en la ciudad capital y, especialmente, en el nivel regional, realidad que la llevĂł a adoptar el lema “comprometidos con el desarrollo regionalâ€?. Una caracterĂ­stica distintiva de UnibaguĂŠ es la incorporaciĂłn de la “transferenciaâ€? de estudiantes dentro de sus opciones curriculares. Esta se realiza en dos sentidos: Desde instituciones asociadas como el INNOVAR de PurificaciĂłn, CoreducaciĂłn de Honda, Fundes en el Espinal y los CERES (Alianzas impulsadas por el Ministerio de EducaciĂłn Nacional). Bajo el principio de hacer en una determinada sede “solamente lo que allĂ­ se puede hacer bienâ€?, los estudiantes cursan en varios municipios los semestres bĂĄsicos (primeros cuatro) de las especialidades de ingenierĂ­a y luego se incorporan a la sede de AmbalĂĄ para terminar la carrera escogida. Se ha avanzado mucho pero todavĂ­a se enfrentan varios desafĂ­os: ampliar la oferta regional a otras ĂĄreas (la de Ciencias EconĂłmicas y Administrativas ya se ofrece en PurificaciĂłn pero faltan las de Ciencias Sociales, Derecho, Arquitectura, Ciencias BĂĄsicas, etc.), diseĂąar programas de formaciĂłn tecnolĂłgica y definir los semestres que se pueden ofrecer en diferentes lugares, y flexibilizar la transferencia para realizarla por etapas (Por ejemplo, dos semestres en un CERES en desarrollo, otros dos en un INNOVAR y los restantes en IbaguĂŠ). Desde la Universidad de IbaguĂŠ a otras universidades con mayores facilidades y diversidad de programas acadĂŠmicos. Su finalidad es ofrecer a los tolimenses la oportunidad de proseguir una formaciĂłn de alta calidad, asĂ­ su campo de estudio no sea ofrecido en UnibaguĂŠ. Actualmente se transfieren estudiantes, despuĂŠs de cuatro semestres, a universidades de BogotĂĄ (Los Andes), MedellĂ­n (Pontificia Bolivariana) y Cali (AutĂłnoma de Occidente y el ICESI). El de ingenierĂ­a con la Universidad de los Andes probablemente se ampliarĂĄ a otras carreras y se fortalecerĂĄ con becas, otorgadas por Uniandes a los estudiantes de bajos recursos. Ampliar las transferencias a carreras en las cuales solamente se ofrezca en IbaguĂŠ el primer aĂąo y a programas conjuntos de postgrado, son parte de las tareas por realizar. Siempre he creĂ­do, y lo he compartido con las directivas de UnibaguĂŠ, que su funciĂłn de investigaciĂłn debe privilegiar la soluciĂłn de problemas relevantes para el departamento \ODQDFLyQ(QHVHVHQWLGRVXÂżQDOLGDGQRHVQHFHVDULDPHQWHSURGXFLUFRQRFLPLHQWR disciplinario, universalmente nuevo, sino conocimiento transdiciplinario, articulado con

9


10

las cultura regional y local, indispensable para el bienestar social, y con la orientaciĂłn que propone Gibbons3 hacia “el conocimiento y sus practicantesâ€? que abarca un espacio mĂĄs DPSOLRTXHHOWUDGLFLRQDOGH´ODFLHQFLD\ORVFLHQWtÂżFRV´ La nueva ley de regalĂ­as y las normas establecidas para su manejo hacen indispensable que el Departamento del Tolima y sus municipios elaboren proyectos de amplio impacto VRFLDO\HFRQyPLFRFRQVyOLGRVIXQGDPHQWRVFLHQWtÂżFRV\WpFQLFRVODDFHSWDFLyQ\FRPpromiso de las poblaciones afectadas, y la debida capacitaciĂłn y organizaciĂłn de esas coPXQLGDGHVSDUDTXHHOODVVHEHQHÂżFLHQGHVXUHDOL]DFLyQ3DUDDSR\DUHVWHQXHYRIUHQWHGH trabajo, UnibaguĂŠ debe dirigir prioritariamente su investigaciĂłn a ĂĄreas-problema como la superaciĂłn de la pobreza y la inequidad, la formaciĂłn cĂ­vica de jĂłvenes y adultos, el aprendizaje efectivo para la transformaciĂłn productiva, la utilizaciĂłn sostenible de nuestros valiosos recursos naturales y la incorporaciĂłn armoniosa de la ciencia y la tecnologĂ­a universales a la cultura tradicional. En este frente, varias unidades de la Universidad han venido trabajando y cuentan con investigadores y gestores de proyectos con experiencia HLGRQHLGDG3HURVHUHTXLHUHODLQFRUSRUDFLyQLQPHGLDWDGHXQDGRFHQDGHSHUVRQDVFRQ la capacidad de diseĂąar y evaluar proyectos de gran envergadura (construcciĂłn de centenares de reservorios para evitar inundaciones, crear un emporio piscĂ­cola, recuperar ODVFXHQFDVKLGURJUiÂżFDVIRUPDUFLHQPLOMyYHQHVHQWHFQRORJtDVDYDQ]DGDVHWF \GH capacitar a los profesores con limitada experiencia en este tipo de actividades. Una buena opciĂłn consiste en contratar a profesores distinguidos que se han jubilado de otras universidades en pleno uso de sus facultades. La universidad norteamericana, el modelo para la educaciĂłn superior colombiana despuĂŠs de la Segunda Guerra Mundial, habĂ­a adaptado, desde el siglo XIX, la funciĂłn docente de la universidad inglesa y la de investigaciĂłn de la universidad alemana. La funciĂłn de extensiĂłn fue su contribuciĂłn al desarrollo de la industria y la agricultura. Su esquema de llevar fuera de sus sedes a estudiantes y profesores para que compartieran con campesinos y empresarios, de igual a igual, los conocimientos prĂĄcticos y los derivados de sus actividades de docencia y de investigaciĂłn, le ganaron bien pronto el aprecio de la sociedad y HOUHVSDOGRÂżQDQFLHURGHODGLULJHQFLDSROtWLFD La RectorĂ­a de UnibaguĂŠ ha dado gran prioridad a esta funciĂłn y en su informe para este Consejo resalta una manera de ejecutarla. No se destaca, por haberlo hecho en el inforPHGHPDU]RGHHO3URJUDPDGH3D]\5HJLyQTXHVHJ~QPLFULWHULRUHSUHVHQWDVX iniciativa mĂĄs trascendental por su impacto potencial en la transformaciĂłn municipal y 3 *LEERQV0LFKDHOHWDO7KH1HZ3URGXFWLRQRI.QRZOHGJH7KHG\QDPLFVRIVFLHQFHDQGUHVHDUFKLQFRQWHPSRUDU\ VRFLHWLHV6DJH3XEOLFDWLRQV

Informe al Consejo de Fundadores


ODIRUPDFLyQLQWHJUDOGHVXVHVWXGLDQWHV3URJUDPDVVLPLODUHVGH³DSUHQGL]DMHHQHOVHUYLcio” en los Estados Unidos así lo indican. Rendición de cuentas Dos temas son fundamentales en cualquier reforma de la educación superior en ColomELD OD FRQVWLWXFLyQ GH XQ YHUGDGHUR VLVWHPD TXH DUWLFXOH ODV GLIHUHQWHV LQVWLWXFLRQHV \ PRGDOLGDGHV\GLVWULEX\DHTXLWDWLYDPHQWHHO¿QDQFLDPLHQWRHVWDWDOSDUDEHQH¿FLRGHOD población excluida, y la rendición de cuentas por las universidades a la sociedad del uso GHORVUHFXUVRV¿QDQFLHURVUHFLELGRV\ORVUHVXOWDGRVREWHQLGRV/DXQLYHUVLGDGGH,EDJXp es pionera en el primer aspecto y debería señalar un derrotero para el segundo.

11


12

Proemio Autonomía, responsabilidad y desarrollo son tres nociones profundamente interrelacionadas. Veamos por qué. Etimológicamente, autonomía significa darse sus propias normas, regularse a sí mismo. Tal vez por ello, su rápida conexión con la idea de libertad. Pero, también, ser autónomo implica diferenciarnos claramente, establecer límites y fronteras que nos separen de los demás en nuestras acciones y, quizá por eso, su relación con la idea de independencia. Sin embargo, ya sea como individuos o como organizaciones, somos seres sociales que, tácita o explícitamente, hemos aceptado ser parte de una o de varias comunidades. Este simple hecho, de aceptar ser parte constitutiva de una comunidad, es justamente lo que delimita el ejercicio de nuestra autonomía. En efecto, mientras un joven sea parte de una familia, su autonomía se verá restringida por las reglas tácitas o explícitas que mantienen cohesionado a ese grupo familiar. De igual manera, mientras que aceptemos ser parte de una comunidad y convivamos en ella, nuestra autonomía estará restringida por los acuerdos tácitos o explícitos que regulan nuestro comportamiento ciudadano. Autonomía, por lo tanto, no es equivalente a independencia y tampoco es sinónimo de libertad. Precisamente, del necesario balance entre nuestro comportamiento autónomo y la cohesión que deseamos mantener en el grupo social, al que aceptamos pertenecer, emerge la responsabilidad. Pero, por otra parte, el ejercicio responsable de nuestra autonomía, debe contribuir al desarrollo del grupo social al que pertenecemos. He aquí la relación entre autonomía, responsabilidad y desarrollo. En este orden de ideas, cabe preguntarse por la autonomía universitaria, algo que, desde las universidades, defendemos a ultranza y que nos permite ser conciencia crítica de la sociedad. ¿Pero qué hay del ejercicio responsable de esta autonomía? El tema es tan importante que en la Universidad de Ibagué empezamos, desde hace dos años, un ejercicio colectivo, participativo y riguroso de reflexión al respecto. El resultado es el programa de Responsabilidad Social Integral que la Universidad ha puesto a disposición de la región. El programa integra, como bien lo explica su directora, la Dra. Victoria Kairuz, en este Informe a Fundadores, cuatro componentes: responsabilidad social

Informe al Consejo de Fundadores


empresarial, buen gobierno, ejercicio responsable de la ciudadanía y responsabilidad universitaria. Esta integración tiene como sustento primordial la construcción de alianzas perdurables, es decir, la identificación de objetivos comunes que permitan involucrarse a quienes deseen participar. El aporte de la Universidad está en ofrecer espacios de articulación en donde los diferentes actores de la alianza puedan integrar sus propósitos de responsabilidad social, en bien de la calidad de vida de los habitantes del Departamento. Agradecemos al Dr. Néstor Hernando Parra, miembro del Consejo de Fundadores de la Universidad de Ibagué, haber aceptado escribir la introducción de este informe. La responsabilidad social universitaria es inherente a nuestra misión y consecuente con la búsqueda de la acreditación institucional de alta calidad que lanzamos en enero de este año. Los invitamos a todos y a todas a respaldar activamente este innovador programa para la Región.

Eduardo Aldana Valdés Presidente

Alfonso Reyes Alvarado Rector

13


14

Responsabilidad Social Integral -RSIVictoria Kairuz Márquez Directora de Proyección Social Geisler Dayani Rojas Coordinador Programa Responsabilidad Social Integral – RSI -

Presentación La Responsabilidad Social Integral -RSI- es, por una parte, una estrategia que se nutre de la experiencia de 31 años de la Universidad de Ibagué, en el ejercicio de su “compromiso con el desarrollo regional”, que busca proporcionar a la entidad un marco de actuación convergente y de largo plazo, a numerosas interacciones y alianzas que mantiene, desde su fundación, con todos los actores sociales. Por otra parte, la RSI es una propuesta a la sociedad, para sumar responsabilidades desde todos los ámbitos (gobierno, empresa, universidad, comunidad), en busca de mayor impacto en el bienestar de la comunidad y el desarrollo socioeconómico del Departamento del Tolima. El 2 de diciembre de 2011, en el auditorio central de la Universidad de Ibagué, ante miembros del gobierno, el Congreso de la República, la Asamblea Departamental, el Concejo de Ibagué, empresarios, miembros de la comunidad y del sector universitario, el rector de la Universidad de Ibagué lanzó el programa Responsabilidad Social Integral -RSIEn este evento, el doctor Guillermo Londoño, miembro del Consejo Superior de la Universidad de Ibagué, presentó el tema “El poder de las alianzas para el desarrollo regional”. De su intervención se resaltan los siguientes puntos:

El papel que la Universidad de Ibagué juega en el desarrollo local y regional es insustituible. La Universidad se debe a la sociedad; por lo tanto, debe responder a las demandas de esa sociedad. Con ello, gana en pertinencia y en legitimidad académica y social.

Informe al Consejo de Fundadores


Es de la esencia fundacional de la Universidad comprometerse responsablemente con la sociedad a formar los profesionales, los científicos los investigadores requeridos por esa misma sociedad, para aportar al desarrollo y con él a su bienestar individual y colectivo. En su función de investigación, la Universidad reconoce su papel como productora de conocimiento, como institución al servicio y al desarrollo de la ciencia. Se debe lograr la transferencia de ese conocimiento a los procesos económicos, sociales, políticos y culturales. En su función de extensión, la Universidad debe continuar convocando para integrar a los actores del Tolima en pro del desarrollo. -RSI- convoca a los actores sociales (gobierno, empresa, comunidad) para que ejerzan sus roles protagónicos, con sus intereses específicos, pero en forma integral, convergente, en cooperación, en busca de lograr mayores beneficios para la sociedad. Las acciones de los comités universidad-empresa-estado han sido lugares muy importantes de encuentro para generar proyectos de bienestar social. En los orígenes del concepto de RSE hay un sentido de reparación, pues las empresas se han lucrado de insumos que son bienes públicos como, el agua, el aire y los recursos naturales. Las empresas deben ser responsables por el entorno. Si su impacto es positivo, foméntelo y si es negativo, remédielo. La RSE debe ser promovida por las universidades. La Universidad llama a las empresas, pues su compromiso va más allá de ser proveedoras de bienes y servicios satisfactores de necesidades sociales. Bajo el concepto de RSE, la sociedad deja de ser el simple cliente de la empresa, y pasa a ser su socio estratégico. La empresa entiende que hay responsabilidades diferentes a las de producir y comercializar bienes. RSE es hacer negocios basados en la ética y en la ley; con autonomía, pero en un marco de civilidad. Las alianzas entre empresas y universidades promueven la innovación y el desarrollo tecnológico, lo que se traduce en ventajas competitivas para las empresas. Además, son el escenario para vencer el cortoplacismo, para tener una visión de región pero de largo alcance. Se necesitan alianzas entre la Universidad y los demás actores para facilitar la transferencia del conocimiento útil al desarrollo. No solamente la universidad produce ese conocimiento necesario, sino que la sociedad, a través de su experiencia, también produce conocimiento. Todos necesitamos de todos. Se requiere una conjugación de saberes para responder a las necesidades sociales.

15


16

Las alianzas requieren objetivos claros, perseverancia, tolerancia al error y compromiso de los líderes, los gerentes, los rectores, los altos dignatarios del Estado. La Universidad de Ibagué está haciendo un llamado a pasar del dicho a la acción. A la cooperación y a las alianzas, con el fin de que nos involucremos en los procesos de prosperidad del Tolima. La Universidad sola no puede cumplir cabalmente su responsabilidad social, necesita de un entorno sano, saludable y sobretodo comprometido.

Actividades de proyección social: Tolima Vive Digital, Ondas y Pequeños Científicos

Informe al Consejo de Fundadores


Introducción La Responsabilidad Social Integral En su evolutivo viaje milenario desde la escondida y solitaria caverna hacia la luz, el hombre ha tenido como su primera responsabilidad la de la supervivencia. En esa búsqueda se ha encontrado con otros, con quienes ha tenido que compartir espacios y actividades en la medida en que coincidían en una comunidad de intereses. En forma gradual, se fue dando cuenta de la existencia de otros grupos movidos por intereses diferentes a los suyos, inclusive contrapuestos. Registró igualmente que hay grupos marginados que no confluyen a esa plataforma un tanto conflictiva o por lo menos competitiva. Fue así como entre unos y otros construyeron su identidad común, la del ser humano. En ese lento proceso de socialización, de avances y retrocesos civilizatorios, de períodos de paz y tiempos de guerra, en la búsqueda de un bien común, ha venido construyendo de forma simultánea una comunidad moral que tiene un fin que a todos concita: la convivencia. Ya no se trata simplemente de la supervivencia en la que domina necesariamente el concepto del yo, como responsable de su propia vida, gobernado por la ley de la selva en la que todo vale, ni de una moral individual, estrictamente subjetiva. Ahora el asunto versa sobre la necesidad de reconocer un plural, un colectivo, el nosotros, en el que se identifica y simultáneamente reconoce a unos similares, a los otros, a los próximos y también a los lejanos, a quienes debe respeto -razón moral-, y con quienes puede y debe buscar formas de acción conjunta para convivir en forma civilizada, es decir, en libertad, paz y progreso. En ese escenario, ante ese imperativo categórico, absoluto, universal, independiente, despojado de condiciones, resulta necesario incorporar igualmente al marginado y lo marginado. Así emerge el concepto de solidaridad -bien distinto de filantropía y de caridad-, cuya construcción, fruto del proceso civilizatorio, se basa como bien lo anota el filósofo Jürgen Habermas en la política del reconocimiento recíproco. Cabe recordar aquí, con Adela Cortina, que fue justo lo que Frankestein echó en falta y lo hizo infeliz, por cuanto una vez creado por la escritora Mary Shelley, “el hombre perfecto” se siente solo, sin tener quien lo estime ni a quien estimar. “Sin tener con quien compartir vida y destino”. En ese decurso vital, el hombre también ha creado instituciones para que asuman determinadas funciones colectivas tendientes a satisfacer necesidades surgidas ante las cambiantes condiciones propias de la dinámica social, dirigidas hacia ese objetivo común, el de la convi17


18

vencia. Todas ellas han sido fruto de su pensamiento, de su invención creativa, de la ficción del ser humano. En las instituciones, ha venido confiando determinadas responsabilidades mediante normas morales y legales que obligan a su cumplimiento. Unas tienen que ver con la política en cuanto a la adopción, aplicación y control de leyes que regulen, con poder coercitivo, el comportamiento del ser humano en el gran conjunto social; otras se relacionan con la esfera de los intereses económicos; otras tienen la misión de conservar la tradición y avanzar en el conocimiento de la naturaleza, del ser humano y de sus relaciones recíprocas; sin olvidar las destinadas a la preservación de la fe. Todas ellas, además de cumplir con la misión para las que han sido creadas, en la medida en que hacen parte de la sociedad y de que son accionadas por ciudadanos, intrínsecamente conllevan responsabilidades que tienen que ver con la construcción de esa comunidad moral de que hablamos arriba. Eso vendría a ser el fundamento de lo que hoy se conoce como responsabilidad social, que tiene su origen contemporáneo en plena florescencia de la política socialdemócrata europea, cuando sus programas acogieron la obligación de que las empresas, así como dan cuentas obligatoria y periódicamente a sus accionistas, también tenían que rendirlas ante la comunidad en cuanto al respeto y mejoramiento de las condiciones ecológicas del entorno y la calidad de vida de sus trabajadores, de sus familias y de la comunidad. Fue lo que denominaron el balance social. Más adelante, entronizado un nuevo modelo, ya no basado en el ciudadano sino en la economía, la productividad y la eficiencia, se le denominó responsabilidad social empresarial –RSE, que unas empresas han comenzado a practicar sin esperar reciprocidad inmediata ni directa, así otras la acojan también como un espacio propicio para idear nuevas técnicas de marketing y ampliar el ámbito de sus negocios. Si la empresa puede tomarse como el símbolo de la modernidad en cuanto expresión orgánica del sistema mercantilista-capitalista, la universidad, que tiene que ver ya no simplemente con la tradición, sino con la investigación y la creatividad en la edad del conocimiento en permanente y veloz cambio, parecería ser la institución que mejor pueda llegar a expresar el concepto de posmodernidad, aún en gestación. De todas maneras, como institución social tiene características que la diferencian nítidamente de las demás. En la universidad se reúne el mayor potencial intelectual, el más grande reservorio de conocimiento científico, tecnológico, filosófico y humanístico, se concentra gran parte de la investigación y la innovación, se practica la comunicación del pensamiento y del conocimiento a través del lenguaje, se acumula y procesa el gran acervo cultural de la humanidad. Y se forma a las nuevas generaciones en libertad para que asuman la tarea de continuar la aventura del ser humano, guiadas por una conducta éticamente responsable, como la de todos los ciudadanos, aunque con mayor peso.

Informe al Consejo de Fundadores


La Universidad de Ibagué misma es un ejemplo del sentido de responsabilidad social de sus fundadores, ciudadanos y empresas que desde sus diferentes roles se agruparon alrededor de la iniciativa de crear una institución realmente ausente del ánimo de lucro, que contribuyera con el Estado y la Sociedad para ampliar las oportunidades de superación de los tolimenses, particularmente de su juventud, por la vía de la educación, la ciencia, la cultura. Responsabilidad que la institución también asumió desde sus inicios en cuanto se proyectó más allá del claustro, derribando los muros de la torre de marfil con que se identificaba a la universidad medieval y aún la del siglo XIX. Es entonces cuando la misión de la universidad trasciende las funciones docente e investigativa para irrumpir en el entorno como actor imparcial, pero ya nunca más neutral. Dada la importancia y lo diverso de esa nueva responsabilidad, el Consejo Superior de la Universidad decidió crear la Dirección de Proyección Social desde la cual su directora, Victoria Kairuz, sus colaboradores y las directivas, pergeñaron y han puesto en acción la novísima estrategia consistente en reemplazar la acción insular en el cumplimiento de su tarea por la de participación y la integración con otros muy importantes actores –el gobierno, las empresas y los ciudadanos-. De esa forma conjunta, todas trabajarán hacia el objetivo de construir conciencia moral y alcanzar el fin común deseado de la convivencia y la prosperidad de todos, sin distingos de clase, aunque procurando el mayor bien para los que menos tienen, que es el principio de justicia aplicado a lo ético. Este Informe a los Fundadores es una presentación de la aplicación de esa nueva concepción que implica la alianza estratégica a largo plazo hacia un desarrollo sostenible en el Tolima, mediante proyectos específicos en los que cada actor cumple una función complementaria a la de sus socios. Esa unión de voluntades, de esfuerzos, de recursos, facilitará que su gestión sea altamente eficiente en beneficio de todos los tolimenses.

Néstor Hernando Parra Escobar Miembro Consejo de Fundadores Universidad de Ibagué

19


20

1. Referentes de la Responsabilidad Social Integral -RSIEn la Misión y en la Visión El texto de la misión de la Universidad de Ibagué hace visible su concepción de la responsabilidad social al establecer que “para la realización de sus programas, consultará el grado de desarrollo actual de la región, sus proyecciones y en forma preferencial, las necesidades de la comunidad regional y de las empresas y entidades de la región teniendo en cuenta los requerimientos del país para su progreso económico, social y cultural”. La visión, por su parte, fija una meta a este respecto, al afirmar que “vislumbramos a La Universidad de Ibagué como una universidad competitiva a nivel nacional e internacional y líder en el ámbito regional, en la búsqueda de la excelencia académica para el progreso y desarrollo de la comunidad. La responsabilidad social es la esencia misma de la Universidad de Ibagué. Así, en tanto la Universidad declara en su misión y visión que busca contribuir con el desarrollo de la sociedad, se compromete así mismo a responder por el logro de esos fines y por las atribuciones, deberes y funciones que a su vez la sociedad le asigna.

En la conceptualización Ha sido tradicionalmente aceptado –y así lo consigna la norma-, que la extensión es una de las tres funciones de la universidad, junto con la docencia y la investigación. La función de extensión se ha definido como el escenario de interacción entre la universidad y su entorno, asociada a la ampliación de la oferta de servicios docentes (diplomados, seminarios, talleres, etc.) a la población que no asiste a los programas educativos formales, y a servicios de consultoría y asesoría. Esta noción ha venido evolucionando en la medida en que varía y se hace más compleja esa interacción con el entorno. Se intensifica la influencia de las universidades en las transformaciones sociales y por tanto los roles de las universidades, como actores sociales relevantes se modifican, son más intervinientes en el devenir de las sociedades. Se busca que la generación y transferencia de conocimiento sea útil para analizar y solucionar problemas sociales y económicos del entorno en el que se desenvuelve. Surge así la noción de “proyección social”, que denota la pretensión de la universidad, de lograr que se refleje (se proyecte) en otros actores sociales, esa capacidad de leer la realidad y

Informe al Consejo de Fundadores


de modificarla. La universidad expande su espacio de influencia y busca “proyectarse” en los otros, que conforman su entorno (el gobierno, las empresas, las comunidades en general). Las universidades hacen mucho más que esparcir saberes: intervienen fuertemente en la vida social. Pareciera que la función de extensión debería, para una mejor comprensión, abrirse en dos dimensiones: por un lado, una función relacionada con los “programas de educación permanente, cursos, seminarios y demás programas destinados a la difusión de los conocimientos, al intercambio de experiencias”; y por otro, “las actividades de servicio tendientes a procurar el bienestar general de la comunidad y la satisfacción de las necesidades de la sociedad” (Artículo 120, Ley 30 de 1992). El concepto de Responsabilidad Social Universitaria -RSU- es más reciente. Surge con posterioridad a la noción de Responsabilidad Social Empresarial -RSE-, para involucrar a los agentes de la universidad (grupos de interés) en la gestión de los impactos producidos por la misma institución en las áreas social, educativa, cognitiva y organizacional.

En la norma sobre educación superior El Artículo 120 de la Ley 30 de 1992, por la cual se organiza el servicio público de la Educación Superior, al regular las llamadas “funciones básicas” de la Universidad, define la extensión como el conjunto de “programas de educación permanente, cursos, seminarios y demás programas destinados a la difusión de los conocimientos, al intercambio de experiencias, así como las actividades de servicio tendientes a procurar el bienestar general de la comunidad y la satisfacción de las necesidades de la sociedad”. En la propuesta de reforma a la Ley 30 aparece una alusión a la responsabilidad social, al afirmar que las universidades deben prestar sus servicios con “responsabilidad social”. Por lo demás, esta propuesta mantiene la sinonimia entre “extensión” y “proyección social”, al definir la función de extensión como “las actividades de servicio tendientes a procurar el bienestar general de la comunidad y la satisfacción de las necesidades de la sociedad. Lo esperable es que la reforma a la Ley 30 recoja las tendencias de transformaciones de la extensión, hacia servicios complejos y de mayor alcance, comprendidos bajo la noción de Responsabilidad Social Universitaria.

En la investigación En el año 2006, la Universidad de Ibagué conformó un grupo de docentes e investigadores

21


22

para participar en un concurso regional denominado Programa de Apoyo a Iniciativas de Responsabilidad Social Universitaria, Ética y Desarrollo, convocado por la Red Universitaria de Ética y Desarrollo Social (RED), de la Iniciativa Interamericana de Capital Social, Ética y Desarrollo del Banco Interamericano de Desarrollo BID. A dicha convocatoria respondieron 92 universidades de 16 países, de las cuales fueron seleccionadas 10 universidades, entre ellas 5 de Colombia (Pontificia Universidad Javeriana de Cali, Universidad de Antioquia, Universidad Cooperativa de Colombia, Universidad Industrial de Santander y Universidad de Ibagué). El proyecto desarrollado por la Universidad de Ibagué, denominado “Modelo Estructural y Dinámico de Responsabilidad Social, Ética y Desarrollo en la Universidad de Ibagué”, consistió en la elaboración de diagnóstico institucional del ethos oculto. Para ello, los asesores de la RED1 proporcionaron las herramientas metodológicas: encuesta acerca del comportamiento ético de los estudiantes, preguntas guías para realizar grupos focales con estudiantes, docentes, egresados, personal administrativo y las autoridades de la Universidad, en relación con la formación ética, la responsabilidad social, el desarrollo humano sostenible, los métodos de enseñanza, la malla curricular, la vida cotidiana de la universidad, el marketing que realiza la Universidad, la claridad del entorno laboral y académico, los impactos cognitivos de la enseñanza, la idoneidad de las investigaciones, y el impacto social de la enseñanza. Finalizada la etapa de diagnóstico, la siguiente etapa consistió en taller de una semana, para planificar las estrategias RSU y el plan de acción que deberían seguir las universidades para mejorar su impacto en la sociedad. Entre los resultados de este trabajo se resalta: la necesidad de la componente humanística en la enseñanza de las ciencias para facilitar la enseñanza de la ética y la responsabilidad social; la importancia que le confieren los egresados a la vinculación de estudiantes a las actividades de proyección social; y la necesidad de hacer más fuerte la pertinencia y la utilidad social de las investigaciones (Díaz Novoa, 2009). La participación de la Universidad en este proyecto es un importante antecedente en la conceptualización de la Responsabilidad Social Universitaria.

En los debates universitarios En el 2009, la Universidad de Ibagué organizó un foro universitario de RSU, con el propósito de “generar un marco de acción para desarrollar una política acertada de extensión, proyección social y responsabilidad social en la Universidad de Ibagué”. Participaron docentes, 1 Asesores de la RED: François Vallaeys (filósofo francés residente en el Perú y profesor de la Pontificia Universidad Católica del Perú) y Luis Carrizo (psicólogo uruguayo, Magister en Desarrollo Regional y Local e investigador y docente del Centro Latinoamericano de Economía Humana con sede en Montevideo).

Informe al Consejo de Fundadores


estudiantes y personal administrativo, y se debatieron en mesas de trabajo: el papel de la universidad en el contrato social, el estado del arte de la responsabilidad social universitaria, aclaración y diferencias entre los conceptos de RSU y proyección social, la RSU en materia ambiental, entre otros temas. Este Foro, que constituye un hito en las definiciones de la Responsabilidad Social de la Universidad, dejó las siguientes reflexiones: t La proyección social como representación de la Universidad, es el resultado de lo que hace y produce. Implica la voluntad de servir a la sociedad y a su comunidad, tal como se expresa generalmente en la misión y en la visión, en cuanto son componentes del Proyecto Educativo Institucional. t Todos los agentes universitarios deben estar comprometidos con la proyección social de la Universidad. Dichos agentes son: los graduados, los estudiantes, las familias, los docentes, los empleados y los directivos, los empleadores, los gremios y las entidades reguladoras de la educación. t La proyección social tiene que ver con toda la actividad universitaria. La Universidad se proyecta hacia la sociedad en tanto forma y educa profesionalmente. t Las actividades de extensión universitaria se deben entender como acciones integradas con el manejo de las disciplinas del conocimiento,  como apoyo para  la formación integral de los estudiantes y como expresión del compromiso de la Universidad con su entorno. t La extensión universitaria, como mecanismo de proyección social universitaria, tiene sus formas de realización en modalidades como: educación continuada, servicios académicos de extensión, servicios docentes asistenciales, gestión social, gestión tecnológica, programas interdisciplinarios de extensión que integran formación e investigación, prácticas universitarias en extensión, gestión de procesos culturales, programas y proyectos de comunicación pública y de difusión educativa y cultural, gestión de las relaciones con los graduados e intervención de docentes en eventos externos. Este evento dejó explícita la recomendación de crear una Dirección de Proyección Social adscrita a la Rectoría, que tuviera entre otras funciones el liderazgo y coordinación de los programas y proyectos de responsabilidad social universitaria que se desarrollan tanto en nivel interno, como en el nivel externo (Responsabilidad, proyección y gestión social universitarias: Aportes para la definicíon de políticas., 2009).

En los indicadores de acreditación institucional La acreditación institucional de alta calidad de la Universidad es el nuevo reto con el cual

23


24

esperamos seguir el derrotero marcado por los fundadores. Uno de los factores que contempla el Consejo Nacional de Acreditación para la acreditación institucional es el denominado “Pertinencia e impacto social”. Incluye tres características y 35 indicadores, a través de los cuales se debe dar cuenta de información verificable y evidencias de la existencia y madurez en materia de políticas, proyectos, difusión, cooperación, sistemas de información, evaluación, entre otros, de la proyección social de la Universidad (Lineamientos para la acreditación institucional, 2006). Este aspecto, sus características e indicadores, tienen una incidencia muy importante en el proceso de acreditación. Por ello, es pertinente hacer mención de ellos en el presente informe. Característica 16. Institución y entorno: La institución define, mantiene y evalúa su interacción con el medio social, cultural y productivo, de suerte que pueda ejercer influencia positiva sobre su entorno en desarrollo de políticas definidas y en correspondencia con su naturaleza y su situación específica. La pertinencia de estas políticas y de su aplicación es objeto de análisis sistemático. Los aspectos que se pueden considerar en esta característica, son: a. Evaluación de las necesidades del contexto y visión prospectiva del desarrollo social. b. Programas y actividades de extensión o proyección social coherentes con el contexto y con la naturaleza institucional. c. Evaluación de los resultados de los programas y actividades de educación continuada, consultoría, extensión, transferencia de tecnología, y de las políticas para el desarrollo y mejoramiento de estos servicios. d. Reconocimiento externo de las repercusiones sociales de las actividades de docencia, investigación y extensión o proyección social de la institución. e. Aportes sociales de los egresados en los campos empresarial, científico, cultural, económico y político. f. Difusión, a través de medios académicamente reconocidos, de los resultados de la producción científica, técnica, artística, humanística y pedagógica. g. Aporte de los posgrados de la institución al estudio y a la solución de problemas regionales, nacionales e internacionales. h. Procesos y mecanismos de evaluación y mejoramiento de extensión o proyección social de la institución. Aprendizaje institucional como resultado de su interacción con el medio. i. Coherencia de los programas de práctica profesional con las necesidades académicas de la institución y del sector externo. Característica 17. Egresados e institución. La institución se preocupa por el desempeño de

Informe al Consejo de Fundadores


sus egresados como profesionales y como ciudadanos, y aprende de sus experiencias para mejorar continuamente las políticas y el desarrollo institucionales. Los aspectos que se pueden considerar en esta característica, son: a. Servicios que presta la institución para estimular la incorporación de los egresados al trabajo. b. Sistemas de información y seguimiento de los egresados. c. Canales de comunicación con los egresados para apoyar el desarrollo institucional y fomentar procesos de cooperación mutua. d. Participación de los egresados en la evaluación curricular y en la vida institucional. Característica 18. Articulación de funciones. La institución aplica políticas y acciones claramente definidas que permiten articular sus funciones con los distintos modos y niveles del sistema educativo. Los aspectos que se pueden considerar en esta característica, son: a. Investigación relevante sobre aspectos relacionados con la calidad de la educación en la región y el país. b. Procesos de formación y capacitación de educadores y demás actores del sistema educativo. c. Mecanismos de comunicación e interacción con instituciones de educación de los distintos modos y niveles del sistema educativo. d. Investigación, diseño y producción de materiales de enseñanza y de apoyo al sistema educativo. e. Participación en redes y grupos de cooperación con otras instituciones de educación superior.

KWWSZZZXQLEDJXHHGXFRVLWLRVSUR\HFFLRQVRFLDO

25


26

2. Dirección de Proyección Social 2.1 Antecedentes El 16 de enero de 2003, a instancias del doctor Roberto Mejía Caicedo, el Consejo Superior de la Universidad de Ibagué, (Acta No. 102), al reconocer “la importante presencia de la Institución en áreas sociales y económicas de la región, se identificó con la necesidad de acometer sistemáticamente esta tarea, con miras a que los estudios y proyectos de desarrollo local coordinados por Coruniversitaria, se constituyan en referente obligado para la toma de decisiones, el propósito de construir una ciudad con mejor futuro”. En dicha reunión, el rector “manifestó que si bien Coruniversitaria adelanta múltiples acciones de impacto en el medio y de gran pertinencia social, si algunas de ellas se integraran en un proyecto de largo plazo, sin duda la sinergia producida tendría un efecto muy positivo en el logro de estos propósitos de desarrollo local”. Se sugirió “diseñar un proyecto con objetivos, metas e indicadores, al que se asignen responsables y recursos específicos, siguiendo el modelo de otros que se han considerado exitosos…” Como resultado de estas recomendaciones, surgió el proyecto denominado “Programa Ibagué”, cuyo objetivo consistió en “priorizar, organizar, sistematizar y evaluar las actividades de construcción social que realiza la Universidad, y generar permanentemente iniciativas que apunten a lograr un mayor impacto en el mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes de la región”. En este proyecto, en cuya justificación se lee: “La Universidad ha abierto muchos frentes de proyección social que conviene conectar entre sí y con las actividades de docencia e investigación para lograr un impacto mayor y más duradero, más aprendizajes, y se abran nuevos temas de investigación y de formación, de acuerdo con los fines de una institución de educación superior orientada hacia el desarrollo regional”, se encuentran las primeras aproximaciones institucionales de una dirección de Proyección Social en la Universidad (Kairuz, 2004). Posteriormente en el año 2009, el Foro RSU ya reseñado, dejó explícita la recomendación de crear una Dirección de Proyección Social adscrita a la Rectoría. 2.2 Creación de la Dirección de Proyección Social El 22 de enero de 2010, el Consejo Superior expidió el Acuerdo No. 258 del 22, “Por el cual se crea la Dirección de Proyección Social de la Universidad de Ibagué”, a cuyo cargo están las siguientes actividades:

Informe al Consejo de Fundadores


a. Promover y coordinar los diferentes proyectos de proyección Universitaria. b. Solicitar a las facultades el apoyo académico para el diseño y ejecución de los proyectos de Proyección Social Universitaria. c. Coordinar con la Vicerrectoría el reconocimiento de las actividades que desarrollen los estudiantes adscritos a la realización de los proyectos de Proyección Social Universitaria. d. Desarrollar las actividades pertinentes con el Estado, con los gobiernos departamentales y municipales, con las organizaciones de la sociedad civil y con las entidades internacionales para el logro de la sostenibilidad de dichos proyectos (Programa –RSI-). e. Propiciar la evaluación formativa y de impacto en la ejecución de los proyectos y propiciar los procesos de generación de conocimiento y de difusión e innovación mediante el acompañamiento y análisis permanente de las actividades de los proyectos de proyección social universitaria. f. Desarrollar las demás actividades de apoyo que le sean asignadas o requeridas por parte de la Rectoría de la Universidad y aquellas que se mencionan en el documento de políticas sobre Responsabilidad Social Universitaria La dirección comenzó a operar el 1 de abril del 2011, con los siguientes programas adscritos: Avancemos, Liderazgo, Ondas, Pequeños científicos, Cendes, Tolima Digital, Semestre Paz y Región, Universidad-Empresa-Estado. Si bien se encuentran ubicados en sus respectivas facultades, la Dirección de Proyección Social ha involucrado a sus ejercicios de planeación, a los consultorios jurídico y psicológico, por tratarse de dependencias que evidencian de manera fehaciente, actividades de proyección social. Igualmente, la dirección asumió la coordinación de las actividades con la Comuna 6. 2.3 Lineamientos de la proyección social En los siguientes párrafos se describen los lineamientos de política que ha venido implementando la dirección de Proyección Social. Estos lineamientos se difunden en eventos, reuniones de consejos de facultad, visitas de pares y en el micrositio de Proyección Social alojado en la página Web de la Universidad. Niveles de la interacción de la Universidad de Ibagué con otros actores sociales La interacción de la Universidad con otros actores sociales tiene grados de complejidad diferentes. Se identificaron cinco niveles de interacción, a cada uno de los cuales corresponden diferentes responsabilidades, como se ilustra y describe enseguida.

27


28

Figura 1. Grados de complejidad de la interacción de la Universidad de Ibagué con otros actores sociales

Rectoría/Dirección de Proyección Social

Lideramos

Nos asociamos Contratamos Secretaría General Comité Financiero

Participamos y nos comprometemos

Todas las dependencias de la Universidad

Concurrimos

Fuente: Dirección de Proyección social, 2011

Primer nivel: Concurrimos Definición: Un integrante de la comunidad universitaria (estudiante, profesor, administrativo, directivo, integrante de un órgano de gobierno de la Universidad) es designado para asistir a un evento o participar en una actividad, en representación de la Universidad. Se trata de actividades esporádicas que, por lo general, no involucran compromisos posteriores para la Universidad. Cómo proceder: a. Informarse sobre la actividad (fecha, hora, lugar, objetivo) b. Confirmar la asistencia y llegar puntualmente c. Indagar si se espera que la Universidad haga alguna intervención, y en caso afirmativo, prepararla debidamente d. Dejar el registro de la actividad en un plazo no superior a una semana  Segundo nivel: Participamos, nos comprometemos Definición: Un integrante de la comunidad universitaria (profesor, administrativo, directivo,

Informe al Consejo de Fundadores


integrante de un órgano de gobierno de la Universidad) es designado para participar en una junta, comité de trabajo, agremiación, o similar. Cómo proceder: a. Informarse sobre la actividad (fecha, hora, lugar, agenda) b. Confirmar la asistencia y asistir puntualmente c. Indagar antecedentes (actas, compromisos de la Universidad, documentos por revisar, entre otros). d. Si se acude en representación de un delegado permanente de la Universidad, informarse previamente con éste acerca de los antecedentes. e. Dejar el registro de la actividad en un plazo no superior a una semana Tercer nivel: Contratamos Definición: Un integrante de la comunidad universitaria (profesor, administrativo, directivo, integrante de un órgano de gobierno de la Universidad) es designado como responsable de un convenio o contrato suscrito con una entidad pública o privada. Cómo proceder: a. Informarse sobre el instructivo de la Secretaría General . b. Conocer el convenio/contrato (objeto, actividades/productos por entregar, fechas de compromisos, montos, formas de pago, pólizas, informes por entregar, disposiciones que regulan el convenio/contrato, etc.) c. Establecer un mecanismo de control del contrato (físico o aplicación en medio digital) d. Conservar en medio magnético los informes y demás documentos contractuales y hacer entrega a la Secretaría General, de este archivo, una vez finalice el convenio/contrato Cuarto nivel: Nos asociamos Definición: Un integrante de la comunidad universitaria (profesor, administrativo, directivo, integrante de un órgano de gobierno de la Universidad) es designado como delegado del representante legal de la Universidad para actuar en juntas y asambleas de entidades de las cuales la Universidad hace parte como socia. Cómo proceder: a. Informarse sobre la entidad de la cual la Universidad es socia (estatutos, actas, compromisos) b. Asistir puntualmente a las reuniones, asegurándose de llevar la designación de la delegación con las formalidades que se exijan

29


30

c. Conservar en medio magnético las actas y demás documentos que se entreguen y remitir copia a la Secretaría General. Quinto nivel: Lideramos Definición: Un integrante de la comunidad universitaria (profesor, administrativo, directivo, integrante de un órgano de gobierno de la Universidad) es designado como responsable de un programa de Proyección Social que la Universidad haya diseñado y lanzado por iniciativa propia. Cómo proceder: a. Mantener un archivo organizado en medio magnético con toda la documentación del programa (plan estratégico, plan operativo, estrategia de divulgación, de evaluación, informes, presentaciones, etc.) b. Mantener actualizado el micrositio sobre el Programa, enlazado con redes sociales c. Disponer de un instrumento de control de gestión Criterios y “saldos institucionales” de la interacción institucional El ejercicio de la autonomía con responsabilidad implica que la Universidad, para decidir si se involucra o no en una actividad de proyección social - en cualquiera de los niveles descritos en el literal anterior- debe realizar, en todos los casos, un análisis que permita asegurar la presencia de las siguientes condiciones básicas: a. Que el objetivo de la interacción y las actividades correspondientes sean concordantes con la misión de la Universidad, sus objetivos y sus estándares de calidad. b. Que las entidades/personas con las cuales se interactuará, reúnan los requisitos del Código de Buen Gobierno de la Universidad. c. Que la interacción le reporte beneficios a la investigación y la docencia, los cuales se concretan en “saldos misionales” Los “saldos misionales” son los beneficios específicos que recibe la Universidad como resultado de las interacciones que lleva a cabo con otros actores sociales, y que inciden en el mejoramiento continuo del desempeño institucional. Estos saldos son los siguientes: Saldo pedagógico. Las actividades proporcionan a la Universidad problemas para ser abordados por los grupos de investigación, nuevos contenidos y problemas para la docencia, campos de práctica para los estudiantes, conocimiento para los docentes, publicaciones, entre otros. En todos los casos, este saldo es indispensable.

Informe al Consejo de Fundadores


Saldo divulgativo. Las actividades le permiten a la Universidad promover sus servicios docentes, investigativos, de extensión. Saldo social. Las actividades le permiten a la Universidad vincularse a iniciativas filantrópicas, culturales, deportivas, musicales, que acrecientan el capital social de la región. Saldo político.  Las actividades hacen visible la Universidad en escenarios gubernamentales, institucionales y empresariales locales, nacionales, internacionales. Saldo de sostenibilidad. Los compromisos que la Universidad adquiere son factibles y sostenibles, de acuerdo con el Comité Financiero de la Universidad. Corresponde a la Dirección de Proyección Social y a todas las dependencias que interactúan con actores sociales externos a la Universidad, tomar en consideración estos criterios y realizar el análisis aquí mencionado. Compromisos de los delegados en actividades de proyección social Quienes hacemos parte de la comunidad universitaria: trabajadores, estudiantes, profesores, directivos, fundadores, somos corresponsables  ante la sociedad, por el cumplimiento de la promesa de responsabilidad social incluida en la misión. De la Universidad de Ibagué. Cuando un integrante de la comunidad universitaria recibe una delegación para interactuar con otros actores sociales, adquiere los siguientes compromisos: a. Representar dignamente a la Universidad b. Dejar un registro de las actuaciones, de manera que se pueda contar con una memoria de proyección social, evaluar los resultados, y asegurar su estrecha vinculación con la docencia y la investigación al interior de la Universidad. c. Dar continuidad a los compromisos adquiridos por la Universidad, si es el caso. Memoria de las actividades de proyección social La Universidad requiere disponer de un registro vivo de las actividades de proyección social que realiza, no solamente aquellas que corresponden a los programas adscritos a la Dirección de proyección Social, sino las que llevan a cabo todas las personas y dependencias, en sus relaciones con el entorno. Este registro es parte de la historia misma de la Universidad, y el insumo a la hora de elaborar los balances sociales misionales. Pero, además, el proceso de acreditación institucional de alta calidad, al cual se hizo referencia

31


32

en el numeral 1. de este informe, comporta, para el Factor: “Pertinencia e impacto social”, sus tres características y 35 indicadores, como para todos los demás factores, la existencia de información verificable, documentos, evidencias fehacientes, visibles, de todas las actuaciones de la Universidad en materia de proyección social. Así pues, lo indicado es conservar en un sitio que pueda ser actualizado permanentemente on line. Esto es, el micrositio de proyección social ubicado en la página Web de la Universidad.

Somos socialmente responsables

bilidades

sponsa e r r a m u s e d Es el momento

Informe al Consejo de Fundadores


3. Responsabilidad Social Integral -RSIAnálisis de los antecedentes que se han reseñado en las páginas anteriores; reflexiones sobre la historia social de la Universidad de Ibagué; discusiones en eventos universitarios de planificación; el plan de gobierno de la rectoría; la evidente necesidad de coordinación y de convergencia de esfuerzos entre las esferas de la sociedad para mejorar las condiciones de vida y de desarrollo del Tolima; los estudios de visión, fueron algunas de las razones que llevaron a la rectoría y a la dirección de Proyección Social a pensar en una propuesta de la Universidad y desde la Universidad, que pusiera algunos derroteros hacia la urgente convergencia de esfuerzos en favor de la región. Así nace el programa de Responsabilidad Social Integral que, aspiramos, pueda ser apropiado no solamente por la Universidad sino por los demás actores sociales. 3.1 Objetivos y ámbitos -RSI- se concibe como un marco para la actuación de la Universidad de Ibagué en sus relaciones internas y externas. Al interior de la Universidad, -RSI- busca organizar, en una estrategia, todas las actuaciones en materia de extensión, proyección social y responsabilidad social universitaria que llevan a cabo las dependencias y las personas vinculadas a la entidad. Al exterior de la Universidad, la finalidad es promover la convergencia de iniciativas y alianzas duraderas entre las cuatro esferas claves de la responsabilidad en el Tolima: la Responsabilidad Social Empresarial –RSE- la Responsabilidad Social Universitaria -RSU, la Responsabilidad Social Ciudadana –RSCi- y el Buen Gobierno –BG-. La siguiente figura ilustra esta convergencia interna y externa que persigue la -RSI-. Existen normas legales, requisitos, guías y estándares nacionales e internacionales que regulan el desempeño de las universidades, las empresas, el gobierno, en lo atinente a su responsabilidad social en los campos que le son propios. Para las universidades, por ejemplo, están las leyes que regulan la educación superior y los lineamientos para la acreditación institucional de alta calidad, por ejemplo. Para las empresas y demás entidades, está la Guía ISO 26000, de Responsabilidad Social, y para el gobierno, la Guía IWA 4, que es una norma especial en proceso de publicación, de la serie de la ISO 9001, relacionada con la gestión de la calidad para buen gobierno que aplica para las entidades públicas y organismos que prestan servicios públicos.

33


34 Figura 2. Modelo de integración entre las funciones universitarias

Proyección Social

Re sp

Docencia

Investigación

cial Integra l ad So d i l i b a s on -BG-

Plan estratégico de la Universidad Fuente: Programa -RSI- Universidad de Ibagué, 2011

Pero, más allá de las normas y de las certificaciones, que cobran enorme importancia en el mundo hoy, está el compromiso ético de cumplir con la promesa de trabajar por el desarrollo de la región, que a todos nos involucra. 3.2 Responsabilidad Social Universitaria -RSUComo quiera que las discusiones sobre responsabilidad social universitaria surgen luego de los relacionados con responsabilidad social empresarial, algunos teóricos argumentan que la responsabilidad social universitaria es la representación en el ámbito académico de lo que hoy se conoce como responsabilidad social empresarial. Aún reconociendo que podrían encontrarse similitudes generales entre una esfera y otra - por ejemplo el compromiso por maximizar los impactos positivos y minimizar los negativos en

Informe al Consejo de Fundadores


sus ámbitos de influencia; o el compromiso por asumir un papel activo en la construcción de estrategias que beneficien no solo a sus propios grupos de interés, sino también al colectivo del cual hacen parte- hay que tener sumo cuidado al aplicar metodologías o modelos de implantación de programas de responsabilidad social en la universidad. La naturaleza y los fines de la universidad se diferencian, en su esencia, de la naturaleza y los fines empresariales y, por lo tanto, los ámbitos de su responsabilidad social también difieren en su esencia. Vallaeys (2007) menciona que los impactos sociales y organizacionales son comunes tanto a las empresas como a las universidades; sin embargo, la diferencia radica en que las universidades generan impactos educativos y cognitivos. Estos impactos hacen alusión a la formación integral que recibe el estudiantado, que será puesta a prueba cuando los estudiantes ingresen a la vida profesional, así como en su vida cotidiana. Así, la universidad se hace responsable por generar y transferir conocimiento al estudiante, para que este pueda desempeñarse activamente en la sociedad. Estos impactos cognitivos, según Espino y Villanueva (2008) se orientan a la producción del saber, pues la universidad influye en la “verdad, la ciencia, la racionalidad, la legitimidad, la utilidad y la enseñanza” en cada ámbito del saber. En otras palabras la Universidad es responsable por la consolidación del conocimiento en su área de influencia. Por consiguiente, se puede entender la RSU como la capacidad que tiene la universidad de difundir y poner en práctica un conjunto de principios y valores generales y específicos, por medio de cuatro procesos claves: gestión, docencia, investigación y extensión (Espino & Villanueva, 2008). La diferencia entre los dos conceptos radica en que Vallaeys hace hincapié en la gestión de los impactos de la universidad, y Espino y Villanueva hacen énfasis en las funciones sustanciales de todas las universidades. De acuerdo con Martínez, Mavares, Rojas y Carvallo (2007), los dos principales propósitos de la universidad son ante todo la formación humana y profesional (propósito académico) y la construcción-creación de nuevos conocimientos (propósito de investigación), sabiendo que estos dos fines se relacionan estrechamente. De esta forma, la Responsabilidad Social articula todas las funciones orgánicas de la universidad, incluyendo en una misma estrategia de gestión a la administración en cuanto a la docencia, la investigación y la extensión, la cual comprende todos los demás servicios universitarios vinculados con el entorno social (servicios de consultoría, asesorías, asociaciones, y proyección social, oficina de comunicación institucional, etc.); lo cual dista mucho del modelo de proyección social voluntaria que ha imperado en los últimos tiempos en la Universidad. Los que básicamente proponen estos autores es vincular directamente la RSU con las dos funciones adicionales de la universidad, con lo cual se pretende crear en una sola plataforma toda 35


36

la gestión de la institución. Es decir si se vincula directamente la proyección social (RSU) a las necesidades de investigación y docencia se generara como respuesta un modelo de gestión articulado e integrador (ver figura 2). Se pueden identificar dos corrientes alrededor de la RSU. La primera, considera a la Universidad como una institución “crítica” de la sociedad. La segunda, considera que la Universidad como organización social debe cumplir con los requisitos de “sostenibilidad”, propios de una visión de responsabilidad social empresarial, de acuerdo con las pautas requeridas ante la posible destrucción del medio ambiente y ante los requerimientos del desarrollo sostenible. “En la conservación y progreso del ecosistema universitario se debe reflejar y fomentar el respeto por el ecosistema global” (Responsabilidad, proyección y gestión social universitarias: Aportes para la definición de políticas., 2009). La RSU es una filosofía de gestión que la universidad aplica a sus procesos académicos y administrativos con el fin de controlar los impactos que genera en su esfera de influencia. Por impactos se entienden los derivados de las actividades académicas, investigativas, cognoscitivas y organizacionales. La RSU es la manera de conectar el saber y el saber hacer universitario con las necesidades y expectativas de la comunidad. Por lo demás, hay que hacer evidente que la RSU se convierte en una fuente de ventajas competitivas, en una herramienta de gestión y en un método para construir alianzas en favor de la región. Generalmente los programas de proyección social de las universidades están enfocados en su propio saber hacer, es decir, las universidades propician la educación, la capacitación y la formación en todas sus representaciones. Por ejemplo, en cuanto al vinculo entre el estado y la universidad se puede decir que la universidad participa del estado en la medida en que puede aportar soluciones prácticas a problemas sociales y económicos, además es deber ser de la universidad apoyar procesos de formulación de políticas públicas y de planes de desarrollo, pues se entiende que una universidad es conocedora de las necesidades de su entorno. El Observatorio de Responsabilidad Social Universitaria define la RSU como el ”compromiso voluntario desde la ética de la acción y la política cívica, para la construcción de capital humano, social, cultural y simbólico de la comunidad universitaria, orientado al desarrollo sostenible, lo cual implica un proyecto humano de vida y de nación, el fomento de una cultura institucional cimentada en la confianza y la cooperación desde las instituciones de educación superior y su entorno, encaminadas a la transformación ciudadana”.

Informe al Consejo de Fundadores


La Responsabilidad Social Universitaria es la esencia misma de la Universidad de Ibagué. Desde su fundación, la Universidad ha desarrollado numerosos programas de proyección social, por su propia iniciativa, o en alianzas con el gobierno, las empresas y la ciudadanía. Ahora, estamos convencidos de que es necesario intensificar, armonizar, alinear estas actividades de proyección social con los planes de gobierno, los objetivos empresariales, las aspiraciones de la comunidad. La RSU en la Universidad de Ibagué se hace evidente en cada uno de sus campos de desempeño: en la “la calidad de sus procesos académicos, de la investigación y de la formación integral”; en una educación innovadora, pertinente, y concordante con los requerimientos de quienes habitan un territorio, y de quienes acuden de otras regiones. Se refleja también en políticas, actividades y proyectos de investigación que promuevan “el desarrollo de un espíritu humanista, científico e investigativo, para la búsqueda honesta de la verdad y el logro de la autonomía personal, en un marco de libertad del pensamiento”, en “estrecha interacción con la docencia y con las políticas y programas de proyección social, para asegurar la coherencia del accionar universitario como un todo” y para “generar, difundir y aplicar el conocimiento científico a la solución de problemas de la sociedad”. De igual manera, la RSU de la Universidad de Ibagué se refleja en el cumplimiento de sus compromisos con sus grupos de interés: los estudiantes, los docentes, los administrativos, el personal de servicios y mantenimiento, los egresados, los proveedores, las familias de los estudiantes y los trabajadores; los directivos y consejos; los habitantes de la Comuna 6, por ser este su entorno inmediato; la comunidad de la urbanización Santa Ana, donde se única la sede deportiva de la Universidad. Hacia todos su grupos de interés. 3.3 Responsabilidad Social Empresarial -RSEResponsabilidad Social Empresarial –RSE- es el conjunto de acciones que emprende una organización con el objetivo se asumir su responsabilidad por los impactos que sus actividades tiene en la sociedad y en el ambiente, las cuales deben ser compactibles con los intereses generales de la sociedad y el desarrollo sostenible. Está basada en el cuidado ético y en el cumplimiento de las leyes, y está integrada a las actividades cotidianas de la organización. (“Norma ISO 26.000 Responsabilidad social, 2010”). Esta Norma (ver figura 3) recomienda lo que se debe hacer en materia social y ambiental con cada uno de los grupos de interés.

37


38

Figura 3. Enfoque de la guía ISO 26.000 de responsabilidad social

ISO 26.000

Principios

1. Rendición de cuentas 2. Transparencia 3. Comportamiento ético 4. Respeto a los intereses de las partes interesadas 5. Principio de legalidad 6. Respeto a la normativa internacional de comportamiento 7. Respeto a los derechos humanos

Involucramiento a través de la gobernanza de la organización

Sociedad Medio ambiente Partes Interesadas

Materias fundamentales

1. Gobernanza de la organización 2. Derechos humanos 3. Prácticas laborales 4. Medio ambiente 5. Prácticas justas de operación 6. Asuntos del consumidor 7. Participación activa de la comunidad

Fuente: Elaboración propia con base en la guía ISO 26.000, 2011

Existen diversos enfoques y referentes teóricos para la RSE. La teoría de triple cuenta de resultados, menciona que las organizaciones deberán generan ganancias económicas para sus asociados, pero a la vez deberán desarrollar planes de integración social y de mitigación ambiental, con el objetivo de disminuir sus externalidades negativas en el entorno que se está desenvolviendo (Elkington, 1994). Por otra parte, algunos autores como Aterhortúa (2008), mencionan que las decisiones de las organizaciones deben estar basadas en la lógica del bien común y deberán respetar los baluartes de la sociedad. La ética proporciona el marco de actuación en los procesos y decisiones que giran en torno a la responsabilidad social empresarial. Otro enfoque es el que se refiere a los grupos de interés que intervienen de manera directa o indirecta en las operaciones de las empresas o entidades. Este enfoque pone de relieve la inclusión de los grupos de interés en los procesos y actividades de la compañía; la reciprocidad a la hora de integrarlos y tratarlos por igual en todos los procesos; y concordancia al establecer sinergias entre lo que esperan los grupos de interés y lo que conviene por decisión estratégica a las entidades (Crowther & Aras, 2008).

Informe al Consejo de Fundadores


La denominada teoría institucional argumenta que deberían existir instituciones encargadas de dar los lineamientos e incentivos para fomentar el desarrollo social y económico; es decir, en un mercado de libre competencia hay un conjunto de regulaciones y prácticas sociales que delimitan los procesos empresariales, pero a la vez permiten que las entidades actúen de manera ética y consonante con los criterios del mercado y la competitividad. La teoría de la legitimidad menciona que las organizaciones deberán enfocar todos sus esfuerzos para garantizar su permanencia y sostenibilidad en el mercado. Se basa en la existencia de un contrato social entre la empresa y la sociedad, y es el resultado de la aplicación del estudio de los negocios éticos. La legitimación subsiste en la organización cuando los objetivos y modos de operar son concordantes con las normas sociales (Alvarado, Bigne, & Currás, 2011). Otras aproximaciones conceptuales tienen que ver la gestión propia de los programas de RSE como la teoría de la agencia, la teoría de la dependencia de los recursos, las teorías competitivas de Porter, la teoría de las capacidades de la empresa, la triple hélice, entre otras. Cabe desatacar que Porter y Kramer (2009) mencionan a través de las teorías de la ventaja competitiva, que la RSE es un modelo de gestión que permite tomar decisiones acertadas bajo una estrategia gana-gana. Ellos desarrollaron lo que se denomina creación de valor compartido, es decir la empresa deberá generar valor para sí misma, pero además para sus grupos de interés. 3.4 Responsabilidad Social Ciudadana –RSCiLa ciudadanía, junto con la solidaridad y la iniciativa empresarial, son los dos valores que deberían caracterizar las relaciones de los tolimenses. Así se desprende de la encuesta realizada en el estudio “Construcción compartida de una visión para el Tolima al 2025”. “La ciudadanía, o mejor dicho el ejercicio ciudadano, se entiende como la participación directa en las discusiones y en la toma de decisiones en torno a lo público. El ser ciudadano implica dejar a un lado la apatía por involucrarse en el ámbito de lo público; supone exigir el cumplimiento de sus derechos por parte del Estado pero asumir igualmente la responsabilidad por el incumplimiento de sus deberes. Ejercer la ciudadanía se sustenta, por lo tanto, en una relación de doble vía que conecta derechos y deberes preestablecidos” (Informe final Visión Tolima 2025, 2005). La Responsabilidad Social Ciudadana (RSCi) es el grado de compromiso que asumen las personas que pertenecen a una región determinada con el fin de promover el desarrollo social, el crecimiento económico, la identidad cultural, el mejoramiento del medio ambiente y la 39


40

participaciĂłn en las polĂ­ticas pĂşblicas. En este sentido la RSCi se manifiesta en los actos de solidaridad, de cuidado del medio ambiente, de respeto a las normas y a los bienes pĂşblicos, entre otros. La relaciĂłn universidad – ciudadanĂ­a se manifiesta a travĂŠs de la transferencia de conocimiento, en primera instancia se forma profesionalmente a personas que seguramente desempeĂąaran trabajos importantes para la regiĂłn, ademĂĄs se genera conciencia en el estudiantado a partir de cambiar y romper los paradigmas que han obstaculizado el desarrollo de la regiĂłn. Hay que resaltar que en la propia formaciĂłn se infunden principios ĂŠticos para que el futuro profesional o el estudiante de cualquier modalidad puedan desempeĂąar su oficio de manera responsable y de acuerdo a los principios de la sociedad. (QHVWHPDUFRVHDÂżUPDTXHXQDFLXGDGVRFLDOPHQWHUHVSRQVDEOHHVDTXHOODTXHFRQMXJD el equilibrio entre los aspectos econĂłmicos sociales, ambientales y culturales del modo de vida local, persiguiendo una mejor calidad de vida para los habitantes, a travĂŠs de un enfoque participativo. En este sentido la calidad de vida, la sana convivencia y la prospeULGDGGHEHQVHUFRQÂżJXUDGDVSRUWRGRVORVDFWRUHVGHOWHUULWRULRORFDO(Portal Web Hacer Comunidad, 2011). 3.5 Buen Gobierno –BGEl Buen gobierno (BG) promueve la equidad, la participaciĂłn, el pluralismo, la transparencia, la responsabilidad y el estado de derecho, de modo que sea efectivo, eficiente y duradero. La gobernanza democrĂĄtica fomenta el desarrollo, dedicando su energĂ­a a influir en tareas como la erradicaciĂłn de la pobreza, la protecciĂłn del medio ambiente, garantizar la igualdad entre los gĂŠneros y proporcionar los medios de subsistencia sostenibles. Garantiza que la sociedad civil desempeĂąe un papel activo al establecer prioridades y dar a conocer las necesidades de los sectores mĂĄs vulnerables de la sociedad. “OrganizaciĂłn de Naciones Unidasâ€?. El plan de desarrollo 2010 – 2014 “Prosperidad para todosâ€?, del gobierno de Juan Manuel Santos, incluye en sus ejes transversales el buen gobierno, la participaciĂłn ciudadana y la lucha contra la corrupciĂłn. En este plan, el buen gobierno en la gestiĂłn pĂşblica se debe traducir en buenas prĂĄcticas de transparencia y rendiciĂłn de cuentas; gestiĂłn pĂşblica efectiva; participaciĂłn y servicio al ciudadano; vocaciĂłn por el servicio pĂşblico, y estrategia de lucha contra la corrupciĂłn. Advierte el plan de desarrollo que si se articula coordinadamente estos soportes transversales en la gestiĂłn pĂşblica, se puede obtener crecimiento y competitividad, aumentar la igualad de oportunidades y consolidar la paz. Es decir, es un modelo de convergencia y desarrollo regional que le apunta a la prosperidad democrĂĄtica como se observa en la figura 4.

Informe al Consejo de Fundadores


Figura 4: Ejes transversales para la prosperidad democrática

Buen Gobierno Igualdad de oportunidades

Conve r

So s

PRÓSPERIDAD DEMOCRÁTICA

te n ib

ili d a d a m b i e

nta

vancia Internacio nal Rele

Desarroll oR cia y n ge

ional eg

Innovación

Crecimiento y competitividad

l

Fuente: Bases del plan Nacional de desarrollo 2010 – 2014

Para contribuir a mejorar las prácticas de buen gobierno y los sistemas de gestión de la calidad en las entidades públicas y entes territoriales, la Organización Internacional de Estandarización (ISO) ha publicado una serie especial de la norma de gestión de la calidad ISO 9001 dirigida especialmente a los gobiernos locales. Dicha norma es conocida como guía para la aplicación de sistemas de gestión de la calidad ISO 9001: 2008 para gobiernos locales y proviene de un acuerdo de trabajo internacional conocido como el IWA 4 (International Workshop Agreement). En este guía se incluye un conjunto de buenas prácticas en materia de buen gobierno; recomendaciones acerca de lo que se debe hacer en la gestión pública; procesos para lograr eficiencias y definiciones concernientes a temas relacionados con gestión de la calidad en los gobiernos. La IWA 4 es un nuevo enfoque integral de servicio y la primera serie de la ISO para el gobierno. Uno de sus objetivos es generar procesos de calidad normalizados desde lo global a lo local en la gestión pública. Para ello es vital lograr que los gobiernos locales sean eficaces y confiables para con sus ciudadanos. Esta norma menciona algunos objetivos generales que se dan normalmente en la gestión de los gobiernos, tales como: provisión de productos y 41


servicios, provisión de servicios públicos, promoción de la salud, promoción de la calidad educativa, promoción de la vivienda digna, protección civil, seguridad pública, provisión de acceso a la justicia, promoción de apoyos sociales locales, desarrollo de los valores ciudadanos, y gestión ambiental. La siguiente figura muestra los procesos típicos para la gestión integral de la calidad en los gobiernos locales. Figura 5: procesos típicos para la gestión integral de la calidad en los gobiernos locales

Procesos de gestión Análisis de necesidades y expectativas del cliente ciudadano

Procesos legislativos y normativos

Procesos de transparencia y de combate a la corrupción

Procesos de ordenamiento del territorio

Gestión general integral

Procesos de participación con los ciudadanos

Comunicación intergubernamental

Procesos contables y financieros

Procesos de operativos

Necesidades y expectativas

Provisión de productos y servicios Provisión de servicios públicos Promoción de la salud Promoción de la calidad educativa Promoción de la vivienda digna Protección civil Seguridad pública Provisión de acceso a la justicia Gestión Ambiental

Gestión de competencias

Recaudación responsable de los recursos económicos

Procesos de provisión de recursos

Cliente / ciudadano satisfacción

42

Gestión de la infraestructura

Procesos de apoyo Fuente: Guía para la aplicación de sistemas de gestión de la calidad ISO 9001: 2008 para gobiernos locales (IWA 4)

El programa de Responsabilidad Social Integral de la Universidad de Ibagué toma en cuenta estas recomendaciones de la guía con el fin de incentivar el uso de este tipo de herramientas en la gestión departamental y municipal, así como en las demás entidades territoriales. El portafolio de servicios del programa RSI incluye entre otras cosas, la asesoría en la implementación de mecanismos de participación ciudadana, de sistemas de información para mejorar la prestación de los servicios públicos, en la consolidación de información para entregar y rendir cuentas al ciudadano y capacitación en materia de buen gobierno, y mecanismos de lucha contra la corrupción. Estos servicios se alinean con los objetivos planteados por el gobierno nacional y con la guía ISO 9001 de gestión de la calidad para gobiernos locales. 3.6 Portafolio de servicios en el marco de la RSI El programa RSI está orientado a ofrecer servicios, soluciones, programas y proyectos a las

Informe al Consejo de Fundadores


empresas, el sector público y la comunidad en cuatro dimensiones: la social, la ambiental, la empresarial y la educativa. En todas ellas, la Universidad de Ibagué posee la experiencia y los recursos humanos requeridos, desde sus capacidades de investigación, docencia, consultoría y proyección social. Enseguida se presenta, a manera ilustrativa, un listado de estos servicios. Servicios para el sector privado t Operación de programas de RSE ya existentes t Diseño implementación y operación de nuevos programas de RSE t Caracterización de comunidades circundantes al domicilio de la empresa y acompañamiento a programas de mejoramiento de condiciones socioeconómicas t Acompañamiento en procesos de verificación y certificación en RS de acuerdo a los estándares de la ISO 26.000 t Diagnósticos y programas de desarrollo de recursos humanos y mejoramiento de clima organizacional, capacitación y emprendimiento t Implementación y operación de programas de responsabilidad ambiental (tecnologías limpias, reciclaje, preservación de ecosistemas, ecoeficiencia, sistemas de gestión ambiental y productos verdes) t Acompañamiento para alcanzar estándares de las Normas ISO 26.000, ISO 14.000, el protocolo de indicadores del medio ambiente del Global Reporting Initiative y la guía de diagnóstico empresarial, entre otras t Programas de capacitación y desarrollo de los proveedores y clientes – RSE en la cadena de valor t Evaluación de impacto de programas de RSE t Estrategias de visibilización de programas de RSE t Otros, a la medida de cada empresa Servicios para el sector público t Elaboración y asesoría para la implementación de sistemas de gobierno corporativo. t Incorporación de TIC en el gobierno en línea. t Implementación de modelos operativos eficientes para la reducción de trámites y la mejora en la prestación de los servicios t Implementación e interiorización de códigos, modelos y manuales éticos, como los recomienda los sistemas de control t Sistemas de planeación, dirección y control de entidades públicas. Planes estratégicos. t Capacitación, formación y desarrollo del talento humano t Identificación, planeación y gestión de las entidades del servicio público, con base en las expectativas de los grupos de inertes

43


44

t t t t t t t t

t

Gestión de la comunicación y la transparencia Programas de Responsabilidad social con la comunidad Programas de gestión medio ambiental Acompañamiento en el diseño de programas para poner en marcha los objetivos y metas de Buen Gobierno Capacitación y operación de programas de Buen Gobierno incluidos en los planes departamentales y municipales de desarrollo Acompañamiento en el diseño y ejecución de políticas públicas Evaluación de impacto de políticas públicas Articulación de programas y proyectos de RS que desarrollen en los municipios del Tolima, los gobiernos departamental y locales, las empresas y la Universidad de Ibagué, con el objetivo de generar mayor impacto para los tolimenses Acompañamiento en certificaciones de Buen Gobierno

Servicios para la ciudadanía t Capacitación en el ejercicio de la Responsabilidad Social Ciudadana t Acompañamiento en diseño de programas de beneficio social comunitario (educación, medio ambiente, recreación) t Promoción de alianzas, programas de formación, divulgación y visibilización de programas y proyectos de RSCi t Programas de Voluntariado t Programas de inclusión y diversidad

Responsabilidad Social Integral

Responsabilidad Social Universitaria

RSU

Responsabilidad Social Empresarial

Responsabilidad Social Ciudadana

+ RSE +

RSCi

Buen Gobierno

Buen + Gobierno =

Informe al Consejo de Fundadores


4. Organización de la RSI en la Universidad de Ibagué El programa RSI es coordinado por la Dirección de Proyección Social, bajo la orientación directa de la rectoría de la Universidad. 4.1 Comité RSI El Consejo Superior de la Universidad de Ibagué, en su Nº. 219 del 20 de enero de 2012, autorizó al rector para crear un comité permanente que vele por la orientación, las políticas y las actividades del programa Responsabilidad Social Integral de la Universidad de Ibagué, así como por su medición y evaluación. Con base en esta autorización, mediante Resolución 184 del 8 de febrero del 2012, se creó el Comité de Responsabilidad Social Integral -RSI-, integrado por el rector de la Universidad de Ibagué, quien lo presidirá, dos miembros del Consejo de Fundadores, un miembro del sector privado, un miembro del sector público, un miembro de la comunidad, un representante de los profesores al Consejo Superior, el representante de los estudiantes al Consejo Superior, y el director de Responsabilidad Social Integral de la Universidad, quien hará las veces de secretario. Podrán ser invitados al comité con voz pero sin voto, personas de los gremios, del sector público, del sector privado y de otras universidades, cuya participación se considere necesaria para algún tema específico. El Comité será responsable de: t Avalar las políticas en materia de Responsabilidad Social Integral de la Universidad y monitorear su cumplimiento t Contribuir a la promoción del programa RSI en el Tolima, y sugerir a la Universidad nuevos proyectos e iniciativas de RSI t Avalar las metas y los indicadores de éxito del programa t Presentar un informe anual sobre el balance de RSI de la Universidad al Consejo Superior.

45


46

4.2 Plan de acción e indicadores del programa RSI En sesión del 10 de febrero del 2012 el Comité de RSI aprobó el siguiente plan de acción en cuatro objetivos, con acciones e indicadores. Objetivo 1: Propender porque las empresas, las universidades, el gobierno y la ciudadanía en el Tolima, reconozcan y apropien los fundamentos y postulados del programa RSI. Acciones: t Difundir en el Tolima los fundamentos de la RSE, RSCi, la RSU y el Buen Gobierno t Construir una red de entidades públicas y privadas del Tolima, vinculadas al programa RSI t Hacer visible el programa RSI en redes sociales locales, nacionales e internacionales, páginas Web y en entidades promotoras de responsabilidad social universitaria, empresarial, ciudadanía y buen gobierno. t Objetivo 2: Identificar y difundir factores claves de éxito en experiencias de Responsabilidad Social en el Tolima (empresas, universidades, entidades públicas, ciudadanía). Acciones: t Construir una base de datos de experiencias de Responsabilidad Social en el Tolima t Identificar los factores de éxito de las experiencias t Difundir los factores de éxito, mediante boletines y otros medios. t Objetivo 3: Establecer convenios y alianzas con empresas, entidades públicas, universidades y la ciudadanía, con el fin de promover la RSE, el BG, la RSCi y la RSU. Acciones: t Establecer convenios con empresas del Tolima para la ejecución de proyectos de RSE t Establecer convenios con entidades públicas del Tolima, para poner en marcha programas de Buen Gobierno t Desarrollar alianzas con la ciudadanía para promover e incentivar la responsabilidad social ciudadana Objetivo 4: Construir colectivamente y promover un sistema de transferencia de conceptos, prácticas, regulaciones, que hagan posible el desarrollo de RSU, RSE, RSCi y BG.

Informe al Consejo de Fundadores


Acciones: t Sugerir y acordar con entidades pĂşblicas, privadas, universidades y organizaciones de la ciudadanĂ­a, las estrategias y medios para que ellas mismas transfieran conocimiento y prĂĄcticas en RS t Generar ofertas educativas y de consultorĂ­as en RSE, RSU, RSCi y BG Indicadores

2012

2013

100

50 nuevas

No. personas formadas en RSE

30

30

No. de personas formadas en Buen Gobierno

20

20

No. de alianzas universidad-empresas-estado-ciudadanĂ­a en el marco de RSI

10

10

6

6





1RGHHQWLGDGHVS~EOLFDVSULYDGDVXQLYHUVLWDULDV21*V\ organismos de la sociedad civil, vinculadas a la red RSI (DirecciĂłn GH3UR\HFFLyQ6RFLDO

1RGHEROHWLQHVHQYLDGRVDODVHQWLGDGHVS~EOLFDVSULYDGDV universidades y la ciudadanĂ­a No. de experiencias exitosas en RS en Tolima, referenciadas y divulgadas

5. VĂ­nculos externos del programa RSI de la Universidad de IbaguĂŠ 5.1 Observatorio de Responsabilidad Social Universitaria Este Observatorio estĂĄ conformado por un grupo de instituciones de educaciĂłn superior colombianas e internacionales, dedicado a observar, comprender, reflexionar, conceptualizar, sistematizar, comunicar, fomentar y compartir buenas prĂĄcticas, por medio de la investigaciĂłn en al ĂĄmbito de la RSU, aprender de otros y contribuir al mejoramiento de la calidad de vida. El grupo de universidades que conforman esta red son: FundaciĂłn Universitaria Monserrate, FundaciĂłn Universitaria San Martin, Javeriana de BogotĂĄ, AutĂłnoma de Colombia, CatĂłlica de Colombia, de Antioquia, Colegio Mayor Nuestra SeĂąora del Rosario, de Cartagena, de Ciencias Aplicadas y Ambientales, 47


48

Gran Colombia, Santo Tomás y Simón Bolívar. Este grupo de universidades se fijaron como visión ser un referente conceptual y de buenas prácticas en responsabilidad social de las instituciones de educación superior en América Latina. Entre los propósitos que el observatorio de RSU se ha planteado, se destacan los siguientes: dinamizar el débete permanente en torno a la RSU, socializar y institucionalizar las experiencias referente a los programas de RSU y consolidar proyectos comunes, para beneficio de la comunidad académica. La Universidad de Ibagué ha comenzado su proceso de adhesión a este Observatorio, para compartir y asimilar otras experiencias universitarias sobre la materia. 5.2 Red Latinoamericana de Cooperación Universitaria –RLCUUno de los propósitos de la RLCU -a la cual pertenece la Universidad de Ibagué- es incentivar la relación entre las universidades y el sector privado. La Red realiza debates virtuales en torno a la Responsabilidad Social Universitaria (RSU), en los cuales viene participando la Universidad de Ibagué, para dar a conocer el programa RSI, compartir experiencias, y motivar la adopción de la visión de Responsabilidad Social Integral desde las universidades de la Red. 5.3 Pacto Global El Pacto Global reúne empresas  que se comprometen a alinear sus estrategias y operaciones en torno a principios universalmente aceptados en derechos humanos, estándares laborales, medio ambiente y anticorrupción. Este Pacto (con más de 100 países) es  la iniciativa de ciudadanía corporativa más grande  del mundo. Las empresas que adhieren, comparten  la convicción de que las prácticas empresariales basadas en principios universales contribuyen a la construcción de  un mercado global más estable, equitativo e incluyente que fomentan sociedades más prósperas. La Universidad de Ibagué ha diseñado un plan de acción que le permitirá tener criterios y bases sólidas para adherir a la red del Pacto Global en Colombia.

Informe al Consejo de Fundadores


Bibliografía Alvarado, A., Bigne, E., & Currás, R. (2011). Perspectivas teóricas usadas para el estudio de la responsabilidad social empresarial: una clasificación con base en su racionalidad. . Estudios Gerenciales , 115-137. Aterhortúa, F. A. (2008). Responsabilidad social empresarial: entre la ética discursiva y la racionalidad técnica. Revista EAN . Crowther, D., & Aras, G. (2008). Corporate social responsibility. Ventus Publishing Aps. Díaz Novoa, G. (2009). Informe Responsabilidad Social Universitaria (RSU) y la Universidad de Ibagué. Ibagué. Elkington, J. (1994). Towards the suitables corporation: Win-Win-Win business strategies for sustainable development. . California management review. , 90-100. Espino Vargas, P., & Villanueva Benites, L. (2007). Modelo de gestión socialmente responsable para la promoción de impactos educativos, cognitovos, organizacionales y sociales de la universidad nacional “Santiago Anundez de Mayolo. (2005). Informe final Visión Tolima 2025. Kairuz, V. (2004). Programa Ibagué. Borrador para discusión interna. Ibagué. Lineamientos para la acreditación institucional. (2006). Consejo Nacional de Acreditación . Martínez, C., Mavárez, R., Rojas, L., & Carvallo, B. (2007). La responsabilidad social universitaria como estrategia de vinculación con su entorno social. Revista de Filosofía Jurídica, Social y Política , 81-103. Portal Web Hacer Comunidad. (14 de Octubre de 2011). Porter, M., & Kramer, M. (2009). Estrategia y sociedad: el vínculo entre ventaja competitiva y responsabilidad social empresarial . En M. Porter, Ser Competitivo (págs. 551-580). Barcelona: Deusto. (2009). Responsabilidad, proyección y gestión social universitarias: Aportes para la definicíon de políticas. Universidad de Ibagué. Vallaeys, F. (2007). Desafíos actuales para las universidades latinoamericanas. Santiago de Cali.

49

Informe Consejo de Fundadores  

Informe del Consejo Superior y la Dirección de la Universidad de Ibagué a su Consejo de Fundadores

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you