Page 1

Publicación de la Coordinadora Paz para la Mujer septiembre 2018 • edición 18

Adultas Mayores:

la Violencia Doméstica NO Discrimina por Edad ANATOMÍA DE LAS CANAS

ENTREVISTA:

IRMA NARVÁEZ GONZÁLEZ

INTEGRANTE INVITADA: HOGAR NUEVA MUJER


UNA VISIÓN INTEGRAL DE LAS MUJERES

EDITORIAL MUJERES VIEJAS EN SITUACIONES DE

VIOLENCIA DOMESTICA Esta edición del Voz de Voces está dedicada a visibilizar y reconocer que la violencia doméstica no discrimina por edad. Aunque en Puerto Rico los casos reportados por mujeres adultas mayores son menos en comparación con otros grupos más jóvenes, no significa que las mujeres mayores de 50 años no estén viviendo patrones de violencia. En estos casos, las violencias, las desigualdades, las relaciones de poder y control se han naturalizado, y se han entrelazado en el día a día de las mujeres que así lo llevan viviendo desde hace años. El estar conscientes de estos elementos nos permite tener una perspectiva amplia para el acercamiento y reconocimiento de las necesidades de las mujeres adultas mayores. Como se establece en el artículo Perspectiva de Género y Violencia de Género en Mujeres Adultas Mayores, por Mercedes Rodríguez. Es por esto la importancia de crear espacios de trabajos que atiendan las necesidades de esta población. Para lograr esto se debe partir del escuchar. Cuando escuchamos creamos espacios de reconocimientos y validación. Como son los espacios creados por el Programa Cabecitas de Algodón del Hogar Nueva Mujer Santa María de la Merced. Un programa dirigido a sensibilizar a la ciudadanía con la temática de violencia de género y maltrato hacia las personas mayores, y a quienes resaltamos su labor en esta edición. La importancia de la capacitación y orientación en cómo atender las interseccionalidades de las mujeres adultas mayores se hace medular. El reconocimiento de las experiencias vividas y de las oportunidades para su desarrollo se pueden ver plasmados en la entrevista a Irma Narváez González, mujer luchadora, residente de la comunidad La Perla. Quien participó en el Junte de Mujeres, y expresa como el querer aprender no tiene nada que ver con la edad. Además, como bien lo platea Arleen Cruz-Alicea en su artículo Anatomía de las 2 / Coordinadora Paz para la Mujer

Canas, es importante tener la esperanza de que las futuras generaciones logren “abrazar su camino de vida como mujeres sanas y plenas”. Esperamos que esta edición sirva de herramienta para atender la problemática que impacta la vida de algunas mujeres adultas mayores y como estas dinámicas se ven a largo de la vida. aNGela m. crUz FÉlIX, ms, PhD Especialista en Asuntos Programáticos y Administrativos

Biografía de la editora: Angela M. Cruz Félix terminó su Bachillerato en Artes en Psicología de la Universidad de Puerto Rico en Cayey. En 2014 obtuvo su Maestría en Consejería Psicológica y en 2017 terminó su PhD en Psicología con especialidad en Consultoría, Investigación y Docencia de la Universidad Carlos Albizu. En el 2013 fue reconocida por la Fundación Felisa Rincón con la beca “Distinción a Líder Comunitaria”. Su experiencia laboral se ha distinguido por el trabajo con mujeres y sus familias sobrevivientes de violencia doméstica y agresión sexual. Ha trabajado en organizaciones sin fines como Envejecer en Armonía, Hogar Ruth y actualmente trabaja en Coordinadora Paz para la Mujer, Coalición Puertorriqueña contra la Violencia Doméstica y la Agresión Sexual.


18va.edicion Voz de Voces Septiembre 2018

CONTENIDO

Edición Invitada Angela Cruz

6-7

Perspectiva de género y violencia de género en mujeres adultas mayores

anatomía de las canas

EDITORIAL 8 4-5 EDITORIAL

RIAL Coordinadora de Publicación: Leila Negrón Cintrón Diseño Gráfico: Elite Series Group Inc.

Coordinadora Paz para la Mujer, Inc. Coalición Puertorriqueña contra la Violencia Doméstica y la Agresión Sexual PO BOX 193008 SAN JUAN, PUERTO RICO Teléfono: 787-281-579 Fax: 787-767-6843 info@pazparalamujer.org www.pazparalamujer.org

NOTA: La letra x es utilizada en la publicación como inclusivo del femenino y masculino de las palabras. Por ejemplo, en vez de niños y niñas, escribiremos niñxs.

entrevista: irma narváez González

10-11

EDITORIAL integrante invitada: Hogar nueva Mujer

Esta publicación ha sido posible gracias al auspicio del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (DHHS), (Family Violence Services Act) Contrato:USDHHS-FVPSA 2017-G991540. Las opiniones expresadas en esta publicación son las/os autoras/es y no reflejan las opiniones del DHHS.

¿Quiénes somos?

ED

12-13 EDITORIAL 15 cuento Jonbenèt

Coordinadora Paz para la Mujer / 3


PersPectiva de Género Y violencia de Género en MuJeres adultas MaYores merceDes roDrÍGUez lÓPez, m.a. La equidad de género es un valor para la vida que promueve la justicia y la paz entre hombres, mujeres, niños y niñas, viejos y viejas, familias, comunidades y pueblos. Es un valor que acogemos, tanto desde las prácticas profesionales como desde las estrategias de apoyo que individuos y colectivos deben asumir en la atención de víctimas y sobrevivientes de la violencia de género. Para alcanzar la equidad hay que incorporar la perspectiva de género en nuestra manera de pensar y actuar. No debe ser un criterio más sino el punto de partida integrador a la hora de planificar, desarrollar, implantar y evaluar 4 / Coordinadora Paz para la Mujer


servicios dirigidos a poblaciones de personas adultas mayores, incluyendo a víctimas y sobrevivientes de violencia de género. Las desigualdades de género pocas veces saltan a la vista. Han estado ahí por tanto tiempo que parecen ser parte de la vida “natural” de los seres humanos. Con perspectiva de género claramente vemos las inequidades sociales y las prácticas de exclusión que por siglos hemos construido. Podemos apreciar también, las interacciones de otras inequidades en el entramado social. Esta mirada amplia y aguda, abre los ojos para identificar jerarquías de poder de razas-etnias, culturas, de edades, de origen, educación, condición económica, social, nacionalidad, identidad y orientación sexual, diversidad funcional, así como en creencias espirituales, entre otras. Luego de varios años escuchando testimonios y compartiendo experiencias con grupos de personas adultas mayores -en especial, con mujeres- es evidente que éstas, en términos generales, presentan efectos acumulativos de discrimen y violencia de género. Relativamente pocas mujeres adultas mayores denuncian las violencias de género o se reconocen como víctimas y sobrevivientes; sin embargo, las vidas de todas están adversamente afectadas por el discrimen que han vivido o conocido como mujeres que envejecen en una sociedad sexista como la nuestra. Tomando en cuenta estas experiencias, invito a reflexionar sobre las conexiones entre envejecimiento y género, y sus implicaciones para el trabajo con mujeres adultas mayores que han sido, son o pueden ser víctimas y sobrevivientes de la violencia de género. Consideren lo siguiente: ● Las violencias de género en las relaciones de pareja tienden a ocultarse, minimizarse o trivializarse. Pueden estar normalizadas en las vidas de muchas mujeres adultas mayores que recibieron muy poca o ninguna ayuda para comprender y lidiar con lo que han sido cadenas de experiencias de victimización que pueden incluir: maltrato emocional, físico y/o sexual en la niñez y adolescencia, relaciones de pareja maltratantes desde jóvenes y en sus vidas como adultas. ● Muchas mujeres adultas mayores, víctimas y sobrevivientes de la violencia de género (y aún aquellas que no lo han sido directamente), se criaron en familias y comunidades donde fueron testigos de esa

violencia y donde típicamente estuvieron expuestas a respuestas revictimizantes que responsabilizan y culpabilizan a las mujeres. Esas respuestas contribuyeron al silencio, la aceptación y “la no problematización” de esas conductas. ● Las mujeres adultas mayores tienden a identificarse como cuidadoras. Muchas cuidaron a sus hermanos/as menores; luego a sus parejas, a sus hijos/as y nietos/as, y siguen cuidando sus padres/ madres y otros adultos mayores de la familia y la comunidad. Reconocen el trabajo de cuidar con amor y sacrificios como de mujeres. Las demandas de las cuidadoras informales están amarradas a las expectativas opresivas de género que contribuyen a mantener a las mujeres mayores en estado de sometimiento e indefensión. ● Los asuntos de salud en las familias están atravesados por las dinámicas de sexo-género, y tienen implicaciones en las vidas de las mujeres mayores. Éstas tienden a lidiar informalmente con los efectos del maltrato en su salud, no suelen pedir ayuda y cuando recurren a servicios, no suelen hablar sobre sus experiencias de victimización. Son las mujeres, sin embargo, las que frecuentemente buscan ayuda para su salud mental. Más mujeres que hombres tienen diagnósticos de depresión, condición que puede originarse en los problemas de desigualdades y violencia de género que sufren. Además, llevan el peso de la salud de todos en la familia, pero son las últimas en atender la propia. Cargan, con las implicaciones de enfermedades como el alcoholismo y las adicciones de los hombres. El tema de cómo las mujeres viven, sufren y responden a sus enfermedades incide en cómo viven, sufren, responden y resisten el discrimen y las violencias de género. ● El empobrecimiento de las mujeres se agudiza mientras envejecen, debido a los efectos de una cultura y economía sexista, de trabajo de hogar no remunerado, discrimen por razón de sexo-género en el empleo, impacto de embarazos, partos y tiempo de crianza en la economía de las mujeres, etc. Las mujeres viven más por lo que ese proceso de empobrecimiento les acompañará

durante más años de su envejecimiento. ● La fe es identificada como una fortaleza de vida entre mujeres mayores. Es importante comprender el potencial sanador y liberador de las espiritualidades desde la experiencia de las mujeres y el género. ● Las quejas y los reclamos de atención por los efectos del discrimen y las violencias de género en las vidas de las mujeres son siempre pertinentes en el marco integral de su bienestar y autoestima. Posiblemente surjan en relación a otras vivencias y conflictos asociados a ese último tramo de vida (viudez, miedos, depresión, soledad, retos de los cuidados de salud y de familia, reflexiones existenciales, etc.). Cada tiempo, cada edad, presenta oportunidades de desarrollo para las mujeres. Al estar conscientes de aplicar la perspectiva de género cuando trabajamos con mujeres adultas mayores que han vivido la violencia en relaciones de pareja y de familia, podemos reconocer y comprender mejor las complejidades de sus realidades y necesidades tomando en cuenta las implicaciones de las desigualdades de sexo-género en todos los aspectos de sus vidas. El resultado de esta mirada nos debe llevar a acercarnos con responsabilidad y empatía a las mujeres mayores que participan en procesos de apoyo, acompañamiento, recuperación y desarrollo –siempre caminando hacia la inclusión y la equidad. Sobre la autora: Mercedes Rodríguez posee una maestría en Psicología de la Universidad de Puerto Rico. Cuenta con más de cuarenta y cinco años de experiencia en prevención, manejo de violencia y maltrato en las relaciones de familia y en la convivencia social. Fue Directora del Centro de Ayuda a Víctimas de Violación y de la Comisión para los Asuntos de la Mujer. Fue miembro del grupo fundador de la Casa Protegida Julia de Burgos. Ha sido voluntaria, consultora y colaboradora de proyectos donde se promueven los derechos humanos y la paz en las relaciones de pareja, de familia, en las escuelas, en el empleo y en otros escenarios de comunidad. Sobre estos temas ha escrito artículos para revistas profesionales y periódicos. Ofrece talleres bajo un concepto de manejo, acompañamiento y adiestramiento de grupos en sus “bregas” cotidianas. Tuvo una sección de comentario social en las noticias de los Canales 11 y 6, desde donde reflexionaba sobre temas de actualidad. Es autora del libro de reflexiones “Un Momentito”. Por sus aportaciones a la comunidad ha recibido innumerables distinciones y reconocimientos.

Coordinadora Paz para la Mujer / 5


arleeN crUz-alIcea Nada más violento que constantemente ser confrontadas con el enunciado de que con el pasar del tiempo te reduces, y eventualmente eres menos: menos atractiva, menos productiva, menos visible… simplemente menos. Como si la existencia en femenino valiera sólo hasta que las canas asoman. Más allá del discurso de la industria de la belleza, que repercute con gran complejidad en la estima de miles y millones de mujeres de distintas edades y con experiencias diversas, me refiero a la mirada colectiva que de manera silente proponemos para la edad, principalmente para las mujeres grandes, pues para los hombres la historia es otra. De eso no siempre se habla, pero es una espinita latente desde donde se mide la valía que define cómo nos relacionamos. Hace unos meses estrené un proyecto documental que lleva por título ANATOMÍA DE LAS CANAS. Surge de la provocación de una prima, mujer grande, quien me inspira a crear un trabajo con la edad como tema. Las canas son dentro de la propuesta, un pretexto para hablar de cómo envejecemos y para reflexionar sobre los asuntos de identidad que se generan cuando los años van pasando. Inicialmente tuve la intención de documentar conversaciones con mujeres de 60 años o más, sin embargo, al conceptualizar el trabajo usando las canas como provocador, es desde los 40 que colectivamente asumimos que ya entramos al camino de la vejez. ANATOMÍA DE LAS CANAS se moldeó sobre el diálogo que sostuve con 13 mujeres en edades entre 48 y 84 años. Hablamos sobre las canas, sobre el tiempo y sobre el cuerpo como registro de lo vivido. Comencé la primera conversación con el enunciado en mi cabeza, de que ser mujer mayor, mujer vieja, grande, es sinónimo de invisibilidad. Tenía como referencia chácharas con varias amigas grandes, que señalaban, sobre todo, cómo dejaban de ser consideradas para trabajos, por ejemplo, o la manera en que estando en grupos su voz no era escuchada. Violento, pensaba. Para mi feliz y esperanzadora sorpresa la mayoría de ellas reconocen ciertas invisibilidades, sí, pero señalaron con mayor vehemencia lo que han ganado con los años. Me hablaron de lo que el tiempo hace afinando y enfocando cómo invierten su tiempo y energías; hablaron de cómo en esta etapa son más genuinas, honestas, directas, poderosas. 6 / Coordinadora Paz para la Mujer

anatoMÍa de las canas


“Las Canas son dentro de la propuesta, un pretexto para hablar de cómo envejecemos y para reflexionar sobre los asuntos de identidad que se generan cuando los años van pasando”. La atención está en el arte de vivir y no en mostrarse o validarse ante nadie. Es como si con las canas se dieran permiso para simplemente ser. Colectivamente se espera que, a partir de cierta edad, tanto hombres como mujeres asuman una vida pasiva, atendiendo pocos asuntos, digamos con poca movilidad y agendas muy livianas: cuidar a los nietos, hacer trabajo voluntario en alguna organización, ver novelas, mantener la casa en orden, trabajar en el jardín e ir a citas médicas. Muchas de las mujeres con quienes trabajé en este proyecto son precisamente una contradicción a este discurso opresivo. Son mujeres activas, asertivas, con proyectos y agendas cargadas de acciones que las nutren tanto a ellas como a su entorno. Sin embargo, a pesar de la determinación de algunas, colectivamente no sólo se rechaza la edad, sino que hasta se condena obligándonos sutilmente a sumergirnos de cabeza en el discurso “anti aging”, como si fuese un pecado ser grande.

La edad y el tiempo son asuntos tan naturales y orgánicos que resulta ridículo tener que defenderlos. “Yo tengo la edad que tengo y punto”, dice una de ellas en la pieza audiovisual respondiendo a cuando personas le aconsejan cortar su larga y canosa melena, porque eso la hace ver “más vieja”. Es violento, agresivo, intrusivo. Quienes andan fuertes emocionalmente lo manejan sanamente. Aquellas que no, un comentario como éste resulta en una sentencia que catapulta y pone en entredicho cualquier destello de amor propio. Y no se puede: no es justo. Hay que sacudirse de esa mirada opresiva que niega lo que es natural, y abrazar las canas, y la edad como la etapa de mayor florecimiento. El día que estrenamos la pieza documental transmedia ANATOMÍA DE LAS CANAS, mi hija de 12 años me agradeció con un abrazo profundo, haberle presentado la edad de esta manera. Estoy segura de que su construcción del paso del tiempo, del cuerpo que envejece, de los años, ya navega por un espacio mucho más saludable que cómo lo hemos vivido otras generaciones. Ojalá seamos capaces de dar a nuestras niñas las herramientas para que logren abrazar su camino de vida como mujeres sanas y plenas. Ojalá logremos nosotras, mujeres adultas, sanarnos y asumirnos como entes en cambio constante y manifestarnos de manera genuina en todas las etapas de nuestra existencia. Ojalá socialmente entendamos que quienes se hacen grande son parte fundamental de una sociedad saludable y en armonía. Quizás así logremos abrazar las canas con valentía y agradecimiento y seamos más felices, auténticas y genuinas. Sobre la autora: Arleen Cruz- Alicea es cineasta (productora y directora) y preside la Asociación de documentalistas de Puerto Rico.

Coordinadora Paz para la Mujer / 7


Junte de Mujeres

Prevención de Violencia Doméstica Irma Narváez González Residente de la Comunidad La Perla

Se realizó una entrevista a la lideresa comunitaria Irma Narváez González, para conocer su experiencia al haber participado en el Junte de Mujeres, intervención comunitaria para crear un espacio de concientización y capacitación a lideresas comunitarias sobre prevención de la violencia doméstica. “Como mujer a mí me gusta aprender, y eso no tiene nada que ver con la edad. Cuando me invitaron a ser parte del Junte de Mujeres me entusiasme mucho, ya que al ustedes venir aquí eso me gusto. Me gustó mucho que se creara un espacio para aprender, sobre todo un espacio donde nos 8 / Coordinadora Paz para la Mujer

motivan a participar, a cuidarnos entre nosotras. En todas las comunidades hay personas maltratantes y no lo dicen, el contar con las herramientas y recursos para ayudar a otras mujeres es algo que nos empodera. Los espacios creados nos ayudaron a comunicarnos más, a reconocer la importancia de hablar y no dejarnos intimidar por nadie. Con los temas que trabajamos pude aprender que hacer, como contactar los recursos para actuar y seguir ayudando a las mujeres en la comunidad. Es importante no callarnos, seguir luchando, expresarnos y a querernos a nosotras mismas, a lograr nuestras metas y lo que una se proponga. La información que nos dieron en los talleres nos permite ayudar a otras mujeres, sobre todo en escuchar, orientar, referir y com-

partir el material. Es importante escuchar. Me siento capaz de poder ayudar a otras mujeres que estén viviendo en una situación de violencia doméstica. Le diría a una mujer que es importante buscar ayuda, no te cohíbas, busca ayuda en la vecina, no te rinda y no está sola. No te quedes callada. No se queden calladas. Nosotras las mujeres valemos mucho. Actualmente trabajo con personas sin hogar, me gusta mucho el trabajo que hago, me siento útil y puedo poner en práctica cosas de las aprendidas. Como mujer me defino humilde, luchadora, guerrera. No me rindo, no me quito y hago todo lo que tengo que hacer para seguir luchando. Gracias a ustedes por todo el trabajo lindo que hacen y que espero se pueda compartir con otras comunidades.”


violencia doMéstica en MuJeres MaYores de 60 aÑos Nuestras mujeres de 60 años ó más, son mujeres de diferentes ocupaciones y profesiones, razas, clase social, religión, orientación sexual. Algunas mantiene una vida activa en diversas actividades otras menos por condiciones de salud. ¿Pero sabemos lo que implica tener 60 años o mas en Puerto Rico? Aquí algunas de las aseveraciones ● Enfermedades (físicas y mentales), soledad y pobreza ● Manejo del sistema de salud y medicación ● Movilidad y transportación ● Dilemas existenciales del último tramo de vida cuidar y/o ser cuidada

● Se casó para toda la vida, no se ve bien el divorcio, tener deseos sexuales ● No cree que puede ser víctima de agresiones sexuales ● Estar enferma todo el tiempo, marginada vioLencia domÉstica en mujeres mayores de 60 aÑos La Violencia doméstica en mujeres en mujeres mayores de 60 años es observada como un patron escalado de poder y control. Por parte de su compañera o compañero utilizando la violencia e intimidacion fisica, emocional o sexual. Tres categorías de violencia doméstica contra las mujeres de 60 años o mas han sido identificadas:

● Crecieron una época donde el divorcio estaba prohibido socialmente. ● Falta de destrezas para conseguir un trabajo bien remunerado o no tiene un ingreso fijo. ● Sirve de cuidadora a su victimario y siente que no puede dejarlo por sentimiento de fidelidad, votos matrimoniales y solidaridad. ● El victimario es su cuidador principal. ● Pérdida por muerte de familiares o amigos. indicadores (“red FLags”) de PosibLe maLtrato

1. CUANDO LA VIOLENCIA DOMÉSTICA COMIENZA TEMPRANO EN LA VIDA Y PERSISTE DURANTE EL PROCESO DE ENVEJECIMIENTO.

● Repetidos accidentes o lesiones. ● Explicaciones que no concuerdan con las lesiones.

VEJEZ ADULTEZ

propensas a NO sobrevivir el maltrato. Particularidades y dificultades de la Violencia Domestica que no son experimentadas necesariamente por mujeres jóvenes:

● Acompañante (pareja/familiar/cuidador) respondiendo preguntas por la cliente. ● Oposición de la pareja, familiar o cuidador en dejar sola a la cliente con el profesional de ayuda.

INFANCIA

● Quejas vagas (no específicas) de salud. ● Visitas frecuentes a la sala de emergencia. ● Síntomas de depresión o confusión ● Cambios en la apariencia o higiene. ● Tienen poco contacto social y pueden referirse al temperamento o coraje de su pareja o cuidador.

NIÑEZ

● Muestras de temor o miedo cuando su pareja, familiar o cuidador esta presente.

ADOLESCENCIA

eFectos en La mujer de 60 aÑos o mas Adaptado Heise 1994

2. cuando La vioLencia domÉstica comienza o se exacerba durante La vejez PodrÍa identiFicarse cuando: ● Se acoje al retiro ● Está por incapacidad

● Los de los miembros en la familia cambian ● Hay cambios en la actividad sexual 3. cuando comienza una reLacion de maLtratos desPÚes e Los 60 aÑos Las mujeres 60 años o más, víctas de violencia doméstica son tres (3) veces más

● Aumenta la mortalidad a consecuencia de las lesiones. ● Aumenta la exacerbación de condiciones crónicas y visitas a la sala de emergencia. ● Sentimiento de impotencia y desvalidez. ● Sentido de culpabilidad. ● Aislamiento. Coordinadora Paz para la Mujer / 9


inteGrante invitada

HoGar nueva MuJer

descriPción deL Programa Este programa tiene como objetivo principal que la ciudadanía se sensibilice con la temática de violencia de género y maltrato hacia el adulto mayor. Se proveen servicios educativos y preventivos sobre la problemática de maltrato, violencia doméstica y agresión sexual hacia la población de edad avanzada. Además, se ofrecen servicios de grupo de apoyo, manejo de casos, orientación e intercesoría legal, en las regiones judiciales de Caguas y Guayama. PerFiL de La PobLación Adultos mayores de 50 años o más que hayan experimentado alguna tipología de violencia. servicios oFrecidos a La PobLación ● Manejo de caso y terapia psicosocial. ● Actividades para fomentar relaciones interpersonales asertivas. ● Se realizó un estudio de necesidades luego del paso del Huracán María, donde se entregaron 125 planillas de necesidad y en base a resultados se hizo plan de trabajo. ● Entrega de suministros luego del paso del Huracán María. (impacto a más de 200 personas en Acción de Gracias) mediante entrega de compras. ● Entrega de artículos de primera necesidad. Se entregaron a más de (500 personas). Se entregaron en Egida Gurabo Elderly, Comunidades de Cayey, Centro de envejecientes entre otros. ● Grupo de apoyo para sobrevivientes (sobre 30 sesiones) ● Talleres sobre la prevención de violencia doméstica en la comunidad ● Conocimiento sobre leyes y derechos que protegen a la población de 50+ ● Actividades de impacto comunitario de prevención de abuso sexual en adultxs mayores. (Respétame, prevención de agresión sexual en adultos mayores) de prevención como “Fomentando relaciones interpersonales saludables en adultos mayores, Yo cuido a mi abuelito; prevención de violencia, Manejo de conflictos, Yo soy un agente de cambio, Enfermedades de Transmisión sexual, Resiliencia,

10 / Coordinadora Paz para la Mujer


luego de eventos traumáticos, Manejo del dinero y presupuesto en la etapa del adultx mayor, Prevención de abuso financiero en adultxs mayores y Autocuidado en el adultx mayor” entre otras. Se impactaron sobre 2,500 personas como parte del ofrecimiento de estas temáticas en la comunidad. ●● Actividades fomentando estrategias de arte como método de intervención Relajarte, Valorarte donde se utilizó modalidad de arte terapia como intervención para proceso de pérdida en adultxs mayores, así como manejo de emociones. Actividades innovadoras para intervención con el adulto mayor mediante la música, el arte, poesía que permitió la integración de los adultos mayores. ●● Actividad Toque de Amor: se celebró durante octubre mediante la entrega de comida caliente a una Egida (Gurabo Elderly) donde tenían una situación con la planta eléctrica y se les llevó una actividad para fomenta resiliencia luego del paso de Huracán María. Se entregaron 100 cenas. ●● Este es tu momento en Navidad: se realizó para concienciar sobre la prevención de la violencia en el adulto mayor mediante la implementación de un espectáculo artís-

tico mediante la declamación de poesía, canto y baile por parte de los participantes de centro de cuidado de adultos mayores. Centro de Envejecientes Municipal. ●● Actividad Ruta del amor: se celebró el 14 de febrero 2018, donde se hizo entrega de compras a comunidades desventajadas en Cayey donde existe una gran concentración de adultxs mayores y personas encamadas. ●● Este es tu momento bohemio: se realizó en febrero 2018 en centro Ramón Frade en Cayey, donde se les ofreció la oportunidad a los participantes de demostrar sus talentos artísticos para promover relaciones asertivas entre todos los participantes como medida de prevención de violencia. ●● Respétame, prevención de agresión sexual en adultos mayores: actividad de impacto comunitario en abril 2018 mediante estrategias de arte terapia para que el adultx mayor conociera indicadores, síntomas y estrategias para prevenir la agresión sexual en esta población. Se celebró en varios centros de adultxs mayores en Cayey y Caguas. Logros ●● Mediante las actividades de prevención e impacto comunitario se impactaron a

3,459 personas en la comunidad sobre maltrato a adultxs mayores, violencia de género, agresión sexual mediante talleres, actividades educativas, mesas informativas e impacto en redes sociales sobre esta población. ●● Se alcanzaron los objetivos trazados acorde a la prestación de servicios mediante manejo de caso, terapia psicosocial, implementación de estrategias de arte como intervención y el acceso a servicios a una población que se le dificulta el acceso a los mismos. ●● 98% de satisfacción de servicios brindados mediante evaluación de actividades y servicios prestados. Personal responsable del programa y servicios prestados: ●● Vilmarie Rivera Sierra: Directora Ejecutiva ●● Yanitza Alicea Torres, I ntercesora Comunitaria ●● Natalie Colón Resto, Facilitadora de servicios ●● Trabajadores sociales en adiestramiento de la Universidad del Turabo

Coordinadora Paz para la Mujer / 11


Cuento

JonBenèt

JonBenèt Daisy Ivelisse Sánchez

Me llaman porque al fin parece que se resolvió el JonBenèt. Eso notifican. Me avisaron si quiero estar para la lectura de sentencia. Así nombré al asunto; JonBenèt, con ese seudónimo lindo y trágico bautizo el evento que destruyó la vida que conocía y me tiró de un gran golpe a un mundo de realidades distintas. Pienso, he tenido mucho tiempo para pensar, para volver al recuerdo, a antes del recuerdo, a las consecuencias del recuerdo y me pregunto si éste largo e inhóspito camino era mi real destino, y el suceso sólo me trajo de manera violenta a donde

12 / Coordinadora Paz para la Mujer

pertenezco. Es lógica la asociación, eso me dijo una psicóloga, la única a quien le confié el nombre de mi infortunio. Sucedió el mismo día, el 26 de diciembre del 1996. El día que fue encontrada muerta en su casa la reina de belleza infantil americana de seis años JonBenèt Ramsey. Fue espectáculo para la prensa por las circunstancias extrañas que caracterizó esta muerte. Un caso mediático en Estados Unidos y el mundo. Acá, otro discreto sin medios que cubrieran para el tiempo festivo una tragedia en un monte del país. Por días, en medio del torbellino que le siguió a la desgracia busqué ver las noticias, mirar los periódicos a ver si alguna línea o

comentario dedicaba atención al asesinato de mi hija, pero al parecer a la única que habían matado ese día era a Jonbenèt. Falso, yo estuve ahí. Y además siempre supe la verdad. Y lo dije. Lo dije miles de veces y lo grité, pero mi voz quebrada se sintió muy débil para ser escuchada. Seguro que merezco la tristeza que he vivido. Sin embargo, también me preparé por años para la reivindicación. Confié en no dejar este mundo que a veces no sé si conozco sin antes contar mi versión. Soñaba con el día que me llamaran a declarar, y esta vez con voz clara y firme daría mi testimonio. No hizo falta. Tanto tiempo esperando narrar mi


historia y ahora con un arreglo judicial el homicida de mi mundo se entrega, se declara culpable y auguro que tendrá su dosis de compasión. Contrariedad. Es eso lo que siento. Tuve que también buscarle nombre a la emoción que está atrapada en mi cuerpo. Descartar la vieja ira, la andada decepción, la caduca lástima, la siempre presente culpa, para encontrar dentro de toda la miseria que me arropa una vibración nueva e intensa, un elemento que se añade a los vividos. Es un consuelo maltrecho el que me viste como trapo desarrapado. Contrariedad porque contaba con mi declaración contundente para sentir que más que hacer justicia, me redimía

de mi propio juicio. Esto es como volver a morir en otra orilla. Con la novedad se aviva el recuerdo. Cierro los ojos de canales ya secos y veo la imagen que siempre estará ahí. Con los años aprendí, haciendo uso de mi tosca imaginación a adornar su retrato. Y la veo durmiendo serena, en paz, sonriéndome. Con esa sonrisa tímida y asustadiza que siempre tuvo. Así le enseñé a que fuera, discreta, callada, dócil. Sin yo darme cuenta del daño que hacía así la adoctriné. Creció creyendo que la obediencia es un atractivo y que la sumisión es virtud. La eduqué a servir, a llorar en silencio, a no contar sus penas. A que su

mundo se reparte entre su casa y la iglesia. A cargar su cruz. A ser estoica en el dolor y prudente con sus asuntos. A esquivar si le preguntan, a mentir si le insisten y ocultar con maquillaje los golpes si es necesario. La instruí a dar, a ceder su capital si tuviera, sus bienes si poseyera su inocencia si le quedara. A pedir permiso y a obedecer, a perdonar el engaño. A ahogar sus gritos en la almohada. A someterse silenciosa en la oscuridad. Le enseñé que los lapsos intermitentes de reconciliación son las recompensas merecidas por ser buena y sólo eso podía esperar. Que apreciara las disculpas estériles, la conmovieran las lágrimas forzadas y creyera las promesas falsas. A convertirse en el espejo de la frustración del otro. Qué otra cosa podía enseñarle, que otro ejemplo podía dar, desde que el mundo es mundo siempre ha sido así. En mi vieja persona no hubo cabida para formulas noveles ni maneras modernas de ser. Es la herencia ruinosa que he cargado por generaciones. De misoginia está hecho el andamio con el que me construyeron, y ni por lo más bello que tuve en la vida pude cambiar. ¡Cuánto me arrepiento! No adiviné nunca que viviría mi propio JonBenèt. Como saberlo si siempre anduve ese camino y hasta hoy sigo con vida. Como advertir que algo así nos tocaría. No fue hasta ese momento que conocí la ferocidad de mis entrañas. Con decisión y desespero corrí a auxiliar a mi criatura herida. No tuve miedo. Aparté al verdugo que me dejara paso a la escena. Vi languidecer a la hermosa envuelta en su sangre, en mis lágrimas y gritos igual que cuando nació. En el piso de su sala se cerró un ciclo perpetuo y se crearon laberintos que todavía hoy intento escapar. Desde ahí ando como demente buscando foro para mi declaración, para ventilar la verdad más allá del confesionario que por más que insiste el párroco reclamo absolución cada semana. Y ahora el marido prófugo con su rendición cansada viene a quitarme la única oportunidad que tenía de denunciar en público. De acusar a quien con su mano lastimo el cuerpo de mi hija y a quien domesticó su escencia hasta volverla vulnerable. Porque aquí la responsabilidad es compartida y tengo urgencia de gritar que desde el 26 de diciembre del 96 la culpa que me acompaña se llama JoanBenèt. Sobre la autora: Daisy Ivelisse Sánchez es Promotora Educativa de Casa Pensamiento de Mujer del Centro Inc., en Aibonito.

Coordinadora Paz para la Mujer / 13


10 m f de uje uer 60 res on m c un añ ay on to os p or tra ta a es l 2 ra %

9,

48

R ca ep so re s co s d en nt e v ta ra io el m len 81 uj to % er s es

Perfil de la población con edad avanzada y cantidad de casos de violencia de género

0

11,640

Total de incidentes de violencia doméstica reportados

Po bl ac ió n

54

4

1,9

co n

98

VIOLENCIA DOMÉSTICA

Comportamientos violentos perpetrados por una persona adulta o adolescente para ejercer poder y control sobre su pareja. Existe mayor vulnerabilidad en la vejez, lo

ón l la laci ive ive de b v l n za po ieja o e bre v j o ba e p d

44

56

ón la laci d a o de ob eda ad sex y r z l p o de an de ino en av n en m so m n e ad fe iene l d lid t ve ta ni or m

L av a p d a o si e la nza bla gl c reconozca la conducta o po da ión como delito. pa b re d sa lac pre e do ió se ed er n to nta ad a ta u so l, n lo en 14. un e 5 % 4 l %

ed pe ad 65 rs av añ ona anz os s ad o con a m ás

%

%

Fuentes: ogave.gobierno.pr, Censo Federal 2015y la División de Estadísticas, de Policía de Puerto Rico, 2015.


¿Quiénes somos?

Coordinadora Paz para las Mujeres, Inc. (CPM) es una Coalición integrada por alrededor de treinta y cinco (35) organizaciones y miembros individuales que reconocen y defienden los derechos de las mujeres y desarrollan servicios, investigaciones y trabajos en torno al tema de la violencia que afecta a las mujeres por razón de género. Actualmente integran la Coalición: ●● Albergues para sobrevivientes de violencia doméstica y sus hijas e hijos ●● Centros de servicios no residenciales para víctimas de violencia doméstica y agresión sexual ●● Organizaciones feministas, feministas en su carácter individual y activistas de derechos humanos ●● Universidades ●● Organizaciones gubernamentales que respaldan la filosofía de CPM Nuestra misión Fortalecer la equidad de género y los derechos humanos en coordinación con integrantes y la comunidad. Visión Una nación libre de violencias Coordinadora Paz para las Mujeres provee: ●● Educación a la comunidad ●● Asistencia técnica a organizaciones ●● Apoyo a través de referidos para sobrevivientes de violencia de género y agresión sexual. ●● Servicios educativos enfocados en poblaciones sub atendidas ●● Servicios de apoyo en política pública ●● Colaboraciones interagenciales ●● Campañas educativas ●● Periódico Voz de Voces, Programa Radial Paz para Ti ●● Videos y materiales educativos Integrantes Coordinadora Paz para la Mujer, Inc. Albergues ●● Casa de la Bondad (Humacao): (787)

852-7265 (787) 852-2087 ●● Casa Protegida Julia de Burgos (San Juan): (939) 265-6853 (787) 548-5290 ●● Casa Protegida para Mujeres y Niños, CAPROMUNI (Arecibo): (787) 8802272 ●● Casa Protegida para Mujeres y Niños, CAPROMUNI 2 (Mayagüez) (787) 8312272 ●● Hogar Nueva Mujer (Cayey): (787) 2636473, (787) 263-8980 ●● Hogar Ruth (Vega Alta): (787) 883-1805, (787) 883- 1884, (787) 792-6596, (787) 360-3319 24 horas ●● La Casa de Todos (Juncos): (787) 7345511, (787) 734-3132 Centros de Servicios ●● Asociación Cristiana Femenina de Puerto Rico, YWCA: (San Juan): (787) 724-1037 ●● Casa Juana Colon Apoyo y Orientación a la Mujer, Inc. (Comerio): ●● Casa Julia de Burgos (Ponce):(787) 2844303 ●● Casa Pensamiento Mujer del Centro, (Aibonito): (787) 735-6698 ●● Centro Comunitario LGBTT De Puerto Rico (San Juan): (787) 294-9850 ●● Centro de la Mujer Dominicana (San Juan): (787) 772-9251 ●● Iniciativa Comunitaria (San Juan) (787) 787-250-8629 x 501-503 ●● Oficina para la Promoción y el Desarrollo Humano, OPDH (Arecibo): (787) 817-6951 ●● Mujeres de Islas (Culebra): (787) 4133436, mujeresdeislas@gmail.com ●● Pro familias (San Juan): (787) 765- 7373, (787) 766-0000 ●● Proyecto Criando para la Paz (San Juan):787-765-7899 787-765-7895 ●● Taller Salud (Loíza): (787) 876-3440 (787) 256-7568 Centros de Servicios Gobierno Violencia Domestica y Agresión Sexual ●● Centro de Ayuda a Víctimas de Violación, CAVV, Línea de emergencia: (787) 7652285 ●● ODIM -Oficina para el Desarrollo In-

tegral de las Mujeres (San Juan): (787) 480-6831 (787) 480-6832 ●● RAMA-Programa Asuntos de Mujer, Gobierno Municipal Autónomo de Carolina: (787) 701-2395 Organizaciones ●● Alianza de Puerto Rico contra la Trata Humana (San Juan): (787) 528-1550 ●● Amnistía Internacional, Sección de Puerto Rico, Comité de Género (San Juan): 787-763-8318 ●● Feministas en Marcha (San Juan): (787) 753-6430 ●● Organización Puertorriqueña de la Mujer Trabajadora (San Juan) (787) 374-8348 Universidades ●● Pro Bono VIVID, Facultad de Derecho, Universidad de Puerto Rico en San Juan: probonovivid@gmail.com ●● Programa Prevención de Violencia hacia las Mujeres UPR (Humacao): (787) 8500000 x9629 ●● Proyecto Apoyo a Mujeres Sobrevivientes de Violencia Doméstica: Siempre Vivas, UPR (Mayagüez) Prof. Luisa Seijo:(787) 390-3378, Nancy Toro Carlo (787) 538-0632 ●● Proyecto Construyendo Equidad de Géneros, UPR- Carolina: (787) 257-0000 ext. 4799, 4709 ●● Proyecto de Estudios de las Mujeres Pro – Mujeres, UPR Cayey (787) 738- 2161 ext 2490,2091 ●● Puerto Rico Health Justice, (Centro Salud y Justicia), Escuela de Medicina San Juan Bautista (Caguas): ( 787) 743-3038 Ext. 3210 ●● Centro Mujer y Salud, Recinto de Ciencias Médicas, Universidad de Puerto Rico, Teléfonos: 787-758-2525, Ext. 1368, 2284 Te invitamos a que conocer más de nuestra organización a través de: ●● Web: www.pazparalamujer.org ●● Facebook: Paz Mujer ●● You Tube: pazmujer’s channel ●● Twitter: @pazparalamujer

Coordinadora Paz para la Mujer / 15


¡Sí, en serio! La violencia doméstica y agresión sexual mata más mujeres entre las edades de 15 a 44 años, que el cáncer

¡No más violencia contra las mujeres!

Adultas mayores: La Violencia Doméstica no Discrima por Edad  

Voz de Voces - Edición 18 Septiembre de 2018 Coordinadora Paz para la Mujer San Juan, PR

Adultas mayores: La Violencia Doméstica no Discrima por Edad  

Voz de Voces - Edición 18 Septiembre de 2018 Coordinadora Paz para la Mujer San Juan, PR

Advertisement