Issuu on Google+

LITERATURA RENACENTISTA Siglo XVI Unidades 5-6


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.1. LA SOCIEDAD EN EL SIGLO XVI  El capitalismo sustituyó al feudalismo en muchos lugares de Europa.  El campesino medieval que pagaba al señor con el fruto de su trabajo es reemplazado por el obrero que trabajaba por un salario.  El trabajo de los hombres se convierte en mercancía.  El dinero se convierte en la fuerza que todo lo mueve.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.1. LA SOCIEDAD EN EL SIGLO XVI  Auge de las ciudades, donde es más fácil que circule el dinero.  Auge del comercio y la circulación monetaria con el consiguiente auge de las vías y los medios de comunicación  Importancia cada vez mayor de los bancos, las sociedades mercantiles, las explotaciones industriales, etc.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.1. LA SOCIEDAD EN EL SIGLO XVI

El rey aumenta su poder. Se crean los Estados

REY NOBLEZA

Mantiene su poder

La nobleza se acomoda a los nuevos tiempos. Imita a la burguesía

CLERO

PUEBLO LLANO

La burguesía, poseedora de la riqueza, quiere el poder


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.1. LA SOCIEDAD EN EL SIGLO XVI FUERTES CONFLICTOS Todas estas transformaciones se producen con fuertes conflictos: revoluciones de campesinos, guerras entre naciones, etc.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.2. ESPAÑA EN EL SIGLO XVI CRONOLOGÍA 1516

1517

1519

1520

1545

Inicio del reinado de Carlos I de España y V de Alemania.

Inicio de la Reforma protestante El alemán Martín Lutero expone sus 95 tesis en las que critica a la Iglesia Católica y pide cambios.

Carlo I, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico El emperador deberá luchar por la unidad del imperio contra turcos y protestantes alemanes.

Guerra de las Comunidades Los comuneros se rebelan en Castilla en un intento de limitar el poder de la nobleza.

Concilio de Trento Organiza la Contrarreforma católica para frenar la expansión protestante y fijar los principios del cato licismo


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.2. ESPAÑA EN EL SIGLO XVI CRONOLOGÍA 1547

1555

1556

1571

1588

Guerra contra los protestantes. Las tropas imperiales triunfan en la batalla de Mülhberg.

Paz de Augsburgo Este acuerdo establece la libertad religiosa de los estados del Imperio.

Inicio del reinado de Felipe II. Tras la abdicación de su padre, Felipe II hereda todos los territorios menos el Imperio

Batalla de Lepanto Victoria de la alianza cristiana sobre los turcos en el golfo de Lepanto.

Derrota de la Gran Armada Invencible Destruida frente a las costas inglesas.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.2. ESPAÑA EN EL SIGLO XVI EL IMPERIO ESPAÑOL EN EL SIGLO XVI


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.2. ESPAÑA EN EL SIGLO XVI EL IMPERIO ESPAÑOL EN EL SIGLO XVI


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.2. ESPAÑA EN EL SIGLO XVI SITUACIÓN SOCIAL

• La vida en España era difícil y abundaban los mendigos y los vagabundos, como se puede comprobar en el Lazarillo de Tormes.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.2. ESPAÑA EN EL SIGLO XVI SITUACIÓN SOCIAL

Los nobles siguen ocupando el rango más alto en el escalafón social, pero hay muchas diferencias entre la alta nobleza y la baja nobleza. Todos desean ser nobles para gozar de los privilegios de la nobleza.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.2. ESPAÑA EN EL SIGLO XVI LAS MINORÍAS RELIGIOSAS Uno de los grandes problemas sociales de España era el de las minorías religiosas de judíos y moriscos. Gran parte de ellos abandonaron España tras el decreto de expulsión, los que quedaron se convirtieron en conversos que, en ocasiones, seguían practicando su religión en secreto. Los conversos o cristianos nuevos fueron discriminados por los cristianos viejos y muchas veces fueron perseguidos por la Inquisición.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.2. ESPAÑA EN EL SIGLO XVI LA HONRA El sentimiento de la honra, consistía en la apreciación pública de los méritos de una persona. La amenaza de deshonra exigía una vigilancia constante, y, en caso de producirse, se justificaba el recurso a la violencia. La honra de los hombres dependía, en ocasiones, de la conducta de las mujeres, quienes eran consideradas una posesión masculina y sobre las que se podía ejercer el control y la violencia.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.2. ESPAÑA EN EL SIGLO XVI LA MONARQUÍA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVI


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.2. ESPAÑA EN EL SIGLO XVI REINADO DE CARLOS V (1517-1556) • España está abierta a Europa y a sus líneas ideológicas y vitales. • Se generalizan el conocimiento y la imitación de modelos grecolatinos. • La poesía entra en la corriente italianizante. • Se incorporan las ideas platónicas • La moral pagana se manifiesta en una oleada de sensualidad. • Gran preocupación religiosa.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.2. ESPAÑA EN EL SIGLO XVI LA LITERATURA EN EL REINADO DE CARLOS V (1517-1556)


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.2. ESPAÑA EN EL SIGLO XVI

REINADO DE FELIPE II • España se cierra frente a Europa para evitar influencias de la Reforma protestante. • La Contrarreforma marca una etapa de esplendor de la literatura ascética y mística. • El vitalismo de la etapa anterior va adquiriendo un tono grave y un definitivo carácter nacional


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.2. ESPAÑA EN EL SIGLO XVI LA LITERATURA EN TIEMPOS DE FELIPE II


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO •

El término Renacimiento define el periodo cultural posterior a la Edad Media, cuando renace el interés por los autores griegos y latinos.

La cultura, las letras y las ciencias son una necesidad de los tiempos, favorecen el desarrollo comercial y son muy útiles para el gobierno de los Estados.

Así los reyes conceden privilegios a las Universidades porque cumplen una función imprescindible: en ellas se forman juristas, médicos, etc.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.1. EL HUMANISMO

Homo sum: nihil humanum alienum mihi puto.

TERENCIO TERENCIO


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.1. EL HUMANISMO

Soy un hombre: nada de lo humano considero ajeno.

TERENCIO TERENCIO


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.1. EL HUMANISMO

El Humanismo afirma la posición central del hombre en el cosmos, hasta el punto de ser él mismo un microcosmos, un ser en el que todo el universo está reproducido en miniatura.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.1. EL HUMANISMO El Humanismo inicia un nuevo sistema de valores inspirado en el mundo clásico (Grecia y Roma): un pensamiento, un arte y una literatura centrados en lo humano. Platón Filosofía

Séneca

Horacio Herodoto

Tucídides Plauto

Catulo

Ovidio Tito Livio Terencio

Salustio


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.1. EL HUMANISMO

El Humanismo fue un aut茅ntico movimiento liberador del hombre en todos los 贸rdenes.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.1. EL HUMANISMO

La asimilaciรณn de los clรกsicos no serรก pasiva, genera un proceso creador, que, partiendo de ellos, los supera.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.1. EL HUMANISMO

As铆 conducir谩 a una vida feliz, al goce de lo natural, a la admiraci贸n de la virtud, a la activa participaci贸n en los negocios humanos con un sentido de la justicia y de la libertad.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.1. EL HUMANISMO

Ello explica el vitalismo del arte y la literatura renacentistas y el esplendor de cortes y palacios, con sus fiestas y sus lujos.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.1. EL HUMANISMO

Se canta al amor y a los placeres, en una sociedad alejada de lo medieval. Es una ĂŠpoca de optimismo.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.1. EL HUMANISMO

• Se abandona la idea medieval del mundo como un valle de lágrimas. • La naturaleza es ahora sentida como un lugar de placer. De ahí el tópico renacentista del Carpe diem!. • La naturaleza es ahora modelo de belleza.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.1. EL HUMANISMO

El movimiento humanístico se extendió por toda Europa gracias a los intelectuales y artistas que iban a estudiar a Italia y regresaban a sus países, a los numeroso italianos que enseñaban en naciones extranjeras y por los intercambios de personas que se producían.

DANTE ALIGHIERI Autor de la Divina Comedia

FRANCESCO PETRARCA Escribió el Cancionero dedicado a su amada Laura

GIOVANNI BOCCACCIO Autor del Decamerón


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.1. EL HUMANISMO

• Importancia decisiva para la difusión del Humanismo va a tener la invención de la imprenta por el alemán Gutenberg (1400-1468). • Para muchos humanistas este va a ser un hecho providencial ya que permitió el acceso a libros a mayor parte de la población y la secularización de la cultura.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.2. CARÁCTERÍSTICAS BÁSICAS DEL RENACIMIENTO


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.2. CARÁCTERÍSTICAS BÁSICAS DEL RENACIMIENTO

CULTO A LA ANTIGÜEDAD CLÁSICA

El mundo clásico descansa sobre una concepción antropocéntrica y materialista de la vida


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.2. CARÁCTERÍSTICAS BÁSICAS DEL RENACIMIENTO

El verdadero humanista ambiciona equipararse a los clásicos, creando una obra comparable a la que ellos realizaron. De esa admiración nace la defensa del latín y de las lenguas vernáculas como medio más natural de expresión.

CULTO A LA ANTIGÜEDAD CLÁSICA


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.2. CARÁCTERÍSTICAS BÁSICAS DEL RENACIMIENTO ANTROPOCENTRISMO Y RACIONALISMO • El Renacimiento sitúa al hombre en el centro del mundo. • El hombre renacentista se siente capaz de dominar el mundo (inventos, descubrimientos…) y de controlar su propia existencia. • Se exalta el poder de la razón y la inteligencia, que convierten al hombre en un ser superior. • La idea de la época es que la razón debe dominar a la pasión mediante el equilibrio y la mesura. • La visión totalizadora del hombre dio lugar al concepto del CORTESANO: hombre que destaca en las armas y en las letras.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.2. CARÁCTERÍSTICAS BÁSICAS DEL RENACIMIENTO NEOPLATONISMO

BELLEZA BONDAD VERDAD

Cosas Cosas bellas bellas

Cosas Cosas bellas bellas

Cosas Cosas bellas bellas

Cosas Cosas bellas bellas

Cosas Cosas bellas bellas

Cosas Cosas bellas bellas

Cosas Cosas bellas bellas

Cosas Cosas bellas bellas


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.2. CARÁCTERÍSTICAS BÁSICAS DEL RENACIMIENTO NEOPLATONISMO • La filosofía de Platón dominó sobre el aristotelismo medieval. • Este neoplatonismo señala la belleza que la belleza de los seres naturales y materiales es un reflejo de la belleza divina. • Según Platón, existe un “mundo de las ideas” donde reside la esencia ideal, perfecta, de cada cosa existente. La belleza de un objeto natural o artificial será mayor cuanto más se parezca a la esencia ideal. En la Edad Media esa idea se cristianizó y se convirtió el mundo de las ideas en algo parecido al cielo. • El neoplatonismo va a ser básico en la consideración nueva del amor. Al defender la belleza de los seres naturales como reflejo de la divina, el amor a lo individual nos lleva al amor a Dios.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.2. CARÁCTERÍSTICAS BÁSICAS DEL RENACIMIENTO NUEVO CONCEPTO DE BELLEZA

ARMONÍA

CONTENCIÓN

EQUILIBRIO

SERENIDAD


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.2. CARÁCTERÍSTICAS BÁSICAS DEL RENACIMIENTO NUEVA RELIGIOSIDAD •Se desarrolla un tipo de religiosidad íntima y sincera, que centraba la vida religiosa en la pureza de costumbres y atribuía un valor secundario a las ceremonias externas. • Este deseo de renovación dio lugar a la Reforma Protestante que discrepaba abiertamente de la Iglesia Católica

La figura de Erasmo de Rotterdam fue clave en la nueva religiosidad

Lutero


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.2. CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DEL RENACIMIENTO NUEVA RELIGIOSIDAD

•En respuesta a la Reforma protestante, la Iglesia Católica inició la Contrarreforma. • A partir del Concilio de Trento, la Inquisición española será inflexible y perseguirá todas las ideas consideradas sospechosas.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.2. CARÁCTERÍSTICAS BÁSICAS DEL RENACIMIENTO NUEVA RELIGIOSIDAD • Así, en 1558 se prohíbe a los españoles seguir estudios en universidades europeas.


1.1.EL ELSIGLO SIGLO XVI XVI

1.3. EL RENACIMIENTO 1.3.2. CARACTERÍSTICAS BÁSICAS DEL RENACIMIENTO

NUEVA RELIGIOSIDAD • En 1559 se publica el Índice de libros prohibidos. Comienza entonces la censura de libros, que tenían pasar un control previo antes de ser publicados. • Los libros se consideran peligrosos medios de difusión de ideas, por lo que se persiguen con saña a libros y pensadores.


2.2.LA LALITERATURA LITERATURARENACENTISTA. RENACENTISTA.RENOVACIÓN RENOVACIÓNDE DETEMAS TEMASYYFORMAS FORMAS


2.2.LA LALITERATURA LITERATURARENACENTISTA. RENACENTISTA.RENOVACIÓN RENOVACIÓNDE DETEMAS TEMASYYFORMAS FORMAS

1.2. TEMAS

AMOR • El tema habitual de la poesía renacentista es el amor, influido por la lírica del amor cortés, cultivado por los trovadores, por la poesía petrarquista y la filosofía neoplatónica, los poetas conciben ahora el amor como una virtud que hace mejores a los seres humanos. • Mediante al amor el hombre se eleva de lo material a lo inmaterial, superando la sensualidad, que es pura “materia”, la contemplación de la belleza femenina le permite llegar al conocimiento de la Belleza Absoluta.


2.2.LA LALITERATURA LITERATURARENACENTISTA. RENACENTISTA.RENOVACIÓN RENOVACIÓNDE DETEMAS TEMASYYFORMAS FORMAS

1.2. TEMAS AMOR • Pero el amor se presenta también como un intenso anhelo insatisfecho, fuente de melancolía y tristeza, y un doloroso impulso lleno de espiritualidad. •Se profundiza en los sentimientos llegando a un fino análisis de los estados de ánimo y se descubre la belleza del cuerpo humano.


2.2.LA LALITERATURA LITERATURARENACENTISTA. RENACENTISTA.RENOVACIÓN RENOVACIÓNDE DETEMAS TEMASYYFORMAS FORMAS

1.2. TEMAS TÓPICOS VINCULADOS CON EL AMOR: “DESCRIPTIO PUELLAE”

La mujer se idealiza como reflejo de la belleza divina y es descrita mediante comparaciones y metáforas basadas en elementos de la naturaleza: Cabello de oro Ojos azules como el cielo o verdes como el mar. Piel blanca como la nieve, los lirios o las azucenas. Mejillas rosadas como las rosas. Labios rojos como el rubí, el clavel, la rosa… Dientes blancos y pequeños como perlas.


2.2.LA LALITERATURA LITERATURARENACENTISTA. RENACENTISTA.RENOVACIÓN RENOVACIÓNDE DETEMAS TEMASYYFORMAS FORMAS

1.2. TEMAS TÓPICOS VINCULADOS CON EL AMOR: “DESCRIPTIO PUELLAE”


2.2.LA LALITERATURA LITERATURARENACENTISTA. RENACENTISTA.RENOVACIÓN RENOVACIÓNDE DETEMAS TEMASYYFORMAS FORMAS

1.2. TEMAS

TÓPICOS VINCULADOS CON EL AMOR: CARPE DIEM

La constatación de que la juventud y la belleza son bienes fugaces y perecederos, se manifiestan en dos aspectos: •Se intenta fijar la belleza y la juventud por medio del arte de modo que persistan más allá de la muerte física.


2.2.LA LALITERATURA LITERATURARENACENTISTA. RENACENTISTA.RENOVACIÓN RENOVACIÓNDE DETEMAS TEMASYYFORMAS FORMAS

1.2. TEMAS

TÓPICOS VINCULADOS CON EL AMOR: CARPE DIEM y COLLIGE, VIRGO, ROSAS

Se produce la aparición de los tópicos: CARPE DIEM y COLLIGE, VIRGO, ROSAS. El El poeta poeta anima anima aa una una mujer mujer joven joven yy bella bella aa que que aproveche aproveche su su juventud juventud yy su su belleza belleza mientras mientras éstas éstasduren, duren,ya yaque queeleltiempo tiempode delos losplaceres placereses es muy muybreve. breve. Se Se identifica identifica lala juventud juventud yy lala belleza belleza con con las las estaciones estaciones(la (laprimavera primaveraes eslalajuventud, juventud,elelotoño otoño oo elel invierno invierno es es lala vejez) vejez) oo con con las las flores, flores, en en especial especiallalarosa, rosa,cuya cuyabelleza bellezadura durapoco. poco.


2.2.LA LALITERATURA LITERATURARENACENTISTA. RENACENTISTA.RENOVACIÓN RENOVACIÓNDE DETEMAS TEMASYYFORMAS FORMAS

1.2. TEMAS LA NATURALEZA

TÓPICOS VINCULADOS CON LA NATURALEZA: LOCUS AMOENUS La naturaleza, olvidada durante la Edad Media, aparecerá en el Renacimiento bellamente idealizada como reflejo de la Belleza divina y como marco de incidencias amorosas, en armonía y reposo, que contrasta con su agitado espíritu. El El tópico tópico del del LOCUS LOCUS AMOENUS AMOENUS es es una una descripción descripciónde deesta estanaturaleza naturalezaideal, ideal,armónica armónica yy reposada reposada donde donde destacan destacan una una serie serie de de características: características: arboleda, arboleda, sombras, sombras, corrientes corrientes de de aguas aguas cristalinas, cristalinas, flores, flores, serenidad serenidad climatológica, climatológica,prados pradosde dehierba hierbafresca… fresca…


2.2.LA LALITERATURA LITERATURARENACENTISTA. RENACENTISTA.RENOVACIÓN RENOVACIÓNDE DETEMAS TEMASYYFORMAS FORMAS

1.2. TEMAS LA NATURALEZA

TÓPICOS VINCULADOS CON LA NATURALEZA Y LA ALABANZA DE LA VIDA SENCILLA: BEATUS ILLE y AUREA MEDIOCRITAS

Fuera de la literatura bucólica y pastoril, el campo y la aldea se contraponen a la ciudad y la Corte, como un refugio de paz frente a los embates de la vida. El tópico de la Aurea mediocritas (la feliz mediocridad) alaba la vida moderada, alejada de las ambiciones y pasiones que sólo acarrean preocupaciones e infelicidad. El Beatus ille (Feliz aquel) muestra la añoranza de la vida apartada del mundo, generalmente en contacto con la naturaleza, lugar apropiado para encontrar la paz y la armonía


2.2.LA LALITERATURA LITERATURARENACENTISTA. RENACENTISTA.RENOVACIÓN RENOVACIÓNDE DETEMAS TEMASYYFORMAS FORMAS

1.2. TEMAS LA MITOLOGÍA

Los mitos sustituyen a las alegorías de la Edad Media y son utilizados como símbolos de las fuerzas de la Naturaleza y de la pasión amorosa. La principal influencia serán las Metamorfosis de Ovidio

Orfeo y Eurídice

Apolo y Dafne

Venus y Adonis


2.2.LA LALITERATURA LITERATURARENACENTISTA. RENACENTISTA.RENOVACIÓN RENOVACIÓNDE DETEMAS TEMASYYFORMAS FORMAS

1.2. TEMAS LA RELIGIOSIDAD

Durante el primer Renacimiento (época de Carlos I) la literatura y arte se paganizan. A partir del reinado de Felipe II, aunque se mantienen los temas renacentistas, aparece también el sentimiento religioso a través de la literatura mística y ascética.


2.2.LA LALITERATURA LITERATURARENACENTISTA. RENACENTISTA.RENOVACIÓN RENOVACIÓNDE DETEMAS TEMASYYFORMAS FORMAS

2.2. INNOVACIONES FORMALES


2.2.LA LALITERATURA LITERATURARENACENTISTA. RENACENTISTA.RENOVACIÓN RENOVACIÓNDE DETEMAS TEMASYYFORMAS FORMAS

2.2. INNOVACIONES FORMALES: NUEVOS GÉNEROS LITERARIOS POESÍA LÍRICA

POESÍA ÉPICA PROSA

Églogas: poemas protagonizados por pastores/poetas cortesanos que dialogan acerca del amor.

Garcilaso de la Vega

Epístolas en verso: cartas en verso

Boscán y Garcilaso

Odas: poemas en el que se expresa la admiración exaltada por algo o alguien.

Fray Luis, Fernando de Herrera

Poemas épicos en octavas reales

Alonso de Ercilla: La Austriada La Araucana

Novelas

Lit. Didáct. TEATRO

Libros de caballerías

Amadís de Gaula

Novela picaresca

Lazarillo de Tormes

Novela morisca

Historia del Abencerraje y la hermosa Jarifa

Novela corta de tipo italiano

Novelas Ejemplares

Novela pastoril

Los siete libros de la Diana

Diálogos

Diálogo de la lengua

Teatro religioso: continuador del medieval Teatro popular: festivo y costumbrista Teatro literario: imita la tragedia y comedia clásica

Torres Naharro, Gil Vicente, Lope de Rueda


2.2.LA LALITERATURA LITERATURARENACENTISTA. RENACENTISTA.RENOVACIÓN RENOVACIÓNDE DETEMAS TEMASYYFORMAS FORMAS

2.2. INNOVACIONES FORMALES: NUEVOS METROS. NUEVAS ESTROFAS Nuevos metros

Endecasílabo (verso de 11 sílabas) Heptasílabo (verso de 7 sílabas)

Nuevas estrofas

Soneto

Poema estrófico de 14 versos compuesto por dos cuartetos y dos tercetos.

Lira

Estrofa de cinco versos con la estructura 7 a, 11 B, 7 a, 7 b, 11 B

Octava real

Estrofa de 8 versos de arte mayor: ABABABCC

Estancia

Propia de la canción. Número variable de versos heptasílabos y endecasílabos cuyo esquema fija el poeta.

Silva

Serie de versos endecasílabos y heptasílabos que se combinan sin estructura prefijada.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.1. GARCILASO DE LA VEGA (1501 h. -1536) 3.1.1. Biografía Nació en Toledo, en el seno de una familia noble. Fue miembro de la corte de Carlos I. 1526: Tras haberse casado, conoce a Isabel Freyre, la dama que va a inspirarle sus más bellos poemas. 1529-30:Primer viaje a Italia. Contacto con el Humanismo. 1531: Desterrado por el emperador a una isla del Danubio y luego, a Nápoles. 1536: Muere en el asalto a la fortaleza de Muy en La Provenza.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.1. GARCILASO DE LA VEGA (1501 h. -1536) 3.1.1. Biografía Garcilaso de la Vega fue el prototipo del cortesano renacentista, tal como lo definió Baltasar de Castiglione. Fue un hombre culto, elegante, valeroso y hombre de letras. Vivió, como él mismo dice: “tomando ora la pluma, ora la espada”

Su escasa producción literaria cambió el rumbo de la lírica castellana y le otorgó su definitiva configuración.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.1. GARCILASO DE LA VEGA (1501 h. -1536) 3.1.2. Evolución poética de Garcilaso PRIMERA ETAPA Influencia cancioneril

Cultivó una poesía arraigada en el Cancionero. Sus poemas de esta etapa se caracterizan: TEMAS -Silencio intimista. -Austeridad imaginativa. -Desinterés por todo lo exterior. -Influencia de Ausias March.

SEGUNDA ETAPA Influencia del petrarquismo italiano

FORMAS - Octosílabos -Practica ya formas italianas. - Artificios cancioneriles: juegos de palabras, antítesis, derivaciones…

INFLUENCIA DE PETRARCA Garcilaso imitó los temas, el vocabulario, el estilo, el repertorio de imágenes de la belleza y de los elementos de la naturaleza empleadas por Petrarca para retratar a su amada y describir su vivencia amorosa INFLUENCIA DE SANNAZARO La lectura de la Arcadia le llevó a incluir en sus composiciones a pastores caracterizados por su melancolía en un entorno idealizado. El contacto con el Humanismo italiano fomentó la lectura de autores clásicos

TERCERA ETAPA

Garcilaso no se limita a imitar: encuentra su propia voz poética y alcanza una plenitud en la expresión raras veces conseguidas.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.1. GARCILASO DE LA VEGA (1501 h. -1536) 3.1.3. Los metros italianos

Garcilaso es el definitivo adaptador de las formas italianas, introducidas por su amigo Juan Boscán. Utiliza el endecasílabo italiano y las estrofas y recursos propios de la poesía italiana: - soneto - tercero - canción - lira… Logra una extraordinaria flexibilidad y armonía.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.1. GARCILASO DE LA VEGA (1501 h. -1536) 3.1.4. Obra: Las Églogas


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.1. GARCILASO DE LA VEGA (1501 h. -1536) 3.1.4. Obra: Las Églogas • Las églogas son composiciones en las que unos pastores exponen sus quejas amorosas en un entorno idealizado (locus amoenus) • Las Églogas condensan toda la riqueza del mundo poético de Garcilaso. • En las Églogas la sinceridad de Garcilaso se aproxima a la confidencia, pese al convencionalismo pastoril. • Fueron compuestas durante su estancia en Nápoles.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.1. GARCILASO DE LA VEGA (1501 h. -1536) 3.1.4. Obra: Las Églogas ÉGLOGA I Contiene los monólogos de dos pastores, Salicio y Nemoroso. SALICIO Un narrador introduce las tristes quejas de Salicio, quien se lamenta por el rechazo de Galatea.

NEMOROSO Llora la muerte de su querida Elisa.

Ambos parecen ser el “yo” del poeta, que plantea el debate sobre qué pena es mayor: la del que ha sido rechazado o la del que ha perdido a su amada para siempre. El poeta concluye en una atmósfera de melancolía y afirmación del “dolorido sentir” como condición de la existencia humana. ESTILO Frecuentes exclamaciones y preguntas Énfasis en la ponderación. Descripción hiperbólica del sentimiento amoroso Identificación de la naturaleza con el dolor del poeta. Sincera confesión y contención sobria.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.1. GARCILASO DE LA VEGA (1501 h. -1536) 3.1.4. Obra: Las Églogas ÉGLOGA II Estructura compleja. Parecida a una obra dramática ALBANIO Se centra en el amor no correspondido de Albanio hacia Camila. Albanio intenta suicidarse y relata sus desventuras.

NEMOROSO Además de contar sus experiencias amorosas, elogia las hazañas del duque de Alba, protector del poeta.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.1. GARCILASO DE LA VEGA (1501 h. -1536) 3.1.4. Obra: Las Églogas ÉGLOGA III Describe un paisaje del Tajo, bellamente idealizado, al que acuden cuatro ninfas que tejen en ricas telas escenas mitológicas de amores trágicos ORFEO ORFEOYYEURÍDICE EURÍDICE

DAFNE DAFNEYYAPOLO APOLO

VENUS VENUSYYADONIS ADONIS

La Lahistoria historiade delalamuerte muertede delalaninfa ninfaELISA ELISA La Laamada amadadel delpoeta poetase seintroduce introduceequiparando equiparandosu suamor amoraalos losgrandes grandesamores amoresmíticos. míticos. Amores Amoresde deTirreno TirrenoyyAlcino Alcino ESTILO ESTILO

Escrita Escritaen enoctavas octavasreales. reales. Soltura Solturaen eneleluso usode delos losrecursos recursosliterarios literarios Perfecta Perfectaestructura estructura Mayor Mayordistanciamiento distanciamientoyyconvencionalismo convencionalismoque queen enlalaÉgloga ÉglogaI.I.


SALICIO: ¡Oh más dura que el mármol a mis quejas, y al encendido fuego en que me quemo más helada que nieve, Galatea! Estoy muriendo, y aún la vida temo; témola con razón, pues tú me dejas: que no hay sin ti el vivir para qué sea. Vergüenza he que me vea ninguno es tal estado, de ti desamparado, y de mí mismo me avergüenzo ahora. ¿De un alma te desdeñas ser señora, donde siempre moraste, no pudiendo della salir un hora? Salid sin duelo, lágrimas , corriendo. […] …..Por ti el silencio de la selva umbrosa, por ti la esquividad y apartamiento del solitario monte me agradaba; por ti la verde hierba, el fresco viento, el blanco lirio y colorada rosa y dulce primavera deseaba.


¡Ay ,cuánto me engañaba! ¡Ay, cuán diferente era y cuán de otra manera lo que en tu falso pecho se escondía! Bien claro con su voz me lo decía la siniestra corneja repitiendo la desventura mía. Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. […] Tu dulce habla ¿en cúya oreja suena? tus claros ojos ¿a quién los volviste? ¿por quién tan sin respeto me trocaste? Tu quebrantada fe ¿dó la pusiste? ¿Cuál es el cuello que, como en cadena de tus hermosos brazos anudaste? No hay corazón que baste aunque fuese de piedra viendo mi amada yedra de mí arrancada, en otro muro asida y mi parra en otro olmo entretejida que no se esté con llanto deshaciendo hasta acabar la vida. Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. […]


……Con mi llorar las piedras enternecen su natural dureza y la quebrantan; los árboles parece que se inclinan; las aves que me escuchan, cuando cantan, con diferente voz se condolecen y mi morir cantando me adivinan. Las fieras que reclinan su cuerpo fatigado, dejan el sosegado sueño por escuchar mi llanto triste. Tú sola contra mí te endureciste, los ojos aun siquiera no volviendo a los que tú hiciste. Salid sin duelo, lágrimas, corriendo. […]


NEMOROSO Corrientes aguas puras, cristalinas; árboles que os estáis mirando en ellas, verde prado de fresca sombra lleno, aves que aquí sembráis vuestras querellas, hiedra que por los árboles caminas, torciendo el paso por su verde seno; yo me vi tan ajeno del grave mal que siento, que de puro contento con vuestra soledad me recreaba, donde con dulce sueño reposaba, o con el pensamiento discurría por donde no hallaba sino memorias llenas de alegría. Y en este mismo valle, donde agora me entristezco y me canso, en el reposo estuve tan contento y descansado.


¡Oh bien caduco, vano y presuroso! Acuérdate durmiendo aquí algún hora, que despertando, a Elisa vi a mi lado, ¡Oh miserable hado! ¡Oh tela delicada antes de tiempo dada a los agudos filos de la muerte! Más convenible fuera aquesta suerte a los cansados años de mi vida, que es más que el hierro fuerte, pues no la ha quebrantado tu partida


¿Dó están agora aquellos claros ojos que llevaban tras sí, como colgada, mi alma, doquier que ellos se volvían? ¿Dò está la blanca mano delicada, llena de vencimientos y despojos que de mi mis sentidos le ofrecían? Los cabellos que veían con gran desprecio al oro como a menor tesoro ¿adónde están? ¿adónde el blanco pecho? ¿Dó la columna que el dorado techo con proporción graciosa sostenía? Aquesto todo agora ya se encierra, por desventura mía, en la oscura, desierta y dura tierra.


DespuĂŠs que nos dejaste nunca pace en hartura el ganado ya, ni acude el campo al labrador con mano llena. No hay bien que en mal no se convierta y mude: la mala hierba al trigo ahoga, y nace en lugar suyo la infelice avena la tierra que de buena gana nos producĂ­a flores con que solĂ­a quitar en solo verlas mis enojos produce agora en cambio estos abrojos, ya de rigor de espinas intratable: yo hago con mis ojos, crecer, llorando , el fruto miserable.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.1. GARCILASO DE LA VEGA (1501 h. -1536) 3.1.4. Obra: los Sonetos


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.1. GARCILASO DE LA VEGA (1501 h. -1536) 3.1.4. Obra: los Sonetos Son 38 sonetos en los que Garcilaso desarrolla básicamente el sentimiento amoroso. Garcilaso habla del amor por una mujer, Elisa, que es la inspiradora de sus versos. Imita a Petrarca, quien dedicó sus versos a su amada Laura. Tanto Petrarca como Garcilaso muestran su melancolía y analizan los sentimientos provocados primero por el amor no correspondido y luego, por la muerte de la amada. La amada apenas se describe físicamente. En sus poemas de madurez aparece la nueva sentimentalidad renacentista, suave y melancólica


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.1. GARCILASO DE LA VEGA (1501 h. -1536) 3.1.5. Estilo

NATURALIDAD

ELEGANCIA

Lenguaje sencillo Tono dulce, triste y melancólico. Adjetivos antepuestos Dulces prendas, Dulce nido, Triste canto Triste y solitario día Cansados años… Aliteraciones Hipérbatos…

Métrica La novedosa métrica, con predominio del endecasílabo, verso muy musical por la combinación de acentos.


Amor, amor, un hábito vestí el cual de vuestro paño fue cortado; al vestir ancho fue, mas apretado y estrecho cuando estuvo sobre mí. Después acá de lo que consentí, tal arrepentimiento me ha tomado que pruebo alguna vez de congojado, a romper esto en que yo me metí; mas, ¿quién podrá de este hábito librarse, teniendo tan contraria su natura que con él ha venido a conformarse? si alguna parte queda, por ventura, de mi razón, por mí no osa mostrarse, que en tal contradicción no está segura.


¿Dónde ¿Dóndecogió cogióelelAmor Amoroode dequé quévena, vena, eleloro orofino finode detututrenza trenzahermosa? hermosa? ¿En ¿Enqué quéespinas espinashalló hallólalatierna tiernarosa rosa del delrostro, rostro,ooen enqué quéprados pradoslalaazucena? azucena?

Influencia Influenciade dePetrarca Petrarcaen enGarcilaso Garcilaso

¿Dónde ¿Dóndelas lasblancas blancasperlas perlascon conque queenfrena enfrena lalavoz vozsuave, suave,honesta honestayyamorosa? amorosa? ¿Dónde ¿Dóndelalafrente frentebella bellayyespaciosa, espaciosa, más másque queelelprimer primeralbor alborpura purayyserena? serena?

En Entanto tantoque quede derosa rosayyazucena azucena se semuestra muestralalacolor coloren envuestro vuestrogesto, gesto, yyque quevuestro vuestromirar, mirar,ardiente, ardiente,honesto, honesto, con conclara claraluz luzlalatempestad tempestadrefrena; refrena;

¿De ¿Decuál cuálesfera esferaen enlalaceleste celestecumbre cumbre eligió eligióeleldulce dulcecanto cantoque quedestila destila alalpecho pechoansioso ansiosoregalada regaladacalma? calma?

yyen entanto tantoque queelelcabello, cabello,que queen enlalavena vena del deloro orose seescogió, escogió,con convuelo vuelopresto presto por porelelhermoso hermosocuello, cuello,blanco, blanco,enhiesto, enhiesto, elelviento vientomueve, mueve,esparce esparceyydesordena, desordena,

yy¿de ¿dequé quésol soltomó tomólalaardiente ardientelumbre lumbre de deaquellos aquellosojos, ojos,que quelalapaz paztranquila tranquila para parasiempre siemprearrojaron arrojaronde demi mialma? alma? PETRARCA PETRARCA

coged cogedde devuestra vuestraalegre alegreprimavera primavera eleldulce dulcefruto frutoantes antesque queeleltiempo tiempoairado airado cubra cubrade denieve nievelalahermosa hermosacumbre. cumbre. Marchitará Marchitarálalarosa rosaelelviento vientohelado, helado, todo todololomudará mudarálalaedad edadligera ligera por porno nohacer hacermudanza mudanzaen ensu sucostumbre. costumbre. GARCILASO GARCILASODE DELA LAVEGA VEGA


En tanto que de rosa y azucena se muestra la color en vuestro gesto, y que vuestro mirar, ardiente, honesto, con clara luz la tempestad refrena; y en tanto que el cabello, que en la vena del oro se escogiรณ, con vuelo presto por el hermoso cuello, blanco, enhiesto, el viento mueve, esparce y desordena, coged de vuestra alegre primavera el dulce fruto antes que el tiempo airado cubra de nieve la hermosa cumbre. Marchitarรก la rosa el viento helado, todo lo mudarรก la edad ligera por no hacer mudanza en su costumbre.


Descriptio puellae

En tanto que de rosa y azucena se muestra la color en vuestro gesto, y que vuestro mirar, ardiente, honesto, con clara luz la tempestad refrena; y en tanto que el cabello, que en la vena del oro se escogiรณ, con vuelo presto por el hermoso cuello, blanco, enhiesto, el viento mueve, esparce y desordena, coged de vuestra alegre primavera el dulce fruto antes que el tiempo airado cubra de nieve la hermosa cumbre.

Carpe diem

Marchitarรก la rosa el viento helado, todo lo mudarรก la edad ligera por no hacer mudanza en su costumbre.


En tanto que de rosa y azucena se muestra la color en vuestro gesto, y que vuestro mirar, ardiente, honesto, con clara luz la tempestad refrena; y en tanto que el cabello, que en la vena del oro se escogiรณ, con vuelo presto por el hermoso cuello, blanco, enhiesto, el viento mueve, esparce y desordena, coged de vuestra alegre primavera el dulce fruto antes que el tiempo airado cubra de nieve la hermosa cumbre. Marchitarรก la rosa el viento helado, todo lo mudarรก la edad ligera por no hacer mudanza en su costumbre.


En tanto que de rosa y azucena se muestra la color en vuestro gesto, y que vuestro mirar, ardiente, honesto, con clara luz la tempestad refrena; y en tanto que el cabello, que en la vena del oro se escogiรณ, con vuelo presto por el hermoso cuello, blanco, enhiesto, el viento mueve, esparce y desordena, coged de vuestra alegre primavera el dulce fruto antes que el tiempo airado cubra de nieve la hermosa cumbre. Marchitarรก la rosa el viento helado, todo lo mudarรก la edad ligera por no hacer mudanza en su costumbre.

ELEMENTOS ROJOS PASIร“N-AMOR-JUVENTUD- CALOR Rosa Mirar ardiente Tempestad Dulce fruto Rosa


En tanto que de rosa y azucena se muestra la color en vuestro gesto, y que vuestro mirar, ardiente, honesto, con clara luz la tempestad refrena; y en tanto que el cabello, que en la vena del oro se escogió, con vuelo presto por el hermoso cuello, blanco, enhiesto, el viento mueve, esparce y desordena, coged de vuestra alegre primavera el dulce fruto antes que el tiempo airado cubra de nieve la hermosa cumbre. Marchitará la rosa el viento helado, todo lo mudará la edad ligera por no hacer mudanza en su costumbre.

ELEMENTOS ROJOS PASIÓN-AMOR-JUVENTUD- CALOR Rosa Mirar ardiente Tempestad Dulce fruto Rosa ELEMENTOS BLANCOS CASTIDAD, DESDÉN, VEJEZ, FRIALDAD Azucena Mirar honesto Clara luz Cuello blanco Tiempo airado Nieve Viento helado


Escrito está en mi alma vuestro gesto y cuanto yo escribir de vos deseo: vos sola lo escribisteis, yo lo leo tan solo, que aun de vos me guardo en esto. En esto estoy y estaré siempre puesto, que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo, de tanto bien lo que no entiendo creo, tomando ya la fe por presupuesto. Yo no nací sino para quereros; mi alma os ha cortado a su medida; por hábito del alma misma os quiero. Cuanto tengo confieso yo deberos; por vos nací, por vos tengo la vida, por vos he de morir y por vos muero. .


A Dafne ya los brazos le crecían y en luengos ramos vueltos se mostraban en verdes hojas vi que se tornaban los cabellos que al oro oscurecían; de áspera corteza se cubrían los tiernos miembros que aún bullendo estaban; los blancos pies en tierra se hincaban y en torcidas raíces se volvían. Aquel que fue la causa de tal daño a fuerza de llorar, crecer hacía este árbol, que con lágrimas regaba. ¡Oh miserable estado, oh mal tamaño, que con llorarla crezca cada día la causa y la razón por que lloraba. .


Transformación de la ninfa

Alusión a Apolo

Alusión general

A Dafne ya los brazos le crecían y en luengos ramos vueltos se mostraban en verdes hojas vi que se tornaban los cabellos que al oro oscurecían; de áspera corteza se cubrían los tiernos miembros que aún bullendo estaban; los blancos pies en tierra se hincaban y en torcidas raíces se volvían. Aquel que fue la causa de tal daño a fuerza de llorar, crecer hacía este árbol, que con lágrimas regaba. ¡Oh miserable estado, oh mal tamaño, que con llorarla crezca cada día la causa y la razón por que lloraba. .


A Dafne ya los brazos le crecían D E

y en luengos ramos vueltos se mostraban

A R R I B A

los cabellos que al oro oscurecían

A B A J O

en verdes hojas vi que se tornaban

de áspera corteza se cubrían los tiernos miembros que aún bullendo estaban los blancos pies en tierra se hincaban y en torcidas raíces se volvían Elementos humanos Elementos vegetales


Aquel que fue la causa de tal daño a fuerza de llorar, crecer hacía este árbol, que con lágrimas regaba Alusión perifrástica a Apolo

¡Oh miserable estado, oh mal tamaño, que con llorarla crezca cada día la causa y la razón por que lloraba! Identificación con el poeta

El poeta identifica su propia historia de amor con la historia de amor de Apolo. De esta manera, dignifica su amor al otorgarle valor de mito. Oraciones Oracionesenunciativas: enunciativas:tono tonofrío. frío. Vocabulario Vocabulariodel delcampo camposemántico semántico del deldolor: dolor: Daño, Daño,llorar, llorar,lágrimas… lágrimas…

Exclamaciones: Exclamaciones:tono tonoemotivo emotivo Vocabulario Vocabulariodel delcampo camposemántico semántico del deldolor: dolor: miserable, miserable,mal, mal,llorar… llorar…


Pasando el mar Leandro el animoso, en amoroso fuego todo ardiendo, esforzó el viento, y fuese embraveciendo el agua con un ímpetu furioso. Vencido del trabajo presuroso, contrastar a las ondas no pudiendo, y más del bien que allí perdía muriendo que de su propia vida congojoso, como pudo, esforzó su voz cansada y a las ondas habló de esta manera, mas nunca fue su voz de ellas oída: “Ondas, pues no se excusa que yo muera, dejadme allá llegar, y a la tornada vuestro furor ejecutá en mi vida”


ODA A LA FLOR DE GNIDO Si de mi baja lira tanto pudiese el son que en un momento aplacase la ira del animoso viento y la furia del mar y el movimiento, y en ásperas montañas con el suave canto enterneciese las fieras alimañas los árboles moviese y al son confusamente los trujese, no pienses que cantado sería de mí, hermosa flor de Gnido, el fiero Marte airado, a muerte convertido, de polvo y sangre y de sudor teñido […]


Mas solamente aquella fuerza de tu beldad sería cantada, y alguna vez con ella también sería notada el aspereza con que estás armada […] Hablo aquí de aquel cativo de quien tener se debe más cuidado, que está muriendo vivo al remo condenado, en la concha de Venus amarrado […] Hágale temerosa el caso de Anaxárate, y cobarde, que de ser desdeñosa se arrepintió muy tarde, y así su alma con su mármol arde. […]


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.2. FRAY LUIS DE LEÓN (1527 - 1591)


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.2. FRAY LUIS DE LÉON (1527-1591) 3.2.1. Biografía Nació en Belmonte de San José (Cuenca) en una familia de conversos. Ingresó en los agustinos. Se graduó como doctor en teología y consiguió su primera cátedra en Salamanca a los 32 años. Detenido por la Inquisición por traducir la Biblia. Al salir de prisión, recibió una cátedra en la Universidad de Salamanca. Fue elegido provincial de su orden. Murió, poco después, en Madrigal de las Altas Torres.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.2. FRAY LUIS DE LÉON (1527-1591) 3.2.2. Obra poética Fray Luis es uno de los mayores poetas de todos los tiempos.

La obra poética de Fray Luis es escasa: no llegan a cuarenta los poemas que compuso.

Sus versos no se publicaron en vida. La primera edición la hizo Quevedo en 1637.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.2. FRAY LUIS DE LÉON (1527-1591) 3.2.2. Obra poética: rasgos e influencias Se caracteriza por la asimilación de

Literatura clásica griega y latina Fray Luis es un gran conocedor de los clásicos griegos y latinos. Actualiza el tópico Beatus ille de Horacio Su obra está inspirada en el pitagorismo.

La Biblia

Corriente poética italiana

Tradición castellana

Fray Luis lee la Biblia en su idioma original.

Usó el endecasílabo y la lira

No olvida la tradición de la poesía castellana.

Conoce y asimila la poesía de Petrarca.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.2. FRAY LUIS DE LÉON (1527-1591) 3.2.2. Obra poética

Sinceridad de la expresión apasionada de sus anhelos más íntimos

Sensibilidad ante la naturaleza

Emoción poética Fervor religioso Estilo cuidado, sobrio y natural


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.2. FRAY LUIS DE LÉON (1527-1591) 3.2.2. Obra poética: estilo Simplicidad aparente

Sus poemas se rigen por la norma renacentista de la elegancia y la sencillez

Complejidad en la construcción poética

Su formación y su pasión por el lenguaje se muestran en la trabajada composición de sus poemas. Abundantes figuras retóricas Sus poemas están dirigidas a una 2ª persona: carácter conversacional

Polisíndeton Polisíndeton Hipérboles Hipérboles Aliteraciones Aliteraciones Hipérbatos Hipérbatos Metáforas Metáforas Personificaciones Personificaciones Enumeraciones Enumeraciones Exclamaciones Exclamaciones Interrogaciones Interrogaciones Exhortaciones… Exhortaciones…


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.2. FRAY LUIS DE LÉON (1527-1591) 3.2.2. Obra poética: temas

ANHELO ANHELODE DEPAZ PAZ

NATURALEZA

DOMINIO DOMINIODE DELAS LASPASIONES PASIONES

AÑORANZA DEL CAMPO Y LA VIDA TRANQUILA

BEATUS BEATUSILLE ILLE

EXALTACIÓN EXALTACIÓNDE DELA LA VIRTUD VIRTUD

GUSTO POR LA NOCHE

GUSTO POR LA MÚSICA

Contemplación de la noche estrellada.

La armonía universal sentida al escuchar las notas musicales


ODA ODAAALA LAVIDA VIDA RETIRADA RETIRADA

Jaspe: Jaspe:mármol mármolveteado veteado

¡Qué descansada vida la del que huye el mundanal ruïdo, y sigue la escondida senda, por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido! Que no le enturbia el pecho de los soberbios grandes el estado, ni del dorado techo se admira, fabricado del sabio moro, en jaspes sustentado. No cura si la fama canta con voz su nombre pregonera; ni cura si encarama la lengua lisonjera lo que condena la verdad sincera. ¿Qué presta a mi contento, si soy del vano dedo señalado, si en busca de este viento ando desalentado con ansias vivas, con mortal cuidado?


Beatus ille…

Poder Lujos

Fama

Pregunta retórica sobre la fama

¡Qué descansada vida la del que huye el mundanal ruïdo, y sigue la escondida senda, por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido! Que no le enturbia el pecho de los soberbios grandes el estado, ni del dorado techo se admira, fabricado del sabio moro, en jaspes sustentado. No cura si la fama canta con voz su nombre pregonera; ni cura si encarama la lengua lisonjera lo que condena la verdad sincera. ¿Qué presta a mi contento, si soy del vano dedo señalado, si en busca de este viento ando desalentado con ansias vivas, con mortal cuidado?


Lo que Fray Luis NO quiere

¡Qué descansada vida la del que huye el mundanal ruïdo, y sigue la escondida senda, por donde han ido los pocos sabios que en el mundo han sido! Que NO le enturbia el pecho de los soberbios grandes el estado, NI del dorado techo se admira, fabricado del sabio moro, en jaspes sustentado. NO cura si la fama canta con voz su nombre pregonera; NI cura si encarama la lengua lisonjera lo que condena la verdad sincera. ¿Qué presta a mi contento, si soy del vano dedo señalado, si en busca de este viento ando desalentado con ansias vivas, con mortal cuidado?


ODA ODAAALA LAVIDA VIDA RETIRADA RETIRADA

Almo: Almo:criador, criador,vivificador vivificador

¡Oh campo! ¡Oh monte! ¡Oh río! ¡Oh secreto seguro, deleitoso! Roto casi el navío, a vuestro almo reposo huyo de aqueste mar tempestuoso. Un no rompido sueño, un día puro, alegre, libre quiero: no quiero ver el ceño vanamente severo del que la sangre sube o el dinero. Despiértenme las aves con su cantar süave, no aprendido; no los cuidados graves de que es siempre seguido quien al ajeno arbitrio está atenido. Vivir quiero conmigo, gozar quiero del bien que debo al cielo, a solas, sin testigo, libre de amor, de celo, de odio, de esperanzas, de recelo.


Metáfora náutica: Navío: poeta Mar tempestuoso: Vida ajetreada

Quiero Quiero NO NOquiero quiero Quiero Quiero NO NOquiero quiero

Quiero Quiero

¡Oh campo! ¡Oh monte! ¡Oh río! ¡Oh secreto seguro, deleitoso! Roto casi el navío, a vuestro almo reposo huyo de aqueste mar tempestuoso. Un no rompido sueño, Pureza, Pureza,alegría alegríalibertad libertad un día puro, alegre, libre quiero: no quiero ver el ceño Nobleza Nobleza vanamente severo Riqueza Riqueza del que la sangre sube o el dinero. Despiértenme las aves La Lanaturaleza naturaleza con su cantar süave, no aprendido; no los cuidados graves Preocupaciones Preocupaciones de que es siempre seguido por porlalafama fama quien al ajeno arbitrio está atenido. Vivir quiero conmigo, gozar quiero del bien que debo al cielo, Soledad Soledad a solas, sin testigo, Estoicismo Estoicismo libre de amor, de celo, de odio, de esperanzas, de recelo.


ODA ODAAALA LAVIDA VIDA RETIRADA RETIRADA

Del monte en la ladera por mi mano plantado tengo un huerto, que con la primavera, de bella flor cubierto, ya muestra en esperanza el fruto cierto. Y como codiciosa de ver y acrecentar su hermosura, desde la cumbre airosa una fontana pura hasta llegar corriendo se apresura. Y luego, sosegada, el paso entre los ĂĄrboles torciendo, el suelo, de pasada, de verdura vistiendo, y con diversas flores va esparciendo. El aire el huerto orea, y ofrece mil olores al sentido, los ĂĄrboles menea con un manso ruĂŻdo, que del oro y del cetro pone olvido.


Locus amoenus

Del monte en la ladera por mi mano plantado tengo un huerto, que con la primavera, de bella flor cubierto, ya muestra en esperanza el fruto cierto. Y como codiciosa de ver y acrecentar su hermosura, desde la cumbre airosa una fontana pura hasta llegar corriendo se apresura. Y luego, sosegada, el paso entre los árboles torciendo, el suelo, de pasada, de verdura vistiendo, y con diversas flores va esparciendo. El aire el huerto orea, y ofrece mil olores al sentido, los árboles menea con un manso ruïdo, que del oro y del cetro pone olvido.

Primavera Flores Árboles

Fuente Hierba verde Flores

Aire perfumado Árboles


ODA ODAAALA LAVIDA VIDA RETIRADA RETIRADA

Ténganse su tesoro los que de un flaco leño se confían; no es mío ver el lloro de los que desconfían, cuando el cierzo y el ábrego porfían. La combatida antena cruje, y en ciega noche el claro día se torna; al cielo suena confusa vocería, y la mar enriquecen a porfía. A mí una pobrecilla mesa, de amable paz bien abastada, me baste; y la vajilla, de fino oro labrada, sea de quien la mar no teme airada. Y mientras miserablemente se están los otros abrasando con sed insacïable del no durable mando, tendido yo a la sombra esté cantando. A la sombra tendido, de yedra y lauro eterno coronado, puesto el atento oído al son dulce, acordado, del plectro sabiamente meneado


Metáfora náutica

Quiero Quiero NO NOquiero quiero NO NOquiero quiero

Quiero Quiero

Ténganse su tesoro los que de un flaco leño se confían; no es mío ver el lloro de los que desconfían, cuando el cierzo y el ábrego porfían. La combatida antena cruje, y en ciega noche el claro día se torna; al cielo suena confusa vocería, y la mar enriquecen a porfía. A mí una pobrecilla mesa, de amable paz bien abastada, me baste; y la vajilla, de fino oro labrada, sea de quien la mar no teme airada. Y mientras miserablemente se están los otros abrasando con sed insacïable del no durable mando, tendido yo a la sombra esté cantando. A la sombra tendido, de yedra y lauro eterno coronado, puesto el atento oído al son dulce, acordado, del plectro sabiamente meneado


ODA ODAAAFELIPE FELIPERUIZ RUIZ

El aire se serena y viste de hermosura y luz no usada, Salinas, cuando suena la música extremada, por vuestra sabia mano gobernada. A cuyo son divino el alma, que en olvido está sumida, torna a cobrar el tino y memoria perdida, de su origen primera esclarecida. y como se conoce, en suerte y pensamientos se mejora; el oro desconoce que el vulgo vil adora, la belleza caduca, engañadora. Traspasa el aire todo hasta llegar a la más alta esfera, y oye allí otro modo de no perecedera música, que es de todas la primera. Ve cómo el gran maestro, a aquesta inmensa cítara aplicado, con movimiento diestro produce el son sagrado con que este eterno templo es sustentado.


ODA ODAAAFELIPE FELIPERUIZ RUIZ

y como está compuesta de números concordes, luego envía consonante respuesta; y entrambas a porfía mezclan una dulcísima armonía. Aquí el alma navega por un mar de dulzura, y, finalmente, en él ansí se anega, que ningún accidente extraño o peregrino oye o siente. ¡Oh, desmayo dichoso! ¡Oh, muerte que das vida! ¡Oh, dulce olvido ¡Durase en tu reposo sin ser restituido jamás a aqueste bajo y vil sentido! A aqueste bien os llamo, gloria del apolíneo sacro coro, amigos a quien amo sobre todo tesoro; que todo lo demás es triste lloro. ¡Oh!, suene de contino, Salinas, vuestro son en mis oídos, por quien al bien divino despiertan los sentidos, quedando a los demás amortecido


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.3. LA MÍSTICA ESPAÑOLA: SAN JUAN DE LA CRUZ


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.3. LA MÍSTICA ESPAÑOLA: SAN JUAN DE LA CRUZ 3.3.1. La mística española MÍSTICA ASCÉTICA Trata del esfuerzo del hombre para alcanzar la perfección moral y acercarse a Dios

Intenta describir el don gratuito que Dios concede al fundirse con ellas y llenarlas de amor FASES DE LA UNIÓN MÍSTICA PURGATIVA PURGATIVA El Elalma almase selibra libradel delpecado pecadomediante mediantelala penitencia penitenciayylalapráctica prácticade delalavirtud. virtud. ILUMINATIVA ILUMINATIVA El Elalma almase sesomete someteaaDios, Dios,renuncia renunciaaalala razón razónyyrecibe recibeuna unasabiduría sabiduríaespecial especialque quelala ilumina. ilumina. UNITIVA UNITIVA Éxtasis: Éxtasis:Supone Suponelalaunión uniónmística místicaentre entreelel alma almayyDios. Dios. Supone Suponelalaanulación anulaciónde delos lossentidos sentidosyyuna una sensación sensaciónde defelicidad felicidadinefable. inefable.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.3. LA MÍSTICA ESPAÑOLA: SAN JUAN DE LA CRUZ 3.3.2. San Juan de la Cruz: Biografía Nació en Fontiveros (Ávila). Ingresó muy joven en la Orden del Carmelo, que estaba empezando a reformar santa Teresa. Debido a esta reforma, surgieron disensiones en el seno de la Orden, que supusieron incluso prisión para el santo. Curso estudios en la Universidad de Salamanca, donde tuvo como maestro a Fray Luis. El último periodo de su vida transcurrió en Andalucía, desempeñando cargos importantes en la Orden. Murió en Úbeda (Jaén).


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.3. LA MÍSTICA ESPAÑOLA: SAN JUAN DE LA CRUZ 3.3.2. San Juan de la Cruz: Obra poética La intención de su obra era más religiosa que artística, pero es tal su sensibilidad y el dominio de la expresión poética que, como dice Dámaso Alonso, su obra parece tocada por “el ala del prodigio”. Dos partes en su obra: POESÍA DE TIPO TRADICIONAL

POESÍA DE INFLUENCIA ITALIANA

Emplea el octosílabo

Emplea el endecasílabo

Modelos: el cancionero y la poesía popular (villancicos y romances)

Tema religioso Modelos: La poesía bucólica de Garcilaso Noche oscura del alma Cántico espiritual Llama de amor viva


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.3. LA MÍSTICA ESPAÑOLA: SAN JUAN DE LA CRUZ 3.3.2. San Juan de la Cruz: obra poética CÁNTICO ESPIRITUAL

• •

Sigue de cerca el Cantar de los cantares bíblico. Es un diálogo en la amada (el alma) y el Amado (Dios), a quien el alma ha buscado a través de valles y montañas hasta encontrarlo y celebrar la unión mística con el Amado. El poema se puede interpretar como una representación de las vías místicas.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.3. LA MÍSTICA ESPAÑOLA: SAN JUAN DE LA CRUZ 3.3.2. San Juan de la Cruz: obra poética

NOCHE OSCURA DEL ALMA • •

• •

Expone, bajo la forma de una alegoría, el caminar del alma hasta su unión con Dios. Elige, como fundamento alegórico, una situación amorosa humana: la amada (el alma) sale “a oscuras y segura” a encontrarse con el Amado (Dios). La noche se transforma en luz, una vez que ha guiado a la amada hasta el Amado. Se establecen relaciones con las ideas espaciales: arriba (lo divino)/ abajo (lo humano)


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.3. LA MÍSTICA ESPAÑOLA: SAN JUAN DE LA CRUZ 3.3.2. San Juan de la Cruz: obra poética

LLAMA DE AMOR VIVA •

Es un poema de cuatro estrofas centrado en las sensaciones amorosas que expresa la Amada en la unión con Dios, el éxtasis místico.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.3. LA MÍSTICA ESPAÑOLA: SAN JUAN DE LA CRUZ 3.3.2. San Juan de la Cruz: temas

Filosofía Filosofíaneoplatónica neoplatónica

Literatura Literaturareligiosa religiosaanterior: anterior: Cantar Cantarde delos losCantares Cantares

El Elamor amorque quesaca sacade desísíalal enamorado enamoradoyylolotransporta transportaaalala unión unióncon conDios. Dios. La Laluz luzcomo comorepresentación representaciónde delala divinidad divinidad

La Laexperiencia experiencia mística místicase seexplica explica comparándola comparándolacon con elelamor amorhumano. humano.


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.3. LA MÍSTICA ESPAÑOLA: SAN JUAN DE LA CRUZ 3.3.2. San Juan de la Cruz: influencias

Poesía Poesíaculta culta renacentista renacentistaitaliana italiana

Lírica Líricacastellana castellana tradicional tradicional

Poesía Poesíabíblica bíblica

Empleo del endecasílabo

Octosílabo

Cantar de los Cantares

Lira Uso de determinadas imágenes

Temas Vocabulario Formas Motivos Estribillos…


3.3.PRINCIPALES PRINCIPALESPOETAS POETASRENACENTISTAS RENACENTISTAS

3.3. LA MÍSTICA ESPAÑOLA: SAN JUAN DE LA CRUZ 3.3.2. San Juan de la Cruz: estilo San Juan de la Cruz lucha para expresar con palabras la experiencia mística. Se vale de los recursos de la tradición literaria bíblica, grecolatina, castellana e italianizante “a lo divino” RECURSOS RECURSOS Reiteración, intensificación

“En soledad vivía / y en soledad ha puesto ya su nido.”

Oxímoron

“Música callada, soledad sonora”

Hipérbaton

“Y miedos de la noche veladores”

Exclamaciones afectivas

“¡Oh dichosa ventura!”

Concentración acumulativa

“A las aves ligeras/ leones, ciervos, gamos saltadores/montes, valles, riberas…”

Metáforas, alegorías, comparaciones, paradojas, apóstrofes… son recursos magníficamente utilizados por el poeta.


NOCHE NOCHEOSCURA OSCURADEL DELALMA ALMA En una noche oscura con ansias, en amores inflamada, ¡oh dichosa ventura!, salí sin ser notada, estando ya mi casa sosegada. A escuras y segura, por la secreta escala, disfrazada, ¡oh dichosa ventura!, a escuras y en celada, estando ya mi casa sosegada. En la noche dichosa, en secreto, que nadie me veía, ni yo miraba cosa, sin otra luz y guía, sino la que en el corazón ardía. Aquésta me guiaba más cierto que la luz del mediodía, adonde me esperaba quien yo bien me sabía, en parte donde nadie parecía.

¡Oh noche, que guiaste! ¡Oh noche, amable más que el alborada! ¡Oh noche que juntaste Amado con amada, amada en el Amado transformada! En mi pecho florido, que entero para él solo se guardaba, allí quedó dormido, y yo le regalaba, y el ventalle de cedros aire daba. El aire de la almena, cuando yo sus cabellos esparcía, con su mano serena en mi cuello hería, y todos mis sentidos suspendía. Quédeme y olvidéme, el rostro recliné sobre el Amado; cesó todo, y déjeme, dejando mi cuidado entre las azucenas olvidados


NOCHE NOCHEOSCURA OSCURADEL DELALMA ALMA

VÍA PURGATIVA

VÍA ILUMINATIVA

En una noche oscura con ansias, en amores inflamada, ¡oh dichosa ventura!, salí sin ser notada, estando ya mi casa sosegada. A escuras y segura, por la secreta escala, disfrazada, ¡oh dichosa ventura!, a escuras y en celada, estando ya mi casa sosegada. En la noche dichosa, en secreto, que nadie me veía, ni yo miraba cosa, sin otra luz y guía, sino la que en el corazón ardía. Aquésta me guiaba más cierto que la luz del mediodía, adonde me esperaba quien yo bien me sabía, en parte donde nadie parecía.

¡Oh noche, que guiaste! ¡Oh noche, amable más que el alborada! ¡Oh noche que juntaste Amado con amada, amada en el Amado transformada! En mi pecho florido, que entero para él solo se guardaba, allí quedó dormido, y yo le regalaba, y el ventalle de cedros aire daba. El aire de la almena, cuando yo sus cabellos esparcía, con su mano serena en mi cuello hería, y todos mis sentidos suspendía. Quédeme y olvidéme, el rostro recliné sobre el Amado; cesó todo, y déjeme, dejando mi cuidado entre las azucenas olvidados

VÍA UNITIVA


NOCHE NOCHEOSCURA OSCURADEL DELALMA ALMA

VÍA PURGATIVA

En una noche oscura con ansias, en amores inflamada, ¡oh dichosa ventura!, salí sin ser notada, estando ya mi casa sosegada. A escuras y segura, por la secreta escala, disfrazada, ¡oh dichosa ventura!, a escuras y en celada, estando ya mi casa sosegada.


NOCHE NOCHEOSCURA OSCURADEL DELALMA ALMA La La experiencia experiencia mística mística es es inefable, inefable, es es decir, decir, no no se se puede puede expresar expresar con con palabras. palabras. Por Por ello, ello, san san Juan Juan recurre recurre aa una una alegoría, alegoría, es es decir, decir, identifica identifica lolo que que siente sientecon conuna unaexperiencia experienciade deamor amorhumano. humano. Alma Alma==amada amada Cuerpo Cuerpo==casa casa Noche Nocheoscura oscura==vía víapurgativa purgativa

VÍA PURGATIVA

En una noche oscura con ansias, en amores inflamada, ¡oh dichosa ventura!, salí sin ser notada, estando ya mi casa sosegada. A escuras y segura, por la secreta escala, disfrazada, ¡oh dichosa ventura!, a escuras y en celada, estando ya mi casa sosegada.

En Enlalavía víapurgativa purgativaelelalma almase selibra libradel del pecado pecado mediante mediante lala penitencia penitencia yy lala práctica prácticade delalavirtud. virtud. El hombre debe renunciar a la razón y sumergirse en la oscuridad para que la luz de Dios pueda entrar en su alma. Por ello se repiten los elementos relacionados con la noche o la oscuridad. La penitencia y la práctica de la virtud permiten el control de las pasiones, por ello el poeta afirma que su “casa”, es decir, su cuerpo, está sosegada, tranquila. El camino que recorre el alma para abandonar el cuerpo es secreto, no conocido ni apto para muchos. El poeta habla de él como una escala secreta, disfrazada y en celada.


NOCHE NOCHEOSCURA OSCURADEL DELALMA ALMA

VÍA ILUMINATIVA

En la noche dichosa, en secreto, que nadie me veía, ni yo miraba cosa, sin otra luz y guía, sino la que en el corazón ardía. Aquésta me guiaba más cierto que la luz del mediodía, adonde me esperaba quien yo bien me sabía, en parte donde nadie parecía.


El Elpoema poemasigue siguecon conlalaalegoría, alegoría,lalaamada amada(el (el alma) alma)sale saledel delcuerpo cuerpo(la (lacasa) casa) en enmedio mediode de lalanoche nocheoscura oscura(la (lavía víapurgativa) purgativa)guiada guiadapor por lalaluz. luz.

VÍA ILUMINATIVA

En la noche dichosa, en secreto, que nadie me veía, ni yo miraba cosa, sin otra luz y guía, sino la que en el corazón ardía. Aquésta me guiaba más cierto que la luz del mediodía, adonde me esperaba quien yo bien me sabía, en parte donde nadie parecía.

En la vía unitiva, el alma se somete a Dios, renuncia a la razón y recibe una sabiduría especial que la ilumina. El poema insiste ahora en la luz que ilumina el alma del poeta y que lo conduce al encuentro con el Amado (Dios) Se repiten conceptos como el secreto. No hay que olvidar que mística significa “sabiduría secreta”. Se insiste en la dificultad de compartir la experiencia.


NOCHE NOCHEOSCURA OSCURADEL DELALMA ALMA ¡Oh noche, que guiaste! ¡Oh noche, amable más que el alborada! ¡Oh noche que juntaste Amado con amada, amada en el Amado transformada! En mi pecho florido, que entero para él solo se guardaba, allí quedó dormido, y yo le regalaba, y el ventalle de cedros aire daba. El aire de la almena, cuando yo sus cabellos esparcía, con su mano serena en mi cuello hería, y todos mis sentidos suspendía. Quédeme y olvidéme, el rostro recliné sobre el Amado; cesó todo, y déjeme, dejando mi cuidado entre las azucenas olvidado.

VÍA UNITIVA


NOCHE NOCHEOSCURA OSCURADEL DELALMA ALMA

VÍA UNITIVA

¡Oh noche, que guiaste! ¡Oh noche, amable más que el alborada! ¡Oh noche que juntaste Amado con amada, amada en el Amado transformada! En mi pecho florido, que entero para él solo se guardaba, allí quedó dormido, y yo le regalaba, y el ventalle de cedros aire daba. El aire de la almena, cuando yo sus cabellos esparcía, con su mano serena en mi cuello hería, y todos mis sentidos suspendía. Quedéme y olvidéme, el rostro recliné sobre el Amado; cesó todo, y déjeme, dejando mi cuidado entre las azucenas olvidado.

La vía unitiva supone la unión mística entre el alma y Dios. Se produce el éxtasis místico: la anulación de los sentidos y una sensación de felicidad inefable. ÉXTASIS MÍSTICO: expresado por medio de exclamaciones, anáforas… juegos de palabras que indican la estrecha unión del alma con Dios. El poeta expresa la anulación de los sentidos y la sensación de felicidad mediante la figura del amante que duerme sobre el pecho de la amada. La imagen del viento acariciante sirve para proporcionar la sensación de bienestar absoluto. En la estrofa final se reproduce de nuevo la sensación de anulación de los sentidos mediante la aparición de los verbos que indican abandono.


CÁNTICO CÁNTICOESPIRITUAL ESPIRITUAL AMADA ¿Adónde te escondiste, Amado, y me dejaste con gemido? Como el ciervo huiste habiéndome herido; salí tras ti clamando y eras ido. Pastores, los que fuerdes allá por las majadas al otero, si por ventura vierdes aquél que yo más quiero, decidle que adolezco, peno y muero. Buscando mis amores iré por esos montes y riberas; ni cogeré las flores, ni temeré las fieras, y pasaré los fuertes y fronteras.

PREGUNTA A LAS CRIATURAS ¡O bosques y espesuras plantadas por la mano del Amado!, ¡o prado de verduras de flores esmaltado!, decid si por vosotros ha pasado. RESPUESTA DE LAS CRIATURAS Mil gracias derramando pasó por estos sotos con presura; y, yéndolos mirando con sola su figura vestidos los dejó de hermosura.


CÁNTICO CÁNTICOESPIRITUAL ESPIRITUAL ESPOSA ¡Ay! ¿quién podrá sanarme? Acaba de entregarte ya de vero; no quieras enviarme de hoy más mensajero que no saben decirme lo que quiero. Y todos cuanto vagan de ti me van mil gracias refiriendo, y todos más me llagan, y déjame muriendo un no sé qué que quedan balbuciendo. Mas ¿cómo perseveras, ¡oh vida!, no viviendo donde vives y haciendo por que mueras las flechas que recibes de lo que del Amado en ti concibes? ¿Por qué, pues has llagado aqueste corazón, no le sanaste? Y, pues me le has robado, ¿por qué así le dejaste y no tomas el robo que robaste?

Apaga mis enojos, pues que ninguno basta a deshacellos; y véante mis ojos, pues eres lumbre dellos y sólo para ti quiero tenellos. Descubre tu presencia, y máteme tu vista y hermosura; mira que la dolencia de amor, que no se cura sino con la presencia y la figura. ¡Oh cristalina fuente, si en esos tus semblantes plateados formases de repente los ojos deseados que tengo en mis entrañas dibujados! (...)


CÁNTICO CÁNTICOESPIRITUAL ESPIRITUAL ESPOSA Mi Amado, las montañas, los valles solitarios nemorosos, las ínsulas extrañas, los ríos sonorosos, el silbo de los aires amorosos, la noche sosegada en par de los levantes de la aurora, la música callada, la soledad sonora, la cena que recrea y enamora. Nuestro lecho florido, de cuevas de leones enlazado, en púrpura tendido, de paz edificado, de mil escudos de oro coronado. (...) A las aves ligeras leones, ciervos, gamos saltadores, montes, valles, riberas, aguas, aires, ardores, y miedos de las noches veladores:

Por las amenas liras y canto de sirenas os conjuro que cesen vuestras iras y no toquéis al muro, porque la esposa duerma más seguro. Mi alma se ha empleado, y todo mi caudal, en su servicio; ya no guardo ganado, ni ya tengo otro oficio que ya sólo en amar es mi ejercicio. Pues ya si en el ejido de hoy más no fuere vista ni hallada, diréis que me he perdido, que, andando enamorada, me hice perdidiza y fui ganada.


CÁNTICO CÁNTICOESPIRITUAL ESPIRITUAL De flores y esmeraldas, en las frescas mañanas escogidas, haremos las guirnaldas, en tu amor floridas, y en tu cabello mío entretejidas.(...) Gocémonos, Amado, y vámonos a ver en tu hermosura al monte y al collado do mana el agua pura; entremos más adentro en la espesura


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

•• En Enelelsiglo sigloXVI, XVI,los losrelatos relatostodavía todavíasuelen suelenser sercortos cortosyyse se incluyen incluyendentro dentrode deotras otrasobras, obras,sin sintener tenerautonomía. autonomía. •• No Nose sepuede puedehablar hablarde denovela novelaen enelelsentido sentidomoderno. moderno. •• La La palabra palabra novela, novela, de de origen origen italiano, italiano, se se utiliza utiliza para para referirse referirse aa narraciones narraciones breves, breves, como como las las Novelas Novelas Ejemplares Ejemplaresde deCervantes. Cervantes. •• Los Los relatos relatos más más extensos extensos se se denominan denominan de de modo modo muy muy variado. variado. •• Siguen Siguen editándose editándose yy siendo siendo muy muy leídos leídos durante durante todo todo elel siglo siglo XVI XVI los los libros libros de de caballerías caballerías yy las las novelas novelas sentimentales. sentimentales.


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

NUEVOS NUEVOSGÉNEROS GÉNEROSNARRATIVOS NARRATIVOS

NOVELAS NOVELASPASTORILES PASTORILES

NOVELAS NOVELASMORISCAS MORISCAS

NOVELAS NOVELASPICARESCAS PICARESCAS


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.1. LOS LIBROS DE PASTORES O NOVELAS PASTORILES

•• Relacionadas Relacionadascon coneleléxito éxitode delalaliteratura literaturabucólica bucólicaen enotros otrosgéneros géneroscomo comolalalírica lírica(las (las Églogas Églogasde deGarcilaso) Garcilaso)ooelelteatro teatro(églogas (églogasde deJuan Juandel delEncina) Encina) •• Novelas Novelaspastoriles pastorilesmás másdestacadas: destacadas: Los siete libros de la Diana de Jorge de Montemayor La Diana enamorada de Gaspar Gil Polo La Galatea de Miguel de Cervantes Episodios del Quijote. La Arcadia de Lope de Vega


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.2. LAS NOVELAS MORISCAS •• En Enun unambiente ambienteexquisito, exquisito,se seproduce produceen enellas ellaslala idealización idealización del del moro, moro, de de forma forma parecida parecida aa lala idealización idealización de de los los pastores pastores en en las las narraciones narraciones pastoriles. pastoriles. •• El El cercano cercano mundo mundo morisco, morisco, con con costumbres costumbres diferentes, diferentes, proporciona proporciona aa los los escritores escritores material material novelesco novelesco yy poético, poético, pero pero con con un un toque toque exótico exótico muy muyapropiado apropiadoalalrelato relatorealista. realista.

Historia del Abencerraje y de la hermosa Jarifa de autor desconocido Las Guerras Civiles de Granada de Ginés Pérez de Hita Relatos moriscos en obras mayores: Ozmín y Daraja de Mateo Alemán, incluido en el Guzmán de Alfarache. Historia del cautivo del Quijote cervantino.


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.3. OTRAS NOVELAS

La lozana andaluza de Francisco Delicado

El Patrañuelo de Juan de Timoneda

• Obra emparentada con La Celestina y publicada en Italia, donde vivía Delicado. • Es una novela anticlerical y típicamente renacentista en su exaltación de los sentidos y el erotismo.

• Es la primera colección española de novelas cortas que imitan a las italianas.


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LAS NOVELAS PICARESCAS: LAZARILLO DE TORMES


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.1. Aparición y triunfo del Lazarillo 1554 Aparición Apariciónde detres tresediciones edicionessimultáneas simultáneasde de Vida Vidade deLazarillo Lazarillode deTormes Tormesyyde desus susfortunas fortunasyyadversidades adversidades Éxito fulminante Prohibición por la Inquisición Sigue leyéndose en ediciones clandestinas hechas en el extranjero 1573 Volvió a autorizarse su impresión, suprimiendo los tratados IV y V, y varias irreverencias de los demás. 1834 Hasta esta fecha no volvió a autorizarse el texto completo.


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.2. Edición y autoría PROBLEMAS PROBLEMAS Ediciones La primera edición está perdida. No se conservan manuscritos El texto se compuso en torno a 1550.

Autor Se desconoce quién pudo ser el autor. Se atribuido a varios escritores: Diego Hurtado de Mendoza Sebastián de Orosco Juan de Ortega Alfonso de Valdés No se sabe por qué el autor ocultó su nombre. Se trata en todo caso de un escritor culto.


Últimas Últimasteorías teoríassobre sobreelelautor autor La paleógrafa Mercedes Agulló documenta que su autor es Diego Hurtado de Mendoza En su libro A vueltas con el autor del Lazarillo (Calambur, 2010) Mercedes Argulló documenta que Diego Hurtado de Mendoza es, con toda probabilidad, el autor del Lazarillo. La investigadora encontró en una serie de serones y cajones el impresionante lote de documentos acumulados por don Diego Hurtado de Mendoza durante su larga vida. Ahí encontró, al lado de “Una copia hecha de Las guerras de Granada y otros papeles de la hacienda de Carmona”, dos líneas que dicen: “Un legajo de correcciones hechas para la impresión del Lazarillo y Propaladia” La investigadora afirma que “desde luego, nada puede darse como absolutamente definitivo, pero el hecho de que el legajo con correcciones hechas para la impresión del Lazarillo se hallara entre los papeles de don Diego Hurtado de Mendoza, me ha permitido desarrollar una hipótesis sobre la autoría del Lazarillo, que fortalecida por otros hechos y circunstancias apunta sólidamente en la dirección de don Diego.”


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.3. Originalidad novelesca del Lazarillo Por primera vez en la historia de la narrativa europea, hallamos en el Lazarillo el mundo de la realidad contemporánea convertido en materia de un relato.

El protagonista del relato es un personaje de condición humildísima que va construyendo su vida a golpes con la adversidad. Nada más lejos de los héroes de los relatos anteriores llenos de aventuras ideales. Lázaro sufre hambre, engaños, burlas y explotación. Es la historia del proceso “educativo” para la deshonra y la vileza, que Lázaro acepta al final y que se puede interpretar como la amarga queja del autor contra una sociedad que impedía salir de la miseria a los desheredados.


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.3. Originalidad novelesca del Lazarillo El Lazarillo: la primera novela moderna

La acci贸n transcurre en tiempo y espacio concretos. La vida de los personajes se va modificando seg煤n los azares de la vida.


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.5. Originalidad novelesca del Lazarillo El Lazarillo inaugura un nuevo tipo de novela, la picaresca, que alcanzará sus rasgos definitorios con Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán (1559)

RASGOS DE LA NOVELA PICARESCA Es el relato de una autobiografía ficticia, por tanto en primera persona, de un personaje de orígenes miserables. El protagonista abandona el medio familiar siendo un niño y trabaja al servicio de varios amos. El carácter picaresco del protagonista: astuto, versátil, prudente y receloso. Era un personaje listo, sin oficio, que urde tretas para robar o vivir a costa del prójimo, con escaso sentido moral y que suele ser víctima de sus propios ardides. El protagonista tiene afán de medro, es decir, aspira a ascender socialmente y a mejorar su situación económica y su puesto en la sociedad. Explicación de un estado final de deshonor, aceptado o superado, a partir del pasado del protagonista.


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.4. Argumento Lázaro, un personaje de baja clase social, nacido en una aldea próxima a Salamanca, hijo de padres sin honra, cuenta su vida en primera persona, por medio de una carta a un noble y desconocido señor, a quien se dirige en el prólogo con el tratamiento de “vuestra merced” para explicarle los detalles del “caso”.


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.4. Argumento El “caso” es la explicación de los rumores sobre las posibles relaciones de la mujer de Lázaro con el Arcipreste de San Salvador.


Para ello, Lázaro habla de su vida desde su nacimiento

“Pues sepa vuestra merced, ante todas cosas, que a mí llaman Lázaro de Tormes, hijo de Tomé González y de Antonia Pérez, naturales de Tejares, aldea de Salamanca. Mi nacimiento fue dentro del río Tormes, por la cual tomé el sobrenombre.”

“Siendo yo niño de ocho años, achacaron a mi padre ciertas sangrías mal hechas en los costales de los que allí a moler venían, por lo cual fue preso y confesó y no negó, y padeció persecución por justicia (...) En este tiempo, se hizo cierta armada contra moros, entre los cuales fue mi padre, que a la sazón estaba desterrado por el desastre ya dicho, con cargo de acemilero de un caballero que allá fue. Y con su señor, como leal criado, feneció su vida.”

Su madre se dedicó a la prostitución, hasta establecerse con un hombre negro, con el que tuvo un hijo.


Como su madre no puede mantenerlo, Lázaro es entregado a un ciego para que se gane la vida guiándolo. Por eso a los perros que guían a los ciegos se les llama “perros lazarillo”.

El ciego lo trata rudamente y, desde el principio, decide “espabilarlo” para que pueda salir adelante en la dura vida que le espera.

Lázaro llega el oído a ese toro y oirás gran ruido dentro de él.


Necio, aprende, que el mozo de ciego un punto ha de saber m谩s que el diablo

Verdad dice que este, que me cumple avivar el genio y avisar, pues solo soy y pensar c贸mo me sepa valer


El ciego es un amo mezquino y miserable, que maltrata cruelmente a Lรกzaro, pero con quien aprende a ganarse la vida.

El episodio de las uvas. El episodio de la longaniza

El episodio del jarro de vino


Todas estas crueldades hacen que Lázaro odie cada vez más a su amo, hasta que llega un momento en que el discípulo supera al maestro y consigue vengarse de él antes de abandonarlo.

¡Sus! Saltá todo lo que podáis porque deis deste cabo del agua..

El Elaprendizaje aprendizajede deLázaro Lázarocomienza comienzacon con un ungolpe golpeque queelelciego ciegopropina propinaaaLázaro Lázaro (en (en elel toro) toro) yy concluye concluye cuando cuando Lázaro Lázaro es es capaz capaz de de engañar engañar aa su su amo amo yy devolvérselo. devolvérselo.


Tras abandonar al ciego, Lázaro pasa a servir a un clérigo en Maqueda:

El clérigo es un hombre mezquino que mata de hambre al pobre Lázaro.

Lázaro tiene que inventarse tretas para poder comer. Consigue una llave para abrir el arca donde el clérigo guarda el pan.

Lázaro guarda la llave dentro de la boca para que el clérigo no la descubra, pero al final, el clérigo se entera de todo y lo despide, no sin antes propinarle una paliza:


Su siguiente amo es un escudero que aparenta ser rico y poderoso, pero en realidad es más pobre todavía que Lázaro.

Con él aprende la importancia de las apariencias, es decir, no importa lo que en realidad eres, sino lo que aparentas ser.

Pese a ser pobre, es el primer amo que no maltrata a Lázaro. Lázaro aprende a ser misericordioso con él.


Lázaro es abandonado por su amo y tiene que buscar otro. Habrá varios más hasta llegar a la situación final desde la que escribe:

Un maestro de pintar panderos

Un buldero

Un alguacil…


La novela termina cuando Lázaro, a los veintitantos años y en Toledo, se casa, de modo deshonroso, con la criada del Arcipreste de San Salvador. La gente murmura que la boda ha sido un “apaño” y que la mujer de Lázaro es la amante del Arcipreste. Aunque Lázaro lo niega todo, ciertas afirmaciones suyas no dejan lugar a dudas, y él justifica su vida actual porque en ese momento él se encontraba “en mi prosperidad y en la cumbre de toda buena fortuna”..

Mirá, si sois mi amigo, no me digáis cosa con que me pese, que no tengo por mi amigo al que me hace pesar; mayormente, si me quieren meter mal con mi mujer, que es la cosa del mundo que yo más quiero y la amo más que a mí; y me hace Dios con ella mil mercedes y más bien que yo merezco: que yo juraré sobre la hostia consagrada que es tan buena mujer como vive dentro de la puertas de Toledo. Quien otra cosa me dijere, yo me mataré con él. Desta manera no me dicen nada, y yo tengo paz en mi casa.


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES Prólogo 4.4.5. Estructura Tratado I

Ciego

Tratado II

Clérigo

Tratado III

Escudero

Infancia Lázaro en la adversidad Crueldad de los amos Hambre

Tratado IV

Fraile

Tratado V

Buldero - Maestro de pintar

Adolescencia

Mejora su nivel de vida Tratado VI

Capellán

Tratado VII

Alguacil - Arcipreste

Se explica el “caso” a “vuestra merced”

Juventud madurez


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.5. Estructura

Rasgos Rasgosfolclóricos folclóricostradicionales tradicionales

Rasgos Rasgosinnovadores innovadores

Muchos Muchosde delos losepisodios episodiosque quese selelesuceden suceden aa Lázaro Lázaro son son cuentecillos cuentecillos de de origen origen folclórico, folclórico,vinculadas vinculadasaaun unautor autornarrador. narrador. El El autor autor no no se se limita limita aa ensartar ensartar anécdotas anécdotas sino sinoque quecrea creaun unrelato relatocompuesto compuestopor poruna una serie de episodios perfectamente serie de episodios perfectamente organizados organizadosgracias graciasaados dosrecursos: recursos: La Laautobiografía autobiografía

La Laepístola epístola

Todos Todos los los elementos elementos adquieren adquieren sentido sentido porque porque forman forman parte parte de de lala historia historia de de lala vida vida de de un un personaje personajecontada contadapor porélélmismo mismo(autobiografía) (autobiografía)yy siguiendo siguiendoelelmodelo modelode deuna unalarga largacarta carta(epístola) (epístola) dirigida dirigidaaaun undesconocido desconocido“vuestra “vuestramerced”. merced”.


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.5. Espacio y tiempo en el Lazarillo ESPACIO

TIEMPO

La acción se sitúa en la ciudad, un espacio urbano real y próximo, que facilita la práctica de comportamientos irregulares.

Se producen desfases entre el tiempo que duran los hechos narrados y el que dedica el narrador, Lázaro a narrarlos. El narrador selecciona los acontecimientos relevantes para la explicación del “caso” y le da la importancia que considera.


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.6. Temas HONRA

RELIGIÓN

La honra dependía de la consideración social que tuviera una persona.

Cinco de los amos de Lázaro pertenecen al estamento eclesiástico.

El Lazarillo comienza y concluye con un caso de “honra”.

Todos se mueven por avaricia o lujuria, y todos explotan a Lázaro.

El Tratado III tiene como tema principal la honra en la figura del escudero.

Las citas de los Evangelios o las alusiones a temas sagradas en contextos burlescos añaden al anticlericalismo de la obra ciertos detalles irreverentes.

Lázaro habla de su situación final como “la cumbre de toda buena fortuna”, pero sólo ha conseguido una vida aparentemente honrada.


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.8. La ironía y la crítica social en el Lazarillo La La ironía ironía sólo sólo se se percibe percibe atendiendo atendiendo alal contexto contexto yy depende depende de de las las intenciones intenciones del del emisor emisoryyde delalacapacidad capacidadde deinterpretación interpretacióndel delinterlocutor. interlocutor.

Narrador, personajes y autor son irónicos en el Lazarillo. “Yo por bien tengo que cosas tan señaladas y por ventura nunca oídas ni vistas…”

“Lo que te enfermó, te sana y te da salud…”


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.8. La ironía y la crítica social en el Lazarillo “Si es por esa vida, nunca yo moriré, que siempre he guardado esa regla por fuerza, y aún espero, en mi desdicha, tenerla toda mi vida.”

“Toma, come, triunfa, que para ti es el mundo”


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.8. La ironía y la crítica social en el Lazarillo

“Pues vente tras mí, que Dios te ha hecho merced en topar conmigo; alguna buena oración rezaste hoy”


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.8. La ironía y la crítica social en el Lazarillo

CRÍTICA CRÍTICADEL DELCOMPORTAMIENTO COMPORTAMIENTODE DE LOS LOSPERSONAJES PERSONAJES

CRÍTICA CRÍTICADEL DELSISTEMA SISTEMASOCIAL SOCIAL EXISTENTE EXISTENTE

Dos Dosmitos mitoscentrales centralesde delalaEspaña Españadel delXVI XVIson sonelelobjeto objetocentral centralde delalacrítica: crítica: LA LAHONRA HONRA El episodio del escudero muestra la falsedad del sentimiento de honor de la nobleza. También se ataca la justicia y los militares.

LA LARELIGIOSIDAD RELIGIOSIDAD La mayor parte de los amos de Lázaro son clérigos y todos explotan, más o menos cruelmente al muchacho. El ANTICLERICALISMO evidente.

es


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.8. La ironía y la crítica social en el Lazarillo En Enlalanovela novelano noaparecen aparecenvalores valorespositivos positivoscomo comoelelamor amoroolalaamistad. amistad. Predominan Predominanlalaambición, ambición,lalaavaricia, avaricia,eleldinero, dinero,lalabúsqueda búsquedadel delprovecho provechopropio propiopor por encima encimade detodo, todo,lalaimportancia importanciade delas lasapariencias, apariencias,lalaastucia, astucia,elelcinismo… cinismo…elelautor autor pone poneasí asíalaldescubierto descubiertolaladura duravida vidaespañola españolade demediados mediadosdel delsiglo sigloXVI. XVI.


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.9. El lenguaje del Lazarillo Lenguaje Lenguajellano llano

El Lazarillo está escrito en un lenguaje llano, sin artificios, directo.

Decoro Decoro

Los personajes se expresan de acuerdo a su condición social y se ajustan a lo que pide el momento: júbilo, tristeza, cólera… El uso de refranes, modismos, el vocabulario… guardan relación con el estrato social del protagonista narrador.

Estilo Estiloadecuado adecuadoaalalafunción función

La frase corta, pero vivamente expresiva y ágil, o extensa, según la función narrativa que realice.

Precisión Precisión

Destaca la precisión en captar, con ironía o humor, lo esencial y revelador.

Dominio del lenguaje y el arte de narrar


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.9. El lenguaje del Lazarillo SENTIDO SENTIDODEL DELHUMOR HUMOR

Éste me dio la vida y, siendo ciego, me alumbró y adentró en la carrera de vivir.


4.4.LA LANARRATIVA NARRATIVARENACENTISTA RENACENTISTA

4.4. LA NOVELA PICARESCA: LAZARILLO DE TORMES 4.4.9. El lenguaje del Lazarillo SENTIDO SENTIDODEL DELHUMOR HUMOR Fue tal el golpecillo que me tuvo fuera de mí por espacio de tres días


EL LAZARILLO Textos


Comienza el relato con un prólogo, que Lázaro, como pregonero de Toledo, dirige a un caballero (“vuestra merced”), diciéndole que, pues le ha pedido que le cuente su caso, va a complacerle narrándole su vida desde el principio. El prólogo advierte que el libro tiene dos lecturas:

“Yo por bien tengo que cosas tan señaladas, y por ventura nunca oídas ni vistas, vengan a noticia de muchos y no se entierren en la sepultura del olvido, pues podría ser que alguno que las lea halle algo que le agrade, y a los que ahondasen tanto los deleite.” “Confesando yo no ser más santo que mis vecinos, de esta nonada, que en este grosero estilo escribo, no me pesara que hayan parte y se huelguen con ello todos los que en ella algún gusto hallasen, y vean que vive un hombre con tantas fortunas, peligros y adversidades (...) Y pues vuestra merced escribe se le escriba y relate el caso muy por extenso, parecióme no tomarle por el medio, sino del principio, porque se tenga entera noticia de mi persona; y también porque consideren los que heredaron nobles estados cuán poco se les debe, pues Fortuna fue con ellos parcial, y cuánto más hicieron los que, siéndoles contraria, con fuerza y maña remando, salieron a buen puerto.”


Tratado I: Su familia y servicio con el ciego

“Pues sepa vuestra merced, ante todas cosas, que a mí llaman Lázaro de Tormes, hijo de Tomé González y de Antonia Pérez, naturales de Tejares, aldea de Salamanca. Mi nacimiento fue dentro del río Tormes, por la cual tomé el sobrenombre.” Este es el párrafo inicial del Lazarillo. También Amadís de Gaula había nacido en un río. Se trata de un rasgo folklórico universal. Su vida comienza, pues, como la de un héroe; pero ¡qué distinto va a ser su destino! Enseguida va a faltar al cuarto mandamiento:

“Siendo yo niño de ocho años, achacaron a mi padre ciertas sangrías mal hechas en los costales de los que allí a moler venían, por lo cual fue preso y confesó y no negó, y padeció persecución por justicia (...) En este tiempo, se hizo cierta armada contra moros, entre los cuales fue mi padre, que a la sazón estaba desterrado por el desastre ya dicho, con cargo de acemilero de un caballero que allá fue. Y con su señor, como leal criado, feneció su vida.”


Empieza la carrera de Lázaro como mozo de muchos amos, cuando su madre lo confía a un ciego mendigo para que sea su sirviente. El ciego es ruin y astuto. He aquí la primera enseñanza que le da:

Salimos de Salamanca y, llegando a la puente, está a la entrada de ella un animal de piedra que casi tiene forma de toro, y el ciego mandóme que llegase cerca del animal y, allí puesto, me dijo: —Lázaro, llega el oído a este toro y oirás gran ruido dentro de él. Yo simplemente llegué, creyendo ser así. Y como sintió que tenía la cabeza a par de la piedra, afirmó recio la mano, diome una gran calabazada en el diablo del toro, que más de tres días me duró el dolor de la cornada, y díjome: —Necio, aprende, que el mozo del ciego un punto ha de saber más que el diablo. Y rió mucho la burla. Parecióme que, en aquel instante, desperté de la simpleza en que, como niño dormido, estaba. Dije entre mí: “Verdad dice este, que me cumple avivar el ojo y avisar, pues solo soy, y pensar cómo me sepa valer.”


“Usaba poner cabe sí un jarrillo de vino cuando comíamos, y yo, muy de presto le asía y daba un par de besos callados; y tornábale a su lugar. Mas durome poco, que en los tragos conocía la falta y, por reservar su vino a salvo, nunca después desamparaba el jarro, antes lo tenía por el asa asido. Mas no había piedra imán que así atrajese a sí como yo con una paja larga de centeno que para aquel menester tenía hecha, la cual, metiéndola en la boca del jarro, chupando el vino, lo dejaba a buenas noches. Mas, como fuese el traidor tan astuto, pienso que me sintió, y dende en adelante mudó propósito, y asentaba su jarro entre las piernas y tapábale con la mano, y así bebía seguro. Yo, que estaba hecho al vino, moría por él, y viendo que aquel remedio de la paja no me aprovechaba ni valía acordé en el suelo del jarro hacerle una fuentecilla y agujero sutil y, delicadamente, con una muy delgada tortilla de cera taparlo y al tiempo de comer, fingiendo haber frío, entrábame entre las piernas del triste ciego a calentarme en la pobrecilla lumbre que teníamos y, al calor de ella, luego derretida la cera, por ser muy poca, comenzaba la fuentecilla a destilarme en la boca, la cual yo de tal manera ponía, que maldita la gota se perdía. Cuando el pobreto iba a beber, no hallaba nada. Espantábase, maldecíase, daba al diablo el jarro y el vino, no sabiendo qué podía ser. —No diréis, tío, que os lo bebo yo —decía—, pues no le quitáis de la mano. Tantas vueltas y tientos dio al jarro, que halló la fuente y cayó en la burla, mas así lo disimuló como si no lo hubiera sentido. Página 298 Libro de texto


Y luego otro día, teniendo yo rezumando mi jarro como solía, no pensando el daño que me estaba aparejado ni que el mal ciego me sentía, sentéme como solía. Estando recibiendo aquellos dulces tragos, mi cara puesta hacia el cielo, un poco cerrados los ojos por mejor gustar el sabroso licor, sintió el desesperado ciego que ahora tenía tiempo de tomar de mí venganza y, con toda su fuerza, alzando con dos manos aquel dulce y amargo jarro, lo dejó caer sobre mi boca, ayudándose, como digo, con todo su poder, de manera que el pobre Lázaro, que de nada de esto se guardaba, antes, como otras veces, estaba descuidado y gozoso, verdaderamente me pareció que el cielo, con todo lo que en él hay, me había caído encima. Fue tal el golpecillo que me desatinó y sacó de sentido, y el jarrazo tan grande, que los pedazos de él se me metieron por la cara, rompiéndomela por muchas partes, y me quebró los dientes, sin los cuales hasta hoy me quedé. Desde aquella hora quise mal al mal ciego y, aunque me quería y regalaba y me curaba, bien vi que se había holgado del cruel castigo. Lavome con vino las roturas que con los pedazos del jarro me había hecho, y sonriéndome decía: —¿Qué te parece, Lázaro? Lo que te enfermó te sana y da salud.” Página 298 Libro de texto


Visto esto y las malas burlas que el ciego burlaba de mí, determiné de todo dejarle; y, como lo traía pensado y lo tenía en voluntad, con este postrer juego que me hizo afirmélo más. Y fue ansí que luego otro día salimos por la villa a pedir limosna, y había llovido mucho la noche antes; y porque el día también llovía, y andaba rezando debajo de unos portales que en aquel pueblo había, donde no nos mojábamos, mas cuando la noche se venía y el llover no cesaba, díjome el ciego: —Lázaro, esta agua es muy porfiada, y cuanto la noche más cierra, más recia: acojámonos a la posada con tiempo. Para ir allá habíamos de pasar un arroyo, que con la mucho agua iba grande. Yo le dije: — Tío, el arroyo va muy ancho; mas, si queréis, yo veo por donde travesemos más aína sin nos mojar, porque se estrecha allí mucho, y saltando pasaremos a pie enjuto. Parescióle buen consejo y dijo: — Discreto eres, por esto te quiero bien. Llévame a ese lugar donde el arroyo y se ensangosta, que agora es invierno y sabe mal el agua, y más llevar los pies mojados. Yo, que vi el aparejo a mi deseo, saquéle de bajo de los portales y llevélo derecho de un pilar o poste de piedra que en la plaza estaba, sobre el cual y sobe otros cargaban saledizos de aquellas casas, y dígole:


— Tío, éste es el paso más angosto que en el arroyo hay. Como llovía recio y el triste se mojaba, y con la priesa que llevábamos de salir del agua, que encima de nosotros caía, y, lo más principal, porque Dios le cegó aquella hora el entendimiento (fue por darme de él venganza), creyóse de mí y dijo: — Ponme bien derecho y salta tú el arroyo. Yo le puse bien derecho enfrente del pilar, y doy un salto y póngome detrás del poste, como quien espera tope de toro y díjele: — ¡Sus! Saltá todo lo que podáis, porque deis deste cabo del agua. Aun apenas lo había acabado de decir, cuando se abalanza el pobre ciego como cabrón y de toda su fuerza arremete, tomando un paso atrás de la corrida para hacer mayor salto, y da con la cabeza en el poste, que sonó tan recio como si diera con una gran calabaza, y cayó luego para atrás medio muerto y hendida la cabeza. —¿Cómo, y oliste la longaniza y no el poste? ¡Olé, olé!— le dije yo. Y déjele en poder de mucha gente que lo había ido a socorrer, y tomé la puerta de la villa en los pies de un trote, y antes que la noche viniese di conmigo en Torrijos. No supe más lo que Dios dél hizo ni curé de lo saber.


Tratado III: Al servicio del escudero

Estando así, díjome: --Tú, mozo, ¿has comido? --No, señor– dije yo--, que aún no eran dadas las ocho cuando con vuestra merced encontré. --Pues, aunque de mañana, yo había almorzado, y cuando así como algo, hágote saber que hasta la noche me estoy así. Por eso, pásate como pudieres, que después cenaremos. Vuestra merced crea, cuando esto le oí, que estuve en poco de caer de mi estado, no tanto de hambre como por conocer de todo en todo la fortuna serme adversa. Allí se me representaron de nuevo mis fatigas, y torné a llorar mis trabajos; allí se me vino a la memoria la consideración que hacía cuando me pensaba ir del clérigo, diciendo que, aunque aquel era desventurado y mísero, por ventura toparía con otro peor; finalmente, allí lloré mi trabajosa vida pasada y mi cercana muerte venidera. Y con todo, disimulando lo mejor que pude, dije: -- Señor, mozo soy que no me fatigo mucho por comer, bendito Dios. De eso me podré alabar entre todos mis iguales de mejor garganta, y así fui yo loada de ella hasta hoy día de los amos que yo he tenido. Página 300 Libro de texto


Tratado III: Al servicio del escudero

--Virtud es esa– dijo él--, y por eso te querré yo más; porque el hartar es de los puercos y el comer regladamente es de los hombres de bien. “¡Bien he entendido!”, dije yo entre mí. “¡Maldita tanta medicina y bondad como aquestos mis amos que yo hallo hallan en el hambre!”. Púseme a un cabo del portal y saqué unos pedazos de pan del seno, que había quedado de los de por Dios. Él, que vio esto, díjome: --Ven acá, mozo. ¿Qué comes? Yo llegueme a él y mostrele el pan. Tomome él un pedazo de tres que eran, el mejor y más grande, y dijome: --Por mi vida que parece éste buen pan. --¿Y cómo ahora– dije yo– señor, es bueno? -- Sí, a fe – dijo él-- ¿Adónde lo hubiste? ¿Si es amasado de manos limpias? --No sé yo eso– le dije--; mas a mí no me pone asco el sabor de ello. --Así plega a Dios– dijo el pobre de mi amo. --Y llevándolo a la boca, comenzó a dar en él tan fieros bocados como yo en lo otro: --Sabrosísimo pan está – dijo--, por Dios. Página 300 Libro de texto


Tratado III: Al servicio del escudero

Y como le sentí de qué pie cojeaba, dime prisa, porque le vi en disposición, si acababa antes que yo, se comediría a ayudarme a lo que me quedase. Y con esto acabamos casi a una. Y mi amo comenzó a sacudir con las manos unas pocas de migajas, y bien menudas, que en los pechos se le habían quedado. Y entró en una camareta que allí estaba, y sacó un jarro desbocado y no muy bueno, y desque hubo bebido, convídome con él. Yo, por hacer del continente, dije: --Señor, no bebo vino. --Agua es– me respondió--; bien puedes beber. Entonces tomé el jarro y bebí. No mucho, porque de sed no era mi congoja.

Página 300 Libro de texto


Tratado III: Al servicio del escudero

“Y comienzo a cenar y morder en mis tripas y pan, y disimuladamente miraba al desventurado señor mío, que no partía sus ojos de mis faldas, que aquella sazón servían de plato. Tanta lástima haya Dios de mí, como yo había de él, porque sentí lo que sentía, y muchas veces había por ello pasado y pasaba cada día. Pensaba si sería bien comedirme a convidarle; mas por me haber dicho que había comido, temía no aceptaría el convite. Finalmente, yo deseaba que aquel pecador ayudase a su trabajo del mío, y se desayunase como el día antes hizo, pues había mejor aparejo, por ser mejor la vianda y menos mi hambre. Quiso Dios cumplir mi deseo, y aun pienso que el suyo; porque como comencé a comer, y él se andaba paseando, llegóse a mí y díjome: —Dígote, Lázaro, que tienes en comer la mejor gracia que en mi vida vi a hombre, y que nadie te lo verá hacer que no le pongas gana aunque no la tenga. “La muy buena que tú tienes —dije yo entre mí— te hace parecer la mía hermosa.”


“Con todo, parecióme ayudarle, pues se ayudaba y me abría camino para ello y díjele: —Señor, el buen aparejo hace buen artífice. Este pan está sabrosísimo, y esta uña de vaca tan bien cocida y sazonada, que no habrá a quien no convide con su sabor. —¿Uña de vaca es? —Sí, señor. —Dígote que es el mejor bocado del mundo, y que no hay faisán que así me sepa. —Pues pruebe, señor, y verá qué tal está. Póngole en las uñas la otra, y tres o cuatro raciones de pan de lo más blanco. Y sentóse al lado y comienza a comer como aquel que lo había gana, royendo cada huesecillo de aquello mejor que un galgo lo hiciera.”


Tratado VII

En este tiempo, viendo mi habilidad y buen vivir, teniendo noticia de mi persona el señor arcipreste de Sant Salvador; mi señor, y servidor y amigo de Vuestra Merced, porque le pregonaba sus vinos, procuró casarme con una criada suya. Y visto por mí que de tal persona no podía venir sino bien y favor, acordé de lo hacer. Y así, me casé con ella, y hasta agora no estoy arrepentido. Porque, allende de ser buena hija y diligente servicial, tengo en mi señor arcipreste todo favor y ayuda […]. Y hízonos alquilar una casilla par de la suya. Los domingos y fiestas casi todas las comíamos en su casa. Mas malas lenguas, que nunca faltaron ni faltarán, no nos dejan vivir, diciendo no sé qué y sí sé qué de que ven a mi mujer irle a hacer la cama y guisalle de comer. Y mejor les ayude Dios que ellos dicen la verdad. Porque, allende de no ser ella mujer que se pague destas burlas, mi señor me ha prometido lo que pienso que cumplirá. Que él me habló un día muy largo delante della y me dijo: —Lázaro de Tormes, quien ha de mirar a dichos de malas lenguas nunca medrará. Digo esto porque no me maravillaría alguno, viendo entrar en mi casa a tu mujer y salir della. Ella entra muy a tu honra y suya; y esto te lo prometo. Por tanto, no mires a lo que pueden decir, sino a lo que te toca: digo a tu provecho.


—Señor— le dije—, yo determiné de arrimarme a los buenos. Verdad es que algunos de mis amigos me han dicho algo deso, y aun por más de tres veces me han certificado que antes que conmigo casase había parido tres veces, hablando con reverencia de Vuestra Merced, porque está ella delante. Entonces mi mujer echó juramentos sobre sí, que yo pensé que la casa se hundiera con nosotros; y después tomóse a llorar y a echar maldiciones sobre quien conmigo la había casado; en tal manera, que quisiera ser muerto antes que se me hubiera soltado aquella palabra de la boca. Más yo de un cabo y mi señor de otro tanto le dijimos y otorgamos, que cesó su llanto, con juramento que le hice de nunca más en mi vida mentarle nada de aquello, y que yo holgaba y había por bien de que ella entrase y saliese, de noche y de día, pues estaba bien seguro de su bondad. Y así quedamos todos tres bien conformes. Hasta el día de hoy nunca nadie nos oyó sobre el caso; antes, cuando alguno siento que quiere decir algo de ella, le atajo y le digo: — Mirá, si sois mi amigo, no me digáis cosa con que me pese, que no tengo por mi amigo al que me hace pesar; mayormente, si me quieren meter mal con mi mujer, que es la cosa del mundo que yo más quiero y la amo más que a mí; y me hace Dios con ella mil mercedes y más bien que yo merezco: que yo juraré sobre la hostia consagrada que es tan buena mujer como vive dentro de la puertas de Toledo. Quien otra cosa me dijere, yo me mataré con él. Desta manera no me dicen nada, y yo tengo paz en mi casa. Esto fue el mesmo año que nuestro victorioso Emperador en esta insigne ciudad de Toledo entró y tuvo en ella Cortes, y se hicieron grandes regocijos, como Vuestra Merced habrá oído. Pues en este tiempo estaba en mi prosperidad y en la cumbre de toda buena fortuna.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES(1547-1616) (1547-1616)


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.1. BIOGRAFÍA Nació en Alcalá de Henares en 1547. Estudió en Sevilla con los jesuitas y en Madrid. En 1569 viajó a Italia y participó en campañas militares. En la batalla de Lepanto (1571) fue herido en la mano izquierda. En 1575 emprendió el regreso a España y cayó prisionero de los corsarios berberiscos; tras cinco años de cautiverio fue rescatado. Instalado en Madrid, inició su vida de escritor. Pasa un periodo de 1587 a 1604 del que se tienen pocos datos: se sabe que fue comisario de abastos y recaudador de impuestos, que fue encarcelado en Sevilla… reapareció en Valladolid en 1604 y en Madrid en 1607. A partir de entonces, se inició su etapa más fructífera.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.2.1. CERVANTES, POETA Ser Serpoeta poetaeses“la “lagracia graciaque que no noquiso quisodarme darmeelelcielo” cielo”

Su Suobra obralírica líricaeseslolomenos menos valorado valoradode desusuproducción. producción.

Gran parte de su obra se ha perdido, en especial los numerosos romances que escribió. En algunas de sus novelas y en sus obras teatrales se insertan textos líricos que lo acreditan como poeta de cualidades no vulgares. Los primeros versos conocidos de Cervantes siguen la estética renacentista y tienen como modelo a Garcilaso. Usa el endecasílabo en todo tipo de combinaciones métricas. Canto Cantode deCalíope, Calíope,Epístola EpístolaaaMateo MateoVázquez, Vázquez,Viaje Viajedel del Parnaso Parnaso


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.2.2. CERVANTES, DRAMATURGO PRIMERA ETAPA (1580-1587)

Poco éxito. Obras de acuerdo a los modelos renacentistas. Siguen la estética aristotélica: - Temas nobles - Verosímiles - Respeto a la regla de las tres unidades. - Dicción digna. - Versos largo

Los tratos de Argel La Numancia

SEGUNDA ETAPA (1615)

Ocho comedias y ocho entremeses, nunca representados Hizo imprimir sus obras porque, aunque se adaptaban al estilo de Lope de Vega, no despertaron interés. Comedias de varios temas (caballerescas, de capa y espada, de santos…) Entremeses: - Cómicos y humorísticos. - Protagonizados por personajes populares. - Tratan diversos temas: amor, matrimonio, sátira social. - Personajes inolvidables

Comedias: Los baños de Argel El rufián dichoso El gallardo español Entremeses: El juez de los divorcios El retablo de las maravillas La cueva de Salamanca La elección de los alcaldes de Daganzo


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.2.3. CERVANTES, NOVELISTA

La Galatea (1585)

El Quijote (1605-1615)

Novelas Ejemplares (1613)

El Persiles (1617)


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.2.3. CERVANTES, NOVELISTA Los Losseis seislibros librosde delalaGalatea Galatea De tema pastoril. El mérito de la obra es escaso. Se limita a seguir al pie de la letra las características de las novelas pastoriles: •Idealización del paisaje •Desventuras sentimentales de los pastores/poetas. •Disquisiciones sobre el amor platónico… Incluye, como es habitual en Cervantes, comentarios de crítica literaria, juicios teóricos, etc.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.2.3. CERVANTES, NOVELISTA Novelas NovelasEjemplares Ejemplares Reunidas en un volumen en 1613. Su éxito fue notable. Es una colección de doce relatos cortos. Cervantes es el primero que compone estos relatos al modo italiano con argumentos originales. El adjetivo ejemplares del título expresa su conexión con el género de los ejemplos medievales: se presenta una historia breve de la que se extrae una moraleja. No todos los relatos tienen ejemplaridad moral, algunos son ejemplos de creación literaria.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.2.3. CERVANTES, NOVELISTA Novelas NovelasEjemplares Ejemplares

NOVELAS “REALISTAS” Domina en ellas la observación realista: Rinconete y Cortadillo El Coloquio de los perros El celoso extremeño La ilustre fregona El casamiento engañoso El licenciado Vidriera La gitanilla

NOVELAS “IDEALISTAS” Se percibe un mayor grado de imaginación e idealización: La española inglesa El amante liberal Las dos doncellas La señora Cornelia La fuerza de la sangre


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.2.3. CERVANTES, NOVELISTA Los Lostrabajos trabajosde dePersiles PersilesyySigismunda Sigismunda

Publicada póstumamente en 1617. Se trata de una novela bizantina en la que los protagonistas, Persiles y Sigismunda, una pareja de jóvenes y nobles amantes, realizan un peregrinaje por el norte de Europa, Italia y España. En el recorrido se enfrentan con numerosos peligros (tempestades, naufragios, cautiverios, piratería…) que son pruebas (“trabajos”) de las que salen airosos. Así es posible su matrimonio final, que es la recompensa a su virtud.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.1. Edición de la obra PRIMERA PARTE  Apareció en 1605, con el título de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.  Consta de un prólogo, poemas burlescos iniciales y finales y 52 capítulos agrupados en cuatro partes.

SEGUNDA PARTE  Se publicó en 1615, con un cambio en el título: El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha.  Consta de un prólogo y 74 capítulos, sin división en partes.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.1. Edición de la obra EL QUIJOTE DE AVELLANEDA En 1614 apareció el Segundo tomo del ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, firmado por Alonso Fernández de Avellaneda. En el prólogo se insultaba a Cervantes. Cervantes respondió en el prólogo de su segunda parte e incluyó, dentro de la ficción, numerosas referencias a la falsedad de la novela de Avellaneda.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.2. Estructura de la novela PRIMERA SALIDA: 6 capítulos (5 + escrutinio) Preparación

Salida

Venta y aventura (arrieros)

Vuelta con dos aventuras (labrador) (mercaderes)

Vuelve triunfante, armado caballero

SEGUNDA SEGUNDASALIDA: SALIDA:46 46CAPÍTULOS CAPÍTULOS DON QUIJOTE SALE CON SANCHO S A L I D A

Aventuras: -Molinos -Frailes -Vizcaíno Episodios: “Marcela y Gristóstomo

V E N T A

Aventuras: -Rebaños - Cuerpo muerto. Episodios: “Cardenio y Luscinda” “Dorotea”

V E N T A

Vuelve enjaulado y maltrecho

Aventuras: - Cueros de vino. -Cuadrilleros -Disciplinantes Episodios: “Curioso impertinente” “Historia del cautivo” “Dª Clara”

V U E L T A


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.2. Estructura de la novela TERCERA TERCERASALIDA: SALIDA:74 74CAPÍTULOS CAPÍTULOS P R E P A R A C I Ó N

S A L I D A

Aventuras: -Leones -Rebuznadores -Barco encantado Encuentros y pláticas: -Caballero del bosque -Caballero del verde gabán. -Bodas de Camacho

Castillo de los Duques. -Desencantamiento de Dulcinea -Aventura de Clavileño. -Consejos a Sancho -La Ínsula Barataria -Episodio de la dueña Dolorida

Viaje a Barcelona y aventuras: - La cabeza encantada - Caballero de la Blanca Luna. -Aventuras de los cerdos.

Don Quijote vuelve a casa para morir

V U E L T A

M U E R T E


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.2. Estructura de la novela EL CAMINO Desempeña un papel fundamental pues favorece el encuentro con personas de todo tipo y condición social. Los encuentros de los protagonistas con otros personajes originan episodios ajenos a la acción central, con la cual se relacionan de algún modo. Esto da origen a las historias intercaladas. Los Los personajes personajes de de las las historias historias intercaladas intercaladas pueden pueden participar participar en en los los hechos hechos de de los los protagonistas: protagonistas:Dorotea DoroteayyFernando, Fernando,por porejemplo. ejemplo.OObien, bien,ser serajenos ajenosalalrelato relatoprincipal: principal:lala novela novelaEl Elcurioso curiosoimpertinente. impertinente. Las Las historias historias destacan destacan por por susu variedad variedad formal formal yy porque porque responden responden aa todos todos los los estilos estilos de de lala narrativa narrativa anterior. anterior. Cervantes Cervantes justificó justificó susu presencia presencia para para dar dar variedad. variedad. En En lala segunda segunda parte, parte, no no incluyó incluyónovelas. novelas.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.4. Argumento PRIMERA PRIMERAPARTE PARTE El caballero manchego don Alonso Quijano, llamado por sus convecinos el Bueno, enloquece leyendo libros de caballerías. Concibe la idea de lanzarse al mundo, con el nombre de don Quijote de la Mancha, guiado por los nobles ideales de Amadís o de Palmerín: deshacer entuertos, proteger a los débiles, destruir el mal, merecer a Dulcinea… Con armas absurdas y un viejo caballo, Rocinante, sale por La Mancha y se hace armar caballero en una venta que imagina ser un castillo, entre las burlas del ventero y de las mozas del mesón. Libera a un muchacho a quien su amo está golpeando por perderle las ovejas (pero apenas se marcha, prosigue la paliza). Unos mercaderes lo golpean brutalmente; un conocido lo recoge y lo devuelve a su aldea. Ya repuesto, convence a un rudo labrador, Sancho Panza, ofreciéndole riquezas y poder, para que lo acompañe en sus aventuras. Y siempre sale mal parado: lucha contra unos gigantes que no son otra cosa que molinos de viento; es apaleado por unos arrieros; da libertad a unos criminales, que luego lo apedrean, etc. Sus amigos, el Canónigo y el Barbero, salen en su busca y lo traen engañado a su pueblo, metido en una jaula.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.3. Argumento SEGUNDA SEGUNDAPARTE PARTE Don Quijote, obstinado en su locura, sale otra vez acompañado de Sancho Panza, de quien ha de sufrir la bellaquería de querer hacerle creer que una rústica que viene montada en un asno es Dulcinea. En sus correrías por tierras de Aragón, llegan a los dominios de unos Duques, que se burlan despiadadamente de la locura del señor y la ambición del criado. Mandan a este como gobernador a uno de sus estados; Sancho da pruebas de un excelente sentido, pero cansado de la vida palaciega, organizada en son de burla por los Duques, se vuelve a buscar a don Quijote. Tras constantes aventuras, marchan a Barcelona, y allí es vencido por el Caballero de la Blanca Luna, que es su amigo Sansón Carrasco disfrazado así para intentar que don Quijote recobre su cordura. Sansón Carrasco, vencedor, le impone la obligación de regresar a su pueblo. El caballero, física y moralmente derrotado, vuelve al lugar y allí muere cristianamente después de haberse curado de su locura.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.4. Espacio


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.4. Espacio

Los protagonistas se desplazan por los caminos y pasan por distintas localidades pero, aunque se citan algunos lugares, no se da una información geográfica detallada. Las descripciones físicas son imprecisas y se limitan a lo más importante.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.4. Espacio LA LAVENTA VENTA

En la primera parte, los protagonistas recorren La Mancha hasta Sierra Morena; cuando se detienen, la venta se convierte en el nĂşcleo espacial, lugar de paso donde se mezcla gente de diversos grupos sociales


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.4. Espacio EL ELPALACIO PALACIO

En la segunda parte, los protagonistas se desplazan por Aragón y Cataluña y son menos “andantes”, pasan más tiempo detenidos. El espacio más importante es el palacio de los duques, donde se relacionan con la alta nobleza que ha leído la primera parte de la obra y quieren divertirse a su costa. Don Quijote es tratado como un caballero. Amo y criado se separan.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.5. Tiempo La narración es cronológica y lineal El caballero sale un día de julio de un cierto verano y en ese verano (por licencia poética demasiado largo) ocurren las tres salidas y la muerte. Las alusiones temporales a lo largo de la obra son escasa e incoherentes. Las incoherencias cronológicas no son percibidas como tales por el lector que asiste a una secuencia lógica que va desde la locura del protagonista hasta su muerte.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.6. Personajes

Los numerosos personajes que pueblan las páginas del Quijote pertenecen a todas las categorías sociales, desde las más altas a las más humildes: venteros, pastores, cabreros, arrieros, labradores ricos, clérigos, hidalgos, caballeros, nobles, y también grupos marginados, como los moriscos exiliados.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.6. Los personajes SANCHO SANCHOPANZA PANZA

DON DONQUIJOTE QUIJOTE

Dos figuras distintas y complementarias DIÁLOGO AMISTAD


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.6. Los personajes DON DONQUIJOTE QUIJOTE

Yo Yoséséquién quién soy. soy.

El personaje es descrito como alto y delgado, viejo, colérico, culto y gran lector, soltero, solitario, valiente e impulsivo. Hidalgo rural y pobre, su locura lo lleva a convertirse en caballero. El tema de la locura es central en la obra, ya que constituye la base del conflicto permanente entre el héroe y la realidad que se le presenta. Quiere y cree ser caballero andante, pero sabe que finge. La locura de don Quijote está limitada al mundo de lo caballeresco; en los momentos en que no aparece este tema, el protagonista es admirablemente cuerdo, generoso, culto, tolerante y mesurado, como reconocen muchos de los que le tratan.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.6. Los personajes SANCHO SANCHOPANZA PANZA Representa al hombre llano, con una enorme sabiduría popular, práctico y materialista. Es lo opuesto a su amo: bajo y barrigudo, prudente, analfabeto, casado y pacífico. Acepta servir a don Quijote por su simpleza y por la recompensa prometida de una ínsula. El personaje, síntesis del tonto de la tradición folclórica, del bobo del teatro y parodia del escudero de las narraciones caballerescas, se transforma durante la narración en un ser complejo, independiente, que duda y cree, miente y es engañado, ríe y llora, se muestra discreto y tonto; pero es siempre bueno y compasivo


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.7. La narración y los narradores del Quijote NARRADOR NARRADORPRINCIPAL PRINCIPAL

AUTORES AUTORESFICTICIOS FICTICIOS

Cuenta desde un nivel superior y externo a la historia, es omnisciente y, en ocasiones, usa la primera persona para designarse a sí mismo como responsable directo de lo narrado

El narrador interrumpe el relato en un momento clave de un episodio (en plena pelea con un vizcaíno) y dice que aquí se acaba el documento que le servía de base.

“En un lugar de La Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…”. En los primeros ocho capítulos, el narrador alude a diversas fuentes de información: los distintos “autores que de este caso escriben” y unos supuestos “anales de La Mancha”. En el capítulo IX se introduce como personaje para contar cómo encontró y editó el manuscrito de don Quijote.

Entonces, el narrador principal explica que, casualmente, ha encontrado el texto original en árabe, de un tal Cide Hamete Benengeli, y se lo hace traducir por un morisco aljamiado y así continúa. Parodia de los pseudoautores y traductores que aparecían en las novelas de caballerías. Cervantes puede hacer comentarios a la “traducción”: distanciamiento irónico.

NARRADORES NARRADORES PERSONAJES PERSONAJES El narrador principal cede la palabra a los personajes que cuentan relatos.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.7. Lenguaje y estilo El lenguaje del Quijote es un acabado resumen de la variedad de estilos típica del Renacimiento. Estilo Estiloelevado elevado Dichosa edad y siglos dichosos aquéllos a quienes los antiguos pusieron nombre de dorados, y no porque en ellos el oro, que en esta nuestra edad de hierro tanto se estima, se alcanzase en aquella venturosa sin fatiga alguna, sino porque entonces, los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío. Parodia Parodiaburlesca burlesca […] y de todos, ningunos le parecían tan bien como los que compuso el famosos Feliciano de Silva, porque la claridad de su prosa y aquellas entrincadas razones suyas le parecían de perlas, y más cuando llegaba a leer aquellos requiebros y cartas de desafíos, donde en muchas partes donde en muchas partes hallaba escrito: La razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura. Y también cuando leía: …los altos cielos que de vuestra divinidad divinamente con las estrellas os fortifican, y os hacen merecedora del merecimiento que merece la vuestra grandeza.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.7. Lenguaje y estilo

Habla Hablaculta culta –Así es verdad– replicó don Quijote– por lo cual los no de principios nobles deben acompañar la gravedad del cargo que ejercitan con una blanda suavidad que, guiada por la prudencia, los libre de la murmuración maliciosa, de quien no hay estado que se escape. Haz gala, Sancho, de la humildad de tu linaje, y no te desprecies de decir que vienes de labradores; porque viendo que no te corres, ninguno se pondrá a correrte; y préciate más de ser humilde virtuoso que labrador soberbio. Innumerables son aquellos que, de baja estirpe nacidos, han subido a la suma dignidad pontificia e imperatoria; y desta verdad te pudiera traer tantos ejemplos, que te cansaran

Habla Hablapopular popular —Eso Dios lo puede remediar— respondió Sancho—, porque sé más refranes que un libro, y viénenseme tantos juntos a la boca cuando hablo, que riñen, por salir, unos con otros; pero la lengua va arrojando los primeros que encuentra, aunque no vengan a pelo. Mas yo tendré cuenta de aquí delante de decir los que convengan a la gravedad de mi cargo; que en casa llena, presto se guisa la cena; y quien destaja no baraja; y a buen salvo está el que repica; y el dar y el tener, seso ha de menester.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.7. Lenguaje y estilo RECURSOS RECURSOSDE DELA LATRADICIÓN TRADICIÓNORAL ORAL Dualidad de narradores Ambivalencia del léxico Sonoridades y ritmos Uso de deíctivos Recurso al apóstrofe Proyección del gesto y la imagen Dramatización del retrato Juegos equívocos de la primera persona Atención a las inflexiones de la voz Técnicas de puesta en escena Incisos del narrador…


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.7. Lenguaje y estilo

Cervantes contribuye con todo ello a gestar un nuevo lector entendido y cómplice, a quien dirige prólogos y preliminares que reclaman su connivencia, que se deja llevar, pero no engañar, por tantos embaucadores cervantinos maestros en el arte de hablar — Cide Hamete Benengeli, el ficticio y burlón narrador arábigo que, supuestamente, escribe casi toda la novela—. Estamos ya ante la creación del lector moderno: un lector escéptico que erigirá la duda en sistema.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.9. Propósito de la novela

Existía un anónimo Entremés de los romances, en el que un ignorante labrador perdía la razón leyendo el Romancero, e imitaba las hazañas de sus heroicos personajes.

Cervantes Cervantes lolo leyó, leyó, probablemente, probablemente, yy pensó pensó escribir escribir una una novela novela corta corta en en lala que que elel protagonista protagonista enloqueciera enloqueciera leyendo leyendo libros libros de de caballerías, caballerías,pues puesen enun unprincipio principiosusuobjetivo objetivoera era precisamente precisamentecensurar censurarestas estasnovelas. novelas.

“No “No ha ha sido sido otro otro mi mi deseo deseo que que poner poner en en aborrecimiento aborrecimiento de de los los hombres hombres las las fingidas fingidas yy disparatadas disparatadas historias historias de de los los libros libros de de caballerías”. caballerías”.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE 5.3.9. Propósito de la novela Cervantes, como muchos moralistas de la época, consideraba que estas novelas estaban mal escritas, narraban hechos inverosímiles y eran obscenas.

Los Los libros libros de de caballerías caballerías tuvieron tuvieron un un enorme enorme auge auge tanto tanto entre entre los los lectores lectores cultos cultos (Carlos (Carlos V, V, Lope Lope de de Vega, Vega, San San Ignacio Ignacio de de Loyola, Loyola, Santa Santa Teresa… Teresa… eran eran ávidos ávidos lectores lectores de de este este tipo tipo de de obras) obras) como comoentre entreelelpueblo puebloiletrado. iletrado.Se Sedieron dieron casos, casos,incluso, incluso,de depersonas personasque queenloquecieron enloquecieron leyendo leyendo elel Amadís Amadís yy otras otras novelas novelas de de caballerías. caballerías. Por estas razones, Cervantes se propuso acabar con este tipo de novelas y lo consiguió. Tras la publicación del Quijote, ya no se publicarán más. Sin embargo, el propósito del autor quedó rebasado por su obra, porque ésta es mucho más que una sátira de estos libros.


5.5.MIGUEL MIGUELDE DECERVANTES CERVANTES

5.3. EL QUIJOTE Trascendencia del Quijote En Ensusuépoca época

El Quijote tuvo un éxito fulminante. Se leyó como un libro cómico, cuya trascendencia quedaba tal vez limitada a ser una parodia regocijante de las novelas de caballerías, tan conocidas y tan actuales.

Siglo SigloXVIII XVIII

Los lectores y los críticos lo consideran ya como una obra clásica y un modelo de lenguaje. Los españoles se sienten orgullosos de la novela, que numerosos críticos extranjeros sitúan ya entre las máximas creaciones del ingenio humano.

Siglo SigloXIX XIX

Siglo SigloXX XX

Con el advenimiento del Romanticismo, el Quijote empieza a ser valorado en profundidad. En aquella época, idealista, el caballero manchego se convierte en un símbolo del hombre que lucha sólo por el triunfo del espíritu sin que le arredren los obstáculos: trágica lucha del hombre que, impulsado por sus ideales generosos, choca con la realidad y fracasa con sus nobles ansias. Desde el Romanticismo, las interpretaciones del Quijote se ha sucedido y se suceden: filósofos, historiadores de las ideas, críticos y políticos vuelven una y otra vez a él para desentrañar sus complejos mensajes. Y es que el hidalgo y el escudero encarnan, respectivamente, el impulso ideal y el tosco sentido común, que coexisten en el corazón del hombre


TEXTOS DEL QUIJOTE


CAPÍTULO 1

En un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda. El resto della concluían sayo de velarte, calzas de velludo para las fiestas, con sus pantuflos de lo mesmo, y los días de entresemana se honraba con su vellorí de lo más fino. Tenía en su casa una ama que pasaba de los cuarenta y una sobrina que no llegaba a los veinte, y un mozo de campo y plaza, que así ensillaba el rocín como tomaba la podadera. Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años; era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro, gran madrugador y amigo de la caza. Quieren decir que tenía el sobrenombre de Quijada, o Quesada, que en esto hay alguna diferencia en los autores que deste caso escriben; aunque por conjeturas verosímiles se deja entender que se llamaba Quejana. Pero esto importa poco a nuestro cuento; basta que en la narración dél no se salga un punto de la verdad.


CAPÍTULO 1

Es, pues, de saber, que este sobredicho hidalgo, los ratos que estaba ocioso —que eran los más del año— se daba a leer libros de caballerías con tanta afición y gusto, que olvidó casi de todo punto el ejercicio de la caza, y aun la administración de su hacienda; y llegó a tanto su curiosidad y desatino en esto, que vendió muchas hanegas de tierra de sembradura para comprar libros de caballerías en que leer, y así, llevó a su casa todos cuantos pudo haber dellos; y de todos, ningunos le parecían tan bien como los que compuso el famosos Feliciano de Silva, porque la claridad de su prosa y aquellas entrincadas razones suyas le parecían de perlas, y más cuando llegaba a leer aquellos requiebros y cartas de desafíos, donde en muchas partes donde en muchas partes hallaba escrito: La razón de la sinrazón que a mi razón se hace, de tal manera mi razón enflaquece, que con razón me quejo de la vuestra fermosura. Y también cuando leía: …los altos cielos que de vuestra divinidad divinamente con las estrellas os fortifican, y os hacen merecedora de/ merecimiento que merece /a vuestra grandeza.


CAPÍTULO 1

En resolución, él se enfrascó tanto en su lectura, que se le pasaban las noches leyendo de claro en claro, y los días de turbio en turbio; y así, del poco dormir y del mucho leer se le secó el cerebro, de manera que vino a perder el juicio. Llenósele la fantasía de todo aquello que leía en los libros, así de encantamientos como de pendencias, batallas, desafíos, heridas, requiebros, amores, tormentas y disparates imposibles; y asentósele de tal modo en la imaginación que era verdad toda aquella máquina de aquellas sonadas soñadas invenciones que leía, que para él no hab��a otra historia más cierta en el mundo. […]


CAPÍTULO 1

En efecto, rematado ya su juicio, vino a dar en el más extraño pensamiento que jamás dio loco en el mundo, y fue que le pareció convenible y necesario, así para el aumento de su honra como para el servicio de su república, hacerse caballero andante, e irse por todo el mundo con sus armas y caballo a buscar las aventuras y a ejercitarse en todo aquello que él había leído que los caballeros andantes se ejercitaban, deshaciendo todo género de agravio, y poniéndose en ocasiones y peligros donde, acabándolos, cobrase eterno nombre y fama. Imaginábase el pobre ya coronado por el valor de su brazo, por lo menos, del imperio de Trapisonda; y así, con estos tan agradables pensamientos, llevado del extraño gusto que en ellos sentía, se dio priesa a poner en efecto lo que deseaba. Y lo primero que hizo fue limpiar unas armas que habían sido de sus bisabuelos, que, tomadas de orín y llenas de moho, luengos siglos había que estaban puestas y olvidadas en un rincón. Limpiólas y aderezólas lo mejor que pudo; pero vio que tenían una gran falta, y era que no tenían celada de encaje, sino morrión simple; mas a esto suplió su industria, porque de cartones hizo un modo de media celada que, encajada con el morrión, hacían una apariencia de celada entera. Es verdad que para probar si era fuerte y podía estar al riesgo de una cuchillada, sacó su espada y le dio dos golpes, y con el primero y en un punto deshizo lo que había hecho en una semana; y no dejó de parecerle mal la facilidad con que la había hecho pedazos, y, por asegurarse deste peligro, la tornó a hacer de nuevo, poniéndole unas barras de hierro por de dentro, de tal manera, que él quedó satisfecho de su fortaleza, y sin querer hacer nueva experiencia della, la diputó y tuvo por celada finísima de encaje.


CAPÍTULO 1

Fue luego a ver su rocín, y aunque tenía más cuartos que un real y más tachas que el caballo de Gonela, que tantum pellis et ossa fuit, le pareció que ni el Bucéfalo de Alejandro ni Babieca el del Cid con él se igualaban. Cuatro días se le pasaron en imaginar qué nombre le pondría, porque —según se decía él a sí mesmo— no era razón que caballo de caballero tan famoso, y tan bueno él por sí, estuviese sin nombre conocido; y ansí, procuraba acomadársele de manera, que declarase quién había sido antes que fuese de caballero andante, y lo que era entonces; pues estaba muy puesto en razón que, mudando su señor estado, mudase él también el nombre, y le cobrase famoso y de estruendo, como convenía a la nueva orden y al nuevo ejercicio que ya profesaba; y así después de muchos nombres que formó, borró y quitó, añadió, deshizo y tornó a hacer en su memoria e imaginación, al fin le vino a llamar Rocinante, nombre , a su parecer, alto, sonoro y significativo de lo que había sido cuando fue rocín, antes de lo qu ahora era, que era antes y primero de todos los rocines del mundo.


CAPÍTULO 1

Puesto nombre, y tan a su gusto, a su caballo, quiso ponérsele a sí mismo, y en este pensamiento duró otros ocho días, y al cabo se vino a llamar don Quijote; de donde, como queda dicho, tomaron ocasión los autores desta tan verdadera historia que, sin duda, se debía llamar Quijada, y no Quesada, como otros quisieron decir. Pero, acordándose que el valeroso Amadís no sólo se había contentado con llamarse Amadís a secas, sino que añadió el nombre de su reino y patria, por hacerla famosa, y se llamó Amadís de Gaula, así quiso, como buen caballero, añadir al suyo el nombre de la suya y llamarse don Quijote de la Mancha, con que, a su parecer, declaraba muy al vivo su linaje y patria, y la honraba con tomar el sobrenombre della.


CAPÍTULO 1

Limpias, pues, sus armas, hecho del morrión celada, puesto nombre a su rocín y confirmándose a sí mismo, se dio a entender que no le faltaba otra cosa sino buscar una dama de quien enamorarse; porque el caballero andante sin amores era árbol sin hojas y sin fruto y cuerpo sin alma. Decíase él a sí: — Si yo, por malos de mis pecados, o por mi buena suerte, me encuentro por ahí con algún gigante, como de ordinario les acontece a los caballeros andantes, y le derribo de un encuentro, o le parto por mitad del cuerpo, o finalmente, le venzo y le rindo, ¿no será bien tener a quien enviarle presentado y que entre y se hinque de rodillas ante mi dulce señora, y diga con voz humilde y rendido: “Yo, señora, soy el gigante Caraculiambro, señor de la ínsula Malindrania, a quien venció en singular batalla el jamás como se debe alabado caballero don Quijote de la Mancha, el cual me mandó que me presentase ante vuestra merced, para que la vuestra grandeza disponga de mí a su talante”? ¡Oh, cómo se holgó nuestro buen caballero cuando hubo hecho este discurso, y más cuando halló a quien dar nombre de su dama! Y fue, a lo que se cree, que en un lugar cerca del suyo había una moza labradora de muy buen parecer, de quien él un tiempo anduvo enamorado, aunque, según se entiende, ella jamás lo supo, ni le dio cata dello. Llamábase Aldonza Lorenzo, y a ésta le pareció ser bien darle título de señora de sus pensamientos, y buscándole nombre que no desdijere mucho del suyo y que tirase y se encaminase al de princesa y gran señora, vino a llamarla Dulcinea del Toboso, porque era natural del Toboso; nombre, a su parecer, músico y peregrino y significativo, como todos los demás que a él y a sus cosas había puesto.


CAPÍTULO 35

En esto, oyeron un gran ruido en el aposento, y que don Quijote decía a voces: —¡Tente, ladrón, malandrín, follón; que aquí te tengo, y no te ha de valer tu cimitarra! Y parecía que daba grandes cuchilladas por las paredes. Y dijo Sancho: —No tienen que pararse a escuchar, sino entren a despartir la pelea, o a ayudar a mi amo; aunque ya no será menester, porque, sin duda alguna, el gigante ya está muerto, y dando cuenta a Dios de su pasada y mala vida; que yo vi correr la sangre por el suelo, y la cabeza cortada y caída a un lado, que es tamaña como un gran cuero de vino. —Que me maten— dijo a esta sazón el ventero— si dijo don Quijote, o don diablo, no ha dado alguna cuchillada en alguno de los cueros de vino tinto que a su cabecera estaban llenos, y el vino derramado debe de ser lo que parece sangre a este buen hombre. Y con esto, entró en el aposento, y todos tras él, y hallaron a don Quijote en el más extraño traje del mundo. Estaba en camisa, a cual no era nada cumplida, que por delante le acabase de cubrir los muslos, y por detrás tenía seis dedos menos; las piernas eran muy largas y flacas, llenas de vello y no nada limpias; tenía en la cabeza un bonetillo colorado, grasiento, que era del ventero. En el brazo izquierdo tenía revuelta la manta de la cama, con quien tenía ojeriza Sancho, y él se sabía bien el porqué, y en la derecha, desenvainada la espada, con la cual daba cuchilladas a todas partes, diciendo palabras como si verdaderamente estuviera peleando con algún gigante. Y es lo bueno que no tenía los ojos abiertos, porque estaba durmiendo y soñando que estaba en batalla con el gigante; que fue tan intensa la imaginación de la aventura que iba a fenecer, que le hizo soñar que ya había llegado al reino de Micomicón, y que ya estaba en la pelea con su enemigo. Y había dado tantas cuchilladas en los cueros, creyendo que las daba en el gigante, que todo el aposento estaba lleno de vino.


Fue recogido de los cabreros con buen ánimo, y, habiendo Sancho, lo mejor que pudo acomodado a Rocinante y a su jumento, se fue tras el olor que despedían de sí ciertos tasajos de cabra que hirviendo al fuego en un caldero estaban; y aunque él quisiera en aquel mismo punto ver si estaban en sazón de trasladarlos del caldero al estómago, lo dejó de hacer, porque los cabreros los quitaron del fuego y, tendiendo por el suelo unas pieles de ovejas, aderezaron con mucha prisa su rústica mesa y convidaron a los dos, con muestras de muy buena voluntad, con lo que tenían. Sentáronse a la redonda de las pieles seis de ellos, que eran los que en la majada había, habiendo primero con groseras ceremonias rogado a don Quijote que se sentase sobre un dornajo que vuelto del revés le pusieron. Sentóse don Quijote, y quedábase Sancho en pie para servirle la copa, que era hecha de cuerno. Viéndole en pie su amo, le dijo: —Porque veas, Sancho, el bien que en sí encierra la andante caballería y cuán a pique están los que en cualquiera ministerio de ella se ejercitan de venir brevemente a ser honrados y estimados del mundo, quiero que aquí a mi lado y en compañía de esta buena gente te sientes, y que seas una misma cosa conmigo, que soy tu amo y natural señor; que comas en mi plato y bebas por donde yo bebiere, porque de la caballería andante se puede decir lo mesmo que del amor se dice: que todas las cosas iguala .

P. 302 Libro


—¡Gran merced! —dijo Sancho—; pero sé decir a vuestra merced que como yo tuviese bien de comer, tan bien y mejor me lo comería en pie y a mis solas como sentado a par de un emperador. Y aun, si va a decir verdad, mucho mejor me sabe lo que como en mi rincón sin melindres ni respetos, aunque sea pan y cebolla, que los gallipavos de otras mesas donde me sea forzoso mascar despacio, beber poco, limpiarme a menudo, no estornudar ni toser si me viene gana, ni hacer otras cosas que la soledad y la libertad traen consigo. Así que, señor mío, estas honras que vuestra merced quiere darme por ser ministro y adherente de la caballería andante, como lo soy siendo escudero de vuestra merced, conviértalas en otras cosas que me sean de más cómodo y provecho; que estas, aunque las doy por bien recibidas, las renuncio para desde aquí al fin del mundo. […] No entendían los cabreros aquella jerigonza de escuderos y de caballeros andantes, y no hacían otra cosa que comer y callar y mirar a sus huéspedes, que con mucho donaire y gana embaulaban tasajo como el puño. Acabado el servicio de carne, tendieron sobre las zaleas gran cantidad de bellotas avellanadas, y juntamente pusieron un medio queso, más duro que si fuera hecho de argamasa. No estaba, en esto, ocioso el cuerno, porque andaba a la redonda tan a menudo ya lleno, ya vacío, como arcaduz de noria, que con facilidad vació un zaque de dos que estaban de manifiesto. Después que don Quijote hubo bien satisfecho su estómago, tomó un puño de bellotas en la mano y, mirándolas atentamente, soltó la voz a semejantes razones:

P. 302 Libro


—Dichosa edad y siglos dichosos aquellos a quien los antiguos pusieron nombre de dorados, y no porque en ellos el oro, que en esta nuestra edad de hierro tanto se estima, se alcanzase en aquella venturosa sin fatiga alguna, sino porque entonces los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío. Eran en aquella santa edad todas las cosas comunes: a nadie le era necesario para alcanzar su ordinario sustento tomar otro trabajo que alzar la mano y alcanzarle de las robustas encinas, que liberalmente les estaban convidando con su dulce y sazonado fruto. Las claras fuentes y corrientes ríos, en magnífica abundancia, sabrosas y transparentes aguas les ofrecían. […] Todo era paz entonces, todo amistad, todo concordia […] Entonces sí que andaban las simples y hermosas zagalejas de valle en valle y de otero en otero, en trenza y en cabello, sin más vestidos de aquellos que eran menester para cubrir honestamente lo que la honestidad quiere y ha querido siempre que se cubra, y no eran sus adornos de los que ahora se usan, […] sino de algunas hojas verdes de lampazos y yedra entretejidas, con lo que quizá iban tan pomposas y compuestas como van ahora nuestras cortesanas con las raras y peregrinas invenciones que la curiosidad ociosa les ha mostrado. Entonces se decoraban los conceptos amorosos del alma simple y sencillamente, del mismo modo y manera que ella los concebía, sin buscar artificioso rodeo de palabras para encarecerlos. No había la fraude, el engaño ni la malicia mezcládose con la verdad y llaneza. La justicia se estaba en sus propios términos, sin que la osasen turbar ni ofender los del favor y los del interese, que tanto ahora la menoscaban, turban y persiguen. La ley del encaje aún no se había sentado en el entendimiento del juez, porque entonces no había qué juzgar ni quién fuese juzgado.

P. 302 Libro


6.6.EL ELTEATRO TEATRORENACENTISTA RENACENTISTA

6.1. PRIMERA MITAD DEL SIGLO XVI • El desarrollo del género teatral manifiesta un notable vigor durante el siglo XVI. • Desde fines del siglo XV los textos dramáticos conservados aumentan notablemente y en la primera mitad del XVI autores como JUAN DEL ENCINA componen obras muy significativas. • Discípulos de Juan del Encina fue LUCAS FERNÁNDEZ, autor de dramas todavía muy próximos al teatro medieval, como es el caso de su Auto de la pasión.


6.6.EL ELTEATRO TEATRORENACENTISTA RENACENTISTA

6.1. PRIMERA MITAD DEL SIGLO XVI GIL VICENTE

• Es un escritor portugués que, además de en su lengua nativa, escribió también en castellano. • En su producción alternan las obras de índole religiosa: • Trilogía de las barcas • Auto de la Sibila Casandra • Con las obras de tipo profano: • Don Duardos • Destaca en su obra: • La sátira antieclesiástica • La incorporación de elementos folclóricos. • Su notable sensibilidad lírica en los poemas y canciones que incluye en sus dramas.


6.6.EL ELTEATRO TEATRORENACENTISTA RENACENTISTA

6.1. PRIMERA MITAD DEL SIGLO XVI BARTOLOMÉ DE TORRES NAHARRO

• Dividió sus propias obras en: • Comedias a noticia: de carácter realista: • Soldadesca • Tinellaria • Comedias a fantasía: de carácter más imaginativo: • Serafina • Himenea • Son rasgos de su teatro: • La variedad de tipos y clases sociales • Dominio del diálogo y las técnicas dramáticas. • Jovial vitalismo • Anticlericalismo


6.6.EL ELTEATRO TEATRORENACENTISTA RENACENTISTA

6.2. SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XVI • Se produce la consolidación del fenómeno teatral y la desaparición de los contenidos satíricos por la censura de la Inquisición. • Continúan las muestras de teatro religioso medieval, como demuestra el Códice de autos viejos: casi un centenar de piezas dramáticas, anónimas en su mayoría, de temas religiosos y alegóricos. • Obras de carácter religioso y profano representado en iglesias, palacios o en la calle en determinadas fiestas religiosas. • Obras de teatro popular representado en pueblos y ciudades y puesto en escena en corrales de comedias que van surgiendo en las ciudades más importantes a partir de 1570 y que serán el centro de las destacadísima actividad teatral del siglo XVII. • Se mantiene el teatro universidades y colegios.

clásico

grecolatino

en


6.6.EL ELTEATRO TEATRORENACENTISTA RENACENTISTA

6.2. SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XVI LOPE DE RUEDA • Dentro de este teatro sobresale la figura de Lope de Rueda. • Actor, director de escena y autor al mismo tiempo, escribió muchas comedias en prosa al modo italiano, pero introdujo muchas novedades, como la utilización de numerosos elementos cómicos para adaptar la comedia culta italiana al ambiente popular en que se representaban las obras. • Muy conocidos son sus pasos, breves piezas cómicas representadas en los entreactos de las comedias, cuyo éxito popular se debe a su cercanía al folclore. • Los pasos de Lope de Rueda darán lugar a los entremeses, caracterizados por su brevedad, su comicidad y el dominio del lenguaje.

Pasos= Pasos=entremeses entremeses Los Los entremeses entremeses son son obras obras breves breves yy cómicas. cómicas.El Eltema temaprincipal principales eselelamor amoryy lalamuer mueres esun unpersonaje personajeactivo activocentral. central. Es Esfundamental fundamentalelellenguaje. lenguaje.


6.6.EL ELTEATRO TEATRORENACENTISTA RENACENTISTA

6.2. SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XVI

• En el florecimiento del teatro español que lleva hasta Lope de Vega y los dramaturgos del XVII tuvo gran importancia la actividad teatral en Sevilla y Valencia a fines del siglo XVI • Los autores valencianos incorporaron a sus obras muchos elementos (asuntos de la historia nacional, temas locales, tono costumbrista, aproximación al gusto popular…) que después aprovechó Lope de Vega. • Otros autores como el mismo Cervantes o Juan de la Cueva también contribuyeron al auge del teatro.


Literatura renacimiento