Issuu on Google+


GOTAS DE JADE Mª del Carmen Názer


Licencia Creative Commons 2016 Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License https://www.reparandolazos.blogspot.com Portada y ediciรณn: Volarela (Maite Sรกnchez Romero) Junio, 2016


PRÓLOGOS Y DEDICATORIAS


María del Carmen Názer es una niña grande que juega con las palabras en lugar de las muñecas, ha crecido con desmesura en ternura y no le queda espacio en su vestuario para crecer en otras dimensiones que no sean las letras y los sueños. Es volcán dormido, es tsunami que se desborda en ocasiones por la Costanera, cuando el Paraná se crece en su orgullo. Es un libro que se emborracha de brisa y baila con la cultura japonesa un tango; que engarza cuentas de jade, al tiempo que camina con pasos de geisha Del jardín es jazmín: delicada, fragante, pequeña, soledad mimosa, suspiro, saudade que se ensimisma y pájaro que sueña más que vuela. Ya sé; es ensueño, es caricia, es nube de algodón purísimo que llora por el costado ajeno. Es pavesa tibia, es arrebol, es mariposa en circular estado de crisálida que no agita el aire a su paso, sino que agasaja. Es suspiro y es llanto, es luminosidad y es claror; es esperanza constante y grito de auxilio que busca abrigarse en unas manos generosas y, preferentemente, en el regazo de su Virgencita. Es una delicia su lectura, como es caricia al oído su voz. Francisco Espada. Sevilla


Mª del Carmen es pura naturaleza. En su alma se abren los más diversos paisajes y sentimientos... Puede ser el gorrión, que nos deja su canto de luz en la ventana, el jazmín que inunda de belleza y aroma nostálgica el atardecer, o la tormenta que convierte la noche en un mar de suspiros y delirios... Su sensibilidad a flor de piel nos muestra la niña fiel y sincera que nunca la abandona y la impulsa a crear y recrear la vida con generosidad y entrega. Es un placer leer sus versos, aprender con ella que la vida es una lección y una sorpresa continua que nos ayuda a crecer y a elevar el espíritu por encima de la realidad... Mi abrazo inmenso, y te deseo toda la suerte del mundo con este libro. Te la mereces, amiga. Mª Jesús. Madrid


Me resulta tan difícil como grato prologar este poemario de Mª Carmen, una amiga tan querida y admirada. Y es difícil, porque su poesía no se deja atrapar fácilmente. Es como una mariposa inquieta que huye en el instante en que te acercas, dejándote el perfume misterioso de su fugaz belleza. Por otro lado, la poesía de Mª Carmen es la más cercana y diáfana imaginable. Vestida de metáforas brillantes y coloridas, es espontánea como un beso, ligera como el aire. Un amanecer contemplado desde una ventana, un pájaro herido, un día lluvioso..... todo su mundo te hablará como un amigo al corazón. Pasear por estos versos es seguir un sendero de encantamiento, fantasía y deslumbramiento. Es dejarse envolver por sentimientos de alegría, tristeza, contemplación, libertad, ternura, amor sentimental y espiritual. En ella gira todo un universo de emociones en un torbellino; pero la base del mismo es inocente como un lirio, y en la cumbre puedes hallar el fulgor de una piedra preciosa. El torbellino, cuando acabes la lectura, se hará brisa en tu alma, y fluirás con el soplo de las estrellas y los sueños. Así siento a la Mª Carmen poeta, entre la pasión, la dulzura y el misterio más divino. Por algo la llamo "Maga" cuando bromeamos como amigas. Pero es cierto, ella tiene el poder de encantarte con su palabra. Maite Sánchez. Benidorm


CUANDO SE NACE MUJER Cuando se nace mujer, enseñante y sensible se lleva mucho ganado para ser poeta. Cuando se sabe interpretar la mirada de un niño que aprende, cuando se es consciente de la múltiple maternidad del espíritu, cuando se aprenden ensoñaciones desde la tarima, se termina por escribir con tiza de ternura, sentidos versos en los encerados. Es el caso de Mª Carmen Názer, autora de este poemario. Su poesía tiene un gran componente autobiográfico, pero más que de hechos vividos de sensaciones y latidos. Son secuencias de un corazón abierto, tanto para mostrar lo que alberga, como para la receptividad de todo aquello que sea amistoso y bello. Ha sabido elegir bien sus lecturas entre la poesía castellana de su entorno y la del otro lado del mar y ese gozoso aprendizaje, le permite escribir con pluma estremecida, bellos poemas donde siempre anida el sentimiento. En su busca constante de belleza, se adentra en la lirica sutil, armoniosa y delicada de la poesía oriental y termina por aferrarse a ella, consciente de que sus palabras, siempre directas al corazón, van a vestirse de suaves colores e imágenes leves y etéreas, aunque no por ello, menos efectivas y sinceras. A pesar de ese regusto a soledad que dejan sus poemas, quiero quedarme con estos versos de “El diamante está cerca”, que creo retratan fielmente a la autora.


Yo estoy acá soy sólo un grito de mis entrañas desbocado: ¡VIDA... TE DOY GRACIAS! Permíteme, amiga, que ponga fin a mis deslavazadas palabras, que solo tienen el merito de la gratitud y la admiración, con este pequeño poema del poeta chino del siglo XVIII, Ting Yu: “Árbol, piedra, viento, flor, son mis cuatro vecinos, nadie cruza mi puerta y mi calle está sola. Hoy vuelven las golondrinas del año anterior. No creo más que en su amistad.” Que al menos estas palabras mías, sean como el aleteo de esas golondrinas que llegan y que en mi caso, si que tienen el seguro sonido de mi amistad. Juan López Trujillo. Benicassim


CARMEN Es innato su placer por la música, caminante que salva obstáculos. Aprendió a escribir, a mirar y a sentir en su más tierna juventud, haciendo en el curso de su vida una hermosa simbiosis entre corazón e intelecto. Recorre con pasión los caminos del saber, la naturaleza, el arte, Dios. Cuando escribe se llena de un entusiasmo contagioso. Su saber nos lleva por el camino de la lógica, de la intuición, de la inspiración y la pasión con que vive en su caminar entre vida y versos. Es Carmen la profunda buscadora que encuentra, que regala, trasmite y expresa en fluida escritura. ¡Ella es así! Siempre intensa, siempre apasionada, siempre… Carmen. André de Ártabro. La Coruña


POEMAS


EL RUISEÑOR "Lejos, un trino. El ruiseñor no sabe que te consuela." Jorge Luis Borges ¿Es ese ruiseñor que arde de amor el que canta, vagamente inquieto ? De azules tiñe el aire. ¿Es tal vez esa rosa llena de rubores la que se desangra en éxtasis, la que aguarda al ruiseñor ? La rosa y su fragancia... ¡Ay! la sombra de la ausencia.


ETÉREO Cuando te acercas aún titilan a lo lejos las farolas somnolientas, agotadas. Tú llegas, todo de blanco etéreo, incorpóreo bajo la niebla rosada suave y vaporosa. Una sonata de Mozart flota suavemente en el aire de algodón. El asombro se cuelga del árbol de cerezos, mariposas de luz volotean a tu alrededor. Déjame darte las gracias por el cuidado extremo que has tenido para mí, por la ternura, por la caricia... Todo se ha embellecido, todo se ha sublimado.


Mรกs allรก, el cielo, cada vez mรกs azul.


LÁGRIMAS "Las bayas color carmesí están en su exacto punto de maduración, y lucen como un ramo de corales al que le hubieran nacido hojas verdes." Yasunari Kawabata Unas gotas de cristal girando en espiral. Unas gotas lejanas, invioladas, hundidas en llanto. Suspiros ahogados que caen sobre un racimo de bayas, anhelándote.

Y estalla la ternura suave y sutil que esponja el alma.


MI NIÑA INTERIOR "La Cenicienta sobrecogida de luz color y aroma." Francisco Espada Yo te abrazo bien fuerte y te llevo conmigo. Eres mi dulce Cenicienta; luces tu inocencia con la luz de un faro que refulge a la luz del mar azul. Habitas en mí eres inevitable, tú y yo compartimos las flores y los frutos, un mundo de ternura. Compartimos los sueños en colores: verde, rojo, azul, amarillo… Mientras, tú flotas en el pálido naranja que pende sobre el jardín y acaricias mi alma


que vuela en éxtasis.


PLUMA "¿Quién me enviará entre las nubes preciosos mensajes de amor…?” Li Qingzhao

Acá estoy, sentada a orillas de mi dulce río, aspirando la fragancia de la luna que asoma sobre el fondo de un cielo de naranjas. Echo de menos a mi abuela. La invoco y ella viene. Huele a hierbas recién amanecidas; huele a menta, a salvia, a romero, a poleo... Me abraza, me acuna, me arropa, me canta... El cielo se inclina para escucharnos. Sopla el viento. De pronto, una pluma blanca


casi de algodĂłn, envuelta en luz vuela hacia el rĂ­o y se deja llevar por las aguas delicadamente. Mi alma: toda la blancura.


RELOJ Las horas caen sin reparo desde mi reloj de soles naufragando en añoranzas. Las horas ambarinas sobre la infancia dormida. Las horas azuladas sobre el jardín de lilas. Las horas malvas sobre la vejez serena. Las horas de ceniza sobre los huesos crispados. Las horas largas rezando sola, conmigo. ¿Qué voy a hacer con tanto cielo azul, con tanto paraíso deseado entre jazmines y eternidades?


Mi alma llueve, suave, dulcemente...


OTOÑO "Sopla el viento de otoño estamos vivos y podemos vernos tú y yo." Shiki Asombrado de ocres, melopea de hojas secas, aparece el otoño bebiendo agua de la luna que ostenta sus enaguas escarlatas. El viento gime llantos pálidos. Mi corazón alza la mano: florecen burbujas de colores, Sutil como un sauzal se despide la noche. Sobre mi alma una gota de eternidad.


EL ARBOL DE LA VIDA "¿Qué es el canto de los pájaros? Son los pájaros mismos que se hacen aire. Cantar es derramarse en gotas de aire en hilos de aire, temblar." Jaime Sabines Ayer he visto un árbol quemado, ardiendo ya sus últimas cenizas. En un costado, casi escondido, le han salido brotes. Las hojitas nuevas, apretadas, apapachadas, luchan por vivir. Ese árbol eres tú, mi niña. Estás amaneciendo una vez más y un pájaro de sol vino a cantarte.


PÉTALOS DE LUZ "En las lluvias de primavera todas las cosas son mås bellas." Kaga no Chiyo Cruzan candelas arreboladas, capullitos de rosa despojada, pÊtalos tiernos esparcidos, callados, bordados con gotas de lluvia. En esta primavera de soles y de trinos... Mi alma. Toda la luz.


EL PAJARO AZUL "Merece lo que sueñas." Octavio Paz En la rojez del ocaso, mi tembloroso corazón está buscando un sueño. Persigue un bellísimo pájaro azul con las alas bordadas en la más fina seda del Oriente que le prometió cobijo. ¿Acaso tú lo has visto? Aletea sobre el mar y sobre el cielo coronado de versos diamantinos y metáforas ajaezadas. Si lo ves... dile que mi corazón guarda amapolas y gotas de rocío: que un manantial de aguas cristalinas respira y palpita sólo para él. Que una estrella fugaz


acaricia una gacela asustada y la abriga con la voz de su ternura; y las aladas almas de las ores esperan su belleza de cristales. Dile que el olvido es imposible, que el destino ríe esperanza.


SONATINA "Llueve con voluntad igualadora, sencillamente cae sobre tus hombros aquí y en otras tardes, otras noches, con estos goterones o con otros." Mario Benedetti Llueve ... el viento canta, la lluvia lo acompaña, el gorrión gorjea cristalino gorgoritos en el cielo. Sonatina de amor. La tierra sedienta es un ramo fragante que se bebe gota a gota todas las gotas con loca fruición. Y tú y yo nos amamos por los caminos abiertos teñidos de violeta.


¿ADÓNDE VAS? "Las estrellas eran brillantes, cercanas e infinitas. La Osa Mayor, Casiopea, el Cinturón de Orión... parecía que fueran a caer todas sobre la Tierra." Joanna Hershon ¿Adónde vas por ese campo de hierbas…? ¿Adónde vas, amor…? Los pájaros se descuelgan de sus nidos, el aire huele a romero y menta. Te miro y me pierdo en tus ojos de esmeralda: ¡qué sensación tan extraña…! como si fuera una despedida. Más allá... el cielo, la lejanía azul con sus estrellas y el viento perfumado. ¿Adónde vas, amor…?


HORIZONTE Aspiró el aroma de los nardos, a ella le gustaba imaginar... Cuando llegue el momento se fundiría con el flujo del Universo. Adoptaría una nueva fase vital. Seguramente sería una gema preciosa. Amaba el jade... Con la suavidad de un campo de hierbas mecidas por una leve brisa, entró a su mente y recordó los versos: "espíritu inquieto, gorrión de la vida". Sintió como aquellas palabras se juntaban con el cielo en perfecta cadencia, como los pétalos de una rosa. Susurró una oración. Una riada incontenible empapó su corazón.


Se hizo una con el aire, con el agua, con el fuego, con la tierra... El horizonte rasgรณ sus vestiduras en tonalidades ambarinas y amatistas. La eternidad era un instante. Una luz abriรณ camino en el cielo: Una luz... Toda la luz...


SÁBADO “Viene a mí la brisa fresca. Acaba de estar entre azucenas." Otokumi Amanece... Las calles: apenas un bostezo con luz de las farolas ... Flotan en el aire cada vez más azul las notas musicales, flotan delicadamente. El cielo está lavado, callaron las estrellas, mi dulce niña duerme Me queda una promesa, una fruición y un sábado de miel.


GRULLAS DE PAPEL. La grulla es un ser mágico que se ha ganado un espacio místico en las sociedades orientales regalando esperanza, fuerza, fidelidad, y una particular belleza que inunda todos los paisajes de los que forma parte. Quiero ser una gaviota blanca, planear... y planear... Volverme aire. Quiero derramar mi corazón en ese mar encrespado de olas espumosas y encontrar la botella que trae los versos escritos para mí. Quiero perderme lejos... muy lejos... no sé adónde, tal vez al cielo a guarecerme en las nubes de pan que guardan mi secreto.


Quiero esperar mi รกngel con el alma blanca, impoluta, creando grullas de papel amarillas, azules, doradas...


AGUA “Si te sacas los ojos y los lavas en el AGUA purísima del llanto… ¿Por qué no el corazón ponerlo al aire al sol, por un rato?” Jaime Sabines Cuando se hace la vejez y se ve la vida yéndose absurdamente, llegan las horas de la saudade, esa dulce palabra que sabe a higo maduro. Se me ocurre besar las nubes, pero tropiezo con un muro de AGUA que se diluye en gotas temblorosas, besos azules, caricias húmedas de inagotable ternura. Gotas de agua, gotas de luz. Se me escapa el alma, pájaro mecido por una suave brisa


con las alas desplegadas buscando eternidad. MAKTUB.


LA LUNA ES TUYA “Mira la luna. La luna es tuya, nadie te la puede quitar. La has atado con los besos de la mano y con la alegre mirada de tu corazón. Solo es una gota de luz, una palabra hermosa. Luna es la distante, la soñada, tan irreal como el cielo y como los puntos de las estrellas. La tienes en las manos, hijo, y en tu sonrisa se extiende su luz como una mancha de oro, como un beso derramado. Aceite de los ojos, la claridad se posa como un ave. Descansa en las hojas, en el suelo, en tu mejilla, en las paredes blancas, y se acurruca al pie de los árboles como un fantasma fatigado. Leche de luna, ungüento de luna tienen las cosas, y su rostro velado, sonrisas. Te la regalo, como te regalo mi corazón y mis días. Te la regalo para que la tires.” Jaime Sabines


SI ME QUIERES... “Pienso en tu rostro y en tus manos y en el ruido de tu pluma y en ti, pero tu rostro no aparece en ninguna nube…" Alejandra Pizarnik Si me quieres deberás lidiar con mi desmesura. Si me quieres compartirás mi risa de hoy y mi llanto de mañana. Si me quieres me acompañarás a ver el cielo y contar las estrellas. Si me quieres me llevarás a conocer Venecia y tocar el agua con los pies descalzos. Si me quieres, quiéreme como soy, a veces agua quieta


de mi dulce río y otras, ola embravecida de tu mar. Si me quieres quiéreme ya con mis locas fantasías, mi collar de jade mis jazmines de seda. Quiéreme ya mi tiempo ya se agota. Si me quieres piensa en mi pobre corazón, siempre en participio arañado, gastado, lastimado... Si me quieres nunca tendrás quien te quiera como te quiero yo...


CUANDO DUELE… "No hay extensión más grande que mi herida.” Miguel Hernández No piensa en nada, sólo morir de nostalgia. Lleva flores coloradas en los dedos como si fueran anillos. Anillos de sangre. El viento es uno, pero parecen miles los que soplan de todas partes. Decenas de pájaros con alas azules surcan el cielo. Estampidas de alas, pájaros confundidos, nubes oscuras,


música en fuga. Y una candela encendida como una pequeña luz que huye sin otra meta que su propio extravío.


JUGAR "Lluvia de pan. Piedras de leche. Sonrisas de algodón." Geo Nacif El sol juega a las escondidas. Gotas de lluvia, de cuarzo aventurina, juegan a formar charquitos para pisadas descalzas: ¡plas!, ¡plas! Árboles de jade verde acunan su follaje; sensualmente juegan al amor. Las flores se apapachan entre sus pétalos; juegan a la ternura. El hombre harapiento, tirado en un banco, duerme su borrachera


con el alma en jirones; sueĂąa que es un niĂąo jugando a las canicas. Yo miro desde mi ventana juego a que no veo ...


AZUL El destino abre sus alas de azul como la mariposa. Se desprende un pétalo que cae: se deshoja un lirio azul. La mariposa, el lirio levedad y finura. Fluir ligero del tiempo. La mariposa, la flor una ola del mar, sincronía en azul… Delicados trozos de infinito.


SOLEDAD "Aquí estoy, con los pies enredados por las raíces de mi sangre en duelo, sin poder avanzar." Olga Orozco Caen lentas las horas fugitivas. Hay un silencio de cenizas flotando en torno a mí; escucho los rezos de interminables letanías. Estoy envejeciendo. Miro la luna fragmentada en polvo de cristales. Caen locos sueños invocados por vagos espejismos de una soledad desnuda... ¡Ahí está !... nunca se ha ido.


ORILLAS Desde esta orilla, enhebrando collares con perlas de rocío, pienso en ti. mientras tú tejes palabras con gotas de mar azul sin pensar en mí. No tienes mañanas para darme, sólo amaneces en mis delirios. Desde esta orilla, sola en mi soledad, entre silencios, enhebrando collares de jade, dejo morir mi necesidad de ti.


PÁJARO "Tengo un pájaro en primavera para mí sola canta la primavera seduce Y cuando el verano se acerca Y cuando la rosa aparece El pájaro se va.” Emily Dickinson Una desmayada claridad surca el cielo, y con ella un tierno pajarito -gorjeo y levedad-. Es aquél que el poeta dijera para mí: "Espíritu inquieto, gorrión de la vida...” Ahí nace la saudade y habita en mí como un terrón de azúcar disolviéndose en mi boca. Dondequiera vaguen mis pensamientos, es dulce saber con certeza que me han amado,


que la tierra salvaje y colorada, con sus altivos eucaliptos, espera a esa niña de seda, que muriendo en suspiros, gimiendo y riendo, mordiendo una guayaba... sigue siendo una gitana vagabunda que al fin soltó a su alma y la dejó volar. Es ese pájaro de espléndido plumaje que comulga con los azahares y bebe del rocío. ETERNIDAD.


ALLÁ VA... "El perfume del clavo el color de la canela yo vine de lejos…” (Letra de una tonada brasileña) Y allá va... ella y sus celos, su perfume de clavo, de miel y de canela. Allá va... buscando caricias perdidas abrazos y “te quieros”. El largo viento enamorado, cómplice de su locura se lleva los suspiros; extraños soles lo acompañan. ¿Adónde van…?


DEL DOLOR... " Coróname de rosas de verdad, coróname de rosas. Rosas que al quemar sobre una frente queman ¡demasiado rápido! ¡Coróname de rosas! Y con el volátil follaje. Que así sea." Fernando Pessoa Mi dolor está lleno de pájaros que cantan desde una jaula de oro de la que nunca escapan. Está lleno de mar, de un mar de espumas agitado por el viento, que a veces gime con mis huesos. ¿Qué dolores germinan entre la flor, la gacela asustada, los árboles de jade,


el sol envejecido‌?


FLOR "Desde tu corazón sube tu aroma como desde la tierra la luz hasta la cima del cerezo.” Pablo Neruda Un aroma de jazmines la acompaña, huele a primavera. Va ungida de alborozo. Mariposas de sol volotean. Fragantes remolinos de pájaros susurran su nombre. Hay en el aire un gozo de pastos maduros, de agua clara, quieta. Va con dulzura antes que se acueste el sol en busca de esa flor, la flor de su destino. Es un jazmín de jade blanco, un viento de tórtolas lo trae. Callada, su alma espera:


su alma de jazmines y de mieles.


UN CUENTO DE DIAMANTES "Nombras el cielo, niña y las nubes pelean con el viento.” Octavio Paz El cielo está bañado de luces danzantes. - ¡Ven! , ¡Ven a ver!... Te contaré acerca de una niña menudita que aparece apenas rompe el alba. Tiene una larga y espesa trenza de trigo que se derrama, meneándose en su espalda, y unos ojos muy grandes del color de la inocencia. La veo andar como un soplo, delicadamente, con los pies descalzos. Baja de una nube de algodón, con el viento a favor y una legión de ángeles con trompetas de ambrosía. Camina dando saltitos por la playa de nuestro río dulce, dejando sus huellas en las arenas ambarinas. Otras veces la encuentro jugando con el viento, volando en caracoles. ¡Me da mucho miedo que se caiga! Un día la encontré, sentadita, envuelta en silencios azules murmurando Ave Marías. En otoño la descubro acariciando árboles


de jade, desmelenando la larga cabellera de los sauces. Ellos le devuelven caricias y le susurran amores. La niña siempre sonríe, rezumando ternura. Hay un revuelo de colores a su alrededor: rojos, amarillos, naranjas, azules , verdes, violetas... Unos pájaros blancos navegan el espacio entre alabanzas. Cantan y cantan... Jazmines del Cabo rocían su blancura y obsequian su fragancia. Los frutos revientan en el aire: mangos, granadas, kinotos ... Con las primeras gotas de sombra, la niña de azúcar se desvanece. Una gota de luz resbala por la mejilla del ocaso. Una ronda de silencios tiembla y la niña se acurruca en el regazo de una luna de diamantes


LLUEVE “Allá, del otro lado yacen las islas prometidas. Danzan.” Octavio Paz Llueve ... Delicada y sutil es esta lluvia con pequeñitas burbujas de jade. Llueve... Todo en mí palpita despedida. Ya no hay después, se ha detenido el tiempo. Te prometo los rezos y el recuerdo...


Y EL DIAMANTE ESTA CERCA... "Tocado por la luz el cuarzo ya es cascada." Octavio Paz Luz de diamante, palabras sedientas de eternidad y sin fronteras... Constelación de estrellas rojas, verdes amarillas... Dulce lucero, lapachos en flores deshojadas, su frenesí rosado está en las calles, llena el aire estremecido de flores y de pájaros de jade Luz de diamante: ¡Casi te tengo!

Cerca...


una tibia mariposa, apenas un relámpago sutil, vuelo de oro, vida sin llanto. Yo estoy acá soy sólo un grito de mis entrañas desbocado: ¡VIDA... TE DOY GRACIAS!


ESPERAR Espero y espero... mirando el cielo, ese azul infinito de cuarzo aventurina. Mi amor se amplía cada vez más. La vida sigue pasando, duele... Y aquí estoy... esperándote con flores en las manos, caracolas, todo el mar en mis sueños, el llamador de ángeles, una cita de Borges... ¿Qué voy a decirte cuando vuelvas...? ¿Qué te dirá mi alma


que ya no vuela pues tiene un ala herida‌?


BUSCAR... "Los sueños nos separan y la sangre nos junta: somos un río de latidos." Octavio Paz Busco y busco... un abrazo, una caricia, un beso, un susurro... Alguien que me cobije, que me prometa que todo va a pasar. Busco entre la niebla blanquecina que navega por las calles; miro el asfalto y sus heridas, siento que soy un trozo de llagas, una extraña para mí misma… Los ojos de Luna parecen canicas dulces. Tras el humo, me regala una mirada de miel que gotea ternura. Camina a mi lado con sus pasitos de lana.


El cielo comienza a abrirse; una luz de limones maduros nos envuelve, y mi alma, pĂĄjaro de luz, hiende el aire, respira inďŹ nitud.


GOTAS DE AMOR "¿Quién puede decirme hacia dónde va mi vida? ¿Todavía deambulo en la tormenta? ¿Me he convertido en una onda del estanque? ¿O sigo siendo un pálido abedul congelado bajo la escarcha de la primavera?” Rainer María Rilke

Nace de mí este anhelo... Voy a tientas con mi perrita de azúcar buscando mi lugar... Busco la tierra salvaje de mi pequeño pueblo; busco el eucaliptal donde sus hojas de esmeralda están temblando entre las ramas; busco ese otoño de jade que acunó mi infancia, las aguas cristalinas del río de los pájaros. Busco que alguien me cobije, una gota de amor,


una caricia, todo el cielo.


RETAZOS DE AMOR "La caricia empieza antes de convertirse en caricia.” M. Benedetti Te regalo un poema chiquito, humilde, sin aspiraciones, para que lo guardes entre las páginas de un libro de Benedetti. Te regalo el recuerdo de aquellas siestas de azahares, de aquel amor invasor y codicioso; de aquellos besos empeñados en quedarse tatuados en mi piel; de nuestro arrullo de palomas... Te regalo el recuerdo. Todo lo demás ya te lo di.


CONFUSIÓN "¡Árbol de la esperanza mantente firme!" Frida Kahlo Silencio de amatista. Un torbellino lila violetado, el corazón en llamas, la pasión desnuda y un espacio de cenizas. Se me confunde el cielo con las plegarias de la niebla.


PIANDO ALEGRÍAS... "A lo lejos, un trino. El ruiseñor no sabe que te consuela." J.L. Borges Llueven soles de oro en puñados; le hacen cosquillas a las aguas mansas del dulce Paraná. Y las aguas ríen, ríen... Hay esencias de hierbas en el aire, piar delicados de pajaritos en bandadas, gotas de plata, de mieles, de azules... El domingo derrama ternura sobre los lapachos que ensayan reverencias. ¡GRACIAS POR TANTO!


Fulgores en el cielo, burbujas de río. El agua fluye...

(Para María Jesús: ¡por tanto…! Y para Maite, ella sabe por qué.)


ME HICE COMO PIÑA... "Yo no sé de pájaros. No conozco la historia del fuego. Pero creo que mi soledad debería tener alas." Alejandra Pizarnik …Y empecé a buscar aquello que se me perdió algún día en alguna esquina: las mañanas de oro, las largas manos de jade de la luna acariciando mis huesos, su luz de medianoche. Las piedras sanadoras, ágatas, cuarzos, hematites... los besos, las caricias, los sueños... Y me hice como piña con aquellos que me aman.


LA FLOR DEL PANADERO Dibújame en el cielo mi flor de panadero. Ebria de su recuerdo estoy... Mi niña interior, -¡mi niña de terciopelo toda vestida de luces indeciblemente hermosa!con su nostalgia de ángeles me ha pedido el panadero. Y acá está, en el hueco de mis manos, panadero de mi infancia. Unos pájaros celestes lo miran con gran arrobo. ¿Lo soltamos ? ... ¡A la una…! ¡a las dos…! ¡a las tres! Se desprenden sus agujitas de plata y se echan a volar hasta donde quiera el viento.


ยกPanader ! ยกPanadero! ยกDile a mi amor que lo espero!


ESPEJO "Yo creo en los espejos." Alejandra Pizarnik En un lugar de silencios hay un espejo de añoranzas esperándome. Me susurra casi con secretismo; refleja obscenamente el lugar de la herida: una granada madura abierta en canal, allí, donde más duele; mi vida en retazos, la suave urgencia de mi ternura. Somos mi espejo y yo amantes, enemigos. Tengo en mis ojos trozos de infinito... no está lejos el día; no está lejos mi collar de jade, la lluvia de consuelo


sobre mis huesos. Que quede de mĂ­ mi espejo, mis niĂąos mis jazmines, mi alma tejiendo adioses.


CORAZÓN "Soy una chispa en la tierra, un desahogo fugaz del corazón que nos piensa.” Claribel Alegría ¿Sabes qué? Tu latido es como la tibieza del último sueño. ¡Levántate!, pobre corazón sobresaltado. Saldremos a buscar la caricia fresca del alba, respirando flores. Veremos a los pájaros rojos dibujando pajareras en el cielo con las puertas abiertas de par en par. Recorreremos caminos polvorientos en busca de aquel juglar que decía versos sólo para mí.


¿Lo recuerdas, corazón hambriento…? Siempre pides más, nada te sacia. Cuando te vayas, el mar ajeno se llevará nuestro último gesto, con un soplo de luz en mis huesos.


PEQUEÑO JAZMÍN "Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos.” Pablo Neruda -A ti, pequeña flor de fino nácar¡No me reclames! deja que los vientos alados pasen... que los huesos se acomoden solos. Habita en mi corazón con tu belleza, para siempre, para siempre... Déjame volar con mis pájaros de luz; permíteme el gozo de sorber dulzuras en las anchuras del paraíso. Déjame la frescura, déjame la elocuencia para decir con elegancia que el cielo tiene el color


de la niĂąez feliz.


PENSANDO EN AZUL "No sabiendo cuándo el alba llegará, abro todas las puertas. O tiene plumas, como un pájaro, o como la costa, olas." Emily Dickinson La delicada suavidad de mis sueños duerme al arrullo de viejas historias. Murmullos de seda me recuerdan esta necesidad de amparo que se pierde en la susurrante soledad de mis días, de mis noches. Sólo es una ventisca simplemente azul, un frenesí azul. Un campo de gencianas. Un magnífico ópalo en su interior: juego de luces.


ÂżME LLEVAS? "Soy pura porque la noche que me encerraba en su negror mortal ha huido." W. Blake LlĂŠvame hasta las orillas de saudade de tu mar espumoso, engarzado en perlas blancas donde gaviotas aladas aletean en cĂ­rculos de luz, donde mi alma vagabunda nada en burbujas delirantes respirando la inocencia del alba, y la voz lejana de los vientos.


CON EL ALMA... "No es posible tocar el pétalo de una flor sin que se estremezca una estrella." Rabindranath Tagore Una luna enamorada de la bóveda celeste borda un lienzo finísimo en punto de cruz, e inventa cometas de aguamiel. Las estrellas, más suaves que los maitines, agregan agapantos y nomeolvides. Con los rayos azulinos la luna espía tu cuarto, descubre tus espacios, el gotear de tu reloj, los minutos esperados en que buscas a la que es como la mañana, como el rocío, como las rosas. A la que reza horizontes con el alma en vilo.


VOY SANGRANDO... Rojo sobre rojo en el vapor que emana de la tierra. ¡Ay, mi niño herido! ¿Dónde ha ido a morir tu risa temprana? ¿Quién te ha robado el regazo donde acunar tu infancia? ¿La luz de tu inocencia? Cayó de bruces tu tierna almita sobre la tierra ensangrentada. El dolor ha convocado un coro de ángeles, ángeles que acariciaron tu carita morena, carita de miedos y de asombros. ¡Ay, dulzura! déjame decirte desde mis entrañas vueltas llagas,


que voy sangrando... ¡perdóname si algo pude hacer y no lo hice!

Una mujer palestina enciende velas durante una misa por los niños de GAZA en la Iglesia de la Anunciación en la aldea cisjordana de Bei jala.


LOCO AMOR “Comba del vientre, escondida, y abierta como una fruta o una herida.” Pablo Neruda Envuelta en el otoño, presa en la borrasca de un viento dorado. Los ojos, de trigo. El olor a hechizos húmedos de su cabello. La joven y su cántaro descansan al borde de la fuente. El amor la busca, la lleva en la grupa del caballo hasta el encinar; llegan al río. Sobre el musgo de la orilla sacian el ansia del uno por el otro. Muerden la granada herida. Derrochan besos, caricias, manos, mimos, locura...


bajo el murmullo de las aguas y el dolor de la primera vez.


LÁGRIMA DE ORO "Entró la primavera. Habían cesado las heladas del invierno, sus nieves se habían fundido, sus vientos cortantes se habían mitigado. Asomaban flores entre las hojas: campanillas, azaleas, prímulas doradas y pensamientos con manchas de oro." Charlotte Bronté La luz habla en ti, poeta: Compártela conmigo... Regálame un susurro pequeñito, una caricia tierna, prolongada; las risas que me has quedado a deber... el rojo escarlata de los tulipanes tardíos, el ramito de albahacas mañaneras untadas de rocío, la nube de mariposas que volotean delicadas y la lágrima de oro desprendida de la prímula silvestre, suspendida en el aire ambarino...


JACINTOS DE AGUA Llévame... abrazada a esta ternura que no puedo racionar. Llévame hasta allá... donde está mi paisaje, mi río de aguas dulces en cuyas orillas espumosas crecen jacintos de agua que se prenden tenaces a la tierra para seguir viviendo. Allá... donde se escuchan gorjeos delicados de pájaros de jade, donde las horas de luz no tienen fin...


ROSAS BLANCAS. LIRIOS AZULES "Entonces siempre acuérdate de lo que un día yo escribí pensando en ti, como ahora pienso." José A. Goytisolo (Palabras para Julia) Más leve que el aire es mi deseo, lo guardo en el ramo generoso de rosas blancas y lirios azules. Me protejo de la ausencia; extrañar es lo que duele. Frágil como un suspiro está mi corazón, por eso acudo a mi fortaleza, busco la luz que siempre está. Es la luz ante cuya blancura canta absorta el alma mía.


DESTINO "Ven enseguida, tan pronto como se abren los capullos como el viso del río sobre las flores." Izumi Se oyó a sí misma susurrar: "Ahí está…" Y era perfecta, luminosa, suave como la seda, extremadamente delicada como un pétalo, como una flor. A kilómetros, océanos y husos horarios de distancia; a un palmo de la espuma, donde sueñan las caracolas a kilómetros de pena, de mar y cielo. Ella, mi alma sin anunciarse, partió a buscarlo en el suspiro de una ola, en el oleaje de jade blanco, en la perpetuidad del destino.


MAGIA Un viento dorado abrazó la mañana. Una esencia de hechizos respiró el aire. ¡Mírala! ¡ahí va! cargada de MAGIA; anunciando presagios de amor. ¡Mírala! Es la gitana que porta historias por los caminos de la vida. Los ojos llenos de sueños, los sentimientos alborotados, la mente inquieta. Abrumada de gratitud agradece la luz. A su paso las lilas se mecen al viento; la hiedra trepadora le muestra sus retoños, tiernos brotes verde pálido. Los pájaros se enraciman en la copa de los árboles. Dulces trinos se propagan espléndidos como fragmentos de jade.


Lleva en su cesto las hierbas que curan; cascadas de risas, saquitos de lavanda, besos atrasados, susurros del rĂ­o. Todo en dulce montĂłn. Al desplomarse el sol sobre los abedules, vuelve a su reino. El reino de las hadas. Toma una rodaja de luna y se entrega a la quietud, con ĂĄngeles a su favor, mientras la MAGIA palpitante esponja su alma.


OFRENDA Toma mi alma, cofre de mis penas. No dejes que el dolor la hiera. Es muy frĂĄgil, sensible a la caricia; se cobija en la dulzura de un te quiero. Se amohĂ­na en los labios con un beso.


UN SUEÑO "He aprendido a decir tu nombre mientras duermo, lo he aprendido a decir entre la noche iluminada. Junto a tu nombre el dolor es una cosa extraña." Juan Rulfo Tengo un sueño agazapado en mi peregrino corazón; un sueño purísimo, burbujeante, acariciado en cuarzo, hielo transparente Una extraña tarde, mi corazón empezó a latir lento – lento, ovillado en su concavidad de terciopelo, rozando la eternidad. De allí emergió el vagabundo corazón para seguir soñando, amarrado a la ilusión entre la luz y el cielo.


¿Quién dijo que así nomás se muere...?


TODO ES UN RATO "Demasiado pocas mañanas hay demasiado breves las noches." Emily Dickinson Se asoman los ángeles, delicadamente. Despiertan recuerdos nostalgiosos. El alba acaricia las montañas y por las tardes el prodigio ya no está. Persigo obcecadamente mis sueños que luego son suave soplo, nada más. Una conocida ensoñación me invade: ahí está la granada madura que se parte sola, semeja un encarnado rubí que desaparece en hoyuelos. Pájaros de muselina vuelan; naufragan en el espacio azul.


Hay en mi alma una sensaciรณn de constante despedida.


VIENDO PASAR EL DOMINGO "En qué lugar, en dónde, a qué deshoras me dirás que me amas? Esto es urgente porque la eternidad se nos acaba." Jaime Sabines Domingo... burbuja de recuerdos, de soledad. Estoy aquí y no estoy aquí, siempre pensándote... Una infusión de hierbas y miel espera entibiarse... Todo es silencio; la mujer triste ya está sentada en el banco de la plaza, esperando a las palomas. Tiene una bolsa de miguitas... El sol se hace añicos. No quiero recordar si al fin la vida es una sucesión de ahoras.


PORQUE ME DUELES... Procuro no dolerme, pero la pena no ceja. Me gustaría surcar el cielo sobre las alas del viento. Volver a ser aquella que yo he sido. Mas no encuentro el camino del retorno. Los años desfallecen como el sereno de la mañana. La luna brilla blanca, como de jade, y se bebe mis sueños que zarpan hacia la barcaza de oro, y resbalan delicadamente por el río de aguas dulces que la mecen.


AMOR "Amamos cuando estamos vivos, y seguimos amando después de morir. El amor que termina con la muerte no es amor verdadero." Lisa See -Yo te buscaré todos los días si tú me buscas. Pensaré en ti si tú piensas en mídice la hermosa joven, una delicada peonía china agitada por la brisa. Los amarillos y rojos suntuosos del otoño ya se adueñan del paisaje. El trino de una flauta sobrevuela el lago. Y su pequeño corazón está empapado de tristeza. El brazalete de jade en su brazo tintinea...


DESEO -¿A qué huele el deseo...? -¡shhhhh…! ¡no lo digas! -¡no lo grites! -¡Amame! ¡poséeme! -¡habítame! -¡Calma mi deseo! La playa se viste de sonrojos. La luna y sus gotas de jade duermen sobre las flores del jacarandá, celestes, azulinas, brillantes… que caen, se arrodillan y besan las arenas blancas. -¡Shhhhh…! Nos amamos a morir allí mismo, en la playa, hasta la saciedad bajo el clamor redondo de la luna. Las estrellas nos adornan de azahares; las palmeras,


vestidas de sombra, acunan esta pasión de locos bebedores del amor; borrachos de placer. -¿A qué huele el deseo...? El deseo tiene el olor de los hechizos húmedos.


SUSURROS "Las hojas de jengibre se marchitan con rapidez; las cosas pasan demasiado pronto." Kiana Davenport Son apenas susurros... que dicen del amor: ¡Con qué dulzura la acaricia! Ella luce el pelo tocado de plata; él es su bálsamo su mar interior... ¿Quién dijo que los sueños envejecen...? La vida se vacía como un suave relámpago; se desmorona como el pétalo de una flor. Guarda tus sueños en un cuenco de cristal. ¡Despierta las esperanzas!


COMO LAS VIOLETAS "Se desviste y se desnuda mi corazón cansado en el eterno gesto de pedir amor. Con esta limosna se desgarra mi corazón y se marchita, lentamente." Milena Agus ¿Quieres darme la mano...? Veremos desplazarse el sol sobre los pinos con la delicadeza de la eternidad. De mis entrañas brota en torrente de emociones ardientes, incontenibles... esa extraña fuerza que trae consigo un perfume de mar, horreones de espuma. Y se desmiga en granos de ternura. ¿Qué hago ahora con esta bocanada de amor dulce como las violetas...?


ELLA ES... Ella es luz atrincherada y voz quejumbrosa, unos pies que fueron ágiles y viven el desmayo articular con el que pisa su sombra proyectada en el suelo. Pero ella es tsunami y es arrebol, una máscara nueva para cada amanecer en plazos inacabados e inagotables; es suspiro es lamento y es risa, llanto sobreabundante como afluente por la correntera que va al encuentro de unos brazos que se dejan esponjar. Ella es luna. Sí, es menguante


y es creciente, pero sobre todo es repetitivamente nueva y llena hasta completar el ciclo. Tiene un bajel varado en el patio de una casa vecinal con barrotes protectores desde no se ve el mar, pero lo sueña cada día y dibuja cartas de navegación sin fechas, sin rumbo. Ella es tormenta y es mar en calma todo a un tiempo, todo desaforadamente fuera de previsión alguna. Ella es... Ella es ella, femenino, singular. Francisco Espada Dedicado a Mª del Carmen Názer



Gotas de jade, Mª del Carmen Názer