Page 1

INFORMATIVO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE COLOMBIA SEDE AMAZONIA / INSTITUTO IMANI

42 - 43 ISSN 2215-9355 / Noviembre - diciembre 2019

9

01 1989 - 2

tejiendo conocimiento y fortaleciendo el saber Sede Amazonia


EDITORIAL Del florecimiento a la fructificación. Innovaciones socioambientales como propuesta de la Sede Amazonia para la región. En una reciente reunión de profesores de la Sede me sorprendí porque un colega recogía, con ánimo inesperado (por mí), el término innovación, para ser incorporado en nuestros posgrados. Lo sorprendente no era el término, sino quien lo sugería pues es una de aquellas palabras que, al igual que pasa con otras (por ejemplo mercadeo), pueden ser vituperadas, o malentendidas. Sin embargo, al estar en un ambiente académico tenemos el privilegio de cuestionarlas y mejorarlas. Este es el caso del término innovaciones socioambientales que queremos plantar como semilla en estos treinta años de presencia continua de la Universidad Nacional de Colombia en la Amazonia. Y se quiere recolectar, aún tenemos mucho por sembrar, pero también podemos recoger algunos frutos. Una percepción, que parece enunciarse tácitamente, que muchos pensamos, y tal vez sobre la que se tiene una especie de consenso, es que el desarrollo en estas regiones debe tener unas consideraciones diferentes a las que lo sustentan en lugares centrales del país. Las innovaciones socioambientales deben partir de reconocer que son necesarios los procesos de largo plazo para consolidar lenguajes comunes y permitir una real incorporación de los saberes tradicionales a la academia para mejorar su quehacer ante la sociedad. Otro punto de novedad será que estas innovaciones se apartarán de la imposición de ideología centro-periferia, es decir, no necesariamente conducirán a aumentar los indicadores de competitividad o el Producto Interno Bruto. Una aplicación para un dispositivo móvil como apoyo para recuperar una lengua indígena es un ejemplo de esto. En estas regiones donde ha madurado la idea de que el pensamiento y la acción deben ser transdisciplinar, multidisciplinar, pero ante todo basados en el diálogo de saberes, tenemos una enorme oportunidad de materializar formas diferente de eso que llamamos, de formas diferentes, desarrollo diferente, ambiental o sostenible. Como sugiere Arturo Escobar que “otro posible es posible”. Innovaciones socioambientales combinarían por lo tanto la madurez obtenida del pensamiento y acción crítica de la Sede, con optimismo y esperanza. En este número tenemos dos secciones. Treinta años de la Sede Amazonia presenta un balance crítico de nuestro quehacer, comenzamos con entrevistas a personajes que están desde sus inicios. Fernando Franco nos recuerda que el camino es largo. Gustavo Navia hace un breve recuento de su papel en el inicio de la Sede; los indígenas vinculados a la Sede tienen su voz en un artículo de Juan Echeverri. Eduard Guerra, de Ingeniería Eléctrica sintetiza las peripecias de los estudiantes PEAMA cuando se van de movilidad. Allan Wood nos presenta una síntesis de la docencia y la formación y, Carlos Zárate un balance crítico sobre el Instituto Imani y la investigación; terminamos esta sección con nuestro producto estrella: la revista Mundo Amazónico. La segunda sección Geopolítica de la Amazonia, debate sobre la preocupación global, en buena medida mediática, en “defensa” de la región. Un artículo analiza en perspectiva histórica los gigantescos incendios que cubrieron recientemente parte de la Amazonia. El segundo, sugiere la Entrevistas..................................................Pag: 3 a la 8 eventual aparición de una nueva defensa de la región al estilo La Sede antes y actual..........................................Pag: 9 Indiana Jones. En Imaninotas destacamos la maravillosa Historia de creación de la Sede..........................Pag: 11 participación que el grupo de Los Amazónicos (entre los que Historia de relación con indígenas en la Sede..Pag: 14 está Diana Gil egresada de la UN) tuvieron en el desenlace Los estudiantes que se van de movilidad 16....Pag: 16 del Desafío super regiones. Terminamos con una nota Formación en la Sede Amazonia........................Pag: 17 Balance de la Investigación en estos 30 años...Pag: 21 sobre los debates con candidatos para la Lo que el fuego se llevó.....................................Pag: 26 Gobernación y Alcaldía organizado en la Sede. Les deseamos una calurosa lectura. Encuentra toda la colección del Notimani en la Web, ingresa al portal: http://www.imani.unal.edu.co/index.php/homepage/revistas/notimani

ÍNDICE

Foto Portada: https://www.youtube.com/watch?v=QOPJwA2S-30

Director Sede Germán I. Ochoa

Editores Germán I. Ochoa, Eliana M. Jiménez

Director IMANI Carlos G. Zárate B.

Comité Editorial: Germán Palacio / Laura Zamira Rincón / Camilo Vargas / Yohana Pantevis / Harrison Calderón

Diseño y diagramación Harrison Calderón V. MediaLaB Sede Amazonia

Las opiniones expresadas por los autores y sus fuentes no comprometen los principios de la Universidad Nacional ni las políticas del Notimani. Instituto Amazónico de Investigaciones Imani Universidad Nacional de Colombia Sede Amazonia Kilómetro 2 Antigua Vía Tarapacá Leticia, Amazonas, Colombia


30 años de presencia de la Sede en la Amazonia Este artículo presenta las entrevistas a cinco personajes que jugaron o aún cumplen un papel importante en la Sede Amazonia. Ellos nos contaron sobre su llegada hace 30 años a lo que en ese momento era la Estación Científica de la Universidad Nacional, relataron cómo era la “planta física” de la Sede, los cambios, los logros y anécdotas que vivieron o de las cuales fueron testigos directos. María del Rosario Ortíz actualmente la Jefe Administrativa de la Sede Amazonia, los Profesores Santiago Duque y Pablo Palacios, los primeros docentes en llegar a la Sede, Don Luis Guerra que trabaja en el área de servicios generales de la Sede, y Héctor Castillo, más conocido como “Sancocho”, quién se retiró de la Universidad hace algunos años y, ahora dirige con éxito su empresa turística “Sancochotours”. Entrevistas por: Laura Rincón y Harrison Calderón

María del Rosario Ortíz Jefe de la Unidad de Gestión Integral 1. ¿Cómo inició su relación con la Universidad? Como funcionaria administrativa, cuando nace el proyecto de Estación Científica de Leticia. Por interés laboral en principio, pero acompañado del interés de participar en ese novedoso proyecto que emprendía la UN en la región, un proyecto que no tenía mayor claridad en sus propósitos, pero que al menos reconocía la importancia de una región hacia la que el centro del país había dado la espalda 2. ¿A Usted, qué le ha aportado trabajar en la Universidad? Ser parte de un proyecto que ha cambiado la sociedad amazónica y especialmente la leticiana; que ha permitido que los jóvenes de bajos recursos tengan la oportunidad para educarse con calidad. Me ha permitido conocer más de cerca una región en constante transformación, ser espectadora y partícipe de la construcción de un nuevo escenario social único por la amalgama de culturas, saberes, intereses, gustos y que sigue cambiando día a día. Formarme como persona más consciente y comprometida con la función social de una institución pública que forma ciudadanos y dignifica el valor de la educación. 3. ¿Cuál cree que es el momento histórico más importante para la Sede? Cuando la Universidad decide hacer presencia en

esta región no sólo enviando investigadores ocasionales para hacer expediciones exóticas sino ser parte de ella, investigar. Otro momento fue cuando se decidió iniciar con procesos de formación (pregrados y posgrados) que respondían a la necesidad sentida de la comunidad local que no entendía cómo podían tener una universidad en su ciudad (y además la mejor del país) y que sin embargo no formara a sus hijos, cuando la mayor parte de ellos no tenían recursos para desplazarse a las ciudades del interior del país; esta era una opción solo para las familias adineradas de la ciudad. 4. ¿Recuerda algún momento curioso/anécdota que quiera compartir con la comunidad universitaria? Emilio fue una de las tantas mascotas que voluntaria o involuntariamente adopta la comunidad universitaria, un mico volador (Pithecia monacus) que se convirtió en la mascota preferida del grupo de limnología del profesor Santiago y que los acompañaba en sus prácticas de laboratorio, reuniones y demás actividades académicas y sociales. Por ello alguna noche no se percataron que Emilio se quedó en el laboratorio con el aire acondicionado encendido, al día siguiente lo encontraron en estado catatónico; o cómo olvidar a los auxiliares de mantenimiento correteándolo para quitarle las "manzanas de mentira" que se robaba del árbol de navidad, Emilio y otras tantas mascotas que seguramente se unieron al "combo" de fantasmas que dicen asustan en la Sede. 5. ¿Qué le falta a la Sede? Estructura y recursos para potenciar los proyectos académicos, de investigación y extensión, fortalecer la internacionalización y sobre todo las acciones regionales encaminadas a la visibilización y defensa de la Amazonia.

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 3


La mecánica electoral 30 años de presencia de la Sede en la Amazonia

Santiago Roberto Duque Profesor asociado, Coordinador Grupo de Investigación Limnología Amazónica ¿En qué año llegó a Leticia y cómo inició su relación con la Universidad? E n 1 9 8 7 l a Universidad comenzó a recuperar el Proyecto Cedia, Centro Experimental de Investigación Amazónica, que le dio el Estado colombiano por una Ley de la República en 1963. El proyecto no era solo el espacio académico sino un espacio físico que era mucho más grande al que hoy día tenemos pero como la Universidad no hizo presencia, en 1966 parte de ese terreno se lo dieron a los militares y por diferentes causas la Universidad comenzó a hacer presencia ya para retomar el terreno, inicialmente en 1987. Sin embargo, la Universidad ha estado ligada al tema amazónico por mucho tiempo: participó activamente en el proyecto PRORADAM, que fue el proyecto del Agustín Codazzi y significó el primer acercamiento real del país a la región amazónica en 1969; y también participó en el proyecto ORAM, Orinoquia-Amazonia; y ha tenido grandes “amazonólogos” es decir grandes profesores de diferentes disciplinas y facultades, la mayoría de Bogotá, que hacían sus investigaciones en la Amazonia, vinculados a la Universidad pero un poco individual, entonces digamos que así arrancó el proceso en 1987, con las primeras construcciones, ya en 1988-89 el Rector de ese entonces, el profesor Mosquera, logró negociar “puntos docentes”, cada docente es un punto dentro de la planta docente de la Universidad que pertenecen a las facultades; entonces logró tocar varias puertas pero la única que “abrió puertas” y dio dos puntos docentes fue la Facultad de Ciencias, en ese entonces el profesor Pablo Leiva era el decano y así a mediados de 1989, el Instituto de Ciencias Naturales en Bogotá abrió dos vacantes, dos concursos docentes, uno para ecosistemas acuáticos y uno para ecosistemas terrestres, el de ecosistemas terrestres, no sé quienes se presentaron pero ese quedó desierto y en el de ecosistemas acuáticos, yo fui beneficiado y me vinculé el 01 de noviembre de 1989 y el 11 de diciembre de ese mismo año, el Rector de ese entonces, el profesor Mosquera, recuerdo que el profesor Antanas Mocus en ese entonces era el Vicedecano académico, hizo la inauguración de lo que se llamó Centro Estación científica de Leticia. ............................................................. Universidad Nacional de Colombia 4

¿Cuál cree que es el momento histórico más importante para la Sede? Bueno, el poder recuperar el proyecto amazónico es importante porque no solamente comenzó a hacer presencia sino que logró otros procesos internos como el PUI, Programa Universitario de Investigación, se crearon varios PUI en muchas temáticas y una de las temáticas se llamó Amazonas, entonces se asociaron profesores de Bogotá y otras Sedes en el tema amazónico eso fue interesante. En 1991 también hubo un reto que se llamó MODA, Modelo de Desarrollo Amazónico, un profesor de Facultad de Medicina que lo lideró y logró por primera vez, reunir cerca de 30 o 40 profesores de la Sede Bogotá que trabajaban en la Amazonia y que ni siquiera sabían que existían; es un espacio que se ha ganado y la Universidad ha mantenido. Y Obviamente en 1994-1995 cuando el profesor Páramo, como Rector, creó el Programa de Fronteras, es decir se comenzó a ver que la Universidad tenía que tener una visión nacional completa no solo andina [..] realmente era una Universidad netamente andina y creó el programa de Fronteras y ahí fue donde se fortaleció esta Sede que cambió [..] de Estación Científica a Sede Leticia. En 1994, creó el IMANI, el Instituto Amazónico de Investigaciones, su primer director fue uno de los más grandes amazonólogos que han existido, el profesor Camilo Domínguez. De ahí nació toda la idea de las Sedes Caribe y Orinoquia, la Sede Pacífico la creó el profesor Páramo también y, creó algo que llamó Grupo de Rectoría que logró negociar con diferentes facultades puntos docentes para crear cargas docentes; creo que esos son los espacios más importantes que se han ganados en la Sede y, ahí están los 13 cupos docentes hasta hoy en día […] y esos son los dos espacios más importantes: Haber recuperado el proyecto original Amazonas, haberlo enfrentado y, con nombre propio la Universidad lo sacó con sus recursos, y haber generado un programa que son las Sede de Frontera que han sido la palanca fundamental para el exitoso PEAMA.

¿Qué carreras iniciaron en la Sede? Aquí éramos dos docentes no más […], fue solo en 1995-1996 cuando empezó el proyecto del profesor Páramo que llegaron otros docentes, así nuestra labor era más de investigación y extensión, sin muchos acercamientos al tema educativo, a la formación de personal humano […]. Lingüística que fue nuestra primera carrera [presencial] en convenio con el Departamento de Lingüística y la Facultad de Ciencias Humanas de Bogotá.


30 años de presencia de la Sede en la Amazonia El otro esfuerzo importante […] fue crear el primer programa de posgrado multidisciplinario que inició en el año 2001 y es la Maestría en Estudios Amazónicos, que ya llevamos 17 o 18 años […]. Otras Sedes han creado sus programas multidisciplinarios pero nosotros fuimos los primeros que enfrentamos la tarea de demostrar al Consejo Académico que había otras maneras de enseñar en esta región y que no podíamos ser disciplinares. ¿Recuerda algún momento curioso que quiera compartir con la comunidad universitaria? Héctor Castillo entró en marzo de 1989. Se tienen muchas historias, la primera es un Jeep Ford, [lo llamábamos] La Amenaza Mostaza; en ese entonces el profesor Jorge Mario Gómez lo compró, por $400.000 mil pesos por caja menor, que eso no pasa nunca en una institución; la segunda: la mayoría de las personas que pasaban por la Sede aprendieron a manejar allí; fue un vehículo con una historia muy grande porque era muy costoso de mantener, era de 8 cilindros, pero era la única manera de moverse de aquí a Leticia porque la vía de acceso de aquí al aeropuerto, en ese medio kilómetro, era un caos poderse mover, era un barro total y si uno quería ir a la carretera le tocaba en un vehículo como este de doble tracción, fue muy costoso de mantener. Había una máquina de escribir IBM y un teléfono, así se llegó y poco a poco se fueron consiguiendo las demás cosas que hemos tenido, por lo menos la primera parte. Se tuvo la fortuna que los dos éramos profesores del Instituto de Ciencias, desde el punto de vista administrativo, dependíamos de una Vicerrectoría que se llamaba de Recursos Universitarios que era la que tenía mayores recursos y nos apoyó muchísimo en cuestión de equipamiento, de material y de todo. Pero la Universidad nunca tuvo en mente qué iba a ser esto. Todo arrancó como un proceso lento y pausado pero vea a lo que hemos llegado. Solo el profesor Guillermo Páramo tenía la dimensión de lo que era esta región, nadie apostaba a qué iba a ser la Universidad en esta región. ¿Qué le ha aportado la Universidad a su vida? La posibilidad de formarme como amazónico, de vivir y de ayudar a crear esta Sede y fortalecerla. Obviamente luego llegaron muchos otros colegas y se ha abierto un espacio más grande pero los primeros pasos se dieron gracias a tener una visión futurista de que la Universidad podía hacer muchas cosas y todavía tengo la convicción que

Foto: Santiago Moreno - Primer computador en la sede

la Universidad puede hacer mucho más de lo que ha planteado o plantea o quiere hacer. Algunas veces nos frenamos mucho, no solamente por recursos económicos sino porque no tenemos una visión global de lo que podemos hacer. Algunas veces nos vemos así y el nivel central nos ve todavía como una pequeña Sede, lo cual no es cierto y esa es una de las debilidades que tenemos, no sabemos “vendernos” nosotros mismos dentro del estatus interno de la Universidad Nacional y, la Universidad también tiene que mostrar las potencialidades enormes que tiene esta región. ¿Cómo visualiza la Sede a futuro? Pues depende, lastimosamente, el devenir de la educación pública depende de muchos factores: un factor político, de lo cual nosotros no estamos muy bien parados con ningún gobierno, ni con este ni con el que venga porque hay intereses y la Universidad se ha alejado un poco del movimiento nacional, de la realidad de lo que el país requiere, muchas veces la Universidad puede estar ajena a la realidad. Es bueno lento pero no tanto. En eso las universidades privadas nos están ganando. Esta presencialidad le da un estatus gigante a nivel nacional e internacional pero no la hemos aprovechado de la manera en que debe ser. Hoy en día la competencia por recursos económicos es muy grande, hay más o menos posibilidades de recursos económicos con Regalías pero la Universidad Nacional se está quedando atrás y esto sucede porque “pelea” por estos recursos en las mismas áreas geográficas donde hay un sinnúmero de universidades públicas y privadas, teniendo nosotros esta potencialidad tan grande y la experticia; somos más de 3.200 profesores en todas las áreas del conocimiento que perfectamente podrían apuntalar al desarrollo de las regiones para que el país comience más o menos a equilibrarse en desarrollo. La única que puede tener y debería por norma y por ley hacerlo, es la Universidad Nacional de Colombia. ............................................................. Universidad Nacional de Colombia 5


La mecánica electoral 30 años de presencia de la Sede en la Amazonia

Profesor Pablo A. Palacios Profesor asociado UNAL ¿En qué año llegó a Leticia y cómo se vinculó a la Sede Amazonia? Yo ingresé a la Universidad por concurso público en el año de 1990, en ese momento era profesor del Instituto Natural de Ciencias Naturales. En ese mismo año estaba por crearse en Leticia la Estación Científica, yo llegué a esta ciudad en Febrero de 1991 y ya en ese momento estaba el profesor Santiago Duque. La Sede era muy tranquila, inicialmente esto era un potrero gigantesco, unas 16 hectáreas de selva y potrero, recuerdo que conocí a Sancocho, a don Luis y dos trabajadores más de servicios generales y por supuesto a la señora María del Rosario Ortiz. ¿Cuál es el momento más histórico para la Sede? El momento más importante para la Sede, creo que todos pero hubo un momento crítico, cuando los políticos de la época querían quitarle a la Universidad este terreno y dárselo al Sena, porque le veían mas utilidades al Sena en ese momento. Yo era coordinador de la Estación Científica y en el año de 1994 el Profesor Páramo que era el rector de la Universidad Nacional vino a Leticia y montó todo un proyecto, se logró constituir la Quinta Sede de la Universidad Nacional de Colombia, la Sede Amazonia. ¿Qué anécdotas tiene de la Sede Amazonia en estos 30 años? Al principio aquí solo había dos profesores, 3 personas de servicios generales, la señora del aseo y la señora Rosario como única administrativa. Recuerdo que los fines de año eran muy agradables, compartíamos como una familia, hoy eso se ha perdido, esa calidez humana se ha

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 6

perdido a pesar que en la actualidad hay más gente. Siempre la Universidad ha tenido perros, recuerdo a Paké la guardiana que teníamos en ese momento, muy activa y fiel acompañante de Héctor Castillo, un personaje que maneja muy buen sentido del humor y aquí aprendió hacer de todo un poquito, también recuerdo a Emilio un mico que teníamos aquí, y molestábamos al Arquitecto Santiago Moreno por que tenían la misma barba blanca y larga. ¿Qué le ha aportado la Sede a su vida? Yo llegué al Amazonas desde el año 1984 estaba viviendo en Araracuara, en ese momento trabajaba con la Corporación de Araracuara y con la misión Holandesa llamada Engocasa, ese proyecto fue muy interesante porque era investigar en la selva amazónica y más aun en Araracuara que era una estación de investigación, recuerdo que en ese época era muy difícil conseguir Biólogos que quisieran venir al Amazonas porque en ese momento había una fuerte presencia de la mafia y narcotráfico. En la rectoría de Antanas Mokus recuerdo que entró el profesor Juan Álvaro Echeverry –si no me equivoco, y en el 2000 ya teníamos una planta pequeña y con mucho entusiasmo propusimos la carrera de Tecnología Forestal pero desafortunadamente no se pudo hacer por los costos, ya que teníamos dos cubículos docentes y una biblioteca muy pequeña. Se logró conseguir la construcción de un laboratorio, salones y unos cubículos administrativos; trajimos la carrera de Lingüística con la Sede Bogotá. Después de esto el profesor Carlos Zárate propuso la creación de la Maestría en estudios Amazónicos. Se conformó el programa PEAA Programa Especial de Admisión Académica; el profesor Germán Palacio con el proyecto SYGA de Holanda también le dio un impulso a la Sede, y así logramos traer finalmente la Tecnología Forestal en Asocio con la Sede Medellín. Hoy en día hemos crecido y seguiremos creciendo en beneficio de la región.

Foto: Santiago Moreno, primeros módulos 1988


30 años de presencia de la Sede en la Amazonia

Luis Antonio Guerra cuidador del campus, servicios generales ¿Cómo inicio su relación con la Universidad? La Universidad es una trayectoria, uno entra acá para buscar un mejoramiento de vida, uno entra con esas expectativas de trabajar, hace 29 años entré a trabajar como vigilante de la Estación Científica como se llamaba en ese entonces, entré por un mes a trabajar y yo esperaba que me dejaran un poco más y resulta que cumplí un año, y pasó el tiempo y ya gracias a Dios llevo 29 años trabajando con la Universidad. ¿A Usted, qué le ha aportado trabajar en la Universidad Nacional? Me ha llenado de muchas satisfacciones saber que estoy trabajando con una gran institución que viene aportando al desarrollo de nuestro país. ¿Cuál cree que es el momento histórico más importante para la Sede? Todos los momentos son importantes, pero hay uno que me marcó mucho, fue cuando llegó mi nombramiento. Antes de trabajar en la Universidad yo trabajaba en la ganadería y gracias a toda esa experiencia y la dedicación que tenía, llegó el día en que me dijeron que me iban a nombrar, ese día fue una felicidad inmensa. ¿Recuerda algún momento curioso que quiera compartir con la comunidad universitaria? Los recuerdos más lindos han sido compartir con los compañeros que estaban en ese momento, recuerdo mucho y con nostalgia a mi compañero Calixto Curico que descanse en paz. Quien trabajó con nosotros 20 años, teníamos una linda amistad hasta el punto de ser como familia. Calixto era un auxiliar de servicios generales, lo recuerdo mucho porque él era muy dedicado con las plantas, el jardinero de la Universidad, consentía y hablaba con sus plantas. En una ocasión le pregunté que si estaba loco por que lo miraba siempre hablando con las plantas, él me dijo que uno tenía que hablarle a las plantas a los árboles; consentirlos y así la

naturaleza nos privilegiaba con hermosas flores y abundantes frutos. También recuerdo que cuando llegué a la Universidad, esto era un potrero y selva, solo habían dos módulos osea dos casitas, allí llegaban los investigadores, allí vivíamos, allí compartíamos todo. Un personaje que teníamos en la universidad era Emilio, un miquito barbado, en broma el arquitecto Santiago Moreno decía que ese mico se parecía a él por la barba blanca, también teníamos una perra muy grande que era la que me acompañaba en las noches cuando yo era vigilante y en una reunión con el profesor Pablo Palacios hace 29 años, el profesor en broma decía que la que cuidaba la Universidad era la perra en las noches mientras yo dormía. Recuerdo mucho también la Amenaza Mostaza, un jeep que era el que utilizábamos para todo, cargar cajas, materiales, salir a la ciudad, para todo lo utilizábamos. En una ocasión teníamos una fiesta y con varios compañeros íbamos saliendo en la Amenaza Mostaza para Leticia y nunca pudimos llegar a esa fiesta porque al salir de la Universidad nos quedamos enterrados en el barro y fue tan difícil sacar el carro que decidimos mejor quedarnos en la Estación. No puedo dejar por fuera a alguien muy popular, alegre y buen compañero de trabajo, Héctor Castillo conocido como Sancocho, él con sus chistes su forma de ser su buen humor alegraban los días junto al profesor Pablo Palacios. En los momentos de soledad llegaba Sancocho y contaba algún chiste o una de su historia y definitivamente me cambiaba el día. ¿Qué creer que le falta a la Sede? La Sede en los últimos años viene creciendo y brindando la oportunidad a muchos jóvenes de la región para progresar académicamente, y eso es el reflejo del esfuerzo de todos los que trabajamos aquí, desde las señoras del aseo, servicio generales, vigilancia, profesores y administrativos, todos estamos contribuyendo a que esta Universidad sea de la región y para la región amazónica, eso me hace feliz y espero seguir aportando con mi trabajo por muchos años más al progreso y desarrollo de mi Universidad, mi casa.

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 7


La mecánica electoral 30 años de presencia de la Sede en la Amazonia

Héctor Ángel Castillo Empresario del sector turístico 1. ¿Cuándo y cómo fue su vinculación con la Universidad Nacional? Entré el 16 de mayo de 1988, me vinculé como vigilante a lo que en ese momento se llamaba Es t a c i ó n C i e n t í fi c a , m i función era de celador de 6 de la tarde a las 6 de la mañana. La Estación tenía dos casas en obra negra, sin ventanas y sin puertas, yo tenía que cuidar dos bultos de cemento, en ese tiempo, la Estación Científica de la Universidad no tenía luz ni agua. 2. ¿Qué le aportó la Universidad a Usted? Después de un año, el doctor Jorge Mario Gómez y el profesor Santiago Moreno, le ponen más empeño a la Estación Científica y empiezan a llegar investigadores del país y del resto del mundo lo cual me permitió adquirir conocimiento científicos sobre la Amazonia. 3. ¿Cuál es el momento más importante para la Sede? Fue cuando la Universidad trajo las carreras a la Sede, porque le dio muchas posibilidades a las personas de la región. Sin embargo, creo que la Sede ha perdido un poco el contacto con el pueblo porque la Universidad debería hacer más presencia en el pueblo porque de ahí salen profesionales muy preparados que deberían incidir más en la región desde una perspectiva más empresarial. La verdad es que el 13 de noviembre de 1999 hay un cambio, la Estación se convierte en la quinta Sede de la Universidad Nacional, eso me dio una gran alegría porque después de conocer dos casas prácticamente abandonadas en un potrero se vio que la Universidad puso más empeño en

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 8

aportarle más conocimiento académico a la región. 4. ¿Qué anécdota nos puede compartir? En ese tiempo la Estación contaba con cuatro funcionarios que eran María del Rosario Ortíz, Santiago Duque, Pablo Palacios y yo. Había un Jeep abandonado que se compró por 400 mil pesos, era un Jeep que estaba en la carpintería donde ahora es el auditorio, ahí se aserraba toda la madera para construir las instalaciones de la Sede. Santiago (Duque) manejaba y salíamos al centro a hacer vueltas y yo le ponía mucho cuidado porque yo no sabía manejar entonces miraba lo que hacía con los pies y con las manos para ir aprendiendo. En una de esas noches que yo cuidaba, prendí el Jeep y arranqué en reversa como 50 metros hacia atrás y 50 hacia delante y así por varios días, ya la semana siguiente lo sacaba hasta el portón, la otra semana lo saqué de la Sede hasta Terpel siempre hacia delante y hacia atrás y solo metía primera y en reversa. Yo aprendí y un día María del Rosario, que en ese tiempo era la asistente, tenía que venir al pueblo y no la habían recogido y andaba en una moto 70 toda viejita y se dio la oportunidad de bajar y sí, vine a dejarla pero yo solo manejaba en primera por lo que no corríamos riesgo de estrellarnos o quedarnos sin frenos porque íbamos en primera. De ahí ya con el tiempo alguien me enseñó a meter la segunda, la tercera y la cuarta. Aprendí con el carrito sin tener que pagar el curso (risas). Por último quisiera felicitarlos por estos 30 años haciendo presencia en el Amazonas, eso es muy importante. Agradecer la oportunidad que me dieron Santiago Moreno y el doctor Jorge Mario Gómez y también haber compartido con muchos profesores de la Universidad, eso me ha dado una formación muy importante para mi vida y mi trabajo. Santiago Duque es una persona muy importante para la Sede, también a mi amiga Rosario que de verdad muchas gracias por tantos años de haber compartido el trabajo.

Foto: Santiago Moreno, acompañado por: Hermel Palma-Hector Castillo


30 años de presencia de la Sede en la Amazonia

La Universidad Nacional Sede Leticia Por: Gustavo Navia Abogado, Capitán Retirado de la Fuerza Aérea Colombiana Foto: Santiago Moreno, predio CEDIA 1986

La historia sobre sus propios detalles, cualquier hecho, situación, tiene diferentes versiones; este documento lo iniciamos relacionando que la ciudad de Leticia en realidad se encuentre fuera de Colombia, aislada en medio de la Selva del Amazonas. Y nos enfocaremos en resaltar el tema de la educación. La educación de Colombia en este territorio, se inicia a partir de 17 agosto de 1930; en la ciudad de Leticia se iza por primera vez la bandera tricolor nacional en el Amazonas, surgen nuevas dificultades con la toma de Leticia por la República del Perú, el 1ro de septiembre de 1932; la llegada al Amazonas del General Alfredo Vasquez Cobo con mercenarios militares armados con llamativas espadas y sables genera pánico en el Perú y en ese País se acuerda la entrega nuevamente de este territorio en 1934. La primera profesora en el Amazonas es la reconocida Gabriela Marin; la formación del ciudadano amazonense se formaliza mediante la Iglesia Católica; durante esos años, en los corregimientos departamentales, existían los llamados Internados, los cuales se destacaron, hasta casi el año 2000, que básicamente se fundamentaron en el aprendizaje occidental; a pesar, de que las comunidades indígenas del amazonas tenían su propia religión, su propia cultura, sus propios conocimientos; es indispensable considerar, que la educación en el departamento del Amazonas se sustenta y se impone por la iglesia religiosa; incluso, la financiaron con sus propios presupuestos aportados desde España. En Colombia los sacerdotes y las monjas eran

españolas, en Brasil, los curas eran italianos y las monjas portuguesas, lógicamente con el paso de los años, se inicia la formación de curas y monjas en cada país. En primaria, se aprendía a leer, escribir, sumar, restar, matemáticas y echar machete para cultivar; en bachillerato continuaba en otros términos –hace poco tiempo la escuela de “La Normal” cumplió 60 años de fundada. Marceliano Canyes, el Padre Antonio y Fray Crispin son nombres que aún se recuerdan; la financiación corresponde al Estado colombiano, bajo el control y supervisión de los llamados Fondos Educativos Regionales (FER); mientras la educación superior se realizaba en las universidades en el interior de cada país. En Colombia, antes de la Constitución Nacional de 1991, existían los entes territoriales, departamentos y municipios; en los llamados Antiguos, “Territorios Nacionales” Orinoquía y Amazonía, se denominaban, Intendencias, Comisarias y Municipios. En este contexto se podría decir que Leticia en realidad es una ciudad que se encuentra fuera de Colombia, aislada en medio de la Selva del Amazonas a la orilla del Gran Rio Mar del Amazonas. Mi presencia en la ciudad de Leticia parte de una frase de la Armada Nacional, “en cada puerto un Amor;” en mi institución militar, la Fuerza Aérea Colombiana, la frase era “en cada aeropuerto una novia”; nuestro uniforme, nos facilitó tenerlas, en Barranquilla, Medellín, Cali y en Leticia; en mi caso, esa novia en esta ciudad es hoy mi esposa, Lindalva Galindo, una colombiana, brasilera portuguesa quien me vincula con el departamento del Amazonas. ............................................................. Universidad Nacional de Colombia 9


La mecánica electoral 30 años de presencia de la Sede en la Amazonia

Mis vínculos con la Universidad Nacional se relacionan con mi nombramiento por dos años, en 1985 y 1986 como Comisario Especial del Amazonas (el equivalente a un gobernador), por el Doctor Belisario Betancur Presidente de la República; y adicionalmente por otros dos años entre 1987 y 1988, por el Doctor Virgilio Barco Presidente de la República, para completar así cuatro años. Durante mi administración en el Amazonas llegué a un nivel muy alto, al lograr el 1ro de junio de 1987, que Leticia, fuera la primera ciudad de los antiguos Territorios Nacionales, con el servicio público de energía eléctrica permanente. Este importante servicio público proyectó el mejoramiento de inmediato de la economía, del comercio y del turismo. Otra actividad administrativa muy valiosa e importante de mi parte fue vincularme con la fundación de la sede de la Universidad Nacional, al visitar Bogotá en varias oportunidades, el Rector de la Universidad Nacional y lograr lo más importante: convencerlo de venir a Leticia. La llegada de un Rector, no era algo sencillo y elemental; cuando vino, lo primero que hice fue decirle que lo llevaría a un almuerzo en Tabatinga la ciudad gemela de Leticia, al restaurante el “Canto de la Peixada” “Lugar del pescado” actualmente frente a la alcaldía de Tabatinga; allí lo convencí de autorizar la construcción de la sede en Leticia de la Universidad Nacional; que requería de una alta inversión, de profesores y funcionarios administrativos. Al sentarnos le explique qué comeríamos una comida exquisita que en ninguna parte del mundo se comía si no aquí en el Amazonas, un lomo de pirarucú en salsa de aceite de dendé y de coco. Efectivamente al Rector Palacios le agrado; al día siguiente lo llevé cerca del aeropuerto a un

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 10

terreno de 20 hectáreas del ejército nacional para construir allí la universidad; el pretendía tener una hectárea para la construcción y logré convencerlo de conseguir aproximadamente 17 hectáreas por razones ecológicas o ambientales. Esa extensa área surge cuando el Ministerio de Agricultura, a mediados de las décadas del sesenta y setenta, proyecta un frente económico con base en la agricultura y la ganadería para el desarrollo del departamento de Amazonas; ese ministerio compró 120 hectáreas de tierras, y para cumplir sus propósitos se trajeron toros, caballos, vacas, terneros, ganado cebú. En 1980 del 25 al 29 de junio se celebró en grande la II Feria Exposición Agropecuaria y Artesanal, participan diferentes ministerios, autoridades regionales, locales, asociaciones ganaderas, agrarias y ganaderas; se traen en aviones del interior del país, toros cebú, ganado y mulas; algo muy significativo para la historia, es el hecho de que en esas mulas por ser tan resistentes, las regresan en avión a Bogotá, cada una, con 20 kilos de cocaína en su estómago; por esta razón las personas que llevan cocaína en sus estómagos les llaman mulas. Al final todo ese proyecto del Ministerio de Agricultura terminó en un rotundo fracaso, por la humedad del Amazonas. Estas tierras terminan de propiedad del Ejercito Nacional, que también intentó establecer áreas de cultivo sin éxito. Es sobre estas tierras que le manifieste al rector de la Universidad Nacional, que se construyera la sede de la universidad de Leticia, él manifestó que solicitaría una hectárea, a lo cual le reitere que al menos solicitara 17 hectáreas al Gobierno Nacional, éste aceptó y ese es el lugar donde hoy se encuentra la Sede Amazonia de la Universidad Nacional.

Foto: Santiago Moreno, Estación Científica 1989


30 años de presencia de la Sede en la Amazonia

Todavía no Para NOTIMANI en la celebración de los 30 años de creación de la Sede Amazonia Por: Fernando Franco Hernández Profesor pensionado, Sede Amazonia

A comienzos de los años 80 del siglo pasado, en los albores de la Corporación Araracuara –hoy Instituto SINCHI, y en los predios de la antigua Colonia Penal en el medio río Caquetá, expertos holandeses y profesionales colombianos emprendimos la inédita, titánica, e ingenua tarea de hacer investigación básica sobre los ecosistemas amazónicos, inventarios forestales y recolección e identificación de especies vegetales –Herbario Amazónico. La cooperación holandesa, con énfasis en la investigación aplicada dirigida al mejoramiento de las condiciones materiales de vida de colonos asentados en la Amazonia, optó por iniciativas como la zoocría, hortalizas y frutos propios del huerto habitacional, cultivos de plantación como el cacao y en el extremo de la ansiedad por lograr resultados, nos convertimos en tenderos y comercializadores de pescado, además de la nefasta herencia de la colonia penal, de administradores de un hato de 500 reses semisalvajes a las que había que cuidar pues eran propiedad del Estado. En fin, esta colonización científica en los entresijos de la Amazonia colombiana terminó en un programa de desarrollo rural integral para la zona de colonización del Guaviare. La Corporación Araracuara construyó trochas veredales, proyectos para el mejoramiento de la vivienda rural, programa radial, almacenes para la venta de víveres, barcos tienda a lo largo del río Guaviare, fomentó las plantaciones de caucho y cacao, también la ganadería y promovió algunos interesantes proyectos de investigación sobre sistemas agroforestales y silvopastoriles. Fueron importantes los estudios sobre la economía de la coca –amigo entrañable quién los hizo, y los estudios económicos sectoriales adelantados por expertos holandeses. Todo lo anterior en medio de la más cruda violencia alimentada por los cultivos comerciales de coca y el narcotráfico: ¡el caos! Perdón, no todo fue caos: en los años 80, ¡la guerrilla entró en la región a poner orden! Desde 1992 el Instituto SINCHI enrumbó sus

Foto: Santiago Moreno, Estación Científica 1991

objetivos y esfuerzos a campos amplios de investigación ambiental y socioeconómica en el marco del Sistema Nacional Ambiental y de las políticas del Ministerio del Medio Ambiente. A comienzos de los años 90 la Universidad Nacional creó las sedes de frontera, entre ellas la de Leticia. Primero, fue el IMANI con sus dos pioneros, los profesores Santiago Duque y Pablo Palacios y, en 1996 la primera planta en propiedad de unos ocho profesores, la mayoría antropólogos, pero también un sociólogo, un agrónomo, un economista agrícola. Luego llegarían los profesores Juan Álvaro Echeverri y Germán Palacio. Mientras tanto, la Sede Leticia se gestionaba desde Bogotá y se hicieron famosos los debates entre sus gestores y administradores para determinar rumbos, misiones, políticas y programas. Los profesores Camilo Domínguez, Augusto Gómez, François Correa, Santiago Moreno, Joaquín Molano y Darío Fajardo, fueron protagonistas. Se formaron dos corrientes de pensamiento: una, la Sede Amazonia debía ser un centro de investigación de excelencia para la Amazonia colombiana, del cual hacían parte la mayoría de los profesores recién vinculados; otro grupo, la Sede debía comprometerse con el destino de las sociedades amazónicas y la docencia y la extensión deben ir de la mano de la investigación y del cual hacían parte los profesores, amazonólogos históricos. Alguna voz aislada propendía por todo lo anterior, pero con énfasis en la investigación aplicada convertible en proyectos de desarrollo y bienestar para las comunidades de la región: indígenas, colonas y citadinas. Con el paso del tiempo la Sede Amazonia formuló planes de desarrollo, buscó vasos comunicantes con centros de investigación y universidades de los demás países amazónicos, logró importantes convenios y proyectos con la cooperación internacional europea, creó la Maestría y luego

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 11


La mecánica electoral 30 años de presencia de la Sede en la Amazonia

el Doctorado en Estudios Amazónicos y bregó con los programas de pregrado hasta el punto de que la Universidad Nacional alberga hoy el mayor número de estudiantes indígenas de la región amazónica. Promovió los estudios de doctorado de sus profesores, y los grupos de investigación de la Sede alcanzaron importantes logros. A lo largo de estos 40 años y a partir de la Constitución Política de 1991 se crearon instituciones y figuras jurídicas y de gestión como el Ministerio del Medio Ambiente, el Sistema Nacional Ambiental y una pléyade de corporaciones autónomas regionales –tres para la Amazonia, institutos como el von Humboldt y el SINCHI, nuevos parques nacionales naturales y áreas de manejo especial con una superficie adicional de 7.364.604 hectáreas y resguardos indígenas con un área de 256.142 kilómetros cuadrados, solamente para la Amazonia. Después de la ya extensa presencia del Instituto SINCHI y de la Sede Amazonia en la región, valdría la pena revisar su influencia en las políticas y programas de desarrollo del orden nacional y con aplicación destacada en la región amazónica y, que discurrieron en paralelo con su trabajo de investigación, docencia y extensión El Plan Nacional de Rehabilitación –PNR- y el Fondo de Desarrollo Rural Integrado –DRI- creados en el gobierno de Belisario Betancur; la Red de Solidaridad Social, el Plan Nacional de Desarrollo Alternativo –PLANTE- y la puesta en marcha de las primeras Zonas de Reserva Campesinas de El Pato-Balsillas y CalamarSan José del Guaviare durante el gobierno de Ernesto Samper; el Plan Colombia en el gobierno de Andrés Pastrana; el programa de Familias en Acción y Familias Guardabosques en el gobierno de Álvaro Uribe; los programas de desarrollo alternativo basados en la sustitución voluntaria de los cultivos de coca y en la supresión de la aspersión aérea con glifosato de los cultivos comerciales de esta planta en el gobierno de Juan Manuel Santos y finalmente, los programas de sustitución de cultivos de coca, de reforma agraria y de desarrollo rural integral derivados de los acuerdos de paz con la guerrilla de las FARC. Por supuesto, esta lista no incluye los programas y proyectos sectoriales, departamentales y municipales aplicados a las relaciones entre el ser humano y la naturaleza en la Amazonia. Pero, ¿a qué viene este recuento de lo actuado por los centros de pensamiento en torno a la Amazonia y las instituciones y programas comprometidos con su ............................................................. Universidad Nacional de Colombia 12

preservación, conservación y desarrollo? Pues que, como las líneas férreas, recorrieron grandes distancias en paralelo, pero casi nunca se encontraron. Esto no significa que la falta de protagonismo de la Sede Amazonia sea algo premeditado o fruto de la incompetencia de profesores y directivos. Ni siquiera que la comunidad académica de la Sede Amazonia tuviera la obligación de involucrarse en esos procesos. La responsabilidad principal recae en la Universidad Nacional que en su condición de la institución de docencia, investigación y extensión más importante del país no ha sabido articularse de manera proactiva a los procesos centrales del desarrollo del país y que avanzan en paralelo. Claro que la Sede Amazonia ha hecho destacadas contribuciones en múltiples aspectos de la formulación de políticas y de gestión para la Amazonia como los estudios de limnología y humedales, las investigaciones en lingüística de los pueblos indígenas, los trabajos en historia ambiental y ecología política, de formulación de planes estratégicos de ciencia y tecnología, estudios sobre urbanismo, los estudios de fronteras y de relaciones internacionales y la formulación de propuestas de políticas públicas para los pueblos indígenas de la Amazonia, además de los copiosos proyectos de investigación de los estudiantes de maestría y doctorado. Sin embargo, los proyectos de investigación aplicada, traducibles en desarrollo sostenible para los pueblos indígenas, han sido más bien escasos, para no hablar de aquellos dirigidos a los colonos campesinos de la Amazonia, que han brillado por su ausencia. La visión tradicional de universidad usualmente inmersa, al estilo gringo, en un campus rodeado por vallas las que simbólicamente la aíslan de una suerte de entorno social y político indeseable, va de la mano de la casi inevitable tendencia de los profesores de concentrar sus esfuerzos académicos e investigativos en lo disciplinario, sin considerar lo multi y lo transdisciplinario lo que ha llevado a visiones unilaterales de las situaciones, de los problemas y de sus soluciones. La era de los grupos de investigación, que buscó romper el unilateralismo de lo investigativo, ha tenido en muchos casos efectos contrarios y según la capacidad de gestión de sus líderes, los ha convertido en pequeñas y medianas empresas a la caza de recursos, sin que sea fundamental la pertinencia social, económica o ambiental de los proyectos.


30 años de presencia de la Sede en la Amazonia No obstante, la masa crítica del trabajo de docencia, investigación y extensión de la Sede Amazonia sobresale en el contexto académico de la región y del país y constituye su gran patrimonio científico, cultural y social, aunque todavía no logra convertirse en paradigma de los procesos políticos, económicos, sociales y ambientales para la construcción de una Civilización de la selva de la cual hagamos parte todos los amazónidas, por supuesto de la mano de los procesos más profundos y complejos de las políticas, planes, programas y proyectos de la Universidad Nacional como un todo, para la Amazonia. Puede ser significativo consignar algunos temas de reflexión sobre los campos de trabajo a abordar de aquí en adelante por parte de los centros y grupos de investigación de la Sede Amazonia y la Universidad Nacional, cuyo desarrollo permita puntos de convergencia con las políticas, programas de gobierno y la cooperación internacional especialmente en aquellos relacionados con la construcción de la paz en Colombia. Ø Después de 30 años de aplicación de los programas de desarrollo alternativo a los cultivos comerciales de coca, éstos pasaron de 20.000 hectáreas sembradas en 1978 a 209.000 hectáreas sembradas y 1.000 toneladas de cocaína procesada en 2017. No obstante, los programas productivos actuales para la sustitución de cultivos no difieren en nada de aquellos que fracasaron a lo largo de los años. Ø En el año de 2018 vi asombrado a grupos de agrónomos vinculados a firmas privadas contratistas del gobierno, enseñándole a los indígenas del Guainía a sembrar hortalizas como tomate, cilantro, lechuga y cebolla, en el marco de los programas derivados del acuerdo de paz. Ø Las tasas de deforestación de la selva, de contaminación de sus fuentes de agua y de control de economías ilícitas como la minería del oro, la explotación de petróleo –que es legal pero

Ø Ø

Ø

Ø

Ø

Ø

ambientalmente ilícita- y la extracción de materiales de construcción de los lechos de los ríos, está lejos de haber disminuido a lo largo de estos 4 decenios. Se mantienen inéditos modelos alternativos de desarrollo urbano, social y ambientalmente amables. El crecimiento del Producto Interno Bruto –PIB- de la Amazonia ha estado históricamente por debajo del nacional y se fundamenta en el sector terciario o de servicios. Las aportaciones del sector productivo se limitan al petróleo, a la ganadería del piedemonte y a la pesca, mientras que las extracciones ilegales de oro y maderas, de especies animales y vegetales no figuran en las cuentas nacionales a pesar de su alto peso específico. No obstante, la importante masa de la inversión pública en programas de mejoramiento del ingreso y de las condiciones de vida de los habitantes de la región amazónica, ésta presenta uno de los índices de pobreza más altos de país, junto con la Orinoquia y la Costa Pacífica. Las entidades territoriales indígenas y las zonas de reserva campesina no logran aún ser la fuente de inspiración del desarrollo sostenible rural y del ordenamiento ambiental y territorial de la Amazonia. El cambio climático, los incendios forestales y la tala irresponsable de la selva no alcanzan para comprometer a los gobiernos y sociedades de los países amazónicos en una agenda común de preservación y conservación de sus ecosistemas y sus sociedades indígenas, campesinas y citadinas. Desde la Constitución del 91 los departamentos y municipios de la Amazonia reprodujeron los vicios de corrupción y mal gobierno de las entidades territoriales históricas y la democracia participativa sigue a la espera de una oportunidad.

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 13


La mecánica electoral 30 años de presencia de la Sede en la Amazonia

Casa Hija: un embrión de otra universidad posible Por: Juan Álvaro Echeverri Profesor Titular - Sede Amazonia

“Casa Hija” es el nombre de una pequeña maloca en el campus de la Sede Amazonia. La historia de la Casa Hija es la historia de cómo se ha ido plantando una palabra indígena en el campus universitario, y lo que eso significa para otra universidad posible, un aula-mambeadero, un espacio de formación tejido en el territorio natural y social.

El trayecto de bosque donde se encuentra el campus de la sede Amazonia es parte del territorio de la población tikuna que ocupaba la cuenca del Purité, mucho más al norte. Estos terrenos fueron transformados en potreros desde mediados del siglo XX. La Universidad tomó posesión de ellos hacia finales de los años 1970 y desde entonces dejó sin tocar la mayor parte del predio. Unas 15 hectáreas del predio son hoy un rastrojo maduro con un dosel alto, conectado con bosques primarios más al norte en territorio brasilero. En la parte intervenida, unas tres hectáreas donde se encuentran las aulas y construcciones de la sede, algunos empleados indígenas al servicio la sede, entre ellos el finado Calixto Curico, trajeron semillas de los resguardos indígenas y sembraron las primeras plantas de coca, bejucos de ayahuasca, matas de albahaca, dɨrɨma y muchas otras plantas medicinales y árboles frutales. Las raíces primeras del pensamiento indígena en el campus vienen de estar en un territorio indígena, rodeada de una vegetación de rastrojo influida por los bosques maduros más al norte, y tener en su área de edificios especies cultivadas del mundo indígena. El pensamiento indígena también llegó por medio de las palabras. En esta Sede, tuvieron lugar, a finales de los años 1990, reuniones y encuentros donde se discutieron temas cruciales de educación y salud para los resguardos de todo el Departamento, como las reuniones sobre el tema de la Educación Contratada (que delegaba a la Iglesia el manejo de la educación en todas las zonas indígenas), y el manejo intercultural de los servicios de promoción y prevención de salud. En esas reuniones llegaron mayores y autoridades indígenas de todo el Departamento y, allí se pronunciaron discursos preparados con fuerza espiritual. Estas palabras, se dice, quedan asentadas y viven, pero todavía no tenían raíz. Es con el ingreso de estudiantes indígenas a los programas de la Sede que esa palabra indígena comienza a asentarse y a tomar forma. En el año 2000 se inicia la carrera de lingüística en la Sede, y allí van a participar dos indígenas que tienen mucho que ver con esta historia: Anastasia Candre (murui) y Abel Santos (tikuna). Anastasia fue además profesora de los primeros cursos de lengua Murui en la Sede, una investigadora de los cantos del ritual de frutas Yuakɨ, cantora, pintora y artista, y colaboradora de estudiantes y profesores hasta su muerte en 2014. Con Anastasia y los indígenas del Kilómetro 11 se celebró un baile de frutas en la maloca de cemento del campus. Esto es significativo, porque es con el baile que se asienta y se guarda el pensamiento y se consagra el territorio. Abel Santos, por su parte, concluyó la ............................................................. Universidad Nacional de Colombia 14

carrera de lingüística, luego cursó exitosamente la Maestría en Estudios Amazónicos, que continuó en el doctorado y es Abel quien ha traído el pensamiento y los cantos del pueblo tikuna a la sede por medio de los cantores y curadores tikuna de la comunidad de Arara. En 2004 ingresaron nuevos estudiantes indígenas al Programa Especial de Admisión por Áreas (PEAA), de los corregimientos y de la carretera. Entre ellos ingresó Gilberto López Kaɨmeramuy, el mayor de todos. Gilberto cuenta sobre una maloquita de 2x2 metros que edificaron en el prado frente al Auditorio de la sede. Los estudiantes indígenas, cuenta Gilberto, querían tener un sitio donde recogerse y sentirse más en casa, porque los otros ámbitos de la Sede (aulas, biblioteca, salas de cómputo, auditorios) les eran extraños. Esta casita, casi de juguete, fue una primera materialización del pensamiento del territorio en el campus. Estos jóvenes terminaron sus carreras en Bogotá y otras ciudades y la mayoría regresaron y hoy ocupan cargos de liderazgo en organizaciones e instituciones de la región. Desde el año 2008-2009, comenzaron a ingresar al Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica (PEAMA), un buen número de estudiantes indígenas de El Encanto, La Chorrera, Araracuara, La Pedrera, Mirití, y otros sitios. Esto coincidió con la construcción del sendero ecológico de la Sede, que incluyó la construcción de una “maloca” y una chagra, entre otras estaciones dedicadas a temas del ambiente natural. Fueron cinco estudiantes indígenas, Héctor Gómez Tello de Tarapacá, Cristóbal Buinaje de La Chorrera, Elio Guillermo Miraña de Puerto Remanso del Tigre, Jair Rincon Ipuchima de Tarapacá, y Elimelec Giagrekudo de la Chorrera y, Adriana Lucia Porras Vaca quién los apoyaba desde Bienestar Universitario, quienes lideraron la creación del “círculo de la palabra”, que comenzó a reunirse en esa maloca los días viernes. Fueron ellos también que comenzaron a sembrar semillas de yuca, coca, piña, plátano, ñame y otras especies plantas en la chagra. Allí se celebró también un baile de pisada de maloca. Ese círculo de la palabra duró dos años. Los primeros líderes fueron sucedidos por otros y para el tercer año ya no había estudiantes de los corregimientos que lo sostuvieran. La maloca se deterioró y al cabo fue clausurada y abandonada. Esos jóvenes fueron a estudiar a otras sedes y allá iniciaron otros círculos de la palabra. Son estos estudiantes los que asentaron su palabra en ese sitio, que quedó desde el año 2011 durmiendo bajo los escombros de la maloca abandonada.


30 años de presencia de la Sede en la Amazonia En el 2016, la Sede Amazonia firmó un convenio de cooperación con CAPIUL, el cabildo indígena de Leticia. Eso dio inicio a una serie de diálogos y proyectos conjuntos. En 2017, el director de la sede apoyó la reconstrucción de la maloca del sendero. El mayor de CAPIUL, William Yukuna, nos preguntó entonces, qué relación tenía esa maloca con el convenio y en particular: ¿Con qué pensamiento se construyó y quién es el dueño? Para ninguna de esas preguntas, en ese momento, teníamos respuesta. En noviembre de 2017, en conjunto con CAPIUL organizamos el evento “Lengua de vida, palabra de vida, territorio de vida”, el cual concluyó con una reunión en la maloca. Allí, él Profesor Jon Donato -director de la Sede Amazonia en ese momento, explicó que el sentido de esa maloca era para propiciar espacios de interculturalidad, llevar a cabo acciones de bienestar estudiantil y servir de apoyo para la docencia. Se discutió que debería haber un dueño que se responsabilizara del sitio y que había que darle un nombre, porque la palabra “maloca” era una palabra que venía de otro idioma y significaba “casa de guerra”. El nombre de la casa surgió a partir de una intervención de Josefina Teteye, bora del Igaraparaná y gobernadora de CAPIUL en ese entonces, al decir que esta joven casa era como hija de la Casa Grande de CAPIUL, e hija de dos pensamientos. No es ni una maloca, ni es un aula: es algo nuevo, un embrión de una nueva universidad, hija del pensamiento del territorio y del pensamiento de la universidad. Después de la reunión se bailó en la Casa Hija hasta la media noche. Ese baile fue inaugurado por la comunidad tikuna de San Sebastián, como un reconocimiento a los dueños del territorio, y por los niños muinane y bora del Kilómetro 18, como una señal de la vocación educativa y formativa de la casa. Ese baile tuvo el sentido de reabrir la palabra que ya había sido asentada en ese sitio por los primeros estudiantes indígenas. Desde inicios de 2018 volvimos a empezar a reunirnos en la Casa Hija los viernes por la tarde, volviendo a los círculos de la palabra. El propósito ha sido el de calentar la casa y compartir la palabra – sin invitaciones y sin agenda. Durante el primer semestre de 2018 tuvo lugar además la Cátedra de Lenguas Nativas 'La lengua es espíritu', cuyas sesiones transcurrieron los días sábados en la Casa Hija. En el curso de estas sesiones se enriqueció la palabra con el baile de los Tikuna, con las canciones de lucha de los Nasa, con la voz renaciente de los Kukama, con el pensamiento de baile de los Muinane y los Murui-Muina, con el pensamiento de cuidado de los niños de varios pueblos, con el canto chamánico de los Marubo, con la palabra de sal de la Gente de centro, con la voz poética de los Wayúu, con el refrescamiento de los Nasa y con la curación de la Madre Tierra. Todo esto y mucho más recogimos en las sesiones de esa Cátedra, incluyendo los grafitis de Bastardilla, uno de los cuales está dibujado en el costado de la casa, y el hip hop de los muchachos del Kilómetro 11. Para asentar, organizar y fortalecer todos estos trabajos materiales y espirituales de la Cátedra, celebramos

una fiesta ritual de frutas Yuakɨ el 26 de mayo de 2018. En este baile tuvimos el apoyo de mujeres indígenas para preparar los alimentos, y de hombres indígenas para la asesoría tradicional y la logística, participaron como invitados cuatro grupos de cantores: los Féénemɨnaa del Kilómetro 18, el grupo Kaɨ Komuiya Uai del casco urbano, los Miraña del barrio Xingú de Tabatinga, y los murui de la comunidad del Kilómetro 11. Oscar Román y su esposa Alicia Sánchez fueron quienes dieron nombre a los dueños de la Casa Hija, que no son necesariamente personas, sino que nombran el sentido de la casa: Komuiyaraɨ y Komuiyamui, y Komuiyaɨkɨ, que comparten la raíz komui-, 'germinación, nacimiento, vida'. En el curso de estos trabajos, asignamos a algunos pueblos los estantillos de la Casa Hija, como representando que de ellos depende su soporte: al pueblo Féénemɨnaa (Muinane), al pueblo Murui-Muina, y al pueblo Tikuna. Un cuarto estantillo quedó sin nombramiento. De esta manera, el espacio y estructura física de la Casa Hija, sirvió de modelo para ordenar las relaciones sociales y políticas (es decir, rituales). La ubicación física de los grupos durante el baile se guio por esta estructura. Además la Casa Hija está ahora rodeada de plantas cultivadas (entre ellas muchas plantas de coca) que no son solamente un jardín para decorar un aula, sino que están significando la relación indispensable entre la casa y el monte a través de las plantas cultivadas. Además de los grupos invitados como cantores, el baile dio un espacio preferente a dos grupos especiales: los Tikuna, como dueños del territorio, quienes abrieron y cerraron el baile, como autorizando y abriendo el espacio para los otros cantores, y cerrándolo al cabo de la fiesta; y en segundo lugar le dimos un lugar especial al pueblo andoque, con un ritual de “barrer” la maloca, despejando y preparando el espacio para los otros grupos. De esta manera, la estructura temporal del baile es también un ordenador de las relaciones territoriales. La Casa Hija es un espacio liminal entre la zona construida de la Sede y el rastrojo natural. A la vez tiene la forma de una maloca indígena, pero sin serlo realmente, y está dentro de los predios de la universidad sin ser un aula. Su estructura física y su uso temporal señalan hacia otra configuración territorial del espacio-tiempo, que posibilita nuevas modalidades de las relaciones de la Universidad con la sociedad regional y el territorio. Esta pequeña estructura es un embrión de otra universidad posible.

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 15


La mecánica electoral 30 años de presencia de la Sede en la Amazonia

Experiencias estudiantiles PEAMA Por: Eduard Guerra Mora Ingeniero Eléctrico, UNAL

Ciertamente puedo decir con orgullo que el haber ingresado a la Universidad Nacional de Colombia ha sido la mejor experiencia que he tenido en la vida, llena de momentos emocionantes, alegres como también difíciles y tristes. Inicié mi etapa académica en el segundo semestre del año 2008 en el programa de Ingeniería Eléctrica, siendo ésta la primera corte del programa PEAMA de la Sede Amazonia, la cual se componía de 50 jóvenes ilusionados en iniciar una nueva experiencia en nuestras vidas como también el anhelo de ser futuros profesionales en los distintos programas que ofrecía la Sede. Al inicio todo el grupo era unido y sorteábamos las dificultades entre todos y con el esfuerzo de la Sede se solucionaba en lo posible. Cuando el grupo de los primeros estudiantes, que se componía de las áreas de ciencias económicas hicieron movilidad a las distintas sedes andinas de la Universidad, fue donde comenzaron los verdaderos problemas. Recuerdo que entre las primeras quejas de los estudiantes estaba el hecho de que en las mismas sedes andinas se desconocía del programa PEAMA y no tenían acciones ni planes para atender al número de estudiantes que llegaban, como tampoco formas de incorporarlos en los diferentes programas de bienestar universitario como son los de alimentación, alojamiento y transporte, y no habían otros compañeros de Leticia a quién preguntarles; o si los

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 16

habían se desconocían. Para el caso de Bogotá, recuerdo que los estudiantes se contactaron con la Corporación de Residencias Universitarias CRU, que da albergue a estudiantes con situación económica vulnerable, para alojarse y en efecto lo hicieron. Yo aún permanecía en la Sede Amazonia y fue ahí para el año 2011 si mal no lo recuerdo en donde recibía la noticia más triste en mi etapa universitaria, uno de mis mejores compañeros y buen amigo Francisco Salas “pacho” como de cariño le decíamos, estudiante de Contaduría Pública, fallecía tras haberse caído desde el noveno piso del edificio de la CRU. Esta noticia llegaba inesperadamente como suele ser y dejó frio a toda la comunidad universitaria, en especial a los de la Sede, no podíamos creer que tal situación pasara y como compañeros y amigos de él nos magullaba fuertemente. Para mi caso hice movilidad en el segundo semestre del 2011, ilusionado con emprender esta etapa en la Sede Bogotá puesto que para mí es histórica por los distintos personajes que pasaron por sus aulas, para mencionar algunos como Jorge Eliecer Gaitán, Gabriel García Márquez, entre otros. Apenas llevaba un mes de transcurrido el semestre, inicia el paro universitario con el fin de remover la reforma la ley 30 de la educación superior que promovía el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos, paro que se extendió por casi dos meses con dos semanas.


30 años de presencia de la Sede en la Amazonia Las actividades en pro del paro de los estudiantes nos deslumbraba, participar de las marchas nos parecía una experiencia nueva puesto que en las regiones de las que veníamos nunca habíamos participado en este tipo de manifestaciones, nos parecía curioso e inclusive llamativo ver formados a 'los capuchos' con sus oratorias llenas de rebeldía y sus famosos tropeles repletos de papas bombas, molotov y las arengas que animaban a participar. Después de las negociaciones de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil MANE con el gobierno de turno, se suspende el paro y se retoma actividades, situación que para nosotros nos toma desprevenidos porque que la dinámica del paro es que se sabe cuándo se inicia pero no cuando se levanta y de inmediato los estudiantes que regresaron a sus casas comienzan a retornar. Retomar clases después del receso tuvo un impacto fuerte en el rendimiento académico de tal forma que tuvimos que acudir a los profesores tutores que nos habían asignado para intentar obtener una orientación para continuar con el semestre, pero como mi caso y el de otros compañeros lo más acorde era cancelarlo. Ese semestre me alojé en un apartamento pago con mis recursos. Las convocatorias de la sede Bogotá para acceder a los beneficios no se pudieron realizar por las manifestaciones y no se contó con apoyos suficientes para orientar y mitigar las necesidades que teníamos los que estábamos en Bogotá. Ya para el siguiente semestre se empiezan a enviar profesionales de la Sede Amazonia para organizar los temas de los beneficios, tutorías, posibles recursos de tiquetes aéreos para retornar a los lugares de origen una vez finalizado el semestre, y así progresivamente se hizo en los siguientes años. Se recuperó la oficina de

enlace de las diferentes sedes de presencia nacional, oficina que tomó un papel importantísimo para orientar a los estudiantes en su estancia en las sedes andinas. Como propuesta de los mismos estudiantes se crea una red de tutores padrinos, que tiene como objetivo que estudiantes de la sede Amazonia con semestres más avanzados orienten a los nuevos estudiantes que hacen movilidad con el fin de facilitar su estancia en temas como alojamiento, tutorías y asesorías de asignaturas, orientación al campus universitario como también a la ciudad que de por sí es difícil de adaptarse, entre otras actividades. Para el año 2012 me presenté por convocatoria interna de la CRU y me fue difícil acceder a los beneficios que ofrece bienestar universitario puesto que cuando se caracteriza a un estudiante a través del PBM lo hacen en unas condiciones distintas a las de Leticia como es mi caso y cuando se hace movilidad la condición cambia y ese puntaje puede resultar alto y no representa la vulnerabilidad económica del estudiante, como en mi caso con un PBM de 23 puntos mientras que un estudiante de Bogotá que vive en con su familia tiene un PBM de 6 u 8 puntos. Ya por fortuna terminé mi pregrado con diversas dificultades, pero con respecto a los estudiantes que realizan movilidad académica a las Sedes andinas quedo contento, pues tienen ya facilidades y accesos posibles en la Universidad y esperamos que de esta forma la tasa de deserción académica será mínima y mi deseo es que hagan de su paso por la Universidad la mejor experiencia de sus vidas y trabajen articulados para hacer menos dificultoso el camino de los que llegan.

Evolución de la formación durante los treinta años de la Universidad Nacional de Colombia presencial en la Amazonia Por: Allan Wood Profesor asistente, Director de la Unidad de Docencia y Formación, UNAL Sede Amazonia

La formación es la primera de las tres funciones misionales tradicionales a la universidad moderna. Como tal fue la última que se logró establecer en lo que es hoy día la Sede Amazonia, teniendo en cuenta que la Sede se arraigó más bien en la investigación, con la fundación de la Estación Científica de 1989. Con la expansión de la planta docente desde 1996, se originaron las actividades de extensión que sirvieron de cierta forma como sustitutos (p.ej., cursos intersemestrales, preuniversitarios, de capacitación docente y de extensión) para la docencia formal. El nuevo milenio trajo las condiciones necesarias para tener programas curriculares. Así, en el 2000 la Universidad Nacional de Colombia

empezó a ofrecer planes de estudio formales en la Región Amazónica a partir de la apertura de la carrera de Lingüística en Leticia. La carrera se ofreció basada fundamentalmente con docentes de planta y jubilados del Departamento de Lingüística (Tabla 1), quienes dictaron sus asignaturas presenciales de modo intensivo. La mayoría de los estudiantes, que incluían a seis brasileros, fueron docentes de Leticia y Tabatinga. Posteriormente ofrecimos el Programa Especial de Admisión por Áreas (PEAA), que fue un interesante experimento de ofrecer pregrados en dos áreas de conocimiento: Ciencias e Ingenierías: Biología, Ingeniería --

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 17


La mecánica electoral 30 años de presencia de la Sede en la Amazonia

Agrícola, Ingeniería Agronómica, Ingeniería Ambiental, Ingeniería Forestal; y Ciencias Humanas: Antropología, Geografía e Historia), donde los estudiantes fueron admitidos al área de conocimiento para ver un ciclo básico común para, después de tres semestres escoger la carrera, que seguiría estudiando en una de las Sedes Andinas. La prospectiva de seguir con el PEAA fue interrumpida cuando un rector de la Universidad decidió suspender los pregrados en las Sedes de Frontera. En respuesta la Sede empezó a ofrecer en modalidad de extensión los Cursos de Fundamentación, modelados en el Semestre de Fundamentación que se ofreció en el 2003-I para preparar a unos 100 aspirantes en conocimientos matemáticas y lectoescritura, para la apertura del PEAA. Esta oferta siguió hasta que la Sede pudo retomar sus pregrados en los años 2008 y 2009. Uno de estos programas de pregrado fue la cohorte única de Tecnología Forestal que abrió en el 2009-I.

Este programa, con una duración de seis semestres, se finalizó con una tasa de grado del 75%. (Tabla 1). El otro programa que participó en la recuperación de los pregrados de la Sede es el que se ofrece actualmente: el Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica (PEAMA). El PEAMA, con aperturas semestrales, viene consolidándose desde que empezó en el 2008-II: su oferta ha aumentado de 50 cupos anuales en 25 carreras de cuatro áreas del conocimiento, a la oferta de hoy de 110 cupos semestrales en 49 carreras de seis áreas del conocimiento y unas buenas prospectivas de crecimiento. Al igual que el PEAA, los estudiantes del PEAMA cursan las asignaturas de nivelación y algunas de fundamentación, para después de unos semestres en la Sede, hacer movilidad a las Sedes Andinas para finalizar el componente de fundamentación y realizar el disciplinar. Una síntesis de los pregrados se puede observar en la Tabla 1.

Tabla 1 Balance de los Pregrados

Tasa de los que han pasado suficiente tiempo para poderse haber graduado (13 semestres) Sin embargo, no es suficiente tener la oferta y admitirlos, sino que es de una importancia mayúscula propiciar condiciones que permitan que los estudiantes puedan terminar sus estudios con éxito y de manera oportuna. Enfrentado con los impedimentos característicos de la Región Amazónica para lograr buenas tasas de grado, la Sede tiene un importante historial de esfuerzos para reducir la pérdida de estudiantes y mejorar su desempeño académico. Los primeros elementos lo constituyen los cursos preuniversitarios y los destinados a fortalecer y profesionalizar los maestros de colegio, seguido por los Cursos de Fundamentación y finalmente los eventos de Proyección Universitaria en la Amazonia (PUA), donde estudiantes del PEAMA visitan a los colegios para promover los estudios universitarios entre estudiantes de 10º y 11º. Una vez admitidos a un programa de la Universidad, los estudiantes se benefician de una serie de iniciativas de acompañamiento académico y no-académico (de Bienestar). Con respecto a este último, vale la pena recalcar que en la filosofía de la Universidad, la formación es integral, .............................................................

Universidad Nacional de Colombia 18

incorporando no sólo lo académico sino también de manera imprescindible el Bienestar, formalmente constituido por acciones en las áreas de gestión y fomento socioeconómico (apoyos), acompañamiento integral, salud, deportes y cultura. Además de lo anterior, lo más destacable incluye: la oferta de la asignatura “Inducción y Preparación para la Vida Universitaria”, desde 2012-II; el acompañamiento académico desde la Oficina de Enlace en Bogotá de los estudiantes en Etapa de Movilidad; los Seminarios de Premovilidad, que preparan a los estudiantes para su movilidad; el Sistema de Alertas Tempranas que desde 2015-I señala casos con dificultades académicas que requieren atención; la elaboración semestral desde 2015-I del Guía Tutorial para acompañar a profesores-tutores y estudiantes en la selección de asignaturas para inscribir, y desde 2016-I el seguimiento detallado de cada estudiante que ha empezado su carrera en el PEAMA para identificar tendencias en el progreso de los estudiantes y oportunidades de acciones para mejorar su desempeño.


30 años de presencia de la Sede en la Amazonia En 2019-II empieza una nueva iniciativa con la creación de los Grupos de Estudio Autónomo, un esfuerzo importante con pares-tutores de las diferentes áreas del conocimiento que acompañan a los estudiantes en su aprendizaje, bajo el liderazgo local de un equipo de tres profesionales que combinan lo académico y lo de Bienestar. En lo académico, también es importante buscar nuevas maneras de llegar a los estudiantes a través de la innovación pedagógica, el estímulo a la investigación como forma de aprendizaje (Feria Internacional de la Ciencia y Tecnología Amazónica, los semilleros de investigación, la participación en proyectos de investigación), la movilidad para participar en eventos académicos, etc. Finalmente, desde 2017 se implementa el Plan Retorno, que promueve el regreso de los estudiantes a la Región para la realización de su trabajo de grado materializando la visión de formar profesionales de la Amazonia para la Amazonia y el país Finalmente, aunque no se trata de un programa

curricular, se debe resaltar que la Sede ha participado activamente en una Cátedra de la Sede Bogotá sobre la Región Amazónica desde finales de los 1990. Tanta importancia ha tenido esta asignatura para visibilizar la investigación y los posgrados de la Sede Amazonia, que la misma Sede desde hace unos 15 años coordina la Cátedra (hoy día llamada “Amazonia y Otras Selvas Húmedas Ecuatoriales”), logrando captar para los posgrados de la Sede un número importante de estudiantes desde Bogotá. Siguiendo con los posgrados (Tabla 2), el primero programa en abrirse fue la Maestría en Estudios Amazónicos (Plan de Investigación) desde 2001-I en Leticia, logrando el sueño de los docentes de tener un programa curricular inter y multidisciplinar fundamentado en la investigación. Cerca de 20 años después, la Maestría en Estudios Amazónicos sigue en pie, contando con más de un centenar de egresados, y de ella nacieron los demás posgrados propios en la Sede (Tabla 2).

Tabla 2 Programas de Posgrado propios de la Sede Amazonia

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 19


La mecánica electoral 30 años de presencia de la Sede en la Amazonia

La oferta de los posgrados en Estudios Amazónicos no ha quedado limitado a Leticia. La apertura de la Especialización en Estudios Amazónicos también contó con una cohorte en 2004 en Bogotá; luego fue abierta en Florencia, Caquetá, en convenio con la Universidad de la Amazonia, con dos cohortes (2006 y 2007), en Mocoa, Putumayo, primero en convenio con Corpoamazonia (2009) y luego en convenio con el Instituto Tecnológico del Putumayo (ITP, 2015). Igualmente, ofrecimos nuestra

Maestría en convenio con la Universidad de la Amazonia en Florencia en 2006 y 2007 y con el ITP en Mocoa en 2015. Estos programas en el Piedemonte Amazónico, no sólo han servido para elevar el nivel educativo de los profesionales de la región sino también han contribuido a la formación de docentes universitarios y al fortalecimiento de las instituciones de educación superior de la Amazonia. Un balance de los posgrados se encuentra en la Tabla 3.

Tabla 3 Balance de los programas de Posgrados propios

Tasa de los que han pasado suficiente tiempo para poderse haber graduado (duración del programa: 2 años para Maestría, 1 año para Especialización y 4 años para Doctorado) Finalmente se pueden mencionar los otros posgrados que se han ofrecido por otras facultades de la Universidad Nacional, pero con la colaboración de la Sede. Entre ellos se cuentan la Especialización en Salud Ocupacional (cohorte única en 2003), la Maestría en Enseñanza de las Ciencias Exactas y Naturales (cohorte única en 2009-II) y la Especialización en Derecho Administrativo (cohorte única en 2013-I). Estos posgrados nos recuerdan que existe una demanda regional importante para posgrados diferentes a los Estudios Amazónicos y también que la Universidad Nacional de Colombia, como un todo, tiene una capacidad de resolver necesidades regionales que extiende mucho más allá del alcance de la Sede Amazonia. De modo que la Sede Amazonia lleva casi veinte años con una oferta importante de programas curriculares en la Región a nivel de educación superior, formando no sólo

profesionales e investigadores sino ciudadanos éticos y responsables para la construcción de la Región y también para participar en la construcción de la Nación desde la Región. En la actualidad, la formación en la Sede Amazonia enfrenta varios retos ya implícitos en su trayectoria. Se debe seguir ampliando las oportunidades para estudiar en la Región, dado el magro acceso con que todavía cuentan sus habitantes a la educación superior con calidad. Se deben seguir buscando formas para fortalecer las habilidades académicas, personales y sociales de los estudiantes de modo que puedan terminar sus estudios no sólo exitosa sino también oportunamente. Y se debe trabajar para mejor entrelazar lo académico con Bienestar para dar una excelente formación integral a todos los estudiantes, tanto de pregrado como de posgrado. Para más información se invita a visitar la página Web de la Sede: www.amazonia.unal.edu.co

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 20


30 años de presencia de la Sede en la Amazonia

30 años de investigación amazónica: un balance crítico de avances y retos institucionales.

1

Por: Carlos Zárate Botía Profesor titular, Director Instituto Amazónico de Investigaciones Imani Foto: archivo Sede Amazonia

Lo que hay entre una estación científica y un instituto de investigación Con la creación de la Estación Científica de Leticia en 1989 la Universidad Nacional cristalizó un proceso de búsqueda de afianzamiento de su presencia y legitimidad en la región amazónica que había sido precedido por distintas iniciativas, entre las décadas del sesenta y el ochenta del siglo pasado, recordadas más por sus siglas CONIA, CEDIA,2 ORAM,3 que por sus resultados en materia de investigación. Esto sin olvidar la difícil experiencia en la Reserva de la Macarena encomendada a la U.N. para fines de investigación y asesoría en el diseño e implementación de programas de desarrollo, pero cuya acción fue desbordada por el conflicto y la violencia que acompañaron el proceso colonizador.4 A partir de 1989 y ya con un pie firme en la frontera amazónica colombiana a imitación de importantes universidades de las metrópolis, mediante la modalidad de Estación de campo, centrada principalmente en investigaciones biológicas, la Universidad continuó en la búsqueda de un mejor modo de organizar la actividad investigativa, lo que finalmente alcanzó con la creación del Instituto Amazónico de Investigaciones IMANI, en 1995. El Imani retomó y continuó la investigación biológica iniciada por sus dos primeros docentes, Santiago Duque y Pablo Palacios, los vinculó a la nueva planta de investigadores, ampliando las áreas de trabajo disciplinar a las ciencias sociales, principalmente a la antropología, como parte de un programa más equilibrado que pretendía abordar el conocimiento de las relaciones sociedad-naturaleza en la

región. Simultáneamente, la Universidad entendió que no solo debía hacer investigación y que debía prepararse para ofrecer programas académicos, por lo que en el año previo a la creación del Imani, estableció la sede Leticia. De esta manera, la primera década de existencia permanente de la Universidad en la región amazónica (1989 – 1999), se concentró en consolidar la investigación, énfasis que se modificó, a partir del año 2000 o un poco antes, con la preparación y puesta en marcha de programas académicos, primero de posgrado y luego de pregrado. La investigación y la docencia entre ganancias y pérdidas: las inconsistencias institucionales. Con el acuerdo 013 de 1999 y su reglamentación posterior, las sedes de frontera pasaron a llamarse simplemente sedes, aunque de diferente categoría y tamaño, con una nueva organización cuya implementación ocasionó la eliminación de la estructura directiva del IMANI y el traspaso de sus funciones a la Sede, con la creación de las figuras de Director de Sede en lugar de un director del IMANI y de un Consejo de Sede, en lugar de un consejo directivo de instituto, con el consiguiente traspaso y reasignación de la pequeña planta administrativa a la Sede. Al finales del 2005, el IMANI, había perdido su estructura organizativa, su poca capacidad de gestión y estaba a punto de perder también su nómina de docentes investigadores, lo que en efecto sucedió poco tiempo después, con la entrada en vigencia del Acuerdo 011 de 2005. Esto explica que el IMANI haya involucionado entre 2005 y 2015 para convertirse en una coordinación de -

1 Carlos Zárate Botía. Profesor Titular. Universidad Nacional de Colombia Sede Amazonia. Director IMANI. 2 Centro Experimental de Investigación Amazónica creado por la Ley 69 de 1963 (una ley de reforma aduanera) y adscrito a la Universidad Nacional, para fines de investigación científica y económica. 3 Programa Orinoquia-Amazonia creado por la resolución de rectoría No. 189 de 1972. Su propósito era administrar los recursos destinados a la investigación y otros programas de desarrollo social y económico. 4 Ver: Zárate y Palacio. "La Universidad Nacional y su aporte a la construcción de Nación, región e integración fronteriza desde la Amazonia." Colección del sesquicentenario. Vol V. (Universidad y territorio) No. 1. Pp. 20-65. Bogotá: Rectoría de la Universidad Nacional de Colombia, 2017. Pp. 45-48.

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 21


La mecánica electoral 30 años de presencia de la Sede en la Amazonia

investigación, que ejecuta pasivamente los planes de acción del nivel nacional, refundiendo de paso la posibilidad de discutir, trazar y materializar políticas de investigación de mediano o largo plazo para la región. Contrario a lo esperado, en virtud de este estatuto, que rige hasta la actualidad, a las sedes de presencia se les conminó a seguir ocupando un lugar secundario y accesorio dentro de la estructura académica y organizacional de la Universidad Nacional (sin voz ni voto en el Consejo Académico); se limitó aún más su poca capacidad de acción, autonomía relativa y de toma de decisiones, al transformar el Consejo de Sede en un Comité Académico Administrativo, concebido no para diseñar y discutir las políticas de docencia e investigación de la U.N., sino para ejecutar las políticas diseñadas en el nivel nacional, o para tratar y resolver los pequeños asuntos y trámites domésticos. En el Acuerdo 011, la situación de los institutos de investigación no dejó de deteriorarse normativa y organizativamente. En el caso del Imani, como de los demás institutos de las sedes de presencia nacional, estos apenas son enunciados, continuaron sin funciones específicas, sin organización ni estructura de gobierno y sin capacidad de gestión, a la espera de que el Rector expida “…las reglamentaciones necesarias para definir la estructura interna de las dependencias definidas en el presente acuerdo”. El acuerdo a que se refiere la expresión entre comillas es el 179 de 2015. O sea que en el 2015, aun se esperaba una reglamentación completa de estos institutos, la misma que en vísperas de iniciar el año 2020 aún no existe. No debe quedar sin mencionar que ese Acuerdo de 2015 restituyó la figura de director de instituto, que a partir de ese año es nombrado directamente por el rector. Recuperar, visibilizar y proyectar los logros. No obstante las dificultades y a pesar de la falta de coherencia y de un serio compromiso de los diferentes gobiernos de la U.N. para con las sedes de presencia nacional, la investigación realizada ha logrado sobrevivir y mantenerse hasta el presente. Los actuales grupos de investigación se perfilaron y organizaron a partir del año 2000 con ocasión de la participación del IMANI, en la primera convocatoria de

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 22

Colciencias de clasificación de grupos, logrando mantener un reconocimiento y una representación importantes en la generación de conocimiento y la producción científica regionales, no solo en la Amazonia colombiana sino en toda la Panamazonia. Podemos resumir el trabajo de investigación en los últimos treinta años con el siguiente balance de resultados y debilidades: La producción, sistematización y difusión de una voluminosa base documental, analítica y crítica sobre las condiciones, los antecedentes, las dinámicas, los procesos y las coyunturas de la realidad amazónica. Esta producción se puede ver en más de un centenar de libros de investigación y compilaciones publicadas por la Sede o en coedición, cientos de artículos publicados en revistas de todo el mundo, incluida Mundo Amazónico que es nuestro producto emblemático. Las debilidades y vacíos de esta producción revelan cierta concentración en algunos temas; un fuerte sesgo espacial en el área de Leticia y el departamento del Amazonas, con importantes excepciones (Putumayo principalmente) al igual que bajos niveles de apropiación social e institucional. -

El IMANI se mantiene como uno de los más importantes institutos de investigación de toda la Amazonia colombiana y el único establecido en la frontera de tres países. Como tal es el principal interlocutor con universidades e institutos de investigación brasileros. Esta fortaleza, se da en el contexto de la debilidad institucional y la precariedad de las políticas de ciencia, tecnología e innovación en los países de la Amazonia andina, en contraste con el Brasil que cuenta con por lo menos una sede universitaria y un instituto de investigación en cada uno de los estados amazónicos y en cada una de las fronteras nacionales con los países andinos. En el ámbito nacional el Imani comparte y en cierto sentido disputa con el Instituto Sinchi la primacía investigativa en la Amazonia colombiana, a pesar de su distinta naturaleza misional y compromiso estatal.


30 años de presencia de la Sede en la Amazonia -

-

Es notable la persistencia y consolidación relativa de los grupos de investigación en tanto que hoy se encuentran reconocidos y clasificados en Colciencias: tres grupos en A, dos en B y dos en C. No obstante lo anterior, la mayoría de estos grupos están compuestos por un solo profesor y su posibilidad de crecer en integrantes docentes, es baja. El trabajo colaborativo entre los grupos ha sido hasta ahora incipiente y coyuntural, en parte por la ausencia de agendas de investigación conjuntas y de una política de investigación inter y transdisciplinaria. Ha habido una importante presencia de nuestros investigadores en la formulación e implementación de políticas de ciencia, tecnología e innovación de varios departamentos amazónicos y otras políticas públicas relacionadas. Formuló el Plan de Ciencia y Tecnología del Amazonas en el año 2003 y los Planes de Ciencia y Tecnología de cuatro de los seis departamentos amazónicos, entre 2013 y 2014, así como el documento Conpes para la confección de una política integral para los pueblos indígenas de toda la Amazonia. También ha participado y asesorado la formulación e implementación de las políticas ambientales territoriales y en menor medida de las políticas fronterizas. Esto contrasta con la baja o ineficaz participación en las convocatorias del Sistema General de Participación, llamado de regalías. Es de anotar que estas

propuestas no han sido suficientes o adecuadamente desarrolladas por los gobiernos locales por lo que su incidencia en la cimentación del conocimiento científico y su aplicación en la región aún son muy bajos. -

Buena parte del conocimiento producido se ha revertido en nuestros programas de formación de pregrado y posgrado, en universidades de la frontera compartida, especialmente de Brasil y en menor medida en las demás sedes de la Universidad Nacional y otras universidades colombianas, a través de múltiples cursos de pregrado, maestría y doctorado; conferencias y talleres; producción de material didáctico; innovación pedagógica y mapeamiento social, entre otros. De la misma manera, se ha avanzado notablemente en la comunión entre la academia y el conocimiento producido por las sociedades ancestrales de la Amazonia.

En conclusión, en sus treinta años de existencia en la Amazonia, con la conciencia de estos avances, debilidades y retos, las directivas actuales de la U.N. tienen la oportunidad de asumir con decisión el fortalecimiento de su capacidad institucional para un crecimiento sostenido y armónico de sus sedes regionales, tanto en formación, como en investigación y extensión.

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 23


La mecánica electoral 30 años de presencia de la Sede en la Amazonia

Mundo Amazónico:

Diez años de la revista del Instituto Imani

Por: Juan Álvaro Echeverri Profesor Titular Sede Amazonia

Desde hace ya más de 10 años, los investigadores del Instituto Imani veníamos contemplando la idea de crear nuestra propia revista, como una estrategia para divulgar los resultados de las investigaciones de profesores y estudiantes. Eso no quería decir que no existieran otros medios de divulgación. Desde finales de los años 1990 se venía publicando – y ha continuado hasta el día de hoy – el boletín Notimani, y ya se habían publicado varios libros que recogían contribuciones resultantes de eventos y de trabajos de tesis de los estudiantes, en particular la serie Imani Mundo, iniciada en el año 2000, recogiendo resultados de investigación de los estudiantes del posgrado. La nueva revista debería ser mucho más que un boletín de noticias y, a diferencia de la serie Imani Mundo, tendría un carácter formal de publicación periódica regular siguiendo las mejores prácticas de las publicaciones periódicas científicas, incluyendo la revisión por pares y la existencia de un comité editorial y un comité científico. El primer nombre que se propuso fue Anuario de Estudios Amazónicos; sin embargo, este nombre no era muy atractivo y nos fijaba en una periodicidad anual. Propusimos Mundo Imani, que invertía los términos de la serie de libros (Imani Mundo) y mantenía el nombre de nuestro instituto que hace alusión a la formación del río Amazonas a partir del árbol de la abundancia de las frutas. Algunos colegas no estuvieron de acuerdo con este nombre porque la palabra “Imani” podría no ser fácilmente entendida, y algún colega sugirió entonces reemplazar “Imani” por “amazónico”. De ahí nació el nombre de la revista: Mundo Amazónico. En nuestro primer editorial en el año 2010, explicamos así ese nombre: “La hemos bautizado Mundo amazónico, con lo que queremos decir que es diversa, amplia y generosa. En su sentido de mundo acepta no sólo artículos científicos en sentido estricto, sino también otra suerte de contribuciones. Publicamos textos indígenas en sus lenguas y en traducción, textos literarios, entrevistas, iconografía y archivos históricos inéditos. Este mundo de cosas lo calificamos como amazónico, pero no lo limitamos a ningún criterio natural o legal de lo que sea la Amazonia. Para nosotros, lo amazónico desborda sus límites por definición. La Amazonia se nutre de aguas que surgen desde lo alto de los Andes; sus bosques desbordan los límites de la cuenca, y la magnitud de estas selvas absorbe la humedad desde el océano Atlántico y la recicla afectando el clima desde Mesoamérica hasta el mar del Plata. Es tierra de ............................................................. Universidad Nacional de Colombia 24

indígenas, caboclos, colonos, migrantes y agentes de toda suerte y proveniencia; alberga ciudades y es frontera de nueve países; es escenario de intereses globales desde la quina y el caucho hasta los agrocombustibles y el comercio de carbono; y, sobre todo, la Amazonia está en el corazón de un proyecto de integración sudamericana y su defensa frente a intereses globales. Por eso publicamos en español y en portugués y aceptamos contribuciones en inglés, lengua que hablan nuestros hermanos de Guyana y las Antillas, y lingua franca del mundo. Esta es una revista de alcance meso-continental editada desde la alta Amazonia.” Hasta el año 2016, Mundo Amazónico fue editada por el Instituto Imani. Desde 2017, la revista está siendo editada en conjunto con el Programa de Pós-Graduação em Antropologia Social (PPGAS) de la Universidade Federal do Amazonas (UFAM), con sede en Manaus (Brasil). Esta alianza significa, por una parte, el fortalecimiento de la publicación, y por otra parte, la vinculación de los colegas brasileros, la cual ha fortalecido nuestras capacidades para la selección y edición de textos en lengua portuguesa y amplía el espectro de posibilidades temáticas. Además, y principalmente, la decisión de editar y publicar conjuntamente la revista señala la opción política y científica que compartimos de salirnos de los ámbitos nacionales y enfocarnos hacia una perspectiva panamazónica y latinoamericana. Cuando se habla de “internacionalización” en los medios de ciencia y tecnología de los países latinoamericanos, la tendencia es a pensar en relaciones e intercambios con Europa y Estados Unidos. El sentido de internacionalización que subyace a nuestro trabajo editorial es otro. Aquí no hablamos de internacionalización subordinada, sino de internacionalización horizontal y transfronteriza. Al salirnos de los ámbitos nacionales, nos enfocamos en esta gran región en la búsqueda de crear lazos de comunicación, de apoyar la formación de jóvenes diversos, de fomentar iniciativas transdisciplinares, de fecundarnos con el pensamiento de los pueblos nativos. La política adoptada por la revista de publicar también en lenguas nativas, apunta de modo fundamental para nuestros reales intereses de estimular y evidenciar una nueva producción académica. No solamente restringidos a lo que sabemos y decimos, sino, sobre todo, a lo que saben y dicen muchos otros pueblos a partir de sus formas de saberes y prácticas relacionadas con el mundo amazónico.


30 años de presencia de la Sede en la Amazonia La revista es de acceso libre y es publicada tanto en forma impresa como virtual. En su página web (https://revistas.unal.edu.co/index.php/imanimundo) pueden consultarse todos sus números. Destacamos aquí algunos de los dossiers temáticos que han sido publicados a lo largo de estos años: “Manejo económico, político y simbólico del conocimiento tradicional”, editado por Marc Lenaerts, y “Fronteras indígenas de América Latina”, editado por Christian Gros y Luisa Fernanda Sánchez, publicados en el volumen 2 (2011). El número especial dedicado a la artista murui Anastasia Candre, que incluye además el dossier “Mira - Artes visuales contemporáneas de los pueblos indígenas”, editado por Beatriz Matos y Luisa Belaunde, y un dossier de artículos escritos por investigadores locales e indígenas, publicados en el volumen 5 (2014). El dossier “Retos actuales de las ciudades fronterizas amazónicas”, editado por Carlos Zárate, en el volumen 8, número 2 (2017). El dossier “Cosmologias-Canastos-Poeticas: Entrelazamientos entre literatura y antropología”, editado por Juan A. Echeverri, Susanne Klengel y Barbara Göbel, en el volumen 9, número 1 (2018). El dossier “Territorios indígenas y conflictos transfronterizos”, editado por Carlos Zárate y Carlos Uriel del Carpio, en el volumen 9, número 2 (2018). Y el dossier “Cosmopolíticas Amazônicas e Reflexividades Indígenas”, editado por Gilton Mendes dos Santos y Carlos Machado Dias Jr., el primer dossier editado por los colegas brasileros, en el volumen 10, número 1 (2019). En estos años hemos publicado diversos textos en lenguas indígenas en versión bilingüe, de los cuales queremos destacar: “Cantos del ritual de la pelazón tikuna” (lengua tikuna, con archivos de audio disponibles), de Emilio Angarita, Roberto Vento, Javier José y Marcelino Manduca (vol. 1, 2010). “Historia de la coca” (lengua Murui), de Oscar Román Enokakuiodo (vol. 1, 2010). Tres

textos en lengua muinane que hacen parte del libro inédito de Aniceto Nejedeka “Joomɨ fíivo gaaja kaatɨi aame 'La ciencia de vida escrita en las aves'” (lengua muinane): Primera parte “Mookaani fiivo: Creacion de nuestro Abuelo tabaco-vida de centro” (vol. 2, 2011); Segunda parte: “Niimɨku: Paujil' (Crax globulosa)” (vol. 3, 2012), y Tercera parte “Feekaje: Pava” (Penelope jacquacu)” (vol. 4, 2013). “Jaɨeni Jitoma iaɨyinoɨ ikakɨ = Historia de los Huérfanos del Sol” (lengua Murui), de Hipólito Candre (vol. 6, número 1, 2015). “Eikɨ jɨkanote: preguntar por el canto-adivinanza” (lengua Murui), recopilado por Laura Areiza (vol. 6, número 2, 2015). “Ranino ua uai: Palabra de cosecha de frutas silvestres” (lengua Murui), de Hipólito Candre (vol. 7, 2016). “Diroá mahami tohatisehe: mehẽka marĩ nisere tʉoñaro nisari? = El regreso de los Diroá: ¿Un giro ontológico?” (lengua Tukano), de Pedro Sarmento Lemos y Justino Sarmento Rezende (vol. 8, número 1, 2017) y “Wame: Gaapi, a bebida cósmica dos Desana” (lengua Desano), de Jaime Diakara Desano (vol. 10, número 1, 2019). En síntesis, Mundo Amazónico es una revista diferente que marca un hito en la región, dando oportunidad y cabida a publicaciones de este tipo, especialmente a los habitantes de la gran área comprendida entre Iquitos en Perú y Manaos en Brasil. El carácter amplio, cosmopolítico e incluyente de la diversidad cultural es su gran valor. En ella se recogen, pero más importante, se mezclan los profundos pensamientos desde la sensibilidad de los pueblos nativos con los hallazgos cualitativos y cuantitativos de las rigurosas investigaciones. Estas consideraciones abren la expectativa para que en adelante, la Revista continúe publicando producciones en todas las áreas del conocimiento, permitiendo evidenciar las maravillosas complejidades de la vida en la Amazonia y abriendo un espacio de diálogo basado en los saberes.

Para más información sobre la revista, visitar su sitio web: https://revista.unal.edu.co/index.php/imanimundo/ ............................................................. Universidad Nacional de Colombia 25


La mecánica electoral

Geopolítica de la Amazonia

Lo que el fuego se llevó Por: Gabriel J. Colorado Z. Profesor Asociado, U.N. Sede Amazonia

Para el año 2018, un área de bosque tropical equivalente al tamaño de Panamá fue deforestada en el mundo. Sin bien Brasil tuvo el primer puesto en cuanto a cantidad de bosque tropical deforestado el año pasado (más de 1,300,000 ha), países como la República Democrática del Congo, Colombia e Indonesia lideraron la deforestación tropical del mundo. La deforestación en sí tiene efectos que trascienden las dimensiones ambientales (reforzamiento de cambio climático, cambios en los ciclos hidrológicos y biogeoquímicos) permeando múltiples escenarios económicos y sociales (promueve la urbanización y la colonización humana con la subsecuente presión sobre la flora y la fauna; dispersión de enfermedades como el dengue, la malaria o la tuberculosis). Todo esto tiene una clara consecuencia: pérdida de biodiversidad y de servicios ecosistémicos. El mundo está inundado de imágenes y mensajes relacionados con la devastación ocasionada por los fuegos incontrolables ocurridos en la Amazonia durante los últimos meses. Millones de hectáreas de bosques incinerados frente a la mirada de una comunidad local y global que vio imágenes similares en los noventa y en la primera década del actual milenio. No obstante, nunca antes habíamos logrado comunicar, con tanta velocidad, lo que sucedía en un lugar tan remoto o para muchos antes de esto, inexistente. Tampoco habíamos logrado tener instrumentos tan sofisticados que nos permitieran saber, en tiempo real, dónde y cuando ocurren estos incendios. El número de fuegos en este año virtualmente duplica la cantidad de fuegos reportados para la región el año pasado. La evidencia señala que una gran proporción de estos fuegos está asociada a la quema de árboles previamente tumbados, que se dejan secar para poder quemar y dar paso a actividades masivas de ganadería y agricultura industrial. Es decir, estos fuegos de origen antrópico están directamente relacionados con la deforestación, posiblemente ocurrida con meses de antelación. Estos fuegos, mucho más fuertes en intensidad como se ha evidenciado en las imágenes de satélite, se expanden a otras ............................................................. Universidad Nacional de Colombia 26

Foto: CNN

áreas boscosas - los cuales son más difíciles de rastrear por tener menor intensidad y estar cubiertos por los árboles del mismo bosque-, reforzando el efecto nocivo de este tipo de incendios sobre los ecosistemas. Sin embargo, la dinámica de deforestación y fuegos no es nada nuevo en los bosques tropicales de la Amazonia. Desde la década de los 90, la demanda de carne y soya creó en esta región una perversa dinámica de soya-ganado-pastosdeforestación, en donde la soya reemplazó los pastos empleados para el ganado, presionando así el avance de la frontera de deforestación para el pastoreo. Paralelamente, el mejoramiento de la infraestructura de carreteras (e.g. la llamada autopista de la soya en Mato Grosso), redujo costos de transporte y fomentó aún más la deforestación y, con esto, la consecuente pérdida de biodiversidad. Actualmente, Brasil es el segundo productor mundial de soya y China, que adquiere más del 75% de la producción, su principal comprador. Con la actual guerra comercial entre las potencias de Estados Unidos y China, se prevé un incremento en las tasas de deforestación en Brasil, debido a que el vacío en la demanda de soya para China – previamente suplida por Estados Unidos-, sería llenado por el país Amazónico. Adicionalmente, muchos otros países de la Unión Europea importan soya de la Amazonia Brasileña como fuente de alimento para gallinas y ganado porcino y vacuno. Es decir, cambios y decisiones en una parte del mundo afectan el uso del suelo en otros lugares. Si bien el escenario de la soya es por demás destructivo, el de la ganadería de carne es abyecto y posiblemente mucho más grave si al panorama de la deforestación se suma la producción, por parte del ganado, de gases de efecto invernadero como el metano – 25 veces más nocivo que el dióxido de carbono-. Y nuevamente Brasil y China aparecen en este desalentador escenario, siendo el primero el principal exportador de ganado del mundo, aportando cerca del 20% de las exportaciones globales, y el segundo uno de los principales importadores de carne brasileña.


Geopolítica de la Amazonia Aunque la ganadería y la industria agrícola a grandes escalas se asocian como las causas directas de la deforestación en la Amazonia, las causas últimas, las razones de fondo, hacen parte de una compleja red de interacciones y de relaciones comerciales mediadas por mercados globales. Y si bien, como se mencionó anteriormente, la demanda de productos y las decisiones tomadas en otras partes del mundo afectan indirectamente la Amazonia, la flexibilización de políticas de protección ambiental y de intervenciones sobre las cadenas de mercado de carne y soya por el actual gobierno brasileño, afectan radicalmente múltiples dinámicas a nivel regional, que en últimas, aceleran la deforestación. William Ospina afirma que la corrección de los males exige descubrir dónde están las causas, ya que todo proyecto histórico que pretenda erradicar los males sin

conocer su fuente está condenado al fracaso. Es decir, el problema de fondo no es el fuego en si, sino el por qué y para qué se deforesta y quién en realidad se beneficia de ello. El fuego es solamente el reflejo de factores y relaciones complejas actuando a nivel local, regional y, sobretodo, global. Podemos continuar buscando fondos y haciendo alianzas para apagar los incendios de la Amazonia, pero no podemos pensar que son la solución al problema. Los fuegos en si son una fuerza destructiva, pero las causas principales son las que debemos solucionar. Si no logramos reconocer y corregir las causas de la deforestación en la Amazonia, los fuegos continuarán incrementando en magnitud y frecuencia cada año y con estos la inminente pérdida de especies en uno de los lugares más biodiversos del planeta. En este escenario nos podemos dar cuenta que, irónicamente, el fuego, es el menor de nuestros problemas.

Literatura de interés: Boucher, D., Elias, P., Lininger, K., May-Tobin, C., Roquemore, S., & Saxon, E. (2011). The root of the problem: what's driving tropical deforestation today? Union of Concerned Scientists. Canon J. (2019). How China´s growing soy demand is fueling Brazilian deforestation. https://psmag.com/economics/growing-soy-demand-is-killing-the-rainforest Fuchs R., Alexander P., Brown C., Cossar F., Henry R.C., y M. Rounsevell (2019). Why the US–China trade war spells disaster for the Amazon. https://www.nature.com/articles/d41586-019-00896-2 Nepstad, D., McGrath, D., Stickler, C., Alencar, A., Azevedo, A. y Swette, B. (2014). Slowing Amazon deforestation through public policy and interventions in beef and soy supply chains. Science 344 (6188) 1118-1123. doi:10.1126/science.1248525

EL PACTO DE LETICIA Y LAS ONG INTERNACIONALES: Modus operandi de Neocolonización ambientalista (INDIANA JONES 5)

Por: N. Victorino R. Antropólogo. Estudiante de Doctorado en estudios Amazónicos UNAL. Investigador Grupo de Estudios Transfronterizos GET

La noticia publicada, el 23 de septiembre de 2019, en el portal digital de la revista SEMANA, anunció que el famoso Indiana Jones –y hasta donde tengo información exdirector de WWF (World Wildlife Fund), Harrison Ford, donará 20 millones de dólares para el pacto de Leticia, hecho sucedido en medio de la cumbre global de cambio climático en la conferencia de naciones unidas –ONU, realizada en la ciudad de New York –no estoy seguro si es dinero adicional o si serán los 25 millones de dólares que se pactaron en Leticia para que el “gobierno” Duque enfrente la deforestación y la degradación del bosque en nuestra región amazónica. Pero aterrizando el análisis a la situación regional, es pertinente recordar que las quemas de monte no son un fenómeno “nuevo” en la Amazonia. En las distintas épocas de verano, los pueblos tradicionales (indígenas, quilombos, ribereños, caboclos, colonos apaisanados, urbanitas

indígenas y no) suelen quemar partes de la selva y monte, ya sea como acto de curación y manejo tradicional de sus sistemas agrícolas, o como práctica cotidiana de construcción de tierra negra y abono para los huertos caseros. Pero en este año 2019, con la llegada al poder de un showpolitik, representante de empresarios de soja, terratenientes y ganaderos, en el poder presidencial de la república federativa de Brasil, se observaron impactantes imágenes de incendios forestales, que según distintos medios nos han informado, han dejado en la Amazonia brasilera alrededor de 2,5 millones de hectáreas arrasadas, pero también en la selva Boliviana –gobernada bajo otro tipo de régimen, cerca de 2 millones de hectáreas de selva quemada.

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 27


La mecánica electoral

Geopolítica de la Amazonia

Esta triste situación, fue capitalizada aquí en Leticia, con un desfile de personajes de la política regional, el pasado 6 de septiembre en nuestra Sede Amazonia, donde se desarrolló la Cumbre Presidencial por la Amazonia. Este encuentro contó con la estelar participación de Evo Morales, Martín Vizcarra, Lenín Moreno, Jair Bolsonaro –por videoconferencia, e Iván Duque, también Michael Adhin, y el ministro de recursos naturales de la República de Guyana, Raphael Trotman. Este encuentro “oficial” concluyó con un documento de promesas y anuncios, denominado “Pacto de Leticia por la Amazonia”. Pero esto, este show, es un modus operandi de multinacionales no solo de la agroindustria internacional, como las alemanas Bayer y Basf, con grandes inversiones en la tecnificación de la agricultura a gran escala en Brasil, que produce la selva arrasada y llena de soya -insumo para engordar vacas y reses que proporcionan la carne de todas las hamburguesas que algunos consumen en KFC o McDonald's; sino que también, se articula con las acciones y propósitos de multinacionales ambientalistas (WWF, CI, ACT), verificándose en Leticia, a través del acto que se hizo en la comunidad de la Playa, el mismo 6 de septiembre, en el cual personas con sus cuerpos pretendían signar un S.O.S. Acción coordinada por Greenpeace a través de una organización local, y que se podría entender como un Modus operandi. Estos hechos, además, presentan un accionar –aprovechando que en Colombia, donde la ley 99 de 1993, constituyó un sistema nacional ambiental (SINA) en el que tienen poder de voz y voto algunas de estas ONG's, y no lo tienen pueblos tradicionales indígenas, afro, raizales y ROM; que muestra la configuración de un dispositivo para intentar gobernar una región desde lo que podemos denominar Neocolonización a través del tutelaje ambiental. Así, es imposible no preguntarse por las agencialidades de los locales, de las organizaciones indígenas, de las juntas de acción comunal, de la Asamblea, el Concejo, de las redes de organizaciones comerciales de Leticia y Puerto Nariño, por solo nombrar algunas de las formas sociales organizativas del departamento del Amazonas. En el punto 11 del documento pactado, se busca fortalecer las capacidades y la participación de los pueblos indígenas y comunidades locales reconociendo su papel fundamental en la conservación de la región. Pero, ¿Cómo se pretende esto?

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 28

¿Como guardias y vigilantes de selva? O ¿Como coinvestigadores de importantes científicos? O ¿Como simple asalariados de un “turismo ecológico”?. Expertos, como el exministro de Medio Ambiente, Manuel Rodríguez, sugiere que el Pacto de Leticia por la Amazonia es solo "un saludo a la bandera". En la columna tomada del portal digital del Periódico El Tiempo, el 15 de septiembre de 2019, el exministro anuncia: "Se requiere mucho más que unos pañitos de agua tibia, como el Pacto de Leticia. Y se pregunta: ¿Estarán los líderes políticos y empresariales de los países amazónicos listos para renunciar a una parte de sus proyectos mineros, petroleros, hidroeléctricos, viales, de apertura de la frontera agrícola, etc., que son las principales causas de la destrucción de la selva? Y ¿Acaso estos líderes no entienden que con ello podrían estar haciendo grave daño al futuro de sus países y, de paso, podrían estar arruinando sus propios intereses?", Con este panorama, me pregunto ¿se acercara el quinto episodio de las aventuras de Indiana Jones? O ¿se realizará una segunda versión de la película el sendero de la anaconda? Creo que todo seguirá igual, el rio fluyendo, la selva creciendo con su gente y tal vez como dice Petrona Martínez en una de sus canciones: …que se queme el monte déjelo quemar, que la misma selva vuelve a retoñar…

Foto: CNN


Imaninotas

Germán I. Ochoa al frente de la UNAL Sede Amazonia Fuente: Agencia de Noticias Unimedios

“Mi pasión por la Amazonia y mi proyecto de vida me llevan a asumir con mucha alegría y convicción la Dirección de la Sede en Leticia, me interesa integrar de manera más profunda a la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) con las comunidades locales y organizaciones indígenas”.

Así lo manifestó el profesor Germán Ignacio Ochoa Zuluaga, al posesionarse como nuevo director de la UNAL Sede Amazonia, en acto especial presidido por la rectora de la Institución, profesora Dolly Montoya Castaño. El profesor Ochoa, nacido en Manizales y con más de 20 años viviendo, investigando y creando programas educativos en la región, señala que su proyecto familiar lo construyó en la Amazonia. El académico se formó como Administrador de Empresas Agropecuarias en la Universidad de Santa Rosa de Cabal y luego realizó la Maestría en Medio Ambiente y Desarrollo en la UNAL Sede Manizales; posteriormente, en 2015, se graduó como PhD. en Estudios Económicos de la Universidad de Tilburg, en Holanda. “Me siento emocionado y mi responsabilidad ahora radica en hacer ver, desde el campo académico, la importancia que tiene la Amazonia para el futuro del planeta”, observó. Al referirse a su nuevo cargo, expresó que este “es un proyecto familiar y colectivo, y lo percibo como la forma de retribuirle a la UNAL todo lo que me ha dado”. Dentro de los desafíos de su nuevo cargo, el profesor Ochoa reconoce la importancia de mantener la misión institucional por encima de las exigencias

burocráticas, es decir preservar la esencia de la Sede en Leticia, una zona con gran proyección, sin dejar de cumplir con la formalidad. Así mismo, pretende aumentar la legitimidad de la UNAL frente a la región, cerrar la brecha entre sociedad y conocimiento, y dinamizar el ámbito académico creando un comité que permita acercar a las empresas y al Estado a la Institución. “Me interesa dejar de hablar en singular y empezar a hacerlo en plural, para que juntos nos involucremos en el proyecto de construcción académica que representa la Sede en Leticia y entendamos que la Amazonia no es solo de los que vivimos allá, sino de todos”. El nuevo directivo también destacó el Programa Especial de Admisión y Movilidad Académica (Peama), iniciativa de la UNAL para formar profesionalmente a estudiantes en 48 carreras de las zonas de presencia nacional. Durante el acto de posesión, la profesora Dolly Montoya Castaño, rectora de la UNAL, tomó el juramento del cargo y reconoció la importancia de nombrar como director de la Sede Amazonia a un profesor de planta que, como el profesor Ochoa, conoce, vive y siente la Región. “Hoy es un día especial por la relevancia que le damos a nuestras sedes de frontera. Agradezco a los profesores que asumieron la transición del cargo y le doy la bienvenida al nuevo director de esta Sede, que este año llega a su tercera década de fundación”, señaló la Rectora.

Alfredo Molano

1944 - 2019

voz de los protagonistas de las luchas sociales El sociólogo y periodista fue reconocido por adentrarse en las zonas de conflicto del país: prefería irse a las zonas donde estaba la guerrilla, donde realmente estaban los problemas, para conocer de primera mano las voces de la gente. A sus 75 años, y formando parte de la Comisión de la Verdad, Molano falleció en Bogotá.“Mi trabajo es tratar de editar esas voces de la gente... estoy alejado de las pretensiones conceptuales, estoy más cerca de la gente porque divulgar lo que sucede es casi mi obligación ética”, decía el también investigador que en 2014 recibió el título de Doctor Honoris Causa por parte del Consejo Superior Universitario de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL). h p://unperiodico.unal.edu.co/pages/detail/alfredo-molano-voz-de-los-protagonistas-de-las-luchas-sociales/

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 29


La mecánica electoral

Imaninotas

Debate electoral: candidatos Alcaldía de Leticia y Gobernación del Amazonas. El Grupo de Estudios Transfronterizos, la Sede Amazonia y el Instituto Amazónico de Investigaciones - IMANI, realizaron el debate electoral con los candidatos a la Alcaldía de Leticia para el periodo 2020-2023 el pasado 10 de octubre, y con los candidatos a la Gobernación del Amazonas, el pasado 18 de Octubre. Al debate para Alcaldía atendieron siete de los diez candidatos inscritos en la contienda por la administración del municipio, representantes de los Partidos Políticos Centro Democrático, Cambio Radical, MAIS-ASI, Liberal Colombiano, ADA, Polo Democrático y Verde. El debate contó con la participación masiva de la comunidad universitaria y la sociedad civil en un ambiente de respeto y tolerancia. La siguiente semana, al debate con los Candidatos a la Gobernación, asistieron cuatro de los siete invitados, representantes de los partidos y coaliciones MAIS-ASI, Polo Democrático Alternativo, Colombia Renaciente, y PRE. En esa ocasión, aunque hubo participación de seguidores de los candidatos y de algunos miembros de la comunidad universitaria, no se contó con el mismo nivel de asistencia del anterior. Esto se debió, quizás, a la ausencia de los dos candidatos con mayor tendencia a ganar, según se percibe en la

opinión pública local (candidatos de las coaliciones Conservador – C D y CR-Liberal-La U). Estos debates, como ejercicio democrático y participativo propuestos desde nuestra academia giraron en torno a cinco temáticas principales: rol de la mujer en la política, acceso y compromiso con la educación pública, manejo del dinero público, nuevas tecnologías para la sostenibilidad, y proyección geopolítica transfronteriza y relaciones de vecindad. Cabe resaltar que el equipo organizador realizó un estudio juicioso de los planes de gobierno, por tanto el debate consideró las propuestas de los candidatos. Ambos debates fueron dinámicos, hubo espacios para réplicas y contra-réplicas – especialmente en el debate de candidatos a la Alcaldía-, lo cual fomentó la discusión de ideas y evidenció los acercamientos y distanciamientos de los planes de gobierno de los candidatos. Además permitió evaluar el conocimiento de los candidatos sobre situaciones problemáticas de nuestra región y ciudad. Con este ejercicio la Universidad sigue contribuyendo en sus 30 años de presencia en la región a formar ciudadanos libres y promover valores democráticos, de tolerancia y de compromiso con los deberes civiles y los derechos humanos.

Aspirantes a la Gobernación del Amazonas

Aspirantes a la Alcaldía de Leticia

El desafío que ganaron los Amazónicos Aquella noche del 15 de octubre de 2019, en la concha acústica, la euforia era total, masiva, emocionante, vibrante, como pocas veces se había visto en Leticia. Nunca antes vimos tanta compenetración del público Foto: Fee Wee con los personajes en el escenario. Se calcula que habían unas 3.000 personas, aplaudiendo, gritando… imitando el rugido del jaguar. El motivo: la presentación del maravilloso equipo de Los Amazónicos que participaron en Desafío Súper Regiones. Y el acompañamiento y la euforia eran mucho más que merecidos; estos cuatro jóvenes que representaron la región: Diana, Lis, Jichi (Clever) y Fee Wee no solo llegaron a la final del desafío sino que ganaron dos de las tres pruebas (¿Extraño, no?… ¿o sospechoso? Que un equipo gane dos pruebas de tres en la

............................................................. Universidad Nacional de Colombia 30

final y quede de segundo). Lo más importante, lo que ha quedado en la mente y en el recuerdo de la gente es que ellos fueron, de lejos, los ganadores: le ganaron al escepticismo pues es la primera vez que la Amazonia participa, le ganaron a los cuerpos moldeados en ambientes controlados de otros equipos; se ganaron el apoyo de algunos adversarios y se ganaron la cara de asombro de la presentadora que no lo podía creer cuando ganaron varias pruebas. Adicional a su talento, forjado a través de vidas difíciles, Los Amazónicos demostraron una excelente coordinación y ganaron gracias a sus estrategias y su tácticas. El logro de estos jóvenes amazónicos va mucho más allá que lo visto en el programa televisivo. Le dieron un gran visibilidad a la región desafiando las convenciones en un país muy convencional, su protagonismo ha llenado de orgullo a los habitantes y es un ejemplo para los jóvenes y los niños. Le recordaron al país que la Amazonia es muy especial, que gracias a su diferencia resiste, que tiene su personalidad y, principalmente que tenemos mucho que aprender sobre ella.


Mes de la XXVI

Noviembre - diciembre

2019

Investigación

20 DE NOVIEMBRE: INAUGURACIÓN MES DE LA INVESTIGACIÓN 20 de noviembre

Conferencia de apertura Mes de la Investigación, por Torsten Krause, Lund University Center for 6 pm - 8 pm Sustainability Studies. Auditorio Victoria Amazónica

21 de noviembre

8 am - 6 pm

1º Taller – Ciudad desarrollo sostenible basado en región: hábitat urbano-rural en el contexto amazónico. Organiza Arturo Gómez. Auditorio Victoria Amazónica.

1º Taller – Ciudad desarrollo sostenible basado en región: hábitat urbano-rural en el contexto 8 am - 11 am amazónico. Auditorio Victoria Amazónica. 1º Taller – Ciudad desarrollo sostenible basado en región: hábitat urbano-rural en el contexto 22 de noviembre 2 pm - 6 pm amazónico. Auditorio TIC 2 Cátedra Imani: La economía en los humedales, por Catalina Trujillo, Organiza Santiago Duque. 3 pm - 6 pm Auditorio Victoria Amazónica. Cátedra Imani: Ecología y gestión de humedales colombianos, por Fernando Trujillo, Organiza 23 de noviembre 8 am - 11 am Santiago Duque. Auditorio Victoria Amazónica. 25 de noviembre

4 pm - 6 pm Lanzamiento de libros. Organiza Instituto Imani. Auditorio Victoria Amazónica.

25 de noviembre 8 am - 6 pm al 11 de diciembre

Exposición Imani en gráficas, por María del Pilar Maldonado y Solmi Angarita Organiza Instituto Imani. Plazoleta Bienestar.

26 de noviembre

8 am - 5 pm

1º Encuentro internacional fronterizo de investigación en administración y emprendimiento en la Amazonia. Organiza Germán Ochoa y Patricia Marín. Auditorio Victoria Amazónica.

27 de noviembre

8 am - 5 pm

1º Encuentro internacional fronterizo de investigación en administración y emprendimiento en la Amazonia. Universidad Federal do Amazonas, Tabatinga AM- Brasil

27 de noviembre

8 am - 5 pm

X Feria internacional de la ciencia y la tecnología amazónica (FCT). Organiza unidad de docencia y formación. Auditorio Victoria Amazónica y Maloca.

28 de noviembre

8 am - 5 pm

28 de noviembre

8 am - 5 pm

X Feria internacional de la ciencia y la tecnología amazónica (FCT). Auditorio Victoria Amazónica y Maloca. 1º Encuentro internacional fronterizo de investigación en administración y emprendimiento en la Amazonia. Universidad Federal do Amazonas, Benajmin Constant AM- Brasil.

28 de noviembre

8 am - 5 pm

Red de Investigación en salud pública. Organiza Edgar Bolívar. Auditorio TIC 2.

29 de noviembre 29 de noviembre

30 de noviembre

X Feria internacional de la ciencia y la tecnología amazónica (FCT). Organiza. Auditorio Victoria Amazónica y Maloca. Cátedra Imani: Dinámica fluvial, historia y conocimiento ambiental y acotamiento de la ronda 3 pm - 6 pm hídrica en el humedal amazónico, por Investigadores Lab. Manejo y Gestión de Humedales y Coinvestigadores Indígenas. Auditorio Victoria Amazónica. 8 am - 5 pm

8 am - 5 pm

Cátedra Imani: Salida de campo quebrada y sistema lagunar de Yahuarcaca. Organiza Santiago Duque y Laboratorio de Manejo y Gestión de Humedales.

Mayor información: http://amazonia.unal.edu.co/


Mes de la XXVI

Noviembre - diciembre

2019

Investigación

2 de diciembre a 6 de diciembre 2 de diciembre a 5 de diciembre

7 am - 12 m

Seminarios de Investigación de Posgrado en Estudios Amazónicos. Organiza Arturo Gómez y Juan Álvaro Echeverri. Auditorio Victoria Amazónica.

2 pm - 6 pm Reunión de grupos de investigación. Salón Apaporis

6 de diciembre

Seminario Salud Pública con Enfoque Diferencial y Reunión Grupo de Investigación Pueblos y 2 pm - 6 pm Ambientes Amazónicos. Organiza Carlos Franky y Dany Mahecha. Aula Apaporis

6 de diciembre

2 pm - 6 pm

Presentación Resultados Proyecto “Con los cantos se alivia el corazón”. Organiza Juan Álvaro Echeverri. Auditorio Victoria Amazónica.

7 de diciembre

3 pm

Clausura tradicional Proyecto “Con los cantos se alivia el corazón”. Organiza Juan Álvaro Echeverri. Maloca casa hija.

9 y 10 de diciembre

8 am - 5 pm

Primera Reunión Intersedes de Frontera. Organiza Profesor Carlos Zárate. Auditorio Victoria Amazónica.

Conmemoración 30 años de la Sede Amazonia 11 de diciembre

Conmemoración 30 años de la Sede Amazonia Foro: Avances, retos y perspectivas de la Sede 2 pm - 5 pm Amazonia en Docencia, Investigación y Extensión. Organiza Dirección de Sede e Instituto IMANI. Auditorio Victoria Amazónica y Maloca.

V

Sonidos del Río 2019

9

Horas de música

cultura, gastronomía artesanía y mucho más

Ritmos del

Amazonas

13 de Diciembre

Hora: 8 am a 5 pm Lugar: U.N. Sede Amazonia

Invita: Dirección Sede Amazonia Bienestar Universitario

Profile for NotIMANI

Notimani 42- 43  

U.N. Sede Amazonia 30 años en laregión

Notimani 42- 43  

U.N. Sede Amazonia 30 años en laregión

Profile for notimani
Advertisement