Page 1

SUPLEMENTO CULTURAL

No. 128 - 9 DE DICIEMBRE DE 2013 - AÑO 3

DIR. JÁNEA ESTRADA LAZARÍN

Alfonso López Monreal, de la serie “Trabajos recientes y pequeñas ficciones”. 2013.

“Quisiera por mucho tiempo seguir sintiendo, al entrar en mi taller, lo que sintió aquel niño de ocho años al estar por primera vez en aquel salón de pintura del que aún permanecen el recuerdo y el olor de las pinturas”. Alfonso López Monreal La exposición “Trabajos recientes y pequeñas ficciones” se inaugura este viernes 13, a las 20:00 Hrs., en el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez de Zacatecas. (Foto galería en páginas centrales)


128

LA GUALDRA NO. 128 / 9 DE DICIEMBRE DE 2013 / AÑO 3

I El viernes de esta semana se inauguran dos exposiciones en el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez. La primera de ellas es del ceramista mexicano reconocido internacionalmente por la calidad y belleza de sus piezas, Gustavo Pérez, quien estuvo a principios del año pasado dando un curso en el Núcleo ISSSTEZAC de Cultura, invitado por Alfonso López Monreal. La segunda de ellas, “Trabajos recientes y pequeñas ficciones” es la de Alfonso López Monreal, de esta última presentamos una fotogalería en páginas centrales, a manera de invitación, para que asista y disfrute de esta muestra de trabajos en todo tipo de formatos y técnicas. Pequeñas ficciones le nombra Alfonso a una serie de obras incluidas en la exposición, todas ellas en pequeño formato, y para la que nuestra amiga y colaboradora Pilar Alba escribió lo siguiente: “Porque la vida ya no nos satisface, nos aburre; por eso preferimos espiar por las ventanas, mirar a través de cerraduras, divisar por puertas entreabiertas. Meternos en otros sueños, en otras pesadillas. Nos parecen más emocionantes otras vidas: la del vecino, la del señor del taxi o la de la compañera de oficina; la imaginamos extraordinaria, emocionante… sin embargo nos damos cuenta que ellos están igual, queriendo entrometerse, también, en nuestras más oscuras fantasías, en lo más recóndito de nuestros pensamientos. Es entonces cuando queremos refugiarnos en otros sueños y deseos, aquéllos que se dieron cuando éramos niños, cuando todavía no creíamos que esto de la vida era algo importante. Y así viven, así vivimos, así nos permitimos vivir: inventando historias, contando mentirillas piadosas, que si abusas de ellas también te pueden llevar al infierno, como

decían las abuelas. Pequeñas ficciones que continuamente nos obsesionan, como éstas que ahora Alfonso López Monreal, nos comparte. Pequeñas ficciones que nos permiten seguir respirando en este mundo, el cotidiano, que por más que se esfuerce ya no nos satisface”. Seguramente cuando usted vea estas pequeñas ficciones las hará suyas y se contará también su propia historia; ciertas obras visuales, como ya lo habíamos dicho anteriormente, también pueden ser leídas como textos susceptibles a interpretación. Y ésta es una oportunidad para que usted las observe y les “pregunte” qué es lo que quieren contarle... Créame que como ejercicio resulta bastante divertido meterse en el mundo del texto/obra y jugar incluso a ser protagonista. Vaya, llévese un cuaderno de notas y si de la visita sale una historia que desea ser contada, le ofrecemos este espacio para que la publique. Les deseo mucho éxito a Gustavo Pérez y a Alfonso López Monreal -quien además de un querido amigo es también colaborador gualdreño-.

El sarcófago por Gabriel Luévano Gurrola

II A propósito de amigos, al cierre de esta edición, Alejandro Nava, pintor zacatecano, se encuentra en una batalla muy dura por su salud... Le deseamos desde aquí fortaleza y una pronta recuperación. Él, director y fundador del Taller de Pintura y Grabado Julio Ruelas, es antes que todo, un padre de familia y un amigo muy apreciado por nosotros. Un abrazo a Silvia su esposa, y a Diego y a Ximena, quienes están a su lado siempre.

Desayuno en Tiffany’s, Mon Ku por Carlos Belmonte Grey

Graciela Amador Sandoval: mujer de arte y compromiso por María Teresa Espinosa

Las primeras pesadillas de Silvestre Revueltas por Armando Ávalos Amaya

Trabajos recientes y pequeñas ficciones de Alfonso López Monreal

Diario de Mateo por Mateo Estrada Gaviria Canasta de cuentos mexicanos por Eduardo Campech Miranda

Castillo de sal si puedes por Andrea Sampedro

Pecados en el Mar Cuarto de siete: Gula por B.P.B. Herrera Pilar se inunda por Edgar Khonde El Picaporte por Simitrio Quezada

4 5 6 7 8 9 11

Chuparrosas por Alberto Huerta Quería conocerlo por Pilar Alba

Jánea Estrada Lazarín lagualdra@hotmail.com

3

Petite Mort por Juvidel Ruiz

12

Poema para traducirse a dos idiomas por Roberto Galaviz

Carmen Lira Saade / Dir. General Raymundo Cárdenas Vargas / Dir. La Jornada de Zacatecas direccion.zac@infodem.com.mx

Jánea Estrada Lazarín / Dir. La Gualdra lagualdra@hotmail.com Sandra Andrade Trinidad / Diseño Editorial

La Gualdra es una coproducción de Ediciones Culturales y La Jornada Zacatecas. Publicación semanal, distribuída e impresa por Información para la Democracia S.A. de C.V. Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta publicación, por cualquier medio sin permiso de los editores.

Juan Carlos Villegas / Ilustraciones jvampiro71@hotmail.com


9 DE DICIEMBRE DE 2013

El sarcófago Por Gabriel Luévano Gurrola

Daniel Sada perteneció a los talleres de dos de los escritores más notables de nuestro país, en cierto sentido antípodas, y similares: Juan Rulfo y Salvador Elizondo. El primero, según dice Sada, era un escritor muy preocupado por la anécdota. No quiere decir que la forma careciera de importancia para él, al contrario, resumió las técnicas de las grandes literaturas renovadoras de inicios del siglo veinte y de los escritores de Europa del este. Le preocupaba la anécdota en el sentido inverso que a Elizondo le parecía trivial. Para Elizondo el tema era lo de menos, la estructura de la obra sería el absoluto soporte. Sada admiraba a Rulfo pero su tendencia es hacia Elizondo. Rulfo, se ha dicho, es, como el mismo Pedro Páramo, un padre ausente, como narrador. Deja que sus hijos, sus personajes, vaguen solos por un llano violento y desolado. Se desarrollan alejados, mientras Rulfo, sabiamente, los construye y da libertad. Sada es un padre que interviene en la vida de los personajes. Si es necesario que el lenguaje diseccione, a guisa de cirujano, para conseguir los efectos y triunfos que la buena literatura exige, entonces las historias de Trinidad y sus hijos, Demetrio Sordo, las hermanas Gamal, llegarán a feliz o triste término abiertas, sin saber que su creador nos ha dicho todo: “Éstas son las entrañas”. Participa con sentencias morales, noticias adyacentes, detalles y demás rigores. De ahí que a pesar de que el final de Casi nunca pueda parecer feliz no lo es del todo: Demetrio Sordo se casa con la añorada y recatada Renata y el sexo tan ansiado explota augurándonos

Daniel Sada. Foto de Carlos Ramos Mamahua, tomada de La Jornada Nacional.

infinidad de revolcones futuros en esa historia hipotética, no escrita, que sigue y nos gusta imaginar. No obstante el feliz final anecdótico, el

lenguaje que ha sostenido la obra ha atravesado en canal al agrónomo y es en verdad el que triunfa.

Existen distintos tipos de tumbas, de artefactos más o menos parecidos, que ocultan enigmas, encierran el alma de las personas: ¡Qué crueldad!: espetan los espectadores del documental, o bien, los paseantes cuya solvencia de cartera les permite viajar, al ver la famosa Dama de hierro. Y resulta claro el motivo: no nos inspira demasiada comodidad el acomodamiento estratégico de los clavitos. ¡Qué maravilla!: Al subir la pirámide, y mejor, entrar en ella y percatarse de huesos y obsidiana cintilante que engalana nuestra idiosincrasia nacional, a pesar de estar hoy por hoy más manchados de sangre que antaño. ¡Qué horror!: Casi se tragan la expresión quienes admiran los sarcófagos donde reposan los funcionarios del antiguo imperio egipcio. No obstante las imaginerías y malos sueños que deparan esos instrumentos, nadie deja de advertir y admirar la hechura, las habilidades de los constructores, semejantes orfebres oscuros y en realidad espantosos (como la dama): embalsamadores de ilusiones. Daniel Sada entra en estos últimos. Permítaseme una pequeña y extraña metáfora: Álvaro Mutis comentó que Sada era un artesano impecable, un escritor muy cercano a la esencia del hombre. Entonces leer al autor, nacido en Mexicali, sería como admirar una obra artesanal. Ahora bien, el goce estético que experimentamos al ver un jarrón, una fuente, una fotografía, es instantáneo. Golpea por dos, tres, incluso mil segundos. Pero un libro... cuando se asimila y disfruta un libro no se hace en minutos, ni siquiera horas (o depende de la extensión, y Porque parece mentira... año y medio en mi caso). Hay libros físicamente hermosos, pero uno no dice al verlos: ¡Ah, qué obra maestra! Esta gran novela no podría ser un alebrije (como sí lo sería Palinuro de México, esa gran novela de Fernando del Paso), ni un jarrón. No. Más bien un enorme sarcófago, retador, de cientos de metros. El tiempo que uno se tarda en verlo es exactamente el mismo que se emplearía para leer la obra de Sada: semanas para los lectores voraces, meses para captarlo en toda su magnitud, detalles, su hechura. Sarcófago porque es una obra de arte y porque esconde algo. Si decimos que es únicamente artesanal podemos demeritar la novela: piruetas verbales, juegos sintácticos sin más. Sada es orfebre, juega con el lenguaje como se juega con arcilla, pero deja atrapada alguna cosa: el alma del libro, en el sarcófago abierto para que se asome el que se atreva.

Literatura

Por cerrar el libro, un ratito... ya mero, contabilizando en la mente, entendiendo las últimas frases, el fin de la historia, cómo acabará el tendero Trinidad, ese drama cobrizo de fraudes electorales y malevolencias dolorosas, placenteras... listo, lo cierro: Porque parece mentira la verdad nunca se sabe... contabilización, hace año y medio que lo empecé... tanto, o poco... seré un lector lento, inhábil, pero, recordemos algunas palabras de Sada: “El viaje es lento como un reloj silencioso donde es posible saber, si nos lo proponemos, que el tiempo es una impostura, un artificio más de la imaginación”. El tiempo impostura, maleable, por consiguiente: no es año y medio cuanto dilaté la lectura, sino un instante, incontable, al momento de cerrar el ladrillo maravilloso y entender, como hierofanía, ese viento cálido que siento, creo, me golpea la cara.


LA GUALDRA NO. 128

Graciela Amador Sandoval:

mujer de arte y compromiso

Historia

Por María Teresa Espinosa El municipio de Villa de Cos se localiza al lado noreste del estado de Zacatecas; lleva el ilustrísimo nombre de José María Cos y Pérez, brillante teólogo, filósofo y editor del El Ilustrador Americano, el tercer diario insurgente de la época de Independencia en México. De esta villa proviene la familia Amador, aunque Graciela “Gachita” Amador, no referenció testimonio de sus primeros años familiares en Zacatecas, la investigación documental de su línea genealógica la sitúa en esta población llamada con anterioridad Pozo Hondo. Investigadora del folclore nacional, descubre, recopila e incluso compone corridos y canciones mexicanas. Sin embargo, las actividades, investigaciones y trabajos de esta incansable mujer, apenas se vislumbran y abarcan un sinfín de áreas y disciplinas. En 1918 Graciela participa en el concurso de cuento al que convoca el periódico El Universal, con un premio de 50 pesos, una pequeña fortuna para la época. Rafael López es quien le entrega en mano propia el premio. Graciela está recién casada, habita con su esposo un pequeño departamento en la calle de Balderas en el número 88 de la Ciudad de México, su vida inicia en el arte y la literatura. Graciela Amador llamada “Gachita” o como aparece en algunos textos “Cachita”, es conocida por su investigación, compilación y difusión en torno al corrido, género musical con gran producción durante el período de la Revolución Mexicana, que ella utilizó, desde el periódico El Machete fundado en 1924 como órgano del Sindicato de Obreros Técnicos, Pintores, Escultores y Grabadores Revolucionarios de México, LEAR dirigido inicialmente en colectivo por los artistas Diego Rivera, Fermín Revueltas, Xavier Guerrero, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco. Refiere Orozco en su Autobiografía que la LEAR después de

Siqueiros en Ciudad de México en 1948. Fotografiado por Gisèle Freund.

publicar su “Manifiesto”, resolvió editar el periódico El Machete, siendo Graciela quien coordinaba la edición; además de componer o recopilar los corridos que se editaban, es quien además escribe el lema del mismo: “El machete sirve para cortar la caña, para abrir las veredas en los bosques umbríos, decapitar culebras, tronchar toda cizaña, y humillar la soberbia de los ricos impíos”. Graciela escribió para el periódico “El Corrido del Machete”; el de “La Revolución de Octubre”, también el “Corrido del 7 de noviembre” y “Lenin”; “Corrido del primero de mayo”; “Himno antiimperialista” y “Corrido de Pedro Ruiz” -sindicalista asesinado por los cristeros-, entre otros varios corridos que El Machete publicó. Trabajó al lado de Roberto Lago, Germán List Arzubide, Lola Velázquez Cueto, Elena Huerta, Enrique Assad, Angelina Beloff –esposa de Diego Rivera en su estancia en París-, y con los artistas Ramón Alva de la Canal, Leopoldo Méndez, Germán Cueto; juntos fundaron además, en 1932, la Unión Mexicana de Titiriteros. Graciela escribía no sólo

Gabriel Fernández Ledesma. Primera comunión, 1925.

en la promoción educativa a través de la Unión y las funciones que ofrecían en todo el territorio nacional, sino también en la revista Don Falías, nombre de un personaje tradicional de muñecos de guante. La misma Cachita, fundó el teatro guiñol “Periquito”, con gran éxito, incluso con participaciones en la televisión en los años cincuenta. Ya durante 1937-38, la actividad titiritera, bajo la dirección de la misma Graciela y en colaboración con Roberto Lago, realiza una gira por varias ciudades de California en los Estados Unidos. El éxito motivo el interés de otros artistas, desde Antonio Acevedo Escobedo, al propio Francisco Díaz de León y Gabriel Fernández Ledesma, quienes formaron su propio grupo y también hicieron giras por otros países. El auge de los grupos y la participación de literatos y artistas cuentan con el apoyo de la Secretaría de Educación al frente de la cual está Jaime Torres Bodet para que, los grupos de titiriteros precursores armados con equipos de sonido y un camión adaptado, inicien su recorrido como teatro itinerante. De

manera que ganaron no sólo la simpatía sino el apoyo de la compañía The Puppeteers of Americas, el cual les cursa generosas invitaciones en 1944, 1948, 1952 y 1955 por varios sitios de la Unión Americana. Graciela narra que el 6 de enero de 1918 conoció al pintor David Alfaro Siqueiros, con el que meses más tarde -en agosto- se casó por lo civil. Entonces el artista colabora para la publicación Revista de Revistas, donde suple al caricaturista veracruzano Ernesto García Cabral. El país se encontraba en una revolución, con diferentes facciones peleando el poder político y económico; villistas, carrancistas, obregonistas y zapatistas estaban repartidos en distintas zonas del territorio mexicano. La familia de Graciela seguía de luto pues un año antes, en 1917, había perdido a su padre, el gran historiador Elías Amador. Octavio Amador Sandoval, hermano de Cachita, había acompañado en 1912 y con sólo 17 años, a Francisco I. Madero desde Zaragoza (a 15 Km. de Cd. Juárez), junto con Jorge de la Luz Soto, entonces gobernador provisional del Estado; con Abraham González, jefe del Estado mayor; y Eduardo Hay, entonces coronel del Ejército Libertador; para continuar hacia el sur con rumbo de Casas Grandes. A los 19 años y como Capitán 2o., es parte del Ejército de Occidente, al mando del Gral. Manuel Diéguez, participa junto al Teniente David Alfaro en la batalla en Llanos de Trinidad, cerca de Celaya contra los villistas, en el año de 1916; más tarde conocerá a su hermana Graciela y Siqueiros se convierte en su cuñado. Graciela Amador Sandoval, Cachita, hermana también de Severo Amador, artista y poeta con una relevante obra y producción literaria, escribe en 1948 muchos años después de haberse separado de Siqueiros un testimonio en cuatro partes: Mi vida con Siqueiros. Su vida al lado del artista, sus viajes, trabajos y encomiendas se encuentran a la espera de ser sistematizadas en un esbozo biográfico del que pronto daremos cuenta: zacatecana ilustre, mujer de arte y compromiso. Octavio Amador Cachita y Siqueiros iniciaban su vida de pareja entre el ir y venir de un país convulsionado, del que muy pronto saldrán, pues el pintor fue nombrado Secretario de la Legación Mexicana en París, hacía donde viajó para conocer y trabajar en España, Francia e Italia.


9 DE DICIEMBRE DE 2013

Las primeras pesadillas de Silvestre Revueltas Por Armando Ávalos Amaya*

Literatura

La tierra nunca fue tan fértil como en los años en que la familia dominó el orbe entero. Al norte del país existió una comunidad peculiar, en donde vivió una familia no muy peculiar: aquí, las familias seguían el flujo de sus sentimientos y los llevaban al culmen por medio del arte. Todos poseían un talento: algunos tocaban el piano, otros pintaban; había quien actuaba, danzaba o escribía. Las grandes familias eran reconocidas por su talento en el canto y la actuación. Las actuaciones eran comunes en el ámbito de la grandeza y la alcurnia; música para los obreros y los trabajadores… pintura multicolor para los jóvenes y sus sentimientos cambiantes, fluorescentes; danzones para los ancianos, escultura para las mujeres y creatividad entera para la sociedad. De este lado del mundo, las fiestas sociales eran un deleite: Esther, la hija más pequeña de los Jurado, había comenzado a recitar sus primeros versos. Todos los miembros de la familia se reunían alrededor de ella para hacer caras y motivarla en el entone de su voz. Damián, el juvenil hijo de los herreros, había escrito su primer libro y recibía chocolates de aquí y allá, celebrando su paso de la pubertad a hacia hombría… Ruth y su óleo, Agustín y sus sonetos… Aquí aparece un pequeño con apenas diez años de edad, hijo de padres poetas, ambos poseedores de una de las plumas más prodigiosas del país. Escribían poesía: poesía el día, poesía la noche y la vida entera. Con ella educaron al pequeño durante los primeros años y él la había guardado en su corazón como dulce caricia, como gracia abundante. Mientas dormía, se regocijaba en sus sueños como explorando universos siempre nuevos, en medio de palabras y de versos. Despertaba con la sátira de la vida real, donde los demás celebraban sus talentos. Donde los demás se plantaban sobre grandes multitudes y recitaban sus poemas; sus obras eran expuestas en galerías y museos. Los teatros de la capital constantemente llamaban a los padres de familia de los demás niños para solicitar su actuación en algún teatro o plaza famosos. En la escuela, los demás solían hacer presentaciones en días festivos: se formaban pequeños grupos de compañeros donde unos preparaban piezas en piano, en guitarra y declamación. El pequeño siempre fue relegado a las sillas de enfrente, siempre al pendiente de la utilería de los festivales. Ya en casa, el pequeño guardaba uno de los secretos más puros.

Pablo López. Violinista. Óleo, tela. 60 x 40. Uruguay.

Secreto que toda la comunidad ignoraba: había fabricado un pequeño violín. Con cuerdas que había tomado de violines de las bodegas en la parroquia y con un viejo molde, se divertía por las noches tocando a la luz de la luna. Había escuchado de los jóvenes en las residencias, las piezas más populares con este instrumento. Algunas veces, tras brincar algunos cercados, se adentraba en la vieja casa de cultura donde se resguardaban los archivos de uno los grandes de la comunidad: el hombre del violín. Un hombre que había llevado el nombre del pueblo hasta los confines del orbe y que, con su apellido, le suscitaba a cualquiera el recuerdo de una de las familias más prodigiosas que la tierra había dado. En suma, un eminencia. Como tal, la comunidad acordó guardar el debido respeto para dicha familia. Nadie podía tocar el violín. De todos los instrumentos, éste estaba vetado porque el más grande los hijos de esta tierra, se había llevado consigo el lenguaje que él mismo había dominado… nadie tenía más que decir al respecto. A sus 10 años, el pequeño había tocado ya varias veces las piezas del hombre del violín… a veces, las cuerdas se le rompían entre los dedos, y como la familia era muy pobre y las cuerdas escasas, no hacía más que tocar cada cuerda con la imaginación y en silencio.

Nunca había tocado en público, pero no tuvo más remedio cuando la familia se vio obligada a enviarlo a la capital con algunos tíos, donde seguro lo apoyarían a salir adelante en sus estudios o algo así… aun en la ciudad había carencias, por lo que no dudó en tocar en las esquinas para sacar para comer. Veía pasar los carros y la muchedumbre convirtiéndose en ballenas y leones salvajes correteando a mandriles entre la maleza. Tomaba aire, acariciaba el cuerpo de su instrumento y de repente comenzaba a escribir la poesía que sus padres susurraron mientas lo arrullaban por las noches; hablaba con música a las fieras que iban y venían, como acariciando su instinto para hacerlas tambalear. Como sirenas cantando en el mar eran sus cuerdas bailando en oídos de quien lo escuchaba, emergían los colores de su instrumento, como coloreando la realidad. Así se fue la vida entera hasta que una culebra lo tomó entre sus fauces y lo plantó en medio de los escenarios. Alguien, en el viejo pueblo encendió la radio y pudo escuchar cómo aquel niño sin talento tocaba las piezas del hombre del violín. La noticia corrió de inmediato por las calles, de momento, todos escuchaban la radio. Era imposible, nadie lo creía. ¿Sería posible que el pequeño se hubiera atrevido, a sus once años, a tocar lo prohibido? ¡Y de qué manera!

Los demonios que tenía como público también se sobrecogían entre sus butacas. Tocando una pieza de memoria, el pequeño se fue haciendo un camino hacia su pueblo, caminaba sobre las notas. Abandonó el escenario para atravesar el río Rin y los Alpes Peninos; Barcelona lo saludaba al pasar y Berlín y Moscú volteaban el rostro para no verle partir hacia los suburbios de la Latinoamérica. Ya en las puertas de su pueblo, todos lo esperaban con pancartas; la fiesta y los cantos, las poesías y declamaciones de los grandes eran para él. Las jóvenes se apiñaban en medio de la la plaza mayor para recitar su nombre como coro angelical. Todo júbilo, todo alegría sin igual. De pronto, el pequeño se encontró frente a la estatua del hombre del violín; ya no parecía tan grande como lo era antes. Su violín había desaparecido entre silencios abismales. Y detrás de la estatua, una flor color blanco, era su madre, quien lo recibió con poesía como siempre. Entre sus manos el violín de la estatua y un legado que no muere, “Bienvenido a casa hijo mío”, dijo la madre. * Originario de la ciudad de Durango, Dgo. Egresado de la Facultad de Filosofía del Estado de Durango. Residente en la ciudad de Zacatecas desde hace cuatro años. Ha publicado en revistas y periódicos del estado de Durango, Canta-Letras y El Sol de Durango.


Artes visuales

LA GUALDRA NO. 128

Trabajos recientes y pequeñas ficciones de Alfonso López Monreal* Hace ya algunos años, tuve una conversación con un amigo sobre el tema de la inspiración; en esa plática surgió un comentario que supuestamente había hecho el gran compositor Krzysztof Penderecki: “El genio es un uno por ciento de inspiración y un noventa y nueve por ciento de transpiración”; ahora sé que la frase es en realidad de Thomas Alva Edison. Más vivo yo, más busco, más trabajo, y más cuenta me doy de la gran verdad que guarda esta frase. Llegué a mis ocho años como un niño curioso al entonces Instituto Zacatecano de Bellas Artes a estudiar piano y pintura, pero fue esta última la que inmediatamente me absorbió y perfiló el camino que ha guiado mi vida desde entonces. Ahora, a mis 60 años, y con una carrera casi ininterrumpida en la que la búsqueda autodidacta me ha llevado a varias ciudades en diferentes países, reconozco que tuve siempre la suerte de haber sido aceptado en talleres en los que la disciplina y el aprendizaje de la técnica eran una parte fundamental. La obra reciente que presento en esta ocasión es el resultado diario de una búsqueda constante, modesta e incansable (porque así debe de ser). A la serie de pequeños formatos la he nombrado “Pequeñas ficciones”; realizados en los momentos más íntimos, son trabajos tan significativos como cruciales en mi labor: el tamaño de las obras es una cuestión de escalas, no de valores. Las pinturas son encáusticas, técnica que me ha seguido por muchos años y que no para de sorprenderme en sus posibilidades; la obra en papel lleva mucho de acuarela, que junto con el grabado en metal han sido las armas que utilizo para concretar ese misterio que a través del arte quiero transmitir; el hilo que une y que trata de darle sentido a todo es el dibujo. Quisiera por mucho tiempo seguir sintiendo, al entrar en mi taller, lo que sintió aquel niño de ocho años al estar por primera vez en aquel salón de pintura del que aún permanecen el recuerdo y el olor de las pinturas. Ahora, en contacto con el olor de la cera, el damar, los óleos y demás materiales con los que trabajo, procuro no olvidar lo ritual, lo mágico, lo imaginativo, lo sorprendente del arte… Y primordialmente tratar de ser consciente del trabajo que me espera. Alfonso López Monreal, diciembre 2013, Zacatecas


9 DE DICIEMBRE DE 2013

Artes visuales * La exposición Trabajos recientes y pequeñas ficciones de Alfonso López Monreal se inaugura este próximo viernes 13 de diciembre, en punto de las 20:00 Hrs. en el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez, en Zacatecas.


LA GUALDRA NO. 128

Por Mateo Estrada Gaviria

Diario de Mateo

La estancia [julio de 2007]: L. 9. Sigo conociendo la ciudad. Todo es caminando. En las tardes voy a la plaza mayor. Me gusta sentarme, mirar y beber. No saco la libreta, para no aparecer snob. M. 10. No pude dormir bien. Me levanté tarde. Caminé rumbo a la plaza de toros. Es la zona de bares… Leganés platicó conmigo. Quiere que me quede y estudie aquí. No respondí. Para no negarme directamente, le pregunté quién se haría cargo de la vieja y sus cachivaches… Rodeó la respuesta. Sé que ahora irá por lo de ella… M. 11. Encontré un internet agradable. Lo atiende una colombiana. El lugar está atrás de catedral y cerca del comedor universitario. Sólo voy una hora. C escribió como es su costumbre: “¿Quieres que te mande algo?”; y, como es mi costumbre, respondí: “Sí”. Ambos sabemos que con eso nos atamos. Yo estoy a su disposición y él juega a protegerme. J. 12. Releo “La historia reconstruida” (EP, sábado 7). Es un texto breve escrito por Diego E. Angelucci. Explica cómo se estudia e investiga los restos prehistóricos en Atapuerca. Revisan la mano y el quehacer del hombre inocente o los ensayos de la creación de Dios. Recorté una hoja que tiene Nighthawks (Edward Hopper, 1942). En recuadros pequeños lo vinculan con las obras y la comprensión del realismo. El camarero de la cafetería de Hopper me recuerda al chico que me gusta. S. 14. Anoche salí de bar con Leganés y sus amigos. Machos y bla… Hoy fui a Ponferrada, para ver “Las edades del hombre”. Me siento solo. Necesito estar con alguien. El sábado pasado, en la sección de El viajero, leí un poema de Eliot:

Promoción de la lectura Canasta de cuentos mexicanos Por Eduardo Campech Miranda Leído por obligación la primera ocasión, Canasta de cuentos mexicanos quedó en mi mente hasta el día de hoy. En particular, el cuento “Amistad”, mismo que incluía el libro de Español Activo 2, de Lucero Lozano. El cuento en cuestión estaba ilustrado por Palomo. Años después, buscando una lectura para un café literario con jubilados y pensionados, di con “Solución inesperada”. Ahí realicé una segunda lectura del volumen. El pretexto para la tercera lectura, que es la que propicia este comentario, fue la creación de un grupo de lectura en

Facebook y cuyos comentarios se pueden leer en la siguiente entrada: Canasta de cuentos mexicanos. B. Traven (Alemania, 23 de febrero de 1882-México, 26 de marzo de 1969), plantea en la mayoría de sus cuentos a un indígena ingenioso, inteligente, y hasta aprovechado. “Canastitas en serie” confronta la voracidad capitalista en la búsqueda de ganancia, contra la contemplación y convivencia armónica del indígena con la naturaleza; “El suplicio de San Antonio” exhibe la fe transformada

Y de verdad habrá tiempo para el humo amarillo que se expande en la calle y se rasca la espalda en la ventanas. Habrá tiempo, habrá tiempo para componer un rostro con el que encarar los rostros que te encaren; tiempo para asesinar y tiempo para crear y tiempo para todos los trabajos y días de esas manos que alzan y dejan caer en tu plato una pregunta tiempo para ti y tiempo para mí.

D. 15. Comí en casa de Leganés. Bebí cerveza en el patio de su casa. Volvió a lo de estudiar aquí. Le he dicho “me lo pensaré”. Elena recomienda “prudencia”. Coincide conmigo: Leganés tiene interés por lo de la abuela. EP tiene la columna “punto de encuentro”. Una parte se llama “Te vi”: uno me encantó: “El jueves noche, en la biblio en Cádiz. Estudio sólo por verte…”, ah. V. 20. Cené en casa de Leganés. Miramos vídeos y fotos. Lloré sin reparo. En la tarde volví al Museo de la Guerra Civil. Estaba un guardia “guapete”. Es la tercera vez que vuelvo. Simulo que hago notas para que no lo tome mal. Al salir lo capté de frente. Le miré un chupetón en el cuello, en el lado izquierdo. Lo cubría con el cuello de la camisa. No lo disimulaba (es su cuerpo). La primera vez le vi a los ojos. No sonreímos. Es hermoso… Edward Hopper, Nighthawks (Detalle). 1942.

en necedad, personificada en Cecilio; “Aritmética indígena” desnuda la universal exactitud de las matemáticas; “Dos burros”, es una divertida e improbable historia de los vaivenes de un estadounidense por hacerse de la propiedad de un burro horrible; en “Una medicina efectiva”, los avances tecnológicos y el conocimiento científico del mundo constituyen una ventaja que meterán en apuros al gringo en cuestión, pero su sentido común e ingenio, lo sacarán del apuro; “Jugando con bombas” plantea un escenario donde la justicia por propia mano hace presencia y es aceptada. Sin embargo, las historias no se delimitan a un ámbito indígena, también las hay con personajes mestizos. “Solución inesperada” es una divertida historia donde el hecho de ocultar una verdad acarrea inconvenientes años después; “La tigresa”, es una recreación de una historia medieval, pero en nuestro país, concretamente en Michoacán; “Amistad” tiene tintes de fábula, permite reflexionar en torno a ese sentimiento y nuestros actos; finalmente, “Corresponsal extranjero” aprovecha la leyenda negra de Pancho Villa para poner en aprietos a un reportero estadounidense. El volumen está perfectamente articulado en cada una de sus historias, teniendo como vínculo, en general, la dicotomía del estadounidense y el indígena. Quizá lo que haría falta a la traducción de Rosa Elena Luján sería más oralidad de los nativos. Excelente libro para quienes quieren iniciarse en el gusto por la lectura. En 1956, bajo la dirección de Julio Bracho, se realizó la versión cinematográfica, contando con un gran elenco, entre los que destacan: Pedro Armendáriz, Arturo de Córdova, María Félix, Jorge Martínez de Hoyos y Ema Roldán.


9 DE DICIEMBRE DE 2013

Cine

Por Andrea Sampedro

Desayuno en tiffany’s, mon ku

Por Carlos Belmonte Grey

El cine mexicano en Francia, 2013

Es fin de año y quiero hacer un breve recuento sobre algunas películas mexicanas que este año han circulado en las salas francesas, en los cine-clubs y en los salones de las universidades. A destacar que desde hace dos años la prueba del CAPES –examen a nivel nacional impuesto por el gobierno como requisito obligatorio para poder ejercer como profesor de primaria, secundaria y preparatoria- de español tiene por tema la cultura mexicana de los años 50, y entre los documentos hay dos cintas: Los olvidados (1950) de Luis Buñuel y este año se ha incorporado Madre querida (1951) de Juan Orol. Los estudiantes están obligados a hacer un análisis de las cintas y para ello necesitan leer algunos textos básicos como El Laberinto de la soledad de Octavio Paz y otros históricos, además de referencias a la fotografía de Manuel Álvarez Bravo. Ambas películas plantean la tragedia de la modernidad en el México urbano de los años

50 y han actualizado, o quizás mejor dicho, incorporado, más elementos para identificar a México y al mexicano en el extranjero. Pero no sólo cintas de la época de oro han estado en el ojo francés este año, sino también algunas actuales, a destacar tres que son comidilla en los debates académicos o en las mesas familiares dominicales. La zona (2007) de Rodrigo Plá pasa constantemente en los circuitos de los cines clubs independientes, causando la misma reacción: “cómo es posible que en México existan esas colonias privadas de ricos al lado de chabolas, y cómo se puede permitir esa marginación tan marcada” -parafraseo en pocas palabras lo que se dice. Después de Lucía (2012) de Michel Franco ganó el premio a mejor ópera prima en el Festival de Cannes 2012, es la única que aborda un tema universal –la pobreza también lo es pero tiene peculiaridades nacionales- y que ha sido reconocida por su calidad cinematográfica, lo que le ha permitido circular en los festivales

regionales del territorio francés, el más reciente en noviembre fue el Festival 2013 du film latino, Lons le Saunier. Heli (2013) de Amat Escalante es la película mexicana del año, ganadora del premio a la mejor dirección en Cannes 2013, la cinta ha comenzado a circular en los festivales de cine latinoamericano suizos y está por aparecer en las salas tanto independientes como comerciales, por lo que su difusión será, seguramente, mucho mayor a la que está teniendo en México. La cinta muestra una realidad cotidiana en México que, sumada a las noticias que llegan por diversos medios al territorio francés, está redondeando la imagen mexicana: de charros cantores y tequileros, a pobres agresivos, y por último salvajes narcotraficantes. Con este breve recuento pretendo animar a la gente a que busque y vea estas películas, porque está claro que en cartelera cinematográfica no van a ser el centro de la mercadotecnia publicitaria.

“Un escritor argentino, muy amigo del boxeo, me decía que en ese combate que se entabla entre un texto apasionante y su lector, la novela gana siempre por puntos, mientras que el cuento debe ganar por knockout”. Julio Cortazar Ahora que empieza el fin de año y el invierno se acerca y todo eso, es un momento adecuado para leer cuentos, nada muy largo, para que se termine antes de que el 2014 llame a nuestras puertas; por lo tanto, me gustaría recomendarles esta semana un par de cuentos que no se arrepentirán de leer para pasar el rato, una tarde invernal con una bebida caliente. Sin ningún orden concreto, ni cronológico ni de preferencias, empezaré esta lista con Juan José Arreola, escritor mexicano bastante ecléctico, por lo tanto difícil de definir, me parece que casi cualquiera de sus cuentos es una gran idea de lectura, sin embargo, mencionaré dos: “Baby H.P”, un cuentito a modo de nota publicitaria, que probablemente les saque un par de risas para calentar diciembre y que también les puede dar un par de ideas sobre la utilización de sus hijos en el hogar. Y “El guardagujas”, un cuento fantástico que en un estilo muy de Arreola une el caos y la fantasía de una escena nocturna y cotidiana con una crítica bastante fuerte a la sociedad. Otros cuentos imperdibles para calentarse también ya si no el cuerpo, sí el alma con un par de risas son las historias del también mexicano Jorge Ibargüengoitia, cualquiera de sus historias autobiográficas que pueden encontrar en el libro La ley de Herodes cumplirá ese cometido, especialmente, el cuento que le da título al libro, en el cual vemos también (de una manera divertidísima) una crítica a ciertos procesos burocráticos y también a las relaciones personales. Un par de recomendaciones más, pero que tal vez sirvan para enfriar las ya de por sí frías noches zacatecanas son los cuentos de Amparo Dávila; prácticamente cualquiera de sus narraciones en los cuales uno no está muy seguro de lo que ocurrió pero sí de las sensaciones que quedaron, por ejemplo “Alta Cocina” en el que un niño escucha cómo algo que compran para hacer de comer grita desde la bolsa que lo llevan, o “El huésped”, en el que una mujer se ve sacada de su vida monótona por un algo invasor en su casa que la aterroriza. Y ni qué hablar de cuentos de Cortázar que con jazz y realidad o fantasía y encuentros y desencuentros o caídas nos dejan totalmente noqueados y probablemente sean la definición de un “cuento par antes de dormir”. En fin, terminen el mes leyendo cuentos, léanlos en un sillón, en el camión, bien abrigados en una banca del parque, léanlos en la cama, por la mañana, en la noche a media tarde, en la madrugada. No importa cuándo, pero lean cuentos para cerrar el año un poquito más felices, un poquito más cultos y noqueados una y otra vez.


LA GUALDRA NO. 128

AGENDA CULTURAL NOVIEMBRE 2013 La proyección de las películas se realiza de manera gratuita con fines culturales y educativos. Excepto HELI y 55 Muestra Internacional de Cine.

PROGRAMA DICIEMBRE 2013 Miércoles 11 18:00 hrs. Entrada libre Programa especial del Festival Internacional de Cine y Medio Ambiente. En coordinación con la LXI Legislatura del Estado de Zacatecas. YASUNI- DOS SEGUNDOS DE VIDA Dir. Leonardo Wild Ecuador-EUA-Austria /2010/ 90 min.

y personas 3ª edad $20.00 HELI Dir. Amat Escalante México/ 2013/ 105 min.

Miércoles 11 20:00 hrs. Entrada libre Ciclo de películas y cortometrajes contemporáneos, en coordinación con la Alianza Francesa de Zacatecas, 1.- UNOS CARIÑOS EN LA COCINA. Francia/ 2004/ 8 min.

Domingo 15 18:00 hrs. Entrada libre AMBULANTE presenta REPORTERO Dir. Bernardo Ruiz México/ 2012/ 71 min.

2.- DOS DÍAS EN PARÍS. Francia/ 2006/ 96 min.

TALLER ¿CÓMO REALIZAR UN DOCUMENTAL CINEMATOGRÁFICO? Imparte Edín Alaín Martínez 8 horas clase . Horario: De 16:30 a 18:30 hrs. Del 11 al 14 de diciembre de 2013. Requisitos: Edad de 14 años en adelante. No se requieren conocimientos sobre cine. Taller abierto a todo el público. Lugar: Centro de Desarrollo Comunitario Artesanal (CDC ARTESANAL). Calle Reforma #52 Col. Centro Jerez. Coordina: Semana de Cine Documental en Jerez 2013, Cineteca Zacatecas y Departamento de Investigación y Enseñanza del IZC. Taller sin costo Informes e inscripciones: semanadecinedocumental@ gmail.com cinetecazacatecas2@gmail. com

Jueves 12 18:00 hrs. Entrada libre Programa especial del Festival Internacional de Cine y Medio Ambiente. En coordinación con la LXI Legislatura del Estado de Zacatecas. 1.- RESIDUOS NO Dir. Ruth Hessey Australia/ 2011/ 26 min. 2.- YO COMPRE UNA SELVA TROPICAL Dir. Jacob Andrén/ Helena Nygren Suecia/ 2010/ 58 min. Jueves 12 20:00 hrs. Entrada libre Ciclo de películas y cortometrajes contemporáneos, en coordinación con la Alianza Francesa de Zacatecas, 1.- LOS VELEROS DE LUXEMBURGO (Jardín) Francia/ 2005/ 24 min. 2.- CAMBIO DE DIRECCIÓN Francia/ 2006/ 85 min. Viernes 13 18:00 hrs. Entrada libre 3er Festival de Navidad EL DÍA DE LA BESTIA Dir. Alex de la Iglesia España/ 1995/ 103 min. Viernes 13 20:00 hrs. Entrada libre Ciclo cine y rock. 1ª parte CIUDAD DE CIEGOS Dir. Alberto Cortés. México/ 1991/ 87 min. Sábado 14 18:00 hrs. Entrada libre Ciclo cine y rock. 1ª parte. Sala MM. WHEN YOU’RE STRANGE Dir. Tom DiCillo EUA/ 2009/ 90 min. Sábado 14 18:00 hrs. Entrada libre 3er Festival de Navidad . Sala AA. EL EXTRAÑO MUNDO DE JACK Dir. Henry Selick EUA/ 1993/ 75 min. Sábado 14 20:00 hrs. Estreno. Entrada general $30.00 Estudiantes con credencial

Domingo 15 12:00 hrs. Entrada libre Matiné. 3er Festival de Navidad ¡QUÉ BELLO ES VIVIR! (IT’S A WONDERFUL LIFE) Dir. Frank Capra EUA/ 1946/ 130 min.

LA ESCURRIDIZAM, O CÓMO EVITAR EL AMOR Francia/ 2003/ 117 min.

JEREZ Miércoles 11 19:30 hrs. Entrada libre. Lugar: Teatro Hinojosa REPORTE TOLEDO: UNA PELÍCULA SOBRE FRANCISCO TOLEDO (MÉXICO, 2010) Dir. Albino Álvarez G. Jueves 12 19:30 hrs. Entrada libre. Lugar: Teatro Hinojosa LOS QUE SE QUEDAN (MÉXICO, 2008) Dir. Juan Carlos Rulfo y Carlos Haggerman Viernes 13 19:30 hrs. Entrada libre. Lugar: Salón Alkazar (A un costado del museo Ramón López Velarde) BUCK (EE.UU.2011) Dir. Cindy Meehl Sábado 14 19:30 hrs. Entrada libre. Lugar: Escuela Primaria Francisco García Salinas (Tipo) BUENA VISTA SOCIAL CLUB (EE.UU. Cuba, Alemania, Francia y Reino Unido, 1999) Dir. Wim Wenders Domingo 15 Lugar: TEATRO HINOJOSA 19:30 hrs. Entrada libre. CUATES DE AUSTRALIA (México 2012) Dir. Everardo González

DOMINGO 15 18:00 horas Tradicional Concierto Orquesta Típica de Zacatecas Casa Municipal de Cultura de Zacatecas Entrada libre Coordina: Casa Municipal de Cultura de Zacatecas MIÉRCOLES 11 y 18 18:00 horas Todos al Centro Histórico Miércoles de Danzón Casa Municipal de Cultura de Zacatecas Coordina: Casa Municipal de Cultura de Zacatecas VIERNES 13 y 20 18:00 horas Concierto Orquesta Típica de Zacatecas Mercado J. Jesús González Ortega Coordina: Casa Municipal de Cultura de Zacatecas VIERNES y SÁBADOS 20:00 horas Leyendas de Zacatecas Frente a Catedral SÁBADO 14 18:00 horas Danza, Música y Teatro Sábados en la Cultura Escalinatas del Antiguo Templo de San Agustín y Plazuela Miguel Auza Coordina: Instituto Zacatecano de Cultura “Ramón López Velarde” Casa Municipal de Cultura de Zacatecas

SÁBADOS 14, 21 y 28 20:00 horas Restauración Virtual del Antiguo Templo de San Agustín JUEVES 12 19:00 horas Tradicional Concierto Banda Sinfónica del Estado Dir. Salvador García y Ortega Casa Municipal de Cultura de Zacatecas VIERNES 13 18:00 horas Música y danza Presencia Cultural COBAEZ Plazuela Goitia SÁBADO 14 y DOMINGO 15 18:00 horas “Rigoletto” de Verdi Compañía de Ópera de Zacatecas Coordinación General: Patricia Ahumada Director Artístico: José Manuel Delgadillo Orquesta Filarmónica de Zacatecas Dir. Alfonso Vázquez Sosa Teatro “Ramón López Velarde” Admisión: $50.00 MUSEOS Y GALERIAS Visitas guiadas Grupos escolares Lunes, miércoles, jueves y viernes de 10:00 a 12:00 horas, previa cita 924 37 05 Visitas guiadas para familias. Domingos de 10:00 a 13:00 horas, previa cita 924 37 05, según disponibilidad, entrada gratuita para los zacatecanos.

MUSEO FRANCISCO GOITIA Alzar el vuelo De Jesús Ramos Sala Temporal Permanencia: 10 de diciembre FOTOTECA DE ZACATECAS PEDRO VALTIERRA

Informes e inscripciones: Subdirección de Enseñanza e Investigación del IZC. Tel. 922 11 13 y 922 11 52 Ext. 113 y 117

El Baile Concurso de Fotografía Cuartoscuro 2013 Patio de la Fototeca Zacatecas Pedro Valtierra Permanencia: 2 de febrero de 2014

Música Taller de Trompeta y Guitarra Mtro. Antonio Ramírez Zacarías De 8:00 a 10:00 horas Cuota de recuperación: $100.00 mensuales

TALLERES Y CURSOS

Talleres de Literatura Ensayo y Crítica Literaria Mtro. Sigifredo Esquivel Marín Sábados de 17:00 a 20:00 horas Cuota de recuperación: $ 100.00 mensuales

INSTITUTO ZACATECANO DE CULTURA “RAMÓN LÓPEZ VELARDE” Talleres de Danza Cuota de recuperación $250.00 mensuales De septiembre 2012 a Junio 2013 De 16:00 a 21:00 horas Salones de Danza del IZC Clásica / Mtra. Blanca Alatorre Contemporánea / Mtro. Mauro Chairez Flamenco / Mtra. Ángeles Valle Jazz / Mtra. Susana Alemán Cota (Teatro “Ramón López Velarde”)

CENTRO CULTURAL CIUDADELA DEL ARTE

Taller de Ensayo Imparte Sigifredo Esquivel Marín Sábados de 17:00 a 20:00 horas Cuota de recuperación $100.00 mensuales Taller de Poesía Imparte Javier Acosta Escareño Sábados de 11:00 14:00 horas Cuota de recuperación $100.00 mensuales

MUSEO DE ARTE ABSTRACTO “MANUEL FELGUÉREZ” Taller práctico de Actuación Impartido por: Ramiro Sipoti Diciembre: 2, 3, 9 y 10 Cupo limitado: 80 personas Cuota de Recuperación: $150.00

CONCIERTOS EN LA CIUDADELA DEL ARTE MIÉRCOLES 11 19:00 horas World beat Pa´ la gente Pa´ la banda Pamalanga Patio Principal 19:00 horas JUEVES 12 19:00 horas Blues Luis Díaz leaños y Ensamble Azul Patio Principal

VIERNES 13 19:00 horas Jazz -La Delicia de Alicia -Paulina Parga Jazz Trío Patio Principal VIERNES 13 Rock and roll Recordando los 60´s Grupo Los Confidentes Primer Patio 21:00 horas.

XX ANIVERSARIO DE LA DECLARATORIA DE ZACATECAS COMO PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD DOMINGO 8 22:00 horas Hora Nacional Material alusivo Radio Zacatecas 97.9 F.M. LUNES 9 10:00 – 12:00 Noticiero Cultural PARNASO Radio Zacatecas 97.9 F.M. 19:00 horas Concierto del X Aniversario Orquesta Sinfónica Infantil y Juvenil de la U.A.Z. Dir. Cristina Pestana Teatro “Ramón López Velarde” Entrada libre

MARTES 10 19:00 horas Teatro de calle Ser o no ser Hamlet Teatro en Movimiento Dir. Manuel Trejo Plazuela Miguel Auza MIÉRCOLES 11 19:00 horas Danza folclórica Compañía Estatal de Danza Folclórica de Zacatecas Dir. César Lara Bañuelos Plazuela Goitia

SÁBADO 14 19:00 horas Pastorela Los Soplidos del Diablillo Grupo Teatral DICOTOMIA de la Unidad Académica de la Preparatoria No. 2 de la Universidad Autónoma de Zacatecas Dir. Javier Miranda Ortiz Primer Patio

EVENTOS GRATUITOS Centro Cultural Ciudadela del Arte Dr. Hierro No. 303 Centro Histórico

NAVIDAD EN E L MERCADO J. JESÚS GONZÁLEZ ORTEGA SÁBADO 7 19:00 Blues Luis Díaz Leaños y Ensamble Azul Dir. Luis Díaz Leaños

SÁBADO 21 19:00 Concierto navideño Celebración de Navidad Eli Nava y Grupo “Tierra Madre” Dir. David Limones Ramírez

SÁBADO 14 19:00 Narración oral y lectura en atril Los cuentos de Pedro el duende Familia Garabato Dir. César Alfonso Jiménez Rincón

SÁBADO 28 19:00 horas Pastorela El Camino de Belén La Ciénega Teatro Dir. Iván Guardado


9 DE DICIEMBRE DE 2013

Pecados en el Mar Cuarto de siete: Gula Por B.P.B. Herrera*

zos torrenciales les llegan desde allá, de donde alguna vez se vislumbró una playa. Los picos de las sierras se hunden poco a poco, las corrientes saladas devoran sus montañas que caen sin luchar bajo su propio peso. Comienza a caer el sol y con él va la tierra, cada vez más sumida e invisible; indigesta y revuelta bajo el seno marino.

Río de palabras

Esta mañana caudales de agua salada invadieron las calles. Entraron con violencia por las puertas, destrozaron las casas acarreando postes, torres, autos llantas arriba. Siguieron impetuosas por grandes avenidas colapsando edificios: su fuerza y su nivel subían con el sol del horizonte. Cubrieron rascacielos y engulleron ciudades, una tras otra. Ahora es medio día. Las olas se disputan las cimas de los cerros; refuer-

* Facebook: BPB Herrera, Twitter: BPBHERRERA.

Pilar se inunda Por Edgar Khonde

Escalo hacia la palabra cielo donde Pilar me pide que la inunde, arrastro lluvia, escalo. Tiento consonantes líquidas y repito en la marea la forma de producir silencio con la respiración que se descompone y la súplica de una mujer que atina a dibujar su sombra sobre el matiz que se proyecta en las persianas que otros ojos ven, admirados por ese vaivén de padecer las contorsiones en el húmedo y el tiempo. Describo tardes con la pluma, y en la espalda de la historia catapulto pasos de salón con mis dedos en la dermis que se derrite y se contiene en vaharadas, construyendo palacios por donde las piernas, por donde los muslos absorben de la boca toda ensalivada monosílabos, restos que se dispersan en tragos de sudor y cuentos para mostrar en el escote abierto hasta el botón de pulso una imagen total del cuarto a solas. Pienso que en las autopistas cuando; Pilar arranca, Pilar se encima muy como terremoto, muy de transparente aurora; pienso que en las autopistas cuando una presa desbordada entra tragándose la tierra con la lengua que duda en la bifurcación que se adivina en las nalgas. Pilar escalo con la lengua sorbiéndole frases anteriores al fuego que recitan sus temblores, Pilar rueca que hilaste esos cataclismos en el junio llueve y el conjunto de olores sin orden ni aldaba que le impida sacudirse en los interiores de nuestros temerosos, tú despierta y embarrándote en mi cuerpo, yo con mis manos, mis manos únicas que desespero por tenerme en tu cintura, por tenerme en esa oralidad de los sonidos que en tu lenguaje quieren decir todos los hombres, una trampa semántica tu boca, un rojo como tu boca, una trampa semántica donde mis manos son de verdad porque antes no supe dónde tenerlas, para qué guardarlas. Donde mis manos se desplazan y cambian de significados tú bajas y subes, y llamas y subes, y apri-

sionas en nuestra tensión Pilar zona de hogueras que devasta bosques de arbustos, escalo y choco contra tus caderas tren; contra tus caderas asir mis dientes y mi paladar desde la copa de un tramo de figuras metonímicas, Pilar muslos que me enredo con las verbalizaciones de un idioma que sólo hoy he tenido la fortuna de saber, hoy que te despedazo y tú desnuda vienes y me ahogas, vienes en látigos de carne, Pilar ideograma, Pilar que te descifro tocándote con la punta de mis dedos como si buscara una pulsación que me dijera aquí, sí aquí tienes que excavar porque la fuente de los espasmos; tiéndete con los orgasmos. Pero antes medias. Antes te quité las medias, la falda volada que me hizo entregar mi oposición al juicio, bajar con mi boca desespero a hurgarte, sabor de supongo tus años, mover un poco tus bragas y en un impulso extático como de adolescente que se busca en el recodo del parque, en el tramo donde se descubre espiando académicas tendidas en el pasto, Pilar sin ropa con tus tetas erguidas ofreciéndome mamar escalo sé mi sístole Pilar atrápame dentro tus muros. Luego tuve. Y qué recorrer en la mueca (la que explota y se sucede), en los gestos de no te detengas no te salgas inúndame me dices que te inunde que te riegue toda, tus contracciones, tus modos, tus contracciones, tu espalda arqueada, enterrándote en mí. Pilar abre la boca, muérdeme en tus oraciones para que ninguno de ambos regrese a la tierra, muerte de las muertes, muerte sudada, muerte licor fluidos, Pilar que te me dejaste y que quieres que te abrace, abrázame acordeón, sé mí, adéntrate y alárgate, métete en mi por el ombligo, detente, para. Escalo hacia la palabra cielo Pilar, exhausto, Pilar que entre que cierras tus párpados, lluévete con parsimonia, Pilar córrete y lluévenos.

Salvador Dali. Niño búlgaro comiendo rata. 1939.

El picaporte Por Simitrio Quezada “El día de ayer”, “el día de hoy”, “el día de mañana”

Si yo escribo “ayer”, se entiende que hablo de un día. Lo mismo si escribo “mañana” u “hoy”. Por eso resultan redundancias las expresiones “el día de ayer”, “el día de hoy”, “el día de mañana”, “el día martes”, “el día viernes”. No faltará quién pregunte qué sucede si yo digo Viernes”, pero no me refiero al día sino al personaje de la novela Robinson Crusoe, escrita por Daniel Defoe. En ese caso, pues, se especifica que se habla o escribe sobre un personaje y no sobre un día. Es decir, se establece un contexto. No es obligación de un lector adivinar qué quiso decir un autor que omite datos. La responsabilidad está en quien emite el mensaje, no en quien lo recibe. * Envíe comentarios y demás inquietudes a: siquezada@hotmail.com


LA GUALDRA NO. 128/ 9 DE DICIEMBRE DE 2013

Chuparrosas Por Alberto Huerta

Río de palabras

Las palabras son chuparrosas. Hacen Giros. Volteretas. Anidan. Y finalmente se diluyen. Se hacen nada.

Poema para traducirse a dos idiomas Por Roberto Galaviz

Tomamos café -podría ser el mediodía,el viento cálido derrite el maquillaje debajo de tus ojos un contorno azul y una pequeña línea gris me separan de arrancarte un beso. quisiera hacer stand by en tus palabras hablas del amor como si éste existiera pienso un poco en el movimiento de las nubes: sospecho que has atado un cordón a tus pestañas, nos persiguen.

Rene Magritte. Jovencita comiendo pájaro. 1927.

¿Would you love me forever? –preguntas(tu maquillaje es ya una lágrima turquesa, imposible) don´t ask me about these things respondo mientras arrullo el último sorbo de café

Quería conocerlo

podría ser el mediodía me lo dice tu sombra que se aleja.

Petite Mort Por Juvidel Ruiz*

Cierto día que Amanda se encontraba sola en su casa, decidió ponerle fin a su existencia, pensaba y pensaba en la mejor manera de suicidarse. Las venas, no, decía, no quiero que haya un reguero de sangre por toda la casa; ahorcada ni pensarlo, jamás le había gustado usar corbata y una tan ajustada menos; quemada, tampoco, pues quería verse bonita aun en el féretro. Ya sé -dijo-, me voy a masturbar hasta que muera, así tendré una gran sonrisa en la cara y la gente dirá que soy la muerta más hermosa del mundo. Lo que Amanda no sabía, porque aún era virgen, es que era nin-

fómana, pero no una ninfómana cualquiera sino multiorgásmica, así que apenas sus dedos rozaron aquella sonrisa vertical llena de pelos, comenzó a estremecerse como poseída, llegando a la muerte chiquita de una manera espectacular. Sintió que se desvanecía, que se desangraba, pero al revisar las sábanas de su cama, se percató que sólo eran fluidos. Lo intentó una vez más, y otra, y otra, pero siempre con el mismo resultado. Desde entonces, Amanda se suicida todas las noches, pero como siempre le ha gustado lo pequeño, opta por una muerte chiquita.

*Guanajuato 1985. Aficionado a la lectura y la fotografía. Escritor de minificciones. Director Revista de cuentos Cataficcia desde 2006. Editor de libros electrónicos.cataficcia@gmail.com.

Por Pilar Alba Quería conocerlo, desde siempre se le quedaba viendo por la ventana hasta que se perdía al doblar la esquina. Siempre quiso pero no hizo nada. Se ocultaba tras la cortina, si a él por alguna razón se le ocurría detener su camino y pararse justo enfrente de su casa a revisar su maleta, a sentir el bulto de las llaves en la bolsa del pantalón, a revisar en su celular la hora para ver si todavía no era tan tarde. Y ella ahí conteniendo la respiración deseando que no se diera cuenta de su presencia, pero gozando extraordinariamente el momento de verlo otros segundos. Sábados, domingos, eso sí que era una tortura, se ahondaba más y más su soledad, no lo veía esos días. Pero lo recordaba todo el tiempo, hacía memoria de lo que vestía de lunes a viernes. Traje gris o azul para el lunes que son

los honores, martes, miércoles y jueves con pantalón, camisa, si hacía frío alguna chamarra y los viernes mezclilla. Sí, vaya que le conocía todo el guardarropa, que sabía que los pantalones le gustan con la raya bien planchada. Los suéteres sin pelusas. Era impecable. Por eso siempre quiso conocerlo, cruzar con él cuando menos media palabra, si se prestaba el momento, si lo permitía la confianza, decirle que siempre lo observaba, que lo veía hasta que se perdían sus pasos, que pensaba en él a cada rato, que lo soñaba y en el sueño los dos se tomaban tiernamente de la mano, observaban la televisión abrazados. Dormían juntos uno al lado del otro. Y si, además de la confianza, al decirle, veía en él un asomo de esperanza, confesarle que ya desde antes de conocerlo lo amaba.

La Gualdra 128  

La Gualdra 128

La Gualdra 128  

La Gualdra 128

Advertisement