Notimani 30

Page 23

Agua y sociedad

Garantizando el mínimo vital de agua potable para las comunidades indígenas del Amazonas Por: Thomas Lafon Fundación Entropika Leticia, Amazonas, Colombia

El acceso al agua es un derecho humano fundamental y crucial para la reducción de la pobreza, contribuir al desarrollo sostenible y alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el mínimo vital de agua para una persona es de 2.500 litros al mes, repartidos en 500 litros en aseo personal, 833 litros en aseo del hogar, 667 litros en lavado de ropa y 500 litros en preparación de alimentos y consumo de líquido, es decir, 500 litros en agua potable. Las cifras proporcionadas en el 2006 por la OMS y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) indicaron que el 93% de la población colombiana tiene acceso a agua potable, no obstante la realidad del país en regiones apartadas como la Amazonia y la costa Pacífica demuestra cifras contrastantes a las reportadas. Según la Procuraduría (2006), el 25% de los habitantes del departamento del Amazonas tiene acceso a agua potable. Sin embargo, el 80% de las tierras del departamento son resguardos indígenas donde esta cifra se reduce a menos del 10%. La temporada seca de 2010 (entre septiembre y noviembre) fue reportada como la más crítica de los últimos 40 años; el río Amazonas descendió a su nivel más bajo. Por otra parte, las fuertes lluvias durante marzo – mayo de 2012, inundaron la mayoría de las comunidades ribereñas, obligándolas a evacuar. En ambos casos estas comunidades indígenas y colonas quedaron sin acceso a agua apta para el consumo. Tanto las sequias como las inundaciones expusieron la población local a una crisis sanitaria incrementando considerablemente las enfermedades transmitidas por el agua, donde niños y ancianos fueron los más afectados. Frente al incumplimiento y la falta de iniciativa del Plan Departamental de Aguas de la Gobernación del Amazonas, las fundaciones Entropika (Colombia) y Ancla (Suecia) iniciaron en el 2012 la instalación de filtros biológicos de arena en comunidades indígenas ribereñas del Amazonas. El bio-filtro de arena es un sistema de filtración de bajo costo, que imita la manera en que el agua es filtrada a través del suelo hacia las capas freáticas. Se denomina “biológico” por lo que este sistema hace uso de una planta, parecida a un lodo que crece encima de la arena, para eliminar las bacterias contenidas en el agua. Sistema comunitario en la comunidad de Mocagua

23