Page 1


LibĂŠlula tornasol, reflejo de luz instantĂĄnea que sorprende mi mirada Natalia Balderas


A MANERA DE PRESENTACIÓN Este número de La Libélula llega a sus pantallas y manos en un momento ruidoso (a falta de mejores adjetivos para acompañar algo que me cuesta trabajo describir). En un momento que a algunos da la sensación de que los lugares en la historia son reclamables y transformables, que nos hace pensar que los posibles futuros no pueden suceder si no nos hablan. En que además de tener muy claro lo que no queremos, sabemos también que lo que queremos rebasa al proceso entero; no son las fechas electorales las únicas que evidencian que hay contextos en que palabras como democracia y representación (y las instituciones que las acompañan) se deberían, por lo menos, usar con más cuidado. Es un momento ruidoso porque nos estamos comunicando entre nosotros. Y tal vez en nuestras utopías cibernéticas personales pocos pensábamos en que algo que iban a hacer las redes sociales era acortar tanto nuestras distancias, las que no son geográficas y hacen de una vecina una habitante de otro país. Como medio de expresión y creación, convocatoria, organización y difusión, lo que sucede fugaz y no tan fugazmente en internet permite que extremos casi incompatibles (aunque anti-hegemónicos) gocemos de los privilegios de tener acceso a nuestra propia información. Hoy nos concentramos en el cómo, porque ya conocemos el para qué. En este número una Libélula que está aquí y ahora invita a disfrutar de ideas en manos de nuevos y habituales colaboradores. Estaría de sobra posicionarla, eso puede leerse en cada una de sus líneas en todos sus números. Nació y existe porque hay tanto medios de comunicación libres y gratuitos, como colaboradores independientes y lectores con quienes dialogar.

EMILIA

3


Ante una urgencia política Ángel Adán Sáenz

“[para acceder a una teoría jurídica de la indignación se tiene que tomar las calles, porque] Las calles son espacios subalternos e insurgentes que no están colonizadas por los medios financieros” Boaventura de Sousa Santos

Como ya todos sabemos, el próximo primero de julio son los comicios para elegir al próximo presidente de México, bastante se ha hablado ya sobre la forma de elegir, sobre si en realidad se elige o se confirma, sobre si tenemos democracia verdadera y no una simple democracia liberal-representativa que perpetúa el sistema económico, político y social. Hoy ya no vamos a entrarle a ese debate, básicamente por una razón fundamental, y es que estamos en un estado de emergencia, de emergencia política y social, un estado que no exige tomar decisiones rápidas y concretas para poder salir a flote de una tormentosa situación. La urgencia que nos acoge hoy responde a que los intereses de un cierto grupo de poder de nuestra sociedad pretende, de manera cínica y desvergonzada, imponer a su candidato a la presidencia de la república, para esto se han valido de las formas más bajas e inverosímiles, controlan los medios de comunicación masiva, controlan casas encuestadoras y demás instituciones públicas y privadas, todo esto para limpiar la imagen de un candidato gris como lo es Enrique Peña Nieto. Pero ¿quién es Enrique Peña Nieto? ¿Quiénes están detrás del candidato del PRI? Bien, empecemos por los que están detrás. El PRI, ese partido que gobernó a México durante 72 años y que nos hundió en la pobreza, que nos dejó en el retraso y el subdesarrollo, que con demagogia se reelegía, que devaluó innumerables veces la moneda nacional, que en el año 1968 asesinó estudiantes a sangre fría, que durante las últimas décadas del siglo XIX se dedicó a asesinar izquierdistas en la llamada Guerra Sucia, sí, ese PRI de las desapariciones forzadas y el “Si no tranza no avanza”, el PRI al que Vargas Llosa calificó como “La dictadura perfecta” por su demagogia al ocultar la dictadura de unos pocos, de los herederos de la Revolución, de su fundador, aquél tirano conocido como Plutarco Elías Calles.

4


Sí, hoy ese PRI busca regresar, pero con una cara diferente, una cara que encubriría la tiranía detrás de un copete y una familia de Telenovela; la cara de Enrique Peña Nieto, el candidato perfecto, el encubrimiento perfecto. Enrique Peña Nieto, como todo priista, tuvo que heredar su plaza, nacido en Atlacomulco y proveniente de la familia Del Mazo –La familia Del Mazo ha formado ya un cacicazgo en el Estado de México con más de 60 años en cargos públicos, desde municipales o de representación federal-, Peña se perfiló desde el 2006 como posible sucesor de Calderón, desde su aparición en televisión fue inflado por los medios posicionándolo rápidamente en las encuestas, vendiendo una imagen joven del partido viejo… una imagen, precisamente, solamente eso es Peña Nieto. Hoy ya no es el 2006 y precisamente por eso es la urgencia, hoy ya estamos a menos de un mes de la elección y Peña Nieto parece, va en picada, sorprendentemente, gracias a los disturbios en universidades –sobre todo en la Iberoamericana- y en su pésimo desempeño en el debate presidencial, las cualidades de Peña se han puesto en tela de juicio, y no sólo a un nivel universitario, sino común y corriente, la gente en la calle empieza a dudar, Televisa trata de aligerar los daños, pero la herida está abierta, al parecer, gracias a algunas marchas en su contra –de Televisa y de Peña Nieto- no todo parece tan seguro en la elección, por lo menos no ya moralmente –o legítimamente si alguna vez tuvo esa característica. Nuestra responsabilidad ante la situación estriba en no bajar la guardia, en formar un movimiento sólido que sea visible masivamente y que sea consciente y responsable de sus actos. Para crear este movimiento es necesario entrar en diálogo con otros movimientos y buscar la similitud de fines para poder sumar a la causa, tenemos que formar un movimiento unificado de luchas. También es necesaria una profunda reflexión acerca de los fines que se persiguen así como las acciones que se tendrán que tomar. Para participar activamente las formas sobran, de principio yo propondría –asumiendo que la primera, de hecho, es salir a las urnas a votar en contra de Peña Nieto- salir a la calle, platicar con la gente, formar pequeños grupos locales que se encarguen de hacer propaganda y difundir información, dado el tiempo en contra y la falta de medios, no es necesaria una interconexión real entre todos, me parece que a nivel local, si cada quien forma e informa de estos grupos, se puede rescatar algo. Aún hay mucho que hacer, mucho que pensar cómo hacerlo, pero ante una situación de urgencia, no puede caber la apatía, por eso, esto más que un texto literario, un artículo periodístico o de información, es una invitación a que lo hagas, al fin y al cabo, de lo único que podremos arrepentirnos en de no intentarlo. 5


No se trata sólo de dedocracia Leyla Andrea Carrasco Cazarín

leyand@gmail.com / @Miel_de_abeja

En los últimos días hemos sido bombardeados por ‘N’ cantidad de anuncios de los candidatos presidenciales motivando, o llamando al voto a su favor, como si el voto fuera la única forma de decidir, la primordial, como si fuera el único portavoz de lo que pensamos y nos debería de representar en el poder. Vivimos en una sociedad que además compra esta idea, puesto que la mayoría de las personas que acude a votar el día de la elección piensa que ya cumplió con su poder ciudadano hasta la siguiente jornada electoral, tan es así que hemos visto en incontables ocasiones que se ha hablado de fraude electoral, algo que en sí es más que obvio, y aun así las personas no defienden su voto, ni siquiera se indignan ante el robo de esa pequeña acción que toman cada seis. De esta forma se observa que en la mayoría de los casos el deber cívico se limita al voto, sin darse cuenta de que existen muchas modalidades de protesta, y de que la democracia no sólo es discurso, conlleva muchas más cosas, y no me refiero a bloquear el tráfico cada que algo nos inconforma, porque esto también se ha hecho y no ha resultado ser la mejor forma en que se obtenga algún resultado, ahí tenemos el afamado “voto por voto, casilla por casilla” de los defensores del triunfo de Andrés Manuel López Obrador en el 2006, que lejos de ayudarle a aclarar el fraude le crearon una mala imagen a AMLO y a los defensores de su voto, esto, claro, siendo manipulado por los medios de comunicación y adversarios políticos. Las manifestaciones pueden llegar a convertirse en verdaderos detonantes de cambio si es que se sabe canalizarlo, pero la acción de la sociedad debe de ser comprometida y constante, debemos dejar de creer que la democracia es 6


buscar a ese aquel que tal vez no represente, es muy probable que ninguno nos convenza del todo y que sólo elijamos al “menos peor”, pero no se trata de sólo elegir y ya, se trata de ser soberanos verdaderamente, de que se regule el poder, es cuestión de tomar decisiones y defenderlas a través de distintas vías, y si algo no nos convence, cambiarlo, no dejarlo al aire y decir “No nos queda de otra” o “A ver qué pasa…” Porque esto es algo que no es cierto, claro que queda de otra, juntos podemos ser mucho más que eso, las formas de manifestación y organización están cambiando, es momento de tomar el destino en nuestras manos y modificarlo hasta donde y para donde queramos.

Esa vieja idea de creer que el otro cuidará nuestros intereses no es, de ninguna manera, cierta. También estamos acostumbrados a creer que las pequeñas acciones que se tomen no van a cambiar nada, que son pérdida de tiempo, pero hay ejemplos como el de Egipto y otras movilizaciones recientes en las cuales se creía que el sistema establecido no iba a cambiar, aun y con todas sus represiones hubo detonantes de cambio y de esta manera el pueblo terminó decidiendo de forma activa lo que quería para sí mismo, no basta con tener conciencia de clase, hay que ser factores de cambio de aquello que nos incomoda. Así pues, votar –o no– para decir quién será tu nuevo representante, no es bueno ni malo, pero es importante recordar que hay otras formas de participar, ya que hay seis años de por medio en los que uno no se puede quedar pasivo. 7


La Deuda es Esclavitud

Berenice Del Carmen Aguilar

¿Cómo es que, siendo tan inteligentes los niños, son tan estúpidos la mayor parte de los hombres? Debe ser el fruto de la educación. Alejandro Dumas

Hace unos meses, leyendo el periódico, encontré un reportaje que -como joven- me interesó bastante. El mencionado artículo era titulado: “Las becas de Calderón”, comencé a leer y a profundizar en el tema. Las becas de Calderón son créditos que te dan a través de un banco para que puedas pagar tu carrera y después de egresar comiences a liquidar esos montos (con una tasa de 10% de interés anual), montos que para un joven mexicano recién egresado no es nada sencillo, estamos hablando de una deuda de aproximadamente 215 mil pesos en licenciatura y 280 mil pesos en caso de posgrado. Obtener el crédito es muy fácil, pero no es la mejor opción, ya que el salario de los graduados que llegan a conseguir un buen trabajo no rebasa los 7 mil pesos mensuales. Los jóvenes que acepten el crédito tendrán hipotecado su futuro. Sin mencionar que los jóvenes que estarán sujetos a las obligaciones de un préstamo bancario, es decir, si no se realiza el pago correspondiente entran inmediatamente al buró de crédito. La cuestión no es sólo eso, la cuestión es: ¿Por qué Felipe Calderón apoya a las escuelas privadas, y no a las públicas, siendo él el encargado de la educación pública? ¿Por qué pretende privatizar la educación? Dice que crear esos créditos ayudará a que los jóvenes no se conviertan en sicarios y así ganarle la guerra al crimen. Un comentario que se me hace muy aberrante es el que hizo Teresa Ortuño, secretaria de la Comisión de Educación del Senado, 8


mencionó que éste programa no va a disminuir la matrícula de las escuelas privadas y que además está bien impulsar a los jóvenes a pagar su educación porque “no hay que acostumbrarlos a darles todo”. Creo que no es necesario mencionar el fracaso que han tenido estos créditos en diferentes regiones de Latinoamérica, Chile, el caso más conocido. Digamos que este tipo de programas sólo va dirigido a la clase media, por ende, son inequitativos. Por último, y como opinión propia, quiero agregar que habemos muchas personas que queremos tener un lugar en alguna universidad pública, y que está claro que no se ha hecho lo necesario para incrementar la matrícula en éstas. Evidentemente es electorero este proyecto, donde desa for t unada mente caerán muchos jóvenes. Y pues en conclusión y ya mencionado antes, debería asignarse ese dinero para mejorar nuestras instituciones públicas a nivel superior y aumentar la matrícula, pues la educación es un derecho y es obligación del estado proporcionarla, con responsabilidad de garantizar un derecho de la población. Yo habría preferido mil millones de pesos para la educación pública que un monumento que sólo simboliza corrupción e ineptitud.

9


Lo que no se dice en el cine es lo que más transmite Alejandra Lomelí Una de las características del arte es su capacidad de experimentación y reinvención, pero esta “fruta” no la prueban todos los artistas ya que hay quienes prefieren continuar una línea un tanto más tradicional –por llamarlo de alguna forma- mientras que otros deciden explorar nuevos caminos, reinventando códigos y depurando su muy particular estilo artístico y es cuando llegamos a la denominación de autor, concepto que en las siguientes líneas aparecerá de forma transversal y latente mas no de forma central. El cine es un tipo de arte que, por conjuntar muchas de las expresiones artísticas y por su capacidad de imagen-movimiento, resulta propicio para mostrar trabajos arriesgados, guiones complejos, historias que se desarrollan en múltiples dimensiones coexistentes, en fin, la lista es larga, bien lo decía el gran maestro Stanley Kubrick: “si puede ser escrito o pensado, puede ser filmado” y es que el límite es la creatividad. La inquietud por redactar las siguientes líneas me surgió después de una serie de eventos relacionados que (por supuesto) tienen como eje central el cine. Hace ya unos años, leía una frase de Thomas Guback que decía: “un film no sólo es importante por lo que dice, sino también por lo que deja de decir”, cita que terminó de tomar forma tiempo después cuando salí de la proyección de la película “Copia Fiel” del cineasta iraní Abbas Kiarostami, quien es uno de los pilares de la llamada nueva ola del cine iraní y, más recientemente, “La Piel Que Habito” del cineasta español Pedro Almodóvar, vino a estimular la reflexión. Claro que las películas que entran en esta categoría son muchas, para muestra el mismo Kubrick y su “2001: Una Odisea del Espacio”, ahora bien, ¿de qué forma se relacionan estas películas con la frase? Aquí viene lo interesante. En primer lugar tenemos “Copia Fiel”, una 10


película que es un tratado que reflexiona entorno a la autenticidad y reproducción de las obras de arte. Kiarostami nos presenta un texto visual que se sale de los convencionalismos del cine lineal y sencillo ya que la discusión tan sólo es el preámbulo para mostrarnos las complejidades de la naturaleza humana. El gran logro de “Copia Fiel” es su aparente simpleza, lo que en realidad plantea el debate de la fidelidad que la copia de la obra de arte le guarde a su original y viceversa, entraña una premisa velada: el gran misterio de la autenticidad, premisa que NO se le DICE al espectador de entrada sino que éste lo tiene que DESCUBRIR precisamente, quitando capa tras capa. Es el misterio de ‘la autenticidad’ que toma en su guión a la “obra de arte” llámese pintura, escultura, libro… como mero pretexto para trasladarlo a la autenticidad en todos los campos de la vida cotidiana y marital. La cinta tiene que verse porque el análisis nunca estará completo si el lector no ha tenido la experiencia fílmica y más si tomamos en cuenta la leyenda que acompaña los posters publicitarios de la película: “lo que empezó como un juego se convirtió en una deliciosa historia de amor” y es que, las imágenes en conjunto con la historia avasallan al espectador, los personajes toman vida por sí mismos y cuando pensábamos que todo estaba claro y que los conocíamos resulta que, en realidad, el espectador no sabe exactamente qué es lo que está pasando frente a sus ojos, no sabe qué creer ni qué es real y qué no, pero lo que sí sabe es que quiere continuar viendo y ser testigo de todo. Como si Kiarostami no le exigiera ya mucho a su espectador, el desenlace no podría ser mejor ya que es un final de esos que se denomina “abiertos” y que deposita en la persona que observa la responsabilidad de generar una interpretación basada, y aquí la grandeza del arte cinematográfico, en todos esos textos que la película NO dice pero SÍ transmite. Pero si de finales abiertos hablamos, “La Piel que Habito” del cineasta más internacional que ha dado la Madre Patria, nos regaló uno de los más intrigantes. Bajo el sello inconfundible de Pedro Almodóvar,

11


la cinta es una suerte de colisión de géneros y referencias como ya es habitual de las películas que gusta el realizador manchego. Si bien la estructura narrativa de “La Piel que Habito” es anacrónica pero totalmente comprensible ya para los últimos minutos del filme, el final es el momento justo donde la verdadera acción empieza, o mejor dicho, el momento en que la película comienza. La tesis que plantea en general “La Piel que Habito”, y en particular el final, es muy arriesgada porque vuelve a ser el espectador quien, al percibir las primeras letras de los créditos se queda con las ganas de saber el qué pasó después del encuentro que “Vera” (Elena Anaya) tiene con otros de los personajes. El mecanismo de conjetura y relación entra en juego y es solamente el espectador quien (sí, vuelvo a lo mismo) después de su percepción fílmica puede llegar a una posible respuesta. La forma que influye eso que “no se dice” en la película de Almodóvar es totalmente distinta a la que nos presenta Kiarostami, porque si bien “Copia Fiel” nos hace testigos visuales de una “danza desconcertante” entre la autenticidad y la falsedad, “La Piel que Habito” va más allá del texto visual, de todo aquello que sí nos muestra pero que deja escondido en la mente del espectador, que lo perturba y que lo hace “hablar” en relación al inquietante final. Se podrían mencionar más películas entorno a la frase con la que decidí titular este texto, incluso pensé incluir al genial David Lynch, quien merece un texto exclusivo ya que su majestuosidad como director ha creado una de las filmografías más meticulosas y oníricamente surrealistas en la historia del cine, que constituyen una alucinógena experiencia visual. “Copia Fiel” y “La Piel que Habito” son ejemplos de producciones propositivas, de cine enigmático dirigido a espectadores activos capaces de leer entre líneas, el contenido que no se dice pero que prepondera lo que más trasmite en el cine.

12


HERAKUT en All City Canvas

Violeta Juárez García

Herakut formó parte del Festival de Arte Urbano All City Canvas que se realizó en la Ciudad de México del 30 al 5 de mayo en distintos puntos de la ciudad. En éste, nueve artistas se encargaron de intervenir nueve edificios importantes de la ciudad. Herakut es un colectivo alemán conformado por dos artistas: Hera, de Frankfurt y Akut, de Erfurt. Comenzaron a pintar juntos en el 2004 tras conocerse en el Festival de Urbano de Artes de Sevilla en España. Hera comenzó a pintar paredes en el 2001 cuando sintió la necesidad de comenzar a trabajar en obras más grandes. Hera y Akut se complementan muy bien, a pesar de tener estilos muy diferentes logran transmitir sensaciones e ideas muy claras. Akut describe su trabajo con Hera como una forma de conversar, tratando de abrir este diálogo con el lugar que van a pintar. Este colectivo alemán fue el encargado de iniciar el festival, pintando un muro del edificio del periódico El Universal. Hera comenzó a pintar las primeras líneas de lo que sería una niña. Después Akut comenzó a dar los detalles a los ojos, los cuáles son siempre la parte más importante de las obras de Herakut, ya que en ellos se encuentra la expresividad máxima del mural. Durante toda la semana Herakut trabajó en el mural y muchos jóvenes se reunieron para ver la realización de dicha obra y obtener autógrafos por parte de este colectivo alemán. Otros artistas que participaron en el festival fueron: Roa, Escif, Aryz, Sego, Interesni Kazki, Vhils, Saner y El Mac. 13


Imagíname gritándole a alguien, pero en tacones Emilia Perujo Lavín En el 2002, Reinventing Axl Rose era una invitación a conocer la muy bien descrita “última esperanza del punk”. Después de haber consistido en una persona y su guitarra cantando canciones de protesta en Florida, Reinventing Axl Rose era el primer disco de larga duración de la ya conformada banda Against Me! ¿Qué mejor reunión de elementos que incomodidad, crítica, folk y country en un disco que gritaba anarquía? Era todo lo que el punk debía de estar siendo (o seguir siendo), representando y sonando; siempre de gira, llegando con casi ningún recurso a lugares impensados, incorporando géneros que compartían regiones y situación, elaborando un mensaje que a veces parecía ya distante de quienes llevaban un recorrido más largo en eso que parecía convertirse en una manera de tocar y comercializar, más que una posición frente a la vida. No recuerdo qué me llevó a escuchar Baby, I´m an anarchist por primera vez, pero sí que Against Me! se había hecho de una fan que después de conocer ese primer disco, iba a encargar As The Eternal Cowboy en una tienda y esperaría con curiosidad, después del lanzamiento de cada disco siguiente, el album extra con las canciones en sus versiones ásperas. Extrañaría los tracks acústicos que ya no aparecían en New Wave pero celebraría su apego al rock, además de poderlo escuchar en radio. Si el trabajo de Against Me! se pudiera definir sería algo como radicalidad transformada en poesía con elegancia. De todas esas letras y títulos de canciones que se fueron convirtiendo en favoritos 14


personales, algo que nunca caracterizó a Against Me! fue una cercanía con temáticas sexuales. Uno de los mayores representantes del género desmentía la especulación (a la que no le faltaban ejemplos) de que el nuevo punk se dedicaría a jugar con la sexualidad de manera casi teatral. Creo que ni escuchando The Ocean alguien hubiera pensado que un motor era el cuerpo, o que quien cantaba tenía una relación particular con el suyo: “Si hubiera podido escoger, hubiera nacido mujer. Mi mamá me dijo que me hubiera llamado Laura” era tan sólo un renglón de una canción, opacado por la intensidad y la sensación de búsqueda a la que llevaban el resto de las frases. La incomodidad e insatisfacción centrales a todo lo que es Against Me! dan un giro cuando Tom Gabel decide informar al mundo que ha vivido en un cuerpo que no le corresponde y de ahora en adelante será una mujer llamada Laura Jane Grace. De golpe la noticia entera es sorprendente; empezando por leer a Tom Gabel compartiendo cualquier tipo de experiencia íntima, y además para la revista Rolling Stone. Después uno le da sentido a Laura Jane Grace, sobre todo poniéndola en el conjunto de autenticidades desde donde se da a conocer. Se había confesado insegura del efecto de su decisión, pero seguida de un apoyo multitudinario de fans y músicos la noticia se convirtió en generadora de empatía y una especie de nostalgia adelantada. Ya no escucharemos, sin saberlo, a una persona en el proceso (íntimo, largo y desapercibido) de tomar una decisión radical.

15


Un, deux, trois, quatre: Solo dilo Edmundo Arana

Muy pocas veces tenemos la oportunidad de llenar nuestros oídos con una descarga de creatividad, esa creatividad que logra que la música fabrique ensoñaciones en nuestro cerebro, sin embargo cuando una banda logra que esto ocurra debe celebrarse. Con una propuesta musical propia, alejada de lo que recurrentemente nos bombardea, Los Drama Queers nos entregan un disco que sin pretensiones nos muestra la otra cara del rock mexicano, esa cara que es imposible clasificar con una etiqueta genérica. A diferencia de lo que ocurre con la mayoría de las bandas, a Los Drama Queers los conocí en el escenario, no por un demo o un video, algo que me permitió sentir la energía que emana de las notas que te arrojan al desenvolverse en el escenario. En este momento, mientras escucho Say Goodbye Or Say Forever, puedo recordar claramente cómo fue escucharlos la primera vez, rodeado por los muros del Foro Alicia. Este material llega con sonidos frescos, con instrumentos inusuales, con líricas que evocan lo que construye eso que conocemos como persona, las preferencias de cada uno de nosotros, esa preferencia de besar a aquella persona sin importar su identidad sexogenérica, esa preferencia de escuchar punk, banda, pop o cualquier ritmo absurdo. Me arriesgaré, ya que no me encuentro seguro de lo que escribiré, pero en determinados momentos el sonido del chelo me hizo recordar a Blonde Redhead, algunos otros a The Dears con toques de Sonic Youth, tal vez sean una influencia para la banda, pero me resulta complicado hablar de influencias, toda agrupación las tiene, ante un sonido que me resulta tan peculiar, en algunos momentos tan melancólico, un tanto borrascoso, y otros es tan festivo y provocador. El sonido que nos ofrecen Los Drama Queers es precisamente eso, el drama que es la vida, algo que simplemente nos acompaña. Sin embargo no es todo lo que nos ofrecen estos talentos, el disco viene acompañado de un manifiesto que complementa de forma perfecta la música, haciendo una declaración fundamental, al menos es lo que me ha parecido, una declaración de la reapropiación de la individualidad. 16


Lo que nos entrega este quinteto originario de la Ciudad de México es la conjugación del talento de sus integrantes con una perspectiva de la vida y de las libertades de las que solemos privarnos cargados de prejuicios, la obra es un claro ejemplo de lo que es ser y hacer las cosas que a uno le llenan. Viviana, batería, percusiones y acordeón, Alexis, guitarra, bajo, batería y voz, a quien además le agradecemos las facilidades que nos otorgó para escribir esta reseña, Bex, guitarra, bajo, percusiones y voz, Adrián, teclados y voz, y Lali Musine, chelo, violín y voz, nos entregan un disco que, en mi opinión, revitaliza a quienes podrían estar acostumbrados a escuchar a las bandas mexicanas de siempre, un propuesta que no debe dejarse pasar por alto. Los Drama Queers han hecho lo que muchas bandas intentan a lo largo de su carrera, han transformado su música en un manifiesto de libertad, si bien ellos agregan su propio manifiesto al arte del disco, creo que el que han construido a base de notas, ruidos y silencios basta para entender de qué va la cosa cuando se decide hacer las cosas sin complejos y con el entusiasmo necesario para dedicarle cerca de dos años a producir un material de tan buena calidad que sorprende la forma en la que fue grabado, al más puro estilo punk del “hazlo tu mismo”, sin que esto afecte la calidad del sonido, dejando evidencia sonora de voces que de a poco te arrastran a vivir cada una de las canciones, matizadas, claro, con el ritmo de los instrumentos. Aquella noche en la que me sumergí en el mundo de Los Drama Queers me sorprendía de escuchar un cover a Gloria Trevi, hoy que escucho el disco que nos ofrece este quinteto sólo puedo congratularme con la libertad que se otorgan al escoger lo que les agrada sonoramente, ya que se liberan de las cadenas que suelen surgir al concentrarnos en un sonido en especifico o un género. Say Goodbye Or Say Forever nos invita a escuchar música sólo por el gusto de hacerlo, a la vez que se nos ofrece una mirada distinta sobre la diversidad, en su totalidad, lo que simplemente encuentro cautivador. “so please don’t ever come back to me cuz i know i will only say these words i still love you” I Still, Los Drama Queers http://www.losdramaqueers.com/ 17


LA HORA DE LA PIEDRA Después cuando las sombras se hicieron sobre mis ojos y la noche fundó el frío sobre mis huesos, caí irremediable al vacío como un hoja de sauce, después cuando la muerte me entró como un susurro y se hizo el silencio entre mis manos me creció un verso blanco, como la nada. Vamos a jugar a la hora de las piedras y el sueño/ elevando los ojos en días que se cierran/ y sean otros los que nos inventen relamidos en un beso. Vamos a jugar a la hora del sol/ a pequeñas gotas sudorosas y olores desconocidos/ dejemos que otros nos griten/ con nombres impronunciables vacíos amargos del olvido. Vamos a jugar a estrellarnos contra el silencio con palabras sinsabor y bienvenidas agobiantes/ a que otros nos borren las huellas de un camino de arena. Vamos a juntarnos mañana/ en un solo cuerpo transparente/ a dejar que otros nos hablen de poesía/ y del pasado como una canción vieja/ vamos tú y yo a jugar entre hierbas/ en el calor del verano en el viento que corta con su mano las piedras y el alba. Vamos a dejar que otros nos olviden para sobrevivir a la incertidumbre. Makeda Colectivo Macuilxóchitl Fractal http://www.poeticasperversiones.blogspot.com/ 18


Cadáver Exquisito I Saqué mis brazos al sol, Los dejé secando todo el día, Y por la noche aún dolía… Dolía porque no quería dejarlo sanar, Le tengo miedo al tiempo, Que al fin, le da vida a la vida, Y muerte al adiós. Y recordar, que la vida es fugaz, Recordar, que el humo consume al cigarro, uno tras otro, Como el tiempo se lleva segundos, Como conté mis pasos a casa, Como en casa conté los latidos; Y en la tumba los suspiros perdidos, Bajo tierra consumiéndome, Recuerdos que me mantienen, Permaneciendo. Los Cuervos http://latertuliadeloscuervos.wordpress.com

CAMALEÓN BULÍMICO De entrañas neón, a veces hielo y mirada psicodélica, a veces mar de polícromo corazón pétreo, a veces cielo en sarcófago que no tarda, a veces mortal en acertijo de luna boreal, a veces infierno que parpadea apocalíptico… Arcoíris… Juan José Enríquez Rivera finisterrax@hotmail.com 19


CONFUSIÓN Emigré por las noches desiertas al balcón de mi soledad, albergando en mi seno tu lágrima Con una violencia incandescente arranqué tus cabellos y bebí Pareciera que tus manos ya no son mías que son tus dedos los que oxidan mi piel Ahora la peonía corrupta por mi sed, te ha seducido a la agonía de mi muerte Maritza Estefanía García Mi mañana abraza tu ternura y mi hoy recupera la esperanza. Soy semilla de pájaro, soy andanza. Un resquicio de vuelo me perdura. Desespera mi raíz hacia la altura. Me acongoja hallarnos en matanza por el gusto, el gusto, la mudanza. De repente tan solos, tan basura. La ciudad se consume en tiempo atado. Veladoras de muertos en la acera se extravían al paso apresurado. Hospitales de niños caen alados, y el rosario, ay, madre, “que no muera”. Pareciera un mundo abotagado. Abraham Peralta Vélez EN LA CALLE, SONETOS

COYOTE QUE AYUNA Coyote que ayuna payo que mira lunas óptima estación la primavera adelantó. 20


Afuera balas y adentro nada se torna todo el río colorado generosa violencia emana de esta ciudad que callo. Sólo te sé si el sueño dejas que te acerque lentamente apenas justo lo suficiente son tus labios humo de menta. Emprende el vuelo final tras mil caídas o más papalote blanco salvaje en hilo de la vida sujeto libre como el viento. El mar peligra redescubro sutilmente sus orillas arena moscabada somos peces en red pataleando saciando la sed. Tú puente y abismo infinito yo vacío pero no de corazón enfermo termino gritándote en suspiros tómalo todo fondo fondo. Vladimir Villalobos López

CUANDO DIOS ESTABA BORRACHO Dios escribió ebrio su primer poema lo hizo cuando el diablo andaba suelto en sus venas Estaba sentado cruzando las piernas cargando sus pulmones opacados por cigarrillos en medio de la incapacidad del mundo. Empezó a escribir sobre el filo de una lengua que se fue de juerga por su garganta

21


en lo oscuro de un cabaret sobre las praderas de unos senos descubiertos en su cuarto de hotel sobre los traseros cálidos, heridos por los años que lo excitan al verlos contonearse en el parque, después sobre la virgen que la dejó internada, inmóvil en un manicomio sobre los albergues con ronquidos espesos a medianoche Y bostezos insecticidas y nubes multi-olores. Descubrió que su perdición es la fe a los hombres que es dios sólo cuando está borracho que la sal no es del mar si no de los poros que la escupen después de ser agitado por unas piernas abiertas Acepto que la gloria se quedó crucificada en lo alto de la colina y que sus alas no tienen viento, horizontes, ni grillos cantores debajo del plumaje Y reconoció que nació el día en que el diablo estaba enfermo, grave. Oscar Yahir Aguilar Villalba

AL CABALLERO QUE MONTÓ MI AMOR Cada noche quiero caballero Tus labios monten mis besos Tus sueños sean todos mis deseos Te cumplas completo por mi cuerpo Te entregues entero vivo o muerto Tu vista esté centrada en mi centro Tu barba roce recio mi vello Tú, caballero, móntame lento Tú, jinete, sé mi amor honesto Yo, tu caballo y yegua me entrego Yo, nada pido, todo te ofrezco Lo dicho, dice el cielo que es cierto Víctor Álan Ávila Garnica

22


INVIERNO Invierno lleno de miedo, afligido, oscuro, distante y tan cercano, llegas con aquel olor peculiar con el corazón hecho hielo irónico y vacío. El cielo confundido te acobarda te asusta en otro instante tempestad te ocultas lastimas y marchitas de tu pasaje lo inherente la indiferencia está presente. La nieve cobija mi cuerpo se adhiere a mi piel se vuelven incesantes aferrándose a lo que toca desapareciendo. ¡Me quemas! Quemas mi boca mi ser constantemente sollozas Sobre el torso frío, blanco, pálido. Invierno eterno desierto con la caricia suelta vuelves lento preciso, incesante… Marisela Aguila Ramírez

CARTA DE AMOR Nos conocimos una tarde de Abril, el Sol brillaba sobre tus pómulos sonrojados, llevabas un vestido rosa que delineaba tus curvas, parecía que volabas, te miraba serena, hermosa, fue la primera vez que nos vimos. Desde aquel día yo quedé prendido de ti, de tus encantos, amé la forma en que vestías, en que caminabas y aún más, en que me mirabas. Cuando por fin logré entrar a tu casa descubrí cosas de ti que no imaginaba, eras ordenada en algunas cosas y caos en otras, en la cocina eras pulcra y cocinabas poco, he llegado a pensar que ni siquiera entrabas más que para ir al refri. En la sala eras un desastre. tenías muchas cosas que no iban en ese lugar, llegué a pensar en limpiar pero siempre creí que lo preferías así, en el baño tenias unos diminutos jabones con figuras, una vez me llevé uno: la concha, en tu recamara encontré tu ropa y descubrí que leías, amé tu manera de acomodar los libros, así como yo lo habría hecho, tenías muchas novelas 23


románticas, recuerdo que la primera que leí fue Drácula, era toda una obra de arte, pero en belleza no se comparaba contigo, un amor imposible como el nuestro, ni siquiera notaste que la había tomado, la regresé al poco tiempo, siempre he sido un hábil lector, seguí tomando algunas novelas más sin que lo notaras. Cuando vi tu colección de discos decidí poner El día que me quieras. ¡Qué canción! casi me hace llorar. Recuerdo la vez que me robé tus pantis, olían delicioso, usabas un jabón de rosas, me imaginaba tu pubis afeitado delicadamente, y tu pantaleta acomodada con toda precisión para ocultar tu delicioso sexo, sólo de pensarlo se me paraba el pene, y tomaba tus bragas hurtadas para tocar mi cuerpo, masturbarme, hasta llegar al punto en que terminaban mojadas, alguna vez las devolví sucias, tu sólo las tomabas y las lavabas. Todas las noches pensaba en ti, te miraba, pero no podía creer que semejante belleza estuviera allí para mí, eras Venus rencarnada, Afrodita, eras la emanación del amor, del sexo, quise tenerte siempre. Tu mirada era… No hay palabras para decirlo, tenías ganas de ser mía, lo sé, cuando volteabas me mirabas para que fuera tuyo, estábamos destinados mi amor, lo sabes bien, yo lo supe desde el momento en que te conocí. Una tarde mientras estaba en tu casa, entraste, sorprendida me preguntaste ¿qué carajos hace usted aquí?, porque esa frialdad amor mío, yo que me consagré en cuerpo y alma a amarte, a quererte, a desearte, y tú me rechazas y cuestionas mis razones, me acerqué, sabía que cuando me tuvieses cerca me besarías, yo también lo habría hecho en tu lugar, pero te resistías, lo sé, querías jugar, te tomé con fuerza, te arranqué la ropa, así como sé que lo deseabas, te tomé entre mis brazos, gritabas, yo sé que era de placer, me desnudé como pude, cuando viste mi enorme pene te sorprendiste, no te preocupes amor, a mi también me sorprende, te metí mi verga hasta el fondo en el ano, en la vagina, en la boca, me vine no sé cuantas veces, tú estabas cansada pero lo disfrutaste mucho, eres una golosa, cuando terminé supe que estábamos hechos el uno para el otro, nuestro destino era mirarnos por siempre. Zally

24


DE ELLA Y DE LA AUSENCIA Ella, envuelta en el misticismo, en el acercamiento a la perfección, en el lejano vacío de la ausencia, en el anhelo del mañana. Sí, ella. Aquella que en sueño desvela, endulza y envenena, que sin duda se acerca a la experiencia de la muerte, de la vida que vuelve tras la agonía. Me traslada al pasado, me emociona y trastorna mis sentidos, me hunde en sueños de un matiz rojo y dorado, al más esplendoroso goce de amor. No es su presencia, no es el idilio que exacerba nuestra unión, es el contrabando de ilusiones, el camino que se extiende de manera infinita. Se levanta de ese trémulo silencio, susurra con despiadada franqueza, con aire de redención e inseguridad, reduce la dicha a un acorde ahogado, a un universo de palabras. Ella que sin duda el alma revoluciona, a quien en medio de la noche se llama y evoca, parte de un ritual que exilia la razón, que engrandece la bondad. Aquella que rodeada por un éxtasis intransigente, por una desbordada soledad se entrega en alma y destierro al castigo de la distancia. Me arropa… desahucia su alma para entregarla en mis labios, para enaltecer mis palabras y reforzar el reinado de su corazón sobre mis deseos. Se transforma ante mis ojos, se disipa en el candor de la noche, dejando sólo un poco del hechizo bienhechor de su mirada. Ella, la que endulza, la que ilusiona, la que mata en ausencia y revive en esperanza… Jesús Hernández Villafuerte

25


DE A POQUITO Y uniré las puntas de un mismo lazo, Y me iré tranquila, me iré despacio, Y te daré todo y me darás algo... Algo que me alivie un poco más. Si con esto abro alguna puerta a un recuerdo vago, a lo intangible, a lo soñado; pido disculpas de antemano. Pero resulta que uno no es dueño de tus noches ni se tiene el control para las propias aunque unas cuantas, las recordadas… tu propiedad soy yo. No importa qué animal o instrumento se sea, al final la copia a mayor o menor escala del pasado seguimos siendo, humanos somos y en honor a ello error tras error cometemos. Y tú, ahí, acá, allá. Me pierdo en buscarte y saberte, probarte y saborearte se oye mejor, sabes mejor. Mi mente te piensa, en ocasiones no te veo, pero estás ahí… tan efímero como siempre, luego tan distante como antes. Tu vaivén de sentimientos ata, ya no se quiere escapar, ya no se quiere huir, ya no se puede; así me quedo. Punto. No tardes, llega un día y di que el mundo está en calma, que no hay nada tan bueno para olvidarte de mí… llega y dime que sólo serás para mí, que no sólo la teoría nos une, que la práctica es mejor; pero sé que por mucho que te esfuerces, la respuesta siempre sería que no. Aunque base mi vida en una irrealidad, hoy quiero vivir(te) y así será… hasta poner la piedra cinco años antes de la mía. “...SER POR INSTANTES UNICORNIO, LUNA, MÚSICA, PÁJARO, GATO... NO NECESARIAMENTE ES ESTAR TRISTE.... ES TAN SÓLO UN INTENTO DE DAR FORMA A LA ALEGRÍA PRESTADA QUE ME DISTE…” Gabriela Montoya

25


CARTA DE UN HOMBRE PÍO Mamá: Te escribo estas líneas como aquel chiquillo que algún día te confesó haber tomado la estola del padre Leonardo para jugar a la misa con mi hermano. Todavía me acuerdo de cómo me dolían las nalgas cada que me sentaba y cómo dejaste de pegarme, sólo porque te empezó a arder la mano. ¡Y cuando doña Licha me acusó de robarle estampitas los domingos, afuera de la iglesia! ¡Qué chinga me acomodaste! Me enseñaste la coronilla al Señor de la Misericordia y me la aprendí, más rápido que los días de la semana. Ni aunque me muera me voy a dejar de acordar de la envidia que tenía cuando anduviste presumiéndole a todo mundo que Lupe se había metido al seminario. Y a mí me ibas a ver a la escuela para sacarme de la dirección; todo por andar correteando a las niñas. Dejé el seminario, mamá. En la mañana fui a recoger mis cosas, luego de trece años. El obispo me mandó llamar personalmente. Me leyó sus partes favoritas de mi tesis para graduarme de filosofía y me recordó lo excelente alumno que siempre había sido. También hablamos de ti y de mi hermano. Cuando nos despedimos, ni la mano me dio. Lupe me estuvo gritando como una hora, diciéndome que era un tibio como los del Apocalipsis. Pero no. Está mal. Conocí a una mujer, Mariana. Llevamos un año de novios. Me quiso desde que me conoció. Ella no es la primera, pero ha sido muy diferente, desde el principio. Como amigos me visitaba al menos cada quince días y en mis días libres nos veíamos para dar la vuelta. Pasábamos horas hablando. Cada cumpleaños me hacía un pastel y me lo llevaba al seminario. Su cabello, sus ojos, su sonrisa, sus ademanes; su aroma. Me enamoré como un niño. Pasé noches en vela, orando, pidiendo perdón. Pero no quiero que creas que esto es por ella. En parte sí y en parte no. Siempre me gustaron las mujeres. Nunca fue fácil para mí lidiar con los deseos que sentí desde hace mucho. Sabía lo que tú y el Señor esperaban de mí. En nuestra era el mundo proclama la libertad en todos los sentidos. La sociedad capitalista se funda en el liberalismo y éste en el relativismo. El hombre es un ser capaz de autonomía, incluso en el orden de las ideas. La razón se ha desbordado. Y muchachos inmersos en este escenario son los que ingresan a los seminarios de todo el mundo. Por otro lado, la Iglesia es una institución para el hombre capaz de abrigar absolutos, aunque sólo hasta cierto punto. Condenan el aborto, la eutanasia y la homosexualidad, ¿pero hasta cuándo? Hoy permiten el divorcio en ciertos casos, cuando ayer eso era algo igualmente impensable en su lógica. 26


Las misas dejaron de hacerse en latín hace mucho tiempo y en algunos lugares, las niñas fungen ya como acólitos. Pareciera que la Iglesia, como toda organización humana, es parte del caudal imparable y arbitrario de la historia y que así debe seguir siendo en aras de su propia sobrevivencia. Sin embargo, ello supone un arma de doble filo; el clero no puede ceder al capricho del tiempo, no puede desdecirse en muchos sentidos, porque eso significaría la temporalidad de sus principios y, a su vez, la falsedad de toda su retórica metafísica. Sería la victoria para la ciencia y el ateísmo más radicales. Y, por otra parte, no cabe duda que la religión funge como un legislador de la conducta humana, para millones de personas, precisamente por su carácter absoluto. ¡Dios sabe cuánto tiempo he padecido penosas reflexiones en este espíritu que ya no tiene freno! Tibieza hubiera sido continuar y ordenarme dentro de un mes, con todas estas pasiones humanas. Como sacerdote, habría hecho más mal que bien. Lo último que la Iglesia de Cristo necesita en este tiempo de crisis, en el que he venido al mundo, es un siervo viviendo sólo a medias sus preceptos. Espero que entiendas, mamá, porque aún recuerdo la bofetada que me diste el día que insinué la posibilidad de dejar el camino del sacerdocio. La que más me ha dolido. ¡Que Dios me ayude! Te amo Pablo. Ibrahim Stankiewicks

AMOXICILINA Siempre he creído que la necesidad de atesorar algo es meramente humana. La posesión de algún objeto valioso o sentimental ha estado presente siempre entre nuestros sucios dedos. Carla lo sabía rotundamente y nada de lo que pudiera decirle afectaría esta verdad absoluta. Así pues, ella dio con uno de los recipientes en los que guardo mis objetos preciados, ya sabes: El puerquito de juguete que ha estado presente por más de cuatro generaciones en mi familia que llegó de Zaragoza en las épocas de Franco, el bolígrafo que encontré en el metro cuando era niño, mis soldaditos de plomo, las cartas de mi novia la peruana, etc.

27


Cuando llegué del trabajo una noche de jueves la encontré sentada en el comedor con una sonrisa exagerada y una pinta de novia celestial. Sabía que tenía algo y vaya que lo tenía, pero de entre todas las cosas embarazosas que valoro y guardo con esmero fue a sacar la más insignificante —para cualquier otro individuo— y absurda de todas: Un frasquito de Amoxicilina. Al cocinar la cena y sentarnos al fin, sacó a relucir el pequeño frasco de vidrio oscuro, y lo puso frente a su plato. —¿Qué persona guarda un frasco cualquiera de Amoxicilina entre sus tesoros más preciados? —Pues, yo... —Sí, ya sé que te crees el muy excéntrico y eso... —No sabes la historia de ese frasco. —¿Historia? Pero qué historia pues... —Ni si quiera lo sabes, déjame contarte. —¿Me la vas a contar, al fin te dignarás a contármela? —Tranquila no es para tanto, amor... —¿Amor? ¡No me digas así! —Tranquila, ¿qué tienes? —¡Cállate! —Carla, tranquilízate, qué te pasa... —No Diego, no está bien. —Espérate, no sé de qué hablas, amor. —No pues tú, me haz dado en la madre. —¿Cómo? No puedes estar diciendo eso. —Claro que puedo, ¿no ves? ¡LO ESTOY HACIENDO! —No grites, Carla. Amor en verdad... —¡DEJA DE DECIRME A-M-O-R! —Está bien pero no te pongas así.... —Pero cómo no hacerlo, Diego, tú me guardas cosas... —Amor, es una idiotez... —Pues entonces no te importaría mostrármelas... —Son boberías. —....contármelas, decirme qué historias tienen detrás... —Si, tal vez. —Cuéntame la historia del frasco. —Pues ese frasco me salvó en la adolescencia. —¿Cómo, el frasco? —Sí. —A ver, cuéntame. —Pues, estaba muy mal un día, mis defensas estaban por los suelos cuando viví solo, tenía depresión y todo eso...

28


—Sí ya conozco eso, cuando murieron tus papás. —Pues sí, tenía dieciséis años. —Bueno, ¿y cómo te salvó el frasco? —Pues... Cuando me preguntó eso tan deliberadamente sentí que me caía, que me iría de bruces mientras ella me observara con cara de vil repugnancia. Creí que me patearía a continuación y, no había otra forma, tenía que proseguir: —Ajá... —Pues sí, cogí una infección en aquel invierno, la gripe me pegó muy duro y yo estaba por morir, no me atendía, no comía... —¿No fue en esa etapa cuando conociste a la tal Florencia? —Sí, de hecho... —Eso supuse. —¿Qué? Espera, ¿Florencia? —Florencia. —Nunca te hablé de ella, Carla. —¿Eso crees? —Pues no, nunca lo hice... —¿Fue la que te quito lo virgen? —Pues... sí, fue con ella, pero eso ya quedó de lado, amor... —No lo creo. —¿¡Pero por qué dices eso!? —Lo sé. —¿Sabes qué? —Que te quitó la virginidad así como tú a ella. —Pues sí, pero eso es algo muy viejo, amor. Tengo cinco años de casado contigo. —Todas las noches escucho cómo le hablas. —¿Qué? —Todas las noches escucho cómo te la coges. —¿Pero qué estás diciendo? —¡Todas las putas noches escucho tus gemidos, cabrón! —¡NO ENTIENDO NADA! —¡Cada puta noche desde hace seis meses tienes el mismo pinche sueño húmedo, cabrón! —¿Sueño húmedo? —¡Sí cabrón, todas las putas noches sueñas que te la vuelves a coger y yo ya no puedo con eso!

29


—...no. —¡Siempre las mismas palabras, las guarradas que le susurrabas al oído mientras se la metías ensangrándote el glande! —No es verdad, Carla estás jugando... —¿ Jugando? ¡Tu puta madre está jugando! —¡Oye! —He estado soportando esto desde hace seis pinches meses, Diego. Siempre estuve esperando a que de repente un día dejarás de hacerlo, pero no, no. Cada noche era exactamente a la anterior, las mismas palabras, las mismas frases tontas, tus gemidos de idiota depresivo excitado. ¡Siempre lo mismo! —Todas las noches he escuchado su nombre en mi oído, mientras gimes y la coges, ¿cómo no voy a saber su nombre? —Ella fue quien me llevó ese frasco aquella noche. —Y lo guardaste. —Salvó mi vida. —Sí, y tú te la vives cogiéndola todas las noches como agradecimiento. Arturo Contreras

30


DIRECCIÓN, EDICIÓN Y CORRECCIÓN DE ESTILO Martín Alejandro Del Carmen CONSEJO EDITORIAL Emilia Perujo Lavín Natalia Balderas Martínez Edmundo Arana Estrada Ángel Adán Sáenz DISEÑO GRÁFICO (VERSIÓN WEB) Violeta Juárez García PORTADA Miguel Jesús Escalona Bernal COLABORAN Makeda Berenice Del Carmen Aguilar Alejandra Lomelí Maritza Estefanía García Leyla Andrea Carrasco Gabriela Montoya Marisela Aguila Ramírez Zally Los Cuervos Jesús Hernández Villafuerte Abraham Peralta Vélez Ibrahim Stankiewicks Arturo Contreras Víctor Alan Ávila Garnica Vladimir Villalobos Juan José Enríquez Rivera Oscar Yahir Aguilar Villalba Contacto, comentarios y colaboraciones a:

libelularevista@gmail.com http://twitter.com/revistalibelula http://facebook.com/RevistaLaLibelula

Revista La Libélula No. 15  

Poesía, literatura, critica social, politica, musica

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you