Digno - Wendy Bello (muestra corta)

Page 1

WENDY BELLO

NASHVILLE, TN

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 3

12/04/2022 14:54:07


Digno: Un estudio bíblico del Salmo 103 Copyright © 2022 por Wendy Bello Todos los derechos reservados. Derechos internacionales registrados. B&H Publishing Group Nashville, TN 37234 Diseño de portada: B&H Español Director editorial: Giancarlo Montemayor Editor de proyectos: Joel Rosario Coordinadora de proyectos: Cristina O’Shee Clasificación Decimal Dewey: 231 Clasifíquese: BIBLIA A.T. SALMO 103—ESTUDIO Y ENSEÑANZA / DIOS / ALABANZA A DIOS Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida ni distribuida de manera alguna ni por ningún medio electrónico o mecánico, incluidos el fotocopiado, la grabación y cualquier otro sistema de archivo y recuperación de datos, sin el consentimiento escrito del autor. A menos que se indique de otra manera, las citas bíblicas se tomaron de la Nueva Biblia de las Américas (NBLA), Copyright © 2005 por The Lockman Foundation. Usadas con permiso. Las citas bíblicas marcadas RVR1960 se tomaron de la versión Reina-Valera 1960 ® © Sociedades Bíblicas en América Latina, 1960; Renovado © Sociedades Bíblicas Unidas, 1988. Utilizado con permiso. Reina-Valera 1960 ® es una marca registrada de las Sociedades Bíblicas Unidas y puede ser usada solo bajo licencia. Las citas bíblicas marcadas NVI se tomaron de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional®, © 1999 por Biblica, Inc. ®. Usadas con permiso. Todos los derechos reservados.

ISBN: 978‑1-0877‑5044‑6 Impreso en EE. UU. 1 2 3 4 5 * 25 24 23 22

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 4

12/04/2022 14:54:08


Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria y el honor y el poder, porque Tú creaste todas las cosas, y por Tu voluntad existen y fueron creadas. Apocalipsis 4:11

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 5

12/04/2022 14:54:08


Índice Introducción.........................................................................

9

Semana 1: ¿Cómo leo el libro de Salmos?............................. Día 1: Tipos de literatura bíblica.......................................... Día 2: La poesía en la Biblia................................................. Día 3: Los salmos................................................................. Día 4: Los salmos en nuestro estudio personal..................... Día 5: Cristo en los salmos...................................................

11 13 18 23 29 34

Semana 2 Día 1: El objeto de nuestra alabanza..................................... Día 2: El Dios que perdona y sana....................................... Día 3: El Dios redentor........................................................ Día 4: El Dios que satisface.................................................. Día 5: Recuerda y reafirma...................................................

43 50 57 64 71

Semana 3 Día 1: El Dios justo.............................................................. Día 2: El Dios que se revela.................................................. Día 3: El Dios paciente........................................................ Día 4: El Dios de gracia y misericordia................................ Día 5: Recuerda y reafirma...................................................

77 84 91 97 104

Semana 4 Día 1: El Dios Padre............................................................ Día 2: El Dios que nos conoce.............................................

111 119

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 7

12/04/2022 14:54:12


Día 3: El Dios eterno........................................................... Día 4: Un Dios de pactos..................................................... Día 5: Recuerda y reafirma...................................................

125 131 141

Semana 5 Día 1: El Dios soberano....................................................... Día 2: La providencia de Dios.............................................. Día 3: Dios creador: el mundo espiritual.............................. Día 4: La creación alaba a Dios............................................ Día 5: Recuerda y reafirma...................................................

147 152 158 165 171

Semana 6 Día 1: Él es digno................................................................. Día 2: Cristo, la mayor bendición........................................ Día 3: Cristo, la bendición eterna......................................... Día 4: Cristo, un regalo del Padre........................................ Día 5: La canción de los redimidos......................................

177 181 186 192 197

Guía para el líder.................................................................. Apéndice................................................................................

201 203

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 8

12/04/2022 14:54:12


Introducción Me atrevo a aseverar que Salmos es el libro más leído de la Biblia. Sus páginas han inspirado la letra de innumerables himnos y cantos. Las expresiones de alabanza de los salmos han llenado corazones con gozo exuberante a través de los siglos. Los cantos de Israel son también los cantos de la Iglesia hoy. En los salmos, también encontramos el eco de nuestra propia voz para comunicar cómo nos sentimos en múltiples ocasiones. Gen‑ eraciones y generaciones de creyentes han encontrado en sus pági‑ nas refugio en tiempos de angustia, esperanza en el dolor, aliento cuando la vida duele, consuelo para la tristeza, fortaleza en las tor‑ mentas y mucho más. Pero el centro de este libro va más allá del mundo emocional de sus autores, aunque así lo refleje. En Salmos, podemos encontrar al Dios revelado, Sus obras y trato con Su pueblo. Además, el libro de Salmos —aunque tal vez de manera no tan evidente— nos habla de Jesús, el Redentor y Salvador que habría de venir. Al escribir este estudio bíblico, mi deseo es que podamos aden‑ trarnos en la belleza poética y teológica del Salmo 103. Queremos explorar lo que sus versos nos revelan sobre Dios, Su carácter y atributos. Y al hacerlo, veremos que, a medida que conocemos más sobre nuestro Dios, más lo amamos y más evidente se hace que solo

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 9

12/04/2022 14:54:12


Él es digno de alabanza y adoración. El estudio también nos llevará a encontrar cómo lo que el texto de este salmo dice sobre Dios se cum‑ plió en Cristo, porque toda la Escritura nos habla de Él. Por otro lado, también anhelo que puedas aprender a leer e interpretar correctamente el libro de Salmos. Eso implica que conozcamos a qué género pertenece dentro de la literatura bíblica, cómo se lee ese género, cómo aplicarlo a nuestra vida, y cómo se inserta en la narrativa bíblica. El estudio abarcará seis semanas, con cinco lecciones cada una. El último día de la semana estará dedicado a recapitular el contenido. Una meta es que puedas memorizar el texto del Salmo 103. Como he dicho antes, lo que llene nuestra mente, llenará nuestro corazón. ¡Llenémoslo de la Palabra de Dios! También incluí al final del libro una guía que puede servir de ayuda para liderar el estudio en grupos. Aunque puede hacerse de manera individual, es mucho mejor cuando aprendemos junto a otros. Nuestro caminar en la fe no es para llaneros solitarios, por lo que me gustaría sugerir que busques la oportunidad de estudiar este libro en grupo. Oro para que, a lo largo de estas páginas, tu corazón se deleite en la grandeza de nuestro Dios, que Su gloria brille ante tus ojos y que arda en ti el deseo de conocerlo mucho más en Su Palabra. A ti, Señor, ¡toda la gloria! Wendy Bello

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 10

12/04/2022 14:54:12


Semana 1

¿Cómo leo el libro de Salmos?

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 11

12/04/2022 14:54:12


Día 1

Tipos de literatura bíblica Esta primera semana será un tanto diferente a las que siguen en el resto del libro. Estudiaremos algunos aspectos más técnicos, por decirlo de alguna manera. Tal vez puedas imaginar que estamos juntas en un aula. Vamos a aprender sobre literatura en la Biblia y también sobre interpretación. Esta semana sentará las bases para poder estudiar toda la riqueza que encontraremos en las palabras del Salmo 103. Te invito a tomar un marcador para destacar aquello que consideres importante o tal vez nuevo. Si hay alguna palabra que no entiendes, busca ayuda en un diccionario. Y, aunque el libro tiene espacio para las preguntas y respuestas, me parece buena idea tener una libreta para apuntes. Entonces, ¿lista? Comencemos. Aunque tal vez el oyente no pueda nombrarlo, cuando escucha una ópera, una balada o un bolero, sabe que, como obras musicales, son

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 13

12/04/2022 14:54:12


completamente diferentes. Es así porque pertenecen a géneros distintos, cada uno con sus características. Lo mismo sucede en la literatura. Sabemos que una novela y un poema se diferencian entre sí. Cada uno reúne las características de su género. La Biblia es un libro, o un conjunto de libros, y encierra entre sus páginas diferentes géneros. El texto bíblico incluye narrativa histórica, poesía, profecía, epístolas, parábolas, literatura sapiencial y apocalíptica, entre otros. Leer cada libro según su género es clave para llegar a una interpretación fiel del texto. La Real Academia Española define género como «cada una de las distintas categorías o clases en que se pueden ordenar las obras según rasgos comunes de forma y de contenido». El lector, incluso si no tiene un amplio conocimiento de los géneros literarios, puede identi‑ ficar la diferencia entre los textos a simple vista. Por ejemplo, sabemos que estamos en presencia de poesía con tan solo mirar la manera en que el texto está escrito, usando versos y no párrafos, como se hace en la prosa. Cuando, al comenzar un libro, encontramos frases como «había una vez», eso nos indica que lo que sigue es una histo‑ ria de ficción, con personajes y situaciones imaginarios. Si visitamos un restaurante, sabemos que el texto que nos entregan no tiene otro propósito que informarnos acerca del menú. La Biblia, como ya dijimos, presenta diversos géneros literarios. Algunos resultan fáciles de identificar; otros requieren un conocimiento más especializado del tema. El género literario más común en las Escritu‑ ras es la narrativa histórica, ya que abarca aproximadamente el 60 % de su contenido. La narrativa histórica, a diferencia de la ficción, se encarga de informarnos hechos ocurridos en un determinado período o momento de la historia. Su autor nos narra o cuenta lo sucedido. Sin embargo, en el caso de este género en la Escritura, encontramos características un tanto diferentes a lo que podríamos leer en un libro de historia. Una de estas características es la inclusión de otros géneros 14

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 14

12/04/2022 14:54:12


dentro de la narración, algunos de ellos muy propios de la literatura bíblica, como las genealogías. Por otro lado, la narrativa bíblica es diferente a la narrativa histórica actual, porque sus autores inspirados no estaban tan preocupados por una cronología exacta o por descrip‑ ciones detalladas de los lugares o las personas. No debemos olvidar que su objetivo principal es la revelación de quién es Dios y de Su plan redentor. Hay un tipo especial de narrativa que vemos en las parábolas, género que ocupó un lugar prominente en las enseñanzas de Jesús. Las parábo‑ las son historias imaginarias donde, mediante la comparación, se nos da una lección moral o religiosa. Esa es la razón por la que muchas parábolas comienzan así: «El reino de los cielos es semejante a…». Las parábolas no son necesariamente fáciles de entender, pero con‑ sidero que ayudan a recordar con más facilidad la verdad que el autor quiere comunicar. Piensa, por ejemplo, en la del buen samaritano. Los Evangelios constituyen un tipo de narrativa particular porque, aunque nos relatan mucho acerca del ministerio de Jesús, no con‑ stituyen una biografía como las que hoy estamos acostumbrados a leer. Sus autores no estaban tan interesados en proveer al lector datos exactos de la vida de Jesús sino en proclamar el evangelio y así ayudar a su extensión. El aspecto histórico es importante, pero lo sobrepasa el interés en la formación teológica. Los Evangelios se escribieron para fortalecer la vida espiritual de la iglesia con las verdades de su mensaje, tanto en aquel entonces como ahora. En cuanto a amplitud, a la narrativa le sigue la poesía, cuyo represen‑ tante principal es el libro de los Salmos, aunque encontramos poesía en otros libros, como Éxodo, 1 y 2 Samuel, Cantares y Lucas. Pueden leerse textos poéticos también en libros proféticos, como el caso de Jeremías. Más adelante, profundizaremos en este género. Otra forma literaria con una fuerte presencia en la Escritura es la que conocemos como literatura sapiencial. Encontramos este tipo de textos 15

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 15

12/04/2022 14:54:12


en la cultura egipcia, la mesopotámica y la babilónica, entre otras. La literatura sapiencial coloca su enfoque en las personas y su conducta. Sin embargo, en la sabiduría de los israelitas había una distinción, la combinación del cúmulo de conocimiento heredado y adquirido por experiencia con la revelación divina. El género de literatura sapiencial abarca una parte considerable del Antiguo Testamento. Tres libros constituyen la muestra principal: Job, Proverbios y Eclesiastés, aun‑ que podemos encontrar fragmentos presentes en otros libros también, como es el caso de los Salmos. En esta literatura, se registran frases y reflexiones que pueden tomar diferentes formas de discurso, ya sea en debates o diálogos como en Job, introspecciones más poéticas como vemos en Eclesiastés u observaciones sobre el curso normal de la vida, que es lo que encontramos en el libro de Proverbios. El objetivo de esta literatura era «orientar la vida práctica en conso‑ nancia con la fe, aplicando a las mil y una situaciones de la existencia humana las enseñanzas de la ley de Dios de modo que se asegure una vida dichosa, digna de ser vivida»1. En el Nuevo Testamento, el género literario que predomina es la epístola o carta. Algunas son más personales, como la de Filemón, mientras que las dirigidas a los corintios o los colosenses, por ejemplo, están enfocadas en una comunidad. La literatura de profecía y la apocalíptica también ocupan un lugar significativo dentro de la Escritura. Ambos géneros presentan desafíos particulares en cuanto a su interpretación, debido principalmente al uso de simbolismos y lenguaje figurado. Encontramos textos proféticos y apocalípticos tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. Hagamos un ejercicio entonces para entender mejor lo que hemos visto hasta aquí. 1. José M. Martínez, Hermenéutica Bíblica (Barcelona, España: Editorial CLIE, 1984), pág. 341.

16

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 16

12/04/2022 14:54:12


Ejercicio 1 Lee los siguientes pasajes y anota a qué genero crees que pertenecen: Éxodo 1:1‑22 Daniel 12 Proverbios 25:8‑10 Miqueas 5:2‑4 Cantares 8:6‑7 Tito 1:1‑4 Lucas 14:15‑24 ¿Cómo llegaste a la conclusión en cada caso? (Respuestas al final de la semana 1).

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 17

12/04/2022 14:54:12


Día 2

La poesía en la Biblia Ya que en este estudio nos vamos a enfocar en una obra poética, un salmo, creo que debemos dedicar un espacio mayor a conocer y entender mejor este género dentro de la literatura bíblica. ¿Cómo sabemos que estamos en presencia de un poema cuando abrimos nuestras Biblias? Cuando miramos nuestras Biblias, a sim‑ ple vista notamos que hay diferencia entre los párrafos narrativos y los poemas. Aunque el texto de nuestras versiones en español está en columnas, por lo general, cuando encontramos un poema, la disposición del texto es diferente, y eso nos ayuda a reconocerlo. Tenemos estrofas con separación más extensa entre una y otra, el texto tiene más espacio a su alrededor, las líneas son más cortas. La poesía como género literario es disfrutada por muchos lectores, probablemente porque tiene una fuerte carga de emociones. En los

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 18

12/04/2022 14:54:15


versos, encontramos reflejados los estados del corazón, desde la alegría hasta la tristeza más profunda, el enojo o la frustración. La poesía bíblica no es diferente en este sentido. Los autores de este género también volcaron en sus poemas lo que fuera que estaba sucediendo en su interior o a su alrededor, y a eso debemos sumar que sus textos cuentan con la inspiración divina. No es de extrañar entonces la extensa belleza de la poesía en la Biblia. Este género en la Biblia comparte con otros tipos de poesía el uso frecuente del lenguaje figurado; es decir, recursos que un autor utiliza ya sea para añadir belleza, dar énfasis o claridad. Es importante que tengamos esto en cuenta cuando leemos poesía; de lo contrario, corre‑ mos el riesgo de no interpretar correctamente el mensaje que el autor nos quiere transmitir. Si el autor inspirado usó figuras del lenguaje, así debemos interpretarlas y no de manera literal. ¿Qué queremos decir con esto? Si leemos lo siguiente: «La mano del Señor no se ha acor‑ tado para salvar; ni Su oído se ha endurecido para oír» (Isaías 59:1), no debemos interpretar literalmente que Dios tiene una mano que se acorta o un oído que se endurece. Es una figura literaria que el autor está usando para ilustrar su punto: que Dios sigue salvando y escuchando. Por cuestión de espacio, no podemos incluir todas las figuras del len‑ guaje, pero veamos algunos ejemplos de las más utilizadas, ya que a muchas de ellas las encontraremos a medida que leamos poesía en la Escritura. •  Símil: una comparación que por lo general incluye la palabra como o alguna forma de esta. Pero yo soy como olivo verde en la casa de Dios. (Sal. 52:8a, énfasis de la autora)

19

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 19

12/04/2022 14:54:15


Porque si alguien es oidor de la palabra, y no hacedor, es semejante a un hombre que mira su rostro natural en un espejo. (Sant. 1:23, énfasis de la autora)

•  Metáfora: una descripción en la que se hace una comparación que no se expresa directamente, como ocurre en el caso del símil. Yo soy el buen pastor. (Juan 10:11) Lámpara es a mis pies Tu palabra, Y luz para mi camino. (Sal. 119:105)

•  Personificación: atribuye a cosas inanimadas características huma‑ nas, ya sean cualidades o acciones. Es un recurso muy común en la poesía del Antiguo Testamento. Lo miró el mar, y huyó; El Jordán se volvió atrás. (Sal. 114:3) Batan palmas los ríos, A una canten jubilosos los montes. (Sal. 98:8)

•  Antropomorfismo: presentar a Dios con características huma‑ nas. Los Salmos presentan ejemplos de este recurso con mucha frecuencia. Con Tu brazo has redimido a Tu pueblo, A los hijos de Jacob y de José. (Sal. 77:15) Los ojos del Señor están sobre los justos, Y Sus oídos atentos a su clamor. (Sal. 34:15)

Ahora bien, la poesía hebrea, tiene también características muy diferen‑ tes a nuestra poesía española o castellana. Una de ellas es que carece de rima; no hay relación en los sonidos finales de las sílabas. Otro de los 20

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 20

12/04/2022 14:54:15


rasgos principales de esta poesía es el paralelismo; es decir, dos líneas tratan el mismo tema y por lo general la segunda ahonda en lo que dice la primera. Veamos un ejemplo: En la senda de la justicia está la vida, Y en su camino no hay muerte. (Prov. 12:28)

Existe un tipo de paralelismo llamado antitético, donde la segunda línea contrasta con la primera, como en este caso: Porque el Señor conoce el camino de los justos, Pero el camino de los impíos perecerá. (Sal. 1:6)

Otra peculiaridad de la poesía hebrea es el uso de las listas para hacer énfasis en dos o más elementos: Una vez ha hablado Dios; Dos veces he oído esto: Que de Dios es el poder. (Sal. 62:11)

Para terminar, debemos mencionar también el uso de poemas acrós‑ ticos, «una composición poética constituida por versos cuyas letras iniciales, medias o finales forman un vocablo o una frase»1. En la Biblia, los poemas acrósticos siguen el orden de las letras en el alfabeto hebreo, y uno de los ejemplos más sobresalientes es el Salmo 119. Para ayudarnos a reconocer la poesía como género, con sus diver‑ sas características, hagamos algunos ejercicios sencillos, usando textos poéticos de la Escritura. 1. Diccionario de la lengua española, versión en línea. Último acceso: 14 de diciembre de 2021. https://dle.rae.es/acr%C3%B3stico?m=form

21

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 21

12/04/2022 14:54:15


¿Qué figura literaria encuentras en cada uno de los siguientes ejemplos? 1. «Gócese el campo y todo lo que en él hay. Entonces todos los árboles del bosque cantarán con gozo» (Sal. 96:12). 2. «El Señor es mi roca, mi baluarte y mi libertador; Mi Dios, mi roca en quien me refugio; Mi escudo y el poder de mi salvación, mi altura inexpugnable» (Sal. 18:2). 3. «Pues la tierra se llenará del conocimiento de la gloria del Señor como las aguas cubren el mar» (Hab. 2:14). 4. «La enseñanza del sabio es fuente de vida…» (Prov. 13:14). 5. «Tú tienes un brazo fuerte; Tu mano es poderosa, Tu diestra es exaltada» (Sal. 89:13). 6. «Como el vinagre a los dientes y el humo a los ojos, Así es el perezoso para quienes lo envían» (Prov. 10:26). Respuestas al final de la semana 1.

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 22

12/04/2022 14:54:15


Día 3

Los salmos Salmos, el libro más largo de toda la Biblia. Su nombre hebreo es Tehillim y significa «alabanzas». Aunque mucho podríamos hablar sobre su origen e historia, este espacio no nos lo permite. Sin embargo, sí podemos y debemos señalar algunas cosas. Por ejemplo, aunque tal vez en el momento de escribir los salmos, su autor no lo hiciera con esa finalidad, con los años, estos se convirtieron en algo así como el himnario del pueblo de Israel. No hay dudas de que muchos se escribieron para ser cantados; eso indican algunos de los títulos: «Para el director del coro; para instrumentos de cuerda» (Salmo 4). «Para el director del coro; según la tonada “A los lirios”» (Salmo 80).

En cuanto a su autoría, encontramos varios nombres en los títulos de los salmos; nombres que tradicionalmente «se han entendido

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 23

12/04/2022 14:54:15


como designación de autoría»1. Así tenemos a Asaf, Etán, los hijos de Coré, Salomón, Moisés, Jedutún, Hemán y, por supuesto, David. Este libro de la Biblia no fue escrito de una vez, ni durante una misma época, sino que los salmos se fueron añadiendo con el paso del tiempo. Se considera que abarcan una extensión de aproximadamente 1000 años, así que sus versos se extienden a lo largo de gran parte de la historia de Israel. De manera tradicional, el Salterio —otra forma de llamar a este libro— se ha dividido en cinco secciones o libros, y cada una de dichas sec‑ ciones termina con una doxología, «una fórmula breve para expresar alabanza o gloria a Dios»2. Aunque tal vez no conozcas los nombres, sí es muy posible que hayas notado que tenemos diferentes tipos de salmos. A continu‑ ación, vamos a explorar las diferentes categorías o subgéneros. Esto nos ayuda mucho cuando se trata de interpretar el texto de un salmo. Vale señalar que, si haces un estudio del tema, encontrarás diferentes clasificaciones y algunas de dichas categorías se combinan en difer‑ entes salmos. Salmos de lamento: la gran mayoría de los salmos pertenecen a este grupo. Como su nombre lo indica, en este tipo de poema, el autor expresa su clamor a Dios ante el dolor o la dificultad. Y esto es impor‑ tante que lo destaquemos porque, en nuestra generación, no es común escuchar música cristiana que exprese este tipo de emociones; se igno‑ ran. Sin embargo, los autores de estos salmos eran sinceros con Dios, derramaban delante de Él su angustia. Es fácil reconocer el salmo de lamento por las expresiones de dolor, tristeza y abandono. No obstante, cuando leemos estos salmos hay algo que sobresale y es que, al mismo 1. Tremper Longman III y Raymond B. Dillard, Introducción al Antiguo Testamento (Grand Rapids: Libros Desafío, 2007), pág. 293. 2. Diccionario Bíblico Ilustrado Holman, (Nashville, TN: B&H Publishing Group, 2014), pág. 471.

24

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 24

12/04/2022 14:54:15


tiempo, el autor pronuncia su confianza en Dios. Veamos el ejemplo que nos brinda el Salmo 42: A Dios, mi roca, diré: «¿Por qué me has olvidado? ¿Por qué ando sombrío por la opresión del enemigo?». Como quien quebranta mis huesos, mis adversarios me afrentan, Mientras me dicen todo el día: «¿Dónde está tu Dios?». ¿Por qué te desesperas, alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios, pues lo he de alabar otra vez. ¡Él es la salvación de mi ser, y mi Dios! (vv. 9‑11)

Salmos de alabanza: aunque el salmo de lamento es mayor en número, el tono general del Salterio es la alabanza, tal y como el título hebreo del libro declara. Al comienzo del libro, no encontra‑ mos muchos de estos llamados himnos o salmos de alabanza, pero a medida que avanzamos en la lectura, se hacen más frecuentes. El libro de Salmos concluye con expresiones exuberantes de alabanza a Dios. Algo que caracteriza a este tipo de salmos es que se hace un llamado a la adoración, ya sea individual o grupal. El Salmo 95:1 ilustra este punto: Vengan, cantemos con gozo al Señor, Aclamemos con júbilo a la roca de nuestra salvación.

Otro rasgo distintivo del salmo de alabanza es que se dan razones para alabar a Dios, ya sea por Su carácter, por Sus hechos, por Sus promesas, etc. Porque Dios grande es el Señor, Y Rey grande sobre todos los dioses. (Sal. 95:3) 25

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 25

12/04/2022 14:54:15


Salmos de acción de gracias: Tal y como lo indica el nombre, este tipo de salmos da gracias a Dios. Aunque de algún modo nos recuerda al salmo de alabanza, aquí el enfoque está en la gratitud a Dios. Dicha gratitud por lo general está vinculada con la respuesta de Dios a la petición hecha por el autor del salmo. La gratitud puede ser personal o de todo el pueblo. Un ejemplo lo tenemos en el Salmo 75: Te damos gracias, oh Dios, te damos gracias, Pues cercano está Tu nombre; Los hombres declaran Tus maravillas. (v. 1)

Salmos sapienciales: Estos son salmos de sabiduría porque, aunque tie‑ nen el estilo poético, su contenido es más bien proverbial. En algunos casos, como el Salmo 1, encontramos la estructura de contraste (para‑ lelismo antitético) que leemos en muchos proverbios: Versículos 1‑2: «¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, Ni se detiene en el camino de los pecadores, Ni se sienta en la silla de los escarnecedores, Sino que en la ley del Señor está su deleite, Y en Su ley medita de día y de noche!».

Versículo 4: «No así los impíos, Que son como paja que se lleva el viento».

Salmos de la realeza: Son aquellos salmos cuyo enfoque está en el rey humano, a pesar de las muchas faltas que sabemos que acompañaron 26

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 26

12/04/2022 14:54:15


a estos reyes, o aquellos salmos que ensalzan a Dios como rey. Al final, estos salmos nos llevan a pensar en Jesús como el Rey supremo, la pro‑ mesa que Dios había hecho al linaje de David en 2 Samuel 7:12‑17. Un salmo representativo de esta categoría es el número 45: Rebosa en mi corazón un tema bueno; Al Rey dirijo mis versos; Mi lengua es como pluma de escribiente muy ligero. Eres el más hermoso de los hijos de los hombres; La gracia se derrama en Tus labios; Por tanto, Dios te ha bendecido para siempre. (vv. 1‑2)

Salmos imprecatorios: Este es el tipo de salmo que pide justicia contra los enemigos. Los salmos imprecatorios son los más difíciles de leer para el cristiano porque, al mirarlos bajo el lente del perdón, la gracia y la misericordia, nos cuesta procesar peticiones como las que leemos en el Salmo 137:8‑9, por ejemplo. Sin embargo, al igual que con el resto del texto bíblico, cada pasaje debemos leerlo a la luz del men‑ saje completo de la Escritura. Estos salmos claman porque la justicia de Dios sea hecha, que el nombre de Dios no sea profanado y que el bien venza sobre el mal. Debemos recordar también el contexto teológico en que fueron escritos, que es diferente al que nosotros tenemos ahora. Salmos de confianza: Este grupo comprende un número amplio de salmos que expresan la confianza del autor en quién es Dios, en Su carácter, Su palabra. Un ejemplo clásico lo tenemos en el Salmo 46: Dios es nuestro refugio y fortaleza, Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones. Por tanto, no temeremos aunque la tierra sufra cambios, Y aunque los montes se deslicen al fondo de los mares; 27

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 27

12/04/2022 14:54:15


Aunque bramen y se agiten sus aguas, Aunque tiemblen los montes con creciente enojo. (vv. 1‑3)

A modo de práctica, lee los siguientes salmos y clasifícalos de acuerdo con las categorías que hemos visto en esta lección: Salmo Salmo Salmo Salmo Salmo Salmo

49 62 69 97 5 30

Respuestas al final de la semana 1.

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 28

12/04/2022 14:54:15


Día 4

Los salmos en nuestro estudio personal Este no es un libro de tipo académico, ni se especializa en her‑ menéutica bíblica (ciencia de la interpretación, en particular, de la Escritura). Sin embargo, puesto que sí tenemos como objetivo el estudio de un salmo en particular, considero importante que señalemos algunas pautas generales que nos pueden ayudar cuando nos disponemos a estudiar un salmo de manera personal o devocio‑ nal. Lo que hasta aquí hemos aprendido nos será de gran utilidad. Recordemos que estamos leyendo poesía; eso cambia la manera en que debemos abordar el texto. Paso 1: Lee el salmo varias veces. Mientras más familiarizados este‑ mos con el texto, mejor. Trata de resumir el tema del salmo en una oración.

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 29

12/04/2022 14:54:15


Paso 2: Determina a qué categoría o categorías pertenece el salmo. Paso 3: Busca información del contexto. Para esto, los encabezados de cada salmo pueden resultar útiles. ¿Tenemos información acerca del autor del salmo? ¿Hay algo en el texto que me indique eventos que pudieran estar sucediendo? ¿Puedo relacionar este salmo con algún otro pasaje bíblico específico? Paso 4: ¿Cómo se siente el autor? ¿Qué emociones podemos percibir a partir de la lectura? Esto nos ayuda a comprender el mensaje que encierran las palabras del salmo que estemos leyendo. No olvidemos, la poesía expresa estados de ánimo, emociones, sentimientos. Paso 5: Reconoce el lenguaje poético del salmo. En este paso, aplica‑ mos todo lo que estuvimos aprendiendo sobre el género de poesía, las figuras del lenguaje, etc. Recordemos que entender lo que es lenguaje poético nos evita interpretar en sentido literal algo que no lo es. También debemos prestar atención a la estructura del salmo, es decir, cómo está organizado el texto. Ya que es poesía, la división por estrofas nos ayuda. Paso 6: ¿Qué dice el texto del salmo acerca de Dios? De esto hablare‑ mos más a medida que estudiamos el Salmo 103, pero la idea es que podamos encontrar en las palabras del salmista aquello que nos revela quién es Dios, Sus atributos, Su carácter. Una pregunta que nos ayuda es: ¿cómo conectar las emociones del autor con su comprensión de quién es Dios? Como mencionamos antes, en los salmos de lamento, por ejemplo, a menudo encontra‑ mos al final una declaración de confianza que es el resultado de la 30

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 30

12/04/2022 14:54:15


comprensión que tiene el autor de quién es Dios, a pesar de sus cir‑ cunstancias o sentimientos. Paso 7: Aplicación. ¿Cómo puedo identificarme con el mensaje del texto? ¿Comparto emociones semejantes a las del autor? ¿El salmo leído me lleva a alabar a Dios también? ¿Cómo los atributos de Dios —lo que leo de Él en el texto— hablan a las circunstancias que puedo estar viviendo? Paso 8: Puedo orar con el texto de los salmos. Ellos son poesía, can‑ ción y también oración. Muchas veces nuestras oraciones se vuelven repetitivas, y orar con el texto de los salmos es una manera de orar por lo que Dios quiere, como Él quiere. Para ayudarnos a entender mejor todo lo anterior, usemos un salmo como ejemplo. Recuerda, no es una ciencia exacta, algunas cosas pue‑ den lucir diferentes a la hora de hacer este tipo de análisis. Y, por razón de espacio, el análisis será breve.

Salmo 3 Paso 1: Leemos el salmo varias veces. En este salmo, el autor expresa cómo se siente ante la persecución de sus enemigos; pero declara su certeza de que, incluso en esas circunstancias, puede confiar en la sal‑ vación y protección que encuentra en Dios. Paso 2: Este es un salmo de lamento y confianza. Paso 3: El encabezado del salmo nos dice que el autor es David, y que fue escrito cuando huía de su hijo Absalón. Podemos leer en 2 Samuel 15:13–17:22 sobre estos eventos. 31

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 31

12/04/2022 14:54:15


Paso 4: El autor está angustiado, temeroso ante la persecución. El encabezado nos dice que quien lo persigue es su hijo Absalón, así que eso nos ayuda a imaginar qué tan terrible debe ser su angustia al escribir estas palabras. Al mismo tiempo, leemos que tiene confianza en Dios. Paso 5: En el versículo 1, encontramos paralelismo. La segunda línea repite la idea de la primera con palabras diferentes. ¡Oh Señor, cómo se han multiplicado mis adversarios! Muchos se levantan contra mí.

En el versículo 3, tenemos una metáfora: se dice que Dios es un escudo. Como sabemos, Dios no es literalmente un escudo, sino que se usa esta figura literaria para hablar de Dios como nuestra protección. En el versículo 6, encontramos una hipérbole; es decir, una exag‑ eración. David dice: «No temeré a los diez millares de enemigos», lo cual es una manera de decir que eran muchos, pero no necesariamente esa cantidad exacta. Cuando se trata de identificar las figuras del lenguaje, no es impre‑ scindible que nos enfoquemos demasiado en encontrar una figura en cada verso, sino recordar que es poesía y los recursos o figuras literarias son algo común en el texto. Paso 6: El autor habla de Dios como protector (v. 3). Además, trae a la memoria, porque usa el tiempo pasado, que Dios lo ha escuchado (v. 4). Conoce a Dios como su cuidador (v. 5). Sabe que Dios defiende a los suyos de los enemigos (v. 7). Y, en último lugar, reconoce que la salvación viene de Dios, que es un Dios que salva (v. 8). 32

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 32

12/04/2022 14:54:15


Paso 7: En momentos de mi vida también me he sentido así, como «perseguida», quizá no por enemigos físicos, pero sí por situaciones difíciles. Como el autor, cuando algo así sucede, puedo recordar que el Señor protege a los suyos y los sostiene. Podemos descansar en paz porque Dios se hace cargo de las circunstancias. Este salmo me recuerda que Dios es mi salvación, de todo tipo; pero, sobre todo, que Él ha provisto para nosotras salvación en Cristo, salvación del pecado y la muerte, los mayores enemigos. Paso 8: El texto de este salmo es una oración que podemos elevar a Dios, tanto a favor nuestro, como al interceder por otros. De hecho, enseñé el versículo 8 a mis hijos cuando eran pequeños y orábamos con él antes de dormir. Ahora que hicimos el análisis juntas, ¿qué tal si pruebas hacerlo tú misma, o con el grupo, usando el Salmo 1?

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 33

12/04/2022 14:54:15


Día 5

Cristo en los salmos Aunque la Biblia está compuesta de 66 libros, libros que como hemos visto ya se agrupan dentro de géneros muy diferentes y que tuvieron autores inspirados, cada uno con su propio estilo de redacción, sí hay un tema común. Este tema común se ha expresado de diferentes maneras; pero si alguien me preguntara: «¿De qué trata la Biblia?», esto es lo que yo respondería: La Biblia es la historia de Dios, quien creó todo bueno y que, por causa del pecado, trajo redención a Su pueblo a través de Jesucristo y, al final, hará nuevas todas las cosas. Por esa razón, todos los libros de la Escritura de una manera u otra nos hablan de Jesús. De hecho, Él mismo así lo afirmó: Comenzando por Moisés y continuando con todos los profetas, [Jesús] les explicó lo referente a Él en todas las Escrituras. (Lucas 24:27)

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 34

12/04/2022 14:54:15


Toda la Escritura habla de Él, ¿no te resulta fascinante? Nuestra mente suele compartimentar la Biblia y colocamos a Jesús solo en las profecías y en el Nuevo Testamento, pero no es así, ¡Cristo está en toda la Biblia! Mira lo que encontramos en ese mismo capítulo de Lucas, más adelante. Jesús está conversando con Sus discípulos y afirma: «Esto es lo que Yo les decía cuando todavía estaba con ustedes: que era necesario que se cumpliera todo lo que sobre Mí está escrito en la ley de Moisés, en los profetas y en los Salmos» (v. 44). «Los Salmos» era un término que abarcaba todo lo que en el canon hebreo se conoce como los Escritos, así que de Cristo también se habla en el libro de Salmos. Como esta es solo una lección breve, no podemos hacer un estudio profundo del tema, sin embargo, vamos a dar un vistazo a diferentes pasajes de Salmos y del Nuevo Testamento que ilustran lo anterior. Los autores inspirados del Nuevo Testamento usaron referencias de los salmos como una manera de establecer la identidad de Jesús como el Mesías. Veamos algunos ejemplos que nos ayudarán a ver a Jesús en los Salmos. Lee Hechos 4:5‑11. ¿Cuál es el mensaje que Pedro da en respuesta al cuestionamiento de los miembros del concilio? ¿Cómo se refiere a Jesús en el versículo 11? Lee ahora el Salmo 118:22. Sin duda, quienes escuchaban a Pedro conocían la Escritura, y al escuchar esas palabras en referencia a Jesús, podían recordar lo que el salmista había escrito. Jesús era la piedra desechada que ahora se había convertido en la principal: una metáfora que el salmista usó para referirse a Cristo, despreciado por los suyos, pero quien es el fundamento, el eje principal del reino que Dios va a establecer. El mismo Jesús usó estas palabras del salmista para referirse a sí mismo. Lee Mateo 21:42. 35

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 35

12/04/2022 14:54:15


Otro ejemplo lo encontramos en Hebreos 1, donde el autor comienza a hablar de la superioridad de Cristo con respecto a los ángeles, y en ese contexto cita también uno de los salmos. Lee Hebreos 1:8‑9. ¿Qué se dice acerca de Jesús? Ahora lee el Salmo 45:6‑7. Este es un salmo que exalta el reino davídico; sin embargo, solo un rey podía cumplir todo lo que allí se describe, y cumplirlo a la perfección; de ahí la referencia a Cristo. Solo Cristo tiene un reino eterno, a la diestra de Dios (Hebreos 1:13). ¿Recuerdas la promesa que Dios le hizo a David? Lee 2 Samuel 7. Esta promesa es lo que conocemos como el pacto davídico. Dios esta‑ blece un pacto con David en el que promete que de su descendencia llegaría un reino eterno: «Tu casa y tu reino permanecerán para siempre delante de Mí; tu trono será establecido para siempre» (2 Samuel 7:16). Más adelante, leemos esto también. Yo he hecho un pacto con Mi escogido, He jurado a David Mi siervo: Estableceré tu descendencia para siempre, Y edificaré tu trono por todas las generaciones. (Sal. 89:3‑4)

Como sabemos, muchos reyes siguieron a David, todos fallaron. Nin‑ guno tuvo un reino eterno, porque sus reinados acabaron; este descen‑ diente con un trono eterno, el Rey perfecto, sería Jesús. Y así se nos confirma en el Nuevo Testamento. Leamos Lucas 1:30‑33: Y el ángel le dijo: «No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios. Concebirás en tu seno y darás a luz un Hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de Su padre David; y 36

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 36

12/04/2022 14:54:15


reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y Su reino no tendrá fin». (énfasis de la autora)

Como vemos, el anuncio del ángel a María hace referencia al Salmo 89, que es una confirmación del pacto hecho por Dios. Algunos salmos también se conocen como mesiánicos, porque su men‑ saje apunta directamente al Mesías. Este es el caso del Salmo 2 (toma un par de minutos para leerlo). Este salmo, considerado también un salmo de la realeza, ya que exalta al rey terrenal, nos habla de un rey que reinará sobre todas las naciones (vv. 7‑9), y solo un Rey podría lograr todo lo que allí se menciona: Cristo. Lee Apocalipsis 12:5 y 19:15. ¿De quién se está hablando? «El Nuevo Testamento, que revela al Hijo unigénito de Dios como coeterno con el Padre, se refiere al “hoy” del Salmo 2:7, a la resurrec‑ ción del Hijo encarnado, cuando, como un rey en su coronación, “fue declarado Hijo de Dios con un acto de poder” (Rom. 1:4)»1. Otro ejemplo de un salmo que va más allá de referirse a un rey davídico es el Salmo 110 (búscalo en tu Biblia y léelo). Este salmo se enfoca en el futuro, en un rey que reinará y cuyo pueblo le servirá dispuesto. Es uno de los salmos más citados a lo largo del Nuevo Testamento. Lee ahora Mateo 22:41‑45 y el Salmo 110:1. ¿Ves la conexión? Jesús les está mostrando que David llama al rey «mi Señor», reconociendo la superioridad de este rey que ya ellos habían reconocido que era el Cristo. Y luego, tenemos también en ese mismo versículo 1 del Salmo 110 otra referencia; se presenta a este Señor sentado a la diestra de Dios. 1. Kidner, Derek. Psalms 1‑72, (Westmont, IL: InterVarsity Press, 2014). Consultado en ProQuest Ebook Central.

37

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 37

12/04/2022 14:54:15


El Nuevo Testamento habla de Jesús sentado a la diestra del Padre en muchos pasajes diferentes; Efesios 1:20 y Hechos 2:32‑35 son dos ejemplos. Leamos otra vez el versículo 4 de este salmo: El Señor ha jurado y no se retractará: «Tú eres sacerdote para siempre Según el orden de Melquisedec».

De ningún otro rey davídico se dice algo así, porque este Melquisedec, personaje misterioso, no tiene relación con el rey David. De modo que, cuando estas palabras se escribieron, y cuando se cantaban, la referencia era al Rey prometido. Y, una vez más, el Nuevo Testamento lo reafirma. Lee Hebreos 7:21‑22. ¿Qué se nos dice de Jesús? Ningún rey del linaje de David ejerció también la función de sacerdote, lo que nos permite ver que la referencia en verdad es a Cristo. En el Salmo 110, leamos nuevamente los versículos 5 al 7: El Señor está a Tu diestra; Quebrantará reyes en el día de Su ira. Juzgará entre las naciones, Las llenará de cadáveres, Quebrantará cabezas sobre la ancha tierra. Él beberá del arroyo en el camino; Por tanto levantará la cabeza.

Este pasaje encierra un tema común en el Antiguo Testamento: la vic‑ toria sobre los enemigos en un día postrero. Sabemos que esa victoria y juicio final le pertenecen a Cristo, y es lo que reafirma el Nuevo Testamento en pasajes como Apocalipsis 19:11‑21. 38

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 38

12/04/2022 14:54:15


Mi querida lectora, Cristo es, si se nos permite usar la frase, el héroe protagónico de la Escritura y como hemos visto, el libro de Salmos, con toda su belleza poética, también nos habla de Él. Entonces, ahora que hemos puesto este cimiento necesario para poder entender mejor el libro de Salmos, avancemos hasta el objeto de nues‑ tro estudio, el Salmo 103. RESPUESTAS A PREGUNTAS Día 1 Ejercicio 1 Éxodo 1:1‑22: Narrativa Daniel 12: Apocalíptica Proverbios 25:8‑10: Sabiduría o sapiencial Miqueas 5:2‑4: Profecía Cantares 8:6‑7: Poesía Tito 1:1‑4: Cartas Lucas 14:15‑24: Parábolas Día 2 1. Personificación 2. Metáfora 3. Símil 4. Metáfora 5. Antropomorfismo 6. Símil Día 3 Salmo Salmo Salmo Salmo Salmo Salmo

49 (sapiencial). 62 (confianza). 69 (lamento). 97 (alabanza). 5 (imprecatorio). 30 (acción de gracias).

388437GOB_DIGNO_R_CC2019_PC.indd 39

12/04/2022 14:54:15