Page 1

ANTOLOGÍA POÉTICA

MARIANA CRISTINA GARCÍA


ANTOLOGÍA POÉTICA

MARIANA CRISTINA GARCÍA

Casa de la Cultura Ecuatoriana —2013—


Antología poética

Mariana Cristina García Primera Edición–CCE–2013 ISBN: 978-9978-62-737-2 Edición: Katya Artieda Diseño y diagramación: Santiago Ávila S. Los dibujos corresponden al maestro Leonardo Tejada. Son reproducidos del libro De la voz innumerable de la misma autora, publicado por la Casa de la Cultura en 1977. Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión Dirección de Publicaciones Av. Seis de Diciembre N16–224 y Patria Telfs.: 2 527440 Ext.:138/213 gestion.publicaciones@casadelacultura.gob.ec www.casadelacultura.gob.ec Quito–Ecuador


ANTOLOGÍA POÉTICA

MARIANA CRISTINA GARCÍA

Volumen 3


Índice 9 Presentación 11

De alfa a omega

27

Cantos transparentes

37

De la voz innumerable

13 1 14 2 16 3 23 11 24 12 25 18

39 Ecuador 40 Quito 41 Madre campesina 42 Mi nombre 43 Sentir hondo 44 Tú 45 Ausencia 46 Alfabeto de ternura 47 Tristeza 48 A manera de carta 49 A Chile 50 A Víctor Jara 51 A Isabel Parra 52 Ancestro dolorido 53 Confesión


55

Con la prisa de la vida en las manos

73

Voces para recordar

57 Carta 59 Al amigo ausente 60 Latitud americana 61 Aztra 1977 63 Balada para un territorio 64 Poema para un cantante 66 A un negro al que le dio por buscar la paz 68 Comandante compañero 70 A un revolucionario llamado alma grande 72 Al poeta de fuente vaqueros

75 IV Amigo 77 V 78 VI 79 VII 80 VIII 81 IX Él es así 83 XVI Poesía in crescendo 86 XV 88 XVI Patria 89 XVIII Poesía en tono mayor 93 XXV De la vida 95 XXXI Flor de papel para John Lennon 97 XXXII Esto de hacer un poema


Presentación Mariana Cristina García (1952-1985), quiteña, periodista, mujer dulce, sensible, de profunda calidad humana. De trato cordial y de sencilla pero elegante presencia. Su vocación poética la llevó a un atinado manejo de la palabra desde sus años escolares. Cuatro libros, pequeños y delicados como ella vieron la luz en 1972, 74, 77, 83. Esto quiere decir que su constancia lírica se vio reflejada en “De Alfa a Omega”, “Cantos transparentes”, “La voz innumerable” y “Con la prisa de la vida en las manos”, respectivamente. Partió al más allá dejando algunos poemas inéditos que su padre recogió y los publicó bajo el título de Voces para recordar y que integran el volumen 85 de la Colección Básica de escritores ecuatorianos, aparecida en 1987. Me sorprendo hallar entre sus textos el poema Los conejos y mis letras, de mi autoría, y que es parte de mi libro Corazón acróbata, editado en 1983 por la Universidad Central del Ecuador. Posiblemente su padre al editar ese libro, posterior a la temprana muerte de Mariana lo incluyó por equivocación. Sin embargo, en calidad de lectora y amiga de Mariana me limito únicamente a presentar esta selección de sus cinco libros publicados. En esta entrega constan poemas considerados importantes y que podrán traducir su personalidad lírica y sus vivencias afectivas, sus recuerdos, sus creencias, sus desacuerdos políticos y sus momentos de dolor y de gozo infinito. En general es un verso limpio, rítmico y tierno. La mayoría de textos no tienen nombre ni numeración.


Simplemente están ordenados como partes de un solo y largo poema o como estancias que tienen cierta unidad de contenido. A pesar de ello se percibe una variedad de recursos telúricos, de elementos silvestres y naturales que enriquecen la estructura misma de tales unidades poéticas. El océano, la brisa marina, el color de los moluscos, las heladas nocturnas etc. junto con las alusiones amatorias y nostálgicas generan esas metáforas y esos microgramas de belleza indudable: “Pupila amada /escalera interna /de esmeraldas; /verde arcilla /que me ilumina”. “Caracol, /pequeño guardián /del mar; navegante tímido /de sonrisa /doblemente lila”. “Pez: /pequeño arcoíris, /transeúnte apresurado /de cristal”. Su obra ha recibido el influjo de grandes poetas ecuatorianos, tal vez de un Gonzalo Escudero, un Carrera Andrade, un César Dávila. Y aparte de ello también heredó la rebeldía social y denuncia de los vanguardistas de los años sesenta. No soslaya a su pueblo ni descuida a su América, tampoco olvida la música de John Lennon, la guitarra de Víctor Jara, la voz de Isabel Parra, que aunque encerrados en una temática de circunstancia, contribuyen a fortalecer la emotividad del verso de Mariana. Si la autora viviera, posiblemente su obra habría crecido en madurez y calidad. Sin embargo, las Letras Nacionales la siguen contando entre sus más dignas representantes.

Violeta Luna


Voces para recordar


IV Amigo Para hablarte es tan sólo necesario conocer de la cresta de la ola, del rubor de la mejilla, de las manos palpándose el corazón adentro. Para ir hacia ti todos los caminos resultan verdaderos, el de la blanca nube, el de la hollada huella, el de la cierta y cálida sensación de la mano. Para estar en ti basta aprisionar la loca dimensión de una ternura, la primavera de la malva, las sílabas de la libertad. Para morar en ti amigo está la esperanza estremecida, está el canto ilimitado, está la piel está la soledad del poema, está finalmente el alfabeto sencillo del amor. Siento este invierno en las esquinas, miro que de pronto has vuelto, que nunca te fuiste realmente, que te quedaste apretado en el triste corazón; —13 —


bien vale en cierta forma todo este tiempo de tu ausencia, todo ese cruzar de calles y esos viajes, porque sólo así he comprendido tu sonrisa y tus pupilas saludándome desde el cielo como estrellas; porque nunca renegué de ti, ni en el estremecido correr de la lágrima, ni en la entorpecida huella de tu olvido, porque tuve fe en ti, como tiene el niño en la cometa, el náufrago en la orilla, porque desde el comienzo construí muralla y catedral de amor junto a tu cuerpo.

—14 —


Este y otros libros los puede disfrutar en nuestra librerĂ­a www.libreriadelacasa.gob.ec


Antología poética Mariana Cristina García, se terminó de imprimir en Quito en el mes de noviembre de 2013, en la Editorial Pedro Jorge Vera de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión Presidente: Raúl Pérez Torres Director de Publicaciones: Patricio Herrera Crespo por


Quién podría poner en duda que Marianita Cristina se revela poetisa de altos quilates desde su primer libro, que, por otra parte, marcó el rumbo de los posteriores, si bien cada uno de los siguientes fue acentuando el don poético, diversificándolo, haciéndolo florecer como una rama, cada vez más nueva y cada vez más rara. Mejor dicho, la planta poética de la autora iba brotando flores, de variados colores y perfumes, como en una constante labor de crecimiento interior, lúcido y translúcido, en pos de nuevas dimensiones, en sentido vertical y horizontal, hasta tratar de cubrir con sus más distantes pétalos la gama universal de la poesía. Humberto García Ortiz 1987

ISBN: 978-9978-62-737-2

Antología Poética  

Quién podría poner en duda que Marianita Cristina se revela poetisa de altos quilates desde su primer libro, que, por otra parte, marcó el r...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you