Page 1

UMBRAL


Directorio

Gobierno del Estado de Veracruz

Lic. Fidel Herrera Beltrán Gobernador del Estado de Veracruz-Llave

Secretaría de Educación de Veracruz Dr. Víctor A. Arredondo Álvarez Secretario de Educación

Programa Vasconcelos

Arq. Mario Fernández de la Garza Coordinador General

Lic. Daniel Rodríguez Equihua Jefa del Depto. de Capacitación

Umbral

Ángel Rodríguez Equihua Director General


Contenido Editorial................................................ 3 Mi llegada al Vasconcelos..................... 4 Calaveritas............................................. 6 Carta.................................................... 8 Cierne del pensamiento.........................10 Vasconcelos: una mirada..................... 11

Umbral, AĂąo 1. NĂşmero 6. Septiembre Octubre 2010


3

UMBRAL Editorial

Un ciclo más que se completa, así esta revista cumple un año, es el fin de una etapa. En este sueño que se hizo realidad se han llevado las voces de varios integrantes del PROGRAMA VASCONCELOS, llevando sus experiencias y vivencias en las comunidades a través de bellos escritos que transmiten la intensidad de la vida y la satisfacción de ayudar al prójimo. En el primer año de la revista también se le ha dado voz a los usuarios del PROGRAMA VASCONCELOS, esos testimonios van desde una carta de agradecimiento hasta emotivos poemas, en esos escritos se deja cuenta del cambio que implica el uso de la tecnología en la vida de los beneficiados por el Programa. Así se ha cumplido un año de la revista UMBRAL, un año que demuestra que siempre hay algo bueno que contar y que hay personas como las del PROGRAMA VASCONCELOS que están dispuestas a seguir trabajando y ayudando a los demás.


UMBRAL

4

MI LLEGADA AL VASCONCELOS J. Fernando Vázquez Spezzia Después de haber luchado varios meses por formar parte de una compañía líder y radicando en el puerto de Veracruz, alejado de mi familia y con miras de ser cambiado a otra sede, más lejos aún; pero el sueño de todo administrador es pertenecer a empresas de esa magnitud para poder ascender. Un fin de semana viajando a la ciudad de Xalapa, para ver a mi familia, recibí la llamada de una antigua amiga que había conocido trabajando en la Universidad Veracruzana, después de saludarnos gustosamente puesto que hacía tiempo que no sabía de ella, me hizo la invitación para incorporarme a un nuevo proyecto de la Secretaría de Educación. Esto resultó un gran dilema para mí, puesto que mi amiga me ofrecía una gran oportunidad, pero por otro lado, no me agradaba totalmente la idea de trabajar para una empresa de gobierno, sobre todo cuando me había costado tanto llegar al puesto; pero también el estar lejos de mi familia me puso a reflexionar. Me llevó un mes tomar la decisión, alentado por el amor a mi familia y la posibilidad de estar con ellos; acudí a la entrevista de trabajo. Con mucho nerviosismo acudí a la cita, me recibió una excelente persona con una alta calidad humana que hizo que me enamorara de tan ambicioso proyecto. Sin darme cuenta acepté colaborar con él. Ahora sé, que fue la mejor decisión que pude haber tomado. Me incorporé en el año dos mil cinco al Proyecto Vasconcelos. Al iniciar una nueva etapa en mi vida, la primera sorpresa fue recibir mi capacitación por parte del Coordinador del Proyecto, el cuál con paciencia y mucha tolerancia; ya que veía que no conocía bien el Estado, comenzamos a trazar rutas para calcular las distancias que recorrerían los vehículos Vasconcelos a las comu-


5

UMBRAL

nidades, asignando viáticos a los Jefes de Misión, a quiénes les agradezco su paciencia y comprensión. Al principio me fue muy pesado, comencé a procurarme las herramientas que me ayudaran en el trabajo, afortunadamente pude apoyarme de mis compañeros de trabajo que ahora son mis amigos. El reto de todas las noches era construir un instrumento que facilitara ese proceso, como en todo inicio las cosas no eran fáciles y las herramientas escasas, aún recuerdo el equipo de cómputo que me fue asignado, un equipo muy usado y que además compartía con más de dos compañeros. Los meses pasaron y logré consolidar mis tareas y responsabilidades, con el nuevo personal que se integró propusimos empezar a desarrollar una estructura administrativa más sólida y organizada, manuales y protocolos que nos permitan dejar plasmada la metodología de cada una de las figuras que integran este hermoso Programa. No es fácil, día a día enfrentamos situaciones que desconocemos pero no decaemos y emprendemos nuevas estrategias para lograr que los objetivos sean cumplidos. Hoy en día puedo concluir mi relato diciendo que me siento muy feliz y privilegiado, de que Dios me haya dado la oportunidad de aportar un granito de arena para que este programa continúe, y lleve a las comunidades más apartadas y necesitadas del Estado de Veracruz un rayito de esperanza. Una nueva forma de ver las cosas, como lo comenta nuestro Coordinador, que funcionen las cosas, lo lograremos porque las brigadas Vasconcelos son equipos conformados con una gran calidad humana y moral, por eso estoy seguro que Veracruz se los agradecerá. Cierro mi diálogo con esta frase que me ha hecho sentir mi vida: No hay más que tres acontecimientos importantes en la vida: nacer, vivir y morir. No sentimos lo primero, sufrimos al morir y nos olvidamos de vivir.


UMBRAL

6 Calaveritas Carlos Mario Cruz Ramírez Tu madre es Mictecacíhuatl, Tu padre Mictlatecutli. Eres pues cercana imagen mía La herencia de pasados días.

Cada amapola en su sombrero canta, Su estola cubre su alma amarilla, Mira pasar hora tras hora en su leontina. Al siguiente invitado espera la catrina. Unas veces solemne, Otras divertida, La música nunca enmudece Tan lúgubre alegría. Coquetea con su invitado, Hace que sienta calor aun en el frío, Lo acompaña hasta su asiento Y comen pan y champurrado juntos. En noviembre les da vacaciones Pero sin prisas que conste. Regresan, comen, beben y rezan Niños, damas y señores.

¿Que interés importa a la muerte?, Que no hace distinción de ricos o pobres. Si para unos es un indeseable tormento Para otros representa el dulce sueño eterno.


7

UMBRAL En vida coman y beban Que ya la calaca nos espera Nada más no teman Que la parca es amiga nuestra. Que el cempasúchil muestre el camino, Ofrenda pan, mole, agua y tequila, Que el copal y el incienso bendigan A amados jamás olvidados ni perdidos. Que el arco represente tu permiso, Y la luz de las velas Alumbren anual recorrido. Para que coman las almas ricas calaveras. ¿Por qué parquita ponen sal en el altar? -Para niños muertos sin bautizar. ¿Y del vaso de agua que me puedes mencionar? -Refresca al ánima que por el purgatorio tiene que caminar -El papel picado es pura simbología. El luto prehispánico es de color anaranjado, Y para el catolicismo debe ser morado. Sabia amiga de la vida, Calaca, no extiendas mi agonía, Permíteme tu sombrilla, Y te acompañaré gustoso hasta el Mitla. Y a los Vasconcelos dales tiempo, Que no te piquen las ganas, Que a pesar de conocer los elementos, Aún te falta conocer las aulas.


UMBRAL

8 Carta Juan Antonio Aguilar Castillo

Para las siguientes razones habré de comentar que en esta etapa de docente imparto entre otras materias Literatura, así que aprovechando este refresco de conocimientos literarios que disfruto y aprovecho, me permitiré escribir unas líneas con un estilo entre poético y emotivo que espero no me salga tan mal, como dijera mi madre, nombre sea de Dios: “…Y la decisión es tomada, llevó horas, días incluso noches enteras intentar aclarar pensamientos, sopesar ventajas y desventajas, tratar de elegir correctamente el sendero que habrá de llevarme hacia el resto de mi vida. Finalmente me atrevo decido a tomar el toro por los cuernos, pues como dicen: “el que no arriesga no gana, aunque tampoco pierde.” Es demasiado riesgo pienso yo, aún con algunas dudas. Elijo, tratando de ser lo más sensato en mi decisión. Al fin, el día llega, ilusiones y planes sentimentales son golpeados de improviso, algunos de ellos corren temerosos al mirar la fortaleza del destino, otros resisten cual viejo roble, permanecen estoicos, la fe y la esperanza los mantienen firmes. Un déjà vu constante me asalta: caminos, lugares, incluso idiomas conocidos a cada paso. Agradezco a Dios los paisajes bucólicos, le pido que utilice mis ojos para ver la belleza que percibo; y que si es cierto que antes de morir un collage de imágenes pasan por tu mente tendrían que ser las que he visto ahora y en todos los viajes que me permitió hacer el Programa Vasconcelos. De a poco pierdo nervios y afirmo conocimientos aletargados hasta entonces, conozco más de cerca la belleza de la Literatura, me concientizo de la trascendencia de la Historia, al tiempo que sufro entre la Matemática y la Física. Una a una todas las materias se desvelan conmigo. Aprendo que antes de volar con la


9

UMBRAL

tecnología, de navegar con el Internet debo caminar o gatear con la Mecanografía. Veo, como lo había visto antes la pobreza de las zonas marginadas de Veracruz, sólo que ahora convivo con ella más de cerca, me mimetizo, me adapto y posteriormente sé que transformaré, de alguna manera, mi entorno. Me sumerjo día a día en estas aguas, en ocasiones con las pilas recargadas disfrutando y entendiendo que enseñar y compartir, ya sea conocimientos escolares o saberes cotidianos, engrandece. Días buenos, días malos, todo pasa. La voz de mi conciencia me repite entre otras frases de aliento, las que tú me decías, o las del arquitecto Mario que aprovecho; como se lo dije personalmente, para darle mi agradecimiento por todas las enseñanzas que ahora trato de aplicar en esta nueva etapa. No todo es difícil acá, gracias a Vasconcelos conocí al pequeño docente que llevaba dentro, día a día aprecio los conocimientos que tengo y que puedo dar a los jóvenes, aprendiendo de ellos simultáneamente, el horario es accesible, aunque por el momento la mayor parte de mis tardes están ocupadas en el estudio cual si fuese un preparatoriano más, considero que en un futuro, tendré más tiempo para dedicarlo a mi prioridad: mi familia, aunque la lejanía me indica que mi familia es la señora que me da las viandas, los colegas con los que pernocto, el gato, el perro y los totoles con los que convivo diariamente”. ¿Qué es entonces este escrito? Un fragmento de la novela de mi vida. Estas palabras fueron escritas en un atardecer de esos donde la melancolía te golpea con violencia y te dejas atrapar, aunque al día siguiente renaces como el ave fénix para afrontar tu realidad.


UMBRAL

10

CIERNE DEL PENSAMIENTO Carlos Mario Cruz Ramírez

Arde el cielo y el pensamiento Con esta feraz melancolía. Aquellas nubes que dormitan Hacen trisar en mi alma quetzales y golondrinas. (Majada que guarda y pare versos. Fontana que cristalinamente emana sueños) Nuestros labios se convierten en vergel, Mientras sones de antaño se imprimen en la piel; El céfiro conjunta este ocaso con nuestra vista Y transforma nuestras palabras en baluarte de una vida. Conjunto del presente cántico y nuestra futura poesía.

Fotografía tomada en Otilpan, San Andrés Tlalnelhuayocan, Veracruz por Carlos Mario Cruz Ramírez


11

UMBRAL

Vasconcelos: una mirada desde la introspección para la visión en prospectiva Minerva Villa Valencia Vasconcelos… una huella en el barro de veredas chiclosas donde pisan los pequeños pies morenos que un día crecerán para dar pasos firmes sobre el mosaico de mil colores y texturas que el mundo ofrece para andar… Cinco años, pasaron cinco años. Nuestro proyecto creció y dejó tras de sí una huella en doble sentido: los más de 300 brigadistas que han laborado con nosotros desde el año 2005 a la fecha sirviendo a las comunidades de Veracruz, recibiendo un pago como bumerán, el saber de la cosmogonía que nuestra gente indígena tiene del mundo, dándole a su profesión el enriquecimiento de la praxis, ninguna teoría tiene valor sin su aplicación, ninguna práctica tiene sentido sin su referente teórico; y las caras sonrientes de los niños y niñas, jóvenes, señoras y señores que una vez que se descubren capaces y con derecho de manejar una computadora se sienten, seguros y felices por saberse valiosos frente a sí mismos y delante del “otro”. En este recorrido, en nuestro primer sentido, nosotros vamos hacia ellos: nuestros usuarios, rodando sobre las llantas de un mundo tecnológico, pesado, blanco, innovador, limpio, con las ventanas que se abrirán para que observen la magia de lo desconocido, para que construyan la perspectiva de su vida futura y materialicen en el aquí y el ahora sus potencialidades. Cuando vamos hacia ellos, cada uno de nuestros brigadistas, sin esperarlo, se van sacudiendo los estereotipos y paradigmas limitantes de la conciencia del mundo real, ¿a qué saben las sonrisas de gratitud? ¿a qué huele la pobreza? ¿de qué color es la esperanza de un niño que no sabe leer? ¿qué mira una madre en los ojos de sus hijos después de cada amanecer cuando las tripitas les chillan? ¿qué


UMBRAL

12

significado tiene la tecnología digital para los que han sido relegados durante años en la ignorancia? Quizás algunas de estas interrogantes ya las transpiramos y el sentido de nuestra vida se ha transformado, pero tal vez otros de nuestros jóvenes sólo cierran los ojos porque esa realidad ya la han vivido en carne propia… ¿y entonces qué pasa cuando se encuentran dos realidades afines? ¿qué ocurre cuando el dolor de la carencia encuentra a su homónimo? Sucede que aflora el estancamiento social, económico e intelectual al que nos hemos sometido durante siglos, disfrazándolo malamente con los términos “usos y costumbres”, “ideología”, “cultura” e “idiosincrasia”, cuando la verdad es mediocridad, miedo, falta de visión e ignorancia de nuestro derecho a estar informados y educados. Vasconcelos finalmente ofrece una alternativa para romper con las ataduras mentales a las que nos aferramos. Nuestros brigadistas, entonces, deben esforzarse por ser mejores facilitadores, comenzando por ellos mismos, identificando sus propias limitaciones, enamorándose del conocimiento que los libros físicos y digitales nos ofrecen y abriendo para sí la “Ventana al Mundo” que vamos promoviendo cuando llegamos a las comunidades. En el sentido opuesto, ellos, nuestros usuarios, vienen por curiosidad, llegan por casualidad, entran por expectativa, suben por alternativa y una vez cautivos, así se quedan. Los atrapa una imagen colorida que habla, un sonido único, un movimiento guiado por un simple clic y doble clic, ¡qué maravilla!, descubren el poder de sus 10 dígitos, el valor de su dedo índice. Ese simple hecho marca la diferencia entre valgo o no valgo, soy capaz o no, en otras palabras, la autoestima de nuestros usuarios se enaltece y desde esa altura pueden ver de cerca la luz del cosmos y su luz interna, se redescubren pensantes, creativos y transformadores de su realidad personal y comunitaria. La emoción de cada usuario es enorme, los conocimientos tecno-educativos se tornan aplicables a su vida cotidiana, irradiando a su alrededor bienestar social. Pero, ¿cuánto dura ese sentimiento de valor? ¿hemos podido


13

UMBRAL

impactar en los más de 200 000 usuarios? ¿seremos testigos de la metamorfosis comunitaria de receptores a gestores? Estamos claros en lo que nos falta por recorrer, los bloqueos que estancan a un país, son la falta de voluntad, la escasez de motivación y el desgaste del ánimo, así que para lo que sigue tendremos que poner los pies firmes en el piso y trabajar arduamente por la conciencia liberadora del género humano. Al menos al que servimos. Nuestra convicción es firme: darle sentido y significado a las TIC para que nuestros paisanos se apropien de ellas. Lo que viene, entonces, es la depuración de las cosas bien hechas frente a las que fueron ingenuas e ilusas.


Av. Xalapa No. 299 Col. Molino de San Roque C. P. 91130 Tel. 8 90 54 80 Xalapa - Equez., Ver. www.sev.gob.mx/vasconcelos vasconcelos@sev.gob.mx Esta es una publicaci贸n mensual sin fines de lucro, de la Secretaria de Educaci贸n de Veracruz y del Programa Vasconcelos.


Umbral  

Revista literaria del Programa Vasconcelos

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you