Page 1

M LINUM

Nº 45

Febrero 2014

Revista científica, cultural y divulgativa de ACEM


MOLINUM

Es uno de los órganos de difusión de ACEM para la protección y conservación de los ingenios que, para su funcionamiento, utilizaron las energías tradicionales, la divulgación de los aspectos arquitectónicos y técnicos, y, del amplio bagaje cultural desarrollado entorno a los mismos. EDITA

ACEM. Asociación para la Conservación y Estudio de los Molinos COLABORAN

Fundación Juanelo Turriano Consell de Mallorca. Vicepresidencia de Cultura, Patrimonio y Deportes. Unidad del Patrimonio Histórico Industrial CONSEJO DE REDACCIÓN Presidencia:

Félix Pinto Martín Secretaría:

Aina R. Serrano Espases Miembros:

María-Ángeles Gómez Carballo José María Izaga Reinier Koldo Lizarralde Elberdín Ágata Marquiegui Soloaga DISEÑO Y MAQUETACIÓN

Luis López Massot Jeronia Florit Zuazaga David Albert Vázquez Descarga directa: www.molinosacem.com Información y recepción de trabajos: acem.revista@gmail.com Imagen de portada: Antxon

Aguirre Sorondo. Etnógrafo. Presidente y Fundador de ACEM. Fallecido el 30 de enero de 201 4. Fotografía de Félix Pinto. Depósito legal: ZA – 1 86/201 3 ISSN: 2255-51 88 MOLINUM no se identifica, necesariamente, con los contenidos y las opiniones de los autores. Queda prohibida la reproducción total o parcial, tanto del material gráfico como del literario, salvo que medie autorización expresa.

2

Nº 45 Febrero 2014


Sumario EDITORIAL......................................................................................................

4

IN MEMORIAM.................................................................................................5

-El conjunto de Urzurriaga de Alegia y la primera fábrica de papel en Guipúzcoa. Antxon Aguirre Sorondo............................................................................. 5 -Recordando a un amigo. Koldo Lizarralde Elberdin........................................................................ 8 ARTÍCULOS....................................................................................................

9

-Salvemos el molino de la Peña. Ágata Marquiegui Soloaga........................................................... 9 -Los chozos de Alburquerque. Agustín Palomo Lechón................................................................. 1 5 SECCIÓN ACEM............................................................................................

20

ENTREVISTA. Ciro Manel Vidal Climent. Arquitecto. ................................................

24

ESPACIO CULTURAL. La literatura y el molino. La copla. Félix Pinto........................

32

NOTICIAS........................................................................................................

35

AGENDA DE ACTIVIDADES.........................................................................

44

PUBLICACIONES..........................................................................................

47

-En Recuerdo. Luis Azumendi -Tercera Circular del 9 Congreso Internacional de Molinología -Actas 8º Congreso Internacional de Molinología

3

Nº 45 Febrero 2014


Editorial

El 30 de Enero de 201 4 quedará para siempre como una fecha especialmente señalada en el calendario de la asociación ACEM; en ese día, tras año y medio de lucha contra la enfermedad y soportar un duro tratamiento médico Antxon Aguirre Sorondo nos ha dejado. Podemos considerar a Antxon Aguirre como fundador de ACEM, ya que, tras las Jornadas “Los Molinos: Cultura y Tecnología”, celebradas en 1 988 en El Molino de Sorzano (La Rioja), él toma la idea, plasmada en una de las conclusiones, sobre “la creación de una Asociación Española de Molinología”. Pasa esta idea a proyecto y el proyecto se convierte en realidad coincidiendo en el tiempo con la celebración de las I Jornadas Nacionales sobre Molinología, celebradas en Santiago de Compostela en 1 995. Desde la creación de ACEM, la presidencia ha estado desempeñada, salvo un pequeño periodo de tiempo, por Antxon Aguirre. Sobra por tanto abundar en este momento sobre la importancia que su persona ha tenido para nuestra asociación. En Antxon Aguirre se debe destacar al investigador nato, al etnógrafo por vocación; se desvía de su formación como Ingeniero Técnico Industrial para dedicarse a lo que realmente le atraía y para trabajar intensamente en ello. Su pasión se encuentra en descubrir y estudiar las costumbres y tradiciones de los grupos humanos y en esa tarea se embarca desde muy joven. Como vocacional no se establece ni horario, ni pone límites al esfuerzo para llevar a cabo sus investigaciones, simplemente organizaba un plan de trabajo para cada proyecto, pues frecuentemente son varios los que de forma simultánea llevaba adelante, y llegaba a olvidarse de si mismo entregado al estudio, investigación y trasmisión de los comportamientos de los diferentes pueblos, deteniéndose muy especialmente en su querido pueblo vasco. Y en esa preocupación por los comportamientos y las organizaciones sociales y laborales, no podía por menos que llegar hasta los ingenios tradicionales, se encontró tan a gusto con ellos que los hizo sus amigos y les entregó parte de su vida, pensamos que imaginariamente los molinos y aceñas fueron su morada y el estudio de su entorno una auténtica pasión. Como buen etnógrafo debió realizar un intenso trabajo de campo, tarea a la que le dedicó muchísimo tiempo y con la que sintió muchísimas satisfacciones, ya que le encantaba charlar con las gentes y que le contasen “las cosas de sus vidas”, mientras tomaba notas y plasmaba las imágenes con sus inseparables bloc de notas y cámara fotográfica. Apuntes que, como una sagrada obligación, organizaba todas las noches antes de descansar. Toda esa vida de esfuerzo entregado al estudio e investigación queda plasmada en más de 20 libros editados, una colección fotográfica que supera 1 0.000 imágenes de extraordinario valor, infinidad de trabajos y artículos, múltiples conferencias y clases magistrales pronunciadas, innumerables colaboraciones en periódicos y revistas, que son parte del gran trabajo por él realizado. Vivió 67 años dedicados a hacer lo que mejor sabía y más le gustaba, que unido a su capacidad y competencia, resultaron muy prolíficos y valieron para dejarnos tan rico legado cultural. Antxon, con la tristeza que sentimos al no tenerte con nosotros, queremos darte las gracias por lo mucho que hiciste por ACEM y por todos los que de una u otra manera se dirigían a ti en demanda de ayuda. Descansa en paz.

4

Nº 45 Febrero 2014


In Memoriam EN RECUERDO DE ANTXON AGUIRRE SORONDO (1946­2014) EL CONJUNTO DE URZURRIAGA DE ALEGIA Y LA PRIMERA FÁBRICA DE PAPEL EN GUIPÚZCOA

Antxon Aguirre Sorondo Último artículo de Antxon Aguirre Sorondo, etnógrafo y presidente de la Asociación ACEM, recibido en la redacción de esta revista. Resumen

El presente artículo nos acerca a la historia de la primera fábrica de papel de Guipuzkoa, que data de 1 803. Así mismo, se establece también un análisis del conjunto de Urzurriaga, formado por una ferrería, la casa del ferrón, el molino y la ermita de San Miguel. Palabras clave

Guipúzcoa, Alegia, Azaldegui, molino de papel, fabrica de papel. Ya en China, en el 11 25 antes de Cristo, se usaba el papel fabricado con fibra de palpa, pero resultaba de duración muy efímera. En el 1 05 después de Cristo y también en China, utilizan ya las fibras de tela para la fabricación de papel. Los árabes usaron un molino para este fin en el siglo VIII y en el 900 aparecen en la península, también de manos árabes, los primeros molinos papeleros de Europa.

Fue el autor Sebastián de Insausti quien publicó un interesante documento sobre el tema en el boletín de la R.S.V.A.P. En él señala dicho autor, como el industrial tolosano José Antonio Carrese, adquiere un terreno baldío situado entre las villas de Alegia y Altzo, llamada Arterreca y que estaba cerca de la ferrería de Ursuriaga, en el camino que conducía a Amezqueta por la casería de Lizarrola. Escrituró la compra el 1 8 de febrero de 1 803 y en el mismo documento se indica que lo había comprado por orden de Juan de Ibar, vecino de Tolosa. Había nacido este Ibar en Tardets, en la casa solar de Ibarra. Es de suponer pues que la fabricación de papel empieza en Alegia en 1 803. El 1 9 de junio de 1 804 tenemos ya el embarque de 58 resmas de papel para Santander, por medio del comerciante de San Sebastián Pedro de Queheille. El papel llevaba la marca de agua siguiente:

En nuestra zona el papel se usaba en 1 344 en la Baja Navarra; en 1 385 lo tenemos en un documento de la corte de Carlos II de Navarra y en Gipuzkoa el primer documento en papel es de unas Juntas Generales celebradas en Tolosa en 1 456. Pero no será hasta el siglo XIX, cuando se empieza a fabricarlo en nuestra provincia. Con motivo de un profundo estudio realizado sobre todos los molinos de Gipuzkoa, me sumergí en el estudio del molino AZTERREKAERROTA-BEKOA, y cual sería mi sorpresa cuando poco a poco se me presentaba ante mí lo que posiblemente fue el primer molino papelero de la provincia, esto es, el primer centro donde se fabricó papel en nuestra provincia.

Fª DE JN. DE YBAR EN TOLOSA DE GUIPº 1804.

5

Nº 45 Febrero 2014


In Memoriam

el “molino papelero”, aunque ellos no sabían por qué se llamaba así. Fue transformada posteriormente en molino y luego en central eléctrica. Hasta ahora se decía que el primer molino papelero de Gipuzkoa se estableció en 1 81 7 por Martín de Olano de Tolosa, que lo monta en Igarondo. A la vista de estos dato y salvo que alguien demuestre lo contrario, nosotros podemos afirmar que fue no en 1 81 7 sino en 1 803 cuando se monta el primer molino papelero y no en Tolosa sino en Alegia (Gipuzkoa), de mano de Juan de Ibar. En el interior del edificio actualmente no quedan restos de su antiguo uso papelero. Por el tamaño del edificio y la regata de agua que le bordea y las fechas en que se puso en marcha, tenemos que pensar que trabajaba con el sistema de “pila holandesa”, sistema inventado en Holanda en 1 670.

Molino papelero de Alegia

Una de las primera fábrica española de papel continuo se establece en 1 841 en la villa de Tolosa. Fueron sus fundadores los señores Brunet, Tantonat, Guardamino y Cia. y se le puso por nombre “La Esperanza”.

Casó Ybar con Rafaela de Irazusta y Carrión, hija del escribano de Alegia Juan Ángel de Irazusta y su mujer María Joaquina, esta natural de San Sebastián. Como vemos obtuvo Ibar en Alegia beneficios económicos y personales.

El conjunto de Urzurriaga ha tenido gran importancia ya que allí se daba (cosa muy corriente en nuestra zona) la ferrería, la casa del ferrón, el molino y una ermita la de San Miguel.

Al poco tiempo en 1 805 adquiere una mejor finca para su industria, la de Azaldegui, con casa amplia, huertas, y abundante agua, pues incluso su dueño el también escribano Ramón Antonio de Goybideta, tenían un vivero de peces. Allí montó un nuevo edificio adosado a la casa, estableciendo en él la nueva fábrica de papel.

La ermita situada junto a la ferrería Urzurriaga y el caserío Olea, en el camino de Alegia a Amezketa. Josefa Otamendi, del caserío Olea, recuerda que su padre Juan Bautista (1 888-1 968) decía que junto a su caserío hubo una ermita, aunque él no llegó a conocerla, pues fue derribada al hacerse la carretera. En memoria de dicha ermita se alzó una cruz de piedra, que una vez caída no se repuso.

Tras ello y dado que ya no se iba a producir papel en Azterreca, vendió la casa, tierra y derechos de aguas a su amigo Juan Antonio de Carrese, según escritura del 27 de febrero de 1 806, quien pensaba dedicarla a la “l a­ bor y manufactura de toda clase de alambre”.

Luis Murugarren la data en 1 555. En 1 597, el Obispado de Pamplona insta a que con el dinero recaudado por el hospital de esta ermita (como ya hemos dicho anteriormente, algunas

En nuestras visitas a los mas ancianos de la zona, varios nos comentaron que efectivamente antiguamente al edificio se le llamaba

6

Nº 45 Febrero 2014


In Memoriam

El año 1 666, por muerte de Pedro de Ezcati, ermitaño de San Miguel de Urzuriaga, se nombra a Ignacio de Aguirre en su puesto. Unos años después, tenemos a Juan de Elormendi, quien en 1 679 abandona el puesto en favor de Ignacio de Echeberria, de Alzo. Juan de Arrillaga en 1 693 renuncia por razones de edad, por lo que los patronos nombran a Rodrigo de Zabala, de Amezketa. Zabala testamentó el 7 de septiembre de 1 71 5, manifestando el deseo de que con sus bienes se fundara una capellanía, consistente en una misa a las 11 de la mañana de cada 29 de septiembre, San Miguel, para que la gente pudiera comulgar y ganar así el jubileo que tenía concedida la ermita. Era Rodrigo de Zabala dueño del caserío Armaechea de Amezketa, y a su muerte dejó como únicos bienes la casa y un poco de ganado para la familia.

ermitas tenían hospital, que consistía en un caserío con unas camas y que posiblemente fue la anterior casa de los ferrones), se efectúen obras de reparación y se guarde el dinero mientras, en una caja con tres llaves, una que esté en poder del rector, otra del alcalde y la tercera custodiada por el mayordomo de la ermita “La Villa es patrona de su ermita de San Mi­ guel en el partido de Urzuriaga y de la de San Sebastián en el extremo inferior de la calle con su hospital para pobres y peregrinos con­ tiguo y pegante a la misma ermita del que también es Patrona, en el qual hay un quartto disttingido y separado para esttudiantes tran­ sittanttes”, se dice en el punto octavo de las

Noticias diversas de Alegría escritas en 1 785. Su ermitaño Ignacio de Olozaga figura entre los firmantes de los estatutos del gremio, extendidos el 2 de julio de 1 741 en el Convento de Santa Teresa de Lazcano.

Tenía además esta ermita su propia cofradía y algunos bienes, suficientes para que en 1 631 se entable pleito contra Francisco de Izurrarian, quien cuando estuvo de mayordomo en la ermita y hospital se embolsó 1 .079 reales (por sentencia del 1 0 de noviembre quedó obligado a devolverlos y a pagar las costas del proceso en un plazo de 1 5 días bajo pena de excomunión).

En un documento de hipoteca del año de 1 775 se citan “las herrerías llamadas de Ur­ zuriaga, su presa, calces y anteparas”, y en otro de 1 772 el “robledal llamado San Miguel aldea”, lo que nos dice que junto a la ermitahospital había una ferrería, un molino y un robledal.

Bibliografía

AGUIRRE SORONDO, Antxon.1 988.

Tratado de molinología.

San Sebastián: Eusko Ikaskuntza,

AGUIRRE SORONDO, Antxon. Ermitas de Guipuzkoa. Ataun: Fundación Barandiarán, 2000. INSAUSTI, Sebastián de. Nemesio Uranga. tián, 1 966.

Boletín de la R.S.V.A.P. Año XXII.

7

Nº 2.San Sebas-

Nº 45 Febrero 2014


In Memoriam RECORDANDO A UN AMIGO, ANTTON AGUIRRE

Kaixo Antton, ya se, ya se que todos te conocen como Antxon, pero sabes que yo siempre te he llamado en euskera Antton porque me parece más goxua, más entrañable. Aunque tú ya lo sabes, ha llegado el momento de decirte y que todos lo sepan que me siento muy orgulloso de haber compartido una amistad que a veces ha sido como la de un hermano por todo lo que hemos compartido, nos hemos divertido, hemos reído y llorado juntos. Recuerdas las horas y horas de conversaciones sobre los trabajos que estábamos preparando, de antropología, etnología, historia o sobre nuestros propios problemas que han surgido a lo largo de los 50 años que hace que nos conocemos, aunque haya habido ocasiones que han intentado romper esa amistad, no lo consiguieron, esas personas no supieron valorar en su justa medida que nuestras ligaduras eran muy fuertes. Por ese mismo motivo, que faena me has hecho, me has dejado solo, no habrá quien te pueda suplir, me has abandonado lo que ha producido un vacío en mi vida que ya no se podrá rellenar. Tú ya has llegado hasta la meta del recorrido que todos tenemos que realizar dejando nuestra propia huella a lo largo de ese camino y la que tu has dejado ha sido extraordinaria y lo dice uno que te conocía como nadie, porqué no me has esperado, creo que en esta ocasión me has fallado. Todavía me acuerdo el día que te conocí en los años 60 en el Beti Aurrera, donde una de tus primeras labores fue la de crear una revista y después íbamos a conspirar a Barbotegi. Que buenos ratos pasamos entonces preparando las gincanas o preparando las excursiones mañaneras una vez al mes en autobús. Miles de horas hemos pasado concretando cuestiones que teníamos que resolver unas veces personales y otras de los trabajos en los que nos habíamos involucrado, siempre pensando que esos trabajos se tenían que publicar porque nosotros hemos querido dejar nuestro granito de arena para nuestra querida Euskal Herria, y que tu te has pasado “como siempre” ya que de unos granos has llenado todo un granero y el que lo quiera comprobar, que se acerque a conocer las 111 páginas que muestra tu Currículum y los más de 1 5.000 volúmenes de tu biblioteca. Los que te conocieron en tu faceta investigadora saben de tu enorme capacidad para investigar, y realizar trabajos enormes como tu propia figura, ordenado, meticuloso. Sin embargo yo quiero que conozcan, al Antton tímido, si, si, tímido que ponía su escudo para que no le hicieran daño y por ese motivo, en ocasiones, eras brusco e impertinente con el que tenías enfrente y que te acababa de conocer, y no eras más que un sentimental que tenía miedo a ser descubierto, con gran corazón, incapaz de hacer daño a alguien con premeditación. Aunque muchas veces te precipitabas en tus decisiones y luego le llamabas a tu amigo Koldo y le preguntabas su parecer para ver como solucionarlo. No se me va de la memoria el día que te tomaron como abogado ante el tribunal de los sindicatos verticales para ayudarnos cuando le despidieron a Mila, mi esposa, de la empresa en la que trabajaba, es que tu presencia lo llenaba todo, has sido siempre único y cuando tu naciste rompieron el molde. Pero con gran pesar ha llegado la hora de la despedida, ya no te podré pedir consejo aunque te sienta muy cerca, no me queda más que acogerme a las palabras que muchas veces me has repetido a lo largo de nuestra amistad “trina, trina y arribita los corazones”, la vida sigue y hay que seguir luchando para mantener las amistades que te ayuden a que el camino sea más liviano. “AGUR JAUNAK”. Koldo Lizarralde Elberdin 7 de febrero 201 4

8

Nº 45 Febrero 2014


Artículos SALVEMOS EL MOLINO DE LA PEÑA

Ágata Marquiegui Soloaga patrimoniohidraulico@gmail.com Resumen

En la localidad de Ibi (Alicante) encontramos el molino de la Peña, el más antiguo de estos ingenios ubicados en el denominado barranco de los Molinos de Ibi. El presente ensayo desea introducirnos en su historia, pero también analizar su estructura y secciones, mostrando paso a paso la distribución de la maquinaria y sus características arquitectónicas. Palabras clave

Alicante, molino de la Peña, barranco de los molinos de Ibi, molino hidráulico.

no anterior, el molino de la Balsa, que estaba adosado a la Balsa de los Regantes, y del que tenemos referencias al menos desde finales del siglo XIV. Según los documentos se ubicaba junto al camí de Bocairent, es decir, el que existía antes de que se construyera la actual carretera de Bañeres.

Creo que todos los ibenses aficionados a caminar y a disfrutar de la naturaleza hemos pasado en alguna ocasión por delante del molino de la Peña y con pesar vamos viendo cómo cada vez su estado empeora a merced de cualquier acto espontáneo de vandalismo. Con este escrito pretendo denunciar las lamentables condiciones en las que se encuentra, y proponer su restauración y puesta en valor.

Berthomeu Corbí construyó el molino de la Peña en 1 511 y desde entonces perteneció la mayor parte de su historia a miembros de la familia Corbí. De ahí que en algunos documentos se conozca como Molí dels Corbí. Los demás molinos del barranco se erigieron con la llegada de los exiliados venidos de Jijona que se instalaron en Ibi a raíz de la Guerra de las Germanías. Entre 1 533 y 1 536

Se trata del molino más antiguo del barranco de los Molinos de Ibi (Alicante), que antes se denominaba barranco de Santa María. Funcionó sin apenas interrupción durante cuatro siglos. Aguas abajo, ya fuera del barranco, en la partida de las Huertas había otro moli-

9

Nº 45 Febrero 2014


los nuevos pobladores construyeron cuatro molinos. Se designaban entonces como pri­ mero del barranco –el Chiquet–, segundo –el Vicari–, tercero –el Tendre, que inicialmente fue batán-, cuarto –el de la Peña– y el de Petuta, que se describía como: prop la font de Santa María. Comenzado ya el siglo XIX, se erigieron el Nuevo o de Llapissera y el Molino de Papel.

no y la rueda, “que está muy vieja por lo que necesita hacerse nueva” 3. Los molinos se abastecían del caudal de las Fuentes de Santa María, y éste se utilizaba al mismo tiempo para riego y para abastecimiento de la población. Las tandas de agua para riego eran de treinta y cuatro días, que sumaban un total de 81 6 horas. Todos los artefactos disponían de ciento diez horas, de las cuales al molino de la Peña le correspondían 1 8 horas por tanda. Para evitar los inconvenientes del riego a plazo muy dilatado, en las ordenanzas de 1 879 las tandas se redujeron a diecisiete días, con lo que a los artefactos se les asignaron cincuenta y cinco horas, y al molino nueve 4.

Tras el fallecimiento de Berthomeu Corbí en 1 587 el molino de la Peña pasó a manos de su heredero, Miguel Corbí, que también poseía el de Petuta. En aquellos años habían comenzado las obras de la nueva iglesia de San Salvador y diversos canteros se habían desplazado a Ibi. Entre ellos estaban los franceses Esteve Brufau, Juan de la Vega y los hermanos Antonio y Gaspar Pi, que se exiliaron de su país a raíz de las guerras de religión de la década de los años setenta 1 . Los hermanos Pi gestionaron el molino desde 1 594 hasta 1 599 y lo fueron arrendando sucesivamente. Éste fue el único paréntesis en la propiedad del molino por parte de la familia Corbí. Ese año Miguel Corbí compró la mitad de Gaspar Pi y durante un tiempo compartió la propiedad con Antonio, hasta que pocos años después, en 1 609, Cristófol Corbí se hizo con la otra mitad. Se pagaban entonces siete sueldos de censo anual. Durante su vida útil, el molino estuvo mayoritariamente arrendado2.

Los arrendamientos se hacían cada varios años, normalmente tres o cuatro, y el precio se convenía en dinero o en especie. En 1 879, por ejemplo, José Guillem y Cortés arrendó el molino a Antonio Abad y Juan por cuatro años y estipularon el pago de doce cahíces de trigo de buena calidad, limpio y “sarandeado”, más seis pollos y gallinas al año5. Podemos deducir la estructura y valor aproximado de la maquinaria gracias al inventario que se reprodujo en la séptima condición de la escritura. Rezaba así: “Que dicho Antonio Abad y Juan deberá cuidar y conservar el molino, las muelas, enseres y ahínas, existentes en el mismo bajo el inventario siguiente: Primeramente: Dado y gorrón justipreciado en ochenta y tres reales; La rueda en doscientos veinte reales; Gancho, paleta y morrera en cuarenta y nueve reales cincuenta y seis céntimos; El banco en quince reales; Clavilla y alzador en veinte y tres reales; La gronsa cincuenta y tres reales; Los dos pretales en quince reales; Dos picos, martillo y perpal en cien reales; Pal y navilla en ciento noventa reales; Gorro y correl cinco reales; Las llaves en ocho reales; Barra, ullera y palanca en seis reales; Pala de coger harina en tres reales; La estera de la harina en dos reales; Las muelas tienen la voladora quince dedos y la solera ocho dedos y medio, debiendo abonar el arrendatario al menor valor que tenga al

La mayor parte de las piezas de la maquinaria del molino era de madera, lo cual hacía que las reparaciones fueran constantes y con mayor frecuencia las que estaban en contacto con el agua. En los libros de licencias para la tala de árboles de mediados del XVIII constan diversas solicitudes para este fin. En 1 756, Pedro de Orduña solicitó licencia para cortar un álamo que iba a emplear en el arreglo de la sachetía o saetía del molino. Diez años más tarde el arrendatario del molino, que entonces pertenecía a Carlos Corbí, pidió cortar un pino para arreglar la misma pieza de nuevo “por no poderse moler grano alguno”. En 1 777, el molinero Vicente Pérez solicitó a su vez el corte de pinos para reparar algunas “ahínas” del moli-

10

Nº 45 Febrero 2014


concluir el arriendo regulados por dos peritos nombrados uno por cada parte, o un tercero en la discordia” 6.

enero de 1 931 , Francisco Guillén Pérez, el molinero que estaba arrendado en los molinos de la Peña y de la Balsa, que también era propiedad de la Comunidad de Regantes, pidió que se le rescindiera el contrato porque no podía competir con un molino accionado con energía eléctrica que se había instalado en el barranco. Fue el último molinero que trabajó en el molino de la Peña. Un mes después, ante la dificultad de encontrar un nuevo arrendatario en condiciones ventajosas para el riego, la comunidad acordó la venta de los artefactos del molino por subasta pública. Los años siguientes estuvo arrendado únicamente como vivienda por 220 pesetas anuales. Su último ocupante era conocido en el pueblo como Mariota y así se denominaba finalmente el molino7.

A comienzos del siglo XX, la escasez de caudal llevó a la Comunidad de Regantes a tomar la decisión de iniciar los trámites para la compra de los molinos. El primero fue el de Papel, que se adquirió en 1 91 7, y le siguió el de la Peña. Entonces pertenecía a Pascual Moltó Coloma. Su venta estaba acordada desde 1 91 3, pero no se efectuó hasta el 7 de enero de 1 920. Se acordó el pago de 1 0.000 pesetas en cuatro plazos de un año. A continuación los regantes procedieron a arrendarlo, pero con los derechos sobre el agua muy mermados, lo cual hizo que el negocio no fuera rentable. El 11 de

La estructura hidráulica común de los molinos es la de acequia y cubo, que es la que también tenían todos los molinos de Ibi. Según la continuidad y disponibilidad de caudal los casales podían tener balsa o no. En Ibi, al ser las fuentes copiosas, los molinos no contaban con balsa –salvo el llamado de la Balsa, que aprovechaba la Balsa de los Regantes–, pero en las zonas donde hay escasez lo más usual es que dispusieran de la misma. El caso del molino de la Peña es un ejemplo muy original ya que dispone de un gran depósito subterráneo dispuesto en

rampa. Hasta la fecha no conocemos referentes similares. En la Comunidad Valenciana existe algún molino con rampa como el Molí de la Casa en Ares en el Alto Maestrazgo (Castellón)8, y algún otro tallado en la roca como el molino del Pantanet en Alfafara (Alicante), pero ninguno de estos dos casos cuenta con un depósito tan espectacular. El funcionamiento, en cambio, es más común. A continuación haré una breve descripción basada en estructuras de otros molinos, tratando de reinterpretar la disposición del molino con

11

Nº 45 Febrero 2014


los datos de las piezas que se citan en la escritura, ya que hoy el casal está arruinado y no queda nada de la maquinaria.

parte superior del árbol se incrustaba la es­ pada o palahierro –pal en la escritura de Ibi–, que se fijaba mediante unos aros metálicos llamados sortijas o cellos y que en el extremo sujetaba la lavija, nadija o navilla que movía la muela volandera. Toda la estructura se regulaba mediante el alivio, –clavilla y alzador–, que consistía en una palanca, que movía el banco desde la sala de muelas y elevaba a su vez la muela volandera para separarla de la muela solera y detener así la molienda y calibrar la finura del molido. El caudal, y por tanto la velocidad de giro del rodezno y de las piedras, se controlaba también desde la sala de muelas con un gancho, que accionaba una paleta y que se deslizaba en la botana situada en la segitía. Esta pieza tiene infinidad de nombres según los lugares. En Ibi, como hemos visto, se llamaba sachetía o saetía, y todo el mecanismo: gancho, paleta y morrera. Otros nombres son: boquillón, canaleta, butrón, buitrón, chiflón, chimbo, saetín, saetillo9. Banco o bancada también se denominaba a la base de obra hecha con muretes y vigas sobre la que se colocaban las muelas.

El agua se derivaba mediante un azud –llamado de Corbí o Pantanet de Corbí–, que conducía el caudal de las fuentes de Santa María hacia una acequia. Ésta discurría por la ladera y al llegar a la altura del molino descendía hasta una oquedad practicada en roca, que daba paso al depósito subterráneo dispuesto en rampa y que dirigía el chorro a presión para mover el rodezno, que se localizaba en el cárcavo. El cárcavo o cacau estaba situado bajo la sala de muelas y disponía de una ligera pendiente para verter de nuevo al barranco. Toda la máquina del molino giraba sobre el eje o árbol. Es una pieza larga de madera o tronco –de ahí su nombre– que se apoyaba sobre un gorrón metálico, situado en el extremo inferior, que giraba sobre la rangua o dado. Consistía en una pieza cúbica de bronce, que estaba alojada sobre el banco o puente. El banco era una viga de madera situada en el cárcavo, que se apoyaba en una piedra llamada sepultura. En la

Acceso superior a la rampa subterránea

Interior del molino donde se localizaba la sala de muelas

A. Molino de la Peña B. Rampa, cárcavo y sala de muelas

C. Sala de muelas con maquinaria. Estaba situada en la planta baja

12

D. Superposición de A, B y C

Nº 45 Febrero 2014


1 .- Acequia 2.- Rampa subterránea 3.- Cárcavo o cacau 4.- Sala de muelas 5.- Grúa6.- Husillo 7.- Horquilla o cabria 8.- Tolva, torva, gronza, gronsa 9.- Caballete, burro, bastidor 1 0.- Carraca, cadillo. 11 .Canaloja, canaleta, groseta, caneto 1 2.- Gancho 1 3.- Paleta, botana, morrera 1 4.- Saetillo, sachetía, sa­ etía, segitía 1 5.- Alivio ( Clavilla y alzador) 1 6.- Palanca del alivio, perpal, parpal 1 7.- Guardapolvo, cajón, ruedo, estorat 1 8.- Muela volandera, corredera 1 9.- Muela solera 20.- Banco o bancada 21 .- Harinal, far­ nera 22.- Árbol 23.- Rodezno, rodete, rueda 24.- Banco, puente 25.- Sepultura 26.- Lavija, ladilla, navilla, nadilla 27.- Espada, palahierro, pal 28.- Sortijas o cellos 29.- Cuñas 30.- Gorrón 31 .- Dado, rangua, dau

Sección del molino con la rampa subterránea

(3) Protocolos de licencias para tala de árboles, Archivo Municipal de Ibi, 724/1 , 11 3; 724/2, 1 7 y 1 67. (4) El reparto de agua para los molinos se estableció de la siguiente manera: Peña, 9 h.; Tendre, 7 h.; Vicari, 1 2 h.; Nuevo, 3 h.; Papel, 1 2 h.; y Balsa, 1 2 h.

Notas

(1 ) Castelló Candela, 2001 : 209 y ss., 21 9-228, 1 45, 303. (2) La sucesión de propietarios desde el establecimiento puede seguirse en los documentos de la sección del Maestre Racional del Archivo del Reino de Valencia, Bailías de Jijona e Ibi, y en la sección Libros de la Bailía. Arrendamientos de los hermanos Pi en Baldufari de Abdón Verdú, Archivo Municipal de Ibi, 70/8. Amillaramientos y padrones del Archivo Municipal de Ibi. Véanse referencias concretas en Marquiegui, 201 2.

Ordenanzas para el riego de las Huertas Mayores o de Santa María de la Villa de Ibi, 1 879. Repartos del

riego, Archivo Municipal de Ibi, Sindicato de Regantes de la Fuente de Santa María, 1 4/52. (5) Las medidas de grano variaban entre regiones. En Castilla un cahíz equivalía a doce fanegas. Cada fanega eran cuatro barchillas. La barchilla se empleó, por ejemplo, en el molino Nuevo y en el Vicari. En

13

Nº 45 Febrero 2014


este último un inventario de 1 921 incluía además un celemín (Barrachina, en Anguiz y Cremades, 1 981 : 457). El peso de una fanega podía ser de unos 48 kilos, es decir, 576 por cahíz. Véase Aguirre, 1 988: 1 70 y ss. (6) Archivo Histórico Municipal de Jijona, Protocolos Notariales de Santonja y Belda, P., Ibi 1 43, escritura 39. (7) Actas de las juntas generales de la Comunidad de Regantes de la Fuente de Santa María y libros de

cuentas. Archivo Municipal de Ibi, Sindicato de Regantes de la Fuente de Santa María, 1 /6, 1 /7, 1 /8, 2/5, 7/7, 7/8. (8) Selma, 2000: 1 50. (9) Villarreal de Bérriz, 1 973 [1 736]: 24; Butrón en Cehegín (Murcia), Gironés y Martínez, 1 990; Buitrón en Jumilla (Murcia), Herrero González, 2001 ; Chiflón y chimbo en algunos pueblos de Vizcaya, Díaz García, 1 998: 96; Saetillo en Málaga, Fernández Lavandera y Fernández Rodríguez, 1 997: 1 99.

Bibliografía

Juanelo Turriano, pero lo escribió el aragonés Juan de Lastanosa entre los años 1564 y 1575. MARQUIEGUI SOLOAGA, A. (2012a): “Los molinos hidráulicos en Ibi (Alicante): catalogación e historia”, 8º Congreso Internacional de Molinología, 28, 29 y 30 de abril de 2012, Tui (Pontevedra), 13 pp. MARQUIEGUI SOLOAGA, A. (2012b): “El molino del Cup en Ibi (Alicante)”, Revista de Moros y Cristianos de Ibi, pp. 346-348. MARQUIEGUI SOLOAGA, A. (2013): El patrimonio

AGUIRRE SORONDO, A. (1988): Tratado de molino­ logía: los molinos de Guipúzcoa, Fundación José Miguel de Barandiarán, San Sebastián, 841 pp. ANGUIZ PAJARÓN, A. Y CREMADES MARCO, C. (1981): Del pasado ibense, Obra Cultural de la Caja de Ahorros de Alicante y Murcia, Alcoy, 655 pp. BARRACHINA, L. (1981): “Donde no hay harina ... todo es mohína”, en Anguiz Pajarón y Cremades Marco, Del pasado ibense, Obra Cultural de la Caja de Ahorros de Alicante y Murcia, Alcoy, pp. 455-459. CASTELLÓ CANDELA, A. (2001): Ibi, de Lloc a Vila Re­ ial, Monografies Temes d´Ibi, Ayuntamiento de Ibi, Archivo Municipal de Ibi, 560 pp. CASTELLÓ CANDELA, A. (2006): "El molí de la Penya", Revista de Moros y Cristianos, Ibi, pp. 301 -303. DÍAZ GARCÍA, M. S. (1998): La molinería tradicional en Las Encartaciones, Museo de las Encartaciones, Sopuerta, 264 pp. FERNÁNDEZ LAVANDERA, E. YFERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, C.M. (1997): Los molinos: Patrimonio industrial y cultural, Grupo Editorial Universitario, Vélez Málaga ySabero, 304 pp. GLICK, T. F.; GUINOT, E. Y MARTÍNEZ, L. P. (Eds.) (2000): Els molins hidráulics valencians. Tecnologia, història i context social, Alfons el Magnànim, Diputació de València, Valencia, 508 pp. HERRERO GONZÁLEZ, C. (2001): Catálogo de los anti­ guos molinos hidráulicos de Jumilla. Molinos harineros, III Jornadas Nacionales de Molinología: “De la tradición al futuro”, Cartagena, pp. 327-337. LEGAZPI, J. M. (1991): Ingenios de madera, Caja de Ahorros de Asturias, Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, I. R. Y. D. A, Meres (Siero), Principado de Asturias, 137 pp.

hidráulico de la provincia de Alicante. Catálogo ilustrado de mil quinientas obras y actuaciones,

Diputación de Ali-

cante, Alicante, 3 tomos. MONLEÓN GUILLEM, M. (1991): "Molinos hidráulicos de Ibi", Revista Moros y Cristianos, Ibi, pp. 166-169.

ORDENANZAS para el riego de las Huertas Mayores o de Santa María de la villa de Ibi,

Edición conmemorativa del primer centenario de la aprobación oficial de estos estatutos, 1879-1979, 17 pp. PALANCA, F. (Dir.) (1989): Del gra al pa. El cicle dels ce­ reals, una herba que va canviar la societat, Generalitat Valenicana, Conselleria d´Agricultura i Pesca, Diputació de València, Museu d´Etnologia, Junta d´Obres del Port Autonom, Valencia, 153 pp. SELMA CASTELL, S. (2000): en Glick, T. F., Guinot, E. y Martínez, L. P. (Eds.), "De la construcció islàmica al casalici modern: l´evolució del molí hidràulic valencià", en Els molins hidráulics valencians. Tecnologia, història i context social, Alfons el

Magnànim, Diputació de València, Valencia, pp. 101-163. VILLARREAL DE BÉRRIZ, P. B. (1973 [1736]): Maquinas hidraulicas de molinos y herrerias y govierno de los arbo­ les y montes de Vizcaya,

Sociedad Guipuzcoana de Ediciones y Publicaciones de la Real Sociedad de Vascongada de los Amigos del País y Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián. Prólogo de García Diego, Madrid, 1 68 pp.

LOS VEINTIÚN LIBROS DE LOS INGENIOS Y DE LAS MÁQUINAS (transcripción), prólogo de J. A. García Diego,

Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Turner, 1983, Madrid, 2 vols. Fue atribuído inicialmente a

14

Nº 45 Febrero 2014


LOS CHOZOS DE ALBURQUERQUE

Agustín Palomo Lechón agupalomo@gmail.com Resumen

En la región de Alburquerque encontramos diversidad de chozos, un elemento muy difundido de la arquitectura tradicional extremeña. En el siguiente artículo se analizan las diferentes tipologías, así como la situación actual de estas construcciones en la zona. Como reto de futuro se apuesta por un catálogo y la búsqueda de una protección legal de obras tan características. Palabras clave

Extremadura, Aburquerque, chozo, patrimonio rural. de tipologías, tamaños, materiales y técnicas, que conviven recibiendo en cada lugar nombres diferentes que denotan el colorido y profusión de nuestra arquitectura vernácula:

Para empezar

Se entiende por chozo en Extremadura, a una construcción generalmente circular, oval o de esquinas pronunciadamente redondeadas, normalmente de piedra y cubierta resuelta de diferentes modos: techo vegetal, teja árabe, falsa cúpula en piedra o bóveda, y otros que son enteramente realizados con material vegetal. Estos espacios han servido y sirven como espacio de habitación, temporal o permanente, o como espacio auxiliar de vida en el campo: cocina, almacén, establo, etc.

chozos, chozas, batucas, bujíos, bujardas, bóvedas, murus, torrucas, corralás, etc. Choços,

que es el nombre que en Alburquerque reciben, quedan actualmente un importante número, aunque decrece a medida que pierden utilidad en nuestros días.

El chozo actual es heredero de una tradición de construcciones de planta circular que hunde sus raíces en la Prehistoria, y que a partir del Neolítico será cuando nos deje más restos arqueológicos y que evidencian la utilización de este patrón constructivo desde los albores de las comunidades humanas en este territorio.

Función del chozo

En la actualidad los chozos aún salpican nuestros paisajes con su estampa austera e integrada en el entorno, recordándonos nuestros orígenes y prestándonos aún su cobijo milenario.

Como hemos dicho antes, el patrón constructivo del chozo posiblemente provenga incluso del Paleolítico Superior, e irá recorriendo una historia junto con los humanos que los realizaron en el que irá perdiendo espacio para cederlo a las plantas rectangulares. Estas formas son más fáciles de compartimentar y

En toda Extremadura, es relativamente fácil encontrarlos, y existe una amplia variedad

15

Nº 45 Febrero 2014


de aumentar verticalmente su planta, cosa que la planta circular no proporciona.

1. Chozo de monte:

Es el más primitivo y el que más peligro corre de desaparecer por los materiales que utiliza. Está formado por pernás de encina (ramas grandes de más de 1 0cm de diámetro) con la que se forma una estructura circular desde el suelo. Después se cruzan las latas, que son varas más finas y que se ponen horizontalmente. Una vez hecha la estructura, como si fuese una jaula de perdigones, se le pone el monte (escoba, junco, etc) atándolo a la estructura de palos (texer se llama esta acción). Al tener tanta pendiente y un tomo vegetal de más de 40 cm, el agua no penetra dentro. Para mi este es uno de los tipos más bonitos que tenemos y posiblemente según la arqueología la tipología más antigua, pero repito está en franca decadencia pudiéndose contar con los dedos de la mano los que quedan en pie en la zona de Alburquerque.

Será este hecho asociado al desarrollo urbanístico rural, que irá adjudicándole la función de permitir una vivienda fuera del entramado urbano, para controlar determinados espacios de cultivo, ganaderos, forestales, etc, que de otro modo necesitarían en su momento largas horas de caballerías o a pie, para llegar a ellos. Por tanto será el control del territorio y asentamiento estacional o casi permanente, en determinados lugares, que le confirió esta función al chozo y su diseminación actual por los campos derivado de ello. Es verdad que en determinados pueblos de la geografía extremeña hasta no hace mucho había incluso “barrios”, que utilizaban cabañas o chozos para solventar aunque de forma muy precaria el problema de la vivienda1 .

2 Chozo de horma:

En Alburquerque son de los más abundantes, aunque fueron perdiendo terreno y cediéndolo a los que se les puso el techo teja (y del que hablaremos luego).

También era posible ver cerca de las poblaciones algún que otro chozo ocupado por alguna familia, pero el chozo estaba siempre fuera del núcleo urbano y así sigue siendo. Tipologías en la zona de Albur­ querque

El chozo es una construcción que gracias a su bajo coste, pues utiliza los materiales inmediatos al constructor (piedra, tierra, madera, etc) y arquitectura no muy compleja, que se ha mantenido en el tiempo en nuestra zona. Porqueros, ladrilleros, carboneros, pastores, mineros, guardas, etc, lo han utilizado como vivienda ocasional y a veces estas habitaciones se convertían en espacios permanentes de ocupación. Pero todos los chozos no son iguales, depende su tipología de los materiales que están hechos, así como de la técnica utilizada para su construcción. Pues bien actualmente en Alburquerque tenemos 4 tipos diferentes de los 5 que podemos encontrar en Extremadura.

16

Nº 45 Febrero 2014


Quizás este tipo es el que tenemos en la mente cuando oímos la palabra chozo (al menos en estas tierras). Tal vez porque ha sido uno de los más habituales y son todavía fáciles de ver en muchas fincas y campos, aunque le falte su cobertura vegetal.

Una vez que se ponen los palos (actualmente, con frecuencia reutilizado de las obras), o bien se ponía tabla o chilla como es habitual en nuestras casas tradicionales o también ramas de retama entre otras soluciones. Una vez que se cerraba así el tejado, se procedía a poner la teja árabe, con la misma técnica que se utiliza para las cubiertas de las casas.

Su construcción se realiza haciendo un cercado circular de piedra o adobe (menos usual), de no más de 1 ,60 metros de alto y de entre 3 a 6 metros de diámetro. Una vez que se realizaba el muro, se montaba una estructura cónica de palos, posteriormente se unen unos con otros con las latas, que servirán para poder soportar la cubierta vegetal y que después se cubrirá con monte (escoba, junco, etc). En la mayoría de los casos no tiene más huecos que la entrada, aunque a veces aparecen pequeños ventanucos para tener cierto campo de visión; para poder ver el ganado por ejemplo y favorecer las corrientes de aire que permitan su circulación interna.

4 Chozo de bóveda:

En Alburquerque es el menos habitual, pero hay algunos preciosos ejemplos de ello. Al igual que los anteriores de horma, tiene un muro circular que delimita el espacio del chozo y en este caso utiliza el ladrillo bovedero para cerrar su cubierta, utilizando normalmente un tipo de bóveda que se llama de media naranja, aunque a veces podemos encontrar otros tipos de bóvedas.

3 Chozo de teja:

El de horma tiene la desventaja que hay que echar una capa de monte cada dos años, por lo tanto tiene un mantenimiento mayor obviamente. Por eso se le dio una vuelta más a la tuerca, poniéndole teja en vez de escoba o junco. La cubierta se resuelve normalmente a una o dos aguas, dependiendo del diámetro de la circunferencia del chozo; cuanto mayor es, necesita 2 aguas.

En casi todos los casos incluido esta última tipología los chozos aparecen encalados, incluso con zócalos de colores, procedentes de tierras ferrosas del entorno, que le dan una pigmentación ocre. Para los suelos podría utilizarse lajas de pizarra, guijarros u otras piedras e incluso la tierra prensada.

17

Nº 45 Febrero 2014


Retos y apuestas de futuro

Aunque a nivel popular, la gente reconoce los chozos, incluso mucha gente ha nacido en ellos, vivido en ellos, nos encontramos que o le buscamos formulas nuevas y aplicaciones diferentes, o nuestros chozos están condenados a desaparecer, como tantas otras expresiones culturales de nuestros pueblos. Quizás hay que empezar por un inventario que recogiera todos y cada uno de los que existen en el término y determinar su tipología y estado de conservación. En Extremadura esto se ha intentado, pero con pocos resultados. Actualmente en Alburquerque no se ha hecho nunca nada de este tipo, ni siquiera en las tierras pertenecientes al común que aquí son muchas: 7.500 hectáreas.

Muchas veces los chozos no estaban solos y en muchos casos, se utilizaba uno para dormir, otro para la cocina, donde se situaba el fuego. A veces podía encontrarse a varios juntos con diversas utilidades: para la familia, para la cocina, para las bestias de tiro (chiscón), etc. Situación actual

Una vez hecho este inventario sería interesante al menos para los chozos que estén en las tierras comunales que Alburquerque posee, que pudiésemos habilitar algún tipo de figura legal de ámbito municipal, que protegiese a esos chozos y molinos y hornos y puentecillas y fuentes y eras etc, etc... pero para empezar esto podría ser un principio interesante.

Su función tradicional de aprovechamiento de lugares más distantes está siendo sustituida por los vehículos, aunque en muchas fincas hay chozos, muchos de ellos no tienen su cobertura vegetal y los que son enteramente vegetales están a punto de desaparecer (quedan aproximadamente unos cuatro o cinco). En muchos casos, se sigue utilizando como cocina en el campo, muy útil sobre todo en las matanzas, espacio de reunión familiar y como almacén en otros. Muchos de los entrevistados dicen que no les merece la pena el trabajo de mantenimiento para el rendimiento que le pueden sacar.

Para ello no solo bastaría habilitar una figura que puede quedar en papel mojado, si no que las personas que quisieran pudiesen acogerse a un plan de descuento en las rentas que pagan por las fincas que pertenecen al pueblo en concepto de mantenimiento y mejora del chozo o chozos que tuviese en su campo. Dar facilidades e incluso apoyo de personal y transporte para trasladar monte y poder ponerlo. Esto último sería factible, con personal que en Alburquerque pueden ser contratadas por el Ayuntamiento como actualmente se hace para mantener caminos y callejas por ejemplo.

La situación es que hay chozos prácticamente en todas las fincas en el término de Alburquerque, pero en condiciones muy precarias e incluso en ruinas como hemos comentado anteriormente. A pesar de ello se siguen manteniendo y aunque a duras penas ahí siguen en pie muchos de ellos, gracias a esos incansables hombres y mujeres de campo, que les siguen dando uso y disfrutando de ellos.

En última instancia se trataría de hacer algo parecido a lo que se está haciendo de “Custodia del Territorio”, en materia medioambiental,

18

Nº 45 Febrero 2014


de nueva planta algunos como casas de campo de fin de semana. Desde mi punto de vista esta es una de las salidas que tenemos, encontrarle una nueva aplicación a una construcción milenaria, que se adecue a nuestro presente, para que podamos trasladarlo al futuro como lo hemos recibido de nuestros mayores nosotros/as.

pero aquí podríamos hablar de “Custodia del Patrimonio Etnográfico”, facilitándolo de algún modo y no haciendo recaer este mantenimiento en las personas que los tienen en sus fincas, pues esto es patrimonio de todos/as y entre todos/as debemos mantenerlos. En cuanto a sus otras aplicaciones, en la actualidad, hay un Aula de Naturaleza que se llama “los chozos” y que tiene 4 chozos con capacidad para 1 0 personas cada uno, también contamos con un hotel rural que tiene habilitado otros 4 chozos como habitaciones dobles con baño incluido y que son un atractivo turístico. A parte de ello en los últimos años se están levantando

Si somos capaces de realizar eso, podemos escapar a hacer el “museo del chozo” y otros intentos para mi parecer inservibles y que lo vacían de sentido. Útil en algún caso para algún turista despistado o amantes de la etnografía... que por desgracia no somos muchos.

Notas

(1 ) Antonia Gomez Quintana. Los chozos en Montijo 1 938-1 974, Revista de estudios extremeños. Vol. 55, nº2, 1 999, pags 591 -604.

19

Nº 45 Febrero 2014


Sección ACEM EN RECUERDO

Os dirijo esta carta apesadumbrado por la pérdida de nuestro amigo, presidente y compañero de nuestra Asociación, Antxon Aguirre. Es ampliamente reconocido el valor científico de su obra cuyo objetivo fue, sobre todo, la investigación del patrimonio cultural. Dedicó su vida a la etnografía y antropología, en lugares próximos o lejanos, en actividades actuales o pasadas, en testimonios materiales o inmateriales. De todo ello disponemos de una amplia obra publicada y otra, no menor, que esperamos vea la luz lo antes posible. Es tu legado escrito: gracias Antxon. Además de su vocación científica, tenía dos grandes ilusiones a las que dedicó muchos años de gran esfuerzo y entrega: la organización de nuestra Asociación para la Conservación y Estudio de los Molinos -ACEM- y los Congresos de Molinología. Quisiera transmitiros que, lejos de una desmoralización por su pérdida, su obra y su recuerdo pueden servir para dar continuidad a su trabajo. Digo recuerdo intencionadamente y no memoria, porque el recuerdo es una actitud creativa y positiva frente a la frialdad de la memoria. Es el recuerdo creativo el que dará continuidad a una actividad, como la suya, en el estudio y protección del patrimonio. Con ese objetivo quiero animaros a mantener e impulsar la organización y las próximas actividades de ACEM que se tomarán en consideración en la próxima Junta Directiva: una publicación especial dedicada a Antxon, el próximo Congreso de Murcia en Mayo y la Asamblea donde se realizarán nuevas elecciones. Os pido, por tanto, vuestra participación activa en la Asociación, en su organización, en proponer y debatir cuantas ideas podáis aportar y, por otro lado, en difundir, animar y acudir al Congreso con vuestra presencia y comunicaciones. Este será el mejor homenaje a Antxon. Un cordial saludo a todos Luis Azurmendi

20

Nº 45 Febrero 2014


TERCERA CIRCULAR

9º CONGRESO INTERNACIONAL DE MOLINOLOGÍA Murcia, 9, 10 y 11 de mayo de 2014

www.molinologia.es

El próximo congreso de ACEM se acerca y la organización del mismo ya ha recibido las propuestas de comunicaciones, que han superado el medio centenar, y sigue recibiendo inscripciones para acudir a Murcia los días 9, 1 0 y 11 de mayo de 201 4. Las administraciones e instituciones murcianas han confirmado su compromiso con el 9º Congreso Internacional de Molinología y están colaborando para que el mismo sea una realidad dentro de apenas tres meses. Igualmente, la Fundación Juanelo Turriano, siempre atenta a las propuestas y solicitudes que se le remiten desde el mundo de la investigación, difusión y recuperación de los ingenios tradicionales, también participará en el mismo. Diversas entidades y asociaciones locales también se han sumado a la organización del congreso para colaborar con HUERMUR, la Asociación para la Conservación de la Huerta de Murcia, entidad que en el 8º Congreso, celebrado en Tui, recogió el testigo de ASGAMUI. Desde este número de la revista MOLINUM, órgano de la asociación ACEM, se hacen públicos los integrantes de los comités que están llevando adelante la parte organizativa y científica. Comité Organizador Pedro Jesús Fernández Ruiz

Ángeles Moreno Micol

Diplomado en Gestión y Administración Pública Vocal de ACEM y Portavoz de HUERMUR

Master en Ordenación del Territorio, Urbanismo y Medio Ambiente

Pablo Giménez Águila

Nicolás Torrano Fernández

Sergio Pacheco Moreno

Luis Azurmendi Pérez

Master en Territorio y Paisaje

Ateneo Huertano Los Pájaros

HUERMUR Asociación para la Conservación de la Huerta de Murcia

Arquitecto. ACEM Asociación para la Conservación y Estudio de los Molinos

Joaquín Lara Sánchez

José María Izaga Reiner

ALUM Asociación de Alumnos de Letras de la Universidad de Murcia

Ingeniero Industrial. ACEM Asociación para la Conservación y Estudio de los Molinos

21

Nº 45 Febrero 2014


Comité Científico Enrique de Andrés Rodríguez

Manuel Luna Samperio

Arquitecto. Área de Urbanística y Ordenación del Territorio Universidad Politécnica de Cartagena

Antropólogo

Manuel Muñoz Zielinski

Fotógrafo y etnógrafo

José María Gómez Espín

Catedrático. Área de Análisis Geográfico Regional. Universidad de Murcia

José Antonio Moreno Micol

Laura Mora López

Arquitecto Técnico - Ingeniero de Edificación Master en Restauración del Patrimonio Histórico. Master en Arquitectura y Patrimonio Caridad de Santiago Restoy

Licenciado en Bellas Artes HUERMUR Asociación para la Conservación de la Huerta de Murcia Koldo Lizarralde Elberdin

Etnógrafo. ACEM Asociación para la Conservación y Estudio de los Molinos

Miembro del CIIC ICOMOS

Todos los interesados en inscribirse en el congreso todavía están a tiempo de remitir sus datos, para ello hay un formulario en línea disponible en la web www.molinologia.es, donde también se informa de todas las novedades que van surgiendo del 9º Congreso Internacional de Molinología.

22

Nº 45 Febrero 2014


ACTAS 8º CONGRESO INTERNACIONAL DE MOLINOLOGÍA “MOLINOS: INNOVACIÓN Y CIENCIA EN EL PATRIMONIO ETNOGRÁFICO”

Para el día 7 de Febrero, en la Diputación de Pontevedra, se tenía anunciada la presentación del libro que, bajo el titulo “Molinos: innovación y ciencia en el patrimonio etnográfico”, recoge los trabajos que se presentaron en el 8º Congreso Internacional de Molinología, celebrado en Tuy (Pontevedra) en el año 201 2. En su momento, cuando desde estamentos de la organización se ponía en duda la publicación de las actas en edición papel, desde estas páginas se recordó a los responsables la obligación de cumplir con el compromiso de su edición. Ahora queremos trasmitir a los responsables nuestra sincera felicitación y reconocerles el esfuerzo que, sin duda, habrán tenido que realizar.

23

Nº 45 Febrero 2014


Entrevista ENTREVISTA AL ARQUITECTO CIRO MANUEL VIDAL CLIMENT Consolidación de la Fábrica Els Solers en el Molinar de Alcoy (Alicante) Ciro Manuel Vidal Climent (Alcoy, Alicante, 1971)

Estudió en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia. Es arquitecto desde 1 997 y profesor asociado de la ETSAV desde el año 2004, donde da clases de primer y segundo curso de proyectos así como de Proyecto fin de Carrera. Junto con Ivo Vidal obtuvo el 2º premio ex aequo del Concurso internacional 2G para la Nueva Sede de la Fundación Mies van der Rohe en Barcelona. En cuanto a la actividad profesional ha construido edificios de diversa índole para el sector industrial, terciario, residencial y docente tanto en obra nueva como en rehabilitación. Ha intervenido en obras del patrimonio industrial así como en ponencias, seminarios y clases de Máster organizados por la UPV. La tesis doctoral actualmente en proceso trata sobre la influencia y la interpretación en la arquitectura. Realizó la consolidación de la Fábrica Els Solers del conjunto industrial El Molinar de Alcoy entre 2006 y 2008. realidad. Este principio también se puede aplicar a la Medicina pues debido a mi asombro por los dibujos de anatomía había pensado ser cirujano, pero era una profesión en la que perdías de vista el trabajo que hacías.

¿Cómo nace su vocación por la arquitectura?

Mi labor profesional está vinculada al estudio familiar, estudiovvv.com, en el que estamos mi hermano, Ivo Eliseo, y mi padre, Vicente Manuel. Quizá es un poco literario pero me gusta pensar que nuestra trayectoria tiene su incepción o punto de origen cuando, todavía niños, ayudábamos a nuestro padre a tomar las medidas de las fábricas hidráulicas del Molinar para la documentación gráfica de su tesis. Luego él trazaba con tiralíneas y compás unos dibujos muy precisos que yo no entendía pero que, de forma misteriosa, podía poner en relación con lo que habíamos medido. De algún modo inconsciente anidó en la experiencia del niño la idea de poder entender aquello que se encuentra oculto entre la

Entonces las aguas del Molinar han servido para un bautismo par­ ticular.

Sí, lo cierto es que el Molinar ha resultado ser un demominador común para todos nosotros. Mi padre, Vicente Manuel Vidal Vidal, leyó en 1 982 la tesis doctoral "Arquitectura e industria. Un ensayo tipológico de los edificios fabriles de L´Alcoià", que fue dirigida por Rafael Moneo Vallés y posteriormente editada por la Generalitat Valenciana, constituyendo

24

Nº 45 Febrero 2014


la base fundamental para posteriores investigaciones y estudios sobre los edificios fabriles del río Molinar.

del Ministerio de Cultura, sabedor del estado precario de las fábricas, me encargó de modo genérico un proyecto de consolidación de laderas del río Molinar en Alcoy. Alberto Humanes fue el arquitecto responsable del Ministerio para que esta iniciativa saliera adelante. La máxima dotación posible para una adjudicación directa era un presupuesto de ejecución material de 1 88.000 € que, tras aplicar los gastos generales, el beneficio industrial y el IVA, daba un presupuesto de contrata de 259.51 5,20 €.

Y mi hermano, Ivo Eliseo Vidal Climent, hizo su proyecto final de carrera sobre el Molinar y, con ese proyecto, ganó el primer premio de la zona europea en el concurso Architecture and Water de la Unión Internacional de Arquitectos en 2002. ¿Le importa citarnos algunas otras de sus actuaciones arquitectónicas?

En Alcoy hemos realizado conjuntamente la ampliación del colegio de infantil y primaria El Romeral y de la fábrica textil Francisco Jover S.A., ambas obras acabadas en 2004 y cuya primera fase fue proyectada por Vicente Vidal. También hemos concluido el proyecto y obra de la ampliación de la Escuela de Arquitectura de Valencia, la ampliación de la sucursal de Alicante del Banco de España y la ampliación del Ayuntamiento de Catarroja. En cuanto a proyectos urbanos desarrollamos el masterplan para el barrio de Valle Pretara en L’Aquila, después del terremoto que sufrió la ciudad en 2009, pero aún no se ha materializado.

¿Por qué se eligió este edificio de entre todos los que forman parte del conjunto?

El cuerpo más elevado de la fábrica de Els Solers está muy próximo a la ladera por la que discurre el camino de bajada al conjunto de primera agua y el empuje de las tierras había hecho caer parte del muro oeste del edificio sobre la bóveda de la esquina perforándola. Por tanto existía la necesidad de rehacer y asegurar el muro oeste debido al empuje de la ladera de modo que esa idea un tanto ambigua de consolidación de laderas tomó forma y utilidad real en el caso de este edificio. Había también otras cuestiones y es que recientemente se había caído una de las cerchas mixtas que soportaban la cubierta. Podríamos decir que era como el escenario de una batalla donde sólo puedes socorrer a un herido y por pura humanidad corres a salvar al que más se lamenta. En cualquier caso, de todos los edificios del Molinar, la fábrica de Els Solers es el que más

Actualmente a finales de 201 3 acabo de terminar las obras de rehabilitación de un edificio de cuatro viviendas y local en la calle Forn del vidre 4, en el centro histórico de Alcoy. ¿Qué presupuesto había para el proyecto de la Fábrica Els Solers en el Molinar?

El enclave del Molinar siempre ha tenido sus leales defensores. De hecho, no estaríamos hablando de la consolidación de la fábrica de Els Solers si no hubiera sido por esa devoción incondicional que recae sobre las personas individuales, poniendo al límite su capacidad de acción en un momento dado. El Instituto del Patrimonio Histórico Español

25

Nº 45 Febrero 2014


relevancia tiene debido a su posición dominante como figura y fondo en el valle asociada al salto de agua de 25 metros de altura. De hecho la pérdida de su presencia como gran volumen hubiera sido la pérdida de la referencia de la profundidad del valle.

presa como Clar, pues a los cuatro meses de empezar despidieron a Fernando, así como a los buenos técnicos que tenían por toda España, y pocos meses después de terminar la obra hizo suspensión de pagos.

¿Cómo se adjudicó la obra a Clar Rehabilitación?

¿En qué consistió la intervención y cuáles fueron las principales ideas?

Desde luego sabía que la elección de esta fábrica no era la mejor opción desde un punto de vista económico porque el presupuesto era insuficiente para una fábrica en ruina de de 1 580 m2 construidos. Pero también es cierto que no había estrategia posible pues una cosa son las promesas y otra la certeza de tener una sola posibilidad. Los actores que allí intervinimos aceptamos el anónimo compromiso de terminar la obra afirmando muros, forjados y cubiertas para que el edificio pudiera soportar un futuro de abandono y soledad. En primer lugar el concurso para optar a la obra quedó desierto. Era evidente que las empresas de rehabilitación ganaban más dinero en otros sectores o con otros proyectos. Sin embargo Fernando Vilaplana, un apasionado del Molinar, trabajaba para la empresa Clar Rehabilitación y consiguió convencer a sus superiores para que entraran en el concurso por procedimiento negociado al que, como último intento para adjudicar la obra, habían sido invitados junto a otras dos empresas. Clar Rehabilitación fue la única empresa en contestar ofreciendo una baja simbólica de 250€ sobre el presupuesto. También cabe añadir que, durante el tiempo que duró la obra, fui testigo de la decadencia de una em-

La idea principal surgió de la pura necesidad debido al compromiso moral de terminar la obra con el dinero asignado. Los números no salían si se seguía el método más seguro de desmontar de arriba abajo y reconstruir de abajo arriba. Por tanto no se quitó la cubierta sino que se eliminaron los elementos más inestables de los forjados de vigueta de madera y se empezó la consolidación directamente desde abajo protegiendo con redes la posible caída de material desde los niveles superiores, aunque ello solo atenuara la sensación de peligro. ¿Alguna que otra cuestión reseña­ ble?

Sí, debería haber empezado diciendo que el proyecto de intervención debía realizarse sobre propiedad municipal de modo que el Ayuntamiento tuvo que comprar la fábrica y Luis Molina se encargó de ponerse en contacto con sus múltiples herederos. Estos tenían desde la mitad de la fábrica hasta incluso fracciones tan pequeñas como 1 /1 024. De hecho sorprende la cantidad de anécdotas que cada cesión o compra llevaba consigo hasta el punto de que no resultaba exagerado el comentario de que había suficientes historias personales como para rodar un buen documental.

26

Nº 45 Febrero 2014


ca en ruina. Fue necesaria una cuidadosa planificación para poder optimizar al menos algunos procesos constructivos pero en el fondo fue posible gracias a la empresa subcontratada por Clar.

Me refería a que si hubo otro mo­ mento crítico.

En rehabilitación siempre hay momentos que permanecen en el recuerdo como testigos de la dificultad ante la que nos enfrentamos. Por ejemplo, durante la obra, Clar subcontrató a Construhogar La Foia SL, una empresa de la vecina Castalla. Recuerdo ensayar pacientemente con Eugenio Martínez-Bernabeu, el responsable de la subcontrata hasta el final de la obra, la reconstrucción sin cimbra de las bóvedas caídas, el refuerzo de la doble rosca, el relleno con arena y grava de los riñones de las bóvedas para introducir un efecto de primitivo postensado de las mismas así como el hormigonado superior y la distribución racional de las armaduras de acero para que las bóvedas pudieran resistir tracciones. A pesar del interés de estos episodios, el momento más crítico para una obra es cuando sufre el riesgo de pararse.

¿Cómo valora las obras realizadas y qué pasos considera que se de­ berían dar?

Las obras tienen su momento y su sentido. Yo entonces me pude dedicar muy intensamente pero no eran unas condiciones de trabajo muy razonables. Creo que fue De Gaulle quien afirmó que ante la adversidad sólo pueden tener éxito las misiones con un objetivo trascendental. Ese objetivo fue disponer de un rescoldo o masa crítica suficiente para poder cambiar la incertidumbre sobre el conjunto del Molinar por una convicción real y verosímil en su capacidad de regeneración y atracción. Y estuvo a punto de conseguirse porque, gracias a una enmienda parlamentaria que hizo el grupo político de la oposición, el Ministerio abrió una línea quinquenal de pequeñas inversiones como la dotación que ya había recibido la fábrica de Els Solers. De hecho empecé a preparar el proyecto de consolidación de la fábrica de Tort pero, a pesar del entusiasmo, el tiempo ha demostrado que la realidad es más compleja de lo que podemos prever. En primer lugar porque no se puede invertir dinero estatal en propiedades privadas y, como no se destinaron fondos municipales para adquirir la propiedad de los inmuebles, a pesar de que los funcionarios del Ayuntamiento habían llegado a fijar con los propietarios el valor de venta y las condiciones de pago. Esta omisión revela que nunca hubo una verdadera voluntad o preocupación política por reconstruir más fábricas. En segundo lugar no era posible actuar sobre la fábrica de Els Solers porque, al estar la empresa Clar en concurso de acreedores, no se había podido firmar la recepción definitiva y el expediente no estaba cerrado. De hecho no fue hasta tres años después de estar acabada la obra cuando finalmente se pudo entregar la misma. No solo se habían perdido tres años de inversiones sino que en 2011 , debido a la crisis, se cerraron las líneas presupuestarias para el Molinar.

Esto ocurrió en verano de 2007 mientras se tramitaba la aprobación del proyecto modificado, que implicaba un aumento del 20% del presupuesto de ejecución material, el límite legal fijado para las obras públicas. Este aumento fue necesario para poder acabar la obra, a pesar de que cada euro se canjeaba por duro trabajo. El aumento significó disponer de un presupuesto de contrata, incluido IVA, de 311 .41 8,24 € al que se le restaron 300€ debido a la aplicación de la baja originalmente ofertada por Clar. Al final, en números gordos, si hacemos una rápida división obtenemos un ratio de apenas 200€ por m 2 para rehacer una fábri-

27

Nº 45 Febrero 2014


revoltón y viguetas y rollizos de madera no actuamos igual, no sólo porque nos hubiéramos gastado los 200€/m2 que teníamos para toda la fábrica en repetir una mala solución estructural para un edificio industrial sino porque además iba contra la durabilidad del edificio. Lo interesante del forjado era que tenía una retícula de perfiles de acero de refuerzo que además unían los dos muros perimetrales de la fábrica. Ese anguilat, como se dice en valenciano o, por asimilación, anguilado, era el elemento estructural que había mantenido la estabilidad de los muros y, por tanto hicimos uso de ese material, reposicionándolo como elemento sustentante de un forjado de losa aligerada sobre chapas grecadas que es más propio de un edificio fabril contemporáneo. Esto da una idea de cuál era el criterio de validación constructiva que empleamos, los sistemas que más estabilidad confieren al edificio los rehicimos, como las bóvedas y las cerchas Polonceau, el resto se cambió por una solución con mayores ventajas estructurales y de menor coste, es decir, mejor adaptada al momento histórico del edificio, lo cual es coherente con el criterio por el que se ha ido modificando la fábrica desde sus orígenes.

¿Se ha respetado la estructura y función originaria tradicional?

La fábrica de Els Solers ha estado ampliándose desde sus orígenes para poder albergar las distintas funciones productivas a que estaba destinada. La última transformación fue la ampliación de una planta superior libre de pilares y para ello se emplearon unas cerchas tipo Polonceau de acero y madera con una luz entre apoyos de 1 2 metros. Lo comento porque siempre hay una agria disputa sobre los criterios seguidos para acometer una rehabilitación. Existe una facción que es partidaria de la restauración fidedigna al original, por mucho que cueste, hay otra que persigue una restauración meramente icónica o escenográfica pues solo es sensible a la apariencia y no a la cualidad y finalmente hay otra postura que proviene de Viollet-le-Duc y que considera que una rehabilitación consiste en dotar a un edificio de un estado tal de completitud que puede no haberse dado anteriormente. Para la reconstrucción de los monumentos de larga presencia en la historia la única técnica aceptada por la mayoría de legislaciones de Patrimonio es la anastilosis, que consiste en la utilización de los propios materiales derruidos para, a modo de un puzzle, devolverlos a su posición original. Es una técnica muy compleja porque, si no se hace con rigor, cualquier error crearía un falso histórico. Además la polémica continúa cuando hay que concluir el edificio a reconstruir porque nunca se dispone de todas las piezas en las inmediaciones el monumento.

Las fábricas del Molinar se decla­ raron BIC en 2005 y sin embargo esto no ha impedido que sigan de­ teriorándose todos los edificios. ¿Cuál considera que es el motivo?

Lo he comentado antes, se perdió una gran oportunidad histórica de intervenciones puntuales en el resto de fábricas debido a que el Ayuntamiento no adquirió la propiedad de las mismas. Las excusas, al igual que las promesas, ensombrecen la verdad y solo el tiempo puede revelar las motivaciones para tanta omisión. Nunca es bajo el sol cuando se llora, sino más tarde, en compañía del silencio.

Esta explicación sirve para dejar claro que no podíamos enfocar la reconstrucción de esa manera y, obviamente, tampoco íbamos a asumir una dulzona operación de maquillaje, fácil de consumir, pero insatisfactoria en la solidez y carácter esencial del edificio. Como teníamos tan poco dinero hicimos uso de todos los materiales propios de la fábrica en una operación que podría calificar de contra-anastilosis. Por ejemplo reutilizamos todos los ladrillos manuales diseminados para rehacer las bóvedas caídas, pero para los forjados desechos de

¿Cómo se deberían haber hecho las cosas?

Con el objetivo de tener un mayor control sobre las intervenciones arquitectónicas hemos creado un marco demasiado complica-

28

Nº 45 Febrero 2014


do que al fin de cuentas no consigue evitar actuaciones equivocadas y ralentiza excesivamente o frena la acción sobre proyectos delicados. Cada persona con capacidad de acción puede actuar hasta un determinado punto pero si algún elemento individual de la cadena no hace su trabajo entonces todo se para. En el Molinar no hubo suficiente interés político para que el municipio adquiriera la propiedad de las fábricas y eso que hubo mucho tiempo para hacerlo. Rousseau decía que el individuo sólo podiga adquirir el sentido de la ciudadaniga si primero se rebelaba contra sig mismo, actuando como su propio antagonista para poder adoptar el interegs general de la colectividad. Es evidente que este principio moral no ha sido tenido en cuenta por nuestros dirigentes. Irónicamente la disculpa que tienen es que no lo conocían, lo cual nos lleva a pensar que el problema principal es la falta de formación, ya que la ausencia de conocimiento y sensibilidad crea visiones muy sesgadas de la realidad.

dras sobre la cubierta de la fábrica eran unos chavales y él logro que el Ayuntamiento colocara una valla para evitar o, al menos, dificultar el lanzamiento de objetos desde lo alto del camino. También esos vándalos lograron entrar una vez y ocasionaron varios destrozos así que tuvimos que tapiar los dos puntos de acceso que forzaron.

¿Cómo cree que debe acometer­ se el Plan Especial de Protección del Molinar?

Desde los 1 4 hasta los 1 8 años mi padre estuvo en un taller metalúrgico dibujando las máquinas que se fabricaban en los talleres industriales de Alcoy. Es un mundo que conocía muy bien. En la tesis él empleó ese saber propio del artesano y pudo explicar la singularidad del enclave del Molinar porque era plenamente consciente de cómo funcionaba todo. Produce un efecto inexplicable cuando alguien es capaz de ver con la velocidad del instinto algo que tu mente tarda en procesar un tiempo tan largo, pero sólo así te puede hacer comprender, a través de esa complejidad, cuál es la esencia, dónde radica la dura pepita de la belleza. Para sistematizar todo ese conocimiento específico y disperso con un criterio riguroso fue decisiva la ayuda de su director de tesis, Rafael Moneo Vallés. Con estos antecedentes la tesis Arquitectura e Industria se convirtió en bibliografía de referencia para cualquier tema relacionado con el Molinar. Como un equilibrio cíclico, todas las actuaciones, pensamientos o propuestas que hemos hecho para poner en valor el Molinar, nos han devuelto madurez.

¿De qué manera cree que el traba­ jo familiar, que comenzó con la in­ vestigación de su padre, ha influido en la puesta en valor del Molinar?

Quien desarrolle el Plan Especial debe ser plenamente consciente de la trascendencia del enclave y además ser competente para escuchar a los diferentes profesionales que conocen bien su singularidad. Es preferible no tener Plan Especial que producir, con la excusa de las prisas y los compromisos, una herramienta legal que después sea un lastre para un verdadero proyecto propositivo que ponga en valor el conjunto. ¿Colaboran las instituciones pú­ blicas en la protección del patri­ monio arquitectónico tradicional?

Como siempre, son las personas detrás de las instituciones las que hacen posible la acción. En este caso siempre ha sido de gran apoyo José María Segura, el director del Museo Arqueológico de Alcoy. Él pasa periódicamente por el lugar y comprueba cómo está todo. Me contó que quienes tiraban pie-

29

Nº 45 Febrero 2014


sucesores. Estas premisas alumbraron esa primera propuesta sobre la que hemos seguido pensando como punto de partida para afinar o descubrir el sentido del futuro del Molinar.

¿La ciudad de Alcoy es conscien­ te de esta valiosa aportación?

Los habitantes de Alcoy mantienen con El Molinar una relación extraña. Del mismo modo que hay personas que reconocen la importancia de los orígenes, hay otras que prefieren ocultarlos y, en medio, están aquellos que no lo consideran un asunto prioritario o bien piensan que es una circunstancia muy remota y que no tiene ninguna relevancia en el tiempo presente. Y no es que estén frontalmente en contra de revitalizar el Molinar sino que no entienden cuál puede ser su papel actual. Por otro lado quien toma conciencia de las claves que encierra el Molinar ya no puede volver atrás, ya no se puede hacer opaco a su significación. Por eso a la mayoría de la gente no le resulta práctico ser consciente de algo pues eso te obliga a ser parte activa y ya no actúas de manera indiferente y cómoda, sino visceral, y no puedes cerrar los ojos.

¿Tiene en cuenta la integración en el entorno y el resto de fábricas?

Claro, la arquitectura forma una parte activa en la formación de un territorio. En este sentido una actuación contemporánea debe respetar el equilibrio entre el hombre y la naturaleza. Esta convivencia armónica de hecho forma parte de la identidad del Molinar solo que ahora hay más factores que intervienen en la ecuación. Lo que resulta evidente es que todo se ha de pensar y resolver con un sentido de unidad y esto implica aceptar la complejidad y la esencialidad como motores de cambio que no pueden descoordinarse. ¿Es viable?

¿En qué consisten las ideas funda­ mentales del proyecto de Ivo Eli­ seo Vidal Climent?

La viabilidad en el tiempo depende de las actividades que puedan desarrollarse en ese enclave así como de la existencia de una institución tan permanente como la Universidad Politécnica que garantice la masa crítica suficiente para activar su uso. Hay otros aspectos como su accesibilidad o su conexión tanto con la ciudad o con la autovía que deben revisarse porque las condiciones de contorno han cambiado.

Las primeras intuiciones tienen un gran valor propositivo porque no están contaminadas por modelos previos, procedimientos o intereses varios. La propuesta de Ivo ya tiene quince años y mantiene la vigencia de su pensamiento. La cuestión fundamental era como dotar de valor y actualidad la idea del Molinar como un enclave museístico sin convertirlo en un mausoleo. En primer lugar los edificios debían de volver a alojar una actividad que los ligara a una nueva época de vida que se les concede, en segundo lugar la percepción del conjunto debía despertar esa llamada interior de un lugar que vuelve a admitir el ocio de las zonas de baño, el fragor de la actividad, áreas para la contemplación y para la rememoración, es decir, un conjunto que actuara como un resonador múltiple, en tercer lugar el espacio físico de las sendas, las calles, las masas frondosas, los volúmenes edificados y los vacíos entre ellos debían equipararse con el espacio de la Memoria, ese lugar donde se reúnen los antecesores y los

30

Nº 45 Febrero 2014


tos de investigación validados por una comisión de expertos de la propia universidad. La dotación sería instalaciones de trabajo y un aporte económico inicial para que el proyecto tenga alguna posibilidad de demostrar su viabilidad y, si lo hace, entonces poder trasladarse al área privada de actividad de pequeña industria o tecnológica con la incorporación de capital riesgo.

¿Cómo ve la situación actual del Molinar?

Actualmente el Molinar es un entorno de bellas ruinas románticas con un gran poder evocador, pero cada vez se deterioran más las fábricas hasta que se vuelven a convertir en tierra y piedras mostrándonos lo mejor y lo peor de nosotros mismos como ciudadanos. El Molinar es tiempo pasado y también tiempo presente.

¿Qué profesionales deben formar parte del equipo que lleve adelan­ te la empresa?

¿Cómo valora los pasos dados y cómo cree que se debe actuar de aquí en adelante?

Siempre que puede uno elige lo mejor de aquello que conoce. Yo elegiría profesionales comprometidos realmente con la cultura, un poderoso denominador común capaz de logros más brillantes que los que consigue meramente el capital. Y lo digo porque es prioridad del capital buscar el retorno a corto plazo mientras que una postura sensible a la heterogeneidad de la realidad ofrece réditos a largo plazo y produce estabilidad. No obstante es necesario el compromiso del capital, aunque el atractivo de este lugar no sea la especulación.

Visto lo difícil que es materializar las ideas es suerte disponer de una fábrica preparada para resistir el tiempo y en condiciones de ser visitada porque desde ella se puede llegar a comprender el potencial embrionario que encierra el Molinar. Ha sido la cuna de la revolución industrial en Alcoy y puede ser el origen de otro renacer en esta época más tecnológica. Creo que es el enclave adecuado para que se encuentren las personas adecuadas, pero para ello hace falta actuar previamente con la disciplina de la arquitectura.

¿Cuáles son las perspectivas de futuro?

¿Cómo cree que se debería acome­ ter la puesta en valor de las fábri­ cas del Molinar?

Hay empresarios de éxito que justifican sus logros por haber invertido en investigación y desarrollo durante los momentos más duros de las crisis, con lo que han obtenido una posición muy ventajosa en nuevos mercados. Si establecemos una correlación directa, ahora mismo hay tal cantidad de experiencia, ideas y proyectos sobre el enclave del Molinar, es decir, investigación, que se podría desarrollar una propuesta sólida para los próximos cincuenta años. El futuro depende de cómo se canalice la inversión para poder avivar la capacidad de regeneración del enclave. El Molinar es como un crisol, capaz de producir una aleación con nuevas y prometedoras propiedades de las que carecen por si solos los metales que allí se funden.

Sólo se puede poner en valor algo si se comprende realmente. La arquitectura es una disciplina muy antigua y se debe practicar seriamente. Para que un edificio adquiera, con la prueba del tiempo, su validez para existir, no se puede trabajar con opiniones sino con criterios de verdad. ¿Qué ideas se pueden aportar?

Una buena idea sería poder implementar un modelo de creación de tejido empresarial como el que utilizan muchas universidades americanas como el de premiar los proyec-

31

Nº 45 Febrero 2014


Espacio cultural LA LITERATURA Y EL MOLINO. LA COPLA

Félix Pinto Martín fepima@ono.com La copla es la composición poética que consta solo de una cuarteta de romance, de una seguidilla, de una redondilla o de otras combinaciones breves. Generalmente se hace para expresar afectos amorosos o pensamientos de filosofía vulgar o festivos y que por lo común sirve de letra en las canciones populares. La copla es una de las composiciones más bellas, originales y fecundas de la lengua castellana. El pueblo ha manifestado sus sentimientos más diversos a través de las coplas, y así las hay, amorosas, satíricas, políticas, morales, patrióticas, mixtas, etc. Derivado de este género poético fue naciendo el trovar y la gaya sciencia, que tuvieron un gran auge durante el siglo XV. Pero estas coplas eruditas podemos considerarlas como falsa expresión de este género, teniendo en cuenta que la copla se ha de caracterizar por su naturalidad y la ausencia de formas rebuscadas. Se llamaron coplas a estas composiciones poéticas, porque los versos van copulados o unidos, si suprimimos la u de copula, queda copla, Aunque ambos términos fueron indistintamente utilizados, así vemos el uso de copula en los escritos de Licencio, y coplare por copulare en los de Fortunato.

Generalmente la copla consta de cuatro versos octosílabos, siendo asonantes los pares. Pero no debe tenerse esta métrica como regla general, porque sus versos bien pueden ser asonantes o consonantes, de ocho, once y hasta doce sílabas; pudiendo tener tres, cuatro, cinco o más versos. Prácticamente la totalidad de los poetas castellanos antiguos usaron mucho este género por ser la forma más corriente y usual y, que por otra parte, servía generalmente para cantar y bailar. Podemos citar autores tan conocidos como Juan de la Encina, Teresa de Jesús, Ventura Ruiz Aguilera y Ramón de Campoamor, significando que el mismo Cervantes nos ha dejado algunas muestras en El Quijote. Aunque probablemente el que mejor y mayor uso pudo hacer de ella sea Jorge Manrique. Y si decimos que la copla se ha caracterizado por su naturalidad y ser la expresión de pensamientos y sentimientos, no podía faltar en relación al molino y su entorno. A través de la obra escrita y de la transmisión oral son múltiples las que han llegado hasta nosotros. De la recopilación realizada las agrupo de la manera siguiente:

Contenido amoroso.

El sonido del agua y los paisajes que han rodeado a los molinos, de siempre han constituido un lugar propicio para la apertura de la sensibilidad a la manifestación de los sentimientos. Los molinos no son casas porque están por los regueros. Son cuartitos retirados para los mozos solteros

Tienes unos ojos, niña, como piedras de molino, que muelen los corazones como los granos de trigo.

Vente conmigo a la fuente que está detrás del molino y al son del agua que corre háblame de tu cariño

Molino que mueles el trigo, agua que lo haces mover, no le digas al molinero, que muero por su querer.

32

Nº 45 Febrero 2014


Esta noche voy a ir al molino, molinera, a ver una niña rubia que en el molino se queda Debajo del molino, nació el romero; quién fuera cortejada, del molinero Si quieres que te corteje, molinera de Sevares, si quieres que te corteje has de olvidar a quien sabes. Carácter satírico.

utilizados.

El buen humor, el chascarrillo y la sátira son instrumentos frecuentemente

Con el ruido de la piedra, el oído se entontece, ni sé si quieres que marche o si quieres que me quede.

No quiere mi madre que al molino vaya, porque el molinero me rompe la saya.

A la puerta del molino, dejé atado el animal, cuando salí a deshora, no quedaba ni el ronzal.

Tengo de ir al molino, al molino aunque sea tarde, por ver a la molinera aunque el molinero rabie.

Gasta la molinera ricos justillos y el pobre molinero sin calzoncillos.

A la fuente voy por agua al molín voy a moler y a lo que voy a tu puerta ya lo puedes comprender.

33

Nº 45 Febrero 2014


Doble sentido o mixtas.

La relación amorosa y la sátira se hermanan dejando al descubierto un mundo en el que el sentimiento carnal aflora especialmente en torno a la figura del molinero. Niña, si vas al molino, procura de no ir sola, que hay allí un molinerito que gasta mucha parola.

Molinero, molinero, no vengas de noche a verme, que estoy sola en el molino y nos murmura la gente.

Vengo de moler morena, de los molinos de arriba; duermo con la molinera, no me cobra maquila.

Tiene la molinera, ricos pendientes, de la harina y el trigo y los pretendientes

Si vienes a mi molino solita, te moleré; si vienes a mi molino yo no te maquilaré. Tengo de ir al molino, al molino de las mozas y tengo de maquilar una de las más hermosas. Molino que mueles el trigo y agua que lo has de mover, no digas al molinero que duermo con su mujer. Terminamos con una muestra de contenido y significado plural, como el esfuerzo que a unos les cuesta ganar el sustento y el aprovechamiento de otros, el beneficio del trabajo, la mala fama de algún molinero e incluso aquellas de contenido humorístico. Múltiples significados.

Gasta la molinera ricos collares de la harina que roba de los costales.

Molino que estás moliendo el trigo con tanto afán, tú estás haciendo la harina pa que otro se coma el pan.

La molinera trae corales Y el molinero corbatín ¿de dónde sale tanto lujo si no salen del molín?

Bendigote saco tres maquilas te saco; bendigote otra vez te saco otras tres.

Con el aire que lleva la molinera, con el aire que lleva muele la piedra.

Estoy ronco, arronquecido, arronquecí en el molino, no se si fue la parola si el susurrito del río.

A la puerta de un molino me puse a considerar, las vueltas que da una piedra y las que tiene que dar.

A la puerta del molín hay un ratón con un diente, mirando la molinera como sorbe el aguardiente.

34

Nº 45 Febrero 2014


Noticias EL AYUNTAMIENTO DECIDE RESTAURAR EL TEJADO DEL MOLÍ DE LA CALERA, PERO SIN FECHAS

El Ayuntamiento de Santa Pola (Alicante) ha decidido reparar el tejado del popular Molí de la Calera, después de sufrir un gran agujero en el tejado desde hace ya unos cinco meses. Sin embargo, la fecha de la restauración de la construcción datada en 1 771 es todavía una incógnita para el equipo de gobierno. «Hemos realizado un estudio sobre las necesidades del molino y vamos a poner una solución. Noticia completa: Información.es ROBAN LA CAPA DE PIEDRA DE SIETE MOLINOS DE AGUA DE UNA ALDEA DE ROIS

El robo de piezas en siete molinos de agua situados en la aldea de Moares, en la parroquia de Ermedelo del municipio de Rois (La Coruña), rompió la tranquilidad habitual de este pequeño núcleo rural. Los vecinos tenían claro que “hoxendía rouban de todo", pero lo que menos pensaron es que los amigos de lo ajeno dieran con el conjunto de molinos de agua que hay en esta aldea. Así, días atrás descubrieron que en siete de ellos faltaba la capa, la piedra que gira para moler el maíz y, en algún caso, muchas otras hasta quedar únicamente la base del molino. “Agora esas pedras valen moito e viñeron a por elas", cuenta una de las vecinas afectadas. Noticia completa: La Voz de Santiago LEKAROZ ACOGE EL DÍA DEL MO­ LINO

El Día del Molino de Baztan-Bidasoa se celebrará este sábado en Lekaroz (Navarra) con un programa de actividades diferenciado que tiene por objeto mostrar "la riqueza etnográfica que se conserva en los valles" bañados por el río Bidasoa. El molino Etxaide, de Elizondo, traspasó el testigo el año pasado al de Infernuko Errota, de Lekaroz, sobre el que girará el encuentro cultural y festivo de la presente edición. Una salida organizada desde Etxalar y una caminata desde Irigoiengo borda acercará a los visitantes interesados en conocer las características del molino de Lekaroz. Su dueño, José María Argarate, será el encargado de ofrecer detalles de la historia y la rehabilitación emprendida. Noticia completa: Diario de Navarra

35

Nº 45 Febrero 2014


EL MOLINO, POCO A POCO, Y LA PRI­ MERA PIEDRA COMO SÍMBOLO

La reconstrucción de un molino de piedra con piezas que Azpiazu (Alto Deba. Guipúzcoa) conserva de los de Maiztegi y Confiteruena tendrá que esperar, pues su rehabilitación elevaría el coste del proyecto. “Queremos ponerlo en marcha, no colocarlo sin más, y por eso vamos a esperar a disponer de recursos, pero eso no quita que el Centro arranque con la primera piedra. Tendrá su espacio para que la gente vea lo que queremos hacer, será un símbolo”. La idea es arrancar con otras 21 piezas museísticas. No faltarán metates (piedras para moler), tostadores, trituradoras, moldes, morteros y cribas. Noticia completa: Diario vasco “CHANDEBRITO 1807” RESTAURA UN ANTI­ GUO MOLINO EN EL CAMIÑO DOS MATOS

La asociación cultural y vecinal "Chandebrito 1 807" afrontará en los próximos meses la segunda fase de la restauración del antiguo Muíño dos Matos, ubicado en el barrio de As Rozadas, en la parroquia nigranense de Chandebrito (Pontevedra). Los trabajos se desarrollarán en colaboración con la Diputación de Pontevedra y consistirán en la instalación de las piezas y mecanismos del molino para recuperar el canal de agua y ponerlo en funcionamiento. Noticia completa: Faro de Vigo LOS MOLINOS DE MAREA DE LOS LU­ GARES COLOMBINOS, PATRIMONIO HISTÓRICO

Los ponentes de las jornadas científicas de los Lugares Colombinos, organizadas por la Asociación de Estudios Iberoamericanos Rábida -en colaboración con la Universidad de Huelva y el Ayuntamiento de San Juan del Puerto, y con el patrocinio de Huelva Información-, dedicaron la última sesión celebrada en el salón de actos del Centro Sociocultural de San Juan al estudio de los molinos de marea que han funcionado a lo largo de la historia en Palos de la Frontera, Moguer, Huelva y San Juan del Puerto. David González Cruz, catedrático de Historia Moderna de la Universidad de Huelva, hizo referencia a los primeros documentos registrados en la Colección Diplomática del Convento de Santa Clara de Moguer, que "demuestran la existencia de este sistema hidráulico en los Lugares Colombinos, al menos desde la baja Edad Media". Noticia completa: Alarifes 245. Huelva informacion

36

Nº 45 Febrero 2014


ENTRE HARINA Y RESTOS ROMA­ NOS A LA VERA DEL RÍO

Alcolea del Río (Sevilla) tiene sus señas de identidad a las afueras del núcleo urbano. En torno al río Guadalquivir se encuentran los restos de un pasado molinero en el que la harina alcoleana era muy apreciada. Los molinos harineros están en el centro del río, muy cerca de la antigua Canama romana (Alcolea) y a la desembocadura del Corbones. Son tres edificios en cuyo suelo hay unos espacios cuadrados sin construir sobre los que se colocaban las grandes piedras circulares que subían y bajaban según la corriente del río y molían el trigo. Cada uno tiene una forma distinta y una bóveda diferente, lo que los hace bastante curiosos. Uno de ellos hacía de batán y los otros dos de molino propiamente dicho. Aunque su origen no es seguro, parecen haber sido construido en la Edad Media, lo que es seguro es que estuvieron funcionando hasta la Guerra Civil, cuando fueron abandonados. Actualmente se están realizando los trámites necesarios para su rehabilitación e inclusión en las rutas turísticas de la provincia. Noticia completa: Diario de Sevilla “IGUZZINI” SE ENCARGARÁ DEL PROYECTO MUSEOGRÁFICO DE LA CASA DE LA MONEDA

Concluidas las obras de rehabilitación y tras poner en funcionamiento las instalaciones, el Ayuntamiento de Segovia tiene, entre sus proyectos, poder crear un museo permanente en la Casa de Moneda, un museo fundamentalmente dedicado a la técnica, con un carácter didáctico y basado en dos pilares: el proceso de fabricación de monedas desde la extracción de la materia prima hasta la obtención del producto final y la evolución de las técnicas empleadas para la producción de monedas a lo largo de la historia; y la evolución de la propia Casa de Moneda de Segovia teniendo en cuenta las técnicas de acuñación empleadas en cada momento. Noticia completa: El Adelantado EL MOLINO DEL PINTADO, FINALISTA DE LOS PREMIOS ENDESA

La rehabilitación del Ecomuseo Molino del Pintado de Ayamonte ha quedado finalista en los premios Endesa a la Promoción Inmobiliaria más sostenible 2013. Esta rehabilitación, realizada por los arquitectos, Manuel Fonseca Gallego, Francisco Javier López Rivera y Ramón Pico Valimaña, recupera un antiguo molino de mareas del año 1750. Noticia completa: Alarifes 243. Huelva Ya

37

Nº 45 Febrero 2014


COMIENZAN LOS TRABAJOS PARA RE­ CUPERAR LAS INSCRIPCIONES DE LA CASA DE LA MONEDA

El Ayuntamiento de Segovia ha iniciado los trabajos para la recuperación de las inscripciones y grafitos que existen en los dinteles y cornisas de la Casa de Moneda. Son los indicativos que en su día sirvieron para señalar lo que había en el interior de las dependencias, las actividades y oficios que se realizaban, o lo que en ellas podían encontrar quienes trabajaban o accedían al edificio. En la mayoría de los casos se trata de letras de tipografía gótica realizadas con pigmentos naturales en color rojizo y en negro. Noticia completa: El Adelantado EL MOLINO URBANO VIMIANCÉS TENDRÁ AGUA PARA PODER MOLER

Los operarios que trabajan en la restauración del molino urbano de Vimianzo (La Coruña) tiene de plazo hasta el día 1 5 del mes que viene para acabar la obra pero se muestran convencidos de que lo harán bastante antes. De hecho, ya han completado el muro perimetral y restituido el techo con vigas de madera. Aunque el proyecto inicialmente solo suponía la recuperación del edificio, el alcalde, Manuel Antelo, asegura que irán más allá y en esta misma fase dotarán al conjunto etnográfico de las piezas de madera -las piedras las conserva- y el suministro de agua necesario para poder moler, aunque la recuperación completa del canal tendrá que esperar. Noticia completa: Alarifes 246. La Voz de Galicia EL AYUNTAMIENTO LLEVA A CABO DIVERSAS OBRAS DE REFORMA EN EL MOLINO DE MAREAS DE JADO

El consejero de Obras Públicas, Francisco Rodríguez Argüeso, y el alcalde de Argoños, Juan José Barruetabeña visitaron este jueves las obras de reforma que se han llevado a cabo en los último meses en el molino de mareas de Jado, ubicado en la conocida zona del Ribero (Argoños. Cantabria). Los trabajos, ya finalizados, han consistido en el acondicionamiento de la fachada exterior e interior con el fin de eliminar las humedades, el pintado de los aleros, así como el cambio de la iluminación de este centro que dispone de una luz formada por una cortina de diversos colores. Igualmente, el proyecto ha incluido el cambio de las turbinas de hierro por otras de acero inoxidable para mejorar el funcionamiento de las ruedas de la molienda de maíz. Noticia completa: El Diario Montañés

38

Nº 45 Febrero 2014


LOS ECOLOGISTAS PIDEN LA PUESTA EN VALOR DEL MOLINO DE MAREAS DE EL CAÑO

Transcurridos ya más de diez meses desde que el Ayuntamiento recepcionara la inversión millonaria realizada por Costas (800.000 euros) para la restauración del Molino de Mareas de El Caño, ayer Ecologistas en Acción organizó una visita a este emblemático edificio, una visita que fue solicitada a la Concejalía de Medio Ambiente para su apertura y a la de Patrimonio Histórico para recibir el acompañamiento guiado, que estuvo a cargo del técnico municipal Miguel Ángel Caballero. Los asistentes pudieron observar la belleza del edificio tras su restauración y disfrutaron de las impresionantes vistas que permite su enclave, pero también manifestaron el descontento que produce el hasta ahora escaso interés mostrado por la administración local para la puesta en valor de este edificio. Noticia completa: Alarifes 245. Diario de Cádiz INAUGURAN EL MOLINO REHABILITADO POR ÁLVAREZ CARBALLO

La pedanía la cianiega de Caboalles de Abajo (León) inaugura mañana el molino rehabilitado de la Fundación Octavio Álvarez Carballo que está situado bajo el puente de este pueblo. Esta iniciativa y financiación corre a cargo de la Junta Vecinal de Caboalles y cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Villablino. Según la pedánea, María Teresa Martínez los trabajos han tenido una duración de cuatro meses, en los que se ha realizado obras en el tejado, se ha rejuntado la piedra, la recuperación del deposito por donde pasa el agua, denominado bota, así como de los mecanismos y las piedras de moler, es decir “ha sido una rehabilitación completa, tanto en el exterior como en el interior del inmueble”. Noticia completa: Diario de León EL CABILDO RESCATA UN MOLINO DE GOFIO DE LOS AÑOS 40

El Cabildo de Tenerife ofrece esta semana, en la sección digital de Museos de Tenerife, “Tras el cristal”, un molino de gofio conocido popularmente como “el molino de los Gonzales”. El mismo estuvo originalmente en la calle Candilas de La Laguna. Fue uno de los pocos que permaneció abierto durante la etapa del racionamiento de los años 40. Su sistema de engranaje consiste en ruedas dentadas o coronas de hierro fundido y dientes de madera. Posee dos juegos de muelas de unos quinientos kilos cada una. Fue restaurado y reinstalado en la Casa de Carta, sede del Museo de Historia y Antropología de Tenerife en el año 1 996. Desde entonces forma parte de la exposición permanente del citado recinto. Noticia completa: El Dia

39

Nº 45 Febrero 2014


EL MOLÍ DEN SOPA RECUPERA SUS ASPAS HARINERAS GRACIAS AL CON­ SELL

El vicepresidente de Cultura y Patrimonio del Consell, Joan Rotger, visitó ayer junto a la directora insular, Catalina Sureda, la restauración del antiguo molino de viento harinero den Sopa, a escasos kilómetros de Manacor. El resultado de unos trabajos de restauración que se iniciaron el mes de febrero de 201 2 y finalizaron este pasado mes de octubre. El proyecto, desarrollado por la unidad de patrimonio histórico-industrial del Consell, encabezado por la técnico Aina Serrano, ha contado con un presupuesto de 1 58.200 euros, de los que la mayor parte, 11 5.500, han sido aportados por la institución insular y el resto, 42.700 euros, por la propiedad que se ha hecho cargo de los materiales para la restauración arquitectónica y de la maquinaria y la edición de los paneles informativos. Noticia completa: Diario de Mallorca DENUNCIAN EL ABANDONO DEL MOLINO DE CERRAJAS

El Molino de Cerrajas (Alcalá de Guadaíra) quedó fuera de los proyectos de restauración del patrimonio asociado al río Guadaíra, al encontrarse alejado del casco urbano y ser escasamente conocido. Sin embargo, se trata de una de las construcciones molineras con mayor entidad y más rica historia. El colectivo “Andaluces de Alcalá” ha advertido de la situación de abandono del edificio y del peligro de desaparición que existe sobre el mismo. “Poco a poco, el patrimonio ligado al Guadaíra, nuestro patrimonio, garante de nuestra identidad colectiva, se está perdiendo irremediablemente”, afirma este colectivo, al tiempo que advierte de que su el coste de su restauración se incrementa cada año por el estado de dejadez absoluta de la interesante construcción. Noticia completa: ABC Sevilla EL AYUNTAMIENTO DE ÁGUILAS PONDRÁ EN VALOR EL MOLINO DE SAGRERA Y SU ENTORNO

Los trabajos, que ya han comenzado, tienen un coste de adjudicación de 51 4.752’1 7 euros y finalizarán este mismo año, poniendo en valor otro importante enclave turístico de la ciudad que se unirá al recientemente restaurado Molino de Los Alacranes. Con esta actuación, el Consistorio aguileño pretende realzar un espacio de gran valor histórico y paisajístico que se encontraba bastante deteriorado. Para ello, se restaurará el propio Molino y se construirán una serie de miradores, creando unas zonas abiertas y ajardinadas bajo el lugar donde se asienta el monumento y en sus alrededores, desde donde se divisa una espectacular panorámica de la Bahía de Levante. Noticia completa: Ayuntamiento de Águilas

40

Nº 45 Febrero 2014


RECONSTRUYEN PIEDRA A PIEDRA EN XÀBIA UN MOLINO DEL XVIII

La Plana de Xàbia, en el parque natural del Montgó, conserva el conjunto más importante en la Comunidad Valenciana de molinos de viento. Sus aspas ya hace un siglo que no giran. Y sus recios muros de piedra se han ido debilitando con el tiempo. Pero estas construcciones, de gran valor en la arquitectura rural valenciana, se van salvando, una a una, de la ruina. José Huguet es propietario de tres de los molino de la Plana. Hace un año y pico se vino abajo la cubierta y la bóveda de uno de ellos, datado en el siglo XVIII. Reconstruirlo costaba un dineral. Así se lo hizo saber su dueño al concejal de Urbanismo de Xàbia, Pere Sapena, cuando éste le pidió que restaurara el molino. Huguet explicó ayer a este diario que entonces Sapena le comentó que el Ayuntamiento le daría todas las facilidades posibles. Cuando se trata de salvar un bien patrimonial, todas las manos son pocas. El edil de Urbanismo le dijo que él mismo firmaría una orden para que se reparara el molino al existir riesgo de que se derrumbara totalmente. Ese trámite evitaba al propietario pedir licencia de obras y le libraba de pagarla. Además, Sapena planteó que los arquitectos municipales supervisaran las obras. Y también ofreció a Huguet que en la restauración se emplearan sillares de piedra tosca (una roca calcárea que se extraía del litoral xabienc del Muntanyar y que se ha utilizado profusamente en la arquitectura local) que el Ayuntamiento ha ido recuperando de demoliciones como la del antiguo cementerio. Noticia completa: Información.es EL MOLINO HISTÓRICO DE SA PLANETA LUCIRÁ NUEVO “CAPELL”

Todo está listo para que el histórico molino situado en la parcela de sa Planeta, Andratx (Mallorca), vuelva a lucir un nuevo “capell”, restauración que se efectuará próximamente con la ayuda del Consell de Mallorca. La histórica edificación, que data de 1 784 y que prácticamente puede observarse desde cualquier punto de la Vila, es uno de los tres molinos de tipo harinero situados sobre sa Planeta. Fue restaurada durante la legislatura pasada, una intervención que preveía la construcción de un tejado y un nuevo antenado al molino ofreciendo con ello incluso un atractivo turístico, visitado por muchos extranjeros especialmente los miércoles el día de mercado urístico en la localidad. Concretamente a mediados ño 201 2, un fuerte temporal de viento arrancó y destrozó por completo el capell del molino harinero así como otros desperfectos originados en la parcela municipal de sa Planeta a los que hay que sumarle el ataque de vándalos al mobiliario del merendero que existía así como destrozos en los baños públicos. Desde la Casa Consistorial de Andratx se han efectuado diferentes reclamaciones al Consell de Mallorca para solucionar los desperfectos de la edificación, intervención que se efectuará durante los próximos meses. Un acuerdo que alcanzan las instituciones donde se refleja que el Consell se hará cargo de la mano de obra. Los materiales para recuperar el capell ya están en Andratx y han sido adquiridos directamente por el ayuntamiento. Información completa: Diario de Mallorca

41

Nº 45 Febrero 2014


LA ÚNICA HARINERA MUNICIPAL DE LA ISLA RECUPERA SU PASADO AGRÍ­ COLA E INDUSTRIAL

Desde el pasado mes de diciembre y durante cuatro meses, el Taller de Fusteria i Ferreria del Consell de Mallorca trabaja en la restauración de la antigua maquinaria de lo que hoy es la única harinera de la Isla de propiedad municipal, se trata de la harinera del Molí d'en Beió del Ajuntament de Manacor (Mallorca). El molino, adjunto a las actuales instalaciones, ya está documentado en el siglo XVIII, y estuvo en funcionamiento como tal, transformando el grano en harina hasta inicios del siglo veinte, cuando poco a poco todos los molinos de la Isla van desapareciendo o adaptándose a los nuevos tiempos, como en este caso que se construyó una nave adjunta para albergar la maquinaria para hacer harina a Constructores Pané SA de Barcelona. Unas instalaciones que estuvieron en funcionamiento hasta finales del siglo XX. Noticia completa: Ultima Hora LA HUERTA PIDE AYUDA PARA SALVAR SUS MOLINOS

Una investigación sobre el estado de conservación de los molinos que salpican la huerta alerta del grave deterioro de estas construcciones de la arquitectura tradicional. El abandono avanza tan rápido que “si en poco tiempo” no se toman medidas “los daños serán irreversibles, o desaparecerán totalmente”, según advierte José Antonio Moreno Micol, autor del documento y uno de los miembros destacados de la Asociación para la Conservación de la Huerta de Murcia (Huermur). El informe se incluye entre el medio centenar de ponencias que se expondrán con motivo del Congreso Internacional de Molinología, que se celebrará en Murcia el próximo mes de mayo. La investigación parte del “Diagnóstico de la red de regadío tradicional de la huerta de Murcia”, presentado en 2011 por Huermur, y cuyos autores son José Antonio Moreno y su hermana, Ángeles. En la huerta de Murcia existían 36 molinos a principios del siglo XIX, según la “Memoria sobre la población y los riegos” de Rafael de Mancha del año 1 835. Ahora solo se han podido documentar 24. Apenas media docena aparecen protegidos por el plan urbano, pero ni aún así se han salvado de la desidia. Y el resto ha corrido una suerte parecida. Únicamente el complejo hidráulico de los Molinos del Río, convertido en museo por el Ayuntamiento, se mantiene en buenas condiciones. El caso más sonado de este abandono saltó a las páginas de los periódicos a principios de 2008, cuando la Junta de Hacendados derribó el molino de Oliver, en la pedanía de Aljucer, en cuya fachada lucía un escudo nobiliario protegido como bien de interés. El caso se verá ahora en los tribunales. Información completa: La Verdad

42

Nº 45 Febrero 2014


ACTIVIDADES DIVULGATIVAS SO­ BRE CULTURA POPULAR Y ALMA­ NAQUES EN MALLORCA

Bajo el título “Viu els parenòstics” (“Vive los almanaques”), el Consell de Mallorca ha organizado una exposición itinerante y una serie de actividades divulgativas para acercar la cultura tradicional, de manera lúdica, a niños y adultos, a través de los almanaques. Estas actividades, que se han llevado a cabo en diferentes municipios de la isla de Mallorca, se enmarcan dentro de la del proyecto europeo ERA (European Rural Almanac:keeping traditional culture alive. Cultura 2007-201 3), que nació con la intención de recuperar la cultura de los almanaques rurales a través de una red de cooperación que permita establecer puentes de comunicación entre la tradición y la innovación. Los almanaques son calendarios populares que, además de la ordenación de los días del año por semanas y meses, ofrecen informaciones de otra materia, como previsiones meteorológicas y astronómicas; fiestas, ferias y mercados; dichos y consejos para la vida cotidiana y las tareas agrícolas. La exposición itinerante se compone de 1 0 paneles que muestran diferentes aspectos de la cultura popular de las 4 regiones de Europa que han participado en el proyecto (Córcega- Francia, EpiroGrecia, Fehmarn- Alemania y Mallorca-España) a través de las informaciones recopiladas en los almanaques. Entre las actividades paralelas podemos destacar una conferencia sobre “Los almanaques de Europa” y un taller educativo titulado “Aprèn a fer molins” (“Aprendre a hacer molinos”) donde los niños han aprendido las funciones y las tipologías de los molinos mediante la fabricación de un molino de viento de papel. Más información: Consell de Mallorca

43

Nº 45 Febrero 2014


Agenda de actividades CURSO DE PLANEAMIENTO EN ESPACIOS PATRIMONIALES 3ª EDICIÓN

Tipo de evento: Curso on-line Fecha de celebración: 01 .03.201 4 –1 5.06.201 4

INCUNA, en colaboración con diversas Instituciones, tiene en marcha la convocatoria y desarrollo de la 3ª edición del Curso ON-LINE sobre Planeamiento en Espacios Patrimoniales, que comenzará a partir del 1 de Marzo hasta Junio de este año 201 4. En el mismo participan como tutores diversos especialistas de Universidades españolas y extranjeras. El curso, coordinado por el geógrafo y doctor en arquitectura Antonio Lista va dirigido a profesionales y técnicos de campos relacionados con el patrimonio, la ciudad y el territorio: arquitectos, economistas, historiadores, geógrafos, urbanistas, responsables municipales, técnicos en conservación, turismo y gestión cultural etc. Entre sus objetivos están el de dar "una visión suficiente sobre las posibilidades y limitaciones que ofrece el territorio cara a una puesta en valor de recursos y elementos patrimoniales, a la vez que de potenciar el patrimonio como dinamizador del territorio". Información completa 5TH INTERNACIONAL COLLOQUIUM "ARCHAOLOGY & GEOLOGY OF MILLS AND MILLING"

Tipo de evento: Coloquio Lugar: Almería (España) Fecha de celebración: 05.03.201 4 – 08.03.201 4

Bajo el título “Tilting at mills: The 5th International Colloquium on the Archaeology and Geology of Mills and Milling”, el V Coloquio Internacional sobre Arqueología y Geología de los molinos pretende dar continuidad a los coloquios celebrados anteriormente en La Ferté-sous-Jouarre (2002), Grenoble (2005), Roma (2009) y Bergen (2011 ). El Museo Arqueológico de Almería acogerá el encuentro, que se iniciará con un discurso de apertura (a cargo de la profesora Natalia Alonso), al cual seguirán dos días de presentaciones y pósteres. Finalmente, el último día está prevista una excursión al asentamiento prehistórico de Los Millares y a las canteras romanas de molinos manuales en el distrito volcánico de Cabo de Gata. Para más información: millcolloquium201 4@gmail.com

44

Nº 45 Febrero 2014


PROYECTAR LA MEMORIA. III SEMINARIO­TALLER SOBRE RESTAURACIÓN DE PATRIMONIO HISTÓRICO­CULTURAL IBEROAMERICANO

Tipo de evento: Seminario-Taller Lugar: Nájera. La Rioja (España) Fecha de celebración: 1 0.03.201 4 – 1 4.03.201 4

La tercera edición del seminario-taller Proyecta la memoria persigue llevar a cabo un análisis crítico en torno a los criterios de intervención sobre el patrimonio cultural iberoamericano en su realidad contemporánea. Para ello se desarrollarán tres módulos de trabajo diferentes aunque complementarios: un seminario de debate teórico, un taller para el desarrollo práctico y, en esta tercera edición, se añade el I Concurso académico de casos de estudio presentados por las universidades de la Red PHI España. Información completa CURSO­TALLER: LA CAL Y LA TIERRA EN EL PATRIMONIO HISTÓRICO

Tipo de evento: Curso de especialización Lugar: IAPH, Sevilla (España) Fecha de celebración: 31 .03.201 4 – 02.04.201 4

Este curso de especialización esta dirigidos a arquitectos, técnicos superiores, albañiles y profesionales de la construcción en adaptación, desempleados o salariados en reconversión con un proyecto profesional en relación con la bio-construcción o la restauración y mantenimiento del patrimonio, auto-constructores y propietarios de edificios antiguos. El principal objetivo es dar a conocer los usos de la cal y la tierra como materiales de construcción tradicionales. Información completa

45

Nº 45 Febrero 2014


I CONGRESO INTERNACIONAL PATRIMONIO Y EDUCACIÓN

Tipo de evento: Congreso Lugar: Granada (España) Fecha de celebración: 21 .05.201 4 – 23.05.201 4

El presente congreso pretende convertirse en un foro de debate sobre los procesos interpretativos del patrimonio y su imbricación con los currícula educativos, acercándose a distintas propuestas didácticas que inciden en todos los niveles sociales. El objetivo del congreso es reunir a los investigadores que trabajan en aspectos relacionados con la potenciación del conocimiento del patrimonio, bien en ámbitos escolares como sociales en general. Información completa

CONGRESO INTERNACIONAL REGADIO, SOCIEDAD Y TERRITORIO

Tipo de evento: Congreso Lugar: Valencia Fecha de celebración: 25.09.201 4 –27.09.201 4

Los regadíos tradicionales constituyen una de las más valiosas interacciones entre naturaleza y cultura desarrolladas por la humanidad. Han sido históricamente una pieza clave en la evolución de numerosos pueblos y ciudades en medios áridos y semiáridos. Son todavía espacios que presentan una alta capacidad productiva, acompañada de destacados valores sociales y culturales. Se trata además, de ecosistemas que resultan un claro ejemplo de una prolongada gestión sostenible, en términos sociales y ambientales. El estudio de estos artefactos de naturaleza y cultura ha sido abordado por expertos de diversas disciplinas. El Congreso Regadío, Sociedad y Territorio pretende reunir a todos aquellos interesados en los regadíos tradicionales, con el fin de reflexionar sobre el pasado, el presente y el futuro de estos espacios. Información completa

46

Nº 45 Febrero 2014


Publicaciones NOVEDADES PATRIMONIO HISTÓRICO INDUSTRIAL DE GRAN CANARIA

Autora: Amara M. Florido Castro Editorial: Investigaciones y Patrimonio Histórico, SCP Año publicación: 201 3 Páginas: 1 32 Idioma: Español ISBN: 978-84-61 6-3757-7

Patrimonio Histórico Industrial de Gran Canaria analiza el estado actual de los vestigios materiales -muebles e inmuebles- generados por la actividad industrial en la isla entre los años 1 900 y 1 960, aproximadamente. Se pretende reivindicar con ello la importancia y significación de este patrimonio como parte indisoluble del patrimonio cultural, en consonancia con el resto de investigaciones sobre la materia acometidas a nivel nacional e internacional. Constituye una herramienta de gestión desde la que se plantean múltiples iniciativas de difusión y puesta en valor, poniendo de manifiesto el enorme potencia de nuestra herencia industrial. TRULLS I TAFONES. LA PRODUCCIÓ DE L’OLI A MENORCA

Autor: Adolf Sintes Editorial: S’Auba (Sant Lluís. Menorca) Año publicación: 201 3 Páginas: 1 40 Idioma: Catalán

Antes de la invención del alfabeto, cuando los griegos aun no tenían una sola lengua, estos, con los fenicios, ya habían convertido el Mediterráneo en el centro de la tierra. Conocían, evidentemente, la navegación, y unos alimentos fácilmente transportables: el aceite, el vino y el pan. Los tres productos definen la cultura mediterránea, la cultura por excelencia. Quizás los primeros olivos menorquines ya existían en tiempos de Heracles. El libro de Adolf Sintes recoge gran cantidad de restos materiales que muestran el arte tradicional de elaborar y cultivar el aceite hasta nuestros días. Es un trabajo, que probablemente dentro de unos años, no hubiera podido realizarse. Además de una introducción histórica el autor explica el cultivo, injerto y tratamiento del olivo, así como la recolección. A continuación habla de la elaboración del aceite y realiza un estudio de diferentes almazaras menorquinas para finalizar la obra con un análisis de la situación actual en la fabricación de aceite.

47

Nº 45 Febrero 2014


O CICLO DO PAN E AS SÚAS CONSTRUCIÓNS NA MARIÑA DE LUGO

Autor: José María Leal Bóveda Editorial: Diputación de Lugo. Año de publicación: 201 3 Páginas: 367 Idioma: Gallego ISBN: 978-84-81 92-474-9

El ciclo del pan y sus construcciones en la mariña de Lugo. Eras, hórreos, molinos y hornos. El pan, desde que el hombre aprendió a cultivar la tierra, se convirtió en el alimento básico de las sociedades humanas. Su falta o posesión hacía que las anteriores dejaran de existir o se desarrollaran, por eso, además de un nutriente imprescindible en la dieta de las personas, adquirió rango de sacralidad como diría Castelao. En este sentido, el estudio de las construcciones que posibilitan la separación del grano de la paja, el almacenamiento del cereal, su transformación en harina y, por último, la conversión de esta en pan, nos parece imprescindible en unos momentos en los que todo tiene un valor inmediato, perecedero y en los que todo aquello que tenga referencia con nuestros antepasados conviene olvidar. Queda por mencionar las manos y los ritos que dan lugar al pan; manos de mujer o de hombre viejos, sabios, que gobernarán el uso de este alimento con gran sabiduría ya que de eso depende la existencia de la comunidad familiar. Para adquirirlo: Servicio de Publicaciones de la Diputación de Lugo, tlfno. 982.260.050 o por correo electrónico: publicacions@deputacionlugo.org. Precio: 29 € REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS TECNOLOGÍA POPULAR ESPAÑOLA

Autor: Julio Caro Baroja Editorial: Galaxia Gutenberg. Círculo de Lectores Año: 1 996 Páginas: 596 Idioma: Español ISBN: 84-81 09-063-8 / 84-226-5855-0

Un excepcional tratado sobre tecnología tradicional profusamente documentado e ilustrado, acompañado de una serie de consideraciones personales, sobre la tecnología comparada, que define como el estudio de los métodos, sistemas, herramientas, máquinas y substancias empleadas en los trabajos que constituyen una de las bases de la vida de las sociedades humanas del pasado y del presente. En su contenido, en relación con los campos más afines, podemos citar las secciones dedicadas a norias, azudas y aceñas; los molinos de viento y maquinarias de tradición antigua y medieval. Sin olvidar en absoluto las que se ocupan de la vida agraria tradicional reflejada en el arte, los estudios sobre el tímpano y la bomba de Ctesibio, entre otros.

48

Nº 45 Febrero 2014


LOS MOLINOS TRADICIONALES EN LA PROVINCIA DE LEÓN

Autor: Joaquín-Miguel Alonso González Editorial: Ediciones Leonesas S.A. Año: 1 993 Páginas: 63 Idioma: Español ISBN: 84-801 2-051 -7

Bajo el patrocinio de Caja España se editan una serie de libros dedicados a diferentes aspectos significativos de la provincia de León. En la colección se incluyen los temas dedicados a las labores tradicionales agrícolas, a los pastores y trashumancia, los palomares, entre otros. En esta colección no falta el dedicado a los molinos, en que el autor de forma breve y sencilla, pero repleta de valioso contenido, hace un recorrido por la historia de los molinos, su factor económico y social, la arquitectura y maquinaria, clases de molinos y la tradición entorno al molino. Una amplia fotografía sitúa al lector frente a las tipologías arquitectónicas de los molinos leoneses. ARQUITECTURA TRADICIONAL DE LES BALEARS

Autor: Jaume Andreu Galmés Editorial: El Gall. Editor (Pollença. Mallorca) Año: 2008 Páginas: 290 Idioma: Catalán ISBN: 978-84-96608-93-1

Arquitectura tradicional de las Baleares pretende acercar al lector a las características arquitectónicas básicas y generales de los principales tipos de construcciones propias de la arquitectura tradicional de las islas Baleares. La arquitectura es un legado fundamental en la configuración e identificación del paisaje de las islas, con un gran valor arquitectónico, etnológico, histórico, geográfico, paisajístico, etc., consecuentemente, las construcciones que se recogen en esta publicación son una parte importantísima del patrimonio cultural de la comunidad. El autor es consciente de que se trata d’un patrimonio sobre el cual queda mucho por hacer, tanto a nivel de estudio como de conservación. Pero tal como expresa el mismo Andreu Jaume “com més es conegui aquesta part del llegat dels nostres avantpassats, més valorada serà per la societat i més cura es tindrà perquè es conservi i les generacions futures també en puguin gaudir”.

49

Nº 45 Febrero 2014


MOLINUM. NÚMEROS ANTERIORES

MOLINUM nº 4, FEBRERO 1999

Como homenaje al esfuerzo realizado por García Rueda y Esther Carmona, como director y subdirectora respectivamente, así como por la riqueza de los contenidos, seguimos ofreciendo un número más de los publicados por la revista MOLINUM en su primera etapa. En esta ocasión el nº 4, en el que encontramos los siguientes trabajos: En la sección de artículos -“Fuentes para el estudio de los Molinos en la Navarra Medieval: Registro de Comptos”. David Alegría Suescun y Aitor Pescador Medrano. -“Los Molinos del río Profundu”. Rafael F. Balbín Loredo. -El proyecto “Molinos y paisajes en Europa”, del programa europeo Rafael, para el estudio, rehabilitación y difusión de los molinos hidráulicos de la Europa preindustrial. Sergi Selma Castell. En Documentos encontramos el referido a la villa de Cáceres de 1 497 “Acta de las ordenanzas que regulan la molturación del trigo en los molinos de la Ribera, y de los escritos y aclaraciones de que fueron objeto”. Se publican varios apuntes y notas de actualidad, la II parte del trabajo sobre el término “tolva” en léxico molinológico bajo la coordinación de Andrés Sampedro y Mª Ángeles Alfaya, y se completa este número con un itinerario a La Almazara de las Laerillas en Nigüelas (Granada) y una reseña bibliográfica sobre los “Muiños de Auga de Boqueixón”. NOTA. Este número se puede descargar desde la web de ACEM, www.molinosacem.com, pestaña de Publicaciones, en la que se van colocando todos los ejemplares que número a número vamos recuperando y poniendo a disposición de nuestros lectores.

50

Nº 45 Febrero 2014


Edita:

Colaboran:

51

Nยบ 45 Febrero 2014

Molinum Nº 45 - Febrero 2014  

Nº 45 de la revista MOLINUM, correspondiente a febrero de 2014.